isAllowed=y;Ver/Abrir - Universidad de Costa Rica

DESAFÍOS DEL
AGUA URBANA
EN LAS AMÉRICAS
Perspectivas de las Academias de Ciencias
2
DESAFÍOS DEL AGUA URBANA EN LAS AMÉRICAS
IANAS La Red Interamericana de Academias de Ciencias
IANAS es la red regional de Academias de Ciencias creada para apoyar la cooperación con el interés
de fortalecer la ciencia y la tecnología como herramientas para el avance en la investigación,
desarrollo, prosperidad y equidad en las Américas.
IANAS
Traducción
Co-Chairs: Michael Clegg (Estados Unidos) y Juan Asenjo (Chile).
Suzanne D. Stephens (Argentina, Chile, México, Canadá,
Directora Ejecutiva: Adriana de la Cruz Molina
Honduras, Panamá, Costa Rica, República Dominicana,
Perú y Toronto) y Alejandra Huete (Cuba y El Salvador)
Coordinación Editorial
Katherine Vammen y Adriana de la Cruz Molina
Diseño gráfico
Víctor Daniel Moreno Alanís
Programa de Agua de IANAS
Francisco Ibraham Meza Blanco
Co-Chairs: Katherine Vammen (Nicaragua), Blanca Jiménez
(México) y Co-Chair Honorario: Jose Tundisi (Brasil)
Diseño de portada
Francisco Ibraham Meza Blanco
Comité Editorial
Gabriel Roldán (Colombia), María Luisa Torregrosa (México),
Apoyo de diseño gráfico
Katherine Vammen (Nicaragua), Ernesto J. González (Venezuela),
Osiris López Aguilar, Mariana Guerrero del Cueto,
Claudia Campuzano (Colombia), Hugo Hidalgo (Costa Rica) y
Tania Zaldivar Martínez, y Roberto Flores Angulo
Adriana de la Cruz Molina (México)
Apoyo administrativo
Corrección de estilo
Verónica Barroso
Ma. Areli Montes Suárez y autores de los capítulos
Luis Arturo Dassaev
Impreso por The Inter-American Network of Academies of Sciences (IANAS) Calle Cipreses s/n, Km 23.5 de la Carretera Federal
México-Cuernavaca, 14400 Tlalpan, Distrito Federal, Mexico y por United Nations Educational, Scientific and Cultural
Organization (UNESCO), 7, place de Fontenoy, 75352 Paris 07 SP, France, the UNESCO Office in Montevideo, Edificio Mercosur,
Luis Pereira 1992, 2o piso, casilla de correo 859, 11200 Montevideo, Uruguay.
© IANAS y UNESCO 2015
IANAS ISBN en trámite
Impreso en México
Esta publicación está disponible en http://www.ianas.org/index.php/books y Open Access under the Attribution-ShareAlike 3.0 IGO (CC-BY-SA 3.0
IGO) licencia (http://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0/igo/). Al usar los contenidos de esta publicación, los usuarios aceptan los términos y
condiciones de UNESCO Open Access Repositorio (http://www.unesco.org/open-access/terms-use-ccbysa-en). Para la versión impresa, la presente licencia aplica exclusivamente al contenido de la publicación. Para cualquier material que no esté claramente identificado como propiedad de UNESCO,
se deberá solicitar previa autorización a [email protected] o UNESCO Publishing, 7, place de Fontenoy, 75352 Paris 07 SP France.
Los contenidos y conceptos presentados en esta publicación no implican la expresión pública o de opinión de ninguna forma de
la UNESCO en relación con la condición legal de ningún país, territorio, ciudad o área o de sus autoridades, o relacionado con las
delimitaciones fronterizas o límites. Las ideas y opiniones expresadas en esta publicación son de los autores y no representan
necesariamente las ideas de IANAS, IAP o de UNESCO y no comprometen a la organización.
Esta obra ha sido impresa en papel ecológico (certificación FSC): una parte de las fibras proviene de materiales reciclados y, otra,
de bosques explotados de manera sustentable. Además, el papel es libre de cloro elemental en su producción (Certificación ECF)
con objeto de contribuir a la conservación de los recursos hídricos.
DESAFÍOS DEL AGUA URBANA EN LAS AMÉRICAS
DESAFÍOS DEL
AGUA URBANA
EN LAS AMÉRICAS
Perspectivas de las Academias de Ciencias
3
4
DESAFÍOS DEL AGUA URBANA EN LAS AMÉRICAS
Miembros de las Academias de Ciencias
Argentina
Ecuador
Academia Nacional de Ciencias Exactas, Físicas y
Naturales de Argentina
www.ancefn.org.ar
Roberto L.O. Cignoli, Presidente
Academia de Ciencias del Ecuador
http://www.academiadecienciasecuador.org
Carlos Alberto Soria, Presidente
Brasil
Academia de Ciencias Médicas, Físicas
y Naturales de Guatemala
www.interacademies.net/Academies/ByRegion/
LatinAmericaCarribbean/Guatemala/
Enrique Acevedo, Presidente
Guatemala
Academia Brasileña de Ciencias
www.abc.org.br
Jacob Palis, Presidente
Bolivia
Academia Nacional de Ciencias de Bolivia
www.aciencias.org.bo
Gonzalo Taboada López, Presidente
Honduras
Academia Nacional de Ciencias de Honduras
www.guspepper.net/academia.htm
Gustavo A. Pérez, Presidente
Canadá
La Royal Society of Canadá: Las Academias de
Artes, Humanidades y Ciencias de Canadá
https://rsc-src.ca/en/
Graham Bell, Presidente
México
Academia Mexicana de Ciencias
www.amc.unam.mx
Jaime Urrutia, Presidente
Caribe
Nicaragua
Academia de Ciencias del Caribe
(Redes Regionales)
www.caswi.org
Trevor Alleyne, Presidente
Academia de Ciencias de Nicaragua
www.cienciasdenicaragua.org
Manuel Ortega, Presidente
Panamá
Chile
Academia Chilena de Ciencias
www.academia-ciencias.cl
Juan Asenjo, Presidente
Asociación Panameña
para el Avance de la Ciencia
www.apanac.org.edu.pa
Jorge Motta, Presidente
Colombia
Perú
Academia Colombiana de Ciencias Exactas,
Físicas y Naturales
www.accefyn.org.co
Enrique Forero, Presidente
Academia Nacional de Ciencias del Perú
www.ancperu.org
Ronald Woodman Pollitt, Presidente
Costa Rica
Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos
www.nasonline.org
Ralph J. Cicerone, Presidente
Estados Unidos de América
Academia Nacional de Ciencias Costa Rica
www.anc.cr
Pedro León Azofeita, Presidente
Uruguay
Cuba
Academia de Ciencias de Cuba
www.academiaciencias.cu
Ismael Clark Arxer, Presidente
La Academia Nacional de Ciencias
de la República Oriental del Uruguay
www.anciu.org.uy
Rodolfo Gambini, Presidente
República Dominicana
Venezuela
Academia de Ciencias de la República Dominicana
www.academiadecienciasrd.org
Milcíades Mejía, Presidente
Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas
y Naturales de Venezuela
www.acfiman.org.ve
Claudio Bifano, Presidente
DESAFÍOS DEL AGUA URBANA EN LAS AMÉRICAS
Puntos Focales sobre Agua de IANAS
Argentina
Guatemala
Raúl A. Lopardo
Instituto Nacional del Agua
Manuel Bastarrechea
Academia de Ciencias Médicas,
Físicas y Naturales de Guatemala
Bolivia
Fernando Urquidi
Academia Nacional de Ciencias de Bolivia
Honduras
Marco Blair
Academia Nacional de Ciencias de Honduras
Brasil
José Galizia Tundisi
Instituto Internacional de Ecología
Canadá
Banu Ormeci
Universidad de Carleton
Grenada
Martín ST. Clair Forde
Universidad de St. George, Grenada
México
María Luisa Torregrosa
Facultad Latinoamericana
de Ciencias Sociales, FLACSO
Nicaragua
Katherine Vammen
Centro para la Investigación
en Recursos Acuáticos de Nicaragua,
Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua
Chile
Panamá
James McPhee
Centro Avanzado de Tecnología para la Minería
Universidad de Chile
José R. Fábrega
Centro de Investigaciones Hidráulicas e
Hidrotécnicas Universidad Tecnológica de Panamá
Colombia
Perú
Gabriel Roldán
Academia Colombiana de Ciencias Exactas,
Físicas y Naturales
Nicole Bernex
Centro de Investigación en Geografía Pontificia
Universidad Católica del Perú
Costa Rica
Uruguay
Hugo Hidalgo
Universidad de Costa Rica
Daniel Conde
Facultad de Ciencias
Universidad de la República
Cuba
Daniela Mercedes Arellano Acosta
Agencia de Medio Ambiente, Ministerio de Ciencia,
Tecnologia y Medio Ambiente, Havana, Cuba
EE.UU.
Henry Vaux
Universidad de California
República Dominicana
Venezuela
Osiris de León
Comisión de Ciencias Naturales y Medio Ambiente
de la Academia de Ciencias
Ernesto J. González
Facultad de Ciencias de la Universidad
Central de Venezuela
El Salvador
Julio César Quiñones Basagoitia
Miembro de la Asociación Mundial para el Agua
5
6
DESAFÍOS DEL AGUA URBANA EN LAS AMÉRICAS
Coordinadores y autores
Argentina
Chile
Raúl Antonio Lopardo
Instituto Nacional del Agua
James McPhee
Centro Avanzado de Tecnología
para la Minería, Universidad de Chile
Jorge Daniel Bacchiega
Instituto Nacional del Agua
Luis E. Higa
Instituto Nacional del Agua
Bolivia
Fernando Urquidi-Barrau
Academia Nacional de Ciencias de Bolivia
Jorge Gironás
Escuela de Ingeniería Pontificia
Universidad Católica de Chile
Bonifacio Fernández
Escuela de Ingeniería Pontificia
Universidad Católica de Chile
Pablo Pastén
Departamento de Hidráulica y Medio Ambiente
Pontificia Universidad Católica de Chile
Brasil
José Galizia Tundisi
Instituto Internacional de Ecología
José Vargas
Sociedad Chilena de Ingeniería Hidráulica
Carlos Eduardo Morelli Tucci
Universidade Federal do Rio Grande do Sul
Alejandra Vega
Pontificia Universidad Católica de Chile
Fernando Rosado Spilki
Centro Universitario Feevale
Sebastián Vicuña
Centro de Cambio Global UC
Ivanildo Hespanhol
Universidade de São Paulo
Colombia
José Almir Cirilo
Universidade Federal de Pernambuco
Gabriel Roldán
Academia Colombiana de Ciencias
Exactas Físicas y Naturales
Marcos Cortesão Barnsley Scheuenstuhl
Academia Brasileña de Ciencias
Claudia Patricia Campuzano Ochoa
Centro de Ciencia y Tecnología de Antioquia
Natalia Andricioli Periotto
Centro de Ciências Biológicas e da Saúde
Luis Javier Montoya Jaramillo
Universidad Nacional de Colombia-Medellín
Canadá
Carlos Daniel Ruiz Carrascal
Escuela de Ingeniería de Antioquia
Banu Örmeci
Universidad de Carleton
Michael D’Andrea
Gestión de Infraestructuras de Agua de Toronto
Andrés Torres
Pontificia Universidad Javeriana-Bogotá
Jaime Lara-Borrero
Pontificia Universidad Javeriana-Bogotá
DESAFÍOS DEL AGUA URBANA EN LAS AMÉRICAS
Sandra Lorena Galarza-Molina
Pontificia Universidad Javeriana-Bogotá
Juan Diego Giraldo Osorio
Pontificia Universidad Javeriana-Bogotá
L.F. Molerio-León MSc.
GRANIK HOLDINGS Ltd.
(República Dominicana)
Eduardo O. Planos Gutiérrez
Instituto de Meteorología de Cuba
Milton Duarte
Grupo de Investigación
Ciencia e Ingeniería del Agua
República Dominicana
Sandra Méndez-Fajardo
Pontificia Universidad Javeriana-Bogotá
Osiris de León
Comisión de Ciencias Naturales y Medio Ambiente
de la Academia de Ciencias
Costa Rica
El Salvador
Hugo G. Hidalgo
Universidad de Costa Rica
Julio Cesar Quiñones Basagoitia
Miembro de la Asociación Mundial para el Agua
Ángel G. Muñoz
Instituto Internacional de Investigación para el
Clima y la Sociedad de la Universidad de Columbia
Carolina Herrero
Ph-C Ingenieros Consultores
Grenada
Martin ST. Clair Forde
Universidad de St. George, Grenada
Brian P. Neff
Universidad de St. George, Grenada
Eric J. Alfaro
Universidad de Costa Rica, Escuela de Física
Guatemala
Natalie Mora
Universidad de Costa Rica, Escuela de Física
Víctor H. Chacón
Municipalidad de Pérez Zeledón, C.N.E.
Darner A. Mora
Laboratorio Nacional de Aguas
Manuel Basterrechea
Academia de Ciencias Médicas,
Físicas y Naturales de Guatemala
Carlos Roberto Cobos
Centro de Investigación en Ingeniería
Juan Carlos Fuentes
Instituto Nacional de Electrificación
Mary L. Moreno
Centro Internacional de Política Económica
para el Desarrollo Sostenible de la Universidad
Nacional de Costa Rica
Norma Edith Gil Rodas de Castillo
Centro de Estudios del Mar y Acuicultura CEMA
Universidad de San Carlos, USAC-Guatemala
Cuba
Jeanette Herrera de Noack
Alianza Mundial de Derecho Ambiental
Daniela de las Mercedes Arellano Acosta
Instituto Nacional de Higiene, Epidemiología y
Microbiología, La Habana, Cuba
Ana Beatriz Suárez
Laboratorio Ecológico y Químico, S.A.
7
8
DESAFÍOS DEL AGUA URBANA EN LAS AMÉRICAS
Honduras
Marco Antonio Blair Chávez
Academia Nacional de Ciencias de Honduras
Manuel Figueroa
Academia Nacional de Ciencias de Honduras
Selvia Flores Sánchez
Centro para la Investigación en Recursos Acuáticos
de Nicaragua (CIRA/UNAN)
Iris Hurtado García
Centro para la Investigación en Recursos Acuáticos
de Nicaragua (CIRA/UNAN)
México
María Luisa Torregrosa y Armentia
Investigadora en la Facultad Latinoamericana de
Ciencias Sociales-FLACSO
Mario Jiménez García
Centro para la Investigación en Recursos Acuáticos
de Nicaragua (CIRA/UNAN)
Blanca Jiménez-Cisneros
División de Ciencias del Agua y Secretaria
de la Organización de las Naciones Unidas
para el trabajo conjunto en las áreas educativas,
científicas y culturales
Francisco J. Picado Pavón
Centro para la Investigación en Recursos Acuáticos
de Nicaragua (CIRA/UNAN)
Jacinta Palerm
Postgrado, México-COLPOS
(Colegio de Posgraduados)
Gustavo Sequeira Peña
Centro para la Investigación en Recursos Acuáticos
de Nicaragua (CIRA/UNAN)
Panamá
Ricardo Sandoval Minero
Sextante Servicios de Consultoría, S.C.
José Rogelio Fábrega Duque
Universidad Tecnológica de Panamá
Karina Kloster
Universidad Autónoma de la Ciudad de México
Miroslava Morán Montaño
Centro del Agua del Trópico Húmedo
para América Latina y el Caribe (CATHALAC)
Polioptro F. Martínez Austria
Universidad de las Américas, Puebla
Jordi Vera Cartas
Fondo Golfo de México A.C.
Ismael Aguilar Barajas
Instituto Tecnológico de Monterrey
Elsa Lilibeth Flores Hernández
Universidad Tecnológica de Panamá
Icela Ibeth Márquez Solano de Rojas
Universidad Tecnológica de Panamá Fundación
Universitaria Iberoamericana
Argentina Ying B
Universidad de Panamá
Nicaragua
Katherine Vammen
Centro para la Investigación en Recursos Acuáticos
de Nicaragua (CIRA/UNAN)
Yelba Flores Meza
Centro para la Investigación en Recursos Acuáticos
de Nicaragua (CIRA/UNAN)
Casilda Saavedra
Universidad Tecnológica de Panamá
Berta Alicia Olmedo Vernaza
Gerencia de Hidrometeorología de ETESA (Empresa
de Transmisión Eléctrica, S.A.)
12
DESAFÍOS DEL AGUA URBANA EN LAS AMÉRICAS
Índice
Prólogo
15
Michael Clegg y Juan Asenjo, Co-Chairs de IANAS
Aguas urbanas en las Américas
16
Blanca Jiménez-Cisneros, Programa Hidrológico Internacional de la UNESCO
El agua en las regiones urbanas
19
José Galizia Tundisi, Instituto Internacional de Ecología de São Carlos, Brasil
Un rápido vistazo
21
Katherine Vammen, Co-Chair del Programa de Agua de IANAS
El agua urbana en el continente americano: El caso de Argentina
26
Raúl Antonio Lopardo, Jorge Daniel Bacchiega y Luis E. Higa
Compendio de los recursos hídricos en las ciudades capitales de los departamentos de Bolivia
52
Fernando Urquidi-Barrau
Aguas urbanas en Brasil
86
José Galizia Tundisi, Carlos Eduardo Morelli Tucci, Fernando Rosado Spilki, Ivanildo Hespanhol, José
Almir Cirilo, Marcos Cortesão Barnsley Scheuenstuhl y Natalia Andricioli Periotto
Un análisis de los recursos hídricos, su uso y tratamiento en Canadá
116
Banu Örmeci
Gestión del agua en zonas urbanas: Estudio de caso de la ciudad de Toronto
132
Michael D’Andrea
Abastecimiento de agua potable en las ciudades de Chile: Avances y desafíos pendientes
152
James McPhee, Jorge Gironás, Bonifacio Fernández, Pablo Pastén, José Vargas, Alejandra Vega y
Sebastián Vicuña
Agua urbana en Colombia
174
Coordinadores: Claudia P. Campuzano Ochoa y Gabriel Roldán. Autores: Claudia P. Campuzano
Ochoa, Gabriel Roldán, Andrés E. Torres Abello, Jaime A. Lara Borrero, Sandra Galarza Molina, Juan
Diego Giraldo Osorio, Milton Duarte, Sandra Méndez Fajardo, Luis Javier Montoya Jaramillo y
Carlos Daniel Ruiz
Aguas urbanas en Costa Rica
208
Hugo G. Hidalgo León, Carolina Herrero Madriz, Eric J. Alfaro Martínez, Ángel G. Muñoz,
Natalie P. Mora Sandí, Darner A. Mora Alvarado y Víctor H. Chacón Salazar
Particularidades de la gestión de acuíferos de islas en trópicos húmedos:
el ciclo del agua urbana en La Habana, Cuba
Coordinadora: Daniela de las Mercedes Arellano Acosta. Autores: L.F. Molerio-León,
Ma. I. González González y E.O. Planos Gutiérrez
234
DESAFÍOS DEL AGUA URBANA EN LAS AMÉRICAS
Perspectiva de las aguas urbanas en El Salvador
13
256
Julio César Quiñonez Basagoitia
Una visión general de la gestión urbana del agua y problemas relacionados en los
Estados Unidos de América
298
Henry Vaux, Jr.
Impacto del desarrollo en el abastecimiento y saneamiento del agua en Grenada
318
Martin S. Forde y Brian Neff
Agua urbana en Guatemala
344
Claudia Velásquez, Norma de Castillo, Jeanette de Noack, Ana Beatriz Suárez, Carlos Cobos,
Juan Carlos Fuentes y Manuel Basterrechea
Gestión del agua urbana en Honduras: el caso de Tegucigalpa
362
Marco Antonio Blair Chávez y Manuel Figueroa
Agua urbana en México
396
Coordinadora: María Luisa Torregrosa. Con la colaboración de los siguientes autores: Ismael
Aguilar Barajas, Blanca Jiménez Cisneros, Karina Kloster, Polioptro Martínez, Jacinta Palerm,
Ricardo Sandoval y Jordi Vera
Agua urbana en Nicaragua
430
Katherine Vammen, Selvia Flores, Francisco Picado, Iris Hurtado, Mario Jiménez, Gustavo
Sequeira y Yelba Flores
Aguas urbanas en Panamá
466
José R. Fábrega D., Miroslava Morán M., Elsa L. Flores H., Icela I. Márquez de Rojas, Argentina
Ying, Casilda Saavedra, Berta Olmedo y Pilar López
Abastecimiento de agua urbana en Perú
492
Nicole Bernex Weiss, Víctor Carlotto Caillaux, César Cabezas Sánchez, Ruth Shady Solís,
Fernando Roca Alcázar, Mathieu Durand, Eduardo Ismodes Cascón y Julio Kuroiwa Zevallos
Aguas urbanas en la República Dominicana
522
Rafael Osiris de León
Aguas urbanas en Uruguay: avances y desafíos hacia una gestión integrada
542
Coordinación y edición: Adriana Piperno, Federico Quintans and Daniel Conde. Autores: Álvaro
Capandeguy, Adriana Piperno, Federico Quintans, Pablo Sierra, Julieta Alonso, Christian
Chreties, Alejandra Cuadrado, Andrea Gamarra, Pablo Guido, Juan Pablo Martínez, Néstor
Mazzeo, María Mena, Nicolás Rezzano, Gabriela Sanguinet, Javier Taks, Guillermo Goyenola,
Elizabeth González, Julieta López, Amancay Matos, Osvaldo Sabaño, Carlos Santos, Matilde
Saravia, Luis Silveira, Rafael Arocena y Luis Aubriot
Agua urbana en Venezuela
574
Ernesto José González, María Leny Matos, Eduardo Buroz, José Ochoa-Iturbe, Antonio MachadoAllison, Róger Martínez y Ramón Montero
Semblanzas de los autores
621
208
DESAFÍOS DEL AGUA URBANA EN AMÉRICA
Costa Rica
Vista de San José, la capital de Costa Rica, desde las faldas del Volcán Poás. Foto: ©iStock.com/pilesasmiles.
LAS AGUAS URBANAS EN COSTA RICA
“El abastecimiento de agua potable en las ciudades de Costa Rica se puede considerar como bueno;
sin embargo el saneamiento y en particular el tratamiento de aguas ha sido uno de los mas importantes retos en las zonas urbanas. Con la pronta
puesta en operación la planta de tratamiento Los
Tajos en el Gran Área Metropolitana se está dando
un paso significativo a la solución del problema”
209
210
DESAFÍOS DEL AGUA URBANA EN AMÉRICA
Las aguas urbanas
en Costa Rica
Hugo G. Hidalgo León, Carolina Herrero Madriz,
Eric J. Alfaro Martínez, Ángel G. Muñoz,
Natalie P. Mora Sandí, Darner A. Mora Alvarado,
y Víctor H. Chacón Salazar
Resumen
Se presenta una síntesis de los principales temas relacionados con las aguas urbanas como lo son el abastecimiento, el saneamiento, la salud, las dimensiones físicas y humanas, las inundaciones y la variabilidad y cambio climático que afecta
a las ciudades. En general, se encontró que salvo algunas ciudades que presentan
problemas, en Costa Rica el suministro de agua es bastante bueno. Sin embargo,
el saneamiento (especialmente relacionado con el tratamiento de aguas negras)
es un problema que apenas se está empezando a abordar. La cobertura sanitaria
en las zonas urbanas en el año 2000 era de 96%, compuesta por 34% con disponibilidad de alcantarillado sanitario y disponibilidad de tanque séptico de 62%.
En 2009 se mantiene el porcentaje de que únicamente menos de 4% de las aguas
recolectadas urbanas tiene tratamiento. En cuanto a la salud, mucha de la explicación de los relativos buenos indicadores en este respecto está relacionada con
el sistema solidario de salud social, pero también debe darse crédito al efecto de
la disponibilidad generalizada de agua potable en gran parte de las zonas urbanas. En Costa Rica los avances han sido muy satisfactorios, alcanzando en 2012
un 98% de cobertura con agua por cañería intradomiciliar y 99% con fuentes de
agua potable mejoradas.
Costa Rica está influenciada por diversos fenómenos climáticos naturales de
gran escala, como El Niño-Oscilación del Sur, las variaciones climáticas del Atlántico, la influencia del Centro de Convergencia Intertropical, el chorro de bajo nivel
del Caribe y otros. Asimismo, durante las últimas décadas Centroamérica ha experimentado cambios en variables hidrometeorológicas que en tales tendencias
sugieren orígenes antrópicos. Las tendencias en temperatura hacia noches y días
más cálidos son bastante consistentes, mientras que las tendencias en precipitación (lluvia) han sido menos consistentes y claras (en unas estaciones hay tendencias positivas y, en otras, negativas). Además, en la ciudad capital de Costa Rica
LAS AGUAS URBANAS EN COSTA RICA
(San José) y en la capital de Honduras (Tegucigalpa)
se han encontrado reducciones de escorrentía superficial importantes a partir de la década de los 80, posiblemente asociados con el aumento en las pérdidas
por evapotranspiración debido al incremento de las
temperaturas. Las proyecciones con modelos apuntan hacia una Centroamérica más seca a final del siglo, especialmente en la parte norte (reducciones de
escorrentía de alrededor de 30%), mientras que en la
parte sur es menos severa (reducciones de escorrentía
de 10%). Estos cambios toman más relevancia cuando
se examinan a la luz de las diferencias socioeconómicas entre el norte y el sur de Centroamérica, y cuando
se consideran vulnerabilidades propias de los países
del área, como la dependencia de agricultura de subsistencia en algunas regiones o la vulnerabilidad de
la sociedad ante eventos hidroclimáticos extremos.
Sistemas de análisis y de pronóstico pueden ayudar
a reducir estos riesgos.
1. Introducción
Aunque en términos de suministro de agua potable
Costa Rica en general tiene una condición bastante
buena, las ciudades costarricenses tienen los típicos
problemas de las grandes urbes latinoamericanas,
como lo son: déficit de suministro de aguas en algunas regiones puntuales, contaminación de ríos e
inundaciones. En Costa Rica el agua es un recurso relativamente abundante, ya que en términos globales
es un país con bajo estrés hídrico. Sin embargo, esas
cifras nacionales esconden el problema de disponibilidad de agua en algunos lugares, especialmente en
la región oeste del Gran Área Metropolitana (GAM),
que comprende a San José y ciudades circundantes
(Hidalgo, 2012). La contaminación de los ríos es un aspecto preocupante relacionado con el saneamiento
de las ciudades, ya que los ríos urbanos en la GAM
tienen concentraciones de contaminantes de varios
órdenes de magnitud por encima de los recomendados. Muchos de estos problemas han persistido a
través del tiempo, y ha sido difícil hacer mejoras en
el sistema debido a falta de financiamiento y lo costoso que resultaría modernizarlo. Es importante, sin
embargo, destacar lo que se ha hecho bien como la
baja incidencia de enfermedades causadas por agua
contaminada y algunos esfuerzos que se están ha-
ciendo, como la construcción de una planta de tratamiento en el GAM.
En este estudio se abordarán algunos de estos
temas, así como una evaluación de los posibles efectos de cambio climático en el futuro de las ciudades.
Además, se incluye una sección en la cual se indica la
necesidad de evaluar integralmente aspectos físicos
y sociales para determinar la vulnerabilidad de las
poblaciones a la variabilidad y cambio climático.
2. Fuentes de agua en zonas
urbanas y sus impactos
causados por la urbanización
2.1 Servicio de agua potable en zonas urbanas
El servicio de agua potable prestado por el Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados
(AyA), órgano gubernamental encargado del suministro y saneamiento de aguas, puede ser considerado, en general, como de buen nivel. Por ejemplo, el
caso particular de la cobertura urbana, que alcanza
valores cercanos a 99%, es un indicador que verifica
esa condición. Parte de los buenos índices de salud,
en comparación con otros países de la región, podría
atribuirse en parte a la disponibilidad de agua potable. La infraestructura y las tecnologías de los acueductos son buenas en promedio, siendo más destacables en los sistemas de captación y producción.
La calidad del agua para consumo humano es
controlada en todo su proceso por el AyA a través del
Laboratorio Nacional de Aguas (LNA), alcanzando
niveles de potabilización significativos (AyA, 2002).
Sin embargo, aunque el porcentaje de cobertura de la
red de distribución de agua de agua potable es alto,
existe poca confiabilidad en este servicio en algunas zonas (AyA, 2002). Esto es paradójico dado que,
en promedio, Costa Rica tiene un bajo estrés hídrico,
pero a nivel local existen estos problemas de abastecimiento (Hidalgo, 2012). Por ejemplo, aunque en el
Área Metropolitana de San José (la capital) la producción de agua era en 2002 ligeramente menor que la
demanda, este déficit ha ido creciendo a través del
tiempo y afecta principalmente a las partes altas de
la ciudad (AyA, 2002). Estos problemas se acentúan
en algunas ciudades donde la capacidad de produc-
211
212
DESAFÍOS DEL AGUA URBANA EN AMÉRICA
ción es muy cercana o es inferior a la demanda, por
lo que ya tienen serios problemas en la época seca.
Como parte de la solución se han venido cerrando las
válvulas de salida de los tanques durante la noche y
con racionamientos (AyA, 2002). Esto demuestra que
la oferta de agua es insuficiente en algunos sectores,
que las fugas son importantes o que los tanques de
reserva son insuficientes.
En AyA (2002) se menciona que el lado débil del
servicio no es la oferta hídrica, sino que está en el sis-
tema de distribución, comprobado por el alto nivel
de agua no contabilizada que se estima alrededor de
59% para el Acueducto Metropolitano de San José (y
de 50% para el país). De este 59%, se estima que las
pérdidas comerciales son del orden de 29%, divididas
en deficiencias del catastro (conexiones no registradas) del orden de 13%, falta de micromedición (conexiones sin medidor) del orden de 7% y deficiencias en
la micromedición (consumos no registrados en los
medidores) del orden de 7% (AyA, 2002). En resumen,
Tabla 1. Coberturas urbanas con servicios de agua y saneamiento, 2013
Area
Area urbana AyA*
Agua urbana Municipalidades y ESPH
Servicio
Población Servida
(miles de hab.)
Cobertura (%)
Acueducto
950
99.00%
Alcantarillado Sanitario
97
6.80%
Acueducto
N.D.
N.D.
Alcantarillado Sanitario
N.D.
N.D.
*AyA: Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados. Somalente se considera la población que tiene la disponibilidad de servicio de agua mediante conexión a sistemas públicos de abastecimiento o acueductos.
Fuente: Jorge Aguilar Barboza, AyA (comunicación personal, 2014)
Figura 1. Zonificación referente a la disponibilidad de agua potable en diferentes subregiones
LAS AGUAS URBANAS EN COSTA RICA
las deficiencias en el sistema están motivadas por varios aspectos entre los que se pueden mencionar las
deficiencias en la estructura de las redes por el tipo
y la edad de las mismas, fugas visibles en las redes y
las conexiones, fugas invisibles, gestión de la operación en redes, rebalse de tanques de reserva, catastro
de usuarios, catastro de redes, micromedición, macromedición y control de presiones (AyA, 2002). Como
se verá luego, la situación de Costa Rica en el campo
del saneamiento no es tan buena como la del abastecimiento; la cobertura del alcantarillado público es
relativamente baja, se depende mucho de tanques
sépticos y el tratamiento de aguas es casi nulo.
En Costa Rica la cobertura de agua para 2000, a
nivel urbano (área servida por el AyA y la Empresa
de Servicios Públicos de Heredia o ESPH) era del orden de 98.5% (AyA, 2004) y para 2009 alcanzó 99.5%
(Arias, 2010). La cobertura sanitaria en las zonas urbanas en 2000 era de 96%, compuesta por 34% con
disponibilidad de alcantarillado sanitario y disponibilidad de tanque séptico de 62% (AyA, 2004). En
2009 se mantiene el porcentaje de que únicamente
menos de 4% de las aguas recolectadas urbanas tienen tratamiento (Arias, 2010). En términos de la población total (urbana más rural), en Costa Rica solo
25% es servida con alcantarillado sanitario y 80%
usa tanque séptico o letrina (Arias, 2010). En la Tabla
1 se muestra la cobertura de acueductos y alcantarillados sanitarios para las regiones urbanas durante
2013. Como se puede ver, en Costa Rica la cobertura
en el abastecimiento de agua en las zonas urbanas
es alta, mientras que la cobertura de alcantarillado
sanitario es baja. Además, el problema del uso del
tanque séptico es más grave de lo que se piensa, ya
que existen problemas de funcionamiento relacionados con el tipo de suelo (como baja permeabilidad),
clima, características del agua a tratar, volumen de
agua y otros (Arias, 2010).
El sistema productivo cubre muy ajustadamente la demanda en algunas épocas del año y, en ciertos casos, no la atiende. Sin embargo, inversiones
importantes en infraestructura para aumentar la
capacidad de producción de los acueductos podrían
ser objetadas por parte de los organismos de crédito internacionales, si previamente no se reducen las
pérdidas a niveles aceptables (AyA, 2002).
Para poder planificar el desarrollo de nuevas
edificaciones, el AyA ha propuesto una zonificación
referente a la disponibilidad de agua potable en di-
ferentes subregiones GAM (Figura 1) (AyA, 2013). Las
diferentes zonas en la Figura 1 se detallan a continuación (ver también AyA, 2013):
• Disponibilidad Tipo 1: Sectores de abastecimiento del Acueducto Metropolitano sin restricciones
para nuevos servicios, urbanizaciones, condominios residenciales, condominios comerciales,
edificios de apartamentos, centros comerciales,
centros educativos, hoteles y fraccionamientos.
Puede ser necesaria la instalación de infraestructura o mejoras adicionales por parte de los
desarrolladores o interesados.
• Disponibilidad Tipo 2: Sectores de abastecimiento del Acueducto Metropolitano en los que, por
su ubicación y elevación topográfica, y por la
falta de suficiente infraestructura de producción, almacenamiento y distribución de agua
potable, no se permite el desarrollo de urbanizaciones, condominios residenciales, condominios
comerciales, edificios de apartamentos y centros comerciales, centros educativos y hoteles.
Solamente se permite el crecimiento vegetativo
de nuevos servicios individuales, para vivienda unifamiliar de tipo residencial o fraccionamientos nuevos de seis o menos lotes, con frente
a calle pública, y que además tenga tubería de
distribución de agua potable del AyA. Para estos
casos, puede ser necesaria la instalación de infraestructura o mejoras adicionales por parte de
los desarrolladores o interesados.
• Disponibilidad Tipo 3: Sectores actualmente
abastecidos de agua potable por el Acueducto
Metropolitano, los que por la falta de suficiente
infraestructura de producción, almacenamiento y distribución de agua potable, no permiten
solicitudes de nuevos servicios individuales ni
nuevos desarrollos de urbanizaciones, condominios residenciales, condominios comerciales,
edificios de apartamentos ni centros comerciales, centros educativos ni hoteles.
• Disponibilidad Tipo 4: Sectores con restricciones
para el abastecimiento de agua según lo establecido en el Acuerdo de Junta Directiva del AyA
2005-1012, y posteriores modificaciones: Se otorga disponibilidad de agua potable, únicamente
para vivienda unifamiliar de tipo residencial, en
lotes o parcelas existentes y en fraccionamientos nuevos con frente a calle pública actual, y
que además tenga tubería de abastecimiento de
213
214
DESAFÍOS DEL AGUA URBANA EN AMÉRICA
Tabla 2. Producción total anual para el año 2013 para diferentes fuentes de agua en la Gran Área Metropolitana
Sistema de Producción
Fuente de Producción
Tipo Fuente
Clasificación AyA
Producción total (m3)
Planta Potabilizadora Tres Ríos
Tres Ríos
Superficial
Planta
61,660,874
Planta Potabilizadora Tres Ríos
Pozo Mc. Gregor 2 (Registro)
Pozo
Pozo
642,159
Planta Potabilizadora Tres Ríos
Pozo Mc. Gregor 1 (Periféricos)
Pozo
Pozo
944,269
Planta Potabilizadora Tres Ríos
Pozo Vesco
Pozo
Pozo
246,154
Planta Potabilizadora Tres Ríos
Pozo Las Monjas
Pozo
Pozo
58,450
Guadalupe
Superficial
Planta
9,087,921
Planta Potabilizadora Los Sitios
Los Sitios
Superficial
Planta
6,809,485
Planta Potabilizadora Los Sitios
Pozo La Florida
Pozo
Pozo
1,330,768
San Juan de Dios Desamparados
Superficial
Planta
1,936,634
Planta Potabilizadora Guadalupe
Planta Potabilizadora San Juan de Dios
Planta Potabilizadora San Juan de Dios
Planta Potabilizadora San Antonio de Escazú
Planta Potabilizadora Los Cuadros
Pozo Veracruz
Pozo
Pozo
60,267
San Antonio Escazú
Superficial
Planta
2,551,857
Los Cuadros
Superficial
Planta
2,229,067
Salitral
Superficial
Planta
1,829,319
San Rafael Coronado
Superficial
Planta
843,644
San Jerónimo Moravia
Superficial
Planta
652,653
Planta Potabilizadora Quitirrisí
Quitirrisí (1)
Superficial
Planta
516,447
Planta Potabilizadora Alajuelita
Alajuelita
Superficial
Planta
343,047
Planta Potabilizadora Salitral
Planta Potabilizadora San Rafael de Coronado
Planta Potabilizadora San Jerónimo de Moravia
Planta Potabilizadora Mata de Plátano
Mata de Plátano
Superficial
Planta
313,285
Planta Potabilizadora Guatuso Patarrá
Guatuso Patarrá
Superficial
Planta
373,399
El Llano de Alajuelita
Superficial
Planta
Planta Potabilizadora El Llano de Alajuelita
180,328
Planta El Tejar del Guarco
Acueducto El Tejar del Guarco
Bombeo Tejar del Guarco
Acueducto El Tejar del Guarco
Sistema de Puente Mulas
Puente Mulas
Pozo
Pozo
28,750,137
Sistema de Puente Mulas
Bombeo Intel
Pozo
Pozo
518,058
Sistema de Puente Mulas
Pozo La Rivera (Intel)
Pozo
Pozo
661,671
La Valencia
Pozo
Pozo
27,868,898
Sistema de Pozos La Valencia
1,342,196
1,025,620
Sistema de Pozos San Pablo
Pozo RIncón de Ricardo #1(Pequeño)
Pozo
Pozo
N.D.
Sistema de Pozos San Pablo
Pozo RIncón de Ricardo #2 (Grande)
Pozo
Pozo
1,749,699
Sistema de Pozos San Pablo
Pozo San Pablo # 1
Pozo
Pozo
785,482
Sistema de Pozos San Pablo
Pozo La Meseta
Pozo
Pozo
1,627,461
Sistema Potrerillos San Antono
Booster Matra
Pozo
Pozo
5,219,019
Sistema Potrerillos San Antono
Pozo Zoológico
Pozo
Pozo
178,558
Sistema Potrerillos San Antono
Pozo Brasil de Mora
Pozo
Pozo
102,259
1,050,565
Sistema Potrerillos San Antono
Manantiales la Libertad
Manantiales de Padre Carazo
Manantiales de Pizote
Manantiales de Vista de Mar
Manantiales de Chiverrales
Potrerillos-Lindora
Pozo
Pozo
Bombeo La Libertad
Pozo
Pozo
2,754,916
Manantiales Padre Carazo
Manantial
Manantial
2,009,196
766,836
Manantiales Pizote
Manantial
Manantial
Manantiales Vista de Mar
Manantial
Manantial
211,446
Chiverrales
Manantial
Manantial
1,321,920
Manantiales de Lajas
Lajas (Fuentes no medidas)
Manantial
Manantial
N.D.
Planta Barrio España
PP Barrio España
Superficial
Superficial
183,086
N.D.
Captaciones Matinilla
Matinilla (Fuentes no medidas)
Superficial
Superficial
Sur Alajuelita (Fuentes no medidas)
Naciente
Naciente
N.D.
Captaciones Sur de Escazú
Pozo Bebedero
Pozo
Pozo
34,388
Captaciones Sur de Escazú
Sur de Escazú (Fuentes no medidas)
Varios
Superficial
0
Fuentes Ticufres
Manantial
Manantial
31,476
Captaciones al Sur de Alajuelita
Captaciones Ticufres
Total
170,802,915
Sistemas cuya producción no se inyecta al Acueducto Metropolitano:
Cartago (3)
Planta
10,074,490
Quitirrisí (2)
Planta
1,815,546
PT = Planta de tratamiento, MA = Manantial, PZ = Pozo, G = Gravedad, B = Bombeo. N.D. = No disponible. (1) Ciudad Colón; (2) Puriscal-Región Central
Oeste; (3) Planta operada por la Región Metropolitana para el abastecimiento de Cartago y Paraíso. Fuente: Jorge Aguilar Barboza, AyA (comunicación personal, 2014)
LAS AGUAS URBANAS EN COSTA RICA
•
agua. No se dará disponibilidad de agua potable
para fraccionamientos sin frente a calle pública,
ni a condominios, urbanizaciones ni a edificios
de apartamentos.
Disponibilidad Tipo 5: Sectores fuera de los límites de abastecimiento del Acueducto Metropolitano, en donde existen sistemas de suministro
de agua administrados por las Asociaciones
Administradoras de Acueductos y Alcantarillados (ASADAS), acueductos municipales, otras
asociaciones o la EPSH. Según el último dato de
2013, la cantidad de ASADAS era de 163 con un
promedio de caudal de 769.6 litros por segundo
En cuanto a la distribución del servicio en el GAM,
ésta se puede dividir en dos tipos de fuentes: manantiales o nacientes y pozos (Tabla 2). Existen además
19 plantas de potabilización. Además, en la zona urbana se encuentran tres plantas de potabilización de
aguas en Tarbaca, San Gabriel de Aserrí e Higuito de
San Miguel de Desamparados, en donde se han establecido reglamentos de operación de aguas residuales particulares.
Como se puede ver en la Tabla 2, la capacidad
instalada en nacientes o manantiales es de alrededor de 4.3 millones de m3 anuales, mientras que en
pozos es del orden de 74.5 millones de m3 anuales,
siendo Heredia una de las provincias con más aportes de aguas subterráneas (AyA, 2013). En el GAM, el
agua subterránea constituye entonces 68% de las
fuentes de agua potable, mientras que el agua superficial aporta 32% (AyA, 2002). Los acuíferos más
importantes del país son: Colima Superior, Colima
Inferior, Barba, Liberia, Bagaces, Barranca, La Bomba
(Limón), Zapandí y los acuíferos costeros: Jacó, Playas del Coco, Brasilito y Flamingo. Por otra parte, en
términos de aguas superficiales, en Hidalgo (2012)
se encuentra una tabla con las características de los
principales ríos del país.
2.2 Tratamiento de agua en las ciudades
Las ciudades que cuentan con redes de alcantarillado sanitario son San José, Liberia, Nicoya, Santa Cruz,
Cañas, San Isidro de El General, Puntarenas, Limón,
Heredia, Cartago y Alajuela, que conjuntamente representan una cobertura de 33,8% en el área urbana. De éstas, solamente cuentan con tratamiento
mediante lagunas de estabilización las ciudades de
Liberia, Nicoya, Santa Cruz, Cañas y San Isidro de El
General, y una parte de las aguas recolectadas en
Puntarenas reciben tratamiento en una planta de
lodos activados. Se estima que solo se trata 4% de las
aguas residuales generadas por la población urbana
con alcantarillado sanitario (AyA, 2002; Arias, 2010).
Si el país pretende nivelar las coberturas de
agua y alcantarillado sanitario, deberá prepararse para importantes inversiones en el área urbana
(AyA, 2002). Se estimó que el monto de la inversión
necesaria en 2002 para construir una planta de tratamiento para el GAM era del orden de 289 millones
de dólares y en algún momento se pensó que el proyecto podría ser ejecutado por medio del método de
concesión (AyA, 2002). En 2014 se revisaron los costos
y ahora se estima que el final es de 344 millones (La
Nación, 2014). El 12 de septiembre de 2012 se firmó
el contrato con la empresa española Acciona Agua,
quien es la encargada del desarrollo de la planta de
tratamiento Los Tajos, en La Uruca, la cual recibirá
las aguas residuales de 11 cantones de la GAM, atendiendo a 1 millón 70 mil habitantes. El contrato con
la empresa española indica que se realizará el plan
maestro para la primera etapa, etapa intermedia y
segunda etapa de la planta, pero solo se construirá
la primera. Para el tratamiento secundario AyA está
en búsqueda de fuentes de financiamiento. La planta está actualmente en proceso de construcción (en
febrero de 2014 la planta estaba en 10.65% de avance) y se espera que empiece a funcionar en mayo de
2015 (La Nación, 2014). La mitad del costo de la obra
será asumida por la Agencia de Cooperación Internacional del Japón (JICA). La Planta de Tratamiento
de Aguas Residuales Los Tajos es un componente del
Proyecto de Mejoramiento Ambiental del Área Metropolitana de San José, que integró la construcción
de un alcantarillado que colectará las aguas que serán tratadas (EF, 2012). Se planea que en los próximos
14 años se construyan otras plantas en las provincias
de Heredia y Cartago (La Nación, 2014).
Por el momento, 96% de las aguas residuales
urbanas recolectadas por los alcantarillados sanitarios se está disponiendo en los ríos sin ningún tratamiento. Dos de las principales cuencas del país, las
de los ríos Grande de Tárcoles y Reventazón, donde
se asienta alrededor de 70% de la población del país,
reciben las aguas residuales sin tratar de las ciudades de San José, Heredia, Alajuela y Cartago (AyA,
2002). En Hidalgo (2012) se muestran las concentra-
215
216
DESAFÍOS DEL AGUA URBANA EN AMÉRICA
ciones promedio de algunos indicadores de calidad
del agua en dos de los ríos más contaminados de la
Gran Área Metropolitana o GAM (San José y ciudades circundantes) como lo son el Río Tárcoles y el Río
Virilla (tributario del Río Grande de Tárcoles). En esta
tabla se puede ver cómo las concentraciones de contaminantes exceden por mucho las concentraciones
recomendadas.
La degradación del ambiente y de los cuerpos de
agua en el país, pero en particular en la GAM, durante las últimas tres décadas están empezando a
ser cada vez más costosas en términos humanos y
económicos. De hecho, se ha estimado que los costos
anuales de la contaminación en términos de pérdida
de productividad y el tratamiento de enfermedades
asociadas suman alrededor de 325 millones, divididos en los 122 millones de las áreas de las ciudades
conectadas al sistema de alcantarillado sanitario y
los 203 millones de las áreas con tanques sépticos
(Moreno Díaz, 2009). En la Tabla 3 se muestran las
características de la infraestructura de los alcantarillados sanitarios de AyA y de la ESPH (empresa encargada de suministro y saneamiento de agua a la
provincia herediana).
3. Agua y salud en las ciudades
Los índices de salud en general para el país señalan
un avance positivo en el contexto mundial. La esperanza de vida al nacer pasó de 1990 al año 2012, de
76.7 a 80.0 (Banco Mundial, 2014). En el mismo período la tasa de mortalidad infantil (mortalidad en
el primer año de vida) pasó de 15.3 a 8.5 (INEC, 2013).
Estos índices se han logrado gracias a las políticas
efectivas de salud del país, en donde el sistema solidario de seguridad social de salud ha jugado un
papel preponderante, pero tampoco se puede negar
Tabla 3. Características de la infraestructura de los alcantarillados sanitarios de AyA
y de la Empresa de Servicios Públicos de Heredia
Región / Sistema
Tarifa
No de servicios
Tipo de tratamiento
Disposición final
U
0
N
R
U
7811
EPA+Em
M
Región Metropolitana AyA
San José
Región Huetar Atlántica AyA
Limón
Región Brunca
San Isidro de Pérez Zeledón
U
3153
LE
R
Boruca, Buenos Aires
U
112
PT
Q
Lomas, Buenos Aires
U
86
LE
Q
Liberia
U
3435
LE
R
Cañas
U
1691
LE
R
Santa Cruz
U
1367
LE
R
Nicoya
U
1461
LE
R
U
8127
PT
M
Ciudad Hacienda los Reyes
U
184
PT
Q
Villa Verano
U
125
PT
R
Santa Cecilia de Puriscal
U
40
PT
Q
U
0
N
R
Región Chorotega AyA
Región Pacífico Central AyA
Puntarenas
Región Central Oeste
ESPH
Heredia
Notas: Tipo de tratamiento: PT-Planta de Tratamiento, LE-Laguna de estabilización, N-Ninguno, Punto de disposición: Q-Quebrada,
R-Río, M-Mar. El número de servicios es al 30/6/2001 excepto Puntarenas que es al 31/8/2001; La ESPH en Heredia tiene en operación
dos pequeñas plantas de aireación extendida y barros activados, que tratan una porción pequeña de los efluentes de alcantarillado
sanitario con un regular rendimiento.
Fuente: Sistema Comercial Interno, Datmart Comercial, 2014.
LAS AGUAS URBANAS EN COSTA RICA
Tabla 4. Casos y tasas de incidencia (en paréntesis), enfermedades relacionadas con agua y saneamiento
Enfermedad
Cólera
1996
1997
1998
1999
2000
36 (1.05)
1 (0.003)
0 (0.00)
0 (0.00)
0 (0.00)
Dengue
2294 (66.62)
14279 (406.74)
2628 (69.73)
2628 (68.15)
4908 (124.47)
Diarrea
99967 (2903.22)
113772 (3240.78)
132995 (3528.75)
140092 (3632.91)
164629 (4175.01)
Enfermedad Estreptocócica
62463 (1814.03)
58292 (1660.44)
75124 (1993.26)
91099 (2362.91)
No hay dato
17 (0.43)
Encefalitis Vírica
14 (0.41)
22 (0.63)
37 (0.98)
28 (0.73)
Fiebre Tifoidea
19 (0.55)
16 (0.46)
10 (0.27)
8 (0.21)
8 (0.20)
868 (25.21)
1191 (33.93)
1483 (39.35)
2132 (55.29)
1739 (44.10)
Infección Meningocóciga
34 (0.99)
23 (0.66)
24 (0.64)
16 (0.41)
19 (0.48)
Leptospirosis
29 (0.84)
27 (0.77)
26 (0.69)
312 (8.10)
156 (3.96)
Hepatitis todas las formas
470 (13.65)
446 (12.70)
458 (12.15)
615 (15.95)
514 (13.04)
Salmonelosis
Meningitis todas las formas
28 (0.81)
37 (1.05)
15 (0.40)
34 (0.88)
89 (2.26)
Shighelosis
73 (2.12)
40 (1.14)
45 (1.19)
38 (0.99)
89 (2.26)
Fuente: AyA (2002) usando datos de la Unidad Estadística del Ministerio de Salud. Tasas por cada 100000 habitantes.
que la cobertura con agua potable (o con agua limpia en muchos casos) ha tenido un impacto importante. La tasa en 2012 de mortalidad infantil de 8.5
por mil nacidos vivos, representa un porcentaje relativamente bajo en relación con otros países del área,
ya que el porcentaje de muertes infantiles por enfermedades infecciosas, particularmente las intestinales y respiratorias agudas es relativamente bajo
(INEC, 2013). Por ejemplo, el porcentaje de causas de
muerte en infantes debido a enfermedades infecciosas y parasitarias es de 1.6% y, por causas respiratorias, de 4.3% (INEC, 2013). En contraste, la mayoría de
las muertes en niños se da por afecciones causadas
en el período perinatal (48.4%) y a malformaciones
congénitas (37.2%) (INEC, 2013). A nivel de diarreas
la situación es diferente, ya que la tasa tiene una
conducta creciente desde 1996 a 2000, donde muy
posiblemente hay una vinculación directa con los
problemas de ausencia de sistemas de recolección
de aguas residuales en las áreas urbanas y de saneamiento ambiental en general, lo que coloca en riesgo la calidad del agua para consumo humano (AyA,
2002). En los indicadores de salud debe estar pesando la baja atención a la problemática de las aguas
residuales en el medio urbano, donde las acequias,
quebradas y ríos son utilizados como desaguaderos
de contaminantes (AyA, 2002). Sin embargo, cabe
destacar que las enfermedades del sistema digestivo son raramente mortales en la niñez; por ejemplo
a 2011, el porcentaje de muertes de niños menores de
5 años por estas causas fue de 0.01 por mil, comparado con la tasa de mortalidad de 2.21 por mil obtenida
sumando las causas de muerte de todo tipo para ese
rango de edades (Ministerio de Salud, 2011).
El agua potable es el servicio público por excelencia en el cual se fundamenta la preservación
de la salud de la población al proveer higiene y un
medio adecuado para conducir y disponer excretas
y otros desechos sólidos (AyA, 2002). Muy probada
está la relación agua potable-salud; sin este servicio,
la sociedad no puede desarrollarse saludablemente.
Costa Rica, desde los tiempos de la Colonia, se ha preocupado por proveer este servicio a todas las áreas.
Además, es el elemento vital para el desarrollo; no
puede haber desarrollo sin agua potable (AyA, 2002).
Sin lugar a dudas, la falta de infraestructura de
los servicios de agua potable, alcantarillado y saneamiento o el deterioro de los mismos, ha propiciado en
ciertos sectores del país la presencia de enfermedades transmisibles tales como el cólera, fiebre tifoidea,
salmonelosis, shighelosis, amebiasis, giardisis, otras
infecciones intestinales, hepatitis viral, etcétera
(AyA, 2002). Las enfermedades que han sido relacionadas con el agua y detectadas en el país son, entre
otras, las siguientes: disentería amebiana, disentería
bacilar, enfermedades diarreicas (incluyendo las dos
anteriores), cólera, hepatitis A, fiebre paratifoidea
y tifoidea, poliomielitis, esquistosomiasis, dengue
y paludismo. En la Tabla 4 se presentan las tasas de
incidencia de las enfermedades relacionadas con el
agua y el saneamiento (AyA, 2002).
En la práctica, las acciones de control en los sistemas de abastecimiento son de monitoreo, ya que
no se ejecutan programas intensivos de vigilancia
217
218
DESAFÍOS DEL AGUA URBANA EN AMÉRICA
sanitaria, aun cuando se tiene conocimiento de la
alta vulnerabilidad de las fuentes, especialmente
de las superficiales. Tampoco existen programas de
sostenibilidad de la calidad del recurso hídrico utilizado para consumo humano, que incorpore planes
de reforestación, uso del suelo, etcétera (AyA, 2002).
De hecho, la falta de un plan de ordenamiento territorial ha sido mencionado como una de las necesidades más apremiantes en Costa Rica, especialmente
en áreas urbanas (Hidalgo, 2012).
El reciente “Informe 2014 OMS/UNICEF: progresos sobre el agua potable y saneamiento” aporta datos y conclusiones sobre los avances en la Meta 10 del
“Objetivo de Desarrollo del Milenio”, la cual consiste
en reducir a la mitad la proporción de personas sin
acceso sostenible al agua potable y a servicios básicos de saneamiento para 2015 con respecto a 1990.
El Programa Conjunto de Monitoreo (PCM) estableció el nuevo concepto de “Fuentes de Agua Potable Mejoradas” (FAPM), con el propósito de medir los
avances en agua potable mediante la aplicación de
esta iniciativa. Una fuente de agua potable mejorada
es aquella que, por el tipo de construcción, protege
apropiadamente el agua de la contaminación exterior, en particular de la materia fecal; comprende
el acceso a agua por cañería intradomiciliar o en el
patio, pileta pública, pozo o naciente a 1 Km de la
vivienda, e incluso la recolección de agua de lluvia.
Este concepto no toma en cuenta la calidad del agua
ni la calidad del servicio (cantidad, continuidad, calidad, cobertura y costos).
En el marco de este débil concepto, a nivel mundial se han observado “grandes avances” como que
la cobertura con FAPM pasó de 76% en 1990 a 89%
en 2012. En este contexto es importante resaltar que
dicho avance se ha concentrado en las comunidades
rurales, con un incremento de prácticamente 20%
entre esos mismos años, ya que pasó de 62 a 82%; no
obstante, en las zonas urbanas el acceso a FAPM disminuyó, porque el abastecimiento con agua por cañería bajó 1% con respecto al 81% reportado en 1990,
ubicándose en 80%.
En forma general, en 23 de los 222 países evaluados ha disminuido el acceso a agua por cañería,
entre los que sobresalen algunos países africanos y
asiáticos; en el continente americano, la cobertura
en los Estados Unidos bajó de 100 a 99%, y en República Dominicana de 95 a 74%. En los 22 años del estudio, la disminución en el acceso a fuentes de agua
potable mejoradas, en la mayoría de estas naciones,
se debe al deterioro económico y la pobreza, la migración de la población rural a las ciudades urbanas
y al consumo de aguas envasadas, en detrimento de
los sistemas de abastecimiento. Esto genera que muchos países hayan alcanzado el ODM7 en el marco
del concepto de FAPM, estableciendo piletas públicas
o usando agua de pozos y nacientes, en vez de construir acueductos como ha sucedido en la mayoría de
los países centroamericanos.
En Costa Rica los avances han sido muy satisfactorios, alcanzando en 2012 un 98% de cobertura con
agua por cañería intradomiciliar y 99% con FAPM;
sin embargo, es necesario ocuparnos de la calidad de
los servicios de agua y la universalización del agua
potable, para que llegue el servicio hasta los pueblos
más marginados del país.
4. Variabilidad climática
El clima de Costa Rica está influenciado por factores
naturales, entre los cuales podemos mencionar: El
Niño-Oscilación del Sur (ENOS), movimientos latitudinales del Centro de Convergencia Intertropical, el
Jet de Bajo Nivel del Caribe, el Veranillo, tormentas
tropicales y huracanes, la influencia del Atlántico y
los frentes fríos. En Valle Central de San José, donde
se ubican los grandes centros urbanos, posee una climatología de precipitación típica del régimen Pacífico, con una estación seca durante diciembre a abril
y una lluviosa de mayo a noviembre con un mínimo secundario durante julio denominado Veranillo
(Figura 2). La temperatura promedio mensual varía
poco durante el año.
Los extremos altos de precipitación causan graves problemas de inundaciones y daños en la infraestructura de las zonas urbanas. El problema no
es solamente causado por posibles tendencias positivas en la intensidad de las tormentas (ver sección
de cambio climático en una sección posterior), sino
también el problema es agravado por construcciones cerca de laderas inestables o de cauces de ríos,
falta de mantenimiento de las alcantarillas pluviales y en los cauces, y una rápida y creciente urbanización en algunas zonas. Las frecuentes inundaciones
en gran parte del país, como por ejemplo durante
2010 (año clasificado como La Niña), nos han recordado que es indispensable hacer esfuerzos en otros
LAS AGUAS URBANAS EN COSTA RICA
campos como el mantenimiento de la red vial y de
alcantarillado, el cuidado y la limpieza de los ríos, la
conservación y reforzamiento de la red de observaciones hidrometeorológicas, el establecimiento de
normas de diseño de taludes considerando criterios
hidrometeorológicos, la necesidad de actualizar y
respetar el ordenamiento territorial y la inversión
en educación y formación a todos los niveles. Estas
acciones de mantenimiento, planeamiento y desarrollo de sistemas de protección civil resultan menos onerosas a largo plazo que el costo en pérdida de
infraestructura y vidas humanas tras un desastre
(Hidalgo, 2010).
Figura 2. Climatología de tres estaciones localizadas en
tres ciudades principales del Valle Central de Costa Rica
San José (84001)
Lluvia (mm)
24
400
22
20
200
18
Temperatura (ºc)
26
600
16
0
E
F
M
A
M
J
J
A
S
O
N
D
Meses
Aer. Juan Santa María (84021)
26
24
400
22
20
200
18
Temperatura (ºc)
Lluvia (mm)
600
16
0
E
F
M
A
M
J
J
A
S
O
N
D
Meses
Cartago (73003)
26
24
400
22
20
200
18
16
0
E
F
M
A
M
J
J
A
S
O
N
D
Meses
Fuente: Atlas en línea del Instituto Meteorológico Nacional
(http://www.inm.ac.cr/)
Temperatura (ºc)
Lluvia (mm)
600
4.1 Inundaciones urbanas, algunos casos de estudio
El proceso de urbanización generado por el crecimiento de la población repercute en las cuencas hidrográficas, causando: aumento en picos de descarga
de agua, así como el incremento de la escorrentía y
sus frecuencias; aumento en la verticalidad de las
paredes de los cauces; incremento en los sedimentos
de la cuenca, así como erosión y degradación en los
ríos cuando una cuenca ya se encuentra muy impermeabilizada.
Este fenómeno se ha presentado en las cuencas
de los cantones al sur de Heredia, que han sufrido
una afectación muy severa en los últimos 30 años.
El 15 de abril de 2005 la Sala Constitucional (órgano
jurídico responsable de emitir fallos relacionados con
la interpretación de la Constitución Política) emitió la
resolución 2005-04050 en la cual se condena a las siguientes instituciones públicas por otorgar permisos
de construcción y por el mal manejo de los acueductos municipales y alcantarillado pluvial, dentro de
las cuencas de la Quebrada Seca y el Río Burío: Ministerio de Ambiente y Energía, Instituto Costarricense
de Acueductos y Alcantarillados, Región Central del
Ministerio de Salud, Empresa de Servicios Públicos
de Heredia, Municipalidad de San Rafael de Heredia,
Municipalidad de San Antonio de Belén, Municipalidad de Heredia, Municipalidad de Barva, y Municipalidad de Flores.
La conclusión del dictamen indica que se ha generado un daño ambiental y se obliga a estas instituciones a preparar en conjunto un informe semestral
con las acciones tomadas para solventar los problemas mencionados. Las situaciones que se presentan
en estas quebradas consisten en desbordamientos
durante los periodos intensos de lluvia, descarga directa de aguas servidas a estos ríos y desecho de basura en sus aguas, con los consecuentes malos olores,
disminución de fauna y flora, daños a viviendas e industrias, evacuaciones de centros de poblaciones regulares, entre otros. La Quebrada Seca y el Río Bermúdez conforman una red hidrológica importante en los
cantones mencionados. Son cuencas que históricamente han brindado uno de los mayores potenciales
hidrogeológicos del GAM y han sido altamente explotadas para el suministro de agua potable, no sólo para
la zona, sino también para otras provincias del país.
Los problemas detectados se han generado en su
gran mayoría por el crecimiento exponencial y des-
219
220
DESAFÍOS DEL AGUA URBANA EN AMÉRICA
ordenado de los municipios en mención, sin haber
tomado en consideración, en ese momento, ningún
tipo de medida de mitigación que evitara el aumento
de escorrentía y su contaminación. El intensivo crecimiento urbano también ha presionado la explotación de los acuíferos en la parte alta de estas cuencas,
con una consecuente disminución en el caudal base
de los cauces. Esto ha repercutido a nivel ambiental,
ya que durante la estación seca el flujo se disminuye
de forma importante y evita que las aguas servidas
(en muchos casos sin ningún tipo de tratamiento)
que se descargan directamente en los ríos, se diluyan
con el caudal de éstos. La situación no es exclusiva de
los cantones mencionados, sino que es una situación
que se está presentado cada vez más frecuentemente
a nivel nacional y que a la fecha no se ha propuesto
un plan o proyecto que proponga una solución efectiva para esta condición.
La mayoría de las municipalidades con fuerte desarrollo urbano del país se han enfocado en solicitar a
los desarrolladores lagunas de compensación pluvial
para los diferentes residenciales u obras con áreas techadas significativas, sin que exista ninguna metodología estandarizada para el diseño y/o supervisión de
la construcción de dichas lagunas. La gran mayoría de
éstas es diseñada sin considerar un hidrograma completo de la cuenca, con diferentes periodos de retorno
y parámetros sin ningún tipo de calibración.
En las investigaciones preliminares efectuadas
sobre este tema se pudo determinar que la Municipalidad de San Antonio de Belén y la Universidad
Nacional son prácticamente las únicas dos entidades
que se encuentran trabajando en una solución a este
problema. Aun así, la Municipalidad de San Antonio
de Belén busca una solución para su problema particular, pero no una solución integral.
Las áreas urbanas demandan a los sistemas de
drenaje múltiples objetivos, entre los que se encuentran: la mejora de la calidad del agua, recarga de
mantos acuíferos, instalaciones recreativas, generar
hábitat para la flora y fauna, creación de lagunas o
pantanos, protección del paisaje, control de erosión
y disposición de sedimentos, creación de espacios
abiertos. Por lo tanto, dentro de lo posible, siempre
se recomienda aprovechar las condiciones de los
sistemas existentes. El desarrollo urbano en áreas
sin la previsión adecuada de drenajes multiplica el
gasto público, ya que posteriormente los problemas
generados se deben corregir a costa de los impuestos
generales. El sureste de San José también presenta
problemas de inundaciones urbanas, en particular
los cantones de Desamparados, Aserrí y Curridabat.
5. Cambio climático
5.1 Observaciones de cambio climático en
registros observados en las últimas décadas
En Centroamérica el promedio de temperatura anual
ha aumentado aproximadamente 1ºC en el período
1900-2010 y el aumento de días y noches cálidas
creció 2.5 y 1.7% por década, mientras que las noches
y días fríos han disminuido -2.2 y -2.4% respectivamente (Corrales, 2010). Los extremos de temperatura
muestran un aumento de entre 0.2 y 0.3ºC por década (Corrales, 2010). Tales tendencias son consistentes
con los resultados de los extremos en temperatura y
precipitación encontrados por Alexander et al. (2006)
en un set de aproximadamente 600 estaciones a través del mundo. Según los mapas de este último estudio para la región centroamericana, las reducciones
de 1951 a 2003 en el número de noches frías (menor
al percentil 10, TN10) son de aproximadamente 3 a 6
días por década; las noches cálidas (mayor al percentil 90, TN90) han aumentado de 4 a 8 días por década; los días fríos (TX10) han disminuido de 0 a 3 días
por década, y los días cálidos (TX90) han aumentado
de 4 a 8 días por década. Las tendencias en los eventos extremos de temperatura (TN10, TN90, TX10 y
TX90) son consistentes con el estudio de Aguilar et
al. (2005) usando estaciones en Centroamérica y con
el reporte Alianza Clima y Desarrollo (2012). Sin embargo, en este mismo reporte se indica que las tendencias observadas en olas de calor muestran gran
variabilidad espacial (incrementos en algunas áreas
y reducciones en otras).
El análisis de temperatura y precipitación revela una variedad de cambios durante los últimos 40
años en Centroamérica y el norte de Sudamérica.
Aunque esto es cierto para ambas variables, los cambios en temperatura tienen un mayor grado de coherencia. Esto no es sorpresivo, ya que la precipitación
en la región tiene más variabilidad que la temperatura (Aguilar et al., 2005). En la región centroamericana, en general la precipitación total anual no tiene
tendencias significativas (ver Figura 9 de Aguilar
et al., 2005). En general, las tendencias de índices de
LAS AGUAS URBANAS EN COSTA RICA
precipitación promedio y de extremos no muestran
una coherencia de signo en Centroamérica, esto es,
unas de las estaciones de precipitación muestran
tendencias positivas y, otras, negativas, pero mayormente no significativas (Aguilar et al., 2005; Alianza
Clima y Desarrollo, 2012). Sin embargo, al menos un
estudio (Neelin et al., 2006) encontró tendencias negativas en la parte norte de Centroamérica usando
datos de estaciones (1950-2002) y de satélite (19792003). Corrales (2010) y Aguilar et al. (2005) mencionan que aunque existe gran variabilidad espacial,
los índices de precipitación indican que aunque no
ha habido aumentos importantes en la cantidad de
la precipitación, sí se ha observado una intensificación de las mismas; esto quiere decir que los patrones
de precipitación han cambiado de forma que ahora
llueve más intensamente en un período de tiempo
más corto. Se ha observado en algunas regiones un
aumento en la proporción de las tormentas muy intensas desde 1970, que es mucho mayor que el simulado en los modelos actuales para este período, por
lo que es probable que aumente en el futuro la frecuencia de aparición de fenómenos meteorológicos y
climáticos extremos, así como la frecuencia e intensidad de los huracanes en la Cuenca del Caribe (Corrales, 2010). Esta última aseveración debe tomarse
con un poco de escepticismo ya que, aunque algunos
estudios de modelaje han mostrado que es probable
un aumento en el número de huracanes intensos en
el futuro (Kerr, 2010), existe evidencia de que históricamente no ha habido aumentos significativos en
el número de ciclones tropicales y huracanes (Alfaro,
2007; Alfaro et al., 2010; Alfaro y Quesada, 2010).
Hidalgo et al. (2013) cambiaron de escala los datos de precipitación y temperatura del NCEP-NCAR
Reanálisis (Kalnay et al., 1996) y los usaron como
entrada en un modelo hidrológico para dos sitios en
Centroamérica: Tegucigalpa (Honduras) y San José
(Costa Rica), y así obtener estimaciones de escorrentía anual. Los resultados muestran tendencias en la
escorrentía anual negativas y significativas desde
1980-2012. Estas tendencias “observadas” son relativamente más fuertes para el caso de San José (parte
sur del istmo) que para Tegucigalpa (parte norte del
istmo). Estas tendencias son consistentes con estudios en otras áreas del mundo, en donde se ha encontrado que en la década de 1980 ocurrieron cambios climáticos particularmente significativos en
variables hidrometeorológicas (Barnett et al., 2008 y
Meehl et al., 2007). Sin embargo, se ha de mencionar
que en otros reportes las tendencias en la sequedad
observadas son variadas e inconsistentes (Alianza
Clima y Desarrollo, 2012).
En el caso particular de Costa Rica, las diferencias entre el clima de 1961-1990 comparado con el
clima de 1991-2005 de datos de estaciones meteorológicas muestran algunos cambios en el Pacífico
Norte (tendencias hacia clima más seco), el Pacífico
Central (tendencias hacia climas más húmedos) y el
Caribe Sur (tendencias hacia climas más húmedos)
(MINAET, 2009). En particular, la zona Pacífico Norte ha experimentado una disminución significativa
en la precipitación de mayo a septiembre. Hay que
mencionar que algunos de estos cambios pueden
ser (parcialmente) producto de cambios naturales
en el clima, ya que por ejemplo fenómenos como El
Niño-Oscilación del Sur (ENOS) han cambiado en los
últimos años hacia más altas frecuencias de eventos
cálidos y menos eventos fríos. Es difícil saber si estos cambios son una respuesta del cambio climático
antropogénico, pero existen fenómenos naturales
de gran escala y baja frecuencia como la Oscilación
Decadal del Pacífico (ODP; Mantua et al., 1997) que
pueden modular la frecuencia de ENOS.
5.2 Proyecciones hidroclimáticas para
Centroamérica y Costa Rica
Las proyecciones del clima en general se basan en
Modelos de Circulación General (MCG) o Modelos
Globales del Clima. Estos modelos son representaciones matemáticas de los factores y procesos que
gobiernan el clima en la Tierra, considerando diversos forzamientos tales como la influencia solar, volcánica y gases de efecto invernadero. Existen varias
series de corridas de estos modelos; la más reciente
es la correspondiente al Proyecto de Intercomparación de Modelos Acoplados 5 (CMIP5 en inglés). Sin
embargo, debido a que son relativamente nuevas,
las corridas de los modelos CMIP5 todavía no se han
evaluado con gran detalle con respecto a su capacidad de modelar los factores climáticos de gran escala
que afectan el clima en Centroamérica. Además, hay
pocos estudios publicados con proyecciones de estos
modelos. Por esa razón, los resultados más recientes
mencionados aquí se basan en corridas del CMIP3.
Existen limitaciones en los modelos del CMIP3, pero
en general reproducen aproximadamente algunos
221
222
DESAFÍOS DEL AGUA URBANA EN AMÉRICA
patrones climáticos relacionados con el clima centroamericano (Pierce et al., 2008 y 2009; Delworth et
al., 2012; Hirota et al., 2011; Liu et al., 2012; Rauscher
et al., 2008; Martin y Schumacher, 2011; Jiang et al.,
2012; Hidalgo y Alfaro, 2012).
Para temperatura anual, el calentamiento promedio en la región centroamericana proyectado al
final del siglo XXI es de aproximadamente 2.5 a 3.5ºC
dependiendo de la localización (Hidalgo y Alfaro,
2012), aunque las proyecciones en el sur de Centroamérica pueden ser tan altas como 4.5ºC en algunos
meses. El consenso de MCG del CMIP3 es que la región
centroamericana experimentará reducciones en la
precipitación del orden de 10 a 20% y la escorrentía
del orden de 20 a 40% a final de siglo (ver figuras 3.3
y 3.5 respectivamente del reporte de IPCC, 2007). Las
proyecciones a final de siglo de los modelos, usando
escenarios de emisiones A2/A1B, indican que los días
cálidos probablemente aumentarán, mientras que
los días fríos probablemente se reducirán; es probable que aumentarán las noches cálidas y que se reduzcan las noches frías; es probable que haya olas de
calor y períodos cálidos más frecuentes y más largos
y/o más intensos en la mayor parte de la región; las
tendencias de precipitación fuerte son inconsistentes, y habrá un incremento en la sequedad con menos confianza en la tendencia en el extremo sur de la
región (Alianza Clima y Desarrollo, 2012). Usando un
modelo regional, Karmalkar et al. (2011) encontraron
reducciones significativas en la precipitación futura
en la época seca de Centroamérica bajo el escenario
de emisiones A2. Neelin et al. (2006) encontraron un
acuerdo entre los modelos al mostrar un patrón seco
sobre la región de Centroamérica y del Caribe al final
del siglo (2077-2099). Usando 17 MGC, Rausher et al.
(2008) citan una disminución en la precipitación durante el verano (JJA), una intensificación del “veranillo” o “canícula” y un desplazamiento hacia el sur
de la Zona de Convergencia Inter-Tropical (ZCIT) en
el Pacífico Tropical Este como respuestas al cambio
climático en la región. Usando un modelo de vegetación (no un modelo hidrológico), Imbach et al. (2012)
estudiaron cambios en la vegetación y la escorrentía
en Centroamérica usando 136 corridas de MCG. Estos
autores concluyeron que la escorrentía disminuirá,
ya que las temperaturas más altas favorecerán evapotranspiración. Hidalgo et al. (2013) confirmaron
las proyecciones en la disminución en la escorrentía;
especialmente en la parte norte de Centroaméri-
ca se encontraron reducciones del orden de 30% en
algunos meses del verano boreal. También Hidalgo
et al. (2013) confirmaron una tendencia a veranillos
más acentuados, lo cual había sido mencionado en
Rausher et al. (2008). Hay una tendencia significativa
(especialmente en la parte norte de Centroamérica)
hacia mayor predominancia de sequías extremas
(años en los cuales la escorrentía es menor que el percentil 10 durante 1950-1999) al final de siglo, y aunque hay gran variabilidad entre los modelos acerca
de la magnitud de la predominancia del porcentaje
de área seca, es evidente que habrá un incremento
significativo hacia el futuro (Hidalgo et al., 2013).
En MINAET (2012) y Alvarado et al. (2011 y 2012)
se menciona que Costa Rica en particular y Centroamérica en general son los “puntos calientes” más
prominentes del Trópico en el tema del cambio climático debido a la disminución en las precipitaciones
en JJA, en consistencia con los resultados encontrados en otros estudios previamente mencionados (ver
por ejemplo Hidalgo et al., 2013 e Imbach et al., 2012),
así como en los registros históricos y los resultados de
20 modelos globales usando diferentes escenarios de
emisiones (Neelin et al., 2006; Trenberth et al., 2007).
A pesar de que los resultados de muchos estudios implican una disminución generalizada de la
precipitación y la escorrentía en Costa Rica, de acuerdo con MINAET (2012) no es de esperar que el clima
en Costa Rica responda de manera uniforme, sino
que se verá sometido a extremos secos y lluviosos.
Así, las proyecciones de un escenario de emisiones
alto indica que para el período 2011-2040 en el Caribe
se estiman aumentos en la precipitación del orden de
35 a 75% para el período mayo-julio, debido a una menor actividad de los frentes fríos durante el invierno.
En la vertiente Pacífica y en la Zona Norte el modelo
estima menos precipitación a la actual y una intensificación del veranillo que es consistente con Hidalgo
et al. (2013) y Rauscher et al. (2008).
En el Cuadro 8.2 de la “Segunda Comunicación
Nacional a la Convención Marco de las Naciones
Unidas sobre Cambio Climático” (MINAET, 2009)
se muestra una lista de referencias relacionadas
con estudios de cambio climático en Costa Rica, y
también en la Tabla i.3 de ese documento se listan
recientes evidencias del cambio climático en Costa
Rica. En este estudio, los cambios esperados en precipitación a final del siglo (2071-2100) en relación
con el escenario base (1961-1990), obtenidos a través
LAS AGUAS URBANAS EN COSTA RICA
del modelo PRECIS forzado con el modelo HadAM3P
bajo el escenario de emisiones A2, son de signo negativo en la costa Pacífica con reducciones de hasta
-56% en la Península de Nicoya, y de signo positivo
en la vertiente Caribe con aumentos de hasta 49%
costa norte de la ciudad de Limón. La temperatura
máxima aumentará de 2.4 a 7.9ºC dependiendo de la
localización, mientras que la temperatura mínima
se incrementará de 1.4 a 3.8ºC dependiendo de la localización. Similares conclusiones se encuentran en
Alvarado et al. (2012) con respecto a la precipitación,
pero se muestran regiones en el Caribe Sur en las que
disminuirán las temperaturas.
5.3 Pronóstico climático estacional en América
Central para áreas urbanas, incluyendo las
dimensiones físicas y humanas
Análisis recientes en América Central muestran que
las tendencias asociadas con el número anual de impactos y desastres relacionados con eventos hidrometeorológicos no pueden ser explicadas a través
de tendencias climáticas únicamente. Esto significa
que otras variables, tales como aquellas asociadas
con aspectos socioeconómicos, deberían ser incluidas en este tipo de análisis para explicar estas variabilidades y sus impactos asociados (e.g. Alfaro et
al., 2010).
Por ejemplo, un análisis para Centro América
de la señal anual de precipitación indica que 84% de
la variabilidad total está asociada a variaciones interanuales, mientras que 14% está relacionado con
variaciones decadales (ver Figura 3). Suponiendo que
los modelos de cambio climático son correctos (una
suposición no necesariamente correcta) y que en
consecuencia se esperan escenarios con mayor propensión a sequías, éstas podrían verse amplificadas
–o disminuidas– también en la región por episodios
decadales (10-30 años) o interanuales (unos pocos
años) asociados a la variabilidad natural del sistema
climático (Becker et al., 2014 y Greene et al., 2011).
Adicionalmente, Hidalgo y Alfaro (2012) encontraron que el actual contraste socioeconómico nortesur entre los países, en los cuales los países del sur
–Panamá y Costa Rica– presentan mejores condiciones de vida que el resto de la región, no va a disminuir en el tiempo y podría más bien incrementarse,
de acuerdo con algunos escenarios climáticos y so-
Figura 3. Precipitación total anual en la región centroamericana
Los paneles superiores muestran la distribución espacial de la varianza total explicada por cada escala con respecto a la varianza total,
mientras que los inferiores muestran la serie de tiempo asociada a la escala correspondiente para todo el dominio espacial considerado.
Las varianzas explicadas para cada escala son 84%, 14% y 2% respectivamente. La resolución espacial es de 0.5º, usando datos CRUv3.21;
para detalles ver Greene et al. (2011). Los paneles inferiores muestran la descomposición temporal de la señal anual de precipitación en
escalas interanual (izquierda), decadal (centro) y tendencia de largo plazo (deracha).
223
224
DESAFÍOS DEL AGUA URBANA EN AMÉRICA
ciales futuros elaborados por la Comisión Económica
para América Latina (CEPAL). Es más, Panamá y Costa Rica son los únicos países que presentan mejores
condiciones de vida para final de siglo al tomar en
cuenta, por ejemplo, el efecto positivo en el aumento del producto interno bruto. Debido a lo anterior,
es muy probable que las diferencias norte-sur en los
estándares de vida se incrementen en la región, por
lo que se debe prestar atención a los aspectos, tanto
físicos como socioeconómicos, que podrían jugar un
papel importante en el incremento de estas diferencias (Hidalgo y Alfaro, 2012).
Considerando el escenario mencionado anteriormente, la predicción climática estacional para áreas
urbanas jugaría un papel crucial, especialmente en
los campos de la planificación y del manejo integrado de cuencas. Estas predicciones no deberían abarcar solamente lo relacionado con medidas de tendencia central de una variable particular, sino también
aspectos de su variabilidad y eventos extremos. Un
factor importante a considerar cuando se estudian
los eventos extremos en áreas urbanas, es el del uso
de la tierra (e.g., planificación territorial asociada a la
urbanización), incluyendo además la manutención
de las estructuras hidráulicas en relación con la influencia de aspectos climáticos y sus impactos como
inundaciones y/o deslizamientos. Todos estos aspectos deberían considerarse al diseñar un sistema de
pronóstico particular para las ciudades.
Desde 1997 se han venido realizando en distintas partes de Latinoamérica los llamados Foros Regionales de Predicción Climática (conocidos como
RCOFs por sus siglas en inglés), en un esfuerzo por
producir productos de predicción climática (IRI,
2001). Ellos han sido financiados por diversas agen-
cias internacionales y con la asistencia de distintas
entidades como el Comité Regional de Recursos Hidráulicos o CRRH en Centroamérica (Donoso y Ramírez, 2001; García-Solera y Ramírez, 2012) como uno
de los comités asociados al Sistema de Integración
Centroamericana o SICA, que participa también en
otras iniciativas regionales como la del Observatorio
Latinoamericano de Eventos Extraordinarios, OLE
(Muñoz et al., 2010; Muñoz et al., 2012).
Alfaro et al. (2003) agregan que estos foros generalmente reúnen a los representantes de los servicios meteorológicos e hidrológicos, así como a los
miembros de la comunidad científica y académica,
que trabajan en la elaboración de las perspectivas
climáticas regionales y locales. El objetivo de estos
foros es el de usar la experiencia climática nacional
para elaborar una perspectiva climática de consenso regional, generalmente de precipitación, de los
próximos meses y que además se presente en una
forma útil para las distintas agencias involucradas.
La metodología recomendada para los mismos es
simple y esta perspectiva se integra luego regionalmente para ayudar a los distintos servicios meteorológicos en sus diversas actividades, así como también a los tomadores de decisión y grupos de interés
involucrados.
Maldonado et al. (2013) reportaron que recientemente se efectúan los llamados Foros de Aplicaciones Climáticas, luego de los RCOFs de América Central, con el fin de traducir a los usuarios los posibles
impactos asociados a las predicciones climáticas y
de tratar de aliviar el hecho de que algunas veces
esta información no es usada necesariamente por
los tomadores de decisión. Del proceso de retroalimentación en estas reuniones emergió la necesidad
Figura 4. Distribución espacial para valores del SPI en diferentes estaciones de Costa Rica
para una escala temporal de a) 6, b) 12 y c) 36 meses
225
El Programa de Pago por Servicios
Ambientales (PPSA) en Costa Rica
por Mary Luz Moreno Díaz*
El proceso del PPSA respondió a la problemática de la deforestación producida desde mediados de los
años 50 en Costa Rica. En este sentido, la tasa de deforestación en Costa Rica pasó de 46.500 ha/año en
1950 a aproximadamente 16.000 ha/año en 1997 (De Camino, Segura, Arias y Pérez, 2000). Se inició con
una serie de incentivos forestales y se fue evolucionando hasta el PPSA.
Costa Rica establece las bases de un PPSA como un instrumento de política para “fortalecer el
desarrollo del sector de recursos naturales” (Art. 46), mediante la Ley Forestal No. 7575 (1996). Los servicios ambientales son definidos en el Artículo 3, inciso k de la Ley Forestal como “los que brindan el
bosque y las plantaciones forestales y que inciden directamente en la protección y el mejoramiento
del medio ambiente”. Se reconocen los siguientes servicios ambientales: mitigación de emisiones de
gases de efecto invernadero (fijación, reducción, secuestro, almacenamiento y absorción), protección
del agua para uso urbano, rural o hidroeléctrico, protección de la biodiversidad para conservarla y uso
sostenible, científico y farmacéutico, investigación y mejoramiento genético, protección de ecosistemas, formas de vida y belleza escénica natural para fines turísticos y científicos (Ley No.7575, 1996,
Art.3, inciso k).
Los actores sociales participantes en el esquema de PSA se pueden clasificar en dos esferas: la pública y la privada. Los actores de la esfera pública representan diversas organizaciones estatales y no
estatales que tienen influencia directa en el PSA (Sistema Nacional de Áreas de Conservación-SINAC,
Fondo Nacional de Financiamiento Forestal-FONAFIFO, entre otras). Por su parte, los actores de la esfera no pública incluyen organizaciones en su mayoría de carácter privado como Organizaciones no
Gubernamentales (ONG), Centros Agrícolas Cantonales (CAC), asociaciones, empresas privadas, entre
otras, que realizan actividades dirigidas hacia el desarrollo y beneficio de los propietarios del recurso
forestal que reciben PSA. También se incluyen los propietarios del recurso forestal, que a su vez incluyen privados, poseedores y territorios indígenas.
Las principales fuentes de financiamiento del PPSA han provenido del 3.5% del impuesto a los
combustibles, fondos provenientes de préstamos del Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF), el apoyo financiero del Banco Alemán KfW, el canon de aprovechamiento del agua y contribuciones de empresas y organizaciones. En total, el PPSA pagó 27.2 millones de dólares en sus diferentes modalidades en el periodo 1997-2012.
Desde su inicio en 1997 y hasta 2012, el PPSA contrató 934.274.60 hectáreas a nivel nacional en las
modalidades de: protección del bosque (89.7%), reforestación (6.1%), manejo del bosque (3.1%), regeneración natural (1%) y plantaciones establecidas (0.1%). Las últimas tres modalidades se han contratado
intermitentemente durante el periodo. En 2003 se creó la modalidad de Sistemas Agroforestales, en
el cual se les reconoce a los propietarios por árbol; el total de árboles reconocido fue de 4.677.135 hasta
2012 (Fonafifo, 2014).
Referencias
De Camino, R.; Segura, O.; Arias, L. G. & Pérez, I. (2000). Costa Rica Forest Strategy and the Evolution of
Land Use. Washington, DC: World Bank.
Fonafifo (2014). Estadísticas del Pago por Servicios Ambientales. Fondo Nacional de Financiamiento Forestal. Date August 14, 2014. Accessed at: http://www.fonafifo.go.cr/psa/estadisticas/distribucion_
hectareas_contratadas_psa_anno_modalidad_1997_2012.pdf
* Investigadora-docente. Centro Internacional de Política Económica para el Desarrollo Sostenible (CINPE),
Universidad Nacional, Costa Rica ([email protected]).
Recuadro 5
LAS AGUAS URBANAS EN COSTA RICA
226
DESAFÍOS DEL AGUA URBANA EN AMÉRICA
Figura 5. Valores del SPI para la estación ubicada en el CIGEFI-UCR (9º 56’ 10’’ N, 84º 2’ 42’’ W, 1236msnm, San José, Costa Rica)
de efectuar predicciones estacionales sobre aspectos
relacionados a eventos extremos y días con precipitación (es decir, cómo llueve, además de cuánto
llueve). Estos aspectos pueden ser atendidos usando diferentes variables, herramientas y técnicas de
ajuste de escala (Maldonado y Alfaro, 2011; Amador y
Alfaro, 2009; Alfaro et al., 1998). Sin embargo, Alfaro
y Pérez-Briceño (2014) y Maldonado et al. (2013) encontraron que al analizar la distribución geográfica
estacional de los reportes de desastres, ésta no necesariamente concuerda con la distribución geográfica
de los eventos extremos de precipitación, reforzando
las ideas expuestas anteriormente de que variables
sociales, como la vulnerabilidad poblacional, deben
ser incluidas en el análisis de los impactos de eventos extremos, y resaltando la necesidad de incluir los
aspectos relacionados con la predicción estacional
de eventos extremos y su variabilidad en las áreas
urbanas de América Central.
Recientemente se ha planteado el uso de un
índice estandarizado de precipitación o SPI (por sus
siglas en inglés), como una forma de atender la necesidad del monitoreo o vigilancia y predicción de
eventos extremos (OMM, 2012).1
La Figura 4 muestra los valores del SPI para distintas estaciones meteorológicas de Costa Rica, comparando periodos de 6, 12 y 36 meses hacia atrás a
partir de junio de 2014. Varias de estas estaciones
meteorológicas se ubican en regiones urbanas importantes como San José, Alajuela, Cartago, Limón
y Liberia, entre otras. Nótese en la Figura 4 que las
condiciones de déficit de precipitación han prevalecido por más de seis meses e incluso hasta tres años
en algunas de las estaciones como la zona urbana
de Limón o San José, la capital. El efecto acumulado de sequías como la mencionada aquí trae en ge-
Figura 6. Pronóstico climático estacional probabilístico del
SPI para el periodo julio-agosto-septiembre-octubre de 2014
1. El cálculo del SPI para cualquier localidad se basa en el registro de
precipitaciones a largo plazo para un período deseado. Dicho registro
a largo plazo se ajusta a una distribución de probabilidades y a continuación se transforma en una distribución normal, de modo que el
SPI medio para la localidad y el período deseado sea cero. Los valores
positivos de SPI indican que la precipitación es mayor que la mediana y,
los valores negativos, que es menor. Dado que el SPI está normalizado,
los climas húmedos y secos se pueden representar del mismo modo,
por lo que también se puede hacer un seguimiento de los períodos
húmedos utilizando el SPI. Por ejemplo, los episodios de sequía tienen
lugar siempre que el SPI sea continuamente negativo y alcance una
intensidad de -1,0 o inferior. El episodio finaliza cuando el SPI alcanza
valores positivos (OMM, 2012).
Utilizando un modelo estadístico de correlación canónica basado
en la herramienta CPT (ver http://iri.columbia.edu/our-expertise/climate/tools/cpt/). Como campo predictor se utilizaron las
anomalías de la temperatura superficial del mar del mes de junio para el área [60ºN-10ºS; 150ºE-30ºW] y la persistencia de las
estaciones de los meses mayo-junio. El periodo de calibración del
modelo fue de 1979 a 2013, con un máximo de 15 modos.
LAS AGUAS URBANAS EN COSTA RICA
neral importantes impactos negativos a tomadores
de decisión en distintos sectores; sin embargo, la
ventaja que se tiene con este tipo de eventos es que
dado que ocurren más lentamente que otros eventos
climáticos, es posible predecir en muchos casos con
suficiente antelación su ocurrencia, distribución espacial e intensidad.
La Figura 5 nos muestra el caso particular de
la estación ubicada en el Centro de Investigaciones
Geofísicas de la Universidad de Costa Rica en San
José. Nótese que este índice puede ser usado, no sólo
para la vigilancia de condiciones deficitarias de lluvia (2002-2003, entre otros), sino también para situaciones en las cuales los periodos pueden ser considerados como húmedos o muy húmedos. Tal es el
caso del periodo 2007-2010, por ejemplo. Esta figura
puede ser utilizada también para analizar el efecto
acumulado de sequías a distintas escalas de tiempo
(eje vertical), dando una idea de su severidad y tipo:
períodos prolongados en tonos rojos indican duracio-
nes largas, mientras que tonos rojos extendiéndose
a lo largo de múltiples escalas temporales (eje vertical) indican sequías que han podido evolucionar de
sequías meteorológicas (pocos meses) a agrícolas o
hidrológicas (múltiples meses).
Otra de las ventajas de este índice es que permite su uso en la predicción estacional. La Figura 6
muestra el pronóstico del SPI para el cuatrimestre
julio-octubre de 2014. Se observa de dicha figura
que el escenario más probable es la persistencia de
condiciones deficitarias de precipitación durante los
próximos cuatro meses, especialmente en la vertiente del Pacífico de Costa Rica. Lo anterior, sumado al
hecho de que el déficit puede rastrearse en algunas
regiones, meses o años hacia atrás, podría afectar
aspectos socioeconómicos clave en las regiones urbanas, como el abastecimiento de agua potable o la
generación hidroeléctrica, ya que dicha vertiente experimenta su época seca durante el invierno boreal
(Alfaro, 2002).
Autores de las secciones de este capítulo
H.G. Hidalgo: Resumen, Introducción, Conclusiones, Recomendaciones y subcapítulos 1, 2, 3 y 4.
V.H. Chacón participó en el subcapítulo 2.
D.A. Mora participó en el subcapítulo 3.
C.Herrero participó en el subcapítulo 4.
E.J. Alfaro, A.G. Muñoz y N.P. Mora: subcapítulo 5.
227
228
DESAFÍOS DEL AGUA URBANA EN AMÉRICA
6. Conclusiones
La cobertura de agua potable en las ciudades más
importantes de Costa Rica es bastante alta en general. Sin embargo, en algunas ciudades se dan racionamientos de agua en la época seca. Aunque la
sobreexplotación de recursos hídricos en algunas
regiones es la principal causa del problema, la disponibilidad de agua podría mejorarse si se redujera
la cantidad de pérdidas en el sistema de abastecimiento. Las pérdidas de agua son bastante importantes y limitan la obtención de créditos para el
mejoramiento del sistema por parte de entidades
financieras que exigen que se reduzcan estas pérdidas como requisito. También se ha argumentado
que es necesaria la creación de planes de ordenamiento territorial, que protejan fuentes de abastecimiento de aguas superficiales y subterráneas.
Sin embargo, el reto más importante en cuanto
a abastecimiento y saneamiento de aguas en el país
se refiere a las bajas coberturas de alcantarillado sanitario y principalmente el porcentaje tan bajo del
agua que es tratada antes de ser vertida a los ríos.
La construcción de una nueva planta de tratamiento en la GAM es un paso en la dirección correcta de
aumentar este porcentaje. Sin embargo, hay mucho
por hacer al respecto. La costumbre de usar tanques
sépticos es generalizada en el país, aunque es menor en las zonas urbanas. Se ha criticado su uso, ya
que en muchos casos no se les da el mantenimiento
adecuado, y en otras ocasiones se han construido
estos tanques con desagües hacia suelos poco permeables. Tampoco hay estudios que midan la contaminación de estos tanques hacia mantos acuíferos usados para el abastecimiento de agua.
Sin lugar a dudas, la falta de infraestructura
de los servicios de agua potable, alcantarillado y
saneamiento o el deterioro de los mismos, ha propiciado en ciertos sectores del país la presencia de
enfermedades transmisibles tales como cólera, fiebre tifoidea, salmonelosis, shighelosis, amebiasis,
giardisis, otras infecciones intestinales, hepatitis
viral, etcétera (AyA, 2002). Las enfermedades que
han sido relacionadas con el agua y detectadas en el
país son, entre otras, las siguientes: disentería amebiana, disentería bacilar, enfermedades diarreicas
(incluyendo las dos anteriores), cólera, hepatitis A,
fiebre paratifoidea y tifoidea, poliomielitis, esquis-
tosomiasis, dengue y paludismo. La variabilidad y
el cambio climático, así como los cambios en el uso
del suelo –como la urbanización–, han traído como
consecuencia graves problemas de inundaciones en
las principales ciudades del país. De hecho, la Sala
Constitucional se ha pronunciado en relación con la
necesidad de que se busque una solución a algunos
de los problemas más graves de inundación en algunas ciudades.
Estudios recientes han indicado que en Costa Rica se esperan reducciones de la escorrentía en
las próximas décadas. Sin embargo, cabe destacar
que paradójicamente estas reducciones climáticas
podrían ser acompañadas de una tendencia hacia
eventos extremos positivos más grandes. Esto por
cuanto las reducciones en la escorrentía ocurrirían
a escalas de tiempo mensuales o anuales, mientras
que los eventos meteorológicos son del orden de horas a días.
Las inundaciones urbanas en Costa Rica están
relacionadas con tres factores de origen: 1) inadecuada capacidad de las obras pluviales y ríos, 2)
cambios en el uso de la tierra (e.g. urbanización), y
3) cambio climático (e.g. aumento en los eventos extremos). Es imprescindible determinar la contribución relativa de estos factores.
7. Recomendaciones
Es necesaria una mayor conciencia acerca del problema del tratamiento de aguas negras y se debe
invertir más recursos en plantas de tratamiento en
zonas urbanas. La contaminación de los ríos urbanos es quizás el mayor problema relacionado con el
recurso hídrico en aguas urbanas.
En cuanto a las inundaciones urbanas es necesaria una mayor cantidad de estudios que determinen la solución a estos problemas. Cada cuenca
tiene características particulares, lo que hace difícil encontrar un tipo de solución única para todos
los casos. En algunos lugares se está obligando a los
desarrolladores de nuevas urbanizaciones a proveer
un sistema para disponer de las aguas pluviales.
Esto generalmente se hace por medio de lagunas de
infiltración. Desafortunadamente, hay casos en que
LAS AGUAS URBANAS EN COSTA RICA
las lagunas se abandonan una vez que los permisos
de construcción han sido aprobados y hace falta un
mejor control por medio de las municipalidades y
ministerios encargados de verificar la correcta operación de estas lagunas.
Hace falta incorporar aspectos relacionados
con el cambio climático proyectado en la planificación integrada del recurso hídrico. Debido a la incer-
tidumbre de las proyecciones de cambio climático,
es necesario un mecanismo de planificación que
incluya un manejo adaptativo del recurso hídrico
en el cual las proyecciones climáticas a largo plazo
guían planificación a más corto plazo, y pasado un
cierto número de años se revisan las proyecciones
climáticas y la planificación a corto plazo para seguir avanzando.
8. Referencias
Aguilar, E. et al. (2005). Changes in precipitation and
temperature extremes in Central America and
northern South America, 1961–2003. J Geophys Res
Atmos, 110 (D23). doi:10.1029/2005JD006119.
Alexander, L.V. et al. (2006). Global observed changes in daily climate extremes of temperature and
precipitation. Journal of Geophysical Research, 111,
D05109, doi:10.1029/2005JD006290.
Alfaro, E. y A. Quesada (2010). Ocurrencia de ciclones
tropicales en el Mar Caribe y sus impactos sobre
Centroamérica. Revista Intersedes, 11(22), 136-153.
Alfaro, E. y P. M. Pérez-Briceño (2014). Análisis del
impacto de fenómenos meteorológicos en Costa
Rica, América Central, originados en los mares
circundantes. Revista de Climatología, 14, 1-11.
Alfaro, E. (2002). Some Characteristics of the Annual
Precipitation Cycle in Central America and their
Relationships with its Surrounding Tropical
Oceans. Tópicos Meteorológicos y Oceanográficos,
9(2), 88-103.
Alfaro, E.; A. Quesada y F. Solano (2010). Análisis del
impacto en Costa Rica de los ciclones tropicales
ocurridos en el Mar Caribe desde 1968 al 2007
(Analysis of Caribbean Sea tropical cyclones occurrences from 1968 to 2007 and their impact in
Costa Rica). Revista Diálogos, 11(2), 22-38. http://his
toria.fcs.ucr.ac.cr/).
Alfaro, E.; J. Soley y D. Enfield (2003). Uso de una Tabla
de Contingencia para Aplicaciones Climáticas (Use
of a Contingency Table for Climatic Applications).
Guayaquil, Ecuador: ESPOL y FUNDESPOL. 51pp.
ISBN 9978-310-00-2.
Alfaro, E.; L. Cid y D. Enfield (1998). Relaciones entre
el inicio y el término de la estación lluviosa en
Centroamérica y los Océanos Pacífico y Atlántico
Tropical. Investigaciones Marinas, 26, 59-69.
Alfaro, E. (2007). Escenarios climáticos para temporadas con alto y bajo número de huracanes en el
Atlántico. Revista de Climatología, 7, 1-13.
Alianza Clima y Desarrollo (2012). La Gestión de Riesgos de Eventos Extremos y Desastres en América
Latina y el Caribe: Aprendizajes del Informe Especial (SREX) del IPCC, disponible en www.cdkn.
org/srex
Alvarado, L.; Contreras, W.; Alfaro M. y Jiménez, S.
(2011 y 2012). Escenarios de cambio climático regionalizados para Costa Rica. San José, Costa Rica: Departamento de Climatología e Investigación Aplicada. Instituto Meteorológico Nacional (IMN).
Ministerio de Ambiente y Energía (MINAET).
Amador, J. y E. Alfaro (2009). Métodos de reducción
de escala: Aplicaciones al clima, variabilidad y
cambio climático. Revista REVIBEC, 11, 39-52.
229
230
DESAFÍOS DEL AGUA URBANA EN AMÉRICA
Arias, A.L. (2010). “Situación de Potabilización y Saneamiento en Costa Rica”. En: Decimosexto Informe Estado de la Nación en Desarrollo Humano Sostenible. 36 pp.
AyA (2002). Análisis Sectorial Agua Potable y Saneamiento de Costa Rica. Informe Final 2002. San
José, Costa Rica: Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados. 420 pp.
AyA (2004). Información estadística, Servicios, Consumo, Producción, Facturación, Cobranza y Cobertura 1992-2002. San José, Costa Rica: Instituto
Costarricense de Acueductos y Alcantarillados,
Dirección de Planificación. 84 pp.
AyA (2013). Zonificación para disponibilidad de agua
potable para el Acueducto Metropolitano. Subgerencia Gestión de Sistemas-Gran Área Metropolitana. San José, Costa Rica: Instituto Costarricense
de Acueductos y Alcantarillados. 3 pp.
Barnett, T.P. et al. (2008). Human-induced changes
in the hydrology of the western US. Science, 319:
1080-1083.
Becker, B.; C. Buontempo y Á.G. Muñoz (2014). Drivers
of weather and climate risk in El Salvador. Technical Report. UK MetOffice – Hadley Centre. 40 pp.
Disponible en https://www.researchgate.net/publication/264079006_Drivers_of_weather_and_
climate_risk_in_El_Salvador?ev=prf_pub. (Recuperado el 11 de agosto de 2014).
Brekke, L.D.; M.D. Dettinger; E.P. Maurer y M. Anderson (2008). Significance of model credibility in
estimating climate projection distributions for
regional hydroclimatological risk assessments.
Clim. Change, 89: 371-394.
Corrales L. (2010, diciembre). “Informe final Efectos
del Cambio Climático para Centro América”. En:
Cuarto Informe Estado de la Región. 53 pp.
Delworth, T.L. et al. (2012). Simulated Climate and Climate Change in the GFDL CM2.5 High-Resolution
Coupled Climate Model. Journal of Climate, 25:
2755-2781.
Donoso, M. and P. Ramirez (2001). Latin America and
the Caribbean: Report on the Climate Outlook
Forums for Mesoamerica. In: Coping with the cli-
mate: A step Forward. Workshop Report “A multistakeholder review of Regional Climate Outlook
Forums”, October 16-20 (2000), Pretoria, South
Africa. Publication IRI-CW/01/1, pp. 11-18.
EF (2012). “Planta de tratamiento de la GAM entrará
en operación parcialmente”. El Financiero. http://
www.elfinancierocr.com (Recuperado el 28 de
septiembre de 2012).
García-Solera, I. y P. Ramírez (2012). Central America’s
Seasonal Climate Outlook Forum. The Climate
Services Partnership, 8 pp. http://www.climateservices.org/sites/default/files/CRRH_Case_Study.pdf (Recuperado el 16 de enero de 2014).
Greene, A.; L. Goddard y R. Cousin (2011). Web Tool
Deconstructs Variability in Twentieth-Century
Climate. EOS 92, 45, 397-408.
Hidalgo H.G. (2011). Los recursos hídricos en Costa
Rica: un enfoque estratégico. En Diagnóstico del
Agua en Las Américas. Interamerican Network of
Academies of Sciences, pp. 203-219.
Hidalgo H.G. (2010). Impactos de la variabilidad y
cambio hidro-climático en sistemas humanos y
ambientales: preparación de desastres, manejo de
recursos hídricos y planeamiento. Estrategia 2050.
3:12-14.
Hidalgo H.G. y E.J. Alfaro (2012). Global Model selection for evaluation of Climate Change projections
in the Eastern Tropical Pacific Seascape. International Journal of Tropical Biology and Conservation, 60:67-81.
Hidalgo H.G.; J.A. Amador; E.J. Alfaro y B. Quesada
(2013). Hydrological climate change projections for
Central America. Journal of Hydrology, 495: 94-112.
Hidalgo, H.G. and E.J. Alfaro (2012). Some Physical
and Socio-economical Aspects of Climate Change
in Central America. Progress in Physical Geography, 36(3), 380-399.
Hirota, N., Y.N. Takayabu, M. Watanabe, and M. Kimoto (2011). “Precipitation Reproducibility over
Tropical Oceans and Its Relationship to the Double ITCZ Problem in CMIP3 and MIROC5 Climate
Models”. Journal of Climate, 24: 4859-4873.
LAS AGUAS URBANAS EN COSTA RICA
Imbach, P. et al. (2012). Modeling Potential Equilibrium States of Vegetation and Terrestrial Water
Cycle of Mesoamerica under Climate Change Scenarios. Journal of Hydrometeorology, 13: 665-680.
INEC (2013). Mortalidad infantil y evolución reciente.
Gobierno de Costa Rica, Instituto Nacional de Estadística y Censos. 8 pp.
IPCC (2007). Climate Change 2007: Impacts, Adaptation and Vulnerability. M. Parry, O. Canziani, J.
Palutikof, P. Van der Linden, C. Hanson (Eds). Cambridge: Cambridge University Press. 841pp.
IRI (2001). Latin America Regional Report. In: Coping
with the climate: A step Forward. Workshop Report “A multi-stakeholder review of Regional
Climate Outlook Forums”, October 16-20 (2000),
Pretoria, South Africa. Publication IRI-CW/01/1,
pp. 136-138.
Jiang X. et al. (2012). Simulation of the intraseasonal
variability over the Eastern Pacific ITCZ in climate models. Climate Dynamics, 39: 617-636.
Kalnay, E. et al. (1996). The NCEP/NCAR 40-Year Reanalysis Project. Bull. Amer. Meteor. Soc., 77: 437-471.
Karmalkar, A. V., R. S. Bradley y H. F. Díaz (2011). Climate change in Central America and Mexico: regional climate model validation and climate change
projections. Climate Dynamics, 37: 605-629, doi:
10.1007/s00382-011-1099-9.
Kerr R.A. (2010). Models Foresee More-Intense Hurricanes in the Greenhouse. Science, 327: 399-399.
La Nación (2014). “Costa Rica invertirá ¢750.000 millones para tratar las aguas negras y sanear ríos”.
Periódico La Nación. http://www.nación.com (Recuperado el 8 de febrero de 2014).
Liu, H.L.; M.H. Zhang y W.Y. Lin (2012). An Investigation of the Initial Development of the DoubleITCZ Warm SST Biases in the CCSM. Journal of Climate, 25: 140-155.
Maldonado, T. y E. Alfaro (2011). Predicción estacional
para ASO de eventos extremos y días con precipitación sobre las vertientes Pacífico y Caribe de
América Central, utilizando análisis de correlación canónica. Revista Intersedes, 13 (24), 78-108.
Maldonado, T.; E. Alfaro; B. Fallas and L. Alvarado
(2013). Seasonal prediction of extreme precipitation events and frequency of rainy days over Costa Rica, Central America, using Canonical Correlation Analysis. Advances in Geosciences, 33, 41-52.
Mantua, N.J.; S.R. Hare; Y. Zhang, J.M. Wallace y R.C.
Francis (1997). A Pacific decadal climate oscillation with impacts on salmon. Bulletin of the American Meteorological Society, Vol. 78, pp 1069-1079.
Martin, E. R. y C. Schumacher (2011). The Caribbean
low-level jet and its relationship with precipitation in IPCC AR4 models. J. Climate, 24:5935-5950.
Meehl, G.A.; J.M. Arblaster y C. Tebaldi (2007). Contributions of natural and anthropogenic forcing to
changes in temperature extremes over the United States. Geophysical Research Letters, L19709,
doi:10.1029/2007GL030948.
MINAET (2000). Primera Comunicación Nacional
ante la Convención Marco de las Naciones Unidas
sobre cambio climático. Gobierno de Costa Rica,
Ministerio de Ambiente y Energía. Producción y
edición: Instituto Meteorológico Nacional. 116 pp.
MINAET (2009). Segunda Comunicación Nacional
ante la Convención Marco de las Naciones Unidas
sobre cambio climático. Gobierno de Costa Rica,
Ministerio de Ambiente y Energía. Producción y
edición: Instituto Meteorológico Nacional. 264 pp.
MINAET. Informe final del Proyecto: Mejoramiento
de las capacidades nacionales para la evaluación
de la vulnerabilidad y adaptación del sistema hídrico al cambio climático en Costa Rica, como mecanismo para disminuir el riesgo al cambio climático y aumentar el índice de desarrollo humano.
Ministerio de Ambiente y Energía. Producción y
edición: Instituto Meteorológico Nacional. 46 pp.
Moreno Díaz, M. L. (2009). Valoración económica del
uso de tecnologías de saneamiento ecológico para
aguas residuales domiciliares. Revista Iberoamericana de Economía Ecológica, 13, 1-13.
Muñoz, Á.G. et al. (2010). An Environmental Watch
system for the Andean countries: El Observatorio
Andino. Bulletin of the American Meteorological
Society-BAMS, 91, 1645–1652.
231
232
DESAFÍOS DEL AGUA URBANA EN AMÉRICA
Muñoz, Á.G. (2012). Risk Management at the Latin
American Observatory. Chapter 22 in Risk Management - Current Issues and Challenges. ISBN: 978953-51-0747-7, 24 pp.
Neelin, J.D.; M. Munnich; H. Su; J.E. Meyerson y C.E.
Holloway (2006). Tropical drying trends in global
warming models and observations. Proceedings
of the National Academy of Sciences of the United
States of America, 103:6110-6115.
OLADE (2013). Vulnerabilidad al cambio climático de
los sistemas de producción hidroeléctrica en Centroamérica y sus opciones de adaptación. Informe
de consultoría. Organización Latinoamericana de
Energía.
Organización Meteorológica Mundial (OMM) (2012).
Guía del usuario sobre el índice estandarizado de
precipitación (OMM-Nº 1090). M. Svoboda, M. Hayes y D. Wood (eds.). Ginebra. 15 pp.
Pierce, D.W. et al. (2008). Attribution of declining
western US snowpack to human effects. Journal
of Climate, 21: 6425-6444.
Pierce, D.W.; T.P. Barnett; B.D. Santer & P.J. Gleckler
(2009). Selecting global climate models for regional climate change studies. Proc. Nat. Acad. Sci.
USA, 106: 8441-8446.
Rauscher S.A.; F. Giorgi; N.S. Diffenbaugh and A. Seth
(2008). Extension and Intensification of the MesoAmerican mid-summer drought in the twentyfirst century. Climate Dynamics, 31:551-571.
Trenberth, K.E. et al. (2007). “Observations: surface
and atmospheric climate change”. In: Solomon S,
Qin D, Manning M, Chen Z, Marquis M, Averyt
K, Tignor M, Miller H (eds.). Climate change 2007:
the physical science basis. Contribution of Working
Group I to the Fourth Assessment Report of the Intergovernmental Panel on Climate Change. Chap 3.
New York: Cambridge University Press, pp. 235–336.
Ministerio de Salud (2011). Análisis y determinantes
sociales de la situación de salud. Memoria institucional, pp. 26-84. Ministerio de salud.
9. Colaboradores
Roberto Villalobos Herrera ([email protected])
Estudiante, Escuela de Ingeniería Civil, Universidad de Costa Rica.
Jorge Aguilar Barboza ([email protected])
Unidad de Gestión de Información, Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados
Javier Valverde Hernández ([email protected])
Subgerencia de Gestión de Sistemas, GAM, Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados
Marcos Quesada Sanabria ([email protected])
Subgerencia de Gestión de Sistemas, GAM, Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados
Ana L. Arias Zúñiga ([email protected])
Ingeniería Ambiental, Instituto Tecnológico de Costa Rica
Alejandra Rojas González ([email protected])
Escuela de Ingeniería Agrícola, Universidad de Costa Rica
Matías A. Chaves Herrera ([email protected])
Escuela de Ingeniería Agrícola, Universidad de Costa Rica
LAS AGUAS URBANAS EN COSTA RICA
10. Acrónimos
ASADAS
AyA
CEPAL
CMIP3
CMIP5
GAM
EF
ENOS
ESPH
FAPM
INEC
IPCC
IRI
JICA
LNA
MCG
MINAET
NCEP-NCAR
ODP
OLE
OMM
OMS
PCM
RCOF
SPI
TN10
TN90
TX10
TX90
UNICEF
ZCIT
Asociaciones Administradoras de Acueductos y Alcantarillados.
Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados.
Comisión Económica para América Latina.
Proyecto de Intercomparación de Modelos Acoplados 3.
Proyecto de Intercomparación de Modelos Acoplados 5.
Gran Área Metropolitana.
El Financiero (Periódico).
El Niño-Oscilación del Sur.
Empresa de Servicios Públicos de Heredia.
Fuentes de agua potable mejoradas.
Instituto Nacional de Estadística y Censos.
Panel Intergubernamental de Cambio Climático.
International Research Institute for Climate and Society.
Agencia de Cooperación Internacional del Japón.
Laboratorio Nacional de Aguas.
Modelos (climáticos) de Circulación General.
Ministerio del Ambiente, Energía y Mares de Costa Rica.
Reanálisis Base de datos meteorológicos del National Center for Environmental Prediction/
National Center for Atmospheric Research de los Estados Unidos de América.
Oscilación Decadal del Pacífico.
Observatorio Latinoamericano de Eventos Extraordinarios.
Organización Meteorológica Mundial.
Organización Mundial de la Salud.
Programa Conjunto de Monitoreo.
Foros Regionales de Predicción Climática.
Índice estandarizado de precipitación.
Número de noches frías (menor al percentil 10).
Número de noches cálidas (mayor al percentil 90).
Número de días fríos.
Número de días cálidos.
Fondo de las Naciones Unidas para la Niñez.
Zona de Convergencia Intertropical.
233
626
DESAFÍOS DEL AGUA URBANA EN LAS AMÉRICAS
Sandra Lorena Galarza Molina
Ingeniera Civil (2005) y MSc en Hidrosistemas (2011) de la Pontificia Universidad Javeriana, Bogotá, Colombia.
A finales del 2011 inicia sus estudios de Doctorado en la misma universidad adelantando investigaciones
relacionadas con la evaluación ambiental de Sistemas Urbanos de Drenaje Sostenible (SUDS) utilizados como
elementos para el aprovechamiento de aguas lluvias en una cuenca piloto. Email: [email protected]
o [email protected]
Juan Diego Giraldo Osorio
Profesor Asistente de la Pontificia Universidad Javeriana, sede Bogotá. Ingeniero Civil la Universidad Nacional de Colombia sede Medellín, MSc en Ingeniería Civil con énfasis en gestión de recursos hídricos de la Universidad de los Andes y PhD gestión de recursos hídricos de la Universidad Politécnica de Cartagena (España).
Actualmente es director del grupo de investigación “Ciencia e Ingeniería del Agua y el Ambiente”. Su interés
investigativo está enfocado hacia temas de cambio climático y adaptación, asimilación de datos de teledetección en modelación, e hidrología. Email: [email protected]
Milton Duarte
Ingeniero Sanitario (2004) de la Universidad del Valle. En el año 2011 ingresa a la Maestría en Hidrosistemas
de la Pontificia Universidad Javeriana. Se ha desempeñado como ingeniero consultor con firmas como INGESAM LTDA, Estudios Técnicos S.A.S, DESSAU CEI, CDM SMITH. Desde el año 2012 pertenece al grupo de investigación Ciencia e Ingeniería del Agua y el Ambiente
Sandra Méndez-Fajardo
Ingeniera Civil (Pontificia Universidad Javeriana, Bogotá, Colombia). Magíster en Ingeniería Civil con énfasis
ambiental (Universidad de los Andes, Bogotá, Colombia). Profesora Asistente, Departamento de Ingeniería
Civil, Facultad de Ingeniería, Pontificia Universidad Javeriana, Bogotá, Colombia. Estudiante Doctorado en
Ingeniería, Pontificia Universidad Javeriana, Bogotá, Colombia. Email: [email protected]
Costa Rica
Hugo G. Hidalgo (Coordinador del capítulo)
Profesor e investigador en hidrología de aguas superficiales, con especial interés en la hidroclimatología. El
Dr. Hidalgo obtuvo la Licenciatura en Ingeniería Civil en la Universidad de Costa Rica (1992), y una Maestría
en Ciencias (1998) y Ph.D. (2001) en Ingeniería Civil y Ambiental con especialidad en Recursos Hídricos de la
Universidad de California, Los Angeles. El Dr. Hidalgo actualmente es profesor de la Escuela de Física de la Universidad de Costa Rica. Es coordinador de la Maestría Académica en Hidrología, Punto Focal del Programa de
Aguas de la Red Interamericana de Academias de Ciencias y Subdirector del Centro de Investigaciones Geofísicas de la Universidad de Costa Rica. Es autor de más de 30 publicaciones diversas y ha participado en más de
100 conferencias, seminarios y talleres. Email: [email protected]
Ángel G. Muñoz
Investigador en Ciencias del Clima en el International Research Institute for Climate and Society (IRI) de
Columbia University, y estudiante de doctorado en el Departamento de la Tierra y el Medioambiente en esa
universidad. Después de graduarse en la Universidad del Zulia con una licenciatura en física, Muñoz recibió
una Maestría en Ciencias de la Tierra y el Medioambiente en Columbia. Sus investigaciones se centran en los
fenómenos extremos del clima en Latinoamérica, dinámica de la atmósfera, modelos climáticos y servicios
climáticos en América Latina.Fue profesor asociado en el Departamento de Física de la Universidad del Zulia,
y coordinador del Área de Geociencias en el Centro de Modelación Científico en Venezuela.
Email: [email protected]
DESAFÍOS DEL AGUA URBANA EN LAS AMÉRICAS
Carolina Herrero
Licenciada en Ingeniería Civil (Universidad Isaac Newton). Cursando actualmente maestría en Hidrología en
la Universidad de Costa Rica. Profesionalmente se ha especializado en obras de infraestructura desde su primer trabajo en la empresa constructora Urbasco, posteriormente labora en la empresa Franz Sauter y Asociados como diseñadora de obras exteriores. Se independiza y establece su empresa Ph-C Ingenieros Consultores,
la cual realiza diseños e inspecciones de proyectos de infraestructura que incluyen estudios hidrológicos,
tanque de retención pluvial, etc.
Eric J. Alfaro
Bachiller y Licenciado en Meteorología de la Universidad de Costa Rica y Doctor en Oceanografía de la Universidad de Concepción, Chile. Trabajó como Meteorólogo en el Instituto Meteorológico Nacional. Actualmente,
es profesor catedrático en la Escuela de Física de la Universidad de Costa Rica, donde ha desempeñado cargos
docentes desde 1989, es miembro de la Comisión de Posgrado en Ciencias de la Atmósfera y miembro de la
Comisión de Posgrado en Gestión Integrada de Áreas Costeras Tropicales, ambos del Sistema de Estudios de
Posgrado, Universidad de Costa Rica. También se desempeña como Investigador del Centro de Investigaciones
Geofísicas, 1992 al presente del cuál actualmente es el Director y como investigador del Centro de Investigación en Ciencias del Mar y Limnología, Universidad de Costa Rica, 2000 al presente.
Email: [email protected]
Natalie Mora
Estudiante en la carrera de Meteorología en la Escuela de Fisíca de la Universidad de Costa Rica, ha colaborado
como asistente en diversos proyectos de investigacion del Centro de Investigaciones Geofísicas de la Universidad de Costa Rica. Email: [email protected]
Víctor H. Chacón
Analista de Sistemas, (División de Informática), Analista de Soporte (Auditoria del AyA), Capacitador e Instructor del (AyA - Comité Técnico Regional de Participación Comunitaria, Educación Sanitaria e Higiene Personal - CAPRE, Analista de Sistemas en Cuencas Hidrográficas - CARE , Proceso Acueductos Rurales - Promotor Asesoría Técnica Administrativa - WKF, Director de Ambiente Municipalidad de Pérez Zeledón, Área de
Planificación de la C.N.E., Coordinador Nacional en la CONIFOR del AyA, Especialista Sistemas Comunales en
Desastres, Especialista en Sistemas Comunales en Social-Ambiental.
Darner A. Mora
Funcionario del Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados desde 1977, y Director del Laboratorio
Nacional de Aguas desde 1989. Dio sus primeros pasos de vida educativa en la Escuela República de Nicaragua, pasando luego a cursar la secundaria en el Colegio Nuevo de San José, y posteriormente sus estudios
superiores de Licenciatura en Microbiología y Química Clínica y Maestría Salud Pública en la Universidad de
Costa Rica. Ha publicado tres libros, alrededor de 150 artículos de opinión en diferentes periódicos nacionales,
y más de 100 trabajos de investigación en los temas de agua, ambiente y salud, lo que le acredita en el medio
como toda una autoridad en estos temas medulares de la salud pública costarricense.
Mary L. Moreno (Recuadro sobre Servicios ambientales)
Master en Economía de Recursos Naturales y del Medio Ambiente de la Universidad de Concepción (Chile).
Investigadora en las áreas de valoración económica de recursos naturales y evaluación de políticas ambientales en el Centro Internacional de Política Económica para el Desarrollo Sostenible (CINPE) de la Universidad
Nacional, Costa Rica. Algunos de los temas específicos de trabajo son las Áreas Silvestres Protegidas, Áreas
Forestales Privadas y Zonas Costeras. Profesora en el mismo Centro de los cursos de Valoración Económica;
Economía, Ecológica y Desarrollo Sostenible; y Microeconomía de la maestría en Política Económica con énfasis en Economía Ecológica. Email: [email protected]
627
Las Américas se encuentra entre las regiones más urbanizadas del mundo
(> 80%). La urbanización va de la mano con la intensificación del uso de los
recursos hídricos para las necesidades humanas; a su vez, los sistemas hidrológicos juegan un papel en el desarrollo y crecimiento de las ciudades
no sólo como fuentes de agua potable, sino también para la deposición de
residuos. Desafíos del Agua Urbana en las Américas describe y analiza los
problemas en materia de agua en centros urbanos de 20 países de las Américas: desde América del Sur, América Central, México y el Caribe, hasta los
Estados Unidos y Canadá. Este particular compendio de experiencias sobre
aguas urbanas en las Américas se encuentra sustentado por una amplia
representación geográfica que toma en cuenta las diferencias en cuanto a
disponibilidad de los recursos hídricos y los niveles de desarrollo económico.
Los retos principales de este libro de la Red Interamericana de Academias de Ciencias (IANAS) son: ¿Se pueden solucionar los problemas de abastecimiento de agua y saneamiento urbano mediante una mejor gestión de
los mismos? ¿Se puede mejorar el acceso al agua potable? ¿Es posible dar solución a los retos de mejora de saneamiento y gestión de aguas residuales?
¿Puede mejorarse la atención que se presta actualmente a los problemas de
salud y enfermedades transmitidas por el agua en las zonas urbanas? ¿Cuáles son los desafíos de adaptación al cambio climático relacionados con el
agua en las zonas urbanas y cómo pueden solucionarse? ¿Cuáles son los
modelos y conceptos a seguir que contribuyen a mejorar la gestión del agua
en las zonas urbanas?
La obra pretende constituirse en una herramienta para la búsqueda de
soluciones a los desafíos de la gestión adecuada de los recursos hídricos en
zonas urbanas.