Cómo y por qué prosocializar la atención sanitaria:

Cómo y por qué prosocializar la atención sanitaria: reflexiones, desafíos y propuestas
Cómo y por qué prosocializar
la atención sanitaria:
reflexiones, desafíos y propuestas
Conclusiones del Proyecto Europeo CHANGE.
Incluye manual para profesionales del
ámbito de la gerontología.
Pilar Escotorin & Robert Roche (comp.)
Cómo y por qué prosocializar la atención
sanitaria: reflexiones, desafíos y propuestas
Conclusiones del Proyecto Europeo CHANGE.
Incluye manual para profesionales del
ámbito de la gerontología.
Pilar Escotorin
& Robert Roche (comp.)
EDITORIAL Fundació Universitària Martí l’Humà
la Garriga, 2011
1
GRUNDTVIG
Este proyecto ha sido financiado por la Comisión Europea.
Esta publicación refleja sólo la opinión de sus autores y la Comisión Europea no es responsable del uso que pueda hacerse de la información contenida en este documento.
Título Proyecto: CHANGE – Care of Health Advertising New Goals for Elderly People
Número: 142101-LLP-1-2008-1-IT-Grundtvig-GMP
Grant Agreement: 2008 – 3486 / 001 – 001
Sub-programme: GRUNDTVIG – Multilateral Projects
© Copyright Pilar Escotorin & Robert Roche (Comp.)
© Proyecto Europeo CHANGE
La reproducción total o parcial de esta obra por cualquier medio (incluido la fotografía
y la informática), hecha sin la autorización por escrito de los titulares del copyright, así
como la distribución de ejemplares por medio de alquiler, está prohibida bajo las sanciones establecidas por las leyes.
Fotografía de portada: © Michael Nivelet - Fotolia.com
Imprime:
Depósito legal:
2
AGRADECIMIENTOS
Agradecemos a todos nuestros socios del proyecto CHANGE con quienes hemos compartido dos años de trabajo intercultural y enriquecimiento recíproco desde diferentes
enfoques teóricos y aplicativos. En especial a Franco Gramegna quien desde sus conocimientos técnicos y disponibilidad permanente hizo posible que este proyecto cumpliera
sus objetivos.
Un agradecimiento especial a los especialistas que revisaron con extremo cuidado este
material para adaptarlo a las necesidades de quienes trabajan en el ámbito gerontológico: Ester Arozarena, Ana Candal, Isaac Jiménez, Gemma Castellón, Montse Anglada,
Marta Ribera, Laura García.
Gracias también a tantos colaboradores del equipo LIPA que hicieron posible el éxito
de este proyecto en sus diferentes etapas: Miriam Durán, María Paula Juárez, Christian
Casamitjana, Jessica Bendel, Núria L. Ontiveros, María Gómez, Sandra Montilla, Anna
González, Sandra Moré, Anna Nou.
Socios del Proyecto CHANGE
Dipar mento di Scienze dell’ Educazione dell’ Università di Salerno 
Mauro Cozzolino, Michele Cesaro, Oreste Fasano, Nadia Pecoraro  Italy.
Is tuto Superiore di Sanità  Marco Gius ni, Eloise Longo  Italy.
Comitato S.R.P.S.S. (Studi Ricerca Programmazione Socio Sanitaria) ASL CE1 
Zuzana Simonova, Rosalba Arena  Italy.
Clinica Villa delle Magnolie  Domenica Rosaria Maro a  Italy.
FACTUM Chaloupka & Risser OHG  Ralf Risser, Christine ChaloupkaRisser y Elke Sumper Austria.
Universitat Autònoma de Barcelona  Robert Roche, Pilar Escotorín, Mayka
Cirera  Spain.
Uniwersytet Jagielloński Collegium Medicum  Katarzyna Szczerbińska,
Marta Malinowska-Cieślik, Beata Piórecka, Violetta Kijowska 
Poland.
Valstybinis mokslinių tyrimų ins tutas Inovatyvios medicinos centras 
Algirdas Jouzulynas, Rasa Savičiūtė, Mindaugas Bu kis Lithuania
3
Datos de contacto:
Equipo del Laboratorio de Investigación Prosocial Aplicada – UAB BARCELONA
E-mails:
Lipa_org@yahoo.es
Coaching.prosocial@gmail.com
Búscanos en
Laboratorio De Investigacion Prosocial Aplicada
Hazte amigo: Lipa Uab
Counseling Coaching Prosocial
Páginas web en las que estamos relacionados, y desde donde puedes bajar documentos
www.prosocialidad.org
www.changeonline.eu
www.motivationtostudy.eu
Recientes publicaciones del equipo LIPA
Roche, R. (comp.) (2010) Prosocialidad Nuevos Desafíos: Métodos y pautas para la
optimización creativa del entorno. Buenos Aires: Ciudad Nueva.
Disponible en España en www.bibliolibro.com
Roche, R. (2009) La Comunicación para parejas Inteligentes. Cómo comunicarse y tomar decisiones. Madrid: Pirámide
4
Índice
Introducción para comprender el proyecto CHANGE (Pilar Escotorin) ......................... 7
CAPITULO I.
Principios teóricos para una formación integrada y participativa de los
mediadores socio-sanitarios (Mauro Cozzolino) ................................................ 13
CAPÍTULO II.
(Pilar Escotorin, Robert Roche, Mayka Cirera)
1. La prosocialidad y sus aplicaciones en salud ................................................. 21
2. ¿Qué implica comunicar con calidad prosocial? ............................................ 25
CAPÍTULO III.
La prosocialidad: una vía segura para construir relaciones de confianza
con los pacientes (Pilar Escotorin S., María Paula Juárez, Mayka Cirera,
Robert Roche-Olivar) ........................................................................................ 29
Manual para profesionales del ámbito de la gerontología
1. Cuestionario para aplicar con pacientes mayores. Novedad, utilidad
y resultados esperados (Pilar Escotorin).............................................................. 53
2. Guía para el uso del cuestionario (Marco Giustini) ........................................ 56
CUESTIONARIO PRIMERA ENTREVISTA ......................................................... 65
CUESTIONARIO SEGUNDA ENTREVISTA ........................................................ 72
3. Los inventarios prosociales: una propuesta para la prosocialización
colectiva del entorno (Pilar Escotorín, Robert Roche) ......................................... 77
APÉNDICE A.
Ficha de aplicación de un inventario Prosocial en contexto .............................. 86
APÉNDICE B
Ejemplo de un inventario prosocial en centros geriátricos .................................. 90
APÉNDICE C.
Inventario de comportamientos prosociales en el ámbito de la salud
(María Gómez Aparicio, Pilar Escotorin) ........................................................... 93
APÉNDICE D.
Versiones en italiano e inglés sobre comunicación de calidad prosocial.......................99
Prosocialità: un modo sicuro di stabilire una relazione di fiducia con il
paziente ................................................................................................100
Prosociality: a safe way to build trust in relationships with patients.................. 120
Referencias bibliográficas .................................................................................. 143
5
Introducción para comprender el proyecto CHANGE
Pilar Escotorin
Laboratorio de Investigación Prosocial Aplicada
Universidad Autónoma de Barcelona
El 27 de octubre de 2009 fue noticia en La Vanguardia una desconocida que salvó a una
mujer tras diagnosticar un tumor a otra pasajera durante un viaje de autobús. De esta
anónima doctora, aparentemente experta en tumores de hipófisis no se tuvo información exacta hasta el día siguiente, en que su identidad fue descubierta.
Lo interesante de este caso fue la conjunción de dos factores: por una parte, una doctora que fuera de horario de trabajo se atreve a abordar en un autobús a una desconocida en la que intuye un diagnóstico serio y le advierte qué tipo de analítica debe
realizarse. Y por otra parte, una mujer, que abordada por la desconocida, en vez de
desconfiar o molestarse, la escucha atentamente y decide hacerse la analítica, que da
como resultado, un pequeño tumor de 7 milímetros en una glándula de apenas un
centímetro de altura. Luego de una operación exitosa, la mujer acude a la prensa para
contar su historia y agradecer a este ángel desconocido.
La noticia continuó un par de días, y con ello los foros de análisis de los lectores. En
total unos 200 comentarios que interesaron al equipo LIPA (Laboratorio de Investigación
Prosocial Aplicada) de la Universidad Autónoma de Barcelona, dedicado al estudio de
los comportamientos prosociales.
Entendemos por comportamientos prosociales, aquellos que sin la
búsqueda de recompensas extrínsecas y materiales, favorecen:
-
a otras personas o grupos según el criterio de éstos, o
-
a metas sociales objetivamente positivas, aumentando la probabilidad de generar una reciprocidad positiva de calidad en las
relaciones interpersonales o sociales consecuentes, salvaguardando la identidad, creatividad e iniciativa de los individuos o
grupos implicados (Roche, 1995, p.16)
LIPA participaba en ese momento en el proyecto europeo CHANGE (Care of Health Advertising New Goals for Elderly People) de investigación y crecimiento personal y toma
de conciencia para personal sanitario del ámbito gerontológico, que desarrolló un modelo de training e instrumentos de apoyo para que los profesionales de la salud “pro7
socialicen” su relación con los pacientes mayores, incorporando nuevas herramientas
de comunicación, que generen motivación propia en los pacientes para adoptar una
dieta sana y ejercicio físico adecuado, sin imponer normas que el paciente pudiera sentir
como ajenas.
Si bien hablar de “prosocializar” la atención sanitaria puede parecer una contradicción,
pues quienes eligen una profesión de este tipo ya tienen una gran motivación intrínseca
de servicio; existe, no obstante, una enorme gama de comportamientos prosociales
que se realizan o podrían realizar fuera del ámbito del rol específico por el que reciben
un sueldo (y más allá de las obligaciones éticas propias de la profesión) que de ser
sistematizadas, podrían beneficiar la calidad (calidad prosocial) de la atención sanitaria.
El foro de los lectores de la Vanguardia interesó al equipo del proyecto CHANGE pues
rápidamente éste se transformó en un espacio donde diferentes tipos de lectores,
médicos y usuarios del sistema de salud fueron volcando sus percepciones de cómo
perciben la atención médica. Y los resultados fueron muy variados.
Después de revisar los comentarios de los lectores, se hizo una clasificación simple que
permitió observar que en la manera como las personas leyeron la noticia, había muchas
maneras de mirar las acciones prosociales en la atención sanitaria.
Para algunos, la acción de la doctora en el autobús era un hecho raro, excepcional. Es
decir, no es normal que los médicos actúen así. En este grupo se ubicaban los lectores
mágicos (“Sin dudas fue un Ángel”. Esto nos hace creer en esos pequeños milagros que
pasan día a día), los esperanzados (“Noticias como esta, dan un gran respiro a la vida”),
los emotivos (“Ostras... me cuesta llorar, pero esta vez me he emocionado...”), los críticos (“Esta sociedad nos está haciendo cada vez más desconfiados...es bueno saber que
hay gente buena”) y los descontentos (“Que suerte que a esta señora, la doctora se
haya atrevido a mirarla y diagnosticarla sin conocerla, porque mi médico de cabecera
nunca me miró a los ojos y sólo le importa su ordenador y su reloj”).
En el segundo gran grupo de lectores, en cambio, se encontraron quienes consideraron lo sucedido una situación completamente normal o explicable, pues para ellos
estas acciones prosociales son frecuentes, ya que hay muchos médicos que trabajan
con vocación de servicio. En esta categoría se encontraron los positivos (“Cadena de
favores... y así la vida sería mejor para todos), los objetivo-analíticos (“No es un milagro,
antiguamente se llamaba: ´Ojo Clínico´”) y los autobiográficos (“Como a Montse a mí
me lo descubrió un cliente en el restaurante en el que trabajo”).
Claramente, no es posible concluir nada determinante con esta síntesis de una muestra
tan improvisada de comentarios, ni mucho menos hacer generalizaciones sobre la atención sanitaria en Cataluña o España; sin embargo, las opiniones vertidas en este foro
ilustran la enorme complejidad a la que están sometidos los médicos hoy en día, y la
enorme variedad de percepciones y expectativas que puede tener un paciente respecto
8
a la interacción con su médico. Un médico que se pone en el lugar del paciente, que le
observa con interés, y que hace algo excepcional más allá de su “deber”, o “rol” por el
que recibe un salario, está incorporando elementos de prosocialidad en su interacción
comunicativa.
Sin embargo, para algunos médicos es muy difícil ejercer una medicina orientada en la
persona en una época donde la tecnología y el exceso de trabajo han ido suprimiendo
el encuentro personal con el usuario-cliente. Acoger al paciente desde este modelo
requiere aparentemente tiempo y en lo que concierne a los pacientes mayores, el escenario futuro no prevé menos carga laboral para el colectivo médico europeo, sino más
bien, un aumento en la demanda de atención sanitaria debido al envejecimiento de la
población y al aumento de la esperanza de vida.
En esta línea se ubica el proyecto europeo CHANGE (Care of Health Advertising New
Goals for Elderly people), que se desarrolló el año 2009 y 2010 que implementó cursos
piloto de training en habilidades comunicativas prosociales para profesionales de la
salud que trabajan con mayores en 5 países (Italia, España, Polonia, Lituania, Austria).
CHANGE también elaboró materiales didácticos para formadores, textos de apoyo teórico
e instrumentos de diagnóstico para facilitar la labor de los profesionales que trabajan con
pacientes mayores. Todos estos materiales son de acceso gratuito en la página Web del
proyecto (www.changeonline.eu) hasta el año 2014, donde además se proponen links
de interés o videos de Youtube que pueden ser de interés para asociaciones de mayores, o para profesionales del ámbito gerontológico.
CHANGE propuso un modelo de intervención que tiene como objetivo principal ofrecer
a los ciudadanos mayores las capacidades necesarias para mantenerse activo y hacer
frente adecuadamente al aumento de la esperanza de vida y las actividades de trabajo.
Dentro de este modelo, la formación de los mediadores socio sanitarios constituyó una
estrategia necesaria adoptada para lograr una sociedad más inclusiva, que integre a
los mayores en el desarrollo socioeconómico, como parte de la comunidad y como un
recurso indispensable.
El modelo propuesto a través del proyecto CHANGE es un sistema educativo no formal
fundado por una parte, por un concepto de training de profesionales sanitarios del
ámbito gerontológico (médicos de medicina general, médicos especialistas, asistentes
sociales, psicólogos, enfermeros, cuidadores, fisioterapeutas, profesores de educación
física etc.) en tanto docentes calificados—de carácter informal— con un objetivo final
que son los mayores.
El training se basa, además de los contenidos propios de la fisiología del envejecimiento,
en la comunicación prosocial, que trata de empatizar con las ideas, respuestas y los
sentimientos del otro, hasta el punto de “invitar” a una reciprocidad, que lleva como
9
consecuencia aceptar ideas e invitaciones del mediador en modo que el usuario se
siente motivado a asumirlas.
Los mediadores socio sanitarios de Barcelona, por ejemplo, con una metodología de
puesta en común de ideas anónimas, al inicio del training identificaron cuáles eran
sus dificultades prioritarias a la hora establecer una comunicación de calidad con los
pacientes mayores. Establecieron tipos de dificultades, tales como: percepciones/prejuicios; resistencia al cambio; falta de interés, falta de motivación; falta de expresividad de
algunos mayores; encontrar un lenguaje que motive sin provocar suspicacias; falta de
tiempo, entre otras. Desde la realidad percibida por los propios profesionales, se trabajó
en las habilidades prosociales que necesitaba cada uno para fortalecer los puntos fuertes de su estilo comunicativo y desarrollar los puntos más débiles.
Por otra parte, además del entrenamiento, el modelo CHANGE consistió en la elaboración de un novedoso cuestionario-plantilla y su respectiva guía de aplicación bastante
consistente, de uso fácil para cualquier profesional de la salud, para facilitar su trabajo,
sin alargar el tiempo de atención de cada visita y mejorar la calidad de interacción con
el paciente.
Cómo proponemos leer este volumen
El presente texto si bien puede ser un material de apoyo útil para quienes trabajan en la
formación de mediadores socio sanitarios, y para directivos de centros que trabajan con
mayores (Casales, Residencias Geriátricas, empresas de apoyo a mayores en su domicilio, etc.) es sobre todo una guía de apoyo a los profesionales sanitarios que trabajan
directamente con mayores y que pueden encontrar en los diferentes capítulos vías para
optimizar su estilo comunicativo desde el enfoque prosocial no solo con sus pacientes,
sino también con sus colegas o superiores.
Incluimos también el cuestionario plantilla en castellano para ser trabajado con los pacientes en una primera y segunda entrevista, además de su guía de aplicación.
Y algunos de los materiales y capítulos en los idiomas oficiales del proyecto en apéndice: Inglés e Italiano.
Esta publicación, más que como un libro con un hilo narrativo, está concebido como un
material de trabajo, donde cada capítulo tiene sentido en sí mismo y se puede trabajar
aisladamente. No es necesario que el lector lea el libro completo para comprender qué
posibles usos puede dar al contenido. Hemos querido priorizar aspectos prácticos, lo
que sin dudas puede ir en detrimento del estilo literario del texto en su conjunto.
Por razones de espacio no hemos podido incluir la información producida respecto al
“estado del arte” en las teorías del envejecimiento (una producción de casi 200 páginas disponible en la página web en inglés y una síntesis en castellano) o la vasta pro10
ducción del equipo polaco de la Uniwersytet Jagielloński Collegium Medicum, quienes
han elaborado una gran cantidad de material utilísimo para diferenciar los elementos
propios y normales de la fisiología del envejecimiento (que no se pueden modificar) y
diferenciarlos de aquellos elementos culturales, relacionados con los hábitos, que quizás sí se pueden modificar. Invitamos a descargar el aporte de Katarzyna Szczerbińska,
Marta Malinowska-Cieślik, Beata Piórecka y Violetta Kijowska que en el proyecto ha
sido central e invitamos a todos los especialistas en temas gerontológicos a descargar
este material disponible en la página del proyecto bajo el título Kit Didáctico.
También por el carácter más bien práctico de este texto no incluiremos ni las diapositivas
de PowerPoint realizadas por cada uno de los entrenadores, ni el trabajo del profesor
Mauro Cozzolino de la Universidad de Salerno, líder de este proyecto quien hizo un
aporte central en la influencia que existe de las representaciones sociales de la vejez
en la atención sanitaria. Otro módulo de contenido central ha sido el de la profesora
Zuzana Simonova quien desde la aplicación del Modelo Transteorético ha presentado
vías eficientes de aplicación de la motivación desde un diagnóstico del estado actual
de cada paciente. Si bien este es un tema trabajado en la bibliografía, la profesora
Simonova en los textos por ella preparados y también disponibles en la web de CHANGE
ha sido capaz de comunicar la teoría de un modo eminentemente práctico, claro y
atractivo.
El verbo “prosocializar” busca dar aún un paso más en esta publicación, pues de manera “atrevida” apuesta porque los comportamientos sean o no prosociales, como un
hecho descriptivo de la cualidad de algo, que siempre puede prosocializarse. Prosocializar implica una acción, y por ende, un algo realizable.
Así, no hablamos de realidades fijas, estáticas de observación de un fenómeno; hablamos
de una prosocialidad que se puede aprender, entrenar, optimizar, incluso en edades adultas.
La decisión de centrar este volumen en los temas relativos a prosocialidad, se basa en el
interés manifestado de los profesionales sanitarios polacos, austriacos, lituanos, italianos de profundizar en la aplicación de la prosocialidad y en explorar sus beneficios en su
entorno laboral. La mayoría de los especialistas que participaron en nuestros trainings
ya habían sido formados en muchos de los contenidos que se trabajaron en CHANGE;
de hecho, temas como la motivación de los pacientes o cambios de hábito, no eran del
todo nuevos; sin embargo sí encontraron un elemento de novedad en este modelo que
trabaja desde los comportamientos prosociales y busca transferirlos a la práctica de la
atención sanitaria.
Esperamos que este texto os sea de utilidad. Ha sido elaborado en la certeza de que
quienes lo leen son expertos en su campo, con gran experiencia en la atención de mayores y por lo tanto no pretendemos repetir elementos que pueden parecer obvios. Sí
en cambio, proponemos la prosocialidad como un “plus”, como una pieza de puzzle
que puede agregar calidad al trabajo o a la satisfacción de realizar el trabajo.
11
CAPITULO I
Principios teóricos para una formación integrada y
participativa de los mediadores socio-sanitarios
Mauro Cozzolino
Universidad de Salerno, Italia
El aumento progresivo de personas mayores de 65 años que hemos estado observando
en los últimos años en la Unión Europea es un fenómeno que está produciendo un
fuerte y creciente impacto social, con los consiguientes efectos económicos y culturales.
La situación de las personas mayores, con sus nuevas oportunidades de vida y bienestar,
sin duda ha cambiado y parece ser muy diferente de los últimos años. Hoy en día las
personas mayores, además de preguntar por su salud, piden satisfacer sus nuevas necesidades de educación, entretenimiento, cuidado físico e interacción social.
Las personas mayores, especialmente aquellas que tienen un buen nivel educativo, se
muestran más activas, están más informadas y, al mismo tiempo, más preocupadas
de sí mismas y sus necesidades, en comparación con el pasado. Las personas mayores
hoy en día deben ser consideradas como gente capaz de emerger socialmente con su
subjetividad, así como el propósito de aumentar su “esperanza de vida” por medio de
la actividad física y mental. Partiendo de esta nueva base, va a imponerse, en Europa,
una nueva ética social, la cual considera a las personas mayores desde un punto de vista
nuevo y más funcional, enfatizando no sólo la idea de su cuidado mental y físico, sino
también la de su función psico-social en la sociedad.
A partir de estos cambios socio-culturales, el objetivo principal de los mediadores sociosanitarios se convierte en el de aumentar los recursos típicos de las personas mayores,
dentro de una perspectiva de desarrollo de la cultura del envejecimiento activo y de la
promoción del bienestar.
De acuerdo con lo que ha sido afirmado por algunos de los organismos internacionales
más importantes (OMS, ONU y UE), hemos implementado nuestro proyecto CHANGE
destinado a promover una intervención en la formación socio-sanitaria centrada en los
conceptos fundamentales de la salud, el bienestar y el envejecimiento activo. En esta
perspectiva, el bienestar no sólo consiste en una mera falta de enfermedad o dolencia,
sino de la presencia simultánea de bienestar físico, mental y social. Según la OMS, estar sano consiste en tres aspectos al mismo tiempo: salud físico-biológica, bienestar
socio-ambiental y bienestar psico-emocional. Desde 2002, la OMS ha adoptado la
expresión de envejecimiento activo, a fin de promover una cultura del envejecimiento
que optimiza la posibilidad de la salud, participación y seguridad, con la consiguiente
13
mejora de la calidad de vida 1. Con la expresión envejecimiento activo, no sólo nos referimos a la actividad física o productiva, sino también la capacidad de participar en las
cuestiones sociales, económicas, culturales y cívicas de un grupo y / o una comunidad,
a fin de lograr una adaptación positiva, adecuada y sostenible a una nueva etapa de la
vida.
Al encontrarse abruptamente teniendo que hacer frente al crecimiento exponencial del
porcentaje de personas mayores y su transformación radical en términos de necesidades, las instituciones no siempre parecen estar preparadas para atender esas necesidades de forma adecuada y flexible2. En comparación con el pasado, las personas mayores
actualmente son más conscientes de sus necesidades, pero no siempre encuentran el
suficiente apoyo y atención para mejorar sus recursos en las instituciones. Sin embargo,
la representación estereotipada de las personas mayores y del envejecimiento, según la
cual esta edad es considerada como la etapa final de la vida, caracterizada por la dureza
de vivir, por la soledad, la enfermedad, la discapacidad y la inutilidad, no ha variado
mucho3.
Las personas mayores pueden ver a diario cómo sus habilidades y sus demandas emocionales legítimas son raramente consideradas y cuidadas dentro del contexto social en
el cual viven. A menudo se ven obligados a vivir en una sociedad que tiende a excluirles,
y que fomenta la celebración de los valores “productivos” y el dinamismo típicamente
representado como una característica de la juventud.
En este ambiente perjudicial, el mediador apenas puede oponerse a la tendencia actual,
para hacer prevalecer los medios no reconocidos o latentes de las personas de edad
avanzada. Por otra parte el mediador sigue actuando de acuerdo a una práctica estereotipada y basada en el bienestar.
Justamente en contra de esta representación estereotipada que se desarrolla en las
prácticas inadecuadas de gestión de las personas mayores, el proyecto CHANGE está
dirigido a intervenir y promover un cambio de perspectiva en cuanto a la formación de
mediadores socio-sanitarios que trabajan con personas mayores. CHANGE está comprometido con la construcción e implementación de nuevos modelos de promoción del
bienestar de las personas mayores mediante la consolidación de las competencias de
los mediadores socio-sanitarios.
1 En 1999 el evento mundial “Global Embrace”, promocionado por la OMS dedicó un día a la actividad física de las personas mayores. Esto se hizo en unos 100 países en todo el mundo. A partir el “Global Embrace”
nació el Movimiento para el envejecimiento activo. A este evento le siguió otro evento llamado “Estrategia
Global sobre la Dieta, la Actividad Física y la Salud” (OMS, 2004).
2 Tales fenómenos causan consecuencias importantes e inevitables en los mecanismos de redistribución
económica, de organización de finanzas públicas y de la organización del bienestar (Riley & Riley, 1990).
3 Actualmente es posible resumir, con el término “vejez”, los prejuicios existentes hacia las personas mayores.
14
La complejidad de trabajar con personas mayores exige una formación profesional continua y cualificada de los mediadores socio-sanitarios que trabajan en este campo: una
formación que parte de las competencias técnicas que ya tienen, pero se centra
en las competencias de comunicación y en los aspectos afectivo-relacionales. En
esta perspectiva, debe ser fomentada la aplicación y difusión de un evento de formación
integrado y compartido, dirigido a los mediadores que trabajan para el bienestar de la
gente mayor. Dentro del proyecto CHANGE, hemos desarrollado un modelo de formación
multiprofesional4, que parte del modelo teórico bio-psico-social de referencia (y sus desarrollos más recientes en este campo), pero que metodológicamente se basa en las buenas
prácticas socio-sanitarias experimentadas hasta ahora, dentro del trabajo direccionado
hacia la rehabilitación social-cognitiva y emocional-relacional de las personas mayores5.
Para la construcción de nuestro modelo de formación (modelo CHANGE) se partió de
un estudio cuidadoso de los modelos teóricos para la promoción de la salud y el bienestar, a fin de identificar los aspectos innovadores, prácticos y eficientes, sin subestimar
los aspectos críticos y los límites mostrados en su aplicación. La intervención de formación se centra en esos modelos integrados, que no sólo tienen en cuenta los factores
de riesgo del envejecimiento, sino sobre todo los factores de protección y recursos
existentes. La competencia que se pretende consolidar en los mediadores que trabajan
en este campo, es su capacidad de facilitar el desarrollo de los recursos emocionalesrelacionales de las personas mayores, y un nuevo equilibrio de su economía psíquica, lo
que hace que la intervención de rehabilitación sea más eficaz.
La dimensión emocional-relacional representa para nosotros un vínculo entre el mediador y las personas mayores a lo largo del curso de su desarrollo o rehabilitación, haciéndolo así más eficiente y sostenible. La relación y el mundo emocional que emergen
entre el mediador y las personas mayores representan el recurso motivacional para la
mejora intelectual, psico-social, así como de las funciones del cuerpo. A través de la
relación interpersonal, el mediador tiene la posibilidad de entrar en contacto con la
complejidad del individuo y con los recursos que a menudo están ocultos y olvidados.
Recursos que no se expresan porque se encuentran atenuados por el miedo a las enfermedades y a la muerte. Una intervención constructiva y participativa de las personas
mayores puede tener consecuencias positivas no sólo en el usuario final, sino también
en sus parientes y mediadores socio-sanitarios.
4 De acuerdo con el objetivo principal del proyecto CHANGE, de mejorar y promover estilos de vida sanos
en pacientes mayores con menor nivel educativo, particularmente mediante el desarrollo de un Nuevo modelo de prevención y educación en la salud que será adoptado de manera sistémica por instituciones sociosanitarias, y una parte de las acciones llevadas a cabo por mediadores (doctores, gerontólogos, mediadores
socio-sanitarios, psicólogos y farmacéuticos, mediadores del bienestar social, ayudantes del hogar, enfermeras, fisioterapeutas, voluntarios).
5 En este sentido, las experiencias laborales relacionadas con la aplicación del paquete de formación
VATO ® y aquellas más recientes relacionadas con la aplicación del Sistema de formación Progresiva
P.Ro.M.O.T ® (Formación Mental Operativa en Recursos Progresivos) de los recursos mentales individuales,
parecen ser muy interesantes.
15
Este trabajo, basado en la creación de una relación y en unos procesos de comunicación más eficientes, puede ser realmente exitoso en cuanto a la reducción de los gastos y también para las estructuras y servicios en los que se lleva a cabo. En cuanto a la
rehabilitación en sentido estricto, podemos observar un incremento en la calidad de
los servicios de bienestar y en general una movilidad entre las diferentes instituciones
y un aumento del grado de satisfacción de los usuarios en materia de servicios sociosanitarios. Los efectos sobre el personal de atención socio-sanitaria que participen en
una formación constante operativa integrada y participativa son: un aumento en la
especialización profesional del personal, una reducción en la tendencia a quemarse
por parte de los mediadores, la mejora del entorno de trabajo y de la calidad de vida
de los sujetos implicados.
El entrenamiento sugerido consiste en ofrecer a los mediadores socio-sanitarios un
acercamiento al mundo complejo y variado de las personas mayores centrado en sus
actitudes de relación peculiares, mejorando los recursos que tienen y fomentando el
desarrollo de capacidades residuales o no debidamente reconocidas. A la luz de los
cambios ilustrados hasta ahora, la vejez es una etapa del desarrollo humano que no es
menos importante o rica que otras fases de desarrollo, sino que es, sin duda, una parte
del proyecto existencial de cada ser humano. Además, es necesario reconsiderar el proceso de envejecimiento de acuerdo con criterios subjetivos y variables. En esta etapa de
la vida las diferencias individuales tienden a ser más marcadas en comparación con lo
que comúnmente se piensa. Una persona mayor es generalmente un individuo al que
se le da una menor “identidad individual”: preferimos pensar en él como “una pluralidad de individuos”, como una categoría, un conjunto genérico de personas anónimas,
a las cuales se les asigna un papel esencialmente pasivo. Un aspecto particularmente
interesante es la tendencia social de representar a las personas mayores en relación a la
juventud, como “lo que queda de una vida pasada”, lo que les confina a “identidades
residuales” y les priva, de alguna manera, de una identidad que pertenezca a la actualidad. Esta actitud ayuda a que esas motivaciones, necesarias para que un individuo de
edad avanzada pueda actuar de forma adecuada y activa en este estadio de su vida, se
pierdan por completo.
La incomodidad psicológica vivida por las personas mayores, aunque sus condiciones
de vida materiales hayan mejorado, a menudo frustra la expresión de sus potencialidades, un intercambio entre generaciones y una participación social adecuada. La falta
de una auténtica cultura del envejecimiento activo coincide con la inconsistencia y la
poca adecuación de las intervenciones institucionales. Para cambiar el estilo de vida de
aquellas personas mayores no activas, que por lo general tienen un bajo nivel educativo
y viven una situación de riesgo psico-físico y social, a menudo resultando en una falta
de bienestar, salud y autonomía personal, es fundamental evitar molestias en el todos
los aspectos, promover el bienestar y mejorar su calidad de vida. En esta perspectiva, los
mediadores socio-sanitarios funcionan como un filtro y como catalizadores del cambio
que queremos fomentar en las personas mayores en situación de riesgo. Intervenimos
16
en los mediadores socio-sanitarios, a fin de que puedan promover la mejora del bienestar y la calidad de vida de las personas mayores.
Para motivar a las personas mayores para el cambio es necesaria una transformación
de las representaciones que los mediadores socio-sanitarios y las personas mayores
tienen de esta etapa de la vida. Envejecer se debe entender como una parte normal del
proceso de desarrollo a lo largo la vida del individuo y cuando hablamos del concepto
edad, debemos usar su definición funcional, considerada desde un punto de vista biológico, psicológico y social. En esta intervención para promover el cambio de las personas
mayores, los mediadores socio-sanitarios no pueden basarse sólo en las competencias
técnicas adquiridas en sus experiencias laborales específicas, sino que sobretodo deben
aumentar los instrumentos emocionales, de relación y de comunicación que ya tienen.
La motivación para el cambio sólo puede nacer dentro de una relación eficaz y gratificante entre los mediadores y las personas mayores, activando procesos para mejorar su
calidad de vida. Tener el objetivo de promover el bienestar de las personas mayores nos
lleva necesariamente a implicarnos en la acción compleja de la prevención del malestar
bio-psico-social.
La operación de prevención se lleva a cabo de manera simultánea en diferentes niveles:
en términos proactivos, mediante intervenciones destinadas a cambiar el objetivo y las
condiciones materiales que limitan el bienestar de las personas mayores, y también en
términos reactivos, mediante un trabajo destinado a modificar la percepción que tienen
los ancianos y los operadores. Este cambio de percepción no sólo concierne a las personas mayores, que consideran esta etapa de la vida como la expresión de “un necesario
deterioro y el fin de todo”, sino también a los propios mediadores que, al partir de la
idea de una falta crónica y multidimensional, suelen intervenir únicamente desde un
punto de vista compensatorio. El cambio de la representación de las personas mayores
se basa, sobre todo, en la transformación de algunas creencias erróneas que a veces
tienen, inconscientemente, los mediadores socio-sanitarios. A partir de estos supuestos
se deriva la idea de CHANGE, ya que es la opción de concentrar la acción en identificar
un modelo de formación tanto para los mediadores socio-sanitarios, transformados
por ella en facilitadores de la promoción del bienestar de las personas mayores,
como para otros individuos que trabajan con personas mayores en diferentes campos.
“La única forma de cambiar a alguien es cambiarnos a nosotros mismos”, dijo M.H.
Erickson.
En esta línea se ha definido un modelo de formación para mediadores socio-sanitarios
con el fin de mantener unidos los diferentes componentes que caracterizan el estado
de salud y bienestar. Dentro de esta perspectiva, el término envejecimiento activo
es utilizado hoy en día para referirse no sólo a la actividad física6 en la que participan
6
En un sentido estrictamente físico, el “envejecimiento físicamente activo” implica la participación periódica en una actividad física. Esto resulta beneficioso para su salud física (prevención de enfermedades
cardiovasculares, diabetes, neoplasias), y psicológica (humor y funciones cognitivas, así como condiciones
sociales. P. Ej. Integración, amistades). Canadá es uno de los países que más ha invertido en este plan, mediante muchos proyectos. Como consecuencia de esto, el porcentaje de personas de 65 años que practican
17
activamente las personas mayores, sino también a conductas dirigidas a la prevención
y promoción de la salud, tales como trabajo remunerado, voluntariados, cuidado de
los demás, compromiso social y cívico o aprendizaje de por vida. Si la tarea principal de
los mediadores socio-sanitarios es la de promover un envejecimiento activo de las
personas mayores, las intervenciones de formación no pueden llevarse a cabo sin tener
en cuenta esta perspectiva. CHANGE sigue esta dirección y aprovecha una asociación
entre diferentes ámbitos que, en su composición (área médica y psico-social), refleja
la decisión de operar en más de un nivel, escogiendo así actuar concretamente desde
un punto de vista bio-psico-social, con objetivo de ofrecer una contribución sustancial
a la (re) definición de una nueva cultura del envejecimiento. Dentro de este enfoque
teórico-metodológico que sugerimos, las personas mayores son consideradas personas
con recursos y potencialidades, calificándolas como “sujetos del futuro”, protagonistas
activos, dispuestos a redefinirse a sí mismos mediante su capacidad de ser mentalmente
“abiertos a nuevas experiencias”, a los cambios y las oportunidades que puedan desarrollar ellos mismos. El modelo de formación del CHANGE está diseñado para que
las personas mayores compartan el patrimonio de sus recursos personales con los de
los mediadores. De esta manera, nos mantenemos alejados de la idea de una persona
mayor pasiva, que sólo opera como espectador, inevitablemente vinculado a sus recuerdos y a su pasado. Uno de los objetivos que queremos alcanzar con los mediadores
socio-sanitarios es el de ayudar a redefinir positivamente la representación (estereotipada), que considera a las personas mayores, sobre todo, de acuerdo a los parámetros
de inactividad y de limitación. Cambiando la idea, que comúnmente tenemos de la
persona mayor como sujeto pasivo, confinado a una categoría de individuos incapaces
de vivir nuevas experiencias, podemos devolverle su dignidad como persona única, potencialmente capaz de vivir y compartir su bienestar, así como de ofrecer activamente
su propia y útil contribución a la sociedad. Dentro de esta perspectiva, la vejez puede
ser entendida como un escenario para nuevos descubrimientos7: el momento en que
el individuo puede, libremente, reaparecer de un modo más maduro y consciente. Los
objetivos, por tanto, de una nueva cultura de las personas mayores, deben ser promovidos dentro de un modelo social renovado de la vejez con una redefinición de los roles
de los actores involucrados y una transformación consciente de la actitud individual de
los agentes socio-sanitarios propios.
actividades físicas equivale a un 22 % en cuanto a los hombres (el más alto en el mundo) y un 13 % en las
mujeres. En Italia, el porcentaje de personas mayores que practican deporte equivale a un 4.7 % en hombres
y un 2.6 % en mujeres. Los porcentajes a nivel mundial son: un 25.1 % de hombres y un 15.5 % de mujeres.
7 Lo que esperamos es recuperar y fomentar las raíces primarias del individuo, tales como la imaginación,
la espontaneidad expresiva y creativa y la intuición, que permiten jugar con la realidad, cambiarla mediante
creaciones alternativas, fomentar el contacto emocional profundo a nivel interpersonal e intrapersonal, una
fuente principal de bienestar, una solidaridad y un compartir auténtico.
18
Buenas prácticas en la formación de mediadores socio-sanitarios
A la luz de las investigaciones (tanto teóricos como investigaciones de campo) en el
campo de la vejez, va a imponerse la necesidad de los últimos años de aplicar una
nueva organización de la planificación socio-sanitaria, la cual también y sobre todo va
a tener en cuenta los recursos personales y sociales de las personas mayores, así como
un mayor número de intervenciones para la explotación de los recursos de las personas
mayores y de la vida misma. Hoy en día la necesidad de una intervención de formación
que también pueda influir desde un punto de vista cultural y educativo, viene dada no
sólo por la población objetivo, sino también por los mediadores sanitarios y sociales
(designados de acuerdo con sus diferentes especialidades, al cuidado de las personas
mayores). Cuidar a las personas mayores actualmente implica una variedad compleja
de competencias operativas, comunicativas, psicológicas y relacionales que garanticen
respuestas eficientes y niveles de atención adecuados a los muchos tipos de personas
mayores que podemos encontrar en nuestro contexto social. Hoy en día, en el contexto
de promoción de la salud, el bienestar se considera como la capacidad de explotar las
potencialidades de un individuo y de reaccionar positivamente a los desafíos planteados
por el medio ambiente. A partir de estos supuestos, la salud es considerada como un
recurso para la vida cotidiana de las personas y no como un objetivo en la vida. La salud,
por tanto, se presenta como un concepto positivo que tiende a mejorar los recursos
sociales y personales, además de las capacidades físicas.
Desde el punto de vista del desarrollo del bienestar, la educación y la promoción de la
salud están concebidas como procesos de aprendizaje que pueden ser facilitados mediante una acción de formación estimulante que es coordinada por los procesos de acción social, dirigido a la creación de ambientes positivos, y mediante prevención y educación sanitaria. La principal tarea de los mediadores socio-sanitarios que trabajan (en
sus diferentes roles) con personas mayores, es la de promover un envejecimiento activo
en contextos de interacción social dirigidos a las personas sujetos de la intervención. A
tal efecto, una adecuada capacitación de los agentes sociales y sanitarios, orientados
al desarrollo de un enfoque sistémico de análisis multidimensional, resultan ser necesarios y no pueden ser independientes desde esta perspectiva de intervención integral
y transversal, buscando el desarrollo global del individuo. Desde este punto de vista las
acciones preventivas de salud, promoción y educación tienen por objeto conservar,
preservar y aumentar el estado de salud en distintos contextos sociales de referencia.
El contexto social representa el lugar de atención y prevención, en cuanto se refiere a
los servicios también, de las instituciones y las políticas centradas en la protección de la
salud en un sentido más amplio.
Los profesionales que trabajan en el ámbito de la ayuda, dentro de una perspectiva
ecológico-sistémica, se convierten en “facilitadores” del bienestar psico-físico de las
personas mayores y, al mismo tiempo, “mediadores” de la cultura del bienestar en los
diferentes contextos de interacción social: con la tarea de hacer surgir los recursos y
19
su explotación, de fomentar dinámicas positivas y de promover el punto de vista del
bienestar y la autonomía psicológica. En esta perspectiva, el estado de bienestar en
general puede ser mejorado a través de una red social fundamental y la participación
de los diferentes recursos formales e informales presentes en el territorio, previendo
la participación activa de las personas mayores y los mediadores. Gracias a sus actividades, incluso y sobre todo a las libres y espontáneas, es posible dejar surgir las necesidades concretas, para ofrecer una gama más amplia de respuestas, para entender
el significado de la discriminación o la incomodidad desde más puntos de vista, para
ofrecer un enfoque relacional y humano diseñado de cara a dar dignidad a las personas y para ofrecer más respuestas complementarias que se añadirán a las ya dadas por
los servicios profesionales.
La intervención prevista se basa en un modelo educativo y cultural centrado en la
persona: en los recursos personales y relacionales.
Un modelo que considera las personas mayores como sujetos activos y protagonistas en una sociedad en la que aún se pueden considerar como un recurso para las
distintas generaciones a las que pertenecen: un modelo centrado en la participación
de agentes sociales y sanitarios junto con las personas mayores en la construcción de una nueva cultura de vida y un envejecimiento saludable.
El éxito del individuo dentro de la comunidad y su bienestar son los objetivos principales en cada grado y nivel en el mundo de la educación / formación, tanto formal
(desde la escuela a la formación profesional y hasta la universidad) y la no formal e
informal (de círculos de estudio a escuelas y universidades populares).
La cultura del desarrollo de competencias durante toda la vida ayuda a las
personas a gestionar los cambios de su ciclo vital de forma más eficiente y tranquila.
20
CAPÍTULO II
1. La Prosocialidad y sus aplicaciones en salud
Pilar Escotorin, Robert Roche, Mayka Cirera
Laboratorio de Investigación Prosocial Aplicada
Universidad Autónoma de Barcelona
Introducción a la prosocialidad y sus aplicaciones
El concepto de prosocialidad, desde la década de los 70, ha sido muy estudiado en
niños y jóvenes en edad escolar por los grandes beneficios que comporta para su desarrollo personal e interpersonal (Eisenberg & Mussen, 1989); no obstante, también es
un concepto que constituye un aporte para comprender y operativizar una mejora en
la calidad de vida y en las relaciones entre los adultos (Caprara, 2006). En esta línea no
es sorprendente que se hable de prosocialidad para generar altos niveles de cohesión
grupal, participación y motivación también en ámbitos que por sus particulares características, podrían parecer más complejos, como el caso de las organizaciones (Brief &
Motowidlo, 1986), en la propia cultura cívica de una ciudad (García et al., 1988), en
las relaciones de ayuda (Marroquín y Pulido, 2009) o en la relación médico paciente
(Juárez, 2009).
Origen del concepto Prosocialidad
La Prosocialidad es un concepto surgido, básicamente, de la psicología como un antónimo del concepto “antisocial”, que estudia y demuestra los factores y beneficios que
las acciones de ayuda, solidaridad, del dar y compartir y cooperación, tienen para todas
las personas, grupos, sociedades que se implican en ellas como autores o receptores.
La mayoría de los autores lo utiliza como adjetivo (lo prosocial); Robert Roche empezó
a utilizar el sustantivo Prosocialidad para referirse a éste no sólo para calificar acciones,
sino también para denominar un modelo de pensamiento.
Los primeros antecedentes del estudio de la prosocialidad se originan en 1908, por
McDougal, quien argumentaba que los comportamientos prosociales son el resultado
de “tiernas emociones” creadas por el instinto parental (Penner et al., 2005). Sin embargo, la atención de los científicos para estudiar los comportamientos prosociales es
más reciente, surgido a partir del caso de Katherine “Kitty” Genovese en 1964, una
joven brutalmente asesinada ante la indiferencia de sus vecinos.
A partir de entonces, el estudio de la prosocialidad se desarrolló desde diferentes perspectivas, enfocándose más o en los procesos biológicos, motivacionales, cognitivos, o
los procesos sociales implicados (Penner et al, 2005).
21
A nivel interpersonal, por ejemplo, a muchos autores les ha interesado examinar cuándo
la gente ayuda a los demás, las motivaciones de por qué la gente ayuda o simplemente
por qué hay gente que no ayuda. Sólo recientemente los científicos han comenzado a
incluir la idea de los comportamientos prosociales en el entorno laboral (organizaciones)
donde se ha demostrado tienen importantes implicaciones para el clima del grupo.
La línea de trabajo que venimos desarrollando desde 1984 en el Laboratorio de Investigación Prosocial Aplicada (LIPA) de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) se
centra no tanto en las motivaciones que subyacen en los comportamientos prosociales,
sino más bien en la optimización de éstos: cómo hacer para facilitar que los comportamientos prosociales sucedan en los contextos en los que nos movemos, se propicien,
aumenten en calidad y frecuencia.
Definición de prosocialidad
En LIPA, de modo novedoso respecto a la definición anglosajona de la bibliografía internacional que no especifica este punto, se presenta como criterio último y funcional
de toda acción prosocial, la aceptación o satisfacción del receptor de la misma.
Este elemento es central para superar la connotación muy presente en el altruismo
tradicional que miraba a satisfacer, a veces sólo la propia motivación del autor, a veces
orientada al heroísmo, cuando no al súper-hombre bueno.
El acento puesto en el receptor y sus circunstancias, actualiza de modo post-moderno
las habilidades, capacidades, motivaciones y actitudes de quien actúa de modo prosocial que, en cambio, deben ser orientadas, en su excelencia, al bien específico del otro,
a la generación de reciprocidad, bienestar; armonía relacional, grupal y colectiva (ver
definición de prosocialidad en capítulo introductorio).
¿Cuándo se puede calificar una acción como prosocial?
Un elemento a destacar en esta definición es que las acciones prosociales, incluso realizadas con acuerdo del receptor, deben responder a ciertos estándares de calidad como
son salvaguardar la identidad, autonomía, creatividad e iniciativa de los individuos o
grupos implicados. Estas condiciones o requisitos ponen una cuestión crítica, por ejemplo, a una acción deseada por un receptor y percibida por éste como beneficiosa, pero si
hay indicadores objetivos de que dicha acción, en realidad, lo daña, no sería prosocial,
desde nuestra perspectiva.
Para Roche, hay una amplia gama de acciones en la interacción humana que se considerarían como comportamientos prosociales y, por tanto, no sólo las de ayuda o
22
las de donación. El autor elaboró una propuesta de diversas categorías de acciones
prosociales (Roche, 1995) entre las cuales está naturalmente la ayuda física, el servicio
físico, la ayuda verbal, el consuelo verbal, pero también las acciones de dar y compartir,
la confirmación y valorización positiva del otro, escucha profunda, empatía, solidaridad
y presencia positiva y unidad. Cada una, con una definición operativa acotada. Lo prosocial para este autor a diferencia de los anteriores está vinculado a acciones verbales y
no verbales, presenciales y no presenciales que además de pretender beneficiar a otro,
lo benefician efectivamente.
Importancia y beneficios de la prosocialidad
Desde una perspectiva colectiva, en la funcionalidad de convivencia y armonía de las
personas, grupos y sociedades se asume que la abundancia de acciones prosociales
produciría una disminución de los comportamientos violentos.
Hoy, dentro de los avances que la ciencia está teniendo en el campo social, y de la
mano de la teoría sistémica, del construccionismo social, del neo-cognitivismo, del humanismo, del conductismo, de la psicología positiva, probablemente no haya un tema
frontera de consecuencias tan trascendentales y de relevancia social, como éste. Estas
teorías que hoy ya no pueden concebir más una unidireccionalidad en la causalidad
de los sucesos y acciones humanos, se están fijando en algo tan fundamental como la
reciprocidad, dinámica que viene construida, facilitada, y promovida precisamente por
esa acción prosocial.
Es decir: la frecuencia social de comportamientos prosociales produciría un efecto multiplicador, vía aprendizaje según modelos, así como mediante la activación de una percepción selectiva, o sencillamente por activación de una respuesta al beneficio recibido,
mediante lo cual se podría hacer recíproca. Estaríamos frente a una mejora de
calidad de las relaciones sociales.
Además, actualmente la psicología está descubriendo cómo la persona que actúa prosocialmente obtiene beneficios psíquicos en lo que supone de descentramiento del
propio espacio psíquico, de capacidad empática, de contenido significante, en relación
a los valores, y por tanto incidencia en la autoestima quizás a través de percepción de
logro, de eficacia, y, en definitiva también por la constatación de los beneficios que
reporta a los receptores
Es facilitadora de una verdadera comunicación empática haciendo posible el diálogo
entre sistemas humanos (ideológicos o políticos) muy diversos o incluso opuestos.
Es moderadora de la ambición y el poder.
La acción prosocial, al constituir un estímulo perceptivamente claro, incisivo, orientado
23
eficazmente al objetivo y a la persona del receptor al que vehiculiza atención y consideración, sitúa a ésta en condiciones de alta consciencia y sensibilidad respecto a la
acción y sus raíces, aumentando la valoración de las mismas con lo que se convierten
en fuertemente modélicas y, por tanto, aumentan considerablemente las posibilidades
estadísticas de que el propio receptor se convierta en iniciador o autor, a su vez, de otras
acciones similares.
Es importante considerar que el tipo de reciprocidad a promover no se deba a expectativas que condicionan la conducta del receptor. O a contratos implícitos de alternancia
inmediata o en continuidad, o en una alternancia aplazada en el tiempo.
Aquí radica la diferencia de una acción verdaderamente prosocial: debe estar radicada
en una actitud cuyo primer objetivo es el bien del otro, no el propio, aunque puedan
preverse, deducirse o seguirse ulteriores consecuencias positivas para el propio autor.
Si es así, la reciprocidad que pudiera producirse vendría a cerrar un círculo muy positivo
de interrelación, siempre voluntaria, pero altamente eficaz en la supervivencia de los
sistemas o grupos humanos.
Operadora de transformación social
La acción prosocial provoca círculos concéntricos de positividad en el entorno, aunque
sea no siempre fácil percibir los seguros efectos benéficos que tiene la prosocialidad, a
diferencia por ejemplo, de los efectos de la violencia, que se perciben de manera más
inmediata. A sí como la violencia tiende a generar violencia, la prosocialidad tiende a
generar más prosocialidad, produciendo beneficios seguros, reales en los receptores,
los cuales se convierten a su vez en autores hacia otras personas y situaciones, y así
sucesivamente.
La acción prosocial, a veces, se hace recíproca para con el autor. Otras veces, se dirige a
otras personas, pero nunca, probablemente, permanece inactiva.
Incluso al método científico le resultaría difícil verificar los efectos positivos multiplicadores de la acción prosocial, debido al progresivo alejamiento y complejización de
los receptores que se suceden, con una incidencia muchas veces superior a la simple
fórmula de transmisión del uno a uno.
En cualquier caso, se trata de una incidencia positiva en abanico sobre el tejido social que puede ver aumentada su potencia de transformación según el poder hacia
el cambio que detenten los agentes iniciadores que se ven implicados en la secuencia
receptor-iniciador.
24
2. ¿Qué implica Comunicar con calidad prosocial?
Modelos de comunicación: líneas rectas v/s círculos
Desde la prosocialidad, las críticas fundamentales que se podrían dirigir a los modelos
lineales de comunicación, se refieren a un excesivo protagonismo del llamado emisor
en la transmisión de mensajes por sobre un receptor un tanto pasivo. Y aunque los
llamados modelos lineales o matemáticos de comunicación están altamente superados
en el plano teórico, en la práctica no es extraño encontrar programas de intervención
que se fundamentan en esta concepción de la comunicación.
Desde la prosocialidad, en cambio, se entiende que las redes sociales son producto de
la interacción comunicativa y la conducta no es una respuesta automática y estándar a
los estímulos de origen externo, sino una construcción subjetiva de acuerdo a los participantes en el proceso comunicativo y a la cultura y las situaciones de la vida cotidiana.
Desde esta perspectiva, es importante para la integración de la persona en la trama
social, la imagen que atribuyo a mí mismo (self) y al otro, en el momento de comunicar.
Las imágenes son construcciones personales de significados que surgen de la interacción simbólica. Todo acto es co-construido (construccionismo) y por lo tanto no tiene
significado fuera de contexto.
Desde la presente revisión se desprende que el modelo de Comunicación de Calidad
Prosocial (CCP) se enmarca más bien en una perspectiva interpretativa y sobre todo, en
la línea de lo que podría representar la Escuela de Palo Alto.
En consonancia con esto, en el contexto europeo, aumentan las iniciativas que promueven la creación de espacios de participación y comunicación entre grupos heterogéneos, con diversidad cultural o de pensamiento para mejorar el clima de las organizaciones, las redes de colaboración, los índices de confianza, el sentimiento de unidad
y pertenencia a un grupo.
Las consignas de la Unión Europea parecen confirmar esta tendencia, con un avance
considerable en las expectativas del rol que asumen las organizaciones de todo tipo en
la sociedad (certificaciones de calidad cada vez más exigentes), que incluyan la posibilidad de (auditar) medir y responder no sólo a la producción o al impacto medioambiental de una organización, sino también al impacto social de ésta, tanto al interior
(relaciones entre y con los miembros de la organización) como al exterior de la misma
(relaciones con los stakeholder) (Comisión de las comunidades europeas, 2001).
25
En esta línea es innegable el rol que tienen los profesionales y las organizaciones de
carácter sanitario que deben responder con su gestión, sus programas de prevención,
no sólo a los desafíos presentes, sino también a los desafíos futuros de nutrición, salud,
calidad de vida de las personas.
Aparentemente hay un cierto acuerdo sobre el beneficio que trae una comunicación
basada en el diálogo más participativo (colaborativo, horizontal) para la toma de decisiones sostenibles, al menos a nivel de declaración de principios o teórico (ISO 26000,
2006). Sin embargo el cómo operativizar esta comunicación es una pregunta sobre
la que, en estos mismos documentos, no se profundiza. Y es en este punto donde se
visualiza cuál es el aporte de la prosocialidad y de la Comunicación de Calidad Prosocial
(CCP).
Una comunicación de calidad prosocial debe ser satisfactoria para ambos interlocutores. La CCP se diferencia de los modelos centrados en el iniciador, pues los indicadores
de calidad del intercambio comunicativo son determinados sobre todo por el receptor
de la acción.
¿Qué significa comunicar con calidad prosocial?
Pese a que en la bibliografía científica se habla de “comunicación prosocial” (Hocking &
Lawrence, 2000; Adams, 2000) no hay ninguna definición que especifique qué implica
“comunicar prosocialmente”. Viendo los ejemplos de los autores y la manera cómo
desarrollan el tema, da la impresión que lo entienden como cortesía, cooperación, consenso, buenas maneras en toda situación, cayendo a veces en la idea de que ser prosocial, implica ser incluso pasivo frente a la injusticia.
No obstante, que la prosocialidad sea antónima a la violencia, no la hace sinónimo de
pasividad; el significado de lo prosocial es perfectamente compatible con la capacidad
de expresar los propios intereses de manera asertiva.
Lo prosocial, más que eficiencia en la comunicación, aporta un “plus” añadido a la calidad. Un proceso comunicativo puede ser interpersonal, eficiente, satisfactorio y además prosocial. “Calidad” y “prosocialidad” no son sinónimos, sino dos términos que se
complementan. Y es éste el aporte del modelo de Comunicación de Calidad Prosocial
(CCP), un concepto que entiende la comunicación como:
un proceso de interacción entre personas que se relacionan, incluso en situación de
conflicto y en que al menos una de ellas hace el ejercicio consciente y voluntario de
estima por el otro en tanto interlocutor con la misma dignidad.
La CCP es un discurso intencionado, con especial atención en los factores previos a
26
la producción de éste, a los contenidos tratados, a la conducción del proceso mismo,
a elementos meta comunicativos y a factores posteriores al acto comunicativo; no sólo
con el objetivo del consenso, sino de visualizar y comprender desde la perspectiva del
otro (Escotorin, 2009).
El modelo de CCP (Roche & Martínez-Fernández, 2006; Roche, 2006; Roche & Arozarena, 1988; Marroquín, 2002) ha sido experimentado como facilitador de auto diagnóstico del propio estilo comunicativo en el ámbito de la pareja y familia y como optimizador del mismo con buenos resultados (Roche & Martínez-Fernández, 2006).
Actualmente el Laboratorio de Investigación Prosocial Aplicada (LIPA) de la Universidad
autónoma de Barcelona (UAB) está investigando e implementando programas de intervención con este modelo en los ámbitos empresariales (Cirera, 2009; Escotorin, 2008)
y de salud (Juárez, 2009).
Es un modelo que puede ser entrenado, y que si bien da cuenta de variables complejas, describe de manera operativa y didáctica cada uno de los factores que definen un
proceso comunicativo satisfactorio; por lo mismo, facilita el diseño de programas de
optimización sostenibles, que fortalecen las habilidades sociales con que se cuenta y
señala cuáles son los aspectos débiles a trabajar.
Si bien, todas las publicaciones de Roche hasta el momento se han centrado en un
modelo que tenía 15 factores (Roche & Arozarena, 1988; Roche, 2006) relativos al ámbito de la pareja y la familia; el mismo autor en documentos posteriores ha desarrollado
un poco más esta primera propuesta, ampliando las propias definiciones e intentando
adecuarlo a otros contextos.
La que presentamos a continuación es una lista de chequeo de 17 puntos (Escotorín,
2008), que sintetiza la primera versión del modelo y las siguientes propuestas de trabajo
del mismo autor (Roche, 2004; Roche, 2007).
Cada factor cuenta con una definición operativa que permite optimizar cada variable
con determinados comportamientos y actitudes (Escotorin, 2008; Roche, 2006).
27
MODOS:
(Actitudes y conductas)
Previos a la comunicación
Durante el proceso
Contenidos
FACTOR
1.
2.
3.
4.
5.
6.
7.
8.
9.
10.
11.
12.
Disponibilidad como receptor
13.
Información suficiente, no excesiva, pertinente, relevante,
representativa y frecuente
14.
Apertura y revelación asertiva de las emociones positivas
y negativas
15.
Verificación y control del proceso comunicativo
16.
Explicitación prosocial de las reglas estructurantes del
sistema y básicas de la conversación
17.
Cultivar un objetivo empático concreto
Oportunidad como iniciador
Vacío de uno mismo y
Vivir el presente con plenitud
Empatía, reciprocidad y unidad
Confirmación de la dignidad del otro
Valoración positiva del otro
Escucha de calidad
Emisión de calidad
Aceptación de lo “negativo”
Resolución de conflictos desde una perspectiva positiva
Elaboración compartida de las decisiones
Meta comunicación
Posteriores al acto
comunicativo
(Escotorin, 2008)
El modelo de la CCP desglosa el proceso comunicativo en 17 puntos. Todos y cada uno
de estos factores pueden ser medidos a través de cuestionarios y además trabajados a
través de programas específicos; sin embargo, también es posible utilizar este modelo
como una guía general o lista de chequeo, para un ejercicio de revisión personal.
28
CAPÍTULO III
La prosocialidad: una vía segura para construir relaciones de confianza con los pacientes
Pilar Escotorin, S. María Paula Juárez, Mayka Cirera, Robert Roche-Olivar
Laboratorio de Investigación Prosocial Aplicada
Universidad Autónoma de Barcelona
Si bien el estudio de los comportamientos prosociales nacen en el ámbito de la psicología para referirse a todos aquellos comportamientos que buscan beneficiar a otro, es un
concepto que comienza a despertar interés también en el ámbito de la medicina por los
beneficios que puede tener tanto para la mejora la de la calidad de la atención médica
como para la propia salud del médico.
En el caso de las profesiones de “servicio social” como es el caso del ámbito sanitario,
no es infrecuente relacionar este tipo de trabajos con conceptos como el altruismo,
incorporados incluso en la formación de los futuros médicos como un deber ético mínimo, un concepto que implica que el ejercicio profesional tiene un gran coste para la
persona del médico, quien se debería olvidar de sí mismo para donar toda su energía a
la atención del paciente. Este concepto, si bien puede ser heroico, una vez enfrentados
a la realidad del trabajo y la vida, los médicos no siempre pueden aplicarlo. Por otra
parte, no es un comportamiento observable, lo que hace impracticable exigirlo o esperarlo de los estudiantes de medicina una vez ejerzan la profesión.
Los autores Bishop & Rees (2007) proponen reemplazar en la formación de los estudiantes de medicina el concepto de altruismo por el de comportamiento prosocial, mucho más equilibrado, aplicable, observable y que puede ser medido. Además, permite
equilibrar tanto el interés propio del médico, el cuidado de sí mismo, y los intereses del
paciente.
Una acción prosocial, podríamos sintetizar, es aquella que efectivamente beneficia al
paciente, tal y como éste quiere ser beneficiado, siempre y cuando sean acciones que
fortalezcan la identidad, creatividad, autonomía, iniciativa del paciente y del médico. No
serían acciones prosociales, por ejemplo, aquellas que aunque con buena intención, son
recibidas por el otro como un perjuicio, o que a la larga generan relaciones de dependencia, o dan señales de subvaloración al otro.
Para Roche hay una amplia gama de acciones en la interacción humana que se considerarían como comportamientos prosociales y, por tanto, no sólo las de ayuda física.
El autor elaboró una propuesta de diversas categorías de acciones calificadas como
29
prosociales (Roche, 1995) entre las cuales está naturalmente la ayuda física, el servicio
físico, la ayuda verbal, el consuelo verbal, pero también las acciones de dar y compartir,
la confirmación y valorización positiva del otro, escucha profunda, empatía, solidaridad
y presencia positiva y unidad. Cada una, con una definición operativa acotada (Roche,
2010).
Las definiciones de cada una de las 10 categorías además de en la bibliografía, están
disponibles en castellano el sitio www.prosocialidad.org.
¿Cómo se aplica la prosocialidad?
No existe persona que no haya realizado o recibido alguna vez una acción prosocial.
Se trata de comportamientos habituales en el día a día, que se dan muy frecuentemente en el ámbito de las profesiones de servicio. No obstante su existencia espontánea, son comportamientos que pueden ser optimizados y perfeccionados en calidad
y frecuencia. Una vía de hacerlo es a través de la comunicación de calidad prosocial.
Comunicando más prosocialmente, no sólo pueden evitarse malos entendidos en la
información que los médicos proporcionan, sino que también el médico puede auto
diagnosticar su propio estilo comunicativo en todas sus relaciones interpersonales, incluso en su ámbito privado.
Impacto de nuestro estilo comunicativo en el entorno
La importancia de la comunicación humana como constructora de la personalidad es
indudable: la comunicación puede ser, y de hecho es, terapéutica o destructora en sí
misma. Más allá de los contenidos expresados, vehicula deseos, aspiraciones, necesidades, confirmaciones del otro, en el nivel meta comunicativo. Cada palabra pronunciada nos condiciona a pronunciar la siguiente. Cada afirmación compromete otras
argumentaciones…y quizás aún más: cada pensamiento asumido nos privilegia otro…
Entendemos la comunicación como una variable al servicio de todas las demás: como
constructora y a la vez dependiente de la autoestima, como vehículo de expresión del
afecto / cohesión, tanto en su modo verbal como en el no verbal, como medio para
el manejo de las relaciones conyugales, familiares, de amistad, laborales y finalmente como estructuradora de reglas de dichos sistemas.
El estilo comunicativo de las personas tiene sin duda un impacto en todos los ambientes en que se desenvuelve.
Un mediador socio sanitario sensibilizado no sólo a comunicar eficazmente, sino con
“calidad prosocial” puede modificar o influir en su sistema familiar, de pareja, de
30
amigos, con los pacientes y también en su sistema laboral. Por lo tanto, optimizar los comportamientos prosociales de médicos, enfermeras, psicólogos, trabajadores
sociales, etc. no sólo tiene sentido, sino que también impacto.
Si aplicamos este principio por ejemplo, a una conferencia realizada por un médico o
una enfermera sobre hábitos saludables para mayores, un buen orador no sería quien
habla “mejor”, “más bonito” o más “fluido” sino quien es capaz de poner en juego
todas las propias habilidades sociales y comunicativas para generar en el interlocutor
motivación e interés por el tema del cual se habla. El éxito de un discurso se mediría no
por la perfección del producto realizado (la intervención oral), sino por el efecto generado en el público.
Un discurso realizado por un orador demasiado centrado en sí mismo, en las legítimas
ganas de hacerlo bien, de no equivocarse, de convencer sobre su verdad, de persuadir
a los participantes de cambiar, o de mostrar cuán experto se es en un tema; aunque
use la lengua adecuadamente, con un manejo escénico profesional, no necesariamente
interpelará ni motivará a los auditores. Y esa conferencia, como tantas otras, podría
incluso, archivarse en el armario.
Sin embargo, un discurso o intervención verbal oral, que integra desde su origen – en
el diseño y en la puesta en escena - a quien escucha y a su contexto, tiene más posibilidades de interpelar, transferir conocimiento, aportar nuevos puntos de vista o simplemente posicionar un tema en el debate público.
Por ello, no se trata sólo de hablar, sino de observar el entorno, escuchar a los interlocutores, interesarse por sus problemas, dar herramientas útiles, usar una didáctica adecuada a la audiencia, manejar los tiempos en función de los “otros”, hacer preguntas,
buscar el feedback.
Incluso en el caso de quien habla en público, que se enfrenta a muchos interlocutores,
puede aplicarse un modelo desde la perspectiva del “otro”. Aunque lo que se establezca
no sea un diálogo directo, quien habla, o quien produce el discurso puede aprender a
escuchar activamente, es decir, estar 100% atento a las preguntas o intervenciones
de los otros, a elaborar respuestas sólo cuando se está seguro de haber comprendido
lo que el otro quería decir o consultar. Escuchar activamente significa acoger, respetar,
valorar al otro como un interlocutor legítimo, sea éste un niño, un adulto, un obrero o
un intelectual. La escucha activa implica un vacío del yo personal, de la propia experiencia, de la propia cultura, de los propios prejuicios para acoger al interlocutor y hacer el
ejercicio de comprender su punto de vista o inquietud, aunque no haya consenso.
Un buen orador está siempre atento al contexto, respeta todas las preguntas y no
descalifica o sub-valora ideas o personas cuando responde. El auditor que se siente
identificado, respetado y acogido por un “orador” abre su mente no sólo al tema del
que se habla, aunque no esté de acuerdo, sino también a la persona que lo comunica.
31
Ciertamente, este ejemplo es válido para todas aquellas situaciones en las que hay que
hacer una conferencia, pero también cuando se requiere explicar un tratamiento a un
paciente, proponerle un cambio de hábitos alimenticios, o deportivos; presentar un
proyecto al propio equipo, a un colega, o cuando hay que exponer un punto de vista
complejo a un superior jerárquico.
Las aplicaciones del modelo de Comunicación de calidad en la relación interpersonal
pueden concretarse hasta en la propia comunicación escrita, la redacción de mails de
trabajo, la comunicación de malas noticias, las críticas, etc.
Retomando nuestra definición de prosocialidad, podríamos afirmar que una comunicación de calidad genera una reciprocidad positiva de calidad en las relaciones
interpersonales o sociales, mejorando la identidad, creatividad e iniciativa de
los individuos o grupos implicados. Entonces, el objetivo no es “informar” (hacer
llegar un mensaje) sino más bien entenderse (comprender los significados comunes y
aquellos en los que no hay consenso).
Establecer una comunicación asertiva y de de calidad implica practicar la habilidad de
la escucha y la observación del contexto. Cada acto comunicativo es único y complejo:
El qué se habla (contenido, el llamado “mensaje”) y el cómo se dice (técnicas comunicacionales, recursos verbales y no verbales, tiempo de exposición, tono de voz, estado
de ánimo, etc.) dependen de quién habla (el médico de cabecera, la enfermera, el
farmacéutico, un paciente, un familiar, alguien creíble, alguien que no cuenta con la
confianza de los interlocutores, alguien con poder, etc.), a quién se le habla (amigos,
colegas, familia, conocidos, pacientes, subalternos, medios de comunicación, sindicatos, estudiantes de primaria, obreros, especialistas, etc.), dónde se produce el intercambio comunicativo (en qué continente, país, ciudad, organización, en qué sala de
conferencias en un teatro, en una escuela, en la calle, en la consulta, en una sala de
urgencias, en la sala de espera, en un pasillo, etc.) y cuándo o en qué momento se
habla (en qué época, año, a qué hora, en verano con 40º de calor, en invierno con 12º
bajo cero, después de qué evento, antes de qué evento, después de cuál problema, bajo
qué circunstancias de salud, de vida, etc.)
Por lo mismo, no es posible fijar reglas estrictas o recetas para definir “cómo comunicar
eficazmente” con un paciente. Las recetas no existen, pues factores como la cultura, la
identidad o la relación entre los interlocutores pueden constituir elementos decisivos en
el éxito o el fracaso de un intercambio verbal.
Comunicar prosocialmente, implica centrar la atención en el establecimiento de una
auténtica relación con el otro. Esto no implica consensos, ni automática estima; se trata
de tener como objetivo un “encuentro” entre el “yo” y el “tú”, para sobre la base de la
comprensión mutua, tomar las opciones más adecuadas a cada contexto.
32
Aplicar la comunicación de calidad puede tener sin dudas, un costo alto para quien
la inicia, pues no necesariamente nos encontraremos siempre con un “receptor” que
tenga la disposición ideal. No obstante, hemos constatado que la comunicación de
calidad opera con un efecto multiplicador. Y así como la violencia opera con leyes que
siempre - lamentablemente - se cumplen: la continuidad, la reciprocidad, la equiparación y la violencia engendra violencia (Lederach, 2000), la prosocialidad, una vez experimentados sus beneficios en el autor de la conducta, también tiende a la continuidad,
a la reciprocidad, a la equiparación y a engendrar más acciones prosociales.
Como LIPA, nunca proponemos comenzar a aplicar este modelo directamente en ámbitos laborales, pues podríamos desanimarnos, ya que son los ámbitos más complejos y donde entran en juego muchas otras variables. Nuestro método es trabajar en
la optimización del estilo comunicativo, primero, en ámbitos cercanos, con la pareja,
amigos, familia y una vez experimentados los beneficios, podemos – si queremos - dar
un “salto” cualitativo a ámbitos más profesionales. Esto no significa que no puedan
aplicarse las herramientas de autodiagnóstico incluidas en nuestro kit, directamente en
el ámbito sanitario, creemos que puede fortalecer el entrenamiento y el uso adecuado
de habilidades si se implementa el modelo en todos los ámbitos en los que el mediador
socio sanitario se desenvuelve.
La dimensión pedagógica de las profesiones de servicio
Si bien la profesión del mediador socio-sanitario es diferente a la del docente, puede
haber algunas similitudes. Consideramos interesante poner sobre la mesa ciertos elementos que ayuden a describir qué implica comunicar prosocialmente cuando existe
una clara situación de asimetría de poder entre los interlocutores. Es el caso de los médicos y sus pacientes, pero también sucede lo mismo en la relación profesor – alumno.
Las consultas en salud involucran esencialmente a un facultativo de la medicina y a un
paciente. Estos encuentros asumen características propias, dependiendo de los comportamientos y actitudes de los interlocutores. Se podría decir que la relación médicopaciente es pedagógica desde el momento en que se desarrolla la atención primaria de
la salud, como una práctica social educativa.
El encuentro entre pacientes y médicos implica un proceso educativo-preventivo donde
la comunicación constituye la herramienta pedagógica principal en la que cada uno de
los sujetos involucrados asume un rol activo, co-intencionado al objeto de su pensar, de
su interés en el intercambio clínico donde se comunican contenidos, sean estos explicaciones médicas sobre determinada patología, explicaciones del paciente sobre sensaciones y “sentires” de la enfermedad, pautas y criterios de prevención, o bien pasos a
seguir en un tratamiento, entre otros.
33
Prosocialización del encuentro sanitario desde la Comunicación de Calidad
La práctica comunicativa desde una perspectiva prosocial promovería, en el marco de
un encuentro pedagógico, sea entre docentes y alumnos, o médicos y pacientes, relaciones basadas en la estima recíproca y bienestar de las partes involucradas.
Se considera que este ejercicio de comunicación en el encuentro médico debe estar
orientado por la acción de prosocializar , entendiéndola como el “ejercicio de llevar a
cabo en el plano de la realidad concreta una o más acciones prosociales con el propósito
de ayudar a otras personas, atendiendo a sus intereses y necesidades, favoreciendo un
intercambio auténtico en las relaciones y comunicaciones interpersonales, amparando
la identidad y dignidad de las personas o grupos sociales implicados” (Juárez, 2008a, p.15).
Los factores del modelo de CCP, constituyen a nuestro juicio, elementos clave para un
análisis de esta relación interpersonal en salud, caracterizada por una interacción verbal
tanto oral como escrita; que se hace presente a través del diálogo, en los procesos de
intercambio de las prescripciones y recetas médicas; se trata de dos personas con igual
dignidad pero en situación de desigualdad en poder, en información, en conocimientos
médicos, en experiencia, en “expertise” por lo que aplicar el modelo de CCP a este
contexto implica adecuarlo desde un ejercicio de estima recíproca que se concrete en
acciones en beneficio del bienestar, identidad, autonomía y creatividad, desde un diálogo transformador y satisfactorio para ambos.
Se entiende central ahondar en la idea de horizontalidad y simetría para un encuentro
médico-paciente prosocial y de calidad comunicativa.
Considerando la idea de horizontalidad del encuentro, Roche (Juárez, 2008b) entiende
que cuando hay una relación asimétrica de poder, la relación prosocial debe ser iniciada
por la persona que más lo posee, y en situaciones de simetría de poder todas las partes
implicadas pueden iniciar estos comportamientos.
Cuando se manifiesta una asimetría en el dominio de los recursos y del poder, tiene
que asumir más responsabilidad la persona que más lo posee; por lo tanto, tiene que
“comenzar a actuar prosocialmente y a ceder poder y a ceder recursos y a compartir…”
(Juárez, 2008b).
El autor plantea que el propósito desde la prosocialidad en relación al poder es que
pueda crecer la motivación prosocial en la persona que más lo tiene, a partir de lo
personal, de lo humano y de lo humanístico. Se trata de construir a partir de los elementos positivos que haya, por escasos que sean, valorarlos, atribuirlos, expresarlos
para a partir de allí hacerlos crecer a través de la comunicación de calidad, logrando una
transacción positiva y prosocial.
Aplicado este concepto a la relación pedagógica médico-paciente, implicaría que el
34
facultativo de la medicina, que es quien detenta el poder, pueda moderarlo o mitigarlo,
favoreciendo su atenuación y por consiguiente la búsqueda de la horizontalidad en la
relación sanitaria, sin que esto amague o entorpezca la clara atribución que el facultativo tiene por sus conocimientos de experto y su experiencia.
Como conclusión, queremos presentar un primer resultado de una de nuestras investigaciones en curso Juárez (2009): se trata de una tabla que propone un listado de
acciones comunicativas observables, medibles, cuantificables que, según la perspectiva
de una muestra de pacientes argentinas, serían características de una comunicación
prosocial v/s una comunicación insatisfactoria con los médicos. Es interesante observar
ciertos paralelismos con la realidad escolar.
Juárez (2009), luego de analizar entrevistas de una pequeña muestra de pacientes en
un barrio de la ciudad de Río Cuarto (Córdoba), Argentina elaboró un listado inicial de
algunos indicadores de comunicación de calidad prosocial que los médicos realizan y
que los pacientes valoran.
Algunos indicadores de comunicación prosocial médico-paciente
Médicos que dan
feedback claros
Médicos que dan
feedback prosociales
Respuestas de feedback dadas por el médico, sean explicaciones
de enfermedades, nombre de la enfermedad que se padece, diagnósticos o tratamientos, calificadas como comprensibles, clarificadoras, bien estructuradas, en lenguaje sencillo desde la perspectiva
del paciente, así como adecuadas y acertadas a las necesidades
del mismo y que contribuyen o resuelven totalmente el problema
causante de la consulta.
Respuestas de feedback en temas de salud dadas por el médico
que den cuenta de una actitud empática por parte del facultativo,
reflejado en algún comentario o comportamiento que desde la percepción del paciente evidencie una actitud de comprender desde
sus ideas personales o que el facultativo se pone en el lugar del
paciente y comprende sus emociones. Un modo con que estos facultativos muestran esta empatía prosocial es recogiendo las palabras del paciente, empleándolas y parafraseándolas. (Véase esta
conducta también en los pacientes).
35
Médicos que
confirman a la
persona del paciente
¿Cómo se siente confirmado un paciente en su dignidad como persona? Esta pregunta podría tener tantas respuestas como personas
existen, pues cada cual tiene historias y necesidades diversas. Sin
embargo, podría haber algunos elementos comunes. El paciente
interpretará que es tomado en serio o escuchado, o considerado
cuando perciba la preocupación e interés de su médico, manifiesto
en: que le reconozcan como paciente propio, que lo llamen por su
nombre, que el médico sea capaz de recordar o evocar su historia
clínica y vincularlo con el cuadro patológico actual, que el paciente
perciba seriedad en la consideración del diagnóstico, que le sometan a los exámenes clínicos necesarios para conocer la problemática
cuando el paciente tenga dudas, que se suministren medicamentos
adecuados; así como todas aquellas acciones de interés vinculado
a la salud o la persona del paciente, que trascienden lo que por su
rol el médico tiene la obligación de hacer.
Pacientes que
preguntan
Un indicador de calidad prosocial en la comunicación puede ser
cuando los pacientes se sienten cómodos y con la confianza suficiente para plantear todas sus dudas. Pacientes que no preguntan
podrían ser un signo contradictorio: o de que entienden todo, o
que no entienden nada y se avergüenzan o temen pedir aclaraciones al médico.
Pacientes que
parafrasean
El paciente ha aprendido algo nuevo y es capaz de repetirlo comprensivamente con sus propias palabras. Cuando los pacientes
capaces de parafrasear o citar textualmente explicaciones o recomendaciones detalladas que el médico acaba de indicar, o hacer
referencia a conductas aprendidas gracias a la enseñanza de su
médico, serían indicadores de un encuentro satisfactorio y de un
médico que ha logrado comunicar adecuadamente el mensaje.
Pacientes
agradecidos
Un indicador de calidad prosocial de la comunicación del médico
suelen ser las expresiones de agradecimiento de los pacientes
frente al médico o frente a terceros, la elección de ese médico en
particular para la atención, o recomendar al profesional como buen
médico a otros posibles futuros pacientes.
Empatía y Comunicación prosocial
Los indicadores de comunicación de calidad prosocial en la relación médico paciente,
son aplicables a la relación de cualquier mediador sanitario que trabaje con mayores,
sean estos médicos, enfermeras, trabajadores sociales, farmacéuticos, fisioterapeutas,
etc.
Todo profesional que trabaje en una dinámica de “relación de ayuda a un cliente”,
36
requiere para construir relaciones de confianza una gran capacidad empática, que va
siempre de la mano con los comportamientos prosociales (Stiff, J., Price Dillard, J., Somera, L., Kim, H., & Sleight, 1988).
Pero ¿Cuáles son las competencias que tiene que tener un profesional de la salud
para un buen desempeño, fortalecer la propia carrera, y desarrollarse a través
del tiempo?
Esta pregunta, Spencer & Spencer (1993) una vez que constataron que los conocimientos con que se forma a los profesionales no siempre se corresponden con las herramientas necesarias y útiles para resolver conflictos laborales de la vida real.
Creó un método que se ha aplicado desde 1991 en 24 países, en más de 100 investigaciones (entrevistas a muestras de profesionales de todos los ámbitos) para identificar
aquellas competencias que son necesarias para un trabajo exitoso y satisfactorio y lo
compiló en un texto que titula como “competencias para el trabajo”. En el área de los
profesionales de ayuda y servicio, que incluye enfermeras y médicos, entre otros profesionales, se incluyen como centrales las competencias de la empatía, o la de ser capaces
de establecer credibilidad, lograr la confianza y un juicio positivo del paciente.
En el caso de la empatía (la capacidad de comprender y ponerse en el lugar del paciente) se determinó una escala desde -1(mínimo) a 5(máximo) para indicar los grados
de empatía que un médico o una enfermera puede tener con su paciente. Según este
estudio, la efectividad del servicio al cliente y del impacto o influencia del médico está
limitado por la profundidad y precisión del entendimiento interpersonal.
No profundizaremos en este apartado en el detalle del estudio de Spencer & Spencer.
Sin embargo, resulta útil, como complemento a los indicadores de Juárez, la tabla que
el autor desarrolla, luego de entrevistas a una muestra de médicos y mediadores socio
sanitarios, sobre cuáles son los grados que existen para comprender a un paciente. El
grado más alto de comprensión se ubica en el número 5 y el grado más bajo, y, por
ende, menos deseable para el éxito de la atención, en el -1.
Escala comprensión interpersonal Spencer & Spencer (1993, p.39).
PROFUNDIDAD EN LA COMPRENSIÓN DEL OTRO
-1 Carencia de entendimiento Entiende mal o se sorprende por los sentimientos o acciones de los otros; o ve a los otros principalmente en términos de estereotipos raciales,
culturales, o sexuales.
0 No Aplicable. No muestra ninguna conciencia explícita de los otros, pero tampoco da ninguna prueba de malentendido serio. Este nivel a menudo es encontrado
en la combinación con la persuasión directa.
37
1 Entiende emociones o contenidos. Entiende emociones presentes o contenido
explícito, pero no a ambos juntos.
2 Entiende tanto emoción como contenido. Entiende tanto emociones presentes
como contenido explícito.
3 Entiende sentidos. Entiende pensamientos tácitos corrientes, preocupaciones,
o sentimientos; o consigue que otros con mucho gusto realicen acciones deseadas
por el interlocutor.
4 Entiende cuestiones subyacentes. Entiende problemas subyacentes: la razón
que causa los sentimientos en curso o sentimientos acumulados en el tiempo, comportamientos o preocupaciones; o tiene una visión equilibrada de las fortalezas y
debilidades del otro.
5 Entiende cuestiones subyacentes complejas. Entiende causas complejas de actitudes, problemas subyacentes producidos a lo largo de un periodo prolongado de
tiempo.
El modelo de comunicación de calidad prosocial
Tanto en el kit para mediadores como en esta publicación, hablamos de un ejercicio
práctico de autodiagnóstico. Para comprenderlo mejor, presentamos a continuación
los 17 factores del modelo de comunicación de calidad prosocial, explicados punto por
punto. Esto favorecerá que se pueda monitorear, acompañar a los mediadores que realizan el autodiagnóstico con aclaraciones de aquellas preguntas que en el instrumento
no fueran claras.
Hay que recordar que este autodiagnóstico es un proceso anónimo; por ningún motivo se puede pedir a las personas que expongan en público sus debilidades, ni mucho
menos que entreguen obligatoriamente su perfil escrito. Hay que respetar los procesos
personales y favorecer instancias de comunicación en la que las personas intercambien
aquello que quieran destacar, puntos fuertes o débiles, con alguien con quien se sientan
en confianza. Estos intercambios pueden realizarse en díadas, parejas que pueden comentar sus perfiles caminando por un lugar con jardín, por ejemplo. Incluso, se puede
hacer un ejercicio de más de una díada, para generar la posibilidad de que cada persona
verbalice y reciba feedbacks al menos dos veces, de dos interlocutores diferentes, respecto al propio estilo comunicativo.
38
A continuación presentamos una síntesis del modelo factor por factor
1. ¿Estoy siempre disponible?
La disponibilidad que tengo como receptor tiene que ver con mi actitud positiva para
aceptar al otro cuando me dirige la palabra o me interpela de algún modo. A veces esto
nos supone un esfuerzo para interrumpir lo que estamos haciendo y adecuarme a la
nueva situación.
Preguntas que podrían aclararnos el hecho de si soy o no un receptor disponible pueden
ser:
¿Suelo interrumpir momentáneamente mis actividades para atender positivamente a quien me dirige la palabra? ¿Estoy y me muestro disponible, tanto verbal
como no verbalmente con mis pacientes?
2. ¿Soy oportuno?
Muchos malos entendidos podrían evitarse simplemente si buscamos el momento adecuado u oportuno para hablar con el otro. Quizás en casa, después de un día arduo de
trabajo, los reproches por el desorden tienen más probabilidades de desencadenar una
discusión, que en otro momento más relajado. En equipos de trabajo son típicos los
malentendidos, discusiones o tensiones entre colegas en épocas de exceso de trabajo,
o conflictos con familiares de pacientes justo en el momento que todos tienen mayor
cansancio, sobrecarga de trabajo, de estrés.
¿Tengo en cuenta si el otro tiene tiempo o no antes de hablarle?; antes de decir
algo a alguien, ¿tengo en cuenta si su humor (o el mío) se corresponden con la
profundidad del tema?; ¿Soy oportuno al escoger el momento y el lugar para
iniciar un tema? Antes de dar un diagnóstico, indicar un tratamiento, informar
algo, ¿estoy atento a que las circunstancias emocionales, espaciales y temporales mías y del paciente sean las adecuadas?
3. “Vaciado” de mí mismo para acoger totalmente al otro
Para que el otro halle una total receptividad cuando se dirige a nosotros, debemos ponernos en una actitud activa como de “vaciado” interior. Es un ejercicio no fácil, pero
tampoco imposible. Vaciarse no es eliminar u olvidarse para siempre de los problemas o
de las propias opiniones; es un ejercicio momentáneo y puntual de dejar entre paréntesis
las propias interpretaciones, prejuicios e incluso los problemas para que no interfieran en
nuestra capacidad de comprender lo que el otro quiere decir.
39
¿Siente mi interlocutor que sus intervenciones merecen toda mi atención?; Cuándo
me habla, ¿siente el otro que estoy intensamente pendiente de lo que me dice?
¿Logro vaciarme de mis otras ocupaciones y preocupaciones para atender 100%
al paciente?
4. ¿Vivo bien el momento presente?
Es preciso que cada uno sepa vivir con plenitud e intensidad el momento presente. Según
Roche, la persona anclada en el pasado o pendiente del futuro, no vive, “es vivida”. En la
pareja, por ejemplo, esta máxima se traduce en considerar que lo importante somos “nosotros”: tú y yo, en el aquí y ahora de cada instante. Lo que hicimos, haremos o dejaremos
de hacer no puede ni debe interferir en la comunicación actual. Esta actitud es un hábito
sano, que ayuda a rescatar lo esencial para construir una auténtica relación con cualquier
persona que tengo en frente y no solo con la pareja o los hijos.
En el ámbito sanitario, por ejemplo, es esencial lograr ver a los pacientes en el momento
presente, eliminando la carga (a veces muy pesada) de todo lo que tengo hacer más tarde,
o la gran cantidad de pacientes que esperan aún ser atendidos.
¿Tengo prejuicios respecto al otro debido a alguna experiencia pasada? ¿Cuando
hablamos de algún tema complejo, saco a relucir situaciones “del ayer” o “del
mañana” para discutir sobre “el ahora”? ¿Me concentro plenamente en el momento presente de la atención de cada paciente, sin desconcentrarme pensando
en episodios anteriores o futuros?
5. ¿Me percibo como una persona empática?
Mucho se ha escrito y dicho sobre la empatía, sin embargo, quien seguramente puede
opinar sobre si yo soy o no empático/a es mi interlocutor; esta habilidad implica una sensibilidad especial para ponerse en el lugar del otro, e incluso experimentar sus emociones.
Muchas personas que se consideran a sí mismas tremendamente empáticas, al contrastar
dicha percepción con la pareja, los hijos o los amigos, podrían encontrarse con más de
una sorpresa.
La empatía puede también “entrenarse”, acostumbrándonos a dar feedbacks a los demás
(cómo te veo, no te percibo bien), entrenando por ejemplo, el saludo, momento muy importante para la relación o nuestra comunicación no verbal (Roche, 2006). Hablamos de
una empatía ejercitada por el YO, que se considerará como tal - empatía aplicada - sólo si
el TÚ de algún modo se da cuenta de que el otro está siendo empático.
Sin embargo, al concepto de empatía se añaden dos conceptos nuevos: reciprocidad y
unidad, que implica generar una respuesta positiva en el otro porque se ha sentido comprendido, acogido, aceptado sin condicionamientos de ningún tipo.
40
Estas tres palabras - empatía reciprocidad y unidad - constituyen un bloque de significado
único, que define cómo es una relación cuando es satisfactoria en un sentido prosocial. El
Yo empatiza porque se siente responsable de construir una relación con el otro, no sólo
para entenderlo, sino también para acogerlo, valorarlo, escucharlo, y si es necesario hasta
empoderarlo (aumentar la confianza del otro en sí mismo, en sus ideas, en sus intereses)
sea quien sea.
Se trata de invertir más tiempo no sólo en entender lo que dice y opina el otro, sino en
que nos interesamos en sus reales intereses (aunque sean o los percibimos como opuestos a los nuestros) y hacemos el ejercicio de intentar comprender desde sus coordenadas
conceptuales; y en vez de aprovechar la debilidad de mi interlocutor, me intereso, le hago
preguntas, para darle la posibilidad de que se ordene a sí mismo, de que me explique lo
que realmente le preocupa, sus verdaderos intereses; de que reformule sus ideas hasta que
sean claras hasta para él mismo (si no lo fueran)…
¿Soy indiferente a si mi interlocutor está o no enojado cuando quiero hablarle?
¿Demuestro interés con mi cara cuando alguien me explica algo?; Cuando me
hablan, ¿suelo dar señales de respuesta verbal y no verbal para que el otro sienta
que estoy comprendiendo plenamente? ¿Acostumbro a pedir feedback a los otros
para ver la manera cómo ellos perciben mi empatía? ¿Me intereso por conocer
y comprender la percepción del otro? ¿Asumo la responsabilidad de empoderar
(dar seguridad, facilitar que ordene sus ideas, hacerle preguntas para que se posicione mejor en sus verdaderos intereses) a mi interlocutor cuando su aparente
confusión o duda dificulta que lleguemos a un acuerdo? ¿Logro ponerme en el
lugar de mis pacientes? ¿Me intereso por conocer y entender su punto de vista?
¿Les devuelvo feedback parafraseando lo que me han dicho?
6. ¿Me ocupo de confirmar a mis interlocutores?
Cuando hablamos con alguien, tan importante como decir o escuchar, es el hecho de
que el otro sienta y vea que lo tomo en serio. El otro necesita sentirse confirmado de que
es una persona con valor, que la reconocemos, que valoramos que esté allí, que merece
nuestro interés, respeto y atención. Se puede confirmar al otro a través de palabras, pero
sobre todo, por medio de expresiones faciales, postura, movimientos, o códigos propios
de las personas que interactúan.
Cuando me hablan de algo positivo ¿suelo sonreír para acoger lo que se me
dice? ¿Miro a los ojos a mi interlocutor? ¿Acostumbro a hacer preguntas a quien
me habla para animar su charla, para que sienta que me importa lo que dice?
¿Demuestro de alguna manera a mi pareja, amigos, colegas, estudiantes que
valoro su presencia? ¿Confirmo a mi paciente en su valor como persona, llamándolo por su nombre, haciéndole preguntas personales, acogiendo sus emociones positivas o negativas? ¿Evito subvalorar, considerar obvio o quitar importancia a lo que el paciente me dice o intenta decir?
41
7. ¿Valoro positivamente a mis interlocutores?
Está comprobado que el mejor medio de hacer surgir una capacidad en el otro es creer y
confiar en sus posibilidades. Esto, incluso para los adultos. Por lo mismo, es recomendable
sobre todo para parejas, equipos de trabajo, personas con las que se convive día a día y
puede haber mayor desgaste, hacer el ejercicio de verse cada día “con ojos nuevos”, es
decir, dejar de lamentarse o quejarse de: por qué no eres como cuando te conocí, por qué
no te comportas como yo quiero, si yo fuera tú lo haría distinto; sino, se trata de reconocer los logros del otro, los esfuerzos actuales, por pequeños que sean, aunque muchas
veces estén “camuflados” por aspectos negativos. Sin embargo, hay que estar atentos
para mantener un equilibrio: no se trata de llenar al otro de alabanzas cada cinco minutos,
esto puede provocar el efecto contrario, ya que los elogios fáciles pueden parecer irónicos
y un atentado a la autoestima del otro.
¿Reconozco los esfuerzos y capacidades que el otro hace? Cuando hablo con alguien, ¿se entera cada vez que valoro positivamente lo que me dice? ¿Valoro
positivamente el trabajo de mis colegas incluso delante de terceros? ¿Declaro mi
admiración a los colegas innovadores aunque no sean mis amigos? ¿Valoro positivamente algún aspecto, comentario, comportamiento de mi paciente o lo felicito
por sus avances o esfuerzos, como mínimo en algún momento de nuestra interacción?
8. ¿Escucho con calidad?
Saber escuchar es sin dudas la parte más difícil de la comunicación. Quien escucha hace un
doble esfuerzo, porque debe comprender y evitar distraerse; además no puede controlar
el curso de la conversación; es el otro el que maneja el tiempo del diálogo y las pausas
para que luego yo hable. Sin embargo, todos valoramos tener un interlocutor que sepa
escuchar: que espere a que termine mi idea para luego hablarme, que no me interrumpa
a mitad de palabra. Y para desarrollar este hábito, alguien debe comenzar: disponerse
verdaderamente a una escucha plena del otro, con una acogida total y mantener esta
disposición.
Cuando escucho a mi interlocutor ¿lo miro a los ojos, oriento mi cuerpo dirigido
hacia él o ella? O más bien ¿sigo haciendo mis quehaceres mientras me dirige la
palabra? ¿Ratifico verbalmente o con gestos que estoy escuchando? ¿Me ocupo
de hacer sentir a mi paciente, tanto verbal como no verbalmente, de que le estoy
escuchando con atención?
9. Emisión de calidad.
No sólo hay que preocuparse de decir lo correcto, sino también de cómo se dice. Una
palabra inadecuada puede desencadenar más de una crisis. Emitir con calidad significa por
ejemplo, que usamos un tono e intensidad de voz adecuada para el otro; si el otro siente
42
que estoy gritando, aunque yo considere que hablo bajito, seguramente esto tendrá un
impacto en nuestra conversación. Entre otras cosas, en este punto hay que vigilar la asertividad (¿digo lo justo en el momento preciso?); la velocidad de las palabras (¿Cuando hablo
rápido estoy atento a que el otro logre seguir la idea?), y por supuesto, igual que para la
escucha; las manifestaciones externas tales como mirar a los ojos, orientar el cuerpo hacia
el otro, expresiones de rostro adecuadas al tema del que se habla, etc.
¿Trasmito la información de la forma que considero puede ser más amigable y
entendible para mi paciente considerando sus características de personalidad,
culturales y de edad?
10. Aceptación de lo negativo.
Aceptar lo negativo no solo se refiere a ser capaz de acoger las críticas, sino también a
reconocer todo aquello que me molesta y que interfiere en la comunicación con el otro.
Aceptar lo negativo significa aceptar aquello que incomoda, reconocerlo, no ocultarlo, ni
esquivarlo para darle algún tipo de significado interno, personal.
Según Roche, lo negativo sólo existe como ausencia de lo positivo. Por lo tanto, ver el
problema claro, es más bien una oportunidad para transformar la situación en aquello
que falta. La incomprensión por Ej. Evidencia la necesidad de comprensión. Este punto requiere, para llevarlo a la práctica, un enorme esfuerzo de voluntad y la aplicación de todos
los puntos anteriormente nombrados.
¿Soy capaz de asumir, aceptar rasgos que considero negativos del otro para que
no interfieran en la comunicación? ¿Acepto aquello que el otro ve de negativo en
mí sin que interfiera en nuestra comunicación? ¿Soy capaz de superar mi estado
de ánimo negativo producto de mis propios problemas para que no interfiera en
la comunicación con los demás? ¿Acepto lo negativo que puede ver en mí el paciente así como los aspectos negativos que puedo considerar en él?
11. Resolución de conflictos desde una perspectiva positiva
La resolución de los conflictos desde una perspectiva positiva se refiere, ante todo, a
erradicar cualquier manifestación de violencia como salida a los conflictos y acogerlos
como manifestaciones habituales en la interacción entre personas diversas que comparten espacios comunes. El conflicto no es sinónimo de violencia. Reconocer los conflictos significa también gestionarlos de acuerdo a su naturaleza: no es lo mismo cómo
resolvemos las diferencias si se trata de un problema fáctico (algo que pasó), donde
quizás basta un par de aclaraciones verbales; que una diferencia de intereses, sobre
todo cuando parecen o son efectivamente incompatibles; o cuando se trata de discrepancias valóricas, en las que por más que se discutan las ideas no se puede pretender
hacer cambiar la opinión del otro; o por último, cuando se trata de un problema de
relación, una diferencia con una persona en particular, en la que se diga lo que se diga,
43
no se resolverá el conflicto si no se recompone la armonía de la relación primero, antes
de hablar o hacer cualquier cosa.
Cuando tengo un conflicto con un paciente, familiar, colega, jefe; antes de
discutir puntos de vista o soluciones, ¿hago el ejercicio de diferenciar el tipo
de conflicto para buscar las estrategias más adecuadas para sustentar la comunicación? ¿Transmito reconocimiento humano de su dignidad a mi adversario
eliminando mis propios estereotipos? ¿Soy capaz de solicitar la eventual participación de un tercero aceptado por ambas partes (mediador, árbitro, juez),
si percibo que yo o mi interlocutor no estamos en condiciones de entablar un
proceso de diálogo respetuoso y sin descalificaciones verbales y no-verbales?
¿Intento resolver los conflictos de un modo constructivo y enriquecedor para el
paciente y mi relación con él?
12. Elaboración compartida de las decisiones
No toda toma de decisiones implica necesariamente un conflicto; podemos estar de
acuerdo, pero con dificultad de tomar una decisión clara. En esta elaboración conjunta
de decisiones el contexto no existe de manera pasiva, o espontáneamente, sino que se
diseña, se construye, procuramos que sea un espacio adecuado y favorecedor al tema
que queremos tratar. Un proceso de interacción con calidad prosocial propicia la toma
de decisiones en conjunto, valorando todas las ideas, reconociendo a las minorías e integrando a todos en el proceso; el desafío es poner en juego la horizontalidad, la participación, a través de un ejercicio activo y participativo de todos los factores del modelo.
Antes de discutir un tema complejo con un paciente, familiar, equipo, compañero de trabajo ¿me preocupo de fijar reglas claras y consensuadas de interacción: quién hablará primero, se puede o no interrumpir, quién dice la última
palabra? ¿Me preocupo de encuadrar la comunicación antes: establecer qué
temas se tocarán y qué temas quedarán fuera? ¿Privilegio en cuanto es factible
y viable, instancias y métodos participativos, eficientes y adecuados al contexto
y a los contenidos en marcha para una elaboración conjunta de decisiones?
¿Comparto en la medida de lo posible las decisiones que afectan al paciente
haciéndole sentir partícipe de las mismas?
13. Información suficiente, no excesiva, pertinente, relevante, representativa y
frecuente
Una palabra bien dicha vale más que un discurso. Y esto se aplica a todo tipo de comunicación, sin embargo, con personas con las que se convive, sea en el trabajo o en la familia.
Es una exigencia que se vive diariamente: decir las cosas y no pasarnos de la raya, no
hablar más de la cuenta, ni menos de lo que el otro espera. Es una habilidad difícil, pero
que se puede entrenar.
44
¿Selecciono la cantidad y el tipo de información más apropiada para cada paciente según sus características personales y el momento en el que se encuentra?
14. Apertura y revelación asertiva de las emociones positivas y negativas
Este es uno de los factores más esenciales de la comunicación de calidad, debido a que
más que los contenidos racionales, los aspectos emotivos y sentimentales son los que hacen más “propia” y más “privada” y “exclusiva” la comunicación. El “abrirse” al otro de
manera adecuada al contexto en el que me encuentro, permitirá que los demás conozcan
lo que pienso, siento o quiero. Sin embargo, esta comunicación de emociones positivas
y negativas debe ser selectiva para que sea verdaderamente beneficiosa y no una gran
catarsis indiscriminada.
¿Conoce el otro cuáles son mis expectativas respecto a él, ella? ¿Comunico frecuentemente mis emociones positivas? ¿Revelo cautamente y en los momentos
adecuados mis quejas? ¿Soy capaz de evitar los reproches sobre la marcha? ¿Expreso a mis pacientes mis emociones (preocupación, duda, alegría) o expectativas
respecto al tema que nos incumbe?
15. Control de la comunicación
Se trata de tener la habilidad para controlar la comunicación con nuestro interlocutor y evitar que sea la comunicación la que nos controle a nosotros. Lo importante es tener la capacidad de desarrollar y mantener reglas propias adecuadas a las necesidades y la identidad
mías y de mi interlocutor, para que cada vez que se habla de temas importantes se llegue
a las metas deseadas. Estas reglas son útiles sobre todo cuando se tratan temas complejos
donde quizás no estamos de acuerdo. Por otra parte, todos tenemos una manera de ver y
entender el mundo. Lo que para mí pueda significar una palabra, para ti puede significar
otra cosa. Contrastar significados es un ejercicio conveniente sobre todo cuando usamos
palabras fáciles de malinterpretar. Esto significa que seamos capaces de
Preguntar cuando no hemos entendido; preguntar si hemos entendido bien; realizar mensajes anunciadores previos a una mala noticia para que el otro pueda
prepararse mínimamente; o frente a un tema polémico preguntarnos ¿qué entendí yo? ¿Qué quisiste decir tú? ¿Estamos entendiendo lo mismo cuando usamos
esta palabra? ¿Me preocupo de comprobar que la comunicación con el paciente
está siendo plenamente eficiente y satisfactoria?¿le pregunto si ha entendido mis
preguntas, mis indicaciones?¿me aseguro de que ha comprendido aquella palabra
técnica que acabo de usar?
16. Explicitación prosocial de las reglas estructurantes del sistema y básicas de
la conversación
Las reglas son “como círculos de interacción que se repiten” (Roche, 2006, p.149). Mu45
chas veces no nos damos cuenta de que existen hasta que alguien las vulnera. En casa,
por ejemplo, llega una visita a comer y se sienta en el sitio que habitualmente ocupa la
madre; nadie dice nada, pero el hijo pequeño se enfada y pide al visitante ocupar otra
silla, pues la regla familiar es que esa silla la ocupa sólo mamá.
Roche clasifica las reglas de interacción en: normativas (que controlan aspectos de la
conducta individual: Ej. No se puede fumar dentro de un hospital) y de interacción (controlan la comunicación o la conducta de dos o más miembros durante la interacción: en
la sala de espera del médico de cabecera no se grita, se habla en voz baja). Dentro de
estos tipos de reglas, el autor además subdivide aquellas que son explícitas (aquellas de
las cuales somos conscientes y hablamos de ellas abiertamente), las explicitadas (era implícita hasta que un miembro del sistema la nombra y todos la aceptan) y las implícitas
(cuando hay una conciencia más bien confusa sobre la normativa general, no ha habido
acuerdo para definirla, sino que es fruto del hábito, del azar o de las expectativas de
algún subsistema o del sistema en conjunto). Todas estas, a su vez se dividen en neutras
(aquellas que no hacen daño a la convivencia) y las negativas (afectan negativamente a
algún subsistema en tanto bloquean sus acciones).
Si somos capaces de hablar de nuestras reglas, es una manera de reconocernos como
sistema, como grupo. Es controlar el propio funcionamiento y tener la flexibilidad de
cambiar el propio orden cada vez que sea necesario.
Sin embargo, las reglas que se aceptan en cada interacción no siempre se dicen, sino
que se asumen como consabidas. Explicitarlas puede ser un paso complejo pero muy
importante.
El desafío que asume el modelo de CCP no es la novedad de explicitar las reglas, sino
explicitarlas prosocialmente. Un ejemplo de regla de interacción implícita negativa sería
que “al médico X, los pacientes no le pueden hacer preguntas, pues no le gusta que le
interrumpan”. Ciertamente, esto afecta a la relación de confianza con los pacientes, el
clima de la consulta e incluso a la implementación exitosa de un tratamiento, pues un
paciente que no se siente con la libertad de plantear sus dudas, puede no llevar a cabo
adecuadamente un tratamiento. Esta es, digamos, una regla que perjudica al sistema y
quizás el médico X no es consciente o quizás sí, y no quiere hablar de ello. No se trata
entonces, de denunciar al médico, o planteárselo en un pasillo plagado de pacientes.
Explicitar la regla puede ser un ejercicio muy pernicioso si se hace inadecuadamente, en
el lugar o momento inoportuno. Explicitar las reglas implica hacerse cargo de conducir
el proceso a un aprendizaje común.
Por ejemplo, ¿qué hacer en un hospital, una unidad con un jefe que no delega, no
confía y nunca está contento con lo que hace el equipo? Y sobre todo, ¿qué hacer
cuando este jefe está convencido de que es una persona horizontal, democrática y
participativa? Para este jefe o jefa, la regla implícita de interacción es: todos pueden
hablar, pero yo decido.
46
El equipo puede asumir la regla sin decir nada: en este hospital esta unidad, el jefe decide, y así funciona el sistema…nadie se queja, nadie toma la iniciativa, todos esperan la
opinión del director o directora, aunque se les recrimine que no participan. Es una regla
implícita que todos aceptan aparentemente sin problemas. El problema para el sistema
comienza cuando llega uno o más miembros al equipo que no se dan cuenta de la regla
o no la aceptan: quieren debatir, opinar, tomar decisiones. Se genera un conflicto por
esta regla no dicha.
Explicitar la regla a secas, puede ser más dañino aún para las relaciones interpersonales
que mantenerse en el actual statu quo. Sin embargo, explicitarla de manera prosocial
ahorraría algunos malos ratos; por ejemplo, si en un clima adecuado, alguien aceptado
y estimado por el jefe le pregunta a éste: ¿cómo te gusta trabajar? ¿o qué es para
ti más eficiente? ¿prefieres siempre tomar tú las decisiones o te gusta decidir
con los demás? Porque me da la impresión que la última palabra siempre es tuya, ¿lo
haces porque para ti es más rápido trabajar así? Y él, en un clima sereno pensara,
reflexionara y dijera…noooo, ¿eso hago yo? o, pues sí, no confío en nadie más que en
mí…pues desde ese momento la regla es explícita, y él la hace explícita a su equipo:
- Muchachos, sé que puede parecer autoritario, quizás lo soy, miren, tengo un límite,
nada puede hacerse en esta unidad si no lo autorizo yo. Pido disculpas si no gusta, pero
lamentablemente es así, espero que lo llevemos bien y que esto no produzca roces.
Y los demás dirán, ufff, no me gusta nada, pero son las reglas; otro dirá, ok, esa es la
regla, la respeto pero, apenas pueda, me voy a otra unidad más democrática. Eso no
resuelve que el sistema de trabajo deje de ser autoritario, pero sana las relaciones.
Preguntas respecto a mis reglas de interacción con los pacientes:
¿Intento explicar abiertamente y de manera cercana, sin subvalorar ni sobreproteger al paciente, cuáles las reglas a las que debemos ceñirnos a lo largo de
todo el tratamiento?
17. Cultivar un objetivo empático concreto
Un proceso comunicativo, centrado en la relación y en el otro, no puede fijarse solo
en el intercambio comunicativo del momento previo y presente, sino también hacerse
cargo de los efectos o impacto que éste tenga posteriormente. Esto tendría que ver
con que, una vez establecida y finalizada la comunicación, al cabo de unos días, unas
semanas, unos meses con aquella persona se estimule y dé continuidad a la empatía
creada, cultivando un objetivo empático, que permita dar continuidad a la calidad de la
comunicación y hacer sentir al otro como un “legítimo otro” (Maturana, 1995), que le
haga ver que lo recordamos, que su tema no pasó al olvido, que estamos gestionando
su caso, que le hemos tomado en serio, que nos interesó lo que hablamos aquel día;
esto, a través de algún intercambio comunicativo intencional o incluso intercambio
47
conductual (acción, gesto) diseñado especialmente para dar un mensaje de validación,
reconocimiento y estima. Basta una llamada al otro, por ejemplo, para preguntar si solucionó aquel problema; un mail, o una pregunta interesada respecto a aquel tema que
el otro manifestó como tan importante.
¿Me ocupo de proporcionar, al menos, un feedback específico, en el tiempo, a
mis amigos, familiares, colegas, estudiantes, padres que les indique el interés
existente en sus temas de incumbencia personal?; en caso de que alguien en
alguna ocasión me haya solicitado algo, ¿me ocupo al menos, de dar una respuesta de calidad respecto a la posibilidad o imposibilidad de la consecución del
objetivo solicitado?¿Me ocupo de estimular la continuidad de la empatía creada
con el otro o de fortalecer la relación de confianza construida a través de acciones prosociales de cualquier tipo una vez finalizado el intercambio comunicativo? ¿Me encargo de hacer sentir al paciente que recuerdo y me preocupo, o
me intereso por lo que comentamos la vez anterior que nos encontramos?
Identificar nuestros puntos débiles y fuertes. Toda persona tiene elementos fuertes
y otros más débiles. No existen las personas que se comuniquen “bien” o “mal”, todos tenemos elementos que podemos fortalecer, elementos que potenciar y otros que
quizás hay que desarrollar más, pues no los ponemos en práctica o simplemente no los
conocemos. Lo central en este proceso, es tener una gran motivación al cambio, capacidad de autocrítica y perseverancia (ningún cambio es automático).
Si este proceso se hace además en conjunto con otra persona con la que tengamos
estima recíproca y confianza, los resultados pueden ser muy alentadores: el autodiagnóstico puede ser comparado y comentado por ambos, tal y como proponemos en el
siguiente ejercicio, lo que enriquece la relación, da información útil y muchas veces
evidencia cómo me ve el otro a mí y también me sitúa en mi propia percepción sobre
la manera como yo me veo a mí mismo en la interacción con el otro.
En un segundo paso, también es posible entrenar la CCP en ejercicios de Role Playing o
trabajos en grupo; todos los ejercicios son su correspondiente plenario de análisis meta
comunicativo.
Ejercicio práctico de autodiagnóstico. ¿Cómo percibo mi estilo comunicativo con
mis pacientes? El modelo de comunicación de calidad prosocial adaptado al rol
del médico.
Para el autodiagnóstico hemos de trabajar con la tabla Nº1.
Resulta de utilidad realizar este ejercicio pensando en tipos de paciente en específico,
para acotar el análisis, preguntarse: ¿cómo percibo mi comunicación con este paciente
en particular? Luego podemos incluso hacerlos por ámbitos más generales: ¿cómo percibo que me comunico con mis pacientes en general, con mis pacientes extranjeros que
no hablan mi lengua? ¿Con mis pacientes ancianos…?. Reviso cada aspecto de esta
manera y me doy una puntuación del 1 al 5.
48
Cabe decir que este autodiagnóstico refleja no hechos, sino mi percepción - por ende
subjetiva - de un momento en mi relación con el otro. El mismo ejercicio en otro momento podría darme otro resultado. El aporte de este ejercicio es el de ayudar a visualizar algo tan abstracto como los puntos fuertes y débiles de mi estilo comunicativo.
Este autodiagnóstico es la base para diseñar un posible programa de optimización posterior.
PROCESO
PREVIOS
1. NUNCA
2. CASI
NUNCA
3. A VECES
/ Actitudes y comportamientos
4. CASI
SIEMPRE
Factores
5. SIEMPRE
Comunicación de Calidad Prosocial (CCP) - ámbito sanitario (Roche, Escotorin,
Cirera)
1. Apertura y disponibilidad cuando soy receptor
¿Estoy y me muestro disponible, tanto verbal como no verbalmente
con mis pacientes?
2. Oportunidad cuando soy iniciador
Antes de dar un diagnóstico, indicar un tratamiento, informar algo,
¿estoy atento a que las circunstancias emocionales, espaciales y
temporales mías y del paciente sean las adecuadas?
3. Vacío de uno mismo
¿Logro vaciarme de mis otras ocupaciones y preocupaciones para
atender 100% al paciente?
4. Vivir el presente con plenitud
¿Me concentro plenamente en el momento presente de la atención
de cada paciente, sin desconcentrarme pensando en episodios anteriores o futuros?
5. Empatía reciprocidad y unidad
¿Logro ponerme en el lugar de mis pacientes?¿Me intereso por conocer y entender su punto de vista?
¿Les devuelvo feedback parafraseando lo que me han dicho?
6. Confirmación de la dignidad del otro
¿Confirmo a mi paciente en su valor como persona, llamándolo por
su nombre, haciéndole preguntas personales, acogiendo sus emociones positivas o negativas? ¿Evito subvalorar, considerar obvio o
quitar importancia a lo que el paciente me dice o intenta decir?
7. Evaluación positiva de los comportamientos del otro
¿Valoro positivamente algún aspecto, comentario, comportamiento
de mi paciente o lo felicito por sus avances o esfuerzos, como mínimo en algún momento de nuestra interacción?
8. Escucha de calidad
¿Me ocupo de hacer sentir a mi paciente, tanto verbal como no
verbalmente, de que le estoy escuchando con atención?
49
9. Emisión de calidad
¿Trasmito la información de la forma que considero puede ser más
amigable y entendible para mi paciente considerando sus características de personalidad, culturales y de edad?
10. Aceptación de lo que es percibido como negativo
¿Acepto lo negativo que puede ver en mí el paciente así como los
aspectos negativos que puedo considerar en él?
11. Resolución de conflictos desde una perspectiva positiva
POS
METACOM
CONT
¿Intento resolver los conflictos de un modo constructivo y enriquecedor para el paciente y mi relación con él?
12. Toma conjunta de decisiones
50
¿Comparto en la medida de lo posible las decisiones que afectan al
paciente haciéndole sentir partícipe de las mismas?
13. Información suficiente, apropiada, no excesiva, frecuente
¿Selecciono la cantidad y el tipo de información más apropiada para
cada paciente según sus características personales y el momento en
el que se encuentra?
14. Apertura a revelar emociones
¿Expreso a mis pacientes mis emociones (preocupación, duda, alegría) o expectativas respecto al tema que nos incumbe?
15. Control del proceso comunicativo
¿Me preocupo de comprobar que la comunicación con el paciente
está siendo plenamente eficiente y satisfactoria?¿le pregunto si ha
entendido mis preguntas, mis indicaciones?¿me aseguro de que ha
comprendido aquella palabra técnica que acabo de usar?
16. Hacer explícitas las regla de manera prosocial
¿Intento explicar abiertamente y de manera cercana, sin subvalorar
ni sobreproteger al paciente, cuáles las reglas a las que debemos
ceñirnos a lo largo de todo el tratamiento?
17. Cultivar un objetivo empático concreto
¿Me encargo de hacer sentir al paciente que recuerdo y me
preocupo, o me intereso por lo que comentamos la vez anterior que
nos encontramos?
1. NUNCA
2. CASI
NUNCA
3. A VECES
4. CASI
SIEMPRE
/ Actitudes y comportamientos
5. SIEMPRE
Factores
Manual para profesionales del
ámbito de la gerontología
51
1. Cuestionario para aplicar con pacientes mayores.
Novedad, utilidad y resultados esperados
Pilar Escotorin
Laboratorio de Investigación Prosocial Aplicada
Universidad Autónoma de Barcelona
Antes de presentar el “Cuestionario de evaluación de calidad de vida” (“The questionnaire of lifestyle assessment”) elaborado en el proyecto CHANGE, es interesante subrayar un par de aspectos de este instrumento de trabajo. Si bien se trata de un cuestionario que tuvo como objetivo directo el aumento de la actividad física y la adopción de
una alimentación sana por parte de los pacientes; además de pretender una mejora o
cambio de hábitos de los mayores, tiene el beneficio que es un formulario que pretende
indirectamente, ayudar al paciente a visualizar la percepción que tiene de sí mismo, a
tomar decisiones respecto a su estilo de vida, a posicionarse respecto a los cambios de
hábito; y al médico, le dirige la mirada a aspectos no sólo biológicos de sus pacientes,
sino también sociales o psicológicos. También le abre al profesional de la salud el espectro de más y nuevos elementos que puede recomendar a sus pacientes a la hora de
motivarles a una dieta más equilibrada o un envejecimiento más activo.
El mayor desafío de la elaboración de este cuestionario, fue que debía ser un instrumento simple y fácil de usar, que las preguntas no debían desalentar a las personas
mayores haciéndoles ver todo aquello “que hacen mal” o “que no están en grado de
realizar”, debía ser suficientemente detallado y debía ser valorado por el profesional de
la salud como un apoyo y no como un impedimento a su eficiencia.
En el caso de la prueba piloto, los profesionales de la salud realizaron una primera entrevista a sus pacientes, siguiendo una a una las preguntas de la plantilla (20 min.) y realizaron una segunda entrevista, después de 6 semanas, de 15 min. En algunos casos, los
pacientes completaron el cuestionario en la sala de espera y simplemente comentaron
las respuestas con el profesional de la salud. Aunque si bien es preferible la entrevista
cara a cara, esta última modalidad es la que supone menos tiempo para los operadores
de la salud y la que facilita la expresión de respuestas socialmente indeseables.
En cuanto a los resultados más cuantitativos, de los que se da cuenta ampliamente en
Szczerbińska K., Giustini M., Savičiute R., Chaloupka C. (2011), fueron entrevistados
con el cuestionario-plantilla 407 pacientes mayores de 65 años, de los cinco países
involucrados. Se testeó la plantilla en contextos de trabajo real de los profesionales,
con resultados interesantes, que si bien dan cuenta de los resultados de un proyecto
piloto, sin comparación con un grupo de control, llama la atención que en la segunda
53
entrevista aumentó el porcentaje de pacientes que se declaraban con estado de ánimo
de “felices” (46%), versus un 33% de la primera entrevista. En la segunda entrevista
con el cuestionario, un 41% de los pacientes fueron percibidos por el profesional de la
salud, como amistosos o activos, frente a un 33% de la primera entrevista; también
hubo un mayor porcentaje de pacientes percibidos por el profesional de la salud como
más seguros de sí mismos que en el primer encuentro; en la segunda entrevista, se
refleja que un 75% de los pacientes habían caminado una vez al día durante el último
mes, a diferencia del 64% de la primera entrevista, y que además habían aumentado la
cantidad de tiempo de la caminata; también mejoró su valoración respecto al ejercicio
físico en general; aumentó igualmente el porcentaje de pacientes que comen dieta rica
en fibra, vegetales, legumbres, frutas, entre otros elementos medidos.
¿Qué se puede concluir entonces de estos resultados?
Seguramente a nivel de validez científica de estos datos, es imposible afirmar que un
simple cuestionario-plantilla cambie a las personas. Sobre todo, con una muestra tan
reducida y tantas variables que no fueron controladas. No obstante esto, se puede afirmar que este piloto tiene una gran validez social y cultural, pues colabora a prosocializar
la relación con los pacientes, dota a los profesionales de un instrumento de trabajo útil,
sencillo y práctico que les proporciona una batería de preguntas que agota todos los
aspectos físicos, psicológicos y sociales centrales de su paciente, que le permite hasta
tomarse el tiempo de mirar el estado de ánimo de la persona a la que atiende, de
preguntarse cómo percibe la disposición del paciente por cada tema. Un médico prisionero del tiempo, obligado por protocolo a completar un software que muchas veces le
impide detenerse en la persona, al menos cuenta con una herramienta que le ayuda a
medir avances en un periodo breve, sobre todo, porque quien completa el cuestionario
el propio paciente, que con la sola visualización de la pregunta recibe un input valiosísimo para hacerse cargo y responsable del propio cambio. El profesional es quien hace
las preguntas, el paciente busca las respuestas en sí mismo, pero no se siente juzgado,
simplemente se ve retratado, cómo soy, cómo me percibo, qué sería deseable y qué
estoy dispuesto a hacer. Se evalúa a cada paciente comparándolo consigo mismo, no
con un estándar de perfección a veces inalcanzable. Un cuestionario no hace milagros,
pero seguramente ayuda.
Propuesta de uso
Si bien la guía de aplicación del cuestionario, presentada en el apartado siguiente, ha
sido concebida dentro de un proceso de investigación piloto, la mayoría de los ítems
son aplicables en situaciones de interacción con cualquier paciente.
54
El profesional sanitario encontrará en este cuestionario un apoyo útil para realizar un
mapa bastante acotado de la calidad de vida, hábitos saludables, pero sobre todo es
un material que permite fotografiar el nivel de motivación que tiene cada paciente para
emprender los cambios que normalmente propone el especialista.
Es muy importante que el paciente no sienta este cuestionario como un examen del que
se puede suspender o aprobar. Que se sienta libre de responder lo que realmente piensa
o percibe de sí mismo, aunque esta percepción no coincida con la del especialista.
El paciente se comparará solo consigo mismo y es importante que él mismo defina
dónde cree o dónde le apetecería mejorar y de qué manera. El rol del profesional, más
que dar consejos o recetas, debería ser el de facilitar, a través de preguntas adecuadas
a su nivel de motivación actual, la generación de objetivos factibles.
Dependiendo del nivel de motivación inicial del paciente, el profesional podrá suscitar
en el paciente una propuesta de próximos pasos. Si el especialista lo estima conveniente
y para no abrumar al usuario, una vez respondido el cuestionario, se puede elegir para
comenzar un ámbito de acción y no todos: por ejemplo, alimentación o ejercicio físico,
o mejorar las redes sociales, aquello que al paciente le apetezca más para iniciar un programa de mejora, que a final de cuentas no tiene como objetivo otra cosa que ayudar
a los usuarios a estar más satisfechos consigo mismos, más autónomos, más activos y
más realizados.
Además de presentar el cuestionario en el presente libro, tanto este instrumento, como
los materiales producidos durante el proyecto, pueden ser descargados de manera gratuita desde la página Web del proyecto www.changeonline.eu hasta el año 2014.
55
2. Guía para el uso del cuestionario
MARCO GISUTINI
Instituto Superior de Sanidad - Italia
El proyecto CHANGE propone un modelo de intervención en el marco del Programa
de Aprendizaje Permanente (PAP) que tiene como objetivo proporcionar a las personas
mayores las habilidades necesarias para mantenerse activas y para abordar adecuadamente tanto el aumento de la esperanza de vida como el periodo después de la
jubilación. Esto significa utilizar los conceptos de formación en términos de estrategia
operativa para producir una sociedad más integrada que incluya las personas mayores
entre los actores del desarrollo socio-económico. El modelo propuesto es un sistema de
educación no formal que se centra en dos aspectos principales: la actividad física y la
nutrición. Ambos aspectos están encaminados a garantizar una mejor calidad de vida
(visto como un estado de salud bueno y duradero) y la contención de los costes sociales
y sanitarios. Según la OMS, compartimos conceptos clave como la salud, bienestar y
envejecimiento activo. En esta perspectiva, el bienestar no se concibe como una mera
ausencia de enfermedades o dolencias, sino un estado de completo bienestar mental
y físico en el que la mente, el cuerpo y las relaciones sociales coexisten en un mismo
individuo.
En este caso, el resultado es un cambio en las actitudes y el comportamiento de las
personas mayores seleccionadas para la etapa experimental, luego de un tipo de formación / información.
La herramienta para evaluar este cambio es un cuestionario “ad hoc” diseñado por el
equipo de CHANGE.
CUESTIONARIOS
El kit de evaluación consta de dos cuestionarios similares. El cuestionario principal utilizado en la primera entrevista, completo con toda la información necesaria así como la
del seguimiento, más fácil en la administración, contiene únicamente aquella información que puede cambiar y que puede ser evaluada después de un periodo de dos meses.
Ambos cuestionarios constan de dos secciones. La primera sección, muy brevemente,
está dedicada al mediador de la salud, la segunda sección, dividida en varias subsecciones, dedicadas al paciente.
Para la evaluación se seleccionaron las características que podrían cambiar durante la duración del ensayo. Los ítems no evaluables serán considerados
como variables de clasificación para caracterizar susceptibles a un cambio.
Para la evaluación fue elegido un único formato del cuestionario que pudiera ser utilizado por cualquier mediador de salud. Esto implica tres ventajas:
56
1. Fácil gestión de la base de datos.
2. Estandarización de los medios de evaluación.
Evaluación de la efectividad del CHANGE para diferentes tipos de operador
En el desarrollo del kit de evaluación se consideraron diversas necesidades: el kit debe
ser simple y fácil de usar, no debe ser un obstáculo para el trabajo de los operadores,
no debe bajar el ánimo de las personas mayores, debe ser lo suficientemente detallado
y debe ser “sentido” por el mediador en toda su importancia.
El éxito del ensayo deberá, de hecho, reflejar el hecho de que no puede ser un obstáculo a la labor de los operadores, pero además no debe disuadir a las personas mayores.
Por lo tanto, se buscó un equilibrio adecuado. Por otra parte, se tiene en cuenta la experiencia profesional del operador de la salud y por esta razón hemos desarrollado un
kit que de alguna manera es “sentido” por los mediadores como algo propio.
¿Cómo utilizar el kit de evaluación?
Ambos cuestionarios del kit de evaluación están diseñados para ser utilizados en una
entrevista directa, ya que hay que recordar que la intensidad del contacto emocional
entre paciente y operador de la salud es un aspecto fundamental del modelo de intervención propuesto.
Como se señalaba anteriormente, las preguntas están formuladas de forma clara y
comprensible y, en teoría, el cuestionario también podría ser autocompletado por el
paciente, pero en este caso, sin embargo, debe ser utilizado como una “herramienta”
para establecer un contacto más eficaz con el mismo paciente. Por ejemplo, usted
puede distribuir el cuestionario a las personas mayores a la espera de ser recibidos por
el médico o psicólogo pidiéndoles que lo rellenen (por lo menos las partes que son
capaces de hacer por sí solos) sin embargo, es necesario que el cuestionario se someta
a debate y, finalmente, sea terminado por el operador de la salud.
¿Por qué preferimos la entrevista cara a cara? En primer lugar, porque es más fácil ganarse la confianza del entrevistado, también se puede controlar el proceso de respuesta,
y finalmente es lo más adecuado para las preguntas complejas o difíciles.
Para el modelo de CHANGE esto aporta numerosas ventajas:
•
•
•
•
•
Buen control sobre le proceso de recopilación de datos
Reducción de las respuestas sin contestar
Capacidad para adaptarse al ritmo del entrevistado
Da la oportunidad de formular preguntas más complejas
Buena interacción entre el operador de la salud y la persona mayor
57
Si es necesario complementar la entrevista cara a cara con el modo de autoadministración las ventajas que aportan al modelo CHANGE son:
• Es la forma más fácil de llegar a las personas mayores consideradas para este
estudio de caso
• La forma más rápida de completar la tarea
• Buena para las entrevistas cortas
• Buena para las preguntas fácile s
• Facilita la expresión de respuestas socialmente indeseables
• Reduce el consumo de tiempo de los operadores de la salud
Duración del estudio
Esta experimentación tendrá una duración de aproximadamente 2 meses. En la primera
fase (alrededor de 2 semanas) los operadores utilizarán el cuestionario básico, y posteriormente después de un período en el que se esperan cambios de actitud y de comportamiento (5 semanas), el ensayo concluirá con un seguimiento. En el momento del
seguimiento se utilizará el cuestionario de evaluación (aproximadamente una semana).
Para el éxito del proceso es esencial la capacidad del operador de la salud para no perder los pacientes durante el seguimiento. Desde este punto de vista, el hecho que dure
aproximadamente dos meses ayuda a reducir esta situación.
CUESTIONARIO DE EVALUACIÓN DE CALIDAD DE VIDA
(PROYECTO CHANGE)
Como se ha mencionado, el cuestionario (tanto el de la primera entrevista como el de
seguimiento) se compone de dos secciones: la primera (dividida en dos subsecciones)
dedicada exclusivamente al operador de la salud, la segunda (que se divide en cinco
subsecciones) dedicada al paciente.
Esta guía del usuario describe los principales puntos críticos del cuestionario, sin dejarse
los ítems problemáticos.
La descripción del cuestionario se refiere al cuestionario para la primera entrevista. Por
esta razón, el número de preguntas que se describen a continuación se refieren al cuestionario utilizado para la primera entrevista. El cuestionario de seguimiento es idéntico
al de la primera entrevista, con la excepción de algunas preguntas que no son útiles
en el seguimiento. Esta es la razón por la cual las mismas preguntas se identifican con
números diferentes en los dos cuestionarios.
58
Sección dedicada al operador de la salud
Informaciones generales
Esta sección es muy breve y consta de dos partes: en la primera, el operador debe rellenar algunos datos generales. En particular, debe asignar un código de identificación
único para el paciente que le ayudará en el análisis de datos para identificar al paciente,
mientras que le permite al paciente permanecer en el anonimato. La estructura del código de identificación se compone de 3 partes:
1. Los primeros dígitos indican el país de residencia,
2. El segundo par de dígitos indican el operador de la salud,
3. Los 3 últimos dígitos indican el número progresivo del paciente.
En relación al país de residencia se utilizaran los siguientes códigos:
o 01: Australia
o 02: Italia
o 03: Lituania
o 04: Polonia
o 05: España
Cada operador de la salud será identificado por un código de dos dígitos, asignado por
el coordinador local. A su vez, el operador de la salud le dará un código secuencial a
cada paciente. Por ejemplo, el paciente N ° 23 polaco del operador de la salud N ° 07 se
identifica mediante el código de identificación de pacientes siguiente: 0407023
Comunicación no verbal
Este apartado está compuesto por cuatro ítems que el operador de la salud debe llenar
teniendo en cuenta la actitud del paciente. En particular, la primera de estas preguntas (marcadas con la letra D que informa estado emocional de los pacientes según lo
expresado por las expresiones faciales puede compararse con la última pregunta del
cuestionario (n ° 35) en la que se pide al paciente que autoevalúe su propio estado.
Sección dedicada al paciente
Datos sociodemográficos y parámetros clínicos
Esta primera parte de la segunda sección contiene los datos sociales y personales de
habituales y alguna información médica. De las 12 aplicaciones de esta parte, hay tres
que son útiles para el cálculo de un conjunto de indicadores: peso, talla y circunferencia
abdominal (medido a nivel del ombligo). Peso y altura se utilizan para el cálculo del ín59
dice de masa corporal (ver sección 2.6). Otro dato biomédico es la Ratio Cintura Altura
(RCA), expresado como el cociente entre la circunferencia y la altura del abdomen. Este
indicador permite identificar a aquellos con riesgo de obesidad.
Sería conveniente que los datos antropométricos fueran tomados directamente por el
operador de la salud debido a que la fase de mediciones puede ser útil como una tecla
de entrada para la construcción de un diálogo efectivo operador de la salud-paciente.
Sólo dos elementos de esta parte se tomarán durante el seguimiento: el peso y la circunferencia abdominal.
Actividad física
La sección sobre actividad física se centra en particular en la caminata, actividad que,
en general debe ser considerada como la más practicada por las personas mayores. Sin
embargo, la pregunta 13 está tratando de registrar la actividad física principal. En este
caso, la persona tendrá que marcar las actividades y la frecuencia con que realiza tales
actividades. Con esta pregunta podría ser posible evaluar la variación tanto en la cantidad de actividades como en la cantidad de tiempo dedicado a ellas.
La vinculación entre la pregunta 13 y 15 puede evaluar la frecuencia y la intensidad de
la marcha y evaluar los cambios.
La aplicación consta de una lista de 15 preguntas de selección múltiple (varias opciones
se pueden seleccionar al mismo tiempo) y el propósito principal es recordar a las personas mayores, cuántas y cuáles son las ocasiones en que podrían caminar.
Nutrición
La pregunta número 16 se utiliza para evaluar la percepción que el sujeto tiene de su
condición física. Aunque los criterios para su inclusión en el ensayo son una situación
de exceso de peso (BMP  25), la pregunta n° 16 puede comparar la situación objetiva
con la autopercepción.
Las preguntas 18 a 22 tratan de cuantificar el consumo de bebidas.
Si el paciente no consume una bebida en particular (por ejemplo, bebidas espirituosas)
la respuesta debe ser que faltan (Figura 2).
60
Figura 1: Ejemplo cómo compilar
Lo mismo si alguien consume rara vez una bebida en particular (por ejemplo, si alguien
consume menos de 1 vaso al día de alcohol porque él o ella bebe sólo un vaso por
semana.
La pregunta 22 trata de cuantificar la cantidad aproximada de agua que se consume
cada día. En condiciones normales el cuerpo necesita al menos 1,5 litros de agua al día
para funcionar correctamente. Esta cantidad puede variar dependiendo de muchos factores como el tamaño corporal, la edad, la dieta que se siga, el estilo de vida sedentario
(o no), las condiciones meteorológicas. En términos prácticos, significa que un estilo de
alimentación correcto consiste en beber al menos 7-8 vasos de agua al día. En el caso
del agua y otras bebidas no alcohólicas, nos referimos a vasos comunes, que tienen
una capacidad de 200 ml (o 0,2 el 20 Cl.). Por supuesto, es lo mismo para las bebidas
alcohólicas (cada bebida tiene su propio tipo de cristal y nos referimos a estos vasos
específicos cuando preguntamos cuántas copas de vino / cerveza / licores se consumen).
Pregunta N° 23 se basa en el Cuestionario de Frecuencia Alimentaria (CFA) que es la
herramienta de evaluación dietética más común usada en los estudios epidemiológicos
de los hábitos alimenticios y de la salud. En comparación con los ítems del FFQ se fusionaron para hacer más fácil el cuestionario en la recopilación. Es importante tener en
cuenta que para cualquier alimento y/o grupo de alimentos la frecuencia con que se
consume (Figura 3).
61
Figura 2: Modo de contestar la pregunta n ° 23
Observe que el mismo método de compilación puede ser adoptado para la pregunta
nº 13 sobre la actividad física (en ambos casos no es obligatorio marcar las casillas,
cerca de los alimentos o las actividades físicas).
Motivación
Observe que el mismo método de compilación puede ser adoptado para la pregunta nº
13 sobre la actividad física (en ambos casos no es obligatorio marcar las casillas, cerca
de los alimentos o las actividades físicas).
Las secciones 3.2.2 (actividad física) y 3.2.3 (nutrición) son para determinar las conductas y cuantificar los cambios. En cambio, esta sección se centra en las motivaciones del
paciente para el problema de la actividad física y la nutrición.
El problema de la relación entre la motivación y el comportamiento fue estudiado en la
psicología social durante mucho tiempo. Muchos estudios han puesto de manifiesto a
62
menudo poca relación entre las actitudes y el comportamiento, debido a que la relación
entre la motivación y el comportamiento se ve influenciada tanto por factores personales (creencias, otras actitudes, motivaciones, habilidades, etc.) como por factores
situacionales como, por ejemplo, la presencia (real o percibida) de otras personas, los
requisitos normativos, comportamientos alternativos, eventos inesperados.
Ya que la motivación expresa lo que cada persona está dispuesta a hacer, este es el otro
nivel en el que el modelo CHANGE actuará: cambiar no sólo la forma de actuar (comportamiento), sino también la intención de actuar (actitud).
Las preguntas 24, 25 y 26 están estructuradas de la misma manera: les pedimos a las
personas mayores cuál es su actitud hacia la situación descrita en la definición inmediatamente anterior a la pregunta. Para las tres preguntas las respuestas son las mismas y
se refieren a las etapas del modelo transteórico (MTT). Específicamente, las respuestas
indican las siguientes etapas:
•
•
•
•
•
Respuesta A:
Respuesta B:
Respuesta C:
Respuesta D:
Respuesta E:
Mantenimiento
Acción
Preparación
Contemplación
Precontemplación
Las preguntas 27-28-28 tratan de evaluar las actitudes hacia la actividad física mientras
que las cuestiones 30-31-32 plantean las mismas preguntas con respecto a la alimentación. En todos los casos, el operador que compila los datos debe poner una marca en
una escala de 0 a 10 (Figura 4).
Figura 3: cómo contestar las preguntas n ° 27-28-29-30-31-32
63
Calidad de vida
Esta sección del cuestionario es muy breve y no trata sobre la actitud o el comportamiento, sino sobre la autopercepción. El ensayo tiene como objetivo principal la actividad física y la nutrición y la calidad de vida puede considerarse como un resultado
de estas dos “áreas problema”. Aunque el modelo CHANGE no actúa directamente
sobre la calidad de vida es evidente que una buena nutrición y un estilo de vida activo
contribuyen a mejorar la calidad de vida en general. Es evidente que muchas eran las
preguntas, pero desde el punto de vista de lo que se ha dicho acerca de la simplicidad
del kit de evaluación (apartado 2.1), tenemos dos cuestiones, una relativa a la condición
física y la otra sobre la vida en general. Para ambos ítems hay una escala de acuerdo /
desacuerdo en 5 pasos, tomados de la escala de Likert.
64
CUESTIONARIOS.
PRIMERA Y SEGUNDA ENTREVISTA.
CUESTIONARIO DE EVALUACIÓN DE LA CALIDAD DE VIDA
PROYECTO CHANGE
65
66
67
68
69
70
71
SEGUNDA ENTREVISTA
72
73
74
75
76
3. Los inventarios prosociales:
una propuesta para la prosocialización colectiva del entorno
Pilar Escotorín, Robert Roche
Si bien la metodología de los inventarios prosociales en contexto ha demostrado ser
una herramienta útil para el diseño de planes de optimización prosocial para cualquier
ámbito, donde caben desde comunidades de vecinos, clubes deportivos hasta la vía
pública o el espacio del metro o discotecas, también es una excelente herramienta de
diagnóstico y evaluación de los niveles de prosocialidad de los grupos o equipos. En
ese sentido, lo proponemos como una herramienta posible de trabajo para mejorar la
calidad prosocial de los equipos de profesionales sanitarios que comparten un mismo
espacio de trabajo durante varias horas al día.
Un Inventario de Prosocialidad es
una lista de los comportamientos prosociales operativos que son más deseables y
posibles en un contexto o ámbito determinado, elaborado por un investigador, en
base al criterio de todas las personas implicadas en el citado ámbito (Roche, 2002)
Su implementación adecuada requiere, eso sí, la presencia de un facilitador experimentado, que sea capaz de custodiar, además del proceso, la calidad prosocial de la comunicación. No se recomienda aplicar este instrumento en equipos donde haya situaciones
de conflictos latentes (que están pero no se habla de ello), pues puede ser usado como
una vía indirecta para enviar mensajes que puedan desacreditar a otros.
La metodología elegida para aplicar un inventario debe custodiar aspectos tales como la
autoestima de las personas y del grupo. El especialista que lo aplica debe tener mucha
cautela respecto a cómo trabaja y qué curso da a la información recogida. Sobre todo,
debe ser aplicado en modo voluntario, sólo en grupos que sientan la necesidad de mejorar el nivel de clima grupal. Un ejercicio de estas características no se puede imponer
desde la dirección, más bien funciona si se propone en modo participativo y si se cuenta
con el apoyo de una “célula prosocial” en la base de la organización, con al menos dos
personas que tengan una motivación intrínseca para mejorar la calidad de las relaciones
interpersonales con sus compañeros. Esta célula prosocial puede invitar y motivar a varios otros colegas a participar en esta especie de “laboratorio”. Es altamente probable,
que una vez probados los beneficios, esta onda prosocial se amplíe, sintiéndose motivados a participar incluso los compañeros que se sienten más “quemados” en el trabajo
y que carezcan de motivación.
Este tema es relevante sobre todo a la hora de hablar de la salud de los propios profesionales sanitarios. El hecho de que trabajen en entornos más prosociales puede favorecer
un mejor clima de trabajo y colaboración con los compañeros.
77
En una reciente investigación que estamos llevando adelante con profesionales del ámbito gerontológico, en un ejercicio de visualización hicimos la pregunta de cuáles son
las dificultades principales que ellos experimentan cuando quieren comunicarse satisfactoriamente con superiores, colegas y pacientes. De su análisis emergieron tres tipos
de dificultades con superiores, tres con colegas y 7 tipos de dificultades con pacientes.
Lo interesante es que a la hora de establecer prioridades, si bien los tres ámbitos eran
importantes y prioritarios, los dos temas que más aquejaban a estos profesionales y
que les dificultaban un trabajo satisfactorio y eficiente, tenían relación no tanto con
las problemáticas con los usuarios, sino más bien con lo que ellos llamaban “comunicación demasiado vertical” con sus superiores, quienes, por un exceso de normas o
protocolos, no siempre parecen ver a la persona que hay detrás del usuario, generando
un concepto de sanidad que los profesionales calificaban como, en ocasiones, “deshumanizado”. El otro tema prioritario para ellos tenía relación con las dificultades que
experimentaban para coordinarse con los compañeros de trabajo, pues argumentaban
que esta dificultad generaba una sensación de trabajar en “parcelas” diferentes e incomunicadas, con los consiguientes efectos que esto tiene, por ejemplo, en el trabajo con
usuarios que comparten espacio y cotidianeidad con los profesionales sanitarios, como
es el caso de las residencias.
Seguramente, instrumentos como el cuestionario de CHANGE son una ayuda valiosa
para que los profesionales tengan nuevas maneras de trabajar la motivación de sus
pacientes, pero también es cierto que optimizando el clima prosocial de los entornos
de trabajo es altamente probable que los profesionales de salud aumenten su propia
satisfacción en el trabajo, se sientan más seguros con sus compañeros, tengan menos
reparos a la hora de pedir ayuda, se sientan más acompañados frente a decisiones difíciles. Un mejor clima prosocial en el trabajo significa que las personas están dispuestas
a hacer más de lo que el rol les obliga. No nos referimos con esto a aquello por lo que
cada profesional recibe un sueldo, sino a ese “plus” que estamos dispuestos a hacer por
el otro, sin esperar a cambio una recompensa material, simplemente porque es el otro,
y porque al otro le beneficia.
Un ejemplo claro de esto son los resultados de una observación informal realizada por
Marta Ribera, educadora familiar y colaboradora en una investigación de nuestro Laboratorio de Investigación Prosocial Aplicada. Marta está casada con un paciente aquejado
de leucemia, a quien acompañó a lo largo de un año por largos periodos de tres cuatro
meses en su tratamiento en un hospital de Cataluña. El hospital se fue transformando
en su segundo hogar y, en ocasiones, casi en el primero.
En este lapso de tiempo pudo conocer a todos los médicos, enfermeras y personal del
área donde estaba ingresado su esposo, los observó y registró todo de manera detallada.
Fue notando cómo, pese a que cada uno de los profesionales cumplían su rol, no todos
los estilos de trabajo generaban el mismo efecto en la salud, optimismo y seguridad de
su marido y de los otros pacientes.
78
Había médicos a los que sin dudas todos los pacientes preferían.
Observó que:
•
•
•
•
•
•
•
•
•
el médico con más comportamientos prosociales mejoraba la sensación de tranquilidad psicológica del paciente con sólo entrar por la puerta,
pues su sola presencia positiva y estilo de interacción impregnaba el clima de trabajo y confianza también hacia sus colaboradores,
quienes al pasar visita con este médico solían incluso ser más acogedores y empáticos que cuando trabajaban en equipo con otros médicos.
en vez de visitar de pie, por ejemplo, se sentaba en la cama a la altura del paciente,
o saludaba a través del cristal,
o se asomaba incluso cuando no debía pasar visita;
facilitaba al paciente y a la familia información de páginas web serias para que se
informaran de la enfermedad;
pedía opiniones al paciente respecto a los efectos secundarios de un medicamento;
o daba su mail personal contestando lo más rápido posible.
El médico con un estilo más prosocial en el trabajo era aquél que:
•
•
•
•
•
explicitaba delante de sus pacientes la confianza en su equipo (enfermeros, médicos, auxiliares), mostrando su interés por aprender de todos, independientemente
de su rango o titulación.
En momentos de angustia, era también más empático y sabía cuándo y en qué
circunstancia era mejor tocar el hombro del paciente o de la familia,
cuándo dar una sonrisa,
cuándo decir una broma,
sabía cómo proyectar optimismo sin crear falsas expectativas.
El médico más prosocial
•
•
•
•
•
era capaz de contestar todas las preguntas asegurándose de que se comprendían
sin prisas ni agobios;
clarificaba conceptos técnicos con simplicidad;
tenía paciencia y escuchaba “la lluvia de preguntas” y curiosidades de los pacientes
y familiares;
hacía participar al paciente en la valoración de la evolución de la enfermedad;
recordaba nombres y detalles del historial.
79
Durante esta observación de un año se fue configurando para Marta y su marido la opinión de que el médico con comportamientos más prosociales era
aquél que:
•
intentaba ver a su paciente como alguien sano, inteligente e interesante, aunque
solo lo hubiera visto demacrado, dudoso y asustado.
Por lo comentado en este ejemplo, no sorprende que durante todos los seminarios de
entrenamiento realizados durante el proyecto CHANGE en los países de los Partners
(Italia, Polonia, Austria, Lituania y España), el concepto de prosocialidad, su utilidad
y beneficios parecieron ser los elementos más novedosos para los especialistas que
participaron en los training, quienes, más que buscar nuevas estrategias para aplicarlas
exclusivamente con los pacientes, estaban interesados en incorporar nuevos estándares
en su estilo de trabajo que permitieran abordar su estilo comunicativo en todos los ámbitos en los que ellos se desenvuelven (privado y laboral).
Los inventarios son una muestra de una gama enorme de posibilidades de acciones
prosociales que es posible realizar en un determinado contexto, que no son replicables
a otros contextos.
Como en el caso anteriormente explicado, un médico de un servicio público, por ejemplo, que da su e-mail personal a un paciente que se encuentra en un tratamiento delicado no lo hace por obligación de su rol. Su deber como médico es acoger a esta
persona, ayudarle a resolver un problema, acompañar en un tratamiento. Sin embargo,
el ofrecimiento dar el e-mail personal es más bien un comportamiento prosocial, un
“extra” que no obedece a una recompensa material; se trata de una acción que puede
tener incluso un coste en su vida privada, en el tiempo que dedica a su familia. Pero esta
acción no es generalizable necesariamente a todos los pacientes. Dar el e-mail o el número de teléfono a un paciente puede hacer sentir a éste más seguro y el médico hace
el ofrecimiento en la certeza de que es una ayuda extra, no su obligación. Esta misma
acción, precisamente porque debe ser prosocial, debe frenarse si el médico percibe que
esto puede generar dependencia, o más inseguridad en el paciente.
Aplicar el Inventario
El inventario sirve para dinamizar la relación y el clima prosocial de un colectivo que
comparte un mismo contexto.
El facilitador (el experto que aplica el inventario) no puede pensar que hay elementos
obvios, no debe juzgar las percepciones de los compañeros, sino ayudar a que durante
el proceso se aclaren ideas y que sea el grupo el que construya un instrumento claro
para todos y que no tenga abstracciones que permitan malas interpretaciones.
80
Después de aplicar un inventario, el grupo debería fortalecerse en su unidad, creatividad y autoestima; un efecto no deseable que se debe prevenir es que sea un instrumento que confunda, genere sensación de más crisis grupal que antes y de objetivos
poco claros o inalcanzables.
Para la aplicación de un inventario se requiere de al menos un grupo representativo de
personas motivadas y voluntarias dispuestas a trabajar sistemáticamente en el proceso;
una vez definido un inventario representativo del contexto, este listado puede dar origen a cuestionarios (instrumentos) de evaluación para contextos específicos, o constituir información valiosa para configurar planes de acción que fomenten determinados
comportamientos en dichos contextos.
Atención: si es el superior quien desea se aplique este instrumento, se recomienda que una vez esté seguro o segura de la libertad de los participantes
a trabajar de este modo, no sea éste (el superior) quien ejecute el proceso. Es
importante garantizar la voluntariedad, pero también el anonimato. Un buen
ejecutor puede ser algún compañero que tenga buena relación tanto con la
dirección como con los trabajadores.
Para realizarlo, decíamos, se requiere de un facilitador del proceso que acompañe a los
participantes sin condicionar el ejercicio, valorando la heterogeneidad del grupo, fomentando la creatividad, fortaleciendo si es necesario a los grupos poco participativos,
colaborando en la definición de ideas siempre más claras, operativas y garantizando el
anonimato si así fuese necesario.
Un Inventario estándar debería recoger entre 40 y 70 comportamientos distribuidos en
10 categorías o clases: por lo que cada categoría tendrá entre 4 y 7 ítems.
Un inventario tiene la virtud de concretar de manera específica cómo se aplica la prosocialidad en un contexto organizacional determinado; por tanto, tiene valor sólo para
ese grupo, en esa composición, en ese momento temporal.
Procedimiento estándar para su elaboración
1. Preparar un guión con la definición del concepto de prosocialidad y de las 10 clases
o categorías (ver apéndice A).
2. Entregando este guión, solicitar a una pequeña muestra de personas representativa
de todas las implicadas en el ámbito, que escriban en una hoja uno o dos comportamientos prosociales correspondientes a cada categoría o clase (ejemplos de acciones prosociales que les gustarían que otros hicieran por ellos o que ellos estarían
dispuestos a realizar por otros)
3. El facilitador transcribe todos los comportamientos resultantes a una lista acumulativa.
81
4. El facilitador depura y reduce la lista a un máximo de 7 comportamientos por
categoría, manteniendo aquellos muy diferentes entre sí y tratando que no se den
repeticiones o excesiva semejanza.
5. El facilitador convierte esta lista en un cuestionario para lo cual, añade dos columnas a la derecha de la lista encabezadas por los títulos: Deseable y Factible en las
que cada ítem o comportamiento podrá ser evaluado de 0 a 4 según el grado de
deseabilidad o posibilidad que el entrevistado juzgue. En la parte inferior del espacio reservado a cada categoría, dejar algunas líneas en blanco para que el entrevistado pueda añadir, si lo considera necesario, algún comportamiento más.
6. El facilitador someterá el cuestionario a una población mayoritaria del ámbito de
que se trate.
7. A partir de los resultados, el facilitador seleccionará el Inventario Prosocial final,
siempre tratando de integrar los entre 4 y 7 ítems que han obtenido la mayor
deseabilidad y factibilidad para cada categoría. En caso de producirse alguna dificultad para escoger según las dos variables, predominará la deseabilidad. Al inventario se le asignará un nombre que contendrá los términos citados seguidos
del nombre del ámbito correspondiente: por ejemplo, Inventario Prosocial en una
Empresa, Inventario Prosocial en un Departamento Comercial, Inventario Prosocial
en una Oficina Pública, Inventario Prosocial en un Club Deportivo, etc.
8. Al pie del Inventario Prosocial irá descrito la fecha del mes, el nombre del investigador, el nombre de la organización y la cantidad de personas que intervinieron en
todo el proceso. (sujetos de la muestra).
Instrucciones que reciben los participantes:
Solicitamos su colaboración para que califique cada uno de los comportamientos de esta lista, según Vd. considere
a). qué es deseable, o sea que a Ud. le gustaría que existiera en este lugar y
b). qué es factible, o sea que Ud. piensa que es posible que pueda realizarse en ese
ambiente.
Las puntuaciones serán pues:
NADA (0), UN POCO (1), BASTANTE (2), MUY (3), DEL TODO (4)
Por lo tanto, una vez finalizado el procedimiento, el grupo tiene dos productos; por una
parte un inventario acotado de cuáles serían los comportamientos prosociales valorados
como tales en este contexto específico. Ver Apéndice B, ejemplo de un inventario
Prosocial en una residencia geriátrica.
Y, por otra parte, un listado de ítems, más limitado, que refleja mejor cada categoría de
metas posibles a optimizar. Éste se presenta en manera de cuestionario con columnas
en forma de escala likert u otra (ver apéndice C)
82
Las preguntas, pues, no se refieren al grado de deseabilidad o de factibilidad de esa
conducta para la persona que completa el cuestionario, sino a la realidad que él o ella
percibe respecto a sí mismo (auto cuestionario), respecto a un sujeto determinado o
respecto al conjunto de todo el grupo.
El grupo puede una vez revisada la lista, elegir una cantidad de comportamientos mínimos a optimizar y determinar un plazo de intervención que sea razonable y que permita
evaluar cambios.
Se eligen con el grupo, los comportamientos más deseables y cada uno se propone de
aumentar al máximo posible estos comportamientos en calidad y cantidad. Se pasa el
cuestionario y se pone una nota a cada comportamiento en el momento actual. Podemos incluso sacar un promedio grupal.
Después de dos, tres semanas, o un mes, se puede volver a pasar el cuestionario y evaluamos en conjunto si algo ha cambiado, si percibimos que hemos mejorado.
Incluso ha habido, en otras experiencias de intervención, quien ha hecho una campaña
de buenas prácticas a partir del inventario, incluyendo carteles en el entorno de trabajo:
Ej. Este mes nos proponemos “Tomar un café, al menos una vez, con quien no comparto habitualmente”.
Ejemplo de procedimiento aplicación de un inventario en un trabajo de discusión grupal.
Descripción breve del contexto. Jornada de trabajo durante un fin de semana titulada: Formación inicial en habilidades de liderazgo participativo y prosocial: cómo aplicar
valores prosociales en la implementación de la Responsabilidad Social Universitaria (RSU).
El proyecto realizado por la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, convoca a un
grupo de estudiantes de diferentes carreras a internarse durante un fin de semana para
realizar una experiencia formativa que tiene como objetivo “Fortalecer las habilidades
sociales y competencias en RSU de los participantes en el programa para facilitar su
rol como agentes multiplicadores del proyecto de RSU en la PUCV”. (Brundelius &
Escotorin, 2008)
Realización: a cargo de miembros del equipo LIPA, los días viernes 29, sábado 30 y
domingo 31 de agosto de 2008.
Participantes: universitarios de 1º, 2º y tercer año de las carreras de: ingeniería en
alimentos, en construcción, educación parvularia, ciencias religiosas, periodismo, educación física.
83
Objetivo del ejercicio: Desarrollar un inventario específico para ser aplicado durante
el fin de semana, con el objetivo de “Afianzar la autopercepción como equipo de los
participantes, la motivación por el trabajo en conjunto y el compromiso con el proyecto
a través del diseño conjunto y participado de planes de optimización prosocial con el
equipo y con el entorno” (Brundelius & Escotorín, 2008)
Etapas del trabajo realizado. Se inició el trabajo con la metodología de aplicación de
inventarios. En este caso, adecuado al contexto del trabajo del fin de semana. Fue un
trabajo intenso y realizado con mucha seriedad por parte de los estudiantes quienes,
luego de conocer la prosocialidad y sus categorías:
1. Hicieron un ejercicio personal reflexivo de qué acciones prosociales estarían dispuestos a realizar por sus compañeros en el contexto de este fin de semana y qué
acciones les gustaría recibir de sus compañeros.
2. Sobre la base de este trabajo previo individual, se hizo la siguiente pregunta en un
panel: “¿Qué comportamientos, acciones concretas, observables, medibles,…que
sean prosociales estaría dispuesto a realizar o me gustaría que realizaran por mí?”.
La idea era elaborar una lista inicial como lluvia de ideas. Para ello se aplicó la metodología de la visualización.
3. Cada participante traspasó a tarjetas las acciones que voluntariamente quería visualizar. Cada uno escribió ejemplos para cada categoría de acciones prosociales,
una idea por tarjeta, máximo tres líneas.
4. Cada persona enganchó sus tarjetas en la categoría correspondiente para ser visualizada por el grupo
5. Se procedió al análisis de tarjeta por tarjeta para determinar si se trataba o no de acciones prosociales, si había criterios suficientemente observables, medibles en cada
caso. Esta etapa es de central importancia, pues es común que las ideas no sean lo
suficientemente observables, medibles, u operativas. Es tarea del facilitador ayudar
al grupo a visualizar cómo se concreta este aspecto para ese contexto específico.
6. En este ejemplo, apareció una tarjeta que decía “que respeten mi palabra” como
una acción prosocial que esa persona se esperaría de su grupo. Sin embargo “el
respeto”, un concepto aparentemente claro, incluso un valor que motiva muchos
programas de educación cívica ¿cómo se hace operativo? ¿qué es el respeto, a
fin de cuentas, sino una percepción subjetiva de las expectativas que yo tengo de
los otros de acuerdo con mi cultura personal, familiar, nacional, profesional, etc.?
¿Existe un respeto estándar?
Aparentemente, no; para uno, que su palabra sea respetada es, por ejemplo, que
cuando habla, las personas dejen sus quehaceres y hagan contacto visual con él o
ella; para otra persona, que respeten su palabra puede ser que pidan y escuchen
su opinión antes de tomar decisiones y para otro, un signo de respeto a su palabra
puede ser que los demás no se rían de él o ella cuando explica alguna idea que el
grupo no comprende.
Por lo mismo, no es posible generar un programa satisfactorio que implemente “el
respeto a…”, si antes no preguntamos al grupo qué comportamientos visibles son
84
7.
8.
9.
10.
signo de respeto para ellos.
Esa es la utilidad del inventario, colabora en el aterrizaje de los valores a comportamientos adecuados al contexto cultural específico donde éstos se aplican.
Una vez analizada cada acción por el grupo (si es suficientemente operativa, observable, medible y además si cumple con los criterios de la prosocialidad), se elaboró
de manera participativa una lista resumen de acciones donde se unificaron las ideas
similares y se concretaron aquellas que aún no eran suficientemente operativas. El
análisis de cada tarjeta dio origen a un listado de 38 comportamientos prosociales
para el fin de semana.
Los 38 comportamientos fueron evaluados por cada participante de 0 a 4 de
acuerdo al grado de deseabilidad y factibilidad.
A continuación, cada persona, con la hoja de los resultados personales de evaluación de los 38 comportamientos, se reunió en grupos de trabajo de a tres personas
para elaborar un promedio de puntaje grupal para cada uno de los 38 comportamientos.
Cada grupo reflejó su promedio en el panel, junto a cada uno de los 38 comportamientos, con una etiqueta autoadhesiva
Estructura de la tabla de evaluación utilizada
INVENTARIO PROSOCIAL EN UN FIN DE SEMANA DE TRABAJO ENTRE ESTUDIANTES UNIVERSITARIOS
Comportamiento, acción
Deseable
0
1. Hacer la cama de quien le da “lata”
2. Servir zumo a quien quiera
1
Factible
2
•
•
3
4
•
•
•
•
0
1
•
2
3
4
••
••
•
Etc.
11. Después de revisar en conjunto los comportamientos más deseables y más factibles,
se eligieron los 16 comportamientos con mayor puntaje en deseabilidad y factibilidad para ser aplicados durante el fin de semana. El grupo determinó una meta
de nota 6,0 (un 9 en escala española) como meta para el final del fin de semana.
85
APENDICE A:
FICHA EJEMPLO PARA APLICAR UN INVENTARIO PROSOCIAL EN CONTEXTO
Este es un ejercicio que pretende mejorar en calidad los comportamientos prosociales en nuestro entorno de trabajo, mejorar la calidad de la relación entre
compañeros y hacer de este espacio de trabajo un entorno donde nos podamos
sentir más a gusto y más satisfechos.
Entendemos por comportamientos prosociales, aquellos que sin la búsqueda de
recompensas extrínsecas y materiales, favorecen
- a otras personas o grupos según el criterio de éstos, o
- a metas sociales objetivamente positivas, aumentando la probabilidad de
generar una reciprocidad positiva de calidad en las relaciones interpersonales o sociales consecuentes, salvaguardando la identidad, creatividad e
iniciativa de los individuos o grupos implicados (Roche, 1995, p.16)
Los comportamientos prosociales no son sólo de un tipo, sino de 10 tipos. Te pedimos
que pienses en uno o dos ejemplos de cada tipo de comportamiento, abajo descrito,
una acción que estarías dispuesto a realizar por otros y una que te gustaría que otros
realizaran a ti.
Atención, no pueden ser comportamientos a los que estamos obligados por contrato
laboral, o actividades que son nuestro deber en el trabajo; deben ser acciones que hacemos gratuitamente para beneficiar o ayudar a otros sin esperar nada material a cambio
y sin estar obligados a hacerlo. Lo hacemos simplemente para favorecer al otro.
ACCIONES PROSOCIALES PARA CUMPLIMENTAR LA TABLA
1. Ayuda física: Conducta no verbal que procura asistencia a otras personas para
cumplir un determinado objetivo, y que cuenta con la aprobación de las mismas.
Dinos una acción de Ayuda física que estarías dispuesto a realizar por otros y una que te gustaría que
otros realizaran a ti en el trabajo. Ejemplo: Ayudar a un compañero a cargar cajas si veo que no puede
86
2. Servicio físico: Conducta que elimina la necesidad a los receptores de la acción de
intervenir físicamente en el cumplimiento de una tarea o cometido, y que concluye
con la aprobación o satisfacción de éstos.
Dinos una acción de Servicio Físico que estarías dispuesto a realizar por otros y una que te gustaría que
otros realizaran a ti en el trabajo. Ejemplo: Hacer un recado de un compañero cuando veo que tiene
dificultades personales.
3. Dar y compartir: Entregar objetos, alimentos o posesiones a otros perdiendo su
propiedad o uso.
Dinos una acción de dar y compartir que estarías dispuesto a realizar por otros y una que te gustaría que
otros realizaran a ti en el trabajo. Ejemplo: Regalar mi bocata a un compañero que no ha comido
4. Ayuda verbal: Explicación o instrucción verbal o compartir ideas o experiencias
vitales, que son útiles y deseables para otras personas o grupos en la consecución
de un objetivo.
Dinos una acción de Ayuda verbal que estarías dispuesto a realizar por otros y una que te gustaría que
otros realizaran a ti en el trabajo. Ejemplo: Explicar a mis compañeros cuantas veces sea necesario, cómo
funciona el nuevo software
87
5. Consuelo verbal: Expresiones verbales para reducir tristeza de personas apenadas
o en apuros y aumentar su ánimo.
Dinos una acción de Consuelo verbal que estarías dispuesto a realizar por otros y una que te gustaría que
otros realizaran a ti en el trabajo. Ejemplo: Dar ánimo a un compañero que se siente nervioso antes de
una entrevista con el superior.
6. Confirmación y valorización positiva del otro: Expresiones verbales para confirmar el valor de otras personas o aumentar la autoestima de las mismas, incluso
ante terceros. (Interpretar positivamente conductas de otros, disculpar, interceder,
mediante palabras de simpatía, alabanza o elogio).
Dinos una acción de Confirmación y valorización positiva del otro que estarías dispuesto a realizar por
otros y una que te gustaría que otros realizaran a ti en el trabajo. Ejemplo: Expresar verbalmente las cualidades que veo en el trabajo de mis compañeros, delante de terceros.
7. Escucha profunda: Conductas meta verbales y actitudes de atención que expresan
acogida paciente pero activamente orientada a los contenidos expresados por el
interlocutor en una conversación.
Dinos una acción de Escucha profunda que estarías dispuesto a realizar por otros y una que te gustaría
que otros realizaran a ti en el trabajo. Ejemplo: Mirar a los ojos y dejar momentáneamente mi trabajo en
el ordenador cuando algún compañero me dirige la palabra.
88
8. Empatía: Conductas verbales que, partiendo de un vaciado voluntario de contenidos propios, expresan comprensión cognitiva de los pensamientos del interlocutor
o emoción de estar experimentando sentimientos similares a los de éste.
Dinos una acción de Empatía que estarías dispuesto a realizar por otros y una que te gustaría que otros
realizaran a ti en el trabajo. Ejemplo: Cuando algún compañero me cuente algún problema, hacer preguntas para saber si le he comprendido.
9. Solidaridad: Conductas físicas o verbales que expresan aceptación voluntaria de
compartir las consecuencias, especialmente penosas, de la condición, estatus, situación o fortuna desgraciada de otras personas, grupos o países.
Dinos una acción de Solidaridad que estarías dispuesto a realizar por otros y una que te gustaría que otros
realizaran a ti en el trabajo. Ejemplo: Ceder mi turno de vacaciones de agosto a una compañera que tiene
hijos pequeños y que no tiene quien les cuide durante las vacaciones de la escuela.
10. Presencia positiva y unidad: Presencia personal que expresa actitudes de proximidad psicológica, atención, escucha profunda, empatía, disponibilidad para el servicio, la ayuda y la solidaridad para con otras personas y que contribuye al clima psicológico de bienestar, paz, concordia, reciprocidad y unidad en un grupo o reunión
de dos o más personas.
Dinos una acción de Presencia positiva y unidad que estarías dispuesto a realizar por otros y una que te
gustaría que otros realizaran a ti en el trabajo. Ejemplo: Invitar a un café a mi compañero que se siente
excluido del grupo.
89
APÉNDICE B
EJEMPLO INVENTARIO EN CENTROS GERIÁTRICOS
Este inventario es el resultado de varias encuestas y preguntas a trabajadores de
residencias geriátricas
AYUDA FÍSICA
1. Ayudar a los mayores ante las dificultades de higiene y autonomía personal (comer,
ir al baño, vestirse, levantarse de la cama, sentarse,...).
2. Guiar y enseñar la residencia a los mayores que se han incorporado.
3. Acompañar a un mayor desorientado a la habitación.
4. Ayudar a los mayores con las manualidades y/o instrucciones de juego.
SERVICIO FÍSICO
1. Regar las plantas de uno de los mayores de la residencia cuando está ausente visitando a su familia
2. Mover un mueble pesado que obstaculiza el paso de alguno de los mayores, cuando
no puede hacerlo por sí mismo.
3. Ayudar a adornar las habitaciones cuando las personas no pueden hacerlo por sí
mismas.
DAR Y COMPARTIR
1. Dar o compartir regalos (bombones, galletas, caramelos,...) de los familiares y amigos que vienen de visita con los compañeros de la residencia.
2. Compartir objetos personales (libros, revistas, colonia,...) con otros compañeros.
3. Compartir experiencias vitales importantes con los compañeros y los trabajadores
del centro.
4. Dar o compartir objetos y alimentos (colores, cartas, merienda,...) con los compañeros a la hora de realizar una actividad.
AYUDA VERBAL
1. Orientar a un compañero nuevo en el funcionamiento de la residencia.
2. Repetir una explicación a un compañero que no la ha podido oír por problemas de
audición o bien porque no la ha entendido.
3. Avisar a los compañeros de la residencia cuando es la hora de comer o de realizar
alguna actividad.
4. Dar explicaciones a personas externas a la residencia sobre cuestiones que quieran saber.
90
CONSUELO VERBAL
1.
2.
3.
4.
5.
Animar a los compañeros que están tristes y/o solos.
Interesarse por el estado de ánimo y de salud de un compañero.
Tranquilizar a un compañero que está nervioso y angustiado.
Dar soporte a los nuevos compañeros (consuelo, conversación,...).
Consolarse unos con otros cuando otro compañero ha fallecido.
CONFIRMACIÓN Y VALORACIÓN POSITIVA DEL OTRO
1. Elogiar el aspecto físico de un compañero (que va bien vestido, que está elegante,...).
2. Elogiar habilidades de los compañeros (que baila muy bien, que ha hecho muy bien
la manualidad, que cose bien,...).
3. Agradecer el comportamiento de ayuda de los compañeros.
4. Agradecer la colaboración en las tareas del centro (preparar una fiesta, arreglar
el jardín,...).
5. Animar a un compañero a expresar sus ideas.
ESCUCHA PROFUNDA
1.
2.
3.
4.
Mostrar interés en las conversaciones con los compañeros.
Dejar de realizar una actividad para atender la conversación de un compañero.
Mirar al otro, asentir con la cabeza, sonreír ante las explicaciones de los demás.
Realizar preguntas sobre lo que se está hablando.
EMPATÍA
1. Mostrar verbalmente que entiendes y compartes los problemas de los demás.
2. Interesarse por los problemas de los compañeros haciendo preguntas que no incomoden a la persona que vive el problema
3. Dejar de realizar una actividad (escuchar música, ver la TV, hacer ruidos,...) cuando
percibimos que molesta a los demás compañeros.
4. Alegrarse por las alegrías que tiene o ha tenido un compañero (cuando reciben visitas de sus familiares y amigos, cuando se han recuperado de una enfermedad...),
y manifestárselo.
SOLIDARIDAD
1. Defender delante de terceros a alguna persona que está en situación de discriminación.
2. Quedarse en la habitación con un compañero que tiene alguna discapacidad y/o
91
dificultad y no puede salir de ella.
3. Salir a pasear con un compañero caminando al paso del que tiene dificultades para
caminar.
PRESENCIA POSITIVA Y UNIDAD
1. Motivar a los demás compañeros en la preparación y participación de las diferentes
actividades del centro.
2. Movilizar al grupo para organizar sorpresas y/o regalos para otros compañeros en
situaciones especiales (aniversarios, recuperaciones,...).
3. Poner paz entre dos o más compañeros que se han enfadado o discutido.
4. Ofrecer a todos los compañeros la posibilidad de jugar y realizar actividades conjuntas.
5. Mostrar afecto e interés por todos los compañeros.
92
APÉNDICE C
Inventario de comportamientos prosociales en el ámbito de la
salud
María Gómez Aparicio, Pilar Escotorin
Este apéndice proporciona una mayor gama de ejemplos. Las acciones prosociales de
cada categoría han sido seleccionadas de diferentes trabajos de campo en distintos
ámbitos de salud, realizados por alumnos de la asignatura de Optimización prosocial
en la UAB.
La citación de dichos trabajos se realizará por ámbitos del sistema de salud, ordenados
por cronología y con una breve explicación de la metodología y el número de sujetos
utilizados para la investigación en cada caso.
Residencia de ancianos o centros de día:
•
•
•
•
Trabajo realizado por Sandra García Carillo y Mónica Llorente Letellier. Práctica
2. Laboratorio prosocial en un ámbito profesional. Prosocialidad en una Residencia de ancianos.
• Metodología: Debate, inventario y cuestionario.
• Muestra: 10 mayores de una muestra original de 50.
Trabajo realizado por Mónica Ballotondre, Marta Borràs y Cristina Carretero.
Optimizació del desenvolupament prosocial, practica 1.
• Metodología: Observación, entrevista individual (Mayores y personal sanitario) y entrevista grupal (Mayores).
• Muestra: Entrevistas a 15 mayores de una muestra original de 60.
Trabajo realizado por Carlota Riera Claret, Carme Sarret Sandiumenge, Anna
Soler Farran y Dani Vega Moreno. Optimització prosocial: Inventaris prosocials
en context I. Avaluació.
• Metodología: entrevistas (Mayores, personal sanitario y voluntarios), cuestionarios e inventarios.
• Muestra: No especificado. De los mayores 85% eran mujeres, personal
sanitario entre 28 y 50 años y voluntarios de 75% mujeres.
Trabajo realizado por Gemma Pallejà Bautista, Raquel Turull Radigales y Clara
Xaudiera Llobet. Practica nº 2, Inventaris de comportaments prosocials en context. Gener, 1996.
• Metodología: Entrevista semi-estructurada.
• Muestra: 20-25 mayores.
93
CAP (Centro de Atención Primaria):
•
Trabajo realizado por José Antonio Cañada Ayllón y Nuria Tobajas Morlana. Práctica 2: Análisis y plan de actuación prosocial en el ámbito empresarial u organizacional. Curso 2007-2008.
• Metodología: Entrevistas, inventario y cuestionarios.
• Muestra: 7 trabajadores del personal sanitario.
Enfermería:
•
Trabajo realizado por Samuel Barceló y Beatriz Gómez. Las conductas prosociales en el ámbito de la enfermería. Curso 1999-2000.
• Metodología: Inventario y entrevistas.
• Muestra: 3 enfermeras de hospitales diferentes.
Urgencias en un hospital:
•
94
Trabajo realizado por Anna Aumatell Bach, Sonia Ezquerra Coronas y María Ferrer Muñoz. Prácticas de optimización prosocial. Inventarios prosociales en contexto. Evaluación. Mayo, 2000.
• Metodología: Entrevistas e inventarios.
• Muestra: 4 personas del personal sanitario y 4 pacientes de la sala de
espera.
Instrucciones de aplicación
Relación entre personal sanitario (como autor de la acción prosocial) y los usuarios
Por favor, indica de 1 al 4 (siendo 1 NADA; 2 UN POCO; 3 BASTANTE; 4 DEL TODO) las acciones
que tú consideras deseables (que te gustarían que se produjeran) y factible (que se realizan actualmente) en el ámbito sanitario en la relación del personal sanitario a favor de
los usuarios, correspondientes a cada categoría prosocial señalada (recuerda que todo
el proceso es anónimo):
Iniciales del voluntario (Ej.: Laia González Hernández  LGH):
Fecha:
CATEGORÍA
1. AYUDA FÍSICA
2. SERVICIO FÍSICO
3. DAR (O COMPARTIR)
4. AYUDA VERBAL
ITEMS
DESEABLE
FACTIBLE
Ayudar a vestirse a alguien.
Duchar a alguien que no lo puede hacer solo
Dejar que se apoye un paciente para que pueda caminar.
Ayudar a alguien a levantarse de la cama.
Ayudar a alguien a sentarse o levantarse de una silla.
Ayudar a llevar a alguien al baño.
Ayudar a alguien a comer.
Suplir espontáneamente a los usuarios del centro en tareas
que no corresponden al cargo (poner la televisión, avisar a
alguien por él, traerle algo).
Subir el volumen de la televisión si alguien lo pide y no
puede hacerlo solo.
Recoger las cosas que se le han caído al suelo a un enfermo.
Empujar la silla de ruedas de un enfermo.
Hacer las camas supletorias de los familiares.
Acercar algo (Ej.: agua) a alguien que no se puede mover.
Abrir la puerta a los usuarios.
Donar revistas o libros personales a los usuarios.
Compartir regalos de familiares (bombones, galletas, etc.)
con otros enfermos.
Invitar a los usuarios a un café.
Compartir experiencias vitales con los usuarios.
Compartir la merienda.
Colaborar con los usuarios para agilizar las tareas.
Asesorar a un usuario nuevo sobre las instalaciones del centro.
Solicitar algo al personal para un paciente.
Explicar el funcionamiento del centro a un paciente nuevo.
Orientar a alguien para llegar a una habitación.
Explicar el diagnóstico o posologia de los medicamentos detalladamente a los pacientes.
95
5. CONSUELO VERBAL
6. CONFIRMACIÓN Y
VALORACIÓN POSITIVA
DEL OTRO
7. ESCUCHA PROFUNDA
Interesarse por el motivo de tristeza ajena.
Dar ánimos.
Consolar o animar a alguien que está triste.
Dar el pésame a los familiares de alguien que acaba de morir.
Tranquilizar a la familia de un enfermo que está grave.
Ayudar a ver la parte positiva de cualquier acontecimiento.
Ofrecer tu ayuda siempre que alguien la necesite.
Agradecer el comportamiento de ayuda de los usuarios.
Reír los chistes o bromas de los usuarios.
Elogiar y reconocer los aspectos positivos del otro.
Evitar que un paciente se infravalore a sí mismo.
Dar la bienvenida a los nuevos.
Agradecer a los usuarios el hecho de poder confiar en ellos.
Alabar la eficacia de las actuaciones de los usuarios.
Hablar siempre bien de los demás usuarios.
Dejar de lado la actividad que se está haciendo para escuchar a un usuario.
Mirar a la persona que te está hablando.
Asentir con la cabeza.
Hacer preguntas sobre lo que te está contando.
8. EMPATÍA
Intentar explicar una experiencia personal parecida a la que
un usuario nos cuenta pero de manera breve y volviendo en
seguida a la que cuenta el usuario
Preocuparse por los problemas de los usuarios.
Desear la mejora de algún paciente.
Interesarse por el estado de los familiares de los pacientes.
Escuchar a los demás.
Intentar entender la postura del otro poniéndose en su lugar.
Interesarse por las conversaciones anteriores con otra persona. Preguntarle por aquello que una vez nos explicó.
9. SOLIDARIDAD
10. PRESENCIA
POSITIVA-UNIDAD
96
Mostrarse voluntario para hacer compañía a un usuario que
está solo.
Defender a un usuario que esté en situación de inferioridad.
Quedarse con alguien en la habitación cuando esta persona
no puede salir.
Querer y manifestar el amor hacia los demás.
Preguntar a los usuarios si necesita alguna cosa sin esperar
a que te lo pidan.
Compartir experiencias con los usuarios y procurar un ambiente amigable.
Intervenir si hay un malentendido entre dos personas.
Tener una disponibilidad que invite al usuario a pedir lo que
sea y cuando sea.
Instrucciones de aplicación
Relación entre personal sanitario (entre compañeros de trabajo)
Por favor, indica de 1 al 4 (siendo 1 NADA; 2 UN POCO; 3 BASTANTE; 4 DEL TODO) las acciones
que tú consideras deseables (que te gustarían que se produjeran) y factible (que se realizan actualmente) en el ámbito sanitario, en la relación entre los compañeros de trabajo (personal sanitario) correspondientes a cada categoría prosocial señalada (recuerda
que todo el proceso es anónimo):
Iniciales del voluntario (Ej.: Laia González Hernández  LGH):
Fecha:
CATEGORÍA
1. AYUDA FÍSICA
2. SERVICIO FÍSICO
3. DAR
(O COMPARTIR)
4. AYUDA VERBAL
ITEMS
Ayudar a un compañero a vestir a un paciente.
Mantener el orden de las instalaciones.
DESEABLE
FACTIBLE
Ayudar a un compañero en la higiene de un paciente.
Ayudar a curar una herida dificultosa a un compañero.
Ayudar a preparar la medicación a un compañero cuando ésta es
abundante.
Ayudar a un compañero a finalizar el trabajo acumulado.
Suplir espontáneamente a un compañero en sus tareas (traer la
comida, poner la televisión, acompañar a un enfermo al lavabo).
Recoger las cosas que se le han caído al suelo a un compañero de
trabajo.
Hacer la cama para que un compañero tenga menos trabajo.
Acercar algo a un compañero.
Abrir la puerta a un compañero.
Ayudar a un paciente que es responsabilidad de otro compañero.
Cubrir a un compañero en su trabajo asistiendo a un enfermo para
que pueda ir a desayunar.
Cubrir horas, cambiar turno o vacaciones con otro compañero.
Donar revistas o libros personales a los compañeros.
Compartir regalos de familiares (bombones, galletas, etc.) con el
personal.
Invitar a un compañero a café.
Compartir experiencias vitales con los compañeros.
Compartir la merienda con el personal.
Colaborar con el personal sanitario para agilizar las tareas.
Compartir taquilla con un compañero.
Ceder el día libre a un compañero.
Asesorar a un compañero nuevo sobre las instalaciones del centro.
Explicar el funcionamiento del centro a un nuevo miembro de
personal.
Orientar a otro compañero para llegar a una habitación.
Explicar técnicas de trabajo a otro compañero.
Ayudar a un compañero para explicarle a un paciente un
diagnóstico.
97
CATEGORÍA
5. CONSUELO
VERBAL
6. CONFIRMACIÓN
Y VALORACIÓN
POSITIVA DEL
OTRO
7. ESCUCHA
PROFUNDA
8. EMPATÍA
9. SOLIDARIDAD
10. PRESENCIA
POSITIVAUNIDAD
98
ITEMS
Interesarse por el motivo de tristeza ajena.
Dar ánimos.
Consolar o animar a un compañero que está triste.
Ayudar a ver la parte positiva de cualquier acontecimiento.
Ofrecer tu ayuda siempre que alguien la necesite.
Agradecer el comportamiento de ayuda de los compañeros.
Reír los chistes o bromas de los compañeros.
Elogiar y reconocer los aspectos positivos de otro compañero.
Evitar que un compañero se infravalore a sí mismo.
Dar la bienvenida a los nuevos compañeros.
Agradecer a los demás el hecho de poder confiar en ellos.
Alabar la eficacia de las actuaciones de los demás.
Hablar siempre bien de los demás compañeros.
Dejar de lado la actividad que se está haciendo para escuchar a un
compañero.
Mirar a la persona que te está hablando.
Asentir con la cabeza.
Hacer preguntas sobre lo que te está contando.
Intentar explicar una experiencia personal parecida a la que un
compañero nos cuenta, pero de modo breve y volviendo, en
seguida, a la experiencia del compañero
Preocuparse por los problemas de los demás.
Interesarse por el estado de los familiares de los compañeros.
Escuchar a los demás compañeros.
Intentar entender la postura del otro poniéndose en su lugar.
Adaptar tus sentimientos a los sentimientos de los demás.
Apoyar las decisiones que toma tu compañero frente a un
problema, y en caso de que esta acción no fuera acertada, intentar
explicarle otra solución mejor evitando dejar mal, hablarle mal o
hacer que se sienta culpable ante la decisión tomada.
Interesarse por las conversaciones anteriores con los compañeros.
Preguntarle por aquello que una vez nos explicó.
Mostrarse voluntario para hacer compañía a un compañero que
esta solo.
Defender a un compañero que esté en situación de inferioridad.
Preocuparse y ofrecer ayuda cuando sepas que tu compañero está
pasando un momento crítico.
Colaborar en las actividades de trabajo.
Preguntar a los demás compañeros si necesita alguna cosa.
Compartir experiencias con los demás y procurar un ambiente
amigable.
Reunirse fuera del trabajo para tomar algo, cenar etc.
Intervenir si hay un malentendido entre dos compañeros.
Tener una disponibilidad que invite al otro compañero a pedir lo
que sea y cuando sea.
DESEABLE
FACTIBLE
APÉNDICE D
VERSIONES EN ITALIANO E INGLÉS
COMUNICACIÓN DE CALIDAD PROSOCIAL
99
Prosocialità: un modo sicuro di stabilire una relazione di fiducia con il paziente
Nonostante lo studio del comportamento prosociale trovi origine in quel ramo della
psicologia che si è occupata di studiare tutti i comportamenti dell’individuo orientati al
bene altrui, la medicina ha trovato interessante occuparsene perchè ne ha riconosciuto
le grandi potenzialità nell’aumentare sia la qualità della prestazione medica al paziente,
sia la possibilità di preservare la salute dello stesso medico.
Spesso le professioni sanitarie, così come le altre professioni dell’ambito sociale, vengono correlate al concetto di altruismo. Infatti, durante la formazione medica, l’altruismo è uno dei punti centrali del dovere etico. Il principio sostenuto è che il medico, con
la sua professione, si prende carico di una serie considerevole di doveri e devolve tutte
le sue complete energie ed attenzioni al paziente. Mentre il concetto di altruismo, posto in questi termini, può sembrare eroico, non sempre i dottori riescono ad applicarlo
nella pratica. Inoltre, l’altruismo non è un comportamento osservabile e diventa difficile
richiederlo o aspettarselo dai praticanti quando iniziano gli studi medici. Bishop, J. e
Rees, C. (2007) propongono di sostituire, durante il percorso di formazione dei medici, il
concetto d’altruismo con quello di comportamento prosociale che risulta più bilanciato,
applicabile, osservabile e misurabile. Il concetto di comportamento prosociale permette
inoltre al medico di trovare un equilibrio tra la cura di se stesso e quella dei loro pazienti.
Il comportamento prosociale può essere definito secondo quanto segue:
“quel comportamento che, senza una richiesta estrinseca o una compensazione materiale, favorisce altre persone o gruppi in base a delle regole da loro stabilite, o favorisce
obiettivi sociali oggettivamente positivi, incrementando la possibilità di generare una
positiva reciprocità caratterizzata dalla qualità e dalla solidarietà delle relazioni interpersonali o sociali, mentre salvaguarda l’identità, la creatività e l’iniziativa sviluppate dagli
individui e dai gruppi ” (Roche, 1995, p.16).
Da questa definizione è possibile comprendere come il comportamento prosociale
possa far parte di quelle azioni effettivamente benefiche per il paziente, nel modo in
cui egli desidera. Tale azione fortifica l’identità, la creatività, l’autonomia e l’iniziativa
sia del medico, sia del paziente. Un’azione non può essere considerata prosociale se,
per esempio, nonostante le buone intenzioni di chi la intraprende, il risultato per chi la
riceve si concretizza in un disservizio, una relazione dipendente a lungo termine o un
atto che può essere interpretato (dal ricevente) come una svalutazione
Per Roche, un ampio range dei comportamenti che compongono l’interazione umana
possono essere considerati comportamenti prosociali, al di là che questi richiedano un
aiuto fisico. L’autore identifica diverse categorie di azioni prosociali (Roche, 1995) tra
cui: aiuto fisico, servizi fisici, aiuto verbale, consolazione verbale, azioni come il dare
100
ed il condividere, rassicurazioni e valutazioni positive riguardo al ricevente, ascolto profondo, empatia, solidarietà, presenza positiva, utilità. Ogni categoria è operazionalmente definita. (Roche, 2009).
Per un approfondimento relative alle definizioni di queste 10 categorie si rimanda alla
bibliografia o al sito spagnolo www.prosocialidad.org.
Come applicare la Prosocialità?
Tutti noi mettiamo in atto o riceviamo delle azioni prosociali. Ci sono comportamenti
quotidiani che si verificano molto spesso in alcune pratiche professionali. Ad ogni modo,
essi hanno una matrice di natura spontanea, mentre la loro qualità e frequenza può essere ottimizzata e perfezionata. L’unico modo di raggiungere tale obiettivo è imparare
a comunicare in maniera prosociale. Comunicando in modo prosociale, i medici, non
soltanto riducono al minimo i fraintendimenti durante la trasmissione delle informazioni
ai pazienti, ma possono anche individuare lo stile comunicativo che essi usano nella loro
vita private e nelle relazioni.
L’impatto del nostro stile relazionale nel nostro contesto naturale
Senza dubbio, la comunicazione umana plasma la nostra personalità in modo significativo: può essere, e a volte lo è, allo stesso tempo terapeutica o distruttiva.. Al di là del
significato stretto del contenuto, a livello meta-comunicativo, la comunicazione è il veicolo dei desideri, delle aspirazioni, dei bisogni e della conferma degli altri. Ogni parola
detta dà significato a quella successive. Ogni dichiarazione ne suscita un’altra… e forse
altro ancora: ogni pensiero ne ispira un altro.
Noi crediamo che la comunicazione sia una variabile al servizio degli altri: come costruttore di autostima (allo stesso modo anche l’autostima costruisce e determina la
comunicazione), come veicolo d’espressione dell’affetto quando c’è coerenza tra l’espressione verbale e quella non verbale, come significativo mezzo per gestire le nostre
relazioni matrimoniali, familiari, amicali e professionali; ed in fine, come modo
di costruire le regole di questi sistemi.
Indubbiamente, lo stile comunicativo della persona impatta con tutti gli ambienti con
cui viene a contatto. I mediatori sociali e sanitari ravvisano che comunicare in “maniera
prosociale”, oltre che effettiva, può impattare e modificare anche l’ambiente che
ognuno condivide con la famiglia, il partner, gli amici, i pazienti ed i colleghi.
Infatti, ottimizzando il comportamento prosociale dei dottori, del personale infermieristico, degli psicologi, degli assistenti sociali, ecc… si fa una differenza sostanziale, che
non riguarda esclusivamente il senso.
101
Supponendo di applicare questi principi alla lezione data da un medico o un infermiere
rispetto alle salutari abitudini delle persone anziane. Una buona lezione non sarà condotta da chi “parla meglio”, “con un linguaggio più elegante” o “più fluido”, ma da
chi saprà utilizzare meglio le proprie competenze comunicative e sociali per suscitare
l’interesse dell’ascoltatore per quell’argomento. Il successo di una conversazione non
sono dati dalla qualità delle parole e dal rispetto dei tempi di consegna, ma dall’effetto
che questa ha sull’ascoltatore.
Se l’oratore è concentrato eccessivamente su aspetti quali se stesso, evitare errori, desiderio (legittimo) di fare bene, convincere il pubblico del suo messaggio, persuadere
ad un cambiamento il pubblico, dimostrarsi esperto della materia trattata, anche se
competente in maniera e capace di un linguaggio più che corretto, egli non riuscirà ad
arrivare all’ascoltatore.
Inoltre, se un discorso o una presentazione orale viene progettata e presentata tenendo
conto delle caratteristiche del pubblico e delle circostanze, allora i concetti arriveranno
più facilmente, saranno più comprensibili, apriranno nuovi punti di vista e riusciranno a
trasmettere nuovi contenuti.
Per ottenere quest’effetto, l’oratore non dovrà limitarsi a “parlare”, ma dovrà osservare
il proprio contesto, ascoltare il pubblico, dimostrarsi interessato ai suoi problemi, proporre strumenti utili al riguardo, utilizzare le strategie adeguate per tipologie di pubblico
diverse, gestire il tempo in modo che sia costruttivo per chi ascolta, chiedere di fare
domande e richiedere feed-back.
Parlando ad un grande numero di persone, l’oratore dovrebbe strutturare il discorso in
base alla prospettiva di quelle persone. Se si tratta di un discorso, e non di un dialogo,
l’oratore dovrebbe imparare ad ascoltare attivamente, il che significa porre attenzione
ai commenti o alle questioni poste dal pubblico e rispondere alle domande solo quando
ne ha compreso a pieno il significato. Ascoltare attivamente trasmette accoglienza, rispetto, e stima verso chi ascolta come interlocutore con il diritto di parlare, che egli sia
un bambino, un adulto, un lavoratore o un intellettuale. Ascoltare attivamente implica
la capacità di conoscere le proprie idée pre-concette, le esperienze, la cultura o i propri
pregiudizi per accogliere il pubblico apertamente, nelle sue incertezze e nei suoi punti
di vista, anche se differenti da quelli dell’oratore.
I buoni oratori sono attenti al contesto in cui stanno parlando, hanno rispetto per ogni
domanda e quando rispondono, non ignorano o svalutano la domanda e la persona
che l’ha posta. Gli ascoltatori che si sentono riconosciuti, rispettati ed accolti da chi
parla potranno schiudere le loro menti non soltanto all’argomento discusso ma anche
all’oratore (anche se non sono d’accordo con le sue idee).
Naturalmente, l’analisi precedente relativa alle presentazioni e agli interventi orali può
essere applicata anche alle varie interazioni tra il medico ed il paziente. (p.e. la spiega102
zione di un trattamento, il suggerimento di un cambiamento di dieta, il raccomandare
esercizio fisico) e tra colleghi ( presentare un progetto ad un equipe di lavoro, esporre
un complicato punto di vista ad un superiore).
Il Modello della Comunicazione Prosociale per le relazioni interpersonali può essere applicato anche alla comunicazione scritta, come nel caso delle e-mail, e può essere usata
per comunicare brutte notizie o critiche.
Tornando alla nostra definizione di prosocialità, è possibile affermare che la comunicazione genera reciprocità positive nelle relazioni sociali ed interpersonali,
accresce l’identità, la creatività, e l’iniziativa degli individui o dei gruppi coinvolti nell’interazione. Infatti, il punto non è “informare” (inviare un messaggio) ma
raggiungere una comprensione (sui punti di accordo e su quelli di disaccordo).
Stabilire una comunicazione positiva e di qualità, richiede capacità di ascolto e di osservazione del contesto in cui essa avviene. Ogni comunicazione è un atto complesso
quanto unico.
Cosa viene detto (il contenuto, o “messaggio”) e come viene detto (p.e., le tecniche
di comunicazione, i metodi verbali e non verbali, la lunghezza del messaggio, il tono
di voce, lo stato d’animo, ecc..) dipendono da chi parla (il primario, l’infermiera, il
farmacista, il paziente, il familiare, qualcuno credibile, qualcuno a cui l’ascoltatore non
crede, qualcuno che detiene il potere, ecc…) a chi si parla (amici, conoscenti, colleghi,
parenti, pazienti, media, sindacati, studenti della scuola superiore, lavoratori, specialisti,
ecc..), dove lo scambio comunicativo ha luogo (in quale continente, nazione, città,
organizzazione, sala conferenze, teatro, strada, clinica, sala del pronto soccorso, sala
d’aspetto, corridoio,ecc…) e quando o in che situazione ha luogo (in quale stagione,
anno, a che ora, con una temperatura alta o bassa, prima/dopo un evento importante,
dopo un problema degno di nota, in quali condizioni di salute, in quali condizioni di
vita, ecc…)
Per questo è impossibile stabilire una ricetta che permetta di assicurare “come comunicare efficacemente” con il paziente. Non esistono ricette perché la moltitudine di
fattori coinvolti, come la cultura, l’identità, il tipo di relazione tra i partecipanti possono
determinare il fallimento o il successo della comunicazione..
La comunicazione prosociale ha l’obiettivo di stabilire relazioni autentiche con le altre
persone e ciò non avviene automaticamente. Questo comporta lo sforzo di far incontrare l’ ”io” con il “tu”, di sviluppare una comprensione reciproca che faccia da fondamento alla possibilità di prendere le migliori decisioni in particolari situazioni.
Avviare una comunicazione di qualità potrebbe indubbiamente comportare un costo
per la persona che l’avvia, perché il ricevitore non avrà sempre una disposizione ideale.
Nonostante il costo, però, è stato dimostrato che la comunicazione di qualità ha molte103
plici effetti positivi.. Proprio come la violenza, sfortunatamente, opera sulle leggi mantenendole sempre in vigore— perpetrazione, reciprocità, imitazione e violenza genera
violenza (Lederach, 2000, p.88)— anche la prosocialità può contare su perpetrazione,
reciprocità, imitazione e generare conseguentemente prosocialità, specialmente nelle
persone che ne traggono dei benefici.
Come previsto dalla LIPA, anche noi raccomandiamo di non usare immediatamente il
nostro modello di comunicazione all’ambito professionale. Fare questo potrebbe risultare scoraggiante, perché l’ambiente professionale è complesso e prevede una grande
quantità di variabili. Il nostro metodo può cominciare ad essere applicato per cercare di
ottimizzare lo stile comunicativo in alcune aree dell’ambito familiare, come la relazione
con il partner, gli amici, la famiglia. Poi, quando ne avremo sperimentato i benefici, potremmo, se lo desideriamo, fare il “salto” qualitativo nella vita professionale. Dobbiamo
anche ricordare che questo non significa non poter applicare gli strumenti di autovalutazione, incluso il nostro kit, direttamente nel campo della salute. Crediamo che il kit
possa rinforzare la formazione ed aiutare a costruire particolari capacità nel campo della
comunicazione per i mediatori sociali e sanitari.
Gli aspetti pedagogici ed educazionali delle relazioni d’aiuto
Sebbene vi siano sostanziali differenze tra il lavoro di mediatore sociale e sanitario e
quello dell’insegnante, vi sono anche delle componenti abbastanza simili. Il nostro
obiettivo è quello di proporre degli elementi certi che caratterizzano la comunicazione
prosociale quando essa avviene in una relazione di netta asimmetria tra le due parti. La
stessa asimmetria che è possibile osservare nella relazione tra il medico e il suo paziente
è, infatti, molto simile a quella che si verifica tra l’insegnante e l’allievo. Una visita dal
dottore coinvolge innanzitutto, il dottore ed il paziente e le caratteristiche di questo
incontro sono uniche perchè dipendono dal comportamento e dagli atteggiamenti delle
due parti coinvolte. Per il fatto che la cura della salute è una pratica pedagogica, è possibile affermare che la relazione medico-paziente è pedagogica fin dall’inizio.
L’incontro tra il medico ed il paziente implica un processo di educazione alla prevenzione in cui ogni comunicazione si basa principalmente su strumenti educazionali. Entrambi gli interlocutori (medico-paziente) hanno un ruolo attivo nella comunicazione,
sono focalizzati sui medesimi obiettivi, che riguardano scambiare ed ottenere informazioni di tipo clinico (p.e. l’esplorazione medica dei sintomi, l’esposizione del paziente
rispetto ai sintomi fisici o psichici, l’esposizione di manovre preventive, come eseguire il
trattamento, ecc…).
Incontri di prosocializzazione della salute utilizzando la comunicazione prosociale.
Nel contesto di un incontro educazionale, che esso avvenga in ambito scolastico o
sanitario, la comunicazione prosociale permette di fondare relazioni basate sull’apprezzamento reciproco e sul benessere di tutti i partecipanti coinvolti. Durante gli incontri di
104
questo tipo, la comunicazione dovrebbe essere guidata dalle tecniche di prosocializzazione, ovvero “dall’atto di declinare nella pratica gli atti prosociali che hanno l’obiettivo
di aiutare l’altro, soddisfarne i bisogni e gli interessi, promuovere le comunicazioni e
le interazioni autentiche, proteggere la dignità di ogni persona coinvolta nel gruppo”
(Juarez, 2008a, p.15).
A nostro giudizio, i fattori del Modello della Comunicazione Prosociale (PC) forniscono
elementi importanti per l’analisi della relazione medica sotto il punto di vista della comunicazione orale o scritta e del dialogo (quando si tratta ad esempio di dare prescrizioni).
Tutto questo sempre tenendo presente un contesto che prevede la partecipazione di
due persone che hanno pari dignità ma diverse posizioni di potere, informazioni, conoscenze, esperienze e competenze. Praticare il Modello della PC, richiede la pratica
della stima reciproca orientate al benessere, all’identità, all’indipendenza, alla creatività
attraverso un dialogo appropriato che coinvolge tutti I partecipanti.
Pensiamo sia utile a questo punto, fare una breve digressione rispetto ai concetti di
orizzontalità e simmetria nell’incontro prosociale tra medico e paziente.
Riflettendo sul concetto di orizzontalità, Roche (Juárez, 2008b) suggerisce, all’interno di
una relazione in cui le posizioni di potere sono diverse, che sia la persona che detiene
il maggior potere ad introdurre per prima comportamenti prosociali. Se invece, le posizioni di potere sono alla pari, ognuno può prendere l’iniziativa prosociale.
Nelle relazioni in cui il potere è asimmetrico, le persone che detengono il potere sono
anche portatrici di grandi responsabilità, per questo devono “essere le prime a mettere
in atto la prosocialità, a cedere potere e risorse, a condividere…” (Juárez, 2008b).
L’autore ritiene che siano le persone di maggior potere, quelle che hanno la possibilità di
incrementare la prosocialità nel regno personale, umano ed umanistico. Questa persona
dovrebbe basarsi sugli elementi positivi già esistenti anche se scarsi, valutarli, identificarli come risorse, ed esprimere nuovi elementi in modo da determinare la crescita di
una comunicazione di qualità, arricchita da uno scambio prosociale e positivo.
Proviamo ora ad applicare questo concetto alla relazione pedagogica tra medico e paziente: il clinico, che detiene il potere, può modificarlo o ridurlo, promuovendone un’attenuazione ed una orizzontalizzazione della relazione; senza ledere la sua autorità, il
clinico fornisce la propria esperienza
Concludendo, presentiamo un contributo preliminare di una nostra ricerca ancora in
svolgimento (Juarez, 2009): abbiamo creato una lista di azioni comunicative osservabili,
misurabili e quantificabili che, in un campione di pazienti argentini, sono indicatori di
difficoltà ad instaurare una relazione prosociale ed una comunicazione soddisfacente
con il proprio medico curante. Come è possibile notare, ci sono interessanti parallelismi
con alcuni indicatori che ritroviamo anche nella relazione tra insegnante ed allievo.
105
Medici che
affermano la
dignità del
paziente
Pazienti che
chiedono
Pazienti che
parafrasano
Pazienti grati
I pazienti sentono che la loro dignità è affermata? Ci possono essere molte risposte
a questa domanda in quanto le persone sono varie ed ognuna ha una storia unica e
le proprie esigenze. Tuttavia, è possibile riscontrare degli elementi comuni. I pazienti
avvertiranno di essere presi in considerazione insieme alle proprie esigenze, o ascoltati,
se il loro medico mostra interesse per loro in uno dei seguenti modi: il medico identifica il paziente come il suo paziente, lo chiama per nome, ricorda la sua storia clinica
e l’attuale quadro clinico, il paziente percepisce serietà nella diagnosi del medico, il
medico prescrive analisi cliniche per capire più a fondo il problema nel caso il paziente
abbia dubbi, ed il medico prescrive una appropriata terapia. Quindi, si riferisce a tutto
ciò che riguarda la salute o l’integrità del paziente, che vada oltre gli obblighi professionali del medico.
Un indicatore di comportamento prosociale di comunicazione può essere quando il
paziente si sente a proprio agio a tal punto da poter esprimere i propri dubbi. I pazienti
che non fanno domande potrebbero mandare segnali contrastanti: forse capiscono
tutto oppure non capiscono nulla ed hanno paura o vergogna di chiedere chiarimenti.
Il paziente ha imparato qualcosa di nuovo ed è in grado di ripeterlo a parole proprie. Se
il paziente può parafrasare oppure citare spiegazioni o raccomandazioni del medico,
o ancora, sa parlare dei comportamenti appresi dal medico, vuol dire che il rapporto
medico paziente è stato soddisfacente e che il medico è riuscito a comunicare il suo
messaggio nel modo giusto.
Indicatori di una comunicazione prosociale potrebbero essere la gratitudine da parte
del paziente verso il medico, oppure la scelta di quel particolare medico per problemi
di salute o ancora raccomandando quel medico ad altri.
Empatia e la comunicazione prosociale
Gli indicatori di uno stile prosociale di comunicazione nel rapporto medico-paziente
possono essere applicati al rapporto professionale di qualsiasi mediatore della salute
che lavora con gli anziani, sia che si tratti di un medico, infermiere, assistente sociale,
farmacista, terapeuta, ecc. Per poter costruire un rapporto di fiducia, quei professionisti
che lavorano nella dinamica di aiutare gli altri devono avere una grande capacità di
empatia, che va di pari passo con il comportamento prosociale. (Stiff, J., Price Dillard, J.,
Somera, L., Kim, H., & Sleight, 1988)
Ma quali competenze deve avere un professionista nell’ambito della salute per poter
agire bene, rafforzare la propria carriera e crescere con il tempo?
Questa domanda è stata fonte di motivazione per Spencer & Spencer (1993) quando
si è reso conto che la conoscenza della formazione dei professionisti non sempre corrisponde agli strumenti necessari a risolvere conflitti di vita reale.
Egli ha creato un metodo che è applicato dal 1991 in 24 paesi, in più di 100 studi (interviste ai campioni dei professionisti) per identificare la competenze necessarie ad un
lavoro di successo, ed ha fornito un metodo in un testo che si chiama “Competenze al
lavoro. Modelli per una performance superiore” le competenze dell’empatia e l’abilità di
stabilire credibilità, fiducia ed essere giudicati positivamente dai pazienti, sono cruciali.
106
Nel caso dell’empatia (l’abilità a comprendere il punto di vista del paziente) è stata creata una scala da un minimo di 1 ad un massimo di 5 per indicare il livello di empatia che
un medico o infermiere esprime verso il paziente. Secondo questo studio, l’efficacia del
servizio e l’impatto generale del medico sono limitati dalla profondità ed accuratezza
della comprensione interpersonale del medico.
In questa sezione non analizzeremo lo studio di Spencer, nonostante se ne riconosca la
validità come complemento agli indicatori proposti da Juarez, per presentare lo schema
sviluppato da Spencer & Spencer con i possibili gradi per comprendere un paziente.
La lista si basa su interviste condotte con un campione di medici e mediatori sanitari e
sociali. Il livello massimo di comprensione è 5 e quello più basso 1, quello meno auspicabile in termini di successo del servizio.
Scala comprensione interpersonale (Spencer & Spencer, 1993, p.39)
COMPRENSIONE PROFONDA DEGLI ALTRI
-1 Mancanza di comprensione. Fraintende o è sorpreso dai sentimenti o azioni altrui;
vede gli altri principalmente in termini di stereotipi razziali, culturali e di genere.
0 Nulla. Non mostra nessuna esplicita consapevolezza degli altri, ma neanche fraintende. Questo livello solitamente si combina con la persuasione diretta.
1 Comprende il contenuto o le emozioni. Comprende le emozioni attuali oppure il
contenuto esplicito, ma non insieme.
2 Comprende sia i contenuti che le emozioni. Comprende sia le emozioni attuali che
i contenuti espliciti.
3 Comprende il significato. Comprende I pensieri o le preoccupazioni ed emozioni;
spinge gli altri ad agire in modo volontario.
4 Comprende tematiche nascoste. Comprende problemi nascosti: il motivo di alcuni
sentimenti, comportamenti o preoccupazioni; oppure presenta un punto di vista
equilibrato dei punti di forza o delle debolezze di qualcuno.
5 Comprende tematiche nascoste e complesse. Comprende cause complesse di problemi o comportamenti.
107
Il modello di comunicazione prosociale
Nel kit per i mediatori, nonché nel manuale, parleremo di un test di autovalutazione. In
modo da poter comprendere meglio il test, presentiamo qui di seguito i 17 fattori del
modello di comunicazione prosociale, spiegati individualmente. E’ allegato al kit con
lo scopo di renderlo più facile da capire, risolvere qualsiasi ambiguità e rispondere a
domande che potrebbero essere fatte quando i mediatori o operatori sanitari eseguono
il test.
E’ importante ricordare che questo test auto-diagnostico dovrebbe rimanere anonimo.
Alle persone non dovrebbe mai essere chiesto di condividere le proprie debolezze con
gli altri e tanto meno scrivere il loro nome sul test. E’ importante rispettare l’anonimità
e promuovere la comunicazione in cui le persone condividono ciò che sentono veramente, le loro debolezze e i loro punti di forza con qualcuno con cui si sentono a loro
agio. Questi scambi avvengono con molta probabilità in una conversazione a due, in cui
è possibile scambiare ed esprimere informazioni personali. Ciò potrebbe avvenire in un
luogo gradevole quale un giardino. Un secondo test può essere eseguito con un altro
partner, in modo da lasciare a tutti la possibilità di esprimere e ricevere un feedback sul
proprio stile comunicativo almeno due volte, da due diversi ascoltatori.
Ecco la sintesi del modello.
1. Sono sempre disponibile?
La mia disponibilità come ricevente significa avere un atteggiamento positivo quando la
gente mi parla o si rivolge a me. Talvolta ciò richiede uno sforzo, nell’interrompere ciò
che stavo facendo ed adattarmi alla persona che mi sta parlando. Per decidere se sono
una persona che sa ascoltare, mi devo chiedere:
Interrompo brevemente le mie attività per rivolgermi positivamente alla persona
che sta parlando con me? Sono disponibile? Dimostro la mia disponibilità ai pazienti, sia verbalmente che non verbalmente?
2. Sono un comunicatore opportuno?
E’ possibile evitare molti equivoci trovando il momento giusto per parlare con l’altra
persona. Forse in una situazione dopo una giornata stressante di lavoro, il riprendere
qualcuno perché ha fatto una confusione, molto probabilmente innescherà una discussione accesa. Nei team di lavoro, equivoci, discussioni o tensioni tra colleghi sono comuni durante periodi di lungo lavoro. I conflitti con le famiglie dei pazienti si verificano
più frequentemente quando si è stanchi, sovraffaticati o stressati.
Prima di parlare con le persone, mi assicuro che abbiano tempo? Mi assicuro che il loro
stato d’animo è quello giusto per affrontare un argomento serio? Scelgo il momento ed
108
il luogo giusto per iniziare una conversazione? Prima di dare una diagnosi, una terapia o
semplicemente informazioni, mi assicuro che le circostanze emotive, spaziali e temporali
siano giuste sia per il paziente che per me?
3. “Svuotarsi ” prima di essere completamente ricettivo
Per permettere agli altri di trovarci al 100% ricettivi, dobbiamo attivamente svuotarci.
Ciò può essere molto difficile, ma non impossibile. Svuotarsi non significa eliminare o
dimenticare in modo permanente i propri problemi o opinioni; anzi, è un esercizio di
breve durata che consiste nel mettere da parte le proprie interpretazioni, i propri pregiudizi o problemi in modo da non permettere che influenzino la capacità di capire ciò
che un’altra persona sta dicendo.
Le persone che parlano con me sentono di avere la mia completa attenzione? Vedono che io sono completamente interessato a ciò che stanno dicendo? Sono in
grado di svuotarmi in modo da dedicarmi completamente alla mia conversazione?
4. Vivo a pieno il momento attuale?
Ognuno di noi dovrebbe sapere come vivere a pieno ed intensamente il momento presente. Secondo Roche, le persone ancorate nel passato o troppo attente al futuro non
vivono, ma “sono vissute”. Ad esempio, in un rapporto, il principio implica considerare
l’importanza del noi “adesso”. Ciò che abbiamo fatto nel passato, quello che faremo
nel futuro, o quello che smettiamo di fare, non può e non deve interferire con la nostra
presente interazione. Questo è un atteggiamento sano per poter costruire un rapporto
autentico con chiunque, non importa se si tratta di rapporti d’amore o con i propri figli.
Ad esempio, nel campo sanitario è essenziale vedere i pazienti in quanto vivono nel presente, mettendo da parte il peso mentale (talvolta enorme) di tutte le cose che devono
essere fatte in un secondo momento, oppure il largo numero di pazienti che devono
ancora essere visitati.
Ho pregiudizi verso l’altra persona a causa di una passata esperienza?Quando discutiamo un argomento complicato, parlo di “ieri” e di “domani” per parlare di
“ora”? Mi concentro al 100% sul momento con ogni paziente senza farmi distrarre
da problemi passati o futuri?
5. Mi considero una persona empática?
E’ stato scritto e letto molto sull’empatia, ma probabilmente la persona migliore che può
giudicare ciò è quella con la quale sto parlando. L’empatia implica una abilità speciale
a vedere le cose dalla prospettiva di altre persone, e persino sentire le loro emozioni.
Molte persone si considerano fortemente empatiche, ma chiedendo al loro partner, ai
loro figli o amici, si potrebbe avere qualche sorpresa.
109
L’empatia è un qualcosa che si può imparare, se si sviluppa l’abitudine di dare un feedback
agli altri (tutto ok? C’è qualcosa che non va?) ad esempio, esercitandosi a salutare, un
importante momento in un rapporto o nella nostra comunicazione non verbale (Roche,
2006). L’empatia può essere considerata tale solo se l’altro la nota. Così, si possono aggiungere due nuovi concetti di empatia: reciprocità ed unità, che implicano una risposta
positiva nell’altra persona per essersi sentita capita ed accettata in modo incondizionato.
Queste tre parole – empatia, reciprocità ed unità – costituiscono un concetto unico, definendo cosa è un rapporto quando è pro socialmente soddisfacente. L’io è empatico perché
si sente responsabile nella costruzione del rapporto con un’altra persona, non solo per
capire la persona ma anche per valutare, ascoltare e se necessario, rendere la persona più
forte (costruire la fiducia della persona, le sue idee ed interessi chiunque essa sia).
E’ necessario investire molto più tempo non solo verso la comprensione di ciò che le persone dicono o pensano ma nel dimostrare interesse verso i loro interessi (anche se dovessero essere diversi dai nostri). Invece di approfittare delle loro debolezze, diventiamo
interessati, diamo all’altro l’opportunità di organizzare i loro pensieri, per descrivere ciò che
li disturba oppure per descrivere i loro reali interessi; in questo modo possono ricostruire le
loro idee fin quando non gli siano chiare anche a loro ( nel caso non lo fossero già).
Sono indifferente nel vedere se coloro che mi ascoltano siano turbati ?Le mie
espressioni facciali comunicano interesse verso chi parla? Tendo a dare segnali
verbali o non verbali per sottolineare la mia piena attenzione? Solitamente
chiedo una sorta di feedback dagli altri per misurare il modo in cui percepiscono la mia empatia? Lo considero un impegno quello di capire il punto di
vista degli altri? Cerco di dare sicurezza, facilitare l’organizzazione dei pensieri
dell’altro quando questo è un po’ confuso o nervoso? Sono in grado di mettermi
nei panni dei miei pazienti?Mi sforzo di capire il loro punto di vista? Do un
feedback parafrasando ciò che mi hanno detto?
6. Mi sforzo per preservare la dignità di coloro che mi ascoltano?
Quando parliamo con qualcuno, il parlare e l’ascoltare sono due comportamenti importanti, ma altrettanto importante è dimostrare che noi lo stiamo prendendo seriamente.
L’altro dovrebbe avvertire il valore che io gli do, nell’apprezzare la sua presenza e nel
mostrare interesse, rispetto ed attenzione. La conferma di tutto ciò può avvenire attraverso le parole, ma in linea di massima avviene attraverso le espressioni facciali, postura,
gesti ed altri segnali.
Quando qualcuno mi da una buona notizia, sorrido per comunicare l’approvazione di tale informazione? Faccio solitamente domande per incoraggiare
l’altro a parlare e a fargli sentire che mi interessano le loro parole? Dimostro
ai miei amici, colleghi, studenti o partner che per me la loro presenza è importante? Confermo ciò chiamandoli per nome, facendo loro domande personali
110
ed accettando le loro emozioni, siano esse negative o positive? Evito di dare per
scontato, di ridurre all’ovvio o sminuire l’importanza di quanto mi viene detto?
7. Solitamente classifico la gente con cui parlo?
E’ stato dimostrato che il miglior modo per promuovere una nuova abilità in una persona è quella di credere e confidare nel suo potenziale. Questo è vero persino per gli
adulti. Si consiglia alle coppie, ai team di lavoro o alle persone che interagiscono su
base giornaliera – relazioni che presentano un’alta probabilità di “usura” – di esercitarsi
a guardare la persona con nuovi occhi ogni giorno. In altre parole, dovremmo smetterla
di lamentarci; “perché non ti comporti più come quando ci siamo conosciuti? Perché
non ti comporti come voglio io? Se fossi in te agirei diversamente.” Invece dovremmo
riconoscere gli sforzi dell’altro, anche se piccoli, o nascosti da elementi negativi. Naturalmente, è necessario tenere un equilibrio appropriato: il punto è di non inondare
l’altro di elogi ogni cinque minuti, in quanto questo potrebbe essere controproducente,
ed essere interpretato come ironico e minare la sua autostima.
Riconosco ed apprezzo gli sforzi dell’altro?L’altro si accorge delle mia valutazione
positiva?Valuto positivamente il lavoro dei miei colleghi anche quando altre persone sono presenti?Esprimo ammirazione per colleghi più brillanti anche se non
sono amici? Con i miei pazienti, valuto mai positivamente alcuni comportamenti o
parole?Mi congratulo dei loro sforzi o progressi?
8. Ascolto con attenzione?
Il saper ascoltare è sicuramente l’aspetto più difficile della comunicazione. L’ascolto implica un grande sforzo, richiede la comprensione di un messaggio evitando distrazioni.
Non è possibile tenere sotto controllo il corso della conversazione, ma anzi è colui che
parla che gestisce il tempo e le pause. A tutti piace parlare con qualcuno che sappiamo,
sa ascoltare: qualcuno che aspetta che io finisca prima di parlare e che non interrompe.
Per sviluppare questa abitudine, la gente deve cominciare a dedicarsi completamente
all’ascolto, rimanendo completamente ricettivi fin quando colui che parla non finisce.
Quando ascolto qualcuno, creo un contatto con gli occhi? Oppure, vado per i fatti
miei mentre l’altro parla? Tendo a riaffermare quanto mi è stato detto, verbalmente o attraverso i gesti?Mi sforzo, verbalmente o non verbalmente di far sapere al mio paziente che lo sto ascoltando con attenzione?
9. “Emissione“ di qualità
Dobbiamo stare attenti non solo per le parole che usiamo, ma del modo in cui le usiamo.
Un messaggio inappropriato può causare un grande problema. La qualità implica, tra
le altre cose, un tono di voce ed intensità che siano appropriati per colui che ascolta.
Se per l’altro io sto gridando, anche se io non me ne rendo conto, ciò è probabile che
111
abbia un impatto sulla nostra conversazione. Per questo è importante che io controlli
la mia appropriatezza (dico le cose al momento giusto?) la velocità con la quale parlo
(quando parlo velocemente, mi assicuro che l’altro mi stia seguendo?) e naturalmente,
le stesse caratteristiche che costituiscono la qualità dell’ascolto quali segnali non verbali,
commenti appropriati alla conversazione, ecc.
Comunico ai miei pazienti in modo chiaro e considero le caratteristiche della sua
personalità, cultura ed età?
10. Accettare il negativo
Accettare il negativo non significa solo essere aperti alle critiche, ma riconoscere ciò che
ci disturba ed interferisce con la mia comunicazione con l’altro. Accettare il negativo
significa accettare ciò che disturba e riconoscerlo; non nasconderlo, evitando di dare un
tipo di significato personale o interno.
Secondo Roche, negativo è l’assenza del positivo. In questo modo se osserviamo una
mancanza di positivo in alcuni aspetti della comunicazione, questa è la nostra opportunità di migliorare. La mancanza di comprensione, ad esempio, suggerisce la necessità di
capire. Mettere tutto ciò in pratica richiede sforzo e volontà notevoli.
Sono in grado di accettare elementi negativi nell’altro in modo che questi non
interferiscano con la nostra comunicazione? Accetto le negatività che l’altro vede
in me senza che interferiscano nella comunicazione? Sono in grado di superare
quello stato d’animo negativo causato dai miei problemi in modo da non interferire nella comunicazione? Accetto le negatività che il paziente potrebbe vedere in
me nonché le negatività che io potrei vedere nel paziente?
11. Risolvere Conflitti positivamente
Il risolvere conflitti positivamente implica innanzitutto eliminare la violenza dal conflitto
ed accettarlo come un qualcosa di normale che si verifica quando persone diverse occupano uno stesso spazio. Il conflitto non è violenza. Riconoscere i conflitti significa anche
riuscire a controllare ogni conflitto secondo la propria natura: il modo ottimale per
risolvere una differenza di opinioni che riguarda un fatto concreto (qualcosa che è successo), dove può essere sufficiente lo scambio di alcune battute verbali, è molto diverso
dal modo in cui noi risolviamo le differenze che riguardano gli interessi personali, specialmente quando queste sono incompatibili (o non autentiche). Conseguentemente
occorre considerare soluzioni diverse che tengano conto dei diversi periodi della vita e
delle diverse situazioni in cui ci si trova, così come va considerata anche la possibilità che
tutto questo non sia sufficiente a far cambiare punto di vista all’altro.
Riguardo alle differenze che coinvolte nei problemi che possono capitare nella relazione
tra due persone, a prescindere dal contenuto di ciò che viene detto, il conflitto non si
potrà risolvere se prima non si raggiunge un’armonia all’interno della relazione.
112
Quando mi trovo in conflitto con un paziente, un familiare, un collega o un
superiore; prima discuto i diversi punti di vista o soluzioni, identifico il tipo di
conflitto. A questo punto come posso costruire la migliore strategia per mantenere la comunicazione? Se tiro fuori i miei pregiudizi ed i miei stereotipi al mio
avversario, come posso garantirgli rispetto e dignità? Sono in grado di affrontare un conflonto a tre, con un mediatore tra me e l’avversario, se capisco che
uno dei due non è in quel momento pronto a stabilire un dialogo rispettoso e
libero da svalutazioni verbali e non verbali? Posso provare a risolvere i conflitti
nella relazione con il paziente in modo costruttivo ed arricchente per entrambi?
12. Prendere una dicisone condivisa
Non tutte le decisioni sfociano necessariamente in un conflitto. Tuttavia le persone pur
essendo più o meno d’accordo su un argomento trovano difficile prendere una decisone. In ambito decisionale, il contesto non è definito passivamente o spontaneamente
ma è piuttosto costruito e disegnato e noi miriamo a costruire uno spazio appropriato
e favorevole per il problema che vogliamo risolvere. Interagire in modo prosociale favorisce la presa di decisione in un gruppo valutando ogni idea, riconoscendo le opinioni
di minoranza e includendo l’intero gruppo nel processo decisionale. La sfida è costruire
una partecipazione all’azione in modo orizzontale ed utilizzzare in gruppo tutti i fattori
del modello.
Prima di discutere un argomento complesso con un paziente, un familiare, un
collega di lavoro, mi sforzo di concordare regole chiare di interazione: chi parla
per primo, se è accettabile o meno interrompere, chi ottiene l’ultima parola?
Cerco di organizzare lo scambio di comunicazioni a priori: stabilire quali argomenti saranno discussi e che cosa sarà lasciato fuori? Utilizzo in modo prioritario, il più presto possibile, modalità comprensibili, efficienti e appropriate per
il contesto e la natura del problema, in modo da promuove la decisione condivisa? Condivido il processo decisionale con il paziente, per quanto possibile, in
modo che il paziente si senta compreso?
13. Informazione sufficiente, pertinente, rilevante, rappresentativa, frequente e
non eccessiva
Una parola detta bene vale più di un discorso. Questo è vero per tutti i tipi di comunicazione. Con le persone con cui condividiamo uno spazio comune, al lavoro o in famiglia,
possiamo vedere tale principio quotidianamente: dire le cose senza andare fuori contesto, parlare, ma né più né eccessivamente meno di quanto previsto per l’altro. È una
competenza difficile, ma può essere appresa.
Scelgo la qualità ed il tipo d’informazioni che è più appropriato per ogni paziente
considerando le sue caratteristiche personali e le circostanze?
113
14. Apertura alle emozioni positive e negative rivelandole in modo assertivo
Questo è uno dei più importanti aspetti della qualità della comunicazione dato che i
fattori relazionali ed emotivi più che i contenuti, rendono la comunicazione più “personale”, “privata” ed “esclusiva”. “Apertura” alla persona in modo contestualmente
appropriato porta lui o lei a capire ciò che io penso, sento o voglio. Naturalmente, dovremmo essere selettivi nel comunicare le emozioni positive e negative al fine di farlo
per apportare benefici.
Cosa pensano le persone che io mi aspetti da loro?Comunico frequentemente le
mie emozioni positive? Rivelo le mie lamentele in modo accurato? Sono capace
di evitare rimproveri spontanei?Esprimo le mie emozioni (Preoccupazioni, dubbi,
gioia) e le aspettative nei confronti dei mie pazienti?
15. Controllo della comunicazione
Noi dobbiamo controllare la comunicazione prima che la comunicazione controlli noi.
Dovremmo mantenere un insieme di regole appropriate ai bisogni e all’identità di tutte le
parti coinvolte così che gli obiettivi desiderati possano essere raggiunti ogni volta che sono
discusse importanti questioni. Le regole nella comunicazione sono utili soprattutto per la
gestione di temi complessi su cui le persone sono in disaccordo. Su una questione diversa,
ognuno di noi ha un modo di cedere e capire il mondo. La stessa parola può significare
cose diverse per persone diverse. Confrontare i significati è una pratica utile, specialmente
per le parole comunemente fraintese. Quindi, dovremmo essere in grado di:
Chiedere quando non capiamo, chiedere se abbiamo capito bene, anticipare le
brutte notizie in modo che il ricevente sia in grado di prepararsi in modo adeguato, o di fronte a una questione controversa, chiederci, che cosa ho capito?
Che cosa volevi dire? Questa parola significa la stessa cosa per entrambi? Cerco di
fare in modo che la mia comunicazione con il paziente sia del tutto efficiente e
soddisfacente? Chiedo ai miei pazienti se hanno capito le mie domande o le mie
indicazioni? Faccio in modo che i miei pazienti capiscano una parola tecnica che
ho usato?
16. Rendere chiare, in maniera prosociali, le regole strutturali del sistema e le
regole di base della conversazione
Le regole sono “come i cicli di interazione che si ripetono” (Roche, 2006, p.149). Molte
volte non ci accorgiamo che esistono le regole fino a quando qualcuno interrompe l’altro.
Per esempio, a casa, se un visitatore viene a mangiare e si siede sulla sedia dove la madre
si siede di solito, nessuno dice nulla, ma il bambino più piccolo si arrabbia e chiede al visitatore di sedersi da qualche altra parte, per la regola familiare che è la sedia di mamma.
Roche ha identificato categorie di regole di interazione: normative (regole che control114
lano aspetti di comportamenti individuali per esempio non è permesso fumare all’interno degli ospedali) e di interazione (regole che controllano la comunicazione o il comportamento di due o più persone durante un’interazione per esempio nella sala d’attesa
del medico non si urla ma si parla a bassa voce). Insieme a queste categorie di regole,
l’autore ha distinto regole che sono esplicite (quelle di cui noi siamo consapevoli e di
cui discutiamo apertamente), quelle che sono fatte esplicite (Esse erano implicite fino
a che qualcuno le ha identificate nell’interazione con l’altro accettandole) e quelle che
sono implicite (regole per cui c’è confusione per quanto riguarda la norma o le regole
che non sono state concordate, ma piuttosto derivano da abitudini, dal caso o dalle
aspettative di una o più persone nel sistema).
Facendo un passo avanti, ognuna di queste norme può essere neutra (norme che non
danno la dinamica sociale), o negativa (che hanno un impatto negativo su alcuni membri del gruppo, impedendone le azioni).
Esprimere o discutere sulle nostre regole è un modo per identificare noi come un sistema o un gruppo. Dovremmo essere in grado di controllare il nostro funzionamento
e di avere la possibilità di cambiare la struttura delle regole ogni qualvolta è necessario.
Tuttavia, a volte le regole di una interazione accettate, non sono esplicite, ma piuttosto
vengono supposte. Rendere esplicite queste regole può essere un passo complicato, ma
molto importante.
La sfida che il modello di comunicazione prosociale assume, non è rendere esplicite
le regole, ma farlo in maniera prosociale. Un esempio di una regola di interazione implicita e negativo sarebbe “non porre domande al dottor X perché non ama essere
interrotto”. Indubbiamente, questa regola ha un impatto sul rapporto di fiducia con i
pazienti, sull’atmosfera clinica, e anche sul successo di un trattamento, dal momento
che un paziente che non si sente libero di esprimere dubbi, potrebbe non effettuare
un trattamento corretto. Possiamo dire che questa regola minaccia il sistema e forse il
dottor X non lo sa, o forse è consapevole, ma preferisce non parlarne. Sarebbe insensato accusare il medico o portare la questione in una stanza piena di pazienti. Rendere
esplicita la regola può essere un esercizio dannoso se non è fatto correttamente, nel
posto giusto, o al momento giusto. Rendere le norme esplicite implica l’utilizzo di un
processo comune di apprendimento.
Per esempio, cosa succederebbe se in un’ unità ospedaliera ci fosse un capo che non
ha mai delegati, non si fida, e non è mai contento di quello che la sua squadra fa? E
soprattutto, cosa si dovrebbe fare quando il capo è convinto che lui o lei è orizzontale,
democratico/a e inclusivo/a? Per questo capo, la regola interazione implicita è: le persone sono libere di parlare, ma decido io.
Il gruppo di lavoro può pensare che questa sia la regola senza dire nulla: in questa unità
di questo ospedale, il capo decide, ed è così che funziona il sistema ... nessuno si la115
menta, nessuno prende l’iniziativa, si attende il parere del capo, anche se sono accusati
di non partecipare. Si tratta di una regola implicita che ognuno accetta, apparentemente senza problemi. Il problema per il sistema comincia quando uno o più membri
del team che arrivano non sono a conoscenza della regola o non la accettano: vogliono
dibattere, opinare e prendere decisioni. La regola tacita crea conflitto.
Spiegando la regola senza mezzi termini forse è ancor più dannoso che mantenere
lo status quo. Tuttavia, il rendere le norme esplicite in maniera prosociale può evitare
problemi. Per esempio, se in un ambiente adeguato, una persona che accetta il capo
e lo tiene in alta considerazione, gli può chiedere: Come preferisci lavorare? Qual è il
metodo più efficiente per te? Preferisci prendere sempre le decisioni da solo o ti piace
decidere con gli altri? Perché, ho l’impressione che l’ultima parola è sempre la tua. Lo
fai perché in tal modo lavori più velocemente? E il capo, in un ambiente tranquillo, ci
penserà, rifletterà e dirà ... davvero, cosa devo fare? Oppure potrebbe dire, è vero, non
mi fido di nessuno, solo di me stesso... da ora in poi la regola sarà ufficiale, e lo farò
chiaro al gruppo:
“Ragazzi, so di poter apparire autoritario, e forse lo sono, ma ho un limite, nulla può
accadere in questa unità a meno che non la autorizzi io. Mi dispiace se non vi piace, ma
purtroppo questo è il modo in cui lavoro, quindi spero che possiamo andare d’accordo
senza creare alcun conflitto. “E il resto dirà, uffffff!!, non mi piace, ma le regole sono
regole, altri diranno: ok, questa è la regola, io la rispetto ma non appena ho la possibilità, passerò a una unità più democratica. Questo non elimina l’ambiente autoritario,
ma aiuta a mantenere i rapporti sani”.
Domande per capire le regole che io ho nel rapporto con i miei pazienti:
Cerco di spiegare apertamente e personalmente, senza sottovalutare oppure
senza essere iperptotettivo, quali sono le regole che dobbiamo seguire durante
tutto il trattamento?
17. Coltivare uno specifico obiettivo empatico
Un processo comunicativo, incentrato sulla relazione e sugli altri, non può concentrarsi
solo sullo scambio comunicativo passato e presente, ma deve anche farsi carico dei suoi
effetti futuri. In altre parole, una volta che lo scambio di comunicazioni con la persona
è terminato, dopo un paio di giorni, settimane o mesi, idealmente la comunicazione
stimola l’empatia e la mantiene, coltivando un obiettivo empatico che permette di continuare la comunicazione di qualità e rendendo gli altri capaci di sentirsi “altri legittimi” (Maturana, 1995), facendo loro vedere che noi li ricordiamo, che non abbiamo
dimenticato il loro problema, che stiamo lavorando sul loro caso, che li abbiamo presi
sul serio, che siamo interessati a quello di cui abbiamo parlato nella precedente visita.
Ciò dovrebbe avvenire attraverso un qualche tipo di scambio comunicativo intenzionale o anche uno scambio comportamentale (un’azione o un gesto), specificamente
116
progettato per trasmettere la convalida, il riconoscimento e la stima. Per esempio, una
semplice telefonata per chiedere se il problema è stato risolto potrebbe bastare. Oppure
una e-mail, o una domanda interessata in merito alla questione che per l’altra persona
era importante.
Mi prendo il tempo per fornire, come minimo, un feedback specifico, nel tempo,
ai miei amici, familiari, colleghi, studenti, genitori, che mostra il mio interesse
per le questioni che li riguardano personalmente? Quando qualcuno mi ha chiesto qualcosa, faccio uno sforzo anche minimo per dare una risposta di qualità
sulla possibilità, o la impossibilità di soddisfare i desideri della persona? Cerco
di stimolare la creazione dell’empatia verso l’atro e di rafforzare il rapporto di
fiducia che abbiamo creato, attraverso un qualche tipo di azioni prosociali, una
volta terminato lo scambio comunicativo?Cerco di far sentire ai pazienti che li
ricordo e che sono interessato a loro?Mostro interesse per le cose di cui abbiamo
parlato l’ultima volta che ci siamo incontrati? Come valuto lo stile comunicativo
che uso con i miei pazienti?
18. Identificare i nostri punti di forza e di debolezza.
Tutti hanno punti forti e punti deboli. Nessuno comunica “bene” o “male”, ma ognuno
ha aspetti che può rafforzare o sviluppare ulteriormente, perché carenti per una mancanza di pratica o di conoscenza. Il passo più importante nel processo di identificazione
è la motivazione a cambiare e avere la capacità di auto-valutare e perseverare (perché
nessun cambiamento è automatico). Inoltre, se questo processo di identificazione viene
fatto insieme ad un’altra persona di cui abbiamo grande considerazione e fiducia, i
risultati possono essere promettenti: i risultati del test di autodiagnosi possono essere
confrontati e commentati da due persone, come ci suggerisce il seguente esercizio.
Test Pratico di autodiagnosi: come posso valutare il mio stile comunicativo con
il paziente? Il modello della comunicazione prosociale adattato al ruolo del
Medico.
Il seguente esercizio ci arricchisce con gli altri, fornisce informazioni utili e forse nuove
riguardo a come ci vedono gli altri e ci aiuta a capire come interagiamo con gli altri.
Dopo il seguente esercizio, si può anche formare alla Comunicazione prosociale con
esercizi di role-playing o esercizi di gruppo, ricordando che ogni esercizio deve avere
una corrispondente analisi di metacomunicativo.
Per un’analisi più dettagliata, è utile effettuare questo test avendo specifici tipi di paziente in mente. In primo luogo, si può chiedere, come stimo la mia comunicazione con
questo particolare paziente? Più tardi, siamo in grado di porre domande più generali:
come valuto la mia comunicazione con i miei pazienti in generale? Con i pazienti stranieri che non parlano la mia lingua? Con i pazienti anziani? Esamino ogni elemento in
questo modo e mi dò un punteggio da 1-5.
117
Certo, questo test di autodiagnostica non riflette i fatti, ma piuttosto le mie percezioni soggettive in un momento particolare nel rapporto con il paziente. Lo stesso test
eseguito in un secondo tempo potrebbe mostrare un risultato diverso. Il contributo di
questo test è di aiutarmi a visualizzare qualcosa di astratto come i punti di forza e di
debolezza del mio stile comunicativo.
Questo test autodiagnostico è la base per la progettazione di un possibile programma
di ottimizzazione successiva.
PRIMA
1. Disponibilità e aperture del ricevente
Mi rendo disponibile, e mostro la mia disponibilità ai miei pazienti, sia
verbalmente sia non verbalmente?
2. Opportunità dell’iniziatore
PROCESSO
Prima di dare una diagnosi, suggerire un trattamento, o fornire
un’informazione, mi assicuro che siano adatte tanto per me quanto
per il paziente le circostanze emotive, spaziali e temporali?
3. Svuotarsi di sè
Sono capace di vuotarmi dei miei pensieri e delle mie preoccupazioni
per dare il 100 % della mia attenzione al paziente?
4. Vivere il presente con pienezza
Prestando attenzione a un paziente, sono in grado di concentrarmi
completamente sul momento presente senza distrarmi con pensieri
di avvenimenti passati o futuri?
5. Empatia, reciprocità e unità
Sono capace di mettermi nei panni dei miei pazienti?
Faccio uno sforzo per sapere e capire il loro punto di vista? Fornisco
un feedback di quello che loro mi hanno detto?
6. Conferma della dignità dell’altro
Affermo il valore dei miei pazienti, valorizzandoli come persona,
chiamandoli per nome, facendo domande personali, e dando il
benvenuto alle loro emozioni positive oppure negative? Evito di
sottovalutare quello che i miei pazienti dicono o tentano di dire,
facendolo passare come ovvio, o riducendo la sua importanza?
7. Valorizzazione positive dei comportamenti dell’altro
Do una valutazione positiva a qualsiasi aspetto, commento, o
comportamento dei miei pazienti, oppure mi congratulo con i loro
progressi e/o i loro sforzi, almeno in qualche momento durante la
nostra interazione?
118
1. MAI
2. QUASI MAI
3. QUALCHE
VOLTA
4. SPESSO
Fattori / Attitudini e comportamenti
5. SEMPRE
Modello della qualità di comunicazione prosociale nella salute (PQC) (Escotorin, Roche, Cirera)
1. MAI
2. QUASI MAI
3. QUALCHE
VOLTA
4. SPESSO
5. SEMPRE
Fattori / Attitudini e comportamenti
8. Ascolto di qualità
Faccio uno sforzo, sia al livello verbale che non verbale, per far capire
al mio paziente che sto ascoltando attentamente?
9. “Emissione” di qualità
Comunico l’informazione ai miei pazienti nel modo più amichevole
e più chiaro, adatto per le loro caratteristiche di personalità, cultura,
ed età?
10. Acettazione di ciò che viene percepito come “Negativo”
Accetto qualsiasi aspetto negativo che i pazienti potrebbero vedere in
me, così come qualcosa negativa che io potrei vedere in loro?
11. Risoluzione dei conflitti da una prospettiva positiva
Provo a risolvere i conflitti in un modo che è costruttivo e arricchente
sia per i pazienti sia per il mio rapporto con loro?
12. Presa di decisione condivisa
CONTENUTI
Per decisioni che riguardano il paziente, li includo nel processo deciscionale nei limiti del possibile, facendo sentire loro l’importanza del
loro ruolo nel successo di questa decisione?
13. Informazione appropriata, rilevante, non eccessiva, rappresentativa e frequente
Scelgo la “quantità” e il tipo di informazione più adatta per i miei
pazienti, basata sulle loro caratteristiche individuali e le loro circostanze attuali?
14. Apertura e rivelazione delle emozioni
META
Esprimo ai pazienti le mie emozioni (le preoccupazioni, i dubbi, le
gioie) o le mie attese riguardo ai problemi che stanno affrontando?
15. Controllo e regolazione del processo comunicativo
Mi occupo di controllare che la mia comunicazione con i pazienti sia
completamente efficiente e adatta? Gli chiedo se hanno capito le mie
domande o i miei suggerimenti? Mi assicuro che loro abbiano capito
una parola tecnica che ho utilizzato?
16. Rendere esplicite le regole strutturali del sistema in modo
prosociale
DOPO
Provo a spiegare apertamente ed in modo comprensibile al paziente
le regole e il protocollo che deve essere seguito durante trattamento?
17. Coltivare e portare avanti un obiettivo empatico concreto
Prendo su di me l’impegno di far sentire ai pazienti che li ricordo
e che sono preoccupato per loro? Mostro interesse per qualche
aspetto che è stato detto o che è successo la volta precedente che ci
siamo incontrati?
119
Prosociality: a safe way to build trust in relationships with
patients
Robert Roche, Pilar Escotorin, María Paula Juárez, Mayka Cirera Amores
Prosociality: a sure way to build trusting relationships with patients
Although the study of prosocial behaviour began in the realm of psychology to address
all behaviour performed for the benefit of others, the concept has generated interest in
medical circles for its potential for improving both the quality of medical attention and
the health of the doctors themselves.
Healthcare professions, like other social service professions, commonly are linked to the
concept of altruism. Altruism is regarded in medical training to be a core ethical duty.
The concept is predicated on the notion that doctors engage in professional activity
that exacts considerable costs from them, since they must abandon their own needs in
order to devote their full energy and attention to the patients. While the altruism concept may be heroic, doctors are not always able to apply it once they face the reality of
their work. Moreover, altruism is not an observable behaviour, meaning it is difficult to
demand it or expect it from physicians once they begin practicing.
Bishop, J. and Rees, C. (2007) proposed replacing, in medical training programs, the
concept of altruism with that of prosocial behaviour, which is more balanced, applicable, observable, and measurable. The concept of prosocial behaviour also permits
balancing the interests of doctors, their own self-care, and the interests of patients.
Prosocial behaviour may be defined in the following manner:
“those behaviours that, without seeking extrinsic or material compensation,
favour other people or groups according to the criteria set by those, or favour
objectively positive social aims, increasing the probability of generating a positive reciprocity marked by quality and solidarity in the ensuing interpersonal
or social relationships, while safeguarding the identity, creativity, and initiative
of the individuals or groups involved” (Roche, 1995, p.16).
From this definition, we can extract that a prosocial action is one that effectively benefits patients in the manner that they desire, provided that the action strengthens the
identity, creativity, autonomy, and initiative of both the patient and the doctor. An action
121
would not be considered prosocial if, for example, despite the good intentions of the
giver, the receiver viewed the action as a disservice, the action generated a dependent
relationship in the long term, or the receiver interpreted it as a sign of underestimation.
For Roche, a wide range of behaviours in human interaction may be considered prosocial behaviours, beyond simply those involving physical help. The author proposed diverse categories of actions qualifying as prosocial (Roche, 1995) among which are, of
course, physical help, physical service, verbal help, and verbal consolation, but also the
acts of giving and sharing, reassurance and positive evaluation of the receiver, deep
listening, empathy, solidarity and positive presence, and unity. Each category was operationally defined (Roche, 2009).
The definitions of the 10 categories may be seen in the bibliography, and also are available in Spanish on the website www.prosocialidad.org.
How does one apply prosociality?
Everybody has at some time performed or received a prosocial action. These are everyday behaviours that occur quite often in the service professions. Although they have a
spontaneous nature, the quality and frequency of these behaviours may be optimized
and perfected. One way to do this is by communicating in a prosocial manner. By communicating in a more prosocial manner not only can doctors avoid misunderstandings
when they provide information, but they can also identify the communicative styles that
they use in their own interpersonal relationships, even in private life.
The impact of our communicative style on our surroundings
Without a doubt, human communication moulds our personality in an important way:
it has the potential to be, and often is, both therapeutic and destructive. Beyond its
strict content, at a meta-communicational level, communication is a vehicle for wishes,
aspirations, needs, and affirmation from others. Each spoken word gives rise to the
next one. Each statement spurs another one …and perhaps even more: every thought
inspires another one.
We believe communication is a variable at the service of all others: as a builder of
self-esteem (although communication also depends on self-esteem); as a vehicle for
expressing affection and unity both verbally and nonverbally; as a means of managing
marital relationships, family relationships, friendships, and professional relationships; and lastly, as a way of structuring the rules of these systems.
A person’s communicative style undoubtedly impacts any environment in which it takes
place.
122
Social service and health mediators sensitized to communicating not only effectively,
but also in a “prosocial manner”, can change or impact the environment they share
with family, romantic partners, friends, patients, and colleagues. Therefore, optimizing
the prosocial behaviour of doctors, nurses, psychologists, social workers, etc. not only
makes sense, it can produce a true difference.
Suppose we apply these principals to a lecture given by a doctor or a nurse concerning
healthy habits for the elderly. A good lecturer would not be the one who talks “the
best”, “most beautifully”, or “most fluidly”, but rather the one who succeeds in using
all of his or her social and communicative skills to generate interest in the topic and motivate the listeners. The success of a speech is not measured by the quality of the words
or delivery (the oral intervention), but rather by the effects these have on the audience.
If lecturers or speakers are excessively focused on factors like avoiding mistakes, themselves, the (legitimate) desire to do well, convincing the audience of their message,
persuading the audience to change, or demonstrating expertise on the subject matter,
then even if the speakers use correct language and handle themselves professionally
they might not appeal to the listeners or motivate them.
However, if a speech or an oral presentation is designed and presented in a way that
considers the audience and its circumstances, then the speech is more likely to appeal
to the audience, transfer understanding, communicate a new point of view, or bring a
new topic into awareness.
To achieve this effect, the speakers must not only speak, but observe their surroundings,
listen to the audience, take interest in their problems, provide useful tools, use teaching
strategies appropriate for the audience, manage time in a manner that is constructive
for the audience, ask questions, and request feedback.
If speaking to a large group of people, the speaker should structure his or her discourse
around these peoples’ perspectives. Even though it is a speech, not a dialogue, lecturers
must learn to listen actively, that is, to give full attention to comments or questions
posed by the audience, and answer questions only once certain of their meaning. Listening actively entails welcoming, respecting, and valuing the audience member as a
legitimate person with the right to speak, whether it is a child, an adult, a labourer or
an intellectual. Active listening involves ridding oneself of pre-existing concepts, experiences, culture, or prejudice in order to welcome the audience openly, and setting about
understanding the audience’s uncertainty and point of view, even if different from that
of the speaker.
Good orators are aware of the context in which they speak, they respect every question,
and when they respond to a question, they don’t disregard or undervalue the question
or the person who asked it. Listeners who feel identified, respected, and welcomed by
the speaker will open their minds not only to the topic of discussion—even if the listeners disagree—but also to the speaker.
123
Of course, the preceding analysis applies not only to speeches, but also to interacting
with medical patients (e.g., explaining a medical treatment, suggesting a change in
diet, recommending exercise), and interacting with colleagues (presenting a project to
a team or to a colleague, espousing a complicated point of view to a superior).
The Prosocial Communication model for interpersonal relationships can also be applied
to written communication, the writing of work-related e-mails, communicating bad
news, or giving criticism.
Returning to our definition of prosociality, we can say that quality communication
generates positive reciprocation in interpersonal and social relationships, and
improves the identity, creativity, and initiative of the individuals or groups involved in the interaction. Thus, the goal is not to “inform” (deliver a message) but
to reach an understanding (on points of agreement as well as those of disagreement).
Establishing positive, quality communication requires listening skills and observing the
context in which the communication takes place. Each communicative act is complex
and unique:
What is said (the content, or the “message”) and how it is said (i.e., communication
techniques, verbal and nonverbal methods, length of message, tone of voice, mood,
etc.) depend on who speaks (the head doctor, the nurse, the pharmacist, a patient,
a relative, somebody credible, somebody who the listeners don’t trust, somebody with
power, etc.), who is spoken to (friends, acquaintances, colleagues, relatives, patients,
subordinates, the media, labour unions, grade school students, labourers, specialists,
etc.), where the communication exchange takes place (on what continent, in what
country, in what city, organization, conference room, in a theatre, on the street, at the
clinic, in an emergency room, in the waiting room, in a hallway, etc.) and when or in
what setting does it take place (in what season, what year, what time, in summer
when it is 40º, in winter when it is 12º below zero, before/after what important event, after what noteworthy problem, under what health circumstances, life circumstances, etc.)
For this reason, it is impossible to establish a recipe for “how to communicate effectively” with a patient. No recipe exists, because factors like culture, identity, or the relationship between the particular people involved can determine the success or failure
of the communication.
Prosocial communication involves focusing on establishing an authentic relationship
with the other person, which does not happen automatically. It entails striving for a
“meeting” between the “me” and the “you”, to develop a mutual understanding that
serves as a foundation for making the best decisions in any situation.
Performing quality communication undoubtedly might involve a cost to the people who
initiate it, because receivers will not always have the ideal disposition. Despite the cost, it
124
has been demonstrated that quality communication has multitudinous positive effects.
Just as violence operates on laws that, unfortunately, always hold true—continuation,
reciprocity, imitation, and violence begets violence (Lederach, 2000, p.88)—prosociality
also entails continuation, reciprocity, imitation, and generating subsequent prosocial
behavior, especially once people experience its benefits.
Like LIPA, we do not suggest applying our communication model immediately to the
professional realm. Doing so could be discouraging, because the professional environment is complicated and involves many variables. Our method is to start by trying to
optimize communicative style in more familiar areas, such as with romantic partners,
friends, and family. Then, once we experience the benefits, we can—if desired—make
the qualitative “leap” to professional relationships. We should mention, this does not
imply that we cannot apply the self-evaluation tools, included in our kit, directly to the
field of health. We believe the kit can reinforce training and build on the proper use of
skills in all the communicative realms that house social service and health mediators.
The pedagogic or educational aspect of service professions
Although the work of a social service or health mediator is different from that of a
teacher, there may be similarities between the two. We would like to propose certain
elements to describe what prosocial communication entails when there is a clear asymmetry of power between speakers. This asymmetry occurs between doctors and their
patients just as it does between teachers and students. A visit to the doctor involves primarily the doctor and the patient, and the visit has unique characteristics that depend
on the behaviour and attitudes of the two parts involved. We can say that the doctorpatient relationship is a pedagogical one from the moment the relationship begins,
since health care is a social educational practice.
The encounter between a doctor and a patient involves an educational-preventative
process in which communication is the main educational tool. Both people intentionally
take an active role in the communication, focused on their respective goals in the clinical exchange and on the information to be gained, such as medical explanations of a
certain illness, patient explanations of physical and mental symptoms, explanations of
preventative steps and measures, steps to follow in a treatment, etc.
Prosocialisation of health encounters using Prosocial Communication
In the context of an educational meeting, whether it is between a teacher and a student, or a doctor and a patient, communicating prosocially fosters a relationship based
on reciprocal appreciation and welfare of everyone involved.
125
Communication in the health encounter should be guided by the act of prosocializing,
or “the act of carrying out, in practice, one or more prosocial acts aimed at helping
other people, attending to their needs and interests, promoting authentic interaction
and social communication, and protecting the identity and dignity of the people or
groups involved” (Juarez, 2008a, p.15)
In our judgment, the factors of the Prosocial Communication (PC) model constitute
important elements for analyzing medical relationships that involve oral or written interaction; dialogue, when providing prescriptions; and that involve two people with
equal dignity in a context of unequal power, information, knowledge, experience, and
expertise. Therefore, applying the PC model in this context requires practicing reciprocal
esteem centred on actions that benefit well-being, identity, independence, and creativity, with a transforming dialogue appropriate for everyone involved.
We consider it important to flesh out the idea of horizontality and symmetry in a prosocial doctor-patient encounter.
Reflecting on the idea of horizontality in the encounter, Roche (Juárez, 2008b) suggested that when there is unequal power, the person having more power should initiate
the prosocial aspect of the relationship, while if power is balanced, everybody involved
should initiate these behaviours.
In relationships of asymmetrical power, the person with greater power has greater responsibility, and therefore must “be the first to act prosocially, yield power and resources, and share…” (Juárez, 2008b).
The cited author proposed that the person having more power should increase prosociality in personal, human, and humanistic realms. This person should build on the
already-existing positive elements, scarce as they may be, and value them, identify their
source, and express the elements in a way that allows them to grow through quality
communication, achieving a positive and prosocial exchange.
Applying this concept to the doctor-patient educational relationship: the physician, who
holds the power, can modify the power or reduce it, promoting its attenuation and
therefore promoting horizontality in the relationship, without threatening or obstructing the authority the physician of course has, given his or her experience.
To conclude, we would like to present an initial contribution from our research project
still in progress (Juarez, 2009): we have created a list of observable, measurable, and
quantifiable communicative actions which, according to a sample of Argentinian medical patients, are indicators of prosocial as opposed to unsatisfactory communication
in doctors. It has interesting parallels with the corresponding indicators in educational
settings.
126
Some indicators of prosocial doctor-patient communication
Doctors who give clear
feedback
Feedback given by the doctor (an explanation of a disease, the name of a disease afflicting the patient, a diagnosis, or a treatment) that qualifies as comprehensible, clarifying, well structured, is expressed in simple language from
the perspective of the patient, is adequate and correct given the needs of the
patient, and contributes to resolving or resolves completely the problem that
brought the patient to the doctor.
Doctors who give
prosocial feedback
Feedback given by the doctor that displays an empathic manner on the part
of the physician, reflected in a remark or behaviour that, from the perspective
of the patients, indicates an understanding of their views, or indicates that the
physician has put him/herself in their position and understands their emotions.
One way for physicians to show prosocial empathy is by picking up the words of
the patient, using and paraphrasing them. (See this behaviour in patients, also)
Doctors who affirm the Do patients feel that their dignity is affirmed? This question may have as many
dignity of the patient
answers as there are people, since each person has a unique history and set of
needs. However, there may be some elements common to all people. Patients
will gather that they are taken seriously, listened to, or that their needs are
considered, when they perceive that their doctor is concerned for or interested
in them, manifested in: the doctor identifying the patient as his/her own personal patient, calling the patient by name, being able to remember or bring to
mind the patient’s clinical history and link it to the current pathological picture,
the patient perceiving seriousness in the doctor’s deliberation of the diagnosis,
the doctor ordering any clinical analyses needed to understand the problem
when the patient has doubts, and the doctor prescribing appropriate medication. Generally, all actions of interest related to the health or the integrity of the
patient, going beyond the strict obligations of the doctor.
Patients who ask
Patients
phrase
who
Grateful patients
An indicator of a prosocial manner of communication may be that patients feel
comfortable and have enough confidence to express their doubts. Patients who
don’t ask questions might send conflicting signals: perhaps they understand
everything, or perhaps they understand nothing and are too ashamed or afraid
to ask the doctor for clarification.
para- The patient has learned something new and is able to repeat it thoroughly in
his/her own words. If patients can paraphrase or quote detailed explanations
or recommendations that the doctor has just provided, or can talk about behaviours learned from the doctor, it suggests the doctor-patient encounter was
satisfactory and that the doctor succeeded in communicating his/her message
appropriately.
Indicators of prosocial communication by the doctor may be expressions of
gratitude by patients toward the doctor or toward others; selecting that particular doctor to handle a health problem; or recommending the physician to
other people.
Empathy and prosocial communication
The indicators of a prosocial style of communication in the doctor-patient relationship
may be applied to the professional relationships of any health mediator working with
elderly people, whether the health mediator is a doctor, nurse, social worker, pharma127
cist, physical therapist, etc.
In order to build relationships of trust, professionals who work in the dynamic of a
“helping relationship” with their clients need to have a great capacity for empathy,
which goes hand in hand with prosocial behaviour (Stiff, J., Price Dillard, J., Somera, L.,
Kim, H., & Sleight, 1988)
But, what competencies must health professionals possess in order to perform
well, to strengthen their own careers, and to develop over time?
This question was a source of motivation for Spencer & Spencer (1993) when he saw
that the knowledge with which professionals are educated does not always correspond
to the tools that are necessary or useful for resolving real-life work-related conflicts.
He created a method that has been applied since 1991 in 24 countries, in more than
100 studies (interviews of samples of professionals in all circles) to identify the competencies that are necessary for performing a job successfully and satisfactorily, and he
detailed the method in a text called “competencies for of our people are For help and
service professionals including nurses and doctors, the competencies of empathy, or
the ability to establish credibility, achieve trust, and be judged positively by patients, are
considered crucial.
In the case of empathy (the ability to understand the patient’s point of view), a scale was
developed from -1 (minimum) to 5 (maximum) to indicate the level of empathy that a
doctor or nurse expresses toward the patient. According to this study, the effectiveness
of the service and the overall impact of the doctor are limited by the depth and accuracy
of the doctor’s interpersonal understanding.
In this section we will not discuss Spencer’s study in further detail, although it is useful,
as a complement to the indicators proposed by Juarez, to present the table developed
by Spencer & Spencer showing the possible of degrees of understanding a patient. The
list was based on interviews conducted with a sample of doctors and social service and
health mediators. The highest level of understanding was 5, and the lowest level of understanding, and hence the least desirable in terms of the success of the service, was -1.
Interpersonal Understanding Scale (Spencer & Spencer, 1993, p.39)
DEPTH UNDERSTANDING OF OTHERS
-1 Lack of Understanding. Misunderstands or is surprised by others’ feelings or actions;
or sees others primarily in term of racial, cultural, or gender stereotypes.
128
0 Not Applicable. Or shows no explicit awareness of others, but no evidence of serious
misunderstanding. This level is often found in combination with direct persuasion.
1 Understands Either Emotion or Content. Understands either present emotions or
explicit content, but not both together.
2 Understands Both Emotion and Content. Understands both present emotions and
explicit content.
3 Understands meanings. Understands current unspoken thoughts, concerns, or feelings; or gets others willingly to take actions desired by the speaker.
4 Understands Underlying Issues. Understands underlying problems: the reason for
someone’s ongoing or long-term feelings, behaviours, or concerns; or presents a
balanced view of someone’s specific strengths and weaknesses.
5 Understands Complex Underlying Issues. Understands complex causes of
others’ long-term underlying attitudes, behaviour patterns, or problems.
The Prosocial Communication model
In the kit for mediators and operators, as well as in this manual, we discuss a practical
self-evaluation test. To understand the test better, in what follows, we present the 17
factors of the Prosocial Communication model, explained individually. This is meant to
accompany the kit, to make it easier to understand, to resolve any ambiguities, and to
answer any questions that may arise when health mediators or operators take the test.
It is important to remember that this self-diagnostic test should be taken anonymously.
Under no circumstances should people be asked to share their weaknesses with others,
nor should they be obliged to turn in the test with their name or personal information
on it. It is important to respect people’s anonymity and to promote communication in
which people share what they truly feel, their weak points, and their strong points,
with someone with whom they feel comfortable. These exchanges are more likely to
take place during a one-on-one conversation, in which people can express personal
information. This could occur in a pleasant location, such as a garden. A second test
could be conducted with another partner, so that everyone can verbalize and receive
feedback regarding their own communicative style at least two times, from two different listeners.
129
In what follows, we present the synthesis of the model.
1. Am I always available?
My availability as a receiver refers to having a positive attitude when people speak to
me, or direct themselves to me in some way. Sometimes this calls for effort on my part
to stop what I was doing and adapt to the person speaking to me.
To determine whether I am an available receiver, I can ask:
Do I briefly interrupt my activities to positively attend to the person speaking
to me? Am I available? Do I demonstrate my availability to my patients, both
verbally and nonverbally?
2. Am I an opportune communicator?
Many misunderstandings can be avoided simply by finding the right moment to speak
with the other person. Perhaps when people are at home, after a stressful day of work,
reproaching somebody because he or she made a mess has a higher probability of triggering an argument than it does at some other more relaxed moment. In work teams,
misunderstandings, arguments, or tensions between colleagues are common during
periods of high work. Conflicts with the families of patients are more likely when people are tired, overworked, or stressed.
Before talking to people, do I check whether they have time? Do I ask myself whether their current mood (or mine) is suitable for the seriousness of the
topic? Do I choose the appropriate time and place to initiate a conversation?
Before giving a diagnosis, indicating a treatment, or providing information, do
I make sure that emotional, spatial, and temporal circumstances are right for
both the patient and myself?
3. “Emptying” myself to be completely receptive
For others to find us 100% receptive when they speak to us, we must actively “empty”
ourselves. This can be a challenging task, but it is not impossible. Emptying oneself
is not the same as eliminating or permanently forgetting your problems or opinions;
rather, it is a short-lived exercise in putting aside your interpretations, prejudices, and
problems so that they don’t interfere with your ability to understand what another
person is trying to say.
Do the people speaking with me with feel that their statements deserve my full
attention? Do they feel that I am fully interested in what they are saying? Am
I able to empty myself of all my concerns to attend completely to my conversation with the patient?
130
4. Do I live the present moment to the fullest?
Every person should know how to live fully and intensely in the present moment. According to Roche, people anchored in the past or focused on the future do not live, but
rather “are lived”. For instance, in a relationship, the principle entails considering the
importance of “us”: you and me, in the here and now, every instant. What we did in
the past, what we will do in the future, or what we will cease to do, cannot and should
not interfere with the present interaction. This is a healthy attitude that helps lay the
groundwork upon which we can build an authentic relationship with any person, never
mind romantic partners or our children. For instance, in the health field it is essential
to be able to see patients while living in the present moment, putting aside the mental
burden (sometimes a heavy burden) of all the things that need to be done later, or the
large number of patients still waiting to be seen.
Do I have prejudices toward the other person because of a past experience? When
we discuss a complicated topic, do I refer to events “of yesterday” or “of tomorrow” to discuss “the now”? Do I concentrate 100% on the present moment with
every patient, without distracting myself with past or future concerns?
5. Do I perceive myself to be an empathic person?
Much has been said and written about empathy, but probably the best judge of weather
I am empathic or not is the person I am speaking to. Empathy involves a special ability
to see things from the perspectives of other people, and even to experience their emotions. Many people consider themselves to be tremendously empathic, but if they asked
their romantic partner, children, or friends if they are empathic, the answers might be
surprising.
Empathy can be learned, if we develop the habit of giving feedback to others (“are you
okay?” “You don’t look well”), for instance, by practicing the greeting, a very important moment for the relationship, or our non-verbal communication (Roche, 2006). We
referred to empathy emanating from “me”, which would be considered empathy only
if “you” somehow noticed that I am expressing it.
Here, we add two new concepts to that of empathy: reciprocity and unity, which entail
generating a positive response in the other person as a result of feeling understood,
welcomed and accepted unconditionally.
These three words—empathy, reciprocity, and unity—constitute a unified concept,
defining what a relationship is like when it is satisfactory in a prosocial sense. The “me”
empathises because I feel responsible for building a relationship with another person,
not only to understand the person but also to welcome, value, listen, and if necessary,
even empower the person (build the person’s confidence in him or herself, his or her
ideas and interests) whoever the person might be.
131
We must invest more time not only toward understanding what people say and think
but toward becoming interested in their interests (even if they are, or we perceive them
to be, different from ours), and making the effort of trying to understand their perspective. Instead of taking advantage of their weaknesses, I become interested, I ask questions, giving others the opportunity to organise their own thoughts, to describe what
really bothers them, or to describe their genuine interests; so that they can restructure
their ideas until they are clear even to them (if they were not already).
Am I indifferent to whether my listeners are upset or not when I speak to them?
Do I convey interest with my facial expression when somebody speaks to me?
Do I tend to give verbal and non-verbal signals such that the other feels that
I understand fully? Do I commonly ask for feedback from others to gage how
they perceive my empathy? Do I take it upon myself to know and understand
the views of others? Do I assume the responsibility of empowering (providing
emotional security, facilitating the organization of thoughts, asking questions
to allow people to find their true interests) the person I am interacting with
when the person expresses confusion or uncertainties that make it difficult for
us to reach an agreement? Am I able to put myself in the shoes of my patients?
Do I go to the effort of knowing and understanding their point of view? Do I
give feedback paraphrasing what they have told me?
6. Do I strive to confirm the dignity of my listeners?
When we converse with somebody, speaking and listening are important behaviours,
but equally important is making people feel and see that we take them seriously. Others
should feel that I have confirmed their value as people, I know them, I appreciate their
presence, and they are worth my interest, respect, and attention. Confirmation can occur through words, but mostly it happens through facial expressions, posture, gestures,
or other signals.
When people inform me of positive news, do I smile as a way of welcoming this
information? Do I make eye contact with them? Do I regularly ask questions to
encourage them to speak, and to make them feel that I care about their words?
Do I show my partner, friends, colleagues, and students, in any way, that I value
their presence? Do I affirm my patients’ value as people, calling them by name,
asking personal questions, and welcoming their emotions whether positive or
negative? Do I avoid undervaluing, passing off as obvious, or reducing the importance of what the patient tells or attempts to tell me?
7. Do I positively rate the people I am speaking to?
It has been shown that the best way to promote a new ability in another person is to
believe and trust in his or her potential. This is true even for adults. By the same token, it
is advisable for couples, work teams, or people we interact with on a daily basis—relation132
ships with a higher probability of wear—to practice seeing the other person “with new
eyes” every day. In other words, we should stop complaining or lamenting: why don’t you
act anymore like you did when we first met; why don’t act how I want you to; if I were
you I would do things differently; instead, we must acknowledge the achievements and
efforts of others, however small, although they may be “camouflaged” by negative
features. Of course, we must keep an appropriate balance: the point is not to shower
others with praise every five minutes. This could be counterproductive, as easy praise
might be interpreted as ironic and an attempt at self-assurance.
Do I identify and acknowledge the efforts and skills of other people? When I
positively rate what another person tells me, does he or she notice? Do I positively
rate the work of my colleagues even when other people are present? Do I express
my admiration for clever colleagues even if they are not my friends? With my
patients, at some moment during our encounter, do I positively rate any of their
behaviours or words? Do I congratulate them on their effort or progress?
8. Do I listen with care?
Knowing how to listen is undoubtedly the most difficult aspect of communication. Listening involves great effort, as it requires understanding a message while avoiding distractions. And, the listener cannot control the course of the conversation, rather it is the
speaker who manages talking time and pauses so that the other can speak. Of course,
we all like speaking to somebody who knows how to listen: somebody who waits for
me to finish my idea before talking, and who doesn’t interrupt me mid-sentence. To
develop this habit, people must begin by devoting themselves completely to listening to
the speaker, remaining fully receptive until the speaker has finished.
When I listen to someone, do I make eye contact and directly face him or her?
Or instead, do I go about my other business while the person speaks? Do I reaffirm what the person has said, verbally or with gestures? Do I strive, verbally and
nonverbally, to make my patient know that I am listening attentively?
9. Quality emission.
We must be careful not only with what words we say, but how we say them. One inappropriate message can trigger a large problem. Quality emission entails, among other
things, using a tone of voice and intensity appropriate for the listener. If the other feels
that I am shouting, even though I believe I am speaking softly, this is likely to impact
our conversation. For this, it is important to watch my assertiveness (do I say things at
just the right moment?); my talking speed (when I am speaking fast, do I make sure
the listener can follow along?), and of course, the same features that constitute quality
listening; physical displays like eye contact, facing the speaker, making comments appropriate for the topic of conversation, etc.
133
Do I communicate information to my patient in the manner that is friendliest
and clearest given his or her personality characteristics, culture, and age?
10. Accepting the negative.
Accepting the negative means not only being open to criticism, but also acknowledging
everything that bothers me and interferes with my communication with the other person. Accepting the negative means accepting everything that bothers me and acknowledging it; not hiding it, avoiding it to give it some kind of personal or internal meaning.
According to Roche, “negative” is the absence of positive. As such, if we clearly observe
a lack of positive in some aspect of the communication, this is our opportunity to improve
it. Lack of understanding, for example, suggests the need to understand. Putting this skill
into practice requires considerable effort and will, and applying of all the aforementioned
abilities.
Am I able to accept features I consider negative in the other so that they don’t interfere with our communication? Do I accept anything negative the other person
sees in me without it interfering in our communication? Am I able to overcome my
negative mood stemming from my own problems so that it does not interfere in
my communication with others? Do I accept anything negative the patient might
see in me as well as anything negative I might see in the patient?
11. Positive conflict resolution
Resolving conflicts positively entails, first and foremost, eliminating violence from conflict resolution, and accepting conflict as something normal that happens when diverse
people share a common space. Conflict is not violence. Acknowledging conflicts also
means managing each conflict according to its nature: the optimal way to resolve a
difference of opinion concerning a factual problem (something that happened), where
perhaps a few verbal statements would suffice, is different from how we would resolve
differences of personal interests, especially when these differences appear to be incompatible (or truly are). Accordingly, a different solution would be required for value differences, for which a lifetime of debating may not be enough to convince the other person
to change his or her view. And, for differences that involve a fundamental problem in
the relationship between two people, no matter what words are said, the conflict will
not be resolved until harmony in the relationship is achieved first.
When I have a conflict with a patient, family member, colleague, or boss; before
discussing points of view or solutions, do I try first to identify the type of conflict, so that I can search for the most appropriate strategy to maintain communication? Do I put aside my own stereotypes and express to my adversary that I
respect his or her dignity? Am I able to solicit the involvement of a third party,
accepted by the adversary and me (a mediator, referee, judge), if I perceive that
134
I, or the person I am in conflict with, is not prepared to establish a dialogue that
is respectful and free of verbal or nonverbal discrediting? Do I try to resolve
conflicts in a manner that is constructive and enriching for the patient and my
relationship with him or her?
12. Shared decision-making
Not all decisions necessarily involve conflict. Perhaps people more or less agree on a
matter, but they find it difficult to make a decision. In shared decision-making, context
does not occur passively or spontaneously, but rather it is designed and constructed,
and we aim to create an appropriate and favourable space for the problem we want
to solve. Interacting in a prosocial manner fosters making decisions as a group, valuing
every idea, recognizing minority views, and including the whole group in the process.
The challenge is to bring horizontality and participation into action, by actively using, as
a group, all the factors of the model.
Before discussing a complex topic with a patient, family member, work team,
or colleague, do I strive to set clear and agreed-upon rules of interaction: who
will speak first, is it acceptable or not to interrupt, who gets the last word? Do I
try to organize the communication exchange beforehand: establish which topics will be discussed and which will be left out? Do I place a priority on using,
as soon as possible, methods that are inclusive, efficient, and appropriate for
the context and the nature of the problem, in a manner that promotes shared
decision-making? Do I share the decision-making process with the patient as
much as possible, such that the patient feel included?
13. Information that is sufficient, pertinent, relevant, representative, frequent,
and not excessive
A well-spoken word is worth more than a speech. This is true of all types of communication. With people with whom we share a common space, at work or in the family, we see
this principle on a daily basis: saying things without going overboard; talking, but neither
overly more nor overly less than what the other person expected. It is a difficult skill, but
it can be learned.
Do I select the quantity and type of information that is most appropriate for
each patient given his or her personal characteristics and present circumstances?
14. Openness to positive and negative emotions, and revealing them assertively
This is one of the most important aspects of quality communication, since more so than
rational contents, emotional and sentimental factors are what make the communication more “personal”, “private”, and “exclusive”. “Opening up” to a fellow person in
135
a manner that is contextually appropriate allows him or her to know what I think, feel,
or want. Of course, we should be selective in communicating positive and negative
emotions in order for doing so to be truly beneficial (we should avoid displaying an
indiscriminate, never-ending catharsis).
Do people know what I expect from them? Do I frequently communicate my
positive emotions? Do I reveal my complaints carefully and at the right moment? Am I able to avoid spontaneous reproaches? Do I express my emotions
(worries, doubts, joys) or expectations to my patients regarding the situation at
hand?
15. Controlling communication
We must control communication, rather than the communication controlling us. We
should maintain a set of rules appropriate for the needs and identity of all parties involved,
so that the desired goals can be achieved each time important matters are discussed.
Communication rules are especially useful for handling complicated topics on which people might disagree. On a different note, we each have our own way of viewing and
understanding the world. The same word can mean different things to different people.
Comparing meanings is a useful practice, especially for commonly misunderstood words.
Thus, we should be able to.
Ask when we don’t understand; ask if we have understood correctly; give advance
warning of bad news so that the receiver can prepare adequately; or when faced
with a contentious issue, asking ourselves, What did I understand? What did you
mean? Does this word mean the same to both of us? Do I strive to make sure that
my communication with a patient is completely efficient and satisfying? Do I ask
my patients if they have understood my questions, or my indications? Do I make
sure that my patients have understood a technical word I used?
16. Making clear, in a prosocial manner, the structural rules of the system, and
the basic rules of conversation
Rules are “like cycles of interaction that repeat themselves” (Roche, 2006, p.149). Many
times we don’t notice rules exist until somebody breaks them. For instance, at home, if
a visitor comes to eat and sits in the chair where the mother usually sits, nobody says
anything, but the youngest child gets angry and asks the visitor to sit somewhere else,
for the family rule is that that is mom’s chair.
Roche identified categories of rules of interaction: normative (rules that control aspects
of individual behaviour, e.g., smoking is not permitted inside the hospital) and interaction (rules that control the communication or behaviour of two or more people during
an interaction, e.g., in the waiting room of the head doctor, do not shout, speak softly).
Within these rule categories, the author distinguished between those that are explicit
136
(those we are conscious of and speak about openly), those that are made explicit (they
were implicit until somebody in the interaction identified them and everybody accepted
them), and those that are implicit (rules for which there is confusion regarding the norm,
or rules that have not been agreed upon, but rather they stem from habits, from chance,
or from the expectations of one or more people in the system). Going one step further,
each of these rules may be neutral (rules that do not harm the social dynamic), or negative (they negatively impact some members of the group by preventing their actions).
Expressing or speaking about our rules is a way to identify us as a system or a group.
We should be able to control our own functioning and have the flexibility to change the
rule structure whenever necessary.
However, sometimes the accepted rules of an interaction aren’t explicit, but rather are
assumed. Making these rules explicit can be a complicated but very important step.
The challenge that the Prosocial Communication model takes on is not the novelty
of making rules explicit, but rather doing so in a prosocial manner. An example of an
interaction rule that is implicit and negative would be “do not ask Doctor X questions
because Doctor X does not like to be interrupted”. Undoubtedly, this rule impacts the
trusting relationship with the patients, the atmosphere in the health clinic, and even the
successful implementation of a treatment, since a patient who does not feel at liberty
to express doubts might not carry out a treatment properly. We can say that this rule
threatens the system and perhaps Doctor X is unaware of it, or perhaps is aware but
prefers not to talk about it. It would be unwise to accuse the doctor or bring up the
issue in a room full of patients. Making the rule explicit can be a harmful exercise if it is
not done properly, in the right place, or at the right time. Making rules explicit means
taking charge of a common learning process.
For instance, what should a hospital unit do with a boss who never delegates, doesn’t
trust, and is never happy with what his team does? And especially, what should be done
when the boss is convinced that he or she is horizontal, democratic, and inclusive? For
such a boss, the implicit interaction rule is: people are free to talk, but I decide.
The work team may assume this to be the rule without saying anything: in this unit of
this hospital, the boss decides, and that’s how the system works…nobody complains,
nobody takes initiative, people wait for the opinion of the boss, even if they are accused
of not participating. It is an implicit rule that everybody accepts, apparently without
problem. The problem for the system begins when one or more team members arrive
who are not aware of the rule or do not accept it: they want to debate, opine, and
make decisions. The unspoken rule creates conflict.
Explaining the rule bluntly maybe even more harmful than maintaining the status quo.
However, making the rules explicit in a prosocial manner could prevent problems. For
instance, if in the appropriate environment, a person who the boss accepts and holds
137
in high regard, asks the boss: How do you prefer to work? What is the most efficient
method for you? Do prefer to always make the decisions yourself or do you like to decide with others? Because, I have the impression that the last word is always yours. Do
you do this because you work faster this way? And the boss, in a peaceful environment,
will think about it, reflect, and say…really, do I do that?? Or might say, it’s true, I don’t
trust anybody but myself…from now on the rule will be official, and I will make it clear
to the group:
“Folks, I know I can appear authoritarian, and maybe I am, but look, I have a limit,
nothing can occur in this unit unless I authorize it. I’m sorry if you don’t like it, but unfortunately that’s the way it is, so I hope we can get along and this doesn’t cause any
conflict.”
And the rest will say, boy, I don’t like this, but rules are rules; others will say, okay, this
is the rule, I will respect it but as soon as I get the chance, I am switching to a more
democratic unit. This does not eliminate the authoritarian environment, but it helps
keep the relationships healthy.
Do I try to explain openly and personally, without undervaluing or over protecting the patient, what the rules are that we must follow throughout treatment?
17. Cultivating a specific empathic aim
A communicative process, focused on the relationship and on others, cannot focus
only on the past and present communicative exchange, but must also take charge of
its future effects. In other words, once the communication exchange is finished, after
a few days, weeks, or months with the person, ideally the communication stimulates
empathy and maintains it, cultivating an empathic goal that permits continuing quality
communication and making the others feel like “legitimate others” (Maturana, 1995),
making them see that we remember them, that we have not forgotten their issue, that
we are working on their case, that we have taken them seriously, that we are interested
in what we spoke about the previous visit. This should happen through some type of
intentional communicative exchange or even a behavioural exchange (an action or a
gesture) specifically designed to convey validation, acknowledgment, and esteem. For
instance, a simple phone call to ask if the problem was solved could suffice. Or an
email, or an interested question about the issue that the other person indicated was
important.
Do I take the time to provide, at a minimum, specific feedback, over time, to my
friends, family members, colleagues, students, parents, that shows my interest
in the issues that affect them personally? When somebody has asked something of me, do I make an effort to, at a minimum, give a quality response
regarding the possibility, or lack thereof, of meeting the person’s wishes? Do I
strive to stimulate the continuation of the empathy created with the other and
138
strengthen the trusting relationship we have created, through some kind of
prosocial actions once the communicative exchange has finalized? Do I try to
make the patients feel that I remember them and am concerned with them? Do
I show interest in what we talked about last time we met?
Identifying our strong and weak points. Everybody has strong points and weak
points. Nobody communicates “well” or “poorly”, but rather everybody has aspects
he or she can strengthen, empower, or develop further, perhaps because of a lack of
practice or not being aware of the aspect. The most important step in the identification process is being motivated to change, and having the ability to self-evaluate and
persevere (because no change is automatic).
Furthermore, if this identification process is done together with another person with
whom we share high regard and trust, the results can be promising: the results of the
self diagnostic test can be compared and commented on by both people, as we suggest in the following exercise (H). The following exercise enriches one’s relationship with
others, provides useful and perhaps new information concerning how others see us,
and helps us to understand how we view ourselves in terms of how we interact with
others. After the following exercise, we can also train Prosocial Communication with
role-playing exercises or group exercises, remembering that each exercise should have a
corresponding meta-communicative analysis.
H. Practical self-diagnostic test. How do I rate the communicative style I use
with my patients? The prosocial communication model adapted to the role of
the doctor. For the self-diagnosis we must work with Table 1.
For a refined analysis, it is useful to carry out this test with specific types of patients in
mind. First, we can ask, how do I rate my communication with this particular patient?
Later, we can ask more general questions: How do I rate my communication with my
patients in general? With foreign patients who don’t speak my language? With elderly
patients? I examine every item in this fashion and give myself a score from 1-5.
Granted, this self-diagnostic test does not reflect facts, but rather my own subjective
perceptions at a particular moment in my relationship with the patient. The same test
performed at a later time could show a different result. The contribution of this test
is to help me to visualize something as abstract as the strong and weak points of my
communicative style.
This self-diagnostic test is the basis for designing a possible subsequent optimization
program.
139
PREVIOUS
1. Openness and readiness as receiver
Do I make myself available, and do I show this to my patients, both
verbally and nonverbally?
2. Opportunity as initiator
PROCESS
Before giving a diagnosis, suggesting a treatment, or providing information, do I make sure that the emotional, spatial, and temporal
circumstances for the patient and myself are appropriate?
3. To empty oneself
Am I able to empty myself of my other thoughts and worries to give
the patient 100% of my attention?
4. Live the present moment thoroughly
When attending to a patient, do I concentrate fully on the present
moment without distracting myself with thoughts of past or future
events?
5. Empathy, reciprocity and unity
Am I able to put myself in my patients´ shoes? Do I make an effort to
know and understand their point of view? Do I give feedback paraphrasing what they have told me?
6. Confirmation of the other’s dignity
Do I affirm my patients´ value as people, calling them by name, asking
personal questions, and welcoming their emotions whether positive
or negative? Do I avoid undervaluing what my patients say or attempt
to say, passing it off as obvious, or reducing its importance?
7. Positive evaluation of the behaviours of the other
Do I positively evaluate any aspect, comment, or behaviour of my
patients, or congratulate their progress or efforts, at least at some
moment during our interaction?
8. Quality Listening
Do I make an effort both verbally and nonverbally, to make my patient feel that I am listening attentively?
9. Quality emission
Do I communicate information to my patients in the friendliest and
clearest manner appropriate for their personality characteristics, culture, and age?
140
1. NEVER
2. ALMOST
NEVER
3. SOMETIMES
/ Attitudes and behaviours
4. ALMOST
ALWAYS
Factors
5. ALWAYS
Prosocial Quality Communication Model in health (PQC) (Escotorin, Roche, Cirera)
1. NEVER
2. ALMOST
NEVER
3. SOMETIMES
4. ALMOST
ALWAYS
/ Attitudes and behaviours
5. ALWAYS
Factors
10. Acceptance of what is perceived as negative
Do I accept anything negative that the patients might see in me, as
well as anything negative I might see in them?
11. Conflict resolution from a positive perspective
Do I try to resolve conflicts in a manner that is constructive and enriching both for the patients and for my relationship with them?
12. Shared decision taking
CONTENTS
For decisions that affect the patient, do I include them in the decisionmaking process as much as possible, making them feel like they play
a part?
13. Appropriate, relevant, not excessive, representative and
frequent information
Do I choose the most appropriate amount and type of information
for patients, based on their individual characteristics and present situation?
14. Openness to reveal emotions
META
Do I express my emotions (worries, doubts, joys) to patients, or my
expectations regarding the issues we face?
15. Checking and controlling the communicative process
Do I concern myself with checking that my communication with the
patients is completely efficient and appropriate? Do I ask them if they
have understood my questions or suggestions? Do I make sure that
they have understood a technical word I just used?
16. Making explicit the structural rules of the system in a prosocial way
AFTER
Do I try to explain openly and intimately the rules and protocol that
must be followed throughout treatment, without undervaluing or
overprotecting the patient?
17. Cultivate and carry out an empathic and concrete goal
Do I take it upon myself to make patients feel as though I remember
them and am concerned with them? Do I show interest in what was
discussed the previous time we met?
141
Referencias bibliográficas usadas en el presente volumen
Adams, C. H. (2000). Prosocial Bias in theories of interpersonal communication
competence: must good communication be nice? In G. Shepherd & E. Rothenbuhler
(Eds.), Communication and Community [versión electrónica]. Mahwah, N.J. Lawrence
Erlbaum Associates. Downloaded from: http://www.netLibrary.com/urlapi.asp?
action=summary&v=1&bookid=55062 on 22/02/08
Bishop, J. & Rees, C. (2007). Hero or has-been: is there a future for altruism in medical education? Advances In Health Sciences Education: Theory And Practice, 12(3),
391-399. http://search.ebscohost.com
Brief, A., & Motowidlo, S. (1986). Prosocial Organizational Behaviors. Academy of
Management Review, 11, 710-725.
Brundelius, M. & Escotorin, P. (25-8-2008). Prosocialidad y Comunicación de calidad
aplicadas en contextos universitarios de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, Chile. Manuscrito no publicado
ISO 26000 (2006). ISO/WD 26000 WORKING DRAFT 3-Rev. Guidance on Social Responsibility. [versión electrónica]. Downloaded from: http://isotc.iso.org/
livelink/livelink/fetch/2000/2122/830949/3934883/3935837/ISO_WD_26000.3_
Rev?nodeid=6882427&vernum=0 on 10/01/08
Hocking, J., & Lawrence, S. (2000). Changing attitudes toward the homeless: the
effects of prosocial communication with the homeless. Journal of Social Distress and
the Homeless, 9, 91-110.
García, A., Martínez, M., & Roche, R. (1988). La prosocialidad y Cataluña. Experiencia cívica en el campo educativo, social y cultural. Informe, proyecto y perspectivas.
Manuscrito no publicado.
Escotorin, G. P. (2010). Cap. 4 Comunicación con calidad prosocial en comunidades
educativas. En R. Roche (Ed.) (2010). Prosocialidad: Nuevos desafíos. Ciudad Nueva:
Buenos Aires.
Escotorin, G. P. (2008). Comunicación interpersonal de calidad prosocial: hacia una
definición del concepto y síntesis teórica actualizada del modelo aplicable a díadas en
contextos organizacionales. Tesina de doctorado en Psicología de la Comunicación,
Universidad Autónoma de Barcelona.
Eisenberg, N., & Mussen, P. (1989). The roots of prosocial behavior in children. Canada: Cambridge University Press.
143
Comisión de las comunidades europeas (2001). Libro Verde. Fomentar un marco
europeo para la responsabilidad social de las empresas. Downloaded from: http://
ec.europa.eu/employment_social/soc-dial/csr/greenpaper_es.pdf on 29/02/08
Cirera, M. (2009). Hacia una definición de Liderazgo prosocial: aplicación de valores a
modelo de organizaciones. Manuscrito no publicado
Caprara, G. V. (2006). Comportamento prosociale e prosocialità. En G.V. Caprara &
S. Bonino (Eds.), Il comportamento prosociale. Aspetti individuali, familiari e sociali (1
ed., pp. 8-22). Trento: Erikson.
Juárez, M.P. (2010). Cap.14 La relación médico paciente y su dimensión pedagógica:
Hacia un dialogo prosocial. En R. Roche (Ed.) (2010), Prosocialidad: Nuevos desafíos.
Ciudad Nueva: Buenos Aires.
Juárez, M.P. (2009). comunicación de calidad prosocial desde la perspectiva del paciente en la comunidad barrial Hipódromo, Argentina. Tesina de doctorado en Psicología de la Comunicación, Universidad Autónoma de Barcelona
Juárez, P. (2008a) La acción de prosocializar en el ejercicio de la medicina. Manuscrito no publicado.
Juárez, P. (2008b) Transcripción conferencia Roche, R.; Caprara, G. V y C. Izquierdo:
Desafíos presentes y futuros para el estudio y aplicación de la prosocialidad. Martes 9
de diciembre de 2008, Facultad de Psicología, Universidad Autónoma de Barcelona.
Transcripción, manuscrito no publicado.
Lederach, J.P. El abecé de la paz y los conflictos, Madrid:Catarata, 2000.
Marroquín & Pulido (2009). Cap.13 Emociones y comunicación de calidad prosocial:
aplicación en las relaciones profesionales de ayuda. En R. Roche (Ed.) (2009), Prosocialidad: Nuevos desafíos. Ciudad Nueva, Buenos Aires. En prensa.
Marroquín, H. (2002). Diseño y elaboración de un cuestionario de comunicación de
calidad en la pareja. Universidad Autónoma de Barcelona, Barcelona.
Penner, L. A., Dovidio, J. F., Piliavin, J. A., & Schroeder, D. A. (2005). Prosocial
Behavior: multilevel perspectives. Annual Review Psychology, 56, 365-392.
Riley, M.W., & Riley, J.W. (1990). “Aspetti Sociali dell’invecchiamento”, In “I Disturbi
Mentali degli Anziani”, a Cura di J.H. Henderson e altri, Organizzazione Mondiale Della Sanità, Aldo Primerano Editore, Roma
144
Roche, R., & Arozarena, E. (1988). Algunas dimensiones de la comunicación de calidad en la pareja. En Actas de las IX Jornadas Españolas de Terapia Familiar (pp. 425445). Sitges.
Roche, R., & Martínez-Fernández, R. (2006). Efectos de un programa de entrenamiento prosocial en la comunicación de pareja. Revista de Terapia Sexual y de Pareja,
24, 30-50.
Roche, R. (1991). Violencia y Prosocialidad: un programa para el descondicionamiento frente a la violencia en la imagen y para la educación de los comportamientos
prosociales. En ¿Qué miras? (pp. 291-313). Valencia: Publicaciones de la Generalitat
Valenciana.
Roche, R. (1995). Psicología y Educación para la Prosocialidad. Barcelona: Universitat
Autònoma de Barcelona.
Roche, R. (2004). Modelo de comunicación de calidad prosocial. Manuscrito no publicado
Roche, R. (2006). Psicología de la Pareja y de la Familia. Análisis y Optimización. (2ª
ed.) Bellaterra: Servei de Publicacions Universitat Autònoma de Barcelona.
Roche, R. (2007). Análisis y comparación de los modelos de comunicación de calidad.
Manuscrito no publicado
Robert Roche (Ed.) (2010). Prosocialidad: Nuevos desafíos. Metodologías y pautas
para una optimización creativa del entorno. Buenos Aires: Ciudad Nueva.
Spencer, L.M & Spencer S.M. (1993). Competence at Work. Models for superior
performance.
Stiff, J., Price Dillard, J., Somera, L., Kim, H., & Sleight, C. (1988). Empathy communication.
Szczerbińska K., Giustini M., Savičiute R., Chaloupka C.: The new model of motivating older people to change their healthy behaviours. Aging Clin Exp Res, 2011
23(Suppl. No1): 283.
145
Otras referencias bibliográficas que fundamentan el
proyecto CHANGE
Adelman, R. D.; Greene, M., & Ory, M. (2000). Communication between older
patients and their physicians. Clinics In Geriatric Medicine, 16(1), 1. Retrieved May 1,
2009, from MEDLINE database.
Ajzen I. (1988). Attitudes, personality and behavior, IL: Dorsey Press, Chicago.
Ajzen I. (1991). The theory of planned behavior. Organizational Behavior and Human
Decision Processes, 50, pp. 179-211.
Ajzen, I., & Driver, B. L. (1992). Prediction of leisure participation from behavioral,
normative, and control beliefs: an application of the theory of planned behavior.
Leisure Sciences, 13(3), 185–204.
Ajzen, I. (2002). Perceived behavioral control, self-efficacy, locus of control, and the
theory of planned behavior. Journal of Applied Social Psychology, 32, 665-683.
Alekna, V., Čeremnych, E., Čobatas, M., Filipavičiūtė, R., & Gaigalienė, B. (2001).
Vilniaus Ilgaamžiai (Oldest – old of Vilnius). Monografija: Vilnius.
Ambrozaitienė, D. (2008). Pagyvenę Žmonės Lietuvoje 2007 metais.
See http://www.stat.gov.lt/lt/news/view/?id=2749
American Psychiatric Association APA (1994). Diagnostic and statistical manual of
mental disorders DSM (4th ed.). Washington, DC.
Amoretti, G. E., & Ratti, M. T. (1994). Psicologia e terza età. Prospettive psicologiche
sul tema dell’invecchiamento. Roma, Nuova Italia Scientifica.
Andreasen, A.R. (1995). Marketing social change: changing behavior to promote
health, social development, and environment. San Francisco, CA: Jossey-Bass
Atchley, R.C. (1976). The sociology of retirement. New York. John Wiley.
Atchley, R.C. (1989). A continuity theory of normal aging. Gerontologist, 29, 183-190.
Atchley, R.C. (1999). Spirituality and Ageing, Johns Hopkins University Press Chiud.
Aveni-Casucci, M.A. (a cura di), Psicologia e gerontologia, Claire, Milano, 1984.
Badurski, J.E. (2004). Uwagi o patogenezie i epidemiologii osteoporozy i złamań.
Medycyna po Dyplomie. Wydanie specjalne. May.:5-9.
146
Bajaj, S., & Saag, K.G. (2003). Ostoporosis evaluation and treatment. Current
Women’s Health Reports. 3: 418-424.
Baltes, M.M., & Carstensen, L.L. (1999). Social psychological theories and their
applications to aging: From individual to collective (pp. 209-226). In V. Bengtson &
K.W. Schaie (Eds.) Handbook of theories of aging. New York: Springer.
Baltes, M.M. (1996). The many Faces of Dependency in Old Age, Cambridge
University Press, New York.
Baltes, P. B., & Baltes, M. M. (1990). Psychological prospectives on successful aging:
the model of selective optimization with compensation, in P. B. Baltes & M. M. Baltes
(Eds.) Successful aging: prospective from the behavioural sciences, Lawrence Erlbaum,
Hillsdale, NJ.
Baltes, P. B., & Reese, H. W. (1986). L’arco della vita come prospettiva in psicologia
evolutiva. Età Evolutiva, No. 23, 66-96.
Baltes, P. B. (1997). On the incomplete architecture of human ontogeny;
selectionoptimization and compensation as foundation of developmental theory, in
‘’American Psychologist’’, 52, pp. 366-380.
Baltes, P. B., Reese, H. W., & Lipsitt, L. P. (1980). Life-span developmental
psycology. Developmental Psychology, No. 31, 65-110.
Baltes, P.B. (1987). Theoretical propositions of life-span developmental psychology:
on the dynamics between growth and decline, Developmental Psychology, 23, 611626.
Banchero, A. (2005). Programmare i servizi sociali e sociosanitari. Elementi di
conoscenza, riflessione e orientamento sull’evoluzione della materia dagli anni
Cinquanta al nuovo Millennio. Fondazione Smith Kline. Il Mulino: Bologna.
Bandura, A. (1982). Self-Efficacy Mechanism in Human Agency. American
Psychologist, 37, 122-147.
Bandura, A. (1986). Social foundations of thought and action: A social cognitive
theory. Englewood Cliffs, NJ: Prentice-Hall.
Bandura, A. (1991). Self-regulation of motivation through anticipatory and
selfregulatory mechanisms, in R.A. Dienstbier (Ed.). Perspectives on motivation:
Nebraska symposium on motivation, Lincoln, University of Nebraska Press., 38, 69164.
147
Bandura, A. (1995). Self-efficacy; Control (Psychology); Adaptability (Psychology);
Congresses, Cambridge University Press
Bandura, A. (1997). Self-efficacy: The exercise of control, New York, Freeman-Baroni M.R.
(1999). Ambiente e invecchiamento: aspetti di dipendenza ambientale e attaccamento ai
luoghi. In E. Guidolin (a cura di) Sguardi sulla vecchiezza, Padova, Imprimitur, 65-88.
Bandura, A. (a cura di). Il senso di autoefficacia. Aspettative su di se e azione,
Erickson, Trento, 1996.
Bandura, A., Barbaranelli, C., Caprara, G.V., Pastorelli, C. (1996). Multifaceted
Impact of Self-Efficacy Beliefs on Academic Functioning. Child Development. 67,
1206-1222.
Baroni, M.R. (2003). I processi psicologici dell’invecchiamento, Roma, Carocci.
Bartholomew, L.K., Parcel, G.S., Kok, G., & Gottlieb, N.H. (2006). Planning Health
Promotion Programs. An Intervention Mapping Approach. San Francisco: Jossey-Bass,
110-116.
Beardsley, L., & Pedersen, P. (1997). Health and culture-centered intervention.
In J.W. Berry, M.H. Segall & C. Kacitçibasi (a cura di). Handbook of Cross-cultural
Psychology. Vol.3: Social behavior and applications, 413-448. Needam Heights, MA:
Allyn and Bacon.
Bednarz, S., Kocemba, J., & Rewiuk, K. (2003). Zatorowe udary mózgu –
możliwości zapobiegania u osób starszych. Gerontologia Polska. 11 (3): 95-99.
Belloni S. A., & Calcaterra A. (2008). Nuove relazioni e immagine dell’anziano nel
processo di assistenza informale, Ricerche di psicologia, 1-2.
Bellotti, G., & Madera, M.R. (2008). Il burnout degli operatori geriatrici: equilibrio e
discordanza tra persona e lavoro, Ricerche di psicologia, 1-2.
Berkman, L.F. (2009). Social Epidemiology: Social Determinants of Health in the
United States: Are We Losing Ground? Annual Review of Public Health. 2009 Jan 19.
Biela, U., Pająk, A., Kaczmarczyk-Chałas, K. et al. (2005). Częstość występowania
nadwagi i otyłości u kobiet i mężczyzn w wielu 20-74 lat. Wyniki programu WOBASZ.
Kardiologia Polska. Supl. 4. (źródło: termedia.pl)
Bień, B. (2000). Miejsce człowieka starszego w systemie opieki zdrowotnej i społecznej
w Polsce. In: Sytuacja zdrowotna osób w starszym wieku w Polsce. Aspekt medyczny i
społeczno-demograficzny. Ogólnopolskie Seminarium Naukowe. Łódź. 26-27.06.2000: 31-40.
148
Bikmanienė, R., Danusevičienė, L., Jagelavičius, A., Kimbrienė, B. and other.
(2002) Socialinė gerontologija: ištakos ir perspektyvos. Kaunas, 18–40.
Birren, J. (2001). Psychological Implications of Productive Aging, In morrow-Howell,
Hinterlong, Sherranden.
Birren, J.E., & Schroots, J.J.F. (1996). History, concepts, and theories in the
psychology of aging.
Birren, J.E. (1959). Principles of research on aging. In J.E. Birren (editor). Handbook
of aging and the individual, 3-42. Chicago: University Press.
Birren, J.E. (1960). Behavioral theories of aging. In N.W. Shoch (Ed.) Aging:
some social and biological aspects, Washington D.C., American Association for
Advancement of Science, 305-332.
Birren, J.E. (1969). The Concept of Functional Age. Human Development, 12, 214-215.
Bissolo, G., Fazzi, L. (2005). Costruire l’integrazione sociosanitaria. Attori, strumenti,
metodi. Carocci Faber: Roma.
Blangiardo, G.C., & Rimordi, S. (2006), Morfogenesi della famiglia italiana: la
prospettiva socio-demografica, in E. Scabini & G. Rossi (eds). Le parole della famiglia,
Vita e Pensiero, Milano
Bolesławska, I., Grygiel-Górniak, B., & Przysławski, J. (2006). Żywieniowe aspekty
rozwoju osteoporozy wśród kobiet i mężczyzn z regionu wielkopolski. [ Nutritional
habits as osteoporosis risk factors in the group women and men from Wielkopolska
region] Now. Lek. 75 (1): 27-30.
Bolesławski, L., & Marciniak G. (1997). Prognoza ludności Polski według
województw na lata 1996-2020. GUS, Warsaw.
Bolesławski, L. (2004). Prognoza demograficzna na lata 2003-2030. GUS, Warsaw:
36-42.
Borowiak, E., & Kostka, T. (2003). Physical activity of elderly inhabitants of Lodz
(Poland). [Aktywność ruchowa starszych mieszkańców Łodzi.] Med. Sport. 19 (4): 139-146.
Bourhis, RY; Roth, S., & MacQueen, G. (1989). Communication in the hospital
setting: a survey of medical and everyday language use amongst patients, nurses
and doctors. Downloaded from: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/2705006 on
14/12/08
149
Brinchi, G. (2009). La condizione anziana.
See http://www.uil.it/pari_opportunit%C3%A0/archivio/anziani.htm
Brizzi, L., Cava, F. (2003). L’integrazione socio-sanitaria. Il ruolo dell’assistente sociale.
Carocci Faber: Roma.
rzozowska, A., Kałuża, J., de Groot C.P.M.G. et al. (2004). Supplementation
practice and mortality in SENECA population. J. Nutr. Health Aging, 8(6): 462.
Bucci, D. (2002). Il lungo cammino della riforma. Monitoraggio sull’applicazione della
normativa sociale in Italia. Associazione Nuovo Welfare: Roma.
Buczkowski, K., Ignaczak, E., Dachtera-Frąckiewicz, M., Czachowski, S., &
Budzyński, J. (2005). An attempt to assess the lifestyle of general practitioner’s
patients. [Próba oceny stylu życia pacjentów lekarzy rodzinnych.] Fam. Med. Prim.
Care Rev. 7(3): 613-617.
Burr, J.A., Caro F.G., & Moorhead, J. (2002), Productive Aging and Civic
Participation,Journal of Aging Studies 16: 87-105.
Butler, R.N., & Schechter, M. (1995). Priductive Aging, in R. Cabeza & A. Kingstone
(eds). Handbook of functional Neuroimaging of Cognition, The Mit Press, Cambridge.
Caprara, G. V., Barbaranelli, C., Pastorelli, C., Bandura, A., & Zimbardo, P.G. (2000).
Prosocial Foundations of Children’s Academic Achievement. Psychological Science,
Vol. 11 nº 4, July 2000.
Car, J., Synowski, T., Gębska-Kuczerowska, A., & Wysocki, M.J. (2004).
Epidemiologia niepełnosprawności w podeszłym wieku. W: Samodzielność ludzi
starych z perspektywy medycyny i polityki społecznej. Dotychczasowe doświadczenia
UE i Polski. PTG. Warsaw: 47- 52.
Caro, F.G., & Bass S.A. (1997). Receptivity to Volunteer in the Immediate
Postretirement Period, Journal of Applied Gerontology, 16.
Carstensen, L.L. (1987). Review of Pinkston, E.M. & Linsk, N. Care of the elderly: A
family approach in Social Service Review.
Carstensen, L.L., Isaacowitz, D.M., & Charles S.T. (1999). Taking Time Seriously. A
Theory of Socioemotional Selectivity, “American Psychologist”, 54, 3, 165-181.
Celdrán, M., & Villar, F. (2007). Volunteering Among Older Spanish Adults: Does the
Type of Organization Matter? Educational Gerontology, 33 (3), 237-251.
150
Čeremnyc, E., Gaigalienė, B., Alekna, V., & Filipavičiūtė, R. (2002). 90 metų
ir vyresnių asmenų socioekonominės gyvenimo sąlygos Vilniaus mieste (The
socioeconomic living conditions of subject aged 90 and over in the city of Vilnius).
Gerontologija, 2002 3(2), 89–94.
Čeremnych, J. (2003). Measuring the quality of life in older adults using
WHOQOL-100. Gerontologija 2003, 4(2), 85–90.
Cesa Bianchi, M., Cristini, C., & Cesa-Bianchi, G. (2004). Positive aging, Ricerche di
Psicologia, 1.
Cesa-Bianchi, M., & Antonietti, A. (2003). Creatività nella vita e nella scuola.
Mondatori università.
Chalmers, J., MacMahon, S., Anderson, C., Neal, B., & Rodgers, A. (1997).
Ciśnienie tętnicze a udar mózgowy. Via Medica. Gdańsk.
Chappell, N.L., & Prince, M. J. (1997). Reason Why Canadian Seniors Vollunteer,
Canadian Journal in Aging, 16.
Chattat, R. (2000). La valutazione in Psicologia Gerontologica. Bologna: Pitagora.
Chattat, R. (2004). L’invecchiamento. Processi psicologici e strumenti di valutazione,
Roma, Carocci.
Chodzko–Zajko, W., Schwingel, A., & Park, Ch. H. (2009). Successful aging: the
role of physical activity. American Journal of Lifestyle Medicine, 3, 20.
Čiobota, M., Alekna, V., Filipavičiūtė, R., Gaigalienė, B., Čeremnych, E.,
Redaitienė, E., & Vipartienė, D. (2003). Vilniaus ilgaamžių demografiniai,
sociologiniai ir biomedicininiai tyrimai. Vilnius.
Cnesps - Istituto Superiore di Sanità (2008). Argomenti di salute – anziani.
See http://www.epicentro.iss.it/problemi/anziani/anziani.asp
Cohen, H.J., Saltz, C.C., Samsa, G., Mcvey, L., Davis, D., & Feussner, J.R. (1992).
Predictors of two-year post-hospitalization mortality among elderly veterans in a study
evaluating a geriatric consultation team. J. Am Geriatr Soc 1992;40:1231-5.
Conn, V.S. (1998). Older Adults and Exercise: Path Analysis of Self-efficacy Related
Construct, Nursing Research, 47.
151
Conner, M., Kirk, S.F., Cade, J.E., & Barrett, J.H. (2003). Environmental influences:
factors influencing a woman’s decision to use dietary supplements. Journal of
Nutrition 2003 Jun, 133(6), 1978-1982.
Cooper C., & Melton L.J.III. (1992), Epidemiology of osteoporosis. Trends Endocrinol
Metab. 314: 224-229.
Cooper, C., Atkinson, E.J., Jacobsen, S.J., O’Fllon, W.M., & Melton, L.J.III. (1993).
Population-based study of survival after oseoporotic fractures. Am J Epidemiology.
137: 1001-1005.
Cumming, E., & Henry, W. (1961), Growing Old, Basic Books, New York.
Czerwiński, E., Frańczuk, B., Borowy, P. (2004). Problemy złamań
osteoporotycznych. Medycyna po Dyplomie. Wydanie specjalne, May: 42-49.
De Voe, J, DPhil, MD, Wallace, L., & Fryer, G. (2009). Patient Age Influences
Perceptions About Health Care Communication. Family Medicine, 41(2), 126-133.
Deci, E. L., & Ryan, R. M. (1985). Intrinsic motivation and self-determination in
human behavior. New York: Plenum.
Deci, E. L., & Ryan, R. M. (2000). The “what” and “why” of goal pursuits: Human
needs and the self-determination of behavior. Psychological Inquiry, 11, 227-268.
Delbès, C., Gaymu, J., & Springer, S. (2006). Le femmes viellissent seules – les
hommes vieillissent à deux. Un bilan europèen, Population et sociètès, 419.
Doblhammer, G., & Kytir. J. (1998). Social inequalities in disability-free and healthy
life expectancy in Austria. In: Wiener klinische Wochenschrift 11/1998, 393-396.
Doblhammer-Reiter, G. (1996). Soziale Ungleichheit vor dem Tod. Zum Ausmaß
sozioökonomischer Unterschiede der Sterblichkeit in Österreich. In: Demographische
Informationen 1995/96, 71-81.
Drygas, W., Kwaśniewska, M., Kaleta, D., & Ruszkowska-Majzel, J. (2008).
Increasing recreational and leisure time physical activity in Poland–how to overcome
barriers of inactivity. J Public Heath, 16:31–36.
Ducharme, F. (1994). Coniugal support, coping behaviours and phsycological wellbeing of the elderly spouse: an empirical model, Research on Aging, 16.
Duda, B. (2008). Aktywność i sprawność fizyczna osób w wieku 60-69 lat. [Physical
activity and fitness of adults aged 60-69 years.], Med. Sport.: 24 (6): 379-384.
152
Dutta-Bergman, M. J. et al. (2005). Developing a profile of consumer intention
to seek out additional information beyond a doctor: the role of communicative and
motivation variables. Health Communication, 17, 1-16.
Erikson, E. H (1982). The life cycle completes: a review. Norton, New York (trad. It. I
cicli della vita. Continuità e mutamenti, 1984, Armando Armando, Roma).
Erikson, E. H. (1968). Identity: youth and crisis, London, Faber; tr. It. Gioventù e crisi
di identità, Roma, Armando, 1980.
Eurostat (2002). Health statistics, key data on Health 2002, It can be accessed
through the Europa server (http://europa.eu.int), European Commission.
Fessel-GFK Austria (2003). Generation 50 plus 2003. Wien.
See: http://www.managementclub.at/upload/doc/108/charts_senioren.ppt
Fessel-GFK Austria (2006). Generation 50 plus 2006. Wien.
See: http://portal.wko.at/?396628
Festinger, L. (1957). A theory of cognitive dissonance. Evanston, IL: Row, Peterson.
Fitzpatrick R. (2000). Measurement issues in health-related quality of life: Challenges
for health psychology. Psychology and Health, 15, 99-108.
Fonzi, A. (2008). Si può avere una vecchiaia migliore? Riflessioni su alcune strategie
di coping, Ricerche di psicologia, 1-2.
Franklin, C. N., & Tate, Ch. A. (2009). Lifestyle and successful aging: an overview.
American Journal of Lifestyle Medicine, 3, 6.
Fratiglioni, L., Paillard-Borg, S., & Winblad, B. (2004). An active and socially
integrated lifestyle in late life might protect against dementia. Lancet Neurol.,3.
Gaigalienė, B. (1999). Pagyvenusių žmonių fizinis pajėgumas, aktyvus gyvenimo
būdas ir sveikata (Physical efficiency, active mode of life and health of elderly subjects).
Monografija. Vilnius.
Gaigalienė, B. (2001). Fizinio pajėgumo, fizinio aktyvumo ir sveikatos tarpusavio
ryšiai (Interrelation among physical capacity, physical activity and health),
Gerontologija 2001, 2(1), 17–24.
Gaigalienė, B., Alekna, V., Čeremnych, E., & Filipavičiūtė, R. (2004). Incidence of
chronic diseases in very elderly inhabitants of Vilnius. Gerontologija, 5(1), 23–27.
153
Gębska-Kuczerowska, A. (2002). Characteristics of the elderly in the study on assessment
of the impact of the activity level on health status. Przegl Epidemiol, 56: 463-70.
Gesundheitsförderungsgesetz (GFG) vom 28. März 1998; BGBl I Nr. 1998/51.
See: http://www.fgoe.org/hidden/downloads/GFG_98.pdf/download
Glanz, K., Lewis, F.M., & Rimer, B.K. (2002). Health Behavior and Health Education.
Jossey-Bass Inc Pub. ISBN 0787957151
Glinkowski W., Kozdroń E., & Szczypiorski P. (1998). Obserwacja krótkoterminowa
zmian ilościowych w tkance kostnej pod wpływem rekreacyjnej aktywności ruchowej
u kobiet w starszym wieku, Medycyna Sportowa IX (18).
Głowacka, A., Drzewoski, J., & Kasznicki, J. (2006). Compliance to physical activity
and diet in type 2 diabetic patients. Przestrzeganie przez chorych na cukrzycę typu
2 zaleceń lekarskich dotyczących wysiłku fizycznego i diety jako składowych terapii.
Probl. Ter. Monitor., 17 (4): 253-258.
Golinowska, St., Holzer, J., Szwarc, H., & Pędich W. (1999). Starzenie się i starość;
pojęcia. Tendencje, cechy i struktury. In: St. Golinowska (red.). Raport o rozwoju
społecznym Polska 1999. Ku godnej aktywnej starości. UNDP i CASE, Warsaw: 18.
Grabowska, E., & Sporadyk, M. (2006). Zasady żywienia osób w starszym wieku.
Gerontologia Polska. 14, 2: 57-63.
Grano, C., & Lucidi, F. (2005a). Promuovere un invecchiamento attivo. In C. Grano
& F. Lucidi (2005). Psicologia dell’invecchiamento e promozione della salute. Roma:
Carocci.
Grano, C., & Lucidi, F. (2005b). Promuovere la salute in presenza di malattia. In C.
Grano & F. Lucidi (2005). Psicologia dell’invecchiamento e promozione della salute.
Roma: Carocci.
Greene, M., Adelman, R., Charon, R., & Hoffman, S. (1986). Ageism In The
Medical Encounter: An Exploratory Study Of The Doctor-Elderly Patient Relationship.
Language & Communication, 6(1/2), 113-124.
Greenfield, E.A., & Marks N.F. (2004). Formal Volunteering as a Protective Factor for
Older Adults’ Psychological Well-Being. The Joournals of Gerontology, Serie B., 59.
GUS (1997). Stan zdrowia ludności w 1996 r., Warsaw.
GUS (1997a). Stan zdrowia i potrzeby osób niepełnosprawnych w Polsce w 1996r.
Warsaw.
154
GUS (1998). Ochrona zdrowia w gospodarstwach domowych w 1998 roku. Zakład
Wydawnictw Statystycznych. Warsaw.
GUS (1999). Seniorzy w polskim społeczeństwie. Warsaw.
GUS (2001). Rocznik Statystyczny Rzeczpospolitej Polskiej. Warsaw. tabl. 4(119).
p.100.
GUS (2003). Rocznik Statystyczny Rzeczpospolitej Polskiej. Warsaw. tabl. 4(120).
p.106.
GUS (2004). Podstawowe informacje o rozwoju demograficznym Polski do 2004
roku. (e-document: www.gus.gov.pl - date of reading 1.06.2006)
GUS (2006). Niepełnosprawność osób starszych w świetle wyników NSP 2002.
[Disability of elderly people in the light of 2002 National Census results] . Warsaw.
GUS (2006a). Stan zdrowia ludności Polski w 2004 r. Warsaw.
Guzińska, M., & Zdrojewski E.Z. (2004). Starzenie się ludności w województwach
nadmorskich Polski. In: J.T. Kowaleski. P. Szukalski (ed.). Nasze starzejące się
społeczeństwo. Nadzieje i zagrożenia. Published by the University of Łódź. Łódź. pp.
40-48.
Hackl, C. (2007). Gesundheitsförderung für ältere Menschen mit dem Schwerpunkt
sozial Schwache. Konzeption von zielgruppenspezifischen Maßnahmen. Diplomarbeit,
IMC Fachhochschule Krems.
Hagger, M.S., Chatzisarantis, N., & Biddle, S.J.H. (2002). The influence of
autonomous and controlling motives on physical activity intentions within the Theory
of Planned Behaviour, British Journal of Health Psychology, 7.
Havighurst, R. J. (1963). Successfull aging. In R. William, C. Tibbits & W. Donahue
(ed). Process of aging. New York: Atherton
Havighurst, R. J., Neugarten, B. L., & Tobin, S. S. (1968). Disengagement and
patterns of aging, in B.L. Neugarten (a cura di) Middle age and aging. University of
Chicago Press, Chicago, IL.
Havigurst, R.J., Neugarten, B.L., & Tobin, S. (1968). Disengagement personality
and life satisfaction in the later years. In P.F. Hansen (ed.). Age with a future, F.A.
Davis, Philadelphia.
155
Health – EU (2009). The Public Health Portal of the European Union.
http://ec.europa.eu/health-eu/my_health/elderly/io_lt.htm
Healthy Ageing (2009). A CHALLENGE FOR EUROPE. EU-funded project 2004-2007.
See http://www.healthyageing.nu/
Henry, J. (2004). A comparison of strategies for achieving well-being non clinical
population, Ricerche di Psicologia, 1 (27).
Hertzog, C A.R., Franks, M.M., Markus, H.R., & Holberg, D. (1998). Activities
and Well-Being in Older Age: Effects of Self Concept and educational Attainment,
Americal Psycology and Aging, 13.
HFA-DB (European Health for All database), WHO, updated January 2009
Higgins, M.M., & Barkley, M.C. (2003). Concepts, theories and design components
for nutrition education programs aimed at older adults. J. Nutr. Elder., 23(2), 57-75.
Hochschild, A. R.(1975). Disengagement theory: “A critique and propousal”,
American sociological Rewiew, 40: 553- 556.
Hornberger, J., Itakura H.,, & Wilson, R. (1997). Bridging language and cultural
barriers betwen physic-patients. En revista: Pub.Med. A service of the National
Library of medicine and the National Institutes of Health. Sep-Oct 112(5), 410-417.
Downloaded from: www.pud.med.central.nih.gov on 16/03/07
Hornik, R.C, McDivitt, J., & Zimicki, S. (2002). Cap. 13. Communication in support
of child survival: evidence and explanations from eight countries. (Pág. 219 – 248). En:
R.C. Hornik (Ed.) (2002), Public health communication. Evidence for behavior change.
Mahwah, New Jersey, London. LEA (Lawrence Erlbaum Associates, Publishers).
Downloaded from: http://new.paho.org/arg/index.php?option=com_content&task=
view&id=160&Itemid=304 on 10/10/08
House, J.S., Landis, K.R., Umberson D. (1998). “Social relationship and health”.
Science, 241:540-545.
Hunke, R., & Gerstner, G. (2006). 55 Plus Marketing: Zukunftsmarkt Senioren.
Gabler Verlag: Wiesbaden.
ISTAT – Istituto nazionale di statistica (2008). La vita quotidiana nel 2007. Indagine
multiscopo annuale sulle famiglie. Roma: ISTAT. See www.istat.it
ISTAT – Istituto nazionale di statistica (2009). Rapporto annuale sulla popolazione
anziana in Italia. Roma: ISTAT. See www.istat.it
156
ISTAT (2008). 100 statistiche per il Paese, indicatori per conoscere e valutare.
See www.istat.it
Iwanek, A. (1999). Niepełnosprawność osób starszych. W: Seniorzy w polskim
społeczeństwie. GUS. Warsaw. pp. 100-122.
Jacobs, E.A., Shepad D.S. et al. (2004). Overcoming language barriers in health
care: cost and benefits of interpreter services. En Revista: Pub.Med. A service of the
National Library of medicine and the National Institutes of Health. May 2004.
94 (5), 866-9. Downloaded from: www.pud.med.central.nih.gov on 16/03/07
Jaworowska, A., Szustrowa, T., & Raven, J.C. (2000). Test Matryc Ravena w wersji
Standard TMS : formy: Klasyczna, Równoległa, Plus: polskie standaryzacje. Warszawa:
Pracownia Testów Psychologicznych Polskiego Towarzystwa Psychologicznego.
Jelonek, A. (2004). Proces starzenia się ludności Polski w perspektywie najbliższych
trzech dziesięcioleci. In: J.T. Kowaleski. P. Szukalski (ed.). Nasze starzejące się społeczeństwo.
Nadzieje i zagrożenia. Published by the University of Łódź. Łódź. pp. 11-18.
John-Leader, F., Van Beurden E. et al. (2008). Multimedia campaign on a
shoestring: promoting “Stay Active-Stay Independent” among seniors, Health
Promotion J. Austr., 2008, 19(1), 22-28.
Juozulynas, A. (2001). Gerontologija, 2(3), 138.
Kadžiauskienė, K., Bartkevičiūtė, R., Abaravičius A. J., & Olechnovič M. (2000).
Senelių globos namų išlaikytinių maitinimosi problemos. Gerontologija, 1(1), 32–36.
Kałuża, J., Bagan, A., & Brzozowska A. (2004). Ocena udziału witamin i składników
mineralnych z suplementów w diecie osób starszych. Roczn. PZH., 55 (1): 51-61.
Khaw, K.T. (1997). Healty ageing, British Medical Journal, 315.
Kim, U., & Berry J.W. (1993). Indigenous Psychologies. Newbury Park, CA: Sage.
Kluge, M. A., Glick, L. K., Engleman, L. L., & Hooper, J. S. (2007). Teaching
Nursing and Allied Health Care Students How to “Communicate Care” to Older
Adults’. Educational Gerontology. 33(3),187-207.
Kohut, H. (1971). Narcisismo e analisi del Sé. Boringhieri, Torino 1976.
157
Kolb, M., Diketmüller, R., & Steininger, Ch. (2008). Expert Survey on Physical
Activity Programmes and Physical Activity Promotion Strategies for Older People.
National Report Austria. University of Vienna, Center for Sport Science and University
Sport, Department of Sports Pedagogy. EUNAAPA (EUropean Network for Action on
Ageing and Physical Activity), See: http://www.eunaapa.org
Kostka, T., Bogus, K. (2007). Independent contribution of overweight/ obesity and
physical inactivity to lower health-related quality of life in community-dwelling older
subjects. Z Gerontol Geriat 40:43–51.
Kotler, P., & Lee N. (2008). Social marketing: influencing behavior for good (3rd ed.),
CA: Sage.
Kowaleski, J.T. (2004). Osoby w starszym wieku w polskim rolnictwie. In: J.T.
Kowaleski & P. Szukalski (ed.). Nasze starzejące się społeczeństwo. Nadzieje i
zagrożenia. Published by the University of Łódź. Łódź. pp. 40-48 and pp. 72-78.
Kozdroń E., Glinkowski W., Szczypiorski P., & Wit B. (1998). A proprevetive role of
organized physical activity of elderly, Medicina Sportiva, Medicina Sportiva, 2,1:40.
Kozdroń E., Targosiński P., & Szczypiorski P. (2002). Zmiany w układzie ruchu
osób starszych pod wpływem aktywności ruchowej. Wychowanie Fizyczne i Sport,
Kwartalnik, XLVI, Suplement Nr 1, Część 1: s.286-287.
Kozdroń, E. (2004). Program Rekreacji Ruchowej Osob Starszych (Program of
Recreational Activity for Elderly). AWF Warszawa.
Kramer, A.F., Erikson, K.I., & Colombe, S.J. (2006). Exercize, cognition, and the
aging brain, J. Appl. Physiol., 101.
Król-Zielinska, M., Osiński, W., Zieliński, J., & Kusy K. (2006). Physical fitness of
elderly people in Poland in comparison with the population of the USA. Studies in
Physical Culture and Tourism. Vol 13: 53-55.
Król-Zielińska, M., Zieliński, J., & Kusy K. (2005). Physical activity in women and
men aged 60 and older. [aktywność fizyczna kobiet i mężczyzn po 60 roku życia].
Annales Universitatis Mariae Curie-Skłodowska, 60 supl. (16):254.
Kuciarska-Ciesielska, M. (1999). Starzenie się i starość; pojęcia. tendencje. cechy
i struktury. W: St. Golinowska (ed.). Raport o rozwoju społecznym Polska 1999. Ku
godnej aktywnej starości. UNDP i CASE. Warsaw. pp. 18-21.
158
Kuciarska-Ciesielska, M. (1999a). Stan zdrowia somatycznego i psychicznego osób
starszych oraz jego uwarunkowania. W: Seniorzy w polskim społeczeństwie. GUS.
Warsaw. pp. 59-99.
Kurek, S. (2004). Ruch naturalny i migracje a proces starzenia się ludności w Polsce.
In: J.T. Kowaleski & P. Szukalski (ed.). Nasze starzejące się społeczeństwo. Nadzieje i
zagrożenia. Published by the University of Łódź. Łódź. pp. 19-29.
Landefeld, C.S et al. (1996). Hospital admission risk profile (HARP): identifying
older patients at risk for functional decline following acute medical illness and
hospitalization. J.Am.Geriatr.Soc. 1996; 44:251-7.
Lefebvre, R.C., & Flora, J.A. (1988). Social marketing and public health intervention,
Health Education Quarterly 15, 299-315.
Lefebvre, R.C., & Rochlin, L. (1997). Social marketing. In: K. Glanz, F.M. Lewis &
B.K. Rimer (Eds.), Health behavior and health education: theory research and practice.
(2nd ed.) San Francisco CA: Jossey-Bass.
Lesauskaitė, V., & Macijauskienė, J. (2003). Geriatrijos paslaugų poreikis ir būtinybė
Lietuvos sveikatos priežiūros sistemai. „Sveikatos mokslai“, 3, 97–100.
Lesauskaitė, V. (2001). Gerontologija, 2(1), 6.
Lett, H.S., Blumenthal, J.A., Babyak, M.A., Catellier, D.J., Carney, R.M.,
Berkman, L.F., Burg, M.M., Mitchell, P., Jaffe, A.S., Schneiderman, N. (2007).
Social support and prognosis in patients at increased psychosocial risk recovering from
myocardial infarction. APA (www.APA.org).
Lietuvos gerontologų ir geriatrų draugija (1999). Senas žmogus šeimoje.,
Eksperimentinės ir klinikinės medicinos instituto Gerontologijos ir reabilitacijos centras.
Vilnius.
Lightsey O. R. Jr. (1996). The Role of Psychological Resources in Well-Being: A Reply.
The Counseling Psychologist; 25(4).
Lochbaum, M.R., Karoly, P., & Landers, D.M. (2002). Evidence for the importance
of openness to experience on performance of a fluid intelligence task by physichally
active and inactive participants, Res Quart, Exerc.Sport, 73.
Luchi, R. J., Gammack, J. K., Narcisse, V. J. III, & Porter Storey, C. Jr. (2003).
Standards Of Care In Geriatric Practice. In Annual Reviews Med. 54, 185-196.
Downloaded from arjournals.annualreviews.org by Universitat Autonoma de
Barcelona on 03/04/09.
159
Luriola, M. et al (2000), cit. in Misurare l’atteggiamento verso la salute.
Standardizzazione e validazione italiane del Multidimensional Health Questionnaire
di Snell e Johnson ad uso dei professionisti della salute (2002), a cura di Laicardi C.,
Franco Angeli.
Mackenbach, J.P. (2006). Health Inequalities: Europe in Profile. Rotterdam:
Department of Public Health
Maier, H., & Klumb, P. L. (2005). Social participation and survival at older ages: Is the
effect driven by activity content or context? European Journal of Ageing, 2.
Majeski, R., & Stover, M. (2007). Theoretically Based Pedagogical Strategies
Leading to Deep Learning in Asynchronous Online Gerontology Courses. Educational
Gerontology. 33(3) 171-185.
Marciniak, G. (1999). Prognoza ludności w wieku 60 lat i więcej. W: Seniorzy w
polskim społeczeństwie. GUS. Warsaw 1999. pp. 28-37.
Marquez, D. X., Bustamante, E. E., Blissmer, B. J., & Prohaska, Th. R. (2009).
Health promotion for successful aging. American Journal of Lifestyle Medicine, 3, 1.
Massimini, F., Inghilleri, P., & Delle Fave, A. (1996), La selezione psicologica
umana. Teoria e metodo d’analisi, Arcipelago Edizioni.
Maturana, H. (1995). Emociones y lenguaje en educación y política. Santiago de
Chile: Dolmen ediciones.
MC Connaughy, E.A., DiClemente, C.C., Prochaska, J.O., & Velicer, W.F. (1983).
Stages of change in psychotherapy: measurement and sample profiles, Psychotherapy:
Theory, Research and Practice, 20, 368-375.
McCarthy, E.J. (1978). Basic marketing: a managerial approach (6th ed.). IL:
Homewood
McGuire, W.J. (1985). Attitudes and attitude change. In G. Lindzet & E. Aronson
(Eds.), The handbook of social psychology; Vol.2 Special fields and applications (3rd
ed., 233-346). New York: Knopf.
McKecith, B. (2005). Diet and healthy ageing. Journal of the British Menopause
Society, 11, 4.
McKenzie, J.F., & Jurs, J.L. (1993). Planning, implementing, and evaluating health
promotion programs, New York: Macmillan Publ. Company, 151-173.
160
Mclellan, F. (2004). Medicine.com The internet and the patient-physician relationship.
(pp: 374-385). En: Friedman, L.D. 2004. Cultural sutures. Medicine and media.
Durham and London. Duke University Press.
Media-Analyse 2003. See: http://enterprise.orf.at/typo3conf/ext/up_downloadcluster/
pi1/downloadfile.php?filename=generation_50_pf_01.pdf
Mereckas, G., & Petkevičienė, L. (2000). Vyresnio amžiaus žmonių maitinimosi
problemos ir jų koregavimas (Specific features of elderly people nutrition).
Gerontologija 2000, 1(2), 136–140.
Miller, W.R., & Tonigan, J.S. (1996). Assessing drinkers`motivation for change: the
stages of change readiness and treatment eagerness scale (SOCRATES), Psychology of
Addictive Behaviour 10, p 81-89.
Ministero del Lavoro e delle Politiche Sociali. (2004). Il monitoraggio dei Piani
Sociali di zona. Febbraio 2004 (http://www.isfol.it/).
Morrow-Howell, N., Hinterlong, J., Rozario, P.A., & Tang F. (2003). Effect of
Voluntering in Well-Being of Older Adults, Journal of Gerontology, 3.
Mutharayappa, R., & Bhat, T. N. (2008). Is lifestyle influencing morbidity among
elderly? Journal of Health Management, 10, 203.
Nacionalinė gyventojų senėjimo pasekmių įveikimo strategija 2004 m. birželio
14d. Nr. 737 Vilnius (Žin. 2004, Nr. 95–3501).
Neiger, B.L., Thackeray, R., Barnes M.D., & McKenzie, J.F. (2003). Positioning social
marketing as a planning process for health education, Am J Health Studies, 18 (2/3), 75-80.
Neugarten, B.L. (a cura di) (1968). Middle age and aging. University of Chicago
Press, Chicago.
Nguyen, M. N., Potvin, L., & Otis, J. (1997). Regular Exercise in 30- to 60-Year-Old
Men: Combining The Stages-of-Change Model and The Theory of Planned Behavior
to Identify Determinants for Targeting Heart Health Interventions. Jour. Of Community
Health. Vol. 22, nº 4, August.
Nordenfelt, L. (1994). Concepts and measurements of quality of life in health care.
Dordrecht: Kluwer
161
Northouse, P. G., & Northouse, L.L. (1985). Health communication. A handbook for
health professionals. New Jersey. Prentice-Hall.
Novelli, W.D. (1990). Applying social marketing to health promotion and disease
prevention. In: K. Glanz, F.M. Lewis & B.K. Rimer (Eds.), Health behavior and health
education: theory research and practice. San Francisco CA: Jossey-Bass.
Nowak, M. (2006). Factors determining physical fitness self-evaluation and health
self-evaluation in physically active women. New Med. 2006: 9 (1): 19-25.
O´Hair, D., & McNeilis, K.S. (1993). Cap. 5: Advocates for the elderly patient:
negotiation of patient and physician roles. (pp.61-71) En: E. Berlin Ray (Ed.) (1993),
Case Studies in Health Communication. Hillsdale, New Jersey, Hove and London. LEA
(Lawrence Erlbaum Associates, Publishers)
Ogden, J. (2004). Health Psychology. A textbook, New York, Two Penn Plaza. ISBN
9780335222643.
Okun, M.A., Barr, A., & Herzog, A.R. (1998). Motivation to Volunteer by Older
Adults: A test of Competing Measurement Models, Psycology and Aging, 13.
Opalińska, E., Strzemecka, J., Latalski, M., & Goniewicz M. (2003). Health
behaviour among patients with type 1 and 2 diabetes mellitus reported to provincial
diabetic outpatient department. [Zachowania zdrowotne pacjentów z cukrzycą typu 1
i 2. leczonych w rejonowej poradni diabetologicznej.] Ann. UMCS Sect. D: 58 (2) s.64-70.
Osservatorio terza Età, (2006). Ageing Society, Rapporto Nazionale 2006 sulla
condizione ed il pensiero degli anziani. Analisi e proposte. Ozzano dell’Emilia: Officine
Grafiche Calderini.
Ostrowska, A., & Sikorska, J. (1996). Syndrom niepełnosprawności w Polsce. Bariery
integracji. IFiS PAN. Warsaw.
Oswald, W., Rupprecht, R., & Hagen, B. (2007). Bedingungen der Erhaltung
und Förderung von Selbstständigkeit im höheren Lebensalter (SIMA). SimA-50+ in
Stichworten. Nürnberg: Friedrich-Alexander-Universität Erlangen-Nürnberg.
Perkins, J.M., Kristi, S. ,Multhaup, W., Perkins, H., & Barton, C. (2008). Self
Efficacy and participation in physical and social activity among older adults in Spain
and United States, The Gerontologist, 48, (1).
Perring, M. (2009). The process of ageing.
See http://www.optimalhealth.org.uk/process_of_ageing.htm
162
Petridou, I. (2005) from calculations made by CEREPI under the EUNESE Project.
Pham, N.Ph. (1999). The transition between theories of behaviour change in public
health and general theory of psychology and social psychology: a response.
Piccione, R. (2004). Il Futuro dei servizi di salute mentale in Italia: significato e
prospettive del sistema italiano di promozione e protezione della salute mentale.
Rivista sperimentale di freniatria – fascicolo 2.
Piórecka, B., Cisek, M., Brzostek, T., Bachanek, J., Madejska, M., & SchlegelZawadzka, M. (2006). Dietary practice and selected aspects of lifestyle in elderly
residents of a nursing home. Zdr. Publ., 116 , 3, 418-422.
Piórecka, B., Cisek, M., Gniadek, A., Szczerbińska, K., Chmiel, I., & SchlegelZawadzka, M. (2009). The nutrition status and eating habits of elderly inhibitans of
Krakow city (Poland). Streszczenie przyjęte do druku.
Piotrowski, J. (1973). Miejsce człowieka starego w rodzinie i społeczeństwie. PWN.
Warsaw.
Podewils, L.J., & Guallar, E. (2006). Mens Sana in Corpore Sano, Ann. Intern.
Med.,144.
Pravettoni, G., & Miglioretti, M. (2002). Processi cognitivi e personalità, Milano,
Franco Angeli.
Prochaska, J.O., & DiClemente, C.C. (1983). Stages and processes of self-change of
smoking: Toward an integrative model of change, Journal of Consulting and Clinical
Psychology, No. 51, p 390-395.
Prochaska, J.O., DiClemente, G.C., & Norcross, J.C. (1997). In search of how
people change: application to addictive behaviours. In: G.A. Marlatt & G.R. VandenBos
(Eds.), Addictive behaviours: Readings,on aetiology, prevention, and treatment (pp.
671-696). Washington, DC: American Psychological Association.
Prochaska, J.O., Norcross, J.C., & DiClemente, C.C. (1997). Jetzt fange ich neu an.
München, Droemersche Verlangsanstalt.
Prochaska, J.O., Refdding, C.A., & Evers, K. (1997). The Transtheoretical Model and
Stages of Change. In: K. Glanz, F.M. Lewis & B.K. Rimer (Eds.), Health behavior and
health education: theory, research and practice (2nd ed, 60-84) San Francisco: JosseyBass.
163
Prochaska, J.O., Velicer, W.F., Rossi, S.R., Goldstein, M.G., Marcus, B.H., Rakowski,
W., Fiore, C., Harlow, L.L., Redding, C.A., Rosenbloom, D., & Rossi, J.S. (1994). Stages
of change and decisional balance for 12 problem behaviours. Health Psychology, 13, 39-46.
Prochaska, N.J., DiClemente C.C., & Norcross, J.C. (1992). In Search of How People
Change: Application to Addictive Behaviors. American Psychologist, 47(9), 1102-1114.
Raport Zespołu Ekspertów Narodowego Programu Profilaktyki i Leczenia
Udaru Mózgu. Szczudlik, A. (ed.) (1999). Postępowanie w ostrym udarze
niedokrwiennym mózgu. Neurologia i Neurochirurgia Polska. 33 (supl 4).
Resch, K., & Lang, G. (2008). National Evaluation Report – Austria. Health pro Elderly
project, Research Institute of the Viennese Red Cross.
See http://www.healthproelderly.com/hpe_phase3_downloads.php
Rezner, W., & Janiszewski, M. (2004). Wpływ leczniczych ćwiczeń ruchowych na
pamięć operacyjną ludzi w wieku 60-68 lat.[The influence of therapeutic physical
exercise on working memory in people aged 60-68 years.] Med. Sport.: 20 (2): 85-91.
Rezner, W., & Janiszewski, M. (2004a) Wpływ aktywności fizycznej na redukcję
negatywnego wpływu stresu psychoemocjonalnego na funkcje poznawcze ludzi
starszych. [The influence of physical activity on reduction of negative influence of
psychoemotional stress on cognitive functions in elderly people.] Med. Sport.: 20 (5):
235-242.
Rollnick, S., Heather, N., Gold, R., & Hall, W. (1992). Development of a short
“readiness to change” questionnaire for use in brief, opportunistic interventions
among excessive drinkers, British Journal of Addiction, 87, 743-754.
Roszkowski, W., Brzozowska, A. (1994). Ocena sposobu żywienia i stanu
odżywienia w Europie – projekt badawczy SENECA. cz. II. Ocena sposobu żywienia.
Żyw. Człow. Metab., 1 (21): 35-48.
Rowe, J.W., & Kahn, R.L.(1997). Successful aging. Gerontologist; 37:433-440.
Rubinstein, R.L., & Parmelee P.A. (1992). Attachement to place and representation
of the life course by the elderly. In I. Altman & S.M. Low (eds.) Place attachment, New
York, Plenum Press, 139-163.
Ryan, R. M., & Deci, E. L. (2000). Self-determination theory and the facilitation of
intrinsic motivation, social development, and well-being. American Psychologist, 55,
68-78.
164
Sahyoun, N.R., Pratt, C.A., & Anderson, A. (2004). Evaluation of Nutrition
Education Interventions for Older Adults: A proposed Framework. J Am Diet Assoc.
104 (1): 58-69.
Salvini, A. (2007). Analisi delle reti sociali: teorie, metodi, applicazioni. Milano: Franco
Angeli.
Saraswathi, T.S. (1992). Many Deities, One God: Towards Convergence in Cultural
and Crosscultural Psychology, Culture & Psychology, Vol. 4, No. 2, 147-160 (1998).
Sargautytė, R. (2000). Psichologinių senatvės tyrimų perspektyvos (Perspectives in
psychological research of old age). Gerontologija, 1(1), 47–55.
Scabini, E, & Cigoli, V. (2000). Il Famigliare, Raffaello Cortina Editore, Milano.
Schroots, J.J.F. (1995). Gerodynamics: toward a branching theory of aging. Canadian
Journal on Aging, 14, 74-81.
Seeman, E., Unger, J.B., Mcavay, G., & Mendes del Leon, C.F. (1999) Self-efficacy
beliefs and perceived delines in functional abilitu: MacArthur studies of successful
aging. Journals of Gerontology. Serie B., Psychological Sciences and social Sciences,
54,4.
Seeman, T.E., & McEwen, B.S. (1996). Social Environment Characteristics and
Neuroendocrine Function: the Impact of Social Ties and Support on Neuroendocrine
Regulation. Psychosomatic Medicine, 58.
Seeman, T.E. et al. (1994). Social ties and support and neuroendocrine function.
MacArthur Studies of Successful Aging. Ann Behavioral Medicine, 16
Seeman, T.E. et al. (1995). Behavioral and Psychosocial Predictors of Physical
Performance: MacArthur Studies of Successful Aging. Journal of Gerontology, 50A(4).
Sgarro, M.(1998), Il Sostegno Sociale. Edizioni Kappa: Roma.
Shannon, C.E. & Weaver, W. (1949). The mathematical theory of communication.
Urbana, Illinois: University of Illinois.
Shippee, T. P., Schafer, M., & Pallone, K. (2008). Building the “Bridge”: Linking
Gerontology Education to a Local Retirement Community. Gerontology & Geriatrics
Education. 28(4) 57-70.
165
Sicińska, E., Kałuża, J., Brzozowska, A., & Roszkowski, W. (2003). Health status of
people aged 75-80 years living in Warsaw region. [Sytuacja zdrowotna osób w wieku
75-80 lat mieszkających w Warszawie i okolicach.] Rocz. Państ. Zakł. Hig.: 54 (1) s.97107.
Singh-Manoux, A., Hillsdon, M., Brunner, E., & Marmot, M. (2005). The impact
of physical activity on cognitive function in middle age: evidence from the Whitehall II
prospective cohort study. Am J Public Health, 95.; 95: 2252-2258.
Sinha, D. (1986). Foreword. Journal of Social and Economic Studies, 3, 335-337.
Skrętowicz, B., Gorczyca, R. (2004). Niepełnosprawność osób starszych w świetle
wyników NSP 2002 [Disability of elderly people in the light of 2002 National Census
results]. In: J.T. Kowaleski & P. Szukalski (ed.). Nasze starzejące się społeczeństwo.
Nadzieje i zagrożenia. [Our ageing society. Hopes and threats]. Published by the
University of Łódź. Łódź. pp. 87-97.
Snyder, C. S., Wesley, S. C., Lin M. S. W., Muh Bi, & May, J. D. (2008). Bridging the
Gap: Gerontology and Social Work Education. Gerontology & Geriatrics Education.
28(4), 1-21.
Sobolewska, A., Sztanke, M., Boguszewska-Czubara, A., & Pasternak, K. (2007).
Wpływ aktywności fizycznej i zwyczajów żywieniowych na występowanie chorób
metabolicznych. [Influence of physical activity and nutritional habits on occurrence of
metabolic diseases.]. Zdr. Publ.: 117 (4): 419-424.
Social Marketing Quarterly: http://www.socialmarketingquarterly.com/
New York: Jihn Wiley & Sons, cop. 1993
Squier, R.W. (1990). A model of empathic understanding and adherence to
treatment regimens in practitioner-patient relationships. Social Science & Medicine
(1982), 30(3), 325-339. Retrieved May 3, 2009, from MEDLINE database.
Staessen. J.A., Kuznetsova. T., & Stolarz, K. (2003). Hypertension prevalence and
stroke mortality across populations. JAMA, 280: 2420-22.
Stankūnienė, V., Jankaitytė A., Mikulionienė, S. ir kt. (2003). Šeimos revoliucija.
Iššūkiai šeimos politikai. Vilnius, 138-150, 212-247, 258-265.
Statistics Lithuania (2008). Demografijos Metraštis 2007/ Demographic yearbook
2007, Vilnius.
Statistik Austria (2007). Österreichische Gesundheitsbefragung 2006/2007 (Health
166
Interview Survey). Hauptergebnisse und methodische Dokumentation. Wien: 2007
Statistik Austria (2008). Bevölkerung nach Alter und Geschlecht. See: http://www.
statistik.at/web_de/statistiken/bevoelkerung/index.html
Steverink, N., & Lindenberg, S. (2008). Do good self-managers have less physical and
social resource deficits and more well-being in later life? European Journal of Ageing, 5.
and prosocial behaviour. Communication Monographs, 55.
Stralen van, M.M., Kok, G. et al (2008). The active plus protocol: systematic
development of two theory and evidence-based tailored physical activity interventions
for the over-fifties, BMC Public Health, 8: 399.
Sutton, S. (2001). Back to the drawing board? A review of applications of the
transtheoretical model to substance use. Addiction, 96, 175-186. See http://www.
medschl.cam.ac.uk/gppcru/documents/Paper67.pdf
Sutton, S.M., Balch, G.I., & Lefebvre, R.C. (1995). Strategic Questions for
Consumer-Based Health Communication. Public Health Report, 110, 725-733.
Synak, B. (ed.) (2001). Polska starość (Results of a research on the life situation of
elderly in Poland). Gdańsk. Wydawnictwo Uniwersytetu Gdańskiego.
Szajkowski, Z. (2001). Ocena zawartości Mg, Ca i P w całodziennych racjach
pokarmowych osób w wieku emerytalnym na podstawie badań ankietowych i
analitycznych. Now. Lek., 70, 1, 32-39.
Szczecińska, A., Jeruszka, M., Kozłowska, K., Brzozowska, A., & Roszkowski W.
(2003). Charakterystyka wybranych warszawskich DPS z uwzględnieniem systemu
żywienia. Gerontologia Polska, 11, 3, 144-148.
Szczerbińska, K. (2006). Problemy zdrowotne starzejącego się społeczeństwa. [Health
problems of ageing society] In: K. Szczerbińska (ed.). Accessibility of health and social
care for older people in Poland. WUJ Krakow 2006. pp.29-43.
Szczerbińska, K., Hubalewska, A. (2004). Stan zdrowia osób długowiecznych w
Krakowie. Przegląd Lekarski. 61(12):1360-1368.
Szczerbińska, K., Piórecka, B., & Galica, E. (2009). Nutritional habits and obesity
among older persons living in a mountain village in Poland – preliminary results.
Abstract submitted to IANA Conference in Paris 2009.
167
Szcześniak, G., Mardarowicz, G., & Łopatyński, J. (2007). Aktywność fizyczna
mieszkańców Lubelszczyzny od 35 rokużycia. [Physical activity of inhabitants of Lublin
voivodeship over 35 years of age.], Fam. Med. Prim. Care Rev.: 9 (1):55-59.
Szukalski, P. (2004). Projekcja liczby niepełnosprawnych seniorów do roku 2030.
W: J.T. Kowaleski & P. Szukalski (ed.). Nasze starzejące się społeczeństwo. Nadzieje i
zagrożenia. Published by the University of Łódź. Łódź. pp. 106-112.
Szukalski, P. (2004a). Dyskryminacja ze względu na wiek (ateizm) – przyczyny.
przejawy. konsekwencje. Polityka społeczna. No. 2: 11-15.
Taylor, D., Bury, M., Campling, N., Carter, S., Garfield, S., Newbould, J., &
Rennie, T. (2006). A review of the use of the health belief model (HMB), the
theory of reasoned action (TRA), the theory of planned behaviour (TPB) and the
transtheoretical model (TTM) to study and predict health related behaviour change,
London.
Thomae, H. (1970). Theory Of Aging And Cognitive Theory Of Personality. Human
Development, 13, 1-16.
Tobiasz-Adamczyk, B., & Brzyski P. (2002). Gender-related differences in selfrating of health and functional status of elderly people with ischaemic heart disease.
Comparative study in 12-year period. Cent. Eur. J. Publ. Health. 10 (4): 163-168.
Tobiasz-Adamczyk, B., & Brzyski, P. (2002a). Czynniki warunkujące zmiany w stanie
funkcjonalnym w wieku starszym na podstawie 12-letniej obserwacji. Gerontologia
Polska. 10 (1), 23-29.
Tobiasz-Adamczyk, B., Brzyski, P., & Bajka J. (2004). Społeczne uwarunkowania
jakości życia kobiet w progu wieku podeszłego. Published by Jagiellonian University.
Krakow: 56-77.
Tornstam, L. (1989). Gero-transcendence; A Meta- theoretical Reformulation of the
Disengagement Theory, Aging: Clinical and Experimental Research, Vol 1, Nr. 1: 5563; Milano.
Uhlenberg, P. (2000). Integration of old and young. The Gerontologist;40(3).
Vaapio, S., Salminen, M., & Ojanlatva, A. (2008). Quality of life as an outcome of
fall prevention interventions among the aged: a systematic review. European Journal
of Public Health 19(1) 7–15.
Van Villigen, M. (2000). Differential benefits of volunteering across the Life Course,
Journal of Gerontology, 55.
168
Vance, D.E., Wadley, V.G., Ball, K.K., Roenker, D.L., & Rizzo, M. (2005). The
effects of physical activity and sedentary behaviour on cognitive health in older adults,
Journal Aging, Physical Activity, 13.
Velicer, W.F., Prochaska, J.O., Fava, J.L., Norman, G.M., & Redding, C.A. (1998).
Smoking cessation and stress managment. Applications of the Transtheoretical Model
of behavior change, homeostatis 38, 216-233.
Von Bertalanffy, L. (1968). General System Theory: Foundations, Development,
Applications New York: George Braziller
Waitzkin, H., & Cabrera, A. (1996). Patient-doctor communication in cross-national
perspective. A study in Mexico. En revista: Pub.Med. A service of the National Library
of medicine and the National Institutes of Health. Jul, 34(7):641-71. Extraído el día 20
de abril de 2007 desde: www.pud.med.central.nih.gov
Warburton J., & May Peel, Æ. N. (2008). Volunteering as a productive ageing
activity: the association with fall-related hip fracture in later life. European Journal
Ageing, 5.
Watzlawick, P., Beavin, J. H., & Jackson, D. D. (1971). Teoría de la comunicación
humana. Interacciones, patologías y paradojas. (3 ed.) Buenos Aires: Editorial Tiempo
Contemporáneo.
Wells, W.D. (1989). Planning for R.O.I.: effective advertising strategy. Englewood
Cliffs, N.J.: Prentice Hall.
WHO - World Health Organization (1995). Quality Health Care for the Elderly, A
manual for instructors of nurses and other health workers.
WHO - World Health Organization (2002). readings on physical activities.
See http://www.emro.who.int/whd2002/Readings-Section1.htm
WHO (2002). Reducing Risks Promotion Healthy Life, World Health Organization, Geneva.
WHO (2004). The “Global Strategy on Diet, Physical Activity and Health”, May 2004.
http://www.who.int/dietphysicalactivity/en/.
WHO (2008a). Demystifying the myths of ageing,
see: www.euro.who.int/document/e91885.pdf
WHO (2008b). Atlas of health in Europe, 2nd edition.
WHOSIS: WHO Health statistics and health information system database.
169
WIKIPEDIA. Social support. (www.wikipedia.org)
Wilkinson, R., Marmot, M. (2006). I determinanti sociali della salute. Supplemento
al n.17/2005 di “Punto Omega”. Giunta della Provincia Autonoma di Trento.
Williams, K., Kemper, S., & Lee Hummert, M. (2002). Improving Nursing Home
Communication: An Intervention to Reduce Elderspeak. The Gerontologist. 43(2),
242–247
Windsor, T.D., Anstey, K.J., Rodgers, B. (2005). Volunteering and Psychological
Well-Being Among Young-Old Adults: How Much Is Too Much?, The Gerontologist, 48.
Woelk, G.B. (1992). Cultural and structural influences in the creation of and
participation in community health programmes. Social Science and Medicine, 35, 419424.
Wojtowicz, E. (2008). Płeć. wiek. wykształcenie. samoocena stanu zdrowia.
aktywność fizyczna a prawdopodobieństwo wystąpienia otyłości. [Gender. age.
education. self-evaluation of one’s health. physical activity and probability of obesity
occurrence.]. Med. Sport.: 24 (6): 385-395.
Woźniak, Z. (1997). Najstarsi z poznańskich seniorów. Jesień życia w perspektywie
gerontologicznej. Departament of Health and Social Affairs of the City of Pozna . p. 48.
Young, F.W., & Glasgow, N. (1998). Voluntary Social Participation and Health,
Research on Aging, 20, 3.
Zielińska-Więczkowska, H., Wrońska, I., & Kędziora-Kornatowska, K. (2003).
Lifestyle and the need for health education of elderly patients with primary arterial
hypertension. [Styl życia a potrzeba edukacji zdrowotnej chorych z pierwotnym
nadciśnieniem tętniczym w wieku podeszłym.] Zdr. Publ.: 113 (1/2) s.160-163.
Ziemlański, Ś., & Budzyńska-Topolowska, J. (1994). Żywienie a starość. Rola
witamin i składników mineralnych w procesie starzenia się organizmu. Żyw. Człow.
Metab., 21, 4, 360-72.
170
Cómo y por qué prosocializar la atención sanitaria: reflexiones, desafíos y
propuestas presenta algunas de las conclusiones del proyecto europeo CHANGE
(Care of Health Advertising New Goals for Elderly People).
En los diferentes capítulos se presentan vías para optimizar el estilo comunicativo de
los profesionales sanitarios que trabajan con mayores desde el enfoque prosocial tanto
con pacientes como con colegas o superiores.
Este texto incluye también un interesante cuestionario plantilla que dio buenos resultados en Polonia, España, Lituania, Austria e Italia, donde se observó que su aplicación
contribuyó a la mejora del estilo de vida de los pacientes mayores.
El cuestionario se presenta en su versión íntegra en castellano, además de su guía de
aplicación. El apéndice incluye algunos de los materiales y capítulos en los idiomas
oficiales del proyecto: inglés e italiano.
Este texto es un material útil para quienes trabajan en la formación de mediadores
sociosanitarios, para directivos de centros que trabajan con mayores (casales, residencias geriátricas, empresas de apoyo a mayores en su domicilio, etc.) y profesionales
sanitarios que trabajan directamente con mayores.
Los autores:
Pilar Escotorin y Robert Roche Olivar forman parte del equipo Laboratorio de
Investigación Prosocial Aplicada de la Universidad Autónoma de Barcelona.
El equipo LIPA lleva más de veinte años investigando y aplicando programas de optimización sobre las variables fundamentales que inciden en el desarrollo del proceso
comunicativo, sobre todo aquellas que pueden ser críticas para una comunicación
eficiente y satisfactoria, lo que denominamos comunicación de calidad prosocial.
Se ha demostrado, en el transcurso de todos los proyectos desarrollados, que la
promoción de una comunicación de calidad prosocial a través de espacios formativos
y con metodología especializada incide directamente en la satisfacción, éxito o ajuste
de las relaciones interpersonales y dentro de las organizaciones.