Correo - Papel Digital

8
LATERCERA Domingo 12 de octubre de 2014
Correo
Envíe sus cartas, con una extensión máxima de
1.400 caracteres con espacios a:
L Email: [email protected] tercera.cl
K Avenida Vicuña Mackenna 1870, Santiago.
La Tercera se reserva el derecho a editar los textos y ajustarlos conforme a sus estándares editoriales, en particular respecto a la exigencia de
un lenguaje respetuoso y sin descalificaciones.
Las cartas recibidas no serán devueltas.
Conducción del país
Señor director:
Si sembrar desconfianza e incertidumbre entre los agentes económicos ha bastado para detener
el desarrollo nacional, el pesimismo de la población -reflejado en la contracción del consumo- se encargará de ahondar y
prolongar la depresión. Ese pesimismo (la mejor encuesta a la
que debiera atender el gobierno) está tan sólidamente fundamentado que sus efectos depresivos pueden darse por descontados. No es difícil señalar por
qué los chilenos ven con pesimismo el futuro inmediato.
Desde luego, ven a Michelle Bachelet gobernando con una coalición de partidos sin solidez, que
se tambalea ante cualquier disyuntiva y no parece tener más
programa consensuado que el de
usufructuar del poder. Asimismo, porque ven a este gobierno
tan permeable a las presiones de
sus partidarios que es imposible
confiar en la buena aplicación
de los recursos que recaude, los
mismos que les restará a sectores
productivos.
También observan que este gobierno es el más inadecuado para
mantener la tranquilidad y el orden público, y ello porque gran
parte de sus agentes cree que la
mano firme que se requiere es incompatible con los derechos al desorden y a las presiones de los matonajes. Ven, además, que el desorden de la conducción económica
provocará desempleo e inflación,
combinación perfecta para generar estragos en una población fuertemente endeudada.
Habida cuenta de lo señalado,
parece imposible que Bachelet evite que su gobierno marque la fecha
oficial del fin del ciclo de crecimiento económico que ha llevado
al país, en pocas décadas, a los um-
brales del mundo desarrollado.
Pero todavía está a tiempo de levantar la incertidumbre y el pesimismo, sólo que para ello necesita un viraje y un cambio de equipo que seguramente redibujarían
el mapa político del país.
Orlando Sáenz R.
Reforma educacional
Señor director:
Tal vez no me he informado lo suficiente o quizás pertenezco al
abultado porcentaje de los que no
entienden lo que leen. Porque en
las reformas del gobierno hay verdades ineludibles que, al parecer,
pasan inadvertidas a los reformantes. Tomemos a modo de ejemplo
la reforma educacional, que coincidimos es indispensable.
Se insiste en la gratuidad, segregación y el copago, cuando lo que
importa es la calidad, pasando por
alto que su mejora no depende
únicamente de la dotación de mejor infraestructura, ni de que el
colegio sea público, particular o
particular subvencionado, sino de
la formación de los profesores. Esto
no se logra de un día para otro, ni
excluyendo la evaluación de los
docentes. Pero sobre ello los reformantes nada dicen.
Si la educación pública fuera de
calidad no creo que los padres elegirían pagar por enviar a sus hijos
a establecimientos privados. Lo
hacen porque quieren evitar paros
y huelgas que no sólo provocan
grandes vacíos en conocimientos
(lo que a futuro pasa la cuenta),
sino que les complican la vida porque muchas veces no tienen con
quién dejarlos para ir a sus trabajos. Es así de simple, pero parece
que no se entiende.
Una dirigenta de la educación
superior critica que más del 80% de
los estudiantes universitarios asisten a establecimientos privados.
No entiendo qué tiene de malo si la
enseñanza que reciben es de calidad y con los nuevos planes se verán beneficiados por la gratuidad.
Y a propósito de las organizaciones estudiantiles, me preguntaba un colega si de acuerdo con
el principio de triestamentalidad que parece haberse instalado, los estudiantes que participarán en el nombramiento y
evaluación de los académicos de
la enseñanza superior -tanto pública como privada- aceptarán
que éstos participen en la elección de sus dirigentes.
Hasta ahora, si ha habido diálogo, debe haber sido de sordos. Pero
todavía es tiempo para que las autoridades reaccionen, hagan un
examen a conciencia y pongan las
prioridades donde corresponde
para que la reforma llegue a buen
puerto.
Rose Cave
Aportes basales a
universidades regionales
Señor director:
En la edición del martes 7 de octubre, en la página 14, bajo el título “Seis universidades regionales requieren aumento urgente de aportes basales”, se
distorsiona el contenido de una
entrevista telefónica hecha a mi
persona, acerca de la necesidad
de incrementar los aportes basales a un conjunto de universidades regionales que históricamente han recibido escaso apoyo del
Estado para cumplir sus estratégicas e insustituibles misiones
territoriales. En dicha entrevista tuve el cuidado de no mencionar a ninguna universidad en
particular, señalando que se trata de un conjunto de siete u ocho
instituciones.
Para entender el sentido de mi
preocupación es necesario saber
que la Agrupación de Universidades Regionales de Chile (AUR),
que presido, está constituida por
20 casas de estudios superiores, 12
estatales y ocho no estatales, todas integrantes del Consejo de
Rectores de las Universidades de
Chile (Cruch), cuyas casas centrales están emplazadas en 12 regiones del país, constituyéndose
en la red territorial universitaria
más grande de Chile.
En dicha información se mencionan universidades regionales
que deberían recibir más apoyo,
pero se equivoca el diario al señalar de motu proprio sólo a seis estatales, cuando en dicha situación se encuentran también tres
regionales no estatales del Consejo de Rectores.
Las universidades regionales hacen un inmenso aporte al país, a la
regionalización, descentralización
y desarrollo de las regiones, y varias lo hacen con recursos insuficientes, situación que es necesario
reparar, porque deben enfrentar
grandes desafíos en los ámbitos de
la formación de pre y posgrado, en
investigación pertinente a las necesidades territoriales, en innovación, desarrollo social, cultural y
artístico y en vinculación con el
medio, además de atender a jóvenes vulnerables que tienen derecho a una educación de calidad en
cualquier lugar del país.
que nuestra organización fue una
de las pocas que desde la sociedad
civil presentaron una propuesta,
como porque algunos de nuestros principios fueron compartidos por la mayoría de los integrantes de la comisión presidencial encargada del tema, y se
plasmaron en lineamientos de
largo plazo. Específicamente, en
lo relativo a instalar la solidaridad
como eje de un sistema de seguridad social y la opción de crear un
Fondo Unico de Salud.
Entendemos que la propuesta
de corto plazo por primera vez
desde que se fundó el sistema de
isapres genera un fondo compartido entre isapres y Fonasa de
mayor significancia financiera,
y plantea un plan común. Esto
constituye un paso adelante; sin
embargo, aún queda mucho camino político y social para impulsar una reforma de salud bajo los
principios que la mayoría hoy
dice defender.
Esperamos que en el Congreso,
lejos de retroceder, se pueda profundizar la propuesta. Si avanzamos o retrocedemos dependerá de
un mayor involucramiento de los
actores sociales y de si los parlamentarios siguen votando a conciencia o ceden ante eventuales
telefonazos de sus financistas.
Patricio Sanhueza Vivanco
Gabriela Farías
Presidente de la Agrupación de
Presidenta Federación Nacional de
Universidades Regionales de Chile
Profesionales Universitarios de los
Rector Universidad de Playa Ancha
Servicios de Salud (Fenpruss)
Reforma a las isapres
Desaceleración
Señor director:
El 8 de octubre fue presentada la
propuesta de un nuevo marco jurídico para el sistema privado de
salud, que contiene los lineamientos técnicos y políticos de lo que
debiera ser una reforma al sistema de isapres. Este proceso ha
sido muy relevante, tanto por-
Señor director:
El Fondo Monetario Internacional
proyecta para el 2015 un crecimiento del 2,0% para Chile y uno
de 3,8% para Haití, lo que habla
muy bien de este último. ¿No se enteraron en Haití de que el mundo
se está desacelerando?
pañol, “barman” es un término ya aceptado, que el diccionario recogió del inglés. Pero
la estructura de nuestra lengua es distinta y no permite
los cambios ingleses. Crear
nuevos vocablos para englobar a mujeres y varones puede
resultar ficticio y, al final, pocos los usarían. Así, podría ser
peor la medicina que la enfermedad. Sin intención discriminatoria -como sostiene la
lectora Iriarte-, a veces resulta más cordial emplear “amigos”, en lugar del trillado vocativo “amigas y amigos”.
En nuestro medio es políticamente correcto decir presidenta, ministra o gerenta. El
Diccionario Panhispánico de
Dudas sostiene que el vocablo
“presidente” puede funcionar
como común en cuanto a género. Pero en Chile, el uso mayoritario ha consolidado el femenino “presidenta”. En otros
países se usa “la presidente” o
“la ministro” y, en algunos, de
manera coloquial, se emplea
“presidenta” sólo para designar a la esposa del presidente.
Juan M. Reveco Bravo
Representante del Lector
SIMPLEMENTE,
AMIGOS
Ricardo
Hepp
D
OS CARTAS de lectoras se refieren a temas de género en los
contenidos del diario.
Desde la baja presencia de plumas femeninas en páginas de
opinión, hasta algunos sustantivos de uso específico para
ellas. “Quisiera hacer notar la
falta de columnas de mujeres
en la sección ‘Ideas y Debates’
de La Tercera -escribe Consuelo Biskupovic-, sólo hay espacio para hombres”. Marta
Iriarte, de Talca, señala que
“resultan risibles los vocativos
‘amigas y amigos’, cuando
bastaría decir ‘amigos’, si todos lo somos”.
En la edición a la que se refiere la lectora Biskupovic había
efectivamente 12 columnas escritas por varones y sólo una
firmada por una mujer. Es cierto que son pocas las columnas
redactadas por mujeres, pero
también podría ser al revés,
porque en el ámbito de la opinión prima el tema específico,
independientemente de la óptica de género.
En nuestra lengua existe un
fuerte predominio masculino,
que es posible que disminuya
algo con la nueva edición del
Diccionario de la Real Academia Española, RAE, que se
presenta el próximo viernes 17
de octubre. No obstante, a veces resulta peor fijar términos
nuevos y muy académicos que
los hablantes no emplean en el
uso diario.
Revisé una nota de la lingüista colombiana Soledad
Moliner -mujer y experta en
estos temas- que indica que
en inglés se ha optado por eliminar la terminación “man”
(hombre) y reemplazarla por
“woman” (mujer) en algunos
cargos u oficios. A modo de
ejemplo, cita al “barman”, que
es el encargado de servir o
preparar bebidas en la barra
de un bar. Ahora se puede decir “barwoman” si la función
la ejerce una mujer. O “barpersons”, si son varias personas y de ambos sexos. En es-
El Representante del Lector acoge críticas y objeciones a los contenidos del diario. Escriba a [email protected]
En situación desairada
La lectora Blanca Marín dice
que ha leído varias veces expresiones como ésta: “...Esto
pone en evidencia nuestra
buena fe y demuestra que la
acusación era falsa”. Señala
que “se usó ‘poner en evidencia’ con el significado de ‘hacer patente’, pero creo que
también tiene otro sentido”.
Como la lectora indica, en el
país empleamos la expresión
“poner en evidencia” con el
sentido que ella señala: manifestar certeza. Pero el Diccionario de la Lengua señala que
también significa “poner en ridículo, en situación desairada”, y cita un ejemplo: “Me
dejó en evidencia ante todos”.