D - EmásF

DEVELOPMENT COORDINATION DISORDER (DCD): UN TRASTORNO
DESCONOCIDO EN LAS CLASES DE EDUCACIÓN FÍSICA
Javier Lladó Alcalá
Diplomado, Licenciado y Doctorando en el programa de Actividad Física,
Educación Física y Deporte. Instituto Nacional de Educación Física de Cataluña
Universidad de Barcelona
Email: xllado@xtec.cat
RESUMEN
El DCD es un trastorno que se encuentra clasificado en el grupo de trastornos
del movimiento, junto con el trastorno del movimiento estereotípico y el trastorno de
tics. El trastorno en el desarrollo de la coordinación es desconocido en las escuelas
de educación infantil, primaria y secundaria. Aproximadamente un 6% de la
población sufre un trastorno en el desarrollo de la coordinación no diagnosticado,
problema que acaba afectando en la adolescencia y seguramente en la edad
adulta, llegando a combinarse con otros trastornos. Este artículo resume un mapa
del DCD (Development Coordination Disorder) en lo que refiere a su evolución, sus
características, diagnóstico y tratamiento existentes en la actualidad y con la
finalidad de concienciar al sector educativo, dando un marco de recursos en el
conocimiento del DCD y su recomendación a formar parte en los organigramas de
los departamentos de educación. Actualmente los tests para familiares y maestros,
autoevaluaciones, pruebas motrices y evaluaciones clínicas, se están llevando a
cabo para el estudio y diagnóstico de niños con DCD. Hasta ahora los docentes
especializados en educación física han utilizado la objetividad para dictaminar la
motricidad de sus alumnos torpes y poder llevar a cabo un trabajo disciplinar, pero
cada día son más las pruebas existentes en la detección de este trastorno y el
tratamiento más exacto en las necesidades de cada niño. El artículo da a conocer
recomendaciones y posibles investigaciones en el futuro, sobretodo en el sector
educativo, siendo los niños en edad escolar, la población más afectada con este
trastorno.
PALABRAS CLAVE:
Trastorno en el desarrollo de la coordinación, Developmental coordination
disorder, DCD, test de coordinación, educación física, escolares.
EmásF, Revista Digital de Educación Física. Año 6, Num. 34 (mayo-junio de 2015)
http://emasf.webcindario.com
1
INTRODUCCIÓN
Las características principales del DCD comprenden una capacidad
intelectual normal, pero incapacidad debido a un retraso motor en la realización de
actividades en el hogar, en el colegio, en el gimnasio o el patio de recreo. Afecta
en diferentes ámbitos, en los que se empieza a manifestar en la infancia, llegando a
afectar en la adolescencia y persistir en la edad adulta.
Se ha estimado que el promedio del (TDC) trastorno en el desarrollo de la
coordinación o DCD (Development Coordination Disorder) es de un 6% en los niños
de 5 a 11 años de edad (APA, 2000). En la actualidad existen evidencias de estudios
longitudinales respecto a los problemas motrices de niños con DCD que continúan
en la adolescencia (Cantell et al, 1994; Hellgren et al., 1993; Losse et al., 1991) con
problemas de salud, educativos, incluyendo competencia social, de conducta y
baja autoestima (Geuze & Borger, 1993; Cantell et al., 1994; Bouffard et al., 1996;
Gaines & Missiuna, 2006; Charikleia et al., 2011).
Estudios recientes ponen de manifiesto como el DCD sigue estando en la
edad adulta interviniendo sobre la función académica así como en el estado
emocional del individuo (Miri, et al. 2012). Existe un aumento en el número de niños
con discapacidades leves en la escuela ordinaria con trastornos de habilidades
motrices, de manera que es importante para la ciencia de la educación especial y
educación física, encontrar métodos para la detección inicial, diagnóstico y
tratamiento de dichas discapacidades (Nikolic & Ilic, 2009).
Los problemas derivados de padecer trastornos no diagnosticados como una
dispraxia, una torpeza motriz considerable, sin tener indicios ni recursos para ser
detectados acostumbran a afectar en el rendimiento escolar (áreas instrumentales)
y trastornos de discapacidad motriz (coordinación y equilibrio). La etiología de estos
trastornos es desconocida pero existen hipótesis que son consecuencia de la
interacción entre factores biológicos y la influencia del entorno social. En la escuela
primaria entre un 10-15% de niños escolarizados con alguna discapacidad motriz
tienen bajo éxito escolar y necesitan apoyo para superar dichas dificultades.
La edad, la cultura y los problemas de coordinación impactan en el
desarrollo de las actividades diarias. Los niños con DCD tienen dificultades para
vestirse, en hábitos higiénicos manipulativas y alimenticios, en general las
dificultades motrices tienen un impacto significativo en la amplia gama de
actividades diarias (Mandich, et al, 2003; Missiuna, 2006; Summers, et al, 2008).
Generalmente presentan dificultades en el ejercicio de autonomía,
mantenimiento y relación con sus compañeros. Las dificultades motrices a las que
se enfrentan estos alumnos acostumbran a ser con características como la falta de
armonía en los movimientos, el control de la postura, los lanzamientos y confusión
en que lado utilizar (Mandich & Polatajko, 2003; Visser, 2003).
EmásF, Revista Digital de Educación Física. Año 6, Num. 34 (mayo-junio de 2015)
http://emasf.webcindario.com
2
1. CONCEPTO Y DESARROLLO
1.1. EVOLUCIÓN CONCEPTUAL
El concepto del déficit de coordinación motriz ha tenido un sentido
polisémico a lo largo de las ultimas décadas, entre los cuales se encuentran
conceptos como el de dispraxia en el desarrollo, disfunción perceptivo motriz,
síndrome del niño torpe, disfunción cerebral mínima, torpeza motriz (Polatajko, 1999;
Oseretsky, 1923).
El gran avance en el estudio del DCD ha evolucionado considerablemente,
sobretodo en los últimos 20 años, siendo las áreas de control motor y aprendizaje las
que han influido en su desarrollo y enfoques ínter disciplinares en su comprensión
(Wilson y Larkin , 2008).
Desde principios del 1900, la comunidad científica ha reconocido un gran número
de niños con dificultad en las habilidades motrices que no han sido diagnosticados
con una condición médica general (Missiuna, 2006).
A continuación podemos observar como diferentes autores ponen de
manifiesto este trastorno y su evolución conceptual a lo largo de las últimas
décadas:
L.di Cagno i F. Ravetto en Ajuriaguerra (1976) describieron los problemas de
retraso motor como un conjunto de síntomas neurológicos que se caracterizan por
tener defectos en el esquema corporal, en la lateralidad, la representación espacial
del ritmo, de la actividad gráfica y de la disposición espacial de los números, es lo
que ha denominado “apractognosies somatoespacials”. A partir de la publicación
en 1947, del libro The Psychopathology and Education of the Brain-Injured Child, de
Strauss i Lehtenin, lo que ahora se conoce como “Síndrome d’Strauss-werner”,
incluye conductas tales como la confusión visoperceptual, hiperactividad y
inaptitud (Cratty, 1982), ya por entonces llamando la atención a muchos
profesionales en la década de los 50-60, siendo Coleman (2001) el que afirma en los
últimos 100 años, el DCD ha estado reconocido como un problema en el desarrollo
motriz, ya en los años 40 se clasificó a este grupo de niños como “clumsy children o
niño torpe”.
Ajuriaguerra (1976) habla de trastornos psicomotrices y trastornos en la
realización motriz, describiendo las perturbaciones tónico-emocionales precoces y
a partir del tercer mes de vida aparece un retraso motriz acompañado de una
expresión facial rígida debido a la privación de afecto, en la que si la privación de
afecto perdura, el niño entra en el que Spitz (1984) denomina depresión anaclítica,
cuando la carencia es total, los trastornos motrices son considerables y los niños se
muestran completamente pasivos (hacen gemidos, cara inexpresiva), de manera
que el movimiento se manifiesta como “Spasmus nutan”.
Para Hall (1988) y Kaplan (1998), describen el “Clumsiness” como sinónimo de
torpeza motriz, con déficit en la adquisición de las habilidades que requieren el
movimiento coordinado con fluidez, no explicable por un retraso general o
enfermedad neurológica demostrable y teniendo una incapacidad general para
coordinar las partes del cuerpo cuando la tarea lo exige. La etología del DCD
todavía no ha estado identificada, pero se reconoce como un trastorno de múltiples
EmásF, Revista Digital de Educación Física. Año 6, Num. 34 (mayo-junio de 2015)
http://emasf.webcindario.com
3
facetas que frecuentemente se asocia con otras condiciones tales como problemas
de aprendizaje, trastornos de atención con hiperactividad o alteraciones del
lenguaje exhibiendo una mala coordinación y sin evidencia clara de una patología
neurológica.
Ayres (2006) introduce el término de integración sensorial inadecuada en el
cerebro que consiste en un procesamiento sensorial insuficiente llegando a afectar
al tono y la musculatura, de manera que cuando el sistema vestibular,
propioceptivo y táctil no trabajan bien, el niño es propenso a tener una
coordinación motriz insuficiente, pudiendo perder el equilibrio y adquirir torpeza
fácilmente. Ayres (2006) habla de dispraxia del desarrollo como un tipo de
coordinación insuficiente como resultado de una disfunción de la integración
sensorial y causa déficit en la planificación motriz, clasificando tipos de desórdenes
en el movimiento:
1. Control fino de los movimientos.
2. Reacciones posturales, como rodar o aguantar el equilibrio sobre un pie.
3. Patrones de movimiento programados a nivel de sistema nervioso central,
como gatear o caminar.
4. Habilidades motrices específicas, como hacer un nudo o escribir el
alfabeto.
5. Planificación motriz.
La APA (2000) y la CIE (1992) describen el trastorno como un retraso del
desarrollo de la coordinación de movimientos, que no se puede explicar por un
retraso intelectual general o por un trastorno neurológico específico, congénito o
adquirido en el que incluye: Síndrome del niño torpe, Dispraxia del desarrollo,
Trastorno del desarrollo de la coordinación, y excluye: Incoordinación secundaria a
retraso mental, Incoordinación secundaria a trastorno neurológico de diagnóstico
específico y alteraciones de la marcha y de la movilidad.
2. CARACTERÍSTICAS Y DIAGNÓSTICO
2.1. ORÍGENES PRENATALES.
El DCD es común en niños que se encuentran mayormente en edad escolar
y que han tenido bajo peso corporal al nacer y relacionándose con bebes que
tuvieron algún tipo de problema en el parto (Miyahara & Mobs, 1995; Holsti, et al.
2002; Dewey, et al. 2011). Según Diane, et. al. (1987, pp. 422) son pocos los
nacimientos (-1% nacidos en un gran hospital), que padecen algún tipo de lesión
cerebral relacionada con el parto, causadas por la privación de oxígeno, por
lesiones mecánicas o por enfermedad. El haber sufrido una lesión durante el parto
puede sufrir retraso mental, tener dificultades de aprendizaje o problemas de
comportamiento, aunque los efectos de un trauma moderado o menor, puede
llegar a ser superado por un tratamiento posterior.
La bibliografía disponible apunta a causas probables, antes que absolutas,
bajo peso de un niño (-1,5kg), disfunción motriz y muchos de los bebes prematuros
EmásF, Revista Digital de Educación Física. Año 6, Num. 34 (mayo-junio de 2015)
http://emasf.webcindario.com
4
presentan riesgo de padecer enfermedades frecuentes, distracción, hiperactividad
y déficit en la coordinación motriz (Berk, 1998 pp. 144-145).
Spitz (1984, pp. 5-6) habla de bagaje congénito dividiéndose en 3 partes:
bagaje hereditario determinado por los genes y por los cromosomas, influencias
intrauterinas durante el periodo de gestación como puede ser una infección que
afecta al feto y a las influencias que han tenido lugar durante el proceso del parto
como pueden ser posibles traumatismos o el efecto de la anoxia cerebral en el
proceso de parto.
“Algunas modificaciones que envuelven el niño pueden parecer
insignificantes para el adulto pero ejercer una influencia profunda en el
niño. El lactante se encuentra en estado de transición constante, de
manera que los primeros años de vida se han de tomar como un periodo
de evolución (Spitz, 1984, pp. 32)”.
Algunos investigadores piensan que hay niños con una predisposición
hereditaria para ciertos tipos de disfunciones cerebrales mínimas (Ayres, 2006),
muchos piensan que el aumento de toxinas en el ambiente, como la contaminación
del aire, ciertos virus destructivos y otros productos químicos que nuestro cuerpo
asimila, contribuyendo a la disfunción. En algunos niños pueden estar combinando
factores hereditarios y químicos.
El sistema nervioso se desarrolla durante la vida fetal, siendo el cerebro muy
vulnerable, en momentos como el parto en que los bebés no reciben el suficiente
oxígeno (Ayres, 2006). Estudios con monos y con ratas han revelado que la falta de
oxígeno en el momento del parto, mostraron un procesamiento sensorial
insuficiente, otros experimentos revelaron cómo la falta de estimulación sensorial da
lugar a una carencia sensorial como resultado de un desarrollo insuficiente. Niños
que tuvieron privaciones y poco contacto con personas, no desarrollaron las
funciones sensoriales, motrices e intelectuales adecuadas. En la misma línea ratas
que nunca fueron tocadas ni abrazadas en la infancia, no desarrollaron respuestas
hormonales que mantuvieran una actividad cerebral organizada en momentos de
tensión.
2.2. CARACTERÍSTICAS Y DIAGNÓSTICO
Las dificultades de coordinación estarán presentes desde el inicio del
desarrollo, por ejemplo, no tienen que constituir un déficit adquirido y no se deberá
a consecuencias directas del déficit de la visión o de cualquier trastorno
neurológico diagnosticable. Suele tener retrasos en su coordinación en general,
lento en aprender a correr, saltar y subir escaleras. Los niños diagnosticados con
DCD les es difícil atarse los cordones de las bambas, abrocharse - desabrocharse, o
coger pelotas (CIE, 1992).
Además,
algunos
niños
presentan
dificultades
escolares
que
ocasionalmente pueden ser grabes y otros presentan problemas sociales,
emocionales y de comportamiento, pero se conoce poco su frecuencia y
características. Por definición para el trastorno del DCD no se han de presentar
trastornos neurológicos como una parálisis cerebral o una distrofia muscular.
EmásF, Revista Digital de Educación Física. Año 6, Num. 34 (mayo-junio de 2015)
http://emasf.webcindario.com
5
En el esquema siguiente se expone una progresión negativa en los
diferentes ámbitos que interviene el niño:
Fig. 1. Impacto de las dificultades de coordinación en ámbitos de la vida del niño
(Missiuna et al., 2007; Cairney et al., 2011)
El “Manual of mental disorders” de Donald, et al. (2014) da a conocer
como las manifestaciones del DCD varían con la edad y el estadio de desarrollo,
por ejemplo pueden mostrar retrasos y torpezas en el desarrollo motor, tales como
gatear, sentarse y caminar o en la adquisición y el uso de las habilidades motrices o
tareas tales como subir escaleras, pedalear, ir en bicicleta, abotonarse la camisa, el
uso de cremalleras. Otros niños muestran retrasos en realizar un rompecabezas o un
modelo de construcción.
El DCD se diagnostica cuando el impedimento es significativo y persiste en
el rendimiento y participación de las actividades diarias, en familia, en la escuela,
socialmente (Criterio B). Se incluyen actividades de higiene personal, utensilios
alimenticios, participación en juegos motrices en la escuela. Con consecuencia
este desorden afecta en la participación en juegos de equipo y deportes. Para
adolescentes y adultos, el deterioro en las habilidades motoras finas y la velocidad
de movimientos motrices, puede afectar el rendimiento en el entorno del lugar de
trabajo o en la escuela. El inicio es en el período de desarrollo temprano (Criterio
C).El DCD debe distinguirse de otras condiciones médicas que pueden producir
problemas de coordinación como la distrofia muscular, parálisis cerebral o,
deficiencia visual o discapacidad intelectual (trastorno del desarrollo intelectual)
(Criterio D).
EmásF, Revista Digital de Educación Física. Año 6, Num. 34 (mayo-junio de 2015)
http://emasf.webcindario.com
6
Criterios para el diagnóstico de Trastorno del
Desarrollo de la Coordinación
315.4 (F82)
A.
La adquisición y ejecución de habilidades motrices es substancialmente menor del
esperado en referencia a la edad del sujeto. Sus dificultades se manifiestan en forma
de torpeza (dejar caer o chocar con objetos) así como la lentitud y la inexactitud del
rendimiento de las habilidades motoras (capturar un objeto, usar las tijeras, escritura,
conducir la bicicleta o participar en deportes).
B.
El déficit de habilidades en el criterio A interfiere de manera significativa y persistente
con las actividades de la vida diaria, apropiada para la edad cronológica (auto
cuidado y auto mantenimiento) y impacta académicamente en la escuela,
actividades de formación profesional, el ocio y el juego.
C. El inicio de los síntomas es en el período de desarrollo temprano.
D.
El déficit de habilidades motrices no se explica por una discapacidad intelectual
(trastorno del desarrollo intelectual) o deficiencia visual y no es atribuible a problemas
que afectan de manera neuronal al movimiento (parálisis cerebral, distrofia muscular,
desórdenes degenerativos)
Tabla 1. Criterios para al diagnóstico del trastorno del desarrollo de la coordinación
(Donald, et al. 2014).
Los niños con dificultades de aprendizaje motor tienden a ser físicamente
menos activos que sus iguales, y una consecuencia probable sería la reducción del
nivel de aptitud física, siendo aspectos como la resistencia cardiorrespiratoria, la
flexibilidad, la velocidad por debajo de la media y aumentando su IMC (Hands,
2006). Estos resultados tienen implicaciones en los responsables de la educación y
la salud, los programas de educación han de enseñar a los niños con dificultades
de movimiento, en la realización de tareas y utilización de evaluadores y el trabajo
de la condición física.
Rivard (2007) presenta como los niños con DCD a menudo son identificados
por los maestros y el proceso de identificación se basa en gran medida por las
percepciones del profesorado. La literatura sugiere que dichas percepciones
pueden estar influenciadas por el género, la conducta y el tipo de problema motriz
que muestra. No todos los niños diagnosticados de DCD son iguales, actualmente se
trata de encontrar diferencias entre los niños fijándose en las características de
rendimiento motriz dentro de la población del DCD. Muchos investigadores sugieren
que pueden existir subtipos en el DCD, la razón por la cual supone mayor
comprensión de su etología y su pronóstico.
Hay pruebas que parecen indicar que el DCD no es un trastorno uniforme,
más bien parece que hay diferentes subtipos de discapacidades. En esta línea
muchos de los niños diagnosticados de DCD, también muestran déficit de atención
o discapacidades en aprendizajes específicos, tales como la dislexia o trastorno
específico del lenguaje (Visser, 2003). Algunos de los estudios hechos examinan la
relación entre la torpeza, el déficit de atención, la hiperactividad y la discapacidad
en el aprendizaje. Missiuna et al. (2014) en su estudio confirman las conclusiones de
estudios anteriores y apoya la creencia de que los niños con TDAH o DCD, y en
particular los que tienen ambas condiciones están en mayor riesgo de trastornos
psicológicos. Las dificultades motrices tienen un efecto negativo en la capacidad
de participar, así como en componentes más afectivos (sentido de la coherencia,
esfuerzo y esperanza), en un contexto de participación y se apoya la idea que la
participación de los niños en las actividades motrices ayudan a un mayor
rendimiento motriz (Silman, et al.; 2011; Paraskevi, et al., 2011; Liberman, 2013).
EmásF, Revista Digital de Educación Física. Año 6, Num. 34 (mayo-junio de 2015)
http://emasf.webcindario.com
7
Los niños con DCD tienen necesidad de ser apoyados activa y positivamente
con la finalidad de aumentar la cantidad de la práctica física y deportiva. Los
profesionales de la educación han de promocionar los ejercicios y centrarse no sólo
en el desarrollo de habilidades motrices, sino también en ayudar a los niños con
dificultades motrices para gozar de los beneficios de la actividad física.
El niño dispráxico cuenta con una planificación motriz insuficiente, menos
sentido de su cuerpo y de lo que este puede hacer. Su torpeza lo hace
desordenado y propenso a los accidentes, pero no puede aprender a ser ordenado
sino integra las sensaciones de su cuerpo (Ayres, 2006)
Poulsen et al., (2008) propone una hipótesis de la actividad donde los niños
con déficit de capacidad pobre, tienen escasa participación en las actividades
físicas, y las oportunidades de practicar actividades físicas se habían reducido,
circunstancia que afecta en la motivación, tiempo invertido en las actividades de
ocio en deportes de equipo y calidad de vida y satisfacción como podemos
observar a continuación.
Fig. 2. Trayectoria en habilidades motrices en conexión con el estado individual de satisfacción en
deportes y actividades de ocio (Poulsen et al., 2008).
En el estudio de Tal Jarus, et al. (2011) se da a conocer cómo los niños con
DCD participaron menos en actividades y con menos intensidad, sobretodo en
actividades de destreza y parece como los resultados muestran que los patrones de
participación de los niños con DCD eran diferentes a los niños sin DCD. Estos
hallazgos manifiestan un apoyo en la literatura en que un niño diagnosticado con
DCD muestra dificultades significativas en déficits verbales y espaciales, habilidades
de cura personal, tareas académicas, actividades de ocio y llegando a
comprobarse una combinación de todas ellas.
Los controles en la dirección en esta población acostumbran a ser más
pobres y reaccionan más lentamente ante amenazas o reacciones de peligro con
participantes con siendo menos precisos en procesamientos visuales y siendo más
variables en sus respuestas motrices. Los niños con DCD acostumbran a tardar en
EmásF, Revista Digital de Educación Física. Año 6, Num. 34 (mayo-junio de 2015)
http://emasf.webcindario.com
8
responder a señales visuales y completar el movimiento dirigido a un objetivo,
pudiendo tener alterada la actividad muscular de la postura y escasa estabilidad y
control de movimientos (Marina et al., 2001) y en muchos casos un control inferior en
los gestos del lenguaje, concretamente en el sistema motor del habla (Ho & Wilmut,
2010).
Rita et al. (2011) expone en su estudio como los niños con DCD presentaron
déficits en la percepción visual propioceptiva y táctil, por lo tanto se puede afirmar
que el componente motor en tareas perceptivas presentan resultados negativos.
Recientemente se ha establecido que la sensibilidad de detecciones
visuales en niños de 6 a 11 años es significativamente inferior a la de los adultos, en
el caso de niños con DCD muestran patrones generales de deterioro en el control
visomotor (Wilson, 2012). Este autor proporciona una de las primeras demostraciones
de bajo nivel de procesamiento en el déficit del movimiento en los niños con DCD.
Zwicker i Holfelder (2013) concluyen 3 aspectos en las pruebas de
neuroimagen en niños con DCD:
1. Los niños con DCD activan diferentes regiones del cerebro a diferencia de los
niños con desarrollo típico durante la práctica motriz.
2. Los niños con DCD muestran alteraciones microestructurales de las vías
motrices y sensoriales.
3. Los niños con DCD desactivan regiones del cerebro asociadas con el
aprendizaje motor en relación a los niños con desarrollo típico.
3. TRATAMIENTO DEL DCD
La participación en las actividades deportivas durante los años de
escolarización son esenciales para el desarrollo del niño y juega un papel
importante en la formación de grupos y evitar fenómenos como la marginación y el
aislamiento social, no obstante, los resultados obtenidos a partir de diversos estudios
sugieren que el DCD es un problema generalizado que afecta al movimiento, así
como a la percepción (Visser, 2003) con alteraciones en el control de la postura
(Geuze, 2005; Fallang, et al. 2005). Cómo mejora en los niños diagnosticados con
DCD, se sugiere que a parte de mejorar las habilidades motrices, se han de mejorar
el procesamiento de la información motriz y los factores emocionales.
Missiuna, et al (2006) responde a cuestiones del tipo: ¿el niño con DCD puede
superar dificultades motrices? Los niños con DCD no acostumbran a ser
diagnosticados ni se les ofrece ningún tipo de intervención a sus dificultades,
existiendo mayor probabilidad de sufrir consecuencias secundarias como
problemas de conducta, baja autoestima, ansiedad y obesidad. El entrenamiento
deportivo puede mejorar la organización sensorial y la capacidad de equilibrio de
este colectivo.
Un estudio de Shirley et al. (2012) concluyó que el efecto de 3 meses de
taekwondo de 1 hora diaria con niños de 7-8 años con DCD, puede mejorar la
organización sensorial y la capacidad de equilibrio. Otros estudios muestran como
el entrenamiento del fútbol podría facilitar el desarrollo de las habilidades motrices,
EmásF, Revista Digital de Educación Física. Año 6, Num. 34 (mayo-junio de 2015)
http://emasf.webcindario.com
9
pudiendo beneficiar a la fuerza y la coordinación entre miembros (capacidad de
sincronizar movimientos), sobretodo en periodos prepuberales y puberals (Chia et
al., 2012; William et al., 2012) o el entrenamiento del tenis mesa mejora
significativamente las funciones cognitivas, motrices, habilidades motrices y
capacidad de respuesta de los niños con DCD (Chia, 2009).
En la actualidad se trabaja de manera interdisciplinar una vez detectado el
posible retraso motor, los investigadores combinan contenidos como el habla, la
percepción, la salud con el objetivo de saber el origen del DCD y su tratamiento.
Gómez (2005) concluyó en su tesis el elevado número de alumnos que se
encuentran en grupos problemáticos y sintomáticos con niveles preocupantes de la
competencia motriz y plantea la necesidad de crear un marco de intervención que
considere esta condición en futuros estudios, Gómez confirmó la falta de interés y
pasividad en niños con DCD preferentemente en juegos cooperativos y afiliativos
con déficits sociales por lo que respecta a la actividad física y el deporte escolar y
entrar a considerar el DCD como necesidad educativa especial (NEE).
El creciente número de casos de DCD comienza a ser preocupante
considerando los prejuicios en relaciones sociales, emocionales y afectivas,
considerando como pocos los recursos de intervención en los años escolares
(Aparecida i Lopes, 2013).
Riera (2005) da a conocer en su obra los 5 bloques de habilidades donde el
alumno de relaciona con el medio, (habilidades básicas), los objetos (habilidades
técnicas), las personas (habilidades tácticas), las normas (habilidades estratégicas),
y los conocimientos (habilidades interpretativas) siendo los 3 primeros bloques los
recomendados para el trabajo de la coordinación y el equilibrio, donde el alumno
es capaz de relacionarse con el medio natural-artificial, las cosas u objetos y su
habilidad para manipularlos, y la habilidad de relacionarse con las personas en
situaciones motrices.
La tabla siguiente muestra una lista de tareas motrices que los niños han de
realizar como referente por edad:
EDAD
6 meses
1 año
2 años
3 años
4 años
5 años
TAREA
Juega con el sonajero, bloques, cintas,… (los coje, los
muerde)
Manipula objetos, los desmonta, hace ruidos al golpearlos
contra otros, mete una cosa dentro de otra.
Come solo con una cuchara y sostiene una taza de café i
bebe.
Se pone y sequita el abrigo o vestido, utiliza el tenedor, le
quita el envoltorio del chicle, se seca las manos con la
toalla.
Se abrocha fácilmente, pone agua de un jarro a un vaso, se
lava las manos, recorta con las tijeras, se mete debajo de
las sillas, cajas, mesas, camina en triciclo, salta con los dos
pies juntos.
Se pone cualquier pieza de ropa, a excepción de atarse las
bambas, se limpia solo cuando va al lavabo, hace una
EmásF, Revista Digital de Educación Física. Año 6, Num. 34 (mayo-junio de 2015)
http://emasf.webcindario.com
10
6 años
7 años
8 años
9 años
10 años
casita o una carpa con los muebles y las sábanas, recorta y
pega diseños creativos de papel.
Salta con un solo pie, escribe su nombre con letra de
imprenta, pinta sin salirse de la línea, utiliza la goma de un
lápiz.
Se ducha con ayuda, utiliza un martillo, unas pinzas, pero
no muy bien, unta la mantequilla con un cuchillo, se ata los
cordones de las bambas.
Escribe su nombre en letra cursiva, puede coger 2 cosas
con una aguja de coser, salta a la cuerda, utiliza agujas,
clips…
Utiliza un cuchillo para cortar, se baña solo, utiliza un
martillo y pinzas de manera eficaz, salta, las niñas
aprenden generalmente antes.
Bate un huevo con una cuchara sin derramarlo, rompe un
huevo y separa la clara de la yema, pela una manzana
con un cuchillo, imita a alguien que dobla un papel para
un gorro.
Tabla 2. Lista para verificar la dispraxia del desarrollo (Ayres, 2006).
En la actualidad los investigadores recomiendan en futuras investigaciones
la necesidad de perfeccionar los criterios de diagnóstico en el DCD con el objetivo
de ofrecer técnicas de evaluación más fiables, teniendo el reto de capturar las
características comunes, manteniendo el reconocimiento de la heterogeneidad de
la condición, con una definición más clara permitiendo un enfoque basado en
principios en la selección de técnicas de evaluación adecuadas (Barnet, 2008).
4. TESTS Y PRUEBAS DE EVALUACIÓN
La lista de tests motrices disponibles es larga, pero el número de
instrumentos que permiten identificar los niños con DCD de una muestra
relativamente normal, es un tanto limitado (Hay, 2004; Bonifacci, 2004; Balakrishnan i
Sasidhar, 2007; Wilson et al.2009; Rihtman, et al.,2011; Akio et al., 2011; Fotini
Venetsanou et al., 2011; Dewey et al., 2011).
La realización de tests motrices de evaluación para niños es recomendable
en el desarrollo de las funciones motrices (Dewey et al., 2011), actualmente no
existe una prueba que abaste una amplia gama de problemas motrices y de
percepción que puedan estar presentes desde la infancia hasta la edad adulta,
seleccionando métodos apropiados que dibujen vínculos explícitos entre lo
biológico, lo cognitivo y lo conductual (Cantell et al., 2003; Barnett, 2008; Tsan et al.,
2010).
A continuación podemos comprobar los principales tests utilizados en
estudios para el diagnóstico del DCD, estos se han clasificado en rendimiento motriz
para maestros, actividades de la vida diaria para familias y de uso clínico para
investigadores, y cuestionarios de coordinación y psicomotricidad.
EmásF, Revista Digital de Educación Física. Año 6, Num. 34 (mayo-junio de 2015)
http://emasf.webcindario.com
11
Prueba MABC-2
El test “The Moviment Assessment Battery for children”, más conocido por el M-ABC,
de Henderson y Sugden (1992), mejorado y validado al español a partir del 2012
(MABC-2, 2012) es una prueba que valora las habilidades motrices finas y gruesas,
incluyendo las destrezas manuales, equilibrios y actividades con pelotas. La prueba
se aplica en edades de entre 4 y 16 años, recomendando que no se haga de forma
aislada (Fotini Venetsanou et al., 2011) para un posible diagnóstico del DCD. La
prueba M-ABC es popular en todo el mundo en la identificación del DCD, estando
bien organizada y con pocos elementos que facilitan la selección de una muestra
grande en poco tiempo. Sus pautas de administración han estado traducidas a varios
idiomas, y es la más adecuada de entre las pruebas motrices disponibles.
Prueba BOT-2
El BOT-2 de Bruininks i Bruininks (2005) evalúa de manera fiable la competencia en
habilidades motrices de estudiantes con desarrollo normal y con déficit motriz
moderado. Evalúa 8 subtests: precisión motriz fina, integración motriz fina, destreza
motriz, coordinación bilateral, equilibrio, agilidad y velocidad, coordinación de
extremidades superiores y fuerza y pudiéndose utilizar en el desarrollo y evaluación
de programas de entrenamiento. El tiempo de la prueba es de 15 a 20 minutos (modo
corto) y de 45-60 minutos (batería). La edad de aplicación es de 4 a 21 años.
Test TGMD-2
Tabla 3. Cuestionarios de habilidades motrices.
El TGMD-2 de Ulrich (2000) ayuda a identificar niños de 4 a 14 años con un nivel motriz
inferior a la media. El TGMD-2 está compuesto por 12 competencias (seis para cada
subprueba):
Locomotor: carrera, desplazamiento saltado, salto con una pierna, paso saltado
(leap), salto horizontal pies juntos, skiping, deslizamientos (slide).
Control de objetos: bateo 2 manos, bote de pelota, recepción, puntapié,
lanzamiento.El tiempo de la prueba es de 15 a 20 minutos, combinando actividades
divertidas identificando niños con problemas de motricidad.
Cuestionario
MOQ-T
El MOQ-T de Marina et al. (2008) pretende identificar los niños con posible DCD
entre los 5 y 11 años de edad, contiene 18 ítems que se dividen en 2 factores: el
funcionamiento de la motricidad en general y la escritura (grafomotricidad).
DCDQ ’07
El “Developmental Questionnaire 2007, DCDQ’07” de Wilson, et al. (2009) es una
medida diseñada para padres y madres y ayuda en la identificación del DCD en
niños, haciendo una valoración de su hijos del rendimiento motor y tareas de
autonomía persona teniendo de referencia otros niños de su misma edad.
DCDdaily de
BERDIER
Tabla 4. Cuestionarios de Observación motriz para maestros, familiares y autovaloración
Berdier, et al, (2013) han desarrollado un instrumento para la evaluación clínica
objetiva y estandarizada, en las actividades de la vida diaria en niños de 5 a 8
años, con indicios de tener DCD. El DCDDaily muestra la capacidad de diferenciar
los niños con y sin DCD, como elemento destinado principalmente en el uso clínico
y limitado para hacerse en 30 minutos, con materiales fáciles de utilizar.
EmásF, Revista Digital de Educación Física. Año 6, Num. 34 (mayo-junio de 2015)
http://emasf.webcindario.com
12
Cuestionario
CSAPPA
El CSAPPA, children’s self-perceptions of adequacy in and predilection for physical
activity (Cuestionario de Autopercepción sobre la Adecuación y Predilección de la
Actividad Física) de Hay (1992) y adaptado al español por Moreno et al. (2011),
evalúa tres dimensiones: adecuación, la predilección y el disfrute que evalúa el
niño a sí mismo. La escala tiene 20 puntos (7 para la adecuación,10 de
predilección y 3 para el disfrute) en respuesta a la pregunta ¿Cuál es el que más te
gusta ?, en una escala tipo Likert, con opciones que van desde: (1) No es cierto
para mí ; (4) Totalmente cierto para mí. Con un tiempo de duración de 10 minutos.
Test de Kiphard
I Schilling.
Perfil psicomotor
de Pick y Vayer.
TEST MOTOR
Ozeretski.
Tabla 5. Tests y pruebas de coordinación y psicomotricidad.
El test motor de (Oseretsky, 1992; Rigal; 1979; Oña, 1987) comporta un conjunto de
pruebas para niños de 6 a 14 años. En edad se evalúa la coordinación estática, la
coordinación dinámica de las manos, la coordinación dinámica general, la rapidez
de movimientos, los movimientos simultáneos. Algunos de sus ítems se muestran
insuficientes y poco ajustados para una medición general de la motricidad, pero
continua siendo un instrumento útil para orientar el estudio de la motricidad en
sujetos.
El perfil psicomotor de Pick y Vayer (1971) en Rigal (1979, p. 260) se utiliza en niños
de 2 a 11 años, siendo varias de sus pruebas fundamentales en la observación
sobre el comportamiento del niño. Las diferentes pruebas presentadas permiten
evaluar: la coordinación de las manos, la coordinación dinámica general, el
equilibrio, la rapidez de movimientos, la organización del espacio, la estructuración
espacio temporal, la lateralidad, las sincinesias y paratonías, el mantenimiento
respiratorio y la adaptación a un ritmo.
El KKTK ha sido confeccionado por Kiphard i Schilling (1974) para identificar niños
con dificultades de movimiento y coordinación entre los 5 y los 14 años de edad.
Este test mide la dimensión motriz y control global del cuerpo, configurado en 4
tareas centradas en la coordinación gruesa. Las pruebas se clasifican en equilibrio
con desplazamiento hacia atrás, salto sobre una pierna, saltos laterales y
desplazamientos laterales.
5. CONCLUSIONES
Una evaluación eficaz y segura del DCD nos puede ayudar en el futuro a
identificar específicamente las dificultades cognitivas y motrices, por lo tanto se
podría prevenir los déficits en el desarrollo de la vida académica y cotidiana de los
niños con problemas de movimiento. El creciente número de adultos que llegan a la
edad adulta con un diagnóstico del DCD, su falta de conocimiento del tipo de
necesidades, las prestaciones y servicios que se puedan aportar, suele ser
complejo. Es importante proporcionar una guía de intervención a tener en cuenta,
especialmente centrada en las competencias ejecutivas de funcionamiento y con
un enfoque interdisciplinario y sobretodo adecuado a cada caso.
El volumen de investigaciones en el ámbito del DCD ha aumentado en los
últimos años, así como la oportunidad de reunirse la comunidad científica y
compartir descubrimientos. Desde 1995 han sido varias las conferencias sobre el
DCD atendiendo a temáticas muy variadas de temàticasHan sido varias las
conferencias del DCD Londres (Inglaterra), Leeds (Inglaterra), Cardiff (País de Gales),
Groningen (Países bajos), Banff (Canadá), Trieste (Italia), Melbourne (Australia),
EmásF, Revista Digital de Educación Física. Año 6, Num. 34 (mayo-junio de 2015)
http://emasf.webcindario.com
13
Baltimore (EEUU), Lausanne (Suiza), OuroPreto (Brasil) y próximamente en Toulouse
(Francia).
Se necesitan más investigaciones explorando factores que pueden prevenir
problemas secundarios en los niños con DCD siendo un problema difícil de
reconocer y comprender. Es necesaria la continuidad en la formación de
profesionales de la salud y educación y entrenamiento deportivo, sugiriendo
investigaciones en contextos más ecológicos como la familia y comprender la
participación de los niños en las actividades de la vida diaria.
El DCD es un tema de actualidad para la comunidad científica y se
comienzan a ver líneas de investigación en el desarrollo y el crecimiento, en el
aprendizaje motor, estudios sociológicos y estudios médicos neurológicos. La
etología de este trastorno es desconocida, pero existen hipótesis que son
consecuencia de la interacción entre factores biológicos, en la influencia del
entorno social y en el proceso educativo.
Es necesaria la existencia de pruebas validadas y estandarizadas en los contextos
en los cuales se trabajan y reconocer en los curriculums educativos la flexibilidad el
diagnóstico y tratamiento del DCD y dotar a los centros educativos de recursos
didácticos en el trabajo del déficit motriz.
El ser humano requiere de la necesidad de las habilidades y destrezas que se
necesitan para adaptarnos al entorno de manera vital, viendo lo insignificante que
puede llegar a ser una persona ante la torpeza (Kurosawa, 1975).
6. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
Ajuriaguerra de J. (1976). Manual de psiquiatría infantil (3ª Ed.). Barcelona:
Toray-masson.
Akio N., Taishi M., Ryo O., Iori T., Shunji N., Masafumi O., Chikako F., Masatsugu T.
(2011). Evaluation of the Japanese version of the Developmental
Coordination Disorder Questionnaire as a screening tool for clumsiness of
Japanese Children. Research in Developmental Disabilities, 32, 5, 1615-1622.
American Psychiatric Association (2000). Diagnostic and statistical manual of
mental disorders: DSM-IV-TR (4th Ed.). Washington: American Psychiatric
Association.
Aparecida, V., Lopes, J.L. (2013). Prevalência de desordem coordenativa
desenvolvimental em crianças com 7 a 10 anos de idade. Revista
Brasileira de Cineantropometria e Desenpehno Humano, 15, 2, 233.
Ayres, A.J. (2006). La integración sensorial del niño. Sevilla: Trillas
Balakrishnan, T., i Sasidhar, C. (2007). Interrater reliability of bilateral
coordination of bruininks oseretsky test of motor proficiency (BOTMP) &
perfomance of indian children compared with usa norms. The Indian
Journal of Occupational Therapy : 38, 3, 6.
Barnett, A.L. (2008). Motor Assessment in developmental coordination disorder: from
indentification to
intervention.
International
Journal
of
Disability,
Development and Education, 55, 2,113–129.
Berdier, W., Jaap, J., Bert, O., Klaas, P., Reint, H., Marina, M. (2013). Development and
EmásF, Revista Digital de Educación Física. Año 6, Num. 34 (mayo-junio de 2015)
http://emasf.webcindario.com
14
psychometric properties of the DCDDaily: a new test for clinical assessment of
capacity in activities of daily living in children with developmental
coordination disorder. Clinical Rehabilitation, 27, 9, 834-844.
Berk, L.E. (1998). Desarrollo del niño y el adolescente. (4ª Ed). Madrid: Prentice
Hall Iberia.
Bonifacci, P. (2004). Children with low motor ability have lower visual-motor
integration ability but unaffected perceptual skills, Human Movement Science
23, 157–168.
Bouffard, M., Watkinson, E. J., Thompson, L. P., Causgrove Dunn, J., Romanow, S.K.E.
(1996). A test of the activity deficit hypothesis with children with movement
difficulties. Adapted Physical Activity Quarterly , 13, 1, 61 - 73.
Bruininks, R.H., & Bruininks, B.D. (2005). Bruininks-Oseretsky Test of Motor Proficiency
(2nd Ed.). Canada: Pearson .
Cantell, M.H., Smyth, M.M. & Ahonen, T.P. (1994). Clumsiness in adolescence:
Educational, motor, and social outcomes of motor delay detected at 5 years.
Adapted Physical Activity Quarterly, 11, 115-129.
Cantell M., Smyth M., Ahonen T. (2003). Two distinct pathways for developmental
coordination disorder: Persistence and resolution. Human Movement Science,
22, 5, 413-431.
Charikleia Sinani, D., Sugden, E., Hill. (2011). Gesture production in school vs.
clinical
samples of children with Developmental Coordination Disorder
(DCD) and typically developing children. Research in Developmental
Disabilities, 32, 4, 1270-1282.
Chia-Liang, T., Chun-Hao W., Yu-Ting., Tseng. (2012) Effects of exercise
intervention on event-related potential and task performance indices of
attention networks in children with developmental coordination disorder. Brain
and Cognition, 79, 1, 12-22.
CIE10 (1992). Clasificación internacional de las enfermedades. Trastornos
mentales y del comportamiento. Descripciones clínicas y pautas para el
diagnóstico (10 Ed.). Madrid: Meditor.
Coleman R., Piek J.P., Livesey, D.J. (2001). A longitudinal study of motor ability and
kinaesthetic acuity in young children at risk of developmental coordination
disorder. Hum Mov Sci, 20,1–2, 95–110.
Cratty, B.J. (1979). Motricidad y psiquismo en la educación y el deporte. Valladolid:
Editorial Miñón.
Cratty, B.J. (1982). Desarrollo perceptual y motor en los niños. Barcelona: Paidos.
Dewey, D., Creighton, D., Heath, J., Wilson, B., Anseeuw, D., Crawford S., Sauve, R.
(2011). Assessment of Developmental Coordination Disorder in
Children
Born With Extremely Low Birth Weights. Dev Neuropsychol, 36, 1, 42-56.
Diane E., Papalia y Sally Wendkos Olds (1987, pp. 422). Psicologia. Madrid: Mc
Graw Hill.
Donald, W., Black, M.D., John, E. Grant, M.D., M.P.H., J.D. (2014). The essential
companion to the diagnostic and statistical manual of mental disorders, DSM5TM GUIDEBOOK. (5 Ed.). Arlington: American Psychiatric Association.
Fallang, B., Oien, I., Hellem E., Saugstad, O.D., Hadders-Algra, M. (2005).
Quality of reaching and postural control in young preterm infants is related to
neuromotor outcome at 6 years. Pediatr Res, 58, 347-53.
Fotini Venetsanou, Antonis Kambas, Theodoros Ellinoudis, Ioannis Fatouros,
Dimitra Giannakidou, Thomas Kourtessis (2011). Can the Movement
Assessment Battery for Children-Test be the “gold standard” for the motor
EmásF, Revista Digital de Educación Física. Año 6, Num. 34 (mayo-junio de 2015)
http://emasf.webcindario.com
15
assessment of children with Developmental Coordination Disorder?. Research
in Developmental Disabilities, 32,1, 1-10.
Gaines, R. y Missiuna, C. (2006). Early identification: are speech/language-impaired
toddlers at increased risk for developmental coordination disorder. Children’s
Hospital of Eastern Ontario, Ottawa, ON, and McMaster University, Hamilton,
ON, Canada.
Geuze, R., Börger, H. (1993). Children who are clumsy: Five years later. Adapted
Physical Activity Quarterly, 10, 10-21.
Geuze, R.H. (2005). Postural control in children with developmental coordination
disorder. Neural Plast, 12, 183-96.
Gomez Gracía, M. (2005). Problemas evolutios de coordinación motriz y percepción
de competencia en el alumnado de educación secundaria obligatoria en la
clase de educación física. Memoria para optar al
grado
de
doctor,
Facultad de educación, Departamento de Educación corporal y musical,
Universidad Complutense de Madrid, Madrid, España.
Hay, J., Hawes, R., Faught, B. (2004). Evaluation of a screening instrument for
developmental coordination disorder. Journal of Adolescent Health, 34, 4,
308-313.
Hellgren, L., Gillberg, C., Gillberg, I., Enerskog, I. (1993). Children with deficits in
attention, motor control and perception (DAMP) almost grown up: general
health at 16 years. Dev Med Child Neurol, 35, 881-892.
Henderson, S.E., and Sugden, D.A. (1992). Movement Assessment Battery for
Children. London: Psychological Corporation.
Ho, A.K., Wilmut K. (2010). Speech and oro-motor function in children with
Developmental Coordination Disorder: A pilot study. Human Movement
Science, 29, 4, 605-614.
Holsti, L., Grunau, R., Whitfield, M. (2002). Developmental Coordination Disorder in
Extremely Low Birth Weight Children at Nine Years. Journal of Developmental &
Behavioral Pediatrics, 23, 1, 9-15.
Kaplan, B. J., Wilson, B. N., Dewey, D., & Crawford, S. G. (1998). DCD may not be a
discrete disorder. Human Movement Science, 17, 471–490.
Kiphard, B. J., i Schilling, F. (1974). Körperkoordinations Test für Kinder. Beltz
Test GmbH, Weinheim.
Kurosawa, Akira. (director). MOSFILM. (productor). 1975. Dersu Uzala “[pel·lícula]”.
“Unió Soviètica – Japó: Divisared”.
Liberman, L., Ratzon, N., Barth, O. (2013). The profile of perfomance skills and
emotional factors in the context of participacion among young children with
Developmental Coordination Disorder. Research in Developmental Disabilities
34, 87–94.
Losse, A., Henderson, S.E., Elliman, D., Hall, D., Knight, E., and Jongmans, M
(1991). Clumsiness in children-Do they grow out of it? A ten year follow-up
study. Developmental Medicine and Child Neurology, 33, 55-68.
MABC-2 (2012). Batería de evaluación del movimiento para niños-2. Barcelona:
Pearson Psychcorp.
Mandich A., Polatajko H.J. (2003). Developmental coordination disorder:
Mechanisms, measurement and management. Human Movement
Science, 22, 4-5, 407-411.
Marina, M., Marleen, V., Boudien, F., Nienke, V., erheij-Jansen, S., Reint, H (2001).
Perceptual skills of children with developmental coordination disorder. Human
Movement Science, 20, 1–2, 111-133.
Marina, M., Schoemaker, Boudien, C.T., Flapper, Heleen, A. Reinders-Messelink,
EmásF, Revista Digital de Educación Física. Año 6, Num. 34 (mayo-junio de 2015)
http://emasf.webcindario.com
16
Arend de Kloet (2008). Validity of the motor observation questionnaire for
teachers as a screening instrument for children at risk for developmental
coordination disorder. Human Movement Science, 27, 2,190-199.
Miri Tal-Saban, Salman Zarka, Itamar Grotto, Asher Ornoy, Shula Parush, (2012).
The functional profile of young adults with suspected Developmental
Coordination Disorder (DCD). Research in Developmental Disabilities, 33, 6,
2193-2202.
Missiuna, C., Gaines, R., Soucie, H., Malean, J. (2006). Parental questions about
developmental coordination disorder: A synopsis of current evidence.
Paediatr Child Health, 11, 8.
Miyahara, M., y Mobs, I. (1995). Developmental dyspraxia and developmental
coordination disorder. Neuropsychology Review, 5, 245-268.
Moreno Murcia, J.A., Martínez Galindo, C., Ruiz Pérez, L.M., García Coll, V., Martín
Albo, J. (2011). Validation of the Spanish version of the children’s selfperceptions of adequacy in and predilection for physical activity (CSAPPA)
questionnaire. Psychology, Society, & Education, 3, 2, 113-132.
Nikolic, S., & Ilic-Stosovic, D. (2009). Detection and Prevalence of Motor Skill
Disorders. Research In Developmental Disabilities: A Multidisciplinary
Journal, 30, 6, 1281-1287.
Oseretsky, N. (1923). A scale for studying the motor capacity of children. J Clin
Psychol, 12, 119-127.
Oseretsky, N. (1992). Material de diagnóstico psicológico y físico. Madrid: MEPSA.
Oña, A. (1987). Desarrollo y motricidad-fundamentos evolutivos de la educación
física. Granada: C.D. INEF.
Paraskevi, G., Nikolaos, K., Dimitrios, K., Charilaos, Z., Ermioni, K., Kabitsis, C. (2011)
The movement assessment battery in Greek preschoolers: The impact of age,
gender, birth order, and physical activity on motor outcome. Research in
Developmental Disabilities, 32, 6, 2577-2582.
Picq y Vayer (1977). Educación psicomotriz. Madrid: Editorial científico médica.
Polatajko, H.J. (1999). Developmental coordination disorder (DCD): Alias the
clumsy child syndrome. In: K. Whitmore, H. Hart and G. Williams (Eds.),
Clinics in Developmental Medicine: A Neurodevelopmental Approach to
Specific Learning Disorders: The clinical nature of the disorder (pp. 119-133).
London: MacKeith Press.
Poulsen, A., Ziviani, J., John, J., Cuskelly, M. (2008). Loneliness and life satisfaction of
boys with developmental coordination disorder: The impact of leisure
participation and perceived freedom in leisure. Human Movement Science,
27, 325–343.
Riera Riera, J. (2005). Habilidades en el deporte. Barcelona: Inde
Rigal, R., Paoletti, R., Portmann, M. (1979). Motricidad: aproximación
psicofisiológica. Madrid: Les presses de l’universite du Quebec.
Rihtman, T., Wilson, B. N., & Parush, S. (2011). Development of the Little Developmental
Coordination Disorder Questionnaire for Preschoolers and Preliminary
Evidence of Its Psychometric Properties in Israel. Research In Developmental
Disabilities: A Multidisciplinary Journal, 32, 4, 1378-1387.
Spitz, R. (1984). El primer año de vida del niño. Madrid: Aguilar.
Shirley, S.M., Fong, W.N., Tsang, G. (2012). Altered postural control strategies and
sensory organization in children with developmental coordination
disorder. Hum Mov Sci, 31, 5, 1317-27.
Silman A., Cairney J., Hay J., Klentrou P., Faught B., (2011). Role of
physical
EmásF, Revista Digital de Educación Física. Año 6, Num. 34 (mayo-junio de 2015)
http://emasf.webcindario.com
17
activity and perceived adequacy on peak aerobic power in children
with developmental coordination disorder. Human Movement Science,
30, 3, 672-681.
Summers J., Larkin D., Dewey D. (2008). Activities of daily living in children with
developmental coordination disorder: Dressing, personal hygiene, and
eating skills. Human Movement Science 27, 215–229.
Tsang, K., Bond, T., & Lo, S. (2010). Psychometric Properties of the Caregiver
Assessment of Movement Participation Scale for Screening Children with
Development Coordination Disorders. International Journal Of Disability,
Development And Education, 57, 4, 383-402.
Ulrich, D.A. (2000). The Test of Gross Motor Development (2a Ed.). Austin, TX: PROED
Publishers.
Venetsanou, F., Kambas, A., Ellinoudis, T., Fatouros, I., Giannakidou, D.,
Kourtessis,T. (2011). Can the Movement Assessment Battery for
Children-Test be the “gold standard” for the motor assessment of
children with Developmental Coordination Disorder?. Research in
Developmental Disabilities, 32, 1, 1-10.
Visser, J. (2003). Developmental coordination disorder: a review of research on
subtypes and comorbidities. Human Movement Science, 22, 4–5, 479-493.
William W.N. Tsang, X. Guo, Shirley S.M. Fong, Kwok-Kei Mak, Marco Y.C.
Pang (2012). Activity participation intensity is associated with skeletal
development in pre-pubertal children with developmental coordination
disorder. Research in Developmental Disabilities, 33, 6,1898-1904.
Wilson, P.H., Larkin,D. (2008). New and emerging approaches to understanding
developmental coordination disorder. Human Movement Science,
Volume 27, 2, 171-176.
Wilson, B. N., Crawford, S. G., Green, D., Roberts, G., Aylott, A., & Kaplan, B. J.
(2009).
Psychometric
properties
of
the
revised
developmental
coordination disorder questionnaire. Physical & Occupational Therapyin
Pediatrics, 29, 2,184-204.
Wilson, A.D. (2012). The state-of-the-art is healthy; time to take the next step
with developmental coordination disorder. Developmental Medicine & Child
Neurology, 54, 8.
Zwicker, J., Missiuna, C., Harris, S., Boyd, L. (2012). Developmental coordination
disorder: A review and update. European Journal of Paediatric Neurology,
Available online 14.
Zwicker, J., Holfelder, B. (2013). Motorische Ungeschicklichkeit aus der Perspektive
der Neurowissenschaft/decelopmental coordination disorder: Insights from
neuroimaging. German Journal of Sport Psychology / Zeitschriftfür
Sportpsychologie, 20, 1, 55.
EmásF, Revista Digital de Educación Física. Año 6, Num. 34 (mayo-junio de 2015)
http://emasf.webcindario.com
18