Antagonistas de CCR5 en la infección por virus de

Antagonistas de CCR5 en la infección
por virus de inmunodeficiencia humana
(VIH): aspectos generales y tropismo
viral
Pablo Ferrer C.(1), Consuelo Rodríguez M.(2), Rocío Tordecilla F.(2), María A. Guzmán M.(3),
Alejandro Afani S.(3)
Laboratorio Medicina Molecular, Sección Inmunología, VIH y Alergología, Departamento de Medicina, HCUCH.
(2)
Residente Inmunología Clínica, Escuela de Postgrado, Universidad de Chile.
(3)
Sección Inmunología, VIH y Alergología, Departamento de Medicina, HCUCH.
(1)
SUMMARY
The human immunodeficiency virus (HIV) is highly mutagenic and generates resistance to the
available anti-HIV drug therapies. Because of this a new family of anti-HIV drugs therapies has
been created. These new drugs have different mechanisms of action. The HIV entry inhibitors
act through specifics correceptors CCR5/CXCR4 localized on CD4+ cells. The HIV tropism
determination (phenotypic and genotypic assays) arises to guide therapeutic decisions and
define to which patients this treatment will be successful. Genotypic assays are technically
advantageous and represent a more feasible alternative to phenotypic assays. The genotypic
tropism assay from proviral DNA would have a greater impact, because of its ability to detect
tropism in those patients with low or undetectable viral load.
INTRODUCCIÓN
Realidad de epidemia VIH en Chile
n la actualidad, la estrategia de manejo de la
infección por VIH es la terapia antirretroviral
activa (TARV), basada en la asociación de tres fármacos antirretrovirales de familias diferentes, capaces de actuar en distintos niveles del ciclo viral
del VIH. Debido a la aparición de resistencia viral
se hace necesario crear nuevas TARV efectivas y
más seguras. En este contexto nace una nueva familia de fármacos antirretrovirales, los inhibidores
de entrada(1,2).
Según el último informe del Ministerio de Salud de Chile existen 24.014 casos notificados de
VIH y se estima una notificación de 30 casos
semanales. Hacia finales de 2012 se espera un
total de 1.620 casos nuevos. Ante esta inquietante realidad y frente a la falta de una vacuna
eficaz, la mejor estrategia de manejo planteada
es la cobertura universal de TARV para los pacientes infectados por VIH que cumplan ciertos
requisitos(2,3).
E
346
Rev Hosp Clín Univ Chile 2012; 23: 346 - 53
En nuestro país, la TARV constituye una Garantía
Explícita de Salud (GES). Sin embargo, la efectividad de la TARV no es absoluta, estimándose que
un 17.4% de los que la inician fracasarán en su
primera TARV; de estos, a un 50% se les realiza
un análisis genotípico, encontrándose que un 91%
tiene al menos resistencia a una clase de fármacos;
la mayoría, a dos. Esto se debe a factores del huésped (efectos adversos, mala adherencia) y/o factores propios del virus (alta replicación viral y mutagenicidad). El desarrollo de resistencia tiene como
consecuencias el aumento de la carga viral y una
baja en los linfocitos T CD4, que lleva a la progresión de la enfermedad. En este contexto surge
la importancia de generar nuevos fármacos con
mecanismos de acción distintos a los tradicionales
inhibidores de polimerasa (análogos y no análogos de nucleósidos) e inhibidores de proteasa viral.
De esta manera, surgen los inhibidores de entrada,
fármacos dirigidos contra los correceptores (CCR5
o CXCR4) de las células CD4+, impidiendo la entrada del VIH a las células(2,3).
CCR5 y CXCR4: Receptores de quimioquinas
relevantes en la infección por VIH
Se sabe que in vitro el VIH es capaz de unirse a
una serie de receptores de quimioquinas (QQ); sin
embargo, la evidencia clínica y experimental avala
sólo su unión a CCR5 y CXCR4 in vivo. Ambos
receptores se expresan en combinación con CD4
en la superficie de todas las células blancos de la
infección por VIH, incluyendo linfocitos T CD4,
macrófagos y células dendríticas. Los receptores
de QQ corresponden a proteínas transmembrana,
pertenecientes a la superfamilia de receptores ligados a proteína G. Frente a la unión de QQ con sus
receptores se produce fosforilación de los receptores
a nivel de residuos de serina o treonina, dispuestos entre el extremo C-terminal y el tercer dominio
intracelular. Así se gatillan diversas respuestas celulares como el desarrollo y quimiotaxis de leucocitos, angiogénesis y la respuesta inmune en general.
www.redclinica.cl
Además, participan en múltiples respuestas inflamatorias agudas y crónicas, trastornos neurológicos, cáncer, y como se comentó previamente, en la
patogénesis de la infección por VIH-1(4,5,6).
Biología de CCR5
Distintas QQ pueden unirse al receptor CCR5 con
variadas afinidades y eficiencia en su activación. Las
QQ CCL3 (MIP-1α), CCL4 (MIP-1β) y CCL5,
también conocido como RANTES, son agonistas
de CCR5 e identificadas como las mayores supresoras de infección por VIH en los ensayos.
En humanos, la mutación homocigota de CCR5,
causada por deleción natural de 32 pares de bases
del gen CCR5 (denominada mutación CCR5Δ32),
está presente en 2-3% de la población blanca. Los
individuos portadores de esta mutación son altamente resistentes a la infección por VIH-1, pero
la protección no es absoluta. Es así como se ha reportado infección por VIH-1 en personas hemofílicas y homosexuales homocigotos para CCR5Δ32.
Lo anterior puede ser explicado por presencia de
secuencias típicas en el gen env del virus con tropismo CXCR4 o tropismo dual (CCR5-CXCR4),
por lo que utilizan como vía de entrada e infección
el correceptor CXCR4.
Otros estudios sugieren que la resistencia a la infección por VIH en homocigotos para CCR5Δ32
sería por ausencia de CCR5 en la superficie celular, así como regulación hacia abajo llevada a cabo
por la proteína mutante CCR5Δ32 sobre CXCR4.
Incluso se ha demostrado que la presencia de proteína mutada CCR5Δ32 actúa como factor supresor clave de la infección por VIH. Lo anterior
podría explicarse por alteración estequiométrica de
moléculas involucradas en la entrada del virus a la
célula. De esta forma surge un enorme campo de
estudio de nuevas drogas que imiten las interacciones de la proteína CCR5Δ32(4,5).
347
Biología de CXCR4
CXCR4 es un receptor de QQ que se expresa en
la superficie celular y tiene como ligando principal
a la QQ CXCL12/SDF-1, altamente conservada y
con 6 isoformas identificadas. Siendo su isoforma
CXCL12γ un agonista muy débil, pero el más potente en bloquear la infección por VIH, ya que determina la internalización de CXCR4(5,6).
Rol de CCR5 y CXCR4 en la entrada del VIH-1
Los determinantes claves de la fusión y posterior
entrada del virus a la célula corresponden a segmentos específicos a nivel de la glicoproteína de
envoltura viral, el receptor CD4 y correceptores
CCR5/CXCR4 a nivel celular. La glicoproteína
viral es procesada a dos subunidades: gp120 y gp
41. La gp120 externa es responsable de la unión
específica a las células blanco, debido a su unión al
receptor CD4. Y la subunidad gp41 de transmembrana cataliza la reacción de fusión y anclaje a la
membrana de la célula blanco.
La glicoproteína de envoltura del VIH se organiza como un heterotrímero de tres gp120-gp41.
Primero, ocurre la reacción de fusión mediante la
unión de gp120 a su receptor CD4 de alta afinidad.
Esto gatilla cambios conformacionales en CD4 y
en gp120, determinando exposición o creación
del sitio de unión del correceptor, ya sea CCR5
o CXCR4, permitiendo la consiguiente unión de
gp120 a uno de éstos correceptores. Es conocido
que la unión gp120-CD4 no es suficiente para la
fusión del virus, por lo que la unión al correceptor
y formación del complejo heterotrimérico gp120CD4-CCR5/CXCR4 es clave. Por lo tanto, la interacción de gp120 con un correceptor permite
que gp41 inserte su extremo N-terminal, conocido
como péptido de fusión, dentro de la membrana
de la célula blanco, seguido del repliegue de péptidos intermediarios aledaños, generándose el acercamiento de ambas membranas y permitiendo la
fusión (Figura 1).
Se ha demostrado que el loop V3 de la gp 120 del
virus VIH-1 es la región que determinaría el tropismo viral. El tropismo viral se determina según
la habilidad de cada virus en forma individual,
de utilizar los correceptores CCR5 (R5), CXCR4
(X4) o ambos (R5X4). La capacidad de unión a
ambos correceptores se denomina tropismo dual
Figura 1.
Unión y fusión de
VIH a célula CD4+.
348
Revista Hospital Clínico Universidad de Chile
(R5X4), subclasificándose en dual-R, en caso de
uso más eficiente de R5 y dual-X, en uso más eficiente de X4(1,4).
Rol de CCR5 y CXCR4 en la transmisión e
infección del VIH-1
Las cepas de virus R5 aparecen tempranamente en
la infección y son responsables de la transmisión
viral. En cambio, las cepas X4 aparecen más tardíamente y se asocian con el descenso de LTCD4+.
En el 40-50% de los infectados, el cambio de R5 a
X4 determina la rápida caída de LTCD4+ y la progresión a etapa de síndrome de inmunodeficiencia
adquirida (SIDA).
A pesar de que el paciente VIH (+) donante posea tropismo viral dual (R5/X4), habitualmente
en el receptor se detectan sólo cepas R5 en etapa
aguda. No existe explicación clara para el predominio franco de R5 en pacientes con infección
aguda, pero podría explicarse por amplificación de
cepas R5 posterior a la transmisión viral. Lo anterior, basado en reclutamiento intenso de linfocitos
TCD4+CCR5+ en sangre periférica, favoreciendo
la replicación de variantes R5 en desmedro de las
X4. Por otra parte, existe un elevado número de
linfocitos T CD4+CCR5+ de memoria y/o activados a nivel del tejido linfoide asociado a mucosas, considerados el sitio principal de replicación
del VIH durante la infección primaria. A pesar
de lo comentado, la transmisión mediante cepas
de tropismo R5/X4 ha sido documentada en casos
aislados (4-6%).
Durante la fase asintomática de la infección es común la existencia de una población homogénea de
virus R5, con habilidad de replicación en células T
y macrófagos. Existe evidencia suficiente para sugerir que la respuesta inmune efectiva del huésped
ejerce una presión selectiva que impide la emergencia de cepas X4. De esta manera, cuando el sistema inmune del huésped empieza a declinar debido
www.redclinica.cl
a progresión de la infección por VIH, ocurre la
emergencia de cepas X4. Sin embargo, la mayoría
de los pacientes que progresan a SIDA presentan
cepas virales con tropismo R5 y en el caso de pacientes carentes de CCR5, éstos progresan a SIDA
a expensas de X4 o X4R5.
Estudios epidemiológicos de corte transversal demuestran que el 80-85% de los pacientes VIH
vírgenes a TARV presentan tropismo R5 al inicio
de TARV y el 15-20% restante presenta tropismo
mixto o dual. Por otra parte, hay evidencia que
sugiere que cepas R5 de emergencia tardía poseen
sensibilidad reducida para los inhibidores de entrada y elevada capacidad para provocar caída de
LTCD4+.
Actualmente no se acepta el concepto de un cambio aislado e irreversible de correceptores R5 a X4
acorde avanza la infección. Se sugiere que es un
proceso dinámico, en constante evolución, de manera que tras la aparición de cepas X4, permanecen cepas con tropismo R5(4,5,6,7).
Antagonistas de receptores CCR5
Los antagonistas de CCR5 representan la segunda
clase de inhibidores de entrada del VIH aprobados para el tratamiento de la infección por VIH-1.
Éstos inhiben exclusivamente la replicación de las
variantes de VIH con tropismo por CCR5(8,9).
El único antagonista de CCR5, aprobado por la
FDA (Food and Drug Administration, EEUU) en
el año 2007 y comercializado en Chile es Maraviroc (MRV). MRV fue inicialmente aprobado
para tratamiento de pacientes en falla virológica
secundaria a resistencia a otras familias de antirretrovirales. Posteriormente, se aprobó su uso en
pacientes vírgenes a TARV. Actualmente otro antagonista de CCR5 (Vicriviroc) se encuentra en estudio fase clínica III. Además están en desarrollo
dos anticuerpos monoclonales contra CCR5 con
349
rol potencial en prevenir la transmisión del VIH e
intensificar la TARV(6).
MRV es un inhibidor alostérico del receptor transmembrana de la QQ CCR5. Posee biodisponibilidad oral y se une específicamente a la concavidad
entre las hélices 2, 3, 6 y 7 de CCR5. Luego de la
unión de MRV, CCR5 cambia de conformación,
especialmente a nivel del loop extracelular (ECL2),
lo cual inhibe finalmente la interacción con gp120
del VIH, impidiendo la entrada del virus. Debido a este mecanismo de acción es que la actividad
de MRV es exclusiva sobre las variantes CCR5 del
VIH, asociándose así la presencia detectable de
virus X4 o con tropismo dual, a falla terapéutica
a MRV. Es por esto que previo a la indicación y
uso de MRV es necesario determinar el correceptor utilizado por el virus infectante, certificando
su tropismo CCR5. Para la determinación del tropismo viral se han diseñado estudios fenotípicos y
genotípicos aplicables a la práctica clínica(9).
Determinación del tropismo viral:
necesidad de nuevos ensayos.
Históricamente el test de referencia para determinar el tropismo viral ha sido el ensayo fenotípico
TrofilleTM (Monogram Biosciences, USA), basado en tecnología viral recombinante. TrofileTM
ha sido utilizado en estudios clínicos, demostrando buena correlación con resultados virológicos.
Sin embargo, tiene limitaciones logísticas y técnicas importantes que lo hacen poco eficiente en la
práctica clínica.
Por otro lado, los ensayos genotípicos se basan en
el análisis de la secuencia de aminoácidos de la región (loop) V3 de la glicoproteína gp120 del VIH,
la cual se relaciona estrechamente con el tropismo
viral, representando una alternativa más cercana
a la realidad clínica, ya que son test rápidos, más
económicos y con mayor disponibilidad en laboratorios especializados en VIH(9).
350
Actualmente guías de manejo de la infección por
VIH tales como la española (www.gesida.seimc.
org), británica (www.bhiva.org/tropism.aspx) y
europea (www.europehivresistance.org), específicamente incluyen dentro de sus recomendaciones
el uso de genotipificación para guiar el uso clínico
de antagonistas de CCR5. En este contexto las técnicas genotípicas se han esparcido rápidamente en
los dos últimos años a nivel europeo, reemplazando el ensayo fenotípico inicial. En Estados Unidos
la experiencia con técnicas de genotipificación es
limitada, debido al fácil acceso al laboratorio de
referencia para el ensayo fenotípico(9).
El uso de programas computacionales que apoyan los estudios basados en la genotipificación de
V3, como geno2pheno o PSSM, ha demostrado
mediante análisis retrospectivos (MOTIVATE/
A4001029 y MERIT) así como en estudios de cohortes, que la genotipificación es una alternativa
capaz de predecir las respuestas virológicas a la terapia con antagonistas de CCR5, a pesar de que la
sensibilidad para detectar variantes X4 es menor
en comparación con el Trofile TM. De esta forma
se demostró que las herramientas de genotipificación son comparables al Trofile TM en la determinación del tropismo viral para la predicción de
respuestas virológicas a MRV, identificando a respondedores de no respondedores a pesar de que la
sensibilidad para detectar variantes X4 fue de 63%
para geno2pheno (FPR5%) y 59% para PSSM en
comparación con Trofile TM. Lo mismo ocurrió
posteriormente con los análisis con geno2pheno-5,75% y geno2pheno-10%(10) (18th Conference
on retroviruses and opportunistic infection, Bostom,
2011. Brumme C, Wilkin T, Su Z, Schapiro J, Kagan R, Chapman D et al. Relative performance of
ESTA, Trofile, 454 Deep sequencing, and “reflex”
testing for HIV tropism in the MOTIVATE screening population of therapy-experienced patients).
Reportes recientes han mostrado resultados de estudios clínicos en cohortes europeas, en las cuales
Revista Hospital Clínico Universidad de Chile
la respuesta virológica a MRV fue evaluada en base
al tropismo viral genotípico. Los resultados obtenidos muestran tasas de respuesta a MRV sobre
el 82% en pacientes con tropismo CCR5(9).
Actualmente la técnica de genotipificación validada y ampliamente utilizada a nivel mundial se
denomina RNA V3 loop. En este ensayo se utiliza plasma del paciente que contiene partículas
virales, las cuales son lisadas con el fin de extraer
el ARN. Se continúa con la síntesis de cADN
y una primera amplificación del loop V3. Luego,
una segunda reacción de la polimerasa en cadena
(PCR). Posteriormente se visualizan los productos de PCR y finalmente se secuencian. El ensamble y análisis de calidad de las secuencias obtenidas se realiza utilizando software bioinformático
y la predicción del tropismo viral se realiza con
programas computacionales que asocian la secuencia obtenida con el correceptor que puede
ser CCR5 o CXCR4. El software más utilizado
es geno2pheno [correceptor] basado en un método estadístico llamado support vector machine
(SVM). El fundamento teórico del test genotípico del tropismo viral, por ARN o por ADN proviral, se basa en que la secuencia de aminoácidos
del asa V3 de la gp120 está altamente correlacionada con el tipo de correceptor que utiliza el virus VIH, ya sea CCR5 o CXCR4.
Sin embargo, un 20% de los pacientes que podría
beneficiarse de un antagonista del CCR5 (MRV)
poseen carga viral (CV) de VIH en plasma muy
baja o indetectable, lo que hace imposible el uso
de RNAV3Loop dado que éste requiere una CV
mayor a 1000 copias/ml.
El ensayo por ADN proviral tiene la ventaja de
que no requiere CV detectable, ya que el DNA
inserto en las células infectadas por VIH es más
estable y por lo general, más abundante, aún cuando los pacientes estén en TARV exitosa (CV
indetectable). De esta forma, el uso de ADN prowww.redclinica.cl
viral podría resolver el 20% de los test por ARN
que quedan invalidados, debido la baja CV de las
muestras.
Por lo anterior, en la actualidad se propone la
utilización de ADN proviral para determinar el
tropismo viral, ensayo que denominamos DNAV3Loop.
Distintos estudios han demostrado relativa buena
correlación entre los métodos genotípicos que utilizan ARN y ADN proviral en la determinación
del tropismo del VIH con una concordancia
aproximada de 82%(9).
RECOMENDACIONES CLÍNICAS PARA LA
DETERMINACIÓN DEL TROPISMO VIH
Pacientes vírgenes a TARV
Actualmente no existe una recomendación extendida de realizar tropismo viral a todos los
pacientes que iniciarán TARV. Sin embargo, el
Departamento de Salud y Servicios Humanos de
Estados Unidos (DHHS) y las Guías de TARV
de la Sociedad Clínica Europea de SIDA (EACS)
consideran a MRV como un régimen aceptable o
alternativo para pacientes vírgenes a TARV, considerándolo como terapia de inicio en situaciones
clínicas especiales como en casos de resistencia
primaria, toxicidad/intolerancia a drogas de primera línea o riesgo de interacciones farmacológicas.
Debido a que el viraje a X4 puede ocurrir antes
del inicio de la TARV, se debe determinar el tropismo viral, previo al inicio de MRV, no más allá
de 1 a 3 meses (evidencia BIII)(9).
Pacientes en TARV
La determinación del tropismo viral se recomienda en todos los pacientes con falla virológica para
facilitar el diseño de la terapia de rescate óptima
(evidencia AIII).
351
En aquellos pacientes en supresión viral, pero con
necesidad de uso de MRV por cualquier motivo
(intolerancia/toxicidad, interacciones farmacológicas, simplificación o intensificación de la estrategia
terapéutica), el tropismo viral se puede realizar a
partir ADN proviral (evidencia CIII). A pesar de
que la evidencia que valida esta técnica aún es escasa, los resultados clínicos avalan su uso.
La tasa de cambio de tropismo de R5 a X4 durante
TARV supresiva varía entre 6,1 y 14,9% según el
momento y tipo de estudio (ARN viral/ADN proviral) (9).
CONCLUSIÓN
En el escenario actual, la resistencia del VIH es
un hecho cada vez más frecuente, por lo que se
ha hecho necesaria la producción de nuevas drogas antiretrovirales con distintos mecanismos de
352
acción. Debido a lo anterior, los inhibidores de
entrada han logrado consolidarse como drogas
de rescate frente a la aparición de resistencia, así
como también, últimamente como drogas de inicio de TARV. Siempre es necesario determinar
el tropismo viral de cada cepa, previo al uso de
estas drogas, ya que esto determinará el éxito de
la terapia. En este ámbito, los estudios fenotípicos
son reconocidamente los métodos de referencia.
Sin embargo, los estudios genotípicos han surgido como una alternativa más accesible y además
ventajosa en el campo de la detección del tropismo
en aquellos pacientes con cargas virales bajas o indetectables. En la actualidad los investigadores en
esta área tienen como objetivo validar la técnica de
ADN proviral frente a la de ARN viral y con ello
poder beneficiar a un mayor número de pacientes
con necesidad de utilizar estas nuevas drogas antiretrovirales.
Revista Hospital Clínico Universidad de Chile
REFERENCIAS
1. Sepúlveda C, Afani A. SIDA. Eds. Editorial
Mediterráneo, cuarta edición, 2009.
2. MINSAL. Evolución del VIH-SIDA Chile,
1984-2010. Ministerio de Salud, Chile, 2010.
3.MINSAL. Guía Clínica: Síndrome de
Inmunodeficiencia Adquirida VIH/SIDA.
Serie Guías Clínicas. MINSAL, 2010.
4. Schuitemaker H, Van’t Wout AB, Lusso P.
Clinical significance of HIV-1 coreceptor usage. J Transl Med 2011;27:9 Suppl 1:S5.
5. Alkhatib G. The biology of CCR5 and
CXCR4. Curr Opin HIV AIDS 2009;4:96103.
6. Choi WT, An J. Biology and clinical relevance of chemokines and chemokine receptors CXCR4 and CCR5 in human diseases.
Exp Biol Med (Maywood) 2011;236:637-47.
7. Irlbeck DM, Amrine-Madsen H, Kitrinos
KM, Labranche CC, Demarest JF. Chemokine
(C-C motif) receptor 5-using envelopes predominate in dual/mixed-tropic HIV from
the plasma of drug-naive individuals. AIDS
2008;22:1425-31.
8. Gilliam BL, Riedel DJ, Redfield RR. Clinical
use of CCR5 inhibitors in HIV and beyond.
J Transl Med 2011;9 Suppl 1:S9.
9. Poveda E, Poveda E, Alcamí J, Paredes R,
Córdoba J, Gutiérrez F, Llibre JM et al. Update on clinical and methodological recommendations for genotypic determination of
HIV tropism to guide the usage of CCR5
antagonists. AIDS Rev 2012;14:208-17.
10. McGovern RA, Thielen A, Mo T, Dong W,
Woods CK, Chapman D et al. Populationbased V3 genotypic tropism assay: a retrospective analysis using screening samples
from the A4001029 and MOTIVATE studies. AIDS 2010;24:2517-25.
CORRESPONDENCIA
BQ. Pablo Ferrer Campos
Laboratorio Medicina Molecular,
Sección Inmunología, VIH y Alergología,
Departamento de Medicina,
Hospital Clínico Universidad de Chile
Santos Dumont 999, Independencia, Santiago
Fono: 2978 8592
E-mail: [email protected]
www.redclinica.cl
353