Guardar

Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
CAPÍTULO 9 Desarrollo de los intereses en la edad de transición
Apartado 01
El problema de los intereses en la edad de transición es la clave para entender todo el desarrollo
psicológico del adolescente 1 . Las funciones psicológicas del ser humano, en cada etapa de su
desarrollo, no son anárquicas ni automáticas ni causales sino que están regidas, dentro de un
cierto sistema, por determinadas aspiraciones, atracciones (vlechenie) 2 e intereses sedimentados
en la personalidad.
Estas fuerzas motrices de nuestro comportamiento varían en cada etapa de la edad y su evolución
determina los cambios que se producen en la propia conducta. Por tanto, sería erróneo examinar
—error frecuentemente cometido— el desarrollo de las funciones y procesos psicológicos sólo en
su aspecto formal, en su forma aislada, sin relación alguna con su orientación, independiente de
aquellas fuerzas motrices que ponen en movimiento estos mecanismos psicofisiológicos. El estudio
puramente formal del desarrollo psicológico es, en realidad, antigenético 3 , ya que menosprecia el
hecho de que en el paso a cada nueva etapa de la edad no sólo se modifican y desarrollan los
propios mecanismos de la conducta, sino también sus fuerzas motrices. El fracaso de muchas
investigaciones psicológicas, en particular las que se refieren a la edad de transición 4 , se debe al
desconocimiento de dicha circunstancia. Estas investigaciones trataban de establecer en vano
algunas diferencias cualitativas esenciales en la actividad de ciertos mecanismos de la conducta
comparando, por ejemplo, la atención o la memoria del adolescente con las del escolar [4] y del
niño de edad temprana. Si esas peculiaridades incluso se establecían, se limitaban por lo general,
a una característica puramente cuantitativa que demostraba el incremento de las funciones, el
crecimiento de su índice numérico, pero no el cambio de su estructura interior.
Más aún, algunos investigadores, como veremos después, sobre la base de un estudio formal del
desarrollo psíquico, llegaban, por lógica necesidad, a decir que todos los elementos fundamentales
del pensamiento del adolescente existían ya en el niño de tres años y que los procesos
Entre 1928 y 1931, L. S. Vygotski publicó diversos manuales para centros de enseñanza a distancia; figuraban entre ellos la «Paidología de la edad escolar», (1928),
«Paidología de la edad juvenil» (1929) y «Paidología del adolescente» (1930-1931). En esta colección completa de sus obras hemos incluido capítulos del último libro. El
manual se editaba por partes cada una de las cuales incluía algunos capítulos. Figuraban en la primera parte cuatro capítulos: «Concepto de la paidología», «Métodos
paidológicos», «Breve análisis de las etapas principales del desarrollo infantil», y «Análisis de las principales teorías sobre la edad de transición». En la segunda parte se
incluían cinco capítulos: «Estudio general de la edad de transición», «Peculiaridades anatómicas y fisiológicas del adolescente», «Maduración sexual», «Psicología de la
maduración sexual», «Conflictos y complicaciones en la edad de transición». Ambas partes fueron publicadas en 1930 bajo la rúbrica: «Sección de enseñanza a distancia
adjunta a la facultad de Pedagogía de la 2ª. Universidad Estatal de Moscú». La tercera y cuarta parte fueron publicadas en 1931 conjuntamente bajo el título de «Instituto
Central de perfeccionamiento pedagógico. Cursos de enseñanza a distancia». El manual era editado en calidad de manuscrito. Cada capítulo iba acompañado por un plan
de estudio y la lista de la literatura recomendada. Como es natural hemos suprimido de nuestra edición dicho plan y la literatura recomendada la hemos incluido en la lista
general bibliográfica señalándola con un asterisco.
1
En las Obras Completas figuran los capítulos que tratan, propiamente dicho, sobre el propio desarrollo psicológico en la adolescencia. L. S. Vygotski va reuniendo con
infinita paciencia los datos que encuentra en las investigaciones de autores extranjeros, en monografías y artículos diversos que puedan confirmar su punto de vista sobre el
desarrollo psíquico de los adolescentes. A ello se debe la abundancia de citas de autores extranjeros, pero como se trataba de manuales auxiliares no señala la fuente de la
cita. Han pasado más de cincuenta años desde que Vygotski escribió este libro y hoy día resulta imposible identificar todas las fuentes utilizadas y tanto menos las citas
tomadas de artículos. Muchas de ellas eran traducidas por el propio autor. Las semejantes citas del presente tomo están transmitidas de manera indirecta.
En la segunda mitad de los años veinte surge en nuestro país un gran interés por los problemas de la adolescencia debido, fundamentalmente, a los problemas que la
sociedad tenía planteados ante sí. Todas las investigaciones se enfocaban desde el punto de vista psicológico y por ello se estudiaban muy poco las peculiaridades
psicológicas de dicha edad. Se trataba, más que nada, de investigaciones fisiológico-higiénicas o bien sociopedagógicas. En aquel mismo período se publicaron diversos
trabajos dedicados a la generalización de las investigaciones y a las teorías extranjeras. Figuran entre ellas las obras de V. E. Smirnov (1929), M. M. Rubinshtein (1926) y P.
L. Zagorovski (1928), así como el libro de Vygotski «Paidología del adolescente», la cual P. P. Blonski valoró como la más aceptada.
Debemos señalar que Vygotski inicia su investigación sobre el desarrollo psíquico en la edad de transición analizando los intereses. En su interpretación de la naturaleza de
los intereses, Vygotski no rebasa los límites de las ideas existentes en aquel período, intenta, sin embargo, también en este caso, diferenciar dos líneas en el proceso del
desarrollo del niño.
2
Vlechenie: atracción, aspiración, impulso
3
Antigenético significa en este caso «contrario al principio del desarrollo».
4 Cuando Vygotski escribía su libro, muchos autores calificaban de transición coda la etapa de la adolescencia, utilizando estos términos como equivalentes,
sobreentendiendo el paso de la infancia a la adultez. Vygotski compartía ese punto de vista. Más tarde introdujo una diferenciación entre ambos (véase t. 4, pág. 256).
Además, en aquel período la edad adolescente y juvenil se analizaban conjuntamente, procedimiento que Blonski consideraba erróneo.
1
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
intelectuales en la edad de transición continuaban su desarrollo posterior en el mismo sentido, que
no significaban 11 nada realmente nuevo en comparación con lo observado en la infancia
temprana. Charlotee Bühler, que hace esta deducción, establece un amplio paralelismo entre el
adolescente en la etapa de la maduración sexual y el niño de tres años y encuentra, desde el punto
de vista formal, una serie de rasgos similares en la psicología del uno y del otro. Creemos que esta
afirmación demuestra la inconsistencia interna del método puramente formal en la paidología, su
impotencia para captar el proceso del desarrollo en toda su complejidad real y tomar en cuenta
todas las nuevas formaciones reales que surgen cuando el niño pasa de una edad a otra.
Como ya hemos dicho, la clave para entender la psicología de las edades se encuentra en el
problema de la orientación, en el problema de las fuerzas motrices, en la estructura de las
atracciones y aspiraciones (stremlenie) del niño. Los mismos hábitos, los mismos mecanismos
psicofisiológicos de la conducta, que desde un punto de vista formal a menudo no demuestran
diferencias esenciales en las distintas etapas de la edad, se insertan, en diversas etapas de la
infancia, en un sistema de atracciones y aspiraciones completamente distinto, con una orientación
del todo diferente y de aquí surge la profunda peculiaridad de su estructura, de su actividad y de
sus cambios en una etapa dada de la infancia.
Por no tener en cuenta esta circunstancia, la psicología infantil no pudo hallar, a lo largo de
muchos decenios, ni un solo indicio esencial que diferenciara la percepción del niño de la
percepción del adulto e indicara el contenido de los procesos del desarrollo en esta esfera. El
conocimiento de la insuficiencia del análisis formal y de la necesidad de estudiar aquellos
momentos esenciales de la orientación, cuya peculiar configuración determina en cada nivel la
estructura, donde hallan su lugar y significado todos los mecanismos del comportamiento, supuso
un viraje importante en la historia del estudio de la conducta del niño.
En esta esfera, la investigación científica empieza por reconocer que no sólo se desarrollan los
hábitos y las funciones psicológicas del niño (atención, memoria, pensamiento, etc.), sino que el
desarrollo psíquico se basa ante todo en la evolución de la conducta y de los intereses del niño, en
los cambios que se producen en la estructura de la orientación de su comportamiento.
Apartado 02
La psicología llegó al reconocimiento de dicha tesis tan sólo en estos últimos años. No nos
referimos ahora a la vieja psicología subjetiva que tan pronto identifica los intereses del niño con la
actividad mental, considerándolos como un fenómeno puramente intelectual U. Herbart),
situándolos en la esfera de las vivencias emocionales y definiéndolos como sentimientos de júbilo
ante todo cuanto sucede sin dificultad para nuestras fuerzas (T Lipps, V. Jerusalem)',
deduciéndolos de la naturaleza de la voluntad humana, aproximándolos a la acción y basando su
estructura en el deseo. Sin embargo, incluso en la psicología objetiva que intenta edificar su teoría
del interés sobre una base biológica, el problema del interés 12 estuvo oscurecido durante largo
tiempo por numerosos intentos –erróneos en su mayor parte– de presentar correctamente las
relaciones existentes entre el interés y los mecanismos de nuestro comportamiento.
E. Thorndike 8 define el interés como aspiración, subraya su fuerza motriz, incitadora, su
naturaleza dinámica, su tendencia orientadora. La aspiración de consagrar los propios
pensamientos y acciones a algún fenómeno el autor lo define como interés por este fenómeno.
Thorndike dice que la sensación de entusiasmo, de excitación mental, de atracción hacia el objeto
se llama interés.
Ya en esta fórmula, junto con la nueva concepción del interés, expuesta de manera más o menos
clara, hallamos una serie de momentos indeterminados (la sensación de entusiasmo, la excitación
mental, la atracción hacia el objeto) de cuya suma intenta el autor obtener la definición del interés.
Desarrollando la misma idea, Thorndike dice que los intereses pueden ser innatos o adquiridos. En
tal sentido, los intereses no constituyen una excepción de la regla general, es decir, que nuestra
conducta está formada tanto por reacciones innatas como adquiridas que se sobreestructuran
2
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
sobre su base. En su intento de dividir los intereses en innatos y adquiridos, la psicología objetiva
vuelve a borrar toda diferencia entre el interés y los mecanismos del comportamiento o las
funciones psíquicas. No es casual que partiendo de tal concepción se produzcan numerosas
divergencias en las opiniones y teorías sobre el interés.
La cuestión central para todas esas teorías es la siguiente: ¿adquiere el hombre en el proceso de
su desarrollo nuevos intereses o ellos también se reducen a los intereses innatos condicionados
por factores biológicos? Cabe formular ese mismo problema de otro modo: ¿puede diferenciarse
en psicología el interés y la atracción, cuáles son las relaciones existentes entre ambos? Como
hemos visto, Thorndike responde afirmativamente a esa pregunta, diferencia los intereses innatos
de los adquiridos. No obstante se inclina a identificar la relación entre atracción e interés con la
relación existente entre las reacciones innatas y las adquiridas.
Que ese punto de vista impone, en su desarrollo lógico, la identificación de los intereses y las
reacciones se ve fácilmente en las deducciones que hacen de esta tesis los representantes de la
nueva psicología dinámica estadounidense. R. Woodworth, por ejemplo, considera que la
capacidad de la psique humana de adquirir nuevos mecanismos equivale a la capacidad de
adquirir nuevas aspiraciones, ya que todo mecanismo, que se halla en la etapa de desarrollo,
cuando alcanza una cierta efectividad, sin haberse convertido aún en automático, viene a ser por sí
mismo una aspiración y posiblemente un motivo de acciones que se hallan fuera de su
funcionamiento directo.
Para los partidarios de la psicología dinámica, la propia aspiración no es más que un mecanismo
activo relacionado dinámicamente con otros mecanismos debido a lo cual, como dice este mismo
autor, el proceso de desarrollo de los motivos secundarios o adquiridos es parte del proceso
general de la formación de hábitos. Dicho de otro modo, los autores citados se inclinan a suponer,
sobre la base de sus investigaciones, que simultáneamente con la formación de hábitos, de nuevos
reflejos condicionados, de nuevos mecanismos de conducta, se originan nuevos intereses, 13
nuevos motivos motores, que en lo fundamental están supeditados a las mismas leyes de
formación que los reflejos condicionados. Desde ese punto de vista, toda actividad crea por sí
misma nuevos intereses. En base a esto surgen aspiraciones por determinados objetos, los cuales
son, en realidad, intereses.
El mundo sería aburrido, afirman estos autores, si los objetos no nos atrajesen por sí mismos y que
sólo el hambre, el miedo y otras reacciones innatas, instintivas, determinaran cada vez por entero
nuestra relación con uno u otro objeto.
La idea mecanicista sobre el desarrollo de los intereses, que como una sombra acompañan al
desarrollo de los hábitos surgidos como simples costumbres y que, de hecho, no es más que la
simple tendencia de repetir múltiples veces las acciones reiteradamente realizadas, una simple
inercia del comportamiento se trasluce en esta concepción sobre los intereses que, en apariencia,
niega la rutina e inercia de las fuerzas motrices de nuestra conducta y toma en consideración las
tendencias adquiridas de nuestras reacciones, además de las innatas.
El error de dicha concepción radica en que reduce el mecanismo de adquisición de intereses al
simple mecanismo del adiestramiento y del entrenamiento, basado en la simple fuerza de la
inercia, en la acción mecánica de una repetición habitual. Vemos, por tanto, 'que la teoría se
embrolla en una serie de contradicciones internas, intentando, por un lado, interpretar la aparición
de nuevas aspiraciones en el proceso del desarrollo y, por otro, diluir las nuevas aspiraciones en la
tendencia general a la repetición, y reducirlas a un denominador común con la formación de
hábitos nuevos. De aquí procede la idea mecanicista de que los intereses recién adquiridos no se
diferencian en nada de las atracciones innatas o instintivas. J. English, por ejemplo, considera que
las disposiciones, que son fruto del hábito, infunden a nuestras aspiraciones una fuerza igual a la
de las disposiciones instintivas. En esta afirmación, la teoría que estamos analizando niega su
propia tesis principal al renunciar el establecimiento de la diferencia entre la aspiración instintiva y
la disposición elaborada.
3
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
Un punto de vista opuesto defienden los psicólogos que no consideran posible identificar el interés
o la aspiración con el mecanismo en acción. McDougall, por ejemplo, a base de sus
investigaciones llega a la conclusión de que toda aspiración, todo interés, parte de hecho de una
atracción instintiva, que se manifiesta en el hábito únicamente y está servido por uno u otro
mecanismo del comportamiento. El dice que los hábitos no contienen en sí una aspiración especial
inherente a ellos; los hábitos determinan el modo cómo debemos realizar nuestras tareas, pero no
son las fuerzas motrices del proceso y no lo apoyan. El hábito, por sí mismo, como demuestra
McDougall en un simple ejemplo experimental, no contiene interés, aunque siempre es un
momento subordinado en el despliegue del proceso psicológico, momento que debe diferenciarse
rigurosamente de la fuerza motriz, de la fuerza incitadora que pone en movimiento y mantiene todo
el curso de dicha operación.
Imaginémonos que decimos el alfabeto desde la primera letra hasta la última y, de pronto,
interrumpimos a medias, esta tarea. Como es natural, nuestra aspiración es proseguir la acción
interrumpida, inacabada. Se crea fácilmente la impresión de 14 que es el propio hábito el que
provoca esa aspiración, que en él está implícito el interés de seguir nombrando toda la serie de
letras hasta el fin. En realidad no es así y no resulta difícil convencerse de ello. El interés que
sentimos en forma de aspiración cuando se interrumpe nuestra actividad radica, de hecho, en el
objetivo fundamental que nos ha impulsado a actuar. Imaginemos que volvemos a repetir todo el
alfabeto hasta la letra donde se interrumpió nuestra primera reproducción, pero guiados ahora por
un propósito totalmente distinto: no reproducir todo el alfabeto hasta el fin, sino calcular el orden
numérico que le corresponde a dicha letra. En este caso otro propósito, otro objetivo nos lleva a
resultados totalmente distintos: cuando llegamos de nuevo a dicha letra y, por consiguiente,
interrumpimos el hábito en el mismo punto, no descubrimos ni la más mínima tendencia a
continuarlo, ya que la propia aspiración motriz se ha agotado en el punto dado.
El análisis de casos semejantes, dice McDougall, nos lleva inevitablemente a la conclusión de que
el hábito, por sí mismo, no encierra ninguna aspiración.
McDougall, observando a dos muchachos a los que incitó a realizar –recurriendo a su espíritu de
emulación y amor propio– un trabajo duro y poco interesante, descepar un tocón, demostró que el
profundo interés, la completa absorción por el objeto de la actividad, que podría ser considerada a
primera vista como un interés recién adquirido e independiente por dicho trabajo, pone de
manifiesto en realidad su muy estrecha dependencia de los intereses básicos instintivos (amor
propio, espíritu competitivo, etc.), interés que desaparece tan pronto como estos últimos quedan
satisfechos. El autor, por tanto, niega decididamente la tesis de que los intereses se adquieran y se
formen del mismo modo como los hábitos.
Si la segunda teoría sobre los intereses aparece favorecida en comparación con la primera en un
sentido (ahondar más en la estructura del comportamiento y comprender mejor las complejas y
múltiples relaciones entre el interés y el hábito), en otro sentido esta teoría da un gran paso hacia
atrás si la comparamos con la teoría de Thorndike y Woodworth, al considerar que todos los
intereses, todas las fuerzas incitadoras de nuestra actividad son innatas y condicionadas al fin y al
cabo por la naturaleza biológica de los instintos.
La discusión de si se adquieren o no aspiraciones nuevas trajo como consecuencia, hecho
frecuente en los debates científicos, la precisión y un nuevo planteamiento del propio problema y,
por tanto, el esclarecimiento de la verdad relativa contenida en una y otra teoría, así como la
superación de los profundos errores que diluyen esa partícula de verdad en cada una de ellas.
Ambas teorías son consistentes en su parte crítica, allí donde aspiran a poner de manifiesto los
errores de la teoría contraria y las dos son igualmente erróneas en su parte positiva, por igual
impotentes en la superación de la idea mecanicista de la conducta y del desarrollo del interés.
Los partidarios de la primera teoría dicen, refiriéndose a McDougall, que el mundo sería aburrido si
todo nuestro comportamiento estuviera directamente determinado por los instintos del hambre,
4
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
temor y otros. En este sentido tienen toda la razón: la descripción real de una actitud de interés por
el mundo no coincide en absoluto con la descripción que cabe hacer a base de la teoría de
McDougall, pero éste podría refutar con todo fundamento a los críticos utilizando sus 15 propias
palabras, diciendo, por ejemplo; que el mundo sería igual de aburrido si nuestra actitud ante uno u
otro objeto estuviera determinada exclusivamente por la fuerza de la costumbre o la tendencia a la
inercia.
El nuevo planteamiento del problema demuestra que, por una parte, tienen razón los científicos
que consideran posible la adquisición o elaboración de nuevas aspiraciones e intereses y, por otra,
también tienen su parte de razón los partidarios de la teoría según la cual no todo hábito es por sí
mismo una aspiración o un interés propio, que existen esferas más amplias en la personalidad,
aptitudes más profundas y estables, que hay inclinaciones constantes que son una especie de
líneas fundamentales de nuestro comportamiento que podemos calificar con toda razón de
intereses, que determinan, a su vez, el funcionamiento de unos u otros hábitos.
En efecto, si se acepta la opinión de que todo hábito, por el hecho de haberse formado, posee su
propia fuerza motriz, llegaremos inevitablemente a una monstruosa visión de la conducta por su
mecanicismo y atomismo, por su índole caótica y dispersa, que recuerda una «máquina loca» en la
cual cada tornillo se mueve por sus propias leyes y fuerzas internas; la conducta, en este caso,
deja de ser una formación orgánica integral. Una teoría semejante imposibilita toda explicación
científica del problema fundamental: ¿de dónde procede la coherencia, el carácter organizado, la
fusión, la concordancia mutua de los diversos procesos del comportamiento, la existencia de
sistemas integrales de conducta? ¿En qué se distingue, entonces, el proceso del desarrollo
psicológico del simple proceso de adiestramiento que permite formar hábitos cada vez nuevos?
Si defendemos el punto de vista contrario e identificamos los intereses con atracciones instintivas,
obtendremos una visión no menos monstruosa y desesperante: las nuevas generaciones, según
esa teoría, se mueven siempre por el círculo de las atracciones instintivas, innatas, no avanzan y
de nuevo no se puede comprender ni explicar de qué manera supera el hombre los límites de su
naturaleza animal, de qué manera se desarrolla como un ser culto y trabajador en el proceso de la
vida social.
Pero tanto desde un punto de vista como del otro, no está resuelto el problema del desarrollo del
comportamiento, así como su problema central: ¿cómo aparecen las nuevas formaciones durante
el proceso del desarrollo psicológico? Tanto para una, como para otra teoría, sigue siendo
inaccesible el modo como surge lo nuevo en el proceso del desarrollo. La teoría estructuralista de
los intereses, que está naciendo actualmente, nos proporciona la posibilidad de superar los errores
fundamentales de ambas teorías y enfocar de un modo nuevo, sintético, el problema de los
intereses.
Apartado 03
La teoría estructuralista de los intereses como ya hemos dicho, intenta superar los extremos de las
dos concepciones unilaterales. Las profundas y complejas investigaciones experimentales
realizadas para resolver el problema de las relaciones entre el interés y el hábito imponen a la
nueva psicología la siguiente deducción: el antiguo punto de vista, que veía en la relación
asociativa entre dos elementos la fuerza motriz que ponía en marcha los procesos psicológicos,
pierde consistencia ante los nuevos hechos. La investigación experimental del hábito –dice K.
Lewin–' ha demostrado que los nexos creados por la costumbre no son jamás, como tales, motores
del proceso psicológico.
El hecho de haberse formado la asociación no es suficiente para poner en marcha algún
mecanismo nervioso. Los hábitos, las costumbres formadas, los nexos y las combinaciones
asociativas pueden existir como una serie de mecanismos potencialmente preparados pero, por sí
solos, gracias al mero hecho de existir, no tienen una fuerza impulsora inicial y no poseen a causa
de ello ninguna aspiración especial, inherente a ellos.
5
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
Las investigaciones realizadas por Lewin han demostrado que los hechos corresponden
plenamente a las deducciones de McDougall que mencionamos anteriormente. El hábito, por sí
mismo, no provoca ninguna tendencia a continuar la actividad, por el contrario, la tendencia de
continuar la actividad es independiente, relativamente, de la serie de hábitos en los cuales se
realiza. Cuando, por ejemplo, interrumpimos en el curso de un experimento alguna actividad, la
tendencia a culminarla se resuelve, se descarga, en alguna otra actividad sustitutiva, sucedánea,
que por sus mecanismos asociativos nada tienen en común con la anterior. Cuando alguna
actividad agota el interés que despierta y lleva a la saciedad y a la renuncia del sujeto a proseguir
el trabajo, es muy fácil provocar la continuación de esa misma actividad, sin interrupción alguna, si
se forma en el sujeto una tendencia nueva, un nuevo interés, si se incluye dicho hábito en otra
estructura, si se le da otra orientación.
Cabe considerar, como hecho experimentalmente establecido, que los hábitos y los mecanismos
asociativos no actúan de manera caótica, automática, carente de todo sistema, por sí mismos, en
virtud de una aspiración especial inherente a ellos, sino que todos ellos son impulsados a la acción
como unos momentos subordinados de una estructura general, de un todo general, de una
tendencia dinámica general dentro de la cual adquieren su significado funcional y su sentido. La
propia combinación de los hábitos, el orden de su puesta en marcha, su estructura y modos de
actividad están determinados en primer lugar por la organización y las complejas relaciones
existentes dentro de dicha tendencia dinámica. Esas tendencias dinámicas integrales que
determinan la estructura de la orientación de nuestras reacciones son las que podemos calificar de
intereses con pleno fundamento.
El ejemplo citado por Lewin puede explicarnos la relación que existe entre algunos tipos de
actividad con la tendencia dinámica integral en la cual se incluyen. Dice que a un niño pequeño le
encanta tirar diversos objetos; más tarde empieza a guardarlos detrás del armario y debajo de la
alfombra; cuando es algo mayor le gusta jugar al escondite y esconderse él mismo; incluso cuando
miente, el hecho de esconder juega frecuentemente un papel importante en sus mentiras. O bien
otro ejemplo: al principio, el niño pequeño abre y cierra con gran entusiasmo alguna caja; luego,
todavía en brazos de su madre, le causa un gran placer abrir y cerrar la puerta; más tarde, cuando
empieza a caminar sigue jugando incansablemente 17 con la puerta y con todas las que encuentra.
En casos semejantes no sólo se desarrollan las capacidades de realizar determinadas acciones,
sino que también se pone de manifiesto el desarrollo de las inclinaciones, necesidades e intereses.
Vemos, por tanto, que las necesidades, inclinaciones e intereses son procesos integrales de mayor
amplitud que cada reacción aislada. Una misma inclinación puede suscitar reacciones distintas y,
por el contrario, a menudo intereses totalmente distintos encuentran la expresión y satisfacción en
unas reacciones semejantes en su aspecto externo. Según Lewin, niños de dos y cuatro años que
realizan acciones en apariencia parecidas, como, por ejemplo, jugar con las muñecas, al tranvía o
construir algo, pueden tener razones totalmente distintas.
La actividad humana no es simplemente una suma mecánica de hábitos desorganizados, sino que
se regula y estructura por tendencias integrales, dinámicas-aspiraciones e intereses. La nueva
teoría, al tiempo que establece la relación estructural entre el interés y el hábito, llega, con lógica
consecuencia, a un planteamiento completamente nuevo del viejo problema de los intereses
innatos y adquiridos. No plantea dicha cuestión tal como lo hacía antes, es decir, de si los intereses
son exclusivamente innatos o dados a la par de las atracciones instintivas fundamentales del ser
humano o bien si se adquieren al mismo tiempo que se forman los nuevos hábitos en el proceso de
un simple entrenamiento.
Los intereses no se adquieren, se desarrollan. La introducción del concepto de desarrollo en la
teoría de los intereses es el factor más importante que introduce la nueva teoría en dicha
problemática. Por primera vez se ha descubierto la posibilidad real de superar el punto de vista
mecanicista sobre el interés, concepción que compartían las dos tendencias opuestas en las que
se había dividido la psicología anterior.
6
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
A la luz de esa concepción, los intereses como tendencias de estructura global, dinámica, son
considerados por la psicología moderna como procesos vitales, orgánicos, profundamente
enraizados en la base orgánica, biológica de la personalidad, pero que se desarrollan juntamente
con el desarrollo global de la personalidad. En estos procesos, como en todos los procesos vitales,
se ponen de manifiesto claramente el desarrollo, el crecimiento y la maduración. Esta manifiesta
ontogénesis de necesidades, inclinaciones e intereses posee, según Lewin, el mismo ritmo que,
por ejemplo, el desarrollo biológico del huevo. Se compone, supone Lewin, de una serie de fases
dinámicas cada una de las cuales es relativamente independiente. Los conceptos de madurez y
crisis son los más esenciales.
Desde el ángulo de la nueva teoría, que incluye los intereses en el contexto general de la
ontogénesis, el problema de las relaciones entre lo biológico y lo social en el desarrollo de los
intereses, presenta un nuevo aspecto. La fuerza impulsora de la actividad humana o aspiración no
pasa asimismo de ser una simple suma mecánica de excitaciones o impulsos instintivos. Diríase
que estas aspiraciones se ubican en celdillas especiales que podemos denominar necesidades, ya
que les atribuimos, por una parte, fuerza impulsora para la acción, las consideramos como un
manantial que origina las inclinaciones e intereses y, por otra, afirmamos 18 que las necesidades
tienen un determinado valor objetivo con relación a todo el organismo.
Llegamos, pues, a la conclusión general de que la conducta del ser humano está regida por las
necesidades, sin embargo, la teoría estructuralista [10], a diferencia de la teoría de McDougall, no
reduce, ni mucho menos, todas las necesidades a innatas o instintivas. Las necesidades revelan
una ontogénesis claramente manifiesta. Además de las necesidades implícitas en las atracciones
innatas, la teoría estructuralista reconoce la existencia de necesidades que se originan en el
proceso del desarrollo personal del niño, originadas por su necesidad de adaptarse al medio
circundante y, en primer lugar, al medio social. Debido a ello, se amplía infinitamente el círculo de
las necesidades esenciales, pero la cuestión no se limita a ello: a la par de las necesidades
auténticas que surgen a lo largo del desarrollo, esta teoría reconoce necesidades que califica de no
auténticas o cuasi-necesidades que son las que constituyen la verdadera esfera de los intereses
humanos. Esas cuasi-necesidades ponen de manifiesto, en primer lugar, su profunda analogía con
las verdaderas necesidades y su dependencia de estas últimas.
Esta analogía no sólo se basa en una similitud puramente externa con las verdaderas
necesidades, sino también en un vínculo genético: las nuevas necesidades nacen sobre la base de
las auténticas y poseen mecanismos afines que ponen en acción nuestras reacciones. Dicho de
otro modo: la necesidad o el interés temporales actúan en determinados límites de modo
exactamente igual que la necesidad real. Las cuasi-necesidades no se limitan a repetir
simplemente en forma nueva las necesidades fundamentales, auténticas, sino que son
formaciones nuevas en el verdadero sentido de la palabra. Estas formaciones nuevas ponen de
manifiesto sus interacciones reales con las necesidades auténticas, mantienen con ellas una
relación bien más cercana o bien lejana; a veces, entran en contradicción con ellas y en otras
ocasiones, por el contrario, están a su servicio. Cuando surge una necesidad temporal, nunca
existe ni está formado el sistema de hábitos u operaciones mentales, destinados a satisfacerla. No
hay más que una disposición general, una tendencia, una orientación del comportamiento para
resolver cierta tarea y, como dice Lewin, tan sólo la unión o la coincidencia de la necesidad
temporal y la situación concreta determinan qué acciones concretas han de ser reproducidas.
Llegamos al último momento que distingue la nueva teoría de los intereses, es decir, el
establecimiento de su doble naturaleza objetiva-subjetiva. Hemos de tener en cuenta que el debate
respecto a si se crean o no los intereses fue, en gran medida, un debate sobre qué es la fuerza
motriz de nuestra conducta —la satisfacción subjetiva, relacionada con los instintos, la atracción
interna, o la atracción objetiva de los propios objetos y de las actividades.
Vemos, por tanto, que se ha planteado una cuestión muy seria que ha perdurado de hecho durante
todo el desarrollo de la teoría sobre el interés: ¿tiene el interés carácter objetivo o subjetivo?
7
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
En Hegel" está esbozada ya la solución dialéctica de dicha cuestión. Hegel suponía que el camino
certero para la solución de dicho problema no radicaba en el reconocimiento de un aspecto del
interés, el subjetivo o el objetivo, sino en el 19 reconocimiento de la unidad compleja e indivisible
de ambas partes. La teoría estructuralista sigue el camino trazado por Hegel. Si alguien realiza una
actividad, dice Hegel, en relación con algún objeto, éste no sólo se interesa por el objeto, sino
también está incitado por él. A la par de las aspiraciones y necesidades, el interés es una
tendencia que incita a la actividad.
Dicho de otro modo, se origina una relación extremadamente peculiar entre el hombre y la realidad
objetiva. Para Lewin esa relación peculiar radica en que en base a esta necesidad temporal o
interés, se modifica fundamentalmente la estructura del medio circundante del hombre o, según el
término por él empleado, la estructura del campo [12]. Las necesidades, incluso cuando son
auténticas, no nos llevan de manera directa a ciertas acciones; su influencia directa se manifiesta
sobre todo en que modifica para nosotros la índole de los objetos que nos rodean.
La existencia de necesidades presupone que fuera de nosotros hay determinados objetos o
procesos que nos incitan a la acción. Para un animal hambriento poseen ese carácter todas las
cosas relacionadas con la comida. Los objetos que nos rodean no son neutrales para nosotros. No
sólo nos ocasionan, como dice Lewin, dificultades grandes o pequeñas cuando actuamos o, por el
contrario, favorecen nuestra actividad, sino que muchos de tales objetos y acontecimientos revelan
con relación a nosotros una voluntad más o menos determinada, nos impulsan a realizar
determinadas acciones: un tiempo agradable o un bello paisaje nos incitan a pasear, los peldaños
de una escalera impulsan a un niño de dos años a subir y a bajar, las puertas incitan a que se las
abran y cierren, el perro a que se le irrite, un bombón de chocolate o un pastel provoca en nosotros
el deseo de comerlo, etc.
El carácter incitador de las cosas puede ser positivo o negativo, puede impulsarnos a la acción de
manera directa o indirecta, con fuerza o débilmente, etc., pero el sentido de la ley fundamental
sigue siendo siempre el mismo: precisamente sobre la base de las nuevas necesidades, los
objetos se dividen en neutrales o incitadores y estos últimos influyen activamente en nuestro
comportamiento. Lo dicho se refiere por igual a las necesidades temporales. También ellas
modifican la estructura del medio circundante. La necesidad temporal contribuye a que los objetos
del mundo circundante comiencen a influir sobre nosotros en forma instigadora, diríase que exigen
de nosotros unas determinadas acciones, nos provocan, nos atraen o repelen, nos ordenan, nos
seducen o desvían. Su papel no es pasivo, sino activo con relación a la propia necesidad. Igual a la
pólvora que explota tan sólo cuando cae en ella una chispa, la necesidad se revela también en la
colisión con los objetos externos que la instigan y pueden satisfacerla.
El conjunto de objetos que poseen carácter incitador está más o menos estrictamente determinado
desde el ángulo biológico con relación a las necesidades auténticas; pero es muy indefinido,
elástico y variable frente a las necesidades temporales: Por eso, Lewin formula una tesis general
del siguiente modo: hasta un cierto punto, dice, las expresiones «ha surgido una u otra necesidad»
o bien «una u otra esfera de objetos posee carácter incitador frente a unas u otras acciones» son
equivalentes. En la teoría estructuralista, por tanto, se asigna un lugar debido 20 al influjo incitador
que ejercen sobre nosotros los objetos. Para el desarrollo y el destino de cada necesidad no es, ni
mucho menos, indiferente conocer la influencia de las fuerzas incitadoras que actúan sobre ellas.
La esterilidad del viejo planteamiento del problema de los intereses era debido a que se dividían
los aspectos objetivos y subjetivos del proceso cuando la base real del mismo es, precisamente, su
doble naturaleza en la cual están sintetizados de forma" compleja ambos momentos: el subjetivo y
el objetivo.
Apartado 04
El defecto fundamental y más importante de la teoría estructuralista de los intereses consiste en
que no capta la profundísima diferencia entre los intereses y las necesidades instintivas, se limita a
establecer una serie de diferencias funcionales y estructurales entre las necesidades temporales y
las auténticas, pero no toma en consideración la diferencia de principio en su propia naturaleza, en
8
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
la propia esencia de ambos fenómenos o, dicho simplemente, no toma en cuenta la naturaleza
histórico-social de los intereses humanos. De hecho sólo el hombre en el proceso de su desarrollo
histórico consigue crear nuevas fuerzas matrices de la conducta, tan sólo a lo largo del proceso
histórico-social del ser humano han surgido, se han formado y se han desarrollado sus nuevas
necesidades al tiempo que las propias necesidades naturales han experimentado un profundo
cambio en el desarrollo histórico del hombre.
La teoría estructuralista no toma en consideración este cambio de la naturaleza humana en el
proceso del desarrollo histórico, ni el carácter histórico de las nuevas formaciones que se puede
denominar como intereses. Considera los intereses como una categoría natural y no histórica,
opina que el proceso de desarrollo de los intereses es análogo a los procesos biológicos,
orgánicos, de maduración y crecimiento; para dicha teoría el desarrollo del interés es similar al
desarrollo del huevo y por ello busca analogías en la física del organismo vivo; las necesidades y
las necesidades temporales son para ella, sobre todo, fuentes de energía orgánica, relegando al
olvido que las necesidades humanas se refractan múltiples veces en el prisma de las complejas
relaciones sociales. Es propensa a considerar que la ontogénesis de las necesidades y los
intereses es, sobre todo, un proceso orgánico, vital, olvidando que el desarrollo del interés, en el
verdadero sentido de la palabra, constituye en mucho, mayor medida el contenido del desarrollo
sociocultural que de su formación biológica. Por esta razón simplifica las complejas relaciones
entre la base biológica, orgánica, de los intereses y el complejo proceso de su formación superior,
proceso que es una parte del arraigo general del niño en la vida del todo social al que pertenece.
Olvida, según palabras de Carlos Marx, que la necesidad del hombre se convierte en necesidad
humana, por ello la teoría estructuralista resulta más consistente cuando relaciona el desarrollo de
los intereses con el desarrollo de su base biológica; pero esa compleja concatenación de las dos
líneas de desarrollo –la biológica 21 y la sociocultural– que constituye en realidad la base de la
ontogénesis es inexplicable, desde el punto de vista de esa teoría y son poco delimitadas las líneas
de su formación. En uno de los capítulos anteriores 13 habíamos dicho que para entender
correctamente el núcleo fundamental de las necesidades biológicas, del que parte el desarrollo de
los intereses en la edad de transición, es imprescindible tomar en cuenta la naturaleza histórica de
la atracción humana, la forma histórica del amor sexual entre los seres humanos. Creemos que fue
E Engels el primero en fijar su atención en dicha problemática desde el plano del desarrollo
filogenético.
«El amor sexual contemporáneo se diferencia esencialmente de la simple atracción sexual, del
Eros antiguo. En primer lugar, presupone el amor del ser amado; en este sentido la posición de la
mujer es la misma que la del hombre, mientras que en el Eros antiguo no siempre, ni muchos
menos, se requería la conformidad de la mujer. En segundo lugar, la intensidad y duración del
amor sexual suelen ser de tal índole que la imposibilidad de la posesión y separación, significaban
para ambas partes una gran, por no decir grandísima, desgracia; los enamorados corren un gran
riesgo, incluso se juegan la vida con el único propósito de pertenecerse, lo que en la antigüedad
sólo ocurría en casos de infidelidad conyugal. Finalmente, aparece un nuevo criterio moral para
condenar y justificar la relación sexual; no sólo interesa saber si fue una relación matrimonial o
extramatrimonial, sino también si es fruto o no de amor recíproco.» (C. Marx y E Engels, Obras
completas, t. 21, ed. rusa, págs. 79-80.)
Engels se refiere al amor individual moderno entre dos personas de distinto sexo, a ese noble
proceso moral: sólo en el medioevo surgió por primera vez esa forma histórica de amor sexual
individual, es decir, la forma superior de la necesidad humana es una forma histórica.
En el plano ontogenético, que es el que nos interesa ahora, debemos diferenciar asimismo la línea
socio-cultural en el desarrollo y en la formación de las necesidades del niño y del adolescente de la
línea biológica del desarrollo de sus atracciones orgánicas. Hacerlo tiene particular importancia
sobre todo en la edad de transición. En esa edad de gran avance en el desarrollo biológico y
cultural, cuando se produce la maduración de las necesidades biológicas y culturales no podremos
hallar la clave para entender correctamente los cambios que se producen si no tomamos en
9
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
consideración que no sólo el contenido del pensamiento humano, no sólo las formas y los
mecanismos superiores de la conducta humana, sino también las propias fuerzas motrices del
comportamiento, los propios motores que ponen en acción tales mecanismos, la propia orientación
de la conducta humana experimentan un complejo desarrollo socio-cultural.
En ese sentido, los intereses constituyen un estado específicamente humano que diferencia al
hombre de los animales: el desarrollo de los intereses subyace en el desarrollo cultural y psíquico
del adolescente; el interés en su forma superior, al hacerse consciente y libre se presenta ante
nosotros como una aspiración consciente, una atracción para sí a diferencia del impulso instintivo
que es una atracción hacia sí.
La historia del desarrollo de los intereses en la edad de transición" es la mejor demostración táctica
de todo cuanto hemos dicho sobre la naturaleza de nuestros intereses y su desarrollo, la mejor
confirmación de todos los aspectos positivos de la teoría estructuralista, la más convincente
refutación de sus errores, la más evidente y efectiva ilustración de la teoría, realmente científica,
sobre el interés.
Apartado 05
La teoría de los intereses en la edad de transición ilustra brillantemente la tesis de Lewin ya citada:
los intereses no pueden ser comprendidos al margen del proceso del desarrollo, ya que los
conceptos de crecimiento, crisis, maduración son fundamentales al enfocar dicho problema. Basta
con analizar la historia del desarrollo de los intereses en esa edad para convencerse
definitivamente hasta qué punto es erróneo identificar los intereses y los hábitos, las fuerzas
motrices y los mecanismos de la conducta.
En el transcurso de cinco años, plazo relativamente pequeño, los cambios tan intensos y profundos
que se producen en las fuerzas motrices del comportamiento forman con toda claridad una línea
especial de desarrollo que no coincide con la línea del desarrollo de los propios mecanismos de
conducta. Si no sabemos diferenciar en el desarrollo psíquico del adolescente el proceso de
formación de los hábitos del proceso de desarrollo de los intereses jamás podremos explicar el
hecho –central para toda esa edad– de que los hábitos no cambian de manera muy esencial a lo
largo de uno o dos años.
Continúan existiendo los mecanismos del comportamiento ya formados, surgen a base de ellos
otros nuevos, pero los intereses, es decir, las necesidades que ponen en marcha esos
mecanismos cambian radicalmente. No comprendemos nada en el desarrollo psíquico del
adolescente si no tomamos en consideración este hecho fundamental. Tal como hemos indicado
antes, las dificultades de los psicólogos, que no encontraban cambios esenciales en los procesos
del pensamiento de los adolescentes y se limitaban a constatar el desarrollo ulterior de los mismos
mecanismos que ya posee un niño de tres años, se explican, ante todo, por lo siguiente: la
psicología no diferenciaba con suficiente claridad el desarrollo de la línea de orientación y de los
motivos impulsores del pensamiento, así como los propios mecanismos de los procesos
intelectuales.
Si no se toma en cuenta este hecho, no se podrá comprender el por qué se produce habitualmente
en el proceso del desarrollo del adolescente, en su estadio más crítico, un descenso en su
rendimiento escolar, el empeoramiento de los hábitos antes establecidos sobre todo cuando se
despliega ante el niño un trabajo productivo de carácter creativo.
Sin embargo, los mecanismos de la conducta no descienden a un nivel inferior ni se observa una
disminución en la curva del desarrollo intelectual si se plantea al adolescente una tarea que exige
el empleo de hábitos de índole más o menos mecánica. El ejemplo del trabajo mecánico del
adolescente nos brinda una 23 prueba evidente de que el hábito, por sí mismo, no experimenta
cambios importantes, mientras que su actividad en una nueva estructura de intereses puede sufrir
modificaciones esenciales.
10
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
Cabe decir, sin exageración alguna, que en dicha edad la línea de desarrollo de los intereses y la
línea de desarrollo de los mecanismos del comportamiento se diferencian muy claramente, cada
una de ellas realiza por separado un movimiento tan complejo que es precisamente la correlación
de ambas líneas la que nos permite comprender las principales peculiaridades del desarrollo.
En esa edad es cuando se manifiestan con toda nitidez las relaciones entre las verdaderas
necesidades biológicas del organismo y sus necesidades culturales superiores, que llamamos
intereses. En ninguna otra edad de desarrollo infantil se revela con tal evidencia el hecho de que la
maduración y formación de ciertas atracciones vitales constituyen la premisa imprescindible para
que se modifiquen los intereses del adolescente.
Veremos más tarde cómo los dos procesos recíprocamente relacionados —maduración de nuevas
atracciones y reestructuración sobre esta base de todo el sistema de intereses— están claramente
disociados en el tiempo y constituyen los momentos inicial y final de un proceso de desarrollo,
único por su esencia.
Finalmente, la relación de los momentos, el subjetivo y el objetivo, dentro de la propia estructura de
las atracciones e intereses, los cambios en el sistema interno de las necesidades y de la fuerza
incitadora de los objetos circundantes, se manifiestan claramente en la historia de los intereses en
la edad de transición. Con experimental claridad hemos podido observar cómo la maduración y
aparición de nuevas atracciones y necesidades internas amplían infinitamente el círculo de objetos
que poseen fuerza incitadora para los adolescentes, cómo esferas enteras de actividad, antes
neutrales para ellos, se convierten ahora en momentos fundamentales que determinan su
conducta, cómo, a la par del nuevo mundo interno, surge para el adolescente un mundo exterior
completamente nuevo.
Sin comprender que todos los mecanismos de la conducta del adolescente empiezan a funcionar
en un mundo interno y externo completamente distinto, es decir, en un sistema de intereses
internos y en un sistema de influjos incitadores externos radicalmente distintos, no sabremos
comprender los cambios realmente profundos que experimenta el adolescente en dicho período.
Quizá en ningún otro lugar se manifiesta con tanta claridad la diferencia entre los intereses y los
hábitos como en la reestructuración del sistema de intereses en la edad de transición que nos
permite distinguir la estructura interna, íntima, de todo el sistema de desarrollo complejo del que
hablamos en uno de los primeros capítulos 15 de nuestro trabajo. Decíamos en él, utilizando un
símil figurativo, que los procesos de desarrollo en la edad infantil y en la edad de transición
recuerdan frecuentemente la transformación de la oruga en crisálida y de la crisálida en mariposa.
En este proceso del desarrollo, ante el cambio cualitativo de las formas, ante la aparición de
nuevas formaciones, el propio proceso revela claramente su compleja estructura, éste se compone
de los procesos de extinción, desarrollo inverso o reducción de la forma vieja y de los procesos de
nacimiento, formación y maduración 24 de la forma nueva. La transformación de la crisálida en
mariposa presupone tanto la extinción de la crisálida como el nacimiento de la mariposa; toda
evolución es, al mismo tiempo, involución. Así, J. Baldwin 16 formuló esta ley básica del desarrollo.
En el desarrollo de los intereses se observa con suma claridad la compleja concatenación,
entremezclamiento, de los procesos de extinción y nacimiento.
Se advierte fácilmente, incluso a primera vista, que en el adolescente no sólo aparecen nuevos
intereses, sino que desaparecen los viejos, que no sólo empieza a interesarse por los objetos
completamente nuevos para él, sino que pierde interés por las cosas que le interesaban antes. El
ascenso a un nivel nuevo significa la desaparición de lo viejo y este largo proceso de extinción de
los intereses infantiles en la edad de transición, particularmente sensible y con frecuencia,
doloroso, llena, como veremos más tarde, todo un capítulo en la historia del desarrollo de los
intereses del adolescente. Sin embargo, la reducción de los viejos intereses dominantes en el
período anterior, no está acompañada en modo alguno por la desaparición de los viejos hábitos
adquiridos en la primera edad escolar y en la anterior, por la extinción de los viejos mecanismos del
comportamiento formados y estructurados en la infancia.
11
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
Como es lógico, dichos mecanismos experimentan también cambios esenciales, pero el destino de
esos cambios, la línea de su desarrollo y extinción no coincide, ni mucho menos, con la línea del
desarrollo y extinción de los intereses infantiles, con su destino. Hemos considerado imprescindible
anteponer al análisis de los intereses del adolescente el análisis general de los intereses, ya que el
problema de los intereses en la edad de transición se enfocaba habitualmente de manera
puramente empírica, sin base teórica alguna, ya que es el problema clave de toda la psicología del
adolescente y porque en ella se manifiestan con claridad las leyes básicas que rigen el desarrollo
general de los intereses, sin cuyo conocimiento sería incomprensible y confuso el destino de los
mismos en la edad de transición.
El esclarecimiento de los fundamentos generales de la teoría sobre el interés equivale a cumplir la
mitad de la tarea en el estudio de los intereses en la edad de transición. Hemos dicho ya que los
psicólogos que no toman en consideración los cambios y desplazamientos en la esfera de los
intereses, se dejan llevar involuntariamente por la ilusión de que en el desarrollo psíquico del
adolescente no hay nada esencialmente nuevo si se le compara con el desarrollo de un niño de
tres años. Opinan que se perfeccionan únicamente los mismos mecanismos, que el avance
posterior se produce en la misma dirección.
En el capítulo siguiente, dedicado al problema del pensamiento en la edad de transición, nos
detendremos a examinar con detalle este punto de vista. En relación con el problema de los
intereses adquiere para nosotros principal significado el prejuicio —análogo al anterior— de que en
la esfera de los intereses la edad de transición constituye asimismo un todo global, no fraccionado
en fases y estadios aislados, es decir, que la edad, en relación con los intereses, constituye un
todo global estático. 25
La teoría clásica sobre la edad de transición ha negado siempre la existencia de cambios
importantes en la esfera de los intereses del adolescente. Científicos como T. Tzigen (1924) se
oponen al establecimiento de fases aisladas en la edad de transición y suponen que en ese
período el desarrollo se produce de manera uniforme. Semejante concepción significa, de hecho,
negar la comprensión del desarrollo que experimentan los intereses del adolescente. Todos los
éxitos de la psicología contemporánea se deben precisamente a la superación de este prejuicio; se
procura destacar, analizar y describir del modo más exacto las diversas fases y etapas que
constituyen todo el proceso de la maduración sexual. Recurriendo a la conocida analogía, cabe
decir que la peculiaridad más característica de la actual psicología del adolescente radica en su
intento de enfocar la personalidad del mismo no como un objeto, sino como un proceso, es decir,
de forma dinámica y no estática, enfoque que está inevitablemente ligado a la diferenciación de
fases y etapas distintas, en el desarrollo de los intereses del adolescente.
Apartado 06
En la nueva psicología del adolescente se admite como tesis principal el que las fases básicas en
el desarrollo de los intereses coinciden con las fases básicas del proceso de maduración biológica
del mismo. Este mero hecho demuestra que el desarrollo de los intereses se halla en estrecha y
directa dependencia de los procesos de maduración biológica y que el ritmo de la maduración
orgánica determina el ritmo en el desarrollo de los intereses.
O. Kroh" expuso a ese respecto un punto de vista muy diferente de las opiniones de Tzigen en su
trabajo sobre las fases en el desarrollo del adolescente. La idea fundamental de su trabajo es la
siguiente: el desarrollo no es un proceso uniforme y estricto, el desarrollo del adolescente, incluido
el desarrollo de sus intereses, se produce como un movimiento arrítmico en el cual revelan
claramente diversas fases, doblemente determinadas –de un lado por el ritmo de la maduración
interna, por los cambios en el sistema de las glándulas de secreción interna y, de otro, por el hecho
de que el adolescente que madura en el sentido biológico, pierde su vínculo con el medio.
Una vez establecido que el interés surge cuando se desarrollan las atracciones y que juntamente
con su aparición se modifican también las relaciones con el medio, no resulta nada sorprendente
que las fases, que forman el movimiento arrítmico en el período de la maduración sexual, no sólo
12
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
estén caracterizadas por diversos cambios internos orgánicos, sino también por la reestructuración
de todo el sistema de relaciones con el medio. Una vez establecido que en el desarrollo de los
intereses se halla incluida la involución de los intereses anteriores, tampoco resulta sorprendente
que el paso de una fase en desarrollo a otra se manifieste directamente, y ante todo, en la
extinción de los viejos vínculos con el medio, que aparezcan en el desarrollo del niño períodos
enteros de rechazo al medio. 26
O. Kroh distingue claramente dos períodos de rechazo [18]: 1) alrededor de los tres años y 2) a la
edad de trece años más o menos, cuando se inicia el período de maduración sexual. Por esta
razón muchos científicos, incluida Ch. Bühler, establecen una analogía de largo alcance entre el
proceso de desarrollo del adolescente y los procesos de desarrollo de un niño de tres años. Por
ahora dejamos de lado esta teoría que analizaremos más tarde.
Si sumamos los datos de las teorías actuales sobre las fases de la maduración sexual veremos –y
eso es lo que nos interesa ahora en primer lugar– que todos los autores reconocen la existencia de
fases y complejos movimientos arrítmicos en esta edad. Vemos, por tanto, que ha perdido su
vigencia tanto la tesis de Tzigen sobre un desarrollo uniforme y correcto en ese período como la
concepción tradicional para la cual los procesos críticos de involución en la psicología del
adolescente constituían el contenido absoluto del período de desarrollo en su conjunto, sin
percatarse, debido a los fenómenos de la crisis, de los fenómenos de crecimiento y maduración.
Son precisamente esos tres momentos –crecimiento, crisis y maduración–, los que determinan, en
lo fundamental, los tres estadios de la maduración sexual y tan sólo en su conjunto nos
proporcionan una idea correcta sobre el proceso de desarrollo en su totalidad. P L. Zagorovski [19]
tiene mucha razón cuando dice, al hacer el balance de la teoría actual sobre el fraccionamiento del
período de maduración sexual en fases aisladas, que las diversas investigaciones sobre la
adolescencia, realizadas en los últimos años, limitan en grado considerable la idea vigente sobre el
período de la maduración sexual como una edad de oscilaciones en el estado de ánimo, un
período de contrastes en el desarrollo (S. Hall) [20], etc. La fase negativa se prolonga durante un
tiempo limitado y una vez acabada, el adolescente entra en una fase ulterior de desarrollo.
El debate, frecuente en la literatura moderna, sobre la esencia de la edad de transición, es decir, si
se trata de una crisis que evoluciona dramáticamente o bien si la maduración está basada en una
síntesis positiva y multiforme, se debe, en parte, a un enfoque estadístico incorrecto de la cuestión
dada, al intento de abarcar en una fórmula única el período de transición como algo acabado,
dispuesto, dotado de propiedades firmes, consolidadas y precisas. Es en el movimiento, en la
dinámica, en el desarrollo de la edad de transición donde se juntan de manera efectiva, vital,
ambos puntos de vista tan diametralmente opuestos.
La crisis y la síntesis, que representan diversos momentos de una misma ola de desarrollo,
integran el proceso de maduración. Si pasamos a estudiar el contenido de las fases principales de
las cuales se componen el desarrollo de los intereses en la edad de transición, deberíamos señalar
que todo ese desarrollo se basa en los cambios orgánicos relacionados con los procesos de
maduración sexual. La maduración sexual significa que en el sistema de las atracciones orgánicas
aparecen nuevas necesidades e impulsos, esto es lo que constituye la base de todos los cambios
en el sistema de los intereses del adolescente. La mejor demostración de ello es el hecho de que
los procesos de cambio de intereses suelen coincidir de lleno en el tiempo con el inicio de los
cambios orgánicos. Cuando la maduración sexual se retrasa, se aplaza también en el tiempo la
crisis de los intereses; cuando 27 la maduración sexual se adelanta en el tiempo, la crisis de
intereses se aproxima al estadio inicial de este periodo.
Por este motivo en la edad de transición podemos claramente observar la existencia de dos etapas
fundamentales en el desarrollo de los intereses: la etapa de aparición de nuevas atracciones, que
constituyen la base orgánica del nuevo sistema de intereses y luego la etapa de maduración de
ese nuevo sistema que se estructura sobre las nuevas atracciones. W. Peters, (1927) tenía toda la
razón al proponer que se diferenciasen dos fases fundamentales en la edad de transición.
Denomina la primera de fase de atracciones, y la segunda de intereses 21. Claro está que
13
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
semejante diferenciación, así como las denominaciones dadas, son muy convencionales, pero en
lo fundamental nos dan a conocer los principales resultados obtenidos por diversas investigaciones
dedicadas a la edad de transición. La primera fase, la de atracciones, se prolonga, habitualmente,
unos dos años. Peters, la caracteriza como una fase de manifestación negativa de los intereses,
como una fase de quiebra de prestigio, de elevada irritabilidad, gran capacidad de excitación,
extrema fatigabilidad, rápidos y bruscos cambios de humor, de grandes oscilaciones en las
disposiciones.
La fase mencionada se caracteriza sobre todo por el hecho de que su contenido está constituido
por dos momentos fundamentales: en primer lugar, por la reducción y extinción del sistema de
intereses anteriormente formados (de aquí su índole negativa, contestataria) y, en segundo lugar,
por los procesos de maduración y aparición de las primeras atracciones orgánicas que señalan el
inicio de la maduración sexual. Es precisamente la combinación de estos dos momentos, tomados
en conjunto, la que caracteriza el hecho, que puede parecer extraño a primera vista, de que en el
adolescente se observa una disminución general de los intereses y, a veces, incluso su ausencia
total. La fase destructiva, devastadora, en la cual el adolescente deja atrás su infancia, fue
calificada por L. N. Tolstoi 22 como el «desierto de la adolescencia».
Vemos, por tanto, que este período se distingue, en su conjunto, por dos rasgos fundamentales:
por ser un período de ruptura y extinción de los viejos intereses y por un período de maduración de
una nueva base biológica que permite más tarde el desarrollo de nuevos intereses.
Apartado 07
La extinción de los viejos intereses y la maduración de las atracciones producen una impresión de
vacuidad. Fue esta circunstancia la que motivó a Peters, a denominar todo el estadio, en su
conjunto, de fase de atracciones y contraponerla a la siguiente fase de maduración la fase de
intereses. Sabemos que todos los intereses están estructurados sobre una cierta base instintiva
gracias a la cual se hace posible su posterior desarrollo; sin embargo, el rasgo esencial de!
desarrollo es precisamente el hecho de que la base biológica o subsuelo de los intereses –que a lo
largo de otros períodos de edad permanece más o menos invariable– se desplaza 28 por sí misma
y pasa por cambios muy esenciales en la edad de transición, destruyendo la armonía de las
atracciones establecidas anteriormente y poniendo de manifiesto los impulsos instintivos que
inician su maduración.
No es extraño, pues, que toda la superestructura se destruya hasta los cimientos como sucede con
un edificio durante un terremoto. El período de destrucción de la superestructura y la revelación de
las nuevas capas de atracciones constituye la fase que Peters, califica como fase de atracciones.
Opina que dicha fase se caracteriza, ante todo, por una irritabilidad general, indefinida y extensa,
gran excitabilidad, rápida fatiga y agotamiento, bruscos cambios de humor, protesta y derrumbe de
prestigios.
También para Peters, junto con la revelación de nuevas atracciones y a la par con este proceso,
tiene lugar otro: el derrumbe o la pérdida de los viejos intereses. La fase nueva que sustituye a la
anterior, Peters, la caracteriza ante todo por la existencia de rasgos contradictorios, es decir, por la
maduración y el establecimiento de intereses nuevos que se desarrollan sobre una base
completamente nueva.
Al principio el proceso se distingue por la multiplicidad de los intereses que manifiesta el
adolescente en su paso a la segunda fase. Poco a poco, y mediante la diferenciación, se elige y
afianza un cierto núcleo fundamental de intereses que se desarrolla a lo largo de la segunda fase,
desarrollo que se distingue por una relación polar entre su punto inicial y el último. Si la fase de
desarrollo de los intereses se encuentra al principio bajo el signo de aspiraciones románticas, el
final de la misma se distingue por una elección realista y práctica de un interés más estable, que en
la mayoría de los casos está directamente vinculado a la trayectoria fundamental de la vida que ha
elegido el adolescente. Merecen ser destacadas las observaciones de Peters, sobre el desarrollo
14
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
de esas dos fases de intereses del adolescente obrero. Al igual que otros muchos autores, Peters,
constata que la juventud del muchacho obrero comienza más tarde y termina antes, que todo su
período de desarrollo transcurre bien en forma reprimida, bien desinhibida en dependencia de si
son favorables o adversas las condiciones económicas, sociales, culturales y otras. Las
observaciones de Peters, así como las de otros autores extranjeros, se refieren a los adolescentes
obreros de los países capitalistas. Peters, indica que un adolescente obrero de catorce años es
todavía un niño y el de dieciocho un adulto.
Según Peters, la primera fase en el adolescente obrero tiene igual duración que en el adolescente
burgués; a veces, debido a las condiciones de vida se manifiestan con mayor virulencia y, en
cambio, la segunda fase, la de los intereses, es más reducida, más restringida en el tiempo,
limitada en su desarrollo natural, inhibida a causa de la necesidad de trabajar en edad temprana y
a las duras condiciones de vida.
El otro rasgo de la fase, la involución de los intereses anteriores, permite definirla como negativa o
como fase de rechazo en el desarrollo del adolescente. Charlotee Bühler, al calificarla así, subraya
ante todo sus tendencias negativas, el advenimiento de esta fase se caracteriza por la
desaparición de los intereses escolares a la par de otros síntomas puramente negativos; su rasgo
principal es la ausencia 29 de intereses determinados y estables. De hecho, Ch. Bühler reconoce
como fase negativa el mismo estadio en el desarrollo del adolescente que Peters, pero destaca,
ante todo, otro rasgo suyo.
Si para Peters, ocupa el primer lugar, en el conjunto de síntomas del período examinado, la
aparición de nuevas atracciones sobre un fondo de extinción de los intereses infantiles, para Ch.
Bühler, en cambio, figura en primer lugar la negación de los intereses anteriores sobre el fondo del
nacimiento de nuevas atracciones. Entre los síntomas que caracterizan el inicio de la fase
negativa, Ch. Bühler enumera la aguda curiosidad sexual como el más frecuente en los
adolescentes en ese período. No considera casual que según datos estadísticos de Berlin, los
delitos sexuales de las jóvenes correspondan casi siempre a esa fase.
Tiene suma importancia señalar que precisamente en el inicio de la maduración sexual, durante la
fase negativa, las atracciones sexuales se manifiestan en la forma menos encubierta, revelada y a
medida de la maduración sexual, observamos el descenso y no el incremento de tales síntomas.
La característica de la fase negativa es precisamente su manifestación abierta; no enmascarada ni
elaborada. Además de los síntomas negativos, Ch. Bühler no sólo señala la manifestación de las
atracciones como rasgos principales de la fase, tomada en su conjunto, sino que va más allá, pues
intenta establecer una relación biológica directa de todos los momentos negativos de la fase dada,
todo lo que la hace negativa, con la maduración sexual, con el incremento de la atracción sexual.
En esta cuestión, Ch. Bühler se basa en la analogía biológica. F. Doflein y algunos otros
investigadores señalan que los animales en vísperas de la maduración sexual manifiestan
inquietud, elevada excitabilidad, tendencias al aislamiento. Dicen asimismo que el período del
negativismo en las niñas suele aparecer antes de la primera menstruación y acaba cuando ésta se
produce. Ch. Bühler propende a considerar todo el conjunto de los síntomas negativos como el
advenimiento directo del proceso de maduración sexual.
Según Ch. Bühler, el comienzo de esta fase se caracteriza por un claro descenso de la
productividad y capacidad para la actividad incluso en la esfera de las facultades e intereses.
(Hemos de observar que en el caso dado tenemos un ejemplo magnífico de hasta qué punto el
desarrollo de los mecanismos del comportamiento, de los hábitos y capacidades no es paralelo al
desarrollo de los intereses y de la profunda divergencia que existe entre ambos procesos en la fase
negativa.) Junto con este descenso se observa un descontento interior, inquietud, tendencia a la
soledad, autoaislamiento, que se acompaña, a veces, de una actitud hostil frente a los demás. El
rasgo distintivo principal de toda la fase es el descenso de la productividad de la actividad, la
pérdida de intereses, la inquietud general. Diríase que el adolescente se aparta del medio, que
adopta una actitud negativa ante todo cuanto le rodea, hacia aquello que hace poco aún constituía
15
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
el objeto de su interés; en algunos casos el negativismo es menos violento y en otros adopta la
forma de una actividad destructora. Junto con las vivencias subjetivas (estados depresivos,
tristeza, angustia que conocemos por los diarios y otros documentos que 30 ponen de manifiesto la
vida interior, íntima del adolescente) esta fase se caracteriza por una actitud hostil, tendencia a las
riñas, infracciones de la disciplina.
Podemos denominar toda esa fase como la del segundo negativismo, ya que tal actitud negativa
suele aparecer por primera vez en la edad infantil temprana, alrededor de los tres años. Como
hemos dicho ya, esa similitud permite a Ch. Bühler hacer una analogía de largo alcance entre la
primera y la segunda fase de negación. Dicha semejanza se limita, claro está, a un parecido
puramente formal entre ambos períodos; cabe suponer que la tendencia negativa es propia de todo
cambio, de todo viraje, de todo paso de un estadio a otro y es para el niño un puente
imprescindible por el cual asciende a una nueva etapa del desarrollo. Según Ch. Bühler, esta fase
tiene lugar en las niñas alrededor de los trece años y dos meses y dura algunos meses.
Apartado 08
Observaciones similares fueron hechas por otros investigadores. O. Shterzinger, por ejemplo, fija
su atención en las reiteradas quejas de los maestros sobre el bajo rendimiento de los alumnos
adolescentes de 5º grado de catorce y quince años, sobre las dificultades que encuentran en su
labor docente. O. Kroh dice lo mismo: en la primera fase de la maduración sexual se observa una
cierta disminución de la capacidad y productividad del trabajo mental de los alumnos. Kroh dice
que el sorprendente bajo rendimiento escolar que se observa en la escuela secundaria,
habitualmente en 5° grado, incluso entre los alumnos aventajados hasta aquel entonces, se explica
por el paso del sistema de enseñanza visual al de entendimiento y deducción. El paso a una forma
nueva, superior, de actividad intelectual, va acompañado por un descenso temporal de la
capacidad de trabajo.
Kroh define con pleno fundamento dicho período como un período de desorientación en las
relaciones internas y externas. Cuando el adolescente llega a la edad de transición, cuando en su
personalidad se mezclan los rasgos del pasado que se extingue y del futuro que comienza, se
produce cierto cambio en las líneas fundamentales, un cierto estado provisional de desorientación.
Y precisamente en dicho período se observa cierta divergencia entre el niño y su medio
circundante. Kroh considera que es poco probable que hubiera, a lo largo de todo el proceso del
desarrollo, una mayor desunión entre el «yo» humano y el mundo como en este período.
O. Tumlirz [23] (1931) caracterizó de modo similar dicha fase en el desarrollo de los intereses.
También para él, el período de la maduración sexual se inicia con la fase cuyo momento central es
la ruptura de los intereses antes establecidos. Se trata de un período en el cual colisionan las
diversas aptitudes psicológicas, un período de inquietud, negación y protesta tanto interna como
externa. La actitud negativa de oposición caracteriza este período carente de intereses positivos y
estables. La primera fase de negación es seguida por otra positiva que Tumlirz califica de período
de los intereses culturales. 30
Vemos, por tanto, que los más diversos investigadores, pese a sus diferencias en algunas
definiciones, reconocen unánimemente la existencia de la fase negativa a principios de la edad de
transición. Varios autores completan esa tesis con valiosos datos fácticos. A. Busemann, por
ejemplo, que ha estudiado cómo se reflejan los rasgos fundamentales de la adolescencia en los
propios juicios de los adolescentes, señala que los síntomas de descontento se manifiestan sobre
todo en las niñas a los trece años aproximadamente y en los chicos alrededor de los dieciséis.
E. Lau, cuyo trabajo llama particularmente nuestra atención por estar dedicado al adolescente
obrero, observa que el descenso del interés por el trabajo se manifiesta a los quince-dieciséis años
cuando a menudo se adquiere una actitud repentinamente negativa ante su profesión, actitud que
suele durar poco, siendo sustituida por la positiva.
16
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
Las investigaciones de otros autores [24] nos han permitido precisar las diferencias entre
muchachos y chicas en esta fase y esclarecer sus diversos síntomas. El estudio de Reininger ha
demostrado que la fase negativa se ha observado en las niñas habitualmente en el período entre
los once años y ocho meses y los trece años, con una duración de ocho-nueve meses. Reininger
llega a la conclusión de que la fase negativa es un período normal e imprescindible por el que ha
de pasar el adolescente. La ausencia de dicho período, en su opinión, se observa tan sólo cuando
el desarrollo del adolescente se aparta de la norma en uno u otro sentido o bien cuando adviene
una anticipada y temprana madurez.
El síntoma principal que señala el fin de dicha fase se distingue por un mayor rendimiento, y una
mayor productividad de la actividad mental. Reininger señala entre los síntomas que caracterizan
esta fase la inestabilidad, la inquietud, el descenso del estado de ánimo, su matiz negativo, la
pasividad y el descenso de los intereses. Entre las niñas de las clases menos acomodadas dicho
período transcurre, en lo fundamental, del mismo modo, pero tiene lugar algo más tarde, alrededor
de los trece-catorce años.
L. Vecérka realizó una investigación similar de este período con niñas; le interesaba conocer el
desarrollo de las relaciones sociales entre los adolescentes, su actitud frente a los adultos, las
diversas formas de la vida social infantil. Según sus datos, la evolución de las relaciones sociales y
de los intereses, con ellas relacionados, revela con toda claridad la existencia de dos fases
polares: la primera de ellas se caracteriza por la disgregación de los nexos colectivos, la ruptura de
las relaciones antes establecidas entre los niños, un brusco cambio de actitud ante otras personas;
la segunda, llamada por la investigadora fase de alianzas, se distingue por sus rasgos contrarios,
la ampliación y el fortalecimiento de las relaciones sociales en primer lugar.
H. Hetzer ha observado el transcurso de la misma fase en los niños que habitualmente se
desarrollaban con retraso en comparación con las niñas —entre los catorce y los dieciséis años—.
Los síntomas eran idénticos en ambos casos: descenso de la productividad, estados de ánimo
pesimistas. La diferencia fundamental entre los muchachos y las chicas radica en que la fase
negativa se manifiesta en los niños con mayor virulencia y duración, su negativismo es mis activo,
menor su 32 apatía y su pasividad en comparación con las chicas; su actividad resulta más
destructiva y adopta diversas formas.
Apartado 09
En dos excelentes investigaciones de P. L. Zagorovski (1929) hallamos datos sumamente
interesantes sobre la génesis de esta fase y sus peculiaridades relativas al adolescente soviético.
En la primera se estudiaron sistemáticamente siete grupos escolares: IV, V, VI, VII grados. Las
observaciones se llevaron a cabo durante todo el curso escolar. De los 274 alumnos,
comprendidos entre los once años y medio y los dieciséis años hubo 52 en quienes el negativismo
era muy evidente y acusado. En relación con el número total de los niños investigados, los
adolescentes que se hallaban en la fase negativa de su desarrollo constituían un 19%. En los
grupos estudiados el número de niños y niñas era más o menos igual, pero entre los 52
adolescentes de la fase manifiestamente negativa había 34 chicas y 18 muchachos. El 82% del
grupo (43 niños) provenían de familias de funcionarios e intelectuales y tan sólo el 18% (9
personas) eran hijos de obreros. La edad media de las niñas en fase negativa era de catorce años
y dos meses (oscilaban entre los trece años y dos meses y los catorce años y nueve meses), la
edad media de los chicos era de catorce años y seis meses.
Respecto a los síntomas que caracterizan el curso de la fase negativa, la investigación citada ha
confirmado, en general, lo ya señalado anteriormente.
Para Zagorovski la peculiaridad principal que se observa en los adolescentes durante la fase
negativa es el bajo rendimiento en los estudios y la disminución de la capacidad de trabajo.
Después de un período de rendimiento normal, de una capacidad normal de trabajo, el alumno
deja súbitamente de cumplir sus tareas, falta a las clases. Alumnos que realizaban con interés
determinadas tareas, pierden de pronto todo entusiasmo por ellas; a las preguntas del pedagogo
17
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
del por qué no han preparado uno u otro trabajo, suelen responder que no tenían deseo de
hacerlo. En algunos casos el rendimiento escolar desciende de modo muy notorio. Suelen
producirse entre los adolescentes infracciones de la disciplina (en la mayoría de los casos se trata
de chicos); reacciones contestatarias frente a los demás compañeros, «negativismo verbal» y
negativismo en las acciones, rupturas de relaciones amistosas, desprecio de las reglas
establecidas por el colectivo, deseo de soledad; tales son las peculiaridades más frecuentes en la
conducta de los adolescentes en esta fase. Entre las chicas prevalece una conducta pasiva,
apática, somnolienta.
En los adolescentes estudiados se ha observado (ocho casos) un gran interés por la lectura:
empiezan a leer obras de otro contenido, sobre todo aquellas donde hay elementos eróticos. En
una serie de casos cabe suponer en ellos un agudo interés sexual, pero las observaciones de
Zagorovski no han podido esclarecer con precisión esta faceta de la vida de los adolescentes. 33
En la fase negativa, el bajo rendimiento en los estudios y en la capacidad de trabajo atañe por igual
a las muchachas que a los chicos. Zagorovski dice que la capacidad de trabajo desciende sobre
todo en las tareas de creación (redacciones, solución de problemas). Sin embargo, no se observa
siempre tal descenso en las tareas mecánicas.
Lo realmente nuevo en la investigación de Zagorovski es la descripción de la conducta de los
adolescentes durante la fase negativa en el entorno familiar. Teniendo en cuenta dichos datos,
cabe hacer la siguiente deducción general: el negativismo del adolescente no se manifiesta en el
seno familiar con tanta evidencia como en la escuela y, por el contrario, algunos adolescentes se
portan muy negativamente en su casa pero en el medio escolar apenas si se nota su negativismo.
Así, pues, hay dos momentos que llaman nuestra atención en la investigación mencionada. El
primero es el descenso de la capacidad de trabajo fundamentalmente en tareas de índole creativa,
fenómeno que se explica por el paso del adolescente a formas nuevas, aun débiles, de actividad
intelectual; ese tipo de tareas, por otra parte, se apoya, más que los trabajos mecánicos, en los
intereses creativos del adolescente y son los más perjudicados cuando se produce la ruptura de
los intereses. El segundo momento es la muy estrecha dependencia de las disposiciones negativas
de las condiciones del medio (la actitud negativa no se manifiesta por igual en todos los niños y
adopta diversas formas tanto en la familia como en la escuela).
La segunda investigación hecha a 104 adolescentes en período de maduración sexual permite al
autor precisar una serie de cuestiones relacionadas con ese problema y hacer un análisis
cualitativo sumamente valioso e importante de los fenómenos observados. La edad media de las
niñas estudiadas era de trece años y tres meses (desde los doce hasta los trece con nueve
meses); la edad de los chicos era de catorce años y cuatro meses (comprendida entre los trece
años y seis meses y los quince con ocho meses).
Los datos obtenidos fueron objeto de un análisis cualitativo que nos ha permitido distinguir varios
tipos de escolares por sus vivencias en la fase negativa del desarrollo. El autor propone que en
lugar de hablar de «tipos» de conducta se hable de «formas de comportamiento del escolar
soviético», ya que el concepto de «tipo» presupone algo estable, invariable, que no puede
aplicarse a los niños según los datos obtenidos por Zagorovski. Las formas en que transcurre la
fase negativa en los adolescentes se reducen a tres variantes fundamentales: la primera es un
negativismo claramente manifiesto en todas las esferas de la vida del adolescente, los intereses
anteriores del escolar caen bruscamente en desuso y adquieren una nueva orientación, por
ejemplo hacia las cuestiones de la vida sexual; en algunos casos el comportamiento del
adolescente varía en unas cuantas semanas.
En algunos casos, el negativismo es asombrosamente estable. El escolar hace caso omiso de la
familia, no obedece a los adultos, se muestra excesivamente excitado en la escuela o, por el
contrario, muy abúlico y torpe, es decir, es fácil hallar en él rasgos de índole esquizoide. Entre los
18
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
niños estudiados había 16 con esas características (nueve niños y siete niñas), entre ellos cuatro
de procedencia obrera. 34
Entre las niñas los violentos rasgos negativos se suavizan mucho antes que en los chicos. Al
caracterizar a esos niños, el autor de la investigación reconoce que el período inicial de la
maduración sexual tiene en ellos un curso difícil y agudo.
La segunda variante del curso de la fase negativa se distingue por rasgos menos violentos. El
adolescente, según Zagorovski, es un negativista potencial, cabe decir que su actitud negativa se
manifiesta en determinadas situaciones vitales, en determinadas condiciones del medio social tan
sólo. Su negativismo viene a ser una reacción, sobre todo, a las influencias adversas del entorno
(ambiente opresivo en la escuela, conflictos familiares), se trata, sin embargo, de reacciones
inestables y de poca duración. Son niños que se distinguen por una conducta diversa en las
diversas situaciones sociales, en el seno familiar y en la escuela. Pertenecen a ese tipo una
considerable mayoría de los escolares investigados (68 de 104).
Finalmente, en la tercera variante del curso de la primera fase de la maduración sexual no se han
detectado fenómenos negativos. No se observa en dicha variante ningún descenso en el
rendimiento escolar ni ruptura de vínculos amistosos, ni abandono del colectivo, ni cambios en la
actitud frente al pedagogo o la familia. Zagorovski constata, sin embargo, que el cambio de
intereses salta a la vista: nace el interés por el otro sexo, por otras lecturas y disminuye el interés
por la vida social de la escuela. Pertenecen a este grupo alrededor del 20% de los niños
estudiados. Destaca en todo ese grupo una clara orientación positiva hacia situaciones vitales (a
pesar de que viven las mismas fases biológicas de desarrollo que los niños que son claramente
negativistas). El tercer grupo, dice Zagorovski, carece en apariencia de fase negativa, no se
debilitan sus emociones positivas durante un largo período. La mayoría de los niños que carecen
de fase negativa proceden de familias obreras (11 de 20).
Basándose en sus investigaciones, Zagorovski llega a la conclusión de que debe introducirse una
seria enmienda en las tesis de los investigadores que describen la fase negativa. Es indudable, a
su juicio, que el negativismo, como una fase determinada en el desarrollo de los intereses del
adolescente, que se caracteriza por la repulsa del adolescente del medio, tiene lugar en el
desarrollo del hombre. Zagorovski cree, sin embargo, que debe rechazarse la fórmula puramente
biológica propugnada por Ch. Bühler. Según el autor, la inconsistencia de dicha fórmula se debe a
que los reflejos negativos frente al medio, que suelen observarse entre los mamíferos superiores,
pueden ser inhibidos, modificados en el medio social humano donde adoptan, además, formas
peculiares. Por otra parte, el negativismo no se manifiesta en todas las situaciones vitales. La
manifestación violenta de tales síntomas se debe, en medida muy considerable, a fallos en el
planteamiento pedagógico.
Zagorovski considera que se conoce mal la pedagogía del adolescente, que no está
suficientemente elaborada una determinada táctica para influir sobre el adolescente negativista.
Sin embargo, todos los investigadores opinan 'que la fase negativa del adolescente normal no es
tan larga, que puede adoptar diversas formas de comportamiento, es decir, estar supeditada a
distintas influencias y este hecho habla en favor del optimismo pedagógico. 35
A nuestro juicio, la mayoría de los investigadores al señalar correctamente los síntomas que
caracterizan el inicio de la maduración sexual cuando describen la fase negativa, simplifican
extremadamente el problema, debido a lo cual surge un panorama contradictorio de las diversas
formas en que se manifiesta el período negativo en distintas condiciones del medio social y
educativo.
Apartado 10
Es imposible, señala con acierto Zagorovski, limitar el análisis de esta fase tan sólo a las formas
biológicas. Creemos, sin embargo, que tampoco él abarca, en su objeción, toda la cuestión en su
conjunto. También él adjudica al medio, en el desarrollo de los intereses del adolescente,
19
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
únicamente el papel de factor, capaz de frenar, moderar y dar diferentes formas a las
manifestaciones externas, pero no de crear ni formar nuevos intereses del adolescente. No
debemos olvidar que el rasgo principal de ese período consiste en que la maduración sexual es al
mismo tiempo la etapa de maduración social de la personalidad. A medida que aparecen las
nuevas atracciones, que constituyen la base biológica para la reestructuración de todo el sistema
de intereses, los intereses se reestructuran y se forman desde arriba, a partir de la personalidad en
su proceso de maduración y de la concepción del mundo del adolescente.
Los científicos biologistas suelen olvidar con gran frecuencia que el adolescente no es tan sólo un
ser biológico, natural, sino también histórico, social. Pierden asimismo de vista que a la par de la
maduración social y el arraigo del adolescente en la vida social sus intereses no se vierten
mecánicamente, como un líquido en un recipiente vacío, en las formas biológicas de sus
atracciones, sino que por sí mismos, en el proceso del desarrollo interno y de la reestructuración de
la personalidad, reconstruyen las propias formas de atracciones, elevándolas a un peldaño
superior y transformándolas en intereses humanos, por sí mismos se convierten en momentos
internos integrantes de la personalidad.
Las ideas que rodean al adolescente y se encuentran fuera de él al comienzo de su maduración
pasan a ser su patrimonio interior, una parte inseparable de su personalidad.
La segunda enmienda que debe introducirse en la teoría sobre la fase negativa consiste en que
tanto desde el punto de vista biológico, como sociopsicológico es igualmente erróneo presentar el
período de la fase negativa como una etapa homogénea, suponer que toda la melodía de la etapa
crítica está compuesta por una sola nota. De hecho, los procesos del desarrollo en general y el
proceso dado, en particular, se distinguen por una configuración mucho más compleja, por una
estructura mucho más delicada.
A. B. Zalkind 25 señala el profundo error pedagógico que da origen a una serie de absurdos en las
técnicas del enfoque educativo del período crítico. El error se debe principalmente a que la etapa
crítica se describe como algo homogéneo, en la cual como si sólo existiesen procesos de
excitación, fermentación y explosiones 36 o sea, fenómenos que resulta enormemente difícil de
dominar. Sin embargo, en realidad, el período crítico, pese a todas sus dificultades y complejidad,
no se distingue por el dramatismo que le adjudican habitualmente en la vieja paidología; no se trata
de nada homogéneo, ya que en la vida real se producen en dicha etapa tres tipos de procesos y es
preciso tomar en cuenta oportuna y globalmente cada uno de ellos en su relación con todos los
demás cuando se elaboran los métodos educativos.
Según Zalkind, los tres tipos de procesos que configuran el período crítico en el desarrollo del
adolescente son los siguientes: l) crecientes procesos estabilizadores que aseguran los avances
anteriores del organismo, haciéndolos más fundamentales y firmes; 2) procesos realmente críticos
y totalmente nuevos donde los cambios se producen con gran rapidez y violencia, y 3) procesos
que van configurando los incipientes elementos del adulto y son la has para la actividad creadora
ulterior del ser humano en el proceso de su crecimiento. Para Zalkind, la heterogeneidad interna y
la unidad del período crítico se expresan en la siguiente fórmula: es una etapa que pone fin a la
infancia, la consolida, crea algo completamente nuevo y lleva en sí elementos de maduración en el
verdadero sentido de la palabra.
Creemos que si se toma en consideración la heterogeneidad de la fase crítica juntamente con la
transformación de las atracciones en intereses, es decir, la formación cultural de las atracciones,
obtendremos una visión correcta del problema de la fase negativa.
Los intereses del adolescente son el factor principal y determinante de la estructura y la dinámica
de cada fase.
En la edad de transición, dice Zalkind, se complica enormemente el problema de los intereses. Es
del todo evidente, que si no se crea en los adolescentes, orientaciones claras hacia determinadas
20
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
impresiones que provocan su interés, no podremos influir, desde el punto de vista pedagógico,
sobre los principales valores biológicos existentes en la edad de transición. Zalkind insiste en que
el problema de la educación y de la enseñanza en la edad de transición es un problema de la
correcta formación de intereses y dominantes de acuerdo con la edad.
Apartado 11
En relación con esto la teoría de Thorndike sobre el significado pedagógico de los intereses
adquiere extraordinaria importancia teórica y práctica. Defiende en lo fundamental tres ideas, cada
una de las cuales, por separado y con juntamente, adquiere un valor primordial para el problema
de los intereses en la edad de transición.
De acuerdo con la primera idea la educación se relaciona con el interés en dos sentidos. El
objetivo de la educación consiste en formar determinados intereses positivos y eliminar los
indeseables, ya que la educación de hecho, jamás puede formar de antemano todas las
peculiaridades futuras de la conducta humana; 37 configura y crea únicamente los intereses
fundamentales que mueven, dirigen al ser humano en su vida sucesiva. Por tanto, vemos hasta
qué punto es erróneo, desde el ángulo psicológico, el intento de reducir el proceso educativo a la
simple elaboración de nuevos reflejos condicionados, relegando al olvido el desarrollo y la
educación de las fuerzas motrices de la conducta. La creación de hábitos, de mecanismos de
comportamiento tan sólo, sin la cultura de intereses será siempre una educación formal incapaz de
orientar debidamente la conducta.
La educación de los intereses adquiere primordial importancia si se compara con la educación de
los hábitos, sobre todo en la edad de transición, en el período de maduración, cuando las
orientaciones fundamentales de la vida futura se determinan en un grado mucho mayor por la
formación de los intereses que por el desarrollo final de los hábitos. Además, los intereses en el
proceso educativo desempeñan el papel de medios, ya que sobre ellos se basa toda incitación a la
actividad, a la adquisición de hábitos y conocimientos. Thorndike confiere gran importancia a dicha
diferenciación, ya que los principales errores pedagógicos, respecto a los intereses, se deben al
hecho de confundir los medios y los objetivos.
La segunda idea de Thorndike consiste en que el interés como fuerza motriz que pone en marcha
el mecanismo de la conducta está presente y condiciona inevitablemente —lo queramos o no— el
desarrollo de todo proceso psicológico.
Todo trabajo —dice Thorndike— presupone interés. Es imposible realizar cualquier trabajo físico o
intelectual sin interés, hasta el menos interesante se realiza, pese a ello, por interés; por el interés
de evitar un castigo, mantenerse en la posición conquistada en la clase o bien para conservar la
propia estima; siempre tiene que haber un interés. El problema del interés en la enseñanza no
radica en que los niños tengan o no interés por el estudio, si no lo tienen, jamás estudiarán. El
problema es saber cómo será ese interés, de dónde procede.
Y, finalmente, la tercera idea de Thorndike —sin la cual resulta imposible comprender
correctamente los intereses en la edad de transición— es que tanto en relación con todos los
instintos y hábitos, como en relación con los intereses no se puede considerar a la naturaleza
como una conductora fiable hacia los ideales de la educación. Por ello, podemos y debemos
modificar los intereses, encauzarlos, permutarlos de una esfera a otra, educar y formar intereses
nuevos.
Apartado 12
De las tesis enunciadas se hace evidente, tanto desde el punto de vista histórico como práctico,
cuál es la segunda fase en el desarrollo de los intereses en la edad de transición: es la fase de la
afirmación, la fase positiva, la fase de los intereses como la define Peters, o bien, la fase de los
intereses culturales según Tumlirz.
21
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
Antes de analizar esa fase, debemos imaginarnos en forma muy breve y esquemática el proceso
de desarrollo de los intereses en la edad de transición, tomado 38 en su conjunto. Para ello es
imprescindible recordar que además de las dos fases mencionadas por casi todos los autores, la
fase de la negación y la de afirmación, hay otra más, la tercera, aunque sería más correcto
denominarla como la primera, la preparatoria. Hemos citado anteriormente la opinión de A. Beedle
26 sobre la triple clasificación biológica de la etapa de maduración sexual. No hay ningún motivo
para renunciar a tal clasificación desde el punto de vista psicológico, tanto más que en el desarrollo
de los intereses distinguimos con toda claridad una fase más, la fase preparatoria que considerada
biológicamente se caracteriza por una actividad reforzada de la hipófisis y la glándula tiroides que
influyen en el crecimiento de las glándulas sexuales, preparando así la maduración sexual. Existe,
por tanto, un período latente de maduración sexual cuando en el sistema interno, más profundo,
del organismo se va preparando la maduración sexual que no abarca todavía los restantes
sistemas. Zalkind califica este período latente de maduración sexual como etapa de consolidación
previa, ya que en ella se van preparando, por una parte, los elementos de la crisis futura y, por
otra, se configuran y culminan los procesos del desarrollo infantil.
Es un período latente de maduración sexual relativamente tranquilo, que se produce en las
profundidades del organismo y por parte de los intereses se caracteriza por la ausencia de
tendencias claramente dominantes, especialmente de intereses manifiestos. ¿Cómo se explica la
irrelevancia, por decirlo así, de la fase preparatoria? En lo fundamental, por cierta falta de
excitación general. La fase latente viene a ser el prólogo de un desarrollo ulterior, un prólogo que
contiene en forma embrional, no desarrollada ni fraccionada los tres períodos básicos que
condicionan dicha edad: el fin de la infancia, la crisis y la maduración. Los intereses del segundo
período de la edad de transición se distinguen por formas más peculiares, por un desarrollo más
amplio. Adquiere en ese período un significado especial la ley de permutación de intereses, cuyo
efecto puede explicar la razón de que los fenómenos violentos y contestatarios de la fase negativa
sean reemplazados en los adolescentes por unas tendencias positivas en un entorno social bien
organizado.
A. Zalkind opina que existen varios grupos (núcleos) de dominantes fundamentales o intereses de
edad de cuya conjunción se forma el grupo de intereses de la segunda fase. Todas las dominantes
pueden constituir un factor morboso, pueden ocasionar nerviosismo, dispersión de ideas, fatiga,
ciertas manifestaciones de negativismo, pero si la excitación se transfiere a las vías dominantes, a
los intereses principales, resultan ser una fuente inapreciable para la orientación positiva del
adolescente que convierte la fase negativa en un estadio de desarrollo, de creatividad sumamente
valioso.
Al primer grupo de intereses o dominantes podemos Llamarle como disposición egocéntrica o
egodominante del adolescente. Esta dominante consiste en que la personalidad del adolescente en
proceso de formación es uno de los núcleos centrales de sus intereses, el punto de partida para
abordar la segunda fase en su conjunto. Zalkind opina que no debemos perder de vista la peculiar
orientación del adolescente hacia el futuro, hacia las amplias y vastas perspectivas que 39 desde
el ángulo subjetivo se le figuran mucho más posibles de lo cotidiano, lo inmediato, lo corriente. La
dominante de la lejanía, como la llama el autor, es un rasgo específico de la edad de la segunda
fase en la edad de transición. Zalkind no niega que en dicha etapa las relaciones del adolescente
con el medio circundante son conflictivas, que está descontento de su entorno y procura salirse de
él. Diríase que busca algo al margen de su medio, algo de mayor envergadura, renegando de lo
diario, de lo habitual.
Sería erróneo, sin embargo, considerar que los dos grupos de intereses mencionados están
definitivamente consolidados al comienzo mismo de dicha fase. Lo personal, que debe ser el punto
de partida, ha de completarse, enriquecerse y ser orientado a los intereses sociales; hay que partir
de lo lejano, de los grandes intereses del adolescente, sin dejar de incitarle en ese sentido, orientar
y transformar poco a poco sus intereses, su trabajo, incluyéndolos con más insistencia en una
actividad corriente, cotidiana. Si no tomamos en consideración —dice Zalkind— esas dos
22
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
dominantes fundamentales, no conseguiremos interesar al adolescente ni por lo cotidiano, ni por lo
social, y no los podrá utilizar en su desarrollo general.
Zalkind incluye también en los intereses fundamentales la tendencia opositora a la superación, a
los esfuerzos volitivos, que toma a veces carácter de tozudez, protesta, gamberrismo, de franca
lucha contra la autoridad pedagógica, así como otras manifestaciones negativas. La dominante del
esfuerzo está directamente relacionada con otra actitud del adolescente, también básica, la del
romanticismo, que se manifiesta en las intensas atracciones del niño hacia lo ignoto, lo arriesgado,
la aventura y el heroísmo social.
Es fácil de ver que las dominantes señaladas son dobles y se manifiestan tanto en la fase negativa
como en la positiva. Sería más correcto decir que encierran, por su propia estructura psicológica,
tanto momentos de negación de las actitudes anteriores, imprescindibles internamente en el
proceso del desarrollo, como momentos de afirmación, que vienen a sustituirlos. La negación y la
afirmación, así comprendidas, son dos momentos internos, imprescindibles, de un proceso único
de desarrollo de los intereses en la edad de transición.
Apartado 13
Como conclusión nos resta mencionar una teoría muy extendida en la actual literatura paidológica
sobre la fase positiva en el desarrollo de los intereses del adolescente. Sin un análisis crítico de
dicha teoría nuestra exposición sería incompleta. Nos referimos a la teoría del juego serio de W.
Stern 27 aplicada a la fase positiva en el desarrollo de los intereses del adolescente. Stern
considera que podemos comprender correctamente las manifestaciones más importantes de la
edad de transición si las examinamos a la luz de la teoría biológica del juego desarrollada en su
tiempo por K. Groos 28. Como se sabe, Groos analiza el juego infantil en su relación con el futuro.
El juego, desde el punto de vista biológico, debe ser la 40 escuela natural para el autodesarrollo, la
autoeducación y el ejercicio de las aptitudes naturales del niño. El juego es la mejor preparación
para la vida futura; el niño ejercita y desarrolla en el juego las capacidades que necesitará más
tarde, por tanto, el juego es, según Groos, un complemento biológico de las aptitudes y
capacidades plásticas del niño, diríase que es un proceso intrauterino especialmente organizado
del desarrollo funcional y de la perfección de las aptitudes y capacidades básicas.
En la edad preescolar, el juego abarca casi toda la conducta del niño; en la edad escolar el juego y
el trabajo o bien el juego y las tareas escolares forman, al bifurcarse, dos cauces principales por los
cuales transcurre la actividad del escolar. Y, finalmente, en la edad de transición, como señala
certeramente Kroh y otros investigadores, el trabajo pasa a ocupar el primer plano, dejando el
juego a un puesto secundario y subordinado. Sin embargo, para Stern no sucede así, ni mucho
menos. Al igual que la edad de transición es, en su conjunto, una etapa en la cual el niño pasa del
estado infantil al estado adulto, al igual que una serie de peculiaridades demuestra la existencia de
ese estado de transición, mixto, intermedio de la personalidad y sus funciones, así también los
intereses del adolescente y las formas principales de su conducta pueden, en opinión de Stern,
definirse como un juego serio. Con esa combinación de palabras, paradójica a primera vista, Stern
intenta subrayar que el comportamiento del adolescente ocupa un lugar intermedio entre el juego
del niño y la actividad seria del adulto. Ese estado indeciso, intermedio, mixto es la forma peculiar
de la edad en que se manifiestan los intereses del adolescente.
A semejanza de cómo el juego del niño, según la teoría de Groos, anticipa, prevé las formas
futuras de su actividad vital, así también el adolescente ejercita y desarrolla en un juego serio las
funciones que maduran en dicho periodo. El juego serio del adolescente se manifiesta, según
Stern, en dos terrenos fundamentales: en el terreno del erotismo y en el de las relaciones sociales.
Desde el punto de vista subjetivo, el adolescente asume con toda seriedad ese juego: los
ensueños sexuales, la fantasía erótica, el flirteo, la lectura de libros eróticos, el juego al amor. En
todos esos momentos se borra la diferencia entre lo real y lo ilusorio. La satisfacción se obtiene no
en el resultado de la actividad, sino en el proceso de su propio funcionamiento. El erotismo del
adolescente, según Stern, es una escuela inconsciente del amor, la idea del «amor eterno»
desaparece al cabo de un breve lapso de tiempo y. el adolescente cifra su amor en nuevos objetos;
23
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
no es más que un presentimiento, una preparación para el futuro amor del hombre adulto; sin
embargo, esto ya no es el juego del niño, sino un juego serio en el cual pueden manifestarse de
pronto momentos catastróficos.
Otra forma de juego serio, según Stern, es el de las relaciones sociales. El adolescente, dice, juega
seriamente a las relaciones vitales; coda la edad de transición es para el autor, desde ese punto de
vista, una etapa de introducción al problema de las relaciones humanas. La amistad y la
enemistad, matizados de afectividad, son característicos para los juegos infantiles, la creación de
diversas alianzas, círculos y sociedades de reglamentos frecuentemente inconsistentes 41 con
formas puramente externas de comunicación; todo esto considerado desde el punto de vista de la
teoría del juego serio, puede ser entendido sólo como una forma intermedia, transitoria, entre la
imitación lúdica puramente infantil de la actividad de los adultos y una auténtica relación seria entre
personas maduras.
La teoría del juego serio provoca objeciones muy esenciales, aunque no consideramos del todo
errónea su base fáctica; creemos, por el contrario, que se observa en el adolescente una cierta
forma intermedia de actividad, que se origina genéticamente entre el juego del niño y la actividad
seria del adulto; es indudable que llena en cierta medida toda la edad de transición. Poseemos,
además, motivos reales para suponer que las formas iniciales de las relaciones amorosas entre los
adolescentes hacen pensar efectivamente en un juego al amor.
Fueron muchos los que se opusieron a la teoría de Stern. Zagorovski, por ejemplo, que admitía
dicha teoría en general, se oponía a que se aplicasen ciertas fases en el desarrollo del
comportamiento social a determinadas edades; por ejemplo, la fase del desarrollo social que,
según Stern, pasa el adolescente a los catorce-catorce años y medio, se anticipa en los niños de
las escuelas urbanas de la U.R.S.S; las reacciones colectivas, las actitudes colectivas pueden ser
formadas mucho antes de la adolescencia.
Creemos que esta objeción contra la teoría de Stern no es la única ni tampoco la principal, aunque
es muy justa. Las objeciones más serias provocan el intento puramente mecánico de considerar el
período de transición como una media aritmética, como una simple mezcolanza de indicios del
estado infantil y adulto. Es cierto que en toda forma de transición todavía persisten rasgos del
período anterior y maduran los rasgos del siguiente, pero el proceso del desarrollo no se reduce, ni
mucho menos, al simple paso de un estadio a otro por medio del estadio que los relaciona,
formando así su media aritmética. La teoría de Stern, por otra parte, es de hecho, una teoría
puramente biológica de la edad de transición, una teoría puramente naturalista del juego. La teoría
de Groos sobre el juego en la temprana infancia adolece del mismo defecto, es también puramente
naturalista, incapaz de establecer una diferencia principal entre el juego del animal y el juego del
niño.
La incapacidad de distinguir dos líneas en el proceso del desarrollo del niño –la línea de evolución
natural, biológica, orgánica, y la línea de la formación sociocultural– de cuya compleja síntesis se
forma el proceso real, conduce a que el problema de la atracción-interés, que es el problema
central de todo el período de la maduración sexual, se resuelva de manera extremadamente
simplificada, por la simple deducción de la media aritmética de ambos sumandos en forma del
juego serio. El juego equivale a la autoeducación; pero lo que corresponde a él en el adolescente
constituye un proceso complejo y largo de transformación de las atracciones en necesidades e
intereses humanos. No es la media aritmética lo que hay entre ellos, sino una síntesis compleja y
real de uno y otro. La conversión de la atracción en interés es la clave real del problema de la edad
de transición. 42
Notas de la edición rusa
4 Se refiere al alumno de escuela primaria.
24
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
5 Bühler, Charlotee (1893), psicóloga austriaca, esposa y compañera de K. Bühler. Se dedicó
preferentemente al estudio de los problemas relacionados con la psicología infantil (periodización y
desarrollo en las diversas etapas de la edad, así como al desarrollo del comportamiento social) y a
la divulgación de las ideas de K. Bühler. Dirigió numerosas investigaciones sobre el problema de la
43 temprana edad, el juego, la adolescencia y reunió en torno suyo a un grupo de investigadores
(H. Hetzer, K. Reininger, B. Tuder-Hart, H. Keller y otros). Ch. Bühler es la primera que intenta
formular una teoría de la edad de transición, con la particularidad de que sobre la base de la
maduración de la función sexual, como proceso fundamental del desarrollo, enjuicia todas sus
demás facetas. Para Ch. Bühler, la función sexual está representada en la conciencia como "una
necesidad de complemento» que surge en el período de la pubertad.
Herbart, Joham Friedrich (1776-1949).
‘Lipps, Theodor (1851-1914). Véase t. l, pág. 95.
Thorndike, Edward (1874-1949). Relevante psicólogo estadounidense, fundador de la psicología
objetiva como ciencia de la conducta. Las opiniones de Vygotski sobre Thorndike, en el período de
su admiración por la reactología, están recogidas en el t. l, págs. 143-176. Thorndike prestaba una
gran atención a los problemas de la enseñanza; el aprendizaje era para él la adquisición de hábitos
estructurados sobre formas innatas de conducta a base de ensayos y errores, de refuerzos
positivos y negativos. Consideraba el desarrollo infantil como un proceso de acumulación
puramente cuantitativo de hábitos, identificaba el desarrollo con el aprendizaje. Vygotski al analizar
el problema del aprendizaje y desarrollo criticaba la teoría de su identidad (t. 2, págs. 224-227).
10 Lewin, Kurt (1890-1947). Psicólogo alemán, representante de la escuela psicológica gestaltista
cuyos principios aplicó a la investigación experimental de la personalidad: de sus necesidades,
afectos, voluntad. Lewin estudiaba los problemas de la psicología infantil en estrecha relación con
los problemas de la psicología general que le interesaban. En 1931-32, fue profesor de psicología
infantil en el Instituto de Psicología de la Universidad de Berlín. Los principios metodológicos
generales de Lewin son inaceptables para la psicología soviética, su teoría de la estructura del
campo como determinante del comportamiento no es más que la aplicación del principio estructural
al análisis de la determinación de toda la conducta y a la dinámica de las necesidades y motivos.
La crítica que hace Vygotski de toda la psicología gestaltista puede aplicarse perfectamente a
Lewin (véase t. l, págs. 2'10-238). Vygotski valoraba grandemente las investigaciones
experimentales de Lewin, utilizaba ciertos métodos y datos suyos, pero criticaba su falta de
enfoque genético y la separación que hacía entre el desarrollo del afecto y el intelecto (véase t. 5).
Lewin, que había visitado la Unión Soviética y conoció a Vygotski y a Luria, emigró a los Estados
Unidos una vez establecido en Alemania el régimen fascista.
10 Se refiere a la teoría de K. Lewin.
11. Hegel George Wilhelm Friedrich (1770-1831) (véase t. l, pág. 84).
12 La estructura del campo en la teoría de Lewin no sólo incluye a los objetos que nos rodean
como cuerpos físicos, sino también a las fuerzas impulsoras con ellos relacionadas que se
producen al enfrentarse con las necesidades. Sin embargo, no explica con suficiente claridad cómo
se originan las fuerzas impulsoras en las cosas. Cabe suponer que la tendencia a realizar
determinadas acciones con los objetos se origina a medida que se domina el modo de operar con
ellos elaborado por la práctica social.
«... en uno de los capítulos anteriores». Se refiere a un capítulo no incluido en las obras completas;
en él, Vygotski aplicaba el punto de vista histórico a los procesos del desarrollo psíquico en la edad
infantil, sobre todo en el período de la adolescencia.
14 Queda demostrado que Vygotski, en su libro, consideraba la edad „adolescente» como la «de
transición», utilizando como unívocos ambos términos.
25
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
15 «... en uno de los primeros capítulos de nuestro curso» se refiere al capítulo 1 no incluido en las
obras completas.
" Baldwin, James Marc (1861-1934).
Kroh, Oswald (1887). Psicólogo alemán dedicado principalmente a la psicología de la edad
adolescente y juvenil. En el capítulo siguiente, Vygotski cita en varias ocasiones sus trabajos en
relación con el paso del pensamiento visual directo al pensamiento en conceptos (O. Kroh, 1922,
1926, 1928).
18 El término rechazo, repulsión no está correctamente utilizado en este caso. Kroh, al igual que
algunos otros investigadores, no reconocía que tras el llamado rechazo, es decir, el abandono del
medio se ocultaba la reestructuración de la relaciones sociales del adolescente, el surgir de una
relación nueva, tal vez más estrecha todavía con la realidad social. La similitud entre el paso de la
temprana infancia a la edad preescolar (que se produce a los tres años aproximadamente) y el
paso de la primera edad escolar a la adolescencia (a los trece años más o menos) es puramente
externa, obedece a ciertos fenómenos como el negativismo, la terquedad y otros. Vygotski opinaba
que todo período de transición o crítico, además de las dos edades indicadas, gira en torno a las
relaciones sociales (véase t. 4, pág. 260).
Zagorovski, Pavel Leonidovich. (?) Psicólogo y pedagogo soviético. Se dedicó preferentemente al
estudio de la psicología del adolescente. Vygotski se refiere a un articulo suyo titulado: «Sobre la
así llamada fase del negativismo en la adolescencia» (1928).
Hall, Stanley (1844-1924). Psicólogo norteamericano, autor de una monografía en dos tomos sobre
los problemas juveniles (1904). Para Hall, partidario de la ley biogenética, el desarrollo de los
niños, sobre todo en la edad juvenil, equivalía a la maduración de los instintos.
Se refiere a la escuela alemana y a los adolescentes de aquel tiempo, es decir, a mediados de los
años veinte.
Tolstoi, Lev Nikoláievich (1828-1910). Clásico de la literatura rusa. Autor de la trilogía
autobiográfica "Infancia», «Adolescencia», «Juventud». Habla del «desierto de la adolescencia» en
el capítulo XX del libro „Adolescencia». «Aspiro inconscientemente a recorrer lo más deprisa
posible el desierto de la adolescencia y llegar por fin a ese feliz período donde el sentimiento de la
amistad, verdaderamente tierno y noble, vuelven a iluminar con luz resplandeciente el fin de esa
edad, sentando el comienzo de la juventud, edad nueva repleta de encanto y poesía.»
23 Tumlirz, Otto. (?) Psicólogo austriaco. Intentó unificar diversas concepciones sobre la edad de
transición.
24 Los autores citados por Vygotski: K. Reininger, L. Vecérka, H. Hetzer, se integraban en el grupo
de Viena, liderado por Ch. Bühler (ver bibliografía).
Zalkind, Arón Borísovich (1888-1936). Psiconeurólogo soviético, pedagogo, participante activo de
la reestructuración de todo el conjunto de ciencias psiconeurológicas sobre la base del marxismo.
Como ideólogo de la tendencia sociogenética en paidología, considera que lo determinante en los
procesos del desarrollo en la edad infantil es la adaptación, la nivelación del organismo con el
medio que, a su juicio, es un factor invariable, de acción mecánica que condiciona fatalmente el
desarrollo. Zalkind prestó gran atención al desarrollo de los adolescentes y a la educación sexual.
Sus concepciones, que se distinguen por la combinación ecléctica del conductismo, la reflexología
y el freudismo, fueron muy criticadas a finales de la década de los años veinte y principios de los
treinta. En la resolución del Comité Central del partido comunista de la URSS del año 1936 «Sobre
las deformaciones paidológicas en el sistema de trabajo del Comisariado de instrucción Pública»
se criticó la teoría de que el destino de los niños estaba fatalmente condicionado por la herencia y
la invariabilidad del medio, culminando así la crítica de la tendencia sociogenética. Vygotski aborda
con poco espíritu crítico el artículo de Zalkind «Peculiaridades básicas de la edad de transición»
26
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
(1930), identificando junto con el autor el concepto psicológico del interés con el mecanismo
fisiológico de la dominante.
"' La opinión de A. Beedle se menciona en el capítulo 7 titulado «Paidología del adolescente»
(1930) (págs. 116-117). Beedle diferencia a los estadios según sea el papel que desempeñan y por
la importancia del funcionamiento de las glándulas de secreción interna en cada uno de los
períodos.
“Stern, William (1871-1938). Filósofo y psicólogo alemán, representante de la concepción idealista
del personalismo en psicología. Vygotski criticó en diversas ocasiones sus concepciones filosóficas
y psicológicas (véase t. l, págs. 267-406). Stern desarrolló una gran labor en el terreno de la
psicología infantil. Defendía la teoría de los dos factores en el desarrollo psíquico, la teoría de la
convergencia y confería un significado determinante al factor interno (a formas innatas del
comportamiento, a los instintos y atracciones). Son bien conocidos sus trabajos sobre el desarrollo
del lenguaje que Vygotski analizó con gran espíritu crítico (véase t. 2, págs. 81-89). Stern trató a sí
mismo los problemas relacionados con el desarrollo de la percepción. Gracias a las descripciones
hechas por los niños de los dibujos presentados, Stern fijó los estadios en el desarrollo de la
percepción (objetos, acciones, indicios, relaciones). Vygotski investigó experimentalmente esta
cuestión (t. 4). Según recuerda A. V. Zaporózhets, Stern, durante su visita a Moscú, conoció dichos
experimentos y admitió la crítica de Vygotski. Respecto a la concepción del personalismo, Stern se
apoya en la psicología de la edad de transición, estadio de peculiar importancia en el desarrollo de
la personalidad. Para explicar los cambios que se producen en dicho estadio, Stern propone la
teoría del «juego serio». Hoy día, semejante teoría es objeto de una crítica más fundamentada
debido, sobre todo, a una mejor comprensión del propio juego. Stern es conocido igualmente como
estudioso de los problemas de los niños superdotados.
28 Groos, Karl (1861-1946). Filósofo y psicólogo alemán. Es conocido por sus trabajos sobre la
teoría del juego (1899), anticuada hoy día, aunque su idea sobre el significado del juego en el
desarrollo conserva toda su importancia. Es autor de varias investigaciones sobre el pensamiento
de los adolescentes que Vygotski utilizó en el presente tomo (pág. 64).
27
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
CAPÍTULO 10 El desarrollo del pensamiento del adolescente y la
formación de conceptos
Apartado 01
Actualmente, la propia historia del desarrollo del pensamiento en la edad de transición pasa por
una cierta etapa transitoria: las viejas estructuras ceden su puesto a una nueva concepción sobre
la maduración [2] del intelecto. Esta concepción surge a base de nuevas ideas teóricas sobre la
naturaleza psicológica del lenguaje y el pensamiento, sobre el desarrollo, sobre las interrelaciones
funcionales y estructurales de dichos procesos.
En la actualidad, la paidología va superando —en el terreno donde se estudia el pensamiento del
adolescente— el prejuicio básico y radical, el error fatal, que obstaculiza el desarrollo de una
concepción correcta de la crisis y la maduración intelectual, que constituyen el contenido del
desarrollo del pensamiento en el adolescente. Este error suele formularse como una afirmación de
que en el pensamiento del adolescente no hay nada esencialmente nuevo en comparación con el
pensamiento del niño de edad más temprana. Algunos autores llegan al extremo en esta
afirmación, defendiendo la idea de que en el período de la maduración sexual no se produce
ninguna nueva operación intelectual en la esfera del pensamiento que no posea ya un niño de tres
años.
Según ese punto de vista, el desarrollo del pensamiento no es el proceso principal entre los
procesos de la maduración. Los cambios esenciales, catastróficos que se producen en el periodo
crítico en todo el organismo y en la personalidad del adolescente, la revelación de nuevas y
profundas capas de la personalidad, la maduración de las formas superiores de vida orgánica y
cultural, no afecta, en opinión de estos autores, el pensamiento del adolescente. Todos los
cambios tienen lugar en otros campos y esferas de la personalidad. Así, pues, se rebaja y casi se
anula el papel de los cambios intelectuales en el proceso general de la crisis y la maduración del
adolescente.
Si nos atenemos consecuentemente a dicho punto de vista, habrá que reducir, por una parte, el
propio proceso de los cambios intelectuales que se producen en esa edad a una simple
acumulación cuantitativa de las peculiaridades ya existentes en el pensamiento de un niño de tres
años, a un crecimiento ulterior puramente numérico al que, estrictamente hablando, no puede
aplicarse la palabra desarrollo. La defensora más consecuente de dicho punto de vista es Ch.
Bühler, 47 que en la teoría de la edad de transición constata, entre otras cosas, el posterior
desarrollo uniforme del intelecto en el período de la maduración sexual. En el sistema general de
los cambios, en la estructura general de los procesos que integran el proceso de maduración, Ch.
Bühler confiere al intelecto un papel del todo insignificante, no reconoce el enorme significado
positivo del desarrollo intelectual para la reestructuración básica, profundísima, de todo el sistema
de la personalidad del adolescente.
Para dicha autora, en el período de la maduración sexual tiene lugar, en su conjunto, la más
evidente de las separaciones entre el pensamiento abstracto y dialéctico del pensamiento visualdirecto, ya que la idea de que algunas operaciones intelectuales reaparecen generalmente en el
estadio de la pubertad es una de aquellas fábulas que la psicología infantil ha desenmascarado
hace mucho tiempo. En el niño de tres-cuatro años ya están presentes todas las posibilidades de
su posterior pensamiento. Para confirmar su tesis, la autora cita las investigaciones de K. Bühler 3
para quien el desarrollo intelectual, en sus rasgos más esenciales, o sea, la maduración de los
procesos intelectuales básicos, se forma ya en la temprana edad infantil. Para Ch. Bühler la
diferencia entre el pensamiento del niño de temprana edad del pensamiento del adolescente radica
1
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
en que la percepción visual-directa del niño y su pensamiento guardan una relación mucho más
estrecha.
El niño, dice ella, raras veces piensa en forma puramente verbal y abstracta. Incluso niños muy
locuaces y bien dotados lingüísticamente, parten siempre de alguna vivencia concreta y cuando se
dejan llevar por el deseo de hablar, lo hacen, habitualmente, sin pensar. Ejercitan ese mecanismo
sin un propósito determinado. Es bien sabido que los niños hacen sus juicios y deducciones tan
sólo en el ámbito de sus vivencias concretas, que los objetivos de sus planes se encierran en el
restringido círculo de la percepción visual-directa, hecho que ha motivado la errónea conclusión de
que los niños en absoluto no saben pensar de manera abstracta.
Ch. Bühler considera refutada hace tiempo semejante tesis por cuanto está reconocido que el niño
ya muy pronto percibe, abstrayendo y eligiendo, confiere a tales conceptos como «bueno»,
«malo», etc., un confuso contenido general, así mismo forma con ayuda de la abstracción otros
conceptos, crea juicios. Sin embargo, no puede negarse que todo ello está en estrecha
dependencia de las percepciones y representaciones visuales-directas del niño. En el adolescente,
por el contrario, el pensamiento está más libre de la base sensorial, es menos concreto.
Vemos, por tanto, que negar la existencia de cambios esenciales en el desarrollo intelectual del
adolescente nos lleva inevitablemente a reconocer el simple crecimiento del intelecto en los años
de maduración y su mayor independencia del material sensorial. Podemos formular del siguiente
modo la idea de Ch. Bühler: el pensamiento del adolescente adquiere una cierta nueva calidad si
se compara con el pensamiento del niño de edad temprana, se hace menos concreto, «se refuerza
y fortalece», «crece y se incrementa» en comparación con el pensamiento de un niño de tres años,
pero no surge ninguna operación intelectual nueva en el transcurso de todo ese período y por ello
el propio pensamiento, en ese período, carece de un significado esencial y determinante para el
conjunto de los procesos 48 de desarrollo del adolescente y ocupa en el sistema general de la
crisis y la maduración un lugar más que modesto.
Ese punto de vista, que debemos considerar como tradicional, es, desgraciadamente, el más
extendido entre las teorías modernas sobre la edad de transición y el menos sujeto a crítica. A la
luz de los datos científicos actuales sobre la psicología del adolescente esta opinión se nos figura
profundamente falsa: parte de la vieja doctrina que, entre todos los cambios psíquicos que se
producían en el niño en su paso a la adolescencia, destacaba tan sólo el rasgo más externo,
superfluo y visible, es decir, el cambio del estado emocional.
Para la psicología tradicional de la edad de transición, los cambios emocionales constituyen el
núcleo central y el contenido básico de toda la crisis: contrapone el desarrollo de la vida emocional
del adolescente al desarrollo intelectual del escolar 4. A la luz de dicha teoría, todo nos parece
puesto boca abajo, vuelto de revés: precisamente el niño de edad temprana es el ser más
emocional, las emociones, en su estructura general, desempeñan un papel preponderante; el
adolescente, en cambio, es para nosotros ante todo un ser pensante.
F. Giese es el que expresa mejor y, al mismo tiempo, más brevemente este tradicional punto de
vista. Según Giese, mientras que en el desarrollo psíquico del niño hasta la maduración sexual
ocupan el primer puesto las funciones de percepción, memoria, intelecto y atención, la vida
emocional es la representante del período de la maduración sexual.
El desarrollo sucesivo de tal punto de vista conduce a la banal concepción que propende reducir
toda la maduración psíquica del adolescente a una elevada emocionabilidad, a impulsos,
imaginaciones y demás productos semivisionarios de la vida emocional. El hecho de que el período
de la maduración sexual sea un período de potente auge en el desarrollo intelectual, que por
primera vez ocupe el pensamiento en este período el primer plano, no sólo pasa desapercibido con
semejante planteamiento, sino que parece hasta misterioso e inexplicable.
2
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
Otros autores defienden el mismo punto de vista. O. Kroh, por ejemplo, al igual que Ch. Bühler,
considera que toda diferencia entre el pensamiento del adolescente y el pensamiento del niño de
temprana edad radica en que la base visual-directa del pensamiento, que desempeña tan gran
papel en la infancia, pasa a un plano posterior en la fase de maduración. Kroh rebaja todavía más
el significado de tal diferencia al señalar, con gran acierto, que entre las formas concretas y
abstractas del pensamiento suele aparecer, en el proceso del desarrollo, una etapa intermedia que
es típica para la edad de transición. Kroh expone de manera más completa y positiva la teoría
compartida con Ch. Bühler cuando refiriéndose al niño de edad escolar dice que no cabe esperar
formas totalmente nuevas en la esfera del razonamiento. La diferenciación, los matices, una mayor
seguridad y grado de conciencia en el empleo de las formas antes existentes deben considerarse
también en este terreno como las tareas del desarrollo más esenciales.
Al generalizar esa misma tesis que reduce el desarrollo del pensamiento al crecimiento ulterior de
formas antes existentes, Kroh supone que a lo largo de la edad escolar no se origina ninguna
forma nueva de funciones o acciones tanto en 49 la esfera de los procesos que reelaboran la
percepción (selección, disposición, percepción categorial y clasificación elaboradora), como en la
de los nexos lógicos (concepto, juicio, conclusión, crítica). Todas ellas han existido ya antes, pero
se desarrollan considerablemente en el transcurso de la edad escolar, desarrollo que se patentiza
en una utilización más diferenciada, de mayor matización y, con frecuencia, más consciente.
Podemos exponer el contenido de dicha teoría con una sola frase, diciendo que la aparición de
matices nuevos, una mayor especificación y el empleo consciente es lo que diferencia el
pensamiento en la edad de transición del pensamiento del niño.
Entre los autores soviéticos M. M. Rubinstein 5 defiende de hecho el mismo punto de vista.
Considera que todos los cambios que se producen en la edad de transición en la esfera del
pensamiento son un avance ulterior por las vías ya trazadas en el pensamiento de un niño de
temprana edad. En este sentido, las concepciones de Rubinstein coinciden plenamente con las de
Ch. Bühler.
Al negar la tesis de Meumann para el cual la capacidad de deducir ya está totalmente formada en
niños de catorce años, Rubinstein afirma que en la edad de transición ninguna forma de actividad
intelectual, incluida la deducción, aparece por primera vez. Juzga extremadamente errónea la idea
de que la diferencia entre la infancia y la juventud en el área del desarrollo mental consiste en que
el acto central del pensamiento —la deducción— se manifieste tan sólo en la juventud. Se trata de
una opinión del todo errónea, la existencia del pensamiento en los niños y en el acto central —en la
deducción— es indudable. Para Rubinstein toda la diferencia entre el pensamiento del niño y del
adolescente consiste sólo en lo siguiente: los niños consideran como indicios esenciales, aquello
que nosotros, los adultos, vemos como casual, externo, no esencial objetivamente. Para
Rubinstein tan sólo en la adolescencia y la juventud empieza a completarse la premisa mayor, así
como las definiciones y los juicios con indicios esenciales o, en todo caso, empieza a perfilarse
claramente la tendencia de buscarlos, de no dejarse llevar por el primer indicio externo.
Toda la diferencia se reduce a que las mismas formas del pensamiento tienen contenido diferente
en el niño y en el adolescente. Refiriéndose a los juicios, Rubinstein dice: en el niño estas formas
están completadas con indicios no esenciales y en el adolescente, surge la, tendencia de
completarlas con indicios esenciales. Así, pues, toda la diferencia estriba en el material, en el
contenido. Las formas siguen siendo las mismas, en el mejor de los casos se incrementan y
fortalecen. Rubinstein incluye entre estos nuevos matices la capacidad de pensar en lo esencial,
una estabilidad mucho mayor en la orientación de los pensamientos, mayor flexibilidad, mayor
amplitud, movilidad del pensamiento y otros indicios similares.
Resulta fácil comprender la idea central de esa teoría si analizamos la objeción que el autor hace
con referencia a los que niegan el notorio auge y profundización en el desarrollo intelectual del
adolescente y del joven. Al defender la idea de que el desarrollo intelectual del adolescente se
distingue por su crecimiento y 50 profundidad, Rubinstein dice que las observaciones sobre los
3
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
hechos y las consideraciones teóricas lo demuestran, pues en caso contrario tendríamos que
admitir que la afluencia de vivencias nuevas, de un nuevo contenido, de las nuevas interrelaciones,
no proporcionan nada, que la causa queda sin efecto. Vemos, por tanto, que los indicios típicos del
creciente desarrollo mental hay que buscarlos no sólo en los intereses y demandas nuevas, sino
también en la profundización y ampliación de los viejos, en su gama, en toda la extensión de los
intereses vitales.
Con esta defensa Rubinstein pone de manifiesto la contradicción interna propia de todas las
teorías que niegan la aparición de algo esencialmente nuevo en el pensamiento en el período de la
maduración sexual. Todos los científicos que niegan el surgimiento de formas nuevas del
pensamiento en la edad de transición coinciden, sin embargo, en afirmar que el contenido de ese
pensamiento, el material con que opera, los objetos a los que se dirige, todo ello, pasa por una
verdadera revolución.
Apartado 02
Es muy característico de todo sistema dualista y metafísico de la psicología, la ruptura entre la
evolución de las formas y el contenido del pensamiento, ya que no sabe representarlas en su
unidad dialéctica. Es muy sintomático que el más consecuente sistema idealista de la psicología
del adolescente propugnado por Spranger' en su obra (1924) silencie el desarrollo del pensamiento
en la edad de transición. No hay un solo capítulo en la obra citada consagrado a ese problema,
pero todos ellos están impregnados de una idea general y tienden a descubrir el proceso, que en
opinión de Spranger, constituye la base de todo el proceso de maduración que él designa como el
arraigo del adolescente en la cultura de su tiempo. Capítulo tras capítulo se analizan los cambios
en el contenido del pensamiento de los adolescentes, cómo se enriquece su pensamiento con
material totalmente nuevo, cómo el pensamiento se arraiga a esferas completamente nuevas de la
cultura. El arraigo del adolescente en la esfera jurídica y política, en la vida profesional y la ética,
en la ciencia y la ideología constituye para Spranger el núcleo central de los procesos de su
maduración, pero sus propias funciones intelectuales, las formas de su pensamiento, la estructura
y composición de sus operaciones intelectuales no varían, son eternas.
Si se profundiza en todas esas teorías se hace evidente que están basadas en una concepción
psicológica muy tosca, simplista, elemental de las formas y del contenido del pensamiento. Según
dicha concepción las relaciones entre la forma y el contenido del pensamiento recuerdan la
relación entre el recipiente y el líquido que lo colma: la repleción mecánica de una forma vacía, la
misma posibilidad de llenar con un contenido cada vez nuevo una forma siempre invariable, la
misma incoherencia interna, la contraposición mecánica del recipiente y el líquido, de la forma y la
repleción. 51
Desde el punto de vista de dichas teorías, los profundísimos cambios –realmente revolucionarios–
en el contenido del pensamiento completamente renovado del adolescente no tienen relación
alguna con el desarrollo de las propias operaciones intelectuales, gracias a las cuales tan sólo
puede surgir uno u otro contenido del pensamiento.
Dichos cambios, en opinión de muchos autores, proceden bien desde fuera, desde el exterior, de
modo que las propias formas del pensamiento, siempre invariables, siempre iguales a sí mismas
en cada nueva etapa del desarrollo, en dependencia del enriquecimiento de la experiencia, de la
profusión y ampliación de la relación con el medio se van colmando con un contenido siempre
renovado; bien el resorte motor de dicho cambio se oculta tras los bastidores del pensamiento en
la vida emocional del adolescente, que de manera mecánica incluye los procesos del pensamiento
en un sistema totalmente nuevo y los orienta, como actos simples, hacia un contenido nuevo.
Tanto en un caso, como en el otro, la evolución del contenido del pensamiento resulta ser un
abismo infranqueable, separado de la evolución de las formas intelectuales. Toda teoría que siga
consecuentemente esta dirección tropieza, por la fuerza de los hechos, con esa contradicción
interna. Es muy fácil demostrarlo en un simple ejemplo: ninguna de las teorías mencionadas niega,
4
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
ni puede negar, los profundísimos y fundamentales cambios que se producen en el contenido del
pensamiento del adolescente, la completa renovación de toda su estructura material que colma las
formas vacías. Charlotee Bühler, por ejemplo, que ya en un niño de tres años encuentra todas las
operaciones intelectuales básicas propias del adolescente, limita su aseveración al aspecto
puramente formal del problema. La autora reconsideraría absurdo, por supuesto, negar la aparición
de fenómenos esencialmente nuevos en el contenido del pensamiento del adolescente en
comparación con lo existente en el pensamiento de un niño de tres años.
Ch. Bühler no puede negar aquel hecho que sólo con el advenimiento de la adolescencia se pasa
al pensamiento lógico-formal. Cita las investigaciones exactas de H. Ormian (1926) quien demostró
que tan sólo alrededor de los once años en el pensamiento del niño se inicia un cambio hacia el
pensamiento puramente formal. Por lo que se refiere al contenido del pensamiento, Ch. Bühler,
siguiendo a Spranger, dedica gran parte de su trabajo al hallazgo de nuevos estratos en el
contenido de las ideas éticas, religiosas, de las ideologías incipientes en el desarrollo de los
adolescentes.
También O. Kroh, que reduce a nuevos matices el desarrollo del pensamiento en la edad escolar,
dice que tan sólo el adolescente puede operar lógicamente con los conceptos. Refiriéndose a las
investigaciones de F. Berger dedicadas al problema de la percepción categorial y su significado
pedagógico, Kroh opina que la función perceptora y reguladora de las categorías psicológicas se
manifiesta por primera vez con toda claridad, en las vivencias y reminiscencias habidas en el
período de la maduración sexual. 52
Vemos, por tanto, que todos los autores citados al negar unánimemente la aparición de formas
intelectuales, se ven obligados a reconocer inevitablemente la total renovación de todo el contenido
del pensamiento en la edad de transición.
Hacemos un análisis y, una crítica tan detalladas de ese punto de vista porque sin su decisiva
superación, sin el descubrimiento de sus bases teóricas y la contraposición a él de nuevos puntos
de vista no podremos hallar la clave metodológica y teórica para todo el problema del desarrollo del
pensamiento en la edad de transición. Por ello es de suma importancia para nosotros esclarecer
los fundamentos teóricos sobre los que se basan dichas teorías, diversas en sus detalles pero
similares en su núcleo central.
Apartado 03
Hemos dicho ya que la raíz principal de toda esa confusión teórica radica en la ruptura entre la
evolución de las formas y el contenido del pensamiento, ruptura condicionada a su vez por otro
defecto fundamental de la vieja psicología, en particular de la psicología infantil. La psicología
infantil había carecido hasta los últimos tiempos de una idea científica correcta sobre la naturaleza
de las funciones psíquicas superiores. El hecho de que las funciones psíquicas superiores no
fueran una simple continuación de las funciones elementales, ni tampoco su conjunción mecánica,
sino una formación psíquica cualitativamente nueva que se atiene en su desarrollo a leyes
especiales, a regulaciones totalmente distintas, no ha llegado aún a ser patrimonio de la psicología
infantil.
Las funciones psíquicas superiores, producto del desarrollo histórico de la humanidad, tienen,
también en la ontogénesis, su historia peculiar. La historia del desarrollo de las formas superiores
del comportamiento revela una directa y estrechísima dependencia del desarrollo orgánico,
biológico del niño y del crecimiento de sus funciones psicofisiológicas elementales. Pero la relación
y la dependencia no suponen identidad. Por ello, en nuestra investigación debemos destacar,
también en la ontogénesis, la línea del desarrollo de las formas superiores del comportamiento,
siguiendo sus peculiares leyes sin olvidar un solo instante sus conexiones con el desarrollo
orgánico general del niño. Hemos hablado, a principio del curso, de que la conducta humana no es
tan sólo el producto de la evolución biológica, gracias a la cual se formó el tipo humano con todas
sus funciones psicofisiológicas a él inherentes, sino también el producto del desarrollo histórico o
5
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
cultural. El desarrollo de la conducta no se detuvo con el inicio de la existencia histórica de la
humanidad, pero tampoco siguió simplemente los mismos caminos de la evolución biológica de la
conducta.
El desarrollo histórico de la conducta viene a ser parte orgánica del desarrollo social del ser
humano, supeditado en lo fundamental a todas aquellas leyes que determinan el curso del
desarrollo histórico de la humanidad en su conjunto. Por ello, también en la ontogénesis debemos
diferenciar ambas líneas del desarrollo de la conducta que se presentan en forma entrelazada, en
compleja síntesis dinámica. 53 Pero un estudio que esté en real consonancia con la complejidad
auténtica de dicha síntesis –y no pretenda simplificarla al máximo– debe tomar en consideración
toda la peculiaridad que preside la formación de los tipos superiores del comportamiento, producto
del desarrollo cultural del niño.
A diferencia de Spranger, las profundas investigaciones científicas demuestran que a lo largo del
desarrollo cultural de la conducta no se modifica sólo el contenido del pensamiento, sino también
sus formas, surgen y se configuran mecanismos nuevos, funciones nuevas, nuevas operaciones,
nuevos modos de actividad, desconocidos en etapas más tempranas del desarrollo histórico. De
igual modo, el proceso del desarrollo cultural del niño no significa tan sólo su arraigo en una u otra
esfera cultural, sino también, junto al desarrollo paulatino del contenido, ocurre el desarrollo de las
formas del pensamiento, se configuran aquellas formas y modos de actividad superior,
históricamente surgidas, cuyo desarrollo precisamente viene a ser la condición imprescindible para
el arraigo en la cultura.
En efecto, toda investigación realmente profunda nos enseña a reconocer la unidad e
indisolubilidad de la forma y el contenido, de la estructura y la función, nos enseña que cada paso
nuevo en el desarrollo del contenido del pensamiento está inseparablemente unido también con la
adquisición de nuevos mecanismos de conducta, con el paso a una etapa superior de operaciones
intelectuales.
Un contenido determinado puede ser representado de manera adecuada tan sólo con ayuda de
formas determinadas. Por ejemplo, el contenido de nuestros sueños no puede ser adecuadamente
representado en formas de pensamiento lógico, en formas de nexos y relaciones lógicas, está
indisolublemente ligado a sus correspondientes formas o modos de pensar antiguos, primitivos,
arcaicos. Y viceversa, el contenido de una u otra ciencia, la asimilación de un sistema complejo, el
dominio del álgebra moderna, por ejemplo, no sólo presupone dotar de un contenido
correspondiente a aquellas formas ya existentes en un niño de tres años: un contenido nuevo no
puede surgir sin formas nuevas. La unidad dialéctica de la forma y del contenido en la evolución
del pensamiento es el principio y el fin de la moderna teoría científica del lenguaje y del
pensamiento. En efecto, ¿no parece, acaso, sorprendente desde el punto de vista de las teorías
arriba expuestas –teorías que niegan la aparición en el pensamiento del adolescente de nuevos
niveles cualitativos– el hecho de que las investigaciones modernas hayan elaborado estándares
del desarrollo mental exigiendo, por ejemplo, en los test de Binet-Simon 8 (modificado por S. Bert y
P. P. Blonski) 9 que un niño de doce años describa y explique un cuadro, que un niño de trece
años resuelva los problemas cotidianos, que un adolescente de catorce defina los términos
abstractos, el de quince establezca la diferencia entre los términos abstractos y el de dieciséis
comprenda el sentido de un razonamiento científico? ¿Dichos síntomas de desarrollo intelectual,
empíricamente establecidos, pueden, acaso, ser comprendidos desde el punto de vista de una
teoría que sólo admite matices nuevos en el pensamiento del adolescente? ¿Puede explicarse,
acaso, que a base de esos matices alcance un adolescente corriente de dieciséis años tal grado de
desarrollo mental que le permita captar el contenido de un razonamiento filosófico? 54
Únicamente la no diferencia entre la evolución de las funciones elementales y superiores del
pensamiento, entre las formas biológicas e históricamente condicionadas de la actividad
intelectual, puede llevar a la negación de la existencia de un nivel cualitativamente nuevo en el
desarrollo intelectual del adolescente. Es cierro que en la edad de transición no se originan nuevas
funciones elementales. Esta circunstancia, como señala certeramente K. Bühler, concuerda
6
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
plenamente con los datos biológicos referentes al incremento del peso cerebral. L. Edinger, uno de
los mejores conocedores del cerebro, enunció la siguiente tesis general: el que pueda conocer la
estructura cerebral del ser vivo llegará a la conclusión de que la formación de nuevas capacidades
está siempre relacionada con la formación de nuevas partes del cerebro o con el crecimiento de las
antes existentes (L. Edinger, 1911).
Esta tesis desarrollada por Edinger en relación con la filogénesis de la psique se aplica de buen
grado y frecuentemente a la ontogénesis con el fin de trazar un paralelismo entre el desarrollo del
cerebro –demostrado por el crecimiento de su peso– y la aparición de nuevas aptitudes. Pero se
olvidan, al mismo tiempo, que el paralelismo es válido en relación con las funciones y capacidades
elementales que son, al igual que el propio cerebro, producto de la evolución biológica del
comportamiento; pero, lo fundamental en el desarrollo histórico de la conducta consiste
precisamente en que aparecen nuevas aptitudes no relacionadas con la formación de nuevas
partes del cerebro o con el crecimiento de las existentes.
Hay todos los motivos para suponer que el desarrollo histórico de la conducta, a partir de las
formas primitivas hasta las más complejas y superiores, no se debe a la formación de nuevas
partes del cerebro o al crecimiento de las ya existentes. En ello radica también el rasgo esencial de
la edad de transición como edad del desarrollo cultural o de las funciones psíquicas superiores. P.
P Blonski tiene toda la razón al suponer que la infancia de los dientes definitivos puede ser
considerada como la época de la civilización del niño, época en que inicia el aprendizaje de la
ciencia contemporánea, empezando por la letra impresa y la técnica moderna. La civilización es
una conquista demasiado reciente de la humanidad para que pueda ser transmitida por herencia.
Así pues, es difícil esperar que la evolución de las funciones psíquicas superiores vaya paralela al
desarrollo del cerebro, que se realice fundamentalmente por influencias hereditarias. Según datos
de O. Pfister el cerebro duplica en los primeros 3/4 de año su peso inicial, lo triplica a finales del
tercer año y en toral aumenta cuatro veces su peso en el proceso de su desarrollo.
K. Bühler supone que uno de los fenómenos de la psicología infantil concuerda plenamente con
este hecho. El niño adquiere todas las funciones psíquicas fundamentales en los tres o cuatro
primeros años de su vida y en toda su existencia sucesiva no consigue logros tan importantes
como cuando, por ejemplo, aprende a hablar.
Semejante paralelismo, repetimos, es válido tan sólo para la maduración de las funciones
elementales que son producto de la evolución biológica y se configuran al tiempo que crece el
cerebro y sus partes. Por ello debemos restringir la 55 tesis de Ch. Bühler, que confía en hallar
algún día fundamentos fisiológicos en el desarrollo de la estructura de los hemisferios que
expliquen todo avance importante en la vida espiritual del niño normal. Debemos restringir esa
tesis porque es aplicable fundamentalmente a los cambios determinados por la herencia en el
desarrollo de la psique, las complejas síntesis que se producen durante el proceso del desarrollo
cultural del niño y del adolescente se basan en otros factores, se deben, ante todo, a la vida social,
al desarrollo cultural y a la actividad laboral del niño y del adolescente.
Es cierto que algunos científicos opinan que en la edad de transición tiene lugar un desarrollo
intensivo del cerebro al que se deben los grandes avances intelectuales que se observan en dicha
edad. Según Blonski en la etapa de los dientes de leche, a diferencia de la anterior y la sucesiva,
no se desarrolla intensamente el pensamiento ni el lenguaje, es más bien una fase en la cual se
desarrollan los hábitos motores, las coordinaciones y las emociones. Blonski lo relaciona con el
hecho de que en la etapa de los dientes de leche es cuando crece considerablemente la médula
espinal y el cerebelo a diferencia de la infancia desdentada y escolar que son fases sobre todo de
gran desarrollo cortical (intelectual). Las observaciones hechas sobre las grandes transformaciones
de la frente en los niños de edades anteriores a la pubertad le hacen suponer que en la edad
escolar se desarrolla preferentemente la parte frontal de la corteza. Pero si partimos de los datos
en que se apoya Blonski, que él mismo califica de frágiles y poco seguros, podemos llegar a la
7
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
conclusión de que el cerebro se desarrolla intensamente sólo en la edad de la prepubertad, es
decir, en la primera edad escolar.
Respecto a la edad de transición, dichas suposiciones, referidas al adolescente, carecen de
respaldo fáctico. Según datos presentados por N. V. Viázemski el peso del cerebro aumenta
bastante a los catorce-quince años, más tarde, después de una cierta inacción y tregua, se
producen avances nuevos, pero débiles, a los diecisiete-diecinueve y diecinueve-veinte años. Sin
embargo, y de acuerdo con los últimos datos, el peso del cerebro aumenta muy poco a lo largo de
los catorce a veinte años. Debemos de buscar nuevos caminos para explicar el desarrollo
intelectual intensivo, que tiene lugar durante el período de la maduración sexual.
Así pues, cuando pasamos de la investigación que se basa en la similitud fenotípica, en la
manifestación externa, al estudio profundo genético-funcional y estructural de la naturaleza del
pensamiento en las diversas etapas de la edad, llegamos indefectiblemente a la negación del
punto de vista tradicional que pretende identificar el pensamiento del adolescente con el
pensamiento del niño de tres años. Cabe decir más, incluso cuando dichas teorías reconocen la
diferencia cualitativa entre el pensamiento del niño de temprana edad y del adolescente, formulan
erróneamente el logro positivo, lo realmente nuevo que se configura en ese período.
Como demuestran las nuevas investigaciones, la afirmación de que en el pensamiento del
adolescente se separa lo abstracto de lo concreto, lo abstracto de lo visual-directo es errónea: el
movimiento del pensamiento en ese período no se caracteriza por el hecho de que el intelecto
rompe sus vínculos con la base concreta 56 de la cual se origina, sino por la aparición de una
forma completamente nueva de relación entre los momentos abstractos y concretos del
pensamiento, por la nueva forma de su fusión o síntesis, que en forma totalmente nueva se
presentan ante nosotros en esa época funciones tan elementales, de tan antigua formación, como
el pensamiento visual-directo, la percepción o el intelecto práctico del niño.
La teoría de Ch. Bühler, por tanto, resulta inconsistente no sólo en relación con lo que niega, sino
también en relación con lo que afirma, no sólo en su aspecto negativo, sino también positivo. Y
viceversa: en el pensamiento del adolescente no sólo aparecen formas sintéticas complejas,
totalmente nuevas, desconocidas por el niño de tres años, sino que las formas elementales,
primitivas, que el niño adquiere ya a los tres años de edad se reestructuran sobre nuevas bases en
la edad de transición. En el período de la maduración sexual no sólo surgen formas nuevas, sino
que gracias a ellas y debido a su aparición se reestructuran las viejas sobre bases totalmente
nuevas.
Si resumimos lo dicho podemos afirmar que el defecto metodológico fundamental de la teoría
tradicional radica en su flagrante contradicción interna: por una parte reconoce la existencia de
profundos cambios en el contenido del pensamiento del adolescente y niega, por otra parte, todo
cambio esencial en la evolución de sus operaciones intelectuales, la imposibilidad de correlacionar
los cambios en el desarrollo del contenido con la forma del pensamiento. Como intentamos
demostrar, esa ruptura se debe a que no saben diferenciar las dos líneas en el comportamiento: la
del desarrollo de las funciones psíquicas elementales y la de las funciones psíquicas superiores.
Teniendo en cuenta las deducciones hechas podemos enunciar la tesis principal que ha guiado
constantemente nuestra investigación crítica.
Consideraban siempre que la evolución del contenido del pensamiento era un proceso de
desarrollo cultural, histórica y socialmente condicionado, mientras que el desarrollo de las formas
del pensamiento, se analizaban como un proceso biológico, determinado por la maduración
orgánica del niño paralela al peso del cerebro. Cabría decir que la ruptura fatídica entre la forma y
el contenido proviene indefectiblemente de semejante suposición. Cuando hablamos del contenido
del pensamiento y de sus cambios, nos referimos a una magnitud históricamente variable,
socialmente condicionada que es producto del proceso del desarrollo cultural; cuando hablamos de
las formas del pensamiento, de su dinámica, nos referimos habitualmente, a tenor de los errores de
8
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
la psicología tradicional, bien a funciones psíquicas estáticas metafísicamente, bien a formas
orgánicas, condicionadas biológicamente.
Entre unas y otras hay un abismo. Lo histórico y lo biológico en el desarrollo del niño aparece
separado, no hay puente entre ellos que nos ayude a relacionar los datos relativos a la dinámica de
las formas del pensamiento con los datos de la dinámica del contenido que colma dichas formas.
Tan sólo con la introducción de la teoría sobre las formas superiores de la conducta, que son
producto de la evolución histórica, tan sólo con el estudio exclusivo del desarrollo histórico o del 57
desarrollo de las funciones psíquicas superiores hacen posible colmar el vacío en la ontogénesis
de la conducta, franquearlo con ayuda de un puente y abordar así el estudio de la dinámica de la
forma y del contenido del pensamiento en su unidad dialéctica. Podemos correlacionar la dinámica
del contenido y de la forma mediante el momento común del historicismo que diferencia por igual
tanto el contenido de nuestro pensamiento como las funciones psíquicas superiores.
Estas concepciones, tomadas en su conjunto, constituyen la doctrina del desarrollo cultural del
niño, expuesta por nosotros en otro lugar [10] y nos permiten plantear correctamente y resolver,
por consiguiente, de manera certera el problema del desarrollo del pensamiento en la edad de
transición.
El hecho, establecido por una serie de investigaciones, de que el adolescente en la edad de
transición asimila por primera vez el proceso de formación de conceptos, su paso a una forma
nueva y superior de actividad intelectual –al pensamiento en conceptos–, es la clave de todo el
problema del desarrollo del pensamiento.
Se trata del fenómeno primordial de toda la edad de transición. La subestimación de la importancia
que tiene el desarrollo intelectual del adolescente, el afán de relegar a un plano posterior los
cambios de índole intelectual en comparación con los emocionales y las otras facetas de la crisis,
errores inherentes a la mayoría de las teorías contemporáneas sobre la edad de transición, se
explican, en primer lugar, por el hecho de que la formación de conceptos constituye un proceso
enormemente complejo, totalmente distinto de la simple maduración de las funciones intelectuales
elementales, imposible de ser sometido a una constatación externa a primera vista. Los cambios
que experimenta el pensamiento del adolescente en su proceso de dominio de los conceptos son,
en gran medida, cambios de índole interna, estructural e íntima que no suelen exteriorizarse, ni ser
visibles para el observador.
Si reconociéramos la existencia de cambios externos únicamente, compartiríamos la opinión de los
investigadores para quienes no surge nada nuevo en el pensamiento del adolescente, para
quienes el pensamiento crece cuantitativamente de manera uniforme y paulatina, se va colmando
de un contenido nuevo, haciéndose cada vez más fidedigno, lógico y próximo a la realidad. Pero si
pasamos de la observación puramente externa a una profunda investigación interna no quedaría
nada de esa opinión. Como hemos dicho ya, en el período de la maduración sexual la formación de
conceptos se encuentra en el centro del desarrollo del pensamiento. Se trata de un proceso que
representa en realidad los auténticos cambios revolucionarios tanto en el contenido como en las
formas del pensamiento. Hemos dicho que desde el punto de vista metodológico no puede 58
admitirse la ruptura entre la forma y el contenido del pensamiento que como premisa tácita
constituye la base de la mayor parte de las teorías.
En realidad la forma y el contenido del pensamiento son dos momentos de un solo proceso
integral, relacionados interiormente por un nexo esencial, no fortuito.
Hay cierto contenido de los pensamientos que pueden ser comprendidos, asimilados y percibidos
correctamente tan sólo en determinadas formas de actividad intelectual. Existen asimismo otros
contenidos que no pueden ser transmitidos adecuadamente en las mismas formas, pero exigen
imprescindiblemente formas de pensamiento distintos cualitativamente, que constituyen con ellas
un todo indisoluble. El contenido de nuestros sueños, por ejemplo, no puede expresarse
correctamente en un lenguaje lógicamente estructurado, en formas del intelecto verbal lógico; todo
9
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
intento de transmitir el contenido de un sueño, que corresponde al pensamiento figurativo, en
forma de una exposición lógica aboca forzosamente a la deformación de su contenido.
Lo mismo ocurre con el conocimiento científico. Por ejemplo, las matemáticas, las ciencias
naturales, sociales, pueden exponerse correctamente tan sólo en forma de pensamiento verbal
lógico. El contenido está unido estrechamente con la forma y cuando decimos que el adolescente
en su pensamiento alcanza un nivel superior y domina los conceptos, estamos indicando las
formas realmente nuevas de actividad intelectual y el contenido nuevo del pensamiento, que se
revelan al adolescente en esta época.
Así pues, en el propio hecho de la formación de conceptos se resuelve la contradicción entre los
grandes cambios del contenido del pensamiento y la inmovilidad de sus formas en la etapa de
transición, contradicción que se deducía inevitablemente de las teorías anteriormente expuestas.
Numerosas investigaciones modernas nos imponen una deducción irrefutable: la formación de
conceptos es justamente el núcleo fundamental que aglutina todos los cambios que se producen
en el pensamiento del adolescente.
N. Ach [11], autor de una de las mejores investigaciones sobre la formación de conceptos, cuya
publicación en 1921 marcó una etapa en el estudio de dicho problema, al explicar el complejo
cuadro de la formación de conceptos en la ontogénesis, destaca la edad de transición como el
punto crítico que marca un viraje decisivo, cualitativo, en el desarrollo del pensamiento.
Podemos determinar, según Ach, una fase más, de rápido transcurrir, en el proceso de
intelectualización del desarrollo psíquico. Por regla general coincide con el período próximo a la
maduración sexual. El niño carece de la posibilidad de formar conceptos abstractos antes de dicho
período, como se desprende de las observaciones de H. Eng (1914), pero gracias al aprendizaje,
la asimilación del material didáctico, consistente casi siempre en tesis generales que expresan bien
una ley o una regla, la atención del niño, debido a la influencia del lenguaje, se desvía cada vez
más y más hacia las relaciones abstractas, llevando así a la formación de conceptos abstractos. 59
Para Ach son dos los factores principales que influyen en la formación de conceptos abstractos:
por una parte el contenido de los conocimientos asimilados y, por otra parte, el influjo rector del
lenguaje sobre la atención del adolescente. Cita las investigaciones de A. Gregor (1915) que han
demostrado la enorme influencia del conocimiento sobre el desarrollo del pensamiento abstracto.
Se trata de una clara referencia al papel genético del nuevo contenido que el adolescente descubre
y que exige necesariamente su paso a formas nuevas, que le plantea tareas cuya solución puede
abordar tan sólo mediante la formación de conceptos nuevos. Al mismo tiempo, el lenguaje
contribuye a cambios funcionales en la orientación de la atención. Vemos, por tanto, que la crisis
en el desarrollo del pensamiento y el paso al pensamiento en conceptos se prepara por dos lados,
tanto por parte del cambio de las funciones, como por el de las nuevas tareas planteadas ante el
pensamiento del adolescente debido a la asimilación del nuevo material intelectual.
Según Ach, el proceso de intelectualización debido al paso a un estadio superior, igual como el
paso al pensamiento en conceptos, reduce en proporciones cada vez mayores el pensamiento
visual-directo en conceptos y el pensamiento en imágenes. Debido a ello, va desapareciendo el
modo de pensar propio del niño, sustituido ahora por un tipo de intelecto totalmente nuevo. Ach,
que relaciona con ello una cuestión que será tratada por nosotros en el capítulo siguiente, se
pregunta si el paso del pensamiento en imágenes al pensamiento en conceptos no es el motivo de
que la tendencia eidética, estudiada por E. Jaensch [12], sea mucho menos frecuente en dicho
estadio de la edad que en el niño.
10
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
Apartado 25
Nota del editor 1
El resultado de nuestra investigación nos hace suponer que en la fase de la maduración sexual se
produce en el adolescente un importantísimo avance del desarrollo intelectual: el paso del
pensamiento en complejos al pensamiento en conceptos. Pero, la formación de conceptos y su
empleo es lo esencialmente nuevo que se adquiere en la edad de transición. El intelecto del
adolescente no halla en los conceptos la simple continuación de las tendencias anteriores. El
concepto no es tan sólo un grupo enriquecido de asociaciones, internamente relacionadas. Se trata
de una formación cualitativamente nueva, que no puede reducirse a los procesos más elementales
que caracterizan el desarrollo del intelecto en sus etapas tempranas. El pensamiento en conceptos
es una nueva forma de actividad intelectual, un modo nuevo de conducta, un nuevo mecanismo
intelectual.
En esa peculiar actividad, el intelecto halla un modus operandi nuevo, no existente antes, en el
sistema de las funciones intelectuales surge una nueva función que se diferencia de las anteriores
tanto por su composición y estructura, como por el modo de su actividad.
El punto de vista tradicional que niega la aparición de formaciones esencialmente nuevas en el
intelecto adolescente y considera su pensamiento como la simple continuación del pensamiento de
un niño de tres años, aunque ampliado y más profundo, se manifiesta con la máxima claridad en
Ch. Bühler que no percibe la diferencia cualitativa entre conceptos, complejos e imágenes
sincréticas. Semejante concepción se basa en la idea puramente cuantitativa del desarrollo del
intelecto, próxima por extraño que parezca, a la teoría de E. Thorndike según la cual las formas
superiores del pensamiento se diferencian de las funciones elementales tan sólo cuantitativamente
por el número de nexos asociativos que las componen. Precisamente por el hecho de que en la
psicología tradicional de la edad de transición predomine este punto de vista, hemos considerado
imprescindible investigar concienzudamente el proceso del desarrollo del pensamiento y mostrar,
en toda su peculiaridad, los tres casos cualitativamente distintos por los cuales pasa. El objeto
directo de nuestra investigación fue el pensamiento del adolescente. En el estudio del pensamiento
hemos utilizado siempre el método de los cortes genéticos a semejanza de como el investigador
anatomista estudia los cortes de algún órgano en los diversos estadios de su desarrollo y
establece, comparándolos, el curso del desarrollo de un estadio a otro.
A. Gesell 13 señala certeramente que en la paidología moderna el método de los cortes genéticos
es el medio más importante para el estudio del comportamiento en su desarrollo. El método
anterior, es decir, la descripción de las peculiaridades de la conducta en cada edad se reducía
habitualmente a una, característica estática, a la enumeración de una serie de indicios, de rasgos
distintivos del pensamiento en el estadio dado del desarrollo. La característica estática sustituía
casi siempre el estudio de la dinámica de la edad. Se perdía de vista, al mismo tiempo, el
desarrollo y la forma, propia tan sólo de la edad dada que se consideraba inamovible, estable,
siempre igual a sí misma. El pensamiento y la conducta eran considerados en cada etapa de la
edad como un objeto y no como un proceso, en reposo y no en movimiento. Pero la esencia de
cada forma del pensamiento, se revela tan sólo cuando empezamos a comprenderla como un
momento determinado, orgánicamente imprescindible, en el complejo y continuo proceso del
desarrollo.
El único modo adecuado para poner de manifiesto esa esencia es el método de los cortes
genéticos que nos permite estudiar genéticamente la conducta en los diversos estadios de su
desarrollo.
Lo mismo procuramos hacer nosotros al intentar descubrir la peculiaridad del pensamiento del
adolescente. No sólo nos interesaban las peculiaridades del pensamiento en la edad de transición,
Los párrafos 5-24 se reproducen íntegramente en el capítulo quinto del libro «Pensamiento y lenguaje», publicado en el 2° tomo de la presente edición, por lo cual hemos
omitido su inserción en este tomo. Se ha conservado la enumeración de los párrafos.
1
11
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
el inventario de los modos de actividad intelectual, propias del adolescente, la simple enumeración
de las formas del pensamiento en su recíproca relación cuantitativa. Nos interesaba establecer, en
primer 60 lugar, aquello esencial, nuevo, que aporta la edad de transición al desarrollo del
pensamiento, nos interesaba el proceso de su formación. Nuestro objetivo era captar el proceso de
crisis y maduración del pensamiento que constituye el contenido fundamental de dicha edad.
Para ello era imprescindible comparar el pensamiento del adolescente con los estadios anteriores,
procedimiento imprescindible para ver de qué manera pasa de una forma de pensamiento a otra y
establecer por medio de la comparación aquellos cambios decisivos, aquella reconstrucción y
reorganización fundamentales que se producen en el pensamiento del adolescente. Para esto era
necesario recurrir a una especie de cortes con el proceso del desarrollo del pensamiento en las
diversas etapas de la edad sin apartarse de la vía genética-comparativa, procurar interrelacionar
estos cortes entre sí para restablecer el proceso dinámico real que se produce cuando el
pensamiento pasa de una etapa a otra.
En lo sucesivo tendremos que actuar de la misma manera ya que el estudio genético-comparativo,
el método de los cortes genéticos, es el método principal y básico de la investigación paidológica.
Bien es cierto que cuando sometíamos los resultados de nuestro estudio comparativo a la
comprobación funcional no sólo aportábamos datos de la ontogénesis del pensamiento, sino
también de su desarrollo filogenético, datos de la disgregación e involución del pensamiento en
procesos morbosos. Nos guiaba en ese proceder el principio de unidad de las formas superiores
de actividad intelectual, por muy diversos que fueran los procesos en que dicha unidad se
manifestara concretamente. Suponíamos que las leyes fundamentales de la estructura y la
actividad del pensamiento seguirían siendo las mismas; que no se modificarían las leyes básicas
que las rigen tanto en estados normales como morbosos, con la diferencia de que su manifestación
concreta sería diferente en virtud de la diferencia de las condiciones.
A semejanza de la patología moderna que analiza la enfermedad como la vida en condiciones
especiales, modificadas, podemos considerar con toda razón que durante una u otra enfermedad
se revelan en la actividad del pensamiento las leyes generales del pensamiento pero en
condiciones especiales originadas por la enfermedad.
En la neuropsicología actual está muy arraigada la idea de que el desarrollo es la clave para
entender la disgregación y la involución de las funciones psíquicas y que el estudio de
desintegración e involución de estas funciones es la clave para entender su estructura y desarrollo.
Así pues, la psicología general y la patología se ayudan recíprocamente siempre que se configuran
sobre una base genética.
Al comparar los datos de la ontogénesis y la filogénesis jamás partíamos de la concepción del
paralelismo biogenético con el propósito de hallar en la historia del desarrollo del niño la repetición,
la reincidencia de formas de pensamiento dominantes en etapas ya pasadas de la historia humana.
Utilizábamos el mismo método comparativo ya que, según la certera expresión de Groos, no sólo
sirve para hallar similitudes, sino también las diferencias; el término «comparación» no 62 se
refiere únicamente a la búsqueda de rasgos coincidentes, sino más bien al establecimiento de las
diferencias en la similitud.
Por ello, jamás identificamos el proceso del pensamiento concreto del niño con el proceso del
pensamiento concreto en la historia del desarrollo de la humanidad. Procurábamos siempre
esclarecer al máximo la naturaleza del fenómeno que estábamos investigando, naturaleza que se
revela en múltiples conexiones y formas externas en un tipo de pensamiento idéntico por su
esencia. Decir que el pensamiento lógico surge en un determinado período del desarrollo de la
historia humana y en un determinado período de desarrollo infantil, significa afirmar una verdad
indiscutible, pero esa afirmación no significa, ni mucho menos, que se comparta la tesis del
paralelismo biogenético. De igual modo el análisis comparativo del pensamiento en complejos, en
12
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
su aspecto filogenético y ontogenético, no presupone en modo alguno que ambos procesos sean
paralelos ni que sean idénticas sus formas.
Procurábamos subrayar, sobre todo, un momento en el fenómeno que nos interesaba, que se
revela del mejor modo posible cuando se comparan las diversas manifestaciones de una misma
forma del pensamiento. Este momento es la unidad de la forma y el contenido en el concepto.
Gracias precisamente a que en el concepto la forma y el contenido constituyen una unidad, el paso
al pensamiento en conceptos supone un verdadero cambio en el pensamiento del niño.
Apartado 26
Nos queda por analizar ahora cuáles son las consecuencias fundamentales de que el adolescente
pase al pensamiento en conceptos. El hecho que destacaríamos en primer lugar es el profundo y
esencial cambio en el contenido de su pensamiento. Cabe decir, sin exageración alguna, que todo
el contenido del pensamiento se renueva y reestructura debido a la formación de conceptos. La
relación entre el contenido y la forma del pensamiento no es la misma que la del agua en relación
con el vaso. El contenido y la forma se hallan indisolublemente vinculados, se condicionan
recíprocamente.
Si comprendemos por contenido del pensamiento no sólo los datos externos que constituyen el
objeto del pensamiento en cada momento dado, sino su verdadero contenido, veremos cómo pasa
constantemente al interior en el proceso del desarrollo del niño, cómo pasa a ser parte integrante,
orgánica, de su propia personalidad y de los diversos sistemas de su conducta. Todo aquello que
era al principio exterior –convicciones, intereses, concepción del mundo, normas éticas, reglas de
conducta, inclinación, ideales, determinados esquemas del pensamiento– pasa a ser interior
porque al adolescente, debido a su desarrollo, maduración y al cambio del medio, se le plantea la
tarea de dominar un contenido nuevo, nacen en él estímulos nuevos que le impulsan al desarrollo y
a los mecanismos formales de su pensamiento. 63
El nuevo contenido al plantearle, al pensamiento del adolescente toda una serie de tareas, le
impulsa a nuevas formas de actividad, a nuevas formas de combinación de las funciones
elementales, a nuevos modos del pensamiento. Como veremos mas adelante es precisamente en
la edad de transición cuando el nuevo contenido crea, por sí mismo, nuevas formas de conducta,
mecanismos de tipo especial de los cuales hablaremos en el último capítulo. El paso al
pensamiento en conceptos abre ante el adolescente el mundo de la conciencia social objetiva, el
mundo de la ideología social.
El conocimiento en el verdadero sentido de la palabra, la ciencia, el arte, las diversas esferas de la
vida cultural pueden ser correctamente asimiladas tan sólo en conceptos. Es cierto que también el
niño asimila verdades científicas y se compenetra con una determinada ideología, que se arraiga a
diversos campos de la vida cultural, pero el niño asimila todo esto de manera incompleta, no
adecuada: al asimilar el material cultural existente no participa aún activamente en su creación.
El adolescente, por el contrario, cuando asimila correctamente ese contenido que tan sólo en
conceptos puede presentarse de modo correcto, profundo y completo, empieza a participar activa y
curativamente en las diversas esferas de la vida cultural que tiene ante sí. Al margen del
pensamiento en conceptos no pueden entenderse las relaciones existentes tras los fenómenos.
Tan sólo aquellos que los abordan con la clave del concepto están en condiciones de comprender
el mundo de los profundos nexos que se ocultan tras la apariencia externa de los fenómenos, el
mundo de las complejas interdependencias y relaciones dentro de cada área de la realidad y entre
sus diversas esferas.
El nuevo contenido no se incorpora mecánicamente al pensamiento del adolescente, sino que
experimenta un largo y complejo proceso de desarrollo. Gracias a la profundización y ampliación
del contenido del pensamiento, ante el adolescente se abre todo el mundo en su pasado y
presente, la naturaleza, la historia y la vida del ser humano. Blonski señala certeramente que toda
13
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
la historia del niño es la gradual extensión de su medio que se inicia en el vientre de la madre, la
cuna, y continúa con el cuarto, la casa y el entorno inmediato. Así pues, el desarrollo del niño
puede determinarse por el paso progresivo, por la extensión de su medio. En la edad de transición
esa extensión del medio convierte el mundo en el medio para el pensamiento del adolescente. E
Schiller expresó esa idea en un conocido dístico donde compara al bebé, para el cual la cuna lo
representa todo, con el joven a quien le viene pequeño el mundo entero.
El cambio fundamental del medio consiste, como bien señaló Blonski, en su ampliación, en una
participación mayor en la producción social. De aquí que en el contenido del pensamiento, ante
todo está representada la ideología social, relacionada con uno u otro lugar de la producción social.
Según Blonski, la psicología de clases tampoco se forma de inmediato, sino que se desarrolla poco
a poco. En la edad juvenil, cuando el individuo ocupa o bien se dispone a ocupar en breve una u
otra posición en la producción social, es cuando ésta llega a su 64 pleno desarrollo. La historia del
escolar y del joven es la historia del desarrollo intenso y de la formación de la psicología e
ideología de clases.
En relación con lo dicho, Blonski opina certeramente que hay un error bastante extendido sobre el
modo cómo surgen y se desarrollan la ideología y la psicología de clases. Se cita habitualmente el
instinto de imitación como el mecanismo principal que da origen y forma el contenido del
pensamiento en el adolescente. Esa referencia al instinto de imitación, sin embargo, como dice
Blonski, supone una dificultad indudable para entender el proceso de formación de la psicología de
clases en el niño.
Blonski indica que incluso los autores que consideran posible hablar de la psicología de clases en
el niño, a menudo se representan su formación del siguiente modo: la psicología de clases se crea
por la vía de la imitación, se crean los ideales de clases, se crea la moral de clases. Si entendemos
la imitación cal como se entiende habitualmente en psicología, esa afirmación resulta del todo
errónea.
La psicología de clases no surge, claro está, por la vía de la imitación externa. El proceso de su
formación es, sin duda, más profundo. En el niño, la psicología de clases es el producto de su
colaboración con el mundo que le rodea o, dicho simplemente, el resultado de la vida en común, de
la actividad e intereses comunes. Es decir, la identificación con una clase no es el resultado de un
proceso de imitación externa, sino de una comunidad de vida, actividad e intereses.
También nosotros estamos de acuerdo con que el proceso de formación de la psicología de clases
es mucho más profundo de lo que se imaginan los autores que lo explican por el instinto de
imitación. La tesis de Blonski, de que la comunidad de vida, actividad e intereses es el factor
básico y central en dicho proceso, es indiscutible a nuestro juicio. Opinamos, sin embargo, que se
ha omitido un eslabón esencial en la explicación del proceso en su conjunto. La tesis de Blonski no
resuelve la cuestión, el problema sigue en pie una vez rechazado el instinto de imitación.
Como es natural, la comunidad de vida, intereses y colaboración, plantea al adolescente una serie
de tareas durante cuya solución se elabora y forma su psicología de clases. Pero no podemos
perder de vista de ningún modo el mecanismo, los medios de la actividad intelectual que
contribuyen a la realización de ese proceso. Dicho de otro modo, jamás podremos explicar
genéticamente el fenómeno, del que habla Blonski, porque es precisamente en la edad de
transición cuando se desarrolla y forma intensivamente la psicología y la ideología de clases. Si no
admitimos la existencia de conceptos como función intelectual básica cuyo desarrollo abre ante el
adolescente el nuevo contenido del pensamiento, no entenderemos por qué la comunidad de vida
e intereses no produce un desarrollo igual de intenso de la esfera que nos interesa, en la edad
temprana o preescolar. Es evidente que al analizar genéticamente el desarrollo del contenido del
pensamiento no podemos perder de vista ni un solo momento el vínculo entre la evolución del
contenido y la evolución de las formas del pensamiento. En particular, no podemos olvidar ni un
solo instante la tesis básica y central de toda la psicología del 65 adolescente: la función de los
conceptos subyace en todos los cambios intelectuales que se producen en esta edad.
14
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
Es muy interesante, en ese sentido, el hecho de que algunos autores, al estudiar el desarrollo de
las formas del pensamiento, hagan caso omiso a la formación de conceptos, y partan del análisis
directo del contenido. W. Stern, por ejemplo, en el trabajo consagrado al desarrollo y a la formación
de los ideales de los jóvenes, llega a decir que el adolescente en su etapa de maduración sexual
entiende instintivamente el mundo al modo metafísico, que tal entendimiento es hereditario a su
edad. Hallamos intentos análogos en otros autores que dedican al desarrollo del pensamiento
varias páginas o líneas y a veces lo silencian del todo, pero intentan, en cambio, reconstruir
directamente la estructura del contenido del pensamiento en diversas esferas de la conciencia.
Como es natural, la estructura del pensamiento adquiere en esos casos carácter metafísico. Al
describir y caracterizar la conciencia del adolescente la idealiza y a ese método principal se atienen
en su análisis. No es sorprendente, por tanto, que autores como Stern y Spranger, describan al
adolescente como un metafísico innato, pues no explican cómo se producen los profundos
cambios y variaciones en el contenido de su pensamiento, qué impulsa el torrente de sus ideas.
Pero si no seguimos a esos autores, que adjudican sus propias construcciones metafísicas al
pensamiento del adolescente, deberemos estudiar, como hemos dicho ya, la evolución del
contenido del pensamiento en relación con la evolución de su forma y analizar, en particular, los
cambios que se producen en el contenido del pensamiento debido a la formación de conceptos.
Veremos, entonces, que la formación de conceptos abre ante el adolescente el mundo de la
conciencia social e impulsa inevitablemente al intenso desarrollo de la psicología y la ideología de
clases, a su formación. No es sorprendente, por tanto, que el adolescente estudiado por Stern y
Spranger aparezca ante el investigador como metafísico. Esa índole metafísica del pensamiento,
que atribuyen al adolescente, no es una peculiaridad instintiva suya, sino el resultado inevitable de
que los conceptos se formen en la esfera de una determinada ideología social.
Son precisamente las formas superiores del pensamiento, en particular el pensamiento lógico, las
que descubren su significado ante el adolescente. Blonski dice que durante el cambio dentario el
intelecto del niño se distingue aún por un eidetismo bastante marcado, el intelecto del adolescente,
en cambio, tiende a ser lógico. Dicha tendencia se manifiesta sobre todo en un acusado espíritu
crítico y en una mayor exigencia de que lo dicho se demuestre. La insistencia de la demostración
es muy destacada en los adolescentes.
La mente del joven se siente, más bien, agobiada por lo concreto; las ciencias naturales concretas,
la botánica, la zoología y mineralogía (que en las escuelas de primer grado es una de las
asignaturas predilectas) son relegadas por el adolescente, dejando paso a las cuestiones
filosóficas de las ciencias naturales, del origen del mundo, del ser humano, etc. Decae también su
interés por detallados relatos históricos concretos. Dedica una atención cada vez mayor a la
política, que le interesa sobremanera. Coincide con ello el hecho de que los adolescentes, en su 66
inmensa mayoría, dejan de interesarse por el dibujo al que era tan aficionado en la edad
prepubertal y se muestre atraído por la música, el arte más abstracto.
El desarrollo de la concepción del mundo político-social no agota todos los cambios que se
producen durante esta etapa en el contenido del pensamiento del adolescente; tal vez sea tan sólo
una parte, quizá la más destacada y considerable de los cambios que se producen.
Es totalmente cierto que la participación masiva del adolescente en la actividad social y, por ello,
su plena autodeterminación con una clase, supone un acontecimiento decisivo en su vida. En
opinión de Blonski, el adolescente no sólo es hijo de su clase social, sino también miembro activo
de la misma. Así, pues, los años de la adolescencia son, ante todo, años de formación de la
concepción del mundo político-social, años en que se van formando, en lo fundamental, sus
concepciones sobre la vida, la sociedad, la gente, cuando nacen unas u otras simpatías y
antipatías sociales. Blonski afirma que en esos años el adolescente medita intensamente en los
problemas de la existencia (1930, págs. 209-210). Los problemas que le plantea la propia vida, así
como su incorporación decisiva a la vida como participante activo, exigen para su solución el
desarrollo de las formas superiores del pensamiento.
15
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
En nuestra descripción del adolescente hemos silenciado un rasgo muy esencial –poco frecuente
en otras etapas del desarrollo infantil– señalado reiteradamente por los investigadores. Se trata de
un rasgo típico y característico justamente para él. Nos referimos a su espíritu de contradicción
como rasgo fundamental de dicha edad. El espíritu de contradicción se manifiesta también en el
contenido de su pensamiento, es decir, en el contenido de su pensamiento hay momentos
contradictorios.
En opinión de Blonski, el intelecto del adolescente se distingue por su propensión a las
matemáticas, aunque suele decirse que los adolescentes no las asimilan fácilmente. En apoyo de
su tesis, Blonski alega su experiencia docente; considera que entre los catorce y los diecisiete
años es cuando más se estudian las matemáticas en la práctica escolar, que precisamente en esos
años es cuando se adquieren los conocimientos fundamentales del bagaje matemático. A esa
misma edad, los adolescentes se sienten muy atraídos por la física, es también la edad de los
intereses filosóficos y de los razonamientos consecuentemente lógicos. Ahora bien, ¿puede
compaginarse el apego por las matemáticas, la física y la filosofía, el apego por la lógica, los bien
estructurados razonamientos y pruebas con el «romanticismo de las ideas» (término utilizado por
E. Kretschmer) propio de los adolescentes? Para explicar esa contradicción, Blonski recurre a lo
dicho por Kretschmer: ambas formas de pensamiento, pese a su diferencia exterior, se hallan
estrechamente unidas entre sí en el sentido biológico.
A nuestro entender, Blonski ha señalado muy certeramente este hecho, pero su explicación que
trata de dar acerca de las contradicciones entre las inclinaciones intelectuales e intereses del
adolescente no basta para resolver el problema que se nos plantea. Blonski explica la inclinación
de los adolescentes hacia las matemáticas, la física y la filosofía por las peculiaridades del
temperamento esquizotímico 67 que se caracteriza por un cierto desdoblamiento entre los polos: el
adolescente es, por una parte, extremadamente impresionable, muy sensible, posee gran
capacidad emotiva y, por otra, es obtuso afectivamente, frío, indiferente.
Creemos, sin embargo, poco probable que la profunda afinidad biológica entre ambos tipos del
pensamiento a la que se refiere Kretschmer, sea la causa efectiva de esa peculiar combinación del
«romanticismo de las ideas» y el exceso de logicismo que se observa en la edad de transición.
Creemos que la explicación genética" es más apropiada en el caso dado. Si tomamos en cuenta la
enorme ampliación de la realidad, la gran profundización de las relaciones y conexiones entre los
objetos y los fenómenos que por primera vez domina el pensamiento del adolescente,
comprenderemos también las razones de su intensa actividad lógica y del «romanticismo de las
ideas» inherentes a esa edad.
La formación de conceptos, la novedad, la juventud, el carácter todavía débil, poco estable y
desarrollado de esa nueva forma del pensamiento explican la contradicción señalada por los
observadores. Esta contradicción es la contradicción del desarrollo, la contradicción de la forma de
transición, la contradicción de la edad de transición.
Creemos que el carácter inestable, inmaduro de la nueva forma del pensamiento explica otra
peculiaridad señalada por Blonski, nos referimos a la insuficiencia de la dialéctica del adolescente,
a su tendencia de plantear todas las cuestiones como una alternativa: bien lo uno, bien lo otro.
Pensamos que tampoco en este caso se manifiestan en primer término las peculiaridades del
temperamento adolescente, sino el simple hecho de que el pensamiento dialéctico, que es la etapa
superior en el desarrollo del pensamiento maduro, no puede ser, claro está, propio de un
adolescente que acaba de aproximarse a la formación de conceptos. El adolescente, con la
formación de conceptos, entra en una vía de desarrollo que le conducirá más tarde o más
temprano a dominar el pensamiento dialéctico. Pero hubiera sido improbable suponer que esta
etapa última y superior de desarrollo ya esté presente en los primeros pasos que hace el
adolescente que acaba de dominar los nuevos modos de la actividad intelectual.
16
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
Las investigaciones de Groos (1916) son un claro exponente del cambio y reestructuración
radicales que se producen en el contenido del pensamiento del adolescente, en su nueva
orientación. Ponen de manifiesto en forma aislada, pura, la influencia de la edad sobre la
orientación del pensamiento, los diversos contenidos de la actividad intelectual del adolescente.
Valiéndose de los experimentos, Groos intentó clarificar las diversas cuestiones que se plantean en
las distintas etapas de la edad en relación con uno u otro proceso del pensamiento. Se proponía a
los sujetos que reflexionaran sobre diversos temas. Una vez leído el tema se les preguntaba
siempre por aquello que les interesaba conocer en primer lugar. Las cuestiones así suscitadas se
reunían y clasificaban en consonancia con el interés lógico hacia ellas demostrado. Gracias a
dichas investigaciones se logró determinar qué intereses lógicos predominaban en la dinámica de
la edad, en su crecimiento. 68
Uno de los momentos más principales de la investigación era si el interés del individuo pensante se
orientaba a las causas o a las consecuencias. En casi todas las etapas de edad del adulto era
evidente que su pensamiento tendía preferentemente a las consecuencias, mientras que el interés
de los niños se orientaba a otros factores. Groos llegó a la conclusión de que con la edad del
desarrollo intelectual se incrementaba el interés por las consecuencias (véase cuadro 1).
Cuadro 1
Cuestiones
Edad
Regresivas Progresivas Relación en %
12-13
108
11
9,8
14-15
365
49
7,4
15-16
165
35
4,7
16-17
74
19
3,9
Estudiantes
46
36
1,3
Groos tiene plena razón en considerar que los datos obtenidos muestran el desarrollo de los
intereses espirituales del niño y del adolescente, ya que el relativo aumento de la posición
regresiva o progresiva en las diversas edades, con la misma temática, demuestra, sin duda, la
importancia de la edad en el cambio de la orientación de los intereses lógicos del pensamiento.
Otra investigación estudia la naturaleza de las preguntas que surgen en el pensamiento del niño y
del adolescente. Groos supone que a un juicio le antecede siempre el desconocimiento unido a la
necesidad de saber, que se expresa en forma de pregunta, pregunta que a veces se hace uno a sí
mismo (nos referimos a las que se hacen interiormente y no en voz alta).
Groos opina que hay dos tipos de preguntas por su formulación externa, verbal, que corresponden
a nuestros motivos del juicio, es decir, preguntas —determinaciones y preguntas— decisiones. A la
simple perplejidad acompañada por un desconocimiento total le corresponde una preguntadeterminación. Es como una vasija hueca que sólo puede llenar la respuesta. Por ejemplo: ¿Qué
es esto? ¿De dónde es? ¿Quién fue? ¿Cuándo sucedió, por qué, con qué propósito? Es imposible
responder a ese tipo de preguntas con el «si» o el «no». A las preguntas que presuponen una
decisión se puede responder, en cambio, con el «sí» o el «no», pues encierran esa posibilidad en
sí mismas. Por ejemplo: ¿Es una planta rara? ¿Se ha traído de Persia esta alfombra? Este tipo de
preguntas, sobre todo las que se hace uno a sí mismo, corresponde a un estado de espera
consciente del cual surge, en algunos casos, una conclusión hipotética. 69
LSV_Tomo_4_02_OCR_TEMP.doc
En las preguntas-decisiones se revela, evidentemente, una actividad mental más viva que en las
preguntas-determinaciones. Ya que esa clasificación entraña una profunda diferencia entre los dos
motivos del juicio, no deja de ser interesante investigar los resultados de nuestros experimentos
orientados a provocar las preguntas de los escolares. Según los datos de Groos, a medida que los
niños crecen, el número de preguntas razonadas aumenta más que las vacuas. Su relación está
reflejada en el cuadro n.° 2.
17
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
Cuadro 2
Edad
11-13
14-15
15-16
16-17
Estudiantes
Relación en %
2
13
12
42
55,5
En el crecimiento del pensamiento progresivo, al igual que en el desarrollo de las propias
suposiciones e hipótesis, afines a él interiormente, se revela sin duda el rasgo esencial de la edad
de transición. No se trata tan sólo de que el contenido del pensamiento se enriquece
extraordinariamente, sino también de que aparecen nuevas formas de movimiento, nuevas formas
de operar con ese contenido. A nuestro entender, en ese sentido, una importancia decisiva le
corresponde a la unidad de la forma y el contenido como rasgo esencial en la estructura del
concepto. En la realidad existen zonas, nexos y fenómenos que pueden ser adecuadamente
representados tan sólo en conceptos.
Por ello se equivocan quienes consideran que el pensamiento abstracto está alejado de la realidad.
El pensamiento abstracto, por el contrario, es el que refleja por primera vez, con la mayor
profundidad y verdad, del modo más completo y diversificado, la realidad con que se enfrenta el
adolescente. Al hablar de los cambios en el contenido del pensamiento en el adolescente es
preciso no olvidar una esfera que aparece en el memorable período de la reestructuración del
pensamiento en su conjunto: nos referimos al conocimiento de la propia realidad interna.
Apartado 27
El adolescente, dice Kroh, en el proceso de su maduración descubre por primera vez el mundo de
lo psíquico, por primera vez su atención se dirige, en grado cada vez mayor, hacia otras personas.
El mundo de las vivencias internas; 70 desconocido para el niño de edad temprana, se revela
ahora al adolescente y constituye una esfera de enorme importancia en el contenido de su
pensamiento.
La función de la formación de conceptos, en la edad de transición desempeña un papel decisivo
pues permite que el adolescente se adentre en su realidad interna, en el mundo de sus propias
vivencias. La palabra no es tan sólo el medio de comprender a los demás, sino también a sí
mismo. Para el parlante la palabra significa, ya desde el principio, el medio de comprenderse, de
percibir las propias vivencias. Por ello, tan sólo con la formación de conceptos se llega al desarrollo
intenso de la autopercepción, de la autoobservación, al conocimiento profundo de la realidad
interna, del mundo de las propias vivencias. Según la certera observación de W. Humboldt 16, el
pensamiento llega a ser claro sólo en el concepto y es entonces cuando el adolescente comienza a
entenderse realmente a sí mismo, a comprender su mundo interior. Sin ello, el pensamiento no
puede ser lúcido, no puede convertirse en concepto.
Siendo un medio muy importante de conocimiento y comprensión, el concepto modifica
sustancialmente el contenido del pensamiento del adolescente. En primer lugar, el pensamiento en
conceptos revela los profundos nexos que subyacen en la realidad, da a conocer las leyes que la
rigen, a ordenar el inundo que se percibe con ayuda de una red de relaciones lógicas. El lenguaje
es un medio poderoso para analizar y clasificar los fenómenos, de regular y generalizar la realidad.
La palabra, portadora del concepto es, según la correcta opinión de un autor, la verdadera teoría
del objeto al que se refiere; lo general, en este caso, sirve de ley a lo particular. Al conocer con la
ayuda de las palabras, que son los signos de los conceptos, la realidad concreta, el hombre
descubre en el mundo visible para él las leyes y los nexos que contiene.
Hemos observado reiteradas veces en nuestros experimentos el muy estrecho e interesante
vínculo entre los diversos conceptos. La recíproca interrelación y transferencia de los conceptos,
18
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
que es un reflejo de la recíproca transferencia y vinculación de los fenómenos de la realidad, trae
por consecuencia que cada concepto surge relacionado con todos los restantes y una vez formado
viene a determinar, por decirlo así, su lugar en el sistema de conceptos anteriormente conocidos.
En nuestros experimentos planteábamos al sujeto la tarea de formar cuatro conceptos distintos.
Pudimos comprobar cómo la formación de uno de ellos venía a ser la clave para la formación de
los tres restantes y cómo el adolescente formaba los tres últimos de manera distinta a cómo había
formado el primero, al que utilizaba como soporte y ayuda para la formación de los restantes.
En la elaboración del segundo, tercero y cuarto conceptos el proceso del pensamiento sigue una
trayectoria profundamente distinta de la seguida al formar el primero y tan sólo en casos
excepcionales los cuatro conceptos se elaboran con ayuda de cuatro operaciones idénticas. La
relación recíproca de los conceptos, su pertenencia interna a un mismo sistema convierten el
concepto en uno de los medios más fundamentales para sistematizar y conocer el mundo 71
exterior. Pero además de ser un recurso fundamental de sistematización y conocimiento de la
realidad exterior es, asimismo, un medio fundamental para comprender cómo se asimila
adecuadamente la experiencia social de la humanidad históricamente formada. El adolescente
sistematiza y conoce por primera vez el inundo de la conciencia social tan sólo en conceptos.
Humboldt tiene toda la razón cuando dice que pensar verbalmente significa juntar el pensamiento
individual con el social. El pensamiento alcanza su plena socialización cuando forma los
conceptos.
Y, finalmente, existe una tercera esfera en el pensamiento del adolescente cuando pasa a formar
los conceptos; nos referimos al mundo de las propias vivencias, cuya sistematización,
conocimiento y regulación tan sólo entonces se hacen posibles. Con pleno fundamento uno de los
autores dice que la conciencia es un fenómeno del todo distinto a la autoconciencia que aparece
tarde en el ser humano, mientras que la conciencia es propiedad permanente de su vida espiritual.
«La autoconciencia no es algo dado desde el principio. Surge paulatinamente en la medida en que
el hombre empieza a comprenderse a sí mismo con la ayuda de la palabra. Se puede comprender
a sí mismo en diverso grado. El niño, en la temprana fase de su desarrollo, se comprende muy
2
poco» . Su autoconciencia se desarrolla con extrema lentitud y en estrecha dependencia del
desarrollo de su pensamiento. Pero tan sólo en la edad de transición, junto con la formación de
conceptos, es cuando avanza decisivamente por el camino de la autocomprensión, del desarrollo y
estructuración de la conciencia.
En este sentido la analogía que establecen muchos autores entre la comprensión y la ordenación
de la realidad interna y externa con ayuda del pensamiento en conceptos nos parece totalmente
legítima y correcta. «El hombre supedita todas sus acciones a tales esquemas reguladores. La
arbitrariedad, propiamente hablando, sólo es posible en la práctica, pero no en el pensamiento, no
en las palabras que utiliza el hombre para explicar sus móviles. La necesidad de explicar su
comportamiento, de presentarlo verbalmente, en conceptos, trae como forzosa consecuencia la
supeditación de sus propias acciones a dichos esquemas reguladores. Un déspota requerido
inesperadamente para explicar la razón de su despotismo dirá: "Así lo quiero". Al rechazar toda
explicación de sus actos, recurre a su »yo» como a la ley. Pero él mismo no está contento con la
respuesta que dio por no haber encontrado ninguna otra. Es difícil imaginarse el "sic volo" (así lo
quiero) dicho en serio y sin ira. A la par de la autoconciencia se forman la libertad y la intención»
Nos referiremos a esos complejos problemas en el capítulo siguiente, ya que ahora no nos
detendremos en ellos con detalle. Diremos únicamente que la división entre el mundo de las
vivencias internas y el mundo de la realidad objetiva, 72 como veremos más tarde, es algo que
está en continuo desarrollo en el niño y que el niño, cuando empieza a hablar, no se siente a sí
mismo separado del mundo como le ocurre al adulto. Todo cuanto siente el niño al comienzo de su
2
L. Vygotsky no cita la fuente de la cita dada ni de la siguiente. No hemos conseguido establecer su autor.
19
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
vida, todo el contenido de su conciencia, es todavía una masa indivisa. La autoconciencia se
adquiere sólo mediante el desarrollo, no es algo inherente a la conciencia''.
Vemos, por canto, que gracias al pensamiento en conceptos llegamos a comprender la realidad, a
los demás y a nosotros mismos. Esta es la revolución que se produce en el pensamiento y en la
conciencia del adolescente, esto es lo nuevo que diferencia el pensamiento del adolescente del
pensamiento de un niño de tres años.
Creemos que es del todo correcto comparar el estudio del pensamiento en conceptos —como
factor de desarrollo de la personalidad y de su relación con el mundo circundante— con la tarea
planteada ante la historia del lenguaje. A. A. Potébnia'' consideraba que la tarea fundamental de la
historia del lenguaje era mostrar prácticamente cómo participa la palabra en la formación de una
serie sucesiva de sistemas que engloban la actitud de la personalidad ante la naturaleza. En
rasgos generales entenderemos correctamente la significación de esta participación si admitimos la
siguiente tesis principal: el lenguaje no es el medio para expresar una idea ya formada, sino para
crearla, no es el reflejo de una concepción del mundo ya estructurada, sino la actividad que la
forma. Para captar la propia dinámica espiritual, para comprender las propias percepciones
externas, el individuo debe cada una de ellas objetivar en palabras y relacionarlas con otras
palabras. Para entender la naturaleza externa y la suya propia es importante saber cómo vemos
esa naturaleza, por medio de qué comparaciones se hacen perceptibles para la mente sus
diversos elementos, hasta qué punto son auténticas para nosotros. En una palabra, Potébnia
suponía que para el pensamiento era importante la propiedad inicial y el grado de olvido de la
forma interna de la palabra.
Si tratamos de la formación, con ayuda del lenguaje, de una serie de sistemas, en los cuales se
incluye la relación de la personalidad con la naturaleza, no debe olvidarse ni por un momento que
tanto el conocimiento de la naturaleza como el conocimiento de la personalidad se realizan con
ayuda de la comprensión de otras personas, con la comprensión de los que le rodean, con la
comprensión de la experiencia social. El lenguaje es inseparable de la comprensión. La
indivisibilidad del lenguaje y la comprensión se manifiesta tanto en el uso social del lenguaje como
medio de comunicación, así como en su empleo individual como medio del pensamiento.
Apartado 28
Hemos elaborado el material que recopiló nuestra colaboradora E. L. Pashkovskaia sobre varios
centenares de adolescentes, alumnos de las escuelas de Formación Industrial y de Jóvenes
Agricultores. La investigación pretendía poner de manifiesto 73 lo que en investigaciones análogas
de la edad infantil se clasifica como el estudio de la reserva de representaciones.
Sin embargo, en la investigación de Pashkovskaia se resolvían de hecho tareas mucho más
amplias: más que la reserva de representaciones, más que el inventario de los conocimientos de
que disponía el adolescente y la enumeración de los elementos que integraban su pensamiento,
más que el aspecto cuantitativo de su círculo de ideas, nos interesaba sobre todo la estructura del
propio contenido del pensamiento, los complejos nexos y relaciones que se establecían en el
pensamiento del sujeto entre las diversas esferas de la experiencia. Nos interesaba dilucidar las
diferencias cualitativas en la estructura de uno u otro contenido mental en el adolescente y el niño,
así como la relación entre las diversas esferas de la realidad en el pensamiento del adolescente.
Por ello, la palabra «representación» (predstavlenie) nos parece poco adecuada ya que en el caso
dado no se hablaba en realidad de representaciones. Si dicha palabra expresa con mayor o menor
exactitud el objeto de la investigación cuando se refiere al pensamiento del niño de temprana edad,
aplicada al adolescente pierde casi por completo toda significación, todo sentido.
La unidad (del conjunto de unidades se forma el contenido del pensamiento en la edad de
transición), la acción más simple con que opera el intelecto del adolescente, no es; claro está, la
representación, sino el concepto. Así, pues, la investigación de Pashkovskaia abarcaba la
estructura y la relación de los conceptos pertenecientes a diversas facetas de la realidad exterior e
20
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
interior; venía a ser como un complemento natural de la investigación anterior, cuyos resultados
hemos expuesto anteriormente 19. Nos interesaba el pensamiento del adolescente desde el punto
de vista de su contenido, queríamos estudiar el concepto por su contenido y ver si en la edad de
transición existía la relación, supuesta teóricamente por nosotros, entre la aparición de una nueva
forma del pensamiento —la función de formación de conceptos— y la radical reestructuración de
todo el contenido de la actividad intelectual del adolescente.
En la investigación se estudiaron diversas esferas de la experiencia del adolescente, se incluía en
la misma el análisis de los conceptos relacionados con los fenómenos naturales, los procesos y
herramientas técnicas, fenómenos de la vida social y representaciones abstractas de índole
psicológica. Dicha investigación confirmó, en lo fundamental, la existencia de la relación prevista
por nosotros y demostró que juntamente con la función de formación de conceptos el adolescente
adquiere también el contenido totalmente nuevo por su estructura, por el modo de sistematizar, por
la amplitud y por la profundidad de los aspectos de la realidad que refleja. Gracias a la
investigación podemos ver cómo el contenido de su pensamiento se enriquece y adquiere nuevas
formas.
Vemos en ello los principales resultados de todo el trabajo y la confirmación directa de la hipótesis
antes enunciada. Creemos que uno de los errores fundamentales de la actual psicología de los
conceptos es el de menospreciar dicha circunstancia, 74 error que conduce bien a un estudio
puramente formal de los conceptos, al desprecio de las nuevas esferas y al nuevo sistema del
contenido en ellas representado, bien a un análisis puramente morfológico, fenomenológico del
contenido del pensamiento, visto en su aspecto material, sin tomar en cuenta que el simple análisis
morfológico es siempre inconsistente y necesita la colaboración del análisis funcional y genético ya
que dicho contenido puede ser adecuadamente representado tan sólo en forma determinada. El
dominio de dicho contenido se hace posible cuando aparecen las funciones específicas del
pensamiento, determinados modos de actividad intelectual.
Hemos indicado ya que la función de la formación de conceptos en la edad de transición
corresponde a un intelecto joven y poco estable. Por ello sería erróneo suponer que todo el
pensamiento del adolescente está impregnado de conceptos; por el contrario, nosotros
observamos aquí a los conceptos sólo en el proceso de su formación y hasta el final de la edad de
transición no se convierten en la forma predominante del pensamiento. La actividad intelectual del
adolescente se realiza todavía en la mayoría de los casos en otras formas, más tempranas
genéticamente.
Partiendo de ello, hemos tratado de explicar la falta de dialéctica y el romanticismo del
pensamiento del adolescente, ya señalado por numerosos investigadores. Lo mismo ocurre en
cuanto a su contenido. Es curioso que la mayoría de los adolescentes investigados respondieran
con definiciones totalmente concretas cuando se les planteaba la tarea de explicar un concepto
abstracto. Por ejemplo, a la pregunta; «¿Qué es el bien»?, respondían: «Comprar algo bueno es
un bien» (catorce años, EMI [Escuela de Maestría industrial]). «Cuando una persona se porta bien
con otra, es el bien» (quince años, EJA [Escuela de Jóvenes Agricultores]). Era más frecuente, sin
embargo, que lo definieran de manera práctica, utilizando el lenguaje cotidiano: «El bien es lo que
se adquiere, por ejemplo, unos buenos pendientes, un reloj, unos pantalones» (trece años, EJA).
«El bien es aquello que se consigue tener» (trece años, EJA) y respuestas todavía más concretas.
«Es la ropa que se guarda en el baúl para cuando se case una joven» (trece años, EJA). «El bien
es lo que poseemos, es decir, el cuaderno, la pluma, etc.» (Catorce años, EMI) y, finalmente: «Son
las cosas de valor» (trece años, EJA), etc.
Cuando los sujetos definen de otro modo ese concepto, partiendo de su significado de conocida
calidad psicológica y ética, el carácter de sus respuestas sigue siendo igual de concreto, sobre
todo al principio de la edad de transición. Dan a la palabra un sentido práctico, cotidiano y la
explican con ayuda de un ejemplo aún más concreto. Al principio de la edad de transición la
definición de términos tales como «pensamiento», «amor», etc., tiene carácter análogo. A la
pregunta: «Qué es el amor?», responden: «El amor es cuando una persona quiere a otra, cuando
21
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
le cae bien» (catorce años, EJA). «El amor es cuando uno quiere casarse, entonces sale con una
chica y le propone matrimonio» (trece años, EJA). «El amor es lo que hay entre parientes y
amigos» (trece años, EJA). 75
Vemos, por tanto, que al comienzo de la edad de transición encontramos, en cuanto al contenido
del pensamiento, el mismo prevalecimiento de lo concreto, el mismo intento de abordar el concepto
abstracto partiendo de la situación concreta en que se manifiesta. Estas respuestas, de hecho, no
se diferencian en nada de la definición arriba citada que tomamos del material de A. Messer 20,
típica para la primera edad escolar. Al llegar a este punto debemos hacer una salvedad importante:
lo que señalamos como fenómeno frecuente en la primera mitad de la edad de transición no es un
rasgo esencial ni específico, ni nuevo y por ello no es característico en el sentido genético. Se trata
de un residuo de la etapa anterior. Aunque esa forma de pensamiento es ahora la predominante, a
medida que el adolescente crece va involucionando, se reduce y desaparece.
El paso a un pensamiento más abstracto, aunque todavía no es una forma cuantitativamente
dominante, resulta específica para la edad de transición: se desarrolla a medida que el adolescente
va creciendo. Al pensamiento concreto le pertenece el pasado y la parte mayor del presente, al
abstracto la parte menor del presente pero, en cambio, todo el futuro.
No vamos a detenernos con detalle en otros aspectos de la investigación de Pashkovskaia.
Diremos tan sólo que el análisis de ese rico material fáctico pone de manifiesto dos momentos: nos
hace conocer, en primer lugar, el nexo y las relaciones existentes entre los conceptos. Cada una
de las 60 respuestas [Cada sujeto respondía a 60 preguntas y sus respuestas eran analizadas]
estaba orgánica e interiormente relacionada con cualquier otra respuesta. En segundo lugar,
vemos cómo se integra el contenido en la estructura interna del pensamiento, cómo deja de ser el
factor externo que le guía, cómo empieza a manifestarse en nombre personal del sujeto.
De acuerdo con la conocida expresión latina communia proprio dicere (que significa literalmente
«lo general habla por lo particular») el contenido del pensamiento se convierte en convicción
interna del sujeto, en orientación de sus pensamientos, en sus intereses, en la norma de su
conducta, en sus deseos y propósitos. Esto se revela con gran claridad en las respuestas de los
adolescentes a temas actuales de la vida moderna, social, política, a los planes de la propia
existencia, etc. Es digno de señalar que en las respuestas el concepto y el contenido, en él
reflejado, no se transmite tal como suelen hacerlo los niños, como algo asimilado desde fuera, algo
totalmente objetivo, sino que se entrelaza con complejas facetas internas de la personalidad y a
veces resulta difícil determinar donde acaba la manifestación objetiva y dónde empiezan las
convicciones propias, el interés individual, la orientación de la conducta.
En general, sería difícil que pudiéramos encontrar una demostración mas evidente de que el
contenido no forma parte del pensamiento como un momento externo y ajeno a él, que no colma
una u otra forma de actividad intelectual igual como llena el agua un vaso vacío, sino que se halla
orgánicamente relacionado con las funciones intelectuales, que cada esfera del contenido posee
sus propias 76 funciones específicas y cuando el contenido pasa a ser patrimonio de la
personalidad, participa en el sistema dinámico general de la personalidad, en el sistema general de
su desarrollo como uno de sus momentos interiores.
Cuando una idea es claramente asimilada, al convertirse en pensamiento personal del
adolescente, al margen de la propia lógica y del propio movimiento, se subordina a las leyes
generales del desarrollo de aquel propio sistema del pensamiento en el cual está incluida como
parte integrante. La misión del psicólogo consiste precisamente en seguir dicho proceso y saber
encontrar la compleja estructura de la personalidad y de su pensamiento del cual forma parte la
idea claramente asimilada. A semejanza de cómo un balón lanzado sobre la cubierta de un barco
se mueve por la diagonal del paralelogramo de dos fuerzas, así la idea asimilada a esa edad
avanza por la diagonal de un complejo paralelogramo que refleja dos fuerzas diferentes, dos
sistemas distintos de movimiento.
22
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
Apartado 29
Ahora llegamos a uno de los momentos centrales, sin cuya explicación no podríamos superar el
error habitual referente a la ruptura entre la forma y el contenido en el desarrollo del pensamiento.
La psicología tradicional se apropió de la idea sustentada por la lógica formal de que el concepto
era una estructura mental abstracta, muy alejada de toda la riqueza de la realidad concreta. Para la
lógica formal, el desarrollo de los conceptos se supedita en lo fundamental a la ley de la
proporcionalidad inversa entre el volumen y el contenido del concepto: cuanto más amplio sea el
volumen del concepto, más restringido será su contenido. Eso significa que cuanto mayor es el
número de objetos al que pueda aplicarse dicho concepto, cuanto mayor el círculo de cosas
concretas que abarca, más pobre y más vacío es su contenido. Según la lógica formal, el proceso
de formación de conceptos es extremadamente simple. Desde su punto de vista los momentos de
abstracción y generalización están muy entrelazados entre sí interiormente y constituyen un mismo
proceso pero tomado desde diversas perspectivas. Según K. Bühler aquello que la lógica califica
de abstracción y generalización es del todo simple y comprensible. El concepto, privado de alguno
de sus indicios, se hace más pobre por su contenido, más abstracto, aumenta su volumen, se
generaliza.
Es del todo evidente que si el proceso de generalización se considera como consecuencia directa
de la abstracción de indicios, llegaremos forzosamente a la conclusión de que el pensamiento en
conceptos se aleja de la realidad, que el contenido representado en los conceptos es cada vez
más pobre, exiguo, restringido. No en vano tales conceptos a menudo se califican de abstracciones
escuálidas. Según otros, los conceptos se forman en el proceso de castración de la realidad. Los
fenómenos concretos, múltiples, han de perder, uno tras otro, sus indicios para que se forme el
concepto. Pero lo que se forma realmente es una abstracción seca y escuálida en la cual el
pensamiento lógico restringe y empobrece la plenitud y variedad de la vida real. A ello se refieren
las famosas palabras de Goethe 77 cuando dice: «Toda teoría es gris, pero permanece siempre
verde el aireo árbol de la vida».
La abstracción seca, escuálida, gris, tiende inevitablemente a reducir el contenido a cero ya que el
concepto es más vacío cuanto más general. El empobrecimiento del contenido es entonces algo
fatalmente inevitable y por ello la psicología que se atenía a la lógica formal en el sentido de los
conceptos representaba el pensamiento en conceptos como el sistema del pensamiento más
pobre, exiguo y escuálido por su contenido.
Sin embargo, esa representación formal deforma profundamente la verdadera naturaleza del
concepto. El verdadero concepto es la imagen de una cosa objetiva en su complejidad. Tan sólo
cuando llegamos a conocer el objeto en todos sus nexos y relaciones, tan sólo cuando
sintetizamos verbalmente esa diversidad en una imagen total mediante múltiples definiciones,
surge en nosotros el concepto. El concepto, según la lógica dialéctica, no incluye únicamente lo
general, sino también lo singular y lo particular.
A diferencia de la contemplación, del conocimiento directo del objeto, el concepto está lleno de
definiciones del objeto, es el resultado de una elaboración racional de nuestra experiencia, es el
conocimiento mediado del objeto. Pensar en algún objeto con ayuda del concepto significa incluir
este objeto en el complejo sistema de sus nexos y relaciones que se revelan en las definiciones del
objeto. El concepto, por tanto, no es, ni mucho menos, el resultado mecánico de la abstracción,
sino el resultado de un conocimiento duradero y profundo del objeto.
La nueva psicología, al tiempo que supera la concepción lógico-formal del concepto, al tiempo que
desenmascara la falsedad de la ley sobre la proporcionalidad inversa entre el volumen y el
contenido, se va aproximando a una posición correcta en el estudio de los conceptos. La
investigación psicológica pone de manifiesto que el contenido del concepto es siempre más rico y
profundo. Es muy acertada la comparación que hace Marx entre el papel de la abstracción y la
fuerza del microscopio 21. En una investigación realmente científica tenemos la posibilidad, gracias
al concepto, de penetrar a través de la apariencia externa de los fenómenos, a través de la forma
23
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
de sus manifestaciones, de conocer los ocultos nexos y relaciones que subyacen en la base de los
mismos; penetramos en su esencia a semejanza de cómo se descubre con la ayuda del
microscopio la variada y compleja vida, la compleja estructura interna de la célula que, oculta a
nuestros ojos, encierra una gota de agua.
Según la conocida opinión de C. Marx, si la forma en que se manifiestan los objetos coincidiera
directamente con su esencia, estarían demás todas las ciencias (C. Marx y E Engels, edición rusa,
t. 25, Cáp. II, pág. 384). El pensamiento en conceptos es el medio más adecuado para conocer la
realidad porque penetra en la esencia interna de los objetos, ya que la naturaleza de los mismos
no se revela en la contemplación directa de uno u otro objeto por aislado, sino en medio de los
nexos y las relaciones que se ponen de manifiesto en la dinámica del objeto, en su desarrollo
vinculado a todo el resto de la realidad. El vínculo interno de las cosas se descubre con ayuda del
pensamiento en conceptos, ya que elaborar un 78 concepto sobre algún objeto significa descubrir
una serie de nexos y relaciones del objeto dado con toda la realidad, significa incluirlo en el
complejo sistema de los fenómenos.
Al mismo tiempo, se modifica también la concepción tradicional sobre el mecanismo intelectual que
subyace en la formación del concepto. La lógica formal y la psicología tradicional reducen el
concepto a una representación general. El concepto, según ellos, se diferencia de la
representación concreta corno una fotografía colectiva de E Galton 22 de un retrato fotográfico
individual. Suelen hacer otra comparación: dicen que en lugar de ideas generales pensamos con
ayuda de sucedáneos de las mismas, es decir, de palabras que cumplen la función de los billetes
de banco que se usan en sustitución de las monedas de oro.
En las más avanzadas investigaciones se defiende la siguiente tesis: si los dos puntos de vista
expuestos son inconsistentes, han de existir, pese a ello, dice K. Bühler, algunos equivalentes de
las operaciones lógicas –abstracciones y generalizaciones– si no en forma de idea en el
pensamiento directamente independiente, sí, al menos, a lo largo de las representaciones en el
pensamiento abstracto, ya que los fenómenos psíquicos están de hecho muy unidos a esas
operaciones. ¿Cuál es para K. Bühler el equivalente psicológico de tales operaciones lógicas? Lo
encuentra en el pensamiento y la percepción ortoscópicas, en la elaboración de las invariantes, o
sea, en el hecho de que nuestras percepciones y demás procesos reflejos y de conocimiento de la
realidad poseen una cierta constancia de las impresiones percibidas. A juicio de K. Bühler, la
persona capaz de establecer con la máxima exactitud cómo se produce ese fenómeno, cómo,
independientemente de la posición cambiante del observador y también de la cambiante distancia
en relación con la forma y la magnitud, se elabora una especie de impresión absoluta, prestaría un
inapreciable servicio a dicha teoría.
Al recurrir a las percepciones ortoscópicas o absolutas o a las representaciones esquemáticas,
Bühler no resuelve el problema planteado ante él, más bien lo relega a una etapa de desarrollo aún
más temprana. Realiza así, a nuestro juicio, un círculo lógico en la definición, ya que el propio
problema de la percepción absoluta debe resolverse por medio de la influencia inversa de los
conceptos sobre la constancia de la percepción. Trataremos de ello en el próximo capítulo. El
defecto principal de la teoría de Bühler radica en que procura hallar un equivalente psicológico de
las operaciones lógicas, que llevan a la formación del concepto, en procesos elementales propios
tanto de la percepción como del pensamiento. Resulta evidente que se borra así toda diferencia,
toda distinción cualitativa entre las formas superiores y elementales, entre la percepción y el
concepto.
El concepto, según el esquema de Bühler, es tan sólo una percepción corregida y estable, no es
una simple idea, sino su esquema. Se comprende, por tanto, que es justamente el desarrollo lógico
de la teoría de Bühler el que lleva a la negación de la diversidad cualitativa del pensamiento del
adolescente y al reconocimiento de la identidad esencial de este pensamiento con el pensamiento
de un niño de tres años. 79
24
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
Al tiempo que cambia radicalmente el punto de vista lógico, la concepción lógica del concepto,
cambia también la dirección de la búsqueda del equivalente psicológico del concepto. Vuelve a
confirmarse de nuevo lo dicho por K. Stumpf 23 de que lo verdadero en lógica no puede ser falso
en psicología y viceversa. La contraposición de lo lógico y lo psicológico en la investigación de los
conceptos, tan característica para los neokantianos, debe ser sustituida por el punto de vista
opuesto. El análisis lógico del concepto, que pone de manifiesto su esencia, nos proporciona la
clave para su estudio psicológico. Es del todo evidente que cuando la lógica formal reconoce que
el proceso de formación del concepto es un proceso de gradual reducción del contenido y
ampliación del volumen, un simple proceso de pérdida de indicios del objeto, la investigación
psicológica intenta hallar procesos análogos, equivalentes a tal abstracción lógica, en la esfera de
las operaciones intelectuales.
De aquí la célebre comparación con la fotografía colectiva de Galton, la doctrina de las
representaciones generales. Juntamente con la nueva interpretación del concepto y de su esencia,
se plantean ante la psicología nuevas tareas de su estudio. El concepto ya no se considera como
una cosa, sino como un proceso, no como una abstracción escuálida, sino como un profundo y
amplio reflejo del objeto de la realidad en toda su diversa complejidad, sus nexos y relaciones con
el resto de la realidad. Es lógico, por tanto, que la psicología empiece a buscar el equivalente del
concepto en una esfera totalmente distinta.
Se ha señalado ya desde hace mucho que el concepto, en realidad, no es más que un
determinado conjunto de juicios, un determinado sistema de actos del pensamiento. Según un
autor, el concepto estudiado desde el punto de vista psicológico, o sea, no sólo por su contenido,
como en la lógica, sino también por el modo cómo se forma en la vida real, en una palabra, como
una actividad, hay un cierto número de juicios, por consiguiente, no es un acto del pensamiento
sino una serie de ellos. El concepto lógico, o sea, el conjunto simultáneo de indicios, distinto de la
suma de los mismos, en la imagen, es una ficción que, por otra parte, es del todo imprescindible
para la ciencia. Pese a su duración, el concepto psicológico posee unidad interna.
Vemos, por tanto, que para la psicología el concepto es un conjunto de actos de juicio, de
apercepción, de interpretación y de conocimiento. El concepto tomado en su dinámica, actividad,
movimiento no pierde su unidad, por el contrario, refleja su verdadera naturaleza. De acuerdo con
nuestra hipótesis no debemos buscar el equivalente psicológico del concepto en ideas generales,
en percepciones absolutas y esquemas ortoscópicos, ni siquiera en las concretas imágenes
verbales que sustituyen las ideas generales –debemos buscarlo en el sistema de juicios en los
cuales se revela el concepto.
Debemos hacerlo, por cuanto renunciamos a la idea de que el concepto es un simple conjunto de
ciertos indicios concretos que se diferencia de la simple representación por el único hecho de tener
un contenido más pobre y una imagen más amplia del volumen como una gran cobertura y un
exiguo contenido, por cuanto debemos suponer ya de antemano que el equivalente psicológico del
concepto 80 sólo puede ser un sistema de actos del pensamiento y no una u otra combinación y
elaboración de imágenes.
El concepto, como ya hemos dicho, es el reflejo objetivo de las cosas en sus aspectos esenciales y
diversos; se forma como resultado de la elaboración racional de las representaciones, como
resultado de haber descubierto los nexos y las relaciones de dicho objeto con otros, incluye en sí,
por tanto, un largo proceso de pensamiento y conocimiento que, diríase, está concentrado en él.
Por ese motivo en la definición arriba citada se dice certeramente que el concepto, en su faceta
psicológica, es una actividad prolongada que contiene toda una serie de actos del pensamiento.
K. Bühler se acerca a la verdad cuando dice que con una palabra abstracta como, por ejemplo,
«mamífero» los hombres adultos e instruidos no sólo asocian la representación de una variedad de
especies animales, sino también –lo que es mucho más importante– un rico complejo de juicios,
más o menos sistematizado, del cual, según las circunstancias, elegimos uno u otro.
25
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
El enorme mérito de Bühler consiste en haber indicado que el concepto no se forma
mecánicamente, como una fotografía colectiva de los objetos existentes en nuestra memoria, que
las funciones de juicio participan en la formación de los conceptos, que incluso para las formas
singulares de estructuración de conceptos es adecuada esta tesis; por ello, los conceptos no
pueden ser productos puros de asociaciones, pero tienen su lugar en los nexos del conocimiento,
es decir, que los conceptos poseen un lugar natural en los juicios y conclusiones, de los cuales son
parte integrante. Desde nuestro punto de vista hay en esa teoría tan sólo dos aspectos erróneos.
El primero es que Bühler considera como nexo asociativo, al margen del pensamiento, el nexo del
concepto con el complejo de los juicios ya sistematizados. Considera erróneamente que el proceso
de juicio es, la simple reproducción del juicio. Ningún representante de la teoría de las
representaciones generales, como base de los conceptos, se opondría a dicha interpretación
asociativa del carácter de relación entre el concepto y los actos del pensamiento. En efecto, son
muchos y variados los objetos con que puede asociarse el concepto. El círculo de asociaciones
posibles no está limitado por nada y por ello la existencia de vínculos asociativos con los juicios
nada nos dice de la naturaleza psicológica del concepto, no varía en nada su interpretación
tradicional y se compagina plenamente con la identificación del concepto, con la representación
general.
El segundo error de Bühler es creer que los conceptos ocupan un lugar natural en los actos de
juicio, formando su parte orgánica. Consideramos erróneo ese punto de vista ya que el concepto,
como hemos visto, no es simplemente una parte del juicio, sino el resultado de una compleja
actividad del pensamiento, es decir, el resultado de operaciones repetidas con los juicios que se
revelan en una serie de actos del pensamiento. El concepto, desde nuestro punto de vista, no es,
por tanto, una parte del juicio, sino un sistema complejo de juicios, dotado de cierta unidad y una
especial estructura psicológica en el pleno y verdadero sentido de la palabra. Eso significa que el
sistema de juicios, en el cual se revela el concepto, está contenido en forma reducida y replegada,
en estado potencial, por 81 decirlo así, en la estructura del concepto. Dicho sistema de juicios
posee, como toda estructura, sus propias peculiaridades y propiedades que lo caracterizan
precisamente como un sistema integral; tan sólo el análisis de dicho sistema puede hacernos
comprender la estructura del concepto.
Así, pues, la estructura del concepto se manifiesta, en nuestra opinión, en un sistema de juicios, en
un complejo de actos del pensamiento que constituyen una formación integral, única, poseedora de
sus propias leyes. En esta teoría encontramos plasmada la idea principal sobre la unidad de la
forma y el contenido como fundamento del concepto. En efecto, el conjunto sistematizado de
juicios constituye un cierto contenido en forma regulada y unida, constituye la unidad de diversos
aspectos del contenido. Al mismo tiempo, el conjunto de actos del pensamiento que funciona como
un todo integral, se estructura como un peculiar mecanismo intelectual, como una estructura
psicológica especial formada por el sistema o el complejo de los juicios. Vemos, por tanto, que la
combinación peculiar de una serie de actos del pensamiento, que actúa como una determinada
unidad, representa una forma especial de pensamiento, un determinado modo intelectual del
comportamiento.
Podríamos terminar aquí nuestra exposición sobre los cambios que se producen en el contenido
del pensamiento del adolescente. Hemos podido constatar que todos los cambios en el contenido,
como se ha indicado ya en repetidas ocasiones, presuponen necesariamente un cambio en las
formas del pensamiento.
Para este caso resulta muy oportuna la ley psicológica general que dice: el nuevo contenido no
colma mecánicamente una forma vacía, el contenido y la forma son momentos de un proceso de
desarrollo intelectual único. No se puede llenar con vino nuevo los viejos odres.
Lo dicho también tiene referencia directa con el pensamiento en la edad de transición.
26
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
Apartado 30
Nos quedan por analizar los cambios fundamentales que se producen en la forma del pensamiento
en la edad de transición. Cuestión que, propiamente dicho, está ya resuelta por el anterior curso de
nuestro razonamiento y figura en la teoría del concepto que hemos intentado exponer brevemente
más arriba. Si reconocemos que el concepto es un determinado sistema de juicios, tendremos que
admitir forzosamente que la única actividad en que se revela el concepto y la verdadera esfera en
que se manifiesta es el pensamiento lógico.
El pensamiento lógico, desde nuestro punto de vista, no está constituido por conceptos como
elementos aislados, no como algo añadido a los conceptos, algo por encima de ellos, algo que
surge después de ellos —el pensamiento lógico está constituido por los propios conceptos en
acción, en funcionamiento—. A semejanza del conocido dicho, que la función es el órgano en
actividad, cabría decir, que el pensamiento lógico es el concepto en acción. Desde ese punto de
vista, y 82 como tesis general, podemos decir que el cambio más fundamental en las formas del
pensamiento del adolescente, cambio debido a la formación de los conceptos y que representa la
segunda consecuencia esencial de la adquisición de esta función, es el dominio del pensamiento
lógico.
Tan sólo en la edad de transición, el dominio del pensamiento lógico se convierte en un hecho real
y sólo gracias a ello se hacen posibles los profundos cambios en el contenido del pensamiento que
hemos mencionado antes. Disponemos de numerosos testimonios científicos que hacen coincidir
el desarrollo del pensamiento lógico con la edad de transición.
E. Meumann, por ejemplo, considera que el niño llega con facilidad, pero muy tarde, a
conclusiones auténticamente lógicas semejantes a las que figuran en los manuales.
Aproximadamente en el último año de su permanencia en la escuela alemana, es decir, a eso de
los catorce años, está en condiciones de distinguir las conexiones entre las deducciones a las que
llega y comprenderlas. Las tesis de Meumann fueron discutidas en numerosas ocasiones, para sus
oponentes el pensamiento lógico aparece mucho antes del período de la maduración sexual, con la
particularidad de que las ideas de Meumann se refutaban siempre desde dos distintos puntos de
vista.
Algunos autores procuraban reducir la edad señalada por Meumann y en general sus diferencias
con él resultaban ser sólo aparentes. H. Ormian, en una reciente investigación, descubrió que el
dominio del pensamiento lógico comienza a partir de los once años. Otros investigadores como
veremos después, también señalan la misma edad, once-doce años, es decir, el término del primer
año escolar como la fecha en la cual se extinguen las formas prelógicas del pensamiento del niño y
se cruza el umbral donde comienza ya el dominio del pensamiento lógico.
Tal opinión, que se limitaba a reducir tan sólo en dos años la fecha de aparición del pensamiento
lógico, no se diferencia, como veremos, de la tesis defendida por el propio Meumann, ya que él se
refería al dominio definitivo del pensamiento lógico en su forma desarrollada. Otros autores, que
estudian todo el proceso de desarrollo de los conceptos con mayor exactitud y detalle, también
señalan su comienzo y todos están de acuerdo en que tan sólo acabada la primera edad escolar e
iniciada la adolescencia se pasa al pensamiento lógico en el propio y auténtico sentido de la
palabra.
No obstante hay autores que disienten de manera más enérgica y radical de esas tesis. Basándose
en un estudio profundo del pensamiento del niño, de temprana edad, sin recurrir casi a la
investigación del pensamiento adolescente, niegan, como decíamos en reiteradas ocasiones, toda
diferencia entre el pensamiento de un niño de tres años y el pensamiento del adolescente. A base
de datos puramente externos, adjudican al niño de tres años un desarrollado pensamiento lógico,
olvidando que el pensamiento lógico es imposible sin conceptos y que éstos se forman
relativamente tarde.
27
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
La controversia originada por este debate psicológico puede resolverse tan sólo si sabemos
responder a la siguiente cuestión: ¿Posee un niño de edad temprana 83 pensamiento abstracto y
conceptos? y ¿qué diferencia cualitativa existe entre los conceptos y el pensamiento lógico de las
generalizaciones y pensamiento del niño de temprana edad? En toda nuestra exposición hemos
pretendido responder a esta cuestión. Por ello no nos hemos limitado a la simple afirmación de que
los conceptos empiezan a formarse en la edad de transición, sino que recurrimos al método de los
cortes genéticos y de las comparaciones de las diversas etapas de desarrollo del pensamiento
para demostrar las diferencias entre los pseudoconceptos y los conceptos auténticos 24, la
diferencia cualitativa entre el pensamiento en complejos y el pensamiento en conceptos y en qué
consiste, por consiguiente, lo nuevo —el contenido del desarrollo del pensamiento en la edad de
transición.
Nuestro propósito es reforzar la tesis -hallada experimentalmente— examinando los resultados de
investigaciones de otros autores dedicadas, sobre todo, al estudio de las peculiaridades del
pensamiento del niño hasta la edad de transición. Dichas investigaciones, realizadas con un fin
totalmente distinto, parecen orientadas a refutar la idea de que el niño en la edad temprana,
preescolar y escolar domina ya el pensamiento lógico.
La deducción fundamental que cabe hacer de dichas investigaciones consiste en descubrir cómo
tras las formas de pensamiento, que parecen lógicas por su apariencia, se ocultan de hecho
operaciones del pensamiento cualitativamente distintas. Nos referimos a tres momentos
fundamentales relacionados con la peculiaridad cualitativa del pensamiento del niño y de su
diferencia esencial del pensamiento lógico. El estudio de los resultados de otras investigaciones
nos obliga a recurrir nuevamente al método de los cortes genéticos, al intento de buscar una
peculiaridad del pensamiento en conceptos, comparándolo con otras formas de pensamiento
genéticamente más tempranas.
Por ello, debemos dejar de lado el pensamiento del adolescente y centrar nuestra atención en el
pensamiento del niño aunque, de hecho, sólo tendremos en cuenta el pensamiento en la edad de
transición. Nuestra única finalidad es hallar el modo de conocer sus peculiaridades mediante el
estudio genético comparativo y compararlo con formas de pensamiento más tempranas, pues,
como hemos indicado ya, el debate de si la formación de conceptos es un logro de la edad de
transición se reduce, en su planteamiento actual, a la siguiente cuestión: ¿Domina ya el niño el
pensamiento lógico y la formación de conceptos?
Apartado 31
Como ya hemos dicho, para comprender lo nuevo que surge en el pensamiento del adolescente,
en comparación con el pensamiento del niño, disponemos tan sólo del estudio comparativo de los
cortes genéticos del intelecto en desarrollo. Sólo comparando el intelecto del adolescente con el
del niño de edad temprana, preescolar y escolar, sólo equiparando los cuatro cortes hechos en las
etapas tempranas de desarrollo, obtenemos la posibilidad de incluir el pensamiento 84 del
adolescente en la cadena genética y comprender lo nuevo que se forma en este pensamiento.
Hemos dicho asimismo que era precisamente la errónea interpretación de los tempranos cortes en
el desarrollo del intelecto, basada tan sólo en falsas semejanzas, en indicios externos, la causante
de una supervaloración de las posibilidades del pensamiento lógico del niño y, por consiguiente, de
la subestimación de lo nuevo en el pensamiento del adolescente.
Nos hemos planteado la siguiente tarea: determinar si existe o no en el niño el pensamiento lógico
en el verdadero sentido de la palabra y averiguar si es inherente al niño la función de formación de
conceptos. Para cumplirla, tuvimos que recurrir a una serie de investigaciones recientes que no
dejan lugar a las dudas en esa cuestión. D. N. Uznadze 25 dedicó especial atención a dicho
problema. Investigó sistemáticamente, utilizando diversas pruebas, cómo se forman los conceptos
en la edad preescolar. En la investigación, que llevó a cabo en 1929, participaron 76 niños de dos
28
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
a siete años. De acuerdo con uno de sus experimentos, los niños debían clasificar diversos objetos
en grupos; después se realizaron experimentos en que debían denominar un objeto nuevo con
algún nombre desconocido; y experimentos de comunicación con ayuda de estas nuevas
denominaciones, de generalización de las denominaciones dadas y de las definiciones de las
nuevas palabras. Vemos, por tanto, que se abarcaban en dichos experimentos diversos momentos
funcionales en la formación de conceptos.
Como ya dijimos, el problema fundamental que se plantea en dichas investigaciones consiste en
descubrir, en la edad preescolar, los equivalentes a nuestros conceptos que permite el
entendimiento mutuo entre el adulto y el niño, a pesar de que este último careciese aún de
conceptos desarrollados y al final nos ayuda asimismo a conocer la índole peculiar de tales
equivalentes en la temprana etapa del desarrollo.
Como no podemos detenernos con detalle en el curso de la investigación, trataremos directamente
los principales resultados obtenidos, que nos darán la respuesta a la cuestión que nos interesa.
Uznadze supone que la característica general del niño de tres años consiste en que las palabras
utilizadas por él provocan imágenes visuales-directas íntegras, no diferenciadas de los objetos que
son significado de estas palabras.
Así pues, el niño de tres años no emplea conceptos verdaderos, en el mejor de los casos utiliza
determinados equivalentes de los mismos en forma de imágenes representativas integrales y no
diferenciadas. El niño de cuatro años avanza considerablemente en ese sentido, es decir, en el
desarrollo de la formación de conceptos. Uno de los más grandes méritos de la investigación de
Uznadze estriba en que sigue paso tras paso, año tras año, el proceso interno de los cambios que
se producen en la estructura del significado de las palabras infantiles.
Carecemos de la posibilidad de exponer el curso de ese desarrollo año tras año; nos interesa tan
sólo la deducción final. Uznadze dice que a los siete años por fin predominan claramente en el niño
las formas del pensamiento en desarrollo. Los conjuntos fónicos se convierten, en un 90% en
verdaderas palabras en 85 cuyo significado no figura, por regla general, una representación
íntegra, sino, ante todo, los correspondientes indicios singulares. Esto se manifiesta, sobre todo, en
los experimentos de generalización, en los cuales el proceso transcurre en un 84% a base de la
similitud de los indicios singulares. A los siete años, el niño alcanza un nivel de desarrollo que le
capacita para entender y elaborar por primera vez nuestros procesos mentales. Así, pues, la
verdadera madurez escolar se alcanza sólo al final del séptimo año de vida. Tan sólo a esa edad,
el niño es capaz de comprender y elaborar las operaciones mentales; hasta esa edad utiliza tan
sólo los equivalentes de nuestros conceptos pertenecientes al mismo círculo de objetos pero con
otro significado. El autor no analiza la peculiaridad de los significados infantiles, pero el hecho de
señalar el carácter integral, concreto y en imágenes, no diferenciado de esas formaciones nos
permiten aproximadas con las formas del pensamiento en complejos descubiertas en nuestros
experimentos.
Gracias a una investigación más profunda, Uznadze logró demostrar que las peculiaridades del
pensamiento, atribuidas antes por los investigadores al niño de edad temprana, predominan de
hecho hasta la edad de ocho años. En ello radica el mérito fundamental del trabajo de Uznadze.
Consiguió demostrar que en los casos de aparente predominio del pensamiento lógico sólo existen
equivalentes de nuestros conceptos que admiten el intercambio de ideas, pero no la aplicación
adecuada de las operaciones correspondientes.
Estos equivalentes atribuidos al niño de edad temprana han sido reconocidos por los
investigadores hace mucho tiempo. Stern (1922-1926), por ejemplo, que en su estudio del lenguaje
infantil, cita a W. Ament (1899), establece que desde el principio en el lenguaje infantil los símbolos
no se diferencian en conceptos individuales y genéricos. El niño comienza más bien con ciertos
preconceptos sólo a base de los cuales se van desarrollando paulatinamente los dos tipos que nos
interesan. Sin embargo, a diferencia de Ament, Stern da un paso decisivo hacia delante y hace la
29
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
siguiente afirmación: al hablar en general sobre los conceptos damos una interpretación lógica a
los primeros significados verbales.
Semejante afirmación, sin embargo, debe rechazarse enérgicamente. Parecen conceptos sólo en
apariencia. Desde el punto de vista psicológico su aparición es del todo alógica, se apoya en
funciones mucho más primitivas que la función de formar conceptos. Son cuasi o
pseudoconceptos. Stern, analizando los pseudoconceptos, llega a la conclusión de que las
primeras palabras son simplemente símbolos de familiaridad, es decir, aquello que Groos, calificó
de concepto potencial. Es así como explica Stern el cambio del significado de las palabras en la
temprana edad, del que ya hemos hablado. En el análisis posterior, Stern llega a la conclusión de
que en el niño se forman los primeros conceptos individuales referidos a un objeto concreto,
determinado. El muñeco es para el niño siempre el mismo, el juguete predilecto, la madre es
constantemente la misma persona que le atiende y satisface sus deseos, etc.
Basta con fijarse en los ejemplos dados por Stern para comprender que el concepto individual, tal
como él lo comprende, se basa exclusivamente en el reconocimiento de la identidad de un mismo
objeto, operación que es también propia 86 de los animales y que de ningún modo permite hablar
del concepto en el verdadero sentido de la palabra.
En cuanto a los conceptos genéricos que abarcan un grupo de objetos, Stern considera que
precisan de un plazo más largo de desarrollo. Al principio están sólo en una etapa preparatoria que
abarca la pluralidad concreta de ejemplares iguales, pero no la comunalidad abstracta de los
indicios. Stern los califica de conceptos múltiples. Afirma que el niño ya sabe que el caballo no es
tan sólo un ejemplar único, singular, sino que existe en multitud de ejemplares.
Sin embargo, el niño cuando habla se refiere siempre a uno u otro ejemplar que en aquel momento
es objeto de su percepción, recuerdo o espera. Abandona cada nuevo ejemplar junto a otros
muchos antes percibidos, pero no los subordina todavía a un concepto general. Nuestra
experiencia nos permite deducir que tan sólo en el cuarto año de su existencia alcanza el niño ese
punto de desarrollo.
Nuestras investigaciones nos han convencido de que en el niño la función primaria de la palabra es
la de indicar un objeto determinado. Consideramos por ello que esos conceptos múltiples son
como un gesto verbal indicativo que se refiere cada vez al ejemplar concreto de uno u otro objeto.
Al igual que con ayuda del gesto indicador se puede llamar la atención sólo a un cierto objeto, el
niño gracias a la ayuda de las primeras palabras se refiere cada vez a un ejemplar concreto de
algún grupo general.
¿Cómo se manifiesta, entonces, el verdadero concepto? Pues en el simple hecho de que el niño
reconoce la semejanza o la pertenencia de los diversos ejemplares a un mismo grupo, aunque
esto, como hemos dicho antes, es propio de las etapas más primitivas de desarrollo y de los
animales. Sabemos que el mono, en caso necesario, utiliza en calidad de palo diversos y variados
objetos que incluye, por similitud de indicios, en el mismo grupo. La afirmación de Stern de que un
niño de cuatro años domina los conceptos generales queda totalmente refutada por las
investigaciones de Uznadze, antes citadas. Stern, basándose en una semejanza externa, atribuye
al niño un desarrollado pensamiento lógico, tesis que, a nuestro juicio, es la consecuencia directa
del logicismo del lenguaje infantil, del intelectualismo, que es el defecto más fundamental de la
gran investigación de Stern.
El mérito de Uznadze radica en haber mostrado hasta qué punto carece de fundamento atribuir la
formación de conceptos generales a niños de tan temprana edad. Uznadze añadió tres-cuatro años
a la edad señalada por Stern. Pese a ello, creemos que comete un error esencial, análogo al de
Stern, pues considera como conceptos auténticos las formaciones parecidas a ellos. Es cierto que
el niño, hacia los siete años, avanza sensiblemente en el desarrollo de sus conceptos. Cabría decir
que es precisamente entonces cuando pasa de las imágenes sincréticas al pensamiento en
complejos, de las formas inferiores del pensamiento en complejos a los pseudoconceptos. Pero lo
30
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
que Uznadze destaca como indicios concretos generales, como síntoma único de formación de
conceptos en niños de siete años, no es otra cosa que un concepto potencial o pseudoconcepto.
La existencia de un indicio general no constituye en modo alguno un concepto, aunque 87 supone
un paso muy importante para su desarrollo. Nuestras investigaciones, que han puesto de
manifiesto la compleja multiplicidad genética de las formas en el desarrollo de los conceptos, nos
permiten afirmar que el análisis hecho por Uznadze tampoco es completo, que ni a los siete años
domina el niño la formación de conceptos, aunque da un paso muy importante en tal sentido.
Apartado 32
Las valiosas investigaciones de J. Piaget 26 sobre el lenguaje y el pensamiento del niño, sus
juicios y conclusiones no dejan ningún lugar para la duda. Dichas investigaciones (1932) marcan
una época en el estudio del pensamiento del escolar y han desempeñado en ese sentido el mismo
papel que tuvieron en su tiempo las investigaciones de Stern y otros autores en el estudio de la
temprana infancia.
Mediante unas investigaciones muy profundas e ingeniosas, Piaget consiguió demostrar que las
formas del pensamiento en la primera edad escolar, a pesar de su aparente similitud con el
pensamiento lógico, son, de hecho, operaciones cualitativamente distintas del pensamiento lógico.
Imperan en ellas otras leyes que se diferencian de manera muy esencial por su estructura, función
y génesis del pensamiento lógico abstracto, cuyo desarrollo, propiamente dicho, comienza tan sólo
cuando acaba la primera edad escolar, es decir, a los doce años.
A J. J. Rousseau le gustaba repetir, como dice Piaget, que «el niño no es un adulto pequeño», que
tiene sus propias necesidades y su mente está adaptada a ellas. Toda la investigación de Piaget
sigue esa línea fundamental, intenta demostrar, así mismo, que tampoco en relación con su
pensamiento es el niño un adulto pequeño, que el desarrollo de su pensamiento, cuando pasa de
la primera edad escolar a la segunda, no consiste tan sólo en el crecimiento cuantitativo, en el
enriquecimiento y ampliación de las mismas formas que predominan en el primer período.
Al analizar el pensamiento del escolar y del adolescente, Piaget establece una serie de diferencias
cualitativas y demuestra que todas esas peculiaridades constituyen un todo que tiene su origen en
una causa básica y general.
A nuestro juicio, E. Claparéde, en el prólogo al trabajo de Piaget, valora correctamente su enorme
mérito: Piaget plantea el problema del pensamiento infantil y su desarrollo como un problema
cualitativo. Podemos definir, dice Claparéde, la nueva concepción a la que nos lleva Piaget como la
antitesis a la opinión generalmente admitida casi siempre en silencio. El pensamiento infantil se
estudiaba, por regla general, desde el punto de vista cuantitativo; Piaget, en cambio, lo plantea
como un problema cualitativo. Se consideraba habitualmente que el desarrollo del niño es
resultado de un determinado número de sumas y restas, la adquisición de nuevas experiencias y
eliminación de ciertos errores, Piaget, en cambio, demuestra que el intelecto del niño cambia
gradualmente de carácter. Si la mente infantil parece a menudo incomprensible en comparación
con la mente del adulto, dice Claparéde, la causa de ello no radica en que tiene más o menos 88
elementos o bien a que su cerebro está lleno de prominencias o hendiduras, se debe a que es otro
tipo de pensamiento, que el adulto en su desarrollo ha sobrepasado hace tiempo.
Vemos, por tanto, que en el problema de la investigación que nos interesa, Piaget continúa
directamente el trabajo iniciado por otros autores en relación inmediata con la investigación de
Uznadze. Piaget comienza por lo que acaba Uznadze y, diríase, que analiza sus deducciones. En
efecto, a partir de los siete años, el pensamiento del niño experimenta un gran avance, ya que
pasa de los nexos subjetivos sincréticos a los complejos objetivos muy afines a los conceptos del
adulto. Debido a ello, puede tenerse la impresión de que el niño, a los siete años, piensa como un
adulto, que es capaz de hacer las mismas operaciones mentales. Pero esto, como demuestra
Piaget, no pasa de ser una ilusión.
31
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
No tenemos posibilidades de analizar con detalle el curso de su razonamiento; debemos limitarnos
a unas cuantas deducciones básicas que pueden estar directamente relacionadas con nuestro
tema. La deducción general a la que llega Piaget es la siguiente: tan sólo hacia los once-doce años
aparece el pensamiento formal. Entre los siete-ocho años y los once-doce años hay sincretismo;
las contradicciones ya se producen exclusivamente en el plano del pensamiento verbal, sin
contacto con la observación directa. Solamente a eso de los once-doce años cabe hablar en
realidad de la experiencia lógica del niño. Sin embargo, a la edad de siete-ocho años se produce
un gran avance, ya que las formas del pensamiento lógico aparecen en el terreno del pensamiento
visual-directo.
De ese modo tan esquemático podemos presentar los resultados fundamentales de la
investigación de Piaget. Los datos por él expuestos demuestran que el pensamiento del niño (si
dejamos aparte el del bebé) pasa por tres grandes fases. En la infancia temprana y en la edad
preescolar su pensamiento tiene carácter egocéntrico, a base de impresiones globales,
coherentes, figurativas, que se califican habitualmente de sincréticas. Domina en su lógica la
precausalidad. Hacia los siete-ocho años, el pensamiento infantil experimenta un cambio sensible:
desaparecen las peculiaridades del pensamiento temprano y el pensamiento del niño se estructura
de forma más próxima a la lógica. Dichas peculiaridades, sin embargo, no desaparecen del todo,
se trasladan a una nueva esfera, a la esfera del pensamiento puramente verbal.
Diríase que el pensamiento del niño se divide ahora en dos grandes esferas. En el terreno del
pensamiento visual-directo y activo el niño ya no manifiesta las peculiaridades que existían en la
primera etapa de su desarrollo, pero en el terreno del pensamiento puramente verbal el niño sigue
cautivo del sincretismo, no domina todavía las formas lógicas del pensamiento. Piaget denomina
esta ley básica como la ley del desplazamiento. Con ayuda de esta ley, intenta explicar las
peculiaridades del pensamiento en la primera edad escolar.
El rasgo fundamental de dicha ley radica en que el niño es consciente de sus propias operaciones
y las transfiere del plano de la acción al plano del lenguaje. Cuando hace dicha transferencia, es
decir, al reproducir verbalmente sus operaciones, el niño vuelve a tropezar con las mismas
dificultades ya superadas en el 89 plano de la acción y es entonces cuando tiene lugar el
desplazamiento entre las dos formas distintas de asimilación. Las fechas serán diversas, pero el
ritmo seguirá siendo análogo. El desplazamiento entre el pensamiento y la acción se produce
siempre y ofrece inmensas posibilidades para entender la lógica del niño. Encierra la clave para
explicar todos los fenómenos descubiertos por nuestras investigaciones.
Piaget considera que la peculiaridad del pensamiento del escolar consiste en que el niño traslada
al plano verbal, al plano del pensamiento verbal las mismas operaciones que había dominado en el
plano de la acción; gracias a ello, el curso del desarrollo del pensamiento no está supeditado a la
continuidad y gradualidad que le atribuían los asociacionistas I. Ten y T. Ribot; pone de manifiesto,
al contrario, el retorno, la interferencia y las transiciones de diversa duración. Todas las
peculiaridades del pensamiento del niño de temprana edad no desaparecen del todo. Han
desaparecido tan sólo del plano de su pensamiento concreto, se han desplazado al plano del
pensamiento verbal y es allí donde se manifiestan.
Cabría formular del siguiente modo la ley del desplazamiento: el escolar manifiesta en el plano del
pensamiento verbal las mismas peculiaridades y diferencias con la lógica del adulto que el
preescolar en el plano del pensamiento visual-directo y activo. El escolar piensa del mismo modo
como el preescolar actúa y percibe.
Piaget aproxima con esa ley del desplazamiento la ley de toma de conciencia establecida por
Claparéde para el desarrollo intelectual del niño. En una investigación especial, Claparéde procuró
establecer cómo se desarrolla en el niño la toma de conciencia de las semejanzas y diferencias.
Ha establecido que el niño toma conciencia de las diferencias antes que de las semejanzas. En el
plazo de la acción se adapta antes y más fácilmente a las situaciones similares que a las
diferentes. Así, pues, en su acción, reacciona antes a la similitud que a la diferencia. Y, por el
32
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
contrario, la diferencia de los objetos le produce un estado de inadaptación y justamente esta
inadaptación obliga al niño a tomar conciencia del problema. Sobre esta base, Claparéde deduce
la siguiente ley general: tomamos conciencia de las cosas a medida que fracasa nuestra
adaptación a ellas.
La ley del desplazamiento no explica por qué y cómo se desarrolla el pensamiento cuando el niño
pasa de la edad preescolar a la escolar y nos demuestra que tan sólo cuando nace en el niño la
necesidad de tomar conciencia de sus operaciones y de su inadaptación es cuando empieza a
tomar conciencia de ellas. Piaget ha demostrado el inmenso papel que desempeñan los factores
sociales (expresión usada por él) en el desarrollo de la estructura y de las funciones del
pensamiento infantil; cómo el razonamiento lógico del niño se desarrolla bajo la influencia directa
de la controversia, de la discusión que aparece en el colectivo infantil; tan sólo entonces, cuando
surge la necesidad social de probar la certeza del propio pensamiento, de argumentarlo, motivarlo,
empieza el niño a razonar por sí mismo, a utilizar tales operaciones. La reflexión lógica, afirma
Piaget, es una discusión consigo mismo, que reproduce en el aspecto interno el debate real. Por
ello es completamente natural que el niño domine antes sus operaciones externas, 90 su
pensamiento visual-directo activo, que sea capaz de tomar conciencia de ellos y dirigirlos, antes de
dominar las operaciones de su pensamiento verbal. Piaget supone que no es exagerado decir que
el pensamiento lógico no existe antes de los siete-ocho años, pero que incluso a esa edad aparece
tan sólo en el plano del pensamiento concreto, mientras que en el plano del pensamiento verbal el
niño sigue estando en la etapa prelógica de su desarrollo.
Para que el niño llegue al pensamiento lógico se precisa un mecanismo psicológico
extremadamente interesante cuyo desarrollo descubrió Piaget en sus investigaciones. El
pensamiento lógico sólo se hace posible cuando el niño domina sus operaciones mentales, las
supedita, las regula y dirige. Según Piaget es un error identificar todo pensamiento con el
pensamiento lógico. Este último se distingue por su carácter esencialmente nuevo en comparación
con otras formas del pensamiento. Piaget dice que el pensamiento lógico es la experiencia del
hombre de autodirigirse como ser pensante, experiencia análoga a la utilizada por el hombre para
guiar su conducta moral. Se trata, por consiguiente, de un esfuerzo para tomar conciencia de las
propias operaciones y no sólo de sus resultados, para determinar si concuerdan entre sí o se
contradicen. En ese sentido el pensamiento lógico se diferencia de otras formas de pensamiento.
En su acepción corriente, dice Piaget, que el pensamiento es la percepción de ciertas realidades y
la toma de conciencia de estas realidades, mientras que el pensamiento lógico presupone tomar
conciencia y dirigir el propio mecanismo estructural.
Por tanto, el pensamiento lógico se caracteriza, ante todo, por su dominio y regulación. Piaget
compara del siguiente modo la experiencia mental con la lógica: nuestra experiencia mental
necesita hechos para obtener resultados. La necesidad procedente de la experiencia lógica es
debida a la concordancia mutua entre las operaciones. Se trata de una necesidad moral, deducida
de la obligación de seguir siendo fiel a sí mismo. Por ello el pensamiento de un niño' entre los ocho
y los doce años tiene doble índole.
El pensamiento relacionado con la realidad, con la observación directa, lógico, pero el pensamiento
lógico-formal, todavía es inaccesible para el niño. Sin embargo, a los once-doce años el modo de
pensamiento del niño se aproxima un poco al pensamiento del adulto o, en todo caso, al de un
adulto inculto. Tan sólo hacia los doce años aparece el pensamiento lógico que presupone
obligatoriamente la toma de conciencia y el dominio de las operaciones del pensamiento como
tales. Se trata del indicio más esencial desde el punto de vista psicológico, destacado por Piaget,
en el desarrollo del pensamiento lógico. Según Piaget, el factor que condiciona la nueva toma de
conciencia es el social y la incapacidad del niño para el pensamiento formal se debe al
egocentrismo infantil.
Alrededor de los doce años, la nueva orientación de la vida social plantea ante el niño tareas
totalmente nuevas. Vemos en ello un ejemplo clarísimo de cómo la realidad circundante le plantea
problemas cada vez nuevos que exigen por su parte adaptación mental, cómo en el proceso de la
33
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
solución de dichos problemas el niño domina el contenido cada vez nuevo de su pensamiento y
cómo el nuevo contenido le impulsa al desarrollo de formas nuevas. 91
La mejor y más evidente prueba de esto es la dependencia que existe entre el desarrollo de las
discusiones en el colectivo infantil, la necesidad de aducir pruebas y argumentarlas, la necesidad
de fundamentar y confirmar la propia idea y el desarrollo del pensamiento lógico-formal, Partiendo
de ello, Piaget dice que gracias a la ley del desplazamiento, el test de Binet-Simon 27 sobre los
tres hermanos resulta comprensible al niño tan sólo a los once años aproximadamente, es decir,
cuando comienza el pensamiento formal. Piaget opina que si el test mencionado se representara
ante el niño en vez de ser contado, si se le presentaran los personajes concretos, no cometería
ningún error. Se confunde cuando intenta razonar.
La toma de conciencia de las propias operaciones está directa e íntimamente vinculada con el
lenguaje. Por eso –observa Piaget– el lenguaje constituye un momento de tanta importancia:
señala la toma de conciencia. Por este motivo debemos prestar la máxima atención al estudio de
las formas del pensamiento verbal del niño.
Apartado 33
Nos queda por mencionar un momento esencial que impide desde el aspecto psicológico, la
aparición del pensamiento abstracto a esa edad. Las investigaciones demuestran que un niño en
edad escolar no es suficientemente consciente de sus propias operaciones mentales y por ello no
puede dominarlas en plena medida. Es poco capaz para la observación interior, la introspección.
Los experimentos de Piaget lo han demostrado con toda claridad. Gracias tan sólo a la presión de
la discusión y las objeciones, el niño intenta justificar su opinión ante los demás y empieza a
observar su propio pensamiento, es decir, a buscar y a diferenciar, con ayuda de la introspección,
los motivos que le guían y la orientación que está siguiendo. En su intento de confirmar su
pensamiento ante los demás, empieza a confirmarlo también para sí. En el proceso de adaptación
a los demás se va conociendo a sí mismo.
Piaget, valiéndose de un método especial, trató de precisar la capacidad del escolar para la
introspección. Planteaba al niño pequeños problemas y después de recibir la respuesta le
preguntaba: «Cómo has llegado a esa conclusión?» o bien «Qué te decías a ti mismo para dar con
la respuesta?». Las pruebas más adecuadas para este experimento eran unos simples problemas
aritméticos que permitían seguir, por una parte, el camino recorrido por el niño para dar la
respuesta, y por otra, conseguir que la introspección se convirtiera en algo accesible para él, ya
que podía explicar con suma facilidad el curso de su razonamiento.
Valiéndose de pequeños problemas aritméticos, Piaget estudió a 50 niños entre siete y diez años.
Quedó sorprendido por la dificultad con que respondían a la pregunta sobre cómo habían llegado a
la solución indiferentemente si era errónea o correcta. El niño no era capaz de reproducir el camino
que siguió su pensamiento. Una vez dada la solución buscaba una nueva. Diríase que el niño
resolvía el problema del mismo modo que resolvemos nosotros un problema empírico 92 con
ayuda de diversas manipulaciones, es decir, tomando conciencia de cada resultado, pero sin
orientar ni controlar las operaciones por separado y, sobre todo, sin captar por medio de la
introspección todo el curso del pensamiento.
Diríase que el niño no era consciente de sus propias ideas o que, en todo caso, era incapaz de
observarlas. Recordemos un ejemplo más. Se pregunta a un niño: «Cuánto será cinco veces más
deprisa que cincuenta minutos?». El niño responde: «cuarenta y cinco minutos». La investigación
demuestra que el niño en vez de comprender «cinco veces más deprisa», entendió cinco más
deprisa. Cuando se le pregunta cómo obtuvo tal resultado no sabe explicar el curso de su
pensamiento ni decir siquiera que restó cinco de 50. Contestó: «Estuve buscando». O bien «Me
salió 45». Si el investigador insiste en la explicación, si intenta que exponga el curso de su
pensamiento, el niño describe alguna nueva operación del todo arbitraria y adaptada de antemano
34
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
a la respuesta de «45». Por ejemplo, uno de los niños respondió: «Calculé 10 + 10 + 10 + 10, luego
añadí 5».
Aquí tenemos un claro ejemplo de que el niño no es todavía consciente de sus operaciones
internas y, por consiguiente, incapaz de dirigirlas, de aquí su incapacidad para el razonamiento
lógico. Así, pues, la autoobservación, la percepción de los propios procesos internos es un factor
imprescindible para dominarlos.
Conviene recordar que todo el mecanismo de dirección y dominio de la conducta, empezando por
las excitaciones proprioceptivas, producidas por cualquier movimiento y acabando por la
autoobservación, se basa en la autopercepción, en el reflejo de los propios procesos del
comportamiento. Por ello, el desarrollo de la introspección significa un avance importantísimo en el
desarrollo del pensamiento lógico, el pensamiento lógico es obligatoriamente consciente y,
además, se basa en la introspección. Ahora bien, la propia introspección se desarrolla tardíamente,
sobre todo, por la influencia de los factores sociales, por la influencia de los problemas que la vida
plantea ante el niño y por su propia incapacidad para resolver problemas cada vez más complejos.
Apartado 34
No es nada sorprendente, por tanto, que un escolar que domina aparentemente el mecanismo del
pensamiento lógico no domine, sin embargo, la lógica en el verdadero sentido de la palabra.
Observamos en ello un paralelismo muy interesante con la ley general del desarrollo infantil del
niño: habitualmente, el niño domina antes las formas externas de alguna operación mental que su
estructura interna. El niño empieza a contar mucho antes de entender lo que significa el contento y
lo utiliza conscientemente. En su lenguaje figuran conjunciones como «porque», «aunque», «en
caso de» mucho antes de surgir en su pensamiento la idea de la causalidad, de la
convencionalidad y la contraposición. Lo mismo que el desarrollo gramatical del lenguaje infantil va
por delante del desarrollo de las 93 categorías lógicas correspondientes a dichas estructuras
lingüísticas, así también el dominio de las formas externas del pensamiento lógico, aplicado, sobre
todo, a situaciones externas concretas en el proceso del pensamiento visual-directo y activo va por
delante del dominio interno de la lógica. Piaget, por ejemplo, logró demostrar en investigaciones
especiales que las conjunciones adversativas no son plenamente comprendidas por los niños
hasta los once-doce años, aunque figuran mucho antes en su lenguaje. Incluso más, en algunas
situaciones muy concretas son utilizadas por el niño correctamente.
La investigación especial ha demostrado que conjunciones como «aunque», «pese a», «incluso
si», etc., son asimiladas muy tarde por el niño en su verdadero sentido. El estudio de frases que
necesitaban ser completadas después de las conjunciones correspondientes demostró, por término
medio, un resultado positivo en un 96% entre niñas de trece años.
A. N. Leontiev 28, aplicando el método correspondiente de Piaget, también elaboró frases que el
niño tenía que terminar después de las conjunciones causales, adversativas, etc. A los niños se les
planteó 16 tareas que tenían que realizar.
He aquí los resultados cuantitativos de la investigación de un grupo de escolares; según dichos
datos tan sólo en el IV año el niño domina definitivamente las categorías lógicas y las relaciones
correspondientes a las conjunciones «porque», «aunque». Así, en el IV año de la escuela
investigada fue correctamente resuelto un 77,7% de las frases con las conjunciones «porque» y
«aunque».
Como se sabe, la solución de cualquier tarea se considera posible para una u otra edad cuando el
75% de lo niños la resuelven. Es cierto, sin embargo, que los niños del grupo investigado tenían
entre once y quince años; la edad media era de doce a trece años. Vemos, por tanto, que tan sólo
a esa edad el niño medio 29 domina definitivamente las relaciones causales y adversativas en
situaciones muy concretas.
35
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
Es sumamente interesante el alcance de dichos datos. El número mínimo de soluciones dadas por
los niños del grupo investigado por nosotros era de un 20% y el máximo del 100%. Ejemplos
aislados de soluciones fallidas demuestran hasta qué punto hace coincidir el niño la forma lógica
con los pensamientos aproximados por él sincréticamente. Así, por ejemplo, el niño que ha
resuelto la tarea en un 55%, escribe: «Kolia decidió ir al teatro porque aunque no tenía dinero». (Si
se pincha a un elefante con una aguja, no sentirá dolor, aunque a todos los animales les duele
porque ellos no lloran.» «El carro se cayó y se rompió, aunque lo construirán de nuevo.» «A oír la
campana todos se fueron a la asamblea porque aunque estaban reunidos.» Otro niño que había
cumplido la tarea en un 20% escribe: «Si se pincha a un elefante con una aguja, no se le hará
daño aunque tiene la pie( gruesa». «El carro se cayó y se rompió aunque no todo.» El niño que
cumplió la tarea en un 25% escribe: «Kolia decidió ir al teatro aunque tenía dinero». «El piloto
volaba en un avión y se cayó aunque no tenía suficiente gasolina.» «El niño que está en III año
cuenta todavía mal, porque no puede contar». «Cuando te pinchas un dedo te duele porque lo has
pinchado.» «El carro se cayó y se rompió aunque estaba roto», etc. El niño que cumplió la tarea en
un 20% 94 escribe: «El carro se cayó y se rompió aunque se le rompió una rueda». (Si se le pincha
al elefante con una aguja no le dolerá aunque tiene la piel gruesa», etc.
Esos ejemplos nos demuestran hasta qué punto el niño aproxima por asociación, sincréticamente,
dos pensamientos realmente relacionados entre sí: el grosor de la piel del elefante y el efecto
indoloro del pinchazo, la rueda rota y la caída del carro. Pero le resulta difícil determinar la relación
de dos ideas como una relación lógica. Por ello los «porques» y «aunques» cambian de lugar. Es
frecuente hallar en una misma frase el «porque» y el «aunque» como en los ejemplos arriba
tirados.
Apartado 35
Queremos mostrar en un ejemplo concreto esa peculiaridad en el modo del pensamiento en la
primera edad escolar que es un vestigio de los defectos del pensamiento del niño de temprana
edad y que lo diferencia del pensamiento del adolescente. Nos referimos al sincretismo verbal,
rasgo descrito por Piaget, que distingue el pensamiento del escolar. Para Piaget, el sincretismo es
la agrupación indiscriminada de las más diversas impresiones recibidas simultáneamente por el
niño, que constituyen el núcleo primario de su percepción. Por ejemplo, cuando a un niño de cinco
años se le pregunta: «Por qué no se cae el sol», el niño responde: «Porque es amarillo». «¿Por
qué nos calienta?». «Porque está alto». «Porque hay nubes alrededor de él». Todas esas
impresiones percibidas simultáneamente por el niño confluyen en una sola imagen sincrética; esas
relaciones primarias sincréticas sustituyen los nexos y las relaciones desarrolladas y diferenciadas,
temporales y espaciales, causales y lógicas.
El niño de la primera edad escolar, como dijimos ya, elimina el sincretismo en el campo del
pensamiento visual-directo y práctico, pero traslada esa peculiaridad al terreno del pensamiento
abstracto o verbal. A fin de estudiar esa peculiaridad, Piaget proponía a escolares comprendidos
entre los ocho y once años 10 refranes y 12 frases. El niño debía aplicar a cada refrán una frase
que expresara la misma idea del refrán pero dicha de otro modo. Dos frases de las 12 no
guardaban ninguna relación por su sentido con los refranes propuestos y el niño tuvo que
suprimirlas. Se hizo evidente que los niños relacionaban los refranes y las frases no por el vínculo
objetivo de las ideas, no por el significado abstracto en ellas contenido, sino por la relación
sincrética, en imagen o verbal. El niño juntaba dos sentidos distintos siempre que tuvieran algún
momento común de imagen y construía un nuevo esquema sincrético en el cual incluía ambas
ideas. Por ejemplo, un niño de ocho años y ocho meses elige para el refrán «Cuando el gato se va
los ratones bailan» la siguiente frase: «Algunas personas trajinan mucho, pero no hacen nada». El
niño comprende el sentido de cada una de esas expresiones si se le presentan por separado, pero
ahora dice que significan lo mismo. «¿Por qué significan lo mismo?». «Porque figuran en ellas casi
las mismas palabras» », Qué significa, entonces, "algunas personas".., etc.?». «Significa que
algunas personas 95 trajinan mucho pero después no pueden hacer nada porque están demasiado
cansadas. Hay algunas personas que se agitan mucho, lo mismo que los gatos cuando corren tras
36
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
las gallinas y los polluelos. Después descansan en la sombra y duermen. Hay también muchas
personas que corren mucho, pero que ya después no pueden correr más y se acuestan».
El niño en vez de unir y generalizar dos ideas por su significado objetivo las asimila y funde en una
sola imagen sincrética, deformando el significado objetivo de ambas frases.
Nuestros colaboradores, bajo la dirección de A. N. Leontiev, llevaron a cabo diversas y
sistemáticas investigaciones en escuelas de primer grado para niños normales y mentalmente
retrasados. Las investigaciones han demostrado que cuando el sincretismo verbal se estudia en
condiciones experimentales especiales se hace evidente que se trata de una peculiaridad del
pensamiento infantil a lo largo de la edad escolar. Leontiev modificó el test de Piaget: sus frases
tenían una especie de trampa, porque introducía en ellas palabras o imágenes comunes con los
refranes con los que no guardaban ninguna relación por su sentido. Gracias a ello, el experimento
nos proporcionó datos concentrados, por decirlo así, que nos proporcionaban una manifestación
muy exagerada del sincretismo verbal del escolar. Logramos establecer un hecho extremadamente
interesante: el sincretismo verbal se manifiesta en el niño tan sólo cuando el test presentado ofrece
especiales dificultades para el pensamiento infantil. Piaget indicaba que el test iba dirigido a
escolares comprendidos entre los once y dieciséis años de edad, es decir, resultaba accesible, tan
sólo a los adolescentes. Sin embargo, utilizándolo a una edad más temprana obtenemos la
posibilidad de hacer un corte genético del intelecto durante la solución de una misma tarea y
observar lo nuevo que aparece en el intelecto cuando se le hace factible la solución. La dificultad
del test presentado consiste en que exige un pensamiento abstracto en forma concreta.
Las investigaciones comparativas demuestran que si se plantearan al escolar tareas análogas,
pero con el objetivo de relacionar por separado frases con sentido concreto y tesis con sentido
abstracto, él resolvería tanto lo uno coma lo otro. En este caso, sin embargo, la dificultad radica en
que el refrán y la frase se estructuran de manera directa con una imagen concreta, pero la relación
o el nexo que se debe establecer entre ellos es abstracto. El refrán debe ser comprendido
simbólicamente, pero la referencia simbólica del sentido con otro contenido concreto exige un
entrelazamiento tan completo del pensamiento abstracto y concreto que sólo es accesible al
adolescente.
Debemos decir que estos datos experimentales no se pueden generalizar, no deben considerarse
absolutos ni aplicables a todo el pensamiento del escolar. Sería absurdo decir que el escolar no es
capaz de relacionar dos ideas o reconocer un significado idéntico en dos expresiones verbales
guiándose únicamente por el sentido figurado de uno y otro. Tan sólo en condiciones
experimentales, específicas, con ayuda de trampas, en un entremezclamiento particularmente
difícil del pensamiento abstracto y concreto se revela esa peculiaridad como rasgo dominante del
pensamiento. 96
Los niños mentalmente atrasados, cuando llegan a la edad de transición, siguen haciendo las
mismas interpretaciones que un escolar normal en la primera edad escolar.
He aquí unos cuantos ejemplos. Para el refrán (Si todos donaran un hilo, el pobre llevaría camisa»,
un niño de trece años (su edad mental corresponde a diez) elige la siguiente frase: «No te metas a
sastre si jamás tuviste un hilo en las manos». Explica lo dicho por la mención del hilo en ambas
frases. El refrán «No te sientes en trineo ajeno» lo interpreta diciendo: «En invierno se viaja en
trineo y en verano se utiliza el carro». Aclara su idea diciendo: «El trineo sirve para el invierno y
aquí los tenemos».
Es frecuente que el niño explique sus motivos no por el proceso de aproximación, sino por una
frase aislada. Es muy significativo que el niño comprenda correctamente cada frase por aislado,
pero le resulta muy difícil establecer una relación entre ellas. Suponemos que el pensamiento en
imágenes que sigue imperando en el intelecto verbal, no sirve para establecer la relación. Por
ejemplo, el refrán «No es oro todo lo que reluce» es interpretado del siguiente modo por un niño de
trece años y diez meses: «El oro pesa más que el hierro» y explica: «El oro brilla, pero el hierro
37
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
no». Un niño de doce años elige para el refrán (Si todos donaran un hilo, el pobre llevaría camisa»,
la frase: «No hay que dejar para mañana lo que puedas hacer hoy» y explica porque si no tiene
camisa, no hay que perder tiempo, hay que darse prisa y hacerla». Otro niño de trece años y cinco
meses para el refrán «El hierro se forja cuando está caliente» elige la siguiente frase: «Un herrero
que trabaja sin prisa suele hacer más que otro que se apresura. Aquí se habla de un herrero».
Vemos, por canto, que la comunidad del tema, de las imágenes, resulta ser suficiente para unir dos
frases de hecho heterogéneas que afirman dos ideas opuestas y se contradicen mutuamente: una
afirma que es preciso apresurarse y la otra que no se debe tener prisa. El niño identifica a las dos,
pero no percibe la oculta contradicción y se guía exclusivamente por la imagen común del herrero
que une ambas frases.
Vemos, por tanto, que la dificultad de establecer la relación, la indiferencia ante la contradicción, la
aproximación sincrética subjetiva, y no objetiva, son características inherentes al pensamiento
verbal del escolar lo mismo que el pensamiento visual-directo es propio del preescolar. El nexo
asociativo frecuentemente tiene una sencilla argumentación: «Porque tanto aquí como allá se
habla de oro». «En las dos partes se habla de trineo.» Ese mismo niño para el refrán «El que va
despacio, llega antes» elige la siguiente frase: «El trabajo que resulta difícil para uno, se realizará
fácilmente con el esfuerzo colectivo» y explica: «Para uno le es difícil realizar una tarea y el caballo
está solo, se fatiga, por eso camina despacio».
Otro niño de trece años y nueve meses explica el refrán «El que va despacio, llega antes»,
eligiendo la frase: «En invierno se viaja en trineo y durante el verano lo hacen en coche» y explica
a continuación: «Es más fácil para el caballo llevar un trineo, lo hace sin apresurarse, pero rápido».
Este niño nos ofrece un magnífico ejemplo de cómo el pensamiento supera la contradicción,
uniendo diversos 97 elementos de afirmaciones contradictorias. Al relacionar el refrán ya citado
con la frase relativa al herrero, el niño incluye en el esquema sincrético los dos elementos
contradictorios y explica: «El herrero que trabaja sin prisa con el hierro caliente, lo hace mejor».
Otro niño de trece años y cinco meses aplica al refrán «Lo prometido es deuda» la frase ya
mencionada sobre el herrero y explica: «El caballo puede perder la herradura y el herrero entonces
se la pone». Este caso revela claramente el hecho ya señalado por Piaget, es decir, que el niño no
diferencia la argumentación lógica de la real cuando relaciona sus pensamientos, se contenta con
encontrar un nexo efectivo entre el herrero, el viaje y el caballo y ya no piensa más. Los niños
suelen relacionar ideas que a nuestro juicio son totalmente dispares entre sí, de ese modo surge
una relación peculiar que le dio a Blonski motivo para denominar al sincretismo la coherencia
incoherente del pensamiento infantil.
Por ejemplo, un niño de catorce años y siete meses aplicaba al refrán «No te sientes en trineo
ajeno», la frase: ((Si te has ido de viaje, no vuelvas a medio camino». Y explica: «Si te sientas en
trineo ajeno, su dueño te puede echar a medio camino». Es frecuente que en casos semejantes el
significado de la frase se deforma en sentido contrario. El niño no se siente obligado por las
premisas dadas y las modifica para adaptarlas a la conclusión.
Nos limitaremos a dos últimos ejemplos. Un niño de trece años y seis meses para el refrán «No es
oro todo lo que brilla» elige la siguiente frase: «El oro pesa más que el hierro» y explica: «No sólo
brilla el oro, también brilla el hierro». Para el refrán «Si todos donaran un hilo, el pobre llevaría
camisa» elige la siguiente frase: «No te metas a sastre si jamás tuviste un hilo en las manos» y
explica: «Si nunca has cogido una aguja, entonces debes empezar».
Los ejemplos citados, como ya hemos dicho, caracterizan el pensamiento del niño retrasado
mental, aquí sólo vemos la manifestación de las peculiaridades que, en forma oculta, siguen
vigentes también en el escolar normal en una etapa de desarrollo más temprana.
A. N. Leontiev en el curso de esta investigación tropezó con un hecho sumamente importante, por
ejemplo, cuando se le pide al niño que explique los motivos que tiene para relacionar un refrán con
una frase, el niño revisa frecuentemente su decisión. La necesidad de argumentar esa relación, de
38
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
explicarla verbalmente e informar a otro el curso de su razonamiento produce resultados muy
distintos.
Cuando el niño establece la relación sincrética de dos frases y empieza a explicarla en voz alta, él
mismo percibe su error y da una respuesta correcta. Las observaciones hechas demuestran que la
argumentación del niño no se limita a reflejar verbalmente lo hecho por él, sino que reconstruye
todo el proceso de su pensamiento sobre nuevas bases. El lenguaje reconstruye siempre el
proceso, nunca se suma como una fila paralela.
Para comprobar este hecho se hizo una investigación especial: se dieron al niño dos series de
tareas estructuradas según un mismo principio, pero con diverso material. En la primera, el niño
debía relacionar el refrán con una frase y 98 hacerlo para sí, con el apoyo de los procesos del
lenguaje interno; en la segunda serie se le exigía que pensara y razonara en voz alta. La
investigación demostró, como era de esperar, que entre esas dos formas de pensamiento –para sí
y en voz alta– había una enorme divergencia en el escolar. El niño que relacionaba
sincréticamente las frases cuando pensaba para sí, empezaba a relacionar por nexos objetivos
refranes análogos tan pronto como empezaba a explicarlos en voz alta. No pondremos ejemplos.
Nos limitaremos a decir que todo el proceso de resolución cambia radicalmente de carácter tan
pronto como el niño pasa del lenguaje interno al externo (A. N. Leontiev y A. Shein).
Hemos procurado establecer que en la paidología de la edad escolar el lenguaje interno se forma,
en general, sólo al comienzo de dicha edad. Se trata de una forma joven, débil, inestable que no
cumple todavía su función. Por ello, la divergencia entre el lenguaje interno y el externo es el rasgo
más característico del pensamiento del escolar. Para pensar, el escolar debe hablar en voz alta y
ante otro. Sabemos que el lenguaje externo, que sirve como medio de comunicación, se socializa
en el niño antes que el lenguaje interno, no controlado aún por él.
Piaget opina, como ya dijimos, que el niño no domina sus propios procesos del pensamiento y no
es consciente de ellos. La discusión, la necesidad de argumentar, demostrar, es un factor básico
para el desarrollo del pensamiento lógico. Por ello, el lenguaje socializado es, al mismo tiempo,
más intelectual, más lógico.
Vemos, por canto, que en la edad escolar el lenguaje interno no es simplemente el lenguaje en voz
alta, interiorizado, arraigado y carente de la parte exterior. La conocida fórmula de que «el
pensamiento es un lenguaje sin sonido» es una falsa definición de lo que es el pensamiento
interno. La divergencia entre el lenguaje interno y externo del escolar nos demuestra hasta qué
punto el lenguaje interno y externo se estructuran en diferentes bases a esa edad, cómo el
lenguaje interno conserva todavía peculiaridades del pensamiento egocéntrico y opera en el plano
de la aproximación sincrética de las ideas, mientras que el lenguaje externo está ya bastante
socializado, consciente y se orienta a un plano lógico.
Nuestra investigación ya estaba hecha cuando comprendimos que habíamos abordado desde otro
extremo un hecho conocido en la práctica escolar. Recordemos el procedimiento aplicado por
todos los maestros de escuela que obligaban al alumno, que no pudo resolver un problema, a
razonar o a resolver en voz alta. El alumno que resuelve el mismo problema para sí, da una
respuesta absurda; al obligarlo a razonar en voz alta el profesor le enseña a tomar conciencia de
sus propias operaciones, a seguir su curso, orientarlas consecuentemente, dominando así el curso
de sus ideas. Cabría decir que el profesor, al obligarle a resolver el mismo problema en voz alta
traslada el pensamiento del niño del plano sincrético al lógico.
Recordemos la observación de Piaget sobre la debilidad de la introspección del niño en la solución
de los problemas aritméticos. No debemos olvidar que el niño cuando resuelve, da igual que sea
correcta o erróneamente, un 'simplísimo problema aritmético no suele ser consciente de cómo lo
hace, de las operaciones seguidas por él para tal fin, ignora hasta ese punto el curso de sus
propios pensamientos 99 y no sabe dirigirlos. Es frecuente que también a nosotros nos cueste
trabajo comprender la razón de que acuda a nuestra memoria uno u otro acontecimiento.
39
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
En esta etapa, el pensamiento del niño no es voluntario. La ausencia de voluntariedad y de toma
de conciencia de las propias operaciones es precisamente el equivalente psicológico de la
ausencia del pensamiento lógico. Según demuestra la investigación, al término de la primera edad
escolar es cuando el niño empieza a tomar conciencia, a comprender correctamente las propias
operaciones que efectúa por medio de las palabras y el significado de las mismas como signos
conocidos o medios auxiliares del pensamiento. Hasta aquel entonces, según ha demostrado la
investigación de Piaget, el niño continúa estando en la etapa del realismo nominal, sigue
considerando la palabra como una de las propiedades del objeto entre toda una serie de otras
propiedades.
El niño al no comprender la convencionalidad del significado nominal, no diferencia todavía su
papel en el proceso del pensamiento de aquel objeto, de aquel significado que se consigue con
ayuda de la palabra. Un niño de once años a la pregunta «¿Por qué el sol se llama sol?»,
responde, «Porque sí, es su nombre». «¿Y la luna?». «También porque sí. Se le puede llamar de
cualquier modo.» Estas respuestas suelen aparecer sólo en los niños de once-doce años. Con
anterioridad a esa edad, el niño no es consciente de la diferencia entre el nombre y el objeto que
denomina y busca la explicación de los diversos nombres en las propiedades del objeto que
designa.
El adolescente primitivo conserva este carácter no consciente de las propias operaciones y del
papel de la palabra, incluso cuando llega a la etapa de la maduración sexual. He aquí algunos
ejemplos tomados de la investigación de Goliajóvskaya para determinar el círculo de
3
representaciones y percepciones de dibujos en niños kazajos . Una niña analfabeta de catorce
años, hija de un campesino pobre, a la pregunta: «Qué es un perro?», responde: «Un perro no es
persona, no sirve para comer y es repugnante. Como no es persona y asqueroso le llamamos
perro». Otra niña de catorce años, hija de un campesino de tipo medio, semianalfabeta, a la
pregunta: «Qué es un gorrión?», responde: «Vuela, tiene alas. Se llama gorrión porque es
pequeño. En kazajo le llamamos animal». Pregunta: «Qué es una liebre?», respuesta: «Un animal
como es blanco y pequeño le llamamos liebre». Pregunta: «¿Qué es un perro?». Respuesta:
«También es un animal. Como no se puede comer y es asqueroso le llamamos perro».
Un niño de doce años, semianalfabeto, hijo de un «bay» 4 a la pregunta: «<Qué es una piedra?»,
responde: «Sale de la tierra como piedra por su propia naturaleza. Lo llamamos piedra» A la
pregunta: «Qué es la estepa?», contesta: «Lo que fue creado desde el inicio. Pues la estepa fue
creada. Desde entonces la llamamos estepa». A la pregunta: «Qué es la arena?», responde:
«Desde el principio 100 mismo la arena se forma por debajo de la tierra. Desde entonces la
llamamos arena». Cuando se le pregunta: «Qué es un perro?» dice: «Fue perro desde el principio
y ahora le llamamos perro». «¿Qué es una marmota?». «Es una fiera especial. Fue creada desde
el principio como marmota; luego cavó una madriguera y se puso a vivir en ella. Que, ¿cómo lo sé?
Existía una marmota. Tuvo hijos. Yo deduzco que fue creada como marmota».
Se destaca en todos esos ejemplos la peculiaridad del pensamiento de considerar la palabra como
atributo del objeto, como una de sus propiedades. Tan sólo con la progresiva socialización del
pensamiento infantil se produce su intelectualización. Al tomar conciencia del curso de sus propios
pensamientos y de los ajenos en el proceso de su comunicación verbal el niño empieza a tomar
conciencia de sus propios pensamientos y dirigir su curso. La progresiva socialización del lenguaje
interno, la progresiva socialización del pensamiento, es el factor decisivo para el desarrollo del
pensamiento lógico en la edad de transición, el elemento fundamental, central, de todos los
cambios que se producen en el intelecto del adolescente.
3
Habitantes de la República Socialista Soviética de Kazajstán.
4
Propietario rico
40
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
Apartado 36
Vemos, por tanto, que tan sólo el pensamiento concreto del escolar es el pensamiento lógico en el
verdadero sentido de la palabra, pero en el plano del pensamiento verbal, abstracto, el escolar
sigue sometido al sincretismo, no capta las contradicciones, es incapaz de percibir las relaciones,
utiliza la transducción, es decir, pasa de lo particular a lo particular, es el método fundamental de
su pensamiento.
Toda la estructura del pensamiento infantil hasta los siete-ocho años, dice Piaget, e incluso en
cierta medida hasta la aparición de la deducción, en el propio sentido de la palabra, a los oncedoce años, se debe a que el niño piensa en casos particulares o especiales entre los cuales no
establece relaciones generales. Esa peculiaridad del pensamiento infantil, que aplicada a la
temprana edad Stern llamó transducción, se conserva, como demostró Piaget, en el plano del
pensamiento abstracto entre los escolares que no dominan aún definitivamente la relación de lo
general con lo particular.
Como ya hemos dicho, el deficiente desarrollo del pensamiento lógico se manifiesta en que el niño
todavía no toma conciencia del propio proceso del pensamiento, no lo domina. Piaget dice que la
introspección es, de hecho, una forma de toma de conciencia o, más exactamente, una toma de
conciencia de segundo grado, Si el pensamiento del niño no se encontrara con los pensamientos
de otros ni se adaptara a ellos el niño jamás tendría consciencia de sí mismo. La confirmación
lógica de un juicio se produce en un plano totalmente distinto de su formación. Mientras el juicio –
dice Piaget– puede ser inconsciente y surgir de una experiencia anterior, la confirmación lógica es
fruto de la reflexión, de búsquedas y 101 exige, dicho brevemente, cierta autoobservación
constructiva del propio pensamiento, exige un pensamiento que es capaz de realizar operaciones
lógicas.
Al aplicar las deducciones de sus experimentos a la formación de conceptos, Piaget establece que
hasta los once-doce años el niño no puede dar una definición completa del concepto; parte
siempre de un punto de vista egocéntrico, directo, concreto, sin dominar aún la relación de lo
general con lo particular. En los conceptos del escolar hay una cierta generalización; el niño unifica
diversos rasgos, pero no es consciente de ello, no sabe en qué se basa su concepto. La ausencia
de jerarquía lógica y de síntesis entre los diversos elementos de un mismo concepto es la
característica fundamental del concepto infantil.
En esos equivalentes de conceptos infantiles pervive la huella de lo que Piaget calificó de
colecciones, es decir, la síntesis incompleta, insuficiente de una serie de indicios. Los conceptos
infantiles son, a su juicio, colecciones, no son una síntesis, es decir, una unidad similar a la unidad
donde diversos elementos se funden en una imagen sincrética –la unidad subjetiva–. De aquí que
en su proceso de desarrollo y utilización los conceptos infantiles adolezcan de serias
contradicciones. Son conceptos que Piaget califica de conglomerados. Siguen predominando en
las definiciones del niño y demuestran que el niño no domina todavía la jerarquía y la síntesis de
los elementos contenidos en los conceptos, que no mantiene en el campo de su atención todos los
indicios en su integridad, operando ya sea con uno o con otro de estos indicios. Los conceptos
infantiles, según Piaget, recuerdan una bola metálica atraída sucesiva y casualmente por cinco o
seis electroimanes que salta de uno a otro sin ningún sistema.
Dicho más sencillamente, la síntesis y la jerarquía de los elementos predominantes en un concepto
complejo, las relaciones entre los elementos, que constituyen la esencia del concepto, todavía son
inaccesibles para el niño a pesar de que estos elementos y su agrupación ya están a su alcance.
Esto se manifiesta en las operaciones con los conceptos. Piaget demuestra que el niño es incapaz
de realizar una suma sistemática lógica y una multiplicación lógica. La investigación de Piaget
demuestra que el niño no puede fijar una atención simultánea en la serie de indicios que forman la
compleja unidad del concepto.
41
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
Se trata de indicios que se turnan en el campo de su atención y su concepto se completa cada vez
con una de sus facetas. Todavía no está a su alcance la jerarquía de los conceptos y por ello
aunque recuerden externamente nuestros conceptos son, de hecho, sólo pseudoconceptos. Esto
es el objetivo principal de nuestra investigación que intenta demostrar que el pensamiento del niño
de edad escolar se halla en otro nivel genético que el pensamiento del adolescente y que la
formación de conceptos se produce tan sólo en la edad de transición.
Más adelante volveremos a tratar esta cuestión tan importante, pero hemos de referirnos antes a la
idea expuesta de paso por Piaget que contiene, a nuestro juicio, la clave para entender todas las
peculiaridades del pensamiento infantil establecidas por él. El niño, según Piaget, jamás entabla un
verdadero contacto con las cosas porque él no trabaja [30]. Esta relación del desarrollo de las
formas superiores del pensamiento y, en particular, del pensamiento en conceptos, no es admitido
por nosotros 102 como básico y central, capaz de revelar las peculiaridades del pensamiento
infantil y de aquello nuevo que surge en el pensamiento del adolescente.
En uno de nuestros próximos capítulos del presente curso volveremos a tratar esa cuestión. Nos
gustaría detenernos ahora en un tema relacionado estrechamente, a nuestro entender, con las
formas en que se entrelazan en el adolescente el pensamiento abstracto y el concreto.
Apartado 37
En una investigación especial Graukob estudia las peculiaridades formales del pensamiento y del
lenguaje en la edad de transición. Parte de la justa idea de que a dicha edad no sólo el volumen y
el contenido del pensamiento, sino también su índole formal, están muy estrechamente vinculados
a la estructura general de la personalidad del adolescente. Su trabajo atrae nuestra atención por
dos motivos. Primero, expone, aunque desde distinto ángulo, la misma idea, que procuramos
defender más arriba, intentando demostrar que tanto el preescolar, como el escolar, carecen aún
de pensamiento en conceptos y que éste, por consiguiente, no existía antes de la edad de
transición. Diversas investigaciones demuestran que en la edad de transición esta forma de
pensamiento lógico, abstracto, en conceptos no es todavía la forma predominante, sino una forma
reciente, acabada de surgir y no afianzada todavía.
Un pensamiento consciente en todos sus aspectos, verbalmente formalizado no es, ni mucho
menos, la forma que predomina en el adolescente. Según la certera observación de Graukob, son
más frecuentes aquellas formas de pensamiento cuando sólo los resultados están claramente
formulados en conceptos, mientras que los procesos que llevan a tales resultados no son del todo
conscientes. El pensamiento del adolescente, dice Graukob metafóricamente, recuerda, a veces,
una cordillera cuyos picos relucen a la luz del día, mientras que todo lo demás está sumido en
sombras. El pensamiento tiene carácter irregular, a saltos y si se reproduce con exactitud podrá
parecer incoherente, con poco fundamento.
Claro está que hablamos sólo del pensamiento espontáneo del adolescente. Su pensamiento
relacionado con la enseñanza escolar transcurre de forma más sistemática y consciente.
Segundo, la nueva forma de pensamiento en la edad de transición es un entrelazamiento de
pensamiento abstracto y concreto –aparición de metáforas, palabras utilizadas en sentido
figurado–. Graukob señala justamente que el pensamiento del adolescente todavía transcurre
parcialmente en forma preverbal. Este pensamiento preverbal, ciertamente no va dirigido como en
el niño, en primer lugar, a objetos aislados, directos y a imágenes internas, provocadas, eidéticas,
visual-directas. Es distinto del pensamiento visual-directo del niño; el autor, a nuestro juicio, no
plantea correctamente del todo esa cuestión, pues considera que se trata de una especie de
pensamiento metafísico, próximo, en sentido formal, a las reflexiones de los místicos y los
metafísicos. 103
Creemos que el pensamiento preverbal y, también en parte, el verbal, que no cuenta a menudo
con la plena participación del lenguaje, se realiza, pese a todo, como trataremos de probar en el
42
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
capítulo siguiente, sobre la base del lenguaje. A. A. Potébnia compara el pensamiento sin palabras
con una partida de ajedrez a ciegas. Dice que también se puede pensar sin palabras, limitándose
tan sólo a su indicación más o menos evidente o utilizando directamente el propio contenido de lo
que se piensa. Ese pensamiento, dice Potébnia, es mucho más frecuente (por ejemplo, en las
ciencias que sustituyen parcialmente las palabras por fórmulas) debido a su gran importancia y a
sus vínculos con numerosas facetas de la vida humana. No debe olvidarse, sin embargo, añade
Potébnia, que saber pensar como ser humano, pero sin palabras, se consigue sólo por medio de la
palabra y que los sordomudos sin profesores parlantes (o educados por parlantes) serían casi
animales durante toda su vida.
Consideramos casi correcta semejante afirmación. Saber pensar como ser humano pero sin
palabras se consigue tan sólo por la palabra.
En el siguiente capítulo intentaremos analizar con detalle la influencia que el pensamiento verbal
ejerce sobre el pensamiento visual-directo y concreto, reconstruyendo de raíz esas funciones sobre
bases nuevas. Por ello nos parece que el autor tiene razón cuando dice que en la edad de
transición la unión del lenguaje y el pensamiento es más estrecha que en el niño y esto se
manifiesta en el creciente dominio del lenguaje, en el enriquecimiento de nuevos conceptos y,
sobre todo, en la formación del pensamiento abstracto y en la desaparición de las tendencias
eidéticas propios de este pensamiento.
Según Graukob en ninguna etapa de la vida humana, a excepción, tal vez, de la temprana infancia,
es imposible observar con tanta precisión como en la edad de transición, que junto con el
desarrollo del lenguaje avanza el desarrollo del pensamiento, junto con la formulación verbal el
pensamiento llega a ser capaz de establecer diferencias cada vez más nuevas y exactas. El
lenguaje, como dijo Goethe, se hace creador por sí mismo.
Investigando la aparición de las metáforas y de las palabras utilizadas en sentido figurado en la
edad de transición, Graukob señala certeramente que la peculiar combinación del pensamiento
concreto y abstracto debe considerarse como una nueva conquista del adolescente. El tejido verbal
del adolescente revela una estructura mucho más compleja. Pasan a primer plano las relaciones
de supeditación y subordinación y esta estructura verbal más compleja es la manifestación, por
una parte, del pensamiento más complejo, no lúcido del todo todavía y, por otra, un medio para el
desarrollo ulterior del intelecto.
¿En qué se diferencia cualitativamente la metáfora o el sentido figurado de la palabra en la edad
infantil y en la de transición? En el lenguaje infantil se encuentran ya comparaciones figuradas que
se refuerzan por la propensión del niño al eidetismo. Pero tales comparaciones no son todavía
nada abstractas. Las metáforas en el verdadero sentido de la palabra no son conocidas aún por el
niño, para él las metáforas son un conjunto real de impresiones. En el adolescente no es así. A esa
edad las metáforas se caracterizan por una peculiar relación de lo abstracto 104 con lo concreto,
que es posible tan sólo a base del lenguaje altamente desarrollado.
Vemos, por tanto, hasta qué punto es errónea la habitual contraposición de lo abstracto y lo
concreto y cómo, de hecho, ambas formas del pensamiento no se contradicen mutuamente, sino
que guardan entre sí una relación recíproca. Graukob dice que en la edad de la adolescencia lo
abstracto se asimila más fácilmente cuando se refleja en algún ejemplo o situación concretas. Así,
dice él, llegamos, en apariencia, a un resultado contradictorio, a la afirmación de que pese al
desarrollo del pensamiento abstracto y a la disminución de la contemplación eidética paralela al
mismo, las comparaciones concretas, figuradas en el lenguaje del adolescente se incrementan,
llegan a su cuota más alta y luego empiezan a decaer, aproximándose al lenguaje del adulto.
Las metáforas del niño, continúa el autor, parecen algo objetivo, natural, pero en el adolescente
son fruto de una elaboración subjetiva. En la metáfora los objetos no están unidos por él de
manera orgánica, sino con ayuda del intelecto; sus metáforas no son el producto de una
contemplación sintética, sino de una reflexión unificadora. Por ello la aproximación del
43
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
pensamiento concreto y abstracto es el rasgo distintivo de la edad de transición. Incluso en sus
poemas líricos no se libra el adolescente de la reflexión. Cabría decir que su destino es poetizar allí
donde debiera ser pensador y filosofar cuando se expresa como poeta.
Graukob, al ilustrar las metáforas en el lenguaje y en el pensamiento del adolescente, establece
una serie de metáforas muy peculiares cuyo significado inicial parece estar invertido. Los
conceptos abstractos, distantes, deben explicar lo inmediato, lo simple, lo concreto. En esas
metáforas lo abstracto no se explica con ayuda de lo concreto, sino que lo concreto es explicado
frecuentemente por medio de lo abstracto.
En el próximo capítulo nos detendremos con detalle en el peculiar entrelazamiento del
pensamiento abstracto y concreto tan característico para la edad de transición. Ahora nos interesa
constatar que las proporciones de lo abstracto y lo concreto, sus correlaciones cualitativas son
diferentes en el pensamiento del adolescente si se comparan con el pensamiento del escolar.
O. Kroh señala con toda razón que el desarrollo del pensamiento se subestima habitualmente en
las teorías sobre la edad de transición y afirma que una vez acabada la escuela empieza el
proceso de diferenciación en el desarrollo del pensamiento por la influencia de causas externas, lo
que constituye para él un factor decisivo para determinar el desarrollo del intelecto.
La influencia del medio sobre el desarrollo del pensamiento nunca tiene tanto significado como en
la edad de transición. Por el nivel del desarrollo intelectual se diferencian ahora cada vez más los
habitantes de la ciudad y del campo, el niño y la niña, los niños que proceden de distintos estratos
sociales y clases. Es evidente que a esa edad los factores sociales influyen directamente sobre el
proceso del desarrollo del pensamiento. Vemos en ello una confirmación directa de que los
principales progresos en el desarrollo del pensamiento se consiguen en la adolescencia, mediante
el desarrollo cultural del pensamiento. 105
En esa edad el intelecto no se distingue por su desarrollo biológico, sino por el dominio de las
formas sintéticas del pensamiento históricamente formadas. La serie de monografías, citadas por
Kroh, demuestra que el proceso de maduración intelectual es totalmente diferente en las diversas
capas sociales. Los factores externos, que forman el desarrollo intelectual, adquieren en la edad de
transición un significado decisivo: el intelecto adquiere tales modos de actuar que son producto de
la socialización del pensamiento y no de su evolución biológica. Kroh, como veremos más tarde,
establece que las imágenes subjetivas y visual-directas empiezan a desaparecer alrededor de los
quince-dieciséis años y la causa fundamental de ello, según el autor, es el desarrollo del lenguaje
del adolescente, la socialización de su lenguaje y el desarrollo del pensamiento abstracto.
Desaparecen las bases visual-directas del lenguaje. Las representaciones en que se basan las
palabras pierden su significado determinante. En el niño, la vivencia visual-directa determina el
contenido y, con frecuencia, también la forma de su expresión verbal. En el adulto el lenguaje se
apoya mucho más en sus propias bases. Las palabras-conceptos tienen su material en la
gramática y la sintaxis, sus leyes normales de formación. El lenguaje se aparta cada vez más y
más de las representaciones visual-directas, se hace mucho más autónomo. Kroh supone que ese
proceso de autonomía del lenguaje se produce sobre todo en la edad de transición.
E. Jaensch, investigador del eidetismo, indica certeramente que también en el desarrollo histórico
de la humanidad, cuando el pensamiento primitivo pasó al desarrollado, el lenguaje desempeñó un
papel decisivo como medio para librarse de las imágenes visual-directas.
Es muy significativo el siguiente hecho citado por Kroh: en los niños sordomudos las imágenes
eidéticas siguen existiendo cuando en los niños oyentes han desaparecido casi del todo. Este
hecho demuestra de manera irrefutable que la extinción de las imágenes eidéticas se debe a la
influencia del desarrollo del lenguaje.
En relación con ello, hay también otro rasgo del pensamiento en la edad de transición: la atención
del adolescente se traslada a su vida interna y pasa de lo concreto a lo abstracto. La gradual
44
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
incorporación de lo abstracto al pensamiento del adolescente constituye el factor central en el
desarrollo del intelecto en la edad de transición. Sin embargo, como certeramente señala Kroh, el
niño de edad temprana ya sabe distinguir propiedades aisladas en el conjunto de los objetos.
Como por abstracción se comprende habitualmente una atención diferenciadora, deberíamos
hablar de una abstracción diferenciadora, asequible incluso al animal. Ni que decir tiene que ese
tipo de abstracción es propio también de la edad de transición.
Debemos distinguir la abstracción diferenciadora de la abstracción generalizadora que surge
cuando el niño supedita una serie de objetos concretos a un concepto general. El niño forma y
utiliza muy pronto ese tipo de conceptos que no constituye, evidentemente, lo nuevo en el
pensamiento del adolescente. Gracias a la abstracción generalizadora el niño llega al pensamiento
de tales contenidos que resultan inasequibles a la percepción visual-directa. Cuando se dice: el
adolescente conquista por primera vez el mundo de lo abstracto, esa afirmación, 106 según Kroh,
no debe interpretarse en el sentido de que tan sólo a esa edad se llega a dicha forma de
abstracción.
Es mucho más importante subrayar otro aspecto de la cuestión: el adolescente, por regla general,
llega a entender las relaciones recíprocas entre esos conceptos abstractos. En dicha edad, el
adolescente, más que los indicios aislados abstractos, va captando los nexos, las relaciones e
interdependencias de los mismos. El adolescente establece las relaciones entre los conceptos y
con ayuda de las definiciones encuentra nuevos conceptos.
El error de Kroh, a nuestro entender, era suponer que el uso de refranes y dichos expresados en
forma visual-directa significaba el paso del pensamiento concreto al abstracto. Para Kroh, esa
forma, habitualmente inadvertida por los investigadores, es, para mucha gente, la etapa final en el
desarrollo del pensamiento abstracto.
Tal como dijimos –y procuraremos aclarar en el futuro– el entrelazamiento de lo abstracto y lo
concreto es inasequible para el niño y no es, ni mucho menos, una forma transitoria del
pensamiento concreto al abstracto, sino la forma peculiar en que cambia el pensamiento concreto,
forma que nace a base del pensamiento abstracto; lo dicho nos hace recordar a Potébnia cuando
dijo: saber pensar sin palabras se debe, en fin de cuentas, a la palabra. Cabe aplicar lo mismo a
los razonamientos lógicos.
Ese tipo de razonamientos, como ha demostrado G. Deuchler, se manifiestan ya en el niño de
cuatro años, pero en él se deben plenamente a la unión visual-directa y esquemática de las
premisas y de su contenido. El niño no está en condiciones de comprender la necesidad lógica del
resultado obtenido, ni la trayectoria del razonamiento lógico. El niño normal llega a ser capaz de
realizar esas operaciones sólo en el período de la maduración sexual, tan sólo en ese período es
capaz de entender racionalmente el curso lógico-gramatical del pensamiento. El niño domina la
gramática basándose por lo general en el sentido del idioma, en los hábitos verbales, en la
formación de analogías. Kroh tiene coda la razón al relacionar esos éxitos en el pensamiento del
adolescente con sus éxitos en las matemáticas y demuestra que la racionalidad de las pruebas y el
descubrimiento propio de las reglas y tesis matemáticas son posibles únicamente en la edad de
transición. A esas peculiaridades del pensamiento formal va ligado el profundo cambio en el
contenido del pensamiento del adolescente. La tarea del autoconocimiento preparado por la
comprensión de otras personas y por el dominio de la categoría de lo psicológico conduce al
adolescente a que su atención se dirija más y más hacia su vida interior. La división entre el mundo
externo e interno se hace imprescindible para el adolescente debido a las tareas y a las
necesidades que le impone el desarrollo. Según Kroh, la necesidad de trazarse un plan de vida
exige a medida que pasa el tiempo una mayor división entre lo esencial y lo no esencial que sin
una apreciación lógica es irrealizable. Se comprende, por lo tanto, que el desarrollo de las formas
superiores de actividad intelectual tenga tanta importancia en la edad de transición. El auténtico
pensamiento abstracto, correlacionado, se impone con fuerza cada vez mayor. 107
45
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
Como es natural no surge de pronto. El niño, antes de ello, ya sabía percibir las relaciones
relativamente complejas dadas de manera visual-directa de las cosas, de los significados, de las
acciones; era capaz de comprender y aplicar abstracciones de diversas clases. La edad de
transición le permite tan sólo correlacionar racionalmente los conceptos abstractos y el contenido
general. Al mismo tiempo se desarrollan sus verdaderas capacidades lógicas. Kroh insiste en que
el entorno social del niño ejerce una influencia decisiva sobre el desarrollo de este pensamiento.
En los medios rurales son numerosos los adultos que no llegan al nivel intelectual de los escolares.
Su pensamiento no sobrepasa nunca la esfera de lo visual-directo, no llegan nunca al pensamiento
específicamente lógico y a sus formas abstractas.
Ya que el adolescente, al terminar la escuela, entra en un medio que no domina las formas
superiores del pensamiento, tampoco él, como es natural, llega a un alto grado de desarrollo,
aunque revela buenas aptitudes. Es imposible hallar una mejor prueba de que la formación de
conceptos es producto del desarrollo cultural del intelecto y que depende, en fin de cuentas, del
medio.
La actividad intelectual puede aplicarse de muy distintas maneras en las diversas esferas de la
vida práctica, que dependen, por una parte, de la estructura predominante del medio vital y, por
otra parte, de las particularidades del propio individuo.
La conclusión más importante de Kroh, a nuestro entender, se refiere a la fundamental importancia
que tiene el desarrollo intelectual para toda la edad de transición. El intelecto desempeña un papel
decisivo en la vida del adolescente. Incluso cuando elige una u otra profesión predominan los
procesos de índole típicamente intelectual. Kroh afirma, y en eso coincide con E. Lau (1925), que
es precisamente en la adolescencia cuando el intelecto ejerce una influencia extraordinaria sobre
la voluntad. Las decisiones meditadas y conscientes desempeñan en su desarrollo integral un
papel mucho mayor del que se cree, mayor que la influencia de la sobreestimación de la creciente
emocionalidad.
En el capítulo siguiente trataremos de aclarar el significado básico del desarrollo intelectual y de su
papel principal.
Gracias al método de los cortes genéticos y su estudio comparativo hemos podido establecer no
sólo aquello que no existe en la primera edad escolar y lo nuevo que aparece en la de transición,
sino también una serie de mecanismos con ayuda de los cuales se desarrolla la función más
importante de toda la edad: la formación de conceptos.
Hemos visto el papel decisivo que juega en dicho proceso la introspección, la toma de conciencia
de los propios procesos del comportamiento y su dominio, la transferencia de las formas de
conducta, que se dan en la vida colectiva del adolescente, a la esfera interna de la personalidad y
el gradual arraigo de nuevos modos de conducta, el traslado al interior de una serie de
mecanismos externos, la socialización del lenguaje interno y, finalmente, el trabajo como factor
central de todo el desarrollo intelectual. 108
Podríamos señalar, además, el significado que tiene la adquisición de la nueva función, es decir, la
formación de conceptos, para todo el pensamiento del adolescente. Hemos podido demostrar que
si en el pensamiento los objetos aparecen como aislados e inmóviles, su contenido se empobrece
en el concepto. Si admitimos que el objeto llega a conocerse gracias a sus nexos y mediaciones,
en sus relaciones con el medio circundante y en movimiento, llegaremos a la conclusión de que el
pensamiento que domina los conceptos empieza a dominar la esencia del objeto, descubre sus
vínculos y relaciones con otro objeto, empieza a correlacionarlos, a unir por primera vez los
diversos elementos de su experiencia y tan sólo entonces tiene una visión coherente del mundo
como un todo.
El concepto del número es el ejemplo más simple de los cambios que introduce el concepto en el
pensamiento del adolescente.
46
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
Apartado 38
Nos gustaría demostrar en un ejemplo concreto lo nuevo que el pensamiento en conceptos, en
comparación con el pensamiento concreto o visual-directo, aporta al conocimiento de la realidad.
Nos basta para ello comparar el concepto del número que posee habitualmente el hombre culto
con la formación numérica de los pueblos primitivos que se basa en la percepción directa de la
cantidad. Al igual que en el niño de temprana edad la percepción de cantidad se basa en imágenes
numéricas, en la percepción concreta de la forma y de la magnitud del grupo dado de objetos.
Cuando el niño pasa al pensamiento en conceptos se libera del pensamiento numérico puramente
concreto. En el lugar de la imagen numérica aparece el concepto numérico. Si comparamos el
concepto numérico con la imagen numérica puede parecer, a primera vista, que se justifican las
tesis de la lógica formal respecto a la mayor pobreza del contenido del concepto en comparación
con la riqueza del contenido concreto que se encierra en la imagen.
En la realidad, sin embargo, no es así. El concepto no se limita a excluir de su contenido una serie
de momentos propios de la percepción concreta, sino que también pone de manifiesto por primera
vez en la percepción concreta una serie de momentos inasequibles para la percepción directa o la
contemplación, momentos que introducidos por el pensamiento se clasifican mediante la
elaboración de los datos de la experiencia y se sintetizan en un todo único con elementos de la
percepción directa.
Todo concepto numérico, por ejemplo, el concepto «7», se incluye en un complejo sistema de
numeración, ocupa en él un lugar determinado y cuando dicho concepto es hallado y elaborado se
proporciona al mismo tiempo todos los complejos nexos y relaciones que existen entre dicho
concepto y el restante sistema de conceptos en el cual está incluido. El concepto, además de
reflejar la realidad, la sistematiza, incluye los datos de la percepción directa en un complejo sistema
de nexos y relaciones, los pone de manifiesto, ya que son inasequibles para la simple
contemplación. Debido a ello, muchas propiedades de las magnitudes 109 se hacen claras y
5
perceptibles tan sólo cuando empezamos a pensarlos en conceptos .
Por regla general, incluso el número posee una serie de peculiaridades cualitativas. El nueve es el
cuadrado de tres, se divide por tres, ocupa un determinado lugar y puede tener una relación
determinada con cualquier otro número. Todas esas propiedades del número: su divisibilidad,
relación con otros números, su estructura compuesta de números más simples se revelan sólo en
el concepto de número.
Los investigadores como, por ejemplo, H. Werner, para esclarecer las particularidades del
pensamiento primitivo recurren con frecuencia a los conceptos numéricos que descubren con
mayor claridad dichas particularidades. Del mismo modo procede M. Wertheimer'' en sus intentos
de penetrar en las peculiaridades del pensamiento primitivo analizando las imágenes numéricas.
Semejante procedimiento, a nuestro juicio, es muy útil para descubrir también la peculiaridad
inversa del pensamiento en conceptos y demostrar cómo se enriquece infinitamente el concepto
con elementos del conocimiento mediado del objeto, elevando su propia contemplación a niveles
más elevados.
El análisis del ejemplo —nos limitaremos tan sólo a él— demuestra con toda claridad la función
sistematizadora y reguladora que cumple el pensamiento en conceptos en el conocimiento de la
6
realidad. Si para el niño de edad escolar la palabra denomina el apellido del objeto, para el
adolescente la palabra equivale al concepto del objeto, es decir, su esencia, las leyes de su
estructura, sus nexos con los demás objetos y su lugar en el sistema de la realidad ya conocida y
ordenada.
5 «Hegel, en lo esencial, tiene toda la razón frente a Kant. El pensamiento que asciende de lo concreto a lo abstracto, no se aparta, si es correcto... de la verdad, sino que se
acerca a ella. Abstracciones tales como materia, ley de la naturaleza, coste, etc., en una palabra, todas las abstracciones científicas (correctas, serias, no absurdas) reflejan
la naturaleza con mayor profundidad, certeza y plenitud. El camino dialéctico del conocimiento de la verdad, del conocimiento de la realidad objetiva, pasa de la
contemplación directa al pensamiento abstracto y de él a la práctica (V. I. Lenin, «Obras completas», t. 29, edición rusa, págs. 152-153).
6
Ver Vygotski, t. II, pág. 139.
47
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
Apartado 39
El paso al desarrollo sistemático y sucesivo de la experiencia y del conocimiento es señalado por
diversos investigadores que utilizan el método de descripción del cuadro para determinar el
carácter del pensamiento infantil visual-directa. Piaget habla de «colecciones» para designar el
pensamiento del escolar, con ello da a entender que el pensamiento del niño carece de síntesis y
de agrupaciones. El niño no agrupa todos los indicios contenidos en el concepto, piensa tan pronto
en uno como en otro, para él todos equivalen al contenido de todo el 110 concepto, no ordena ni
sistematiza el curso de sus ideas, diríase que pone una al lado de la otra, desglosadas entre sí.
En el pensamiento del niño, dice Piaget, impera la lógica de la acción, pero no la lógica de las
ideas. Una idea está ligada a otra al igual como un movimiento de la mano es provocado por el
otro, está relacionado con él, pero no es así como se estructuran las ideas que están supeditadas
jerárquicamente a la idea principal. I. Piaget y R. Rosselló utilizaron en el último tiempo el método
de descripción de los cuadros para estudiar el desarrollo del pensamiento del niño y del
adolescente. Las investigaciones demostraron que tan sólo al comienzo de la edad de transición el
niño deja de enumerar los diversos indicios y pasa a interpretarlos, es decir, a unificar el material
percibido directamente con elementos de sus propias ideas, las que él mismo aporta al cuadro.
Las formas del pensamiento lógico es el medio fundamental para describir un dibujo. Las formas
del pensamiento lógico es como si ordenaran el material percibido. El adolescente empieza a
pensar percibiendo y su percepción se transforma en pensamiento concreto, se intelectualiza. K.
Berns analizó los conceptos de 2.000 niños entre los seis y los quince años, utilizando el método
de las definiciones. Los resultados de su investigación están recogidos en el cuadro 3. Resulta
evidente que durante ese período desciende en más de dos veces y media el número de
definiciones objetivas y funcionales, siendo ocupado su lugar por definiciones lógicas del concepto.
M. Vogel (1911) demostró que el número de vínculos, que establece el adolescente con ayuda de
su pensamiento, se incrementa cuando se acerca a la edad de transición. En particular los juicios
sobre causas y efectos aumentan en más de 11 veces cuando el niño pasa de la edad escolar a la
adolescencia, datos especialmente interesantes si tenemos en cuenta el pensamiento precausal
que Piaget definió como una singularidad de la primera edad escolar. 111
Cuadro 3
El pensamiento precausal se debe el carácter egocéntrico del intelecto infantil que confunde la
causalidad mecánica con la psicológica. Según Piaget, la precausalidad es una etapa transitoria
entre la motivación, el fundamento objetivo de los fenómenos y el pensamiento causal en el
verdadero sentido de la palabra. El niño confunde muchas veces las causas de los fenómenos con
la intención y puede parecer, según Piaget, que la naturaleza es un producto o, mejor dicho, el
duplo de los pensamientos infantiles en los cuales el niño busca en cada momento el significado y
el propósito.
Las investigaciones de H. Roloff han demostrado que la función de definir los conceptos aumenta
intensamente entre los diez y doce años, al inicio de la edad de transición; esto está relacionado
con el desarrollo del pensamiento lógico del adolescente. Nos hemos referido ya a la opinión de E.
Meumann sobre la tardía aparición de las deducciones en el niño (alrededor de los catorce años).
G. Schüsler disiente de la opinión de Meumann, pues considera que ese proceso se intensifica
entre los once y doce años y entre los dieciséis y diecisiete. Para G. Ormian el comienzo del
pensamiento formal corresponde a los once años.
Independientemente de la opinión que se tengan de esas investigaciones hay en sus datos, un
tanto contradictorios vistos desde fuera, algo evidente: el pensamiento en conceptos y el
pensamiento lógico se desarrollan en el niño relativamente tarde; tan sólo al comienzo de la edad
de transición este desarrollo avanza considerablemente.
48
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
Últimamente E. Monchamp y E. Moritz investigaron de nuevo el pensamiento del niño y del
adolescente, utilizando el método de descripción del cuadro. Los investigadores han dividido en
siete períodos todo el proceso del desarrollo. A diferencia de los experimentos habituales que se
limitaban a describir dibujos elementales, asequibles al entendimiento del niño de edad temprana,
para las nuevas investigaciones la última etapa del pensamiento visual-directo, es la de síntesis
exacta, asequible tan sólo a la mitad de los adultos cultos, ya que presupone una alta capacitación
intelectual.
Según dichos investigadores, la síntesis parcial es la forma típica del pensamiento de los niños en
el estadio de la maduración sexual, es decir, el niño de la edad que nos interesa comprende el
sentido general de lo representado en los cuadros que corresponde habitualmente al sexto período
de desarrollo. Esos datos demuestran en qué medida el desarrollo del niño y su paso progresivo de
un estadio a otro está determinado por las condiciones socioculturales. La comparación entre los
alumnos de las escuelas populares y las privilegiadas revela diferencias fundamentales: mientras
que el 78% de estas últimas llegaba al sexto estadio a los once años, el mismo porcentaje de
alumnos de las escuelas nacionales populares alcanzaban dicho estadio a los trece-catorce años
aproximadamente.
Las investigaciones de H. Eng (1914), orientadas a esclarecer el desarrollo del pensamiento en
conceptos con ayuda del método de las definiciones, han demostrado así mismo que a partir de los
doce años dicho desarrollo progresa considerablemente. Hacia los catorce el número de
respuestas correctas aumenta casi cuatro veces en comparación con las dadas a los diez años.
112
G. Müller ha investigado últimamente las capacidades lógicas de los adolescentes con ayuda de
dos test. Se exigía de ellos que correlacionasen los conceptos y buscasen nuevos conceptos en
determinada relación con los anteriores. El estadio de las soluciones a las tareas dadas en las
diversas edades, ha demostrado que el pensamiento lógico predomina en los muchachos a partir
de los trece años y en las niñas desde los doce.
Apartado 40
Nos resta decir que hemos dedicado tanta atención al desarrollo del pensamiento porque no
podemos considerarlo en modo alguno como uno de tantos procesos parciales del desarrollo en la
edad de transición. El pensamiento a esa edad no es una función más entre otras. El desarrollo del
pensamiento tiene un significado central, básico, decisivo para todas las funciones y procesos
restantes. Con el fin de expresar del modo más breve y claro el papel rector del desarrollo
intelectual para toda la personalidad del adolescente y todas sus funciones psíquicas, diremos que
la adquisición de la función de la formación de conceptos constituye el eslabón básico, principal, de
todos los cambios que se producen en la psicología del adolescente. Los eslabones restantes de
esa cadena, todas las demás funciones parciales se intelectualizan, se transforman y reestructuran
por la influencia de los éxitos decisivos que alcanza el pensamiento del adolescente.
En el capítulo siguiente intentaremos demostrar cómo las funciones inferiores o elementales que,
desde el punto de vista genético, funcional y estructural, son procesos más primitivos, tempranos,
simples e independientes que los conceptos, se reestructuran sobre una nueva base por la
influencia del pensamiento en conceptos, cómo se incluyen en calidad de partes integrantes, en
calidad de instancias supeditadas en nuevas y complejas combinaciones creadas por el
pensamiento a base de los conceptos y cómo, finalmente, bajo la influencia del pensamiento se
forma la personalidad y la concepción del mundo del adolescente.
Notas de la edición rusa
1 Se trata de uno de los capítulos más importantes del libro; en él se recogen por primera vez los resultados de los
experimentos dedicados a investigar la formación de conceptos; más tarde, una parte de ellos se incluyó en el libro de
Vygotski «Pensamiento y lenguaje» (1934). El capítulo en cuestión fue escrito antes de 1931, es decir, antes de pasar, en
las primeras clases, ala enseñanza por disciplinas en lugar de la conjunta y antes de que Vygotski iniciara su investigación
de los problemas relacionados con la enseñanza y el desarrollo. Los problemas se debían en gran parte a los cambios
49
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
fundamentales introducidos en el sistema de la enseñanza. Debemos abordar críticamente las características del
pensamiento dadas por Vygotski a los períodos de edad separado y no olvidar que los cambios esenciales introducidos en
el sistema docente había modificado las características concretas del pensamiento tanto en la primera edad escolar como
en el estadio de la adolescencia. Más que las características absolutas importa el modo de enfocar los procesos del
desarrollo en la edad adolescente. 113
2 El término de maduración es utilizado por Vygotski no en el sentido biológico, como propiedades fijadas genéticamente,
sino en el sentido general del desarrollo de la aparición de nuevas peculiaridades cualitativas.
50
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
CAPÍTULO 11 Desarrollo de las funciones psíquicas superiores en la
edad de transición
Apartado 01
El desarrollo de las funciones psíquicas superiores en la edad de transición revela con
extraordinaria claridad y precisión las leyes fundamentales que caracterizan los procesos del
desarrollo del sistema nervioso y de la conducta.
Una de las leyes básicas que rigen el desarrollo del sistema nervioso y de la conducta consiste en
que a medida que se desarrollan los centros o estructuras superiores, los centros o estructuras
inferiores ceden una parte esencial de sus antiguas funciones a las formaciones nuevas, las
traspasan a dichas instancias superiores, gracias a lo cual las tareas de adaptación, que en las
etapas más inferiores de desarrollo correspondían a los centros o funciones inferiores pasan a ser
desempeñadas, en las etapas superiores, por las funciones superiores.
Sin embargo, dice Kretschmer 2, los centros inferiores no quedan simplemente relegados a medida
que se forman los superiores, sino que van funcionando a la par de ellos como instancias
subordinadas a otras superiores (que son más jóvenes en la historia del desarrollo) y si el sistema
nervioso no se encuentra dañado no pueden, habitualmente, ser estudiados por separado.
En estados morbosos, dice Kretschmer, si los centros superiores son funcionalmente débiles o
están aislados de los subordinados, no sólo se interrumpe la función general del aparato nervioso,
sino que se independiza la instancia subordinada y pone de manifiesto los elementos que han
conservado de su antiguo funcionamiento. Kretschmer formula del siguiente modo esa ley
neurobiológica general: cuando la actividad de la instancia superior, dentro de la esfera
psicomotríz, se debilita funcionalmente, la instancia inferior más próxima a ella se independiza y
actúa de acuerdo con sus propias leyes primitivas.
Las tres leyes fundamentales que se observan en el desarrollo del sistema nervioso —
conservación de los centros inferiores como niveles aislados, paso de funciones a los centros
superiores y emancipación de los centros inferiores en caso de enfermedad— están en plena
concordancia con la historia del desarrollo de las funciones psíquicas. En particular, todo el
desarrollo psíquico en la edad de transición es un ejemplo concreto de esas tres leyes
fundamentales.
Como ya dijimos, el contenido principal del desarrollo de esa edad es el cambio de la estructura
psicológica de la personalidad del adolescente, cambio 117 consistente en el paso de los procesos
elementales e inferiores a la maduración de los superiores. El desarrollo de las funciones
superiores se rige por leyes totalmente distintas a las inferiores o elementales; su desarrollo no
transcurre paralelamente al desarrollo del cerebro, a la aparición en él de nuevas partes o al
incremento de las viejas. Su tipo de desarrollo es distinto, pertenece a otro tipo de evolución
psíquica. Las funciones superiores, que son producto del desarrollo histórico del comportamiento,
surgen y se forman en la edad de transición en directa dependencia del medio, en el proceso del
desarrollo sociocultural del adolescente. No suelen estructurarse al lado de las funciones
elementales, como miembros nuevos de la misma fila, ni tampoco por encima de ellas, como un
nivel cerebral superior por encima del inferior; se estructuran a medida que se forman nuevas y
complejas combinaciones de las funciones elementales mediante la aparición de síntesis
complejas.
Sabemos que todo proceso psíquico complejo, sobre el cual se basan las funciones superiores, es,
según dice Kretschmer, algo más que la suma de elementos que le han dado vida. Para
1
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
Kretschmer se trata, en lo fundamental, de algo nuevo, de una estructura psicológica totalmente
independiente, de sólida unidad irreducible a sus elementos. Esta ley de independencia de las
síntesis más superiores constituye la ley neurobiológica esencial y puede observarse desde los
procesos reflejos más simples hasta la formación de abstracciones en el pensamiento y el
lenguaje.
Tan sólo el estudio de las funciones psíquicas superiores, como producto de tales síntesis, nos
permite entender correctamente su relación con los procesos inferiores o elementales ya bastante
desarrollados en el inicio de la maduración sexual. Se trata de una relación doble: las funciones
superiores surgen, por una parte, sobre la base de las inferiores y representan, a fin de cuentas,
una determinada y compleja combinación, una complicada síntesis de esos mismos procesos
elementales y no los procesos fisiológicos de nuevo tipo. Muchos psicólogos contemporáneos
intentan —erróneamente a nuestro juicio— ignorar los vínculos entre los procesos superiores e
inferiores, eliminar de la psicología las leyes que determinan el destino y el desarrollo de las
funciones elementales. Kretschmer observa certeramente que la necesidad del concepto de
asociación es evidente para el tratamiento de muchos problemas psicológicos de mayor
envergadura como, por ejemplo, la psicología de los pensamientos infantiles, el intelecto incipiente,
el flujo de ideas. Es del todo imposible construir una teoría sobre la vida psíquica superior sin una
base asociativa.
Igualmente erróneo es el intento de Thorndike de reducir las funciones superiores a simples
asociaciones que sólo aumentan cuantitativamente e ignorar la ley de independencia de las
síntesis más superiores. Todas las nuevas formaciones psíquicas, que pueden detectarse en el
adolescente, se basan en esa compleja y ambigua relación entre los procesos elementales y
superiores.
De hecho, esa relación establecida empíricamente por la psiconeurología moderna y sugerida por
el estudio del desarrollo del sistema nervioso, no representa nada nuevo desde el punto de vista de
la lógica dialéctica. Hegel recuerda el 118 doble sentido de la palabra alemana «superar» (snimat).
Entendemos por ella, dice él, en primer lugar, «suprimir», «negar», y decimos en consecuencia:
«La ley ha sido suprimida», «esa institución fue suprimida», pero significa al mismo tiempo
«conservar», y se utiliza en el sentido de que algo se conserva. Semejante dualidad de la palabra
no debe considerarse casual: refleja la relación efectiva, objetiva, que subyace en el proceso de
desarrollo donde cada estadio superior niega al inferior, pero lo niega sin destruirlo, sino
incluyéndolo como categoría superada, como momento integrante.
Toda la historia del desarrollo psíquico en la edad de transición está constituida por el ascenso de
las funciones y la formación de síntesis superiores, independientes. En este sentido, en la historia
del desarrollo psíquico del adolescente predomina una estricta jerarquía. Las diversas funciones
(atención, memoria, percepción, voluntad, pensamiento) no se desarrollan unas al lado de otras
como un manojo de ramas puestas en un recipiente, ni siquiera crecen como diversas ramas de un
mismo árbol unidas por un tronco común. En el proceso del desarrollo todas esas funciones
constituyen un complejo sistema jerárquico donde la función central o rectora es el desarrollo del
pensamiento, la función de formación de conceptos. Todas las restantes funciones se unen a esa
formación nueva, integran con ella una síntesis compleja, se intelectualizan, se reorganizan sobre
la base del pensamiento en conceptos.
De hecho, aparecen unas funciones totalmente nuevas, dotadas de otras leyes que sus
elementales antecesoras, y tan sólo el hecho de que las funciones inferiores hayan cedido parte de
su actividad hacia arriba, a las superiores, suele unir la memoria lógica superior con la elemental,
mecánica, considerando que la primera es continuación de la última, que ambas proceden de la
misma línea genética. Asimismo, el paso de las funciones hacia arriba lleva a que la atención
superior o voluntaria la unan con la involuntaria y la analicen como la prolongación directa de la
última.
2
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
Intentaremos demostrar cómo se forma una serie de nuevas síntesis superiores, nuevas funciones
superiores en las cuales se integran las funciones elementales como instancias subordinadas,
como una categoría superada y que han recibido de estas últimas parte de su actividad trasladada
hacia arriba.
Apartado 02
Comenzaremos por la función de la percepción que suele considerarse como la más temprana en
la historia del desarrollo psíquico del niño. El niño empieza a percibir antes de saber dirigir la
atención, memorizar, pensar. Es la función más temprana y por ello se considera elemental; los
procesos de su evolución están casi siempre ocultos de la observación directa. Sin embargo, en la
nueva psicología se elimina cada vez más y más la leyenda de que la percepción, en general, no
se desarrolla, que existe en el bebé desde el principio, que su funcionamiento posterior 119 es el
mismo que en el adulto y que la percepción, en el proceso del cambio general de las funciones
psíquicas, posee el privilegio de no desarrollarse, de no experimentar ningún cambio, sino seguir
siendo ella misma. En la vida real, sin embargo, la percepción del bebé se parece tan poco a la del
adulto como poco se parecen la memoria o el pensamiento en esas dos etapas del desarrollo.
En cada nuevo estadio de la edad la percepción se modifica cualitativamente y el análisis científico
nos hace conocer los grandes cambios y la compleja reestructuración que se producen en la edad
de transición. No podemos trazar, ni siquiera esquemáticamente, la historia del desarrollo de la
percepción en sus momentos más importantes. Para nuestro propósito basta con señalar
brevemente los dos tipos fundamentales de cambios que experimenta esa función en el proceso de
su desarrollo. Podemos denominar el primer tipo de cambios de elaboración primaria o de síntesis
primaria de la percepción.
Aquí incluimos el desarrollo de tales propiedades de la percepción como la relativa constancia de
la magnitud de los objetos percibidos, de su forma, color. Todos esos momentos varían en
dependencia de diversas condiciones casuales de nuestra percepción, y sólo gradualmente se
elabora la constancia de la percepción que surge gracias a la compleja fusión de los procesos de la
percepción con los procesos de la memoria.
Si miramos un lápiz colocado ante los ojos y después lo apartamos a una distancia 10 veces
mayor, su imagen en la retina del ojo disminuirá también en 10 veces, será igual a la que
tendríamos si el lápiz fuera 10 veces menor y lo viéramos a la distancia anterior. Sin embargo, el
lápiz apartado de nuestros ojos a una distancia 10 veces mayor no nos parece 10 veces más
pequeño. Sabemos distinguir su tamaño de el que tiene un lápiz 10 veces más pequeño colocado
ante nuestros ojos.
E. Hering' señaló certeramente que la luz refleja de un trozo de carbón al mediodía es tres veces
mayor que la de un trozo de tiza al amanecer, aunque la tiza sigue pareciendo blanca al amanecer
y el carbón no deja de ser negro al mediodía. Lo mismo ocurre cuando un mismo objeto es
percibido desde puntos totalmente diferentes, desde distintos ángulos de vista; su forma nos
parece invariable, aunque su reflejo real en la retina del ojo varía infinitamente.
¿A qué se debe la constancia de nuestra percepción, su independencia frente a condiciones
casuales, variables? Helmholtz' supuso que se deben a deducciones inconscientes.
Investigaciones posteriores han demostrado que se producen complejos procesos de unión, de
fusión, de estímulos directos y de estímulos reproducidos por la memoria y que el proceso real de
la percepción contiene siempre un determinado elemento corrector aportado por la memoria.
Cuando miramos un objeto no simplemente lo percibimos, sino que lo recordamos. Tras el proceso
de la percepción existe, de hecho, un complejo proceso de agrupación de sensaciones directas e
imágenes eidéticas.
No analizaremos ahora con detalle el modo como se desarrolla el mecanismo de nuestra
percepción; son procesos que se refieren más bien a la edad infantil y no a la de transición. En
3
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
general, acaban antes del inicio de la maduración sexual 120 y la psicología del adolescente puede
partir de ellas como de algo ya dado. Podemos calificar los otros procesos, a los que está
supeditada la percepción, como elaboración secundaria o procesos de segundas síntesis. Es
cuando la percepción se une al pensamiento, al lenguaje.
En estos últimos tiempos se ha estudiado la compleja influencia del proceso del lenguaje sobre la
percepción visual-directa del niño. Resultó que los procesos del desarrollo del lenguaje y del
pensamiento verbal reelaboran de manera muy compleja la percepción visual-directa del niño, la
estructuran sobre una nueva base; durante la edad de transición, en particular, juntamente con la
formación de conceptos se modifican las viejas proporciones, la antigua correlación de los
momentos visual-directos y no visual-indirectos, concretos y abstractos en la esfera de la
percepción.
A fin de esclarecer el papel del lenguaje y del pensamiento verbal en la percepción acudiremos a
nuestros propios experimentos, estrechamente vinculados a las investigaciones ya citadas sobre la
percepción del adolescente, investigaciones realizadas con el método de la descripción de dibujos.
Dicho método, como es sabido, se lleva utilizando hace tiempo en la psicología y sirve
habitualmente para determinar el desarrollo de la percepción de la realidad por el niño. El niño ve
en el dibujo una u otra película de la realidad que conoce. Por el modo como el niño percibe y
describe lo representado podemos hacernos una idea de cuál es su percepción de la realidad en
su conjunto y conocer las leyes que predominan en ella. Sabemos por Stern y otros investigadores
que las descripciones que hacen los niños por los dibujos, su percepción de ellos, pasa por cuatro
etapas fundamentales. En la primera, el niño se limita a enumerar los diversos objetos
representados en el dibujo; luego describe las acciones que realizan dichos objetos; después
aparecen en sus descripciones indicios que el niño interpreta y une en su descripción todo cuanto
ve y conoce en relación con lo representado. Finalmente, en la última etapa, este proceso culmina
con la descripción global del dibujo, con el establecimiento de relaciones entre sus diversas partes.
Así, pues, las cuatro etapas en el desarrollo de la percepción del niño son la del objeto, la acción,
la cualidad y la relación. De acuerdo con ello, el niño de tres años percibe el mundo como un
conjunto de objetos aislados; más tarde la realidad es para él un conjunto de objetos y personas en
acción, a continuación establece las correlaciones y percibe la realidad como un todo coherente.
Así es como describen el curso del desarrollo de la percepción infantil muchos otros psicólogos
modernos.
Si el método de la descripción de dibujos fuera la base de nuestro razonamiento llegaríamos a
esas mismas deducciones. Sin embargo, tales deducciones contradicen seriamente lo que
sabemos por otras fuentes sobre el desarrollo de la percepción infantil. Sabemos, por ejemplo, que
el niño percibe muy pronto la actividad, las acciones que se destacan para él de la restante masa
de percepciones. El objeto en movimiento se destaca muy pronto en la percepción' del niño. Por
ello es poco probable que antes de fijar su atención en las acciones perciba la realidad como un
conjunto de objetos. 121
Sigamos, en la psicología de la percepción se ha puesto en duda hace tiempo la idea de que el
desarrollo de la percepción pase de la parte al todo y se construya a base de elementos aislados
tal como una casa de diferentes ladrillos. Ya la percepción primitiva de los animales pone de
manifiesto una vía de desarrollo opuesta. La percepción inicial, difusa e integral de toda la situación
dada antecede a la percepción precisa, clara, de sus partes integrantes. Los nuevos experimentos
de Volkelt 5 y de otros han demostrado, asimismo, que la percepción del todo en el niño de edad
temprana es anterior a la percepción de las partes; no es que el todo está compuesto por las
sensaciones aisladas, sino que son esas sensaciones las que se desglosan y diferencian de la
percepción integral inicial. Nos enfrentamos de nuevo a una marcada contradicción, con el
esquema recién citado, es decir, que la percepción del niño pasa de los objetos aislados a la
captación del todo.
Las investigaciones especiales de W. Eliasberg y de otros demuestran finalmente que el niño de
edad muy temprana es capaz de establecer diversas dependencias, nexos y relaciones. El estudio
4
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
del sincretismo en el pensamiento infantil ha demostrado, asimismo, que no es la disparidad de los
elementos, sino la coherencia incoherente de los pensamientos, los entrelazamientos de
impresiones globales semejantes a una madeja, las imágenes sincréticas complejas por su
composición, los que caracterizan el pensamiento infantil en sus primeras etapas. Todo ello,
tomado en su conjunto, nos hace dudar de que la vía de desarrollo de la percepción infantil,
establecida por la psicología tradicional, corresponda a la realidad.
En nuestros experimentos intentamos comprobar dicho esquema del siguiente modo. Al principio
del experimento proponíamos a los niños que nos contasen lo representado en el dibujo y a la
siguiente vez que sustituyeran el relato por un juego representando lo que veían en el dibujo. Al
comparar el relato verbal y la representación lúdica del contenido del dibujo por un mismo niño
hemos podido establecer que en el estadio objetal de la percepción, los niños se limitaban a
enumerar los diversos elementos del dibujo, mientras que en el juego, el contenido del dibujo se
transmitía en su totalidad. Pudimos comprobar así que la percepción del dibujo no constituía
tampoco una excepción de la regla general, es decir, que la percepción en su desarrollo pasa de lo
global a las partes.
Al mismo tiempo se nos planteaba una cuestión compleja y muy interesante, de su solución
dependía el certero entendimiento de los cambios en la percepción del adolescente. Se trata de lo
siguiente: ¿Por qué el niño que percibe el dibujo como un todo y lo transmite como tal en el juego,
llega al análisis y a la enumeración de los elementos cuando utiliza el lenguaje para explicar lo
percibido? La respuesta a dicha cuestión es la siguiente: el lenguaje, al incluirse en los procesos
de la percepción visual-directa del niño, no cursa de un modo paralelo estos procesos, como una
serie de reacciones auxiliares, como un acompañamiento de la melodía principal. Por el contrario,
el entrelazamiento del lenguaje con los procesos de la percepción visual-directa forma síntesis
nuevas y complejas, reestructura dichos procesos sobre una base nueva. 122
Basta el más simple análisis para ver que el lenguaje modifica a la percepción. El lenguaje orienta
la atención hacia una parte determinada, reduce de manera extraordinaria la situación que se
percibe, diríase que la anota estenográficamente, la analiza de un modo automático, la
descompone en objetos, acciones. Al mismo tiempo la sintetiza, refleja los nexos visibles en forma
de juicios verbales. Cuando el niño dice: «El niño corre» mirando el dibujo que representa a un
niño corriendo, reduce infinitamente lo que ve, analiza la situación, pues no percibe por separado al
niño y el hecho de que está corriendo, expresa lo uno y lo otro valiéndose de las palabras, forma
un juicio con esas palabras y da un determinado sentido a lo que percibe.
Es así como se funden los procesos del pensamiento y de la percepción, es así como se
intelectualiza la percepción y se convierte en pensamiento visual-directo. K. Bühler tiene toda la
razón cuando subraya la muy estrecha relación entre el lenguaje y el pensamiento, cuando afirma
que el esquema del lenguaje se convierte también en esquema del pensamiento. Cabe afirmar,
dice Bühler, que el lenguaje piensa por el hombre.
Gracias al pensamiento, los objetos aislados de la percepción se relacionan entre sí, se regulan,
adquieren sentido, pasado y futuro. El lenguaje, por tanto, hace comprender lo percibido, permite
analizar la realidad y pasar de la función elemental a la superior.
Si analizamos la percepción de un adulto, veremos que no es tan sólo una síntesis compleja de
impresiones personales e imágenes de la memoria, sino que se basa en una complicada síntesis
de los procesos del pensamiento con los procesos de la percepción. Aquello que vemos y aquello
que sabemos, lo que percibimos y lo que pensamos se funden en un todo, pero cuando me parece
que veo una serie de objetos que llenan mi habitación, la identificación de lo que percibo y lo que
veo en la realidad no pasa de ser una simple ilusión. Puedo ver las dimensiones, la forma, el color
de dichos objetos, pero no puedo ver que, esto es un armario, una mesa, una persona.
La percepción ordenada y atribuida de sentido, vinculada al pensamiento verbal, es el complejo
producto de la nueva síntesis en la cual las impresiones visual-directas y los procesos del
5
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
pensamiento se funden en un todo que podemos denominar con plena razón de pensamiento
visual-directo. A diferencia del pensamiento desarrollado del adulto, el pensamiento del niño de
manera totalmente distinta reúne, agrupa, atribuye de sentido a lo percibido. Por ello la tesis de E.
Claparéde» respecto a que el niño ve de distinta manera que el adulto o la afirmación de K. Koffka'
de que el niño vive en otro mundo que los adultos, nos parecen correctos en cierta medida. La
percepción desarrollada del adulto recubre la realidad con una malla de categorías lógicas,
reguladoras. Se trata siempre de una percepción atribuida de sentido; el paso de la percepción al
pensamiento visual-directo es un caso particular de ascenso de las funciones antes mencionado.
El paso hacia arriba de las funciones de la percepción no se efectúa de golpe, de un salto.
Empieza muy pronto, en la edad infantil. Bühler, analizando los dibujos infantiles, tiene razón al
decir que desde el momento en que las cosas 123 adquieren nombre, comienzan a formarse los
conceptos en la conciencia del niño y el lugar de las imágenes concretas es ocupado por los
conceptos; el conocimiento formulado verbalmente en conceptos comienza a imperar en la
memoria infantil. Los dibujos demuestran que el niño, a edades muy tempranas, reproduce y
transmite no lo que ve, sino lo que sabe. Su memoria ya ha dejado de ser un depósito de imágenes
aisladas para convenirse en un archivo de conocimientos. Esta circunstancia explica el
esquematismo de los dibujos infantiles, a veces «radiográficos», hechos a menudo al margen del
modelo visual-directo. Esto es, precisamente, lo que distingue ya el pensamiento del niño de edad
temprana del pensamiento de los animales.
Los lógicos y los psicólogos modernos, según Bühler, se inclinan a suponer que los vertebrados
superiores ya dominan el concepto y como ejemplo cita al perro que reconoce a su amo en
diversas situaciones, con ropa distinta y persigue a toda liebre como tal, pese a su diferente
aspecto externo. Pero, dice Bühler, en el mejor de los casos debemos referirnos tan sólo a los
antecesores de nuestros conceptos porque los animales carecen de lo más importante, es decir,
de los nombres.
Vemos, por tanto, que la percepción del niño experimenta relativamente pronto una complicada
elaboración debida al lenguaje. ¿Qué novedades aporta en ese sentido la edad de transición?
¿Qué diferencias hay entre la percepción del adolescente y la del niño? Disponemos de las muy
interesantes investigaciones de F. Berger (1929) dedicadas al problema de la percepción de las
categorías y su significado pedagógico. La deducción más importante hecha por este autor es que
la función perceptora y reguladora de las categorías psicológicas se revelan con bastante claridad
en las vivencias y recuerdos del niño sólo al inicio de la maduración sexual. El objetivo de Berger
era esclarecer la forma en que se desarrolla, en el proceso perceptivo, la regulación y la
correlación de todo el conjunto de impresiones externas e internas.
Se proyectaba a niños entre los diez y diecisiete años una película sin ninguna explicación verbal
para estudiar el proceso de comprensión del contenido. Berger llegó a la conclusión de que todavía
a los diez años el niño percibía únicamente los hechos externos, no diferenciados, de una vida
anímica ajena; tan sólo a partir de los doce-trece años su comprensión de la psicología ajena
progresaba considerablemente. Para Kroh era la prueba de que las categorías imprescindibles
para percibir la vida anímica de otros, empezaba a funcionar tan sólo después de la primera edad
escolar.
Uno de los resultados curiosos de dicha investigación es el hecho de que el niño, mucho antes de
su ingreso en la escuela, es capaz de observar no sólo objetos aislados, sino también sus
propiedades y cambios. Este hecho pasa casi desapercibido cuando al niño se le da algún dibujo
para la descripción. Algunas veces parece que el niño percibe únicamente el objeto concreto y,
poco a poco, va conquistando para su percepción el terreno de la acción, de las cualidades o
relaciones. Tales fueron las deducciones de Stern, quien admitía el predominio del estadio objetal
en la edad preescolar. Las nuevas investigaciones demuestran que en 124 su más temprana etapa
de edad el niño ya percibe las cualidades, relaciones y acciones. Kroh, sin embargo, intenta
justificar el esquema de Stern en los estadios señalados por Stern aquellas formas de percepción,
de manera clara salen al primer plano, las cuales en realidad se podían observar mucho antes y
6
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
que se manifestaban, en particular, en la conducta práctica del niño. Obtenemos así la posibilidad
de juzgar cómo se desarrolla el dominio del lenguaje de las categorías de la realidad.
Vemos, por tanto, que la visión sistemática, regulada, categorial de la realidad aparece sólo en el
período de la maduración sexual. Podemos establecer, además, que el niño domina la percepción
de cualidad, relación y acción mucho antes de su ingreso en la escuela. Se nos vuelve a plantear
la misma cuestión: ¿en qué se diferencia, entonces, la percepción o pensamiento visual-directo del
niño de la percepción del adolescente? Lo nuevo no consiste en que la percepción se aproxima por
primera vez al lenguaje transformándose en pensamiento visual-directo. Como ya hemos visto, eso
sucede relativamente pronto. Lo nuevo consiste en que el propio pensamiento verbal del
adolescente pasa del tipo de pensamiento en complejos al pensamiento en conceptos. Al mismo
tiempo, se modifica radicalmente la índole de participación del pensamiento verbal en la
percepción del adolescente. Al hablar sobre el pensamiento pudimos comprobar que las palabras
del niño y el adolescente se referían al mismo grupo de objetos, que coincidía su referencia objetal,
pero que el significado atribuido era totalmente distinto. Para el niño la palabra significaba un
complejo de objetos concretos, unidos por una relación afectiva; para el adolescente, en cambio,
su significado se manifestaba en conceptos, es decir, era una imagen compleja del objeto en la
cual se reflejaban sus nexos y contactos con la realidad, su esencia.
Así, pues, el pensamiento visual-directo del adolescente incluye el pensamiento abstracto, el
pensamiento en conceptos. El adolescente no se limita a comprender, a tomar conciencia de la
realidad percibida, sino que la piensa en conceptos, es decir, para él en el acto de la percepción
visual-directa se sintetiza de manera compleja el pensamiento abstracto y el concreto. Regula la
realidad visible con ayuda de los conceptos elaborados en su pensamiento sin correlacionarlos con
los complejos antes establecidos. La percepción categorial aparece sólo en la edad de transición.
Podríamos decir que tanto el niño como el adolescente correlacionan por igual lo percibido con el
sistema de vínculos ocultos tras la palabra, pero ese propio sistema de vínculos, en el cual se
incluye lo percibido, es profundamente distinto en el niño y en el adolescente, igual que son
distintos el complejo y el concepto. Dicho brevemente, el niño al percibir, más bien recuerda y el
adolescente más bien piensa.
A. Gelb contrapone muy figurativamente la percepción del ser humano y la del animal; para el
animal, dice Gelb, no existe el mundo de los objetos, sino el mundo de los objetos de sus acciones,
objetos que deben parecerle muy distintos en dependencia de su situación y funciones. El vaso del
que se bebe y el vaso que rueda por el suelo son para él dos objetos distintos, ya que en ambos
casos son partes de diferentes situaciones. 125
Los experimentos de W. Köhler confirman brillantemente ese cambio en el significado del objeto
según sean las diversas situaciones concretas. Un mono, que en reiteradas ocasiones alcanzaba
un fruto suspendido en lo alto con ayuda de un cajón que le servía de soporte, intenta en vano
alcanzar dicho fruto desde el suelo sin recurrir al cajón sobre el cual está tumbado otro mono.
Sería erróneo suponer que no se ha percatado del cajón, pues cansado de sus baldíos esfuerzos
se acerca a él varias veces e incluso se sienta en él, pero vuelve a irse. Sería igualmente erróneo
suponer que se ha olvidado por algún motivo del modo habitual en que lo utilizaba, porque tan
pronto como se levanta su amigo, agarra el cajón, lo coloca en el lugar debido y consigue así el
fruto. K. Koffka dice que el comportamiento del mono hace pensar que un objeto separado de su
posición habitual puede integrarse sólo con enorme esfuerzo en otra totalidad. El cajón donde se
había tumbado el mono era un objeto para descansar y no para alcanzar el fruto.
Las investigaciones experimentales sobre los animales están repletas de ejemplos semejantes. El
objeto, al margen de la situación concreta, carece de significado. Un mismo objeto en diversas
situaciones tiene un significado diferente, determinado por su función efectiva. Lo mismo se
manifiesta durante mucho tiempo en las definiciones del niño cuando él designa los objetos por las
acciones que con ellos realiza. Sólo el concepto permite superar la situación directa y crear el
concepto de objeto. Como veremos después junto con la distorsión del pensamiento en conceptos
se distorsiona también el mundo de la conciencia objetal. Cabe decir que el niño tan sólo con la
7
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
ayuda de la palabra conoce las cosas y sólo con ayuda del concepto llega al conocimiento real y
racional del objeto.
Pero, ¿qué ocurre con el animal, con el niño antes de que empiece a hablar, con el niño
sordomudo? ¿Conocen ellos la realidad? En los primeros años de su vida el niño ve la situación,
pero no la conoce, no la analiza, no la determina; en vez de conocerla, la vive. Su conocimiento es
una parte inalienable de la adaptación directa, no está separada de su acción, de su apetito. Más
adelante hablaremos de un enfermo que reconocía la destinación de los objetos y sabía
manejarlos racionalmente cuando le impulsaba la sed o el hambre, pero que al margen de las
situaciones correspondientes no los reconocía.
El conocimiento en el sentido de una percepción ordenada, categorial, es imposible sin el lenguaje.
La palabra singulariza el objeto del proceso integral de adaptación, de una situación, lo convierte
en objeto de conocimiento. Claro está que hay en los animales rudimentos, raíces, de
conocimiento. También existen rudimentos de conocimiento con anterioridad a los conceptos, en
imágenes sincréticas, en el pensamiento en complejos. Pero tan sólo aquel que domine los
conceptos puede llegar al conocimiento racional. Gelb resume el papel del concepto para la
percepción racional de la realidad en la siguiente frase: «Para el animal existe el entorno (Umwelt),
para el hombre, el mundo (Welt)». 126
Apartado 03
En la edad de transición se producen idénticos cambios en la memoria del adolescente. El
desarrollo de la memoria es una de las cuestiones más embrolladas y complejas de la psicología.
La psicología que no diferencia la historia del desarrollo de las funciones inferiores y superiores
está repleta de afirmaciones contradictorias respecto al desarrollo de la memoria. Algunos autores
suponen que la memoria se desarrolla intensamente en la edad de transición, otros afirman que
hay un cierto descenso de la misma a esa edad y los terceros consideran que alcanza su cota más
alta bastante antes y admiten que permanece a un mismo nivel a lo largo de la edad de transición.
M. Rubinstein dice que la cuestión sobre el desarrollo de la memoria en la juventud es muy
discutible. Otros muchos, como J. Selli (1901), insisten en que la memoria alcanza a los doce años
su cota máxima. Otros investigadores la supeditan a la ley general del desarrollo y no consideran
que sea una excepción de la regla general, opinan que su mayor desarrollo llega con la madurez,
es decir, que aumenta en la juventud.
M. Rubishtein defiende ese segundo punto de vista. Si admitimos, dice, como cierto, que la
memoria a los doce años llega al zenit de su desarrollo, entonces, como fenómeno vivo habremos
de admitir que está sostenida por multitud de factores: un aumento de interés, un enriquecimiento
asociativo, una mayor estabilidad volitiva y emocional, una lógica más consecuente, etc. (en el
proceso real todo ello tiene fundamental significación), de lo cual se deduce que la memoria no se
debilita, si no hay razones especiales para ello, en la juventud. Por el contrario, debe convertirse en
algo muy potente.
Vemos, por tanto, que la psicología ha de limitarse forzosamente a descripciones generales en
lugar de dar una respuesta fáctica a la cuestión sobre el desarrollo de la memoria en la edad de
transición; sin embargo, el propio planteamiento de la cuestión nos parece correcto. Los
fundamentos orgánicos de la memoria, sus funciones elementales apenas se desarrollan al inicio
de la edad de transición. Al parecer, alcanzan su apogeo bastante antes de los doce años y no
revelan ningún avance esencial en el período que nos interesa. Pero la memoria superior o lógica,
que se forma a base de la síntesis del intelecto y la memoria, es el verdadero logro de la edad de
transición. Nos encontramos aquí con un fenómeno análogo al desarrollo de la percepción.
Hay algo indiscutible: la clave para entender el desarrollo de la memoria del adolescente no debe
buscarse en los cambios que se producen en el interior de la propia memoria, sino en aquellos que
atañen a las relaciones de la memoria con otras funciones, modificando su lugar en la estructura
8
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
general de los procesos psíquicos. A fin de determinar el cambio más esencial en la memoria del
adolescente debemos estudiar la relación entre la memoria y el pensamiento en la primera edad
escolar con ayuda del método de los cortes genéticos, mediante la comparación de los mismos.
Gracias al estudio comparativo sabemos que la relación entre 127 los dos procesos fundamentales
cambia inversamente cuando el niño pasa de la primera edad escolar a la adolescencia.
En la primera edad escolar, al igual que en la temprana, el intelecto se apoya sobre todo en la
memoria. El pensamiento todavía se realiza principalmente con ayuda de la recordación. El análisis
de las operaciones del pensamiento pone de manifiesto las leyes que caracterizan más la actividad
de la memoria que el pensamiento. En estos últimos tiempos disponemos de varias investigaciones
experimentales que ponen de manifiesto el papel esencial de la memoria en los procesos del
pensamiento.
Sin caer en la exageración podemos decir que el pensamiento primitivo en los tempranos estadios
de desarrollo de la onto y la filogénesis no pasa de ser una función de la memoria. Más todavía, en
los estadios primitivos la memoria cumple en forma indiferenciada tres funciones distintas:
memorización, imaginación y pensamiento.
En una investigación especial sobre pensamiento visual-directo, Schmitz se planteó la tarea de
estudiar la relación entre el intelecto y la tendencia eidética" —que es la forma más destacada de
la memoria concreta— y el papel de la memoria en el pensamiento visual-directo del niño. La
autora parte en su estudio de los datos de M. Zillig (1917), quien demostró la existencia de cierta
relación entre la tendencia eidética, claramente manifiesta, y un intelecto mediano e, incluso, entre
una marcada tendencia eidética y un intelecto deficiente. Otras investigaciones han demostrado
que una elevada facultad intelectual se combina también con elementos eidéticos. O. Kroh (1922)
fue el primero en señalar la poca probabilidad de que haya una correlación unívoca entre el
intelecto y el eidetismo. En efecto, las investigaciones de Schmitz han demostrado que no existe
ninguna relación unívoca entre ambos y que el eidetismo podía combinarse con diversos grados de
facultad intelectual.
Resulta sumamente interesante el estudio de las relaciones entre el intelecto y la memoria para
elucidar el problema de la correspondencia entre el pensamiento visual-directo y el no visualdirecto. Como es imposible determinar el vínculo directo entre la facultad intelectual y las
tendencias eidéticas, se nos plantea otra cuestión más interesante todavía: ¿existe o no una
relación determinada entre las imágenes visual-directas de los eidéticos claramente manifiestos y
su pensamiento?
A ese problema dedicó Schmitz la investigación ya citada por nosotros. Fueron estudiados
numerosos escolares en diversos núcleos de aprendizaje y se pusieron de manifiesto interesantes
relaciones entre la memoria y el intelecto. Dicha investigación desde nuestro punto de vista
confirmó la idea expresada por nosotros, es decir, que las imágenes eidéticas contienen en forma
no fraccionada los rudimentos de las tres futuras funciones independientes: memoria, imaginación
y pensamiento. Como entre los escolares esas funciones actúan conjuntamente, resulta imposible
trazar una divisoria exacta entre los tres procesos que más tarde se desglosan en funciones
independientes. El nexo entre la tendencia eidética y la imaginación, establecido en su tiempo por
Tzillig, se vio confirmado en la investigación 128 de Schmitz. Hemos podido comprobar, asimismo,
que la actividad intelectual de los eidéticos aclara el origen del intelecto y sus niveles primitivos.
Los resultados de los experimentos hechos con niños de diez-once años de una misma clase con
el test de Binet-Bobertag 9 arrojó el siguiente resultado: el 53% de ellos eran eidéticos. El análisis
cualitativo de las respuestas y errores en ese estadio demostró el estrecho vínculo entre el
pensamiento y la memoria. En esta etapa, según Schmitz, el niño respondía a la pregunta
partiendo de un caso concreto. Recordaba una historia, un cuento o cuadro, alguna vivencia. «La
investigación de Schmitz con el test mencionado es un conjunto de recuerdos de los cuales elegía
el niño algún componente apto para la respuesta; por ejemplo, la contestación a la pregunta:
«¿Qué harías si llegaras tarde a la estación y perdieras el tren?», el niño dice: «Tendría que pasar
9
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
la noche en la estación». La respuesta parece falsa si la analizamos desde el punto de vista del
pensamiento, pero en su base está el siguiente recuerdo. Durante un viaje el niño con sus padres
llegaron a la estación cuando el tren ya se había ido y en espera del primer tren de la mañana
tenían que pasar la noche en la estación. El ejemplo muestra con toda evidencia hasta qué punto
los recuerdos gobiernan el pensamiento del niño y cómo la solución de una tarea intelectual
equivale a seleccionar entre los recuerdos los componentes acordes con la nueva situación.
Los resultados de la investigación de Schmitz son indudables; los niños de diez-once años
responden a la pregunta planteada en forma general, como es habitual en los test, no con un
razonamiento de carácter general, sino casi siempre con un juicio concreto. La pregunta provoca
en ellos una determinada vivencia parecida tan sólo externa o verbalmente a la pregunta. El niño
recurre a sus recuerdos y guiándose por ellos da una respuesta que con frecuencia no transmite lo
más esencial de la vivencia, se limita a seleccionar algún componente que prevalece por su
emotividad o por su relación con otros elementos, según supone Schmitz.
Por tanto, lo que destaca, al fin y al cabo, en esa actividad intelectual es la acción de la memoria
que provoca alguna que otra vivencia. Por ello, según Schmitz, los test no nos ayudan a determinar
el intelecto infantil, sino más bien la actividad de su memoria.
Estos datos fueron confirmados por los experimentos hechos con los eidéticos, cuando se aclaró si
ellos se apoyaban en imágenes visual-directas durante la respuesta y si estas imágenes son los
elementos primarios que subyacían en sus respuestas. Fueron estudiados 28 eidéticos con ayuda
de pruebas destinadas a niños de diez, once y doce años. Se les pedía que definieran los
siguientes conceptos: «compasión», «dependencia», «justicia» y que construyeran una oración con
tres palabras: oro, desgracia, salvación, etcétera.
Se podía detectar por la mirada del niño y su postura durante la reflexión si participaban en su
pensamiento imágenes visual-directas. Cuando era así sus ojos relucían, su mirada se paseaba
por las paredes, por la superficie de la mesa, por la cubierta del cuaderno. En caso contrario sus
ojos recorrían la habitación sin orientación fija. Muchos niños respondían sin participación alguna
de la imagén 129 y tan sólo después de la respuesta en el niño surgía la imagen correspondiente,
estos casos se excluían del cómputo general. En otros niños, por el contrario, todas las soluciones
de la tarea intelectual provocaban una imagen concreta, visual-directa.
LSV_Tomo_4_03_OCR_TEMP.doc
Al explicar el concepto de «compasión» el escolar piensa que el día anterior y el actual tuvo que
velar junto a la cama del enfermo e imagina de manera visual-directa la cama. Otro niño, al explicar
dicha palabra, ve dos imágenes: a su madre dando un trozo de pan a un mendigo y a sí mismo
entregando el pan a su hermano pequeño que juega en una plazoleta. Explica su respuesta,
diciendo: «Es que los niños mayores soportan mejor el hambre que los pequeños.» Y explica la
palabra «compasión» partiendo de esas dos imágenes: si alguien no tiene pan, se le da un trozo.
Aquí tenemos otro ejemplo que demuestra de manera evidente que las imágenes concretas
subyacen en la definición del concepto y que la definición verbal del concepto viene a ser la
traducción de los conceptos en imágenes.
Según el cómputo general, 28 de las 109 respuestas (25%) son debidas a imágenes visualdirectas. Por esta razón hemos de admitir que la memoria sensorial tiene suma importancia en las
respuestas a las preguntas planteadas. De las 109 respuestas 33 (30%) fueran dadas bajo la
influencia de las representaciones y tan sólo en las restantes no se pudo establecer que hubiera
alguna imagen visual-directa, ni representación en que se basará la respuesta. Los niños decían
sólo lo que pensaban de esto. Las nuevas investigaciones han confirmado esos resultados. El
resultado de la investigación fue que tan sólo 20 niños (18%) no pensaban en nada determinado.
De 89 respuestas referidas a un caso concreto, 65 estaban relacionadas con determinadas
vivencias, 24 con libros leídos por el niño y cinco únicamente con la enseñanza escolar.
10
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
Schmitz llega a la conclusión de que el estrecho vínculo entre la memoria y el intelecto de los
escolares invalida totalmente los test de capacitación, que no comprueban el intelecto, sino la
memoria. Sin embargo, podríamos hacer una deducción más amplia de ese experimento que
confirma con gran claridad la profunda dependencia del intelecto primitivo del niño de su memoria.
El pensamiento del niño sigue unido a los recuerdos. Su intelecto se apoya en la memoria
principalmente. La correlación de la memoria en imágenes (eidetismo) y la facultad intelectual no
puede tener significación unívoca porque en el proceso del desarrollo la relación entre la memoria
y el intelecto se modifica y esa modificación del nexo interfuncional y de relación entre esos dos
tipos de procesos constituye el contenido básico del desarrollo de la memoria en la edad de
transición. Esa misma cuestión planteada de forma dinámica no estática, en el plano de las tesis
generales que propugnamos, tiene una solución clara y precisa: los cambios de las funciones
psíquicas superiores que se producen con la edad se deben a la evolución de los nexos
interfuncionales.
Con respecto a esto es interesante la participación de los componentes prácticos, dinámicos, en el
pensamiento visual-directo del niño, los cuales indica la autora. El pensamiento visual-directo,
como demuestra la investigación, guarda muy estrecha relación con esos elementos dinámicos,
eficientes, motores; forma 130 con ellos un complejo único. Metz ha demostrado que esos
procesos óptico-dinámicos son equivalentes a los fenómenos eidéticos. De acuerdo con la certera
observación de Schmitz los conceptos en la etapa temprana del desarrollo del niño se aproximan
sobre todo a una imagen motriz, dinámica, debido a lo cual provocan una disposición hacia las
reacciones y constituyen de hecho una forma especial de comportamiento práctico.
En el pensamiento primitivo, que se apoya en la memoria, subyace la indisoluble unión de
elementos visual-contemplativos y dinámico-prácticos que se sostienen mutuamente. Con relación
a ello, Schmitz dice que entre los habitantes civilizados de Europa perviven también los llamados
conceptos manuales que Kushing observó en los pueblos primitivos.
No podemos dejar de mencionar las interesantes investigaciones de E. Jaensch quien demostró
experimentalmente que el pensamiento en los eidéticos se realiza con ayuda de imágenes visualdirectas en las cuales se combinan en un todo elementos dinámicos, prácticos y ópticos. Jaensch
propuso a 14 eidéticos que produzcan la imagen visual-directa del objetivo (una manzana, una
piedra, una pelota, un trozo de chocolate) y un palo con un extremo doblado. El palo y el objetivo
están separados entre sí. Cuando al eidético se le propone que piense que tiene que obtener el
objetivo, 10 de los 14 sujetos desplazan las imágenes visual-directas en el espacio de la forma que
se representa en la figura 1. La herramienta y el objetivo se unen y en el campo visual del niño
sucede lo que más tarde realiza con las manos.
Figura 1
Es fácil darse cuenta que tales experimentos, análogos a los realizados por Köhler con los monos,
nos proporcionan la clave para entender correctamente su significado. Jaensch opina que en los
experimentos de Köhler el animal, mediante ciertos desplazamientos espaciales en el campo
óptico, aproxima el palo y el objetivo, primero en la percepción y luego de hecho. El
desplazamiento espacial del objeto al mirar a algún objetivo es precisamente tal unión de
elementos ópticos y dinámicos. En esa forma se produce, al parecer, las acciones intelectuales
más primitivas de los animales. 131
A nuestro juicio, Jaensch, partiendo de ese experimento, niega en vano que los chimpancés
tengan razonamiento. Dice que no se puede deducir que los animales actúan racionalmente por el
hecho de no obrar a ciegas, por guiarse de la percepción y aproximación ópticas. Jaensch supone
que en los monos se produce algo semejante a nuestra ilusión óptica-geométrica, la orientación de
la atención, la percepción del movimiento aparente del objeto, etc. A nuestro entender nos
encontramos de hecho con la forma óptica más primitiva del intelecto, no sepa-rada aún de la
percepción en la cual los momentos visual-directos y efectivos constituyen una síntesis única. Es
11
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
interesante señalar que también para otros investigadores de los conceptos infantiles la formación
del concepto en la edad infantil es una función de la memoria.
K. Groos, como hemos visto, consideraba que el concepto potencial del niño era producto del
hábito, una disposición para impresiones generales similares, que calificaba de conceptos
preintelectuales y que no tienen nada en común con el intelecto en el verdadero sentido de la
palabra. Los consideraba como conceptos potenciales en los cuales subyace la disposición de
carácter puramente efectivo que incluyen en sí el momento práctico y que son en cierta medida los
«conceptos manuales». La así llamada definición funcional del concepto, dada por el niño, no es
otra cosa que el «concepto manual» verbalmente expresado, una disposición práctica general. Los
conceptos infantiles que son más generales al comienzo y más concretos al final viven una
evolución interesante en ese sentido. Groos presenta el siguiente ejemplo: una niña de ocho años
y medio a la pregunta: ¿Qué es una silla?, responde: «Es un mueble sobre el cual uno se sienta.»
Se trata de una definición del concepto demasiado amplia, pues incluye también un banco.
Mucho más significativa fue la respuesta dada por una niña desarrollada, de doce años, que a la
pregunta: «Qué es una mesa?», respondió: «Una tabla cuadrada con cuatro patas.» Esa misma
niña varios años antes habría incluido en su definición cualquier tipo de mesa: oval, redonda e,
incluso, de tres patas. Si esta niña teniendo más edad hubiera dado una respuesta tan
insatisfactoria, demostraría con ello que su definición anterior no dependía en modo alguno de un
concepto claro y que sólo se debía a una disposición hacia cierta impresión general.
El ejemplo citado nos hace conocer asimismo cierta peculiaridad de muchas definiciones infantiles.
Evidentemente, la niña no reflexiona mucho tiempo para decidir si su definición es apropiada para
todas las mesas: se contenta con el recuerdo que surge en su conciencia.
Para los niños de edad escolar la definición de un concepto es, como vemos, la reproducción del
recuerdo más que nada. En opinión de Groos la niña, de hecho, describe sólo un ejemplo, aunque
cree hacer una definición completa.
Es frecuente hallar este método de definiciones de conceptos en niños de edad escolar. He aquí
algunos ejemplos de definiciones infantiles citadas por Grunwald. A la pregunta: «¿Qué es un
objeto?», responden: «Es una mesa.»
«¿Qué es una hoja?», «una hoja de papel secante». Hemos citado ya el ejemplo dado por Messer
—la definición de razón que hace un escolar de primer grado—: «La razón es cuando hace calor y
yo no bebo agua.» Es evidente que tal definición 132 se basa en cierta impresión concreta que
para Groos no significa una disociación de los indicios del concepto, sino una disposición asociada
con la palabra. Cuando el niño se percata de que van a hablarle de un comportamiento sensato, se
produce en él una simple disposición preintelectual hacia una impresión similar y esto resulta más
que suficiente para dar una solución lógica por medio del juicio. Groos tiene razón cuando dice que
ese tipo de ejemplos esclarecen también un tanto la conducta de los adultos, es decir, cuando el
ejemplo se impone a la definición.
La última peculiaridad a señalar en las definiciones infantiles es su preferencia por las acciones en
general y, sobre todo, por los actos volitivos. Así, pues, las definiciones infantiles ponen de
manifiesto el «concepto manual» efectivo. En los experimentos de Binet el niño explica que el
cuchillo es aquello con que se corta la carne, el sombrero lo que se pone en la cabeza, etcétera.
K. Bühler fija también su atención en el vínculo existente entre los conceptos infantiles y la
memoria. En nuestras definiciones —dice Bühler— determinamos algo a través de sus conexiones
regulares con otros conceptos. En principio, el niño pequeño actúa del mismo modo, sólo que sus
conexiones de cosas tienen un carácter algo distinto. Las conexiones según el objetivo, su
utilización práctica constituyen la base de los «conceptos manuales» verbalmente expresados. En
los experimentos de Binet el niño, a la pregunta: «Qué es un caracol?», responde: «Eso es para
aplastarlo, para que no se coman las lechugas.» «Eso se come la lechuga, hay que aplastarlos
12
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
para que en el jardín no coman» (quince años). «Eso es lo que saca los cuernos, se les debe
exterminar.» Diríase que el niño está de observador en el jardín dando instrucciones prácticas y
demostrando al mismo tiempo sus conocimientos. Pero la fórmula de «eso es para...» es la
habitual para definir verbalmente el «concepto manual»; fórmula que el niño abandona cuando
pasan a primer lugar relatos breves o bien observaciones hechas por él alguna vez. «¿Qué es un
carricoche?» «Los hombres se sientan en él, azuzan el caballo con el látigo y el caballo corre
entonces.» «¿Y el ómnibus?» «Para que se sienten dentro muchas damas. Los asientos son
blancos. Tiene tres caballos. Hacen "dzin" y ellos corren.»
Vemos de nuevo que los conceptos infantiles están basados en recuerdos o en una disposición
dinámica general. Una situación concreta que aparece durante la definición del concepto, suele
influir en el niño hasta el punto de impedirle establecer una relación regular del concepto dado con
otros, como hubiera hecho un adulto, y una relación concreta con sus recuerdos tal como hemos
visto en los ejemplos que acabamos de citar; el nexo que establece es totalmente casual, está
condicionado por el orden de las palabras presentadas. K. Bühler cita ejemplos de tal
perseveración: en primer lugar va el caballo que muerde, le sigue una lámpara que no muerde,
luego viene la casa que no muerde, etcétera.
K. Bühler, al hacer el balance general de las peculiaridades de los «conceptos infantiles, dice que
impera en ellos la idea del objetivo. Es muy típico que toda esa edad se considere práctica y
orientada a un fin determinado: El área de los objetos y acontecimientos, que el niño abarca con
ayuda de esa categoría, no es 133 muy grande, que digamos, y el entrelazamiento de los nexos
entre los objetivos, ya que se interrumpen constantemente por la presencia de todo miembro
inmediato, todavía carece de los constantes hilos directores. Sin embargo, existe claridad y orden
en ese pequeño reino.
Cabría añadir a lo dicho que la claridad y el orden reinantes en el pensamiento del niño en esta
etapa se deben a que su pensamiento completamente se apoya en su disposición habitual,
práctica, efectiva y en su recordación concreta, visual-directa, en imágenes. El intelecto, en este
caso, viene a ser una función del hábito y de la memoria. El concepto se basa en la disposición
motriz y en la imagen visual-directa, traducidas a las palabras.
El análisis del estudio de las peculiaridades del pensamiento del niño en la edad escolar y de sus
vínculos con la memoria nos era imprescindible para determinar certeramente los cambios que se
producen en la memoria del adolescente. Para ello hemos de recurrir de nuevo al estudio
comparativo de dos cortes genéticos. Corno hipótesis se había supuesto ya que la deducción
fundamental de dicho estudio era que el cambio principal en el desarrollo de la memoria del
adolescente consiste en el cambio inverso de las relaciones que existían entre el intelecto y la
memoria en la edad escolar.
Si en el niño el intelecto es una función de la memoria, en el adolescente la memoria es función del
intelecto. Al igual como el pensamiento primitivo del niño se apoya en la memoria, la memoria del
adolescente se apoya en el pensamiento. Como en el niño la forma visible, verbal del concepto,
encubre un con-tenido concreto, en imágenes, práctico, activo; así en el adolescente, tras la
apariencia externa de las imágenes de la memoria se ocultan auténticos conceptos. Este factor
esencial en la historia del desarrollo de la memoria no ha sido suficientemente estudiado aún.
La psicología del desarrollo no ha estudiado hasta la fecha los cambios que en las diversas edades
se producen en las funciones tomadas por aislado, independientemente una al lado de la otra. Por
regla general, se analizaba el desarrollo de las funciones psíquicas como si formasen una serie
constituida por elementos relativamente independientes, con trayectorias paralelas. Se admitía
tácitamente que la evolución de las funciones psíquicas era como un manojo de ramas secas
metidas en un recipiente. Se prestaba muy poca atención a las relaciones funcionales,
estructurales, entre los procesos aislados, a la distribución de las funciones aisladas que se iban
formando en cada etapa de edad, y en relación con esto no se tomaba suficientemente en cuenta
las complejas combinaciones, las síntesis superiores que tanto abundan en la edad de transición.
13
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
Incluso las teorías psicológicas que reconocían la independencia del pensamiento y su
irreductibilidad a las asociaciones no abarcaban ese problema en toda su profundidad ni ponían de
manifiesto el hecho fundamental de que a lo largo del proceso del desarrollo aparece una función
realmente nueva, una nueva combinación de procesos, una nueva síntesis independiente que
podemos calificar como memoria lógica.
Los viejos experimentos de K. Bühler (1912)'° han demostrado que la memoria de los
pensamientos y la memoria de las palabras y de otras representaciones 134 se rigen por leyes
diferentes. Si entre las ideas y las representaciones no existen diferencias, dice O. Külpe,
refiriéndose a estos experimentos, las primeras tendrían que recordarse con las mismas
dificultades que las últimas. Las asociaciones entre los pensamientos se forman de manera más
rápida y sólida que entre las palabras. ¿Quién puede retener en la memoria una serie de 20-30
palabras oídas por primera vez de modo que al escuchar una palabra de esta serie se pueda
contestar rápidamente con la palabra emparejada? Si alguien fuera capaz de hacerlo
consideraríamos al poseedor de una memoria tan privilegiada como un ser excepcional. Sin
embargo, un resultado semejante se consigue fácilmente, como lo han demostrado los
experimentos, con la memorización de pensamientos emparejados.
K. Bühler presentaba a los sujetos de la investigación una serie de pensamientos emparejados que
ellos debían relacionar entre sí. Se puso de manifiesto lo fácil que les resultaba hacerlo y cuánto
tiempo mantenían en la memoria ambos pensamientos. Al día siguiente, esta serie todavía podía
ser reproducida sin ningún error. En otra serie de pruebas ese mismo investigador les presentaba
15 frases o retazos de pensamientos y después de una pausa les proponía la segunda serie de
oraciones relacionadas por su sentido con la primera serie, o una serie de sus partes con el sentido
incompleto". Así, pues, la misma idea se daba en forma disociada: las primeras partes en la serie
primera y las segundas en la segunda. Tampoco coincidía el orden de sucesión de las primeras y
segundas partes. El sujeto al oír las segundas partes debía completarlas mentalmente con las
partes correspondientes de la primera serie. Todos los sujetos realizaron esta tarea. En las series
las partes correspondientes eran separadas unas de otras por algunas oraciones y, sin embargo,
los sujetos de la investigación fueron capaces de abarcar mentalmente todo el material lo cual
contradecía sin duda la ley de la asociación, vigente en el terreno de las representaciones.
Estos experimentos demuestran que los pensamientos aislados no sólo se mantienen y conservan
fácilmente, sino que se unen también entre sí infringiendo aparentemente todas las leyes de la
memoria.
Por tanto, quedó experimentalmente demostrado, que la memorización de los pensamientos está
supeditada completamente a otras leyes que la memorización de las representaciones. Basta este
simple hecho para entender la radical transformación cualitativa que se produce en la actividad de
la memoria del adolescente cuando pasa del pensamiento visual-directo al abstracto. Hemos visto
que el pensamiento del niño se apoya precisamente en imágenes concretas, en representaciones
visual-directas. Cuando el adolescente pasa al pensamiento en conceptos, la memorización de lo
que ha percibido y, lógicamente comprendido, debe poner de manifiesto las leyes totalmente
distintas de las que caracterizaban la memorización en la edad escolar.
En esta edad la intelectualización del mneme, es decir, la paulatina aproximación de la memoria y
el intelecto subyace, según E Giese, en el desarrollo de la memoria. Se comprende el gran
progreso que alcanza la memoria en esas circunstancias. Continuando la comparación figurada de
Külpe, podríamos decir 135 que el adolescente al pasar a la memorización en conceptos llega a
tales resultados que en la memorización en imágenes demostraría sin duda alguna una relevante y
fenomenal memoria.
Ahora bien, el incremento de la memoria lógica, no es cuantitativa tan sólo, no se refiere a su
contenido únicamente. La memoria más que por las imágenes de los objetos concretos se
completa con sus conceptos, vínculos, relaciones. La índole cualitativa de la propia función de la
14
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
memorización mejora por su estructura, composición y formas de actividad. Su desarrollo ulterior
cambia radicalmente.
En la «Paidología de la edad escolar» ya hemos aclarado en rasgos generales cómo la memoria
directa, eidética, natural, pasa a ser mediada, cultural, mnemotécnica. Hemos visto que el niño, en
el caso dado, recorre la misma trayectoria para dominar su memoria con ayuda de signos
artificiales: de la utilización de la memoria al dominio sobre ella, de la mneme a la mnemotecnia, es
decir, sigue la misma trayectoria que recorrió antaño toda la humanidad en el proceso del
desarrollo histórico de la memoria.
Esa transición, claro está, no ocurre de golpe, se va fraguando durante el pro-ceso del desarrollo
infantil y nos corresponde la tarea de hallar y fundamentar con ayuda de los cortes genéticos y su
estudio comparativo lo nuevo que en este campo se produce en la edad de transición. Hemos
dicho ya, que el proceso de formación de conceptos empieza desde que surgen las primeras
palabras del niño; ya los dibujos del niño de temprana edad demuestran que la memoria infantil es
un archivo de conocimientos y no un depósito de imágenes. La participación del lenguaje en los
procesos de la memoria, la verbalización de la memoria es muy notables ya en la temprana edad
infantil. El niño no recuerda frecuentemente la situación concreta, directa, ni tampoco uno u otro
suceso, sino una especie de anotación verbal de lo sucedido. Es propio, ya de la temprana edad la
memorización en signos, la memorización en palabras.
Algunos psicólogos, que reducen el pensamiento a los hábitos verbales, se inclinan a ver en el
funcionamiento del aspecto verbal de nuestros hábitos la expresión más concreta de la actividad
de la memoria. J. Watson considera que la memoria es una reproducción de las anotaciones
verbales de vivencias y acciones concretas. Sabemos, sin embargo, que el propio significado de la
palabra, la propia forma de utilizarla como signo de una serie de objetos, el propio tipo de
operaciones intelectuales, que constituyen los fundamentos de la generalización y se consiguen
con la ayuda de las palabras, son esencialmente distintas en el escolar y en el adolescente. Se
comprende, por tanto, que también la verbalización de la memoria, la memorización con ayuda de
anotaciones verbales se modifican sustancialmente cuando se pasa de la edad escolar a la edad
de transición.
Podemos formular del siguiente modo los momentos centrales de todos esos cambios: la memoria
del adolescente se libera de las imágenes eidéticas visuales-directas, la memoria verbal, la
memorización en conceptos directamente unidas a la atribución de sentido, el análisis y la
sistematización del material pasan a ocupar el primer plano, con la particularidad de que la
elaboración del material, 136 cuando la memorización es verbal, experimenta, por regla general,
los mismos cambios que el pensamiento en general al pasar de la imagen al concepto. Finalmente, debido al potente desarrollo del lenguaje interno y a la definitiva desaparición de las
diferencias entre el lenguaje interno y externo, la propia memoria verbal del adolescente se apoya
fundamentalmente en el lenguaje interno y se convierte en una de las funciones intelectuales.
Surge, pues, una relación del todo opuesta ha la que hemos podido establecer para una etapa más
temprana en el desarrollo de la memoria y del pensamiento. Si en aquella etapa la definición del
concepto era, de hecho, la traducción en palabras de una imagen concreta o de una disposición
motriz, en ésta, por el contrario, la memorización de imágenes concretas y disposiciones motrices
son sustituidas por la asimilación de los conceptos correspondientes. Si en la primera etapa pensar
equivalía a recordar; en la segunda, memorizar equivale a pensar.
Cabe decir en pocas palabras que el niño, al llegar a la adolescencia, pasa a la mnemotecnia
interna que suele denominarse memoria lógica o forma interna de memorización mediada. El paso
de lo exterior a lo interior, relacionado con el poderoso desarrollo del lenguaje interno, exige, sin
embargo, un esclarecimiento más detallado, pues constituye el rasgo general en el desarrollo de
todas las funciones intelectuales en la edad de transición y se refiere en la misma medida tanto a la
memoria como a la atención. Por ello, aplazamos el examen de la ley que rige el paso de las
funciones desde fuera hacia dentro hasta el análisis de los cambios más importantes que se
producen en el desarrollo de la atención del adolescente.
15
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
Apartado 04
Los cambios de la atención que se producen en la etapa de la maduración sexual apenas si han
interesado hasta ahora a los investigadores. La mayoría de ellos subestima ese problema o bien le
dedican algunas líneas, limitándose a seña-lar brevemente, y de paso, el incremento cuantitativo
de la estabilidad y actividad de la atención que se observa en el adolescente. Creemos que ningún
investigador ha revelado el cambio radical y principal de los procesos de la atención en la edad de
transición, cambios que son, sin embargo, no menos importantes y esenciales que sus análogos
en la percepción y la memoria.
La formación de la síntesis superior y la actuación conjunta de una serie de funciones más
elementales, la nueva y compleja combinación, la nueva y compleja estructura, regulada por sus
propias leyes especiales, es el problema planteado ante nosotros. Para entenderlo debemos
buscar nuevamente la clave de este problema en las interrelaciones e interdependencias de la
atención con otras funciones y, en primer lugar, con el pensamiento. Suponemos de antemano que
las leyes que regulan el desarrollo de la atención en este período son similares a las que
establecimos para la percepción y la memoria. La diferencia esencial entre ellas es que los
cambios en la atención no atañen a la estructura interna de su 137 función elemental, ni tampoco a
la aparición de nuevas propiedades en la misma: los cambios se producen en las relaciones de
dicha función con otras funciones.
La función elemental de la atención tal como se manifiesta en la temprana infancia, es decir, en su
manifestación más pura, está integrada como instancia supeditada, en una nueva y compleja
síntesis, con los procesos intelectuales. La atención se intelectualiza al igual que la memoria; si lo
más sintomático de la edad infantil es la dependencia del pensamiento de la atención, ahora, en
cambio –según certera expresión de P. P. Blonski– esa relación se invierte por el predominio de la
atención voluntaria. La atención voluntaria se caracteriza principalmente por su relación con el
pensamiento. Sería un nuevo error suponer que el cambio surge de pronto; lo va preparando, claro
está, todo el desarrollo anterior de la atención.
Cuando hablamos de atención activa, dice Blonski, nos referimos a que el pensamiento determina
la disposición de los órganos sensoriales. El pensamiento es el que determina la atención en su
punto máximo de desarrollo (atención voluntaria). Es indudable que la atención activa, voluntaria,
es un producto avanzado del desarrollo. Blonski cita a T. Ribot 12, para quien la atención voluntaria
es un producto de la civilización. En efecto, la teoría de Ribot fue la primera en propugnar la idea
de que la atención voluntaria es un producto del desarrollo cultural de las funciones psíquicas. La
atención voluntaria no es propia ni del animal ni del bebé.
T. Ribot (1897) califica de artificial esa forma de atención a diferencia de la natural, involuntaria. La
diferencia entre ambas, a su juicio, se debe a que el arte utiliza las fuerzas naturales para la
realización de sus tareas. En ese mismo sentido, dice Ribot, la denominan artificial.
Ribot ha demostrado cómo la atención experimenta el complejo proceso de cambios, es tan sólo
un eslabón en la cadena del desarrollo cultural de la humanidad, que ha pasado de un estado de
salvajismo primitivo al de una sociedad organizada. El progreso en el campo del desarrollo mental
ha impuesto al ser humano la atención voluntaria en lugar de la involuntaria. La atención voluntaria
es, al mismo tiempo, la consecuencia y la causa de la civilización.
Ribot señala, en particular, el parentesco psicológico entre el trabajo y la atención voluntaria. Tan
pronto como surge la necesidad de trabajar, dice, la atención voluntaria se convierte en el factor
primordial de la nueva forma de lucha por la vida. Tan pronto como el hombre se consagra a un
trabajo, poco seductor, pero imprescindible, nace también la atención voluntaria. Resulta fácil
demostrar que antes de la civilización no existía la atención voluntaria o bien que era momentánea.
El trabajo, afirma Ribot, es la forma más concreta y evidente de la atención. Y, finalmente, como
resumen de sus reflexiones, Ribot dice que la atención voluntaria es un fenómeno sociológico.
16
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
Considerándola así, podemos entender mejor su génesis y precariedad. La atención voluntaria es
una adaptación a las condiciones de una vida social superior.
Con esta tesis, Ribot pone de manifiesto el origen de la atención voluntaria en el plano filogenético.
Claro está que en la ontogénesis no se puede esperar la 138 existencia de una misma vía de
desarrollo. Sabemos que no hay paralelismo entre uno y otro proceso del desarrollo y que el
individuo, en su desarrollo, se apropia de formas que surgieron, en su tiempo, en el desarrollo del
género humano, siguiendo caminos totalmente diferentes. Ribot en su análisis explica plenamente
la naturaleza psicológica de la atención voluntaria y es su naturaleza la que nos proporciona la
clave directa para entender su desarrollo en el niño. También en este caso debemos afrontar su
estudio como el de un producto del desarrollo cultural del niño, debemos considerarla como un
modo de adaptación a la vida social superior, confiar en que nos haga conocer las leyes típicas
para todo el curso del desarrollo cultural de la conducta.
Nuestra confianza no ha sido defraudada. ¿Cómo caracteriza habitualmente el punto de vista
tradicional el desarrollo de la atención en la edad de transición?
M. M. Rubinstein afirma que pese a todas las diferencias individuales la atención en esa edad, en
su forma viva, adquiere forzosamente gran estabilidad y amplitud no sólo porque son más amplios
y estables los intereses del adolescente, sino también porque su elemento fundamental, la
voluntad, se hace más firme y regulada. Gracias a ello, la atención del joven es más duradera y
activa. Adquiere, al mismo tiempo, mayor capacidad para un contenido abstracto, para la
regulación lógica interna de los datos, ya no precisa tanto del apoyo de las impresiones externasestímulos, ni de su diversidad.
He aquí todo cuanto dice la psicología tradicional de la adolescencia sobre la cuestión que nos
interesa. Repite la misma idea en las más diversas variantes y estribillos sobre la ampliación del
diapasón de la atención sobre el incremento de su estabilidad, voluntariedad y actividad y,
finalmente, sobre el cambio de su orientación, sobre la relación con los intereses y con el
pensamiento abstracto. Pero la psicología tradicional no ha sabido agrupar todos estos diversos
síntomas, presentarlos como parte de un cuadro único, atribuido de sentido, mostrar la necesidad
de estos cambios precisamente en esa edad, su procedencia de una misma fuente, de una misma
causa y relacionarlos, finalmente, con los cambios generales debidos al desarrollo intelectual del
adolescente –todo esto la psicología tradicional no lo ha conseguido–. Sin embargo, en algo tiene
indudable razón: los cambios específicos en la atención del adolescente deben buscarse en el
terreno de sus correlaciones con otras funciones, sobre todo en su relación con d pensamiento.
Siguiendo nuestro camino descubrimos el estrecho vínculo entre el desarrollo de la atención en la
edad de transición y la función de los conceptos. No debemos olvidar que se trata de un vínculo
doble: por una parte, la atención, cuando alcanza un cierto grado de desarrollo, constituye, al igual
que en otras funciones intelectuales, una premisa indispensable para el desarrollo del pensamiento
en conceptos y, por otra, el paso al pensamiento en conceptos significa que la atención llega a un
estadio superior, que pasa a una forma nueva, superior y compleja de atención voluntaria interna.
Pasemos ahora al análisis del nexo funcional interno entre la' atención y el carácter de los
conceptos infantiles en los diversos estadios de su desarrollo. 139 J. Piaget, a nuestro juicio, fue el
primero en decir que la causa de que los conceptos lógicos fueran inaccesibles para el niño se
debía al insuficiente desarrollo de su atención. N. Ach había señalado ya el papel de la palabra
como medio activo para encauzar la atención en la edad de transición y le adjudicaba un rol
esencial en la formación de conceptos en el adolescente.
Como dijimos, Piaget en sus investigaciones se encontró con el hecho de que el pensamiento del
niño carecía de jerarquías lógicas y de síntesis entre diversos elementos de un mismo concepto.
Allí donde el adulto incluye en sus pensamientos todos los elementos de un concepto de manera
simultánea, sintética; el niño, en cambio, no piensa en forma simultánea, sino alternativa, indicio
tras indicio. Para Piaget, los conceptos infantiles no son producto de la síntesis de ciertos
17
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
elementos disgregados entre sí, de indeterminadas relaciones recíprocas, sino el producto de la
conglomeración sucesiva. Estos conceptos conglomerados, según Piaget, se diferencian de
nuestros conceptos por el hecho fundamental de que los diversos indicios que forman el concepto
son aprehendidos por el niño en diversos momentos, captados indistintamente y a causa de ello no
puede sintetizarlos con otros. Para el niño cada indicio está aislado; para el adulto el fundamento
del concepto es la síntesis, la jerarquía de los elementos.
Lo mismo ocurre cuando analizamos el pensamiento lógico del niño: la atención infantil es limitada
y no le permite pensar en varios indicios a la vez. El niño no percibe simultáneamente todos los
datos que debiera tomar en cuenta, los considera alternativamente, bien uno, bien otro, y su
razonamiento a causa de ello resulta correcto en un solo sentido. Pero cuando debe tomar en
cuenta, de manera simultánea, dos o más factores, su pensamiento tropieza con insuperables
dificultades. Por ello, la forma principal del pensamiento infantil es aquello que Stern calificó de
transducción en los niños de edad temprana y que Piaget aplicó al pensamiento verbal de los
escolares. El niño en su razonamiento no va de lo general a lo particular ni de lo particular a lo
general, sino siempre de lo particular a lo particular o de lo singular a lo singular. Vemos, por tanto,
que la índole peculiar de los conceptos infantiles y el carácter peculiar del pensamiento, debido a
esa estructura conceptual, depende directamente del carácter limitado de la atención infantil.
El concepto conglomerado, como lo denomina Piaget, considerado desde el aspecto psicológico,
es tan sólo una forma transitoria del pensamiento en complejos al pensamiento en conceptos. De
hecho no se trata de un concepto, sino de un complejo de indicios unidos por su proximidad real,
pero que todavía no representa la unidad precisa para ser un verdadero concepto. El conceptoconglomerado es, propiamente dicho, un pseudoconcepto o un complejo, ya que el niño incluye en
él todo objeto que coincide con alguno de los indicios de este concepto. Por tanto, los más diversos
objetos que coinciden por sus diversos rasgos con dicho concepto son asociados con él, aunque
no tengan ninguna afinidad interna entre sí. Ahora bien, ¿cuál es la peculiaridad más característica
del pensamiento en complejos que hemos descrito en el párrafo anterior? 140
Para explicar la índole peculiar del pensamiento del niño, Piaget, como ya dijimos, señala el
carácter limitado de la atención infantil. Para hacerse una idea de las relaciones existentes entre
los objetos, dice Piaget, la atención debe disponer de un campo más amplio que el de los juicios
predicativos o, en todo caso, como dijo Revault de´Allonnes (1923), poseer esquemas de atención
más complicados. Toda relación presupone la toma de conciencia de dos objetos a la vez. P. Janet
ha insistido en esa idea reiteradas veces. El campo de la atención infantil es más restringido que la
del adulto, es más sintetizador. El pensamiento del niño no puede abarcar de una sola vez todos
los datos del test, percibe los objetos sucesivamente, uno tras otro, y no de manera simultánea. A
causa de ello convierte su juicio sobre las relaciones en una serie de simples juicios predicativos.
Debemos explicar además, dice Piaget, el motivo de que la atención infantil sea más limitada que
la del adulto. El hecho de que la toma de conciencia de su propio pensamiento y razonamiento sea
mucho menor que la nuestra no implica que la atención, dirigida al mundo exterior (relacionada con
la percepción, con el entendimiento del lenguaje ajeno, etc.), esté subordinada a la misma ley. La
atención infantil, por el contrario, al igual que la memoria en los niños, incluso en los débiles
mentales, puede ser más plástica que la nuestra. La diferencia radica en el grado de su
organización, en la estructura del esquematismo de la atención.
La estructura u organización de la atención infantil se caracteriza principal-mente por su conexión
con el pensamiento egocéntrico del niño; los modos del pensamiento del niño determinan el
carácter de su atención. Para el niño hay una diferencia rigurosa entre la percepción concreta,
directa y el pensamiento abstracto. No capta las relaciones internas de los objetos, sino tan sólo
aquellas que provienen de su percepción directa. El niño no considera los objetos sucesiva-mente,
unos tras otros, sino por aislado, no los sintetiza, sino que forma una con-fusa amalgama de los
mismos (sincretismo).
18
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
Según Piaget, a ello se debe que su campo de atención sea tan reducido. El niño ve muchos
objetos, con frecuencia más que nosotros. Suele ser capaz de observar gran número de detalles
que pasan desapercibidos para nosotros, pero no sabe organizar la observación, no puede pensar
a la vez en más de un objeto. La pluralidad de su atención no es proporcional a su apercepción de
la atención, al igual que la organización de sus recuerdos no es proporcional con la plasticidad de
su memoria. Cabe afirmar que el carácter limitado de su atención no se debe al egocentrismo de
su pensamiento porque tanto un fenómeno como el otro son afines. Ambos proceden de modos
primitivos del pensamiento para los cuales la percepción personal, directa, es un punto de vista
absoluto y los dos le impiden pensar las relaciones lógicamente.
Vemos, por tanto, que Piaget pone de manifiesto ese aspecto de la cuestión, y demuestra el
indudable nexo entre el pensamiento sincrético del niño y la índole de su atención, nexo
confirmado plenamente por todo cuanto sabemos, en general, sobre el desarrollo de la atención
infantil. La función más elemental de su atención –la atención voluntaria–, al igual que la memoria,
es más plástica y rica que la muestra. Cuando decimos que su campo de atención es más
restringido no 141 nos referimos a que el niño percibe pocas cosas, percibe más que un adulto y
con mayor cantidad de detalles, pero es una atención organizada de manera muy diferente. El niño
no sabe regular, valga la expresión, el propio mecanismo de la atención, dominar ese proceso,
someterlo a su voluntad.
Piaget cita la investigación de Revault de´Allonnes que distingue dos formas principales de
atención: la atención directa y la atención indirecta, instrumental; esta última se caracteriza por el
hecho de que entre el objeto de la atención y el ser pensante parece introducirse otro miembro por
medio del cual el hombre dirige activamente su atención al objeto que no le interesa de modo
directo, que no atrae su atención inmediata, pero hacia el cual desea, sin embargo, dirigirla. No
podemos analizar ahora con detalle aquello que cumple el papel de este medio, diremos tan sólo
que los signos, las palabras, ciertos esquemas son, al parecer, los encargados de ese papel.
Gracias a ello, dice Revault de´Allonnes, toda la operación adquiere carácter instrumental, indirecto
y el proceso de la atención obtiene una nueva estructura, una nueva organización. Podemos hablar
de atención voluntaria cuando examinamos un objeto al que va dirigida nuestra atención, mediante
símbolos, al margen de su significado, por ejemplo, el concepto.
Podemos resumir nuestra investigación, su resultado, de la siguiente manera: el pensamiento del
niño se distingue por una atención organizada primitiva-mente. Su atención es inmediata,
involuntaria, está dirigida desde fuera, los objetos la atraen y repelen. En el adolescente, al tiempo
que madura su pensamiento, y junto con el paso al pensamiento en conceptos, se desarrollan las
formas superiores de atención, la atención mediada cuya relación con la involuntaria es igual a la
relación de la mnemotécnica con la memoria mecánica. Nos hemos referido ya al rol de la atención
cuando hablábamos de las percepciones y sus cambios en la edad de transición.
W. Köhler (1929) en su nuevo trabajo sobre el problema de la percepción humana dice que en
situaciones donde el hombre puede discernir fácilmente el objeto que conviene destacar en una
determinada estructura, los animales pierden la orientación y sus reacciones se hacen confusas.
Köhler lo ha observado muchas veces en los monos que tampoco pueden modificar esa
organización sensorial con un esfuerzo volitivo. Comparados con el ser humano, los monos son
mucho más esclavos de su campo sensorial.
Eso significa que la atención del animal está determinada por la organización de su campo visual y
su comportamiento depende exclusivamente de él. El animal no sabe dirigir su atención y por ello
no puede librarse del influjo rector de su campo visual, de su estructura. Cabe decir, con cierta
cautela, que también el niño es esclavo de sus sentidos en mucho mayor grado que el
adolescente. A semejanza de que en el terreno de la memoria más bien se le memoriza, que él
memoriza, en el de la atención los objetos dominan mucho más su atención que su propia persona.
Para finalizar nuestro estudio de la atención nos detendremos en el análisis de una ley genética
sumamente importante que caracteriza el desarrollo de todas las funciones psíquicas superiores:
19
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
memoria lógica, atención voluntaria y pensamiento en conceptos. Esa ley no se refiere a la
atención únicamente, su significado 142 es mucho más amplio. Por ello, la analizaremos con
detalle en el último capítulo de nuestro curso, cuando estudiemos la estructura y la dinámica de la
personalidad del adolescente. Pero, incluso ahora, sin el conocimiento de dicha ley, se percibe una
laguna esencial en la ciencia que estudia el desarrollo de las funciones que hemos investigado,
incluida la atención. La ley mencionada determina, en lo fundamental, cuatro estadios principales
que recorre en su desarrollo toda función psíquica de orden superior. Hemos repetido en
numerosas ocasiones que las formas superiores de la memoria, la atención y otras funciones, no
surgen de improviso como algo acabado, no caen desde lo alto en un cierto instante, sino que
tienen una larga historia evolutiva. Lo mismo ocurre con la atención voluntaria. En realidad, su
desarrollo comienza con el primer gesto indicativo, con ayuda del cual los adultos intentan dirigir la
atención del niño y con el primer gesto independiente del niño, con el cual empieza a dirigir la
atención de otros. Más tarde, y en forma mucho más desarrollada, el niño domina ya todo el
sistema de estos medios para dirigir la atención de los demás. Ese sistema de medios es el
lenguaje atribuido de sentido; pasado algún tiempo, el niño aplica a su persona las mismas normas
de conducta que otros le aplicaban a él y que él utiliza en sus relaciones con los demás. De ese
modo empieza a dirigir su propia atención, a trasladar su atención al plano voluntario.
Respecto a los estadios que forman el proceso de desarrollo de toda la atención nos detendremos
tan sólo en dos fundamentales: el estadio escolar y el de la edad de transición. Esos dos cortes
genéticos nos interesan para establecer las peculiaridades de la atención en la edad de transición.
Cabe decir, en general, que el primero de los estadios mencionados corresponde al dominio
externo de las propias funciones psíquicas, memoria y atención, y el segundo al dominio interno de
esos mismos procesos. El rasgo más decisivo que marca la diferencia entre el niño y el
adolescente es el paso del dominio externo al interno.
Hemos dicho ya, que al escolar le caracteriza la mnemotécnica externa y al adolescente la interna.
De igual modo al escolar le caracteriza la atención voluntaria externa y al adolescente la interna.
Este paso desde fuera hacia dentro que denominamos metafóricamente como proceso de arraigo
consiste en que la forma superior de conducta, originada a lo largo de la adaptación a la vida social
superior se estructura, como dice Ribot, durante el proceso de desarrollo sociocultural del niño,
quien la asimila por la influencia de la gente de su entorno. Al principio se trata de una operación
forzosamente externa y se realiza con ayuda de medios exteriores. Otras personas guían la
atención del niño mediante las palabras, distraen su atención de unos elementos del campo visual
para dirigirlos hacia otros o, incluso, a los procesos internos de su pensamiento. El medio sigue
siendo externo, la propia operación está todavía dividida entre dos personas distintas.
La atención así dirigida ya es una atención objetiva, voluntariamente orientada, pero involuntaria
desde el punto de vista del propio niño. Ese tipo de dominio de atención asimilado por el niño no
deja de ser una operación puramente externa por-que transfiere la conducta de los demás al
terreno de su propio comportamiento. Se limita a reunir en una sola persona las dos partes de una
operación repartida antes 143 entre él y los adultos de su entorno. Por ello, el estadio inicial en el
desarrollo de toda función superior corresponde a una operación externa que se lleva a cabo con
ayuda de medios externos. Más tarde, esa operación es tan asimilada por el niño, queda tan
implantada en el círculo de las operaciones fundamentales de su comportamiento, se arraiga tanto
en la estructura general de su pensamiento que pierde su apariencia exterior, pasa desde fuera
hacia dentro y continúa realizándose principalmente con ayuda de medios internos. Este proceso
de paso de las operaciones desde fuera hacia dentro es el que llamamos como ley de arraigo.
Nuestro colaborador A. N. Leontiev" se dedicó al estudio del desarrollo de la atención mediada en
las diversas edades (1931, págs. 154-180). La tarea que debían resolver los niños les exigía que,
por un lado, retuvieran en el campo de su atención una serie de momentos determinados en la
instrucción recibida y, por otro, que orientaran su atención por el camino del pensamiento indirecto
y no por el curso habitual del pensamiento asociativo.
20
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
Se les planteaban diversas preguntas. A una parte de ellas tenían que responder denominando
uno u otro color. En el juego de los colores había dos que no podían mencionar, al igual como en el
juego «lo blanco y lo negro no compres», se les prohibía, además, repetir dos veces un mismo
color, junto a esto los niños debían responder correctamente a las preguntas. Por ejemplo, si los
colores prohibidos eran el rojo y el azul se le preguntaba al niño: «¿De qué color son los tomates?»
Un niño respondió: «Son verdes antes de madurar.» La solución a esa tarea se hace posible sólo
en el caso de una orientación activa de la atención y gracias a la habilidad de mantener al mismo
tiempo varios momentos en la memoria.
La investigación ha demostrado que dicha tarea no está al alcance incluso de los niños de edad
escolar, si no se les proporcionan medios auxiliares en forma de cartulinas de colores que el sujeto
extiende ante sí como una ayuda para la atención. Sabemos que el niño puede percibir varios
objetos externos a la vez, pero la organización interna de su atención es muy débil.
Los experimentos nos han permitido observar cómo varían las soluciones dadas por los niños a un
mismo problema con ayuda de idénticos medios externos en los diversos estadios de su desarrollo
y las soluciones dadas por los adultos. Los resultados cuantitativos de dicha investigación están
representados en la figura 2. Se comprende fácilmente que la diferencia entre las dos maneras de
solucionar una misma tarea, calculada por el número de respuestas correctas dadas por el niño
con ayuda de los medios externos y sin ellos, pone de manifiesto cierta regularidad en el
desarrollo".
Regularidad que se manifiesta en una diferencia insignificante entre la atención involuntaria y
voluntaria de los preescolares. Esta diferencia aumenta mucho en los escolares, alcanzando su
cota máxima a finales de la primera edad escolar y crece en casi 10 veces en comparación con la
edad preescolar. Finalmente, vuelve a disminuir en los adultos coincidiendo casi con los índices
correspondientes a la edad preescolar.
Figura 2
Ese índice cuantitativo demuestra la existencia de tres estadios fundamentales en el desarrollo de
la atención mediada. El primero es el estadio de los actos 144 inmediatos, naturales, típico para la
edad preescolar. En ese estadio de desarrollo el niño es incapaz de dominar su atención con
ayuda de la organización de estímulos-medios especiales. La introducción en la operación de una
serie de cartulinas no facilita la solución del problema; el niño no sabe utilizarlas adecuada-mente.
El segundo estadio de desarrollo se distingue por una notoria diferencia entre los índices de ambas
series básicas. La introducción de cartulinas, que el niño usa como un sistema de estímulos
externos auxiliares, eleva considerable-mente su capacidad para la operación. En este estadio
predomina el signo 145 externo. Vemos, finalmente, que la diferencia entre los índices de ambas
series en los adultos se borra de nuevo y sus coeficientes se igualan, pero ya a un nivel nuevo y
superior.
Eso no significa que la conducta del adulto vuelva a ser inmediata, natural. En la etapa superior de
desarrollo la conducta sigue siendo compleja, pero prescinde de signos externos. Sucede lo que
nosotros denominamos convencionalmente como proceso de arraigo de medios externos. El signo
externo se convierte en interno.
Primeramente, la regularidad que por vía experimental se estableció inicial-mente para la reacción
electiva, se vio confirmada más tarde en las investigaciones hechas sobre la atención y la memoria
(A. N. Leontiev, 1931, pág. 94). Esos mismos datos pueden expresarse en forma de coeficientes
de la dinámica de las relaciones entre la memorización inmediata y mediada (Fig. 3). Si
hubiéramos querido representar gráficamente la ley que regula la sucesión de los diversos estadios
en el curso del desarrollo cultural, así como la formación de un mecanismo superior de conducta,
obtendríamos dos curvas de lados cóncavos entre sí cuyos límites superior e inferior se aproximan.
Este esquema representado en nuestro dibujo expresa palmariamente el curso del desarrollo de
los procesos intelectuales superiores y lo llamaremos paralelogramo del desarrollo (A. N. Leontiev)
21
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
15 (Fig. 4). Del paralelo-gramo del desarrollo hemos hablado ya en relación con el pensamiento no
verbal del ser humano cuando intentábamos probar que la capacidad de pensar de manera
humana, sin palabras, sólo se consigue por medio de la palabra. 146
Figura 3
Figura 4
En la conducta del preescolar se revela exteriormente la misma independencia de los signos
mediadores como en la atención voluntaria del adulto. Sin embargo, se trata de dos procesos
completamente distintos por su estructura interna.
Hemos de señalar que fue E. Titchener 16 el primero en plantear en psicología el problema de la
similitud exterior entre la forma superior de la atención voluntaria y la elemental involuntaria. Su
teoría no sólo confirma las leyes halladas por nosotros en investigaciones totalmente distintas, sino
también la forma anterior de aquella teoría de la atención voluntaria que se va estructurando en la
actualidad y que podemos calificar con pleno fundamento como teoría genética o histórica de la
atención. 147
E. Titchener distingue dos formas de atención: pasiva e involuntaria o activa y voluntaria. Esas
formas de atención, según Titchener, corresponden a diversos estadios en el desarrollo espiritual.
Se diferencian entre sí sólo por su complejidad, como forma más temprana y tardía; su tipo de
conciencia es el mismo, pero en distintos períodos del desarrollo espiritual. Podemos considerar,
por tanto, que la atención pasiva o involuntaria es primaria, pues corresponde al estadio más
temprano del desarrollo de la atención. Su desarrollo, sin embargo, no se detiene en este estadio.
Si para el primer estadio es la propia impresión la que atrae y mantiene nuestra atención y esto
constituye su rasgo distintivo, en el segundo estadio prevalece la relación inversa, es decir, cuando
mantenemos la atención por nuestro propio esfuerzo.
E. Titchener dice que un problema de geometría no produce en nosotros una impresión tan fuerte
como el estallido de un trueno que se apodera de nuestra atención al margen de nuestra voluntad.
Durante la resolución de un problema también seguimos estando atentos, pero debemos forzar
nuestra atención; ese tipo de atención suele denominarse activa o voluntaria. Titchener la llama
atención secundaria, pues considera que es el resultado inevitable de la complejidad del organismo
nervioso. Esta aparece debido al conflicto de las atenciones primarias y al hecho de que seamos
los vencedores en esa pugna, en ese conflicto. La atención secundaria, según Titchener, se origina
por el conflicto de las atenciones primarias, por la competencia de las percepciones externas y por
la pugna de posiciones motrices incompatibles. Mientras perdure, aunque sólo sea un rastro de
dicho conflicto, nuestra atención será secundaria o activa.
Existe, sin embargo, un tercer estadio en el desarrollo de la atención que es el retorno al primer
estadio. Cuando estamos resolviendo un problema geométrico nos vamos interesando
gradualmente por él y nos entregamos por entero a la tarea; poco después el problema adquiere
sobre nuestra atención el mismo poder que tenía el estallido del trueno en el momento de su
aparición en nuestra con-ciencia. Una vez superadas las dificultades, apartados los competidores,
se acaba la dispersión de la memoria. La transformación de la atención secundaria en primaria es
una prueba concluyente de que la atención secundaria proviene de la primaria.
El análisis de Titchener no se limita a establecer la existencia de tres estadios en el desarrollo del
proceso de la atención. Intenta abarcar todo el proceso de relaciones entre estos tres estadios y
las edades del ser humano. El proceso psicológico de la atención, según Titchener, es simple al
principio, luego se complica y es justamente en los estadios de reflexión, duda, cuando alcanza un
alto grado de complejidad. Finalmente, vuelve a simplificarse. Si analizamos la vida en su conjunto, cabe decir que el período de aprendizaje y educación es el período de la atención
secundaria y el siguiente, el de la actividad madura e independiente, de la atención primaria
derivada.
22
Lev Semiónovich Vygotsky
[email protected]
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
La tesis de Titchener no es del todo correcta. Sería más acertado decir que el último estadio del
desarrollo de la atención se simplifica sólo externamente y retoma de nuevo la forma que
predominaba en el primer estadio. Pero su estructura 148 interna es mucho más compleja en el
tercer estadio que en el segundo, sólo el conflicto está trasladado hacia dentro y los medios con
ayuda de los cuales se supera este conflicto también se arraigaron en el interior de la personalidad.
Nuestra segunda objeción es que Titchener traza una neta línea divisoria entre el período de la
vida madura del adulto y el período del aprendizaje y educación: se olvida de la edad de transición
que es el eslabón intermedio y de unión entre los dos. Si introducimos esas correcciones en las
tesis de Titchener veremos que justamente la edad del adolescente es el paso del segundo estadio
al tercero en el desarrollo de la atención o el paso de la atención externa a la interna. A este paso
nosotros lo denominamos proceso de arraigo. Se nos ofrece un cuadro armónico de interiorización
gradual, es decir, el paso paulatino hacia dentro de las funciones psíquicas superiores en dicha
edad. Sabemos que es aquí cuando culmina definitivamente el proceso del desarrollo del lenguaje
interno, se elimina la distancia entre el lenguaje externo e interno que resulta tan evidente en la
primera edad''.
Hemos visto que en la edad de transición la mnemotecnia interna o memoria lógica pasa a ser la
forma esencial de acumulación de experiencias. Sabemos, asimismo, que en el período que nos
interesa el arraigo de la atención voluntaria es la peculiaridad característica de la evolución de esa
función. Esta circunstancia, que no se debe a una coincidencia casual, obedece a causas más
profundas y generales que regulan la formación de la personalidad del adolescente, causas que
estudiaremos con detalle en el capítulo final del presente curso.
No intentaremos reducir estas leyes particulares, que caracterizan el desarrollo de algunas
funciones, a sus raíces generales y profundas. Nos conformamos con determinar el nexo de la
estructura funcional e interna, entre sus diversos elementos. En efecto, ya hemos dicho que la
aproximación de la memoria y de la atención con el intelecto es el rasgo más distintivo y esencial
de la edad de transición. Estas funciones pasan del sistema de la percepción al sistema del
pensamiento. Sabemos que el concepto primitivo del escolar, concepto-conglomerado o complejo,
se halla estrechamente unido con la restricción del campo de la atención. Hemos visto también que
el paso al pensamiento en conceptos no presupone, en el sentido literal de la palabra, un simple
incremento cuantitativo del campo de la atención, sino una nueva forma de organización. La
atención pluralista del niño suele ser más amplia que la del adulto, el niño puede situar en el
campo de su atención un mayor número de objetos, y muchos más detalles. La atención del adulto
posee distinta estructura, se distingue por otro tipo de actividad. Este cambio se debe a que la
atención inmediata y elemental en las tempranas etapas del desarrollo, pasa a ser mediada y su
actividad se realiza con la ayuda de diversos medios auxiliares internos.
Nos gustaría señalar tan sólo, sin dedicarnos a la revelación existentes entre las profundas
conexiones causales del pensamiento en conceptos y la forma superior de la atención, que ambas
formas de actividad vuelven a poner de manifiesto su muy estrecha dependencia y relación
genética y funcional. Lo mismo que la atención involuntaria resultó ser afín al pensamiento en
complejos, el pensamiento 149 en conceptos y la atención voluntaria interna se condicionan
recíproca-mente. Esta relación, al igual que el nexo de la memoria con el pensamiento, tiene doble
carácter. Por una parte, un cierto grado en el desarrollo de la atención es premisa indispensable
para la formación del concepto. Precisamente el carácter restringido del campo de la atención es la
causa de que el niño no pueda pensar todos los indicios del concepto en una síntesis jerárquica.
Sin embargo, el propio desarrollo de la atención, por otra parte, su paso a una forma superior, son
posibles porque la función de la atención y de la memoria se intelectualiza, se une con el
pensamiento y pasa a ser, como instancia supeditada, una formación nueva, superior, compleja,
que es, de hecho, una función cualitativamente nueva.
Si continuamos calificando a esta función de atención, lo hacemos a base tan sólo de indicios
externos, ya que el resultado de su actividad es idéntico al resultado de la actividad de la atención
23
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
elemental, y las formas inferiores y superiores de la misma son equivalentes, es decir, la forma
superior asume la función de la inferior y la realiza. Nos encontramos de hecho con un caso
particular de la ley general que regula el paso de las funciones a un estadio superior del que ya
hemos hablado. Por ello, la terminología psicológica, así como la clasificación de las funciones, se
negarán, probablemente, a reconocer la identidad básica de las funciones en las etapas superiores
e inferiores del desarrollo gracias exclusivamente a su ascenso.
Al igual como el paso de una serie de funciones a un centro superior recién estructurado no nos
permite considerar dicho centro idéntico al inferior que hasta aquel entonces había cumplido esas
funciones, la función psíquica superior no anula, sino que supera la función anterior a ella, no se
trata de su continuación únicamente, se trata de su forma superior. El nuevo centro, que surge en
la historia del desarrollo del cerebro, no es una simple forma perfeccionada de la anterior, pese a
tener con ella ciertas funciones y acciones comunes y conjuntas. Del mismo modo la nueva función
de la atención no es un simple perfecciona-miento y desarrollo de la vieja forma de esta actividad,
sino una nueva formación cualitativa en la cual se incluyen los procesos inferiores de la atención,
como un momento superado en una síntesis compleja, como una forma auxiliar.
El mérito de Piaget es el de haber encontrado el vínculo interno entre el tipo de actividad de la
atención y el tipo del pensamiento. Sin embargo, el propio Piaget considera que el nexo hallado por
él es estático, que no pasa de ser una mera descripción del fenómeno. Establece la afinidad de
dos funciones psíquicas que se desarrollan conjuntamente, pero no revela el mecanismo de esa
relación. Más todavía, supone que no se puede, en este caso, determinar la existencia de una
relación causal, que ambos momentos se deducen de una causa general.
Nuestro propósito era poner de manifiesto, al describir el proceso del des-arrollo de la atención,
que la relación existente tiene mayor complejidad, que es más general, que no es característica
sólo para la atención, sino también para otras funciones, como, por ejemplo, la percepción, la
memoria, etc. Es evidente la doble condicionalidad recíproca de las funciones. Las causas y las
consecuencias se intercambian de lugar. La premisa del desarrollo de las formas superiores 150
del pensamiento se transforma a su vez y pasa a un estado superior por la influencia del nuevo tipo
de pensamiento. Para explicar mejor nuestro razonamiento es importante señalar que existe un
estrecho vínculo entre el pensamiento en conceptos y la atención voluntaria interna. Este vínculo
consiste en que la atención dirigida por el pensamiento en conceptos ya se orienta por caminos
propios hacia uno u otro objeto.
Al igual que el propio concepto no es el pensamiento directo, sino mediado, así también la
atención, dirigida por el concepto, de manera distinta a como se realiza en el estado primitivo del
desarrollo, abarca el conjunto de indicios que integran el concepto en su compleja unidad
estructural. Así, pues, en la atención voluntaria interna nuestro intelecto adquiere una nueva
función, un nuevo modo de actividad, una nueva forma de conducta, ya que aparece un
mecanismo nuevo, complejo, un nuevo modus operandi de nuestra atención.
Apartado 05
Debemos examinar todavía la evolución de la última función en la edad de transición para poner fin
a la historia del desarrollo de las funciones psíquicas superiores del adolescente y, con ello, a la
historia de su desarrollo cultural analizado desde el punto de vista funcional. Nos referimos a la
actividad práctica, al pensamiento práctico o al intelecto activo, como suelen denominarlo a veces.
La vieja psicología, al analizar las formas desarrolladas, ya estructuradas, del pensamiento del
adulto culto, desdeñaban habitualmente el enfoque histórico del problema del pensamiento. Debido
a ello, la psicología representaba el verdadero curso del desarrollo histórico del pensamiento de un
modo deformado tosca-mente y, a veces, contrario. Incluía las formas primarias, las más
tempranas del pensamiento, en la etapa final del desarrollo, y colocaba las más tardías al
'comienzo del mismo. Igual ocurría con el problema del intelecto práctico. La vieja psicología,
partiendo en lo fundamental de la autoobservación, consideraba como primario el desarrollo del
24
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
pensamiento interno relacionado con el lenguaje, y con las representaciones, y veía en la acción
racional práctica tan sólo la encarnación o continuación de los procesos del pensamiento interno.
Como el adulto culto suele pensar antes y actuar después, deducía que era así como ocurría en la
historia del desarrollo del pensamiento: primero fue el pensamiento y después la acción. Por esta
razón, la vieja psicología relegaba a una fecha relativamente tardía –finales de la edad infantil y
comienzos de la edad de transición– la maduración de la actividad racional, práctica, del niño.
A semejanza de muchos errores que tienen en el fondo una partícula de ver-dad, también aquí hay
algo que corresponde a la realidad. Intentaremos descubrir esa migaja de verdad, oculta bajo una
falsa interpretación. En la edad de transición se produce un importantísimo avance en el desarrollo
de la actividad práctica, racional, del ser humano, por primera vez se hace posible y evidente que
el hombre puede dominar el trabajo profesional que es la representación concreta 151 del
pensamiento práctico. Las investigaciones modernas han confirmado, asimismo, que en el terreno
del pensamiento práctico la edad de transición es un punto de viraje.
Las investigaciones del intelecto práctico han demostrado que el fin de la primera edad escolar
(diez-once años) coincide con el paso del juego técnico al intelecto técnico y que tan sólo después
de ello empieza el período del pensamiento técnico en el verdadero sentido de la palabra. Diversos
investigadores alemanes como H. Meyer y G. Pfahler, O. Lipmann y V. Neubauer 18, dice P. L.
Zagorovski (1929, pág. 53), han señalado que en los primeros años escolares la capacitación
técnica es inferior a la general, pero entre el tercer y quinto años de aprendizaje se produce un
viraje en el desarrollo de las facultades técnicas y el adolescente de trece-quince años deja atrás la
etapa de la física ingenua. Los experimentos de Meyer y Pfahler han demostrado que niños de
doce-catorce años son capaces de resolver por sí mismos tareas técnicas.
Estas conclusiones, en lo fundamental, fueron confirmadas por las investigaciones de V. Neubauer
(1928) 19. Neubauer ofrecía a niños de diversas edades materiales de construcción y les proponía
que los utilizasen para construir algo y que luego dibujasen lo hecho. El autor analizaba qué y
cómo construye y dibuja el niño. De todas las conclusiones de V. Neubauer analizaremos el
esquema fundamental del desarrollo de esa actividad porque ella demuestra el desarrollo del
pensamiento técnico del adolescente que nos interesa. De cinco a nueve años predomina en los
dibujos infantiles el esquema; de nueve a doce, período de transición, prevalece la representación
de perspectiva. A los doce-trece comienza el desarrollo del dibujo técnico propiamente dicho.
Desde el punto de vista de las relaciones entre la construcción y el dibujo, V. Neubauer distingue
tres diferentes modos del pensamiento.
En el primero, el niño indica en su dibujo el principal rasgo distintivo del objeto representado, como,
por ejemplo, el aspa de un molino. Diríase que la finalidad del dibujo es identificar el objeto, resaltar
su aspecto exterior. En el segundo estadio la forma o apariencia exterior del objeto se plasma con
detalle. El niño no se limita a representar un rasgo característico del objeto, sino que pro-cura dar
en su dibujo, con mayor o menor fidelidad, el contorno general, el aspecto general del objeto
construido. Y, finalmente, el dibujo adquiere una función totalmente nueva: el niño pasa a
representar el dinamismo interno del objeto, su funcionamiento, el principio de su estructura. En el
cuadro 4 figuran los resultados de la investigación llevada a cabo por Neubauer; se deduce fácilmente del cuadro que tan sólo con el comienzo de la edad de transición empieza a predominar en
el dibujo la tercera forma de representación.
Al generalizar los datos de la investigación, V. Neubauer establece tres estadios fundamentales en
el desarrollo del pensamiento técnico del niño. En el primero (cinco-nueve años) la comprensión
técnica está todavía en estado embrionario. El dibujo infantil guarda una relación directa con el
juego y refleja en forma esquemática los indicios característicos del objeto. La representación de
varios objetos a la vez no pasa de ser una combinación puramente mecánica, un 152 conjunto
externo tan sólo. En el segundo estadio se amplía el círculo de los objetos que el niño dibuja, entre
los cuales incluye diversas máquinas. El niño representa con mayor detalle la forma exterior de los
objetos; la combinación de los objetos separados ya tiene un carácter más coherente y complejo.
Finalmente, en el tercer estadio, el niño representa preferentemente a las máquinas, su atención
25
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
está orientada a la representación de la relación interna entre las partes, a su funcionamiento. La
combinación de las partes y de los elementos adquiere principalmente carácter técnico. El tercer
estadio, dice V. E. Smirnov (1929), coincide con el comienzo de la maduración de reestructuración
funcional del organismo, cuando el individuo vive con peculiar claridad las modificaciones de su
propio organismo [20]. Vemos, por tanto, que se producen cambios muy importantes en el
pensamiento práctico del adolescente en el período de la maduración sexual. Determinemos con
más exactitud en qué consisten esos cambios y qué los provoca. Comencemos por las
determinaciones negativas.
Cuadro 4
Primero, no podemos admitir la tesis de que dichos cambios están relaciona-dos con los cambios
del funcionamiento del propio organismo. Tal explicación es, a nuestro juicio, poco verosímil y muy
forzada. Admitir que el adolescente pasa a representar el principio del funcionamiento de algún
mecanismo basándose en que cambiaron los modos del funcionamiento de su propio cuerpo y que
su atención, debido a ello, está pendiente de tales cambios, equivale a nuestro juicio a reunir de
manera directa en un todo los momentos más distantes entre los cuales existen de hecho
numerosos eslabones de unión. 153
Segundo, nos parece que un estudio tan puramente descriptivo de los hechos, en una constatación
empírica, sin un análisis genético ni una explicación de los nexos dinámico-causales que subyacen
en el fenómeno, conduce a una deducción errónea de que el pensamiento práctico, en el propio
sentido de la palabra, aparece tan sólo en la edad de transición.
Encontramos una alusión a la comprensión correcta de esta cuestión en la investigación de
Pfahler, quien demuestra, según Kroh, que la capacidad de comprender y reproducir
adecuadamente la relación interna entre la palabra y la acción, el complejo interno de las acciones
se hace posible tan sólo sobre la base del análisis psicológico, sólo en la edad de transición.
Acudimos de nuevo a nuestro probado método, ya utilizado por nosotros en reiteradas ocasiones,
para esclarecer los cambios que se producen en unas u otras funciones en la edad de transición.
Cabe suponer que en el terreno de la actividad práctica no hallaremos en la edad de transición
ninguna nueva forma elemental del comportamiento, desconocida por el niño.
Más todavía, no cabe suponer que haya algún cambio esencial ni formaciones esencialmente
nuevas dentro de la propia función del pensamiento práctico. Debemos confiar de antemano en
que los cambios característicos para el adolescente se producen en el terreno de las
interrelaciones, interconexiones entre la función dada y las demás, en particular entre ella y la
función central que rige todo el desarrollo psíquico de la función –el pensamiento en conceptos.
En efecto, la investigación demuestra que no es la función dada la que cambia por sí misma de
uno u otro modo, cambian sus relaciones con otras funciones, se produce su aproximación con el
pensamiento en conceptos, vuelve a ponerse de manifiesto la doble dependencia de cada función
particular de la función central. La función particular se integra en una síntesis nueva, compleja. Es
la premisa que da origen al pensamiento en conceptos y, al mismo tiempo, por la influencia de este
último la función particular se eleva a un nivel superior. La formación de una síntesis nueva,
independiente, dotada de sus propias leyes, la aparición de una forma de actividad nueva en su
esencia de una nueva función, de un nuevo modus operandi, constituye, también en este caso, el
auténtico contenido del proceso genético. Analicemos ahora cómo ocurre en la realidad.
El problema del pensamiento práctico en la psicología moderna se ha convertido en un problema
principal y de suma importancia de toda la ciencia; los famosos experimentos de Köhler con los
monos han demostrado que los monos superiores son capaces para la invención y utilización
racional de las herramientas. Por tanto, fueron sometidas a investigación las formas del
pensamiento más tempranas en el sentido genético, que resultaron ser formas del pensamiento
práctico, activos, totalmente independientes del lenguaje.
26
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
Los experimentos de Köhler nos permiten suponer con todo fundamento que el pensamiento
práctico, activo, es, en la historia del desarrollo psíquico, la forma más primaria del pensamiento,
que en sus tempranas manifestaciones no depende de formas más complejas de actividad, pero
las contiene como una posibilidad, como una reserva no desplegada. Las investigaciones de
Köhler fueron 154 aplicadas al niño y descubrieron que a los diez-doce meses por primera vez se
observan acciones que recuerdan, según K. Bühler, las acciones del chimpancé.
Por ello, K. Bühler denomina esa etapa del niño como «la edad del chimpancé» en su intento de
subrayar que, por primera vez, aparece en el niño el pensamiento práctico con total independencia
del lenguaje, en las más primitivas formas propias del mono. Más tarde ese tipo de experimentos
se aplicaron a niños de mayor edad y se hizo evidente que el pensamiento práctico se desarrolla
antes que el pensamiento verbal y es independiente de este último en gran medida.
Los investigadores, que aplicaban a los niños el procedimiento seguido con los monos, no variaban
sus métodos: buscaban en el niño los momentos del pensamiento semejantes a los del
pensamiento del mono. Los autores ignoraban totalmente la estructuración principalmente distinta
de la experiencia y el des-arrollo del pensamiento práctico del ser humano en comparación con el
animal.
Como la psicología infantil moderna, según certera observación de K. Bühler, utilizaba
ampliamente los métodos de la psicología animal, no se percataba de esa diferencia principal.
Si la tendencia fundamental del libro de Köhler era demostrar que el intelecto del chimpancé es
similar al humano, la tendencia de la psicología infantil es inversa: demostrar que el intelecto
infantil es semejante al del mono. Según Köhler, sus experimentos han demostrado que el intelecto
del chimpancé es del mismo tipo y género que el del humano. K. Bühler confirma al estudiar al niño
que sus acciones son semejantes a las del chimpancé y por ello denomina esa fase de la vida
infantil de «edad del chimpancé».
Numerosos investigadores intentaron establecer mediante diversos procedimientos las diferencias
específicas del niño. Sin entrar en un detallado análisis de todos esos intentos diremos, sin
embargo, que algunos autores como, por ejemplo, O. Lipmann, fijaron esas diferencias en que las
posibilidades biológicas del niño eran mayores en comparación con las del animal. El mono actúa
bajo la influencia de una situación visual estructural; en el niño, por el contrario, destaca sobre todo
la física ingenua muy poco desarrollada en el chimpancé, como han demostrado O. Lipmann y H.
Bogen (1923) 21. O. Lipmann sobreentiende bajo esas palabras la experiencia no consciente,
ingenua, sobre las propiedades físicas del propio cuerpo y de los objetos circundantes que el niño
adquiere en los primeros años de su vida. Precisamente esa experiencia ingenua sobre las
propiedades físicas del propio cuerpo y otros objetos y no la estructura visual del campo es la que
determina el intelecto práctico del niño. O. Lipmann, por tanto, estudia al niño como un chimpancé
con la biología del ser humano.
Otros autores van mucho más allá e intentan, como S. Shapiro y E. Gerke según su propia
expresión, humanizar la metodología de Köhler, en su aplicación a la paidología. La humanización
consiste en que el factor esencial que dirige el pensamiento práctico del niño no es para ellos la
física ingenua ni el mejor cono-cimiento de las propiedades físicas del objeto, sino la experiencia
social del niño.
La experiencia anterior del niño, como señalan certeramente los autores, se estructura de una
manera totalmente diferente que la experiencia anterior del 155 chimpancé y por ello un mismo
experimento realizado en la jaula del mono y en una guardería puede ser idéntico por su estructura
psicológica, puede corresponder al aparato motor de uno y otro sujeto. Pero basta con olvidarse de
la experiencia anterior del niño para que se deforme radicalmente la perspectiva del resultado
obtenido. La experiencia anterior del niño, que se pone de manifiesto en su intelecto práctico, se
revela ante todo en que el medio le acostumbra desde su más temprana edad a recurrir, en su
proceso de adaptación, a la ayuda canto de los medios de la presente situación como a los
27
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
recursos de su experiencia anterior. Por eso, con los años se va elaborando gradualmente un
esquema generalizado de acciones que se aplica, gracias a semejante reacción, con
independencia de las determinadas condiciones concretas de adaptación.
La conducta del niño está repleta de ese tipo de esquemas cristalizados de experiencia social. Al
utilizar en su vida cotidiana, en sus juegos, diversos objetos, el niño elabora determinados patrones
de conducta y gracias a ellos domina el propio principio de actividad dada. El uso, por ejemplo, de
cintas, cordeles, etc., le permite asimilar el principio de relación. Debido a la influencia del entorno
social, el niño se encuentra rodeado de distintos medios que facilitan su adaptación.
No hablaremos de todos los cambios que los autores mencionados introducen en los
experimentos. En el caso dado nos interesa tan sólo el enfoque de principio del intelecto práctico
del niño. Los experimentos han demostrado la dependencia directa del pensamiento práctico de la
reserva disponible de esquemas sociales. Más aún, el proceso de adaptación del niño, dicen los
autores citados, sigue el curso, la trayectoria, de los esquemas acabados, tomados del entorno
social. Por tanto, la verdadera complejidad estructural de esa función del ser humano se debe al
empleo de factores nuevos que diversifican su intelecto práctico. La física ingenua y la reserva de
esquemas sociales como demuestran los experimentos, son, sin duda, factores muy poderosos
que determinan la peculiaridad de dichos procesos en el ser humano.
Creemos, sin embargo, que estas investigaciones no han señalado la diferencia fundamental entre
el pensamiento práctico del niño y del mono, nos referimos a las conexiones que existen entre
dada forma de conducta y todas las funciones restantes. El intelecto práctico del mono se
desenvuelve en un sistema radicalmente distinto, en una estructura de conducta totalmente distinta
que la del niño. El intelecto del mono se alza solitario, como el pico de una montaña, sobre las
demás funciones, más elementales. La situación es diferente para el niño. Desde su más temprana
infancia asimila una serie de formas superiores de conducta, inaccesibles para el mono y, en
particular, la forma del pensamiento verbal, mucho más perfecta. Es imposible suponer que la
inclusión de las reacciones del mono en la estructura completamente nueva del intelecto humano
pueda dejar sin variación dichas reacciones. Por el contrario, cabe esperar que se produzca un
complejo entrelazamiento, la aproximación, la síntesis de diversas funciones debido a la
transformación cualitativa del intelecto práctico. 156
En nuestras investigaciones 23 hemos centrado la atención en la diferencia esencial del
comportamiento del niño en la «situación del chimpancé». El niño ante la tarea de lograr un
objetivo con ayuda de alguna herramienta no se limita a actuar con ella, sino que también habla.
Los experimentos han demostrado que el niño en tal situación manifiesta un peculiar sincretismo
activo: reacciona a los objetos y al experimentador de manera sincrética, mezclando, agrupando
las palabras con ayuda de las cuales intenta influir sobre el experimentador, y sobre sí mismo, y las
acciones con ayuda de las cuales influye en el objeto. Ambas reacciones –la acción y el lenguaje–
se fusionan en un todo sincrético, hemos podido observar cómo el niño, al hallarse en situaciones
semejantes, recurría a ese tipo de lenguaje para sí, a la conversación consigo mismo que Piaget
calificó de lenguaje egocéntrico. Si se mide el coeficiente de lenguaje egocéntrico en situaciones
donde hay abundantes factores intelectuales, por ejemplo, cuando hay dificultad, al utilizar las
herramientas, veremos que es dos veces mayor por término medio que en una situación neutral
como en el dibujo, pero lo más importante, sin embargo, es que su carácter será distinto. El
lenguaje egocéntrico se unirá sincréticamente con las acciones del niño. La aproximación
sincrética del lenguaje egocéntrico y social con la acción en situaciones que exigen el empleo de
herramientas tiene suma importancia para todo el desarrollo posterior del pensamiento práctico
infantil.
El lenguaje no es un producto accesorio de la actividad infantil ni una función paralela a la acción.
El lenguaje y la acción se aproximan, hecho que tiene decisiva importancia tanto para la acción
como para el lenguaje. Al principio, el lenguaje en su aproximación a la acción intelectual la
acompaña, reflejando los resultados de la actividad y sus momentos más importantes. Y,
precisamente, gracias a que refleja y afianza algunos momentos del pensamiento práctico, deja de
28
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
cumplir esa función para convenirse en el planificador, desplazándose al inicio del proceso,
trasladando de una operación a otra la estructura de la acción semejante a una fórmula. Así es
cómo se forma la primera relación objetiva entre el lenguaje y el pensamiento. El lenguaje se
convierte en un medio del pensamiento porque refleja la acción intelectual práctica que transcurre
objetivamente. Se trata de un momento de capital importancia en el desarrollo del lenguaje y del
pensamiento que nos hace conocer cómo surge el pensamiento verbal en general.
Gradualmente, el niño va tomando conciencia de esa primera aproximación sincrética del lenguaje
y el pensamiento.
Conviene destacar, desde el principio, dos momentos. Primero, la aproximación del lenguaje y del
pensamiento no es invento del niño, es construido por él con ayuda de operaciones lógicas, no
crea, valiéndose del lenguaje, una u otra forma de conducta práctica. Por el contrario, es el propio
lenguaje el que adquiere determinadas formas lógicas y se intelectualiza por el mero hecho de
reflejar y acompañar las operaciones prácticas intelectuales del niño. El pensamiento verbal, al
principio, ha de ser objetivo y tan sólo después se hace subjetivo. Primero surge en sí y después
para sí. 157
El lenguaje y la acción, al aproximarse, determinan por sí mismos la conducta del niño aun antes
de que éste, con su ayuda, comience a determinar su reacción. Quien estudie en profundidad los
vínculos que se producen entre el lenguaje del niño y sus acciones intelectuales hallará el eslabón
central de toda la cadena del desarrollo del lenguaje y del pensamiento que nos hará conocer por
vía genético-experimental la naturaleza de esa formación. La relación entre el niño y una situación
que exige empleo de herramientas se establece por medio de otra persona –el experimentador– el
niño conversa con él, después habla consigo mismo pero en presencia suya y conoce por la
instrucción recibida lo que debe hacer, o sea, a través del lenguaje, mediante la relación social.
Aquí se abre el camino hacia el intelecto a través del lenguaje, al principio de modo objetivo, a
través de otro y después para sí mismo. El experimentador más tarde queda excluido. El lenguaje
para sí en presencia del experimentador, es decir, el lenguaje egocéntrico, se convierte en
lenguaje para sí sin él, es decir, en lenguaje interior cuando el niño se relaciona con la situación a
través de su propio lenguaje, de su propia instrucción.
Aquí reproducimos por vía experimental el pensamiento verbal en toda su verdadera naturaleza
genética.
Segundo, el propio pensamiento al causar la intelectualización del lenguaje se convierte en verbal,
se verbaliza, gracias a lo cual se amplían infinitamente sus posibilidades. Ya hemos visto que al
principio el lenguaje adquiere sentido por-que refleja una acción que tiene sentido, pero cuando el
niño con ayuda del len-guaje empieza a afianzar la estructura formal de las operaciones, cuando
después empieza a aplicar la fórmula de futuras acciones, crea el plan y la intención en su propia
conducta, su pensamiento práctico alcanza un nuevo nivel: el comporta-miento del niño ya no está
determinado por la estructura del campo visual ni por la física ingenua, ni siquiera por los
esquemas sociales de la experiencia, sino por una nueva forma de actividad –el pensamiento
verbal.
Sabemos, por ejemplo, por la historia del dibujo cómo tiene lugar el desplazamiento de la palabra
infantil en relación con la propia acción del niño. En el primer estadio el niño dibuja primero y luego
explica lo dibujado. No sabe decir, incluso cuando le preguntan, qué es lo que ha dibujado. Carece
de todo propósito al dibujar, no tiene ningún plan para la acción propia. La palabra se desplaza
paulatinamente desde el fin del proceso del dibujo hacia la acción propia.
Poco antes de acabar el dibujo el niño explica ya lo que pretende hacer y anticipa de ese modo el
fin del proceso no acabado todavía. Suele ocurrir que a mitad del proceso y, a veces, incluso, al
comienzo del mismo, el niño explica lo que piensa hacer, afianzando así verbalmente su propósito.
De esa forma supedita a un plan y a una intención el proceso ulterior.
29
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
Finalmente, en el tercer estadio, la palabra se desplaza al comienzo mismo del proceso. El niño
manifiesta de antemano lo que piensa dibujar y todo el proceso se subordina a esa formulación
verbal de su propio plan y propósito. La relación entre la acción práctica y su formulación verbal se
caracteriza por el mismo desplazamiento del momento final al inicial. Al principio, la fórmula verbal
concluye 158 y afianza el resultado de la acción; más tarde empieza por reflejar algunos momentos
y peripecias en el curso del propio proceso de la resolución de la tarea y, finalmente, se convierte
en la fórmula del plan y del propósito, la cual anticipa el posterior desarrollo de la operación activa
y traslada el comportamiento del niño a un plan totalmente distinto.
Los factores principales que dirigen la conducta del niño no son las leyes del campo visual, cuyos
esclavos según la expresión de Köhler son los animales, sino las leyes de la autodeterminación
volitiva del propio comportamiento, las leyes del campo del lenguaje. El mono ve la situación y la
vive. El niño, cuya percepción está guiada por el lenguaje, conoce la situación. Pero, además, de la
situación él también conoce y no vive sus propias acciones. Al igual como resuelve una tarea dada
con ayuda de la actividad mediada y gracias al empleo de las herramientas, así también determina,
estructura y une en un tono único los propios procesos de su comportamiento con ayuda de la
actividad mediada, con ayuda de la palabra y con la ayuda del pensamiento verbal.
Como es lógico, el paso a formas superiores de síntesis del pensamiento práctico y verbal no se
realiza de golpe. Se inicia en la temprana infancia y se nos plantea, como antes, la fundamental
tarea de esclarecer lo nuevo que se produce en el proceso de aproximación del pensamiento
verbal y práctico precisamente en la edad de transición. Para responder a esta cuestión, debemos
señalar que los investigadores anteriores observaban, claro está, la enorme importancia del lenguaje en el pensamiento práctico activo del niño. Era imposible no percatarse de ello desde
cualquier ángulo que estudiaran el proceso, bien desde la física ingenua o desde el esquema de la
experiencia social; siempre y en todas partes tropezaban con el lenguaje al que concedían un lugar
accesorio, aunque honroso.
Los investigadores que no señalasen el papel del lenguaje en el proceso del comportamiento
infantil, aunque sólo fuera en su aspecto fáctico, darían muestras de total ceguera o deformarían
directamente los hechos. Por ello, todos los autores estudian las reacciones verbales que
desempeñan un papel peculiar en el proceso de adaptación del niño. Shapiro y Gerke, por ejemplo,
han observado que en las pruebas que requerían el empleo de herramientas el lenguaje sustituía
muy frecuentemente a la acción. En casos especialmente difíciles o cuando la energía para la
adaptación no era suficiente, los niños se limitaban a constatar los hechos de su inadaptabilidad o
empezaban a fantasear en voz alta, convencidos de que su deseo se cumpliría por sí mismo.
«Bajará ahora mismo y caerá al suelo él solo» –decía Boris (tres años)–. Según Shapiro y Gerke el
número de manifestaciones verbales era inversamente proporcional al número de actos reales.
Si se parte del punto de vista de los autores citados de que el lenguaje reemplaza a la acción
fracasada, está claro que con ayuda del lenguaje el niño empieza a fantasear en voz alta, cuando
no puede dominar prácticamente la situación.
Los autores mencionados señalan que el lenguaje, en algunos casos, tiene significado previo o
anticipador. Al principio, el niño resuelve la tarea verbalmente y tan sólo después pone en práctica
su decisión o bien critica su propio proceder e introduce en él las correspondientes enmiendas. El
lenguaje, debido a sus peculiaridades 159 específicas, permite al sujeto acudir a la experiencia
pasada desde la situación presente, pero también a menudo desvía la atención del niño de la
necesidad de utilizar directamente los recursos disponibles y orienta su adaptación en otras
direcciones. Por una parte, el lenguaje facilita la adaptación pasiva a través del experimentador por
medio de peticiones verbales de ayuda. Por otra parte, le lleva en ocasiones al terreno de los
recuerdos y de la comunicación con el experimentador, que no guardan ninguna relación directa
con la tarea planteada ante el sujeto.
Todo ello nos demuestra una vez más el significado de la experiencia social en las reacciones de
adaptación del niño, ya que el más somero análisis del papel desempeñado por el lenguaje
30
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
demuestra palpablemente que su empleo es un esquema social universal. Resumiendo, los
autores dicen que en la adaptación activa práctica del niño, el lenguaje cumple un papel peculiar,
sustituye y compensa la auténtica adaptación o bien sirve de puente para pasar de las pruebas
directas a la experiencia anterior y a una adaptación puramente social por medio del
experimentador.
Ya en esta característica de la conducta del niño cuando actúan empleando la herramienta, con
toda evidencia, resaltan los nexos entre la acción práctica y el lenguaje. Los investigadores, sin
embargo, no atribuían a esos nexos fundamental importancia, los consideraban como un caso
particular de los esquemas de la experiencia social; para ellos, la síntesis del lenguaje y la acción
tenía un significado secundario, auxiliar. Llegaban, incluso, a no darse cuenta de esta síntesis;
suponían que el lenguaje y la acción práctica del niño se hallaban en relación inversamente
proporcional, entendiendo por ello no sólo la simple correlación cuantitativa de unas y otras
reacciones, sino también el nexo fundamental entre ellas, que consiste en que el lenguaje sustituye
la acción fracasada. El lenguaje, en todo caso, en todas estas observaciones, se considera como
un acompañante de la acción que no contribuye al cambio radical de su naturaleza ni al nacimiento
de una forma nueva cualitativamente peculiar de la actividad práctica, específica del ser humano.
O. Lipmann, en las actas de sus experimentos, subraya en reiteradas ocasiones la original
combinación del lenguaje egocéntrico y social del niño con su actividad práctica.
No acaba de comprenderse cómo los investigadores, que defienden el punto de vista
estructuralista y niegan la posibilidad de una combinación mecánica, puramente asociativa, de dos
tipos de actividad, no se dan cuenta de la estructura completamente nueva que se forma debido a
la unión del pensamiento práctico y verbal. O. Lipmann, al estudiar la capacidad de acción racional,
traza un paralelismo detallado entre los actos infantiles y el comportamiento de los monos en los
experimentos de Köhler. Lipmann encuentra muchas semejanzas entre ambos, pero también
establece su diferencia radical, que consiste, como ya hemos dicho, en la ausencia de la física
ingenua en los monos y de la óptica ingenua en los niños.
Al comparar las acciones de los niños y de los antropoides, Lipmann dice: mientras que la acción
física dependa fundamentalmente de los componentes 160 ópticos, estructurales de la situación, la
diferencia entre el niño y el mono consiste sólo en el grado. Si la situación exige una correlación
racional de las propiedades físicas estructurales de los objetos, la diferencia entre el mono y el niño
se hace visible: las acciones del mono están condicionadas fundamentalmente por la óptica,
mientras que las acciones del niño –fundamentalmente por las relaciones físicas de las cosas.
Vuelve a manifestarse un nuevo factor biológico de extrema importancia que determina el
pensamiento práctico del niño en comparación con el mono, pero no se habla para nada de la
diferencia de principio y radical entre la actividad práctica humana y la actividad del animal. Si
trazamos la línea divisoria entre la actividad del niño y la del mono tal como la traza Lipmann,
jamás podremos comprender cómo surge la actividad laboral del ser humano.
En nuestras investigaciones hemos podido observar que la operación pura-mente verbal que se
refiere a la siguiente acción práctica, pero separada de la acción efectiva, es el producto de un
desarrollo más tardío. La operación verbal como procedimiento auxiliar se integra, al principio, en
una operación exterior. Su relación con esta operación externa es distinta en las diversas etapas
del des-arrollo. En cada estadio de la edad se origina su propio nudo genético en el cual –y este es
su rasgo característico– predomina la síntesis del pensamiento verbal con el práctico. La línea del
desarrollo de la actividad práctica del niño pasa de un nudo genético a otro. Como ya hemos dicho,
los cambios fundamentales de ese proceso consisten en que el lenguaje se desplaza en el tiempo
desde el fin de la operación al principio de la misma y pasa desde la función de afianzamiento y
reflejo de la acción a la función de su planificación. Según la afortunada frase de M. V. O´Schea
(1910) el niño primero actúa y después piensa, mientras que el adulto primero piensa y después
actúa.
31
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
Nuestras investigaciones nos permiten trazar, en sus rasgos más generales, el esquema básico del
desarrollo de la actividad práctica del niño, que pasamos a examinar brevemente. Los
experimentos con el empleo de herramientas, vistos desde el ángulo genético, nos muestran el
siguiente curso de desarrollo de esta actividad. En el primer año, a los seis meses, como indican
los investigadores, aparece la forma embrionaria del futuro empleo de las herramientas. El niño
con la ayuda de un objeto actúa sobre otro, operación específica de la mano humana que no tiene
su equivalente en el mundo animal. No es todavía una operación orientada a un objetivo porque la
acción del niño no está dirigida a un fin determinado, pero esto ya es la herramienta en sí, en su
significado objetivo, ya que algún miembro intermedio se introduce entre el niño y el objeto de su
acción. A los diez-doce meses se observa por primera vez el empleo auténtico de la herramienta,
similar más o menos al observado en los monos.
El rasgo distintivo de toda esa edad es la independencia de la acción práctica del lenguaje («la
edad del chimpancé»). Sin embargo, tiene suma importancia, en nuestra opinión, el balbuceo que
acompaña la actividad del niño y que puede considerarse con toda razón como el acompañamiento
emocional. 161
La infancia temprana se caracteriza por la unión sincrética del lenguaje socializado del niño y su
acción. En vez de actuar directamente sobre el objeto, el niño se dirige al experimentador o intenta
por medio de la palabra influir sobre el objeto o, finalmente, sustituye con palabras la acción,
cambiando la tarea asignada. El rasgo distintivo y esencial de toda esa edad es la unión sincrética
en un todo no sistematizado de la situación social y física. Entendemos por unión sincrética un
nudo genético de suma importancia que establece por primera vez una conexión, aún confusa e
indeterminada, entre el pensamiento verbal y el práctico.
En la edad preescolar el lenguaje del niño ya adquirió una forma nueva, se convirtió en lenguaje
para sí y toda la edad se caracteriza por la unión sincrética del lenguaje egocéntrico y la acción
práctica. El pensamiento verbal, en el verdadero sentido de la palabra, es poco frecuente durante
el cumplimiento de la tarea. Las palabras regulan y orientan la conducta, aunque el niño no las
pronuncia con ese propósito. Nos encontramos en este caso con dos operaciones del pensamiento
no coincidentes en todos sus puntos, pero ya unidas objetivamente, aunque todavía de manera
inconsciente y no planificada.
En la edad escolar, como hemos visto, el niño sigue estando en poder del sincretismo verbal y, por
ello, cuando se le plantea la tarea de unir en un todo los procesos del lenguaje interno y los
procesos de la acción práctica, se produce la unión sincrética de uno y otro sin que el lenguaje
interno domine toda la operación práctica.
Tan sólo en la edad de transición, debido al surgimiento del pensamiento verbal en conceptos, se
hace posible resolver la tarea verbalmente y realizarla prácticamente: la actividad ya está
supeditada a un plan, a un propósito único regido por la voluntad que determina como una ley el
modo y el carácter de la acción 24.
El camino hacia el pensamiento se abre paso a través del lenguaje de manera gradual y en la edad
de transición salta a la vista el doble carácter de la situación. Por una parte, el adolescente, por
primera vez, domina el pensamiento en conceptos, que es absolutamente independiente de las
acciones concretas y, por otra parte, en virtud precisamente del pensamiento en conceptos
aparecen, por primera vez, las formas superiores de relaciones específicas para el ser humano
entre el pensamiento y la acción, proceso que se distingue por la compleja síntesis jerárquica de
una y otra forma.
En el plano filogenético tenemos una situación análoga, sumamente interesante, en la historia del
desarrollo del pensamiento humano. Como es sabido, Hegel intentó analizar en reiteradas
ocasiones, la actividad práctica del ser humano y, en particular, el empleo de las herramientas
como una deducción lógica hecha realidad. V. I. Lenin en sus anotaciones sobre la obra de Hegel
«La lógica» dice con referencia a las categorías lógicas y a la práctica humana: «Cuando Hegel
32
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
intenta y, a veces se esfuerza y se empeña incluso, para hacer coincidir la actividad racional
humana con las categorías lógicas, diciendo que esa actividad es la "conclusión" (Schluss), que el
sujeto (el hombre) desempeña el papel de "un miembro" en la "figura" lógica, de una "conclusión",
etc. –NO SE TRATA SOLO DE UNA IDEA FORZADA, DE UN JUEGO, HAY EN ELLO 162 UN
CONTENIDO MUY PROFUNDO, PURAMENTE MATERIAL, ES PRECISO PONERLA AL REVÉS.
LA ACTIVIDAD PRACTICA HUMANA HA TENIDO QUE LLEVAR LA CONCIENCIA DEL SER
HUMANO MIL MILLONÉSIMAS VECES A LA REPETICIÓN DE DIVERSAS FIGURAS LÓGICAS
A FIN DE QUE PUDIERAN ADQUIRIR EL SIGNIFICADO DE AXIOMAS» (Obras completas, tomo
29, pág. 172, edición rusa). En otra ocasión Lenin expresa la misma idea sobre la relación entre las
formas lógicas del pensamiento y la práctica humana del siguiente modo: «La conclusión de la
acción... Para Hegel la acción, la práctica es la "conclusión" lógica, una figura de la lógica. ¡Y es
cierto! Claro que no en el sentido de que la lógica tiene otra forma de existencia en la práctica del
ser humano (=idealismo absoluto), sino viceversa: la práctica humana, al repetirse mil millones de
veces, se afianza en la conciencia humana con las figuras lógicas, figuras que tienen la solidez de
un prejuicio y carácter axiomático debido precisamente (y tan sólo) a esa repetición» (ibídem, pág.
198, ed. rusa).
La acción forma en el lenguaje juicios, convierte al lenguaje en un proceso intelectual, hecho que
pudimos observar en los experimentos con los niños. Lo que el niño piensa en la acción, es decir,
el hecho de emplear las herramientas utilizando al mismo tiempo el lenguaje, no sólo modifica la
forma de su pensamiento al introducir a través del lenguaje nuevas formas de utilización de la
experiencia, sino que modifica el propio lenguaje, estructurándolo según el principio intelectual,
confiriéndole una función intelectual. También en el plano filogenético, del que habló V. I. Lenin, el
lenguaje, al parecer, ha desempeñado un papel decisivo al afianzar en la conciencia humana las
figuras lógicas repetidas millonésimas veces en la práctica humana.
Hasta la fecha solía explicarse muy unilateralmente el significado del lenguaje para el
pensamiento, pero no se aclaraba cómo el lenguaje deja de ser una masa amorfa, que cumplía las
más diversas funciones por el influjo del intelecto práctico al que acompañaba en sus operaciones
y las afianzaba post factum, y forja en sí una forma intelectual (el juicio), una copia, una fotografía
del intelecto práctico que tan sólo más tarde, en la edad de transición, empieza a dirigir por sí
mismo el pensamiento. Así, pues, en la edad de transición culmina el intercambio de los papeles y
de la interacción del lenguaje y el pensamiento activo, tan pronto iniciado.
Si en la edad temprana la función rectora, dirigente, es el intelecto práctico y el lenguaje del niño
resulta inteligente en tanto en cuanto no se aparta de su práctica, ahora, en cambio, la práctica
infantil se subordina al pensamiento. En ese proceso no sólo observamos cómo se verbaliza el
pensamiento, cómo se transforma el intelecto práctico en verbal, sino también cómo se
intelectualiza el len-guaje a través de la acción práctica.
Ahora bien, ¿qué diferencias hay entre las correlaciones de las dos formas del pensamiento en la
edad de transición y en la edad escolar más próxima? En la edad escolar la solución de una tarea
que exige el empleo complicado de instrumentos resulta factible sin necesidad del lenguaje
exterior, mediante el lenguaje 163 interior, pero bajo el control de la percepción, de la situación real
y de la acción real. En caso contrario, sin la situación visual-directa y sin la acción visual-directa en
el pensamiento esta decisión conduce al sincretismo verbal. Tan sólo en la edad de transición el
lenguaje interior, el pensamiento en conceptos permiten llegar a una síntesis nueva, a un nuevo
tipo de relación de dos formas del intelecto. Tan sólo el adolescente, al margen de una situación
visual-directa, en conceptos, puede resolver y realizar una tarea del pensamiento práctico.
Cabría decir, en general, que a lo largo de nuestras investigaciones hemos podido seguir cómo se
llega al intelecto a través del lenguaje. No obstante, el len-guaje para convertirse en el camino
hacia el intelecto ha de experimentar por sí mismo la influencia formadora del intelecto. Sin
embargo, el proceso de aparición de la función planificadora del lenguaje, que antes era refleja, no
es más que un caso particular de la ley general de la formación de los procesos reguladores y de la
atribución de sentido a partir de los procesos de la percepción. El reflejo con ayuda del lenguaje (la
33
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
copia verbal de las propias acciones), el surgimiento de las fórmulas del lenguaje para acciones
sucesivas constituyen el fundamento para el desarrollo de la autoconciencia y de los reguladores
mecanismos volitivos superiores. Hemos dicho ya, que todos los mecanismos reguladores del
organismo se basan en el principio de la autopercepción de los propios movimientos.
Cuando se estudia el reflejo, sin considerarlo en movimiento, suele decirse que si una u otra
operación, por ejemplo, el lenguaje o la conciencia, refleja algún proceso que se desarrolla
objetivamente, en este caso el lenguaje no puede cumplir ninguna función esencial, ya que el
reflejo en un espejo no puede modificar el destino del objeto reflejado. Pero si tomamos un
fenómeno en desarrollo, veremos que gracias al reflejo de los nexos objetivos y, en particular, al
autoreflejo de la práctica humana en el pensamiento verbal del ser humano, surge su
autoconciencia y su posibilidad de dirigir conscientemente sus acciones. «La conciencia, en
general, refleja la existencia. Esta es la tesis general de todo el materialismo» (V. I. Lenin, Obras
completas, t. 18, pág. 343, edición rusa). «El dominio de la naturaleza que se revela en la práctica
de la humanidad, es el resultado del reflejo objetivamente fiel de los fenómenos y procesos de la
naturaleza en la mente humana, y demuestra que ese reflejo (en el marco de la práctica) es una
verdad objetiva, absoluta, eterna» (ibídem, pág. 198).
Nos hemos detenido con tanto detalle en el desarrollo de la actividad práctica porque está
vinculada a tres momentos importantes de la psicología de la edad de transición.
El primer momento radica, como ha demostrado Piaget, en lo siguiente: toda la edad escolar se
caracteriza por lo que el niño traslada desde el plano de la acción al plano del pensamiento verbal
las operaciones que ha dominado en las etapas anteriores. Hemos visto que eso se realiza por
medio de la introspección, del reflejo en la conciencia de los propios procesos. Piaget dice que
tomar con-ciencia de la propia operación significa trasladarla desde el plano de la acción al plano
del lenguaje. Piaget opina que la asimilación verbal de cualquier operación equivale a reproducir
las incidencias que tuvieron lugar al dominar la misma operación 164 en el plano de la acción.
Aunque las fechas sean distintas, el ritmo seguirá siendo análogo.
Vemos, por tanto, que el reflejo de la propia práctica del niño en el plano del pensamiento verbal
produce en el escolar una profunda desproporción entre la práctica y el pensamiento. En el plano
de la acción práctica, el niño ha superado ya el sincretismo y las peculiaridades del pensamiento
egocéntrico, pero en el plano verbal el niño sigue dominado por dichos factores, típicos para las
formas primitivas del pensamiento. La desproporción se nivela, y no sólo se nivela, sino que vuelve
a ser desproporción de carácter inverso en la edad de transición: juntamente con la formación de
conceptos, el pensamiento y su dominio de la práctica van en aumento y elevan la acción práctica
del adolescente a un nivel superior.
El segundo momento consiste en que nos encontramos aquí con un problema extremadamente
interesante de relaciones entre el empleo de las herramientas y la formación de los procesos
mediados de conducta. Hemos visto que la propia actividad práctica del niño y del adolescente se
mediatizan cada vez más gracias al lenguaje y que la introducción del lenguaje en los procesos de
la actividad práctica significa de hecho el paso de esa actividad de la situación inmediata, dirigida
sólo por la percepción, el paso de la operación práctica al proceso del pensamiento práctico
mediado por las palabras. El hombre domina su comporta-miento y lo subordina a un determinado
plan a través del lenguaje y con ayuda suya.
La actividad práctica del hombre, por tanto, se hace doblemente mediada: por una parte, está
mediada por las herramientas en el sentido literal de la palabra y, por otra, mediada por las
herramientas en sentido figurado, por las herramientas del pensamiento, por los medios, con ayuda
de las cuales se realiza la operación intelectual, o sea, mediada con ayuda de las palabras.
Finalmente, el tercer momento tiene la máxima importancia: es la estrecha conexión existente entre
los nudos genéticos, sintéticos, del pensamiento y de la actividad práctica que se desarrollan y se
sustituyen recíprocamente y el desarrollo de la actividad laboral del adolescente que va madurando
34
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
para llegar a dominar las formas superiores del trabajo humano. Dedicamos una atención especial
al trabajo en el capítulo decimoquinto titulado «El adolescente obrero» [ver el comentario 1, pág. 45
del presente tomo.]*.
Apartado 06
Hemos empezado con el estudio de la percepción, hemos pasado luego a la memoria y a la
atención y hemos terminado en la actividad práctica. En la evolución de esos procesos en la edad
de transición hemos encontrado algo que es común para todos ellos. Hemos visto que no
evolucionan por separado ni tampoco 165 uno al lado del otro, que la historia de su desarrollo no
se parece en nada a un conjunto de cambios aislados de cada función. La evolución de la vida
intelectual del adolescente viene a ser un cuadro integral único donde todas las partes están
supeditadas a su conexión con el centro.
Hemos procurado deducir de un centro único, de la función de la formación de conceptos, todos los
cambios periféricos en la psicología del adolescente. En la edad de transición la percepción, la
memoria, la atención y la acción no constituyen un conjunto de funciones depositadas en un
recipiente con agua, ni una serie de procesos aislados, sino un sistema especial, interiormente
coherente que, en su evolución, se subordina a una ley única que procede de la función rectora
central –la función de la formación de conceptos.
En este sentido hemos podido esbozar muchos rasgos comunes de las diversas funciones. Hemos
podido demostrar que las leyes que rigen el surgimiento de la atención voluntaria son, de hecho,
las mismas que las del surgimiento de la memoria lógica. Tendríamos, por tanto, pleno derecho
para trasponer las definiciones habituales, tradicionales y referirnos tanto a la memoria voluntaria
como a la atención lógica, ya que su base es la misma. Ambas funciones, debido a la formación de
conceptos, se intelectualizan y se rigen por el pensamiento en conceptos. Eso, por una parte, las
convierte en lógicas y, por otra, en libres, independientes en relación con las leyes más
elementales que subyacen en ellas, dirigidas libremente por un pensamiento consciente, es decir,
voluntarias.
Hemos demostrado la diferencia esencial de la edad de transición, diferencia que se revela en que
las relaciones entre la memoria y el intelecto son ahora inversas. Si en la edad infantil el
pensamiento es función de la memoria, en la edad de transición la memoria es función del
pensamiento. Podríamos decir lo mismo, y con idéntico fundamento, de la percepción y la acción
del niño. En la temprana edad y, en los estadios primitivos del desarrollo en general, el
pensamiento es la función de la percepción del campo visual. Pensar significa discernir, entender
las propias percepciones. Percibir en la edad de transición significa pensar lo que se ve en
conceptos, sintetizar lo concreto y lo general. La percepción se convierte en función del
pensamiento.
Podríamos hablar con todo fundamento de la percepción lógica e, incluso, voluntaria, teniendo en
cuenta la definición dada por Köhler cuando dice que los animales son mucho más esclavos de su
campo sensorial que los adultos. También la acción dirigida al principio por el campo sensorial, que
es la forma primaria del pensamiento humano, se hace libre, voluntaria y lógica en la edad de
transición, cuando la dirige el pensamiento en conceptos.
Nos falta por dar el último paso. Con el fin de demostrar de manera convincente y fidedigna que
nuestra tesis sobre la evolución de todas las funciones constituye un proceso único, centrado en la
formación de conceptos, debemos acudir al estudio comparativo de los datos patológicos sobre la
desintegración y destrucción de la compleja unidad cuyo desarrollo y estructura acabamos de
estudiar. La teoría del estudio comparativo de alguna función compleja en su desarrollo y
desintegración es expuesta del siguiente modo por E. Sepp 25. Lo mismo que los 166 geólogos al
estudiar la historia del desarrollo de la tierra, dice Sepp, se fijan en todo deterioro de la corteza
terrestre, en cualquier desplazamiento, fallos y denudación debidos a las erosiones para averiguar
las leyes que regulan la formación de las capas terrestres, así también los neuropatólogos utilizan
35
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
las alteraciones del sistema nervioso producidas por causas catastróficas o bien por otras similares
que, como las erosiones, ocasionan persistentes y prolongadas modificaciones a causa de
intoxicaciones u otros trastornos sistémicos del cerebro para determinar la estructura y el desarrollo
del sistema nervioso humano, la estructura y el des-arrollo del comportamiento humano.
En el estudio de la extremadamente variada esfera de las funciones verbales, continúa diciendo
Sepp, el neuropatólogo puede establecer, mediante la comparación, no sólo una determinada
localización de los centros verbales, el carácter convencional de esa localización que depende del
orden de formación del len-guaje, sino también la interdependencia de las funciones del lenguaje
con otras de la corteza cerebral. Resulta posible hacerlo porque en casos de alteración del sistema
nervioso nos encontramos con la denudación de los mecanismos, tan completos y enteros en su
estado normal, que resulta imposible aislarlos de la función global de la cual forman parte.
Numerosos mecanismos de ese tipo, que se descubren por la disgregación de sus vínculos
recíprocos, son genéricos y constituyen en el recién nacido, que carece todavía de una conducta
basada en la experiencia personal, los únicos mecanismos actuantes. En el adulto actúan
aisladamente y sólo cuando el nexo con el sistema nervioso central se destruye. En patología
observamos casos de denudación no sólo en los mecanismos genéricos innatos, sino también en
los formados a base de la experiencia individual, a base de la actividad centralizadora de la corteza
cerebral, esa posibilidad nos permite estudiar los diversos mecanismos en una actividad aislada.
Según Sepp, hay que situar aquí la función verbal en el primer plano.
Sepp cita como un ejemplo, que permite ahondar en la historia del desarrollo de esos mecanismos
antaño unidos y en la historia de la formación de funciones antes unidas y ahora disgregadas, la
afasia motriz de los políglotas. Dice Sepp que cuando se altera un determinado sector de la
corteza cerebral, se pierde la posibilidad de hablar en lengua materna, mientras que se utiliza un
idioma poco usado y, a veces, bastante olvidado que en dichas circunstancias aflora con mayor
libertad y soltura que antes de la enfermedad. Es evidente que las huellas de la función verbal, en
dependencia del orden de su formación, se localizan cada vez en diferentes lugares. Eliminando
unas u otras huellas de la corteza cerebral, la patología ofrece a los neuropatólogos la posibilidad
de estudiar por partes la historia del individuo dado en su proceso de formación.
Vemos, por tanto, que el cerebro conserva en sí, de forma espacial, una secuencia documentada,
temporal, de cómo va a desarrollarse la conducta del individuo, mientras que la disgregación de
funciones complejas, unitarias, nos permite profundizar en la historia de su desarrollo. Esta tesis se
ha convertido hoy día en uno de los fundamentales principios metodológicos de toda la
psiconeurología. 167 El desarrollo es la clave para entender los procesos patológicos, los procesos
de disociación de las síntesis, de las unidades superiores y la patología es la clave para entender
la historia del desarrollo y estructuración de esas funciones sintéticas superiores.
Nos hemos referido ya a una de las leyes fundamentales de la neurobiología citada por E.
Kretschmer: si el centro superior es funcionalmente débil o está separado por los centros
subordinados, la función general del aparato nervioso no se interrumpe simplemente, sino que la
instancia subordinada se hace independiente y nos enseña los elementos que conserva de su
antiguo funcionamiento. La emancipación de los centros inferiores es análoga del todo a la
emancipación de las funciones inferiores. La función inferior o elemental, que forma parte de la
función compleja, única, se disgrega de ella y actúa de acuerdo con sus propias leyes primitivas
cuando la función compleja, unitaria, se perturba y pierde su unidad. Por ello, precisamente, la
enfermedad se manifiesta con frecuencia en forma regresiva. Diríase que se produce en este caso
un movimiento inverso del proceso de desarrollo, el retorno del mismo a etapas ya pasadas; de
ese modo se descubre la estructura secreta de aquella compleja unidad cuya disgregación
podemos observar y estudiar. Dicha emancipación no se debe a un paralelismo casual, sino a una
importante ley neurobiológica que, como ya dijimos, puede aplicarse con pleno derecho a la
historia del desarrollo y disgregación de las funciones.
Hay tres enfermedades que en ese sentido ofrecen exclusivo interés para comprender la estructura
histórica de las funciones psíquicas superiores en la edad de transición. Nos referimos a la histeria,
36
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
la afasia y la esquizofrenia que son, en nuestra opinión, una especie de experimento de
disgregación organizado especialmente por la naturaleza de aquellas unidades cuya estructura
constituye el principal con-tenido de la edad de transición. En esas tres enfermedades podemos
observar, desde diversos puntos de vista, el movimiento inverso del mismo proceso de desarrollo
que estudiamos, visto genéticamente, en la psicología del adolescente.
Es imposible comprender científicamente esta psicología sin un profundo estudio de la estructura
de las funciones superiores del adolescente, de su historia, comparada con la historia de la
disgregación de esas unidades, de esas síntesis en los procesos mórbidos que hemos enumerado.
Entre ellos, inclusive dos formas de dolencias se comparaban habitualmente, se relacionaban con
la edad de transición. La psicología del adolescente solía estudiarse bajo el prisma de la teoría
sobre la histeria y la esquizofrenia. Sin embargo, se tomaban en consideración unas relaciones
directamente opuestas a las mencionadas ahora por nosotros.
Los fines que se persiguen en paidología con el estudio comparativo de los procesos del desarrollo
y los disgregadores, los mórbidos, son, por lo general, distintos de los que ahora nos planteamos.
Los paidólogos, que parten de una tesis completamente correcta de que entre la enfermedad y el
estado normal existe una serie de sutiles gradaciones, que no hay una delimitación estricta que
separe un estado de otro, suelen considerar la patología como una exageración de la norma y por
ello estudian cada edad a la luz de las enfermedades que le son propias, bus-can las leyes básicas
de la edad en forma destacada, reflejadas en la dolencia. 168
Nosotros partimos de una suposición diametralmente opuesta: podemos observar en casos de
enfermedad procesos de desarrollo inverso. Por ello, no podemos suponer de antemano que la
historia de la disgregación de las formas superiores de conducta, que se observa en unas u otras
enfermedades mentales y nerviosas, reflejen tan sólo, en forma exagerada y especial, la historia de
su estructura. Un proceso es más bien opuesto a otro y no su representación en forma
condensada. Sin embargo, debido precisamente al movimiento inverso del proceso de desarrollo –
a la disgregación de las formas superiores del comportamiento– su estudio viene a ser la clave
para comprender la historia del desarrollo de esas formas. En particular es la ley de emancipación
de las funciones inferiores, ya citada por nos-otros, la que aboga en favor de esa interpretación, de
las correlaciones entre los procesos de disgregación producida por las enfermedades y los
procesos de desarrollo. La enfermedad es, con frecuencia, una regresión a etapas de desarrollo ya
pasadas y nos permite, mediante el estudio comparativo, hallar y determinar lo esencial-mente
nuevo, específico, en la estructura, que la enfermedad descubre a semejanza de lo que revelan las
antiguas capas geológicas cuando se erosiona su superficie.
Apartado 07
La histeria se considera desde antiguo como una enfermedad estrechamente relacionada con las
peculiaridades de la edad de transición. E. Kretschmer (1928) dice que muchos síntomas del
llamado temperamento histérico no son más que restos estancados de la psique correspondientes
al primer período de la maduración sexual o bien los desfavorables cambios que se producen en el
carácter del adolescente a causa de posteriores condiciones adversas de su' vida. Kretschmer
enumera seguidamente una serie de síntomas entre los cuales mencionaremos el contraste
significativo entre la frialdad y una excesiva intensidad del sentimiento amoroso, el contraste entre
la fidelidad y el egoísmo infantil y, en particular, la mezcla de lo divertido y trágico en el modo de
vida.
Por ello, dice Kretschmer, si los investigadores de antes determinaban a los histéricos como niños
grandes, nosotros preferimos hablar de «adolescentes adultos». Ese término corresponde con
exactitud al período de retención, de parada, en el desarrollo biológico: el período de la temprana
madurez sexual. La psique inmadura es muy propensa a las descargas impulsivas afectivas y, en
particular a los mecanismos hipobúlicos. Cabe decir, en general, que el período de la maduración
sexual es el periodo predilecto de las reacciones histéricas.
37
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
Toda persona puede caer en la histeria, dice Goje, y Kretschmer, para explicar esa idea, añade:
porque es portadora de viejas formas instintivas más o menos encubiertas por nuevas capas
culturales caracterológicas 1 . ¿Qué significan esas 169 palabras? Podemos comprender tan sólo a
la luz de las dos leyes relacionadas tanto con el desarrollo como con la disociación de las formas
superiores de conducta. Recordemos que una de esas leyes se refiere a la conservación de
funciones inferiores en la historia del desarrollo como instancias subordinadas dentro de las
nuevas formaciones superiores y complejas.
Así, pues, los mecanismos que dirigen nuestro comportamiento en la temprana etapa del
desarrollo y, sobre todo, en el período inicial de la maduración sexual, no desaparecen del todo en
el adulto; se incluyen como mecanismos ejecutores accesorios en el conjunto de una función
sintética más compleja. Dentro de ella se rigen por otras leyes distintas de las que dirigen su vida
independiente. Pero cuando la función superior se desintegra por alguna razón, las instancias
supeditadas, que se conservan dentro de ella, se emancipan y vuelven a actuar de acuerdo con las
leyes de su vida primitiva. Debido a ello, se produce en la enfermedad el retorno al pasado. La
desintegración de la función superior viene a significar, en sentido convencional, claro está, la
regresión a un estadio de desarrollo sobrepasado genéticamente.
E. Kretschmer dice que no se trata de un paralelismo casual, sino de una importante y fundamental
ley neurobiológica que en el terreno de la esfera motriz inferior es conocida de antiguo, pero no
aplicada todavía a la psiquiatría que estudia la neurosis. Cuando en la psique de la esfera motrizexpresiva la instancia superior se hace incapaz de dirigir, la instancia inferior, siguiente a ella,
comienza a funcionar independientemente, de acuerdo con sus propias leyes primitivas. Esta es la
segunda ley mencionada por nosotros.
Qué instancia subordinada empieza a funcionar independientemente en casos de histeria,
haciéndonos volver, por tanto, al inicio de la maduración sexual? Ese mecanismo es calificado de
hipobulia por Kretschmer. Para él la voluntad y el estado afectivo son idénticos en la vida psíquica
primitiva. Cada afecto es, al mismo tiempo, una tendencia, y cada tendencia adquiere los rasgos
de afecto. Esta organización directa, impulsiva, de la vida volitiva, propia del niño y, sobre todo, del
adolescente al comienzo de su maduración sexual, se libera de la superestructura volitiva superior
en casos de histeria. Lo más importante es que la hipobulia, cualitativamente, se considera como
un tipo de carácter volitivo que, en algunas circunstancias, puede funcionar con independencia y
ubicarse entre una disposición, un objetivo y el aparato reflejo, siendo capaz, por otra parte, de
unirse bien con la primera, bien con el segundo, considera Kretschmer.
La hipobulia, en este sentido, no es una nueva consecuencia de la histeria, no es típica para la
histeria solamente. Según Kretschmer, la histeria que nosotros consideramos como un extraño
cuerpo morboso, este demonio y el doble de la voluntad dirigida a un fin, existe también en los
animales superiores y en los niños pequeños. Para ellos, esto es la voluntad en general. En esta
etapa del desarrollo es una forma normal y casi única del querer. El tipo volitivo hipobúlico
representa desde el punto de vista ontogenético y filogenético el estadio inferior de la disposición
hacia un objetivo. Precisamente por ello lo hemos llamado hipobulia. Los estudios han demostrado
que diversos y variados tipos de enfermedades 170 van acompañadas por la emancipación del
mecanismo hipobúlico. La enfermedad, según Kretschmer, se lleva algo de lo que constituye una
parte normal importante del aparato psicofísico expresivo de los seres superiores vivos, lo aparta
de su conexión normal, lo aísla, lo sustituye, obligándole a funcionar con gran intensidad e inútil
tiranía.
El hecho de que enfermedades tan diversas como la neurosis bélica o la catatonia endógena
tengan las mismas raíces hipobúlicas demuestra tan sólo la existencia de un importante estadio de
transición en la historia del desarrollo de los seres superiores que desaparece más tarde o es
simplemente sustituido por la disposición hacia un objetivo. La hipobulia recuerda más bien el
1 Desarrollando figuradamente esa idea podemos decir que cada uno lleva consigo no sólo su histeria, sino también su afasia y esquizofrenia, es decir, los estadios del
desarrollo ya pasados, que se conservan en forma oculta, superada y se manifiestan en la enfermedad.
38
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
residuo de un órgano cuya huella perdura, en mayor o menor grado, en la vida psicológica del
adulto; no se trata de un atavismo únicamente, de un apéndice muerto. Por el contrario, vemos que
también en el adulto sano la hipobulia, al integrarse como parte componente principal de la función
dirigida a un fin, constituye aquello que designamos como voluntad. En este caso, sin embargo, no
aparece disociada como ocurre en la histeria o la catatonia, no cumple una función independiente,
se une a la disposición dirigida a un fin en una función única y firme.
Diríase que el proceso del desarrollo en la edad de transición está dividido en partes y se repite en
orden inverso en la historia de las enfermedades histéricas.
Aquello que en la histeria se emancipa como función inferior independiente, a principios de la edad
de transición, constituye un estadio normal en el desarrollo de la voluntad. El proceso de su
desarrollo ulterior consiste en estructurar y formar la compleja unidad de la cual se disgrega y
sobresale esta función inferior en la enfermedad. Kretschmer, refiriéndose a los histéricos, dice que
se suele preguntar si tienen poca fuerza de voluntad, pero que a semejante pregunta nada se
puede responder. No es que los histéricos tengan poca fuerza de voluntad, lo que no tienen es un
propósito firme. La debilidad del objetivo es, justamente, la esencia psíquica del estado que padece
un gran número de histéricos crónicos. Tan sólo si separamos entre sí las dos instancias volitivas,
podremos resolver ese enigma: la persona, al no saber gobernarse, no utiliza en vano su gran
fuerza de voluntad para presentarse como un ser lastimoso carente de voluntad. La debilidad del
objetivo, supone Kretschmer, no es lo mismo que una voluntad débil.
Podríamos resumir del siguiente modo el estudio comparativo de las funciones volitivas del
histérico y el adolescente: el contenido del desarrollo en la edad de transición es justamente
aquello cuya disgregación constituye el contenido de la enfermedad histérica. Si la hipobulia en
casos de histeria se emancipa del poder de la voluntad dirigida a un fin y empieza a conducirse de
acuerdo con sus leyes primitivas, en la edad de transición se incorpora como parte integrante e
inalienable de la voluntad dirigida a un fin, que aparece entonces por primera vez, y constituye la
función que permite al hombre gobernarse a sí mismo, gobernar su propia conducta, plantearse
determinados objetivos y orientar sus procesos a la consecución de los mismos.
Por tanto, lo nuevo que subyace en el desarrollo de todas las funciones psíquicas en esta edad es
la voluntad dirigida a un fin que domina el afecto, el dominio 171 de la propia conducta, de sí
mismo, la capacidad de plantear objetivos a la propia conducta y lograrlos. Ahora bien, el saber
plantearse los objetivos y dominar la propia conducta exige, como hemos visto, una serie de
premisas, la más importante entre ellas es el pensamiento en conceptos. La voluntad dirigida a un
fin se forma únicamente a base del pensamiento en conceptos y por ello no debe sorprendernos el
hecho de que en la histeria se produzca la perturbación de la actividad intelectual, hecho que pasa
habitualmente desapercibido para los investigadores. La debilidad del intelecto o las alteraciones
emocionales del pensamiento solían considerarse bien como condiciones que propiciaban el
desarrollo de las reacciones histéricas o bien como fenómenos, accesorios que acompañaban a
las principales alteraciones emocionales.
Nuestras investigaciones han demostrado que el desarreglo de la actividad intelectual en la histeria
tiene una propiedad mucho más compleja: se trata de una perturbación del aparato orientador del
pensamiento. La relación entre la actividad del pensamiento y la vida afectiva del individuo normal
se invierte. El pensamiento pierde toda independencia y la hipobulia empieza a llevar su propia
existencia aislada, ya no participa más en las complejas operaciones orientadas a un objetivo, sino
que actúa de acuerdo con las fórmulas más simples y primitivas.
Esa debilidad también es característica del pensamiento del histérico que pierde toda
voluntariedad. El histérico deja de dirigir su pensamiento, al igual como no es capaz de dirigir su
comportamiento en general.
Está claro que la pérdida de objetivos produce desorientación, que confunde también el contenido
del pensamiento y modifica las propias vivencias. Kretschmer tiene razón cuando dice que el
39
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
histérico se rodea de un muro para defenderse del mundo exterior, un muro formado por
reacciones instintivas de huida y defensa. Finge, se exacerba, refuerza sus reflejos; así es como
pretende engañar al mundo circundante que le oprime, le asusta; él, a su vez, pretende asustarle,
fatigarle, hacerlo accesible. A esta táctica instintiva frente al mundo exterior corresponde la defensa
interna de las propias vivencias. Kretschmer supone que la característica fundamental de la psique
histérica es más bien la de evitar las vivencias dolorosas que enfrentarse a ellas.
No nos detendremos ahora en un estadio detallado de los complejos cambios de las vivencias que
se observan en la histeria y que constituyen, de hecho, el con-tenido psicológico de la neurosis
histérica. Nos limitaremos a decir tan sólo que son dos los indicios característicos de tales cambios.
El primero de ellos es la regresión a la infancia que se manifiesta en una exagerada imitación del
nivel espiritual del niño pequeño. Ese estado, llamado puerilismo, que a veces se provoca
artificialmente en la hipnosis, es afín, sin duda, al retorno a tiempos pasados y .ocurre también en
la esfera de la vida volitiva. El segundo indicio es la existencia de una relación directa causal entre
la función de la disociación de los conceptos y los cambios en las vivencias.
Hemos hablado ya del enorme significado que tiene para nuestra vida interior la función de
formación de conceptos, y gracias a ello podemos conocer toda la realidad exterior y todo el
sistema de las vivencias internas. Basta con pasar del 172 pensamiento en conceptos al
pensamiento en complejos —eso es lo .que se observa en la histeria— para descender de
inmediato a otro modo de orientación —genéticamente más temprano— en la realidad y en
nosotros mismos. Por esta causa el desorden en la percepción y en el entendimiento de la realidad
externa, las propias vivencias y la autoconciencia de la personalidad son una consecuencia directa
de las anormalidades que sufre la función de formación de conceptos.
¿En qué se manifiestan esas anormalidades? En que la formación de conceptos, función de
estructura única y compleja, se disgrega en virtud de una determinada ley y pone de manifiesto
formas complejas de actividad intelectual conservadas en ella en calidad de base constante del
pensamiento. Con el paso a una función del pensamiento más temprana se modifica el contenido
de las vivencias, tanto del mundo circundante como del interno.
Podemos dar por terminado el análisis comparativo de la disgregación de la voluntad y del
pensamiento en conceptos en casos de histeria y la estructuración de esas funciones en la edad
de transición. Resumiendo lo dicho llegamos a la siguiente conclusión general: en la histeria se
observa un proceso de desarrollo inverso de aquellas funciones cuya estructura constituye
precisamente la peculiaridad característica de la edad de transición. La desaparición de la
hipobulia en calidad de instancia independiente y la aparición de la voluntad orientada a un fin, al
igual que la desaparición de los pensamientos en complejos y el surgimiento del pensamiento en
conceptos, componen la peculiaridad más característica de la psicología del adolescente. La
histeria se basa en los procesos inversos.
Esa comparación nos impone volver a las cuestiones relacionadas con la elaboración cultural de
las atracciones, con la aparición del dominio volitivo de la propia vida afectiva en la edad de
transición. Weisenberg, al igual que otros biólogos, señaló el hecho, prácticamente demostrado de
que la maduración sexual coincide con el fin de la maduración orgánica general 26. El investigador
propende a considerar que en este hecho se trasluce la tendencia objetivamente racional de la
naturaleza de unir en un punto temporal la madurez física con la maduración sexual. Este nexo,
cuyo significado biológico hemos analizado ya, posee, además, una importantísima significación
psicológica. El instinto sexual del adolescente se culturiza por su tardía maduración, se detiene en
el momento justo en que finaliza la maduración de su personalidad ya formada con todo su
complejo sistema de funciones, con su aparato de centros y procesos. El adolescente establece
una recíproca y compleja conexión con todo ello: provoca, por una parte, su reestructuración sobre
una nueva base y, por otra, se manifiesta ya como un ser refractado múltiples veces, reelaborado e
incluido en el complejo sistema de esas relaciones.
40
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
La gran peculiaridad de la maduración sexual humana consiste en que los tres niveles en el
desarrollo del comportamiento —el instinto, el adiestramiento y el intelecto— no siguen un orden
cronológico, es decir, en el sentido de que antes se forman los instintos, luego todo cuanto se
refiere al adiestramiento y tan sólo después, al final de todo, el intelecto. En la vida real, por el
contrario, se produce una gran mezcolanza genética en el surgimiento de los tres niveles
señalados. El desarrollo del intelecto y del adiestramiento comienzan mucho antes de que 173
madure el instinto sexual y éste, en su proceso de maduración ya encuentra preparada la compleja
estructura de la personalidad, que modifica las características y el modo de actividad del instinto
recién surgido gracias a su incorporación a la nueva estructura como parte de la misma. La
inclusión del instinto sexual en el sistema de la personalidad no se parece en nada a la de otros
instintos de más temprana maduración como, por ejemplo, el de succión, ya que el todo en el cual
se incluye la nueva función que se va formando es fundamentalmente distinto.
Basta con comparar la manifestación del instinto en la psique del idiota y en la del adolescente
normal de catorce-quince años para ver la diferencia en su pro-ceso de maduración. En el
adolescente, hasta el momento de la maduración del instinto sexual, existe una serie de sutiles y
complejas funciones establecidas por el intelecto y los hábitos. En ese medio, el instinto se
desarrolla de forma distinta: todo se refleja en la conciencia, todo es controlado por la voluntad,
diríase que la maduración sexual en su avance sigue dos trayectorias, una desde arriba y otra
desde abajo, como hemos visto ya en un capítulo anterior, E. Spranger 27 considera que se trata
de dos procesos –hasta tal punto son exteriormente independientes entre sí–. De hecho, sin
embargo, es un mismo proceso reflejado en las formas superiores de la conciencia y del
comportamiento de la personalidad.
Gracias a que el nuevo sistema de atracciones, que se forma a la par del pro-ceso de maduración
sexual, se refracta de manera muy compleja, se refleja en el pensamiento del adolescente y
entabla muy estrechos nexos con las acciones orientadas a un fin, dicho sistema adquiere una
índole totalmente distinta y se incluye como instancia subordinada en la función que se califica
habitualmente como voluntad. El paso decisivo del pensamiento en complejos y de la función de
formación de conceptos, ya analizado con detalle por nosotros, es la premisa imprescindible para
este proceso.
Apartado 08
Si la histeria nos hace comprender con toda claridad el proceso de formación de la voluntad en la
edad de transición, la disgregación de la función de formación de conceptos, la disociación de su
función que se observa en la histeria, se manifiesta muy claramente, aunque no de forma tan
notoria, en otra enfermedad, caracterizada por el deterioro de la función verbal, que se llama
afasia. Según Sepp, el estudio de la afasia nos da la clave para entender el funcionamiento
intelectual de la corteza cerebral. De todos los tipos de afasia, vista desde el ángulo de la
psicología de la edad de transición, la llamada afasia amnésica es la que suscita el máximo interés;
el enfermo que la padece olvida las palabras relacionadas con una serie de objetos y acciones,
tiene dificultades para reproducirlas. El olvido de las palabras puede manifestarse
cuantitativamente, sin embargo, la perturbación más importante de la actividad verbal, tal como se
observa en la afasia, sigue siendo casi siempre la misma. 174
La esencia de los cambios en los casos de afasia amnésica pueden expresarse del siguiente
modo: la perturbación patológica lleva a la disociación de la compleja unidad que denominamos
función de formación de conceptos. Los nexos establecidos en la base de dicha función se
disgregan, al parecer, y la palabra desciende a un nivel genético inferior, anterior, sobrepasado por
el individuo normal hasta el período de la maduración sexual. El afásico pasa del pensamiento en
conceptos al pensamiento en complejos. En ello radica el rasgo característico, fundamental, de la
enfermedad que estamos estudiando, rasgo que por la ley de los contrarios y el curso inverso de
los procesos lo aproxima con el desarrollo psíquico del adolescente.
41
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
Las investigaciones de la afasia amnésica que fueron hechas últimamente demuestran que todas
las diversas alteraciones que se observan en esa dolencia están interiormente conexionadas entre
sí y son partes de un cuadro único en el cual subyace la principal perturbación: la disociación del
pensamiento en conceptos. Estudios más reciente de A. Gelb y K. Goldstein demuestran que la
perturbación no afecta por separado a la esfera verbal o a la de los conceptos, sino que atañe al
nexo, todavía problemático, que existe entre el pensamiento y el (en-guaje.
Precisamente por ello, la afasia no es una alteración pura de la función del lenguaje ni tampoco del
pensamiento: se perturba el vínculo de uno y otro, sus complejas interrelaciones. Cabría decir que
se desintegra la sólida e independiente síntesis que se forma en el pensamiento del adolescente
cuando pasa a la formación de conceptos. Precisamente por ello el estudio de la afasia tiene
enorme importancia para el problema general de las relaciones entre el pensamiento y el lenguaje.
Gelb y Goldstein han estudiado los fenómenos de la amnesia relacionada con el nombramiento de
los colores. Un paciente, que por causa de una enfermedad cerebral había olvidado el nombre de
los colores conservaba, sin embargo, la facultad de diferenciarlos, mostraba cambios muy curiosos
en todo su comportamiento relacionado con los colores.
Diríase que se trataba de un experimento organizado por la propia naturaleza para hacernos
conocer los cambios que se producen en el pensamiento y la conducta del enfermo cuando el
nombre del color se borra de su mente. Se observa con frecuencia que el enfermo pasa a las
denominaciones concretas, objetales, de los colores que son propias de los adultos normales en el
campo del olfato y que se observan en los pueblos primitivos en la temprana etapa del desarrollo
de su pensamiento. Por ejemplo, el color rojo de una determinada tonalidad es definido por el
enfermo como color cereza, el verde como el color de la yerba, el azul corno el color violeta, el
anaranjado como color naranja, etc. Observamos en este caso, dicen los autores citados, una
forma primitiva de designación verbal del color típico para los estadios tempranos en el desarrollo
del lenguaje y del pensamiento.
Es particularmente interesante la siguiente circunstancia. El enfermo conseguía elegir muy bien los
matices apropiados al objeto dado de una madeja de hilos de colores diversos. Elegía el matiz
correspondiente sin equivocarse nunca. 175 Pero, gracias a la ausencia del concepto del color no
sabía elegir el color que corresponde al objeto dado, sólo por el hecho de pertenecer a la misma
categoría. En nuestros experimentos habíamos observado que el afásico, pese a su habilidad para
elegir los matices más adecuados y exactos de los colores se negaba a elegir el color
correspondiente cuando no veía dicho matiz. Sabía seleccionar el matiz correcto o del color rojo,
pero no podía elegir un color rojo de distinto matiz y se comportaba de forma más concreta que un
individuo normal.
Por ello, la clasificación de los colores, la elección de diversos matices relacionados con el tono
fundamental, suponía para él una tarea insoluble. Los experimentos han demostrado que el
enfermo carecía, al parecer, del principio de agrupamiento, que su elección se basaba siempre en
una vivencia concreta, real, de semejanza o relación. Gelb y Goldstein consideran que ese
comportamiento puede calificarse de irracional, visual-concreto, biológicamente primitivo, más
cercano a la realidad. Los autores citados opinan que en esa situación la diferencia entre la
conducta del hombre normal y del afásico es la siguiente: el hombre normal, al seleccionar los
colores, fija su atención en un modelo determinado en virtud de la instrucción recibida (es decir, en
un solo color fundamental independientemente de su intensidad o pureza). Percibe cada color
concreto como el representante del concepto dado –rojo, amarillo, azul–. Los colores se
correlacionan entre sí por su pertenencia a una misma categoría, a un mismo concepto de color
rojo, pero no sobre la base de su identificación con la vivencia. Gelb y Goldstein califican de
categorial ese comportamiento. Lo curioso es que los enfermos no pueden destacar libremente una
propiedad determinada del color, lo mismo que no puede mantener la atención en una sola
dirección.
¿Cuál es la causa fundamental de dichas alteraciones? En opinión de los auto-res citados, la
ausencia del lenguaje no puede, por sí misma, considerarse como la causa de que la relación
42
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
categorial con el objeto se dificulte o imposibilite. Es de suponer, sin embargo, que las palabras
pierdan algo de aquello que les pertenece en estado normal, aquello que hace posible su empleo
en la relación categorial.
Gelb y Goldstein deducen que las palabras han perdido en los enfermos esa propiedad por la
siguiente razón: los enfermos saben que los colores tienen nombres que ellos conocen, pero esos
nombres son para ellos sonidos carentes de significado, han dejado de ser signo de conceptos. La
relación categorial y el uso de las palabras en su valor significativo expresan un mismo tipo de
conducta básica y no deben ser consideradas como la causa o la consecuencia recíprocas. La
alteración del tipo fundamental de conducta y su correspondiente descenso a otro más primitivo
constituye justamente la perturbación que explica todos los síntomas aislados que se observan en
la enfermedad.
Vemos, por tanto, que también el estudio de la afasia nos lleva a la deducción de que el
pensamiento en conceptos, relacionado con el lenguaje, constituye una función única en la cual
resulta imposible distinguir una sola acción aislada, independiente, del concepto y de la palabra..
Esta es la unidad que se disocia y disgrega en la afasia. Las investigaciones comparativas han
demostrado que la palabra influye sobre el umbral de la percepción del color, modificando,
elaborando 176 así el propio proceso perceptivo. El objeto cambia cada vez que el paciente
pronuncia con anterioridad diversos nombres de colores y coincide casualmente con el nombre
correcto.
Podemos aplicar esos fenómenos a la afasia amnésica en relación con las denominaciones de los
objetos en general. Son alteraciones relacionadas interior-mente entre sí y se reducen, como
hemos dicho ya, a las dificultades en la esfera del pensamiento categorial. En casos de afasia
amnésica lo primero que llama la atención es que el enfermo olvida precisamente el nombre de los
objetos concretos. A. Kusmaul opina que cuanto más concreto es el concepto más fácilmente se
olvida la palabra que lo designa. Las perturbaciones debidas a la afasia se conceptuaban
habitualmente como el paso a designaciones más abstractas a partir de las concretas.
Se trata de una tesis que contradice sin duda al cuadro del proceso dado por nosotros; que
consiste precisamente en el paso del afásico a un modo puramente concreto de la percepción y del
pensamiento.
Numerosas investigaciones han demostrado que cuando el afásico sustituye las designaciones
concretas por otras más generales no relaciona dicho objeto con un grupo determinado de objetos,
es decir, no opera con un concepto, manifiesta más bien su postura claramente determinada,
frente al objeto; en la mayoría de los casos utiliza en su expresión términos indefinidos tales como
«cosa», «eso», etcétera, o bien designa la acción que se realiza con ayuda de este objeto. Esos
términos más o menos generales que el afásico utiliza para denominar un objeto concreto no
sirven para designar conceptos genéricos. La experiencia nos demuestra que es posible utilizar
palabras con significado abstracto sin referirse a nada abstracto.
Los autores citados comparan certeramente dicho fenómeno con el siguiente hecho, bien conocido
en la psicología infantil: el niño asimila antes las palabras generales, como, por ejemplo, «flor», que
el nombre aislado de sus variedades. Sería erróneo suponer, sin embargo, que el niño por la
palabra «flor» entiende algo común a todas ellas. Por el contrario, piensa en algo totalmente
concreto. W. Stern subraya especialmente que el niño en dicho estadio no utilizaba lógica-mente
las palabras aisladas. Vemos, por tanto, que pueden aplicarse designaciones generales sin pensar
en nada general.
También el adulto, como suele observarse con frecuencia, usa expresiones generales al referirse a
los objetos del todo concretos y particulares. Si tomamos en cuenta este hecho, veremos que en la
afasia amnésica el pensamiento desciende, en general, a un nivel más primitivo, concreto y
próximo a la realidad. Concuerda plenamente con ello el hecho de que en el afásico se altere no
toda la actividad del lenguaje, sabe señalar correctamente los objetos cuyo nombre oye pronunciar
43
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
y por el contrario si a un objeto que le muestran se le da una serie de denominaciones elegirá el
nombre correcto. En opinión de Gelb y Goldstein ese tipo de operaciones no exige que la palabra
se comprenda como el signo del concepto, ni que se establezca una relación categorial con el
propio objeto. 177
Sabemos por la historia del desarrollo del lenguaje infantil que las palabras mucho antes de
designar los conceptos, pueden cumplir otra función, es decir, estar asociadas a la situación de
acuerdo con el principio de la imagen sincrética o de un simple complejo.
En la afasia, la alteración fundamental no radica en que el enfermo olvida unas u otras palabras,
sino en que todas las palabras, incluso las que recuerda, dejan de representar para él los signos
de conceptos. La compleja unidad que sub-yace en el concepto, aquel complejo de juicios que está
en él sintetizado, se disocia y en primer plano se destaca el complejo sistema de relaciones que se
encuentran en su subestructura asociativa y que antaño se ha formado alrededor de la palabra.
Para comprender la formación del pensamiento en complejos, cuando el concepto empieza a
disociarse, conviene recordar la ley de conservación de las funciones inferiores en calidad de
instancias supeditadas en las superiores y de la emancipación de las funciones inferiores cuando
las superiores se alteran o disocian.
En el pensamiento en complejos de los afásicos ocurre lo mismo que en los mecanismos
hipobúlicos de los histéricos. Tanto uno como otro pertenecen a un estadio temprano en la
formación de las funciones complejas superiores, tanto uno como otro se conserva en calidad de
subestructura oculta, como un elemento de servicio auxiliar en el engranaje de una función única y
superior. Todos somos portadores de los mecanismos que se revelan en la afasia y la histeria, pero
en nosotros son parte de un mecanismo más complejo y en casos de enfermedad se independizan
y actúan de acuerdo con sus leyes primitivas.
Ninguna teoría del pensamiento es posible sin una subestructura asociativa. El estadio del
desarrollo ya pasado como, por ejemplo, el pensamiento en complejos, no desaparece. En efecto,
¿cómo pueden perderse los nexos establecidos en el transcurso de la vida infantil? Son nexos que
constituyen los cimientos de otras unidades, de unidades superiores que se estructuran sobre
ellos. Sin embargo, los vínculos más elementales e inferiores se conservan incluso cuando esas
unidades superiores, en las cuales están englobados, se disgregan. El complejo, por tanto, está
contenido en el concepto como una subestructura superada. El pensamiento en conceptos se basa
en el pensamiento en complejos. Por ello el pensamiento en complejos no es un rudimento, ni un
mecanismo auxiliar, sino parte integrante interior del pensamiento en conceptos. Precisamente la
independización de este momento ocurre en los casos de afasia. Según Gelb y Goldstein este
fenómeno dificulta e imposibilita el pensamiento categorial. No se trata únicamente de que para el
enfermo resulta imposible hallar la palabra precisa, es que todas ellas están deterioradas en algún
aspecto y lo cual en estado normal es propio de ellas y que les permite ser el medio del
pensamiento categorial.
Nuestras propias observaciones nos hacen suponer que la causa de ello es la disgregación de las
complejas estructuras íntegras que llamamos conceptos y el descenso de la palabra a una función
genética más temprana, cuando la palabra era el signo del complejo o el nombre de familia. La
afasia, desde ese punto de vista, nos sirve como ejemplo didáctico de un desarrollo opuesto al que
se observa en la edad de transición. En la edad de transición los conceptos se estructuran 178 y
en la afasia se disgregan. En el primero se pasa del pensamiento en complejos al pensamiento en
conceptos, en el otro el paso es inverso, del pensamiento en conceptos al pensamiento en
complejos. Gelb y Goldstein tienen toda la razón cuando establecen la unidad de tal función que
sufre las consecuencias de la afasia que, para ellos, no es ni puramente intelectual ni verbal, sino
una función que genera la conexión entre el pensamiento y el lenguaje.
Por tanto, la clave genética para comprender la conducta del afásico es la afirmación de que su
pensamiento categorial se altera y es reemplazado por un estadio genéticamente más temprano,
más primitivo de la relación concreta visual-directa con la realidad. Nos referimos a un estadio que
44
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
conocemos por la historia del desarrollo infantil. La palabra como signo del concepto se convierte
en la palabra como signo del complejo. De aquí que toda la realidad se aprehenda en otros
sistemas de conexión, en otras correlaciones muy distintas del pensamiento en conceptos
regulado.
Hemos analizado antes con detalle lo que significa el paso del pensamiento en complejos al
pensamiento en conceptos y podemos imaginar fácilmente lo que supone el paso inverso, es decir;
del pensamiento en conceptos al pensamiento en complejos. Por ello, podemos no detenernos en
una descripción detallada de las peculiaridades en el pensamiento del afásico. Diremos tan sólo
que en él se ponen de manifiesto las leyes básicas del pensamiento en complejos establecidas y
descritas anteriormente. Hay una última cuestión que nos interesa: ¿cuál es la naturaleza del
proceso de emancipación de las capas más primitivas del pensamiento? La solución de ese
problema puede proporcionarnos la clave para entender la naturaleza del desarrollo y la
estructuración de sus capas superiores.
Gelb y Goldstein suponen que a esa forma de conducta le corresponde, en el sentido fisiológico,
una determinada y básica función cerebral que por ahora es poco conocida. Creemos que debería
ser estudiada sólo en el marco de la teoría general de las funciones cerebrales. Al tiempo que se
activa la función, se produce el pensamiento categorial y al mismo tiempo nace la palabra con su
valor significativo. Cuando en los afásicos esta función se deteriora se altera la denominación, es
decir, la designación correcta y el comportamiento categorial.
Los autores citados exponen su tesis en la siguiente fórmula general: todas las alteraciones que se
observan en la afasia están interiormente vinculadas entre sí y revelan un mismo deterioro
fundamental, que desde el ángulo psicológico se caracteriza por dificultades en la conducta
categorial y el deterioro de una determinada e importante función cerebral en el aspecto fisiológico.
Nos encontramos por primera vez con una seria contradicción entre esa tesis y las ideas sobre la
naturaleza del pensamiento en conceptos, a las cuales hemos llegado en el proceso del estudio de
su desarrollo. ¿Cabe suponer, a base de los datos sobre el desarrollo de esta forma del
pensamiento, que el desarrollo del concepto se base en el desarrollo de cierta función cerebral
única, esencial, que aparece tan sólo en la edad de transición? Carecemos de todo fundamento
para tal suposición; ni la fisiología del cerebro ni la historia del desarrollo del pensamiento infantil
nos permiten hacerla. 179
Hace tiempo, cuando predominaba la tendencia de encontrar la localización anatómica de todas
las funciones psíquicas, K. Wernike 28 admitía la existencia de un centro especial de conceptos,
no muy restringido, por cierto, que él dividía en dos sectores, uno para las representaciones
receptivas relacionadas con el campo sensorial del lenguaje y el otro para las representaciones
orientadas a un fin, vinculadas al campo de la proyección motora. La psiconeurología ha avanzado
considerablemente en comparación con aquella época cuando se asignaban centros y órganos
especiales para cada función psíquica, cuando se admitían paralelismos entre la estructura de las
diversas partes del cerebro y el desarrollo de las diversas funciones, cuando W. Wundt situaba el
centro de la apercepción en los lóbulos frontales y prevalecía la idea primitiva y no correspondiente
con la realidad, de que algunas funciones de la conducta son elaboradas por determinados centros
cerebrales a semejanza como las diversas glándulas segregan diversas sustancias. No se
tomaban en cuenta el complejo entrelazamiento de las funciones, su compleja estructura, la
formación de nuevas síntesis en el proceso del desarrollo, debidas a la estrecha colaboración de
los centros, así como a diversos procesos fisiológicos en el cerebro. Hoy día la situación en la
ciencia es completamente contraria, se ha renunciado a la idea de la localización burda y, según K.
Monakov 29, el propio hecho de querer localizar en el espacio un proceso que transcurre en el
tiempo nos parece contradictorio a sí mismo.
Utilizando la comparación hecha por Monakov, cabría decir que allí donde se altera una función
compleja, en el curso del tiempo, resulta tan imposible de localizarla como tratar de averiguar el
lugar de una melodía en un cajón musical. La idea de la localización cronogénica adquiere cada
45
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
vez mayor importancia; según dicha idea, la función compleja se entiende como una operación a
cargo de una serie de aparatos y sectores cerebrales aislados que actúan en una determinada
sucesión y constituyen en su curso sucesivo una determinada melodía, un determinado proceso
que posee su propia configuración, estructura y leyes. Monakov dice que se origina una síntesis
cronogénica que subyace en cada función compleja.
Desde el punto de vista de la historia del desarrollo y de la formación de las funciones superiores,
esa idea nos parece la única correcta. En el proceso del desarrollo las funciones se van integrando
en el sistema nervioso. Monakov opina que durante el proceso de la filogénesis y la ontogénesis se
forman diversas funciones que encuentran su localización cronogénica. Creemos que admitir un
paralelismo directo entre una función cerebral nueva y la formación del pensamiento en conceptos,
tesis sostenida por Gelb, es una idea errónea que contradice la historia del desarrollo de las
funciones. De hecho nos retrotrae al paralelismo, pero no anatómico, sino fisiológico. ¿Podemos
admitir acaso que en el desarrollo histórico de las formas de conducta subyace la adquisición de
nuevas funciones fisiológicas por parte del cerebro? No debemos olvidar que el cerebro humano,
que posee un inventario acabado, no ha creado el pensamiento en conceptos en las etapas
primitivas del desarrollo de la humanidad y del niño y que hubo un tiempo cuando el pensamiento
en conceptos era desconocido para el hombre. Incluso hoy día 180 hay tribus que no dominan esa
forma de pensamiento. Cabe preguntarse, entonces, si debemos admitir que también los miembros
de estas tribus, al igual que los afásicos, padecen alteraciones de esta principal función cerebral.
Hemos procurado demostrar que el desarrollo de las formas superiores del comportamiento
históricamente formadas, transcurren de manera distinta que el desarrollo de las funciones
elementales. Para algunos investigadores, lo más importante radica en que la función significativa
de la palabra es una función fisiológica fundamental; por tanto, excluyen la formación de conceptos
del desarrollo cultural Consideran el concepto como una función cerebral, es decir, como una ley
natural y eterna. Para nosotros, el concepto es una categoría histórica y no biológica por las
funciones que lo generan. Sabemos que el hombre primitivo carece de conceptos. En el campo del
pensamiento del afásico ocurre lo mismo que en el del hombre primitivo, o sea, que su conducta
desciende a un nivel inferior del desarrollo histórico cultural y no al biológico inferior como sucede
en el mundo animal. No se vuelve a las antiguas funciones arcaicas por línea biológica, sino por la
histórica. Claro está, que el pensamiento en conceptos tiene su correlato en las funciones
cerebrales, pero esa correlación consiste en la síntesis cronogénica, en la compleja combinación
temporal y en la unión de varias funciones que se distinguen, en lo fundamental, por dos
momentos.
El primero de ellos es su índole secundaria, derivada. Eso significa que no es el propio desarrollo
de las funciones cerebrales el que origina la formación de la síntesis cronogénica. El cerebro, al
margen del desarrollo cultural de la personalidad, dejado a su propio albedrío, no llegaría jamás a
tal combinación de funciones. Recordemos lo dicho antes sobre el surgimiento de las formas
lógicas del comportamiento. Hemos visto ya, que la lógica del pensamiento no es otra cosa que las
formas de deducciones prácticas del hombre, reflejados y afianzados en el pensamiento. Por tanto,
el desarrollo histórico de la práctica humana y el desarrollo histórico del pensamiento humano
relacionado con él, constituye el verdadero origen de las formas lógicas del pensamiento, de la
función de formación de conceptos y de otras funciones psíquicas superiores. No fue el cerebro el
que por sí mismo originó el pensamiento lógico, el cerebro fue el que asimiló el pensamiento lógico
en el proceso del desarrollo histórico del ser humano. Para que eso se produzca, no se precisa
reconocer la existencia de una principal función específica en el cerebro. Basta con admitir que en
la estructura del cerebro y en el sistema de sus funciones esenciales hay posibilidades y
condiciones para que surjan y se formen síntesis superiores.
A nuestro entender, es así como debe ser explicado el desarrollo de las funciones humanas
históricamente formadas en la filogénesis y la ontogénesis, por cuanto estamos analizando las
relaciones de esas dos funciones en el cerebro.
46
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
El segundo momento se refiere a la síntesis cronogénica que se caracteriza por lo mismo que
distingue las partes, la suma de los elementos, de lo integral, de la estructura. En la formación de
conceptos, considerada desde el punto de vista fisiológico, no interviene una sola función cerebral
como, por ejemplo, la inhibición, la estimulación, etc., sino numerosas funciones de diversas
combinaciones y 181 unidas de manera compleja en una compleja secuencia de tiempo. Pero las
leyes y propiedades que se ponen de manifiesto durante el proceso de formación de conceptos
pueden y deben ser deducidas de las propiedades de su síntesis como un todo único e
independiente y no de las propiedades de esos procesos aislados, parciales.
Lo que acabamos de decir se confirma plenamente en el hecho de que las alteraciones en la
conducta de los afásicos no abarcan tan sólo la esfera de su pensamiento, sino también las
funciones más jóvenes y superiores, todo el nivel superior del comportamiento. Creemos que
desde el punto de vista funcional, H. Head define más certeramente las alteraciones que se
observan en la afasia; opina que esas alteraciones se deben al deterioro de la función que él
denomina como formulación y expresión de símbolos, entendiendo por ello un modo de conducta
donde el símbolo –verbal u otro– se intercala entre el comienzo de un acto y su determinada
ejecución. Esta fórmula abarca una variedad de modos de comportamiento que, habitualmente, no
suelen considerarse como formas de conducta verbal, sino que deben precisarse por vía
puramente empírica.
J. Jackson había demostrado ya que en la afasia se altera la posibilidad de formar intenciones y
tomar decisiones volitivas, porque ellas presuponen una previa formulación de la acción en forma
simbólica. La estructura del acto volitivo se encuentra estrechamente vinculada con la formulación
simbólica. Jackson dice que en todas las operaciones volitivas está presente la preconcepción –la
acción nace antes de cumplirse, antes de que se realice, se la fábula–. Se trata de acciones
ambiguas y debido a ello también en la afasia se alteran los actos volitivos. Se deteriora la función
de formación de intenciones al igual como la función de formación de conceptos.
H. Head y otros científicos han demostrado que en la afasia no sólo se perturba el intelecto, sino
que se modifica toda la conducta en su conjunto porque se altera la función de formación de
conceptos. La percepción desciende a un nivel inferior. El afásico está mucho más esclavizado por
su campo visual que el individuo parlante. También la atención voluntaria experimenta grandes
cambios. Siempre que la atención dirigida por la palabra, dice Gelb, se distorsiona, la conducta del
afásico se aparta de la norma. Dominado por impresiones concretas no puede dirigir su atención.
Lo dicho se observa con particular evidencia en los casos de afasia motora: al individuo que la
padece le resulta sumamente difícil segregar una parte de un determinado complejo de
impresiones o realizar una operación que exige sustituir sucesivamente unas partes por otras.
K. Monakov dice, que el afásico carece de atención voluntaria lo que supone una gravísima
alteración. Se altera la memoria en conceptos, volviendo a la memoria concreta, que se basa en la
impresión directa; se distorsiona igualmente la compleja acción práctica si para su realización debe
formularse un plan y un propósito en conceptos. El enfermo consigue imitar, copiar los movimientos
del experimentador sólo cuando los ve en el espejo, pero cuando debe hacerlo sentado frente a él
y controlar todo el tiempo la necesidad de transmisión de los 182 movimientos de las extremidades,
derecha o izquierda, no logra hacerlo, ya que para ello necesita formular de antemano el propósito
y el plan.
Creemos, sin embargo, que esa tesis necesita una enmienda esencial. El afásico no es del todo
incapaz de hacer una formulación simbólica. Valiéndose de signos, de restantes palabras puede
hacer las formulaciones adecuadas siempre que éstas no exijan pensamientos en conceptos. No
debemos olvidar, con relación a lo dicho, la diferencia esencial señalada por Gelb y mencionada ya
antes. Cuando el afásico muestra el objeto que se le ha nombrado, esto no exige que tenga
pensamiento categorial, demuestra que la palabra puede ser utilizada con los más diversos
significados y no sólo en calidad de signo del concepto. Lo que falla en la afasia es las formas de
conducta relacionadas con la formulación verbal que se basan en los conceptos. Las palabras
47
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
como signos de complejos se conservan y el pensamiento en los límites y las formas
correspondientes a ese nivel primitivo se desarrolla más o menos bien.
El estudio de la afasia, por tanto, demuestra que nuestra hipótesis sobre la unidad de todos los
cambios que se producen en la psicología del adolescente se confirma plenamente en la historia
de la disgregación de estas funciones. Habíamos supuesto que el desarrollo de funciones tales
como la percepción, la memoria, la atención, la acción en sus formas superiores se derivaban del
desarrollo de la función esencial: la formación de conceptos.
La afasia confirma que la disgregación de la función de formación de conceptos trae por
consecuencia el descenso de todas las funciones a un nivel más primitivo. No sólo el pensamiento
del afásico, sino todo su comportamiento en conjunto, la percepción y la memoria, la atención y las
acciones retroceden en el tiempo, vuelven a la época anterior a la maduración sexual del
adolescente. Como dice Gelb, la palabra hace hombre al hombre, lo emancipa de la subordinación
a la situación subordinada, le confiere libertad a su percepción y a su acción.
El afásico dice algunas palabras cuando comprende la situación, pero no puede hacerlo cuando
por su propia voluntad debe nombrar una acción. He aquí unos ejemplos sencillos. Cuando a un
paciente de Gelb, que no podía recordar la palabra «cajita», le preguntaron al presentarle el
correspondiente objeto qué es lo que no recordaba, respondió: «No sé cómo se llama cajita». Este
solo caso demuestra ya que lo esencial en dicha enfermedad no consiste en el olvido de las
representaciones de las palabras, sino en que la palabra pierde una de sus funciones que es,
además, la superior.
El enfermo de H. Head sabía utilizar las palabras «sí» y «no» como respuesta a las preguntas,
pero no sabía pronunciarlas cuando le pedían que lo hiciera. Cuando le pidieron en el experimento
que repitiese la palabra «no», sacudió negativamente la cabeza y dijo: «No, no lo podré hacer».
Según Head, para el afásico existen en lugar de objetos, estados activos. Su memoria se aleja de
la memoria en conceptos y retrocede a la memoria de situaciones activas, fenómeno que se
manifiesta muy claramente en los experimentos de clasificación de diversos objetos. 183
En la afasia, los procesos de clasificación se deterioran, el enfermo carece del principio de
clasificación o de correlación de los objetos. Para él, lo mismo que para el hombre primitivo, el
objeto varía según la situación activa. Al clasificarlos, simplemente restablece las situaciones
anteriores, las completa, pero no clasifica los objetos según un indicio determinado, los distribuye
tomando en cuenta signos puramente concretos que relaciona entre sí. Los experimentos de
clasificación han puesto de manifiesto puros complejos basados, en la mayoría de los casos, en la
colección o impresiones similares. Por ejemplo, el afásico incluye en el mismo grupo los más
diversos objetos metálicos y en otro, los de madera. Coloca juntos los objetos de modo que haya
siempre entre ellos algún nexo concreto, real o la similitud de uno con otro, con la particularidad de
que pueden estar incluidos en el grupo objetos seleccionados por diversos indicios. La unidad de
relación no es obligatoria para él.
La otra deducción que podemos hacer del estudio de la afasia confirma de nuevo nuestra hipótesis
sobre la sucesión genética entre el concepto y el complejo. Al igual como en el desarrollo
encontramos el paso del complejo al concepto, en el desarrollo inverso y en la disgregación se
recorre el camino del concepto al complejo. La sucesión genética de esos dos niveles se confirma
plenamente en el estudio de la afasia.
Y, finalmente, la esencia del pensamiento en complejos y la índole de las restantes funciones
intelectuales, descendidas a un nivel más primitivo, revelan su semejanza con el estado de esas
mismas funciones en el período anterior al de la maduración sexual.
Podemos expresar del siguiente modo nuestra deducción: en la afasia amnésica la esencia del
deterioro no se limita al olvido de algunas palabras aisladas, sino al cambio de modo de utilización
de la palabra como signo del concepto. Este cambio se denomina alteración del pensamiento
48
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
categorial o de la formulación simbólica. El número de palabras olvidadas por el paciente puede
ser muy reducido, pero muy grande el deterioro y viceversa. ¿Cómo se produce este hecho? Las
combinaciones complejas, únicas por su contenido y forma que sub-yacen en el concepto (los
sistemas de juicios, las estructuras de indicios) se disocian, pero como los nexos complejos de
todo individuo, que anteceden a los conceptos en la ontogénesis, se conservan dentro del
concepto como categorías superadas, como instancias subordinadas debido a lo cual el
pensamiento en complejos se emancipa y pasa a primer plano. De aquí la comunalidad del
mecanismo del pensamiento en complejos en la histeria y la afasia. Detectamos la presencia de
una ley en las distintas anomalías, el mismo mecanismo en diversa forma. Esto no nos debe
sorprender. Sabemos, por ejemplo, que un síntoma como la subida de temperatura se observa en
muy diversas dolencias. También en el caso que analizamos, el paso del pensamiento en
complejos a primer plano se observa en muy distintas enfermedades nerviosas.
Las investigaciones tradicionales sobre la afasia, e incluso los nuevos intentos de su estudio,
adolecen de un grave defecto debido al formalismo que perdura en ese campo. Se analizan tan
sólo las alteraciones en las formas de manifestación de 184 unas u otras funciones y se estudian
poco los cambios generales en el contenido de las vivencias, la conciencia de la realidad y la
autoconciencia de la personalidad. Sin embargo, hemos visto ya que la conciencia de la realidad y
la autoconciencia de la personalidad también se apoyan en la experiencia interna y externa
sistematizada en conceptos. Por ello, la compleja desintegración de la vivencia de la realidad y de
sí mismo, el complejo cambio de la conciencia objetal y personal, propias de la afasia, quedan
fuera del campo de estudio de los investigadores. Predomina en ellos el análisis funcional sobre el
morfológico, olvidan la unidad de la forma y el contenido, desdeñan el hecho de que el
pensamiento en conceptos no significa tan sólo un paso en las formas del pensamiento, sino que
supone, asimismo, la conquista de nuevas áreas en el contenido del pensamiento.
Apartado 09
La psiquiatría, dominada plena y exclusivamente por el estudio morfológico de las vivencias,
comete un error similar, pero inverso: olvida los cambios que se producen en las formas y se
dedica por entero al análisis de las modificaciones en la conciencia de la realidad y en la
autoconciencia de la personalidad. Ese carácter unilateral se halla patente en la doctrina clásica de
la esquizofrenia, bajo cuyo prisma se analizaba muchas veces la edad de transición. Es bien
sabido que muchos paidólogos, para quienes la patología es la norma llevada al extremo,
relacionan el temperamento del adolescente, tal como se manifiesta en la edad de transición, con
el temperamento esquizofrénico y el pensamiento del enfermo. No reconocen ninguna línea
divisoria entre lo normal y lo anormal.
E. Kretschmer cita ejemplos de cómo personas que a lo largo de décadas habían cumplido sus
obligaciones laborales como personalidades originales y poco corrientes descubren casualmente
que albergaban ideas ilusorias y delirantes.
¿Qué es la originalidad y qué es un sistema delirante?
El hombre experimenta grandes y visibles cambios en el período de la maduración sexual y la
esquizofrenia coincide con ese período preferentemente. Debemos considerar a las personas que
han cambiado mucho en, ese período como psicópatas o como esquizoides que nunca han
enfermado? En el estadio de la maduración sexual los rasgos esquizoides están en pleno
florecimiento. Sin embargo, en los casos leves, no sabemos si nos enfrentamos antes del
desarrollo de la psicosis esquizofrénica o a una ya desarrollada psicosis o bien si se trata
únicamente de manifestaciones turbulentas y originales de una personalidad esquizoide. No
debemos olvidar, dice Kretschmer, que los afectos normales en el período del desarrollo sexual,
timidez, torpeza de movimientos, sentimentalismo, patética excentricidad, guardan estrecha
relación con algunos rasgos temperamentales de los esquizoides.
49
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
Según Kretschmer se produce una situación en la cual no podemos diferenciar lo esquizoide,
cuando se borran los límites entre lo normal y lo mórbido, cuando sobresale la similitud entre el
temperamento esquizoide y el adolescente. 185
No en vano, como dijo un psicólogo, la esquizofrenia se llamaba antes demencia precoz o juvenil.
Creemos también que es posible conocer algunos rasgos esenciales de la psicología del
adolescente si se hace un estudio comparativo entre ellos y los análogos del esquizofrénico. Pero,
como ya dijimos, la relación entre ellos es entendida por nosotros de manera totalmente distinta del
planteamiento tradicional' de esta cuestión.
No nos interesa la afinidad que se basa en el parecido externo del proceso morboso y el del
desarrollo, sino el carácter inverso de los procesos del desarrollo, que se observa tanto en un caso
como en el otro, y atañe a la propia existencia del problema, a la propia naturaleza de los
fenómenos estudiados. Al igual como en la afasia se estudiaban preferentemente las alteraciones
de las funciones de formación de conceptos, pero no los cambios en la conciencia de la realidad y
la autoconciencia de la personalidad, en el estudio de la esquizofrenia se limitaban habitualmente a
la descripción del contenido del pensamiento y de la conciencia. El análisis morfológico no estaba
acompañado por el genético y el funcional.
Últimamente se intenta pasar al estudio de la relación que indudablemente existe en la
esquizofrenia entre la alteración en el contenido de la conciencia y la alteración en la actividad de
ciertas funciones. La aproximación del análisis funcional y morfológico permite modificar, por
primera vez, el planteamiento tradicional del estudio comparativo de la edad de transición y la
esquizofrenia en directa contrariedad. La posibilidad de aproximar el análisis morfológico y
funcional del pensamiento de los esquizofrénicos, el paso del estudio del contenido de su
pensamiento al estudio de sus formas nos brinda en el caso dado, como en todos los demás, el
punto de vista histórico, el método del análisis genético que pone de manifiesto la unidad y el
recíproco condicionamiento en el desarrollo de las formas y el contenido del pensamiento. Ese
método nos ha permitido descubrir en la esquizofrenia lo mismo que hemos visto en la histeria y la
afasia, es decir, el descenso a un nivel genético más primitivo del desarrollo, la regresión, el paso
atrás, el movimiento inverso de los procesos del desarrollo. Sólo bajo este prisma podemos
relacionar los diversos estadios de desarrollo y formación de funciones con su desintegración, si no
queremos basarnos en un parecido fenotípico externo, sino en la connotación interna, esencial,
que radica en la naturaleza de los fenómenos afines, en su parentesco.
A. Storch (1929) como epígrafe de su trabajo sobre el análisis genético de la esquizofrenia toma
las palabras de Karus, quien dice, que las alteraciones morbosas de la actividad anímica son un
reflejo de las enfermedades orgánicas y se desarrollan cada vez con mayor notoriedad, por cuanto
se puede comprender y precisar la propia enfermedad en su esencia y más profundo significado,
es decir, como repetición de una vida orgánica especial en una forma que se consideraba normal
en los niveles inferiores de la naturaleza orgánica.
A. Storch intenta aproximar el análisis fenomenológico con el genético de las vivencias del
esquizofrénico. Le interesa el problema de las interrelaciones entre el pensamiento esquizofrénico
y el arcaico primitivo. Las tesis defendidas por nosotros 186 en reiteradas ocasiones han señalado
el camino para dicho estudio: la patología es la clave para entender el desarrollo y el desarrollo la
clave para entender la patología.
F. Nietzsche y S. Freud consideraban que durante el sueño y en los ensueños volvíamos a realizar
el trabajo mental de la humanidad anterior, sobre cuya base se ha desarrollado y sigue
desarrollándose el intelecto en cada individuo. Los ensueños nos trasladan a lejanos estados de la
cultura humana y nos proporcionan el medio para comprenderlos mejor. En opinión de los autores
citados, los ensueños conservan para nosotros modelos de funcionamiento primitivo del aparato
psíquico, rechazados por su irracionalidad. Diríase que expulsa a la vida nocturna aquello que
dominaba antaño en estado de vigilia cuando la vida psíquica era todavía joven e inexperta. Eso
50
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
nos recuerda que en la habitación de los niños suelen encontrarse instrumentos primitivos hace
tiempo abandonados por la humanidad adulta: el arco y las flechas. K. Jung aproxima el punto de
vista sobre los ensueños con el punto de vista sobre el pensamiento esquizofrénico. Si la persona
que está viendo el sueño, dice Jung, hablase y actuase a semejanza del individuo en estado de
vigilia tendríamos un claro cuadro de la demencia precoz. Storch parte de la siguiente tesis
fundamental: los procesos anómalos son procesos primitivos.
La psiquiatría tradicional, al estudiar la esquizofrenia, tomaba habitualmente en cuenta los cambios
que se producían en la conciencia y la personalidad. Lo que más interesaba a los investigadores
era una serie de cambios en el pensamiento, en la conciencia y en las vivencias de la realidad de
los enfermos, pero estos cambios se estudiaban ante todo desde el aspecto de su contenido. Las
vivencias de los pacientes se analizaban desde el punto de vista morfológico y apenas si se
utilizaba el análisis funcional y genético.
La peculiaridad de la esquizofrenia, como se sabe, consiste en que la disociación de la conciencia
pasa a primer plano, en que cambia la personalidad, aunque se conservan las fundamentales
funciones psicológicas (memoria, percepción, orientación). Debido precisamente a este hecho se
hacía caso omiso de la alteración y el cambio de las formas del pensamiento, de las funciones
intelectuales y se fijaba toda la atención en el análisis del delirio, de la conciencia disociada y de
las asociaciones separadas del enfermo.
Como dijimos ya, la paidología siguió en ese sentido una vía opuesta a la psiquiatría y se
conformaba con relacionar simplemente las peculiaridades del temperamento esquizotímico con el
temperamento del adolescente. Siguiendo a Kretschmer, manifestó que no existía ninguna línea
divisoria entre la turbulenta maduración sexual de la personalidad esquizoide y el proceso
esquizofrénico, que los fenómenos de la maduración sexual y los cambios esquizofrénicos de la
personalidad son afines.
Al igual que en la afasia no se analizaba el mundo interno del enfermo –la conciencia de la realidad
y la autoconciencia de la personalidad, sino que se estudiaba sólo las funciones, las formas del
pensamiento, en el estudio de la esquizofrenia se cometía el error inverso, porque el enfoque
unilateral del fenómeno, 187 tanto desde el punto de vista de la forma como del contenido, seguía
siendo el mismo. En los últimos tiempos es cuando se intenta abordar el problema de la
esquizofrenia con ayuda del análisis genético y funcional. Storch intenta relacionar los cambios
psíquicos en la esquizofrenia con el pensamiento arcaico-primitivo predominante en las primeras
etapas del desarrollo de la psique. La deducción principal de ese investigador es que en la
esquizofrenia se disocian algunas constantes psíquicas de la conciencia desarrollada, por ejemplo,
la conciencia del yo estrictamente delimitada, y la conciencia objetal son sustituidas por formas
más primitivas de vivencias, por complejos no diferenciados. Un análisis más pro-fundo ha
demostrado que desde el punto de vista formal no todas las funciones permanecen invariables en
la esquizofrenia. Relativamente invariables resultan ser las funciones elementales o inferiores
como la percepción, la memoria, la orientación. La formación de conceptos, justamente la función
cuya madurez constituye el contenido principal del desarrollo intelectual en la edad de transición,
es afectada en gran medida en la esquizofrenia.
E. Bleuler (1927) 31 había subrayado que el rasgo esencial del pensamiento esquizofrénico es la
abundancia de imágenes y símbolos. La tendencia de representar las vivencias en forma visualdirecta, es, en efecto, el rasgo distintivo de este pensamiento. El carácter visual-directo aproxima el
pensamiento primitivo y el morboso. Es cierto que en el pensamiento del hombre normal también
existen diversos procedimientos auxiliares en forma de esquemas concretos que constituyen los
puntos de apoyo del pensamiento, pero su significado sólo es un medio de representación
simbólica visual-directa.
En el pensamiento esquizofrénico, dice Storch, es al revés. Las imágenes no cumplen únicamente
la función de representar, suponemos más bien que el esquizofrénico puede carecer por completo
de conciencia, que una u otra imagen suple o representa una determinada idea. El esquizofrénico
51
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
ignora la comparación y, en general, en sus conceptos hay muchos más elementos de carácter
visual-directo que en la formación de conceptos del individuo normal. Se trata de una de las
diferencias esenciales entre la formación de conceptos de un pensamiento desarrollado y la
formación de conceptos en un nivel psíquico primitivo. Los conceptos desarrollados se han liberado
en mucha mayor medida de los elementos de carácter visual-directo sobre cuya base han crecido.
En nuestros conceptos, continúa diciendo Storch, además de un fundamento visual-directo, hay
elementos más o menos abstractos de conocimiento y juicio. Para una primitiva formación de
conceptos, en cambio, lo fundamental son los indicios visual-directos, impactantes. Como la
conciencia de relaciones tales como semejanza y diferencia no está muy desarrollada, el niño
puede englobar en un solo concepto objetos interconexionados de manera visual-directa,
inmediata, si se distinguen por un indicio común que le impresiona. De la misma manera, el
esquizofrénico forma casi siempre sus conceptos en directa relación con sus impresiones afectivas,
visual-directas. La conciencia de vínculos y de relaciones pasa a un plano posterior. Les basta un
solo rasgo común que les impresione para unificar las más heterogéneas ideas. 188
Storch tiene plena razón al aproximar ese modo de formación de conceptos con el modo
predominante en la etapa temprana del desarrollo en el niño y en el hombre primitivo. En efecto,
hemos comprobado que Storch emplea casi los mismos términos para describir la formación de
conceptos del esquizofrénico que los utilizados por nosotros para describir las peculiaridades del
pensamiento en complejos del niño. Se nos ofrece la posibilidad de hacer un enfoque histórico de
la esquizofrenia, de hacer su análisis genético. Empezamos a comprender el diferente mundo de
vivencias del esquizofrénico no como una masa caótica, amorfe, de ideas delirantes,
desordenadas, carentes de sentido, de estructura, como un conglomerado de retazos de
pensamiento disgregado, disociado. No nos enfrentamos a un amasijo de cristales rotos, al caos,
como dice un psicólogo, sino a un paso lógico hacia atrás, al descenso a un nivel inferior, más
primitivo en el desarrollo del pensamiento. Se trata de la ya conocida regresión, cuando las
funciones y las formas del pensamiento más tempranas en la historia del desarrollo, conservadas
como instancias subordinadas, se emancipan y actúan en consonancia con sus leyes primitivas,
cuando las unidades superiores, en las cuales estaban englobadas, se disgregan.
En la esquizofrenia se desintegran las unidades superiores o los conceptos, se emancipa el
pensamiento en complejo, que como una subestructura siempre se contiene dentro de los
conceptos, y las conexiones complejas empiezan a dirigir el pensamiento. Ahora bien, como en el
hombre normal toda la conciencia de la realidad y toda la conciencia de la propia personalidad está
representada en el sistema de conceptos, es natural que al descomponerse y disociarse estos
últimos, se destruya también todo el sistema de conciencia de la realidad y todo el sistema de la
conciencia de la personalidad. Los cambios en el contenido del pensamiento son el resultado
directo de la desintegración de las funciones del pensamiento.
Hemos repetido muchas veces que no todo contenido puede incluirse en cualquier forma. El
contenido no es indiferente ante la forma del pensamiento, no la colma de modo puramente
externo mecánico como llena el líquido un recipiente. Estudiando el desarrollo de la función de
formación de conceptos hemos visto que el paso a un nivel superior, el dominio de una nueva
forma del pensamiento brinda al adolescente la posibilidad de conocer nuevas áreas en el
contenido del pensamiento. Esas nuevas áreas se cierran para el esquizofrénico y el contenido de
su conciencia vuelve al sistema primitivo de conexiones complejas que corresponden a ese tipo de
pensamiento, conexiones que han de parecer confusas a la conciencia acostumbrada al
pensamiento en conceptos. La confusión se debe a que tal regresión, es decir, el paso al
pensamiento en complejos, jamás suele ser completo.
Según Storch, ese tipo de enfermos viven en un mundo ambivalente: por una parte, en un mundo
primitivo de imágenes visual-directas, de mágicas conexiones y participaciones y, por otra, en el
mundo del pensamiento anterior que conserva todavía restos de experiencias anteriores. De aquí
la disociación en la conciencia del esquizofrénico, que tan pronto toma por realidades sus vivencias
primitivas, como las considera realidades ilusorias. Para tal enfermo todo el mundo y sus 189
52
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
Según Storch, ese tipo de enfermos viven en un mundo ambivalente: por una parte, en un mundo
primitivo de imágenes visual-directas, de mágicas conexiones y participaciones y, por otra, en el
mundo del pensamiento anterior que conserva todavía restos de experiencias anteriores. De aquí
la disociación en la conciencia del esquizofrénico, que tan pronto toma por realidades sus vivencias
primitivas, como las considera realidades ilusorias. Para tal enfermo, todo el mundo y sus 189
propias vivencias, están divididas en dos esferas, de aquí el entrelazamiento complejo de
conexiones nuevas y viejas, la confusión, desintegración y desgarramiento del pensamiento
asociativo que se ha señalado siempre como el rasgo más característico del pensamiento
esquizofrénico.
Kapers, quien se ha dedicado mucho tiempo al estudio anatómico de la esquizofrenia, propugna
una hipótesis según la cual son las capas segunda, tercera y cuarta de la corteza cerebral,
encargadas de la función intracortical, las que más sufren en la esquizofrenia. En opinión de
Kapers esa circunstancia explica el origen de la disociación asociativa, conservándose, sin
embargo, la percepción, la orientación y la memoria, es decir, hay una disociación central primaria
en la psique del enfermo. A la luz de esta hipótesis, Kapers considera la esquizofrenia como una
regresión anatómica; el curso anatómicamente inverso en la historia del cerebro conduce a la
regresión psicológica, el pensamiento y la conducta retornan al estadio arcaico, primitivo. El hecho
de que prevalezcan en la psique del enfermo elementos de tal pensamiento se explica, según
Kapers, por el deterioro de aquellos sectores de la corteza que se desarrollan más tarde en la
ontogénesis y la filogénesis y son los portadores de las posteriores funciones intelectuales
superiores. Por esta razón se modifica por completo la actitud del esquizofrénico ante el mundo
circundante y pasan a ocupar el primer plano las formas más primitivas del pensamiento.
Vemos, por canto, que el punto de vista histórico de la esquizofrenia se confirma tanto en el
análisis anatómico como psicológico. Con ello no se agota, claro está, la esencia de la
esquizofrenia, pero se ponen de manifiesto con suficiente claridad los mecanismos del
pensamiento que desempeñan un papel principal en ella. Hemos intentado definir la esencia de la
esquizofrenia como la emancipación de las formas complejas del pensamiento que se conservan
como subestructura al desintegrarse las unidades sintéticas que llamamos conceptos. El paso del
pensamiento en conceptos al pensamiento en complejos es la causa principal de todos los
cambios que se producen en el contenido de la conciencia y del pensamiento del esquizofrénico.
Hemos explicado ya, de qué modo la alteración de la función de formación de conceptos destruye
todo el sistema de vivencias de la realidad y de la propia personalidad, como se produce la
confusión de la conciencia y su disociación.
Las propias confesiones de los esquizofrénicos confirman el carácter indeterminado de su
pensamiento. Un maestro esquizofrénico de veinticuatro años se lamentaba: «Mis ideas son tan
dispersas y todo tan inestable que no hay nada preciso para mí. Mis pensamientos se confunden,
están impregnados de sentimiento, todo se me junta, un objeto se transforma en otro, me parece
estar soñando, no puedo centrarme en nada». Tales complejos aglomerados, no diferenciados,
existen tanto en el mundo animal como en el hombre normal, en su percepción periférica. Los
momentos perceptivos de diversos elementos y los momentos emocionales se fusionan y
constituyen una especie de amalgama psíquica.
Storch compara ese confuso e indeterminado pensamiento del esquizofrénico con la difusa
cohesión de momentos físicos y emocionales en la sensación del frío 190 y cita el trabajo de H.
Volkelt quien en su investigación sobre las representaciones de los animales demostró que
algunas especies, como la araña, por ejemplo, carecen de representación objetal. Los rasgos
fundamentales del carácter objetal, aislamiento, perfección, disgregación, configuración, no están
presentes en su percepción. Sus percepciones no tienen forma, ni estructura, son difusas, más
bien parecen emociones.
53
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
Gracias a los experimentos de Volkelt se sabe que una araña, al acecho de una mosca, reacciona
ante su aparición tan sólo cuando se produce todo el conjunto de estímulos relacionados con la
captura de la víctima: cuando la mosca zumba y la telaraña tiembla, la araña reacciona
adecuadamente a la situación dada, pero si el investigador toma con una pinza la mosca apresada
en la red y la coloca ante la hambrienta araña, ésta parece no reconocer a su víctima, retrocede y
nunca realiza por el camino breve lo que suele hacer de otro modo. La mosca está fuera de la
situación, ha sido sacada de la telaraña, alejada del difuso complejo de impresiones en el cual se
incluye habitualmente, deja de ser un estímulo, el alimento para la araña. La mosca no es un
objeto para la araña, lo es toda la situación en su conjunto, parte de la cual es la mosca. Fuera de
esa situación pierde su sentido, su significado.
Los experimentos de Volkelt han confirmado brillantemente lo que dijimos antes: la conciencia del
objeto constante, configurado, surge relativamente tarde, sobre todo en conexión con la palabra; y
que la percepción en los niveles primitivos se refiere no tanto al objeto —tal como entendemos esa
palabra en su relación con el pensamiento humano— como a la conciencia de la situación real. La
palabra es lo único que nos lleva al pensamiento objetal y a la conciencia. Dicha idea no es nada
nueva para los que estudian esquizofrenia. La escuela psicoanalítica que creó la teoría de la
psique arcaica del esquizofrénico, fue la que aproximó el pensamiento esquizofrénico con sus
formas primitivas, arcaicas. Hemos citado ya las palabras de K. Jung, de que si la persona que ve
el sueño anduviese por las calles, hablase y actuase en sueños, tendríamos el cuadro clínico de la
esquizofrenia. En su último artículo consagrado a esa cuestión, I. P. Pavlov (1930), basándose en
el análisis de las manifestaciones motoras de los esquizofrénicos, también aproxima estos
fenómenos, desde el punto de vista fisiológico, con la hipnosis, con el esparcimiento de la
inhibición interna que en los ensueños juega un papel decisivo.
El gran error que, a nuestro juicio, se comete no radica en que se aproximan las formas antiguas
del pensamiento con las formas del pensamiento del, esquizofrénico, sino en que los autores se
saltan una serie de niveles históricos en el desarrollo del pensamiento. Olvidan que entre el
pensamiento de la araña y el pensamiento en conceptos, entre el pensamiento en sueños y el
pensamiento lógico abstracto del hombre actual, entre el pensamiento durante la hipnosis y el
orientado a un fin del hombre en estado normal existen diversas etapas históricas que completan el
proceso de desarrollo de esta función. Juntan puntos polares, pasan del último eslabón de la
cadena histórica del desarrollo del pensamiento al primero, saltándose todos los eslabones
intermedios. Pero si tomamos como ejemplo 191 al hombre primitivo veremos que su pensamiento
es el que menos se parece al pensamiento en sueños. En el proceso del pensamiento el hombre
primitivo se adapta a la naturaleza exterior y al medio social. El pensamiento transcurre por otras
leyes que el sueño, aunque no es aún el pensamiento en conceptos. También el pensamiento del
niño en los diversos estadios de su desarrollo se diferencia sensiblemente del pensamiento de la
araña o del pensamiento en sueños. No es aún el pensamiento en conceptos. Por tanto, no hay
motivos para admitir que en la desintegración de los conceptos se produce un deslizamiento
inmediato a lo más inferior, a lo más profundo del desarrollo histórico, a sus formas iniciales.
Basta con suponer (los hechos justifican tal suposición) que el esquizofrénico pasa en su
pensamiento al estado genético inmediato, al pensamiento en complejos. En este caso volvemos a
caer bajo el poder de la palabra ambigua. La palabra «complejo» tiene tantos sentidos, se utiliza
con tantos diferentes significados en la psicología moderna que se corre el peligro de saltarse una
serie de estadios importantes en la historia del desarrollo del pensamiento. En efecto, si al
pensamiento de la araña, que hemos descrito antes, lo denominamos pensamiento en complejos y
utilizamos la misma palabra para designar el pensamiento del niño antes de la maduración sexual,
entonces identificamos de hecho dos fenómenos totalmente distintos y nosotros mismos caemos
en el pensamiento en complejos. Ese mismo error lo cometen diversos investigadores.
Lo arcaico significa para ellos lo primario, todos los estadios en el desarrollo histórico del
pensamiento se funden en uno solo. Olvidan, al mismo tiempo, la diferencia esencial que existe
entre el pensamiento realizado con ayuda de la palabra y el pensamiento no verbal de los
54
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
animales. Es totalmente diferente la lógica de uno y otro. Se comprende, por tanto, que la
esquizofrenia no debe compararse con el pensamiento no verbal de la araña o con el pensamiento
no verbal en sueños, sino con el pensamiento en complejos que se basa en la peculiar utilización
de las palabras en calidad de nombre propio para un grupo similar de objetos. Sólo en el caso de
introducir esta enmienda, encontraremos el punto y el enfoque históricamente correctos para
aproximar las formas morbosas y primitivas del pensamiento.
El segundo error de Storch consiste en que dedica una atención preferente, en su análisis
genético, al estudio del contenido de los conceptos. Completa con éxito el análisis morfológico con
el genético, pero omite el análisis funcional. Por ello, los cambios a los que hace referencia nos
parecen incomprensibles, injustificados, desvinculados interiormente y tan misteriosos como
siempre. En efecto, cómo puede explicarse que en la esfera de las funciones psíquicas no
deterioradas, cuando se conservan la percepción, la orientación, la memoria, cuando no se
modifica el modo de actividad, la composición y estructura de las formas básicas del pensamiento,
pueda cambiar tan violenta y profundamente el contenido representado en los conceptos? El
cuadro psicológico se hace embrollado y misterioso.
Únicamente si se admite la existencia de una lesión primaria en la propia función encargada de
formar los conceptos, a la que sigue la desintegración de la 192 compleja síntesis que aparece
relativamente tarde en la historia del desarrollo (la separación y emancipación de mecanismos más
antiguos contenidos en ella), el cuadro adquiere sentido y claridad. Hemos visto que los conceptos
se forman cuando han madurado todas las funciones psíquicas elementales, que la función de
formación de conceptos no se desarrolla a la par de las demás funciones, que está por encima de
ellas, representando su peculiar y complicada combinación.
Por este motivo resulta perfectamente comprensible que al desintegrarse esa unidad superior
puedan conservarse todas las funciones psíquicas elementales, y puede dar la impresión que el
sistema funcional del pensamiento ni se ha distorsionado ni alterado, lo mismo que en la afasia.
Durante largo tiempo perduró en la psicopatología la leyenda de que en la afasia no se afectaba el
pensamiento. La comprobación, sin embargo, ha demostrado que funciones tales como la
percepción y memoria se alteran en la esquizofrenia; su desarrollo superior, ya explicado antes,
que transcurre bajo la influencia rectora de la función de formación de conceptos también revela en
la esquizofrenia un movimiento inverso. La percepción en conceptos, lo mismo que la memoria en
conceptos, se disocia y es sustituida por formas más primitivas y tempranas de la percepción y la
memoria.
Tenemos la prueba de ello en el hecho de que no sólo se modifica en la esquizofrenia el contenido
de algunos conceptos, no sólo se desintegran algunas conexiones, sino que toda la percepción de
la realidad, todas las vivencias del mundo circundante se alteran. Habíamos dicho antes que para
el adolescente el paso al pensamiento en conceptos le permite formar un cuadro sistematizado del
mundo que le rodea. En el esquizofrénico esa vivencia, esa visión del mundo, se destruye.
A. Storch expone brevemente su opinión sobre los cambios en la estructura de la conciencia
objetal del esquizofrénico. Su mundo objetal, en numerosos casos, es distinto que el nuestro. El
mundo de sus vivencias internas no corresponde al grupo de sus ideas relativamente aisladas. El
lugar de los conceptos determinados es ocupado por cualidades complejas, difusas, visualdirectas, análogas a los conceptos. El esquizofrénico carece de constantes psíquicas que
posibiliten la aparición de complejos de personas y objetos claramente determinados, de vivencias
acabadas y de formación de conceptos exactos. La conciencia objetal se priva de configuración y
constancia, desciende a un nivel más temprano desde el punto de la psicología del desarrollo, de
las cualidades complejas, según opinión de Storch.
Se trata de un hecho de primordial importancia que demuestra con irrefutable evidencia que la
propia conciencia de la realidad ha cambiado y que, por consiguiente, ha cambiado la función de la
percepción. En la esquizofrenia no se modifica únicamente la vivencia del mundo, sino también la
autoconciencia de la propia personalidad. Es muy frecuente en la esquizofrenia la desintegración
55
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
del «yo» en diversos componentes parciales, y se manifiesta entonces la similitud con estadios
más primitivos en el desarrollo de la personalidad. 193
Las investigaciones demuestran que el «yo» del hombre primitivo no está tan perfilado como el del
hombre en la plenitud de su desarrollo. La personalidad está constituida por diversos componentes
heterogéneos no fusionados aún en un todo. El «yo» del hombre primitivo coincide, en mayor o
menor medida, con su idea del cuerpo y está formado por partes aisladas del mismo y de sus
órganos, así como por las fuerzas y los espíritus que el cuerpo presupone. Karutz considera que el
hombre primitivo conoce antes la función de sus órganos, ojos, aparato genital, etc., que la unidad
de su personalidad. No es el alma del cuerpo la que se desintegra en las almas de los órganos,
sino que son las emanaciones de los órganos las que se funden en la emanación del organismo.
Entre los pueblos primitivos está muy extendida la idea de que son numerosas las almas en un
individuo.
El «yo» del esquizofrénico muestra con frecuencia esa estructura primitiva del complejo de los
componentes parciales, no agrupados en un todo global. El retorno a una estructura más primitiva
del «yo» no se manifiesta tan sólo en la disociación de la personalidad en partes aisladas, sino
también en la pérdida de la línea divisoria entre el «yo» y el mundo circundante. La desintegración
de la conciencia de la realidad es paralela a la desintegración de la conciencia de la personalidad.
Tanto lo uno como lo otro se viven conjuntamente y guardan entre sí recíproca conexión.
Storch opina que las leyes establecidas por él para la conciencia objetal y la conciencia del «yo»
son paralelas. La imposibilidad de que el «yo» y el mundo exterior se fusionen se debe a la falta de
formación, insuficiente constancia y configuración que caracterizan a la conciencia primitiva del
«yo» en comparación con la conciencia del «yo» del hombre desarrollado.
El maestro esquizofrénico cuyas confesiones hemos citado, cuenta que mantiene relaciones
sexuales con una joven que vive lejos de él, que la joven es su Eva y él, su Adán, pero que él, al
mismo tiempo, es también serpiente; descubrió que lo era porque andaba dando vueltas y rodeos,
aunque sabía que en realidad era él, porque cada uno sabe algo además de sí mismo. Al parecer,
también él era Eva, porque había sentido un pinchazo en el corazón que significaba el dolor en el
útero. A todo lo dicho añadió que sus ideas no estaban claras, que eran más bien instintos,
sentimientos.
La sensación de haber perdido la integridad de la personalidad está en plena consonancia con la
pérdida de la unidad del mundo exterior. Tanto lo uno como lo otro son consecuencia de la
disgregación de la función de formación de conceptos y del paso al pensamiento en complejos. Del
ejemplo de Tuchek –que ha publicado el análisis de los fenómenos de confusión verbal en los
casos de catatonia– se deduce claramente que entre el pensamiento en complejos y el
pensamiento de la araña hay diferencias esenciales. Una enferma de Tuchek llamaba al pájaro lecanción, al verano le-calor, al sótano le-araña o le-ruptura (la tela de araña que se rompe
fácilmente). En todos estos casos las palabras sustitutivas se transforman en signos del
pensamiento en complejos, para el cual las partes del todo no son todavía indicios diferenciados,
para el cual el nexo efectivo entre la araña y el sótano, el pájaro y la canción le permite incluirlos en
un mismo complejo. 194 Esta regularidad lingüística llega a tal punto que el investigador aprende a
comprender todo cuanto dice el enfermo, y cada palabra por separado, cuando procura desenredar
las complejas conexiones que subyacen en ellas.
El lenguaje, delirante desde el punto de vista del pensamiento en conceptos, se hace claro y
racional cuando comprendemos el significado complejo de las palabras. A veces resulta muy difícil
comprenderlo si el nexo real, en que se basa el complejo, está oculto y sólo se descubre al
reproducirse la vivencia concreta que origina dicha denominación e incluye dicho objeto en el
complejo. La paciente de Tuchek hace gala de una peculiar fantasía al sustituir la palabra «doctor»
por «le-baile» porque durante la visita médica los doctores «bailan» en torno al profesor.
56
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
Según H. Werner los ejemplos citados son manifestaciones extremas de sustitución de palabras y
de metáforas sintomáticas que se observan en el pensamiento infantil y en el pensamiento del
hombre primitivo. El cocodrilo, por ejemplo, es llamado «dientes ralos» por algunas tribus
primitivas, la palabra «deuda» es sustituida por el término «amarillo» con el cual se une por el
concepto auxiliar «oro». El propio Tuchek señaló la analogía entre el lenguaje del niño, el lenguaje
en el sueño y el lenguaje codificado del enfermo.
Al hacer el resumen de nuestras observaciones sobre la esquizofrenia debemos citar a Scorch,
para quien así como las anomalías de la esquizofrenia, en el terreno de la conciencia objetal, se
deben a la pérdida de aquellos elementos constantes que permiten al hombre desarrollado
diferenciar, dar forma y determinada estructura a lo que ve, al igual en el terreno de las vivencias
personales en los esquizofrénicos existe una pérdida análoga de la constancia en la conciencia del
«yo». En el primer caso las propiedades visual-directas, complejas, no diferenciadas, sustituyen el
mundo de los objetos acabados y el de los conceptos determinados; en el segundo, la formada
conciencia del «yo» deja su puesto a la coexistencia compleja de sus componentes parciales, los
límites del «yo» se anulan, debido a lo cual se hacen posibles diversas y difusas conexiones y
participaciones con otros individuos.
Debemos añadir a las tesis de Storch el momento más importante, a nuestro juicio: en la
desintegración de la conciencia de la realidad, de las vivencias del mundo y de la autoconciencia
de la personalidad subyace la alteración de la función de formación de conceptos. En esta
afirmación está encerrado el significado básico y central de todo el estudio comparativo de la
esquizofrenia en relación con la psicología de la edad de transición.
Por tanto, el pensamiento esquizofrénico es un proceso de desarrollo inverso al que estudiamos en
la psicología del adolescente. Lo que surge en el adolescente, es destruido en el esquizofrénico.
Comparando la formación y la destrucción de una misma función descubrimos la existencia de un
nexo genético real entre dos estadios de formación del pensamiento –el pensamiento en complejos
y el pensamiento en conceptos–. El pensamiento esquizofrénico, al desintegrarse los conceptos,
retrocede al estadio del pensamiento en complejos, hecho que confirma 195 directamente el nexo
genético de esos dos estadios que nosotros descubrimos al estudiar el desarrollo de los conceptos.
Se confirma asimismo nuestra tesis de que la nueva forma de pensamiento posee un contenido
nuevo y que la disgregación de dicha forma lleva a la disgregación de una conciencia ordenada de
la realidad y de la personalidad.
Pero la deducción más importante que podemos hacer sobre la base del estudio comparativo de
los procesos directos e inversos del desarrollo es la siguiente: la función de formación de
conceptos no sólo está relacionada con el desarrollo de otras funciones como la memoria, la
atención, la percepción de la realidad, tal como ya demostramos antes, sino también con el
desarrollo de la personalidad y su concepción del mundo. El cuadro coherente del mundo y de la
autoconciencia de la personalidad, se disocian cuando se pierde la función de formación de
conceptos.
Sería un error suponer que ese tipo de enfermos recobran plenamente su pensamiento prelógico;
sería igualmente erróneo creer que el pensamiento del hombre normal culto es completamente
lógico. Storch dice que ese tipo de enfermos viven en un mundo ambiguo: por una parte, en el
mundo primitivo de imágenes visual-directas, nexos y participaciones mágicas y, por otra, en el
mundo de su pensamiento anterior, parcialmente conservado y en concordancia con su
experiencia.
Pero el pensamiento anterior —el pensamiento en conceptos— deja de ser la forma predominante.
Cuando se desintegra la función de formación de conceptos se desintegra la conciencia de la
realidad, reflejada en el sistema de conceptos, en el sistema de los vínculos lógicos y en la
autoconciencia de la personalidad que también se forma gracias al pensamiento en conceptos.
Tanto en el desarrollo como en la desintegración, el pensamiento es la función central, reguladora.
57
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
A. Storch supone que debido al proceso morboso se debilita en los esquizofrénicos la
superestructura intelectual, la «función cerebral superior» (Groos), la esfera superior intencional
(Bertz, Kronfeld); y que esa debilidad altera la síntesis de las funciones psíquicas, en una única
personalidad armónica. Ya K. Wernike habló sobre la desaparición de la fusión de todos los nexos
superiores en un todo único, sobre la desintegración de la individualidad. Para Storch la pérdida de
la constancia y de la determinación en la estructura de las cosas, la disociación de la conciencia
del «yo» y la desaparición de sus límites, es la representación fenomenológica de esta alteración
dinámica esencial.
Reis opina lo mismo sobre el significado central de la disgregación de la función de formación de
conceptos en la esquizofrenia, relaciona esta disociación con la desintegración de la actividad
volitiva y de la conciencia de la personalidad, con los cambios morbosos en la vida afectiva. El
investigador mencionado basa en esa dependencia su teoría de la perturbación esquizofrénica del
pensamiento. La disgregación del pensamiento esquizofrénico, dice Reis, se debe a la alteración
de la superestructura lógica, a la cual, juntamente con el pensamiento abstracto, pertenece la
función de unificar los afectos y crear la 196 unidad de la personalidad; su funcionamiento está en
relación con la actividad volitiva. Si las tendencias que proceden del inconsciente no se someten a
esas influencias, pero al mismo tiempo logran penetrar en la conciencia, se produce la
desintegración esquizofrénica. Bertz, que dedicó una investigación especial a la psicología del
esquizofrénico, señala también la insuficiencia de las funciones intencionales, la falta de unificación
de las tendencias en un sistema relativamente sólido.
La esquizofrenia, por tanto, se nos presenta comO un cuadro de disgregación de aquellas síntesis
y unidades superiores cuya configuración y estructuración constituyen el contenido principal de
todo el proceso del desarrollo psíquico en la edad de transición. Todas las funciones psíquicas
superiores, memoria lógica, atención voluntaria y procesos volitivos, recorren de hecho un mismo
camino histórico tanto en el proceso de maduración del adolescente como en el proceso de
desintegración esquizofrénico, pero en direcciones opuestas. En la esquizofrenia, todas las
funciones superiores, todas las síntesis psicológicas superiores; incluidas la conciencia de la
realidad y la autoconciencia de la personalidad, recorren el camino inverso al desarrollo y repiten
en orden inverso todo el camino del desarrollo directo y la formación de esas síntesis en el período
de la maduración sexual.
El hecho de que en la composición, estructura, sucesión e interdependencia de las funciones
coincidan los procesos de desarrollo y desintegración, es uno de los más notables y sorprendentes
fenómenos establecidos por la psiconeurología moderna gracias a la investigación genéticocomparativa de la personalidad normal y patológica. Tanto en un caso como en el otro, la función
de formación de conceptos se encuentra en el centro de la desintegración y de la formación de la
personalidad. La esquizofrenia, desde ese punto de vista, nos ayuda a comprender toda la
psicología de la edad de transición, al igual como la edad de transición nos da la clave para
entender la psicología de la esquizofrenia, aunque no en el sentido antiguo, es decir, por la
semejanza exterior de los síntomas secundarios en la formación y desintegración de la
personalidad, sino por la afinidad de la naturaleza psíquica, de las conexiones e interdependencia
de las funciones superiores de la personalidad en procesos diametralmente opuestos del desarrollo
y de la desintegración. La desintegración de todo complejo revela, pone de manifiesto, las leyes de
su estructura, muestra cómo la historia de estructuración de ese todo predetermina las leyes de su
desintegración. En ello radica la inmensa significación teórica de la investigación sobre la
esquizofrenia para la paidología de la edad de transición.
Apartado 10
Hemos intentado descubrir la dependencia interna de estas dos series de fenómenos; tal vez los
máximos conocimientos que nos proporciona el estudio de la esquizofrenia sea conocer el nexo
interno entre el pensamiento en conceptos y 197 la personalidad, y la concepción del mundo,
58
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
síntesis superiores que se forman en la edad de transición. En tal sentido la importancia de la
esquizofrenia para comprender las leyes generales que regulan la formación de la personalidad
sobrepasan en mucho los límites de estudio de dicha enfermedad, pues adquieren un gran
significado para la psicología general. Compartimos la opinión de K. Schneider (1930), quien en su
investigación del lenguaje y el pensamiento de los esquizofrénicos llega a la conclusión de que la
esquizofrenia es un concepto psicopatológico y no de diagnóstico médico, ya que abarca más bien
un determinado tipo de cambios patológicos de la personalidad y de la concepción del mundo, que
una cierta forma de enfermedad mental, constituye una determinada unidad nosológica, un
determinado cuadro clínico. La investigación de Schneider nos ayuda a comprender el problema
superior y más difícil de la edad de transición: el desarrollo de la personalidad y de la concepción
del mundo y sus conexiones internas con la función de formación de conceptos.
Lo que se desintegra en la esquizofrenia, se forma y se desarrolla en la edad en transición. Así es
como podríamos resumir las relaciones básicas que hemos descubierto entre ambas series de
fenómenos. La función de formación de conceptos, que madura en la edad de transición, no sólo
modifica todo el aparato funcional del pensamiento, como se ha demostrado más arriba, no sólo
modifica todo el contenido del pensamiento, sino que estructura la personalidad y la concepción del
mundo que son las síntesis superiores que aparecen por primera vez en el período de la
maduración sexual.
V. I. Lenin, en sus observaciones a la «Ciencia de la Lógica», de Hegel, escribe: «La formación de
conceptos (abstractos) y operaciones que con ellos incluyen ya la idea, el convencimiento, la
conciencia de las leyes que regulan las conexiones objetivas del mundo. Es absurdo destacar en
esa conexión la causalidad. Es imposible negar la objetividad de los conceptos, la objetividad de lo
general en lo particular y en lo especial. Hegel analizó con mayor profundidad que Kant y otros,
con mayor consecuencia, el reflejo de la dinámica del mundo objetivo en la dinámica de los
conceptos. Lo mismo que la forma simple del valor, el acto aislado del trueque de una mercancía
dada por otra, encierra ya en sí en forma no desplegada todas las principales contradicciones del
capitalismo, así también la más simple generalización, la primera y simplísima formación de conceptos (juicios, conclusiones, etc.) significa que el hombre va conociendo cada vez más y más las
profundas y objetivas conexiones del mundo. Es aquí donde debe buscarse el auténtico sentido, el
significado y el papel de la lógica de Hegel...» (Obras completas, tomo 29, ed. rusa, págs. 160161).
Así, pues, el concepto nos proporciona el primer conocimiento de la realidad en el verdadero
sentido de esa palabra, pues presupone la regularidad del fenómeno que se conoce. El niño,
gracias al concepto, pasa del nivel de la vivencia al nivel del conocimiento. Tan sólo con el paso al
pensamiento en conceptos se produce la definitiva separación y desarrollo de la personalidad y de
la concepción del mundo del niño. 198
Una de las deducciones fundamentales y más importantes que cabe hacer de las obras de Piaget
es la tesis, demostrada por él, de que la diferencia entre el pensamiento y el mundo exterior no es
algo innato en el niño, es algo que se desarrolla y se construye. Al comienzo mismo de su
desarrollo, el niño, como demuestra Piaget, no distingue todavía sus propios movimientos de
aquellos que se producen en el mundo exterior y reacciona de la misma manera ante unos y otros.
En los estadios siguientes, el niño se excluye del mundo circundante, elabora gradualmente una
nueva relación con el medio a lo largo de diversos estadios, cualitativamente distintos unos de
otros, en el desarrollo de la conciencia de su personalidad y de su unidad, por una parte, y en el
desarrollo de la conciencia de la realidad y su unidad, por otra.
Llamamos a esas dos síntesis que surgen en el pensamiento del niño: personalidad y concepción
del mundo.
El niño llega sólo gradualmente a la formación de estas síntesis y lo consigue gracias a los
conceptos. «El hombre instintivo, salvaje, no se excluye de la naturaleza -dice Lenin—. El hombre
consciente, sí...» (Obra citada, pág. 85). Algunos investigadores modernos llegan a la conclusión
59
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
de que la conciencia es imposible sin el pensamiento en conceptos. Sin embargo, hay algo que es,
en todo caso, indudable: sin el pensamiento en conceptos es imposible la conciencia del ser
humano.
Si intentáramos seguir paso a paso cómo se desarrolla en la edad de transición, cómo se forma y
estructura la personalidad y la concepción del mundo, veríamos que el fundamento de la
personalidad del niño se estructura sobre los cambios que se producen en las formas y el
contenido del pensamiento que hemos descrito antes, sobre la base del paso al pensamiento en
conceptos.
Sabemos que el lenguaje interior se forma y socializa definitivamente en la edad de transición, que
la introspección es muy poco accesible para el niño de la primera edad escolar, que el
pensamiento lógico surge tan sólo cuando el niño toma conciencia de sus procesos internos y
comienza a regularlos, que el pensamiento lógico se basa en el dominio de las propias
operaciones internas análogo por completo al dominio de los movimientos externos que el niño
desarrolla mucho antes. Gracias a ello se desarrolla y estructura el mundo sistematizado, regulado,
de la conciencia interna de la personalidad y surge esa forma especial de necesidad que
denominamos como libre albedrío.
Hegel fue el primero, dice Engels, en exponer de manera correcta las relaciones entre la libertad y
la necesidad. Para él, la libertad es el conocimiento de la necesidad. «La necesidad es ciega sólo
porque no es comprendida.» La libertad no consiste en la soñada independencia de las leyes
naturales, sino en el conocimiento de esas leyes y en la posibilidad de hacerlas actuar de modo
planificado para fines determinados. Esto se refiere no sólo a las leyes de la naturaleza exterior,
sino también a las leyes que dirigen la existencia corporal y espiritual del propio hombre —son dos
clases de leyes que podemos separar lo máximo en nuestra imaginación, pero no en la realidad»
(Marx, Engels, t. 20, pág. 116, edición rusa). 199
Esta definición nos permite ver hasta qué punto se relaciona el libre albedrío con el pensamiento
en conceptos, ya que tan sólo el concepto eleva el conocimiento de la realidad, le hace pasar del
nivel de vivencia al nivel de entendimiento de las leyes. Y sólo esta comprensión de la necesidad,
es decir, las leyes, subyace en el libre albedrío. La necesidad se convierte en libertad a través del
concepto.
Hegel expresa brillantemente esta idea al decir que es erróneo considerar la libertad y la necesidad
como recíprocamente excluyentes. Es cierto que la necesidad como tal no es aún la libertad, pero
la libertad tiene como su premisa la necesidad y la contiene como superada. Sin la función de
formación de conceptos no hay conocimiento de la necesidad y, por consiguiente, tampoco hay
libertad. Únicamente en el concepto, y a través de él, adquiere el hombre una actitud libre frente al
objeto y a sí mismo.
«La libertad —dice Engels— consiste, por consiguiente, en el dominio de nosotros mismos y en el
de la naturaleza externa basado en el conocimiento de las necesidades naturales
(naturnotwendigkeiten); es, por tanto, un producto indispensable del desarrollo histórico. Los
primeros hombres salidos del reino animal eran, en todo lo sustancial, tan poco libres como los
animales mismos, pero cada paso dado en la senda de la cultura era un paso hacia la libertad»
(ibídem).
En ese mismo período surge por primera vez el pensamiento categorial. Según A. Gelb, para el
adolescente el mundo aparece en lugar del entorno que antes existía para el niño. El adolescente
empieza por investigar la experiencia espiritual de toda la humanidad, se van depositando en él los
fundamentos de su concepción del mundo. La frase de J. J. Rousseau referente al período de
maduración sexual de que el hombre nace dos veces, primero para existir y después para
continuar la especie, puede aplicarse también al desarrollo psicológico y cultural del adolescente.
Tan sólo entonces, al llegar a ese punto de viraje, empieza el adolescente a proseguir la vida de la
humanidad, la vida del género humano.
60
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
Para expresar mejor la diferencia entre el niño y el adolescente utilizaremos la tesis de Hegel sobre
la cosa en sí y la cosa para sí. El decía que todas las cosas existen al comienzo en sí, pero con
esto la cuestión no se agota y en el proceso del desarrollo la cosa se convierte en cosa para sí. El
hombre, decía Hegel, es en sí un niño cuya tarea no consiste en permanecer en el abstracto e
incompleto «en sí», sino en ser también para sí, es decir, convertirse en un ser libre y racional.
Pues bien, esa transformación del niño del ser humano en sí en adolescente —el ser humano para
sí— configura el contenido principal de toda la crisis de la edad de transición. En esa época
madura la personalidad y su concepción del mundo, es el período de las síntesis superiores
producidas por la crisis del devenir y de la maduración de aquellas formaciones superiores que son
el fundamento de toda la existencia consciente del ser humano. Pero de ello hablaremos al final del
curso, en el capítulo dedicado al estudio de la dinámica y la estructura de la personalidad del
adolescente. 200
Notas de la edición rusa
1 En uno de los capítulos centrales de la monografía, Vygotski generalizó los datos de las investigaciones sobre las
funciones psíquicas superiores, representándolas como el desarrollo de los nexos interfuncionales. Ofrece peculiar interés
el principio metodológico general seguido por Vygotski: aúna en un todo el enfoque morfológico, el genético y el funcional,
principio que representa el estudio sistémico, tan inherente a Vygotski, de los procesos de desarrollo psíquico en el período
de la adolescencia.
2 Kretschmer, Ernest (1888-1964). Es conocido principalmente por su trabajo sobre la relación entre la constitución física y
los rasgos de carácter (1924). En el presente capítulo Vygotski utilizó sus ideas generales sobre la neurología y las
investigaciones de la histeria (1927-1928). Véase también el t. l, pág. 85, y el t. 2, pág. 179.
5 Volkelt, Hans (1886-?). Psicólogo infantil alemán, destacado representante de la llamada escuela de Leipzig que
explicaba la vida psíquica, su inicio, como vivencia total (hanzheiterlebnis), como un todo difuso en el cual se fundía la
percepción con su matiz sensorial, predominando claramente las vivencias sensoriales, emocionales. En ello radica el factor
idealista de dicha escuela. Volkelt es conocido como excelente investigador en el terreno de la percepción infantil (1930).
8 Tendencia eidética, es la tendencia a conservar durante un cierto tiempo la imagen de un objeto o de una situación en
forma visual-directa, concreta. Vygotski enjuiciaba negativamente la psicología eidética, la consideraba idealista, pero, al
mismo tiempo, senda interés por los fenómenos eidéticos, comprobaba su existencia y una de sus colaboradoras, K. l.
Veresótskaya, realizó, incluso, una investigación en ese sentido.
9 Binet-Bobertag, variante de los sistemas de los test de Binet.
10 Los experimentos se refieren al período de lucha entre la escuela de Wurtzburgo y la teoría asociacionista, en la cual
participó K. Bühler.
11 Vygotski no describe con suficiente claridad dicho método. La segunda fila propuesta después del descanso está
formada por oraciones que por su sentido están relacionadas con las propuestas en la primera vez o por las partes de
oraciones relacionadas con algunas ideas contenidas en la primera fila.
12 Ribot, Théodule (1839-1916), uno de los fundadores de la psicología científica en Francia. Se consagró al estudio de los
procesos psíquicos superiores y la personalidad. Su trabajo en la clínica con casos patológicos le afirmó en la idea de que
la psicopatología suministra al psicólogo datos experimentales que son obra de la propia naturaleza. Sentó la tradición de
hacer investigaciones utilizando el material patológico, tradición seguida por numerosos psicólogos franceses. Véase t. 2,
pág. 421.
13 Antes de que fuera publicado el libro de A. N. Leontiev «Desarrollo de la memoria», los materiales de su investigación
vieron la luz en el libro de L. S. Vygotski «Desarrollo de la atención activa en la edad infantil» (1929, págs. 112-142 ed.
rusa). Ese mismo artículo bajo el título de «Desarrollo de las formas superiores de la atención» se publicó en 1956 en el
libro: L. S. Vygotski, «Investigaciones psicológicas escogidas». El artículo de Vygotski y el capítulo mencionado de la obra
del propio Leontiev no son idénticos ni mucho menos. En el artículo de Vygotski los datos obtenidos por Leontiev ocupan un
lugar limitado mientras que se dedica gran atención a los experimentos de elección compleja. La aparición del libro de
Leontiev se demoró y su publicación coincidió con la aparición del libro de Vygotski «Paidología del adolescente» (1931).
Hay razones para suponer que los datos fácticos, las tablas y los gráficos, citados en ese apartado, están tomados del
manuscrito de Leontiev.
14 El gráfico del presente tomo está tomado del libro de A. N. Leontiev «Desarrollo de la memoria» (pág. 175 ed. rusa).
Figuran en el libro datos de dos series de experimentos. En cada una de 201 ellas, el niño responde a 18 preguntas, entre
ellas a siete críticas que exigían una respuesta sobre el color del objeto (por ejemplo: «¿De qué color es la bata del
61
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
doctor?» o bien «¿De qué color suelen ser los tomates?»). En ambas series se prohibía, en primer lugar, nombrar ciertos
colores y, en segundo, repetir en las respuestas siguientes los colores ya utilizados. La segunda serie se realizaba en forma
de una simple charla, una especie de juego con ciertas reglas; en la tercera, se entregaban al niño nueve láminas de color
que podía utilizar para cumplir las instrucciones recibidas. En el cuadro del eje de las coordenadas están señaladas las
respuestas correctas a siete preguntas de control. La figura 3 muestra la productividad de la memorización de una serie de
15 palabras por sujetos de diversas edades sin ayuda de medios auxiliares (la segunda serie es de memorización
inmediata) y con utilización de los medios-dibujos (la tercera es de memorización mediata). El eje de las coordenadas
señala el número de palabras correctamente reproducidas. Publicado en el libro de A. N. Leontiev «Desarrollo de la
memoria» (pág. 89 ed. rusa). La misma figura en el libro de A. N. Leontiev «Problemas del desarrollo de la psique», Moscú,
1981, pág. 468 ed. rusa.
15 Término introducido por Leontiev «... las curvas de dos líneas de desarrollo pueden representarse en forma de un
paralelogramo acabado, uno de cuyos ángulos se inclina hacia la abscisa» (1931, pág. 91).
17 «en el período de la primera infancia», se refiere a los primeros años de edad escolar.
19 Los experimentos se hacían con un mecano de madera «Matador», muy popular en la Viena de aquel tiempo.
20 Hay motivos para suponer que el cuadro en la forma presentada por Vygotski fue tomado por él del libro de P. L.
Zagorovski (1929, pág. 143). Vygotski criticaba a Smirnov por relacionar directamente el tercer estadio de las
representaciones técnicas con las vivencias que la maduración sexual producía en los adolescentes.
21 Las tareas propuestas por ese investigador reproducían en lo fundamental, con ligeras modificaciones, los experimentos
de Köhler, que consistían en que los niños alcanzaban los objetos apetecidos con ayuda de herramientas.
22 S. A. Shapiro y E. D. Gerke, colaboradores de M. Ya. Basov, trabajaban bajo su dirección en el Instituto de Pedagogía
científica de Leningrado. Los resultados de sus investigaciones fueron recogidos en el artículo Proceso de adaptación del
comportamiento del niño a las condiciones del medio» (1930).
23 Los resultados de la investigación no fueron publicados. Vygotski los describió con relativo detalle en su manuscrito «La
herramienta y el signo en el desarrollo del niño» (1930), publicado por primera vez en el tomo 6. A Vygotski le interesaba
principalmente la relación del lenguaje con la actividad instrumental. Algunas reflexiones sobre este tema se encuentran en
el libro «Pensamiento y lenguaje» (t. 2, págs. 91-117).
24 Carlos Marx escribe: «... realiza al mismo tiempo su objetivo consciente que determina, como una ley, el modo y la
índole de las acciones a las que debe subordinar su voluntad» (C. Marx y F. Engels, Obras completas, pág. 189, ed. rusa).
25 Sepp, Evgeni Konstantinovich (1878-1957). Neuropatólogo soviético.
26 La coincidencia se refiere a los animales. Vygotski escribía: «Admitimos, como regla general, que en los animales
coinciden ambos momentos, es decir, el fin del desarrollo orgánico general y la maduración sexual', («Paidología del
adolescente», 1930, pág. 71, ed. rusa). Vygotski suponía que todas las peculiaridades de la edad de transición se debían a
la no coincidencia o divergencia de los tres puntos de desarrollo que se producen a lo largo del desarrollo histórico: la
orgánica general, la sexual y la cultural. «Cabría decir... que el incremento cultural no sólo refuerza la crisis de la edad de
transición, sino que la propia cultura es la primera causa de dicha crisis. Al margen del desarrollo cultural no se hablaría
siquiera de crisis en la edad de transición. Es la cultura, el desarrollo histórico de la humanidad, el que rompe la armonía
biológica de la maduración, la fracciona en tres cimas aisladas y ocasiona la contradicción fundamental de toda la edad»
(obra citada, pág. 75, ed. rusa).
27 En el capítulo 4, Vygotski escribe sobre la teoría de Spranger: «Vemos, por tanto, que, según Spranger, los cambios
anímicos se producen aproximadamente al mismo tiempo que los corporales, 202 pero no sabe relacionar los unos con los
otros. La doctrina de Spranger es la manifestación extrema de la psicología idealista y dualista que se desarrolló en las
últimas décadas» (''Paidología del adolescente», pág. 66, ed. rusa).
28 Wernike, Karl (1848-1905). Psiquiatra alemán. En 1874 describió un caso de pérdida de la capacidad de comprensión
del lenguaje audible a causa de una lesión parcial de la circunvolución temporal del hemisferio izquierdo. Unos cuantos
años antes, en 1861, el anatomista francés Paul Broca (1824-1880) describió el caso de un enfermo que comprendía el
lenguaje, pero no podía hablar. Broca estableció una relación de esa anomalía con una lesión parcial de la circunvolución
frontal inferior del hemisferio izquierdo. Tanto Broca como Wernike fueron los fundadores de la tendencia localizadora, es
decir, de relacionar las funciones psíquicas con determinados sectores del cerebro.
30 Vygotski se oponía decididamente a la analogía, defendida por Kretschmer y Blonski, entre los síntomas de la
esquizofrenia y ciertas peculiaridades en la conducta de los adolescentes. 203
62
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
CAPÍTULO 12 Imaginación y creatividad del adolescente 1 [1]
Apartado 01
E. Cassirer (1928) expone el caso de un enfermo que tuvo ocasión de observar en el Instituto
Neurológico de Frankfurt aquejado de graves alteraciones de las funciones intelectuales
superiores. Este enfermo que antes repetía una frase oída sin dificultad alguna, sólo podía ahora
transmitir las situaciones reales que respondían a su concreta experiencia sensitiva. Durante una
charla que se mantuvo con él en un día claro y despejado le propusieron que repitiese la siguiente
expresión: «Hoy el tiempo es malo y lluvioso». No fue capaz de hacerlo, pronuncio las primeras
palabras con seguridad y soltura, luego se turbó, dejó de hablar y no pudo terminar la frase
propuesta. Constantemente pasaba a la forma que correspondía a la realidad.
En aquel mismo instituto otro paciente con grave parálisis del lado derecho del cuerpo, incluida la
mano, no pudo repetir la frase: «Yo sé escribir bien con mi mano derecha». En vez de la palabra
derecha falsa para él decía constantemente la correcta: «izquierda».
Los enfermos que padecen graves alteraciones de otras funciones intelectuales superiores
estructuradas en la base del lenguaje y del pensamiento en conceptos, demuestran la misma
evidente dependencia de las percepciones directas, concretas. Uno de esos enfermos sabía utilizar
correctamente los objetos de uso cotidiano cuando los encontraba en su ambiente habitual y en
condiciones habituales, pero era incapaz de hacerlo cuando se modificaban las circunstancias.
Durante el almuerzo, por ejemplo, utilizaba la cuchara y el vaso como una persona normal, pero en
situaciones distintas operaba con esos mismos objetos de un modo carente de sentido. Otro
enfermo incapaz de llenar un vaso de agua cuando se le ordenaba, realizaba perfectamente esa
operación cuando tenía sed.
En todos esos casos resalta la total dependencia de la conducta, del pensamiento, la percepción y
la acción de las circunstancias concretas. Esa dependencia se manifiesta con estricta regularidad
cada vez que se perturban las funciones intelectuales superiores, cuando se altera el mecanismo
del pensamiento en conceptos y lo sustituye un mecanismo genético más antiguo del pensamiento
concreto.
Lo que vemos en esos ejemplos en forma tan notoria, destacada, cabría decir, máxima por su
expresividad, puede considerarse como una total antítesis de la 205 fantasía y creatividad. Si
quisiéramos encontrar una forma de conducta que no tuviese ninguno de los elementos de la
imaginación y la creatividad, tendríamos que citar el ejemplo que acabamos de dar. Un hombre
capaz de llenar un vaso de agua cuando le incita la sed y no puede realizarla en otro momento y el
hombre que cuando hace buen tiempo no puede repetir la frase en la que se dice que el tiempo es
malo, nos hacen comprender facetas muy importantes y esenciales que subyacen en la
imaginación y la creatividad; facetas que las relacionan con funciones intelectuales superiores
alteradas y distorsionadas en el caso dado.
Podríamos decir que la conducta de los enfermos nos sorprende sobre todo por su falta de libertad;
un hombre incapaz de hacer algo si no le impulsa directamente la situación concreta, no puede
crear una situación, cambiarla, sentirse libre del influjo directo de estímulos internos y externos.
1 Al final del capítulo se estudia el desarrollo de los procesos psíquicos aislados y los nexos interfuncionales como base de su desarrollo. Viene a ser el resumen de aquella
parte del libro que Vygotski tituló «Psicología del adolescente». Diríase que ese capítulo es continuación de un libro de Vygotski de reducido tamaño, «Imaginación y
creatividad en la edad infantil» (1939).
1
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
Hemos dicho ya, que los casos patológicos nos interesan en tanto en cuanto nos dan a conocer las
mismas leyes que regulan el desarrollo normal del comportamiento. La patología nos proporciona
la clave para entender el desarrollo y el desarrollo la clave para, entender los cambios patológicos.
En el caso dado podemos encontrar el punto cero de imaginación y creatividad tanto en el proceso
del desarrollo de la conducta en el niño de edad temprana como en el hombre primitivo. Tanto el
uno como el otro se hallan en una fase de desarrollo donde es normal el mecanismo de no libertad,
donde la conducta depende por entero de la situación concreta, del medio exterior que la
condiciona. El comportamiento se rige por los estímulos existentes, cuyo mecanismo está al
servicio de las manifestaciones morbosas ya citadas.
K. Lewin, quien dedicó últimamente varias investigaciones al proceso de formación de intenciones,
fija su atención en un problema muy interesante; la posibilidad de que el hombre tenga libertad
para realizar cualquier acto intencionado, incluso sin sentido. Se trata de una libertad característica
del hombre culto que es mucho menos alcanzable para los niños y al parecer para el hombre
primitivo. Esa libertad probablemente distingue al hombre de los animales próximos a él en un
grado mucho mayor que su intelecto superior, diferencia que al parecer coincide con el problema
del dominio del propio comportamiento. En la conducta de los enfermos arriba mencionados
sorprende su incapacidad de formar cualquier intención. No en vano se trata de un fenómeno que
se produce en casos de alter ración de las funciones intelectuales superiores basadas en el
pensamiento en conceptos. Se manifiesta con peculiar evidencia en casos de afasia, es decir,
cuando se altera la actividad del lenguaje y el pensamiento en conceptos.
En nuestras investigaciones pudimos observar las dificultades insuperables que sienten ese tipo de
enfermos cuando les proponen realizar una acción, decir algo, pintar algo. Piden siempre que se
les explique lo que deben hacer o decir, porque de otro modo no pueden realizar la tarea. Lo
mismo ocurre con el afásico cuando se le encarga hacer algo y se le dice que puede empezar por
donde quiera, su realización le parece imposible. Según H. Head no es capaz de realizarla por no
saber encontrar el punto de partida, por no saber cómo empezar. Ha de elegir el punto de partida
por su propia iniciativa y hacerlo representa para él la máxima dificultad. 206 Hemos podido
comprobar en reiteradas ocasiones lo difícil que era para algunos afásicos repetir una frase que
tuviese una afirmación errónea desde el punto de vista de la impresión directa.
Por ejemplo, un enfermo que repite sin error decenas de frases, no puede decir: «La nieve es
negra». Y no consigue hacerlo pese a la insistencia del experimentador.
Las mismas dificultades experimenta el enfermo cuando debe responder a la propuesta de explicar
cómo no es un objeto o para qué no sirve. El afásico resuelve fácilmente la tarea inversa si se le
permite formular la respuesta de la siguiente forma: «la nieve no es negra». Le resulta imposible
nombrar un color erróneo, una propiedad o acción falsas. Aún más difícil para él es determinar el
color o la acción errónea si ve algún objeto concreto de otro color o destinado a una función
distinta. No puede combinar las propiedades de las cosas, sustituir unas por otras. Está firmemente
anclado en una situación que percibe concretamente, de la cual no puede salir.
Hemos dicho ya que el pensamiento en conceptos está relacionado con la libertad y la
intencionalidad de la acción. A. Gelb formula esa misma idea de manera un tanto paradójica,
aunque correcta, cuando dice, recordando la tesis de I. Herder, que el lenguaje del pensamiento es
el lenguaje de la libertad. Únicamente el hombre, prosigue Gelb, es capaz de cometer un acto sin
sentido. La tesis es totalmente cierta. Un animal, en una situación concreta, no puede realizar una
operación sin sentido; actúa tan sólo por impulso propio o por estímulos externos, no puede
realizar una operación volitiva, intencionada, libre, que no tiene sentido desde el punto de vista de
la situación.
Diremos de paso que también en los debates filosóficos sobre el libre albedrío y el pensamiento
cotidiano nuestra capacidad de hacer algo que no tiene sentido, del todo innecesario, algo no
provocado por la situación externa o interna, se considera desde antiguo como la manifestación
2
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
más brillante de la voluntariedad de la intención, de la libertad de la acción que se realiza. Por ello,
la incapacidad del afásico para una acción sin sentido demuestra al mismo tiempo su incapacidad
para actuar libremente.
Creemos que los ejemplos expuestos son más que suficientes para esclarecer la simple idea de
que la imaginación y la creatividad, relacionadas con la libre elaboración de los elementos de la
experiencia, su libre combinación, exige, como premisa indispensable, la libertad interna del
pensamiento, de la acción, del conocimiento que han alcanzado tan sólo los que dominan la
formación de conceptos. No en vano la alteración de esa función reduce a cero la imaginación y la
creatividad.
Apartado 02
Hemos anticipado esa pequeña digresión psicopatológica al análisis de la fantasía y la creatividad
en la edad de transición con el fin de subrayar con toda claridad 207 y evidencia, ya desde el
principio, que ese problema a la luz de nuestra fundamental interpretación de la psicología del
adolescente tiene un planteamiento totalmente nuevo, opuesto al que solemos considerar
tradicional y que es generalmente aceptado en la paidología de la edad de transición.
El punto de vista tradicional considera central y rectora esa función en el desarrollo psíquico del
adolescente y sitúa la imaginación en el primer puesto, como el factor característico de toda la vida
mental del adolescente. La teoría tradicional intenta subordinar todos los momentos restantes de la
conducta del adolescente a esa función básica que es para ella la manifestación primaria e
independiente de los elementos principales, esenciales, de toda la psicología de la maduración
sexual. Semejante teoría no sólo deforma las proporciones, no sólo representa erróneamente la
estructura de todas las funciones intelectuales del adolescente, sino que interpreta de manera falsa
el propio proceso de imaginación y creatividad en la edad de transición.
La falsa interpretación de la fantasía consiste en que la analizan de manera unilateral, como una
función relacionada con la vida emocional, con la vida de atracciones y estados de ánimo: no se
2
analiza su otro aspecto, vinculado con la vida intelectual. Sin embargo, A. S. Pushkin decía ya con
todo acierto que la imaginación era tan necesaria para la geometría como para la poesía. Todo
aquello que en la vida real precisa ser elaborado con espíritu creador, todo aquello que está
relacionado con la inventiva y creación de lo nuevo, necesita irremisiblemente la participación de la
fantasía. En ese sentido, algunos autores contraponen correctamente con buen criterio la fantasía,
como imaginación creadora de la memoria, a la imaginación reproductora.
Lo esencialmente nuevo en el desarrollo de la fantasía en la edad de transición consiste
precisamente en que la imaginación del adolescente entabla estrecha relación con el pensamiento
en conceptos, se intelectualiza, se integra en el sistema de la actividad intelectual y empieza a
desempeñar una función totalmente nueva en la nueva estructura de la personalidad del
adolescente. T. Ribot (1901), al esbozar la curva del desarrollo de la imaginación adolescente,
decía: el período de transición se caracteriza por el hecho de que la curva del desarrollo de la
imaginación, que hasta aquel entonces seguía un camino alejado de la curva del desarrollo del
intelecto, se aproxima ahora a ella y sus trayectorias son paralelas.
Si antes no nos hemos equivocado al definir el desarrollo del pensamiento del adolescente como el
paso del pensamiento razonador al racional, si definimos también correctamente la
intelectualización de tales funciones como la memoria, la atención, la percepción visual-directa, la
acción volitiva, con la misma consecuencia lógica debemos hacer una deducción idéntica en
relación con la fantasía. La fantasía, por tanto, no es la función primaria, independiente y rectora
del desarrollo psíquico del adolescente, su desarrollo es la consecuencia de la función 208 de
formación de conceptos, consecuencia que culmina y corona todos los complejos procesos de
cambios que sufre el adolescente en su vida mental.
2
Alexander Serguéievich Pushkin, gran poeta ruso del siglo XIX.
3
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
La índole de la imaginación en la edad de transición sigue siendo tema de debate para los
psicólogos de diversas tendencias. Numerosos investigadores, como Ch. Bühler, por ejemplo,
opina que cuando el adolescente pasa al pensamiento abstracto, en su fantasía, como si estuviera
en el polo opuesto, se van acumulando todos los elementos del pensamiento concreto. La fantasía
no sólo se considera como función independiente del pensamiento en conceptos, sino, incluso,
opuesta a él. El pensamiento en conceptos se caracteriza por operar en un plano abstracto y
general, mientras que la imaginación se mueve en un plano concreto. Y como la fantasía en la
edad de transición, pese a ser inferior en productividad a la fantasía madura del adulto, supera a
esta última por su intensidad y primicie —dice Ch. Bühler—, tenemos pleno derecho a considerar
que cumple una función diametralmente opuesta al intelecto.
Desde ese punto de vista resulta sumamente interesante el destino de las llamadas imágenes
eidéticas, estudiadas últimamente por E. Jaensch y su escuela. Suelen calificarse de imágenes
eidéticas las representaciones visuales-directas que el niño reproduce con alucinadora claridad
después de haber percibido una situación visual-directa o un cuadro. Así como el adulto, después
de fijar la vista durante varios segundos en un cuadrado rojo, ve después su representación
sucesiva en otro color sobre fondo gris o blanco, así también el niño que contempla un cuadro
durante un breve espacio de tiempo continúa viéndolo en la pantalla vacía incluso después de
haberlo retirado. Diríase que en este caso actúa la inercia de la excitación visual que sigue
actuando después de haber desaparecido el estímulo.
Al igual que un sonido fuerte parece que sigue sonando cuando en realidad hemos dejado de
percibirlo, así también los ojos del niño conservan a lo largo de un cierto tiempo la huella de una
gran excitación visual como una especie de eco.
Nuestra misión no consiste en analizar con detalle la teoría eidética ni todos los hechos
descubiertos con ayuda de las investigaciones experimentales. Nos basta con señalar que esas
representaciones imaginativas, visual-directas, constituyen, según la teoría de Jaensch, una fase
de transición cuando las percepciones se convierten en representaciones. Suelen desaparecer a
finales de la edad infantil, pero dejan siempre su impronta: se convierten, por una parte, en la base
visual-directa de las representaciones y, por otra, se integran en la percepción como sus elementos
componentes. Las imágenes eidéticas, según algunos autores, son más frecuentes en la edad de
transición.
Como tales fenómenos demuestran la índole concreta, visual-directa, sensorial de la memorización
y el pensamiento, como subyacen en la percepción imaginativa del mundo y del pensamiento, no
tardaron en surgir dudas sobre si eran realmente los síntomas distintivos de la edad de transición.
Últimamente dicha cuestión se ha debatido de nuevo por diversos investigadores y han llegado a la
conclusión de que las imágenes eidéticas visual-directas son típicas para la edad infantil, sobre
todo son propias a la infancia más temprana. El niño de temprana edad es eidético porque 209 sus
recuerdos, su imaginación y su pensamiento todavía directamente reproducen la percepción real
con toda la plenitud de la vivencia, con toda la profusión de los detalles concretos y la intensidad
de las alucinaciones.
Con el paso al pensamiento en conceptos, las imágenes eidéticas van desapareciendo y hemos de
suponer a priori que en el estadio de la maduración sexual desaparecerán del todo, ya que dicho
estadio significa el paso del pensamiento concreto, visual-directo al pensamiento en conceptos.
Para E. Jaensch las imágenes eidéticas no sólo imperaban en la ontogénesis, sino también en la
filogénesis, en el estadio primitivo de la cultura humana. Poco a poco esos fenómenos iban
desapareciendo junto con el desarrollo cultural del pensamiento, dejando el paso al pensamiento
abstracto y sólo se conservaban en las formas primitivas del pensamiento del niño. En el desarrollo
ulterior, dice Jaensch, el significado de la palabra se hacía cada vez más universal y abstracta. A la
par del interés por las imágenes concretas, la tendencia eidética se retrotraía a un plano posterior;
los cambios en el carácter del lenguaje propiciaban ese desplazamiento. Se supone que esa
capacidad en el hombre culto se debió a la aparición del lenguaje cultural con sus significados
4
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
generales de las palabras que, en contraste con los conocimientos verbales individuales de las
lenguas primitivas, restringían más y más la atención dirigida al hecho dado sensorialmente.
Lo mismo que en el plano genético, el desarrollo del lenguaje y el paso al pensamiento en
conceptos marcaron en su tiempo la desaparición de las peculiaridades eidéticas, así también en el
desarrollo del adolescente el período de la maduración sexual está marcado por dos momentos
internamente relacionados entre sí: el incremento del pensamiento abstracto y la desaparición de
las imágenes eidéticas visual-directas.
Hasta hoy existen profundas divergencias entre diversos científicos sobre el período cuando
alcanzaron las imágenes eidéticas el grado superior en su desarrollo. Mientras que unos
consideran que ese fenómeno llega a su apogeo en la temprana infancia, otros suponen que la
cima de la curva corresponde a la edad de transición y los terceros la sitúan en el medio, a
principios, aproximadamente, de la primera edad escolar. Sin embargo, se ha establecido
últimamente con toda exactitud que a la edad de transición no le corresponde el máximo auge del
desarrollo de las imágenes visual-directas, sino su brusco descenso. Los cambios en la actividad
intelectual del adolescente están íntimamente vinculados a los cambios de sus representaciones
vitales. Debemos subrayar con insistencia que las imágenes subjetivas visual-directas no son un
síntoma del período de maduración, sino indicios esenciales del período de la infancia. Así es
como opina O. Kroh (1922), prestigioso investigador de la eidética.
Hacer esta observación resulta imprescindible ya que se reanudan constantemente los intentos de
convertir las imágenes eidéticas en síntomas del período de maduración. Hemos de recordar, en
oposición a esto, que Kroh, ya en sus primeras investigaciones, señaló el marcado descenso de la
curva del desarrollo de las imágenes eidéticas hacia el período de la maduración sexual. Otras
investigaciones han demostrado que la frecuencia máxima de los fenómenos eidéticos
corresponde 210 a la edad de los once-doce años, descendiendo junto con el inicio de la edad de
transición. Por ello, en opinión de O. Kroh debemos rechazar decididamente todo intento de
considerar las imágenes visual-directas como síntomas de la edad de transición, deducido
directamente de la labilidad psicológica de dicha edad. Se entiende que las imágenes visualdirectas no desaparecen de pronto, sino que se conservan, por regla general, durante bastante
tiempo en el período de la maduración sexual. Sin embargo, la esfera que propicia la formación de
esas imágenes se restringe cada vez más y se especializa, determinándose en general por los
intereses predominantes.
En el capítulo anterior hemos hablado de los cambios fundamentales que experimenta la memoria
en la edad de transición. Hemos procurado demostrar que la memoria pasa de las imágenes
eidéticas a formas de memoria lógica, que la mnemotecnia interna se convierte en la forma
principal y básica de la memoria del adolescente. Por ello las imágenes eidéticas no desaparecen
del todo en la actividad intelectual del adolescente, más bien se desplazan a otro sector de esa
misma esfera; cuando dejan de ser la forma principal de los procesos de la memoria, se ponen al
servicio de la imaginación y la fantasía, modificando así su principal función psicológica.
O. Kroh indicó certeramente que en los años de la adolescencia se revelan fenómenos tales como
el soñar despierto, los ensueños, que ocupan un lugar intermedio entre el sueño verdadero y el
pensamiento abstracto. Cuando el adolescente sueña despierto teje habitualmente durante largo
tiempo un poema imaginado, formado por partes aisladas, más o menos constante, lleno de
peripecias diversas, variadas situaciones y episodios. Diríase que es un ensueño creativo producto
de la imaginación del adolescente que él vive como si fuera una realidad. Esos ensueños diurnos,
ese pensamiento visionario del adolescente suelen relacionarlos con imágenes eidéticas visualdirectas espontáneamente provocadas.
Por este motivo, dice Kroh, las imágenes espontáneas visual-directas, al comienzo de la
maduración, surgen a menudo incluso cuando ya no aparecen las imágenes que se provocan
voluntariamente. Kroh, de pleno acuerdo con E. Jaensch, opina que la desaparición de las
imágenes eidéticas en la memoria y su paso a la esfera de la imaginación, que es un factor
5
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
decisivo en el cambio de su función psicológica, se debe, tanto en la ontogénesis como en la
filogénesis, al lenguaje que se ha convertido en un medio de formación de conceptos, a que el
lenguaje y el pensamiento en conceptos se han independizado.
En los conceptos del adolescente coexisten por separado lo esencial y lo no esencial que se
mezclan en las imágenes eidéticas. Por ello, la deducción general que hace O. Kroh de la
desaparición de las imágenes visual-directas, subjetivas a partir de los quince-dieciséis años
coincide plenamente con su tesis de que justamente en ese período es cuando los conceptos
pasan a ocupar el lugar de las antiguas imágenes.
Llegamos, por tanto, a una conclusión que justifica, en apariencia, .la tesis tradicional de que la
imaginación tiene carácter concreto en la edad de transición. Hemos de recordar que en el estudio
de las imágenes eidéticas de los niños, habíamos reconocido la presencia de elementos que unen
esas imágenes con la fantasía. 211 La imagen eidética no se manifiesta siempre como la
continuación exacta y verdadera de la percepción que la provoca. La percepción se modifica con
frecuencia y se reelabora en el proceso de su reproducción eidética. Así, pues, no es la simple
inercia de la excitación visual la que subyace en la tendencia eidética y la nutre; en las imágenes
eidéticas encontramos así mismo una función compleja de reelaboración de la percepción visual,
de selección de lo interesante, una nueva estructuración e, incluso, una generalización peculiar.
A E. Jaensch le corresponde el excepcional mérito de haber descubierto que los conceptos visualdirectos, es decir, las imágenes eidéticas visual-directas generalizadoras, son al parecer, análogas
a nuestros conceptos en la esfera del pensamiento concreto. No se debe rebajar el enorme
significado del pensamiento concreto; Jaensch tiene toda la razón cuando dice que el
intelectualismo que predominaba durante tantos años en la escuela desarrollaba unilateralmente al
niño, le trataba de modo unilateral porque le consideraba como un ser lógico y enfocaba todo el
sistema de sus operaciones psicológicas desde el prisma de la lógica. De hecho, el pensamiento
del adolescente sigue siendo concreto en parte muy considerable. El pensamiento concreto se
conserva incluso en una etapa de desarrollo superior, en la edad madura. Muchos autores la
identifican con la imaginación. Puede parecer, en efecto, que nos encontramos con una
elaboración visual-directa de imágenes sensoriales concretas que se han considerado siempre, y
en todas partes, como el rasgo primordial de la imaginación.
Apartado 03
Para la teoría tradicional el rasgo inalienable y distintivo de la fantasía es el carácter visual-directo
de las imágenes que nutren su contenido. En relación con la .edad de transición suele decirse que
en el campo de la fantasía se concentran todos los elementos de la representación concreta,
visual-directa, en imagen, de la realidad, que se van desterrando cada vez más y más de la esfera
del pensamiento abstracto del adolescente. Hemos visto ya, que tal afirmación no es del todo
correcta, aunque contiene ciertos datos reales que hablan a su favor.
Sería erróneo suponer que la actividad de la fantasía es exclusivamente una actividad concreta,
visual-directa, en imagen. Es cierta, por una parte, la observación de que el mismo carácter visualdirecto es propio de las imágenes de la memoria; por otra parte, es posible que la actividad de la
fantasía puede ser esquemática o de carácter poco demostrativa. I. Lindvorski opina que si
limitamos la fantasía al terreno exclusivo de representaciones visual-directas y excluimos de ella
por completo todos los momentos del pensamiento sería imposible considerar toda obra poética
como el producto de la actividad de la fantasía. También E. Meumann se opone al punto de vista
de V. Laj para quien la diferencia entre el pensamiento y la fantasía radica en que esta última
opera con imágenes visual-directas y carece de elementos del pensamiento abstracto. Meumann
opina que en nuestras representaciones y percepciones hay siempre elementos del 212
pensamiento abstracto; no pueden estar ausentes del todo porque el conjunto de ideas elaboradas
por el adulto debe su existencia al pensamiento abstracto. W. Wundt ha expresado la misma idea
cuando se opuso al punto de vista de la fantasía como un trabajo de las representaciones
puramente visual-directas.
6
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
Uno de los cambios más esenciales que experimenta la fantasía en la edad de transición, como
veremos después, consiste en que se libera de las imágenes puramente concretas, y opera con
elementos del pensamiento abstracto.
Habíamos dicho ya que el rasgo esencial de la edad de transición radica en que la fantasía y el
pensamiento se aproximan, en que la imaginación del adolescente empieza a apoyarse en los
conceptos. Sin embargo, esa aproximación no significa que el pensamiento englobe plenamente la
fantasía. Ambas funciones se aproximan, pero no se fusionan. La tesis de R. Müller-Freinfelds para
quien la fantasía productiva y el pensamiento son una misma cosa, no se confirma en la realidad.
Hay, como veremos, una serie de momentos que caracterizan la actividad de la fantasía y
determinadas vivencias que diferencian la fantasía del pensamiento.
Así pues, se nos plantea el problema de hallar las correlaciones peculiares entre los momentos
concretos y abstractos que caracterizan la imaginación en la edad de transición. El adolescente
reúne en su imaginación todos los elementos del pensamiento concreto visual-directo, que en su
pensamiento se relegan a un plano posterior. Para entender correctamente el significado de los
momentos concretos en la fantasía del adolescente hemos de tener en cuenta la conexión
existente entre la imaginación del adolescente y el juego del niño.
Desde el punto de vista genético, la imaginación en la edad de transición, es la sucesora del juego
infantil. El niño, según acertada frase de un psicólogo, sabe distinguir perfectamente, pese a todo,
el mundo apasionante de sus juegos del mundo auténtico y para los objetos y las relaciones
imaginadas busca de buen grado cosas reales, perceptibles de la vida circundante. El niño, cuando
crece, deja de jugar; sustituye el juego por la imaginación. Cuando deja de jugar, renuncia de
hecho a seguir buscando apoyo en objetos reales. En lugar de jugar, fantasea, construye castillos
en el aire y, como suele decirse, sueña despierto.
Se comprende que la fantasía, sucesora de los juegos infantiles, habiendo renunciado al apoyo
que encontraba hace poco aún en los objetos concretos de la vida real, busque con ahínco ese
apoyo en representaciones concretas en sustitución de los objetos reales. Las imágenes, las
visiones eidéticas, las representaciones visual-directas desempeñan en la imaginación el mismo
papel que desempeñaba antes la muñeca que representaba al niño o la silla que representaba a la
locomotora en el juego infantil. De aquí la tendencia de la fantasía del adolescente de apoyarse en
el material concreto, sensorial, de aquí su tendencia a la imagen, a lo visual-directo. Lo notable de
ello es que las imágenes visual-directas han modificado enteramente su función, han dejado de ser
el apoyo de la memoria y del pensamiento para integrarse en la esfera de la fantasía.
En la novela de Ya. Vasserman: «El asunto de Mauricio», tenemos un claro ejemplo de esa
tendencia a lo concreto. Uno de los protagonistas de la novela, un 213 adolescente de dieciséis
años, medita sobre la injusta condena impuesta a Mauricio que lleva penando en la cárcel
dieciocho años a causa de un error judicial. El joven no deja de pensar en la víctima inocente y
cuando medita, lleno de emoción, en el destino de ese hombre, su mente apasionada se llena de
imágenes, mientras que Etzel le exige que razone lógicamente tan sólo.
«No siempre se consigue que el aparato mental cumpla con su cometido. El joven calcula que
dieciocho años y cinco meses son doscientos veintiún meses o, aproximadamente, seis mil
seiscientos treinta días y seis mil seiscientos treinta noches. Es preciso diferenciar: aparte los días
y aparte las noches. Pero en aquel instante deja de comprender, tiene ante sí unas cifras que nada
le dicen, es como si estuviera ante un hormiguero intentando contar los pululantes insectos. Se
esfuerza por imaginarse lo que esto significa, por llenar de contenido la cifra de seis mil seiscientos
treinta días. Dibuja en su imaginación una casa con seis mil seiscientos treinta peldaños pero le
resulta demasiado difícil; piensa entonces en una caja de cerillas con seis mil seiscientas treinta
cerillas, pero también es imposible; procura imaginarse un monedero con seis mil seiscientos
treinta pffenigs, pero no lo consigue; un tren con seis mil seiscientos treinta vagones, algo absurdo,
7
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
una pila de folios de seis mil seiscientos treinta folios (¡se trata de folios, no de páginas!), dos
páginas de cada folio deben corresponder al día y a la noche.
Aquí, por fin, logra la representación visual-directa; alcanza del estante un montón de libros; el
primero tiene ciento cincuenta páginas; el segundo, ciento veinticinco, el tercero doscientas diez;
ninguno de ellos sobrepasa las doscientas sesenta. Había exagerado esa posibilidad. La pila
amontonada de veintitrés tomos le proporciona en total cuatro mil doscientas veinte hojas. Atónito,
abandona el trabajo. ¡Pensar que debía contar cada día vivido! Su propia vida apenas sí llegaba a
cinco mil novecientos días y ¡cuán larga le parecía! ¡Con qué lentitud transcurría! A veces una
semana era como una marcha penosa por caminos vecinales, a veces un día se pegaba al cuerpo
como si fuera alquitrán, resultaba imposible despegarse de él.
Y mientras que él dormía, leía, iba a la escuela, jugaba, hablaba con la gente, hacía planes,
llegaba el invierno, luego la primavera, calentaba el sol, llovía, anochecía, amanecía, pero Mauricio
continuaba allí, siempre allí. El tiempo pasaba, el tiempo se iba, pero él seguía allí, siempre allí,
siempre allí. Etzel no había llegado al mundo (las palabras infinitas, misteriosas: de repente nació),
el primer día, el segundo, el quinientos, el dos mil doscientos treinta y siete él todavía estaba allí»
(Ya. Vasserman, 1929).
Este ejemplo nos permite ver la conexión todavía estrecha entre la fantasía del adolescente y el
apoyo concreto que encuentra la fantasía en las representaciones sensoriales. Desde ese punto de
vista resulta sumamente interesante la trayectoria genética del pensamiento visual-directo o
concreto, que no desaparece del todo de la vida intelectual del adolescente a medida que aparece
el pensamiento abstracto. Se desplaza tan sólo a otro sector, se refugia en la fantasía y cambia, en
parte, por la influencia del pensamiento abstracto y asciende, como cualquier otra función, a un
nivel superior. 214
Las investigaciones especiales dedicadas al estudio de la relación entre el intelecto y el
pensamiento visual-directo, que se realiza con ayuda de las imágenes eidéticas, producían al
principio resultados contradictorios. Para algunos investigadores el predominio del pensamiento
visual-directo y de las tendencias eidéticas era lo típico para niños primitivos, mentalmente
retrasados. Otros, por el contrario, consideraban que existía una relación directa entre las
facultades mentales y el mismo indicio. La última investigación de Schmitz demostró que no había
ninguna relación unívoca entre el intelecto y la tendencia eidética. Una clara propensión eidética
puede coexistir con cualquier estadio en el desarrollo intelectual. Sin embargo, investigaciones más
detalladas han demostrado que el desarrollo correcto del pensamiento concreto es la condición
imprescindible para que el pensamiento ascienda a un nivel superior. Las investigaciones de T.
Tzigen, citadas por Schmitz, demuestran que los niños superdotados tardan más tiempo en salir
del estadio de las representaciones concretas que los poco capacitados. Diríase que el intelecto
pretende saciarse primero de la contemplación visual-directa y construir así una base concreta
para el desarrollo posterior del pensamiento abstracto.
Apartado 04
El estudio de los así llamados conceptos visual-directos, ofrece un interés peculiar. En la escuela
de E. Jaensch se realizaron investigaciones especiales con el fin de estudiar cómo se forman los
conceptos en el pensamiento visual-directo. Para los autores citados la formación de conceptos en
el pensamiento visual-directo es una unión, una combinación peculiar y una cohesión de imágenes
en estructuras nuevas, análogas a nuestros conceptos. Las investigaciones fueron hechas sobre
imágenes eidéticas, fenómeno muy propicio para semejante estudio.
Recordamos que la imagen eidética es una representación visual-directa que parece verse en una
pantalla vacía a semejanza de lo que sucede cuando después de fijar la vista en un cuadrado rojo
vemos uno verde en el mismo sitio. Al sujeto se le ofrecen varios cuadros o imágenes algo
parecidas entre sí, pero con algunos detalles distintos. Se estudia a continuación lo que ve el
sujeto cuando surge la imagen eidética después de varias representaciones similares. La
8
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
investigación ha puesto de manifiesto que la imagen eidética nunca se forma mecánicamente
como la placa fotográfica de Galton que recoge los rasgos similares y borran los diferentes. En la
imagen eidética no se destacan ni se repiten los rasgos similares ni se borran tampoco los
diferentes. Los experimentos demuestran que la imagen eidética crea una nueva imagen, una
nueva combinación de varias impresiones concretas.
Los investigadores han descrito dos tipos principales de tales conceptos visual-directos. El primer
tipo llamado fluxible es cuando la imagen eidética es una combinación dinámica de una serie de
impresiones concretas, aisladas. El eidético ve en la pantalla un objeto de la serie presentada que
empieza a tomar nuevos 215 contornos y es reemplazado por otro similar. Una imagen transmuta
en otra, esa otra en tercera. A veces, durante esa operación se cierra un círculo completo y toda la
serie se agrupa en el cambio dinámico de la imagen que refleja por turno cada uno de los objetos.
Por ejemplo, se le presenta al sujeto un clavel rojo y una rosa de idéntico tamaño. El sujeto ve al
principio la última flor mostrada, luego su contorno y forma se borran y se funden en una indefinida
mancha de color que ocupa un lugar intermedio entre las dos flores presentadas. Cuando
presentan al sujeto otras dos flores, ve al principio la imagen de la rosa a la que sustituye una
difusa mancha roja que adquiere poco a poco un matiz amarillento. De ese modo una imagen
transmuta en otra. Según los autores de la investigación, la imagen intermedia surgida se parece
hasta un cierto punto al fenómeno que para la lógica tradicional constituye la base del concepto, o
sea, que las imágenes parecidas a manchas, que hemos descrito antes, contienen en realidad
rasgos comunes de los dos objetos independientes.
Es muy instructivo reflexionar en lo que se reduciría la formación de conceptos si se transcurriese
por los esquemas trazados por la lógica formal. La imagen visual-directa, ocasionada por las dos
flores, se transformaría en una mancha confusa de forma indefinida, carente de individualidad y de
toda semejanza con el auténtico objeto. Para la lógica formal esta mancha sería el concepto; su
función consistiría en perder una serie de indicios y relegar a un dichoso olvido su formación.
En contraste con ese pobre panorama, la combinación de imágenes de tipo fluxible transmite toda
la riqueza de la realidad. La mancha de color comparada con la vida real revela tan sólo la pérdida
de indicios, mientras que las imágenes fluxibles representan nuevas combinaciones, nuevas
estructuras donde los rasgos de los objetos aislados se juntan en una síntesis nueva no existente
antes. Como ejemplo de fluxibilidad puede servirnos la imagen de una hoja que se produce
después de la presentación de otras hojas parecidas entre sí. Es una imagen dinámica que
transmuta constantemente, que cambia de forma.
La composición es una nueva combinación de imágenes en el pensamiento visual-directo. El
sujeto, en ese caso, estructura un todo nuevo racional de acuerdo con un determinado principio
constructivo sobre la base de rasgos elegidos de los objetos concretos. Por ejemplo, se le presenta
al sujeto la imagen de un perro pachón y la imagen de un asno. El sujeto ve en la pantalla la
imagen de un perro sabueso. La diferencia entre la composición y la fluxibilidad consiste en que la
combinación de imágenes en la primera no se da en forma dinámica, oscilante, sino estable,
reposada. Si, por ejemplo, se le presenta al sujeto la imagen de tres casas, él ve una sola en la
cual se juntan los diversos rasgos de todas las imágenes presentadas. Las investigaciones de
Jaensch y Schveicher demuestran claramente hasta qué punto carece de fundamento la tesis de
que los conceptos se forman sobre la base de una simple suma o combinación de imágenes. Para
Jaensch el concepto visual-directo es la unión de imágenes, pero el concepto, en el verdadero
sentido de la palabra, no es una unión de imágenes sino de juicios, un cierto sistema de los
mismos. La diferencia más esencial entre ambas concepciones es la 216 siguiente: en el concepto
visual-directo, el conocimiento y el juicio del objeto es inmediato y en el otro, mediado. Cabe decir,
utilizando la conocida diferenciación dada por Hegel que en el pensamiento visual-directo
encontramos el producto del juicio y en el pensamiento abstracto –el producto de la razón–. El
pensamiento del niño es el pensamiento razonador y el pensamiento del adolescente es razonable.
Vemos, por tanto, que una de las cuestiones más arduas de la psicología experimental, el
problema del pensamiento no visual-directo, se resuelve con toda claridad con tal punto de vista de
los conceptos. El concepto viene .a ser un coágulo de juicios, la clave para entender su conjunto,
9
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
su estructura. De aquí se deduce que el concepto carece de carácter visual-directo; se forma de
otro modo, no por la vía de simples combinaciones de representaciones.
Las investigaciones que acabamos de mencionar, niegan definitivamente la posibilidad de que en
los procesos del pensamiento visual-directo, se forme algo parecido al concepto auténtico. Lo
máximo a que nos puede llevar la combinación de las representaciones es a la fluxibilidad y la
composición. Estamos plenamente de acuerdo con aquellos autores para quienes el pensamiento
visual-directo es una forma especial del pensamiento que tiene gran importancia para el desarrollo
del intelecto. De acuerdo con nuestras observaciones, el pensamiento visual-directo, cuyo
desarrollo parece interrumpirse con la formación de conceptos, halla su continuación en la fantasía
donde empieza a desempeñar un papel importantísimo. Pero tampoco allí, como veremos
después, conserva su aspecto anterior, es decir, como el pensamiento exclusivamente visualdirecto. Sufre una gran transformación por la influencia de los conceptos que no pueden quedar
excluidos de la imaginación. Vuelve a justificarse la frase ya citada de que pensar sin palabras de
modo humano significa, pese a ello, apoyarse fundamentalmente en la palabra.
¿Cuál es la diferencia fundamental entre la fantasía del adolescente y la fantasía del niño? ¿Qué
de nuevo surge en la primera?
Hemos dicho ya que lo más esencial es que el juego infantil se transforma en fantasía del
adolescente. Por tanto, pese al carácter concreto y real, la imaginación del adolescente se
diferencia de los juegos infantiles porque rompe su relación con los objetos de la realidad. Su base
sigue siendo concreta, pero es menos visual-directa que en el niño. Debemos señalar, sin
embargo, que su fantasía se va haciendo cada vez más abstracta.
Está muy divulgada la opinión de que el niño posee mucha más fantasía y que al período de la
infancia temprana corresponde su mayor florecimiento. Pese a que semejante afirmación está muy
difundida, es falsa. W. Wundt señala con acierto que la fantasía del niño no es tan grande como
suele creerse. Por el contrario, es más bien limitada. Puede pasarse días enteros pensando en un
caballo 217 que arrastra un carro, con la particularidad de que las escenas imaginadas se
diferencian muy poco de las reales.
Una actitud semejante en el adulto sería indicio de una carencia total de fantasía. La viva fantasía
infantil no está determinada por la riqueza y abundancia de sus representaciones, se debe a una
mayor intensidad de sus sentimientos, a su mayor excitabilidad. W. Wundt, que en ese sentido se
inclina por conclusiones extremas, afirma que el niño carece de fantasía combinadora. Cabe
discutir esta última afirmación; sin embargo, es correcta la tesis básica de que la fantasía infantil es
mucho más pobre que la fantasía del adolescente, y que nos parece más poderosa y desarrollada
gracias tan sólo a la fácil excitabilidad de sus sentimientos, a la intensidad de sus vivencias y a la
falta de espíritu crítico. Vemos, por tanto, que la fantasía del adolescente, al hacerse más
abstracto, no se empobrece, sino que se enriquece en comparación con la fantasía infantil.
Tiene razón W. Wundt al hablar de la gran pobreza de los elementos creativos en la fantasía
infantil. La fantasía del adolescente es mucho más creativa que la fantasía del niño. Ch. Bühler,
refiriéndose a la fantasía del adolescente, afirma con todo acierto que no es productiva porque,
habitualmente, damos a esa palabra el mismo sentido que a la imaginación de los adultos. El
simple hecho de la tardía aparición de la obra artística lo demuestra.
De toda la creación del adolescente, en opinión de dichos autores, se destaca únicamente el ideal
amoroso que él mismo se forja. Sin embargo, Ch. Bühler señala la difusión extraordinaria de la
creación literaria del adolescente en forma de diarios y poemas. Es sorprendente, dice, que
personas negadas para la poesía empiecen a componerla en la edad de transición. Cabe suponer
que no se trata de una actividad casual y que la tendencia interna a una actividad creadora sea un
rasgo distintivo de la edad de transición.
10
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
Por otra parte no vemos ninguna contradicción entre las dos afirmaciones citadas. La fantasía del
adolescente es más creativa comparada con la del niño, pero no es productiva si la comparamos
con la fantasía del adulto. La fantasía adquiere el carácter creativo sólo en la edad de transición; se
comprende, por tanto, que es un fenómeno embrionario, una creatividad no desplegada. La
fantasía del adolescente se halla estrechamente vinculada, según certera observación de Ch.
Bühler, a las nuevas necesidades que surgen en la edad de transición; las imágenes adquieren
entonces rasgos más determinados y cierta tonalidad emocional. Así es cómo se manifiesta la
fantasía del adolescente.
Más adelante tendremos ocasión de analizar el vínculo de la fantasía con las necesidades y las
emociones. En el momento dado nos interesa otro problema: la relación entre la fantasía y el
intelecto del adolescente. La experiencia demuestra, dice Ch. Bühler, que el pensamiento abstracto
y la imaginación visual-directa están separados en el adolescente. No colaboran todavía en
ninguna actividad creativa. Las imágenes internas, matizadas sentimentalmente, vividas con
profundidad, se turnan entre sí sin que el pensamiento creativo influya sobre ellas mediante la
selección o estableciendo una relación entre ellas. El pensamiento construye de forma abstracta
sin lo visual-directo. 218
Si consideramos esta afirmación en el plano de la génesis y la corregimos desde el punto de vista
del desarrollo, no estará en contradicción con la tesis antes expuesta, que consiste en que la
aproximación del intelecto y la imaginación constituyen el rasgo distintivo de la edad de transición.
Dos líneas de desarrollo que hasta aquel momento seguían caminos separados se encuentran,
según demostró T. Ribot, en un punto en la edad de transición y continúan el camino en estrecha
conexión. Pero como ese encuentro, esa aproximación, se produce por primera vez, sólo en la
edad de transición, no se llega de inmediato a una fusión completa, a la plena colaboración de
ambas funciones y se produce la separación entre el pensamiento y la imaginación de la que habla
Ch. Bühler.
Hemos visto asimismo que muchos autores intentan no sólo establecer esa separación entre el
pensamiento y la imaginación, sino encontrar los rasgos que la determinan en la edad de
transición. Para E. Meumann la diferencia radica en que, en la actividad de la imaginación
centramos nuestra atención preferentemente en el contenido de las representaciones e ideas y en
el pensamiento en las relaciones lógicas que se desprenden de él. La actividad de la fantasía, dice
Meumann, consiste en que nosotros nos ocupamos del propio contenido de la representación
sobre todo para fraccionarla y, a veces, para formar con él nuevas combinaciones. El objetivo de la
actividad en el pensamiento consiste en establecer relaciones lógicas entre el contenido de las
ideas.
Desde nuestro punto de vista, la definición dada no diferencia con suficiente rigor el pensamiento
de la imaginación. Tampoco consideramos posible fijar una delimitación tan estricta, imposibilidad
debida a la propia situación: el cambio más fundamental que se produce en la imaginación del
adolescente es su aproximación exterior al pensamiento en conceptos. Como todas las demás
funciones –de ellas hemos hablado en el capítulo anterior–, la imaginación del adolescente se
modifica y se reconstruye sobre una nueva base bajo la influencia del pensamiento en conceptos.
Los ejemplos del comportamiento de los afásicos, citados al principio de este capítulo, demuestran
la dependencia interna entre la imaginación y el pensamiento en conceptos. Con la pérdida del
lenguaje como medio de formación de conceptos, desaparece también la imaginación. Es muy
curioso el siguiente hecho: en los afásicos se observa frecuentemente la incapacidad de utilizar y
comprender las metáforas, las frases usadas en sentido figurado. Hemos visto que tan sólo en la
edad de transición se hace accesible el pensamiento metafórico. El escolar relaciona con gran
dificultad el refrán y la frase del mismo sentido y es muy significativo que tal anomalía se produzca
en los afásicos precisamente. Uno de los sujetos que padecía afasia no comprendía ninguna
expresión simbólica. Cuando le preguntaron lo que entendía por el dicho: «Ese hombre tiene las
manos de oro», respondió: «Significa que sabe fundir el oro». Calificaba de absurdas las frases
11
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
con significado figurado, no conseguía entender las metáforas ni relacionar un refrán o bien otra
expresión simbólica, con una frase que expresara la misma idea de forma directa. 219
La imaginación llega a su punto cero cuando desaparece el pensamiento en conceptos y esto se
explica fácilmente. Hemos visto que el punto cero de la imaginación, la total ausencia de fantasía
se manifiesta en la incapacidad de abstraerse de la situación concreta, de modificarla con espíritu
creador, de reagrupar los estímulos y liberarse de su influencia.
En el ejemplo dado vemos que el afásico no puede librarse del significado literal de la palabra igual
que no puede unir con espíritu creador las situaciones concretas en una nueva imagen. Para
hacerlo es necesaria cierta libertad de la situación concreta, pero, como hemos visto ya, esa
libertad la proporciona únicamente el pensamiento en conceptos. Así, pues, el pensamiento en
conceptos es el factor más importante que determina la posibilidad de la fantasía creadora en la
edad de transición. Sería erróneo, sin embargo, suponer que la fantasía entonces se fusiona con el
pensamiento abstracto y pierde su carácter visual-directo. Para nosotros la peculiaridad más
importante de la fantasía en la edad de transición radica precisamente en la correlación de
elementos abstractos y concretos. Podemos explicarlo del, siguiente modo: el pensamiento
puramente concreto, privado de conceptos, carece también de fantasía. La formación de conceptos
significa que existe, por primera vez, la posibilidad de salir de la situación concreta, de elaborar y
modificar con espíritu creador los elementos que lo integran.
Apartado 06
La imaginación se distingue por el hecho de no detenerse en ese momento, de que lo abstracto no
sea para ella un simple eslabón intermedio, una etapa en el camino del desarrollo, un puerto en el
proceso de su movimiento hacia lo concreto. La imaginación, desde nuestro punto de vista, es una
actividad transformadora, creadora, que va de lo concreto a lo concreto nuevo. El propio
movimiento de lo concreto dado a lo concreto creado, la propia realización de la construcción
creativa se logra tan sólo con ayuda de la abstracción. De ese modo, lo abstracto completa como
elemento constituyente, imprescindible, la actividad de la imaginación, pero no constituye el centro
de esa actividad. El avance de lo concreto, a través de lo abstracto, hacia la estructuración de la
nueva imagen concreta es el camino que describe la imaginación en la edad de transición. I.
Lindvorski señala una serie de elementos que diferencian la fantasía del pensamiento. En su
opinión el rasgo característico de la fantasía es la relativa novedad de los resultados obtenidos.
Creemos que no se trata de la novedad por sí misma, sino de la novedad de la imagen concreta
que surge como resultado de la actividad de la fantasía, la novedad de la idea plasmada es lo que
distingue su actividad. Creemos que es más acertada la definición dada por B. Erdman cuando
dice que la fantasía crea imágenes de objetos no percibidos.
El carácter creativo de la encarnación en lo concreto, la estructuración de una nueva imagen es
característico de la fantasía. Su momento culminante es la concreción, que se alcanza con la
ayuda, tan sólo, de la abstracción. La fantasía del 220 adolescente pasa de la imagen concreta,
visual-directa, a la imaginada a través del concepto. En este sentido disentimos de Lindvorski para
quien la diferencia esencial entre la fantasía y el pensamiento es la falta de una determinada tarea.
Lindvorski, es cierto, hace la salvedad de que no debe confundirse la falta de un área determinada
con el carácter involuntario de la fantasía. En la actividad de la fantasía, dice, participa en gran
medida la voluntad a cuya influencia se debe la ampliación de las representaciones. Nosotros
opinamos que el adolescente se distingue por el paso de la fantasía pasiva, imitadora, señalada
por E. Meumann y otros investigadores, a la activa y voluntaria.
No obstante, creemos que el rasgo más esencial de la fantasía en la edad de transición es su
desdoblamiento en la imaginación subjetiva y objetiva. Estrictamente hablando, la fantasía se
forma tan sólo en la edad de transición. Compartimos la opinión de W. Wundt cuando dice que el
niño carece, en general, de fantasía combinadora. Es una afirmación correcta en el sentido de que
tan sólo el adolescente empieza a distinguir y tomar conciencia de dicha forma como función
especial. En el niño todavía no existe la función de imaginación estrictamente determinada. Pero el
12
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
adolescente toma conciencia de su fantasía subjetiva como subjetiva y es consciente de la fantasía
objetiva que colabora con el pensamiento en sus auténticos límites.
Hemos dicho ya que la separación de los momentos subjetivos y objetivos, la formación de los
polos de la personalidad y de la concepción del mundo caracterizan la edad de transición. Y esa
misma separación de los momentos subjetivos y objetivos caracteriza también la fantasía del
adolescente.
Diríase que la fantasía se bifurca en dos cauces. Por una parte se pone al servicio de la vida
emocional, de las necesidades, estados de ánimo y sentimientos que bullen en el adolescente. Se
trata de una actividad subjetiva que le satisface personalmente y que recuerda el juego infantil.
Como dice el psicólogo antes citado por nosotros: «No fantasea el feliz, sino el insatisfecho». El
deseo no satisfecho es el estímulo que incentiva la fantasía. En nuestras fantasías se cumplen los
deseos, se corrige la insatisfactoria realidad.
Por este motivo, todos los autores, al unísono, señalan la siguiente peculiaridad de la fantasía del
adolescente: la fantasía se convierte en la esfera íntima de las vivencias que el adolescente oculta,
por lo general, de los demás, se convierte en una forma del pensamiento exclusivamente subjetiva;
en el pensamiento exclusivamente para sí. El niño no oculta sus juegos pero el adolescente oculta
sus fantasías, las esconde de los demás. El autor tiene toda la razón cuando dice que el
adolescente guarda en secreto sus fantasías como si fuera el secreto más recóndito de todos y se
aviene mejor a reconocer sus faltas que a revelar sus fantasías. Justamente el carácter oculto de la
fantasía indica su estrecha relación con los deseos íntimos, los motivos, las atracciones y
emociones personales. La fantasía se pone al servicio de esa faceta de la vida del adolescente. Es
muy notable el nexo entre la fantasía y la emoción.
Sabemos que unas u otras emociones provocan siempre en nosotros el curso determinado de las
representaciones. Nuestros sentimientos anhelan plasmarse en 221 determinadas imágenes en las
cuales se sienten representadas y en las cuales encuentran su descarga. Se comprende que unas
u otras imágenes sean un medio poderoso de evocación, que provoquen unos u otros sentimientos
y su descarga. En ello radica el estrecho vínculo entre el lirismo y el sentimiento de la persona que
lo percibe. En esto consiste el valor subjetivo de la fantasía. Hace mucho que se ha observado el
hecho, según expresión de Goethe, que no engaña el sentimiento sino el juicio. Cuando
estructuramos con ayuda de la fantasía algunas imágenes irreales éstas, aunque no son
auténticas, provocan un sentimiento que se vive como el verdadero. Cuando el poeta dice: «La
invención me hará llorar a raudales» reconoce que la invención no es real, pero son auténticas las
lágrimas. El adolescente, por tanto, consume su rica vida emocional interna, sus impulsos íntimos
en la fantasía.
También la fantasía encuentra el medio eficaz de orientar su vida emocional, de dominarla. A
semejanza del adulto quien al percibir una obra artística, por ejemplo un poema, supera sus
propios sentimientos, así también el adolescente, gracias a la fantasía, se conoce, se comprende a
sí mismo, plasma en imágenes creativas sus emociones y atracciones. Lo no vivido halla su
expresión en imágenes creativas.
Podemos decir, por tanto, que las imágenes creativas formadas por la fantasía del adolescente,
cumplen para él la misma función que cumple la obra artística en relación con el adulto. Es arte
para sí. Los poemas y las novelas, los dramas y las tragedias, las elegías y los sonetos son
inventados para sí. Spranger contrapone muy certeramente la fantasía del adolescente a la del
niño. Aunque el adolescente es aún medio niño su fantasía no se parece a la infantil, pertenece a
otro tipo, se va acercando paulatinamente a la consciente ilusión de los adultos. Sobre la diferencia
entre la fantasía infantil y la imaginación del adolescente, Spranger metafóricamente dice lo
siguiente: la fantasía del niño es un diálogo con las cosas, la fantasía del adolescente es un
monólogo con las cosas. El adolescente toma conciencia de la fantasía, como de una actividad
subjetiva. El niño no diferencia todavía su fantasía de las cosas con las que juega.
13
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
Junto con ese cauce de fantasía, que sirve, sobre todo, a la esfera emocional del adolescente, su
fantasía se desarrolla también en otro cauce de creación puramente objetiva. Hemos dicho ya que
cuando en el proceso de comprensión o actividad práctica se precisa la formación de alguna nueva
estructura concreta, de una nueva imagen real, la encarnación creativa de una idea, la fantasía
pasa a ocupar el primer plano como función principal. Gracias a la fantasía no sólo se han creado
grandes obras literarias, sino también todos los inventos científicos, así como las construcciones
técnicas. La fantasía es una de las manifestaciones de la actividad creadora del ser humano. Y
precisamente en la edad de transición, gracias a su aproximación al pensamiento en conceptos, se
amplía considerablemente su faceta objetiva.
Sería erróneo suponer que los dos cauces en el desarrollo de la fantasía durante la edad de
transición siguen direcciones muy distintas. Por el contrario, tanto los momentos concretos y
abstractos como las funciones subjetivas y objetivas 222 de la fantasía, se hallan estrechamente
vinculadas entre sí en esa edad. La expresión objetiva está teñida de tonalidades claramente
emocionales, pero también suelen observarse fantasías subjetivas en el terreno de la creación
objetiva. Como ejemplo de la aproximación de ambos cauces en el desarrollo de la imaginación
podemos decir que es precisamente en sus fantasías donde vislumbra el adolescente por primera
vez sus planes de vida. Sus aspiraciones y confusos motivos se materializan en determinadas
imágenes. En la fantasía él anticipa su futuro y, por consiguiente, se aproxima con espíritu creador
a su realización.
Apartado 07
Podríamos poner aquí punto final a nuestras digresiones sobre la psicología del adolescente.
Hemos empezado analizando los profundos cambios acaecidos al inicio de la edad de transición.
Hemos demostrado que debido a la maduración sexual surge para el adolescente un mundo nuevo
y complejo de nuevas atracciones, aspiraciones, motivos e intereses, de nuevas fuerzas que
orientan su conducta en nueva dirección. Las nuevas fuerzas motrices impulsan el pensamiento
del adolescente hacia adelante, le plantean tareas nuevas. Hemos visto, seguidamente, cómo esas
nuevas tareas desarrollan la función central y rectora de todo el desarrollo psíquico –la formación
de conceptos– y cómo sobre esta base aparece una serie de funciones psíquicas nuevas, cómo se
reestructuran sobre esta base nueva la percepción, la memoria, la atención y la actividad práctica
del adolescente y, sobre todo, cómo se unen en una estructura nueva, cómo, poco a poco, se van
cimentando los fundamentos de las síntesis superiores de la personalidad, de la concepción del
mundo. Ahora en el análisis de la imaginación, volvemos a ver cómo esas formas nuevas de
conducta, debidas a la maduración sexual, y las atracciones con ella relacionadas se ponen al
servicio de las aspiraciones emocionales del adolescente, cómo las facetas emocionales e
intelectuales del comportamiento del adolescente forman en la imaginación creadora una síntesis
compleja y cómo se sintetizan en ella los momentos abstractos y concretos, cómo la atracción y el
pensamiento se combinan en una unidad nueva en la actividad de esa imaginación creadora. 223
14
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
CAPÍTULO 16 Dinámica y estructura de la personalidad del
adolescente
Apartado 01
Nos acercamos al final de nuestra investigación, iniciada con el análisis de los cambios que se
producen en la estructura del organismo y en sus más importantes funciones en el período de la
maduración sexual. Hemos seguido la completa reestructuración de todo el sistema interno y
externo de la actividad del organismo, el cambio radical de su formación y la nueva estructura de
su actividad orgánica que surgen en relación con la maduración sexual. Hemos visto al seguir
varios estadios, pasando de las atracciones a los intereses, de los intereses a las funciones
psíquicas y de ellas al contenido del pensamiento y a la imaginación creativa, cómo se va
formando la nueva estructura de la personalidad del adolescente, tan diferente de la personalidad
infantil.
Pudimos observar, asimismo, en el breve estudio de algunos problemas especiales de la
paidología de la edad de transición cómo la nueva estructura de la personalidad se revela en su
compleja y vital actividad sintética, cómo se modifica y asciende a un nivel superior la conducta
social del adolescente, cómo él llega, interna y exteriormente, a un momento decisivo de su vida —
decidir su vocación y elegir una profesión, cómo, por fin, se configuran las peculiares formas
vitales, las peculiares estructuras de la personalidad y de la concepción del mundo del adolescente
en las tres clases fundamentales de la sociedad contemporánea—. Durante nuestra investigación
hemos encontrado reiteradas veces los elementos aislados para la estructuración de una teoría
general sobre la personalidad del adolescente. Ahora nos queda por generalizar lo dicho e intentar
dar una imagen esquemática de la estructura y de la dinámica de la personalidad del adolescente.
Unificamos con toda intención esos dos sectores de estudio de la personalidad, pues
consideramos que la paidología tradicional de la edad de transición ha dedicado demasiada
atención al estudio puramente descriptivo de la personalidad del adolescente. En su intento de
reconstruir la estructura de la personalidad del adolescente recurría al análisis de sus vivencias
aisladas, documentadas en diarios, versos y autoobservaciones. Creemos que sería más correcto
estudiar la personalidad del adolescente teniendo en cuenta al mismo tiempo su estructura y
dinámica. Dicho más sencillamente, para responder a la pregunta de cómo es la peculiar estructura
del adolescente en la edad de transición hay que determinar 225 cómo se desarrolla, cómo se
forma esa estructura, por qué leyes fundamentales se rige. A esto pasaremos ahora.
La historia del desarrollo de la personalidad puede resumirse en unas cuantas leyes
fundamentales, sugeridas ya por todas nuestras investigaciones anteriores.
La primera ley que regula el desarrollo y la estructura de las funciones psíquicas superiores, .que
son el núcleo fundamental de la personalidad en formación, es la ley de: transición de formas y
modos de comportamiento naturales, inmediatos, espontáneos a los mediados y artificiales que
surgen en el proceso del desarrollo cultural de las funciones psíquicas. En la ontogénesis esa
transición corresponde al proceso del desarrollo histórico de la conducta humana, proceso que,
como es sabido, no consiste en adquirir nuevas funciones psicofisiológicas naturales, sino en la
compleja combinación de las funciones elementales, en el perfeccionamiento de formas y modos
del pensamiento, en la elaboración de nuevos modos del pensamiento que se apoyan,
principalmente, en el lenguaje o en algún otro sistema de signos.
El ejemplo más simple de la transición de las funciones inmediatas a las mediadas lo tenemos en
el paso de la memorización involuntaria a la memorización regulada por signos. El hombre primitivo
1
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
que crea por primera vez un signo exterior para acordarse de algo ya pasa a una nueva forma de
memoria. Introduce medios artificiales externos con ayuda de los cuales domina el proceso de su
propia memorización. La investigación demuestra que todo el camino del desarrollo histórico del
comportamiento consiste en perfeccionar constantemente estos medios, en elaborar nuevos
procedimientos y formas de dominio de las propias operaciones psíquicas, con la particularidad de
que la estructura interna de una u otra operación no permanece invariable, sino que experimenta
también profundos cambios. No vamos a detenernos detalladamente en la historia de la conducta.
Diremos tan sólo que a ese tipo de desarrollo pertenece también, en lo fundamental, el desarrollo
cultural de la conducta del niño y del adolescente.
Vemos, por tanto, que el desarrollo cultural del comportamiento se halla estrechamente vinculado
con el desarrollo histórico o social de la humanidad. Esto nos lleva a la segunda ley en la cual
encontramos algunos rasgos que son comunes, la filogénesis y la ontogénesis. El estudio de la
historia del desarrollo de las funciones psíquicas superiores, que constituyen el núcleo básico en la
estructura de la personalidad nos permite formular del siguiente modo la segunda ley: las
relaciones entre las funciones psíquicas superiores fueron en tiempos relaciones reales entre los
hombres; en el proceso del desarrollo las formas colectivas, sociales del comportamiento se
convierten en modo de adaptación individual, en formas de conducta y de pensamiento de la
personalidad. Toda forma compleja superior de conducta sigue esa vía de desarrollo. Lo que ahora
está unificado en un individuo como una estructura única, íntegra, de complejas funciones
psíquicas superiores internas estaba constituida antaño en la historia del desarrollo por procesos
aislados, repartidos entre diversas personas. Dicho simplemente, las funciones psíquicas
superiores son un producto de las formas sociales colectivas de comportamiento. 226
Podemos esclarecer esta ley fundamental con tres ejemplos sencillos. Muchos autores (J. Baldwin,
E. Riniano y J. Piaget) han demostrado que el pensamiento lógico del niño se desarrolló
proporcionalmente al desarrollo de la discusión en la colectividad infantil'. Únicamente en el
proceso de colaboración con otros niños se desarrolla la función del pensamiento lógico del niño.
En la ya conocida tesis de Piaget se dice que tan sólo la colaboración conduce al desarrollo de la
lógica del niño. Piaget ha podido seguir en sus trabajos, paso a paso, cómo sobre la base de la
colaboración y debido, en particular, a la aparición de la verdadera discusión, del auténtico debate,
el niño se enfrenta, por primera vez, a la necesidad de argumentar, demostrar, confirmar y
comprobar su pensamiento y el pensamiento de su interlocutor. Piaget dice, además, que la
discusión, la controversia que se produce en la colectividad infantil, no es tan sólo el estímulo que
despierta el pensamiento lógico, sino también su forma inicial. La desaparición de los rasgos que
distinguían el pensamiento en la temprana etapa del desarrollo, es decir, la falta de sistematización
y conexiones, coincide con el surgimiento de las discusiones en la colectividad infantil. No se trata
de una coincidencia casual. Precisamente la discusión induce al niño a sistematizar sus propias
opiniones. P. Janet ha demostrado que todo razonamiento es el resultado de una controversia
interna, es como si un individuo se aplicase a sí mismo las formas y modos de conducta que antes
aplicaba a otros. Piaget llega a la conclusión de que sus investigaciones confirman plenamente lo
dicho por Janet.
Vemos, por tanto, que el razonamiento lógico del niño es como una discusión trasladada al interior
de la personalidad; la forma colectiva del comportamiento se convierte en el proceso del desarrollo
cultural del niño, en la forma interna de la conducta de la personalidad, el modo básico de su
pensamiento. Lo mismo cabe decir sobre el desarrollo del autocontrol y la regulación volitiva de las
acciones propias que se desarrollan en el proceso de los juegos infantiles reglamentados en la
colectividad. El niño, que aprende a concordar y coordinar sus acciones con las acciones de los
demás, que aprende a superar su impulso inmediato y subordinar su actividad a una u otra regla
lúdica, actúa al principio como miembro de una colectividad única, de todo el grupo de niños que
juegan. La supeditación a las reglas, la superación de los impulsos inmediatos, la coordinación de
las acciones personales y colectivas, al comienzo, igual como la discusión constituyen la primera
forma de comportamiento entre los niños que, más tarde, se transforma en la forma individual de la
conducta del propio niño.
2
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
Finalmente, y para no multiplicar los ejemplos, podríamos subrayar la función central y rectora del
desarrollo cultural. El destino de esa función confirma con mayor claridad la ley del paso de las
formas sociales a las individuales de la conducta, que podríamos denominar como ley de la
génesis social (sociogénesis) de las formas superiores del comportamiento: el lenguaje, que al
principio es un medio de relación, de comunicación, un medio para organizar el comportamiento
colectivo, se transforma más tarde en el medio fundamental del pensamiento y de todas las
funciones psíquicas superiores, en el medio fundamental de la estructuración de la personalidad.
La unidad del lenguaje como el medio de 227 conducta social y como el medio de pensamiento
individual no puede ser casual. Nos lleva a la ley básica que regula la configuración de las
funciones psíquicas superiores tal como la expusimos antes.
En el proceso del desarrollo, dice Janet (1930)2, al inicio la palabra era una orden para otros;
después, debido al cambio de la función, la palabra se apartó de la acción, lo cual condujo al
desarrollo independiente de la palabra como medio de mando y al independiente desarrollo de la
acción supeditada a esa palabra. Al principio, la palabra está unida a la acción y no puede
separarse de ella, no pasa de ser una de sus formas. Esa antigua función de la palabra, que
podríamos calificar como volitiva, perdura hasta ahora. La palabra es una orden, representa una
orden en todas sus formas y es preciso diferenciar constantemente en la conducta verbalizada la
función de mando, que pertenece a la palabra, y la función de supeditación. Se trata de un hecho
fundamental. Y precisamente por haber cumplido la palabra esa función de mando frente a otros,
empieza a cumplir la misma función en relación con sí misma y se convierte en el medio
fundamental para el dominio de la propia conducta.
De aquí, la procedencia de la función volitiva de la palabra, la razón de que subordine la reacción
motora, de que domine la conducta. Tras todo ello está la función real de mando. El antiguo poder
del jefe sobre el subordinado respalda el poder psicológico de la palabra sobre otras funciones
psíquicas. En ello se basa la principal idea de la teoría de P. Janet. Su tesis general puede
expresarse del siguiente modo: en el desarrollo cultural del niño toda función aparece en escena
dos veces, en dos planos, primero en el social, luego en el psicológico; primero en forma de
colaboración entre los hombres, como categoría colectiva, interpsíquica y luego como medio de
comportamiento individual, como categoría intrapsíquica. Esta ley general regula la formación de
todas las funciones psíquicas superiores.
Por tanto, las estructuras de las funciones psíquicas superiores vienen a ser la copia de las
relaciones colectivas, sociales entre los hombres. Dichas estructuras no son más que las
relaciones de orden social, trasladadas al interior de la personalidad, que constituyen la base de la
estructura social de la personalidad humana. La naturaleza de la personalidad es social. De aquí el
papel decisivo que juega la socialización del lenguaje exterior e interior en el proceso del desarrollo
del pensamiento infantil. Ese mismo proceso, como hemos visto, conduce también a la formación
de la ética infantil cuyas leyes son idénticas a las leyes que rigen el desarrollo de la lógica infantil.
Desde ese punto de vista, al modificar la conocida expresión, podríamos decir que la naturaleza
psíquica del hombre es un conjunto de relaciones sociales trasladadas al interior, y convertidas en
funciones de la personalidad, partes dinámicas de su estructura. El traslado al interior de las
relaciones sociales externas existentes entre la gente es la base de la formación de la
personalidad, hecho ya señalado hace tiempo por los investigadores. «En cierto sentido –dice C.
Marx–, el hombre se asemeja a una mercancía, ya que nace sin un espejo en las manos y no
filósofa al estilo de Fichte: «Yo soy yo». Al principio, el hombre mira a otro 228 hombre como si
fuera un espejo. Sólo en el caso de que el individuo Pedro considere al individuo Pablo como a un
ser semejante a sí mismo, empezará Pedro a tratarse a sí mismo como un ser humano. Al mismo
tiempo Pablo, como tal, con toda la corporeidad de Pablo, se convierte para él en la expresión del
género humano» (C. Marx y F. Engels, t. 23, ed. rusa, pág. 62).
Con la segunda ley está relacionada la tercera que podríamos formular como la ley del paso de las
funciones desde fuera hacia adentro.
3
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
Ahora ya comprendemos por qué el estadio inicial de traslado de las formas sociales de la
conducta al sistema del comportamiento de la personalidad está forzosamente relacionado al
hecho de que toda forma superior de conducta sea al principio una operación externa. En el
proceso del desarrollo, las funciones de la memoria y la atención se configuran al comienzo como
operaciones externas, relacionadas con el empleo del signo externo. Y se comprende el motivo. No
debemos olvidar que, al principio, como ya dijimos, eran formas de conducta colectiva, de relación
social, pero ese nexo social no podía realizarse sin signos, mediante la comunicación inmediata.
Así, pues, el medio social se convierte en el medio del comportamiento individual. Por ello el signo,
al principio, es siempre un medio de influencia sobre otros y sólo después un medio de influencia
sobre uno mismo. Nos convertimos en nosotros mismos a través de otros. De aquí se comprende
el por qué todas las funciones superiores internas fueron antes obligatoriamente exteriores. Sin
embargo, en el proceso del desarrollo cualquier función externa se interioriza, se convierte en
interna. Al convertirse en forma individual de conducta pierde, durante su largo camino de
desarrollo, los rasgos de operación externa y se convierte en operación interna.
Resulta difícil comprender, dice P. Janet, de qué manera el lenguaje se hizo interno. Se trata, a su
juicio, de un problema muy difícil, el problema fundamental del pensamiento, que se resuelve con
extraordinaria lentitud. Fueron precisos siglos de evolución para que se produjese el paso del
lenguaje exterior al interior y si se prestara atención a ese problema, dice Janet, veríamos que
incluso ahora hay numerosas personas que no poseen lenguaje interior. Janet califica de ilusoria la
suposición de que en todos los hombres existe el lenguaje interno desarrollado.
Hemos esbozado el paso al lenguaje interior en la edad infantil en uno de nuestros capítulos
anteriores (t. 2, págs. 304-319). Hemos demostrado que el lenguaje egocéntrico del niño es una
forma de transición del lenguaje exterior al interior, que el lenguaje egocéntrico del niño es lenguaje
para sí, que cumple una función psíquica totalmente distinta que el lenguaje externo. Hemos
demostrado, por tanto, que psíquicamente el lenguaje se convierte en interior antes que
fisiológicamente. Sin detenernos en el análisis del proceso ulterior del paso del lenguaje desde
fuera hacia dentro, cabe decir que éste es el destino general de todas las funciones psíquicas
superiores. Hemos visto que precisamente el paso al interior configura el contenido principal del
desarrollo de las funciones en la edad de transición. La función recorre el largo camino del
desarrollo de la forma externa a la interna, proceso que culmina en la edad señalada. 229
Con la formación del carácter interno de estas funciones está íntimamente relacionado el siguiente
momento. Como se ha dicho ya en reiteradas ocasiones, las funciones psíquicas superiores se
basan en el dominio de la propia conducta; tan sólo cuando tengamos presente el dominio de la
conducta podemos hablar sobre la formación de la personalidad. Pero, el dominio presupone, en
calidad de premisa, el reflejo en la conciencia, el reflejo en palabras de la estructura de las propias
operaciones psíquicas, ya que, como dijimos, la libertad, también en este caso, no es otra cosa
que la necesidad gnoseológica. Estamos plenamente de acuerdo con P. Janet cuando habla
acerca de la metamorfosis del lenguaje en voluntad. Lo que denominan voluntad es la conducta
verbal. No hay voluntad sin lenguaje; el lenguaje está contenido en la acción volitiva bien en forma
oculta, bien manifiesta.
Por tanto, la voluntad que subyace en la formación de la personalidad es, a fin de cuentas, la
primera forma social de la conducta. P. Janet dice que en todo proceso volitivo hay lenguaje y que
la voluntad no es otra cosa que la transformación del lenguaje en acción ejecutada bien por otros,
bien por uno mismo.
La conducta del individuo es idéntica a la conducta social. La ley superior, básica, de la psicología
del comportamiento es la siguiente: nos comportamos en relación con nosotros mismos del mismo
modo que lo hacemos frente a los demás. Existe una conducta social en relación consigo mismo y
si hemos asimilado la función de mando en relación con los demás, la aplicación de dicha función
consigo mismo constituye, de hecho, el mismo proceso. Pero la supeditación de las propias
acciones al propio poder exige necesariamente, como premisa, la toma de conciencia de estas
acciones.
4
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
Sabemos que la introspección, la forma de conciencia de las propias operaciones psíquicas,
surgen en el niño relativamente tarde. Si observamos cómo se estructura el proceso de la
autoconciencia, veremos que la historia del desarrollo de las formas superiores de conducta pasa
por tres estadios principales. Al principio, toda forma superior de conducta es asimilada sólo
exteriormente por el niño. Desde el aspecto objetivo esta forma de conducta engloba ya todos los
elementos de la función superior, pero subjetivamente, para el propio niño, que no es todavía
consciente de ello, es un modo de comportamiento natural. Gracias tan sólo a que los demás
adjudican a la forma natural del comportamiento un determinado contenido social, adquiere el
significado de una función superior antes para los demás que para el propio niño. Finalmente, en el
proceso del largo desarrollo, el niño empieza a tomar conciencia de la estructura de esa función,
empieza a gobernar sus propias operaciones internas y a regularlas.
Podemos seguir el desarrollo sucesivo de las funciones propias del niño en los ejemplos más
sencillos: Analicemos el primer gesto indicativo del niño que no es otra cosa que un movimiento
fracasado de asir. El niño extiende el brazo hacia un objeto alejado, pero no consigue alcanzarlo, el
brazo continúa extendido en dirección al objeto. Se trata de un gesto indicador en el sentido
objetivo de la palabra. El movimiento del niño no es todavía prensil, sino indicativo. No puede influir
sobre el objeto, pero sí sobre las personas de su entorno. Desde el aspecto objetivo 230 no es una
acción dirigida al mundo exterior, sino ya es el medio para influir socialmente sobre las personas
que le rodean; se trata de una visión objetiva del tema. El propio niño es el que tiende hacia el
objeto, su brazo extendido en el aire mantiene esa posición gracias tan sólo a la fuerza
hipnotizadora del objeto. Cabe definir este estadio en el desarrollo del gesto indicador como el
estadio del gesto en sí.
Luego sucede lo siguiente. La madre entrega al niño el objeto; para ella, antes que para el niño, el
infructuoso gesto de asir se convierte en gesto indicador. Gracias a que ella lo interpreta de ese
modo, el movimiento, también objetivamente, se convierte cada vez más en gesto indicador en el
verdadero sentido de la palabra. Podemos calificar ese estadio de gesto indicador para los demás.
Bastante más tarde la acción se transforma en gesto indicativo para sí, es decir, en una acción
consciente y atribuida de sentido por el propio niño.
Al igual que las primeras palabras del niño, no es otra cosa que un grito afectivo que expresan
objetivamente una u otra exigencia suya mucho antes de que el niño conscientemente lo utilice en
calidad de medio de expresión. Luego los demás, también antes que el niño, atribuyen a esas
palabras afectivas un determinado contenido. Por tanto, al margen de la voluntad del niño, la gente
de su entorno confiere un sentido objetivo a sus primeras palabras. Pasado algún tiempo, esas
palabras se convierten en lenguaje para sí, que el niño utiliza racional y conscientemente.
A lo largo de nuestra investigación, hemos visto una serie de ejemplos del paso de las funciones
por los tres estadios fundamentales. Hemos visto cómo, al principio, el lenguaje y el pensamiento
en el niño se cruzan objetivamente, al margen de su intención, en una situación práctica, cómo
objetivamente se produce la conexión objetiva entre esas dos formas de actividad y cómo, más
tarde, se convierte en la conexión que tiene sentido para el propio niño. Toda función psíquica
atraviesa en su desarrollo esos tres estadios. Tan sólo cuando alcanza el grado superior, llega a
ser una función de la personalidad en el verdadero sentido de la palabra.
Vemos, por tanto, como se manifiestan las complejas leyes en la estructura dinámica de la
personalidad del adolescente. Lo que se suele denominar personalidad no es otra cosa que la
autoconciencia del hombre que se forma justamente entonces: el nuevo comportamiento del
hombre se transforma en comportamiento para sí, el hombre toma conciencia de sí mismo como
de una determinada unidad. Este es el resultado final y el punto central de toda la edad de
transición. Podemos expresar de manera figurada la diferencia entre la personalidad del niño y la
personalidad del adolescente recurriendo a las diversas denominaciones verbales de los actos
psíquicos. Numerosos investigadores se preguntaban: ¿Por qué adjudicamos carácter personal a
los procesos psíquicos? ¿Cómo debe decirse: yo pienso o a mí se me piensa? ¿Por qué no
5
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
podemos considerar los procesos de la conducta como procesos naturales surgidos
espontáneamente por la fuerza de sus conexiones con los restantes procesos? ¿Por qué no
referirnos al pensamiento de manera impersonal igual ha como decimos anochece o amanece? A
231 muchos investigadores ese modo de expresión les parecía el único científico y lo es,
efectivamente, en un determinado estadio del desarrollo. Lo mismo que nosotros decimos se me
sueña el niño puede decir se me piensa. El curso de sus pensamientos es tan involuntario como
nuestros ensueños. Como decía L. Feuerbach, no piensa el pensamiento, piensa el hombre.
Podemos decirlo por primera vez con referencia sólo al adolescente. Los actos psíquicos
adquieren carácter personal sólo basándose en la autoconciencia de la personalidad y en su
dominio. Es curioso que tal problema terminológico no se hubiese planteado nunca en relación con
la acción. A nadie se le habría ocurrido decir se me actúa y dudar si era o no correcta la expresión
yo actúo. Cuando nos sentimos fuente de la acción atribuimos carácter personal a nuestros actos,
pero precisamente a este nivel de dominio de sus operaciones internas asciende el adolescente.
Apartado 02
Últimamente, en la paidología de la edad de transición se ha dedicado mucha atención al problema
del desarrollo de la personalidad. Como ha indicado E. Spranger, una de las peculiaridades
fundamentales de la edad, en su conjunto, es el descubrimiento del propio «yo». No estamos de
acuerdo con Spranger en esto, ya que él se refiere al descubrimiento de la personalidad. Creemos
que sería más correcto hablar del desarrollo de la personalidad y de la culminación de este
desarrollo en la edad de transición. Spranger justifica su tesis afirmando que el niño también tiene
su propio «Ego», sin embargo, no es consciente de 61: Spranger se refiere al peculiar traslado de
la atención, a la reflexión interior, es decir, al pensamiento orientado a sí mismo. La reflexión
aparece en el adolescente, en el niño es imposible.
Hace poco A. Busemann 3 (1925-1926) dedicó dos investigaciones especiales al desarrollo de la
reflexión y de la autoconciencia relacionada con ella en la edad de transición. Nos detendremos
brevemente en los resultados de su estudio, pues nos proporciona un rico material fáctico para
entender la dinámica y la estructura de la personalidad en la edad de transición. Busemann parte
de una tesis totalmente certera: la autoconciencia no es algo primario. Las formas inferiores de los
organismos interactúan con el medio circundante, pero no consigo mismos. La autoconciencia se
desarrolla con extraordinaria lentitud y sus rudimentos se encuentran en las primeras formas
animales. F. Engels señala que ya en la organización del sistema nervioso, en torno del cual se
configura el resto del cuerpo, se halla el primer embrión para el surgimiento de la autoconciencia 4
A nuestro entender, Busemann tiene plena razón al considerar que las formas más primitivas están
interrelacionadas con el propio organismo como raíces biológicas de la autoconciencia. Cuando un
insecto, un escarabajo, por ejemplo, se alisa las alas con las patitas, sus extremidades, al rozarse,
se estimulan recíprocamente y son percibidas por él como excitaciones exteriores. A continuación,
y a 232 través de una serie de formas biológicas de desarrollo, este proceso, llega a la reflexión
dirigida hacia el propio cuerpo si bajo ese término, siguiendo a Busemann, entendemos toda la
vivencia trasladada desde el mundo circundante a sí mismo.
La psicología de la reflexión, dice Busemann con gran acierto, debe revisar radicalmente toda una
serie de tesis teóricas. La psicología que considera al hombre como un ser natural, no se plantea el
problema del desarrollo de la autoconciencia. Tan sólo si tomamos en cuenta el desarrollo histórico
del hombre y del niño llegamos a un planteamiento correcto de dicho problema.
A. Busemann se planteó como objetivo investigar el desarrollo de la reflexión y la autoconciencia
relacionada con ella, sobre la base de las composiciones libres del niño y del adolescente. Las
composiciones revelaban hasta qué punto dominaba el sujeto la reflexión o la autoconciencia. El
resultado final puso de manifiesto la muy estrecha relación entre el medio social y la
autoconciencia del adolescente. Para Busemann la descripción de la personalidad del adolescente
hecha por Spranger corresponde al adolescente que pertenece a un determinado medio social',
6
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
opinión que compartimos plenamente. Los hechos no confirman que pueda aplicarse a otras capas
sociales. Es del todo inadmisible .transferir dicha estructura a jóvenes obreros o campesinos. La
primera investigación de Busemann demostró que la enorme diferencia en el desarrollo y la
estructura de la autoconciencia y la personalidad del adolescente dependían del medio social al
que pertenecían. El tema de las composiciones de los adolescentes y los niños eran los siguientes:
«Mis cualidades y mis defectos», «Cómo soy yo y cómo debo de ser», «¿Puedo sentirme
satisfecho de mí mismo?». Al investigador no le interesaba la veracidad del tema, sino la
posibilidad de enjuiciar hasta qué punto estaba desarrollada la autoconciencia del adolescente.
Según Busemann, el nexo entre la posición social y la reflexión es uno de los hechos básicos. Otro
hecho básico confirma que el proceso de la autoconciencia no es una propiedad constante,
afianzada, surgida de pronto y por entero, sino que pasa por un largo período de desarrollo en sus
diversos estadios, lo que nos permite estudiarlos por separado y comparar a los seres humanos
entre sí. El desarrollo de las funciones de la autoconciencia, en opinión de Busemann, se realiza
en seis orientaciones distintas y de las cuales se van formando los momentos más importantes que
caracterizan la estructura de la autoconciencia del adolescente.
La primera orientación es tan sólo el crecimiento y la aparición de la propia imagen. El adolescente
empieza a conocerse cada vez mejor; su conocimiento adquiere mayor coherencia y fundamento.
Hay en esa orientación muchos estadios intermedios que van desde el más completo
desconocimiento hasta un conocimiento profundo y amplio de sí mismo, que a veces se produce
en el adolescente a finales del período de la maduración sexual.
La segunda orientación en el desarrollo de la autoconciencia conduce a este proceso desde fuera
hacia adentro. Busemann dice que, al principio, los niños no conocen más que su propio cuerpo.
Tan sólo a los doce-quince años surge la conciencia de que existe el mundo interior y que también
los demás lo poseen. La 233 propia imagen se traslada al interior. Al comienzo él abarca el
ensueño y el sentimiento. Importa señalar que el desarrollo en la segunda orientación no transcurre
en paralelo con la primera, es decir, con el incremento de la autoconciencia. En el cuadro 5 se
observa el crecimiento del paso al interior a comienzo de la edad adolescente y la dependencia de
este proceso del medio social. Vemos hasta qué punto un niño campesino permanece estancado
bastante más tiempo en el estadio de su autoconciencia externa (ver cuadro 5).
Cuadro 5
Frecuencia de menciones de los juicios de carácter ético según la edad, el sexo y el medio social,
en % (según A. Busemann)
Observación: A, obreros no calificados; B. obreros calificados y empleados de categoría inferior, C,
empleados y funcionarios de tipo medio, artesanos autónomos, pequeños agricultores y
comerciantes.
La tercera orientación en el desarrollo de la autoconciencia corresponde a su integración. El
adolescente empieza a tomar conciencia de sí como un todo único. Los rasgos aislados se
convierten en su autoconciencia en rasgos del carácter. El se percibe como un todo integral y
considera cada manifestación aislada como parte de ese todo. Observamos aquí una serie de
estadios cualitativamente distintos entre sí que el niño recorre gradualmente en dependencia de la
edad y del medio social.
La cuarta orientación en el desarrollo de la autoconciencia es la delimitación de la personalidad,
propiamente dicha, del mundo circundante, la conciencia de esa diferencia, así como de las
peculiaridades de su personalidad. El excesivo desarrollo de la autoconciencia origina un carácter
reservado, dolorosas vivencias de aislamiento, que suelen ser típicos de la edad de transición.
La quinta orientación consiste en que el niño y el adolescente empiezan a enjuiciarse de acuerdo
con los criterios espirituales [Criterios morales, internos] vigente en la cultura objetiva, para la
valoración de su personalidad, no basados en la biología. Busemann dice que el niño antes de los
7
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
once años se juzga de acuerdo con la siguiente escala de valores: fuerte-débil, sano-enfermo,
guapo-feo. Es frecuente que los adolescentes rurales sigan a los catorce-quince años en ese
estadio de autovaloración biológica. Sin embargo, cuando las relaciones sociales son complejas, el
desarrollo avanza muy rápido. El centro de gravedad se desplaza a una u otra capacidad para
actuar. Al estadio de la «moral de Sigfrido», según la cual las virtudes corporales y la belleza lo son
todo, le sigue en el desarrollo del niño la moral de las habilidades. El niño se enorgullece de saber
hacer esto y lo otro, habilidades que le pueden granjear el respeto de los adultos, dice Busemann.
Debido a la influencia de los adultos, que promueven constantemente la fórmula de «tú debes
obedecernos», el niño pasa al estadio de la valoración determinado por lo que quieren de él los
adultos. Todo niño, de aquellos que se dice bien educados, atraviesa esa fase. Muchos niños,
sobre todo niñas, no pasan de la que preconiza la moral de la obediencia.
La siguiente fase en el desarrollo nos lleva a la moral colectiva que es alcanzada por los
adolescentes alrededor de los diecisiete años, aunque no por todos.
La sexta y última orientación en el desarrollo de la autoconciencia y de la personalidad del
adolescente es el incremento de las diferencias entre los individuos, el incremento de la gran
variedad interindividual. La reflexión comparte, en este sentido, el destino de las restantes
funciones. A medida que van madurando las capacidades y se hace más duradera la influencia del
medio, los individuos se diferencian cada vez más entre sí. Hasta los diez años apenas hallamos
diferencias en la autoconciencia de los niños de la ciudad y del campo; a los once-doce años esa
diferencia se hace más evidente, pero tan sólo en la edad de transición la desigualdad del medio
social origina diferencias muy notorias en la estructura de la personalidad.
Apartado 03
El resultado más importante conseguido por A. Busemann en sus investigaciones fue el
establecimiento de tres momentos que caracterizan la reflexión en la edad de transición.
El primer momento: la reflexión y la autoconciencia del adolescente basada en ella están presentes
en el desarrollo. La opinión de la autoconciencia no sólo es un fenómeno de la conciencia, sino un
hecho mucho más amplio desde el punto de vista biológico, sustentado, además, socialmente por
toda la historia del desarrollo anterior. En vez de enfocar esa compleja cuestión desde el punto de
vista fenomenológico tan sólo, desde el ángulo de la vivencia, del análisis, de la conciencia como
hace Spranger, Busemann nos hace conocer el reflejo objetivo del desarrollo real de la
autoconciencia adolescente.
Dice con todo acierto que las raíces de la reflexión deben buscarse a gran profundidad en el
mundo animal, que sus cimientos biológicos no sólo se encuentran donde se refleja el mundo
exterior, sino donde el organismo se autorrefleja; 235 gracias a ello se produce la correlación del
organismo consigo mismo. Spranger explica que ese cambio en la edad de transición se debe al
descubrimiento del propio «yo», que es la mirada dirigida hacia dentro, que se trata de un hecho de
índole puramente espiritual. Vemos, por tanto, que para Spranger la formación de la personalidad
adolescente es algo primario, independiente, inicial, de la que se desprenden, como si de una raíz
se tratara, todos los cambios posteriores que determinan la edad de transición. En realidad ante
nosotros no se encuentra lo primario, lo inicial, sino un eslabón más tardío en la cadena de
aquellos cambios que caracterizan a la edad de transición.
Habíamos dicho ya que en la organización del sistema nervioso subyace la posibilidad de la
autoconciencia. Hemos intentado después seguir el largo camino de los cambios psicológicos y
sociales que llevan a la formación de la autoconciencia. Hemos visto que el descubrimiento del
criterio espiritual no se produce de repente. Hemos visto que toda la vida psíquica del adolescente
se reorganiza por necesidad natural, que la formación de la autoconciencia es tan sólo el producto
del proceso del desarrollo anterior. Esto es lo más importante, lo esencial.
8
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
La autoconciencia es tan sólo el último y superior cambio de todos cuantos tienen lugar en la
psicología de la adolescencia. Volvemos a repetir, sin embargo, que la formación de la
autoconciencia no es más que un determinado estadio histórico en el desarrollo de la personalidad,
originado ineludiblemente por los estadios anteriores. La autoconciencia, por tanto, no es un hecho
primario, sino derivado en la psicología del adolescente y no se produce por vía del
descubrimiento, sino mediante un largo desarrollo. Desde ese punto de vista, la autoconciencia no
es otra cosa que un cierto momento en el proceso del desarrollo del ser consciente, un momento
inherente a todos los procesos de desarrollo donde la conciencia empieza a cumplir un papel más
o menos notable.
Este concepto corresponde al esquema del desarrollo que encontramos en la filosofía de Hegel. A
diferencia de Kant, para quien la cosa en sí es una esencia metafísica no sujeta a desarrollo, el
concepto «en sí» significa para Hegel un momento primario o un estadio tan sólo en el desarrollo
de la cosa. Desde ese punto de vista, Hegel consideraba al retoño como una planta en sí y al niño
como un hombre en sí. Todas las cosas, dice Hegel, son al principio cosas en sí. A. Deborin
(1923)6 destaca en ese planteamiento de la cuestión el que Hegel vincule indisolublemente la
cognoscibilidad de la cosa con su desarrollo o, mejor dicho, con su dinámica y cambio. Hegel
señala con acierto que el ejemplo inmediato de «ser para sí» es para nosotros el «yo». Cabe decir
que el hombre se diferencia del animal y, por consiguiente, de la naturaleza en general, por
conocerse a sí mismo como «yo».
La comprensión de la autoconciencia como algo que se desarrolla, nos libera definitivamente del
enfoque metafísico de ese hecho central de la edad de transición.
El segundo momento que nos facilita el enfoque real de este proceso es la autoconciencia y el
desarrollo social del adolescente, descubierto por Busemann. Busemann hace descender el
descubrimiento del «yo» del cielo a la tierra, que para Spranger es el inicio de la psicología del
adolescente, y lo desplaza desde el comienzo del desarrollo psíquico del adolescente al final,
cuando indica que la imagen trazada por Spranger corresponde sólo a un determinado tipo social.
Aplicar esa imagen, dice Busemann, a jóvenes obreros o campesinos sería un craso error.
Últimamente, Busemann llevó a cabo una investigación destinada a esclarecer la relación entre el
medio social y la autoconciencia del adolescente. Como considera el mismo autor, cabía explicar
en base a sus trabajos anteriores las diferencias en la autoconciencia de niños del campo y de la
ciudad, entre alumnos de centros de enseñanza superior, media y primaria, no por la influencia de
la posición social, sino por la simple influencia educativa de los diversos tipos de escuela, los
resultados de la nueva investigación contradicen esa tesis. El abundante material reunido fue
objeto de minuciosa elaboración, y las manifestaciones de los adolescentes se clasificaron en
cuatro grupos:
1. Descripción de las condiciones en que vive el niño en lugar de representar su propia
personalidad. Este hecho se tomaba como prueba de una actitud completamente ingenua hacia el
tema.
2. Descripción del propio cuerpo, que demostraba también una comprensión primitiva de la
cuestión dada.
3. Autovaloración en el nivel de las capacidades como criterio moral.
4. Autovaloración de índole realmente ética (con referencia bien con la moral de la obediencia o
bien con la moral colectiva).
En el cuadro 6, A. Busemann muestra las diferencias en la autoconciencia de niños procedentes
de distintos grupos sociales, diferencias que no pueden explicarse por el tipo de enseñanza escolar
tan sólo, ya que todos los niños acudían al mismo centro escolar.
9
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
Cuadro 6
Clasificación de las manifestaciones ingenuas (de primera y segunda categoría
en total) según el sexo y el grupo social (%) (A. Busemann)
Nota: Las letras A, B y C tienen el mismo significado que en el cuadro 5. 237
La existencia de un estrecho vínculo entre la posición social del adolescente y el desarrollo de su
autoconciencia, hecho establecido por Busemann, nos parece totalmente indiscutible. Sin
embargo, la interpretación de los datos reales es, a nuestro juicio, tan falsa que hasta el análisis
más simple puede descubrirlo.
Si comparamos las diferencias en el estadio del desarrollo de la autoconciencia de los
adolescentes en dependencia de su posición social con las mismas diferencias en dependencia de
su sexo, veremos que la diferenciación sexual supera a la social (cuadro 7).
Cuadro 7
Clasificación de todos los tipos de juicios según el sexo y los grupos sociales (%)
(Según A. Busemann)
Así, por ejemplo, mientras que el número de respuestas ingenuas de los niños del grupo A, que
demuestran que su autoconciencia no está desarrollada, supera tan sólo en 1,5 veces el mismo
número de respuestas del grupo C, en comparación con las respuestas de las niñas del mismo
grupo social es superior en más de tres veces. Lo mismo ocurre en todos los restantes grupos
sociales. ¿Podemos considerar casual este hecho? Creemos que no. La diferencia en el desarrollo
de la autoconciencia en razón del sexo es mucho más considerable que entre niños procedentes
de diversas capas sociales.
Para explicarlo, Busemann expone una teoría muy poco consistente desde nuestro punto de vista;
en las niñas, dice, pese a condiciones socioeconómicas desfavorables, madura la autoconciencia
moral, mientras que el niño necesita para ello unas condiciones particularmente propicias en su
entorno familiar o bien una gran influencia escolar. Busemann considera que su hipótesis se
confirma en el hecho, conocido de antiguo, de que las jóvenes obreras, desde el punto de vista
psicológico, se parecen mucho a las jóvenes que están en mejores condiciones sociales.
Opina también que todo lo que tiene relación con el traslado al interior y con la espiritualización de
la personalidad, las mujeres van por delante y sólo las influencias de un medio particularmente
favorable como, por ejemplo, la 238 asistencia a centros superiores de enseñanza, aproximan a los
niños al tipo femenino. Busemann dice que el tipo de hombre culto, sobre todo el de elevado nivel
intelectual, está situado en la línea de transición del tiro de autoconciencia masculina a la
femenina. Por su origen, nuestra cultura es masculina, pero la tendencia psicológica de su
desarrollo tiende a la feminización, considera Busemann.
Es difícil imaginar una explicación más inconsistente dictada por el deseo de acomodar los hechos
dados en un esquema preconstruido. El error de Busemann radica en que no sabe llevar hasta el
fin el punto de vista del desarrollo y el punto de vista del condicionamiento social en el problema
del surgimiento de la autoconciencia en el adolescente. Por este motivo no se percata de dos
hechos capitales: primero, las niñas, en la maduración sexual y, por consiguiente, en el desarrollo
psíquico superan a los niños en ese período. De aquí se deduce lógicamente que sea mayor el
porcentaje de niñas que alcanzan antes el estadio superior del desarrollo que los niños. Así, pues,
no se trata de una supremacía del tipo femenino sobre el masculino, se trata del hecho de que la
maduración sexual adviene antes en las niñas y que es distinto el ritmo de su desarrollo.
Concuerda perfectamente con ello el hecho de que exista la misma diferencia cuantitativa en el
tiempo y el ritmo entre niños de diversas capas sociales. Como el desarrollo de la autoconciencia
10
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
es, sobre todo, el resultado del desarrollo sociocultural de la personalidad, se comprende que las
diferencias en el medio cultural influyan directamente en el ritmo del desarrollo de esa función
superior de la personalidad en los niños que viven en condiciones socioculturales desfavorables.
Se comprende perfectamente que esa diferencia entre niños de distintos grupos sociales sea dos
veces menor que la diferencia entre niños y niñas.
Sin embargo, eso no significa, ni mucho menos, que la tesis de Busemann sobre el nexo interno
entre el medio y la autoconciencia sea errónea. Nada de eso. Pero dicho nexo no debe buscarse
allí donde lo busca el citado autor. La diferencia no radica en la demora cuantitativa del
crecimiento, en su retraso ni tampoco en la prolongada permanencia en un estadio más temprano,
radica esta diferencia en otro tipo, en otra estructura de la autoconciencia. Las diferencias
cuantitativas halladas por Busemann no son esenciales para el nexo buscado entre el medio y la
autoconciencia.
La autoconciencia del adolescente obrero, en comparación con el adolescente burgués, no está
retenida en un estadio de desarrollo más temprano, se trata simplemente de un adolescente con
otro tipo de desarrollo de su personalidad, con otra estructura y dinámica de su autoconciencia.
Las diferencias en este caso pertenecen a otro plano distinto que las existentes entre los niños y
las niñas. Por ello, las raíces de tales diferencias han de buscarse en la pertenencia de clase del
adolescente y no en uno u otro grado de su bienestar material. Por esta causa la inclusión de
adolescentes de diversa procedencia social en un mismo grupo, tal como hace Busemann, nos
parece errónea. 239
Cuadro 8
Menciones del propio cuerpo en las manifestaciones de niños de edades diversas
procedentes de centros rurales y urbanos (%) (A. Busemann)
Comete ese mismo error al analizar la influencia del medio social según las edades.
Los cuadros 9 y 10 demuestran que la influencia del medio social se hace sentir muy pronto, pero
es insignificante en comparación con las diferencias existentes entre los niños y las niñas. Esa
circunstancia nos reafirma en la opinión de que las diferencias halladas por Busemann se deben,
ante todo, a diferencias en el ritmo del desarrollo, en el cual, como es bien sabido, las niñas van
por delante de los niños. Se trata de un hecho capital y bajo ese prisma deben interpretarse todos
los resultados obtenidos por Busemann.
Cuadro 9
Mención de sentimientos propios en las manifestaciones de niños procedentes
de centros urbanos y rurales de distinta edad y sexo (%) (A. Busemann)
Sin embargo, compartimos su deducción fundamental. El desarrollo de la autoconciencia, dice
Busemann, depende del contenido cultural del medio en una medida superior a cualquier otro
aspecto de la vida espiritual. Pero cuando intenta deducir las peculiaridades de la autoconciencia
adolescente a partir de las necesidades vitales del grupo a que pertenece, comete una omisión
grandísima, aunque, desde el punto de vista metodológico, señala una vía de investigación muy
correcta. Para Busemann es natural que un adolescente cuya vida entera transcurre en un
ambiente de trabajo físico y penuria material, que no domina ninguna especialidad por no haberla
aprendido, se considere a sí mismo bajo el siguiente punto de vista: el cuerpo más las condiciones
externas.
Cuadro 10
Grado de interiorización en la representación sobre sí mismo
(% de composiciones sobre el mundo interno de la personalidad en relación
con el número total de las mismas, según A. Busemann).
11
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
V = varón; M = mujer.
Otro punto de vista prevalece ya en los niños de los obreros especializados. Conviene fijar la
atención en cómo aumenta el porcentaje de autoestimación basada en la especialización. En ese
sentido los hijos de los obreros calificados superan, incluso, a los del grupo siguiente. Según
Busemann, la especialización es lo principal para el obrero calificado y, por ello, los niños asimilan
ese factor en su autoestimación, trasladado desde fuera hacia adentro, convertido del criterio social
al individual, del momento colectivo al momento de la autoconciencia. Y, finalmente, los niños del
tercer grupo, en su autoestimación también, reflejan el nivel moral de su propia familia.
En general, dice Busemann, el carácter y el modo de la conciencia que tiene el niño de su propia
existencia y actividad, depende en sumo grado de la opinión y de la estima que sus padres tienen
de sí mismos. Las escalas de estimación de los adultos pasan a ser las escalas del propio niño.
Busemann insiste en que debe renunciarse al prejuicio, de que sólo con ayuda de la conciencia y
la reflexión se consigue ser buena persona. Dice que no sólo en el terreno de la ética se alcanza
un grado superior cuando la mano izquierda ignora lo que hace la derecha. Existe también la
perfección del ser humano inconsciente.
Ese himno a la limitación delata definitivamente la falsedad de la tesis principal de Busemann. En
vez de hacer un análisis cualitativo y poner de manifiesto las diferencias cualitativas en la
conciencia del adolescente, en los diversos medios sociales, el autor se limita a constatar
simplemente la demora en el paso de un 241 estadio a otro. Es evidente, sin embargo, que no se
trata de estadios, sino de tipos de autoconciencia y del propio proceso del desarrollo. En
determinados aspectos, por ejemplo, en el sentido de la toma de conciencia de la propia
personalidad desde el punto de vista de clase social, el adolescente obrero llega antes que el
burgués a los estadios superiores de la autoconciencia. En otros sentidos va rezagado. En general,
no cabe hablar de atrasos o adelantamientos allí donde las vías del desarrollo forman curvas del
todo incomparables y cualitativamente diferentes.
Apartado 04
El tercer momento que Busemann destaca en sus trabajos y que nos permite liberarnos del
enfoque metafísico de la autoconciencia consiste en que la autoconciencia deja de considerarse
como una esencia metafísica que no puede ser sometida al análisis. Juntamente con el aspecto del
desarrollo y la condicionalidad social se introduce el aspecto del análisis empírico de la
autoconciencia. Los seis momentos del desarrollo ya mencionados, que caracterizan la estructura
de la autoconciencia, son el primer intento, de tal análisis empírico de la personalidad. En la figura
5 está representado el curso del desarrollo de la autoconciencia (asimilación de criterios internos
de valoración).
Figura 5
Nosotros vemos claramente el crecimiento de la curva y su notable avance en la etapa de la
maduración sexual.
El gran mérito de Busemann radica en haber entendido este nuevo momento, este nuevo estadio
en el desarrollo del adolescente como un período de maduración cualitativamente peculiar. La
reflexión, dice Busemann, puede 242 influir sobre el sujeto modificándolo (autoformación); de aquí
la gran importancia de la reflexión para la psicología que estudia las diferencias individuales. A la
par de las circunstancias primarias, que condicionan la formación individual de la personalidad
(dotes, herencia), y las condiciones secundarias de su formación (medio ambiente, rasgos
adquiridos), destacan asimismo las condiciones terciarias (reflexión, autoformación).
Busemann se pregunta con toda razón: ¿Se puede aplicar el principio de convergencia,
establecido por Stern, para la relación entre una individualidad dada y la conciencia que lo forma?
Dicho de otro modo, ¿es independiente el grupo terciario de indicios surgidos sobre la base de la
12
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
autoconciencia de la personalidad? ¿Cabe suponer que ese conjunto de indicios se desarrolla
sobre la base del principio de convergencia? Podemos formular esa pregunta de otra manera:
¿sigue el proceso del desarrollo en esa esfera el mismo principio que en la formación de los
indicios secundarios en base a la interacción de los dotes innatos y la influencia del medio?
Creemos que el mero planteamiento de la pregunta sugiere una respuesta negativa. En el drama
del desarrollo aparece un personaje nuevo, un factor distinto y cualitativamente peculiar: la propia y
compleja personalidad del adolescente de tan complicada estructura.
Busemann considera que hay seis facetas distintas en su desarrollo; cada una de ellas puede
desarrollarse con distinto ritmo y debido a ello la personalidad del adolescente tiene en cada
estadio del desarrollo las formas más diversas condicionadas por la diversa correlación y la
diferente estructura de esos seis momentos fundamentales. Por una parte, dice Busemann, hay
personas que se conocen perfectamente a sí mismas, pero en su autoestimación no figura ninguna
categoría espiritual importante. Y, por otra parte, un autoconocimiento todavía confuso sabe operar
con dichas categorías. Para Busemann la situación es mucho más embrollada de lo que pueda
parecer a primera vista.
Precisamente la comprensión de las peculiaridades cualitativas del estado que alcanza el
adolescente al llegar a la autoconciencia es el que permite a Busemann apreciar correctamente el
significado de la reflexión en el ciclo general del desarrollo psíquico en esa edad.
Si analizamos el significado de la reflexión para el conjunto de la vida psíquica, veremos la
profunda diferencia que hay entre la estructura no reflexiva, ingenua, de la personalidad, por un
lado, y la reflexiva, por otro. El proceso de la autoconciencia es, ciertamente, un proceso
permanente, de modo que no existe un límite neto entre la ingenuidad y la reflexión.
Como el término de «ingenuo» se utiliza también en otro sentido, Busemann introduce una palabra
nueva, «simpsiquia», para designar la vida interior, encerrada en sí misma, no desdoblada por
ninguna reflexión. Entiende por dicho término la disposición única y la actividad de la psique
primitiva cuyo ejemplo tenemos en el niño entregado por entero a sus juegos. El ejemplo contrario
lo tenemos en el adolescente que vacila en sus decisiones, se recrimina, se observa, analiza sus
propios sentimientos. Busemann califica ese estado de disociación de la «diapsiquia». Es típico
para la reflexión de una conciencia desarrollada. El adolescente, 243 en su opinión, está
internamente dividido en el «yo» que actúa y el «yo» que reflexiona.
La influencia de la reflexión no se agota por el cambio interno de la propia personalidad. Gracias a
la formación de la autoconciencia, el adolescente tiene la posibilidad de comprender a las demás
personas con mayor amplitud y profundidad. El desarrollo social que origina la formación de la
personalidad encuentra en la autoconciencia un punto de apoyo para su ulterior desarrollo.
Hemos llegado así a la última cuestión, la más difícil y compleja de todas relacionadas con la
estructura y la dinámica de la personalidad. Sabemos que la formación de la autoconciencia señala
el paso a un nuevo principio en el desarrollo, a la formación de indicios terciarios. Los cambios
antes señalados como indicativos del desarrollo psíquico del adolescente marcan ese nuevo tipo
de desarrollo que denominamos desarrollo cultural de la conducta y del pensamiento. Sabemos
que en esa edad el desarrollo de la memoria, de la atención, del pensamiento, no consiste en un
simple despliegue de las capacidades heredadas durante su realización en determinadas
condiciones del medio. Hemos visto que el auténtico contenido del desarrollo de las funciones en la
edad de transición consiste en el paso de la autoconciencia al dominio de la regulación interna de
dichos procesos. Si intentáramos definir mejor en qué consiste el nuevo tipo de desarrollo diríamos
que radica fundamentalmente en el establecimiento de nuevas conexiones, de nuevas relaciones,
nuevas interdependencias estructurales entre las diversas funciones. Si el niño no viera cómo
dominan la memoria otras personas tampoco él conseguiría dominar ese proceso.
En el proceso de la sociogénesis de las funciones psíquicas superiores se configuran las funciones
terciarias basadas en un nuevo tipo de vínculos y relaciones entre los diversos procesos.
13
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
Sabemos, por ejemplo, que el desarrollo de la memoria se estructura sobre la base de la nueva
relación que se crea entre la memoria y el pensamiento. Hemos dicho ya que si pensar para el niño
es recordar, para el adolescente recordar significa pensar. Una misma tarea de adaptación se
resuelve de distinto modo. Las funciones entablan entre sí nuevas y complejas relaciones. Lo
mismo cabe decir respecto a la percepción, la atención y la acción.
Esos nuevos tipos de conexiones y correlaciones de las funciones se basan en la reflexión, es
decir, en el reflejo en la conciencia del adolescente de los procesos propios. Recordemos que el
pensamiento lógico surge tan sólo sobre la base de esa reflexión. Las funciones psíquicas en la
edad de transición se caracterizan por la participación de la personalidad en cada acción aislada.
El niño tendría que decir en forma impersonal «se me memoriza», «se me piensa», y el
adolescente, «yo memorizo», «yo recuerdo», «yo pienso». Según la afortunada expresión de J.
Politzer', no trabaja el músculo, sino el hombre. Cabe decir lo mismo respecto a la memoria, no
memoriza la memoria, sino memoriza el hombre. Eso significa que las funciones han entablado una
nueva relación entre sí a través de la personalidad. En esas nuevas conexiones, en esas funciones
terciarias superiores no hay ningún misterio, ningún enigma, ya que, como hemos visto, la ley de
su estructuración consiste en que ellas son relaciones psicológicas que fueron antaño relaciones
244 entre los hombres, y que ahora se transfieren a la personalidad. De aquí que la diapsiquia, esa
distinción del «yo» que actúa, del «yo» reflexivo, al que se refiere Busemann, no sea más que la
proyección de las relaciones sociales al interior de la personalidad. La autoconciencia es la
conciencia social trasladada al interior.
Mediante un simplísimo ejemplo podemos explicar cómo surgen las nuevas conexiones terciarias
específicas para la personalidad entre las diversas funciones y cómo en las conexiones de ese tipo
se configura por entero la personalidad, cómo encuentra en ellas su característica adecuada y
cómo en ese tipo de conexiones las aptitudes que caracterizan a la personalidad (indicios
primarios) y a la experiencia adquirida (indicios secundarios) se convierten en categorías
superadas, en instancias supeditadas. En el estadio más primitivo el desarrollo de las conexiones,
que caracterizan la personalidad, son cualitativamente tan distintas de las habituales que su
estudio comparativo demuestra perfectamente su propia naturaleza, el tipo de su formación. El
estudio demuestra que las relaciones de la personalidad habituales para nosotros, que se
caracterizan por una determinada relación entre las diversas funciones y constituyen nuevos
sistemas psicológicos, no son algo constante, eterno, que por sí se sobreentiende, sino que es una
formación histórica característica para un cierto estadio, para una cierta forma de desarrollo.
He aquí un ejemplo tomado de la obra de Levy-Bruhl 8 (1930) sobre la psique primitiva. Los
ensueños en la vida del hombre primitivo desempeñan un papel totalmente distinto que para
nosotros. La relación entre el ensueño y otros procesos psíquicos es diferente, así como su
significado funcional en la estructura general de la personalidad. El ensueño era, al principio, un
consejero infalible, incluso un amo al que se obedecía sin discutir. Lo natural era recurrir a la ayuda
de ese consejero, obligarle a hablar y conocer sus decisiones en situaciones difíciles. He aquí un
ejemplo típico. Ante la insistencia de los misioneros para que el jefe de la tribu enviase a su hijo al
colegio, ése respondió: «He de ver un sueño sobre eso». Levy-Bruhl explica que los jefes de los
cafres se guían en su actividad por los sueños que tienen y señala con toda razón que la respuesta
del jefe de la tribu primitiva expresa perfectamente el de su psicología. El europeo habría dicho:
«Lo pensaré», y el jefe de los cafres: «He de ver un sueño sobre eso».
Vemos, por tanto, que el ensueño cumple en el hombre primitivo la función que desempeña en
nuestra conducta el pensamiento. Claro está que las leyes del sueño son las mismas en unos que
en otros, pero su papel para el hombre que cree en ellos y se guía por ellos es distinta que para
aquel que no cree en ellos. De aquí las diferentes estructuras de la personalidad, las diferencias en
las conexiones de las diversas funciones. Por ello, cuando nosotros decimos «Yo sueño», el cafre
debería decir «Veo un ensueño».
El mecanismo del comportamiento que se revela en dicho ejemplo es típico de los indicios
terciarios, pero todo cuanto, en ese ejemplo, decimos del ensueño, en realidad se puede aplicar a
14
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
todas las funciones. Examinemos el pensamiento del hombre contemporáneo. Algunos, como B.
Spinoza, por ejemplo, consideran que el pensamiento gobierna las pasiones; para otros (la gente
descrita por S. Freud, con inclinaciones autísticas y reservadas), el pensamiento es el servidor de
las pasiones. 245
El pensamiento autista se diferencia del filosófico no por sus leyes, sino por su papel, por su
significado funcional en la estructura general de la personalidad.
Las funciones psíquicas modifican su jerarquía en las diversas esferas de la vida social. Por ello,
las enfermedades de la personalidad se manifiestan ante todo en el cambio del papel de las
diversas funciones, de la jerarquía de todo su sistema. Lo que diferencia al enfermo mental de
nosotros no es el delirio, sino el hecho de que él cree en él, le obedece y nosotros no. Sobre la
base de la reflexión, de la autoconciencia y comprensión de los procesos propios surgen nuevas
agrupaciones, nuevas relaciones entre dichas funciones y precisamente estas relaciones que
surgen en la base de la autoconciencia y que caracterizan la estructura de la personalidad nosotros
las denominamos indicios terciarios. El prototipo de relaciones de este género es el que pusimos
en el ejemplo del cafre. Todas las convicciones internas, sean cual fueran, las diversas normas
éticas, unos u otros principios de conducta se plasman, en fin de cuentas, en la personalidad
gracias a ese tipo de relaciones. El individuo que se atiene a sus convicciones y no se decide a
realizar un acto dudoso y complejo, antes de analizarlo a tenor de sus principios, pone en marcha
un mecanismo del mismo tipo y estructura que el cafre antes de decidirse a la propuesta del
misionero, dudosa y complicada para él. A este mecanismo nosotros lo denominamos sistema
psicológico.
La edad de transición corresponde al período de formación de las relaciones terciarias, de
mecanismos parecidos a los ensueños del cafre. Actúa en ese caso la ley, ya señalada por
nosotros, del paso de los procesos externos a los internos. Según E. Kretschmer, una de las leyes
básicas que revela la historia del desarrollo es la ley que regula el paso de las reacciones
exteriores a las interiores. Tiene gran importancia para Kretschmer el hecho de que las reacciones
de los seres vivos que se encuentran en un nivel más superior tienen carácter selectivo, que todo
cada vez más pasa desde fuera hacia dentro. Cada vez menos se despliegan en los órganos
periféricos motores y por el contrario, cada vez más, en el órgano nervioso central. Un estímulo
nuevo ya no provoca, en la mayoría de los casos, un visible e intenso movimiento de prueba, sino
una invisible sucesión de estados psíquicos dentro del organismo, cuyo resultado final es un
movimiento acabado y racional. Así, pues, las pruebas ya no se realizan en la escala del propio
movimiento, sino tan sólo en la escala inicial del movimiento. El proceso de la conciencia está
relacionado con los actos fisiológicos de selección en el órgano nervioso central. Nosotros los
denominamos procesos volitivos.
Se trata de una ley que rige también los mecanismos de nuevo tipo antes mencionados. Al
principio surgen como ciertas operaciones externas, como formas exteriores del comportamiento
transformándose después en formas interiores del pensamiento y de la acción de la personalidad.
Apartado 05
E. Spranger fue el primero en señalar un hecho curioso de esencial importancia para comprender
la estructura y la dinámica de la personalidad en la edad de transición 246. Ningún período de
nuestra vida, dice Spranger, es tan olvidado como los años de la maduración sexual. En la
memoria es mucho menor el recuerdo de la vida interna de esos años, de su auténtico ritmo, que
de la vida interior de otras épocas de edad. Es un fenómeno realmente notable. Sabemos que la
memoria es aquello que los psicólogos suelen definir como unidad e identidad de la personalidad.
La memoria es la base de la autoconciencia. La ruptura de la memoria indica casi siempre que se
pasa de un estado a otro, de una estructura personal a otra. Resulta muy significativo, por tanto,
que recordemos mal nuestros estados morbosos, nuestros ensueños.
15
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
La quiebra de la memoria puede explicarse de dos maneras. Tomemos, por ejemplo, la amnesia
que afecta a la primera edad infantil. Se explica, por una parte, por lo que la memoria en ese
período no está relacionada con la palabra, con el lenguaje y actúa por ello de distinta manera que
la nuestra. Pero, por otra, vemos que la estructura de la personalidad del bebé totalmente distinta
hace imposible la sucesión e indisolubilidad en el desarrollo de su personalidad.
Lo mismo ocurre, pero de distinto modo, en la edad de transición. De nuevo se produce la
amnesia. Nos olvidamos de la edad de transición tan pronto como pasa y eso demuestra que
entramos en otra estructura de la personalidad, en otro sistema de conexiones entre las diversas
funciones. El desarrollo en este caso no sigue una línea recta, sino una curva muy compleja y
tortuosa. En la estructura de la personalidad del adolescente no hay nada que sea estable,
definitivo e inmóvil. Todo en ella fluye y transmuta. Es el alfa y el omega de la estructura y la
dinámica de la personalidad del adolescente y también el alfa y el omega de la paidología de la
edad de transición.
Notas de la edición rusa
1 La idea que los autores citados por Vygotski tenían de la colectividad infantil se reducía a considerarla como un grupo de
niños que colaboraban entre sí y establecían diversas relaciones reciprocas. En aquel entonces no existían aún
investigaciones capaces de probar que el nivel de desarrollo de tal colaboración era distinto y que el grupo de niños que
actuaban conjuntamente podían no constituir una colectividad en el estricto significado de esa palabra. La idea de que el
pensamiento lógico infantil se desarrolla en paralelo con la vida social de los niños, para Piaget está relacionada con la
concepción de que .no tenemos otro criterio de la verdad a excepción de la concordancia de los intelectos entre sí» (1932,
pág. 401). Vygotski criticó en reiteradas ocasiones esa tesis inicial de Piaget (t. 2, págs. 69-72).
4 «El rasgo esencial de los vertebrados es el agrupamiento de todo el cuerpo en torno del sistema nervioso, lo que hace
posible el desarrollo hasta la autoconciencia, etc. (C. Marx y F. Engels, Obras completas, t. 20, pág. 623, ed. rusa).
5 En la mayor parte de las investigaciones hechas en la Alemania de aquel tiempo, sobre todo en las de Spranger, la
personalidad del adolescente investigado correspondía a jóvenes procedentes de las clases cultas, es decir, de la
burguesía (alta y media) y de los intelectuales. Había muy pocas investigaciones de los adolescentes de otras clases. El
trabajo de Busemann es interesante por el 247 hecho de abarcar comparativamente a jóvenes de diversas capas sociales,
así como a moradores de la ciudad y de los medios rurales. Vygotski, tras someter a un análisis concienzudo los datos
obtenidos por Busemann, demostró que el propio investigador no había alcanzado su objetivo.
Politzer, Jean (1903-1942). Filósofo marxista y psicólogo francés. Partía en sus trabajos de la concepción materialista de la
sociedad y la historia. Asesinado por los ocupantes fascistas. Lévi-Bruhl Lucien (1857-1939). Véase t. l, pág. 79; t. 2, pág.
78. 248
16
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
SEGUNDA PARTE Problemas de la psicología infantil
El problema de la edad
1. El problema de la periodización de las edades en el desarrollo infantil
Según las bases teóricas la periodización del desarrollo infantil propuesta por los científicos puede
dividirse en tres grupos.
En el primer grupo se incluyen los intentos de periodizar la infancia sin fraccionar el propio curso
del desarrollo del niño, sobre la base de la estructuración escalonada de otros procesos
relacionados de uno u otro modo con el desarrollo infantil. Como ejemplo podemos citar la
periodización del desarrollo infantil basada en el principio biogenético. La teoría biogenética
presupone la existencia de un paralelismo riguroso entre el desarrollo de la humanidad y el
desarrollo del niño, afirma que en la ontogénesis se reproduce en forma breve y restringida la
filogénesis. Según dicha teoría lo más razonable es dividir la infancia en períodos aislados de
acuerdo con las etapas fundamentales de la historia de la humanidad. Como base para esa
división se toman los períodos del desarrollo filogenético. Defienden esa tesis Hetchinson y otros.
Sin embargo, no todos los intentos de ese grupo son por igual inconsistentes. A este grupo
pertenece por ejemplo el intento de periodización de la infancia de acuerdo con las etapas de la
educación y la enseñanza, tal como están regulados en cada país (edad preescolar, edad escolar
primaria, etc.). Vemos, por tanto, que la periodización de la infancia no se hace sobre la base del
fraccionamiento interno del propio desarrollo, sino sobre la base de los estadios de educación y
enseñanza. Aquí es donde radica su error. Sin embargo, como los procesos del desarrollo infantil
están muy vinculados con la educación del niño y la educación dividida en etapas, cuenta con
enorme experiencia práctica, es natural que la clasificación de la infancia de acuerdo con el
principio pedagógico nos aproxime a su verdadera clasificación en períodos aislados.
Son mucho más numerosas las tentativas del segundo grupo que propugnan la elección de algún
indicio en el desarrollo infantil como criterio convencional para su periodización. Un ejemplo típico
de ello es la propuesta de P. P. Blonski (1930, págs. 110-111) de dividir los períodos de la infancia
partiendo de la dentición, es decir, de la salida de los dientes y su cambio. El criterio que permita
diferenciar un estadio de otro ha de ser 1) indicativo para determinar el desarrollo general del niño;
2) fácilmente asequible a la observación y 3) objetivo. La dentición satisface esas exigencias.
Los procesos de la dentición están muy relacionados con las peculiaridades esenciales de la
constitución del organismo en crecimiento, sobre todo con su calcificación y la actividad de las
glándulas de secreción interna. Son, al mismo tiempo, 251 fácilmente observables y su
constatación no ofrece dudas. La dentición es un indicio indiscutible de la edad. Sobre su base la
infancia posnatal se divide en tres períodos: la infancia sin dientes, la de los dientes de leche y la
de los dientes permanentes. La infancia sin dientes se prolonga hasta la salida de todos los dientes
de leche (de ocho meses hasta los dos-dos años y medio). La infancia de los dientes de leche dura
hasta que se inicia el cambio (aproximadamente hacia los seis años y medio). Finalmente, la
infancia de los dientes permanentes termina con la aparición de los tres dientes molares. En el
crecimiento de los dientes de leche podemos diferenciar a su vez tres estadios: la infancia
absolutamente sin dientes (primer semestre); el estadio de la aparición de los dientes de leche
(segundo semestre) y el estadio de la salida de los premolares y colmillos (tercer año de vida
posnatal).
1
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
K. Stratz presenta un esquema análogo de periodización de la infancia basado en el desarrollo
sexual como principal criterio. Otros esquemas, como el de W. Stern, estructurados de acuerdo con
ese principio, basan la periodización en criterios psicológicos. Stern distingue la infancia temprana
durante la cual el niño manifiesta tan sólo la actividad lúdica (hasta los seis anos); el período del
estudio consciente en el cual se comparte el juego y el trabajo; el período de la maduración
adolescente (catorce-dieciocho años) cuando se desarrolla la independencia del individuo y se
esbozan los proyectos de vida futura.
Los esquemas de ese grupo son, en primer lugar, subjetivos, aunque proponen como criterio para
la periodización de la edad un indicio objetivo, este indicio se analiza subjetivamente en
dependencia de los procesos que llaman más la atención. La edad es una categoría objetiva y no
convencional, ni elegida voluntariamente, ni ficticia. Por ello, los signos de separación de la edad
no pueden colocarse en cualquier punto de la vida del niño, sino tan sólo en aquellos donde acaba
objetivamente una etapa y empieza otra.
El segundo defecto de los esquemas de este grupo consiste en que preconizan un criterio único
para delimitar todas las edades, que consiste en algún indicio. Olvidan que en el curso del
desarrollo se modifica el significado, el valor, lo sintomático, lo indicativo y la importancia del indicio
elegido. Un indicio valioso e importante para determinar el desarrollo del niño en un período dado,
pierde su significado en el siguiente, ya que los aspectos que ocupaban antes el primer plano en el
curso del desarrollo se desplazan al segundo. Por ejemplo, el criterio de la maduración sexual es
esencial y representativo para los años de la pubertad pero no tiene tal significado en las edades
anteriores. La erupción dentaria en el límite entre el primer ano y la infancia temprana puede
considerarse como un indicio para el desarrollo general del niño, pero el cambio de dientes
alrededor de los siete años y la aparición de los dientes molares no pueden compararse por su
significado en el desarrollo general con la aparición de los dientes. Los esquemas señalados no
toman en cuenta la reorganización del propio proceso del desarrollo, gracias al cual cambia
constantemente la importancia y el significado de un criterio cuando se pasa de una edad a otra.
Este hecho excluye la posibilidad de clasificar la infancia en etapas de acuerdo con un criterio
único para todas las edades. 252 La complejidad del desarrollo infantil impide que pueda
determinarse alguna etapa, de manera más o menos completa, por un solo indicio.
El tercer defecto de los esquemas es su actitud principal de investigar los indicios externos del
desarrollo infantil y no la esencia interna del proceso. Pero en la realidad la esencia interna de los
objetos y su manifestación externa no coinciden: «... si la forma de manifestación y la esencia de
los objetos coincidieran directamente entre sí, sobraría toda la ciencia...» (Marx y F. Engels, t. 25, II
parte, pág. 384, ed. rusa). La investigación científica, por eso, es el medio indispensable para
conocer la realidad. Hoy día, la psicología pasa del estudio puramente descriptivo, empírico y
fenomenológico de los hechos a la investigación de su esencia interna. Hasta hace poco la tarea
principal consistía en estudiar los complejos de síntomas, es decir, el conjunto de indicios
exteriores que diferenciaban los diversos períodos, estadios y fases del desarrollo infantil. El
síntoma es el indicio. Decir que la psicología estudia los complejos de síntomas de los diversos
períodos, fases y estadios de desarrollo infantil, significa decir que estudia sus indicios externos.
Sin embargo, la verdadera tarea consiste en investigar lo que se oculta tras dichos indicios, aquello
que los condiciona, es decir, el propio proceso del desarrollo infantil con sus leyes internas. En
relación con el problema de la periodización del desarrollo infantil eso significa que debemos
renunciar a todo intento de clasificar las edades por síntomas y pasar, como lo hicieron en su
tiempo otras ciencias, a una periodización basada en la esencia interna del proceso estudiado.
La tendencia de pasar del principio puramente sintomático y descriptivo al desglose de las
peculiaridades esenciales del propio desarrollo infantil corresponde al tercer grupo de intentos
hechos en ese sentido. Pero en dichos intentos la tarea, aunque bien planteada, no se resuelve
correctamente. Se trata siempre de intentos indefinidos en la resolución de las tareas, que jamás
llegan a su término y revelan su inconsistencia en el problema de la periodización. El obstáculo
fatal que encuentran en su camino es de orden metodológico debido a su concepción antidialéctica
2
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
y dualista del desarrollo infantil que les impide considerarlo como un proceso único de
autodesarrollo.
Tal es, por ejemplo, el intento de A. Gesell de basar la periodización del desarrollo infantil en el
cambio de su ritmo interno, en la determinación del «volumen actual del desarrollo». Partiendo de
observaciones, en lo fundamental correctas, sobre los cambios en el ritmo del desarrollo con la
edad, Gesell divide toda la infancia en períodos aislados u ondas rítmicas de desarrollo
internamente unidas por la constancia del ritmo a lo largo de dicho período y separados de otros
por el evidente cambio del mismo. Gesell representa la dinámica del desarrollo infantil como un
proceso de gradual aminoración del crecimiento. La teoría de Gesell se incluye en el grupo de
aquellas teorías modernas que, según su propia confesión, convierten la temprana infancia en el
criterio supremo para interpretar a la personalidad y a su historia. Para Gesell lo más importante y
principal en el desarrollo infantil sucede en los primeros años incluso en los primeros meses de
vida. El 253 desarrollo posterior, tomado en su conjunto, no puede ni compararse siquiera con un
solo acto de ese drama repleto de contenido.
¿De dónde proviene dicho error? Es indudable que su origen está en la concepción evolucionista
del desarrollo en la cual se basa Gesell. Según esta teoría, en el desarrollo no surge nada nuevo,
no se producen cambios cualitativos, tan sólo crece y se desarrolla lo dado desde el principio. Pero
en la realidad el desarrollo no se agota por el esquema «más-menos». Lo caracterizan, en primer
lugar, formaciones cualitativamente nuevas, con ritmo propio que precisan siempre mediciones
especiales. Es cierto que en las tempranas edades se observa un ritmo de desarrollo máximo de
las premisas que condicionan el desarrollo posterior del niño. Los órganos y las funciones
elementales básicas maduran antes que las superiores. Sin embargo, es erróneo suponer que todo
el desarrollo se limita al crecimiento de las funciones elementales, esenciales, que son las
premisas de las facetas superiores de la personalidad. Si investigáramos las facetas superiores el
resultado sería inverso; el ritmo, la cadencia de su formación sería mínimo en los primeros actos
del drama general del desarrollo y máximo al final del mismo.
Nos hemos referido a la teoría de Gesell como ejemplo de aquellos insuficientes intentos de dividir
en períodos de edad el desarrollo infantil, que se detienen a medio camino cuando pasan de la
periodización sintomática a la esencial.
¿Sobre qué principios debe estructurarse la verdadera periodización? Sabemos ya dónde buscar
su verdadero fundamento: hay que buscarlo en los cambios internos del propio desarrollo; tan sólo
los virajes y giros de su curso pueden proporcionarnos una base sólida para determinar los
principales períodos de formación de la personalidad del niño que llamamos edades. Podemos
reducir todas las teorías del desarrollo infantil a dos concepciones fundamentales. Según una de
ellas, el desarrollo no es más que la realización, el cambio y las combinaciones de las capacidades
innatas. No surge nada nuevo a excepción del crecimiento, despliego y reagrupación de los
elementos dados desde el principio. Para la otra concepción, el desarrollo es un proceso continuo
de automovimiento, que se distingue, en primer lugar, por la permanente aparición y formación de
lo nuevo, no existente en estadios anteriores. Ese punto de vista sabe captar en el desarrollo algo
esencial para la comprensión dialéctica del proceso.
Admite, por una parte, tanto la teoría idealista como materialista de formación de la personalidad.
La primera está representada en las teorías de la evolución creadora, dirigida por el impulso
autónomo interno, vital, de la personalidad que se orienta a un fin, que se autodesarrolla, por la
voluntad de la autoafirmación y el perfeccionamiento. En el segundo caso, el desarrollo se
considera como un proceso que se distingue por la unidad de lo material y lo psíquico, de lo social
y lo personal a medida que el niño se va desarrollando.
Desde este último punto de vista no hay ni puede haber ningún otro criterio para distinguir los
períodos concretos del desarrollo infantil o de las edades a excepción de las formaciones nuevas,
gracias a las cuales se puede determinar lo esencial en cada edad. Entendemos por formaciones
nuevas el nuevo tipo de estructura de la personalidad y de su actividad, los cambios psíquicos y
3
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
sociales 254 que se producen por primera vez en cada edad y determinan, en el aspecto más
importante y fundamental, la conciencia del niño, su relación con el medio, su vida interna y
externa, todo el curso de su desarrollo en el período dado.
Ello, sin embargo, no es suficiente para una periodización científica del desarrollo infantil. Es
preciso, además, tomar en cuenta su dinámica y la dinámica de los pasos de una edad a otra.
Mediante una investigación puramente empírica, la psicología logró demostrar que los cambios
debidos a la edad pueden, según Blonski (1930, pág. 7) producirse de manera violenta, crítica,
pero también gradual y lentamente. Blonski divide en etapas y estadios los períodos de la vida
infantil separados entre sí por crisis más (etapas) o menos (estadios) violentas. Las fases son
períodos de vida infantil delimitados entre sí líticamente.
En algunas edades el desarrollo se distingue, en efecto, por un curso lento, evolutivo. En dichas
edades la personalidad del niño cambia muy lentamente, a menudo de forma casi imperceptible,
interna; son cambios debidos a insignificantes logros «moleculares». Durante un lapso de tiempo
más o menos largo –habitualmente de varios años– no se producen cambios bruscos ni
desviaciones importantes capaces de reestructurar la personalidad entera del niño. Los cambios
más o menos notables que se originan en la personalidad del niño son el resultado de un largo y
oculto proceso «molecular». Dichos cambios se exteriorizan y pueden ser directamente observados
sólo como el término de prolongados procesos de desarrollo latente.
En edades relativamente estables, el desarrollo se debe principalmente a los cambios
microscópicos de la personalidad del niño que se van acumulando hasta un cierto límite y se
manifiestan más tarde como una repentina formación cualitativamente nueva de una edad. Si
consideramos la infancia desde el punto de vista cronológico veremos que a casi toda ella le
corresponden esos períodos estables. Si se compara el niño al principio y al término en una edad
estable se verá claramente qué enormes cambios se han producido en su personalidad, cambios a
veces no visibles, ya que el desarrollo va por dentro, diríase por vía subterránea.
Las edades estables se han estudiado con mucho mayor detalle que las caracterizadas por crisis,
que es otro tipo de desarrollo. Las crisis fueron descubiertas por vías puramente empíricas; no han
sido sistematizadas ni incluidas en la periodización general del desarrollo infantil. Son numerosos
los investigadores que ponen en duda la necesidad interna de su existencia. Se inclinan, más bien,
a considerar las crisis como «enfermedades» del desarrollo, como una desviación de la norma.
Casi ninguno de los investigadores occidentales fue capaz de dar una explicación teórica de su
verdadero significado. Nuestro intento de sistematizarlas y dar una explicación científica de las
mismas, de integrarlas en el esquema general del desarrollo infantil debe considerarse por ello casi
el primero.
Ningún investigador puede negar la existencia de esos peculiares períodos en el desarrollo infantil;
incluso los de espíritu menos dialéctico reconocen la necesidad de admitir, aunque sea en forma
de hipótesis, la presencia de crisis en el desarrollo del niño incluso en la infancia más temprana.
255
Los periodos mencionados, vistos desde fuera, se distinguen por rasgos opuestos a las edades
estables. En ellos, y a lo largo de un tiempo relativamente corto (varios meses, un ano, dos a lo
sumo), se producen bruscos y fundamentales cambios y desplazamientos, modificaciones y
rupturas en la personalidad del niño. En muy breve espacio de tiempo el niño cambia por entero,
se modifican los rasgos básicos de su personalidad. Desarrolla de forma brusca, impetuosa, que
adquiere, en ocasiones, carácter de catástrofe; recuerda un curso de acontecimientos
revolucionarios tanto por el ritmo de los cambios como por el significado de los mismos. Son
puntos de viraje en el desarrollo infantil que tienen, a veces, la forma de agudas crisis.
La primera peculiaridad de tales períodos consiste, por una parte, en que los límites entre el
comienzo y el final de la crisis y las edades contiguas son totalmente indefinidas. La crisis se
origina de forma imperceptible y resulta difícil determinar el momento de su comienzo y fin. Por otra
4
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
parte, es muy típica la brusca agudización de la crisis que sucede habitualmente a mediados de
ese período de edad. La existencia de un punto culminante de la crisis es una característica de
todas las edades críticas, diferenciándolas sensiblemente de las etapas estables del desarrollo
infantil.
La segunda peculiaridad de las edades críticas sirvió de punto de partida para su estudio empírico.
Un gran número de niños que viven un período crítico en su desarrollo, son difíciles de educar.
Diríase que los niños se evaden de la influencia del sistema educativo que hace poco aseguraba el
curso normal de su educación y enseñanza. Entre los escolares, que viven el período crítico, decae
el rendimiento en el estudio, se observa la caída del interés por las clases y disminuye su
capacidad general de trabajo.
En las edades críticas, el desarrollo del niño suele ir acompañado de conflictos más o menos
agudos con las personas de su entorno. En su vida interna el niño puede sufrir dolorosas vivencias
y conflictos íntimos.
Claro está que no siempre es así. Los períodos críticos son distintos en los distintos niños. Incluso
en niños muy parecidos por el tipo de su desarrollo y posición social el curso de la crisis presenta
muchas más diferencias que en los períodos estables. Hay muchos niños que no presentan
dificultades en el terreno educativo, ni disminuyen su rendimiento escolar. El volumen de las
variaciones en el curso de dichas edades entre los diversos niños, la influencia de condiciones
externas e internas sobre la propia crisis son tan importantes y profundas que muchos autores
creyeron preciso preguntarse si las crisis del desarrollo infantil no eran un producto exclusivo de
condiciones externas adversas por lo cual debían considerarse más bien excepciones que reglas
en la historia del desarrollo infantil (Busemann y otros).
Como es natural, las condiciones exteriores determinan el carácter concreto en que se manifiestan
y transcurren los períodos críticos. Distintos en los diversos niños, condicionan las variantes
extremadamente dispares y multiformes de la edad crítica. Sin embargo, el estudio de los índices
relativos nos convence de que la lógica interna del propio proceso del desarrollo es la que provoca
la necesidad 256 de dichos periodos críticos, de viraje, en la vida del niño y no la presencia o la
ausencia de condiciones específicas exteriores.
Si, por ejemplo, comparamos el grado de facilidad o dificultad del proceso educativo en la etapa
anterior o posterior de la crisis, es decir, en el período estable, veremos que todo niño de esa edad
resulta ser difícil de educar en comparación consigo mismo en la edad estable contigua. Y si
pasamos de la apreciación absoluta a la relativa en la comparación de los avances escolares del
niño en los diversos períodos de edad, veremos que en todo niño disminuye en el período de la
crisis el ritmo del rendimiento que le caracterizaba en los períodos estables.
La tercera peculiaridad de las edades críticas, tal vez la más importante en sentido teórico pero la
menos clara, la que más entorpece el correcto entendimiento de la naturaleza del desarrollo infantil
en los períodos mencionados es la índole negativa del desarrollo. Todos los que escribían acerca
de esos períodos especiales señalaban, en primer lugar, que el desarrollo en ellos, a diferencia de
los períodos estables, es más bien destructivo que creador. Diríase que el desarrollo progresivo de
la personalidad del niño, la ininterrumpida creación de lo nuevo, tan manifiesta en las edades
estables, se detiene provisionalmente en los períodos de crisis, se frena temporalmente. Pasan a
primer plano los procesos de extinción y repliegue, descomposición y desintegración de todo lo que
se ha formado en la etapa anterior y caracterizaba al niño de dicha edad. El niño más bien pierde
lo conseguido antes de que adquiera algo nuevo. El advenimiento de la edad crítica no se distingue
por la aparición de intereses nuevos, de nuevas aspiraciones, de nuevas formas de actividad, de
nuevas formas de vida interior. El niño al entrar en los períodos de crisis se distingue más bien por
rasgos contrarios: pierde los intereses que ayer todavía orientaban toda su actividad, que ayer
ocupaban la mayor parte de su tiempo y atención, y ahora diríase que se vacían las formas de sus
relaciones externas, así como su vida interior. Lev Nikoláievich Tolstoi definió metafórica y
certeramente esos períodos de crisis en el desarrollo infantil como el desierto de la adolescencia.
5
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
A ello se refieren cuando se habla del carácter negativo de las edades críticas, quieren decir que el
desarrollo cambia su significado positivo, creador, obligando al observador a considerar esos
períodos desde el punto de vista negativo. Numerosos autores están incluso convencidos de que
en los períodos críticos todo el desarrollo es negativo, convicción que se refleja en los nombres
dados a esa edad, como, por ejemplo, fase rebelde, de la obstinación, etc.
Los conceptos sobre diversas edades críticas fueron introducidos en la ciencia de forma empírica y
por orden casual. La crisis de los siete años fue la primera que se pudo detectar y describir (el
séptimo año en la vida del niño .es de transición entre el período preescolar y el de pubertad). Un
niño de siete-ocho años ya no es preescolar, pero tampoco adolescente. Un niño de siete años se
diferencia tanto del preescolar como del escolar y por ello ofrece dificultades en el sentido
educativo. El contenido negativo de esa edad se manifiesta, ante todo, en la alteración del
equilibrio psíquico, en el carácter inestable de la voluntad, del estado de ánimo, etc. 257
Más tarde se descubrió la crisis de los tres años que numerosos autores describieron como la fase
de la obstinación. En dicho período, limitado por un breve lapso de tiempo, la personalidad del niño
pasa por bruscos e inesperados cambios. Es difícil dominarle, se manifiesta terco, voluntarioso,
obstinado, caprichoso. Es un período de conflictos internos y externos.
Más tarde fue estudiada la crisis de los trece años descrita como fase negativa de la edad de
maduración sexual. Como indica el propio nombre, el contenido negativo del período ocupa el
primer plano y visto superficialmente parece agotar todo el sentido del desarrollo en dicha etapa. El
bajo rendimiento escolar, el descenso de la capacidad de trabajo, la desarmonía en la estructura
interna de la personalidad, la reducción y extinción del sistema de intereses anteriores, la índole
negativa, de protesta del comportamiento permiten a O. Kroh describir ese período como una fase
de desorientación en el conjunto de las relaciones externas e internas, cuando es mayor, que en
otros períodos, la división entre el «yo» del individuo y el mundo.
Hace relativamente poco se reconoció que la transición del primer año a la infancia temprana, bien
estudiada desde el aspecto fáctico, que tiene lugar en el primer año de vida, de hecho es también
un período crítico con sus propios rasgos distintivos conocidos por nosotros gracias a las
descripciones generales de tales formas peculiares de desarrollo. El brusco cambio de las
condiciones del desarrollo en el acto del nacimiento, cuando el recién nacido de repente se
encuentra en un medio nuevo, modifica toda la forma de su vida, caracteriza el período inicial del
desarrollo postnatal.
Para disponer de una visión acabada de las edades críticas, propondríamos incluir en ellas como
eslabón inicial y, tal vez, el más peculiar de todos los períodos del desarrollo infantil, el nacimiento.
Es un período bien estudiado, pero está como aislado en el sistema de las demás edades, siendo
por su naturaleza la crisis más evidente e indudable en el desarrollo del niño.
La crisis postnatal separa el período embrional del desarrollo del primer año. La crisis del primer
año delimita el primer año de la infancia temprana. La crisis de los tres años es el paso de la
infancia temprana a la edad preescolar. La crisis de los siete años configura el eslabón de enlace
entre la edad preescolar y la escolar. Y, finalmente, la crisis de los trece años coincide con un viraje
en el desarrollo, cuando el niño pasa de la edad escolar a la pubertad. Tenemos, por tanto, un
cuadro lógico, regulado por determinadas leyes. Los períodos de crisis que se intercalan entre los
estables, configuran los puntos críticos, de viraje, en el desarrollo, confirmando una vez más que el
desarrollo del niño es un proceso dialéctico donde el paso de un estadio a otro no se realiza por vía
evolutiva, sino revolucionaria.
Si las edades críticas no hubieran sido descubiertas por vía exclusivamente empírica, habría que
introducir su concepto en el esquema del desarrollo sobre la base del análisis teórico. En la
actualidad, a la teoría le falta tan sólo tomar conciencia y comprender lo ya establecido por la vía
de la investigación empírica. 258
6
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
En los momentos del viraje resulta relativamente difícil educar al niño porque el sistema
pedagógico utilizado para tal fin no alcanza a seguir los rápidos cambios de su personalidad. La
pedagogía de las edades críticas es la menos elaborada en el sentido práctico y teórico.
Como cualquier vida es al mismo tiempo y extinción (E Engels)', así también el desarrollo infantil,
que es una de las formas complejas de la vida, contiene forzosamente procesos de reducción y de
extinción. El nacimiento de lo nuevo en el desarrollo significa irremisiblemente la desaparición de lo
viejo. El paso a una nueva edad culmina siempre con el ocaso de la anterior. Los procesos de
desarrollo inverso, la extinción de lo viejo se concentra sobre todo en las edades críticas. Pero
sería un grandísimo error suponer que con ello se agota la importancia de las edades críticas. El
desarrollo no interrumpe jamás su obra creadora y hasta en los momentos críticos se producen
procesos constructivos. Mas todavía, los procesos involutivos, tan manifiestos en dichas edades,
están igualmente supeditados a los procesos de formación positiva de la personalidad, dependen
directamente de ellos y forman con ellos un todo indisoluble. La labor destructiva se realiza en los
períodos indicados en tanto en cuanto es imprescindible para el desarrollo de las propiedades y los
rasgos de la personalidad. La investigación en realidad demuestra que el contenido negativo del
desarrollo en los períodos críticos es tan sólo la faceta inversa o velada de los cambios positivos
de la personalidad que configuran el sentido principal y básico de toda edad crítica.
El significado positivo de la crisis de los tres años se manifiesta en que surgen, a esa edad, los
nuevos rasgos característicos de la personalidad del niño. Se ha demostrado que cuando la crisis
transcurre de forma apática e inexpresiva por una u otra razón se produce, en la edad siguiente, un
gran retraso en el desarrollo de las facetas afectivas y volitivas de la personalidad del niño.
Todos los investigadores coinciden que en la crisis de los siete años, a la par de síntomas
negativos, se consiguen también importantes logros: el niño se hace más independiente y cambia
su actitud hacia los demás niños.
En la crisis de los trece años, el descenso del rendimiento escolar se debe al cambio de la actitud
de lo visual-directo a la comprensión y deducción. La transición a la forma superior de la actividad
intelectual se acompaña por un descenso temporal de la capacidad de trabajo, hecho que se
confirma en los restantes síntomas negativos de la crisis. Tras cada síntoma negativo se oculta un
contenido positivo que consiste, casi siempre, en el paso a una forma nueva y superior.
Finalmente, no suscita ninguna duda la existencia de un contenido positivo en la crisis de un año.
Es evidente que los síntomas negativos en dicha edad están directamente relacionados con las
adquisiciones positivas, adquisiciones que hace el niño al empezar a andar y dominar el lenguaje.
Cabe decir lo mismo respecto a la crisis del recién nacido. En esa etapa, el niño se degrada hasta
en su desarrollo físico: pierde peso en los días posteriores a su nacimiento. La adaptación a una
nueva forma de vida exige tanto de la capacidad vital del recién nacido que, según expresión de
Blonski, ninguna persona está más cerca de la muerte que a la hora de nacer (1930, pág. 85). Sin
embargo, en ese período más que en cualquier 259 otro se hace evidente que el desarrollo es un
proceso de formación y surgimiento de lo nuevo. Todo cuanto se observa en el desarrollo de los
primeros días y semanas de la vida del niño son siempre formaciones nuevas. Los síntomas
negativos característicos del contenido negativo de ese período se deben a las dificultades propias
de esa nueva y compleja forma de vida.
En el desarrollo de las edades críticas lo esencial es la aparición de formaciones nuevas muy
peculiares y específicas como demuestran las investigaciones concretas. Se diferencian de las
formaciones nuevas de períodos estables por tener carácter transitorio, es decir, no se conservan
tal como son en la etapa crítica ni se integran como sumandos imprescindibles en la estructura
integral de la futura personalidad. Se extinguen y son asumidas por las formaciones nuevas de la
siguiente edad estable, se incluyen en ella como instancias subordinadas, carecen de existencia
propia, se diluyen y transforman hasta tal punto que sin un análisis especial y detallado es a
menudo imposible, descubrir la existencia de esa transformada formación del período crítico en las
7
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
adquisiciones del siguiente período estable. Las formaciones nuevas como tales desaparecen con
el advenimiento de la edad siguiente, pero siguen existiendo en estado latente dentro de ella;
carecen de vida independiente, se limitan a participar tan sólo en aquel desarrollo subterráneo que
en las edades estables genera, como hemos visto, formaciones cualitativamente nuevas.
En los apartados siguientes del presente trabajo, dedicado al estudio de cada edad,
investigaremos el contenido concreto de las leyes generales que regulan las formaciones nuevas
tanto en los períodos estables, como críticos.
El criterio fundamental, a nuestro juicio, para clasificar el desarrollo infantil en diversas edades es
justamente la formación nueva. En nuestro esquema la sucesión de las etapas de la edad se
determina por la alternancia de períodos estables y críticos. La duración de las edades estables se
determina con mayor certeza por los límites, más o menos definidos, de su comienzo y final. Pero
es más correcto fijar la duración de las edades críticas, debido a su distinto curso, por los puntos o
cumbres culminantes de la crisis, considerando como principio de la misma el semestre anterior
más próximo a esa edad y como su término el semestre inmediato de la edad siguiente.
Las edades estables tienen una marcada estructura binaria, demostrada por la investigación
empírica, y se dividen en dos estadios: el primero y el segundo. Las edades críticas poseen una
clara estructura de trinomio formada por tres fases ligadas entre sí líticamente: precrítica, crítica y
poscrítica.
Debemos señalar la radical diferencia entre nuestro esquema y otros próximos a él por la
determinación de los períodos básicos del desarrollo infantil. Lo nuevo en nuestro esquema, aparte
del principio utilizado como criterio de las formaciones nuevas en cada edad, es lo siguiente: 1) La
introducción en el esquema de la periodización de las edades críticas. 2) La exclusión del esquema
del período del desarrollo embrional del niño. 3) La exclusión del período calificado habitualmente
como juvenil que abarca la edad posterior a los diecisiete-dieciocho años 260 hasta la llegada de la
maduración definitiva. 4) La inclusión de la edad de la maduración sexual entre las edades
estables y no entre las edades críticas 4.
Excluimos del esquema el desarrollo embrional del niño por la sencilla razón de que no puede
estudiarse a la par del desarrollo extrauterino del niño como ser social. El desarrollo embrional es
un tipo de desarrollo completamente especial sujeto a leyes distintas de las que regulan el
desarrollo de la personalidad del niño después del nacimiento. Una ciencia independiente, la
embriología, estudia el desarrollo embrional y no puede considerarse como un apartado de la
psicología.
La psicología debe tomar en cuenta las leyes del desarrollo embrional del niño, ya que las
peculiaridades de dicho período influyen sobre el curso del desarrollo posterior, pero este hecho no
es motivo suficiente para considerar que la embriología es parte de la psicología. Del mismo modo,
la necesidad de tomar en consideración las leyes y los datos de la genética, es decir, la ciencia de
lo hereditario no convierte a la genética en una parte de la psicología. La psicología no estudia lo
hereditario ni el desarrollo uterino como tales, sino tan sólo su influencia sobre el proceso del
desarrollo social del niño.
No incluimos la etapa de la juventud en los esquemas de la edad porque tanto las investigaciones
teóricas como las empíricas nos obligan a rechazar la excesiva prolongación del desarrollo infantil
y a no incluir en él los primeros veinticinco años del ser humano. Si nos guiamos por el significado
general y las leyes fundamentales, la edad comprendida entre los dieciocho y veinticinco años
constituye más bien el eslabón inicial en la cadena de las edades maduras que el eslabón final en
la cadena de los períodos del desarrollo infantil. Resulta difícil creer que el desarrollo del ser
humano a principios de la madurez (de dieciocho a veinticinco años) pudiera estar supeditado a las
leyes del desarrollo infantil.
8
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
La inclusión de la pubertad entre las estables es una deducción necesaria y lógica de todo cuando
sabemos de esa edad. Se trata de una etapa de gran auge vital y personal, de síntesis superiores
de la personalidad. Nuestra postura en ese sentido es una deducción lógica, inevitable, de la crítica
hecha por los científicos soviéticos a las teorías que reducían el período de la maduración sexual a
una «patología normal» y a una profundísima crisis interna.
Así, pues, podemos presentar del siguiente modo la periodización de las edades
Crisis postnatal.
Primer año (dos meses-un año).
Crisis de un año.
Infancia temprana (un año-tres años).
Crisis de tres años.
Edad preescolar (tres años-siete años).
Crisis de siete años.
Edad escolar (ocho años-doce años).
Crisis de trece años.
Pubertad (catorce años-dieciocho años).
Crisis de los diecisiete años. 261
2. La estructura y la dinámica de la edad
El propósito del presente apartado es establecer las tesis generales que caracterizan la
configuración interna del proceso del desarrollo que denominamos estructura de la edad en cada
período de la infancia.
La tesis más general que debemos destacar en primer lugar es la siguiente: el proceso del
desarrollo en cada período de edad, pese a toda la complejidad de su organización y composición,
a la multiplicidad de los procesos parciales que lo integran descubiertos por medio del análisis,
constituye un todo único y posee una estructura determinada; las leyes que rigen la formación de
ese todo o las leyes estructurales de dicha edad determinan la estructura y el curso de cada
proceso del desarrollo particular que forma parte del todo. Llamamos estructura a tales
formaciones globales no compuestas por la suma de partes aisladas, como una especie de
agregados, pero que por sí mismas determinan el destino y el significado de cada parte que las
integra.
Las edades constituyen formaciones globales y dinámicas, son las estructuras que determinan el
papel y el peso específico de cada línea parcial de desarrollo. En cada período de edad el
desarrollo no modifica, en su transcurrir, aspectos aislados de la personalidad del niño
reestructurando toda la personalidad en su conjunto; en el desarrollo, precisamente, existe una
dependencia inversa: la personalidad del niño se modifica en su estructura interna como un todo y
las leyes que regulan ese todo determinan la dinámica de cada una de sus partes.
Por esa razón, en cada etapa de edad encontramos siempre una nueva formación central como
una especie de guía para todo el proceso del desarrollo que caracteriza la reorganización de toda
la personalidad del niño sobre una base nueva. En torno a la nueva formación central o básica de
la edad dada se sitúan y agrupan las restantes nuevas formaciones parciales relacionadas con
facetas aisladas de la personalidad del niño, así como los procesos de desarrollo relacionados con
las nuevas formaciones de edades anteriores. Llamaremos líneas centrales de desarrollo de la
edad dada a los procesos del desarrollo que se relacionan de manera más o menos inmediata con
la nueva formación principal, mientras que todos los demás procesos parciales, así como los
cambios que se producen en dicha edad recibirán el nombre de líneas accesorias de desarrollo. De
por sí se entiende que los procesos que son líneas principales de desarrollo en una edad se
convierten en líneas accesorias de desarrollo en la edad siguiente y viceversa, es decir, las líneas
accesorias de desarrollo de una edad pasan a ser principales en otra, ya que se modifica su
significado y peso específico en la estructura general del desarrollo, cambia su relación con la
9
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
nueva formación central. En el paso de una etapa de edad a otra se reconstruye toda su
estructura. Cada edad posee su propia estructura específica, única e irrepetible.
Lo explicaremos con ejemplos. Si analizamos la conciencia del niño entendida como su «relación
con el medio» (Marx) 6 y la consideramos producto de los cambios físicos y sociales del individuo,
como la expresión integral de las peculiaridades superiores y más importantes de la estructura de
la personalidad, veremos 262 que en la transición de una edad a otra crecen y se desarrollan no
tanto los aspectos parciales, aislados, de la conciencia o algunas funciones y modos de su
actividad, cuanto, en primer lugar, se modifica la estructura general de la conciencia que en cada
edad se distingue por un sistema determinado de relaciones y dependencias entre sus aspectos
aislados, entre las distintas formas de su actividad.
Está completamente claro que con el paso de una edad a otra, junto con la reestructuración
general del sistema de la conciencia cambian de lugar las líneas centrales y accesorias del
desarrollo. Así, el desarrollo del lenguaje en la edad temprana, en el período de su surgimiento,
cuando sólo aparecen los contornos iniciales de la conciencia social y objetal del niño, están
vinculados tan estrecha e inmediatamente con las nuevas formaciones centrales de una edad que
es imposible no incluir el desarrollo del lenguaje en las líneas principales del desarrollo en el
período estudiado. Sin embargo, en la edad escolar el posterior desarrollo del lenguaje del niño
guarda una relación distinta con la nueva formación central de la edad dada y, por consiguiente, ha
de considerarse como una línea accesoria de desarrollo. En el primer año, cuando el balbuceo
viene a ser una preparación del desarrollo verbal, el nexo entre dichos procesos y la nueva
formación central es de tal índole que nos obliga a incluirles también en las líneas accesorias del
desarrollo.
Vemos, por tanto, que un mismo proceso de desarrollo verbal puede figurar en calidad de una línea
accesoria durante el primer año, llegando a ser la línea central del desarrollo en la infancia
temprana para convenirse de nuevo en línea accesoria en las siguientes etapas de edad. Resulta
evidente y lógico que en directa dependencia de este hecho el desarrollo verbal, considerado como
tal, va a transcurrir de distinta manera en cada una de las tres variantes citadas.
El cambio de las líneas centrales y accesorias del desarrollo en cada etapa sucesiva de edad nos
lleva de lleno a la segunda cuestión planteada en este apartado: la dinámica de la aparición de
nuevas formaciones. Al igual como en el problema de la estructura de la edad, hemos de limitarnos
a una exposición muy general de dicho concepto, aplazando el estudio concreto de la dinámica de
los cambios en las diversas etapas de la edad hasta los capítulos dedicados al análisis de los
diferentes períodos.
El problema de la dinámica de la edad es una consecuencia directa de la estructura de la edad. Ya
hemos visto que no se trata de algo estático, invariable, inmóvil. La estructura de cada edad
anterior se transforma en una nueva que surge y se forma a medida que se desarrolla el niño. La
relación entre el todo y las partes, tan esencial para entender la estructura, es una relación
dinámica que determina los cambios y el desarrollo tanto del todo como de las partes. Debemos
entender por dinámica del desarrollo el conjunto de todas las leyes que regulan la formación, el
cambio y el nexo de las nuevas formaciones de estructura en cada edad.
Para definir, en general, la dinámica de la edad, es preciso comprender –condición esencial y
primera– que las relaciones entre la personalidad del niño y su medio social es dinámica en cada
etapa de la misma. 263
El estudio teórico y práctico del desarrollo infantil tropieza con una de sus mayores dificultades
cuando se da una solución errónea al problema del medio y su papel en la dinámica de la edad,
cuando el entorno se considera como algo externo en relación con el niño, como una circunstancia
del desarrollo, como un conjunto de condiciones objetivas, independientes, sin relación con él, que
por el simple hecho de su existencia influyen sobre el niño. No se puede aplicar a la teoría del
10
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
desarrollo infantil la misma concepción del medio que se ha formado en la biología respecto a la
evolución de las especies animales.
Al inicio de cada período de edad la relación que se establece entre el niño y el entorno que le
rodea, sobre todo el social, es totalmente peculiar, específica, única e irrepetible para esta edad.
Denominamos esa relación como situación social del desarrollo en dicha edad. La situación social
del desarrollo es el punto de partida para todos los cambios dinámicos que se producen en el
desarrollo durante el período de cada edad. Determina plenamente y por entero las formas y la
trayectoria que permiten al niño adquirir nuevas propiedades de la personalidad, ya que la realidad
social es la verdadera fuente del desarrollo, la posibilidad de que lo social se transforme en
individual. Por tanto, la primera cuestión que debemos resolver, al estudiar la dinámica de alguna
edad, es aclarar la situación social del desarrollo.
La situación social del desarrollo, específica para cada edad, determina, regula estrictamente todo
el modo de vida del niño o su existencia social. De aquí la segunda cuestión a la que nos
enfrentamos en el estudio de la dinámica de una edad, es decir, la cuestión del origen o la génesis
de sus nuevas formaciones centrales de la edad dada. Una vez conocida la situación social del
desarrollo existente al principio de una edad, determinada por las relaciones entre el niño y el
medio, debemos esclarecer seguidamente cómo surgen y se desarrollan en dicha situación social
las nuevas formaciones propias de la edad dada. Esas nuevas formaciones, que caracterizan en
primer lugar la reestructuración de la personalidad consciente del niño, no son una premisa, sino el
resultado o el producto del desarrollo de la edad. Los cambios en la conciencia del niño se deben a
una forma determinada de su existencia social, propia de la edad dada. Por ello las nuevas
formaciones maduran siempre a finales de una edad y no al comienzo.
Una vez surgidas, las nuevas formaciones modifican la personalidad consciente del niño, hecho
que influye poderosamente sobre el desarrollo posterior. Si la tarea que nos habíamos planteado
antes consistía en estudiar la dinámica de la edad, en precisar cómo influía el entorno social del
niño en la nueva estructura de su conciencia, la tarea de ahora consiste en determinar el
movimiento inverso, o sea, averiguar cómo influye la estructura modificada de la conciencia del
niño en la reconstrucción de su vida, ya que el niño que ha modificado su personalidad ya es otro
niño, su existencia social se diferencia esencialmente de niños de menor edad.
Vemos, por tanto, que la siguiente cuestión que se plantea ante nosotros al estudiar la dinámica de
la edad se refiere a las consecuencias que se deducen de la presencia de esas nuevas
formaciones de la edad. El análisis concreto demuestra 264 que las consecuencias son tan
numerosas y diversas que abarcan toda la vida del niño. La nueva estructura de la conciencia
adquirida en cada edad significa ineludiblemente que el niño percibe de distinta manera su vida
interior, así como el mecanismo interno de sus funciones psíquicas.
Ahora bien, reconocerlo significa reconocer algo más, algo que nos lleva directamente al último
momento que caracteriza la dinámica de la edad. Vemos que debido al desarrollo las nuevas
formaciones que surgen al final de una edad cambian toda la estructura de la conciencia infantil,
modificando así todo el sistema de su relación con la realidad externa y consigo mismo. El niño, al
término de una edad dada, se convierte en un ser totalmente distinto del que era a principio de la
misma. Ello, sin embargo, no significa que deba cambiar forzosamente la situación social del
desarrollo que, en sus rasgos básicos, se formó a principio de una edad. No debemos olvidar que
la situación social del desarrollo no es más que el sistema de relaciones del niño de una edad dada
y la realidad social; si el niño ha cambiado de manera radical, es inevitable que esas relaciones se
reestructuren. La anterior situación del desarrollo se desintegra a medida que el niño se desarrolla
y se configura en rasgos generales y proporcionalmente a su desarrollo, la nueva situación del
desarrollo pasa a convertirse en el punto de partida para la edad siguiente. La investigación
demuestra que esa reestructuración de la situación social del desarrollo constituye el contenido
principal de las edades críticas.
11
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
Llegamos, por tanto, al esclarecimiento de la ley fundamental de la dinámica de las edades. Según
dicha ley, las fuerzas que mueven el desarrollo del niño en una u otra edad, acaban por negar y
destruir la propia base de desarrollo de toda edad, determinando, con la necesidad interna, el fin
de la situación social del desarrollo, el fin de la etapa dada del desarrollo y el paso al siguiente, o al
superior período de edad.
Tal es, en términos generales, el esquema del desarrollo dinámico de la edad.
3. El problema de la edad y la dinámica del desarrollo
El problema de la edad, además de ser el principal para toda la psicología infantil es, al mismo
tiempo, la clave para todas las cuestiones prácticas. Está directa y estrechamente vinculado con el
diagnóstico del desarrollo en las diversas edades del niño. Llamamos diagnóstico del desarrollo al
sistema de procedimientos habituales de investigación destinados a determinar el nivel real
alcanzado por el niño en su desarrollo. El nivel real de desarrollo se determina por la edad, por el
estadio o la fase en la cual se encuentra el niño en cada edad. Sabemos que la edad cronológica
del niño no puede servir de criterio seguro para establecer el nivel real de su desarrollo. Por ello, la
determinación del nivel real de desarrollo exige siempre una investigación especial gracias a la
cual puede ser elaborado el diagnóstico del desarrollo.
Establecer el nivel real de desarrollo es una tarea esencial e indispensable para la solución de
todas las cuestiones prácticas relacionadas con la educación y el 265 aprendizaje del niño, con el
control del curso normal de su desarrollo físico y mental o el diagnóstico de unas u otras
alteraciones en el desarrollo que perturban la trayectoria normal y confieren a todo el proceso
carácter atípico, anormal y, a veces, patológico. Por tanto, la determinación del nivel real de
desarrollo alcanzado es la tarea principal y básica del diagnóstico del desarrollo.
El estudio de la sintomología de las edades infantiles permite descubrir una serie de indicios
seguros para conocer en qué edad, fase o estadio tiene lugar el proceso del desarrollo, a
semejanza de como el médico sobre la base de unos u otros síntomas diagnostica la enfermedad,
es decir, determina aquel proceso patológico interno que se manifiesta en síntomas.
Por sí mismo, el estudio de algún síntoma de edad o de un grupo de ellos, incluso su medición
exacta, no constituyen un diagnóstico. Entre la medición y el diagnóstico, dice Gesell, hay una gran
diferencia. Al diagnóstico se puede llegar si se consigue descubrir el sentido y el significado de los
síntomas hallados.
Las tareas planteadas ante el diagnóstico del desarrollo podrán ser resueltas sólo sobre la base de
un estudio profundo y amplio del curso sucesivo del desarrollo infantil, de todas las peculiaridades
de cada edad, estadios y fases de los tipos fundamentales del desarrollo normal y anormal, de toda
la múltiple estructura y dinámica del desarrollo infantil. Por tanto, el simple establecimiento del nivel
real de desarrollo y la representación cuantitativa de la diferencia entre la edad cronológica y la
estandartizada o de sus relaciones expresadas en el coeficiente del desarrollo, supone tan sólo el
primer paso en el camino del diagnóstico del desarrollo. El nivel real de desarrollo, así establecido,
está lejos de agotar todo el problema del desarrollo, pero a menudo abarca una parte insignificante
del mismo. Si al fijar su nivel nos limitamos a constatar la presencia de unos u otros síntomas, de
hecho, logramos determinar sólo una parte del cuadro general del desarrollo, es decir, las
funciones, propiedades y procesos ya maduros en aquel entonces. Por ejemplo, la constatación de
la estatura, el peso y demás índices del desarrollo físico, típicos para los ciclos del desarrollo ya
acabados, viene a ser el balance, el resultado, el logro final del desarrollo de una etapa ya
terminada. Son síntomas que demuestran más bien cómo transcurrió el desarrollo en el pasado,
pero no como es en el momento presente ni cual será su orientación futura.
Claro está que el conocimiento de los resultados del desarrollo anterior es un momento
imprescindible para enjuiciar cómo es el desarrollo en el presente y cómo será en el futuro. Sin
embargo, no es suficiente, ni mucho menos. Cabe decir figuradamente que cuando llegamos a
12
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
establecer el nivel real de desarrollo determinamos, tan sólo, sus frutos o, sea, aquello que ya está
maduro y cuyo ciclo finalizó. Sabemos, sin embargo, que la ley básica del desarrollo es la
diferencia en el tiempo de maduración de las diversas facetas de la personalidad, de sus distintas
propiedades. Mientras que unos procesos del desarrollo ya han aportado sus resultados y acabado
su ciclo, otros procesos se encuentra sólo en el estadio de maduración. Un auténtico diagnóstico
del desarrollo no sólo debe abarcar los ciclos ya culminados del desarrollo, no sólo sus frutos, sino
también los procesos en fase de maduración. Lo mismo que yerra el hortelano si al calcular la
cosecha 266 toma en cuenta tan sólo la cantidad de fruta ya madura, sin saber apreciar el estado
de los frutales todavía en sazón, así también el psicólogo que se limita a determinar lo ya maduro,
dejando de lado lo que está en el proceso de maduración, jamás podría disponer de una visión
completa y verídica del estado interior de todo el desarrollo y no podrá, por consiguiente, pasar del
diagnóstico sintomático al clínico.
La segunda tarea del diagnóstico del desarrollo consiste en determinar los procesos no maduros
todavía, pero que se encuentran en el período de maduración. Esta tarea se resuelve con el
hallazgo de la zona de desarrollo próximo. Utilizaremos un ejemplo particular para explicar este
concepto sumamente importante en sentido práctico y teórico.
Para determinar el nivel real de desarrollo intelectual del niño, los psicólogos utilizan
preferentemente el siguiente método: se proponen al niño varios problemas de creciente dificultad
y estandarizados según las edades. La investigación siempre determina el límite de dificultad de
las tareas alcanzables para el niño correspondiente a su edad estándar. De esa manera se
determina la edad mental del niño. Suele considerarse que el índice intelectual es válido en el
único y exclusivo caso de que el niño resuelva por sí mismo la tarea planteada. Si en el curso de la
resolución se le ayuda con alguna indicación orientadora, la solución dada por él no se toma en
cuenta para determinar su edad mental.
Esta tesis se basa en la idea de que la tarea resuelta con ayuda carece de todo valor para
determinar la inteligencia del sujeto. Sin embargo, esa opinión contradice abiertamente todos los
datos de la psicología moderna. Deriva de una antigua y errónea concepción, carente hoy día de
todo sentido, según la cual toda imitación de una operación intelectual puede ser un acto
puramente mecánico, automático que nada demuestra sobre la inteligencia del sujeto dado.
Inicialmente, el carácter erróneo de ese punto de vista fue revelado en la psicología animal. W.
Köhler en sus conocidos experimentos con los monos antropoides demostró que los animales
pueden imitar tan sólo las acciones intelectuales que están a su alcance, que se hallan en la zona
de sus posibilidades. El chimpancé, por ejemplo, puede reproducir las acciones racionales que se
le enseñan tan sólo cuando esas operaciones, por su tipo y grado de dificultad, pertenezcan a la
misma categoría que sus propios actos racionales. Las imitaciones que hacen los animales están
rigurosamente delimitadas por los estrechos marcos de sus posibilidades. El animal puede imitar
tan sólo aquello que él mismo puede hacer.
Con los niños la situación es mucho más compleja. Hay procesos que el niño no puede imitar en
algunos estadios de su desarrollo. Su capacidad de imitación en la esfera intelectual está muy
restringida por el grado de su desarrollo mental y por las posibilidades que corresponden a su
edad. No obstante, es una ley general que el niño, a diferencia del animal, puede llegar en la
imitación de las acciones intelectuales mucho más allá de los límites de su propia capacidad de
realizar operaciones intelectuales o acciones racionales. Esta diferencia entre el niño y el animal
explica el por qué este último no es capaz de aprender en el sentido que damos a esa palabra
aplicada al niño. El animal puede ser amaestrado únicamente, 267 puede adquirir hábitos nuevos,
puede, mediante el ejercicio y los entrenamientos, perfeccionar su intelecto, pero no está en
condiciones de desarrollar su mente en el verdadero sentido de la palabra, es decir, mediante el
aprendizaje. Por ello, todas las tentativas de conseguir mediante el aprendizaje que los animales
superiores realicen funciones intelectuales nuevas, que no son propias de ellos y específicas para
el hombre fracasan inevitablemente como, por ejemplo, el intento de R. Yerkes de enseñar a las
crías del mono el lenguaje humano o el de E. Tolman de educar y enseñar conjuntamente a las
crías del chimpancé con los niños humanos.
13
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
Vemos, por tanto, que el niño, valiéndose de la imitación, puede hacer en la esfera intelectual
mucho más de lo que puede hacer en su propia actividad; vemos a sí mismo que su capacidad de
imitar operaciones intelectuales no es ilimitada, sino que se modifica con estricta regularidad en
consonancia con el curso de su desarrollo mental, de modo que en cada etapa de edad existe para
el niño una determinada zona de imitación intelectual relacionada con el nivel real de desarrollo.
Al hablar de la imitación no nos referimos a una imitación mecánica, automática, sin sentido, sino a
una imitación racional, basada en la comprensión de la operación intelectual que se imita. Es decir,
por una parte restringimos el significado del término, lo referimos únicamente a la esfera de
operaciones más o menos directamente relacionadas con la actividad racional del niño y, por otra,
ampliamos el significado del término, empleando la palabra «imitación», aplicando a toda actividad
que el niño no realiza por sí sólo, sino en colaboración con un adulto u otros niños. Todo cuanto un
niño no es capaz de realizar por sí mismo, pero puede aprender bajo la dirección o la colaboración
del adulto o con la ayuda de preguntas orientativas, es incluido por nosotros en el área de la
imitación.
Tal determinación, nos permite establecer el significado sintomático de la imitación intelectual en el
diagnóstico del desarrollo mental. Se comprende perfectamente que el niño, por sí mismo, sin
ayuda de otros, puede demostrar sus ya maduras capacidades y aptitudes resolviendo las pruebas
previstas en los test, habitualmente utilizados, con el fin de conocer el nivel real de desarrollo
intelectual, por cuanto se exige la solución personal de las tareas.
Como ya se ha dicho, no sólo tienen importancia los procesos ya maduros, sino también los que
están envías de maduración. Podemos establecer el desarrollo mental del niño si determinamos
aquello que es capaz de imitar en el plano intelectual, entendiendo esa expresión en el significado
que le dimos antes. La investigación demuestra la estricta regulación genética entre lo que puede
imitar el niño y su desarrollo mental. Aquello que hoy puede realizar en colaboración con el adulto y
bajo su dirección, podrá realizarlo por sí mismo el día de mañana. Eso quiere decir que cuando
esclarecemos las posibilidades del niño para realizar la prueba en colaboración, establecemos al
mismo tiempo el área de sus funciones intelectuales en el proceso de maduración que darán sus
frutos en el próximo estadio del desarrollo; de ese modo llegamos a precisar el nivel real de su
desarrollo 268 intelectual. Por tanto, al investigar lo que puede hacer el niño por sí mismo,
investigamos el desarrollo del día anterior, pero cuando investigamos lo que puede hacer en
colaboración determinamos su desarrollo del mañana.
La esfera de los procesos inmaduros, pero en vía de maduración, configura la zona de desarrollo
próximo del niño'.
Explicaremos mediante un ejemplo cómo se determina la zona de desarrollo próximo. Supongamos
que dos niños de idéntica edad –ocho años– poseen un desarrollo intelectual idéntico. Eso significa
que ambos pueden resolver por sí mismos las tareas que, por su dificultad, corresponden a la edad
estándar de ocho años. Determinamos de ese modo el nivel real de su desarrollo intelectual.
Continuamos investigando: con ayuda de procedimientos especiales intentamos averiguar hasta
qué punto son capaces los dos niños de resolver tareas que sobrepasan los límites marcados para
las pruebas estándar de los ocho años. Les enseñamos cómo debe resolverse el problema y
observamos si pueden, recurriendo a la imitación, dar con la solución. O bien, empezamos a
resolverlo nosotros mismos y dejamos que los niños lo acaben. Otra variante es proponerles que
resuelvan las tareas que salen de los límites de su edad intelectual en colaboración con otro niño
más desarrollado o, finalmente, les explicamos los principios de la solución del problema, les
hacemos preguntas orientativas, fraccionando en partes la tarea, etc. Dicho brevemente,
proponemos al niño que resuelva, con una u otra forma de colaboración, las tareas que
sobrepasan los límites de su edad mental. De esa manera determinamos hasta dónde llega la
posibilidad de colaboración intelectual para cada niño y en cuánto sobrepasa el marco de su edad
mental.
14
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
El resultado de la prueba demostró que uno de esos niños resolvía, en colaboración, tareas
estándar previstas para doce años. La zona de desarrollo próximo adelanta su edad mental en
cuatro años. El otro niño, con ayuda de los demás, pudo llegar tan sólo a la edad estándar de
nueve años. Su zona de desarrollo próximo se había adelantado en un año tan sólo.
¿Son iguales los dos niños de la misma edad por el nivel real alcanzado en su desarrollo? La
igualdad se limita indudablemente a la zona de funciones ya maduras. Pero con relación a los
procesos en vías de maduración uno de ellos se adelanta al otro en cuatro veces.
Hemos procurado explicar el principio en el cual debe basarse el diagnóstico de procesos y
propiedades inmaduros en el ejemplo del desarrollo mental del niño.
De por sí se entiende que para determinar el desarrollo físico del niño es del todo inaplicable el
método de investigación que acabamos de describir con relación al desarrollo mental. Pero ese
aspecto del desarrollo desde el punto de vista de los principios, se estudia del mismo modo que
todos los demás. Nos interesa conocer no sólo los límites ya conseguidos por el niño en el
crecimiento y en los demás procesos que configuran su desarrollo físico, sino también cómo
transcurre el propio proceso de su maduración que pondrá de manifiesto sus logros en el
desarrollo posterior. 269
No vamos a detenernos en determinar la zona de desarrollo próximo con relación a otros aspectos
de la personalidad infantil. Nos limitaremos a explicar únicamente su significado teórico y práctico.
El valor teórico de ese principio diagnóstico radica en que nos permite penetrar en las conexiones
internas dinámico-causales y genéticas que condicionan el proceso del desarrollo mental. Hemos
dicho ya que el medio social origina todas las propiedades específicamente humanas de la
personalidad que el niño va adquiriendo; es la fuente del desarrollo social del niño que se realiza
en el proceso de la interacción real de las formas «ideales» y efectivas.
El origen inmediato del desarrollo de las propiedades individuales, internas, de la personalidad del
niño es la colaboración (damos a esa palabra el más amplio de los sentidos) con otras personas.
Así, pues, cuando aplicamos el principio de la colaboración para establecer la zona de desarrollo
próximo obtenemos la posibilidad de investigar directamente el factor más determinante de la
maduración intelectual que culminará en los períodos de edad próximo y sucesivo de su desarrollo.
El significado práctico del principio diagnóstico dado está vinculado con el problema de la
enseñanza. En uno de los últimos capítulos del presente trabajo trataremos de esclarecer esa
cuestión 8. Por ahora nos limitaremos a estudiar su elemento inicial y más importante. Sabemos
que en el desarrollo del niño existen plazos óptimos para cada tipo de aprendizaje. Eso significa
que sólo en determinados períodos de edad el aprendizaje de una asignatura dada, de los
conocimientos dados de los hábitos y aptitudes resulta más fácil, provechoso y productivo. Es una
circunstancia que durante mucho tiempo no se tuvo en cuenta. Se ha establecido primeramente el
límite inferior del plazo óptimo de aprendizaje. Es bien sabido que a un bebé de cuatro meses no
se le puede enseñar a hablar, ni leer y escribir a un niño de dos años, porque a esa edad no ha
madurado para tal enseñanza, es decir, no se han desarrollado en él, como premisas, las
propiedades y funciones imprescindibles para el aprendizaje dado. Ahora bien, de existir tan sólo el
límite inferior de posibilidad de aprendizaje en una edad determinada, cabría suponer que cuanto
más tarde se iniciara el aprendizaje correspondiente, más fácil sería aprender para el niño y, por
tanto, más fructífero el estudio, ya que a edades más tardías se incrementa la madurez de las
premisas imprescindibles para ello.
Se trata de una suposición errónea. Si al niño le empiezan a enseñar el lenguaje a los tres años y a
los doce a leer y escribir, es decir, demasiado tarde, se encontraría en condiciones desfavorables.
Una enseñanza demasiado tardía resulta igual de difícil y poco fructífera para el niño que la
demasiado temprana. Cabe suponer que existe también un umbral superior de plazos óptimos de
aprendizaje en relación con el desarrollo infantil.
15
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
¿Cómo podemos explicar el hecho de que un niño de tres años dotado de un mayor grado de
madurez, de memoria, comprensión, motricidad y otras propiedades, que son las premisas
indispensables para el aprendizaje del lenguaje, lo asimile con mayor dificultad y menos provecho
que un niño de año y medio con un grado indudablemente menor de madurez de dichas premisas?
La causa de ello, 270 por lo visto, radica en que la enseñanza se apoya no tanto en las funciones y
propiedades ya maduras del niño como en aquellas que están madurando. El período de
maduración de las funciones correspondientes es el más propicio u óptimo para el tipo adecuado
de aprendizaje. Y se comprende si tomamos en cuenta el hecho de que el niño se va desarrollando
a lo largo del propio proceso de aprendizaje, y no termina un determinado ciclo del desarrollo. El
maestro no enseña al niño lo que éste sabe hacer por sí mismo, sino aquello que no sabe, pero
que puede hacer si le enseñan y dirigen. El propio proceso de aprendizaje se realiza siempre en
forma de colaboración del niño con los adultos y constituye un caso particular de interacción de
formas ideales y efectivas que mencionamos antes como una de las leyes más generales del
desarrollo social del niño.
En uno de los últimos capítulos del presente trabajo expondremos con mayor detalle y concreción
el problema de las relaciones entre el aprendizaje y el desarrollo aplicado a la edad escolar y a la
enseñanza escolar. Sin embargo, ya ahora debe ser evidente para nosotros que como el
aprendizaje se apoya en procesos inmaduros, pero en vías de maduración, y como toda la esfera
de dichos procesos está incluida en la zona de desarrollo próximo, los plazos óptimos de
aprendizaje, tanto para el conjunto de los niños, como para cada uno de ellos, se determinan en
cada edad por la zona de su desarrollo próximo.
Por esta razón tiene tanta importancia práctica la zona de desarrollo próximo.
La determinación del nivel actual de desarrollo, así como de la zona de desarrollo próximo suele
denominarse diagnóstico normativo de la edad. Su misión consiste en mostrar con ayuda de
normas o estándar de edades el estado actual del desarrollo, que se caracteriza tanto por el
proceso ya maduro como por el inmaduro. A diferencia del diagnóstico sintomático, basado
únicamente en el establecimiento de indicios externos, el diagnóstico que tiende a la determinación
del estado interno del desarrollo que se revela en estos indicios suele por analogía con las ciencias
médicas denominarse diagnóstico clínico.
El principio general de todo diagnóstico científico del desarrollo es el paso del diagnóstico
sintomático, basado en el estudio de los complejos de síntomas del desarrollo infantil, es decir, de
sus indicios, al diagnóstico clínico, basado en el estudio del curso interno del proceso del
desarrollo. Gesell considera que los datos normativos no deben aplicarse mecánicamente o de
manera psicométrica tan sólo, que además de medir al niño debemos interpretarlo.
La medición, la comparación, la determinación de los síntomas del desarrollo con los estándares,
es sólo un medio para establecer el diagnóstico del desarrollo. Para Gesell, el diagnóstico del
desarrollo no debe consistir en la mera obtención de datos mediante los test y las mediciones. El
diagnóstico del desarrollo es una forma de estudio comparativo con el concurso de normas
objetivas como puntos de partida. Además de sintético es analítico.
Los datos de las pruebas y mediciones configuran una base objetiva para la valoración
comparativa. Los esquemas del desarrollo nos proporcionan las medidas del desarrollo. El
diagnóstico, en el verdadero sentido de la palabra, debe basarse en una interpretación crítica y
prudente de los datos obtenidos desde 271 fuentes diversas; ha de apoyarse en todas las
manifestaciones y hechos del proceso de madurez. La concepción sintética, dinámica, del conjunto
de manifestaciones, que llamamos personalidad, entra de lleno en el marco de la investigación.
Claro está que no podemos medir con plena exactitud los rasgos de la personalidad. Incluso nos
cuesta trabajo definir lo que es la personalidad, pero desde el ángulo del diagnóstico del desarrollo
–dice Gesell– debemos estar atentos a cómo se forma y madura.
16
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
Si nos limitamos sólo a determinar y medir los síntomas del desarrollo, jamás saldremos de los
límites de una constatación puramente empírica de todo que ya es conocido por las personas que
observan al niño. En el mejor de los casos podremos sólo precisar dichos síntomas y comprobarlos
por la medición, pero no podremos explicar los fenómenos que observamos en el desarrollo del
niño ni prever el curso ulterior del desarrollo ni señalar qué medidas de carácter práctico han de
aplicarse al niño. Un diagnóstico tan estéril en el sentido explicativo, práctico y previsor puede
compararse con los diagnósticos que hacían los médicos cuando imperaba la medicina
sintomática. Si el enfermo se quejaba de la tos, el médico diagnosticaba: la enfermedad es la tos;
si se quejaba de dolores de cabeza, el médico anotaba: la enfermedad es el dolor de cabeza. Un
diagnóstico semejante es, de hecho, baldío, porque no añade nada nuevo a lo que ya sabe el
paciente, se limita a devolverle sus propias quejas con etiqueta científica. Un diagnóstico huero no
explica nada de los fenómenos observados, nada predice respecto a su curso ulterior ni
proporciona ningún consejo práctico al paciente. Un diagnóstico auténtico debe explicar y
pronosticar y dar una recomendación práctica fundamentada científicamente.
Lo mismo sucede con el diagnóstico sintomático en psicología. Si se presentan en la consulta con
un niño quejándose de que va retrasado en su desarrollo intelectual, que tiene mala memoria y
tarda en comprender y el psicólogo, después de la investigación, diagnostica: bajo coeficiente de
desarrollo intelectual –retraso mental–, tampoco explica nada, nada predice ni presta ninguna
ayuda práctica al igual que el médico que diagnostica que el paciente tose.
Cabe decir, sin exageración alguna, que todas, absolutamente todas las medidas prácticas
destinadas a proteger el desarrollo, la educación y el aprendizaje del niño necesitan
indispensablemente conocer el diagnóstico del desarrollo ya que están relacionados con los rasgos
peculiares de una u otra edad. La aplicación del diagnóstico del desarrollo a la solución de
múltiples y diversas tareas prácticas se determina en cada caso concreto por el grado de su
elaboración científica y las demandas que le plantea la solución de cada tarea práctica, concreta 9.
272
Notas de la edición rusa
1 Capítulo destinado al libro de psicología infantil (por edades) en el cual estuvo trabajando Vygotski en los últimos años de
su vida (1932-1934). Tomado del archivo familiar del autor. El primer párrafo del capítulo se publicó algo resumido en la
revista «Problemas de psicología», 1972, n.0 2. El capítulo completo se publica ahora por primera vez.
2 Vygotski se refiere al paso de la primera edad escolar a la adolescencia.
3 «Con toda vida empieza al mismo tiempo la muerte» (F. Engels). Alude a lo dicho por Engels «Vivir significa morir» (C.
Marx y F. Engels, «Obras Completas», t. 20, pág. 611, ed. rusa).
4 Hemos de señalar que en los capítulos del libro Paidología del adolescente» que se publican en el presente tomo,
Vygotski no consideraba todavía como estable la edad adolescente; utilizaba con frecuencia los conceptos «edad de
transición» y «edad de la adolescencia» como sinónimo.
5 En los manuscritos de Vygotski los períodos críticos están constituidos por tres fases: precrítica, crítica y poscrítica; en los
estables se distinguen dos estadios: primero y segundo.
6 «Mi relación con mi medio es mi conciencia» (C. Marx y F. Engels, «Obras completas», t. 3, pág. 20, ed. rusa).
7 El concepto de zona de desarrollo próximo, introducido por Vygotski, tiene gran importancia desde el punto de vista
general por hallarse muy vinculado con su concepción de la interrelación entre la enseñanza y el desarrollo. El método para
diagnosticar la zona de desarrollo próximo empezó a estudiarse sólo en la última década; pero hasta ahora no ha sido
suficientemente elaborado.
8 Vygotski al parecer tuvo intención de dedicar a este problema un capítulo especial, pero no
consiguió realizarlo.
9 Los problemas sobre el diagnóstico del desarrollo fueron expuestos por Vygotski con mayor detalle en el libro:
«Diagnóstico del desarrollo y clínica paidológica de la infancia difícil» (t. 5, págs. 257-321). 273
17
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
El primer año [1]
2. El período postnatal
El desarrollo del niño empieza por el acto crítico del nacimiento y la edad crítica que le sigue, que
se denomina postnatal. En el momento del parto, el niño se separa físicamente de la madre, pero,
debido a una serie de circunstancias, en este momento no se produce todavía su apartamiento
biológico de ella. Durante mucho tiempo, el niño sigue siendo un ser biológicamente dependiente
en sus principales funciones vitales. A lo largo de ese período, la actividad y la propia existencia
del niño tienen un carácter tan peculiar que este mero hecho permite considerar el período
postnatal como una edad especial, dotada de todos los rasgos distintivos de la edad crítica.
La singularidad principal de esta edad radica en la peculiar situación del desarrollo, ya que el niño,
físicamente separado de la madre en el momento del parto, continúa ligado a ella biológicamente.
A causa de ello, toda la existencia del niño en el período postnatal diríase que ocupa una posición
intermedia entre el desarrollo uterino y los períodos sucesivos de la infancia postnatal. El período
postnatal viene a ser el eslabón que une el desarrollo uterino y el extrauterino, pues coinciden en él
los rasgos de uno y de otro. Diríase que dicho eslabón constituye una etapa de transición de un
tipo de desarrollo a otro fundamentalmente distinto del primero.
La índole transitoria o mixta de la vida del niño en el período postnatal se destaca en algunas
particularidades esenciales de su existencia.
Empezaremos por la alimentación. Cuando el niño nace varía bruscamente su forma de
alimentarse. S. Bernfeld dice que unas horas después del nacimiento el mamífero de un ser capaz
de respirar en el agua con temperatura variable, alimentado por ósmosis, como un parásito, se
convierte en un ser que respira el aire con temperatura constante y alimentación líquida. Según Ch.
Ferenzy, el niño de endoparásito se convierte, después de nacer, en exoparásito. Según el
investigador mencionado al igual que el ambiente físico del recién nacido es, hasta un cierto punto,
intermedio entre el medio del feto (placenta) y el medio de la infancia posterior (cuna), así también
su comunicación es, en parte, una continuación del vínculo entre el feto y la embarazada. Aunque
ya no existe la conexión física directa entre el niño y la madre, él sigue alimentándose de ella.
En efecto, la alimentación del recién nacido es mixta. Por una parte se alimenta al modo de los
animales: percibe los estímulos externos, responde a ellos con movimientos adecuados que le
ayudan a apresar y asimilar el alimento. Todo su aparato digestivo y todo el complejo de funciones
sensomotoras de que dispone 275 desempeñan el papel principal en la alimentación. El niño se
nutre del calostro de su madre, luego de su leche, es decir, con el producto interno de su
organismo. Por tanto, la alimentación del recién nacido viene a ser una forma de transición, una
especie de eslabón intermedio entre la alimentación intrauterina y la extrauterina.
Detectamos sin dificultad ese mismo carácter intermedio y dual en la forma básica de su existencia
que se distingue, ante todo, por una insuficiente diferenciación del sueño y la vigilia. Las
investigaciones demuestran que los recién nacidos pasan durmiendo el 80% del tiempo. Su sueño
es polifásico y ésta es su característica principal. Períodos breves de sueño alternan con islotes de
vigilia intercalados en ellos. El propio sueño no está suficientemente diferenciado de la vigilia, por
ello suele ser frecuente en el recién nacido un estado intermedio entre la vigilia y el sueño más
parecido al adormecimiento. Pese a que el sueño es más prolongado, las observaciones de Ch.
Bühler y H. Hetzer demuestran que sus períodos son muy cortos, el sueño continuo de nueve-diez
horas empieza a partir del séptimo mes tan sólo. En los tres primeros meses de vida, el promedio
de períodos de sueño es de doce.
1
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
El sueño del recién nacido se distingue, en lo fundamental, por ser inquieto, ligero y discontinuo. El
recién nacido, cuando duerme, hace muchos movimientos impulsivos, llega, incluso, a comer
dormido. Este hecho vuelve a demostrar que el sueño y el estado de vigilia están poco
diferenciados en el recién nacido, quien puede dormir con los ojos semiabiertos y permanecer con
ellos cerrados en estado de vigilia como si estuviese adormecido. Según testimonio de D.
Canestrini, en la curva del pulso cerebral del recién nacido no se diferencia claramente el sueño de
la vigilia. El criterio del sueño, que nos proporcionan las observaciones del sueño del adulto o niños
mayores de seis meses, no es aplicable para las primeras semanas de vida.
Podemos decir, por tanto, que el general estado vital del recién nacido es de adormecimiento, del
que se van destacando gradualmente, y por breve espacio de tiempo, el sueño y la vigilia. Por esta
razón, muchos investigadores, como J. Lermit y otros, llegan a la conclusión de que en los
primeros días de su vida extrauterina el niño continúa su existencia uterina y conserva sus rasgos
psíquicos. Si unimos a esta opinión el hecho de que el bebé conserve, tanto durmiendo como en
estado de vigilia, la postura embrional, comprenderemos sin dificultad la índole intermedia de su
actividad vital. La postura favorita del bebé dormido es la embrional y suele conservarla en sus
estados de vigilia tranquila. Tan sólo a los cuatro meses se observan posturas diferentes durante el
sueño.
El significado de tal peculiar estado vital no sugiere ninguna duda respecto a su naturaleza. En el
vientre de la madre la actividad vital del niño se limita casi por entero a las funciones vegetativas y
las animales se reducen al mínimo; pero el sueño es también un estado donde pasan a primer
plano los procesos vegetativos con una mayor o menor inhibición de las funciones animales. El
sueño del recién nacido demuestra la relativa supremacía de su sistema vegetativo. Es de suponer
que la abundancia y frecuencia de su sueño continúa en cierta medida la conducta 276 del feto
cuyo estado habitual, en tanto en cuanto cabe suponerlo, se parece más que nada al sueño.
Desde el punto de vista genético, el sueño es la conducta vegetativa más primitiva, antecede a la
vigilia que procede de él. El sueño del recién nacido, al igual que su alimentación, ocupan en el
desarrollo un lugar intermedio entre el estado embrional y postnatal.
Y, finalmente, las funciones animales del recién nacido demuestran con toda evidencia que el niño
de esa edad se encuentra en el límite del desarrollo uterino y extrauterino. Posee, por una parte,
una serie de reacciones motoras en respuesta a estímulos internos y externos. Por otra, carece en
absoluto de la peculiaridad básica del animal: la capacidad de moverse por sí mismo en el espacio.
Posee la capacidad de moverse, pero no puede desplazarse en el espacio sin la ayuda de los
adultos. El hecho de que lo lleve su madre, es un indicio más de su posición intermedia entre el
movimiento propio del feto y del niño que intenta ponerse de pie.
Las peculiaridades motoras del recién nacido sugieren diversos paralelismos biológicos. E Doflein
divide en cuatro grupos a las crías de los mamíferos por la disminución de su dependencia
extrauterina de la madre. Sitúa en primer lugar a las crías marsupiales que las madres alojan en las
bolsas externas donde inician su niñez. Diríase que en este fenómeno se manifiesta
anatómicamente, aunque en forma tosca, el estadio de transición del desarrollo intrauterino a la
existencia independiente. En segundo lugar están las crías de los animales de cubil, desvalidas
cuando nacen, frecuentemente ciegas, cuya infancia transcurre en la guarida; una mención más al
paso del seno materno al mundo exterior. Sitúa en tercer lugar las crías de pecho llevadas por la
madre. Todas las crías mencionadas poseen instintos prensiles. En último lugar están las crías que
empiezan a correr tan pronto como nacen y se alimentan, además de la leche materna, de
vegetales.
Observamos en el niño recién nacido diversos movimientos relacionados filogenéticamente con los
reflejos prensiles del tercer grupo de mamíferos. Cuando la mona tiene una cría ésta se agarra con
las cuatro extremidades a la piel de la madre y se cuelga bajo su pecho con la espalda hacia abajo;
permanece en semejante postura cuando duerme y también en estado de vigilia. Cuando la madre
se desplaza, la cría sigue aferrada a ella. En este caso el mecanismo funcional parece expresar la
2
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
nueva dependencia de la cría recién nacida de la madre, que en las marsupiales se manifiesta de
otro modo.
En el niño recién nacido observamos movimientos afines a ese reflejo. Si colocamos en su mano
un dedo o cualquier otro objeto alargado, el niño lo agarra con tanta fuerza que se le puede alzar al
aire y mantenerle en esa posición alrededor de un minuto. Es evidente la similitud de ese reflejo
con el reflejo prensil de la cría del mono. El mismo significado tiene la reacción de MORO,
conocido como reflejo de los brazos en cruz que se produce a causa de una conmoción cerebral:
las piernas y los brazos se separan simétricamente y luego vuelven a juntarse en forma circular. El
recién nacido responde con los mismos movimientos a todo estímulo inesperado y brusco: se trata
de una reacción de miedo que se expresa en movimientos prensiles. Según A. Peiper las
reacciones de miedo son 277 iguales al reflejo prensil que es común en el ser humano y en el
mono. Así, pues, en esos movimientos arcaicos, primitivos, hallamos las huellas del peculiar
estadio de la dependencia biológica del recién nacido de la madre, que perdura después del
nacimiento y es común a todos los mamíferos.
Y, por fin, una prueba directa e indudable de que el período postnatal debe considerarse como un
período de transición entre el desarrollo uterino y extrauterino es la siguiente: el desarrollo
embrional de los últimos meses, en caso de parto prematuro, puede proseguir en condiciones
extrauterinas, lo mismo que en casos de partos demorados y aplazados los primeros meses
postnatales pueden transcurrir n condiciones de desarrollo uterino.
A veces, el niño nace pasado el plazo normal. Se considera que la gestación normal equivale a
nueve meses de sol o a diez lunas (doscientos ochenta días), pero un parto prematuro o tardío
puede sufrir variaciones en uno u otro sentido que llegan, en ocasiones, a cuarenta días. El
nacimiento puede producirse a partir del día doscientos cuarenta hasta el trescientos veinte,
contando desde la última menstruación. En casos muy excepcionales, el embarazo se prolonga
hasta el día trescientos veintiséis. Vemos, por tanto, que la fecha de nacimiento de niños con
capacidad vital oscila, aproximadamente, en unos cuatro meses.
¿Qué datos nos proporciona el desarrollo de niños prematuros e hipermaduro? Cabe decir
brevemente que uno o dos meses más de desarrollo extrauterino del niño prematuro, lo mismo que
uno o dos meses más de desarrollo uterino, no producen modificaciones esenciales en el
desarrollo posterior. Eso significa que los dos últimos meses de desarrollo uterino y los dos
primeros meses de desarrollo extrauterino se hallan tan estrechamente vinculados entre sí por la
propia naturaleza que ambos períodos resultan ser equivalentes, valga la expresión. Según los
datos proporcionados por Gesell, el niño hipermaduro se desarrolla desde el principio con mayor
rapidez. Eso significa que un mes más en el útero materno acelera su desarrollo extrauterino. El
coeficiente de desarrollo intelectual de ese niño debe calcularse teniendo en cuenta el mes
suplementario transcurrido en el útero materno.
Al igual, el bebé prematuro posee capacidad vital incluso si ha pasado en el seno materno 3/4
partes del plazo previsto por la naturaleza. Los mecanismos del comportamiento están preparados
para actuar a los siete meses aproximadamente; en los últimos dos meses el ritmo de su desarrollo
se aminora un tanto. De ese modo se garantiza la supervivencia en caso de parto prematuro. El
niño prematuro se parece a un recién nacido normal en mucha mayor medida de lo que cabía
esperar. Sin embargo, se debe corregir un tanto el coeficiente del desarrollo intelectual del niño
prematuro, pues sabemos que en los dos primeros meses de desarrollo extrauterino se ha
desarrollado a costa de un período embrional no acabado. A la pregunta sobre si el niño prematuro
tiene notables diferencias en el desarrollo mental, podemos contestar negativamente 2.
Creemos que los estudios de niños prematuros e hipermaduros confirman plenamente la tesis de
que el período postnatal es transitorio. Sin embargo, consideramos errónea la conclusión de los
partidarios de la teoría evolucionista sobre 278 el desarrollo infantil. El nacimiento, un acto tan
evidente e indudable de desarrollo cualitativo, es para ellos una simple etapa en la evolución
sucesiva del desarrollo uterino y extrauterino. Los partidarios de dicha concepción admiten el
3
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
carácter sucesivo y la relación entre los estadios del desarrollo, pero no reconocen el salto
dialéctico que supone para el niño el paso de un tipo de desarrollo a otro.
Para Gesell la deducción más general que puede hacerse de las investigaciones sobre niños
prematuros e hipermaduros se reduce a que el desarrollo del comportamiento está regulado en
orden ontogénico, independientemente de la fecha de nacimiento; supone que existe un substrato
sólido de desarrollo sobre el cual no puede influir de modo especial el momento del nacimiento.
Por ello, el carácter general de la curva de desarrollo es la misma para los niños que nacen en el
plazo normal como para los prematuros. Dicho más sencillamente, un niño prematuro, pese a no
haber terminado el período de su gestación en el útero materno, continúa desarrollándose como un
feto durante un cierto tiempo.
Creemos que esa opinión no es consistente. Está fuera de toda duda la profunda conexión que
existe entre los últimos meses del desarrollo uterino y los primeros meses postnatales. Hemos
procurado explicarla mediante el análisis de algunas importantísimas peculiaridades del recién
nacido. La simple observación del feto moviéndose en el seno materno nos demuestra ya que su
vida en el período embrional del desarrollo no se limita tan sólo al proceso vegetativo. La indudable
continuidad del desarrollo no es más que el fondo sobre el cual destaca no tanto la similitud, como
la diferencia entre el estado embrional y el postnatal. Como toda transición, el período postnatal
significa, ante todo, una ruptura con el pasado y el inicio de lo nuevo.
En este apartado no vamos a describir con detalle la génesis y la dinámica de la nueva formación
básica que aparece en el período postnatal. Para nuestros fines basta con definir esta nueva
formación, hacer una somera descripción de la misma e indicar que posee todos los rasgos típicos
de una formación nueva de las edades críticas, señalando el inicio del desarrollo ulterior de la
personalidad del niño.
Si quisiéramos establecer, en términos generales, la nueva formación central y básica del período
postnatal que surge por primera vez como producto de ese peculiar estadio de desarrollo y que es
el momento inicial del desarrollo posterior de la personalidad, podríamos decir que esta nueva
formación es la vida psíquica individual del recién nacido. Hay dos momentos que debemos
señalar en esa formación nueva: la vida es inherente al niño ya en el período del desarrollo
embrional, lo nuevo que surge en el período postnatal es que esa vida se convierte en existencia
individual, se separa del organismo en cuyo seno fue engendrada y, como toda existencia
individual del ser humano, está inmersa en la vida social de las personas que le rodean. Este es el
primer momento. El segundo consiste en que esa vida individual por ser la primera forma de
existencia del, niño, la más primitiva socialmente es, al mismo tiempo, psíquica, ya que sólo la vida
psíquica Puede ser parte de la vida social de las personas que rodean al niño. 279
El contenido de la vida psíquica del recién nacido fue objeto de grandes polémicas y divergencias,
ya que resultaba imposible hacer una investigación directa de su psique. Los poetas, los filósofos y
los psicólogos tienden a conferir un contenido demasiado complejo a la psique del recién nacido.
Shakespeare, por boca del rey Lear, interpreta con profundo pesimismo el primer grito del recién
nacido.
Lloramos al nacer
Nos da tristeza
La estúpida comedía
Emprender...
A. Schopenhauer adjudicaba un sentido análogo al grito infantil que era para él un argumento en
favor del pesimismo, una prueba de que el sufrimiento prevalece al comienzo mismo de la
existencia. E. Kant considera que el llanto del recién nacido es una protesta del espíritu humano
contra su prisión en los grilletes de la sensualidad.
4
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
Los investigadores de la escuela reflexológica niegan la existencia de toda vida psíquica en el
recién nacido, consideran que es un autómata vivo que percibe y actúa en virtud exclusivamente
de ciertas conexiones nerviosas, que carece por completo de todo cuanto pueda parecer psique.
Hoy día, sin embargo, la inmensa mayoría de los investigadores reconocen dos tesis
fundamentales: 1) el recién nacido posee en el grado más primitivo rudimentos de vida psíquica, y
2) esa vida psíquica es de una índole muy particular. Examinemos, pues, ambas tesis.
Los que niegan la existencia de la vida psíquica en el recién nacido lo argumentan habitualmente
por el hecho de que la mayoría de sus centros cerebrales es inmadura, y lo es, sobre todo, la
corteza, cerebral que, como es sabido, está estrechamente vinculada con la actividad de la
conciencia. Recalcan el hecho de que el niño nacido sin corteza cerebral no se diferencia del niño
normal en sus más primitivas manifestaciones vitales, al menos en los primeros días de su
existencia.
La inmadurez del sistema nervioso central del recién nacido es indudable. Sin embargo, hay dos
momentos que nos obligan a reconocer como inconsistente dicho argumento. Estamos habituados
a considerar que la corteza cerebral es el habitáculo de todas las manifestaciones de la conciencia
y como en el recién nacido ese órgano todavía no funciona, deducimos que el bebé carece de toda
conciencia. Nuestra deducción sería correcta si estuviera demostrado que todas las
manifestaciones de nuestra conciencia están relacionadas con la corteza cerebral, pero los hechos
de que disponemos demuestran que eso no es del todo cierto. La corteza cerebral está
relacionada, según parece, tan sólo con las manifestaciones de las formas superiores de la
actividad consciente, pero la vida de nuestras atracciones, instintos y afectos más simples
depende, probablemente, de forma más directa, de los centros subcorticales que, en cierta medida,
ya funcionan en el recién nacido. 280
Además, la comparación del recién nacido normal con los anencéfalos demuestra que tan sólo en
las manifestaciones reflejas más primitivas no se observan diferencias entre ambos. Una
comparación más detallada y sutil demuestra que el niño sin sectores superiores del cerebro
carece de movimientos expresivos. Creemos por ello que un recién nacido normal no es
simplemente un ser espinomedular, como lo definió R. Virjov, ni tampoco puramente
paleencefálico, es decir, un ser cuya vida está regida sólo por el encéfalo arcaico. Cabe suponer
que el encéfalo nuevo participa de algún modo, ya desde el principio, en el comportamiento del
recién nacido (K. Koffka). Algunos investigadores opinan que el gran desvalimiento del niño en
comparación con las crías de los animales se debe a que los mecanismos arcaicos cerebrales del
niño resultan menos independientes en el funcionamiento debido a su conexión con los sectores
aún inmaduros del encéfalo nuevo (N. M. Schelovánov).
Así, pues, el estado del sistema nervioso del recién nacido no excluye en absoluto la posibilidad de
que tenga vida psíquica; nos obliga a suponer, más bien, la existencia de rudimentos psíquicos,
aunque totalmente distintos de la psique desarrollada del adulto y de los niños mayores. La vida
psíquica vinculada principalmente con los centros subcorticales y una corteza todavía inmadura en
el sentido estructural y funcional es diferente, como es lógico, de la vida psíquica que es posible
con un sistema nervioso central bien desarrollado y maduro. El argumento decisivo a favor de la
existencia de rudimentos psíquicos en el recién nacido es el siguiente hecho: poco después del
nacimiento observamos en el niño los mismos procesos básicos vitales que en los niños de mayor
edad y en los adultos guardan relación con los estados psíquicos. Por ejemplo, la expresividad de
los movimientos que ponen de manifiesto sus estados psíquicos de alegría o euforia, de dolor y
pena, de ira y miedo o susto, de asombro o reflexión. Incluimos entre ellos los movimientos
instintivos del recién nacido provocados por el hambre, la sed, la saciedad, la satisfacción, etc. Las
formas en que se revelan esos dos grupos de reacciones nos obligan a reconocer que existen a
esa edad manifestaciones psíquicas primitivas.
Pero esa vida psíquica, como hemos dicho ya, se diferencia grandemente de una vida psíquica
más desarrollada. Exponemos a continuación sus diferencias fundamentales.
5
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
W. Stern supone que el recién nacido posee, además de los reflejos, unos vestigios primarios de
conciencia que se convierten muy pronto en una intensa y multifacética vida psíquica. Como es
lógico, sólo podemos hablar del estado rudimentario de la vida psíquica del recién nacido;
debemos excluir de ella fenómenos propiamente intelectuales y volitivos de la conciencia. No
existen en el recién nacido ideas innatas ni percepción real, es decir, la comprensión de objetos y
procesos externos ni, finalmente, apetencias o aspiraciones conscientes. Lo único que podemos
admitir con algún fundamento es la existencia de estados de conciencia nebulosos, confusos, en
los cuales lo sensitivo y emocional, se hallan fundidos a tal punto que cabría calificarles de estados
sensitivos emocionales o estados de sensaciones marcadas emocionalmente. La existencia de
estados emocionales 281 gratos o desagradables se manifiesta ya en los primeros días de la vida
del niño, en la expresión de su rostro, la entonación de sus gritos, etc.
Ch. Bühler caracteriza de modo similar la vida psíquica del recién nacido. El primer contacto del
bebé con la madre es a tal punto estrecho que valdría hablar más bien de existencia fundida que
de contacto. Igual que el nacimiento significa que el niño se separa tan sólo físicamente de la
madre, también su psique va conociendo poco a poco los estímulos que influyen sobre él, como
algo que procede de objetos determinados del mundo exterior. Al principio, según parece, la
vivencia del bebé corresponde más bien a estados que a objetos, si vale formular así la insuficiente
objetividad de sus impresiones. Resulta difícil determinar hasta qué edad simplemente percibe el
movimiento, el cambio de lugar, etc., y cuando, además de percibirlo, empieza a sentir que alguien
se ocupa de 61. Creemos que en el primer mes de vida no existe para el bebé nada ni nadie, que
todos los estímulos y su entorno son para él un estado subjetivo únicamente.
Disponemos, por tanto, de dos momentos esenciales que caracterizan la peculiaridad de la vida
psíquica del recién nacido. El primero de ellos se refiere a la supremacía exclusiva de vivencias no
diferenciadas, no fraccionadas, que representan, por decirlo así, una fusión de atracción, afecto y
sensación. El segundo momento caracteriza la psique del recién nacido como algo que no separa
su existencia ni sus vivencias de la percepción de las cosas objetivas, que no distingue todavía los
objetos sociales y físicos. Nos queda por señalar un tercer momento que determina la psique del
recién nacido en su relación con el mundo exterior.
Sería erróneo suponer que el recién nacido percibe el mundo como un caos de sensaciones
disgregadas, incoherentes, aisladas: orgánicas internas, de temperatura, ópticas, auditivas,
táctiles, etc. La investigación demuestra que las percepciones independientes, fraccionadas,
corresponden a una etapa de desarrollo mucho más tardía (K. Koffka). Mis tarde todavía aparece
en el desarrollo la posibilidad de separar algunos componentes de la percepción integral en forma
de sensaciones. Las percepciones iniciales del niño producen una impresión indivisible del
conjunto de la situación donde no solamente no se diferencian los momentos objetivos aislados de
la situación, sino que tampoco están diferenciados aún los elementos de la percepción y de los
sentidos. Es digno de señalar que el recién nacido, mucho antes de reaccionar a los elementos
aislados de la situación, percibidos por separado, reacciona a un todo complejo de matiz
emocional. Por ejemplo, el rostro de su madre, sus movimientos expresivos provocan en el niño
una reacción muy anterior a su capacidad de percibir aisladamente alguna forma, color o magnitud.
En la percepción inicial del recién nacido todas las impresiones exteriores están indisolublemente
unidas con el afecto que les matiza o el tono sensitivo de la percepción. El niño percibe antes lo
afable o amenazador, o sea, en general, lo expresivo, que los elementos objetivos de la realidad
exterior.
Podemos formular del siguiente modo la ley básica que regula la percepción del recién nacido: al
principio la percepción amorfa de toda la situación configura un fondo sobre el cual destaca para el
niño un fenómeno más o menos limitado y estructural que él percibe como una cualidad especial
en este fondo. La ley 282 estructural de la separación de la figura y el fondo es, al parecer, la
peculiaridad más primitiva de la vida psíquica, el punto de partida para el desarrollo posterior de la
conciencia.
6
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
Podemos hacernos así una primera idea general de la vida psíquica del recién nacido. Nos resta
por señalar las consecuencias de ese nivel de la vida psíquica en la conducta social del niño. Se
comprende fácilmente que el recién nacido carece de toda forma específica de comportamiento
social. Las investigaciones de Ch. Bühler y H. Hetzer demuestran que la primera comunicación del
niño con un adulto sobrepasa los límites del período postnatal. Para una verdadera comunicación
son absolutamente imprescindibles los procesos psíquicos gracias a los cuales el niño «toma
conciencia», de que alguien le cuida y por ello reacciona ante dicha persona de manera distinta
que ante todos los demás. Pasado el período postnatal puede hablarse con cierta seguridad de
impresiones y reacciones sociales del niño de dos-tres meses; en el período postnatal el niño en su
aspecto social se caracteriza por una pasividad total, tanto en su conducta como en su conciencia,
no hay nada que demuestre una vivencia social como tal. Ello nos permite considerar el período
postnatal, destacado hace ya tiempo por todos los biólogos, como una peculiar etapa de edad del
desarrollo social del niño.
La vida psíquica del recién nacido posee todos los rasgos típicos de las formaciones nuevas en las
edades críticas. Como ya dijimos, las formaciones nuevas de ese tipo no acaban de madurar, son
provisionales, transitorias, desaparecen en la siguiente edad estable. ¿Cómo es, por tanto, la
formación nueva del período postnatal? Es una vida psíquica peculiar, relacionada sobre todo con
los sectores subcorticales del cerebro. No se conserva como tal, es decir, como una adquisición
sólida para años venideros. Florece y se agota en los estrechos marcos temporales que abarca el
período postnatal. Sin embargo, no desaparece sin dejar huella, como un episodio fugaz del
desarrollo infantil. En el curso ulterior del desarrollo pierde tan sólo su existencia independiente, se
integra como instancia subordinada en las formaciones nerviosas y psíquicas de nivel superior.
Los límites del período postnatal siguen siendo muy discutibles, algunos científicos los fijan en un
mes (K. Leshley, Troizki, Gutinel); otros, como K. Virordt, los reducen a una semana. Suele
considerarse que la cicatrización del ombligo, la caída del cordón umbilical, la abliteración del
conducto de Batalov y la vena umbilical marcan el fin de ese período. Finkelshtein y Reis
consideran que su límite superior coincide con la recuperación del peso inicial del niño después de
la pérdida fisiológica (del día 10 al 21). P. P Blonski opina también que dicho período finaliza al
séptimo día postnatal, cuando termina la pérdida fisiológica y comienza el aumento de peso.
También compartimos la opinión de M. Maslov, para quien es poco oportuno situar el límite de esa
etapa en la caída de la costra umbilical o la abliteración del conducto de Batalov que no se reflejan
para nada en el estado general del recién nacido. Maslov supone que para determinar dicho
período debemos tomar en consideración el conjunto de indicios y peculiaridades
anatomofisiológicas, así como el metabolismo que se ha establecido en este período; el niño se
distingue por un metabolismo muy peculiar, un peculiar estado 283 sanguíneo debido a las
peculiaridades de la inmunidad y la anafilaxia. Todo ello, considerado en conjunto, demuestra que
el período postnatal sobrepasa mucho los límites de la caída de la costra umbilical. En todo caso
dura no menos de tres semanas y pasa imperceptiblemente, sin ningún cambio brusco, hacia el
segundo mes, al período de lactancia.
Tenemos, pues, fundadas razones para considerar que el período postnatal se distingue por un
general cuadro biológico de muy especiales características, que la existencia del recién nacido es
muy especial. Sin embargo, teniendo en cuenta los razonamientos expuestos con todo detalle en el
capítulo anterior, creemos que el criterio para delimitar cualquier edad debe ser tan sólo la nueva
formación básica y central típica para un determinado estadio en el desarrollo social de la
personalidad del niño. Creemos, por tanto, que al determinar los límites del período postnatal
conviene utilizar los datos que caracterizan el estado psíquico y social del recién nacido. Los datos
que más coinciden con ese criterio se refieren a la actividad nerviosa superior del niño, más
directamente relacionada con su vida psíquica y social. Las investigaciones de M. Denisova y N.
Figúrin demuestran que a finales del primer mes o al principio del segundo se produce un viraje en
el desarrollo del niño.
Los autores mencionados consideran que el síntoma del primer período es la aparición de la
sonrisa del niño cuando se le habla, o sea, su primera reacción específica a la voz humana. Las
7
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
investigaciones de Ch. Bühler y H. Hetzer demuestran que las primeras reacciones sociales del
niño que indican el cambio general en la vida psíquica del recién nacido se observa en el límite del
primer y segundo mes de vida. A finales del primer mes el llanto, el grito, de un niño, provoca como
respuesta el llanto de otro niño. Entre el primer y segundo mes la sonrisa del niño viene a ser la
reacción al sonido de la voz humana. Todo ello hace suponer que nos encontramos con el límite
superior del período postnatal, pasado el cual el niño entra en una nueva etapa de edad.
3. La situación social del desarrollo en el primer año
A primera vista puede parecer que el bebé es un ser totalmente, o casi, asocial. Carece todavía del
medio fundamental de comunicación social –el lenguaje humano–. Su actividad vital se limita a la
satisfacción de sus elementales necesidades vitales. Es mucho más objeto que sujeto, es decir,
participante activo de las relaciones sociales. De aquí la impresión de que el primer ano es una
etapa de desarrollo asocial, que el bebé es un ser meramente biológico carente de propiedades
específicamente humanas y, sobre todo, de la principal de ellas: la sociabilidad. Esta es la opinión
que subyace en varias teorías, erróneas a nuestro juicio, sobre el primer año cuyo análisis
hacemos a continuación.
Tanto esa impresión como la opinión en ella sustentada de que el bebé es un ser asocial son
profundamente erróneas. Un estudio atento demuestra que hay en el primer año una sociabilidad
totalmente específica, profunda, peculiar, debido a 284 una situación social de desarrollo única,
irrepetible, de gran originalidad, determinada por dos momentos fundamentales. El primero de ellos
consiste en un conjunto de peculiaridades del bebé que salta de inmediato a la vista y se define
casi siempre como una total incapacidad biológica. El bebé es incapaz de satisfacer ni una sola de
sus necesidades vitales, sus necesidades más importantes y elementales pueden ser satisfechas
sólo con la ayuda de los adultos que le cuidan. Ellos le dan de comer, le llevan en brazos, le
cambian de postura. El camino a través de otros, a través de los adultos, es la vía principal de la
actividad del niño en esta edad. Prácticamente todo en la conducta del bebé está entrelazado y
entretejido en lo social. Tal es la situación objetiva de su desarrollo. Nos queda por descubrir lo que
en la conciencia del propio sujeto, o sea, del bebé, corresponde a dicha situación objetiva.
El bebé depende de los adultos que le cuidan en todas las circunstancias; debido a ello se
configuran unas relaciones sociales muy peculiares entre el niño y los adultos de su entorno. Todo
lo que podrá hacer el niño más tarde por sí mismo, durante el proceso de su adaptación individual,
ahora, por la inmadurez de sus funciones biológicas, puede ser ejecutado sólo a través de otros,
sólo en la situación de colaboración. Por tanto, el primer contacto del niño con la realidad (incluso
cuando cumple las funciones biológicas más elementales) está socialmente mediado.
Los objetos aparecen y desaparecen del campo visual del niño por voluntad de los adultos, es
desplazado por el espacio en brazos de otros. Cualquier cambio de postura, e incluso el simple
darle la vuelta, está entrelazado con la situación social. Los estímulos que le molestan se eliminan,
al igual como se satisfacen sus necesidades elementales (por la misma vía), a través de otros. Se
forma, por tanto, una dependencia única e irrepetible del bebé de los adultos, que traspasa, como
ya se ha dicho, las necesidades biológicas más individuales del niño. Esa dependencia confiere un
carácter absolutamente peculiar a la relación del niño con la realidad (y consigo mismo): son unas
relaciones que se realizan por mediación de otros, se refractan siempre a través del prisma de las
relaciones con otra persona.
Por tanto, la relación del niño con la realidad circundante es social desde el principio. Desde ese
punto de vista podemos definir al bebé como un ser máximalmente social. Toda relación del niño
con el mundo exterior, incluso la más simple, es la relación refractada a través de la relación con
otra persona. La vida del bebé, está organizada de tal modo que en todas las situaciones se halla
presente de manera visible o invisible otra persona. Esto se puede expresar de otro modo, es
decir, que cualquier relación del niño con las cosas es una relación que se lleva a cabo con la
ayuda o a través de otra persona.
8
Lev Semiónovich Vygotsky
vigotsky.org@gmail.com
Obras Escogidas Tomo IV
http://www.taringa.net/perfil/vygotsky
La segunda peculiaridad que caracteriza la situación social del desarrollo en el primer año es la
siguiente: aunque el niño dependa por completo de los adultos, aunque todo su comportamiento
está inmerso en lo social, carece todavía de los medios fundamentales de la comunicación social
en forma de lenguaje humano. Precisamente esta segunda característica, en unión con la primera,
confiere la mencionada peculiaridad a la situación social en que se encuentra el bebé. La 285
organización de su