América Latina y el Caribe

Organização:
Valéria Viana Labrea y Pablo Vommaro (coords.)
Juventud, participación
y desarrollo social en
América Latina y el Caribe
Escuela Regional MOST
UNESCO Brasil
¿Quiénes son y qué quieren?
ção:
e Pablo Vommaro
Se están volviendo cada día más frecuentes
ST
sil
los estudios sobre la juventud, su
comportamiento, valores y expectativas, así
como los trabajos que tratan de tipificar a
los jóvenes en categorías que los definan.
Pero ¿qué piensan los jóvenes de sus propias
condiciones? ¿Qué esperan de las políticas
públicas? ¿Cómo evalúan su presencia o
ausencia en el escenario de los países de
América Latina y el Caribe?
Durante los últimos dos años estallaron
en todas partes del mundo revueltas y
protestas organizadas y protagonizadas
en gran medida por los jóvenes. En estas
manifestaciones que llegaron a las calles y a
menudo se convirtieron en enfrentamientos
con las fuerzas de seguridad, miles de
personas rechazaron la representación de los
partidos políticos, la manipulación de sus
imágenes por los medios de comunicación
y las envejecidas formas de la democracia
representativa. Pero los jóvenes no se definen
únicamente por lo que rechazan: hay también
afirmación y propuesta en su forma de ver el
mundo que, de algún modo, heredan. Este
libro pretende ser parte de esta mirada crítica,
creativa y constructiva. Es el resultado del
quinto encuentro de la Escuela MOST, una
iniciativa de la UNESCO, en colaboración
con el Consejo Latinoamericano de Ciencias
Sociales (CLACSO), la Secretaría Nacional
de la Juventud (SNJ) de Brasil, la Facultad
Latinoamericana de Ciencias Sociales
(FLACSO-Brasil) y la Organización
Iberoamericana de la Juventud (OIJ).
La Escuela MOST se propone acompañar
a las grandes transformaciones sociales que
están en curso en este inicio de siglo (MOST
= “Management Social Transformations”,
que se puede traducir como “Gestión de las
Transformaciones Sociales”).
Con el tema “Juventud, participación y
desarrollo social en América Latina y
el Caribe”, la Escuela Regional MOST,
celebrada en Brasilia en diciembre de 2013,
reunió a 120 participantes de diferentes
países: Brasil, Argentina, Uruguay, México,
Colombia, Cuba, Perú, Chile, Bolivia,
Costa Rica, Venezuela, Panamá, Guatemala
y España. Jóvenes investigadores e
investigadoras, gestores y gestoras, y líderes
de movimientos sociales debatieron durante
una semana posibles
caminos para la
construcción de políticas públicas de juventud
con una amplia participación social. Lo que se
puede leer en este libro son artículos escritos
por estos jóvenes a partir de los debates y las
experiencias vividas en el encuentro.
Los textos reflejan las características
específicas de diversos países, que tienen como
escenario las contradicciones emergentes de
la sociedad, tales como la desigualdad social,
el trabajo y la falta de políticas públicas
específicas; y sugieren ideas y perspectivas
para la transformación de la sociedad. Los
jóvenes autores se dedican con energía a
debatir y argumentar sobre diversos campos
de la vida social, como la participación de
los jóvenes en la formulación de políticas;
los temas de educación, democracia y
discriminación; la violencia que atemoriza la
vida en las ciudades; las juventudes rurales; la
cultura; la formación y la cuestión del empleo:
son muchos los temas que captaron el interés
y la experiencia de estos jóvenes autores.
FLACSO, una institución comprometida
con la formación humana para una sociedad
más justa y democrática, se siente honrada
de ser parte de esta iniciativa. Sabemos que
el aporte de los jóvenes va más allá de una
opinión fundada en valores y argumentos:
son puntos de vista comprometidos con
la vida que viven y con la vida que quieren
vivir. Esta verdad emerge del presente libro y
precisa ser conocida por todos y todas.
André Lázaro
Coordinador académico de FLACSO-Brasil
Secretaria Nacional
Juventude
PRESIDENCIA DE LA REPÚBLICA
Dilma Rousseff
Presidenta de la República
Michel Temer
Vicepresidente de la República
SECRETARÍA GENERAL DE LA PRESIDENCIA DE LA REPÚBLICA
Gilberto Carvalho
Ministro Jefe de Estado
Diogo de Sant’Ana
Secretario Ejecutivo
SECRETARÍA NACIONAL DE LA JUVENTUD
Severine Carmem Macedo
Secretaria Nacional de la Juventud
Ângela Cristina Santos Guimarães
Secretaria Adjunta
Francisco Rodrigo Josino Amaral
Jefe de Gabinete
Elisa Guaraná de Castro
Coordinadora General de Políticas Transversales
CONSEJO LATINOAMERICANO DE CIENCIAS SOCIALES — CONSELHO
LATINO-AMERICANO DE CIÊNCIAS SOCIAIS — CLACSO
Pablo Gentili
Secretario Ejecutivo
Fernanda Saforcada
Directora Académica
Área de Producción Editorial y Contenidos Web
Coordinador Editorial: Lucas Sablich
Coordinador de Arte: Marcelo Giardino
EEUU 1168| C1101AAX | Ciudad de Buenos Aires | Argentina
Tel. [54 11] 4304 9145/9505 | Fax [54 11] 4305 0875| e-mail [email protected] |
web www.clacso.org
CLACSO cuenta con el apoyo de la Agencia Sueca de Desarrollo Internacional (ASDI)
Este libro está disponible en texto completo en la Red de Bibliotecas Virtuales de CLACSO
Copyright @2014. Secretaria Nacional de la Juventud (Brasil)
Permitida la reproducción sin fines de lucro, parcial o total, por cualquier medio, si se cita la fuente y el sitio
web donde puede encontrarse el original en: <participatorio.juventude.gov.br> o en <www.clacso.org>
Coordinadora de la Colección Juventud
Elisa Guaraná de Castro
Elaboración / Supervisión
Elisa Guaraná de Castro, Valéria Viana Labrea, Pablo Vommaro, Bruno Vanhoni y Carla Paiva Bezerra
Colaboración especial
Luciana Amorin (UNESCO), Fernanda Saforcada (CLACSO) y Miriam Abramovay (FLACSO)
Equipo técnico
Mônica Sacramento Costa y Graziene Carneiro
Revisión
Valéria Viana Labrea, Ana Laura Lobato, Carla Schwingel y Janaína Behling
Proyecto gráfico
Jonatas Bonach (Njobs Comunicação) y Aline Magalhães Soares
Diagramación
Daniela Rodrigues (Njobs Comunicação)
Tradución
Distribución e información:
Secretaría Nacional de la Juventud – SNJ
Pavilhão das Metas
Via VN1 - Leste - s/nº Praça dos Três Poderes - Zona Cívico Administrativa
Tel.: [55 61] 3411-1160
CEP 70150-908
Brasilia, DF
Datos Internacionales de Catalogación y Publicación (CIP)
Regina Maria Duarte Moreira dos Santos
Dados Internacionais de Catalogação e Publicação (CIP)
J97j
Juventude, participação e desenvolvimento social na América Latina e Caribe :
Escola Regional Most Unesco Brasil / coordenação de Valéria Vianna Labrea ;
Pablo Vommaro. -- Brasília : Secretaria Nacional de Juventude ; São Paulo :
Conselho Latino-americano de Ciências Sociais, 2014.
221 p. – (Coleção juventude. Série estudos ; n.--)
Bibliografia
ISBN 978-85-85142-68-1
1. Juventude. 2. Participação Social. 3. Desenvolvimento Social. 4. Políticas Públicas –
Brasil. I. Labrea, Váléria Vianna (coord.). II. Vommaro, Pablo (coord.) III. Brasil. Secretaria
Nacional de Juventude. VI. Conselho Ibero-americano de Ciências Sociais. IV. Título. V. Série.
CDD 305.2350981
Índice para catálogo sistemático:
1. Juventud - Brasil
2014
Todos los derechos de esta publicación reservados a la Secretaria Nacional de la Juventud (Brasil).
<[email protected]>
Tel.: [55 61] 3411-1160
Juventud, participación y desarrollo social en América Latina y el Caribe — Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
Presidencia de la República de Brasil
Secretaría General
Secretaría Nacional de la Juventud
Juventud, participación
y desarrollo social en
América Latina y el Caribe
Escuela Regional MOST
UNESCO Brasil
Organização:
Valéria Viana Labrea y Pablo Vommaro (coords.)
SECRETARÍA NACIONAL DE LA JUVENTUD (BRASIL)
CLACSO
Esta publicación cuenta con la cooperación de UNESCO en el marco del Proyecto
“Desarrollo de la Democracia Participativa por medio de la especialización de
las políticas públicas de juventud y de los mecanismos de participación popular”,
de la Secretaria Nacional de Juventud dependiente de la Secretaria General
de la Presidencia de la República. El Proyecto tiene como objetivo “contribuir
a la profundización de los instrumentos democráticos de gobierno, mediante
el perfeccionamiento de las herramientas de consulta y participación social,
y mediante la consolidación de la Política Nacional de Juventud en tanto que
política de Estado con la pretensión de organizar a los jóvenes para la promoción y
el acceso a sus derechos, autonomía, emancipación y ciudadanía”. Los autores son
responsables de la selección y presentación de los datos contenidos en este libro,
así como de las opiniones en él expresadas, que no son necesariamente las de la
UNESCO, de la SNJ, de Clacs o de Flacso, ni comprometen a la Organización e
los demás. Las indicaciones de nombres y la presentación del material a lo largo
de esta publicación no implican la manifestación de cualquier opinión por parte
de la UNESCO/SNJ/CLACSO/FLACSO con respecto a la condición jurídica
de cualquier país, territorio, ciudad, región o de sus autoridades, así como tampoco
respecto de la delimitación de sus fronteras o límites.
Sumário
PREFACIO......................................................................................................................7
Presentación ...........................................................................................................9
Introducción ........................................................................................................11
Las políticas de juventud en Argentina y Brasil. Conquistas
y desafíos actuales............................................................................. 20
Enfoques sobre el estudio de la juventud: una visión de
las perspectivas latinoamericanas...................................................... 38
Juventudes y desarrollo social: reflexiones desde un enfoque
cultural. Sistematizando una experiencia cubana.............................. 51
Los jóvenes y el problema del empleo - desafíos para las políticas
públicas............................................................................................. 67
Juventudes rurales: oportunidades para la construcción de nuevos
proyectos societales en Latinoamérica.............................................. 86
Programas de formación para el trabajo: perspectiva de
sus gestores sobre la problemática de la inserción de jóvenes
en Chaco y Corrientes (Argentina)................................................ 105
Educación superior, raza y política social. Una breve reflexión
desde Cuba..................................................................................... 125
Herramientas teóricas para analizar las luchas sociales en el
campo de la educación superior en Colombia................................ 138
Algunas hipótesis sobre jóvenes de movimientos sociales
en áreas de violencia ...................................................................... 159
Violentos o violentados? Jóvenes y detenciones en
Río Cuarto, Argentina.................................................................... 174
Conflictividad Juvenil: Relación entre Estado y
organizaciones autónomas.............................................................. 191
Jóvenes incoherentes. Análisis de sociedades complejas
en cultura........................................................................................ 210
Sobre los autores............................................................................. 219
PREFACIO
El programa de Gestión de las Transformaciones Sociales (MOST —Management
of Social Transformations — ) de la Organización de las Naciones Unidas para
la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) promueve investigaciones
internacionales comparadas, de carácter interdisciplinario, relacionadas con
la formulación de políticas públicas sobre las transformaciones sociales
contemporáneas y sobre temas de relevancia mundial. A través de las Escuelas
Regionales MOST, el Programa tiene como objetivo contribuir al cambio social,
a través del establecimiento de vínculos sostenibles entre los investigadores de las
ciencias sociales y los tomadores de decisiones, así como fortalecer la capacidad
científica, profesional e institucional de los países en vías de desarrollo, asistiendo
en la elaboración de propuestas de políticas públicas.
Fue una satisfacción para la UNESCO — en colaboración con la Secretaría
Nacional de la Juventud de Brasil (SNJ), el Consejo Latinoamericano de
Ciencias Sociales (CLACSO), la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales
(FLACSO) y la Organización Iberoamericana de la Juventud (OIJ) — realizar el
encuentro de la Escuela Regional MOST/UNESCO, celebrado en Brasilia entre
el 13 y el 18 de diciembre de 2013.
Con el tema “Juventud, participación y desarrollo social en América Latina y
el Caribe”, el encuentro reunió a 120 jóvenes representantes procedentes de
organizaciones sociales, universidades y la administración pública.
Cabe destacar que Brasil fue elegido por el Programa MOST como sede para la
sexta edición del encuentro, debido a la intensa labor de la Secretaría Nacional de
la Juventud — ligada a la Secretaría General de la Presidencia de Brasil — en la
promoción de la participación social relativa a los derechos de la juventud. Socia
de la UNESCO desde el año 2005, la Secretaría Nacional de la Juventud de Brasil
(SNJ) ha sido una referencia internacional para nuestra organización en cuanto a
la formulación, coordinación y ejecución de políticas públicas de juventud, además
de ser participante activa en los Foros de la Juventud (Youth Forums) organizados
por la Conferencia General de la UNESCO cada dos años.
El evento, tradicionalmente celebrado por la UNESCO en otros países,
proporcionó una oportunidad única para fomentar el debate, el análisis y el
Prefacio
9
intercambio de conocimientos sobre formas de participación y desarrollo social
de la juventud, y también para dar cuenta de las políticas públicas destinadas
a este segmento de la población en América Latina y el Caribe. La edición
brasileña innovó al incluir la presencia de líderes juveniles de movimientos y
organizaciones sociales, lo cual enriqueció aun más los debates y la pluralidad de
puntos de vista sobre esta agenda regional.
El curso ofrecido por la Escuela MOST para América Latina y el Caribe procuró
un diálogo abierto y franco entre los investigadores, líderes juveniles y gestores
públicos. Desde su diseño inicial, la metodología del encuentro previó espacios para
la reflexión que posibilitasen diferentes perspectivas sobre un tema determinado, y
también incluyó a otros interesados que pudieron exponer sus contribuciones, de
forma virtual, a través del Observatorio Participativo de la Juventud1.
En conclusión, la presente publicación resume el espíritu del encuentro, al reunir
diferentes y a la vez complementarios puntos de vista sobre los principales retos
y oportunidades que implica la construcción de una agenda de desarrollo para las
Américas, que sea a la vez incluyente y que presente de modo privilegiado a la
juventud como protagonista del cambio que todos anhelamos.
La UNESCO y el Programa MOST dan fe del éxito de la colaboración con la
Secretaría General de la Presidencia de Brasil, la SNJ, CLACSO, FLACSO y el
OIJ, y tienen la esperanza de organizar, en un futuro próximo, nuevas ediciones
de la Escuela MOST en Brasil o en otros países de América Latina y el Caribe.
Marlova Jovchelovitch Noleto
Representante Adjunta da UNESCO no Brasil
1 Disponible en línea en <www.participatorio.juventude.gov.br>.
10
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
Presentación
La Escuela MOST: Juventud, participación y desarrollo social en América Latina y el
Caribe, encuentro celebrado en Brasilia en diciembre de 2013, reunió a participantes
de diferentes países: Brasil, Argentina, Uruguay, México, Colombia, Cuba, Perú,
Chile, Bolivia, Costa Rica, Venezuela, Panamá, Guatemala y España. Jóvenes
investigadores(as), gestores(as), y líderes de los movimientos sociales discutieron
durante una semana maneras de construir políticas públicas de juventud con una
amplia participación social.
Para la Secretaría Nacional de la Juventud de Brasil, la Escuela MOST fue
la primera acción de formación, de educación a distancia y de movilización y
coordinación de una red de investigadores(as) vinculados a este observatorio
participativo. Estas actividades forman parte de la misión de la Secretaría y son
coherentes con el Estatuto de la Juventud, que aboga por la inclusión de los
jóvenes como protagonistas en las discusiones de los temas que los incumben
para, de este modo, colaborar activamente en el proceso de desarrollo del país.
CLACSO tiene una amplia experiencia en la organización de este tipo de eventos,
y este conocimiento fue puesto a disposición de esta Escuela para fortalecer las
acciones de la Secretaría, así como la sinergia con los demás organizadores.
Esta asociación no podría ser más feliz, dado que esta nueva edición de la
Escuela adoptó una metodología que invirtió en la inclusión y la democratización
del acceso, con una política de fomento a la participación, transmisión on-line
y taller virtual. La metodología de traducción intercultural tiene como objetivo
el intercambio de conocimientos de manera horizontal y no jerárquica. Para
garantizar este intercambio, se seleccionaron jóvenes investigadores(as) y jóvenes
líderes de movimientos sociales a través de un procedimiento público, y de este
modo dialogaron con gestores(as) públicos(as) de la juventud de diferentes
países de América Latina y el Caribe. La Secretaría Nacional de la Juventud
está realizando grandes inversiones, a través de las acciones desarrolladas en el
Observatorio Participativo, para el perfeccionamiento de las metodologías cada
vez más participativas e incluyentes, con el fin de que los(as) jóvenes puedan, en
los hechos, influir en el diseño e implementación de políticas de juventud. Como
este intercambio sobrepasó las fronteras se puede pensar en la formulación de
una propuesta de política de juventud latinoamericana.
Presentación
11
La integración regional se produjo durante todo el evento con el intercambio
de experiencias culturales y el esfuerzo de los(as) participantes en superar las
diferencias de idioma al describir sus prácticas y estudios. El deseo de profundizar
este intercambio construyó puentes de entendimiento mutuo.
Los(as) participantes estuvieron intensamente involucrados durante una semana
en los debates y talleres, y el encuentro le proporcionó a la Secretaría subsidios,
además de oportunidades para la reflexión y el aprendizaje institucional,
dado que tuvo el privilegio de escuchar a los(as) jóvenes investigadores(as) y
administradores(as) acerca de cómo funciona la política pública de juventud en
Brasil y en países vecinos — lo que funciona bien, lo que hay que mejorar, lo
que puede ser replicado, lo que es común a todos, lo que es característico de una
cultura particular — . Teniendo en cuenta la riqueza de las experiencias, todos(as)
fueron invitados a escribir un artículo con sus inquietudes y reflexiones sobre lo
que fue construido en la Escuela. El resultado es este libro, cuyos textos reflejan
la realidad de América Latina: violencia, cultura, educación, etnia, movimientos
sociales, trabajo y políticas públicas de juventud en toda su heterogeneidad.
Juventud, participación y desarrollo social en América Latina y el Caribe: Escuela
MOST/UNESCO Brasil continúa el ciclo de aprendizaje iniciado en el encuentro,
ya que los artículos producidos por los participantes amplían las reflexiones del
colectivo. Uno de los objetivos de la Escuela fue organizar redes u otras formas
colaborativas de producción de conocimientos, y podemos observar que varios
artículos fueron escritos en colaboración. Estas alianzas establecidas durante el
evento permitirán reflexionar sobre las diferentes realidades sociales, crear puntos
de convergencia y de encuentro de conocimientos.
Invitamos entonces al lector a unirse a esta comunidad de sentidos, conexiones y
conocimientos a partir de la lectura de los artículos, y — quién sabe — a sentirse
compelido a contribuir a esta reflexión. ¡Feliz lectura!
Severine Carmem Macedo
Secretaria Nacional de la Juventud
Secretaría General de la Presidencia de la República, Brasil
Pablo Gentili
Secretario Ejecutivo de CLACSO
12
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
Introducción
Este libro reúne doce artículos que fueron seleccionados entre los participantes
de la edición brasileña de la Escuela MOST. Los artículos derivan del esfuerzo
de relacionar el intercambio de conocimientos y experiencias que guiaron al
encuentro y a sus investigaciones y prácticas. Son heterogéneos, y abordan
diferentes aspectos de la política de juventud, porque el tema de la Escuela,
“Juventud, participación y desarrollo social” abre diversas posibilidades, y muchas
de ellas han sido exploradas por los autores y autoras, tal como se demuestra en
los artículos que aquí se presentan.
Para entender la importancia de este encuentro y de este tema, creemos que es
importante recuperar su historicidad y contextualizarlo. Debatir la participación
social es especialmente importante, ya que se parte de la comprensión de que
la constitución del campo temático “juventud” presupone el reconocimiento de
problemas sociales que se convierten en demandas juveniles y son llevadas por
diferentes actores al espacio público; el diálogo con los poderes públicos, con los
cuales se negocian las demandas y los derechos de los jóvenes; y la presencia de
la juventud organizada de muchas maneras que buscan posibles articulaciones y
relaciones entre sí y con la sociedad en general.
Se debe reflexionar sobre el lugar de la participación en las políticas públicas.
Si por un lado muchos de los actores que actúan en el ámbito de las políticas de
juventud se constituyen a partir de su identidad militante, la participación no solo
aparece como instituyente de esta identidad para estos sujetos. La participación
también aparece como demanda. Y la participación como demanda precisa de
espacios para que se pueda reflexionar de manera crítica sobre la forma en que ella
se ha venido incorporando en las políticas, hasta qué punto la juventud marca la
agenda e interfiere en la formulación e implementación de políticas y en la toma
de decisiones, y cuáles son los escenarios que parten de las varias experiencias en
el campo de las políticas públicas de juventud en América Latina y el Caribe.
La Escuela MOST se propuso ser uno de estos espacios y profundizar la reflexión
sobre este tema.
Existe un esfuerzo generalizado en la sociedad para ampliar los espacios de
participación social y la juventud se ha destacado en estos espacios, ya que está
presente de una manera contundente y calificada en foros, comités, grupos de
Introducción
13
trabajo, comisiones, consejos, conferencias, en las calles y en los demás espacios
de diálogo con las agencias federales y con la sociedad civil. Mapear, debatir,
problematizar la ocupación de estos espacios y cómo estos se relacionan con las
políticas públicas, medir las influencias mutuas, dar densidad y teorizar sobre
estas prácticas en un espacio compartido entre la academia, los gestores y los
movimientos sociales es una necesidad para avanzar en esta problemática.
Del mismo modo, los temas referidos al desarrollo social, tales como el trabajo, la
educación, la cultura, la violencia, la salud, etc., enfatizan la heterogeneidad que
constituyen las diferentes juventudes de Brasil y de América Latina y el panorama
actual se presenta como un campo fértil para la reflexión.
La posibilidad de entender y cartografiar la experiencia latinoamericana y ayudar a
establecer nuevas redes de colaboración, a involucrar a investigadores de referencia
en el tema de la juventud, junto con los líderes juveniles de movimientos y
organizaciones sociales, y representantes del CONJUVE (Consejo Nacional de
la Juventud) y de Observatorios de la Juventud hicieron de la Escuela MOST un
ámbito de aprendizaje de referencia para las futuras actividades de capacitación
de la SNJ (Secretaría Nacional de la Juventud). Esta iniciativa es parte de los
esfuerzos de construcción del Observatorio Latinoamericano de la Juventud, una
iniciativa de la OIJ (Organización Iberoamericana de Juventud) y del Observatorio
Participativo de la SNJ de la SG-PR (Secretaría General de la Presidencia) que
busca fortalecer las identidades y proponer acciones comunes. Esta Escuela
también fue enriquecida con la experiencia del Grupo de Trabajo sobre juventudes
y participación política que inició sus actividades en 2007 y ya cuenta con dos
libros publicados que están disponibles en el sitio electrónico de CLACSO.
Las cinco ediciones anteriores de la Escuela MOST, organizadas por CLACSO
y UNESCO, privilegiaron el encuentro presencial entre investigadores, gestores
políticos y miembros de movimientos sociales latinoamericanos. Es un tema
importante para el Gobierno Federal de Brasil fomentar la participación social en las
esferas públicas, y los movimientos sociales son referentes importantes en el diálogo
entre Estado y sociedad. Su inclusión en la Escuela parte del principio de que es
necesario producir conocimiento relevante sobre las juventudes de la región a partir
del diálogo con las instituciones que actúan en este campo, para ampliar la diversidad
epistemológica y darle credibilidad también a la experiencia social, al reconocer que
existen muchas maneras de describir, ordenar y clasificar el mundo. La academia y el
gobierno pueden articular nuevos espacios de aprendizaje junto a los movimientos
sociales con el fin de establecer un diálogo y, sobre todo, una escucha recíproca.
14
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
La metodología de traducción intercultural desarrollada para la Escuela prevé
diferentes espacios de reflexión que posibilitan distintas perspectivas sobre el
mismo tema entre los panelistas invitados y los participantes. Esencialmente
se estructura en dos formatos principales: conferencias y mesas de debate, con
oradores invitados, que privilegian la dimensión expositiva y el conocimiento de
los expertos, en una estructura más vertical y tradicional; y los talleres temáticos,
que privilegian el intercambio de conocimientos de una manera horizontal, con
debate entre los participantes.
Más allá de estos dos espacios estructurantes, existen otras actividades
como la presentación de paneles y relatos de experiencia, los cuales buscan la
convergencia entre los conceptos y directrices estructurantes y los conocimientos
que surgen de la experiencia social. Se organizó también un taller virtual —
realizado simultáneamente de modo presencial — que tuvo como herramienta
de comunicación el chat, para que los participantes pudieran conversar entre
sí; la página wiki, que permite la construcción de textos en colaboración; y la
transmisión en vivo de la orientación de mediadores y relatores en software de
conferencia web, a través del sitio del Observatorio Participativo de la Juventud
(también llamado Participatório). El resultado de dicho esfuerzo y dicho encuentro
es esta publicación.
Los textos que componen este libro abordan diferentes aspectos de la realidad de la
juventud latinoamericana, presentando los escenarios en los que se desarrollan las
políticas de juventud. El artículo inicial, “Las políticas de juventud en Argentina
y Brasil. Conquistas y desafíos actuales”, de María José Haro, de la Universidad
Federal de la Integración Latinoamericana (Brasil), presenta una visión general
de los logros, desafíos y contradicciones de las políticas sociales de juventud en
la Argentina y en Brasil. La autora también destaca la importancia de que sean
transformadas las estructuras económicas vigentes, causantes de los problemas
sociales. El siguiente artículo resulta de la articulación entre dos investigadoras
que se conocieron en la Escuela: Ana Beatriz Pinheiro e Silva, de la Universidad
Federal Rural de Río de Janeiro, y Karla Henríquez Ojeda, de la Universidad de
Santiago de Chile. Su trabajo “Enfoques sobre el estudio de la juventud: una visión
de las perspectivas latinoamericanas” problematiza la afirmación de que no existe
una definición consensuada de juventud, y plantea la necesidad de ampliar las
categorías asociadas a este grupo, no solo desde un aspecto biológico, sino también
social, histórico, político y cultural, miradas que se confrontan en una temporalidad
diacrónica. Un ejemplo de la ampliación de ese entendimiento puede ser visto en
el artículo “Juventudes y desarrollo social: reflexiones desde un enfoque cultural”
Introducción
15
de Yeisa B. Sarduy Herrera del Instituto Cubano de Investigación Cultural Juan
Marinello, el cual trata de la experiencia cubana en los abordajes culturales de la
juventud y el desarrollo social, defendiendo la intersectorialidad académica como
alternativa para establecer nuevas agendas.
Un tema recurrente es el empleo y el trabajo. Uno de los participantes del taller
virtual, Gonzalo Assusa, de la Universidad Nacional de Córdoba (Argentina),
presenta “Los jóvenes y el problema del empleo: desafíos para las políticas públicas”,
que se centra en temas relacionados con los jóvenes y la empleabilidad, y en la
revisión de las teorías del capital humano, fundamentales para pensar en políticas
públicas innovadoras y cohesionadas. La necesidad de nuevos proyectos para la
juventud rural que respeten sus peculiaridades es abordada en el artículo “Juventudes
Rurales: oportunidades para la construcción de nuevos proyectos societales en
Latinoamérica”, resultado de una asociación entre tres jóvenes investigadores:
David Sánchez de la Universidad Autónoma de Querétaro (México), Camilo
Salcedo Jiménez de la Universidad del Valle (Colombia) y Yamira Rodrigues de
Souza Barbosa, de la Universidad de Brasilia (Brasil). Su trabajo hace hincapié
en la demanda de creación de oportunidades para la inclusión social. “Programas
de formación para el trabajo: perspectiva de sus gestores sobre la problemática
de la inserción de jóvenes en Chaco y Corrientes (Argentina)”, de José Antonio
Pozzer de la Universidad Nacional del Nordeste (Argentina) también aborda el
tema de la empleabilidad, pero enfatiza la revisión de las políticas públicas junto
a la reorientación de los recursos públicos, una necesidad básica para los cambios
en el papel del Estado.
La educación fue un tema bastante abordado en las discusiones generadas
por los(as) jóvenes investigadores(as). Fue por ejemplo el tema del artículo
“Educación superior, raza y política social. Una breve reflexión desde Cuba”,
de Yulexis Almeida Junco, de la Universidad de La Habana, que se centra en la
necesidad de los jóvenes de ser estimulados para tener acceso a la universidad,
sin perder de vista el enfoque racial en su planteo, algo capaz de generar y
reforzar, si no se toman las debidas precauciones, asimetrías en la universidad
para los futuros estudiantes. Desde otra perspectiva, el artículo “Herramientas
teóricas para analizar las luchas sociales en el campo de la educación superior
en Colombia”, de Andrés Felipe Mora Cortés de la Universidad Nacional
de Colombia, se ocupa de los retos para la creación de herramientas teóricas
capaces de sistematizar el potencial transformador de la acción colectiva en el
nivel universitario.
16
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
El tema de la violencia y la importancia de la resignificación de los movimientos
sociales de juventud aparece como un elemento clave para comprender las
necesidades frente a su potencial de organización para la acción colectiva en
“Algunas hipótesis sobre jóvenes de movimientos sociales en áreas de violencia”,
de Simone Ribeiro da Silva Gomes de la Universidad Estatal de Río de Janeiro. Al
mismo tiempo, “¿Violentos o violentados? Jóvenes y detenciones en Río Cuarto,
Argentina” de Mariana Jésica Lerchundi de la Universidad Nacional de Río
Cuarto (Argentina) refuerza esta resignificación, centrándose en la situación de los
jóvenes en la sociedad como violentados y no necesariamente violentos, como es
común que aparezcan en los medios de comunicación. El artículo “Conflictividad
juvenil: relación entre Estado y organizaciones autónomas” de Miguel Hernández
Monsalve de la Universidad Academia de Humanismo Cristiano de Chile,
señala, a su vez, que una buena estrategia de valorización de la juventud es una
aproximación a sus diversas manifestaciones junto al Estado, de modo que las
organizaciones independientes generen la ampliación de espacios para el diálogo,
trabajando conjuntamente.
Finalmente, el artículo “Jóvenes incoherentes. Análisis de sociedades complejas en
cultura”, de Tomás Viviani de la Universidad Nacional de La Plata (Argentina)
trae un panorama cultural de nuevos y nada incoherentes protagonismos juveniles,
cambiando la visión simplista de los jóvenes como identidades rebeldes por una
visión abierta y respetuosa de los protagonismos organizados, en favor de la
resistencia contra los estigmas contemporáneos.
Los dejamos entonces con el presente libro y los invitamos a continuar tejiendo las
redes que permitan la producción de conocimiento colectivo, contextual, situado y
de calidad para impactar en las vidas de los jóvenes de América Latina.
Valéria Viana Labrea
Observatorio Participativo de la Juventud
Secretaría Nacional de la Juventud, Brasil
Bruno Vanhoni
Secretaría Nacional de la Juventud, Brasil
Pablo Vommaro
CLACSO, Argentina
Introducción
17
Las políticas de juventud en
Argentina y Brasil. Conquistas y
desafíos actuales
María José Haro
Universidad Federal de la Integración Latinoamericana – Brasil
Introducción
En los últimos años se han presenciado diversas transformaciones políticas en
varios de los países latinoamericanos, entre las cuales cabe mencionar la elección
democrática de gobiernos de centro-izquierda que adoptaron programas para
suplantar las políticas económicas difundidas por el consejo de Washington en
los años noventa, produciendo cambios profundos en la relación del Estado con
la sociedad como son los ejemplos de Argentina con Néstor Kirchner y Cristina
Fernández y Brasil con Luiz Inácio da Silva y Dilma Rousseff en Brasil.
Es importante resaltar que las políticas anti-neoliberal reconstituyeron cierta
autonomía relativa que les permitió cambiar ciertas relaciones sociales, ampliar el
Estado e implementar políticas progresistas de distribución de renta, pero tampoco
podemos dejar de señalar las contradicciones de las mismas principalmente en lo que
se refiere a la financiación de la política social a través de la renta de las commodities
y de un modelo neoextractivista. Modelo que no modifica los problemas estructurales
que generan las desigualdades sociales y que fomentan el papel primario-exportador
de América Latina en un nuevo orden económico y político-ideológico sostenido por
el boom de los precios internacionales de las materias primas, demandados cada vez
más por los países centrales y las potencias emergentes. (SVAMPA, 2012).
A lo largo de artículo se discutirá la implementación de las políticas sociales
de juventud en Argentina y en Brasil intentando problematizar los procesos
de formación, implementación y alcance de las mismas; intentando dibujar las
aristas que la conforman: sus objetivos, los sujetos de las políticas, los procesos de
demandas, disputas y participación y, por último, el alcance de su implementación.
En un primer momento el trabajo desarrollará un “estado del arte” sobre las
políticas sociales en general, luego de las políticas específicas de juventud para
finalmente analizar el caso de Argentina y Brasil.
20
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
La política social
Mientras que en el español y portugués sólo existe la palabra “política”, existen en
inglés dos conceptos politics y policy, los mismos están completamente entrelazados,
pero aun así son diferentes. Politics hace referencia a los juegos y luchas de poder
que se realizan en el campo político y policy al conjunto de programas de acción
gubernamental que, si bien tienen un lado programático y concreto en la práctica,
“las políticas públicas no son un “instrumento” del Estado, sino que deben ser
entendidas como un equilibrio inestable, resultado de pugnas entre diferentes
actores políticos y sociales, que responden siempre a un determinado momento
coyuntural” (BRAND, 2011)
Las “políticas sociales” constituyen un subgrupo dentro de la política pública, existe
concordancia en entenderlas como aquellas políticas orientadas a la distribución
de bienes públicos a la sociedad. Cualquiera de estas políticas sociales tiene un
presupuesto en la filosofía política y responde a una cosmovisión específica de
mundo. En términos generales podemos decir que lo que constituye el núcleo
de las políticas sociales son las tentativas de: superación o prevención de la
pobreza, protección y promoción de los individuos o grupos en ciertas situaciones
de vulnerabilidad social y la cobertura de necesidades básicas: acceso a la salud
pública, educación, asistencia social, cultura, entre otras.
Tanto en Argentina como en Brasil podemos afirmar que existen desde la última
década cambios en la concepción de las políticas sociales, que en los ´90 cumplían
una función mitigadora, compensatoria, tratando de disminuir los impactos de la
política económica neoliberal a pocas personas o familias, comprendidas como
beneficiario/cliente. Esta una nueva visión de la política social tiende a entender a las
personas como sujetos de derechos, con plena capacidad para ejercer su ciudadanía.
Si bien esta inflexión política, es decir, de rupturas y continuidades con respecto
a la concepción del Estado neoliberal, está cargada de grandes contradicciones,
no podemos negar que el Estado se amplió en relación al estado minimalista,
tendiendo a garantizar el ejercicio de los derechos contribuyendo en cierta medida
a la equidad social. Citando a Mirza en la conferencia del Instituto Social del
MERCOSUR (2011), podemos decir que si bien persisten rasgos del modelo liberalresidualista, que conviven o coexisten con la aplicación de planes sociales que – al menos
vocacionalmente- pretenden apuntar a las causas que producen y reproducen la pobreza
y no sólo a mitigar los efectos “perversos” de las políticas económicas.
Uno los debates más frecuentes en el campo de políticas sociales es el de
¿focalización o universalización? Tavares Soares (2011) sostiene que los
Las políticas de juventud en Argentina y Brasil. Conquistas y desafíos actuales
21
programas focalizados o de “alivio a la pobreza” centrados en los “más pobres entre
los pobres” consisten en aplicar “paquetes” que están ya dispuestos e imponen
una serie de “condicionamientos”. Los mismos se basan de acuerdo a líneas de
pobreza calculadas por criterios monetarios, exigiendo la comprobación de la
“calidad de pobre”, dejando de lado muchas familias que están por muy poco por
encima de dicha línea, pero que siguen en condiciones de vulnerabilidad social.
Al respecto de la universalización podemos resaltar que este tipo de políticas
intenta abarcar a toda la población independientemente de la actividad que
realice, de su condición social y de su capacidad contra-prestadora. Entre las
críticas al modelo de universalización de las políticas está la extensión, dispersión
y la falta de identificación de aquellas poblaciones realmente excluidas, sumado a
que exigen un monto de recursos alto, se poseen pocos mecanismos de ejecución
y control efectivo que aseguren que los recursos lleguen a los grupos con menos
oportunidades, corriendo el riesgo de concentrar las políticas sociales nuevamente
en los sectores medios. Por lo que, de alguna forma, en su intento de universalizar
las políticas termina reproduciendo las inequidades.
En América Latina, el continente más desigual del mundo, sostengo como Paz y
Espina (2010) en que “el debate entre una política social de carácter universal y una
focal, debe ser suplantado por uno sobre su articulación y complementariedad. Sin
su universalidad la política social no llegará a toda la población ni se garantizará la
igualación social; sin su aplicación focal, no dará suficiente cuenta de las diferencias
extremas, como la pobreza y la marginalidad.”
Políticas sociales de juventud
Los cambios políticos generados en la última década repercutieron en las políticas
de juventud. Es importante resaltar que la política de juventud no constituye
apenas un conjunto de programas y proyectos destinados a los jóvenes sino que
también incluyen y construyen un determinado imaginario juvenil que es un
producto social de un determinado contexto histórico. El primer cambio tiene
que ver con la concepción de la juventud o mejor dicho las “juventudes”, ya que no
se trata de una juventud homogénea sino por el contrario de distintas y diversas
juventudes, que pasó a ser revalorizada a partir del entendimiento de las y los
jóvenes como “sujetos de derecho” y “actores estratégicos del desarrollo”. Además
de haber generado una cierta “autonomía relativa” de los gobiernos que les ha
permitido generar políticas redistributivas que, en cierta medida, disminuyeron
los índices de desigualdad social, aunque cargados de contradicciones como ya
hemos mencionado.
22
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
Para entender las políticas sociales de juventud en Argentina y Brasil es preciso
realizar un breve histórico compartido por la gran mayoría de los países de América
Latina (ABAD, 2002 y CEPAL, 2008).
Desde 1930 hasta mediados de los ´60 primero los llamados regímenes populistas
y luego los desarrollistas realizaron políticas tendientes a la universalización,
ampliación de la educación, como medio para la modernización. Se legitimó la
concepción de “moratoria social”, del joven en tanto estudiante, o en proceso de
formación a la edad adulta. Se crearon diversas instituciones de fomento al tiempo
libre: instituciones deportivas, recreativas y campañas de prevención en salud.
De mediados de los ’60 hasta mediados ’80, en el marco de la Guerra Fría
predominaron regímenes autoritarios en los países de la región. Nuevas opciones
políticas como la revolución cubana y el gobierno de Allende, sumadas al
Movimiento de Curas por el Tercer Mundo, contribuyeron a la radicalización
revolucionaria de los movimientos estudiantiles en torno a la denuncia y
lucha contra el imperialismo y las desigualdades sociales. Como respuesta, el
Estado apoyado por los Estados Unidos, la primera potencia anticomunista,
impulsó fuertes políticas de control y represión juvenil, contra los movimientos
revolucionarios y organizaciones estudiantiles. El Estado de facto restringió las
libertades civiles, e inclusive cometió actos de lesa humanidad como secuestros,
desapariciones y asesinatos.
A mediados ´80 principios de 2000 en el contexto de las transiciones a la
democracia marcado por la crisis económica, los países que recurrieron a
préstamos de organismos internacionales, aplicaron las recetas neoliberales
quedando condicionados a efectuar recortes al “gasto público” afectando a las
poblaciones, fomentando las desigualdades y la exclusión. La situación los obligó
a realizar programas focales de contención para los sectores más afectados.
En 1985 la Organización de Naciones Unidas decretó en Año Internacional de
la Juventud, a partir de ahí, puede decirse que comienzan a generarse Institutos,
Direcciones, Secretarías de Juventud en la mayoría de los países.
A fines de los ´90 con la llegada al poder de Hugo Chávez en Venezuela comienza
un nuevo período en varios de los países de América Latina. Ascienden al poder los
gobiernos del llamado “consenso progresista”. La enorme informalidad laboral, la
inseguridad, las desigualdades y la exclusión llevaron a los gobiernos a implementar
acciones de inclusión social de los jóvenes, entendidos como el segmento de
la población entre 15 a 29 años. Aunque con algunos resultados interesantes, las
Las políticas de juventud en Argentina y Brasil. Conquistas y desafíos actuales
23
limitaciones dentro del campo de la política social continúan presentes, existen
abismos entre los discursos, la implementación y el alcance de las políticas. Los
jóvenes son reconocidos como sujetos de derechos y actores estratégicos de desarrollo,
pero no se les abre el espacio en las instancias decisorias y de disputas del rumbo de
la política social ni del modelo de desarrollo vigente en nuestros países.
Argentina
En Argentina la política de juventud (PJ) se empezó a institucionalizar desde
1985 luego del “Año de la Juventud” declarado por Naciones Unidas y pasó por
períodos de gran “fragilidad” o discontinuidad institucional. En 1985 se creó el
Área de Juventud, dependiente de la Secretaría de Desarrollo Humano y Familia
del Ministerio de Salud y Acción Social. De 1987 al año 2000, es decir, un período
de 13 años, se cambió 9 veces su estatus siendo por veces Subsecretaría de juventud
o Dirección Nacional de Juventud o Instituto Nacional de Juventud. Si bien estas
idas y vueltas parecieran apenas cambios en los nombres, implicaron, por cierto,
una enorme discontinuidad con respecto a los proyectos a corto, mediano y largo
plazo, ya que cada cambio de institucionalización implicó también cambios en los
presupuestos e incluso en los dirigentes (BORZESE y otros, 2009). Finalmente
en 2000 fue instituida la Dirección Nacional de Juventud - DINAJU, dependiente
del Ministerio de Desarrollo Social con el objetivo de Llevar adelante las políticas
públicas de juventud y promover la participación y organización de jóvenes. Generar las
herramientas y condiciones que permitan que los y las jóvenes como sujetos de derechos,
sean protagonistas en sus territorios (DINAJU).
Como mencionamos al inicio del artículo nuestra propuesta visa analizar los procesos
de formación, implementación y alcance de las PJ por lo que a continuación sigue
una lista con los programas y proyectos que desde la DINAJU se realizaron hasta
el 2010, la misma fue realizada a partir de la información en la página web de la
DINAJU y del informe Lineamientos para una política de juventud en la Argentina de
hoy publicada por el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación y la UNESCO
(2010). En Argentina aún no existe Ley de Transparencia y resulta difícil acceder a
todos los datos sobre el alcance, inversión estatal y estatutos o reglas para la selección,
por ejemplo, de los diferentes proyectos comunitarios. A continuación la lista de los
proyectos que se realizaron desde la DINAJU para los jóvenes:
•
24
Mutuales del Bicentenario: Constituida por al menos 16 jóvenes de entre 21 y 36
años, quienes están a cargo de funciones directivas y de fiscalización. Espacio de
participación política, construcción de poder colectivo con un fuerte compromiso
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
de trabajo solidario y democrático en y con la comunidad. Actividades en cinco
grandes áreas: asesoría y gestoría, servicios educativos, actividades de recreación y
deportes, proveeduría y servicios de turismo. Se sostienen fundamentalmente con
el aporte de sus socios. 1.100 jóvenes son parte de la conducción de 65 mutuales;
•
Proyectos socio-comunitarios/productivos: abierto a los jóvenes en general.
Dos líneas de proyectos los socio-comunitarios: talleres de arte, capacitación
informática, musicalización, etc. Y los talleres productivos: promoción de
actividades productivas, horticultura, ganadería, avicultura; capacitación de
oficios, hasta incluso producción de bijouterie. Inversión de acuerdo a las
necesidades del proyecto. Durante el último trimestre de 2010 se desarrollaron
57 proyectos por un monto estimado de $2.000.000. Durante el primer
semestre de 2011 se encuentran en ejecución o en proceso de financiamiento
210 proyectos participan 5.200 jóvenes;
•
Argentina con vos Siempre: Jóvenes de todo el país realizaron durante las
vacaciones actividades recreativas, culturales y deportivas. 2.700.000 jóvenes;
•
Formación ciudadana: Jornadas de formación ciudadana en diferentes temáticas:
democracia participativa, historia latinoamericana, comunicación popular,
derechos sexuales, centros de estudiantes. Participaron 19.300 jóvenes;
•
Argentina Soberana y Popular: Se realizó el encuentro Nacional de construcción
política “Argentina Soberana y Popular”, participaron 4.700 jóvenes;
•
Jornadas Nacionales Néstor Kirchner “Florecen mil flores, pintamos mil
escuelas” Durante las vacaciones de verano e invierno, jóvenes pintaron
escuelas públicas mejorando la situación edilicia. Participaron 50.000 jóvenes;
•
Participación solidaria: 179 jornadas juveniles solidarias, participaron
116.818 jóvenes;
•
Centros de Estudiantes Encuentro Nacional de Centros de Estudiantes de
escuelas secundarias. Incentivos para la formación de centros de estudiantes,
participaron 3.000 jóvenes;
•
Concurso de cortos bajo el lema “cuando la juventud se pone en marcha el
cambio es inevitable” Concurso de cortometrajes. Seis premios de $10.000
para la realización del cortometraje. Se realizaron más de 70 proyectos en
todo el país.
Las políticas de juventud en Argentina y Brasil. Conquistas y desafíos actuales
25
Como podemos ver la mayoría de los programas realizados desde
la DINAJU están concentrados en generar espacios de discusión y
reflexión, en generar espacios colectivos, culturales, deportivos y políticos.
Es importante resaltar que entre los programas desarrollados por la DINAJU
ninguno está diseñado para generar un alto impacto en las condiciones de vida de los
jóvenes. (BORZESE y otros, 2009, p. 65), prácticamente ninguno tiene como
objetivo superar la pobreza, superar el desempleo o las desigualdades sociales ni
ninguno de los problemas estructurales de las juventudes. Tal vez los Proyectos
socio-comunitarios/productivos vayan en la línea de contemplar los problemas
sociales de los jóvenes, pero su alcance ha sido demasiado tenue.
Cabe destacar, que la mayor parte de las políticas de juventud se realizan desde
otros Ministerios y Secretarías, por ejemplo el Ministerio de Educación o el de
Trabajo. Un problema de la implementación de políticas sociales desde los distintos
Ministerios sin coordinación con la DINAJU es que sus programas convocan a los
jóvenes como alumnos, como potenciales enfermos, desviados, adictos o en el mejor de
los casos usuarios o consumidores, las políticas culturales como ciudadanos en general, o
nuevamente como consumidores (BORZERE y otros, 2006, p. 70-71), pero no se
los convoca de forma integral como sujetos jóvenes, portadores de derechos. En
la Argentina no existe una política de juventud coordinada ni proyectada desde
los distintos aspectos que involucran a los jóvenes y a sus principales problemas,
necesidades y demandas. A continuación una lista de las políticas de juventudes
realizadas por otros Ministerios:
26
•
Asignación Universal por hijo (ANSES) abarca a trabajadores no registrados,
desocupados, personal doméstico, que ganen menos del salario mínimo, vital
y móvil. La asignación consiste en un monto en dinero para garantizar y
promover la protección social. Datos del 2010: se pagan $270 por hijo hasta
un máximo de 5 hijos, exige la contraprestación de la constancia de alumno
regular en la escuela y el carnet de vacunación. 440.000 jóvenes son titulares
del derecho a la asignación universal por hijo;
•
Argentina por más y mejor trabajo Jóvenes de 18 a 24 años en situación de
desempleo y con estudios incompletos. El programa promueve la inclusión
social y laboral, la finalización de la enseñanza obligatoria, la realización
experiencias de formación y/o de prácticas calificantes para iniciar una
actividad productiva de manera independiente o insertarse en un empleo.
Consiste en cursos de capacitación de 3 a 6 meses con ayuda económica
de $ 150 por mes asistido, más 150 en caso de aprobar el curso. También
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
se realizan entrenamientos en empresas, aquellas que inserten mano de obra
calificada de del Programa recibirán una compensación del Estado de $ 400
por mes por cada joven incorporado, quedando a cargo de la Empresa el pago
de la diferencia hasta completar el salario mínimo del sector. Jóvenes que
demuestren tener vocación para desarrollar micro emprendimientos, recibirán
apoyo técnico para la formulación del proyecto. Se otorgarán montos de hasta
$. 4000 por proyectos individuales y hasta $ 20.000 por proyectos asociativos
de hasta 5 jóvenes. (Montos 2011);
•
Becas TICS Para alumnos de graduación que estudien en instituciones
universitarias públicas del país, en estudios de grado en carreras relacionadas con
el sector TICs. Promover la innovación productiva a través del fortalecimiento
y consolidación de Capital humano aplicado a la industria de las Tecnologías de
la Información y las Comunicaciones. Dura 1 año con posibilidad de renovación
o extensión de un año más. El pago es de $2.500 mensuales durante 10 meses
de cada año;
•
Becas Bicentenario Becas de estudio a alumnos de bajos recursos que ingresen
al sistema educativo superior en la rama de las carreras vinculadas a las ciencias
aplicadas, ciencias naturales, ciencias exactas y a las ciencias básicas. Monto
diferenciado que va desde $ 5.000 hasta $ 12.000 anuales para estudiantes
que ingresen a una carrera de grado, y de $ 3.500 hasta $ 5.000 anuales para
aquellos que ingresen a una tecnicatura o profesorado no universitario;
•
Programa Nacional de Becas Universitarias Para Alumnos hasta 35 años
en el último año del nivel medio que quieran comenzar una carrera de grado
en una Universidad Nacional o Instituto Universitario Nacional. Apoyo a
jóvenes de familias de bajos recursos a permanecer en las universidades. El
monto anual de la Beca es de $ 3000, a percibir en cuotas;
•
Acción Complementaria a la Asignación Universal por Hijo Apoyo para la
escolaridad de alumnas embarazadas y/o alumnos/as padres/madres. Alumnos
bajo protección judicial alumnos pertenecientes a pueblos originarios. $1.000
pesos y la modalidad de pago es mediante la tarjeta Ticket Nación;
•
Becas Islas Malvinas y Atlántico Sur Hijos de civiles y militares fallecidos
en acción o como consecuencia de heridas, accidentes o enfermedades
derivadas del conflicto de Malvinas como de los que quedaron discapacitados
permanentes del 66% o más. El 50% de un salario mínimo, vital y móvil
Las políticas de juventud en Argentina y Brasil. Conquistas y desafíos actuales
27
mensual, los que cursen estudios de nivel primario o secundario y 75% los que
cursen o cursaren estudios de nivel terciario o universitario;
•
Plan de finalización de Estudios Primarios y secundarios Jóvenes y adultos mayores
de 18 años con estudios inconclusos de primaria y secundaria.
La Administración Nacional de Seguridad Social ANSES, los Ministerios de
Educación, Trabajo y Ciencia y Tecnología, realizan políticas con programas
de: transferencia de renta mínima como la Asignación Universal, becas que
extienden el acceso y permanencia en la educación promoviendo la alfabetización
y privilegiando carreras en áreas estratégicas y otros de inserción laboral. Sería
interesante la publicación por parte de los Ministerios del alcance de las políticas
y la inversión que se realiza con las mismas, para realizar un seguimiento y una
evaluación más concreta de sus impactos.
Un aspecto relevante, es que pese a los distintos proyectos de Ley en materia de
Juventud, ninguno fue aprobado y Argentina no posee ninguna Ley Nacional de
Juventud. Si bien entendemos que una Ley Nacional de Juventud no garantiza
que se lleven a cabo las políticas necesarias, es de importancia que se reconozca
y aseguren los derechos de los y las jóvenes y su papel en la construcción de una
PJ ya no sólo de gobierno sino de estado.
La Dirección Nacional de Juventud creó en 2010 con el apoyo de la Presidencia
el Consejo Federal de Juventud CFJ. La función del consejo es colaborar con el
diseño y coordinación inter-jurisdiccional de las políticas de juventud, con medidas
estratégicas que posibiliten la construcción de una ciudadanía con valores tales
como solidaridad, equidad, compromiso, justicia, responsabilidad, ética e identidad
nacional. No hay acceso fácil a datos y actas de las discusiones y propuestas que
hasta ahora viene desarrollando el consejo. Creo que es un espacio que tiene un
gran potencial para contribuir a las mejoras de la PJ en el país, por lo que debería
ser más extendida y difundida la participación.
En términos generales podemos decir que en Argentina no existe una Ley
específica de juventud, ni canales institucionalizados de amplia participación
de la sociedad civil, ni coordinación institucionalizada entre los ministerios e
instituciones gubernamentales, por lo que tampoco existe una coherencia en el
enfoque que cada institución percibe de la juventud. Por otro lado, al no haber
Ley de Transparencia los datos sobre las políticas son escasos, lo que dificulta un
análisis profundo sobre las mismas. Entre los aspectos positivos podemos afirmar
que en los últimos años se ha estabilizado la institucionalidad de la Dirección
28
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
Nacional de Juventud, se ha creado el CFJ, existen programas que desde la
DINAJU se implementan para generar diálogos y politización de los jóvenes.
Son interesantes los diferentes programas desde los Ministerios y Secretarías
principalmente los tendientes a la ampliación del acceso a la educación, a la
inclusión social, y a los reparos históricos.
Brasil
Brasil se incorporó tarde en comparación a otros países de América Latina a la
implementación de instituciones de juventud, si bien en 1997 se creó Asesoría
Especial en asuntos de Juventud, vinculada al Gabinete de Educación, las discusiones
y políticas giraban en torno a la violencia y a la educación específicamente y no a
la juventud como tal.
Recién en 2004 se creó la Secretaría Nacional de Juventud, a cargo de la Secretaría
General de la Presidencia, por medio de la Ley Nro. 11.129 en 2005. La Secretaria
de Juventud al ser una secretaría de la presidencia trabaja de forma transversal con
los distintos Ministerios, y los Poder Legislativo y Judicial.
La Secretaría Nacional de Juventud (SNJ) cuenta con el apoyo del Consejo
Nacional de Juventud (CONJUVE), órgano de articulación entre el gobierno (20
representantes, entre los que se encuentran 17 Ministerios que tienen programas
volcados a la juventud, el Fórum de Gestores Estaduales y Municipales y el Frente
Parlamentario de Políticas de Juventud) y la sociedad civil (40 representantes, 13
entidades de apoyo y 27 representantes de movimientos juveniles), de carácter
consultivo y propositivo, que trabaja junto a los consejos en instancias municipales
y estaduales. Además está la Conferencia Nacional de Juventud en la que todos los
jóvenes pueden participar, se realiza en las etapas municipales, los 26 Estados y el
Distrito Federal. Termina con un gran encuentro en Brasilia, donde se definen las
prioridades a ser tratadas por los gestores y organismos de políticas de juventud.
Entre las dificultades, se encuentran que no todos los estados y municipios
cuentan con Consejos de Juventud (unos 105 consejos según la SNJ, entre los
5.507 municipios y los 26 estados más el distrito federal unidades/ SNJ, 2010),
y tampoco hay datos muy ciertos sobre la eficiencia de esos consejos. Sería
importante hacer investigaciones más dirigidas y promover la apropiación de
esos espacios de participación por los jóvenes. La participación en los consejos
municipales es muy importante ya que permite implementar las políticas a nivel
local, cuidando de las demandas y problemas específicos. Considerando que es
Las políticas de juventud en Argentina y Brasil. Conquistas y desafíos actuales
29
en el municipio dónde los jóvenes pueden generar instancias de diálogos, de
coordinación y fiscalización de políticas con el estado, como así también aportar
para el cambio desde su realidad cotidiana. Otro de los problemas frecuentes es la
falta de articulación entre el gobierno federal, estadual y los distintos municipios.
En 2010 se promulgó la Propuesta de Enmienda Constitucional 42/2008 que
incluyó el término JOVEN en el capítulo VII de La Constitución Federal Brasilera,
que trata de los Derechos y Garantías Fundamentales. A partir de esta enmienda
en la constitución entró en debate al congreso el Estatuto da la Juventud, que fue
promulgado en 2013. Entre sus principales objetivos está definir los derechos de
los jóvenes a la ciudadanía, a la participación social y política y a la representación
juvenil; a la educación; a la profesionalización, al trabajo e a la renta; a la igualdad;
a la salud; a la cultura; al deporte y al tiempo libre; a la sustentabilidad y al
medio ambiente ecológicamente equilibrado; a la comunicación y a la libertad de
expresión; a la ciudad y a la movilidad y a la seguridad pública. Como así también
el Estatuto de la Juventud propone principios y directrices de las políticas públicas
de juventud y pretende establecer el Sistema Nacional de Juventud que coordine
las políticas tanto a nivel de los ministerios, como aquellas que se realizan por
agencias, organizaciones no gubernamentales y desde el sector privado y entre las
distintas esferas federal, estadual y municipal.
A continuación presentamos un listado con los programas que realizó la SNJ con
el apoyo de los distintos Ministerios hasta el año 2010.
30
•
Projovem Adolescente Jóvenes 15 a 17 años de familias en condición de
extrema pobreza. Promueven la formación para el mundo del trabajo, talleres
de arte, cultura, deporte y el diseño de un proyecto de participación ciudadana.
Es obligatorio la asistencia escolar y en las actividades socioeducativas. Se
transfiere R$ 30 a las familias, hasta 2 beneficios por familia. Dura 24 meses.
En 2010 alrededor de 523 mil jóvenes fueron atendidos;
•
Projovem urbano Jóvenes de 18 a 29 que a pesar de ser alfabetizados no
terminaron la primaria, de familias con renta mensual de hasta medio
salario mínimo per cápita. Se pagan R$ 100 mensuales por18 meses. Entre
2008 y 2010 atendió alrededor de 500.000 jóvenes;
•
Projovem campo Jóvenes agricultores alfabetizados de 18 a 29 años que no
terminaron la escuela primaria R$ 100 mensuales24 meses Atendió en 2010
a unos 63.000 jóvenes;
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
•
Projovem Trabalhador Jóvenes entre 18 a 29 años que pertenecen a familias
con renta per cápita de hasta un salario mínimo en situación de desempleo.
Se transfieren R$ 100 mensuales por 6 meses. En 2010 alcanzó a 217 mil jóvenes;
•
Programa cultura viva Jóvenes de 17 a 29 años de zonas con mayor vulnerabilidad
social. Viabiliza recursos para instalar Puntos de Cultura, apoyando la
adquisición de material multimedia, computadoras con internet y la realización
de actividades culturales volcadas a la población de baja renta. Además formación
del “agente cultura viva”, agentes multiplicadores en los distintos puntos
culturales. Cada Punto cultural cuenta con 4 agentes culturales que reciben
R$ 380. Tiene una duración de 12 meses. 650 Pontos de Cultura fueron
instaurados en todo Brasil.
•
Programa Segundo Tempo Alumnos de escuelas públicas expuestas al riesgo
social. El programa ofrece en el contra turno actividades deportivas, refuerzo
escolar, supervisión pedagógica y alimentación. El programa abarcó 3,6
millones de niños y adolescentes;
•
Praças da juventude Creación de plazas, complejos polideportivos, pistas de
atletismo y skate, centro de tercera edad en comunidades urbanas donde faltan
equipamientos públicos. Se hicieron 150 plazas y requirió una inversión de R$
180 millones;
•
Projeto Rondon Estudiantes de educación superior. Proyecto de integración
social con la participación voluntaria de estudiantes universitarios. El proyecto
propone buscar soluciones para el desarrollo sustentable de comunidades
carentes, ampliando la calidad de vida de los habitantes. De 2005 a 2010
participaron 9.812 rondonistas en 652 municipios;
•
Progama Nacional de segurança Pública com cidadania Jóvenes entre la faja
etaria de 15 a 24 años, vulnerables a la violencia en regiones metropolitanas
Durante la capacitación del proyecto Social y Formativo de 800 hs. recibe R$
100. Participaron 11.000 jóvenes multiplicadores de la cultura y la paz. Jóvenes
entre 18 a 24 años que se encuentran en prisión, se les paga R$ 100 reales
mensuales a una persona indicada por el joven preso. 6,8 mil jóvenes detenidos
se atendieron en 2010;
•
Pronaf Jovem Jóvenes entre 16 a 29 años que hayan concluido o estén
cursando el último año de secundaria, en centros familiares rurales de
formación por Alternancia o Escuela Técnica Agrícola. O aquellos que
Las políticas de juventud en Argentina y Brasil. Conquistas y desafíos actuales
31
hayan hecho el curso de formación profesional con carga de 100 horas.
Crédito de hasta R$ 6000 por unidad familiar con reembolso de hasta 10 años
con tasa de interés del 1% anual. Hasta el 2010 participaron 24.717;
32
•
Juventude e meio ambiente Jóvenes entre 15 y 29 años. Se realizaron 4
encuentros con 120 jóvenes líderes ambientalistas;
•
Escola Aberta Jóvenes y personas de la comunidad. Actividades deportivas,
culturales, etc. en escuelas primarias y secundarias durante el fin de semana.
Se pagan R$ 150 mensual para los jóvenes que dan los talleres. Hasta 2010
participaron 525 escuelas estaduales y 1.357 escuelas municipales. Fueron
invertidos R$ 38 millones;
•
Prouni Estudiantes de baja renta con salario per cápita de un salario y medio
mínimo para la bolsa integral y hasta tres salarios mínimos para la beca del
50%. Profesores de la red pública que no tengan título universitario. Alumnos
del Prouni de tiempo integral reciben una beca correspondiente a un salario
mínimo mensual. Hasta 2010 se entregó 720 mil becas;
•
Reforço as escolas técnicas El programa prevé La implantación de 214
escuelas técnicas con 50.000 vacantes en todo el país;
•
Brasil alfabetizado Jóvenes, adultos y discapacitados analfabetos Programa
destinado a la alfabetización y la búsqueda de elevar la escolaridad. De 2003 a
2008 hubo 10 millones de matriculados, en 2009 1,8 millones y en 2010 unos
2,5 millones;
•
Ampliação do Bolsa Familia Jóvenes entre 16 y 17 años pertenecientes a
familias beneficiarias del programa Bolsa Familia. El programa estimula
la permanencia en las escuelas de los alumnos carentes. Se pagan R$ 30
mensuales. Admite hasta 2 beneficiarios por familia. En 2008 los jóvenes
entre 16 y 17 años eran 1,97 millones y en 2009 fueron 2,15 millones;
•
Programa de reestructuración universitaria Jóvenes estudiantes de
universidades Federales. Ampliación del acceso (aumento de vacantes
y fundación de nuevas universidades) y permanencia (asistencia
estudiantil, becas de residencia, alimentación y transporte) en la
educación superior a nivel de graduación. Inversiones desde 2007 a 2011
cifradas alrededor de R$ 2 billones;
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
•
Programa Nacional de acceso a la enseñanza Técnica y Empleo
Trabajadores, estudiantes y personas en condiciones de vulnerabilidad
social. Fomento y expansión de las redes estatales y federales de la
Educación Profesional Tecnológica. Aplicado a partir de 2011, beneficiará
a 8 millones de brasileros, se prevé una inversión de R$ 1 billón.
En el caso brasilero son visibles los avances con respecto a la
institucionalización de la Secretaría Nacional de Juventud, como de los
consejos municipales, estaduales y federales así como las conferencias.
Si bien no todas las instancias de participación funcionan efectivamente en la
práctica y el número de consejos todavía es muy escaso, el espacio ha sido creado
y cuenta con presupuesto participativo, habría que estudiar a fondo el porqué
de la poca participación. Existen datos que hacen posible analizar las políticas,
sería interesantes en investigaciones futuras estudiar los impactos, problemas y el
alcance de las transformaciones que han suscitado esas políticas, recurriendo tanto
a datos cuantitativos como cualitativos. En líneas generales las políticas instauraron
programan que visan: transferir renta mínima, promover la alfabetización, expandir
la educación a nivel primario, medio y universitario, crear espacios públicos de ocio,
prevenir la violencia, etc. Intentando contemplar las especificidades del campo y
de las grandes ciudades. El Estatuto de la Juventud es un avance en términos de
consolidación de la política social de juventud como política de Estado, ahora se
torna preciso implementar y garantizar los derechos que en él se reconocen.
A lo largo de artículo hemos intentado discutir la implementación de las políticas
sociales de juventud en Argentina y en Brasil intentando problematizar los
procesos de formación, implementación y alcance de las mismas. Podemos ver
que en ambos países imaginario juvenil, producto social del contexto histórico
actual, ha sido revalorizada a partir del entendimiento de las y los jóvenes como
“sujetos de derecho” y protagonistas o “actores estratégicos del desarrollo” - al
menos discursivamente-. Se puede ver en los objetivos de la DINAJU y en el
Estatuto de Juventud brasilero.
En cuanto a los procesos de demandas, disputas y participación acerca de las políticas
sociales de Juventud, podemos ver que en ambos países han sido creados canales
de participación. Vemos en Brasil una mayor institucionalización de los consejos y
conferencias y una tentativa mayor de articulación entre las instancias municipales,
estaduales y nacionales. En este punto es preciso problematizar en Argentina y
Brasil el alcance de esas formas de participación y su injerencia real tanto en la
construcción de la PJ, como en el propio proceso de definición del tipo de desarrollo,
Las políticas de juventud en Argentina y Brasil. Conquistas y desafíos actuales
33
en el cual las y los jóvenes son “protagonistas” y “actores estratégico”. En ambos
países es importante profundizar los espacios democráticos de participación efectiva
de los jóvenes en las instancias decisivas de la política.
En ambos países las líneas y objetivos de la política social de juventud son
similares (recordando que en Argentina muchos se realizan principalmente por
Ministerios como de Educación, Trabajo, etc.): programas de transferencias
de renta mínima, programas de expansión de la educación, inclusión laboral,
espacios colectivos de cultura, ocio y discusión, entre otros.
Con respecto al alcance de la implementación de las PJ, podemos verla dificultad
de análisis en Argentina, donde el acceso a los datos es, por un lado, más limitado
al no haber Ley de Transparencia que exija la publicación y rendimiento de cuentas
de los organismos estatales. Y por otro lado, es más disperso, al no haber una
centralización por parte DINAJU de las PJ, ni una coordinación y transversalidad
con los demás Ministerios.
Podemos resaltar que a partir de los datos existentes en Brasil y Argentina, que el
alcance de las políticas es tenue, hasta ahora son pocas las políticas para la cantidad
y diversidad de los jóvenes. Si pudiéramos realizar una suma de los presupuestos
de todas las políticas sociales juntas, éstas siguen significando una cuota ínfima en
términos del porcentaje del PBI y en relación a cantidad de población joven en los
países (en Argentina hay alrededor de 10 millones de jóvenes, un 25 % del total de
la población y en Brasil cerca de 50 millones de jóvenes, constituyendo alrededor
de 25% de la población total del país.).
Entre las críticas y desafíos a ambos países está la necesidad de profundizar los
espacios de reflexión, discusión y politización de las juventudes en la construcción
de una política social de juventud integradora, transversal, coherente, coordinada,
con una planificación a largo plazo, con visión de presente y futuro. Consolidar
las PJ como estrategia nacional y regional, fomentando las instancias de
discusión regional en la Organización Iberoamericana de la Juventud, la Reunión
Especializada de la Juventud de Mercosur y el Juvensur Seminario Permanente del
Mercosur. Es necesario que se conviertan en política de Estado y que se concrete y
efectivice como derecho y no apenas como política perentoria de “x” gobierno. Para
que a través de las políticas sociales se cambie la estructura y las causas profundas
de la desigualdad, éstas tendrían que dejar de ser unidireccionales (del Estado
a la sociedad), tendrían que necesariamente involucrar a los distintos actores,
haciéndolos parte de las instancias decisorios de la política.
34
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
Quedan interrogantes ¿Cómo superar las limitaciones de la política social de
juventud? ¿Será que todas éstas las limitaciones e incapacidad de las políticas
de cambiar las estructuras sociales están relacionadas a la intensificación del
extractivismo arraigado a las estructuras del Estado? ¿Es posible pensar en políticas
sociales alternativas que al mismo tiempo que cambien de fondo los problemáticas
sociales (de desigualdad, de exclusión, marginalidad, falta de acceso a la educción,
etc.), cambien también las estructuras económicas prevalecientes que son en última
instancia sus principales causantes?
Referências
ABRAMO, Helena. (coord.). Juventudes Sudamericanas: diálogos para la
construcción de la democracia regional. Rio de Janeiro: IBASE, 2008.
ABRAMO, Helena. y MARTONI BRANCO, Pedro Paulo. (org.). Retratos
da juventude brasileira. San Pablo: Instituto Cidadania/Fundação Perseu
Abramo, 2005.
BORZESE, Dana (coord.). Encuesta Nacional de Juventudes en Argentina
Cuaderno de trabajo Nº 3. IBASE. POLIS. Buenos Aires: Fundación SES, 2009.
BORZESE, Dana (coord.). Proyecto Juventud e integración sudamericanas:
Diálogos para construir una democracia regional. Buenos Aires: Fundación
SES, 2008.
BORZESE, Dana, BOTTINELLI, Leandro y LURO, Vanesa Gladis Hacia una
ley nacional de juventudes en Argentina. Análisis de experiencias de construcción
de leyes de juventud en países de América Latina. Fundación Carolina. 2009.
Disponible en: http://www.fundacioncarolina.es consultado: 15/01/2012.
BRAND, Ulrich El papel del Estado y de las políticas públicas en los procesos de
transformación. In: Más allá del desarrollo Grupo Permanente de Trabajo sobre
Alternativas al Desarrollo 1era edición Quito: Fundación Rosa Luxemburg/
Abya Yala., 2011.
COMISIÓN ECONÓMICA PARA AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE
(CEPAL). Juventud y cohesión social en Iberoamérica. Un modelo para armar.
Santiago de Chile, 2008.
Las políticas de juventud en Argentina y Brasil. Conquistas y desafíos actuales
35
CONSELHO NACIONAL DE JUVENTUDE Fortalecendo diálogos,
promovendo direitos. Brasília, 2010. Disponible en: www.juventude.gov.br
Consultado: 10/11/2011.
CONSELHO NACIONAL DE JUVENTUDE. PEC da Juventude Nro.
42/2008. Brasília, 2010. Disponible en: www.juventude.gov.br Consultado:
10/11/2011.
CONSELHO NACIONAL DE JUVENTUDE. Reflexões sobre a política
nacional de juventude 2003-2010. Brasília, 2011. Disponible en: www.juventude.
gov.br Consultado: 10/11/2011.
DE CARVALHO PAPA, Fernanda; DE FREITAS, Maria Virginia de
(organizadoras) Juventud em pauta: políticas públicas no Brasil. São Paulo Ed.
Periópolis, 2011.
MINISTERIO DE DESARROLLO SOCIAL DE LA NACIÓN.UNESCO.
Lineamientos para una política de juventud en la Argentina de hoy, Buenos
Aires, 2010.
MIRZA, Christian. La transformación de la matriz de bienestar en América
Latina Instituto social del MERCOSUR, Asunción, 2011.
PAZ, Juan Valdez y ESPINA, Mayra (Editores) América Latina y el Caribe:
La política social en el nuevo contexto – Enfoques y experiencias Volumen 2.
Oficina Regional de Ciencia de la UNESCO para América Latina y el Caribe,
Montevideo, 2011.
PERALVA, Angelina y SPOSITO, Marilia (org.). Juventude e contemporaneidade.
In: Revista Brasileira de Educação Nº 5/6, 1997.pp. 25-36.PNUD. Informe
sobre desarrollo humano para Mercosur 2009-2010. Innovar para incluir:
Jóvenes y desarrollo humano. Buenos Aires: PNUD, Diciembre de 2009.
REPETTO, F. y otros Los desafíos de la coordinación y la integralidad de las
políticas y gestión pública en América Latina JEFATURA DE GABINETES
DE MINISTROS DE LA NACIÓN ARGENTINA, Buenos Aires, 2010.
36
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
QUIROGA, Yesko; CANZANI, Agustín; ENSIGNIA, Jaime Consenso
progresista: Las políticas sociales en los gobiernos progresistas en el cono sur.
Fundación Friedrich Ebert-Fundación Perseo Abramo-Fundación Lieber
Seregni-CEPES, 2009.
SVAMPA, Maristella Consenso de los commodities y megaminería
ALAI, América Latina en Movimiento. 2012 Disponible en: http://alainet.org/
active/53571&lang=es consultado el: 17/10/2013.
TAVARES SOARES, Laura. Logros y cuestiones pendientes en la configuración
de una política social en Brasil In: América Latina y el Caribe: La política social
en el nuevo contexto – Enfoques y experiencias Volumen 2 Montevideo: Oficina
Regional de Ciencia de la UNESCO para América Latina y el Caribe, 2011.
Las políticas de juventud en Argentina y Brasil. Conquistas y desafíos actuales
37
Enfoques sobre el estudio de
la juventud: una visión de las
perspectivas latinoamericanas
Ana Beatriz Pinheiro e Silva
Universidade Federal Rural do Rio de Janeiro – Brasil
Karla Henríquez Ojeda
Universidad de Santiago de Chile – Chile
Introducción
La juventud es un concepto reciente y su percepción como una categoría social
cobró impulso a mediados del siglo XX, y a menudo ha servido como símbolo
de una categoría social siempre dispuesta a cuestionar los valores sociales y la
sociedad en general, simbolizando a lo rebelde, a lo nuevo y a otras características
similares. La juventud no es una categoría estática y siempre está vinculada
con el contexto histórico y social de su tiempo: siempre se está renovando. En
este artículo, tenemos la intención de observar y reflexionar sobre los distintos
enfoques para el estudio de la juventud en América Latina y, a su vez, realizar
una aproximación de las perspectivas que se han adoptado en los estudios sobre
la participación juvenil en Brasil.
Los enfoques sobre el estudio de la juventud
Desde mediados del siglo XX, los jóvenes vienen siendo disputados por dos
fuerzas más o menos antagónicas: por un lado la idea de revolución, y por el
otro la publicidad, que tiene en la juventud su mayor destinatario de anuncios y
propaganda (RIBEIRO, 2004).
En los últimos años ha crecido la atención en los jóvenes. Es posible observar esto
tanto en los medios de comunicación como en otros actores políticos, el mundo
académico, las instituciones gubernamentales y no gubernamentales. También ha
crecido el mercado de productos destinados especialmente para este público y la
presencia de los jóvenes en los noticieros.
38
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
Abramo (1997) llama la atención sobre dos modos diferentes de tematización de
los jóvenes en los medios de comunicación. En el caso de los productos dirigidos
a este público, los temas suelen estar vinculados a la cultura y el comportamiento,
y en los noticieros, suelen estar relacionados con problemas sociales, tales como:
la violencia, la delincuencia, las drogas, etc. En la academia, los jóvenes vuelven
a ser tema de investigación, pero la mayor parte de la reflexión está destinada
a discutir solo los sistemas e instituciones presentes en la vida de los jóvenes
o las estructuras sociales conforman situaciones “problemáticas” para ellos.
Recientemente han aumentado los estudios centrados en la consideración de
los propios jóvenes y sus experiencias, percepciones, formas de sociabilidad y de
acción (ABRAMO, 1997).
Al hacer un resumen sobre la conceptualización de la juventud, se observó que
esta fue adquiriendo espacio a lo largo del tiempo y fue reconocida como tal
por primera vez en el siglo XIII, con la aparición de las primeras estructuras
de educación formal, a la que solo tenía acceso la burguesía. Por lo tanto, cabe
recordar que la juventud no fue identificada como una categoría separada de los
adultos, aunque tuviese características asociadas con un papel que la diferenciaba
(ARIÈS, BEJIN Y FOUCAULT, 1987), características que están vinculadas a
los deberes que cada grupo desarrolla en público. Este hecho no es menor, pues
para ser reconocida como lo es hoy, fue necesario construir espacios que le fuesen
propios, espacios institucionales y simbólicos que le permitiesen diferenciarse del
“otro grupo” y construir una identidad propia a partir, también, de espacios que
estaban surgiendo en el interior del tejido social.
Históricamente, la juventud es un fenómeno típico de la sociedad moderna.
En las llamadas sociedades tradicionales el pasaje de la niñez a la edad
adulta se daba a menudo sin períodos de transición. Con el advenimiento de
las sociedades modernas, con el cambio de la sociedad agraria a la sociedad
urbano-industrial en el siglo XIX, se abre el concepto de juventud como una
fase de transición, como efecto de la mayor longevidad de la población urbana,
pero sin límites precisos ni demarcado por ningún ritual social (CATANI Y
GILIOLI, 2008: 15).
La definición de la infancia y de la juventud, en tanto etapas determinadas de
la vida, va más allá de la construcción cultural con el proceso de escolarización
popular de los niños. Desde finales del siglo XIX, se convierte en una categoría
administrativa y también jurídica e institucional, aunque todavía abrigaba fuertes
diferencias sociales en su interior (PERALVA, 1997).
Enfoques sobre el estudio de la juventud: una visión de las perspectivas latinoamericanas
39
Fue durante la Segunda Guerra Mundial que la juventud fue reconocida dentro de
un tiempo social e histórico determinado, donde los jóvenes son caracterizados como
sujetos de derechos, pero todavía eran víctimas de control externo. Poco después
de la Segunda Guerra Mundial, el aumento de la expectativa de vida provoca un
cambio en la estructura social, y surge una categoría social hasta el momento poco
conocida, aquella que estaba inserta en las nuevas lógicas de mercado, producto de
las consecuencias de la industrialización, aquella que sí estaba dotada de control y se
convirtió en un grupo social identificable, no solo como transición a la edad adulta,
sino como la última fase del pleno desarrollo humano antes de llegar a esta, poco antes
de cesar la diversidad de actividades propias de la juventud y relacionadas también
con el ocio y el entretenimiento (HOBSBAWM, 1998).
En la actualidad, todavía no existe una definición consensuada de la juventud y es
muy difícil obtener un significado compartido sobre quiénes son los jóvenes y qué
es lo que representan, porque existe influencia de una variedad de elementos que
van ampliando el conjunto de las categorías asociadas a este grupo. Hoy en día se
debe construir un sentido de la juventud, que contemple no solo un punto de vista
biológico, sino también social, histórico, político y cultural. En este aspecto, una
u otra visión de la categoría juvenil están directamente relacionadas con la fuerza
que denota una definición única u otras características.
El marco en el que surge la sociología de la juventud se da en la década del veinte
en los EEUU, con la Escuela de Chicago. Ellos privilegiaban la investigación de
las disfunciones o de la anomia para entender las conductas juveniles cercanas a la
delincuencia o al crimen, a menudo articuladas en grupos o bandas. Después de la
Segunda Guerra Mundial, las nuevas orientaciones rompieron con esa tradición
y destacaron el potencial contestatario y rebelde de los segmentos juveniles,
especialmente en la participación estudiantil y sus prácticas culturales. Sin
embargo, el examen de la condición juvenil como problema social no desapareció
de la preocupación de diversos sectores sociales ni de la producción académica
(SPOSITO, 2000).
Una parte de la sociología de la juventud se constituye como una sociología
de la desviación. El joven como aquello o aquel que se desvía de un patrón
normativo. Aunque hay diferentes formas de desviación, que tienen diferentes
niveles de estratificación social y cultural, la desviación es inherente a la juventud
(PERALVA, 1997). Pero es importante tener en cuenta que la juventud no es
solo vigilada o desviada: su marginalidad innova y transforma (PERROT apud
PERALVA, 1997).
40
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
Dentro de los enfoques dominantes en el estudio de la juventud, se encuentra la
perspectiva psicobiológica que ve a la juventud como una etapa universal dentro
de la psicología del desarrollo y del desarrollo biológico, por lo que cualquier
ser humano que alcanza la edad adulta debería pasar por la juventud, que es
caracterizada como una etapa de riesgo, donde debe vivir en la dicotomía controldescontrol de los impulsos, conviviendo con experiencias asociadas con la angustia,
la crisis de identidad, la inestabilidad emocional, la busca de diferenciación de las
referencias familiares. Este enfoque es característico de los estudios positivistas y
funcionalistas que buscan establecer patrones universales en una lógica temporal
lineal, y vincularlos en mayor o menor medida a franjas etarias más o menos rígidas.
Otra serie de estudios examina a la juventud cómo transición a la vida
adulta, como un período en el que se adquieren habilidades, conocimientos y
preparación. En esta perspectiva, encontramos a Erik Erikson con sus etapas
de desarrollo psicosocial. A partir de este autor, comienza a popularizarse
el concepto de moratoria social en el que el o la joven no tiene mayores
responsabilidades económicas o familiares. Se podría decir que este concepto
se construye solo a partir de los jóvenes de clase alta. Los críticos de esta
visión fueron Mario Margulis y Marcelo Urresti (1996), que proponen como
complemento el concepto de moratoria vital para dar cuenta de un excedente
temporal o de capital temporal en relación con los adultos, poniendo de relieve
la ventaja temporal de los jóvenes para adquirir habilidades y conocimiento.
Otros autores de este enfoque son Germán Muñoz y Marta Marín (1995) y
Gabriel Alba (1997).
Desde la perspectiva sociocultural, se reconoce el carácter socialmente construido,
dinámico y discontinuo de este grupo social, y se da cuenta de los esquemas de
representación que se fueron configurando de manera diferente y desigual a partir
de su campo de acción, y se aparta significativamente de la visión psicobiológica.
Desde esta perspectiva, el enfoque generacional adquiere relevancia en las últimas
décadas, junto con la perspectiva histórica, que estudia la juventud de acuerdo con
los acontecimientos históricos que influyen en su conceptualización y comprensión
(ROSAS, 1993; FEIXA, 2000, 2006; VALENZUELA, 2005), y los estudios sobre
la acción colectiva y los movimientos ciudadanos (BONAVENA Y MILÁN, 2012;
ARCHILA, 2012). A partir de entonces, se presenta otro enfoque que corresponde
a la relación entre la juventud y la ciudadanía, estrechamente relacionado con el
estudio de la naturaleza jurídica y política, lo que implica la posición que ocupan
y los jóvenes como ciudadanos. Así, autores como Reguillo (2003a), argumentan
que la situación de exclusión que viven los jóvenes en términos de ciudadanía
Enfoques sobre el estudio de la juventud: una visión de las perspectivas latinoamericanas
41
cívica, política y social, a diferencia de la ciudadanía cultural que reconoce en la
lógica modernista actual la importancia de la cultura como fuente de generación de
ciudadanía, al ser universal en el reconocimiento de la singularidad del individuo.
Otros autores que han trabajado en esta línea son Balardini (2000) y Feixa,
Costa y Saura (2000). La investigación sobre la participación ciudadana desde la
perspectiva sociocultural fue desarrollada por Goicovic (2000), González (2004),
Dávila, Ghiardo y Medrano (2008) y Aguilera (2009).
Los enfoques previos de alguna manera se corresponden con el discurso que
emerge de lo cotidiano; Mariana Chaves (2005) estudió los discursos de los
jóvenes urbanos en la Argentina y en los medios de comunicación, que vienen
extrapolando resultados en la región latinoamericana de diferentes expresiones,
cada uno de las cuales está asociada con un tipo de representación de la juventud.
Estas expresiones no reconocen el protagonismo de la juventud y son utilizadas por
prácticas de intervención paternalista a partir de las cuales los diferentes discursos
son usados estratégicamente, dependiendo del propósito.
Así es que los discursos psicologistas, culturalistas y naturalistas se asocian con
los jóvenes de clase media y alta, mientras que los discursos de patología y pánico
social se utilizan para hablar de la clase media empobrecida y de los pobres. El
discurso naturalista o esencialista se basa en la biología y concibe a la juventud como
un periodo natural, por lo tanto universal, presente en toda la existencia de la
humanidad. El discurso psicologista ligado a la medicalización y al discurso médico,
presenta una mirada desde la propia confusión o falta de una etapa en el ciclo
de vida, el o la joven adolescente adolece y sufre, por lo tanto el individuo debe
superar, o más bien, resolver esta fase de la vida.
Un tercer discurso es el de la patología social, a través de una mirada negativa,
patologista de la juventud, que se basa en la idea de que el individuo es proclive
a desviarse de la norma social, es decir, a transgredir el orden social. Este enfoque
plantea una representación de la juventud como problema y la asocia al alcoholismo,
la drogadicción, al embarazo adolescente, al protagonismo en accidentes y
enfermedades de transmisión sexual. Tal como el discurso psicologista, está
asociado a tecnicismos biológicos y médicos, y la solución para esta enfermedad
social se centraría en la curación, en la segregación social, para evitar el contagio o
para eliminar los daños.
Otro discurso se corresponde con el pánico moral asociado con los medios
de comunicación que emiten una imagen vinculada al miedo, mostrando a
42
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
la juventud como una desviación peligrosa, como un enemigo, a partir de la
sensibilización de las cuestiones relacionadas con una dimensión moral, que
generan preocupación pública. A partir de ahí se justifican entonces acciones
intensificadas de control cultural.
Un quinto discurso es el culturalista que sobreestima lo simbólico y entiende a la
juventud como una cultura distinta de otros grupos (un ejemplo lo constituyen las
tribus urbanas) para distinguir entre grupos basados en categorizaciones etarias,
en tanto se oponen a la opinión de que la cultura se transmite y se transfiere
de generación en generación. Dentro de este discurso, también se encuentran las
representaciones asociadas a signos juveniles de clase media y alta relacionados con
la moratoria social. Esa visión impide reconocer la heterogeneidad de los tipos de
jóvenes que encontramos en la sociedad.
Por último, el discurso sociológico es criticado por valorizar el protagonismo joven,
representándolo como una víctima producto de la sociedad. La explicación no
tiene en cuenta la complejidad de las relaciones, ya que considera solo una relación
unidireccional en la conformación de lo que significa ser joven en la sociedad.
En Brasil las producciones sobre la juventud tienen como base los estudios clásicos
de sociología de la juventud de Marialice Foracchi, que centró su análisis en torno
a la participación de los jóvenes en el movimiento estudiantil y en los partidos
políticos de los años sesenta y setenta. Durante la década de los ochenta el tema
de juventud perdió visibilidad, y se le dio más énfasis a los temas de la infancia y
la adolescencia.
El propio término “juventud” suscita debates y, de acuerdo con Sposito (1997),
encierra un problema sociológico pasible de ser investigado, ya que los criterios
que constituyen al joven como sujeto son históricos y culturales. Esta autora
argumenta que, a pesar del reconocimiento en la mayoría de los análisis de la
condición de transitoriedad como un elemento para la definición del joven, han
variado otros elementos relacionados con la forma en que se da ese pasaje, su
duración y características.
En A “juventude” é apenas uma palavra [La “juventud” es apenas una palabra],
Bourdieu (1983) ya decía que las divisiones entre las edades son arbitrarias, pues este
es un tema de controversia presente en todas las sociedades. Estas divisiones atarias
varían y están sujetas a la manipulación. El autor da cuenta de las diferencias entre
las juventudes, llamando la atención acerca de sus diferentes condiciones de vida.
Enfoques sobre el estudio de la juventud: una visión de las perspectivas latinoamericanas
43
Para Castro (2009) es central el debate sobre la categoría “juventud”, en medio de
tantas definiciones, concepciones e incluso formas de actuación del poder público.
La autora advierte que la categoría tiende a ser sustantivada y adjetivada, sin tener
en cuenta la búsqueda de la autopercepción y la formación de las identidades de
los “jóvenes”.
Según Carrano (2000: 12) es bastante común que la categoría “juventud” se defina
por criterios relacionados con una cronología etaria, inmadurez psicológica e
irresponsabilidad. El autor señala que sería más apropiado comprender a la juventud
como una complejidad variable, que se distingue por sus múltiples modos de existir en
diferentes tiempos y espacios sociales.
Para el autor, ser joven en la sociedad contemporánea no es solo una condición
biológica, sino una forma de definición cultural.
Abramo y Venturi (2000) dividen en dos ideas básicas a las concepciones de
la juventud:
La primera consiste en considerarla una fase de pasaje en el
ciclo de vida, situada entre el período de dependencia que
caracteriza a la infancia y la posterior autonomía adulta. La
segunda es la que atribuye a los jóvenes una predisposición
natural para la rebeldía, como si fuesen portadores de una
esencia revolucionaria. (ABRAMO; VENTURI, 2000: 18)
El concepto de juventud como pasaje, según estos autores, parte del reconocimiento
de que se trata de un período de transformación, por lo tanto, de búsquedas y
definiciones de identidad, valores e ideas, de maneras de comportarse y de actuar.
Un momento de inestabilidad, intensidad, arrojo, turbulencia y extravíos. Lo que
sugiere que tal momento de transición debe estar centrado en la preparación de la
vida futura, especialmente con la formación escolar.
Preponderantemente en la tradición de la izquierda, se forjó una fuerte relación
entre la falta de compromisos sociales con una mayor disponibilidad de los
jóvenes para la actuación en cuestiones culturales y políticas, como se destaca en
la siguiente cita:
Así, la juventud llegó a ser definida como esencialmente
rebelde, revolucionaria, siempre dispuesta a proponer utopías
transformadoras — concepción ya presente a principios del
44
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
siglo XIX, que se renueva y fortalece en los años sesenta de
este siglo, con la movilización de la juventud, de dimensión
internacional — . Esto se expresa en las imágenes del
hippie en comunidades alternativas o en el estudiante en
manifestaciones. (ABRAMO; VENTURI, 2000: 18)
Para Abramo y Venturi (2000), estas concepciones no son suficientes para hacer
un diagnóstico o consideración de la juventud en el Brasil de hoy. La mayoría de
ellos tiene obligaciones y compromisos de tipo económico y familiar por no estar
en condiciones de librarse de ello. Por lo tanto, para estos autores, no se puede
decir que lo que caracteriza la situación de los jóvenes en las áreas metropolitanas
de Brasil hoy en día sea la condición de estudiantes. Por otro lado, no es posible
decir que el trabajo aparezca solamente como negación de esta condición.
Desde finales de los años noventa la juventud comenzó a ganar una considerable
atención, que viene aumentado en todas las áreas, incluida la académica. Según
Abramo (1997: 22): […] recientemente han aumentado los estudios centrados
en la consideración de los propios jóvenes y sus experiencias, percepciones, formas de
sociabilidad y de acción.
La autora resalta el hecho de que la mayoría de los abordajes en torno a los jóvenes
encuentra dificultades en considerarlos efectivamente como sujetos. Se puede decir,
según Abramo (1997), que la juventud ha estado presente por lo general como una
categoría productiva para simbolizar los dilemas de la época contemporánea, y esto
se evidencia tanto en la opinión pública como en el pensamiento académico. Los
jóvenes aparecen como la encarnación de todos los dilemas y dificultades que la
sociedad ha enfrentado.
Un desafío que se presenta, según Carrano (2000: 26), es el de lograr el diálogo
y también compartir los sentidos culturales de las varias redes sociales de los
jóvenes. Para el autor, a través del análisis de las prácticas culturales y educativas
de los jóvenes, podemos reconocer que existen muchas juventudes y de este
modo caracterizar las diferentes experiencias, sus amplitudes, limitaciones y desafíos
socioculturales que se presentan en la definición de políticas sociales.
Los estudios actuales se han centrado en los diferentes aspectos de las
culturas juveniles, dejando una laguna en los estudios sobre la participación
juvenil en el ámbito político, especialmente en los espacios más tradicionales
(BRENNER, 2011).
Enfoques sobre el estudio de la juventud: una visión de las perspectivas latinoamericanas
45
En la opinión de Sposito (2000), se observan dificultades en la comprensión de
la crisis de participación de los estudiantes presente en algunos estudios. Para la
autora, es necesario tener en cuenta que, en paralelo a la aparición de este vacío
teórico, se han creado múltiples representaciones sociales en el sentido común,
que constituyeron un modelo de acción colectiva de la juventud, referenciado en
prácticas clásicas de participación, excluyendo otras posibilidades de análisis.
En O Estado da Arte sobre Juventude na Pós-graduação brasileira [El estado de
la cuestión de la juventud en la posgraduación brasileña] (Sposito, 2009), se
analizaron tesis y disertaciones de las áreas de Educación, Ciencias Sociales y
Servicio Social entre 1999 y 2006. En los estudios sobre juventud y participación
política, se observó que no había investigaciones sobre los espacios considerados
más tradicionales de activismo político, como los partidos políticos y los
sindicatos, ni sobre los políticos profesionales jóvenes. Los analistas también
llegaron a la conclusión de que sin embargo, si se puede decir algo sobre las
relaciones de los jóvenes con la política, a partir de este conjunto de producciones
académicas, es que queda todavía muy oscura la distinción analítica entre la esfera
de participación política en los sistemas institucionales, el campo político en
sentido estricto y las nuevas formas de acción colectiva dentro de las teorías de los
movimientos sociales y culturales. Estas prácticas emergentes, al ser estudiadas,
podrían ampliar la propia noción de política, como afirmamos en la Introducción,
porque se preguntarían sobre las posibilidades de construcción colectiva de
nuevos conflictos y de formación de disensos dentro del ámbito de experiencia de
los jóvenes brasileños. (SPOSITO, 2009: 199)
Hay muchos puntos de partida para la discusión sobre el significado de la palabra
juventud, y Abramo (2005) llama la atención sobre las condiciones y posibilidades
de participación de los jóvenes en la conservación o transformación de la sociedad;
cómo los jóvenes pueden llegar a intervenir en el destino del país, y también los
problemas específicos que los afectan, examinando sus valores, sus opiniones y su
actuación social y política.
Conclusión
Por último, podemos decir que la construcción de la representación de la(s)
juventud(es) se asocia a grupos de personas que interactúan con la sociedad
globalizada, en la que el desarrollo tecnológico es una cuestión relevante, que se
traduce en un grado de confianza importante en los medios de comunicación y en
un alto interés en el uso de estas herramientas para relacionarse y para informarse
46
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
sobre diferentes aspectos; abarcando un conjunto de individuos, hombres y mujeres,
que en el contexto de América Latina se desarrollaron en gran medida durante
gobiernos democráticos, o fueron actores sociales protagonistas en períodos
de transición hacia un sistema democrático. Pero, en posición de exclusión
social (FALETTO, 1986; TOURAINE, 1997; ALVARADO, MARTÍNEZ,
MUÑOZ, 2009; ALVARADO, VOMMARO, 2009) tuvieron que hacer frente
a las recientes crisis sociales, que también van creando nuevas necesidades que los
llevan a solicitar constantes demandas a los poderes institucionales, pero aun así,
estas estructuras dominantes no han respondido eficazmente a esas peticiones.
Esta constante necesidad institucional en que se encuentran los y las jóvenes, los
llevó a la construcción de nuevas lógicas de participación, para ser reconocidas y
consideradas en las nuevas gestiones estatales.
Complementando la idea anterior, un consenso general en la comunidad académica
es que la juventud no debe entenderse solo en términos objetivos (por ejemplo,
a partir de la franja etaria), sino en los términos polisémicos que envuelven al
concepto, las implicaciones de la construcción sociocultural e históricamente
definida; pero también, la comprensión de la juventud debe reflexionar sobre las
trayectorias sociopolíticas y paradójicas que surgieron en esta confrontación entre
prácticas, discursos juveniles y adulto-centristas presentes en una temporalidad
diacrónica, pero construida sobre una serie de ideas de carácter sincrónico.
Referências
ABRAMO, Helena. Considerações sobre a tematização social da juventude no
Brasil. Revista Brasileira de Educação, Rio de Janeiro, n° 5/6, p. 25-36, mai./
dez. 1997.
ABRAMO, Helena; VENTURI, Gustavo. Juventude, política e cultura. Revista
Teoria e Debate, São Paulo, n° 45, jul. 2000.
ABRAMO, Helena. O uso das noções de adolescência e juventude no contexto
brasileiro. In FREITAS, Maria Virginia de (org.) Juventude e Adolescência no
Brasil: Referências Conceituais. São Paulo: Ação Educativa, 2005. p. 19-39.
AGUILERA, Oscar. Los estudios sobre juventud en Chile coordenadas para un
estudio del arte. Última Década, Viña del Mar: CIDPA, vol. 17, n°31, p. 109-127,
dic. 2009.
Enfoques sobre el estudio de la juventud: una visión de las perspectivas latinoamericanas
47
ALBA, Gabriel. La generación incógnita, un decálogo sobre los jóvenes de los 90.
Revista Universitas Humanísticas, Bogotá, n°46. p. 99-116, jul./dez. 1997.
ALVARADO, Sara; MARTÍNEZ, Jorge; MUÑOZ, Diego. Contextualización
teórica al tema de las juventudes: una mirada desde las ciencias sociales a la
juventud. Revista Latinoamericana de Ciencias Sociales, Manizales, vol.7, n°1,
p. 83-102, jun./jul. 2009.
ALVARADO, Sara; VOMMARO, Pablo. Presentación del Grupo de Trabajo:
Juventud nuevas prácticas políticas en América Latina del Consejo Latinoamericano
de Ciencias Sociales-Clacso. Cuadernos del CENDES, Caracas, vol. 26, n° 70, p.
141-147, jan./abr. 2009.
ARCHILA, Mauricio. El movimiento estudiantil en Colombia, una mirada
histórica. Observatorio Social en América Latina, Buenos Aires: CLACSO,
n°31, p. 71-104, mai. 2012.
ARIÈS, Philippe. et.al. Sexualidades Occidentales, 1. ed. Buenos Aires: Paidós,
1987. 306 p.
BALARDINI, Sergio. De los jóvenes, la juventud y las políticas de juventud. Última
Década, Viña del Mar: CIDPA, vol 8, n°13, p. 11-24, sept. 2000.
BONAVENA, Pablo; MILLÁN, Mariano. El movimiento estudiantil en la
actualidad argentina. Observatorio Social de América Latina, Buenos Aires:
CLACSO n° 31, p. 105-122, mai. 2012
BOURDIEU, Pierre. A juventude é apenas uma palavra. Questões de Sociologia,
p. 112-121, 1983.
BRENNER, Ana Karina. Militância de jovens em partidos políticos: um estudo
de caso com universitários. 2011. Tese (Doutorado em Educação) - Faculdade de
Educação, Universidade de São Paulo, São Paulo.
CARRANO, Paulo César. Juventudes: as identidades são múltiplas. Revista
Movimento (Niterói), Faculdade de Educação FEUFF-PPGEUFF, n° 1, p. 1127, mai. 2000.
CASTRO, Elisa Guaraná. Juventude rural no Brasil: processos de exclusão e a
construção de um ator político. Revista Latinoamericana de ciencias sociales,
niñez y juventud, Manizales: CEAJ, vol. 7,n° 1, p. 179-208, jan/jun. 2009.
48
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
CATANI, Afrânio; GILIOLI, Renato. Culturas Juvenis: múltiplos olhares. 1.
ed. São Paulo: UNESP. 2004, p. 113 (Série Cultura).
CHAVES, Mariana. Juventud negada y negativizada: representaciones y
formaciones discursivas vigentes en la Argentina contemporánea. Última Década,
Viña del Mar: CIDPA, vol 13, n° 23, p. 9-32, diz. 2005.
DÁVILA, Oscar; GHIARDO, Felipe; MEDRANO, Carlos. Los
desheredados. Trayectorias de vida y nuevas condiciones juveniles. 4. ed.
Valparaíso: CIDPA. 2008, p.292.
FALETTO, Enzo. Juventud como movimiento social en América Latina. Revista
CEPAL, Santiago: CEPAL n ° 29, p. 185-192, ago. 1986
FEIXA, Carles. Generación @ la juventud en la era digital. Revista Nómadas,
Colombia: Universidad Central, n°13, p. 75-91, oct. 2000
FEIXA, Carles; COSTA, Carmen; SAURA, Joan. Movimientos juveniles: de la
globalización a la antiglobalización. 1. ed. Barcelona: Ariel. 2002, p. 176.
FEIXA, Carles. Generación XX. Teorías sobre la juventud en la era contemporánea.
Revista Latinoamericana de Ciencias Sociales, Niñez y Juventud, Colombia:
CEAJ, vol 4, n° 2, p. 2-18, jul/dez, 2006.
GOICOVIC, Igor. Del control social a la política social. La conflictiva relación
entre los jovenes populares y el Estado en la historia de Chile. Última Década Viña
del Mar: CIDPA n°12, p. 103-123, mar. 2000.
GONZÁLEZ, Yanko. Óxidos de identidad: memoria y juventud rural en el
sur de Chile (1935-2003). 2004. Doctorado en Antropología Social y Cultural.
Tesis. Departament d´ Antropología Social i Prehistoria- Divisió d´Antropología
Social i Cultural, Universitat Autónoma de Barcelona. Barcelona.
HOBSBAWM, Erich. Historia del siglo XX. 1. ed. Buenos Aires: Grijalbo
Mondadori. 1998, p.612 (Crítica).
MARGULIS, Mario; URRESTI, Marcelo. La juventud más que una palabra. In:
MARGULIS (ed.) La juventud más que una palabra ensayos sobre cultura y
juventud. Buenos Aires: Biblos. 2008, p.13-30 (Estudios Sociales).MUÑOZ,
German; MARÍN, Marta. La intervención social en las subculturas juveniles
Enfoques sobre el estudio de la juventud: una visión de las perspectivas latinoamericanas
49
urbanas en latinoamérica. In: V Congreso nacional de pedagogía Lasallista.
Medellín. 1995
PERALVA, Angelina. O Jovem como modelo cultural. Revista Brasileira de
Educação, Rio de Janeiro, n° 5/6, p. 15-24, mai/dez. 1997
REGUILLO, Rossana. Ciudadanías juveniles en América Latina. Última Década,
Viña del Mar: CIDPA, vol. 11, n°19, p. 11-30, nov. 2003.
REGUILLO, Rossana. Cascadas: Agotamiento estructural y crisis del relato.
Pensando la participación juvenil. In PÉREZ ISLAS, José Antonio; VALDEZ,
Mónica; GAUTHIER, Madeleine; LUCGRAVEL, Pierre (ed.) Nuevas Miradas
sobre los Jóvenes: México / Quebec. México: Instituto Mexicano de la Juventud.
2003, p. 97-105 (Colección Jóvenes)
RIBEIRO, Renato Janine. Política e Juventude: o que fica da energia. In NOVAES,
Regina; VANNUCHI, Paulo (Orgs). Juventude e Sociedade: trabalho, educação,
cultura e participação. São Paulo: Editora Fundação Perseu Abramo. 2004, p. 19-33.
ROSAS, María Cristina. La generación perdida. Revista Etcétera, México, n°7,
p. 28, 18 mar. 1993.
SPOSITO, Marília Pontes. Estudos sobre juventude em educação. In Revista
Brasileira de Educação. Rio de Janeiro: ANPED, n° 5/6. p. 37-52 mai/dez. 1997.
SPOSITO, Marília Pontes. Algumas hipóteses sobre as relações entre movimentos
sociais, juventude e educação. Revista Brasileira de Educação. São Paulo, n° 13.
P. 73-94, jan/abr 2000.
SPOSITO, Marília Pontes. O Estado da Arte sobre Juventude na Pósgraduação brasileira: Educação, Ciências Sociais e Serviço Social (19992006). Belo Horizonte: Argvmentvm, 2 v. 2009, p. 262.
TOURAINE, Alain. Juventud y democracia en Chile. In Última Década. Viña
del Mar: CIDPA, n°8, p, 0-9, 1997.
VALENZUELA, José Manuel. El futuro ya fue. Juventud, educación y cultura.
In Anales de la educación común, Buenos Aires: Dirección Genral de Cultura y
Educación, n°1/2, p. 28-71 sept. 2005.
50
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
Juventudes y desarrollo social:
reflexiones desde un enfoque
cultural. Sistematizando una
experiencia cubana
Yeisa B. Sarduy Herrera
Instituto Cubano de Investigación Cultural Juan Marinello – Cuba
Breve introducción
El presente artículo tiene como propósito reflexionar analíticamente en torno
a la línea investigativa Heterogeneidad cultural juvenil iniciada en el año 20081 y
perteneciente a la agenda temática del Instituto Cubano de Investigación Cultural
(ICIC) Juan Marinello2. Las ideas aquí reflejadas constituyen el fruto de una
ardua sistematización realizada por la autora con el fin de presentar el quehacer
desarrollado por el grupo investigativo al cual pertenece, cuyas acciones han estado
enfocadas a incidir en la transformación social desde distintas perspectivas.
La labor en este grupo responde de manera coherente al ejercicio de investigación
en el marco de la maestría que la autora cursa en la sede de FLACSO- Cuba,
pues desde el enfoque del desarrollo social, con especial énfasis en su dimensión
cultural, la línea de análisis si bien tiene como objetivo abordar la temática de
lo juvenil desde una óptica sociocultural, en tanto resultado de la emergencia
de manifestaciones sociales, culturales y de participación que han asumido las
personas jóvenes, también aboga por el alcance del trabajo interinstitucional y,
su articulación con el ámbito de las políticas destinadas hacia el sector juvenil.
1 Es de acotar que esta línea de investigación fue iniciada por la M.S.c Lisett Gutiérrez Domínguez, nombrándose en sus
inicios ¨Culturas Juveniles¨. Si bien la investigadora encauzó el proyecto, actualmente la línea es continuada por la autora
de este texto junto a otros colegas. Además, considerando los propósitos a seguir y en virtud de responder a las demandas
investigativas se decidió a partir del año 2011 denominarla ¨Heterogeneidad cultural juvenil¨, nombre que posee hasta la fecha
2 Esta institución está abocada al estudio e investigación desde la perspectiva cultural de temas relevantes de la realidad
social cubana. Desde la interdisciplinariedad que caracteriza a sus equipos de trabajo, se desarrollan estudios centrados en
las siguientes áreas: Políticas culturales; Participación y Consumo cultural; Heterogeneidad cultural juvenil; Diversidad,
identidad y género; Economía de la Cultura; Creación artística y Literaria, entre otros. Es centro de referencia a nivel nacional
por los diversos lauros alcanzados, así como por el accionar que despliega en el ámbito de las ciencias sociales cubanas.
Juventudes y desarrollo social: reflexiones desde un enfoque cultural.
Sistematizando una experiencia cubana
51
Constituyéndose pues, en espacio para interpretar e indagar en las realidades
que construyen los y las jóvenes, sus nuevos sentidos y discursos en la sociedad
contemporánea cubana.
La diversidad y complejidad de los grupos juveniles en la
actualidad y su re-emergencia en la vida social desde diferentes
perspectivas plantea una multiplicidad de miradas que se
posicionan de forma diferente en lo epistemológico y teórico
a la hora de abordar el tema y hace evidente la necesidad
de readecuar los marcos interpretativos y los enfoques
metodológicos, que permitan dar cuenta de una realidad
juvenil en transformación (CASTILLA Y DOMÍNGUES,
2012:102).
En este sentido, si bien ha predominado desde la perspectiva metodológica el
uso del paradigma cualitativo en el trabajo del grupo, se reconoce la necesidad
de utilizar nuevos enfoques analíticos que trasciendan los métodos y técnicas
tradicionales presentes en las ciencias sociales, para visualizar, profundizar y
dialogar sobre fenómenos relativos a la realidad juvenil cubana. De igual forma,
se pretende desde una postura epistemológica asumir la investigación como
práctica cultural- comunicativa. Es decir, comprender los discursos y prácticas de
los/as jóvenes en virtud de construir saberes conjuntos desde un posicionamiento
dialógico entre investigadores/as e investigados, con el fin práctico de mostrar
a la población joven como sujetos de comunicación con presencia real en la
producción de conocimientos.
La importancia de esbozar el accionar llevado a cabo en el ámbito académico,
específicamente en la línea analítica que nos ocupa, no es mero capricho por
parte de la autora, puesto que recrear lo realizado muestra el amplio camino
que debemos aún desandar para dar continuidad a los estudios de juventud(es)
en las esferas social y cultural, resaltando el matiz de la heterogeneidad, pues la
homogeneización soslaya la comprensión de la diversidad […] (GARCÍA, 2011:11)
acarreando a estrategias que no contemplan en el diseño las diferencias y
particularidades individuales, grupales y locales que conforman a escala micro y
macro- social nuestra realidad.
Así, las acciones desarrolladas por el grupo de trabajo en torno a reflexionar sobre
las expresiones culturales juveniles en Cuba y la propuesta de temas pendientes que
puedan contribuir a enriquecer las agendas investigativas del país al tiempo que
52
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
tributen al diseño e implementación de la política cubana de juventud, partiendo
de breves precisiones teóricas que fundamentan su importancia, constituyen ejes
rectores de estas páginas donde no se aboga por planteamientos absolutos, sino
que muestra derroteros entreabiertos para futuras disquisiciones.
¿Cómo entendemos el desarrollo social desde la dimensión cultural?
Dar respuesta a esta interrogante hace posible además, una mejor comprensión
del conocimiento construido en relación al desarrollo de la línea investigativa
Heterogeneidad cultural juvenil, pues los ejes centrales que guían la concepción de
desarrollo social que el grupo de trabajo ha asumido permite comprender a los y
las jóvenes como actores sociales protagónicos en este proceso.
Se impone entonces, develar las principales nociones tenidas en cuenta para articular
las categorías cultura y desarrollo como constructos de integración analítica. Se
parte así, de que todas las formas de desarrollo están determinadas por factores
culturales, tornándose inútil presentar ambos ejes de manera separada, puesto que
la cultura se convierte en una dimensión que permite encontrar caminos para un
exitoso desenvolvimiento económico y social de forma tal que contribuya a suplir
las crecientes necesidades de los pueblos, pero sin lesionar su personalidad cultural
ni conducir a la alienación. Es decir, la perspectiva cultural, es factor que potencia
la autonomía y el reconocimiento de la diversidad.
Es imprescindible pensar entonces la cultura como fuente de progreso y
creatividad que, trasciende la mirada instrumental con que ha sido signada
décadas precedentes para ganar en un rol atributivo. Tener en cuenta la dimensión
cultural de la vida social es de vital importancia para el desarrollo social y humano.
La cultura es constitutiva de todas las prácticas y es social porque es el resultado y la
premisa de las interacciones de los mutuos lazos de dependencia en la que participamos
los seres humanos. (BASAIL, 2010:123), citando al sociólogo cubano Alain Basail,
quien ratifica el papel de la cultura como variable crucial para la comprensión
del desarrollo.
Resalta así, el importante rol que ha ganado el eje de la cultura gracias a la
reconceptualización que ha tenido en el ámbito de las ciencias sociales, lo cual
le otorga legitimidad en los estudios sobre el desarrollo. La cultura dejó de ser
asumida como producto residual, restringido a las bellas artes y humanidades, y
se entendió como esfera para la comprensión de los fenómenos y los procesos de
transformación social.
Juventudes y desarrollo social: reflexiones desde un enfoque cultural.
Sistematizando una experiencia cubana
53
En congruencia con lo antes expuesto, se decide asumir la definición elaborada por
los colegas del grupo de Participación y Consumo cultural pertenecientes también
al ICIC Juan Marinello quienes la conciben como:
el conjunto de rasgos distintivos- espirituales y materiales - que
caracteriza el modo de vida de los sujetos sociales. Expresada
además, en las maneras de hacer, la utilización de los espacios
y productos que configuran itinerarios de comportamientos
propios; actuando como sistema de significante que, nos
proporciona datos de cómo es y está el mundo, en la medida
que constituye un espacio de integración y diferenciación
social; de reproducción, comprensión y transformación del
sistema social, que incluye un momento de producción,
distribución y consumo. (LINHARES et al, 2008:15)
Esta concepción condujo a la lógica de tomar como componentes centrales- sin
olvidar que no son los únicos para concebir el desarrollo, pero que contribuyen
a encauzar las propuestas investigativas desde el perfil cultural-: la concepción
de desarrollo como proceso social en sentido holístico, el eje de la diversidad y
el proceso de participación en sus vertientes política, social y cultural; como un
consistente abanico para interpretar la realidad juvenil en el contexto cubano.
La concepción del desarrollo en sentido holístico remite a la integración de los
diferentes campos: social, económico, político y cultural, así como visibiliza la
lógica de acción, comportamientos y prácticas de los múltiples actores sociales que
conforman y actúan en cada uno de ellos. Esta visión integradora conlleva a pensar
el análisis de la realidad social desde la búsqueda de satisfacer las necesidades de
los sujetos a través de un conjunto de políticas participativas implementadas de
manera singular de acuerdo a las condiciones concretas de cada país.
Este diseño y aplicación de políticas participativas y equitativas tiene implícito
el reconocimiento del eje de la diversidad, en tanto significa tener en cuenta las
diferencias marcadas por la raza, el género, la generación, entre otras. Es resaltarla
como elemento que enriquece socialmente y que amerita de espacio en las agendas
de las políticas, esencialmente, en aquellas destinadas a la juventud; pues reconocer
la heterogeneidad que matiza a este segmento poblacional es entender a los y
las jóvenes como sujetos creadores, activos, con capacidad de reflexibilidad, y de
emprender acciones de transformación social.
54
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
Hablar de la diversidad social y cultural en el fenómeno del desarrollo hace
referencia a otra categoría importante e imbricada, la participación, en todas sus
dimensiones: social, política y cultural. Cada una de estas aristas se relacionan
estrechamente ya que tienen como denominador común reivindicar y
generar un proceso que democratice la capacidad de
los individuos beneficiados para el control, seguimiento
y evaluación del mismo, potenciando su creatividad y
preparación para que se constituyan en actores sociales
comprometidos.(LINARES, 2011)
Son estas dimensiones espacios de visibilidad de las diferentes formas de
participación contemporánea que manifiestan las personas jóvenes.
Por una parte, la participación juvenil en los denominados
movimientos sociales. Por otra parte, sus experiencias de
organización en torno a producciones culturales que pueden
convertirse en contrahegemónicas, alternativas o contraculturales.
(ALVARADO, BORELLI Y VOMMARO, 2012:27)
El reconocimiento de estas manifestaciones participativas por parte de los y las
jóvenes reafirma la pluralidad de vivencias, expectativas y prácticas que han hecho
posible (re)pensar la variable juventud desde la dimensión sociocultural, así como
los disímiles posicionamientos teóricos y epistemológicos para su análisis.
Apuntes teóricos y epistemológicos para la comprensión de la
categoría juventud como constructo socio-cultural. Interrelación
con el proceso del desarrollo social
Como se aludía en el acápite anterior, comprender la categoría juventud desde el
enfoque sociocultural remite a un acercamiento a la convivencia e interacción en
grupo que las personas jóvenes han establecido. Los jóvenes redimensionan3 los
espacios tradicionalmente instituidos, buscan nuevas formas de asociacionismo,
de conectarse y comunicarse en redes que configuran las nuevas maneras de
estar en interacción. Concebir a la juventud desde la óptica sociocultural, ha
permitido entender los disímiles procesos, acciones y prácticas que estos sujetos
3 El uso del masculino genérico alude a ambos sexos y no tiene una actitud discriminatoria por parte de la autora. A lo largo
del texto se encontrará también su empleo, respondiendo a esta visión.
Juventudes y desarrollo social: reflexiones desde un enfoque cultural.
Sistematizando una experiencia cubana
55
configuran desde su multiplicidad, produciendo no sólo un objeto empírico
específico, sino un campo de producción científica que se ha beneficiado de
convergencias y diálogos interdisciplinarios durante varias décadas para construir
un lugar epistemológico desde el cual abordar las relaciones entre juventud y cultura.
(GUTIÉRREZ, 2008)
En tal sentido, buscando integrar los ejes antes mencionados, el constructo de
culturas juveniles es asumido como concepción teórica que permite imbuirnos
en la pluralidad y complejidad de la realidad juvenil. No obstante, esta asunción
de la categoría no fue extrapolada miméticamente para el análisis, pues luego de
minuciosas lecturas se ha tenido en cuenta la complejidad que la misma encierra,
así como las diversas variantes de estudio para abordar la juventud. De esta
manera, partiendo del posicionamiento de una dimensión juvenil en los estudios
sobre cultura, nos aproximamos a indagar, comprender e interpretar las prácticas
propias y distintivas de las personas jóvenes,
teniendo en cuenta sus múltiples determinaciones históricas,
sociales y culturales que lo hacen fenómeno abierto, complejo,
inacabado, diverso con diferentes aristas que debe trascender
sus generalizaciones para permitir el análisis de lo particular,
de lo plural. (ALVARADO, 2012:2)
Así, supuestos teóricos y reflexivos de autores como: Rossana Reguillo, José Manuel
Valenzuela, Silvia Borelli, Pablo Vommaro y Carolina de la Torre, constituyen
referentes centrales para ahondar en temáticas como las prácticas socioculturales,
identidades colectivas y participación sociopolítica juvenil desde la esfera de la
cultura; en tanto sus propuestas convergen en el hecho de asumir una postura
de-colonial para aproximarse a las realidad(es) juvenil(es) al reconocer, articular
y respetar lo diverso desde lo social y lo singular dentro de lo diverso, instituir un
diálogo epistémico entre la llamada cultura adultocéntrica y las juveniles, no desde
la pretensión hegemónica institucional, sino desde intercambios horizontales que
produzcan retroalimentaciones para los actores implicados.
Interpretar e indagar en estas experiencias y/o realidades vividas por los y
las jóvenes no solo implica visibilizar quiénes son, sino además, el reclamo de
trascender la concepción tradicional de la participación social y política que
asumen, para entenderla como acciones que reclaman y están proponiendo
alternativas liberadoras y opciones de ciudadanía digna a partir de la crítica a las
desigualdades y el derecho a vivir en una sociedad más justa. Se trata de interpretar
56
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
el significado que le otorgan a “lo político” para comprender cómo re-significan
sus prácticas en tanto miembros de las diversas culturas. Para ello, es pertinente,
parafraseando al Dr. Vommaro, replantearse los términos de política y politización
como ejes configuradores, más que convertirlos en apellidos de otros procesos o fenómenos
sociales que acontecen. (VOMMARO, 2012:10) Cobra vital importancia entonces,
lo político como espacio de expresión, que a su vez se interconecta con el territorio,
ampliando los horizontes hacia la politización, como forma de entender las
relaciones sociales.
El énfasis en este aspecto dentro de la heterogeneidad cultural que caracteriza a
la juventud apela a la centralidad que ha adquirido el eje de la participación tanto
en los contextos juveniles como en la comprensión del desarrollo social de las
realidades latinoamericanas, especialmente en el contexto cubano actual a través
de la óptica cultural de análisis.
Antecedentes investigativos en el ámbito académico cubano en torno
a la interconexión de los ejes juventud y cultura. Acercamiento a la
línea investigativa ¨Heterogeneidad cultural juvenil¨
En Cuba, las recientes producciones científicas sobre el tema evidencian los desafíos
teóricos y han presentado modos alternativos de aproximación a las experiencias
juveniles.4 Si bien no ha existido una preocupación sistemática por imbricar las
nociones de cultura y juventud, es de aludir a investigaciones que han abordado
diferentes elementos que articulan ambas dimensiones. Se encuentran así:
•
Las investigaciones realizadas por la doctora Carolina de La Torre (2003) con
relación a la identidad personal y colectiva.
•
La tesis doctoral de la autora inglesa Anna Luke (2007). “Youth Culture and
the Politics of Youth in 1960s´Cuba”.
4 Esta noción de estudio que supone la articulación entre los ejes cultura y juventud ha tenido cierto avance en el ámbito
académico cubano, pues se han incorporado instituciones como la Universidad de Oriente, el centro de Estudios sobre
la Juventud y la facultad de Psicología de la Universidad de la Habana, fundamentalmente, con propuestas y proyectos
investigativos que tienen como propósito general ahondar en la(s) realidad(es) juveniles desde matices socio- culturales que
imbrican los ejes de la participación, la sociabilidad, el ocio, identidades colectivas y juveniles, así como el consumo cultural
juvenil; en virtud de presentar resultados empíricos a los decisores de las políticas de juventud que develen la diversidad,
expectativas y el sentir de la población juvenil cubana.
Igualmente, es pertinente destacar la labor del Grupo de Estudios sobre Juventud perteneciente al Centro de Investigaciones
Psicológicas y Sociológicas (CIPS) el cual posee una vasta experiencia en los estudios sobre la temática de la juventud y que
es de referencia cuando desde las ciencias sociales cubanas se aborda la realidad juvenil.
Juventudes y desarrollo social: reflexiones desde un enfoque cultural.
Sistematizando una experiencia cubana
57
•
El proyecto “Calle G ando”, rectorado por la profesora Daybell Pañellas (2009),
que caracteriza diferentes culturas juveniles desde el territorio.
•
“Ritualidad y reproducción cultural en las celebraciones cubanas de quince
años” y “Categorías identitarias y desigualdades sociales: la representación de
“repas” y “mikis” en adolescentes habaneros”, de la investigadora Lisett M.
Gutiérrez (2007, 2009), como propuestas analíticas que se sumergen en el
tema desde las categorías auto y heteroimagen.
•
La propuesta de Elaine Morales (2010) constituye también otra visión dentro
de estas aristas, pues su estudio se centró en grupos juveniles informales desde la
perspectiva de los procesos de marginación y automarginación que los impactan;
y demuestra que la pertenencia a diversas culturas juveniles ha devenido
resistencia, reafirmación de su identidad individual y grupal, así como en forma
de participación social.
•
De igual modo, las monografías sobre diversos grupos juveniles con marcada
existencia en la capital cubana realizadas por el Centro de Estudios sobre la
Juventud (2012- 2013). Entre ellas sobresalen las investigaciones centradas en
las culturas emo, rastafari y hip- hop.
Con estos antecedentes y teniendo en cuenta la necesidad de consolidar
investigaciones que abocaran sus lentes de análisis en el universo juvenil cubano,
surge -como se planteó en las primeras páginas del artículo- la línea de investigación
Heterogeneidad cultural juvenil.
Inmersos en el estudio de la heterogeneidad juvenil que signa a nuestra
sociedad, cuyos matices se constatan en los movimientos juveniles, en la esfera
de la producción artística juvenil- entiéndase las diferentes organizaciones
que agrupan a jóvenes en el espacio cultural: Asociación Hermanos Saíz, la
Muestra de Jóvenes realizadores (espacio cinematográfico y documentalística) y las
escuelas de Instructores de Arte5, en los diferentes estilos e identidades juveniles
visibles y, en los comportamientos de riesgos muchas veces asumidos por los
y las jóvenes; comenzamos a proponer y desarrollar disímiles tareas que van
desde proyectos investigativos, cursos de posgrados, talleres interactivos,
paneles y publicaciones de dossier como exponentes de herramientas teóricas,
5 A grandes rasgos, puede plantearse que son organizaciones reconocidas y existentes en cada provincia del país con un
importante papel en la formación y desarrollo del perfil cultural en la juventud cubana.
58
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
epistemológicas y metodológicas que contribuyeran a potenciar aproximaciones
multidimensionales a la temática de las juventudes desde la óptica cultural;
así como fomentar la interinstitucionalidad entre grupos de trabajos y centros
afines cuyos ejes de estudio tengan como lente de mira la población juvenil y las
políticas destinadas a ella.
Pueden citarse dentro de todo ese accionar los siguientes proyectos de investigación:
•
Los jóvenes de cara a la moda: un acercamiento sociológico a partir de los usos
y significación social atribuidos por un grupo de jóvenes, de la autoría de la
Lic. Yeisa Sarduy. (2010)
•
Experiencias y representaciones de adolescentes consumidores de música
rap, raggaetón y rock en espacios simbólicos, presentado por la MS.c Rosilín
Bayona. (2012)
•
La participación social juvenil en el espacio de la Muestra joven, propuesta de
la Lic. Anabel Bugallo. (2013)
•
Jóvenes universitarios y desarrollo social en Cuba: un acercamiento a sus prácticas
de consumo en el vestir e integración social en el contexto de la Universidad de
la Habana. Propuesta de análisis para un diálogo desde la perspectiva cultural,
(investigación en curso) de la Lic. Yeisa Sarduy.
Estos estudios si bien se han acercado a la realidad juvenil desde diversos enfoques,
coinciden en construir y mostrar un conocimiento que articula explicaciones,
interpretaciones y experimentación de varias estrategias de investigación que
recrean experiencias específicas y a su vez, formulan en cada uno de sus resultados
nuevos horizontes que hagan audibles las voces de los jóvenes.
Acompañan estas investigaciones la presentación del dossier Juventud, participación
sociopolítica y cultural en la revista Perfiles de la Cultura Cubana, publicación
de la institución. El objetivo trazado tributó a la articulación y difusión de las
experiencias foráneas y las producciones científicas nacionales, en aras de contribuir
a fomentar el intercambio y la comunicación académica entre cientistas sociales del
continente, brindando una mirada a la diversidad juvenil desde distintas propuestas
y enfoques cuya convergencia versó en rescatar y realzar el protagonismo que tiene
la población joven, en tanto sujeto activo con vivencias particulares, capaz de ser
autor y actor de sus propias historias.
Juventudes y desarrollo social: reflexiones desde un enfoque cultural.
Sistematizando una experiencia cubana
59
A través de las acciones realizadas el enfoque metodológico que ha predominado
ha sido el paradigma cualitativo. Sin embargo, la experiencia y las nuevas lecturas
analíticas que emergen como esenciales para el estudio de la(s) juventud(es)
demandan de la utilización de nuevos enfoques que trasciendan los métodos
tradicionales de recopilación de información para develar las complejidades, lógicas
y racionalidades propias de los universos juveniles, contribuyendo a la producción
y/o consolidación de investigaciones que logren incidir e impactar en las políticas
destinadas a este sector de la población cubana.
Si bien la realización de los estudios develan parte de las realidades que construyen
nuestros/as jóvenes puede apreciarse en las agendas de investigación cubanas un
conjunto de temas pendientes que pueden constituirse como insumo de la política
cubana de juventud, a favor de visibilizar áreas que ameritan ser tenidas en cuenta
para la consecución de programas y estrategias viables atinentes a dicha política.
Esta cuestión responde a la necesaria sinergia entre Ciencias Sociales y Política de
Juventud, que aún resulta insuficiente no obstante los avances alcanzados en este orden.
(GÓMEZ, 2011:282)
Consideraciones finales: temas pendientes para la continuidad de
agendas investigativas que tributen a la política cubana de juventud.
Hablar en la actualidad de la Política cubana de Juventud implementada
por el Estado y en total coherencia con las políticas sociales trazadas, remite
cronológicamente a su puesta en marcha a fines del año 2000, donde
como en otras etapas de la revolución, la educación constituyó
la principal línea de acción y el hilo conductor. La labor en
esta dirección no solo incluyó la reforma de las concepciones
educacionales, también comprendió cambios en materia
de cultura, ideología y política, así como de promoción
de la juventud a planos de acción política de primer nivel.
(GÓMEZ, 2011:279)
De esta manera, la articulación entre el campo de la política formulada para
el sector juvenil y el espacio académico se muestra como necesaria, pues el
escenario social juvenil de las últimas décadas demanda de investigaciones
y evaluaciones sociales, así como de la propuesta de recomendaciones para su
implementación práctica (DOMÍNGUEZ Y MARTÍN, 2011:50), en virtud de
alcanzar transformaciones sociales.
60
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
El Instituto de investigación cultural Juan Marinello, no ha quedado al margen
de esta urgencia, y es por ello, que a partir de los talleres, cursos e investigaciones
realizadas reconocemos pertinente presentar temáticas desde una visión integradora
de los ejes cultura- juventud, que se consideran pendientes en nuestras agendas
investigativas y que abogan a grandes rasgos por tres propósitos primordiales:
•
Fomentar propuestas investigativas que trasciendan lo meramente académico
y tengan como propósito incidir/ transformar en el ámbito social.
•
Fortalecer la inter-institucionalidad entre los centros que estudian desde
diversas aristas el tema de la(s) juventud(es) para intensificar el diálogo
científico y contribuir a la implementación de estrategias que consoliden el
pleno desarrollo de la población joven. Aquí, puede aludirse a la interconexión
existente entre la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSOCuba) y el grupo de trabajo sobre juventud Heterogeneidad cultural juvenil,
cuyos resultados investigativos constituyen fuentes de retroalimentación que
conducen a la consecución de proyectos enfocados hacia la juventud desde el
lente del desarrollo social.
•
Por último, y muy importante, se pretende consolidar el diálogo entre
académicos y decisores de las políticas (promotores de políticas sociales,
política de juventud, educadores, entidades gubernamentales, entre otros) a
fin de propiciar una retroalimentación de saberes con relación a la realidad(es)
juvenil(es). Se busca fortalecer cada vez más la articulación con las instancias
de implementación de las propuestas, que requiere justamente de la
concertación entre actores sociales e institucionales diversos (DOMÍNGUEZ Y
MARTÍN, 2011:62) .
Así, los temas a considerar son:
1. La producción de imágenes sobre la juventud por parte de los distintos actores sociales
de nuestro país. Esto conlleva a enfocar la óptica de análisis hacia interrogantes
como: ¿Qué imágenes de la juventud se transmiten a través de los medios
de comunicación, a través de la música, la literatura y otras manifestaciones
artísticas? ¿Cómo los decisores de políticas encaminadas hacia el sector juvenil
están concibiendo la categoría juventud? ¿En qué medida los y las académicos/
as y decisores de las políticas convergen y divergen al caracterizar a la juventud
cubana? ¿Son estas caracterizaciones reflejo de las imágenes que los propios
jóvenes tienen sobre sí?
Juventudes y desarrollo social: reflexiones desde un enfoque cultural.
Sistematizando una experiencia cubana
61
2. La continuidad de estudios que aborden procesos de participación sociopolítica
y cultural con especial énfasis en el protagonismo juvenil. Esta temática está
dirigida a repensar los procesos de participación de la cual los y las jóvenes
son actores a través de los nuevos espacios juveniles, virtuales y públicos que
están emergiendo en la sociedad actual frente a espacios u organizaciones
juveniles tradicionales – entiéndase la Federación Estudiantil de la Enseñanza
Media, la Federación Estudiantil de Jóvenes Universitarios, la Unión de
Jóvenes Comunistas. Serían cuestionamientos de interés en este sentido:
¿Cómo conciben los y las jóvenes su participación en estas organizaciones?
¿Qué quieren los jóvenes hacer para alcanzar un mejor funcionamiento de las
mismas? ¿Qué importancia tiene para estos sujetos la apropiación de espacios
públicos y la pertenencia a determinadas culturas juveniles como mecanismos
de participación social, política o cultural? ¿Se consideran sujetos activamente
participativos desde esos espacios asociativos?
3. La siguiente propuesta versa en el análisis desde la dimensión cultural de los
comportamientos de riesgo y la implementación de programas de intervención para
jóvenes. Se trata de ahondar en las prácticas perjudiciales como son el consumo
de alcohol y drogas, y de esta manera, los resultados a obtener serán de utilidad
transformadora, en tanto puede intervenirse en los procesos que conducen
a efectos desfavorables para este segmento poblacional a partir del diseño
e implementación de políticas sociales, programas comunitarios, mensajes
comunicativos, etcétera. Se busca consolidar toda una red de estrategia
conjunta entre los disímiles actores implicados con la finalidad de alcanzar
favorables resultados en materia preventiva.
4. El análisis desde un enfoque cualitativo (comprensivo) del fenómeno del consumo
cultural, centrando la óptica de estudio en el uso de los espacios sociales, los medios
de comunicación y las nuevas tecnologías de la información. Pretendemos resaltar
la utilidad crítica de estas investigaciones, puesto que los resultados arrojados
pueden ser ¨termómetros sociales¨ que permitan focalizar relaciones de
exclusión, desigualdad y diferenciación social implícitas en dicho proceso.
5. La continuidad de investigaciones orientadas a la temática de la marginación
juvenil. Si bien se cuenta con propuestas como: Adolescencia, juventud y
marginación. Un análisis en Cuba, de la autoría de Elaine Morales (2008)
deben explorarse áreas al interior del tema que hasta el momento han quedado
un poco dormidas y que también son reflejo del acontecer contemporáneo.
62
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
6. La relación juventud y ruralidad. Si es cierto que se han realizado encuestas
nacionales que denotan un acercamiento a los territorios rurales, este
campo de estudio debe aún mostrar sus resultados pues una de las
debilidades presentadas es la carencia de investigaciones que profundicen
y contribuyan a visibilizar expectativas, gustos, preferencias y conductas de
estos/as jóvenes.
7. Por último, y no menos significativo, se propone indagar en las potencialidades
y limitaciones de las perspectivas de género y generación en las investigaciones
sobre juventud desde la arista sociocultural. Es decir, considerar y problematizar
el lugar de estas perspectivas en tanto ópticas de análisis para abordar
epistemológica y metodológicamente problemáticas acuciantes que posee la
juventud cubana actual.
La formulación de estos temas no soslaya otros que pudieran emerger en el
decursar de la línea investigativa, puesto que el desarrollo de cada uno genera
nuevas interrogantes que conducen a posteriores reflexiones. Todas las propuestas
convergen en tener implícitos ejes transversales en el análisis como pueden ser:
la raza, el género, la generación y la territorialidad que le confieren un matiz
multidimensional, permitiendo aunar la diversidad y reconocer al mismo tiempo,
la fortaleza de cada enfoque. Por consiguiente, la presentación y consecución de
estos temas de estudio dejan abierto un arduo camino que exige del esfuerzo
mutuo de las instancias investigativas y gubernamentales, comprometidas en
continuar avanzando en el desarrollo de las nuevas generaciones.
Las ideas aquí comprendidas no se consideran absolutas, ya que debe tenerse en
cuenta que Cuba se encuentra abocada a […] un período de nuevos ajustes que si
bien debe preservar los avances alcanzados en materia de política de juventud ha de
exigir que sus acciones sean sostenibles, pertinentes y eficaces […] (GÓMEZ, 2011:
286) tomando en consideración para ello, proporciones económicas, culturales y
sociales del desarrollo. Significa por tanto, encauzar y articular nuestras acciones
para colocar, como bien afirma Rossana Reguillo, al centro de los análisis la vida
cotidiana no necesariamente como tema, sino como lugar metodológico desde el cual
interrogar la realidad. (REGUILLO, 2003:8)
Juventudes y desarrollo social: reflexiones desde un enfoque cultural.
Sistematizando una experiencia cubana
63
Referências
ALVARADO, Sara Victoria. ¿Cómo aplicar el enfoque narrativo en una
investigación? Una pregunta con diferentes respuestas posibles. Clase # 2 en el
marco del Curso Virtual: Perspectivas epistemológicas y metodológicas de la
investigación en infancias y juventudes en América Latina, 2012.
ALVARADO, S. V.; Borelli, S. y Vommaro, P. GT Juventud y prácticas políticas en
América Latina: comprensiones y aprendizajes de la relación juventud- políticacultura en América Latina desde una perspectiva investigativa plural. En: Alvarado,
S. V.; Borelli, S. y Vommaro, P. (eds.) Jóvenes, políticas y culturas: experiencias,
acercamientos y diversidades. 1ª. ed. Rosario: Homosapiens Ediciones, Ciudad
Autónoma de Buenos Aires: CLACSO, 2012. pp. 23- 77.
BASAIL, Alain. La cultura en el desarrollo. En: Hernández, Guillermo Julián
(comp.) Antropología y desarrollo. Encuentros y desencuentros. Selección de
lecturas. Colección Punto de Partida, La Habana, 2010, p. 119- 130.
BORRELI, Silvia y Vitalli, Lucia Helena. Trajetos para abordar jovens/
juventudes: teorias e metodologías. Clase # 2 del módulo 2 en el marco del
Curso virtual: Perspectivas epistemológicas y metodológicas de la investigación en
infancias y juventudes en América Latina, 2012.
CASTILLA, Claudia; DOMÍNGUEZ, María Isabel. Prácticas participativas en
grupos juveniles de ciudad de La Habana. En: Alvarado, S.V; Borelli, S.; Vommaro,
P.A. Jóvenes, políticas y culturas: experiencias, acercamientos y diversidades. 1ª. ed.
Rosario: Homosapiens Ediciones, Ciudad Autónoma de Buenos Aires: CLACSO,
2012. pp.101- 138.
DE LA TORRE, Carolina. Sobre los jóvenes cubanos. En: El cubano de hoy: Un
estudio psicosocial. Fundación Fernando Ortiz, La Habana, Cuba, 2003.
_________________. Las identidades. Una mirada desde la psicología. Instituto
Cubano de Investigación Cultural Juan Marinello, La Habana, Cuba, 2009.
DOMÍNGUEZ, María I; MARTÍN, Juan Luis. Ciencias sociales para la
transformación social. En: CRUZ MARTÍNEZ, Yuliet et al. Cuadernos del
CIPS/2010. Experiencias de investigación social en Cuba. Publicaciones
Acuario, Centro Félix Varela, La Habana, 2011.pp. 44- 68.
64
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
GARCÍA QUIÑONES, Rolando. Prólogo. En: Colectivo de autores. Lecturas
de la realidad juvenil cubana a principios del siglo XXI. Centro de Estudios
sobre la Juventud, La Habana, Cuba, 2011, pp. 5-12.
GÓMEZ SUÁREZ, Luis. La política cubana de juventud ante los desafíos de
nuevos tiempos. En: Colectivo de autores. Lecturas de la realidad juvenil cubana
a principios del siglo XXI. Centro de Estudios sobre la Juventud, La Habana,
Cuba, 2011. pp. 277-293.
GUTIÉRREZ DOMÍNGUEZ, Lisett. Directrices investigativas para el estudio
de las culturas juveniles en las agendas de investigación cubanas. Instituto Cubano
de Investigación Cultural Juan Marinello, La Habana, Cuba, 2008.
__________________ Culturas juveniles: (sub)versiones teóricas para agendas
emergentes de investigación en Cuba. En: Revista Perfiles de la cultura cubana,
No. 6, noviembre 2010- junio 2011. Instituto Cubano de Investigación Cultural
Juan Marinello, La Habana, Cuba. Disponible en: http://www.perfiles.cult.cu.
Acesso em junio 2011.
LINARES, Cecilia et al. Participación y Consumo cultural en Cuba. Instituto
Cubano de Investigación Cultural Juan Marinello. La Habana, Cuba, 2008.
LINARES, Cecilia. Ejes centrales de los discursos críticos del desarrollo.
Presentación realizada en el marco del curso postgrado Adolescencia, consumo y
participación cultural: Ejercicio de un derecho. Instituto Cubano de Investigación
Cultural Juan Marinello, La Habana, Cuba, 2011.
LUKE, Ana. Youth Culture and the Politics of Youth in 1960s. Tesis de
doctorado. Centro de Estudios sobre la Juventud, La Habana, Cuba, 2007.
MORALES CHUCO, Elaine. Marginación cultural. Un estudio de grupos
informales juveniles urbanos en la Ciudad de La Habana. En: Revista Estudio
No.9 enero-junio, 2011.
PAÑELLAS, Daybell. CalleG-ando. Caracterización psicosocial de la población
que se reúne a lo largo de la calle G. Informe de investigación, Facultad de
Psicología de la Universidad de La Habana, La Habana, Cuba, 2009.
Juventudes y desarrollo social: reflexiones desde un enfoque cultural.
Sistematizando una experiencia cubana
65
REGUILLO, Rossana. Emergencia de culturas juveniles. Estrategias del
desencanto, Norma, Buenos Aires, 2000.
________________. Las culturas juveniles: un campo de estudio; breve agenda
para la discusión. En: Revista Brasileira de Educação, 2009, No. 23.
SARDUY Herrera, Yeisa. Los jóvenes de cara a la moda: un acercamiento
sociológico a partir de los usos y significación social atribuidos por un grupo de
jóvenes. Instituto Cubano de Investigación Cultural Juan Marinello. La Habana,
Cuba, 2003.
__________________. ¿Qué piensan y hacen nuestros jóvenes? Reflexiones
teóricas sobre las culturas juveniles para una actualización del tema en la agenda
investigativa del ICIC Juan Marinello. En: Revista Perfiles de la Cultura Cubana.
Disponible en: http://www.perfiles.cult.cu. Acesso em 24.06.2013.
66
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
Los jóvenes y el problema del empleo desafíos para las políticas públicas
Gonzalo Assusa
Universidad Nacional de Córdoba – Argentina
Introducción
La perspectiva de las políticas activas de empleo ha dado forma, en los últimos
años, a algunas de las más importantes políticas públicas de juventud en
América Latina. Su matriz conceptual desde la noción de «empleabilidad» ha
configurado una serie de dispositivos, discursos y prácticas que construyen a la
juventud –población objetivo- como un problema, o más precisamente, producen
el problema de la empleabilidad juvenil como una cuestión esencialmente subjetiva,
responsabilizando, como trataremos de mostrar a continuación, a los principales
“afectados” por dicha problemática: los sectores populares.
En este sentido, la discusión sobre los supuestos teóricos que informan estas
políticas públicas es fundamental, no sólo en términos de una sociología del trabajo,
sino también para los debates socioantropológicas en torno a la juventud. Tal como
las entendemos, y por su focalización en torno a intervenciones de tipo formativas
o educativas, las políticas de empleo para jóvenes son un caso paradigmático de la
manera en que estas intervenciones construyen a la juventud esencialmente como
una carencia, una falta, y en base a estos supuestos, producen efectos de poder
sobre la condición juvenil.
Con este objetivo, comenzaremos mostrando brevemente las características del
paradigma de las políticas activas de empleo, su noción de “empleabilidad” y su
relación con la teoría del “capital humano”, para luego retraducir sus implicancias en
términos de la teoría de la acción que esta perspectiva acarrea. Luego, a partir de las
herramientas teórico-metodológicas de la teoría de las prácticas de Pierre Bourdieu,
fundamentalmente desde las categorías de “capital”, “instrumentos de reproducción”
y “estrategias de reproducción social”, mostraremos una alternativa de construcción
conceptual para los “recursos” de la acción, en contraposición a la noción de “capital
humano”. De esta manera, pasamos a mostrar la particular forma en la que este
paradigma construye una imagen de la juventud en relación con su eje conceptual,
como antes mencionamos, en términos de carencia, peligrosidad y problema.
Juventudes y desarrollo social: reflexiones desde un enfoque cultural.
Sistematizando una experiencia cubana
67
Por último, mencionamos las líneas de exploración que, entendemos, se abren a
partir de la incorporación de estas herramientas teóricas.
Nuestro punto de partida para las reflexiones está constituido por una investigación
en torno a la cultura del trabajo en jóvenes de sectores populares en el contexto
de la post-convertibilidad argentina. Por esto, desarrollamos un trabajo de campo
realizando entrevistas y observaciones en distintas instancias del Programa Jóvenes
con Más y Mejor Trabajo (PJMYMT), dependiente del Ministerio de Trabajo,
Empleo y Seguridad Social de la Nación (MTESS). La importancia de esta
política radica no sólo en su cobertura – que supera ya en el año 2011 los 300.000
beneficiarios en el país - sino en la particular forma en la que aglutina las prácticas
y conceptos que nos interesan recuperar en nuestro análisis: el diagnóstico de la
empleabilidad y la intervención en términos de formación y orientación para el
trabajo. En este sentido, al comentar en el texto información sobre nuestro trabajo
de campo, haremos referencia tanto a entrevistas a agentes estatales y funcionarios
del programa, como a beneficiarios, talleristas y docentes involucrados en dicho
ámbito. También tomamos para nuestro análisis distintos documentos académicos
y programáticos referentes a la juventud de la Organización Internacional del
Trabajo (OIT) y del mencionado ministerio, organismos que anclan su perspectiva
en las herramientas teóricas que aquí intentaremos criticar. Si bien no será
la temática central del escrito, tomaremos la información y los datos de campo
sobre el PJMYMT como ejemplos de las implicancias prácticas de las distintas
herramientas conceptuales que contraponemos aquí.
El paradigma de las políticas activas de empleo y el caso del PJMYMT
Llamamos políticas activas de empleo a un conjunto de medidas, programas y planes
de gestión que representan el giro operado en las políticas laborales del país en su
etapa de post-convertibilidad o post-neoliberal (SALVIA, 2013: 7). Adoptan la
adjetivación de “activas” para diferenciarse, desde la perspectiva de la promoción,
de las acciones tendientes a la paliar la situación de desempleados (NEFFA, 2012).
En cambio, éstas pretenden promover el empleo fundamentalmente a través de
servicios de intermediación, formación y orientación hacia el mundo del trabajo.
Si bien su aparición en la escena del MTESS data de mediados de la década de 1990,
su consolidación tiene lugar en el primer decenio del presente siglo. Ya presente en
la base del ideario que diera lugar al Plan Jefes y Jefas de Hogar Desocupados
(PJJHD), adquiere plenitud en la formulación del Plan Integral para la Promoción
del Empleo “Más y Mejor Trabajo”, del cual forma parte el PJMYMT. Este viraje
68
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
tiene lugar en un momento histórico en el que la dinámica del mercado de trabajo
se ha transformado respecto de la década anterior, y en donde el problema del
desempleo masivo y la pobreza extrema no parecían tan acuciantes como la situación
de aquellos grupos “vulnerables” que no habían logrado incorporarse al tren de la
recuperación. La tasa de desempleo desciende desde un valor máximo de 24% en
el año 2003, a estabilizarse alrededor del 6 o 7% desde el año 2011. La nueva
dinámica del mercado de trabajo genera un desplazamiento desde el desempleo
como principal problema de la política laboral, hacia los problemas de empleo de
aquellas poblaciones aún desfavorecidas para insertarse laboralmente: entre ellos,
los jóvenes, cuya tasa de desempleo en Argentina ha descendido también en el
período 2003-2011 del 33% al 20%, aunque la diferencia entre esta tasa y la tasa de
desempleo para adultos (25 a 59 años) se ha incrementado (la tasa de desempleo de
jóvenes pasó de ser 2,7 veces mayor a 3,7 veces) (cifras del MTESS).
El basamento conceptual de esta política hace mella en la noción de empleabilidad.
Tal como nos abocaremos a mostrar a lo largo del trabajo, pueden retomarse las
críticas realizadas por algunos investigadores desde la sociología a la noción de
capital humano, por el fuerte vínculo entre estas dos categorías. La empleabilidad
se define, en este marco, como Las competencias […] los fundamentos, conocimientos y
habilidades necesarias para encontrar y conservar un buen empleo (GALLART, 2003:
11). De esta forma, en su diagnóstico, clasifica como “inempleables” a aquellos
grupos poblacionales con problemas de empleo: la cuestión consiste en una
inadecuación entre los contenidos educativos, las capacidades laborales ofrecidas y
las nuevas demandas tecnológico/organizacionales de las empresas. En resumen,
en bajo capital social y humano de origen y falta de competencias y calificaciones
para el mundo del trabajo (SALVIA, 2013).
Muchas acciones se fundamentaron en la concepción de que
la baja empleabilidad de estos jóvenes estaba originada en su
escaso capital humano (Moura Castro, 2001). Se trataba de
jóvenes provenientes de hogares pobres, que no alcanzaban
a terminar la educación secundaria o aún la básica, que
ocupaban los peores empleos en el sector informal, sin
protección laboral y con bajos salarios y no lograban acumular
experiencias acumulativas ( JACINTO, 2008, 123).
Si bien el despliegue de servicios del PJMYMT abarca desde instancias de
capacitación, pasando por entrenamientos laborales en empresas, hasta talleres
de orientación ocupacional, su ejecución “en el territorio” pone un fuerte
acento en la formación de competencias de interacción, actitudinales o básicas
(DARMON, et. al, 2006: 49; PÉREZ, 2013). Jacinto y Millenaar sostienen, por
ello, que estos programas inciden fundamentalmente en aspectos subjetivos de
las trayectorias personales de los beneficiarios: sobre su autoestima, la actitud
hacia el trabajo y el reconocimiento del trabajo como valor humano fundamental
(2012: 150-160). Muchos de los técnicos y funcionarios entrevistados también
ponen el acento en la falta de hábitos y rutinas para la vida laboral.
Algunos autores indican que este viraje puede describirse como un pasaje de las
necesidades de capacitación a las disposiciones hacia el empleo ( JACINTO, 2008).
Los gobiernos de la post-convertibilidad no sólo construyeron el empleo como
su mecanismo privilegiado de inclusión social, en un contexto de redinamización
del mercado de trabajo, sino que formatearon su intervención sobre este ámbito
a partir del modelo de las políticas activas, […] ya que en principio implican una
contraprestación como condición para recibir el subsidio (NEFFA, 2012).
Por otra parte, el diagnóstico centrado en la baja empleabilidad o, lo que es lo mismo,
en una forma particular de carencia de capital humano, habilita y construye sus
propias herramientas de intervención: las acciones de formación o de carácter educativo,
entendidas en un sentido amplio, no sólo como capacitaciones técnicas (para otorgar
competencias específicas a los jóvenes), sino fundamentalmente a partir de talleres
e instancias de formación actitudinal, comunicacional y moral. Esta tendencia se
ve reforzada en instancias como la del “entrenamiento laboral”, con un fuerte tono
pedagógico, así como también la figura legal del “aprendizaje en el lugar de trabajo”
(que distingue la pasantía de una relación de dependencia laboral formal), en las cuales
el valor de la responsabilidad se ubica como eje del proceso de disciplinamiento que
debieran vivir los beneficiarios en dichos espacios. De esta manera, el ideal positivo
del programa se significa muchas veces, en el territorio, como un “cambio cultural”
respecto de lo que venían siendo las trayectorias y los aprendizajes signados por la
“cultura de la asistencia” de estos jóvenes “vulnerables”.
La población objetivo: los jóvenes vulnerables
En el año 2008 da comienzo el PJMYMT. Este dispositivo constituye una
respuesta ante la situación de inempleabilidad de los jóvenes de entre 18 y 24
años de edad que no tuviesen la escolaridad obligatoria terminada ni un empleo
registrado o formal. A esta condición de desventaja en credenciales educativas se
suma lo que muchos de los agentes estatales que entrevistamos en nuestro trabajo
de campo identifican como “trayectorias familiares” signadas por el desempleo, la
70
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
precariedad y la inestabilidad. Ni la escuela ni la familia habrían podido otorgarles
a los jóvenes el disciplinamiento, la estructura y los hábitos necesarios (según la
perspectiva de la empleabilidad) para su futura vida laboral (el cumplimiento de
horarios y normas, el reconocimiento de la autoridad, etc.).
Faltos de experiencias laborales de calidad, muchos jóvenes
no manejan códigos, roles y rutinas habituales en el ámbito
laboral, y muchas veces son estas cuestiones las que están
detrás del no acceso o la pérdida del empleo, tanto por
insatisfacción del joven como del empleador. De algún modo,
está presente en esta perspectiva el diagnóstico de la falta de
información como uno de los obstáculos a la inserción laboral
juvenil ( JACINTO, 2010: 139)
Por otra parte, su misma condición de “jóvenes” habría de ubicarlos,
demográficamente, entre los “grupos de riesgo”, más afectados por las tasas de
desempleo (incluso en períodos de crecimiento de la tasa de empleo y la masa
salarial, como el que analizamos). La definición de los jóvenes de la población
objetivo como “vulnerables” refuerza el diagnóstico en torno a la “incapacidad”
de los sujetos para apropiarse de oportunidades disponibles de hecho, por su falta de
activos, recursos o capitales (GUTIÉRREZ, 2011: 119).
Supuestos teóricos de las políticas activas de empleo
Bajo el prisma de lecturas políticas del “capital humano” y la “empleabilidad”
( JACINTO, 2008, 2010), estos programas y sus diagnósticos promueven el
“empoderamiento” de los sujetos inempleables, formándolos como “empresarios”
de sus propias trayectorias formativo-ocupacionales. La perspectiva misma de la
“activación” (salir de la inactividad) y de la ruptura con las “prácticas asistenciales”,
construye una lógica antropológica meritocrática y basada en el esfuerzo individual.
Uno de los problemas más obvios de este diagnóstico en un contexto de retracción
del mercado laboral (como el de los noventa) es que hacía caer el peso de la
responsabilidad de la situación de desempleo sobre el sujeto trabajador, sobre
sus “habilidades, calificaciones y actitudes” – o sobre la carencia de las mismas
(PÉREZ, 2013). Sin embargo, entendemos que, a pesar de que el programa
actual se inscribe en un contexto de recuperación que lo volvería potencialmente
diferente, debemos operar una vigilancia epistemológica equivalente para la actual
aplicación de esta noción (en un contexto de recuperación).
Los jóvenes y el problema del empleo - desafíos para las políticas públicas
71
A continuación, plantearemos algunos puntos problemáticos en torno a los
supuestos de las teorías de la acción que sustentan el entramado conceptual de
la empleabilidad.
1. El voluntarismo y la responsabilidad individual: como ya mencionamos, la causa
del problema está puesta en el agente. El desarreglo entre las competencias
ocupacionales y las expectativas de los empleadores para los puestos de
trabajo ofrecidos en el mercado está originado fundamentalmente en el bajo
nivel de empleabilidad de los beneficiarios. La juventud, por su parte, como
población-objetivo del PJMYMT, condensa una serie de sentidos en esta
dirección. A la falta de credenciales educativas se suma la falta de disciplina,
de hábitos y de rutina, la inexperiencia, y muchas veces hasta la “timidez” y la
“falta de desenvoltura”. En resumen, el problema del empleo juvenil se explica
fundamentalmente por la falta de “activos” y de “activación” de los jóvenes, por
sus carencias e incapacidades, individuales o familiares. La gran ausencia en la
explicación son los componentes estructurales que condicionan la situación de
desempleo o precariedad ( JACINTO, 2010: 142). [las desventajas] constituyen
sobre todo un problema ligado a los individuos y no el resultado de la relación dialéctica
entre estructura y agentes, o, en otros términos, de la apropiación diferencial de las
posibilidades objetivas por una distribución desigual de esos recursos o capitales
(GUTIÉRREZ, 2011: 119).
2. La racionalidad: aunque vinculado al punto anterior, existe el supuesto de que
una de las principales deficiencias de los jóvenes vulnerables está asociada a
su déficit de racionalidad, la falta de planificación, de proyección a futuro,
de formulación de búsquedas laborales ordenadas y sistemáticas, etc. En este
sentido, muchos de los servicios del PJMYMT apuntan al desarrollo de estas
competencias, fundamentales para construir beneficiarios “empresarios” de sus
propios trayectos formativo-ocupacionales. Esto supone, por un lado, que el
trabajo es un ámbito fundamentalmente regido por criterios de racionalidad
instrumental; y por otro, que los agentes buscadores de empleo son orientados
plenamente por el cálculo medio-fines, con un pleno conocimiento de la
información necesaria sobre las empresas, las exigencias y la dinámica del
mercado de trabajo en general.
3. La sustancialización: desde esta perspectiva, los recursos que posibilitan el
desarrollo de distintas acciones sociales (en este caso, las prácticas laborales
de los jóvenes vulnerables) tienen valor en sí mismos. Esto se hace aún más
evidente en las propuestas de intervención. La educación, como práctica, como
72
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
política y como perspectiva, se legitima como una acción estatal que tiende
al “desarrollo humano” de toda la sociedad, que aumenta su productividad y
mejora su calidad de vida. A más educación, capacitación y formación, más
posibilidades de acceder a empleos de calidad. El problema que surge con
esta perspectiva es que olvida las relaciones estructurales del mercado escolar,
tanto como las del mercado de trabajo, y la dinámica de devaluación de las
titulaciones cuando su distribución en la población tiende a “universalizarse”.
En este sentido, la perspectiva de la empleabilidad y el capital humano presenta
problemas para dar cuenta de por qué determinados recursos, capacidades o
habilidades pueden funcionar como capitales en condiciones socio-históricas
concretas, en el marco de un conjunto de relaciones de fuerza y sentido, y de qué
manera los jóvenes clasificados como vulnerables están definidos fundamentalmente
por una posición en ese sistema de relaciones que, entre otras, incluye las disputas
por la definición de la condición juvenil, sus problemas y su relación con el trabajo.
El capital y los instrumentos de reproducción en la teoría de
Pierre Bourdieu
En el marco de la teoría social contemporánea, la comprensión compleja de las
relaciones objetivismo-subjetivismo y estructura-acción fue ganando lugar, bajo
el supuesto de que la vida social es fundamentalmente conflictiva, y que las luchas
y la estructura de poder que estas definen tienen lugar en torno a la desigual
distribución, apropiación y control sobre los recursos que, a su vez, posibilitan y
limitan las prácticas sociales.
La conceptualización que Pierre Bourdieu construye para la aprehensión de los
recursos invertidos y acumulados en la práctica sólo puede comprenderse enmarcada
en una propuesta teórica global que pretende articular la multidimensionalidad
de la vida social, tanto sincrónica como diacrónicamente, superando las “falsas
dicotomías” en el estudio de lo social (GUTIÉRREZ, 2012). En este sentido,
el autor reconstruye los supuestos fundamentales de los clásicos de la sociología
para una teoría común del conocimiento de lo social, que define, a su vez, un
abordaje de carácter teórico, metodológico y epistemológico (BOURDIEU,
CHAMBOREDON Y PASSERON, 2008: 35).
La magnitud de esta propuesta sería inabarcable para el espacio con el que
contamos. Sin embargo, cabe detenernos sobre su noción de «capital», ya que ha
sido un objeto común de confusión conceptual, por su uso vinculado a las teorías
Los jóvenes y el problema del empleo - desafíos para las políticas públicas
73
del capital humano (y sus asociaciones: capital cultural, capital social, etc.), aún
cuando Bourdieu no haya acuñado propiamente esta denominación.
La multiplicidad de recursos sociales
Tal como lo planteara Gutiérrez, Bourdieu forma su teoría con y contra Marx
(GUTIÉRREZ, 2010, 2003). Reconociendo procesos de la modernidad ligados
a la racionalización y la autonomización de esferas (WEBER, 2006), como así
también a la especialización y la profesionalización de determinadas funciones
sociales, el autor construye la categoría de «campo» -espacios de juego y lucha;
sistema de posiciones y relaciones entre posiciones- que permite asir aquellas
competencias específicas por determinados tipos de recursos, y que sólo se define
en relación a la noción de «capital», es decir, al conjunto de bienes acumulados
que se producen, distribuyen, consumen y pierden en el devenir de la práctica
(GUTIÉRREZ, 2012: 44). En este sentido, desde el punto de vista del espacio social
de las clases, Bourdieu reconoce que, en las sociedades complejas contemporáneas,
las distintas esferas de la vida social, aunque siempre atravesadas por el estado
de relaciones de fuerzas entre las clases, poseen lógicas propias e irreductibles
entre sí. La multidimensionalidad de los recursos cuya distribución define las
posiciones del espacio social constituye un primer paso de relativización contra el
“economicismo” marxista, a partir de lo cual Bourdieu modifica radicalmente su
manera de construir las clases sociales como clases probables, teóricas, “en el papel”
(BOURDIEU, 1990a: 284).
Una crítica homóloga, y con grandes implicancias para nuestra temática, opera
Bourdieu respecto de las denominadas “clases de edad”: la famosa formulación de
que la juventud no es más que una palabra muestra que los peligros de sustancialización
pesan no sólo sobre los recursos (como veremos a continuación) sino también sobre
las posiciones. La juventud, antes que un estado universal, se vuelve, por un lado,
producto de una relación de fuerzas y sentidos con las clases de edad no-jóvenes
(niños, adultos, viejos, etc.), un sistema de relaciones histórico y cambiante. Por el
otro, la juventud se constituye como categoría, como clasificación, objeto de luchas
por su significación, su delimitación y sus sentidos, que definen la percepción de
la realidad social, y por lo tanto, los horizontes posibles de intervención (política)
sobre ella (MARTÍN CRIADO, 1999; BOURDIEU, 1990B; LENOIR, 1993).
Por esta senda, Bourdieu reconoce al menos cuatro tipos de capitales,
fundamentales para la definición de las posiciones en el espacio social de los
agentes. Mencionándolos de manera enciclopédica, encontramos el capital
74
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
económico, generalmente representado por propiedades, bienes materiales o
aquello directamente traducible en dinero; el capital cultural, vinculado al
conocimiento, la ciencia y el arte; el capital social, referido al círculo de relaciones;
y el simbólico, relacionado al honor, el prestigio y la legitimidad de posesión de
cualquier otro capital. Y así podríamos seguir con el capital político, el religioso,
etc. (GUTIÉRREZ, 2012). Sólo a partir de la acción estructural de estos capitales
relacionados entre sí, se ve posibilitado el autor para dar cuenta de la explicación/
comprensión (BOURDIEU, 1999: 532) de las prácticas, los conflictos de clase y la
construcción de desigualdad y diferencia de los distintos agentes sociales.
A partir de ello, la distinción entre volumen y “estructura” patrimonial o de
capital, constituye un punto central para comprender el efecto estructural de
las relaciones múltiples en la definición de las propiedades y las disposiciones
de determinados agentes ocupando determinadas posiciones. Como podemos
ver más claramente en La Distinción, tanto en el sector dominado del espacio
social, como en el “campo de poder”, la mayor proporción de capital económico
(patronos industriales) o de capital cultural (profesores universitarios) define
horizontes de posibilidad y estrategias de inversión y acumulación radicalmente
diferenciales (BOURDIEU, 1988:114).
Antes que una teoría de las prácticas económicas, el sociólogo intenta construir
una economía global de las prácticas (GUTIÉRREZ, 2010: 12; BOURDIEU, 1997).
Sin embargo, este mandato ha sido muchas veces confundido con la propuesta
de trasladar la lógica práctica económica al resto de las esferas, tal como lo hace la
propuesta del capital humano: instrumentalizando los ámbitos de la educación y de
las “relaciones sociales” o la “comunidad”, presuponiendo agentes de tipo racional,
con lógicas de cálculo medio-fin. Por otra parte, el uso desdiferenciado de los
vocablos “capital humano”, “capital social” y “capital cultural” en esta perspectiva,
como así también en el paradigma de la empleabilidad, produjo peligrosas
confusiones que debemos despejar.
Volviendo a Marx: relacionalidad y valorización
Aún cuando Bourdieu se aleja de la perspectiva de Marx al enfatizar la complejidad
y multidimensionalidad de la vida social (los distintos tipos de capital), sostiene
algunos de sus acentos conceptuales más importantes. Por un lado, está la ya
mencionada traslación del análisis económico al resto de las esferas sociales:
la economía de las prácticas, como extensión de la noción de capital a todos los
órdenes de la vida (BARANGER, 2000: 50).
Los jóvenes y el problema del empleo - desafíos para las políticas públicas
75
Sin embargo, más importante aún, es recordar que, antes que una “cosa”, un
“bien” que simplemente se tiene, todo capital es un conjunto de relaciones sociales.
Mientras que el capital humano puede ser entendido como una “cosa” que se
crea, se “posee” o se “carece” de él y se distribuye a discreción, para Bourdieu,
como para Marx, el capital es trabajo (esfuerzo, tiempo) acumulado, reificado
o sedimentado (BOURDIEU, 2000: 132). Esto significa que no cualquier bien
[material o intangible] en cualquier situación puede ser considerado capital: el
conocido ejemplo marxiano indica que los medios de producción se configuran
como capital en el capitalismo (y bajo relaciones de producción capitalistas,
puesto en funcionamiento por trabajo asalariado), y no en cualquier época
bajo cualquier modo de producción. El capital (para Marx y para Bourdieu)
es producto de trabajo en condiciones de producción históricamente situadas,
en el marco de relaciones de producción, distribución y consumo específicas
signadas por desigualdades y estructuras de poder concretas.
El capital cultural (BOURDIEU, 2011a) - fundamental para el caso analizado
- en sus distintos estados (incorporado, objetivado o institucionalizado) implica
un trabajo (pedagógico) socialmente necesario para su producción, en el marco
de instituciones con relaciones de producción cultural con posiciones desiguales,
con circuitos segmentados, con escuelas “de elites”, escuelas “para pobres”, etc., y
anclado en estados históricos de los mercados escolares o de titulaciones.
Por otra parte, y volviendo a otro núcleo conceptual marxiano, el capital es valor
que se valoriza (MARX, 2002: 236), acumula, explota y se apropia de trabajo vivo.
Es valor, pues, como dijimos, es resultado del esfuerzo, de trabajo, y de tiempo
invertido en su formación. Por esta razón, Bourdieu sostiene que los agentes
desarrollan estrategias de reproducción social,
(…) conjunto de prácticas fenomenalmente muy diferentes,
por medio de las cuales los individuos y las familias tienden,
de manera consciente o inconsciente, a conservar, o a
aumentar su patrimonio, y correlativamente a mantener, o
mejorar su posición en la estructura de relaciones de clase
(BOURDIEU, 1988: 122).
La dimensión relacional se manifiesta aquí nuevamente, mostrando que la
reconstituida unidad de las prácticas (estas estrategias funcionan como “sistema”)
resultan del efecto estructural de las múltiples relaciones entre la diversidad de capitales
acumulados y, por lo tanto, invertidos, ganados o perdidos (BOURDIEU, 2011b: 35).
76
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
Pero por otra parte, no sólo debemos considerar que los capitales son relacionales
y relativos [según cómo estén distribuidos desigualmente en el espacio de las
posiciones], sino también su posibilidad de valorizarse en una diversidad de
mercados. Para esto, Bourdieu acuña la noción de instrumentos de reproducción
(BOURDIEU, 1988: 128), incorporando en su análisis a aquellos ámbitos,
institucionalizados o no, en los que efectivamente se despliegan las estrategias de
reproducción social de los agentes. En este sentido, el capital cultural que implica
una titulación de nivel medio debe ser analizado en relación a sus posibilidades de
valorización en el mercado de trabajo, y por lo tanto, a la cantidad de titulaciones,
a la disponibilidad de puestos, a su calificación, a su distribución físico-geográfica
en el espacio urbano, etc.
Así, si superamos los peligros de la sustancialización, o, en otras palabras,
dejamos de suponer la existencia de una sociedad sistémica, que se desarrolla
armónicamente con el bien público de la educación, y cuyos átomos son
individuos radicalmente racionales y con pleno conocimiento de la dinámica
del mercado escolar y laboral, encontramos que la formación de “competencias
para el trabajo”, o bien, el aumento de la empleabilidad, como capital cultural
(“humano”, en la jerga de las políticas de empleo activas para jóvenes), tendría
un valor relativo a 1) su desigual distribución en el mercado de titulaciones,
o bien, a su desigual distribución en distintos momentos históricos6 y 2) a la
posibilidad efectiva de “hacer valer” este recurso por parte de los beneficiarios
de esta formación, de invertirlo, en su inserción en el mercado laboral - Es decir,
entre otras cuestiones, si la expectativa de los oferentes de puestos laborales
reconoce la titulación de nivel medio como un plus, o bien, si el “piso” exigido
se eleva, poniendo al título medio como condición mínima, mediando a su vez
la disponibilidad de redes o capital social necesario para la inserción, etc.
El capital es, al mismo tiempo, una relación material y moral
de dominación. En el «mercado de trabajo» no se dan sólo
estrategias materiales de control y obtención de recursos,
sino también estrategias simbólicas de producción del valor
de sujetos y objetos. Entender las estrategias de los sujetos
en el mercado de trabajo es entender, al mismo tiempo, la
6 Lo cual implica que en momentos en que las titulaciones (como la de nivel medio) tienden a la masificación, su valor
(de exlusividad, su capacidad para ejercer poder diferencial) decrece. Es muy común encontrar en nuestro trabajo de
campo que la mayoría de los jóvenes de sectores populares poseen más años de escolarización de sus padres, aunque no
pueden hacerlos valer en inserciones laborales mejoradas o equivalentes respecto de éstos.
Los jóvenes y el problema del empleo - desafíos para las políticas públicas
77
producción social de valor de sujetos, objetos y estrategias. Es
toda una serie de trabajos simbólicos y morales de valorización
lo que subyace a los trabajos materiales de dominación y
obtención de recursos (MARTÍN CRIADO, 1998: 93-94).
La juventud en las políticas activas de empleo
El recorrido conceptual que hemos realizado resulta útil para mostrar las conexiones
que existen entre los diagnósticos de las políticas activas de empleo basadas en la
noción de empleabilidad, la sustancialización que opera sobre los denominados
“activos”o recursos de los beneficiarios de las políticas en sus búsquedas y sus prácticas
laborales, y la construcción de una noción de juventud que habilita intervenciones
culpabilizantes y problemáticas sobre los denominados “jóvenes vulnerables”.
A continuación, mostraremos algunos de los sentidos habilitados en torno a la
juventud en la red conceptual de la empleabilidad.
La juventud como sustancia. Como ya mostramos, la concepción de las edades
y los recursos como cosas fijas y universalizables, conlleva serios problemas a la
hora de comprender las propiedades relativas a ciertos grupos o fenómenos. La
juventud aparece en los discursos de esta política como un estado de “transición”,
de “incompletitud”, sin positividad, y asociado a la inmadurez, a la indecisión, a
la falta de motivación, la abulia y la falta de interés. Esto acarrea una involuntaria
homogeneización del ser joven, incluso cuando este discurso intenta reconocer
algunas particularidades asociadas a la “vulnerabilidad”. La consecuente acción
habilitada por esta evaluación es la de la formación, técnica, pero también
actitudinal, moral. Una suerte de crianza laboral.
La juventud como peligro. En referencia a este énfasis en los grupos “vulnerables”,
la condición juvenil supondría un estado de particular tendencia hacia la desviación,
el desorden y la desintegración social. Abandonados a su suerte por las instituciones
que tradicionalmente los educarían (en un sentido no-curricular), los jóvenes y su
tiempo de ocio, su tendencia a “pasar todo el día en la esquina” o “en la calle”, se
vuelve un objeto de gran preocupación para los discursos de la política activa.
Esta imagen de la juventud de sectores populares, con sus marcas culturales de
clase, vestimenta, música, etc., como un objeto digno de pánico moral (HALL, et.
Al. 1978; COHEN, 1972), asocia estrechamente la moratoria de la juventud (la
obsesiva indignación por las tasas de jóvenes ni-ni), con la degradación moral que
produce el no-trabajo. En este sentido decimos que la política activa de empleo,
78
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
sus discursos y dispositivos trascienden su función estrictamente vinculada a lo
laboral y se constituyen en un mecanismo privilegiado de “integración social”.
La juventud como carencia. El lógico resultado de la definición de los jóvenes a
partir de una categoría sustancializada y abstracta, es encontrar en su haber sólo
faltas. Los jóvenes-objetivos de las políticas activas son “vulnerables” porque no
tienen formación, capacidades, actitudes, valores, hábitos: “les falta cultura del
trabajo”, dicen los agentes del PJMYMT desde una postura tan sociocéntrica
como adultocéntrica (GRIGNON Y PASSERON, 1991). “Son segunda o
tercera generación de desempleados”, suponen, sancionando en su propia historia
familiar, también una carencia. “Les falta realismo, no tienen proyecto, no saben
planificar”, entienden, diagnosticando, por último, un déficit de racionalidad. No
tienen seguridad, ni interés, ni capacidad de “venderse”. No tienen autoestima, ni
capacidad de desarrollo personal. En síntesis, la juventud aparece como una falta
radical, una carencia, un camino incompleto, peligroso. La juventud aparece como
un gran “NO” (CHAVEZ, 2005: 26).
La formación como solución. Jóvenes en transición, con familias que desalientan
el empleo y los “buenos” hábitos, sin cultura del trabajo, potencialmente peligrosos,
delictivos, tendientes a la ilegalidad. Deficitarios de racionalidad y de competencias
para la planificación. Responsables individualmente (por incapacidad) de su propia
vulnerabilidad e inempleabilidad laboral. Como planteamos, esta construcción
conceptual de la juventud con problemas de empleabilidad habilita y dispone a un
horizonte de intervenciones particular, enmarcado en las acciones de formación.
Orientación, instalación e incorporación de valores de “esfuerzo”, capacitación en
competencias de interacción y desenvolvimiento, apropiación de herramientas de
planificación, etc. Acciones orientadas al ámbito del desarrollo de lo “subjetivo”, que
se programan como solución lógica a un problema mal planteado: una construcción
de la cuestión infantilizando y miserabilizando (GRIGNON Y PASSERON,
1991) la condición juvenil dispone a la educación como la más relevante de las
intervenciones posibles. La formación aparece, así, como la mejor y más legítima de
las políticas para los jóvenes: los ocupa, los educa, los moraliza, los integra.
Reflexiones finales: desafíos de la política de empleo para jóvenes a
partir de la perspectiva relacional
Tal como lo entendemos, la relevancia de la discusión conceptual en torno
a las políticas públicas de juventud se sustenta en la simple extracción de las
consecuencias necesarias de nuestro posicionamiento teórico: estas categorías (las
Los jóvenes y el problema del empleo - desafíos para las políticas públicas
79
de capital humano, empleabilidad, y juventud), son (o deben ser) objeto de disputa,
ya que, estableciendo los esquemas de percepción y comprensión del mundo
(diagnóstico), disponen a actuar e intervenir en la realidad de la condición juvenil
(intervención de políticas públicas) en relación con las condiciones estructurales
en las que los jóvenes –con problemas de empleo- se encuentran. En este sentido,
terminaremos planteando lo que consideramos dos desafíos que se le presentan a
las políticas de empleo para jóvenes a partir de la adopción de la crítica relacional
al eje conceptual de la empleabilidad.
1. El desafío con miras a construir una ciudadanía sustantiva en la condición juvenil.
Como ya sostuvimos, el abandono de la percepción de la juventud como un
estado esencialmente de vulnerabilidad, carencia y riesgo, habilita construirla
como el resultado de un sistema relacional, es decir, a) una posición en relación
con otras clases de edad (en donde la imposición del adulto-centrismo es,
sin lugar a dudas, una manifestación de estas relaciones de poder); y b) un
objeto (la condición juvenil) de disputa por su misma definición, en la que las
políticas de empleo para jóvenes son parte fundamental, pero además, en la
que los mismos jóvenes, sus apropiaciones y usos también son protagonistas
(CHAVES, 2010: 38). El interrogante es, entonces ¿cómo incorporarlos
activamente en los dispositivos que los constituyen, en las distintas instancias
de diagnóstico, diseño, evaluación y ejecución política?
2. El desafío de volver las intervenciones políticas sobre la juventud más profundas y
transformadoras. Como ya mencionamos, lo dicho sobre la condición juvenil
se aplica también a los recursos formados en la política, para los beneficiarios.
Recuperar, en este sentido, su dimensión relacional, y superando la tentación
de la “sustancialización”, impone como horizontes a) la necesidad de rever
críticamente la perspectiva centrada casi exclusivamente en la formación, no
para abandonar la tendencia masificante del acceso a las distintas dimensiones
de la educación/capacitación/formación para el trabajo, sino para reconocer
su insuficiencia de manera aislada, o bien, su valor relativo; y por otra parte,
b) quitar el foco de atención de las “responsabilidades individuales” de los
problemas de empleo, para desplazarlo a las condiciones de valorización de los
capitales construidos y habilitados por las políticas: lo que aquí llamamos,
«instrumentos de reproducción» (GUTIÉRREZ, 2011: 128). De esta manera,
la necesidad que emerge es la de imaginar nuevas formas de actuación política
a nivel de las estructuras del mercado de trabajo, generando nuevas condiciones
para el despliegue de las estrategias de reproducción social de los jóvenes de
sectores populares.
80
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
Referências
BOURDIEU, Pierre. La distinción: criterios y bases sociales del gusto. Madrid:
Taurus, 1988. 597 p.
BOURDIEU, Pierre. Espacio social y génesis de las clases. In: Sociología y
cultura. México DF: Grijalbo. 1990a, 281-309.
BOURDIEU, Pierre. La “juventud” no es más que una palabra. In: Sociología y
cultura. México DF: Grijalbo, 1990b. p. 163-173.
BOURDIEU, Pierre. ¿Es posible un acto desinteresado? In: Razones prácticas.
Sobre la teoría de la acción. Barcelona: Anagrama, 1997. p. 139-158.
BOURDIEU, Pierre. Comprender En: La miseria del mundo. Buenos Aires:
Fondo de Cultura Económica, 1999. p. 527-243.
BOURDIEU, Pierre. Las formas del capital. Capital económico, capital cultural
y capital social. In: Poder, derecho y clases sociales. Bilbao: Editorial Descleé de
Boruwer, 2000. p. 131-164.
BOURDIEU, Pierre. Los tres estados del capital cultural. In: Las estrategias
de reproducción social. Buenos Aires: Siglo XXI, 2011a. p. 213-222.
BOURDIEU, Pierre. Estrategias de reproducción y modos de dominación. In:
Las estrategias de reproducción social. Buenos Aires: Siglo XXI, 2011b. p. 31-50.
BOURDIEU, Pierre, CHAMBOREDON, Jean-Claude y Passeron, Jean-Claude.
El oficio de sociólogo. Presupuestos epistemológicos. Buenos Aires: Siglo XXI,
2008. 423 p.
BARANGER, Denis. Sobre estructuras y capitales: Bourdieu, el análisis de redes
y la noción de capital social. Revista de Antropología Avá. Posadas. N. 2, pp. 4163. 2000.
CHAVES, Mariana. Juventud negada y negativizada. Representaciones y
formaciones discursivas vigentes en la Argentina contemporánea. Última Década.
Valparaíso, 2005. N. 23, pp. 9-32.
CHAVES, Mariana. Jóvenes, territorios y complicidades. Una antropología de la
juventud urbana. Buenos Aires: Espacio Editorial, 2010. 295 p.
Los jóvenes y el problema del empleo - desafíos para las políticas públicas
81
COHEN, Stanley. Folk Devils and Moral Panics. The creation of the Mods and
Rockers. Nueva York: Routledge, 2002. 201 p.
DARMON, Isabelle; FRADE, Carlos; DEMANZIÈRE, Didier; HASS,
Isabelle. Formadores y usuarios frente al doble vínculo de la formación para
la empleabilidad. Cuadernos de Relaciones Laborales. Madrid. V. 24, N. 2, pp.
37-62. 2006.
GALLART, María Antonia. La formación para el trabajo y los jóvenes en América
Latina. Santiago de Chile: CEPAL. 2003. 40 p.
GRIGNON, Claude y PASSERON, Jean-Claude. Lo culto y lo popular.
Miserabilismo y Populismo en sociología y literatura. Buenos Aires: Nueva Visión.
1991. 321 p.
GUTIÉRREZ, Alicia. Con Marx y contra Marx. El materialismo en Pierre
Bourdieu. Revista Complutense de Educación. Madrid, 2003. V. 14, N. 2,
pp. 453-482.
GUTIÉRREZ, Alicia. A modo de introducción. Los conceptos centrales en la
sociología de la cultura de Pierre Bourdieu. In: Bourdieu, Pierre. El sentido social
del gusto. Elementos para una sociología de la cultura. Buenos Aires: Siglo XXI,
2010. p. 9-18.
GUTIÉRREZ, Alicia. La producción y reproducción de la pobreza. Claves
de un análisis relacional. In: Reproducción de la pobreza en América Latina.
Relaciones sociales, poder y estructuras económicas. Buenos Aires: CLACSO,
2011. p. 113-138.
GUTIÉRREZ, Alicia. Las prácticas sociales. Una introducción a Pierre
Bourdieu. Villa María: EDUVIM, 2012. 133 p.
HALL, Stuart; CRITCHER, Chas; JEFFERSON, Tony; CLARKE, John;
ROBERTS, Brian. Policing the crisis. Mugging, the state and law and order.
Londres: The Macmillan Press, 1978. 425 p.
JACINTO, Claudia y Millenaar, Verónica. Los nuevos saberes para la inserción
laboral. Formación para el trabajo con jóvenes vulnerables en Argentina. Revista
Mexicana de Investigación Educativa. México DF. V. 17, N. 52, pp. 141 - 166. 2012.
82
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
JACINTO, Claudia y MILLENAAR, Verónica. Enfoques de programas para la
inclusión laboral de los jóvenes pobres: lo institucional como soporte subjetivo.
Última década. Valparaíso. N. 30, pp. 67 - 92. 2009.
JACINTO, Claudia. Los dispositivos recientes de empleo juvenil: institucionalidades,
articulaciones con la educación formal y socialización laboral. Revista del Trabajo Nueva Época. Buenos Aires. Año 4, N. 6. 2008.
JACINTO, Claudia. Veinte años de formación para el empleo de
jóvenes vulnerables en América Latina: persistencias y reformulaciones.
In: JACINTO, Claudia (comp.). La construcción social de las trayectorias
laborales de jóvenes. Políticas, instituciones, dispositivos y subjetividades. Buenos
Aires: Teseo – IDES, 2010. p. 119-148.
LENOIR, Remi. Objeto sociológico y problema social. In: Champagne, Patrick
et. al. Iniciación a la práctica sociológica. Madrid: Siglo XXI, 1993. p. 57-102.
MARTÍN Criado, Enrique. Producir la juventud. Crítica de la sociología de la
juventud. Madrid: Itsmo, 1998. 381 p.
MARTÍN Criado, Enrique. El paro juvenil no es el problema, la formación no
es la solución. In: CACHÓN RODRÍGUEZ, Lorenzo (coord.). Juventudes,
mercados de trabajo y políticas de empleo. Valencia: 7imig, 1999. p. 15-47.
MARX, Karl. El capital. Crítica de la economía política. L. 1. T. 1. Buenos Aires:
Siglo XXI, 2002. 381 p.
NEFFA, Julio C. Empleo, desempleo y políticas de empleo. De las políticas
pasivas a las políticas activas de empleo. Análisis comparativo (1989.2011). N.
10. Segundo trimestre. Buenos Aires: CEIL-PIETTE, 2012. 43 p.
PÉREZ, Pablo. Inserción laboral juvenil y políticas públicas de empleo en
Argentina. Revista Juventude.br. San Pablo. 2013 (en prensa).
SALVIA, Agustín. Juventudes, problemas de empleo y riesgos de exclusión
social. El actual escenario de crisis mundial en Argentina. Friedrich-EbertStiftung. Berlín. 2013. p. 1-16.
WEBER, Max. La ética protestante y el espíritu del capitalismo. La Plata:
Terramar. 2006. 233 p.
Los jóvenes y el problema del empleo - desafíos para las políticas públicas
83
Juventudes rurales: oportunidades
para la construcción de nuevos
proyectos societales en
Latinoamérica
David Sánchez
Universidad Autónoma de Querétaro – México
Camilo Salcedo Jiménez
Universidad del Valle de Colombia – Colômbia
Yamira Rodrigues de Souza Barbosa
Universidad de Brasilia - Brasil
Introducción
Este artículo pretende hacer una reflexión teórica-conceptual del lugar que ocupan
las y los jóvenes campesinos en Latinoamérica, partiendo de las experiencias de
tres procesos juveniles en Brasil, Colombia y México, identificando similitudes,
diferencias, oportunidades y alcances, de sus dinámicas organizativas, socioeconómicas y culturales. Para ello se exponen tres momentos en la estructura
del artículo, un primer momento de reflexión teórico-conceptual, en el cual se
pretende problematizar el concepto hegemónico de juventud, develando otro tipo
juventudes, específicamente las rurales y desvirtuando los y las jóvenes como objeto
de consumo, ubicando estos como sujetos políticos y creativos con un proyecto de
vida ligado a la comunidad y su territorio.
Seguidamente se hará una breve descripción sobre el estado del arte literario
que trata la identidad de las juventudes rurales y su relación con las variables
mercado y el paradigma moderno desarrollista, evidenciando la importancia
de la participación de las juventudes rurales en escenarios de debate político,
movilización social y su influencia en la formulación de políticas públicas. Para
concluir el primer momento, se discutirá las demandas de las juventudes rurales,
en relación al proceso educativo formal e informal, y como su vinculación en estos
86
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
procesos permiten o no, su cualificación para superar diversas dificultades que
enfrentan diariamente en la cotidianidad campesina.
En un segundo momento se hará una breve reseña descriptiva de tres experiencias
de organización campesina latinoamericanas, haciendo énfasis en la dinámica que
las juventudes rurales han tenido en cada una de ellas, específicamente en relación
con la dinámica cultural, política, económica y social. En este aparte se expondrá
una matriz comparativa con una serie de variables analíticas que buscan evidenciar
las semejanzas y diferencias de cada experiencia.
El tercer y último momento plantea una serie de conclusiones, orientadas a develar
la importancia de las juventudes rurales en los procesos de democratización posneoliberales que se pretenden en Latinoamérica, además de evidenciar su potencial
transformador para originar nueva condiciones socio-económicas que garanticen
transiciones a sociedades democráticas, justas e incluyentes.
Cuestionamientos desde las juventudes rurales a los actuales modelos
de subsistencia y socialización
Toda persona necesita cubrir sus necesidades fisiológicas básicas y tener un espacio
donde vivir, para esto se necesita también construirse como humano en relación con
otros, con símbolos, sentidos y significados que se construyen en distintos territorios.
Esto es lo que entendemos por subsistencia y socialización, un aspecto imprescindible
que modela la vida humana y da origen a la identidad. Para garantizar este aspecto
la humanidad se ha organizado de distintos modos y ha instituido modelos para
hacerlo y para propiciar que las siguientes generaciones lo continúen haciendo.
Entre varios de esos modelos, en este escrito queremos destacar uno que fue
originado a partir de la colonización europea a otros continentes, que estableció una
arbitraria línea progresiva que ponía a Europa en el centro global como lo nuevo
y a los demás pueblos en lo “antiguo”; en la periferia. Con los posteriores alcances
del modelo societal capitalista, basado en la explotación de la fuerza de trabajo, del
saqueo de los territorios propios y colonizados, la consecuente industrialización
y el discurso “progresista”, se apeló a la misma división arbitraria en la que unos
cuantos estados nación seguían en un lugar privilegiado de “desarrollo”, y los
demás estaban y “en vías” de alcanzarlo.
Para el caso Latinoamericano, más de 500 años después de que ese modelo
se fuese construyendo y tomará un lugar preponderante en la historia de la
Juventudes rurales: oportunidades para la construcción
de nuevos proyectos societales en Latinoamérica
87
humanidad, se comenzó a ver el límite del planeta tierra, es decir, que la materia
prima que este provee al ser humano es finita. El modelo ya no puede seguir
ajustándose como si no pasara nada. De esta forma diversas experiencias y
planteamientos de colectivos y organizaciones campesinas, por su origen rural,
empezaron a cuestionar el modelo de desarrollo impuesto, que privilegia la vida
en la ciudad a expensas del campo. Este cuestionamiento es profundo si se ve
en perspectiva con la crisis civilizatoria que actualmente se evidencia, en la crisis
ambiental mundial a la que acudimos.
Se hace este recuento amplio e histórico (con la certeza de que la historia es
mucho más compleja de lo que alcanzan a decir los párrafos anteriores), porque las
reflexiones que siguen a continuación se proponen llegar hasta esas raíces, y porque
desde esa historia se entienden mejor las complejidades que las juventudes rurales
en Latinoamérica están enfrentando.
Revisando variados textos sobre la juventud como tema y concepto (VOMMARO,
2013; REGUILLO, 2012, VALENZUELA, 2009), se podría afirmar que ésta,
también es una construcción social producto de la modernidad y la consolidación
del capitalismo. En sus orígenes el concepto también hacía alusión a la misma
lógica lineal que separaba a “modernos” de los “antiguos”; o a los “industrializados”
de los “agrícolas”; a los “ricos” de los “pobres”; a los “desarrollados” de los
“subdesarrollados”. Así, se estableció que los jóvenes eran aquellos que al no
ser niños ni adultos, estaban en transición (en “edad media”); esa era la idea de
“moratoria social”, muy cuestionada actualmente; que ponía a los jóvenes en una
etapa de transición, siguiendo la línea que los llevaría a la adultez (afín a todos esos
sinónimos que la ubican en la parte avanzada de un mundo lineal: es de tex blanca,
urbana, industrializada, moderna y desarrollada, etc).
En este sentido, aunque las construcciones sociales toman formas específicas de
acuerdo a la época, las formas de pensamiento se repiten, evidenciando el mismo
modelo de fondo de la modernidad, estableciendo una lógica lineal y divisoria:
de la antigüedad se avanza a la modernidad, del subdesarrollo al desarrollo, de la
pobreza a la riqueza y de la juventud a la adultez. Frente a estas comparaciones
podríamos establecer la siguiente analogía, los “países en vías de desarrollo” son
como los “jóvenes”, mientras los países “desarrollados” son como los “adultos”. Las
implicaciones de estas analogías pueden ser diversas, pero un punto común en
todos estos pares, es que al estar en línea, se crea la ilusión de son opuestos y además
de que uno tiene que alcanzar al otro. Característica esencial del pensamiento
moderno que establece divisiones y jerarquías.
88
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
Ante una juventud desbordante, que comenzó a reconocerse en los últimos 100 años
(VOMMARO, 2013), surgió el dispositivo escolar, creado también por este modelo
social de la modernidad capitalista; con su doble dimensión de contenedor de niños y
jóvenes y de instancia propedéutica para el mundo del trabajo y la política ciudadana.
Así se fue instaurando un imaginario muy prometedor para la vida individual y muy
acorde al gran modelo social: Educación + Empleo = Movilidad Social. Entendiendo
movilidad social cómo la línea ascendente a una mejor posición de vida en el sistema
social, lo cual implica actualmente mayores niveles de consumo, en el supuesto de que
el consumo por sí mismo cubre nuestras necesidades de subsistencia y socialización,
hasta llegar al punto de convertirse en la razón de ser.
Esta ecuación de vida, a pesar de la complejidad social y las crisis actuales, sigue
atrayendo a millones de jóvenes y es sostenida en complicidad con el imaginario
social y promovida por estructuras ideológicas que no la pueden defender frente a
las evidencias empíricas pero que se empeñan en seguirla sosteniendo. Sin embargo
comienza a cuestionarse, como todo el gran modelo del que proviene.
Es necesario explicitar lo anterior, porque justo desde las experiencias con
juventudes rurales se puede cuestionar fuertemente el modelo societal
imperante en nuestras realidades Latinoamericanas. Primeramente porque a
pesar de lo aplastante que es, las sociedades campesinas parecen predestinadas
a caminar hacia él; y segundo porque después de tanto andar tras esa promesa
del desarrollo, tanto individual como social; esta sigue aun sin cumplirse, y
al contrario parece desvanecerse, y también se desvanece la vida sencilla pero
digna a la que se podía acceder en el campo.
Después de la educación básica, obligatoria en muchos países Latinoamericanos,
las niñas y niños están preparados para la escolarización, tanto secundaria como
universitaria, que ha sido considerada, como la principal política de juventud. Mucho
presupuesto va para estos conceptos y siempre se promete desde los gobiernos un
aumento en la cobertura; se evalúa desde organismos internacionales para reportar
estadísticas y establecer comparaciones; y se exige como derecho cada vez más desde
la juventud y la sociedad. Pero no solo hay que ver a la educación escolarizada, como
política pública dirigida a la juventud; también hay que resaltarla como creadora de
una intersubjetividad que podríamos llamar juvenil, en el sentido de que quienes
recorren toda la “carrera escolar” generalmente han terminado convencidos de que
un modelo lineal sirve para entender y vivir en el mundo actual. Así, la escuela
cumple una función sociocultural, al transmitir ciertas valoraciones, conceptos, ideas
y conocimientos acordes al modelo social actual.
Juventudes rurales: oportunidades para la construcción
de nuevos proyectos societales en Latinoamérica
89
Además, por las mismas dinámicas escolares, cada vez más ajenas a sus contextos,
este espacio se ha convertido en un lugar de selección social; pues quienes logran
aguantar la escuela y dar los resultados que esta espera, son motivados a seguir su
carrera; mientras que quienes no se adaptan a la dinámica escolar, son etiquetados
y considerados como no aptos, estableciendo exclusiones y segregaciones desde la
misma escuela, que tienen consecuencias sociales posteriormente. Primero porque
quienes terminan carrera escolar descubren al final de todo su esfuerzo que la
ecuación no es real y que no obtienen la vida y el trabajo deseados. Y segundo
porque quienes no terminaron su carrera escolar, tampoco tienen condiciones dignas
de vida, y muchas veces piensan que la causa de eso es no haber estudiado. Con
todo este panorama, la escuela como dispositivo social está enfrentando una crisis
fuerte, que le ha disminuido valor frente a las juventudes y ha creado problemas
de los cuales generalmente se culpa solo a los jóvenes. Todo lo anterior ha venido
desencantando cada vez a más jóvenes de esta y otras instituciones sociales de las
que se sostiene el modelo actual de vida; y muchos de ellos comienzan a buscar
alternativas de acción y participación en causas y lugares diversos.
Alvarado, Rodriguez y Vommaro (2013) para el Informe: Políticas de inclusión
social de jóvenes en América Latina y el Caribe: Situación, desafíos y recomendaciones,
hacen una revisión de políticas públicas de juventud, extensa, tomando el
análisis de 10 países, y formulan algunas reflexiones articuladas con los saberes
académicos. Todo lo detallado del informe se puede resumir muy bien en una
frase escrita por Reguillo (2012): En el contexto latinoamericano, las políticas
sociales y públicas se restringen para las y los jóvenes – en el mejor de los casos - al
ámbito de la educación formal o capacitación, a la salud y al deporte. A lo largo del
informe se puede notar la ausencia del tema ambiental y de la producción de
alimentos sanos, tanto en las políticas públicas revisadas, como en las reflexiones
académicas expresadas.
Se justifica muy bien el necesario aumento al acceso a la educación, y se enumeran
algunos problemas presentes en el dispositivo escolar; pero no se cuestiona de
fondo el carácter reproductor de la escuela, sobre todo en este contexto de crisis. Se
explica muy bien los abordajes necesarios para atender la salud de las juventudes,
poco se habla de que la salud va ligada a la alimentación y que los alimentos
actuales propician la aparición de enfermedades crónico-degenerativas, fuerte
problema asociado con la falta de seguridad social y el previsto, “envejecimiento”
de la población latinoamericana en las siguientes décadas. Se sigue hablando de
empleo y de mejorar las condiciones de este, pero no se habla de la estructura
jerárquica implícita en el empleado y el empleador, y que por mucho que mejore
90
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
el empleo la jerarquía presente alimenta la desigualdad; menos aún se habla del
trabajo para la subsistencia y producción de los alimentos propios.
Sobre el lugar de las juventudes rurales en nuestras sociedades
Latinoamericanas y un contexto globalizador
Las juventudes de los espacios rurales latinoamericanos son bastante desconocidas
y esto lo podemos ver en la escasa producción académica y teórica existente al
respecto tanto a nivel institucional, académico y de cooperación internacional.
Si bien en los últimos 15 años ha habido una creciente preocupación por
las realidades socioeconómicas y culturales de las juventudes rurales, su no
reconocimiento y olvido continúa.
Sin embargo vemos como en nuestras sociedades latinoamericanas este sector
poblacional continúa padeciendo problemáticas sociales como la pobreza, la
exclusión social y la estigmatización, las cuales son reproducidas en las sociedades
capitalistas - consumistas que en pleno siglo XXI ubican las juventudes rurales
como objeto de bromas y chistes, un humor despreciativo, relacionado con el atraso
y la falta de educación, que nada de real tiene con la riqueza y potencial de las
personas jóvenes del campo.
En este contexto hablar del papel que juegan las y los jóvenes del sector rural
en la formulación de políticas públicas, en la planificación y toma de decisiones
en sus comunidades, es bastante complejo, además si a ello sumamos el impacto
que ha tenido la globalización y el consumismo propios de las sociedades
“avanzadas”. Vemos como los cambios del contexto rural y cultural se tornan
cada vez más influyentes y complejos, e impactan las identidades juveniles,
por ejemplo, este nuevo contexto global-local nos implica reflexionar la
heterogeneidad de la identidad juvenil, en relación a la identidad campesina,
sexual, étnica, de clase, etc, en el sector rural de nuestros países latinoamericanos,
y la exposición de estas identidades a los medios de comunicación y la cultura
occidental, que empieza a determinar los proyectos de vida, la capacidad de
ser autónomo, la inclusión laboral, educacional y el bienestar social que debe
garantizar los Estados nación.
El desarrollo rural y en general la dinámica sociocultural en el campo no escapa a
la lógica mercantil de la globalización capitalista, la cual trae consigo una creciente
influencia de la cultura de la ciudad hacía el campo, donde no es totalmente
aceptada, por lo cual no implica negar la tradición propiamente rural, produciendo
Juventudes rurales: oportunidades para la construcción
de nuevos proyectos societales en Latinoamérica
91
una tensión a partir de la incorporación de prácticas y representaciones propiamente
urbanas. Caputo (2000), refiriéndose a la juventud rural paraguaya, habla de
profundos trastocamientos que la globalización produce, que tienen por efecto
crecientes frustraciones en los proyectos de las juventudes rurales. La crisis de las
unidades de producción familiar obliga a asalariarse a temprana edad, produciendo
una desintegración de la vida familiar. Al mismo tiempo, la ciudad no ofrece una
salida realmente ventajosa, pues dirigirse a ella implica, en la mayoría de los casos,
engrosar las los barrios marginales.
En este orden de ideas podemos ubicar la relación de las juventudes rurales
y la dinámica de mercado en una discusión más profunda, que nos remite a
reflexionar sobre el tipo de desarrollo rural que está siendo implementado
en los países de Nuestra América, ¿Qué tipo de desarrollo rural queremos y
necesitan nuestros países? ¿Qué tipo de participación tienen las juventudes
campesinas en un desarrollo de corte neoliberal o en otro de sustentabilidad
rural y social? Estos cuestionamientos nos llevan a replantear el sentido de
las investigaciones, si estas están siendo orientadas en función de políticas
públicas que consideren las juventudes rurales como “actores estratégicos del
agrobusiness”, del agronegocio y el paradigma modernizador que considera la
producción de alimentos dirigida al consumo masivo de la sociedad capitalista
de las urbanizaciones, el alimento convertido en mercancía y desposeído de
su cualidad de derecho resultado de una interrelación cultural del agricultor
y la madre tierra. O si los programas de investigación son orientados a
concebir las juventudes campesinas como protagonistas estratégicos, para la
producción sustentable, agroecológica, fortaleciendo la soberanía alimentaria,
la reforma agraria integral y popular, posicionando las y los jóvenes como
agentes de desarrollo local, como mediadores entre los saberes campesinos y
la tecnología e industria.
Esta última visión de la juventud rural como actor estratégico del “desarrollo”
endógeno, sustentable, ligado a concepciones como el Buen Vivir y la cosmología
indígena, en armonía con los derechos económicos, sociales, culturales y
ambientales, que a su vez dirijan la mirada sobre los procesos de transformación
y circuitos de comercialización justa, en el marco de una concepción de juventud
como “sujeto político”, como protagonista de transformaciones estructurales
que promuevan la inclusión y justicia social. Esta visión ofrece una gama de
lineamientos temáticos para la agenda de investigación que aborde los principales
problemas de la ruralidad y contrarreste el mercantilismo consumista del cual
son objeto las juventudes campesinas de Nuestra América.
92
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
Juventudes rurales y la participación política, una necesidad para la
construcción de modelos de desarrollo Latinoamericano
Mantener al joven en el campo hoy es el desafío de los movimientos sociales
rurales en los países Latinoamericanos. En el ámbito práctico, ¿cómo lograr eso,
si muchas veces la autoridad de los padres en las fincas impide la autonomía del
joven en desarrollar sus proyectos? ¿Cómo se da la participación de los jóvenes en
el planeamiento de los sistemas productivos y en los espacios de toma de decisiones
desde la familia hasta nivel local, estadual y nacional?
Contestar a ese cuestionamiento es también rescatar los factores que llevan a la
organización de los jóvenes en los movimientos sociales rurales. La existencia de
colectivos de jóvenes - regional, estadual y nacional - hoy resulta de la lucha para
que los jóvenes fueran reconocidos como categoría política y social, con demandas
específicas, dentro y fuera del movimiento. Sin espacio, participación, voz y poder
para discutir/ intervenir en la realidad, ¿qué proyectos de vida pueden construir las
y los jóvenes rurales para su futuro y el del campo?
Castro (2009) rescata el sentido de juventud en los movimientos sociales rurales y
utiliza el concepto de generación, que suele estar asociado al tiempo de militancia,
para referirse a la renovación dentro de los movimientos. La renovación y el temor
a la pérdida de poder en el movimiento es uno de los motivos de la disputa política
entre los militantes más jóvenes y los más viejos.
La resistencia a la participación efectiva de los jóvenes en los espacios de poder y la
disputa por legitimidad política son aspectos centrales que llevaron los jóvenes de
los movimientos sociales rurales a pautar dentro y fuera del movimiento cuestiones
específicas de la juventud, lo que resultó en la constitución de la juventud como
actor político, proceso aún en construcción (CASTRO, 2009).
Las actuales dificultades que los campesinos jóvenes encuentran de seguir en
el campo se deben a múltiples factores. Desde el nivel más amplio hay que
cobrar la actuación del Estado y la formulación, implementación y evaluación
de políticas públicas específicas para la juventud rural. Cómo es posible
percibir, las políticas públicas empiezan a reconocer la necesidad de fortalecer
jóvenes. Aunque sus estructuras y recursos sean insuficientes para atender a la
demanda de los y las jóvenes, pues la demanda de la juventud campesina está
relacionada a políticas públicas de carácter estructural como reforma agraria
popular, interiorización de la educación y acceso al crédito. Sin embargo,
aún así hay que reconocer la importancia de las estructuras gubernamentales
Juventudes rurales: oportunidades para la construcción
de nuevos proyectos societales en Latinoamérica
93
creadas pues al menos garantiza las discusiones sobre la juventud en el debate
político nacional.
Aunque el papel del Estado sea central para cambiar el actual escenario, el desafío
no se limita a la actuación del Estado: en el nivel más cerca hay que organizar y
fortalecer los procesos protagonizados por jóvenes lo que significa que hay que
enfrentar a la jerarquías en el ámbito de la familia y de las instancias de poder
locales. El papel de los y las jóvenes pasa por enfrentar las contradicciones internas
del movimiento de forma a renovar las estrategias de actuación y consecuentemente
las posibilidades de conquistar reconocimiento y vida digna en el campo.
Experiencias prácticas de juventudes rurales latinoamericanas:
Caracol Psicosocial y Colectivo Juxmapa: dos experiencias de jóvenes
en contexto rural mexicano
Caracol Psicosocial es una asociación civil, ubicada en el municipio de Ixtlahuacán
del Rio, en el estado de Jalisco al occidente de México. Es un proyecto social que
surge en 2009 a iniciativa de un joven originario del lugar cuyo planteamiento
inicial era realizar trabajo comunitario desde una perspectiva psicosocial para
incidir en la transformación de las problemáticas de la región. Su proceso ha estado
vinculado e influenciado por movimientos y luchas sociales del país en específico
con los Municipios Autónomos Rebeldes Zapatistas, bases de apoyo del EZLN en
el estado de Chiapas; con la Red en Defensa del Maíz y con la Asamblea Nacional
de Afectados Ambientales. Estos movimientos sociales han repercutido en sus
planteamientos y modos de acción.
De uno de los proyectos del Caracol Psicosocial A.C., que generó un proceso
formativo situado en la realidad social y ambiental de la comunidad, nació en 2012
el Colectivo de Jóvenes Unidos por el Medio Ambiente de Palos Altos ( Juxmapa).
El Colectivo Juxmapa ha seguido su proceso de manera cada vez más autónoma,
realizando actividades en la comunidad y reuniones de reflexión, formación y
diagnóstico del contexto; además de constituirse en un espacio alternativo de
socialización para las y los jóvenes.
Juxmapa se ha vinculado de manera activa con el proceso generado a partir del
Tribunal Permanente de los Pueblos (TPP), A partir de esto, se ha entrado
en una profunda discusión, sobre la situación de las juventudes en el campo;
contrastándola con la situación de las y los jóvenes de la ciudad, ya que en el
transcurso Caracol y Juxmapa se integran al movimiento Jóvenes Ante el Desastre
94
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
y la Emergencia Nacional formado principalmente por universitarios de distintas
ciudades del país; quienes buscan visibilizar la situación actual del país y cómo
afecta particularmente a la población joven.
Durante todo este proceso las dos organizaciones han venido reconociendo
problemáticas ambientales y sociales relacionadas con el actual modo de
producción agrícola, herencia de la denominada “revolución verde”, impuesta a
la generación de abuelos y padres de las y los jóvenes del colectivo y del país;
caracterizado por privilegiar el monocultivo con semillas híbridas producidas
por empresas transnacionales que también elaboran los agrotóxicos. Por la
metodología de educación popular del proyecto, se ha puesto en tela de juicio el
sistema educativo y sus efectos negativos en la juventud campesina y en general.
Se han cuestionado las deficiencias de las escuelas de la comunidad, reconociendo
que estas no propician la comprensión de los problemas que se viven, las escuelas
no están formando para entender esas realidades, mucho menos para buscar
alternativas. La única opción que se valora es escalar en el sistema de educación
escolarizada, con la promesa de tener un mejor empleo lejos del campo. Ante lo
cual se comienza a plantear desde el colectivo una demanda muy clara: Queremos
vivir dignamente en el campo, cubriendo nuestras necesidades de subsistencia y
recreación personal y comunitaria.
Jóvenes de la Asociación de Trabajadores Campesinos del Valle del
Cauca - ASTRACAVA, una experiencia de organización, movilización
y participación política
Astracava evidencia en sus planes operativos de trabajo, proyectos y actividades,
la intención de abordar los conflictos sociales sobre el uso y distribución
de la tierra, además de promover la agroecología, la defensa de la soberanía
alimentaria y la constitución de las Zonas de Reserva Campesina.
Actualmente la asociación promueve un reagrupamiento de los municipios por
regiones productivas, de acuerdo con las condiciones ecológicas y ambientales
de cada una de ellos, integrándose y promoviendo además autonomía, capacidad
de autogestión de las comunidades campesinas allí presentes, así formular y
practicar su propia concepción de desarrollo rural comunitario.
La asociación cuenta con subdirectivas locales de acuerdo a los municipios donde
tiene presencia, a su vez, dichas subdirectivas se desagrupan en comités agrarios por
corregimientos o veredas, presentes en diferentes municipios del departamento del
Juventudes rurales: oportunidades para la construcción
de nuevos proyectos societales en Latinoamérica
95
Valle del Cauca. En cada uno de estas sub directivas se consolidan grupos juveniles
que desarrollan diversas actividades en torno a las líneas de trabajo de la asociación,
además de participar en espacios de debate y decisorios. Entre las líneas de trabajo
se encuentran las iniciativas culturales, de comunicación alternativa y campañas
educativas en temas como: protección del medio ambiente, agroecología, soberanía
alimentaria, salud sexual y reproductiva y participación ciudadana.
Sector Regional de la Juventud del MST en Brasil: organización,
demandas y desafíos
Los jóvenes del MST en la región del territorio Cantuquiruguaçu, en centro-sur
de Paraná, están organizados en el Sector de Juventud del MST y en el Colectivo
de Juventud. Una de las principales actividades de formación del colectivo es la
realización de la escuela de juventud, que acontece en dos tiempos: tiempo escuela
y tiempo comunidad. En el tiempo escuela los jóvenes debaten temas importantes
relacionados a la temática de juventud campesina, y también organizan actividades
con foco en la expresión cultural como, música, teatro, arte, mística, y otras. Las
tareas del tiempo comunidad incluyen organizar núcleos de base o colectivos en
sus territorios, comunidades, escuelas, vinculados al colectivo de juventud del
MST en PR, de forma a ejercitar lo diagnóstico de los problemas locales y posibles
alternativas a los mismos.
Además de la escuela de juventud, el colectivo desarrolla actividades que busquen
la articulación con las escuelas estaduales, fortaleciendo la relación entre MST y
las escuelas ubicados en los asentamientos. La auto organización de los estudiantes
en la escuela es fundamental para hacer la crítica a las estructuras y al modelo de
escuela que se tiene, además de ser un ejercicio de participación y autonomía de
la juventud. De las escuelas la que más tiene actividades concretas en el momento
es el Colegio Estadual del Campo Iraci Salete Strozak, con destaque para la
Compañía Artística SaciArte (teatro).
¿Y los jóvenes que no están inseridos en la escuela, qué acciones son desarrolladas?
El colectivo contribuye en la formación de grupos de jóvenes y nuevos líderes, de
modo a fortalecer la participación de la juventud en los espacios del MST. Los
jóvenes participan de momentos de formación y lucha del MST, con destaque para
la Jornada de Agroecología y Jornada de la Juventud Sin Tierra.
Fortalecer el sentimiento de ser sin tierra y de seguir siendo parte del proyecto del
movimiento hace parte de los planes de muchos jóvenes, pero hay que reconocer
96
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
que la dimensión económica es determinante para mantener al joven en el campo.
Es necesario promover el acceso al trabajo y a la renta por medio de iniciativas
productivas económicas desarrolladas por los jóvenes en las comunidades para actuar
como referencias de producción, comercialización y cooperación. En ese ámbito
no hay experiencias concretas hoy. Este escenario no cambia mucho en el ámbito
nacional, aunque existen algunas experiencias puntuales. La producción y generación
de renta siguen siendo un aspecto importante para los y las jóvenes del MST.
En ese sentido desde la actuación del Centro de Desarrollo Sostenible y Capacitación
en Agroecología - CEAGRO se intenta ayudar a organizar actividades productivas
y económicas, además de formación y capacitación de jóvenes. El CEAGRO fue
fundado en 1997 por los trabajadores del MST como espacio de formación y
capacitación de los militantes de la región. Actualmente desarrolla diversas acciones
como asistencia técnica en los asentamientos y organización de cursos formales,
como el Curso Técnico en Agroecología que ya formo 6 turmas.
Constrastes de las experiencias
Para establecer puntos comunes de comparación entre las experiencias, se
eligieron algunas categorías analíticas, descritas brevemente entre paréntesis; qye
se consideraron pertinentes para ampliar la comprensión del medio rural, y a
continuación se presenta un resumen de las observaciones recogidas:
•
Participación Política (movilización social, formulación de Políticas Públicas,
sistema electoral, comités de planificación, etc). En el sector juvenil del MST
de Brasil La participación política de los y las jóvenes en los espacios del
movimiento es notable, además también se organizan en momentos específicos
para la juventud, como los campamentos de la juventud, jornada de luchas
de la juventud, etc. Mientras que en Colombia Participan de movimiento
social y político Marcha Patriótica, y del Proceso de Unidad Popular del
Sur Occidente Colombiano, estos espacios convocan permanentemente a
la movilización social. Las y los jóvenes participaron activamente del paro
agrario de 2013, lo cual permitió su acercamiento a instancias de planificación
y toma de decisiones públicas a nivel local y municipal. Así mismo en México
La participación ha sido en movimientos sociales: Red en Defensa del Maíz, y
Tribunal Permanente de los Pueblos y Jóvenes Ante la Emergencia Nacional.
En el ámbito de gobierno no se ha tenido participación activa. El municipio
reconoce la existencia del colectivo pero no lo visualiza como Actor en la
toma de decisiones.
Juventudes rurales: oportunidades para la construcción
de nuevos proyectos societales en Latinoamérica
97
98
•
Trabajo de Genero y diversidad sexual (enfoque de género en proyectos,
participación activa de la mujer joven, apertura ante la diversidad sexual,
etc) En este aspecto en Brasil Hay significativa participación de las jóvenes
mujeres en las actividades del colectivo. Las discusiones de género se dan
en espacios de formación, incluso por demanda de la propia juventud, que
reconoce la necesidad de profundizar en el tema. En ASTRACAVA es
significativa participación de las jóvenes mujeres en las actividades del
colectivo. Las discusiones de género se dan en espacios de formación, incluso
por demanda de la propia juventud, que reconoce la necesidad de profundizar
en el tema. Y en el Colectivo Juxmapa de México actualmente la mayor parte
de las participantes del colectivo son mujeres, y se está reflexionando sobre las
implicaciones de ser mujer en el campo y los cruces entre deterioro ambiental
e inequidades de género.
•
Trabajo con niñez (Percepción del trabajo con la niñez y el papel de la juventud
campesina): La presencia de niños y niñas en los espacios del MST es común.
El sentimiento de identidad y de lucha se trabaja desde temprano. Hay
también espacios políticos propios para visibilizar los niños campesinos como
las jornadas de los “sem terrinha”. En el caso colombiano Se tiene trabajo de
acompañamiento por parte de las y los jóvenes, hacia los niños en determinadas
localidades. Específicamente en huertas familiares, comunitarias y escolares.
Mientras que en la experiencia de Juxmapa Se han realizado un par de talleres
en la comunidad, que han sido bien recibidos por niños y niñas. Y durante
el 2014 se comenzó a desarrollar un trabajo más profundo, en educación
ambiental, y en la práctica de las huertas, involucrando a los menores.
•
Producción agrícola (participación del y la joven campesina en los sistemas de
producción, precariedad laboral, manejo de tecnología, etc) En la experiencia
Brasileña del MST en general hay participación de los y las jóvenes en las tareas
productivas en los lotes, pero sin mucha autonomía. Hay que destacar la fuerte
presencia de jóvenes que salen a buscar trabajo fuera de los asentamientos,
sea en actividades sazonales, como las cosechas, sea en grandes agroindustrias
próximas a los asentamientos. Condiciones de trabajo que suelen ser precarias,
además de las largas jornadas hasta llegar a los puestos de trabajo. Los y las
jóvenes realizan permanentemente tareas de producción agrícola y pecuaria
con sus familias, en los tiempos libres del colegio, quienes no estudian (que
son la mayoría) dedican el día completo a la actividad productiva., participan
además de la planificación de la finca y las técnicas de producción. En este
aspecto en la experiencia comunitaria de los jóvenes del colectivo Juxmapa por
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
el modo de producción actual en el monocultivo las y los jóvenes están muy
desligados de los trabajos agrícolas, apoyan a sus padres pero no conocen todo
el ciclo ni toman decisiones.
•
Comercialización (participación del y la joven campesina en la comercialización
de productos agrícolas, compra y venta de insumos, red de mercados, etc) En
el caso de Brasil se observa una relativa participación de los y las jóvenes en
espacios de comercialización, como las ferias semanales, que son realizadas
en algunos municipios de la región. Las y los jóvenes de Colombia, no tienen
presencia en los procesos de comercialización, ni tampoco la búsqueda de
redes de mercados sostenibles. La participación de los y las jóvenes en este
ítem es muy baja. En el caso de México, las y los jóvenes no tienen presencia,
aunque hay relación con mercados alternativos que han ofrecido sus espacios
al colectivo en caso de que quieran producir algo.
•
Organización Social (lugar de los y las jóvenes campesinos en las
organizaciones campesinas y sus dinámicas de lucha, percepción juvenil
de las mismas, etc), en Brasil están organizados en el sector regional de
juventud, siendo el colectivo regional de la juventud el espacio de mayor
actuación en las actividades del movimiento. En Colombia en cada
municipio donde hay presencia de la asociación, los jóvenes conforman un
grupo juvenil campesino, orientado a promover y dar cumplimiento a los
planes operativos de la asociación en el territorio, mientras que en se observa
que Las y los jóvenes de la región generalmente solo van a la escuela. las
pocas organizaciones juveniles que existen son religiosas. El colectivo es un
espacio nuevo en la región
•
Trabajo ambiental (Prácticas ambientales, reciclaje, producción de abonos,
conocimientos sobre conservación y protección del medio ambiente, etc.). En
los espacios de capacitación y formación del MST el tema ambiental suele
estar presente. Hay talleres de agroecología, huertas orgánicas y otros. En
ASTRACAVA se realizan permanentemente jornadas de reforestación y de
conservación de fuentes hídricas, también la construcción de composteras
para los residuos orgánicos y hacer abonos, asi mismo se experimenta con
técnicas de agroecología. En la experiencia del Caracol y el Coletivo el trabajo
más fuerte, que originó el proceso, ha sido de educación ambiental. Se han
realizado algunos eventos de sensibilización en la comunidad, y se ha realizado
reciclaje de plástico por algunas temporadas. también hay una campaña escolar
de reducción de uso de unicel.
Juventudes rurales: oportunidades para la construcción
de nuevos proyectos societales en Latinoamérica
99
•
Frente al sistema educativo formal (Lugar del y la joven campesina en la escuela
formal, perspectivas ante escuelas alternativas, etc) En el área de CEAGRO
en general los y las jóvenes están insertos en las escuelas formales. Incluso
hay trabajo de auto organización de los jóvenes en algunas escuelas de los
asentamientos. Hay también elevada participación de la juventud en los cursos
técnicos de agroecología y otros, realizados por la organización y aliados. Hay
también un campus de la primera universidad federal en un asentamiento
de la región, la UFFS (Universidad Federal de la Frontera Sur). Lo que se
puede observar en Colombia es que se participa regularmente en el sistema
educativo formal, el cual no tiene cobertura y carece de infraestructura en las
áreas rurales. Se complementa con escuelas y demás talleres de capacitación
realizados por la asociación y su equipo técnico. Mientras que todos los y las
jóvenes que han integrado el colectivo en México están en la escuela formal,
aunque la participación en el proceso les ha despertado cuestionamientos y
han reconocido que hay otras formas de educación.
•
Niveles de consumo (Percepciones y prácticas de los y las jóvenes campesinos
frente a la dinámica de consumo citadina, etc). Debido a las bajas coberturas
de las zonas rurales a servicios telefónicos, los jóvenes se quedan limitados con
relación al uso de algunas tecnologías. Quizás el nivel de consumo no esté muy
elevado en función de eso y también de la generación de renta En Colombia
se puede constatar que la percepción y prácticas de consumo de tecnología,
ropa y de demás objetos que se compran masivamente en la ciudad, en los
territorios campesinos, no es del mismo modo, pues no existe buena cobertura
de red internet, tampoco de vías pavimentadas. Sin embargo hay consumo de
licor, y celulares. En cambio en la experiencia mexicana la comunidad tiene
altos niveles de migración a Estados Unidos, y hay un fuerte vínculo con los
migrantes, por lo que el estilo de vida americano es altamente valorado, y se
trata de imitarlo mediante el consumo.
Conclusiones
De la observación de las 3 experiencias se desprenden algunas observaciones que
es pertinente puntualizar:
Notable participación y organización política y social de los y las jóvenes
campesinos. La preocupación de envolver los y las niñas en estos procesos indica
la preocupación que se tiene en “construir” y “renovar” los movimientos.
100
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
Hay apertura de los jóvenes a cambios en las relaciones de poder establecidas
en función del género y también a la importancia de la temática ambiental. Eso
puede simbolizar que en el futuro estos jóvenes podrían construir organización
con mayor igualdad de género y preservación ambiental.
Los mayores desafíos se refieren a la producción y comercialización, lo que son
aspectos determinantes para que los y las jóvenes puedan seguir en el campo. Tener
acceso a la tierra, trabajo y renta es fundamental.
Hay que fortalecer las alternativas a los proceso de educación no formal, pues son
espacios que permiten mirar el mundo de manera más crítica, cuestionando los
patrones de consumo que nos imponen, además de orientar la identidad de los y
las jóvenes, distanciándolos de lo que dicen respecto al mundo rural y los valores
y símbolos campesinos. En los espacios de educación formal en las zonas rurales
deben estar orientados por los principios de la educación del campo.
Existe una coincidencia en las experiencias referidas en México, Colombia y Brasil
en todos resalta la capacidad de los jóvenes para organizar nuevas experiencias
de trabajo en las comunidades (encuentros campesinos, intervenciones teatrales,
exposiciones fotográficas, talleres), el empeño puesto por los jóvenes, su
dedicación, su entrega en estos eventos, pone de relieve su disposición a participar,
siempre y cuando los espacios sean novedosos y se sienta parte de ellos o se sienta
persiguiendo un objetivo común con otros. Es decir, que la juventud que se muestra
desmotivada y apática en la escuela; cambia radicalmente al ser partícipe de otras
experiencias más enriquecedoras e integrales relacionadas con su contexto, y que
pedagógicamente les enseñan conocimientos más significativos.
Otra coincidencia tiene que ver con la búsqueda de experiencias pedagógicas
orientadas desde la juventud a la niñez. En estos procesos se está buscando trabajar
en esa perspectiva y de esto se puede inferir primeramente que hay un desacuerdo
con los modos educativos formales actuales y se asume un vacío que solo puede ser
llenado desde la perspectiva de los jóvenes y sus organizaciones.
La crítica a la escuela como dispositivo de socialización está relacionada también
con la subsistencia, porque esta se ve amenazada desde los modos de vida que
promueven las escuelas. Desde los procesos antes descritos y las reflexiones que se
desprenden de ellos; en la experiencia del Caracol Psicosocial surgió otra situación
urgente que enfrentar: La reproducción de la vida. La ecuación que sumaba
educación más empleo para obtener movilidad social (medida en el aumento del
Juventudes rurales: oportunidades para la construcción
de nuevos proyectos societales en Latinoamérica
101
consumo) desdeñó que para lograr sostener una vida digna, se necesitan alimentos
sanos y un medio ambiente equilibrado.
Para cambiar el paradigma es necesario manejar otra información, muchas veces
el limitado acceso a la tecnología y comunicaciones, como es el caso del internet
en extensas áreas rurales, hace que los jóvenes campesinos no tengan mucha
información sobre las marcas, modas, tendencias juveniles consumistas, etc. Sin
embargo estos jóvenes heredan conocimientos ancestrales sobre el uso alternativo
de plantas medicinales, de la crianza de animales, de construcción de ranchos, y
de la relación con los ciclos lunares para la siembra, esta información hace que el
paradigma del ciclo mercantilista-consumista sea no tenga arraigo, impidiendo la
colonización cultural de la juventud rurales.
Es importante para la investigación, práctica y organización social en el medio
rural, posicionar una agenda de temas que abordan la juventud rural y que
estos temas sean definidos con las organizaciones campesinas en las que
participan las y los jóvenes, pues al tiempo que existe una fuerte imposición del
modelo neodesarrollista y la cultura hegemónica neocolonialista de occidente,
también crece un sentimiento de arraigo, de identidad territorial, de identidad
campesina, que muchos jóvenes del campo conservan y luchan por mantenerla
vigente. En esta vía es preciso profundizar en la participación de las juventudes
campesinas en los movimientos sociales y políticos, a nivel local, regional,
nacional e internacional.
Los y las jóvenes hemos aprendido que sólo por medio de la educación, la
organización y movilización social, se puede transformar la injusta realidad social,
política y económica, que nos impone un modelo de sociedad excluyente, basado
en la sobre-explotación de los pueblos trabajadores y los ecosistemas naturales a
los cuales pertenecemos. De esta manera obtenemos los insumos para hacer una
participación asertiva en la formulación de políticas públicas, lastimosamente la
dinámica institucional de formular políticas públicas es muy excluyente y muchas
veces desconocen sus reales protagonistas que son las juventudes rurales.
El modelo agroindustrial propuesto desde las estrategias de supuesto desarrollo
ha generado la contaminación de todo el medio ambiente, ha propiciado el
acaparamiento de tierra, ha desaparecido opciones de trabajo para millones de
campesinas y campesinos, ha despojado a la agricultura de su significado profundo
de vida, y la ha querido convertir en negocio. El resultado son millones de hombres
y mujeres expulsados del campo, jóvenes que desean vivir en ciudades imaginarias
102
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
con estilos de vida insostenibles, y que al emigrar a ellas llegan a urbes plagadas
de problemas, y tardan tiempo en darse cuenta que han caído en una trampa,
de la que da miedo salir. En este contexto, las organizaciones que fomentan los
colectivos de juveniles rurales dibujan nuevas utopías, nuevas propuestas para la
vida, una vida sana, digna, respetuosa de la individualidad, con sujetos creativos
cuyos proyectos de vida estén ubicado en sus comunidades.
Esperemos y sigamos actuando desde nuestros espacios para que estos cambios se
tornen realidad y los y las jóvenes campesinos puedan construir un futuro mejor
para ellos y una sociedad mejor para todos.
Referências
ALVARADO, Sara; RODRIGUEZ, Ernesto; y VOMMARO, Pablo. Políticas
de inclusión social de jóvenes en américa latina y el caribe: Situación, desafíos
y recomendaciones” Informe de CLACSO, (en circulación interna preparandose
para la publicación), 2013.
CAPUTO, L. Identidades trastocadas de la Juventud Rural en contexto de
exclusión. Ensayando una reflexión sobre la juventud campesina paraguaya”.
Biblioteca Virtual, CLACSO, www.clacso.org . Acesso em 06.2013.
CAPUTO, L. Estudios sobre Juventud Rural en América Latina. Limitaciones
y Desafíos para una Agenda de Investigación sobre Juventud Rural”. Ponencia
presentada en el SEMINARIO INTERNACIONAL: Investigación sobre
Juventud y Políticas Públicas de Juventud. FLACSO sede Argentina/CELAJU/
UNESCO. Argentina /Uruguay, 2006.
CASTRO, E. G. et al. Juventude rural: a construção de um ator político. In: Os
jovens estão indo embora? Juventude rural e a construção de um ator político. Rio
de Janeiro: Mauad X; Serópedica, RJ: EDUR, 2009, p. 161-189.
CEAGRO. Centro de Desenvolvimento Sustentável e Capacitação em
Agroecologia. Movimento dos Trabalhadores Rurais sem Terra – MST. Parceria
Mundukide. Relatório do trabalho com a juventude. Nov de 2013.
KESSLER, Gabriel. Estado del arte de la investigación sobre juventud rural
en América Latina. École des Hautes Études en Sciences Sociales (EHESS de
París) –UNGS, 2005.
Juventudes rurales: oportunidades para la construcción
de nuevos proyectos societales en Latinoamérica
103
CEPAL, UNFPA, Informe Regional de Población en América Latina y el
Caribe 2011, Invertir en Juventud, 2011.
VALENZUELA Arce, José Manuel. El futuro ya fue. Socioantropología de [email protected]
jóvenes en la modernidad. Editorial Colegio de la Frontera Norte, México, 2009.
REGUILLO, R. Culturas juveniles: formas políticas del desencanto, Siglo
XXI, 2012.
VOMMARO, P. Juventudes y políticas en América Latina actual:
configuraciones generacionales y producción de lo público. Cuadernos del
Pensamiento Crítico Latinoamericano (Segunda época no. 5) CLACSO, 2013.
104
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
Programas de formación para el
trabajo: perspectiva de sus gestores
sobre la problemática de la inserción
de jóvenes en Chaco y Corrientes
(Argentina)
José Antonio Pozzer
Universidad Nacional del Nordeste - Argentina
Introducción
Este artículo se propone reflexionar acerca de los supuestos y representaciones
que manifiestan los gestores (funcionarios de gabinete y técnicos especialistas)
de programas de formación para el trabajo sobre las problemáticas en torno a la
inserción laboral de las y los jóvenes que forman parte de ellos en las provincias de
Chaco y Corrientes (Argentina).
La problemática del acceso de los jóvenes al mundo del trabajo y la permanencia
en el mismo se manifiesta a nivel global y ha sido objeto de numerosos estudios
regionales e internacionales. Los mismos señalan que estos fenómenos no
afectan a todos los jóvenes de igual modo si no que aquellos con menores niveles
educativos y provenientes de hogares con menos recursos son los más perjudicados
(WELLER, 2003). Esta situación adquiere visibilidad en el campo de las políticas
públicas y, con el surgimiento de otras políticas sociales para la atención de la
pobreza, los jóvenes se constituyen como población objetivo de los programas
sociales y laborales (BALARDINI, 1995).
En los últimos años, en varios países de América Latina, y también en Argentina,
los gobiernos asumen políticas con objetivos re-distributivos, basados en una
perspectiva de ampliación de derechos sociales y ciudadanos para la población
en general y para los jóvenes en particular. En este marco, se promueven
políticas desde un enfoque de “derechos” que intentan superar, al menos desde
lo discursivo, las visiones estigmatizantes e individualizantes de la situación de
cada joven ( JACINTO, 2010).
Programas de formación para el trabajo: perspectiva de sus gestores
sobre la problemática de la inserción de jóvenes en Chaco y Corrientes (Argentina)
105
Al respecto, se plantean debates en torno a la necesidad de contar con políticas
que asuman de manera explícita la heterogeneidad que caracteriza a las y
los jóvenes. Este reconocimiento que la juventud está integrada por grupos
sociales diferenciados, con particularidades y especificidades en cada tiempo
y en cada sociedad, con distintos intereses, expectativas, voces, dificultades
y problemas, posibilitará el diseño e implementación de estrategias para las
juventudes más adecuadas.
Sin embargo, si bien los jóvenes aparecen con cierta centralidad en el discurso
estatal, desde el impacto que tiene en sus vidas la expansión de derechos y las
políticas públicas y sociales vinculadas, hay una cierta posición periférica en
relación al estado (CHAVES, 2011). De este modo, si nos encontramos en un
contexto de ampliación de derechos se plantea el desafío de cómo efectivizarlos.
En este marco, se comprenden a las políticas públicas como una construcción
social y se enfatiza la relevancia de la instancia de la implementación dentro
de este proceso (TAMAYO SAEZ, 1997). Partiendo desde este enfoque, los
programas y/o proyectos que derivan de las políticas públicas, constituyen el
resultado de un juego de poder entre distintos actores o grupos que intervienen
con diferentes recursos e intereses y que, consecuentemente, en el proceso de
implementación no responden siempre, ni de modo lineal, a las expectativas
planteadas en la etapa de formulación.
En este sentido, en varias ocasiones, los logros de los programas aparecen
condicionados tanto por las estrategias metodológicas previstas en el diseño
inicial, pero también por los estilos de gestión de las instituciones responsables
de su implementación y por la manera en que se posicionan sus funcionarios en
tales procesos. En este sentido, considerando ciertas características políticas, socio
económicos y laborales de la región en estudio, en este artículo se busca analizar
críticamente los imaginarios en torno a los jóvenes que forman parte de programas
de formación para el trabajo, sus vínculos con el trabajo y la educación para su
inserción en el mercado de trabajo.
El análisis de los procesos de inclusión socio-educativos y laborales de las y los
jóvenes adquiere una importancia significativa en el momento actual, a la luz de
las transformaciones dadas en los mercados laborales en las últimas décadas, los
fenómenos crecientes de exclusión en este grupo y los paradigmas emergentes
en investigación e intervención en relación con algunos campos temáticos que
atraviesan transversalmente el objeto de estudio que se aborda.
106
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
Específicamente, a partir de la selección de algunos casos, se presentan los
resultados de un análisis comparativo de dos programas, diseñados y gestionados
desde diferentes organismos estatales, que actualmente se implementan en los
territorios antes mencionados: Jóvenes con más y mejor trabajo - en adelante
Jóvenes - y Educación Media y Formación para el Trabajo para Jóvenes – en
adelante Educación Media -. El primero, coordinado por el Ministerio de
Trabajo, Empleo y Seguridad Social de la Nación e implementado a través
de sus Oficinas de Empleo en territorio, busca la inclusión social y laboral
de las y los jóvenes en situación de vulnerabilidad, y que a través de diversas
acciones integradas puedan construir un perfil profesional para su inserción
laboral. El segundo, se desarrolla en la órbita del Ministerio de Educación de la
Nación, ejecutado por las unidades de gestión de las modalidades de Educación
Permanente para Jóvenes y Adultos y Educación Técnica de las provincias,
promueve la finalización de la educación secundaria y la capacitación laboral
de jóvenes (16 a 29 años) para contribuir a la mejora de sus capacidades para el
acceso al mundo del trabajo.
Para la construcción empírica de la información se analizaron documentos de
base y normativas de los programas y se realizaron entrevistas en profundidad a
informantes clave: funcionarios y técnicos responsables de los mismos en Chaco
y Corrientes.
Las provincias de Chaco y Corrientes están situadas en la región Nordeste de la
República Argentina, se han caracterizado por el insuficiente desarrollo de sus
estructuras sociales, productivas y laborales, presentando históricamente índices
de pobreza e indigencia superiores a la media nacional.
De esta manera, lo que se pretende es tener una aproximación a la mirada que
los adultos responsables de la gestión de programas tienen sobre la/s juventud/
es en relación con el trabajo, para disponer de elementos conceptuales que nos
acerquen a una mejor comprensión de la problemática y permitan mejorar
el diseño y la gestión de intervenciones vinculadas con la juventud en los
espacios locales.
A continuación, se plantea algunas discusiones en torno a una breve discusión en
torno a la Juventud/es y un breve análisis de los avances en materia de políticas de
inserción laboral dirigidas a jóvenes. Luego, se presentan algunas especificaciones
sobre la metodología de trabajo para introducir los resultados del trabajo empírico.
Finalmente, se proponen a modo de cierre las reflexiones finales.
Programas de formación para el trabajo: perspectiva de sus gestores
sobre la problemática de la inserción de jóvenes en Chaco y Corrientes (Argentina)
107
Acerca de la condición juvenil y la/s juventud/es:
En diferentes tratamientos, la juventud ha sido concebida como una
construcción social, histórica, cultural y relacional, para designar con aquello
la dinamicidad y permanente evolución/ involución del mismo concepto.
Para Valenzuela (2005), la juventud alude a construcciones heterogéneas históricamente
significadas dentro de ámbitos relacionales y situacionales. De ese modo, la juventud
como construcción histórica, enmarcada en condiciones sociales específicas,
implica reconocer sus cambios y transformaciones a lo largo del tiempo y la
heterogeneidad en la construcción del mismo según cómo los jóvenes desarrollan
variados estilos de vida, procesos y trayectorias (VALENZUELA, op.cit.).
Conjuntamente, la juventud también es concebida como una categoría etarea
–sociodemográfica - como etapa de maduración - sexual, afectiva, social,
intelectual, físico motora - (DÁVILA Y HONORES, 2003), este enfoque suele
ser utilizado en la definición de las políticas y programas de juventud para definir
su población destinataria.
Al respecto, los estudiosos de la juventud han realizado importantes avances en la
delimitación de la condición juvenil, dejando de lado posiciones esencializantes y
reduccionistas vinculadas a la definición por rangos de edad (VALENZUELA,
op. cit.). Asimismo, existe consenso en que ya no resulta provechoso hablar de
“la juventud”, en singular, como una categoría homogénea. La concepción
más tradicional del término (aquella que define a la juventud como una fase
entre dos etapas, como un tiempo de preparación para el desempeño de roles
predeterminados) resulta también limitada, ya que la noción misma de juventud es
social e históricamente variable.
Hay muchas maneras de “ser joven” en las diferentes sociedades y, a su vez,
estas se modifican en el tiempo producto de los cambios sociales. Los estratos
sociales de pertenencia, la educación, el trabajo, el género, la etnia, la religión, el
lugar de residencia (urbano/rural), la cultura, son algunas variables que ayudan
a deconstruir la idea de la juventud como un concepto universal y reconocer
la diversidad de prácticas, significados así como los proyectos diferenciados de
los jóvenes.
Asimismo, la complejidad del concepto juventud(es) supone reconocer, además
de su carácter contextual (espacial e históricamente situado) y heterogéneo
(desigual y diverso), su aspecto relacional, ya que “lo juvenil” se construye a partir
108
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
de conflictos y consensos entre las hetero-representaciones y las auto-percepciones
de los mismos jóvenes (CHAVES, op. cit.).
Desde esta perspectiva integral se comprende que los factores explicativos de
aquellas cuestiones que se configuran como “problemáticas” en los jóvenes no
deben ser analizadas solo en el período juvenil, sino — fundamentalmente —
revisando las condiciones del contexto que se transforman, interpelan e imponen
nuevas demandas para este colectivo.
Al respecto, Bordieau (1990) plantea que la “juventud” emerge históricamente
como “un grupo de agentes” posibles de analizar y tematizar, con la modernidad:
momento en que la mayoría de los individuos tiene acceso a la enseñanza formal y
se enmarca de esta forma en un proceso de moratoria de responsabilidades, que en
épocas anteriores no se daba. La “juventud” pasa a ser objeto de discusión y análisis
cuando los mecanismos de tránsito etario no coinciden con los de integración
social, cuando aparecen comportamientos definidos como disruptivos, porque los
canales de tránsito de la educación al empleo, o de la dependencia a la autonomía,
o de la transmisión a la introyección de valores, se vuelven problemáticos.
Es, justamente, a partir de determinadas cuestiones que fueron “problematizándose”
socialmente que, desde los Estados, comienzan a generarse acciones dirigidas a
este sector de la población hasta derivar en un campo de especialización específica
dentro de las políticas públicas que hoy se conocen como políticas de juventud,
entendidas como toda acción que se oriente tanto al logro y realización de valores y
objetivos sociales referidos al período vital juvenil, como así también, aquellas acciones
orientadas a influir en los procesos de socialización involucrados (BALARDINI, 1999).
Ahora bien, ¿cuáles son los cambios contextuales que generan modificaciones en la
condición juvenil? De acuerdo con Barbetti (2013) algunas de las transformaciones
sociales y políticas que se dieron en gran parte de las sociedades occidentales
industrializadas o en vías de industrialización:
a) Por un lado, el resquebrajamiento de la matriz sociopolítica
clásica vigente hasta la década del 70, que se sostenía en la
idea de un Estado fuerte que regulaba la relación entre los
actores sociales (Movimiento obrero, Estado, Empresas).
b) Por otro, los cambios en el orden económico-productivo
y la crisis de la sociedad salarial que genera tres procesos
concomitantes: desinstitucionalización, descronologización
Programas de formación para el trabajo: perspectiva de sus gestores
sobre la problemática de la inserción de jóvenes en Chaco y Corrientes (Argentina)
109
e individuación. La integración social durante décadas
consistió en un pasaje relativamente corto y estable entre
algunas instituciones, como la familia, la escuela y el
mundo productivo. Al respecto, Bendit (2008) señala que
ese pasaje se torna ahora cada vez más largo, complejo,
diferenciado e incierto. Las instituciones antes vigentes
pierden, en algún punto, su carácter normativo (como
regulador del ordenamiento de la vida social), así como
de protección ante los riesgos sociales y, en consecuencia
las trayectorias se han vuelto más desestandarizadas,
biografiadas e individualizadas.
A partir de estos cambios, de manera progresiva, se observan nuevos lineamientos
en las políticas públicas de juventud tanto a nivel regional como nacional. Como
alternativa a los enfoques tradicionales en las políticas públicas de juventud (que
destacan la fase juvenil como una transición a la adultez y, por lo tanto, como
un período preparatorio para el futuro) y a los enfoques reactivos (que enfatizan
la juventud-problema), surgen otras perspectivas que buscan reconocer a las
personas jóvenes como ciudadanas, productoras de cultura y, a su vez, como actores
estratégicos del desarrollo. Estas perspectivas plantean un cambio de concepción
de los jóvenes como objeto de las políticas (como un sector de la población que
debe estar bajo la tutela del Estado), plantean su reconocimiento como sujetos de
derechos, como una categoría heterogénea que construye prácticas que pueden
tener un carácter político.
A continuación se desarrollan aspectos vinculados a transformaciones en materia
de políticas de inserción laboral dirigidas a jóvenes.
Políticas públicas de inserción socio-laboral dirigidas a los Jóvenes
Si durante años, determinados ritos de pasaje por distintas instituciones (la
escuela, el trabajo, la partida del hogar de origen) configuraban trayectorias de la
juventud a la adultez, hoy esos mecanismos están en cuestión o cambian sin ayudar
a conformar circuitos alternativos de inclusión social (JACINTO, 2000).
Se asiste a la crisis y debilitamiento de las grandes instituciones de integración social
de la modernidad (DUBET Y MARTUCCELLI, 1998). Esto refuerza los procesos
de individualización y deja a los individuos angustiados sin soportes protectores
( JACINTO, 2010). En este contexto emerge una “nueva condición juvenil”.
110
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
De acuerdo con Casal (1996) los elementos claves para el análisis de la transición
de los jóvenes a la vida activa son: por un lado, la dimensión biográfica de los jóvenes
(quienes construyen determinadas trayectorias vitales a partir de elecciones y
decisiones racionales, pero bajo determinaciones del entorno próximo, estructurales
del contexto amplio, y otras de orden cultural y simbólico) y, por el otro, la dimensión
política del Estado y sus instituciones (que son quienes definen e implementan dichos
itinerarios e intervienen en ellos a través de diferentes dispositivos).
El acceso de los jóvenes al mundo del trabajo y la permanencia en el mismo
constituye, ha sido objeto de numerosos estudios, los cuales señalan que estos
fenómenos no afectan a todos los jóvenes de igual modo si no que aquellos con
menores niveles educativos y provenientes de hogares con menos recursos son los
más perjudicados.
En América Latina, a partir de la década del 90, surgen intervenciones centradas en
el desarrollo de acciones formativas destinadas a elevar la calificación de la oferta de
trabajo y mejorar su empleabilidad de este grupo.
Con algunas variaciones tanto en los modelos como en las metodologías
utilizadas, los especialistas distinguen, a partir de este período, la coexistencia de
nuevas líneas programáticas comunes en diferentes países de esta región. A las
tradicionales opciones de formación profesional con ofertas más prolongadas en
el tiempo y con ejecutores institucionales fijos se incorporan otros dispositivos
consistentes en cursos focalizados (destinados específicamente a los jóvenes de
sectores vulnerables), flexibles, de corta duración.
En los años 2000, con ciertos cambios en las orientaciones de algunos gobiernos,
Jacinto (2010) reconoce que la perspectiva empieza a cambiar hacia una mirada
que entiende el desempleo juvenil como un problema estructural. Las políticas,
entonces, se proponen objetivos redistributivos y de ampliación de los derechos
sociales. No obstante, señala la misma autora, continúan persistiendo visiones
individualizantes de la problemática y segmentaciones.
Además, se observa una dispersión de intervenciones y poco contacto con
el mercado de trabajo, así como superposición de programas que actúan en el
mismo territorio. Salvia (2013) por su parte, aunque también advierte algunas
trasformaciones en las intervenciones sostiene que la evidencia hasta ahora
reunida muestra que estas iniciativas no habrían implicado por sí mismas un
cambio cualitativo en el diagnóstico ni en los resultados. Tampoco se registraría
Programas de formación para el trabajo: perspectiva de sus gestores
sobre la problemática de la inserción de jóvenes en Chaco y Corrientes (Argentina)
111
una mayor capacidad pública para extender los beneficios de tales políticas hacia
los sectores más excluidos.
En los últimos tiempos, se ha empezado a reconocer, dentro de las políticas de apoyo
a la transición, no sólo a las políticas activas de empleo y formación profesional,
sino también a los dispositivos de apoyo a la terminación de la secundaria. Es
posible señalar un viraje de las políticas públicas en la materia, con al menos tres
rasgos distintivos:
•
Una comprensión más sistemática de las relaciones entre un modelo
socioproductivo generador de empleo y las oportunidades de los jóvenes.
•
Una promoción fuerte de la mayor escolarización formal y medidas en pos del
mejoramiento de la calidad del empleo.
•
Una mayor apuesta al fortalecimiento de la institucionalización permanente,
es decir, a mejorar la calidad de los servicios educativos y formativos y al
desarrollo de redes de actores con esa finalidad ( JACINTO, 2010).
El diseño e implementación de acciones bajo formato de programas y proyectos
es presentado como una función neutral, no política, desarrollada por técnicos
tendientes al logro de objetivos del Estado (DIEZ, 2006). Sin embargo, se observan
diferentes maneras de apropiación, resistencia y negación de las políticas públicas
en los distintos niveles de ejecución. Tanto factores objetivos como subjetivos
contribuyen a la implementación y resignificación de lo dispuesto a nivel nacional,
jurisdiccional e institucional, lo cual será abordado en los resultados.
Algunas especificaciones del trabajo empírico
En cuanto a los aspectos metodológicos, se ha elegido como estrategia
el estudio de caso, en el marco de un diseño de tipo exploratorio.
La elección de estos programas como casos de estudio obedece a que los
mismos - por su alcance y magnitud - constituyen las principales intervenciones
realizadas desde el Estado Nacional, en la región estudiada, destinadas
específicamente a este grupo, en los últimos años. En tal sentido, se configuran
en casos significativos ya que permite realizar análisis comparativo.
Para la construcción de la información se realizó un análisis de los documentos de
base de los programas (resoluciones ministeriales, manuales de procedimiento y
materiales de difusión). Conjuntamente, se efectuaron entrevistas en profundidad
112
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
a los actores vinculados a la gestión de los programas a nivel local: funcionarios y
técnicos de organismos estatales de ambos programas.
Específicamente para el caso del Programa Jóvenes, se entrevistó al Coordinador
General de la Agencia Provincial de Empleo del Chaco y miembros del equipo
técnico: Coordinadora del Programa, Coordinador de Tutores y Orientadores
de Jóvenes.
En tanto que para el Programa Educación Media y Formación para el Trabajo,
se entrevistó al Director de Educación Técnica y a la Directora de Políticas
Socio-educativas ambos del Ministerio de Educación de la Provincia de Corrientes
y la referente Provincial del Programa Educación Media y Formación para el Trabajo y
Técnicos que realizan su monitoreo en dicha provincia.
Todas las entrevistas fueron realizadas luego de pasado dos años del inicio de la
intervención entendiendo la necesidad de recuperar las opiniones y valoraciones,
luego de algún trayecto mínimo de concreción de las propuestas.
En este marco, a continuación se presentan avances de resultados del trabajo de
investigación, primeramente una breve descripción de los programas tomados para
el análisis, y luego las opiniones de los gestores sobre las y los jóvenes que forman
parte de estas experiencias.
Descripción de los programas analizados: Jóvenes con Más y Mejor
Trabajo y Educación Media y Formación para el Trabajo
Una primera lectura general de los mismos permite advertir algunos aspectos
comunes (similitudes) así como sus particularidades (diferencias) que son
presentadas seguidamente.
El programa Educación Media y Formación para el Trabajo, es un programa de alcance
internacional. Se desarrolla en diferentes países de América Latina y fue diseñado a
partir de lineamientos de la Unión Europea, quien además financia la propuesta de
manera conjunta con los aportes que realizan (como contraparte) cada uno de los
países que participan en el mismo. En Argentina su implemementación se realiza
desde organismos - y con el apoyo de diversos actores - del Sistema Educativo:
Ministerio de Educación de la Nación, Dependencias Técnico- Administrativas
de los Ministerios de Educación de cada Jurisdicción, e Instituciones educativas
de diferentes niveles y modalidades. Los ejes prioritarios del programa son el
Programas de formación para el trabajo: perspectiva de sus gestores
sobre la problemática de la inserción de jóvenes en Chaco y Corrientes (Argentina)
113
fortalecimiento institucional de la Educación de Jóvenes y Adultos y la ampliación
y el mejoramiento de la calidad de la oferta de Educación Secundaria como de la
Formación Laboral. Es decir, no se generan nuevas ofertas puntuales o aisladas
de Capacitación Laboral si no que lo que se busca es (a través de las diferentes
líneas de acción de carácter transversal) mejorar la institucionalidad vigente y la
articulación entre los actores.
El Programa Jóvenes con más y mejor trabajo, en cambio, es de carácter nacional.
Aunque en su financiamiento cuenta con aportes del Banco Mundial, es cofinanciado con recursos del tesoro nacional. A diferencia del programa antes
descripto su diseño y monitoreo se realiza desde el Ministerio de Trabajo, Empleo
y Seguridad Social y en su implementación se promueve una participación
articulada una mayor diversidad de actores, con funciones diferenciadas, tanto
del ámbito estatal (Organismos del Ministerio de Educación, Áreas de Juventud,
Municipios) como no estatales (organizaciones empresariales, sindicales,
ONGs). También son más amplias y diversas las líneas de acción que se
promueven. Así, además del apoyo para la terminalidad educativa y la oferta de
cursos de Formación Profesional y Capacitación Laboral, se incluyen otras tales
como: Orientación e Inducción al Mundo del Trabajo, Prácticas Calificantes en
Empresas, Apoyo a la búsqueda de empleo e intermediación Laboral y Asistencia
Técnica-Financiera para la generación de emprendimientos autónomos.
Un elemento común se vincula con el período de implementación. Los dos
programas se empiezan a desarrollar a nivel local entre los años 2008 y 2009, en
un contexto socio-económico, en el que se advierte una mejoría relativa (según lo
muestran algunos indicadores de educación y trabajo) y político-institucional en el
que se visualiza un reposicionamiento del Estado en las intervenciones en algunas
problemáticas sociales y existen nuevos lineamientos orientadores e instituciones
para su atención.
Aunque hay algunas variaciones en el alcance de los objetivos generales
formulados en todos los casos lo que prevalece es el enfoque del desarrollo de
capacidades de los sujetos jóvenes a partir de la educación, capacitación y/o
formación profesional, para el mejoramiento del acceso al mundo del trabajo.
También existen similitudes en torno al perfil de los sujetos destinatarios, ya que se
orientan específicamente a aquellos que no completaron sus estudios en el sistema
educativo formal y se encuentran desocupados o inactivos. No obstante, también
advertimos que hay algunas variaciones en los rangos de edades de la población joven
114
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
a partir de los que cada programa realiza la focalización (de 16 a 29 años y de 18 a 24
años) y que parecen vincularse, básicamente, a los tipos de prestaciones que ofrecen.
Por su parte, los aspectos en los que existen mayores diferencias entre los
programas son: el alcance - extensión a nivel territorial, los organismos que
intervienen en diferentes roles (financiamiento, diseño e implementación) y,
fundamentalmente, los componentes y estrategias específicas propuestas para la
atención de la problemática.
La visión de los gestores de los programas sobre las problemáticas de
inserción de las y los Jóvenes participantes
En esta parte se presenta aspectos vinculados a la problemática de la inserción de
jóvenes al mercado de trabajo, desde la visión de los gestores que intervinieron
en los programas. Al respecto, es necesario señalar que en muchas ocasiones los
imaginarios construidos en relación con los jóvenes pueden condicionar acciones,
obstaculizando, dejando fuera o haciéndolos sentir fuera de los programas.
Sin distinción de la experiencia en la que participan, se evidencian puntos en
común al reconocer algunas características en los perfiles de los beneficiarios,
dadas por las situaciones e intereses que motiva a cada uno a participar en estos
programas, de modo genérico podemos hablar de “jóvenes comprometidos con su
futuro” y “jóvenes que se suman por la retribución que perciben”.
Al respecto, algunos puntos de vista convergen en torno a ciertos rasgos negativos
a partir de los cuales definen a este grupo, vinculados fundamentalmente a la visión
de corto plazo, falta de perspectiva de futuro y predisposición hacia el trabajo:
Lo ven como una alternativa a corto plazo, no como una
oportunidad laboral de inserción (…) muchas veces la óptica
del mismo beneficiario no llega más allá de lo que percibe a
mes vencido.(Funcionario Programa Jóvenes)
No quieren trabajar, se quedan en su casa con la asignación
familiar. Va a costar recuperar más la actitud hacia el trabajo
porque muchos jóvenes no vieron trabajar a sus padres (…). La
propuesta formativa hoy está, los medios los tenemos, pero los
alumnos no están porque muchos no entienden lo que es un
trabajo formal. (Funcionario Educación Media).
Programas de formación para el trabajo: perspectiva de sus gestores
sobre la problemática de la inserción de jóvenes en Chaco y Corrientes (Argentina)
115
En estos posicionamientos, los jóvenes son pensados desde la indeterminación y
la negatividad siendo hasta acusatorios. En cualquier caso, se pone en discusión
el contraste de los objetivos enunciados en los programas y lo que acontece en la
realidad, dado que los jóvenes son desde el discurso político muchas veces centro,
pero operativamente se convierten en periferia. De acuerdo con Chaves es en la
micro política del desarrollo de los programas, planes y recursos donde aparece
y se reproduce la desigualdad, la discriminación, pudiendo dejar fuera o sentirse
fuera a muchos jóvenes.
Sin embargo, se vislumbran ciertas connotaciones según el programa que se
trate y el rol desempeñado dentro del mismo. Así, los funcionarios del Jóvenes,
y técnicos de Educación si bien reconocen este tipo de situaciones, manifiestan
conjuntamente una visión favorable de que las mismas pueden modificarse, en
concordancia con lo que proponen los objetivos de los programas, visualizando
horizontes de inclusión social y laboral:
Estamos hablando de un grupo que tiene sus deficiencias y las
está empezando a modificar (Funcionario Programa Jóvenes)
Tenés chicos que están trabajando, hacen changas están
laburando desde los 14 años a veces y utilizan el programa
para poder terminar los estudios, la tienen clara, digamos
reconocen la importancia de tener un secundario completo de
seguir capacitándose (Técnico Programa Jóvenes).
Involucrándolos en los distintos proyectos que llevamos
adelante, los vamos rescatando. Los tenemos dos años, tres
años (…) y hemos logrado engancharlos que terminen primero
el Polimodal y después el terciario en la misma escuela. Son
cosas que nos van quedando que ponemos de ejemplo de que
se puede (Técnica Programa Educación Media).
Conjuntamente, también se puede señalar alguna distinción entre programas
acerca del posicionamiento de los funcionarios y técnicos sobre la problemática
juvenil. Particularmente, en el caso del Jóvenes con Más y Mejor Trabajo, se observa
una mayor apertura y comprensión de la situación de los jóvenes que se acercan a
la misma, lo cual puede responder a un discurso político de orientación y atención
a las necesidades de los ciudadanos y atención de la problemática del empleo,
objeto de creación de la Institución Agencia de Empleo de la cual forman parte los
116
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
decisores y técnicos consultados, como así también por la proximidad y contacto
cotidiano con los participantes del programa.
No obstante, al momento de considerar la problemática que estos programas vienen
a atender, se puede encontrar distintos posicionamientos en los cuales muchas veces
la centralidad del programa dirigido a jóvenes se diluye y cobran mayor importancia
otros actores y/o problemáticas (necesidades del sector productivo), que si bien se
vinculan con la inserción laboral, se hace énfasis en tratar de satisfacerlos dejando de
lado aspectos - necesidades, intereses, motivaciones - que implican directamente a
las y los jóvenes:
Se capacita a los jóvenes, en cosas que por ahí no les interesa a
ellos, pero si al sector (…) No hay gente formada para lo que
ellos necesitan (Funcionario Programa Educación).
Todavía hay una falta de coordinación o articulación del
sistema educativo por decirlo así, o el producto que obtiene
el sistema educativo y lo realmente espera el empresario.
(Funcionario Programa Jóvenes).
Por otra parte, fundamentalmente los responsables técnicos, al tener contacto
directo con quienes acceden a estos programas, reconocen y señalan otras
problemáticas vinculadas a características o situaciones en que se encuentran los
jóvenes que acceden a los programas:
Tenemos chicos de 14 o 15 años que los vamos “rescatando”. Los
tenemos dos años, tres años, hemos tenido tres o cuatro chicos
que abandonaron el tercer año que andaban en el robo, con mala
junta, no voy a hablar de drogas pero sí este tipo de cosas (…) La
mayoría de estas personas, lo que nosotros detectamos es que le
falta la contención, que lo escuchen, que lo traten de una manera
igualitaria y no diferente porque no estudian, no trabajan.
(Técnica Programa Educación)
Cuando se habla del programa se habla de la población
vulnerable, no desacredito esa característica o particularidad
del segmento, si yo creo que hay un alto grado de falta de
lo que antes decíamos la famosa cultura del trabajo, hasta yo
diría cultura del esfuerzo, ahí hago referencia a lo que te decía
que son hijos de padres que vienen con el tema de los planes
Programas de formación para el trabajo: perspectiva de sus gestores
sobre la problemática de la inserción de jóvenes en Chaco y Corrientes (Argentina)
117
sociales (…) Lo importante del programa es que hay que tratar
de reinsertar la vocación o esa intención de esforzarte, obtener
tu título, trabajar, tener una oportunidad de trabajar, bueno si
no tenemos un resultado positivo probamos de vuelta, vemos
que es lo que podemos hacer, y que le programa no es el final
de la vida es el comienzo (Técnico Programa Jóvenes)
De este modo, se reconocen una serie de características socio, educativas y laborales
de los jóvenes participantes y entornos en que están insertos. Así, su inclusión en los
programas no solo favorecería el retorno al sistema educativo formal, sino también
el desarrollo de conocimientos, actitudes y valores considerados necesarios para
su posterior integración al mercado laboral, al decir de Millenaar (2010), generar
una relación sólida y comprometida con la educación y trabajo puede constituir el
motor de trayectorias laborales estables y acumulativas.
Sin embargo, desde las propuestas programáticas y de acuerdo a la perspectiva de
los adultos responsables de su ejecución, de acuerdo a lo señalado por Valenzuela
(op. cit.), puede ponerse en tensión con el imaginario juvenil de que la educación
ha perdido centralidad como elemento de movilidad social y la fuerte disociación
existente entre la educación escolar y las oportunidades laborales.
Por otra parte, también se pone de manifiesto cierto reconocimiento por parte del
Estado de la problemática de empleo y situación en que se encuentran los jóvenes,
lo cual posibilita el desarrollo de políticas y continuidad de los programas:
Creo que esto del empleo, y menos de los jóvenes, no estaba
en la agenda provincial (…), vino a ocupar un lugar que no
estaba en las preocupaciones del gobierno. (Funcionario
Programa Jóvenes).
Al intendente le preocupaban los jóvenes que no estudiaban,
no trabajan, no iban a la escuela, no hacían nada.(Funcionaria
Programa Educación).
A fines del año pasado se volvió a firmar el convenio entre
Nación y la Unión Europea (…). Hasta ahora, en un trabajo
coordinado, Provincia-Nación (…) hemos cumplido con
lo que ellos solicitaron y ellos cumplieron con lo que nos
prometieron. (Funcionario Programa Educación).
118
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
Al respecto, muchas iniciativas públicas a favor de la juventud, al estar desconectadas
de un plan o de una política construidas sobre una base integradora no logran
los resultados previstos y son descontinuadas. De acuerdo con Voigt (2013), en
muchos casos, una de las características de programas o proyectos de juventud se
vincula con su continuo recomenzar, generando escaso dinamismo y desestimulo
de las instituciones y gestores participantes.
Por último, de la normativa que regula los programas se plantea el propósito
de la participación de los jóvenes o de asociaciones que los representen en la
formulación y puesta en práctica de los programas, dado ellos serían el mejor
sustento para una institucionalidad al servicio de sus necesidades, no obstante en
los casos analizados no tienen una participación efectiva y activa:
Está la dirección de Juventud, pero nosotros no trabajamos
con ellos, se dedican a otros temas. (Funcionario del
Programa Jóvenes).
En algún momento hablamos con ONGs vinculadas al
tema de jóvenes, pero no se concreto nada. (Funcionario del
Programa Jóvenes).
De la mesa no participan instituciones u organizaciones
vinculadas a jóvenes, somos nosotros y el sector productivo.
(Funcionario Programa Educación).
Programas de formación para el trabajo: perspectiva de sus gestores
sobre la problemática de la inserción de jóvenes en Chaco y Corrientes (Argentina)
119
Reflexiones finales
La revisión bibliográfica realizada muestra que desde el ámbito académico surgen
nuevos enfoques y perspectivas de análisis en torno a la cuestión juvenil y que
también, progresivamente, se traducen en nuevos lineamientos para el tratamiento
de este tema a través de las políticas públicas.
Sin embargo, es en la práctica donde encontramos un lugar privilegiado para
identificar las tensiones que implican estos procesos. El objetivo propuesto
en el inicio del trabajo se orientaba justamente en esta dirección, en intentar
comprender desde los funcionarios y gestores del Estado la problemática de la
inserción de los jóvenes, sus concepciones, imaginarios y opiniones al momento de
la implementación de estos programas.
Así, a partir de los datos construidos, se pueden observar representaciones de
estos jóvenes que en muchos casos se vinculan a una visión negativa: carencias
de intereses, visiones de corto plazo, motivados solo por el dinero, entre otros.
No obstante, en algunos casos también se evidencian, ciertas percepciones que
manifiestan expectativas favorables de posibilidades de mejorar sus situaciones,
manifestándolos como jóvenes comprometidos con su futuro.
Resulta llamativo, pese al sentido y origen de estos programas y sus objetivos,
que en muchos casos sean los mismos gestores quienes corren el riesgo de
estigmatizar y rechazar a los jóvenes a los cuales están dirigidos. En relación
con ello, los gestores deben constituirse en mediadores en espacios en los
cuales los problemas pueden expresarse, evidenciarse y resolverse, para generar
oportunidades para los jóvenes y no negarlas o criticarlas.
En línea con esto, debieran reconocer a los jóvenes como sujetos de derechos y
actores clave del desarrollo, sobre la base de asumir también que las y los jóvenes
construyen identidades políticas, sociales y culturales diferentes. Desconocer esto,
dificulta el diseño e implementación de políticas públicas vinculadas con la juventud.
Finalmente, así como es necesario lograr la participación efectiva de los jóvenes en
la formulación de políticas que los involucre, será necesario también que aquellas
políticas de desarrollo, educación y empleo deban incluir en su discusión a las
organizaciones sociales que tienen fuerte penetración social en todos los niveles,
desde el nacional hasta el provincial, local y barrial, con especial preocupación
en el fomento del desarrollo, la educación y el empleo de calidad en las áreas
territoriales más pobres.
122
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
Referências
BARBETTI, P. Estrategias de Inclusión Socio-Laboral Juvenil. Acerca del
Papel del Estado, las Empresas y la Sociedad Civil en los Diseños Normativos de
las Políticas Públicas. Jornadas Nacionales sobre Estudios Regionales y Mercado
de Trabajo. Universidad Nacional de La Plata, 2010.
BARBETTI, P. Juventudes y participación. La promoción de la participación
social y política de los jóvenes desde el Estado. Reflexiones a partir de
experiencias recientes en la provincia del Chaco. En Pérez Rubio, A. y Oraisón,
M. (coord.): Estudios sobre participación: procesos, sujetos y contextos. - 1ra ed.
Corrientes, 2013.
BALARDINI, S. Políticas de Juventud en América Latina. Evaluación y
Diseño. Informe Argentina. Buenos Aires, Organización Iberoamericana de la
Juventud, FLACSO (Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales), 1999.
BOURDIEU, P. Sociología y Cultura. Consejo Nacional para las Cultura y las
Artes. Ed. Grijalbo, México, 2009.
CASAL, J. Modos Emergentes de Transición a la Vida Adulta en el Umbral del
Siglo XXI: Aproximación Sucesiva, Precariedad y Desestructuración. Reis, 1996.
75: 295-316.
CHAVES, M. Jóvenes, Territorios y complicidades. Una antropología de la
juventud urbana. Espacio Editorial, Buenos Aires, 2010.
DÁVILA L.; HONORES C. Capital Social Juvenil y Evaluación Programática
hacia Jóvenes, en Revista Última Década, nº 18, Viña del Mar, CIDPA, 2003.
pp. 175-198.
DUBET F. y MARTUCELLI D. En la Escuela. Sociología de la Experiencia
Escolar. Buenos Aires, Losada, 1998.
JACINTO C. Jóvenes Vulnerables y Políticas Públicas de Formación
y Empleo. Revista de Estudios de la Juventud. Buenos Aires, 2000,
p. 103-121. Fonte: http://www.cinterfor.org.uy/public/spanish/region/ampro/
cinterfor/temas/youth/doc/not/libro258/libro258.pdf . Acesso em 12.09.2014.
JACINTO C. Los dispositivos recientes de empleo juvenil: institucionalidades,
articulaciones con la educación formal y socialización laboral. Revista de
Programas de formación para el trabajo: perspectiva de sus gestores
sobre la problemática de la inserción de jóvenes en Chaco y Corrientes (Argentina)
123
Trabajo. 4 (6): 123-146. Buenos Aires, Ministerio de Trabajo, Empleo y
Seguridad Social. Fonte: http://www.trabajo.gob.ar/left/estadisticas/revista/
index.asp . 12.09.2013.
JACINTO C. La Construcción Social de las Trayectorias Laborales de Jóvenes.
Políticas, Instituciones, Dispositivos y Subjetividades. Buenos Aires, IDES
(Instituto de Desarrollo Económico y Social), Teseo, 2010.
SALVIA A. Juventudes, problemas de empleo y riesgos de exclusión social.
El actual escenario de crisis mundial en la Argentina. Berlín, Friedrich-EbertStiftung, Departamento de Política Global y Desarrollo. Fonte: http://library.fes.
de/pdf-files/iez/09698.pdf . Acesso em 12.09.2013.
TAMAYO SÁEZ, M. El análisis de las políticas públicas. En Bañon R. y Carrillo
E. (comp.). La nueva administración pública. Alianza Editorial. Madrid, 1997.
VALENZUELA ARCE, J.M. El futura ya fue. Socioantropología de los jóvenes
en la modernidad. Editorial Colegio de la Frontera Norte, México, 2005.
VOIGT, L. Potencialidades e Riscos de Projetos com Juventude. Seminario III
Participación Social y Juventud. Escuela Regional MOST/UNESCO/CLACSO:
Juventude, Participação e Desenvolvimento Social na América Latina e Caribe.
Diciembre de 2013. Brasilia.
WELLER, J. La Problemática Inserción Laboral de los y las Jóvenes. Santiago
de Chile, CEPAL, Serie Macroeconómica del Desarrollo, 2003, Nº28.
124
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
Educación superior, raza y política
social. Una breve reflexión desde Cuba
Yulexis Almeida Junco
Universidad de La Habana – Cuba
Introducción
El acceso, la cobertura, la calidad y el logro educativo a nivel superior son algunos de
los aspectos que contribuyen al desarrollo de un país. La educación superior juega
un papel primordial en el avance social fomentando las bases para un pensamiento
crítico, la participación política y la transformación social basada en el respeto a
los derechos humanos y la diversidad de condiciones sociales que atraviesan a las
personas relativas al género, el color de la piel, la etnia, el origen socioeconómico
y las capacidades físicas e intelectuales. De modo que una de las misiones de la
Educación en la actualidad es lograr la inclusión y la cohesión social.
La UNESCO define la educación inclusiva como un proceso orientado a responder
a la diversidad de los estudiantes incrementando su participación y reduciendo la
exclusión en y desde la educación (LEON, 2001). En este sentido Cuba representa
un caso particular dentro de la región.
El concepto de desarrollo social en que se sustenta la política
social cubana significa avanzar de manera simultánea en
el mejoramiento de las condiciones de vida y de bienestar
material, en la equidad y la transformación de los valores, en
los comportamientos, en las relaciones sociales (FERRIOL,
2005: 57).
Para ello, la educación ha sido piedra angular como herramienta poderosa para la
incorporación de la población en los diferentes proyectos sociales y vías principales
para la movilidad social ascendente.
La estrategia para el desarrollo llevada a cabo desde 1959, se ha centrado en la
disminución de las desigualdades y la eliminación de todo tipo de discriminación,
tanto en el orden legal como en la práctica social. El objetivo fundamental de la
política social se ha orientado hacia la construcción de una sociedad justa en la cual
Educación superior, raza y política social. Una breve reflexión desde Cuba
125
los seres humanos puedan desarrollar ampliamente sus capacidades como premisa
para alcanzar el progreso social. El valor asignado al rol del estado en detrimento
de las leyes que rigen el mercado, con una amplia cobertura universal para lograr
un crecimiento económico y social, han sido básicos en el empeño por alcanzar un
desarrollo humano integral.
Según Núñez:
Para un país que lucha por el desarrollo, el conocimiento es
importante, no sólo por su potencial económico sino por
su capacidad de influir en todos los ámbitos de la sociedad:
en la cultura, la educación, el ejercicio de la democracia, el
cuidado del medio ambiente, la atención a los hijos, por sólo
mencionar algunos ámbitos. El conocimiento es condición
necesaria para el desarrollo (NÚÑEZ, 2011:170-191).
En este sentido las universidades juegan un rol fundamental de ahí la importancia
de promover la equidad desde esta esfera.
Desde los primeros años de la Revolución cubana se libró una batalla por la
gratuidad y universalidad de la enseñanza. Paralelamente se incentivó el avance de
la población por todas las fases del sistema educativo con la finalidad de elevar el
nivel educacional y el desarrollo social del país. Esto tuvo un impacto en el nivel
terciario de la educación que mostraba ya en la década del ochenta un modelo
de universidad científica, tecnológica y humanista que si bien había logrado altos
índices de acceso y cobertura superiores a muchos países de la región, a partir de
la crisis comienzan a evidenciarse fisuras que dan cuenta de brechas asociadas
al color de la piel y el origen social que requirieron de políticas focalizadas en
sectores de la juventud que mostraban una alta vulnerabilidad ante un contexto
económico y social desfavorable.
Por tal motivo este trabajo pretende ser una reflexión necesaria pero no concluyente
sobre algunas medidas que se tomaron en el ámbito de la Educación Superior a
partir del 2000 y que a pesar de su efectividad sobre algunas desigualdades sociales
que enfrentaba un grupo de jóvenes en aquel contexto, fueron insuficientes para
incidir en las desventajas por color de la piel. A pesar de los avances sociales
que han experimentado amplios sectores de la población cubana después de
1959, diferentes y complejos factores socioeconómicos de carácter coyuntural e
históricos han representado desafíos significativos para el alcance de una efectiva
justicia social en el contexto cubano.
126
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
La política social cubana. Algunas reflexiones generales
El triunfo de la Revolución, en el ámbito de la política social, implicó desde el
primer momento la búsqueda de la igualdad en todas las esferas de la realidad
nacional. Se llevaron a cabo una serie de transformaciones en el orden político,
económico, jurídico y social que permitieron el tránsito hacia un orden social
diferente. Los cambios tuvieron un carácter multidimensional, abarcaron todas las
esferas del desarrollo con particular énfasis en la salud, la seguridad y la asistencia
social, la alimentación, la vivienda, la cultura, la educación y el empleo. La amplia
cobertura en cada uno de estos sectores tuvo un impacto significativo en los niveles
de vida de la población en sentido general y favorecieron procesos de integración
social basados en principios como la universalidad y la solidaridad.
Este enfoque de la política social cubana, permitió hasta la década del ´80 un avance
social en términos homogéneos. El crecimiento económico iba aparejado a la elevación
de los niveles educativos y de salud en pro del bienestar social y el despliegue de las
capacidades humanas, lo cual, sin dudas, tuvo mayor significación para los sectores
más pobres, al incluir propuestas dirigidas a los grupos más vulnerables, entre los que
se encontraban amplios sectores de la población negra y las mujeres.
El nuevo proyecto social desde sus inicios contempló políticas con una orientación
antirracista y en pro de las mujeres. Lo cual se evidencia en la creación de la Federación
de Mujeres Cubanas (FMC), organización que se instituyó en 1960 para representar
los intereses de las mujeres de todos los estratos sociales, con un papel decisivo en la
promoción de una parte significativa de las políticas dirigidas a transformar la situación
social de las mismas y en la primera Declaración de La Habana también en 1960 que
planteó la incompatibilidad de la democracia con el racismo. En 1976 se aprueba la
Constitución de la República en la que se regula la eliminación de la discriminación
por motivo de raza, color, sexo u origen nacional. Paralelamente se toman una serie de
medidas que tienen un impacto en las relaciones raciales tales como:
•
La nacionalización de los medios fundamentales de producción y servicios,
medida que contribuyó a eliminar los exclusivismos raciales presentes en
diferentes clubes, asociaciones y diferentes centros de servicios, permitiendo
de esta forma el acceso a centros recreativos, culturales y deportivos sin
distinción, al alcance de todos los estratos sociales.
•
La puesta en marcha de una Reforma Agraria que posibilitó a muchos
campesinos arrendatarios, entre ellos trabajadores rurales negros y mestizos,
obtener la propiedad de la tierra que trabajaban.
Educación superior, raza y política social. Una breve reflexión desde Cuba
127
•
La universalidad y gratuidad de la enseñanza sin distinción de sexo, raza
o estrato social. Las transformaciones llevadas a cabo a partir de esta
medida hicieron posible erradicar el analfabetismo y lograr una sólida
formación técnica-profesional y ética de la población, con lo que se
potenció el acceso de amplios sectores de la población negra a todos los
niveles de enseñanza en el país.
•
El acceso a los servicios de salud para toda la población sin distinción por
condición social o costos de los servicios demandados.
•
El desarrollo de una política de pleno empleo, que valorizó el trabajo como
fuente de ingreso y desarrollo social para toda la población.
Se inició así un proceso de “desestratificación social” que trajo como
consecuencia una situación socioeconómica más favorable y uniforme para los
diferentes grupos por color de la piel. El racismo entonces, se asume como un
problema resuelto y quedó al margen de los focos de interés de las ciencias
sociales en el país, el debate público al respecto se creyó fuera de lugar en
nuestra sociedad. Sin dudas, las garantías universales de los derechos sociales
de la ciudadanía en todas las esferas de la sociedad, permitieron la modificación
de algunas concepciones racistas pero la falta de seguimiento al tema hizo que
la variable raza en tanto instrumento estratificador de las relaciones sociales
estuviera ausente no sólo de la mirada crítica de la ciencia, sino también de las
estadísticas en ámbitos de gran influencia social como la educación, el empleo,
la salud, los ingresos, entre otros. Este silencio permitió solapar y mantener
latente el racismo en la conciencia social.
Aunque en la actualidad los estudios de género han cobrado auge en nuestro
contexto y existe un sostenido trabajo de la FMC, es insuficiente aún el abordaje
de las múltiples interrelaciones que se dan entre género y raza como sistemas
dominantes de opresión. Las escasas investigaciones que existen, así como los
espacios de debate público con estos fines son aún muy limitados y no logran la
repercusión social que el tema amerita. Este vacío no sólo es en el ámbito de la
producción científica sino también en el terreno de la política social.
Este ha sido un elemento desfavorable para enfrentar la compleja situación
social que se ha creado posterior a la férrea crisis económica de la década del
´90 que ha requerido ajustes a la política social cubana ante la re-emergencia de
desigualdades sociales que habían sido superadas en los primeros 20 años de la
128
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
Revolución, dándose un proceso que se ha denominado como recomposición de
las clases sociales o reestratificación social.
El Período Especial - período de crisis económica profunda que se da en
Cuba hacia finales de los años ochenta y durante la década del noventa, como
consecuencia de la caída del campo socialista, la desintegración del consejo de
ayuda mutua económica (CAME), y el recrudecimiento del bloqueo económico
de estados Unidos hacia Cuba lo cual limitó la oferta de bienes y servicios en
sentido general, y creó una situación económica y social precaria -,tuvo un impacto
diferenciado sobre los diferentes grupos poblacionales y en especial por color de
la piel..Surgieron estrategias de supervivencia que pusieron al relieve desventajas
significativas que presentaban algunos sectores de la población para enfrentar
la crisis, entre ellos amplias capas de la población negra. Por tanto re-aparecen
relaciones y fenómenos sociales que denotan manifestaciones racistas y sexistas.
El inicio de un período de crisis y el decursar de la misma marcaron hitos en
los objetivos y el contenido de la política social cubana. Elena Álvarez y Jorge
Mattar (2004) distinguen dos etapas fundamentales: una primera que abarca la
década del ’90 enmarcada entre 1993 y 2000 fase más aguda de la crisis que estuvo
dirigida fundamentalmente a mantener los principios de universalidad y gratuidad
alcanzados en sectores primordiales como la salud y la educación. La segunda se
enmarca a partir del año 2000, cuyos objetivos estuvieron dirigidos de manera
específica a la atención y satisfacción de las necesidades más acuciantes de grupos
vulnerables entre los que se encontraban una parte significativa de la población
juvenil altamente representada por personas negras. En tal sentido se crearon toda
una gama de programas sociales dirigidos a diferentes áreas como el empleo, la
salud, la alimentación, la seguridad social, a través de la educación como pilar
fundamental para el desarrollo y despliegue de las capacidades humanas.
Las desventajas socioeconómicas y las brechas históricas de la población negra son
un desafío para la política social cubana. Es necesario profundizar en los factores de
carácter macro y micro estructurales que se conjugan en la reproducción social del
racismo, lo cual es un reto para las investigaciones sociales en el país. Por tanto, se
impone fortalecer el vínculo entre resultados de investigación y trazado de políticas
sociales que permitan entender como se dan estos procesos sociales en nuestro
contexto y proporcionar opciones informadas orientadas a refinar los modos de
actuación en el terreno de la equidad que amplíen y profundicen el diapasón de
oportunidades en sectores como la población negra que históricamente se han
encontrado en posición de desventaja.
Educación superior, raza y política social. Una breve reflexión desde Cuba
129
Educación superior, juventud y brechas por color de la piel.
Un debate inconcluso
La educación ha sido considerada como uno de los pilares fundamentales para el
alcance de un bienestar social y constituye un objetivo central para las políticas
públicas por el impacto que tiene en la movilidad e integración social de toda la
población y en particular de aquellos sectores más desfavorecidos. El proyecto
social cubano ha prestado una especial atención al sector juvenil y su educación
no sólo por las características sicosociales de esta etapa del desarrollo sino por
el papel histórico que han desempeñado en la construcción de la nación y en el
sostenimiento del propio proyecto socialista. De ahí que una de las características
de las generaciones más jóvenes socializadas completamente en la etapa
revolucionaria es que sean poseedoras de los niveles de instrucción y calificación
más alto que haya tenido ningún otro grupo generacional (DOMINGUES
GARCIA, 1997: 71).
En Cuba se ha establecido la etapa de la juventud entre los 14 y los 30 años,
pues se ha considerado que en nuestras condiciones en esa etapa se produce el
proceso de maduración del individuo, tanto desde el punto de vista biológico,
como psicológico y social y, por tanto, a ese sector de la población van dirigidas las
políticas de juventud. Sin embargo al interior de este grupo de edades hay notables
diferencias que permiten distinguir tres subgrupos:
•
Juventud temprana (14-17 años)
•
Juventud mediana (18-24 años)
•
Juventud tardía o madura (18-30 años)
Este trabajo está referido a los dos últimos grupos de edades: juventud mediana
y tardía o madura. Debido a que las reflexiones son en torno a las políticas en
la Educación superior y la edad de arribo a esta enseñanza es a partir de los 18
años de edad. Por otro lado, aunque el grado promedio de escolaridad terminado
de la población con seis años de edad y más, en el censo del 2002, era superior
a 8,8 años, situando el promedio de escolaridad en el noveno grado (Censo de
Población y Vivienda, 2002), casi la mitad de los jóvenes sobrepasaba ese nivel.
Por lo que las brechas más extremas están ubicadas en la enseñanza universitaria.
Una de las metas de la Revolución era lograr un desarrollo acelerado del nivel
profesional y científico técnico de la juventud cubana y para ello una de las vías
130
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
utilizadas fue ampliar las posibilidades de acceso de los sectores más populares a
las aulas universitarias. Este proceso se dio de múltiples formas; en primer lugar la
gratuidad de la enseñanza y acceso sin distinción de sexo, color de la piel y origen
social eliminó una barrera básica. Por otro lado la Educación superior cubana desde
la década de los sesenta hasta mediados de los ochenta recibió el apoyo de los países
ex socialistas de la Europa Oriental y la URSS para la formación de profesionales
en múltiples especialidades que eran deficitarias en el país, lo cual constituyó una
vía para estimular a un segmento de la juventud de aquel momento.
Paralelamente a partir de 1971 comienza la ampliación de la universalización de
la enseñanza superior extendiendo la red nacional de centros universitarios a lo
largo del país y otorgando becas a estudiantes de otras provincias en universidades
donde existieran las especialidades que les interesaba estudiar. Otra iniciativa fue
la creación de la Educación a Distancia con cursos para trabajadores de conjunto
con otras modalidades de la enseñanza dirigida. Todos estos cambios propiciaron
un incremento considerable de la matrícula universitaria que de un promedio de
15 000 estudiantes que existían en la década del cincuenta se elevó a 300 000
durante los años ochenta.
Este incentivo por el acceso y la promoción de jóvenes a los diferentes niveles
del Sistema de Educación permitió que en la década del ´80 se apreciara en el
país en el sector de la juventud una fuerte tendencia a la integración social, que
favoreció la política de pleno empleo que se puso en marcha, lo cual valorizó
el trabajo como fuente de ingreso y permitió que amplios segmentos de
jóvenes ocuparan posiciones significativas en la estructura ocupacional del país.
A la vez representaban el 43% de los profesionales y técnicos del país y el
34% de los especialistas de la ciencia (DOMINGUES GARCIA, 1997: 76).
En consecuencia esta etapa se caracterizó por una marcada movilidad ascendente
de carácter intergeneracional fundamentalmente.
En cuanto a las distancias sociales entre los diferentes grupos por color de la piel
el acceso masivo a la educación tuvo un efecto positivo, en la enseñanza media
superior los blancos representaban el 9.9%, los negros el 11.2 % y los mulatos
el 9.6% y a nivel superior, 4.4%, 3.5% y 3.2% respectivamente. Las diferencias
de porcentajes como puede apreciarse son pequeñas. En cuanto a la estructura
ocupacional a principios de los 80 persistían diferencias asociadas al color de la
piel pero los negros y mulatos habían logrado entrar masivamente en los sectores
más atractivos del mercado de trabajo, incluyendo los sectores técnicos y de
dirección (DE LA FUENTE, 1998: 27-30).
Educación superior, raza y política social. Una breve reflexión desde Cuba
131
No obstante el dinámico proceso de movilidad social ascendente para la juventud
que tiene lugar en las décadas del sesenta y el setenta, generado fundamentalmente
por el acceso masivo a la educación incluido el nivel terciario. En los años ochenta
se da al interior del estudiantado universitario un predominio de aquellos/as
que son descendientes de personas blancas y profesionales, lo cual disminuyó
las posibilidades de movilidad social ascendente para los hijos e hijas de obreros,
campesinos y negros. A partir de la crisis esta situación no sólo se mantiene sino
que se agudiza, ya que el modelo de desarrollo cubano presentó dificultades para
mantener los estándares de igualdad alcanzados, hay un estancamiento en el
funcionamiento de la economía y se reduce la matrícula universitaria.
A nivel social se tomaron medidas para contrarrestar los efectos de la crisis como
la apertura a las inversión de capital extranjero, la despenalización de la tenencia
de divisas, establecimiento del Mercado de productos industriales y artesanales,
creación de un sistema de tiendas, supermercados, centros gastronómicos entre
otros, de venta en moneda libremente convertible, eliminación de algunas
gratuidades en el plano social, ampliación y promoción de la figura del trabajador
por cuenta propia, entre otras. Las medidas demostraron su efectividad
parcialmente, al detener modestamente el descenso de la economía iniciado en
1990 pero generaron a su vez, diferencias sociales que habían sido superadas en
décadas anteriores. Estas acciones paulatinamente perdieron su carácter coyuntural
para quedar establecidas permanentemente (RENSOLI, 2003).
Estas medidas diversificaron las fuentes de ingresos en el país, aumentó el número
de trabajadores vinculados a sistemas de estimulación en divisas, hubo una
movilidad importante de personas hacia sectores de los servicios que requieren
de una formación más corta, que están vinculados a una mayor remuneración y
a sectores emergentes de la economía, se redimensionó el valor de las remesas
familiares y se estimuló el trabajo por cuenta propia. La combinación de estas
fuentes de ingreso debilitó la ecuación: mayor calificación, mejor empleo,
mayores ingresos igual a mejores condiciones de vida. Estas variables dejan de
ser directamente proporcionales en la realidad cubana, debido a que el salario
medio mensual de los trabajadores no cubre parte de las necesidades básicas de la
población en términos de equipamiento de la vivienda, alimentación, vestuario,
recreación, entre otros.
Esta situación atenúa el valor del estudio-empleo como medios para alcanzar
una capacidad adquisitiva significativa. Esto tiene un impacto sobre la juventud,
en la cual a partir de entonces se evidencia un incremento de la desvinculación
132
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
del estudio y el empleo y una diferenciación social significativa ya que hay una
parte de los jóvenes que tienen acceso a la moneda libremente convertible por
diferentes vías lo que les garantiza condiciones de vida superiores al resto. Diversas
investigaciones llevadas a cabo de 1990 al 2000 revelan brechas de equidad por
color de la piel relacionadas sobre todo con una mayor presencia de trabajadores
blancos en sectores claves de la economía y en el poder respecto a una mayor
concentración de negros y mestizos en actividades de menor calificación y
remuneración (ESPINA, 2010:209)..
El contexto social de la década del ´90 y la disonancia entre las posibilidades
de acceso a los diferentes niveles educativos, el empleo y los salarios, explican la
existencia de grupos en desventajas social con un predominio de población negra
entre las que destacan las generaciones más jóvenes. El reconocimiento de estas
brechas racializadas estimularon el interés por el tema desde las ciencias sociales
cubanas. Desde entonces comienzan a tener visibilidad los estudios sobre pobreza,
desigualdades sociales y raza.
A su vez desde la política social a partir del 2000, se inicia un fuerte movimiento
por la atención a estos grupos vulnerables, surgen los Programas de Formación
Emergente de la Revolución, bajo el nombre de la Batalla de Ideas que implicaron
toda una serie de programas una parte de ellos focalizados en la atención a la
juventud. En relación a la Educación Superior destaca la municipalización de la
enseñanza para lo cual se crearon sedes universitarias en todos los municipios
del país conocidas por sus siglas (SUM), esta medida estaba orientada a superar
las barreras geográficas, de origen social y las exigencias meritocráticas de acceso
a la enseñanza terciaria tradicional. Si bien se logró por un lado, incrementar
y diversificar la matrícula en la universidad, por otro lado, la masividad de la
enseñanza universitaria municipalizada no logró incorporar de manera uniforme
estándares de calidad en la formación, no tuvo el efecto esperado para todos los
grupos en desventaja social y en específico para las personas negras.
Históricamente la enseñanza universitaria ha estado sobre representada por
estudiantes blancos/as. El carácter universal como premisa fundamental, ha
supuesto la desventaja de tratar a todos los grupos sociales de forma homogénea
sin tomar en cuenta situaciones específicas como el patrimonio material y
cultural con que cuentan las diferentes familias y que están en relación con
particularidades territoriales que interactúan con otras condiciones sociales
como las construcciones de raza y género, entre otras, que determinan un acceso
diferenciado y por tanto un aprovechamiento desigual de esas oportunidades.
Educación superior, raza y política social. Una breve reflexión desde Cuba
133
Las investigaciones de diferentes equipos de investigación que abordan la temática
de las relaciones raciales, en el Instituto de Antropología (ARGYRIADIS, 2006),
han revelado que la población negra tiene menos acceso relativo a los sectores
emergentes de la economía, enfrentan más limitaciones para la movilidad en el ámbito
sociolaboral, reciben menos remesas desde el exterior y recurren más que el resto de
los grupos raciales al trabajo extra después de la jornada laboral. Las mujeres negras,
por su parte, son mayoría como madres solas y jefas de hogar. Estas desventajas tienen
un impacto en la capacidad con que cuentan las familias negras para insertar a sus
miembros en niveles de enseñanza elevados y de larga estadía. Lo que evidencia el
carácter complementario que deben tener las políticas de educación, por lo que se
hace necesario que incorporen en su diseño una visión integral que tenga en cuenta
una variedad de dimensiones que le permitan ser más efectiva.
Lograr un mayor acceso y retención de las y los jóvenes negros en la enseñanza
superior es una tarea pendiente a pesar de las políticas sociales a través de los
diferentes programas que se han implementado. Las posibilidades de acceso
dependen de factores personales que están influenciados por factores exógenos
relacionados con el contexto socioeconómico, el origen familiar, el género, la
condición racial. Por tanto es necesario examinar el papel que está jugando la
educación superior en la promoción de oportunidades factibles para grupos de
jóvenes en desventaja social fundamentalmente en la población negra sector menos
representado históricamente en este nivel de enseñanza. Atender a esta inequidad
no sólo tiene implicaciones socioeconómicas sino que permitiría profundizar los
principios de equidad y de justicia social sobre los cuales se sustenta el proyecto
social cubano. La educación superior no sólo satisface necesidades de aprendizaje
contribuye además, al mejoramiento de las condiciones de vida y el bienestar
social, debe propiciar una transformación social construyendo, re-construyendo
y des-construyendo toda relación de poder inequitativa que afecta el desarrollo
sostenible de una sociedad más justa.
Conclusiones
La problemática racial, constituye un fenómeno multicausal, por tanto, atrapar todos
los elementos influyentes en nuestro contexto, es una tarea de alta complejidad,
atraviesa la mirada de una pluralidad de disciplinas de las ciencias sociales, cuyo
desarrollo en Cuba aún es incipiente. Por tanto, estimular la producción científica
en este campo desde las ciencias sociales contribuiría sin dudas a llenar espacios
vacíos o insuficientes en áreas del conocimiento que luego tendrán un impacto en
la práctica social.
134
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
La situación económica y social creada durante la década del noventa ha
impactado de manera significativa al sector de la juventud. Esta realidad ha
colocado al universo juvenil en el foco de atención tanto de las investigaciones
como de la política social cubana. Entre las problemáticas más acuciantes se
encuentran las restricciones para el acceso a la Educación Superior que han
marcado una representación en el estudiantado universitario diferenciado
por color de la piel y origen social, lo cual tiene un impacto en la estructura
socioclasista del empleo en el país.
La Educación superior y la investigación son herramientas poderosas para incidir
sobre las desigualdades sociales y en específico las asociadas al color de la piel. Hay
que avanzar en la instrumentación de políticas educativas con enfoque de equidad,
creando oportunidades que contemplen opciones mejor informadas que actúan
sobre una multiplicidad de condiciones que implican desventajas sociales.
La igualdad de derechos y de oportunidades es una condición necesaria para el
logro de un desarrollo y bienestar social pero no es suficiente, hay que refinar
los modos de actuación desde las políticas educativas, ampliar sus vínculos con
otras políticas públicas y hacer énfasis en el análisis y seguimiento del diseño, la
implementación y sus impactos de manera que se establezca un proceso dinámico
de ajuste y coherencia a las necesidades reales del contexto y los grupos sociales a
las que se dirigen.
Algunas recomendaciones generales para el tratamiento de las
desigualdades por color de la piel en el contexto cubano7
Tomar en cuenta la variable raza, en las estadísticas que midan procesos sociales
en todos los ámbitos de desarrollo del país, de manera que pueda contarse con
información real y actualizada sobre el estado de la problemática racial.
Diseñar e implementar desde la política social medidas afirmativas en espacios
donde se identifiquen con mayor agudeza, desigualdades sociales por color de la
piel, en aras de acortar paulatinamente las brechas históricas y coyunturales que
existen entre los diferentes grupos raciales.
7 Tomado de la investigación: “Representaciones sociales sobre políticas de empleo y educación. Un estudio de casos desde
una perspectiva racial en el consejo Popular Vedado”. Llevada a cabo por la autora en el 2010 como parte de la beca en
Investigación: Premio CLACSO-ASDI 2010.
Educación superior, raza y política social. Una breve reflexión desde Cuba
135
Propiciar un debate público a diferentes niveles que promueva la reflexión sobre el
significado antihumano, enajenante y estigmatizante de los prejuicios y estereotipos
racistas, en aras de avanzar en el compromiso y el consenso colectivo para erradicar
un mal social que afecta a toda la sociedad.
A pesar de que la constitución cubana recoge la discriminación racial como un hecho
punible y condenable, es necesario tipificar las diferentes formas de discriminación
racial, de modo que las personas de manera crítica puedan identificar situaciones
de discriminación y cuenten con un marco jurídico legal que permita canalizar
hechos de esta naturaleza y de esta forma reducir su incidencia en los diferentes
ámbitos de la vida social.
Crear un centro de estudios multidisciplinario que promueva investigaciones sobre
el estado de la problemática en el país, sus particularidades, tendencias, causas y
consecuencias, que sirvan de base para desarrollar la política social cubana.
Fortalecer el vínculo estrecho entre Ciencias sociales y política social a través de
un proceso dialéctico que contemple no solo los aportes de la primera para el
desarrollo de la segunda sino el análisis desde las ciencias sociales sobre el impacto
de las políticas con base en la educación teniendo en cuenta la variable raza, de
modo que permita el ajuste de las mismas como un proceso dinámico y necesario
en el camino hacia una justicia social efectiva.
Referências
ALMEIDA, Yulexis. Género y racialidad: un estudio de representaciones sociales
en el barrio La Timba. Tesis de Maestría en Estudios de Género - Cátedra de la
Mujer, Universidad de La Habana, La Habana, 2009. 80p.
ÁLVAREZ, Elena; MATTAR, Jorge (coord.) Política social y reformas
estructurales: Cuba a principios del siglo XXI. México: (CEPAL), (PNUD) e
(INIE), 2004. 361 p.
ÁVILA, Niuva. Un estudio sociodemográfico del acceso a la Educación Superior
en Cuba. El papel de la familia en un contexto de políticas educativas de amplio
acceso. La Habana: CEDEM, 2013. 71 p.
ARGYRIADIS, Kali. Las relaciones raciales en Cuba: Aportes Empíricos y
Nuevas Interpretaciones. Xalapa: CIESA-Golfo, 2006.
136
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
CASTRO, Rocío. Relación Género-Etnia: Reflexión sobre la genealogía del
poder. Disponible en: <http://www.desafio.uba.br/gt7-006.html> acceso:
19 oct. 2007.
DE LA FUENTE, Alejandro. Raza, desigualdad y prejuicio en Cuba. América
Negra, Bogotá, n 15, p. 27-30, dic. 1998.
DOMÍNGUEZ GARCÍA, María Isabel. La juventud en el contexto de la
estructura social cubana. Datos y Reflexiones. Papers. Revista de Sociología,
Barcelona, n 52, p. 67-81. 1997.
ESPINA, Mayra. Desarrollo, Desigualdad y Políticas sociales. Acercamientos
desde una perspectiva compleja. La Habana: Acuario, 2010.
ESPINA, Rodrigo; RODRÍGUEZ, Pablo. Raza y desigualdad en la Cuba actual.
Temas. Ciudad de La Habana, n 45, p. 44-54 ene/marz. 2006.
FERRIOL, Ángel. Política Social: el mundo contemporáneo y las experiencias
de Cuba y Suecia. Uruguay: Tradinico, 2005.
FOUCAULT, Michel. Genealogía del racismo. Madrid: Piqueta, 1992. 282p.
GÓMEZ, Clarisbel. Conocimientos, relaciones interraciales y Revolución.
Una mirada desde la Sociología. Tesis de Diploma en Sociología -Facultad de
Filosofía-Historia y Sociología, La Habana, 2005. 90p.
LAFITA, Caridad. Reducción de la tasa de desempleo. Disponible en: <http://
www.cubaminrex.cu/mirarcuba/Sociedad/sociedadreducción%20de%201a%20
tasa%20dedesempleotc.htm> acceso: 5 ene. 2008.
LEÓN, T. Magdalena. Participación femenina en actividades de ciencia y
tecnología en la universidad ecuatoriana. Primeras evidencias, y Paradojas de
género en la universidad ecuatoriana. En: PÉREZ, Sedeño (Comp.) Las mujeres
en el sistema de ciencia y tecnología. Estudios de casos. Madrid: OEI, 2001.
MARTÍNEZ, Antonio J. Siglo XXI: Antropología, razas y racismo. Catauro,
Ciudad de La Habana, n 6, Año 4, p. 36-51. 2002.
MORALES, Esteban. Desafíos de la problemática racial en Cuba. La Habana:
Fundación Fernando Ortiz, 2007.
Educación superior, raza y política social. Una breve reflexión desde Cuba
137
NÚÑEZ, Niurka. et al. Las relaciones raciales en Cuba. Estudios contemporáneos.
La Habana: Fundación Fernando Ortiz, 2011. 348p.
NÚÑEZ, Jorge. El conocimiento entre nosotros: notas sobre las complejas
articulaciones entre el conocimiento y la sociedad. Conocimiento académico y
sociedad. Ensayos sobre política universitaria de investigación y posgrado, La
Habana: Universidad de La Habana, 2010.
PÉREZ ÁLVAREZ, María Magdalena. Los prejuicios raciales: Sus mecanismos
de reproducción en Temas. La Habana, 1996. N.o 7.
RENSOLI, Rolando. Las clases en Cuba. La Habana: Félix Varela, 2003.
RENSOLI, Rolando. Nación cubana, etnos y sociedad. La Habana: Historia,
2008. 204p.
ZABALA ARGÜELLES, María del Carmen. Familia y Pobreza en Cuba.
Estudio de casos. La Habana: Acuario, 2010.
138
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
Herramientas teóricas para analizar
las luchas sociales en el campo de la
educación superior en Colombia
Andrés Felipe Mora Cortés
Universidad Nacional de Colombia - Colombia
Introducción: dos lógicas de acción colectiva en el campo de la
educación superior en Colombia
El modelo neoasistencialista de política social imperante en Colombia encuentra
sus fundamentos básicos en la teoría del “manejo social del riesgo” y la “inversión en
recursos humanos”. Y en términos generales, se caracteriza por el carácter procíclico
del gasto social, la desregulación y precarización de los mercados laborales, la
privatización, los subsidios focalizados a la demanda, la mercantilización de los
derechos de los ciudadanos y el debilitamiento de los movimientos sociales que
hacen presencia en los conflictos distributivos.
Estas tendencias generales se han reproducido igualmente en el campo específico
de la educación superior. En efecto, en el sistema educativo superior la tasa de
cobertura es de únicamente el 37% y la tasa de deserción estudiantil alcanza el
46.4%. Por su parte, los recursos otorgados por el Estado para el financiamiento
de las Universidades Públicas han registrado un importante descenso, pues como
porcentaje del PIB han pasado del 0.56% en 1995 al 0.38% en 2011. Estos recursos
también han disminuido en términos de su participación en el presupuesto total
de las Universidades Públicas, pasando del 79% del total del presupuesto en 1993
al 55% en 2011 (RODRÍGUEZ, 2011).
Paradójicamente, la reducción de los aportes gubernamentales en la educación superior
ha estado acompañada por aumentos notorios en la cobertura. En 2001 se graduaron
43.796 estudiantes de las Instituciones de Educación Superior IES Públicas y 94.914
de las privadas. En ese año existían 79 IES públicas y 189 privadas. En contraste,
en el 2010 se graduaron 123.590 estudiantes de las IES públicas y 125.433 de las
privadas, teniendo 80 IES públicas y 206 privadas. Si se tiene en cuenta que el Sistema
Universitario Estatal soporta un desfinanciamiento cercano a seis billones de pesos,
es claro que el aumento de la cobertura del 300% en el sector público se asocia con
Herramientas teóricas para analizar las luchas sociales
en el campo de la educación superior en Colombia
139
detrimentos significativos en la calidad educativa y la infraestructura física, y con
sucesivos recortes al bienestar universitario de los estudiantes (ARCHILA, 2012).
Sin embargo, la mayor parte de las explicaciones ofrecidas para comprender
estos hechos son de corte económico. Y muy pocas veces se entiende que estos
fenómenos tienen vínculos estrechos con variables políticas y sociales asociadas
al modelo democrático imperante y al momento histórico en que su ubican las
luchas sociales. De hecho, cuando se intentan incluir variables políticas y sociales
para explicar la desigualdad y la injusticia social en el país, los estudios realizados
muestran tres deficiencias claves: i) la excesiva centralidad otorgada a los estudios
institucionales y elitistas sobre la política social, ii) la marginalidad con que se han
analizado los vínculos entre las luchas sociales y las reconfiguraciones de la política
social, y iii) la inexistencia de análisis que hayan indagado sobre las posibilidades
de transformación social desde la política social.
Por lo tanto, es necesario avanzar en la identificación de los determinantes políticos
y sociales que, a través de la política social, explican el mantenimiento de la mayor
parte de la población colombiana en condiciones de precariedad, exclusión y falta de
oportunidades. El panorama general de la cuestión social en Colombia y la situación
específica de la educación superior, muestran la necesidad de emprender estudios que
indaguen en las causas de estas problemáticas tomando como referente ópticas que
permitan salir de las soluciones tradicionales que se ofrecen, relativas a las necesidades
de perfeccionamiento y/o profundización del modelo neoasistencial imperante. Las
causas estructurales de la producción y reproducción de la pobreza y la desigualdad son
también políticas y sociales, y únicamente su conocimiento y transformación permitirá
la construcción de una sociedad más justa e igualitaria en Colombia.
Trascender las interpretaciones economicistas, institucionalistas y elitistas de la
desigualdad y la falta de oportunidades en Colombia es clave para identificar
factores de cambio y transformación que lleven a la construcción de una
sociedad más justa. Es por ello que el presente documento señalará algunas de
las herramientas teóricas necesarias para analizar las acciones, potencialidades y
posibilidades de transformación social producidas por el Movimiento Estudiantil
Colombiano y por el Proyecto de Universidad Autónoma Indígena Intercultural del
Consejo Regional Indígena del Cauca en el campo de la educación superior en
Colombia, en el periodo comprendido entre 1998 y 2012.
Las acciones colectivas alrededor de la política social pueden tomar formas
tradicionales de movimiento social reivindicatorio con respecto al Estado y
140
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
formas comunitarias en movimiento no necesariamente centradas en el Estado.
De ahí la necesidad de establecer bases teóricas adecuadas para analizar dos
lógicas de movimiento social diferenciadas en cuanto a sus orígenes, fundamentos,
objetivos, repertorios y lógicas de acción colectiva: i) el Movimiento Estudiantil
Colombiano que a través de sus luchas ha exigido a las autoridades políticas
y económicas del país intervenciones públicas orientadas a la garantía plena,
con autonomía e incidencia social del derecho a la educación superior, y ii)
el Proyecto de Universidad Autónoma Indígena Intercultural del Consejo
Regional Indígena del Cauca, concebido como un proceso de educación propia
destinado a garantizar la educación superior en las comunidades indígenas, en
un contexto de luchas por el territorio, la autonomía, la resistencia cultural y la
construcción y desarrollo integral del plan de vida de los pueblos indígenas en
el marco del buen vivir.
El horizonte temporal escogido es el periodo comprendido entre los años1998
y 2012. Esto por cuanto después de la consagración de la Constitución Política
de 1991 y la redacción de la Ley 30 de 1992 de Educación Superior, se avanza
en la formulación e implementación de reformas que desembocan en una
profunda crisis en 1998, con las propuestas privatizadoras, de austeridad fiscal
y de mercantilización acentuadas por el gobierno de Andrés Pastrana Arango
(1998-2002). Igualmente, es en el año de 1998 en que el Movimiento Estudiantil
Colombiano busca recomponerse, después del periodo de fragmentación y
debilitamiento observado en el primer lustro de la década de 1990, a fin de resistir
las apuestas neoliberales impulsadas desde el gobierno nacional.
El horizonte se extiende hasta 2012, año en que se hace manifiesta la crisis del
modelo de financiación, autonomía y gestión propuesto por la Ley 30 de 1992, se
presenta una propuesta gubernamental de reforma sustentada en el lucro privado,
y se produce una importante recomposición y rearticulación del movimiento
estudiantil colombiano alrededor de la Mesa Amplia Nacional Estudiantil
MANE. Dicha recomposición se sustenta en el establecimiento de vínculos con
otros sectores sociales (estudiantes de secundaria, egresados, profesores, padres de
familia y ciudadanía en general) y en la presentación de un programa mínimo
en el que se integran aspectos académicos y de bienestar universitario, así como
demandas relativas a la participación e incidencia de los estudiantes y la juventud
colombiana en la construcción de un nuevo país (ARCHILA, 2012).
Desde el punto de vista del Proyecto de Universidad Autónoma Indígena
Intercultural el periodo comprendido entre 1998 y 2012, constituye el espacio
Herramientas teóricas para analizar las luchas sociales
en el campo de la educación superior en Colombia
141
en el cual se consolida el propósito de creación de una universidad propia en el
seno del Consejo Regional Indígena del Cauca CRIC, creado en 1971. Este es
resultado del ejercicio de más de 30 años de búsqueda colectiva de una educación
ajustada a las necesidades y visión de las comunidades indígenas, que hiciese
realidad la manifestación de país pluricultural y multilingüe, reconocido por la
Constitución Política de 1991.
Igualmente, es durante el periodo 1998-2012 (y específicamente entre los años
2005-2008) en el que se advierte la emergencia de un fuerte ciclo de protestas
por parte del Movimiento Indígena Caucano, similar al pico observado entre
1975 y 1979, en los orígenes del CRIC (ARCHILA, 2011). Esto es importante
debido a la centralidad que se la ha otorgado a la educación propia y al Proyecto
de Universidad Autónoma como pilares esenciales de las luchas indígenas por el
territorio, la consolidación de la gobernabilidad interna a través de las autoridades
comunitarias, y la revitalización de las lenguas originarias, la cultura, las tecnologías
y la memoria e historia colectivas.
Desde el CRIC la educación ha sido concebida como fuente y finalidad de las
luchas indígenas y de la resistencia cultural; por ello, el análisis de las luchas y los
ciclos de protesta del movimiento indígena caucano no puede omitir los vínculos
entre dichos procesos y los fundamentos, alcances y reconfiguraciones del proyecto
de educación propia y de la consolidación de la Universidad Autónoma Indígena
Intercultural. Los vínculos entre luchas, resistencias y educación quedan claros
cuando se advierte que para el Movimiento Indígena del Cauca la educación propia
constituye “una educación para defenderse colectivamente y no una educación
para superarse individualmente” (BOLAÑOS Y TATAY, 2013).
Hasta el momento se ha referido que trascender las visiones economicistas,
institucionalistas y elitistas en los análisis sobre la política social y el campo de
la educación superior en Colombia, implica reflexionar sobre la manera como las
luchas sociales se relacionan con los procesos de transformación social. Es decir,
el ejercicio de indagación sobre la manera como las luchas sociales inciden sobre
la política social en una perspectiva de transformación social, implica reconocer
los vínculos que se establecen entre las formas de acción colectiva señaladas y
sus potencialidades transformadoras, emancipadoras o contrahegemónicas.
Empero, ¿Podría determinarse, teóricamente, el mayor potencial transformador
del Movimiento Estudiantil o del Proyecto de Universidad Autónoma Indígena
Intercultural en Colombia? Las siguientes secciones del documento intentarán dar
respuesta a este cuestionamiento.
142
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
En un primer momento, se presentará una reflexión sobre las reconfiguraciones de las
lógicas de dominación en el mundo contemporáneo; esto para responder si existe o no
una relación de poder y dominación que determine todas las demás y, en consecuencia,
un sujeto o relación social privilegiada en cuanto a su potencial contrahegemónico.
Seguidamente, a la luz de las conclusiones extraidas, se incursionará en el debate sobre
las formas de acción colectiva emergentes en América Latina (la forma-Estado y la
forma-comunidad), sus posibilidades emancipadoras y transformadoras y la manera
como se vinculan con el Estado y las instituciones. Con ello se dará respuesta a
la pregunta sobre la posibilidad de determinar, teóricamente, qué forma de acción
colectiva (el Movimiento Estudiantil Colombiano o el Proyecto de Universidad
Autónoma Indígena Intercultural) posee mayores posibilidades transformadoras.
Finalmente, se señalan algunos de los desafíos que las conclusiones extraídas en este
recorrido le imponen a la investigación social en Anaposibilidades emadoesta a este
cuestionamiento a la investigaciesentan una conclusiy transformadoras y la manera
como se vincumérica Latina.
Algunos elementos teóricos para analizar las acciones colectivas en el
contexto de la dominación descentrada
La complejidad y contingencia propias del mundo globalizado no deben servir
de argumento para negar la persistencia de relaciones de dominación. Es decir,
el carácter abierto, dinámico y contradictorio de la globalización neoliberal no
puede impedir que se descifren los nuevos códigos y dinámicas de la dominación,
pues ello llevaría a la incomprensión absoluta no únicamente de las relaciones de
poder, sino de las respuestas antagónicas que pueden ofrecer los sectores sociales
dominados en el marco de dichas relaciones. Una teoría de la dominación, es pues
fundamental, si se quiere evitar el indeterminismo o la contingencia absolutas.
El proceso de la globalización se soporta sobre diversos tipos de relaciones de
poder y su esencia es siempre conflictiva. Sin embargo, dichas relaciones de
poder no se despliegan desde una relación determinante y central que defina
el conjunto de relaciones de poder y de dominación. Podría afirmarse que en el
marco de la globalización contemporánea, el rasgo fundamental de la dominación
es su carácter “descentrado” asociado a la inexistencia de una relación social de
dominación que prefigure a las demás.
La descentralización de los lugares de poder y del conflicto
hace cada vez más difícil caracterizar procesos y actores
“centrales”. Pero ¿significa esto que es preciso renunciar
Herramientas teóricas para analizar las luchas sociales
en el campo de la educación superior en Colombia
143
a caracterizar toda lógica dominante? ¿Implica que en la
complejidad todo deviene igual a todo? (…) Una lógica
de dominación no está en contradicción con la idea de la
complejidad como característica distintiva de los sistemas
contemporáneos. Estos tienen una lógica dominante, pero
su lugar cambia continuamente. Las áreas y los niveles de
ese sistema que aseguran su mantenimiento, pueden variar,
al igual que los lugares del conflicto. El poder no radica en
determinadas estructuras ni es definitiva su encarnación
en determinados actores y relaciones sociales. No obstante,
ello no implica que todas las formas de descontento sean
equivalentes ni que toda forma de agitación social exprese
conflictos de carácter sistémico. Existen conflictos que afectan
al sistema en su propia lógica y, aunque se circunscriban en
un área determinada, hacen surgir los dilemas fundamentales
asociados a la complejidad y las formas de poder que ésta
produce, convirtiéndolas en visibles para el conjunto de la
sociedad (MELUCCI, 1999: 117).
Entonces, ¿Qué tipo de dominación emerge en el contexto de la globalización
compleja y contingente? Los trabajados de Santos (2002 y 2009) pueden
ofrecer importantes herramientas para avanzar en el objetivo de descifrar las
reconfiguraciones y dinámicas de la dominación en el mundo contemporáneo.
Y para ello, es necesario comprender que el poder es intrínsecamente distributivo:
¿Qué es, entonces, el poder? A un nivel muy general, el poder
es cualquier relación social regulada por un intercambio
desigual. Es una relación social porque su persistencia reside
en la capacidad que tiene para reproducir desigualdad, más
a través del intercambio interno que por determinación
externa. Los intercambios pueden abarcar virtualmente
todas las condiciones que determinan la acción y la vida,
los proyectos y las trayectorias personales y sociales, tales
como bienes, servicios medios, recursos, símbolos, valores,
identidades, capacidades, oportunidades, aptitudes e
intereses (SANTOS, 2000: 303).
Estas relaciones sociales de poder no se producen de manera aislada, sino en
cadenas o constelaciones que se intersecan en el marco de siete conjuntos de
144
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
relaciones y espacios de conflicto: i) el espacio doméstico, ii) el espacio de la
producción, iii) el espacio del mercado, iv) el espacio de la comunidad, v) el
espacio de la ciudadanía, vi) el espacio mundial y vii) el espacio epistemológico.
Cada uno de ellos susceptible de dar origen a lógicas específicas de “intercambio
desigual”:i) patriarcado, ii) explotación, iii) consumismo, iv) racismo, v)
ciudadanías limitadas, aplazadas o negadas, vi) dependencia y vii) epistemicidio.
La dominación descentrada y entendida como intercambios desiguales, se
asociaría entonces con problemas redistributivos, de reconocimiento y de justicia
cognitiva a escala local, nacional y global. Ninguno de ellos sobresale sobre los
demás; todos son primarios y cooriginales8
Así, se hace claro por qué, de acuerdo con Melucci (1999), los movimientos
sociales representan un espejo del sistema en su conjunto, pues en el marco
de una sociedad altamente compleja los conflictos alrededor de la clase, la
ciudadanía y los códigos dominantes relativos al género, la raza y la ciencia
se yuxtaponen, tal y como las estructuras económicas, políticas y culturales se
integran de manera creciente. En este contexto es difícil encontrar una línea
de conflicto estructural predominante en todas las relaciones sociales. Es decir,
no es fácilmente identificable un conflicto o relación de poder y dominación
que determine todas las demás, y cuya importancia relativa frente a los demás
conflictos o “lógicas de intercambio desigual” sea mayor.
Sin embargo, este hecho es totalmente deseable para los movimientos sociales
contemporáneos, pues implica que no hay conflictos, actores o luchas de primera
y segunda categoría. Como se señalará, esta ha sido una reivindicación clave de los
movimientos sociales latinoamericanos.
8 Sobre la diada distribución y reconocimiento Fraser (1997) identifica dos tipos de sujetos colectivos, cada uno de
ellos vinculados a formas específicas de injusticia: por una parte, señala a las clases sociales como sujetos colectivos que
soportan las injusticias relativas a la explotación socio-económica; por otra, reconoce a los grupos de posición social como
sujetos colectivos que sufren las injusticias asociadas a la falta de reconocimiento en el marco de patrones culturales
predominantes. De esta manera, se establece una relación estrecha entre los procesos de injusticia social y los sujetos
colectivos que los padecen, y la manera como dichas injusticias son el resultado de estructuras u órdenes establecidos
socialmente. Es en el cuestionamiento y confrontación de estas estructuras u órdenes sociales donde los sujetos colectivos
encuentran posibilidades de emancipación y, por supuesto, de avanzar hacia una sociedad más justa. Este esquema podría
fortalecerse si a las pretensiones de distribución y reconocimiento se une el concepto de justicia cognitiva que reivindique
a las epistemologías del Sur: “Entiendo por epistemología del Sur la búsqueda de conocimientos y de criterios de validez
del conocimiento que otorguen visibilidad y credibilicen las prácticas cognitivas de las clases, de los pueblos y de los
grupos sociales que han sido históricamente victimizados, explotados y oprimidos por el capitalismo y el colonialismo
globales (…) No habrá justicia social global sin justicia cognitiva global. Los procesos de opresión y de explotación, al
excluir grupos y prácticas sociales, excluyen también los conocimientos usados por esos grupos para llevar a cabo esas
prácticas. A esta dimensión de la exclusión la he llamado epistemicidio. La epistemología del Sur, al mismo tiempo que
denuncia el epistemicidio, ofrece instrumentos analíticos que permiten, no solo recuperar conocimientos suprimidos o
marginalizados, sino también construir nuevos conocimientos de resistencia y de producción de alternativas al capitalismo
y al colonialismo globales” (SANTOS, 2009:12).
Herramientas teóricas para analizar las luchas sociales
en el campo de la educación superior en Colombia
145
Queda desechada, entonces, la preocupación de Della Porta y Diani (2011) por
encontrar líneas de fractura que den origen a conflictos estructurales que a su
vez activen movimientos sociales con pretensiones de transformación igualmente
estructural. Y se reitera, además, la idea de que tampoco existe un sujeto social
privilegiado en términos de sus potencialidades de emancipación y liberación.
En efecto, si se asumieran las relaciones sociales de explotación en el mundo
productivo como determinantes de las demás relaciones sociales de sujeción, el
actor clave de la emancipación y la lucha antisistémica sería, necesariamente, el
movimiento obrero o la clase asalariada. Los demás escenarios de lucha serían
catalogados como subsidiarios o secundarios con respecto a aquella lucha
fundamental. Y por esta vía se establecerían jerarquías en cuanto a los actores
sociales “verdaderamente” revolucionarios, las condiciones sociales necesarias,
los espacios geográficos privilegiados, el tipo de organización del movimiento
adecuado y las demandas sociales importantes.
Es decir, se podría caer nuevamente en el error histórico de catalogar como
agentes transformadores únicamente a i) los movimientos obreros ii) surgidos de
los procesos de extensión de la relación salarial iii) en el marco de las economías
centrales iv) organizados bajo esquemas jerárquicos o de vanguardia v)que exigen
cambios profundos en el espacio de la producción económica y la captura del
Estado como medio esencial para avanzar en la transformación social. Toda
lucha alejada de alguna o varias de estas características sería, pues, “secundaria”,
“reformista” o “integrada”9.
Sin embargo, emprender un camino de este tipo en el mundo contemporáneo
implicará el desconocimiento de las potencialidades transformadoras y
emancipatorias de los movimientos, pues partiría de una comprensión errónea
de las dinámicas y reconfiguraciones de la dominación, y despreciaría como
fuentes potenciales de cambio y transformación al conjunto de luchas que
emergen en el contexto de una dominación dinámica y descentrada. En
otras palabras, se perdería el rasgo organizativo que explica parte del carácter
novedoso y emancipador de los movimientos sociales contemporáneos: el fin de
9 La supuesta linealidad y el evolucionismo que deben poseer las luchas sociales han sido profundamente criticadas
en América Latina. García (2009) por ejemplo, define dichas categorizaciones como dotadas de “esquematismos
reaccionarios” que reproducen “leyes históricas de manual” en cuanto a la evolución de las sociedades y la configuración
de los sujetos de cambio y emancipación. Así mismo, Santos (2000) considera que dicho tipo de teorizaciones conciben
la sociedad como una totalidad y, como tal, proponen una alternativa total a la sociedad existente. En consecuencia, se
asume como preponderante un principio único capaz de someter todas las luchas y resistencias al amparo de una teoría
común, defensora de un principio único de transformación y un único agente capaz de llevarlo a cabo, en un contexto
político bien definido de luchas “creíbles”.
146
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
toda jerarquía en la comprensión y análisis de las luchas contra la dominación.
Es decir, la abolición de la jerarquía centro-periferia, el fin de los sujetos
revolucionarios “privilegiados”, la deconstrucción de las formas organizativas
verticales, y el lugar privilegiado otorgado a marcos de sentido fijos y/o a
repertorios de protesta inamovibles.
Estas afirmaciones tienen una consecuencia clave en términos de la estrategia
y organización de los movimientos sociales en el marco de la globalización. En
un mundo en el cual la dominación adquiere facetas múltiples y complejas, y en
el cual las trayectorias de la desigualdad de los sujetos individuales y colectivos
son diversas y carentes de factores comunes predominantes, los movimientos
pueden potenciar la lucha plural, desplegada por múltiples actores y extendida
en todos los frentes de la realidad social. Es decir, un movimiento podrá llegar a
fortalecerse más que por su organización jerárquica o por su buena definición de
incentivos y castigos para aquellos que en el participan, por la existencia de una
organización que permita la emergencia y el fortalecimiento de la pluralidad de
sujetos individuales y colectivos presentes en su seno.
De esta forma, se perfila una posible respuesta al problema de la estrategia señalado
por Wallerstein (2008), pues más que aspirar a la definición de una estrategia
antisistémica de carácter lineal-instrumental (que entre otras cosas, podría generar
algún tipo de jerarquías dentro del movimiento), es posible consolidar procesos
circulares-recurrentes que tomen el medio (el movimiento y la diversidad de luchas
que lo componen) como un fin en sí mismo. “El medio es el fin”, “la organización
es un proceso”: eso han enseñado los movimientos sociales y las comunidades en
movimiento en América Latina (ZIBECHI, 2007). La estrategia puede consistir
en el impulso a la pluralidad de luchas que componen al movimiento y, por esta
vía, en la permanente construcción y reconstrucción de las subjetividades que en
su seno buscan la emancipación y la liberación.
La transformación social puede ser analizada, por lo tanto, desde las
subjetividades que se producen y reconstruyen en el marco de las luchas
que emprenden bajo condicionantes conflictuales y estructurales específicos.
Y no únicamente desde una pretendida racionalidad estratégica global que
condicione las acciones, estrategias y resultados del movimiento, o que permita
valoraciones simplistas en cuanto a su efectividad y resultados. Si se atiende a
las enseñanzas de los historiadores marxistas británicos y, particularmente, de
E.P. Thompson en cuanto a que los sujetos son el resultado de las luchas que
ellos mismos han emprendido, las posibilidades de lucha plural que emergen
Herramientas teóricas para analizar las luchas sociales
en el campo de la educación superior en Colombia
147
en el contexto descentrado de la dominación constituyen un indicador (y,
a su vez, una fuente) de transformación social más allá de una pretendida
racionalidad antisistémica10.
Adicionalmente, bajo esta óptica surge una manera diversa de comprender
al Estado y las instituciones. Pues aunque muchas tesis alrededor de la
globalización han dictaminado la desaparición o declive definitivo del Estado,
la multiplicidad de luchas que emergen en el contexto de una globalización
soportada por relaciones sociales de poder conflictivas y productoras de diversos
tipos de intercambio desigual, relativizan tales afirmaciones e invitan a una
comprensión más elaborada y compleja de la condición y centralidad y aporte
del Estado a las luchas antisistémicas. Lo mismo ocurrirá con la manera como
se entienden las instituciones y su papel ambivalente en términos de lógicas de
regulación y emancipación.
Con respecto al Estado, una lectura plural de luchas emprendidas en el marco
de la globalización implica su reconocimiento como objeto multidimensional, no
reducible a un esquema meramente instrumental. El Estado puede ser interpretado,
simultáneamente, como una forma societal, como una forma institucional, como
un escenario de acción-interacción y como un actor social. Es decir, el Estado
puede ser comprendido como un principio que define la naturaleza del juego social,
como el aparato que instaura y define las reglas del juego social, como un escenario
en el que se desarrolla el juego social y como un actor que participa en dicho
juego (DELORMÉ, 1991). En términos de su interacción con los movimientos
sociales, entonces, el Estado puede cambiar la naturaleza del juego social, cambiar
las reglas de juego, instaurar nuevos métodos de juego, o mejorar su posición como
actor dentro del juego. Por ello, las relaciones a establecer son múltiples. Y las
alternativas de transformación social y emancipación requieren ser comprendidas
desde este conjunto de interacciones; dentro del cual, la posición de exterioridad
de los movimientos sociales con respecto al Estado constituye sólo una de las
posibilidades (MÚNERA, 2012).
10 Según E.P. Thompson:“La clase, en su sentido heurístico, es inseparable de la noción de “lucha de clases”. En mi
opinión, se ha prestado excesiva atención (en gran medida sin criterio histórico) a “la clase” y demasiada poca a la “lucha de
clases”. Está claro que, la lucha de clases es un concepto previo, a la vez que más universal. En pocas palabras: las clases no
existen como entidades aisladas que buscan, encuentran una clase enemiga y entonces comienzan la lucha. Por el contrario,
las personas se encuentran en una sociedad estructurada de distintas maneras (principalmente, pero no exclusivamente,
según las relaciones de producción), experimentan la explotación (o la necesidad de mantener el poder sobre los que son
explotados), identifican asuntos de interés antagónico, comienzan a luchar sobre estos puntos y, en el proceso de la lucha, se
descubren como clase, se dan cuenta de este descubrimiento como conciencia de clase. La clase y la conciencia de clase son
siempre el último, no el primer estadio en el proceso histórico” (Citado por Kaye, 1989: 183).
148
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
Finalmente, en cuanto a las instituciones, podría afirmarse que estas no son un
simple reflejo de las estructuras de dominación y explotación de la sociedad;
al contrario: las instituciones son el producto de conflictos y luchas sociales;
por ello, además de regular o controlar, pueden ser empleadas también a favor
de las luchas sociales mismas. Las instituciones son, por lo tanto, complejas,
contradictorias y dinámicas. Son formas estabilizadas de relaciones de poder
que regulan los conflictos sin hacerlos desaparecer. No son constructos sociales
destinados únicamente a la coordinación social. Tampoco son simplemente
instrumentos en manos de la clase dirigente y derivado de la base económica y
tecnológica; pueden ser, también, garantías de posibilidad y sostenimiento de
las luchas emprendidas por los sectores sociales dominados. Esta afirmación
es clave, además, en una perspectiva de historia social crítica, pues facilita el
reconocimiento de dinámicas y conquistas sociales que bajo diversas ópticas
“ortodoxas” o “radicales” serían rechazadas o subvaloradas como “reformistas”
o “fracasadas”.
En resumen, en el contexto de una sociedad compleja y dominación descentrada,
el potencial transformador de las acciones colectivas no puede ser definido a
priori; todas resultan potencialmente prometedoras y dignas de análisis detallados
que reconozcan las múltiples dimensiones que pueden tomar los procesos
emancipatorios y las múltiples relaciones que dichos procesos pueden entablar
con el Estado y las instituciones. El carácter transformador de los movimientos
sociales puede depender más de la organización democrática y de la estrategia
circular-recurrente que adopten en términos de la pluralidad de luchas que la
componen y no necesariamente de la estrategia lineal-instrumental que se
fijen. Así las cosas, los rasgos adquiridos por las relaciones de dominación en
el contexto actual de la globalización pueden convertirse en una oportunidad
para reconocer fuentes potenciales de cambio y transformación más allá de la
presumida existencia de sujetos revolucionarios “privilegiados” o de “vanguardia”.
Por ello deja de ser central la búsqueda o definición de conflictos estructurales y
predominantes que den origen a rupturas “radicales” o “sistémicas”.
Por lo tanto, más que preocuparse por fijar ciertas condiciones de la acción asociadas
con posibilidades de lucha antisistémica o de interesarse por definir condiciones
estructurales que catalicen la emergencia de movimientos con pretensiones
de cambio estructural, es necesario estudiar los movimientos sociales desde
el punto de vista de la especificidad de sus luchas y de las subjetividades que
se producen y reconstruyen en el marco de las mismas, insistiendo en que su
potencial transformador no puede ser definido a priori. En consonancia con
Herramientas teóricas para analizar las luchas sociales
en el campo de la educación superior en Colombia
149
dichas afirmaciones, este es el objetivo del siguiente apartado del documento:
argumentar que ante la forma-comunidad y la forma-estado que pueden adquirir
las acciones colectivas en América Latina, no existe ningún fundamento teórico
que indique la superioridad transformadora o emancipadora de alguna de ellas.
En otras palabras, que a priori, resulta imposible e impertinente definir el potencial
transformador, por ejemplo, del Movimiento Estudiantil (cercano a la formaestado y dinamizador de acciones reivindicativas frente al mismo) o del Proyecto de
Universidad Autónoma Indígena Intercultural (más próximo a la forma-comunidad
y defensor de lógicas postestatistas): ambos muestran la necesidad de dejar de lado
enfoques dualistas o juicios categóricos y de enfrentar, por el contrario, el desafío
consistente en identificar las construcciones contrahegemónicas postcapitalistas,
postliberales y/o postestatistas que perfilan dichas formas de lucha y que implican
la posible pérdida de centralidad del capitalismo, la modernidad eurocéntricay/
odel Estado enel campo de la educación superior en Colombia. Desafío que
exige, igualmente, la comprensión de las relaciones complejas y estratégicas que se
establecen entre dichas acciones colectivas, el Estado y las instituciones.
Acciones colectivas en América Latina: ¿forma-comunidad o
forma-Estado?
Después de la puesta en marcha de las reformas inspiradas en el Consenso
de Washington, América Latina presenta una multiplicidad de procesos
contrahegemónicos nacidos de una doble crisis: la del modelo neoliberal y la del
proyecto moderno eurocentrista. Es en este escenario en el que emergen luchas
políticas, sociales, culturales y epistémicas que han tenido como consecuencia la
refundación de varios Estados y la emergencia de nuevas subjetividades. Todo
ello en un contexto en que se intersecan dos tipos de proyectos potencialmente
complementarios, pero también contradictorios: los proyectos de “modernizaciones
alternativas” y los proyectos decoloniales:
(…) considero que ambas opciones de algún modo se están
dando a nivel tanto de los estados como de los movimientos
sociales; mientras que a nivel del estado predomina la
orientación hacia la modernización alternativa, la segunda
opción no está del todo ausente. En cambio, mientras la
segunda opción estaría representada por algunos movimientos,
diversas formas del pensamiento y de las movilizaciones de
izquierda continúan siendo rigurosamente modernizadoras.
150
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
De ahí la importancia de analizar estas opciones a nivel de a)
el Estado; b) los movimientos sociales; c) los nexos entre sus
interacciones (ESCOBAR, 2011: 20).
La necesidad de analizar los nexos e interacciones entre el Estado y los movimientos
sociales en una perspectiva de luchas contrahegemónicas, ha provocado profundas
discusiones alrededor de la conceptualización misma de los movimientos, de las
formas que adquieren en el contexto histórico y social de América Latina, y de su
verdadero potencial emancipatorio.
En este marco, el debate se ha centrado en determinar si, para ser definidas
como movimiento social, las acciones colectivas deben establecer un adversario
específico o si pueden ser incluidas bajo dicho concepto las acciones mutualistas,
cooperativas o comunitarias que evitan la confrontación directa. De hecho,
el debate se ha extendido a la pregunta sobre el vínculo entre la política y los
movimientos sociales, pues han sido recurrentes las discusiones sobre la necesidad
de que para ser definida como “movimiento social” una acción colectiva debe
establecer demandas concretas a las autoridades políticas o si, más allá del Estado,
es posible reconocer a los movimientos sociales como productores de una arena
política específica: la arena de los conflictos y las luchas sociales en la que se crean
y conjugan formas novedosas y menos institucionalizadas de reivindicación,
reconocimiento y desarrollo comunitario y social. La discusión conlleva, además,
una crítica decidida a la centralidad que se le otorga al Estado en las teorías
occidentales sobre la acción colectiva.
Sobre este último punto, la posición de los académicos latinoamericanos puede ser
caracterizada como ambivalente: por un lado, autores como García (2009) reconocen
en el Estado una síntesis de relaciones sociales que aunque puede reproducir relaciones
de dominación y explotación, puede también ofrecer posibilidades de transformación
y emancipación. De otra parte, Zibechi (2007) insiste en que únicamente los
poderes antiestatales son portadores de verdaderos proyectos transformadores.
De ahí su defensa plena de las comunidades en movimiento como formas
emancipatorias sustentadas en la horizontalidad y la dispersión del poder.
Finalmente, Múnera (2012) subraya la necesidad de comprender los movimientos
sociales desde el punto de vista de la ambigüedad que el Estado representa para
los sectores dominados de la sociedad, y de establecer lógicas de resistencia,
lucha y emancipación por fuera y por dentro del Estado, simultáneamente. Esto
sin olvidar que desde el Estado es posible reproducir las relaciones sociales que
se pretenden subvertir mediante la acción colectiva, y que desde la comunidad
Herramientas teóricas para analizar las luchas sociales
en el campo de la educación superior en Colombia
151
es posible reproducir lógicas esencialistas, excluyentes, clientelistas y alienadas11.
Sin embargo, es Zibechi quien va más lejos en sus planteamientos; razón por la cual,
puede tomarse como referente para comprender todas las aristas de esta discusión.
Zibechi (2007) se pregunta sobre cómo garantizar que las movilizaciones
disuelvan las instituciones, tanto estatales como las de los propios movimientos
sociales. Esto por cuanto la organización tradicional de los movimientos sociales,
tanto como el Estado, representan obstáculos para avanzar en verdaderos caminos
emancipatorios12. La pregunta reside entonces en cómo estabilizar y hacer
permanente el movimiento, evitando su institucionalización y congelamiento. La
respuesta ofrecida por este mismo autor, consiste en construir poderes no estatales
y dispersos que se organicen sobre organizaciones comunitarias preexistentes.
Es decir, en crear poderes políticos no separados de la sociedad en la que nacen;
poderes en movimiento sin poderes-sobre el colectivo. Organizados, además, sobre
las formas cotidianas de vida:
El problema es que no estamos dispuestos a considerar
que en la vida cotidiana las relaciones de vecindad, de
amistad, de compañerismo, de compadrazgo, de familia, son
organizaciones de la misma importancia que el sindicato, el
partido, y hasta el propio Estado. En el imaginario dominante
se entiende por organización lo instituido, y esto suelen ser
aquellas relaciones de carácter jerárquico, visibles y claramente
identificables (ZIBECHI, 2007: 47).
11 “La ambigüedad del Estado para los sectores sociales que han estado tradicionalmente subordinados al capital, que se
le escapa a García Linera al dejar de lado la forma-Estado y a Zibechi al idealizar la forma-Comunidad, reside en que
sin este tipo de organización política o una alterna que responda a los desafíos impuestos por la sociedad contemporánea,
por ejemplo, al control de los monopolios que el Estado encierra, la emancipación siempre va a chocar contra el poder
sistémico del capital, al tiempo que la síntesis política del proceso de producción y reproducción capitalista va a seguir
perpetuándose. Pero si las clases y los sectores subordinados lo controlan con el propósito de invertir, dentro de él, la
relación de poder, van a reproducir su forma de organización y las relaciones sintetizadas en ella. En tal medida, la
relación con el Estado no puede dejar de ser dual y de encerrar en forma permanente la tensión entre poderes estatales
y no estatales. En situaciones históricas de afinidad en los marcos de sentido y las acciones políticas, los movimientos
sociales deben tener una relación de interioridad-exterioridad con respecto al Estado, estar afuera y adentro, transformar
las relaciones de poder, tanto en el plano específico de las relaciones sociales, dentro de cuyo campo se estructuran, como
en la síntesis institucional de ellas, para evitar que la dominación se reproduzca de abajo hacia arriba o de arriba hacia
abajo” (MÚNERA, 2012: 55-56).
12 De acuerdo con Zibechi, el ascenso de gobiernos progresistas en América Latina ha debilitado a los movimientos
sociales, pues ha producido la institucionalización y el congelamiento de muchos movimientos a través del
sometimiento, la cooptación, el aislamiento, la estatización o su conversión en grupos de presión.
De ahí su
desconfianza profunda hacia el Estado: “(…) los estados no son los instrumentos adecuados para crear relaciones
sociales emancipatorias (…) desde este punto de vista, lo más revolucionario que podemos hacer es empeñarnos en
crear nuevas relaciones sociales al interior de nuestros territorios, relaciones que nacen en la lucha y se sostienen y
expanden gracias a ella” (ZIBECHI, 2007: 34).
152
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
Se debe profundizar así el tránsito desde el movimiento social (con sus connotaciones
estáticas,instrumentales y de organización jerárquica) hacia las comunidades en movimiento
(sustentadas en relaciones sociales horizontales y dinámicas); desde el “movimiento
como institución” hacia las “relaciones en movimiento”. Nace así la forma-comunidad,
comprendida como una maquina dispersadora que evita la concentración del poder.
Aquí el poder no se separa del cuerpo social, ni la organización se separa de la vida
cotidiana: se establecen planes de acción de carácter rizomático, sin mando centralizado,
con acciones auto-articuladas y participación de todos13.
Zibechi cae así en una posible idealización de la comunidad, lo cual puede ser causa
y consecuencia de la manera inadecuada como entiende al Estado y las instituciones,
y desembocar además en visiones reaccionarias que terminan por despreciar
formas de luchas no ajustadas a los preceptos emancipatorios que enuncia. En
efecto, el autor parte de una visión estrecha que desconoce al Estado como un
objeto multidimensional, no reducible a un esquema meramente instrumental.
Muy al contrario de lo establecido por Zibechi, es importante recordar, como
se ha sostenido anteriormente, que el Estado es, simultáneamente, una forma
societal, una forma institucional, un modo de acción-interacción y un actor social.
Por ello, las relaciones a establecer son múltiples y la posición de exterioridad de los
movimientos sociales con respecto al Estado constituye sólo una de las posibilidades.
Más aún, desconocer la multidimensionalidad del Estado y la pluralidad de
vínculos posibles que el mismo puede establecer con los movimientos sociales
implica omitir la centralidad que aún mantiene el Estado en una de las demandas
clave de los movimientos sociales latinoamericanos: la redistribución del ingreso
y la riqueza. En efecto, para los movimientos debe ser claro que, contrario
a las tesis que insisten en la “retirada del Estado”, éste se mantiene como
“contraestructura” capaz de enfrentar los resultados de la estructura económica
en los niveles local, nacional, regional y global, pues a pesar de la embestida de
la globalización neoliberal, el Estado mantiene la capacidad de contrarrestar el
efecto provocado por estructuras mercantiles e internacionales caracterizadas
por principios ordenadores que fomentan la producción de la pobreza y la
desigualdad (CIMADAMORE Y CATTANI, 2008).
13 La forma-comunidad implica, además, un desafío conceptual para la teoría tradicional sobre los movimientos sociales:
“La noción de una comunidad en movimiento rompe con los supuestos individualistas o colectivistas que le sirven de
soporte a la sociología sobre los movimientos sociales, pues el sujeto de la acción colectiva deja de ser un individuo o
una colectividad derivada de la posición estructural de los agentes sociales, para pasar a ser la comunidad, una forma de
vinculación social anterior y diferente a cualquier asociación u organización conformada, específicamente, para la acción”
(MÚNERA, 2012: 51).
Herramientas teóricas para analizar las luchas sociales
en el campo de la educación superior en Colombia
153
La manera inadecuada como Zibechi analiza al Estado nace de su igualmente
estrecha comprensión de las instituciones. Gracias a los avances realizados por
los historiadores marxistas británicos y por las aportes realizados por Alberto
Melucci, es fácil comprender que las instituciones sociales no son un simple
reflejo de las estructuras de dominación y explotación de la sociedad; al contrario:
las instituciones son el producto de conflictos y luchas sociales; por ello, además
de regular o controlar, pueden ser empleadas también a favor de las luchas
sociales mismas. Las instituciones son, por lo tanto, complejas, contradictorias
y dinámicas; pueden ser, también, garantías de posibilidad y sostenimiento de
las luchas emprendidas por los sectores sociales subordinados. Archila (2011)
ejemplifica esta afirmación cuando demuestra que arreglos institucionales
relacionados la Constitución Política de 1991 en Colombia, la descentralización
política y administrativa, y la elección popular de alcaldes han sido claves para
la construcción de procesos comunitarios y ontologías relacionales asociadas
con el paradigma contrahegemónico del “buen vivir” en el movimiento indígena
caucano en Colombia.
De hecho, esta visión amplia del Estado y las instituciones permitiría comprender
en qué medida las construcciones contrahegemónicas postcapitalistas, postliberales
y postestatistas presentadas por Escobar (2011) adquieren sentido, pues como él
mismo lo subraya, el prefijo “post” no implica una ruptura total con el capitalismo,
la modernidad eurocéntrica o el Estado; presupone “únicamente” la pérdida
de centralidad de estos elementos en los ordenamientos económicos, sociales,
culturales y políticos de las sociedades latinoamericanas14. El postestatismo
contrahegemónico no implica, entonces, una ruptura total o una posición de
exterioridad radical con respecto al Estado.
El potencial transformador de las acciones colectivas no puede ser definido a
priori; tanto la forma-Estado como la forma-comunidad de los movimientos
sociales resultan potencialmente prometedoras y dignas de análisis detallados
que reconozcan las múltiples dimensiones que pueden tomar los procesos
emancipatorios y las múltiples relaciones que dichos procesos pueden
entablar con el Estado. La idealización de la forma-comunidad como modelo
emancipatorio por excelencia puede resultar reaccionaria si desde allí se definen
14 Sucintamente el “post” implica que el capitalismo pierde su centralidad en la definición de la economía; el liberalismo
en la definición de la sociedad y de lo político y las expresiones estatales de poder en la definición de la matriz de las
organizaciones sociales. Esto no quiere decir que el capitalismo, el liberalismo y las formas estatales dejen de existir; significa
que su centralidad discursiva y social ha sido parcialmente desplazada, permitiendo así ampliar la gama de experiencias
sociales existentes que son consideradas alternativas válidas y creíbles a las que hoy predominan (ESCOBAR, 2011: 21).
154
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
como incompletas, inferiores o atrasadas las luchas sociales que no se ajustan a
sus preceptos de movilización.
Esta perspectiva facilitaría el reconocimiento de formas de acción colectiva
subalternas como la forma multitud, acuñada por García (2009)15.
En efecto, la forma multitud de las acciones colectivas puede ser vista como la
materialización de identidades en las que se hibridan la condición de clase y la
emergencia de identidades contingentes según los oficios laborales, los entornos
culturales en que se ubican los actores, la dinámica de “contornos difusos” entre el
espacio del trabajo y el no trabajo, la matriz territorial de los sectores subalternos y
la lucha por la no mercantilización de las riquezas y medios vitales que garantizan
la reproducción social. En este caso, la defensa del agua y la tierra, por ejemplo,
más allá de concebirse como un proceso de defensa de riquezas vitales y primarias,
responde también a una lógica de defensa de la gestión de dichos recursos según
los “usos y costumbres” de los sectores subalternos.
En este caso, la lucha por la justicia distributiva y por el reconocimiento hace
que la diferenciación moderno/tradicional resulte ambigua y arbitraria. La forma
multitud supera la apuesta individualista/totalizante del liberalismo y enfrenta
la cuestión social a través de lógicas colectivas/diferenciadoras. De ahí su poder
para crear y recrear posibilidades de autoidentificación y autoorganización en el
marco de sistemas alternativos de poder político, como base para alcanzar una
sociedad más justa y con paridad de participación. Es este un escenario en el que
se construyen ontologías relacionales postestatistas, postliberales y postcapitalistas,
que se conjugan con formas organizativas y políticas más tradicionales. Es esta la
complejidad de los procesos de transformación social y emancipación; complejidad
que no puede verse simplificada por una pretendida teoría de la “verdadera”
emancipación siempre exterior al Estado y las instituciones:
Tenemos así una combinación de defensa de recursos
anteriormente poseídos (el agua), y la demanda de recursos
que anteriormente no existían, en este caso derechos
democráticos y de poder político, que hacen a la multitud
una forma de movilización profundamente tradicional y
radicalmente moderna, por una parte y, por otra, defensiva
15 García (2009) distingue tres formas de acción colectiva subalterna: la forma sindicato, la forma multitud y la forma
comunidad. Cada una de ellas determinada en su fortaleza y objetivos por las condiciones materiales de posibilidad que
ofrece la conjunción de prácticas de dominación y opresión históricas en el marco de las reconfiguraciones del modelo
capitalista en Bolivia.
Herramientas teóricas para analizar las luchas sociales
en el campo de la educación superior en Colombia
155
y ofensiva a la vez (…) De ahí que, a diferencia de lo que
propone Touraine al respecto de los “nuevos movimientos
sociales”, que no serían movimientos políticos dirigidos a la
conquista del poder, la multitud de facto es una politización
extrema de la sociedad, poseedora de una fuerza organizativa
capaz de poner en duda la pertinencia de los sistemas de
gobierno prevalecientes y el régimen de democracia liberal, y
de erigir, hasta ahora provisionalmente, sistemas alternativos
de ejercicio del poder político y de vida democrática legítima
(GARCÍA, 2009: 391).
No existen pues, razones teóricas válidas para justificar a priori la superioridad
emancipadora de determinada forma de lucha social. Esta es una conclusión clave
para aproximarse a las acciones colectivas contrahegemónicas en general y a las
luchas sociales en el campo de la educación superior en particular. El potencial
transformador del Movimiento Estudiantil y del Proyecto de Universidad
Autónoma Indígena Intercultural dependerá de la manera como sus procesos de
lucha permitan la producción de nuevas subjetividades e impulsen el cambio en
las relaciones sociales que reproducen la dominación descentrada: aspectos que se
configuran en la dinámica misma de la lucha y no en la adopción ex ante de una
estrategia o forma predefinida de acción colectiva.
Conclusión
¿Podría determinarse, teóricamente, el mayor potencial transformador del
Movimiento Estudiantil o del Proyecto de Universidad Autónoma Indígena
Intercultural en Colombia? La respuesta es negativa. En el contexto de la
globalización, los movimientos sociales se enfrentan a dispositivos de dominación
sustentados en trayectorias de desigualdad individual y colectiva carentes de
factores comunes o estructurales predominantes. Las relaciones de patriarcado,
explotación, consumismo, racismo, ciudadanías limitadas, aplazadas o negadas,
dependencia internacional y epistemicidio se conjugan de manera diferenciada
y específica produciendo lógicas múltiples de dominación en las que resulta
bastante difícil identificar factores determinantes o una relación social que
prefigure a todas las demás. Una consecuencia importante de esta afirmación es
que si no existe una relación social determinante que explique la dominación,
no es posible definir, tampoco, un sujeto social privilegiado en términos de sus
potencialidades de emancipación y liberación ni una forma superior de acción
colectiva contrahegemónica.
156
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
Esta ha sido una reivindicación clara del pensamiento crítico latinoamericano y,
como tal, un elemento clave a contemplar en los análisis sobre las luchas sociales
emergentes en la región. Frente a las teorías eurocéntricas que tienden a privilegiar
enfoques lineales-instrumentales para analizar el potencial transformador de los
movimientos sociales, la reflexión en América Latina ha optado por reivindicar
las especificidades y complejidades de las luchas, exigiendo el reconocimiento
de dichos procesos y la identificación precisa de sus apuestas postcapitalistas,
postliberales y postestatales.
El derribamiento de las “vanguardias”, los “sujetos revolucionarios privilegiados” y
las “formas de acción colectiva creíbles”, representa un logro de suma importancia
en la perspectiva del reconocimiento y respeto por las dinámicas de lucha
emprendidas en América Latina. Asumir esta premisa constituye una alternativa
de investigación social que, en consonancia con las apuestas propias de las
epistemologías del Sur, permitirá definir bases teóricas, metodológicas y analíticas
que posibiliten el fortalecimiento de dichas luchas y no su invisibilización o
subvaloración al calificarlas como “reformistas”, “integradas” o “secundarias”.
Referencias
ARCHILA, Mauricio (2012). El movimiento estudiantil en Colombia. Una
mirada histórica. En: Revista Observatorio Social de América Latina, 2012. Año
XII, No. 31, p. 71-103.
ARCHILA, Mauricio. Economía y cultura para el buen vivir en el
movimiento indígena caucano. En: Revista Controversia, No. 197, p. 63-100.
BOLAÑOS, Graciela y TATTAY, Libia. La educación propia, una realidad
oculta de resistencia educativa y cultural de los pueblos. En: Lola Cendales,
Marco Raúl Mejía y Jairo Muñoz (Compiladores y Editores). Entretejidos de la
educación popular en Colombia. Bogotá, 2013. Desde Abajo, p. 65-80.
CIMADAMORE, Alberto y CATTANI, Antonio. Producción de pobreza y
desigualdad en América Latina. Bogotá: Clacso, 2008. Siglo del Hombre.
DELLA PORTA, Donatella y DIANI, Mario. Los movimientos sociales. Madrid:
Editorial Complutense, 2011.
DELORMÉ, Robert. État et hétérogénéité: ERIC et le MPPE. En : Cahiers de
recherche sociologique, 1991. No. 17, pp. 153-183.
Herramientas teóricas para analizar las luchas sociales
en el campo de la educación superior en Colombia
157
ESCOBAR, Arturo. América Latina en una encrucijada: ¿Modernizaciones
alternativas, postliberalismo o postdesarrollo?. En: Revista Controversia, 2011.
No. 197, p. 9-62.
FRASER, Nancy. La justicia social en la época de la política de la identidad:
redistribución, reconocimiento y participación. Bogotá: Universidad de los
Andes, 1997.
GARCÍA, Álvaro. La potencia plebeya. Acción colectiva e identidades
indígenas, obreras y populares en Bolivia.Bogotá: Siglo del Hombre
Editores, 2009.
KAYE, Harvey. Los historiadores marxistas británicos. Un análisis
introductorio. Zaragoza: Universidad de Zaragoza, 1989.
MELUCCI, Alberto. Acción colectiva, vida cotidiana y democracia. México: El
Colegio de México, 1999.
MÚNERA, Leopoldo. Movimientos sociales en América Latina: entre la
forma-comunidad y la forma-Estado. En: Zelik, Raúl. ¿Otros mundos posibles?
Crisis, gobiernos progresistas, alternativas de sociedad. Medellín: Universidad
Nacional de Colombia, 2012, p. 45-57.
RODRÍGUEZ, Jorge. Educación superior pública: alternativas de financiación
frente a la Ley 30 y al proyecto Santos. En: Revista Virtual Razón Pública.
Bogotá, 2011. Fonte: www.razónpublica.com . Acesso em 12.09.2014.
SANTOS, Boaventura. Una epistemología del Sur: la reinvención del
conocimiento y la emancipación social. México: Siglo XXI Editores, 2009.
SANTOS, Boaventura . Crítica de la razón indolente: contra el desperdicio de
la experiencia. Bilbao: Desclée de Brower, 2000.
WALLERSTEIN, Immanuel. Historia y dilemas de los movimientos
antisistémicos. Bogotá: Ediciones Desde Abajo, 2008.
ZIBECHI, Raúl. Dispersar el poder. Los movimientos sociales como poderes
antiestatales. Bogotá: Ediciones Desde Abajo, 2007.
158
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
Algunas hipótesis sobre jóvenes
de movimientos sociales en áreas
de violencia
Simone da Silva Ribeiro Gomes
Universidade Estadual do Rio de Janeiro – Brasil
Introducción
El objetivo de este trabajo es discutir cómo los jóvenes militantes en áreas de
violencia se insertan en los movimientos sociales propios de esos lugares. En
general, tratamos de responder cuáles serían las posibilidades de acción colectiva
en regiones violentas. ¿Qué estrategias son utilizadas por los actores sociales para
sortear las dificultades del escenario sociopolítico? ¿Cuáles son las gramáticas
sociales utilizadas para la acción?
Para ello, se llevará a cabo una discusión teórica sobre la violencia y los movimientos
colectivos, para luego complementarla con datos empíricos obtenidos de una
investigación realizada en una región periférica de Río de Janeiro. Los militantes
dan cuenta de la (falta de) oportunidad de movilización en los contextos en que
viven, en caso de que estos se presenten como limitantes de la acción social,
de forma alternativa, entendiendo a las acciones políticas a partir de un marco
aparentemente apolítico.
A partir del ejemplo de un lugar que de aquí en adelante será llamado Montes,
inserto en una díada de pobreza y violencia, lo que obstaculiza el desarrollo de los
movimientos sociales, buscaremos dar respuesta a las preguntas arriba planteadas.
¿Tiene este sitio especificidades que impiden la organización de movimientos
sociales y que van más allá de las situaciones de violencia?
Cabe señalar que la temática ha sido poco explorada en la literatura sociológica, aunque
ya fue realizado un cruce entre los grandes temas, como por ejemplo los movimientos
sociales que utilizan la violencia en sus acciones. Por otra parte, la represión violenta de
distintas manifestaciones callejeras también ha sido visitada por las ciencias sociales.
En este sentido, son saludables tanto la importancia de entender el contexto en que
se desarrollan las acciones colectivas, como la necesidad de comprender el fenómeno.
Algunas hipótesis sobre jóvenes de movimientos sociales en áreas de violencia
159
De este modo, una formulación clásica de la sociología de la acción colectiva,
como la expuesta por Tilly (2003: 8), ¿Bajo qué condiciones, cómo y cuáles son las
razones para que las personas se hagan demandas unas a otras?, tiene sentido en
su inflexión negativa. Buscamos entender si la violencia de un contexto geográfico
puede ser responsable de la inhibición de las acciones colectivas.
Sobre la violencia: polisemia y aplicación al caso de Río de Janeiro
En primer lugar, una discusión conceptual de la violencia es necesaria, para que
podamos explorar bajo qué condiciones esta se da en la ciudad de Río de Janeiro,
Brasil, y cómo esto afectaría a las prácticas militantes de los jóvenes de la región.
Tras el análisis de la polisemia del concepto, pasaremos a las formas en que esta es
vivenciada en el contexto de este trabajo.
Entre los campos disciplinares que sistematizaron las reflexiones sobre la
violencia, la Sociología entendió el tema, de acuerdo con Tilly (2003), a partir de
la reconstrucción de los intereses y las circunstancias de cada actor particular, y la
subsiguiente defensa o acusación del mismo. Es también frecuente el juzgamiento
de los actos violentos, partiendo de la falacia de que estos serían el resultado del
equilibrio entre los impulsos individuales y su inhibición.
Misse (2012) discute la existencia de múltiples violencias, con sus diferentes grados
de visibilidad y definición de sus sujetos. El concepto estaría unificado por sus
representaciones negativas, que se definen por contraposición a otra idealización,
positiva, de paz civil o de justicia y seguridad. Por constituirse de forma preventiva
y ser aplicada retrospectivamente a procesos o sujetos representados como
amenazas a la sociabilidad integradora, a menudo solo se perciben sus dimensiones
preventivas y retrospectivas.
La sociedad brasileña, según Adorno (1996), es paradigmática por su historia de
violencia, ya que son muchos los conflictos que han surgido de las diferencias de
etnia, de género y de clase, que han sido resueltos por formas violentas. Como,
por ejemplo, las historia de las luchas populares violentamente reprimidas,
desde el siglo XIX, pasando por diversos golpes antidemocráticos; el alto índice
de violencia contra las mujeres y las violaciones de derechos humanos contra
poblaciones vulnerables.
Las diferentes formas de violencia observadas en el país, por ende, tendrían la función
de reprimir derechos, contener reclamos, imponer obstáculos a la constitución de
160
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
una vida colectiva autónoma y transformar a los ciudadanos en sujetos dóciles.
La extensión de este argumento es que las instituciones políticas y sociales brasileñas
también compartirían esta supuesta armonía. La historia demuestra, según Adorno
(1996), que el período republicano nacional tuvo una arraigada violencia, e incluso
esta fue valorada positivamente como forma de resolver los conflictos derivados de
las diferencias étnicas, de género y de clase, entre otras.
El autor agrega incluso la necesidad de pensar la violencia más allá de la
delincuencia común, comprendiendo también el imperativo habitual de las
acciones de violencia en la sociedad brasileña contemporánea, que no se limita
al dominio del Estado, a través del autoritarismo político en tiempos de crisis.
Las acciones violentas formarían parte de un esfuerzo de las clases dominantes
por mantener sus privilegios en una sociedad marcada por la desigualdad
social. Por otra parte, existen formas de acción que previenen la autonomía de
determinados grupos sociales, y acciones que, efectivamente, ponen en riesgo la
integridad física y/o moral de las personas, especialmente de los que pertenecen
a las clases populares.
En relación con el presente trabajo, es importante entender lo que Adorno (2004)
destaca como una característica particular de la problemática nacional, por la cual
las cuestiones relacionadas con la ley y el orden han afectado negativamente la
confianza de los ciudadanos en las instituciones de justicia, y provocando a menudo
que surjan soluciones privadas a conflictos surgidos en las relaciones sociales y en
las relaciones interpersonales. Por otra parte, la variable del narcotráfico como una
forma de violencia abre una grieta para que el crimen organizado compita con el
Estado por el control del territorio como espacio físico y social de realización de la
dominación, bajo motivos que no son los de la legalidad pública y oficial.
Con la ayuda del concepto de sociabilidad violenta (MACHADO DA SILVA,
2004), se busca complementar el panorama de la violencia en Brasil, a partir de lo
que fue entendido como la respuesta de las poblaciones urbanas brasileñas. Esa sería
la descripción subjetiva de las prácticas que implican lo que se define legalmente
como crimen común violento y víctimas de violencia urbana, volviéndolo una
representación colectiva.
Esta representación, para el autor, plantea una disyuntiva entre las condiciones
de integridad física y patrimonial, al señalar al crimen común como responsable
de la ruptura de la “normalidad” de la vida cotidiana. Tal conformación sería
el centro de una formación discursiva que organiza relaciones sociales, la cual
Algunas hipótesis sobre jóvenes de movimientos sociales en áreas de violencia
161
suspendería — pero no cancelaría — la tendencia a la monopolización de la
violencia por parte del Estado, generalizando su uso legítimo.
Así, el autor espacializa sus definiciones, ya que, a pesar de que la violencia urbana
es una característica de la configuración social de las ciudades brasileñas, en general
sus efectos son notablemente más directos en zonas marginales, especialmente en
las favelas y en las periferias. De hecho, la forma urbana típica de esos lugares,
por lo general con un trazado vial deficiente, dificulta el acceso a quienes no
están familiarizados con esto, lo que favorece el control de los agentes que logran
establecerse allí.
El crimen organizado aparece como narrador de dos lados contiguos, los
propios delincuentes y los policías en tanto responsables directos de la
actividad institucional de control y represión. Los análisis buscan explicaciones
y condiciones de funcionamiento del aparato represivo del Estado, incluidas
sus complejidades jurídicas, integrando la incapacidad de cumplimiento de esos
deberes, a saber: la impunidad, la corrupción y el trato discriminatorio contra
los más pobres.
Interesa a nuestro análisis la comprensión del entorno violento/coercitivo como
un contexto en el que agentes paraestatales hacen uso de la fuerza, encarnada
en situaciones de clientelismo en gobiernos antidemocráticos, en los términos de
Tilly (2003). Estos serían los responsables de obstaculizar la acción colectiva, pues
los sujetos actuarían en el espectro de las autoridades, con el asesinato ocasional o el
grito sedicioso que sucede durante una ceremonia solemne demostrando ser una excepción
a esta regla (2003: 49).
La coerción física, definida como el uso de la fuerza física o la amenaza directa o
indirecta a un individuo, es importante, ya que puede alcanzar y afectar su moral
con el fin de que realice una acción, o disuadirlo de realizarla, e incluso puede ser
considerada como la supresión o la restricción de sus derechos. En este sentido
es necesario, haciéndose eco de la definición de Tilly (1990: 1-2), reconocer la
primacía del Estado como una estructura coercitiva:
Definimos a los Estados como organizaciones de dominación
por la coerción que se distinguen de las familias y los grupos
de parentesco, y que ejercen un claro dominio en algunos
aspectos sobre todas las organizaciones con territorios
sustantivos. (TILLY, 1990: 1-2)
162
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
El uso de la coerción estaría, según Tilly (1990), al menos para el caso de la
formación de los Estados europeos, estrechamente vinculado al crecimiento de los
Estados-nación y de los ejércitos nacionales. Es de destacar que la formación de los
Estados latinoamericanos fue diferente. Brasil contó con un aparato represivo estatal
actuando internamente, reprimiendo huelgas y garantizando los intereses de las clases
dominantes. La coacción, por lo tanto, incluiría todas las formas de aplicación, como
amenaza o como violencia efectiva, de acciones que comúnmente resultan en pérdidas
o daños para personas o grupos que serían concientes de la acción como del daño
potencial. Continuaremos con el análisis de la inserción de los jóvenes en acciones
colectivas para examinar posteriormente las condiciones de su establecimiento.
Juventud y movimientos sociales
“Uno se encuentra en medio del conflicto por estar en la zona,
se relaciona con las personas y ve que se puede contribuir en algo.
Uno tiene fuerza para luchar.
Veo personas más viejas que no tienen más fuerza para luchar.”
Militante de Montes, hombre, 26 año
Existen muchos estudios sobre la participación de los jóvenes en los movimientos
sociales, y entre ellos el punto culminante lo constituyen la obra de Melucci (1997),
Alonso (2009) y Abramo (1997). Sin embargo, hay pocas iniciativas que discutan,
más específicamente, el contexto de las acciones colectivas en el que los jóvenes se
insertan, es decir, el objetivo de la reflexión aquí propuesta.
Según Gonzales (2013), una de las ventajas analíticas de la conceptualización de
la juventud es que los temas se renuevan constantemente, pasando de la influencia
de los años sesenta a los movimientos estudiantiles y guerrilleros, hasta la
despolitización de los años ochenta, momento en que se abordaron más la música
y otros aspectos culturales.
Desde la década del dos mil, la mayor influencia, sobre todo entre los movimientos
sociales con participación de la juventud, fue ejercida por los zapatistas,
movimiento surgido en 1994 que propició discusiones sobre autonomía e influencia
extrapolándolo desde México. Al mismo tiempo, el movimiento antiglobalización
atrajo en masa a la franja etaria juvenil, seguido del altermundismo de Porto
Alegre, marcado por el Foro Social Mundial en 2001. Dicho esto, también otros
grupos de jóvenes han pasado por las fases de emergencia, expresión de demandas,
construcción y búsqueda de alternativas.
Algunas hipótesis sobre jóvenes de movimientos sociales en áreas de violencia
163
Es importante, sin embargo, hacer hincapié en la transitoriedad de la noción
de juventud, encarnada en la condición juvenil, que se refleja en la idea de
cultura. En este marco, para ser joven no sería suficiente estar en la transición
de la niñez a la edad adulta, sino que sería también necesario atentar contra los
marcos educativos, laborales, sexuales y contra las condiciones estructurales de
existencia, como el acceso al mercado de trabajo o a los derechos políticos, por
ejemplo. Para Bourdieu (1983), la división según la edad es arbitraria, así como
las demás divisiones por género o por clase, pero estas evidencian la imposición
de límites y la producción de un orden al que cada uno debe atenerse para
permanecer en su lugar.
Ya consensuada la desemejanza del grupo, cabe preguntar en qué estructuras se
insertan esos sujetos heterogéneos. Los movimientos sociales, para este estudio, se
entienden a partir de la definición de McAdam, Tarrow y Tilly (2001) como un
sistema político de confrontación específica, que implica la elaboración colectiva
de las reivindicaciones, las cuales, de lograr el éxito, entrarían en conflicto con
intereses ajenos.
Por otra parte, los movimientos serán entendidos a partir de la discusión en torno al
repertorio de contención, conceptualizado por Tilly (2003), en el que las demandas
colectivas son operadas por performances interactivas, es decir, como en una obra
de teatro, los actores políticos seguirían guiones con resultados inciertos, en la
medida en que negocian demostraciones, peticiones y otras formas de contención.
En un régimen particular, como dice el autor, tales sujetos tendrían a disposición
un número limitado de performances para utilizar en las acciones colectivas. Los
repertorios se alinean a las acciones colectivas en la medida que
proporcionen escenarios aproximados — y opciones dentro
de estos — para las interacciones políticas. Con los escenarios
disponibles, los participantes de todos los sectores pueden
coordinar sus acciones de manera más eficiente, anticipando
posibles consecuencias de sus respuestas, y construyendo
agendas de acuerdo a los posibles significados de los episodios
de contención […] los repertorios por lo tanto proporcionan
modelos para la interacción, bases para la memoria colectiva y
puntos de inflexión para la lucha colectiva. (TILLY, 2003: 46)
Ya los militantes, actores centrales en cualquier movimiento social, serán
entendidas a partir de su “capital militante” — en los términos de Matonti y
164
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
Poupeau (2004) — , una esfera que se puede convertir en capital político.
Dado que la entrada a los movimientos sociales puede estar relacionada con la
defensa de causas ligadas a la res publica, en los movimientos colectivos también
figurarían los futuros alcaldes y gobernadores, entre otros actores. Dicho capital
militante sería, en gran medida, reconocido por su inestabilidad, su incorporación
en forma de técnicas y disposiciones de acción e intervención. Su conjunto de
conocimientos puede movilizarse en acciones colectivas y luchas partidarias, pero
también puede ser exportado a otros contextos.
Para Abramo (2008) los jóvenes militantes, dados sus diferentes orígenes sociales,
perspectivas de actuación y posiciones políticas, se insertan en muchos grupos
de actuación en Brasil. Es interesante, por lo tanto, observar las cuestiones que
estos ponen de relieve, especialmente en relación con las nociones en disputa y
las diferentes posiciones que se pueden tomar en este campo. El recorte de la
juventud, por lo tanto, es importante dentro de categorías como género o etnia, por
ejemplo. Subsumido a esta discusión, el debate sobre el acceso a derechos y sobre
la violencia se amplifica en contextos periféricos. En este sentido, vamos a tratar de
entender cuáles son las posibles acciones de militancia en contextos de violencia.
Acción colectiva en ambientes colectivos coercitivos: algunas
conjeturas
Antes de la discusión sobre los ambientes coercitivos, es importante mencionar el
tema espacial, explorado por Lefebvre (2003), para quien el espacio sería incapaz
de proporcionar forma o propósito social, urbano, económico o epistemológico,
configurándose como un medio, siempre referente a algo externo.
El espacio argentino de finales de los noventa, según Auyero (2007), parece ser
un enfoque verosímil de organización de acciones colectivas en ambientes con
algún grado de pobreza y violencia. El autor advierte el riesgo de caracterizar a los
ambientes violentos como aparentemente caóticos e ininteligibles si no prestamos
atención al variado grado de organización entre los agentes del campo y sus
relaciones, no siempre de oposición, con las fuerzas represivas.
Luego continúa con la exploración del cruce entre la política partidaria
cotidiana y la organización de la violencia, junto a las estrategias cotidianas de
supervivencia, que representan amenazas a la ciudadanía y a la democracia. En
ese sentido, la clandestinidad sería el fracaso de la dimensión pública. Con el
declive del Estado como consecuencia de la aplicación de la ideología neoliberal,
Algunas hipótesis sobre jóvenes de movimientos sociales en áreas de violencia
165
pasó a haber una menor responsabilización de las fuerzas represivas, además
del crecimiento de las redes clientelistas y la consolidación de la marginalidad
urbana. Por lo tanto, los sujetos que consigan acceder a conexiones clandestinas
harán uso de amenazas de violencia y, eventualmente, desplazarán la vida
institucional frecuente en Río de Janeiro.
Para Marques (2009) los movimientos sociales en esta ciudad se caracterizarían,
en las últimas dos décadas, por su alta dispersión y fragmentación, especialmente
si se compara con décadas anteriores. Sin embargo, existen diferentes redes de
acción colectiva en la ciudad, que fijan sus pautas específicas en relación con la
ciudad misma, o que dialogan con realidades más globales, como los movimientos
feministas, antirracistas o ecologistas, por ejemplo.
Por lo tanto, la realidad que aquí se presenta, en el barrio de Montes,
paradigmática de la discusión sobre violencia y posibilidades de acción
colectiva, se beneficia de la discusión sobre el “coronelismo” político, dadas
sus características relacionadas. Leal (2012), en su trabajo seminal sobre el
fenómeno en Brasil, señala que este sería el responsable, junto al urbanismo,
de propiciar la llegada de masas rurales a la ciudad. Por lo tanto, el prestigio y
la influencia de los “coroneles” se resolvieron por la presencia de otras fuerzas,
en torno de las cuales se estructuran los nuevos liderazgos, en las profesiones
liberales o en el comercio.
El “coronelismo” resultaría de la superposición de formas surgidas en el régimen
político a una estructura económica y social inadecuada, en un modo peculiar
de manifestación del poder privado que persiste en un régimen de amplia base
representativa. Según Leal (2012), consta de un intercambio de beneficios entre
el poder público y la decadente influencia social de los jefes locales, incluyendo el
intercambio de factores personales de todo tipo.
En ese contexto de coerción física y estructura clientelista de poder, ¿cómo podrían
participar los jóvenes en los movimientos sociales? Para la literatura extranjera, una
hipótesis plausible es el activismo de alto riesgo (McAdam, 1986), una oposición
al activismo de bajo costo. El primer tipo de militancia provendría del segundo,
y entre sus condiciones, existiría una disponibilidad biográfica, en la que factores
como la falta de responsabilidades familiares, la falta de empleo fijo, entre otros,
contribuirían a la participación en movimientos de riesgo. Además, contaría con
una disponibilidad estructural, que incluiría las redes personales que intervienen
en los movimientos sociales.
166
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
Otra posibilidad analítica es la premisa de Scott (2008), en la que la resistencia
campesina en una zona rural en Malasia a los grandes terratenientes y al gobierno
se daría cotidianamente, sobre todo en forma de sabotaje, en un cierto desdén
por las instituciones, y en otras acciones diarias. En los pueblos donde hizo la
investigación, la resistencia cotidiana suele incluir retrasos, filtraciones, fugas y
presiones informales, en lugar de una oposición frontal al sistema.
Su tesis central es que incluso las rebeliones fracasadas presentan alguna ganancia,
sobre todo en la resistencia y el coraje que pueden servir en el futuro. Sin embargo,
si el progreso es incierto, la represión y la desmoralización de la derrota no son
ganancia, dado que los eventos que llaman la atención son aquellos que el Estado
y las clases dominantes acuerdan en destacar en sus archivos. Por lo tanto, aunque
pequeñas, las manifestaciones de la vida diaria pueden tener importancia simbólica,
pero para la mayoría de las clases históricamente subordinadas estos raros episodios
son más momentáneos que las silenciosas guerrillas cotidianas en diversos pueblos.
Aun así, la historia de las insurrecciones, huelgas y protestas debe ser destacada,
aunque revelan poco de la arena más durable de las resistencias, a saber: la lucha
por el derecho a la ciudad, por el derecho al ocio, por mejores condiciones de
trabajo y autonomía. Scott (2008) sostiene que, para los trabajadores que operan
en desventaja estructural y sujetos a la represión, esas formas de lucha diaria
pueden ser la única opción disponible. En este sentido, los campesinos se acercan
a los jóvenes militantes de un contexto urbano de Río de Janeiro, en la medida en
que sus resistencias cotidianas no pueden prescindir de la acción colectiva, pero
con acciones no planificadas, para evitar el enfrentamiento con las autoridades.
Las resistencias pasivas, con sabotajes sutiles y evasiones, abordadas por
Scott (2002), evitan las confrontaciones cubiertas por los grandes medios de
comunicación, para no llamar la atención de los actores políticos hacia ellos
mismos. Su seguridad es, pues, su anonimato, por lo tanto, nos aproximamos a
la situación investigada empíricamente, de modo que los militantes no necesiten
dar a conocer sus acciones para garantizar su protección.
Tal como la situación en los ambientes de coerción, Scott (2002) aborda la represión,
ya que los campesinos lucharon para evitar la mecanización de la cosecha, en un
clima de miedo generado por las élites y la policía, con detenciones e intimidación
política. Las actividades políticas, stricto sensu, fueron tan poco abiertas como
firmemente reprimidas. La resistencia es fundamentalmente pragmática: esta no
implica un consentimiento normativo de esas realidades.
Algunas hipótesis sobre jóvenes de movimientos sociales en áreas de violencia
167
La ausencia de confrontación directa observada por Scott (2002) se verifica en las
resistencias colectivas pero cuidadosamente prudentes. El marco no político de las
acciones, verificado por el autor, permite que estas, cuando se multiplican, tengan
consecuencias más masivas.
Por último, junto a la reflexión de Tilly (1995) sobre la respuesta del Estado en
las manifestaciones de descontento de los movimientos sociales, históricamente
siguieron cambios significativos en la manera de presentar las demandas de los
militantes. Tanto la hipótesis sobre el activismo de alto riesgo, como la noción
de movilizaciones silenciosas y cotidianas son constructos interesantes para
pensar en el contexto analizado. Por lo tanto proseguiremos con los datos de la
investigación empírica realizada en Montes, en las afueras de Río de Janeiro, sobre
las condiciones para la militancia juvenil.
La investigación empírica
“Acá… todavía vivimos en un feudo.”
Onofre, residente de Montes, hablando sobre la corrupción en la región
Para la investigación empírica, hemos entrevistado a diez hombres y mujeres
jóvenes16 de entre 19 y 29 años, residentes en la región estudiada, en los
movimientos sociales relacionados con alguna cuestión local. Por lo tanto, la
militancia partidaria, LGBT, por la educación popular, entre otras, forman parte
del grupo estudiado.
En relación con las religiones de los encuestados, la mayoría se declaró ateo/
atea o sin religión, pero en algún punto, el catolicismo fue la más relevante de las
religiones declaradas, y fue señalada incluso como disparadora de otras militancias.
El discurso de una militante sobre el lugar en que vive en la región resume el
estado de descontento: Vivir en Montes es una humillación desde el momento en que
una se despierta (GT, mujer, 22 años).
Según Poole (2004), hay un lenguaje espacial de la marginalidad cuando tratamos
con comunidades de personas cuya vida se ha reducido a una administración violenta
del Estado, que hace que los sujetos en tales contextos construyan una nueva forma
de relacionarse con la vida en los márgenes. El problema de los márgenes haría
16 Por cuestiones de privacidad y de ética, los nombres de los militantes entrevistados fueron cambiados, y sus entrevistas
fueron grabadas con autorización previa.
168
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
explícita la relación entre la violencia y las funciones ordenadoras del Estado. En
este sentido, los márgenes del Estado son espacios para la creatividad, sus formas
políticas y económicas buscan necesidades de supervivencia.
En la región de Montes, los principales problemas estructurales, a menudo citados,
son la falta de seguridad, junto al binomio transporte público ineficiente y falta de
educación adecuada. Los homicidios y asaltos se toman como indicadores de la
inseguridad en la zona. Por otra parte, según relata la militante RC, de 20 años: La
presencia del narcotráfico y de la violencia es muy fuerte; especialmente en donde vivo,
hay trincheras en las calles con tres resaltes seguidos, y luego completaría, en la esquina
de mi calle hay un niño que está armado… no es natural… no son fuertemente armados,
tienen armas pequeñas…. Deducimos, por tanto, que la presencia del narcotráfico
es una variable constante en la vida de los sujetos, que buscan no naturalizar la
violencia manifiesta, pero no dejan de percibirla a diario.
El peligro, según informan los militantes, sería sentido especialmente en forma
de amenaza a la integridad física, especialmente en el caso de las mujeres
jóvenes: Especialmente por la noche me siento insegura porque la iluminación es
mala… Sé que hay lugares que son peligrosos, una sabe que por ahí no se puede
pasar… (RC, 20 años). Otro testimonio se refiere a la sensación de inseguridad
de las mujeres: No digo que sea una zona insegura […] pero para las mujeres…, hay
violaciones, asaltos…, en mi percepción como un hombre, nunca me han asaltado…
(CD, 26 años).
Es relevante señalar, en este contexto, la presencia de grupos armados llamados
“milicias” (Zaluar y Conceição, 2007; Cano y Duarte, 2012), que cobraron impulso
en las favelas y suburbios de Río. Formadas por policías civiles y militares, bomberos,
agentes penitenciarios, entre otros, su propuesta es garantizar la seguridad a los
residentes de algunos barrios, a cambio de una cuota económica periódica.
Hay varias relaciones posibles entre los miembros de las milicias y los habitantes
de los barrios, pero en general giran en torno a la venta de sensación de seguridad
privada (para protegerse de los narcotraficantes). Por otra parte, existe una tarifa
por la conexión a una señal ilegal de cable y el pago de tasas a las cooperativas
de transporte alternativos que circulan en el territorio. Las quejas más frecuentes
de los residentes se relacionan con la interferencia de las milicias en la actividad
económica, además de la corrupción policial; la falta de regulación pública sobre
el uso de la tierra y la falta de servicios urbanos como pavimentación de calles y
alumbrado público. Para los militantes,
Algunas hipótesis sobre jóvenes de movimientos sociales en áreas de violencia
169
discutir la seguridad pública aquí en Montes es muy
difícil, con la presencia manifiesta de la milicia eso es casi
imposible de hacer; para hacer determinadas cosas en ciertos
sub-barrios, hay que hablar con la milicia […]. Nuestra
acción está, hasta cierto punto, limitada hasta donde ellos
nos dejan, es muy complicado, tanto por el miedo de las
personas de participar como por el miedo de los militantes.
(AG, hombre, 21 años)
Por tanto, es evidente que los militantes entrevistados, que los grupos criminales
antes mencionados serían uno de las principales obstaculizadores para su acción,
en forma directa: La población queda a merced de las milicias, no sabemos qué hacer…
uno solo sabe que tiene que seguir las reglas (AG, hombre, 21). Sin embargo, cuando se
les preguntó acerca de las complejidades de la violencia, quedan claros los efectos
de la coerción, ya que se mencionan con frecuencia las presiones psicológicas y el
miedo, como por ejemplo:
Algunos de los obstáculos que enfrento son el no poder hablar
con claridad de todos los temas, la corrupción en todos lados
y el miedo de la gente. (SR, hombre, 23 años)
El concepto de seguridad es relativo… la idea de la seguridad,
del peligro que se neutraliza, que se reduce al mínimo… si
uno dice cualquier cosa, ya está expuesto al peligro, entonces
es muy relativo…(CD, hombre, 26 años)
Es evidente, también, la dificultad que los movimientos sociales enfrentan para
articularse en tal contexto de miedo y amenazas. Por otra parte, el Estado es
responsabilizado por la negligencia respecto a los bienes públicos en la región,
en relación al abandono de los servicios de salud y educación, y la distancia de la
región al centro de la ciudad, como afirma P (hombre, 29 años): Históricamente las
personas son tan maltratadas por el poder público que se vuelven bastante escépticas, no
creen en mucho….
El militante de una organización juvenil, K, de 25 años, expone de esta manera
la desarticulación de la región: Para toda la región existe una gran dificultad para
organizar políticamente a la clase obrera, que no esté por fuera de la vía clientelista, de las
milicias… Mientras que en una conversación en un núcleo socialista de la región,
una joven afirma, demostrando el sentimiento de impotencia de los militantes
170
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
frente a situaciones que parecen inmutables: Más allá de las cosas que no sabemos, hay
cosas que sabemos y que no conseguimos articular.
Consideraciones finales
En conclusión, es importante destacar la escasez de estudios que correlacionan los
movimientos sociales y los entornos en que estos se desarrollan. Las posibilidades
para la acción colectiva son, por lo tanto, restringidas en entornos violentos, pero
aún no se han pasado a la agenda de las publicaciones de las ciencias humanas.
Según la encuesta empírica realizada, observamos que las oportunidades políticas
en ambientes de alta coerción física y psicológica son extremadamente escasas.
Por otra parte, existe una clara incapacidad para abordar asuntos de seguridad
pública y violencia, si miramos la militancia, ostensiblemente, solo desde pautas
de la cultura popular.
En vista de las dificultades para la organización y actuación de los movimientos
sociales en áreas de violencia, es importante prestar atención a la forma aparentemente
apolítica que dan a sus acciones. Los jóvenes, por lo tanto, planifican sus acciones
sobre agendas que no abordan la seguridad pública en general, pero sí lo hacen en
conversaciones privadas. Por lo tanto, las movilizaciones cuentan con articulación
a través de canales heterodoxos de activismo, en una forma de militancia que
elude las restricciones a las acciones colectivas de confrontación. Sus repertorios
de contención (Tilly, 2003) ofrecen una resistencia al contexto de coacción física a
través de colectivos, tratando de eludir los límites establecidos para la militancia y de
alertar a otros acerca de la aceptabilidad de la violencia en su región.
Para concluir, vale la pena señalar que, efectivamente, las acciones colectivas
se reducen y se ocultan en zonas de violencia. En este sentido, hay una gran
interferencia de la coacción armada en los movimientos sociales, especialmente en
la representación en términos amplios de la política institucional.
Referencias
ABRAMO, Helena Wendel,. O que é ser jovem no Brasil hoje? In: Ser Joven en
Sudamérica. Diálogos para la construcción de la democracia regional. IBASE,
PÓLIS y Ediciones CIDPA, 2008.
ADORNO, Sergio. A Gestão Urbana do Medo e da Insegurança (Tese de
livre-docência), 1996.
Algunas hipótesis sobre jóvenes de movimientos sociales en áreas de violencia
171
______________. O monopólio estatal da violência. Revista da Oficina de
Informações, São Paulo, v. 52, p. 50-51, 2004.
ALONSO, Angela. As teorias dos movimentos sociais: um balanço do debate.
Lua Nova, 2009. n.76, pp. 49-86.
AUYERO, Javier (2007), Routine Politics and Violence in Argentina. The Gray
Zone of State Powepower. New York: Cambridge, 2007.
BOURDIEU, Pierre. Questões de sociologia. Rio de Janeiro: Marco Zero, 1983.
GONZALES, Germán M. Carles Feixa, pionero de los Estudios sobre Juventud
en Iberoamérica. Revista Latinoamericana de Ciencias Sociales, Niñez y
Juventud, 2013, Vol 11, No 2.
LEFEBVRE, Henri. The Urban Revolution. Foreword by Neil Smith. Translated
by Robert Bononno. University of Minnesota Press, 2003, 196 pp.
LEAL, Victor Nunes . Coronelismo, Enxada e Voto. 7 ª ed. São Paulo: Companhia
das Letras, 2012.
MACHADO DA SILVA, Luís Antonio. Sociabilidade Violenta: Por Uma
Interpretação da Criminalidade Contemporânea no Brasil Urbano. In: Luiz Cesar
Queiroz Ribeiro. (Org.). Metrópoles: entre a coesão e a fragmentação, a cooperação
e o conflito. São Paulo: Ed. Perseu Abramo, 2004, v. I, 2004, p. 291-351.
MARQUES, Guilherme J. PAN Rio 2007: manifestações e manifestantes. Anais
- Encontro Nacionais da ANPUR, 2009.
MATONTI, F e POUPEAU, F. (2004) Le capital militant. Essai de définition.
Actes de la recherche en sciences sociales, 2004/ 5, 155, p. 4-11.
McADAM, Doug; Tarrow, Sidney & Tilly, Charles. Dynamics of contention.
Cambridge: Cambridge University Press, 2001.
MELUCCI, Alberto. (1997), Juventude, tempo e movimentos sociais. Revista
Brasileira de Educação, n.5-6. São Paulo: ANPED, 1997.
POOLE, Deborah. Between Threat and Guarantee - Justice and Community in
the Margins of the Peruvian State. in DAS, Veena & POOLE, Deborah (ed.).
Anthropology in the Margins of the State. Oxford: James Currency, 2004.
172
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
SCOTT, James. Los dominados y la arte de la resistência. Yale University,
Txalaparta, 1990.
_____________.Formas cotidianas da resistência camponesa. Raízes, Campina
Grande, vol.21, n° 01, p.10-31, jan/jul, 2002.
TILLY, Charles. Coercion, Capital, and European States, AD 990 - 1990.
Blackwell, 1990.
____________Popular Contention in Great Britain: 1758 – 1834. Cambridge,
Massachusetts : Harvard University Press, 1995.
____________. The politics of collective violence. New York: Cambridge
University Press, 2003.
ZALUAR, A. M.; CONCEIÇÃO, I. S. Favelas sob o controle das Milícias: que
paz?. São Paulo em Perspectiva, v. 21, p. 89-101, 2007.
Algunas hipótesis sobre jóvenes de movimientos sociales en áreas de violencia
173
Violentos o violentados? Jóvenes y
detenciones en Río Cuarto, Argentina
Mariana Jesica Lerchundi
Universidad Nacional de Río Cuarto – Argentina
Palabras de inicio: Los jóvenes en la región
[L]a policía caza estereotipos, culpables del delito
de portación de cara. Cada sospechoso
que no es blanco confirma la regla escrita, con tinta
invisible, en las profundidades de la conciencia colectiva:
el crimen es negro, o marrón, o por lo menos amarillo.
(Eduardo Galeano, 2010)
La construcción de ‘lo juvenil’en América Latina y el Caribe se da en medio del fuerte
influjo de la globalización, en contextos de desigualdad económica y en el marco de
una complejidad históricamente situada (KRAUSKOPF, 2006). El fenómeno de
la globalización, genera una multiplicidad de cambios a nivel político y económico
que condicionan las dimensiones cultural y personal del individuo; despliega
tensiones entre lo universal y lo particular (YANNUZZI, 2009; MICHELINI,
2002) y, sobre todo, redimensiona la relación entre el tiempo y el espacio.
A pesar de compartir un mundo globalizado - de mayores ofertas y menores
accesos -, los jóvenes no son un colectivo homogéneo ni una categoría universal.
Su realidad está invadida por enormes paradojas. Por eso,debe evitarse perder su
especificidad o generalizar sobre ella (KLIKSBERG, 2006; HOPENHAYN,
2007; REGUILLO, 2013).
Desde finales del siglo XX, se produce un giro en las expresiones y culturas
juveniles. Al principio fue silencioso e, incluso, poco perceptible. Pero algunos
procesos tuvieron un impacto profundo en las biografías, trayectorias y prácticas
de los jóvenes, tales como el ajuste estructural traducido en achicamiento estatal
y minimalización de las políticas sociales; el avance de las tecnologías que
posibilita la rápida globalización cultural; y el mercado con su oferta ilimitada
de diversidad de identidades quepone al consumo como valor fundamental
(REGUILLO, 2013).
174
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
Mientras tanto, en los ochenta, la región presenta bajos niveles de crecimiento,
aumento de la pobreza y deterioro de indicadores básicos (KLIKSBERG, 2006).
Y se posiciona como líder mundial en desigualdad. Los más afectados de esta
situación indeseable son los jóvenes. Su capacidad de generar renta se ve limitada
por el desempleo o subempleo y los sistemas de educación y salud no ofrecen
servicios satisfactorios (THOMSON, 2006).
A partir de esos años, los jóvenes se volvieron visibles, desde los medios de
comunicación, como operadores de violencia o victimarios. En países como Brasil,
Colombia, El Salvador, México se acuñó el término ‘juvenicidio’ para referirse a
los procesos violentos y altas tasas de mortalidad juvenil (REGUILLO, 2013).
Al respecto, en Argentina, datos aportados por el ‘Observatorio de Jóvenes,
Comunicación y Medios’ de la Universidad Nacional de La Plata exponen que
el 70% de las noticias registradas, en abril de 2012, - en siete medios gráficos - al
referirse a jóvenes lo hace en relación con situaciones violentas y delictivas, tanto
como ejecutores o receptores de las situaciones agresivas (Observatorio de Jóvenes,
Comunicación y Medios, 2012).
En este marco, el Estado juega un rol importante dado que el contexto
socioespacial -entendido como escenario geográfico, cultural, religioso y políticose conforma como el lugar concreto de desarrollo de los jóvenes. En él se presentan
las posibilidades del tipo de inserción que pueden elegir o les queda por escoger
(KRAUSKOPF, 2006).
Por la relevancia cuantitativa y cualitativa, se insiste, sin embargo, en la complejidad,
pluralidad, ambigüedad y permanente tensión de la sociedad que habilita a difundir
imágenes negativas que califican a los jóvenes como indiferentes, irresponsables,
apáticos, conflictivos, marginales y, sobre todo, peligrosos (CHAVES, 2005;
HOPENHAYN, 2007; SAINTOUT, 2009; KLIKSBERG, 2006). Estas imágenes
permiten concebir al joven como el enemigo visible de una ciudadanía que vive
una sensación de desencantamiento e inseguridad. Además, los contenidos violentos
suelen ser exitosos en los medios de comunicación masiva (KRAUSKOPF, 2006;
SAINTOUT, 2013). Los diversos programas y noticias ayudan a criminalizar a los
pobres, y sobre todo a los jóvenes, quienes son ‘portadores de rostro’17(BONVILLANI,
2013) y, como tales, se convierten en una amenaza para la sociedad.
17 La ‘portación de rostro’ es una forma discursiva local utilizada por los jóvenes cordobeses para indicar que las detenciones
arbitrarias suceden por su color de piel y/o apariencia física. Es decir, esa expresión refiere a la estigmatización y persecución
del cual son objeto los jóvenes pobres (BONVILLANI, 2013).
Violentos o violentados? Jóvenes y detenciones en Río Cuarto, Argentina
175
Esas representaciones contribuyen a que los ‘jóvenes de sectores populares’18
(BONVILLANI, 2013) sean vistos como delincuentes y se fomenten políticas
proclives a endurecer el control para dar la sensación de que el gobierno tiene
respuestas efectivas. Las políticas de seguridad basadas en la idea de orden se
presentan como estrategias de fácil aceptación, que no alcanzan la pretendida
reducción de la violencia social e, incluso, repercuten negativamente sobre los
jóvenes. De esta manera, la carga negativa que recae sobre ellos, acompañada por
el disciplinamiento dispuesto por las fuerzas de seguridad, revela una sociedad que
visualiza en el joven de sectores populares la imagen de un delincuente que debe
ser perseguido y reprimido (KRAUSKOPF, 2006; BLINDER, 2008).
Los jóvenes suelen ser maltratados por su realidad dado que las instituciones
creadas para ‘contenerlos’ los acusan de violentos, siendo que estas los violentan
constantemente. Para muchos de los jóvenes, el futuro dejó de ser algo significativo
y ahora se presenta como borroso (REGUILLO, 2013). Se ven afectados por
mitos que circulan en distintos espacios que los simplifican o distorsionan y crean
un escenario verosímil que dificulta la identificación de soluciones efectivas. Pese a
este panorama que descalifica al sector juvenil existe otra mirada que los considera
como actores clave y parte esencial de la solución de los problemas de sus países
(KLIKSBERG, 2006).
El caso analizado y descripto se sitúa en la provincia de Córdoba, Argentina, en
donde las políticas de seguridad tienen como columna vertebral el Código de
Faltas (Ley 8.491 y sus modificatorias). En su aplicación, los jóvenes de sectores
populares son los más afectados. Es por ello que el presente artículo tiene como
eje central describir la realidad de las demoras y detenciones arbitrarias por
parte de la policía local, ocurridas en la localidad de Río Cuarto, ciudad ubicada
200 km al sur de la capital provincial. Como caso ejemplar de esta situación se
presentará a uno de sus afectados: un joven que fue detenido dieciocho veces
en veinticuatro meses.
A los fines de cumplir con el propósito, el trabajo se encuentra estructurado en
cinco apartados: en primer término, tal como se viene desarrollando, las palabras
de inicio dan lugar a contextualizar a los jóvenes en la región latinoamericana. En
segundo lugar, se indican aclaraciones de tipo metodológicas para, luego, brindar
18 Se denomina ‘jóvenes de sectores populares’ para referirse al criterio de selectividad basado en el menosprecio por
el cual muchos jóvenes viven su condición juvenil. Estas pautas culturales son repudiadas por los sectores hegemónicos
(BONVILLANI, 2013).
176
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
elementos del escenario actual tanto provincial, como local. En una cuarta sección,
se describe el caso testigo. Finalmente, las reflexiones invitan a seguir pensando la
problemática en relación con el desarrollo y las políticas.
Realidad local: La aplicación del Código de Faltas y los ‘elegidos’
El modelo de seguridad basado en el ‘orden’19 (BINDER, 2008) encuentra los
antecedentes del Código en la última dictadura cívico-militar. Luego de más de
diez años de democracia, en 1994, se sanciona el actual y vigente Código de Faltas.
Posteriormente, fue modificado en varias oportunidades, pero siempre las reformas
conservaron su marcada inconstitucionalidad y se orientaron a profundizar su
carácter represivo (CRISAFULLI Y BARRETO, 2011).
En el mismo año en que se sanciona el Código se produce la última reforma
de la Constitución Nacional. A través de ella se incorporaron una serie de
tratados internacionales con jerarquía constitucional. Por un lado, Argentina
se obliga normativamente a un respeto cada vez más amplio por los derechos
humanos, mientras que en la Provincia de Córdoba se sanciona una normativa
con disposiciones antigarantistas e inconstitucionales (BROCCA et al, 2013).
La política de seguridad de Córdoba no se limita a esta normativa. A ella
se le sumaron, en los últimos años, otras medidas y leyes. En 2003, se crea el
Comando de Acción Preventiva (CAP), un nuevo cuerpo de policía, cuestionado
socialmente, en tanto que es quien restringe o permite cómo habitar y transitar
el espacio urbano. En 2005, se sancionan las leyes de Seguridad Pública y de
Seguridad Privada, al tiempo que se realizan reformas sustanciales al Código de
Faltas. También en esos años se firma un convenio con el Manhattan Institute, que
endurece el control en la provincia. Se crea el Tribunal de Conducta Policial; se
comienza a utilizar, en Córdoba Capital, la ex cárcel de encausados como espacio
para alojar a los contraventores. Se cierra el establecimiento penitenciario UP9
(Unidad Penitenciaria 9) que tenía régimen de semi-libertad. Se aprueba la ley
del registro de huellas genéticas para almacenar datos de ‘sospechosos’ y, entre
otras medidas tendientes a profundizar la autonomía policial en detrimento del
poder judicial, se crea el programa ‘Córdoba contra el delito - Llame y denuncie’.
19 El paradigma de orden tiene sus orígenes en el mundo grecorromano, los supuestos teológicos propios de la Edad Media
o el racional del Humanismo y la Ilustración. A partir de esta forma de ver el mundo, toda conflictividad es un desequilibrio
que debe ser restablecido, se deben corregir las desviaciones al equilibrio social. La idea de orden permitió generar una
visión esquemática, lineal y simplista del conjunto de fenómenos atrapados por las políticas de seguridad (BINDER, 2008).
Violentos o violentados? Jóvenes y detenciones en Río Cuarto, Argentina
177
Asimismo, en 2011 el poder ejecutivo provincial envía a la legislatura un proyecto
de modificación del Código que, lejos de democratizar la seguridad, propone una
profundización de la política de mano dura: agravando las sanciones punitivas y
penalizando la protesta social. En 2012, se sanciona la Ley de narcomenudeo que,
finalmente, ataca al último eslabón de la cadena del narcotráfico (BROCCA et al.,
2013; CAPPELLINO, 2011).
En el marco de esta violencia institucional, las detenciones arbitrarias son una de
las prácticas más comunes de este modelo policial, pero no las únicas. También
existen a) controles y demoras en la vía pública: mediados por la violencia verbal y
física, golpizas, sustracción de elementos personales; b) regulación de las prácticas
culturales: como partidos de fútbol o bailes de cuarteto20 permitiendo algunos
enfrentamientos entre jóvenes y bloqueando otros; c) violencia de género: como
el intercambio de favores sexuales para evitar las detenciones; d) represión de la
protesta social: con violencia ante manifestaciones contra basurales a cielo abierto
o marchas para evitar la sanción de algunas leyes; e) la participación de la policía
en el reclutamiento de jóvenes para el delito: estos episodios se visibilizaron en
2013 ante algunas muertes dudosas en comisarías de la provincia; f ) allanamientos
masivos: que suceden a modo ‘ejemplificador’ en sectores estratégicos de las
ciudades, los cuales se vieron multiplicados a partir de la creación del Departamento
de Ocupación Territorial (DOT) (BROCCA et al., 2013).
Muchos juristas muestran que la inconstitucionalidad del Código se manifiesta
mediante: a) la violación de los derechos de defensa y acceso a la justicia, lo cuales
se encuentran consagrados en la Constitución Nacional Argentina; b) algunas
formas de ejercicio de la libertad se ven cercenadas, tales como circular, trabajar
y expresarse; c) además, el Código posee artículos ambiguos y vagos. A partir de
ellos, son los oficiales quienes completan la definición poco precisa de las figuras
contravencionales posibilitando que su aplicación esté teñida de subjetividad y
selectividad; d) si bien la ley establece que la asistencia letrada no será necesaria
y que el presunto contraventor podrá proponer defensor de confianza o pedir
que se le asigne uno de oficio, en la práctica esto no sucede en el 95% de los
casos; e) el Código de Faltas delega facultades de acusación y juzgamiento en la
Policía. Esta situación implica que los mismos agentes de seguridad que detienen
a ciudadanos por contravenciones constatan las pruebas, juzgan y hacen cumplir
20 El cuarteto es un género de música popular de Córdoba (Argentina), que se caracteriza por un ritmo movido
y tropical. En sus inicios fue asociado a las clases trabajadoras. Comúnmente, se le denomina ‘bailes’ a los recitales de
este estilo musical.
178
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
las penas. (LEYES, 2013; BROCCA et al., 2013; ETCHICHURY, 2007; Job,
2011; JULIANO Y ETCHICHURY, 2009).
El cuerpo policial, como agentes de implementación de este Código, también tiene
problemas particulares y específicos vinculados a su capacitación breve, condiciones
laborales de largas jornadas, salarios bajos, horas adicionales condicionadas y sujetas
a la discrecionalidad del superior, dinámicas internas de obediencia, entre otras,
que forman parte de una situación aún más compleja que no se pretende analizar
en este espacio. Sin embargo, se quiere dar cuenta que la multiplicidad de factores
intervinientes en la dinámica de políticas de seguridad, Código contravencional
y prácticas policiales requiere de un estudio minucioso y cuidadoso. Sólo a modo
de ejemplo se recuerdan algunos trascendidos por los agentes de seguridad, los
cuales señalan que los oficiales deben detener determinada cantidad de personas
de manera diaria, a los fines de engrosar estadísticas internas y ‘lucirse’ ante los
superiores (BROCCA et al., 2013). Estas indicaciones podrían ser uno de los
motivos del aumento de las detenciones en los últimos años21.
En este marco, y ante una fuerte presencia social y política que cuestiona el estado
actual de la seguridad de la provincia, la Legislatura unicameral de Córdoba creó en
2011 la “Comisión Especial para el Estudio, Análisis, Modernización y Reforma
del Código de Faltas de la Provincia de Córdoba”, a pesar de su existencia formal
ésta sesionó en escasas oportunidades. El día 1 de febrero de 2014, en el discurso
de apertura de las sesiones legislativas el Gobernador de la provincia anunció que
enviaría un proyecto para reforma del Código que tendrá por objeto producir
cambios en la emblemática figura del merodeo y en el que las competencias de
juzgamiento dejarían de estar en manos de la policía22.Esto aún es una promesa
alejada de los reclamos de reforma y derogación que los diferentes colectivos
vienen haciendo en los últimos años.
En lo que respecta al procedimiento y las instituciones intervinientes en la
detención, en la Ciudad de Río Cuarto, desde el 3 de abril de 2013 -bajo la idea de
unificar criterios al momento de aplicar las penas- comenzó a funcionar la Unidad
de Contención de Aprehendidos (UCA), la cual recibe todas las actuaciones de la
policía local, ocurridas en el marco de la aplicación del Código. La Subcomisario
21 Para ver aumento de las detenciones ver “Código de Faltas Córdoba. Comentarios a partir de la respuesta a un pedido
de informe legislativo” de Coria y Etchichury (2010).
22 Para ampliar información visitar las notas del Diario La Voz del Interior del día 2/febrero/2014; http://www.lavoz.com.
ar/politica/seguridad-lucha-antidroga-y-jovenes-los-ejes-del-discurso-de-de-la-sota ; http://www.lavoz.com.ar/politica/
codigo-de-faltas-para-la-detencion-sera-requisito-una-denuncia-previa-no-anonima .
Violentos o violentados? Jóvenes y detenciones en Río Cuarto, Argentina
179
a cargo, a partir de las pruebas que le brindan los oficiales y la situación del
infractor aplica la sanción punitiva. El sumario labrado tiene carácter de resolución
administrativa y si no es apelada se convierte en antecedente, por el término de
dos años, para quienes fueran ‘infractores’ (Crean la Unidad de Contención del
Aprehendido, 2013; Critican la lentitud de la policía para resolver la situación de
aprehendidos, 2013).
El Juzgado de Control y Faltas interviene cuando las penas asignadas superan los 20
días o cuando se apela la medida administrativa dentro de las 48 horas posteriores
al dictado de la sanción contravencional. Sin embargo, los miembros del Registro
Municipal de Demoras y Detenciones por Contravención (RMDyDC) exponen que
en los hechos el plazo comienza a contarse desde la detención. Al respecto, el Juez de
Control y Faltas, sostuvo que la mayoría de las sanciones apeladas son mesuradas. No
obstante, los Informes elaborados por el RMDyDC explican que si bien se atenúan
las sanciones apeladas, éstas no son respondidas formalmente. Por lo tanto, se estaría
omitiendo el análisis de las presentaciones judiciales, lo que conlleva una nueva
vulneración de derechos vinculados, en este caso, al acceso a la justicia.
El Registro Municipal de Demoras y Detenciones por Contravención, que
funciona en la Ciudad de Río Cuarto, es una entidad pensada desde la agrupación
de Derechos Humanos H.I.J.O.S. (Hijos e Hijas por la Identidad y la Justicia
contra el Olvido y el Silencio). A partir de un caso de “gatillo fácil” ocurrido en
la ciudad en 1998, de talleres de capacitación y formación que tenían por objeto
la comprensión más acabada sobre el Código y pedidos de asesoramiento que
recibían los militantes de esta organización, a fines de 2010, conjuntamente con
otras organizaciones sociales y políticas, se comenzó a trabajar sobre el proyecto
del actual Registro. El cual fue aprobado por unanimidad en abril de 2011.
El RMDyDC se crea para asesorar y acompañar a las víctimas de detenciones
y a sus allegados. Por eso, quienes conocen de una detención arbitraria pueden
acercarse a esta repartición del Estado Municipal. Allí se los asesora y, si lo
requieren, se pueden realizar tres tipos de presentaciones: apelaciones, apertura
a instancia judicial y habeas corpus. A través del pedido de apertura a instancia
judicial se solicita que la condena dictada por la subcomisario a cargo de la UCA
(jueza administrativa) sea revisada por un Juez Natural, que en este caso es el
Juzgado de Control y Faltas.
Para dar a conocer la actividad y resultados del Registro se difunden informes
periódicos (diciembre de 2011; abril de 2012; diciembre de 2012; marzo de 2013).
180
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
Si bien los informes presentan errores metodológicos en la toma de los datos y
exposición de los resultados, muestran el accionar de las fuerzas de seguridad a
nivel local. El RMDyDC se esfuerza para que los ciudadanos accedan a la justicia,
pero en ocasiones, es el propio sistema judicial el que obstruye las presentaciones,
dilata su tratamiento o las deniega.
A partir de la descripción de la realidad local y provincial en materia de
contravenciones y sistema policial se pretende responder el siguiente interrogante,
¿quiénes son los elegidos para ser detenidos por aplicación del Código de Faltas?
Un Informe pedido por la legislatura, cruzando las variables de sexo y edad, indica
que son los varones jóvenes los más afectados en materia contravencional (CORIA
Y ETCHICHURY, 2010). Así, esta normativa se erige como instrumento de
disciplinamiento social de los sectores marginados (BROCCA et al., 2013).
Algunas precisiones metodológicas
Para describir, analizar y desentrañar la realidad de los jóvenes riocuartenses,
en primer lugar, se expusieron algunos elementos políticos y sociales que
permiten contextualizar el escenario actual de la Provincia de Córdoba, en
general, y de la Ciudad de Río Cuarto, en particular. Esta sección retomó
artículos periodísticos,23 de investigación,24 informes25 y entrevistas realizadas
a funcionarios públicos26. En la sección que sigue, el caso testigo es narrado
a partir de varios encuentros y entrevistas, charlas formales e informales con
la madre del joven detenido, para lo cual no sólo se retoman las expresiones
enunciadas, sino también las notas de campo de las emociones vivenciadas en
dichos encuentros por la autora de este artículo.
Bonvillani (s/f: 3) expresa que “investigar es acompañar al otro en esos procesos
psicosociales por medio de los cuales damos sentido a la propia existencia en lo
cotidiano y desarrollamos nuestros proyectos. Por supuesto que este ‘acompañar’
es operar reconstruyendo memorias, pero también poniendo en diálogo saberes,
23 Los artículos periodísticos fueron publicados por los medios de comunicación locales de Río Cuarto. Radio LV16 y
Diario Puntal.
24 Principalmente de investigadores cordobeses referentes en la temática como Horacio Etchichury, Lucas
Crisafulli,Magdalena Brocca, Susana Morales, Valeria Plaza, entre otros.
25 Informes elaborados por el Registro Municipal de Demoras y Detenciones por Contravención de la Ciudad de Río
Cuarto y los “Comentarios a partir de la respuesta a un pedido de informe legislativo”.
26 Al Juez de Control y Garantías de la Jurisdicción Río Cuarto (fecha 10/octubre/2013) y a miembros delRegistro
Municipal de Demoras y Detenciones por Contravención (fecha 6/septiembre/2013). Estasaudiencias estuvieron
previamente establecidas para los respectivos lugares de trabajo.
Violentos o violentados? Jóvenes y detenciones en Río Cuarto, Argentina
181
tensionándolos, interrogando certezas cristalizadas, ejercitando la duda”. A partir
de este posicionamiento epistemológico y como parte de un proceso cualitativo
de investigación en ciencias sociales, los encuentros en el hogar de la familia de
Mónica, sumados a las clases y reuniones de espacios de movilización política27
posibilitaron dar cuenta del caso de Iván. Resulta importante aclarar que para
resguardar la identidad de las personas se utilizan nombres distintos de los reales.
El artículo se centra en la “perspectiva de los actores entendidas como parte de los
hechos a examinar” (BALBI Y BOIVIN, 2008: 8) y permiten estudiar la realidad
riocuartense en cuanto a las demoras y detenciones arbitrarias por parte de la
policía local hacia los jóvenes, especialmente, de sectores vulnerables, priorizando
la voz de los afectados; en este caso, tal como se indicó, a través de la madre del
joven. Sin embargo, Balbi y Boivin (2008) se preguntan qué significa considerar
la perspectiva de los actores. Pues, desde un punto de vista tradicional, implica
comprender los fenómenos sociales desde sus miembros, los nativos, los actores
o los agentes. En la práctica, para hacer referencia a esa actividad, resulta mejor
utilizar la noción de diálogo entendida como la interlocución que los investigadores
producen entre la perspectiva de los actores y la propia centrándose en el análisis
de la parte del mundo a examinar.
La técnica utilizada para recolectar los datos fue la entrevista semi-estructurada
dado que ésta tiene el beneficio de acercarse en profundidad a la perspectiva
del interlocutor seleccionado (FLICK, 2007). Dicho instrumento permitió
demarcar algunos ejes que permitieron elaborar diferentes interrogantes. Éstos
tuvieron relación con las experiencias de los funcionarios y/o de la madre del
joven. Si bien en el inicio de las entrevistas se comentaron los objetivos de la
misma y la utilización de los resultados, esta primera parte del contacto permitió
que cada entrevistado encausara sus relatos en direcciones diversas. Razón por
la cual, luego se retomaron las preguntas que no fueron enunciadas de manera
espontánea por los actores seleccionados. Esto provocó una variabilidad en
cuanto al orden y la profundidad de los ejes preestablecidos. Por otra parte,
de modo complementario, se tomaron registros a modo de notas de campo de
tipo etnográfico, a los fines de contextualizar y representar las vivencias de las
reuniones e intercambios.
27 Los encuentros con la madre del joven fueron acordadas en su domicilio familiar, con fechas 19/octubre/2013 y 28/
octubre/2013. Las clases a las que se hace alusión comenzaron en agosto de 2013 y concluyeron en diciembre de ese año.
Las reuniones en espacios de movilización se reducen a un encuentro en 22/octubre/ 2013, en el Observatorio de Derechos
Humanos de la Universidad Nacional de Río Cuarto.
182
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
Descripción del caso: ¡18 veces Iván!
Notas de campo, 19 de octubre de 2013.
Sábado a la tarde, la familia estaba reunida. Los seis integrantes
se encontraban en la casa del macrocentro de la ciudad. Allí
me esperó Mónica con el mate listo y galletitas para comenzar
lo que sería una larga tarde que transitó en conversaciones
relativas a las detenciones, miedos, pero también anhelos,
lindas noticias, expectativas laborales, quehaceres domésticos,
arte, economía, jardinería y amistad.
La charla se interrumpía cada vez que alguno de los cuatro
hijos se acercaba a pedir dinero, el celular, saludar o avisar
cuestiones domésticas y personales. Todos muy cálidos,
como si nos conociéramos con anterioridad. Iván fue quien
más frecuentó el encuentro y cuando él aparecía Mónica
prefería darle un giro a la charla, buscar excusas y hacer
preguntas de otro tinte. Pero cuando éste se alejaba volvía
con su discurso como si nada hubiese sucedido. Abrió las
puertas de su casa, de su corazón, sus registros personales,
documentos legales y periodísticos.
Iván es un joven de 21 años que entre agosto de 2011 y noviembre de 2013 fue
detenido en 18 oportunidades. No sólo Iván sino también sus amigos son víctimas
de la aplicación indiscriminada del Código de Faltas, pero las familiares del resto
de los jóvenes por temor a que la situación se agrave y desconocimiento de sus
derechos, no realizan reclamos legales.
Mónica dice los problemas comenzaron cuando tuvo la moto. El 14 de agosto de 2011
el joven no vuelve a su casa y su madre comienza a llamarlo a su teléfono celular,
ante su falta de respuesta inicia la búsqueda: amigos, conocidos, clínicas, hospital,
pero nunca llegó hasta la policía. Esa opción no estaba en el marco de lo posible.
Al paradero de Iván lo dio a conocer un amigo, que informó a su familia del problema
ocurrido en la madrugada. Al llegar a la dependencia policial, le informaron que se
le había aplicado el artículo de ‘conducción peligrosa’, pese que el joven no estaba
manejando, sino otro amigo. La infracción existió, pero la aplicación del artículo, al
menos, es cuestionable. Esta fue la primera detención y al no tener antecedentes sólo
estuvo algunas horas en la comisaría central. Sin embargo, comenzaba una historia
que cambiaría la realidad familiar.
Violentos o violentados? Jóvenes y detenciones en Río Cuarto, Argentina
183
Tres meses después, Iván es detenido nuevamente, bajo el mismo artículo, por
algo más de 72 horas. Con posterioridad, en la tercera detención el joven estuvo
privado de su libertad diez días, motivo por el cual perdió su trabajo. Cuenta
Mónica orgullosa de su hijo él terminó el secundario y dijo que no quería estudiar
que quería trabajar. Al primer lugar que llevó curriculum lo llamaron, ahí, en el
acto. Era un trabajo de calidad, en ‘blanco’, con aportes y mutual. Sería el primero
y hasta ahora, el único. Como se detalló en el apartado anterior las detenciones
crean antecedentes por dos años y esto impide alcanzar un trabajo de condiciones
dignas, empuja a los jóvenes a los trabajos precarizados, temporales.
La familia tomó conocimiento del RMDyDC y se acercó tras la cuarta detención,
momento en el cual comenzaron las presentaciones judiciales. De los 14 pedidos
sólo el de diciembre de 2012 fue respondido y notificado, confirmando el acta
contravencional labrada por los agentes de seguridad. El Juzgado de Control y
Faltas no hizo comparecer a Iván, sino que resolvió el caso a partir de las pruebas
aportadas por la policía. El abogado de la familia apeló la medida, pero el recurso
de Casación no tuvo resultados positivos.
Comenzó la proximidad entre las detenciones: menor espacio entre una y otra
y mayor tiempo en la comisaría. Se le aplicaron varios artículos, incluso algunos
rozaron el absurdo, como la acusación de ‘merodeo’ cuando se encontraba a metros
de su casa o ‘conducción peligrosa’ sin estar en posesión de un vehículo.
En las 24 detenciones medió la violencia, a veces verbal, otras física, incluso la
extracción de pertenencias. Hasta el extremo de generar una trombosis por las
malas condiciones de encierro, el maltrato y las golpizas recibidas. En casos como
éste, cuando la policía deja huellas en las personas, los días de detención suelen
ser mayores. De ese modo, no se pueden constatar las lesiones, pues cuando la
persona sale de la Alcaldía ya no presenta daños visibles y no puede realizarse un
certificado médico que las acredite.
Además de las detenciones, también hubo un allanamiento. Culparon a Iván por
robar una cartera utilizando como medio de movilidad su moto, mientras que la
misma estaba secuestrada en la policía desde hacía semanas. A su vez, Iván no había
estado en la Ciudad, hecho que pudo ser comprobado. Los agentes de seguridad
no encontraron lo que buscaban, sin embargo vieron sospechoso el origen de
dos instrumentos musicales, los cuales fueron secuestrados. Luego, comprobante
de compra mediante, se recuperaron. A pesar de ello, la familia quedó aún más
atemorizada y, sobre todo, avergonzada ante el vecindario.
184
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
Mónica pretende que su hijo permanezca en su casa, pero aclara que él tiene
incorporado en su vida que se lo van a llevar y le van a pegar. No obstante, a partir de
la última detención que fue por la comisión de un delito y no por una contravención
cambiaron sus prácticas habituales, ahora, explica la madre, dejó de reunirse con
sus amigos y se queda más en el hogar, con la familia. La detención carcelaria es
descripta por Mónica como un lugar donde el trato es menos agresivo y las miradas
estigmatizadoras se descomprimen. Hay visitas una vez a la semana, situación
diferente a las oportunidades en las que su hijo estuvo detenido por aplicación del
Código de Faltas, donde eso no es posible. También contó la tranquilidad que sintió
porque allí ya nada podría sucederle. Incluso, que aprovechó esa instancia para que
su hijo realizara actividades distintas a las cotidianas: como leer libros y, también,
para exagerar su condición advirtiéndole que estaría allí por un tiempo mucho más
prolongado que el real. Los días en la cárcel fueron de mayor conexión entre madre e
hijo él me contó muchas cosas, advirtió Mónica. Iván en ese contexto pudo conversar
asuntos personales. Para Mónica, la cárcel fue una experiencia de aprendizaje para la
familia en general, pero sobre todo para Iván.
Notas de campo, 28 de octubre de 2013.
Mónica es una mamá como tantas otras que sufren por su
hijo y se culpabilizan por lo que a ellos les sucede. Golpea
puertas y abre las suyas. Acompaña y se deja acompañar.
Quiere cambiar la realidad de su hijo, pero también la de otros
hijos. ¿Será el amor o el sentimiento de injusticia? Me da la
sensación que desde el sufrimiento emerge la politización
como búsqueda, salida y solución. Me siento pequeña, ante
esta realidad tan inmensa y desigual. Ahora, me pregunto
¿cuánto nos falta como sociedad para ver esto como un viejo
y mal recuerdo, como una pesadilla? posiblemente aún resta
un largo camino por recorrer.
Las últimas palabras de Mónica me recuerdan a una canción
“Devoto no es un viaje de egresados ni el sueño dorado de mamá.
Pero peor es quedar tirado en la calle de un balazo, sangrando
sin parar.” Acaso, ¿la cárcel se convierte, en estos casos, en el
horizonte deseable? Estoy con más dudas que certezas.
Iván es la evidencia de que las políticas de seguridad visibilizan a los jóvenes para
detenerlos. Sin embargo, tal como se viene desarrollando estas situaciones forman
Violentos o violentados? Jóvenes y detenciones en Río Cuarto, Argentina
185
parte de una realidad construida históricamente. Cuando la policía detiene a los
jóvenes de sectores vulnerables corrobora los discursos que la comunidad tiene
sobre esos jóvenes. Los cuales se convierten en el chivo expiatorio por su color de
rostro, forma de vestirse, de hablar, de ser o de estar en un espacio. Generalmente,
la policía detiene más a estos jóvenes por aquello que son -basados en concepciones
previas que circulan socialmente- que por lo que efectivamente hacen.
Los discursos que circulan en el sentido común, que retoman y enfatizan muchos
medios de comunicación (o viceversa) suponen la asimilación entre pobreza e
inseguridad. Estos permiten legitimar la estrategia de seguridad altamente agresiva
que, como se dijo, es abalada por la sociedad. A partir de allí, se acentúa el control
estricto de los jóvenes como forma de detectar y distinguir quién es peligroso de
quién no lo es. Ahora bien, los jóvenes ¿son violentos o violentados? parecería que
es el Estado, a través de estas políticas, está violentando permanentemente a los
jóvenes, al tiempo que, los excluye y destruye.
Reflexiones: líneas para seguir pensando
Hasta aquí, la propuesta del artículo intentó contextualizar a los jóvenes a partir de
los fenómenos mundiales y situaciones que ocurren en la región latinoamericana.
Posteriormente, se enunciaron aspectos más específicos de la Provincia de
Córdoba y de la Ciudad de Río Cuarto, en torno a las políticas de seguridad
y puntualmente del Código de Faltas que tiene como elegidos a los jóvenes de
sectores populares. De modo tal, que los parámetros generales dieron lugar a
conocer la situación de Iván, a modo de caso-testigo. La historia viva de ese joven
es representativa de las políticas estatales de seguridad. Cada instancia narrada,
muestra las diversas manifestaciones del accionar represivo, estigmatizante,
antigarantista e inconstitucional.
En estas reflexiones finales, sin pretensiones de hacer un recuento y reescribir
las diversas argumentaciones de extensas jornadas de trabajo, el objetivo aquí
es considerar como telón de fondo los debates que tuvieron lugar en la ‘Escuela
Regional MOST/UNESCO, Comisión Juventud, Participación y Desarrollo
Social en América Latina y el Caribe’. Las experiencias y el conocimiento
exhaustivo de las realidades que cada joven vive y transita cotidianamente dieron
cuenta que a pesar de las diferencias y especificidades de cada país, existen algunos
patrones comunes. La idea de jóvenes concebidos como ‘sujetos de riesgo’, desde
la voz de los interlocutores de cada Estado, evidenció que aquella construcción
discursiva, mediática, política y social lejos de ser singular de la Provincia de
186
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
Córdoba es representativa en América Latina y el Caribe. Los abusos policiales y
sus prácticas en pugna con los derechos humanos, además de leyes antigarantistas e
inconstitucionales, en diferentes medidas y niveles, también fue una problemática
enunciada por muchos de los presentes.
Los problemas de seguridad tienen en la mayoría de los países a los jóvenes
como los ‘elegidos’ para demoras, detenciones, represiones y desapariciones. Las
problemáticas no se encuentran aisladas, al igual que no lo están las realidades.
Los diferentes escenarios forman parte de un mundo globalizado, lo cual sugiere
que ciertos planteos propositivos pueden sostener enunciados generales, que
luego, en lo concreto presentarán su variabilidad contextualizada y ajustada a
las sociedades y juventudes de cada país de Latinoamérica y el Caribe. En este
sentido, la aplicación de leyes justas -para el caso de estudio el Código de Faltas
y las normativas vinculadas a las políticas de seguridad- no será posible si se
continúa trabajando con paradigmas autoritarios, si la seguridad se mantiene
en manos de la policía y no se plantea como una problemática social. Si los
representantes de las fuerzas de seguridad no trabajan en condiciones dignas
(horarios, salarios, posibilidad de sindicalizarse, armamento reglamentado,
protocolos de trabajo, etc.). Y, si los jóvenes continúan siendo visibilizados
sólo para ser excluidos.
Las políticas de juventud y, en este caso, las políticas de seguridad que se aplican,
por diferentes motivos, especialmente en los jóvenes de sectores populares,
tampoco será un problema resuelto si el Estado no abre el debate y construye lo
público con los afectados, en conjunto con la academia y los movimientos sociales.
Regulando las instancias de intervención de los organismos internacionales y
su injerencia en los asuntos internos. Sería interesante que el diseño, ejecución
y evaluación de políticas se haga no sólo para los jóvenes, es decir, considerarlos
como los destinatarios, sino también desde y con ellos. Su participación es siempre
una suma cualitativamente enriquecedora que aporta al desarrollo político, social
y cultural de las sociedades.
Al plantear este tipo de políticas participativas e inclusivas, necesariamente se
tiene una mirada de joven como sujeto activo, de derecho, donde su inclusión
e integración se piensa y propone desde su propia realidad, a partir de la
horizontalidad de los intercambios genuinos. Sin embargo, no se desconoce
que en la situación actual ese aspecto es un anhelo y las propuestas estaduales
suelen quedarse en ‘maquillajes’ que no efectivizan la pretendida cooperación,
articulación y participación.
Violentos o violentados? Jóvenes y detenciones en Río Cuarto, Argentina
187
En la Provincia de Córdoba, el Código de Faltas, posibilita un tipo de control social
que pretende asegurar la convivencia ciudadana a partir de la violación sistemática
de los derechos humanos sobre un sector social que padece injustamente privaciones
de la libertad y maltratos. En consecuencia, se vulneran derechos constitucionales
esenciales, tales como el de defensa y acceso a la justicia, se castigan formas
particulares de ejercer la libertad personal y se limita la posibilidad de circular,
trabajar y expresarse.
Tanto en la sociedad, en general, como en el ámbito de seguridad, en particular, están
presentes algunos problemas vinculados a la diversidad cultural y la desigualdad
social y económica. En consecuencia, se construyen representaciones sociales y
prejuicios hacia los ‘otros’, lo cual lleva a que las relaciones entre policías y jóvenes
estén caracterizadas por la asimetría, dominación, inequidad y subalternidad. En
cada una de ellas se visualiza la ‘falta’ de respeto, tolerancia y solidaridad hacia el
‘otro’ visto como joven delincuente, quien es considerado como diferente y, por lo
tanto, se encuentra más vulnerable a ser ‘víctima’ de situaciones de humillación,
discriminación y exclusión.
Se propone, entonces, resignificar al joven lo cual implica despojarlo de todo
prejuicio y valoración negativa que lo estigmatice dado que desde esa perspectiva
se anula al joven como sujeto activo, se niega su capacidad de movilización y
acción. Se pretende trascender las etiquetas, volver inútil la opción de los estigmas
y construir una idea de joven que incluya sus derechos y las dimensiones de su
propia realidad. Esta tarea requerirá de un esfuerzo conjunto del entramado
social, que aumente la capacidad de escuchar y demandar de todos los actores,
víctimas y afectados.
Referências
BALBI, Fernando y BOIVIN, Mauricio. La perspectiva etnográfica en los estudios
sobre política, Estado y gobierno. En: Cuadernos de antropología Social. Buenos
Aires, 2007. Vol. 27.
BINDER, Alberto. El control de la criminalidad en una sociedad democrática.
Ideas para una discusión conceptual. Fonte: www.new.pensamientopenal.com.
ar/01102008/doctrina02.pdf . Acceso 3 de febrero de 2014.
BONVILLANI, Andrea. Cuerpos en marcha: emocionalidad política en las
formas festivas de protesta juvenilen. Nomadas, Colombia, 2013, N° 39.
188
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
BONVILLANI, Andrea. Travesías con otros: reflexiones en torno a experiencias
de investigación con jóvenes cordobeses. En: Coloquios de Investigación
Cualitativa. Desafíos en la investigación como relación social. Córdoba:
Editorial de la Universidad Nacional de Córdoba, 2013.
BROCCA, Magdalena, MORALES, Susana, PLAZA, Valeria y CRISAFULLI,
Lucas. Policía, seguridad y Código de Faltas. En: Mirar Tras los Muros. Situación
de los Derechos Humanos de las personas privadas de libertad en Córdoba. Fonte:
http://www.unc.edu.ar/extension-unc/vinculacion/observatorio-ddhh/informeirar-tras-los-muros/capitulo-iv/policia-seguridad-y-codigo-de-faltas-magdalenabrocca-susana-morales-valeria-plaza-y-lucas-crisafulli, acceso 3 de febrero de 2014.
CAPELLINO, María Elena (2011). Código de Faltas: un análisis de las políticas
de tolerancia cero en los sectores vulnerables de Córdoba”en Crisafulli. En:
¿¡Cuánta Falta!? Código de Faltas, Control Social y Derechos Humanos. Córdoba:
INECIP, 2011.
CHAVES, Mariana. Juventud negada y negativizada: Representaciones
yformaciones discursivas vigentes en la Argentina contemporánea. En: Revista
Última Década. Valparaiso, 2005, Nº 23.
CRISAFULLI, Lucas y LEÓN BARRETO, Inés (2011) “Introducción” en
Crisafulli, Lucas y León Barreto Inés (coord.), ¿¡Cuánta Falta!? Código de Faltas,
Control Social y Derechos Humanos. Córdoba: INECIP, 2011.
ETCHICHURY, Horacio. Preso sin abogado, sentencia sin juez. El Código de Faltas
de la Provincia de Córdoba. En: Primer Congreso Argentino-Latinoamericano de
Derechos Humanos: una Mirada desde la Universidad, Subsecretaría de Cultura de
la Universidad Nacional de Rosario. Fonte: http://www.codigodefaltas.blogspot.com.
Acceso 3 de febrero de 2014.
FLICK, Ulrich. Introducción a la Investigación Cualitativa.Madrid: Morata, 2007.
HOPENHAYN, Martín (2007). Participación juvenil y política pública: un
modelo para armar. En: Congreso Latinoamericano y Caribeño de Ciencias
Sociales de FLACSO, 50 años. Quito, Ecuador, 2007.
JOB, Sergio (2011). Apuntes para una comprensión posible del Código de Faltas.
En: ¿¡Cuánta Falta!? Código de Faltas, Control Social y Derechos Humanos.
Córdoba: INECIP, 2011.
Violentos o violentados? Jóvenes y detenciones en Río Cuarto, Argentina
189
JULIANO, Mario; ETCHICHURY, Horacio. Código de faltas de la provincia
de Córdoba. Ley 8431 y modificatorias comentado. Córdoba: Lerner, 2009.
KILKSBERG, Bernardo. El contexto de la juventud en América Latina y el
Caribe: los grandes interrogantes. En: BORGES, Renata (edit.), Asociándose a
la juventud para construir el futuro. San Pablo: Peirópolis, 2006.
KRAUSKOP, Dina. Juventudes en América Latina y el Caribe: dimensiones
sociales, subjetividades y estrategias de vida. En: BORGES, Renata (ORG.).
Asociándose a la juventud para construir el futuro. San Pablo: Peirópolis, 2006.
LEYES, Juan. El 95% de los detenidos por Código de Faltas no accede a
abogados. Fonte:www.diaadia.com.ar/policiales/95-detenidos-codigo-faltas-noaccede-abogados. Acceso 3 de febrero de 2014
MICHELINI, Dorando. Globalización, Interculturalidad y Exclusión. Ensayos
Ético-Políticos. Río Cuarto: ICALA, 2002.
OBSERVATORIO DE JÓVENES, COMUNICACIÓN Y MEDIOS. Fonte:
http://www.perio.unlp.edu.ar/observatoriodejovenes/sites/perio.unlp.edu.
ar.observatoriodejovenes/files/Informe_abril_2012.pdf . Acceso 3 de febrero
de 2014.
REGUILLO, Rossana. Jóvenes en la encrucijada contemporánea: en busca de un
relato de futuro. En: Debate Feminista. México, 2013, vol. 48.
SAINTOUT, Florencia. Prólogo. En: Jóvenes Nombrados. Herramientas
comunicacionales contra la violencia mediática e institucional. La Plata:
Universidad Nacional de La Plata, 2013. THOMSON, Andrés. Asociándose a la juventud para construir el futuro. En:
BORGES, Renata (edit.). Asociándose a la juventud para construir el futuro.
San Pablo: Peirópolis. 2006.
190
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
Conflictividad Juvenil: Relación entre
Estado y organizaciones autónomas
Miguel Hernández Monsalve
Universidad Academia de Humanismo Cristiano – Chile
Presentación
En muchos países latinoamericanos se enfrenta la conmemoración de un
“Bicentenario” que habla de la herencia de la conquista española o portuguesa.
Mientras el poder formal festina en celebrar 200 años de historia de Chile en
cuanto independiente, queriendo pasar 18 años colados, existe un grupo silenciado
que entristece hoy el avance del wingka en un sur ancestral, dominado por un
estado de derecho.
Lo que erige este conflicto es el devenir de una relación que esconde diversos
intereses a lo largo de la historia, cubriéndolos con una guerra incesante y
descabellada. Por ello, centrar la idea de que el conflicto del pueblo mapuche
con el estado chileno es preciso mirarlo dentro de un contexto histórico y de la actual
globalización del capital (EL CIUDADANO, 2010), torna sentido a la hora de
establecer respuestas a lo que, voces por doquier, reclaman como injusto. Pues,
plantear el tema de la autonomía política y territorial del pueblo mapuche, y la exigencia
de ser reconocidos como un otro distinto del resto de la sociedad chilena, con derechos que
surgen de su particularidad (VAN BEBBER RIOS, 1999) supone un debate que
se (nos) ha negado al permitir callarlo por hidroeléctricas, intereses productivos e
inversión (SANHUEZA, 2010).
Durante la historia, los pueblos originarios han tenido que lidiar con un inventario
descriptivo de bárbaros, alcohólicos y terroristas envuelto, claro, de un manto de
integración, gracia divina de la corona, la nación: un estado. Y en verdad, [el]
Estado y los políticos chilenos de las clases dominantes, buscaron su integración a la
sociedad chilena por la vía del sometimiento, sin respetar las diferencias de cultura y
pensamiento ni el derecho ancestral a su territorio y autodeterminación (RUIZ, 2008
apud SANHUEZA 2010).
La conmemoración de estos 200 años de “independencia” trae consigo la
invisibilización de los actos más horrendos de la historia colonial y republicana
Conflictividad Juvenil: Relación entre Estado y organizaciones autónomas
191
como la matanza de Santa María de Iquique de 1907, los innumerables golpes
militares, el genocidio selectivo y masivo contra conciudadanos entre muchos otros
que hacen referencia a la imposición político-económica de actores extranjeros
como los españoles, los ingleses en la época del salitre y los estadounidenses con la
Doctrina Nacional de Seguridad, justificando la modernización y el progreso social
en Latinoamérica y el Caribe. Mismo espíritu del que hacía gala el patriotismo y
heroísmo con que nuestros valientes soldados luchaban en la Guerra del Pacifico,
violando y arrasando con hermanos peruanos y bolivianos de la misma forma que
los ibéricos hicieron con nosotros.
Dirán que fue para la obtención de un terreno fértil y auspicioso para la economía
nacional, sin embargo las entradas iban a parar a la aristocracia colonial y a la
emergente oligarquía criolla de aquella época. Simplemente una vez que los
españoles vaciaron nuestros lavaderos gracias a los esclavos, debieron superar
la servidumbre como mecanismo de producción, para crear la encomienda y el
inquilinaje como modelos precapitalistas de relaciones patronales frente a sus
subordinados. Posteriormente desarrollarían sistemas de asalariado y jornaleros
donde ya existía una retribución económica, igual de deshumana, pero que
finalmente iba marcar el camino hacia la génesis del capitalismo en Chile.
A diferencia de Europa que desarrolló un modelo esclavista-feudal-industrial, en
la mirada mas etapista del marxismo, la historia de la “evolución” de Latinoamérica
y en consecuencia de Chile, se llena del despojo extranjero y de una asimilación
criolla al carácter feudal de Europa, que no es más que el robo de tierras para la
instauración de un sistema latinfundista que ve su ocaso recién en la reforma agraria
de Frei y Allende. El engranaje agrícola y minero de la colonia mas la relación de
servidumbre entre el patrón y el peón, es lo que distingue al siervo del señor feudal
de Europa, que más adelante se convertirá en burgués y guiará una revolución. Acá,
por el contrario el peón, se sume a los intereses de la elite chilena, librando batallas
ajenas y sin beneficios para quienes las luchan.
Tal es el caso del “Roto Chileno” que en la etapa de la reconquista tuvo una fuerte
participación reivindicativa y contraria a los designios de la monarquía española y
que además se unía a la lucha de Manuel Rodríguez, es decir que existió conciencia
de clase suficiente para alzar las demandas populares por parte de los mismos
actores con masiva y potente resistencia. Sin embargo el día del Roto Chileno
que se celebra el 20 enero, tuvo en dicha fecha para el año 1839 la victoria sobre el
ejercito confederado Perú-Boliviano, considerándose así como una de las batallas
más sangrientas que registran los anales de la historia americana, falleciendo
192
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
1.400 muertos del ejercito protectoral. La infantería chilena se componía
mayoritariamente por personas consideradas rotas, es decir por soldados rasos sin
ningún tipo de preparación, más que el coraje por defender a una nación, para
posteriormente volver al maltrato de la encomienda o servilismo agrícola o minero,
es decir a la misma miseria en que se encontraban antes de luchar por su nación.
Que desazón debe provocar en un patriota esta suntuosidad histórica, que más
penas que celebraciones otorga a nuestra gente.
Tan es así que los llamados padres de la patria, aquellos cuyos
nombres la burguesía pretende inmortalizar, aquellos que
en los campos de batalla dirigieron al pueblo-soldado para
pelear y desalojar al español de esta tierra, una vez terminada
la guerra y consolidada la independencia, ni siquiera pensaron
en dar al proletariado la misma libertad que ese proletariado
conquistaba para los burgueses reservándose para sí la misma
esclavitud en que vivía (RECABARREN, 1910).
Hechos que cubren nuestra bandera con sangre, como el lamentable accidente
de los 33 mineros con el que Piñera hizo conocida su gestión y que amplía el
número de tragedias mineras, ya que también las hay en otros rubros como la
construcción, donde personas de esfuerzo y humildad, dan sus vidas para otorgar
subsistencia a su familia. Estos vejámenes acaecidos, donde se observa una facilidad
de olvidar, representa la displicencia idiosincrática heredada del mestizaje, guiada por
una evangelización a punta de revolver que marca la história y actual sumisión
económica ante el extranjero y la concesión del poder político a una nobleza-elite
que administra en razón de intereses foráneos, pasando a llevar a nuestros vecinos
y a nosotros mismos.
Sin duda que los tiempos han cambiado, pero lo que no cambia es la actitud servicial
del trabajador chileno, quien sigue permitiendo abusos laborales y maximizando la
productividad de alguien que jamás se lo retribuirá de justa manera. No obstante
este obediente comportamiento idiosincrático, lo que cierne la esperanza son
pequeños focos de resistencia como la de Michimalongo en 1541, Lautaro en
1553, la tozuda resistencia del pueblo mapuche, posteriormente la Sociedad de la
Igualdad, la Unidad Popular y recientemente la revolución pingüina.
Es decir que ante toda adversidad siempre habrán movimientos sociales que
interpelarán a la elite gobernante y hegemónica, sin embargo el dilema sigue
siendo como transformarlo para que todos los sectores sociales sean fiduciarios sin
Conflictividad Juvenil: Relación entre Estado y organizaciones autónomas
193
exclusividad ni explotación de uno por sobre el otro, ni mucho menos a quienes
más se les debe, que son los más abusados por la historia nacional, los trabajadores
y excluidos de nuestro país.
Hoy las juventudes son actores relevantes en la escena nacional, es el sustento
de las próximas camadas de dirigentes políticos, profesionales, técnicos y
trabajadores/as que sustentarán el desarrollo de Chile, nación en vías de
desarrollo y que en Latinoamérica alberga uno de los índices de inequidad
más altos. El 2011 fueron las juventudes quienes interpelaron a los poderes
fácticos de nuestra sociedad para poner sobre la mesa un problema del cual
ellos son parte; la educación. Sin precisión ni mayor análisis, se puede resumir la
problematización del conflicto en la calidad y el financiamiento de la educación,
puesto que hay quienes cancelan una enseñanza muy alejada de parámetros
nacionales e internacionales. De la misma forma el acceso a educación, es sin
duda un problema que las juventudes revelaron y pusieron sobre la mesa de
clases y las calles de Chile. No es la primera vez, el 2006 pasó con la Revolución
Pingüina, pasó con el Mochilazo, y el 2011 se re-editó con una potencia nunca
antes vista y un nivel de organización que impactó y sorprendió a la anquilosada
institucionalidad ciudadana.
A nivel de gestión pública relativa a juventud también se está a años luz de
un desarrollo acorde a los intereses de las juventudes, siempre heterogéneas y
cambiantes, y por lo mismo no cautivas. Por lo que la participación juvenil y
sus canales de expresión son irredentos a la matriz socio-política de Chile, ante
lo cual se configura un nuevo escenario y esfuerzo estatal por introducir a las
Juventudes dentro de un sistema político no afín a sus gustos, como lo es la
Inscripción Automática y Voto Voluntario. Ya dijeron, ¡¡educación gratis y de
calidad!! Junto a esto participan de la ecléctica crítica a proyectos de empresas
que trabajan energía hidro y termoeléctrica, como también en el movimiento
de Aysén, Freirina, Calama, Dichato, Tocopilla, Patagonia Sin Represas,
Indignados, etcétera.
Son un tramo generacional que busca adrenalina, recreación y satisfacción a través
del compromiso en sus acciones, fortaleciendo sus identidades, desarrollando su
personalidad, sumando amistades y determinando intereses a trabajar por el resto
de sus vidas. Precisamente, las juventudes también trabajan volviéndose un grupo
social desamparado ante la endeble protección laboral para trabajos part-time
donde se selecciona a este segmento. Las juventudes son una fuerza social vigorosa
en términos de productividad, pero también carente de protección.
194
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
Si al modelo de desarrollo actual del país, marcado por la brecha de desigualdad en
la distribución del ingreso y acceso a derechos básicos, le sumamos una educación
con bajos estándares de calidad y altos costos de accesos, más un escenario laboral
inseguro, no tendremos más que el resultado de una sociedad altamente polarizada
y segmentada por demandas de distinto tipo y con mecanismos de solución que
conflictúan y polarizan las relaciones sociales, tales como la delincuencia, la
drogadicción, violencia doméstica y familiar, embarazo adolescente, precarización
laboral, discriminación entre muchos otros. Aquí el movimiento estudiantil es
un medio de expresión más de las juventudes que sin lugar a dudas se presenta
como uno de los más potentes, muestran evolucionados niveles de organización
y coordinación de bases, los cuales a través de procesos que autodeterminan y
legitiman, van consensuando acciones y medidas a tomar.
Esta breve pasada por la historia de Chile sirve para contextualizar el desarrollo
económico y situar condiciones manifiestas sobre la hegemonía cultural que se
produce encima del pueblo chileno. No obstante, siempre han existido acciones
concretas de resistencia, incluso desde la llegada de los españoles hasta hoy, la
tozudez mapuche que se extiende desde los inicios de la Guerra de la Araucanía
hasta hoy, y lo que más interesa para este artículo, la autodeterminación y
politización de los movimientos juveniles.
Como se mencionó anteriormente, las organizaciones juveniles, en especial las más
críticas y autónomas como lo son las estudiantiles entre muchas otras, comandan
procesos álgidos de cuestionamientos y acciones contra el Estado, reflejando un
problema de sociedad, que es la conflictividad entre manifestaciones políticas
antiinstitucionales, frente a los canales permitidos por el establishment, lo cual
evidentemente perjudica la convivencia social. Lo que por generaciones se ha
convertido en un habitus de resistencia, el poder formal lo ha convertido en la
razón para utilizar los amplios poderes que el monopolio de la fuerza, mediante
la coerción, entendida ésta como la fuerza socialmente organizada, les otorga
(SANHUEZA, 2010).
Carácter Crítico de las Juventudes
La juventud no es la transición de la adolescencia a la adultez, al contrario, es un
proceso de maduración donde el sujeto experimenta diversas experiencias que irán
formando su personalidad, sus gustos, sus hobbies, sus amistades, su relación familiar,
credo religioso, educación, ideas políticas y plan futuro de vida. Esto es un proceso
que siempre es dinámico y puede sufrir modificaciones, pero es en esta etapa, donde
Conflictividad Juvenil: Relación entre Estado y organizaciones autónomas
195
las decisiones de un/a joven sufren un cuestionamiento propio y de lo externo.
A niveles individuales ya que los jóvenes cometemos errores que nos llevan a
aprender más cosas, por lo tanto estamos abiertos a nuevas experiencias y afinidades.
Lo externo es la presión de las generaciones antiguas, de la cultura general, que nos
promociona ciertos estilos y opciones de vida, con la cual la mayoría de los jóvenes
no adscribe, como lo es la inscripción electoral.
En consecuencia se puede concluir que “juventud” se refiere no sólo a un
estado, una condición social o una etapa de la vida - paso de la infancia a
la adultez (YAMIL, 2007), si no que a un periodo en que se puede mostrar
algunos cambios de mentalidad sobre valores sociales; o sea, están con un mayor
sentido de crítica (Ibid). Es importante anotar que el concepto “juventud” ha
variado su significación y ya no hace alusión a los segmentos estudiantiles de
la sociedad como en las décadas del ‘60 y el ‘70. En los jóvenes, además, la
facticidad de su condición social se materializa con el vínculo de la edad, pero la
investigación se mantiene ligada al tema de la “moratoria social” (MARGULIS,
2000). Se entiende de esta forma que aparte de tener un rango etario, se tiene a
la vez una composición histórica en donde hechos sociales como la Dictadura
Militar, influyen en la descomposición actual de la Juventud donde transitan
generaciones perdidas y sin ningún tipo de conexión valórica, sean en religión,
tribu urbana o política.
Muchos jóvenes comparten actualmente amistades con grupos de educación
superior, del barrio, del club deportivo, pero excepcionalmente existen grupos de
jóvenes con un accionar político autónomo y organizado, puesto que la idiosincrasia
chilena es aquella que transmite que en la mesa no se habla de política, religión y
futbol, y son precisamente las generaciones post-Golpe, las que no tiene conciencia
sobre esos temas, por la campaña del terror que el régimen dictatorial pregono
en nuestro país. Producto de este desarraigo, que la concertación reprodujo, sin
siquiera promover clases de educación cívica, es decir dividir para gobernar, es que
en esta búsqueda de identidad de los jóvenes, no existe en la actualidad un proyecto
en común, como si lo hay en diversos países, y en la historia precedente de nuestro
Chile. Las formas de sentir y expresar la juventud, son heterogéneas y por lo tanto
se les debe respetar, el punto es cuando se vuelven autónomas y problemáticas
para el orden establecido, precisamente porque el sistema no entiende la critica
juvenil, el abstencionismo electoral, el fervor recreacional – música, carretes,
diversidad sexual- y la autonomía ideológica. Todas estas características hacen
de la juventud un potencial política suficiente para transformar una estructura
anquilosada y conservadora.
196
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
Descontento y Despertar Popular
Los secundarios encontraron una leve demostración de retribución desde la
opinión pública, quienes en un comienzo (recordemos que la movilización
secundaria se empezó a gestar desde junio del 2011 para disminuir su adhesión
y algidez en los años siguientes) estuvieron apoyando mayoritariamente las
protestas y demandas estudiantiles. Famosas encuestas arrojaban guarismos arriba
del 70% solventando las movilizaciones secundarias, es decir que la sociedad civil
y población apoyaba las demandas estudiantiles, uniéndose a los cacerolazos y
marchando desde algunas ciudades y plazas. Estas proclamas encuentran eco en
sectores medios de la estratificación chilena. Pese a esto, las demandas estudiantiles
y sus fuertes protestas, incentivaron a que diferentes sectores gremiales y sociales
del país se levantarán. En Chile se replicaron por bastante tiempo las demandas
sobre Patagonia Sin Represas, también de los indignados, etc., fue un año donde
la expresión popular de forma espontánea y ligeramente organizada se tomaba las
calles, teniendo como actores claves a los jóvenes.
Con esto se habla de un sentir generalizado de hastío sobre el estado de las cosas,
resultando curioso pero no ilógico que los sectores más empobrecidos no sean los
protagonistas de estas movilizaciones, pero sí que distintos grupos sociales, en
especial los jóvenes, empezaran a desarrollar una visión crítica, sin tomar en cuenta
las acciones concretas que toman bajo estas opiniones, sino que tan solo muchos
actores están adoptando discursos desde el descontento, desde el malestar que
les significa cierta situación. En los chilenos está el sentido crítico de evaluar las
deficiencias de los servicios públicos, lo que no está desarrollado, es la innovación
en materia de organización colectiva para la solución de dichos problemas de forma
independiente, ya que todos terminan acercándose a los “conductos regulares” para
satisfacer individualmente sus necesidades.
Los cacerolazos y marchas en plazas de distintos sitios del país, rompieron precisamente
dicha barrera, logrando que vecinos conversaran con confianza, platicaran sobre el
estado de la educación y compartieran opiniones críticas. Esto es un ejemplo donde
el descontento permitió que la opinión del sujeto se convirtiera en una acción
individualizada, solo falta lograr que esta acción individualizada, se enmarque en una
acción colectiva y organizada.
Los estudiantes señalan que uno de los objetivos que alcanzaron por añadidura
y que para ellos es relevante, es el “Despertar del Pueblo”, frase que recalcan
constantemente para referirse a la capacidad crítica que la población Chile
vivió en esos meses de movilizaciones. Reluce la inclusión discursiva de clase,
Conflictividad Juvenil: Relación entre Estado y organizaciones autónomas
197
concepto al que refieren una carga política indiscutible, siendo acompañada
por la estrategia política de masas conocida como movimiento popular, cual
descansa en la acción de la clase trabajadora, en este caso se atribuye al común
de la sociedad chilena. El apoyo recibido por ciudadanos a las tomas, marchas y
actividades secundarias tuvo una tendencia ascendiente por mucho hasta finales
del año pasado, donde actores como los universitarios comienzan a replegarse de
las acciones pro estudiantiles y el movimiento es criticado por la violencia que
ocupa. No obstante el movimiento secundario siguió luchando y esa muestra de
convicción política la internalizo la sociedad civil.
Juventud y Politización
La participación política y las juventudes se relacionan de una forma especial en
nuestra sociedad y aun mucho mas especial y compleja es la asociación que existe
entre los mencionados conceptos y la militancia en partidos tradicionales. Esto
se aprecia por medio del supuesto escepticismo que muestran los jóvenes hacia
la política, hacia los registros electorales, hacia la afiliación en algún partido
político, etc. Lo anterior no establece que estas formas de participación no sigan
siendo importantes.
Según Garretón (1993) existen a lo menos tres transformaciones que están
incidiendo directamente en la participación de los jóvenes al interior de la
sociedad: i) La primera se refiere a un cambio generacional; ii) la segunda alude
a los cambios en la naturaleza de los procesos políticos y iii) la tercera tiene
que ver con los cambios a nivel global: se pasa de la política como espacio de
constitución / transformación de lo colectivo, a la política como espacio de
transacción de intereses particulares y fragmentarios. Esta situación repercute
fuertemente en el campo juvenil, puesto que la experiencia juvenil actual estaría
marcada por un cierto vacío, surgiendo una serie de sustitutos del lazo social
(GANTER Y ZARZURI, 2002).
Es este mismo vacío el que repercute en el alejamiento de los jóvenes hacia
las formas tradicionales de practicar la política, en este caso, en los partidos
políticos. Por esto prefieren expresar sus ideas, imaginarios o valores en otro
tipo de actividades como recitales, grupos de conversación. Sin embargo la
importancia de los canales tradicionales de hacer política, enfáticamente
en los partidos, sigue teniendo vigencia en términos de ser útiles para la
organización social y la gobernabilidad (Gangas, 2006). Es por esto que no hay
que descuidar los nexos que aun se establecen entre los jóvenes y los partidos
198
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
políticos, sobre todo si gracias a las movilizaciones estudiantiles, personas
como Giorgio Jackson y Camila Vallejos, figuras de dichos procesos, hoy son
parte del parlamento de Chile.
Una vez aclarado derribado el mito de la no participación de jóvenes en partidos
políticos, si puede pasar que la mayoría juvenil hoy canaliza su sentir de forma
particular, con tribus urbanas, con la cultura, el deporte, etc. El joven común y
corriente, SI tiene opinión política, pero de a poco se abren espacios alternativos
donde se siente parte de realizar acciones relacionadas con su opción política, es
por esto que prefieren pertenecer a otros tipos de expresión juvenil.
Aun así, en el último tiempo, han existido una gran mayoría de organizaciones
juveniles, las cuales poseen ideas independientes de la política, que hablan de
una transformación o mejora de la sociedad a través del punto de unión – que
como dijimos es ecléctico - que hay entre ellos, donde además se reconoce
una abierta crítica al sistema político de partidos de nuestro país. Podemos
ver okupas, punkies, barrras bravas, entre otras agrupaciones que tiene un
fuerte discurso contrario al establisment político. No se sienten parte de él,
lo critican y ese sentir se está organizando, con centros culturales etc. Estos
movimientos más contestatarios desenmascaran el problema de raíz en la
política chilena, donde un Golpe de Estado instaló un sistema económico
altamente excluyente en todas sus aristas, seguido por gobiernos de la
Concertación que lo consolidaron, mirando hoy la falta de legitimidad y de
interés político que el sistema tiene.
Identificar una ideología hegemónica o mayoritaria en los movimientos juveniles
no es fácil, puesto que cada joven en el proceso que experimenta dentro de su
organización(es) da lectura a lo que viven, algunos desde la política de masas,
otros desde lo técnicamente educacional, otros desde las acciones pacificas y
violentas, etcétera, no hay una forma de participar de los movimiento juveniles.
De igual forma es posible encontrar similitudes anti-estructurales, a cómo se
piensa y reproduce los problemas desde el servicio público, criticando no tan
solo su financiamiento, sino el formato que las rige. Según muchos jóvenes evidenciando claramente ideologías libertarias y comunitaristas - el actual
sistema educacional no promueve la creatividad, los talentos particulares, formas
de pensamiento divergentes y críticos, fomenta un formato estructurado y
estandarizado. Los jóvenes toman concepciones de Películas como la Educación
Prohibida o Nacidos para Aprender donde critican los paradigmas tradicionales
de la educación para transponer uno más solidario.
Conflictividad Juvenil: Relación entre Estado y organizaciones autónomas
199
Se habla de la formación de un pensamiento crítico en los jóvenes de hoy, ya no
sólo se identifican con ser “anti algo”, sino que afirman ser libre pensadores, cultores
del conocimiento de forma autodidacta, adeptos a la solidaridad y acción social
política. Es un activismo con ideología política con fuertes enclaves libertarios
y revolucionarios. Son transformadores, son ideólogos, son agitadores de masas,
encapuchados. Es una afirmación de identidad, es decir entender el mundo de
forma divergente, autodeterminada. Esta determinación y energía conceptual
corrobora la madurez política que van presentando los jóvenes, al punto que no
siguen de forma dogmática principios políticos como antaño, puesto que les resulta
significativo involucrar a las bases en el proceso de movilizaciones, relevando las
opiniones personales y enmarcarlas en un contexto democrático y activista de toma
de decisiones y ejecución de acciones.
Las tendencias ideológicas que en sus cimientos poseen son colectivistas o
anarquistas, exacerban la relevacia de lo individual (libertario desde el anarquismo y
egoísta desde el colectivismo como diría Popper (2012)), oxímoron que representa
el dinamismo dialectico de los conceptos en la actualidad, ya que el individualismo
al ser uno de los axiomas regentes con el capitalismo, es mucho mas socializado en
la población, evidentemente de forma pasiva pero son estos valores en los que se
desarrollan las relaciones sociales.
Muchos movimientos y organizaciones juveniles apelan a cambios en sus diversos
tópicos de interés, trayendo consigo una revolución social que habla de una
ideología y estrategia política completamente afianzada en sus lógicas organizativas.
Ideas parecidas al Cooperativismo de Owen (como lectura marxista del término)
y al anarquismo desde Bakunin y Proudhon, las que caracterizan, más allá de las
contradicciones conceptuales del término, la rebeldía antisistémica de la participación
y organización juvenil. Lo más preponderante de esta situación es que los actores
políticos que encarnan esta lucha, han sabido representar con creces las demandas
estudiantiles, al punto de ser la punta del iceberg de los movimientos sociales. Los
secundarios se conciben como movimiento social porque concitaron el apoyo de
la ciudadanía y además de organizaciones sociales importantes, lo que simboliza la
tranversalidad de la causa estudiantil en todos sus aspectos.
Algo elemental fue además la enorme concurrencia de jóvenes de distintos colegios
que se iban sumando a las movilizaciones, como colegios subvencionados, privados,
etc. Fue una necesidad que encontró eco en múltiples espacios estudiantiles, y
dicha solidaridad se volcó en un activismo concreto, con el efecto bola de nieve. Las
juventudes chilenas sin ser formadas en cultura cívica, se dotaban autónomamente
200
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
de lógicas organizacionales, superaban las tradicionales formas de los centros de
alumnos y se constituían a través de asambleas representativas de cada curso, con
voceros, horizontalidad, modelos antagónicos a los de la institucionalidad chilena.
No es únicamente un movimiento alternativo, sino que además habla del desarrollo
de una forma organizacional emergente, con génesis en el asociacionismo, pero en
la asociatividad joven.
Es más, los secundarios afirman que como movimiento político no los aglomera
una ideología oficial, sino la forma en que coordinan sus acciones y las demandas
educacionales, desatando una formación política como tal pero sin apego
a corrientes ideológicas principistas. Todos los integrantes del movimiento
secundario tienen sus propias ideas políticas, sin embargo lo que los caracteriza
son la horizontalidad, el respeto por las bases, el asambleísmo y el compromiso en
las acciones y decisiones por ellos emprendidos. Ciñéndose a estás practicas, los
secundarios ideaban lógicas, apelaban a lo emocional para impactar e informarse
entre ellos, discutían posturas y cuando ya alcanzaban grados de acuerdo en las
opiniones, generaban acciones de forma comprometida.
La representatividad en el movimiento secundario no es un apotegma, si lo es
la representación por medio de voceros ya que las instancias resolutivas son las
asambleas. No tienen centros de estudiantes, siguen lógicas asambleístas donde
dirimen a mano alzada, sus voceros no toman decisiones, sólo informan votaciones
y bajo este mecanismo de funcionamiento se ha sostenido el movimiento
secundario llegando a tener la fama que hoy los estimula a seguir la lucha. Un
hecho sin precedentes en la historiografía chilena y antecedentes en los estudios
de movimientos sociales de nuestro país.
Por lo tanto el movimiento secundario es un fenómeno interesante, puesto que lo
inaudito es que a este movimiento no le interesa figurar por figurar, no es una meta
ser motivo de estudios, sus voceros no quieren fama como en la otrora revolución
pingüina, sino que quieren transformar el modelo educativo chileno, cuestionar
al gobierno en materias sociales y mejorar la calidad de vida del pueblo chileno,
y eso lo pretende hacer bajo su autodeterminación, demostrando una evolución y
maduración juvenil política sin referentes en el mundo.
Los secundarios se enfocan en respetar sus lógicas de trabajo y ser fieles a sus
objetivos y demandas, por lo mismo son críticos del cumplimiento de lo anterior, ya
que pese a resaltar públicamente el año pasado con las movilizaciones, no tuvieron
grandes logros en términos de demandas como sí los tuvo el movimiento aisenino,
Conflictividad Juvenil: Relación entre Estado y organizaciones autónomas
201
hecho que según ellos lo atribuyen a la falta de madurez de la estrategia política.
Pero este año abogan por un proceso con más decisión en términos estratégicos y
de negociación, mantienen las acciones de protesta que los caracteriza y embestirán
con conciencia política a quienes detenten las responsabilidades de incidir en
políticas educacionales.
Es una generación sin las traumáticas experiencias de quienes vivieron la
dictadura, la represión, persecución y asesinato político, a la vez que es tendencial
la desconfianza y aversión a la institucionalidad, lo que en términos políticos se
traduce en un rechazo al Estado, partidos políticos entre otros organismos que no
visualizan como interlocutores útiles, y frente lo anterior, sus métodos implican la
radicalización de sus acciones pero siempre bajo orientaciones políticas.
Estrategia y radicalización Política
La horizontalidad comienza a proliferar en torno a las organizaciones juveniles,
en ciertas Universidades, villas, barrios, las asambleas y lógicas de bases están
creciendo de forma incipiente, pero los secundarios hace años vienen desplegando
formas que legitiman las decisiones y posiciones de las bases, por medio de la
asamblea o la toma y de allí se inserta en otra agrupación mayor. Esto habla de
innovación en lo que se refiere a trabajo organizacional y a la vez de eficiencia, ya
que el movimiento secundario es el que ha tenido mayores efectos en la población
por sobre el universitario.
Las movilizaciones no contaban con presidentes de centros de alumnos, que para
esta altura son estructuras vetustas para el movimiento secundario. Por otro lado el
movimiento estudiantil en la actualidad recobra su accionar, han realizado tomas y
marchas, lo que indica que el conflicto educacional es permanente. Junto a esto, los
secundarios ya tienen la experiencia de movilizaciones y para los años venideros
asumen nuevos desafíos referentes a la estrategia que desarrollarán. Pretenden
orientarla de manera inteligente, sumando a más personas fuera del ámbito
educacional a su causa, con el propósito de cumplir sus metas. Manifiestan desde la
autocritica que deben mejorar su estrategia para no cometer equivocaciones en el
desarrollo de las actuales movilizaciones. Como equivocación también comentan
la relación que estructuran con otros actores políticos, desde autoridades públicas
a organizaciones de base, pasando en especial por partidos políticos.
Muchas agrupaciones se han sumado al tren de la victoria que manejan los
estudiantes, ha habido desde organizaciones que cooperan concretamente con el
202
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
movimiento, a entidades que pretenden figurar con ellos a través de intervenciones
entre otros. Muchas veces los estudiantes por confiar aceptan la ayuda de otros
grupos, pero han tenido ocasiones donde se han visto utilizados e incluso
manipulados. Lo anterior no tan solo se refiere a la utilización y manipulación
interesada de ciertos grupos del movimiento secundario, sino que a la vez
demuestra que la estrategia de los secundarios ya tiene hitos relevantes en términos
de experiencia, relacionándose con todo tipo de organizaciones pertenecientes la
Sociedad Civil.
A pesar de esto nada les asegura que este tipo de situaciones no vuelvan
acometerse, pero ya están resguardados ante estas acciones. Los secundarios
hacen ver en público y de cara a los políticos su malestar para con ellos, el
compromiso de reducir su influencia y cualquier tipo de intervención política
sobre el devenir del movimiento es infranqueable debido a que corresponde al
desarrollo de un aprendizaje político. Reconocen que hubo errores, pero ya han
madurado a partir de la experiencia, y ese aprendizaje político continuo en el
que están inmersos, tendrá para los siguientes años su reedición, radicalización
y pulido de la estrategia.
El movimiento secundario inicia sus acciones de diversas formas hasta llegar
a las más violentas como las protestas callejeras, las retomas y resistencia a los
desalojos entre otras, pero asignar las causas de estas violentas medidas de presión
a la represión, es caer en un simplismo, puesto que no tan solo se enfrenta a los
guardianes del orden, sino que a todo lo simbólico que lo rodea, el ejercer el poder
de forma coercitiva (Estado), el contemplar un alto presupuesto para la renovación
de material antimotines, pero por sobre todas las cosas una creciente animadversión
política a todo aquello que representa la autoridad y las jerarquías.
No es posible argüir si esta radicalización es estrategia o espontaneidad, lo que sí
se puede afirmar es que las masas protestantes no es lumpen ni delincuentes como
los medios pretenden visualizarlos, sino que son jóvenes con descontento, jóvenes
combatientes que sacan señaléticas para obstaculizar el paso de carros lanzaguas
y zorrillos, que asalta bancos y multitiendas con la intención de atacar al capital y
que resiste a los carabineros para defender su integridad y derecho a manifestación.
Lo medular aquí es que existe la radicalización de parte de integrantes no tan
sólo de los movimientos secundarios, sino también de otros grupos juveniles,
pero no es una orientación generalizada dentro del amplio espectro juvenil,
puesto que este sigue teniendo como estrategia sumar a la población civil a sus
demandas y ojalá sin violencia.
Conflictividad Juvenil: Relación entre Estado y organizaciones autónomas
203
Sin embargo el nivel de represión alcanzado por la policía y el malgobierno han
agotado la paciencia de muchos estudiantes, quienes con vehemencia y vivacidad
dan sus puntos de vista a conocer. Lo anterior nos habla de violencia, precisamente
la política puesto que ya es constante el choque de fuerzas especiales de carabineros
con movimientos encapuchados que son las grandes premisas e imágenes de las
agrupaciones juveniles, que utiliza otras medidas de presión ejercidas desde la
violencia política. En este sentido la violencia debe ser desatanizada para analizarla
en todos sus alcances.
Tiene matices adrenalínicos para una juventud deseosa de experiencias activas,
pero únicamente no es el caso, existe detrás una potente diatriba institucional,
un accionar ácrata frente a las autoridades que desencadena acciones violentas
sustentadas en afanes de justicia ante el diagnostico latamente explicado
en este estudio. Se habla de una violencia como herramienta política, pero
pormenorizada ante la violencia estructural, aquella que es producida por factores
políticos/socioeconómicos que fomentan la violencia comprendiéndola como el
funcionamiento inadecuado de las instituciones políticas que debiesen representar
y canalizar las demandas ciudadanas, soslayando una serie de limitaciones
sociales y económicas tales como la falta de acceso a los servicios sociales
básicos, la discriminación de ciertos grupos sociales (mujeres, minorías étnicas
y sexuales), la pobreza extendida y privación material, mas las desigualdades en
la distribución de la riqueza y las oportunidades (SAGASTI, 1999). Tal es el
haber de Chile donde las características anteriores se suceden idénticamente,
sumando la represión y criminalización del movimiento secundario y su causa
estudiantil. Ante esta violencia estructural, se legítima y respaldada políticamente
la herramienta política de la violencia practicada por los secundarios.
Conclusiones
Quienes siempre motivaron los movimientos de transformación social en
nuestro país, fueron los jóvenes, basta pensar en el 73, en las Jornadas de Protesta
Nacional desde el 82 al 85. Es decir el germen de la redención social lo impulsa
la juventud, con una fuerza pujante que precisamente después del golpe no se ve,
salvo excepciones como los weichafes mapuches, donde la mayoría son jóvenes.
Los estudiantes, los ocupas, entre otros muchos movimientos, son parte de
grupos de presión sectoriales y culturales donde se entienden que la juventud es
la que lucha, la que subvierte el orden establecido, la que producirá los cambios
en el modelo de sociabilidad chileno y todas sus ramificaciones, iniciando la
revolución en la educación.
204
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
Detecta la inoperancia del malgobierno en materia educacional y social, lo
descalibrado que en términos humanos conlleva el modelo neoclásico, y las
relaciones de poder existentes en los grupos fácticos del país, desplegando ante
estas adversidades una movilización social de protesta de la cual son precursores y
vanguardistas, sintiéndose orgullosos y sumando al tenor ciudadano de la población.
A tal punto asciende la autoafirmación política de los jóvenes que inclusive estarían
dispuestos a dar la vida, una hipérbole ideológica que manifiesta el coraje político
de estos jóvenes. Basta recordar los nombres de los jóvenes fallecidos en marchas
y protestas como Alex Lemun, Claudia López, los Hermanos Vergara, Matias
Catrileo, o también de jóvenes que trabajan día y noche como Rodrigo Cisternas,
minero que murió asesinado en una protesta. Muchas de estas personas han sido
abatidas injusta y cobardemente por fuerzas policiales, sin tener el debido juicio
que compete. Es más, todos estos asesinatos políticos han sido en democracia y
hay una larga lista que sigue creciendo.
A esto hay que sumar la oleada de atentados anarquistas que se han registrado a
sucursales bancarias, algunas resultaron y otras no y producto de esto, el gobierno
impulsó la Ley Antiterrorista con Bachelet y la Ley Hinzpetter con Piñera,
ambas leyes completamente violadoras de la libertad de expresión, reunión y libre
circulación, junto con agregar la ley de seguridad al interior de los estadios y la ley
de responsabilidad penal para adolescentes. Lo anterior caracteriza a un Estado
coercitivo en su máxima expresión, criminalizando a las juventudes, exponiéndolas
en los medios de comunicación para un control y prejuicio valorativo social
altamente excluyente y peor aún, con mecanismo de represión muchas veces
fuera de toda norma legal, como resultan los secuestros de dirigentes políticos y
asesinatos a activistas.
¿Por qué la mayoría de los activistas sociales asesinados o perseguidos en
democracia son jóvenes?
Es una pregunta que refleja el nivel de conflicto existente no tan sólo de las
juventudes con el Estado y su institucionalidad, sino también con la familia, la
iglesia, la globalización, es decir es parte de un proceso fuerte de cuestionamiento
al entramada colectivo. La memoria del chileno es sumamente corta, pero la
juventud producto de que es la llamada a ser vanguardia en los procesos sociales,
también es la azotada por el sistema, por las fuerzas policiales, sin que siquiera se
den cuenta. Miles de jóvenes murieron para la época del golpe, también murieron
protestando legítimamente por necesidades y hoy mueren por la eterna batalla
contra la desigualdad. Este rol, no es asumido por la juventud de hoy, por todos
Conflictividad Juvenil: Relación entre Estado y organizaciones autónomas
205
los diagnósticos que hicimos anteriormente, sin embargo la juventud es hoy
una emergente fuerza critica que se está legitimando por medios de diversas
expresiones populares.
Han hecho tambalear a toda la institucionalidad chilena, han interrumpido el
diario vivir provocando serias alteraciones al orden establecido, son rupturistas
con las tradiciones organizativas y mediáticas del país, pero lo más valorable es
que jóvenes sin formación ni experiencia política, han sido capaces de instruirse,
de crear alternativas educacionales, de innovar en materias de organización social
y gestar una movilización social sin precedentes. Convicciones y motivaciones que
tienen su génesis en la construcción de un país con mejores oportunidades para
las generaciones futuras, en una educación inclusiva y participativa, en la intención
de hacer de Chile un lugar más fraterno y solidario donde vivir, por medio de la
autodeterminación de jóvenes resueltos a cambiar un modelo social desigual por
uno más justo y libre. Involuntariamente la juventud está forjando una estrategia
de redención al sistema nacional, y cuando esta encuentre su maduración políticaideológica, y su unificación social, es cuando se podrá recuperar la historia de nuestra
juventud y encaminarse hacia una lucha por la justicia colectiva. La posición de
este artículo por lo tanto es que la relación Estado (política pública-desarrollo) con
las juventudes organizadas, es de conflicto debido a que se encuentran en veredas
opuestas y polarizadas. En los métodos lógicamente hay disenso para resolver los
problemas de la desigualdad y neocolonialismo, donde las organizaciones juveniles
y de cambio, se encaminan hacia una lucha política por mayor igualdad y justicia
que según muchos de ellos, el Estado obstaculiza.
Referências
EL CIDADANO. Ante el pueblo mapuche: La política del despojo. Santiago,
Chile. Primera quincena, Agosto 2010, p. 5.
GANTER, Rodrigo; ZARZURI, Raúl. Culturas Juveniles, Narrativas
minoritarias y estéticas del descontento. UCSH. Santiago de Chile, 2002.
GANGAS, Rodrigo. Los jóvenes y la política. Profundización democrática
en el sistema educacional chileno a partir de la reforma educacional. Tesis
para optar al grado de magíster en ciencias políticas, 2006.
GARRETÓN, Manuel A. La faz sumergida del iceberg. Santiago: Estudios
sobre la transformación cultural, Cesoc/LOM Ediciones, 1993.
206
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
MARGULIS, Mario. La juventud es más que una palabra. In: ARIOVICH,
Buenos Aires: Biblos, 2000.
POPPER, K. R. La sociedad abierta y sus enemigos Fonte: http://www.
lahistoriaparalela.com.ar/2012/04/21/colectivismo-individualismo-y-egoismo/.
Acesso em 23 Agosto 2012.
RUÍZ, R., Carlos. Síntesis histórica del pueblo mapuche (Siglos XVI-XX) En:
Historia y luchas del pueblo Mapuche. Editorial Aún Creemos En Los Sueños.
Santiago. 2008, p. 64.
RECABAREN, Luis Emilio. Ricos y Pobres. A través de una siglo de vida
republicana. El Balance del siglo. Conferencia leída en Rengo la noche del 3 de
septiembre de 1910 en ocasión del primer Centenario de la Republica de Chile,
y dedicada al proletariado estudioso que busca su redención. Imprenta New York,
paginas 18, 19 y 20. 1910.
SANHUEZA, C. La causa mapuche y los otros de siempre. En: Revista Masiva.
Universidad de Guadalajara, México, Fondo de Cultura Económica, 2010, p. 139.
VAN BEBBER; RÍOS, R. Estado-Nación y conflicto mapuche: aproximación
al discurso de los partidos políticos chilenos. Disponible en http://www.mapuche.
info/mapuint/vanbebber021000.pdf . Acesso em 12.09.2014.
YAMIL, R. Juventudes Organizadas: La construcción de nuevas participaciones
en el Paraguay. En: Diálogos de la comunicación, 2007.
Conflictividad Juvenil: Relación entre Estado y organizaciones autónomas
207
Jóvenes incoherentes. Análisis de
sociedades complejas en cultura
Tomás Viviani
Universidad Nacional de La Plata - Argentina
Introducción
Este artículo intentará pensar el abordaje de un problema de investigación a partir
de la revisión de perspectivas teórico-metodológicas del campo de los estudios
culturales y la sociología de la cultura. Para esto pondré a discusión algunas de las
entradas posibles de mi trabajo de campo, sin la intención de definir un abordaje
puntual, sino de problematizar y enfocar diferentes posibilidades o preguntas que
habilitan los múltiples aportes.
Presentaré rápidamente mi tema de investigación, sin la intención de ser exhaustivo.
El objetivo principal es reconocer la capacidad de agencia de jóvenes músicos de
la ciudad de La Plata a partir de su experiencia musical (según Simon Frith, una
experiencia de la identidad siempre en construcción). Entonces, en primer lugar
mi pregunta vincula identidad con agencia.
Parto del presupuesto (comprobado empíricamente en instancias de campo
anteriores, también con jóvenes músicos en la ciudad de La Plata), de que la
experiencia musical habilita empoderamientos en los jóvenes, y que estos se
cristalizan en diferentes instancias de la vida cotidiana, no solamente en las ligadas
a esa experiencia musical concreta.
Me interesa pensar en los empoderamientos más allá de las relaciones de
dominación, en aquellas prácticas que se cuelan por las grietas de la hegemonía.
Para esto, tengo un especial interés en este momento de mi trabajo en las formas
de asociatividad y grupalidad que se producen entre jóvenes músicos, pensando
en cómo son utilizadas para sortear diferentes dificultades que presenta la
experiencia musical, principalmente ligadas al mercado y la inserción laboral,
como la edición de discos, la producción de espectáculos, la difusión de los
grupos, pero también prácticas relacionadas con la formación, etc. Tengo la
sensación de que ésta experiencia y las posibilidades que habilita configuran
210
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
estructuras de sentimiento y patrones de comportamiento que luego decantan
en otras esferas de la vida de los jóvenes.
Estas mismas inquietudes podrían pensarse en sujetos no jóvenes. El interés
por lo juvenil tiene que ver en primer lugar con que tal categoría, que ha sido
pensada largamente como una dimensión biológica/etaria, es en realidad una
categoría social ligada a la experiencia vital de los sujetos, y anclada a variables
tales como la inserción en el mercado laboral y la constitución de la propia
familia, es decir, imbricada en las instituciones sociales más significativas.
Pero este interés es también político. Frecuentemente se ha pensado lo
juvenil desde la carencia, desde lo que los jóvenes no son (no-reflexivos, nopolitizados, no-críticos, entre una larga lista de negaciones). Intento pensar
desde un lugar diferente.
Finalmente cabe destacar que la localización de la investigación en la ciudad
de La Plata no es un dato menor. La Plata es reconocida como una ciudad
de intensa actividad cultural y especialmente musical. Cuenta además con la
segunda Universidad Pública del país en cantidad de alumnos. Esto implica que
es “muy musical” y “muy juvenil”.
Subjetividad y poder
Para pensar mi pregunta de investigación en relación a la articulación
agencia/identidad, resulta de gran interés la reflexión de Sherry Ortner en
Geertz, subjetividad y conciencia posmoderna. Desde su punto de vista, podemos
pensar que la categoría a problematizar es la subjetividad, entendida como el
conjunto de modos de percepción, afecto, pensamiento, deseo, temor, etc. que animan
a los sujetos actuantes, es decir, una especie de estado interno, tanto como las
formaciones culturales y sociales que modelan, organizan y generan determinadas
estructuras de sentimiento.
En el trabajo de Ortner la subjetividad aparece como el sustrato de la agencia,
en tanto elemento necesario para comprender por qué las personas actúan de
las maneras en que actúan. Y esto es porque la agencia no debe ser entendida
como una “voluntad natural”, sino como deseos e intenciones enmarcados en
sentimientos, pensamientos y significaciones que se constituyen socialmente. La
autora entiende a la agencia, resumidamente, como “efecto de una subjetividad
crítica en acción”, siempre que el sujeto internaliza circunstancias en las que se
encuentra, las problematiza y se orienta a la acción.
Jóvenes incoherentes. Análisis de sociedades complejas en cultura
211
Metodologicamente, esta conceptualización debe ser abordada desde Geertz. Tal
subjetividad crítica debe ser reconocida en el punto de vista de los actores, no
construirse mediante una operación del investigador, que fácilmente puede volver
crítico lo mecánico. Debemos recordar que para Geertz la etnografía debe complejizar
lo que aparece como simple, natural, mediante la integración de diferentes tipos de
teorías y conceptos, y con el fin de formular proposiciones significativas (1987).
Además, como nos recuerda Barth, la descripción no es una explicación. Reflexionar
en torno a cultura (significados, relaciones, identidades, jerarquías) en sociedades
complejas (¿casi cualquier sociedad contemporánea?, ¿cuando hablamos de
sociedades complejas, no hablamos de todas las sociedades contemporáneas que son
construidas como objetos de estudio por las ciencias sociales? ¿Una sociedad “simple”
sería aquella en la que su producción simbólica se articulara de manera evidente y
coherente en patrones de comportamiento no superpuestos, de manera lineal? Y, de
ser así, ¿sería esa sociedad posible?). La propuesta de Barth implica el análisis de la
vida tal como ocurre en determinado lugar del mundo (2000), lo que habilita no solo un
énfasis en la subjetividad sino en las prácticas de la vida cotidiana.
Para pensar la complejidad, pondré en común algunas de las corrientes de tradiciones
culturales que aparecen y se entremezclan en mi trabajo de campo. Hay una
corriente que podríamos denominar “estrictamente musical”, la que tiene que ver
con las obras, la música realmente existente, parte de la cual es creada y/o ejecutada
por los sujetos de la investigación, y esos procesos de creación y ejecución. Otras
corrientes de tradiciones culturales tienen que ver con las instituciones (académicas,
burocráticas), que pueden ser del campo musical o no. También hay una corriente
de tradición cultural ligada al mercado que, si es pensada en torno a la explotación
capitalista, no debe inferirse que en todos lados opera de la misma manera. Podemos
pensar también en corrientes de tradiciones culturales ligadas a la familia y al Estado
(ya que los jóvenes en cuestión pueden ser hijos, parejas, pero también trabajadores
– regulados -, eventualmente pueden ser menores –tutelados-, etc.).
Con Barth, no debemos tentarnos a suprimir las señales de incoherencia
encontradas en la superposición de todas estas corrientes, ya que no hay cultura que
no sea un conglomerado resultante de adiciones diversificadas. Entonces la tarea del
investigador es desarrollar un método para mapear el alcance de los encadenamientos
presentes en una cultura local, mostrando que esos encadenamientos son un artefacto de
la vida en un contexto de pequeña escala y densa sociabilidad.
212
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
Localizaciones múltiples
La definición de la pequeña escala (quizá la única realmente estudiable/interpretable)
no debe pensarse como un alivianamiento de la tarea socio-antropológica, sino como
una nueva complejidad. La pequeña escala, claramente delimitada y localizada, no
escapa a los problemas metodológicos que ponen de manifiesto Gupta y Ferguson
en Más allá de ‘cultura’: espacio, identidad y las políticas de la diferencia (2008).
Los autores introducen otra complejidad. Entienden que la cuestión del espacio
ha sido trabajada como una categoría “muerta” sobre la que se inscriben diferencias
culturales, memorias históricas y organizaciones sociales. Pero lo que hay, más que
territorios investidos de cultura/s y relativamente conectados o desconectados con
otros territorios, son interconexiones jerárquicas de los espacios, modos de distribución
espacial de las relaciones jerárquicas de poder. Por esta cuestión es que la tarea
antropológica debe comprender el proceso a través del cual un espacio adquiere una
‘identidad’ específicamente como lugar.
Esta complejidad – la espacial - es crucial en función del problema de investigación
en cuestión, dada su íntima relación con la cultura masiva y las industrias culturales,
siempre que, como afirman Gupta y Ferguson, la esfera pública transnacional no
permite sostener la ficción de que tales fronteras circunscriben culturas y regulan el
intercambio cultural. En el caso de este trabajo, nos enfrentamos a un estudio de lo
personal – las subjetividades -, con una preocupación por lo local, pero en relación
con lo nacional y lo transnacional. La localización de las prácticas estudiadas en
la ciudad de La Plata no puede desconocer que tal espacio adquiere identidad
como lugar no solo por la cantidad de jóvenes y la relevancia de sus instituciones
académicas y la intensa productividad cultural, sino también en relación a una
distribución desigual del poder transnacional y también nacional, que determina
la organización social (la determina en el sentido de Williams, como límites y
presiones, dejando un amplio horizonte de acción e incluso la posibilidad de mover
esos límites y negociar las presiones). A esto puede agregarse lo que Abu-Lughod
(2005) entiende como “cosmopolitanismo”, cuando experiencias particulares de la
vida cotidiana se combinan con significados producidos en un lugar que es leído como ‘otro
lugar, articulando nuevamente, lo personal, lo local, lo nacional y lo transnacional.
Tanto la cuestión espacial como la de las corrientes de tradiciones culturalesnos
posicionan frente a lo que Barth define como áspera cacofonía de voces autorizadas,
voces locales y transnacionales, institucionales, familiares y del mercado, que
interfieren una sobre otra y se establecen en diferentes grados en las diferentes localidades
y diferentes campos, por lo que debemos dudar de toda afirmación de coherencia.
Jóvenes incoherentes. Análisis de sociedades complejas en cultura
213
Además, lo popular
Otra dimensión que interviene en nuestro universo de análisis es la cuestión de
lo popular. Gramsci (1992) definió a la(s) cultura(s) populares(s) como concepción
del mundo y de la vida del conjunto de las clases subalternas e instrumentales, y
en contraposición con las concepciones del mundo “oficiales”. Luego el concepto
de hegemonía también emergió para pensar a las culturas populares (en términos
de Gramsci, el folklore), siempre que incluye y trasciende cultura e ideología, y
relaciona el proceso social total (la cultura) con las distribuciones específicas del
poder. Un gran aporte de este sentido del concepto es el interés por dar cuenta
de las significativas áreas modernas del ocio y la vida privada. También debemos
a Gramsci la idea de la cultura (la hegemonía) siempre como un proceso, y no
como un sistema o estructura. Un concepto que articula experiencia, relaciones y
actividades que tienen límites y presiones y que no puede ser individual y está en
permanente pugna y negociación.
En la misma línea Stuart Hall (1984) instala a la(s) cultura(s) populare(s) como
el terreno sobre el que se elaboran las transformaciones, terreno en el que no existe
ningún estrato autónomo ni independiente (de la clase obrera incialmente, aunque
podríamos proponer que no existe estrato autónomo, en términos generales, lo que
vale entonces para el bloque dominante). Pensando en el concepto de hegemonía,
Hall entiende que lo popular aparece constantemente en relación con las instituciones
de la producción cultural dominante.
En función de todo esto, cabe agregar que la experiencia de los jóvenes músicos
con los que trabajamos está ligada a la música popular, a géneros como el rock,
el jazz y el pop, pero su formación, constituida por trayectorias ubicuas, incluye
instituciones decimonónicas que trabajan a partir de la denominada música
“culta”, estudian obras que no tienen que ver con los repertorios que luego
interpretan, se vinculan con modos de experimentar lo musical que tienen que ver
con corrientes de tradiciones culturales que no elijen pero que les son impuestas
por las instituciones a las que pertenecen y sobre las que tienen una visión que
incluye valores positivos, es decir, tienen una experiencia musical que al menos en
este aspecto esta en pugna y tensionada, y presenta contradicciones.
Existe un campo de interlocución cuyo lenguaje recupera aspectos de la
“música culta” y de la música popular, y ese lenguaje construye jerarquías y
distinciones, que en este caso se evidencian en la preminencia de lo “culto”
en las prácticas hegemónicas de enseñanza en detrimento de lo popular, y
la preminencia de lo popular como estética/praxis de reconocimiento de los
214
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
jóvenes músicos. Podríamos pensar que existe una frontera entre regímenes
de significación, en la cual las gramáticas de la música académica y las
prácticas con las que ellas se anudan aparecen como frontera en relación a las
adscripciones de éstos jóvenes músicos.
Sucede que las configuraciones culturales son más hibridas que las identificaciones.
Si entendemos que la configuración cultural está compuesta por el marco de
significaciones que recupera sentidos (simbólicos y musicales) de ambos repertorios
(“académico” y popular), hablamos de una configuración híbrida, producto de
elementos de distinta naturaleza. Por su parte, las identificaciones que se dan en el
torno a estos marcos son menos híbridas, los jóvenes se sienten interpelados por
las posibilidades de la experiencia musical que habilita la música popular, mientras
que del repertorio de la “música culta” solo toman algunos aspectos que son luego
resignificados para elaborar otros tipos de músicas.
La música popular genera sentimientos de pertenencia, mientras que frente a
la música “académica”28 se trazan límites. Esto implica, entonces, que ese límite
es necesariamente traspasado. Por un lado, porque quienes deciden validar sus
estudios en instituciones regidas por la mencionada hegemonía, se ven en la
obligación de relacionarse con las gramáticas “cultas”. Pero también porque hay
adscripciones parciales, específicas, en relación a los atributos de este discurso.
Las fronteras, las lógicas de interrelación y la trama simbólica compartida son elementos
históricos porque son la sedimentación del transcurrir de los procesos sociales (GRIMSON,
2011). En este caso específico, estas lógicas sedimentadas son las determinaciones de
la historia social de la música: instituciones, capitales simbólicos, culturales y sociales,
posibilidades concretas que la experiencia musical ha habilitado históricamente a
los actores, estructuras formales de las obras musicales, formas de gestión, pero
también construcciones intermedias del mundo de la música, fundamentalmente
una anudación entre la dimensión social y la dimensión estética.
La observación de esos límites y sus sentidos nos permite pensar en la constitución
de agentes que pretenden pasar los límites de la imaginación contemporánea
(GRIMSON, 2011). En este sentido, esa posibilidad de habitar la otredad y
resignificarla para la concreción de objetivos propios puede ser entendida como
una forma de agencia, categoría que según plantea Ortner (1999) aparece en la
28 En otros trabajos propongo la denominación “música academizada” en reemplazo de “académica”, “culta” o “clásica”.
Esta última denominación es inexacta porque se refiere a un periodo histórico específico de la producción musical. Los
dos primeros son estigmatizantes, ya que la música popular también es académica (se enseña en academias, incluso algunas
decimonónicas que la han incorporado en sus programas de estudio) y, sin necesidad de explicar mucho más, es culta, o
mejor dicho, cultural. “Academizada” no solo menciona la fuerte relación de esos movimientos con la academia, sino que da
cuenta de un proceso por el cual un cierto tipo de música se erige como estética hegemónica, pone de relevancia un proceso
histórico de disputa de sentidos.
Jóvenes incoherentes. Análisis de sociedades complejas en cultura
215
intersección entre poder y sentido, y que basada en necesidades y deseos, planes
y esquemas, formas de trabajar en y sobre el mundo, configuran una proyección
activa de los agentes, orientada a la acción.
Esta capacidad de agencia, que a partir de una interacción sensible con el
orden social empodera a los sujetos, se vale de los intersticios de las relaciones
hegemónicas, colándose por los recovecos de los trayectos prestablecidos (los
programas de estudio de las instituciones decimonónicas, las regulaciones de
la industria cultural, los parámetros de la crítica musical) y generando nuevos
caminos para el desarrollo de la experiencia musical. Pero estas posibilidades, que
en principio revisten un carácter individual, alcanzan una influencia mayor cuando
performan el campo de la música popular, que a partir de las prácticas de sus
actores/agentes “actualiza” sus características. Es decir, esos agenciamientos dan
forma a la trama simbólica común que habilita el poder articulador de prácticas e
instituciones, y que dota a los sujetos de una experiencia social compartida.
Siempre que los jóvenes con los que trabajamos se consideran como músicos y
que comparten en su adscripción el posicionamiento en el campo de la música
popular, me gustaría pensarlos como un grupo, adaptando el uso barthiano de
“grupo étnico”, en tanto que se refiere a una “adscripción e identificación” (1976)
utilizada por los actores que organiza su interacción.
Entonces, el trabajo por pensar la agencia e identificarla en la experiencia subjetiva
es a su vez la pregunta por los procesos que generan y sostienen tal grupalidad.
Esto implica, además de historizar esa grupalidad, hacer foco en los límites y su
persistencia, en por qué tal grupo incluye lo que incluye y excluye otras cosas,
que ese “otro excluido”, y como se presenta ese límite (con el mercado, con los
empresarios de la noche o bolicheros, con los músicos “académicos”, con actores
de las industrias culturales, etc.).
Posicionamientos
A este conglomerado de multiplicidades superpuestas debemos incorporar otra
complejidad, la subjetividad del investigador. Cada punto de vista es “desde algún
lado”, así como lo es cada acto de habla. El otro – el sujeto de la investigación, el
colega lector de nuestro trabajo, las diferentes mediaciones - son, cada uno de ellos,
una posición dentro de un complejo político histórico más amplio.
En la búsqueda por lo exótico, la antropología ha procurado siempre resaltar la
diferencia con “el otro”. Lila Abu-Lughod (1991) problematiza esta cuestión pensando
en dos casos puntuales, las investigadoras feministas y los halfies. Las reflexiones de
Abu-Lughod me han interpelado notablemente, ya que soy músico, soy platense, y
216
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
normalmente soy percibido como joven (cosa que yo también percibo). Si bien no soy
antropólogo – ni pretendo serlo -, la cuestión del otro investigado es crucial ya que el
sujeto de la investigación es siempre una construcción, nunca natural o encontrado. Es
en ese punto en el que debemos preguntarnos cómo, si no diferenciarnos, debemos dejar
de manifiesto qué corresponde al punto de vista de los actores y qué es de la cosecha
del investigador. Esto es una apelación a diferentes modos de textos dialógicos, en los
que la subjetividad del investigador no es borrada, lo que inscribe sus interpretaciones
en un lugar evidenciado, y permite evitar la confusión entre su subjetividad y la de
los sujetos de la investigación. Además es una estrategia de honestidad académica y
política, ya que las interpretaciones son relaciones.
El karma: cultura
No voy a plantear nada nuevo, en el mejor de los casos lo haré de una forma más
explícita. Cultura ya no puede ser el concepto que ordene nuestras decisiones
metodológicas. Pero tampoco puede ser descartado, ya que es uno de los conceptos de
mayor productividad en las ciencias sociales. Lo que debemos hacer es pensar nuestros
objetos en cultura, pero no desde ella en tanto concepto cerrado. Es decir, existen
configuraciones culturales, corrientes de tradiciones culturales, pero ellas no son el
fin de nuestras investigaciones. Son los esquemas y patrones que podemos conocer,
nos topamos con ellos, pero no son los fundamentos de las decisiones de los sujetos.
El trabajo socio-antropológico es el de identificar – casi de manera arqueológica los procesos sociales – siempre históricos - mediante los cuales se articularon tales
configuraciones, que organizan la experiencia subjetiva en contextos determinados.
Estudiamos e investigamos en cultura porque ésta es el entramado que
conocemos, que podemos abordar, son los significados y sus relaciones que
se nos presentan, con mayor o menor articulación, complejidad y evidencia,
en el acercamiento empírico de nuestros problemas de investigación.
Pero “desentrañar” las articulaciones culturales y sus imbricaciones sociales no es el
fin de una investigación socio-antropológica, sino un paso casi siempre necesario
para alcanzar nuestros objetivos de conocimiento.
Para reconocer de qué manera la subjetividad articula deseos, sentimientos,
y emociones, los organiza y los utiliza como poder – agenciamiento - es
necesario reconocer de qué manera los significados, artefactos y prácticas en las
que se cristalizan aquellos deseos y sentimientos se articulan en un entramado
cultural. Pero ese entramado, esas configuraciones culturales o corrientes de
tradiciones culturales no explican las subjetividades, sino que son consecuencia
de la sedimentación histórica de múltiples subjetividades que, en comunidades
determinadas, han negociado tales entramados y habilitado ciertas imbricaciones.
Es decir, no pidamos a cultura lo que no puede dar.
Jóvenes incoherentes. Análisis de sociedades complejas en cultura
217
Referências
ABU-LUGHOD, Lila. La interpretación de las culturas después de la televisión.
En: Etnografías contemporáneas, 2005, n. 1.
ABU-LUGHOD, Lila. 1991. Writing against culture. En: Recapturing
anthropology: Working in the present. Santa Fe: School of American
ResearchPress. 1991.
BARTH, Frederik. A análise da cultura nas sociedades complexas. En: O Guru,
o iniciador e outras variações antropológicas. Rio de Janeiro: Contracapa. 2000.
P. 107-119.
BARTH, Fredrik. Los grupos étnicos y sus fronteras. México: Fondo de Cultura
Económica. 1976.
FRITH, Simon. Música e identidad. En: Cuestiones de Identidad Cultural,
Stuart HALL y Paul du GAY. (ORG), Buenos Aires: Amorrortu. 1996.
GEERTZ, Clifford. Descripción densa: hacia una teoría interpretativa de la
cultura y El impacto del concepto de cultura en el concepto de hombre. En: La
Interpretación de las Culturas. México: Gedisa. 1987.
GRAMSCI, Antonio. Observaciones sobre el folklore. En: Antología.
Selección, traducción y notas de Manuel Sacristán. México: Siglo XXI. 1992.
GRIMSON, Alejandro. Las culturas son más híbridas que las identificaciones.
En: Los límites de la cultura. Crítica de las teorías de la identidad. Buenos
Aires: Siglo XXI. 2011.
HALL, Stuart. Notas sobre la deconstrucción de lo popular En: SAMUEL,
Raphael. Historia popular y teoría socialista. Barcelona: Grijalbo, 1984.
ORTNER, Sherry. The Fate of Culture. Geertz and Beyond. Los Angeles:
University of California Press, 1999, p. 1-13.
ORTNER, Sherry. Resistencia densa: muerte y construcción cultural de agencia
en el montañismohimalayo. En: The fate of culture: Clifford Geertz and
beyond, Los Angeles: University of California Press, Berkeley, 1999.
WILLIAMS, Raymond. Cultura y Hegemonía. Em: Marxismo y Literatura.
Buenos Aires: Manantial.1997.
218
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
Sobre los autores
Ana Beatriz Pinheiro e Silva
Magíster en Ciencias Sociales del Programa de Posgraduación en Ciencias Sociales
de la Universidad Federal Rural de Río de Janeiro (PPGCS/UFRRJ) y Técnica
en Asuntos Educacionales de la Universidad Federal de Río de Janeiro (UFRJ).
Andrés Felipe Mora Cortés
Politólogo y Magíster en Ciencias Económicas de la Universidad Nacional de
Colombia. Candidato a PhD en Estudios Políticos y Relaciones Internacionales
e Investigador del Grupo Interdisciplinario de Estudios Políticos y Sociales del
Departamento de Ciencia Política de la Universidad Nacional de Colombia.
Bruno Vanhoni
Asesor de Relaciones Internacionales de la SNJ 2011-2014. Asistente técnico del
Consorcio Social de la Juventud de Curitiba, en 2005. Gerente de proyectos del
Programa “Universidade sem Fronteiras”, del Gobierno del Estado de Paraná, en
2009 y 2010.
Camilo Salcedo Jiménez
Trabajador Social por la Universidad del Valle de Colombia, tesista de Maestría en
Desarrollo Local de la Universidad Nacional de San Martín, Argentina. Pertenece
al equipo de Apoyo Técnico de la Asociación de Trabajadores Campesinos del
Valle del Cauca — ASTRACAVA. Es asistente de investigación en la Escuela
de Salud Pública de la Universidad del Valle en el Grupo Epidemiología y Salud
Poblacional, Cali, Colombia.
David Sánchez
Maestro en Psicología Social por la Universidad Autónoma de Querétaro.
Fundador de Caracol Psicosocial A.C. e integrante del Colectivo [email protected]
Gonzalo Assusa
Licenciado en Sociología (Universidad Nacional de Villa María). Doctorando en
Ciencias Antropológicas (Universidad Nacional de Córdoba).
José Antonio Pozzer
Licenciado en Relaciones Laborales, Doctorando en el Doctorado en Ciencias
Sociales de la Universidad Nacional de Entre Ríos. Docente de la Facultad de
Ciencias Económicas de la Universidad Nacional del Nordeste en la ciudad de
Resistencia (Chaco), Argentina.
Jóvenes incoherentes. Análisis de sociedades complejas en cultura
219
Karla Henríquez Ojeda
Magíster en Psicología Social Aplicada de la Universidad de Santiago de Chile
(USACH) y Doctora en Estudios Americanos del Instituto de Estudios Avanzado
de la USACH. Becaria del plan doctorado nacional de la Comisión Nacional de
Investigación Científica y Tecnológica (CONICYT).
María José Haro
Alumna de Graduación en Ciencias Políticas y Sociología de la Universidad
Federal de la Integración Latinoamericana y becada en el Programa de Iniciación
Científica PIBIC/UNILA 2011-2013, Foz de Iguazú, Brasil.
Mariana Jesica Lerchundi
Licenciada en Ciencia Política de la Universidad Nacional de Río Cuarto; y estudiante
del Doctorado en Administración y Política Pública del Instituto de Investigación
y Formación en Administración Pública, Universidad Nacional de Córdoba. Lugar
de trabajo: Departamento de Ciencias Jurídicas, Políticas y Sociales, Facultad de
Ciencias Humanas, Universidad Nacional de Río Cuarto, Río Cuarto, Argentina.
Marlova Jovchelovitch Noleto
Magíster en Servicio Social por la Pontificia Universidad Católica de Rio Grande
do Sul (PUC/RS), fue becaria de las fundaciones Kellogs y Eisenhower en los
Estados Unidos, además de haber profundizado sus estudios sobre bienestar social
en Suecia. Directora del Área Programática de la UNESCO en Brasil.
Miguel Hernández Monsalve
Sociólogo (Universidad Academia de Humanismo Cristiano), Diplomado en
Procesos de Intervención Comunitaria (U. de Chile).
Pablo Gentili
Doctor en Educación por la Universidad de Buenos Aires y profesor de la
Universidad del Estado de Río de Janeiro (UERJ). Secretario Ejecutivo del
Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO).
Pablo Vommaro
Posdoctor en Ciencias Sociales, Niñez y Juventud (Universidad Católica de Sao
Paulo, CINDE-Universidad de Manizales y CLACSO). Doctor en Ciencias
Sociales por la Universidad de Buenos Aires. Coordinador del Área de Grupos de
Trabajo de CLACSO.
Severine Carmem Macedo
Pedagoga pela Universidade Estadual do Rio Grande do Sul. Atuou na Pastoral
da Juventude (1994-1998). Foi coordenadora de Juventude da Federação dos
Trabalhadores da Agricultura Familiar em Santa Catarina (Fetrafesc/CUT) e da
Fetraf-Brasil. Integrou o Conselho Nacional de Juventude (Conjuve) (2005-2009).
220
Escuela Regional MOST/UNESCO Brasil
Foi secretária Nacional de Juventude do PT. Secretária Nacional de Juventude da
Secretaria-Geral da Presidência da República de 2011-2014.
Simone da Silva Ribeiro Gomes
Socióloga del Instituto de Estudios Sociales y Políticos de la Universidad del
Estado de Río de Janeiro (IESP-UERJ), estudiante de doctorado en Sociología
de la misma institución, magíster en Sociología por la Université Paris 7 – Denis
Diderot, magíster en Psicología Social por la UERJ y graduada en Psicología por
la Universidad Federal do Río de Janeiro (UFRJ).
Tomás Viviani
Licenciado en Comunicación Social (Universidad Nacional de La Plata),
Maestrando en Sociología de la Cultura (IDAES/UNSAM). Docente,
investigador y extensionista de la Facultad de Periodismo y Comunicación Social
de la Universidad Nacional de La Plata y Coordinador General del Observatorio
de Jóvenes, Comunicación y Medios de la misma institución.
Valéria Viana Labrea
Doctora en Educación por la Universidad de Brasilia (2014). Magíster en Educación
y Gestión Ambiental por el Centro de Desarrollo Sostenible de la Universidad de
Brasilia (2009), Especialista en Gestión Cultural por la Fundación Itaú Cultural /
Universidad de Girona (España) (2012), Especialista en Educación Ambiental por
el Senac (2007), Licenciada en Letras —grado completo en lengua portuguesa—
por la Universidad Federal de Rio Grande do Sul (2000). Consultora en la Secretaría
Nacional de la Juventud de Brasil para el Observatorio Participativo de la Juventud.
Yamira Rodrigues de Souza Barbosa
Ingeniera Agrónoma por la Universidad de Brasilia, Especialista en Agroecología
por el Instituto Federal del Paraná. Forma parte del equipo de elaboración y
ejecución de proyectos del Centro de Desarrollo Sostenible y Capacitación en
Agroecología, en Paraná, Brasil.
Yeisa B. Sarduy Herrera
Licenciada en Sociología, estudiante de la Maestría en Desarrollo Social de la Facultad
Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO- Cuba). Investigadora del Instituto
Cubano de Investigación Cultural Juan Marinello, en La Habana, Cuba.
Yulexis Almeida Junco
Socióloga, Master en Estudios de Género de la Cátedra de la Mujer de la Universidad
de La Habana, profesor a Auxiliar del Departamento de Sociología de la Facultad de
Filosofía, Historia y Sociología de la Universidad de La Habana, Cuba.
Sobre los autores
221
Quelle: http://www.barcode-generator.de
Secretaria Nacional de
Juventude
Secretaria-Geral da
Presidência da República
juventude.gov.br