CARRERA INENIERIA AGRONOMICA

UNIVERSIDAD MAYOR DE SAN ANDRES
FACULTAD DE AGRONOMIA
CARRERA INGENIERIA AGRONOMICA
TESIS DE GRADO
ESTUDIO DEL BALANCE DE NITROGENO Y ENERGIA EN OVINOS
CRIOLLOS (Ovis aries) ALIMENTADOS CON FORRAJES NATIVOS Y
ALFALFA (Medicago sativa), EN LA ESTACION EXPERIMENTAL DE
CHOQUENAIRA – LA PAZ
Presentado por:
Limber Calderón Espinoza
La Paz – Bolivia
2008
UNIVERSIDAD MAYOR DE SAN ANDRES
FACULTAD DE AGRONOMIA
CARRERA INGENIERIA AGRONOMICA
ESTUDIO DEL BALANCE DE NITROGENO Y ENERGIA EN OVINOS CRIOLLOS
(Ovis aries) ALIMENTADOS CON FORRAJES NATIVOS Y ALFALFA (Medicago
sativa), EN LA ESTACION EXPERIMENTAL DE CHOQUENAIRA – LA PAZ
Tesis de grado para obtener el titulo
de:
Ingeniero en Agronomía
Presentado por:
Limber Calderón Espinoza
Tutores:
Ing. P.hD. Einstein Tejada
…………………………………
Ing. Moises Quiroga
…………………………………
Asesor:
…………………………………
Ing. Msc. Diego Gutierrez
Tribunal:
Ing. Msc. Erik Murillo
…………………………………
Ing. Víctor Castañón
…………………………………
Ing. Fanor Antezana
…………………………………
Vo. Bo. ………………………..
Ing. Msc. Jorge Pascuali Cabrera
DECANO
LA PAZ – BOLIVIA
2008
DEDICATORIA
A Dios, a la vida, a mi familia.
Con profunda gratitud y admiración al
inmenso apoyo y sacrificio de mis
padres: Adhemar y Gaby, mis hermanos
Orlando y Amparo mi querido hijo Ignacio
Sebastián, como también a las familias
Espinoza, Ormachea, Solares y Aliaga.
AGRADECIMIENTOS
A la Facultad de Agronomía perteneciente a la Universidad Mayor de San Andrés de La
Paz, por haber contribuido a mi formación profesional.
A la Universidad KVL Real de Veterinaria y Agricultura, Copenhague del país de
Dinamarca, que a través del Proyecto (CIGAC) Capacitación e Investigación Ganadería
Campesina en Bolivia, posibilito concederme la presente beca-tesis.
El más sincero reconocimiento a mi asesor y tutores, Ing. Msc. Diego Gutiérrez, Ing.
Ph.D. Einstein Tejada y el Ing. Moisés Quiroga, por los consejos y sugerencias a lo
largo y durante la ejecución del presente estudio.
A mis revisores: Ing. Msc. Erick Murillo, Ing. Fanor Antezana y el Ing. Víctor Castañon
por la revisión, corrección y sugerencias oportunas para la culminación de esta
publicación.
A todos mis amigos de los semestres por la confianza, apoyo, estimulación y
preocupación para la culminación del trabajo de tesis.
RESUMEN
El objetivo de esta investigación consistió en realizar el estudio del balance de nitrógeno
y energía de chilliwa (Festuca dolicophylla), crespillo (Calamagostris sp.) y ichu (Stipa
ichu); y heno de alfalfa (Medicago sativa), de la variedad Bolivia 2000 en la
alimentación de ovinos criollos (Ovis aries). Para lo cual se emplearon 16 ovinos criollos
machos de 2 – 4 dientes (2 años), con un peso promedio de 18,0 kg., alojados en
corrales y jaulas metabólicas individuales. La investigación se evaluaron cuatro
tratamientos con cada método de recolección C1 y J1 = 100% Pasto Nativo Henificado +
0% Heno de Alfalfa; C2 y J2 = 75% Pasto Nativo Henificado + 25% Heno de Alfalfa; C3 y
J3 = 50% Pasto Nativo Henificado + 50% heno de alfalfa; C4 y J4 = 25% forraje nativo
Henificado + 75% Heno de Alfalfa. La fase experimental tuvo una duración de cinco
días. Para el cálculo del consumo de energía se tomaron muestras de las dietas y se
realizo el análisis proximal por el método de Weende. Además, se realizaron análisis de
proteína cruda de las dietas usando el método de micro-kjeldhal, lo que permitió
calcular el consumo de nitrógeno. Diariamente se registró la producción total de heces y
orina de las que se tomaron muestras, que representaban diez por ciento de la
producción diaria. Concluida la recolección de muestras, se prepararon muestras
compuestas de la orina y las heces de cada animal, en las que se hicieron la
determinación del nitrógeno por el método de micro-Kjeldhal. También realizó el análisis
proximal por el método de Weende para realizar el cálculo de la energía. Las variables
de respuesta fueron, para el Balance de Nitrógeno: Nitrógeno absorbido, Retención
absoluta de Nitrógeno, Retención de Nitrógeno aparentemente absorbido y Retención
de Nitrógeno consumido; para el Balance de Energía: Energía Bruta, Energía Digestible
y Energía Metabolizable. Para el análisis estadístico se empleo un diseño experimental
para corrales y otro para jaulas metabólicas, el diseño utilizado en ambos casos fue el
completamente al azar con tres repeticiones, analizándose los datos a través del
paquete estadístico SAS (Statical Analisys System 1988), utilizándose el procedimiento
GML con una comparación de medias por la prueba de rangos múltiples de Duncan.
Los resultados de la investigación nos indican; Los alimentos consumidos en los
tratamientos en corrales y jaulas metabólicas presentan diferencias altamente
significativas en el contenido de nitrógeno. El nitrógeno absorbido y la retención
aparente de nitrógeno en corrales y jaulas metabólicas fueron positivos para ambos
métodos de colecta, por lo que las dietas suministradas proporcionan a los ovinos
nitrógeno suficiente para sus necesidades y permite el almacenamiento de nitrógeno en
su cuerpo de acuerdo por lo descrito por Maynard (1975). El nitrógeno absorbido en
corrales y jaulas metabólicas presenta diferencias altamente significativas (P<0.05). La
inclusión de alfalfa en los tratamientos mejora la absorción de nitrógeno en los ovinos,
siendo los tratamientos C3, C4, J3 y J4 los tratamientos con mayor absorción y C1, C2, J1
y J2, los que presentan
menor absorción. Los resultados en los tratamientos C1, C2, J1 y J2, que alcanzaron una
absorción de 5,19, 19,59, 9,80 y 15,07 g/día respectivamente, son menores al
requerimiento de nitrógeno presentado por Cañas (1995), menciona que los
requerimientos proteicos de mantenimiento reportados en de 50 g/día.
La retención aparente de nitrógeno presenta diferencias altamente significativas tanto
en corrales como en jaulas metabólicas, mientras que la retención del nitrógeno
consumido no presenta diferencias significativas en jaulas metabólicas La inclusión de
alfalfa en los tratamientos mejoro la retención de nitrógeno en los ovinos, siendo los
tratamientos C3, C4, J3 y J4 los tratamientos con mayor retención y C1, C2, J1 y J2 los
que presentan menor retención. La retención del nitrógeno absorbido en corrales y
jaulas metabólicas presenta diferencias significativas en ambos casos, por lo que todos
los tratamientos retuvieron estuvieron por encima del 55.3% de nitrógeno en relación a
lo absorbido y es inferior a lo encontrado por Clavero et al (1997) en ovinos mestizos
africanos que alcanzo a 61.8%. Y como conclusiones se pueden mencionar que El
balance de nitrógeno y energía para todos los tratamientos fue positivo, por lo tanto, el
consumo de forrajes nativos se acerca a las necesidades de mantenimiento de los
ovinos. El nitrógeno absorbido y el nitrógeno retenido están directamente relacionados
con el consumo de alfalfa, por lo que los tratamientos C 3, C4, J3 y J4 presentan una
mayor absorción y retención de nitrógeno en comparación con los tratamientos C 1, C2,
J1 y J2; por lo tanto, a mayor consumo de heno de alfalfa existe mayor absorción y
retención de nitrógeno.
INDICE
DEDICATORIA.........................................................................................
Pag.
i
AGRADECIMIEN…..................................................................................
ii
RESUMEN................................................................................................
iii
INDICE…………........................................................................................
v
INDICE DE CUADROS.............................................................................
ix
INDICE DE FIGURAS...............................................................................
xii
INDICE DE FOTOGRAFIAS.....................................................................
xiii
ANEXOS...................................................................................................
ix
1.
INTRODUCCION………………………………………………………………
1
2.
OBJETIVOS……………………………………………………………………
2
2.1.
Objetivo general……………………………………………………………….
2
2.2.
Objetivos Específicos…………………………………………………………
2
3.
REVISION BIBLIOGRAFICA………………………………………………..
3
3.1.
Ganado ovino………………………………………………………………….
3
3.1.1.
Introducción de los ovinos en América……………………………………...
3
3.1.2.
Importancia de la cría de ovinos en el Altiplano……………………….......
3
3.1.3.
Sistemas de producción de ovinos en el Altiplano………………………...
4
a.
Sistema tradicional…………………………………………………………...
4
b.
Sistema tecnificado…..………………………………………………………
4
3.1.4.
Caracteres externos…………………………………………………………..
5
3.1.5.
Situación actual de cría de ovinos criollos………………………………….
5
3.1.5.1. Alimentación……………………………………………………………………
6
3.1.5.2. Sanidad…………………………………………………………………………
6
3.2.
Balance Nutricional……………………………………………………………
6
3.3.
Proteína………………………………………………………………………...
7
3.3.1.
Utilización de la proteína……………………………………………………..
7
3.3.2.
Metabolismo de la proteína…………………………………………………..
8
3.3.3.
Balanceo de nitrógeno………………………………………………………..
8
a. Nitrógeno Proteico Bruto (NPB)……………………………………………..
10
b. Nitrógeno Proteico Digestible Aparente (NPDA)…………………………..
10
c. Nitrógeno Proteico Digestible Real (NPDR)………………………………..
10
3.4.
Energía en los alimentos……………………………………………………..
10
3.4.1.
Utilización de energía por los animales……………………………………..
10
3.4.2.
Metabolismo de la energía……………………………………………….......
11
3.4.3.
Balance de energía……………………………………………….................
12
3.4.4.
Distribución de la energía en los procesos corporales……………………
12
a. Energía Bruta (EAl)……………………………………………………………
12
b. Energía Digestible (ED)………………………………………………………
12
c. Energía Metabolizable (EM)………………………………………………….
13
d. Energía Neta (EN)…………………………………………………………….
13
3.5.
Relación Energía/Proteína……………………………………………………
14
3.6.
Pradera nativa…………………………………………………………………
15
3.6.1.
Importancia de la pradera nativa en la ganadería…………………………
15
3.6.2.
Valor forrajero de la pradera nativa y comportamiento alimenticio………
16
3.6.3.
Factores que limitan el valor nutritivo de los forrajes……………………...
17
3.6.4.
Composición botánica de la ración de ovinos……………………………...
18
3.6.5.
La chilligua (Festuca dolichophylla Perl.)…………………………………...
19
3.6.6.
El crespillo (Calamagrostis sp.)……………………………………………...
20
3.6.7.
El ichu (Stipa ichu)…………………………………………………………….
21
3.7.
Introducción de forrajes en el Altiplano……………………………………..
22
3.7.1.
Procedencia de la alfalfa (Medicago sativo)………………………………..
23
3.7.2.
Variedad Bolivia 2002…………………………………………………………
23
4.
MATERIALES Y METODOLOGIA………………………………………….
24
4.1.
Localización…………………………………………………………………….
24
4.2.
Ubicación geográfica………………………………………………………….
24
4.3.
Características climáticas…………………………………………………….
24
4.4.
Vegetación……………………………………………………………………...
26
4.5.
Materiales……………………………………………………………………….
26
4.5.1.
Infraestructura………………………………………………………………….
26
4.5.2.
Semovientes……………………………………………………………………
27
4.5.3.
Forrajes………………………………………………………………………....
27
4.5.4.
Composición de las Dietas……………………………………………………
27
4.5.5.
Insumos veterinarios………………………………………………………...
27
4.5.6.
Material de campo……………………………………………………………..
28
4.6.
Metodo………………………………………………………………………….
28
4.6.1.
Jaulas metabólicas…………………………………………………………….
28
4.6.2.
Arnés de recolección………………………………………………………….
29
4.6.3.
Fase pre-experimental………………………………………………………...
30
4.6.3.1. Preparación de las dietas……………………………………………………..
30
4.6.3.2. Periodo de acostumbramiento……………………………………………….
30
Fase experimental……………………………………………………………..
32
4.6.4.
4.6.4.1. Registro de animales…………………………………………………………
32
4.6.4.2. Toma de muestras de las dietas……………………………………………..
32
4.6.4.3. Suministro de las dietas….…………………………………………………...
33
4.6.4.4. Toma de muestras de las heces……………………………………………..
33
4.6.4.5. Conservación de muestras de las heces……………………………………
35
4.6.4.6. Toma de muestras de la orina………………………………………………..
35
4.6.4.7. Conservación de las muestras de la orina………………………………….
36
4.7.
Diseño experimental…………………………………………………………..
36
4.7.1.
Modelo estadístico…………………………………………………………….
36
4.7.2.
Variables de respuesta………………………………………………………..
36
4.7.3.
Croquis experimental………………………………………………………….
37
5.
RESULTADOS Y DISCUSIONES…………………………………………...
38
5.1.
Composición química de las dietas estudiadas…………………………….
38
5.2.
Contenido de nitrógeno…………………………….…………………………
39
5.2.1.
Contenido de nitrógeno en el alimento…………...…………………………
40
5.2.2.
Contenido de nitrógeno en las heces……………..…………………………
41
5.2.3.
Contenido de nitrógeno en la orina...……………..…………………………
42
5.2.4.
Balance de nitrógeno………………...……………..…………………………
44
5.3.
Contenido de energía………………..……………..…………………………
47
5.3.1.
Contenido de energía en el alimento………………………………………..
48
5.3.2.
Contenido de energía en las heces..……………..…………………………
49
5.3.3.
Balance de energía…………………..……………..…………………………
51
6.
CONCLUSIONES……………………………………………………………...
54
7.
RECOMENDACIONES……………………………………………………….
56
8.
BIBLIOGRAFIA CONSULTADA…………………………………………….
57
9.
ANEXOS…………………………….………………………………………….
61
INDICE DE CUADROS
Pag.
Cuadro 1.
Caracteres externos generales de los ovinos criollos……………….
Cuadro 2.
Análisis bromatológico de las praderas nativas en los meses de julio,
agosto y septiembre……………………………………………………........
17
Cuadro 3.
Contribución de las especies nativas (%) de la ración de llamas y
ovinos en condiciones de pastoreo………………………………………...
19
Cuadro 4.
Flora natural y cultivado que presenta la zona de Choquenaira………..
Cuadro 5.
Combinación de los alimentos de los tratamientos………………………
Cuadro 6.
Variables de respuesta para el balance de nitrógeno……………………
Cuadro 7.
Variables de respuesta para el balance de energía……………………
37
Cuadro 8.
Composición química de dietas ofrecidas a los ovinos criollos en (%)...
38
Cuadro 9.
Efecto de las dietas en el contenido de N en el alimento, heces, orina
en corrales…………………………………………………………………….
39
Efecto de las dietas en el contenido de N en el alimento, heces, orina
en jaulas metabólicas………………………………………………………..
39
Prueba de T para N Heces y N Orina de corrales y jaulas
metabólicas……………………………………………………………………
43
Cuadro 10.
Cuadro 11.
Cuadro 12.
Cuadro 13.
Efecto de las dietas en el Balance de Nitrógeno de los ovinos criollos
en corrales…………………………………………………………………….
Efecto de las dietas en el Balance de Nitrógeno de los ovinos criollos
en jaulas metabólicas………………………………………………………..
5
26
27
37
51
44
Cuadro 14.
Prueba de T para NA y RAN en corrales y jaulas metabólicas…………
Cuadro 15.
Efecto de las dietas en el contenido de Energía en el alimento y heces
en corrales…………...………………………………………………………..
47
Efecto de las dietas en el contenido de Energía en el alimento y heces
en jaulas metabólicas………………………………………………………..
47
Cuadro 16.
46
Cuadro 17.
Prueba de T para Energía en Heces de corrales y jaulas metabólicas..
50
Cuadro 18.
Efecto de las dietas en el Balance de Energía de los ovinos criollos en
corrales…………………………………………………………………….
51
Cuadro 19.
Efecto de las dietas en el Balance de Energía de los ovinos criollos en
jaulas metabólicas………………………………………………………..
51
Cuadro 20.
Prueba de T para ED y EM de corrales y jaulas metabólicas…………..
Cuadro 21.
Análisis de Varianza de la concentración de Nitrógeno presente en la
alimentación en corrales…………………………………………………….
53
62
Cuadro 22.
Cuadro 23.
Cuadro 24.
Cuadro 25.
Cuadro 26.
Cuadro 27.
Cuadro 28.
Cuadro 29.
Cuadro 30.
Cuadro 31.
Cuadro 32.
Cuadro 33.
Cuadro 34.
Cuadro 35.
Cuadro 36.
Cuadro 37.
Cuadro 38.
Cuadro 39.
Cuadro 40.
Prueba de Duncan para el contenido del Nitrógeno en el alimento en
corrales………………………………………………………………………..
62
Análisis de Varianza de la concentración de Nitrógeno presente en la
alimentación en jaulas metabólicas………………………………………..
62
Prueba de Duncan para el contenido del Nitrógeno en el alimento en
jaulas metabólicas. ………………………………………………………………………..
62
Análisis de Varianza de la concentración de nitrógeno excretado en
las heces, de los ovinos criollos en corrales………………………………
62
Prueba de Duncan para el contenido de Nitrógeno en las heces en
corrales………………………………………………………………………..
62
Análisis de Varianza de la concentración de nitrógeno excretado en
las heces, de los ovinos criollos en jaulas metabólicas………………….
63
Prueba de Duncan para el contenido de Nitrógeno en las heces en
jaulas metabólicas……………………………………………………………
63
Análisis de Varianza de la concentración de Nitrógeno expulsado en la
orina, de los ovinos criollos en corrales……………………………………
63
Prueba de Duncan para el contenido de Nitrógeno en la orina en
corrales………………………………………………………………………
63
Análisis de Varianza de la concentración de Nitrógeno expulsado en la
orina, de los ovinos criollos en jaulas metabólicas……………………….
63
Prueba de Duncan para el contenido de Nitrógeno en la orina en
jaulas metabólicas……………………………………………………………
63
Análisis de Varianza de la concentración de nitrógeno retenido, de los
ovinos criollos en corrales…………………………………………………..
64
Prueba de Duncan para el contenido de Nitrógeno Retenido en
corrales………………………………………………………………………..
64
Análisis de Varianza de la concentración de nitrógeno retenido, de los
ovinos criollos en jaulas metabólicas………………………………………
64
Prueba de Duncan para el contenido de Nitrógeno Retenido en jaulas
metabólicas……………………………………………………………………
64
Análisis de Varianza de la concentración de Nitrógeno Absorbido, de
los ovinos criollos en corrales………………………………………………
64
Prueba de Duncan para el contenido de Nitrógeno Absorbido en
corrales………………………………………………………………………..
64
Análisis de Varianza de la concentración de Nitrógeno Absorbido, de
los ovinos criollos en jaulas metabólicas…………………………………..
65
Prueba de Duncan para el contenido de Nitrógeno Absorbido en
jaulas metabólicas……………………………………………………………
65
Cuadro 41.
Análisis de Varianza de la Energía Bruta en el alimento, en corrales….
Cuadro 42.
Prueba de Duncan para el contenido de la Energía Bruta en el
alimento en corrales………………………………………………………….
65
Análisis de Varianza de la Energía Bruta en el alimento, en jaulas
metabólicas……………………………………………………………………
65
Prueba de Duncan para el contenido de la Energía Bruta en el
alimento en jaulas metabólicas……………………………………………..
65
Análisis de Varianza de la Energía Bruta en las heces, de los ovinos
criollos en corrales…………………………………………………………...
66
Prueba de Duncan para el contenido de la Energía en las heces en
corrales………………………………………………………………………..
66
Análisis de Varianza de la Energía Bruta en las heces, de los ovinos
criollos en jaulas metabólicas……………………………………………….
66
Prueba de Duncan para el contenido de la Energía en las heces en
jaulas metabólicas……………………………………………………………
66
Análisis de Varianza de la Energía Digestible, de los ovinos criollos en
corrales……………………………………………………………………......
66
Prueba de Duncan para el contenido de la Energía Digestible en
corrales………………………………………………………………………..
66
Análisis de Varianza de la Energía Digestible, de los ovinos criollos en
jaulas metabólicas……………………………………………………………
67
Prueba de Duncan para el contenido de la Energía Digestible en
jaulas metabólicas……………………………………………………………
67
Análisis de Varianza de la Energía Metabolizable, de los ovinos
criollos en jaulas metabólicas……………………………………………….
67
Prueba de Duncan para el contenido de la Energía Metabolizable en
jaulas metabólicas……………………………………………………………
67
Análisis de Varianza de la Energía Metabolizable, de los ovinos
criollos en jaulas metabólicas……………………………………………….
67
Cuadro 43.
Cuadro 44.
Cuadro 45.
Cuadro 46.
Cuadro 47.
Cuadro 48.
Cuadro 49.
Cuadro 50.
Cuadro 51.
Cuadro 52.
Cuadro 53.
Cuadro 54.
Cuadro 55.
Cuadro 56.
Prueba de Duncan para el contenido de la Energía Metabolizable en
jaulas metabólicas……………………………………………………………
65
67
INDICE DE FIGURAS
Pag.
Figura 1.
Digestión y metabolismo de compuestos nitrogenados en el rumen………
9
Figura 2.
Destino de la energía bruta de los alimentos en el animal………………….
14
Figura 3.
El pasto nativo chilligua (Festuca dolichophylla Perl.)……………………….
20
Figura 4.
El pasto nativo crespillo (Calamagrostis sp.)………………………………….
21
Figura 5.
El pasto nativo ichu (Stipa ichu)…………………………………………..........
22
Figura 6.
Mapa de la ubicación de la Estación Experimental “Choquenaira”…………
25
Figura 7.
Jaula Metabólica………………………………………………………………….
29
Figura 8.
Corral y sus comederos……………………………………………………........
29
Figura 9.
Colector de orina y de heces……………………………………………………
30
Figura 10. Croquis experimental…………………………………………………………….
37
Figura 11. Comparación de medias para el contenido de nitrógeno en el alimento
suministrado a los ovinos criollos en corrales y jaulas metabólicas…..…....
Figura 12. Comparación de medias para el contenido de nitrógeno en las heces de
los ovinos criollos en corrales y jaulas metabólicas …………………………
Figura 13. Comparación de medias para el contenido de nitrógeno en la orina de los
ovinos criollos en corrales y jaulas metabólicas…………………….………..
Figura 14. Comparación de medias para el contenido de energía en el alimento
suministrado a los ovinos criollos en jaulas metabólicas…….………………
Figura 15. Comparación de medias para el contenido de energía en heces de los
ovinos criollos en corrales y jaulas metabólicas………..…………………….
40
41
42
42
43
INDICE DE FOTOGRAFIAS
Pag.
Foto 1.
Jaula metabólica……………………………………………………………...
31
Foto 2.
Arnés y el colector de orina………………………………………………….
31
Foto 3.
Registro de peso de los animales…..………………………………………
32
Foto 4.
Muestra de heces recolectada por arneses……………………………….
34
Foto 5.
Muestra de heces recolectada por jaulas metabólicas…………………...
34
Foto 6.
Muestra de orina recolectada en el arnés………………………………….
35
Foto 7.
Muestra de orina recolectada en la jaula metabólica……………………..
35
Foto 8.
Conservación de las heces en la heladera………………………………...
61
Foto 9.
Conservación de las heces al ambiente……………………………………
61
Foto 10.
Conservación de las muestra de la orina…………………………………..
61
1. INTRODUCCION
Una de las actividades a la que se dedica gran parte de la población altoandina, es
la ganadería siendo esta por lo general de carácter extensivo y altamente
dependiente de las praderas nativas.
Los animales viven del pastoreo de la pradera nativa que tiene bajos niveles de
biomasa, esta es la fuente más barata para sustentar su alimentación, dedicándole a
esta actividad de 7 a 8 horas diarias, sobre campos naturales de pastoreo; donde la
cantidad y la calidad de los pastos disminuyen durante los meses de la época seca
del año (mayo a noviembre) ocasionando una sub-alimentación de los animales, lo
que representa una alimentación deficiente.
Por estas razones, la alimentación de los animales se constituye en uno de los
problemas altamente prioritaria en Bolivia; este aspecto es mucho mas critico en la
región del altiplano.
Los regímenes alimenticios actualmente están basados en pastos naturales,
escasos y de bajo productividad, los cuales no siempre están disponibles debido a
las condiciones climáticas variables de la zona. Esta limitación da origen a las
subalimentación y baja productividad del ganado ovino. Por lo cual es importante
buscar nuevas alternativas para el desarrollo de la ganadería boliviana.
Uno de los pilares para la producción animal es la alimentación de la cual, dependen
las funciones vitales del organismo, entre estas, la reproducción y producción que
son intensamente influenciadas.
El organismo del animal puede compararse con una “maquinaria” de transformación
de los alimentos en productos (carne, leche, fibra, huevos), la producción esta
estrechamente relacionada con la cantidad y calidad de los alimentos que ingiere.
Esta es la razón fundamental (además de la genética y sanitaria) para explicar la
baja producción y productividad de los animales en la zonas altoandinas de Bolivia.
La producción animal, puede considerarse, en parte, como función de la cantidad y
calidad de los alimentos. Los niveles de calidad de los forrajes están estrechamente
relacionados en el estado nutricional, el estado fisiológico de los animales y su
capacidad de producción. El valor de un forraje, esta dado por la cantidad y calidad
de nutrientes que provee al animal que lo consume, y esto a su vez depende de la
cantidad ingerida y a metabolismo de los nutrientes.
En esta situación, la investigación requiere el esfuerzo permanente y prioritario para
elevar la producción ganadera mediante la utilización de forrajes adaptados a esas
condiciones climáticas.
2. OBETIVOS
2.1. Objetivo general

Estudio del balance de nitrógeno y energía en ovinos criollos (Ovis aries)
alimentados con forrajes nativos y alfalfa (Medicago sativa).
2.2. Objetivos específicos

Comparar el contenido de nitrógeno y energía de heces y orina de animales,
alimentados con forraje nativo y alfalfa (Medicago sativa).

Evaluar los dos métodos para la evaluación de contenido de nitrógeno y
energía en ovinos.
3. REVISON BIBLIOGRAFICA
3.1. Ganado ovino
3.1.1. Introducción de los ovinos en América
Según estadísticas de la FAO (2003), la población ovina en Sud América es de
107.224.000 distribuidos en todos los países de la región, correspondiendo a
Bolivia, el quinto lugar con 8.409.135 cabezas de ovinos.
En Bolivia la cría de ovinos se remota al periodo de la colonia, los primeros
ejemplares llegaron del este y sur de España; asimismo de las Islas Canarias,
provienen de razas españolas, Churra y Manchega (Cardozo, 1970).
Ocampo (2001) menciona que los ovinos se adaptaron en el Altiplano y las altas
montañas donde las limitaciones ecológicas impiden el desarrollo eficiente de la
agricultura; en efecto, el excesivo número de heladas, escasa y deficiente
distribución de lluvias, carencia de agua en el suelo, pobre contenido de materia
orgánica y alta evaporación, impiden el proceso de los cultivos.
3.1.2. Importancia de la cría de ovinos en el Altiplano
La actividad principal que se desarrolla en gran parte del Altiplano es la ganadería
ovina, donde los animales viven del pastoreo en la pradera nativa (Alzérreca, 1997).
La raza criolla ha logrado excelente adaptación en América en todos sus climas. En
Bolivia, esta raza vive en toda la faja subtropical, de este a oeste, se ha acomodado
desde alturas superiores a los 4,000 m.s.n.m, desde el Sajama y Ulla Ulla hasta las
zonas de Santa Cruz y el Chaco (Rodríguez, 1989).
Según el MACA (2004) Bolivia posee 9.567.234 cabezas de ovino, los
Departamentos de mayor población son: el Departamento de Potosí con el 17.8%
en cantidad 1.498.244 cabezas, el Departamento de Oruro con el 20.6% en
cantidad 1.733.082 cabezas, el Departamento de Cochabamba con el 14.8% en
cantidad 1.251.569 cabezas y el Departamento de La Paz con el 33.6% en cantidad
2.826.323 cabezas en la provincia Ingavi el porcentaje es del 13%, que en cantidad
es 298.000 cabezas. En la cuenca de Viacha el total de ovinos es de 42.000
cabezas (17%).
Ríos (1993), menciona que la cría de ganado ovino criollo, responde al objetivo de
ahorro familiar a corto plazo, es decir, de acuerdo a las necesidades, la familia
realiza la venta de sus animales. Con la cría de las ovejas también se busca tener
estiércol para la producción agrícola, además proporcionar lana que sirva para la
confección de vestimentas.
3.1.3. Sistemas de producción de ovinos en el Altiplano
De acuerdo con (Clavero, 1997) existen los siguientes sistemas:
a. Sistema tradicional
Es el sistem mas antiguo y comun, done los animales se ecnuentran
enpastoreo
instalaciones
permanente,
son
de
basado
contruccion
en
la
simple
productividad
y
rustica,
natural.
los
Las
ciudados
proporcionados a los animales son rudimentarios.
b. Sistema tecnificado
Indica que este sistema de explitacion los animales se hallan parte del
tiempo en instalaciones fjas o son sacados en determinadas ocasiones para
pastoreos suplementario o viceversa. Esta actividad tiene un costo
economico para la alimentacion, insumos veterinarios e instrumentos pero
tiene mayor rendimiento en la produccion y reproduccion en los animales.
3.1.4. Caracteres externos
El ecotipo criollo es típicamente primitivao. Ademetz (1943) citado por Cardozo
(1995) otorga este calificativo a las razas en las que la morfología predomina sobre
la fisiología. Los animales con temperamento nervioso, arisco o chúcaro y
reacciones rápidas y violentas son caracteres del temperamento lechero, lo opuesto
caracteriza a los ovinos productores de carne.
Cuadro 1. Caracteres externos generales de los ovinos criollos
Parte
Descripción
Cara
Descubierta
Nariz
Descubierta forma aguileña en el macho y recta en la
hembra
Orejas
Medianas, delgadas, peladas
Cuernos
Pueden presentarse o no
Cuello
Largo y delgado
Tronco
Poco profundo
Cuerpo
Largo, estrecho
Mamas
Poco desarrolladas
Testículos
Grandes
Extremidades Descubiertos, pelados
Fuente: Martínez 2004
3.1.5. Situación actual de cría de ovinos criollos
La crianza de ovinos criollos esta sumergida al sistema tradicional, con deficiencias
que deterioran el recurso animal. Los ovinos son manejados en pequeños rebaño, a
veces mezclados con llama, donde se muestra numéricamente, que el ovino es la
especie ganadera más importante de los Andes, (Villca, 1993).
3.1.5.1.
Alimentación
La alimentación esta basada en el pastoreo de praderas nativas alternado entre
tólares y pajonales fundamentalmente, en zonas agrícolas se alimenta de restos
de cosechas como los rastrojos y en algunas zonas se reserva campos nativos
de pastoreo (CANAPAS) para la época de reproducción. No obstante, el
pastoreo más critico, continua siendo el sobre pastoreo de CANAPAS y
manejos inadecuados en la rotación de zonas de pastoreo (Rodríguez, 1989).
3.1.5.2.
Sanidad
En la zona del Altiplano, según encuestas realizadas por IRSA (2004), solo un
3,7% de los criadores controlan parásitos internos e externos; la cría de ovino
se realiza en condiciones de manejo deficiente, la mala alimentación, donde el
mayor porcentaje de mortalidad se presenta en las crías hasta la edad de
destete que coincide con la época seca del año.
Los métodos mas difundidos de control sanitario siguen siendo deficientes cuya
eficiencia estudiada adecuadamente; el costo de productos veterinarios, la falta
de asistencia técnica y los bajos ingresos económicos, limitan los tratamientos
recomendados por la ciencia veterinaria.
3.2. Balance Nutricional
Un balance nutricional comprende la anotación cuantitativa de la ingestión de un
determinado nutriente en la alimentación y de su salida en la excreta, datos con los
que se determina si en el cuerpo hubo ganancia o perdida de este nutriente (Maynard
et. al., 1975).
3.3. Proteína
Torrez (1997), afirma que las proteínas por ser constituyentes principales de los
tejidos activos del organismo, el cuerpo depende de las proteínas de los alimentos
fuentes de estas sustancias indispensables y primordiales.
Según Alcarzar (1997), indica que la proteína esta constituido de un grupo de
compuestos orgánicos afines pero con diferencias fisiológicas especiales y que son
indispensables para el organismo. Los animales monogástricos deben ingerir
necesariamente proteínas en el alimento, mientras que los animales cuyos
microorganismos ruminales e intestinales son capaces de sintetizar proteínas a partir
de compuestos nitrogenados, no tienen mayores problemas para la obtención de
proteínas de la dieta.
3.3.1. Utilización de la proteína
Cañas (1995), indica que la proteína es el principal constituyente de los órganos y
estructuras blandas del cuerpo del animal, para tener un adecuado crecimiento y
reposición de tejidos se requiere que esta se provea en forma abundante y continua
durante toda la vida. La transformación de la proteína en proteína corporal es una
parte importante del proceso nutricional y la característica que las distingue son los
aminoácidos que la componen.
Leyva (1990), menciona que las proteínas cumplen las funciones fisiológicas y
productoras de los animales domésticos, requiriendo de un aporte ración al de fuentes
de proteína en su alimentación. En el transcurso de estas funciones se emplean las
proteínas que ingresan al organismo procedente de los alimentos y otros que forman
parte de el, para que el propio metabolismo proteico se encargue de la renovación y
restauración de tejidos del organismo, para lo cual debe disponer suficiente cantidad
de aminoácidos.
Marine (1978), señala que las proteínas constituyen uno de los tres principales
componentes orgánicos de la materia viva, las otras son los carbohidratos o glúcidos
y las grasas. Todas las proteínas están formadas principalmente de carbono,
hidrogeno, oxigeno y nitrógeno, el nitrógeno que representa de un 12 a 19 por ciento
de la molécula, llega a constituirse en la parte principal de la proteína.
3.3.2. Metabolismo de la proteína
Halley (1990), señala que dentro el rumen las bacterias degradan una proporción
grande, pero variable, de proteínas de alimento, estas son hidrolizadas por
microorganismos del rumen, hasta péptidos y aminoácidos, algunos de los cuales
pueden degradarse (desanimación), hasta ácidos orgánicos, dióxido de carbono y
amoniaco, este ultimo así como algunos péptidos sencillos y aminoácidos libres, son
utilizados por las bacterias del rumen para sintetizar proteína microbiana,
consecuentemente al bonete llegan una mezcla de proteína bacterianas y proteínas
vegetales no digeribles, para ser transformados a péptidos y aminoácidos como los
animales monogástricos.
El exceso de proteína degradable bacteriológicamente en el alimento, ocasiona la
formación de mas amoniaco del que necesitan los microorganismos; ese exceso
deber ser excretado con al orina (Halley, 1990).
Maynard et. al. (1992) menciona, que los aminoácidos resulta de la digestión de
proteínas pasan a formar parte de las reservas de la sangre y otros líquidos del
organismo. Dicho aminoácidos se utilizan para la síntesis de otras proteínas, como
parte de los tejidos del cuerpo o en productos como la leche o lana.
3.3.3. Balance de Nitrógeno
Ruiz (2004) menciona que el balance de nitrógeno es el término que implica la
diferencia entre la cantidad de nitrógeno consumido y qué se elimina en las heces y la
orina. Al estimar este valor, es necesario tener en cuenta el hecho que no todo el
nitrógeno en las heces viene del alimento; una parte es el resultado del catabolismo.
Figura 1
Digestión y Metabolismo de Compuesto Nitrogenados en el Rumen
Fuente: McDonald et. al. (1993)
a. Nitrógeno Proteico Bruto (NPB) esta conformada por dos fracciones: la
proteína Verdadera aminoácidos y el Nitrógeno no Proteico (amidas,
aminoácidos libres, pigmentos, sales de amonio, alcaloides, glucósidos,
etc.), se basa en la medición del contenido de nitrógeno del alimento.
b. Nitrógeno Proteico Digestible Aparente (NPDA) se obtiene con pruebas
de digestibilidad y los valores son aparentes porque considera a la pérdida
del Nitrógeno Metabólico Fecal (NMF) como parte del alimento.
c. Nitrógeno Proteico Digestible Real (NPDR) se obtiene con pruebas de
digestibilidad donde se utiliza cámara de gases y los valores son reales.
Como la pérdida de NMF es inevitable, el cálculo del nitrógeno proteico
aparente resulta ser comúnmente real desde el punto de vista del valor
nutricional.
3.4.
Energía en los alimentos
Cañas (1995), indica la cantidad de energía bruta de los alimentos esta en relación
directa con los macronutrientes que contienen. Aquellos con alto contenido de grasa
tienen un valor de combustión mayor que aquellos de lato contenido de fibra o de otros
componentes de menor concentración calórica. El valor de combustión se afecta por el
contenido de cenizas y agua que son componentes no combustibles y disminuyen el
porcentaje de energía bruta del alimento.
El valor energético de un alimento, es la suma de los valores que constituyen a los
hidratos de carbono, la fracción predominante en la mayoría de los alimentos tienen un
valor energético de aproximadamente 17.5 MJ/kg de materia seca. Las grasas
contienen cerca de dos veces y media y la proteína una vez y media el valor energético
de los hidratos de carbono, mientras que las cenizas no tienen energía (Díaz, 1978).
3.4.1. Utilización de energía por los animales
El alimento es la fuente de energía tanto para el hombre como para los animales. Los
carbohidratos, grasas y proteínas que provee el alimento al organismo pueden ser
usados como energía para regular la temperatura corporal y mantener las funciones
vitales del crecimiento, actividad, producción y reproducción del animal. Según la
edad, entre 70 a 85% del total de la materia seca ingerida se usa para generar la
energía necesaria para estas funciones (Maynard et. al., 1975).
Cañas (1995), indica que el valor energético de los animales expresados en términos
de energía bruta no presenta la energía realmente disponible en la célula animal,
donde se utiliza la energía. Peor, si se considera que los alimentos no son absorbidos
en un 100% en el cuerpo del animal, entonces una parte de la energía se pierde a
través de heces fecales.
Según Leyva (1990), menciona uno de los aspectos que determina el valor nutritivo
de los alimentos es su capacidad para producir energía de fácil utilización por el
organismo, la cual tiene su importancia, si se considera que no hay proceso
productivo ni fisiológico inherente al animal que implique un gran gasto de energía.
Para lo cual es necesario conocer el potencial energético de los alimentos que se van
a emplear.
3.4.2. Metabolismo de la energía
El alimento es la fuente de energía tanto para el hombre como para los animales. Los
carbohidratos, grasas y proteínas que provee el alimento al organismo pueden ser
usados como energía para regular la temperatura corporal y mantener las funciones
vitales del crecimiento, actividad, producción y reproducción. Según la edad y la
especie animal de que se trate, entre 70 y 85 % del total de la materia seca ingerida
se usa para generar la energía necesaria para estas funciones. Los minerales,
vitaminas y enzimas desempeñan un papel importante en la digestión y metabolismo,
los que liberan y hacen disponible la energía del alimento. La falta de alimento o su
calidad deficiente, que puede reducir su aceptación o digestibilidad, restringiendo así
el suministro energético, es un serio problema para la salud del hombre y de los
animales, así como para la productividad en muchas áreas del mundo (Galvez et. al.,
2001).
Según Haenlein (2003), la deficiencia energética produce retardos o fallas en el
crecimiento, perdida de peso, emaciación y eventualmente la muerte, si la deficiencia
es severa y prolongada. Estos signos no son específicos ya que muchas deficiencias
nutricionales producen este mismo cuadro en determinadas condiciones. Muchos
casos de desnutrición son debidos a deficiencias múltiples.
3.4.3. Balance de Energía
El balance de energía es la comparación cuantitativa de la ingestión de energía y la
energía disipada en todas las formas, a través del cual podemos medir el estado
nutricio del organismo (Lloyd et. al., 1982).
3.4.4. Distribución de la energía en los procesos corporales
La energía bruta del alimento, medida como kilocalorías, cuando el alimento se
transforma en sus productos finales de oxidación. Este es el punto de partida para
llegar a determinar la energía utilizada en los procesos corporales, tal como se miden
e los estudios de balanceo. La ingesta de energía bruta (EB) se pierde en diversos
procesos corporales hasta llegar a la fracción utilizable, la que a su vez proporciona
bases convenientes para los análisis posteriores. Las abreviaciones que aquí se
emplean son las recomendadas por el “Committee on Animal Nutrition” de la
“National Academy of Sciences – National Research Council”, de Estados Unidos,
(Caisie, 1997).
a. Energía Bruta (EAI)
Según Castañon (2005) la energía bruta o calor de combustión de un
alimento es la cantidad de energía liberada y determinada en el
calorímetro, por la oxidación completa de una sustancia.
b. Energía Digestible (ED)
La primera perdida de energía bruta ocurre durante la digestión. Al
determinar el calor de combustible de la heces y restar este valor de EB,
se obtiene la energía digestible aparente. Este valor es llamado
“aparente” debido a que la energía fecal (EF) incluye la de los productos
metabólicos del organismo y del alimento no digerido. La fracción esta
integrada por fluidos digestivos y descamaciones de la mucosa intestinal.
En los bovinos y ovinos las perdidas son del orden de 40 a 50% para los
forrajes y de 20 a 30% para los concentrados (Balcells, 2001).
c. Energía Metabolizable (EM)
Cuando la energía perdida en los gases producidos por la digestión y la
que se pierde en la orina (EU), se resta de la digestible aparente, se
obtiene la fracción de la energía total ingerida capaz de transformarse en
el organismo. Los gases producidos por la digestión son el resultado de
las fermentaciones que se realizan dentro del tracto digestivo y estos
contienen energía y es una perdida que contiene metano (Cañas, 1995).
La porción digerible del alimento, se considera energía digestible aparente
a la energía bruta ingerida en los alimentos (EB) menos la energía fecal
(EF), incluido el alimento no digerido y la parte de las heces formadas por
los residuos metabólicos del organismo y las bacterias (Castañon, 2005).
d. Energía neta (EN)
Es una energía usada para el mantenimiento y producción, es igual al
valor de la energía metabolizable menos el incremento calórico. El
incremento calórico (IC) se genera durante las relaciones químicas en el
metabolismo intermedio (Galvez et. al., 2001).
A su vez, Geerken et. al. (1990), menciona también que el balance energético del
animal constituye la medición global del metabolismo de la energía que ha sido la base
para la elaboración de los sistemas de racionamiento de sus programas de
alimentación.
Figura 2.
Destino de la Energía Bruta de los Alimentos en el Animal
Fuente: Halley (1990)
3.5. Relación Energía/Proteína
Cañas (1995), indica que la cantidad y calidad de proteína de una dieta esta
directamente relacionada con el contenido de energía de la misma. Los alimentos ricos
en energía provocan una disminución en el consumo de alimento y en consecuencia la
proteína. Por otra parte cuando se suministra una dieta baja en energía, la proteína es
deaminada y es utilizada con fuente de energía. Por esto la relación energía/proteína
es un factor muy importante a considerar en la formulación de raciones.
Orskov (1990), menciona que la cantidad de proteína que es sintetizada por los
microorganismos ruminales, que posteriormente será utilizado por el animal, depende
casi totalmente de la cantidad de energía desprendida durante el proceso de la
fermentación ruminal. De esto se deduce que la demanda energética de los
microorganismos esta relacionado con la digestibilidad de la dieta.
Preston y Leng (1990), menciona que, si bien manifiestan la importancia de la relación
energía/proteína para los microorganismos ruminales, también mencionan algunas
ventajas directas para el animal. Los resultados reportados por los anteriores autores
son: mayor disponibilidad de aminoácidos que llegan y son absorbidos en el intestino
delgado del animal, un aumento en la relación proteína/energía de 12 a 27 g/MJ de
energía de ácidos grasos volátiles y por ultimo un incremento en la tasa de crecimiento
y productividad del animal.
3.6. Pradera nativa
Son conocidos como CANAPAS (Campos Nativos de Pastoreo), estas son praderas
donde la vegetación consiste principalmente de pasto, hierbas y arbustos nativos, cuya
vegetación ha sido conformado en forma natural y que proporciona una cubierta de
forraje que sirve de alimento en el pastoreo del ganado (Genin y Alzerreca, 1997).
La pradera es un área en el cual el potencial natural (clímax) de la comunidad de
plantas presentes esta compuesto principalmente de gramíneas, graminoides
(Ciperáceas, juncáceas y otros), hierbas y arbustos de valor para los animales en una
cantidad suficientes para el pastoreo, San Martin (1991) citado por Lafuente (2003).
Suarez (1995), indica que la región del altiplano constituida por los departamentos de
La Paz, Oruro y Potosí, con un total de 210,00 km² de superficie equivalente al 27.8%
del territorio nacional. En este territorio están las praderas naturales de altura que en
su mayoría están conformadas por gramíneas de pequeño crecimiento, de escaso
valor forrajero, se caracterizan por tener crecimiento y producción estacionaria. Son
cortas, duras y pobres en proteína. La escasa presencia de leguminosas denota aun
más la mala condición de las praderas.
3.6.1. Importancia de la pradera nativa en la ganadería
Los campos nativos de pastoreo (CANAPAS) aportan con el 98% de materia seca a la
producción nacional de carne, lana, cuero y el restante 2% proviene de los forrajes
cultivados en el caso de los ovinos, la producción es dependiente de las CANAPAS
de baja calidad nutritiva (Alzerreca, 1997).
Según Gutiérrez (2002) menciona que aproximadamente el 75% de la precipitación
pluvial cae entre los meses de diciembre y marzo coincidiendo con la máxima
producción el forraje. En los meses de mayo a octubre donde la precipitación pluvial
es mínima, donde los ovinos criollos bajo condiciones de pastoreo en la región
altoandina durante la época seca se enfrentan a serias limitaciones de disponibilidad
de forraje.
La FAO (1996) citado por López (2004), señala que la región altoandina es un
ambiente agropecuario en el cual sus pobladores intentan obtener un medio de vida a
partir de pastoreo extensivo de animales nativos domésticos, la vegetación natural
forma la base de sistemas de producción de ovinos y otros, que son dependientes de
la pastura nativa como fuente de alimento.
3.6.2. Valor forrajero de la pradera nativa y comportamiento alimenticio
San Martin (1996) citado por Villegas (2002), indica que la calidad nutritiva sigue una
tendencia similar a la producción de forraje alcanzando sus valores mas bajos
correspondiente a la época seca. Por el contrario la digestibilidad se incrementa en la
época de lluvia.
El valor nutritivo de un forraje esta dado por sus componentes bromatológicos, el
análisis químico del forraje se realiza con el objetivo principal de determinar la
cantidad de ciertos nutrientes que el alimento pueda aportar al animal y al mismo
tiempo tener un índice del grado de utilización de estos nutrientes por el animal
(Alzerreca y Cardozo, 1995).
Según Arguedas (2005), mencionan que las gramíneas duras (Iru ichu, ichu, chilliwa)
presentan escasos valores nutricionales, excepto la chilliwa, que en el periodo
húmedo alcanza niveles de proteínas crudas superiores al 8% de materia seca. En el
periodo seco, las concentraciones de proteínas crudas son notablemente bajas, sin
embargo este tipo de forraje se caracteriza por sus altos contenidos de fibra cruda
como se muestra en el cuadro 2.
Cuadro 2.
Análisis Bromatológico de las Praderas Nativas en los Meses de
Julio, Agosto y Septiembre
Especie
Festuca orthophylla
Stipa ichu
Festuca dolichophylla
Paratrephia lepidophilla
Mes
M.O.
P.C.
F.C.
E.E.
E.L.N.
C.
%
%
%
%
%
%
Jul
91.0
2.3
39.8
1.5
47.4
9.0
Ago
93.1
1.5
42.5
1.6
47.5
6.9
Sep
92.8
1.4
42.7
0.7
48.0
7.2
Jul
83.1
2.2
36.8
1.3
54.8
6.9
Ago
93.8
1.6
39.6
1.4
51.2
6.2
Sep
95.6
2.5
39.4
1.0
52.7
4.4
Jul
95.9
2.0
46.1
0.9
46.9
4.1
Ago
94.9
3.5
40.3
1.1
50.0
5.1
Sep
96.6
1.3
45.7
1.1
47.9
4.0
Jul
96.7
8.2
18.4
3.3
66.8
3.3
Ago
96.6
8.8
16.1
3.0
68.7
3.4
Sep
96.1
6.8
18.8
4.0
66.5
3.9
Ago
96.3
4.0
.20.1
4.5
67.7
3.7
Sep
96.6
4.7
22.0
4.2
65.7
3.4
Jul
97.4
7.0
38.1
1.5
50.8
2.6
Ago
96.9
5.6
37.7
1.3
52.3
3.1
Sep
97.0
6.3
38.7
1.9
50.1
3.0
Ago
94.5
6.6
15.3
3.8
68.8
5.5
Sep
94.6
5.6
15.7
3.3
70.0
5.4
Jul
Paratrephia quadrangulare
Adesmia spinosissima
Jul
Baccharis incarum
FUENTE: Arguedas 2005.
3.6.3. Factores que limitan el valor nutritivo de los forrajes
Raymond (1973) citado por Lafuente (2003), reporta que el termino valor nutritivo de
los forrajes, incluye un conjunto de factores complejos que determinan el consumo y
la utilización de los nutrientes por el animal. El valor se describe en términos del
consumo de materia seca, de digestibilidad y esta en la eficiencia de utilización de la
materia seca digerida de estos la digestibilidad es el factor más importante, ya que
ejerce una influencia sobre los otros componentes.
Struart (1977), indica que las causas de bajo valor nutritivo de los forrajes fibrosos
son:

El grado de lignificación, que aumenta con la madurez y causa una
disminución de la digestibilidad de los carbohidratos estructurales.

La baja digestibilidad del material ingerido, sumando a su alta resistencia
mecánica, aumenta el volumen del contenido ruminal y reduce drásticamente
el consumo voluntario.

La fermentación ruminal de estos materiales produce una elevada proporción
de acido acético que se utiliza con una baja eficiencia en los procesos
productivos.
3.6.4. Composición botánica de la ración de ovinos
Bautista (1996) citado por Quispe (2003), indica que los ovinos en la época lluviosa
consumen una mayor proporción de gramíneas: Festuca dolichophylla (16.83%),
Stipa brachyphylla (14.83%), Calamagrostis vicunarum (11.66%) y Calamagrostis
rigescens (10.16%); entre los graminoides: Eleocharis albibracteata (2.50%) y entre
las hierbas: Hypochoeris stenocephala (13.91%), Ranunculus uniflorus (3.91%) y
Trifolium amabile (1.50%).
En la época seca seleccionaron las gramíneas: Festuca dolichophylla (20.66%), Stipa
brachyphylla
(19.08%),
Stipa
ichu
(12.75%),
Calamagrostis
sp.
(6.66%)
y
Calamagrostis rigescens (6.25%); entre los graminoides: Eleocharis albibracteata
(1.58%) y entre las hierbas: Hypochoeris stenocephala (2.75%) y Ranunculus
uniflorus (2.33%).
Según Achu (2003), menciona que la composición botánica de la ingesta en la época
lluviosa en mayor proporción fue de gramíneas en un (80.13%), Graminoides (8.64%),
Hierbas (8.37%) y arbustos (2.86%), la selectividad por parte de plantas fue 87.59%
hojas, 7.33% flor y 5.08% tallos.
Choque y Magno (1996) citado por Ruiz (2004), estudio la composición botánica de la
ración de llamas y ovinos en condiciones de pastoreo en el altiplano árido de Turco,
donde destaca la mayor contribución de gramíneas altas y cortas. La Festuca
orthophylla (iru ichu), Stipa ichu (Ichu), Festuca dolichophylla (Chilliwa) y gramadalesa
que son mayormente consumida por ambas especies animales, tanto en periodo seco
como en húmedo cuadro 3.
Cuadro 3.
Contribución de las especies nativas (%) de la ración de llamas y
ovinos en condiciones de pastoreo
Época seca
Especies
Época húmeda
Llama
Ovino
Llama
Ovino
Festuca orthophylla
35.8
28.5
23.4
27.1
Stipa ichu
34.0
33.9
19.6
14.9
Festuca dolichophylla
7.8
7.3
9.4
7.2
6.0
11.8
7.8
11.2
Parastrephias y Baccharis
3.1
3.8
3.9
2.7
Otros
13.3
14.7
35.9
36.6
Distichlis
humilis
Muhlembergia fastigiata
y
FUENTE: Ruiz 2004
3.6.5. La chilligua (Festuca dolichophylla Perl.)
Los pastizales que están cubiertos por esta especie se llaman "Chilliguares" en el
altiplano boliviano. Macías (1963) citado por Tapia (2004) es una especie perenne,
erecta, cespitosa, de 40-100 cm. de alto, raíz fasciculada, fibrosa, con cilíndricos.
Hojas erguidas y firmes con vainas glabras de 20-30cm. de largo por 6-7 mm. de
ancho. La lígula membranosa de 1 mm. de largo es con el ápice pubescente. Láminas
delgadas, filiformes, convolutas. La inflorescencia e una panícula estrecha de ramas
erectas o ascendentes.
Figura 3.
El pasto nativo Chilligua (Festuca dolichophylla Perl.)
Según Kalinowsky (1969) citado por Gutiérrez (2002), es una de las especies más
difundidas y forrajeras de calidad, formando macollos. Esta condición puede ser un
índice de la evolución de la pastura. Su presencia indica un suelo profundo. Su
resistencia a la helada hace que sea palatable aun en la época de estiaje. Su valor
forrajero decrece enormemente a medida que trascurre su periodo vegetativo.
3.6.6. El crespillo (Calamagrostis sp.)
Tapia (2004), indica que es una planta perenne, rizomatosa, que forma densas matas;
muestra numerosas laminas filiformes basales que se enrollan dando una apariencia
que motiva el nombre de "crespillo”.
Figura 4.
El pasto nativo Crespillo (Calamagrostis sp.)
Crece en lugares secos, pastizales graminosos desde el Perú, Argentina, Ecuador y
Bolivia. Es de buena palatabilidad durante la época de lluvias pero una vez seca
constituye un forraje bastante pobre.
3.6.7. El ichu (Stipa ichu)
Según Tapia (2004), indica que es una especie perenne, erecta, con gran macollaje,
llega hasta 1,5 m. de altura; con hojas finas, firmes y láminas involutas. Panículas
blanquecinas sedosas de hasta 40 cm. de largo.
Figura 5.
El pasto nativo Ichu (Stipa ichu)
Tiene espiguillas variables en tamaño, pero generalmente largas. Crece bien en zonas
secas al borde de campos cultivados y caminos. Es apetecida por el ganado, sobre
todo por sus brotes tierno. Cuando esta seca, su palatabilidad baja enormemente y su
paja se usa en el techado de casa y como material de protección en el transporte de
vasijas de barro, (Colque, 2004).
Según Caro (1966) citado por Tapia (2004), la Stipa ichu es propia de los Andes
bolivianos, es muy semejante a Stipa pseudo-ichu que incluye bajo ese nombre a
cuatro especies diferentes y que se reconocen por tener hojas dimorfas, mientras que
Stipa ichu posee hojas uniformes o todas iguales.
3.7. Introducción de forrajes en el Altiplano
El Altiplano boliviano conocido por su clima inhóspito y frígido, hoy en día, ya no es la
región tradicional donde únicamente se cultivan tubérculos, granos y otros de origen
andino. Los últimos veinte años, han sido testigos de su transformación, para
convertirse de aquella agricultura tradicional andina a otra como es la actividad
ganadera, (Poma, 2004).
Según Coca (2000), la alfalfa se cultiva en el Altiplano de La Paz, desde los años
1940. Se introduce masiva y sistemáticamente desde 1952 (SAI), variedades de origen
Argentino, Peruano, USA y Francia, en la búsqueda de variedades con mayor
productividad y resistencia a condiciones del Altiplano.
3.7.1. Procedencia de la alfalfa (Medicago sativa)
La alfalfa procede de Irán, donde probablemente fue adoptada para el uso por parte
del hombre durante la edad del bronce para alimentar a los caballos procedentes de
Asia Central. Llegaría a Grecia alrededor del 490 antes de Cristo, siendo utilizada
como alimento para la caballería del ejército persa. A Estados Unidos llegaría a través
de Chile, en 1860, (Poma, 2004).
3.7.2. Variedad Bolivia 2000
Según Poma (2004), la alfalfa de la variedad Bolivia 2000 es una planta utilizada
como forraje, que pertenece a la familia de las leguminosas. Tiene un ciclo vital de
entre cinco y veinte o más años. Llega a alcanzar una altura de 1 metro,
desarrollando densas agrupaciones de pequeñas flores púrpuras. Sus raíces suelen
ser muy profundas, pudiendo medir hasta 4,5 metros. De esta manera, la planta es
especialmente resistente a la sequía. Tiene un genoma tetraploide.
4.
MATERIALES Y METODO
4.1. Localización
El presente trabajo de investigación se realizo en la Estación Experimental de
Choquenaira, que se encuentra a 10 km al Sur de la población de Viacha, en la
provincia Ingavi, altiplano Central del departamento de La Paz.
4.2. Ubicación geográfica
La Estación se encuentra ubicada aproximadamente a 32 km al sud oeste de la
ciudad de La Paz, entre los paralelos 16° 42' 5" de latitud Sud y 68° 15' 54" de
longitud Oeste, limita al norte y oeste con los terrenos de Radio San Gabriel y con la
colonia Huacullani, al Sud con la comunidad Choquenaira y al Este con el río Jacha
Jahuría, con una superficie de 163 ha. y una altura de 3.870 m.s.n.m (SENAMHI,
2004).
4.3. Características climáticas
La Estación Experimental de Choquenaira presenta una temperatura promedio 10°C
en verano (diciembre – febrero) y 7.4°C en invierno, la temperatura mínima registrada
en el mes de junió alcanza a -3°C y la máxima de enero y febrero a 20°C, con una
precipitación pluvial promedio anual entre 400 a 600 mm (SENAMHI, 2004).
Figura 6. Mapa de la ubicación de la Estación Experimental “Choquenaira”
4.4. Vegetación
La vegetación natural y cultivada de la estación esta constituida principalmente de
especies arbustivas, herbáceos y plantas anuales (cuadro 4).
Cuadro 4.
Flora natural y cultivada que presenta la zona de Choquenaira
Forrajes Nativas
Forrajes Cultivados
Ichu (Stipa ichua)
Cebada (Hordeum vul)
Chillihua (Festuca dolychophylla)
Avena (Avena sativa)
Cebadilla (Bromus uniloides)
Alfalfa (Medicago sativa)
Chiji blanco (Distichilis humilis)
Trebol (Trifolium sp)
Kcora (Malvastrum sp)
Festuca alta (Festuca arundinacea)
Totorilla (Scirpus rigidus)
Thola (Lepidophyllum quadrangualres A.)
Cola de raton (Hordeum andicola)
Llapa (Boutelona simples)
Layu (Trifolium amabile)
Diente de león (Taraxacum officinales)
Reloj reloj (Erodium cicutarium)
Cachu chiji (Muhlenbergia fastigiata)
Paja brava (Festuca sp)
Sillu sillu (Lackemilla pinnata)
Fuente: Arguedas (2005)
4.5. Materiales
4.5.1. Infraestructura
Se utilizaron cuatro corrales para la evaluación mediante el uso de arneses de
recolección y las jaulas metabólicas, situados en la sala de digestibilidad y
metabolismo donde se realizo las actividades inherentes al presente estudio.
4.5.2. Semovientes
Para la investigación se utilizaron 16 ovinos criollos machos de 2 años (2 – 4
dientes), con un peso promedio de 18,0 kg.
4.5.3. Forrajes
Se emplearon cuatro forrajes: chilliwa (Festuca dolicophylla),
crespillo
(Calamagostris sp.) y ichu (Stipa ichu); y heno de alfalfa (Medicago sativa), de la
variedad Bolivia 2000.
4.5.4. Composición de las Dietas
En el cuadro 5, se detalla la composición de las cuatro dietas en base a los forrajes
nativos y el heno alfalfa.
Cuadro 5.
Combinaciones de los alimentos de los tratamientos
CODIGO
RELACION
F. NATIVO
F. CULTIVADO
(%)
(kg/día)
(kg/día)
Dieta
nativos
alfalfa
Chilliwa
Crespillo
Ichu
Alfalfa
1
0%
100%
33,333
33,333
33,333
0.00
2
25%
75%
0,125
0,125
0,125
1,125
3
50%
50%
0,250
0,250
0,250
0,750
4
75%
25%
0,375
0.375
0,375
0,370
Fuente: Elaboración propia tomando en cuenta el 3% de MS de consumó por animal
4.5.5. Insumos veterinarios
Los animales en estudio, fueron desparasitados, 30 días antes del inicio del
experimento,
con
Closantel
por
vía
intramuscular
de
acuerdo
a
dosis
recomendada. Del mismo modo se los vitaminizo, con un producto en base a
Calcio, Fosforo y vitaminas A, D y E.
4.5.6. Material de campo
-
1 Hoz para el corte de forraje
-
1 Guillotina de fabricación artesanal para el trozado del pasto
-
1 Balanza electrónica de 700 Kg capacidad
-
1 Balanza de precisión de 4000 g de capacidad
-
4 Comederos cóncavos
-
4 Bebederos plásticos
-
4 Arneses de recolección para heces y orina, diseñados para el efecto
-
4 Espátulas pequeñas
-
2 Cajas de 100 unidades de guantes de látex
-
160 Bandejas de papel
-
40 Sobres Manila
-
4 Jaulas metabólicas
-
4 Corrales
-
2 Recipientes de registro de volumétrico
-
Cámara fotográfica
-
Calculadora
-
Tablero de madera
-
Hojas de registros
4.6. Método
4.6.1. Jaulas metabólicas
La jaula metabólica esta elevada a 70 cm. del suelo, el animal se encuentra
confinado y no tienen libre movimiento, solo puede recostarse, levantarse. El piso
es de malla de metal por debajo la bandeja, en la malla se deposita las heces yen
la bandeja la orina, la orina se reúne en un recipiente que se encuentra en la parte
baja de la bandeja. El comedero y bebedero se encuentra al frente, construido y
colocado de tal modo para evitar el desparramar del alimento. (McDonald et. al.,
1993).
Figura 7.
Jaula Metabólica
4.6.2. Arnés de recolección
Según Maynard et. al. (1992), indica que la recolección de heces se la realiza
mediante el empleo de un arnés y un ducto urinario que se fija al animal, este
método tiene ventajas en la recolección de heces y orina de animales. Este metodo
se lo utilizado en digestibilidad y metabolismo; tanto en corrales como en pastoreo.
Teniendo muy en cuenta las medidas particulares y tipo de estudio.
Figura 8.
Corral y sus comederos
Figura 9.
Colector de orina y de heces
4.6.3. Fase pre-experimental
4.6.3.1.
Preparación de las dietas
Los forrajes nativos y el heno de alfalfa, se trozaron para homogenizar la dieta,
de esta forma evitar la selección de forraje por parte de los animales, obteniendo
largo entre 5 a 8 cm.
La chiliwa, crespillo y ichu; fueron cosechados en plena maduración fisiológica de
la planta y el heno de alfalfa en estado fenológico prefloración.
4.6.3.2.
Período de acostumbramiento
Se considero un periodo de 7 días, donde los animales permanecieron en las
jaulas metabólicas y en corrales con los arneses; suministrando las dietas en
estudio, en este periodo los animales no salieron de las jaulas metabólicas y de
los corrales.
El suministro de alimento se realizo a horas 8:00 y 14:00 ad libitum, en este
periodo se evaluó la cantidad de alimento consumido, agua y sales minerales.
Foto 1.
Foto 2.
Jaula metabólica
Arnés y el colector de orina
4.6.4. Fase experimental
4.6.4.1.
Registro de peso
El registro de peso se realizo, al inicio y al final de cada periodo de
acostumbramiento. Así mismo para cada método de evaluación y dieta
propuesta.
Foto 3.
4.6.4.2.
Registro de pesos de los animales
Toma de muestras de las Dietas
De cada nivel de la dieta elaborada se obtuvo una muestra de 1 kilogramo, para
su envió y posterior análisis en el laboratorio.
4.6.4.3.
Suministro de las dietas
El suministro de las dietas fue individual para cada ovino con dos periodos por
día de alimentación, a las 8:00 a.m. y 14:00 p.m. con un intervalo de seis horas y
media entre la primera y la segunda, paralelamente al alimento se proveyó de
agua limpia y sal de forma ad libitum.
4.6.4.4.
Toma de muestras de las heces
La colecta de las heces fecales se realizó a 7:00 a,m. tanto en jaulas metabólicas
como en corrales.
En las jaulas metabólicas, se recolecto en las bandejas que está situado en la
base de la parte posterior de cada jaula. En los corrales individuales se utilizaron
arneses colectores para cada animal, las heces fueron colectadas una vez por
día antes del suministro del alimento, se recolecto en bolsas de polietileno, luego
pesadas y registradas en las fichas de control individual, (una muestra de 5% fue
secada en la estufa a una temperatura de 105 °C por 10 minutos).
El total de las heces recolectadas en el transcurso del periodo experimental fue
mezclado manualmente para lograr una total homogenización, de donde se tomo
una sub muestra de 1 kilogramo. Finalizado el periodo experimental, al igual que
el alimento, la muestra de heces fue enviada al laboratorio.
Foto 4 Muestra recolectada de heces por arneses
Foto 5 Muestra recolectada heces por jaulas metabólicas
4.6.4.5.
Conservación de muestras de las heces
Las heces de cada animal recolectadas diariamente fueron colocados en bolsas
de polietileno de cierre hermético que evitarel ingreso de humedad al interior de
la bolsa, fueron conservadas en un refrigerador a temperatura de – 4º C (Anexo
Fotos 8 y 9).
4.6.4.6.
Toma de muestras de orina
La colecta de orina por animal fue una sola vez al díamente se realizo a las 7:00
a.m., midiendo el volumen y tomando una alícuota del 1% diario para su análisis
en laboratorio. A cada muestra se adiciono 1 ml de ácido sulfúrico al 10% para
evitar la perdida de Nitrogeno, luego fueron enviados al laboratorio.
Foto 6 Muestra de orina recolectada
en el arnés
Foto 7 Muestra de orina recolectada
en la jaula metabólica
4.6.4.7.
Conservación de muestras de la orina
La orina de cada animal fue conservada en recipientes plásticos, los mismos que
se refrigeraron a temperaturas inferiores a 0º C. garantizando de este modo que
las muestras de orina no sufran ningún tipo de alteración (Anexo Foto. 9)
4.7. Diseño experimental
Para la evaluación de dietas se empleo el diseño completamente aleatorio con 4
tratamientos y 4 repeticiones haciendo u total de 16 unidades experimentales. El
modelo lineal se muestra en el siguiente punto.la comparación de media fue realizado
por Duncan (Clavero 1997).
Para la evaluación de métodos se utilizo la comparación de promedio de T student.
4.7.1. Modelo estadístico
El modelo lineal para el DCA utilizado es y descrito por Padrón (1996):
Yij = µ + αi + εij
Donde:
Yijk = Cualquier observación experimental
µ
= Media poblacional
αi
= Efecto del alimento
εij
=
Error experimental
4.7.2. Variables de respuesta
Para realizar la estimación del balance de nitrógeno, se emplearon las ecuaciones
citadas por Clavero et al. (1997), las cuales se describen en el cuadro 6, a
continuación:
Cuadro 6.
Variables de respuesta para el balance de nitrógeno
Variable
Ecuación
Unidad
NA = (NConsumido - NHeces)
Nitrógeno absorbido
Retención absoluta de
gr/día
gr/día
RAN = NConsumido - (NOrina + NHeces)
Nitrógeno
Retención de Nitrógeno
RNAA% = (NConsumido - (NOrina + NHeces)) x
(NConsumido - NHeces)
aparentemente absorbido
Retención de Nitrógeno
RNC% = (NConsumido - (NOrina + NHeces)) x
NConsumido
consumido
100
100
%
%
Para realizar la estimación del balance de energía, se empleó las ecuaciones
citadas por Cañas (1995), las que se detallan en el cuadro 7, a continuación.
Cuadro 7.
Variables de respuesta del balance de energía
Variable
Energía Bruta
Ecuación
Unidad
EB = Energía consumida o de los alimentos
Kcal/Kg
ED = Energía Bruta – Energía Heces
Kcal/Kg
EM = Energía Digestible x 0.82
Kcal/Kg
Energía Digestible
Energía Metabolizable
4.7.3. Croquis experimental
Figura 10. Croquis Experimental
Factores
Corrales
Jaulas
Metabólicas
Dieta
Dieta
Dieta
Dieta
100:0
75:25
50:50
75:25
C1
C2
C3
C4
J1
J2
J3
J4
Fuente: Elaboración Propia
C1 y J1 = 100% Pasto Nativo Henificado + 0% Heno de Alfalfa; C2 y J2 = 75% Pasto Nativo Henificado + 25% Heno
de Alfalfa; C3 y J3 = 50% Pasto Nativo Henificado + 50% heno de alfalfa; C4 y J4 = 25% forraje nativo Henificado +
75% Heno de Alfalfa.
5. RESULTADOS Y DISCUSIONES
5.1. Composición química de las dietas estudiadas
Cuadro 8. Composición química de dietas ofrecidas a los ovinos criollos en (%)
Dieta
Composición
M.S.
Proteína
Fibra
E.E.
ELN
Ceniza
(%)
(%)
(%)
(%)
(%)
(%)
94,40
5,13
38,76
0,89
48,43
6,60
94,21
9,33
52,48
1,06
48,51
8,12
94,03
13,54
28,88
1,23
48,60
9,65
93,84
19,02
23,83
1,39
48,68
11,18
Crespillo
Dieta 1
Chilliwa
Ichu
Crespillo
Chilliwa
Dieta 2
Ichu
Alfalfa
Crespillo
Chilliwa
Dieta 3
Ichu
Alfalfa
Crespillo
Chilliwa
Dieta 4
Ichu
Alfalfa
Fuente: Elaboración Propia
El análisis se realizo en el laboratorio de nutrición animal de la UMSS; M.S.= Materia seca; E.E. =
Extracto etéreo; E.L.N.= Extracto libre de nitrógeno.
En el cuadro 8, se observa la composición química de las raciones suministradas a los
animales durante el ensayo, resultados obtenidos por el análisis proximal de Weende.
El análisis de proteína cruda según el método de micro-kjeldhal, se prepararon
muestras compuestas de la orina y las heces de cada animal, en las que se hicieron la
determinación del nitrógeno por el método de micro-Kjeldhal. También se determino el
contenido de materia seca, mediante el secado al horno a 65ºC y el análisis proximal
por el método de Weende para realizar el cálculo de la energía. Todos los análisis de
las muestras fueron realizados en el laboratorio de nutrición animal de la UMSS.
5.2. Contenido de nitrógeno
Para evaluar la absorción y retención del nitrógeno los ovinos criollos, se tomaron
como variables al contenido de Nitrógeno en el alimento, heces y orina. Para tal
efecto se realizo el análisis de varianza para cada variable.
En los cuadros 9 y 10, se muestran el análisis estadístico de las variables
mencionadas y el comportamiento de nitrógeno en los ovinos criollos.
Cuadro 9. Efecto de las dietas en el contenido de nitrógeno en el alimento, heces
y orina en corrales
Variables
Nitrógeno Alimento g/día
Nitrógeno Heces g/día
Nitrógeno Orina g/día
C1
C2
C3
C4
Efecto
dietas
C.V.
%
Media
22.42 d
17.23 c
2.15 c
39.76 c
20.18 c
3.21 c
64.85 b
32.40 b
5.55 b
92.95 a
40.46 a
7.84 a
**
**
**
14.24
13.62
26.79
54.99
27.56
4.56
**= <P0.05 diferencia significativa; NS = diferencia no Significativa; C.V. = Coeficiente de Variación; C1 = 100% H.
Pasto Nativo 0% H. Alfalfa; C2 = 75% H. Pasto Nativo 25% H. Alfalfa; C3 = 50% H. Pasto Nativo 50% H. Alfalfa; C4 =
25% H. Pasto Nativo 75% H. Alfalfa; abcd, letras diferentes = diferencias entre tratamientos.
Cuadro 10.
Efecto de las dietas en el contenido de nitrógeno en alimento, heces
y orina en jaulas metabólicas
Variables
Nitrógeno Alimento g/día
Nitrógeno Heces g/día
Nitrógeno Orina g/día
J1
J2
J3
J4
Efecto
dietas
C.V.
%
Media
22.42 d
11.17c
1.90 c
39.76 c
18.38 cb
4.45 c
64.85 b
22.18 b
5.52 b
92.95 a
34.63 a
14.60 a
**
**
**
19.32
28.20
23.06
52.49
21.59
6.61
**= <P0.05 diferencia altamente significativa; NS = diferencia no Significativa; C.V. = Coeficiente de Variación; J1 =
100% H. Pasto Nativo 0% H. Alfalfa; J2 = 75% H. Pasto Nativo 25% H. Alfalfa; J3 = 50% H. Pasto Nativo 50% H.
Alfalfa; J4 = 25% H. Pasto Nativo 75% H. Alfalfa; abcd, letras diferentes = diferencias entre tratamientos.
El cuadro 9 resume el análisis de varianza de las variables de análisis en corrales y el
cuadro 10 resume el análisis de varianza de análisis en jaulas metabólicas, ambas en la
Estación Experimental de Choquenaira.
5.2.1. Contenido de nitrógeno en el alimento
Figura 11. Comparación de medias para el contenido de N en el alimento
suministrado a los ovinos criollos en corrales y jaulas metabólicas.
CONTENIDO DE NITROGENO EN EL ALIMENTO SUMINISTRADO
A LOS OVINOS CRIOLLOS EN CORRALES Y
JAULAS METABOLICAS
92,95
100
64,85
gramos/dia
80
60
40
39,76
22,42
20
0
C1 - J1
C2 - J2
C3 - J3
C4 - J4
TRATAMIENTOS
Nitrogeno en el Alimento
C1 y J1 = 100% Pasto Nativo Henificado + 0% Heno de Alfalfa; C2 y J2 = 75% Pasto Nativo Henificado + 25% Heno
de Alfalfa; C3 y J3 = 50% Pasto Nativo Henificado + 50% heno de alfalfa y C4 y J4 = 25% forraje nativo Henificado +
75% Heno de Alfalfa.
Para el contenido de Nitrógeno en el alimento suministrado a los ovinos criollos en
corrales y jaulas metabólicas, existen diferencias altamente significativas (P<0.05 para
ambos casos, donde sus coeficientes de variación (CV) fue de 14.24% en corrales y
19.32% en jaulas metabólicas, tomando en cuenta que se hizo un solo análisis de
laboratorio por tratamiento tanto en corrales y como en jaulas metabólicas. La prueba
de comparación de medias de Duncan en ambos casos, indican que el alimento con
mayor contenido de nitrógeno corresponde a los tratamientos con 25% de forraje nativo
henificado y 75% de heno de alfalfa (C4 y J4) y la dieta con menor contenido de
nitrógeno corresponde a los tratamientos con 100% de forraje nativo henificado (C1 y
J1), como lo demuestra la (figura 11).
El Nitrógeno suministrado en los tratamientos incrementa con la inclusión de heno de
alfalfa en la dieta, por lo que los alimentos con 100% forraje nativo henificado y 0%
heno de alfalfa (C1 y J1) presentan menor cantidad de nitrógeno 22.42 g/día y los
alimentos con 25% forraje nativo y 75% heno alfalfa (C4 y J4) presentan 92,95 g/día de
nitrógeno, lo que coincide con lo descrito por Gonzales (2002), quien establece que a
mayor adición de leguminosas el contenido de nitrógeno en la dieta es mayor.
5.2.2. Contenido de nitrógeno en las heces
Figura 12. Comparación de medias para el contenido de nitrógeno en las heces de
los ovinos criollos en corrales y jaulas metabólicas.
gramos/dia
CONTENIDO DE NITROGENO EN LAS HECES DE LOS OVINOS
CRIOLLOS EN CORRALES Y JAULAS METABOLICAS
45
40
35
30
25
20
15
10
5
0
40,46
34,63
32,4
22,18
20,18 18,38
17,23
11,17
C1 - J1
C2 - J2
C3 - J3
C4 - J4
TRATAMIENTOS
Nitrogeno en las heces en Corrales
Nitrogeno en las heces en Jaulas Metabolicas
C1 y J1 = 100% Pasto Nativo Henificado + 0% Heno de Alfalfa; C2 y J2 = 75% Pasto Nativo Henificado + 25% Heno
de Alfalfa; C3 y J3 = 50% Pasto Nativo Henificado + 50% heno de alfalfa y C4 y J4 = 25% forraje nativo Henificado +
75% Heno de Alfalfa.
Para el contenido de Nitrógeno en heces tanto en corrales y jaulas metabólicas, existen
diferencias significativas entre los tratamientos (P<0.05) para ambos casos, (cuadros 9
y 10) con coeficientes de variación (CV) de 26.79% en corrales y 23.06% en jaulas
metabólicas.
El comportamiento del Nitrógeno en heces en los tratamientos esta en función de la
digestibilidad del nitrógeno en las dietas influenciada por la inclusión del heno de alfalfa,
coincide con tesis de Souza (2002) en la evaluación de la digestibilidad in vivo, balance
de nitrógeno e ingestión voluntaria en ovinos alimentados con paja de cebada tratada
con urea. La presencia de cantidades altas de nitrógeno en los alimentos con 50% de
forraje nativo henificado y 50% de heno de alfalfa (C3 y J3), y 25% de forraje nativo
henificado y 75% heno de alfalfa (C4 y J4), permitió el mejor aprovechamiento del
alimento y como consecuencia la mayor absorción del nitrógeno en estos tratamientos,
lo que explica la alta de significancía entre los tratamientos tanto en corrales como
también en jaulas metabólicas.
5.2.3. Contenido de nitrógeno en la orina
Figura 13. Comparación de medias para el contenido de nitrógeno en la orina de
los ovinos criollos en corrales y jaulas metabólicas.
gramos/dia
CONTENIDO DE NITROGENO EN LA ORINA DE LOS OVINOS
CRIOLLOS EN CORRALES Y JAULAS METABOLICAS
16
14
12
10
8
6
4
2
0
14,6
7,84
4,45
2,15 1,9
C1 - J1
5,55 5,52
3,21
C2 - J2
C3 - J3
C4 - J4
TRATAMIENTOS
Nitrogeno en la orina en Corrales
Nitrogeno en la orina en Jaulas Metabolicas
C1 y J1 = 100% Pasto Nativo Henificado + 0% Heno de Alfalfa; C2 y J2 = 75% Pasto Nativo Henificado + 25% Heno
de Alfalfa; C3 y J3 = 50% Pasto Nativo Henificado + 50% heno de alfalfa y C4 y J4 = 25% forraje nativo Henificado +
75% Heno de Alfalfa.
Para el contenido de Nitrógeno en la orina recolectada en los ovinos criollos en corrales
y jaulas metabólicas existen diferencias altamente significativas entre los tratamientos
(P<0.05) para ambos casos, (cuadros 9 y 10) sus coeficientes de variación (CV) de
26.79% para corrales y 23.06% para jaulas metabólicas. La prueba de comparación de
medias de Duncan indica que las dietas con mayor contenido de nitrógeno en la orina
corresponde a los tratamientos con 25% de forraje nativo henificado y 75% de heno de
alfalfa (C4 y J4), y 50% de forraje nativo henificado y 50% de heno de alfalfa (C3 y J3)
permitió el mejor aprovechamiento del alimento y como consecuencia la mayor
absorción de nitrógeno en estos tratamientos, lo que explica la alta significancía entre
los tratamientos tanto en jaulas metabólicas como en corrales.
Para evaluar el efecto de los métodos de recolección de muestras de heces y orina, en
corrales y jaulas metabólicas se realizo una prueba de T student; para tal efecto, se
planteo una hipótesis nula Ho: Corrales = Jaulas metabólicas, y una hipótesis alterna
Ha: Corrales ≠ Jaulas metabólicas; el resumen de esta prueba se muestra a
continuación en el cuadro 11.
Cuadro 11. Prueba de T para N Heces y N Orina de corrales y jaulas metabólicas
Método de colección
Corrales
Jaulas Metabólicas
Prueba de T
Estadístico
ΣX
X
ΣX²
(ΣX)²/N
S²
ΣX
X
ΣX²
(ΣX)²/N
S²
Ho
Ha
S²c
tc
tt
N Heces
H Orina
441,08
73,31
27,57
4,58
13.732,76
425,04
12.159,49
335,90
234.75
9,48
345,45
105,84
21,59
6,62
9.059,90
1.146,73
7.458,48
700,13
123.93
16.69
Corrales = Jaulas metabólicas
Corrales ≠ Jaulas metabólicas
105,82
17,86
1,644
-1,365
2,042
2,042
X= Observaciones de los tratamientos; Ҳ = Media; S²= Variancia; N= Numero de Observaciones; Ho=
Hipótesis Nula; Ha= Hipótesis Alterna; S²c= Variancia ponderada; tc= t calculado; tt= t tabulado.
El cuadro 11, muestra la prueba de T para Nitrógeno en las Heces y en la Orina
comparando los métodos de colección en corrales versus jaulas metabólicas. Este
cuadro muestra que tc < tt en ambos casos, por lo que se acepta la hipótesis nula, y se
rechaza la hipótesis alterna, lo cual significa que no existe diferencias entre métodos de
recolección de muestras en heces y en la orina.
5.2.4. Balance de nitrógeno
Para determinar el balance de nitrógeno se estableció una relación entre el nitrógeno
ingerido o contenido en el alimento, el nitrógeno excretado en las heces y orina, a partir
de los cuales se obtuvieron las variables: nitrógeno absorbido (NA g/d), retención
aparente de nitrógeno (RAN g/d), retención de nitrógeno consumido (RNC %) y
retención de nitrógeno absorbido (RNA %). Los cuadros 15 y 16 muestran el análisis de
varianza y la prueba de medias de Duncan de las variables usadas para el balance de
nitrógeno.
Cuadro 12. Efecto de las dietas en el balance de nitrógeno en los ovinos criollos
en corrales
Variables
Nitrógeno Absorbido
g/día
Retención Aparente de
Nitrógeno g/día
Retención de Nitrógeno
Consumido g/día
Retención de Nitrógeno
Absorbido g /día
C1
C2
C3
C4
Efecto
dietas
C.V.
Media
%
5.19 d
19.59 c
32.45 b
52.49 a
**
20.81
27.43
3.04 d
13.95 c
29.24 b
45.06 a
**
26.49
22.82
57.86 c
71.19 bc
85.13 ab
89.92 ab
**
12.95
76.02
71.43 b
74.17 b
85.76 a
90.51 a
**
9.05
80.46
**= <P0.05 diferencia altamente significativa; NS = diferencia no Significativa; C.V. = Coeficiente de Variación; J1 =
100% H. Pasto Nativo 0% H. Alfalfa; J2 = 75% H. Pasto Nativo 25% H. Alfalfa; J3 = 50% H. Pasto Nativo 50% H.
Alfalfa; J4 = 25% H. Pasto Nativo 75% H. Alfalfa; abcd, letras diferentes = diferencias entre tratamientos.
Cuadro 13. Efecto de las dietas en el balance de nitrógeno en los ovinos criollos
en jaulas metabólicas
Variables
Nitrógeno Absorbido
g/día
Retención Aparente de
Nitrógeno g/día
Retención de Nitrógeno
Consumido g/día
Retención de Nitrógeno
Absorbido g /día
J1
J2
J3
J4
Efecto
dietas
C.V.
Media
%
9.80 c
15.07 c
33.69 b
65.07 a
**
52.49
19.32
7.79 c
10.62 c
28.17 b
50.46 a
**
30.90
29.50
62.44 a
60.07 a
76.92 a
82.32 a
NS
72.18
28.77
66.25 a
78.05 a
79.66 a
83.69 a
NS
76.91
20.69
**= <P0.05 diferencia altamente significativa; NS = diferencia no Significativa; C.V. = Coeficiente de Variación; J1 =
100% H. Pasto Nativo 0% H. Alfalfa; J2 = 75% H. Pasto Nativo 25% H. Alfalfa; J3 = 50% H. Pasto Nativo 50% H.
Alfalfa; J4 = 25% H. Pasto Nativo 75% H. Alfalfa; abcd, letras diferentes = diferencias entre tratamientos.
De los cuadros 12 y 13 podemos señalar que:
 Los alimentos consumidos en los tratamientos en corrales y jaulas metabólicas
presentaron diferencias altamente significativas en el contenido de nitrógeno.
 El nitrógeno absorbido y la retención aparente de nitrógeno en corrales y jaulas
metabólicas fue positivo para ambos casos. Por lo tanto, existe un balance de
nitrógeno positivo en todos los tratamientos, por lo que las dietas suministradas
proporcionan a los ovinos criollos de nitrógeno suficiente para sus necesidades y
permiten el almacenamiento de nitrógeno en su cuerpo (Maynard et. al., 1975).
 El nitrógeno absorbido en corrales y jaulas metabólicas presenta diferencias
altamente significativas (P<0.05). La inclusión del heno de alfalfa en los
tratamientos mejora la absorción de nitrógeno en los ovinos criollos, siendo los
tratamientos C3, C4, J3 y J4 el tratamiento con mayor absorción. Los
tratamientos C1, C2, J1 y J2 los que presentan menor absorción. Los resultados
en los tratamientos C1, C2, J1 y J2 que alcanzaron un absorción de 5.19, 19.59,
9.80 y 15.07 g/día respectivamente, son menores al requerimiento de nitrógeno
presentado por Cañas (1995), en el que menciona que los requerimientos
proteicos de mantenimiento reportado es de 50 g/día.
 La retención aparente de nitrógeno y la retención del nitrógeno consumido en
corrales y jaulas metabólicas presentan diferencias significativas. La inclusión del
heno de alfalfa en los tratamientos mejora la retención de nitrógeno en los ovinos
criollos, siendo los tratamientos C3, C4, J3 y J4 los tratamientos con mayor
retención: 32,45, 52.48, 33,69 y 65,07 g/día, respectivamente.
 La retención del nitrógeno absorbido en corrales y jaulas metabólicas no
presentan diferencias significativas para ambos casos, por tanto los tratamientos
retuvieron por encima del 55.3% de nitrógeno en relación a lo absorbido y es
inferior al valor encontrado por Clavero et. al. (1997) en ovinos vivos mestizos
africanos que alcanzo a 61.8%.
Para evaluar el efecto de los métodos de recolección de muestras de heces y orina en
el balance de nitrógeno, en corrales y jaulas metabólicas se realizo una prueba de T
student; para tal efecto, se planteo una hipótesis nula Ho: Corrales = Jaulas
metabólicas, y una hipótesis alterna Ha: Corrales ≠ Jaulas metabólicas; el resumen de
esta prueba se muestra a continuación en el cuadro 14.
Cuadro 14. Prueba de T para NA y RAN de corrales y jaulas metabólicas
Método de colección
Corrales
Jaulas Metabólicas
Prueba de T
Estadístico
ΣX
X
ΣX²
(ΣX)²/N
S²
ΣX
X
ΣX²
(ΣX)²/N
S²
Ho
Ha
S²c
tc
tt
NA
RAN
438,89
365,24
27,43
22,83
18.168,64
12.796,65
12.039,03
8.337,52
1,945.74
1,85.27
494,54
442,39
30,91
27,65
23.767,42
14.706,15
15.285,61
12.231,81
1,745.47
1,504.83
Corrales = Jaulas metabólicas
Corrales ≠ Jaulas metabólicas
487,05
231,12
-0,446
-0,897
2,042
2,042
X= Observaciones de los tratamientos; Ҳ = Media; S²= Variancia; N= Numero de Observaciones; Ho=
Hipótesis Nula; Ha= Hipótesis Alterna; S²c= Variancia ponderada; tc= t calculado; tt= t tabulado
El cuadro 14, muestra la prueba de T donde el Nitrógeno Absorbido (NA) y Retención
Aparente de Nitrógeno (RAN) comparado los métodos de colección de muestras de
corrales con jaulas metabólicas de todos los tratamientos. Este cuadro muestra que tc <
tt en ambos casos, por lo que se acepta la hipótesis nula, y se rechaza la hipótesis
alterna, lo cual significa que no existe diferencias entre métodos de recolección de
muestras en heces y en la orina.
5.3. Contenido de energía
Para evaluar la absorción y retención de energía en los ovinos criollos, se tomaron
como variables de respuestas el contenido de Energía en el alimento y en heces.
Para lo cual, se realizo un análisis de varianza para cada variable y una prueba de
comparación de medias por el método de Duncan para encontrar relación entre
tratamientos en caso de significancia.
Los cuadros 15 y 16, muestran el análisis estadístico de las variables mencionadas y
el comportamiento de la energía en los ovinos criollos.
Cuadro 15. Efecto de las dietas en el contenido de Energía en el alimento y en
heces en corrales
Variables
Energía Alimento
Kcal/Kg
Energía Heces
Kcal/Kg
C1
C2
C3
C4
Efecto
dietas
C.V.
%
Media
1,407.50 b
1,591.60 b
1,852.10 b
2,266.30 a
**
7.76
1,677.28
1,047.50 b
1,116.30 b
1,257.60 ba
1,505.90 a
**
15.26
959.26
**= <P0.05 diferencia altamente significativa; NS = diferencia no Significativa; C.V. = Coeficiente de Variación; C1 =
100% H. Pasto Nativo 0% H. Alfalfa; C2 = 75% H. Pasto Nativo 25% H. Alfalfa; C3 = 50% H. Pasto Nativo 50% H.
Alfalfa; C4 = 25% H. Pasto Nativo 75% H. Alfalfa; abcd, letras diferentes = diferencias entre tratamientos.
Cuadro 16. Efecto de las dietas en el contenido de Energía en alimento y en heces
en jaulas metabólicas
Variables
Energía Alimento
Kcal/Kg
Energía Heces
Kcal/Kg
J1
J2
J3
J4
Efecto
dietas
C.V.
%
Media
1,407.50 b
1,591.60 b
1,852.10 b
2,266.30 a
**
7.76
1,677.28
725.40 b
800.00 b
980.30 ba
1,331.40 a
*
25.21
1,231.82
*= <P0.05 diferencia significativa **= diferencia altamente significativa; NS = diferencia no Significativa; C.V. =
Coeficiente de Variación; J1 = 100% H. Pasto Nativo 0% H. Alfalfa; J2 = 75% H. Pasto Nativo 25% H. Alfalfa; J3 =
50% H. Pasto Nativo 50% H. Alfalfa; J4 = 25% H. Pasto Nativo 75% H. Alfalfa; abcd, letras diferentes = diferencias
entre tratamientos.
Estos cuadros resumen el análisis de varianza de las variables de análisis en corrales y
jaulas metabólicas. Estos resultados señalan que:
5.3.1. Contenido de energía en el alimento
Figura 14. Comparación de medias para el contenido de energía en el alimento
suministrado a los ovinos criollos en corrales y jaulas metabólicas.
CONTENIDO DE ENERGIA EN EL ALIMENTO SUMINISTRADO A
LOS OVINOS CRIOLLOS EN CORRALES Y
JAULAS METABOLICAS
2266,3
2500
Kcal/Kg
2000
1591,6
1852,1
1407,5
1500
1000
500
0
C1 - J1
C2 - J2
C3 - J3
C4 - J4
TRATAMIENTOS
Energia en el Alimento
C1 y J1 = 100% Pasto Nativo Henificado + 0% Heno de Alfalfa; C2 y J2 = 75% Pasto Nativo Henificado + 25% Heno
de Alfalfa; C3 y J3 = 50% Pasto Nativo Henificado + 50% heno de alfalfa y C4 y J4 = 25% forraje nativo Henificado +
75% Heno de Alfalfa.
Para el contenido de Energía en el alimento suministrado a los ovinos criollos en
corrales y en jaulas metabólicas, existen diferencias altamente significativas entre los
tratamientos (P<0.05), donde los coeficientes de variación (CV) fueron 7.76% para
ambos casos, teniendo en cuenta que se hizo un solo análisis de laboratorio. Por su
parte la prueba de comparación de medias de Duncan indica que el tratamiento con
menor contenido de energía en las dietas corresponde a los tratamientos con 100% de
forraje nativo henificado (C1 y J1), y con mayor contenido de energía a los tratamientos
con 25% de forraje nativo henificado y 75% de heno de alfalfa (C4 y J4), como lo
demuestran las figuras 17 y 18.
La Energía suministrada en los tratamientos incrementa con la inclusión de heno de
alfalfa en la dieta, por lo que los tratamientos con 100% de forraje nativo henificado y
0% de heno de alfalfa (C1 y J1) presentaron menor cantidad de energía (1.407,5
Kcal/Kg de Alimento) y los alimentos con 25% de forraje nativo henificado y 75% de
heno de alfalfa (C4 y J4) presentaron la mas alta cantidad de energía (2.266,3 Kcal/Kg
de Alimento).
5.3.2. Contenido de energía en las heces
Figura 15. Comparación de medias para el contenido de energía en heces de los
ovinos criollos en corrales y jaulas metabólicas.
CONTENIDO DE ENERGIA EN LAS HECES DE LOS OVINOS
CRIOLLOS EN CORRALES Y JAULAS METABOLICAS
14,6
16
Kcal/Kg
14
12
10
7,84
8
4,45
6
4
2,15 1,9
5,55 5,52
3,21
2
0
C1 - J1
C2 - J2
C3 - J3
C4 - J4
TRATAMIENTOS
Energia en las heces en Corrales
Energia en las heces en Jaulas Metabolicas
C1 y J1 = 100% Pasto Nativo Henificado + 0% Heno de Alfalfa; C2 y J2 = 75% Pasto Nativo Henificado + 25% Heno
de Alfalfa; C3 y J3 = 50% Pasto Nativo Henificado + 50% heno de alfalfa y C4 y J4 = 25% forraje nativo Henificado +
75% Heno de Alfalfa.
El contenido de Energía de las heces recolectadas presentan diferencias altamente
significativas entre tratamientos en corrales, mientras para jaulas metabólicas
se
obtuvo diferencia significativa entre tratamientos (P<0.05), (cuadros 15 y 16) donde los
coeficientes de variación (CV) fue 15.26% en corrales y 25.21% en jaulas metabólicas.
Por otra parte la prueba de comparación de medias de Duncan en corrales indican que
el tratamiento con menor contenido de energía en las heces corresponde al tratamiento
100% de forraje nativo henificado y 0% de heno de alfalfa (J1) (725.4 Kcal/Kg de
Alimento) y con mayor contenido de energía al tratamiento 25% de forraje nativo
henificado y 75% de heno de alfalfa (J4) (1,505.9 Kcal/Kg de Alimento) en jaulas
metabólicas, (figura 20).
El comportamiento de la energía en heces de los tratamientos (corrales y jaulas
metabólicas), se debe al incremento de la digestibilidad de los alimentos en las dietas
influenciada por la inclusión de heno, lo que coincide lo encontrado por López (2000).
Para evaluar el efecto de los métodos de recolección de muestras de heces y orina, en
corrales y jaulas metabólicas se realizo la prueba de T student; para tal efecto, se
planteo una hipótesis nula Ho: Corrales = Jaulas metabólicas, y una hipótesis alterna
Ha: Corrales ≠ Jaulas metabólicas; el resumen se muestra a continuación en el cuadro
17.
Cuadro 17. Prueba de T para Energía en Heces de corrales y jaulas metabólicas
Método de colección
Corrales
Jaulas Metabólicas
Prueba de T
Estadístico
ΣX
Ҳ
ΣX²
(ΣX)²/N
S²
ΣX
Ҳ
ΣX²
(ΣX)²/N
S²
Ho
Ha
S²c
tc
tt
E Heces
19.700,14
1.231,26
25.194.377,06
24.255.969,75
75,854,59
15.348,04
959,25
16.300.352,18
14.722.645,74
64,917.64
Corrales = Jaulas metabólicas
Corrales ≠ Jaulas metabólicas
83.870,46
2,657
2,042
X= Observaciones de los tratamientos; Ҳ = Media; S²= Variancia; N= Numero de Observaciones; Ho=
Hipótesis Nula; Ha= Hipótesis Alterna; S²c= Variancia ponderada; tc= t calculado; tt= t tabulado
El cuadro 17, se muestra que la prueba de T para energía en las heces que son
comparados por los métodos de colección de muestras de corrales y jaulas metabólicas
de todos los tratamientos. Este cuadro muestra que tc > tt, por que se acepta la
hipótesis alterna, y se rechaza la hipótesis nula, existiendo diferencias entre los
métodos de recolección de muestras en heces.
5.3.3. Balance de energía
Para determinar el balance de Energía se estableció la relación entre la energía
ingerida o contenida en el alimento, la energía excretada en heces y orina, a partir de
estos se obtuvieron las variables: energía bruta (EB), energía digestible (ED) y energía
metabolizable (EM). Los cuadros 18 y 19 muestran el análisis de varianza y las pruebas
de medias de Duncan de las variables usadas para el balance de energía.
Cuadro 18. Efecto de las dietas en el balance de energía en los ovinos criollos en
corrales
Variables
Energía Bruta
Kcal/Kg
Energía Digestible
Kcal/Kg
Energía
Metabolizable
Kcal/Kg
C1
C2
C3
C4
Efecto
dietas
C.V.
%
Media
1,407.50 b
1,591.60 b
1,852.10 b
2,266.30 a
**
7.76
1,677.28
735.80 a
567.00 a
539.60 a
760.40 a
NS
28.02
718.03
603.32 a
526.48 a
442.51 a
623.54 a
NS
23.30
588.78
**= <P0.05 diferencia altamente significativa; NS = diferencia no Significativa; C.V. = Coeficiente de Variación; J1 =
100% H. Pasto Nativo 0% H. Alfalfa; J2 = 75% H. Pasto Nativo 25% H. Alfalfa; J3 = 50% H. Pasto Nativo 50% H.
Alfalfa; J4 = 25% H. Pasto Nativo 75% H. Alfalfa; abcd, letras diferentes = diferencias entre tratamientos.
Cuadro 19. Efecto de las dietas en el Balance de Energía en los ovinos criollos en
jaulas metabólicas.
Variables
Energía Bruta
Kcal/Kg
Energía Digestible
Kcal/Kg
Energía
Metabolizable
Kcal/Kg
J1
J2
J3
J4
Efecto
dietas
C.V.
%
Media
1,407.50 b
1,591.60 b
1,852.10 b
2,266.30 a
**
7.76
1,677.28
644.30 b
611.30 b
682.10 b
934.40 a
*
20.07
650.71
528.36 b
526.48 a
559.32 b
766.23 a
*
20.07
548.95
*= <P0.05 diferencia significativa **= diferencia altamente significativa; NS = diferencia no Significativa; C.V. =
Coeficiente de Variación; J1 = 100% H. Pasto Nativo 0% H. Alfalfa; J2 = 75% H. Pasto Nativo 25% H. Alfalfa; J3 =
50% H. Pasto Nativo 50% H. Alfalfa; J4 = 25% H. Pasto Nativo 75% H. Alfalfa; abcd, letras diferentes = diferencias
Estos resultados permiten indicar que:
 Los alimentos consumidos en los tratamientos en corrales y jaulas metabólicas
presentan diferencias significativas en el contenido de energía.
 La energía digestibilidad y la energía metabolizable corrales y jaulas metabólicas
fueron positivos para ambos casos. Por tanto, existe un balance de energía
positivo en todos los tratamientos, por lo que las dietas suministradas
proporcionan a los ovinos criollos de energía suficiente para sus necesidades y
permiten el almacenamiento de energía en su cuerpo (Maynard et.al., 1975).
 La energía digestible en corrales presento diferencias significativas, siendo el
tratamiento C4 mayor con 760.40 kcal/kg y el menor corresponde al tratamiento
C3 con 539.60 kcal/kg. La energía digestible en jaulas metabólicas presenta al
tratamiento J4 el mayor con 934.40 kcal/kg y el menor fue el tratamiento J2 con
611.30 kcal/kg, estas diferencias se atribuyen a las características fisiológicas de
los animales y a la diferencia de recolección de muestra entre corrales y jaulas
metabólicas. Los valores encontrados en todos los tratamientos tanto corrales y
jaulas metabólicas son inferiores al requerimiento reportado por Cañas (1995)
quien indica que el requerimiento energético de mantenimiento de ovinos criollos
es de 3,400 kcal/kg de MS, y coincide con lo mencionado por el mismo autor en
la relación Energía/Proteína.
 La energía metabolizable en corrales presento diferencias significativas, siendo
el tratamiento C3 con 2.225,60 kcal/kg de alimento y el menor el tratamiento C1
con 1.674,60 kcal/kg de alimento. La energía metabolizable en jaulas presento
diferencias significativas entre tratamientos, estas diferencias se atribuyen a la
diferencia de recolección de muestras entre corrales y jaulas metabólicas. Los
valores encontrados en todos los tratamientos en corrales y jaulas metabólicas
son superiores al requerimiento reportado por Cañas (1995) que indica el
requerimiento de manteamiento en los ovinos criollos es de 2.810 kcal/kg de MS.
Para evaluar el efecto de los métodos de recolección de muestras de heces y orina en
el balance de energía, en corrales y jaulas metabólicas se realizo una prueba de T
student; para tal efecto, se planteo una hipótesis nula Ho: Corrales = Jaulas
metabólicas, y una hipótesis alterna Ha: Corrales ≠ Jaulas metabólicas; el resumen de
esta prueba se muestra a continuación en el cuadro 20.
CUADRO 20.
Prueba de T para ED y EM de corrales y jaulas metabólicas
Método de colección
Corrales
Jaulas Metabólicas
Prueba de T
Estadístico
ΣX
X
ΣX²
(ΣX)²/N
S²
ΣX
X
ΣX²
(ΣX)²/N
S²
Ho
Ha
S²c
tc
tt
ED
EM
10.411,40
8.783,35
650.71
548,96
7.328.084,60 5.099.519,59
6.774.828,12 4.821.702,33
85,760.58
7,665.41
11.488,52
9.420,58
718,03
588,79
7.889.235,76 5.889.029,04
8.249.130,74 5.546.707,97
58,550.48
39,369.34
Corrales = Jaulas metabólicas
Corrales ≠ Jaulas metabólicas
6.445,38
20.671,28
-2,371
-0,784
2,042
2,042
X= Observaciones de los tratamientos; Ҳ = Media; S²= Variancia; N= Numero de Observaciones; Ho=
Hipótesis Nula; Ha= Hipótesis Alterna; S²c= Variancia ponderada; tc= t calculado; tt= t tabulado
El cuadro 20, muestra la prueba de T para la Energía Digestible (ED) y Energía
Metabolizable (EM) comparado los métodos de colección de muestras en corrales y
jaulas metabólicas para todos los tratamientos. Este cuadro muestra que tc < tt en
ambos, por lo que se acepta la hipótesis nula, y se rechaza la hipótesis alterna, lo cual
significa que no existe diferencias entre métodos de recolección de muestras en heces
y en la orina.
6. CONCLUSIONES

Evaluación del nitrógeno del alimento
El alimento suministrado a los ovinos criollos que presentaron mayor contenido de
nitrógeno corresponden al tratamiento 25% de forraje nativo henificado y 75% de
heno de alfalfa, el tratamiento que presentaron menor contenido corresponden a
100% de forraje nativo henificado; por lo tanto, se concluye que el contenido de
nitrógeno en los alimentos esta directamente influenciado por la presencia de heno
de alfalfa en los mismos.

Evaluación del nitrógeno en heces
El Nitrógeno absorbido es superior en el tratamientos 4 (25% de forraje nativo
henificado y 75% de heno de alfalfa) que todos los demás, los cuales son
diferentes entre si, presentando mayor cantidad de nitrógeno absorbido para
tratamiento con mayor contenido de alfalfa. Los dos métodos reportan estos
resultados.

Evaluación del nitrógeno en la orina
Los tratamientos que presentan mayores niveles de nitrógeno en la orina
correspondieron a los tratamientos 4 y 3, los mismos absorbieron mayor cuantía
de nitrógeno por la mayor cantidad de heno de alfalfa en la alimentación, por lo
tanto, se concluye que los niveles de heno alfalfa en el alimento inciden
directamente en la excreción de nitrógeno en la orina.
 Balance de nitrógeno en ovinos criollos
El balance de nitrógeno para todos los tratamientos fueron positivo, el nitrógeno
absorbido y el nitrógeno retenido está directamente relacionados con el consumo
de heno de alfalfa, por lo que el tratamiento 4, presentaron una mayor absorción y
retención de nitrógeno en comparación con los tratamientos 1, 2 y 3 por lo tanto,
se concluye que a mayor consumo de heno de alfalfa existe mayor absorción y
retención de nitrógeno.

Evaluación de la energía del alimento
Todos los tratamientos presentaron diferencias estadísticas. El incremento de
heno de alfalfa en el alimento suministrado, aumento la cantidad de energía en los
tratamientos; por lo tanto, se concluye que el contenido de energía en los
alimentos esta influenciado por la presencia de heno de alfalfa.

Evaluación de energía en heces
Todos los tratamientos no presentaron diferencias significativas estadísticamente.
El incremento de heno de alfalfa en el alimento suministrado, no incremento la
absorción de energía en los tratamientos; por lo tanto, se concluye que el
contenido de energía en las heces no esta influenciado por la presencia de heno
de alfalfa en los alimentos suministrados a los ovinos criollo.
 Balance de energía en ovinos criollos
El balance de energía para todos los tratamientos es positivo, en corrales se
encontró relación entre el heno de alfalfa consumido y la energía asimilada por los
ovinos criollos, sin embargo, en jaulas metabólicas no se encontraron relación
entre el heno de alfalfa consumido y la energía asimilada por los ovinos criollos;
por lo tanto, se concluye, que a inclusión de heno de alfalfa en la alimentación de
los ovinos criollos existe mayor aprovechamiento de la energía del alimento y la
misma, esta influenciada por la recolección de muestras propia de los métodos de
corrales y jaulas metabólicas.
 Evaluación de los métodos
Los dos métodos utilizados para la evaluación de contenido de nitrógeno y
energía, estiman de diferente forma las variables de respuesta: en la retención de
nitrógeno consumido, retención de nitrógeno absorbido y energía metabolizable.
7. RECOMENDACIONES
 De acuerdo a los resultados obtenidos en el balance e nitrógeno y energía
descrito en la investigación, se recomienda la inclusión de heno de alfalfa en la
alimentación de los ovinos criollos, con fines de mejorar la dieta alimenticia de
estos animales a nivel de productor.
 Con fines de mejorar y completar los resultados obtenidos en el trabajo de
investigación, se recomienda repetir el mismo en otros estudios de investigación,
considerando las perdidas de energía en orina y gases a través de análisis
específicos en bombas calorimétricas y cámaras de intercambio gaseoso.
 Se recomienda repetir el trabajo, tomando en consideración un solo pasto nativo
frente a los niveles de heno de alfalfa propuesto.
 Para determinar el efecto de los pastos nativos en la alimentación de los ovinos
criollos, se recomienda realizar trabajos de investigación específicos de pastos
nativos descritos en esta investigación.
CARRERA INENIERIA AGRONOMICA
8. BIBLIOGRAFIA CONSULTADA
ALCAZAR, P. J. 1997. Base para la alimentación animal y la formulación manual
de raciones. GENESIS. La Paz – Bolivia 159p.
ACHU, N.M. 2003. Degradabilidad in situ de la pradera nativa en llamas (Lama
glama) en época lluviosa en la comunidad Pujrata – provincia Pacajes. Tesis de
grado. Universidad Catolica Boliviana “Sana Pablo”, Unidad Academica Campesina
de Tiahuanaco, Carrera Ingenieria Zooctenica. La Paz – Bolivia. 82p.
ALZERECA, H. y CARDOZO A. 1995 Valor de los alimentos para la ganadería
Andina, Tercera Edición, Técnica IBTA/SR. CRSP/001. La Paz – Bolivia, 11 – 16p.
ALZERECA, H. 1997 Campos Nativos de Pastoreo de la Zona Altiplanica y
Altoandina de Bolivia pp. 155 – 191. in: 1ra Convención Nacional en producción en
Camélidos Sudamericanos. Oruro del 2 al 4 de Julio programa de Macroproyectos
Rurales (PMPR), Corporación Regional de Desarrollo de Oruro (CORDEOR),
Comunidad Económica Europea (CEE), Instituto (INFOL), Instituto Boliviano de
Tecnología Agropecuaria (IBTA), Asociación Boliviana de Producción Animal
(ABOPA), Oruro, Bolivia. 315p.
ARGUEDAS C.R. 2005 Estudio de la suplementacíon de llamas lactantes y
gestantes en condiciones de pastoreo en praderas nativas. Tesis de grado.
Universidad Mayor de San Andrés, Facultad de Agronomía. La Paz-Bolivia, 78p.
BALCELLS, A. 2001. La Clínica y el laboratorio. Interpretación de análisis y
pruebas funcionales, exploración de los síndromes, cuadro biológico de las
enfermedades. Decimoctava edición. MASOON, Barcelona.733p.
CARDOZO G.A. 1995 el Altiplano de Bolivia y la cría de ovejas Cochabamba,
Bolivia. 161p.
CARDOZO G.A. 1970 Tipificacion de Llamas K’haras y T’ampulli. In: Waira Pampa
un sistema pastoril camélidos-ovinos del altiplano arido boliviano ORSTOM/IBTA La
Paz, Bolivia. 57 - 63p.
CAÑAS, C.R. 1995 Alimentación y Nutrición Animal. Coleccionen agricultura,
facultad de Agronomía, Pontificia Universidad Católica de Chile. Chile 555p.
CAISIE W. 1997 “Rumiant Digestive Physiology”, Animal Sciences Junior – Purdue
University, [on-line]; http://idweb.cc.purdue.edu/-casiewal/
COCA M. 2000 Caracterización y función del ovino criollo en el sistema pastoril In:
Waira pampa. Un sistema pastoril camélidos-ovinos del altiplano arido boliviano
ORSTOM/IBTA La Paz, Bolivia. 65 - 72 p.
COLQUE A. F. R. 2001 Efecto de la suplementación de diferentes niveles de
proteína en llamas ancutas en crecimiento en la comunidad de Chacala (Provincia
A. Quijarro). Tesis de grado. Universidad Autónoma Tomas Frías. Potosí-Bolivia,
86p.
LIMBER CALDERON ESPINOZA
72
CLAVERO M.M. 1997 Comportamiento y sobre posición de tres especies
domésticos (Ovinos, Vacunos y Equinos) en el altiplano central de Bolivia. Tesis de
Ing. Agr., Universidad Autónomo Tomas Frías, Potosí, Bolivia, 111p.
CASTAÑON V. y RIVERA W. 2005 Apuntes de Nutrición Animal (Digestibilidad y
Metabolismo de los Nutrientes), Primera Edición La Paz – Bolivia Nº 55 – 110p.
DIAZ, G. 1978 Aportes energéticos y sistemas de alimentación de los rumiantes,
Editorial Acribia, Zaragoza – España, 129p.
GEERKEN D., TICHIT M. 1990 Uso de los recursos forrajeros por llamas y ovinos,
composición química y degradabilidad de los forrajes nativos p. 131 – 143 In: Waira
Pampa, un sistema pastoril camélidos y ovinos del altiplano árido boliviano.
ORSTOM, CONPAC Y IBTA. Bolivia 299p.
GUTIERREZ Q.J.C. 2002 Digestibilidad aparente de ensilaje de urea en la
alimentación de ovinos criollos en la localidad de Puna (Provincia J.M. Linares).
Tesis de grado. Universidad Autónoma Tomas Frías. Potosí-Bolivia. 22 – 64p.
GALVEZ K. y ROSELLO P. 2001 Análisis de Fibra de forrajes (aparatos, reactivos,
procedimientos y algunas aplicaciones). Agricultural Handbook N° 379, Agricultural
Research Service. 15 – 16p.
HAENLEIN, G. F. W. - CACCESE, R. 2003 “DIGESTION,” Extension Goat
Handbook - U. of Delaware,
http://www.inform.umd.edu/EdRes/Topic/AgrEnv/ndd/goat/DIGESTION.html.
HILWIG, R. 2004 “The Ruminant Digestive System,” University of Arizona, [On-line];
http://microvet.arizona.edu/Courses/VSC400/
HALLEY, R.J. 1990 Manual de agricultura y ganadería, Ed. NORIEGA, México.
902p.
IRSA 2004 Información Regional de Sud América. Informe de gestión 2004 la
ganadería de Bolivia es un recurso my importante. http://www.bolivia.com/gegrafiay
produccionde-bolivia.
KEARL L.C. 1982 Nutrient Requerimient of Rumiant in Developing Countries,
Internacional Fudatuffs Institute, Utah Agricultural Experiment Station, Utah State
University USA. 46p.
LOPEZ, L.L. 2004 Composición botánica y química de la ración seleccionada por
ovinos (Ovis aries) pastoreado en bofedales de Ulla Ulla Tesis de grado.
Universidad Católica Boliviana “San Pablo”, Unidad Académica Campesina de
Tiahuanaco, Carrera Ingeniería Zootécnica. La Paz, Bolivia, 104 p.
LAFUENTE V.J.T. 2003 Evaluación de la técnica de redil para características del
ovino en el manejo de praderas nativas en dos etapas del ano agrícola cosecha y
siembra. Tesis de grado. Universidad Mayor de San Andrés. La Paz-Bolivia, 76p.
LEYVA, C. 1990 Nutrición animal para técnicos médicos en zootecnia. Editorial
Pueblo y Educación, Cuba, 292p.
LLOYD L.E., MCDONALD B.E., CRAMPTON E.W. 1982 “Fundamentos de
Nutrición Animal”. ACRIBIA. Zaragoza, España, 352p.
MACA 2004 Ministerio de Asuntos Campesinos y Agropecuarios. Información de la
situación de los recursos Zoogenéticos en Bolivia. Dirección de Ganadería. La Paz
– Bolivia. 143p.
MAYNARD, L. A., LOOSLI, K.j., HHINTZ, H.F. Y WARNER, R.G. 1992 Nutrición
Animal. Séptima edición. Cuarta edición española. McCRAAW – HILL. 52p.
MARINE, F. 1978 Los alimentos, cuestiones bromatológicos Editorial H. Blune,
Madrid – España, 33 – 34p. Agropecuaria (IBTA), Asociación Boliviana de
Producción Animal (ABOPA), Oruro, Bolivia. 315p.
MAYNARD, L Y LOOSLI, J. 1975 Nutrición Animal Ed. UTEMA, 3ra Ed. México
D.F. 637p.
MACDONALD, R.; EDWARDS, A. Y GREENHALS, J.D. 1993 Nutrición Animal
Ed. ACRIBIA, 4ta Ed., Zaragoza – España, 382p.
MARTINEZ Z. 2004 Hacia la Recuperación de una Ganadería Rezagada
(Mejoramiento Genético del Ovino Criollo) Primera Edición La Paz - Bolivia Nº 12.
8p.
OCAMPO, G. 2001 Evaluación de tres tipos de ensilajes de cereales en el engorde
de ovinos criollos en condiciones del altiplano sur de Bolivia. Tesis Msc. En
Ciencias Agropecuarias Potosí – Bolivia UATF; UAHFRP.45 – 78p.
ORSKOV, E. y RYLE W. 1990 Alimentación de los rumiantes principios y practicas,
Ed. ACRIBIA, Zaragoza – España. 229p.
PADRON E. 1996. “Diseños experimentales con aplicación a la agricultura y la
ganadería”. Editorial Trillas. México. 36p.
POMA, N.M. 2004 Degradabilidad in situ de la pradera nativa en ovinos criollos
(Ovis aries) en época lluviosa en la comunidad Puraja, Provincia Pacajes. Tesis de
grado. Universidad Católica Boliviana “San Pablo”, Unidad Académica Campesina
de Tiahuanaco, Carrera Ingeniería Zootécnica. La Paz, Bolivia. 82p.
PRESTON, T. y LENG, R. 1990 Ajustado los sistemas de producción pecuaria los
recursos disponibles: Aspectos básicos y aplicados del nuevo enfoque sobre la
nutrición de rumiantes en el Trópico, Edición Penanbul – Books, Cali – Colombia,
42p.
QUISPE C.R.P. 2003 Caracterización del subsistema pecuario ovino en la
comunidad de Toma Toma (Provincia Saucari) departamento de Oruro. Tesis de
grado. Universidad Mayor de San Andrés. La Paz-Bolivia, 94p.
SENAMHI 2004 Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología. Datos climáticos,
La Paz Bolivia.
STRUART J.H. 1977 Scientific farm animal productin. An introduction to animal
science. New York, USA. MacMillan publishing Company. Ed.Blactors. 618p.
SUAREZ G. 1995 Composición botánica de la dieta seleccionada por la llama y
ovino al pastoreo en época seca y lluviosa de puna húmeda. Alpak´a, Revista de
investigación. Vol 5 Nº 2 Universidad Nacional del Altiplano, Facultad de Medicina
Veterinaria y Zootecnia, Instituto de Investigación y Promoción. Puno – Perú. 13p.
SUOZA O. 2002 Digestibilidad in vivo, balance de nitrógeno e ingestión voluntaria
en ovinos alimentados con paja de cebada tratada con urea. Tesis de Doctorado en
Producción Animal Zooctecnista. Universidad Federal de Alagoas –UFAL/CECA.
Alagoas-Brasil E-mail:[email protected]
RUIZ H.R.C. 2004 Ruminat Nutrition Research: Methodological Guidelines”.
RISPAL. IICA. Tercera Edición San José, Costa Rica, 95p.
RODRIGUEZ C.T. 1989 Situación actual de la Ganadería ovina Nacional en:
Primera mesa redonda sobre políticas de ganadería ovina. MACA-INFOL-DGG. La
paz, Bolivia, 1 a 6p.
RIOS M. 1993 Rumiant Nutrition Research: Methodological Guidelines. RISPAL.
IICA. San Jose, Costa Rica.
TORRES M. 1997 Análisis bromatológico nutricional y químico en diez variedades
de quinua (Chenopidium quinoa) en la altiplanicie boliviana, Tesis de grado.
Universidad Mayor de San Andrés, Facultad de Bioquimicas. La Paz-Bolivia, 76p.
TAPIA B.E 2004 Reseña de la vegetación de la zona de Turco. In: Waira pampa.
Un sistema pastoril camelidos-ovinos del altiplano arido bolviano ORSTOM/IBTA La
Paz, Bolivia. 36 a 63p.
VILLCA. Z. 1993 Comportamiento alimenticio de llamas y ovinos (Lama glama y
Ovis aries) en sistema de pastoreo tradicional del altiplano central de Bolivia: Zona
Turco. Tesis Ing. Agr., U.T.O. Oruro, Bolivia. 126p.
VILLEGAS H.E. 2004 Ganancia de peso de corderos criollos mediante la utilización
de la técnica del redil en un sistema de pastoreo extensivo. Tesis de grado.
Universidad Mayor de San Andrés. Carrera Ingeniería Agronómica. La Paz-Bolivia,
56 – 74p.
ANEXOS
Foto 8 La conservación de las
heces en el heladera
Foto 9 La conservación de las
heces al ambiente
Foto 10 Conservación de las
muestra de orina
CUADRO 21.
Análisis de Varianza de la concentración de Nitrógeno presente en la
alimentación, de los ovinos criollos en corrales.
F.V.
Dieta
G.L.
3
S.C.
11320.428019
C.M.
3773.476006
Error
12
736.396875
61.366406
Total
15
12056.824894
CV: 14.24%
Valor F
61.49
Pr > F
0.0001 **
Media: 54.99
CUADRO 22.
Prueba de Duncan para el contenido del Nitrógeno en el alimento en
corrales.
Alimento
Media
Duncan
C4
92.95
a
C3
64.85
b
C2
39.76
c
C1
22.42
d
CUADRO 23.
Análisis de Varianza de la concentración de nitrógeno presente en la
alimentación, de los ovinos criollos en jaulas metabólicas.
F.V.
Dieta
G.L.
3
S.C.
11320.428019
C.M.
3773.476006
Error
12
736.396875
61.366406
Total
15
12056.824894
CV: 14.24%
Valor F
61.49
Pr > F
0.0001 **
Media: 54.99
CUADRO 24.
Prueba de Duncan para el contenido del Nitrógeno en el alimento en jaulas
metabólicas.
Alimento
Media
Duncan
C4
92.95
a
C3
64.85
b
C2
39.76
c
C1
22.42
d
CUADRO 25.
Análisis de Varianza de la concentración de nitrógeno excretado en las
heces, de los ovinos criollos en corrales.
F.V.
Dieta
G.L.
3
S.C.
1404.0347000
C.M.
468.0115667
Error
12
169.2520000
14.1043333
Total
15
1573.2867000
CV: 13.62%
CUADRO 26.
Valor F
33.18
Pr > F
0.0001 **
M.G.: 27.56
Prueba de Duncan para el contenido de Nitrógeno en las heces en corrales.
Alimento
Media
Duncan
C4
40.46
a
C3
32.40
b
C2
20.18
c
C1
17.23
c
CUADRO 27.
Análisis de Varianza de la concentración de nitrógeno excretado en las
heces, de los ovinos criollos en jaulas metabólicas.
F.V.
Dieta
G.L.
3
S.C.
1156.4033188
C.M.
385.4677729
Error
12
445.0127750
37.0843979
Total
15
1601.4160938
CV: 28.20%
Valor F
10.39
Pr > F
0.0012 **
M.G.: 21.59
CUADRO 28.
Prueba de Duncan para el contenido de Nitrógeno en las heces en jaulas
metabólicas.
Alimento
Media
Duncan
J4
34.63
a
J3
22.18
b
J2
18.38
bc
J1
11.17
c
CUADRO 29.
Análisis de Varianza de la concentración de Nitrógeno expulsado en la
orina, de los ovinos criollos en corrales.
F.V.
Dieta
G.L.
3
S.C.
68.44922500
C.M.
22.81640833
Error
12
18.21575000
1.51797917
Total
15
86.66497500
CV: 26.79%
CUADRO 30.
Valor F
15.03
Pr > F
0.0002 **
M.G.: 4.59
Prueba de Duncan para el contenido de Nitrógeno en la orina en corrales.
Alimento
Media
Duncan
C4
7.48
a
C3
5.55
b
C2
3.21
c
C1
2.15
c
CUADRO 31. Análisis de Varianza de la concentración de nitrógeno expulsado en la orina, de los
ovinos criollos en Jaulas metabólicas.
Transformado con √ y
F.V.
Dieta
G.L.
3
S.C.
13.67542780
C.M.
4.55847593
Error
12
3.53463330
0.29455277
Total
15
17.21006110
CV: 23.06%
CUADRO 32.
Valor F
15.48
Pr > F
0.0002 **
M.G.: 6.61
Prueba de Duncan para el contenido de Nitrógeno en la orina en jaulas
metabólicas.
Alimento
Media
Duncan
J4
14.60
a
J3
5.51
b
J2
4.44
b
J1
1.90
b
CUADRO 33.
Análisis de Varianza de la concentración de nitrógeno retenido, de los ovinos
criollos en corrales.
F.V.
Dieta
G.L.
3
S.C.
4020.2544500
C.M.
1340.0848167
Error
12
438.8814500
36.5734542
Total
15
4459.1359000
CV: 26.49%
Valor F
36.64
Pr > F
0.0001 **
M.G.: 22.82
CUADRO 34.
Prueba de Duncan para el contenido de Nitrógeno Retenido en corrales.
Alimento
Media
Duncan
C4
45.06
a
C3
29.24
b
C2
13.97
c
C1
3.05
d
CUADRO 35.
Análisis de Varianza de la concentración de Nitrógeno Retenido, de los
ovinos criollos en jaulas metabólicas.
Transformado con √y
F.V.
Dieta
G.L.
3
S.C.
52.78789773
C.M.
17.59596591
Error
12
17.23015283
1.43584607
Total
15
70.01805062
CV: 26.87%
Valor F
12.25
Pr > F
0.0006 **
M.G.: 24.26
CUADRO 36.
Prueba de Duncan para el contenido de Nitrógeno Retenido en jaulas
metabólicas.
Alimento
Media
Duncan
J4
50.46
a
J3
28.17
b
J2
10.62
c
J1
7.79
c
CUADRO 37.
Análisis de Varianza de la concentración de Nitrógeno Absorbido, de los
ovinos criollos en corrales.
F.V.
Dieta
G.L.
3
S.C.
4835.5009687
C.M.
1611.8336562
Error
12
391.1877250
32.5989771
Total
15
5226.6886937
CV: 20.81%
CUADRO 38.
Valor F
49.44
Pr > F
0.0001 **
M.G.: 27.43
Prueba de Duncan para el contenido de Nitrógeno Absorbido en corrales.
Alimento
Media
Duncan
C4
52.49
a
C3
32.45
b
C2
19.59
c
C1
5.19
d
CUADRO 39.
Análisis de Varianza de la concentración de Nitrógeno Absorbido, de los
ovinos criollos en jaulas metabólicas.
F.V.
Dieta
G.L.
3
S.C.
7484.2149250
C.M.
2494.7383083
Error
12
997.5936500
83.1328042
Total
15
8481.8085750
CV: 29.49%
Valor F
30.01
Pr > F
0.0001 **
M.G.: 30.90
CUADRO 40.
Prueba de Duncan para el contenido de Nitrógeno Absorbido en jaulas
metabólicas.
Alimento
Media
Duncan
J4
65.07
a
J3
33.69
b
J2
15.07
c
J1
9.06
c
CUADRO 41.
Análisis de Varianza de la Energía Bruta en el alimento, en corrales.
F.V.
Dieta
G.L.
3
S.C.
765366.21157
C.M.
255122.07052
Error
12
261384.70377
21782.05865
Total
15
1026750.91534
CV: 9.01%
Valor F
11.71
Pr > F
0.0007 **
M.G.: 1901.28
CUADRO 42.
Prueba de Duncan para el contenido de la Energía Bruta en el alimento en
corrales.
Alimento
Media
Duncan
C4
2.266.3
a
C3
1.852.1
b
C2
1.797.3
b
C1
1.689.5
b
CUADRO 43.
Análisis de Varianza de la Energía Bruta en el alimento, en jaulas
metabólicas.
F.V.
Dieta
G.L.
3
S.C.
765366.21157
C.M.
255122.07052
Error
12
261384.70377
21782.05865
Total
15
1026750.91534
CV: 9.01%
CUADRO 44.
Valor F
11.71
Pr > F
0.0007 **
M.G.: 1901.28
Prueba de Duncan para el contenido de la Energía en el alimento en jaulas
metabólicas.
Alimento
Media
Duncan
J4
2.266.3
a
J3
1.852.1
b
J2
1.797.3
b
J1
1.689.5
b
CUADRO 45.
Análisis de Varianza de la Energía en las heces, de los ovinos criollos en
corrales.
F.V.
Dieta
G.L.
3
S.C.
492470.48653
C.M.
164156.82884
Error
12
423946.14525
35328.84544
Total
15
916416.63177
CV: 15.25%
Valor F
4.65
Pr > F
0.0223 **
M.G.: 1231.82
CUADRO 46.
Prueba de Duncan para el contenido de la Energía en las heces en corrales.
Alimento
Media
Duncan
C4
1.505.9
a
C3
1257.6
ab
C2
1116.3
b
C1
1047.5
b
CUADRO 47.
Análisis de Varianza de la Energía Bruta en las heces, de los ovinos criollos
en jaulas metabólicas
F.V.
Dieta
G.L.
3
S.C.
875898.93095
C.M.
291966.31032
Error
12
701807.50495
58483.95875
Total
15
1577706.43590
CV: 25.21%
Valor F
4.99
Pr > F
0.0179 *
M.G.: 959.25
CUADRO 48.
Prueba de Duncan para el contenido de la Energía en las heces en jaulas
metabólicas.
Alimento
Media
Duncan
J4
1.331.4
a
J3
980.3
ab
J2
800.0
b
J1
725.4
b
CUADRO 49.
Análisis de Varianza de la Energía Digestible, de los ovinos criollos en
corrales.
F.V.
Dieta
G.L.
3
S.C.
154407.51315
C.M.
51469.17105
Error
12
398848.96115
33237.41343
Total
15
553256.47430
CV: 20.07%
CUADRO 50.
Valor F
1.55
Pr > F
0.2529 ns
M.G.: 718.03
Prueba de Duncan para el contenido de la Energía Digestible en corrales,
Alimento
Media
Duncan
C4
760.4
a
C3
735.8
a
C2
567.0
a
C1
539.6
a
CUADRO 51.
Análisis de Varianza de la Energía Digestible, de los ovinos criollos en
jaulas metabólicas
F.V.
Dieta
G.L.
3
S.C.
259784.79715
C.M.
86594.93238
Error
12
249317.06095
20776.42175
Total
15
509101.85810
CV: 20.07%
Valor F
4.17
Pr > F
0.0308 *
M.G.: 718.03
CUADRO 52.
Prueba de Duncan para el contenido de la Energía Digestible en jaulas
metabólicas
Alimento
Media
Duncan
J4
934.4
a
J3
682.1
b
J2
644.3
b
J1
611.3
b
CUADRO 53.
Análisis de Varianza de la Energía Metabolizable, de los ovinos criollos en
corrales.
F.V.
G.L.
S.C.
C.M.
Valor F
Pr > F
Dieta
3
81413.384619
27137.794873
1.66
0.2285 ns
Error
12
196403.860075
16366.988340
Total
15
277817.244694
CV: 23.30%
M.G.: 548.95
CUADRO 54.
Prueba de Duncan para el contenido de la Energía Metabolizable en
corrales.
Tratamiento
Media
Duncan
C4
623.54
a
C3
603.32
a
C2
526.48
a
C1
442.51
a
CUADRO 55.
Análisis de Varianza de la Energía Metabolizable, de los ovinos criollos en
jaulas metabólicas.
F.V.
G.L.
S.C.
C.M.
Valor F
Pr > F
Dieta
3
174678.47047
58226.15682
4.17
0.0308 *
Error
12
167642.59330
13970.21611
Total
15
342321.06377
CV: 20.07%
CUADRO 56.
M.G.: 588.78
Prueba de Duncan para el contenido de la Energía Metabolizable en jaulas
metabólicas
Tratamiento
Media
Duncan
J4
766.23
a
J3
559.32
b
J2
528.36
b
J1
501.24
b