proceso de maduración y calidad de fruto de aguacate cv. carmen

COLEGIO DE POSTGRADUADOS
INSTITUCION DE ENSEÑANZA E INVESTIGACION EN CIENCIAS
AGRÍCOLAS
CAMPUS MONTECILLO
POSTGRADO DE RECURSOS GENÉTICOS Y PRODUCTIVIDAD
FRUTICULTURA
PROCESO DE MADURACIÓN Y CALIDAD DE FRUTO
DE AGUACATE CV. CARMEN HASS
BELEM DOMÍNGUEZ RÍOS
T
E
S
I
S
PRESENTADA COMO REQUISITO PARCIAL
PARA OBTENER EL GRADO DE:
MAESTRA EN CIENCIAS
MONTECILLO, TEXCOCO, EDO. DE MEXICO
2014
La presente tesis titulada “PROCESO DE MADURACIÓN Y CALIDAD DE FRUTO
DE AGUACATE CV. CARMEN HASS realizada por la alumna Belem Domínguez
Ríos bajo la dirección del Consejo Particular indicado, ha sido aprobada por el
mismo y aceptada como requisito parcial para obtener el grado de:
MAESTRA EN CIENCIAS
RECURSOS GENÉTICOS Y PRODUCTIVIDAD
FRUTICULTURA
CONSEJO PARTICULAR
Montecillo, Texcoco, Estado de México, Agosto de 2014
ii
Proceso de maduración y calidad de fruto de aguacate cv. Carmen Hass
Belem Domínguez Ríos, M.C.
Colegio de Postgraduados, 2014
RESUMEN
Se estudió el comportamiento postcosecha de frutos de aguacate cultivar Carmen
Hass, el cual morfológicamente es similar al cv. Hass, pero con un patrón de
floración precoz que, coincide con la floración ‘loca’ de ‘Hass’; situación que resulta
importante ya que su cosecha ocurre de 1 a 2 meses antes, siendo su periodo de
producción de hasta cuatro meses (junio-septiembre). Los objetivos de esta
investigación fueron evaluar los cambios relacionados con la maduración en frutos
cosechados en tres grados de madurez, definidos por el porcentaje de materia seca
(22.6%, 24.6% y 27.9%), y almacenado por 3 periodos de refrigeración (1, 2 y 3
Semanas) a 5±1º C. Por cada grado de madurez se seleccionó un total de 10 frutos
para evaluar el contenido nutrimental y contenido de materia seca, 40 frutos para ser
almacenados directamente a 20±2 °C y 40 frutos para cada periodo de refrigeración.
Durante la maduración, después del periodo de refrigeración, se determinaron las
variables: firmeza de la pulpa (N), pérdidas de peso (%), color externo (IC=-(10ab/L),
carotenoides totales en pulpa, clorofila en epicarpio, intensidad respiratoria y
producción de etileno. Los resultados obtenidos mostraron que un almacenamiento
mayor a 2 semanas a 5±1º C en los tres grados de madurez, provocan daños en el
epicarpio de los frutos y afectan el incremento de contenido de carotenoides durante
su maduración. Los frutos con 22.6 % MS presentaron mayores contenidos de Ca, lo
que se relacionó con retardo en la pérdida de firmeza al evolucionar la maduración
en frutos sin o con una semana de refrigeración. Los frutos con 27.9% MS
almacenados por 3 semanas a 5±1º C, presentaron pérdidas de peso
significativamente mayores al ocurrir la maduración. Se recomienda realizar estudios
de correlación entre el contenido de materia seca y concentración de elementos
minerales que, permitan predecir el comportamiento de la maduración y calidad por
diferentes periodos de refrigeración.
Palabras Clave: Persea americana Mill, grado madurez, postcosecha.
iii
Ripening and quality of avocado fruit cv. Carmen Hass
Belem Domínguez Rios, M.C.
Colegio de Postgraduados, 2013
ABSTRAC
Postharvest behavior of fruits Hass Carmen avocado cultivar was studied, which is
morphologically similar to cv Hass, with but with a flowering pattern, coincides the
'crazy' bloom 'Hass'; situation is important because harvesting occurs 1-2 months
ago, and its production period of up to four months (June to September). The
objectives of this research were to evaluate the changes associated with ripening in
fruits harvested in three maturity levels, defined by the percentage of dry matter
(22.6%, 24.6% and 27.9% DW), and stored for 3 periods of cold storage (1, 2 and 3
weeks) at 5 ± 1 º C. for each maturity was selected 10 fruits to evaluate the chemical
composition and dry matter content, 40 fruits to be stored directly at 20 ± 2 ° C and
40 fruits for each period of cold storage. During ripening after cold storage period
variables were determined: flesh firmness (N), weight loss (%), external color (IC =10ab / L), total carotenoids in pulp, epicarp chlorophyll content, intensity respiratory
and ethylene production. results showed that the more storage to 2 weeks at 5 ± 1 º
C in three degrees of maturity, causing damage to the epicarp of the fruits and affect
the increase in carotenoid content during ripening. The fruit with 22.6% MS had
higher contents of Ca, which is related to delays in the loss of firmness occur in
ripening fruit without or cold storage for one week. The fruits with 27.9% MS stored
for 3 weeks at 5 ± 1 º C, showed significantly greater weight loss at ripening occur. It
is recommended to correlated the content of dry matter of the with mineral element
contents, to predict behavior of ripening and quality, for different periods of cold
storage.
Keywords: Persea americana Mill, maturity, postharvest.
iv
AGRADECIMIENTOS
Al Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT), por el apoyo
económico para realizar la maestría.
Al Colegio de Posgraduados por brindarme las facilidades para desarrollarme
académicamente.
Al Dr. Crescenciano Saucedo Veloz por darme la oportunidad y creer en mí para la
realización de esta investigación, por su amistad, apoyo, disponibilidad y asesoría
durante mi formación académica.
Al Dr. Alfredo López Jiménez por su asesoría y apoyo brindado durante toda la
investigación, y sobre todo por las aportaciones y sugerencias hechas en la misma.
Al Dr. José Isabel Cortes Flores por su disponibilidad, apoyo y sugerencias
recibidas para la realización de este trabajo.
Al M. C. David Jaen Contreras por su apoyo y asesoría durante toda la
investigación y por sus consejos y amistad
Al Dr. Javier Suarez Espinosa por su disponibilidad y asesoría en la realización del
análisis estadístico.
A Fernando García Espejel por todo su apoyo para la culminación de esta
investigación.
Al Dr. Salvador Ochoa y Ángel Nuviedo quienes proporcionaron el material Vegetal
desarrollado en Uruapan Michoacán.
v
DEDICATORIA
A mi madre Guadalupe Ríos (†), por darme la vida.
A mi padre Valeriano Domínguez por siempre recibir su apoyo, por sus
enseñanzas y su cariño.
A mi esposo Fernando García, por su amor, comprensión y ayuda incondicional.
A mi hija Evelyn Ivette García, por ser la luz de mi vida.
A mis hermanos, en especial a Marcia, Juana y Felipe, por su apoyo, cariño y
palabras de aliento.
A mis suegros Irma Espejel y Félix García, por el cariño y apoyo recibido.
A mis [email protected], con los que compartí grandes momentos.
vi
CONTENIDO
RESUMEN .................................................................................................................. iii
ABSTRAC ...................................................................................................................iv
AGRADECIMIENTOS ................................................................................................. v
ÍNDICE DE CUADROS ...............................................................................................ix
ÍNDICE DE FIGURAS ................................................................................................. x
CAPITULO I ................................................................................................................ 1
1.
INTRODUCCIÓN ........................................................................................... 1
CAPITULO II ............................................................................................................... 2
2.
OBJETIVOS ................................................................................................... 2
2.1 General: ......................................................................................................... 2
2.2 Particulares: ................................................................................................... 2
2.3 Hipótesis ........................................................................................................ 2
CAPITULO III .............................................................................................................. 3
3. REVISIÓN DE LITERATURA .............................................................................. 3
3.1 Generalidades del aguacate .......................................................................... 3
3.2 Maduración .................................................................................................... 5
3.3 Índices de madurez ........................................................................................ 7
3.4 Firmeza .......................................................................................................... 7
3.5 Contenido de Aceite ....................................................................................... 8
3.6 Color............................................................................................................... 9
3.7 Respiración .................................................................................................... 9
3.8 Frigoconservación ........................................................................................ 10
3.9 Nutrición y Calidad del fruto ......................................................................... 11
vii
CAPITULO IV ............................................................................................................ 15
4. Materiales y Métodos ........................................................................................ 15
4.1 Material Vegetal ........................................................................................... 15
4.2 Tratamientos ................................................................................................ 16
4.3 Variables medidas ........................................................................................ 17
4.4 Diseño Experimental y Análisis Estadístico .................................................. 25
5. RESULTADOS Y DISCUSIÓN .......................................................................... 26
5.1 Grado de madurez ....................................................................................... 26
5.2 Estado Nutrimental ....................................................................................... 27
5.3 Firrmeza del fruto ......................................................................................... 29
5.4 Pérdida de peso ........................................................................................... 33
5.5 Color externo ................................................................................................ 38
5.6 Carotenos totales en pulpa .......................................................................... 50
5.7 Clorofila ........................................................................................................ 53
5.8 Intensidad respiratoria .................................................................................. 56
5.9 Producción de etileno ................................................................................... 56
CAPITULO IV ............................................................................................................ 59
CONCLUSIONES .................................................................................................. 59
RECOMENDACIONES .......................................................................................... 61
CAPITULO VII ........................................................................................................... 62
LITERATURA CITADA .......................................................................................... 62
viii
ÍNDICE DE CUADROS
Cuadro 1. Periodos de cosecha del aguacate aunado al tipo de floración. ................. 4
Cuadro 2. Preparación de las diluciones para la curva estándar de carotenos. ........ 20
Cuadro 3. Contenidos de materia seca y aceite en la pulpa de aguacate según la
época de corte. ............................................................................................. 27
Cuadro 4. Concentración nutrimental en tejidos de frutos de aguacate ´Carmen Hass’
en base a peso seco,
con distintos grados de madurez al momento de
cosecha. ....................................................................................................... 29
Cuadro 5. Pérdida de peso (%) en frutos de aguacate ‘Carmen Hass’ al finalizar el
Tratamiento de refrigeración. ........................................................................ 35
Cuadro 6. Pérdida de peso (%) en frutos de aguacate ‘Carmen Hass’ según el
porcentaje de materia seca con el que fue cosechado. ................................ 35
Cuadro 7. Pérdida de peso (%) en frutos de aguacate ‘Carmen Hass’, interacción %
materia seca y tiempo de refrigeración. ........................................................ 36
Cuadro 8. Componentes del color externo de frutos de aguacate ‘Carmen Hass’ al
momento de cosecha y a la madurez de consumo (5 N), con maduración
directa a 20±2º C. ......................................................................................... 40
Cuadro 9. Componentes de color externo de frutos de aguacate ‘Carmen Hass’ con
22.6% MS, al momento de cosecha, la salida de cada
periodo de
refrigeración y a la madurez de consumo. .................................................... 45
Cuadro 10. Componentes de color Externo de frutos de aguacate ‘Carmen Hass’
con 24.6% MS, al momento de cosecha, la salida de cada periodo de
refrigeración y a la madurez de consumo. .................................................... 45
ix
Cuadro 11. Componentes de color externo de frutos de aguacate ‘Carmen Hass’ con
27.9% MS, al momento de cosecha, la salida de cada periodo de
refrigeración y a la madurez de consumo. .................................................... 46
Cuadro 12. Contenido de carotenoides en pulpa (mg / 100 g MS) de frutos de
aguacate ‘Carmen Hass’
al momento de cosecha, a la salida de
refrigeración y a la madurez de consumo (5 N). ........................................... 51
Cuadro 13. Contenido de clorofila total en el exocarpio (mg / 100 g MS) de frutos de
aguacate ‘Carmen Hass’
al momento de cosecha, a la salida de
refrigeración y a la madurez de consumo (5 N). ........................................... 54
ÍNDICE DE FIGURAS
Figura 1. Curva estándar de carotenos. .................................................................... 21
x
Figura 2. Comportamiento de la firmeza del fruto durante la maduración a 20±2º C y
50±5 % H.R. A) Sin recibir refrigeración,
B) Con tratamientos de
refrigeración y con 22.6% MS, C) Con tratamientos de refrigeración y con
24.6% MS, D) Con tratamientos de refrigeración y con 27.9% MS.
Tratamientos con letras iguales no son estadísticamente diferentes (α=0.05).
...................................................................................................................... 32
Figura 3. Comportamiento de la pérdida de peso de frutos durante la maduración a
20±2º C y 50±5 % H.R. A) Sin recibir refrigeración, B) Con tratamientos de
refrigeración y con 24.6% MS, C) Con tratamientos de refrigeración y con
27% MS. Tratamientos con letras iguales no son estadísticamente diferentes
(α=0.05). ....................................................................................................... 37
Figura 4. Comportamiento de los componentes de color externo de frutos madurados
directamente a 20±2º C y 50±5 % H.R. A) Índice de color B) Luminosidad C)
Ángulo
Hue
D)
Croma.
Tratamientos
con
letras
iguales
no
son
estadísticamente diferentes (α=0.05). .......................................................... 41
Figura 5. Cambios de color en el exocarpio de los frutos después de 1, 2 y 3
semanas de refrigeración y al alcanzar la madurez de consumo. ................ 44
Figura 6. Comportamiento de los componentes de color externo de frutos con 22.6%
MS madurados a 20±2º C y 50±5 % H.R después de cada tratamiento de
refrigeración. A) Índice de color, B) Luminosidad, C) Ángulo Hue, D) Croma.
Tratamientos con letras iguales no son estadísticamente diferentes (α=0.05).
...................................................................................................................... 47
xi
Figura 7. Comportamiento de los componentes de color externo de frutos con 24.6%
MS madurados a 20±2º C y 50±5 % H.R después de cada tratamiento de
refrigeración. A) Índice de color, B) Luminosidad, C) Ángulo Hue. D) Croma.
Tratamientos con letras iguales no son estadísticamente diferentes (α=0.05).
...................................................................................................................... 48
Figura 8. Comportamiento de los componentes de color externo de frutos con 27.9%
MS madurados a 20±2º C y 50±5 % H.R después de cada tratamiento de
refrigeración. A) Índice de color. B) Luminosidad, C) Ángulo Hue. D) Croma.
Tratamientos con letras iguales no son estadísticamente diferentes (α=0.05).
...................................................................................................................... 49
Figura 9. Comportamiento de contenido de carotenoides en pulpa de frutos de
aguacate ‘Carmen Hass’, durante la maduración a 20±2º C y 50±5 % H.R. A)
Sin recibir refrigeración, B) Con tratamientos de refrigeración y con 22.6%
MS, C) Con tratamientos de refrigeración y con
24.6 % MS D) Con
tratamientos de refrigeración y con 27.9% MS. Tratamientos con letras
iguales no son estadísticamente diferentes (α=0.05). .................................. 52
Figura 10. Comportamiento del contenido de clorofila en el exocarpio de frutos
aguacate ‘Carmen Hass’, durante la maduración a 20±2º C y 50±5 % H.R. A)
Sin recibir refrigeración, B) Con tratamientos de refrigeración y con 22.6%
MS, C) Con tratamientos de refrigeración y con 24.6% MS, D) Con
tratamientos de refrigeración y con 27.9% MS. Tratamientos con letras
iguales no son estadísticamente diferentes (α=0.05). .................................. 55
xii
Figura 11. Comportamiento de la respiración de frutos almacenados directamente a
20±2º y frutos con 3 periodos de almacenamiento a 5±1º C con posterior
maduración. Tratamientos con letras iguales no son estadísticamente
diferentes (α=0.05). ...................................................................................... 57
Figura 12.
Comportamiento de la producción de etileno en frutos almacenados
directamente a 20±2º C y frutos con 3 periodos de almacenamiento a 5±1º C
con posterior maduración. Tratamientos con letras iguales no son
estadísticamente diferentes (α=0.05). .......................................................... 58
xiii
CAPITULO I
1. INTRODUCCIÓN
México es un importante productor de aguacate, su producción representa el
32.8% del total a nivel mundial; a nivel nacional el estado con mayor producción
es Michoacán con 84.89%, siendo la variedad Hass la más cultivada.
Fisiológicamente el aguacate ‘Hass’ presenta, generalmente, cuatro floraciones al
año que, por la época de aparición son conocidas como: flor loca, flor avanzada,
flor normal y flor marceña. Recientemente se registró en California, USA un
nuevo cultivar denominado ‘Carmen Hass’ el cual es morfológicamente similar a
‘Hass’, pero con un patrón de floración precoz que, coincide con la floración ‘loca’
del ‘Hass’; lo cual resulta importante para cubrir la demanda de aguacate en
época de baja producción del ‘Hass’.
A la fecha solamente existe información muy general sobre el comportamiento
postcosecha del fruto ‘Carmen Hass’ de acuerdo al grado de madurez (fecha de
cosecha) y condiciones de almacenamiento, que son los dos factores
determinantes para definir el manejo de conservación y/o trasporte, que permita
llegar al mercado con fruto en buena calidad.
1
CAPITULO II
2. OBJETIVOS
2.1 General:
• Evaluar el efecto del grado de madurez al momento de cosecha en el proceso
de maduración y calidad de fruto de aguacate ‘Carmen Hass’, con y sin
tratamiento previo de refrigeración.
2.2 Particulares:
• Estudiar el comportamiento fisiológico y calidad del fruto de aguacate ‘Carmen
Hass’ durante la maduración a 20±2°C, cosechados con tres diferentes grados
de madurez
• Evaluar la influencia de tres periodos de almacenamiento previo a 5º C, en la
maduración de los frutos cosechados con tres diferentes grados de madurez
.
2.3 Hipótesis
• El grado de madurez al momento de cosecha y el periodo de almacenamiento
previo del fruto, influyen significativamente en el proceso de maduración y
calidad de los frutos de aguacate ‘Carmen Hass’.
2
CAPITULO III
3. REVISIÓN DE LITERATURA
3.1 Generalidades del aguacate
3.1.1 El cultivo de aguacate
El aguacate se originó en Mesoamérica, en la región alta del centro de México y
Guatemala (William, 1977). El principal cultivar comercial en el mundo es Hass, el
cual fue desarrollado en California, USA, presenta un 10 a 15 % de genes de raza
Mexicana y el resto de la raza Guatemalteca (Bergh y Ellstrand, 1986). La raza
mexicana tiene como principal ventaja la resistencia al frio, así como su alto
contenido de aceite y la raza Guatemalteca presenta una cáscara bastante gruesa
(Barrientos et al., 2007). Actualmente, México es el primer productor a nivel mundial
con 1’316,104 toneladas anuales (32.82% del total) y exportador con 347,209
toneladas con un valor de 887.642 millones de dólares, seguido de Brasil y Países
Bajos (FAO, 2012).
En México el aguacate es uno de los principales cultivos perennes, ocupa el sexto
lugar en cuanto al volumen de producción (FAO, 2012), siendo los principales
estados productores: Michoacán, Jalisco, Nayarit Morelos, México, Guerrero y
Puebla. La primera entidad en el 2012 contribuyó con el 84.89% de la producción
total nacional (SIAP, 2012).
Fisiológicamente el aguacate ‘Hass’ presenta cuatro floraciones al año que, por la
época de aparición son conocidas como: flor loca, flor avanzada, flor normal y flor
3
marceña (Paz-Vega citado por Salazar-García, 2007). La temporada alta de la
cosecha de aguacate se encuentra entre los meses de Octubre a Febrero,
abarcando los tipos de flor normal y avanzada. La temporada media se da entre
Marzo y Mayo, en ésta se encuentra la flor marceña y finalmente, la temporada baja
se presenta en los meses de Junio a Septiembre con la floración marceña y loca
(SIAP- SAGARPA. 2007) (Cuadro 1).
Cuadro 1. Periodos de cosecha del aguacate aunado al tipo de floración.
Tipo de
E
F
M
A
M
J
J
A
S
O
N
D
floración
Normal
Marceña
Loca
Avanzada
4
3.1.2 ‘Carmen Hass’
En 1986, en la región sur del valle de Basilia en el municipio de Uruapan, Michoacán,
México, se observó un árbol de aguacate distinto en cuanto a la época de floración.
Este árbol pertenecía a un huerto de ‘Hass’ y su morfología resultaba similar a los
árboles ‘Hass’ de los alrededores, en cuanto a sus hojas, estructura de la planta y
apariencia de la fruta. Sin embargo, este árbol individual mostró consistentemente un
período de floración atípico, en comparación con los árboles adyacentes del ‘Hass’,
lo que resultó en una floración fuera de temporada, con la cosecha coincidente con la
época de bajo volumen del ‘Hass’; además de presentar características de calidad
diferente. El árbol con estas características fue referido como el tipo Méndez.
Posteriormente en 1997 se registró en California, Estados Unidos como cultivar
Hass Carmen o Carmen Hass, siendo los derechos legales asegurados de acuerdo
con el expediente No. Brokaw-36564 (IIIsley et al., 2011). A la fecha no hay
información sobre el número de hectáreas plantadas con ‘Carmen Hass’; sin
embargo, se estima una superficie de 5, 000 a 6000 hectáreas en la zona productora
de Michoacán (IIIsley et al., 2011).
3.2 Maduración
La maduración del fruto es un proceso fisiológico que inicia en la última etapa de
crecimiento y termina en la primera etapa de la senescencia. La madurez de
consumo del aguacate no coincide con la madurez fisiológica, por lo que el fruto
después de ser cosechado debe pasar por un periodo de maduración antes de ser
5
consumido. La madurez fisiológica en aguacate se define como el estado de
desarrollo en el cual se alcanza el mayor crecimiento del fruto (Lee et al., 1983).
El aguacate es un fruto típicamente climatérico: sin embargo, carece de capacidad
para madurar en el árbol, lo que se debe a un flujo de los componentes inhibidores
de las hojas al fruto (Werman y Neeman, 1987). Durante la maduración ocurren
varios cambios, entre ellos, la disminución de la clorofila y carotenoides y un
aumento en el contenido de antocianinas en la cáscara (cianidina 3-O-glucósido)
(Ashton et al., 2006), lo que da como resultado el cambio de color de la piel de verde
a púrpura oscuro (Cox et al., 2004); este cambio ha sido utilizado para la clasificación
del aguacates según su grado de madurez (Arzate-Vázquez, 2011). Otros cambios
son el aumento en la cantidad de ácidos grasos (Villa-Rodriguez, 2011) y la
disminución en la firmeza (López y Cajuste, 1999). Aun no se ha reportado si el
grado de madurez con el que se cosecha el aguacate y la frigoconservación tienen
un efecto en el contenido de carotenoides en pulpa.
El contenido de materia seca o el contenido de agua que contiene el fruto al ser
cosechado, es un indicador del estado fisiológico requerido para el inicio del proceso
de maduración, sin embargo después de la cosecha la pérdida de agua y el
contenido de ABA estimulan y regulan la maduración (Blakey et al., 2009).
6
3.3 Índices de madurez
La madurez fisiológica en frutos de aguacate es difícil de identificar ya que no está
acompañada de cambios en la apariencia externa. Existen varios métodos
estudiados para la determinación del momento óptimo de cosecha, basado en el
índice de madurez de fruto, siendo uno de ellos la fluorescencia de la clorofila,
propuesto como un método no destructivo y rápido para la determinación. Sin
embargo, no existe una correlación significativa entre la fluorescencia y el contenido
de aceite, situación que limita su aplicación (Cuevas et al., 2007). Otro método no
destructivo es la densidad del fruto, aunque no correlaciona con el contenido de
materia seca y por tanto también se aplica con limitantes (Clark, 2007.)
Por lo anterior, a nivel comercial se aplican como índices de madurez, por un lado el
contenido de ácidos grasos, siendo el mínimo de 8% para cosechar en California,
USA. Otro método es el tiempo después de floración, habiéndose reportado 24 y 26
semanas, según la altitud, para el cultivar semil 34 (Cuevas et al., 2007).
Por su
parte Lee et al. (1983) evaluaron como un índice de madurez el contenido de materia
seca, la cual fue altamente correlacionada con el aumento del contenido de aceite.
La materia seca promedio al 8% de aceite fue de 19,1% en el ‘Fuerte’ y de 19,8% en
‘Hass’.
3.4 Firmeza
Los cambios en firmeza de los frutos durante la maduración están asociados con la
hidrólisis de la protopectina insoluble a pectina soluble y/o por la degradación del
7
almidón o de las grasas (Pantastico et al., 1979). Diversos estudios han demostrado
que en términos de madurez, los consumidores muestran un aumento progresivo en
la satisfacción y la intención de comprar aguacates al aumentar la materia seca
hasta un máximo de 40% y una firmeza de 6.5 Newtons (N) o por debajo (Gamble,
2010). Según López-López y Cajuste-Bontemps (1999), existe un efecto en la
firmeza del aguacate ‘Hass’ según la época de floración, la firmeza más alta fue en
frutos de floración normal (5.62 kgf) comparada con frutos de floración aventurera
(3.07 kgf). También se ha reportado (Wang et al., 2012) que el tiempo para alcanzar
la madurez de consumo después del almacenamiento en frío (4°C) resultó
inversamente proporcional a la duración del mismo.
3.5 Contenido de Aceite
Entre más tiempo esté el fruto en el árbol tendrá mayor contenido de aceite; frutos
con menos del 14% de aceite son más susceptibles al frío en postcosecha; frutos
con contenido de aceite entre 14 a 20%, son menos sensibles a daños por frío y
generalmente se encuentran al final de la temporada de producción (Nieto et al.,
2007). Por otro lado, Villa-Rodríguez et al. (2011) coincide
que durante la
maduración del aguacate ocurre un aumento en ácidos grasos monoinsaturados y
saturados, mientras que el contenido de ácidos grasos poliinsaturados disminuye. El
ácido graso principal identificado es el ácido oleico, con alrededor del 67-70% del
contenido total.
8
3.6 Color
Durante la maduración de los frutos de aguacate, los cambios en color de la piel
ocurren de verde a púrpura / negro (Cox et al., 2004). Estos cambios son causados
principalmente por la degradación de clorofila y carotenoides y el aumento de la
concentración de antocianinas (Ashton et al., 2006). Las causas primordiales de la
degradación de la clorofila son los cambios de pH, principalmente como
consecuencia de la fuga de ácidos orgánicos al exterior de la vacuola, así como el
desarrollo de procesos oxidativos y la acción de las clorofilasas (Wills et al. 1984).
El cambio de color en la cáscara del fruto evaluada por López-López y CajusteBontemps (1999) mediante el índice de color (IC =-10a/b), durante su maduración
fue de IC=50 a IC=0, según la época de cosecha y tipo de almacenamiento.
3.7 Respiración
La respiración puede describirse como la degradación oxidativa de los azúcares y/o
ácidos orgánicos, a moléculas como el dióxido de carbono, agua y energía; además
de otras moléculas que son utilizadas para las reacciones sintéticas celulares. La
velocidad de la respiración de un fruto constituye un índice de la actividad metabólica
de sus tejidos y de su vida comercial (Wills et al. 1984). La maduración del fruto de
aguacate es asociada con un aumento en la respiración (Bennett et al, 1987)
Para el caso del ‘Hass’ se han documentado valores al máximo climatérico en
función del tipo de floración; de 100 mg kg-1h-1 de CO2 después de 4 días en frutos
de floración normal y de 90 mg kg-1h-1 después de 6 días para frutos de floración
aventurera; ambos cosechados a una altura de 1700 msnm. En cambio después del
9
tratamiento de refrigeración a 5° ± 1 °C por 28 días, los frutos provenientes de la
floración aventurera presentaron un pico climatérico de 152.7 mg·kg-1·h-1 de CO2 a
los
2 días después de la frigoconservación (López-López y
Cajuste-Bontemps,
1999)
Maftoonazad, N. y H.S. Ramaswamy (2008) encontraron en frutos de aguacate
`Hass´ un pico climatérico de 287, 253 y 186 ml CO2·kg-1h-1 almacenados a 20, 15 y
10 °C, respectivamente, por 5 semanas, siendo alcanzados después de 6, 12 y 16
días a la temperatura de maduración.
3.8 Frigoconservación
El almacenamiento de los frutos y hortalizas a bajas temperaturas ejerce efectos
deseables debido a que frena la actividad respiratoria y el ritmo metabólico, no
obstante, las bajas temperaturas no frenan en la misma extensión todos los aspectos
del metabolismo. El efecto global es el establecimiento de un desequilibrio
metabólico que se traduce en la ausencia de un sustrato esencial, o en la
acumulación de productos tóxicos, lo que conducirá a un funcionamiento anormal de
las células y, en último término, a la pérdida de la integridad y estructura celular. Las
células colapsadas se manifiestan como áreas tisulares de color pardo (Wills et al.
1984). El daño por frio puede estar determinado por diversos factores entre ellos; el
grado de madurez, tamaño, variedad, época de cosecha, así como el tiempo y
temperatura de almacenamiento (Pantastico et al., 1979)
10
Los síntomas de daño por frio varían de acuerdo con el tejido afectado. El manchado
es más evidente en frutas como el limón, el mango, la toronja o el aguacate, en las
cuales la cubierta más exterior es más dura y gruesa que las capas adyacentes
(Pantastico et al., 1979). El daño por frio en aguacate ‘Hass’ almacenado en
refrigeración, se manifiesta en el mesocarpio y consiste en el oscurecimiento
alrededor de los haces vasculares, desarrollo de sabores y aromas desagradables,
incapacidad para madurar y mayor susceptibilidad a pudriciones (Bastida y Hunter,
1987).
Donadon et al (2012) encontraron que los frutos almacenados a 10 ° C y 15 ° C no
muestran síntomas de daños por frio; sin embargo, en los frutos almacenados a 2 °
C los síntomas se hacen evidentes cuando se almacenan por más de 15 días; en los
frutos almacenados a 4 ° C ocurre tras 30 días de almacenamiento. Otras
investigaciones demuestran que en frutos de los cultivares Chanan y Ching-Jin 2,
conforme aumenta el contenido de materia seca al momento de cosecha, resulta
mayor la resistencia a los daños por frio, dichos cultivares fueron almacenados a 1 °
C sin presentar daños por frio debido a la aplicación de un pretratamiento por
inmersión en agua a 38 °C por 30 min (Jeng, 2007).
3.9 Nutrición y Calidad del fruto
El comportamiento fisiológico del aguacate en postcosecha frecuentemente se
encuentra asociado a deficiencias o excesos de nutrimentos (Sánchez y Ramírez,
2000). Las funciones de los elementos esenciales en las plantas varía
11
considerablemente para cada nutrimento, pero todos ellos tienen al menos un papel
esencial en algún proceso fisiológico.
Nitrógeno. Se encuentra en moléculas como las purinas y pirimidinas de los ácidos
nucleicos esenciales para la síntesis de proteínas, también en porfirinas de las
clorofilas y en los citocromos que son esenciales para la fotosíntesis y respiración;
todas las enzimas, dada su naturaleza proteica, contienen N en la porción de la
apoenzima. Las plantas superiores, en general tienen la capacidad de asimilar las
diversas formas de N inorgánico, principalmente el NH+4 el NO- 3 , en los suelos bien
aireados el NO- 3 es la principal forma de N aprovechable, el cual debe ser reducido a
NH3 antes de ser asimilado. En cuanto al NH+4 absorbido, éste es incorporado
inmediatamente en la síntesis de aminoácidos (Alcántar et al., 2009)
Aziz et al., (1975), encontraron que la fertilización nitrogenada en arboles de
aguacate 'Fuerte' provocó un aumento muy significativo en el rendimiento del árbol
(kg / árbol), un ligero aumento en la media de peso y tamaño de fruto de aguacate y
una ligera disminución en el contenido de aceite de la pulpa.
Fósforo. Tiene una función estructural en moléculas y estructuras celulares, como
en el caso de los enlaces diéster presentes en los ácidos nucleicos y en los
fosfolípidos, los cuales son fundamentales en las estructuras membranosas (AzcónBieto y Talón, 2000).
12
Un nivel debajo de lo normal acelera la senescencia de los frutos al perderse la
integridad de la membrana celular (Salazar-García, 2002).
Potasio. Una parte considerable del K total en la planta se presenta como ión libre a
nivel de vacuolas y citoplasma, el cual en conjunto con los demás elementos en la
solución, genera una presión osmótica que, propicia que el agua de los vasos del
xilema, debido al gradiente osmótico, penetre en la célula y origine así la turgencia,
siendo ésta una las principales funciones de K en la planta (Alcántar et al., 2009). En
frutos de aguacate niveles por arriba de lo normal incrementa la susceptibilidad a
desórdenes fisiológicos (principalmente en pulpa) debido a su relación con Ca y Mg.
En caso contrario niveles abajo de lo normal provocan frutos pequeños y
susceptibles a la deshidratación y también a desórdenes fisiológicos (Salazar-García,
2002).
Calcio. El pectato de calcio es considerado como un compuesto estructural, ya que
es un elemento formativo de la lámina media (Azcón- Bieto y Talón, 2000). En
aguacate `Fuerte´, las aplicaciones precosecha de nitrato de calcio al 0.3 y 0.5 %
mejoraron la firmeza y redujeron la pérdida de peso de los frutos siendo diferentes al
testigo, asimismo, disminuyó la producción de CO2, etileno y daños por frío
(Saucedo-Hernández et al., 2005). También, Thorp et al. (1995) encontraron que los
frutos con bajas concentraciones de Ca son más proclives al oscurecimiento
vascular, en relación a frutos con altas concentraciones de Ca. Además, las
13
concentraciones de Ca fueron menores en frutos con mayor grado de madurez
fisiológica.
Hierro. Ejerce importantes funciones en el metabolismo general de la planta, sobre
todo en relación con su intervención en reacciones redox (Gil, 1995). La participación
de Fe en la síntesis de clorofila y en el funcionamiento y estructura del cloroplasto,
origina que una deficiencia de Fe en las plantas disminuya la concentración de las
clorofilas, además de carotenos y xantofilas, lo cual afecta la actividad de
transportadores de electrones en los fotosistemas (Alcántar et al., 2009).
Magnesio. Participa como cofactor o activador en muchas reacciones enzimáticas,
también interviene en el metabolismo energético de la planta al formar complejos con
el ATP. (Azcón- Bieto y Talón, 2000). En cuanto al comportamiento fisiológico del
fruto después de cosecha, se ha reportado que frutos de aguacate ‘Hass’ con
mayores contenidos de Mg y Ca presentan un retardo en la maduración (Holfman et
al., 2002).
Boro. Se considera como un elemento formativo de las estructuras vegetales, bajo
cuya falta no transcurre normalmente la ordenación y el desarrollo completo de
varios tejidos. La diferenciación de las células es también restringida por un
abastecimiento insuficiente de B (Alcántar et al., 2009). Además, bajo deficiencia de
B, el desarrollo de las células del cambium, tejidos de xilema o del floema, resultan
afectados (Lovatt, 1985). Se ha demostrado que el boro al igual que otros elementos
14
como K, N, P son los más demandados en el desarrollo del fruto (Bárcenas et al.,
2003)
CAPITULO IV
4. Materiales y Métodos
4.1 Material Vegetal
Para el experimento, en los meses de julio, agosto y septiembre de 2012 se
cosecharon frutos con contenidos mayores a 21.5% de materia seca, según
15
muestreo previo, dichos meses abarcan el periodo de producción de la variedad
Carmen Hass. Este periodo de cosecha corresponde a la “Floración Adelantada” del
cultivar Hass. La cosecha se realizó de árboles de 5 años de edad, en un huerto
comercial ubicado en el municipio de Uruapan, Michoacán, México. Los frutos se
trasladaron en rejas de plástico al laboratorio de Fisiología Postcosecha del Colegio
de Postgraduados en Texcoco, Estado de México, en un lapso de 10 horas a
temperatura ambiente.
4.2 Tratamientos
Se estudiaron 12 tratamientos que resultaron de la combinación de tres grados de
madurez del fruto a la cosecha y cuatro periodos de refrigeración previa a 5±1°C. De
cada estado de madurez se cosechó un total de 200 frutos de aproximadamente
200g cada uno, de los cuales se seleccionaron 170 eliminando frutos fuera de
tamaño y/o con defectos físicos o fitopatológicos. Este total de frutos se dividió en
cuatro lotes de 40 frutos cada uno, más otro de 10 frutos utilizados para determinar
el grado de madurez (definido por el contenido de materia seca) y análisis
nutrimental. De cada lote de 40 frutos, se marcaron 10 frutos para medir velocidad
de respiración y producción de etileno, otros 10 frutos para determinar color externo
y pérdidas de peso, y los 20 frutos restantes se dejaron para realizar medidas de
firmeza de la pulpa, contenido de clorofila total y concentración de carotenoides
totales. Los lotes de 40 frutos se almacenaron a las siguientes condiciones o
tratamientos: Uno con fines de maduración directa al ambiente (20±2º C; 50±5 %
HR) hasta que se alcanzó la madurez de consumo; los otros tres se almacenaron a
16
5±1ºC y 85±2 % de humedad relativa durante 1, 2 y 3 semanas, respectivamente,
tras de lo cual se transfirieron a la temperatura de maduración. Los frutos se
acomodaron en rejas de plástico de 45 x 30 cm con superficie de ventilación cercano
al 50% para facilitar el flujo de aire en ambas condiciones de almacenamiento.
4.3 Variables medidas
4.3.1 Proceso de maduración
Los frutos de cada tratamiento de refrigeración, posterior al frio se colocaron a 20 ± 2
°C hasta su madurez de consumo, considerada ésta como el momento en que la
firmeza de la pulpa alcanza una firmeza de 5 N (Osuna García et al., 2010). Las
variables respuesta evaluadas durante la maduración fueron: Velocidad de
respiración, producción de etileno, firmeza de la pulpa, contenido de clorofila en
cáscara
y
concentración
de
carotenoides
en
pulpa,
todas
al
inicio
del
almacenamiento y cada dos días hasta alcanzar la madurez de consumo en los
frutos almacenados a temperatura de maduración, asimismo, cada dos días hasta
alcanzar la madurez de consumo en los frutos transferidos a la temperatura de
maduración después de cada tratamiento (periodo de exposición a condiciones de
refrigeración). Las variables, pérdida de peso y color externo se evaluaron
diariamente en frutos almacenados a temperatura de maduración y en los frutos
transferidos a la temperatura de maduración después de cada periodo de exposición
a condiciones de refrigeración. Las determinaciones de materia seca y contenido
nutrimental sólo se realizaron al inicio del almacenamiento.
17
Color externo: Se determinó aplicando el índice de color (IC= -10ab/L) propuesto
por Mateos et al. (1988). Para esto se utilizó un colorímetro de reflexión Hunter Lab
(Reston Virgina USA, modelo D-25), con el sistema CIELab, que determinó los
parámetros adimensionales L*, a*, y b*. Siendo L* la luminosidad que se define
como la proporción de luz trasmitida por el objeto y que varía entre 0 (negro) y 100
(blanco). La saturación, o croma que expresa la proporción de contenido cromático y
se calcula mediante la función (a2 +b2)0.5. El Hue o ángulo de tono, que varía entre 0°
y 360° (0°=rojo, 90°=amarillo, 180°= verde, 270°=azul) (Mc Guire, 1992); se calculó
de acuerdo con Arias et al. (2000); cuando los valores a>0 y b≥0 se utilizó la
ecuación 180 + tan-1(b/a), y cuando el valor a<0 se utilizó la ecuación tan-1(b/a); los
resultados se expresaron en grados sexagesimales.
Esta variable se midió
diariamente en los dos lados opuestos del diámetro ecuatorial de 10 frutos por
tratamiento durante el periodo de maduración, obteniendo a su vez la media por
fruto.
Pérdidas de Peso (% PP):. Se determinó diariamente en 10 frutos por separado,
utilizando una balanza digita (Mettler, modelo EY2200 A), con aproximación de 0.1 g.
Para el cálculo de las pérdidas de peso se aplicó la ecuación siguiente:
Donde:
%pp = Porcentaje de pérdidas de peso
Pi
= Peso inicial
Pf
= Peso final
18
Carotenos Totales: El contenido de carotenos totales se determinó por
espectrofotometría, en la pulpa de cinco frutos por tratamiento; esta determinación
se realizó cada tercer día hasta que se alcanzó la madurez de consumo, aplicando la
siguiente metodología.
1. Para la extracción se pesó 15 g de pulpa finamente picada y se colocó en un
vial de 40 mL, al cual se le adicionan 15 mL de acetona pura y se dejó reposar
por 48 h a 4º C y en oscuridad.
2. Posteriormente la solución acetona-carotenoides se colocó en un embudo de
separación, se agregó 20 mL de éter de petróleo en la muestra para lavarla y
se transfirió al embudo, también se adicionó 100 mL de agua y se dejó
reposar por 10 minutos.
3. De las 2 fases formadas se desechó la capa inferior y se repitió la operación
dos veces más, para obtener la mezcla éter de petróleo-carotenos
4. A esta última se le adicionan 10 mL de NaOH al 40% lavando posteriormente
4 veces con agua destilada para eliminar el hidróxido de sodio.
5. Enseguida se lavó con 10 mL de sulfato de sodio (Na2SO4) y se filtró con
algodón.
19
6. Se midió el volumen de la mezcla éter de petróleo-carotenos y se realizó la
lectura en espectrofotómetro a 454 nm.
7. Para los cálculos se sustituyó la absorbancia en la ecuación obtenida de la
siguiente curva estándar de carotenoides.
CURVA ESTÁNDAR DE CAROTENOIDES
Preparación de la solución madre
1. Se pesaron 2 mg de carotenos reactivo químico (Sigma) y se disolvió en
100mL de éter de petróleo para obtener una concentración de 2 mg/100mL.
2. Se realizaron 9 diluciones (Cuadro 2) a partir de la solución madre y se midió
en cada una su absorbancia para obtener la curva estándar (Figura 1).
Cuadro 2. Preparación de las diluciones para la curva estándar de carotenos.
No
mL Tomados de la
mL de Éter
Concentración
Absorbancia
solución madre
de Petróleo
(mg/100mL)
454 nm
1
0
50
0
0
2
1
99
0.02
0.06
3
2
98
0.04
0.126
4
3
97
0.06
0.183
5
4
96
0.08
0.26
6
5
95
0.1
0.35
7
6
94
0.12
0.416
20
8
7
93
0.14
0.522
9
8
92
0.16
0.598
10
9
91
0.18
0.68
y = 0.2594x + 0.0071
R² = 0.9949
carotenos
(mg/100ml)
0.2
0.18
0.16
0.14
0.12
0.1
0.08
0.06
0.04
0.02
0
mg/100ml
0
0.2
0.4
0.6
0.8
absorbancia (454
Figura 1. Curva estándar de carotenos.
La ecuación resultante fue la siguiente; Y = mx + b, Y = 0.2594x + 0.0071
Donde Y = carotenos (mg/100 ml), x = absorbancia (454 nm)
Contenido de materia seca: La determinación del contenido de materia seca se
determinó, en cada época de cosecha, al inicio del experimento en una muestra de 10 g
de pulpa y en un total de 10 frutos. Se utilizó el método descrito en la norma NMX-FF016-SCFI-2006. El cálculo el porcentaje de materia seca se realiza a través de la
siguiente fórmula:
% Materia seca = (Peso seco / Peso fresco) X100
21
Firmeza de la pulpa: Se determinó mediante un Texturómetro Chatillón (Wagner,
modelo FDV-30) adaptado con un puntal cónico de 5 mm. Se midió al inicio del
experimento y posteriormente cada dos días hasta que los frutos alcanzaron la
madurez de consumo a 20±2º C. Para la determinación se eliminó el exocarpio en
ambos lados de la región ecuatorial, y se considera como repetición al valor promedio
de las dos lecturas de cada fruto, reportando los datos en newtons (N).
Cuantificación de clorofila: Se midió el contenido de clorofila mediante
electroforesis (SPA) y extracción química mediante el método AOAC (1990). Para la
extracción se tomó una
muestra (0.5 g) del exocarpio del aguacate, se picó
finamente la muestra y se transfirió a un vial de 20 mL., se adicionó 10 mL de
acetona al 80%, se tapó y se dejó en reposo por 48 h en refrigeración y oscuridad;
posteriormente se adicionó carbonato de sodio para aumentar pH y filtrar, finalmente
se aforó a 20 mL con acetona (80%).
Para la cuantificación y cálculos se determinó la absorbancia a 645 y 663 nm,
utilizando acetona al 80% como blanco. Para obtener la concentración de clorofila se
aplicaron las siguientes ecuaciones:
Concentración de clorofila:
Clorofila total (mg L-1) = 8.2(A663) + 20.2(A645)
Clorofila a (mg L-1) = 12.7(A663) – 2.59(A645)
Clorofila b (mg L-1) = 22.9(A645) – 4.68(A663)
Contenido de clorofila en la muestra:
C x V x 100
mg / 100 g) =
22
1000 x P
C = Concentración (mg L-1)
V = Volumen aforado (mL)
P = Peso de la muestra (g)
1000 = Factor de conversión de mg L-1 a mg mL-1
Intensidad respiratoria y producción de etileno: Para cuantificar el etileno y CO2
desprendido por los frutos durante la maduración a 20±2º C, se utilizó el sistema
estático propuesto por Saltveit y Sharaf (1992). En cinco recipientes de 2100 mL
cada uno, se colocaron dos frutos previamente pesados y se encerraron
herméticamente durante una hora. Posteriormente se tomó 1 mL del aire del espacio
de cabeza y se inyectó en un cromatógrafo de gases Hewlett Packard modelo 5990
II, equipado con columna capilar Poraplot Q. Las temperaturas de operación fueron
de 150°C en la columna (inyector inlet), 170°C en el Detector A o TCD (Detector de
conductividad Térmica), 170°C en el Detector B o FID (Detector de Ionización de
Flama) y 80°C en el horno.
Para determinar la velocidad de respiración se utilizó las siguientes ecuaciones:
Am= Área de la muestra (área de la muestra - área del blanco)
Ce = Concentración del estándar (µL/L)
23
Vr= Volumen total del recipiente
Vf= Volumen desplazado por el fruto
Ae= Área del estándar
Pf= Peso del fruto
Tr=Tiempo de respiración (horas)
Estas determinaciones se realizaron cada tercer día durante el periodo de
maduración. La velocidad de respiración de reportó como mL CO2 /kg-h
y la
producción de etileno como µL C2H4/kg-h.
4.3.2 Estado nutrimental
El contenido de nutrimento de los frutos se determinó al momento de cosecha en los
tres estados de madurez fisiológica, utilizando un total de 10 frutos. Se determinó en
el mesocarpio (pulpa) y exocarpio (cascara), para lo cual muestras de 10 g de ambos
tejidos se coloraron en charolas de aluminio, las cuales se introdujeron en una estufa
Lab-line Imperial 5 (3488M USA.), con aire forzado por 48 horas a una temperatura
de 70 ± 5 °C, hasta obtener un peso constante. Las muestras secas se pesaron y
molieron con un molino de acero inoxidable Thomas Scientific (Wiley Mini Mill 3383L10, USA.) con tamiz calibre 40.
Los elementos P, K, Ca, Mg y Fe se determinaron a partir del extracto proveniente de
la digestión de la muestra (0.5 g de materia seca) con una mezcla ácida de HNO3 y
HClO4 relación 2:1, respectivamente. Por colorimetría del complejo fosfovanadomolibdato se determinó la concentración de P de acuerdo con la norma de la
24
AOAC (1980), las lecturas se realizaron a 470 nm con ayuda de un
espectrofotómetro Bausch & Lomb® modelo Spectronic 20. De acuerdo con la norma
(AOAC, 1990) se determinó la concentración de K, Ca, Mg y Fe
en un
espectrofotómetro de absorción atómica GBC® modelo Savanta.
Con los resultados se calculó la relación (K+Mg)/ Ca y K/Ca, en cada muestra
analizada.
4.4 Diseño Experimental y Análisis Estadístico
Por la forma en la que se realizó el experimento se consideró un diseño experimental
en bloques aleatorios generalizado; donde los factores de bloqueo fueron los
diferentes contenidos de materia seca (22.6%,24.6% y 27.9%) y los tratamientos
fueron 0, 1, 2 y 3 semanas de refrigeración. Las variables de respuesta (Velocidad
de respiración, producción de etileno, firmeza de la pulpa, contenido de clorofila en
cáscara, concentración de carotenoides en pulpa, pérdida de peso y color externo)
se evaluaron durante la maduración. Se analizó el comportamiento de cada variable
de respuesta a través del tiempo, es decir se utilizó un análisis longitudinal donde se
comparó el perfil de maduración por tratamiento en cada factor de bloqueo. Definido
como perfil de maduración al comportamiento de la variable de respuesta en cada
tratamiento desde la madurez fisiológica a la madurez de consumo. Se utilizó el
ajuste de Bonferroni (α=0.05) para detectar diferencia significativa entre tratamientos.
Adicionalmente para las variables, contenido de clorofila en cáscara, concentración
de carotenoides en pulpa y color externo, se realizó una comparación de medias, por
el método de Tukey (α = 0.05), al alcanzar el fruto la madurez de consumo
25
(equivalente a una firmeza de 5N) para comparar el efecto de los diferentes periodos
de refrigeración. También se realizó una comparación de medias por método de
Tukey (α = 0.05), en las pérdidas de peso al terminar los tratamientos de
refrigeración.
Para el análisis de concentración nutrimental en los frutos al momento de corte se
consideró un diseño completamente al azar con diez repeticiones y la unidad
experimental constó de un fruto. Se realizó pruebas de normalidad, varianzas
homogéneas, análisis de varianza y comparación de medias con pruebas de Tukey
(α = 0.05).
CAPITULO V
5. RESULTADOS Y DISCUSIÓN
5.1 Grado de madurez
El contenido de materia seca de los frutos cosechados en los meses de julio, agosto
y septiembre fue de 22.6, 24.6 y 27.9%, respectivamente (Cuadro 3). Estos
resultados cumplen con las especificaciones descritas en la norma NMX-FF-016SCFI-2006, la cual considera el 21.5% en contenido de materia seca como el mínimo
aceptable para la autorización de corte y proceso; en tanto que, de acuerdo con Lee
et al. (1983), con fines de sabor, un grado de madurez con 22.8% de materia seca,
26
correspondiente a 11.2% de aceite, resulta más aceptable. De acuerdo a la
correlación entre contenido de materia seca y contenido de aceite propuesta por
Lee et al. (1983), para aguacate ‘Hass’ desarrollado en Escondido, California, USA,
el contenido de aceite de los frutos estudiados resultarían en 11.8. 13.8 y 17.0 %
siendo este contenido superior al mínimo aceptable con fines de sabor (Cuadro 3).
Cuadro 3. Contenidos de materia seca y aceite en la pulpa de aguacate según la época de
corte.
Época de corte
% MS
%Aceite*
Julio
22.6
11.8
Agosto
24.6
13.8
Septiembre
27.9
17.0
*
Calculado en base a la ecuación %MS=10.67+1.01 (% aceite).
(Lee et al., 1983).
5.2 Estado Nutrimental
En cuanto al análisis nutrimental, los datos presentaron varianzas homogéneas y
cuando no se mostró una distribución normal se realizó una transformación de datos
(raíz cuadrada). Las concentraciones de los nutrimentos fueron analizadas según el
tejido y grado de madurez con el que se cosecho el fruto. En el mesocarpio (pulpa)
no hubo diferencias significativas para los elementos P y Fe, no así para K, Ca y Mg.
El K fue significativamente mayor en la segunda cosecha, respecto a la tercera, Ca
resultó mayor en los frutos de la primera cosecha, en relación a la tercera, en tanto
que para Mg los frutos de la primera cosecha fueron mayores respecto a la segunda
y tercera. Las relaciones K+Mg/Ca y K/Ca, fueron estadísticamente diferentes siendo
27
mayores en los frutos de la tercera cosecha, en relación a la primera (Cuadro 4).
Para el caso del exocarpio (cáscara), no se presentaron diferencias significativas en
las concentraciones de Mg, Ca y K/Ca en los tres niveles de materia seca. Respecto
a los demás elementos, K, P y Fe fueron significativamente mayores, en tanto que la
relación K+Mg/Ca resultó mayor en la tercera cosecha, con relación a la primera
(Cuadro 4). Considerando ambos tejidos (pericarpio), no se muestran diferencias en
las concentraciones de K entre cosechas; diferencias estadísticas se presentaron en
P siendo mayor en la tercera respecto a la segunda, Ca mayor en la primera con
relación a las otras dos, Mg mayor en la primera respecto a la tercera y Fe fue
mayor en los frutos de la primera y tercera cosecha. Las relaciones K+Mg /Ca y
K/Ca fueron estadísticamente mayores en los frutos de la tercera cosecha, con
relación a la primera, aunque con una tendencia a incrementarse conforme aumentó
el grado de madurez (Cuadro 4). De acuerdo con Thorp et al. (1995), los contenidos
de K, Ca y Mg se ubican entre 1126-1608, 25-47 y 91-113 mg 100g-1 de peso seco,
respectivamente, para el cultivar Hass al momento de cosecha. Los valores
obtenidos para ‘Carmen Hass’ resultaron mayores, a nivel pericarpio, en el caso de K
y Mg. Por su parte Salazar-García et al. (2011), reporta contenidos de 0.480, 2.91,
0.17, 0.24 g 100g-1 y 58.7 mg kg-1 de peso seco para P, K, Ca, Mg y
Fe,
respectivamente en el pericarpio (epidermis + pulpa) de frutos de aguacate ‘Hass’,
resultando en este caso mayores las concentraciones de Ca y P, con relación a los
encontrados en el presente trabajo para el ‘Carmen Hass’; todo lo cual sugiere
diferencias en la absorción de nutrientes entre los cultivares Carmen Hass y Hass,
28
sin considerar a otros factores que inciden en el mecanismo de absorción de
elementos minerales..
Cuadro 4. Concentración nutrimental en tejidos de frutos de aguacate ´Carmen Hass’ en base a
peso seco, con distintos grados de madurez al momento de cosecha.
Mg·g-1
Grado de
madurez
K
P
Fe(ppm)
Ca
K+Mg/Ca
K/Ca
Mg
(%MS)
PULPA
22.6
20.46 ab
0.96 a
0.23 a
2.18 a
35.83 a
98.43 b
88.95 b
24.6
21.83 a
0.98a
0.14 ab
1.55 b
34.20 a
167.00 ab
155.92 ab
27.9
17.88 b
1.15 a
0.08 b
1.17 b
38.83 a
238.12 a
223.50 a
CASCARA
22.6
11.08 a
0.81 a
0.19 a
1.75 a
36.00 a
67.5 b
58.31 a
24.6
7.98 b
0.67 b
0.13 a
1.56 a
19.00 b
73.38ab
61.38 a
27.9
10.32 ab
0.80 a
0.12 a
1.43 a
30.50 a
96.31 a
84.59 a
PULPA + CASCARA
22.6
31.54 a
1.77 ab
0.42 a
3.93 a
71.83 a
84.45 b
75.09 b
24.6
29.81 a
1.65 b
0.28 b
3.11 ab
53.20 b
121.92 ab
110.40 ab
27.9
28.20 a
1.95 a
0.20 b
2.60 b
69.33 a
152.47 a
139.60 a
Medias con la misma letra dentro de cada columna son estadísticamente iguales (Tukey, p≤0.05)
5.3 Firrmeza del fruto
Al momento de cosecha, la firmeza de la pulpa resultó menor en los frutos
cosechados en el mes de julio con un contenido de materia seca de 22.6% que en
los cosechados en los meses de agosto y septiembre con 24.6 y 27.9%,
respectivamente. Durante el periodo de maduración a 20±2º C, la firmeza del fruto
cosechados en las tres fechas disminuyó en una menor velocidad en los frutos
cosechados en el mes de julio, alcanzando una firmeza de 5 N, correspondiente a la
madurez de consumo, en un periodo de 10.5 días, versus 7.5 días para los frutos
cosechados en el mes de agosto y septiembre (Figura 2-A). Holfman et al. (2002),
29
han reportado que frutos de aguacate ‘Hass’ con altos contenidos de Ca, Mg y alta
relación Ca+Mg/K, presentan un retardo en la maduración.
La maduración del fruto previamente almacenado a una temperatura de 5±1º C
mostró que, el fruto de la primera cosecha almacenado por una semana, presentó un
perfil de firmeza con retrasos significativos de la maduración a 20º C, requiriendo 7.5
días para alcanzar la madurez de consumo, que es cuando la firmeza del fruto es de
5 N, respecto a los almacenados por dos y tres semanas que requirieron de 3.5 días
para alcanzar la misma firmeza (Figura 2-B). Los frutos de la segunda cosecha
(24.6% MS) almacenados por una semana a 5±1º C, presentaron un perfil de firmeza
significativamente más lento, requiriendo de 5.5 días para alcanzar 5 N, respecto al
perfil de 3 semanas (2 días), sin embargo no se observó diferencias respecto al perfil
de los frutos de dos semanas, los cuales alcanzaron una firmeza de 5 N en 3.5 días
(Figura 2-C). Los frutos de la tercera cosecha (27.9% MS) presentaron un
comportamiento de perfiles de firmeza similares a los de la segunda cosecha, en
cuyo caso los frutos almacenados por 1 semana a 5±1º C requirieron de 5 días para
alcanzar la firmeza de 5 N, en tanto que los correspondientes a 2 y 3 semanas de
refrigeración necesitaron de 3 días (Figura 2-D). Se ha reportado (Wang et al., 2012)
que en aguacate ‘Hass’ el tiempo para alcanzar la madurez de consumo después
almacenamiento en frío (4°C) resultó inversamente proporcional a la duración del
mismo; Zauberman y Jobin-Decor (1995) indican que a mayor grado de madurez del
fruto de aguacate ‘Hass’ al momento de cosecha, el tiempo para alcanzar la madurez
de consumo disminuye. Así los frutos cosechados con 23.3% de MS maduraron en
30
13 días a 22º C, en tanto aquellos con 27.9% maduraron en 8 días. Lo anterior
permite asumir un comportamiento similar con lo reportado en esta investigación.
31
A
C
B
D
Figura 2. Comportamiento de la firmeza del fruto durante la maduración a 20±2º C y 50±5 % H.R. A) Sin recibir refrigeración, B) Con
tratamientos de refrigeración y con 22.6% MS, C) Con tratamientos de refrigeración y con 24.6% MS, D) Con tratamientos de
refrigeración y con 27.9% MS. Tratamientos con letras iguales no son estadísticamente diferentes (α=0.05).
32
5.4 Pérdida de peso
Durante la maduración directa a 20±2º C los frutos de los tres grados de madurez
incrementaron las pérdidas de peso, alcanzando a la madurez de consumo (5 N) un
total de 10% (10.5 días) en los frutos cosechados con 22.6% MS, 8.0% (7.5 días) en
los de 24.6% MS, y 7.4% (7.5 días) en los de 27.9% MS; siendo los frutos del grado
de madurez con 24.6% MS los que de manera significativa, presentaron el perfil con
mayor velocidad de pérdida de peso con 1.0% por día (Figura 3-A). De acuerdo con
López-López y Cajuste-Bontemps (1999) las pérdidas de peso en frutos del ‘Hass’ de
floración aventurera madurados a 23º C, se sitúan en 8.13% a los siete días, lo que
coincide con los frutos cosechados con 24.6 y 27.9% de MS; por su parte, OsunaGarcía et al. (2010) reportan que frutos de aguacate ‘Hass’ con bajos contenidos de
materia seca (20.5%) tienden a presentar mayores pérdidas de peso, lo que explica
el comportamiento de los frutos cosechados con 22.6% MS.
Respecto a los frutos almacenados a 5±1º C. las pérdidas de peso a la salida de la
refrigeración dependieron del grado de madurez y del tiempo de almacenamiento;
para el caso de frutos cosechados con 22.6% MS, no se pudo analizar los datos por
un error en la medición, los frutos cosechados con 24.6% MS presentaron pérdidas
de 1.4%, significativamente menores a las encontradas por frutos cosechados con
27.9% MS (1.7%) (Cuadro 7). Las pérdidas de peso en función del tiempo de
refrigeración mostraron que los frutos cosechados con 24.6 Y 27.9% MS por una
semana alcanzaron a la salida de refrigeración pérdidas de peso de 0.89%, siendo
menor respecto a los frutos almacenados por dos semanas (1.4%) y tres semanas
33
(2.46%) (Cuadro 6). La interacción de ambos factores muestra que los frutos con
mayor contenido de materia seca y con periodo mayor de refrigeración presentaron
las mayores pérdidas de peso (2.572 %) (Cuadro 8). Se ha reportado (Osuna-García
et al., 2010) que en aguacate ‘Hass’ cosechados en el mes de octubre y
almacenados por 1 semana a 6 ± 1 ºC, presentaron al final del periodo de
refrigeración pérdidas de peso de 2.6 %, lo que coincide con las obtenidas por los
frutos almacenados por 3 semanas con 27.9% MS.
Durante la maduración a 20±2 °C posterior a la frigoconservación mostró que, los
frutos cosechados con 24.6% MS almacenados por una y dos semanas a 5±1º C,
presentó un perfil de pérdidas de peso significativamente menor al perfil de 3
semanas, con una velocidad de pérdida de peso de 1.27, 1.34 y 2.7 (%/día)
respectivamente; los frutos de una y dos semanas de refrigeración alcanzaron a la
madurez de consumo (5 N) pérdidas de peso de 7 y 4.7 % respectivamente en tanto
que frutos de 3 semanas de refrigeración mostraron pérdidas de 5.4%, influyendo en
este caso la menor vida de anaquel, evaluada por la firmeza de la pulpa (5 N), de los
frutos almacenados por dos y tres semanas (Figura 3-B). Los frutos cosechados con
27.9% de MS almacenados por una, dos y tres semanas a 5±1º C, mostraron un
perfil de pérdidas de peso similar con velocidad de 1.3, 1.7 y 2.26 (%/día), en el
mismo orden; alcanzándose a la madurez de consumo (5N) un total de 6.5 y 5.1% de
pérdidas en los frutos almacenados por una y dos semanas, y de 6.8% en los
correspondientes a 3 semanas (figura 3-C). Valores de 5.7 a 7.0% de pérdidas de
peso en frutos de aguacate ‘Hass’ expuestos a condiciones de maduración por 3 a 5
34
días tras un periodo de refrigeración de una semana a 6º C, han sido reportados por
Osuna et al. (2010), resultado que manifiesta un comportamiento similar con las
pérdidas obtenidas en los frutos almacenados por una semana en aguacate ‘Carmen
Hass’
Cuadro 5. Pérdida de peso (%) en frutos de aguacate ‘Carmen Hass’ al finalizar el Tratamiento
de refrigeración.
Tratamiento
% Pérdida de peso
3 semana de refrigeración
2.46 a
2 semanas de refrigeración
1.40 b
1 semanas de refrigeración
0.89 c
Medias con la misma letra dentro de cada columna son iguales de acuerdo con la prueba de Tukey
(p≤0.05) con n= 20.
Cuadro 6. Pérdida de peso (%) en frutos de aguacate ‘Carmen Hass’ según el porcentaje de
materia seca con el que fue cosechado.
%MS
% Pérdida de peso
27.9
1.74 a
24.6
1.43 b
Medias con la misma letra dentro de cada columna son iguales de acuerdo con la prueba de Tukey
(p≤0.05) con n= 30.
35
Cuadro 7. Pérdida de peso (%) en frutos de aguacate ‘Carmen Hass’, interacción % materia
seca y tiempo de refrigeración.
Interacción (%MS x tiempo de
% Pérdida de peso
refrigeración.)
27.9, 3 semanas
2.57 a
24.6, 3 semanas
2.36 a
27.9, 2 semanas
1.69 b
24.6, 2 semanas
1.12 c
27.9, 1 semana
0.96 c
24.6, 1 semana
0.833 c
Medias con la misma letra dentro de cada columna son iguales de acuerdo con la prueba de Tukey
(p≤0.05) con n= 20.
36
A
B
C
Figura 3. Comportamiento de la pérdida de peso de frutos durante la maduración a 20±2º C y 50±5 % H.R. A) Sin recibir refrigeración, B)
Con tratamientos de refrigeración y con 24.6% MS, C) Con tratamientos de refrigeración y con 27% MS. Tratamientos con letras iguales
no son estadísticamente diferentes (α=0.05).
37
5.5 Color externo
Durante la maduración a 20±2º C, los frutos de los tres grados de madurez
presentaron un perfil de índice de maduración (IC) con tendencia a la disminución y
con diferencias significativas entre los mismos (Figura 4-A). En este sentido, los
frutos con 22.6% MS cambiaron de IC=28.6 al momento de cosecha a IC=11.2 al
alcanzar la madurez de consumo (5N), mientras que los frutos con 24.6 % MS
evolucionaron de IC=20.5 al momento de cosecha hasta IC=0.5 al llegar a la
madurez de consumo; los frutos con 27.9% MS iniciaron con IC=34.1 y alcanzaron
IC=10.9 en la madurez de consumo (figura 4-A). López-López y Cajuste-Bontemps
(1999) encontraron valores de índice de color en la cáscara de frutos de aguacate
‘Hass’ de IC=50 a IC=0 conforme avanzó la maduración, lo que permite asumir que
los valores obtenidos se encuentran en el rango reportado por estos investigadores.
El cálculo de los parámetros luminosidad (L*), croma o índice de saturación (C*)
ángulo de tono (oh*), mostraron que la disminución del IC se relacionó con un
aumento en oh*, en cuyo caso los frutos cosechados con 22.6% MS cambiaron de
123.3º al momento de cosecha hasta 132.7º al alcanzar la madurez de consumo; en
tanto que los frutos con 24.6% MS evolucionaron desde un ángulo de tono de 130.8º
C al momento de cosecha hasta 172.9º en la madurez de consumo; por su parte los
frutos con 27.9% MS presentaron ángulos de 127.6º hasta 136.6º al momento de
cosecha y madurez de consumo respectivamente ( figura 4-C y cuadro 9). Ashton et
al. (2006) encontró que en frutos de aguacate ‘Hass’ el oh* cambia de 125º a 250°
(tonalidad verde a púrpura) durante la maduración, lo que de acuerdo con los
38
resultados obtenidos los frutos de ‘Carmen Hass’ no alcanzan la tonalidad púrpura
profundo típica de ‘Hass’ al madurar, mostrando aún tonalidad verde.
Por otro lado, los perfiles del valor L* y el C* tendieron a disminuir durante la
maduración, con diferencias estadísticas entre los grados de madurez (Figuras 4-B,
D). El valor de L* disminuyó de 26.4 (22.6% MS), 25.9 (24.6% MS) y 27.5 (27.9%
MS) al momento de cosecha, hasta 25.5, 22.6 y 21.9, respectivamente, en la
madurez de consumo (figura 4-B). Con relación a esta variable, Ashton et al. (2006)
reporta una disminución de 40.0 a 27.0 durante la maduración de aguacate ‘Hass’, lo
que indica que la luminosidad de los frutos de ‘Carmen Hass’ es menos drástica y
coincide con la obtención de un color menos obscuro respecto al típico de ‘Hass’. En
cuanto al C*, el perfil de cada grado de madurez tendió a la disminución, con
diferencias significativas entre los mismos (Figura 4-D). Durante la maduración, el C*
de los frutos cambió de 12.5 (22.6% MS), 10.1 (24.6% MS) y 13.7 (27.9% MS) a 7.8,
1.8 y 6.2, en el mismo orden (Figura 4-D). Valores de croma de 15 a 3, has sido
reportados por Ashton et al. (2006), lo que indica que los valores de ‘Carmen Hass’
evolucionan de manera similar.
39
Cuadro 8. Componentes del color externo de frutos de aguacate ‘Carmen Hass’ al momento de
cosecha y a la madurez de consumo (5 N), con maduración directa a 20±2º C.
%Materia seca
Índice de color
Luminosidad
Croma
Ángulo Hue
Cosecha
Madurez
Cosecha
Madurez
Cosecha
Madurez
Cosecha
Madurez
22.6
28.6 ab
11.2 a
26.4 a
25.5 a
12.5 a
7.8 a
123.3 b
132.7 b
24.6
20.5 b
0.5 b
25.9 a
22.6 b
10.1 b
1.8 b
130.8 a
172.9 a
27.9
34.1 a
10.9 a
27.5 a
21.9 b
13.7 a
6.2 a
127.6 a
136.6 b
40
A
B
C
D
Figura 4. Comportamiento de los componentes de color externo de frutos madurados directamente a 20±2º C y 50±5 % H.R. A) Índice de
color B) Luminosidad C) Ángulo Hue D) Croma. Tratamientos con letras iguales no son estadísticamente diferentes (α=0.05).
41
La maduración a 20±2 °C de los frutos almacenados por 1, 2 y 3 semanas a 5±1º C
presentaron un perfil de índice de color, luminosidad y croma con tendencia a la
disminución en cada grado de madurez, observándose diferencias significativas
entre los dichos perfiles (Figuras 6, 7 y 8). El perfil del IC en frutos cosechados con
22.6% MS (figura 6-A), evolucionó hasta alcanzar valores de IC = 4.5 (1 semana),
IC=0 (2 semanas) y IC=4.6 (3 semanas) al alcanzar la madurez de consumo (5N).
Por su parte, el valor de L* (figura 6-B) disminuyó alcanzando en la madurez de
consumo 25.6 (1 semana), 21.8 (2
semanas) y 21.0 (3 semanas); el croma
disminuyó en la madurez de consumo hasta C*= 7.1 en los frutos refrigerados por 1
semana, así como C*= 2.9 y C*= 5.5 para 2 y 3 semanas (figura 6-D). Respecto al
ángulo de tono (oh*) los perfiles de los frutos durante la maduración a 20±2 °C, tras
1, 2, y 3 de almacenamiento a 5±1º C, tendieron a incrementarse con diferencias
significativas
(Figuras 6-C); alcanzando en la madurez de consumo valores de
167.0º (1 semana), 183.8º (2 semanas) y 173.9º (3 semanas). En el caso de los
frutos cosechados con 24.6% MS, en la madurez de consumo el IC fue de 1.6, 8.8 y
1.0 para frutos refrigerados por 1, 2 y 3 semanas, respectivamente (figura 7-A). El
valor de L* disminuyó a L*=22.6 (1 semana), L*=22.9 (2 semanas) y L*=21.6 (3
semanas) al alcanzar la madurez de consumo (figura 7-B), en cuanto el valor de
croma, los frutos con 1 y 3 semanas de refrigeración presentan valores de C*= 2.9 y
C*= 2.0 (figura 7-D), los frutos con 2 semanas de refrigeración presentaron C*= 6.2
(Cuadro 5.5.3). Los frutos cosechados con 27.9% y almacenados por 1 semana,
presentan durante la maduración un perfil de índice de color, luminosidad y croma
con disminución significativamente más lenta respecto a perfil de frutos almacenados
42
por 2 y 3 semanas (Figura 8) Al alcanzar la madurez de consumo los frutos con 1
semana de refrigeración presentan valores de IC =4.4, L*=21.4, C*=3.6 y h*=181.7
en tanto
que frutos con 2 semanas muestran un IC =3.7, L*=21.6, C*= 5.0 y
h*=113.4, por su parte los frutos con 3 semanas de refrigeración evolucionaron hasta
IC =3.1, L*=20.6, C*=4.3 y h*=158.3 (figura 8 y cuadro 12). Es de señalar que el
ángulo de tono (oh*) en los tres grados de madurez, tendió a incrementarse conforme
se prolongó el tiempo de almacenamiento (Cuadros 10,11 y 12), lo que se relacionó
con la presencia de manchado externo debido a daños por frío; en este sentido,
Dixon et al. (2008) ha reportado que en frutos de aguacate ‘Hass’ la severidad de
daños por frío es dependiente de la temperatura, tiempo de almacenamiento y época
de cosecha, en esta investigación la proporción de superficie manchada del
exocarpio aumentó al extender el periodo de refrigeración de una a tres semanas
(Figura 5).
43
COSECHA
1 Semana
22.6 % MS SALIDA
COSECHA
24.6 % MS
COSECHA
27.9 % MS
2 Semanas
MADUREZ SALIDA
1 Semana
SALIDA
1 Semana
SALIDA
3 Semanas
MADUREZ SALIDA
2 Semanas
MADUREZ SALIDA
3 Semanas
MADUREZ
2 Semanas
MADUREZ SALIDA
MADUREZ
SALIDA
MADUREZ
3 Semanas
MADUREZ SALIDA
MADUREZ
Figura 5. Cambios de color en el exocarpio de los frutos después de 1, 2 y 3 semanas
de refrigeración y al alcanzar la madurez de consumo.
44
Cuadro 9. Componentes de color externo de frutos de aguacate ‘Carmen Hass’ con 22.6% MS, al momento de cosecha, la salida de
cada periodo de refrigeración y a la madurez de consumo.
Índice de color
Luminosidad
Croma
Ángulo Hue (°)
Refrigeración
Cosecha
Salida
Madurez
Cosecha
Salida
Madurez
Cosecha
Salida
Madurez
Cosecha
Salida
Madurez
1 semana
28.6
32.3 a
4.5 a
26.4
27.6 a
25.6 a
12.5
13.6 a
7.1 a
123
131.7 a
167.0 a
2 semanas
28.6
28.6 a
0.0 b
26.4
27.8 a
21.8 b
12.5
11.6 a
2.9 b
123
130.2 ab
183.8 a
3 semanas
28.6
33.8 a
4.6 a
26.4
27.8 a
21.0 b
12.5
13.7 a
5.5 ab
123
129.1 b
187.7 a
Medias con letras iguales de cada columna no son estadísticamente diferentes (α=0.05).
Cuadro 10. Componentes de color Externo de frutos de aguacate ‘Carmen Hass’ con 24.6% MS, al momento de cosecha, la salida de
cada periodo de refrigeración y a la madurez de consumo.
Índice de color
Luminosidad
Croma
Ángulo Hue
Refrigeración
Cosecha
Salida
Madurez
Cosecha
Salida
Madurez
Cosecha
Salida
Madurez
Cosecha
Salida
Madurez
1 semana
20.5
23.5 a
1.6 b
25.9
28.6 a
22.6 a
10.1
11.4 a
2.9 b
130
141.0 a
158.2 b
2 semanas
20.5
27.5 a
8.8 a
25.9
28.4 a
22.9 a
10.1
12.1 a
6.2 a
130
127.6 a
170.6 ab
3 semanas
20.5
28.2 a
1.0 b
25.9
27.9 a
21.6 a
10.1
12.5 a
2.0 b
130
132.3 a
213.0 a
Medias con letras iguales de cada columna no son estadísticamente diferentes (α=0.05).
45
Cuadro 5. Componentes de color externo de frutos de aguacate ‘Carmen Hass’ con 27.9% MS, al momento de cosecha, la salida de
cada periodo de refrigeración y a la madurez de consumo.
Índice de color
Luminosidad
Croma
Ángulo Hue
Refrigeración
Cosecha
Salida
Madurez
Cosecha
Salida
Madurez
Cosecha
Salida
Madurez
Cosecha
Salida
Madurez
1 semana
34.0
30.5 a
4.4 a
27.5
26.8 a
21.4 a
13.7
12.8 a
3.6 a
127
129.9 a
181.7 ab
2 semanas
34.0
26.5 a
3.7 a
27.5
26.4 a
21.6 a
13.7
11.9 a
5.0 a
127
127.0 a
140.8 b
3 semanas
34.0
33.3 a
3.1 a
27.5
26.9 a
20.6 a
13.7
13.3 a
4.3 a
127
129.4 a
210.4 a
Medias con letras iguales de cada columna no son estadísticamente diferentes (α=0.05).
46
A
B
C
D
Figura 6. Comportamiento de los componentes de color externo de frutos con 22.6% MS madurados a 20±2º C y 50±5 % H.R después de
cada tratamiento de refrigeración. A) Índice de color, B) Luminosidad, C) Ángulo Hue, D) Croma. Tratamientos con letras iguales no son
estadísticamente diferentes (α=0.05).
47
A
B
C
D
Figura 7. Comportamiento de los componentes de color externo de frutos con 24.6% MS madurados a 20±2º C y 50±5 % H.R después de
cada tratamiento de refrigeración. A) Índice de color, B) Luminosidad, C) Ángulo Hue. D) Croma. Tratamientos con letras iguales no
son estadísticamente diferentes (α=0.05).
48
A
B
C
D
Figura 8. Comportamiento de los componentes de color externo de frutos con 27.9% MS madurados a 20±2º C y 50±5 % H.R después de
cada tratamiento de refrigeración. A) Índice de color. B) Luminosidad, C) Ángulo Hue. D) Croma. Tratamientos con letras iguales no son
estadísticamente diferentes (α=0.05).
49
5.6 Carotenos totales en pulpa
Durante la maduración directa a 20±2º C en los frutos de los tres grados de madurez
presentaron un perfil con incrementó en el contenido de carotenoides totales en
pulpa, siendo este aumento significativamente mayor en los frutos de la primera
cosecha (22.6 %MS), alcanzando un contenido de 0.14 mg/100 g MS,
correspondiente a la madurez de consumo, en tanto que los frutos de la segunda
(24.6 %MS) y tercera cosecha (27.9 MS) presentaron contenidos de 0.09 y 0.10 mg
/100 g MS, respectivamente (figura 9-A).
La maduración de los frutos almacenados a condiciones de refrigeración (5±1º C) por
1-3 semanas y posterior maduración a 20±2 °C mostró que, los frutos con 22. 6 %
MS almacenados por una y dos semanas a 5±1º C, presentaron un perfil con
aumento en el contenido de carotenoides, en tanto que el perfil con 3 semanas de
refrigeración presento una disminución (figura 9-B). En este sentido, los frutos con
una y dos semanas de refrigeración cambiaron de 0.058 y 0.094 mg /100 g MS a
0.112 y 0.154 mg /100 g MS al alcanzar la madurez de consumo, mientras que los
frutos con 3 semanas de refrigeración iniciaron con 0.076 mg
/100 g MS y
alcanzaron 0.047 mg /100 g MS (cuadro 13). Durante la maduración a 20±2 °C, los
frutos con 24. 6% MS almacenados por una, dos y tres semanas a 5±1º C,
presentaron perfiles de contenido de carotenoides sin diferencias significativas
(figura 9-C). El contenido de carotenoides cambio de 0.05 (1 semana), 0.054 (2
semanas) y 0.053 (3 semanas) mg /100 g MS, hasta 0.059, 0.073 y 0.059 mg /100
g MS, respectivamente, en la madurez de consumo (cuadro 13). En cuanto a los
50
frutos con 27.9% MS almacenados por una dos y tres semanas a 5±1º C,
presentaron durante la maduración a 20±2 °C un perfil de contenido de carotenoides
con comportamiento similar al perfil de los frutos con 24.6% MS (figura 9-D), en cuyo
caso los frutos de una, dos y semanas evolucionaron de 0.088, 0.091 y 0.084 mg
/100 g hasta 0.093, 0.088 y 0.079 mg /100 g, en el mismo orden (cuadro 13). Por su
parte Hulme et al. (1970) reporta contenidos de 0.13-0.51 mg/100 g de peso seco en
aguacate, mientras que Ashton et al. (2006) en aguacate ‘Hass’ reporta valores de
0.34 a 0.05 mg mg/100 g PS en la madurez fisiológica y de consumo,
respectivamente. Lo que indica que los frutos de aguacate ‘Carmen Hass’,
presentaron contenidos menores a los reportados por estos investigadores.
Cuadro 6. Contenido de carotenoides en pulpa (mg / 100 g MS) de frutos de aguacate ‘Carmen
Hass’ al momento de cosecha, a la salida de refrigeración y a la madurez de consumo (5 N).
% Materia seca
Ambiente
1 semana
2 semana
3 semanas
Corte
Madurez
Salida
Madurez
Salida
Madurez
salida
Madurez
22.6
0.080 a
0.140 a
0.058 ab
0.112 a
0.094 a
0.154 a
0.076 a
0.047 b
24.6
0.040 b
0.090 b
0.050 b
0.059 b
0.054 a
0.073 b
0.053 a
0.059 ab
27.9
0.099 a
0.100 b
0.088 a
0.093 a
0.091 a
0.088 b
0.084 a
0.079 a
Medias con letras iguales de cada columna no son estadísticamente diferentes (α=0.05).
51
A
B
C
D
Figura 9. Comportamiento de contenido de carotenoides en pulpa de frutos de aguacate ‘Carmen Hass’, durante la maduración a 20±2º
C y 50±5 % H.R. A) Sin recibir refrigeración, B) Con tratamientos de refrigeración y con 22.6% MS, C) Con tratamientos de refrigeración
y con 24.6 % MS D) Con tratamientos de refrigeración y con 27.9% MS. Tratamientos con letras iguales no son estadísticamente
diferentes (α=0.05).
52
5.7 Clorofila
El contenido de clorofila en los frutos cosechados con 22.6, 24.6 y 27.9 % MS y
expuestos a maduración a 20±2º C, presentaron un perfil con tendencia a la
disminución, sin diferencias significativas entre los grados de madurez (figura 10-A).
En este sentido, los frutos con 22.6% MS cambiaron de
54.0 mg/100 g PS al
momento de cosecha a 51.1 mg/100 g PS al alcanzar la madurez de consumo (5N),
mientras que los frutos con 24.6 % MS evolucionaron de 65.3 mg/100 g PS al
momento de cosecha hasta 56.1 mg/100 g PS al llegar a la madurez de consumo;
los frutos con 27.9% MS iniciaron con 54.5 mg/100 g PS y disminuyeron a 41.1
mg/100 g PS en la madurez de consumo (cuadro 14) .
La maduración de los frutos (20±2 °C) después de ser almacenados a condiciones
de refrigeración (5±1º C) por 1-3 semanas, mostró que los frutos de la primera
cosecha (22.6 % MS) almacenados por una semana a 5±1º C, presentó un perfil con
pérdida de clorofila significativamente más lenta respecto al perfil de los frutos
almacenados por dos semanas (figura 10-B); de este modo, los frutos almacenados
por 1 y 2 semanas alcanzaron un contenido de clorofila de 42 y 43.3 mg/100 g PS,
en la madurez de consumo (5 N) en 7.5 y 3.5 días, en el mismo orden; por su parte,
los frutos almacenados por 3 semanas presentaron un contenido de 46.8 mg/100 g
PS (cuadro 14). En cuanto a los frutos de la segunda cosecha (24.6% MS)
almacenados por una semana a 5±1º C, presentaron un perfil de disminución de
clorofila significativamente más lento respecto al perfil de los frutos almacenados por
dos y tres semanas (figura 10-C). En este sentido, los frutos almacenados por una,
dos y tres semanas alcanzaron a la madurez de consumo contenidos de 54.9, 43 y
53
41.9 mg/100 g PS en 5.5, 3 y 2 días, respectivamente. Con relación a los frutos de la
tercera cosecha (27.9% MS) presentaron un comportamiento de perfil con
disminución y sin diferencias significativas, entre periodos de refrigeración (figura 10D); los frutos almacenados por una y tres semanas presentaron contenidos de 46.9 y
47.1 mg/100 g PS, en tanto que los frutos almacenados por 2 semanas presento
contenidos de 44 mg/100 g PS.
Al respecto Cox et al. (2004) reportan contenidos de clorofila total en la cáscara de
frutos de aguacate ‘Hass’ de 60 mg/100 g PS al momento de cosecha y de 26
mg/100 g PS al alcanzar la madurez de consumo a 20 °C, lo que permite asumir que
los valores obtenidos en este trabajo son, en cuanto al contenido de clorofila, en la
madurez de consumo, mayores a los reportados en aguacate ‘Hass’, lo que coincide
con los resultados de evaluación del color que manifestaron una tonalidad verde –
azulada del epicarpio al madurar los frutos.
Cuadro 7. Contenido de clorofila total en el exocarpio (mg / 100 g MS) de frutos de aguacate
‘Carmen Hass’ al momento de cosecha, a la salida de refrigeración y a la madurez de consumo
(5 N).
% Materia seca
Ambiente
1 semana
2 semana
3 semanas
Cosecha
Madurez
Salida
Madurez
Salida
Madurez
salida
Madurez
22.6
54.0 b
51.1 a
53.9 a
42.0 b
52.3 b
43.3 a
47.3 b
46.8 a
24.6
65.3 a
56.1 a
60.7 a
54.9 a
63.9 a
43.0 a
58.0 a
41.9 a
27.9
54.5 b
41.1 b
54.5 a
46.9 b
54.8 b
44.0 a
56.8 a
47.1 a
Medias con letras iguales de cada columna no son estadísticamente diferentes (α=0.05).
54
A
B
C
D
Figura 10. Comportamiento del contenido de clorofila en el exocarpio de frutos aguacate ‘Carmen Hass’, durante la maduración a 20±2º
C y 50±5 % H.R. A) Sin recibir refrigeración, B) Con tratamientos de refrigeración y con 22.6% MS, C) Con tratamientos de refrigeración
y con 24.6% MS, D) Con tratamientos de refrigeración y con 27.9% MS. Tratamientos con letras iguales no son estadísticamente
diferentes (α=0.05).
55
5.8 Intensidad respiratoria
Durante la maduración a 20±2º C, los frutos sin y con periodo de refrigeración
presentaron el típico patrón climatérico. Los aguacates sin refrigeración presentaron
un perfil de velocidad de respiración significativamente menor respecto a los frutos
con refrigeración, alcanzando un máximo climatérico de 120 mL de CO2 kg-1 h-1 al
día once, en tanto que, en los frutos con 1 semana de refrigeración se presentó al
sexto día con 173 mL de CO2 kg-1 h-1 ; los frutos con 2 y 3 semanas de refrigeración
alcanzaron el máximo climatérico en dos días, con valores de 140.9 y 135.7 mL de
CO2 kg-1 h-1 sin diferencia significativa entre estos (figura 11). En este sentido López
y Cajuste, (1999) reporta máximos climatéricos de 100 y 152.7 mg de CO2 kg-1 h-1
en frutos de aguacate ‘Hass’ madurados directamente a 23 °C y en frutos
almacenados por 28 días a 5±1º C, respectivamente. Lo anterior pone de manifiesto
un metabolismo más acelerado en los frutos de ‘Carmen Hass’ al madurar
directamente a 20±2º C; la mayor velocidad de respiración mostrada en los frutos
expuestos bajo refrigeración, sugiere una respuesta a la inducción de daños por frío,
impuesta por las baja temperatura de almacenamiento. De acuerdo con Wang (1982
y 2000) una de las respuestas de los tejidos vegetales a los daños por frío es la de
experimentar alteraciones en el metabolismo, incrementando su velocidad de
respiración.
5.9 Producción de etileno
Los perfiles de velocidad de producción de etileno durante la maduración de frutos
con y sin periodo de refrigeración, también muestran el clásico comportamiento de
56
un fruto climatérico. Contrario a lo encontrado en la velocidad de respiración, los
frutos sin refrigeración presentan un perfil de velocidad de producción de etileno
significativamente mayor al perfil de frutos con refrigeración al alcanzar un máximo
de 167.1 μL de C2 H2 kg-1 h en 11 días. El perfil de velocidad de producción de
etileno de los frutos con 1 semana de refrigeración presento a los 6 días un máximo
de 119.9 μL de C2 H2 kg-1 h, significativamente diferente a lo encontrado en frutos
con 2 (94.0 μL de C2 H2 kg-1 h) y 3 (92.5 μL de C2 H2 kg-1 h) semanas de
refrigeración (figura 12).
Figura 11. Comportamiento de la respiración de frutos almacenados directamente a 20±2º y
frutos con 3 periodos de almacenamiento a 5±1º C con posterior maduración. Tratamientos con
letras iguales no son estadísticamente diferentes (α=0.05).
57
Figura 12. Comportamiento de la producción de etileno en frutos almacenados directamente a
20±2º C y frutos con 3 periodos de almacenamiento a 5±1º C con posterior maduración.
Tratamientos con letras iguales no son estadísticamente diferentes (α=0.05).
58
CAPITULO IV
CONCLUSIONES
1. Los frutos con grado de madurez de 22.6 % MS, presentaron mayor contenido de
calcio, lo que condujo un retardo significativo en la disminución de firmeza durante la
maduración a 20±2º C, respecto a los frutos con grados de madurez de 24.6 y 27.9
%
2. La pérdida de peso durante la maduración fue significativamente mayor en frutos
con grado de madurez de 27.9% MS, almacenados por 3 semanas a 5±1º C.
3.
Durante la maduración directa a 20±2º C, se presenta un incremento en el
contenido de carotenoides en la pulpa de los frutos de los tres grados de madurez,
dicho incremento se ve afectado en frutos con tratamientos previos de más de dos
semanas de refrigeración a 5±1º C.
4. Los frutos de los tres grados de madurez almacenados a 5±1º C, presentan
después de 2 semanas, desórdenes fisiológicos o daños por frio, expresados en el
epicarpio del fruto.
5. El almacenamiento de los frutos de aguacate cv. Carmen Hass a 5±1º C por 1, 2 y
3 semanas, incremento significativamente la velocidad de respiración, lo que implica
una menor vida postcosecha al someterlos a maduración.
59
6. Por lo antes mencionado se acepta que el grado de madurez al momento de
cosecha
y
el
periodo
de
almacenamiento
previo
del
fruto,
si
influyen
significativamente en el proceso de maduración y calidad de los frutos de aguacate
‘Carmen Hass’.
60
RECOMENDACIONES
Se recomienda realizar estudios de correlación entre el contenido de materia seca y
concentración de elementos minerales, que permitan predecir el comportamiento de
la maduración en frutos almacenados por diferentes periodos de refrigeración.
Correlacionar el contenido de humedad relativa de almacenamiento con el manchado
del epicarpio, debido a un efecto de condensación y/o inducción de daños por frío.
Determinar los parámetros organolépticos, nutricionales y nutracéuticos que definan
la calidad de los frutos de aguacate ‘Carmen Hass’, con fines de utilización en fresco
o para procesamiento.
61
CAPITULO VII
LITERATURA CITADA
Alcántar, G. G., Trejo-Téllez, L. I., Férnandez, P. L. y Rodríguez M. M. 2009.
Elementos esenciales. En: Nutrición de cultivos. Alcántar, G. G. y Trejo-Téllez, L.I.
Ed. Mundi Prensa. México, D.F. pp: 25-36
Arzate-Vázquez, I., Chanona-Pérez, J., Perea-Flores, J., Calderón-Domínguez,
M.,de Jes, Moreno-Armendáriz, G., Calvo, M., Godoy-Calderón, A., Quevedo, H.,
Gutiérrez-López, S., Gutiérrez-López, R. & Gutiérrez-López, G. 2011. Image
processing applied to classification of avocado variety Hass ( Persea americana mill.)
during the ripening process. Food and Bioprocess Technology 4(7): 1307-1313.
Ashton, O.B.O., Wong, M., Mcghie, T.K., Vather, R., Wang, Y., Requejo-Jackman,
C., Ramankutty, P. and Woof, A.B., 2006. Pigments in avocado tissue and oil.
Journal of Agricultural and Food Chemistry. 54(26):10151-10158.
Azcón-Bieto, J., y Talón, M. 2000. Fundamentos de fisiología vegetal. Ed. Mc GrawHill. Madrid. Pp: 87
Aziz, A.B.Abou, Desouki, I. y El-Tanahy, M.M. 1975. Effect of nitrogen fertilization on
yield and fruit oil content of avocado trees. Scientia Horticulturae, 3 (1): 89--94
62
Barcelas, O. A. E., Molina, E. J., Huanosto, M. F., Aguirre P. S. 2003. Ciontenido de
macro y microelementos en hojas, flor y fruto de aguacate “Hass” en la región de
Uruapan Michoacán. In: Proceedings V World Avocado Congress.
Barrientos P. A., Muños, P. R., Reyes A. J. C., Bory M. W., y Martínez D. Ma. T. G.,
S. 2007. Taxonomía, cultivares y portainjertos. En: El aguacate y su manejo
integrado. Téliz D. & Mora A. (ed). Ed. Mundiprensa. México, D.F. pp: 54-86.
Bennett, A.B. & Smith, G.M. 1987. Regulation of climacteric respiration in ripening
avocado fruit. Plant Physiology 83(4): 973-976.
Bergh,B., and Ellstrand. 1986.Taxonomy of the avocado. California Avocado Society
Yearbook 70: 135-145.
Blakey, R.J., Bower, J.P. & Bertling, I. 2009. Influence of water and ABA supply on
the ripening pattern of avocado (Persea americana Mill.) fruit and the prediction of
water content using Near Infrared Spectroscopy. Postharvest Biology and
Technology 53(1): 72-76.
Clark, C. J., White, A., Jordan, R.B. & Woolf, A.B. 2007. Challenges associated with
segregation of avocados of differing maturity using density sorting at harvest.
Postharvest Biology and Technology 46(2): 119-127.
63
Cox, K.A., McGhie, T.K., White, A. & Woolf, A.B. 2004. Skin colour and pigment
changes during ripening of ‘ Hass’ avocado fruit. Postharvest Biology and Technology
31(3):287-294.
Cuevas, M. de Js., R. A. Sánchez y E. Morales 2007. Métodos no destructivos y
momento óptimo de cosecha del Aguacate (persea americana mill.) ‘semil 34’ en
república Dominicana. In: VI World Avocado Congress Viña Del Mar, Chile.
Dixon, J., T. A. Elmsly, D. B. Smith, A. J. Mandemaker and H. A. Pak (2008).
Low temperature limits of new zealand 'Hass' avocado fruit. New Zealand Avocado
Growers’ Association Annual Research Report Vol 8: 111 – 122
Donadon, J.R., Durigan, J.F., Morgado, C.M.A. & Santos, L.O. 2012, Cold storage of
'Hass' avocado, Revista Brasileira de Fruticultura. 34(4): 981-989.
FAO.
2012.
Producción
por
región.
Disponible
en:
http://faostat.fao.org/site/339/default.aspx. Fecha de consulta: 24/03/2012.
Gamble, J., Harker, F.R., Jaeger, S.R., White, A., Bava, C., Beresford, M., Stubbings,
B., Wohlers, M., Hofman, P.J., Marques, R. & Woolf, A. 2010. The impact of dry
matter, ripeness and internal defects on consumer perceptions of avocado quality
and intentions to purchase. Postharvest Biology and Technology 57(1):35-43.
64
Gil, M. L. 1995. Elementos de fisiología vegetal, Relaciones hídricas, nutrición
mineral, transporte, metabolismo. Ediciones Mundi- Prensa. Barcelona, España. Pp.
249-281.
Hulme, A., C. 1970. The biochemistry of fruits and their products. Ed. Academic
Press. London. 620p.
IIIsley C., R. Brokaw, T. Bruwer, and S. Ochoa. 2011. Hass Carmen, a precocious
flowering avocado tree. In Proceedings VII World Avocado Congress . Cairns,
Australia.
Jeng J., S. 2007. Maturity and heat pretreatment influence on storage quality at low
temperature of some local varieties of avocado Persea Americana Mill in Taiwan. In:
Proceedings VI World Avocado Congress. Viña Del Mar, Chile.
Lee, S. K., R.E. Young, P. M. Shiffman, and C.W. Coggins Jr. 1983. Maturity studies
of avocado fruit based on picking dates and dry weight. J. Amer. Soc. Hort. Sci.
108(3):390-394
López-López, L. y J. F. Cajuste-Bontemps. 1999. Comportamiento postcosecha de
fruta de aguacate cv. Hass con base en la altitud de producción y tipo de floración.
Revista Chapingo serie horticultura 5:365-371.
65
Lovatt, C. J. 1985. Evolution of the xylem resulted in a requirement for boron in the
apical meristems of vascular plants. New Phytol. 99:509-522
Maftoonazad, N. & Ramaswamy, H.S. 2008. Effect of pectin‐based coating on the
kinetics of quality change associated with stored avocados. Journal of Food
Processing and Preservation 32(4):621-643.
Nieto A. D., Acosta R. M., & Téliz O. D. 2007. El manejo postcosecha en aguacate.
En: El aguacate y su manejo integrado. Téliz D. O. & Mora A. A. (ed). Ed.
Mundiprensa. México, D.F. pp: 211-219.
Pantastico E. B., A. K. Mattoo, T. Murata, K. Chachin, C. T. Phan. 1979. Cambios
químicos durante la maduración y senescencia. En: Fisiología de la postrecolección,
manejo y utilización de frutas y hortalizas tropicales y subtropicales. Edit. Continental.
Mexico. pp:129-151.
Salazar-García, S. 2002. Nutrición del aguacate, principios y aplicaciones. Ed.
Instituto de la Potasa y el Fósforo A. C. Querétaro México. pp: 25-47
Salazar-García, S. 2007. Floración y fructificación. En: El aguacate y su manejo
integrado. Téliz D. & Mora A. (ed). Ed. Mundiprensa. México, D.F. pp: 54-86.
66
Salazar García, S., I.J.L. González Durán, L.M. Tapia Vargas. 2011. Influencia del
clima, humedad del suelo y época de floración sobre la biomasa y composición
nutrimental de frutos de aguacate ‘Hass’ en Michoacán, México. Revista Chapingo
Serie Horticultura 17(2): 183-194.
Sánchez, G. P. & P. Ramírez M. 2000. Fertilizacion y nutrición del aguacatero. En: El
aguacate y su manejo integrado. D. Téliz (ed). Ed. Mundiprensa. México, D.F. pp:
103-113
Saucedo-Hernández, L., Martínez-Damián, M. T., Colinas-León, M. T., BarrientosPriego, A. F. y Aguilar- Melchor, J. J. 2005. Aplicaciones foliares de nitrato de calcio
en la maduración y daños por frío en aguacate 'fuerte'. Revista Chapingo, Serie
horticultura. 11(1):149-157.
Saucedo-Hernandez, L., M. T. Martínez Damián, M. T. Colinas-León, A. F.
Barrientos-Pliego, J.J. Aguilar Melchor.2005. Aplicaciones foliares de nitrato de calcio
en la maduración y daños por frio en aguacate `fuerte´. Revista Chapingo Serie
Horticultura 11(1): 149-157.
SIAP. 2012. Cierre de la producción agrícola por estado. Disponible en:
http://www.siap.gob.mx/index.php?option=com_wrapper&view=wrapper&Itemid=351.
Fecha de consulta: 24/03/2012.
67
SIAP-
SAGARPA.
2007.
Aguacate
Hass:
Descripción.
Disponible
en:
http://w4.siap.sagarpa.gob.mx/sispro/IndModelos/SP_AG/aguacate/Descripcion.pdf.
Fecha de consulta: 24/03/2012.
Thorp, T. G., D. Hutching, T. Lowe, and K.B. Marsh. 1995. Fruit mineral
concentrations and postharvest quality of 'Hass' avocados. In Proceedings of The
World Avocado Congress III. New Zealand.
Tingwa, P.O. and R. E. Young. 1975. Studies on the inhibition of ripening in attached
avocado (Persea americana Mill.) fruits. J. Amer. Soc. Hort. Sci. 100:447-449
Villa-Rodríguez, J.A., Molina-Corral, F., Ayala-Zavala, J., Olivas, G.I. & GonzálezAguilar, G.A. 2011. Effect of maturity stage on the content of fatty acids and
antioxidant activity of ‘ Hass’ avocado. Food Research International 44(5):1231-1237.
Wang, C. Y. 1982. Physiological and biochemical responses of plants to chilling
stress. HortScience 17:173-186.
Wang, C. Y. 2000. Postharvest techniques for reducing low temperature injury in
chilling-sensitive commodities. En: Improving Postharvest Technologies for Fruits,
Vegetables and Ornamentals, Edit. Intern. Institute of Refrigeration. Eds: F. Artés. M.
I. Gil y M. A. Conesa. II:467-473.
68
Wang, W., Bostic, T.R., Gu, L., Wang, W., Bostic, T.R. & Gu, L. 2010. Antioxidant
capacities, procyanidins and pigments in avocados of different strains and cultivars.
Food Chemistry 122(4):1193-1198.
Werman, M.J. y Neeman I. 1987. Avocado oil production and chemical
characteristics. JAOCS, 64 (2), pp. 229–232.
William, L. O. 1977. The avocados, a synopsis of the genus Persea, subg. Persea.
Economic Botany 31: 315-320
Wills R. H., T. H. Lee, W. B. McGlasson, E. G. Hall, D.Grahan. 1984. Postharvest, An
introducción to the physiology and handling of fruit and vegetables. Edit. Acribia.
Pp:20-82
Zauberman, G., y Jobin-Decor, M. 1995. Avocado (Persea americana Mill.). Quality
changes in response to low-temperature storage. Postharvest Biology and
Technology 5(3):235-243.
69