UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DEL ESTADO DE MORELOS

NARRACIONES DE CIENCIA Y TECNOLOGÍA
GALERÍA / VÍCTOR GUADALAJARA
POESÍA / ANAMARÍA MAYOL
CRÍTICA Y ARTIFICIOS / SIGNIFICAR CON TEXTOS
UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DEL ESTADO DE MORELOS
ISSN: 2007-1760
Año 11 Núm 23 marzo - junio 2015
TRAZOS DE LA CULTURA
Inventio, la génesis de la cultura universitaria en Morelos
Año 11 • Número 23
marzo - junio 2015
Rector
Alejandro Vera Jiménez
Secretario de Investigación
Gustavo Urquiza Beltrán
Directora
Lydia Elizalde y Valdés
Corrección de estilo
y edición de contenido
Gerardo Ochoa
Diseño y formación
Jade Gutiérrez
Inventio, la génesis de la cultura universitaria en Morelos, año 11, número 23,
marzo - junio 2015, es una publicación cuatrimestral editada por la Universidad
Autónoma del Estado de Morelos (UAEM), a través de la Dirección General de
Publicaciones de Investigación, Mezanine de la Torre de Rectoría, Campus Norte.Avenida Universidad 1001, colonia Chamilpa, CP 62209, Cuernavaca, Morelos,
México. Teléfono (01-777) 329-7909.
Correo electrónico: [email protected] Las bases de publicación pueden
consultarse en http://www.uaem.mx/inventio o en el correo: [email protected]
Editora responsable: Dra. Lydia Elizalde y Valdés. Reserva de Derechos al Uso Exclusivo No. 04-2009-093012081100-102. ISSN:2007-1760 Impresa por Dicograf SA de CV,
avenida Poder Legislativo 304, colonia Prados de Cuernavaca, CP 62239,Cuernavaca,
Morelos, México. Se terminó de imprimir el 17 de marzo de 2015, con un tiraje de
500 ejemplares. Precio: $50.00; números atrasados: $40.00.
Inventio, la génesis de la cultura universitaria en Morelos está incluida en el
Índice de Revistas Mexicanas de Divulgación Científica y Tecnológica del Consejo
Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), en el directorio de Latindex y en el
repositorio de Dialnet. La revista no devuelve originales.
Imagen de portada: Víctor Guadalajara. Micro, macro II (políptico de 13 piezas). Encáustica/madera, 150 x 150 cm, 2012.
Consejo editorial
Ivonne Pallares (edición Ciencias); Ana Yarto (edición Humanidades); Víctor López (Ciencias Agropecuarias); Alberto Álvarez
(Ciencias Exactas e Ingenierías); Sara García (Ciencias de la Salud);
Jaime Bonilla (Ciencias Naturales); Gabriela Mendizábal (Ciencias
Sociales y Administrativas); Alfonso Valenzuela / Gabriela Benítez
(Humanidades y Artes); León Guillermo Gutiérrez (Poesía)
Difusión de las ciencias y las humanidades
en la UAEM
E
n la actualidad, la difusión y la divulgación de las ciencias se consideran labores fundamentales de comunicación, asociadas a las tareas de investigación y docencia. Algunos enfoques e
iniciativas se inclinan en distinguir funciones, objetivos y destinatarios; sin embargo, la inten-
ción siempre es comunicar, transmitir o transformar el conocimiento en un valor social, y que cada vez
sea mayor la población, especializada o no, con acceso a la diversidad de perspectivas sobre el saber, la
ciencia y la cultura en general.
Como resultado de la reflexión, la experiencia y el diálogo, la Universidad Autónoma del Estado de
Morelos (UAEM) creó, a través de la Secretaría de Investigación, la Dirección de Difusión de las Ciencias
(DDC), cuyo objetivo estratégico es contribuir a la creación de nuevos espacios para el diálogo entre
científicos y ciudadanos, así como la implementación de alternativas para la apropiación social de los
conocimientos generados en la UAEM.
En la DDC entendemos que difundir y divulgar conocimientos constituye un campo complejo y
multidisciplinario que requiere de diferentes actores, estrategias y perspectivas para alcanzar sus ob-
jetivos, por lo que ponemos todo nuestro empeño en torno a dos grandes ejes estratégicos: la sistematización y la socialización de conocimientos, tanto científicos como tradicionales.
Los proyectos que destacan por tener mayor impacto en la comunidad son, por una parte, el programa radiofónico Vórtice, la ciencia en extensión, que tiene como objetivo difundir los avances científicos más recientes en los ámbitos nacional e internacional, así como las líneas de investigación que se
desarrollan en nuestra universidad. Por otra parte, la revista Vórtice, ciencias, humanidades y cultura en
la UAEM, publicación trimestral en soportes impreso y digital, cuyo objetivo fundamental es compartir
con estudiantes de niveles medio superior y superior de nuestra institución, contenidos, reflexiones y
temas de investigación en torno al universo, el ser humano, la Tierra y sus habitantes, así como temas
relacionados con los secretos de la materia, el ingenio, la innovación y la tecnología.
El desafío es abrir las puertas de la universidad y romper las barreras de comunicación que han limitado la socialización y democratización de los conocimientos —de las ciencias y las humanidades— y
de esta manera influir en la formación de nuevas generaciones con una visión amplia y crítica de nuestra
compleja realidad.
Por una humanidad culta
Catalina Torreblanca de Hoyos
Dirección de Difusión de las Ciencias
Secretaría de Investigación
Sin título (políptico de 24 piezas). Encáustica/madera, 180 x 120 cm, 2011
2 inventio
Inventio, la génesis de la cultura universitaria en Morelos
Año 11 • Número 23
marzo - junio 2015
Editorial
Difusión de las ciencias y las humanidades
en la UAEM
51
Catalina Torreblanca de Hoyos
Trazos de la cultura
Lauro Zavala
57
Mario Casasús
15
23
Deterioro de la calidad del agua
en la cuenca del río Apatlaco
Víctor Guadalajara, obra plástica
69
Poesía
Narraciones de ciencia y tecnología
Significar con textos
Aplicación de recocido simulado
en problemas de optimización combinatoria
El radical CIO y la capa de ozono
Factores de riesgo y funcionamiento
cognitivo en envejecimiento saludable
Elizabeth Aveleyra
Sara García Jiménez
Crítica y artificios
43
Galería
Soñaba el vuelo, A lo lejos, Desnuda
Anamaría Mayol
Rodrigo Morales Cueto
33
64
Sergio Vargas Velázquez
Cipriana Hernández Arce
Jesús del Carmen Peralta Abarca
Jazmín Yanel Juárez Chávez
Beatriz Martínez Bahena
29
Huellas de pies en Mesoamérica
Ursula Thiemer-Sachse
Ignacio Manuel Altamirano en Morelos
5
Laurent Jullier y el análisis cinematográfico
contemporáneo
El estudio de la fotografía
en dispositivos móviles
Jacob Bañuelos Capistrán
El contenido de los artículos que presenta
Inventio muestra la diversidad del pensamiento
universitario y es responsabilidad de cada autor.
73
Fondo Editorial UAEM
- Tres tiempos. Cambio social en tres generaciones
de mujeres en México
- Hombres y mujeres del saber
- Intertextualidades. Teoría y crítica en el arte
y la literatura
- Estudios de comunidad e identidad
en espacios multiculturales
- Manual de drogas y factores de riesgo. Droyfar
- Epistemología social, pensamiento crítico.
Pensar la educación de otra manera
- Introducción a la resonancia magnética
nuclear de proteínas
- Fragmentación y segregación socioterritorial
en México y Chile
- Hacia una hermenéutica crítica. Theodor W. Adorno
y Paul Ricoeur
- Viaje por la experiencia moderna
La obra plástica que ilustra esta edición
pertenece a Víctor Guadalajara y fue realizada
de 2008 a 2013.
inventio 3
Octágono II (políptico de 18 piezas). Encáustica/madera 190 x 190 cm, 2010
4 inventio
T R A Z O S D E L A C U LT U R A
Ignacio Manuel Altamirano en Morelos
Mario Casasús
E
n el primer párrafo de El Zarco, la novela con la que universalizó la región localizada entre Tepoztlán, Cuautla, Ayala y Cuernavaca, Ignacio Manuel Altamirano
escribió: “Yautepec es una población de tierra caliente, cuyo caserío se esconde
en un bosque de verdura. De lejos, ora se llegue de Cuernavaca por el camino quebrado de las Tetillas, que serpentea en medio de dos colinas rocallosas cuya forma les
ha dado nombre, ora descienda de la fría y empinada sierra de Tepoztlán, por el lado
Norte, o que se descubra por el sendero llano que viene del valle de Amilpas por el
Oriente, atravesando las ricas y hermosas haciendas de caña de Cocoyoc, Calderón,
Casasano y San Carlos, siempre se contempla a Yautepec como un inmenso bosque
por el que sobresalen apenas las torrecillas de su iglesia parroquial”.1
En 1982, Juan Rulfo anotaba: “Es pues Alta-
Rulfo también definió la novela El Zarco: “Está
mirano la figura literaria de mayor relieve en su
emparentada con Astucia de Inclán y Los bandidos
época, tanto por su obra personal como por su
de Río Frío, aunque por su concepción estética y
incansable labor en la ciencia y la cultura, así co-
cualidades formales está considerada la primera
mo por la influencia que ejerció en estimular a los
novela moderna mexicana”.3 El Zarco. Episodios de
escritores de varias generaciones.
la vida mexicana en 1861-1863, se publicó de forma
”Su intensa lucha por lograr una literatura de
póstuma en Barcelona por iniciativa del editor ca-
valores nacionales auténticos contribuyó a unifi-
talán Santiago Ballescá, en 1901, con un prólogo
car a numerosos escritores con distintas tenden-
de Francisco Sosa y las ilustraciones de Antonio
cias ideológicas y diferencias políticas, en torno a
Urtillo y D. J. Thomas.
su revista El Renacimiento. Su preocupación estéti-
La historiadora Nicole Girón contrastó diversas
ca y su anticolonialismo cultural fueron las bases
fuentes para ubicar los pasos de Ignacio Manuel
para que México creara una identidad propia”.
Altamirano por Cuautla y Yautepec: “De la vida de
2
Ignacio Manuel Altamirano, El Zarco, Océano, México DF, 1986, p. 25.
Juan Rulfo, “Ignacio Manuel Altamirano (1834-1893)”, en Mario Casasús, Víctor Jiménez, Jorge Zepeda, Alberto Vital, Adrián
Rodríguez y Julio Moguel (coordinador), Altamirano. Vida, tiempo, obra, CESOP/Juan Pablos Editor, México DF, 2014, p. 21.
3
Ibid., p. 22.
1
2
Periodista, Clarín (Chile), La Jornada Morelos y Archipiélago (UNAM)
inventio 5
Altamirano entre 1852 y 1855, no se han encon-
compañía”.6 Un siglo después, en 1986, el cronista
trado hasta la fecha documentos comprobatorios.
Carlos Monsiváis revalidaría la versión de Gonzá-
Para seguirle durante este periodo estamos redu-
lez Obregón: “Al salir de Toluca, Altamirano viaja
cidos a las suposiciones que permiten aventurar
de pueblo en pueblo, es maestro de primaria, y se
algunas composiciones literarias y a los recuerdos
añade a una compañía de cómicos de la lengua
vertidos por el ‘maestro’ muchos años después”.
como dramaturgo y apuntador”.7
4
La historiadora francesa avecindada en Tepoztlán,
Nicole Girón presentó la problemática ante el
coordinadora de los veintitrés volúmenes de las
supuesto oficio teatral: “Aunque, como es obvio,
Obras completas de Altamirano, fue la pionera en
González Obregón sólo ha podido saber de él por
el estudio biográfico por región del escritor naci-
una confidencia de su protagonista. De hecho, la
do en Tixtla (1834-1893). Girón es autora del libro
redacción de las numerosas reseñas teatrales que
Ignacio Manuel Altamirano en Toluca (1993) y del
Altamirano publicó entre 1868 y 1870 le hubieran
extenso ensayo “Altamirano en Cuautla” (1997).
brindado sobradas oportunidades para mencionar
5
La primera referencia de un biógrafo sobre
el incidente si le hubiese parecido oportuno. Po-
Altamirano y Cuautla data de 1890. Su discípulo
demos suponer que las funciones de magistrado
y amigo, Luis González Obregón, escribió: “Alta-
de la Suprema Corte de Justicia que ocupaba por
mirano pensó en ser dramaturgo; entonces fue
aquel entonces y que se avenían mal con el ejer-
cuando en un teatro de provincia y con una com-
cicio de la crítica teatral en un periódico de gran
pañía muy humilde, puso a la escena su drama
circulación, lo incitaron tanto a usar el seudónimo
histórico Morelos en Cuautla, que como remor-
de Próspero como a callar aquellos antecedentes”.8
dimiento literario guardaba en su biblioteca […]
A pesar de la duda razonable de Girón, Gonzá-
Cuando se presentó esa pieza, la única y primera
lez Obregón es una fuente confiable. El discípulo
vez, el público entusiasmado y seducido, pidió a
recibió en 1889, de manos de Altamirano, el ma-
gritos el nombre del autor, y éste confuso y aver-
nuscrito de El Zarco con anotaciones en los márge-
gonzado, salió de la concha del apuntador, para
nes, una dedicatoria y el autógrafo del maestro an-
recibir los lauros de aquella ovación sincera y es-
tes de partir a Europa. Sin duda, el joven profesor
pontánea. Altamirano era la consueta de la pobre
Altamirano fue un personaje central de la cultura
Nicole Girón, “Altamirano en Cuautla”, en Manuel Sol Tlachi y Alejandro Higashi (eds.), Homenaje a Ignacio Manuel Altamirano
(1834-1893), UV-ILL (Cuadernos), Xalapa, 1997, pp. 21-48.
5
Nicole Girón, Ignacio Manuel Altamirano en Toluca, Instituto Mexiquense de Cultura/Instituto Guerrerense de Cultura/Instituto
Dr. José María Luis Mora, Toluca/Chilpancingo/México DF, 1993; Nicole Girón, “Altamirano en Cuautla”, en Manuel Sol Tlachi y Alejandro Higashi (eds.), Homenaje…, op. cit., pp. 21-48.
6
Ibid., p. 22.
7
Carlos Monsiváis, “El Zarco: los falsos y los verdaderos héroes románticos”, en Ignacio Manuel Altamirano, El Zarco, op. cit., p. 9.
8
Nicole Girón, “Altamirano…”, en Manuel Sol Tlachi y Alejandro Higashi (eds.), Homenaje…, op. cit., p. 23.
4
6 inventio
T R A Z O S D E L A C U LT U R A
en Cuautla: las autoridades municipales de la Jun-
"A mi hermano Cipriano Contreras.
ta Patriótica lo designaron orador principal. El 16
Este discurso no debe publicarse por imperfec-
de septiembre de 1855, en la ceremonia para con-
to, es decir por defectuoso y juvenil. Yo tenía 20
memorar la Independencia de México, Altamirano
años cuando lo pronuncié.
pronunció la Oración cívica: “¿Quién no conoce a
Altamirano"
Morelos en esta ciudad que lleva su nombre? Nadie ignora que el pastor de Carácuaro, dotado de
¿Cuál será aquel discursillo? ¿Cuál su conteni-
gran genio, de pericia, y sobre todo de un entusias-
do? No lo sabremos nunca, pues el propio autor lo
mo y de una constancia que tienen pocos ejem-
eliminó; pero en cambio señaló la época de su ini-
plos, se lanzó a combatir con unos cuantos; mas
ciación propiamente oratorial: el año 1854, cuan-
bien pronto se puso a la cabeza de numerosas tro-
do tenía 20 años. Precisamente esa fecha pone a
pas; espantó a Acapulco, triunfó en Tixtla, se burló
los poemas más antiguos en su libro Rimas: ‘Los
de Calleja y de doce mil enemigos; cuando ya sólo
Naranjos’, escrito sin duda en Yautepec, y ‘Las Abe-
contaba con ochocientos hombres extenuados y
jas’, en Cuautla. Lo anterior nos permite afirmar
con los recintos de una población que por todas
con absoluta seguridad que el poeta y el orador
partes ofrecía entradas, sostuvo un sitio cuya sola
cuajaron sincronizadamente por aquel año y en
narración aterra, y por último, rompió por entre los
aquellas localidades, pues citó como el primero de
sitiadores con la espada en la mano, con la fe en
sus discursos, digno de ser impreso, el del 16 de
su causa, con el entusiasmo en su corazón, y fue a
septiembre de 1855”.10
clavar su bandera sobre los muros de Oaxaca”.9
La nota manuscrita con la petición de no pu-
Altamirano censuró dos temas de su biografía:
blicar la Oración cívica se conserva en el Archivo
la puesta en escena de su obra de teatro Morelos
Casasús y el documento facsimilar se reprodujo en
en Cuautla y el texto Oración cívica de Cuautla.
la Iconografía de Ignacio Manuel Altamirano.
Girón escribió, en 1986, una nota a pie de página
El 12 de febrero de 1993, el periodista Pablo
para el primer tomo de las Obras completas: “En el
Espinosa publicó el hallazgo de la Oración cívica:
fondo documental, que dejó Altamirano en París
“En el transcurso de las investigaciones que han
y conservado por la familia Sierra Casasús, hay un
fructificado en el rescate de las Obras completas
simple medio pliego con una línea escrita por la
de Ignacio Manuel Altamirano (veintidós tomos
letra menuda y nerviosa del tribuno, y con una le-
hasta el momento, editados por la SEP [Secretaría
yenda con caracteres mayores:
de Educación Pública] y el CNCA [Consejo Nacio-
El discurso de Altamirano repasa la historia de México entre 1810 y 1855. El fragmento corresponde al Sitio de Cuautla de 1812:
“Folleto publicado en la ciudad de México en 1855, por el impresor y editor Vicente García Torres. Se trata del primer discurso pronunciado por Altamirano, cuyo texto se creía perdido. Fue facilitado por la familia Casasús-Montagnier en Francia”, Nicole Girón,
en Ignacio Manuel Altamirano, Obras completas, Varia, t. XXII, SEP, México DF, 2001, p. 177, nota a pie de página.
10
Nicole Girón, en Ignacio Manuel Altamirano, Obras completas, Discursos y brindis, t. I, SEP, México DF, 1986, p. 447, nota al pie.
9
inventio 7
nal para la Cultura y las Artes]), la coordinadora del
del porfiriato, y el retrato de Catalina Altamirano
Comité Editorial formado exprofeso, Nicole Girón,
de Casasús, una pintura del siglo XIX restaurada
viajó a la región de Blois, Francia donde residen
por el Instituto Nacional de Antropología e Histo-
algunos de los descendientes del patricio. Del
ria (INAH). Toda la colección fue entregada en co-
desván de la casa de los Casasús salió hacia Mé-
modato por la familia Casasús al INAH para dicha
xico una parte muy importante del material que
exposición.
conforma el volumen XXII de las Obras completas,
En el catálogo, Barreto Mark publicó la Ora-
fundamentalmente correspondencia. Como ‘una
ción cívica; también retomó íntegramente el dis-
casualidad feliz’, refiere Nicole Girón, apareció en
curso de Altamirano durante la inauguración del
aquel desván el texto inédito que hoy publicamos.
tren interoceánico del convento de San Diego de
El destino final de este hallazgo será el volumen
Cuautla (18 de junio de 1881) y seleccionó algu-
XXIII de las Obras completas”.
nas cartas de Altamirano enviadas desde More-
11
El texto que el maestro Altamirano deliberada-
los: del 19 de diciembre de 1866 en Tepalcingo (a
mente ocultó, salió a la luz pública 139 años des-
Francisco Leyva), del 22 de diciembre de 1866 en
pués; de la obra de teatro Morelos en Cuautla no se
Cuautla (a Benito Juárez), del 29 de diciembre de
conocen otros antecedentes. Altamirano prefirió
1866 en Tlaquiltenango (a Vicente Riva Palacio),
demostrar su admiración por José María Morelos
del 6 de enero de 1867 en Cuernavaca (a Trinidad
y Pavón en tres ensayos sobre las incursiones del
Gives), del 9 de enero de 1867 en Miacatlán (a Tri-
Siervo de la Nación: Morelos en Zacatula (La Unión,
nidad Gives) y del 15 de enero de 1867 en Cuautla
en la frontera con Michoacán), Morelos en el Vela-
(a Benito Juárez).
dero (Bahía de Santa Lucía, en Acapulco) y Morelos
en Tixtla (pueblo natal de Altamirano).
12
El historiador Jesús Sotelo Inclán coordinó los
dos volúmenes del epistolario de Altamirano, y el
antropólogo Barreto Mark únicamente divulgó las
El epistolario de Altamirano desde Morelos
cartas enviadas desde varias poblaciones de Mo-
Un año después del ensayo de Girón, el antropó-
relos y las líneas escritas con alguna referencia a
logo Carlos Barreto Mark, director del Museo Casa
los pueblos morelenses. Citaré una epístola dirigi-
de Morelos, publicó el catálogo Los otros amores
da a Francisco Leyva, sin lugar del remitente:
de Altamirano (1998). La curaduría de la exposición temporal consistía en cartas de Altamirano,
“Diciembre 25 de 1866
Joaquín Casasús y Carlos VII de España; libros de
Mi querido Pancho
la época; objetos personales (joyas, vajillas y cu-
Tengo el mayor empeño que el señor Urquiza,
biertos); piezas numismáticas; fotografías inéditas
joven español que tiene una casa de comercio
Pablo Espinosa, “Oración cívica de Ignacio Manuel Altamirano”, La Jornada, Suplemento Perfil, 12 de febrero de 1993.
Julio Moguel, “Altamirano historiador. Los escritos sobre José María Morelos”, en Mario Casasús et al., Altamirano…, op. cit., p. 179.
11
12
8 inventio
T R A Z O S D E L A C U LT U R A
en Jojutla, muy buen liberal como se lo dirá a
ro terminó con el fusilamiento de Maximiliano de
usted Román González, y a quien debo el gran-
Habsburgo y Altamirano conversó con el derrota-
de favor de que haya conducido a mi familia a
do emperador austrohúngaro en su celda del con-
Santa Inés (Cuautla) con el mayor empeño, no
vento de las Capuchinas.14
sea gravado en nada por nuestras fuerzas.
El recuerdo de combates e incursiones de tro-
Al efecto desearía que me hiciera usted el fa-
pas, el imaginario de bandoleros y paisajes de
vor de extenderle un resguardo muy especial
Morelos quedaron impregnados en El Zarco. En
para que su casa e intereses se respeten, pues
palabras de Julio Moguel: “Un caso notable en el
tienen algunos caballos.
manejo de la historia para hacer literatura y de la
Estoy escribiéndole en este momento y quería
literatura para hacer historia es el de Ignacio Ma-
acompañarle el resguardo. Conque agradece-
nuel Altamirano, en un nivel de maestría y calidad
ré a usted mucho me lo envíe.
en la aproximación a esta particular manera de
Su hermano
enfocar y ligar ambas disciplinas, que no tiene pa-
Ignacio”.
rangón en la historia de nuestras letras […] la in-
13
corporación por parte de Altamirano a sus obras
El epistolario morelense data de la guerra de
históricas de elementos, miradas y técnicas que le
intervención francesa (1862-1867). Altamirano
llegan de su formación propiamente literaria no
venía de una larga trayectoria en el ejército: ini-
es un simple medio o instrumento escenográfi-
ció su carrera militar en la Revolución de Ayutla
co para engalanar o edulcorar ‘el hecho duro’ del
(1854-1855) contra la dictadura de Antonio López
relato histórico, sino un componente que, al in-
de Santa Anna; combatió en la Guerra de Reforma
corporarse íntimamente al tejido de lo escrito, lo
(1857-1861) en el bando liberal, y fue el héroe de
enriquece y lo muestra en sus variopintas y multi-
la batalla del Cimatario (1867). El Sitio de Queréta-
plicadas formas de presencia”.15
Ignacio Manuel Altamirano, “Epistolario”, en Carlos Barreto Mark, Los otros amores de Altamirano, Museo Casa de Morelos/
Ayuntamiento de Cuautla/INAH, Cuautla/México DF, 1998, pp. 12-19.
14
Para entender el contexto de las cartas de Altamirano dirigidas al presidente Benito Juárez, al general Vicente Riva Palacio y al
entonces político Francisco Leyva en torno a las expediciones militares, los partes de guerra y los conflictos políticos en general
—con Diego Álvarez en particular—, remito a los lectores al libro Rebeldes y bandoleros en el Morelos del siglo XIX, del historiador
Carlos Barreto Zamudio: “El viejo don Juan Álvarez [1790-1867] también murió envuelto en las agudas problemáticas regionales
que estaba heredando su hijo Diego, entonces gobernador de Guerrero —particularmente con Vicente Jiménez e Ignacio Manuel
Altamirano—, mismas que en los años inmediatos impactaron con gran fuerza en Morelos”. En Carlos Barreto Zamudio, Rebeldes
y bandoleros en el Morelos del siglo XIX, tesis de posgrado, ENAH, México DF, 2011, p. 102.
15
Julio Moguel, “Altamirano: novelista-historiador”, en José Miguel Barajas y Juan Domingo Argüelles (coord.), Portal de letras.
Ejercicios de crítica literaria, UAG/Juan Pablos Editor, Chilpancingo/México DF, 2013, pp. 155-156. Para estudiar detenidamente
la narrativa histórica de Altamirano, recomiendo la lectura del ensayo escrito por Jorge Zepeda, “Componente alegórico, caracterización de personajes y descripción del entorno en El Zarco”, en Mario Casasús et al., Altamirano…, op. cit., pp. 81-117.
13
inventio 9
Poesía y evocación de Cuautla
Tan sólo me queda la dulce memoria
El catálogo Los otros amores de Altamirano termina
de aquel desdichado, tiernísimo amor,
con cinco poemas de Altamirano escritos en 1858
cual vago reflejo de pálida gloria,
a una novia de juventud que conoció en Cuautla
cual de astro que pasa fugaz esplendor…
—fallecida en 1858— y a quien nadie ha podido
ubicar: “Carmen”, el primer amor de Altamira-
Aún nacen las rosas aquí en tus riberas
no. Los poemas se encuentran en el tomo VI de
aún cantan las aves sus himnos quizás,
las Obras completas: “Al pie del altar”, “Pensando
aún todo contento respira… y ¿mi amada?
en ella”, “En su tumba”, “Al Xochitengo” y “En la
no puedes volvérmela, no, murió ya.
muerte de Carmen”.
16
En 1858, Altamirano evocó la pérdida de su
Sin ella, ¿qué vale, qué ofreces oh río?
amada en el poema “Al Xochitengo”, cuyo nombre
¿Qué vale ni el mundo, ya muerto el amor?
hace alusión a un afluente del río Cuautla, torrente
no busco ya solo, tu encanto sombrío.
de los deshielos del volcán Popocatépetl:
¡oh! déjame, lejos llevar mi dolor.17
Tú fuiste de amores felices, testigo;
María del Carmen Millán apuntó en la intro-
mi Carmen, tus playas ardientes pisó:
ducción de El Zarco: “Puede decirse que mientras
su voz escuchaste, tú fuiste su amigo,
la poesía de Altamirano es ejercicio de juventud,
tu linfa su imagen divina espejó…
la novela es obra de madurez”.18 En los poemas de
1858 el tono es melancólico; sin embargo, en 1881
¡Qué tardes hermosas allí en tus riberas;
Altamirano recordaría al río con un tono distinto:
qué dulce es el rayo del sol junto a ti!
“Las sabrosísimas truchas de Xochitengo, los ba-
¡Qué sombras ofrecen tus verdes mangueras
gres y otros peces del río que son muy estimados,
qué alfombras de césped se extienden allí!
y que según los historiadores, hacían las delicias
de los antiguos aztecas. La rica y afamada carne
La flor del naranjo la brisa embalsama,
cecina de Yecapixtla, y todo eso, habría sido devo-
los nardos perfuman el bosque también;
rado con placer por los mexicanos, que ansían salir
el mitro silvestre su aroma derrama,
de cuando en cuando del conocido y monótono
y el plátano esbelto refresca la sien…
menú francés”.19
Ignacio Manuel Altamirano, “Poesía”, en Carlos Barreto Mark, Los otros amores…, op. cit., pp. 20-23.
Ignacio Manuel Altamirano, “Al Xochitengo”, en Carlos Barreto Mark, Los otros amores…, op. cit., p. 22.
18
María del Carmen Millán, “Introducción”, en Ignacio Manuel Altamirano, El Zarco, Porrúa (Sepan Cuantos… 61), 28ª ed., México
DF, 2010, p. 13.
19
Ignacio Manuel Altamirano, “El ferrocarril de Morelos”, en Carlos Barreto Mark, Los otros amores…, op. cit., pp. 2-5.
16
17
1 0 inventio
T R A Z O S D E L A C U LT U R A
En la madurez, Altamirano recurre a la metá-
Durante su estancia en la región, Altamirano es-
fora del río Xochitengo para oponerse a la “exqui-
cribió el poema “Los Naranjos” (1854) y transcri-
sita” cocina afrancesada del porfiriato. Esta polé-
bió la fecha en la novela El Zarco: “los naranjos y
mica permanente es retomada en “¿Nacionalistas
limoneros dominan por su abundancia. En 1854,
versus cosmopolitas? Los términos de un falso de-
perteneciendo todavía Yautepec al estado de Mé-
bate y el giro de Altamirano” por el crítico literario
xico, se hizo un recuentro de estos árboles en esta
Víctor Jiménez desde la perspectiva arqueológica
población, y se encontró con que había más de
y arquitectónica. La breve referencia gastronó-
quinientos mil. Hoy, después de veinte años, es
mica de Altamirano refleja la búsqueda de una
natural que se hayan duplicado y triplicado”.22
20
identidad nacional versus el afrancesado estilo
Nicole Girón planteó dos teorías: la primera,
que Altamirano comenzó a escribir El Zarco en
del porfiriato.
1874, no en 1886, como afirmó Francisco Sosa en
“La flor del naranjo”, subjetividad y vicisitudes
el prólogo de 1901, y la segunda, más interesan-
Antes del primer arribo a Morelos, Altamirano es-
te: “Quien haya hecho el recuento de los árboles
tudiaba en la capital del estado de México, según
plantados en Yautepec en 1854, seguramente al-
la investigación de la historiadora Ana María Cára-
guna autoridad local respondiendo a una solici-
be: “De la época que sigue a su separación del Ins-
tud del estado con fines obviamente estadísticos y
tituto Literario de Toluca existe poca información.
probablemente fiscales, debió pedir ayuda de los
Al parecer dio clases de francés en un colegio par-
que en el pueblo sabían de letras y de cuentas. ¿Y
ticular de Toluca para vivir después en el estado
quién mejor que el maestro de escuela para ayu-
de Morelos donde un español, Luis Rovalo, le dio
dar al alcalde o al juez de paz en semejantes ta-
trabajo y lo protegió. Ignacio M. Altamirano con-
reas? ¿Tuvo el joven Altamirano algo que ver con
servó toda su vida el agradecimiento y la estrecha
aquel impresionante recuento?”.23
amistad con la familia Rovalo. A mediados de 1854
Cuatro años después del poema “Los Naranjos”,
se inscribió en el Colegio de San Juan de Letrán
también dedicado a “Carmen”, Altamirano regresó
para cursar el primer año de jurisprudencia con el
a “la flor del naranjo” en el citado poema “Al Xochi-
apoyo de su protector Luis Rovalo”.
tengo”, y cuatro décadas después, en 1892, escri-
21
En realidad, Altamirano inició los estudios de
bió a su yerno Joaquín Casasús: “¡Qué pueblo tan
jurisprudencia hasta 1856; vivió en Cuautla entre
encantador San Remo! No he visto nada más bello
1854 y 1855 y trabajó como maestro en la ha-
como clima. Constante cielo azul y radioso, sol de
cienda de Santa Inés, propiedad de Luis Rovalo.
fuego, nubes con coloraciones de amaranto y rosa,
22
23
20
21
Mario Casasús et al., Altamirano…, op. cit., pp. 25-78.
Ana María Cárabe, El pensamiento político de Ignacio M. Altamirano, UAG/Fontamara, Chilpancingo, México DF, 2012, p. 36.
Ignacio Manuel Altamirano, El Zarco, op. cit., p. 26.
Nicole Girón, “Altamirano en Cuautla”, en Manuel Sol Tlachi y Alejandro Higashi (eds.), Homenaje…, op. cit., p. 36.
inventio 1 1
y abajo el Mediterráneo de color índigo, y las co-
ral Vicente Guerrero. En la capital pasó dos o tres
linas revestidas de olivos, y los caseríos y las villas
años entre los muros de tezontle de Las Vizcaínas.
llenas de jardines de naranjos, limoneros, palme-
Quien hubo de ser su marido —Ignacio Manuel
ras, magnolias, cactus, ¡el oriente!”.
Altamirano— la vio por primera vez cuando fue
24
En el Mediterráneo italiano, Altamirano veía los
“jardines de naranjos y limoneros del oriente” que
designado por sus profesores para recitar una oración ante las alumnas del colegio”.27
conoció en Yautepec, y escribió en El Zarco: “Es un
Después de la muerte de “Carmen” en 1858, al
pueblo mitad oriental y mitad americano. Oriental,
año siguiente, Altamirano contraería nupcias con
porque los árboles que forman ese bosque de que
Margarita Pérez Gavilán y adoptarían a las niñas
hemos hablado son naranjos y limoneros, grandes,
Catalina, Palma y Guadalupe, y al pequeño Aure-
frondosos, cargados siempre de frutos y de azaha-
lio, los cuatro hermanos menores de Margarita.
res que embalsaman la atmósfera con sus aromas
En la investigación de Carlos Barreto Mark encon-
embriagadores. Naranjos y limoneros por donde
tré una omisión: “Altamirano no tuvo hijos pero
quiera, con extraordinaria profusión”. Haría falta
sí una numerosa familia. Altamirano se casó con
una investigación en los parámetros de los estudios
Margarita Pérez Gavilán. Hija de Eduardo Pérez
literarios para explorar la importancia de los naran-
Gavilán y Dolores Catalán Guerrero”.28 El descui-
jos en la poesía y narrativa de Altamirano.
do del antropólogo radica en no mencionar que
25
Dolores Catalán Guerrero era nieta del presidente
El árbol genealógico Altamirano-Casasús
Vicente Guerrero, dato que sí subraya Tello Díaz
El profesor Melchor García Reynoso, oriundo de
sin citar la fuente.
Tixtla, publicó el libro Genealogía del maestro Ig-
Hasta donde he podido investigar, la primera
nacio Manuel Altamirano (1991), la más precisa
referencia sobre el parentesco de Margarita Pérez
investigación sobre el tema con los registros pa-
Gavilán con Vicente Guerrero data de 1939. En el
rroquiales de Tixtla. Dos años después, Carlos Tello
obituario por el fallecimiento de Catalina Altami-
Díaz, hijo de Catalina Díaz Casasús, aportó algunos
rano, el diplomático Carlos Serrano escribió:
26
datos para complementar el árbol genealógico: “A
pesar de que la familia de Margarita Pérez Gavi-
“Me platicaba de su ‘padre’ el maestro Altami-
lán tenía pocos recursos pudo sin embargo asistir
rano, de su madre doña Lolita, desfilaban sus
a las aulas por descender —era bisnieta— de un
familiares don Vicente Guerrero y los Riva Pa-
mexicano muy ilustre, también de Tixtla: el gene-
lacio […] El maestro Altamirano al casarse con
Ignacio Manuel Altamirano, Obras completas, Epistolario (1889-1893), t. XXII, SEP/Conaculta, México DF, 1992, p. 370. El original
de la carta membretada de “I.M.A.” (Ignacio Manuel Altamirano) pertenece al Archivo Casasús.
25
Ignacio Manuel Altamirano, El Zarco, op. cit., p. 25.
26
Melchor García Reynoso, Genealogía del maestro Ignacio Manuel Altamirano, Gobierno del Estado de Guerrero/Instituto Guerrerense de la Cultura, Chilpancingo, 1991.
27
Carlos Tello Díaz, El exilio. Un relato de familia, Cal y Arena, México DF, 1993, p. 227.
28
Carlos Barreto Mark, Los otros amores…, op. cit., p. 1.
24
1 2 inventio
T R A Z O S D E L A C U LT U R A
doña Margarita, recogió a toda esa familia po-
publicó la Dramatización de la novela Antonia y el
bre y desheredada. A las mujeres dio su nom-
Arreglo teatral de Navidad en las Montañas.31 Am-
bre y justamente una de las virtudes más altas
bas piezas de Sotelo Inclán son la metáfora per-
de doña Catalina fue aquella de reconocer
fecta del fallido “dramaturgo” Ignacio Manuel Al-
enteramente como ‘su padre’ a aquel hombre
tamirano. En 1984, Sotelo Inclán escribió cuarenta
que en las Rejas de la Concepción escribía has-
y cuatro páginas que permanecen inéditas —se-
ta dos artículos para dar de comer a su madre,
gún consta en el registro que dejó el propio autor,
a sus hijas y a sus hijos”.
fallecido en 1989—, con el título de Los primeros
29
versitos del colegial Ignacio Altamirano.
Catalina Altamirano contrajo nupcias con Joa-
Hasta hoy no hemos localizado algunos versos
quín Casasús. En la Iconografía de Altamirano des-
de las páginas inéditas de Sotelo Inclán que pu-
taca una foto con la dedicatoria: “A mis queridos
dieran encontrarse en los tomos I (Discursos y brin-
hijos Joaquín y Catalina —rúbrica: I.M.A.— París,
dis) y VI (Poesía) de las Obras completas, ni siquiera
octubre 24-1889”. A Joaquín Casasús le escribió la
en el XXIII (Varia).
carta con la última referencia a los naranjos: “y las
En el transcurso del año publicaré, en coauto-
colinas revestidas de olivos, y los caseríos y las vi-
ría con el historiador Alfonso Inclán, los detalles
llas llenas de jardines de naranjos, limoneros, pal-
de esta investigación bibliográfica. La edición fac-
meras, magnolias, cactus, ¡el oriente”.
similar incluirá también un apéndice con las foto-
30
grafías inéditas de Sotelo Inclán junto a Nicole GiLas ediciones artesanales
rón, Carlos Monsiváis, Andrés Henestrosa y Beatriz
El historiador Jesús Sotelo Inclán acostumbraba
García Hernández, sobrina-nieta de Altamirano.
imprimir de forma artesanal algunos trabajos: en
Ella fue la pieza clave para ordenar el árbol genea-
1988, durante la Semana Altamiranista, en Tixtla,
lógico de la familia Altamirano-Casasús.
Carlos Serrano, “Doña Catalina Altamirano de Casasús, una gran dama mexicana, muere en París”, Excélsior, Suplemento Ilustrado, 12 de enero de 1933.
30
Ignacio Manuel Altamirano, Obras completas, Epistolario…, op. cit., p. 370.
31
Ambas obras de teatro se imprimieron en los talleres de la Editorial Nuspam, Chilpancingo, 1988.
29
inventio 1 3
Mano Mono, Mano Hombre (políptico de 55 piezas). Encáustica, xilografía/madera, 200 x 200 cm, 2008
1 4 inventio
T R A Z O S D E L A C U LT U R A
Deterioro de la calidad del agua
en la cuenca del río Apatlaco
Sergio Vargas Velázquez
Cipriana Hernández Arce
E
n los últimos años se han ampliado con-
Esto es explicable en gran medida por la misma
siderablemente las referencias hacia la in-
tradición científica basada en el modelo determi-
vestigación y el conocimiento interdisci-
nista de ciencia, en el cual el trabajo científico está
plinarios, principalmente cuando se tratan temas
pensado como un proceso sistemático de ordena-
que tienen que ver con la naturaleza y los recursos
miento de ciertas dimensiones de la realidad de
forestales, hídricos o lo que la diversidad biológi-
acuerdo con la propia definición de su “objeto” de
ca nos puede proporcionar. Cuando se habla de
conocimiento, desde donde se fijan sus límites y
estudios socioambientales se da por entendido
se desarrollan sus herramientas para la elabora-
un cierto tipo de hibridación entre lo que reali-
ción de explicaciones causales que adquieren la
zan los científicos dedicados al conocimiento de
forma de leyes, que a su vez permiten la predictibi-
la naturaleza, los ecosistemas o la biodiversidad, y
lidad de los fenómenos estudiados.1 Esto es lo que
los especializados en una multiplicidad de temas
desde el siglo XVI se ha dado en llamar ciencias o
respecto a las sociedades humanas. Sean relacio-
disciplinas científicas, fundamentadas en esta divi-
nes de poder, economía, conocimiento tradicional
sión del trabajo científico en áreas de conocimien-
de los recursos, aspectos simbólicos y valorativos,
to cada vez más especializado.
conflictos en torno a ellos, o simplemente porque
Así, durante siglos el esfuerzo ha estado en la
se quiere dejar constancia conceptual de la exis-
diferenciación de los campos de conocimiento,
tencia de algún impenetrable vínculo entre el ci-
por ejemplo, en las ciencias sociales, entre antro-
clo del agua, la biodiversidad y el sostenimiento
pología y sociología, o entre sociología, economía
de la cobertura vegetal con distintos aspectos de
y ciencia política, o en todo caso definiendo cam-
la realidad humana.
pos subdisciplinarios que antes que reconocer la
La investigación interdisciplinaria desafía la re-
necesidad del conocimiento interdisciplinario,
sistencia que prevalece entre muchos académicos
enfatizan abordajes disciplinarios de asuntos que
respecto, precisamente, a sus fronteras y procedi-
requieren de un enfoque distinto. De esta manera
mientos para abordar su objeto de investigación.
tenemos subdisciplinas como sociología política,
Para una revisión reciente del modelo determinista de ciencia desde un enfoque sistémico véase Fritjof Capra y Pier Luigi Luisi,
The systems view of life. A unified vision, Cambridge University Press, Londres, 2014.
1
Profesor e investigador, Facultad de Estudios Superiores de Cuautla (FESC), UAEM
Doctorado, Facultad de Estudios Superiores de Cuautla (FESC), UAEM
inventio 1 5
antropología económica o psicología social, y al-
Comisión Nacional del Agua (Conagua), el Insti-
2
gunas muy novedosas como la neuroeconomía,
tuto Mexicano de Tecnología del Agua (IMTA) o la
la etnoedafología o la ciberantropología, estas
Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Natu-
últimas con una tendencia más marcada hacia el
rales (Semarnat), el perfil de sus investigadores o
trabajo interdisciplinario, al mezclar no solo obje-
funcionarios expresa esta mezcla de formaciones
tos de investigación sino metodologías.
disciplinarias para darle un contenido inter o al
En el desarrollo de las ciencias sociales de las
menos multidisciplinario —cada quien hace su
últimas dos o tres décadas queda claro este pro-
parte y luego se juntan en un solo informe—, a
ceso y sus consecuencias. De tener un enfoque
pesar de las enormes resistencias que aún preva-
rígidamente disciplinario, ahora encontramos
lecen al diálogo entre comunidades epistémicas
una reorganización del currículo de licenciaturas
tan distintas, entre las cuales unas todavía se per-
y posgrados más orientados hacia temas de inves-
ciben a sí mismas como “más científicas” que las
tigación que hacia disciplinas; maestrías en pobla-
otras. Ahora también existen posgrados de cien-
ción o licenciaturas en gobierno, por ejemplo. Este
cias sociales en agua, que tratan de ir más allá de
proceso de reorganización del conocimiento está
estudios subdisciplinarios, como serían una antro-
teniendo un interesante impacto en las comuni-
pología, una sociología o una economía del agua.
dades de científicos, así como en el tratamiento
De esta manera, también se ha trasformado el
de ciertos temas o asuntos públicos que requieren
estudio del agua y de su distribución espacial: las
de este conocimiento interdisciplinario. La ciencia
cuencas hidrológicas, que vinculan las aguas su-
no es una actividad que sucede en abstracto; es
perficiales con las subterráneas. Es muy distinto
un producto de comunidades científicas cuyos
hacer un estudio sobre la problemática del agua
miembros asumen una cierta tradición cognitiva
tomando como referencia únicamente los aspec-
en la que se reconocen tanto tipos o formas de
tos hidrológicos —aunque se reconozca la enor-
conocimiento; formas de comunicación de ese
me antropización de nuestros recursos hídricos,
conocimiento, como relaciones jerárquicas y de
los cuales ya no se comportan fuera del contexto
poder de acuerdo con el tipo de institucionaliza-
de lo que como sociedad hacemos con ellos—,
ción y organización de cada una de ellas.
como ocurre con los estudios sobre cuencas urba-
En México, como en la mayor parte del mun-
nizadas, que cuando se incluyen en ellos algunos
do, los estudios sobre el agua están pasando por
aspectos centrales de la dinámica de los seres hu-
este proceso. El agua ya no es solo asunto de hi-
manos, como las relaciones jerárquicas y de poder
drólogos o ingenieros. En instituciones como la
entre grupos a lo largo de una cuenca, o bien la
Un texto que permite visualizar la mezcla entre conocimiento de las funciones cognitivas del cerebro y sus consecuencias para
el pensamiento económico es el de Paul W. Glimcher, Decisiones, incertidumbre y el cerebro. La ciencia de la neuroeconomía, FCE,
México DF, 2009. Esto ha llevado a una nueva forma de pensar varios campos de le economía, como la teoría de la decisión, la cual
se muestra en la obra del psicólogo, premio nobel de economía, Daniel Kahneman, Pensar rápido, pensar despacio, Debate, México
DF, 2012.
2
1 6 inventio
T R A Z O S D E L A C U LT U R A
producción y distribución desigual del exceden-
incorpora de una u otra disciplina. Es el caso de
te económico que se produce con el aprovecha-
la ecología política.5 Los llamados estudios so-
miento y deterioro del agua.
cioambientales respecto al agua enfrentan estos
Hace algunos años, la definición de “cuenca
dilemas. En muchos casos, lo que se encuentra en
hidrográfica” se hacía exclusivamente en términos
la literatura más social es solo un énfasis en reco-
disciplinarios, a partir de lo cual se definía un área
nocer que la “naturaleza” tiene importancia, pero
de escurrimiento superficial y la cuenca hidroló-
sin profundizar ni realizar efectivamente un traba-
gica tal como aparece en nuestra Ley de Aguas
jo interdisciplinario.
Nacionales, como las aguas superficiales más las
Numerosos estudios sobre movimientos so-
aguas subterráneas. Ahora podemos definir una
cioambientales estudian movimientos sociales
cuenca en términos de “unidad de gestión”, como
sobre asuntos ambientales siguiendo una meto-
ya lo ha hecho la Conagua, pero también como
dología convencional de alguna ciencia social, pe-
un área de representación de intereses y conflic-
ro lo ambiental resulta muchas veces solo en una
tos, o bien como una arena política en torno al
acción afirmativa respecto a su importancia. Sin
agua. De esta manera, surgen conceptos que vin-
embargo, como bien lo expresa Rolando García,6
culan enfoques que tratan del ciclo hidrosocial o
la ciencia no avanza de forma lineal y acumulativa,
sociohídrico. El problema que observan quienes
sino más bien con base en fuertes disputas y con-
trabajan todavía desde sus campos disciplinarios
frontaciones respecto a definiciones alternativas;
—y muchas veces tienen razón— es que no se
muchas ideas científicas que a la postre son consi-
percibe que estas propuestas tengan claras sus
deradas falsas, permiten desarrollos significativos
herramientas de abordaje de sus objetos de inves-
en el momento en que surgen.
3
4
tigación ni una propuesta metodológica definida,
La idea de investigación interdisciplinaria tam-
sino que más bien se trata de un conjunto de pos-
bién aparece junto con la de complejidad. Para Gar-
tulados difusos.
cía, el concepto de complejidad no surge, como lo
Esta discusión de la definición precisa de
refieren otros autores y lo han hecho popular, de la
un objeto interdisciplinario de investigación ha
idea de “complicado”, “desorden” o “incertidum-
abierto curiosas disputas acerca de qué tanto se
bre”. La complejidad, de acuerdo con García, pro-
Ley de Aguas Nacionales y su Reglamento, p. 2 y ss., en Conagua, http://bit.ly/1A9bSPF
Están surgiendo varios enfoques al respecto, cfr. por ejemplo Erik Swyngedouw, “Power, nature and the city: the conquest
of water and the political ecology of urbanization in Guayaquil, Ecuador: 1880-1980”, Environment and Planning, vol. 29, núm. 2,
1997, pp. 311-332 y la postura de Peter P. Mollinga, “Canal irrigation and the hydrosocial cycle: the morphogenesis of contested
water control in the Tungabhadra Left Bank Canal, South India”, Geoforum, vol. 57, núm. 1, 2014, pp. 192-204.
5
Sobre la disputa respecto a qué tantos aspectos ecológicos o políticos lo conforman, véase Peter A. Walker, “Political ecology:
where is the ecology?”, Progress in Human Geography, vol. 29, 2005, pp. 73-82, y Susan Paulson, Lisa Gezon y Michael Watts, “Locating the political in political ecology: an introduction”, Human Organization, vol. 62, núm. 3, 2003, pp. 205-217.
6
Rolando García, “Conceptos básicos para el estudio de sistemas complejos”, en Enrique Leff (coord.), Los problemas del conocimiento y la perspectiva ambiental del desarrollo, Siglo XXI, México DF, 1986.
3
4
inventio 1 7
viene de la relación del objeto de estudio con las
logía, cuestión que durante décadas en las ciencias
disciplinas a partir de las cuales lo podemos estu-
sociales se expresó en la disputa entre cuantitativis-
diar. Particularmente, esta relación se vuelve com-
tas contra cualitativistas, y que ahora es vista como
pleja, nos dice el mismo autor, por la imposibilidad
espuria pero que en su momento enfrentó distintas
de considerar aspectos de un fenómeno, proceso o
tradiciones investigativas en ciencias sociales.8
situación a partir de una disciplina específica.
Es importante considerar que los sistemas
En el “mundo real”, como lo plantea García,
socioambientales son sistemas abiertos, lo cual
las situaciones y los procesos no se presentan
significa que se definen a partir de numerosas re-
de manera que puedan ser clasificados por su
laciones tanto hacia adentro como hacia afuera.
correspondencia con alguna disciplina en parti-
Todas las posibles relaciones entre los diversos
cular; por ello podríamos hablar de una realidad
elementos del sistema y el contexto del sistema
compleja. Un sistema complejo lo podemos defi-
nunca se pueden describir completamente; pero
nir como la representación de un recorte de esta
incluso, si se pudiera, la cantidad de datos sería
realidad, conceptualizado como una totalidad
tan grande que el sistema no podría ser tratado
organizada (sistema) en la cual los elementos no
sin reducción de información. Una forma de des-
son “separables” y, por tanto, no pueden ser estu-
cribir un sistema socioambiental en términos rela-
diados aisladamente. Esta característica se refiere
tivos es describiéndolo jerárquicamente, es decir,
a una “determinación mutua” entre los elementos
al considerarlo como un sistema que consta de un
del sistema complejo, pero no como “causalidad
número relativamente pequeño de subsistemas y
recíproca” sino como “interdefinibilidad”.
que es parte de un único sistema de mayor escala.
7
Entre los problemas metodológicos que enfren-
La definición de las relaciones entre subsistemas y
ta todo trabajo interdisciplinario se encuentran los
luego entre las distintas escalas sí es algo compli-
de la escala en la que “existen” y se relacionan los
cado; pero cualquier método para describir un sis-
distintos procesos que queremos vincular en una
tema socioambiental debe conducir a reconocer
sola explicación, en nuestro caso, el deterioro en la
las diferencias entre los niveles de escala.9
calidad del agua en la cuenca del río Apatlaco. El
Esto nos lleva a otro problema metodológico, el
problema de la escala en la que cada sistema (bió-
de hasta dónde abarca un sistema socioambiental.
tico, hidrológico, ambiental) se desarrolla, implica
En las ciencias sociales sobresale la perspectiva de
contar con distintos métodos en una sola metodo-
los problemas ambientales como “construcciones
Rolando García, “Interdisciplinariedad y sistemas complejos”, en Enrique Leff (comp.), Ciencias sociales y formación ambiental,
Barcelona, Gedisa, 1994.
8
Abbas Tashakkori y Charles Teddlie, “Major issues and controversies in the use of mixed methods in the social and behavioral
sciences”, en Abbas Tashakkori y Charles Teddlie (eds.), Handbook of mixed methods in social and behavioral research, Sage Publications, Thousand Oaks, 2003; Abbas Tashakkori y Charles Teddlie (eds.), Mixed methodology: combining qualitative and quantitative
approaches, Sage Publications (Applied Social Research Methods, vol. 46), Thousand Oaks, 1998.
9
C. J. M. Musters, H. J. de Graaf y W. J. ter Keurs, “Defining socio-environmental systems for sustainable development”, Ecological
Economics, núm. 26, 1998, pp. 243-258.
7
1 8 inventio
T R A Z O S D E L A C U LT U R A
sociales”, ya que somos los seres humanos quie-
1. Debe tener autoridad científica para la vali-
nes les damos significado y jugamos un rol activo
dación de la demanda; es virtualmente imposible
en sus condiciones de existencia como “recurso”,
para una condición ambiental “transformarse” en
además de establecer reglas de control socioespa-
un problema sin la confirmación de datos que
cial por medio de normas de muy distinta clase.
provienen regularmente de las ciencias físicas o
El deterioro ambiental debe ser reconocido como
naturales.
10
tal a través de un proceso de valoración y cons-
2. Es necesario tener uno o varios “populariza-
trucción social. En la cuenca es común encontrar
dores” científicos que puedan tender puentes en-
entre sus habitantes la disociación entre lo que
tre el ambientalismo y la ciencia.
perciben respecto a la situación de su entorno, sus
3. Un prospecto de problema ambiental debe
acciones y sus argumentaciones frente a las au-
recibir una atención de los medios de comunica-
toridades, lo cual debe ser analizado sistemática-
ción en la que la demanda relevante quede “en-
mente para hacerlos participar en la elaboración
marcada” como real e importante.
de soluciones. Hay situaciones en las que existe
4. El problema ambiental debe ser dramatiza-
un gran deterioro o contaminación del agua sin
do en términos simbólicos y visuales por los dis-
que haya respuesta social mediante una demanda
tintos grupos o intereses que intervienen en la
o la confrontación de intereses, y como resultado
situación.
quedan al final de la lista de los problemas a atender por las entidades gubernamentales. En otros
5. Deben existir incentivos económicos para
tomar medidas sobre un problema ambiental.
casos, son los actores gubernamentales quienes
6. Finalmente, para un prospecto de problema
no son capaces de observar las relaciones socia-
ambiental debería haber un patrocinador institu-
les, o bien las conciben como subordinadas a las
cional que asegure la legitimidad y continuidad
variables hidrológicas, lo que se convierte en un
del mismo.
obstáculo epistemológico.
La cuenca hidrológica es un espacio delimita-
Esta noción de la “construcción social del am-
do por el uso de un mismo flujo de agua interco-
biente” y, por lo tanto, de los problemas y conflic-
nectado, al cual se le deben sobreponer las rela-
tos ambientales, ha llevado al estudio sistemático
ciones sociales que se dan en su interior en torno
de cómo se involucran distintos actores sociales
a esos recursos hídricos, pero que están definidas
y gubernamentales, y de las acciones respecto
por otros factores, más allá del parteaguas —la
a la situación de un determinado recurso. Para
frontera topográfica que delimita la dirección a
Hannigan, hay seis factores necesarios para la
la cual fluye el agua—, como son las formas de la
construcción de un problema socioambiental:
organización sociopolítica en torno al agua que
11
Riley E. Dunlap y William Michelson, Handbook of environmental sociology, Greenwood Press, Londres, 2002, pp. 33-95.
John A. Hannigan, Environmental sociology: a social constructions perspective, Routledge, Londres, 1995.
10
11
inventio 1 9
generalmente marca límites territoriales. La cuen-
construyen relaciones entre grupos sociales y or-
ca nos permite, por el lado de la gestión de los
ganizaciones gubernamentales.
recursos naturales, estudiar el funcionamiento de
La cuenca del río Apatlaco se define hidrológi-
los ecosistemas, establecer el comportamiento de
camente como una microcuenca. Su delimitación
los escurrimientos de agua y sus alteraciones an-
comprende la superficie que abarcan las corrien-
trópicas, así como analizar los efectos de sus per-
tes que se vierten al río principal, pero este es tri-
turbaciones y evaluar las alternativas de manejo
butario de uno más grande. Esta cuenca es una
de los recursos.
de las más importantes del estado de Morelos y
Desde el punto de vista social, nos posibilita vi-
se considera la más contaminada, principalmente
sualizar el entramado social, económico, producti-
por su fuerte dinámica poblacional, así como por
vo y cultural que existe alrededor del aprovecha-
desarrollarse dentro de ella las principales activi-
miento de los recursos naturales, que en nuestro
dades industriales del estado.
caso particular es el agua. Sin embargo, se consi-
Por esta y otras razones, en 2008 Morelos se
dera importante incorporar en el estudio, mane-
convirtió en el primer estado perteneciente a la
jo y planificación ambiental los factores sociales,
Región Hidrológica del Río Balsas que solicitó la
estableciendo unidades de estudio determinadas
creación de la Comisión de Cuenca del Río Apa-
regionalmente cuyas estructuras y relaciones so-
tlaco (CCRA), primer órgano auxiliar del Consejo
ciales están acopladas a determinados ecosiste-
de Cuenca del Río Balsas (CCRB), conforme se es-
mas. La cuenca se define por un perímetro asocia-
tablece en la Ley de Aguas Nacionales vigente. La
do al parteaguas, esto es, por los puntos de mayor
CCRA se justifica en la necesidad de implementar
nivel topográfico del terreno, pero debe ser inclu-
políticas de saneamiento en la cuenca, las cuales
so más importante definirla como un espacio para
se formularon desde inicios de la década de 1990,
la planificación, la gestión del agua y la regulación
a partir de una disputa entre agricultores, organi-
de intereses, es decir, como unidades de gestión.
zaciones no gubernamentales (ONG) y entidades
Incluso desde los aspectos asociados a la territo-
gubernamentales, pero inscrita en las formas ca-
rialidad de los grupos sociales y de interés.
racterísticas de representación corporativa que
concentran decisiones y recursos en el gobierno
El agua del río Apatlaco
federal, pero son incapaces de propiciar una regu-
Nuestro problema de investigación es encontrar
lación efectiva en el plano local.
una definición socioambiental de cuenca en la
La misma delimitación de la cuenca es un pro-
que se puedan conjugar las dimensiones hidroló-
ceso sociopolítico. En un principio, como unidad
gica y social, dado el fuerte proceso de alteración
de gestión, se decidió “recortar” la parte corres-
de la cuenca del río Apatlaco. Siguiendo a la eco-
pondiente al estado de México, para así reducir la
logía política, resulta relevante considerar como
complejidad de la negociación con este estado, a
eje las relaciones de poder y las formas en que se
pesar de existir conflictos entre localidades por un
2 0 inventio
T R A Z O S D E L A C U LT U R A
pequeño trasvase.12 Posteriormente se excluyó el
de la resistencia a la negociación e inclusión de
lago de Tequesquitengo, pues aunque hay inter-
algunos de sus representantes en cargos políticos
conexión a través de canales se consideró como
estatales. Algunas soluciones convencionales fue-
una cuenca cerrada. Además, esto evitaba incluir
ron, entre otras acciones, la construcción de plan-
la problemática social conflictiva del poblado de
tas de tratamiento de aguas residuales, y la puesta
Xoxocotla, a pesar de que sus representantes in-
en funcionamiento de las ya existentes.
tentaron ser incorporados.
13
Sparza y González estimaron que los ejidata-
La delimitación de los problemas de la cuenca
rios afectados por el decreto fueron dos mil pro-
es igualmente una construcción social a partir de
ductores agrícolas, así como 3 500 jornaleros y 36
la disputa sobre la agenda pública. A principios de
mil hectáreas, es decir, un 2% de la tierra de cul-
1991 llegó a México la pandemia del cólera, y la
tivo del estado.14 Esto dio lugar a la formación de
respuesta gubernamental fue lanzar un plan de
varios movimientos sociales en el estado, los cua-
emergencia que con el tiempo se consolidó como
les apoyaron la defensa del ambiente en la capital
una estrategia frente a los problemas de contami-
del estado, Cuernavaca, bajo la forma de organi-
nación del agua, que se operó a través del progra-
zaciones sociales y de académicos. Este proceso
ma Agua Limpia. Este programa propuso acciones
constituyó un campo de lucha, en el sentido de
consistentes, entre otras, en desinfectar el agua en
Pierre Bourdieu, en el que confluyeron individuos
todos los sistemas de distribución, evitar el riego
y organizaciones.
de hortalizas que se consumen crudas con aguas
Desde esa década hasta hoy podemos consta-
residuales no tratadas, y asegurar que las plantas
tar un incesante proceso de deterioro hidrológico:
de tratamiento de aguas residuales funcionaran
en la calidad del agua y en la reducción de su dis-
correctamente y que sus afluentes no contamina-
ponibilidad para la creciente demanda tanto para
ran los cuerpos receptores.
uso productivo como consuntivo, medido en los
En Morelos, el 27 de octubre de 1991 se publi-
balances hidrológicos que establecen los decretos
ca el decreto, por parte de la Conagua y la Secre-
de disponibilidad de la Conagua. Al mismo tiempo,
taría de Salud, en el que se prohíbe la producción
se han dado movilizaciones sociales y acciones gu-
de hortalizas por el alto índice de contaminación
bernamentales mediante las cuales se llega a fijar
de los ríos. La respuesta de los agricultores afecta-
en la agenda pública la supuesta solución técnica
dos por la contaminación ha pasado por distintas
con más y mejores plantas de tratamiento. La ex-
fases de organización y desorganización, y ha ido
plicación hidrológica no basta, como tampoco las
12
Nohora Beatriz Guzmán, Tamara Contreras, Attyani Laureano y Liliana González, “Conflictos por la expansión urbana en
Huitzilac, Morelos”, en Sergio Vargas Velázquez, Eric Mollard, Alberto Güitrón (coords.), Los conflictos por el agua en México. Caracterización y prospectiva, IMTA/UAEM, Cuernavaca, 2012.
13
“Los 13 pueblos de Morelos en lucha por el agua, excluidos de comisión para sanear río Apatlaco”, La Jornada de Morelos, 18 de
agosto de 2007.
14
Olivia Sparza y A. González, ¡Luchemos por agua limpia para la agricultura! El conflicto por la calidad y la distribución del agua en
la cuenca del río Apatlaco, Semarnap/Cecadesu-PNUD, México DF, 1997.
inventio 2 1
múltiples versiones desde las ciencias sociales; se
do con el tipo y grado de institucionalización. La
requiere de una aproximación interdisciplinaria.
especificación de métodos y metodologías de
Así, durante el gobierno de Felipe Calderón la
acuerdo con una definición de objetos de cono-
cuenca del Apatlaco se convierte en “emblemáti-
cimiento resultó muy productiva durante buena
ca”, y a través de la Conagua y la Comisión Estatal
parte de la historia de la ciencia. Sin embargo,
del Agua, ahora denominada Ceagua, se pone en
ahora el mismo desarrollo del conocimiento y
marcha un plan estratégico para su recuperación
las problemáticas que enfrentamos nos llevan a
ambiental. En él se programa una inversión de más
la necesidad de un conocimiento que por el mo-
de 1 600 millones de pesos para la introducción de
mento llamamos “interdisciplinario”, pero que a
trescientos kilómetros de redes de alcantarillado
la postre implica la formación de nuevas comu-
y colectores; construcción, modernización y re-
nidades epistémicas basadas en el diálogo entre
habilitación de plantas de tratamiento de aguas
distintos tipos de profesionistas.
residuales, y programas de manejo de residuos
El deterioro de la calidad del agua en la cuen-
sólidos, bosques y suelos, ordenamiento territo-
ca del río Apatlaco es una problemática en la que
rial, educación y cultura ambiental. Ahora la con-
no podemos separar lo ambiental de lo social.
trariedad es financiar y hacer funcionar las plantas
Eliminar cualquiera de estas dimensiones implica
de tratamiento. En tanto Morelos se convierte en
reducir el problema, lo que seguramente llevaría
una de las entidades con mayor número de con-
a limitar las posibilidades de resolución. Explicar
flictos por el agua, en donde las formas de ges-
científicamente se entiende normalmente como
tión comunitaria se resisten a las políticas públicas
establecer relaciones causales, sean evidencia-
y acciones gubernamentales, explicar la situación
das mediante técnicas cualitativas, cuantitativas
hidrológica del estado implica revelar esta dimen-
o ambas. Pero además de asumir un enfoque
sión de lucha y poder por los recursos hídricos.
multivariado, dicha explicación supone una mez-
15
cla complicada con la comprensión,16 base de las
Comunidades epistémicas
metodologías cualitativas en ciencias sociales en
Las disciplinas científicas son un producto social.
las que el objeto de conocimiento son las inten-
Como tales, tienen una dimensión histórica y al
ciones, símbolos, lenguaje o subjetividades de los
interior de quienes las cultivan se dan relaciones
seres humanos, todo esto a través de un proceso
de autoridad y de poder, más o menos de acuer-
de flujo dinámico entre ambas dimensiones.
César Israel Bazán y Manuel Suárez, “Propuesta metodológica para detectar patrones geográficos de conflictos por el agua
en el estado de Morelos, 2000-2010”, Investigaciones Geográficas, Boletín del Instituto de Geografía, núm. 84, 2014, pp. 69-80, doi:
http://dx.doi.org/10.14350/rig.37877
16
El positivismo solo consideraba válida la explicación causal, pero además de esta hay otros tipos de causalidad, además de las
relaciones que se pueden establecer con base en la comprensión, principio de la fenomenología, etnometodología, interaccionismo simbólico, entre otros enfoques. Véase Georg Henrik von Wright, Explicación y comprensión, Alianza Universidad, Madrid, 1987
y también Lluís Ballester y Antonio J. Colom, “El concepto de explicación en las ciencias sociales”, Papers, vol. 77, 2005, pp. 181-204.
15
2 2 inventio
NARRACIONES
DE CIENCIA Y TECNOLOGÍA
Aplicación de recocido simulado en problemas
de optimización combinatoria
Jesús del Carmen Peralta Abarca
Jazmín Yanel Juárez Chávez
Beatriz Martínez Bahena
D
esde hace ya mucho tiempo el ser hu-
Para tales casos es necesario que, al formular
mano, al descubrir el uso y la aplicación
o plantear el modelo que los resuelva, este cum-
de la ciencia a su servicio, ha resuelto e
pla con las restricciones que tiene para minimizar
intentado resolver muchos problemas a los cuales
o maximizar sus gastos o beneficios, según sea el
se enfrenta de manera cotidiana. Algunos de estos
caso. Esto es optimizar.
problemas son relativamente sencillos, pero tam-
Los problemas anteriores se consideran pro-
bién hay otros cuya solución no es tan fácil, y se
blemas de optimización combinatoria, porque
ha querido encontrar una respuesta para facilitar
todos tienen las siguientes consideraciones: 1)
tanto el trabajo como la vida.
existe un conjunto de objetos (clientes, tareas, tra-
Actualmente, existen problemas cuya resolu-
bajos, tripulaciones, exámenes, entre otros) que se
ción puede encontrarse dentro de las aplicaciones
han de colocar en distintas posiciones; 2) existe un
de la ingeniería. Moreno y colaboradores han iden-
grupo de lugares en los cuales se deben colocar
tificado algunos de estos problemas: crear un plan
dichos objetos.2 Cada colocación de objetos en un
de mínimo costo para repartir mercancías a clien-
lugar determinado se denomina configuración.
tes; realizar una asignación óptima de trabajadores
La optimización combinatoria es una rama de
a un conjunto de tareas; encontrar una secuencia
la investigación de operaciones que se dedica al
óptima de trabajos en una cadena de producción;
estudio de las configuraciones.3 Con ella se busca
encontrar una distribución de tripulaciones de
la mejor configuración, según sea el caso (maxi-
aviones con mínimo costo; encontrar la configu-
mizar o minimizar el valor requerido), para poder
ración óptima en una red de telecomunicaciones;
resolver un problema determinado.
crear un calendario de exámenes que minimice la
probabilidad de traslapes, entre otros.
1
Los problemas que aborda la optimización
combinatoria son de una amplia diversidad, tanto
Pilar Moreno Díaz, Gabriel Huecas Fernández-Toribio, Jesús Sánchez Allende y Almudena García Manso, “Metaheurísticas de
optimización combinatoria: uso de simulated annealing para un problema de calendarización”, Tecnologí@ y desarrollo. Revista de
Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente, vol. V, 2007, pp. 1-25.
2
Miguel Sánchez García, “Optimización combinatoria”, en Antonio Martinón Cejas (coord.), Las matemáticas del siglo XX, una
mirada en 101 artículos, Universidad de La Laguna/Sociedad Canaria Isaac Newton de Profesores de Matemática/Nivola, San Cristóbal de la Laguna, 2000, pp. 115-120.
3
Laurence A. Wosler y George L. Nemhauser, Integer and combinatorial optimization, Wiley & Sons, Nueva York, 1999.
1
Facultad de Ciencias Químicas e Ingeniería (FCQeI), UAEM
Facultad de Contaduría, Administración e Informática (FCAeI), UAEM
Universidad Politécnica del Estado de Morelos (Upemor)
inventio 2 3
en sus características como en sus variables, y lo
Por lo anterior, en estos últimos años se ha re-
que los hace diferentes. A veces no permite el uso
gistrado un crecimiento en el desarrollo y uso de
de un mismo esquema de solución. Por ello se han
métodos aproximados mediante procedimientos
diseñado varios métodos, en su mayoría “persona-
heurísticos para resolver problemas combinato-
lizados”, para solucionarlos.
rios. Este auge se debe a la necesidad de contar
Pero no todos los problemas que se presen-
con herramientas y disponer de ellas para ofrecer
tan son sencillos, cada uno tiene su grado de difi-
soluciones rápidas a problemas reales. Estos pro-
cultad. Una forma de determinar si un problema
cedimientos se conocen como técnicas heurísticas
es fácil o difícil es a través del estudio de su com-
y metaheurísticas.
plejidad algorítmica, la cual los clasifica de acuerdo con su complejidad computacional.
Según la teoría de la complejidad, los proble4
mas se clasifican en:
Técnicas heurísticas y metaheurísticas
Las heurísticas son algoritmos que encuentran
soluciones de buena calidad para los problemas
Clase P. Existe una máquina de Turing determi-
combinatorios complejos, mas no garantizan la
nista que los puede resolver en un tiempo polinó-
optimalidad de la solución encontrada.6 Los al-
mico, es decir, existe un algoritmo determinista con
goritmos heurísticos son fáciles de implementar
complejidad polinomial que los puede solucionar.
y encuentran buenas soluciones con esfuerzos
Clase NP. No existe una máquina de Turing de-
computacionales relativamente pequeños (en un
terminista que pueda resolverlos en un tiempo
tiempo razonable), pero no garantizan encontrar
polinómico. Estos problemas son aquellos cuya
la solución óptima global de un problema.
solución, hasta la fecha, no se ha encontrado de
En problemas de gran tamaño, rara vez un al-
manera exacta por medio de algoritmos determi-
goritmo heurístico encuentra la solución óptima
nistas en tiempo polinomial.
global. Una definición formal sería: “Es un proce-
Los problemas que se presentan en diversas
dimiento simple, a menudo basado en el sentido
áreas de la ingeniería se encuentran dentro de
común, que se supone ofrecerá una buena solu-
la clasificación NP, que son los más difíciles de
ción (aunque no necesariamente la óptima) a pro-
resolver.
blemas difíciles, de un modo fácil y rápido”.7
5
Para más detales sobre su aplicación en optimización combinatoria, véase Marco Antonio Cruz Chávez, Pedro Moreno Bernal
y Jesús del Carmen Peralta Abarca, “Aplicación de la teoría de la complejidad en optimización combinatoria”, Inventio, núm. 20,
marzo-junio 2014, pp. 35-45, http://goo.gl/QDGTGt, consultado en febrero de 2015.
5
Michael R. Garey y David S. Johnson, Computers and intractability: a guide to the theory of NP completeness, W. H. Freeman & Co.,
Nueva York, 1979.
6
En optimización combinatoria se dice que una solución es buena cuando se acerca al valor óptimo (VO) de la solución. Un VO
se obtiene cuando se “encuentran” los valores exactos de las variables que resuelven un problema. En cierto tipo de problemas no
se conoce o no se sabe cuál es el VO; por esto se justifica el uso de las heurísticas como medio para encontrar una buena solución.
7
Stelios H. Zanakis y James R. Evans, “Heuristic ‘optimization’: why, when and how to use it”, Interfaces, vol. 11, núm. 5, 1981.
4
2 4 inventio
NARRACIONES
DE CIENCIA Y TECNOLOGÍA
Por su parte, las metaheurísticas son estra-
Asimismo, está inspirado en el proceso de re-
tegias de búsqueda inteligente diseñadas para
cocido de sólidos, el cual utiliza un procedimiento
mejorar procedimientos heurísticos. Aunque tam-
que va disminuyendo la temperatura, con lo cual
poco garantizan la obtención de un óptimo glo-
se modifica la estructura del material. El enfria-
bal, sí consideran, a diferencia de las heurísticas,
miento debe hacerse de manera lenta para ob-
mecanismos que les permiten escapar de óptimos
tener configuraciones moleculares resistentes.
locales, orientando la exploración de soluciones
Cada etapa del enfriamiento tiene asociada una
conforme se va dando el proceso de búsqueda.
energía y una configuración del material determi-
8
En la figura 1 se muestra un esquema donde
nadas (figura 2).
se aprecia la diferencia entre un óptimo local y un
Metodología del recocido simulado
óptimo global.
Los cuatro procedimientos metaheurísticos
El pseudocódigo del recocido simulado se pre-
más utilizados en la optimización combinatoria
senta en la figura 3.10 En él se muestran el bloque
son recocido simulado; búsqueda tabú; GRASP, y
de búsqueda local (conocido como Ciclo de Me-
algoritmos genéticos. En este artículo solo se hará
trópolis) y el “mecanismo de escape” (criterio de
referencia al primero.
aceptación de Boltzmann).
9
El algoritmo comienza con una solución iniRecocido simulado
cial (S0), para la cual se calcula el valor o costo f(S0)
El recocido simulado se define como un método
(lo que se quiere optimizar). A esta solución se le
de búsqueda por entornos, caracterizado por un
hacen modificaciones, conocidas como “pertur-
criterio de aceptación de soluciones vecinas —ver
baciones”, en donde a la solución inicial (S0) se le
más adelante— que se adapta a lo largo de su
cambia la configuración, obteniendo así una solu-
ejecución. Es una de las metaheurísticas más apli-
ción vecina11 (S1) en las iteraciones sucesivas.
cadas en optimización combinatoria e inclusive
En cada iteración hay un conjunto de solucio-
se ha combinado con otras estrategias heurísti-
nes vecinas; cualquiera de ellas puede ser la nueva
cas y metaheurísticas. Fue propuesto por Kirk-
solución y es aceptada como buena si consigue re-
patrick, Gelatt y Vecchi en 1983, e inicialmente
ducir la función de costo. Al conjunto de soluciones
se creó para minimizar funciones de costo; pero
vecinas (Sn) derivadas de una solución inicial se le
también se utiliza ampliamente en problemas de
conoce como “vecindad” o “entorno”, por el concep-
maximización.
to de proximidad o vecindad entre las soluciones.
“Óptimos locales” son aquellas soluciones que ya no pueden ser mejoradas por el análisis actual, es decir, son los mejores
valores encontrados en una determinada vecindad.
9
José M. Moreno y José A. Moreno, Heurísticas en optimización, Gobierno de Canarias/Consejería de Educación, Cultura y Deportes/Dirección General de Universidades e Investigación (Colección Textos Universitarios), Tenerife, 2000.
10
Emile L. Aarts y Jan K. Lenstra, Local search in combinatorial optimization, Princeton University Press, Nueva Jersey, 2003.
11
“Solución vecina” es el resultado de intercambiar elementos de una configuración inicial (S0) para obtener una nueva solución (S1).
8
inventio 2 5
Figura 1. Diferencia entre óptimo local y global
Se sugiere revisar el pseudocódigo mostrado
en la figura 3 para comprender mejor este paso,
Óptimo local
f (x)
en la parte descrita como criterio de Boltzmann.
N (x0)
Mecanismo de enfriamiento
Óptimo global
x
x
x
0
1
El algoritmo de mecanismo de enfriamiento12 repite su ciclo varias veces. Este número de repeti-
La intención es que cada vez que se modifique
ciones lo determina el usuario combinando los pa-
la solución, esta reduzca o maximice su costo para
rámetros siguientes, que son parte importante en
poder obtener una solución final optimizada; si el
el algoritmo de recocido simulado y que forman
costo de la solución perturbada reduce el valor de
parte de su mecanismo de enfriamiento, conocido
la solución vecina, dicho costo se asigna a la solu-
así porque es la forma en la cual se puede emular
ción inicial:
con el proceso de solidificación de sólidos:
(So)
(S)
1. Parámetro de control inicial (comúnmente
Pero no siempre sucede así. Algunas solucio-
conocido como temperatura inicial T0). Dentro de
nes vecinas tendrán un costo mayor que la solu-
los parámetros importantes para el buen funcio-
ción anterior, por lo cual es necesario emplear un
namiento del recocido simulado, la temperatura
criterio de aceptación conocido como función de
inicial tiene un papel clave. Este valor debe ser lo
probabilidad de Boltzmann:
suficientemente alto para permitir que todos los
exp-
f (S) - f (S0)
T0
cambios sean aceptados. Si T alcanza valores pequeños ya no habrá más movimientos.
2. Parámetro de control final (temperatura final
Esta función es aplicada para poder “escapar”
Tf ). Es la condición de terminación del algoritmo.
de óptimos locales. Si se va a maximizar, se elimina
3. Coeficiente de decremento de la temperatura
el signo menos. La función trabaja de la forma si-
(α); la temperatura va disminuyendo su valor con-
guiente: se obtiene un número aleatorio entre 0 y
forme van dándose los ciclos hasta llegar al valor Tf .
1, y se calcula el valor de la función de Boltzmann.
4. Longitud de la cadena de Markov. Este nú-
Si el valor del número aleatorio es mayor que el de
mero corresponde con el número de ciclos de
Boltzmann, se desecha esa solución. En caso con-
Metrópolis.
trario, se acepta como una solución buena y este
costo se le asigna a la solución inicial: (S0) = (S). Ha-
Aplicaciones
cer esto permite buscar la solución del problema
La aplicación del recocido simulado es muy variada
en otro espacio de soluciones.
dentro de los campos de la ingeniería: en logística,
Kathryn A. Dowsland y Belarmino Adenso Díaz, “Heuristic design and fundamentals of the simulated annealing”, Inteligencia Artificial. Revista Iberoamericana de Inteligencia Artificial, núm. 19, 2003, pp. 93-102, http://goo.gl/eTdI8T, consultado en febrero de 2015.
12
2 6 inventio
NARRACIONES
DE CIENCIA Y TECNOLOGÍA
Figura 2. Configuraciones de un sólido aplicando recocido simulado
Temperatura baja
Temperatura alta
producción, transporte, mecánica, electrónica, en-
Figura 3. Pseudocódigo del algoritmo
tre otros. Dentro de la Universidad Autónoma del
de recocido simulado
Estado de Morelos (UAEM), específicamente en el
Ingeniería (FCQeI) y el Centro de Investigación en
Ingeniería y Ciencias Aplicadas (Ciicap), en el área
de optimización y software se han realizado investigaciones aplicando este algoritmo.
La metodología de trabajo es muy similar: se
inicia con una propuesta de solución con un “costo
Seleccionar una solución inicial So // f (So)
es su función de costo
Seleccionar un criterio_de_parada (Tf )
Seleccionar una temperatura inicial To > Tf > 0
Seleccionar factor de decremento α de la
temperatura To
inicial”, que puede ser determinado por unidades
Seleccionar un número de iteraciones nrep //
de tiempo, longitud, dinero, peso, distancias, entre
No. de ciclos de Metrópolis
otros, dependiendo del problema a tratar y del re-
REPETIR
sultado esperado después de aplicar el algoritmo
REPETIR
de recocido simulado. De ahí se obtiene una solu-
Generar aleatoriamente una nueva
ción que maximiza o minimiza el costo de inicio.
solución S Є N (So)
A continuación se presentan tres aplicaciones
Obtener el valor de costo f (S) de S
del recocido simulado en investigaciones desarro-
ENTONCES So = S
1. En el área de materiales. El acero microaleado
tiene una gran demanda en la industria aeroespacial y otras de alta tecnología. Debe cumplir con
ciertas características en su composición química
para ciertas aplicaciones y usos. Por tal motivo, es
necesario diseñar y fabricar materiales con los requerimientos solicitados y probar si son adecuados
para la función a realizar. Lo anterior implica desa-
SINO
(exp - f (S) - f (So) > random [ 0, 1))
ENTONCES So = S
To
FINSINO
Criterio de aceptación
Boltzmann
SI f (s) ≥ f (So)
lladas en la UAEM:
Algoritmo de Metrópolis
posgrado de la Facultad de Ciencias Químicas e
HASTAQUE cuenta_iteraciones = nrep
t = α (t)
HASTAQUE criterio_de_parada (Tf ) = CIERTO
rrollar una amplia cantidad de configuraciones po-
inventio 2 7
sibles que cumplan con las exigencias solicitadas.
otras medidas. Pero el diseño de una red hidráu-
Para verificar si el material cumple con lo reque-
lica es muy costoso. Por ello es necesario aplicar
rido, hay que realizar pruebas experimentales (con
métodos para encontrar posibles soluciones de
materiales de ensayo), lo cual resulta muy costoso
forma eficiente. La aplicación del recocido simula-
por tratarse de pruebas de tipo destructivo.
do a este problema nos permite encontrar el me-
13
Una aplicación consiste en encontrar la mejor
jor diseño con el costo mínimo.15
configuración de elementos de un acero microa-
3. En el área de logística. El problema de ruteo
leado, que ofrezca una mejor resistencia mecánica,
vehicular es uno de los más utilizados y ha sido
es decir, maximizar dicha resistencia. Para esto,
intensamente estudiado, debido a que tiene mu-
el recocido simulado recibe como parámetro de
chas aplicaciones prácticas en el campo de la lo-
entrada (solución inicial) la composición química,
gística.16 Consiste en un diseño óptimo de redes
el tamaño de grano y los precipitados, y devuel-
logísticas (rutas) para la entrega o recolección de
ve una configuración con los valores que dan el
bienes o personas desde un depósito central hacia
mejor resultado en resistencia. La mejor solución
un conjunto de puntos geográficamente disper-
encontrada fue la que se obtuvo. Para este caso,
sos, el cual está sujeto a varias limitaciones, como
los valores más altos son de σ y MPa=562.1482, y
capacidad del vehículo, longitud de la ruta, hora-
los valores iniciales son de σ y MPa=0.
rios de carga y descarga, entrega o recolección,
14
Al aplicar el algortimo se logra un ahorro en
cuanto a reactivos y material empleado, porque
relaciones de precedencia entre los clientes, entre
otras limitaciones.17
se reduce el número de ensayos a realizar para
El planteamiento inicial del problema de la lo-
obtener la configuración que cumpla con las ca-
gística de distribución consiste en encontrar un
racterísticas solicitadas por el cliente.
plan de entrega de bienes/servicios a un conjunto
2. En el área de hidráulica. El problema del árbol de expansión mínima (formulado por Otakar
de clientes geográficamente dispersos, minimizando el costo de recorrido de los vehículos.
Borukva en 1926) se aplica en diferentes áreas
Concluyendo, el algoritmo de recocido simu-
de redes, como las hidráulicas, eléctricas, de co-
lado tiene una vasta aplicación en muchos tipos
municaciones, entre otras, en las que se requiere
de problemas de la vida real y es uno de los más
minimizar costo, longitud, cantidades, distancia u
utilizados con muy buenos resultados.
Las pruebas destructivas se distinguen por un muestreo y por la destrucción del producto para valorar el nivel de calidad del
proceso desarrollado en él.
14
Jazmín Yanel Juárez Chávez, Algoritmo de recocido simulado para maximizar la resistencia mecánica en aceros microaleados, tesis
de Maestría en Ingeniería y Ciencias Aplicadas, Ciicap, UAEM, 2011.
15
Beatriz Martínez Bahena, Solución del problema del árbol de expansión mínima aplicando recocido simulado con búsqueda tabú,
tesis de Maestría en Ingeniería y Ciencias Aplicadas, Ciicap, Cuernavaca, 2011.
16
Petrica C. Pop, Corina Pop Sitar, Ioana Zelina, Vasile Lupse y Camelia Chira, “Heuristic algorithms for solving the generalized vehicle
routing problem”, International Journal of Computers Communications & Control, vol. VI, núm. 1, marzo de 2011, pp. 158-165.
17
Gilbert Laporte, “The vehicle routing problem: an overview of exact and approximate algorithms”, European Journal of Operational Research, vol. 59, 1992, pp. 345-358.
13
2 8 inventio
NARRACIONES
DE CIENCIA Y TECNOLOGÍA
El radical CIO y la capa de ozono
Rodrigo Morales Cueto
D
cribe está afirmando algo lógico, veraz y
La interacción radiación-materia es un fenó-
que deja muy pocas dudas respecto a lo que se co-
meno que da cuenta del comportamiento cuán-
noce. El camino que recorre el conocimiento cien-
tico de la naturaleza de la materia y la energía, y
tífico para ser reconocido es largo, tortuoso y lleva
que sentó los precedentes teóricos de la tecnolo-
consigo el peligro de morir víctima del descrédito
gía láser desarrollada en el siglo XX. Albert Eins-
entre los protagonistas de la ciencia establecida.
tein, al dar explicación al experimento del efecto
Esto se debe a que el conocimiento científico se
fotoeléctrico, demostró que la cinética de absor-
sustenta en pruebas que confirman que este no se
ción y emisión espontánea podían ser explicadas
contradice con lo afirmado; pero, paradójicamen-
teóricamente teniendo en cuenta únicamente los
te, cuando esto se desafía se da un progreso tangi-
niveles energéticos disponibles de los átomos in-
ble; es decir, cuando hay un cambio de paradigma.
volucrados y su población.1
ar por cierto un conocimiento implica
la Antártida, mediante la prohibición del uso de
confiar en que el interlocutor o quien es-
clorofluorocarburos en el mundo.
Así pues, la savia que nutre los frutos de las
Asimismo, este célebre científico predijo la
ramas del gran árbol de la ciencia proviene de las
existencia de la emisión estimulada, en la que una
inamovibles raíces del conocimiento estableci-
partícula excitada decaería a un estado basal ante
do por muchos experimentos que no lo pueden
la presencia de radiación que coincidiera energé-
contradecir. En estas líneas se presenta el recuen-
ticamente con su exceso. Esta radiación estimula-
to de algunos hallazgos científicos del siglo XX
da, adicionalmente de la frecuencia, conserva la
que redundaron en el descubrimiento del llama-
fase y la dirección de la radiación que la induce. La
do “agujero de la capa de ozono”, cuyo descubri-
emisión estimulada predicha fue confirmada en
miento motivó el establecimiento del Protocolo
los años cuarenta por Willis E. Lamb y R. C. Rether-
de Montreal, enfocado en la recuperación de los
ford, al explicar transiciones vibroelectrónicas es-
niveles de ozono naturales en la estratósfera de
pecíficas del espectro de emisión del hidrógeno.
Albert Einstein, “Strahlungs-emission und-absorption nach der quantentheorie”, Verhandlungen der Deutschen Physikalischen
Gesellschaft, vol. 18, 1916, pp. 318-323.
1
Profesor e investigador, Centro de Investigaciones Químicas (CIQ), UAEM
inventio 2 9
cal que solo una década antes ni siquiera se pensaba que pudiera medirse, por la brevedad de su
tiempo de vida: el radical monóxido de cloro (ClO).
Estado Basal
Estado Excitado
Estado Basal
y emisión
estimulada
Cl2 + hn
2Cl
2Cl + O2 2ClO
2ClO
Cl2 + O2
En los años cincuenta, Townes y sus estudiantes de posgrado construyeron el primer emisor
La cinética de esta reacción demostró que
de microondas de forma estimulada, llamado
entre las dos primeras etapas de generación del
MASER (Microwave Amplification by Stimulated
radical y el fin de la cadena existía una serie de
Emission of Radiation). En los años siguientes,
reacciones intermediarias, entre ellas, la posible
Townes trabajó en el desarrollo de un sistema de
generación del dímero ClOOCl.
producción de radiación estimulada en la región
del infrarrojo de forma amplificada y lo comentó
Cl + O2 ClOO
con el entonces estudiante doctoral de la Univer-
ClOO +Cl 2ClO
sidad de Columbia, Gordon Gould, quien algunos
2ClO ClOOCl
ClOOCl
años después, en una conferencia, acuñaría el
Cl2 + O2
término LASER (Light Amplification by Stimulated
Emission of Radiation), y quien disputaría su pa-
La investigación de George Porter tenía un in-
tente con Bell Labs durante dos décadas. Gordon
terés meramente espectroscópico: era el primer
Gould, finalmente, fue beneficiado por la inven-
radical medido por observación directa y en tiem-
ción del láser por descarga eléctrica y por bom-
po real (milisegundos), y fue publicada en 1950.2
beo óptico en 1987.
Apenas en 1947, durante el foro organizado por
Paralelamente al desarrollo tecnológico del lá-
The Royal Chemical Society, denominado “The La-
ser con base en conocimientos científicos sólidos,
bile Molecule” y publicado en Discussion Faraday
lord George Porter perfeccionaba la técnica flash
Society, no se hizo referencia alguna a la utiliza-
photolysis con el fin de crear especies químicas
ción de pulsos de luz. H. W. Mellville menciona en
transitorias, llamadas radicales, por medio de des-
las memorias del foro que las especies químicas
tellos de luz, y de tomar datos espectroscópicos
intermedias en una reacción podrían vivir mil ve-
durante su lábil existencia. Fue así que pudo de-
ces menos que un segundo, por lo que “nunca se
terminar la cinética de segundo orden de un radi-
podrán medir”.
“Porter, Proc. . Roy. Soc. A, 1950, 200, 284.
2
3 0 inventio
NARRACIONES
DE CIENCIA Y TECNOLOGÍA
En los años siguientes, diversos grupos de in-
Para 1974, Sherwood Rowland y Mario Moli-
vestigación abundaron sobre la forma de obtener
na postularon que, debido a la forma natural de
este radical y sobre la interacción del intermedia-
mezclado por convección en la atmósfera, estos
rio con otros compuestos presentes en la celda,
compuestos podrían llegar a la estratósfera, ser
como el ozono y los óxidos de nitrógeno. Asimis-
irradiados por mayor cantidad de fotones ultra-
mo, se empezó a utilizar el láser de rubidio como
violeta (UV) y destruir, por la cadena de reacción
fuente de radiación para obtener los intermedia-
de radicales, la capa de ozono.3 La reacción entre
rios y medir el tiempo de existencia de los radica-
el radical Cl y el ozono es factible, pero la depo-
les. Se sospechó, entonces, que podría haber una
sición del dímero ClOOCl sobre cristales de hielo
reacción del radical cloro con moléculas de ozono,
estratosférico durante el invierno austral y la súbi-
dejando moléculas diatómicas de oxígeno con ex-
ta liberación al ser irradiados por luz UV aumenta
ceso de energía vibracional (reactivas), y la misma
la velocidad a magnitudes mucho mayores que la
reacción con moléculas de radical ClO (reactivas).
correspondiente a si esta ocurriera solamente en
estado gaseoso.
O + ClO2
Cl + O3
ClO + O2 *
ClO*+ O2
Algunos años después el pronóstico no solo se
había cumplido, sino que se comprobó que se había subestimado. En 1984, Joseph Farman observó
Una fuente ubicua de radicales con base en el
por primera vez el adelgazamiento de la capa de
cloro son los clorofluorocarburos, que habían si-
ozono durante algunas semanas de la primavera
do comercializados por la empresa Dupont en los
austral, al medir una alta incidencia de radiación
años veinte como propelentes de aerosoles refri-
UV en la Antártida.4 Más tarde, James Anderson
gerantes, en sustitución del peligroso amoniaco,
midió la concentración del radical ClO estratosfé-
y como agentes activos para la extinción de fue-
rico, en tanto que M. H. Proffit y W. L. Starr midie-
go, debido a que contaban con propiedades muy
ron la concentración de ozono durante la misma
deseables: eran inertes, más pesados que el aire y
misión científica aérea en la Antártida y dieron a
presentaban una alta capacidad calorífica. En 1970,
conocer la anticorrelación entre la concentración
James Lovelock midió concentraciones de estos
del radical y la disminución del ozono. El llamado
compuestos, originados exclusivamente por el ser
“agujero de la capa de ozono” quedaba así empíri-
humano, en sitios tan remotos como la Antártida.
camente comprobado.
Energía vibracional en exceso de 250 kJ/mol.
Mario J. Molina y F. S. Rowland, “Stratospheric sink for chlorofluoromethanes: clorine atom-catalysed destruction of ozone”,
Nature, vol. 249, núm. 5460, 1974, pp. 810-812.
4
Joseph Charles Farman, Brian G. Gardines y Jon D. Shanklin, “Large losses of total ozone in Antarctica reveal seasonal ClOx/NOx
interaction”, Nature, vol. 315, 1985, pp. 207-210.
*
3
inventio 3 1
Figura 1. Concentración del radical CIO y del
ozono fuera del vórtice antártico
Proporción de mezcla CIO (unidades 106)
Ozono
0.96
2.25
1.75
0.72
0.48
1.25
Cloro
monóxido
0.24
0
64
0.75
64
68
70
0
química transitoria cuyas herramientas de mediProporción de mezcla de ozono (unidades 106)
2.75
1.20
aumenta.5 Así, el interés por estudiar una especie
Latitud ºS
ción espectroscópicas (pulsos de luz) ni siquiera
se vislumbraban en foros especializados algunos
años antes, resultó ser la especie química responsable de uno de los fenómenos causados por actividades humanas de mayor alcance global.
La relación causa-efecto (aumento de concentración de ClO-disminución de capa de ozono) originó el primer acuerdo internacional para
prohibir la producción y el uso de los clorofluorocarburos en todos los países que suscribieran
el Protocolo de Montreal, gestado entre 1987 y
1989, el cual ha tenido distintas modificaciones
y ha involucrado a casi doscientos países, elevan-
En la figura 1 se muestra la concentración del
do así su grado a ratificación universal en 2009.6
radical ClO y del ozono fuera del vórtice antárti-
Actualmente es reconocido como el parangón de
co. Del lado izquierdo, la concentración de ozono
colaboración internacional, en aras de tomar me-
es alta y la del radical baja, caso contrario al en-
didas para remediar un desastre de escala global,
trar en el vórtice, a 68° S, donde la concentración
a raíz de investigaciones científicas sin aplicación
de ozono decrece en tanto que la del radical ClO
“práctica” aparente.
James G. Anderson, William H. Brune y Michael H. Proffitt, “Ozone destruction by chlorine radicals within the Antarctic vortex:
the spatial and temporal evolution of ClO–O3 anticorrelation based on in situ ER-2 data”, Journal of Geophysical Research, vol. 94,
1989, pp. 11465-11479.
6
Ozone Secretariat, http://ozone.unep.org
5
3 2 inventio
NARRACIONES
DE CIENCIA Y TECNOLOGÍA
Factores de riesgo y funcionamiento
cognitivo en envejecimiento saludable
Elizabeth Aveleyra
Sara García Jiménez
E
l envejecimiento, al igual que el fun-
La transición en salud es el término propuesto
cionamiento cognitivo y afectivo, son
para definir la salud como un estado oscilante en-
procesos individuales y cambiantes.
tre el control de la mortalidad, el incremento de la
Algunas funciones cognitivas se deterioran con
esperanza de vida y la salud positiva, en busca del
el paso de los años, mientras que otras pueden
equilibrio y la calidad de vida. En esta conceptuali-
mostrar cierta mejoría. Esto se debe a la interven-
zación sobresale el vivir más pero con calidad.
ción de diversos factores: antecedentes hereditario-familiares, neurológicos o psiquiátricos, esco-
Cambios en la edad adulta
laridad, entre otros.
El aumento de personas de la edad adulta ha favo-
En los años ochenta, la diversidad de cambios
recido el crecimiento de las enfermedades etario-
científicos, tecnológicos y sociales redefinió la for-
dependientes. La edad adulta se acompaña de
ma de entender la salud: de ser definida como cu-
diversos cambios estructurales y funcionales que
ra de enfermedades, se integró la noción de un es-
pueden vulnerar la salud. Los inadecuados esti-
tado de completo bienestar físico, mental y social.
los de vida modernos y la creciente presencia de
En este contexto, los estudios de la salud han
enfermedades no transmisibles, conocidas como
evolucionado incorporando elementos, como
enfermedades crónico-degenerativas, entre las
desaceleración del crecimiento poblacional, dis-
que destacan la diabetes, la hipertensión, la obesi-
minución de la fecundidad, incremento de la es-
dad central y las dislipidemias, se han convertido
peranza de vida y predominio de enfermedades
en temas cruciales en los estudios experimentales
no transmisibles como principal causa de muerte.
y clínicos, debido a que se encuentran entre los
De esta forma, se han introducido conceptos co-
principales factores de riesgo de enfermedades
mo los de transición demográfica, transición epi-
cardiovasculares, cerebrovasculares (infartos, em-
demiológica y transición en salud. Si bien este úl-
bolias, trombosis), procesos demenciales y morta-
timo prevalece en las últimas décadas, todos ellos
lidad de la población adulta.1
han sido la base para una nueva aproximación conocida con este último nombre.
La magnitud de cambios durante la edad adulta y el nivel de funcionalidad e independencia para
Informe sobre la situación mundial de las enfermedades no transmisibles 2010. Resumen de orientación, OMS, Ginebra, 2011, pp.
1-9, http://goo.gl/NiOQ1u, consultado en septiembre de 2014.
1
Profesora e investigadora, Facultad de Psicología, UAEM
Profesora e investigadora, Facultad de Farmacia, UAEM
inventio 3 3
realizar actividades cotidianas, sustentados ambos
medad vascular, el cual inició una nueva forma de
por un buen desempeño cognitivo, son claves pa-
entender las enfermedades y la salud.2
ra diferenciar la salud de la patología. De esta for-
Los factores de riesgo trascienden de la esfera
ma, la identificación temprana de los factores de
neurofisiológica a la esfera cognitiva y afectiva; su
riesgo que afectan la salud es indispensable para
presentación se da de forma aditiva y progresiva.
prevenir enfermedades y contribuir a la calidad de
Cuantos más factores de riesgo se presenten en
vida de la población que envejece.
un individuo, mayor será la probabilidad de sufrir
Ante estos hallazgos, este artículo presenta
un problema vascular; de ahí su denominación
una breve revisión de los principales factores de
como “factores de riesgo vascular”. Estos factores
riesgo que desencadenan las enfermedades más
de riesgo se han clasificado en factores de riesgo
comunes en la edad adulta, las enfermedades
biológico no modificables (sexo, edad); factores
crónico-degenerativas, caracterizadas por un len-
genéticos (antecedentes familiares); factores de
to desarrollo y por ocasionar altos costos para el
riesgo biológico modificables (obesidad y so-
sector salud. Asimismo, se describe el papel de los
brepeso, hiperglucemia o diabetes, hipertensión
procesos cognitivos como facilitadores del des-
y colesterol total en sangre); factores de riesgo
empeño de actividades a lo largo de la vida y de la
conductuales (tabaquismo, dieta no saludable,
autonomía individual, lo cual favorece el desarro-
sedentarismo y alcoholismo), así como factores
llo de un envejecimiento saludable.
de riesgo socioambientales (condiciones económicas, políticas y sociales, como nivel de ingreso
Factores de riesgo
económico, educación, acceso a servicios de salud
El concepto de factor de riesgo redefine la partici-
y medicación).
pación de elementos que contribuyen en la ins-
Entre los factores de riesgo vascular existen
talación de una alteración o enfermedad. La pre-
condiciones que preceden a la enfermedad, man-
sencia de un factor que puede causar daño en el
tienen con ella una significativa correlación esta-
organismo no implica que producirá deterioro en
dística y poseen un gran poder predictivo. De esta
todos los casos, sino que la probabilidad de daño
forma, se ha establecido un índice predictivo, co-
es mayor si ese factor se presenta.
nocido como índice aterogénico,3 el cual es resul-
Este concepto fue introducido en 1948 por el
tado de la relación entre los niveles de colesterol
grupo de Framingham para el estudio de la enfer-
total en el organismo y el colesterol HDL o lipopro-
Sied S. Mahmood, Daniel Levy, Ramachandran S. Vasan y Thomas J. Wang, “The Framingham heart study and the epidemiology
of cardiovascular disease: a historical perspective”, The Lancet, vol. 383, núm. 9921, 2014, pp. 999-1008.
3
Sidney C. Smith, Emelia J. Benjamin, Robert O. Bonow, Lynne T. Braun, Mark A. Creager, Barry A. Franklin, Raymond J. Gibbons,
Scott M. Grundy, Loren F. Hiratzka, Daniel W. Jones, Donald M. Lloyd-Jones, Margo Minissian, Lori Mosca, Eric D. Peterson, Ralph L.
Sacco, John Spertus, James H. Stein y Kathryn A. Taubert, “AHA/ACCF secondary prevention and risk reduction therapy for patients
with coronary and other atherosclerotic vascular disease: 2011 update. A guideline from the American Heart Association and
American College of Cardiology Foundation”, Circulation, vol. 124, 2011, pp. 2458-2473.
2
3 4 inventio
NARRACIONES
DE CIENCIA Y TECNOLOGÍA
teínas de alta densidad, lo que permite calcular el
similares a los que presentan los procesos patoló-
riesgo de sufrir ateroesclerosis, como consecuen-
gicos de envejecimiento, como las demencias. El
cia de la formación de placa de ateroma, principal
envejecimiento cerebral y los cambios en las fun-
deterioro del sistema vascular y de discapacidad
ciones cognitivas se inician alrededor de los trein-
funcional.
ta años de edad, con la disminución cotidiana de
En lo que respecta a México, estudios sobre
células nerviosas.
la carga global de enfermedad mostraron que,
A medida que se envejece, los diversos factores
para 2010, los factores asociados con la discapa-
relacionados con el desgaste general de los órga-
cidad se incrementaron un 10% en comparación
nos y sistemas, que van desde la reserva funcional
con 1990. Dentro de las causas más frecuentes de
y cognitiva del individuo, el estado cerebral, la do-
muerte en adultos se encuentran la diabetes me-
tación genética, el nivel de escolaridad, el grado
llitus, las enfermedades isquémicas del corazón,
de adaptación durante su vida, las enfermedades
las enfermedades crónicas del hígado, así como la
con repercusión cerebral, hasta las alteraciones
enfermedad cerebrovascular. Estas enfermedades
sensoriales, son en su conjunto fundamentales
son responsables del 64.7% del total de muertes
para garantizar la autonomía e independencia en
prematuras y de 64.5% de años de vida perdidos
la edad adulta.
por discapacidad, lo cual evidencia un perfil de salud caracterizado por la presencia de padecimien-
Funcionamiento cognitivo y envejecimiento
tos prolongados, discapacitantes y, en su mayoría,
El aumento en la prevalencia de las enfermedades
coincidentes con otras alteraciones.
etario-dependientes y el abandono de los estilos
4
En el ámbito global, según la Organización
de vida saludables han favorecido el aumento de
Mundial de la Salud (OMS), la diabetes y el cán-
cambios estructurales y funcionales asociados con
cer ocupan los primeros lugares de prevalencia
el deterioro cognitivo.
en personas adultas, y en el caso de los trastor-
En el nivel cerebral, la atrofia en la edad adul-
nos neuropsiquiátricos en personas mayores de
ta se presenta de forma diferencial entre sus es-
sesenta años, son la depresión, la demencia y el
tructuras.6 La región frontal se encarga de planear,
deterioro cognitivo leve.5
regular y controlar la conducta humana: organiza
El funcionamiento cognitivo en la edad adul-
desde las emociones y la conducta social hasta
ta, se asocia con cambios cerebrales y cognitivos
el pensamiento abstracto, el juicio y la metacog-
Rafael Lozano, Héctor Gómez-Dantés, Francisco Garrido-Latorre, Aída Jiménez-Corona, Julio César Campuzano-Rincón, Francisco Franco-Marina, María Elena Medina-Mora, Guilherme Borges, Mohsen Naghavi, Haidong Wang, Theo Vos, Alan D. Lopez
y Christopher J. L. Murray, “La carga de enfermedad, lesiones, factores de riesgo y desafíos para el sistema de salud en México”,
Salud Pública de México, vol. 55, núm. 6, 2013, pp. 580-594.
5
“10 datos sobre el envejecimiento de la población”, OMS, 2012, http://goo.gl/AJoZwr, consultado en septiembre de 2014.
6
Margaret M. Esiri y Steven A. Chance, “Cognitive reserve, cortical plasticity and resistance to Alzheimer’s disease”, Alzheimer’s
Research and Therapy, vol. 4, 2012, pp. 7-14.
4
inventio 3 5
nición, y es la zona más afectada con el paso de
cerebral en las personas que van envejeciendo, en
los años, junto con la estructura del hipocampo
cómo estos cambios pueden ocasionar un daño
—alrededor de 1.5% anual en promedio. Esta es
neurofisiológico y, en consecuencia, modificacio-
seguida por la región parietal, que participa en la
nes en sus habilidades cognitiva y afectiva.8
orientación; las habilidades numéricas y el cálculo;
Como se mencionó con anterioridad, eviden-
la escritura y la manipulación de objetos, la cual se
cias clínicas y experimentales han demostrado
deteriora con un promedio de 1% anual.
que el riesgo de enfermedades cardiovasculares
Por su parte, la región temporal presenta di-
y cerebrovasculares se asocian con la presencia
ferentes niveles de afectación. Aquí se encuentra
de alteraciones metabólicas comunes, como dia-
el hipocampo, que muestra aproximadamente un
betes, obesidad e hipertensión, las cuales redun-
1% de deterioro anual en personas de cincuenta
dan en deterioro cognitivo y demencia vascular
a setenta años, y un 2% anual en mayores de se-
o de Alzheimer en el mediano y corto plazos. De
tenta años. De ahí que alrededor de los ochenta
ahí que algunos estudiosos hayan introducido los
años disminuya una tercera parte de corteza ce-
conceptos de deterioro cognitivo vascular y dete-
rebral. En particular, las regiones temporales e
rioro cognitivo metabólico, que involucran déficits
hipocampales representan un factor importante
cognitivos específicos, relacionados con el riesgo
en cuestión de funcionalidad, pues es ahí donde
de enfermedades vasculares.9
7
la memoria integra sus funciones de recuperación
Recientes estudios han demostrado que el
de información y adquiere nuevos aprendizajes.
riesgo vascular y el deterioro cognitivo son evi-
Con tal motivo, la pérdida de funcionalidad de
dentes en adultos cada vez más jóvenes, que se
esta estructura favorece la instalación de un tras-
encuentran entre cuarenta y cuarenta y cinco
torno cognitivo mayor (“demencia”). En cuanto a
años de edad. El Estudio Mundial de Carga Global
la región occipital, no presenta cambios significa-
de Enfermedades, Lesiones y Factores de Riesgo
tivos antes de los ochenta años.
2010 reveló que el accidente cerebrovascular es la
Estos hallazgos han conducido a investigado-
segunda causa de muerte en el mundo,10 y que si
res a estudiar los cambios estructurales en el nivel
bien es cierto que las tasas promedio de mortali-
Chet C. Sherwood, Adam D. Gordon, John S. Allen, Kimberley A. Phillips, Joseph M. Erwin, Patrick R. Hofy y William D. Hopkins,
“Aging of the cerebral cortex differs between humans and chimpanzees”, Proceedings of the National Academy of Sciences of the
United States of America, vol. 108, 2011, pp. 13029-13034.
8
Behnam Sabayan, Jacobijn Gussekloo, Wouter de Ruijter, Rudi G. J. Westendorp y Anton J. M. de Craen, “Framingham stroke risk
score and cognitive impairment for predicting first-time stroke in the oldest old”, Stroke, vol. 44, núm. 7, 2013, pp. 1866-1871.
9
Francesco Panza, Vincenzo Solfrizzi, Giancarlo Logroscino, Stefania Maggi, Andrea Santamato, Davide Seripa y Alberto Pilotto,
“Currente epidemiological approaches to the metabolic-cognitive syndrome”, Journal of Alzheimer’s Disease, vol. 30, 2012, pp. 31-75.
10
Valery L. Feigin, Mohammad H. Forouzanfar, Rita Krishnamurthi, George A. Mensah, Myles Connor, Derrick A. Bennett, Andrew
E. Moran, Ralph L. Sacco, Laurie Anderson, Thomas Truelsen, Martin O’Donnell, Narayanaswamy Venketasubramanian, Suzanne
Barker-Collo, Carlene M. M. Lawes, Wenzhi Wang, Yukito Shinohara, Emma Witt, Majid Ezzati, Mohsen Naghavi y Christopher Murray,
“Global and regional burden of stroke during 1990-2010: findings from the Global Burden of Disease Study 2010”, Lancet, vol. 383,
núm. 9913, 2014, pp. 245-255.
7
3 6 inventio
NARRACIONES
DE CIENCIA Y TECNOLOGÍA
dad por edad de los accidentes cerebrovasculares
De esta forma, la interacción de variables como
han disminuido en todo el mundo en las últimas
el aumento en la esperanza de vida, el incremento
dos décadas, el número absoluto de personas
de las enfermedades vasculares y los inadecuados
que sobreviven a un accidente cerebrovascular,
estilos de vida, requiere de un minucioso análisis
las muertes relacionadas y la carga global de en-
que permita diagnosticar e intervenir oportuna-
fermedad cerebrovascular en general es grande
mente en la detección de cambios en el funciona-
y estas se presentan en población cada vez más
miento cognitivo y afectivo, los cuales favorecen
joven, disminuyendo la capacidad cognitiva y la
el envejecimiento saludable.
autonomía y favoreciendo la presencia de estados
de ánimo depresivos, alteraciones que afectan la
Envejecimiento saludable o exitoso
calidad de vida.
La Organización para la Cooperación y el Desarrollo
Con la edad, las alteraciones metabólicas, los
Económicos (OCDE) considera que el incremento
padecimientos vasculares, los procesos demen-
de la longevidad en México es lento e inferior en
ciales y los trastornos del afecto y de la cognición,
relación con otras naciones, debido a la presencia
son afecciones que tienen en común una reper-
de comportamientos nocivos para la salud como
cusión desfavorable sobre la funcionalidad y la
malos hábitos de nutrición, obesidad y estados de-
autonomía del individuo. El deterioro cognitivo y
presivos, que llevan al aumento de las tasas de mor-
el estado depresivo son, a nivel global, la condi-
tandad por diabetes, enfermedades cardiovascula-
ción más discapacitante en la vejez, más aún que
res y cerebrovasculares, y procesos demenciales.11
la atrofia motora. Se ha planteado que la capa-
La presencia de discapacidad derivada de estos
cidad de adaptación a los cambios que ocurren
padecimientos conduce de manera significativa al
durante el envejecimiento promueve el manteni-
aislamiento y la dependencia. En este sentido, uno
miento óptimo de las actividades de la vida diaria,
de los retos más importantes de la sociedad actual
principalmente instrumentales, que requieren de
es lograr un envejecimiento saludable y una espe-
habilidades de mayor complejidad para su ejecu-
ranza de vida libre de discapacidad, tanto física
ción, por ejemplo, tomar medicamentos, dialogar
como cognitivo-afectiva.
con coherencia o manejar dinero; actividades que
Se han propuesto diferentes paradigmas de en-
se consideran fundamentales para el manteni-
vejecimiento óptimo: envejecimiento saludable o
miento de la función normal de adultos mayores,
envejecimiento activo, y envejecimiento con éxito.
tanto en el hogar como en la comunidad, por lo
La OMS define el primero como el proceso de op-
que su conservación puede ser considerada co-
timización de las oportunidades de salud, partici-
mo un buen indicador de capacidad funcional,
pación y seguridad, con el fin de mejorar la calidad
independencia y calidad de vida.
de vida en la medida que las personas envejecen.12
“México debe combatir el aumento de la obesidad, asegura la OCDE”, http://goo.gl/6wZBtQ, consultado en septiembre de 2014.
OMS, Grupo Orgánico de Enfermedades No Transmisibles y Salud Mental, Departamento de Prevención de las Enfermedades
No Transmisibles y Promoción de la Salud, Envejecimiento y Ciclo Vital, “Envejecimiento activo: un marco político”, Revista Española
de Geriatría y Gerontología, vol. 37, núm. 2, pp. 74-105.
11
12
inventio 3 7
Para lograr este tipo de envejecimiento contribu-
cognitivo, sino conservando la estructura cogniti-
yen determinantes personales (biología y genética,
va multidimensional que permita al adulto mayor
factores psicológicos); conductuales (tabaquismo,
mantener una conexión social, preservar el propó-
actividad física, alimentación sana, salud bucal,
sito de la actividad, la capacidad para funcionar de
alcoholismo, cumplimiento terapéutico); sociales
manera independiente, la recuperación funcional
(apoyo social, violencia y abuso, educación y alfa-
de enfermedades y lesiones, y hacer frente a défi-
betización); económicos (ingresos, protección so-
cits cognitivos residuales.14
cial, trabajo), así como el entorno físico (seguridad
El envejecimiento cognitivo exitoso combina
de la vivienda, caídas, agua limpia, aire puro y ali-
dominios cognitivos que incluyen no solo capaci-
mentos sanos), servicios sociales (promoción de la
dades neuropsicológicas, como la memoria y fun-
salud y prevención de enfermedades, atención de
ciones ejecutivas (planeación, inhibición y toma de
la salud mental, entre otros), además de la cultura.
decisiones), sino también construcciones psicoló-
El concepto de envejecimiento con éxito es un
enfoque multidimensional en el que se aspira a
gicas, como el afrontamiento y la autoeficacia, que
determinan un envejecimiento con calidad.
un equilibrio en el bienestar mental, físico y social,
Algunos estudiosos han descrito la estimula-
es decir, un estado funcional general óptimo. En
ción cognitiva, el estilo de vida activo, la estimu-
este sentido, el funcionamiento físico óptimo, el
lación social mediante la participación en redes
desempeño cognitivo alto, la participación social
sociales, la higiene del sueño y la actividad física
y el afecto positivo son necesarios para lograr un
como factores positivos relacionados con enveje-
envejecimiento saludable y exitoso.
cimiento cognitivo exitoso, mientras que un estilo
13
Dentro del envejecimiento, el nivel de funcio-
de vida sedentario, mala alimentación, estrés cró-
nalidad es fundamental debido a su impacto en
nico y depresión, aislamiento social, mala salud,
todas las esferas de la vida. En los adultos mayo-
abuso de sustancias y baja escolaridad serían fac-
res, el funcionamiento cognitivo puede ir desde
tores negativos.
la conservación óptima de habilidades hasta una
La salud y la calidad de vida están influencia-
disminución anormal severa que lleve a la apari-
das por el estilo de vida, lo cual podría favorecer
ción de una demencia.
la toma de decisiones y beneficiar la cognición y el
En un envejecimiento cognitivo óptimo, no se
bienestar general. Las metas de salud impuestas a
trata de envejecer con la ausencia de deterioro
uno mismo y los planes y estrategias para realizar-
Rocío Fernández-Ballesteros García, Mª Dolores Zamarrón Casinello, Mª Dolores López Bravo, Mª Ángeles Molina Martínez,
Juan Díez Nicolás, Pilar Montero López y Rocío Schettini del Moral, “Envejecimiento con éxito: criterios y predictores”, Psicothema,
vol. 22, núm. 4, 2010, pp. 641-647.
14
Colin A. Depp, Alexandria Harmell y Ipsit V. Vahia, “Successful cognitive aging”, Current Topics in Behavioral Neurosciences, vol. 10,
2012, pp. 35-50.
15
Albert Bandura, “Health promotion by social cognitive means”, Health, Education & Behavior, vol. 31, núm. 2, 2004, pp. 143-164.
13
3 8 inventio
NARRACIONES
DE CIENCIA Y TECNOLOGÍA
los son elementos importantes en la prevención
individual o la historia de vida.16 Esto pone en
de enfermedades. En este sentido, se ha mencio-
evidencia que la capacidad cognitiva puede estar
nado que la autoeficacia percibida es fundamen-
influenciada por la percepción de las capacida-
tal para elevar o disminuir la motivación que per-
des y habilidades que se han construido social e
mite llevar a cabo una acción.
individualmente.
Los factores que se han relacionado con el área
Algunos investigadores proponen la existencia
cognitivo-afectiva y la personalidad son el control
de diferencias entre poseer conocimientos y habi-
y la percepción del control (autoeficacia), los estilos
lidades y la manera en que estas son utilizadas en
de afrontamiento del estrés, la adversidad, la de-
un momento específico, por lo que la realización
15
presión, la participación y la productividad social.
de una tarea depende no solo de conocimientos,
Se ha demostrado que la autoeficacia inter-
sino también de la confianza percibida para llevar-
viene en la conservación de las capacidades cog-
la a cabo. En los adultos mayores, la percepción
nitivas y predice el logro de un envejecimiento
de autoeficacia es importante para la realización
con éxito. Se ha analizado también la relación
óptima de actividades de la vida diaria. Asimismo,
entre rendimiento cognitivo y realización de ac-
la red de apoyo es un factor que puede influir en
tividades cotidianas complejas en adultos ma-
esta percepción. El medio que rodea al adulto ma-
yores de sesenta y cinco años, en la que se ha
yor favorece el desarrollo de creencias negativas o
observado la implicación de múltiples procesos
positivas en relación con su funcionamiento cog-
tanto cognitivos como no cognitivos. A medida
nitivo y físico.17
que estos procesos pierden eficacia, las personas
Desde el punto de vista cognitivo, el desem-
experimentan mayores dificultades para resolver
peño de la memoria en adultos mayores se afecta
una tarea, por ejemplo, al evaluar en adultos ma-
por las creencias de autoeficacia, determinando
yores cómo elaborar una receta de cocina o llevar
en gran medida su participación en actividades
el control de su medicación, se observó la partici-
de tipo recreativo. Aquellas personas con una ex-
pación de diferentes dominios cognitivos, como
pectativa de desempeño alta en tareas de memo-
capacidad de memoria de trabajo, razonamiento
ria se involucran más en acciones como lectura y
inductivo, flexibilidad cognitiva y planificación
análisis de libros o periódicos, mirar la televisión,
de tareas, así como factores no cognitivos, como
ir al cine o al teatro, participar en juegos de me-
el contexto social, la motivación y la experiencia
sa o participar en grupos sociales, lo que favorece
Carolina Feldberg y Dorina Stefani, “Autoeficacia y rendimiento en memoria episódica verbal, y su influencia en la participación
social de las personas de edad”, Anales de Psicología, vol. 23, núm. 2, 2007, pp. 282-288.
17
María del Refugio Acuña-Gurrola y Ana Luisa González-Celis-Rangel, “Autoeficacia y red de apoyo social en adultos mayores”,
Journal of Behavior, Health & Social Issues, vol. 2, núm. 2, 2010, pp. 71-81.
18
Bruce R. Reed, Dan Mungas, Sarah Tomaszewski Farias, Danielle Harvey, Laurel Beckett, Keith Widaman, Ladson Hinton y
16
inventio 3 9
la generación de mecanismos psicológicos que
procesamiento y la memoria de trabajo en aque-
promueven la plasticidad cerebral y fortalecen la
llas personas que lo realizan en comparación con
reserva cognitiva.
las que tienen un estilo de vida sedentario, sin im-
18
Por el contrario, las representaciones mentales
portar la edad de inicio de la actividad física. Estos
negativas pueden influir en el proceso de enve-
beneficios parecen encontrarse en el nivel del sis-
jecimiento por medio de autoatribuciones nega-
tema vascular, y contribuyen a disminuir o retrasar
tivas, dependencia autoinducida o indefensión
procesos que alteran su funcionamiento y que, de
aprendida. Por ello, estas representaciones pue-
manera progresiva, podrían llevar a disminuir la
den ser un factor de riesgo para la disminución del
oxigenación e hipoxia, promoviendo el deterioro
desempeño en las actividades diarias, y tener un
cognitivo en el envejecimiento.19
impacto negativo en la salud, la calidad del fun-
Estudios realizados con animales y humanos
cionamiento cognitivo y la esperanza de vida. No
muestran que la actividad física mejora la función
es lo mismo reconocer las limitaciones motoras y
cognitiva y reduce la atrofia cerebral o neuro-
el desgaste funcional por la edad que negarse la
degeneración, particularmente en el hipocampo,
oportunidad de realizarlas mediante un ajuste en
estructura clave para la memoria y el aprendizaje.
las capacidades. Envejecimiento no es sinónimo
El ejercicio físico también se ha asociado con dis-
de enfermedad o discapacidad; es más bien una
minución en el riesgo de presentar enfermedad
etapa de ajuste de capacidades.
de Alzheimer u otras demencias en adultos ma-
Otro aspecto fundamental para el envejeci-
yores de sesenta y cinco años. Asimismo, es un
miento saludable es la actividad física. Sus bene-
factor protector potencial al brindar beneficios
ficios también se han asociado con la autoeficacia,
psicosociales, combatiendo la depresión y la an-
la autoestima, el afecto positivo y la satisfacción
siedad y favoreciendo la autoestima, la autoefica-
con la vida.
cia y la cohesión social.20
La práctica de ejercicio favorece la función
En este contexto, distintos investigadores de
cognitiva, de manera particular la velocidad de
la Universidad Autónoma del Estado de Morelos
Charles DeCarli, “Measuring cognitive reserve based on the decomposition of episodic memory variance”, Brain, vol. 133, 2010,
pp. 2196-2209.
19
Nicola T. Lautenschlager, Kay L. Cox, Leon Flicker, Jonathan K. Foster, Frank M. van Bockxmeer, Jianguo Xiao, Kathryn R.
Greenop y Osvaldo P. Almeida, “Effect of physical activity on cognitive function in older adults at risk for alzheimer disease. A
randomized trial”, JAMA, vol. 300, núm. 9, 2008, pp. 1027-1103.
20
Sara M. Gregory, Beth Parker y Paul D. Thompson, “Physical activity, cognitive function, and brain health: what is the role of
exercise training in the prevention of dementia?”, Brain Sciences, vol. 2, 2012, pp. 684-708.
4 0 inventio
NARRACIONES
DE CIENCIA Y TECNOLOGÍA
(UAEM), de las áreas de la salud (psicología, farma-
efectos de la actividad física y la autoeficacia en el
cia y enfermería), hemos participado en estudios y
envejecimiento cognitivo exitoso.
actividades encaminadas a formar recursos huma-
Sin embargo, estos esfuerzos son mínimos
nos, y a analizar y obtener conocimientos y progra-
comparados con la magnitud del dilema: incre-
mas que incidan en el diagnóstico, tratamiento y
mento en la esperanza de vida versus disminución
prevención de los diferentes factores de riesgo que
en la calidad de vida. Por ello, se requiere ampliar
limitan el envejecimiento saludable y exitoso. Has-
los esfuerzos para la realización de estudios siste-
ta el momento se han realizado acciones y obteni-
matizados, multidisciplinarios y transdisciplinarios
do resultados en caracterización bioquímica y mo-
que contribuyan a disminuir la interacción de fac-
lecular de alteraciones metabólicas en población
tores de riesgo, los inadecuados estilos de vida, el
universitaria; intervención hospitalaria en pobla-
incremento de las enfermedades vasculares y el
ción ambulatoria con diabetes e hipertensión; un
aumento en la presencia de deterioro cognitivo en
programa piloto de intervención multidisciplinaria
la población adulta, como una necesidad urgente
de estilos de vida saludable en población universi-
para la detección oportuna de los cambios fisioló-
taria con alteraciones metabólicas; el desempeño
gicos, cognitivos y afectivos que vulneran la salud
cognitivo y rendimiento académico en adolescen-
y la funcionalidad durante el acelerado crecimien-
tes con sobrepeso y obesidad; análisis de factores
to de la población que envejece, así como para la
de riesgo vascular y desempeño cognitivo en adul-
modificación de estigmas sociales de discapacidad
tos jóvenes asintomáticos, y caracterización de los
en torno a los adultos mayores y el envejecimiento.
inventio 4 1
Líneas negras (díptico). Encáustica/tela, 160 X 160 cm, 2005
4 2 inventio
C R Í T I C A Y A RT I F I C I O S
El estudio de la fotografía
en dispositivos móviles
Jacob Bañuelos Capistrán
L
a trayectoria epistemológica en torno al estudio de la fotografía, desde su aparición hasta nuestros días, ha evolucionado en diversas direcciones y ha encontrado bases metodológicas en busca de conocimiento a partir de diferentes disciplinas. Dichas bases han sido en unas ocasiones complementarias y en otras se han
centrado únicamente en la descripción de una evolución histórica, técnica o estética,
mediante el registro de hechos relevantes y la exaltación de algunos hechos y autores
bajo criterios historiográficos o museísticos.
Sin embargo, la evolución histórica a la que asis-
consumo y socialización fotográfica esparcida en
te la fotografía exige nuevas formas de aproxima-
vastos escenarios, a manera de constelaciones vi-
ción para su estudio, a partir de perspectivas epis-
suales, y conforma arborescentes “comunidades
temológicas diversas, híbridas e interdisciplinarias,
de datos de imagen” (imagined data communities),
que posibiliten un abordaje más preciso y amplio
mediante narrativas discontinuas, simultáneas,
desde criterios, conceptos y metodologías más per-
ubicuas y en tiempo real.1
tinentes, ante el estallido fenomenológico del hecho fotográfico en el nuevo paradigma visual.
El paradigma visual contemporáneo está conformado por una poderosa amalgama tecnocultu-
En el presente ensayo se explora la coexisten-
ral expresada en la fórmula cámara + celular + in-
cia de cuatro perspectivas epistemológicas abier-
ternet + apps + gps + realidad aumentada + redes
tas, híbridas y no excluyentes para el estudio de
sociales. Esta amalgama se alimenta, aprende y ex-
la fotografía móvil dentro del marco de un nuevo
perimenta con cada segundo que avanza la tecno-
paradigma de la imagen. Estas son la perspectiva
logía, la industria, la economía de la imagen, la con-
histórica tecnoindustrial, la tecnoestética, la filo-
versación y la socialización visual mediante redes.
sófico-sociocultural y la antropológica.
Facebook alberga más de 250 mil millones de
El nuevo paradigma visual en el que se inserta
imágenes, cuatro mil fotos cada segundo y 350
la imagen, transforma vertiginosamente el con-
millones de fotos cada día.2 Instagram tiene dos-
texto contemporáneo de producción, circulación,
cientos millones de usuarios activos por mes de
Nadav Hochman, Imagined data communities, 2014, p. 3., http://goo.gl/itxTXS, consultado en junio de 2014
A focus on efficiency. A white paper of Facebook, Ericsson and Qualcomm, Internet.org, septiembre de 2013, p. 6, http://goo.gl/
qL3w6h, consultado en junio de 2014.
1
2
Profesor e investigador, Escuela de Humanidades y Ciencias Sociales, Instituto Tecnológico de Estudios
Superiores de Monterrey (ITESM)
inventio 4 3
los cuales 65% son de fuera de Estados Unidos,
Perspectiva histórica tecnoindustrial
veinte billones de fotos en línea, 1.6 billones de
Dentro del marco del contexto contemporáneo,
likes diarios y sesenta millones de fotos compar-
resulta inútil plantearse una historiografía de la
tidas cada día.
fotografía de la manera tradicional, tal como se
3
Cerca del 80% de la población mundial tiene
realizó durante los siglos XIX y XX. De este mo-
un celular, del cual solo un billón usa un smartpho-
do, surgen las preguntas de cómo se va a contar
ne y tiene acceso a internet. En México tenemos
la historia de la fotografía en y del siglo XXI, y si
63 millones de usuarios de móviles, de los cuales
será necesaria una historia de la fotografía para
solo quince millones tienen un smartphone, con
el siglo XXI.
una población estimada en cerca de 120 millones
de habitantes.
Nunca antes pudimos ver tantos y tan buenos
fotógrafos en los niveles global y local, pero ¿será
En el contexto contemporáneo existe un esta-
viable una historia de la fotografía abordada me-
llido fotográfico, gráfico y videográfico que plan-
diante los principios epistemológicos que se em-
tea nuevos retos epistemológicos en la era de la
plearon en el siglo XX, mismos que fueron hereda-
imagen conversacional, los ambientes móviles,
dos de la historia de la pintura?
las comunidades de datos, la imagen hipermedia
Susan Bright representa una línea epistemo-
—hipertélica—, la construcción del hiperego y la
lógica heredada de los curadores e historiadores
expansión del metaverse.
tradicionales, salvando las enormes distancias
En los siguientes apartados se expone un reco-
temporales y conceptuales, como Helmut Gerns-
rrido por las perspectivas epistemológicas domi-
heim, Beaumont Newhall, Michel Frizot y, en habla
nantes a lo largo de la historia de la fotografía. Los
hispana, Publio López Mondejar, Marie-Loup Sou-
textos o estudios citados se han elegido porque
gez, Rosa Casanova y Olivier Debroise.4
representan claramente una perspectiva o una su-
Pero la pregunta sigue en el aire: ¿cómo contar
ma de perspectivas. No obstante, esta revisión no
la historia de la fotografía en el siglo XXI? Nacen
pretende ser exhaustiva, sino solo representativa
nuevas fórmulas curatoriales centradas en los gus-
de las diversas tendencias epistemológicas.
tos de los usuarios, por ejemplo, el poder del like, el
“Our story. A quick walk through our history as a company”, Instagram, http://instagram.com/press/, consultado en junio de
2014.
4
Newhall Beaumont, Historia de la fotografía, Gustavo Gili, Barcelona, 1985; Michel Frizot, El imaginario fotográfico, UNAM/Almadía/Fundación Televisa/Conaculta/Embajada de Francia, México DF, 2009; Publio López Mondejar, La fotografía como fuente de
memoria, Lunwerg, Madrid, 2008; Marie-Loup Sougez, Historia de la fotografía, Cátedra, Madrid, 2011; Marie-Loup Sougez, Diccionario historia de la fotografía, Cátedra, Madrid, 2009; Rosa Casanova, Mirada y memoria. Archivo fotográfico Casasola: México 1900-1940,
Turner, Madrid, 2002; Olivier Debroise, Fuga mexicana. Un recorrido por la fotografía en México, Gustavo Gili, Barcelona, 2005.
3
4 4 inventio
C R Í T I C A Y A RT I F I C I O S
cual se impone sobre el “sentido común” historio-
diversas perspectivas analíticas, centradas en tres
gráfico. Justin Bieber, por mencionar un caso, pasa
escenarios: histórico, teórico y creativo.8 Ahí, diver-
a la historia de Instagram por ser el superusuario
sos autores reflexionan sobre el tema desde varios
numerario más grande del mundo, capaz de llevar
puntos de partida. Se trata de un experimento de
esta red al punto del colapso por varios minutos,
investigación abierto que ha resultado altamente
dada la afluencia de usuarios dando likes. ¿Justin
enriquecedor para avanzar en la experimentación
Bieber representa la historia de la fotografía en los
epistemológica sobre el tema.
albores del siglo XXI?
Para Philippe Dubois, en relación con la pre-
Perspectiva tecnoestética
gunta de este apartado, hay dos temas centrales;
La perspectiva tecnoestética contempla dos as-
el primero es el acto fotográfico, título de su gran
pectos básicos. En primer lugar, el impacto de la
obra, y a raíz de ella, aparece el segundo, el cual
tecnología fotográfica sobre la estética visual, y en
es cómo abordar la investigación en fotografía en
segundo lugar la investigación sobre los discursos
el contexto actual. En palabras tajantes, Dubois
estéticos propiamente dichos, independientes de
ha declarado que su libro ya no sirve para enten-
su origen tecnológico. Las preguntas son: ¿cómo
der la fotografía en el momento actual. Ya no es
es el impacto del nuevo paradigma tecnocultural
necesario investigar una epistemología de la na-
sobre la estética fotográfica y cómo abordar su
turaleza fotográfica y, por lo tanto, el estudio de
investigación?, ¿cómo abordar la investigación so-
la fotografía deberá centrarse en las experiencias
bre los discursos estéticos contemporáneos de la
que esta suscita.
fotografía móvil?
5
6
En el marco de la fotografía móvil existen
En este sentido, encontramos los interesantes
aproximaciones emergentes, como el interesante
análisis de William J. Mitchell, Stefan Iglhaut et al.,
abordaje que hace Colorado en su libro Instagram:
Martin Lister, Fred Ritchin, Jonathan Lipkin, Lev
el ojo del mundo, en el que revisa la evolución de
Manovich, Joan Fontcuberta y Stephanie Roberts,
esta red visual a través de sus hitos, usos y actores
quienes analizan las transformaciones estéticas de
más relevantes desde su aparición.
la fotografía a raíz de sus cambios tecnológicos, al-
7
Recientemente publicamos el libro Fotogra-
gunos con más o menos tintes sociológicos, histo-
fía y dispositivos móviles, investigación en la cual
ricistas e incluso filosóficos. Estos autores reflexio-
empleamos una metodología abierta para abor-
nan desde una perspectiva estética, relacionada
dar el fenómeno de la fotografía móvil a partir de
con la producción tecnoartística, sobre las tenden-
7
8
5
6
Philippe Dubois, El acto fotográfico, Paidós, Barcelona, 1986.
Comunicación personal, 14 de junio de 2012.
Óscar Colorado, Instagram: el ojo del mundo, OscarEnFotos Publishing, México DF, 2014.
Jacob Bañuelos y Francisco Mata, Fotografía y dispositivos móviles, ITESM/Porrúa Print, México DF, 2014.
inventio 4 5
cias y estrategias creativas en autores, colectivos y
de tiempo/espacio). El modelo de análisis permite
entornos tecnológicos de expresión visual.
visualizar y analizar patrones socioculturales a es-
9
Destacamos el trabajo, mucho más reciente,
cala global y patrones a escala individual.
de Manovich y Hochman, Software Studies Ini-
De acuerdo con Manovich, se requieren nue-
tiative, en particular dos proyectos ejemplares:
vas herramientas y métodos de investigación para
Phototrails y Selfiecity. En Phototrails aplican
un análisis adecuado de este cambio de paradig-
técnicas de análisis informacional para estudiar
ma: “Las metas para las humanidades digitales en
millones de fotografías publicadas en Instagram,
el análisis de los medios interactivos serán diferen-
con técnicas de visualización mediática (media vi-
tes, para entender cómo las personas construyen
sualization techniques). Parten de una muestra de
significados de sus interacciones, y cómo su desa-
2.3 millones de fotos de trece ciudades del mun-
rrollo social y experiencias culturales están media-
do, para analizar patrones de comportamiento de
dos por el software”.13
10
11
12
usuarios, y las imágenes por fecha, localización y
características visuales, como tono, saturación,
Perspectiva filosófico-sociocultural
punto de vista.
En esta perspectiva contemplamos los estudios de
En resumen, los autores aplican ténicas de
análisis de datos (exploring big visual data), me-
corte filosófico y los que poseen una perspectiva
sociocultural, en ocasiones combinados.
diante diversas formas de visualización (all in one
Es imprescindible aquí el acercamiento analí-
visualizations, fecha, localización, características
tico sobre la historia de la fotografía realizado por
visuales), y en múltiples niveles espacio-tempo-
Benjamin en su Pequeña historia de la fotografía14
rales (multi-scale reading, escala planetaria y local
y en Carta de París (2). Pintura y fotografía,15 donde
William J. Mitchell, The reconfigured eye: visual truth in the post photographic era, The MIT Press, Londres, 1992; Hubertus von
Amelunxen, Stefan Iglhaut y Florian Roetzer, Photography after photography: memory and representation in the digital age, Art
Books, Stuttgart, 1997; Martin Lister, La imagen fotográfica en la cultura digital, Paidós, Barcelona, 1997; Martin Lister, “A sack in
the sand: photography in the age of information”, Convergence, vol. 13, núm. 3, 2007, http://bit.ly/1B3rJmW, consultado en abril
de 2010; Fred Ritchin, After photography, W. W. Norton & Company, Nueva York, 2009; Jonathan Lipkin, Photography reborn. Image
making in the digital era, Abrahams Studio, Nueva York, 2005; Lev Manovich, El lenguaje de los nuevos medios de comunicación,
Paidós, Barcelona, 2005; Joan Fontcuberta, La cámara de Pandora. La fotografía después de la fotografía, Gustavo Gili, Barcelona,
2010; Joan Fontcuberta, ¿Soñarán los androides con cámaras fotográficas?, Ministerio de Cultura/La Fábrica, Madrid, 2008; Stephanie Roberts, The art of iPhoneography: a guide to mobile creativity, Pixiq, Canada, 2011.
10
Software Studies Initiative, http://lab.softwarestudies.com/
11
Phototrails, http://phototrails.net
12
Selfiecity, http://selfiecity.net/#
13
“The goals of digital humanities’ analysis of interactive media will be different—to understand how people construct meanings
from their interactions, and how their social and cultural experiences are mediated by software”, Lev Manovich, “The algorithms of
our lives”, citado por Alise Tifentale, “The selfie: making sense of the ‘Masturbation of self-image’ and the ‘Virtual mini-me’”, The
Graduate Center, The City University of New York (CUNY), Nueva York, 2014, p. 16, en Selfiecity, http://goo.gl/g6u05R, consultado
en marzo de 2015.
14
Walter Benjamin, Pequeña historia de la fotografía, en Sobre la fotografía, Pre-Textos, Valencia, 2007 [1931].
15
Walter Benjamin, Carta de París (2). Pintura y fotografía, en Sobre la fotografía, Pre-Textos, Valencia, 2007 [1936].
9
4 6 inventio
C R Í T I C A Y A RT I F I C I O S
hace un notable análisis crítico del impacto de la
tural es la de Roland Barthes, representada por
fotografía desde una perspectiva estética y traza
La cámara lúcida17 y por "Retórica de la imagen",18
un recorrido por las claves histórico-conceptuales
en donde el autor describe la fotografía desde su
que confrontaron al medio con los discursos artís-
experiencia como lector de fotografías. Esta deri-
ticos, específicamente pictóricos, en el momento
vación epistemológica da lugar a una disertación
de su aparición.
filosófico-ensayística que sienta las bases para for-
Benjamin eleva el abordaje histórico a nivel
mular una aproximación al estudio de la imagen
de análisis estético, y este a su vez a una reflexión
desde una semiótica de las pasiones, una estética
sociocultural sobre el impacto de la fotografía en
de las emociones o una pura conciencia espectato-
la sociedad del siglo XIX e inicios del XX. La pros-
rial para referirse al estudio de la imagen sin código
pectiva histórica de Benjamin permite entender
desde una antropología general de los signos.
perfectamente la bisagra histórica, tecnoestética
Como apuntamos más adelante, resulta fun-
y sociocultural que tuvo la fotografía en el mo-
damental recoger la herencia barthesiana sobre la
mento de aparecer, misma que tiene actualmente
conciencia espectatorial en el momento de analizar
la fotografía móvil.
los efectos y características antropológicas de la
Sucede lo mismo con otro texto visionario de
imagen dentro del marco de la fotografía móvil.
Benjamin, titulado La obra de arte en la era de su
Destaca también la obra de Rosalind E. Krauss,
reproductibilidad técnica, el cual sirve para dar fun-
específicamente Lo fotográfico: por una teoría de
damento a las reflexiones contemporáneas sobre
los desplazamientos y La escultura en el campo ex-
la reproductibilidad y la reconfiguración de los
pandido.19 Esta autora trabaja una reflexión que
valores estéticos y culturales de la imagen para el
tiene como punto de partida la filosofía del arte
siglo XX y XXI.
y la estética sobre problemáticas discursivas y es-
16
Para Benjamin, la reproductivilidad acabó con
trategias de creación en diversas formas de repre-
el aura de la obra de arte y hoy adquiere nuevos
sentación dentro del marco crítico de la posmo-
valores, especialmente significativos en el mo-
dernidad, convirtiendo la fotografía en un objeto
mento de investigar las características, efectos y
teórico detonador de múltiples reflexiones.
valores en contexto de la fotografía móvil, la imagen digital y las redes sociales.
Krauss abre los debates posmodernos en el
arte y la fotografía que permiten acercarse al fe-
Sin duda, otra obra paradigmática que tiene
nómeno fotográfico móvil con mayor amplitud
relevancia en la perspectiva filosófico-sociocul-
conceptual. Su herencia es por ello rescatable en
Walter Benjamin, La obra de arte en la era de su reproductibilidad técnica, en Sobre la fotografía, Pre-Textos, Valencia, 2007 [1939].
Roland Barthes, La cámara lúcida, Paidós, Barcelona, 1980.
18
Roland Barthes, “Retórica de la imagen”, Lo obvio y lo obtuso. Imágenes, gestos, voces, Paidós, Barcelona, 1986, p. 29.
19
Rosalind E. Krauss, Lo fotográfico: por una teoría de los desplazamientos, Gustavo Gili, Barcelona, 2012 y Rosalind E. Krauss, La
escultura en el campo expandido, Paidós, Barcelona, 1979.
16
17
inventio 4 7
este contexto: la estética ligada a la política y el
compendio en Lister, La imagen fotográfica en la
análisis de las vanguardias artísticas, la ruptura
cultura digital,22 o en su más reciente “A sack in the
de moldes, el decostruccionismo posestructura-
sand: photography in the age of information”,23 en
lisa, el juego combinatorio, la transgenericidad,
el que elabora un marco teórico sobre las tenden-
la mixtificación, la crítica a los cánones del arte
cias de la fotografía digital contemporáneas. En
modernista, la desmitificación del artista como
la compilación realizada por Joan Fontcuberta en
autor, la reproducción de la obras, el valor mer-
¿Soñarán los androides con cámaras fotográficas? y
cantil, la fotografía como detonador de reflexio-
en La cámara de Pandora,24 encontramos ensayos
nes sobre la naturaleza del arte y su papel en la
más específicos relacionados con la reflexión his-
sociedad de masas.
tórica, tecnológica y filosófica sobre el futuro del
20
Sin duda, debemos incluir la perspectiva se-
medio fotográfico digital.
miótica como parte de una filosofía de los signos
y del lenguaje. Hay mucho que investigar desde
Perspectiva antropológica
el campo de la semiótica visual digital y la socio-
Para trazar un camino en la perspectiva epistemo-
semiósis en las matrices de interacción en la ima-
lógica sobre antropología visual partimos de la
gen digital. No debemos dejar a un lado la base
obra de Hans Belting, Antropología de la imagen,25
epistemológica aportada por autores como A.
en donde sienta las bases para el estudio antro-
J. Greimas, Eco, Dubois, el Grupo μ, Jean-Marie
pológico de la imagen desde tres factores que
Floch, Joly, Zunzunegui, Vilches, Beceyro, sino lle-
considera fundamentales e interrelacionados, los
varlos al campo de la imagen digital, sumados a
cuales son los medios, los soportes y la presencia
otras perspectivas epistemológicas, con el fin de
humana, específicamente el cuerpo.
actualizar sus aportaciones.
21
Belting solo entiende la imagen como un inter-
Paulatinamente, emergen algunos estudios
mediario de los seres humanos, eje de todo estu-
más actuales que aportan datos y resultados es-
dio antropológico. Toma como punto de partida la
pecíficos sobre imagen y fotografía digital, inter-
muerte para entender que la imagen no existe de
acción, socialización y consumo, como el inicial
manera aislada, sino que es una expresión proyec-
Jorge Ribalta, Efecto real. Debates posmodernos sobre fotografía, Gustavo Gili, Barcelona, 2004.
A. J. Greimas, En torno al sentido. Ensayos semióticos, Fragua, Madrid, 1973; Umberto Eco, Tratado de semiótica general, Debolsillo, México DF, 2014 [1976]; Philippe Dubois, El acto…, op. cit.; Grupo µ, Tratado del signo visual, Cátedra, Madrid, 1993; Jean-Marie
Floch, Les formes de l’empreinte, Fanlac, Périgueux, 1986; Marine Joly, La imagen fija, La Marca, Buenos Aires, 2003; Santos Zunzunegui, “Las formas del paisaje. Para una cartografía de la foto de paisaje”, Paisajes de la forma. Ejercicios de análisis de la imagen,
Cátedra, Madrid, 1994; Lorenzo Vilches, Teoría de la imagen periodística, Paidós, Barcelona, 1997.
22
Martin Lister, La imagen…, op. cit.
23
Martin Lister, A sack in the sand…, op. cit.
24
Joan Fontcuberta, ¿Soñarán los androides…?, op. cit. y Joan Fontcuberta, La cámara…, op. cit.
25
Hans Belting, Antropología de la imagen, Katz, Madrid, 2007.
20
21
4 8 inventio
C R Í T I C A Y A RT I F I C I O S
tiva del mundo plagada de significados; la imagen
antropológica y etnográfica se hace cada vez más
como sustituto espiritual de la ausencia.
presente en los estudios sobre fotografía móvil e
El autor distingue dos tipos de imágenes, las
imagen en el contexto del nuevo paradigma visual.
internas y las externas, es decir, las mentales y las
En el plano de la antropología visual también
que adquieren un soporte material. No se puede
merece atención la perspectiva sociosemiótica
hablar de imágenes sin reseñar sus formas mate-
desprendida del análisis de Barthes27 al asociar la
riales, sus medios y soportes. Análoga o digital, la
fotografía con una “pura conciencia espectatoria”,
imagen cobra materialidad y es intertextual. Un
“un hecho antropológico ‘opaco’”, “un mensaje sin
estudio integral incluye el conocimiento de las ca-
código”, que anuncia no el fin sino una mutación
racterísticas formales de la imagen, los medios y
radical de las “economías de la información”, tal y
los seres humanos que se ven contenidos en ellas
como la vivimos actualmente.28
y las usan. El ser humano es el sentido final de una
La fotografía móvil es, de esta manera, una par-
imagen, y no puede ser separada ni del medio ni
te de esta mutación radical de las economías de la
del cuerpo humano interpretante.
información, en donde adquiere nuevos sentidos
Otra fuente epistemológica en el campo de la
instalados en las prácticas espectatoriales. Estas
antropología visual es la obra de Sarah Pink, Doing
prácticas abren un inmenso campo de estudio
visual ethnography, quien sienta las bases para
para la antropología visual desde una semiótica y
una etnografía visual y de la representación. Pink
una estética de las pasiones.
26
propone una epistemología transversal e interdis-
La aportación fundamental que hace Bar-
ciplinaria para la antropología visual para medios
thes,29 en el sentido antropológico, es sin duda
digitales, formas de ver, conocer y mostrar, cons-
el ensanchamiento del hecho fotográfico como
trucción de sentido, clarificando conceptos y pro-
obra en estado activo, el ser humano como prin-
poniendo técnicas específicas en el análisis de la
cipal productor de sentido, como “conciencia es-
fotografía y el video en internet.
pectatorial”, en el cambiante paisaje de valores
Pink considera cuatro dimensiones para el aná-
emocionales y en observar cómo la fotografía
lisis de cualquier objeto visual, las cuales son el
transforma nuestras relaciones con el mundo y
contexto de producción, contexto de circulación y
con nosotros mismos.30
de consumo, contenido y estética de la represen-
El acercamiento antropológico en el estudio so-
tación y materialidad de la imagen. La perspectiva
bre la fotografía móvil resulta fundamental. A ello
28
29
30
26
27
Sarah Pink, Doing visual ethnography, Sage Publications Ltd, Londres, 2014.
Roland Barthes, La cámara…, op. cit.; Roland Barthes, “Retórica …”, op. cit.
Régis Durand, La experiencia fotográfica, SerieVe, México DF, 2012, p. 106.
Roland Barthes, La cámara…, op. cit.; Roland Barthes, “Retórica…”, op. cit., p. 29.
Régis Durand, La experiencia…, op. cit., p. 101.
inventio 4 9
habría que sumar la puesta al día sobre los nuevos
¿cómo se va a contar la historia de la fotografía
valores que adquiere la imagen en el seno del nue-
en y del siglo XXI?, ¿caben este tipo de narrativas
vo paradigma tecnocultural.
en el contexto fotográfico actual?, ¿será necesaria
una historia de la fotografía para el siglo XXI?
Investigación de la imagen digital
Y también estas otras preguntas: ¿cuál es el va-
En este ensayo se hizo una revisión exploratoria de
lor de una imagen digital?, ¿qué atribuye valor a
cuatro perspectivas epistemológicas que se consi-
una fotografía tomada con un dispositivo móvil?,
deran fundamentales al momento de emprender
¿por qué seguimos consumiendo imágenes y qué
una tarea de comprensión, análisis y construcción
nuevos valores les damos?, ¿existe un nuevo valor
de conocimiento en torno a la fotografía móvil y la
aurático en el mundo de la imagen digital?, ¿cuál
imagen digital en el contexto contemporáneo.
es el valor de esta “aura digital”?, ¿estamos ante la
Se considera que con ello es posible proponer
dilusión, disolución o desilusión de la fotografía o
una síntesis epistemológica integrada que permi-
ante una mutación producto de la evolución de
ta abrir caminos en la investigación de la imagen
las economías de la información?
digital en el complejo y cambiante contexto del
paradigma tecnocultural actual.
Proyectos como los de Manovich y Hochman
y Selfiecity, citados anteriormente, abren la posi-
Abordar las problemáticas epistemológicas
bilidad de integrar las diversas perspectivas epis-
para la investigación de la fotografía móvil y la
temológicas aquí exploradas, y constituyen un
imagen digital permitirá encontrar respuestas
ejercicio de investigación ejemplar en el camino
más claras sobre preguntas urgentes que plantea
de la investigación sobre la fotografía móvil en el
la fenomenología del hecho fotográfico cada día:
presente y de cara al futuro cercano.
5 0 inventio
C R Í T I C A Y A RT I F I C I O S
Laurent Jullier y el análisis cinematográfico
contemporáneo
Lauro Zavala
N
os encontramos en la ciudad de Cuer-
cia. El análisis cinematográfico es un método de se-
navaca, con el doctor Laurent Jullier,
lección entre buenos y malos estudiantes.
investigador de la Université de París III,
quien presentó en la Universidad Autónoma del
LZ: ¿Se aplica para todas las carreras de humanida-
Estado de Morelos la conferencia Cine y Artesanía,
des o solo en los estudios sobre cine?
dentro del marco del VII Congreso Internacional de
L J: Se aplica en muchas carreras. Por ejemplo, si
Teoría y Análisis Cinematográfico.
quieres enseñar inglés en las escuelas secundarias,
Laurent Jullier es autor de varios libros sobre
puedes utilizar el análisis de secuencias. Si quieres
teoría y análisis cinematográfico. Conversamos
enseñar francés o español, también puedes selec-
con él sobre dos de estos libros, que tratan espe-
cionar el análisis.
1
cíficamente sobre el análisis cinematográfico y los
métodos de enseñanza: L’analyse de séquences2 y
LZ: Entonces, ¿es para estudios cinematográficos
Lire les images de cinéma.
y de lenguas?
3
L J: Sí.
Lauro Zavala (LZ): ¿Cuál es la importancia del
análisis de secuencias en el sistema universitario
LZ: ¿Y cuáles fueron las circunstancias que provo-
francés?
caron este cambio? Porque anteriormente se lle-
Laurent Jullier (L J): El análisis de secuencias es una
vaba a cabo un examen de admisión con el análi-
herramienta requerida para los concursos escola-
sis de textos escritos.
res, administrativos y académicos, quizá desde hace
L J: En mi opinión, eso está relacionado con la re-
quince años. Por otra parte, también es una carrera
volución digital y quizá con la existencia de la web,
y un método para la aceptación de estudiantes en
y con ello el éxito de youtube. Porque cuando bus-
el sistema escolar de nivel superior. Esto significa
cas en youtube ves secuencias, ya que no quieres
que si se tiene éxito en el análisis de secuencias, se
ver películas completas. Los jóvenes se han acos-
puede ingresar a una de las universidades en Fran-
tumbrado a la noción de los resúmenes cortos, la
Entre otros títulos: ¿Qué es una buena película?, Paidós, Barcelona, 2006 [2002]; El sonido en el cine. Paidós/Cuadernos de Cahiers
du Cinéma, Barcelona, 2007; Analyser un film. De l’émotion a l’interprétation, Flammarion, París, 2012.
2
Laurent Jullier, L’analyse de séquences, Armand Colin, 3ª ed., París, 2011.
3
Laurent Jullier & Michel Marie, Lire les images de cinéma, Larousse, París, 2009.
1
Profesor e investigador, Departamento de Educación y Comunicación, Universidad Autónoma Metropolitana (UAM),
Unidad Xochimilco, y presidente de la Asociación Mexicana de Teoría y Análisis Cinematográfico (Sepancine).
Transcripción y traducción del inglés por Areli Castañeda (Sepancine).
inventio 5 1
noción de síntesis de una totalidad. Actualmente
L J: No. No existe en la televisión, solo existen al-
predomina la preferencia por las ideas simples
gunos tradicionales, con críticos de cine, pero las
con respecto al trabajo de un autor. Esto ocurre en
críticas no son lo mismo que el análisis cinemato-
toda Europa.
gráfico que día a día realizo con mis estudiantes.
Es muy, muy diferente.
LZ: ¿En todas las universidades europeas?
L J: En Italia, por ejemplo; en cambio en Alemania
LZ: Regresando a sus libros, ¿por qué Francia tar-
se exige el análisis de una película completa. Y en
dó tanto tiempo en publicar un libro sobre análisis
Francia, fuera del ámbito académico —por ejem-
cinematográfico? Vemos que su libro Lire les ima-
plo, en la revista Cahiers du Cinéma— los críticos
ges du cinéma se publica originalmente en 2007.
rechazan la noción del resumen, ya que se trata de
Pienso en otras publicaciones francesas que son
una visión corta sobre el trabajo de un autor.
un antecedente lejano, como el manual de análisis
de Marcel Martin, publicado en 1955,4 o el trabajo
LZ: ¿Existe en Francia algún curso de análisis cine-
sobre el lenguaje del cine, de Jean Mitry, publica-
matográfico en el nivel de la educación secundaria?
do en 1980.5
L J: Sí. Cuando está en el nivel de secundaria, el
L J: En efecto, este es el primer libro sobre el estu-
estudiante puede elegir la opción de Cinéma et
dio de las secuencias. Sin embargo, no es el prime-
l’Audiovisuel [El Cine y lo Audiovisual], a la cual
ro sobre análisis cinematográfico. El primer libro
generalmente acuden diez personas del total de
colectivo que se publicó en Francia (Estética del
la matrícula.
cine) fue escrito en 1983 por Michel Marie y Jacques Aumont,6 y trataba sobre el análisis cinema-
LZ: ¿El análisis cinematográfico es enseñado du-
tográfico. No estaba basado en el estudio de las
rante la educación primaria francesa?
secuencias, sino de la película completa.
L J: No, solo algunos maestros recurren a las películas para mostrárselas a sus estudiantes. Pero
LZ: ¿Por qué hasta 2007, siendo que en Estados
esto es realmente excepcional, porque no es obli-
Unidos tienen un gran número de publicaciones
gatorio en la educación primaria.
de este tipo de textos?
L J: Bueno, Estados Unidos es muy diferente. En el
LZ: ¿Existen programas de análisis cinematográfi-
caso de Francia existe una particularidad y tiene
co en la televisión francesa, algún programa cultu-
que ver con la confusión entre la crítica cinemato-
ral o alguna serie sobre el tema?
gráfica y el trabajo académico. Por ejemplo, cuan-
Marcel Martin, El lenguaje del cine, Gedisa, Barcelona, 2012 [1955].
Jean Mitry, La semiología en tela de juicio (cine y lenguaje), Akal, Madrid, 1990.
6
Jacques Aumont, Alain Bergala, Michel Marie y Marc Vernet, Estética del cine. Espacio fílmico, montaje, narración, lenguaje, 2ª ed.
revisada y ampliada, Paidós, Barcelona, 1996 [1983].
4
5
5 2 inventio
C R Í T I C A Y A RT I F I C I O S
do encuentras alguien que no sabe nada sobre
colega, como en los casos de Bordwell y Thomp-
análisis cinematográfico y le preguntas: “¿cuál es la
son; Elsaesser y Hagener; Etherington-Wright y
teoría cinematográfica más importante para ti?”, la
Doughty; Rushton y Bettinson, entre otros.7 ¿Có-
persona te va a responder: “Ah, definitivamente es
mo ha sido su experiencia al trabajar de esa ma-
Cahiers du Cinéma”. Pero sabemos que esto no es
nera, en particular con Michel Marie?
verdad, pues Cahiers du Cinéma solo aporta críticas
L J: Me gusta trabajar en colaboración con otros
cinematográficas. Algunas veces contiene análisis
colegas porque me gusta conocer lo que tienen
filosóficos y estéticos, pero no son para nada aná-
que decir respecto a una película, especialmente
lisis cinematográficos per se. Es muy diferente. Por
aquellos que tienen una perspectiva totalmente
otra parte, en Estados Unidos existe otro tipo de
diferente de la mía. Michel Marie es quince años
cultura, y se producen muchos trabajos que son to-
mayor que yo, y eso significa que tiene una expe-
talmente desconocidos en Francia. Las condiciones
riencia sobre el movimiento de cineclubes fran-
de difusión del conocimiento son muy diferentes.
ceses, el cual fue muy importante. No tenemos
totalmente la misma cultura, él tiene un enfoque
LZ: El público lector de estos libros es muy distinto
muy diferente del mío. Y las aproximaciones a las
del público francés. En Estados Unidos hay una tra-
películas cambian. He escrito libros con antropó-
dición más didáctica y casuística, y existe un enor-
logos, sociólogos, filósofos… Actualmente estoy
me mercado para esta clase de materiales.
escribiendo un libro sobre interpretación cinema-
L J: Sí, es un mercado muy distinto. Por ejemplo, Li-
tográfica con un semiótico canadiense. La gente
re les images de cinéma es un libro para profesores
es diferente y es a través del intercambio como
que dan clases a estudiantes de nivel secundaria.
obtienes conocimientos.
Su finalidad es aproximarlos al cine e introducirlos al análisis cinematográfico, sobre todo en los
LZ: Ahora, enfocándonos en la historia del cine y el
cursos de francés, inglés, historia. Y también para
análisis cinematográfico, al final de la conferencia
hacer divertidas las clases.
que presentó en la Facultad de Ciencias Políticas
y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma
LZ: Parece haber una tendencia creciente entre
de México, usted mencionó la posibilidad de rees-
los autores de libros sobre teoría y análisis de
cribir la historia del cine como una historia de los
cine a escribir un libro en colaboración con otro
espectadores. ¿Por qué sería necesario?
David Bordwell y Kristin Thompson, Arte cinematográfico, 6ª ed., McGraw-Hill, México DF, 2003; Thomas Elsaesser y Malte
Hagener, Film theory: an introduction through the senses, Routledge, Nueva York, 2010; Christine Etherington-Wright y Ruth
Doughty, Understanding film theory, Palgrave Macmillan, Nueva York, 2011; Richard Rushton y Gary Bettinson, What is film theory?
An introduction to contemporary debates, McGraw Hill, Maidenhead, 2010.
7
inventio 5 3
L J: Lo que dije en esa ocasión fue que la película
LZ: Se podría pensar en los estudios visuales y uti-
necesita un espectador. No puedes pretender que
lizar categorías como arqueología de las audien-
una película sea recordada como una película si-
cias, o en los estudios textuales con categorías que
no a través de ser observada por alguien. Esto es
impliquen a los espectadores…
simple: la película necesita un espectador y todos
L J: Eso sería el paraíso. Pero en Francia no existen
los espectadores son diferentes, dependiendo del
los estudios visuales.
país, la edad, el sexo, el color de piel, las preferencias sexuales. Cada película tiene características
LZ: En uno de sus textos, usted habla sobre la di-
que influyen en las personas. Por ejemplo, si tú ves
ferencia entre las películas europeas y las ameri-
en 2011 Tiempos modernos de Charles Chaplin, no
canas. ¿Cuál cree que sea la principal diferencia
es la misma película que en 1936. Ahora es una
entre la tradición del análisis cinematográfico en
película totalmente diferente, con otros signos.
Europa —especialmente en Francia— y la de Es-
Si el propósito del análisis cinematográfico es en-
tados Unidos?
contrar lo que la película puede decir, tenemos la
L J: La diferencia principal es el formalismo. El aná-
obligación de estudiar la época completa. Y no so-
lisis europeo, especialmente el análisis francés, es
lo eso, sino la forma como se ve.
terriblemente formalista, con el objetivo de eliminar el significado político y afectivo. Esto es algo
LZ: ¿Piensa usted que esa iniciativa debería ser in-
que está presente (y es una sombra) en todo el
ternacional, interdisciplinaria?
análisis, con la finalidad de encontrar la forma de
L J: Sería maravilloso tener una verdadera colabo-
los significados ocultos, los significados psicoana-
ración interdisciplinaria e internacional. Sin embar-
líticos, etcétera. Esa es la primera tradición. Inclu-
go, es muy difícil, realmente difícil. Porque tenemos
so, si no quieres leer el trabajo académico, puedes
que compartir paradigmas, y si no se tienen los pa-
leer las críticas. Por señalar un caso: ingresa a in-
radigmas en común se vuelve imposible trabajar.
ternet y ve Le Monde en Francia, y el New Yorker en
Esta mañana una mujer me hizo una pregunta y
Estados Unidos, y compara las diferencias en am-
pude ver que nuestros paradigmas eran totalmen-
bas críticas. En Le Monde no mencionan el guion,
te diferentes respecto al estudio cinematográfico.
ni los personajes, ni los sentimientos. En cambio,
No compartíamos nada, incluso nuestros signifi-
en el New Yorker, se habla del guion, los personajes
cados eran diferentes. Es muy complicado lograr
y los sentimientos. Y es lo mismo en el trabajo aca-
un verdadero trabajo interdisciplinario. Cuatro
démico. Soy la única persona en Francia que tiene
personas es lo más adecuado. Seis personas, está
el título de Profesor de Estudios Cinematográficos.
bien, tal vez ocho. Pero con un grupo más grande
Al contrario de Estados Unidos, donde hay cientos
se vuelve imposible.
y cientos. ¡Es increíble!
5 4 inventio
C R Í T I C A Y A RT I F I C I O S
LZ: ¿Cuál ha sido la evolución del estudio del aná-
el Movimiento del Cine Club que viví con Michel
lisis fílmico en Francia?
Marie, algunos de estos trabajadores llevaban sus
L J: La evolución ha sido hacia la estética y la his-
cuadernos para escribir sus impresiones por pla-
toria. Ambas son actualmente los paradigmas
cer. Y no solo por eso, también para aclarar sus
dominantes. Hace veinticinco años fue la semio-
sentimientos. Y eso es un verdadero análisis. Ellos
logía y la narratología (Barthes, Metz). Ahora eso
lo hacían con sus palabras, no como nosotros; pe-
ha cambiado.
ro aunque carecen de palabras técnicas, semiológicas, al final es lo mismo.
LZ: ¿Ya no se utiliza la semiología?
L J: Nadie más piensa en la semiología, lamentable-
LZ: Al inicio de esta charla, usted marcó una dis-
mente. Sin embargo, por ejemplo, en Italia sucede
tinción entre la crítica y el análisis del cine. ¿Podría
lo contrario: la semiología es muy importante.
resumir esa diferencia?
L J: Por ejemplo, ahora ofrecí cuatro conferencias
LZ: ¿Cuál es la importancia de los estudios cinema-
en México y nunca pronuncié la frase: “es una
tográficos para la sociedad?
buena película” o “es una mala película”. Puedes
L J: En algún momento yo invité a mis colegas so-
revisarlo.
ciólogos a participar en un test sobre la práctica
del análisis cinematográfico. Aplicamos uno a un
LZ: ¿Podemos tener acceso a su libro?
grupo de trabajadores nacidos más o menos en-
L J: Sí. Está en internet. Ingresen a la website fran-
tre 1945 y 1950. Allí empezamos a observar una
cesa Vodkaster. Se trata de un sitio donde podrán
tradición del análisis cinematográfico. Los trabaja-
encontrar fragmentos de películas de cualquier
dores iban a ver las películas y después las discu-
título. Si ustedes escriben el título de mi libro, po-
tían con sus amigos, con su familia, con sus hijos,
drán leerlo y revisar al mismo tiempo las secuen-
y la película era una manera de explicar las cosas
cias a las que me refiero.
y entablar una relación, por ejemplo, entre padre
e hijo. La película comenzó a ser el soporte de la
LZ: Finalmente, ¿cuál es su dirección web, para en-
conversación en familia, para resolver problemas
contrarlo?
entre ellos. Y en nuestra opinión, la de mis cole-
L J: www.ljullier.net Allí podrán encontrar dieciséis
gas y la mía, esta práctica es una forma de anali-
textos, entre ellos diez o doce en inglés. Ninguno
zar la película. No es un análisis académico, pero
en español… lo siento.
sí es una forma de hacer análisis, y existe. Durante
inventio 5 5
Sin título (detalle del políptico de 36 piezas (díptico). Encáustica/madera, 120 x 200 cm, 2011
5 6 inventio
C R Í T I C A Y A RT I F I C I O S
Huellas de pies en Mesoamérica
Ursula Thiemer-Sachse
E
n el area cultural de Mesoamérica, el sig-
y en manuscritos: con mucha frecuencia en regis-
no de una huella del pie o varias huellas
tros calendáricos, indicando el arribo o el despla-
de pies en un contexto narrativo se puede
zamiento de los dioses, y también en escenas his-
definir como un ideograma; en otros casos, como
tóricas, cuando se informa, por ejemplo, de la ruta
signo aislado pero con un concepto semejante, se
seguida por una embajada”.1
puede denominar semagrama.
En algunos textos de ideografía, escritos, obras
Mesoamérica
de arte de Mesoamérica, así como en documentos
A comienzos de los años cuarenta del siglo XX,
híbridos de la época colonial, entre otros ideogra-
los antropólogos hicieron esfuerzos por definir el
mas/semagramas, se encuentran huellas de pies
área cultural de Mesoamérica. Trataron de resaltar
en forma aislada o en fila. Existen muchas varian-
aspectos como los rasgos comunes de las cultu-
tes de la integración de este signo en distintos
ras agrícolas del México prehispánico y de la zona
contextos que sobrepasan en riqueza de matices
maya. Se ha conservado este término hasta hoy,
la interpretación simple de “caminar”, “camino” y
tratando de llenarlo reiteradamente con un conte-
“dirección”.
nido nuevo, así como de registrar sus límites, que
Es interesante lo que Escalante Gonzalbo dice
han cambiado según las diferentes épocas. Sin
sobre el símbolo del pie cuando menciona que “lo
embargo, no basta hablar del México antiguo y la
más frecuente es que el símbolo del pie se haga
zona maya, pues con estos términos no se puede
presente bajo la forma de la ausencia del pie. Es
poner en claro lo que une y distingue el área cul-
una paradoja atractiva: el pie es importante en el
tural de Mesoamérica.
repertorio simbólico mesoamericano; nos perca-
Existieron distintas formas y diferenciaciones
tamos de ello al observar imágenes en las que ya
en cada una de las regiones de esta área, defini-
no está el pie. Me refiero, por supuesto, al pie de-
das a partir de rasgos étnico-culturales y políticos.
vorado de algunos dioses, del cual surge una ser-
Quizá se tendría que decir que los arqueólogos
piente o vírgulas indefinidas, y me refiero también
no pudieron verificar claramente algunos rasgos
a las huellas de pies que vemos en inscripciones
a partir de sus respectivos restos en cada conjun-
Pablo Escalante, “Manos y pies en Mesoamérica. Segmentos y contextos”, Arqueología Mexicana, vol. 12, núm. 71, 2005, p. 27.
1
Investigadora, Instituto de Estudios Latinoamericanos, Universidad Libre de Berlín
inventio 5 7
to cultural. Esto le concierne sobre todo a la uti-
si el campo semántico de las palabras tuvo dife-
lización del metal, a la escritura —del tipo que
rencias considerables en cada cultura.
fuere— o al juego de pelota ritual, los cuales son
En este trabajo se utiliza como ejemplo la pro-
características esenciales de la mayoría de las cul-
posición “la(s) huella(s) del pie/de los pies”. En un
turas prehistóricas de esta región del mundo.
primer momento su sentido parece ser simple,
Sin embargo, si se reúne a estas culturas co-
pues este símbolo es fácilmente reconocible, ya
mo una sola área cultural, Mesoamérica aparece
sea en singular o en plural, en las diferentes repre-
como una de las grandes regiones del mundo en
sentaciones gráficas. No obstante, nuestras posibi-
las que se desarrollaron sociedades con Estado
lidades de interpretación se restringen a los ideo-
independientemente de otras regiones. Contac-
gramas/semagramas debido al desconocimiento
tos ulteriores, sobre todo con el centro andino,
de las formas multifacéticas de su expresión ver-
de donde vinieron impulsos de una sociedad je-
bal, además de que solamente encontramos una
rarquizada singular, no alteraron el desarrollo de
cantidad mínima de material en los testimonios
las culturas de Mesoamérica. Si bien apenas se
escritos y en las representaciones gráficas y de ar-
comienzan a investigar estas interrelaciones, se
te de las culturas arqueológicas de Mesoamérica.
pueden hacer aportes mediante la observación
Por otro lado, es oportuno pensar la relación
de aquellos rasgos que sobrepasan los límites de
de los dibujos con el valor de sonido, esto en los
cada cultura en particular.
ejemplos que se han conservado desde el mo-
Por lo anterior, resulta interesante estudiar
mento de los primeros contactos con Europa. De
ciertos símbolos de la iconografía en el sentido
cierta manera, dichos ejemplos permiten hacer
de su manifestación o como habría sido común-
deducciones. No se trata de interpretar represen-
mente entendida en Mesoamérica. Para noso-
taciones de huellas de pies que pocas veces se en-
tros es importante conocer aquellos signos con
cuentran en piedra como parte de conjuntos de
semántica igual o semejante que aparecen en
pictografías y petrograbados. Por el contrario, las
una amplia variedad de testimonios culturales y
más de las veces se localizan al lado de huellas de
piezas de arte mesoamericanas y saber si podían
manos pintadas como positivas o negativas. Tam-
entenderse más allá de los límites de un idioma
poco es posible interpretarlas de la misma manera
en particular, esto es, como ideogramas y sema-
que aquellas que se encuentran en obras de arte
gramas. Asimismo, también es importante con-
junto con signos de escritura ideográfica o, más
siderar que tales signos no tuvieron del todo el
comúnmente, en documentos jeroglíficos.
mismo valor en sus sonidos, pues variaban en
Lamentablemente no es posible datar las re-
uno o más fonemas debido a su uso en diferen-
presentaciones del arte rupestre y casi nunca se
tes regiones. Actualmente se conocen varios de
les puede vincular con alguna de las culturas me-
estos signos en los cuales es necesario constatar
soamericanas. Existen huellas de pies en las mis-
5 8 inventio
C R Í T I C A Y A RT I F I C I O S
mas piedras o en paredes de cuevas en contextos
Signos como las huellas de pies no se encuen-
imaginarios, con representaciones que, según su
tran aislados. Por ello se les comprende solamente
estilo, pueden adscribirse a una cultura mesoame-
en el contexto de los símbolos o glifos y dibujos
ricana determinada. Es posible que ambas clases
adicionales como reflejos de circunstancias y pro-
de representaciones correspondan a una misma
cedimientos. La mayoría de estas imágenes pa-
época o periodo.
rece tener una semejanza casi fotográfica con el
Por otro lado, también es interesante consi-
modelo del pie natural; sin embargo, en la lámina
derar lo que los indígenas del México de hoy di-
XXXIX del Códice Laúd se pueden ver también hue-
cen sobre las huellas de pies en el arte rupestre.
llas de pies que —dibujadas limpiamente, y por
A pesar de que se trataría de reinterpretaciones,
esto seguramente la forma es intencional— tie-
esto coincidiría con las antiguas creencias. Al con-
nen solamente tres dedos.3 Se tiene la impresión
siderar la influencia del catolicismo y el desarro-
de una huella del pie completa. A primera vista, el
llo del sincretismo entre los indígenas actuales se
espectador no registra la realidad especial de este
encuentra, por ejemplo, una interpretación en un
dibujo. Este caso es una excepción, pues normal-
contexto mágico-religioso de una huella natural
mente las huellas representan pies de cinco de-
que parece la huella de un pie, a “la que los indí-
dos, aunque también algunos dibujos muestran
genas mayos actuales llaman ‘huella o piecito de
solo cuatro dedos. De todos modos, se puede de-
Dios’ [...] pues dicen que por ahí pasó Dios cami-
cir que el espectador constata una reducción que
nando, y le rinden culto y le ofrendan veladoras
verdaderamente sirve para una mejor percepción
periódicamente”.
de la huella de acuerdo con su tamaño, de forma
2
semejante a los modernos dibujos de caricaturas,
Representaciones multifacéticas
así como las representaciones de títeres antropo-
Los textos glíficos, así como los documentos de
morfos con tres o cuatro dedos. Al parecer, tam-
escritura mediante dibujos, contienen ejemplos
bién se da esta intención en los documentos del
multifacéticos del ideograma/semagrama de la
México antiguo.
huella del pie en forma aislada o en fila. Aquí se
En ocasiones, las representaciones de huellas
utilizan algunos ejemplos para mostrar la multipli-
con cuatro o cinco dedos transmiten la impresión
cidad de formas, puesto que no es posible tomar
de un número excedente. En la representación
en cuenta todas las variantes, aunque tampoco es
del “camino nocturno de los ladrones” del Códi-
necesario hacerlo para comprobar las variables es-
ce Florentino (figura 76), el dibujante/escribano
tilísticas e interpretar el contenido.
mesoamericano, al elaborar filas de pies colocó
Francisco Mendiola, “Representación de manos y pies en el arte rupestre del Norte de México”, Arqueología Mexicana, vol. 12,
núm. 71, 2005, p. 57.
3
Una versión facsimilar digitalizada de este documento se encuentra en la página de la Fundación para el Avance de los Estudios Mesoamericanos, Inc. (FAMSI), http://goo.gl/R7bup0, consultado en marzo de 2015.
2
inventio 5 9
en ocasiones huellas con cuatro dedos entre las
se encuentra representado con seis dedos en las
de cinco. Esto, considero, tuvo un carácter acci-
manos y pies, lo que en su momento se entendió
dental. No obstante, también existen representa-
como signo de lo supernatural y extraordinario.8
ciones en las que se alternan huellas con tres y
Por el contrario, al menos en los códices prehispá-
cuatro dedos.
nicos no se han encontrado estas irregularidades
4
5
En las copias de códices coloniales se aprecia
en la representación de huellas continuas de pies
en ocasiones cierta negligencia del dibujante, qui-
con seis dedos, quizá debido a que al dibujante/
zá debido a la necesidad de ejecutar y finalizar la
escribano le pareciera poco estético e hiciera una
copia rápidamente. A veces los puntos que repre-
corrección inmediata por considerarlo un augurio.
sentan los dedos se encuentran dibujados irregu-
En el periodo Posclásico —comúnmente rela-
larmente. Esto se puede apreciar en el Códice Vati-
cionado con la cultura azteca— encontramos mu-
cano A o Códice Ríos, en las láminas XCVIII, figura 9,
chos ejemplos que contornean la esfera semánti-
y XCIV, donde se aprecian huellas de pies con seis
ca de las huellas de pies. Este símbolo existe en
dedos, y así se observa también en la segunda
los pocos códices prehispánicos guardados, com-
parte de la Historia tolteca-chichimeca. En el caso
pletos o en fragmentos, así como en muchas de
del segundo documento parece, no obstante, que
sus copias del periodo inmediato posterior a la
esto no fue intencional, pues las marcas de los de-
conquista española. En su mayoría son largas filas
dos parecen trazadas rápidamente mediante pe-
de pies que representan las alternancias en las pi-
queñas rayas paralelas.
sadas de una persona que camina descalza sobre
6
7
En Mesoamérica, la anomalía de tener seis de-
la tierra. Como en el México antiguo la mayoría
dos se interpretó como un presagio de destino
de la gente andaba descalza, es comprensible
del individuo. Por ello esto se pintaba consciente-
que los dibujos de las huellas se hicieran a partir
mente y solo en casos especiales. Es así como en
de lo que se observaba en la vida cotidiana. En
la actualidad hemos tenido conocimiento de esta
el caso de los documentos coloniales se encuen-
característica. En Palenque, Chan (Kan) Balam, hijo
tran filas extensas en las cuales las huellas de pies
y sucesor del famoso gobernante Janaab’ Pakal,
no aparecen necesariamente alternadas. En estos
Una versión electrónica del manuscrito de fray Bernardino de Sahagún se encuentra en la Biblioteca Digital Mundial (WDL),
http://goo.gl/Tv6O7f y una más se localiza en la Biblioteca Medicea Laurenziana, http://goo.gl/6LsGBH, consultado en marzo de
2015.
5
Véase la “recepción de visitantes”, figura 9, en el Códice Xólotl, ed. Charles E. Dibble, 2 v., UNAM, México DF, 1980.
6
La versión electrónica del facsimilar preparado por Universitätsbibliothek Rostock, Bibliothek der Berlin-Brandenburgischen
Akademie der Wissenschaften (BBAW) y Staats- und Universitätsbibliothek Hamburg se encuentra en la página de la Fundación
para el Avance de los Estudios Mesoamericanos, Inc. (FAMSI), http://goo.gl/oY0HNU, consultado en marzo de 2015.
7
Véase Paul Kirchhoff, Lina Odena Güemes y Luis Reyes García, Historia tolteca-chichimeca, INAH, México DF, 1976 [reedición:
CIESAS/Gobierno del Estado de Puebla/FCE, México DF/Puebla, 1989].
8
Vera Tiesler y Andrea Cucina, “Las enfermedades de la aristocracia maya en el Clásico”, Arqueología Mexicana, vol. 13, núm. 74,
2005, p. 47.
4
6 0 inventio
C R Í T I C A Y A RT I F I C I O S
casos, el camino marcado por las huellas provoca
Existen otros modos de representación de
la impresión de tratarse de una cinta ornamental.
movimiento espacial cuyo punto de partida está
No obstante, no se puede perder de vista el signi-
indicado por el comienzo de una serie de huellas
ficado último, aunque se observe claramente la
de pies que aparecen en relación con otros dibu-
distancia con el modelo real.
jos e ideogramas. A estos pertenecen también
filas de huellas que hacen comprensibles dife-
Contenido semántico
rentes procesos mitológicos e históricos. Así, por
Al dibujar las huellas de pies se marcaba también
ejemplo, cuando los informantes indígenas rela-
un espacio simbólico o un espacio concreto de ac-
taron sus mitos, los misioneros los describieron
ciones. En la mayoría de los casos se representó la
como caminos desde el pasado mítico hasta la
movilidad o comunicación, pues en el sentido más
situación contemporánea, o como la salida de los
amplio se trató de expresar las ideas de “caminar”,
antepasados de los pueblos nahuas de su lugar
“camino”, “dirección”, esta última en el espacio y
de origen. Esto se refleja, por ejemplo, en la salida
en el tiempo. Esto se puede comprender muy bien
de la cueva Chicomoztoc, entendida como el úte-
en la Tira de la peregrinación o Códice Boturini, en
ro de la tierra. En la Historia tolteca-chichimeca al
la descripción gráfica de la primera parte del mito
parecer un héroe o un dios, quizás Quetzalcóatl,
de la peregrinación azteca.
animó a salir de la cueva a los que vivían en ella.10
9
Las huellas de pies conducen de un aconte-
Pero esto también es posible interpretarlo como
cimiento a otro, y reflejan así un movimiento en
si después de la creación, los antepasados hu-
el espacio y el tiempo, relacionando además las
bieran sido guiados por los dioses a esta cueva,
huellas con los signos de los nombres de los años.
o hubieran venido de un mundo o Sol anterior,
Pero no solamente demuestran esto, sino también
para salir más tarde de la cueva y formar el nuevo
diferentes relaciones sociales entre los personajes
género humano.
ilustrados, los cuales podían ser representantes o
Por último, en la época prehispánica se utiliza-
guías de grupos enteros. En la Tira de la peregri-
ron códices de contenido histórico y mitológico
nación, así como en otros códices, se simboliza el
para transmitir conocimientos a los jóvenes sacer-
movimiento de mucha gente con la representa-
dotes y nobles. Esto se ve reflejado en los códices
ción de una sola persona, caracterizada mediante
mixtecos, en los que se describen con detalle las
un glifo de nombre en el sentido de un etnónimo,
dinastías de los señores y otras informaciones ge-
y esto con huellas dibujadas debajo de las perso-
nealógicas. Comúnmente, estas representaciones
nas representadas.
no se podían transmitir signo por signo, por lo cual
Véase Códice Boturini o Tira de la peregrinación, en José Corona Núñez (ed.), Antigüedades de México basadas en la recopilación
de Lord Kingsborough, SHCP, México DF, 1964, v. 2, pp. 7-29.
10
Paul Kirchhoff et al., Historia…, op. cit.
9
inventio 6 1
solo se podría estudiar el sentido mediante una
particularmente con huellas de pies alternadas
lectura fonética. Por lo general, los dibujos nece-
con huellas de herraduras, por lo que se puede
sitaban una interpretación narrativa, de modo que
deducir que fueron caminos “reales”, que también
al referirse a las huellas de pies según su sentido se
podían utilizarse como "caminos de herradura". En
utilizaban expresiones, en nahua/español, como “y
su momento, esta fue información importante pa-
se pusieron en camino, andaron, caminaron hacia,
ra los españoles.
llegaron a, hubieron salido de allí, siguieron un camino y llegaron a, donde”, según Molina.
11
Los códices fabricados en la época precolonial
muestran la abstracción del “movimiento” mediante huellas de pies. Por otro lado, algunos frag-
Ideogramas de camino y movimiento
mentos de caminos delimitados hacen alusión a
En algunos documentos de la época colonial, las
su pertenencia al mundo de los dioses. Pero esta
huellas de pies significaban solamente “el camino”,
es una dimensión mucho más amplia que no se
pues con ellas se representaba de manera espe-
conecta con caminos concretos, ni con el sentido
cífica el movimiento. Normalmente, las huellas de
de “movimiento” (de danza), como se puede ver
pies representaban senderos, no obstante en ellas
en el Códice Vindobonensis mixteco de la época
se pueden encontrar considerables diferencias es-
prehispánica (láms. XXXIV y XXXIX).12 Debe enten-
tilísticas. Quizá esto se debiera a la diversidad de
derse, en todo caso, como un espacio más amplio
prácticas en las “escuelas de escribanos” o, de otro
pero, al mismo tiempo, recorrible. Estos dibujos
modo, a las características de ciertas regiones.
muestran discos repartidos en cuatro sectores en
Así, en los mapas de catastro, los caminos de-
los que se encuentran huellas de pies en círculo
limitan tierras y atraviesan canales y caminos de
alrededor de otros signos, los cuales se han inter-
agua que pueden identificarse por los símbolos
pretado como espacios que podían recorrerse.
de olas y remolinos. Por los dibujos se puede de-
Algunos aspectos favorecen esta interpretación,
ducir que existieron muestras prehispánicas de es-
como el colorido distinto en las direcciones del
te tipo de mapas, a partir de las cuales se continuó
mundo, no obstante quizá no se trate de un sím-
una tradición gráfica. Los “caminos”, claramente
bolo de interpretación tan amplia.
identificables por huellas de pies, eran líneas de
En la mayoría de los casos, las huellas de pies
comunicación entre lugares/poblados o, en oca-
reflejan acciones. Algunos ejemplos se registran
siones, indicadores de fronteras, sin que esto im-
en los códices del grupo Borgia, donde la sucesión
plicara “movimiento”. Algunos se caracterizaron
de acontecimientos y las marcas de cambio de lu-
Alonso de Molina, Vocabulario en lengua castellana y mexicana [impresa en México por Antonio de Spinosa en 1571], ed. facs.
Alonso de Molina, Vocabulario en lengua castellana y mexicana, Ediciones Cultura Hispánica (Colección de Incunables Americanos,
siglo XVI, vol. IV, núm. 195), Madrid, 1944.
12
Ferdinand Andrews, Maarten Jansen, Luis Reyes García y Gabina Aurora Pérez (eds.), Origen e historia de los reyes mixtecos. Libro
explicativo del llamado Códice Vindobonensis, Sociedad Estatal Quinto Centenario (Códices Mexicanos, I), Madrid, 1992.
11
6 2 inventio
C R Í T I C A Y A RT I F I C I O S
gar dentro de los rituales se encuentran señaladas
debe analizar su contexto antes de formular ge-
de esta manera. En el Códice Borgia (fol. 13), por
neralizaciones, pues se demuestra que la huella
ejemplo, se representa el camino de dos sacerdo-
del pie no solamente es un ideograma dentro de
tes investidos como Tezcatlipoca y Quetzalcóatl,
una convención de escritura, sino que constituye
por lo que se asume que son sus representantes.
también un semagrama desde su formación y por
Los mismos sacerdotes aparecen unas veces uno
la influencia mutua entre las diferentes culturas
tras otro, siguiendo su camino, para ilustrar su an-
dentro de esta área cultural, que se ha difundido
dar en el espacio y en el tiempo.
en una vasta región y que ha sobrevivido a distin-
13
Los dibujos de códices aztecas muestran que
tas culturas. La respectiva importancia especial se
las convenciones prehispánicas, como símbolos
manifiesta en el contexto dibujado y escrito y am-
de guerra y movimiento, se encontraban presen-
plifica al mismo tiempo la información inherente
tes todavía en la época colonial para expresar dife-
a cada uno.
rentes contenidos. Por ejemplo, en la Tira de Pere-
Se puede suponer que el signo también fuera
grinación o en el Códice Aubin (fols. 14 v y 19 r) se
comprensible, en distintas sociedades, para aque-
muestran una rodela y una macana provista con
llos que no participaron del privilegio de una edu-
fragmentos de obsidiana, ambas como símbolos
cación de élite, pues fue extraído de su vida coti-
de guerra, rodeadas por huellas de pies orientadas
diana, si bien por medio de este signo podían ex-
en el sentido de las manecillas del reloj. Segura-
presarse muchas circunstancias especiales en con-
mente este es el símbolo con el que se aludía a la
textos específicos, a las que solamente los escribas
danza de guerra durante los rituales preparativos.
mesoamericanos tuvieron acceso. Se necesita un
14
análisis diferenciado de la multitud de ejemplos
Signo y contexto
de este signo tan simple y a primera vista com-
Con la información ideográfica de huellas de
prensible, si se quiere aclarar las ideas expresadas
pies que se ha dado aquí se puede mostrar la
con él a favor de una comprensión más profunda
necesidad de registrar con atención los signos
de las culturas prehispánicas y su particular visión
del área cultural de Mesoamérica. Asimismo, se
del mundo.
Ferdinand Andrews, Maarten Jansen y Luis Reyes García (eds.), Códice Borgia, FCE, México DF, 1993.
Códice Aubin, Manuscrito Azteca de la Biblioteca Real de Berlín, Anales en mexicano y geroglíficos desde la salida de las tribus de
Aztlán hasta la muerte de Cuauhtémoc, Oficina Tipográfica de la Secretaría de Fomento, México, 1902, en Colección Digital UANL,
http://goo.gl/XCl1ap, consultado en marzo de 2015.
13
14
inventio 6 3
Víctor Guadalajara
Obra plástica
Círculos (políptico de 9 piezas). Encáustica/madera, 150 x 120 cm, sf
6 4 inventio
GALERÍA
Raíces (políptico de 36 piezas). Encáustica, xilografía/madera, 179 x 179 cm, 2008
inventio 6 5
Mar de Noche (políptico de 35 piezas). Encáustica y grafito sobre madera grabada, 200 x 106 cm, 2008
6 6 inventio
GALERÍA
inventio 6 7
Triángulos (detalle del políptico de 56 piezas). Encáustica/madera, 104 x 195 cm, 2011
6 8 inventio
POESÍA
Anamaría Mayol
Soñaba el vuelo
Yo enterré todas las muñecas
en el jardín
para que viajaran a la China
les perdí el rastro
pensaba que los túneles
abrirían caminos hacia otros sitios
y soñaba el vuelo de los pájaros
en el trapecio
colgado entre los árboles
nunca pensé en desterrarlas
pero ellas no regresaron
vino la noche oscura
enterramos los libros
que amábamos
para que se salvaran del saqueo
les perdimos el rastro
(la huella sigue profunda en las entrañas)
ya no encuentro túneles
senderos de escape hacia otros sitios
ni tengo ese trapecio colgado
entre los árboles
pero sueño otros vuelos
inventio 6 9
A lo lejos
A mis amigas
Esa tarde dijo
me divorcié de un hombre
que mataba pájaros
sus claros ojos centinelas del mar
se oscurecieron
cayó el atardecer casi sin serlo
el tiempo
se deslizó hacia atrás como una rueda
allí estaba el silencio
de lo que no se nombra
allí entre mis manos
como una marca el tajo
y un nombre
una imagen sobre el polvo y el viento
un asesino de pájaros
en mi reloj de arena
y se sintieron trinos a lo lejos
Pensé que al fin y al cabo
somos sobrevivientes testificando el mundo
el acecho
los pájaros
la mordaza
los pájaros
7 0 inventio
POESÍA
la lluvia
deslizándose en la espalda
los pájaros
las otras sus plumajes
los pájaros
sobrevivientes
al miedo la vergüenza la herida
el ala rota
el silencio
los pájaros
y en mí todo fue ella
con la voz de otras voces
se repetía el eco
me divorcié de un hombre
que mataba pájaros
que mataba pájaros
que mataba pájaros
Con una misma herida cicatrizada en las alas
volvimos a su casa
más desnudas que nunca
rugía inmortal el mar en la ventana
mientras volaban pájaros
pájaros libres
pájaros
y se sintieron trinos a lo lejos
inventio 7 1
Desnuda
Desnuda
estoy desnuda
me saqué la ropa
los zapatos
el reloj
me quité el gesto de la cara
la mueca
la careta
esa tristeza colgando de los ojos
cuando no miro
me extirpé la piel
tu aroma
que en las noches me acariciaba
me borré el nombre
la palabra
olvidé el signo
el lenguaje la clave
estoy desnuda
desnuda
voy a parirme desde la piedra
y el viento…
Anamaría Mayol. Nacida en La Pampa, Argentina. Desde hace veinte años reside en San Martín de
los Andes (Provincia de Neuquén). Ha publicado poemas en varias antologías en su natal Argentina,
Uruguay, Perú, México, Puerto Rico y Ecuador. Entre sus libros destacan Riconto (FEP, 2000); Ventanas
rotas (Linaje, 2004); Por eso las estrellas (Puentepalo/El Mono Armado, 2007); No se trata de mí (El Mono
Armado, 2011); Para no espantar a los pájaros (El Mono Armado, 2012), y Rara especie el amor (La Grieta,
2014). Sus poemas y cuentos breves se han publicado en suplementos culturales y diarios argentinos,
en revistas universitarias y culturales y en sitios web. Ha obtenido menciones y distinciones en concursos nacionales e internacionales de poesía y cuento.
7 2 inventio
SIGNIFICAR CON TEXTOS
Tres tiempos. Cambio social en tres generaciones
de mujeres en México
Marta Caballero
UAEM/AM Editores
Cuernavaca/México DF, 2014, 340 páginas
ISBN: 978-607-8332-44-1
Los discursos de la igualdad han impregnado el
En esta obra se presenta el estudio de los cam-
quehacer tanto de varones como de mujeres, no
bios y continuidades en las trayectorias y transi-
obstante las desigualdades se siguen producien-
ciones de vida de tres generaciones distintas de
do. La equiparación en la educación y la toma de
mujeres mexicanas, a través del cual se busca com-
conciencia han hecho que las mujeres jóvenes
prender dichos procesos tanto en sus prácticas
tengan expectativas de mayor igualdad y compa-
como en sus discursos, por medio de la toma de
ñerismo y que los varones hayan cultivado lo que
decisiones en cuatro planos: educación, profesión,
se llama retórica de la igualdad, sin que sus pala-
matrimonio/unión y maternidad.
bras se equiparen con sus acciones. La conciencia
se ha anticipado a las relaciones.
Con este acercamiento se ha tratado de ver las
trayectorias y transiciones de la tercera genera-
El reparto de papeles en la sociedad industrial
ción en relación con las de sus predecesoras, para
se basa en la desigualdad entre varones y mujeres,
lo cual se partió de la idea de que, dependiendo
que entra en contradicción con los principios de
de lo que les ha ido aconteciendo, las mujeres vi-
modernidad (libertad individual e igualdad más
virán de una u otra manera esos cuatro aspectos
allá de la limitación del nacimiento). Pero la familia
durante las etapas de la vida. La idea ha sido ex-
solo es el lugar, no la causa de lo que sucede. Hay
plorar en qué ambientes se ha movido cada una
una desviación, que hoy se agudiza, de la vida fa-
de ellas para después desarrollarse. De esta mane-
miliar y las biografías individuales femenina y mas-
ra, se trata de un estudio sobre las relaciones intra
culina: cada quien vive vidas familiares parciales
e intergeneracionales, debido a que la familia está
vinculadas a fases y formas de vida no familiares, y
viviendo cambios que han llevado a redefinir su
por ello, cada quien vive más y más su propia vida.
concepto, así como los enfoques para su análisis.
Entonces, la propuesta analítica de ver a la fa-
La vida de las mujeres también ha experimen-
milia como unidad de análisis multidimensional
tado cambios a lo largo del tiempo, tanto en la ma-
y dinámica cobra sentido: por un lado, su historia
nera en que la viven los individuos como en la de
y cambios se encuentran enmarcados por su vin-
conceptualizarla. La base de este ejercicio es ver
culación con distintos ámbitos de constitución y
entrelazados tres tiempos: el tiempo generacional,
reproducción de lo social (político, económico,
el tiempo individual y el tiempo familiar, poniendo
cultural); por otro lado, su formación y desarrollo
especial atención en la nieta, entendida al mismo
tiene que ver con la estructura de la acción social
tiempo como depositaria y como portadora de in-
en el plano de las relaciones interpersonales.
fluencias generacionales, individuales y familiares.
Fondo Editorial UAEM
inventio 7 3
Hombres y mujeres del saber
Alejandro Chao Barona y María Elena Berengueras
UAEM/Dos Once. Notarías Asociadas
Cuernavaca, 2ª ed., 2014, 125 páginas
ISBN: 978-607-8332-67-0
El Primer Encuentro Internacional de Chamanes y
Este es el viaje, en términos de conocimiento, al
Medicina Tradicional, realizado en 2011 en Meztitla,
que nos referimos y al que, para simplificar, deno-
Tepoztlán, fue un acto de transgresión en el que se
minamos experiencia chamánica. Viaje que permite
dieron cita mujeres y hombres libres con el anhe-
vivenciar nuestra vinculación con la Tierra orgánica
lo profundo de conquistar su libertad. Ese acto de
y palpitante, donde la vida y la muerte se integran
transgresión tuvo un componente fundamental:
y conforman la dualidad del hombre-maíz, que co-
el diálogo, fundado en la profunda convicción de
me y es comido, como conciencia de un tiempo en
su valor per se, como instrumento para conquistar
perpetuo retorno y como institución que nos per-
nuevas realidades. Asimismo, un motor fundamen-
mite vivir, literalmente, siendo parte substancial de
tal fue la creencia de que todo viaje es una metá-
una obstinada y a la vez humilde cultura.
fora de nuestro trance vital consciente, de la nada
Por eso, cuando hablamos de la energía cha-
al todo; una metáfora del paso de la energía a la
mánica que comprende y sana, y que se transfor-
materia y de la materia a la conciencia; del viaje hu-
ma o domina el clima, hablamos por antonomasia
mano de la vida a la muerte; del viaje del hombre
de la transformación del ser humano en el viaje
y de la mujer, que se nutren de maíz y que, con sus
chamánico que realizan los hombres y mujeres-
cenizas —fusionadas con la Tierra, el Sol, el viento
conocimiento, los hombres y mujeres-medicina,
y la lluvia—, retornan al maíz; del viaje místico de la
en sus múltiples acepciones; el viaje como trance
Serpiente Emplumada.
que permite pasar de la ignorancia al conocimien-
No obstante, tenemos que trascender la metá-
to, al develar las apariencias de la certidumbre
fora —que es la referencia a lo conocido—, para
cotidiana y compartir las vivencias inefables del
penetrar en el mundo de lo novedoso, lo extra-
auténtico espíritu humano. Gracias a ese viaje,
ño, lo ajeno, lo que escapa a los paradigmas que
el ser humano adquiere la visión que le permite
nos han sido impuestos. Necesitamos trascender
reconocer que la enfermedad proviene de la ig-
nuestra cosmovisión y abrirnos para contemplar
norancia, que mantiene bloqueado al enfermo
y actuar en un mundo percibido de una manera
en su propia fuente de energía. En esta segunda
diferente, esa visión que los hombres y las mujeres
edición, Alejandro Chao Barona y María Elena Be-
de saber han conservado y ampliado y que no se
rengueras han emprendido nuevamente este via-
ajusta a la armonía ordenada del cosmos griego,
je, que refleja la preocupación por la permanencia
sino que busca la representación que se conformó
del conocimiento como una forma de vinculación
en el Anáhuac durante varios milenios.
entre los integrantes de una comunidad.
Fondo Editorial UAEM
7 4 inventio
SIGNIFICAR CON TEXTOS
Intertextualidades. Teoría y crítica en el arte y la literatura
Lydia Elizalde (coordinadora)
UAEM/Itaca
Cuernavaca/México DF, 2014, 178 páginas
ISBN: 978-607-8332-74-8
En el presente libro se han reunido varios ensayos
En sentido estricto, se llama “intertextualidad”
sobre la teoría y la práctica de discursos intertex-
al proceso constante y quizás infinito de transfe-
tuales. En cada uno de ellos resulta evidente el
rencia de materiales textuales en el interior del
lugar estratégico que tiene este concepto en la
conjunto de discursos. Desde esta perspectiva, to-
producción simbólica contemporánea, cuya pre-
do texto puede leerse como si fuera la confluencia
sencia se ha manifestado cada vez con mayor in-
de otros enunciados, dando lugar a unas relacio-
tensidad a partir de la segunda mitad del siglo XX.
nes que la lectura y el análisis pueden construir o
En los primeros trabajos se estudia la inter-
deconstruir. En un sentido más corriente, “inter-
textualidad desde tres posturas teóricas distintas:
textualidad” designa los casos manifiestos de re-
el placer del intertexto, la interdiscursividad y la
lación de un texto con otros textos.
deconstrucción textual. En la segunda sección se
Así, esta obra es en sí una obra intertextual,
analizan diversos casos de relaciones intertextua-
pues en ella se da cita la polifonía, al hablar dis-
les en la plástica, la literatura, la televisión y el cine
tintas personas acerca de la intertextualidad, des-
utilizando conceptos para el análisis intertextual,
de diversos puntos de vista y abarcando espacios
como transposición (entre el paisaje mediático y
tan variados como la literatura, la filosofía, el cine
el collage plástico), competencias intersemióticas
o la televisión. En este sentido, es una obra inter-
(del receptor de series televisivas), paratextos li-
textual sobre la intertextualidad, un juego que se
terarios (en una reconstrucción biográfica), para-
puede duplicar varias veces.
textos televisivos (en series de autor), adaptación
Estos ensayos se fundamentan en varias teo-
teatral (del teatro al cine), adaptación literaria (de
rías y metodologías provenientes de los estudios
la novela al cine) y correspondencias intertextua-
literarios, la filosofía y la semiótica visual. A partir
les (entre poesía y ensayo).
de los estudios literarios de Mijail Bajtín, quien da
En conjunto, los diez capítulos permiten reco-
cuenta de aspectos nuevos en la literatura en la
nocer los alcances teóricos y metodológicos del
confluencia de distintas voces y psicologías, Ju-
concepto de intertextualidad, así como su utilidad
lia Kristeva acuña el término de intertextualidad.
como herramienta analítica en el estudio de cual-
Además encontramos otros puntos de encuen-
quier forma de producción simbólica. En síntesis,
tro, como los estudios narratológicos de Gerard
en este libro se reconoce el lugar fundamental
Genette, las teorías de la deconstrucción de Jac-
que las intertextualidades ocupan en la cultura
ques Derrida, a las que se suman las prácticas de
moderna y contemporánea.
la transposición de géneros.
Fondo Editorial UAEM
inventio 7 5
Estudios de comunidad e identidad
en espacios multiculturales
Lilián González Chévez, Patricia Moctezuma Yano (coordinadoras)
UAEM/Juan Pablos Editor (Ediciones Mínimas, Antropología 3)
Cuernavaca/México DF, 2014, 146 páginas
ISBN: 978-607-711-203-7
Los estudios antropológicos han cambiado de ob-
reconfiguran condiciones diversas de grupos con-
jeto de estudio. En un primer momento, la antro-
temporáneos, ya sea que sigan las yuxtaposiciones
pología estudió pequeñas sociedades exóticas que
religiosas; que rastreen los conflictos en un sistema
estaban a punto de desaparecer por la expansión
regional de seguridad e impartición de justicia; que
europea; luego, en la primera mitad del siglo XX,
realicen las transiciones de los sistemas normati-
se transformó en estudios de comunidad mono-
vos comunitarios, o que sigan la trama laboral en
gráficos, análisis detallados y completos de una
contextos globales, ya sea en México, pasando por
sociedad. Entre 1940 y 1970 se produjeron más
Morelos y Guerrero, o en Guatemala.
de cien estudios de comunidad, sobre todo de
Las comunidades de hoy son espacios multi-
comunidades indígenas del sur del país, editados
culturales en los que convergen nuevas y viejas
en su mayoría en la colección del Instituto Nacio-
identidades en proceso continuo, estratégico y
nal Indigenista. Luego se estudió el campesinado
posicional. Por esto ya no se puede hablar de una
en el nivel regional y de las comunidades urbanas
estabilidad, fijación, unicidad o pertenencia cul-
marginadas. En estos casos, la descripción etnográ-
tural sin cambios; por el contrario, en tiempos de
fica buscó profundizar en problemáticas relevantes
modernidad tardía las comunidades están cada
vinculadas con la comunidad.
vez más fragmentadas y fracturadas, en tanto que
Hoy por hoy, la mirada antropológica se posa
son construidas de múltiples maneras, a través de
sobre elementos sustantivos de la estructura, orga-
discursos, prácticas y posiciones diferentes que a
nización y desarrollo de una comunidad. Dirige su
menudo son antagónicas.
visión hacia contextos emergentes de dominación,
La temática del libro gira en torno a los pro-
de resistencia y de interpelación, lo que reintrodu-
cesos exógenos que transforman y sobredeter-
ce nuevas complejidades en los estudios antropo-
minan cotidianamente a las comunidades en
lógicos al tratar de definir hechos sociales que no
contextos globales: los derechos indígenas y sus
se presentan ya como objetos empíricos.
sistemas de justicia; la religión como sincretismo
Bajo esta mirada se presentan cinco ensayos
cultural entre grupos afromexicanos, indígenas,
que exponen una perspectiva plural para abordar
mestizos y blancos; la adaptación del trabajo tra-
las identidades en contextos globales, ancladas en
dicional, en respuesta a la globalización que de-
procesos identitarios etnopolíticos, religiosos o la-
manda nuevos tipos de producción y consumo, y
borales. Como etnografías multilocales, reflejan la
la emigración, tanto temporal como definitiva, de
creciente complejidad de los flujos globalizados y
jornaleros agrícolas.
Fondo Editorial UAEM
7 6 inventio
SIGNIFICAR CON TEXTOS
Epistemología social,
pensamiento crítico. Pensar la
educación de otra manera
Manual de drogas y factores
de riesgo. Droyfar
Julieta Espinosa y André D. Robert
Fernando Bilbao Marcos
(coordinadores)
UAEM/Juan Pablos Editor/École Doctorale
UAEM/Dicograf Editores
EPIC-Université de Lyon (Ediciones Mínimas,
Cuernavaca, 2014, 124 páginas
Educación 6), Cuernavaca/México DF/Lyon
2014, 328 páginas
ISBN: 978-607-8332-34-2
ISBN: 978-607-8332-48-9
El consumo de drogas se ha convertido en uno
La delimitación de la pedagogía permitió la con-
de los problemas de salud más importantes en la
centración de tareas inmediatas para las prácticas
mayoría de los países del mundo occidental. Entre
escolares, y a la estructura educativa le otorgó una
las diversas drogas consideradas ilegales, la más re-
organización funcional; disminuyó provisional-
querida sigue siendo la mariguana, y se estima que
mente la intervención de otras disciplinas, hasta
hay alrededor de 230 millones de usuarios de esa
que se buscó reflexionar y comprender los alcan-
sustancia. El informe mundial de la ONU destaca
ces, los límites y las consecuencias del hacer edu-
que en 2011 fallecieron 247 000 personas a causa
cativo en su relación con el exterior: la sociedad,
de las drogas, y que recientemente se ha creado
las políticas educativas, las formas de gobierno, el
una gran cantidad de nuevas drogas legales que
papel del Estado, la idea del ciudadano y una cier-
imitan el efecto de otras ilegales. Asimismo, en tér-
ta concepción del individuo.
minos generales se ha estabilizado el consumo de
El objetivo de este libro es mostrar cómo se
cannabis, cocaína y heroína, mientras que se ha in-
ha inventado pensar con diferentes tipos de ra-
crementado el consumo de drogas sintéticas.
cionalidades en educación y conceptualizar prác-
En esta obra se aborda la situación mundial
ticas, ideas y propuestas que rompen con el “rit-
del consumo de drogas en Europa, Estados Uni-
mo” aceptado para guiar a la sociedad. Asimismo,
dos y México, en particular en Morelos. En ella se
profundiza en cómo algunas teorías y conceptos
definen conceptos básicos de clínica diagnóstica
de otras disciplinas han penetrado en el tejido
del consumo de drogas, así como sus diferencias
educativo, al grado de erigirse en temáticas pro-
esenciales. Incluye descripciones completas de las
pias del campo, y en cómo una cierta concepción
principales drogas legales e ilegales, así como de
del orden social es incluida en el discurso oficial
las drogas modernas, como el krokodil. También
educativo.
considera conceptos y estrategias para realizar
Por otro lado, se interesa en cómo el cuestio-
intervenciones universales, selectivas e indicadas,
namiento de las condiciones sociales de existen-
orientadas hacia la prevención de las adicciones.
cia puede convertirse en situaciones de ruptura
El Droyfar constituye un instrumento en forma
con lo establecido o en propuestas de invención y
de cuestionario para la detección del consumo
creación. Finalmente, se estudia cómo la selección
de drogas y diversos problemas relacionados, así
de los contenidos en el nivel primaria puede estar
como sintomatologías que pudieran presentar los
en flagrante contradicción con la metodología de
adolescentes dependientes.
vanguardia adoptada.
Fondo Editorial UAEM
inventio 7 7
Introducción a la resonancia
magnética nuclear de proteínas
Carlos Amero
UAEM/Editorial Prado
Cuernavaca/México DF, 2014
95 páginas
ISBN: 978-607-8332-22-9
Fragmentación y segregación
socioterritorial en México
y Chile
Concepción Alvarado Rosas
(coordinadora)
UAEM/Juan Pablos Editor
(Ediciones Mínimas, Arquitectura 1)
Cuernavaca/México DF, 2012, 318 páginas
ISBN: 978-607-7771-62-3
Desde los inicios de la resonancia magnética nu-
La fragmentación socioterritorial es un proceso
clear (RMN o NMR), esta técnica ha tenido un am-
mediante el cual la ciudad se divide en trozos y
plio desarrollo y ha adquirido una importancia
surgen nuevas divisiones espaciales, fronteras in-
fundamental en el estudio de moléculas bioló-
teriores que se manifiestan actuando como una
gicas. La RMN se considera a menudo como una
pauta más de reforzamiento de la desigualdad so-
simple alternativa a la cristalografía de rayos X;
cial. Por ello, la segregación social es un tema que
pero su capacidad para estudiar con resolución
se ha agudizado en las últimas décadas, trayendo
anatómica las moléculas (los sitios de unión, los
cambios en las estructuras socioespaciales.
cambios conformacionales y la dinámica mole-
En las ciudades latinoamericanas, la fragmen-
cular) hace de esta una técnica única en la cual
tación y la segregación tienen dos caras, al crear
se utilizan imanes y ondas de radio para crear
zonas diferenciadas que dan como resultado la
imágenes que se pueden almacenar en una com-
aparición de áreas exclusivas y confortables, por
putadora o imprimir en una película. La RMN se
una parte, y espacios deteriorados y peligrosos,
basa en el estudio de las pequeñas interacciones
por otra. Esta fragmentación dificulta e impide la
magnéticas entre los núcleos, sus alrededores y
integración social y el contacto entre los ciudada-
el campo magnético externo, y nos ofrece infor-
nos, lo cual conduce a una ausencia de las identi-
mación acerca de ellas con resolución magnética.
dades de los habitantes y al surgimiento de una
Este libro constituye una primera introducción
ciudadanía atomizada que se asocia con estilos
a la RMN aplicada en el estudio de proteínas. En él
culturales de transgresión y exclusión.
se presentan los conceptos esenciales de esta dis-
La obra muestra cómo diferentes ciudades ex-
ciplina de manera sencilla y conceptual, intentan-
perimentan el proceso de segregación y fragmen-
do en lo posible no perder el rigor científico en la
tación dentro de la geografía nacional. El tema se
explicación. La obra está dirigida a estudiantes de
expone alrededor de cinco ejes temáticos: frag-
nivel superior que se aproximen por primera vez
mentación y segregación; responsabilidad insti-
al estudio de la RMN en proteínas o a cualquier
tucional frente a la fragmentación; privatización
persona interesada en esta técnica. Con dicha fi-
del espacio y nuevas formas de estratificación so-
nalidad, este libro permite sentar las bases para
cial; estilos de vida imaginarios y desigualdades, y
que el estudiante pueda, posteriormente, profun-
mercado inmobiliario como promotor de la segre-
dizar en su estudio.
gación y fragmentación.
Fondo Editorial UAEM
7 8 inventio
SIGNIFICAR CON TEXTOS
Viaje por la experiencia
moderna
Hacia una hermenéutica crítica.
Theodor W. Adorno
y Paul Ricoeur
Elizabeth Valencia
Angélica Tornero
UAEM/Juan Pablos Editor
UAEM (Praxis/Humanidades 1)
(Colección de Autor)
Cuernavaca, 2014, 159 páginas
Cuernavaca/México DF, 2014, 210 páginas
ISBN: 978-607-8332-43-4
ISBN: 978-607-8332-30-4
Esta reflexión pretende ser una contribución a
Esta obra es resultado de una investigación es-
la necesidad de nuestra época de comprender
tético-política cuya perspectiva, que comenzó a
la situación en la que nos encontramos, con una
utilizarse en la Ilustración y que continuó con la
aproximación crítica. Un objetivo derivado de es-
Escuela de Frankfurt, en la síntesis Hegel-Marx-
tas argumentaciones es aportar, a través del inter-
Freud, es el marco teórico que permite, a través
cambio académico, a que la gente se vincule de
de Walter Benjamin, entender la experiencia mo-
nuevo con su propia vida, con su hacer, con su po-
derna como un arma de doble filo, es decir, como
der hacer más propio. Dicho objetivo proviene de
aquello que oscila entre las posibilidades de en-
la necesidad de reducir la violencia evidente hoy
riquecimiento en el espacio-tiempo construido
más que nunca; pero también la violencia taima-
para su realización: la ciudad. La materialidad de
da, sutil, que esa entelequia, ese “algo” invisible
la ciudad abruma con su presencia, que hiere la
sin voz ni rostro, a decir de algunos, ejerce sobre
percepción con sus contradicciones, a las que
la enorme mayoría dejándola sin posibilidades.
queremos enfrentar como prácticas de poder o
Esta investigación se relaciona con la filosofía
resistencia.
de la cultura; específicamente se explora el ám-
El itinerario de viaje inicia con la inquietud de
bito de la hermenéutica crítica. La preocupación
pensar la ciudad. Tal inquietud incluye una fascina-
consiste en saber si puede hablarse de filosofía
ción por la urbe. Fascinación que podría orientar
como hermenéutica o interpretación y crítica, en-
nuestros pasos hacia la seductora idea de ver la
tendida en términos de la teoría crítica de la Es-
ciudad como una gran obra de arte. Pero ese reco-
cuela de Frankfurt. Dicho de otro modo, se trata
rrido representaría el peligro de embellecer, apre-
de indagar si la hermenéutica o interpretación y
ciar complacientemente u olvidar lo que también
la crítica son aproximaciones complementarias,
sorprendería de ella: su miseria. Asimismo, nuestro
no excluyentes, revisadas dentro del marco no
interés por los modos de habitar la ciudad parte
de la teoría pura, sino de la praxis relacionada con
de la evidencia de que nadie es contemporáneo
la comprensión de fenómenos culturales actua-
de la ciudad que habita. Por lo tanto, para la com-
les. En esta búsqueda, la aproximación ha tenido
prensión del espacio-tiempo citadino se vuelve
como intención reflexionar sobre una propuesta
imprescindible su historia. Es por esta razón que
que permita comprender fenómenos inciertos,
el texto se realizará como un ejercicio de memoria
desde una visión crítica, es decir, de resistencia.
de mil historias que no nos han contado.
Fondo Editorial UAEM
inventio 7 9
RED NACIONAL ALTEXTO
La Red Nacional Altexto de Editoriales Universitarias y Académicas de México está integrada por las
editoriales universitarias de las Instituciones de Educación Superior (IES) afiliadas a la Asociación
Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (Anuies) en México. Sus actividades
iniciaron en 2006, tras la firma de un convenio de colaboración entre los titulares de 32 de estas IES y
autoridades de la Anuies. Actualmente, después de nueve años de trabajo en conjunto, está integrada
por 61 instituciones.
Entre las actividades principales de Altexto se promueve la capacitación para editores universitarios
en medios impresos y digitales, así como la vinculación con instituciones nacionales y extranjeras,
para la difusión y distribución de los títulos académicos. Sobresale la presencia de la red en la Feria
Internacional del Libro de Guadalajara, y en el extranjero, en las ferias internacionales de Buenos Aires,
Londres, LéaLA en Los Ángeles y, de manera individual, a través de la Cámara Nacional de la Industria
Editorial Mexicana (Caniem), en la Feria del Libro de Frankfurt.
La alianza editorial de Altexto ha permitido posicionar el libro académico en universidades, bibliotecas
y librerías especializadas, para la difusión del conocimiento, en beneficio de los lectores nacionales y
del extranjero.
Facebook: Red Nacional Altexto
Twitter: @RedNacionalAltexto
núm. 14 septiembre 2011
núm. 15 marzo 2012
núm. 16 septiembre 2012
núm. 17 marzo 2013
núm. 18 julio 2013
núm. 19 noviembre 2013
núm. 20 marzo 2014
núm. 21 julio 2014
núm. 22 noviembre 2014
Inventio, año 11, número 23, marzo - junio 2015
Víctor Guadalajara (Ciudad de México, 1965). Su obra ha sido incluida y reseñada por destacados críticos en
libros, catálogos, revistas y prensa. En ella se reconoce una búsqueda estética que lo ha llevado a desarrollar
un lenguaje propio, así como a interesarse en las búsquedas matéricas y soportes irregulares y volumétricos
ortodoxos. La temática de sus trabajos, relacionada con la naturaleza y sus estructuras, se sostiene en lógicas
geométricas, ritmos y repeticiones, casi siempre de formatos generosos, con las cuales nos introduce en su
por la Escuela de Diseño del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA). Ha sido reconocido por el Fondo
Nacional para la Cultura y las Artes (Fonca), en la categoría de Jóvenes Creadores (1993 y 1998) y desde el
2000 es integrante del Sistema de Pago en Especie de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP). Ha
realizado más de veintiséis exposiciones individuales y más de setenta colectivas en México y el extranjero
(Miami, Chicago y Singapur), entre ellas: “Elipsis” (Museo Carrillo Gil, 1996), “4A2G” (Museo de Arte Moderno
de la Ciudad de México, 2002) y, recientemente, “Orígenes, formas libres” (Museo Torres Bicentenario Toluca,
2013). Es miembro del Sistema Nacional de Creadores (SNC) desde 2007.
$ 50.00