está disponible aquí - Fundación Vía Libre

1
Siri, Laura (mayo, 2015). El Documento Nacional de Identidad Argentino: una “caja negra” y
una política de veridicción. III Simposio Internacional LAVITS Vigilancia, Tecnopolíticas y
Territorios 13-15 Mayo 2015. Río de Janeiro, Brasil. Red de Estudios Latinoamericanos sobre
Vigilancia, Tecnología y Sociedad (LAVITS).
El Documento Nacional de Identidad Argentino: una “caja negra” y una
política de veridicción
LAURA SIRI1
Resumen
En la Argentina todo ciudadano debe poseer un Documento Nacional de Identidad (DNI). Éste incluye
datos biométricos y, si tiene el formato más reciente, también un chip. No es obligatorio por ley portarlo
y exhibirlo permanentemente. Sin embargo, está naturalizado hacerlo, porque es requerido tanto en
interacciones con el Estado como con empresas privadas. La información del DNI está incluida en un
conjunto mayor llamado Sistema Federal de Identificación Biométrica (SIBIOS), utilizado por diversas
agencias gubernamentales para entrecruzar información de diversas fuentes, entre ellas la agencia de
impuestos (AFIP), la de Migraciones y la del registro individual de los trayectos en transporte público
generado por el Sistema Único de Boleto Electrónico (SUBE). Hay muy escasa información oficial acerca
de qué hace el Estado exactamente con esos datos recabados, por cuánto tiempo los almacena, cómo
los analiza, quiénes tienen acceso a ellos ni con qué fines. En junio de 2014, el ministro de Interior y
Transporte comunicó desde España que, desde algún momento de 2015, los DNI emitidos serían tarjetas
inteligente multipropósito de dos chips que registrarían no solo datos biométricos y domiciliarios, sino
también los de ANSES (la oficina que gestiona los aportes a la seguridad social) y los del SUBE. La
supuesta comodidad para el ciudadano del nuevo sistema no fue el único argumento esgrimido por el
funcionario. También se refirió a una eventual “prevención del delito”. En este artículo se reflexiona
sobre el carácter de “caja negra” –como diría Bruno Latour– del sistema sociotécnico del cual el DNI
argentino es la cara visible y –como diría Michel Foucault– sobre cómo la evolución de dicho sistema
lleva a los sujetos a exponer cada vez más cierta “verdad” sobre sí mismos, a la manera de una
confesión involuntaria e invisible que refuerza un poder ejercido sobre quien “confiesa”.
Palabras clave: Documento nacional de identidad, biometría, tarjetas inteligentes multipropósito,
cajanegrización, veridicción
INTRODUCCIÓN
En la Argentina tenemos un organismo público al que la Ley 26.338 asigna temáticas a
primera vista sin relación. Entre ellas:

“el ejercicio de los derechos políticos de los ciudadanos”,

“todo lo relacionado con el transporte internacional, terrestre, marítimo y
fluvial” y
Fundación Vía Libre – Universidad de Buenos Aires, Facultad de Ciencias Sociales, Lic. En Comunicación
y doctoranda en Ciencias Sociales – Santiago del Estero 1029, CABA, Argentina – laura.siri@gmail.com
1
2

“la organización, conducción y control del Registro Nacional de las Personas”
(RENAPER).
Se trata del Ministerio del Interior y Transporte, dependiente de la Presidencia de la
Nación.
Con el fin de garantizar los derechos políticos de la ciudadanía, este Ministerio se
encarga de organizar los procesos electorales, en particular los padrones de votantes.
Como parte de la gestión en transporte, también administra el Sistema Único de
Boleto Electrónico (SUBE). El uso de la tarjeta que habilita el acceso al transporte con
el sistema SUBE es opcional pero, si no se usa, el costo de los viajes es mayor. También
es posible usar esa tarjeta sin registrarse con todos los datos personales pero, en caso
de no hacerlo, no hay modo de reclamar el saldo no usado en caso de robo o extravío.
El sistema arma una base de datos con los movimientos de los usuarios del transporte
público registrados.
El RENAPER, por su parte, se ocupa de ejecutar la “Ley de identificación, registro y
clasificación del potencial humano nacional”, sancionada en 1968 por un gobierno
militar de facto (cfr. ADC, 2014). El Documento Nacional de Identidad previsto en esa
norma es obligatorio, se requiere para cualquier interacción con el Estado, para
trabajar legalmente en el país y para poder hacer transacciones privadas, como las
bancarias. Incluye varios elementos biométricos, como la fotografía y la huella digital
del pulgar. Objetar el hecho de que toda la población deba aportar sus huellas digitales
al sistema es muy inusual, salvo entre activistas de la privacidad. No hay obligación por
ley de portar siempre el DNI pero, en la práctica, los argentinos han naturalizado el
hábito de hacerlo.
Las respectivas bases de datos administradas por éstos y otros sistemas del Ministerio
del Interior y Transporte son entrecruzables con otras de los ministerios de Seguridad,
de Justicia y de Economía y Finanzas Públicas. El número de DNI de una persona no se
considera un dato sensible para la ley. Sin embargo, es una clave primaria que
identifica a cada ciudadano tanto en el padrón electoral, como en el sistema de
transporte, si está registrado. Y forma parte del número único de identificación laboral
(CUIL) o número único de identificación tributaria (CUIT), que traza la vida laboral o
comercial de las personas. De hecho, ahora se le asigna un CUIL al nacer a cada recién
nacido y se lo consigna al dorso del DNI, también provisto al nacer.
3
La Fundación Vía Libre ya ha manifestado su preocupación por el rumbo que está
tomando en la Argentina la recolección, almacenamiento y uso de datos personales
por parte del Estado (sin que esto implique dejar de cuestionar lo mismo cuando lo
hacen las empresas privadas). Es muy cuestionable, por ejemplo, el Sistema Federal de
Identificación Biométrica para la Seguridad (SIBIOS), que escanea la ubicación de los
ojos, nariz y contorno de las orejas de todas las personas que viajan al exterior y suma
estos datos a otros que ya obran en poder de la administración pública (Cfr. Vía Libre,
2012 y 2014; Busaniche, 2012, entre otros).
Un video publicitario de la Dirección Nacional de Migraciones con el eslogan “Si nos
conocemos mejor, nos cuidamos más” dejó así en claro el espíritu del sistema:
[…] en pocos segundos ejecuta la búsqueda sobre una base de datos de
millones de huellas y rostros previamente registrados, asociados a un número
de DNI […] Las fuerzas de seguridad de todo el país quedan integradas en una
misma base de datos pudiendo ejercer un mayor control sobre los ciudadanos
con prontuario y protegiendo la identidad del resto de la ciudadanía. La alta
tecnología del sistema permitirá en el futuro integrar datos de voz, iris ocular e
incluso del ADN.
No se ha divulgado aún información precisa sobre qué hace el Estado con todos los
datos recabados hasta el momento, cuánto tiempo los almacena, quiénes tienen
acceso a ellos, qué tipo de cruces se realizan entre las distintas bases de datos ni
exactamente con qué fines.
Esta información es difícil de exigir, entre otras razones, porque la Argentina no cuenta
con una ley nacional que obligue al Estado a proveer información. Solo existe un
decreto que resulta insuficiente, el 1172/2013. Además, como analizó en detalle la
Asociación Derechos Civiles (2014), aunque la ley de protección de datos en nuestro
país parezca excelente, tiene dos inconvenientes que, en la práctica, la hacen casi
inútil. El primero es que permite omitir la exigencia de permiso previo del interesado
cuando los datos se “recaben para el ejercicio de funciones propias de los poderes del
Estado o en virtud de una obligación legal”. También habilita a las distintas
dependencias del Estado a compartir entre sí datos personales. Con lo cual, sería
posible que una de ellas tuviera excelentes prácticas de seguridad y los comparta con
otra cuyos procedimientos fueran muy deficientes.
4
El segundo problema es que el órgano de control del cumplimiento de esta ley
depende del Poder Ejecutivo. Con lo cual, no puede sorprender que las 137
inspecciones realizadas entre 2008 y 2012 fueron realizadas a empresas privadas,
jamás a una dependencia estatal. Y que solo se aplicaron 36 sanciones entre 2005 y
2013, todas a entidades privadas y, en general, por incumplimientos meramente
administrativos.
El hecho de que la legislación dificulte monitorear e impedir el mal uso que el Estado o
los funcionarios públicos pudieran dar a los datos es motivo de especial inquietud. En
efecto, ya se dio el caso de que, por una falla informática, fotos de varios millones de
ciudadanos pudieron descargarse fácilmente del sitio del padrón electoral (Fernández,
2013). Nadie del Estado fue sancionado por permitir esa vulnerabilidad. Asimismo,
cuando alguien que dijo ser de Anonymous quiso acceder a los datos de SUBE, lo hizo
sin inconvenientes y, de nuevo, sin que el Estado asumiera responsabilidad alguna por
la escasa seguridad del sistema (La Nación, 2012). Del mismo modo, información que
la agencia impositiva o la de seguridad social deberían mantener confidencial en
ocasiones ha quedado expuesta ante quien la quisiera aprovechar (Sanz, 2011).
En junio de 2014 se anunció una profundización de la política vigente de identificación
personal. En efecto, el ministro de Interior y Transporte, Florencio Randazzo, comunicó
desde España y sin precisar detalles que, desde 2015, habría un nuevo documento de
identidad: una tarjeta inteligente multipropósito que permitiría unificar no solo datos
biométricos y domiciliarios, sino también los de ANSES (es decir, la oficina que gestiona
los aportes a la seguridad social) y los de SUBE. La comodidad que tendría para el
ciudadano el nuevo sistema no fue el único argumento esgrimido en su momento por
el ministro. También se refirió a una eventual “prevención del delito” (Infobae, 2014,
entre otros medios).
Actores sociales como Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, Asamblea
Permanente por los Derechos Humanos, Liga por los Derechos del Hombre, Servicio
Paz y Justicia, Comisión Provincial por la Memoria, Asociación por los Derechos Civiles,
Fundación Vía Libre y Asociación Pensamiento Penal, entre otros, manifestaron su
preocupación ante este nuevo desarrollo del DNI argentino. Principalmente porque un
documento nacional basado en tarjetas inteligentes multipropósito genera un punto
único de posible falla. Si alguien logra vulnerarlo, no solo podría usurpar identidades,
5
sino también acceder y usar como guste la información relacionada con salud,
educación, trayectos en transporte público o consumo. Y aunque fuera una tecnología
totalmente segura, implica un hito más en una tendencia creciente por parte del
Estado a la recolección y análisis de datos utilizables para la vigilancia total de la
ciudadanía.
LO QUE INFORMÓ EL GOBIERNO
Las fuentes oficiales para conocer fehacientemente cómo será el DNI electrónico
argentino son escasas y poco detalladas. Probablemente porque este desarrollo se
enmarca en un acuerdo de cooperación con la Casa de la Moneda de España que, en
su cláusula sexta, establece para las partes una obligación de confidencialidad. Así que,
además del anuncio inicial hecho desde ese país, solo contamos con las antes
mencionadas respuestas a los sendos pedidos de informes al Ejecutivo por parte del
diputado nacional Manuel Garrido y de la Asociación Pensamiento Penal. Se extracta a
continuación lo más relevante expresado en esos documentos:

El DNI electrónico tendrá dos chips, uno de los cuales está previsto que sea
RFID. Éste tendrá la única función de interactuar con el Sistema Único de Boleto
Electrónico (SUBE) y tendrá los mismos datos.

El poseedor del DNI podrá autenticar su identidad en forma automática al
momento de realizar ciertos trámites o transacciones en línea, para mayor
simplicidad y ahorro de tiempo.

El Estado se beneficiará por el uso más eficiente y el acceso seguro a
información y datos que hoy se encontrarían dispersos.

El Ministerio del Interior y Transporte, a través del RENAPER, tendrá a cargo la
recolección, conservación, ordenación, almacenamiento, relacionamiento,
evaluación, bloqueo, destrucción y procesamiento de los datos del Nuevo DNI.

Afirma que lo hará en forma directa y 100% estatal.

La modificación de datos que no sean de identificación será responsabilidad del
organismo o la entidad responsable de su generación.
6

El chip es un nuevo elemento de seguridad que reduciría las posibilidades de
falsificación o adulteración de los documentos.

Se tomarán las mismas medidas de seguridad que hoy existen para el
almacenamiento de los datos de identificación de los ciudadanos existentes en
los Archivos y bases de datos del Registro Nacional de las Personas, así como el
mismo tratamiento, restricción en su acceso y protección de datos personales
que rige en la actualidad (esta cita es del informe para el Sr. Garrido. En la de la
APP en cambio decía en cambio que la nueva tecnología “consiste en dotar de
mayores medidas de seguridad al DNI”, lo cual es contradictorio).

El cambio previsto no guardaría relación con posibles deficiencias en las
medidas de seguridad del actual DNI.

El DNI electrónico no representaría modificación alguna a las interfases entre el
RENAPER y el SIBIOS, por lo que los datos de identificación biográficos y
biométricos continuarán siendo transferidos de igual forma que en la
actualidad.

No será obligatorio cambiar de tarjeta. Este cambio no implica modificaciones
en la validez ni la convivencia con los DNI en circulación [claro está, quienes sí
deban volver a tramitar el DNI, no es de esperar que puedan elegir entre el que
tiene chip y el que no lo tiene]
QUÉ IMPLICA QUE EL DNI SEA UNA TARJETA INTELIGENTE MULTIPROPÓSITO
Los documentos de identidad tradicionales, aunque contengan datos biométricos
como fotos y huellas digitales, no incluyen ni transmiten información desconocida para
el portador. Y, cuando son exhibidos a otras personas, no interactúan con sistemas
externos. ¿Qué ocurre si el documento de identidad es una tarjeta inteligente?
Para responder, es útil no usar como referencia una fuente crítica hacia este tipo de
dispositivos sino una que, por el contrario, privilegie sus supuestas ventajas y aun así
permita dejar claros posibles cuestionamientos. No es el único, pero un libro clásico al
respecto es el manual técnico de Mike Hendry (2007) Multiapplication Smart Cards.
Como explica este autor, las tarjetas inteligentes no solo contienen datos, sino que
7
pueden realizar operaciones, como compararlos contra una fuente externa, procesar
una firma electrónica y almacenarlos en áreas secretas, solo accesibles en principio por
el software de la tarjeta. Por lo tanto, un documento de identidad así podría contener
información sobre su portador que éste desconociera y que hasta pudiera
eventualmente incriminarlo. También podría disparar al ser utilizado interacciones
cuyas consecuencias, buenas o malas, resultaran imprevisibles. Asimismo, aunque
teóricamente es posible y deseable diseñar la seguridad de las tarjetas inteligentes de
modo que no todo funcionario público o privado pueda acceder a todo dato, en la
práctica el ciudadano no tiene modo de saber si el sistema fue programado de ese
modo y, si así fue, si un error involuntario permitió por ejemplo a un policía de tránsito
mirar lo que solo debía ver su médico.
Hendry (op. cit.) también destaca que la industria de tarjetas inteligentes está
avanzando hacia aquellas que son multipropósito. Según el autor, la razón principal es
que así los proveedores pueden vender un producto más costoso y argumentar que
tanto la entidad emisora (el gobierno, en el caso de los documentos de identidad)
como los usuarios podrán usarlo en diferentes entornos, ganando en comodidad y
rapidez de las transacciones. Es así que la tarjeta de identidad de Malasia incluye
también el carnet de conducir, un monedero electrónico, el acceso al sistema de salud
y firma digital para comercio electrónico.
Se supone que las distintas aplicaciones que puede contener el chip inteligente
multipropósito pueden mantener sus respectivos datos separados y la terminal
simplemente elige unos u otros según permisos preasignados. Sin embargo, es
técnicamente posible que esos datos sí sean compartidos entre aplicaciones y, de
hecho, esa es la manera usual para que dichas aplicaciones puedan cooperar.
También una tarjeta puede tener dos chips. Típicamente, uno de ellos es una antena
RFID (tecnología especialmente cuestionada en cuanto a sus implicancias para la
privacidad). Es el caso del futuro DNI argentino. Al ser chips distintos, las aplicaciones
de ambos no pueden cooperar y, en realidad es como si fueran dos tarjetas distintas.
En el DNI argentino, sin embargo, parece irrelevante desde el punto de vista de la
privacidad si las aplicaciones de cada chip comparten datos o no. Porque, por lo
explicado anteriormente, cada dependencia pública por ley puede compartirlos con
otras. Así que los datos ya pueden integrarse a nivel de sistemas centrales. No hay
8
mucha diferencia si también lo son en la tarjeta misma. Además, es insustancial que
solo uno de los chips contenga los datos del DNI y el otro los de información relativa a
servicios públicos que utilice el portador, dado que los datos del DNI siempre son un
subconjunto de aquellos relativos al acceso a dichos servicios públicos.
Por otra parte, una de las características más poderosas de las este tipo de tarjetas es
que pueden descargar o actualizar aplicaciones después de que han sido emitidas y
entregadas al usuario. Con lo cual, cada vez que el documento interactúa con una
terminal de reconocimiento, podría estar recibiendo datos, con o sin el conocimiento
del portador. En el caso de los documentos de identidad sería posible, por lo tanto,
que la aplicación A efectivamente no comparta datos con la B pero que, al interactuar
con una terminal de reconocimiento, la A envíe datos actualizados a un sistema central
del gobierno, que ese sistema central cruce datos con los de la B y luego descargue en
la A de la tarjeta la actualización del estatus correspondiente. Todo sin conocimiento
del portador y, por lo tanto, sin posibilidad real de hacer una denuncia en caso de una
eventual violación de las leyes de protección de la privacidad u otros derechos civiles.
Otro punto digno de subrayar es que es técnicamente posible en un chip integrar
aplicaciones estatales como privadas. De hecho, las respuestas a los pedidos de
informes dadas por el Ejecutivo sugieren que ése será efectivamente el caso en la
Argentina, ya que hablan de acceso a “servicios públicos”. Que un servicio sea público
no implica que lo brinde el Estado. El documento de identidad biométrico con chip de
Nigeria, por ejemplo, no solo puede usarse como medio de pago, sino que generó
controversias porque hasta incluía el logo de la empresa Mastercard (Ekott, 2014).
Además, cuando todas las aplicaciones cargadas en la tarjeta son del mismo emisor,
por ejemplo el Estado, pueden diseñarse y probarse juntas para satisfacer
determinados criterios de buen funcionamiento y eventuales restricciones de
interoperabilidad. Si se suman aplicaciones de otros actores, en cambio, la complejidad
aumenta. Por otra parte, cuantas más funciones tiene la tarjeta, mayor es el
inconveniente para el usuario en caso de pérdida o robo, debido a que deja de poder
acceder a varios sistemas transaccionales a la vez hasta que se le otorga una nueva.
En cuanto a la seguridad para el usuario, Hendry (op. cit.) advierte que, del mismo
modo que con el software de una PC, no es posible garantizar al 100 por 100 que una
aplicación en una tarjeta inteligente estará libre de errores o comportamientos
9
inesperados. El autor enumera una lista de posibles ataques o errores involuntarios a
la seguridad del sistema y resalta que, a lo largo de la vida útil de una tarjeta
inteligente, más posibles vulnerabilidades podrían descubrirse. Sin omitir el hecho de
que todo esquema de seguridad no depende solo de tecnología, sino de un correcto
diseño de políticas y procedimientos, y de que las autoridades a cargo los hagan
cumplir.
Acerca de la seguridad nacional, el autor expresa que:
[…] a menudo es citada como parte del caso de negocios de emitir tarjetas de
identidad. Sin embargo, un análisis de riesgos detallado muestra que en
muchas situaciones los beneficios de seguridad serían marginales, mientras que
se generan riesgos de que usar la tarjeta pueda reducir el incentivo de llevar a
cabo otros chequeos, posiblemente más efectivos”.
Con respecto a su potencial para la prevención del delito común, en el caso del nuevo
DNI argentino ese argumento es aún más débil, sencillamente porque el gobierno
afirma que no será obligatorio cambiar el existente. Así que es improbable que los
delincuentes profesionales se sientan inclinados a someterse voluntariamente al uso
de una tecnología que podría comprometerlos.
ANÁLISIS Y REFLEXIONES
Las tecnologías usadas para identificar ciudadanos no pueden aislarse de los contextos
sociales en que se implementan. Es cierto que las tendencias para “modernizarlas”
vienen de la mano de grupos de influencia que actúan en todo el mundo, como la
Smart Card Association, el Biometric Consortium y la International Civil Aviation
Organization (ICAO), y que dichos actores interactúan asiduamente con la mayoría de
los gobiernos del mundo. Pero el grado y la forma en que cada país se enrola en este
“card cartel” (Lyon, 2009) son siempre específicos.
Por ejemplo, son conocidas las grandes controversias que el intento de implementar
documentos de identidad inteligentes biométricos despertó en Australia, Reino Unido,
Japón y Francia (Lyon, 2008), entre otros países. En la Argentina, sin embargo, la
discusión fue y es muy minoritaria. Es cierto que en el momento del anuncio del futuro
DNI apareció una editorial en un diario crítico con el gobierno (La Nación, 2014), un
10
comunicado conjunto de las asociaciones enumeradas al principio 2, los antes
mencionados pedidos de informes y algunos artículos de blog. Pero el tema no
permaneció en agenda ni se puede decir que haya logrado involucrar masivamente a la
población.
Por otra parte, en la Argentina se puede observar, tanto en el texto de la ley como en
la percepción general del tema, que el concepto de privacidad está resignificado como
una simple “protección de datos”. Esta resignificación sustituye como bien protegido a
las personas y sus derechos por objetos abstractos: los datos (Bonner y Chiasson,
2005). Por ejemplo, en las típicas encuestas sobre los temas que más preocupan a la
población aparece siempre la inseguridad. Sin embargo, no se manifiesta igual
preocupación por la privacidad, cuando sin ésta también se compromete gravemente
la seguridad.
Otra particularidad argentina es que existe una alta polarización política entre quienes
apoyan al partido actualmente gobernante y quienes se le oponen. De este modo, es
muy difícil hablar mal o bien en público sobre una política en particular sin que se
interprete como oposición u adhesión generalizadas al gobierno como un todo. A la
inversa, algunos critican o alaban determinada política porque en realidad lo que
cuestionan o defienden es la totalidad de lo que hace el oficialismo.
Lyon (2009) subraya el atentado a las Torres Gemelas y el giro desde el bienestar hacia
la seguridad como prioridad de los Estados entre los grandes disparadores de la
voluntad política de emitir tarjetas de identidad biométricas obligatorias. Esta
reflexión, sin embargo, no es aplicable a la Argentina, porque el atentado en New York
no impulsó localmente la misma sensación de peligro generalizada y porque en este
país la seguridad no parece la mayor preocupación de la política gubernamental actual.
El control inmigratorio tampoco es un objetivo particularmente relevante. No es que
estas metas no existan, no es que no haya abusos de poder, pero el discurso oficial
pone el énfasis en otras cosas.
El objetivo manifestado, más bien, parece ligado a poder discriminar a quién otorgar y
a quién no determinados beneficios sociales. Así lo explicó el entonces Subsecretario
de Tecnologías de Gestión, Eduardo Thill en el VI Congreso Internacional de Biometría
de la República Argentina desarrollado en Buenos Aires en noviembre de 2011:
2
Ver http://www.pensamientopenal.org.ar/dni/
11
El ejercicio de los derechos requiere necesariamente la identificación plena de
las personas. Este rol en nuestro país lo cumple el Estado. […] La identificación
electrónica es necesaria para el acceso a sistemas informáticos, a las
aplicaciones de gobierno electrónico, de comercio electrónico, pero también
para la ejecución de políticas sociales. […] el mundo ha avanzado en el uso de
tecnologías biométricas para los documentos nacionales que acreditan las
identidades de las personas. […] Por esta razón, desde el año 2003 se ha ido
trabajando en la digitalización del trámite de dicho documento […].
Por supuesto, la actual infraestructura de identificación de personas puede en
cualquier momento privilegiar más su potencial para reprimir, intimidar y restringir
libertades, y no tanto el de distribuir beneficios sociales. Mientras, el DNI electrónico
es presentado por el gobierno como una simple y positiva “innovación técnica”. Gran
parte de la población probablemente lo vea del mismo modo. En efecto, como siempre
fue obligatorio poseer un DNI y siempre se han tomado las huellas digitales de toda la
población, cualquier controversia al respecto está anestesiada desde hace mucho.
Además, era tradicional que en caso de pérdida o robo del documento, tramitar otro
llevara meses y, mientras tanto, los inconvenientes cotidianos eran enormes. Ahora se
expide en menos de media hora, sin hacer fila y se recibe en días. Lo que hay detrás de
estas “innovaciones técnicas” y si tiene esta comodidad un precio en términos de
privacidad, seguridad y libertad se encuentra “cajanegrizado”. El DNI electrónico
multipropósito es de prever que será igualmente “cajanegrizado”.
Recordemos que, para la sociología de la traducción, la cajanegrización es “el camino
mediante el cual el trabajo científico o técnico se vuelve invisible a causa de su propio
éxito. Cuando una máquina funciona eficientemente o un hecho está establecido con
firmeza, uno solo necesita concentrarse en los beneficios que genere y no en su
complejidad interior. Así, paradójicamente, sucede que la ciencia y la tecnología
cuanto más éxito obtienen más opacas se vuelven” (Latour, 2001:362).
La sociología de la traducción es una teoría útil para estudiar los documentos de
identidad, porque pone especial atención a las “cajas negras” empleadas por los
“actantes”. Es decir, aquellos que actúan o llevan a otros a actuar. Las cajas negras,
una vez “enroladas”, se convierten ellas mismas en actantes y contribuyen a dar forma
a la conducta de quienes las usan. La caja negra expresa una verdad que se asume
como garantizada, una simple etiqueta que reemplaza y evita la problematización de
su contenido.
12
Por cierto, la idea misma de que el DNI inteligente es seguro y cómodo también es una
caja negra. Es un intento de no problematizar algo que otros actores sociales
consideran (consideramos) altamente problematizable. Pero, al mismo tiempo, apunta
a enrolar o convertir en aliados a otros actores que, en la Argentina, hasta el momento
parecen mayoritarios: quienes simplemente usan los artefactos técnicos disponibles
por su funcionalidad o comodidad y solo los descajanegrizarán si ocasionan algún
problema serio y masivo contra la seguridad, integridad física o libertad de individuos o
grupos con los cuales se identifiquen.
A esta altura es interesante mencionar un trabajo de Carmen Romero Bachiller (2008),
donde afirma que:
Ciertos elementos “no-humanos”, en concreto los documentos de
identidad/identificación,
adquieren
una
preeminencia
particular,
convirtiéndose en auténticas “extensiones protésicas” que permiten asegurar la
legitimidad de los “cuerpos” y garantizan la posibilidad de que sean siempre
reconocibles en los regímenes fijados.
Las extensiones protésicas son artículos, como los lentes para ver, que de algún modo
pasan a constituir nuestro ser, sin importar que no formen parte del equipamiento
natural de nuestro cuerpo sin ellos. Y, como a toda caja negra, solo las
problematizamos si en algún momento funcionan mal. ¿Han devenido los DNI en
extensiones protésicas?
En la Argentina sin duda la respuesta es que tradicionalmente sí. Sin embargo, la
evolución del DNI obligatorio hizo de este importante documento una pequeña parte
de un sistema mucho mayor que vincula a una persona no solo con los datos inscriptos
en él, sino con archivos de la policía, la AFIP, el registro de reincidencias, el padrón
electoral, la ANSES y el sistema de transporte público. El DNI argentino, de este modo,
tiende a dejar de ser una simple extensión protésica, para convertirse en una
representación metonímica de la persona misma y en un instrumento que produce
verdades sobre el individuo en cada una de sus interacciones diarias. Y así como hay en
la sociedad escasa vocación de “descajanegrizar” el DNI en su estatus de extensión
protésica, tampoco es de esperar que la haya para hacerlo en su estatus de política de
veridicción.
Es aquí que se puede establecer una complementariedad en el análisis del DNI
argentino entre el enfoque basado en la sociología de la traducción y los análisis sobre
13
poder, verdad, sujeto y dispositivos de Michel Foucault. Una complementariedad que
no necesariamente sería aplicable del mismo modo a la implementación de un
documento de identidad electrónico en cualquier país.
Recordemos que el poder, según Foucault, necesita para producirse reglas para
discriminar lo verdadero de lo falso en el sujeto. Dichas reglas están históricamente
constituidas y se puede hablar de tecnologías de la verdad, o de veridicción, para
referirse a los medios de producir verdad en cada contexto histórico. Un ejemplo de
tecnología de la verdad es la producción de la confesión: “un acto verbal mediante el
cual el sujeto plantea una afirmación sobre lo que él mismo es, se compromete con
esa verdad, se pone en una relación de dependencia con respecto a otro y modifica a
la vez la relación que tiene consigo mismo” (Foucault, 1981:p27). La confesión requiere
de un interlocutor, o una instancia de interlocución. Puede ser espontánea o dictada
por un imperativo moral. Pero también arrancada por la fuerza. Además, “ya no se la
percibe como el efecto de un poder que nos constriñe” (Foucault, 1978, p. 60). Se
“cajanegriza”, diría Latour. Más aún: “La confesión de la verdad se ha inscripto en el
corazón de los procedimientos de individualización por parte del poder y [ha devenido
en] una de las técnicas más valiosas en Occidente para producir la verdad” (Foucault,
op. cit., p. 59). Si para la Iglesia la confesión prometía la salvación del alma, para la
sociedad occidental también promete una salvación, pero secular y orientada a la
salud y al bienestar. El precio es que a través de la confesión los individuos en realidad
están tomando un rol activo en su propia vigilancia.
Así, complementando a Latour con Foucault, podría decirse que el DNI argentino,
como representación metonímica cajanegrizada del individuo, “confiesa” en su lugar.
El ciudadano no necesita autoincriminarse ni explicar sus acciones. Hay un dispositivo
técnico, del cual su DNI es solo la cara visible, que permanentemente va produciendo
verdad sobre él. Y lo que confiesa este artefacto se considera mucho más verosímil que
lo que el sujeto pudiera decir de sí mismo. Tiene la fuerza convincente de la creencia
en la infalibilidad de la ciencia y la ingeniería. Si un sistema técnico reconoce en una
persona a un criminal buscado o alguien a quien se le debe denegar un servicio o
acceso, es muy difícil para la persona argumentar que está equivocado (Feldman,
2003).
La confesión generada por las huellas que va dejando la representación metonímica de
la persona (su documento) es en parte forzosa en la Argentina, por el hecho de que
14
todo ciudadano debe tener DNI desde que nace. Pero en parte será “voluntaria”, si
decide aprovechar la comodidad de poder hacer más de una transacción con una
misma tarjeta cuando el DNI sea “inteligente”. Claro está, como ya se argumentó en
Gran Bretaña ante el intento de imponer un sistema análogo, lo “voluntario” pueden
fácilmente convertirse en obligatorio “de facto”, como ya ocurrió en la India. El Estado
no tiene más que dar incentivos “positivos” (como mejores condiciones de acceso a
ciertos servicios) para el cambio de DNI, o negativos (como la denegación de otros en
caso de no tener el nuevo). Quien opte por ejercer su derecho a no colaborar
“voluntariamente” con el creciente escrutinio, sabrá que no hará más que
singularizarse como un excéntrico sospechoso y probablemente se convierta en blanco
de mayor vigilancia. Pero, por las razones ya expuestas, en la Argentina por el
momento parece improbable que tengan éxito estos argumentos para detener el
eDNI, como sí lo tuvieron en el Reino Unido.
La solución, desde el punto de vista de quienes sí se preocupan por las consecuencias
del sistema técnico y político cuya cara más visible es el DNI, podría ser tan simple
como no dejar morir el debate al respecto. En efecto, para la «sociotecnología» de
Trevor Pinch y Wiebe Bijker (1987), una tecnología específica no resulta adoptada o
rechazada por la sociedad debido a sus virtudes o defectos intrínsecos, sino a cómo
ciertos grupos sociales relevantes atribuyen a los artefactos involucrados y cómo
piensan los problemas y soluciones generados por éstos. En el proceso, los artefactos
en cuestión pasan de una etapa de flexibilidad interpretativa (caracterizada por la
controversia) hacia otra de estabilización o clausura. La consecuencia lógica es que,
mientras exista un solo grupo social relevante que mantenga viva la controversia,
podrá haber tendencias fuertes, grandes consensos, imposiciones por la fuerza, pero
no clausura. La tarea del activista, por lo tanto, debería ser “descajanegrizar”, en un
contexto donde nadie quiere ver lo que hay dentro de esas cajas negras que parecen
funcionar tan bien. O producir verdad, pero no a la manera de quien confiesa a
requerimiento de otros, sino a la del “parresiastés” (Foucault, 2010) que insiste en
manifestar ciertas cosas cuando su sociedad preferiría no oírlas.
15
REFERENCIAS
Asociación Derechos Civiles [ADC]. El Estado recolector: Un estudio sobre la Argentina y los
datos personales de los ciudadanos. Buenos Aires. Recuperado de
http://www.adc.org.ar/wp-content/uploads/2014/09/El-estado-recolectorInformeADC.pdf
Bonner, W., & Chiasson, M. (2005). If fair information principles are the answer, what was the
question? An actor-network theory investigation of the modern constitution of privacy.
Information and Organization, 15(4), 267–293. doi:10.1016/j.infoandorg.2005.03.001
Busaniche, B. (14 de agosto de 2012). El fin del derecho a la intimidad. La Nación. Recuperado
de http://www.lanacion.com.ar/1499039-el-fin-del-derecho-a-la-intimidad
Hendry, M. (2007). Multi-application Smart Cards: Technology and Applications. New York:
Cambridge University Press.
Feldman, R. (2003). Considerations on the Emerging Implementation of Biometric Technology.
Hastings Communications and Entertainment Law Journal, 25(654). Recuperado de
http://repository.uchastings.edu/faculty_scholarship/160
Foucault, M. (1978). The history of sexuality Volume 1: An Introduction. New York: Vintage
Books.
Foucault, M. (1981). Mal faire, dire vrai. Fonction de l’aveu en justice. Cours de Louvaine
Presses Universitaires de Louvaine - Trad. cast.: Obrar mal, decir la verdad, Buenos Aires,
Siglo XXI, 2014.
Foucault, M. (2010) El coraje de la verdad. El gobierno de sí y de los otros II. Curso en el Collège
de France. Fondo de Cultura Económica, Buenos Aires.
Latour, B. (1994/1998): “De la mediación técnica: filosofía, sociología, genealogía”, en Miquel
Domènech y Francisco Javier Tirado (comps.), Sociología Simétrica. Ensayos sobre ciencia,
tecnología y sociedad, Barcelona, Gedisa: 249-302.
Latour, B. (2001). La esperanza de Pandora: Ensayos sobre la realidad de los estudios de la
ciencia. Barcelona: Gedisa.
Lyon, D., & Bennet, C. (Eds.). (2008). Playing the ID card: Understanding the significance of
identity card systems. London and New York: Routledge.
Lyon, D. (2009). Identifying Citizens: ID Cards as Surveillance: Polity Books.
Pérez Esquivel, A. (2 de octubre de 2014). APP frente al anuncio de los nuevos DNI electrónicos.
Buenos Aires. Recuperado de http://www.pensamientopenal.org.ar/app-frente-al-anunciode-los-nuevos-dni-electronicos
Pinch, T. J. y Bijker, W. E. (1987) The social construction of facts and artifacts. W. BIJKER, T.
HUGHES, y T. PINCH (Eds.) The social construction of technological systems. Cambridge, MA:
MIT Press, p. 17-50.
Registro Nacional de las Personas [RENAPER] (5 de agosto de 2014). Respuesta al pedido de
informes del diputado Manuel Garrido sobre DNI electrónicos. Buenos Aires. Recuperado de
http://www.vialibre.org.ar/files/escanear0113.pdf
Registro Nacional de las Personas [RENAPER] (16 de septiembre de 2014). Respuesta del PEN a
la Asociación Pensamiento Penal.
Romero Bachiller, C. (2008). Documentos y otras extensiones protésicas, o como apuntalar la
“identidad”. Política y Sociedad, 45(3), 139–157.
Thill, E. (2011) El rol de la identificación de personas en las políticas de desarrollo e inclusión
digital: el Marco para la Identificación Electrónica Social Iberoamericana. Thill, E. (Ed.).
(2011). Biometrías 2. Buenos Aires, 11-32.
16
Fundación Vía Libre (27 de enero de 2012). Con SUBE sí vas a pagar más caro: el fin de la
privacidad. Recuperado de http://www.vialibre.org.ar/2012/01/27/con-sube-si-vas-apagar-mas-caro-el-fin-de-la-privacidad/
Fundación Vía Libre (11 de agosto de 2014). Acceso a Información Pública: Magras respuestas
sobre el proyecto de nuevo DNI. Recuperado de
http://www.vialibre.org.ar/2014/08/11/acceso-a-informacion-publica-magras-respuestassobre-el-proyecto-de-nuevo-dni/
Artículos periodísticos
Ekott, I. (29 de agosto de 2014). Scandalous: Outrage in Nigeria as government brands National
ID Card with MasterCard’s logo. Premium Times. Recuperado de
http://www.premiumtimesng.com/news/headlines/167479-scandalous-outrage-in-nigeriaas-government-brands-national-id-card-with-mastercards-logo.html
Fernández, P. (4 de noviembre de 2013). Por una falla de seguridad se pueden descargar fotos
del padrón electoral. Infotechnology.com. Recuperado de
http://www.infotechnology.com/internet/Por-una-falla-de-seguridad-se-puedendescargar-fotos-del-padron-electoral-20131104-0001.html
El nuevo DNI tendrá un chip que incluirá la historia clínica de las personas y los datos de su
SUBE (27 de junio de 2014). Infobae. Recuperado de
http://www.infobae.com/2014/06/27/1576438-el-nuevo-dni-tendra-un-chip-que-incluirala-historia-clinica-las-personas-y-los-datos-su-sube
Exponen en la Red los registros de viajes de la tarjeta SUBE (30 de enero de 2012). La Nación.
Recuperado de http://www.lanacion.com.ar/1444623-exponen-en-la-red-los-registros-deviajes-de-la-tarjeta-sube
Sanz, F. Filtración de información privada en AFIP (2 de enero de 2011). Fernando.com.ar.
Recuperado de http://www.fernando.com.ar/2011/afip-filtra-informacion-privada/
La peligrosa pulsión por controlarlo todo (10 de julio de 2014). La Nación. Recuperado de
http://www.lanacion.com.ar/1708516-la-peligrosa-pulsion-por-controlarlo-todo