¿Cómo afectan los nutrientes el uso del agua en plantas - SciELO

Ecología
NUTRIENTES Y USO DE AGUA
DiciembreAustral
de 2011 21:233-250. Diciembre 2011
Asociación Argentina de Ecología
233
Sección especial
¿Cómo afectan los nutrientes el uso del agua en plantas leñosas?
LAURA I. FAUSTINO, CORINA GRACIANO*, FERMÍN GORTARI & JUAN J. GUIAMET
1. Instituto de Fisiología Vegetal (CONICET-UNLP). La Plata, Pcia. de Buenos Aires.
RESUMEN. En esta revisión se analiza la información disponible sobre los mecanismos mediante
los cuales los nutrientes pueden afectar el uso de agua que realizan las plantas leñosas. Pueden
modificarse el consumo de agua (e.g., consumo total por planta, tasa transpiratoria, eficiencia
del uso del agua), las relaciones hídricas (e.g., ajuste osmótico, modificaciones en el potencial
hídrico, modificaciones en el control estomático) o las características hidráulicas de las plantas
(e.g., conductividad hidráulica de raíces, tallo, ramas). Se recopiló la información disponible desde
los niveles subcelular, órgano, planta entera y población. Se concluye que la disponibilidad de
nutrientes afecta el uso del agua a través de modificaciones en la arquitectura hidráulica en cada
nivel de organización, que pueden resultar en diferente consumo de agua a nivel de individuo y
población. La variedad de modificaciones posibles hace que resulte difícil predecir el resultado del
cambio en la disponibilidad de nutrientes en el uso del agua, ya que además de la interacción entre
los recursos abióticos (i.e., agua y cada nutriente) hay que considerar las diferencias genotípicas
en la capacidad de respuesta.
[Palabras clave: arquitectura hidráulica, transpiración, conductividad hidráulica, nitrógeno,
fósforo]
ABSTRACT. How do nutrients affect water use in woody plants?: In this review, we analyze the
information available about the mechanisms by which nutrients can alter plant water use. Water
consumption (e.g., total consumption per plant, transpiration rate, water use efficiency), water
relations (e.g., osmotic adjustment, changes in water potential, modifications in stomatal control)
or hydraulic properties of plants (e.g., root or stem hydraulic conductivity) can be affected by
the nutritional status of the plant. Information is analyzed at different levels: subcellular, organ,
plant and population. It is concluded that nutrient availability alters hydraulic achitecture at
different organization levels, resulting in changes in water use at plant or population level. Possible
modifications, and their interactions, make it difficult to predict the way nutrient availability
can alter water use. Moreover, besides abiotic factors interactions (e.g., between water and each
nutrient), genotypic differences in response capacity have to be taken into account.
[Keywords: hydraulic architecture, transpiration, hydraulic conductivity, nitrogen, phosphorus]
INTRODUCCIÓN
El agua y los nutrientes son los factores
principales que determinan el crecimiento de
los árboles (Stoneman et al. 1996; Vilela et al.
2003). La disponibilidad de nutrientes en el
suelo puede variar tanto por las condiciones
naturales del sitio como por la intervención
antrópica (e.g., mediante fertilización). Muchos
estudios han demostrado que la fertilización
es más efectiva cuando la disponibilidad
de agua no es limitante (Sands & Mulligan
1990). El nitrógeno (N) y el fósforo (P) son
* Instituto de Fisiología Vegetal (CONICET-
UNLP). CC 327. (1900) La Plata, Pcia. de Buenos
Aires.
corinagraciano@agro.unlp.edu.ar
Recibido: 2 de agosto de 2010; Fin de arbitraje: 19 de octubre
de 2010; Revisión recibida: 8 de agosto de 2011; Aceptado: 31
de agosto de 2011
Sección especial
����������������������������������������������������������������������������������������
����������������������������������������������������������������������������������������������
234
�����������������������������������������������������������������������������������
LI FAUSTINO ET AL.
Ecología Austral 21:233-250
�������������������������������
�������������������������������������������������������������������
������������������
���������������������������������������������
���������������
�����������������������������������������������������������
���������������������������
���������������������������������������������
���������������
�������������������������������������������������
������������������������������������������������������
�������������������������������������������������������������������
������������������������������������������
���������������������������������������������������
�����������������������������
��������������������������������������������������������
���������������������������������������������������������������������
���������������������������������������������������
������������
����������������������������������������������������������������
������
�����������������������������������������������
������������������
Figura 1. Esquema del movimiento de agua y nutrientes en el continuo suelo-planta- atmósfera. Al costado
de las flechas, se indica el flujo de agua. En los recuadros se indican las resistencias encontradas en cada
etapa, y entre paréntesis se enuncian los factores que pueden modificar cada resistencia.
Figure 1. Scheme of water and nutrient movement in the soil-plant-atmosphere continuum. Next to the
arrows, the water flux is indicated. In the frames, the resistances found in each step are stated and between
brackets, the factors that can change each resistance.
los nutrientes que con mayor frecuencia
limitan el crecimiento si su disponibilidad no
es adecuada; sin embargo, el balance entre
los distintos nutrientes es fundamental para
determinar la condición nutricional óptima
de las plantas. Existen muchos trabajos en los
que se analizaron los efectos de la fertilización
sobre el crecimiento de los árboles; una
cantidad de esas publicaciones concluyen
que la interacción de la disponibilidad de
nutrientes con todos los demás factores
ambientales hace que sea difícil la predicción
de los efectos de la fertilización (Dighton et
al. 1993; Fisher & Binkley 2000; Graciano et al.
2006b; Judd et al. 1996; Neves et al. 1990).
La interacción entre la disponibilidad
de agua y nutrientes se debe a que ambos
factores, además de ser esenciales para las
plantas, forman la solución del suelo, fuente
de agua y nutrientes para las plantas (Figura
1). El agua está presente en el suelo en los
Sección especial
poros que forman las partículas sólidas como
los minerales (i.e., arena, limo y arcilla) y la
materia orgánica. A medida que el suelo pierde
agua cada poro es ocupado de manera parcial
por aire, mientras que el agua queda retenida
en contacto con las superficies sólidas. Es así
que a medida que se produce la desecación
del suelo, la resistencia al movimiento de agua
se incrementa. Así mismo, la composición
mineral y el contenido de materia orgánica
afectan la fuerza con la que el agua es retenida
sobre las superficies, con mayor fuerza cuanto
menor es el tamaño de los poros. Las arcillas y
la materia orgánica generan poros pequeños y
tienen mayor superficie expuesta por unidad
de volumen, por lo que mayor cantidad de
agua es adsorbida en superficie (fenómeno
que incrementa la resistencia al movimiento
del agua). Además, tanto las arcillas como la
materia orgánica poseen cargas negativas que
interactuarán con las moléculas de agua. Por
el contrario, las partículas de arena generan
Diciembre de 2011
NUTRIENTES Y USO DE AGUA
poros grandes y tienen poca capacidad de
adsorción. Entonces, cuando un suelo con
contenido alto de arena está saturado la
resistencia al movimiento de agua es baja;
sin embargo, a medida que los poros pierden
agua la conductividad hidráulica disminuye
abruptamente en los suelos arenosos. Por otro
lado, los iones minerales están en solución en
el agua del suelo, en equilibrio dinámico con
la fase sólida. Si la concentración de un ion
en la solución disminuye, se producirá la
solubilización o desorción desde las partículas
sólidas hasta que se recupere el estado de
equilibrio (Taiz & Zeiger 2003).
Los iones se mueven libremente en la
solución lejos de las partículas sólidas del
suelo, pero los cationes son adsorbidos por
las partículas sólidas con carga negativa, como
la arcilla y la materia orgánica. Los iones de
la solución del suelo que se encuentran
en la rizosfera ingresan a la raíz por vía
apoplástica (i.e., las paredes celulares y los
espacios intercelulares). Algunos cationes
quedan retenidos por las cargas negativas de
la pared celular, mientras que los demás iones
se mueven por flujo masal en el apoplasto.
El ingreso de los iones al simplasto (i.e., el
continuo protoplasmático limitado por la
membrana plasmática) puede ser por vías
no específicas o mediante transportadores
específicos. Cuando la raíz de una planta
absorbe algún ion, se produce la desorción de
ese ion desde el apoplasto y, posteriormente,
desde las partículas del suelo. Sin embargo, la
velocidad de desorción y solubilización desde
el suelo es menor a la tasa de absorción por
las raíces, de modo que suele observarse la
disminución de la concentración de iones en
la rizósfera con respecto a la concentración
que tiene el suelo lejos de las raíces. Los iones
y el agua presentes en el apoplasto de la raíz
ineludiblemente ingresan al simplasto en
la endodermis, y posteriormente siguen su
recorrido hacia el xilema por vía simplástica
o apoplástica. Una vez que los iones y el agua
ingresan al xilema, son trasladados por la
corriente transpiratoria (Marschner 1995).
Los elementos del xilema en las plantas
leñosas ofrecen resistencia al movimiento del
agua, esta resistencia aumenta al disminuir
235
el diámetro de los conductos y al aumentar
la longitud del recorrido. Las características
estructurales de los elementos xilemáticos
(e.g., rugosidad de las paredes, número de
conexiones entre elementos, resistencia de las
conexiones) también influyen en la resistencia
al movimiento de agua. Además, la capacidad
de conducir agua de este tejido puede
modificarse en el corto plazo por la cavitación
de los elementos del xilema, fenómeno que
ocurre cuando son sometidos a tensiones
mayores a un nivel crítico, dependiente de
la especie, edad, época del año y condiciones
de crecimiento de cada planta. Una vez que
el agua y los nutrientes llegan a las hojas, se
produce el movimiento en el mesófilo por
vía apoplástica y simplástica. Los minerales
que sean nutrientes serán incorporados al
metabolismo de la planta y luego podrán
retraslocarse a otros órganos como iones o
parte de metabolitos, por vía xilemática o
floemática según cada mineral. El agua se
moverá desde el xilema hacia el mesófilo por
vía apoplástica y simplástica y se producirá
su pasaje al estado de vapor en los espacios
intercelulares y en la cámara subestomática.
Posteriormente, si los estomas están abiertos,
el vapor de agua difundirá a la atmósfera,
a mayor tasa cuanto mayor sea el déficit de
saturación de la atmósfera y cuanto mayor
sea la apertura estomática. En su pasaje a la
atmósfera el agua atravesará la resistencia que
ofrece la capa límite, que será mayor cuanto
más rugosa sean la superficie del canopeo y
la superficie foliar y menor sea la velocidad
del viento. En general, la difusión de agua
desde la epidermis es reducida debido a la
presencia de la cutícula sobre la superficie
de la hoja. La resistencia de la cutícula puede
modificarse con las condiciones de crecimiento
de la planta porque puede cambiar el grosor
y composición de esta capa, y además
puede disminuir cuando la hoja envejece
por deterioro físico. El agua perdida en
estado de vapor forma parte de la humedad
atmosférica, componente del ciclo hidrológico,
y volverá al suelo como precipitaciones,
cuando las condiciones atmosféricas sean las
adecuadas. También parte de los nutrientes
se perderán de la planta cuando se produzca
la abscisión de órganos, de manera que
serán posteriormente incorporados al suelo
Sección especial
236
LI FAUSTINO ET AL.
mediante la mineralización de la materia
orgánica (Azcón-Bieto & Talón 2000; Salisbury
& Ross 1994; Taiz & Zeiger 2003).
Los distintos componentes del continuo
suelo-planta-atmósfera pueden resumirse
en el concepto de arquitectura hidráulica.
La arquitectura hidráulica de una planta
puede ser definida como la estructura del
sistema conductor de agua o el conjunto
de características hidráulicas de los tejidos
conductores de las plantas que califican y
cuantifican el flujo de agua desde las raíces
hasta las hojas (Cruiziat et al. 2002).
El primer resultado esperable con la
suplementación de nutrientes que se
encuentran de manera limitante para una
planta es un incremento en el crecimiento.
Las plantas más grandes tienen más área
foliar, y por lo tanto transpiran más, siempre
y cuando la disponibilidad de agua en el suelo
sea suficiente. Sin embargo, la fertilización
no sólo afecta la tasa de crecimiento sino
también la distribución de materia seca en
los diferentes órganos y consecuentemente
la arquitectura hidráulica de las plantas;
por lo tanto, también podrían cambiar las
relaciones hídricas (Bucci et al. 2006), aspectos
que analizaremos con detalle en esta revisión.
Como criterios generales, al incrementarse la
conductancia estomática, la conductividad
hidráulica de tallos y raíces y la exploración
radical del suelo también aumenta la cantidad
de agua consumida por las plantas. En cambio,
a mayor cantidad de conductos cavitados, la
resistencia del xilema aumenta, y por lo tanto
el consumo de agua disminuye (Tabla 1). Así
mismo, se puede asumir que, en general,
las plantas que crecen más rápido pueden
tener mayor probabilidad de fallas en las
funciones hidráulicas y, por consiguiente,
mayor riesgo de muerte frente a episodios de
elevadas temperaturas o sequía, aunque esta
aseveración no es válida para todas las especies
(Atwell et al. 2009; Fernández & Reynolds
2000). En resumen, tanto la disponibilidad
de nutrientes como la disponibilidad de
agua pueden producir cambios en las plantas
desde el nivel subcelular, órgano, planta
entera, población, hasta el nivel de ecosistema
(Maseda & Fernández 2006; McDowell et al.
2008).
Sección especial
Ecología Austral 21:233-250
El objetivo de esta revisión es analizar
atributos morfológicos y fisiológicos de las
plantas leñosas involucrados en el uso del
agua que pueden ser modificados por la
disponibilidad de nutrientes. Para una mejor
organización, se analizarán los antecedentes
bibliográficos recogidos a nivel de población,
de individuo, de órgano, hasta llegar al nivel
subcelular (Tabla 2), aunque algunas de
las características analizadas son difíciles
de clasificar (e.g., la tasa de fotosíntesis se
mide a nivel de hoja, pero puede indicar una
característica de la planta entera como, por
ejemplo, la conductividad hidráulica de las
raíces y tallos).
LAS POBLACIONES FERTILIZADAS Y
NO FERTILIZADAS
La fertilización puede modificar el consumo
de agua de los rodales por diferentes vías. Por
un lado, el mayor crecimiento de las plantas
fertilizadas, sin ninguna otra modificación en
la arquitectura hidráulica ni la fisiología de la
planta, lleva asociado un consumo de agua
mayor simplemente por el aumento del área
foliar (i.e., la superficie transpirante). En este
sentido, la fertilización aumentó el índice de
área foliar y la transpiración total (mm de agua/
día) en plantaciones de Populus (Samuelson et
al. 2007) y de Pinus taeda (Samuelson & Stokes
2006). Sin embargo, en otros trabajos los
resultados encontrados a nivel de población
permiten suponer modificaciones en la tasa
transpiratoria a un nivel de organización
menor (posiblemente individuo u órgano).
Por ejemplo, en plantaciones de Pinus taeda
la transpiración por unidad de área foliar
aumentó con la fertilización (Samuelson &
Stokes 2006), mientras que en plantaciones
de Picea abies la fertilización aumentó el
índice de área foliar, pero redujo el flujo de
savia (i.e., cantidad de agua transportada,
por superficie de albura y por tiempo) y la
transpiración del canopeo (i.e., cantidad de
agua total evaporada por planta referida al
área foliar) (Phillips et al. 2001). Si bien en
este último ejemplo la fertilización parece
haber mermado el consumo de agua, hay
que analizar que plantas más grandes pueden
transpirar más, y por lo tanto disminuir el
Diciembre de 2011
237
NUTRIENTES Y USO DE AGUA
Tabla 1. Cambios en el consumo de agua mediados por modificaciones morfológicas y fisiológicas en
diferentes niveles de organización. En la predicción del cambio en el consumo de agua se asume que las
únicas modificaciones morfológicas y/o fisiológicas que se producen son las indicadas. Para los casos en
que se indica un consumo incierto, es necesario evaluar el balance en la magnitud de las modificaciones
para cada una de las variables analizadas, por ejemplo, si la resistencia a la conducción de agua (R) y la
materia seca de raíces aumenta, dependerá de la magnitud del incremento en las dos variables que el
consumo de agua aumente, no se modifique o incluso disminuya.
Table 1. Changes in water consumption due to morphological and physiological modifications at different
levels of organization. In each prediction, it is assumed that the only morphological and/or physiological
modifications are those indicated. If the consume is stated as unknown, that means that it is necessary to
evaluate the balance between the extent of the change in each variable, for example, if both the resistance
to water movement (R) and root dry mass increase, water consumption will depend on the degree of the
increase in each variable, so it could last in a higher, equal or lower water consumption.
Modificación morfológica y/o fisiológica
Mayor IAF
Mayor o igual biomasa de raíces
Mayor área foliar
Mayor R suelo
Mayor relación vástago:raíz
Consumo de agua
Aumento
Menor biomasa de raíces
Incierto
Mayor o igual conductancia estomática
Aumento
Menor conductancia estomática
Incierto
Menor o igual cantidad de raíces
Disminución
Mayor cantidad de raíces
Incierto
Menor o igual capacidad conductiva de raíces
Disminución
Mayor capacidad conductiva de raíces
Incierto
Mayor o igual materia seca total
Aumento
Menor materia seca total
Incierto
Mayor cantidad de agua
transportada por unidad de
área del xilema
Mayor o igual área de xilema activo
Aumento
Menor área de xilema activo
Incierto
Mayor capacidad conductiva
del xilema
Mayor o igual área de xilema activo
Aumento
Menor área de xilema activo
Incierto
Mayor R de raíz
Menor o igual materia seca de raíces
Disminuye
Mayor materia seca de raíces
Incierto
IAF: Índice de área foliar, R: resistencia a la conducción de agua.
contenido de agua en el suelo con mayor
velocidad; y por otro lado, el aumento del área
foliar puede generar mayor intercepción de las
precipitaciones, por lo que la cantidad de agua
que llega al suelo se reduce. En consecuencia,
en este tipo de estudios resulta imprescindible
analizar si el contenido de agua en el suelo
de las parcelas fertilizadas es similar al de
las no fertilizadas, para poder discernir si los
resultados encontrados se deben directamente
a la fertilización o son efectos indirectos de una
diferente disponibilidad de agua (Ewers et al.
1999; Stoneman et al. 1996). Tal es el caso en
parcelas de Pinus taeda y de Picea abies donde
la fertilización se aplicó con y sin riego. En
estas especies la fertilización incrementó el
índice de área foliar independientemente de
que fuera aplicada con o sin riego adicional;
de esta manera se descarta que los efectos se
deban al menor contenido de agua en el suelo.
Sin embargo, a pesar del aumento del índice
de área foliar, la fertilización no modificó la
conductancia estomática del canopeo en Picea
abies, y la redujo de forma drástica en Pinus
taeda (Ewers et al. 2001). Una explicación
posible es la disminución del grosor o la
cantidad de raíces. En este sentido se encontró
que la fertilización tanto con P como con una
mezcla de nutrientes redujo la densidad y el
grosor de raíces finas en parcelas de Pinus
pinaster (Bakker et al. 2009). De igual modo,
la fertilización (N, P, K) aumentó la biomasa
Sección especial
238
LI FAUSTINO ET AL.
Ecología Austral 21:233-250
Tabla 2. Ejemplos de informes de medición de características hídricas o hidráulicas en diferentes niveles
de organización en plantas con diferente disponibilidad de nutrientes. Hay informes que indican que cada
uno de estas variables puede aumentar o disminuir con la mayor disponibilidad de nutrientes.
Table 2. Examples of reports of hydric or hydraulic characteristics measured at different levels of
organization in plants with different nutrient availability. There are reports that indicate that these
variables can increase or decrease with higher nutrient availability.
Nivel
Población
Parámetro
Conductancia del
canopeo
Consumo de agua o
transpiración
Individuo
Órgano
Eficiencia del uso del
agua
Biomasa aérea:
subterránea
Consumo de agua o
transpiración
Publicaciones
(Ewers et al. 2000; Ewers et al. 1999; Ewers et al. 2001; Phillips et al.
2001; Samuelson & Stokes 2006; Samuelson et al. 2007; Samuelson
et al. 2008a)
(Ewers et al. 2000; Ewers et al. 1999; Ewers et al. 2001; Phillips et al.
2001; Samuelson & Stokes 2006; Samuelson et al. 2007; Samuelson
et al. 2008a)
(Graciano et al. 2005; Samuelson & Stokes 2006)
(Bakker et al. 2009; Ewers et al. 1999; Samuelson et al. 2008a;
Samuelson et al. 2008b)
(Cernusak et al. 2009; Fernández et al. 2006; Guehl et al. 1995; Radin
& Parker 1979b; Radin & Eidenbock 1984; Scholz et al. 2007; Tyree et
al. 2009; Vandeleur et al. 2009; Welander & Ottosson 2000)
Conductancia
(Amponsah et al. 2004; Bucci et al. 2006; Cabañero & Carvajal 2007;
estomática o eficiencia Cernusak et al. 2009; Clearwater & Meinzer 2001; Fernández et al.
del uso del agua
2006; Green & Mitchell 1992; Guehl et al. 1995; Harvey & van den
instantánea
Driessche 1999; Lovelock et al. 2004; Lovelock et al. 2006b; Radin &
Parker 1979b; Reich et al. 1989; Scholz et al. 2007; Tyree et al. 2009;
Welander & Ottosson 2000)
Relación vástago: raíz (Atwell et al. 2009; Cernusak et al. 2009; Fernández et al. 2006; Gloser
et al. 2009; Green et al. 1994; Harvey & van den Driessche 1999)
Conductancia del árbol (Bucci et al. 2006; Clearwater & Meinzer 2001; Ewers et al. 2000;
entero
Lovelock et al. 2006b; Radin & Boyer 1982; Samuelson & Stokes 2006;
Samuelson et al. 2007; Samuelson et al. 2008a)
Relaciones hídricas de (Bucci et al. 2006; Fernández et al. 2006; Graciano et al. 2005, 2006a;
la hoja
Radin & Parker 1979b)
Potencial hídrico
en hoja y/o sus
componentes
Ajuste osmótico
Conductividad
hidráulica del tallo
Conductividad
o conductancia
hidráulica de la raíz
Vulnerabilidad a la
cavitación en tallo o
raíz
Arquitectura del
sistema radical
Densidad o anatomía
del xilema
Subcelular Actividad de
acuaporinas
Sección especial
(Bucci et al. 2006; Clearwater & Meinzer 2001; Ewers et al. 2000;
Fernández et al. 2006; Green & Mitchell 1992; Green et al. 1994; Harvey
& van den Driessche 1999; Lovelock et al. 2006b; McElrone et al. 2007;
Phillips et al. 2001; Radin & Parker 1979a, b; Radin & Boyer 1982;
Radin & Eidenbock 1984; Samuelson & Stokes 2006; Samuelson et
al. 2007; Samuelson et al. 2008a; Scholz et al. 2007; Stoneman et al.
1996; Vandeleur et al. 2009)
(Fernández et al. 2006; Graciano et al. 2005; Kleiner et al. 1992)
(Amponsah et al. 2004; Atwell et al. 2009; Bucci et al. 2006; Clearwater
& Meinzer 2001; Ewers et al. 2000; Harvey & van den Driessche 1997,
1999; Lovelock et al. 2004; Lovelock et al. 2006a; Lovelock et al. 2006b;
Lovelock et al. 2006c)
(Atwell et al. 2009; Cabañero & Carvajal 2007; Ewers et al. 2000;
Gloser et al. 2007; Gorska et al. 2008a; Gorska et al. 2008b; Li et al.
2009; McElrone et al. 2007; Radin & Boyer 1982; Radin & Eidenbock
1984; Vandeleur et al. 2009)
(Bucci et al. 2006; Ewers et al. 2000; Harvey & van den Driessche
1997, 1999)
(Bakker et al. 2009; Ewers et al. 1999; Gloser et al. 2009; Radin &
Eidenbock 1984)
(Atwell et al. 2009; Bucci et al. 2006; Clearwater & Meinzer 2001;
Ewers et al. 2000; Harvey & van den Driessche 1997, 1999; Lovelock
et al. 2006b)
(Cabañero & Carvajal 2007; Gorska et al. 2008a; Gorska et al. 2008b;
McElrone et al. 2007; Vandeleur et al. 2009)
Diciembre de 2011
NUTRIENTES Y USO DE AGUA
subterránea pero disminuyó la relación de
raíces respecto a la biomasa total (Samuelson
et al. 2008b) y aumentó la densidad de raíces
finas en profundidad (Ewers et al. 1999) en
Pinus taeda. Estos últimos ejemplos muestran
que la fertilización tiende a reducir la biomasa
de raíces, o a producir raíces más finas,
menos conductivas, lo que podría reducir la
disponibilidad de agua para la parte aérea de
la planta.
En esta sección concluimos que la
fertilización afecta el uso del agua, y esto
puede deberse al incremento del área foliar, a
la modificación en la relación entre la biomasa
aérea y subterránea (i.e., incremento del área
transpirante y reducción del área absorbente)
o a cambios en la distribución de raíces (i.e.,
menos raíces y más finas). Estos cambios
poblacionales se deben a la capacidad que
tienen los individuos de responder a la
disponibilidad de nutrientes.
LOS INDIVIDUOS CON ALTA Y BAJA
DISPONIBILIDAD DE NUTRIENTES
La morfología y la fisiología de las plantas
que crecen en condiciones de sequía son
diferentes a las de las plantas que tienen
suficiente disponibilidad de agua, pero
caracteres importantes para la supervivencia
de los individuos en condiciones de sequía
(e.g., la arquitectura hidráulica de la planta)
pueden ser modificados también por la
disponibilidad de nutrientes. En algunas
ocasiones estas modificaciones pueden ser
aun más importantes que las causadas por
la disponibilidad de agua. Para este análisis,
agrupamos por un lado los cambios en la
distribución de materia seca que puedan
afectar la cantidad de agua consumida o el
acceso al agua (e.g. relación vástago:raíz,
área foliar: área de xilema, distribución de
raíces) y, por otro, los cambios fisiológicos
independientes de las modificaciones en
asignación de materia seca (e.g., cambios en
el intercambio de gases, en la eficiencia del
uso del agua).
239
Cambios en la distribución de materia seca
Los cambios en la arquitectura hidráulica de
las plantas con la fertilización pueden deberse
a cambios alométricos (e.g., mayor proporción
de hojas, menor proporción de raíces) o
a efectos directos en la conductividad del
sistema (ver apartado siguiente). Es conocido
que la disponibilidad de nutrientes afecta la
partición de materia seca entre los diferentes
órganos de la planta y también el uso del
agua (Graciano et al. 2005, 2006a; Harvey &
van den Driessche 1997; Sands & Mulligan
1990; Vilela et al. 2003). La arquitectura del
sistema radical de los árboles responde tanto
a la disminución del suministro de agua como
a la baja disponibilidad de nutrientes, con
señales opuestas para la distribución espacial
de las raíces: cerca de la superficie para obtener
nutrientes y exploración en profundidad para
obtener agua. Por lo general, la fertilización
aumenta la relación vástago:raíz y la sequía la
reduce, pero en presencia de ambos factores,
el efecto de la sequía suele predominar sobre
el de la fertilización (aunque las respuestas
pueden variar según la especie y el sistema de
estudio). A continuación se enuncian algunos
de los muchos ejemplos que se encuentran en
la bibliografía al respecto. En cuatro especies
de Prosopis, la disponibilidad de N no modificó
la relación vástago:raíz, pero esta relación
disminuyó en dos de las especies cuando
fueron sometidas a sequía (Vilela et al. 2003).
En Pinus pinaster, Picea mariana y Picea glauca la
escasez de agua y/o de N disminuyó la relación
vástago:raíz (Fernández et al. 2006; Patterson
et al. 1997). En Pinus taeda, la deficiencia de
N también causó una disminución de la
relación tallo:raíz, pero este efecto se revirtió
parcialmente cuando se sometió a las plantas
a un período de sequía (Green et al. 1994).
En algunas especies latifoliadas del Cerrado
brasileño la fertilización con N incrementó el
área foliar por planta y la relación área foliar:
área de xilema; sin embargo, estas relaciones
no se modificaron cuando se les aplicó P,
ya sea solo o combinado con N (Bucci et al.
2006). En Tectona grandis, Swietenia macrophylla
y Platymiscium pinnatum se observó que la
aplicación de una mezcla de fertilizantes (N, P
y K) aumentó de manera sustancial la relación
vástago:raíz si las plantas estaban expuestas a
Sección especial
240
LI FAUSTINO ET AL.
buena disponibilidad de agua; pero también
se encontró que la reducción en la proporción
de raíces no era tan marcada si las plantas
fertilizadas estaban expuestas a condiciones
de sequía (Cernusak et al. 2009).
Hay que considerar también que no sólo
la disponibilidad total, sino también la
distribución espacial de los nutrientes tiene
efectos en la arquitectura del sistema radical.
Las plantas expuestas a parches ricos en
nutrientes desarrollan mayor cantidad de
raíces dentro de esos sectores (George et al.
1997; Graciano et al. 2009; Hodge 2006; LópezBucio et al. 2003). Este desarrollo mayor puede
ocurrir a expensas del desarrollo de raíces fuera
del parche (Durieux et al. 1994; Gloser et al.
2008) o de la relación vástago:raíz (Hutchings
& John 2004). Los antecedentes encontrados al
respecto en especies leñosas son escasos, por lo
que hemos decidido enriquecer este apartado
con bibliografía referente también a especies
herbáceas. En Eucalyptus grandis se observó
mayor biomasa de raíces a la profundidad de
parches ricos en P (Graciano et al. 2009). En
plantas de Arabidopsis proliferaron más raíces
dentro de parches ricos en nitrato, mientras
que con una disponibilidad de nitrato elevada
y homogénea en todo el sistema radical la
proliferación de raíces disminuyó (Zhang &
Forde 2000). La proliferación de raíces en el
parche rico permite a la planta absorber de
manera eficiente el nutriente existente en el
parche (Linkohr et al. 2002). Por otro lado,
también se ha observado que en soluciones
hidropónicas con muy baja disponibilidad de
nutrientes la velocidad de expansión de raíces
es mayor, lo que podría interpretarse como
una adaptación para explorar mayor volumen
de suelo en los ambientes pobres en nutrientes
(Hermans et al. 2006; Walter et al. 2003; Zhang
et al. 2007). Por lo tanto, la disponibilidad
baja de nutrientes tiende a aumentar la
proliferación de raíces, lo mismo que la
existencia de parches nutritivos en un suelo
con baja disponibilidad general de nutrientes.
Es importante considerar que el desarrollo de
raíces en parches ricos en algún nutriente tiene
consecuencias sobre la accesibilidad a otros
recursos existentes fuera del parche, como
agua y otros nutrientes (Graciano et al. 2009).
Es así que la proliferación de raíces localizadas
podría traer aparejada una disminución de
Sección especial
Ecología Austral 21:233-250
la capacidad de la planta de absorber agua
ya que muchas raíces absorberían agua y
nutrientes de un sector reducido y agotarían
rápidamente los recursos; por esta razón,
la planta debería invertir más energía en
promover el crecimiento de raíces en sectores
donde queden recursos disponibles. En
consecuencia, la capacidad de responder a
parches ricos en nutrientes será adecuada si
la disponibilidad de nutrientes es baja y la
disponibilidad de agua no es limitante. Por lo
tanto, la conformación final del sistema radical
dependerá de la disponibilidad de cada factor
abiótico (i.e., agua y cada uno de los nutrientes)
y de la heterogeneidad espacial y temporal
con que cada factor esté presente, influenciado
también por la capacidad de respuesta que
tenga el genotipo en análisis. El efecto de
cada estrés abiótico (e.g., sequía, deficiencia
de nutrientes) sobre las características
fundamentales que definen la capacidad de
transporte de agua varía ampliamente, por
lo que es difícil predecir de qué manera las
condiciones de campo afectarán el consumo de
agua (Atwell et al. 2009). En casos de sequías
severas, el aumento en la proporción de hojas
y la disminución de la profundidad de raíces
causado por la fertilización puede llevar a la
ruptura del equilibrio entre el vástago y la raíz
y aumentar la mortandad de plantas.
Cambios en intercambio de gases y eficiencia del
uso del agua
El cambio en el consumo de agua causado
por la fertilización puede deberse simplemente
al cambio del tamaño de los individuos, ya que
los más grandes transpiran más y consumen
más agua (Wullschleger et al. 1998), como
hemos mencionado anteriormente en el
apartado referente a poblaciones. Sin embargo,
los antecedentes a continuación indican que la
fertilización también modifica el uso del agua
aun en condiciones de igual disponibilidad
hídrica.
Una de las características que está influenciada
por la disponibilidad de nutrientes es la
sensibilidad de la apertura y cierre estomático
a la disminución del potencial hídrico de la
Diciembre de 2011
NUTRIENTES Y USO DE AGUA
hoja. En este sentido, las plantas fertilizadas
pueden cambiar su estrategia y tender a un
comportamiento más isohídrico o anisohídrico
que las plantas no fertilizadas. Esto significa
que frente a un aumento de la demanda
evapotranspirativa o a la disminución de
agua del suelo, las plantas tenderán a cerrar
los estomas y mantener el potencial hídrico
más cercano a cero (i.e., plantas isohídricas)
o a mantener los estomas abiertos y tolerar
caídas marcadas del potencial hídrico (i.e.,
plantas anisohídricas) en comparación con
las plantas no fertilizadas (McDowell et al.
2008). Por ejemplo, plantas de algodón con
alta dosis de N redujeron la conductancia
estomática y cesaron la expansión foliar a
potenciales hídricos más bajos que individuos
con baja disponibilidad de N (Radin & Parker
1979a). En consecuencia, las plantas con alto
N se tornaron más anisohídricas. Los cambios
en la apertura y cierre estomáticos van a
determinar modificaciones en el consumo de
agua por las plantas, que pueden incrementar
o contrarrestar los efectos de los cambios en el
tamaño de los individuos y de su área foliar.
Contrariamente a los resultados discutidos
previamente para algodón, hay antecedentes
que indican que la fertilización reduce el
consumo de agua a nivel de árbol. En tres
especies de árboles tropicales la tasa de
transpiración medida a nivel de planta
disminuyó con la fertilización (Cernusak et
al. 2009). En Picea abies la fertilización redujo
el flujo de savia por superficie de albura y
la transpiración por unidad de área foliar
(Phillips et al. 2001).
El consumo de agua a nivel de individuo
puede inferirse mediante mediciones
instantáneas en hojas con porómetro o
con analizador de gases infrarrojo, IRGA.
La ventaja de estas mediciones es que son
rápidas y permiten conocer, con ciertas
restricciones, el estado de la planta entera. A
partir de estas mediciones se puede calcular
la eficiencia del uso del agua instantánea
(EUA), que es la relación entre los moles de
CO2 fijados y los moles de agua transpirados.
Las modificaciones en la EUA pueden deberse
a cambios en la fotosíntesis, en la transpiración
o en ambos procesos, aunque en diferente
magnitud. En general, las plantas fertilizadas
241
tienen mayor tasa fotosintética, por lo que
la EUA aumenta (Guehl et al. 1995), como
se observó en Pinus taeda (Green & Mitchell
1992) y en clones de Populus (Harvey &
van den Driessche 1999) en respuesta a la
fertilización con N. En condiciones de baja
disponibilidad de agua, las plantas tienden
a reducir la transpiración, de modo que
sequías leves que no afecten la capacidad
fotosintética, pueden incrementar la EUA.
Lo que no está tan claramente establecido es
si la fertilización incrementa o disminuye la
transpiración. Por ejemplo, en Pinus pinaster
la transpiración fue mayor en plantas con alta
disponibilidad de N, tanto con baja como con
alta disponibilidad de agua (Fernández et al.
2006); en este caso, sólo las plantas con alta
disponibilidad de N aumentaron la EUA en
respuesta a la sequía, al igual que plantas de
Ulmus americana bajo estrés moderado (Reich
et al. 1989). Consistentemente, en Pinus taeda
la fertilización combinada con N y P redujo
la transpiración y aumentó la EUA (Tyree et
al. 2009). En Pinus contorta (Amponsah et al.
2004) y en Quercus prinus (Kleiner et al. 1992) la
fertilización redujo la conductancia estomática
a nivel de hoja. Asimismo, en tres especies del
Cerrado brasileño, la conductancia estomática
nocturna y la transpiración nocturna
disminuyeron en las plantas fertilizadas con N
o con P, con efecto más marcado del N (Scholz
et al. 2007). En Pinus taeda fertilizado con N la
conductancia estomática medida a lo largo del
día fue menor que en las plantas fertilizadas
con P o sin fertilizar (Faustino, datos no
publicados), consistentemente a lo encontrado
en Pinus pinaster (Guehl et al. 1995). En Quercus
robur la tasa transpiratoria disminuyó al
aumentar la disponibilidad de nutrientes
(Welander & Ottosson 2000). Estos ejemplos
indicarían que en algunos casos puede ser
relevante la función de la transpiración de
movilizar nutrientes hacia la rizosfera. Es por
eso que frente a una mayor disponibilidad de
nutrientes la transpiración disminuye y reduce
el consumo de agua. Este tipo de respuesta es
más probable en sitios con dotación baja de
nutrientes y buena disponibilidad de agua
o en plantas con requerimiento elevado de
nutrientes.
El mayor consumo de agua con baja
disponibilidad de nutrientes con respecto
Sección especial
242
LI FAUSTINO ET AL.
a plantas con mayor disponibilidad de
nutrientes es consistente con la idea que la
transpiración cumple la función de promover
el flujo masal de agua en el suelo hacia las
raíces, función que es más importante en
suelos con baja conductividad hidráulica
y baja disponibilidad de nutrientes ya que
incrementa la capacidad de absorción de
iones móviles como el nitrato (Cramer et al.
2009; Scholz et al. 2007). Sin embargo, existen
estudios que demuestran que el aumento en la
disponibilidad de nutrientes puede aumentar
el consumo de agua, por ejemplo en Quercus
robur la fertilización aumentó la conductancia
estomática (Guehl et al. 1995) y en Prosopis
chilensis la fertilización acompañada con
abundante riego aumentó la transpiración,
mientras que en caso de sequía las plantas
sin fertilización transpiraron más que las
fertilizadas (Imo & Timmer 1992). Por lo tanto,
si bien existe una tendencia general a que las
plantas con mayor disponibilidad de recursos
(e.g., agua, nutrientes) utilicen más recursos
y con mayor eficiencia (Binkley et al. 2004;
Stape et al. 2004), esta afirmación no puede
ser generalizada. Los antecedentes indican que
la aplicación de fertilizantes puede reducir el
consumo de agua, y que esto puede estar o no
acompañado por incrementos proporcionales
en la fotosíntesis, por lo que la eficiencia del
uso del agua puede aumentar; pero también
hay casos en que el consumo de agua puede
ser mayor en plantas fertilizadas, por lo que la
EUA podría disminuir o no modificarse.
Además del control estomático, pueden
existir otras modificaciones en la arquitectura
hidráulica que modifiquen la cantidad de agua
utilizada por la planta; esto conduce a analizar
qué órganos de la planta pueden sufrir
modificaciones al variar la disponibilidad de
nutrientes.
ALGUNAS MODIFICACIONES DE LA
ARQUITECTURA HIDRÁULICA A NIVEL
DE ÓRGANO
Los cambios en el consumo de agua a nivel de
planta entera pueden deberse a cambios en uno
o varios órganos de la planta. Más allá de que
las alteraciones en la distribución de materia
Sección especial
Ecología Austral 21:233-250
seca modifican la capacidad de exploración
del suelo y la superficie transpirante, hay
modificaciones a nivel de los órganos que van
a intervenir en el balance final de consumo
de agua a nivel de planta. Principalmente,
son importantes los cambios a) a nivel de
raíz, porque determinan el acceso al agua
y los nutrientes, b) a nivel de tallos, porque
determinan la capacidad de conducción de
agua hacia las hojas y ápices en crecimiento,
y c) a nivel de hojas, porque determinan
si se puede mantener la turgencia celular,
el crecimiento y la capacidad fotosintética
frente a disminuciones en el estado hídrico
de las plantas.
Modificaciones en la capacidad específica de
absorción de agua de las raíces
La actividad de las raíces modifica las
características fisicoquímicas de la rizosfera,
que son diferentes a las del suelo sin raíces;
pero a su vez, la disponibilidad de nutrientes
y agua en el suelo modifica la cantidad y
actividad de raíces (Neumann et al. 2009). Más
allá de los efectos en la distribución espacial
de las raíces, la disponibilidad de nutrientes
puede alterar la conductividad hidráulica
de las raíces. Por ejemplo, la deficiencia
severa de nitrato, fosfato y sulfato reduce la
conductividad hidráulica de las raíces, o lo
que es lo mismo, la conductividad es mayor
con mayor disponibilidad de nitrato o fosfato
(Gloser et al. 2007; Li et al. 2009; Radin &
Eidenbock 1984). Asimismo, el incremento
en la disponibilidad de nutrientes aumenta la
resistencia a la cavitación de las raíces (Ewers et
al. 2000; Radin & Eidenbock 1984). En períodos
de baja disponibilidad de agua en el suelo, con
la consecuente reducción de la conductividad
hidráulica del mismo, una estrategia posible
para absorber agua y nutrientes es aumentar
la proliferación de raíces, mientras que otra
es aumentar la conductividad de las raíces
existentes (McElrone et al. 2007). Es por esto
que la conductividad de las raíces aumenta
en períodos del año con elevada demanda
evapotranspirativa, lo que implica una
disminución en la resistencia al flujo de agua
en las raíces en los momentos en que las hojas
Diciembre de 2011
NUTRIENTES Y USO DE AGUA
pierden mayor cantidad de agua. Lo mismo
ocurre para la absorción de nutrientes desde
el suelo. En suelos deficientes en nutrientes
se observa un aumento en la proliferación de
raíces, lo que permitiría aumentar la capacidad
de absorción (ver apartados anteriores).
Los resultados siguientes en su mayoría se
obtuvieron en diversas plantas herbáceas,
pero por su valor ilustrativo y por no
hallarse antecedentes en plantas leñosas,
consideramos valiosa su inclusión ya
que explican mecanismos presentes en
las plantas, posibles de ser encontrados
en especies leñosas. Estos antecedentes
indican que además de las modificaciones
descriptas anteriormente, también pueden
producirse respuestas en muy corto plazo
de las propiedades hidráulicas de raíces ya
formadas, cuando las plantas que crecieron
con baja disponibilidad de nutrientes son
expuestas a alta disponibilidad de nutrientes.
En este sentido, el flujo de agua en las raíces se
incrementó 4 horas después de la adición de
altas dosis de nitrato en plantas que crecían en
hidroponia con baja disponibilidad de nitrato
(Gloser et al. 2007; Gorska et al. 2008a). Este
flujo se incrementó cinco veces más que el
cambio en el potencial osmótico de la savia
del xilema y revirtió al flujo inicial cuando
las plantas fueron colocadas nuevamente en
la solución con baja disponibilidad de nitrato.
Asimismo, las plantas que continuaron con
baja disponibilidad de nitrato incrementaron
de manera gradual la resistencia al flujo de
agua a medida que disminuía la concentración
de nitrato en la solución de cultivo. Estos
datos indican que el efecto del nitrato en
las propiedades hidráulicas de las raíces es
directo (i.e., no mediado por cambios en
el desarrollo de las raíces), mientras que la
velocidad de respuesta y la reversibilidad
son factores importantes a considerar para
profundizar en el conocimiento de los procesos
fisiológicos que subyacen en esta interacción.
La sensibilidad de la resistencia hidráulica de
las raíces a la concentración externa de nitrato
(Gloser et al. 2007) indica que el flujo de agua
es estimulado sólo en la porción de raíces
expuestas a concentraciones altas de nitrato
(Gloser et al. 2008; Gorska et al. 2008a). Esta
respuesta localizada sugiere que la absorción
de agua aumenta sólo en los parches ricos
243
en nitrato, lo que permite un ajuste entre la
absorción de agua y la absorción de N a nivel
de planta entera, con mayor absorción de agua
en las raíces que puedan absorber también
mayor cantidad de nitrato (Gloser et al. 2009;
Gorska et al. 2008b). La velocidad de respuesta
permite a la planta optimizar la adquisición
de los recursos en ambientes espacial y
temporalmente heterogéneos (Gorska et al.
2008a). Cuando el sistema radical es expuesto
a condiciones heterogéneas, las raíces dentro y
fuera de parches ricos responderán en forma
diferente.
Si se analizan otros nutrientes, el exceso
o la ausencia de cationes como el calcio,
el potasio o el magnesio en plantas de
pimiento en hidroponia modifican de manera
reversible la conductancia de las raíces y
la conductancia estomática en diferentes
direcciones según el catión (Cabañero &
Carvajal 2007). Estos antecedentes, si bien
se obtuvieron en hidroponia en el plazo de
tres días y con disponibilidades de nutrientes
muy contrastantes y poco representativas de
una situación en un ambiente natural, indican
que los mecanismos de respuesta al déficit o
exceso de cada catión difieren según cuál sea el
catión en estudio, lo que debe ser considerado
cuando se quiere analizar la interacción entre
nutrientes y arquitectura hidráulica.
Modificaciones en las relaciones hídricas de las
hojas
La fertilización puede modificar la
arquitectura hidráulica de las plantas a través
del cambio en las relaciones hídricas de las
hojas. El potencial hídrico puede disminuir por
la acumulación de osmolitos (Radin & Boyer
1982), y este ajuste puede contribuir a mantener
la turgencia celular en condiciones de sequía.
Al analizar cambios en las relaciones hídricas
a nivel foliar debidos a la disponibilidad de
nutrientes hay que asegurarse que las plantas
fertilizadas no hayan estado sometidas a
mayor estrés por sequía (Stoneman et al. 1996),
como ya se expresó en el apartado referente
a poblaciones, para poder asegurar que los
efectos de la fertilización en el potencial
Sección especial
244
LI FAUSTINO ET AL.
hídrico de las hojas son directos. En plantas
de algodón con baja disponibilidad de N, las
hojas, por cada unidad de caída del potencial
hídrico, perdieron la mitad del agua que las de
las plantas expuestas a alta disponibilidad de
N. Esta mayor resistencia a la desecación en las
plantas con baja disponibilidad de N estuvo
relacionada con hojas de menor área foliar
específica y células de menor tamaño y con
paredes más rígidas que las de las plantas con
disponibilidad alta de N (Radin & Parker 1979a,
b). En Pinus taeda la fertilización no modificó el
potencial hídrico al amanecer, pero aumentó
el potencial hídrico al mediodía, a pesar de
aumentar también la tasa transpiratoria de
estas plantas (Samuelson et al. 2008a). En
algunas especies del Cerrado brasileño, la
fertilización con N generó una disminución
del potencial osmótico a saturación (i.e.,
acumulación de solutos), mientras que la
aplicación de P no tuvo ningún efecto (Bucci et
al. 2006). Tampoco se observaron cambios en
las relaciones hídricas (e.g., potencial osmótico
a saturación, potencial hídrico en el punto de
pérdida de turgencia) de las hojas de Pinus
taeda fertilizado con N y con P; sin embargo,
las plantas fertilizadas con N recuperaron el
potencial hídrico de las hojas en horas de la
tarde, a valores similares a los registrados a la
mañana temprano, mientras que en las plantas
con P y no fertilizadas, el potencial hídrico
continuó su disminución hasta el atardecer
(Faustino, datos no publicados).
En situaciones de fuerte disminución
del contenido de agua en las hojas por
transpiración, las plantas pueden realizar
ajuste osmótico (i.e., por lo general estimado
como la mayor acumulación de sustancias
osmóticamente activas en plantas con baja
disponibilidad de agua que en plantas con
buena disponibilidad de agua), que conduce
a la disminución del potencial osmótico a
saturación (Babu et al. 1999) y de esta manera
mantener la turgencia celular necesaria para el
crecimiento. En un estudio con Pinus pinaster,
las plantas tuvieron la capacidad de realizar
ajuste osmótico independientemente de la
disponibilidad de N a la que estaban expuestas
(Fernández et al. 2006). Por el contrario, las
plantas Quercus rubra no realizaron ajuste
osmótico tanto en presencia como en ausencia
de fertilización (N, P, K), mientras que en
Sección especial
Ecología Austral 21:233-250
Quercus prinus la fertilización se asoció con la
capacidad de realizar ajuste osmótico (Kleiner
et al. 1992). En Eucalyptus grandis se observó
ajuste osmótico en plantas fertilizadas con P
que crecían en suelo con buena disponibilidad
de N, mientras que las fertilizadas con N y las
no fertilizadas no realizaron ajuste osmótico.
Sin embargo, el tipo de suelo afecta la
capacidad de ajuste osmótico, ya que en un
suelo arenoso con baja disponibilidad de N, las
plantas no realizaron ajuste osmótico cuando
fueron la fertilizadas con P o con N (Graciano
et al. 2005). Al igual que en el caso del potencial
hídrico, no está claro por qué la fertilización
afecta la capacidad de las plantas de realizar
ajuste osmótico, y son necesarios más estudios
para clarificar estos aspectos.
Anteriormente detallamos que la fertilización
puede modificar la apertura y cierre estomáticos
en respuesta a diferentes factores. Otra forma
en que la fertilización puede modificar el uso
del agua es a través de la modificación de la
densidad estomática. Las hojas de plantas
de álamo expuestas a dosis crecientes de N
tienen mayor cantidad de estomas pero de
tamaño más pequeño (Harvey & van den
Driessche 1997). Por el contrario, en un análisis
preliminar observamos que las acículas de
Pinus taeda de plantas fertilizadas con N
tenían menos filas de estomas por unidad de
área, consistente con la menor conductancia
estomática observada en estas plantas con
respecto a las plantas sin fertilizar (Faustino,
datos no publicados). Esta característica
anatómica de las hojas debería ser evaluada
cada vez que se encuentran diferencias en la
conductancia estomática o la transpiración,
para poder discernir si se modificó el grado
de apertura y cierre estomático o el número
de estomas por unidad de área foliar.
Modificaciones en el tallo
La característica principal a analizar en cuanto
a los tallos es su capacidad para conducir
agua. La fertilización puede modificar la
conductividad hidráulica del xilema. En
Populus la fertilización con P incrementó la
conductividad foliar específica máxima (i.e.,
Diciembre de 2011
245
NUTRIENTES Y USO DE AGUA
el máximo caudal que puede ser transportado
para un diferencial de presión determinado,
referido al área foliar abastecida por ese tallo),
mientras que el aumento del N disponible
generó una disminución de la conductividad
foliar específica medida con embolismos y
aumentó la vulnerabilidad a la cavitación; es
decir, favoreció la formación de embolismos
(Harvey & van den Driessche 1997). En
algunas especies del Cerrado brasileño se
observó un aumento de la conductividad
hidráulica específica del xilema del tallo con
la fertilización con N, pero cuando se analizó
la conductividad foliar específica, esta fue
igual a la de las plantas no fertilizadas, o
incluso menor (Bucci et al. 2006); por lo tanto,
el aumento en la conductividad específica
puede deberse a un aumento en la demanda
producida por el incremento en el área foliar.
Por el contrario, en Eucalyptus grandis no se
observó modificación en la conductividad
hidráulica de los tallos con la adición de
dosis crecientes de N (Clearwater & Meinzer
2001).
Para ninguno de los ejemplos anteriores
se conoce el mecanismo responsable del
cambio en la conductividad hidráulica del
xilema, pero existen algunos antecedentes
de las posibles modificaciones en este tejido
que pueden traer aparejados cambios en la
conductividad. Por un lado, la capacidad de
conducir agua puede incrementarse a medida
que aumenta la concentración salina de la
savia (Zwieniecki et al. 2001), la que a su vez
puede estar influenciada por la concentración
de nutrientes en el suelo (Smith & Shortle
2001). En este caso, la conductividad varía
sin modificación del tamaño o número de
los conductos xilemáticos. Otra fuente de
modificación de la conductividad hidráulica
es la variación del número o tamaño de
los elementos conductivos del xilema. Por
ejemplo, la adición de N en Eucalyptus
pauciflora incrementó el diámetro de los vasos
de xilema y la superficie del leño ocupado por
lúmenes en el cuello de la planta. Sin embargo,
este aumento no se correspondió con un
incremento en la conductividad hidráulica
de la raíz ni del tallo (Atwell et al. 2009), por
lo que la conductividad de cada vaso debe
haber disminuido con la fertilización. Esto
resultó en una conductividad integrada igual
a la de las plantas sin fertilizar. En Populus,
la fertilización con N aumentó el diámetro
de los vasos xilemáticos (Harvey & van den
Driessche 1999); sin embargo, la conductividad
hidráulica foliar específica disminuyó,
posiblemente debido al gran aumento del
área foliar que produce la fertilización con
N. Contrariamente, la fertilización con P
no tuvo efecto en el diámetro de los vasos,
pero la resistencia a la cavitación fue mayor
en plantas con mayor disponibilidad de P, y
este aumento en la resistencia se correspondió
con punteaduras de vasos de menor tamaño
(Harvey & van den Driessche 1997). Esto
es consistente con la hipótesis de que los
embolismos (i.e., cavitación) comienzan
con una burbuja de aire que ingresa al vaso
a través de las punteaduras, y que por lo
tanto, punteaduras más pequeñas, confieren
resistencia a la cavitación (Domec et al. 2006).
Son necesarios más estudios para clarificar
cómo la disponibilidad de nutrientes afecta
la capacidad conductiva del tallo, pero es
indudable que los efectos de la fertilización
sobre la conductividad hidráulica de los
tallos tienen un impacto importante en la
productividad de las plantas leñosas.
ALGUNOS ANTECEDENTES A NIVEL
SUBCELULAR
El ingreso del agua al cilindro central de las
raíces, el movimiento de agua entre células
y el equilibrio hídrico entre las distintas
organelas de la célula requieren la difusión
del agua a través de membranas celulares.
Las acuaporinas son proteínas intrínsecas de
membrana que permiten el pasaje de agua y
explican una parte importante de la difusión
de agua a través de las membranas. Su
permeabilidad al agua (i.e., el grado de apertura
del canal hídrico) puede ser regulada por el
pH intracelular, la concentración intracelular
de calcio, la fosforilación reversible, la
concentración de osmolitos y por pulsos de
alta presión (Vandeleur et al. 2009). Por lo
tanto, las acuaporinas modifican la resistencia
al pasaje de agua de célula a célula de manera
Sección especial
246
LI FAUSTINO ET AL.
dinámica de acuerdo a las condiciones del
medio externo y a los requerimientos de la
planta. En un estudio de las raíces finas a 18
m de profundidad en dos especies leñosas se
observó que la conductividad hidráulica de las
raíces aumentaba durante el día con respecto a
la noche y en los períodos del año con mayor
demanda evapotranspirativa. En este estudio
se comprobó que la conductividad disminuía
si se inhibía la actividad de las acuaporinas
mediante el tratamiento de las raíces “in
situ” con radicales hidroxilos (McElrone et al.
2007). En especies herbáceas, la conductividad
hidráulica de las raíces aumenta con la
adición de nitrato (Gorska et al. 2008a), o
con la adición de fosfato (Li et al. 2009).
Estos cambios en la conductividad han sido
asociados con la actividad de las acuaporinas
ya que si se inhibe la actividad de las mismas
(por radicales hidroxilos, por anoxia o por
cloruro de magnesio) la conductividad de las
raíces disminuye de forma drástica. Existen
algunos indicios de cómo puede producirse
la regulación de las acuaporinas por la
disponibilidad de nitratos, que surgen a partir
de estudios en plantas herbáceas. Si se inhibe
la acumulación intracelular de nitrato, la
conductividad hidráulica no se incrementa por
la adición de nitrato a la solución externa. Sin
embargo, si se incrementa la concentración de
nitrato intracelular mediante la inyección de
este ion dentro de las células, la conductividad
hidráulica aumenta (Gorska et al. 2008a). Por lo
tanto, la mayor conductividad se debe a que el
nitrato intracelular (no el extracelular) regula
las acuaporinas. La regulación podría darse
por aumento en la síntesis de acuaporinas,
por la modificación en el balance entre
acuaporinas abiertas y cerradas o por cambios
en el balance entre síntesis y degradación
(McElrone et al. 2007). El nitrato no modifica
la expresión de los genes que codifican para
acuaporinas, lo que se confirmó por el análisis
del nivel de expresión de varios genes que
codifican para estas proteínas (Gorska et al.
2008b). Aparentemente, dada la velocidad
de respuesta (i.e., de pocos minutos a una
hora), la disponibilidad de nitrato regula
postranscripcionalmente la actividad de las
acuaporinas, esto es, el nitrato intracelular
modifica el balance entre las acuaporinas
abiertas y las cerradas. La señal estaría dada
Sección especial
Ecología Austral 21:233-250
por el nitrato propiamente ya que el agregado
de otras fuentes de N, como el amonio o la
urea (productos generados posteriormente a la
acción de la nitrato reductasa), no incrementa
el flujo de agua (Gorska et al. 2008a, b). Se
requiere de una mayor cantidad de estudios
para evaluar el efecto de la disponibilidad
de fosfato y sulfato en la conductividad
hidráulica, y determinar si sus efectos
eventuales son directos o mediados también
por el nitrato. Con respecto a otros iones, si
bien los resultados no son contundentes, la
ausencia de calcio y potasio y el exceso de
calcio y magnesio en la solución nutritiva
disminuye la actividad de las acuaporinas en
Capsicum annum, lo que podría deberse a la
regulación postranscripcional negativa por
el calcio y el magnesio (Cabañero & Carvajal
2007).
Si bien el mecanismo de la regulación de
la conductividad hidráulica mediante las
acuaporinas parece ser universal en las
plantas superiores (McElrone et al. 2007), son
necesarios más estudios para comprender
cómo la disponibilidad de nutrientes en la
rizosfera afecta el grado de apertura y cierre
de acuaporinas, y consecuentemente la
conductividad radial de las raíces.
CONCLUSIONES
La disponibilidad de nutrientes modifica la
arquitectura hidráulica de las plantas. Por un
lado, si la fertilización estimula el crecimiento
y el aumento de área foliar habrá mayor
consumo de agua, y si la disponibilidad de
agua no es suficiente, las plantas fertilizadas
podrán estar sometidas a estrés por sequía más
tempranamente que las plantas no fertilizadas.
La fertilización puede modificar la arquitectura
hidráulica de la planta y así aumentar o revertir
el efecto explicado anteriormente. Si, por
ejemplo, la fertilización aumenta la relación
vástago:raíz, el estrés por sequía en plantas
fertilizadas podría exacerbarse o evidenciarse
más tempranamente aun. La fertilización
también promueve el desarrollo sectorizado
de raíces en parches ricos en nutrientes, y si
estas raíces tienen una mayor conductividad
hidráulica, el abastecimiento de agua al
Diciembre de 2011
247
NUTRIENTES Y USO DE AGUA
vástago de la planta puede incrementarse en
el corto plazo.
BIBLIOGRAFÍA
Por otra parte, una mayor disponibilidad de
nutrientes puede aumentar la conductancia
estomática de las plantas; consecuentemente,
el potencial hídrico de los tejidos cae y las
células quedan más cerca del punto de pérdida
de turgencia. Sin embargo, la disponibilidad
de nutrientes puede afectar también las
relaciones hídricas de las hojas (e.g., si las
plantas realizan ajuste osmótico) o tornar el
comportamiento de las plantas más isohídrico,
y así mejorar el estado hídrico de los tejidos
durante períodos de baja disponibilidad
de agua. Si la capacidad de conducir agua
del sistema aumenta con la disponibilidad
de nutrientes (i.e., mayor conductividad
hidráulica de raíces y tallos o mayor área de
xilema activo), la mayor demanda de agua
de las hojas podría ser suplida con suficiente
velocidad para mantener el buen estado
hídrico del vástago.
A MPONSAH , IG; VJ L IEFFERS ; PG C OMEAU & RP
BROCKLEY. 2004. Growth response and sapwood
hydraulic properties of young lodgepole pine
following repeated fertilization. Tree Physiology
24:1099-1108.
Como conclusión final, es evidente que la
disponibilidad de nutrientes afecta el uso
del agua y la arquitectura hidráulica, pero la
interacción compleja entre factores abióticos y
genotipo hace que no se pueda predecir en qué
dirección y con qué magnitud un cambio en la
disponibilidad de un nutriente afectará cada
uno de las posibles características hídricas
o hidráulicas del sistema en sus diferentes
niveles.
BINKLEY, D; JL STAPE & MG RYAN. 2004. Thinking
about efficiency of resource use in forests. Forest
Ecology and Management 193:5-16.
AGRADECIMIENTOS
Agradecemos a Cecilia Rousseaux y Roberto
Fernández la idea de escribir esta revisión. Este
tema de investigación se desarrolla gracias
al financiamiento del CONICET (PIP 112200801-01885). Los resultados no publicados
corresponden a ensayos realizados con la
colaboración de Martín Pinazo y Nardia Bulfe,
de la EEA INTA Montecarlo. LIF es becaria del
CONICET (CCT La Plata). CG es investigadora
del CONICET (CCT La Plata). FG era becario
de entrenamiento de la CIC PBA mientras
trabajó en este proyecto, actualmente es
becario del CONICET (CCT La Plata). JJG es
investigador de la CIC PBA.
ATWELL, BJ; ML HENERY & MC BALL. 2009. Does soil
nitrogen influence growth, water transport and
survival of snow gum (Eucalyptus pauciflora Sieber
ex Sprengel.) under CO2 enrichment? Plant, Cell
& Environment 32:553-566.
AZCÓN-BIETO, J & M TALÓN. 2000. Fundamentos de
Fisiología Vegetal. Mc Graw-Hill/Interamericana
de España - Edicions Universitat de Barcelona.
Barcelona, España.
BABU, RC; MS PATHAN ; A BLUM & HT NGUYEN .
1999. Comparison of measurement methods of
osmotic adjustment in rice cultivars. Crop Science
39:150-158.
BAKKER, MR; E JOLICOEUR; P TRICHET; L AUGUSTO; C
PLASSARD; ET AL. 2009. Adaptation of fine roots to
annual fertilization and irrigation in a 13-year-old
Pinus pinaster stand. Tree Physiol 29:229-238.
BUCCI, SJ; FG SCHOLZ; G GOLDSTEIN; FC MEINZER; AC
FRANCO; ET AL. 2006. Nutrient availability constrains
the hydraulic architecture and water relations of
savannah trees. Plant, Cell and Environment 29:
2153-2167.
CABAÑERO, FJ & M CARVAJAL. 2007. Different cation
stresses affect specifically osmotic root hydraulic
conductance, involving aquaporins, ATPase and
xylem loading of ions in Capsicum annuum L.
plants. Journal of Plant Physiology 164:1300-1310.
C ERNUSAK , LA; K W INTER & BL T URNER . 2009.
Physiological and isotopic (δ 13 C and δ 18 O)
responses of three tropical tree species to water
and nutrient availability. Plant, Cell & Environment
32:1441-1455.
CLEARWATER, MJ & FC MEINZER. 2001. Relationships
between hydraulic architecture and leaf
photosynthetic capacity in nitrogen-fertilized
Eucalyptus grandis trees. Tree Physiol 21:683-690.
CRAMER, M; H-J HAWKINS & G VERBOOM. 2009. The
importance of nutritional regulation of plant water
flux. Oecologia 161:15-24.
C RUIZIAT , P; H C OCHARD & T A MEGLIO . 2002.
Hydraulic architecture of trees: main concepts
and results. Ann. For. Sci. 59:723-752.
DIGHTON, J; HE JONES & JM POSKITT. 1993. The use
of nutrient bioassays to assess the response of
Sección especial
248
LI FAUSTINO ET AL.
Eucalyptus grandis to fertilizer application. 1.
Interaction between nitrogen, phosphorus and
potassium in seedling nutrition. Canadian Journal
of Forest Research 23:1-6.
DOMEC, JC; B LACHENBRUCH & FC MEINZER. 2006.
Bordered pit structure and function determine
spatial patterns of air-seeding thresholds in xylem
of douglas-fir (Pseudotsuga menziesii; Pinaceae)
trees. American Journal of Botany 93:1588-1600.
DURIEUX, RP; EJ K AMPRATH; WA J ACKSON & RH
MOLL. 1994. Root distribution of corn: the effect
of nitrogen fertilization. Agronomy Journal 86:
958-962.
EWERS, BE; R OREN & JS SPERRY. 2000. Influence
of nutrient versus water supply on hydraulic
architecture and water balance in Pinus taeda.
Plant, Cell and Environment 23:1055-1066.
EWERS, BE; R OREN; TJ ALBAUGH & PM DOUGHERTY.
1999. Carry-over effects of water and nutrient
supply on water use of Pinus taeda. Ecological
Applications 9:513-525.
EWERS, BE; R OREN; N PHILLIPS; M STROMGREN & S
LINDER. 2001. Mean canopy stomatal conductance
responses to water and nutrient availabilities in
Picea abies and Pinus taeda. Tree Physiol 21:841850.
FERNÁNDEZ, M; C NOVILLO & J PARDOS. 2006. Effects
of water and nutrient availability in Pinus pinaster
Ait. open pollinated families at an early age:
growth, gas exchange and water relations. New
Forests 31:321-342.
FERNÁNDEZ, RJ & JF REYNOLDS. 2000. Potential growth
and drought tolerance of eight desert grasses: lack
of a trade-off? Oecologia 123:90-98.
FISHER, R & D BINKLEY. 2000. Ecology and Management
of forest soils: John Wiley and Sons Inc.
GEORGE, E; B SEITH; C SCHAEFFER & H MARSCHNER.
1997. Responses of Picea, Pinus and Pseudotsuga
roots to heterogeneous nutrient distribution in
soil. Tree Physiology 17:39-45.
GLOSER, V; K LIBERA & CM ORIANS. 2008. Contrasting
below- and aboveground responses of two
deciduous trees to patchy nitrate availability.
Tree Physiology 28:37-44.
GLOSER, V; P SEDLÁČEK & J GLOSER. 2009. Consequences
of nitrogen deficiency induced by low external N
concentration and by patchy N supply in Picea
abies and Thuja occidentalis. Trees - Structure and
Function 23:1-9.
G LOSER , V; MA Z WIENIECKI ; CM O RIANS & NM
H OLBROOK . 2007. Dynamic changes in root
hydraulic properties in response to nitrate
availability. J. Exp. Bot. 58:2409-2415.
GORSKA, A; Q YE; NM HOLBROOK & MA ZWIENIECKI.
2008a. Nitrate control of root hydraulic properties
Sección especial
Ecología Austral 21:233-250
in plants: translating local information to whole
plant response. Plant Physiol. 148:1159-1167.
GORSKA, A; A ZWIENIECKA; N MICHELE HOLBROOK &
M ZWIENIECKI. 2008b. Nitrate induction of root
hydraulic conductivity in maize is not correlated
with aquaporin expression. Planta 228(6):989998.
GRACIANO, C; JJ GUIAMET & JF GOYA. 2005. Impact of
nitrogen and phosphorus fertilization on drought
responses in Eucalyptus grandis seedlings. Forest
Ecology and Management 212:40-49.
G RACIANO , C; JJ G UIAMET & JF G OYA . 2006a.
Fertilization and water stress interactions in
young Eucalyptus grandis plants. Canadian Journal
of Forest Research 36:1028-1034.
GRACIANO, C; JF GOYA; JL FRANGI & JJ GUIAMET.
2006b. Fertilization with phosphorus increases
soil nitrogen absorption in young plants of
Eucalyptus grandis. Forest Ecology and Management
236:202-210.
GRACIANO, C; E TAMBUSSI; E CASTÁN & J GUIAMET. 2009.
Dry mass partitioning and nitrogen uptake by
Eucalyptus grandis plants in response to localized
or mixed application of phosphorus. Plant and
Soil 319:175-184.
GREEN, TH & RJ MITCHELL. 1992. Effects of nitrogen
on the response of loblolly pine to water stress I.
Photosynthesis and stomatal conductance. New
Phytologist 122:627-633.
GREEN, TH; RJ MITCHELL & DH GJERSTAD. 1994. Effects
of nitrogen on the response of loblolly pine to
drought. II. Biomass allocation and C:N balance.
New Phytologist 128:145-152.
GUEHL, J-M; C FORT & A FERHI. 1995. Differential
response of leaf conductance, carbon isotope
discrimination and water-use efficiency to nitrogen
deficiency in maritime pine and pedunculate oak
plants. New Phytologist 131:149-157.
HARVEY, HP & R VAN DEN DRIESSCHE. 1997. Nutrition,
xylem cavitation and drought resistance in hybrid
poplar. Tree Physiol 17:647-654.
HARVEY, HP & R VAN DEN DRIESSCHE. 1999. Nitrogen
and potassium effects on xylem cavitation and
water-use efficiency in poplars. Tree Physiol 19:
943-950.
HERMANS, C; JP HAMMOND; PJ WHITE & N VERBRUGGEN.
2006. How do plants respond to nutrient shortage
by biomass allocation? Trends in Plant Science 11:
610-617.
HODGE, A. 2006. Plastic plants and patchy soils.
Journal of Experimental Botany 52:401-411.
HUTCHINGS, MJ & EA JOHN. 2004. The effects of
environmental heterogeneity on root growth and
root/shoot partitioning. Annals of Botany 94:1-8.
I MO , M & VR T IMMER . 1992. Growth, nutrient
Diciembre de 2011
NUTRIENTES Y USO DE AGUA
allocation and water relations of mesquite (Prosopis
chilensis) seedlings at differing fertilization
schedules. Forest Ecology and Management 55:
279-294.
JUDD, TS; PM ATTIWILL & M ADAMS. 1996. Nutrient
concentrations in Eucalyptus: a synthesis in
relation to differences between taxa, sites and
components. Pp. 123-153 en: Attiwill, PM & M
Adams (eds.). Nutrition of Eucalypts. Collingwood:
CSIRO Publishing.
KLEINER, KW; MD ABRAMS & JC SCHULTZ. 1992. The
impact of water and nutrient deficiencies on
the growth, gas exchange and water relations
of red oak and chestnut oak. Tree Physiology 11:
271-287.
LI, Y-S; X-T MAO; Q-Y TIAN; L-H LI & W-H ZHANG.
2009. Phosphorus deficiency-induced reduction
in root hydraulic conductivity in Medicago
falcata is associated with ethylene production.
Environmental and Experimental Botany 67:172177.
LINKOHR, BI; LC WILLIAMSON; AH FITTER & HMO
LEYSER. 2002. Nitrate and phosphate availability
and distribution have different effects on root
system architecture of Arabidopsis. The Plant
Journal 29:751-760.
L ÓPEZ -B UCIO , J; A C RUZ -R AMÍREZ & L H ERRERA ESTRELLA. 2003. The role of nutrient availability
in regulating root architecture. Current Opinion
in Plant Biology 6:280-287.
L OVELOCK , CE; IC F ELLER ; KL M CKEE ; BMJ
E NGELBRECHT & MC B ALL . 2004. The effect of
nutrient enrichment on growth, photosynthesis
and hydraulic conductance of dwarf mangroves
in Panamá. Functional Ecology 18:25-33.
LOVELOCK, CE; MC BALL; IC FELLER; BMJ ENGELBRECHT
& M LING EWE. 2006a. Variation in hydraulic
conductivity of mangroves: Influence of species,
salinity, and nitrogen and phosphorus availability.
Physiologia Plantarum 127:457-464.
249
hydraulically to their environment. J. Exp. Bot.
57:3963-3977.
M C D OWELL , N; WT P OCKMAN ; CD A LLEN ; DD
BRESHEARS; N COBB; ET AL. 2008. Mechanisms of
plant survival and mortality during drought: why
do some plants survive while others succumb to
drought? New Phytologist 178:719-739.
M C E LRONE , AJ; J B ICHLER ; WT P OCKMAN ; RN
ADDINGTON; CR LINDER; ET AL. 2007. Aquaporinmediated changes in hydraulic conductivity of
deep tree roots accessed via caves. Plant, Cell and
Environment 30:1411-1421.
NEUMANN, G; T GEORGE & C PLASSARD. 2009. Strategies
and methods for studying the rhizosphere - the
plant science toolbox. Plant and Soil 321:431-456.
N EVES , JCL; JM G OMES & RF N OVAIS . 1990.
Fertilizaçao mineral de mudas de Eucalipto. Pp.
99-126 em: Barros, NF & RF Novais (eds.). Relaçao
solo-eucalipto. Viçosa: Editora Folha de Viçosa.
PATTERSON, TB; RD GUY & QL DANG. 1997. Wholeplant nitrogen- and water-relations traits, and
their associated trade-offs, in adjacent muskeg
and upland boreal spruce species. Oecologia 110:
160-168.
PHILLIPS, N; J BERGH; R OREN & S LINDER. 2001. Effects
of nutrition and soil water availability on water
use in a Norway spruce stand. Tree Physiol 21:
851-860.
RADIN, JW & LL PARKER. 1979a. Water relations
of cotton plants under nitrogen deficiency: II.
Environmental interactions on stomata. Plant
Physiol. 64:499-501.
RADIN, JW & LL PARKER. 1979b. Water relations
of cotton plants under nitrogen deficiency: I.
Dependence upon leaf structure. Plant Physiol.
64:495-498.
RADIN, JW & JS BOYER. 1982. Control of leaf expansion
by nitrogen nutrition in sunflower plants: role of
hydraulic conductivity and turgor. Plant Physiol.
69:771-775.
LOVELOCK, CE; IC FELLER; MC BALL; BMJ ENGELBRECHT
& ML EWE. 2006b. Differences in plant function
in phosphorus- and nitrogen-limited mangrove
ecosystems. New Phytologist 172:514-522.
R ADIN , JW & MP E IDENBOCK . 1984. Hydraulic
conductance as a factor limiting leaf expansion of
phosphorus-deficient cotton plants. Plant Physiol.
75:372-377.
LOVELOCK, CE; MC BALL; B CHOAT; BMJ ENGELBRECHT;
NM HOLBROOK; ET AL. 2006c. Linking physiological
processes with mangrove forest structure:
Phosphorus deficiency limits canopy development,
hydraulic conductivity and photosynthetic carbon
gain in dwarf Rhizophora mangle. Plant, Cell and
Environment 29:793-802.
REICH, PB; MB WALTERS & TJ TABONE. 1989. Response
of Ulmus americana seedlings to varying nitrogen
and water status. 2 Water and nitrogen use
efficiency in photosynthesis. Tree Physiology 5:
173-184.
MARSCHNER, H. 1995. Mineral nutrition of higher
plants. Amsterdam: Academic Press.
Samuelson, LJ, TA Stokes. 2006. Transpiration
and canopy stomatal conductance of 5-year-old
loblolly pine in response to intensive management.
Forest Science 52:313-323.
MASEDA, PH & RJ FERNÁNDEZ. 2006. Stay wet or
else: three ways in which plants can adjust
SALISBURY, FB & CW ROSS. 1994. Fisiología Vegetal.
México: Grupo Editorial Iberoamérica.
Sección especial
250
LI FAUSTINO ET AL.
SAMUELSON, LJ; TA STOKES & MD COLEMAN. 2007.
Influence of irrigation and fertilization on
transpiration and hydraulic properties of Populus
deltoides. Tree Physiology 27:765-774.
S AMUELSON , LJ; MG F ARRIS ; TA S TOKES & MD
COLEMAN. 2008a. Fertilization but not irrigation
influences hydraulic traits in plantation-grown
loblolly pine. Forest Ecology and Management 255:
3331-3339.
SAMUELSON, LJ; J BUTNOR; C MAIER; TA STOKES; K
JOHNSEN; ET AL. 2008b. Growth and physiology of
loblolly pine in response to long-term resource
management: Defining growth potential in the
southern United States. Canadian Journal of Forest
Research 38:721-732.
SANDS, R & DR MULLIGAN. 1990. Water and nutrient
dynamics and tree growth. Forest Ecology and
Management 30:91-111.
SCHOLZ, FG; SJ BUCCI; G GOLDSTEIN; FC MEINZER;
AC FRANCO; ET AL. 2007. Removal of nutrient
limitations by long-term fertilization decreases
nocturnal water loss in savanna trees. Tree Physiol.
27:551-559.
SMITH, KT & WC SHORTLE. 2001. Conservation of
element concentration in xylem sap of red spruce.
Trees 15:148-153.
STAPE, JL; D BINKLEY & MG RYAN. 2004. Eucalyptus
production and the supply, use and efficiency
of use of water, light and nitrogen across a
geographic gradient in Brazil. Forest Ecology and
Management 193:17-31.
S TONEMAN , GL; DS C ROMBIE ; K W HITFORD ; FJ
HINGSTON; R GILES; ET AL. 1996. Growth and water
relations of Eucalyptus marginata (jarrah) stands
in response to thinning and fertilization. Tree
Physiology 16:267-274.
Ecología Austral 21:233-250
2-year-old Pinus taeda clones during seedling
establishment. Forest Ecology and Management
257:1847-1858.
VANDELEUR, RK; G MAYO; MC SHELDEN; M GILLIHAM;
BN K AISER ; ET AL . 2009. The role of plasma
membrane intrinsic protein aquaporins in water
transport through roots: diurnal and drought
stress responses reveal different strategies
between isohydric and anisohydric cultivars of
grapevine. Plant Physiol. 149:445-460.
VILELA, AE; MJ RENNELLA & DA RAVETTA. 2003.
Responses of tree-type and shrub-type Prosopis
(Mimosaceae) taxa to water and nitrogen
availabilities. Forest Ecology and Management 186:
327-337.
WALTER, A; R FEIL & U SCHURR. 2003. Expansion
dynamics, metabolite composition and substance
transfer of the primary root growth zone of Zea
mays L. grown in different external nutrient
availabilities. Plant, Cell & Environment 26:14511466.
WELANDER, NT & B OTTOSSON. 2000. The influence
of low light, drought and fertilization on
transpiration and growth in young seedlings of
Quercus robur L. Forest Ecology and Management
127:139-151.
WULLSCHLEGER, SD; FC MEINZER & RA VERTESSY. 1998.
A review of whole-plant water use studies in trees.
Tree Physiology 18:499-512.
Z HANG , H & BG F ORDE . 2000. Regulation of
Arabidopsis root development by nitrate
availability. Journal of Experimental Botany 51:
51-59.
TAIZ, L &E ZEIGER. 2003. Plant physiology. Sunderland:
Sinauer Associates, Inc.
ZHANG, H; H RONG & D PILBEAM. 2007. Signalling
mechanisms underlying the morphological
responses of the root system to nitrogen in
Arabidopsis thaliana. Journal of Experimental Botany
58:2329-2338.
TYREE, MC; JR SEILER & CA MAIER. 2009. Short-term
impacts of nutrient manipulations on leaf gas
exchange and biomass partitioning in contrasting
ZWIENIECKI, MA; PJ MELCHER & MN HOLBROOK. 2001.
Hydrogel control of xylem hydraulic resistance in
plants. Science 291:1059-1062.
Sección especial