Capítulos 87, 88, 89, 90, 91, 92 y 93

CAPITULO 87
Qué bien, pensó Laura al abrir la puerta ¡Ya estoy en casa! Y es que a
Laura, aunque le gustara viajar, también le gustaba estar en su hogar.
Era su castillo. Otra de las millones de cosas, que le hacían feliz. Laura
no tenía el perfil de algunas mujeres ejecutivas, a las que pasar un trapo de
polvo o planchar una camisa le pusiera de mal humor, por hacerla pensar,
que de alguna forma la degradaban. Para nada.
A Laura, le gustaba por igual, redactar un contrato impecable, que
dejar impecables los puños de sus camisas. Era de la opinión que cualquier
cosa hecha con cariño te devuelve felicidad. Lo mismo sucedía con las
personas. Si les das, te devuelven. Laura pensó.
Vivía en un piso muy chic. Podríamos decir que estaba casi recién
estrenado. Lo había adquirido hacía escasos dos años. Un piso en la Plaza de
Euskalduna. De esos con los que se quedaban las entidades bancarias, porque
los promotores no podían hacer frente a los créditos que les habían
concedido. Tenía 150 metros. Distribuidos en salón, cocina, dos habitaciones
grandes con dos baños incorporados y un aseo para invitados. Y estaba
situado en un ático, en la diana del centro financiero de Bilbao.
- 161 -
Al lado de la torre de Iberdrola. A mitad de camino entre los dos
museos: el de Bellas Artes y el Guggenheim. Con impresionantes vistas a la
ría, y teniendo de frente, la prestigiosa universidad de Deusto. Laura vivía
allí. Como una reina.
Le había costado muy barato, en relación con lo que fueron los precios
de salida, antes de la crisis. Pero aun así fue un dineral; que pagó al contado,
porque tenía ahorros, y porque también contó con lo de sus padres.
Así que toda la casa era suya. Su castillo le pertenecía. Hasta el último
tenedor, era de Laura Santamaría Arguelles.
Encendió la luz y se sintió complacida. No es que nuestra protagonista
tuviera especial apego a las cosas, ya que pensaba que todo habría de
abandonarlo, más tarde o más temprano. Se sintió complacida, porque lo que
allí había lo había comprado con mimo y cariño y ahora aquel salón,
aquellos libros, aquel sofá, parecía le estuvieran diciendo: bienvenida a casa,
te estábamos esperando. Encantados de volver a tenerte aquí.
No pudo hacer mucho más. Necesitaba dormir. Antes le puso un
WhatsApp a Julles: ¡Estoy en casa!
- 162 -
CAPITULO 88
Y William, cambió de idea. También quería volver a casa. Así que si
podía salir hoy, mejor que mañana. Pensó.
Le puso un WhatsApp a Grace: Grace espero que estéis bien. No
quiero molestar, pero me gustaría volver hoy, porque he terminado. Se
transportó hasta su noche con ella. Fue bonito. Enseguida le llegó la
respuesta y un pantallazo: No molestas. Estamos bien gracias. Los billetes en
el aeropuerto. Como siempre.
William pensó en la suerte que tenía y le contestó: Gracias Grace,
volveré a veros pronto.
No lo dijo por cumplir, lo dijo porque esa era su intención. Aunque
podría cambiarla. Como el billete de vuelta.
- 163 -
CAPITULO 89
Laura se despertó porque sentía hambre. Cuando abrió los ojos ya era
de noche. La cortina medio abierta, dejaba pasar algunas luces del "Bilbao la
nuit".
Como no tenía nada en casa, hizo lo de otras veces. Llamar a Pedro,
que era el dueño de la cafetería, situada en la planta baja del edificio. Para
pedirle que le subiera la comida-cena.
Pedro regentaba el local, con absoluta profesionalidad. Por eso tenía un
éxito rotundo. Siempre estaba lleno. Dentro y fuera. Por las mañanas con los
desayunos y los cafés de las oficinas. A mediodía con los menús. Y los fines
de semana, con el vermut y las familias que no querían cocinar.
Pedro le dio la bienvenida y le dijo que en diez minutos le subiría la
cena. Laura pidió una ensalada mixta, un filete con patatas fritas y un zumo
de naranja muy grande.
Los gustos gastronómicos de Laura no eran muy sofisticados. Pero sí
muy exigentes. Porque todo debía estar elaborado con productos de
excelente calidad y estar muy bien cocinado. Laura, nuevamente, selectiva.
- 164 -
Tenía el tiempo justo para ducharse. Antes no lo había hecho, porque
había llegado rendida.
Se dio una reconfortante ducha y se vistió. Con un chándal rosa y
negro, monísimo, de la marca Nike. Y programó la temperatura de la
calefacción. Bilbao en enero, no era Cape Town.
Puso los cubiertos y las servilletas, en la mesa redonda del salón. Y
como guinda a su celebración, por estar de nuevo en su casa, encendió el
equipo de música para escuchar su favorita: la banda sonora de Memorias de
África. Con los primeros acordes, sonó también el timbre. Le traían la cena.
- 165 -
CAPITULO 90
Cómo disfrutó de su cena. Estaba todo riquísimo. Pedro se la había
puesto con gran cariño, y además, había tenido el detalle, de añadir una trufa
de chocolate blanco de Arrese. Exquisita.
Terminó. Metió los platos en el lavavajillas. Se los devolvería al día
siguiente. Y antes de empezar a deshacer el equipaje y ponerse con el
ordenador, se puso un té verde. En el microondas. Y mientras esperaba
tranquila en el sofá, a que se enfriase; le asaltaron, como forajidos a una
diligencia, los siguientes pensamientos:
Se encontraba tan a gusto en su casa, y viviendo su vida, que no sabía
si realmente sería más feliz, compartiendo todo aquello con alguien. Fuera
quien fuese.
Porque Laura, era feliz, en y con, su vida. La disfrutaba. Y nunca se
sentía ni sola, ni aburrida.
En realidad no buscaba pareja. No buscaba nada ni nadie. Era
simplemente feliz. Suponía que compartir su vida con un hombre como
Julles, tendría muchas ventajas. Pero también habría inconvenientes.
Compartir era muy bonito, pero también lo era, poder decidir absolutamente
- 166 -
todo sobre su propia vida.
Laura, definitivamente, no sabía qué iba a hacer con Julles.
Y en cuanto a William: Sí. Lo sabía.
Decidió que ya era hora de poner tierra por medio, (era un decir) y de
no estar tan pendiente de él ni, de sus fotos. Ya era hora de romper las
cadenas, los lazos, el cordón umbilical. Ya era hora de separarse de él. De
volar.
No podía, ni quería, quedarse clavada como una boba. Tenía que poner
remedio. Para curarse de aquella enfermedad, que se llamaba William. Se
alejaría de su cuenta, de su blog, de sus fotos. Lo haría, vaya que si lo haría.
Laura se reafirmó.
Volver a su casa, también había significado para Laura, volver consigo
misma. Se sintió bien. Sonrió y se levantó a calentarse el té. Se le había
quedado frío.
- 167 -
CAPITULO 91
Por esas horas, también llegó William a su casa de Málaga. Era de
noche. Estaba cansado pero contento. Hogar dulce hogar, pensó. A veces, él
también necesitaba su casa.
Dejó las llaves en el mueble de la entrada, en una bandeja, y subió las
escaleras, derecho a su dormitorio. Lo primero que haría sería darse una
ducha. Había corrido para no perder el avión.
Llegó muy justo, se entretuvo, o las dos cosas. No le solía pasar, pero
esta vez, por poco, pierde la conexión en Frankfurt. Se desnudó. Mientras,
dejaba correr el agua.
La casa tenía una caldera individual de gasoil, por lo que el suministro
de agua caliente estaba asegurado. Pero le costaba llegar al segundo piso y
William hoy no quería agua fría. Quería una ducha caliente. Relajante
Había cenado un bocadillo de jamón y un café, que le habían dado en
el avión; así que por ese lado estaba listo. Lo que más le apetecía era la
ducha. Se miró al espejo. Y este autor le miró también.
- 168 -
William Campero Vargas, era un mexicano muy resultón ¡Si señor!
Os lo describo: Entre metro 75 y metro 80. Pelo negro, liso, corto, todavía
sin canas. Ojos negros, no muy grandes, pero muy brillantes. El brillo que le
daba la inteligencia, la experiencia y el pertenecer a ese tipo de hombres, de
los que se escurren como el agua entre los dedos. La nariz recta como
Moctezuma. Aunque sus fosas nasales eran algo anchas. Orejas pequeñas y
muy pegadas. Labios excesivamente gruesos y dientes muy blancos. A
destacar: el brillo de sus negros ojos y su irresistible sonrisa. Que usaba a
veces de niño bueno, y otras, de canalla total.
Al ser mexicano, no tenía casi vello. No era musculoso ni enjuto.
Quizá un poco de barriga. Pero se le podía perdonar.
William todo esto se lo sabía, y hasta la fecha lo había aprovechado. Y
de qué manera.
Se metió en la ducha y se puso a silbar. La banda sonora de Desayuno
con Diamantes.
- 169 -
CAPITULO 92
La casa de William, no estaba en Málaga ciudad. Estaba en Málaga
provincia. Entre Estepona y Puerto Banús. En un residencial, bueno, aunque
no de lujo. Que se encontraba justo a pie de playa.
Se llamaba La Alcazaba. Y allí William, se había quedado un adosado
de dos plantas más sótano, tras su divorcio de Grace.
No lo había vendido, ni lo alquilaba. Era el único punto de referencia
estable, que mantenía en su ajetreada vida.
Lo tenía organizado de la siguiente manera:
En el aeropuerto le guardaban su coche cuando se iba de viaje. Un
Volkswagen Golf, como el de Julles, pero en negro. Y se lo tenían preparado
para cuando volvía. Conduciendo, en cuarenta minutos, ya estaba en casa.
Para diario, tenía una moto. Una BMW 1200 R. Un gran moto.
Como el tiempo era muy bueno casi siempre, le permitía desplazarse
- 170 -
cómodamente sin la preocupación de dónde aparcar. Y a pesar de que la
autopista y la autovía eran bastante peligrosas, hasta la fecha no había tenido
ningún percance.
Por hacer las comparaciones, Julles también andaba en moto por
Barcelona. Pero tenía una Scooter Suzuki Burgman 650 Executive. Igual de
cool.
William salió de la ducha, y encendió un poco la calefacción. Porque
aunque no hacía frío, mejor era templar la casa.
Se puso cómodo. Chándal y camiseta; y se sentó en la mesa de su
habitación para conectarse. Entró en Instagram. Su última foto, el atardecer
en la torre de Gálata, estaba siendo un éxito. Incluso la habían "reposteado"
para la cuenta IG Photobox, como la mejor del día. Le llenó de satisfacción.
La buscó. Pero Laura, tampoco estaba.
Sintió curiosidad y abrió su cuenta. La imponente fachada del Tesoro
de Petra y el Faro que alumbraba el fin del mundo, le estaban esperando. Le
miraron con los ojos de Laura. Y William se los leyó. Mercaderes y tesoros.
Barcos y piratas. Sirenas. Botellas con mensajes de amor, enterradas en la
arena.
- 171 -
William se dejó caer en el respaldo de la silla. Quizá no había sido
muy inteligente. Aquella mujer era excepcional, y por alguna razón, la red
los había conectado.
Ella había intentado acercarse, y él la había rechazado. Tras su
ausencia en las últimas fotos, William tenía la impresión de que Laura
seguiría su camino. De que no volvería. Que como mucho, le dedicaría algún
comentario. Y eso sería todo. Y todo sería por su culpa.
- 172 -
CAPITULO 93
Pero ¿qué quieres en realidad William? se preguntó. Lo quería todo.
Como siempre. Se contestó.
Por un lado quería deshojar la margarita y llegar a conocer a aquella
mujer, Laura Santamaría. Que volvía loca su curiosidad, y que no acababa de
dejarle en paz. Pero por otro, no quería arriesgar nada. No quería
complicarse. No quería comprometerse. No quería salir de su guarida.
Y es que a William, además de Laura, las redes también le daban
mucho miedo. Porque nunca sabemos quién está realmente al otro lado.
Cuánto hay de mentira y cuánto hay de verdad. Si hay algo. William pensó.
Pero la gominola de su corazón, que últimamente parecía haber
tomado vitaminas, le insistía: síguela, síguela. Haz por conocerla. No te
arrepentirás.
William llevaba toda la vida siendo como era y ahora no iba a cambiar.
Quizá se le ocurriera algo. Pero de momento no iba a hacer nada. Siguió con
lo suyo, y envió a su triste gominola-corazón, a dormir.
- 173 -