calidad de vida del paciente con enfermedad cardiovascular que

PUJ– BG Normas para la entrega de Trabajos de grado y Tesis a la Biblioteca General – Julio 3 de 2007
1
FORMULARIO PARA LA DESCRIPCIÓN DEL TRABAJO DE GRADO
AUTOR O AUTORES
Apellidos Completos
Nombres Completos
Acuña Español
Jenny Alejandra
Agudelo Contreras
Lina Alejandra
DIRECTOR (ES)
Apellidos Completos
Nombres Completos
Ortiz
Consuelo
Sepúlveda
Gloria
ASESOR (ES) O CODIRECTOR
Apellidos Completos
Nombres Completos
Achury Saldaña
Diana Marcela
Rodríguez Colmenares
Sandra Mónica
FACULTAD: Enfermería
PROGRAMA: Carrera ___X___ Especialización _______ Maestría ______ Doctorado _______
NOMBRE DEL PROGRAMA: Enfermería
TRABAJO PARA OPTAR EL TÍTULO DE: profesional en Enfermería
PUJ– BG Normas para la entrega de Trabajos de grado y Tesis a la Biblioteca General – Julio 3 de 2007
2
TÍTULO COMPLETO DEL TRABAJO DE GRADO O TESIS: Determinación de la calidad de
vida del paciente con enfermedad cardiovascular asistente al programa de rehabilitación
cardiaca en fase II en una institución de IV nivel en la ciudad de Bogotá.
SUBTÍTULO DEL TRABAJO DE GRADO (SI LO TIENE): _________________________________
CIUDAD:
BOGOTA
AÑO DE PRESENTACIÓN DEL TRABAJO DE GRADO: _2009_
NÚMERO DE PÁGINAS: 159
TIPO DE ILUSTRACIONES:
-
Ilustraciones
Mapas
Retratos
Tablas, gráficos y diagramas X
Planos
Láminas
Fotografías
PUJ– BG Normas para la entrega de Trabajos de grado y Tesis a la Biblioteca General – Julio 3 de 2007
3
MATERIAL ANEXO (Vídeo, audio, multimedia o producción electrónica):
Duración del audiovisual: ___________ minutos.
Número de casetes de vídeo: ______
Formato: VHS ___ Beta Max ___ ¾ ___ Beta Cam
____ Mini DV ____ DV Cam ____ DVC Pro ____ Vídeo 8 ____ Hi 8 ____
Otro. Cual? _____
Sistema: Americano NTSC ______ Europeo PAL _____ SECAM ______
Número de casetes de audio: ________________
Número de archivos dentro del CD (En caso de incluirse un CD-ROM diferente al trabajo de
grado):
_________________________________________________________________________
PREMIO O DISTINCIÓN (En caso de ser LAUREADAS o tener una mención especial):
____________________________________________________________________________
DESCRIPTORES O PALABRAS CLAVES EN ESPAÑOL E INGLÉS: Son los
términos que definen los temas que identifican el contenido del trabajo de grado o
tesis. (En caso de duda, se recomienda consultar con la Unidad de Procesos
Técnicos de la Biblioteca General en el correo biblioteca@javeriana.edu.co), donde se
les orientará.
ESPAÑOL
INGLÉS
Rehabilitación Cardiaca
Cardiac Rehabilitation
Fase II
Phase II
Calidad de vida
quality of life
Enfermedad Cardiovascular
cardiovascular disease
Instrumento Mac-New
MacNew Instrument
Beneficios de la rehabilitación cardiaca
Benefits of cardiac rehabilitation
Instrumentos de calidad de vida
quality of life instruments
154
RESUMEN
CALIDAD DE VIDA DEL PACIENTE CON ENFERMEDAD
CARDIOVASCULAR, ASISTENTE AL PROGRAMA DE REHABILITACIÓN
CARDIACA EN LA FASE II EN UNA INSTITUCION DE IV NIVEL EN LA
CIUDAD DE BOGOTÁ.
Las enfermedades cardiovasculares(EC) son un problema de salud pública a
nivel nacional e internacional generando un impacto negativo en la calidad de
vida(CV) de los pacientes cardiovasculares a nivel físico, emocional y social,
por ello se han creado medidas desde los diferentes niveles de prevención para
tratar y controlar esta patología de manera integral, una de estas son los
programas de rehabilitación cardiaca cuyo objetivo es mejor la CV por medio
de educación, entrenamiento físico supervisado y asesoría sicológica. Los
cambios sociales y epidemiológicos de las EC junto con la limitación de los
recursos y la variabilidad de la práctica clínica profesional, obligan a evaluar la
eficacia de estas intervenciones tradicionalmente centradas en parámetros
biomédicos paralelamente se esta utilizando la CV que permite hacer una
evaluación mas compresiva e integral desde el punto de vista del paciente; no
obstante a nivel nacional no se encontraron estudios al respecto. Objetivo
general: Determinar la CV del paciente con EC asistente al programa de
rehabilitación cardiaca en fase II. Metodología: Estudio evaluativo pre-test y
post prospectivo longitudinal, participaron 30 pacientes con EC asistentes al
programa de rehabilitación cardiaca en fase II. Resultados: La mayoría de los
pacientes eran hombres adulto medio, casados, trabajadores, convivían
predominantemente con su conyugue e hijos; su nivel de escolaridad y
socioeconómico fue alto. Su CV a nivel global como por dimensiones, mejoró
al finalizare la fase II, sobre todo en la dimensión emocional, seguida por la
física y social exceptuando los ítems de ansiedad, estrés y sobreprotección.
PALABRAS CLAVE: Rehabilitación cardiaca, fase II, calidad de vida,
enfermedad cardiovascular, Instrumento MacNew, Beneficios de la
rehabilitación cardiaca, instrumentos de calidad de vida
2
ABSTRACT
QUALITY OF LIFE OF PATIENTS WITH CARDIOVASCULAR DISEASE,
ASSISTANT TO CARDIAC REHABILITATION PROGRAM IN PHASE II IN AN
INSTITUTION OF LEVEL IV IN THE CITY OF BOGOTA
Cardiovascular diseases are a worldwide health problem. Cardiovascular
diseases has a negative impact in the lifestyle of the patients who suffer from
cardiovascular problems. Physical, emotional and social effects are the most
common consequences that the patients may experience. In order to improve
the terrible effects of this disease, there have been created some
measurements for different levels of prevention to treat and control this disease.
One of the programs is the rehabilitation which objective is to improve the QOL
by education, supervise physical training and provide psychological assistance.
However, the social and the epidemiology changes, as long with the limit
resources without counting with the no consistent clinical practice, convey to
evaluate the efficiency of these interventions. These traditional practices are
based on biometrics parameters that allows to have a more detail evaluation
from the patient point of view. Unfortunaly, at National level there are no studies
to show any significant advances to this matter.
Objective: To determine the QOL of the patient with CHD wizard cardiac
rehabilitation program in Phase II.
Methodology: evaluate pre-test and post prospective longitudinal, involving 30
patients with CHD attending the cardiac rehabilitation program in Phase II.
Results: Most patients were male average adult, married workers, mostly lived
with their spouse and children, their educational level and socioeconomic was
high. Your QOL globally and by size, improved the phase II is terminated,
especially in the emotional dimension, followed by physical and social excluding
items of anxiety, stress and overprotection.
Keywords: Cardiac Rehabilitation, Phase II, quality of life, cardiovascular
disease, MacNew Instrument, Benefits of cardiac rehabilitation, quality of life
instruments
2
CALIDAD DE VIDA DEL PACIENTE CON ENFERMEDAD
CARDIOVASCULAR, ASISTENTE AL PROGRAMA DE REHABILITACIÓN
CARDIACA EN LA FASE II EN UNA INSTITUCION DE IV NIVEL EN LA
CIUDAD DE BOGOTÁ.
JENNY ALEJANDRA ACUÑA ESPAÑOL
LINA ALEJANDRA AGUDELO CONTRERAS
PONTIFICIA UNIVERSIDAD JAVERIANA
FACULTAD DE ENFERMERIA
PREGRADO EN ENFERMERIA
BOGOTA
SEPTIEMBRE DE 2009
CALIDAD DE VIDA DEL PACIENTE CON ENFERMEDAD
CARDIOVASCULAR, ASISTENTE AL PROGRAMA DE REHABILITACIÓN
154
CARDIACA EN LA FASE II EN UNA INSTITUCION DE IV NIVEL EN LA
CIUDAD DE BOGOTÁ.
JENNY ALEJANDRA ACUÑA ESPAÑOL
LINA ALEJANDRA AGUDELO CONTRERAS
Trabajo presentado como requisito para optar al título de profesional en
Enfermería
ASESORAS
DIANA MARCELA ACHURY SALDAÑA
Enfermera. Magíster en Enfermería, con énfasis en Cardiovascular
SANDRA MÓNICA RODRÍGUEZ COLMENARES
Enfermera. Especialista en Cardiorespiratorio.
Aspirante al título de Magíster en Política social
PONTIFICIA UNIVERSIDAD JAVERIANA
FACULTAD DE ENFERMERIA
PREGRADO EN ENFERMERIA
BOGOTA
SEPTIEMBRE DE 2009
2
A nuestros padres, quienes nos han dado la
vida y nos acompañan a cada momento. A
nuestras familias, que de una u otra manera
han contribuido al logro de esta carrera y
han creído en nosotras y en nuestro futuro.
Gracias por su apoyo, paciencia y amor
incondicional. Su motivación constante fue el
mejor estimulo para alcanzar el sueño que
hoy se cumple.
Los amamos.
“Lo importante no es lo que nos hace el destino, sino lo que
nosotros hacemos de él”
Florence Nightingale
3
AGRADECIMIENTOS
A la Pontificia Universidad Javeriana por acogernos y darnos la oportunidad de
avanzar un paso más en nuestra formación.
A la Facultad De Enfermería por darnos los elementos y guiarnos para
encontrar nuestro propio camino.
A nuestras asesoras Diana Achury Saldaña y Sandra Rodríguez Colmenares
por su dedicación, paciencia y conocimientos que nos orientaron muchas veces
y enriquecieron nuestra formación profesional.
A la enfermera de la unidad de cardiología del hospital universitario San
Ignacio, Carmen Beatriz Peña, por su generosidad al brindarnos la oportunidad
de recurrir a su capacidad y experiencia clínica en un marco de confianza,
afecto y amistad, fundamentales para la concreción de esta investigación.
A los pacientes asistentes al programa de rehabilitación cardiaca que nos
colaboran en la obtención de la muestra y en la realización de este estudio.
A Rocío por ayudarnos al inicio de esta investigación.
4
CONTENIDO
INTRODUCCIÓN
10
1.
MARCO REFERENCIAL
13
1.1
PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA
13
1.1.1 Definición de términos
19
1.2
JUSTIFICACION
21
1.3
FORMULACIÓN DE OBJETIVOS
24
1.3.1 Objetivo General
24
1.3.2 Objetivos Específicos
25
1.4
PROPÓSITOS
26
2.
MARCO TEORICO
27
2.1
CONTEXTO
EPIDEMIOLOGICO
DE
LAS
ENFERMEDADES
CARDIOVASCULARES
36
2.2
36
PROGRAMA DE REHABILITACION CARDIACAS
2.2.1 Concepto y Objetivos
36
2.2.2 Fases de la rehabilitación cardiaca
39
2.2.2.1
Fase I o fase intrahospitalaria
39
2.2.2.2
Fase II o Fase activa
42
2.2.2.3
Fase III o fase de mantenimiento
49
2.2.2.4
Fase IV
52
5
2.2.3 Efectos benéficos de la rehabilitación cardiaca
52
2.3
55
CALIDAD DE VIDA DEL PACIENTE CARDIOVASCULAR
2.3.1 Dimensión Física
56
2.3.2 Dimensión Emocional
57
2.3.3 Dimensión Social
62
2.4
65
EVALUACION
2.4.1 Concepto de la evaluación
67
2.4.2 Características de evaluación
67
2.4.3 Objetivos
68
2.4.4 Evaluación de programas
69
2.4.4.1
Tipos de Evaluación
71
2.4.4.2
Instrumentos de evaluación de la calidad de vida
72
2.4.4.2.1
Instrumentos Genéricos
72
2.4.4.2.2
Instrumentos Específicos
75
2.4.4.2.3
Descripción del instrumento implementado en el estudio
78
2.4.5 Beneficios de los programas cardiovasculares sobre la calidad de
vida…
81
2.4.5.1
Beneficios en la Dimensión Física
85
2.4.5.2
Beneficios en la Dimensión Emocional
88
2.4.5.3
Beneficios en la Dimensión Social
90
3.
MARCO METODOLOGICO
94
3.1
TIPO DE DISEÑO
94
3.2
POBLACIÓN DE ESTUDIO
94
3.3
TAMAÑO DE MUESTRA
94
3.4
TIPO DE MUESTREO
94
3.5
CRITERIOS DE INCLUSIÓN
95
3.6
CRITERIOS DE EXCLUSIÓN
95
3.7
PROCEDIMIENT
96
6
3.7.1 Primera Fase
96
3.7.2 Segunda fase
96
3.7.3 Tercera Fase
96
3.8
CONSIDERACIONES ÉTICAS
98
4
PRESENTACION Y ANALISIS DE RESULTADOS
99
4.1
Descripción de Características Socio demográficas
99
4.2
Descripción
de
la
calidad
de
vida
global
de
los
cardiovasculares asistentes al programa de rehabilitación cardiaca
4.3
pacientes
112
Descripción de la calidad de vida del paciente cardiovascular asistente
al programa de rehabilitación cardiaca en fase II por dimensiones
116
5
130
CONCLUSIONES
RECOMENDACIONES
133
BIBLIOGRAFIA
135
ANEXOS
136
7
LISTA DE TABLAS
Tabla 1. Relación entre dimensiones e ítems…………………………………….79
Tabla 2. Rangos ponderales establecidos para determinar los niveles de
calidad de vida global y por dimensiones…………………………………..97,112
Tabla 3. Características socio demográficas del paciente cardiovascular
asistente al programa de rehabilitación cardiaca según edad y género……….99
Tabla 4. Características socio-demográficas del paciente cardiovascular
asistente al programa de rehabilitación cardiaca según estado civil y
escolaridad………………………………………………………………………….103
Tabla 5. Características socio-demográficas del paciente cardiovascular
asistente al programa de rehabilitación cardiaca según nivel Socioeconómico y
Ocupación…………………………………………………………………………..106
Tabla 6. Características socio demográficas del paciente cardiovascular
asistente al programa de
rehabilitación cardiaca según convivencia y
diagnostico………………………………………………………………………….109
Tabla 7. Descripción de la calidad de vida a nivel global del paciente
cardiovascular al iniciar y finalizar el
programa de rehabilitación cardiaca
(PRCH)
en
fase
II………………………………………………………………………………………113
Tabla 8. Descripción de la calidad de vida del paciente cardiovascular al iniciar
y al finalizar el programa de rehabilitación cardiaca en fase II en la dimensión
física………………………………………………………………………………….116
Tabla 9. Descripción de la calidad de vida del paciente cardiovascular al iniciar
y al finalizar el programa de rehabilitación cardiaca en fase II en la dimensión
emocional……………………………………………………………………………121
Tabla10. Descripción de la calidad de vida del paciente cardiovascular al
iniciar y al finalizar el
programa de rehabilitación cardiaca en fase II en la
dimensión social……………………………………………………………………125
8
LISTA DE CUADROS Y ANEXOS
Cuadro 1. Clasificación de Riesgo dentro el Programa de Rehabilitación
cardiaca……………………………………………………………………………….43
Cuadro 2. Efectos Benéficos de la Rehabilitación Cardiaca……………………54
Anexo 1.Instrumento MACNEW (QMLI-2) Versión Española………………...136
Anexo 2. Instrumento de consentimiento informado…………………………...145
Anexo 3. Escala de Borg………………………………………………………....149
Anexo 4. Relación de velocidad con cantidad de METS realizados en banda sin
fin y elíptica…………………………………………………………………………150
Anexo 5. Relación de velocidad con cantidad de METS realizados en bicicleta
estática………………………………………………………………………………151
Anexo 6. Principales instrumentos de medición de calidad de vida relacionada
con
la
salud
en
el
ámbito
de
las
enfermedades
cardiovasculares……………………………………………………………………152
Anexo 7. Características de las medidas de la calidad de vida relacionada con
la salud……………………………………………………..………………………..153
Anexo 8. Dimensión física al inicio del programa………………………………154
Anexo 9. Dimensión emocional al inicio del programa…………………………155
Anexo 10. Dimensión social inicio del programa………………………………..156
Anexo 11. Dimensión física al finalizar el programa…………………………..157
Anexo 12. Dimensión emocional al finalizar el programa…………………….158
Anexo 13. Dimensión social al finalizar el programa…………………………..159
9
INTRODUCCIÓN
Las enfermedades cardiovasculares se han convertido en un problema de
salud pública en expansión. Son la principal causa de muerte a nivel mundial,
en el 2005 causaron 17.5 millones de muertes originadas por los factores de
riesgo cardiovascular y determinantes subyacentes como el envejecimiento, la
globalización, la urbanización y los estilos de vida poco saludables 1. Esto no
es ajeno en Colombia, las enfermedades cardiovasculares constituyen la
primera causa de morbimortalidad en el país, la tasa de mortalidad por
enfermedades del sistema circulatorio es de 130.2 por 100.000 habitantes2.
Estas enfermedades generan un impacto negativo en cada una de las
dimensiones de calidad de vida del paciente (dimensión física, social y
emocional); por lo que se ha revelado la necesidad de establecer una
estrategia para controlar la enfermedad cardiovascular en forma integral. Esta
estrategia hace referencia al desarrollo e implementación de programas de
rehabilitación cardiaca y tiene tres objetivos claros: restaurar al paciente
cardiovascular llevándolo a tener un estado óptimo físico, social y emocional;
asegurar la prevención primaria y secundaria en los pacientes de alto riesgo
coronario; y disminuir la morbimortalidad cardiovascular. El papel que cumple la
rehabilitación cardiovascular a corto y largo plazo, es plantear una alternativa
apropiada para restaurar la calidad de vida, la autonomía y la integración
social, además de mejorar la capacidad física, lo que se realiza en la Fase II
del programa.
El presente trabajo de investigación buscó determinar la calidad de vida del
paciente con enfermedad
cardiovascular que asistió al programa de
rehabilitación cardiaca en fase II. Por medio de este conocimiento se puede
1
WHO. The Atlas of Heart Disease and Stroke. Part three: the burden. [online]. 2004. [Cited 14 Abril de 2008].pp.18-55.
Disponible en:. http://www.who.int/cardiovascular_diseases/en/cvd_atlas_03_risk_factors.pdf
2
MINISTERIO DE PROTECCIÓN SOCIAL. Indicadores de Salud. Bogotá [Articulo de Internet]. 2007. [citado el 16 de
abril
de
2008]
Disponible
en:
http://www.minproteccionsocial.gov.co/VBeContent/NewsDetail.asp?ID=15895&IDCompany=3.
10
comprobar si se están cumpliendo los objetivos de promoción y prevención y a
su vez se puede identificar la necesidad de cambiar o de potencializar los
parámetros y acciones del programa, mejorando así su eficiencia y eficacia.
Para determinar la calidad de vida del paciente con enfermedad cardiovascular
asistente al programa de rehabilitación cardiaca en fase II, se realizó un estudio
evaluativo pre- test y pos-test prospectivo transversal a un grupo de 30
pacientes. Esto
por medio de la aplicación de la versión española del
instrumento MacNew Heart Disease health-related quality of life” (MacNeW
QLMI), especifico para la valoración de calidad de vida en pacientes
cardiópatas que ha sido utilizado en varios estudios para la evaluación de
programas de rehabilitación cardiaca específicamente en fase II. Dicho
instrumento tiene una validez y confiabilidad del 0.7 y esta conformado por 27
ítems, los cuales se distribuyen
en
tres dimensiones física, emocional
y
social. Cuenta con una escala tipo likert con 7 opciones de respuesta donde 1 y
7 representan la peor y mejor situación, respectivamente. Para determinar la
calidad de vida se establecieron rangos ponderales a nivel global y por
dimensiones. Se realizó una prueba piloto con el fin de verificar redacción,
coherencia, pertinencia y uso adecuado del leguaje en los diferentes ítems del
instrumento; a partir de esta se realizaron modificaciones de redacción.
En esta investigación, se observó que la mayoría de los pacientes que
asistieron al programa de rehabilitación cardiaca eran hombres entre 45 y 65
años, casados y trabajadores que vivían predominantemente con su conyugue
e hijos y cuyo nivel de escolaridad y socioeconómico era alto.
características son importantes
Estas
para el diseño de estrategias claras y
adecuadas que fortalezcan los programas de rehabilitación cardiaca. El estudio
evidenció que la calidad de vida de los paciente que asistieron al programa,
tanto a nivel global como por dimensiones, mejoró al finalizar la rehabilitación
cardiaca, sobre todo en la dimensión emocional, seguida por la física y social.
Estos resultados se obtuvieron gracias al profesional de enfermería líder del
11
programa, quien
con su carisma e intervenciones logró
responder a las
necesidades emocionales de los pacientes.
No obstante, cabe resaltar que al finalizar el programa, las dimensiones
emocional y social no presentaron cambios significativos, especialmente en los
ítems como ansiedad, estrés y sobreprotección. Por lo anterior, se hace
importante
construir
protocolos
estandarizados
de
intervención
psicocardiologica y social interdisciplinar, con el fin de que el programa logre
tener mayor impacto sobre la calidad de vida de los pacientes que a él asisten.
Asimismo, es preciso promover la planeación y el fortalecimiento de estrategias
que permitan construir y ejecutar programas de rehabilitación cardiaca más
efectivos y eficaces de alta calidad asistencial.
12
1.
MARCO REFERENCIAL
1.1 PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA
Las enfermedades cardiovasculares se han convertido
salud pública,
en el 2005
en un problema de
causaron 17.5 millones de defunciones,
convirtiéndose en el 30% de las muertes a nivel mundial. Según las
proyecciones de la organización mundial de la salud (OMS), entre el 2006 y el
2015
el índice de mortalidad por esta causa aumentará en un 7% 3,
encontrándose así una mortalidad elevada en los menores de 70 años. Lo
anterior confirma que las enfermedades cardiovasculares son una epidemia en
extensión y que cada día se van presentando a más temprana edad por
modificación de hábitos nutricionales, disminución de la actividad física y
tabaquismo, entre otros 4 5.
Esta problemática de salud pública no es ajena en Colombia. Según el informe
¨Situación de salud en Colombia Indicadores Básicos 2007¨ actualmente la tasa
de mortalidad por enfermedad cardiovascular es de 130.2 por cada 100.000
habitantes, la mortalidad por enfermedad isquémica del corazón en personas
de 45 y más años es de 265.9 por cada 1000 habitantes.6 7.
Simultáneamente, la enfermedad cardiovascular genera un impacto negativo
tanto para el paciente como para la familia, esto afecta irremediablemente
cada una de las dimensiones de su calidad de vida. La primera dimensión
afectada es la dimensión física, la cual se determina por la actividad funcional.
3
WHO. Cardiovascular diseases [Articulo de Internet].. pagina principal de la Organización Mundial De La Salud,
febrero 2007 [ Citado el 14 Abril de 2008]. Disponible en: http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs317/en/index.html
4
WHO. The Atlas of Heart Disease and Stroke. Part three: the burden. [online]. 2004. [Cited 14 Abril de 2008].pp.18-55.
Disponible en:. http://www.who.int/cardiovascular_diseases/en/cvd_atlas_03_risk_factors.pdf
5
ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA SALUD (2005). Prevención de las enfermedades crónicas: Una inversión vital.
[Articulo de Internet]. Word Wide Web, octubre 2005.: [Consultado 14 Abril de 2008]. Disponible en:
http://www.who.int/chp/chronic_disease_report/overview_sp.pdf.
6
MINISTERIO DE PROTECCIÓN SOCIAL. Indicadores de Salud. Bogotá [Articulo de Internet]. 2007. [citado el 16 de
abril
de
2008]
Disponible
en:
http://www.minproteccionsocial.gov.co/VBeContent/NewsDetail.asp?ID=15895&IDCompany=3.
7
DANE. Estadísticas Vitales. [Articulo de Internet].. Bogotá.1999. [citado en 16 de abril de 2008] Disponible en:
http://www.dane.gov.co/index.php?option=com_content&task=category&sectionid=16&id=36&Itemid=148
13
Dentro de está, el paciente refiere sentir fatiga, dolor torácico, tos e incapacidad
para ejecutar una gama de actividades que son normales para la mayoría de
personas. Asimismo se verá afectada la dimensión social, el sujeto no puede
realizar actividades recreativas o laborales habituales, esto le impedirá cumplir
con el papel asignado socialmente. Al necesitar ayuda externa para
desempeñar sus funciones o para relacionarse se afecta su intimidad, su
apariencia, se altera su trabajo, sus posibilidades de entretenimiento e incluso
su situación económica; esto trae como resultado sufrimiento familiar y
alteraciones estructurales de los roles dentro de la misma y en el ambiente
laboral.
Dentro de las modificaciones relacionadas con la dimensión
emocional se encuentra: temor, ira, estrés, hostilidad, ansiedad, depresión,
incertidumbre, negación y la angustia que genera la enfermedad, el tratamiento
y el pronóstico adverso de su recuperación completa.
Por lo anterior es importante resaltar que el profesional de enfermería debe
intervenir en el mejoramiento de la calidad de vida, se hace necesaria la
creación de estrategias que ofrezcan respuestas destinadas al control y manejo
de la enfermedad cardiovascular en forma integral. Una de las estrategias es el
desarrollo e implementación de programas cardiovasculares, dirigidos a
pacientes adulto medio y mayor con patologías y factores de riesgo asociados
a enfermedad cardiovascular. Los diversos programas que se han creado
tienen dos enfoques. El primero es el de la prevención primaria, donde se
trabaja sobre promoción de estilos de vida saludables y prevención de factores
de riesgo, para evitar que se produzca una enfermedad cardiovascular y sus
complicaciones. Aquí se utiliza, como principal herramienta, la educación en
salud que busca proporcionar información y conocimientos relativos al
mantenimiento y promoción de la salud;
pero está limitada a proveer
información generalizada de momento sin tener en cuenta las características
individuales del paciente
8 9
. El segundo enfoque es la prevención secundaria
8
GARCÍA OSPINA, Consuelo. Algunas reflexiones sobre la educación para la salud. [Articulo de Internet].. EN: Rev.
hacia la promoción de la salud. Diciembre-Enero,2001. No. 6 .[Consultado 8 mayo
2008] disponible
en:http://promocionsalud.ucaldas.edu.co/downloads/Revista%206_3.pdf
14
y terciaria, éste se fundamenta en el control, manejo y rehabilitación de las
enfermedades crónicas, en el caso de la enfermedad cardiovascular busca que
el paciente pueda reintegrarse a una vida emocional, familiar y laboral plena
con un optimo nivel de funcionamiento físico, reduciendo así la aparición de
nuevos episodios cardiovasculares 10.
El objetivo de los programas cardiovasculares es restaurar al individuo con
enfermedad cardiovascular a su estado óptimo físico, psicológico y social;
asegurar la prevención primaria y secundaria en los enfermos con alto riesgo
coronario; disminuir la morbi-mortalidad cardíaca y la sintomatología del
enfermo cardiovascular.
Uno de estos programas es el de rehabilitación cardiaca a nivel nacional,
comprende tres fases: la fase I, es intrahospitalaria y se inicia desde las 48
horas posteriores al evento cardiovascular, sus objetivos son evitar las
complicaciones del reposo prolongado (descalcificación ósea, infecciones
respiratorias, parálisis frénica, formación de trombos y episodios de trombo
embolismo) y aumentar la capacidad física.
La fase II suele comenzar un mes después del evento, comprende el
acondicionamiento físico para restaurar la tolerancia al ejercicio, educar al
paciente
sobre
factores
de
riesgo
mediante
sesiones
educativas
individualizadas y grupales con el fin de generar cambios en el estilo de vida
tanto del paciente como de su familia. Conjuntamente se brinda apoyo
emocional facilitando su reincorporación a las actividades de la vida cotidiana y
laboral, impactando de manera importante en la calidad de vida del paciente de
forma integral. Finalmente, la fase III comprende el resto de la vida del paciente
9
VALADEZ FIGUEROA, Isabel; VILLASEÑOR FARÍAS, Martha y ALFARO ALFARO, Noé. Educación para la Salud: la
importancia del concepto. [Articulo de Internet]. En: Revista de Educación y Desarrollo. Enero-marzo. 2004. No. 1, p
44-47 [Consultado 8 mayo 2008] Disponible en: http://cenedic.ucol.mx/ccmc-construccion/recursos/1011.pdf>.
10
RODRÍGUEZ ARTALEJO, Fernando and REY CALERO, Juan del. La prevención secundaria de la enfermedad
cardiovascular es prioritaria pero resulta insuficiente. Rev. Esp. Salud Publica [online]. 1999, vol. 73, no. 4 [cited 200805-24],
pp.
435-437.
Available
from:
<http://www.scielosp.org/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S113557271999000400001&lng=en&nrm=iso>. ISSN 1135-5727. doi: 10.1590/S1135-57271999000400001[citado 24 mayo
2008]
15
y es considerada como un programa extramural de duración indefinida. Es la
fase de mantenimiento y equivale a la prevención terciaria,
incluye los
cuidados cardiacos multifactoriales a largo plazo y las actuaciones en el campo
físico, emocional y social de por vida en pacientes que han superado la fase II.
En esta fase el paciente se encuentra en su ambiente personal y social previo y
allí es necesario que mantengan los hábitos de vida saludables aprendidos en
las fases anteriores11.
Teniendo en cuenta que la meta final del programa de rehabilitación cardiaca
es optimizar la calidad de vida reflejada en: a) facilitar el control de factores de
riesgo que comprende la identificación y el tratamiento del mismo, la
enseñanza y reforzamiento de estilos de vida saludables que favorezcan el
pronóstico y la capacidad física; b) aumentar la clase funcional; c)evitar el
deterioro psicológico d) normalizar las relaciones socio-familiares, sexuales y
acrecentar la incorporación laboral; se deberá evaluar la fase II interviniendo en
estos aspectos a través de un programa de ejercicio individualizado, sesiones
educativas, consejería y asesoría. Con lo anterior se logra modificar y controlar
los factores de riesgo, mejorar la capacidad funcional que conduce a la
reducción de los síntomas invalidantes, lo que lleva a una calidad de vida
satisfactoria del paciente con descenso de la ansiedad, depresión y estrés que
a su vez va a favorecer el sistema simpático y parasimpático en la disminución
de arritmias y muerte súbita 12.
Durante el desarrollo de los diferentes programas de rehabilitación cardiaca se
utilizan herramientas para la evaluación de estos programas en términos de
calidad de vida, una variable subjetiva que mide el impacto de la enfermedad y
su tratamiento en la vida de los pacientes modificando así el valor asignado a
la duración de la vida en función de la percepción de limitaciones físicas,
11
SOCIEDAD ESPAÑOLA DE CARDIOLOGÍA. Guías de práctica clínica de la Sociedad Española de Cardiología en
prevención cardiovascular y rehabilitación cardíaca. En: Rev Esp Cardiol, 2000. Vo. 53 p. 1095-1120
12
ACEVEDO, Cielo; LOPEZ, Yolanda y ROJAS, Julie. Protocolo de Rehabilitación Cardiaca. Bogotá: Hospital
Universitario San Ignacio, 2009.
16
emocionales, sociales y de disminución de oportunidades a causa de la
enfermedad, sus secuelas, el tratamiento y/o las políticas de salud
13
.
Por lo tanto, la calidad de vida se considera un elemento fundamental para
conocer la efectividad del programa y emprender la toma de decisiones sobre
los posibles cambios y su aplicabilidad potencial. Es por esto que los diferentes
programas cardiovasculares que se desarrollan a nivel mundial y en Colombia
cuentan con instrumentos de seguimiento o evaluación como: Nottingham
Health Profile (NHP), Angina Pectoris Quality of Life Questionnaire (APQLQ),
Cuestionario de Velasco-Del Barrio, Myocardial Infarction Dimensional
Assessment Scale (MIDAS), Cardiovascular Limitations and Symptoms Profile
(CLASP), el Sickness Impact Profile (SIP), el cuestionario SF-36 instrumento y
el The MacNew Heart Disease health-related quality of life instrument (QLMI2),que miden la calidad de vida relacionada con la salud 14.
El MacNew Heart Disease health-related quality of life instrument, es uno de los
instrumentos más utilizado en los programas cardiovasculares a nivel
internacional para evaluar el impacto de un programa de rehabilitación cardiaca
ya que todas sus dimensiones son lo suficientemente sensibles para captar los
cambios en las diferentes fases del programa, específicamente en la Fase II y
para todos los grupos diagnósticos que tienen indicación de rehabilitación
cardíaca. Además, ha resultado ser muy efectivo para
valorar la calidad de
vida de pacientes ambulatorios y se ha convertido en una herramienta de
ayuda en las unidades de cardiología para llevar a cabo una gestión fluida y
costo-eficacia 15
16
. Haciendo de la evaluación una herramienta en la que se
13
GARCÍA ALCARAZ, Francisco, ALFARO ESPÍN, Antonia y Moreno Sotos, José Luis. Evaluación de Resultados de
Salud. Panorama sobre el uso de medidas de Resultados de Salud basadas en el paciente en la práctica clínica. En:
REV CLÍN MED FAM. 2009. Vo. 2, no. 6, p. 286-293.
14
M. SOTO e I. Failde. La calidad de vida relacionada con la salud como medida de resultados en pacientes con
cardiopatía isquemia. En: Revista de la Sociedad Española del Dolor [online]. Diciembre, 2004. vo.11, no.8, p 505-514
Disponible
en: httpscielo.isciii.esscielo.phpscript=sci_arttext&pid=S113480462004000800004&lng=pt&nrm=.htm
[citado 24 mayo 2008]
15
MAES, Stan y et al. Is the MacNew quality of life questionnaire a useful diagnostic and evaluation instrument for
cardiac rehabilitation?. En: European Journal of Cardiovascular Prevention and Rehabilitation. Abril, 2008. Vo. 15, No
5, p.518.
17
tienen en cuenta los resultados del programa en términos de calidad de vida
evaluando las actividades diarias, en los aspectos físico, emocional, y social
que se ven afectados por la enfermedad y su tratamiento 17
18
.
Según la
revisión bibliográfica realizada en la mayoría de evaluaciones ejecutadas a los
diferentes programas se tiene en cuenta el efecto del programa de
rehabilitación cardiaca, en términos de calidad de vida siendo esta ultima un
marcador importante en el cambio de los estilos de vida de los pacientes.
Por ello no solo basta con implementar programas fundamentados en la
restauración de las dimensiones física, psicología y social, sino que es
necesario evaluar el efecto de estos en la calidad de vida, no solo a corto
plazo entendido como la permanencia del paciente dentro del programa, que se
evalúa en términos de resultados, esta evaluación se hace desde el nivel de
salud (signos,
síntomas clínicos, cobertura y asistencia que se limita a la
consulta del mismo); sino también a mediano y largo plazo con el fin de evaluar
el cambio producido en
el paciente después de finalizar
el programa de
rehabilitación cardiaca que es alcanzado por la adherencia terapéutica reflejado
una mejor calidad de vida.
Poder evaluar la calidad de vida de los pacientes se ha convertido en una
ayuda vital para el personal del área de la salud, ya que a través de ésta se
pueden detectar fallas en la atención al paciente, así como de la familia;
además, se logra determinar si lo que se hace es suficiente o no, y así diseñar
cada vez mejores métodos para ayudar al paciente. Sin evaluación es
imposible saber si los recursos están siendo aprovechados adecuadamente, si
las acciones emprendidas se están realizando según lo planeado y si esas
acciones están provocando los cambios deseados en las dimensiones de
16
HÖFER, Stefan. Cardiac rehabilitation in Austria: short term quality of life improvements in patients with heart
disease. En: Wien Klin Wochenschr .2006. vo. 118, no.23–24, p.744–753
17
SOTO, M. y FAILDE, I. Op. cit., p. 54-59
18
VELARDE-JURADO, Elizabeth y AVILA-FIGUEROA, Carlos. Consideraciones metodológicas para evaluar la
calidad de vida. En: Salud pública de México. Septiembre-Octubre, 2002. vol.44, no.5, p 448-460.
18
calidad de vida que constituyen las metas de impacto final para cualquier
proyecto o programa de salud.
Teniendo en cuenta la revisión anterior y la importancia de desarrollar una
evaluación en términos de calidad de vida se plantea la siguiente pregunta de
investigación: ¿Cuál es la calidad de vida del paciente con enfermedad
cardiovascular asistente al programa de rehabilitación cardiaca en la fase II
de una institución de IV nivel en la ciudad en Bogotá?
1.1.1 Definición de términos
•
Calidad de Vida: para este trabajo de grado será entendida como la
capacidad que tiene una persona para desempeñar adecuadamente y de forma
satisfactoria para sí misma, su rol en las áreas emocional, física y social 19. Para
identificar la calidad se utilizó la adaptación española del cuestionario MacNew
(QLMI-2) que consta de 3 dimensiones representadas en 27 ítems; física (10
ítems), emocional (10 ítems) y social (7 ítems) en la fase II de rehabilitación
cardiaca.
•
Paciente con Enfermedad Cardiovascular: para este trabajo de grado
se define como toda aquella persona que ha sufrido de enfermedades que
afectan al corazón y vasos sanguíneos (tanto venas como arterias)20.
•
Programa de Rehabilitación Cardíaca (PRC): para este trabajo de
grado será entendido como el conjunto de acciones terapéuticas que son
aplicadas sobre los pacientes cardiovasculares, diseñadas para limitar los
efectos dañinos tanto fisiológicos como psicológicos de las cardiopatías, reducir
19
ARDILA, Rubén. Calidad de vida: Una definición integradora. En: Revista Latinoamericana de Psicología. 2003, vol.
35, no. 2, p 161-164
20
WHO. Cardiovascular diseases. Op. cit., p. 1.
19
el riesgo de muerte súbita o pre-infarto, controlar la sintomatología
cardiovascular, estabilizar o revertir el proceso de ateroesclerosis y mejorar el
estado biopsico-social de los pacientes21.
•
Fase II: para este trabajo de grado se define como el periodo de
convalecencia que inicia luego del alta hospitalaria encontrando tolerancia a la
actividad física con un numero de 12 sesiones y una frecuencia de dos a tres
veces por semana; finaliza cuando el paciente completa 12 sesiones o
adquiere una independencia funcional. Su objetivo es mejorar la calidad de vida
del paciente cardiópata por medio de un programa de ejercicio individualizado,
modificando y controlando los factores de riesgo y brindando el apoyo
emocional22.
•
Institución de IV Nivel: para este trabajo de grado se define como la
capacidad de atención de una institución prestadora de servicios de salud
(IPS), que está constituido por: recursos humanos, desarrollo técnico,
tecnológico e infraestructura destinados al diagnostico y tratamiento de
patologías de tipo catastrófico, son aquellas que representan una alta
complejidad en su manejo, alto costo, baja ocurrencia y alto costo-efectividad
en su tratamiento, que requieren servicios especializados y subespecialidades
de alta complejidad; caracterizados por cubrir además, la educación y la
investigación de alta calidad 23.
21
ACEVEDO. et al. Op. cit., p. 1
Ibíd., p. 2
23
COLOMBIA, MINISTERIO DE SALUD, Resolución No. 5261 (5, octubre, 1994) Por la cual se establece el Manual de
Actividades, Intervenciones y Procedimientos del Plan Obligatorio de Salud en el Sistema General de Seguridad Social
en Salud. (SGSSS), Bogota; el Ministerio, 1994. 117 p
22
20
1.2
JUSTIFICACION
La Calidad de Vida es un concepto complejo y subjetivo construido por la
experiencia de cada persona considerando su cultura y sistema de valores, su
nivel actual de funcionamiento en las dimisiones física, social y emocional24.
Este concepto ha venido cobrando gran importancia en la evaluación de los
programas cardiovasculares convirtiéndose en un objetivo importante a
alcanzar dado que es una herramienta que brinda la oportunidad de ir mas allá
de los indicadores biomédicos tradicionales (factores riesgo)
25 26 27
al dar
conocer cual es el efecto del tratamiento y la enfermedad sobre la calidad de
vida del paciente.
Por lo anterior, la evaluación de la calidad de vida, se considera como una
nueva estrategia para el análisis de los resultados de los programas de
rehabilitación cardiaca reforzando así la eficacia y efectividad de estos. Dicha
estrategia se utiliza cada vez más
con fin de determinar el efecto de la
enfermedad y de las intervenciones terapéuticas (farmacológicas y no
farmacológicas) en el conocimiento subjetivo del paciente cardiovascular
cambiando el valor asignado a la duración de la vida en función de la
valoración de limitaciones
físicas, sociales, psicológicas y disminución de
oportunidades a causa de la enfermedad, sus secuelas, el tratamiento y/o
políticas de salud
28 29
.
24
RAMÍREZ, Robinson. Calidad de vida relacionada con la salud como medida de resultados en salud: revisión
sistemática de la literatura. En; Revista Colombiana de Cardiología. Julio-Agosto, 2007, vol.14, no. 4,. p 209.
25
ESPINOSA CALIAN, Salvador. Rehabilitación cardíaca postinfarto de miocardio en enfermos de bajo riesgo:
Resultados de un programa de coordinación entre cardiología y atención primaria. En: Revista Española de cardiología.
Enero,
2004.
vo.57,
Nº
1,
p.
53-59.
[Articulo
de
Internet].
Disponible
en:http://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=792640 [citado el 25 de febrero de 2009]
26
LEYVA G.,Manuel y RAMÍREZ R., Homero. Efecto de la rehabilitación cardiaca en pacientes isquémicos no
sometidos a revascularización coronaria. En: ARCH INST CARDIOL MEX.2000. vo. 70, p 552-60.
27
BÁEZ, Laura P. et al. La importancia de la rehabilitación cardiovascular: experiencia en la Fundación Cardiovascular
de Colombia. En: Rev.Colomb.Cardiol. 2006 vol.13, p 90-96
28
GARCÍA ALCARAZ, Francisco, ALFARO ESPÍN, Antonia y Moreno Sotos, José Luis. Evaluación de Resultados de
Salud. Panorama sobre el uso de medidas de Resultados de Salud basadas en el paciente en la práctica clínica. En:
REV CLÍN MED FAM. 2009. Vo. 2, no. 6, p. 286-293.
29
Robinson Ramírez, FT. Calidad de vida relacionada con la salud como medida de resultados en salud: revisión
sistemática de la literatura. Vol. 14 No. 4 ISSN 0120-5633
21
La evaluación de la calidad de vida tiene como objetivo mejorar ésta en los
programas de rehabilitación cardiaca, valorando el contexto socioeducativo en
todos sus aspectos. Además, busca saber si mediante las intervenciones se
han conseguido lo propuesto, fomenta un análisis prospectivo sobre cuáles y
cómo deben ser las intervenciones futuras teniendo en cuenta los puntos
débiles y fuertes identificados del programa de rehabilitación.
En la revisión de
la literatura consultada y analizada a nivel mundial se
encontraron diferentes estudios de evaluación de programas de rehabilitación
cardiaca 30
31 32
; no obstante a nivel nacional no se encontraron estudios que
fundamentaran la evaluación de la calidad de vida de los pacientes asistentes
a los programas de rehabilitación cardiaca en Fase II a mediano y largo plazo.
Debido a lo anterior es importante realizar una investigación que determine la
calidad de vida del paciente cardiovascular que asisten al programa de
rehabilitación cardiaca en fase II, la cual constituye una importante variable de
medida subjetiva del efecto de la enfermedad y el tratamiento sobre la vida del
paciente cardiovascular. Su valoración permite detectar alteraciones e
intervenir precozmente; destacar el estado funcional del paciente que refleje su
salud física, mental y social así como establecer comparaciones entre las
distintas opciones terapéuticas. La evaluación de la calidad de vida en el área
de la salud aporta un resultado final de salud enfocado en la persona y no en la
enfermedad.
Esta evaluación ayuda a identificar y corregir errores en la implementación de
los programas; puesto que se pueden llevar a cabo valoraciones intermedias al
inicio del programa para conocer el progreso del mismo; se puede conocer la
30
SALAZAR L; Alejandra, et al. Impacto del programa de rehabilitación cardiovascular fase ii medido a través de la
encuesta de salud SF-36. En: Revista Mexicana de Enfermería Cardiológica [online], 2005. Vo. 13, no 13 [Citado 10
marzo de 2009], pp 77-81. Disponible en: httpwww.medigraphic.compdfsenfeen-2005en053b.pdf
31
BETTENCOURT, Nuno et al. Impacto da Reabilitação Cardíaca na Qualidade-de-Vida e Sintomatologia Depressiva
após Síndroma Coronária Aguda. En: Rev Port Cardiol. Mayo, 2005. Vo.24, no.5, p 687-696.
32
ANTEPARA, Norka et al. Efecto de la rehabilitación cardíaca sobre la percepción de la calidad de vida en pacientes
con cardiopatía isquémica. En: Revista de la Facultad de Medicina. Diciembre, 2006. vo.29, no. 2 [Articulo de Internet].
Disponible
en:
http://www.scielo.org.co/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S012056332006000500009&lng=es&nrm=iso&tlng=es [citado el 20 de agosto de 2008]
22
medida en la que han sido alcanzados los objetivos de salud planteados. Así
mismo, se puede identificar si el programa debe continuar, modificarse, ampliar
o cancelarse y si es posible utilizarla para asignarle prioridad a las acciones
públicas lo cual conlleva a generar programas más eficaces y eficientes
33 34 35
.
Simultáneamente, el realizar la evaluación de la calidad de vida representó
beneficios tanto para el paciente, la institución hospitalaria y los profesionales
de enfermería. Por un lado, el paciente aumentará la seguridad dado que logra
conocer los efectos del programa de rehabilitación cardiaca sobre su calidad de
vida. También se puede detectar tempranamente pequeños cambios que se
producen en la dimensión física, social y emocional a partir de los cuales se
pueden orientar las intervenciones pertinentes a fin de fomentar y potenciar el
auto cuidado del paciente, para el control y cambios en los estilos de vida del
mismo, que de no ser modificados lo conducirán a enfrentarse con varios
riesgos potencialmente letales. Así mismo, permite determinar el estado
funcional y de salud de paciente a nivel social, físico y emocional al inicio y al
final la rehabilitación cardiaca y su nivel de satisfacción al concluir el programa
en relación a los objetivos planteados 36. Por otra parte, el uso de instrumentos
de evaluación de la calidad de vida se convierte en una herramienta que los
profesionales utilizan para tener un
acercamiento en la relación con el
paciente 37 .
33
RUEDA MARTÍNEZ DE SANTOS, José Ramón. Guía para la evaluación del impacto en la salud y en el bienestar de
proyectos, programas o políticas extrasanitarias. 1 ed. España. Eusko Jaurlaritzaren Argitalpen Zerbitzu Nagusia
Servicio Central de Publicaciones del Gobierno Vasco. 2005 p 33-42. ISBN 84-457-2401-0.
34
BAKER JL. Evaluación del impacto de los proyectos de desarrollo en la pobreza: manual para profesionales.
Washington:
Banco
Mundial;
2000.
[Articulo
de
Internet].
Disponible
en:
http://www.cddhcu.gob.mx/bibliot/publica/inveyana/polisoc/pdf/0403.pdf . [Consultado: 15 de agosto del 2008].
35
NAVARRO, Hugo. Manual para la evaluación de impacto de proyectos y programas de lucha contra la pobreza,
instituto latinoamericano y del caribe de planificación económica y social (ILPES) área de proyectos y programación de
inversiones,
Santiago
de
Chile,
junio
del
2005.
[Articulo
de
Internet].
http://www.eclac.org/cgibin/getProd.asp?xml=/publicaciones/xml/1/21591/P21591.xml&xsl=/ilpes/tpl/p9f.xsl&base=/ilpes
/tpl/top-bottom.xsl. [citado el 5 de septiembre de 2008]
36
TUESCA, Rafael. La Calidad de Vida, su importancia y cómo medirla. En: Salud Uninorte. Barranquilla. 2000. vo.21,
p. 76-86
37
Zúniga M, Carrillo-Jiménez G, Fos J, et al. Health status evaluation with the SF-36 Survey: preliminary results in
Mexico. Salud Pública Méx 1999; 41: 110- 118.
23
A la institución esta investigación permitió fortalecer sus programas en términos
de calidad y eficacia con el fin de alcanzar una calidad asistencial excelente,
segura, efectiva, eficiente y equitativa para ayudar al profesional sanitario y a
otros agentes decisores a tomar decisiones más acertadas y razonables38. De
esta manera se disminuyen reingresos, número de pacientes hospitalizados,
los días de estancia hospitalaria, las consultas ambulatorias y los costos 39.
Al profesional de enfermería
le permitió aplicar herramientas útiles para
evaluación de los programas de rehabilitación cardiaca, como son los
instrumentos para valorar la calidad de vida logrando así una medición más
comprensiva, integral y valida del estado de salud de los pacientes con
enfermedades cardiovasculares y una valoración más precisa de los posibles
riesgos con el fin de mejorar la calidad y efectividad de la atención ofrecida
dentro del programa. Además, ayudar a decidir las intervenciones que deberían
ser ofrecidos a cada paciente, y también, actualizar sus conocimientos en
cuanto al tratamiento integral de los pacientes en rehabilitación cardiaca.
Permitió que los profesionales de enfermería puedan juzgar la efectividad de
las intervenciones realizadas con el paciente cardiovascular y pueden realizar
un seguimiento de los cuidados realizados a estos pacientes.
1.3 FORMULACIÓN DE OBJETIVOS
1.3.1 Objetivo General
Determinar la calidad de vida del paciente con enfermedad
cardiovascular
asistente al programa de rehabilitación cardiaca en fase II de una institución de
IV nivel en Bogotá en el periodo de marzo-abril de 2009.
38
GARCÍA ALCARAZ, Francisco, ALFARO ESPÍN, Antonia y Moreno Sotos, José Luis. Evaluación de Resultados de
Salud. Panorama sobre el uso de medidas de Resultados de Salud basadas en el paciente en la práctica clínica. En:
REV CLÍN MED FAM. 2009, Vo. 2, no. 6, p. 287
39
ILARRAZA LOMELÍ, Hermes. Rehabilitación y prevención cardiovascular: El complemento necesario a la terapéutica
de hoy. En: Archivos de Cardiología de México. Octubre-Diciembre, 2003, vo. 73, no. 4,. p. 250.
24
1.3.2 Objetivos Específicos
•
Caracterizar socio-demográficamente la población asistente al programa
de rehabilitación cardiaca en una institución de IV nivel en Bogotá en el periodo
de marzo-abril de 2009.
•
Identificar la calidad de vida global de los pacientes, al inicio y al final de
la Fase II del Programa de Rehabilitación Cardiaca en una institución de IV
nivel en Bogotá en el periodo de marzo-abril de 2009.
•
Realizar un análisis comparativo de la dimensión física al inicio y al final
de la Fase II del Programa de Rehabilitación Cardiaca en una institución de IV
nivel en Bogotá en el periodo de marzo-abril de 2009.
•
Realizar un análisis comparativo de la dimensión emocional al inicio y
al final de
la Fase II del Programa de Rehabilitación Cardiaca en una
institución de IV nivel en Bogotá en el periodo de marzo-abril de 2009.
•
Realizar un análisis comparativo de la dimensión social al inicio y al
final de la Fase II del Programa de Rehabilitación Cardiaca en una institución
de IV nivel en Bogotá en el periodo de marzo-abril de 2009.
1.4
PROPÓSITOS
•
Mostrar la evaluación de la calidad de vida de los programas
cardiovasculares como una herramienta fundamental en el diseño
programas más eficaces y efectivos
de
por medio de la promoción de la
aplicación de instrumentos que permitan detectar e intervenir precozmente en
los puntos débiles y maximizar los positivos del programa a fin de ofrecer una
atención de mayor calidad.
•
Dar a conocer los instrumentos de medición de calidad de vida
principalmente a los profesionales de enfermería para que puedan realizar una
25
valoración más compresiva e integral de los pacientes cardiovasculares antes
y después de la rehabilitación cardiaca y así realizar intervenciones
más
eficaces.
•
A partir de la socialización de los resultados de este estudio
pretende promover la planeación,
de se
fortalecimiento y estandarización
de
protocolos teniendo como base las necesidades sociales, sicológicas,
biológicas y educativas de la comunidad cardiovascular, a fin de mejorar la
calidad de vida del paciente cardiovascular.
26
2.
2.1 CONTEXTO
MARCO TEORICO
EPIDEMIOLOGICO
DE
LAS
ENFERMEDADES
CARDIOVASCULARES
Las enfermedades cardiovasculares,
según la
organización mundial de la
40
salud (OMS) , son el conjunto de patologías que afectan al corazón y los
vasos
sanguíneos,
Enfermedad
entre
Cerebro
estas
vascular,
se
incluyen:
Arteriopatias
Enfermedad
Periférica,
Coronaria,
Hipertensión,
Cardiopatía Reumática, Cardiopatía Congénitas, Insuficiencia Cardiaca,
Trombosis Venosas Profunda y Embolia Pulmonar. Enfermedades producidas
por causas subyacentes (envejecimiento, globalización, urbanización, cambios
culturales, demográficos y en los estilos de vida) y principalmente por factores
de riesgos
claramente identificados que en su mayoría son modificables,
generando el
80%
de
Vascular a nivel mundial.
• Hipertensión:
los
casos de Enfermedad Coronaria y Cerebro
Entre los factores de riesgo se encuentran:
en la mayoría de los países el 30% de los adultos tienen
hipertensión, la cual se relaciona con mayor riesgo
de sufrir un ataque
cardiaco y un ataque cerebro vascular, además este riesgo se duplica cuando
la presión arterial diastólica aumenta 10 puntos o cuando la presión arterial
sistólica aumenta 20 puntos 41.
• Dislipidemia: los niveles bajos de HDL y niveles altos de colesterol LDL , de
triglicéridos y de colesterol total; aumentan el riesgo de Accidente Cerebro
vascular Isquémico y Enfermedad Coronaria; estos niveles altos ocasionan un
40
41
WHO, Op.cit. p. 1
WHO, Op.cit, The Atlas of Heart Disease and Stroke.p.28,
27
tercio de las Enfermedades
Cardiovasculares y causan 4.4 millones de
42
muertes en el mundo .
• Tabaco: el uso del tabaco es responsable de 4.9 millones de muertes a nivel
mundial, aumentando el riesgo de enfermedad cardiovascular (IAM, angina de
pecho) sobretodo en los hombres que tienen un mayor riesgo de ataque al
corazón que las mujeres 43. Tanto en las personas que empezaron a fumar
antes de los 16 años, como en las personas que son fumadoras pasivas,
están expuestas al riesgo cardiovascular para ataques cardiacos, accidentes
cerebro vasculares, angina de pecho y a experimentar lesión, taponamiento y
debilitamiento de las arterias.
Cabe aclarar que fumar promueve las enfermedades cardiovasculares a través
de varios mecanismos. Se lesiona el endotelio, revestimiento de los vasos
sanguíneos, aumenta el colesterol (placas depósitos de grasa en las arterias),
aumenta la coagulación, aumenta los niveles de LDL-colesterol y disminuye lo
de HDL, y promueve el vaso espasmo arterial. La nicotina por ser un
vasoconstrictor actúa sobre el sistema nervioso simpático acelerando el ritmo
cardiaco y aumentando la presión arterial.
• Inactividad física: incrementa en un 50% el riesgo de enfermedad coronaria
y accidente cerebro vascular isquémico, esto se debe a que actualmente el
60%
de la población mundial son
inactivos como consecuencia de la
urbanización, la industrialización y la mecanización del transporte, (entre 1980
y 1998, el parque mundial de automóviles creció un 80%, con una tercera parte
del aumento que se producen en los países en desarrollo). Las consecuencias
de esta inactividad se reflejan en la cifras de mortalidad, la inactividad física
causa 1.9 millones de muerte en todo el mundo, de las cuales el 20% son
42
43
Ibid., p. 30.
Ibid. p. 32.
28
causadas por enfermedades cardiovasculares y el 22%
por enfermedades
44
coronarias .
• Obesidad: el riesgo cardiovascular y de diabetes aumentan de manera
constante; ocasionando un incremento en el índice de masa corporal, asimismo
los cambios en la dieta, la inactividad física y el bajo consumo de verduras y
frutas corresponde al 20% de las causa de enfermedad coronaria en el mundo.
La obesidad ha tenido comportamientos similares en diferentes países, por
ejemplo en Estados Unidos más del 60% de los adultos son obesos; en China
hay 70 millones de personas con sobrepeso. Por otro lado, la población del
pacifico sur tiene una de las tasa más altas de obesidad. Conjuntamente a
nivel mundial este factor de riesgo causa 2,6 millones muertes al año 45.
• Diabetes: esta es una patología en crecimiento de la cual actualmente 170
millones de personas en el mundo la padecen, es más frecuente en países
desarrollados 46.
• Depresión: los episodios de depresión en pacientes cardiovasculares son
tres veces más altos que en la población general, lo cual según los estudios
aumenta el riesgo de mortalidad por enfermedades coronarias. Estos
episodios son provocados a nivel fisiológico por cambios en la regulación del
sistema nervioso autónomo, aumento de catecolaminas y por una respuesta
exagerada del pulso cardiaco a estresores ambientales.
El riesgo de la depresión también se ve reflejado en el surgimiento de
creencias sobre la precariedad de la salud personal y en la ineficacia del
tratamiento. Asimismo, los efectos negativos consisten en el aumento de
44
Ibid. p. 34.
Ibid., p. 36.
46
Ibid., p. 38
45
29
conductas de riesgo como el consumo de alcohol y cigarrillo, en el
incumplimiento de recomendaciones médicas y en el aislamiento social 47.
• Ansiedad: los pacientes con ataques de pánico, fobias o trastorno de
ansiedad generalizada tienen cuatro veces más probabilidades de morir por
causa de una enfermedad cardiovascular y/o muerte súbita. También
presentan más visitas médicas no programadas por dolor precordial, tienen
tendencia a ser sedentarios y a registrar mayor pulso cardiaco en reposo. La
ansiedad se ha relacionado con mayor percepción de dolores somáticos como
palpitaciones y arritmias. Los cambios fisiológicos asociado a la ansiedad
consisten en una alteración en el tono cardiaco autónomo dado por una
estimulación simpática.
Esta ansiedad es provocada por la constante preocupación de los pacientes
sobre temas como la sexualidad, la salud, la alimentación y el trabajo.
Asimismo, la atención sobre el cuerpo y el corazón aumenta; según los
autores, en estos pacientes, si bien se presta mayor cuidado a la salud
cardiovascular, se realizan menos actividades con el fin de no fatigar o esforzar
el sistema circulatorio. La ansiedad, en este contexto, conduce a un mayor
retiro de actividades sociales y vocacionales. Así entonces, se generan
sentimientos de incapacidad que refuerzan la inseguridad 48.
• Personalidad tipo A: se define como conductas caracterizadas por extrema
competitividad, urgencia de tiempo, impulsividad, afán de éxito, ansiedad, la ira,
hostilidad, dedicación al trabajo y agresividad. Los estudios que se han
realizado han demostrado que las personas que con
un alto nivel de de
hostilidad y agresión, componentes de la personalidad tipo A, tienen mayor
47
HURTADO REYES, David Alejandro. “Yo tenía otra cosa en la cabeza” Relevancia del Estrés Laboral en el contexto
de la Rehabilitación Cardiaca. Trabajo de grado Psicólogo. Bogotá D.C.: Universidad de los Andes. Facultad de
Ciencias Sociales. Departamento de Psicología, 2006.
48
Ibíd., p. 24
30
probabilidad de tener eventos mortales o no mortales de enfermedad
cardiovascular y presentan una alta prevalencia de ateroesclerosis49.
•
Asilamiento social: la falta de apoyo social ha sido directamente
reaccionada
con
el
incremento
de
la
mortalidad
por
enfermedades
cardiovasculares y también con el aumento de la prevalencia de morbilidad
específicamente infarto del miocardio y angina de pecho. Estudios han
demostrados que los pacientes cardiovasculares
que se
encuentran más
aislados socialmente tienen mayor riesgo de muerte que las personas con
mayor implicación social y tienen mayor riesgo de experimentar trastornos
cardiovasculares; diferentes investigaciones demuestran que el apoyo social
puede operar a un nivel psicofisiológico como un moderador del estrés y la
reactividad cardiovascular 50.
A la vez, estas enfermedades son originadas por causas subyacentes como
son: el envejecimiento mostrado por los cambios en la pirámide poblacional;
los cuales han sido producidos por el aumento de la esperanza de vida, la
disminución de la natalidad, la reducción de la mortalidad por enfermedades
infecciosas y el acceso a los servicios médicos. Simultáneamente la
globalización, la urbanización y los cambios culturales y demográficos han
conducido a que las personas adquieran estilos de vida poco saludables como
son: consumir dietas ricas en grasa, azúcar, calorías, ser sedentarias dado que
los trabajos modernos y la disponibilidad de los transportes mecanizados
conducen a la disminución del esfuerzo físico y a la inactividad física. Además
este grupo de enfermedades se están presentando con mayor frecuencia en
países en desarrollo, en los niveles socioeconómicos bajos y en un nivel
educativo menor; que está relacionado con mayor prevalencia de factores de
49
FERNÁNDEZ-ABASCAL, Enrique G., MARTÍN DÍAZ María Dolores y DOMÍNGUEZ SÁNCHEZ, Francisco Javier.
Factores de riesgo e intervenciones psicológicas eficaces en los trastornos cardiovasculares. En: Psicothema, 2003.
Vol. 15, no. 4, pp. 615-630.
50
Ibíd., p. 620.
31
riesgo (hipertensión, tabaquismo y diabetes) y mayor incidencia de enfermedad
coronaria 51.
El impacto derivado de estas enfermedades se ve reflejado en diferentes
aspectos, a nivel económico generan gastoso en las instituciones y en los
pacientes, reflejados en
hospitalizaciones, procedimientos quirúrgicos
medicamentos (14 y el 25 % del costo total) 52.
y
Los problemas de salud
relacionados con enfermedad cardiovascular generan un costo de 177 mil
millones dólares al año en Estados Unidos. Por otro lado los gastos directos de
la atención médica y el tratamiento del paciente cardiovascular serán en
promedio 33 mil millones dólares, además los costos indirectos por ausentismo
laboral y pérdida de productividad son de 20,6 mil millones dólares en Estado
Unidos 53.
El impacto físico que el paciente experimenta derivado de las limitaciones
originadas por su sintomatología clínica (disminución de la respiración, fatiga
muscular y dolor en el pecho) van a causar la disminución de la tolerancia al
ejercicio, lo cual conlleva a una percepción de discapacidad mayor.
Por otro lado el nivel sexual, también se ve afectado de manera significativa por
el diagnostico de una cardiopatía dado que según Ilarraza “en un 50% de los
casos el paciente disminuye su actividad sexual después de haber sufrido un
infarto agudo del miocardio y en un 25% la suspende totalmente”. Las causas
son muy variadas pero el común denominador es el miedo y la inseguridad
tanto del paciente como de su pareja con el agravante, en que el 80% de los
casos, el paciente no recibe ninguna información acerca del manejo de su vida
sexual 54.
51
Who. The Atlas of Heart Disease and Stroke. Op. Cit., p. 40
FERNÁNDEZ GARCÍA, Ariana; GÁLVEZ GONZÁLEZ, Ana María y CASTILLO GUZMÁN, Antonio. Costo institucional
del infarto agudo del miocardio en en el Instituto de Cardiología y Cirugía Cardiovascular Disponible en:
http://bvs.sld.cu/revistas/spu/vol34_4_08/spu06408.htm
53
WHO. The Atlas of Heart Disease and Stroke Op.cit . p. 54.
54
ILARRAZA LOMELÍ, Hermes. Rehabilitación y prevención cardiovascular: El complemento necesario a la terapéutica
de hoy. Archivos de Cardiología de México VOL. 73 NUM 4 Octubre-Diciembre de 2003[Articulo de Internet]. EN:
http://www.tempusvitalis.com/Revista03/PDF/mitosp.pdf.[Consultado 10 mayo 2008]
52
32
Paralelamente, el presentar una enfermedad cardiovascular tiene un efecto
psicológico y conductual que estremece al paciente en lo más profundo de su
ser generando respuestas emocionales como temor, la ansiedad, el miedo,
desánimo, frustración, injusticia, invalidez y sensación de ser una carga familiar
entre otros. Detrás de esta enfermedad existe una persona con necesidades no
satisfechas que se enfrenta con la impotencia de no tener los elementos
necesarios para adaptarse a su nueva realidad, por ello se sumerge en la rabia,
sin permitirse concientizarla, manejándola a través de la culpa, el miedo y la
desvalorización continua
55 56
.
Esta situación personal por la que atraviesa el paciente va a generar dentro de
sí gran ansiedad e incluso depresión, siendo estos factores reconocidos como
generadores de riesgo para las enfermedades cardiovasculares, los cuales van
afectar la dinámica familiar originando conflictos en el rol, social, lúdico y
laboral. Por lo anterior, en las propias familias se desarrollan comportamientos
como la sobreprotección principalmente dado por el conyugue, el cual expresa
una preocupación excesiva por la salud del paciente y por las consecuencias
de la enfermedad, que repercute negativamente en la recuperación del enfermo
cardiovascular porque limita su autonomía y su responsabilidad en sus propios
cuidados.
Además, el conyugue tiene la máxima responsabilidad de cuidado, por lo tanto
es el que soporta la mayor sobrecarga física y emocional del cuidado del
paciente conduciéndolo a dejar de lado su actividades diarias y asumir para sí
actividades que con anterioridad al episodio realizaba su pareja con normalidad
siendo la mayoría de las veces 57; la causa de toda esta situación es el propio
55
GRANERO MOLINA J et al. Mitos, creencias y temores en la cardiopatía isquémica. En: Revista Internacional para el
Cuidado del Paciente Crítico. [online], 2002. VO. 2, No. 2, pp.36-48. [Cited 10 abril de 2008], Disponible en:
http://www.tempusvitalis.com/Revista03/PDF/mitosp.pdf.
56
SOLANO RUIZ, Mª del Carmen y GONZÁLEZ, José Siles. Las vivencias del paciente coronario: en la unidad de
cuidados críticos. En: Index Enferm.2005. vo.14, no.51.
57
GRANERO MOLINA, Op Cit., p. 46.
33
desconocimiento de la situación y la carencia de una información exhaustiva en
referencia a la enfermedad (tratamiento y efectos del mismo, seguimiento) 58
59
.
Como consecuencia de la interacción de todos los factores antes mencionados,
las enfermedades cardiovasculares se han convertido en un problema de salud
pública tanto a nivel mundial como nacional. En Colombia, se evidencia que la
enfermedad isquémica aguda es la que causa mayor número de muertes en
Colombia y se presenta con mayor frecuencia a partir de los 45 años, siendo
los hombres más afectados que las mujeres, esta patología es seguida por las
enfermedades cerebro vasculares que causaron 13.393 muertes en 1999
según las estadísticas ¨vitales¨ del DANE
60
; las enfermedades hipertensivas
que causaron en ese mismo año, 5.490 muertes que muestran un aumento
marcado a partir de los 60-64 años, la insuficiencia cardiaca causo en 1999
3.902 muertes las cuales presentan su mayor frecuencia a partir de 65-69
años; las enfermedades cardiopulmonares, de la circulación pulmonar y otras
formas de enfermedades del corazón causaron en ese mismo año 3.434
muertes y la ateroesclerosis
mortalidad genera
con 329.000 defunciones, es la que menos
61 62
.
A raíz de la información planteada se puede concluir que las enfermedades
cardiovasculares cada vez son más frecuentes en Colombia, en las
estadísticas anteriores la epidemiología cardiovascular se caracteriza por tener
un origen multifactorial, esto unido a estilos de vida poco saludables que llevan
a potencializar estos factores, permitiendo la creación de
una condición
crónica.
58
GIL ALONSO, Dolores. Cuidados de la familia. El cuidador principal En: PORTUONDO MASEDA M.ª Teresa, et al.
Manual de Enfermería en Prevención y Rehabilitación Cardiaca. Madrid: Asociación Española de Enfermería en
Cardiología. 2009. ISBN: 978-84-692-1928-7. pp 436.
59
SOLANO RUIZ, Mª del Carmen; SILES GONZALEZ, José y FERNANDES DE FREITAS, Genival. Vivencias de las
esposas cuyas parejas han sufrido un infarto agudo de miocardio: Un estudio fenomenológico. [online]. En: Index
Enferm
2008.
vol.17,
n.1,
p.
7-11.
Disponible
en:
<http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S113212962008000100002&lng=es&nrm=iso>. ISSN 11321296
60
DANE. Op. Cit., p. 1
61
MINISTERIO DE PROTECCIÓN SOCIAL. Op cit.
62
WHO. The Atlas of Heart Disease and Stroke. Op. Cit p. 42
34
Esta situación ha sido una de las principales preocupaciones de los sistemas
de salud a nivel internacional y en Colombia por el alto costo económico y
social que generan estas patologías; como se menciono anteriormente. Por ello
se han creado varios programas cuya tendencia ha sido la promoción de la
salud y prevención de la enfermedad desde los tres niveles de prevención.
Cabe resaltar que las políticas nacionales se enfocan más en la prevención
primaria dejando de lado la prevención secundaria y terciaria.
Por lo anterior, es importante destacar que el profesional de enfermería debe
intervenir en la creación de estrategias que ofrezcan respuestas destinadas al
control, manejo y prevención de la enfermedad cardiovascular en forma
integral. Una de las estrategias es el desarrollo e implementación de programas
cardiovasculares, dirigidos a pacientes adulto medio y mayor, con patologías y
factores de riesgo asociados a enfermedad cardiovascular.
Los diversos programas que se han creado tienen dos enfoques. El primero es
la prevención primaria, donde se trabaja sobre promoción de estilos de vida
saludables y prevención de factores de riesgo, para evitar que se produzca una
enfermedad cardiovascular y sus complicaciones, utilizando como principal
herramienta la educación en salud que busca proporcionar información y
conocimientos relativos al mantenimiento y promoción de la salud 63.
El segundo enfoque es la prevención secundaria y terciaria, el cual se
fundamenta en el control, manejo y rehabilitación de las enfermedades
crónicas, en el caso de la enfermedad cardiovascular busca que el paciente
pueda reintegrarse a una vida familiar, laboral y social plena, reduciendo así la
aparición de nuevos episodios cardiovasculares.
En este ultimo enfoque, una de las estrategias, es el programa de rehabilitación
cardiaca, el cual se explica con mayor profundidad a continuación dada su
63
GARCÍA OSPINA, Op. cit.
35
importancia en la disminución de la alta mortalidad causada por enfermedades
cardiovasculares en Colombia.
2.2 PROGRAMA DE REHABILITACION CARDIACA
2.2.1 CONCEPTO Y OBJETIVOS
Los programas de rehabilitación cardíaca agrupan todas las medidas y
actividades tendentes a disminuir la mortalidad y el riesgo de presentación de
nuevos episodios en pacientes con cardiopatías crónicas, mejoran la capacidad
funcional y la autoconfianza necesarias para recobrar las relaciones familiares,
sociales y laborales que les conduzca a adquirir y mantener una condición
física, mental y social optima, además encauzan el estudio de los familiares del
enfermo de alto riesgo para evitar, en ellos, la aparición de la enfermedad. Esta
definición hace referencia a la prevención secundaria 64.
Conjuntamente el programa de rehabilitación cardíaca, tiene un enfoque desde
la prevención terciaria, involucra una serie de métodos cuyo objeto es devolver
a los enfermos el máximo de posibilidades físicas y mentales permitiéndoles
recuperar una vida social, familiar y profesional plena. Estos métodos incluyen
la movilización precoz, el entrenamiento físico supervisado, la orientación
vocacional y el apoyo emocional65. Métodos que conducen al planteamiento de
los objetivos del programa de rehabilitación cardiaca que se pueden determinar
y plantear sobre el impacto que tiene en la mejoría de la calidad de vida, meta
final que persiguen los programas de rehabilitación cardíaca, por ello sus
objetivos se diseñan alrededor de las dimensiones de la misma (social, física y
64
ACEVEDO, Op. Cit. p.1
WILKE, M et al. Rehabilitación Cardiaca. En: BAYÉS DE LUNA, Antoni VV Staff y et al. Cardiología Clínica. Madrid:
Elsevier España, 2002 . ISBN 8445811797. P. 962
65
36
emocional); según la Sociedad Americana de Rehabilitación Cardiopulmonar
son:
66
•
Regresar al paciente con enfermedad cardiovascular a su estado óptimo
físico, psicosocial y vocacional.
•
Asegurar la prevención primaria y secundaria en los enfermos con alto
riesgo coronario.
•
Disminuir la morbimortalidad cardiaca y la sintomatología del enfermo
cardiópata.
Estos objetivos desde la práctica hospitalaria son vistos como directrices
macro, que se ven reflejados y condensados en objetivos micro dentro de los
protocolos de las diferentes instituciones en los que se encuentran:
•
Facilitar el control de factores de riesgo que comprende la identificación
y el tratamiento del mismo, la enseñanza y reforzamiento de estilos de vida
saludables que mejoren el pronóstico y la situación óptima de la capacidad
física.
•
Mejorar la calidad de vida
•
Mejorar la capacidad funcional
•
Evitar el deterioro psicológico
•
Normalizar las relaciones socio-familiares y sexuales.
•
Aumentar la incorporación laboral.
Para la institución de IV nivel donde se realizó el estudio, el programa de
rehabilitación cardiaca, es el conjunto de acciones terapéuticas, aplicadas a los
pacientes cardiovasculares, diseñadas para limitar los efectos lesivos, tanto
fisiológicos como psicológicos de las cardiopatías; reducir el riesgo de muerte
súbita o pre infarto; controlar la sintomatología cardiovascular; estabilizar o
66
PINSON G, Ana G. Rehabilitación cardiaca en pacientes portadores de cardioptía isquémica. En: Rev Enferm IMSS.
2001. Vo.9, no. 2, p 97-103.
37
revertir el proceso de aterosclerosis y mejorar el estado biopsicosocial de los
pacientes 67.
Su objetivo general es mejorar en los pacientes la condición física, psíquica y
social-vocacional; ayudándolos a recuperar un rol activo dentro de la sociedad;
sus objetivos específicos son: mejorar la capacidad de ejercicio, ayudar al
paciente a reiniciar las actividades que previamente realizaba, actuar de forma
directa sobre los factores de riesgo para la enfermedad cardiovascular;
mantener el peso corporal, crear hábitos de ejercicio, mejorar la reacción de
adaptación que surge posterior al síndrome coronario agudo como son:
depresión, ansiedad, sentimiento de minusvalía, dependencia, disminución de
la incapacidad laboral y cambiar hábitos alimenticios
68
.
Este programa está dirigido a pacientes que han presentado síndrome
coronario agudo con o sin isquemia residual, cardiopatía dilatada con buena o
mala
fracción
de
eyección,
arritmias
cardiacas,
post
quirúrgicos
cardiovasculares como revascularización miocárdica, cambios valvulares o
trasplante cardiaco; pacientes con cardiodesfibriladores o marcapasos
implantables, angina estable en pacientes no revascularizables, pacientes con
síndrome de falla cardiaca y sincope cardiogenico
69
.
Al momento que el paciente llega a la sala de Rehabilitación Cardiaca se
realiza toma de signos vitales en reposo y se registran en la planilla, se
distribuyen los pacientes en cada una de las maquinas disponibles para la
realización de su respectiva rutina de ejercicio, se monitoriza cada uno de ellos
y se realiza calentamiento previo al ejercicio aumentando la intensidad del
mismo de forma progresiva y realizando a su vez seguimiento del estado físico
y cardiovascular del paciente durante el desarrollo del mismo, de igual forma se
registran los datos obtenidos del ejercicio en la planilla. Al completar el tiempo
67
ACEVEDO, Op. Cit., p. 1
Ibid., p. 2
69
Ibid., p. 2
68
38
estimado para cada paciente que por protocolo es de 45 minutos, se realiza
enfriamiento y disminución gradual del ejercicio; al finalizar se toman signos
vitales de recuperación y se registran 70.
2.2.2 Fases de la rehabilitación cardiaca
El programa de Rehabilitación cardiaca de la institución de IV nivel
seleccionado comprende tres fases, sin embargo cabe resaltar que a nivel
internacional se contempla un total de cuatro fases, a continuación se hará
referencia a las aplicadas en la institución donde se realizo el estudio:
2.2.2.1 Fase I o fase intrahospitalaria:
Inicia en el periodo de recuperación de los pacientes hospitalizados una vez
que sus condiciones clínicas y hemodinámicas se encuentran estables,
generalmente a las 48 horas del episodio y tiene una duración de cinco a doce
días. En esta fase, se lleva a cabo la movilización temprana del paciente y la
ejecución de ejercicios de baja intensidad( inicialmente pasivos y luego activos
acompañados de la enseñanza de la respiración diafragmática), con la finalidad
de disminuir al máximo las complicaciones del reposo prolongado en cama
(disminución de la masa muscular, de la capacidad física, estasis venosa en los
miembros inferiores, desclasificación ósea, problemas articulares, ansiedad,
cuadros depresivos, debilidad física e hipovolemia, formación de trombos y
episodios
de
tromboembolismo,
retención
de
secreciones, infecciones
respiratorias, bronquiectasias, derrames pleurales y parálisis frénica) y preparar
al paciente para cubrir las demandas físicas necesarias una vez sea dado de
alta.
En esta fase las actividades para pacientes no quirúrgicos, son ejercicios
calisténicos suaves, como movimientos de brazos y piernas para mantener el
70
Ibid., p. 3
39
tono muscular, ejercicios respiratorios, aseo personal y caminar al baño y
movimientos de marcha progresivos. En pacientes quirúrgicos o en Unidad de
Cuidado Intensivo el entrenamiento físico, comprende movimientos de brazos
en flexión y extensión, brazos en cruz y estiramiento, se inicia según
prescripción
médica, después de la intervención una vez el paciente este
extubado y estable.
La fase I constituye el momento ideal para iniciar las actividades de prevención
secundaria. Se educa al paciente acerca de su enfermedad, la dieta, los
factores de riesgo y su modificación. El paciente también recibe la orientación
con respecto a sus medicamentos, los cuidados que deberá tener en casa,
molestias comunes después de la cirugía y cuidado de la herida quirúrgica;
recibirá instrucción con respecto a los cuidados y actividades recomendadas
durante las primeras seis semanas de recuperación. Se tiene que dar especial
atención a la enseñanza y reconocimiento de los síntomas que requieren
atención médica inmediata.
Simultáneamente es responsabilidad del profesional de enfermería el
asegurarse que el personal de piso, terapia física y nutrición y dietética lleven a
cabo las actividades educativas correspondientes. Un nutricionista y dietista
debe visitar al paciente antes del alta hospitalaria, enseñándole una dieta baja
en colesterol, preparación de alimentos, sustitución de alimentos, lectura de la
información nutricional que aparece en la envoltura o etiqueta de los alimentos
y control de peso. Así mismo, el personal de terapia física orientará al paciente
sobre la actividad física aconsejable para mejorar su capacidad física. Una
semana antes del alta hospitalaria la instrucción del paciente deberá ser
completada 71.
Las sesiones educativas de fase I también se extiende a los pacientes
programados para cirugía cardiovascular, dado que al corazón es un órgano
71
PINSON G, Ana G. Educación del paciente cardiovascular en los programas de rehabilitación cardiaca. EN: Revista
Mexicana de Enfermería Cardiológica. Enero –Diciembre, 2000. Vo. 8, Nº 1-4,. p. 25-30.
40
que se le atribuye un carácter de primicia en relación con los otros, por ello la
cirugía cardiaca ha sido identificada como fuente potencial de estrés y
ansiedad por lo que da lugar a un numero de respuestas psicológicas(miedo a
lo desconocido, a perder la integridad del cuerpo o la autonomía e incluso
morir, aumenta el estrés y la ansiedad debido a la ausencia de la pareja y por
la preocupación de una recuperación difícil y lenta), sociales(cambios en la
auto-percepción de los hombres en edad laboral activa en los que la
enfermedad cardiovascular es considerada como un evento invalidante) y
fisiológicas(respuesta anormalmente al ejercicio y la tolerancia al mismo está
reducida)72.
Debido a estos cambios la enfermera se reúne individualmente con el paciente
y la familia para la educación preoperatoria. La sesión incluye una breve
explicación del procedimiento quirúrgico, el ambiente en la terapia intensiva
post-quirúrgica, así como la enseñanza de ejercicios respiratorios y medidas de
asistencia para la extubación temprana.
Es importante resaltar que en este grupo de pacientes el apoyo del profesional
de enfermería es fundamental dado que gracias a la preparación física y
emocional brindado a través de la psicoterapia cognitivo-conductual (test
psicológicos, terapia de grupo, ejercicios de relajación y meditación,
orientación, psicoeducación al paciente y familiares, técnicas de afrontamiento
y manejo del estrés) se obtiene estimular la toma de conciencia acerca de la
situación que está viviendo y las respuesta a ella. De este modo se logra
reducir su ansiedad y depresión, disminuir las reacciones emocionales
negativas, fomentar la expresión de emociones, fortalecer los sentimientos de
seguridad y autoestima. Estas medidas ayudan al paciente y su familia a tener
una experiencia menos traumática, reducir la incidencia de complicaciones
respiratorias, se genera una creencia de mayor control personal sobre el
72
Ibid., p. 28.
41
proceso de recuperación y promueve la cooperación para una pronta
recuperación en el post-operatorio mediato y tardío
2.2.2.2
73 74
.
Fase II o Fase activa:
La fase II es la fase de convalecencia o de recuperación de la capacidad
funcional por medio de un programa de ejercicio individualizado, modificando y
controlando los factores de riesgo. El interés en mejorar la capacidad funcional
radica en la reducción de los síntomas invalidantes y la mejoría de la clase
funcional, lo que lleva a una mejor calidad de vida del paciente con descenso
de la ansiedad, depresión y estrés que a su vez va a favorecer el sistema
simpático y parasimpático en la disminución de arritmias y muerte súbita 75.
Los objetivos son: acondicionar al paciente a su rutina de ejercicio, buscar que
el paciente en su rutina de ejercicio logre aumentar el consumo de equivalentes
metabólicos (METS) y a su vez mejore su clase funcional, enseñar el método
adecuado de ejercicio para que lo realice de forma ambulatoria, educar sobre
los factores de riesgo mediante sesiones educativas tanto individuales como
grupales, ordenar valoración nutricional que ayudara a lograr que el paciente se
involucre en la elección y elaboración de su dieta para evitar el sobrepeso y
controlar este factor de riesgo, brindar apoyo emocional, para tratar los cuadros
de depresión y de ansiedad que frecuentemente aquejan al cardiópata; cambiar
el estilo de vida tanto del paciente como de su familia, mejorar la calidad vida
del paciente cardiópata y estratificar al paciente para clasificarlo en grupos de
alto, medio y bajo riego 76.
Se inicia después del alta hospitalaria y está compuesta por 12 sesiones con
una frecuencia de dos a tres veces por semana; finaliza cuando el paciente
73
ALARCÓN VELANDIA, Rafael y RAMÍREZ VALLEJO, Eduardo. Medicina psicosomática en enfermedad
cardiovascular II Consideraciones sobre el tratamiento. En: Rev Col Psiqui. 2006. Vo. XXXV, no.3, p. 362-379
74
CASTILLERO A, Yalilis. Intervención sicológica en cirugía cardiaca. En: avances en psicología latinoamericana.2007.
vo.25, no.1, p. 52-63.
75
WILKE, Rehabilitación Cardiaca. Op.cit., p. 964
76
Ibid., p 2
42
completa 12 sesiones o adquiere una independencia funcional. Antes de iniciar
las sesiones del paciente este debe ser clasificado según su capacidad
funcional en tres grupos que son 77:
Cuadro 1. Clasificación de Riesgo dentro el Programa de Rehabilitación
cardiaca
Fuente: SANTOS, M. Marín Y URBEZ, M.R. Valoración de la capacidad
funcional y la calidad de vida en los pacientes cardiópatas: ¿qué test y qué
cuestionarios debemos utilizar? En: Rehabilitación. 2006. Vol 40. No 6, p: 30917
Los integrantes del grupo I (bajo riesgo) tienen una capacidad funcional normal,
por lo que no requieren aumentarla y lo único que necesitan es realizar
ejercicios físicos aeróbicos moderados o ejercicios isométricos suaves. El
objetivo es actuar en prevención secundaria contra el sedentarismo y
coadyudar al control de otros factores de riesgo (dislipidemia, hipertensión
arterial, diabetes mellitus).
Por otra parte, como dice Germán Del Río Caballero y et al 78, estos pacientes
como son de riesgo muy bajo deben realizar ejercicios de moderada intensidad,
77
Ibid., P 3
43
por lo cual no se impone que estén controlados en una institución hospitalaria y
pueden ejercitarse en su domicilio, en espacios comunitarios y hasta en su
trabajo, lo cual incluye la vigilancia y el monitoreo transtelefónico y los sistemas
basados en Internet.
Los pacientes de los grupos II (riesgo moderado) y III (riesgo alto), por tener
disminuida su capacidad funcional, sí necesitan aumentarla y cumplir esta fase
del entrenamiento físico de forma supervisada en una ambiente hospitalario,
siguiendo los protocolos tradicionales y recibiendo una atención ambulatoria en
el hospital una vez egresados de esta institución.
Este entrenamiento físico, como cualquier otra medida terapéutica, es indicado
y dosificado siguiendo los lineamientos básicos de prescripción:
•
Frecuencia del entrenamiento: no menos de 3 veces por semana
•
Duración del entrenamiento: 30-45 minutos. Básicamente se divide en
3 etapas: calentamiento, endurecimiento o resistencia y enfriamiento, En cada
sesión puede incluirse una etapa recreativa de 10-15 minutos para mejorar el
aspecto psicosocial, así como la integración y adhesión al plan.
•
Intensidad
del
entrenamiento:
se
establece
por
medio
del
conocimiento de la frecuencia que debe entrenar cada paciente; para ello se
calcula la frecuencia cardíaca de entrenamiento (FCE) la cual se basa en la
frecuencia cardiaca máxima (FCM) obtenida en la prueba de esfuerzo sin
síntomas de alteraciones cardiovasculares; la FCE se calcula según la fórmula
descrita por Karnoven:

FCE = Frecuencia cardiaca basal (FCB) + % (FCM - FCB).

FCM = 220 – edad = 220 – edad
78
DEL RÍO C, Germán y et al. Protocolos y fases de la rehabilitación cardíaca. Orientaciones actuales [online]. EN:
MEDISAN, 2005.
Vo. 9, Nº 1. [Cited 4 de diciembre de 2008], p. 1-7 Available from:
http://bvs.sld.cu/revistas/san/vol9_1_05/san14105.htm
44
En los primeros momentos se recomienda no pasar del 75 % de la FCM, para ir
incrementándola a lo largo del programa de rehabilitación hasta llegar al 85 %.
Se aconseja empezar por un porcentaje entre el 50 y 60 %, incrementándolo a
lo largo del programa hasta el 60-80 %. Para regular esta intensidad se suele
utilizar la escala de Borg (ver anexo 3), clasifica el esfuerzo físico en niveles de
1 a 10. El uno es estar en reposo y el 10 es el nivel de máximo esfuerzo. Por lo
general, cuando los pacientes realizan ejercicio lo hacen entre los niveles 6-8
de la escala
79
.
Conjuntamente se realiza el control de la frecuencia cardiaca y la presión
arterial; esta se realiza siempre durante las sesiones de entrenamiento. El
monitoreo electrocardiográfico se utiliza con aquellos pacientes que comienza
la fase II y durante las primeras sesiones en la banda sin fin o en la bicicleta
estática.
•
Modalidad de ejercicio: dentro del programa existen tres modalidades,
bicicleta estática, banda y elíptica. Con cada una estas modalidades se gradúa
la velocidad que realiza el paciente a fin de establecer cuantos METS deberá
realizar por cada sesión (anexo 4-5).
•
Progresión
del
entrenamiento:
Depende
del
nivel
de
acondicionamiento inicial, antecedente previo de actividad física, estado de
salud, edad, preferencia personal del paciente y otros factores.
Conjuntamente, es importante que el programa de rehabilitación cardiaca
pueda ser capaz de cubrir las necesidades más importantes del paciente que lo
conlleven a su pronta reincorporación física, social y sicológica. Esto es posible
a través del ofrecimiento de múltiples oportunidades educacionales y de la
modificación dentro de factores de riesgo sicológicos descritos anteriormente.
79
MEDINA PORQUERES, I y et al. Rol del fisioterapeuta en el marco de la rehabilitación cardíaca. En: Fisioterapia,
2003. Vo.25, no.3, p 170-80
45
Cabe señalar que aspectos como la asesoría nutricional, psicológica y
ocupacional no están protocolizados para todos los pacientes, pero son
tomados en cuenta en aquellos casos en los que el paciente lo requiera, según
el criterio del equipo del programa de rehabilitación cardiaca. Sin embargo la
literatura a nivel internacional destaca la necesidad de realizar una
rehabilitación cardiaca basada en un programa multifactorial reflejado en el
abordaje de las diferentes dimensiones contempladas en la calidad de vida,
para lo cual se generan intervenciones a nivel educacional, psicológico y social
que se profundizaran a continuación.
A nivel educacional, esta fase de la rehabilitación cardiaca constituye el
momento más importante para promover el cambio del estilo de vida de los
pacientes, por lo tanto es el momento apropiado para iniciar las sesiones
educativas. El objetivo de dichas sesiones, se centra en lograr que el paciente
adquiera conocimientos, desarrolle habilidades y modifique actitudes que
conduzcan en conjunto a un cambio relativamente permanente en la conducta
para mejorar y mantener su salud 80.
Entre los temas principales de estas sesiones educativas se incluyen: el control
de la presión arterial, tabaquismo, control de colesterol, conocimiento de la
enfermedad, actividad sexual, alimentación adecuada, control de peso, signos
de alarma, diabetes mellitus, efectos benéficos del ejercicio, manejo del estrés
y reincorporación psicosocial 81.
A nivel psicosocial, en el programa de rehabilitación cardíaca debe existir un
protocolo psicosocial, el cual persigue garantizar el bienestar psicosocial de los
pacientes para mejorar su calidad de vida, eliminando la ansiedad, los estados
depresivos u otros trastornos conductuales. Para ello generalmente se realizan
80
81
PINSON G, Op. Cit., p. 29
Ibid., p. 29
46
test psicológicos para valorar la personalidad, los niveles de ansiedad y el
grado de depresión, así como se efectúan sesiones de terapia de grupo y
ejercicios de relajación y meditación, orientación y psicoeducación al paciente y
familiares, terapias cognitivo-conductuales e interpersonales
82 83
.
Por lo tanto, una eficaz intervención no solo debe apuntar a la modificación de
las conductas de riesgo, sino, también a un cambio en las condiciones
ambientales que garanticen la motivación y la adopción de un nuevo estilo de
vida. Por esta razón es altamente favorable el trabajo terapéutico grupal y la
promoción de redes de apoyo en el entorno más cercano del paciente: familia y
amistades; incluir a éstas personas es la mejor forma de colaborar con la
rehabilitación. Para hacer frente a todo el impacto sicológico y social al que
está enfrentado el paciente cardiovascular; actualmente, en distintos países, se
están implementando protocolos que se basan en una metodología
psicoeducativa de corte cognitivo, que incluye los siguientes puntos 84:
•
El control de las reacciones negativas: disminución de los niveles de
ansiedad y depresión.
•
El manejo del estrés, aumentando las habilidades de enfrentamiento a
situaciones amenazantes.
•
La modificación de los llamados componentes tóxicos.
•
La adquisición permanente de comportamientos saludables.
•
El aumento de las interacciones sociales.
Esta metodología básicamente, trata de cambiar el rol de paciente al de
persona. El programa tiene como hilo conductor el pasaje de un sujeto pasivo
sin control sobre su vida, (el paciente), a un sujeto activo (la persona) que
82
GARCÍA DE VICUÑA ARANGUREN, B y et al. Características mínimas de un programa de rehabilitación cardiaca
en la comunidad autónoma del país vasco. Investigación Comisionada. Vitoria-Gasteiz. Departamento de Sanidad,
Gobierno Vasco, 2003. Informe nº: Osteba D-03-02.
83
ALARCÓN VELANDIA, Rafael y RAMÍREZ VALLEJO, Eduardo. Medicina psicosomática en enfermedad
cardiovascular II Consideraciones sobre el tratamiento. En: Rev Col Psiqui. 2006. Vo. XXXV, no.3, p. 362-379
84
LAHAM, Mirta. Psicocardiología su importancia en la prevención y la rehabilitación coronarias. En: Suma Psicológica.
Marzo, 2008. vol. 15, no. 1, p. 145.
47
puede controlar su vida, dotándolo de estrategias y habilidades que le permitan
interactuar y desarrollarse en su entorno, anulando las respuestas ansiosodepresivas, las reacciones de estrés frente a una valoración de las situaciones
como amenazantes85.
Los protocolos psicocardiológicos se apoyan en técnicas de terapia grupal y se
implementan a nivel hospitalario, integrando a cardiólogos, nutricionistas,
fisioterapeutas y psicólogos bajo la coordinación del profesional de enfermería,
en un verdadero trabajo interdisciplinario. Estos tienen como objetivos
generales de la intervención psicológica en la rehabilitación cardíaca 86:
•
Reducir el impacto emocional negativo que provoca la enfermedad,
aportando información realista acerca de sus repercusiones.
•
Aumentar el estado de salud y disminuir las probabilidades de futuros
eventos cardiológicos, dotando de estrategias que le permitan entender y
alcanzar los objetivos de salud que se les propone.
•
Adherir al tratamiento.
•
Reconocimiento de la necesidad de recibir ayuda.
•
Decisión de cambio en el estilo de vida.
Por último, a nivel social se aborda la parte laboral por medio de
intervenciones de terapia ocupacional. El objetivo es hacer coincidir el perfil
físico y psicológico del paciente con las exigencias de su lugar de trabajo; para
ello se debe evaluar el tipo de trabajo identificando: sedentarismo, exposición a
los ruidos, características de los turnos de trabajo y el estrés. Con base a estos
aspectos se enfoca el entrenamiento intentando simular el entorno del trabajo
habitual dentro de las actividades realizadas en el programa de rehabilitación
85
86
Ibid., p 145
Ibid.,p.24.
48
cardiaca, y se aconseja al paciente sobre la forma en que puede desarrollar su
actividad laboral de manera más ergonómica y con menos riesgo 87
88
.
La inclusión de los pacientes en la fase II de los programas de rehabilitación
cardiaca, facilita el constante recordatorio de las medidas de autocuidado y
modificación de factores de riesgo a través de sesiones individuales y/o
grupales impartidas a los pacientes y sus familiares. En esta fase intervienen
los diversos profesionales que forman parte del equipo de rehabilitación
cardiaca, siendo las enfermeras quienes generalmente coordinan los
programas de educación de pacientes.
La participación del profesional de enfermería en rehabilitación cardiaca es
amplia, versátil e importante, siempre retomando el compromiso inherente a la
profesión. Enfermería se vincula con la persona, en este caso con el paciente
cardiovascular, en el contexto para lograr su beneficio y por lo tanto, al sumar
sus esfuerzos junto con los demás miembros del equipo de rehabilitación
cardiaca, lograr la mejoría de la calidad de vida de los pacientes.
2.2.2.3 Fase III o fase de mantenimiento:
Comprende el resto de la vida del paciente y es considerada como un
programa extramural de duración indefinida. Es la fase de mantenimiento y
equivale
a
la
prevención
terciaria,
incluye
los
cuidados
cardiacos
multifactoriales a largo plazo y las actuaciones en el campo físico, psicológico,
laboral y social de por vida en pacientes que han superado la fase II,
encontrándose de nuevo en el ambiente personal y social previos, donde es
necesario que mantengan los hábitos de vida saludables aprendidos en las
fases anteriores 89.
87
GARCÍA DE VICUÑA, Op.cit . p. 13
MONPERE, Catherine. Cardiac Rehabilitation: Guidelines and Recommendations. En: Disease Management &
Health Outcomes. September 1998, vo. 4, no. 3, p 143-156.
89
DEL RÍO C, Op. Cit., p. 5
88
49
Se prescribe un ejercicio de mantenimiento según la evolución y el informe
cardiológico tras la fase II 90. El seguimiento del paciente en la mayoría de los
casos está a cargo de la entidad prestadora de salud (EPS), quienes
determinan con base al informe entregado al paciente cardiovascular y su
familia, con que institución o cardiólogo serán los controles médicos
esporádicos a partir de los cuales se construye un nuevo plan de cuidados que
incorpora hábitos y comportamientos sanos para mantener un estilo de vida
saludable para un futuro mejor 91.
En esta fase, el paciente adquiere mayor independencia, desarrolla su
actividad física de manera autónoma conforme al plan de entrenamiento
establecido al término de la fase II, sin monitorización clínica durante la
realización del mismo. La moderación del ejercicio la realiza a través del control
de la frecuencia cardiaca y/o con la percepción al esfuerzo físico mediante el
uso de la escala de Borg. Periódicamente el paciente rehabilitado acude al
centro de rehabilitación cardiaca para su control y valoración del ejercicio
hecho en casa92.
Al contrario de lo planteado anteriormente, a nivel internacional la fase III tiene
una connotación diferente, puesto que se realiza en espacios más abiertos
dotados con el
material necesario (carro de paro con un desfibrilador,
electrocardiógrafo, esfigmomanómetro, bicicletas, cintas sin fin, etc.). Estos
lugares
son clubes coronarios o polideportivos o gimnasios, en donde se
cuenta con un cardiólogo consultor, quien decidirá la conveniencia o no de
modificar los programas, el tratamiento o la necesidad de realizar pruebas
diagnósticas o terapéuticas en el hospital de referencia, de esta forma se tiene
un seguimiento más estrecho del paciente. El ejercicio por lo general
90
Ibid., p. 5
PINSON G, Rehabilitación cardiaca en pacientes portadores de cardiopatía isquémica. Op. cit., p.100
92
Ibid., p.100.
91
50
comprende sesiones de 3 veces a la semana, en las cuales el paciente puede
realizar actividades como caminar o andar en bicicleta 93.
Simultáneamente en esta fase, el profesional de enfermería se encarga del
seguimiento de los pacientes por medio de llamadas telefónicas o visitas
periódicas para recordar las instrucciones a fin de incrementar y afianzar lo
aprendido en las sesiones educativas, de este modo se genera una mayor
adherencia al tratamiento y control de factores de riesgo. El profesional de
enfermería contesta preguntas, reitera la educación y cuestiona al paciente
para evaluar las condiciones y auto-cuidado del paciente 94.
El profesional de enfermería tiene un papel cada vez más amplio e importante
en los programas de rehabilitación cardiaca interviene en la preparación,
valoración, estratificación de riesgo del paciente (antes, durante y después de
las sesiones de entrenamiento) y en el desarrollo de actividades de prevención
secundaria con el objetivo de modificar los factores de riesgo, por lo tanto debe
conocer los procesos de la enfermedad, su tratamiento y rehabilitación,
entendiendo la influencia que el medio ejerce sobre el individuo y su
enfermedad
95
.
Simultáneamente debe desarrollar un rol administrativo al llevar a cabo la
coordinación administrativa del programa, asegurando la continuidad de
cuidados de los pacientes durante todo el proceso de rehabilitación, en
comunicación continua con el director del programa y todos y cada uno de los
miembros del equipo de rehabilitación cardíaca. Asimismo, participa en el
desarrollo y actualización de los manuales y juega un papel decisivo en la
aplicación de estándares de calidad para cubrir los requerimientos básicos de
93
VELASCO, José A y et al. Guías de práctica clínica de la Sociedad Española de Cardiología en prevención
cardiovascular y rehabilitación cardíaca. En: Revista Española De Cardiología. Agosto, 2000. vol. 53, no. 8, p.1095120.
94
PINSON G, Op. Cit., p. 29
95
PINSON G, Rehabilitación cardiaca en pacientes portadores de cardioptía isquémica. Op. Cit., p. 102.
51
atención y seguridad del programa requeridos en las inspecciones internas,
nacionales y para certificaciones del programa 96.
2.2.2.4
Fase IV
La fase IV es de duración indefinida, una vez superada la fase III, que no suele
incluir supervisión clínica ni monitorización con electrocardiograma. Los
objetivos de esta fase son mejorar y mantener el estado físico, prevenir
recaídas y complicaciones de las enfermedades coronarias y principalmente
subrayar la importancia de adquirir un estilo de vida saludable durante toda la
vida, basado en la práctica regular de actividad física 97. Durante esta etapa el
paciente asume la responsabilidad de continuar el programa con controles
ocasionales en el tiempo 98.
Esta fase según la consulta e investigación realizada por las autoras del
estudio no se aplica en la mayoría de las instituciones de Colombia, tanto
públicas como privadas, algunas entienden que esta fase como controles
esporádicos en los que hay una relación más flexible con el paciente 99.
2.2.3 Efectos benéficos de la rehabilitación cardiaca
Los efectos benéficos de la rehabilitación cardiaca son el resultado de un plan
de entrenamiento físico sistematizado, de la modificación de los factores de
96
Pinson, Ana Lane. Actualidades en rehabilitación cardíaca. EN: revista mexicana de enfermería cardiologica Vol. 12,
Núm. 3 Septiembre-Diciembre 2004. pp 106-111
97
FARDY, Paul S y YANOWITZ, Fank G. Rehabilitación cardíaca, la forma física del adulto y las pruebas de esfuerzo.
Rehabilitación Cardiaca a largo plazo. Madrid: Editorial Paidotribo, 2003. 329 p. ISBN 8480196971, 9788480196970
98
MARTÍNEZ LOPÉZ, Elkin y OROZCO MAZO, Ángela. Programas de rehabilitación cardíaca en las principales
ciudades de Colombia En: Investigación y Educación en Enfermería. Septiembre, 1999. Vol 17, no. 2, p.61-75.
99
Ibid., p.61-75.
52
riesgo y del apoyo psicológico brindado al paciente. El entrenamiento físico
promueve una serie de adaptaciones a nivel fisiológico y bioquímico en el
organismo que con lleva a la disminución del trabajo cardiaco con la
disminución del consumo miocárdico de oxígeno. Estas adaptaciones,
conjuntamente con las acciones tomadas para la modificación de factores de
riesgo, han mostrado tener un efecto benéfico significativo en la disminución de
la morbilidad y mortalidad de los pacientes coronarios. En el área psicológica,
el paciente logra una mejor aceptación y adaptación a su enfermedad 100
101
.
Finalmente, el efecto principal de la rehabilitación cardiaca reside en la mejoría
de la calidad de vida del paciente haciendo posible una pronta reincorporación
social, laboral y familiar. En el siguiente cuadro se presenta más claramente
dichos beneficios donde el principal es la mejoría en la calidad de vida
representada en sus dimensiones. Esto beneficios son producto de una
rehabilitación cardiaca basada en ejercicio, educación, consejería y asesoría
sicológica 102
103 104
.
100
ARBOLEDA NARANJO, Luis Hernando. Beneficios del ejercicio. En: Hacia la porción de la salud. Enero-Diciembre,
2003, no. 8,.p. 8
101
PINSON G, Op cit., p. 99
102
WENGER, Nanette. Current Status of Cardiac Rehabilitation. En: J Am Coll Cardiol, 2008, vo. 51, no.7, p 1619-1631
103
ANTONAKOUDIS H. Cardiac rehabilitation effects on quality of life in patients after acute myocardial infarction. En:
HIPPOKRATIA. 2006. vo, 10, no. 4, p 176-181
MONTSERRAT LEÓN-LATRE. Temas de actualidad en prevención cardiovascular y rehabilitación cardiaca. En: Rev
Esp Cardiol. 2009. Vo. 62, Supl. 1, p.4-13
104
MONTSERRAT LEÓN-LATRE. Temas de actualidad en prevención cardiovascular y rehabilitación cardiaca. En: Rev
Esp Cardiol. 2009. Vo. 62, Supl. 1, p.4-13
53
CUADRO 2. Efectos benéficos de la rehabilitación cardiaca
A NIVEL
A NIVEL
MORTALIDAD/
BIOQUIMICO
A NIVEL
EMOCIONAL
FISIOLÓGICO
•
Incremento
de la capacidad
funcional
•
Aumento de
contractibilidad
miocárdica
•
Disminución
de
la
demanda
miocárdica
de
oxígeno
•
Disminución
de la frecuencia
cardiaca de reposo
y
al
esfuerzo
submáximo
•
Disminución
de la presión arterial
de reposo y al
esfuerzo
submáximo
•
Mejor
distribución
circulatoria
periférica y retorno
venoso
•
Disminución
del
riesgo
para
tromboflebitis
•
Mejoría de la
•
Reducción
de los niveles de
triglicéridos
•
Increment
o de las
lipoproteínas de
alta densidad
(HDL)
•
Disminuci
ón del colesterol
total
•
Disminuci
ón de los índices
de glucosa en
sangre
•
Nutrición
adecuada con
balance calórico
favorable
•
Increment
o de la actividad
fibrinolítica
•
Aumento
del volumen de
plasma
circulante
•
Disminuci
ón de la
agregación
•
Disminució
n de estados de
depresión, estrés
y ansiedad
•
Menor
dependencia
física y emocional
•
Mejoría en
la calidad del
sueño
•
Mejor
estado
de
relajación
muscular
•
Incremento
de la tolerancia al
estrés
•
Motivación
para vivir, actitud
positiva
•
Respuesta
sexual
satisfactoria
•
Mejor
interrelación con
los demás
•
Acelera la
mejoría de los
síntomas
•
Disminuci
ón
de
complicaciones
por
inmovilización
prolongada
•
Menor
recurrencia
de
cuadros
isquémicos
•
Menor
vulnerabilidad
para las arritmias
y
angina
de
pecho
•
Disminuci
54
MORBILIDAD
ón
de
la
mortalidad
•
ón
Disminuci
de
reconsultas
las
en
policlínica
urgencia.
•
Disminuci
y
cinética
diafragmática
•
Disminución
del
riesgo
para
atelectasia
pulmonar
y
tromboembolismo
•
Incremento
del tono muscular
•
Disminución
de
la
desmineralización
ósea
•
Incremento
en el estímulo para
el desarrollo de la
circulación colateral
•
Disminución
de la sensación de
fatiga subjetiva
•
Mejora de la
tolerancia
al
ejercicio
•
Disminuye el
dolor torácico
•
Mejora
los
síntomas de falla
cardiaca
•
Estabiliza el
proceso
de
la
ateroesclerosis
Fuente:
plaquetaria
•
Diminució
n del riesgo para
la formación de
coagulos
intravasculares
•
Disminuci
ón
catecolaminas
circulantes
•
Disminuci
ón de la
actividad
neurohumoral
depresivos
•
Mejora la
percepción para
realizar
las
actividades
físicas
•
Mejora las
mediciones
de
tensión
emocional
•
Reducción
de los patrones
de conducta tipo
A.
•
Mejora de
la adaptación y
funcionamiento
•
Mejora la
independencia
•
Reduce la
discapacidad
•
Permite
volver al paciente
a las actividades
socio-recreativas
y a su trabajo.
•
Mejora la
autoestima
•
Disminució
n del aislamiento
social
•
Reduce los
trastornos
del
comportamiento
•
Mejora la
auto imagen
•
Aumenta
el bienestar
•
Elaborado por las autoras del estudio a partir de
ón del consumo
de medicación y
de solicitudes de
exámenes
paraclínicos.
•
Disminuci
ón del número
de
nuevos
procedimientos
invasivos.
la revisión de las
referencias bibliográfica
2.3
CALIDAD DE VIDA DEL PACIENTE CARDIOVASCULAR
55
La meta final de los programas de rehabilitación cardiaca es mejorar la calidad
de vida de los pacientes cardiovasculares, por esto es importante ahondar en el
concepto de esta y de las dimensiones que la integran para entender su
importancia y relación en la situación del paciente cardiovascular dentro del
programa de rehabilitación cardiaca.
El término “calidad de vida” nace al intentar dar una medición integral de la
salud. La calidad de vida, como concepto, es de definición imprecisa y la
mayoría de investigadores que han trabajado en él, están de acuerdo en que
no existe una teoría única que defina y explique el fenómeno. "Calidad de vida"
es considerada como una evaluación de la experiencia que de su propia vida
tienen los sujetos. Tal "evaluación" no es un acto de razón, sino más bien un
sentimiento. Lo que mejor designa la "calidad de vida" es la "calidad de la
vivencia que de la vida tienen los sujetos”105.
Así la mayoría de autores conciben la calidad de vida como una construcción
compleja y multifactorial sobre la que pueden desarrollarse algunas formas de
medida objetivas a través de una serie de indicadores, pero donde tiene un
importante peso específico la vivencia que el sujeto pueda tener de sí mismo.
Lo anterior conduce a poder conceptuar la noción de calidad de vida como una
adaptación entre las características de la situación de la realidad y las
expectativas, capacidades y necesidades del individuo tal como las percibe él
mismo y el grupo social 106. La calidad de vida se refiere a la valoración que
cada persona realiza a cerca de su vida y su entorno lo que puede diferir entre
individuos, aunque se encuentren bajo las mismas circunstancias 107.
105
RUEDA, Salvador. Habitabilidad y calidad de vida [online]. En: Cuadernos de investigación urbanística. 2004. No.
42, p 29-34 [Citado el 20 de febrero de 2009] Disponible en: http://habitat.aq.upm.es/cs/p2/a005.html
106
Ibid, p. 2
107
CONTRERAS, Françoise, et al. Estilos de afrontamiento y calidad de vida en pacientes con insuficiencia renal
crónica (irc) en tratamiento de hemodiálisis. [online]. En: Acta colombiana de psicología.2007. vo. 10, no.2 p. 169179,[citado el 20 de febrero]. Disponible en:http://portalweb.ucatolica.edu.co/easyWeb2/acta/pdfs/v10n2/art-15_169179.pdf
56
Siendo este un concepto multidimensional por medio de una medida subjetiva
de la apreciación de sus sentimientos que pretende valorar el efecto que la
enfermedad y el tratamiento tiene sobre el individuo; de allí radica la
importancia de su medición, que permite valorar el estado funcional de las tres
dimensiones que abarca la calidad de vida. Para lo cual, en este trabajo será
entendida como la capacidad que tiene una persona para desempeñar
adecuadamente y de forma satisfactoria para sí misma, su rol en las áreas
emocional, física y social. La calidad de vida (CV) abarca la dimensión social,
físico y emocional108.
2.3.1 Dimensión Física
La dimensión física entendida como el grado de realización de las actividades
cotidianas (tanto de auto-cuidado como otras instrumentales), relacionadas con
la propia autonomía, independencia y competencia; es determinado además,
por la actividad funcional, la fuerza o la fatiga, el sueño y el reposo, el dolor y
otros síntomas, además la capacidad para ejecutar una gama de actividades
que son normales para la mayoría de personas. Incluye tres categorías; autocuidado, movilidad y actividad física.
La
primera
causa
de
incapacidad
física
son
las
enfermedades
cardiovasculares, entre los síntomas frecuentes de estas se hallan el dolor o
molestias en el pecho o en las piernas, además puede haber dificultad para
respirar durante el ejercicio, mareos, fatiga y disminución de la fuerza muscular;
estos síntomas se presentan por que en la enfermedad cardíaca existe un
desbalance en el aporte y demanda de O2 al músculo cardíaco. Esta pérdida
de capacidad física es debida básicamente a una disminución del gasto
cardíaco en reposo, que no se incrementa adecuadamente durante la actividad
física por diversas causas: insuficiencia cronotrópica relativa, disminución de la
contractilidad, lesión orgánica o constricción de las arterias coronarias. En el
108
VINACCIA, Stefano y OROZCO, Lina María. Aspectos psicosociales asociados con la calidad de vida de personas
con enfermedades crónicas. [Articulo de Internet]. En: Diversitas: perspectivas en psicología.2005. Vol. I, no. 2, pp.
125-137. Disponible en: http/ciruelo.uninorte.edu.copdfsalud_uninorte218_La%20Calidad%20de%20Vida.pdf [citado 30
enero 2009]
57
paciente coronario el grado de afectación depende de la función sistólica y
diastólica, del daño miocardio y de la severidad anatómica y funcional de las
lesiones
109 110 111
.
Debido a lo anterior los pacientes cardiovasculares necesitan una recuperación
de su estado físico para así poder llevar una vida normal en medida de lo
posible, las personas que realizan ejercicio de forma regular manifiestan una
sensación de bienestar relacionada con el mismo. Esta sensación la refieren
también los pacientes que presentan enfermedad cardiaca, más concretamente
los que han padecido un infarto de miocardio, ayudándoles a superar la
sensación de depresión, ansiedad, entre otros, que presentan con la
enfermedad. El ejercicio aerobio puede reducir la tensión psíquica de los
pacientes y modificar favorablemente la reactividad a determinados factores
estresantes, reduciendo de esta forma la posibilidad de desencadenar
episodios de angina. Se ha descrito también que el ejercicio atenúa la
respuesta a la situación de estrés de la personalidad tipo A 112.
2.3.2 Dimensión Emocional
Se ve como las intervenciones sicológicas en la cuales se trabaja el
entrenamiento en habilidades sociales, asertividad y solución de problemas,
relajación en situaciones generadoras de estrés, terapia interpersonales,
109
ESTHER PÉREZ, David y REY BLAS, Juan Ramón. Cardiopatía isquémica: angina de pecho. En: Tratado de
cardiología. Sociedad de cardiología del Oeste Bonarense. Disponible en: http://www.scob.intramed.net/cap_6.pdf. p
90-100
110
KRISKOVICH JURÉ, Jorge Oscar. Rehabilitación en el enfermo coronario. En: Congreso Internacional de
Cardiología por internet (3, septiembre-noviembre,2003). Rehabilitación en el enfermo coronario [online]. Federacion
Argetina de Cardiologia.2003. Disponible en: http://www.fac.org.ar/tcvc/marcoesp/marcos.htm
111
ILIOU. Marie Christine. La rehabilitación en el tratamiento de la insuficiencia cardíaca crónica. En: Congreso
Internacional de Cardiología por internet (3, septiembre-noviembre, 2003). La rehabilitación en el tratamiento de la
insuficiencia
cardíaca
crónica.
Federacion
Argetina
de
Cardiologia.2003.
Disponible
en:
http://www.fac.org.ar/tcvc/marcoesp/marcos.htm
112
KRISKOVICH JURÉ, Op. Cit., p. 45
58
psicoterapias de grupo y terapias ocupacionales113
114
. Acompañado del
entrenamiento físico durante la rehabilitación, el paciente tienen una mejor
interrelación con los demás, menor dependencia emocional, familiar y física,
tienen una mejor adaptación y funcionamiento social, mayor sentimiento de
utilidad y ajuste a su problema de corazón, su autonomía se eleva
considerablemente, se sienten satisfechos por su nivel de funcionamiento
social, aumentan su autoestima, disminuyen el aislamiento social; mejora el
ambiente en el hogar del paciente, se reducen los trastornos del
comportamiento incrementando el bienestar y se estimulan conductas
saludables de vida
115 116 117
.
La dimensión emocional se relaciona con la presencia de malestar o bienestar
vinculados a la experiencia y vivencia del problema de salud, su diagnóstico o
tratamiento en particular, o ante la vida en general, en este se encuentran
sentimientos como el temor, la ansiedad, la depresión, la cognición y la
frustración además de sensación de incertidumbre 118; conocido como un
fenómeno natural en la vida de cualquier ser humano, que surge cuando se
enfrenta a un impedimento o bloqueo. Es el sentimiento consciente de una
discrepancia entre lo que se quiere y lo que realmente está disponible y la
angustia que genera la enfermedad y el tratamiento; abarcando el significado
de la enfermedad.
La
vida
emocional
puede
resultar
decisiva
en
el
mantenimiento,
restablecimiento u optimización de la salud, por lo que es importante reconocer
cuales son los sentimientos específicos de la enfermedad cardiovascular;
encontrándose esencialmente la ira, la ansiedad, el estrés, la hostilidad, y la
depresión; los cual van a aumentar los reingresos hospitalarios y la
morbimortalidad de 3-5 veces más por complicaciones que en los pacientes
113
FERNÁNDEZ-ABASCAL, Op. Cit., p. 622
ALARCÓN VELANDIA, Op. Cit., p. 365
Ibid., p. 365-374
116
BETTENCOURT, Op. Cit., p 687-696
117
SINGH, Vibhuti et al. Cardiac Rehabilitation
http://emedicine.medscape.com/article/319683-overview
118
WENGER, Op. cit., p 1619-1631
114
115
59
[on
line].
Septiembre.
2008.
Disponible
en:
cardiovasculares sin presencia de estos síntomas; estas complicaciones están
relacionadas con cumplimiento no adecuado del tratamiento o complejidad del
mismo, dificultad de modificar factores de riesgo por la pobre adherencia al
tratamiento, a seguir las recomendaciones dietarías y a no realizar cambios en
el estilo de vida, siendo así más difícil, lenta y menos exitosa la
rehabilitación 119.
Además, estos síntomas que se presentan luego de un diagnostico de
enfermedad cardiovascular, van a afectar de manera indirecta la percepción de
sí mismos como incapaces y limitados para desempeñar sus labores diarias;
manifestándose en sentimientos representativos como son la tristeza
persistente, desesperanza, frustración, humor no reactivo, es decir, que no
cambia con buenas o malas noticias y el tipo de pensamientos que el paciente
comunica, como lo son las ideas negativas, pérdida de ilusión por el futuro,
ideas relacionadas con la muerte, el llanto, el aspecto deprimido, el retraimiento
social, no ven la salida a la actual situación, y la disminución de la
conversación, entre otros 120
121 122
. Por otro lado, las situaciones de estrés y
miedo surgen de las inquietudes por parte de los pacientes acerca de sus
pacientes y de la mala información que rodea a este (vecinos y amigos). Estos
quieren informarse, pero la mayoría de las veces no encuentra ni el momento ni
el profesional adecuado que le saque de sus dudas, por lo que se deja llevar
por creencias sociales que más que darle respuestas, le introducen en
creencias erróneas que traen como consecuencia el aumento de sus miedos y
preocupaciones; con el subsiguiente empeoramiento, donde sus perspectivas
afectan indirectamente la calidad de vida 123.
Es preciso que en las sesiones educativas realizadas en el programa de
rehabilitación cardiaca se generen espacios para resolver todas las dudas e
119
TELLES VARGAS, JORGE. Depresión, ansiedad y enfermedad cardiovascular. [articulo de internet]
http://avances.psiquiatriabiologica.org.co/vol3/articulos/articulo5.pdf [citado 15 marzo 2009]
120
VARGAS TOLOZA, Op. Cit., p. 40-48
121
GRANERO MOLINA, Op. Cit., p.36-48
122
ANTINI, Op. Cit., p. 142-149
123
SOLANO RUIZ, Op. cit., P. 48
60
inquietudes que surjan en el paciente y su familia; aportando tranquilidad para
favorecer los efectos del tratamiento y la posterior rehabilitación cardiaca124,
además deben existir instrumentos para identificar los trastornos psicológicos.
Como herramientas de apoyo a esta dimensión de la calidad de vida, la
psicoterapia cognitivo-conductual es muy efectiva 125; mejorar la calidad de vida
y reduce la frecuencia de los subsiguientes acontecimientos coronarios. Se ha
observado que en pacientes cardiovasculares en el peor de los casos, aunque
no influya en la evolución de la enfermedad, sí mejora la calidad de vida,
además de encontrarse el uso de ansiolíticos y antidepresivos en el tratamiento
farmacológico, existen grupos de técnicas de relajación, del estrés y de
afrontamiento, los cuales van a ser significativos para el aumento del
autoestima, que aporta un conjunto de efectos beneficiosos para la salud del
paciente y su calidad de vida, por medio de una percepción más satisfactoria
de la vida
126 127
.
Las habilidades que se deben de fortalecer en esta dimensión son aumentar la
capacidad de afrontar y superar las dificultades personales actitud de confianza
personal (el afrontamiento dirigido al problema constituye una estrategia que
favorece una adecuada adhesión al tratamiento en pacientes y favorece la
adaptación positiva del paciente al tratamiento y de esta manera mejorando su
128
calidad de vida)
; promover la capacidad de adquirir compromisos y por lo
tanto de ser más responsables, fomentar la motivación; potenciar la creatividad,
aumentando así la confianza en sus propias capacidades personales por medio
de la autonomía personal, beneficiándonos indirectamente en la dimensión
social, que permitirá establecer relaciones sociales más igualitarias y
satisfactorias
129
, y además se disminuye el sentimiento de incapacidad
124
130
, se
GRANERO MOLINA, Op. Cit., p.36-48
FERNÁNDEZ-ABASCAL, Op. cit. p. 615-630.
ALARCÓN VELANDIA, Op. Cit., p. 362-379
127
LAHAM, Op. Cit., p. 143-170.
128
CONTRERAS, p. 169-179
129
MERAYO ALONSO,. Op. Cit., P. 331-339.
130
LIDELL E, Fridlund B. Long-term effects of a comprehensive rehabilitation programme after myocardial infarction.
En: Scand J Caring Sci. 1996. vol.10, no. 2, p 67-74.
125
126
61
mejora la autoconfianza
miedo
131
, se disminuyen los niveles de ira
132 133 134
y
135
, se aumenta la percepción de control del paciente sobre la
enfermedad 136, adquiriendo mayor confianza y seguridad al mejorar su
capacidad funcional, proporcionando así una buena reintegración social.
Probablemente, la mejoría en los aspectos psicológicos que se obtienen en los
programas de rehabilitación cardiaca, se deban más a la participación en estos
programas que al propio entrenamiento físico. Esto ocurre porque los
programas de ejercicio proveen una base social de contactos y contención de
los pacientes cardiópatas que permiten su reintegración y socialización,
recuperando la confianza en sí mismo. Los pacientes con escaso soporte social
y familiar presentan un riesgo alto de mortalidad 137, es fundamental integrar a
la familia al proceso de rehabilitación, ya que favorece la mejoría psicológica y
beneficia el cuidado del paciente.
Cualquiera que sea el resultado de la enfermedad, el objetivo de los
profesionales de la salud es mejorar la calidad de vida; a medida que las
enfermedades crónicas han aumentado su prevalencia, de forma lenta pero
progresiva, en la actualidad se ha aumentado el interés por la calidad de vida
del enfermo y por los múltiples factores biopsicosociales que inciden sobre ella,
el aporte del concepto de calidad de vida podrá contribuir para que los
profesionales transciendan el modelo conceptual biomédico del proceso salud y
enfermedad, incorporando pensamientos críticos, reflexivos y que tornen la
dimensión interpretativa del significado de calidad de vida, más amplia y
131
MARQUEZ, Sara. Beneficios psicológicos de la actividad física. En: Rev. DE Psicologia. Gral. Y Aplic. 1995. Vol 48,
no. 1 p 185-206
132
LAVIE, Carl y MILANI, Richard. Prevalence of Hostility in young coronary artery disease patients and Effects of
cardiac rehabilitation and exercise training. En: Mayo Clinic Procceedings. March. 2005. Vol 80, no. 3, p 335-41.
133
SHEN, Biing-Jiun ; MYERSB, Hector F. y
MCCREARYC Charles P. Psychosocial predictors of cardiac
rehabilitation quality-of-life outcomes. En: J Psychosom Res. Jan. 2006.vo. 60, no.1, p 3-11
134
MICHALSEN, Andreas et al. Psychological and Quality-of-Life Outcomes from a Comprehensive Stress Reduction
and Lifestyle Program in Patients with Coronary Artery Disease: Results of a Randomized Trial. En: Psychother
Psychosom. 2005. Vo.74, p 344–352
135
RV, Op. cit., p. 726-732
136
MICHIE, SUSAN et al. Cardiac rehabilitation: The psychological changes that predict health outcome and healthy
behavior. En: Psychology, Health & Medicine, February. 2005. vo. 10, no.1, p 88 – 95.
137
Kriskovich, Op. Cit., p 45
62
dinámica, considerando este concepto como resultado de un proceso
construido 138.
2.3.3 Dimensión Social
La dimensión social, definida como el grado en que los problemas de salud
física o emocional interfieren en la vida social habitual, se ve reflejado en el
trastorno de las actividades sociales normales, tiene que ver con las funciones
y las relaciones, el afecto y la intimidad, la apariencia, el entretenimiento, el
aislamiento, el trabajo, la situación económica y el sufrimiento familiar, incluyen
el desempeño de los papeles asociados con el trabajo y la familia 139.
La persona que padece una enfermedad cardiovascular necesita de otros para
cubrir sus necesidades; hay una acentuación de relación con los familiares y
amigos ya que aumentan el número de visitas en el transcurso de la
enfermedad cardiovascular, dando como resultado un aumento del apoyo
social y emocional140. Teniendo en cuenta que esta enfermedad se acompaña
de miedos, ansiedades, problemas por el deterioro progresivo y el dolor, el
paciente cardiovascular por sus problemas físicos o emocionales limita sus
actividades sociales cotidianas con la familia y amigos
141
, hay alteración de su
imagen personal, pérdida de fuerzas, cambios en el concepto del yo y
dependencia de los otros.
El aislamiento social también se ha relacionado con la mayor mortalidad global
para las enfermedades cardiovasculares. Además, los sujetos con menor
apoyo social presentan peor pronóstico después de una enfermedad
cardiovascular, disponer de una red social cumple varios propósitos: expresión
138
VINACCIA, Op.cit., p. 127
RIVERA A., Luz Nelly. El cuidado del paciente cardiovascular en situaciones que generan un gran sentimiento de
pérdida, amenaza, temor o muerte. En: av. Enferm. 2008, vo XXVI, no. 1., p 124-133
140
BENIAMINI, Y et al. Effects of high-intensity strength training on quality-of-life parameters in cardiac rehabilitation
patients. En: Am J Cardiol. 1997. Vo.80, no.7, p 841-846.
141
VARGAS TOLOZA, Ruby et al. Calidad de vida relacionada con la salud de los pacientes postinfarto. En: Revista
ciencia del cuidado. Vol. 5, no. 1 , p. 40-48 ISSN 17949831
139
63
de sentimientos positivos; confirmación de las propias creencias; animar la
expresión abierta de sentimientos; provisión de ayuda material y de
información; creación de sistemas de apoyo mutuo. Hay algunas evidencias
relacionadas con la red social y la salud que puede explicarse, en parte, a
través de mecanismos fisiológicos, como la alteración del funcionamiento de
los sistemas inmunológico, neuroendocrino y cardiovascular. Por ejemplo, en
cuanto a la presión arterial (PA), varios estudios muestran que una peor red
social se asocia con valores más altos de presión 142.
La red social es el conjunto y la naturaleza de los contactos que establece un
individuo con otras personas. Además de ser un indicador de integración en la
estructura social, influye en el estado de salud; una red social más pobre se
asocia con una peor salud subjetiva y una peor calidad de vida. Es de gran
relevancia trabajar en la dimensión social, puesto que la enfermedad
cardiovascular trae consigo cambios tanto personales como del entorno, que
de igual manera van a afectar el progreso de la rehabilitación cardiaca dada la
estrecha interacción entre la poca efectividad en la relación interpersonal y
alteración en el rol de la familia; la cual es generalmente quien suministra el
principal apoyo; generando un cambio de roles en esta; frecuentemente las
familias de los enfermos vuelven rígidos sus patrones de interacción
desencadenando conflictos en el núcleo familiar dando lugar a sentimientos de
inutilidad, frustración y desesperanza los cuales aumentan el riesgo de padecer
un nuevos infarto
143
.
La enfermedad cardiovascular genera consecuencias a nivel familiar, como la
dificultad para cambiar su organización cuando el paciente ingresa a otra fase,
es característico que la familia siga haciendo cosas por este aún cuando
gracias a la rehabilitación puede hacerlas por sí mismo; incrementando su
carga de deberes para con el paciente cardiovascular, y consiguientemente,
142
143
VINACCIA, Op. Cit., pp. 125-137.
VARGAS TOLOZA, Op. Cit., p. 43
64
coartándose sus posibilidades de llevar una vida normal y si los roles y
funciones llevan aparejados cuotas de poder o prestigio considerables, el
enfermo se verá en la obligación de hacer un auténtico duelo por lo que pierde.
Por otro lado, al paciente se le exime de tareas, hasta el punto de hacerle
perder su independencia en el hogar y trabajo, se invade su espacio físico y
personal, lo que aumenta su deficiencia y limita su autonomía; sintiéndose en
algunas
ocasiones
una
carga
para
su
familia
y
sobreprotegido 144.
Conjuntamente esta sensación y sentimiento físico de discapacidad tiene fuerte
huella sobre la situación laboral de los pacientes 145
146
.
Por otro lado, los problemas asociados a las enfermedades crónicas crean un
impacto en el funcionamiento cotidiano, alterando la dimensión social del
individuo en la pérdida de la autonomía funcional, que conlleva una serie de
consecuencias entre las que se destacan la disminución de la autoestima y de
la percepción de auto-eficacia y del auto-concepto
147
, que va a tener como
consecuencia la perdida laboral, siendo el retorno a la actividad laboral uno de
los objetivos primordiales de la rehabilitación cardiaca. Esta reincorporación
laboral no sólo va a depender de la gravedad de la enfermedad cardiovascular
(extensión del IAM, localización, existencia de angina de pecho postIAM), sino
que también va a estar influenciada por factores individuales (edad, clase
funcional), aspectos psicológicos (ansiedad, depresión, pesimismo), sociales
(sistemas de protección social, protección familiar) y laborales propiamente
dichos (categoría profesional, satisfacción laboral, trabajo de esfuerzo
excesivo), por lo que se deben de trabajar integralmente todas las
dimensiones 148.
144
SOLANO RUIZ, Mª del Carmen y GONZÁLEZ, José Siles. Las vivencias del paciente coronario: en la unidad de
cuidados críticos. En: Index Enferm.2005. vo.14, no.51.
145
HURTADO REYES, Op. Cit., p. 33
146
AMEZCUA CAMARILLO, María del Socorro. La calidad de vida y su relación con los determinantes sociales
[Articulo de Internet]. Dsiponible en: http://www.geocities.com/congresoprograma/7-2.pdf. [Citado 13 de marzo 2009]
147
GIMENO, Merce. Enfermedad crónica y la familia. P.13
148
BOUSOÑO, M. et al. Calidad de vida relacionada con la salud. En: Psiquiatria.1993. Vol. V. Núm. 6. [Articulo de
Internet]. http://www.uniovi.es/psiquiatria/publicaciones/documentos/1993/1993_Bousono_Calidad.pdf [Citado 13 de
marzo 2009]
65
Teniendo en cuenta que el apoyo social es un factor que permite enfrentar la
enfermedad y la recuperación del individuo con cardiopatías, ya que este ha
sido asociado a bajos niveles de estrés y depresión, el profesional enfermería
debe incluir la evaluación del apoyo social del paciente
149
, conjuntamente se le
debe de prestar la información necesaria para que los familiares mejoren su
afrontamiento y conozcan la importancia de su papel como cuidadores no solo
en el desarrollo de actividades formadoras para la fase de recuperación, sino
en otras intervenciones que contribuyan a mejorar la actitud familiar durante la
evaluación de la enfermedad, lo cual redundará sin duda en las capacidades
inmediatas de recuperación de los pacientes. De este modo también logran
entender su función dentro de la asignación de tareas a nivel del hogar y del
trabajo de acuerdo a las etapas de la enfermedad
2.4
150 151
.
EVALUACION
Actualmente, el personal de salud, investigadores, políticos y grupos de
pacientes han tomado conciencia de la importancia de la medición de la salud y
la calidad de vida en la práctica clínica, así como en la investigación y en la
toma de decisiones políticas. La aparición de fenómenos sociales como el
envejecimiento demográfico, aumento de la dependencia, incremento de la
demanda de calidad por parte de los pacientes cardiovasculares, el crecimiento
de la mortalidad y morbilidad de las enfermedades cardiovasculares junto con
la limitación de los recursos y la gran variabilidad de la práctica clínica
profesional, obligan a todos los implicados a decidir con precisión qué
intervenciones sanitarias producen los mejores resultados en la población 152.
149
MORAES, Talita Poliana Roveroni and DANTAS, Rosana Aparecida Spadoti. Evaluation of social support among
surgical cardiac patients: support for nursing care planning [online]... En: Rev. Latino-Am. Enfermagem 2007. vol.15,
n.2, p. 323-329.
150
GIL ALONSO, Op. Cit., p. 223-229
151
GRANERO MOLINA, Op. Cit., p.36-48.
152
GARCÍA ALCARAZ, ALFARO ESPÍN, y MORENO SOTOS. Op. Cit., p. 286-293.
66
Con lo anterior surge la necesidad de realizar evaluaciones sobre los
programas cardiovasculares con la finalidad de mejorar las prácticas sanitarias,
actualizar los conocimientos de los profesionales y alcanzar los mejores
resultados en la salud de los pacientes asistentes a los programas. Con el fin
de alcanzar una excelente calidad asistencial, es necesaria una atención
sanitaria segura, efectiva, eficiente y equitativa, centrada en el paciente y la
variable que permite hacer esta evaluación es la calidad de vida 153.
El
concepto de calidad de vida ha venido cobrando importancia en las
enfermedades cardiovasculares por ser una variable subjetiva que mide el
impacto de la enfermedad y su tratamiento en la vida de los pacientes
modificando así el valor asignado a la duración de la vida en función de la
percepción de limitaciones físicas, psicológicas, sociales y de disminución de
oportunidades a causa de la enfermedad, sus secuelas, el tratamiento y/o las
políticas de salud.
Su evaluación permite detectar alteraciones e intervenir precozmente, así como
establecer comparaciones entre las distintas opciones terapéuticas y destacar
el estado funcional del paciente que refleje su salud social, física y
emocional154. Simultáneamente, esta evaluación tiene en cuenta la percepción
de los pacientes cardiovasculares, apoyada en una profunda evidencia
empírica de base científica, que considere, además de los indicadores clásicos
cuantitativos (mortalidad, morbilidad, expectativa de vida) y los costos, los
indicadores cualitativos (expresan el impacto sobre la calidad de vida y la
satisfacción del paciente).
Al
mismo
tiempo
permitiría
reconocer
los
mecanismos
que
inciden
negativamente en la calidad de vida del paciente y plantear intervenciones
153
Ibid., p. 1
TUESCA, Rafael. La Calidad de Vida, su importancia y cómo medirla. En: Salud Uninorte. Barranquilla. 2000. vo.21,
p. 76-86
154
67
multidisciplinarias que promuevan el mayor bienestar posible. Por lo tanto, la
evaluación de la calidad de vida en el área de salud aporta un resultado final de
salud que se centra en la persona, y no en la enfermedad; en cómo se siente el
paciente, independientemente de los datos clínicos 155. Como consecuencia de
lo anterior es importante estudiar con mayor detenimiento el término de
evaluación y sus tipos.
2.4.1 Concepto de la evaluación
En la actualidad, la evaluación se orienta fundamentalmente a la mejora de la
calidad de los programas, evaluando el contexto socioeducativo en todos sus
aspectos, permitiendo tomar decisiones para la mejora de estos.
El proceso de evaluación lleva implícito recolección e interpretación de datos,
así como el análisis y valoración de los mismos, encaminado a informar sobre
el proceso de desarrollo del programa. Por lo que el concepto actual de
evaluación no se reduce a evaluar aprendizajes, sino que también requiere la
evaluación de las variables psicológicas, como la inteligencia, el desarrollo
afectivo y social, las aptitudes, etc. que forman parte del desarrollo de la
intervención 156.
2.4.2 Características de evaluación
La evaluación de programas debe ser continua, global e individual. Se puede
decir que es continua si tiene en cuenta las características personales y
155
SOTO, M.; FAILDE, I.. La calidad de vida relacionada con la salud como medida de resultados en pacientes con
cardiopatía isquémica. EN: Rev. Soc. Esp. Dolor, vol. 11, n. 8, dic. 2004 .
Disponible en
<http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1134-80462004000800004&lng=es&nrm=iso>.
156
MONTERO ROJAS, Eiliana. Marco conceptual para la evaluación de programas de salud. Volumen 1, número 2,
artículo 6. EN: Población y Salud en Mesoamérica. (ene – jun. 2004); p. 1-19.
68
contextuales de los pacientes cardiovasculares, valorando junto al resultado o
producto final el proceso de aprendizaje, es decir, las actividades que realizan
la observación y el seguimiento de dichos procesos 157.
Desde una óptica global se deben tener en cuenta no solo los conocimientos
sino las capacidades y las actitudes de los pacientes cardiovasculares,
teniendo en cuenta los objetivos generales del programa, así como los distintos
contenidos del mismo (conceptos, procedimientos y actitudes).
La evaluación también debe adaptarse a la individualidad del paciente
cardiovascular, esto quiere decir que debe estar basada en el conocimiento de
las características (posibilidades, esfuerzo y capacidad) y la planificación de
diversas actividades adaptadas a situaciones concretas 158.
2.4.3 Objetivos
La mejora de los programa y de los pacientes asistentes a rehabilitación
cardiaca es el fin último de la evaluación, para ello se debe medir los efectos
del programa y compararlos con las metas propuestas, a fin de contribuir a la
toma de decisiones acerca del mismo y tenerlo en cuenta para futura
modificaciones.
Simultáneamente
en
la
evaluación
del
programa
de
rehabilitación cardiaca se pretende identificar si se lograron los objetivos
propuesto que son restaurar al individuo con enfermedad cardiopulmonar a su
estado óptimo físico, psicosocial y vocacional, asegurar la prevención primaria
y secundaria en los enfermos con alto riesgo coronario, disminuir la
morbimortalidad cardiaca y la sintomatología del enfermo cardiópata. Así pues,
la evaluación debe estar orientada a conseguir los siguientes objetivos 159.
a. Valorar la eficacia en la consecución de los objetivos.
157
PEREA QUESADA, ROGELIA. EDUCACION PARA LA SALUD: RETO DE NUESTRO TIEMPO. ESPAÑA.
2004 ISBN: 84-7978-644-2. P. 263.
158
Ibid., p 163
ESPINOSA CALIAN, Salvador. Rehabilitación cardíaca postinfarto de miocardio en enfermos de bajo riesgo:
Resultados de un programa de coordinación entre cardiología y atención primaria. En: Revista Española de cardiología.
Enero, 2004. vo.57, Nº 1, p. 53-59. [Articulo de Internet]. Disponible
en:http://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=792640 [citado el 25 de febrero de 2009]
159
69
b. Dar cuenta de la eficiencia con la que se ha conseguido lo que se había
propuesto.
c.
Facilitar la toma de decisiones de los participantes.
d. Fomentar un análisis prospectivo sobre cuáles y cómo deben ser las
intervenciones futuras y de esta manera ver si
las intervenciones
realizadas en el programa de rehabilitación cardiaca cumplen con los
objetivos del mismo mencionados anteriormente.
La evaluación tiene diferentes funciones en las que encontramos: la función
diagnóstica, que es propia de la evaluación inicial, aunque no exclusiva. Es el
diagnóstico de los distintos aspectos y elementos de la estructura, proceso y
meta final del programa de rehabilitación cardiaca, esta ofrece de este modo la
posibilidad de tomar medidas correctivas y de recuperación precisas160.
La función predictiva y orientadora, se estable a través de la medición pre-test
de la investigación en conjunto con las aptitudes de los pacientes
cardiovasculares entrevistados, sirve de base para que las evaluadoras intente
predecir o pronosticar rendimientos y posibilidades futuras del mismo programa
sobre la calidad de vida de estos pacientes 161.
La función de control permite conocer en qué medida se logran o no los
objetivos previstos en el programa, comprobar las metas con los datos
recopilados, juzgando el éxito en la obtención de metas por medio de la
correlación de los datos obtenidos con los objetivos planteados por el programa
de rehabilitación cardiaca de la institución donde se realizo la investigación 162.
2.4.4 Evaluación de programas
160
Ibid., p. 252,251
Ibid., p. 269
162
PEREA QUESADA, Op. Cit., p 266
161
70
Un programa es una actividad o serie de actividades encaminadas a mejorar el
estado social, psicológico o educacional de un individuo o grupo de individuos;
específicamente el programa de rehabilitación cardiaca es definido por la
Organización Mundial de la Salud, como intervenciones tendientes a
acompañar las actividades necesarias para asegurar a los pacientes las
mejores condiciones físicas, mentales, y sociales que puedan, por sus propios
medios, reanudar y mantener de la manera más normal posible su lugar en la
comunidad 163. Cualquiera que sea la índole del programa, su evaluación puede
definirse como, la medición de las consecuencias deseables e indeseables de
una acción ejecutada para facilitar la obtención de metas.
La
evaluación
de
los
programas
de
rehabilitación
cardiaca
están
fundamentados en 3 puntos principales: la instalación de recursos, evaluación
del paciente y de la rentabilidad 164. No obstante las investigaciones han tendido
a centrarse en la eficacia clínica y el costo, medido por una variedad de
resultados reflejados en los siguientes factores: mortalidad, nivel de calidad de
vida, reducción de los factores de riesgo (tabaquismo, actividad física, presión
arterial, peso, colesterol)
165 166 167
, resultados a nivel
físico, emocional y
psicosocial los cuales se ampliaran posteriormente. Así como otros resultados
como son efectos adversos, el incumplimiento y la readmisión.
A nivel internacional esta evaluación ha demostrado ser un elemento esencial
para ofrecer una atención de salud de alta calidad. También es un componente
fundamental y eficaz de gestión clínica que debe incluir a todos los
profesionales de la salud, sobre todo los profesionales de enfermería en su rol
en el programa.
163
OMS. Rehabilitacion en las enfermedades caridovasculares. informe de un grupo científico de la OMS. Ginebra:
OMS:1964. Serie de informes técnicos : 19
MONPERE, Catherine. Cardiac Rehabilitation: Guidelines and Recommendations. En: Disease Management &
Health Outcomes. September 1998, vo. 4, no. 3, p 143-156.
165
ESPINOSA CALIAN,. Op. Cit.,p. 53-59
166
ROCA, Op. Cit., pp.60
167
LEYVA, Op. cit., p 552-560
164
71
Asimismo, la evaluación es importante y necesaria porque permite supervisar el
progreso del programa de rehabilitación cardiaca, determinar el efecto de los
esfuerzos realizados de los pacientes cardiovasculares asistentes, establecer si
en cada área del programa se están cumpliendo los objetivos e informar a los
sectores involucrados la realización y ejecución del programa, el resultado de
su participación e identificar los puntos débiles y fuertes del programa.
2.4.4.1
Tipos de Evaluación
La evaluación, como se ha visto, no es una etapa final del programa, debe
estar presente desde el inicio hasta el final del mismo, con el fin de ir
controlando el logro de los resultados, vacíos existentes en el proceso,
aspectos no previstos que se presentan en la aplicación del programa y la
adecuación o inadecuación de las actividades 168.
Entre los tipos de evaluación se encuentran: la evaluación del contexto que la
constituyen normas y políticas que regulan, orientan la prestación del servicio
de salud; seguida de la evaluación explicativa la cual utiliza esquemas teóricos
para comprender y explicar razones y causas de éxito o fracaso, ya sea con
referencia al proceso, como objetivos, utilizando técnicas como correlaciones y
análisis de progresión 169.
La evaluación inicial o de diagnóstico, que tiene como objetivo planificar de
forma efectiva de un programa para la salud, conoce al grupo de pacientes
cardiovasculares, sus características personales y el medio en el que se
desenvuelven. Así como los conocimientos previos que tienen sobre el
problema a solucionar, esta evaluación permite saber el punto de partida de los
pacientes cardiovasculares, información que ayudará a ajustar el proceso de
aprendizaje significativo 170.
168
169
170
PEREA QUESADA, Op. Cit., 269
Ibid., p 272
Ibid., p 272
72
La evaluación del proceso, se ocupa de la ejecución de lo planificado, tiene
como función principal realizar un control y seguimiento de todo el proceso que
permita su corroboración, optimización y mejora, introduciendo elementos de
corrección sobre la marcha 171.
La
evaluación
de
impacto,
consiste
en
evaluar
simultáneamente
el
cumplimiento de los objetivos previstos, correspondencia y relación que estos
resultados guardan con el resto de las etapas previas del programa. En este
tipo de evaluación hay que tener en cuenta, además de los resultados
inmediatos, los efectos que a mediano o largo plazo se han desencadenar. A
continuación se ampliara este tipo de evaluación 172.
2.4.4.2 Instrumentos de evaluación de la calidad de vida
Para evaluar el cumplimiento de estos objetivos es necesario que los
profesionales de enfermería conozcan los diferentes instrumentos que miden la
calidad de vida de los pacientes cardiovasculares, estos instrumentos permiten
identificar problemas no evaluados con otros procedimientos dado que están
orientados en la percepción del paciente; además determina los efectos de una
intervención, son una herramienta fundamental para que el profesional de
enfermería logre realizar un evaluación más comprensiva, integral y valida del
estado de salud de sus pacientes acompañada de una valoración
multidimensional más precisa que permite identificar los puntos débiles y
fuertes dentro de la intervención de enfermería. Estos instrumentos se dividen
en dos grandes grupos los genéricos y los específicos173.
2.4.4.2.1 Instrumentos Genéricos
Los instrumentos genéricos son aplicables a gran variedad de enfermedades
dado que cubren un amplio espectro de las dimensiones de la calidad de vida,
171
172
173
Ibid., p.272
Ibid., p. 271
SOTO, op. Cit., p 53
73
permiten la comparación de las puntuaciones de la calidad entre las diferentes
patologías y determinar los efectos de una intervención en los diferentes
aspectos de la calidad de vida. Son independientes del diagnóstico, por lo que
ofrecen la oportunidad de ser aplicables a cualquier tipo de población o
enfermedad 174.
Sin embargo no incluyen aspectos específicos para la evaluación de una
determinada enfermedad y son pocos sensibles al cambio. Los instrumentos
genéricos más empleados en cardiología son, el Cuestionario de Salud SF-36,
el Nottingham Health Profile (NHP) y el Sickness Impact Profile (SIP), han sido
usados en diversas situaciones: cirugía coronaria, trasplante cardiaco, infarto,
angina entre otros. Cada uno de estos instrumentos tiene unas características
especiales y toman en consideración una serie de dimensiones (anexos 6 y
7) 175.
El Cuestionario de Salud SF-36 fue originalmente desarrollado para su uso en
los Estados Unidos, siendo traducido y adaptado para ser utilizado
internacionalmente a través del proyecto International Quality of Life
Assessment (IQOLA). Este cuestionario consta de 36 ítems agrupados en 8
dimensiones y posee una fiabilidad mayor de 0,70 y una
fiabilidad inter-
observador mayor de 0,80 176.
Se debe señalar que el SF-36 ha sido utilizado para evaluación de impacto de
programas de rehabilitación cardiaca
177 178 179
en los cuales se demostró una
mejoría significativa en los aspectos físicos, emocionales y sociales. En otras
investigaciones se evidencio un aumento de la calidad de vida sobre todo en
174
Ibid., p. 57.
Ibid., p. 59
176
YU C-M, Lau y et al. A short course of cardiac rehabilitation program is highly cost effective in improving long-term
quality of life in patients with recent myocardial infarction or percutaneous coronary intervention. En: Arch Phys Med
Rehabil. 2004, Vo. 85,. p. 1915-22.
177
Ibid., p. p. 1915-22
178
ROSELI WINKELMANN, Eliane y MANFROI, Waldomiro Carlos. Qualidade de vida em cardiología. En: Rev HCPA.
2008. Vo.28, no.1 p. 49-53
179
SALAZAR L; Op. Cit., p. 77-81
175
74
los síntomas depresivos. Además los pacientes después de haber participado
en el programa de rehabilitación cardiaca experimentan una mayor sensación
de energía y vitalidad, menos cansancio y agotamiento, percepción más
optimista de su estado de la salud 180.
En una reciente revisión sobre instrumentos de calidad de vida relacionada con
la salud en pacientes con cardiopatía isquémica, Demspter y et al
181
concluyen
que el SF-36 es el mejor instrumento genérico de medida de calidad de vida en
pacientes cardiovasculares por las evidencias psicométricas que presenta. Es
necesario señalar que este instrumento no incluye algunos conceptos de salud
importantes, como los trastornos del sueño, función cognitiva, función familiar
y sexual. Los criterios son conceptos importantes pues el ámbito familiar y
sexual sufre grandes trasformaciones a partir de un evento coronario.
Simultáneamente, se han descrito problemas para su aplicación en personas
mayores, especialmente en ancianos hospitalizados 182.
El Nottingham Health Profile (NHP) fue desarrollado en Gran Bretaña y esta
validado al español, es un instrumento que mide el impacto físico, psíquico y
social asociado a problemas médicos, emocionales, sociales y el grado de
impacto de estos en la calidad de vida de las personas. Está constituido por 38
ítems que reconocen los problemas relacionados con la calidad de vida, en seis
dimensiones: energía, movilidad física, dolor, reacción emocional, sueño y
aislamiento social183. Algunas desventajas hacen referencia a que es poco
sensible a pequeños cambios dentro del grupo y no discrimina entre
cardiopatía y pacientes sanos184.
180
BETTENCOURT, Op. cit., p. 687-696
DEMPSTER M, Donnelly M. Measuring the health related quality of life of people with ischaemic heart disease. En:
Heart. 2000. vo. 83, p. 641-4.
182
VILAGUT, Gemma y RED-IRYSS et al. El Cuestionario de Salud SF-36 español: una década de experiencia y
nuevos desarrollos. Gac Sanit [online]. 2005, vol.19, n.2 [citado 2009-07-23], pp. 135-150. Disponible en:
<http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0213-91112005000200007&lng=es&nrm=iso>. ISSN 02139111
183
HUNT SM, McEwen. Measuring health status: a new tool for clinicians and epidemiologists. En: J R Coll Gen Pract.
1985. vo. 35, p. 185-8.
184
GÓMEZ G, Adela M. Evaluación del paciente: calidad de vida [diapositiva]. Disponible en internet:
http://www.sorecar.org/2.pdf.
181
75
Igualmente, el Sickness Impact Profile (SIP) está formado por 12 categorías
con un total de 136 ítems, se desarrolló en los Estados Unidos y fue diseñado
para medir disfunción, basada en los cambios de la conducta relacionada con
la enfermedad. La desventaja de este instrumento es que
tiene escalas
numéricas más complejas, es largo y requiere unos 30 min para su
diligenciamiento por lo cual las investigaciones refieren que presenta
dificultades en la aplicación en las consultas externas y en grandes grupos de
población, posee una validez de constructo y de contenido y su confiabilidad ha
sido comprobada con base en una prueba repetida (test-retest)
185 186
.
2.4.4.2.2 Instrumentos Específicos
Los instrumentos específicos permiten identificar aspectos de la calidad de vida
propios de una enfermedad o síndrome concreto; no tienen, la amplitud de los
instrumentos genéricos, pero sí pueden ser más sensibles a aspectos de la
calidad de vida determinados por efectos de una enfermedad concreta 187.
Sirven para evaluar cambios físicos y efectos del tratamiento a través del
tiempo,
dan
mayor
capacidad
de
discriminación
y
predicción,
son
particularmente útiles para ensayos clínicos; incluyen aspectos importantes de
una población, y una enfermedad específica, para valorar ciertas funciones o
un determinado síntoma clínico. Tienen la ventaja de presentar mayor
sensibilidad a los cambios antes y después de las intervenciones evaluadas,
además permite un análisis de costo-utilidad y permiten comparaciones entre
diferentes programas de salud. Entre los principales instrumentos específicos
desarrollados
para
pacientes
con
enfermedades
cardiovasculares,
se
encuentran 188:
185
Ibid., p. 25
MONÉS, Joan. ¿Se puede medir la calidad de vida? ¿Cuál es su importancia?. En: Cir Esp. 2004. vol.76, no. 2, p
71-7
187
SOTO, Op. Cit. p 505-514
188
SOTO, Op. Cit., p. 508.
186
76
El Seattle Angina Questionnaire (SAQ) es un instrumento específico diseñado
para valorar el estado funcional de pacientes con angina; contiene 19
preguntas que cuantifican 5 dimensiones clínicamente relevantes (frecuencia
de angina, estabilidad de la angina, limitación física, calidad de vida y
satisfacción del tratamiento); posee una buena correlación con los cambios
clínicos del paciente, discrimina angina estable e inestable, diferencia entre los
grados de clase funcionas del I al III y es ligeramente más sensible a los
cambios
189
. Se ha utilizado para valorar la calidad de vida de paciente con
angina, sometidos a angioplastia demostrando que esta intervención mejora
significativamente
los
niveles
comorbilidades de los pacientes
de
calidad
independientemente
de
las
190 191
.
El Quality of Life-cardiac versión (QLI) desarrollado por Ferrans (1985), fue
inicialmente diseñado para pacientes con cáncer pero se modifico para
implementarlo en pacientes cardiovasculares, contiene 72 ítems y cuatro
dimensiones (salud, situación socioeconómica, familia y emocional u espiritual)
califica la calidad de vida actual por medio de una escala tipo likert donde 1 es
muy insatisfecho y 6 es muy satisfecho; el resultado mayor está representado
por la combinación de una alta satisfacción / alta importancia las respuestas y
los resultados más bajos de discriminación satisfacción /insignificancia. Estos
resultados van desde 0 a 30, tiene una coherencia interna que va desde 0.73 a
0.99 en 48 estudios, su consistencia interna para rehabilitación cardiaca es
limitada en las dimensión emocional y familiar, conjuntamente este instrumento
ha demostrado baja sensibilidad para medir la calidad de vida en pacientes que
han participado en rehabilitación cardiaca192.
189
ALONSO J, Prieto L, Antó JM. La versión española del SF-36 Health Survey (Cuestionario de salud SF-36): un
instrumento para la medida de los resultados clínicos. En; Med Clin (Barc). 1995. vo. 104, p. 771-6.
190
SPERTUS J, Winder J, DEWHURST T, et al. Development and evaluation of the Seattle Angina Questionnaire: a
new functional status measure for coronary artery disease. En: J Am Coll Cardiol. 1995. vo.25, p. 333-41.
191
SALDAÑA-GARCÍA, José H, SOLORIO, Sergio y RANGEL, Alberto. Calidad de vida en pacientes sometidos a
angioplastia arterial coronaria. Informe preliminar. En: revista mexicana de cardiología. Julio - Septiembre 2003. Vol 14,
no.3, p 94 – 97
192
FERRANS CE, Powers MJ. Quality of life index: development and psychometric properties. En: Adv Nurs Sci.
1985.vo. 8 p. 15-24.
77
El Angina Pectoris Quality of Life Questionnaire (APQLQ) es un cuestionario
que tiene 22 ítems divididos en 4 escalas, tiene buenas propiedades
psicométricas para propósitos discriminantes, pero se necesitan más trabajos
para examinar la sensibilidad y fiabilidad 193.
El Cuestionario de Velasco-Del Barrio que consta de nueve áreas temáticas:
salud, sueño y descanso, comportamiento emocional, proyectos de futuro,
movilidad, relaciones sociales, comportamiento de alerta, comunicación, tiempo
de ocio y trabajo, con un total de 44 ítems. Tiene una validez alta, pues su
reproducibilidad es de 0,75 y su fiabilidad es de 0,90. Su desventaja radica en
que su uso está recomendado solo en pacientes post IAM194. Ha sido utilizado
en investigaciones para evaluar la eficacia del programa de rehabilitación
cardiaca e identificar los efectos de este sobre la disminución de los factores de
riesgo cardiovasculares (incluyendo los factores sicológicos) y la mejoría en la
calidad de vida de los pacientes con esta patología 195
196
.
Dos instrumentos específicos recientes, aunque aún en espera de futuras
investigaciones para determinar su utilidad y uso rutinario, son: Myocardial
Infarction Dimensional Assessment Scale (MIDAS) ha sido recientemente
desarrollado y validado en Inglaterra y recoge 35 ítems en 7 áreas y el
Cardiovascular Limitations and Symptoms Profile (CLASP) ha sido validado en
pacientes con angina estable crónica y consta de 37 ítems agrupados en cuatro
subescalas de síntomas y cinco sub-escalas de limitaciones funcionales
197
.
El Quality of Life After Myocardial Infarction (QLMI), es un cuestionario en el
que los 26 ítems que lo componen están agrupados en 5 dominios; la versión
original fue diseñada y desarrollada para evaluar la efectividad de un programa
de rehabilitación cardiaca, dado que puede ser aplicado, según los expertos, a
193
DEMPSTER M, Op. cit., p. 49-53
THOMPSON DR, Yu CM. Quality of life in patients with coronary heart disease I: Assessment tools. En: Health and
Quality of Life Outcomes. 2003vo. 1, p. 42-7.
195
BÁEZ, Op. cit., p. 90-96
196
ESPINOSA CALIAN, Op. Cit., 53-59
197
THOMPSON, Op. cit., 42-7
194
78
varios
grupos
con
diferentes
diagnósticos
(reemplazo
valvular,
revascularización miocárdica, portadores de cardiodesfibrilador implantable,
infarto de miocardio con y sin intervención coronaria percutánea, angina
estable con y sin intervención coronaria percutánea; e insuficiencia cardiaca
198
.
2.4.4.2.3
Descripción del instrumento implementado en el estudio
Para analizar el impacto del programa de rehabilitación en la calidad de vida de
los pacientes se uso la adaptación española del cuestionario MacNew(QLMI-2)
de calidad de vida relacionada con la salud para enfermedades cardíacas(ver
anexo 1), cuestionario auto-administrado específico, dirigido a pacientes con
infarto de miocardio y otras patologías cardíacas diagnosticadas199.
El QLMI-2 fue diseñado para evaluar como las actividades diarias, las
funciones físicas, emocionales y sociales son afectadas por la enfermedad y su
tratamiento para dicha enfermedad 200. Consta de 3 dimensiones representadas
en 27 ítems; física (10 ítems), emocional (10 ítems) y social (7 ítems) (ver tabla
1).
DIMENSIÓN
DIMENSIÓN
DIMENSIÓN
FÍSICA
EMOCIONAL
SOCIAL
ITEM
Nº
ITEM
PREGUNTA
Nº
ITEM
PREGUNTA
Nº
PREGUNT
Agotamiento
6
Frustración
1
Dependencia
11
Disnea
9
Inútil
2
Actividades
12
198
MAES, Op.cit., p. 518.
GARCÍA DE VICUÑa, Op. Cit
200
SOTO, Op. cit., p. 505-514.
199
79
sociales
Dolor
torácico
14
Confianza
3
Confianza de
otros
13
Dolor en las
pernas
16
Depresión
4
Sobreprotección
22
Limitación
deportiva
17
Relajación
5
Carga para los
demás
23
Mareo
19
Felicidad
7
Exclusión
24
Limitación
20
Ansiedad
8
Incapaz de
relacionarse
25
Inseguridad
y ejercicio
21
Llanto
10
Limitación
física
26
Inseguridad
15
Dificultad
sexual
27
Miedo
18
Tabla 1. Relación entre dimensiones e ítems
Fuente: autoras del estudio
Cuenta con una valides y confiabilidad del 0.7
201
, su consistencia interna para
los tres dominios en la versión en inglés del MacNew comprende de 0.93 a
0.95 y de 0.75 a 0.97. La reproductibilidad puede ser evaluada por la prueba
test-retest por lo que las correlaciones del Test-retest del MacNew indican una
reproductibilidad aceptable en ocasiones separadas en pacientes con infarto
miocárdico y angina que van de rtt = 0.61 - 0.87 en las versiones en inglés,
español y alemán. Cuenta con una escala tipo Likert con 7 opciones de
respuesta desde 1, que representa la peor situación, hasta 7, que representa la
201
MONPERE, Op.cit., p. 143-156.
80
mejor. Para realizar la puntuación en cada dimensión se obtiene de la media de
la puntuación de todos los ítems que contiene.
Ha sido implementado en al menos 12 estudios clínicos experimentales a más
de
5.200
pacientes
latinoamericanos
con
enfermedad
cardíaca
incluyendo
países
202
. Además, ha sido identificado como el instrumento de
calidad de vida más frecuentemente utilizado en pacientes con cardiopatía
coronaria. Este instrumento comparado con los otros ha demostrado tener con
sus tres dimensiones (física, emocional y social), una alta consistencia interna,
tanto en puntos de medición, así como al discriminar y en la dirección esperada
entre los grupos de diagnóstico, sexo y edad al inicio de rehabilitación cardíaca.
Se puede afirmar que este instrumento puede ser utilizado para realizar la
evaluación de programas de rehabilitación cardiovascular, ya que todas sus
dimensiones son lo suficientemente sensibles, válidos, y fiables para captar los
cambios en las diferentes fases del programa, específicamente en la Fase II y
para todos los grupos diagnósticos que tienen indicación de rehabilitación
cardíaca, además ha demostrado servir de base para documentar la calidad de
los
programas
de
rehabilitación
estandarizados de medida y
cardiaca.
El
uso
de
instrumentos
herramientas como el MacNew permite a los
responsables en el ámbito de la salud pública tomar decisiones racionales
basadas en el previo conocimiento de la percepción que el paciente tiene de su
enfermedad que es de gran valor pronóstico. Con la ayuda de este instrumento
en las unidades de cardiología se puede realizar una gestión fluida y costoeficacia
203
. Ha sido implementado para valorar la eficacia de la rehabilitación
cardiaca evidenciando que estos programas mejoran la calidad de vida en las
tres dimensiones que integra el instrumento sobre todo en la dimensión
emocional al disminuir los niveles de ansiedad y depresión; llama la atención
202
ROSELLÓ-ARAYA, Marlene. y GUZMÁN-PADILLA. Sonia. Implementación De Un Programa De Rehabilitación
Cardiaca (Fase II) en el Hospital Max Peralta. En: Acta méd. Costarric. Marzo, 2003. vo.45, no.1 [Articulo de
Internet].
Disponible
en:
http://www.scielo.sa.cr/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S000160022003000100005&lng=pt&nrm=iso&tlng=es.
203
SOSA V. Rehabilitación cardíaca: evolución histórica y estado actual. En: Espinoza Caliani S, Bravo Navas C,
editores. Rehabilitación cardíaca y atención primaria. 2nd ed. Panamericana, 2002;p.1-3
81
que el MacNew resulta ser más efectivo en pacientes ambulatorios que en los
hospitalizados
204
. Es el único instrumento a nivel internacional específico para
la medición de la calidad de vida, fiable que permita comparar pacientes
cardiovasculares con diferentes presentaciones y síntomas de su enfermedad.
Es fácil de manejar y, por tanto, adecuado para el uso rutinario en un entorno
clínico 205.
2.4.5 Beneficios de los programas cardiovasculares sobre la calidad de
vida
Para determinar el impacto de los programas cardiovasculares los estudios han
utilizado instrumentos genéricos como específicos; como herramientas que
permiten identificar la calidad de vida antes y después de iniciar las fases de la
rehabilitación
cardiaca.
A
continuación
se
muestran
resultados
de
investigaciones que describen las características socio-demográficas en
relación a la calidad de vida para posteriormente dar conocer el impacto tanto a
nivel global como por dimensiones.
Los programas de rehabilitación cardiaca a nivel general han generado una
mejoría significativa de la calidad de vida de pacientes cardiovasculares
presentando mayor impacto en los hombres 206
207
; pues tienen mayor
capacidad funcional y de ejercicio al inicio del programa, poseen una mayor
adherencia que las mujeres dado que tienen menos responsabilidades a nivel
del hogar
208
y presentan menos aislamiento social dado que reciben más
apoyo emocional que las mujeres 209. Además la mayoría de los asistentes a
204
LEYVA G, Op. cit., p. 552-60
HÖFER, Stefan. Cardiac rehabilitation in Austria: short term quality of life improvements in patients with heart
disease. En: Wien Klin Wochenschr .2006. vo. 118, no.23–24, p.744–753
206
SALAZAR L, Op. Cit., p 77-81
207
LAVIE, Op. cit., p. 340-343
208
O'FARREL, P, et al.Sex differences in cardiac rehabilitation. En: Can J Cardiol. 2000 Mar;16(3):319-25.
209
ROHLFS, Izabella et al. Género y cardiopatía isquémica[online].. En: Gac Sanit. 2004, vol.18, suppl.2 pp. 55-64 .
Disponible en: <http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0213 91112004000500008&lng=es&nrm=iso>.
ISSN 0213-9111.)
205
82
estos programas son hombres
210 211 212 213 214 215 216
, ya que las enfermedades
cardiovasculares se presentan con mayor incidencia en este género
217 218
Con relación a las mujeres, cabe destacar que hay poco participación de este
género en los programas por factores como problemas de transporte (las
mujeres tienen menos probabilidades de poseer o conducir un automóvil), más
probabilidades de tener un cónyuge a cargo en casa, pueden sentirse más
obligadas que los hombres a regresar a antes al hogar debido a sus
responsabilidades y parece ser que reflejan falta de voluntad para inscribirse en
la rehabilitación cardíaca debido a limitaciones de tiempo 219. Además las
mujeres presentan episodios coronarios después de la menopausia 220 (debido
a la disminución del efecto protector de los estrógenos), tiene mayor incidencia
de diabetes, hipertensión, obesidad y sedentarismo 221; son más sensibles a los
factores psicosociales (estrés físico y mental, depresión, aislamiento social,
insatisfacciones cotidianas y alteraciones en las relaciones familiares); no
relacionan los síntomas cardíacos con patología cardiovascular, por lo cual no
consultan a tiempo; todo lo anterior conduce a un pronóstico más desfavorable
y a una peor calidad de vida
222 223 224
.
Con respecto a la edad según las investigaciones la mayoría de los asistentes
a estos programas son adultos medio 225
210
226 227
, lo cual corresponde a los
HÖFER, Op. cit., p 744–753
ESPINOSA CALIAN, Op. cit., 53-59
212
VALDIVIA, Op.cit.,
213
ROSELLÓ-ARAYA, Op.cit
214
BENIAMINI, Op.cit., p. 841-846.
215
ROCA, Op. Cit., p.60
216
LEYVA G, Op.cit. p. 552-60.
217
WHO. The Atlas of Heart Disease and Stroke. Op. Cit., p.20
218
DANE.Op. cit
219
CARHART, Op. cit., p. 37-43
220
ROHLFS, Op, cit., p 55-64
221
URQUIJO SEBASTIAN y et al. Variables psicológicas asociadas a las patologías isquémicocardiovasculares. Un
estudio de género. En: Rev Fed Arg Cardiol. 2003. Vo. 32, p 190-198
222
V. Suresh, Op.cit. p. 183
223
LAVIE, Op. cit., p. 340-343
224
MONPERE, Op.cit., p 143-156
225
ESPINOSA CALIAN, Op. Cit., p. 53-59
226
ROSELLO ARAYA, Marlene, GUZMAN PADILLA, Sonia y BOLANOS ARRIETA, Mario. Efecto de un programa de
rehabilitación cardíaca en la alimentación, peso corporal, perfil lipídico y ejercicio físico de pacientes con enfermedad
coronaria. En: Rev. costarric. cardiol, ago. 2001, vol.3, no.2, p.15-20. ISSN 1409-4142.
227
GARCÍA-PALMIERI, Mario R. La rehabilitación en el adulto mayor de 65. año s. En: Archivos de Cardiología de
México. Junio 2004. Vol. 74, Supl. 2, p. 198-201
211
83
cambios en la pirámide poblacional y la industrialización que han conducido a
adoptar estilos de vida poco saludables. Asimismo los pacientes de este grupo
de edad experimentan una mayor mejoría en la calidad de vida
228
que los otros
grupos, luego de participar en el programa de rehabilitación cardiaca, logran
reducir la incidencia de acontecimientos cardiacos recurrentes mediante la
modificación del factor de riesgo y el cambio en sus estilos de vida 229.
Contrario a lo arrojado por las estadísticas ¨vitales¨ del DANE y los indicadores
de salud de Colombia, los cuales muestran que las enfermedades
cardiovasculares son más frecuentes en el adulto mayor, este grupo de
población tradicionalmente eran excluidos pues se consideraba que la
rehabilitación se limitaría por problemas en el transporte (dependiendo de
terceras personas para dezplazarse) y las comorbilidades de los pacientes
añosos (artritis, osteoporosis, enfermedad vascular periférica, cerebrovascular,
pulmonar) debido a ello había muy poco participación y remisión de este grupo
de edad 230. Además corren un alto riesgo de discapacidad tras un evento
coronario y presentan mayores complicaciones como hospitalizaciones mas
prolongas que los conducen a una mayor limitación física dando como
resultado una mala calidad de vida
231 232
. Los estudios se han centrado
tradicionalmente en poblaciones más jóvenes sin embargo actualmente se ha
tomado conciencia de lo útil y provechoso de la rehabilitación cardiaca en este
grupo de población, ya que el programa de rehabilitación cardiaca en el cual se
incluyan grupos de apoyo de la misma edad dado que mejora la calidad de vida
y el desenvolvimiento en las actividades de la vida diaria, y de esta manera se
disminuye la discapacidad física y la dependencia familiar
228
233 234 235
.
BÁEZ, Op. cit., p 90-96
SÁNCHEZ, Abreu. Calidad de vida de los pacientes postinfarto de miocardio. Diferencias según la edad. En: Revista
Internacional para el Cuidado del Paciente Crítico.2003. Vo. 3, No 2
230
GARCÍA-PALMIERI, Mario R. La rehabilitación en el adulto mayor de 65. años. En: Archivos de Cardiología de
México. Junio 2004. Vol. 74, Supl. 2, p. 198-201
231
BOTERO DE MEJÍA, Beatriz Eugenia y PICO MERCHÁN, María Eugenia. Calidad de vida relacionada con la
salud (cvrs) en adultos mayores de 60 años: una aproximación teórica. En: Hacia la Promoción de la Salud, Enero Diciembre 2007. Vo.12, p.11 – 24
232
WENGER, Op.cit., p 1619-1631
233
KRISKOVICH JURÉ, Op.cit.
234
BOTERO DE MEJÍA, Op. cit., p.11 – 24
229
84
Por otro lado las investigaciones refieren que el adulto joven no mejora la
calidad de vida tanto en relación a los otro grupos de edad, pues el apoyo y la
tolerancia de las relaciones familiares y de amigos no son satisfactorias, esto
se ve afectado por los cambios en los roles dado que se sienten presionados
por las obligaciones y actividades del hogar
236 237
lo cual disminuye su
percepción de calidad de vida.
Con relación al estrato socioeconómico las personas con bajo estrato social y
bajo nivel de escolaridad presentan un perfil de persona más desfavorecida en
cuanto a la calidad de vida
238 239
, lo cual puede dificultar la comunicación con
el personal de salud y por ende desarrollar un mayor riesgo de abandono de la
rehabilitación 240. Respecto al estrato medio y alto, algunas investigaciones
describen que estos grupos tienen una mejor calidad de vida, que se relacionan
con mejores condiciones económicas, un alto nivel de escolaridad, un óptimo
estado de salud, y un adecuado conocimiento de los factores de riesgo
cardiovasculares reflejado en un buen control sobre los mismos
241 242
.
Como se puede evidenciar el mejoramiento de la calidad de vida, es un
importante objetivo para los pacientes ambulatorios que participan en
rehabilitación cardíaca. A pesar de esta relevancia, los programas de
rehabilitación cardiaca han centrado
sus intervenciones principalmente en
aumentar la tolerancia del ejercicio y la modificación de los factores de riesgo.
235
BARRERA SARDUY, José Darío et al. Rehabilitación cardiaca en el anciano. En: Rev Cubana Cardiol Cir
Cardiovas 2001. Vo. 15, no.1, p 31-33Op.cit., p 31-33
236
MORAES, Op.cit., p. 323-329
237
SÁNCHEZ,. Op. cit.,
238
GUTIÉRREZ VICÉN, Teresa. Efecto de los factores sociales sobre la calidad de vida de los supervivientes de un
infarto de miocardio. En: Med Clin (Barc). 1994 vol. 103, p. 766-769
239
BÁEZ, Op.cit., p 90-96
240
LEGUIZAMÓN, Mónica. Factores relacionados la adherencia del tratamiento farmacológico y no farmacológico en
pacientes post infarto agudo del miocardio en una institución de IV nivel, Bogotá, durante el mes de agosto del 2008.
Trabajo de grado. Enfermera. Bogotá D.C.: Pontificia Universidad Javeriana. Facultad de Enfermería. 2008
241
AMARILES, PA et al. Conocimiento y riesgo cardiovascular en pacientes en tratamiento con medicamentos
cardiovasculares. En: Ars Pharm. 2005. Vo. 46, no. 3, p. 279-300.
242
Ibid, p90-96
85
243 244 245 246 247 248
, dejando de lado el fortalecimiento de las dimensión social y
emocional de la calidad de vida
249 250
. Bajo esta perspectiva es importante
analizar, cuáles son los efectos que generan los programas de rehabilitación
cardiaca en los pacientes cardiovasculares en cada una de las dimensiones de
la calidad de vida, frente a las cuales los estudios demuestran que la dimensión
que tiene mayor impacto positivo en los pacientes es la dimensión física se
guida de la dimensión social y emocional
2.4.5.1
251 252 253
.
Beneficios en la Dimensión Física
En lo que respecta a la dimensión física, los pacientes cardiovasculares al
iniciar su programa de rehabilitación cardiaca después de un evento coronario
tienen una percepción de mala calidad de vida, dado que refieren sentir dolor o
molestias en el pecho, brazos y piernas; dificultad para respirar, mareos,
dificultad para caminar, pérdida de equilibrio o coordinación, intolerancia al
ejercicio físico debido a la perturbación hemodinámica en el rendimiento como
consecuencia
de
los
efectos
neurohormonales,
vasculares,
músculo-
esqueléticos y alteraciones pulmonares 254, dolor corporal 255, por lo cual se
sienten la mayoría del tiempo cansados, esto dificultad la realización de sus
actividades y trabajo e impide que alcancen una independencia a nivel
emocional y laboral. Conduce al aislamiento, aumenta el estrés, pérdida de
243
ESPINOSA CALIAN, Op. Cit., p. 53-59.
QUIRES, Ray W. Et al. Long-Term Disease Management of Patients With Coronary Disease by Cardiac
Rehabilitation Program Staff. EN: Journal of Cardiopulmonary Rehabilitation and Prevention. May-June, 2008. vo. 28,
no 3 p 180-186
245
VALDIVIA, Carmen Gloria. Et al. Modificación de los factores de riesgo coronario después de un programa de
rehabilitación cardíaca. EN: Revista Chilena de Cardiología. 2006. Vol. 25 Nº1, [Articulo de Internet]. disponible en :
http://www.sochicar.cl/images/revista_cardiologia/revista_2006/1/Valdivia.pdf
246
SOSA V. Op. cit., p.1-3.
247
ROCA, Op.cit., p.60
248
BÁEZ, Op. cit., p 90-96
249
MONTSERRAT LEÓN-LATRE. Op.cit., p.4-13.
250
BETTENCOURT, Op.cit., p 687-696.
251
HÖFER, Op . cit., p.744–753
252
SHEN, Op. cit., p 3-11
253
WERNER BENZER, Marion Platter et al. Short-term patient-reported outcomes after different exercise-based cardiac
rehabilitation programmes. En: European Journal of Cardiovascular Prevention and Rehabilitation. 2007, Vol 14 No 3, p
442-47
254
GUIMARAES, Guilherme Veiga et al. Physical rehabilitation in heart transplantation [online].. En: Rev Bras Med
Esporte 2004, vol.10, n.5 pp. 408-411 . Available from: <http://www.scielo.br/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S151786922004000500008&lng=en&nrm=iso>. ISSN 1517-8692. doi: 10.1590/S1517-86922004000500008
255
BETTENCOURT, Op.cit., p 687-696.
244
86
confianza en sí mismos, autonomía y altera los roles familiares dando como
resultado mayor probabilidad de la ocurrencia de un nuevo evento coronario
256 257
.
Debido a lo anterior los programas de rehabilitación cardiaca por medio del
entrenamiento físico y fomento de la práctica regular de actividad física, reduce
parcialmente la gravedad de la aterosclerosis coronaria, incrementa el flujo en
la pared arterial durante el ejercicio, con mejoría subsiguiente no solo de la
función endotelial, sino de la síntesis; liberación y duración de la acción del
óxido nítrico, este último genera la vasodilatación dependiente del endotelio e
inhibe diversos procesos que participan en la aterogénesis y la trombosis,
aumento de la contractibilidad miocardica, disminuye la frecuencia cardiaca en
reposo, mejora distribución circulatoria periférica, el retorno venoso, la cinética
del diafragma e incremento del tono muscular
258 259 260 261 262
. Estos cambios a
nivel fisiológico se ven reflejados en beneficios para el pacientes como son:
aumentar la sensación de vitalidad, disminuir la sensación de dolor corporal
cansancio y agotamiento
264
, mejorar la capacidad física y aeróbica
disminuir el dolor torácico 267
ejercicio
263
,
265 266
,
268 269
, aumentar la capacidad y tolerancia al
270 271 272 273
, lo que conduce según Coats
274
a una disminución de la
256
VARGAS TOLOZA, Op. Cit., p 40-48.
CARVALHO VILAI Vanessa da Silva, et al.. Heart disease experience of adults undergoing coronary artery bypass
grafting surgery. En: Rev Saúde Pública 2008. Vo.42, no.4
257
258
SINGH,
Vibhuti
et
al.
Cardiac
Rehabilitation
[on
line].
Setiembre.2008.
Disponible
http://emedicine.medscape.com/article/319683-overview
259
MONTSERRAT, Op.cit., p.4-13
260
ANTONAKOUDIS H. Op. cit., p 176-181
261
WENGER, Op. cit., p 1619-1631
262
PINSON G, Op.cit p 97-103
263
SALAZAR L;.Op.cit., pp 77-81
264
BETTENCOURT, Op. cit., p 687-696.
265
LEYVA G, Op.cit., p 552-60
266
ROSELLO ARAYA, Marlene, GUZMAN PADILLA, Sonia y BOLANOS ARRIETA, Mario. Op . cit., p.15-20
267
ROCA Cazorla y et al. Op. cit., p. 60.
268
KENNEDY, Michael D. y et al. Op. cit., p.1
269
HÖFER, Stefan y et al. Op. cit., p. 400-403.
en:
270
Marchionni N, Fattirolli F, Fumagalli S et al. Improved exercise tolerance and quality of life with cardiac rehabilitation
of older patients after myocardial infarction: results of a randomized, controlled trial. En: Circulation. 2003, Vo. 107. p.
2201.
271
AMES ENRÍQUEZ, RAÚL y et al. Rehabilitación cardiaca en pacientes de alto riesgo. Seguimiento de dos años en
programa controlado. En: Revista Peruana de Cardiologia. Setiembre – Diciembre, 1996. Vol. XXII, no. 1, p 130-138272
BÁEZ, Op. cit., p 90-96
273
ESPINOSA CALIAN, Op.cit., p. 53-59
87
disnea, con aumento de las posibilidades de realizar actividades diarias
275 276
y
un mejor estado general. Además los participantes de los programas de
rehabilitación cardiaca tienden a participar más en el ejercicio regular y
modificar su dieta
277 278
.
Otra ventaja del programa dentro de esta dimensión derivada de la actividad
física es la sensación de seguridad al realizar ejercicio, dado que el paciente
lograra manejar realmente sus capacidades, su tensión arterial y sus
pulsaciones permitiéndole así saber en su totalidad su capacidad de
movilización y conocer hasta donde llegan sus límites
279
.
Simultáneamente dentro de esta dimensión los programas de rehabilitación
cardiaca debe estar contemplada la consejería sexual integral del paciente,
dado que estos pacientes pueden presentar alteraciones a nivel sexual como
son: disminución de la libido, dificultad para alcanzar el orgasmo, insatisfacción,
dificultades para la erección y trastornos en la eyaculación (, sobreprotección
de la pareja, dolor torácico, disnea y debilidad general durante la actividad
sexual. Estas alteraciones pueden deberse a los medicamentos (bloqueadores
beta, diuréticos), a fenómenos psicológicos (depresión y temor por el paciente y
su pareja de la precipitación de un evento cardiaco), falta información, la cual
puede generar divorcios, distanciamiento entre la pareja y abstinencia sexual; a
la existencia de coomorbilidades, (ateroesclerosis que causa disfunción eréctil
en la mayoría de los pacientes cardiovasculares); todos estos factores se
274
Coats A,Clark et al. Symptoms and quality of life in heart failure: the muscle hypothesis. En :Br Heart J. 1994. Vo.72,
no.2, p36-39
275
KENNEDY, Michael D. y et al. Effects of a comprehensive cardiac rehabilitation program on quality of life and
exercise tolerance in women: A retrospective analysis. [online], En: Curr Control Trials Cardiovasc Med. Abril, 2003,
vo.4,
no.
1.,
[Citado
10
abril
de
2009]
p.1
Available
from
internet
http://www.pubmedcentral.nih.gov/articlerender.fcgi?artid=155628.
276
ROCA, Op. Cit., p.60
277
ÁLVAREZ L, et al. Evaluación del impacto del programa de rehabilitación cardíaca del hospital universitario virgen
macarena en la calidad de vida de sus usuarios. Articulo de Internet]. En: Congreso Virtual de Cardiología, 2007. No. 5
p. 1-7. Disponible en:[http://www.fac.org.ar/qcvc/llave/tl007e/tl007e.pdf [citado el 25 de septiembre de 2008]
278
PASQUALI S, Alexander K y et al. Effect of cardiacrehabilitation on functional outcomes after coronary
revascularization. En: Am Heart J. 2003, Vo. 145,. p. 445-51.
279
ANTEPARA, Op. Cit.
88
deben tener en cuenta a la hora de lograr una reincorporación social y sexual
plena del paciente
280 281 282 283
.
No obstante en la mayoría de las ocasiones los profesionales de la salud no
contemplan en la historia clínica del paciente cardiovascular estas alteraciones,
pues les resulta difícil hacer educación sexual y realizar la rehabilitación sexual
del paciente con patología coronaria, dado que es un tema que suele aislarse.
Esta situación se complica a un mas por que los pacientes en general no le
preguntan a ningún profesional, no encuentran el personal idóneo a quien
referirse y creen que esas indicaciones se les darán antes del alta hospitalaria
284
.
Los programas de rehabilitación cardiaca deben contar con profesionales de
enfermería capacitados para brindar una orientación sexual oportuna y
responsable encaminada a aclarar dudas y preocupaciones del enfermo y su
familia, disminuir la ansiedad, asesorando dentro de una ambiente de confianza
y seguridad sobre las alternativas para un desarrollo sexual pleno advirtiendo
los factores de riesgo y teniendo en cuenta los antecedentes y características
personales de cada paciente. Esta asesoría es importante dado que la
actividad sexual es fundamental en la dinámica familiar del paciente 285; y
garantiza una mejor calidad de vida satisfactoria 286, una mejoría significativa en
el retorno a la actividad sexual
287 288
y menos casos de impotencia.
280
RODRÍGUEZ, Teresa y et al. La sexualidad del paciente con infarto agudo del miocardio en el marco de la
rehabilitación cardiovascular. En: Sexologia y sociedad. 2006. vo.12, no.31, pp.28-34
281
AVILA, Guadalupe. Cardiopatía y Sexualidad. En: Archivos Hipanoamericanos de Sexología. 2001, vo.7, no.2, p.
133-148.
282
JIMÉNEZ, P et al. Sexualidad y cardiopatía isquémica. En: Enferm Cardiol 2000; Año VII (19): 32-36.
283
MANN, S., J. G. YATES y E. B. RAFTERY. The effects of myocardial infarction on sexual activity. En: J Cardiac
Rehabil, 1981, pp. 187-193.
284
JIMÉNEZ, Op. Cit., p. 32-36.
285
AVILA,Op. cit., p. 133-148
286
JIMÉNEZ, P. Op. Cit., p. 32-36
287
BERTIE, J et al.Benefits and weaknesses of a cardiac rehabilitation programme. En: J R Coll Physicians Lond .1992.
vo. 26, no.2, p 147-151.
288
LIDELL E, Op. cit., p 67-74.
89
2.4.5.2
Beneficios en la Dimensión Emocional
Por último en la dimensión emocional los paciente cardiovasculares al ingresar
a los programas de rehabilitación cardiaca manifiestan sentimientos como:
miedo a padecer un nuevo infarto, a morir por causas cardiacas, ansiedad,
depresión, ira, hostilidad; frustración, angustia generada por la enfermedad y el
tratamiento, su pronóstico y recuperación; desesperanza, humor no reactivo,
incertidumbre,
tristeza
persistente,
sensación
de
malestar,
tensión,
vulnerabilidad, apatía, pérdida de ilusión por el futuro, ideas relacionadas con la
muerte y llanto entre otros; estos sentimiento son acompañados por estresores
crónicos (bajo estrato socioeconómico, poco apoyo social, estrés laboral, estrés
marital o de otros roles). Como consecuencia de lo anterior se aumentan las
recaídas y la morbimortalidad por complicaciones de 3-5 veces más
289
que los
pacientes cardiovasculares sin presencia de los síntomas que presenta al inicio
de la rehabilitación cardiaca
290 291 292
. Además, estos sentimientos acarrean
trastornos de insomnio, con sueños paradójicos y sueños profundos, los
pacientes se despiertan varias veces en la noche, tienen despertares
tempranos, lo que les produce tensión, irritabilidad, labilidad emocional, fatiga y
pérdida de energía.
Estas complicaciones son causadas por falta de información en relación al
tratamiento, pronóstico, recuperación, ideas erróneas con respecto a los
conocimientos cardíacos y la dificultad del cumplimiento del tratamiento siendo
difícil, lenta y menos exitosa la rehabilitación cardiaca.
Con relación a lo anterior se ha encontrado que gracias a las medidas
psicoterapéuticas (tratamiento psicológico de apoyo, técnicas de relajación,
manejo del estrés, sesiones de grupo, orientación en cambio de hábitos,
terapias cognitivas, tratamiento de la depresión, ansiedad y pánico con o sin
289
SOSA V. Op. Cit., p.1-3
RIVERA A., Op. Cit., p 124-133
VINACCIA, Op.cit., p. 125-137.
292
HURTADO REYES, Op.cit.
290
291
90
tratamiento farmacológico, psicoterapia individual y grupal y relajación
psicomuscular) aplicadas dentro de estos programas de rehabilitación cardiaca
que acompañadas de un actitud empática y compresiva por parte de los
profesionales de la salud; los pacientes después de participar en el programa
logran controlar su ansiedad, disminuye el miedo
ánimo y motivación
294
, mejoran su autoconfianza
hostilidad, ansiedad, depresión
296 297
tolerancia factores estresantes)
299
, ira
298
293
, incrementan su estado de
295
, disminuye sus niveles de
y estrés (el paciente aumenta la
.
Así mismo se reduce en 50-70% los síntomas depresivos, y la prevalencia de
depresión y la ansiedad
300 301 302
, lo cual conduce a una disminución del 73%
de la mortalidad en estos pacientes
altos de depresión el paciente
303
. Asimismo al no continuar con nivel es
aumenta su interés en la vida, mejora los
patrones de sueño, tiene más facilidad para concentrarse y adquiere mayor
vitalidad entre otras
304
; no obstante, según Lidell y Fridlund
305
después de
participar en el programas de rehabilitación cardiaca se disminuye el
sentimiento de incapacidad, pero no en ansiedad o depresión.
Otros impacto positivo en esta dimensión es el aumento en su motivación para
vivir al adquirir actitudes positivas
306 307 308
293
, tiene una percepción más positiva
RV, Op.cit., p. 726-732
QUIRES, Op. cit. p 180-186.
295
MARQUEZ, Op. Cit., p 185-206
296
SHEN, Op. cit., p 3-11,
297
LAVIE, Op. cit., p 335-41.
298
MICHALSEN, Op. cit., p 344–352
299
TURRO S, Sonia M. Rehabilitación cardiovascular en el anciano. Revista Electrónica de
PortalesMedicos.com[online][cited
2009-05-21].
Disponible
en:
http://www.portalesmedicos.com/publicaciones/articles/810/1/Rehabilitacion-cardiovascular-en-el-anciano.html
300
MILANI, Richard V. y LAVIE, Carl J. Impact of Cardiac Rehabilitation on Depression and Its Associated Mortality.
En: The American Journal of Medicine (2007) 120, 799-806.
301
RV, Op. Cit., p. 726-732
302
LAVIE, Op.cit., p 335-41
303
RIVAS ESTANY, Eduardo y et al. Aspecto psicosocial de la rehabilitación en pacientes con infarto miocárdico. En:
Rev. cuba. cardiol. cir. cardiovasc. Septiembre-diciembre, 1989. Vo,3.no.3,pp. 357-74.
304
LUSIARDO, Mabel. Mente y corazón: Factores psicosociales de riesgo cardiovascular. En: Salud militar. Abril, 2005.
Vol.27, Nº 1, p75-82
305
LIDELL E, Op. cit., p 67-74.
306
SHEN, Op. cit., , p 3-11,
307
YU C-M, al. Op. Cit., p. 1915-22.
308
RIVAS ESTANY, Op. Cit., p. 357-74.
294
91
sobre su estado de la salud 309, acrecienta su percepción de control sobre la
enfermedad
310
, adquieren mayor confianza y seguridad al mejorar su
capacidad funcional proporcionando así una buena reintegración social 311.
2.4.5.3
Beneficios en la Dimensión Social
Los estudios han mostrado dentro de la dimensión social, que los pacientes
cardiovasculares, experimentan
alteración
en
sus actividades
sociales
normales afectando así sus roles a nivel profesional, familiar y de pareja, lo que
conduce a conflictos laborales, alteraciones en la autoestima del individuo,
sensación de no controlar su propia vida, sentimiento de invalidez y limitación
para desempeñar sus labores diarias, problemas por el deterioro progresivo,
cambios en el concepto del yo, dependencia y aislamiento social que se suscita
a partir del temor de aceptar la necesidad de apoyo en el otro y porqué la
familia o los amigos del paciente no saben como reaccionar
312 313
.
Asimismo, se debe tener en cuenta que tras el diagnostico de la enfermedad
cardiovascular las familias de los paciente sufren alteraciones estructurales y
emocionales, pues hay una movilización intensa de recursos físicos (cuidados,
cambios de roles y funciones del enfermo) y emocionales (mayor disponibilidad
afectiva), se genera una sobreprotección al enfermo, que le hace perder su
independencia, le exime de tareas y le invade su privacidad, lo cual conduce a
un trastorno de las actividades sociales normales producto en gran parte de
limitaciones funcionales debidas al dolor y/o fatiga, el miedo del paciente de ser
una carga para los demás, temor por los síntomas o las discapacidades y
sentimientos de incomodidad entre los miembros de la red social del paciente
314 315 316
.
309
BETTENCOURT, Op. cit. p 687-696
MICHIE, Op. cit., p 88 – 95.
AMES ENRÍQUEZ, Op. Cit., p 130-138312
GRANERO MOLINA, Op.cit., , pp.36-48
313
RIVERA A., Op. Cit., p 124-133
314
Ibid., p126
315
VINACCIA, Op.cit., pp. 125-137.
310
311
92
Además los paciente se ven obligados a un proceso de adaptación rápido el
cual pasa por diferentes etapas que suscitan una serie de emociones
comúnmente negativas (miedo, ira, ansiedad), debido a esto debe generar
estrategias de adaptación, entre ellas la principal es la negación que cumpliría
un papel importante en el manejo de la enfermedad, disminuiría el nivel de
estrés en el paciente y permitiría un manejo adecuado de su proceso de
adaptación posterior a la enfermedad. Conjuntamente si los pacientes no tienen
una relación de pareja tienden a presentar un menor grado de apoyo social,
mayor número de rehospitalizaciones, tienen un necesidad mayor de ayuda
todo esto conlleva a un aislamiento social y afecta negativamente la calidad de
vida global
317 318 319 320
que se asocia con un aumento de la mortalidad por
enfermedades cardiovasculares
321 322
.
Frente a estas situaciones los programas de rehabilitación cardiaca a través de
un trabajo interdisciplinario especialmente por medio de las intervenciones
psicosociales han demostrado generar en los pacientes mayor sentimiento de
utilidad y adaptación a su problema de corazón, mayor adaptación y
funcionalidad social y su autonomía se eleva considerablemente; igualmente,
sienten satisfacción por su nivel de funcionamiento social
323
, tienen menos
dependencia familiar, física y emocional, aumentan su autoestima, disminuyen
el aislamiento social debido a una mejor interrelación con otras personas; se
sienten menos preocupados por su enfermedad, mejora el ambiente en el
hogar del paciente además de reducir los trastornos del comportamiento
incrementando el bienestar. Paralelamente tras participar en los programas de
316
SOLANO RUIZ,. Op. Cit.,
MORAES, cit., p. 323-329.
DANTAS RAS, Aguillar y OM, Barbeira CBS. Retorno às atividades ocupacionais e sexuais após cirurgia de
revascularização do miocárdio. En:Rev Latino-am Enfermagem. Julho. 2001. Vo. 9, no.4, p 26-31.
319
BRUMMETT, BHl et al. Characteristics of socially isolated patients with coronary artery disease who are at elevated
risk for mortality. En: Psychosom Med. 2001. Vo. 63, no.2. p.267-72.
320
BENNETT, SJ, et al. Social support and health-related quality of life in chronic heart failure patients. En: Qual Life
Res 2001. Vo.10, p 671-82.
321
MARCHIONNI N, Op. cit., p. 2201.
322
RIVERA A.,Op. Cit. p 124-133
323
BUENO, Op. Cit., p 171-180
317
318
93
rehabilitación cardiaca algunos pacientes reevaluaron sus prioridades para
enfocarse en su rol familiar, al igual que el redescubrimiento de la familia, los
pacientes adquieren una nueva manera de percibirse a ellos mismos; dan
mayor atención sobre sus gustos y sobre el sentido de sus vidas y al mismo
tiempo, logran una alta tasa de reintegración laboral
324 325 326 327
.
Simultáneamente dentro de esta dimensión se ha demostrado que luego de
participar en los grupos de autoayuda de los programas de rehabilitación
cardiaca
328
, se reconfirma el compromiso de continuar con el ejercicio físico,
practicar las técnicas de respiración, relajación, concentración, tomar la vida
con calma, comunicarse adecuadamente con la familia y disfrutar de
agradables momentos de esparcimiento
329
. En conclusión, el rol del apoyo
social es fundamental para facilitar conductas de cuidado coronario, de ahí que
este apoyo social ha identificado como un factor protector que disminuye la
morbimortalidad por enfermedades cardiovasculares porque permite enfrentar
la enfermedad, disminuye el estrés y la depresión favoreciendo así la
recuperación del individuo y su calidad de vida por lo tanto los programas de
rehabilitación cardiaca deben tener actividades compartidas entre pacientes y
familiares
330 331 332
.
324
KENNEDY, Op. Cit., p. 2
SINGH, Op. cit.,
PINSON G, Op. Cit., p 97-103.
327
HURTADO REYES, Op. Cit.,
328
ESTHER PÉREZ, Op. Cit., . p 90-100
329
PARADA, María Isabel. Un programa de intervención-acción psicológica para pacientes en rehabilitación cardíaca.
En: Arch. Hosp. Vargas .Jul.-Dic. 1996. Vo.38, no.3/4, p151-3,
330
MOOKADAM Farouk. Social Support and Its Relationship to Morbidity and Mortality After Acute Myocardial
Infarction. En:Arch Intern Med. 2004. Vo.164, p.1514-1518
331
MORAES, Op. Cit., p. 323-329.
332
FERNÁNDEZ-ABASCAL, Op. cit., pp. 615-630.
325
326
94
3.
MARCO METODOLOGICO
3.1 TIPO DE DISEÑO
Esta investigación corresponde a un estudio evaluativo pre-test y post-test de
corte prospectivo longitudinal, aplicado a los pacientes con diagnostico de
enfermedad cardiovascular, asistentes al programa de rehabilitación cardiaca
durante el periodo de marzo-abril del año 2009, en el cual se evaluó el impacto
del programa sobre la calidad de vida de los pacientes.
3.2
POBLACIÓN DE ESTUDIO
El universo estaba constituido por 350 pacientes con diagnostico de
enfermedad cardiovascular que asistían al programa de rehabilitación cardiaco
de una institución de IV nivel en Bogotá.
3.3 TAMAÑO DE MUESTRA
Estuvo constituida por 30 pacientes, con diagnostico de enfermedad
cardiovascular que asistieron al programa de rehabilitación cardiaca en fase II
de la institución de cuarto nivel.
3.4 TIPO DE MUESTREO
Por conveniencia, se tomaron los pacientes con diagnostico de enfermedad
cardiovascular que asistieron al programa de rehabilitación cardiaca en fase II
durante los meses de marzo-abril de 2009, cada uno de los participantes
cumplía con los criterios de selección especificados en el protocolo del estudio.
95
3.5
CRITERIOS DE INCLUSIÓN
Los criterios de inclusión para integrar el grupo de participante son los
siguientes
•
•
•
Pacientes hombres o mujeres mayores de 18 años.
Pacientes que inician la fase II del programa de rehabilitación cardiaca
Pacientes que han presentado alguno de los siguientes diagnósticos:

Infarto agudo del miocardio,

Angina estable en pacientes no revascularizables,

Falla cardiaca, sincope cardiogenico,

Cardiopatía dilatada con buena o mala fracción de eyección,

Arritmias

Post quirúrgicos cardiovasculares(revascularización miocárdica,
cambios vasculares o trasplante cardiaco)

Pacientes con cardiodesfibriladores o marcapasos implantables.
3.6 CRITERIOS DE EXCLUSIÓN
•
Pacientes que no hayan completado las 12 sesiones de la fase II del
programa de rehabilitación cardiaca.
•
Pacientes que se hayan retirado del programa de rehabilitación cardiaca
por complicaciones clínicas durante el desarrollo de la fase.
96
3.7
PROCEDIMIENTO
El estudio se desarrollara en tres fases:
3.7.1 Primera Fase
En la primera fase del estudio se realizó una prueba piloto del instrumento,
con pacientes y profesionales de enfermería especialistas en cardiología del
área asistencial e investigativa, con el objetivo de establecer si el instrumento
MacNew Heart Disease health-related quality of life (MacNeW QLMI 2) es
adecuado para evaluar la calidad de vida global y por las dimensiones que
comprende, además determinar si los ítems contemplados en el instrumento
son pertinentes, relevantes, coherentes, con lenguaje y redacción apropiada. El
concepto emitido por las expertas fue positivo, sin embargo recomendaron
mejorar la redacción del ítem 7, la cual se realizó.
3.7.2 Segunda fase
En la segunda fase del estudio se inicio la recolección de datos con previa
firma del consentimiento informado, aplicando
la adaptación española del
MacNew Heart Disease health-related quality of life (MacNeW QLMI 2) a los
pacientes en una institución de IV nivel de la ciudad de Bogotá, que iniciaban el
programa de
rehabilitación cardiaca Fase II; que inicia después del alta
hospitalaria y está compuesta por 12 sesiones con una frecuencia de dos a tres
veces por semana y finaliza cuando el paciente completa 12 sesiones o
adquiere una independencia funcional.
3.7.3 Tercera Fase
Una vez que el paciente ha completo las 12 sesiones en el programa se aplico
nuevamente el instrumento MacNew Heart Disease health-related quality of life
(MacNeW QLMI )(ver anexo 1) para determinar los cambios en su nivel de
97
calidad de vida, este instrumento fue diseñado para pacientes con enfermedad
cardiovascular
cuenta
con
27
ítems
que
se
distribuyen
en
tres
dimensiones(física, social y emocional) que se evalúan por medio de una
escala de likert con siete opciones de respuesta desde 1, que representa la
peor situación, hasta 7, que representa la mejor. Para analizar la puntación de
calidad de vida a nivel global y por dimensiones se establecieron rangos
ponderales
teniendo en cuenta el numero de ítems que compone cada
dimensión y la extensión de la escala de likert (ver tabla 2).
Tabla 2. Rangos ponderales establecidos para determinar los niveles de
calidad de vida global y por dimensiones
VARIABLE
NIVEL DE CALIDAD DE VIDA
GLOBAL
Mala= 27-63
Regular =64-127
Buena=128-189
Mala= 7-17
DIMENSION SOCIAL
Regular =18-32
Buena=33-49
Mala= 10-23
DIMENSIÓN FÍSICA
Regular =24-46
Buena=47-70
Mala= 10-23
DIMENSION EMOCIONAL
Regular =24-46
Buena=47-70
FUENTE: autoras del estudio
En
las dos últimas fases del estudio el instrumento fue aplicado por las
investigadoras mediante cuestionario dirigido para garantizar un menor número
de datos omitidos; el tiempo estimado para diligenciar el instrumento fue de de
20 a 25 minutos. Después de recolectar la información se realizo un análisis
descriptivo con la ayuda del programa SPS versión 17.0 y Excel
98
3.8 CONSIDERACIONES ÉTICAS.
Teniendo en cuenta el título II DE LA RESOLUCIÓN 008430 DE 1993, de la
investigación en seres humanos; en donde toda investigación en la que el ser
humano sea objeto de estudio, deberá prevalecer el criterio del respeto,
dignidad y la protección de sus derechos y su bienestar. Por lo tanto la
participación de la población, será voluntaria y se mantendrá completa
discreción y en ningún momento se revelaran datos de identificación. Para
efecto de la autorización de participación se contara con el consentimiento
informado de todos los participantes.
La investigación se ajusta a los principios científicos y éticos, es realizada por
profesionales y estudiantes de pregrado con conocimiento y experiencia para
cuidar la integridad del ser humano. Se lleva a cabo bajo la autorización de la
Facultad de Enfermería de la Pontificia Universidad Javeriana y con la
aceptación voluntaria de los participantes, quienes lo autorizan a través del
consentimiento informado por cada uno
de los participantes
y la previa
aprobación del proyecto por parte del Comité de Ética en Investigación de la
Institución (ver anexo 2).
En la presente investigación se protegerá la privacidad de los participantes
utilizando solo iníciales de nombres para identificación interna de las
entrevistas
y
solo
nombres
de
las
instituciones
participantes
como
representantes de las redes institucionales sin descripción del representante.
Para efectos de éste reglamento la investigación se considera sin riesgo según
el artículo 11 de la misma resolución antes citada.
99
4.
PRESENTACION Y ANALISIS DE RESULTADOS
4.1 Descripción de Características Sociodemográficas
A
continuación
se
presenta
la
descripción
de
las
características
sociodemográficas de los pacientes que asisten al programa de rehabilitación
cardiaca del estudio según las variables de género, edad, estado civil,
escolaridad, nivel socioeconómico, ocupación, con quien vive y diagnostico
clínico, las cuales fueron evaluadas utilizando estadísticas descriptivas.
Tabla 3. Características socio-demograficas del paciente cardiovascular
asistente al programa de rehabilitación cardiaca según género y edad
VARIABLES
N° (30)
%(100)
GENERO
Masculino
20
66.7
Femenino
10
33.3
EDAD
18-40
5
16.6
41-65
18
60
Mayor de 65
7
23.3
FUENTE: autoras del estudio
Los resultados obtenidos en el estudio con relación al género mostraron que el
66.7% de los pacientes son hombres y el 33.3% son mujeres (ver tabla 3).
Estos resultados concuerdan con lo reportado en la literatura, en donde se
evidencia que la mayoría de los pacientes asistentes a los programas de
100
rehabilitación cardiaca (PRCH) son hombres
333
334
335
336
pues las
enfermedades cardiovasculares se presentan con mayor incidencia en este
genero 337
338
y aumentan la morbi-mortalidad por tal motivo son remitidos a
este tipo de programas. La rehabilitación cardiaca ha demostrado tener mayor
impacto en el nivel de calidad de vida en los hombres 339 pues tienen mayor
capacidad funcional y de ejercicio al inicio del programa 340, poseen una mayor
adherencia que las mujeres dado que tienen menos responsabilidades a nivel
del hogar 341, mas facilidades de transporte 342 y presentan menos aislamiento
social dado que reciben más apoyo emocional que las mujeres343.
Con relación a las mujeres, según la literatura consultada, cabe destacar que
hay poco participación de este género en los programas por factores como
problemas de transporte (las mujeres tienen menos probabilidades de poseer o
conducir un automóvil), más probabilidades de tener un cónyuge a cargo en
casa, pueden sentirse más obligadas que los hombres a regresar antes al
hogar debido a sus responsabilidades y parece ser que reflejan falta de
voluntad para inscribirse en la rehabilitación cardíaca debido a limitaciones de
tiempo 344. Además las mujeres presentan episodios coronarios después de la
menopausia ( debido a la disminución del efecto protector de los estrógenos),
tiene mayor incidencia de diabetes, hipertensión, obesidad y sedentarismo 345;
son más sensibles a los factores psicosociales (estrés físico y mental,
depresión, aislamiento social, insatisfacciones cotidianas y alteraciones en las
relaciones familiares); no relacionan los síntomas cardíacos con patología
333
HÖFER, Op. cit., p. 748.
VALDIVIA, et al. Op. cit., p.46
SALAZAR L, et al. Op. cit., p. 79.
336
BETTENCOURT, et al. Op. cit., p. 687-696.
337
WHO, The Atlas of Heart Disease and Stroke. Op. cit., p.18-55.
338
DANE. Op. cit., p.1
339
SALAZAR L, et al. Op. cit., p 79
340
.O'FARREL, P, et al. Op. cit., 319-25.
341
LOOSE, MS y FERNHALL, B. Differences in quality of life among male and female cardiac rehabilitation participants.
En: J Cardiopulm Rehabil. May-Jun,1995 , vo.15, no.3,. p. 225-31.
342
CARHART, et al. Op cit., p. 37.
343
ROHLFS, et al. Op. cit., p 55-64 .
344
CARHART, et al. Op cit., p. 37
345
MONPERE. Op. cit., p. 154.
334
335
101
cardiovascular, por lo cual no consultan a tiempo 346; todo esto conduce a un
pronóstico más desfavorable 347 y a una peor calidad de vida
348 349
. Debido a
las particularidades de la enfermedad cardiovascular en la mujer, el equipo de
rehabilitación cardiaca y las instituciones político-sanitarias, deben detectar,
capacitar, motivar y estimular a mujeres líderes en grupos estratégicos para
multiplicar la información con respecto al cuidado de su salud cardiovascular
por medio de folletos informativos y conferencias sobre la enfermedad
cardiovascular en la mujer, incluirlas en actividades lúdicas con objeto de lograr
una participación más activa y eficaz,
además se debe proporcionar
información sobre recursos que permitan aliviar la carga de los cuidadores
alentado a compartir las obligaciones familiares con sus parejas a fin de tener
más tiempo libre y recursos para centrarse en su propia salud.
A partir de lo anterior como líderes de los programas de rehabilitación cardiaca,
los profesionales de enfermería, deben empoderar a las mujeres y hombres
sobre la importancia de conocer e identificar tempranamente los factores de
riesgo y los síntomas relacionados con enfermedad cardiovascular, con el fin
de asumir un papel activo dentro de su cuidado al lograr comprender su
enfermedad y la rehabilitación mejorando así su calidad de vida.
El 60 % de los pacientes asistentes al programa se encuentran en el rango de
edad de 41-65 años, seguido por el 23.3% que son pacientes mayores de 65
años. Estos resultados evidencian que el mayor porcentaje de la población
tiende a ser adulto medio, lo cual coincide con lo reportado en las
investigaciones consultadas 350
351 352 353
. Esta situación se debe según la
OMS a los cambios de la pirámide poblacional y al aumento del nivel de
346
ROHLFS. Op. cit., .p. 59-61
MONPERE. Op. cit., p. 154
PRAMPARO, et al. Op. cit., p. 75-85.
349
URQUIJO, et al. Op.cit., p. 190-198.
350
WERNER BENZER, et al. Op. cit., p. 443
351
ESPINOSA, et al. Op. cit., p. 56
352
ROSELLÓ-ARAYA, y GUZMÁN-PADILLA. Op. cit., p 22
353
BETTENCOURT, et al. Op. cit., p 692
347
348
102
industrialización lo cual conduce adquirir estilos de vida poco saludables
aumentando
las
conductas
cardiovasculares, por todo esto
de
riesgo
que
generan
enfermedades
se requieren programas de rehabilitación
cardiaca. Asimismo los pacientes adulto medio experimentan una mejoría en la
calidad de vida 354 que los otros grupos de edad, luego de participar en el
programa de rehabilitación cardiaca, pues la mayoría cuentan con un alto
apoyo familiar brindado por su pareja o por sus hijos, están laboralmente
activos y pertenecen a un nivel de escolaridad alto; estos factores se deben
tener en cuenta para la planificación del cuidado de enfermería, dado que
facilitan y promueven la participación en la rehabilitación cardiaca355.
Llama la atención que aunque la mayoría de los desórdenes cardiovasculares
ocurren en personas mayores de 65 años de edad 356, solo representan el
23.3% de la población de este estudio, esto se debe a que los estudios de
rehabilitación cardíaca han sido tradicionalmente hechos en pacientes más
jóvenes dado que se creía que los beneficios de la rehabilitación cardiaca se
limitaban por las comorbilidades de los pacientes añosos (artritis, osteoporosis,
enfermedad vascular periférica, cerebrovascular, pulmonar)debido a ello había
muy poco participación y remisión de este grupo de edad
357
. Frente a esta
situación como profesionales de enfermería se debe concientizar la
participación del adulto mayor en estos programas que favorezcan el bienestar
y la dignidad de las personas en esta etapa de la vida, dado que este grupo de
edad presenta peor evolución y pronóstico después de un infarto, además
corren un alto riesgo de discapacidad tras un evento coronario y existen
mayores complicaciones como hospitalizaciones mas prolongadas que los
conducen a una limitación física dando como resultado un deterioro en la
calidad de vida
358 359
354
BÁEZ, et al. Op. cit.,p 94
SÁNCHEZ, Abreu. Op. cit., p. 1
DANE. Op. Cit.
357
GARCÍA-PALMIERI, Op. cit., p. 198-201.
358
WENGER, Nanette. Op. cit., p. 1619-1631.
359
BOTERO DE MEJÍA y PICO MERCHÁN. Op. cit., p. 11 – 24.
355
356
103
Tabla 4. Características socio-demográficas del paciente cardiovascular
asistente al programa de rehabilitación cardiaca según estado civil
y
escolaridad.
VARIABLES
N° (30)
%(100)
ESTADO CIVIL
Soltero
6
20.0
Unión libre
4
13.3
Casado
15
50.0
Viudo
2
6.7
Separado
3
10.0
ESCOLARIDAD
Primaria
6
20.0
Secundaria
10
33.3
Técnico
1
3.3
Universidad
12
40.0
Ninguno
1
3.3
FUENTE: autoras del estudio
Con respecto al estado civil el 50% eran personas casadas y el 20% eran
solteros. Estos resultados coinciden con la literatura consultada pues la
mayoría de los pacientes que asisten a rehabilitación cardiaca están
104
casados 360
361 362 363
, lo que implica que estos cuentan con mayor apoyo
emocional, siendo este positivamente relacionado a la disminución de la
ansiedad y la depresión, lo cual optimiza el desempeño físico y facilita la
rehabilitación que permite el retorno a sus actividades adquiriendo una mejor
calidad de vida 364. Por otro lado, los pacientes solteros tienen mayor número de
rehospitalizaciones debido a que ellos viven solos puesto que no poseen un
sistema de apoyo,
lo que conlleva a un aislamiento social y afecta
negativamente la calidad de vida
365
366
. Con base en lo anterior como
profesionales de enfermería se debe incentivar la formación de redes de apoyo
emocional y material a nivel primario (familia), secundario (pacientes asistente
al programa, amigos y grupos de autoayuda) e institucional (grupos
terapéuticos profesionales), estos grupos le permiten a los pacientes llegar a un
ambiente favorable para su recuperación, en donde pueden explicar libremente
su problemática, sus interés, preocupaciones y expectativas en torno a su
patología, contribuyendo entre sí a la reestructuración de las personas en un
ambiente espiritual y de apoyo humano.
Según el grado de escolaridad el 40% de los pacientes realizó estudios
universitarios, el 33.3 % curso secundaria, el 20% primaria y el 3.3% no curso
ningún nivel de escolaridad, en este estudio los pacientes cardiovasculares
tenían un grado de escolaridad alto. Al contrario de lo reportado en la literatura
consultada la mayoría de la población ha cursado hasta secundaria. Las
investigaciones refieren que los pacientes con un alto nivel educativo presentan
una calidad de vida satisfactoria que puede atribuirse a un mejor estado de
salud, mayores ingresos económicos y un adecuado conocimiento de los
factores de riesgo cardiovasculares reflejado en un buen control sobre los
360
BETTENCOURT, et al. Op. cit., p 692
MORAES y DANTAS. Op. cit., p 326
WERNER BENZER, et al. Op. cit., p. 443
363
MILANI, y LAVIE. Impact of Cardiac Rehabilitation on Depression and Its Associated Mortality. Op. cit., p. 801.
364
BENNETT, et al. Op. cit., p. 671- 82.
365
MORAES y DANTAS. Op. cit., p 323-329.
366
BERKMAN, et al. Predicting cardiac patients at risk for readmission. En: Soc Work Health Care. 1991, vo.16, no.1,.
p.21-38.
361
362
105
mismos 367
368
. Respecto al 20% que ha cursado primaria y el 3.3 % de la
población que no tiene ningún grado de escolaridad, la literatura refiere que
estos pacientes presentan un perfil de persona más desfavorecida en cuanto a
la calidad de vida 369 , lo cual puede dificultar la comunicación con el personal
de salud y por ende desarrollan mayor riesgo de abandono del tratamiento 370.
De lo anterior se desprende que como profesionales de enfermería, se debe
diseñar
estrategias
educativas
(encuentros-reuniones
entre
pacientes,
sesiones-talleres de estilos de vida saludables, orientación y apoyo sicosocial,
conferencias informativas, actividades lúdicas entre otros) de manera clara y
adecuada teniendo en cuenta factores como: edad, sexo, condiciones
socioeconómicas, laborales y educacionales, que se llevaran a cabo durante la
consulta de forma personalizada dado que este es un espacio para la
comunicación bidireccional entre los profesionales y el paciente, o en grupos
con características socioculturales semejantes, favoreciendo el dialogo entre
los miembros a fin de intercambiar experiencias y contribuir al desarrollo de
motivaciones que refuerzan la actitudes positivas del paciente cardiovascular.
Además, conviene propiciar espacios para mejorar la comunicación y
comprensión entre el paciente, su familia y los profesionales de salud basado
en una actitud de escucha para así obtener mayor eficacia de las
intervenciones dentro del programa de rehabilitación cardiaca lo cual contribuye
a mejorar la calidad de vida.
367
AMARILES, et al. Op. cit., p. 279-300.
GUTIÉRREZ VICÉN. Op. cit., p. 766-769.
369
Ibid., p. 768
370
LEGUIZAMÓN. Op. cit., p. 35
368
106
Tabla 5. Características socio-demográficas del paciente cardiovascular
asistente
al
programa
de
rehabilitación
cardiaca
según
nivel
Socioeconómico y Ocupación.
VARIABLE
N°30
%(100)
NIVEL SOCIOECONÓMICO
Bajo: 1-2
9
30
Medio: 3-4
19
63.3
Alto: 5-6
2
6.7
OCUPACIÓN
Hogar
7
23.3
Estudiante
2
6.7
Empleado
5
16.7
Trabajador
7
23.3
Pensionado
6
20.0
Desempleado
2
6.7
Estudiante y
1
3.3
independiente
trabajador
Respecto al estrato socioeconómico, se evidencio que los pacientes asistentes
al programa de rehabilitación cardiaca pertenecían a un nivel medio y alto
representado en un 70%, seguido de un nivel bajo en un 30%. Estos
107
resultados concuerdan con las investigaciones consultadas en donde la
mayoría de los pacientes pertenecen a un nivel socioeconómico medio y alto
asociados con mayores ingresos económicos, más posibilidades y satisfacción
en el trabajo lo cual contribuye a una mejor calidad de vida 371
372 373
. En
relación al estrato bajo (30%), se debe resaltar que este es considerado un
estresor crónico para enfermedades cardiovasculares dado que desencadena
conflictos en el núcleo familiar dificultando las relaciones y fomenta los
sentimientos de
inutilidad, frustración y desesperanza generando un
incremento de riesgo de padecer nuevamente un infarto; todo ello repercute
negativamente en su calidad de vida 374. Además, este grupo de pacientes por
su situación económica tiene limitaciones para asistir a la rehabilitación
cardiaca
(falta
de
dinero,
dificultad
acompañante) por ello dentro
para
transportase,
ausencia
de
de la rehabilitación se debe gestionar
herramientas para evitar el abandono de la misma 375 como son la telemedicina
o visitas periódicas para recordar las instrucciones a fin de incrementar y
afianzar lo aprendido en las sesiones educativas, de este modo se genera una
mayor adherencia al tratamiento y control de factores de riesgo 376.
En relación con la ocupación el 23.3% eran trabajadores independientes y el
6.7% eran desempleados. Estos resultados evidencian que la mayoría de la
población del estudio, eran trabajadores lo cual concuerda con lo referido en la
literatura 377
378
. Es importante destacar que uno de los principales beneficios
de la rehabilitación para estos pacientes, es la producción de una alta tasa de
reincorporación laboral, debido a un mayor reporte de sentimiento de autoeficacia que conduce a un cambio de actitud positiva hacia el trabajo y las
371
ÁLVAREZ , et al. Op. cit., p 1-7.
HURTADO. Op. cit., p. 81.
LIDELL E. Op. cit., p 67-74.
374
VARGAS TOLOZA. Op. cit., p. 43.
375
JIMÉNEZ, P et al. Op. cit., p.32-36.
376
SOLANO RUIZ, et al. Op cit., p. 7-11.
377
AMARILES, et al. Op. cit., p. 279-300.
378
ROCA, et al. Op cit., p. 60
372
373
108
prioridades dentro de la vida diaria, logrando así disminuir el estrés laboral y
mejorar la calidad de vida de los pacientes379.
Se debe resaltar que dentro de la rehabilitación cardiaca hay que prestar gran
atención a los pacientes desempleados, pues estos están sometidos a una
gran presión emocional por la pérdida de los ingresos económicos y la
existencia de obligaciones familiares, como lo es ser la fuente del sostén de la
familia. Lo cual compromete la integridad de la misma; esta situación es
agravada
porque
la
sociedad
tiende
a
subestimar
a
los
pacientes
cardiovasculares generando sentimiento de desconfianza, pesimismo e incluso
discapacidad 380.
Debido a lo anterior, es importante brindar una adecuada terapia ocupacional
dentro del programa de rehabilitación cardiaca, por medio de gimnasia laboral
que permite mejorar la movilidad eliminado así la tensión muscular acumulada,
e incentivar de manera practica el control del estrés, para garantizar un
desempeño laboral satisfactorio basado en seguridad y rendimiento 381.
379
HURTADO. Op. cit., p. 81
OMS. Rehabilitacion en las enfermedades caridovasculares. Op. cit., p. 19.
381
Ibid., p. 19.
380
109
Tabla 6. Características sociodemográficas del paciente cardiovascular
asistente al programa de rehabilitación cardiaca según convivencia
diagnostico
VARIABLE
N°(30)
%(100)
CON QUIEN VIVE
Solo
2
6.7
Conyugue
4
13.3
Conyugue e hijos
16
53.3
Hijos y nuera
1
3.3
Madre y hermanos
1
3.3
Hermanos
1
3.3
Padres
2
6.7
hijos
2
10.0
DIAGNOSTICO CLÍNICO
Infarto agudo del
9
30.0
Angina estable
5
16.7
Post-quirúrgico
11
36.6
Pre sincope coronario
1
3.3
Sincope coronario
1
3.3
Falla cardiaca y
1
3.3
Miocardio (IAM)
cardiodefribrilador
implantado
FUENTE: resultados del estudio
110
y
Los resultados del estudio, evidenciaron que la mayoría de los pacientes
conviven con su conyugue y sus hijos representado por un 53.3%, seguido por
un 13.3% que vive únicamente con su conyugue, y un 10% vive solo con sus
hijos. Según la literatura consultada la mayoría de los pacientes asistentes al
programa de rehabilitación cardiaca están casados 382
383 384
y reconocen a su
conyugue como principal cuidador seguido por los hijos, lo cual conduce a
cambios estructurales en los roles familiares y en la dinámica familiar
385
.
Debido a ello como profesionales de enfermería se debe incluir a la familia en
el proceso educativo que tiene como objetivo fomentar el auto-cuidado del
paciente a fin de reducir el número de reingresos y consultas a urgencias.
Además, prevenir en los demás integrantes de la familia posibles eventos
cardiovasculares, modificando y disminuyendo los factores de riesgo, con la
finalidad de mejorar y mantener una buena calidad de vida 386
387
.
Simultáneamente se debe dar educación al cuidador para que no centre su
vida alrededor de la enfermedad, no abandone sus metas y su propósito de
vida 388.
Con relación al diagnostico el 36.6 % eran pacientes post-quirúrgicos, seguidos
por un 30% que tenían IAM. Esto concuerda con lo consultado en la literatura
en donde se evidencia que la mayoría de los pacientes que son remitidos a
rehabilitación cardiaca son postquirúrgicos 389
390 391
, dado que el corazón es un
órgano al que se le atribuye un carácter de primicia en relación con los otros,
la cirugía cardiovascular tiene un impacto emocional, social y físico392.
382
BETTENCOURT, et al. Op. cit., p. 692.
HURTADO. Op. cit., p. 53
384
MILANI, y LAVIE. Impact of Cardiac Rehabilitation on Depression and Its Associated Mortality. Op. cit., p.801
385
MORAES y DANTAS, Rosana Aparecida Spadoti. Op. cit., p. 323-329.
386
ROCA, et al. Op. cit., p. 60.
387
FUENTES LEONARDO, Op.cit., p. 199.
388
RIVERA A. Op. cit., p. 124-133.
389
VALDIVIA, el at. Op. cit., p
390
BÁEZ, Laura P. y et al. Op. cit., p. 90-96
391
ROCA Cazorla y et al. Op. cit., p.60
392
Ignacio Plaza Pérez. Op. cit., p. 757-60
383
111
Es importante resaltar que en este grupo de pacientes el apoyo del profesional
de enfermería es fundamental dado que gracias a la preparación física y
emocional brindado a través
de la psicoterapia cognitivo-conductual (test
psicológicos, terapia de grupo, ejercicios de relajación y meditación,
orientación, psicoeducación al paciente y familiares, técnicas de afrontamiento
y manejo del estrés) 393
con el fin de estimular la toma de conciencia acerca
de la situación que está viviendo y las respuesta a ella. De este modo se logra
reducir su ansiedad y depresión 394,
disminuir las reacciones emocionales
negativas fomentar la expresión de emociones fortalecer los sentimientos de
seguridad y autoestima 395. Estas medidas ayudan al paciente y su familia a
tener
una
experiencia
menos
complicaciones respiratorias,
traumática,
reducir
la
incidencia
de
se genera una creencia de mayor control
personal sobre el proceso de recuperación y promueve la cooperación para
una pronta recuperación en el post-operatorio mediato y tardío 396.
El 30% de los pacientes dentro del estudio tienen como diagnostico IAM.
Según la literatura, esta patología es una de las mas frecuentes dentro de la
rehabilitación cardiaca 397
398 399
pues es la principal causa de muerte en el
adulto medio (hombres y mujeres) en Colombia, por ello la rehabilitación
cardiaca resulta una herramienta fundamental para aquellos pacientes que no
son candidatos a procedimientos de revascularización coronaria, ya que al
proporcionar un programa adecuado de ejercicio y control de factores riesgo
se estabiliza el proceso de la ateroesclerosis, mejora la calidad de vida, reduce
la morbimortalidad y la aparición de nuevos eventos cardiacos
393
400 401 402
.
ALARCÓN VELANDIA y VALLEJO. Op. cit., p. 362-379
LAHAM. Op. cit., p. 162
CASTILLERO A. Op. cit., p.55.
396
PINSON G. Educación del paciente cardiovascular en los programas de rehabilitación cardiaca. Op. cit., 25-30.
397
BETTENCOURT, et al. Op. cit., p. 687-696.
398
LEYVA G. y RAMÍREZ R. Op. cit., p 552-60.
399
WERNER BENZER, et al. Op. cit., p. 442-47.
400
LIDELL E. Op. cit., p. 67-74.
401
MARQUEZ. Op. cit., .p. 185-206
402
PLAZA PÉREZ, Ignacio. Op. cit., p. 757-60.
394
395
112
4.2 Descripción de la calidad de vida global del paciente cardiovascular
asistente al programa de rehabilitación cardiaca.
A continuación se presenta la calidad de vida de los pacientes cardiovasculares
asistentes al programa de rehabilitación cardiaca en fase II, reflejada en las
dimensiones contempladas en el instrumento Macnew (dimensión física, social
y emocional). Para este análisis se tuvieron en cuenta los rangos ponderales
establecidos para determinar la calidad de vida a nivel global y por
dimensiones, teniendo en cuenta el número de ítems que compone cada una
de estas y la extensión de la escala de likert.
Tabla 7. Descripción de la calidad de vida a nivel global del paciente
cardiovascular al iniciar y finalizar el programa de rehabilitación cardiaca
(PRCH) en fase II
VARIABLE
INICIO DEL PRCH
FINAL PRCH
N(30)
%(100)
N(30)
%(100)
MALA
0
0
0
0
REGULAR
16
53.3
7
23.3
BUENA
14
46.7
23
76.7
GLOBAL
FUENTE: resultados del estudio
En este estudio se evidencio que la calidad de vida a nivel global mejoro, dado
que al inicio del programa el 53.3% de los pacientes tenían una calidad de vida
113
regular. Al finalizar el programa de estos 16 pacientes, 9 que corresponde al
56%, lograron alcanzar una buena calidad de vida. Estos resultados son
congruentes con las investigaciones consultadas en las cuales se demuestran
que pacientes que han completado el PRCH mejoran su calidad de vida
405 406 407 408
403 404
especialmente los que están basados en el ejercicio, consejería,
asesoría sicológica y educación
409 410
, debido a este enfoque multifactorial el
PRCH se ha convertido en un componente esencial del tratamiento de
pacientes cardiovasculares por que posee una buena relación costobeneficio 411.
De estos 9 pacientes, se evidencia que la dimensión que tuvo mayor impacto
fue
la emocional, seguida por la física y la social. Estos
resultados no
concuerdan con lo reportado en la literatura, dado que la dimensión física es la
que mas mejora en los programas de rehabilitación cardiaca
412 413 414 415
. Sin
embargo, se infiere que a pesar de que la institución no cuenta con un
protocolo estandarizado de intervención psicocardiologica, la mejoría en la
dimensión emocional es debido a que el profesional de enfermería líder del
programa con su carisma y toque humano logra satisfacer las necesidades
emocionales de los pacientes; lo cual se ve complementado por el apoyo
brindado al paciente dado que la mayoría de ellos cuentan con un pareja
estable o con sus hijos; el contar con esta red de apoyo es muy importante
dado que los pacientes con escaso soporte social y familiar presentan un
riesgo aumentado de mortalidad, por ello como profesionales de enfermería es
403
ANTEPARA. Op. cit., p. 1.
404 SALAZAR L, el at. Op. cit., p. 79.
405 BETTENCOURT, et al. Op. cit., p. 693.
406 BÁEZ, et al. Op. cit., p. 94.
407 ROSELLÓ-ARAYA, y GUZMÁN-PADILLA. Op. cit., p. 22.
408 ILARRAZA LOMELÍ. Op. cit., p. 52-53.
409 ADES y COELLO. Op. cit., p. 258.
410 ANTONAKOUDIS, et al. Op. cit., p. 179.
411 MONPERE. Op. cit., p. 143-156.
412
WERNER BENZER, et al. Op. cit., p. 444.
BENIAMINI, et al. Op. cit., p. 841-846
414
LAVIE, y MILANI. Effects of cardiac rehabilitation and exercise training on exercise capacity, coronary risk factors,
behavioral characteristics, and quality of life in women. Op. cit., p. 340-343.
415
GARCÍA-MANZANARES, et al. Op. cit., p. 15.
413
114
fundamental integrar a la familia al proceso de rehabilitación, ya que favorece
la mejoría psicológica y beneficia el cuidado del paciente 416.
Conjuntamente al ser un programa basado en el ejercicio tiene beneficios a
nivel emocional dado que disminuye los estados de depresión y ansiedad,
genera menor dependencia emocional, aumenta la independencia e incrementa
la tolerancia al estrés, promueve una actitud positiva y mejora la interrelación
con los demás; asimismo reduce la discapacidad, disminuye la fatiga subjetiva
y permite volver al paciente a las actividades socio-recreativas y a su trabajo417
418 419 420
. Todo esto ocurre porque el PRCH al estar basado en el ejercicio,
provee una base social de contactos para los pacientes cardiovasculares que
les permite socializar recuperando así la confianza en sí mismo facilitando una
reincorporación plena a nivel social, emocional y físico.
Llama la atención que de los 16 pacientes que tuvieron calidad de vida regular
al inicio del PRCH, 7 quedaron en este mismo nivel después de finalizar la
rehabilitación cardiaca, esto se debe a que la mayoría de estos pacientes no
cuentan con un apoyo social directamente de su pareja dado que son viudos,
separados o solteros Este grupo de pacientes se caracteriza por tener una
mayor necesidad de ayuda y una menor calidad de vida global; además esta
falta de apoyo social ha sido reconocido como un factor que aumenta la
morbimortalidad por enfermedades cardiovasculares porque el no tener un
rede que les ayude a enfrentar la enfermedad conduce a aumentar el estrés y
la depresión. Esta situación es influenciada negativamente por el bajo nivel
socioeconómico que conduce a conflictos en el núcleo familiar, dificultando las
relaciones, aumentando sentimientos de inutilidad, frustración y desesperanza
generando un incremento de padecer un nuevo evento cardiaca 421
416
KRISKOVICH JURE. Op. cit., p. 45.
PINSON G. Op. cit., p. 97-103
WENGER. Op. cit., p. 1625.
419
ARBOLEDA NARANJO. Op. cit., p. 8.
420
ADES y COELLO. Op. cit., p. 255.
421
HURTADO REYES. Op. cit., p. 81.
422
BÁEZ, et al. Op. cit.,p 94
423
VARGAS TOLOZA, et al. Op. cit., p. 40-48.
417
418
115
422 423
.
Asimismo la mayoría de estos pacientes se dedicaban al hogar y tenían un bajo
nivel de escolaridad, estos factores han sido asociados negativamente con la
actividad física y con el estado de salud por lo cual presenta un nivel de calidad
de vida bajo. Además pueden presentar menos adherencia a la rehabilitación
dado que es de esperarse que este tipo de pacientes tengan dificultades para
acercarse a la institución, ya sea por transporte, falta de dinero o por falta de
compañía
424 425
4.3 Descripción de la calidad de vida del
paciente
cardiovascular
asistente al programa de rehabilitación cardiaca en fase II por
dimensiones
Tabla 8. Descripción de la calidad de vida del paciente cardiovascular al
iniciar y al finalizar el programa de rehabilitación cardiaca en fase II en la
dimensión física
VARIABLE
INICIO DEL PRCH
N(30)
%(100)
FINAL PRCH
N(30)
%(100)
DIMENSIÓN FÍSICA
MALA
0
0
1
3.3
REGULAR
15
50
7
23.33
BUENA
15
50
22
73.3
FUENTE: resultados del estudio
En la dimensión física el 50% de los pacientes al iniciar el programa
se
evidencio una regular calidad de vida a nivel físico. En los ítems donde se
evalúa esta dimensión se encontró que el 90% se sentían agotado, el 70 %
424
425
LEGUIZAMÓN. Op. cit., p. 46.
GUTIÉRREZ VICÉN. Op. cit., p. 766-769.
116
tuvieron limitaciones, el 70% refirieron tener disnea, además, un 63.3% de los
pacientes manifestaron poseer dificultades en sus relaciones sexuales, el
63.3% describieron no tener seguridad al realizar ejercicio físico y el 63.3%
refirieron sentir dolor torácico (ver anexo 8). Estos síntomas se presentan por
que en la enfermedad cardíaca existe un desbalance en el aporte y la demanda
de O2 al músculo cardíaco lo que conduce a una pérdida de la capacidad
física dada por la disminución del gasto cardíaco en reposo que no se
incrementa adecuadamente durante la actividad física por diversas causas:
insuficiencia cronotrópica relativa, disminución de la contractilidad, lesión
orgánica o constricción de las arterias coronarias 426.
Por otro lado el ítem relacionado con la parte sexual, se ve afectado de manera
significativa tras el diagnostico de una cardiopatía, dado que los pacientes
disminuyen su actividad sexual después de haber sufrido un IAM
los
medicamentos
(bloqueadores
beta,
diuréticos),
427
a causa de
fenómenos
psicológicos(depresión y temor por la precipitación de un evento cardiaco),
comorbilidades (ateroesclerosis) y por falta información, la cual puede generar
divorcios, distanciamiento entre la pareja y abstinencia sexual. Esto ocasiona
disminución en la satisfacción en las relaciones sexuales, cambios en los
hábitos, disminución en la frecuencia, disminución del libido, dificultad para
alcanzar el orgasmo, insatisfacción, dificultades para la erección y trastornos en
la eyaculación, sobreprotección de la pareja, dolor torácico, disnea y debilidad
general durante la actividad sexual 428
429 430
.
Estos resultados concuerdan con lo referido por la literatura, donde en general
los pacientes después de un evento coronario tienen mala calidad de vida
relacionada con la dimensión física, pues experimentan limitaciones originadas
por su sintomatología clínica (disnea, fatiga muscular y dolor torácico) que
426
KRISKOVICH JURE. Op. cit., p.43
GRANERO MOLINA , et al. Op. cit., p.36-48.
428
RODRÍGUEZ . Op. cit., p.28-34.
429
AVILA, Op. cit., p. 133-148.
430
JIMÉNEZ, et al. Op. cit., p. 32-36.
427
117
causa la disminución de la tolerancia al ejercicio y dolor corporal 431, por lo cual
se sienten la mayoría del tiempo cansados. Esto dificultad la realización de sus
actividades y trabajo e impide que alcancen una independencia a nivel
emocional, y laboral que conduce a la pérdida de confianza en sí mismos y
autonomía, aumentando así el aislamiento y el estrés. Finalmente, altera los
roles familiares dando como resultado mayor probabilidad de la ocurrencia de
un nuevo evento coronario 432
433
.
A partir de estos resultados y lo encontrado en la literatura se recomienda a los
profesionales de enfermería realizar una evaluación personalizada del nivel de
calidad de vida de los pacientes en todas sus dimensiones para así diseñar
programas de entrenamiento físico integrales que posibiliten un incremento
eficaz de la capacidad funcional del enfermo e influyan positivamente sobre los
aspectos psíquicos y sociofamiliares de la enfermedad. A causa de ello, es
necesario que los profesionales de enfermería conozcan los instrumentos que
evalúan la calidad de vida pues permiten hacer una valoración más
comprensiva, integral y valida del estado de salud de los pacientes y permite
identificar los puntos débiles y fuertes dentro de la intervención de enfermería.
Simultáneamente, como profesionales de enfermería,
respecto
a la parte
sexual del paciente se deben tener en cuenta los factores antes mencionados
para fomentar una reincorporación sexual plena del paciente, al brindar una
adecuada orientación sexual encaminada a aclarar las dudas y preocupaciones
del enfermo cardiovascular y su familia que contribuyan a disminuir la
ansiedad, asesorando dentro de un ambiente de confianza y seguridad sobre
las alternativas para un desarrollo sexual pleno advirtiendo los factores de
riesgo y teniendo en cuenta los antecedentes y características personales de
cada paciente. Esta asesoría sexual es sumamente importante pues la
431
SALAZAR L, et al. Op. cit., p 77-81.
VARGAS TOLOZA, et al. Op cit., p. 40-48.
433
CARVALHO VILAI, et al. Op cit., p. 3-6
432
118
actividad sexual es fundamental dentro de la dinámica familiar del paciente 434.
Además al realizarla se garantiza una mayor calidad de vida
significativa en el retorno a la actividad sexual 436
435
y una mejoría
437
.
Al finalizar la rehabilitación cardiaca en la dimensión física se evidencio una
gran mejoría dado que el 73.3% de los pacientes tenían una buena calidad de
vida. En los ítems donde se evalúa esta dimensión, los pacientes no
presentaron limitación en las relaciones sexuales (50%), sentían mayor
seguridad en el ejercicio (50%), no experimentaban disnea(46.7%), no tenían
limitación (40%), ni dolor torácico (40%) y no se sentían agotados (30%)(ver
anexo 11). Estas ventajas son producto de que el programa donde se realizo el
estudio, está basado en el entrenamiento físico que produce efectos benéficos
a nivel fisiológico, como son el aumento de la contractibilidad miocardica,
disminución de la frecuencia cardiaca en reposo, mejor distribución circulatoria
periférica y del retorno venoso, disminución del riesgo de tromboflebitis, mejoría
de la cinética del diafragma e incremento del tono muscular; los cuales en su
mayoría son producto de la liberación del oxido nítrico el cual mejora la
perfusión miocardica 438
439 440
441
. Por otro lado, otra ventaja del programa
dentro de esta dimensión derivada de la actividad física es la sensación de
seguridad al realizar ejercicio, dado que el paciente al ser monitorizado se
siente más tranquilo y logra manejar realmente sus capacidades, su tensión
arterial y sus pulsaciones permitiéndole así saber en su totalidad su capacidad
de movilización y conocer hasta donde llegan sus límites442.
434
AVILA, Guadalupe. Op. cit., p. 133-148.
JIMÉNEZ, P y et al. Op. cit., p. 32-36.
MANN, S., J. G. YATES y E. B. RAFTERY. Op. cit., p. 187-193.
437
BERTIE, J y et al. Op.cit., p 147-151.
435
436
438
PINSON G, Ana G. Rehabilitación cardiaca en pacientes portadores de cardioptía isquémica. Op. cit. , p 97-103.
ARBOLEDA NARANJO. Op. cit., p. 8.
440
ANTONAKOUDIS H. Op. cit., p. 176-181.
441
SINGH, et al. Op. cit.
442
ANTEPARA, et al. Op cit.
439
119
Estos resultados concuerdan con lo referido por las investigaciones, pues los
pacientes al finalizar la rehabilitación experimentan un mejor estado físico 443
reflejado en menos cansancio y agotamiento 444
445
física y su tolerancia al ejercicio y al esfuerzo 446
447 448
; aumentan la capacidad
por ende adquieren
mayor capacidad de movilidad. Todo esto según Coats449 conduce a una
disminución de la disnea, con aumento de las posibilidades de realizar
actividades habituales 450
451
disminuye el dolor torácico
. Se reduce la sensación de dolor general452
453
,y
454 455 456
.
A partir de los resultados de este estudio y lo encontrado en la literatura los
profesionales de enfermería deben educar sobre los beneficios derivados de la
práctica regular de actividad física en todos los niveles de prevención y
fomentar su realización a largo plazo en la vida del pacientes para así contribuir
a una reintegracion familiar, social y laboral plena teniendo un impacto especial
sobre la calidad de vida y la reducción de la morbimortalidad por enfermedad
cardiovascular.
443
HÖFER, et al. Op. cit., p. 400-403.
SALAZAR L, et al. Op. cit., p 77-81.
445
BETTENCOURT, et al. Op. cit., p. 687-696.
446
LEYVA G. y RAMÍREZ. Op. cit., p 552-60.
447
ROSELLO ARAYA, GUZMAN PADILLA y BOLANOS ARRIETA. Op. cit., p.15-20.
448
MARCHIONNI N, et al. Op. cit., p. 2201.
449
COATS A, et al. Op. cit., p. 36-39.
450
KENNEDY, et al. Op. cit., p. 1
451
ROCA , et al. Op. cit., p. 60.
452
SALAZAR L, et al. Op. cit., p. 79
453
BETTENCOURT, et al. Op. cit., p. 687-696
454
ROCA, et al. Op. cit., p. 60.
455
KENNEDY, et al. Op. cit., p.1
456
HÖFER, et al. Op. cit., p. 400-403.
444
120
Tabla 9. Descripción de la calidad de vida del paciente cardiovascular al
iniciar y al finalizar el programa de rehabilitación cardiaca en fase II en la
dimensión emocional.
VARIABLE
INICIO DEL PRCH
N(30)
FINAL PRCH
%(100)
N(30)
%(100)
DIMENSIÓN EMOCIONAL
MALA
0
0
1
3.3
REGULAR
13
43.3
3
10
BUENA
17
56.7
26
86.6
FUENTE: resultados del estudio
En la dimensión emocional, un 56.7% de los pacientes al iniciar el programa
presentaron una buena calidad de vida, pues la mayoría refrieron no ser
incompetentes (43.3%), ni sentir miedo (40%) y sentirse seguros de sí mismo
(40%)(ver anexo 9) todo esto atribuye a
que la mayoría de los pacientes
cuentan con un alto apoyo emocional dado que conviven con su pareja o hijos
además tienen un alto nivel educativo y socioeconómico esto han sido como
factores facilitadores de la rehabilitación cardiaca. El tener una buena calidad
de vida al inicio del programa puede ser considerado como un factor
potencializador de la rehabilitación cardiaca, dado que un estado emocional
satisfactorio contribuye a reforzar la autoestima y disminuye la irritabilidad, la
labilidad emocional y la ocurrencia de trastornos en el patrón de sueño lo cual
se refleja en una mayor vitalidad del pacientes
457
PARADA, Op. cit. , p. 3.
121
457
. Esto no concuerda con lo
referido en la literatura, los pacientes después de una enfermedad
cardiovascular tiene una mala calidad de vida a nivel emocional
458 459
.
Lo anterior invita a que como profesional de enfermería al iniciar el programa
de rehabilitación cardiaca se identifique y refuerce los aspectos positivos de
cada paciente para así motivarlos a participar y liderar los grupos de autoayuda
entre ellos mismos, convirtiéndose así en facilitadores de la rehabilitación de
sus compañeros del programa, al compartir su vivencia, consejos y empatía
que conducen a aumentar la sensación de bienestar y la calidad de vida en
todos los participantes.
Cabe resaltar que al inicio de la rehabilitación cardiaca, el 43.3% de los
paciente dentro de esta dimensión refirieron tener una calidad de vida regular
dado que sentían depresión (86.4%), estrés (83.4), ira (83.4%) y ansiedad
(73.3%), (ver anexo 9) esto se debe a la mayoría de estos pacientes eran
adultos mayores post-IAM y sometidos a cirugías cardiacas que se
encentraban laboralmente inactivos y tenían un nivel de escolaridad bajo.
Estos sentimientos surgen según la literatura del desconocimiento por parte de
los pacientes con respecto a su situación, sus posibilidades y sus perspectivas.
Estos quieren informarse, pero la mayoría de las veces no encuentra ni el
momento ni el profesional adecuado que le despeje sus dudas, por lo que se
deja llevar por creencias sociales que más que darle respuestas, le introducen
en marcos erróneos que traen como consecuencia el aumento de sus miedos y
preocupaciones; con el subsiguiente empeoramiento de sus perspectivas
afectando indirectamente la calidad de vida 460.
Esto concuerda con la literatura consultada en donde los pacientes al inicio de
la rehabilitación presenta trastornos sicológicos como son ansiedad, estrés,
irritabilidad y episodios depresivos
461
que generan el surgimiento de creencias
sobre la precariedad de la salud personal y conllevan a aumentar conductas de
458
GARCÍA DE VICUÑA ARANGUREN, et al. Op cit., p. 13.
VARGAS TOLOZA, et al. Op. cit., p. 40-48.
GRANERO MOLINA J, et al. Op. cit., p. 47.
461
GARCÍA DE VICUÑA ARANGUREN, et al. Op cit., p. 13.
459
460
122
riesgo como el consumo de alcohol y cigarrillo, el incumplimiento de
recomendaciones médicas y el aislamiento social462, lo cual repercute
negativamente en la calidad de vida. Por lo tanto, es preciso que dentro de las
sesiones educativas realizadas en el PRCH, se generen espacios para resolver
todas las dudas e inquietudes que surjan en el paciente y su familia aportando
tranquilidad para favorecer los efectos del tratamiento y la posterior
rehabilitación cardiaca 463.
Se resalta que al finalizar la rehabilitación cardiaca
se logro disminuir la
ira(50%) y la depresión(30%) ( ver anexo 12) como resultado de entrenamiento
físico, dado que la rehabilitación permitió reducir la tensión psíquica de los
pacientes y modifico favorablemente la reactividad a determinados factores
estresantes, dicha situación fue reforzada porque este entrenamiento
y el
ambiente en el centro de rehabilitación suministro una base social de contactos
a los pacientes cardiovasculares que permitió su socialización, recuperando la
confianza en sí mismo. Estos resultados concuerdan con la literatura dado que
las investigación han demostrado que la rehabilitación cardiaca disminuye los
nivel de depresión
464
465 466
e ira 467. Al no continuar con niveles altos de
depresión el paciente aumenta su interés en la vida, mejora los patrones de
sueño, tiene más facilidad para concentrarse y adquiere mayor vitalidad entre
otras
468
.
No obstante, no se obtuvo una mejoría significativa en los ítems de
ansiedad(23.3%) y estrés(30%), esto puede deberse a que la mayoría de la
población son pacientes post-quirúrgicos, siendo importante dado que la cirugía
cardiaca ha sido identificada como un fuente potencial de estrés y ansiedad,
factores que comprometen la colaboración del paciente, el seguimiento de las
462
FERNÁNDEZ-ABASCAL; MARTÍN DÍAZ y DOMÍNGUEZ SÁNCHEZ. Op. cit., p. 615-630.
GRANERO MOLINA J, et al. Op. cit., p. 36-48.
SHEN; MYERS, y MCCREARY. Op. cit., p 3-11,
465
MILANI y LAVIE . Impact of Cardiac Rehabilitation on Depression and Its Associated Mortality. Op.cit., p. 799-806.
466
MILANI, LAVIE y CASSIDY. Op. Cit., p. 726-732
467
MICHIE, et al. Op. cit., p 88 – 95.
468
BUENO,. Op. Cit., p 171-180
463
464
123
prescripciones medicas y la efectividad del proceso de rehabilitación
conduciendo a una mala calidad de vida en el año siguiente del evento
coronario 469
470
Con base en
.
los resultados presentados anteriormente, es fundamental
concientizar a los profesionales de enfermería sobre la importancia de no
solo disminuir
los factores de riesgo tradicionales(hipertensión, diabetes,
sedentarismo, tabaquismo etc.) sino también deben tener en cuenta los
factores de riesgo sicológicos( trastorno de ansiedad, altos niveles de ira u
hostilidad y trastornos depresivos generalizados) pues estos aumentan casi
cuatro veces más las probabilidades de morir por causa de una enfermedad
cardiovascular 471.
Lo anterior invita a generar protocolos de intervención
psicocardiologicas con el apoyo interdisciplinar (tratamiento psicológico de
apoyo, técnicas de relajación, manejo del estrés, sesiones de grupo,
orientación en cambio de hábitos, terapias cognitivas, tratamiento de la
depresión, ansiedad y pánico con o sin tratamiento farmacológico, psicoterapia
individual y grupal y relajación psicomuscular) dentro de los programas de
rehabilitación cardiaca que acompañadas de un actitud empática y compresiva
por parte del equipo de rehabilitación cardiaca, permitan superar el impacto
emocional adverso provocado por la enfermedad cardiovascular, modificar
hábitos de comportamiento nocivos para evitar recaídas y lograr el reintegro
rápido a las actividades sociales positivas y roles habituales
469
472
LAHAM,. Op. cit. p. 143-170.
CASTILLERO A. Op. cit., p. 52-63.
471
FERNÁNDEZ-ABASCAL, MARTÍN DÍAZ y DOMÍNGUEZ SÁNCHEZ. Op. cit., p. 615-630.
470
472
LUSIARDO, Op. cit., p.75-82.
124
.
Tabla10. Descripción de la calidad de vida del paciente cardiovascular al
iniciar y al finalizar el programa de rehabilitación cardiaca en fase II en la
dimensión social.
VARIABLE
INICIO DEL PRCH
N(30)
FINAL PRCH
%(100)
N(30)
%(100)
DIMENSIÓN SOCIAL
MALA
1
3.3
0
0
REGULAR
12
40
7
23.33
BUENA
17
56.7
23
76.7
FUENTE: resultados del estudio
En la dimensión social, un 56.7% de los pacientes al iniciar el programa de
rehabilitación cardiaca presentaron una buena calidad de vida, pues la mayoría
refirieron ser capaces de relacionarse (80%), no sentirse una carga para los
demás (53.3%), no pensar que las personas sienten desconfianza de ellos
(46.7%) y se sienten en la capacidad para realizar actividades sociales
(36.7%)(ver anexo 10). Cabe resaltar que la mayoría de la población
estudio tiene una buena dimensión social,
del
puesto que la mayoría de los
pacientes tienen un alto apoyo emocional dado por sus cónyuges o por sus
hijos, debido a que en el transcurso de la enfermedad cardiovascular hay una
acentuación de las relaciones con los familiares y amigos; este apoyo social se
ha identificado como un factor protector que disminuye la morbimortalidad por
enfermedades cardiovasculares porque permite enfrentar la enfermedad,
disminuye el estrés y la depresión favoreciendo así
125
la recuperación del
individuo y su calidad de vida
la literatura
476 477 478
473 474 475
, dado que
. Esto no concuerda con lo reportado en
la aparición de una enfermedad coronaria
supone, en términos de rol, un encuentro nuevo e inesperado con una realidad
distinta y no deseada, que afecta los ámbitos laborales, familiares y sociales
del paciente al cambiar los roles, pues se relaciona la enfermedad
cardiovascular como una entidad incapacitante que genera perdida de la
independencia alterando su calidad de vida
479
.
Lo anteriormente descrito, establece la importancia de diseñar y ejecutar
intervenciones en el programa de rehabilitación cardiaca tendientes a
desarrollar, mantener, aumentar y utilizar las redes sociales existentes (familias
y amigos) con el objetivo de estrechar los lazos en la red
y disminuir los
patrones de mal funcionamiento. Por otro lado en las familias aisladas y con
pocos contactos, puede ser eficaz la creación de grupos de apoyo informales
(grupos religiosos y grupos de apoyo mutuo basado en características
socioculturales similares) cuyo propósito es apoyar la responsabilidad y el
cambio personal brindando apoyo y
educación dentro de un ambiente de
confianza y seguridad.
Llama la atención que el 40% de los pacientes refirieron tener una calidad de
vida regular a nivel social. Pues los ítems donde se evaluaba esta dimensión se
encontró que el 80% sentía dependencia de otras personas, el 76.7% se sentía
sobreprotegido dado que la mayoría están casados y conviven con sus hijos y
pareja lo cuales como cuidadores principales por desconocimiento
los
sobreprotegían lo cual conduce a limitar al paciente e invadir su privacidad y
autonomía, además el 66.7% de los pacientes refirieron sentirse excluidos que
puede ser atribuido a el temor al rechazo y por sus problemas físicos o
473
FERNÁNDEZ-ABASCAL, MARTÍN DÍAZ y DOMÍNGUEZ SÁNCHEZ. Op. cit., p. 615-630
MORAES y DANTAS. Op. cit., p. 323-329
MOOKADAM. Op. cit., p.1514-1518
476
GRANERO MOLINA , et al. Op.cit., , pp.36-48
477
VARGAS TOLOZA, et al. Op. cit., p. 40-48.
478
RIVERA A. Op. cit., p. 124-133.
479
GRANERO MOLINA , et al. Op.cit., p.36-48.
474
475
126
emocionales que le limitan realizar actividades sociales cotidianas con la familia
y amigos; confirmando lo encontrado en la literatura consultada donde se
evidencia que el paciente después de enfermedad cardiovascular tiene la
dimensión social comprometida significativamente 480
481
.
Con estos resultados, el profesional de enfermería con base a la evaluación del
apoyo social del paciente, debe de prestar la información necesaria a los
familiares para que mejoren su afrontamiento y conozcan la importancia de su
papel como cuidadores, no solo en el desarrollo de actividades formadoras
para la fase de recuperación, sino en otras intervenciones que contribuyan a
mejorar la actitud familiar durante la evaluación de la enfermedad, lo cual
redundarán sin duda en las capacidades inmediatas de recuperación de los
pacientes 482.
En esta investigación se evidencio que al finalizar la rehabilitación cardiaca la
dimensión social tuvo un incremento la calidad de vida, lo cual es representado
por un 76.7%. En los ítem donde se evalúa esta dimensión se encontró que no
se sienten excluidos (63.3%), y refieren ser independientes de las otras
personas (40%)(ver anexo 13) aunque las intervenciones sicosociales no están
protocolizadas en el programa de rehabilitación cardiaca donde se realizo el
estudio, estos cambios pueden ser atribuido a que el profesional de enfermería
líder, por medio de material educativo generaba espacios de conversación
donde tanto familiares como pacientes podían comunicar sus preocupaciones y
dudas respecto a la medicación, ejercicio, recomendaciones dietarías y
alteraciones en su rol y relaciones. Lo cual concuerda con lo referido en la
literatura, en donde se evidencia que los pacientes gracias a la rehabilitación
cardiaca basada en el ejercicio y en las intervenciones sicológicas tienen una
mejor interrelación con los demás, menor dependencia emocional, familiar y
480
VARGAS TOLOZA, et al. Op. cit., p. 40-48.
RIVERA A. Op. Cit., p 124-133.
482
GRANERO MOLINA, et al. Op.cit., p.36-48.
481
127
física 483
484
, tienen una mejor adaptación y funcionamiento social485, mayor
sentimiento de utilidad y ajuste a su problema de corazón 486, aumentan su
autoestima, se reducen los trastornos del comportamiento 487, su autonomía se
eleva considerablemente, disminuyen el aislamiento social; y mejora el
ambiente en el hogar del paciente 488.
No obstante, en esta investigación no evidencio un cambio significativo en el
ítem de sobreprotección (76.7%vs73.3%), esta situación puede consecuencia
de que la mayoría de los pacientes están casados, por lo tanto su principal
cuidador es su conyugue que puede experimentar por falta de información,
una preocupación excesiva por la salud del paciente y por las consecuencias
de
la
enfermedad
conduciendo
a
la
sobreprotección
que
repercute
negativamente en la recuperación del enfermo cardiovascular, porque limita su
autonomía y su responsabilidad en sus propios cuidados. Además el conyugue
tiene la máxima responsabilidad de cuidado, por lo tanto es el que soporta la
mayor sobrecarga física y emocional del cuidado del paciente conduciéndolo a
dejar de lado su actividades diarias y asumir para sí actividades que con
anterioridad al episodio realizaba su pareja con normalidad
489 490 491
.
Esto concuerda con lo encontrado en la literatura consultada dado que la
familia sobreprotege al enfermo cardiovascular hasta el nivel de hacerle perder
su independencia, ya que se le exime de tareas y se invade su espacio físico y
personal, dando como resultado actitudes negativas por parte de los
cuidadores del entorno familiar y generando conflictos familiares y de pareja
debido a reacciones de defensa del paciente hacia esta situación de ayuda
483
ÁLVAREZ L, et al. Op cit., p.4.
484
PINSON G, Ana G. Op. cit., p. 99.
SINGH, et al. Op. cit., p. 15.
KENNEDY, Michael D. y et al. Op. cit., p.1
487
ARBOLEDA NARANJO, Luis Hernando. Op. cit., p. 8.
488
Ibid., p. 7.
489
GRANERO MOLINA J et al. Op.cit., pp.36-48
490
GIL ALONSO. Op. cit., p 436.
491
SOLANO RUIZ, SILES GONZALEZ y FERNANDES DE FREITAS. Óp.. cit., p. 7-11.
485
486
128
inadecuada
492 493
. Lo anteriormente descrito evidencia
la necesidad de
realizar intervenciones de enfermería apropiadas como dar apoyo al cuidador
principal para que no se sienta culpable, proveer consejos que animen a los
cuidadores y enseñar estrategias en las actividades de la vida diaria, para que
puedan sentirse más cerca de la persona cuidada y a la vez que la salud del
cuidador no se debilite, de esta manera se logra guiar a la familia sobre su
adaptación adecuada del rol de cuidador frente a la enfermedad para que así
esta se convierta en un agente potenciador de los beneficios de la
rehabilitación cardiaca.
492
493
GIL ALONSO. Op. cit., p 436.
SOLANO RUIZ; SILES GONZALEZ, y FERNANDES DE FREITAS. Op.. cit., p. 7-11 .
129
5.
•
CONCLUSIONES
Se identificó que los pacientes asistentes al programa de rehabilitación
cardiaca del estudio se encontraban en un rango de edad entre 41-65 años,
eran casados, trabajadores, vivían predominantemente con su conyugue e
hijos, su nivel de escolaridad y socioeconómico fue alto (3 y 4). Estos factores
estaban relacionados con una calidad de vida satisfactoria atribuida a un mejor
estado salud, mayor ingresos económicos, menor limitación, más apoyo social,
emocional
y
un
adecuado
conocimiento
de
los
factores
de
riesgo
cardiovasculares.
•
La mayoría de los pacientes asistentes al programa de rehabilitación
cardiaca que participaron en el estudio fueron hombres, el comportamiento de
esta variable sociodemográfica en la rehabilitación cardiaca ha demostrado
tener impacto en el nivel de calidad de vida, los hombres tienen mayor
capacidad funcional y de ejercicio al inicio del programa, poseen una mejor
adherencia que las mujeres porque tuvieron menos responsabilidades a nivel
del hogar y un estrato socioeconómico alto; además presentaban menos
aislamiento social dado que recibían más apoyo emocional brindado
principalmente por su conyugue e hijos. En el estudio se evidenció que hubo
poca participación de las mujeres que pude ser atribuido a su rol de
cuidadoras, pues la mayoría se dedicaba al hogar y estaban casadas, estos
aspectos han sido reconocidos en la literatura como barreras que limitan la
adherencia en la rehabilitación, ya que tienen más probabilidades de tener un
130
cónyuge a cargo en casa y pueden sentirse obligadas a regresar antes al hogar
debido a sus responsabilidades por lo cual no consultan a tiempo.
•
Se evidenció que la calidad de vida a nivel global mejoró, dado que al
inicio del programa más de la mitad de los pacientes cardiovasculares tenían
una calidad de vida regular y al finalizar el programa de estos pacientes, 9
lograron alcanzar una buena calidad de vida, teniendo mayor impacto en la
dimensión emocional, seguida por la física y la social; la mejoría en la
dimensión emocional fue relacionada con que el profesional de enfermería líder
del programa con su carisma y toque humano respondió a las necesidades
emocionales de los pacientes; lo cual se ve complementado por el apoyo
brindado al paciente dado que la mayoría de ellos cuentan con una pareja
estable o con sus hijos. La mejoría en la dimensión física y social fue
principalmente por los efectos benéficos a nivel fisiológico y social, integrado
por el ambiente de la unidad de cardiología que se prestaba para que los
pacientes pudieran relacionarse y expresar sus temores y preocupaciones.
•
Llama la atención que de los 16 pacientes que tuvieron calidad de vida
regular al inicio del PRCH, 7 quedaron en este mismo nivel después de finalizar
la rehabilitación cardiaca, esto pudo ser debido a que la mayoría de estos
pacientes no contaban con un apoyo social directamente de su pareja dado
que son viudos, separados o solteros, además no se encontraban laboralmente
activos, tenían bajo nivel socioeconómico y de escolaridad.
•
Respecto a la dimensión física la mitad de los pacientes al iniciar el
programa tuvieron una regular calidad de vida a nivel físico manifestaron
algunos síntomas como disnea, agotamiento, dolor torácico, limitaciones,
dificultades en sus relaciones sexuales y describieron no tener seguridad al
realizar ejercicio físico. Al finalizar la rehabilitación cardiaca en esta dimensión
se evidencio una gran mejoría, pues la mayoría lograron una buena calidad de
vida. Estas ventajas pueden ser son producto de que el programa donde se
131
realizó el estudio está basado en un entrenamiento físico dirigido, supervisado,
gradual e individualizado según las capacidades y necesidades de cada
paciente.
•
Respecto a la dimensión emocional al iniciar el programa, los pacientes
refirieron tener una calidad de vida regular ya que sentían depresión, estrés, ira
y ansiedad; esto se debe a la mayoría de estos pacientes eran adultos mayores
post-IAM y sometidos a cirugías cardiacas que se encontraban desempleados
y tenían un nivel de escolaridad bajo debido a ello tienen un perfil menos
favorable
y
susceptible
a
experimentar
trastornos
sicológicos
por
desconocimiento respecto a su situación, posibilidades de tratamiento y
perspectivas frente a la rehabilitación. Al finalizar la rehabilitación cardiaca se
logró disminuir la ira y la depresión como resultado del entrenamiento físico,
dado que la rehabilitación permitió reducir la tensión psíquica de los pacientes y
modificó favorablemente la reactividad a determinados factores estresantes.
•
Respecto a la dimensión social al iniciar el programa, casi todos los
pacientes indicaron tener una calidad de vida regular, pues se sentían
dependientes de otras personas, sobreprotegidos y excluidos, lo que
demuestra que existe un déficit de apoyo social en estos pacientes. Al finalizar
la rehabilitación cardiaca, la dimensión social en la mayoría de pacientes
alcanzó una buena la calidad de vida, pues no se sienten excluidos y refirieron
ser independientes de las otras personas; aunque las intervenciones
psicosociales no están protocolizadas en el programa de rehabilitación cardiaca
donde se realizó el estudio, estos cambios se pueden atribuir a que el
profesional de enfermería líder, por medio del material educativo generaba
espacios de conversación donde tanto familiares como pacientes podían
comunicar sus preocupaciones y dudas respecto a la medicación, ejercicio,
recomendaciones dietarías y alteraciones en su rol y relaciones.
132
•
La evaluación de la calidad de vida se convierte en un herramienta
fundamental para el diseño de programas de rehabilitación cardiaca más
eficaces y efectivos teniendo como base las necesidades sociales, sicológicas,
biológicas y educativas de la comunidad afectada por las enfermedades
cardiovasculares;
•
Se evidenció que el programa de rehabilitación cardiaca es de suma
importancia ya que mejora las condiciones de la calidad de vida global de los
pacientes asistentes en la fase II.
133
RECOMENDACIONES
•
Los profesionales de enfermería deben diseñar estrategias educativas
protocolizadas de manera clara y adecuada teniendo en cuenta variables
sociodemográficas como: sexo, diagnostico clínico, nivel de escolaridad y
estado civil con el objeto de mejorar la calidad de vida del paciente asistente al
programa de rehabilitación cardiaca.
•
Incentivar la realización de investigaciones sobre las conductas de la
mujeres frente a la enfermedad cardiovascular, y con base a los resultados de
estas
estructurar
estrategias
para
promover la consulta oportuna
y
participación activa en el programa de rehabilitación cardiaca por parte de este
genero.
•
Estandarizar en el programa de rehabilitación cardiaca intervenciones
sociales (creación de redes de apoyo emocional y social a nivel primario
secundario
e
institucional)
y
emocionales
elaborando
protocolos
de
intervención psicocardiologicas incluyendo técnicas de relajación, manejo del
estrés, orientación en cambio de hábitos, terapias cognitivas, tratamiento de la
depresión, ansiedad.
•
Implementar el uso de instrumentos genéricos y específicos por parte de
los profesionales de enfermería a fin de realizar una valoración personalizada,
compresiva e integral del nivel de calidad de vida de los pacientes antes y
después de la rehabilitación en todas sus dimensiones; con el fin de mejorar y
fortalecer las intervenciones en el programa de rehabilitación cardiaca.
134
•
Continuar con el proceso de validación de instrumentos específicos
como el Macnew que miden la calidad de vida global y por dimensiones en
programas de rehabilitación cardiaca, pues las dimensión de este instrumentos
han demostrado ser sensibles, validas y fiables para comparar los cambios en
las diferentes fases del programa (específicamente fase II) y para todos los
grupos de diagnósticos que tiene indicación de rehabilitación.
•
Para una futura investigación se sugiere realizar un estudio comparativo
para observar si realmente el programa de rehabilitación cardiaca mejora la
calidad de vida de los pacientes o si esta obedece al curso natural de la
enfermedad.
135
BIBLIOGRAFIA
1.
BROTONS CUIXART, Carlos y PERMANYER MIRALDA, Cayetano. La
evaluación de resultados (outcomes) y de su relevancia clínica en cardiología:
especial referencia a la calidad de vida [online],
En: Revista Española de
Cardiología. 1997. vol. 50, no. 3, [Citado 10 marzo de 2009] p. 192-200. .
Available from internet: [citado el 28 de febrero de 2009]
2.
BURDIAT RAMPA, GERARD. Programa práctico de Rehabilitación
Cardiovascular.
En: Rev.Urug.Cardiol., dic. 2006, vol.21, no.3, p.240-251.
ISSN 0797-0048
3.
CARVALHO VILA, Silva. y APARECIDA ROSSI, Vanessa. La calidad de
vida bajo la perspectiva de clientes revascularizados en rehabilitación: un
estudio etnográfico.
[Articulo
de
EN: Rev Latino-am Enfermagem. 2008. Vol.16, no.1
Internet].
disponible
en
:
http://www.scielo.br/pdf/rlae/v16n1/es_01.pdf
4.
DOUGHERTY, CM et al. Comparison of three quality of life instruments
in stable angina pectoris: Seattle Angina Questionnaire, Short Form Health
Survey (SF-36), and Quality of Life Index-Cardiac Version III. En: J Clin
Epidemiol. 1998. Vo.5, no.7, p 569-75.
5.
ESPEJO BAQUERO, Alfonso. Efectos cardiovasculares del programa de
rehabilitación cardíaca de la Fundación Santafé de Bogotá en pacientes
revascularizados miocárdicos. Medico. Tesis de Postgrado. Bogotá D.C.::
Universidad del bosque. Facultad de Medicina. 1996. 37 p
6.
VALADEZ FIGUEROA, Isabel; VILLASEÑOR FARÍAS, Martha y
ALFARO ALFARO, Noé. Educación para la Salud: la importancia del concepto.
136
[Articulo de Internet]. En: Revista de Educación y Desarrollo. Enero-marzo.
2004.
No. 1, p. 44-47. [Consultado 8 mayo
2008]
Disponible en:
http://cenedic.ucol.mx/ccmc-construccion/recursos/1011.pdf>
Anexo 1.INSTRUMENTO
MACNEW (QMLI-2) VERSIÓN
ESPAÑOLA.
Versión: 1.0
Paginas: 137 de 2
FECHA:
NOMBRE:
TELEFONO 1:
DIRECCION:
TELEFONO 2:
1. CARACTERISTICAS SOCIODEMOGRAFICAS:
A continuación encontrara una serie de preguntas que serán
diligenciadas por la investigadora; le recomendamos que sea lo más
sincero/a posible. Los datos son confidenciales y no serán divulgados
favor no deje ninguna pregunta en blanco y responda con sinceridad
a. EDAD:
b. GENERO:
--18 – 27
___ Femenino
Años
___ 28 –
___ Masculino
37 Años
___ 38 –
47 Años
___ 48 –
57 Años
___ 58 –
67 Años
___
Mayor de
67 Años
f. N.
g. DIAGNOSTI
SOCIO
CO:
ECO:
c. ESTAD
O
CIVIL:
d. ESCOLARIDA e. OCUPACI
D:
ON:
___
Soltero/a
___ Unión
libre
___
Casado
___ Viudo
___
Separado
___ Primaria
___ Secundaria
___ Técnico
___ Universitario
___ Otros
___ Ninguno
h. NUME
RO DE
SESIO
NES:
i.
137
ASISTENCIA
AL
PROGRAMA
___
Estudiante
___
Empleado
___ Trabaj
independ.
___
Pensionado
___
Desempleado
___ Otro
j.
CON
QUIEN
VIVE:
1
2
3
4
5
6
___
___
___
___
___
___
___ IAM
___ Angina
estable
___ Falla
cardiaca
___Cardiop
dilatada
___ Arritmias
___
ardiodesfibril
___
Marcapasos
___ postquirúrgicos
___ 1 –
10 veces
___ 10 –
20 veces
___
Mayor de
20
___ Primera
vez
___ Segunda
Vez
___ Más de 2
veces
___ Solo
___ Esposa
___ Esposa /
hijos
___ Hijo /
Nuera
___ Otro
2. INSTRUMENTO MACNEW (QMLI-2) VERSIÓN ESPAÑOLA.
Nos gustaría hacerle unas preguntas sobre cómo se ha encontrado
durante las 4 últimas semanas. Por favor, marque la casilla que
corresponda con su respuesta.
1.
2.
3.
¿En general, cuánto tiempo durante las últimas 4 semanas, se ha
sentido frustrado/a, impaciente o enojado/a?
___ Siempre
___ Muchas veces
___ A menudo
___ Algunas veces
___ Pocas veces
___ Casi nunca
___ Nunca
¿Cuántas veces, durante las últimas 4 semanas, se ha sentido inútil, o
que era un estorbo o incompetente?
___ Siempre
___ Muchas veces
___ A menudo
___ Algunas veces
___ Pocas veces
___ Casi nunca
___ Nunca
¿En las últimas 4 semanas, cuantas veces se ha sentido muy
confiado/a y seguro/a de lo que podría hacer frente a su problema del
corazón?
___ Siempre
___ Muchas veces
___ A menudo
___ Algunas veces
138
4.
5.
6.
7.
___ Pocas veces
___ Casi nunca
___ Nunca
¿En general, cuantas veces se ha sentido desanimado/a, o deprimido/a
durante las últimas 4 semanas?
___ Siempre
___ Muchas veces
___ A menudo
___ Algunas veces
___ Pocas veces
___ Casi nunca
___ Nunca
¿Durante las últimas 4 semanas, cuánto tiempo se ha sentido relajado/a
y libre de tensiones?
___ Siempre
___ Muchas veces
___ A menudo
___ Algunas veces
___ Pocas veces
___ Casi nunca
___ Nunca
¿Cuántas veces, durante las últimas 4 semanas, se ha sentido agotad/a
o bajo/a de energías?
___ Siempre
___ Muchas veces
___ A menudo
___ Algunas veces
___ Pocas veces
___ Casi nunca
___ Nunca
¿Qué tan feliz, satisfecho/a, o contento/a, se ha sentido en su vida
personal, durante las últimas 4 semanas?
satisfecho/a o
___ Muy insatisfecho/a o infeliz la mayor parte del
tiempo
___ Generalmente muy insatisfecho o infeliz
___ Algo insatisfecho/a o infeliz
___ Generalmente satisfecho/a o feliz
___ Feliz la mayor parte del tiempo
___ Muy feliz la mayor parte del tiempo
___ Extremadamente feliz, podría estar más
contento
139
8.
9.
10.
11.
12.
¿En general cuantas veces, durante las últimas 4 semanas, se ha
sentido agitado/a o como si hubiera tenido dificultad para intentar
tranquilizarse?
___ Siempre
___ Muchas veces
___ A menudo
___ Algunas veces
___ Pocas veces
___ Casi nunca
___ Nunca
¿Cuán falto de aire se ha sentido durante las últimas 4 semanas,
mientras hacia sus actividades físicas cotidianas?
___ Extremadamente falto de aire
___ Muy falto/a de aire
___ Bastante falto/a de aire
___ Moderadamente falta/o de aire
___ Algo falto/a de aire
___ Un poco falto/a de aire
___ Nada falto/a de aire
¿Cuántas veces, durante las últimas 4 semanas, se ha sentido con
ganas de llorar?
___ Siempre
___ Muchas veces
___ A menudo
___ Algunas veces
___ Pocas veces
___ Casi nunca
___ Nunca
¿Cuántas veces, durante las últimas 4 semanas, he sentido más
dependiente de otras personas antes de tener su problema de corazón?
___ Siempre
___ Muchas veces
___ A menudo
___ Algunas veces
___ Pocas veces
___ Casi nunca
___ Nunca
¿Cuántas veces, durante las últimas 4 semanas, se ha sentido incapaz
de hacer sus actividades sociales habituales o sus actividades sociales
con su familia?
___ Siempre
___ Muchas veces
___ A menudo
___ Algunas veces
___ Pocas veces
___ Casi nunca
140
___ Nunca
13.
14.
15.
16.
17.
¿Cuántas veces, durante las últimas 4 semanas, ha pensado que otras
personas no tienen la misma confianza en usted que antes de tener su
problema del corazón?
___ Siempre
___ Muchas veces
___ A menudo
___ Algunas veces
___ Pocas veces
___ Casi nunca
___ Nunca
¿Cuántas veces, durante las últimas 4 semanas, ha tenido dolor en el
pecho mientras hacia sus actividades cotidianas?
___ Siempre
___ Muchas veces
___ A menudo
___ Algunas veces
___ Pocas veces
___ Casi nunca
___ Nunca
¿Cuántas veces, durante las últimas 4 semanas, se ha sentido
inseguro/a o falto/a de confianza en sí mismo/a?
___ Siempre
___ Muchas veces
___ A menudo
___ Algunas veces
___ Pocas veces
___ Casi nunca
___ Nunca
¿Cuántas veces, durante las 4 últimas semanas, se ha sentido molesto/a
por tener las piernas adoloridas o cansadas?
___ Siempre
___ Muchas veces
___ A menudo
___ Algunas veces
___ Pocas veces
___ Casi nunca
___ Nunca
¿Durante las 4 últimas semanas, cuán limitado/a ha estado para hacer
deporte o ejercicio por culpa de su problema de corazón?
141
___ Extremadamente limitado
___ Muy Limitado/a
___ Bastante limitado
___ Moderadamente limitado/a
___ Algo limitado
___ Un poco limitado
___ Nada limitado/a
18.
¿Cuántas veces, durante las 4 últimas semanas, se ha sentido
aprensivo/a o asustado/a?
___ Siempre
___ Muchas veces
___ A menudo
___ Algunas veces
___ Pocas veces
___ Casi nunca
___ Nunca
19.
¿Cuántas veces, durante las 4 últimas semanas, se ha sentido
mareado/a o con sensación de flotar en él aire?
___ Siempre
___ Muchas veces
___ A menudo
___ Algunas veces
___ Pocas veces
___ Casi nunca
___ Nunca
142
20.
¿En general, durante las 4 últimas semanas, cuán impedido/a o
limitado/a ha estado por su problema del corazón?
___ Siempre
___ Extremadamente limitado
___ Muy Limitado/a
___ Bastante limitado
___ Moderadamente limitado/a
___ Algo limitado
___ Un poco limitado
___ Nada limitado/a
21.
¿Cuántas veces, durante las últimas semanas, no se ha sentido
seguro/a de cuánto ejercicio o actividad física debería hacer?
___ Siempre
___ Muchas veces
___ A menudo
___ Algunas veces
___ Pocas veces
___ Casi nunca
___ Nunca
22.
¿Cuántas veces, durante las 4 últimas semanas, ha sentido como si su
familia le protegiera demasiado?
___ Siempre
___ Muchas veces
___ A menudo
___ Algunas veces
143
___ Pocas veces
___ Casi nunca
___ Nunca
23.
¿Cuántas veces, durante las últimas semanas, se ha sentido como si
fuera una carga para los demás?
___ Siempre
___ Muchas veces
___ A menudo
___ Algunas veces
___ Pocas veces
___ Casi nunca
___ Nunca
24.
¿Cuántas veces, durante las 4 últimas semanas, se ha sentido
excluido/a de hacer cosas con otras personas a causa de su problema
de corazón?
___ Siempre
___ Muchas veces
___ A menudo
___ Algunas veces
___ Pocas veces
___ Casi nunca
___ Nunca
144
25.
¿Cuántas veces, durante las 4 últimas semanas, se ha sentido incapaz
de relacionarse con la gente a causa de su problema de corazón?
___ Siempre
___ Muchas veces
___ A menudo
___ Algunas veces
___ Pocas veces
___ Casi nunca
___ Nunca
26.
¿En general, durante las 4 últimas semanas, cuán restringido/a o
limitado/a físicamente ha estado por su problema del corazón?
___ Extremadamente limitado
___ Muy Limitado/a
___ Bastante limitado
___ Moderadamente limitado/a
___ Algo limitado
___ Un poco limitado
___ Nada limitado/a
27.
¿Cuántas veces, durante las 4 últimas semanas, ha sentido que su
problema de corazón limitaba o dificultaba sus relaciones sexuales?
___ Siempre
___ Muchas veces
___ A menudo
___ Algunas veces
145
___ Pocas veces
___ Casi nunca
___ Nunca
ANEXO 2. INSTRUMENTO DE CONSENTIMIENTO INFORMADO
La información que se presenta a continuación tiene como finalidad ayudarle a
decidir si usted quiere participar en un estudio de investigación de riesgo
mínimo. Por favor léalo cuidadosamente. Si no entiende algo, o si tiene alguna
duda, pregúntele a la persona encargada del estudio.
1.
INFORMACION GENERAL DEL ESTUDIO
TÍTULO DE LA INVESTIGACIÓN
Evaluación de impacto de un programa de rehabilitación cardiaca (fase II), en
la calidad de vida de los pacientes con enfermedad cardiovascular en una
institución De IV nivel de Bogotá, Colombia
PERSONAS A CARGO DEL ESTUDIO Y CONTACTOS
Este estudio es dirigido y conducido en La Facultad de Enfermería de la Pontificia
Universidad Javeriana por las Docentes Sandra Rodríguez, Diana Marcela
Achury y por las Estudiantes de Enfermería Jenny Alejandra Acuña Español y
Lina Alejandra Agudelo Contreras. En caso de cualquier duda usted puede
ponerse en contacto personal con alguna de las estudiantes mencionadas o
contacto telefónico al 3146512455 o al 3144800229 respectivamente.
146
DÓNDE SE VA A DESARROLLAR EL ESTUDIO
El estudio se realizará en la unidad de cardiología de una institución de IV nivel.
Bogotá, Colombia (Hospital Universitario San Ignacio)
INFORMACIÓN GENERAL DEL ESTUDIO DE INVESTIGACIÓN
El propósito de esta investigación es mostrar la evaluación de impacto de los
programas cardiovasculares como una herramienta fundamental en el diseño
de programas más eficaces y efectivos teniendo como base las necesidades
sociales, sicológicas, biológicas y educativas de la comunidad afectada por las
alteraciones cardiovasculares con el fin de promover la planeación,
mejoramiento o fortalecimientos de estrategias que mejoren la calidad de vida
de los pacientes con enfermedades cardiovasculares.
Para la recolección de información se aplicara un cuestionario dirigido por
medio del instrumento MacNew(QMLI-2) a los pacientes asistentes al programa
de rehabilitación cardiaca en dos sesiones; la primera al inicio del programa
para determinar su calidad de vida de entrada y la segunda cuando hayan
terminado de 8-12 sesiones con el fin de evaluar los cambios en la calidad de
vida; el tiempo aproximado para diligenciar el instrumento es aproximadamente
de 30-35 minutos.
El análisis de los resultados y la presentación del informe final se presentaran a
Hospital Universitario San Ignacio y a la Facultad de Enfermería de la Pontificia
Universidad Javeriana.
OBJETIVO DEL ESTUDIO
Evaluar el impacto de un programa de rehabilitación cardiaca en fase II; en la
calidad de vida de los pacientes con enfermedades cardiovasculares en una
institución de VI nivel en la cuidad de Bogotá en el periodo de marzo-abril de
2009.
PLAN DEL ESTUDIO
147
A las personas que decidan voluntariamente participar en el estudio se les
aplicara el instrumento mencionado, que será diligenciado por los participantes
en un tiempo aproximado de 30-35 minutos.
Podrán Participar en el estudio pacientes mayores de 18 años que inicien su
programa y los que hayan completado 12 sesiones cuyo diagnostico
cardiovascular sea síndrome coronario agudo con isquemia o sin isquemia
residual; angina estable en pacientes no revascularizables, síndrome de falla
cardiaca, sincope cardiogenico, cardiopatía dilatada con una o mala fracción de
eyección,
arritmias,
post
quirúrgicos
cardiovasculares(revascularización
miocárdica, cambios vasculares o trasplante cardiaco) y pacientes con
cardiodesfibriladores o marcapasos implantables
BENEFICIOS DE PARTICIPAR EN ESTE ESTUDIO
Al participar en el estudio, usted conocerá de manera clara si su calidad de
vida ha mejorado significativamente al participar en las diferentes sesiones del
programa de rehabilitación cardiaca al cual asiste.
En este estudio permitirá que en un futuro otros pacientes se puedan beneficiar
de los conocimientos obtenidos.
RIESGOS DE PARTICIPAR EN ESTE ESTUDIO DE INVESTIGACIÓN
No se conoce de ningún riesgo físico o mental por el hecho de participar en
esta investigación.
CONFIDENCIALIDAD Y PRIVACIDAD DE LOS ARCHIVOS Y ANONIMATO
Con el objeto de mantener la confidencialidad de la información obtenida de
usted, su nombre no será utilizado durante el análisis ni al reportar los resultados
del estudio, y solo el personal del estudio tendrá acceso a la información.
PARTICIPACIÓN VOLUNTARIA
148
La decisión de participar en esta investigación es completamente voluntaria.
Usted es libre de participar en este estudio así como de retirarse en cualquier
momento. Si decide no participar o decide retirarse en cualquier momento
antes de terminar la investigación, no tendrá ningún castigo, ni tampoco
perderá los beneficios que ya haya obtenido.
CARTA DE CONSENTIMIENTO INFORMADO
Yo, ____________________________________ he leído y comprendido la
información anterior y mis preguntas han sido respondidas de manera
satisfactoria. He sido informado y entiendo que los datos obtenidos en el
estudio pueden ser publicados o difundidos con fines científicos. De manera
libre doy mi consentimiento para participar en este estudio. Entiendo que esta
es una investigación. He recibido copia de este Informe de Consentimiento
Informado.
_____________________________________ _____________________
Firma del participante
Fecha
Declaración del Investigador
De manera cuidadosa he explicado al participante la naturaleza del protocolo
arriba enunciado. Certifico que, basado en lo mejor de mi conocimiento, los
participantes que leen este consentimiento informado entienden la naturaleza,
los requisitos, los riesgos y los beneficios involucrados por participar en este
estudio.
149
_____________________________________ _____________________
Firma del investigador
Fecha
ANEXO 3. ESCALA DE BORG.
150
Fuente: BURDIAT RAMPA, GERARD. Programa práctico de Rehabilitación
Cardiovascular. Rev.Urug.Cardiol., dic. 2006, vol.21, no.3, p.240-251. ISSN
0797-0048.
151
ANEXO 4. RELACIÓN DE VELOCIDAD CON CANTIDAD DE METS
REALIZADOS EN BANDA SIN FIN Y ELÍPTICA
152
ANEXO 5. RELACIÓN DE VELOCIDAD CON CANTIDAD DE METS
REALIZADOS EN BICICLETA ESTÁTICA.
VELOCIDAD
(KM/H)
4-4.9
5-5.9
6-6.9
7-7.9
8-8.9
Mayor de 9
METS
1
2
3
4
5
6
153
ANEXO 6. PRINCIPALES INSTRUMENTOS DE MEDICIÓN DE CALIDAD DE
VIDA RELACIONADA CON LA SALUD EN EL ÁMBITO DE LAS
ENFERMEDADES CARDIOVASCULARES
DENOMINACIÓN
ITEMS
DIMENSIONES
GENERICOS
Cuestionario de Salud SF-36
36
Función física, rol físico, dolor corporal, salud
general, vitalidad, función social, rol emocional y
salud mental
Nottingham Health Profile
38
Energía, dolor, reacciones emocionales, sueño,
aislamiento social y movilidad.
Sickness Impact Profile
136
Sueño y descanso, trabajo, nutrición, tareas
domésticas, ocio y pasatiempos, desplazamiento,
movilidad, cuidado y movimiento corporal,
relaciones sociales, actividad intelectual, actividad
emocional y comunicación
26
Síntomas, limitaciones, confianza, autoestima y
emoción.
27
Emocional, física y social
Seattle Angina Questionnaire
19
Frecuencia de angina, estabilidad de la angina,
limitación física, calidad de vida y satisfacción del
tratamiento relacionado con la angina
Quality of Life-Cardiac Version
72
Salud
y
funcionalidad,
psicosocial/espiritual y familia
Angina Pectoris Quality of Life
22
Actividades físicas, síntomas somáticos, distress
emocional y satisfacción por la vida
44
Salud, sueño y descanso, comportamiento
emocional, proyectos de futuro, movilidad,
relaciones sociales, comportamiento de alerta,
comunicación, tiempo de ocio y trabajo.
Actividad física, inseguridad, reacción emocional,
dependencia, dieta, aspectos de medicación y
efectos secundarios
ESPECÍFICOS
Quality of Life After Myocardial
Infarction
Quality of Life After Myocardial
Infarction-2 27
Questionnaire
Cuestionario de Velasco-Del
Barrio
Myocardial
Dimensional
Infarction
Assessment
35
154
socioeconómica,
Scale
Cardiovascular
Limitations
and Symptoms Profile
37
Angina, falta de respiración, edemas maleolares,
cansancio, movilidad, vida social y actividades de
ocio, actividades en el hogar, asuntos relacionados
con preocupaciones y género
Fuente: SOTO, Failde. La calidad de vida relacionada con la salud como medida de resultados en
pacientes con cardiopatía isquemia. Revista de la Sociedad Española del Dolor [online]Diceimbre
2004, vo.11, no.8 [cited
24
mayo
2008]
pp54-60.
Available
from
internet
:httpscielo.isciii.esscielo.phpscript=sci_arttext&pid=S1134-80462004000800004&lng=pt&nrm=.htm
ANEXO 7. CARACTERÍSTICAS DE LAS MEDIDAS DE LA CALIDAD DE
VIDA RELACIONADA CON LA SALUD
155
Fuente:
BROTONS CUIXART, Carlos y PERMANYER MIRALDA, Cayetano. La evaluación de
resultados (outcomes) y de su relevancia clínica en cardiología: especial referencia a la calidad de vida
[online],
200. .
En: Revista Española de Cardiología. 1997. vol. 50, no. 3, [Citado 10 marzo de 2009] p. 192Available from internet: http://www.revespcardiol.org/cardio/ctl_servlet?_f=40&ident=438 [citado el
28 de febrero de 2009]
156
ANEXO 8. DIMENSIÓN FÍSICA AL INICIO DEL PROGRAMA
Nº
ITEM
1
2
3
4
5
6
7
30
100%
30
100%
30
100%
30
100%
30
100%
30
100%
30
100%
6
Agotamiento
3
10.0
6
20.0
3
10.0
5
16.7
8
26.7
2
6.7
3
10.0
9
Disnea
1
3.3
4
13.3
0
0
7
23.3
2
6.7
7
23.3
9
30.0
14
Dolor Torácico
3
10.0
5
16.7
1
3.3
5
16.7
2
6.7
3
10.0
11
36.7
16
Dolos en las
piernas
3
10.0
7
23.3
2
6.7
4
13.3
4
13.3
3
10.0
7
23.3
17
Limitación para
hacer deporte
6
20.0
3
10.0
4
13.3
2
6.7
4
13.3
2
6.7
9
30.0
19
Mareo
0
0
4
13.3
4
13.3
7
23.3
4
13.3
3
10.0
8
26.7
20
Limitación
3
10.0
3
10.0
2
6.7
5
16.7
5
16.7
7
23.3
9
30.0
21
Seguridad en la
cantidad de
ejercicio
Limitación Física
3
10.0
3
10.0
1
3.3
7
23.3
3
10.0
2
6.7
11
36.7
2
6.7
6
20.0
3
10.0
4
13.3
2
6.7
5
16.7
8
26.7
Dificultad en las
relaciones
sexuales
4
13.3
2
6.7
1
3.3
4
13.3
2
6.7
3
10.0
11
36.7
26
27
Fuente: resultados del estudi
154
0
30
100
%
3
10.0
ANEXO 9. DIMENSIÓN EMOCIONAL AL INICIO DEL PROGRAMA
Nº
ITEM
1
2
3
4
30
100%
30
100%
30
100%
30
100%
30
100%
30
100%
30
100%
1
Ira
0
0
5
16.7
1
3.3
10
33.3
8
26.7
1
3.3
5
16.7
2
Incompetencia
4
13.3
4
13.3
1
3.3
4
13.3
2
6.7
2
6.7
13
43.3
3
Desconfianza frente a la enfermedad
1
3.3
6
20.0
1
3.3
3
10.0
6
20.0
5
16.7
8
26.7
4
Depresión
3
10.0
4
13.3
3
10.0
6
20.0
5
16.7
5
16.7
4
13.3
5
Relajado
2
6.7
2
6.7
6
20.0
9
30.0
3
10.0
3
10.0
5
16.7
7
Felicidad
1
3.3
1
3.3
5
16.7
11
36.7
6
20.0
4
13.3
2
6.7
8
Ansiedad
4
13.3
3
10.0
3
10.0
5
16.7
4
13.3
3
10.0
8
26.7
10
Llanto
3
10.0
3
10.0
3
10.0
5
16.7
3
10.0
4
13.3
9
30.0
15
Inseguridad en si mismo
0
0
0
0
1
3.3
5
16.7
3
10.0
7
23.3
12
40.0
18
Miedo
0
0
5
16.7
2
6.7
3
10.0
4
13.3
4
13.3
12
40.0
Fuente: resultados del estudio
155
5
6
7
Nº
ITEM
11
Dependencia de
otras personas
12
Incapacidad
para realizar
actividades
sociales
13 Desconfianza de
otras personas
22
Sobreprotección
23 Carga para los
demás
24
Exclusión
25
ANEXO 10. DIMENSIÓN SOCIAL AL INICIO DEL PROGRAMA
1
2
3
4
5
Incapacidad de
Relacionarse
30
3
100%
10.0
30
7
100%
23.3
30
2
100%
6.7
1
3.3
8
26.7
1
3
10
3
10
8
26.7
4
1
3.3
3
1
6
7
30 100% 30 100%
5 16.7 5
16.7
30
2
100%
6.7
30
6
100%
20.0
3.3
3
10.0
5
16.7
1
3.3
11
36.7
2
6.7
5
16.7
3
10.0
0
0
14
46.7
13.3
2
6.7
7
23.3
2
6.7
0
0
7
23.3
0
0
2
6.7
4
13.3
4
13.3
3
10.0
16
53.3
10.0
2
6.7
3
10.0
6
20.0
10.0
10
33.3
1
3.3
1
3.3
1
3.3
10.0
0
3
3.3
3
0
2
6.7
24
80.0
Fuente: resultados del estudio
156
ANEXO. 11. DIMENSION FISICA AL FINALIZAR EL PROGRAMA
N°
Ítem
1
2
30
100%
30
100%
3
30
4
100%
30
5
100%
30
100%
6
30
7
100%
30
100%
6
Agotamiento
1
3.3
2
6.7
3
10.0
8
26.7
4
13.3
3
10.0
9
30.0
9
Disnea
1
3.3
0
0
3
10.0
3
10.0
3
10.0
6
20.0
14
46.7
14
Dolor Torácico
3
10.0
0
0
0
0
7
23.3
4
13.3
4
13.3
12
40.0
16
Dolor
Piernas
Las
3
10.0
4
13.3
0
0
3
10.0
7
23.3
3
10.0
10
33.3
17
Limitación
Para
Hacer Deporte
3
10.0
2
6.7
0
0
4
13.3
4
13.3
5
16.7
12
40.0
19
Mareo
2
6.7
2
6.7
1
3.3
4
13.3
2
6.7
6
20.0
13
43.3
20
Limitación
1
3.3
2
6.7
1
3.3
5
16.7
1
3.3
8
26.7
12
40.0
21
Seguridad
Ejercicio
2
6.7
2
10.0
1
3.3
4
13.3
2
6.7
3
10.0
15
50.0
26
Limitación Física
0
0
4
13.3
1
3.3
3
10.0
3
10.0
10
33.3
9
30.0
27
Dificultad En Las
Relaciones Sexuales
0
0
2
6.7
3
10.0
2
6.7
2
6.7
2
6.7
15
50.0
En
en
el
157
NADA
3
10
ANEXO. 12. DIMENSION EMOCIONAL AL FINALIZAR EL PROGRAMA
N°
Ítem
1
2
3
4
5
6
7
30
100%
30
100%
30
100%
30
100%
30
100%
30
100%
30
100%
1
Ira
0
0
1
3.3
1
3.3
6
20.0
6
20.0
1
3.3
15
50.0
2
Incompetencia
1
3.3
2
6.7
0
0
4
13.3
4
13.3
2
6.7
17
56.7
3
Desconfianza Frente La Enfermedad
3
10.0
0
0
0
0
4
13.3
1
3.3
6
20.2
16
53.3
4
Depresión
2
6.7
1
3.3
0
0
8
26.7
3
10.0
7
23.3
9
30.0
5
Estrés
14
46.7
2
6.7
3
10.0
4
13.3
3
10.0
3
10.0
1
3.3
7
Felicidad
2
6.7
1
3.3
2
6.7
10
33.3
10
33.3
3
10.0
2
6.7
8
Ansiedad
2
6.7
5
16.7
2
6.7
6
20.0
6
20.0
2
6.7
7
23.3
10
Llanto
3
10.0
0
0
1
3.3
5
16.7
5
16.7
0
0
16
53.3
15
Inseguridad En Si Mismo
1
3.3
1
3.3
1
3.3
2
6.7
6
20.0
4
13.3
15
50.0
18
Miedo
1
3.3
0
0
1
3.3
4
13.3
5
16.7
3
10.0
16
53.3
Fuente: resultados del estudio
158
ANEXO. 13. DIMESION SOCIAL AL FINALIZAR EL PROGRAMA
N°
Ítem
1
30
2
3
4
5
6
7
100% 30 100% 30 100% 30 100% 30 100% 30 100%
30
100%
11
Dependencia De Otras
Personas
0
0
3
10.0
1
3.3
3
10.0
8
26.7
3
10.0
12.
40.0
12
Incapacidad Para
Realizar Actividades
Sociales
2
6.7
1
3.3
1
3.3
0
0
2
6.7
3
10.0
21
70.0
13
Desconfianza De
Otras Personas
1
3.3
1
3.3
0
0
7
23.3
2
6.7
6
20.0
13
43.3
22
Sobreprotección
11
36.7
3
10.0
0
0
3
10.0
4
13.3
1
3.3
8
26.7
23
Carga Para Los
Demás
2
6.7
0
0
0
0
4
13.3
4
13.3
0
0
20
66.7
24
Exclusión
2
6.7
1
3.3
0
0
5
16.7
3
10.0
0
0
19
63.3
25
Incapacidad De
Relacionarse
1
3.3
0
0
1
3.3
1
3.3
1
3.3
1
3.3
25
83.3
Fuente: resultados del estudio
159
160