Amazon.es: radio sunstech rp ds 32bl radio portatil.pdf

GRAO EN ENFERMARÍA
Curso académico 2013-14
TRABALLO FIN DE GRAO
Valoración de las escalas de dolor en
pacientes con ventilación mecánica en
Unidad de Cuidados Intensivos
Lorena Fernández Ramos
Titor: Luis Álvarez Rocha
07/2014
ESCOLA UNIVERSITARIA DE ENFERMARÍA A CORUÑA
UNIVERSIDADE DA CORUÑA
ÍNDICE
1. Resumen…………………………………………………………………2
2. Resumo…………………………………………………………………..2
3. Abstract…………………………………………………...………………3
4. Introducción……………………………………………………………...3
5. Objetivo…………………………………………………………………...4
6. Método…………………………………………………………………....4
7. Desenvolvimiento: resultados………………………………………….5
7.1 Incidencia…………………………………………………………….5
7.2 Fisiopatología………………………………………………………..6
7.3 Etiología………………………………………………………………6
7.4 Evaluación del dolor………………………………………………...7
a) Behavioral Pain Scale (BPS, Escala Conductual
del Dolor)………………………………………………………...9
b) Critical-Care
Pain
Observation
Tool
(CPOT,
Escala
Observacional del Dolor en Cuidados Críticos)…………….11
c) Escala de Campbell……………………………………………12
d) Escala Sobre Conductas Indicadoras de Dolor (ESCID)….13
e) The Adult Non-Verbal Pain Scale (NVPS, Escala de Dolor en
el adulto No Comunicativo)……………………………………14
7.5. Tratamiento del dolor....……………………………………….....14
8. Discusión………………………………………………………………..16
9. Conclusión………………………………………………………………17
10. Bibliografía…………………………………………………………….18
11. Anexos…………………………………………………………………21
1
Valoración de escalas de dolor en pacientes con ventilación mecánica en UCI
1. Resumen
 Introducción: El dolor es un factor estresante durante la estancia
hospitalaria,
especialmente
en
las
Unidades
de
Cuidados
Intensivos (UCI), y detectarlo es primordial para el cuidado.
 Objetivo: Realizar una puesta al día sobre la utilidad de las distintas
escalas de dolor que se emplean para el manejo de los pacientes
ingresados en las UCIs sometidos a ventilación mecánica
 Método: 22 artículos encontrados en la base de datos PubMed y en
el metabuscador Mergullador
 Discusión: Hay escalas específicas para pacientes críticos
inconscientes: la Behavioral Pain Scale (BPS, Escala Conductual
del Dolor), Critical-Care Pain Observation Tool (CPOT, Escala
Observacional del Dolor en Cuidados Críticos), escala de Campbell
Escala Sobre Conductas Indicadoras de Dolor (ESCID) y The Adult
Non-Verbal Pain Scale (NVPS, Escala de Dolor en el adulto No
Comunicativo)
 Conclusión: Mostraron ser útiles y válidas para detectar el dolor en
estos pacientes, pero se necesitan realizar más estudios.
 Palabras claves: “assessment”, “pain scales”, “intensive care unit”,
ventilación mecánica, paciente critico.
2. RESUMO
 Introdución: A dor é un factor estresante durante a estancia
hospitalaria, especialmente nas Unidades de Coidados Intensivos
(UCIs), e detectala é primordial para o coidado.
 Obxectivo: Realizar unha posta ó dia sobre a utilidade das distintas
escalas de dor que se empregan para o manexo dos pacientes
ingresados nas UCIs sometidos a ventilación mecánica.
 Método: 22 artigos atopados na base de datos PubMed e no
metabuscador Mergullador.
 Discusión: Hay escalas específicas para pacientes críticos
inconscientes: la Behavioral Pain Scale (BPS, Escala Conductual
2
Valoración de escalas de dolor en pacientes con ventilación mecánica en UCI
da Dor), Critical-Care Pain Observation Tool (CPOT, Escala
Observacional da Dor en Coidados Críticos), escala de Campbell
Escala Sobre Conductas Indicadoras de Dor (ESCID) e The Adult
Non-Verbal Pain Scale (NVPS, Escala de Dor no adulto Non
Comunicativo)
 Conclusión: Mostraron ser útiles e válidas para detectaral dor
nestos pacientes, pero necesitanse realizar máis estudos.
 Palabras claves: “assessment”, “pain scales”, “intensive care unit”,
ventilación mecánica, paciente critico.
3. ABSTRACT
 Introduction: Pain is a stressor during the hospitalization, especially
in Intensive Care Units (ICU), and it’s very important to detect it.
 Objective: To update on the usefulness of different pain scales that
are uses for the management of patients admitted to ICUs receiving
mechanical ventilation.
 Method: 22 articles found in the PubMed database and the
Mergullador metasearch.
 Discussion: specific scales for unconscious critical patients: la
Behavioral Pain Scale (BPS,) Critical-Care Pain Observation Tool
(CPOT), Campbell scale, Escala Sobre Conductas Indicadoras de
Dolor (ESCID) y The Adult Non-Verbal Pain Scale (NVPS)
 Conclusion: They showed to be useful and valid to detect pain in
these patients, but more studies are necessary.
 Key words: “assessment”, “pain scales”, “intensive care unit”,
“mechanical ventilation” and “critical patient”.
4. INTRODUCCIÓN
El dolor es una de las principales fuentes de preocupación de los
pacientes y su familia durante la estancia hospitalaria. Este factor
3
Valoración de escalas de dolor en pacientes con ventilación mecánica en UCI
estresante aumenta cuando se requiere el traslado a una Unidad de
Cuidados Intensivos (UCI), considerado un ambiente frío y hostil. 1, 2, 3, 4, 5
Por ello, uno de los pilares básicos en los cuidados del paciente crítico es
la adecuada valoración del dolor. Esto es un aspecto fundamental, ya que
es el primer paso para realizar diferentes intervenciones encaminadas a
controlarlo debidamente y conseguir un mayor confort para el paciente.
1,
6, 7.
5. OBJETIVO
Realizar una puesta al día sobre la utilidad de las distintas escalas de
dolor que se emplean para el manejo de los pacientes ingresados en las
Unidades de Cuidados Intensivos sometidos a ventilación mecánica.
6. MÉTODO
La búsqueda bibliográfica se hizo en el metabuscador “Mergullador” y en
la base de datos Pubmed, seleccionando artículos en inglés y español.
Para concretar lo máximo posible la búsqueda, se pusieron como filtros
los siguientes: que se tratase de artículos de revisión o estudios de
investigación de los últimos 10 años (aunque hay algún artículo de más
de 10 años debido a su relevancia para el tema desarrollado), que se
pudiese acceder a su texto completo y que el tema de estudio se centrase
en personas adultas. De esta manera, de los artículos encontrados, se
descartaron todos aquellos artículos cuyo texto no estuviese disponible,
que hablase sobre niños o adolescentes y que no se centrasen sobre el
tema que se desarrolla en este trabajo.
En Pubmed se utilizaron las palabras claves “assessment”, “pain scales” y
“intensive care unit” unidas mediante el operador booleano “and” y se
encontraron 169, de los que solo se pudieron utilizar 2. En otra búsqueda
con las palabras clave “pain scale validity” and “intensive care unit” se
encontraron 7 artículos, y se utilizaron 3 de ellos.
4
Valoración de escalas de dolor en pacientes con ventilación mecánica en UCI
Por otra parte, las palabras clave utilizadas en el Mergullador fueron:
dolor, escalas de dolor, paciente crítico, ventilación mecánica.
Se obtuvieron un total de 38 artículos, de los que se seleccionaron 5.
Los restantes (12) se obtuvieron a través de la bibliografía de los artículos
ya encontrados anteriormente, sumando un total de 22 artículos.
7. DESENVOLVIMIENTO: RESULTADOS
7.1 Incidencia
La International Association for the Study of Pain (IASP, Asociación
Internacional para el Estudio del Dolor) definió el dolor en el año 1979
como la “experiencia subjetiva, sensorial y emocional desagradable que
se asocia a un daño real o potencial de los tejidos”. 6, 7, 8, 9, 10
A pesar del avance en el conocimiento de producción del dolor y sus
mecanismos, así como de los fármacos disponibles, su detección y
tratamiento sigue siendo insuficiente en un número importante de casos. 1
Entre el 50 y el 90% de los pacientes hospitalizados refieren haber sufrido
dolor durante su estancia. Este problema persiste en la UCI, a pesar de
tener una vigilancia más estricta sobre la persona para un mejor manejo
de su patología. 1
Un estudio multicéntrico refleja que entre el 50 y el 65% de los pacientes
en las UCIs polivalentes sufrieron dolor, y un 15% refirió dolor intenso
durante más del 50% de su estancia1. Estos datos se corroboraron con
otros estudios realizados, incluyendo también pacientes postquirúrgicos,
donde se mostró que entre el 22 y el 67% referían dolor intenso durante el
primer día del postoperatorio. 1
Esto explica que el dolor sea recordado como una de las experiencias
más desagradables en estas unidades. 1
5
Valoración de escalas de dolor en pacientes con ventilación mecánica en UCI
7.2 Fisiopatología
El dolor provoca ansiedad y el sistema nervioso simpático se activa ante
esta respuesta de estrés, produciéndose taquicardia, aumento del
consumo de oxígeno miocárdico y aumento del catabolismo. Si esto no se
trata adecuadamente puede provocar un aumento de complicaciones a
nivel multiorgánico, así como alteraciones psicológicas (trastornos del
sueño, desorientación, agitación, delirio…). 1, 2,
6, 7, 8, 10, 11, 12.
Si estas complicaciones llegasen a aparecer, podría suponer un aumento
de la sedación y del tiempo de ventilación mecánica, secuelas físicas y/o
psicológicas, un alargamiento de la estancia en UCI, aumento de los
costes y un aumento de la morbimortalidad. Sin olvidar, que un manejo
inadecuado del dolor impediría al paciente colaborar adecuadamente en
sus cuidados (como por ejemplo, la movilización o la fisioterapia
respiratoria). 1, 2, 6, 7, 8, 9, 11,13.
7.3 Etiología
El dolor en los pacientes críticos puede tener múltiples causas, entre las
que podemos destacar las siguientes: 1, 8, 14.
a) La propia enfermedad que motiva su ingreso (traumatismos,
fracturas, inflamación, derrames, hemorragia subaracnoidea, etc.).
1, 8, 14.
b) Los procedimientos invasivos que se realizan para su tratamiento
(procedimientos quirúrgicos, colocación de drenajes, etc.). 1, 8, 14.
c) Las técnicas necesarias para el manejo de los pacientes (presencia
del tubo orotraqueal, mascarillas de ventilación mecánica no
invasiva, colocación y presencia de sondas y catéteres, etc.). 1, 8, 14.
d) Las técnicas de cuidados de enfermería (aspiración endotraqueal,
movilizaciones, cambios de apósitos, fisioterapia, etc.). 1, 8, 14.
e) La presencia de infecciones ocultas (otitis, sinusitis, abscesos
rectales…).1, 8, 14.
6
Valoración de escalas de dolor en pacientes con ventilación mecánica en UCI
f) La propia inmovilidad del paciente. 1, 8, 14.
7.4 Evaluación del dolor
La UCI es un ambiente complejo para valorar el dolor. Como ya se refirió
anteriormente, el dolor es una sensación subjetiva y, por tanto, la mejor
forma de evaluarlo es preguntar directamente al paciente.
1, 2, 3, 6, 7, 8, 9, 12,
14.
En estos servicios una de las principales dificultades es, precisamente, la
comunicación con el enfermo, ya que se puede ver alterada por
numerosos factores como: la inconsciencia, los déficits neurológicos, la
sedación profunda, la presencia de tubo orotraqueal, las barreras
culturales o religiosas, la propia comprensión de su sintomatología o la
deprivación del sueño. Además, otros factores como la edad, el sexo o las
experiencias dolorosas previas
pueden contribuir a modificar la
percepción dolorosa. 1, 2, 3, 6, 7, 8, 9, 12, 14.
A esto se añade que, en ocasiones, los propios profesionales pueden
infravalorar el dolor del paciente, sobreestimar el efecto que tienen los
analgésicos o no poseer los conocimientos suficientes sobre este tema.
6,
8, 9.
Todos estos motivos nos ayudan a reconocer la importancia de disponer
de una herramienta de valoración que sea útil en aquellas circunstancias
en las que el paciente no pueda referirlo, tal como ocurre con frecuencia
en este tipo de unidades. 6, 9.
Las escalas ideales de evaluación del dolor deben ser simples, precisas,
con mínima variabilidad interpersonal, deben cuantificar el dolor y
discernir la respuesta al tratamiento. 1
Aquellas desarrolladas para medir el dolor en el paciente sedado e
inconsciente se apoyan en la observación y la valoración de indicadores
conductuales o de comportamiento como: la expresión facial, el tono
muscular, los movimientos o la adaptación a la ventilación mecánica. El
7
Valoración de escalas de dolor en pacientes con ventilación mecánica en UCI
uso de indicadores fisiológicos (frecuencia cardíaca, tensión arterial,
sudoración, taquipnea, etc.) está perdiendo relevancia, ya que no son
específicos para el dolor y se pueden alterar por causas distintas a este,
sin embargo, no se deben desechar sin averiguar el motivo de su
presencia.
1, 3, 7, 8, 11, 14, 15.
No existe una recomendación universal sobre cuál es la adecuada, pero
la existencia de una escala es más importante que el tipo de escala
usada. Además, en el caso de enfermos críticos, actualmente no existen
herramientas validadas para valorar de forma objetiva el dolor. Se trata de
tipos de pacientes muy diferentes, por lo que las escalas de evaluación
deben ser apropiadas para cada uno de ellos.
1, 8.
Sin embargo, en los últimos 10 años se han desarrollado herramientas
que permiten medir el dolor en el paciente sedado e inconsciente, es
decir, en el paciente no comunicativo. 8.
De todas formas, un paciente intubado, y por tanto, con pérdida de su
comunicación verbal, no debe presuponerse que no pueda comunicarse.
Al igual que con otro paciente, se debe preguntar con claridad sobre su
dolor y darle el tiempo suficiente para responder. Puede comunicarse con
movimientos, en el caso de estar bajo efectos de sedación leve o no
tenerla, y por tanto usar la Escala Visual Analógica (EVA) o la Escala
Visual Numérica (EVN), cuyo uso está tan extendido en pacientes
conscientes. El uso de diagramas del cuerpo también facilita al paciente la
descripción de sus puntos dolorosos y de su irradiación. En ocasiones
sólo es posible obtener respuestas con movimientos de la cabeza o de los
ojos, sin embargo, estas respuestas a preguntas claras y concisas nos
pueden orientar sobre la intensidad de dolor que padece el paciente.1
En la Escala Visual Analógica (EVA, anexo 1) la intensidad del dolor se
representa en una línea de 10 cm. En uno de los extremos está la frase
de “no dolor” y en el extremo opuesto “el peor dolor imaginable”. La
distancia en centímetros desde el punto de “no dolor” a la marcada por el
8
Valoración de escalas de dolor en pacientes con ventilación mecánica en UCI
paciente representa la intensidad del dolor. Es la escala más usada,
incluso en los pacientes críticos. Un valor inferior a 4 significa dolor leve o
leve-moderado, un valor entre 4 y 6 implica la presencia de dolor
moderado-grave, y un valor superior a 6 implica la presencia de un dolor
muy intenso.1
En la Escala Verbal Numérica (EVN, anexo 2) el paciente expresa su
percepción del dolor desde el 0 (“no dolor”) al 10 (el “peor dolor
imaginable”). Puede ser hablada o escrita.1
Por otra parte, en el caso de que el paciente esté bajo los efectos de la
sedación profunda debemos utilizar otros métodos indirectos para
detectar el dolor. 1
Recientemente
se
han
descrito
diferentes
escalas
conductuales
diseñadas expresamente para la evaluación del dolor en el paciente
crítico y un componente común es la valoración de la expresión facial, que
es considerado el indicador más “objetivo” de dolor en el paciente no
comunicativo. 8
a) Behavioral Pain Scale (BPS, Escala Conductual del Dolor) (anexo
3)
Es una escala validada para valorar el dolor en el paciente crítico no
comunicativo, no obstante, su uso está limitado en el caso de aquellos
enfermos sometidos a sedación profunda, tratamiento con bloqueantes
neuromusculares, tetraplejia o polineuropatía. Fue desarrollada por Payen
et al (2001)16, basándose en los resultados del estudio de Puntillo et al
(1997)17, quien puso de relieve la relación entre ciertos indicadores de
comportamiento y la autoevaluación de dolor de los pacientes. Consta de
tres ítems en los que se valora la expresión facial, el movimiento de
miembros superiores y la adaptación a la ventilación mecánica, con
puntuaciones de 1 a 4 en cada uno de ellos. De este modo, la puntuación
global alcanzable se encuentra entre 3 (ausencia de dolor) y 12 (máxima
intensidad de dolor).
1, 2, 6, 7, 14, 16, 17, 18, 19, 20.
9
Valoración de escalas de dolor en pacientes con ventilación mecánica en UCI
Esta escala ha sido probada por Payen (2001)16 en pacientes traumáticos
y quirúrgicos. La muestra constaba de 30 enfermos sometidos a
ventilación mecánica y administración de sedoanalgesia, con un resultado
de 301 observaciones. La evaluación del dolor se llevó a cabo por dos
evaluadores en tres momentos (mañana, tarde y noche) antes y durante
la realización de procedimientos no dolorosos (poner las medias de
compresión, y el cambio de apósito de un catéter venoso central en el
grupo 1) y de procedimientos dolorosos (aspiración de secreciones del
tubo orotraqueal y movilización en el grupo 2). Otros dos evaluadores
distintos valoraron simultáneamente el dolor durante la repetición de los
procedimientos dolororos.
Sus resultados mostraron
un
aumento
significativo en la puntuación en el grupo 2 respecto al grupo 1 durante la
realización del procedimiento (4.9 vs 3.5, p <0.01, respectivamente);
mientras que antes de la realización del procedimiento los valores
obtenidos son similares (3.1 en el grupo 2 y 3.0 en el grupo 1).
1, 2, 6, 7, 14,
16, 18, 19
También ha sido probada por Aissaoui et al (2005)18, y Young et al
(2006)19 en pacientes de Unidades de Cuidados Intensivos en general.
1, 2,
6, 7, 14, 18, 19
Aissaoui18 realizó 360 observaciones en 30 pacientes cuando estaban en
reposo y durante la realización de procedimientos dolorosos (aspiración
del tubo endotraqueal y canalización de una vía venosa periférica). Los
resultados revelaron valores significativamente más altos durante los
procedimientos dolorosos que en reposo (6.8 vs 3.9, P < 0.001).
1, 6, 7, 14,
18.
Young19 contaba con una muestra de 44 pacientes, en los que valoró el
dolor después de un procedimiento doloroso (la movilización) y uno no
doloroso (el cuidado de los ojos). Los pacientes valorados después de la
movilización, mostraron que en el 73% de los casos los valores obtenidos
se elevaban (p < 0.003), mientras que después del cuidado de los ojos,
10
Valoración de escalas de dolor en pacientes con ventilación mecánica en UCI
había un aumento de las puntuación en el 14% de los casos (p > 0.3).
1, 6,
7, 14, 19.
b) Critical-Care Pain Observation Tool (CPOT, Escala Observacional
del Dolor en Cuidados Críticos) (Anexo 4)
También fue
validada para valorar el dolor en el paciente crítico no
comunicativo, y tiene las mismas limitaciones que la escala BPS
(pacientes
con
sedación
profunda,
tratamiento
con
bloqueantes
neuromusculares, tetraplejia o polineuropatía). Fue desarrollada por
Gélinas et al (2006)5 utilizando elementos de escalas de valoración del
dolor ya existentes (incluyendo la BPS) y otros aspectos de trabajos
anteriores del propio autor (Gelinas et al 2004)4. Incluye cuatro ítems
conductuales: la expresión facial, los movimientos del cuerpo, la tensión
muscular y la adaptación al ventilador (en pacientes intubados) o la
vocalización (en pacientes extubados). La puntuación de cada indicador
oscila entre 0 y 2, con un rango total de 0 (sin dolor) a 8 puntos (dolor
máximo). 4, 5,
6, 7, 9, 11, 14, 20.
Fue probada en pacientes de cirugía cardíaca, con un total de 105 en el
año 2006; mientras que en su anterior trabajo, en el año 2004, la muestra
contaba con 183 observaciones en 52 enfermos. De los 105 pacientes, 33
se evaluaron mientras estaban inconscientes e intubados y 99 mientras
estaban conscientes e intubados; además todos ellos fueron evaluados
después de la extubación. La observación se hizo en 3 momentos: en
reposo, durante un procedimiento doloroso (la movilización) y 20 minutos
después del procedimento. Las puntuaciones de la intensidad del dolor
fueron significativamente más alta durante la movilización (2.01), que en
reposo (1.71) y que después de 20 minutos del procedimiento doloroso
(1.40). 5
c) Escala de Campbell (Anexo 5)
La Sociedad Española de Medicina Intensiva y Unidades Coronarias
(SEMICYUC) la propuso para su uso en pacientes críticos sin capacidad
11
Valoración de escalas de dolor en pacientes con ventilación mecánica en UCI
de comunicación en las recomendaciones del Grupo de Trabajo de
Analgesia y Sedación publicadas en 20081. Consta de 5 ítems
conductuales (musculatura facial, tranquilidad, tono muscular, respuesta
verbal y confortabilidad), con un rango total de puntuación de 0 (ausencia
de dolor) a 10 puntos (máximo dolor). Su graduación del dolor del 1 al 10
la hace más equiparable a las escalas usadas en los pacientes
conscientes, a diferencia de la BPS y CPOT..1, 7.
d) Escala Sobre Conductas Indicadoras de Dolor (ESCID) (Anexo 6)
Es una adaptación de la escala de Campbell desarrollada por Latorre
Marco7 en 2010. Consta de cinco ítems conductuales: expresión facial,
tranquilidad (movimientos), tono muscular, confortabilidad y adaptación a
ventilación mecánica. Este último ítem es el que supone la diferencia con
la escala de Campbell original, que refleja en su lugar la respuesta verbal
del paciente, lo que no la hace aplicable a pacientes sometidos a
ventilación mecánica. Cada ítem se puntúa de 0 a 2; siendo 0 la mínima
puntuación y 10 la máxima. 2, 7, 8.
El objetivo de Latorre Marco7 era determinar la fiabilidad y validez de la
escala. Para ello, constaba con una muestra de 42 pacientes a los que se
les realizaron 480 observaciones, evaluando el dolor con la escala BPS y
ESCID antes, durante y después de dos procedimientos dolorosos
(movilización y aspiración de secreciones). Los resultados que obtuvo
demostraron una buena consistencia interna con el coeficiente alfa de
Cronbach en cuanto a su fiabilidad (0,70 a 0,80), siendo similares a los
que obtuvo en su estudio Payen16 (0,60-0,80) y Aissaoui18 (0,89-0,91)
respecto a la escala BPS. De esta manera, concluyó que se trataba de
una herramienta útil y válida para valorar el dolor en pacientes críticos no
comunicativos.
2, 7, 8
12
Valoración de escalas de dolor en pacientes con ventilación mecánica en UCI
e) The Adult Non-Verbal Pain Scale (NVPS, Escala de Dolor en el
adulto No Comunicativo) (Anexo 7)
Fue desarrollada para los pacientes en una unidad de quemados y está
basada en una escala diseñada para niños: the Face, Legs, Activity, Cry,
Consolability pain assessment tool (the FLACC tool, la escala de
valoración de dolor de la Cara, Piernas, Actividad, Llanto y Consuelo). La
NVPS original contemplaba cinco categorías: movimientos faciales,
movimientos corporales, estado de alerta, fisiológica I (presión arterial,
frecuencia cardíaca, frecuencia respiratoria), y fisiológica II (pupilas
dilatadas, rubor, sudoración, palidez). En una revisión posterior se
sustituye la categoría fisiológica II, que exhibió una baja fiabilidad y
validez, por una categoría respiratoria (ritmo respiratorio, pulsioximetría y
el grado de acoplamiento de ventilador). Cada categoría se valora en una
escala de descriptores de cero a dos, lo que resulta en una puntuación
total que varía de cero (sin dolor) a diez (dolor máximo). Se necesitan más
estudios para comprobar su validez.
11, 14, 21.
Idealmente, estas escalas se deben utilizar, al menos, cada 4 horas,
respetando el sueño, en todos los pacientes ingresados y más
frecuentemente en los que refieren dolor, para así poder evaluar la
respuesta al tratamiento. 1
7.5 Tratamiento del dolor
Una figura clave para una adecuada detección del dolor es la enfermera,
ya que debido a su trabajo diario a pie de cama, puede realizar una
valoración continua del estado del paciente, detectando cambios y
administrando sedoanalgesia si lo precisa. 13.
A pesar de su interdependencia, la analgesia y la sedación deben
evaluarse por separado. Debido a que la sedación es una medicación
utilizada con alta frecuencia en estos servicios, es necesario conocer,
dominar y utilizar las escalas para su valoración. Se trata de instrumentos
subjetivos que, en general, miden la respuesta de los pacientes a la
13
Valoración de escalas de dolor en pacientes con ventilación mecánica en UCI
estimulación auditiva o física, a través de la observación. De esta manera,
se consigue monitorizar el grado de sedoanalgesia y favorecer su alcance
óptimo.
13, 22.
Entra la mediación utilizada con asiduidad para el tratamiento del dolor
encontramos los analgésicos opiodes, siendo de elección la morfina y el
fentanilo.
10, 12.
La morfina es el analgésico recomendado de primera línea debido a su
potencia, eficacia analgésica y bajo coste. El principal efecto adverso es
la depresión respiratoria. Tienen el inicio de acción a los 5-10 minutos y el
efecto pico en 30 minutos, contando con una vida media de eliminación
de 2-4 horas. También tiene un metabolito activo, que se puede acumular
y causar excesiva sedación en pacientes con fallo renal.
10, 12
Por otra parte, el fentanilo es un analgésico recomendado en caso de:
inestabilidad hemodinámica, alergia a morfina, pacientes que presenten
síntomas de histaminoliberación con la morfina
o insuficiencia renal.
Tiene un inicio de acción más rápido que la morfina, con un efecto pico en
4 minutos. La vida media es corta (de 30-60 minuto), pero en la
administración prolongada tiende a la acumulación en compartimentos
periféricos, por lo que la vida media aumenta a 9-16 horas. No tiene
metabolitos activos. 10, 12
También encontramos otros opiodes como los siguientes:

La hidromorfona, que es un derivado semisintético de la morfina
con más potencia analgésica/sedativa y menos efecto eufórico.10, 12
 La meperidina, que no está recomendada porque tiene un
metabolito activo que se puede acumular y es neuroexcitador (la
normeperidina). 10, 12
 La metadona tiene efectos adversos similares a los de la morfina
pero es menos sedante. Tiene una vida media larga, por lo que la
dosificación se hace difícil.10, 12
14
Valoración de escalas de dolor en pacientes con ventilación mecánica en UCI
 El remifentanilo es un opioide selectivo de receptores μ. Tiene un
inicio de acción rápido (alrededor de 1 minuto) y un fin rápido
(menos de 10 minutos), lo que hace que sea fácilmente dosificable.
Su metabolismo no se afecta por la existencia de insuficiencia
hepática ni renal porque se metaboliza por esterasas plasmáticas
inespecíficas. 10, 12
En cuanto a la utilización de sedantes, los de preferencia son: las
benzodiacepinas (como el midazolam) y el propofol.10, 12
El midazolam está recomendado como sedación a corto plazo (menos de
24 horas), aunque se suele emplear también en infusiones prolongadas.
Su vida media es de 3-11 horas. 10, 12
El propofol es recomendado para la sedación a corto plazo. Comparado
con el midazolam: son igual de efectivos; produce un despertar más
rápido y una extubación más rápida, aunque la estancia en UCI no varía;
produce más hipotensión arterial; está más recomendado si se requiere
un despertar rápido y un mayor nivel de sedación; y es más caro. Tiene
una vida media de 26-32 horas. 10, 12
Además, el tiopental (barbitúrico) utilizado a dosis subanestésicas es un
agente sedante efectivo, pero carece de efecto amnésico y analgésico. Su
uso en UCI está destinado al control de la presión intracraneal o como
anticonvulsivante. 10, 12
Por otra parte, para el tratamiento del delirio, cuya incidencia es del 80%
en pacientes con ventilación mecánica, él fármaco de elección es el
haloperidol. 12.
8. DISCUSIÓN
Todas las escalas mencionadas han sido objeto de estudio de diversos
investigadores para concluir si reúnen los criterios necesarios para
cuantificar el dolor en pacientes inconscientes. La BPS y la CPOT han
sido puestas a prueba, y los investigadores llegaron a la conclusión de
15
Valoración de escalas de dolor en pacientes con ventilación mecánica en UCI
que son escalas validas y fiables para desempeñar su rol. Sin embargo,
en estos estudios el tamaño de la muestra es una limitación a tener en
cuenta, así como el tipo de paciente observado, que varía desde
pacientes politraumatizados a postoperados de cirugía cardíaca, a pesar
del número de observaciones realizadas.5, 16, 18, 19.
Por otra parte, la escala de Campbell se diferencia de lo anterior en que
fue diseñada para evaluar la presencia de dolor y cuantificar su
intensidad; mientras que una de las limitaciones de la BPS es que sólo
estima si el estímulo es o no doloroso, pero no su intensidad. Sin
embargo, el uso de esta escala está poco extendido y necesita ser
validada.1, 7
En el caso de la ESCID, el tamaño muestral también es discreto, sin
embargo, se equipara a los que fueron utilizados en las investigaciones
de las escalas BPS y CPOT. Aunque está escala mostró ser útil y válida,
su estudio se llevó a cabo con pacientes médicos, por lo tanto, se
necesitarían más trabajos que incluyesen también pacientes quirúrgicos.
2, 7, 8
9. CONCLUSIÓN
Apoyándonos en lo dicho a lo largo del trabajo, llegamos a la conclusión
de que a pesar de la disponibilidad de diversas escalas para valorar el
dolor en pacientes críticos sometidos a ventilación mecánica, todavía no
se ha conseguido demostrar que una de ellas sea mejor que otra. Esta
dificultad radica por una parte, en la heterogeneidad de los pacientes
observados (debido a su patología, mayoritariamente), y por otra, a la
necesidad de seguir investigando este tema. Así, la realización de
posteriores estudios de validez y fiabilidad de las escalas permitiría un
mayor conocimiento sobre la materia, ayudando por tanto, a una mayor
calidad de los cuidados y confortabilidad de los enfermos.
A pesar de esto, y a la espera de los resultados de estos nuevos estudios,
podríamos decir, en nuestra opinión, que las escalas más apropiadas
16
Valoración de escalas de dolor en pacientes con ventilación mecánica en UCI
para este grupo de pacientes, aún teniendo en cuenta sus limitaciones,
serían la Behavioral Pain Scale (BPS) y la Critical-Care Pain Observation
Tool (CPOT).
10.
BIBLIOGRAFÍA:
1. Pardo C, Muñoz T, Chamorro C, grupo de trabajo de analgesia y
sedación de la SEMICYUC. (2008). Monitorización del dolor.
Recomendaciones del grupo de trabajo de analgesia y sedación de
la SEMICYUC. Medicina Intensiva; 32: 38–44.
2. Mansouri P, Javad S, Zand F, Ghodsbinh F, Sabetian G, Masjedi
M, Tabatabaee HR. Implementation of a protocol for integrated
management of pain, agitation, and delirium can improve clinical
outcomes in the intensive care unit: A randomized clinical trial.
Journal of Critical Care. 2013;28:918-922.
3. Jeitziner MM, Schwendimann R, Hamers JPH, Rohrer O,
Hantikainen V, Jakob SM. Assessmente of pain in sedated and
mechanically ventilated patients: an observational study. Acta
Anaesthesiol Scan. 2012;56:645-654.
4. Gélinas C, Fortier M, Viens C, Fillion L, Puntillo KA. Pain
assessment and management in critically ill intubated patients: a
retrospective study. Am J Crit Care. 2004;13(2):126-35.
5. Gélinas C, Fillion L, Puntillo KA, Viens C, Fortier M. Validation of
the critical-care pain observation tool in adult patients. Am J Crit
Care. 2006;15(4):420-7.
6. Vázquez Calatayud M, Pardavila Belio MI, Lucia Maldonado M,
Aguado Lizaldre Y, Margall Coscojuela MA, Asiain Erro MC.
Valoración del dolor durante el cambio postural en pacientes con
ventilación mecánica invasiva. Enferm Intensiva. 2009;20:2—9.
7. Latorre Marco I, Solís Muñoz M, Falero Ruiz T, Larrasquitu
Sánchez A, Romay Pérez AB, Millán Santos I, Grupo del proyecto
de Investigación ESCID. Validación de la Escala de Conductas
17
Valoración de escalas de dolor en pacientes con ventilación mecánica en UCI
Indicadoras de Dolor para valorar el dolor en pacientes críticos, no
comunicativos y sometidos a ventilación mecánica: resultados del
proyecto ESCID. Enferm Intensiva. 2011; 22:3---12.26
8. López López C, Murillo Pérez MA, Torrente Vela S, Cornejo Bauer
C, García Iglesias M, Orejana Martín M, Morales Sánchez C,
Cuenca Solanas M, Alted López E. Aplicación de la Escala de
conductas indicadoras de dolor (ESCID) en el paciente con trauma
grave no comunicativo y ventilación mecánica. Enferm Intensiva.
2013; 24(4):137-144
9. Vázquez M, Parvadila MI, Lucía M, Aguado Y, Margall MA, Asiain
MC. Pain assessment in turning procedures for patients with
invasive mechanical ventilation. Nurs Crit Care. 2011;16(4):178185.
10. Valverde Careaga N, Rocha Luna JM. Manejo del dolor en el
paciente bajo sedación leve-moderada y ventilación mecánica en el
Servicio de Urgencias. Archivos de Medicina de Urgencia de
México. 2011; 3(1):6-11.
11. Topolovec Vranis J, Gélinas C, Li Y, Pollmann Mudryj MA, Innis J,
McFarlan A, Canzian S. Validation and evaluation of two
observational pain assessment tolos in a trauma and nerurosurgical
intensive care unit. Pain Res Manag. 2013; 18(6):107-114.
12. Ramos Delgado I, Samsó Sabé E. Analgesia y sedación del
paciente crítico en ventilación mecánica. Rev Esp Anestesiol
Reanim. 2007; 54:302-312.
13. Frade Mera MJ, Guirao Moya A, Esteban Sánchez ME, Rivera
Álvarez J, Cruz Ramos AM, Bretones Chorro B, Viñas Sánchez S,
Jacue Izquierdo S, Montane López M. Análisis de 4 escalas de
valoración de la sedación en el paciente crítico. Enferm Intensiva.
2009; 20(30):88-94.
14. Cade CH. Clinical tools for the assessment of pain in sedated
critically ill adults. Nurs Crit Care. 2008;13(2):88-97.
18
Valoración de escalas de dolor en pacientes con ventilación mecánica en UCI
15. Rose L, Smith O, Gélinas C, Haslam L, Dale C, Luk E, Burry L,
McGillion M, Mehta S, Watson JW. Critical care nurses’ pain
assessment an management Practices: A survey in Canada. Am J
Crit Care. 2012;21:251-259.
16. Payen JF, Bru O, Bosson JL, Lagrasta A, Novel E, Deschaux I, et
al. Assessing pain in critically ill sedated patients by using a
behavioral pain scale. Crit Care Med. 2001;29:2258-63.
17. Puntillo KA, Morris AB, Thompson CL, Stanik-Hutt J, White CA,
Wild LR. Pain behaviors observed during six common procedures:
Results from thunder project II. Crit Care Med. 2004;32(2): 421-7.
18. Aissaoui Y, Zeggwagh AA, Zekraoui A, Abidi K, Abouqal R.
Validation of a behavioral pain scale in critically ill, sedated, and
mechanically ventilated patients. Anesth Analg. 2005; 101:1470-6.
19. Young J, Siffleet J, Nikoletti S, Shaw T. Use of a behavioural pain
scale to assess pain in ventilated, unconscious and/or sedated
patients. Intensive Crit Care Nurs. 2006; 22:32-9.
20. Chanques G, Payen JF, Mercier G, De Lattre S, Viel E, Jung B,
Cissé M, Lefrant JY, Jaber S. Assessing pain in non-intubated
critically ill patients unable to self report: an adaptation of the
Behavioral Pain Scale. Intensive Care Med. 2009;35:2060-2067.
21. Kabes AM, Graves JK, Norris J. Further validation of the nonverbal
pain scale in intensive care patients. Crit Care Nurse 2009;29:5966.
22. Chamorro C, Martínez Melgar JL, Barrientos R y grupo de trabajo
de analgesia y sedación de la SEMICYUC. Monitorización de la
sedación. Med Intensiva. 2008;32(1):45-52
19
Valoración de escalas de dolor en pacientes con ventilación mecánica en UCI
11.
Anexos
Anexo 1
Anexo 2
20
Valoración de escalas de dolor en pacientes con ventilación mecánica en UCI
Anexo 3
La Behavioral Pain Scale (BPS, Escala Conductual del Dolor)
Expresión facial
Movimientos de los
miembros superiores
Relajada
1
Parcialmente tensa
2
Totalmente tensa
3
Haciendo muecas
4
Relajado
1
Parcialmente flexionado
2
Totalmente flexionado
3
Totalmente contraído
4
Tolerando movimientos
1
Tosiendo: pero tolerando durante la
Ventilación mecánica
mayor parte del tiempo
2
Luchando contra el ventilador
3
Imposibilidad de controlar el ventilador
4
Anexo 4
Critical-Care Pain Observation Tool (CPOT, Escala Observacional
del Dolor en Cuidados Críticos)
Relajado, neutro
Expresión facial
Movimientos
corporales
Tenso (ceño fruncido, cejas bajadas, órbitas
de ojos contraídas)
0
1
Muecas
2
Ausencia de movimientos
0
Protección (movimientos lentos, cautelosos,
se toca o frota el sitio donde le duele)
1
21
Valoración de escalas de dolor en pacientes con ventilación mecánica en UCI
Tensión muscular
Adaptación ventilador
(pacientes intubados)
Vocalización
(pacientes extubados)
Agitado
2
Relajado
0
Tenso, rígido
1
Muy tenso o muy rígido
2
Bien adaptado al ventilador
0
Tose, pero se adapta
1
Lucha con el ventilador
2
Habla con tono normal o no habla
0
Suspiros, gemidos
1
Gritos, sollozos
2
Anexo 5
Escala de Campbell
0
Musculatura
facial
Relajado
1
Tensión
Mueca de dolor
2
Dientes apretados
Movimientos
Tranquilidad
Relajado
Inquietud
Tono muscular
Normal
Aumentado
Rígido
Quejas, lloros,
Quejas, lloros,
gruñidos
gruñidos elevados
Respuesta
verbal
Confortabilidad
Normal
Tranquilo
Se tranquiliza con la
voz
frecuentes
Difícil confortar
Anexo 6
Escala Sobre Conductas Indicadoras de Dolor (ESCID)
Relajada
Expresión facial En tensión, ceño fruncido/gesto de dolor
Ceño fruncido de forma habitual/dientes apretados
0
1
2
22
Valoración de escalas de dolor en pacientes con ventilación mecánica en UCI
Tranquilidad
Tranquilo, relajado, movimientos normales
0
Movimientos ocasionales de inquietud y/o posición
1
Movimientos
frecuentes,
incluyendo
cabeza
o
extremidades
Tono muscular
Adaptación a
ventilación
mecánica (VM)
Confortabilidad
2
Normal
0
Aumentado. Flexión de dedos de manos y/o pies
1
Rígido
2
Tolerando VM
0
Tose, pero tolera VM
1
Lucha con el respirador
2
Confortable, tranquilo
0
Se tranquiliza al tacto y/o la voz. Fácil de distraer.
1
Difícil de confortar al tacto o hablándole
2
Anexo 7
The Adult Non-Verbal Pain Scale (NVPS, Escala de Dolor en el adulto
No Comunicativo)
No expresión o sonrisa
Expresión
facial
Mueca ocasional, lagrimeo, ceño fruncido o frente
arrugada
Mueca frecuente, lagrimeo, ceño fruncido o frente
arrugada
Movimientos
corporales
Estado de
alerta
Fisiológica I
(signos
0
1
2
Posición normal, tumbado
0
Movimientos lentos y cautelosos
1
Actividad disminuida y ausencia de reflejos
2
Tumbado, extremidades relajadas
0
Tenso
1
Rígido, tenso
2
Signos vitales estables, sin ningún cambio en las
últimas 4 horas
0
23
Valoración de escalas de dolor en pacientes con ventilación mecánica en UCI
vitales)
Cambios en uno de ellos en las últimas 4 horas:
TAS > 20; FC > 20; FR > 10
Cambios de uno de ellos en las últimas 4 horas:
TAS >30; FC > 25; FR > 20
FR basal / Sat 02
Desadaptación con el ventilador
“Respiratoria”
FR > 10 sobre la línea de base o 5% ↓ Sat O2.
Desadaptación leve con el ventilador.
FR > 20 sobre la línea de base o 10% ↓ Sat O2.
Desadaptación severa con el ventilador
“ Fisiológica
II” (excluída)
1
2
0
1
2
Piel caliente, seca
0
Pupilas dilatadas, sudoración, rubor.
1
Diaforesis, palidez.
2
24
Valoración de escalas de dolor en pacientes con ventilación mecánica en UCI