Texto completo - Dialnet

In the present article the main obtained results from a research on violence in couple’s
relationships are shown. This research was
carried out on students from the Faculty of
Education of the University of Granada. This
study is mainly descriptive and shows the
Summary
Palabras clave: Violencia, relaciones de
pareja, universitarios, prevención, intervención, propuestas educativas.
ítems del cuestionario y cómo estas conductas afectan en mayor proporción a las mujeres que a los hombres. De igual modo se
constata el bajo índice de autopercepción que
existe del problema en los estudiantes encuestados. Finalmente, se plantea la necesidad de trabajar, desde la formación de los
futuros educadores, en la detección y prevención de la violencia en las relaciones de
pareja y se recogen algunas propuestas de intervención educativa en este ámbito.
sips - pedagogía social. revista interuniversitaria [1139-1723 (2011) 18, 87-97] • tercera época
la violencia en las relaciones de pareja en estudiantes universitarios... [ 87 ]
En el presente artículo se muestran alguno
de los principales resultados obtenidos en la
investigación realizada sobre violencia en las
relaciones de pareja en el alumnado de Magisterio en la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Granada. Dicho
estudio, de carácter descriptivo, pone de manifiesto las características del fenómeno en
relación con la tipología, la incidencia y el
grado de autopercepción del problema. Para
ello se ha utilizado un cuestionario, elaborado
ex profeso, compuesto por veinte ítems agrupados en categorías y organizados en subcategorías, para una mejor diferenciación y
análisis, que refleja acciones concretas en las
que se manifiestan distintas tipologías de
malos tratos a través de una escala que indica
la frecuencia e intensidad de los mismos. Los
datos obtenidos muestran que el 21,2% del
alumnado encuestado, ha padecido, por parte
de su pareja, con frecuencia, alguna forma de
violencia de las señaladas en los distintos
Resumen
Universidad de Granada
Andrés Soriano Díaz
The violence in couple’s relationship In university
students. Educational propositions
de pareja en estudiantes universitarios.
Propuestas educativas
La violencia en las relaciones
Más allá del fenómeno en cuanto a aspectos
cuantitativos, nos interesa aclarar el sentido y
significado de distintos términos que se refieren a la violencia que se ejerce contra la mujer, violencia de género, violencia doméstica,
violencia familiar, entre otros, los cuales vienen siendo utilizados frecuentemente como
similares.
La raíz etimológica del término violencia
remite al concepto de fuerza. Este sustantivo
se corresponde con verbos tales como violentar, violar o forzar. A partir de esta primera
aproximación semántica, podemos decir que
la violencia es una forma de ejercicio del poder que se constituye en un recurso para la resolución de conflictos interpersonales y es utilizado para doblegar la voluntad de los demás
(Corsi, 2001). La violencia, en sus distintas modalidades, pretende eliminar la oposición que
se presenta ante el ejercicio del poder, mediante el control de la relación y por medio del
uso de la fuerza.
El género es una construcción cultural,
mientras que el sexo es una categoría que se
refiere a los atributos biológicos y físicos di-
2. Violencia de género, violencia doméstica
y violencia en las relaciones de pareja. Precisiones conceptuales
Ciencias de la Educación de la Universidad de
Granada” financiado por el Plan Propio de investigación de la Universidad de Granada1.
Nuestra investigación, que focaliza su atención en el alumnado universitario, pretende
aportar conocimiento acerca de la violencia
que se produce en sus relaciones de pareja,
pero no se limita exclusivamente a la violencia que sufre la mujer sino que se analiza y valora el problema, independientemente del
sexo y/o género tanto de víctimas como de
agresores. El objetivo de este proyecto ha sido
determinar la incidencia, tipología y grado
de autopercepción para conocer y caracterizar
el problema de cara a aportar propuestas para
la prevención del mismo.
sips - pedagogía social. revista interuniversitaria [1139-1723 (2011) 18, 87-97] • tercera época
[ 88 ] • Andrés Soriano Díaz
La expresión violencia en las relaciones de pareja hace referencia a las formas de malos tratos que, ejercidas tanto por hombres como por
mujeres, persiguen la consecución de una situación de conformidad y control sobre uno
de los miembros de la pareja. Este problema,
que en la actualidad presenta una creciente incidencia y causa lesiones físicas, psicológicas
e, incluso, en algunos casos la muerte, tiene su
origen en las relaciones de poder desiguales
que se establecen desde el miembro más
fuerte hacia el más débil. En la mayor parte
de los casos, la violencia es ejercida por los
hombres contra las mujeres denominándose
violencia de género; sin embargo, el fenómeno
es más amplio y abarcativo por lo que para poder afrontarlo con garantías es necesario un
conocimiento del mismo en profundidad y en
todas sus dimensiones.
En este trabajo presentamos parte de los
resultados obtenidos en el proyecto “Violencia en las relaciones de pareja: malos tratos en
estudiantes de magisterio en la Facultad de
1. Introducción
Key words: Violence, couple’s relationships,
university students, prevention, intervention,
educative principles.
characteristics of this phenomenon in relation to the typology, incidence and grade of
self-perception of the problem. Obtained data
show that 21,2% of the students have frequently suffered some kind of violence –pointed out in the questionnaire- from their
couples, and how those behaviours affect
mainly women than men. Also, the low grade
of self-perception of the problem by the students is acknowledged. Finally, the necessity
of working, during the education of the future teachers, on the detection and prevention of violence in the couple is suggested,
and some educative intervention principles
in this field are proposed
tiembre de 1977 la relaciona con el “desequilibrio en las relaciones de poder entre los sexos en los ámbitos social, económico, religioso
o político”.
A nivel estatal el artículo primero de la Ley
Orgánica Española de Medidas de Protección
Integral contra la Violencia de Género (LO
1/2004 de 28 de diciembre) señala que el objeto de la Ley es “…actuar contra la violencia
que, como manifestación de la discriminación,
la situación de desigualdad y las relaciones de
poder de los hombres sobre las mujeres, se
ejerce sobre éstas por parte de quienes sean
o hayan sido sus cónyuges o de quienes estén o hayan estado ligados a ellas por relaciones de afectividad aun sin convivencia”. Como
vemos, esta Ley limita la violencia de género
a aquella que se produce en el ámbito de la pareja pero obvia otras formas de violencia que
se dan en la realidad de la mujer.
Es pertinente, pues, diferenciar y separar
el término violencia de género de la violencia familiar o violencia doméstica. No es lo
mismo violencia de género que violencia doméstica o familiar porque la primera señala
a la mujer al margen de lugares y las dos segundas ubican el problema, de forma exclusiva, en el ámbito familiar y, además, connotan el espacio de lo doméstico a algo privado.
Obviamente debe reconocerse que el medio
familiar es un espacio propicio para el ejercicio de la violencia, pero también lo es la pareja y, sin embargo, ni uno ni otra agotan la
multiplicidad en que puede manifestarse la
violencia de género. Actualmente, y cada vez
más de forma mayoritaria, se viene utilizando
el término violencia de género el cual nos parece el más adecuado cuando nos referimos
a aquellas formas de violencia basadas en el
género y ejercida contra las mujeres (Ferrer,
2006).
Nuestra investigación pretende aportar conocimiento acerca de la violencia que se produce en las relaciones de pareja que establecen jóvenes universitarios, analizando y
valorando el problema. Sabemos que este fe-
sips - pedagogía social. revista interuniversitaria [1139-1723 (2011) 18, 87-97] • tercera época
la violencia en las relaciones de pareja en estudiantes universitarios... [ 89 ]
ferenciales entre hombres y mujeres. La mayoría de los rasgos diferenciadores de ambos
géneros son construcciones culturales, producto de la sociedad y no derivados necesariamente de la naturaleza (Colás, 2007). El género se constituye como el resultado de un
proceso de construcción histórica, social y cultural mediante el que se adjudican simbólicamente las expectativas y valores que cada
sociedad atribuye a sus hombres y mujeres. El
proceso de construcción de la persona no se
realiza sin la determinación del género, devenimos sujetos generizados y, por lo tanto, la
feminidad y la masculinidad son una construcción, consecuencia de hacer de una persona sexuada una mujer o un hombre (Mayobre, 2006). Como resultado de ese proceso
de socialización y aprendizaje cultural unas
y otros muestran los valores, atributos, roles,
identidades y representaciones que le han sido
asignados bajo la etiqueta del género.
Coincidimos con Maqueda (2006), cuando
afirma que la explicación que se hace de la violencia ejercida contra las mujeres, en clave cultural y no biológica, es la que determina la
perspectiva de género. Esta orientación ideológica que, no está generalizada, es claro indicador de la ausencia de una definición comúnmente aceptada. Por ello las distintas
instituciones y los ordenamientos jurídicos
acompañan siempre en su articulado una definición del concepto en función de los temas
o aspectos que pretenden combatir. Por ejemplo, las Naciones Unidas en su Declaración sobre la Eliminación de la Violencia en contra
de la Mujer de 20 de diciembre de 1993 entiende que ésta“constituye una manifestación
de relaciones de poder históricamente desiguales entre el hombre y la mujer que han conducido a la dominación de la mujer y a la discriminación en su contra por parte del
hombre…” (Resolución 48/104 Asamblea General Naciones Unidas).
De la misma manera, la Resolución del Parlamento Europeo sobre Tolerancia Cero ante
la Violencia contra las Mujeres de 16 se sep-
con personas de mediana y elevada edad; sin
embargo, hoy sabemos que la violencia que
se produce en las parejas de adolescentes y
jóvenes es muy frecuente. Todas las investigaciones disponibles establecen que las relaciones violentas son un hecho significativo
y repetitivo en las relaciones entre chicos y
chicas jóvenes (Oliver y Valls, 2004). En la revisión llevada a cabo por Kury, ObergfellFuchs y Woessner (2004) sobre investigaciones realizadas en Europa, se concluye que
las mujeres jóvenes son objeto de más violencia, por parte de sus parejas, que aquéllas de más edad.
También es frecuente asociar la violencia
a personas con un bajo nivel de estudios.
Straus (2004) en el estudio que, a nivel internacional, viene realizando con alumnado universitario de todo el mundo, señala que el 29%
de los encuestados había cometido algún tipo
de agresión hacia su pareja durante los doce
meses anteriores. Kury, Obergfell-Fuchs y Woessner (2004) señalan que entre un 12,5% y
un 28% de las estudiantes universitarias europeas son objeto de violencia en sus relaciones de pareja. Todos estos datos van en la
misma línea que los aportados por otras investigaciones que han estudiado el mismo
tema (Charkow y Nelson, 2000; James et al.,
2000; Smith, White y Holland, 2003). Como
afirma Ferrer et al. (2006) un alto nivel de estudios no garantiza la presencia de actitudes
desfavorables hacia la violencia contra las mujeres en la pareja, de hecho en algunos estudios llevados a cabo con colectivos de profesionales cualificados se han detectado
actitudes favorables hacia esta forma de violencia.
Las investigaciones en el ámbito internacional corroboran que el fenómeno de la violencia en las relaciones de pareja también se
da en el contexto universitario y que, en otros
países, existen múltiples iniciativas y experiencias en universidades para prevenir la violencia de este tipo en ellas (Valls et al., 2007;
Aguilar et al., 2009).
sips - pedagogía social. revista interuniversitaria [1139-1723 (2011) 18, 87-97] • tercera época
[ 90 ] • Andrés Soriano Díaz
La violencia que se da en las relaciones de pareja fuera del matrimonio ha sido muy poco
estudiada. Está generalizada la idea de que debido al estrecho y continuo contacto que existe
en las parejas casadas, pueden producirse más
fácilmente situaciones de violencia y malos
tratos que en el caso de parejas que no cohabitan. Efectivamente, tendemos a pensar que
en las relaciones más abiertas existe menos
compromiso y más libertad por lo que son menos proclives a que se produzcan situaciones
que puedan generar conductas maltratantes;
sin embargo, algunas revisiones (Barnet, Miller-Perrin y Perrin, 1997) indican que la incidencia de la violencia es más elevada que la
que se da en la relación marital. En esta línea,
otros estudios más recientes coinciden en el
mismo argumento, Brownridge (2004) señala
que un 7,1% de las parejas canadienses que
cohabitaban habían sufrido violencia en los
últimos cinco años frente al 3,2% de de los
matrimonios legalizados.
Así mismo, es habitual la idea de relacionar la violencia en las relaciones de pareja
3. Algunas investigaciones sobre la violencia en las relaciones de pareja
nómeno trasciende y supera la violencia que
se da de forma unidireccional del hombre hacia la mujer, por lo que no nos vamos a limitar a realizar un estudio sobe violencia de género. Por esta razón hemos utilizado la
etiqueta descriptiva violencia en las relaciones de pareja y ello porque el estudio que aquí
se presenta se refiere a las relaciones violentas que pueden darse en la pareja independientemente del lugar, sexo y/o género tanto
de víctimas como de victimarios. En una primera aproximación, entendemos este término
como un patrón regular de conductas violentas y coercitivas que, en el curso de las relaciones de pareja, y ejercidas tanto por el hombre como por la mujer, persiguen la
consecución de una situación de conformidad
y control sobre la víctima.
que intenta poner de manifiesto la existencia,
los tipos, la incidencia y el grado de autopercepción de la violencia en las relaciones de pareja en el colectivo señalado.
El instrumento, elaborado ex profeso para
la realización de esta investigación, ha sido el
Cuestionario para el estudio de la violencia
en las relaciones de pareja (Soriano, 2006).
Para su construcción se revisaron trabajos
similares, entre otros, la Escala de severidad
de violencia contra las mujeres (Marshall,
1992), Enquête nacional sur les violences envers les femmes en France (ENVEFF, 2000),
Violencia contra las mujeres (Instituto de la
Mujer, 2000), relacionados con nuestro estudio.
El instrumento se sometió a la valoración
de profesionales que trabajan en el ámbito de
la violencia de género y a expertos universitarios que trabajan la violencia en las relaciones de pareja. Tras la revisión y la valoración
de los jueces y para aumentar su calidad técnica se realizó un estudio piloto con un grupo
de alumnos. La factorización de las respuestas confirmó la estructura del cuestionario de
partida que finalmente fue utilizado como definitivo. Sus ítems ponen de manifiesto la violencia desde una triple perspectiva: la psicológica, donde se pretende el dominio del otro
a través de la desvalorización y la implantación de hábitos de sumisión; la sexual, en la
que se pone de relieve el carácter sexual de
la violencia que busca el control y la utilización del cuerpo de la pareja; y, por último, la
física donde se muestra cómo el mecanismo
de la agresión física trata de imponer el dominio por medio de la fuerza.
Sabemos que en la práctica las distintas
formas en las que se manifiesta la violencia
en las relaciones de pareja suelen darse asociadas quedando, muchas veces, difusas en los
mismos comportamientos. Por este motivo,
nuestro cuestionario (Cronbach’s Alpha
0’9250) las diferencia y separa para detectar
más nítidamente su presencia y muestra acciones concretas en las que se presentan a tra-
sips - pedagogía social. revista interuniversitaria [1139-1723 (2011) 18, 87-97] • tercera época
la violencia en las relaciones de pareja en estudiantes universitarios... [ 91 ]
Para dar respuesta a los objetivos planteados
realizamos un estudio de carácter descriptivo,
5.2. Instrumento de recogida de datos
La población objeto de nuestro estudio ha estado constituida por el alumnado de 1º, 2º y 3º
curso que realiza estudios de magisterio en sus
distintas especialidades (educación primaria,
educación infantil, audición y lenguaje, educación especial, lengua extranjera, educación física y educación musical) en la Facultad de
Ciencias de la Educación de la Universidad de
Granada. La muestra quedó finalmente constituida por 493 estudiantes que respondieron al
cuestionario entre los días 16 de abril y 11 de
mayo de 2008, de los cuales el 65,5% fueron
mujeres (n=323) y el 34,5% hombres (n=170).
5.1. Muestra
5. Método
El objetivo de esta investigación es realizar un
estudio descriptivo del fenómeno de los malos tratos en las relaciones de pareja en el contexto de los estudiantes de magisterio en la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Granada que nos ayude a caracterizar y a conocer el fenómeno en el ámbito
específico universitario. Para ello pretendemos:
● Detectar la existencia de violencia en las
relaciones de pareja.
● Cuantificar la incidencia de la violencia
en la pareja con relación a sus distintas
tipologías.
● Determinar el grado de autopercepción
de los malos tratos en las víctimas.
● Identificar las variables que en víctimas
puedan asociarse a la violencia en las relaciones de pareja.
● Elaborar propuestas educativas para la
prevención de la violencia en las relaciones de pareja.
4. Objetivos de la investigación
16,4
Hombres
4,7
16,4
Con frecuencia
78,8
26,6
Nunca
10,2
98
89,3
87,7
Abuso sexual
Abuso económico
Aislamiento social
67,9
84
85,6
82,5
Control personal
Abandono psicológico
Desvalorización
ideológico/religiosa
Abuso por actividades
domésticas
CF
1,7
2,4
1
3,8
1,4
2,1
2
0
1,7
0,7
El maltrato psicológico es la categoría que
con mayor frecuencia se da. De las mujeres
que han señalado sufrir comportamientos violentos, todas marcaron alguna de las distintas
subcategorías del maltrato psicológico. Entre
todas ellas la que mayor incidencia presenta
15,8
12
15
15,3
28,3
Desvalorización personal 83,3
8,7
2
15,5
82,8
Maltrato psicológico
7
AV
Mujeres
92,3
N
Maltrato físico
Categorías
tabla 2. Incidencia de la violencia según
categorías (mujeres)
Con relación a la incidencia por tipologías,
en el caso de la mujer (véase tabla 2) hemos
obtenido los siguientes resultados:
56,9
Mujeres
Alguna vez
tabla 1. Incidencia de las conductas
violentas en función del género
diferenciando por géneros, el 73,3% de las mujeres encuestadas señalan haber sido objeto
de alguna de las formas de violencia señaladas en el cuestionario, mientras que el 21,1%
de los hombres ha sido objeto, por parte de su
pareja, de alguna forma de violencia. Como se
puede comprobar la diferencia entre hombres
y mujeres es muy significativa con respecto
a la incidencia que se produce.
sips - pedagogía social. revista interuniversitaria [1139-1723 (2011) 18, 87-97] • tercera época
[ 92 ] • Andrés Soriano Díaz
Con respecto a la incidencia de los malos tratos en las relaciones de pareja (véase tabla 1),
6. Análisis e interpretación de los resultados
Respecto a la recogida de datos, los cuestionarios fueron aplicados en horario de clases y
se contó para ello con la participación de varios profesores que han formado parte de esta
investigación. El alumnado fue informado
adecuadamente del carácter voluntario y anónimo de su participación en el estudio así
como de los objetivos del mismo.
Para realizar el análisis de los datos recogidos se ha utilizado el paquete estadístico
SPSS versión 12.0. Dado el carácter descriptivo, exploratorio y explicativo del mismo, se
han utilizado técnicas, desde el procesamiento
de la información a nivel descriptivo (media,
mediana, valor mínimo y máximo, desviación
típica), hasta otras inferenciales de carácter paramétrico y no paramétrico que han ayudado
a resaltar las relaciones entre las variables de
la realidad estudiada.
5.3. Recogida de datos e información
vés de una escala que indica la frecuencia de
las mismas.
Dicho instrumento consta de diez categorías: maltrato físico, maltrato psicológico,
abuso sexual, abuso económico, aislamiento
social, desvalorización personal, control personal, abandono psicológico, desvalorización
ideológica/religiosa y abuso por actividades
domésticas, todas la cuales se explicitan por
medio de veinte ítems. A través de la descripción de situaciones concretas, se pregunta
directamente sobre la ocurrencia de tales comportamientos mediante una escala que contempla tres opciones de respuesta: nunca, alguna vez o con frecuencia. A partir de las
respuestas será posible identificar al alumnado sometido a diferentes formas de violencia, independientemente de que sea o no
consciente de ello.
90
93,7
99,4
89,7
94,2
N
91,8
Desvalorización
ideológico/religiosa
12
7,3
12,1
15,9
9,8
9,1
5,4
0,6
9,1
5,5
AV
Hombres
CF
0,9
0,9
0,6
2
0,9
0,9
0,9
0
1,2
0,3
Todos los datos anteriores nos llevan a afirmar
que la incidencia de las distintas conductas
violentas a que han sido sometidas las alumnas por parte de su pareja es muy alta y, por
tanto, especialmente preocupante, el 73,3%
marcaron uno o más ítems a veces o con frecuencia, y el 16,4% marcó uno o más ítems
con frecuencia. Igualmente, aunque con una
incidencia significativamente más baja que en
el caso de sus compañeras (52,2 puntos por
7. Conclusiones
las distintas formas del maltrato psicológico.
De entre todas ellas la que con mayor frecuencia se da es el control personal que presenta una incidencia del 16,1%. En esta categoría la incidencia que se da es de 16 puntos
por debajo de las mujeres.
Al igual que en el caso de sus compañeras
de estudios, el maltrato físico es la categoría
que ocupa el segundo lugar, y es señalada por
el 5,8% del alumnado masculino. Se da a veces en 5,5 de cada 100 casos y con frecuencia
en el 0,3%, (respectivamente 1,5 y 0,4 puntos
menos que en el caso de sus compañeras).
Los abusos sexuales, tercera categoría en
orden de incidencia, se ha producido a veces
en 0,6 de cada 100 alumnos encuestados y en
ningún caso con frecuencia.
Con respecto al tercer objetivo planteado
en la investigación, determinar el grado de autopercepción de los malos tratos en las víctimas, sólo el 2,6% de las alumnas se consideran objeto de malos tratos por parte de su
pareja. Este dato nos revela que un importante
número de alumnas sufre malos tratos sin ser
conscientes de ello, concretamente un 97,4%.
En cuanto a la autopercepción que de los
malos recibidos tienen los alumnos encuestados, tan sólo un 1,2% se consideran maltratados por parte de su pareja por lo que el
98,8% sufre estas situaciones sin ser conscientes de ello lo cual nos revela el elevadísimo
número que sufre violencia en su relación de
pareja sin saberlo.
sips - pedagogía social. revista interuniversitaria [1139-1723 (2011) 18, 87-97] • tercera época
la violencia en las relaciones de pareja en estudiantes universitarios... [ 93 ]
yor incidencia presenta. Del total de hombres
que señalaron sufrir comportamientos violentos, en todos los casos, marcaron alguna de
87,1
87,3
Abandono psicológico
Abuso por actividades
domésticas
82,1
Control personal
Desvalorización personal 89,3
Aislamiento social
Abuso económico
Abuso sexual
Maltrato psicológico
Maltrato físico
Categorías
tabla 3. Incidencia de la violencia según
categorías (hombres)
es el control personal que es señalado en el
32,1% de los casos.
El maltrato físico es la categoría que ocupa
el segundo lugar y es sufrida por el 7,7% del
alumnado femenino. Se da a veces en 7 de
cada 100 casos y con frecuencia en el 0,7%.
En tercer lugar, la categoría abusos sexuales ha sido señalada a veces por 2 de cada 100
alumnas encuestadas y en ningún caso las
conductas abusivas se han producido con frecuencia.
Con respecto a los hombres, señalamos
que el 21,1% del alumnado que ha participado
en la investigación, ha padecido, por parte de
su pareja, alguna vez o con frecuencia alguna
de las formas de malos tratos de las señaladas en los distintos ítems del cuestionario, el
4,7% asegura haber sufrido alguna de esas
conductas con frecuencia y el 16,4% alguna
vez (véase tabla 3).
Por categorías, podemos destacar los siguientes resultados:
El maltrato psicológico, al igual que ocurre con las mujeres, es la categoría que ma-
2
13
2
3
2
12
Mujeres
Arma de fuego
Detenidos
0%
10%
20%
Arma
blanca
2
72
Femenino
Arma de
fuego
3
Pelea
19
75
25
Masculino
Detenido
por pelea
13
sips - pedagogía social. revista interuniversitaria [1139-1723 (2011) 18, 87-97] • tercera época
Varones
Pelea
[ 94 ] • Andrés Soriano Díaz
0%
10%
20%
Navaja
40%
40%
30%
50%
50%
30
60%
60%
30%
70%
80%
70%
74
Detenido
por robo
50
gráfico 9. violencia intencional
adolescentes no escolarizados
gráfico 8. violencia intencional
adolescentes escolarizados
80%
Santana, 2001; Valls, 2007) son similares a los
nuestros y destacan que el fenómeno afecta
sobre todo al sexo femenino existiendo importantes diferencias entre hombres y mujeres. Todo esto nos permite presuponer que un
alto número de parejas jóvenes se están socializando en modelos de relación donde la
violencia de género es un elemento presencial
y notorio.
Con respecto a la autopercepción que de
la violencia tiene el alumnado encuestado hay
que señalar que sólo un 1,2% de los alumnos
se consideran maltratados por parte de su pareja por lo que el resto de alumnos que lo padecen los sufre sin ser conscientes de ello. En
el caso de las alumnas que marcaron alguno
de los ítems a veces o con frecuencia, tan sólo
el 2,6% se consideran maltratadas por parte
de su pareja por lo que el resto sufre situaciones de violencia sin existir consciencia de
tal situación.
Es importante destacar que, como se ha señalado, un alto porcentaje de alumnas y alumnos sometidos a violencia en la pareja no se
consideran maltratados aunque la relación
esté inmersa en un clima de sometimiento y
desvalorización. En muchas ocasiones, las conductas violentas que se dan en las relaciones
de pareja no son percibidas como tales ni por
debajo en el total y 11,7 puntos en el parcial
con frecuencia), los alumnos también sufren
comportamientos maltratantes por parte de
sus parejas, el 21,1% marcaron uno o más
ítems a veces o con frecuencia y el 4,7% marcó
uno o más ítems con frecuencia.
En todas las categorías los hombres son
objeto de menos comportamientos violentos
por parte de su pareja que en el caso de las mujeres. La diferencia en cuanto a la presencia de
las distintas conductas oscila entre los 14,2
puntos que se da en el control personal y las
1,4 décimas del abuso sexual, señalando no
obstante que en el caso de los alumnos, esa conducta abusiva se presenta, en todos los casos
señalados, en relaciones establecidas con parejas homosexuales. Las investigaciones realizadas sobre la violencia ejercida contra los
hombres en sus relaciones de pareja, coinciden en señalar que la violencia ejercida contra ellos es llevada a cabo, en muchas ocasiones, por otros hombres (Oliver y Valls, 2004).
Todos estos datos indican que el índice
de violencia existente en las relaciones de pareja de nuestro alumnado es muy alto. Con relación al género de las personas maltratadas,
los datos que aportan los estudios existentes
en nuestro país (Alberdi y Matas, 2000; Instituto de la Mujer, 2000; González Méndez y
grave en sí mismo, adquiere, si cabe, tintes
más preocupantes cuando estos datos se refieren a futuros maestros, por ello aunque trabajar en la detección y prevención de la violencia en las relaciones de pareja es
responsabilidad de muchos lo es especialmente de los profesionales que, como en nuestro caso, estamos encargados de la formación
de los futuros educadores. El problema de la
violencia en la pareja ha permanecido oculto
y ausente como tema de estudio en la formación curricular de estos futuros profesionales,
por ello el currículum formativo destinado a
nuestros alumnos debería dedicar un espacio específico al conocimiento y a la reflexión
sobre las relaciones de poder, la violencia en
general, y los malos tratos en las relaciones de
pareja, en particular. No basta con formar en
contenidos teóricos y en estrategias para trabajar en el aula actividades no sexistas, sino
que se ha de promover la toma de conciencia acerca de cómo influyen nuestros propios
comportamientos docentes. Todo ese conocimiento debe ser generado a través de la crítica y de la reflexión para ser aplicado y, por
tanto, actuar como fuerza transformadora de
la realidad.
Finalmente presentamos algunas propuestas más concretas para trabajar en la formación y prevención de la violencia en las
relaciones de pareja en el ámbito universitario:
● Inclusión en el currículum formativo del
alumnado de las Facultades de Educación
de contenidos relativos a la violencia, especialmente la que se da en las relaciones
de pareja.
● Inclusión en el currículum formativo del
alumnado que realiza el Master de Educación Secundaria de estos mismos contenidos, puesto que, en su gran mayoría,
serán profesores de formación profesional, educación secundaria y bachillerato.
● Diseño de materiales específicos para la
impartición de talleres sobre la violencia
en las relaciones de pareja dirigido a todo
sips - pedagogía social. revista interuniversitaria [1139-1723 (2011) 18, 87-97] • tercera época
la violencia en las relaciones de pareja en estudiantes universitarios... [ 95 ]
las víctimas ni por los agresores pues, generalmente, se confunde maltrato y ofensas con
amor e interés por la pareja. Creemos que ésta
es una de las razones por las que las parejas
no rompen su relación. Esta normalización de
la violencia que se produce en los patrones
de convivencia es una de las causas de que
se introyecte, se asuma y se reproduzca. Para
reaccionar ante este problema es imprescindible ser conscientes de su existencia pero,
como hemos visto, solamente un mínimo porcentaje de las mujeres y de los hombres encuestados reconocen su situación de malos tratos, para el resto, que es la gran mayoría, este
problema es invisible.
Este problema afecta a la sociedad en su
conjunto, siendo muchas las mujeres jóvenes,
adultas y mayores que, también con buen nivel de estudios y formación, entran en un proceso de degradación personal y social que va
unido a su pareja, la cual de una forma natural y socialmente aceptada, impone de forma
sistemática su voluntad. La aceptación de la
violencia trasciende los estereotipos culturales, las clases sociales y, además, como vemos,
no se supera con una mayor formación académica. Como dice Straus, (2004), incluso para
los grupos de personas con un alto nivel educativo, como son los estudiantes universitarios, hay un largo camino que recorrer para
cambiar las normas culturales que toleran la
violencia en las relaciones de pareja.
Todos los datos anteriores son realmente
preocupantes porque denotan claramente la
falta de información y el bajo nivel formativo que, con respecto a este problema, presenta nuestro alumnado. En general, carecen
de conocimientos específicos acerca de qué
es la violencia y los malos tratos y difícilmente se puede reaccionar ante un problema
si éste no es visible a los ojos de los implicados, además ciertos comportamientos violentos están tan arraigados culturalmente
que no es fácil identificarlos y sólo el reconocimiento como tales nos permitirá visualizar el problema. Pero si este asunto es ya
Ferrer, V.A. et al (2006): “La violencia contra las mujeres en la pareja: creencias y actitudes en estu-
Ferrer, V.A. et al (2006): “¿De qué hablamos cuando
hablamos de violencia de género?” en Esteve, J. M.
y Vera, J. (Coord), Educación Social e igualdad de
género. Málaga: Ayuntamiento de Málaga, pp. 209231.
ENVEFF (2000): Enquête nacional sur les violences
envers les femmes en France. París: Service des
Droits des femmes.
Echeburúa, E. y de Corral, P. (1998): Manual de violencia familiar. Madrid: Siglo XXI de España Editores.
Corsi, J. (2001): Violencia familiar. Una mirada interdisciplinaria sobre un grave problema social.
Buenos Aires: Paidós.
Colás, P. (2007): “La construcción de la identidad
de género: enfoques teóricos para fundamentar la
investigación e intervención educativa”. Revista de
Investigación Educativa, 25/1, pp. 151-156.
Cobo, J.A. (2003):
http://www.inicia.es/de/VictorArrogante/Archivos_
de_Principal/ Holmbres_Mujeres_Igualdad/
La_violencia_con_historia.mht
(fecha de acceso: marzo 2008)
Charkow, W, y Nelson, E. (2000): “Relationship dependency, dating violence and scripts of female college student”. Journal of College Counseling, 3: 1,
pp. 12-17.
Brownridge, D.A. (2004): “Understanding Women´s
heightened risk of violence in Common-Law
Unions. Revisting the selection and relationship
hypotheses”. Violence Against Women, 10:6, pp.
626-651.
Barnet, O. W., Miller-Perrin, C.L y Perrin, R. (1997) :
Family violence across the lifespan. Londres: Sage.
COMO CITAR ESTE ARTÍCULO:
Soriano Díaz, A. “La violencia en las relaciones de
pareja en estudiantes universitarios. Propuestas
educativas” Pedagogía Social. Revista Interuniversitaria. 18. pp. 87-97
Fecha de recepción del artículo: 09.XII.2009
Fecha de revisión del artículo: 09.XII.2009
Fecha de aceptación definitiva: 19.II.2010
Correo electrónico: asoriano@ugr.es
DIRECCIÓN DEL AUTOR: Andrés Soriano Díaz. Facultad de Ciencias de la Educación. Universidad de
Granada. Campus Universitario “La Cartuja, s/n”.
18071 Granada
1 Plan Propio de Investigación de la Universidad
de Granda. Referencia del proyecto:
5776/11/11/2006
Notas
Valls, R. et al (2007): “¿Violencia de género también
en las universidades? Investigaciones al respecto”. Revista de Investigación Educativa, 25/1, pp. 219-231.
sips - pedagogía social. revista interuniversitaria [1139-1723 (2011) 18, 87-97] • tercera época
la violencia en las relaciones de pareja en estudiantes universitarios... [ 97 ]
Smith, P.H., White, J.W., y Holland, L. (2003): “A
longitudinal perspective on dating violence among
Parlamento europeo (1997): Resolución de 17 de
septiembre de 1997 sobre la Campaña Europea de
Tolerancia Cero.
Oliver, E. y Valls, R. (2004): Violencia de género.
Investigaciones sobre quiénes, por qué y cómo superarla. Barcelona: El Roure.
Naciones Unidas (2003): Declaración de las Naciones Unidas sobre la eliminación de la violencia contra la mujer 48/104 de 20 de diciembre del 2003.
Naciones Unidas (1993): Resolución 48/104 de la
Asamblea General de las Naciones Unidas.
Mayobre, P. (2006): “La formación de la identidad
de género. Una mirada desde la filosofía”, en Esteve, J. M. y Vera, J. (Coord), Educación Social e
igualdad de género. Málaga: Ayuntamiento de Málaga, pp. 21-54.
Marshall L. (1992): “Development of the severity
of violence against women Scales”. Family Violence, 7, pp.103-121.
Maqueda, M.L. (2006): La violencia de género.
Entre el concepto jurídico y la realidad social.
Revista electrónica de Ciencia Penal y Criminología, 8-2, pp. 1-13.
http://www.juridicas.unam.mx/sisjur/familia/pdf/
15-189s.pdf (fecha de acceso: mayo 2008)
Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de
Género, BOE n.º 313 de 29 diciembre del 2004.
Kury, H., Obergfell-Fuchs, J. y Woessner, G. (2004):
“The Extent of Family Violence in Europe. A comparaison of National Surveys”. Violence Agaisnt
Women, 10/7, pp. 749-769.
James, W.H., West, C., Deters, K.E., y Armijo, E.
(2000): “Dating violence”. Adolescence, 35: 139, pp.
455-466.
Strauss, M. (2004): Prevalence of violence against
dating partners by male and female university
students worldwide. Violence Against Women,
10/7, pp. 790-811.
Instituto de la Mujer (2000): La violencia contra
las mujeres. Resultados de la macroencuesta. Madrid: Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales.
Alberdi, I. y Matas, N. (2000): La violencia doméstica. Informe sobre los malos tratos a mujeres en
España. Fundación. Barcelona: La Caixa.
Soriano, A. (2006): Cuestionario para la detección
de la violencia en las relaciones de pareja. Granada: Registro nº GR 2760/2006.
González Méndez, R. y Santana, J.D. (2001): “La violencia en parejas jóvenes”. Revista Psicothema.
13/1, pp. 127-131.
Aguilar, C. et al (2009): “Violencia de género en el
ámbito universitario. Medidas para su superación”.
Pedagogía Social. Revista Interuniversitaria, 16, pp.
85-94.
adolescent and college-age women”. American Journal of Public Health, 93:7, pp. 104-110.
diantes universitarios/as”. Revista Psicothema, 18/3,
pp. 359-366.
Referencias bibliográficas
sips - pedagogía social. revista interuniversitaria [1139-1723 (2011) 18, 87-97] • tercera época
[ 96 ] • Andrés Soriano Díaz
Por último, creemos necesario insistir en
la idea de que la educación en la igualdad entre hombres y mujeres y la socialización en
la resolución pacífica de conflictos son los pilares básicos sobre los que sustentar la prevención de la violencia. Para ello es necesario llevar a cabo una educación de los géneros,
mediante un currículum abierto, teniendo en
cuenta las desigualdades o atributos distintos de una realidad social integrada por hombres y mujeres. Éste es el primer paso para poder llevar a cabo una educación basada en la
no discriminación y en una igualdad que sea
respetuosa con la diferencia. A toda esta tarea
debe contribuir la educación, desde la educación infantil hasta los estudios universitarios,
estamos hablando, por tanto, de una educación a lo largo de la vida y para la vida.
el colectivo universitario donde se trabajen los siguientes objetivos:
- Fomentar la reflexión crítica sobre el
género, la igualdad, la violencia y las
relaciones de pareja.
- Analizar y concienciar al alumnado
sobre la importancia de la educación
de lo sentimental y de las emociones
como forma de desarrollo integral libre de prejuicios y estereotipos de género.
- Proporcionar al alumnado imágenes
alternativas ofreciendo modelos de
hombre y de mujer no asociados a
comportamientos violentos.
- Concienciar al alumnado sobre la gravedad de las consecuencias personales
y sociales de la violencia en las relaciones de pareja.
- Analizar y construir colectivamente
valores acordes con la resolución no
violenta de conflictos en las relaciones
de pareja.