SER - Patricia Behisa

Adivina qué es:
No te puede tocar ni tú puedes tocarla, pero afecta tus
sentimientos.
No puedes verla, pero está ahí cuando observas tu imagen
reflejada en el espejo.
No puedes escucharla, pero percibes lo que dice, cuando
hablas de ti mismo.
Te sigue a donde quiera que vas y le habla de ti, a la gente
con la que convives.
Si así es, acertaste…
Es tu Autoestima.
Para poder tener una idea más clara de lo que es la
Autoestima, sólo separémosla en las dos palabras por las
que está compuesta:
Claramente podemos darnos cuenta que se refiere a la
valoración, importancia y aprecio que tenemos por nosotros
mismos.
¿Qué tanto te aprecias?
¿En qué medida te valoras?
¿Hasta dónde crees realmente que mereces, lo que siempre
has deseado para ti?
¿Sabías que en la misma medida en que te valores, estimes
tus capacidades y aprecies lo que piensas y haces, se darán
resultados gratos o desagradables en tu vida?
Mientras más a disgusto estemos con la vida que estamos
llevando, más debemos comprender que nuestra verdadera
esencia nos está impulsando a hacer un cambio de dirección
o de enfoque.
Esto no necesariamente implica dejar lo que estamos
haciendo o el lugar donde estamos.
Puede ser que necesitemos un cambio de actitud o la forma
de ver las cosas.
Hay algunos puntos que evidencian si tu Autoestima
necesita ajustes:
• No sentir que eres valioso para la gente con la que
convives.
• Sentir culpa por lo que haces o dices.
• Sentir que eres incapaz de realizar algún tipo de
actividad o trabajo.
• Sentirte incapaz
• Sentir que eres o tienes menos que los demás
• O que tus ideas no tienen valor y quizá por ello ni
siquiera las expresas
• Sentir incomodidad cuando te hacen cumplidos o
elogios
• Si te es difícil ponerle el valor que se merece tu tiempo
o a tu trabajo
Si te identificas con cualquiera de estos puntos, sería de
suma importancia replantearte, en qué nivel te aprecias a ti
mismo.
Estos factores, aunque estés convencido de ellos, no forman
parte de la realidad, sino sólo de lo que has puesto en tu
mente, es sólo una creencia limitante, que se puede
cambiar a voluntad.
Es por eso que trabajar nuestro interior, para lograr una
Autoestima Saludable es de Vital importancia.
Todos los seres humanos tenemos altibajos en la vida, pero
no por ello, podemos permitir que el aprecio por nosotros
mismo decaiga, es importante restaurar la relación con uno
mismo.
Para ello, a continuación te propongo seis pasos concretos y
estratégicos, para elevar tu Autoestima y reconocer que
todo lo que siempre has deseado en la vida, sin duda lo
mereces, aplícalos con conciencia, honestidad, de manera
puntual y verás cómo cambia la imagen que tienes de ti
mismo.
Paso 1. Acéptate tal cual eres.
"La forma cómo interpreto las circunstancias
depende de la imagen que tengo mí mismo".
"Los demás son tan sólo espejos de ti. No puedes amar
u odiar algo referente a otra persona a menos que
refleje algo que amas u odias referente a ti mismo".
Chèrie Carter-Scott
El amor propio, el amarse a sí mismo, implica aceptarse a sí
mismo reconociéndose como un ser humano valioso y
porque así lo decide uno mismo. Esta aceptación implica
también una plenitud, una falta de protestas y quejas. La
gente que funciona plenamente no protesta jamás,
especialmente no protesta porque la calle tiene baches ni
porque el cielo está muy nublado o el hielo demasiado frío.
La aceptación implica no protestar o no quejarse, y la
felicidad implica no protestar por lo que no tiene remedio o
por lo que no hay nada que hacer. La protesta y la queja son
el refugio de la gente que desconfía de sí misma. Contarle a
los demás las cosas que no te gustan de ti mismo contribuye
a que tú sigas insatisfecho, pues lo único que ellos no
pueden hacer es negarlas, y entonces, tú no les crees. Así
como lamentarse ante los demás es un acto inútil, aceptar
que los demás abusen de ti cargándote con sus fardos
Ilenos de problemas y autoconmiseración, tampoco ayuda
a nadie. Una pregunta muy sencilla terminará generalmente
con este comportamiento tan inútil como desagradable.
"¿Por qué me estás contando esto?" o "¿Hay algo que
pueda hacer por ti para ayudarte a solucionar este
problema?" Al hacerte a ti mismo esta pregunta, empezarás
a darte cuenta de que la conducta de los lamentos es
realmente una locura total. Es tiempo malgastado, tiempo
que puede emplearse mejor practicando alguna actividad
de autoestima como podría ser elogiarte un poco en silencio
o ayudando a que otra persona pueda realizarse.
Paso 2. Haz una lista completísima
de tus conocimientos, talentos,
habilidades, cualidades y aptitudes.
"El sentimiento es el idioma del alma.
Si quieres saber lo que es bueno y verdadero para ti,
Mira como te sientes al respecto”
Neale Donald Walsch
Si eres hábil para los números, si sabes cantar o bailar, si
eres bueno para el internet, que no me queda la menor
duda, pues por eso estás aquí, si eres amable, paciente, si
tienes conocimientos en cualquier profesión, arte y oficio, si
eres bueno en algún deporte.
Todos los puntos son importantes, te darás cuenta que tu
lista estará conformada por varios puntos.
Reconócete como un ser humanos con aptitudes, destrezas
y capacidades para realizar cualquier cosa que te
propongas.
Y no sólo eso siéntete reconfortado al saber la enorme
cantidad herramientas y fortalezas que posees para crecer.
¿Dime ahora que has hecho consciente todas habilidades,
cualidades y aptitudes que tienes, como te sientes?
Paso 3. Elógiate cada vez que
tengas un acierto, una idea brillante,
una buena decisión o realices una buena acción.
"Tu poder es ilimitado proclámalo,
asúmelo, ejércelo y disfrútalo”
Adquiere el hábito de hacer un recuento de todo lo bueno
que hiciste en el día y cómo te benefició a ti o a otros.
Elige tres puntos significativos que te hayan hecho sentir
satisfacción.
A veces no nos detenemos a pensar que nuestras acciones
enriquecen e impactan positivamente la vida de los demás y
de nosotros mismos.
Paso 4. Libérate del sufrimiento
y la idea errónea de la perfección.
“Sigue tu dicha y el universo te abrirá las puertas,
donde sólo hubieron muros”
Joseph Campbell
A lo largo de los años he observado que las personas con
menos autoestima son las que más se refugian detrás de las
máscaras y luchan por una perfección aparente.
Los seres humanos no somos ni buenos ni malos.
No tenemos que probarle nada a nadie, ni hacer cosas que
satisfagan a los demás.
En cambio, realiza todas aquellas acciones que te den valor,
satisfacción, alegría y gozo, por la que sientas pasión y
regocijo.
Date a ti mismo lo mejor de la vida, sin pretender quedar
bien con nadie.
Darte a ti mismo está bien, no hay nadie más importante
para ti que tu mismo.
Haz de una nueva lista incluyendo todo aquello que tú
consideras que más te gustaría hacer en la vida. Pueden ser
varias cosas. Escribe una a una todas las que se te ocurran,
sin importar que tan imposibles o inalcanzables te parezcan,
cualquier cosa que desees la puedes alcanzar.
Paso 5. Identifica, define y proclama
tu propósito en la vida.
“Todos tenemos un propósito en la vida… un don único,
o un talento especial para entregar a otros.
Y cuando meclamos este taleto con el servicio a los demás
Experimentamos es éxtasis y la exaltación del espíritu,
Lo cual es la meta final de todas las metas”
Deepak Chopra
Ya en este punto, cuando has reconocido tus capacidades,
herramientas y habilidades, cuando has elogiado cada
acierto que tienes en tu proceder y has hecho conciencia de
liberarte del sufrimiento y el afán de perfección innecesaria,
estás en la sintonía idónea para disfrutar el cumplimiento
de tu propósito en la vida.
Nada nos da más valor como personas que saber que
estamos realizando exactamente lo que nos hemos
propuesto, porque sabemos que merecemos lo que tanto
deseamos.
Escribe, escribe y escribe sin parar hasta que de verdad ya
no se te ocurran cosas. Obviamente tienen que ser cosas
que de corazón te gustaría hacer o que siempre has
deseado obtener. De nada sirve poner cosas que en el
fondo no deseas y sólo son cosas que aparentemente sería
bonito hacer.
Mínimo diez cosas.
Después de haberlas escrito, ponlas en orden de prioridad y
traza un plan estratégico para realizarlas.
Paso 6. Reconoce el
poder de la creación en tu vida.
Una máquina puede hacer el trabajo de cincuenta hombres ordinarios.
Pero ninguna máquina puede hacer el
trabajo de un hombre extraordinario.
Elbert
Tal como dice mi amigo Alberto Dziack, un experimentado
coach de vida, tienes el poder de crearte, recrearte y
cocrearte las veces que quieras y en la forma que quieras.
Reinvéntate una y otra vez, crea tu vida tal cuál la has
deseado, dale el valor y el sentido que tenga para ti.
Créate como un ser humano valioso valioso e importante
para ti y tu entorno, si te das a ti mismo lo mejor de la vida,
en la inmensa alegría que te provoca, tienes la capacidad de
compartirlo con los demás.
Ocúpate de SER una persona valiosa, si te sientes valioso,
vivirás en conciencia de que puedes HACER cosas
significativas y de valor, haciendo cosas de valor sabrás que
mereces TENER lo mejor de la vida y todo lo que deseas, ¡tú
puedes! Y si ahora gozas de lo mejor, lo podrás COMPATIR
con tus semejantes.
Gracias por el favor de tu atención, deseo sinceramente que
tus anhelos se desborden en tu realidad multiplicados.
Patricia Behisa
Autora del Libro
“Conciencia de Riqueza y Armonía interior”
http://www.patriciabehisa.com
contacto@patriciabehisa.com
Espero tus comentarios Facebook
facebook.com/patricia.behisa
Y en twitter:
http://twitter.com/patriciabehisa