¿Cómo reaccionas cuando te ofenden? Toma control de tu propia

E s p a ñ o l
•
F r a n c é s
•
I n g l é s
¿Cómo reaccionas
cuando te ofenden?
Toma control
de tu propia salud
Jesucristo:
¿Mito o historia?
La gracia de Dios
a 10.000 metros de altura
1
Vo l u m e n 1 6
•
P o r
t u g u é s
REPRESENTANTES REGIONALES
DIVISIÓN ASIÁTICA DEL PACÍFICO
NORTE
Koyang IIsan, P.O. Box 43,
783 Janghang-Dong, Ilsan-Gu, Koyang City,
Kyonggi-do 411-600, República de Corea
Shin, Dong Hee
[email protected]
DIVISIÓN ASIÁTICA DEL PACÍFICO SUR
P.O. Box 040, Silang,
Cavite, 4118 Filipinas
Oliver Koh
[email protected]
DIVISIÓN DE ÁFRICA
CENTRO-ORIENTAL
P.O. Box 14756, Nairobi, Kenia
Hudson E. Kibuuka
[email protected]
DIVISIÓN DE ÁFRICA MERIDIONAL Y
OCEANO ÍNDICO
H.G. 100, Highlands, Harare, Zimbabwe
Tommy Nkungula
[email protected]
DIVISIÓN DE ÁFRICA OCCIDENTAL
22 Boite Postale 1764,
Abidjan 22, Cote d’Ivoire
Japheth L. Agboka
[email protected]
DIVISIÓN EURO-AFRICANA
P.O. Box 219, 3000 Berna 32, Suiza
Roberto Badenas
[email protected]
DIVISIÓN EURO-ASIÁTICA
Krasnoyarskaya Street 3, Golianovo,
107589 Moscú, Federación Rusa
Heriberto Muller
[email protected]
DIVISIÓN INTERAMERICANA
P.O. Box 140760,
Miami, FL 33114-0760, EE. UU.
Carlos Archbold
[email protected]
Bernardo Rodríguez
[email protected]
DIVISIÓN NORTEAMERICANA
12501 Old Columbia Pike,
Silver Spring, MD 20904-6600, EE. UU.
Gerald Kovalski
[email protected]
Richard Stenbakken
[email protected]
DIVISIÓN DEL PACÍFICO SUR
Locked Bag 2014, Wahroonga,
N.S.W. 2076, Australia
Gilbert Cangy
[email protected]
Barry A. Hill
[email protected]
DIVISIÓN SUDAMERICANA
Caixa Postal 02-2600,
70279-970 Brasilia, D.F., Brasil
Roberto de Azevedo
[email protected]
Erton Carlos Kohler
[email protected]
DIVISIÓN SUDASIÁTICA
P.O. Box 2, HCF Hosur,
Tamil Nadu 635110, India
Gordon Christo
[email protected]
DIVISIÓN TRANSEUROPEA
119 St. Peter’s Street, St. Albans,
Herts., AL1 3EY Inglaterra
Paul Tompkins
[email protected]
Orville Woolford
[email protected]
2
CONTENIDO
ENSAYOS
5
¿Cómo reaccionas cuando te ofenden?
Tres modelos posibles, pero sólo
uno trae resultados positivos.
Mario Pereyra
8
Toma control de tu propia salud
Un estilo de vida saludable beneficia tanto
al individuo como a la sociedad.
Esteban Poni-Ravagli
11
Jesucristo: ¿Mito o historia?
El Jesús de la fe emerge del Jesús de la historia, sin el cual la
fe cristiana no sería más que una ilusión.
Nancy Weber de Vyhmeister
DEPARTAMENTOS
3
4
14
16
18
20
21
22
24
25
EDITORIAL
Lee siempre
el manual del fabricante
Gerry Karst
CARTAS
PERFILES
Steliana Sandu
Sara Bocaneanu
Richard Hart
Dustin R. Jones
PUNTO DE VISTA
Integrando la fe y la ciencia
Rahel Davidson Schafer
EN ACCIÓN
Estudiantes adventistas
evangelizan en Rumania
Claudiu Popescu
Universitarios adventistas
asisten a un simposio en Brasil
Fabiana Amaral
LOGOS
La gracia de Dios
a 10.000 metros de altura
Kent Hansen
VIDA UNIVERSITARIA
Dificultades con clases
en sábado
Humberto M. Rasi
¿Una iglesia acogedora?
Author Unknown
26
26
27
28
29
30
32
35
LIBROS
When All Alone I Stand (Doward)
Mary H. T. Wong
Amores que matan (Núñez)
Fernando Aranda Fraga
Expect Great Things (O’Ffill)
Hector Hammerly
Lifestyles of the Remnant
(Hayden)
Nancy Vyhmeister
FORO ABIERTO
¿Deben guardar silencio las
mujeres en la iglesia?
Angel Rodríguez
PARA SU INFORMACIÓN
El Instituto
de Investigaciones en Geociencia
L. James Gibson
PRIMERA PERSONA
En el momento preciso,
Dios me encontró
Jan S. Doward
ETCETERA
La jaula
SUPLEMENTO
INTERCAMBIO
DIÁLOGO 16•1 2004
EDITORIAL
Lee siempre el manual del fabricante
Cuando compro un nuevo aparato, siempre tengo deseos de usarlo o armarlo lo antes posible. A veces pienso que economizo tiempo si dejo a un lado el manual del fabricante; pero
la experiencia me ha enseñado que si conozco el contenido de ese manual, en realidad gano
tiempo.
Permíteme un ejemplo. Hace poco nuestro secador de ropa dejó de soplar aire caliente. Le
saqué sin éxito varias piezas para tratar de descubrir dónde estaba la falla. Decidí entonces que
el problema tenía que ver con el termostato o con el control del equipo. Pronto tuve todas
las piezas del secador diseminadas por el piso. Cuando llegué a la conclusión de que tenía
que comprar otro secador, las puse de nuevo en su lugar para deshacerme de él. Entonces me
aparté un poco del secador que terminaba de armar, y descubrí tres botones en el panel del
frente. En uno se podía leer “Aire caliente”. El del medio decía “Aire tibio”. Y abajo había uno
que decía “Aire frío”. Y ése era el botón que estaba oprimido. ¿Será posible? Enchufé el secador,
apreté el botón del “Aire caliente”, y ¡maravilla de maravillas! el secador empezó a soplar aire
caliente otra vez. ¡Si tan sólo hubiera leído el manual del fabricante!
El ritmo veloz de la vida moderna requiere tener un manual del fabricante para ayudarnos
a vivir bien cada día. Necesito a alguien con clara percepción y credenciales inobjetables que
me señale el camino correcto y me evite la frustración de tratar de hacer las cosas a mi manera.
Dios es el Diseñador maestro y ha preparado el manual del fabricante. Él nos diseñó y sabe lo
que es mejor para nosotros. Más aún, tiene un servicio de atención al cliente, que es la oración, que está a disposición de todos nosotros, no sólo para pedir consejo, sino para conocer
íntima y personalmente al Diseñador maestro, que manifiesta un interés personal en todos sus
clientes.
Este Diseñador maestro nos ha dado instrucciones en la Biblia acerca de cómo cuidar nuestra salud. Nos ha dado información para ayudarnos a hacer decisiones positivas en cuanto a
cómo alimentar nuestra mente. Con toda la información que nos bombardea todos los días,
necesitamos el filtro provisto por Dios en la Escrituras: “Todo lo que es verdadero, todo lo
honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay
virtud alguna, si hay algo digno de alabanza, en esto pensad” (Filipenses 4:8).
La Biblia es el manual del fabricante, y contiene instrucciones inspiradas que nos ayudan
a evitar muchas de las frustraciones de la vida. Podríamos creer que la lectura del manual nos
toma mucho tiempo, o que ya lo hemos leído antes y no necesitamos consultarlo otra vez.
La ocupada vida de un estudiante exige mucho de su tiempo. Pero la experiencia de los que
han pasado por la vida antes que nosotros nos enseña que si dedicamos un poco de tiempo
cada día al manual del divino Fabricante, a la larga economizaremos tiempo. David resumió
esta idea cuando dijo: “Lámpara es a mis pies tu palabra, y lumbrera a mi camino” (Salmo
119:105). Mejor que tropezar en las tinieblas es que haya una luz delante de nosotros para que
encaremos con confianza lo que está adelante.
Lee cada día el manual preparado por tu Creador. Te economizará tiempo y mantendrá tus
pies en la senda que conduce al reino de Dios.
Gerry Karst
Vicepresidente de la Asociación General
Esta revista internacional de fe, pensamiento y
acción, se publica tres veces al año, en cuatro
ediciones paralelas (español, francés, inglés y
portugués), bajo los auspicios de la Comisión de
Apoyo a Universitarios y Profesionales Aventistas
(CAUPA) de la Asociación General de los
Adventistas del Séptimo Día.
Volumen 16, Número 1.
Copyright © 2004, de la Comisión de CAUPA.
Todos los derechos son reservados.
Diálogo Universitario afirma las creencias
fundamentales de la Iglesia Adventista y apoya su
misión. No obstante, los puntos de vista expresados en los artículos corresponden a los autores.
Junta Editorial
Redactor en Jefe: Humberto M. Rasi
Director: John M. Fowler
Directores Asociados: Alfredo García-Marenko,
Richard Stenbakken
Coordinadora Editorial: Julieta Rasi
Secretaria Editorial: Esther Rodríguez
Ediciones Internacionales: Julieta Rasi
Revisores de Manuscritos:
Corinne Hauchecorne (Francés)
César Luis Pagani (Portugués)
Julieta Rasi (Español)
Correspondencia Editorial
Diálogo
12501 Old Columbia Pike; Silver Spring, MD
20904-6600; EE. UU.
Teléfono: (301) 680-5060
Fax: (301) 622-9627
Email: [email protected] o
[email protected]
Comisión de CAUPA
Presidente: Gerry Karst
Vicepresidentes: C. Garland Dulan, Baraka G.
Muganda, Richard Stenbakken
Secretario: Humberto M. Rasi
Vocales: John M. Fowler, Jonathan Gallagher,
Alfredo García-Marenko, Clifford Goldstein,
Bettina Krause, Kathleen Kuntaraf, Vernon B.
Parmenter, Gerhard Pfandl, Gary B. Swanson
Información Sobre Distribución: Dirigirse al
Representante Regional de CAUPA en la zona en
que reside el lector. Su nombre y dirección aparecen en la página 2.
Suscripciones: US$13,00 por año (tres números, vía aérea). Ver el cupón en la página 6 para
más datos.
Website: http://dialogue.adventist.org
DIÁLOGO ha recibido correspondencia de
lectores en 117 países del mundo.
DIÁLOGO 16•1 2004
3
CARTAS
¿Necesitamos abogados adventistas?
Quiero agradecerles el haber publicado
el artículo “¿Necesitamos abogados adventistas?” de Karnik Doukmetzian (Diálogo
11:3). El autor encaró el tema con sinceridad, seriedad y equilibrio. Como adventista
estudiante de leyes en una universidad
estatal, me siento apoyado y animado por
los argumentos expuestos, considerando
los prejuicios que tienen muchos cristianos
hacia esta carrera. Además, merecen que los
felicite por publicar una revista de calidad,
que además nos une a todos los estudiantes
universitarios adventistas en una amplia
fraternidad mundial.
Carlos Antonio di Prato
Río Negro, ARGENTINA
[email protected]
Nota de los redactores:
Los lectores que estén interesados en el tema
mencionado por el Sr. Di Prato, y no leyeron
el artículo de Karnik Doukmetzian cuando lo
publicamos, pueden leerlo ahora en la página
web de Diálogo: http://dialogue.adventist.org.
Una bendición total
Es muy difícil ser adventista y estudiar
en una institución de enseñanza donde la
evolución atea se enseña como si fuera un
hecho. Por eso recibir Diálogo ha sido una
bendición total para mí. Uno de mis profesores dijo en clase que conocer la teoría
de Darwin le había abierto los ojos. Yo creo
que tal vez se los cerró a la realidad, pero,
¿cómo decírselo en público? Saqué copias
de dos artículos que aparecieron en el
mismo número de Diálogo, “El Génesis y la
¡Escríbenos!
Te invitamos a escribirnos expresando tus
reacciones y preguntas, pero limita tus comentarios a 200 palabras. Envíalas a Diálogo-Cartas;
12501 Old Columbia Pike; Silver Spring; MD
20904; EE.UU. o vía fax: (301) 622-9627, o bien
email: [email protected] o [email protected]
adventist.org.
Nos reservamos el derecho de editar tu
carta por razones de claridad y espacio.
4
columna geológica” y “Desde la creación a
la evolución: Una jornada difícil” (Diálogo
15:1), y los coloqué por debajo de la puerta
en la oficina del profesor, mientras le pedía
a Dios en oración que le abriera los ojos.
Me siento muy feliz porque la revista no
sólo nos proporciona claros argumentos
en apoyo de nuestra fe bíblica, sino que
también contiene material que podemos
compartir con los demás. ¡Gracias!
Valerie M. Robinson
Florida, ESTADOS UNIDOS
[email protected]
Cómo equilibrar fe y razón
Como estudiante de la Universidad
Estatal de Paraíba, quiero felicitar al equipo
de redactores responsable de la publicación
de Diálogo. Ustedes seleccionan temas
importantes para cada número y los presentan en forma atractiva, logrando equilibrar
la fe con la razón. Me resultan inspiradoras
las experiencias que incluyen en “Primera
Persona”. Continúen con esta importante
tarea contando con la bendición de Dios,
mientras aguardamos el regreso de Cristo.
Sydney Alves Moreira
Areia, Pernambuco, BRASIL
Fortalecido y animado
En nombre de los miembros de la
Asociación de Estudiantes Adventistas que
asiste al Instituto Tecnológico de Cebú, les
envío nuestro agradecimiento por publicar
la revista Diálogo. Cada vez que leo sus
artículos mi vida espiritual se fortalece y
se anima mi deseo de compartir mi fe con
mis colegas. En 1997 organizamos una
filial de AMiCUS para apoyarnos y ayudarnos mutuamente. Los lectores de Diálogo
pueden visitar nuestra página web para
saber más acerca de nuestro grupo: http://
www.geocities.com/amicus-pat/.
Kevin Ransom
Cebu, FILIPINAS
[email protected]
Respuesta de los redactores:
Gracias, Kevin, por tu mensaje y felicitaciones por tu atractiva página web. Todos los
miembros de AMiCUS que quisieran informar a nuestros lectores sobre la página web
de su grupo de estudiantes están invitados
a enviarnos la información correspondiente
para publicarla en un futuro número de
Diálogo.
Steve Wohlberg responde
Desearía hacer algunos comentarios
relacionados con las opiniones de Nancy
Vyhmeister sobre mi libro Truth Left
Behind que se publicaron en Diálogo 15:3.
Mi declaración de que los cristianos tenemos que “vencer donde Lucifer falló” (p.
169) no fue un “desliz en la expresión”. El
contexto deja en claro que me estaba refiriendo a la necesidad de vencer “el orgullo
y el yo”, que fue lo que produjo la caída
de Lucifer. La obra de LeRoy Froom The
Prophetic Faith of Our Fathers es una excelente fuente, pero no veo por qué no citarlo
sea tan importante. El comentario de que
“uso frases algo inflamatorias [que] pareciera más apropiado para la literatura popular
que pare el trabajo teológico serio” no toma
en cuenta que las personas para quienes
escribo no son ni adventistas ni eruditos.
Mi intención es llegar tanto a gente común
como a lectores interesados en los hechos.
Hice lo mejor posible para alcanzarlos, y la
reacción producida por Truth Left Behind
ha sido gratificante. Alguien dijo cierta vez:
“El espacio más grande del mundo es el
que está abierto para mejorar”. Por cierto,
esto se aplica tanto a los autores como a sus
críticos.
Steve Wohlberg
www.endtimeinsight.com
Nuestro
nuevo diseño
Como nuestros lectores habrán notado, hay
cambios en el diseño de la portada y de las
páginas interiores de este número de Diálogo.
Quisimos comenzar nuestro 16º año de vida
con una apariencia nueva y un tipo de letra de
más fácil lectura. Joe La Com, que completa sus
estudios de diseñador gráfico en la Southern
Adventist University, y su profesor, Ed Guthero,
merecen nuestra gratitud por su creatividad y
buen gusto.
DIÁLOGO 16•1 2004
¿Cómo reaccionas cuando te ofenden?
Mario Pereyra
Tres modelos posibles, pero
sólo uno trae resultados
positivos.
“Si tu hermano te hace algo malo, habla
con él a solas y hazle reconocer su falta. Si
te hace caso, ya has ganado a tu hermano”
(Mateo 18:15, VP).
América González hace un esfuerzo para levantarse a la mañana. Tiene
dolorido todo el cuerpo y la cara llena
de moretones. La noche pasada, Correa,
su esposo, se puso furioso y le propinó
una nueva paliza. Mirándose al espejo,
coloca gran cantidad de maquillaje sobre
los hematomas y zonas inflamadas, cambiando la raya del pelo para tapar el ojo
amoratado, a fin de mostrar una imagen
más presentable al cumplir sus tareas de
mucama en el hotel donde trabaja.
José está furioso; Ricardo, su compañero de trabajo, ha presentado un proyecto
al consejo directivo de la empresa donde
trabajan los dos, recibiendo importantes
reconocimientos y un incremento del
sueldo. La ira de José es causada porque
él es el verdadero autor de la propuesta
presentada por Ricardo, que le refiriera
en un momento de amigable conversación. José vive pensando cómo vengarse
de su colega y cobrarse el escamoteo
sufrido.
Gladis recibió una llamada anónima
que le informó que Raúl, su esposo,
la engañaba con su secretaria. Cuando
Raúl regresó del trabajo, lo confrontó
con las evidencias del engaño y él admitió la infidelidad. Fue una experiencia
traumática para el matrimonio. Después
de varias semanas de terapia conjunta y
mucho diálogo, lograron superar la crisis.
Aunque la experiencia fue muy dolorosa,
ambos reconocen que contribuyó a fortalecer el matrimonio.
Estos tres ejemplos representan patrones de comportamiento típicos ante las
situaciones de agravio. América González
se somete a la violencia, encubriéndola
DIÁLOGO 16•1 2004
con una cosmética de silencio y disimulo, que de alguna manera la alimenta y
perpetúa. José actúa agresivamente ante
la injuria, siguiendo la ley del Talión,
“ojo por ojo, diente por diente”. Por su
parte, Gladis enfrenta con valentía la
dura realidad del adulterio, padeciendo
una crisis dolorosa hasta lograr recuperar
su matrimonio. Tres respuestas típicas:
la actitud pasiva, la reacción agresiva y
la conducta de negociación y reconciliación.
Desde el año 1992 venimos investigando juntamente con un equipo de
colegas de la Universidad Adventista del
Plata (UAP), Argentina, cómo reacciona
la gente cuando es ofendida, los trastornos que producen las desavenencias y las
vías para superar las disputas (Moreno
y Delfino, 1993; Pereyra, 1996, 2003;
Moreno y Pereyra, 1999, 2000, 2001).
En varias de nuestras investigaciones
hallamos la presencia de ocho actitudes
peculiares. Las actitudes son modalidades
de comportamiento que reflejan disposiciones del ánimo, del pensamiento y de
la voluntad, que se manifiestan en distintas conductas.
Ocho actitudes
Podemos definir estas actitudes en los
siguientes términos:
1. Sometimiento: La aceptación pasiva
del ultraje, subordinándose al vituperio
o a la actitud reprobatoria del ofensor,
realizando justificaciones humillantes o
auto-descalificadoras, por ejemplo, “Me
lo merezco” o “Es mi culpa”.
2. Negación: La exclusión consciente
del recuerdo, la idea y los sentimientos
relacionados con el agravio sufrido,
haciendo un esfuerzo por “olvidar el
asunto”.
3. Reacción hostil: La predisposición
a reaccionar con violencia, acometiendo
al agresor en el mismo acto de la ofensa.
Es una actitud primaria que quizás no
deje resquemores en el sujeto, aunque
probablemente agrave el conflicto con
quien sufrió esa descarga emotiva.
4. Venganza: Aplicación de la ley del
“ojo por ojo y diente por diente”. La
búsqueda intencional y planificada del
desquite, tratando de proporcionar al
ofensor un castigo similar o superior al
padecido. A diferencia de la actitud anterior, la respuesta es retardada, pudiendo
pasar bastante tiempo hasta la consumación de la represalia.
5. Resentimiento: Conservar los sentimientos de enojo y odio, recordando
frecuentemente el mal sufrido, sosteniendo conductas de enemistad y encono
hacia el culpable, sin llegar a realizar
actos directos de revancha como en la
venganza.
6. Explicación: Enfrentar al perpetrador para reclamarle una explicación, justificaciones o motivos que expliquen su
proceder. Se trata de superar el diferendo
por medio del diálogo esclarecedor.
7. Perdón: Esta respuesta también se
centra en la comunicación. Sin embargo,
el agraviado va más allá de la aclaración
satisfactoria de las causas de la controversia, porque cierra las puertas a las acciones de hostilidad, venganza o rencor.
8. Reconciliación: La actitud de
superar la discordia por la vía del diálogo
y con disposición perdonadora —igual
que las dos reacciones anteriores—, pero
intentando recuperar el vínculo de afecto
hacia el ofensor y restablecer las buenas
relaciones.
Tres respuestas generales
Cuando procesamos estadísticamente
los centenares de estudios realizados
con un test elaborado para medir esas
actitudes (el Cuestionario de Actitudes
ante Situaciones de Agravio, el CASA
[Moreno y Pereyra, 2000]) con personas
de diferentes edades, sexo, estado civil,
creencias y procedencias, descubrimos
que esas formas específicas de reaccionar,
en definitiva, se correspondían a tres
modos básicos.
Cuando somos víctima de una afrenta,
respondemos con tres patrones generales
de comportamiento, como ocurrió con
América, José y Gladis. El primero de
ellos incluye las actitudes de sometimien5
to y negación, que se interpretan como
la orientación a interiorizar los impulsos
hostiles, reprimiéndolos o negándolos.
Es el caso de quien se “traga” o guarda
sus emociones, mostrando exteriormente una apariencia tranquila, aunque, la
“procesión va por dentro”.
La segunda orientación corresponde a
las conductas de hostilidad, venganza y
resentimiento. Es la respuesta de los que
manifiestan la agresividad procurando
dañar a quienes los han herido. Se trata
de los “volcánicos” y disgustados que
mantienen el enfado hasta que pueden
descargarlo. Finalmente, la tercera forma
de responder es la disposición a canalizar
las emociones por medio del diálogo y
la negociación. Abarca las tres actitudes
últimas: explicación, perdón y reconciliación. Consiste en buscar superar los
conflictos preservando las buenas relaciones interpersonales y manejar el malestar
por la vía de la comunicación, como hizo
Gladis.
Los hallazgos de la investigación
Múltiples informes científicos reportan
que tanto la represión o negación de la
agresividad —primer patrón de respuestas— como la exteriorización violenta
de las emociones hostiles —segundo
patrón de respuestas— pueden asociarse con graves trastornos de la salud
mental y física. De allí se infiere que las
conductas de diálogo, perdón y reconciliación se corresponderían con buena
salud. Precisamente en una investigación
realizada con una muestra de adultos
jóvenes normales (n=126), se encontró
que aquellos que declaraban tener más
síntomas psicosomáticos exhibían mayores puntajes en las escalas de Venganza y
Rencor. Por el contrario, las respuestas de
Perdón/Reconciliación correlacionaron
negativamente con síntomas de “neuroticismo” (Pereyra y Kerbs, 1998).
En otro trabajo realizado por A. Barchi
(1999), donde comparó pacientes con
intento suicida con una muestra control, descubrió en los suicidógenos un
puntaje altamente significativo en las tres
escalas agresivas. El mismo resultado se
encontró en otro estudio realizado con
pacientes renales crónicos que estaban
SUSCRIPCIONES
A DIÁLOGO
¿Así que…quieres ser un pensador, y no meramente un reflector de lo que piensan los demás? Diálogo
continuará desafiándote a pensar críticamente, como cristiano. Mantente en contacto con lo mejor del
pensamiento adventista alrededor del mundo. ¡Suscríbete a Diálogo!
La suscripción por un año (3 números): US$13,00; Números anteriores: US$4,00 cada uno.
Me gustaría suscribirme a Diálogo en ❏ Español ❏ Francés ❏ Inglés ❏ Portugués
❏ Comiencen mi suscripción con el próximo número.
❏ Quisiera recibir los siguientes números anteriores: Vol.___, No.___
Pago
❏ Incluyo un cheque internacional o un giro postal
❏ El número de mi MasterCard o VISA es______________________
La fecha de vencimiento _____________
Por favor, escribe en letra de imprenta
Nombre _______________________________________________________________
Dirección _______________________________________________________________
_______________________________________________________________
Números
Envíala a
Fax
Email
6
Diálogo, Suscripciones; Linda Torske; 12501 Old Columbia Pike;
Silver Spring, MD 20904-6600; EE.UU.
301-622-9627
[email protected]
en hemodiálisis (Pereyra, Bernhardt y
Fontana, 1999).
La literatura especializada ha encontrado múltiples evidencias que aseguran
que las personas que jamás expresan sus
emociones, sino que las guardan fuertemente en su alma, son susceptibles a
las enfermedades de cáncer. De alguna
manera, sofocar los fuegos ardientes del
espíritu produce quemaduras interiores
que dejan vulnerabilidades, disminuyendo las defensas para enfrentar con éxito
la acometida de los agentes inductores
de esa enfermedad maligna. También se
ha descubierto que el descargar la ira en
forma explosiva, volcando fuertemente
las emociones, puede producir trastornos
como infartos u otros síntomas cardiovasculares. La literatura ha denominado
“Personalidad de tipo A” a esas personas
reactivas, enfáticas, que entran fácilmente
en erupción como un volcán cuando son
provocadas. Entre ellas son frecuentes los
infartos, los accidentes cerebro-vasculares
o algún otro tipo de perturbación cardiaca. Estos datos no predicen lo que
ocurrirá a una persona concreta, sólo
marcan una tendencia entre el manejo
de la agresividad y cierta facilitación para
esas enfermedades.
Investigando esa correlación, administramos el CASA a 50 pacientes que
padecían diferentes tipos de cáncer y
a 50 pacientes con diversos trastornos
cardiovasculares, de ambos sexos, en
tratamiento ambulatorio. Los resultados
fueron compatibles con la bibliografía;
las diferencias fueron significativas en
los tres factores, especialmente en las
“Respuestas Pasivas”, donde las actitudes
de sometimiento fueron altamente significativas en los pacientes con cáncer.
También, los tales resultaron más negadores, en cambio los cardíacos fueron
más hostiles y rencorosos, en forma muy
superior en el ámbito de su relación con
Dios, como si reprocharan a la divinidad
el estar sufriendo la enfermedad (Moreno
y Pereyra, 2000).
Por último, otro estudio muy interesante (íbid.), realizado con una muestra
de 863 personas de 5 países americanos
y de distintas convicciones religiosas,
DIÁLOGO 16•1 2004
encontró que aquellos que confesaron
tener una creencia religiosa práctica activa, en contraste con quienes no tenían
ninguna creencia, exhibieron diferencias
altamente significativas en todas los tipos
de actitudes ante el agravio. Donde más
se evidenciaron las diferencias fue en
relación a las respuestas agresivas: los no
religiosos obtuvieron más altos puntajes
de venganza, rencor y hostilidad. Por
su parte, los creyentes mostraron mayor
disposición para el sometimiento y la
negación, como también a los comportamientos que tendían al diálogo y a la
búsqueda del perdón y la reconciliación.
La sabiduría bíblica
La Biblia nos sorprende siempre con
sus conceptos certeros e iluminadores.
Los resultados de nuestras investigaciones confirman lo que la Palabra de
Dios enseña sobre la fractura en las relaciones interpersonales y su resolución.
En el Sermón del Monte, Jesús censura
severamente el insulto y la agresión,
considerándolos merecedores de juicio y
condenación (Mateo 5:22).
Puesto que el enojo y la agresión son
autodestructivos, Jesús nos insta a resolver el problema rápidamente. Para subrayar la urgencia de reparar la relación
dañada, la Biblia declara que la búsqueda
de solución debe recibir prioridad por
sobre el cumplimiento de los deberes
religiosos (versículos 23, 24). Y si no se
logra la reconciliación, se ha de buscar
por lo menos un acuerdo con el adversario para prevenir que la situación llegue
a ser sometida a la decisión de un juez
(versículos 26, 27).
Si el causante del agravio no toma la
iniciativa para resolver el problema o
no se entera de haberlo causado, ¿qué
podemos hacer? La Palabra de Dios también toma en cuenta esta situación. En
Mateo 18, Jesús se refiere a la víctima de
una ofensa: “Si tu hermano te hace algo
malo, habla con él a solas y hazle reconocer su falta” (Mateo 18:15, VP). La responsabilidad de buscar solución al caso
pasa ahora al agraviado. Al leer juntos
los pasajes de Mateo 5 y 18, entendemos
que la iniciativa debe primero partir del
DIÁLOGO 16•1 2004
agresor; pero si después de un tiempo
razonable no actúa, le corresponde a la
víctima dar el primer paso. Los dos versículos siguientes (Mateo 18:16, 17) recomiendan un procedimiento que incluye a
uno o más mediadores.
Los estudios que hemos realizado
indican que las personas con convicciones religiosas tienden a resolver los
desacuerdos personales mediante la conversación privada, cumpliendo el consejo
de Jesucristo. Sin embargo, también hay
un alto porcentaje de personas que prefieren olvidar lo sucedido, dejar de lado
las diferencias y seguir adelante como si
nada hubiera ocurrido, pensando que es
la mejor solución.
Pero el silencio después de la ofensa
puede a veces profundizar la herida y
engrosar los muros de separación. En
cambio, el diálogo ayuda a desactivar
la turbulencia emocional, facilitar la
armonía y salvar las relaciones de la
disolución. Para alcanzar ese objetivo, el
encuentro debe realizarse en condiciones
adecuadas, cuando los arrebatos de la
furia se han aplacado y la conciliación
puede rescatar la amistad por sobre los
enconos y las ofuscaciones. Mantener
una red extendida y satisfactoria de buenas relaciones con el prójimo es sinónimo de salud mental y un procedimiento
para sostener el bienestar y preservar la
alegría de vivir.
Por todas estas razones conviene
recordar la sabia exhortación del apóstol
Pablo: “Hasta donde dependa de ustedes,
hagan cuanto puedan por vivir en paz
con todos” (Romanos12:18, VP).
REFERENCIAS
A. Barchi (1999), “Organización familiar, agresividad y
esperanza en intentos de suicidio”. Tesis de licenciatura de Psicología, Universidad Adventista del Plata,
Libertador San Martín, Argentina.
E. Moreno y C. Delfino (1993), “Estudio sobre el significado referencial de la noción de perdón”, Enfoques
5:1-2, pp. 54-65.
E. Moreno y M. Pereyra (1999), “Aplicaciones clínicas
del CASA: Estudio comparativo con pacientes cardiológicos, oncológicos, renales crónicos y psiquiátricos con intento suicida”. Trabajo presentado en el
XXVII Congreso Interamericano de Psicología, organizado por la Sociedad Interamericana de Psicología,
realizado en Caracas, Venezuela.
E. Moreno y M. Pereyra (2000), Cuestionario de Actitudes
frente a Situaciones de Agravio. Fundamentación
teórica. Validación y administración. Universidad
Adventista del Plata, Argentina.
E. Moreno y M. Pereyra (2001), “Attitude toward offenders scale: assessment, validation and research”, en
Manuela Martínez (editora), Prevention and Control
of Aggression and the Impact on its Victims, (Nueva
York: Kluwer Academic/ Plenum Publishers), pp.
377-384.
M. Pereyra (1996), Estrategias y técnicas de reconciliación
(Buenos Aires: Psicoteca Editorial).
M. Pereyra y M. Agüero de Kerbs (1998),
“Personalidad, esperanza-desesperanza, control de
la agresividad y salud mental en adventistas y no
adventistas”, Theologika, 13:2, pp. 330-355.
M. Pereyra, E. Bernhardt y A. Fontana (1999),
“Esperanza-desesperanza y manejo de la agresividad
en pacientes renales crónicos en hemodiálisis”.
Psicología y salud, 113, pp. 63-71.
M. Pereyra (2003), Reconciliación. Cómo reparar los vínculos dañados (Montemorelos, México Publicaciones
Universidad de Montemorelos).
Mario Pereyra (doctorado por la
Universidad de Córdoba) es director
del Departamento de Psicología en la
Universidad de Montemorelos, México.
Su sitio en la red: www.mariorpereyra.
com.
¡Suscripciones gratuitas para la biblioteca de tu colegio
superior o universidad!
¿Quisieras que Diálogo estuviera disponible
en la biblioteca de tu colegio superior o universidad no adventista, para que tus amigos
puedan leerlo? Contacta al bibliotecario o a la
bibliotecaria, muéstrale un ejemplar de la revista
y sugiérele que solicite una suscripción gratuita
de Diálogo por medio de una carta escrita
en un papel con membrete de la institución.
¡Nosotros nos encargaremos del resto!
La carta debe dirigirse a: Redactor en Jefe,
Diálogo, 12501 Old Columbia Pike; Silver Spring,
MD 20904-6600; EE. UU.
7
Toma control de tu propia salud
Esteban Poni-Ravagli
Un estilo de vida saludable
beneficia tanto al individuo
como a la sociedad.
Lucy es una buena estudiante. Se esfuerza “para ser alguien en la vida” y ayudar
a su familia. Últimamente ha dejado de
comer con regularidad y ha perdido sueño
(“Tú sabes, demasiado que estudiar y poco
tiempo para comer”). Se siente como si
estuviera caminando en “la cuerda floja”.
“Precisamente ayer —confiesa, preocupada— ¡me quedé dormida en la clase! ¿Te
imaginas? —Y añade—: No puedo seguir
así”. Lucy también dice que quiere establecer buenos hábitos de salud para poder
ayudarse a sí misma y disfrutar de la vida
estudiantil. Sin embargo, Lucy no sabe por
dónde empezar: “¿Qué puedo hacer para
vivir una vida saludable?”
Carlos es una persona bien educada
que está tomando su sub-especialidad en
Asuntos Internacionales. Le preocupan
las proyecciones relacionadas con la salud
mundial. Se ha enterado de que a pesar de
una declinación en la mortalidad provocada
por enfermedades cardiovasculares en algunos países, (como por ejemplo, Australia,
las naciones de la Unión Europea, Nueva
Zelanda y los Estados Unidos) el mundo
sufrirá los efectos de una “segunda gran ola
de muertes” para el año 2020. Esas enfermedades no sólo serán la principal causa de
mortalidad en los países desarrollados, sino
también en la gran mayoría de los países
en desarrollo.1, 2 Los investigadores predicen
que los países en desarrollo no serán capaces
de costear los mismos tratamientos que se
ofrecerán en los países desarrollados. En los
Estados Unidos, sólo un 20% de los pacientes hipertensos están adecuadamente controlados, pero en los países en desarrollo este
porcentaje cae a un 5% al 10%.3 Además, la
falta de sistemas eficientes de atención a la
salud, las limitaciones en los recursos financieros y la subestimación de los beneficios
de un estilo de vida saludable pondrán en
peligro innecesario la vida de millones de
personas.1,4,5 Carlos se ha vuelto pensativo:
8
“¿Quién tiene poder e influencia suficientes
como para cambiar esas proyecciones? ¿Los
gobiernos? Pero, ¿son los gobernantes los
únicos responsables de mantener a los pueblos tan saludables como sea posible?”
Las experiencias de Lucy y Carlos son
ejemplos extremos. Una se relaciona con la
salud personal; la otra se enfoca en la salud
colectiva.
Una perspectiva histórica
La historia universal de la salud y la medicina antes del siglo XX está llena de ensayos
y errores así también como de ignorancia y
pestilencias. Eran frecuentes las guerras y las
hambrunas, y el escaso conocimiento médico daba como resultado un bajo promedio
de vida. Las evidencias arqueológicas basadas en esqueletos humanos, tanto en Europa
como en la América Pre-Colombina, así
también como los registros históricos confirman que la expectativa de vida de las personas difícilmente superaba los 34 años.6-8 Se
pensaba entonces que una persona era saludable si “no tenía enfermedad” o si había
nacido sin defecto físico ni enfermedad
infecciosa. Muchas sociedades necesitaban
personas físicamente hábiles y fuertes para
luchar en los campos de batalla y para trabajar en los cultivos. Muchos se consideraban
víctimas —o sea, pasivos receptores— de
“fuerzas externas” o ”maleficios” que predeterminaban no sólo su salud, sino también
su bagaje hereditario y status social. 6
Cuando en el siglo XIX se establecieron
los primeros servicios hospitalarios militares
y los departamentos de salud en los centros
urbanos durante la Revolución Industrial
Norteamericana, la expectativa de vida
giraba en torno a los 40 años, con una alta
mortalidad superior al 20 por 1000. 7,9,11
Para 1900 el porcentaje de mortalidad había
disminuido a 17,2 por 1000; y 75 años más
tarde se desplomó a menos de 9 muertes por
1000 habitantes.11 En 1993, el 71% de los
estadounidenses esperaba vivir hasta los 70
años, lo que representa una mejoría superior
al 32% en comparación con 1900. Un 80%
de este mejoramiento del promedio de vida
ocurrió entre 1890 y 1940. Esto se debió
en gran parte a (a) los cambios radicales en
la disponibilidad de los alimentos y mejor
comprensión de la nutrición y (b) a notables
acciones públicas en el campo sanitario,
incluyendo servicio de agua limpia, drenajes,
calles más limpias, reglamentos urbanísticos,
ventilación de las casas, control de la proliferación de ratas, pasteurización de la leche y
campañas de vacunación para prevenir enfermedades infecto-contagiosas. Los Estados
Unidos se beneficiaron por varios años con
los avances de la medicina preventiva, principalmente gracias a iniciativas gubernamentales y a una creciente conciencia individual
y colectiva de que “los hábitos sucios” eran
“perjudiciales”. Por ejemplo, el escupir,
estornudar y toser en público fueron vistos
no sólo como falta de educación, sino que se
lo prohibió.6,11,12 Debido a que se consideró
que la salud debía estar al alcance de la toda
la población, las iniciativas de salud preventiva iban dirigidas más a la sociedad que al
individuo.
Durante las décadas de 1930 y 1940 se
descubrieron de los antibióticos tales como
las sulfas, la penicilina (descubierta accidentalmente) y la estreptomicina, que abrieron
un nuevo horizonte en la medicina. Sin
embargo, los antibióticos también crearon la
ilusión de que cualquier persona podría tratar sus enfermedades con “remedios milagrosos”. Los gobiernos invirtieron fuertes sumas
de dinero en la medicina curativa en vez de
la medicina preventiva. La tecnología médica
avanzó rápidamente, expandiendo la costosa
medicina curativa centrada en los hospitales,
que fueron aumentando en número y en
tamaño para satisfacer la búsqueda de “mejor
salud”. Para la década de 1950 la expectativa
de vida había aumentado a un promedio de
65 años en los Estados Unidos.7 Se creyó que
ese aumento se debía a las “maravillosas nuevas tecnologías”. Sin embargo, entre 1950 y
1970 se produjo un estancamiento en el promedio de vida en ese país. (Ver la Figura 1.)
Crisis médica a principios
de la década de 1990
El interés en adquirir hábitos de conducta
que reducen el riesgo de enfermedades fue
casi olvidado debido a un exagerado énfasis
en la medicina curativa. Durante la década
DIÁLOGO 16•1 2004
de 1980 tres factores se conjugaron para
causar una crisis médica a comienzos de
los 90: el aumento de las “enfermedades
provocadas por el ser humano”, de los gastos de salud y de las quejas de los grupos
pro-salud. 6,7,13
Las “enfermedades provocadas por el
ser humano” tales como ataques cardíacos, accidentes cerebro-vasculares, cáncer,
accidentes automovilísticos, suicidios,
violencia, diabetes, abuso de drogas, y
contaminación ambiental llegaron a ser la
principal causa de muerte prematura.7 (Ver
la Tabla 1.) Resultó evidente que la gente
padecía de estas enfermedades por haber
adquirido malos hábitos temprano en la
vida; por ejemplo, el tabaquismo, el abuso
del alcohol, la comida grasosa, el estrés,
la conducta hostil, etc. Sin embargo, los
investigadores notaron que un estilo de
vida diferente protegía (prevenía) contra
una muerte prematura; por ejemplo, el
ejercicio físico regular, una dieta basada en
frutas y vegetales, y el reposo apropiado. A
partir de los 70, el porcentaje de mortalidad
comenzó otra vez a declinar en forma lenta
pero sostenida debido a que un número
mayor de personas adoptaban un estilo de
vida saludable.
Los informes económicos confirmaron
que la medicina preventiva había logrado la
mayor parte del mejoramiento de la sobrevida y del estado general de la salud, con muy
poco incremento en los costos.
Las quejas de los grupos pro salud llegaron a tener relevancia política en los Estados
Unidos e impusieron su derecho a vivir,
por ejemplo, en ambientes sin contaminación ambiental. Consideraron injusto que
quienes no habían cuidado de su cuerpo
consumieran la mayor parte del presupuesto
nacional destinado a la salud.
Conductas pasivas y activas
ante la salud
La historia de la salud y la medicina indi-
Figura 1.
Iniciativas para mejorar la salud y
su efecto sobre la mortalidad en EE.UU.
Fuente: Department of Health and Human Services, National Center for Health Statistics
24
Porcentaje de
Muertes
por1,000
CadaPeople
1.000 habitantes
Death
Rate per
Age of Nutritional
Período
de Mejoras
Improvements
en la Nutrición
Age ofde
Sanitation
Período
Reformas
Reforms
Sanitarias
22
Age ofde
Período
Curative
Medicina
Medicine
Curativa
Age
of Lifestyle
Período
de
Improvements
Mejoras en el
Estilo de Vida
20
20
18
17.2
ca que las iniciativas del gobierno tienen
influencia sobre la salud de la sociedad. Sin
embargo, no podemos ignorar la importancia de las actitudes individuales hacia
la salud, la enfermedad, la muerte y otros
factores que afectan la conducta humana
y eventualmente impactan a la sociedad.
Varios estudios antropológicos y psiquiátricos interculturales concuerdan en que
los sistemas de salud preventiva y curativa
reflejan una actitud cultural. Vale decir, son
influidos por “el sistema de creencias compartidas, valores, costumbres, conductas y
artefactos que los miembros de una sociedad emplean para hacer frente al mundo
y para relacionarse entre s[i], los cuales
se transmiten a la siguiente generación
mediante el aprendizaje”.14,15 Las personas
que se interesan activamente en su propia
salud examinan los conceptos de salud y
enfermedad, y evalúan cómo su actitud
ante la salud se ve influida por la cultura en
que están inmersas. Por ejemplo, un individuo que cultiva un estilo saludable de vida
no ingiere las comidas grasosas o fritas que
son típicas de su cultura.16
Por otro lado, los individuos que creen
ser víctimas de la mala suerte corren un
riesgo mayor de asumir una conducta
pasiva ante su propia salud. Por ejemplo,
algunos pacientes que corren el riesgo de
infección por el HIV (virus productor del
SIDA) declaran: “De todos modos, de algo
voy a morir”.17 Estos datos refuerzan el
concepto de que cuando dependemos del
gobierno, el sistema social, el hospital o las
agencias internacionales para nuestra estado
de salud, negamos nuestra propia capacidad de asumir responsabilidad por nuestra
propia salud.
16
¿Qué es salud?
14
12
9.6
10
9.5
8.8
8
1860
1880
DIÁLOGO 16•1 2004
1900
1920
Año
Year
1940
1950
1960
1970
1980
8.6
2000
Esta etapa caracterizada por “un estilo
de vida preventivo” asigna a cada persona
cierto nivel de responsabilidad por su vida
y su vitalidad; vale decir la capacidad de
vivir una vida activa y plena. Ya no es
posible considerar la enfermedad como
la simple ausencia de enfermedad o sólo
una vida larga. Vitalidad, salud óptima y
bienestar tienen significados semejantes.
Una de las mejores definiciones modernas del concepto de salud proviene de la
9
Organización Mundial de la Salud: “Salud
es un estado de completo bienestar físico,
mental y social, y no meramente la ausencia de enfermedad o dolencias”. Además de
los aspectos físicos, emocionales y sociales,
la salud abarca también las dimensiones
interpersonales, intelectuales, espirituales y
ambientales.
Perfil de una persona saludable
Desde el punto de vista físico, una persona saludable evita la ingestión de sustancias
peligrosas (especialmente tabaco y alcohol);
se alimenta apropiadamente, practica el
ejercicio físico regular y trata de mantener
un peso normal; entiende las limitaciones
naturales de su cuerpo, el proceso del envejecimiento y acepta que la muerte marca
el final de ese proceso. A pesar de esa realidad, se ha determinado a mantener una
salud óptima.
En la perspectiva emocional, social e
interpersonal, una persona saludable mantiene un equilibrio entre la autoestima (la
capacidad de una persona de considerarse a
sí misma valiosa) y la heteroestima (la capacidad de considerar a otras personas como
valiosas); entre el uso y el abuso; y entre
libertad (la capacidad de elegir o actuar),
seguridad (el sentimiento de confianza) y
el riesgo (la conciencia del peligro). Esta
manera de pensar se aplica a todos los
aspectos de la salud preventiva, pero es
especialmente valiosa para lo relacionado
con una conducta sexual saludable.
En la dimensión intelectual, una persona
saludable busca información sobre salud;
controla los factores de riesgo que causan
enfermedades, pero también solicita ayuda
profesional si la necesita; procura entender
el sistema de atención a la salud y lo utiliza eficientemente; y aprende a controlar
conductas de alto riesgo para minimizar su
impacto.
Espiritualmente, una persona saludable
entiende la importancia de la dimensión
espiritual en su vida y la cultiva activamente para experimentar al máximo serenidad,
satisfacción y esperanza.
En lo que respecta al ambiente, una persona saludable es consciente de los beneficios y riesgos relacionados con el entorno
en que vive, y actúa de manera apropiada
para mantener condiciones saludables a su
alrededor.
Todos podemos lograr mejor salud
Aunque la pobreza y las desigualdades
sociales todavía existen en muchos países, se sabe que la salud preventiva y la
participación individual son claves para
atender las necesidades universales de
salud. Algunos países en desarrollo como
Sri Lanka, Costa Rica y en el Estado de
Tabla 1
Principales causas de muerte
en los años 1900 y 2000 (EE.UU.)
Comienzo del Siglo XX
Año 1900
Pulmonía/Gripe
Tuberculosis
Enf. gastrointestinales
Enf. del corazón
Enf. infecciosas y parasitales
Enf. del riñón
Enf. de la primera infancia
Derrame cerebral
Cáncer
Enf. del hígado
%
16.0
11.0
9.0
9.0
8.0
5.0
4.0
4.0
4.0
1.3
Comienzo del Siglo XXI
Año 2000
%
Enf. del corazón
29.6
Cáncer
23.0
Derrame cerebral
7.0
Enf. obstructivas del pulmón
5.1
Accidentes
4.1
Diabetes
2.9
Pulmonía/Gripe
2.7
Enf. de Alzheimer
2.1
Enf. del riñón
1.5
Septicemia
1.3
Suicidio
1.3
Fuentes: Organización Panamericana de la Salud, Health in the Americas 2 (1988); Center for
Health Statistics, National Vital Statistics Reports 52 (9) 2003.
10
Kerala en la India han logrado niveles
bajos de mortalidad mediante estrategias
nacionales que incluyen hospitales pequeños, participación del público, médicos
dedicados y trabajadores de la salud capaces de alcanzar a los más pobres y menos
educados. Aunque no disfrutan de acceso
a servicios de salud, las madres nigerianas
que son pobres pero que poseen algún nivel
de instrucción fueron capaces de mejorar
el promedio de sobrevivencia de sus hijos,
pero no así las madres analfabetas.17
Nuestra actitud responsable y nuestro
estilo de vida impactan poderosamente
nuestra salud, cualquiera sea nuestro nivel
de pobreza o riqueza. Cuando se practica
un estilo de vida saludable es posible influir
positivamente tanto sobre la persona como
la sociedad. A continuación se recomienda
enfáticamente la siguiente fórmula para el
mejoramiento de la salud personal:
Primero, toma control de tu salud, identificando problemas.
Segundo, establece planes y objetivos
que sean fáciles de cumplir.
Tercero, lleva a cabo esos planes y objetivos.
Cuarto, asegúrate de que tus nuevos planes y objetivos se están logrando.
Quinto, aléjate de personas, objetos y
situaciones que pueden arruinar tus planes.
Sexto, pide ayuda, si la necesitas.
Esteban Poni (médico egresado de la
Universidad de Venezuela) es especialista
en medicina interna. Se dedica a la investigación y a la educación para salud, y
radica en Loma Linda, California, EE.UU.
Email: [email protected]
REFERENCIAS
1. T. A. Pearson, “Cardiovascular disease in developing
countries: myths, realities, and opportunities”,
Cardiovasc Drugs Ther 13 (1999): 95-104.
2. J. W. Levenson, P. J. Skerrett y J. M. Gaziano,
“Reducing the global burden of cardiovascular disease: The role of risk factors”, Preventive Cardiology 5
(2002):188-189.
3. Y. K. Seedal, “The limits of antihypertensive
therapy—lessons from Third World to First,
Cardiovascular Journal of South Africa 12 (2001): 94100.
4. L. J. Dominguez, M. Barbagallo, J.R. Sowers:
Continúa en la página 34.
DIÁLOGO 16•1 2004
Jesucristo: ¿Mito o historia?
Nancy Weber de Vyhmeister
El Jesús de la fe emerge del
Jesús de la historia, sin el cual
la fe cristiana no sería más
que una ilusión.
Hay quienes se preguntan si el Jesús
de la fe es el mismo Jesús de la historia.
Tal vez, sugieren otros, Jesús es un mito o
acaso una invención motivada por la fe.
¿Será que debemos rechazar al Jesús histórico como una leyenda inventada por los
cristianos?
Durante los primeros siglos de la era
cristiana, no se dudaba que Jesús fuera un
personaje real e histórico. Tanto los creyentes como los incrédulos aceptaban que
Jesús había vivido y muerto en Palestina. A
principios del siglo V, San Agustín preparó
una Armonía de los Evangelios para defender a los autores de los Evangelios de la
acusación de “total falta de veracidad”. Al
mismo tiempo, admitió que el orden de los
acontecimientos narrados y los discursos
registrados podrían haber sido reconstruidos. Aun así, para Agustín el Jesús de la
historia y el de la fe eran básicamente la
misma persona.
La búsqueda del Jesús histórico
La así llamada “búsqueda del Jesús histórico” comenzó en serio con Hermann
Reimarus (1694-1768), quien se propuso
encontrar al Jesús que había existido antes
de que la iglesia lo recubriera y ocultara
con dogmas. Reimarus llegó a acusar a
los discípulos de inventar los milagros y
la resurrección para no tener que volver a
dedicarse a la pesca. Sus escritos causaron
consternación entre los creyentes e interés
entre los investigadores.
En el siglo XIX, F. J. Baur (1792-1860),
usando como método la crítica histórica,
llegó a la conclusión de que “la posición
que tomemos acerca de la resurrección
tiene poca importancia para la historia”.
Lo que sí importaba era que los apóstoles
DIÁLOGO 16•1 2004
creían que la resurrección había ocurrido.
Albert Schweitzer, quizás mejor conocido por sus 40 años de obra médica en
África y su premio Nobel de la Paz en
1952, opinó sobre el tema en su libro La
búsqueda del Jesús histórico, publicado en
inglés en 1910. Allí Schweitzer criticó a los
eruditos que, a su juicio, habían convertido
a Jesús en una “figura diseñada por el racionalismo, dotada de vida por el liberalismo
y vestida por la teología moderna con un
manto histórico”. A pesar de su creencia
personal en Jesús, Schweitzer concluyó que
ya no existía fundamento histórico para el
cristianismo. Para él lo importante no era
“Jesús como se lo conoce en la historia,
sino Jesús resucitado espiritualmente dentro de los hombres”.
En el siglo XX, Rudolf Bultmann
(1883-1976), que había sido educado en
el liberalismo y el escepticismo, afirmó que
“no podemos saber casi nada acerca de la
vida y la personalidad de Jesús, ya que las
primeras fuentes cristianas no muestran
interés en ninguna de las dos y son, además, fragmentarias y con frecuencia legendarias”. Para Bultmann, los milagros de
Jesús eran “leyendas”; sus dichos, “típicos”
pero no auténticos. La iglesia, y no Jesús, le
había dado significado a su muerte.
Siguiendo la dirección de Bultmann, el
“Seminario sobre Jesús”, un grupo de 74
estudiosos, la mayoría de ellos profesores
en universidades norteamericanas, se reunió
durante varios años, a partir de 1985, a
fin de preparar una versión erudita de los
cuatro Evangelios canónicos y el apócrifo
Evangelio de Tomás. Estudiaron 1.500
dichos de Jesús, y votaron luego sobre la
supuesta autenticidad de cada uno. Su
veredicto fue que el “ochenta y dos por
ciento de las palabras atribuidas a Jesús en
los Evangelios no fueron pronunciadas por
él”. En cuanto a los milagros, su posición
era similar a la de Bultmann: “El Cristo
del credo y del dogma…ya no puede ser
aceptado por quienes han visto los cielos
a través del telescopio de Galileo”. El cofundador del seminario, John Dominic
Crossan, afirmó que Jesús “no curó enfermedades ni era capaz de hacerlo” y que
nadie puede “traer a los muertos de vuelta
a la vida”. El relato de la resurrección de
Cristo incluye más “trances y visiones” que
realidad. Crossan señaló que la historia de
la resurrección dice más acerca del origen
de la autoridad cristiana que del origen de
la fe cristiana. Para Marcus Borg, participante en el seminario, “la historia del Jesús
histórico concluye con su muerte un viernes del año 30 d.C.”. Sin embargo, acepta
que el Señor se apareció a sus seguidores
“en una forma nueva a partir del domingo
de Pascua” y que desde entonces lo experimentaron como “una realidad viviente”.
¿En qué se ha basado esta “búsqueda”?
En buena medida, en el racionalismo, el
naturalismo y la crítica, que pasaron de
la filosofía a la teología a partir del siglo
XVII. Una importante presuposición racionalista —que no existen milagros— llevó
a los que estuvieron involucrados en esta
“búsqueda” a concluir que buena parte de
lo que se lee en los Evangelios es ficción.
¿Puede una teología fundamentada
en tal posición ser aceptable para quienes creen en la veracidad de la Biblia?
Evidentemente, no. Existe suficiente
evidencia para que el creyente afirme la
historicidad de Jesús y la veracidad de los
Evangelios. La evidencia presentada en este
artículo incluye referencias literarias, bíblicas y arqueológicas.
Referencias a Jesús en documentos
no cristianos
Fuentes literarias judías
Josefo, el historiador judío (aproximadamente del año 37 al 100), se refiere a
Jesús dos veces en sus Antigüedades de los
judíos. La primera mención es tangencial
a su presentación de las actividades del
sumo sacerdote Anano, en torno al año
62. Afirma que Anano “reunió al sanedrín
de los jueces y presentó delante de ellos al
hermano de Jesús, llamado el Cristo, cuyo
nombre era Santiago, y a algunos otros,
y cuando hubo formulado una acusación
contra ellos como quebrantadores de la ley,
los entregó para ser apedreados”. El pasaje
muestra un punto de vista no cristiano al
decir que era “llamado” Cristo. Si el autor
hubiese sido cristiano, habría designado a
Santiago como “hermano del Señor”.
En las mismas Antigüedades (libro
18) aparece el debatido “Testimonium
11
Flavianum” en un pasaje que describe a
Pilato, quien condena a muerte a Jesús.
El libro 18 de las Antigüedades sólo se
encuentra en tres manuscritos griegos, el
más antiguo de los cuales es del siglo X.
En la forma como aparece allí, el pasaje
no parece haber sido escrito por un judío.
“Vivió por este tiempo Jesús, un hombre
sabio, si acaso se le puede llamar hombre;
porque era hacedor de obras maravillosas,
maestro de quienes reciben la verdad con
placer. Atrajo a muchos judíos y también a
muchos gentiles. Él era [el] Cristo. Y cuando Pilato, por indicación de los principales
entre nosotros, lo condenó a la cruz, los
que en un principio lo habían amado no
lo abandonaron; porque apareció ante ellos
de nuevo al tercer día; así como lo habían
predicho los profetas divinos, junto con
diez mil otras cosas maravillosas acerca de
él”.
En 1971 se publicó en Israel una versión
árabe del libro 18, donde se encuentra el
“Testimonium Flavianum”. El texto difiere
mucho de la versión griega: “En este tiempo hubo un hombre sabio llamado Jesús.
Su conducta era buena y se lo conocía
como virtuoso. Muchos de los judíos y de
otras naciones se hicieron discípulos de él.
Pilato lo condenó a morir crucificado. Pero
los que se habían hecho discípulos de él no
abandonaron el discipulado. Informaron
que se les apareció tres días después de su
crucifixión y que estaba vivo; por lo cual
podría haber sido el Mesías, acerca de
quien los profetas escribieron maravillas”.
Las diferencias entre las dos versiones
del pasaje sugieren que la versión griega
incluye añadidos cristianos. Sin embargo,
no hay duda de que Josefo mencionó la
crucifixión de Jesús.
El Talmud de los judíos, redactado en
dos formas, en Babilonia y en Palestina,
por el siglo V, contiene enormes cantidades
de tradición oral comunicada de rabino
a rabino. Si bien a Jesús se lo menciona
en forma peyorativa en varios pasajes, nos
interesa una declaración: “En vísperas de
la pascua Yeshu fue colgado. Por cuarenta
días antes de la ejecución, un heraldo salió
y proclamó, ‘Él será apedreado porque ha
practicado la hechicería y ha seducido a
12
Israel a la apostasía. Quienquiera pueda
decir algo a su favor que se adelante y lo
defienda’. Pero como nada se presentó
en su favor fue colgado en vísperas de la
pascua”.
Este pasaje concuerda con los Evangelios
en que Jesús fue ejecutado en vísperas de
la pascua; sin embargo, lo de los cuarenta
días es ajeno al relato bíblico. Es interesante que según la costumbre judía Jesús
debía ser apedreado por seducir a Israel a
la apostasía. Por otra parte fue “colgado”,
posiblemente siguiendo órdenes romanas.
En todo caso, Yeshu aparece como personaje histórico que tuvo un impacto marginal
en la historia judía.
Fuentes literarias paganas
Una de las más antiguas menciones de
Jesús en documentos paganos aparece en
una carta escrita por Mara bar Sarapión.
Este estoico sirio había sido encarcelado en
Roma (probablemente a fines del siglo I), y
le escribía a su hijo para animarlo a buscar
la sabiduría. Menciona a Sócrates, Pitágoras
y al “sabio rey” muerto por los judíos.
Ninguno de ellos en realidad había muerto
porque cada uno había dejado un legado
de sabiduría. El “sabio rey” vivía “por causa
de la nueva ley que ha dado”. Si bien no
da el nombre del “sabio rey”, no se duda de
que se refería a Jesús.
Cuando Plinio llegó a ser gobernador de
Bitinia y Ponto a comienzos del siglo II,
escribió a Roma pidiendo instrucciones.
Uno de los asuntos que le preocupaba era
qué hacer con los cristianos. En una de
sus cartas menciona dos veces a Cristo.
Informa que cualquiera que fuera acusado
de ser cristiano podía repudiar la acusación
con sólo ofrecer incienso a los dioses y
al emperador y blasfemar el nombre de
Cristo. También dice que el culto de los
cristianos se hacía antes del amanecer e
incluía la recitación de palabras dirigidas a
“Cristo como a un dios”. Esta carta, escrita
por el año 112 no añade gran cosa a lo que
ya se sabe acerca del culto y las creencias
de los cristianos. Sin embargo, corrobora la
existencia de cristianos que seguían a Jesús.
El historiador romano Tácito (aproximadamente 55-117 d.C.) escribió treinta
libros sobre acontecimientos transcurridos del año 14 al 96 del siglo I.
Desgraciadamente, faltan los que se refieren
a los años 29 al 32. Sin embargo, su narración del gran incendio de Roma (64 d.C.),
del cual Nerón culpó a los cristianos, contiene referencias a los cristianos y a Cristo.
“En consecuencia, para deshacerse de este
informe [de que él mismo había mandado
incendiar la ciudad], Nerón culpó e infligió las más horribles torturas a un grupo
odiado por sus abominaciones, llamados
cristianos por el pueblo. Cristo, en quien se
originó ese nombre, sufrió la pena máxima
durante el reinado de Tiberio, por manos
de uno de nuestros procuradores, Poncio
Pilato”. Tácito continúa afirmando que
el cristianismo era una “superstición maliciosa”, que había comenzado en Palestina
y se había extendido a Roma. Su tono despectivo indica que este pasaje no fue una
interpolación cristiana. Tácito aceptaba a
Jesús como figura histórica.
Luciano de Samosata, escritor satírico del
siglo II, se burla de los cristianos y de su
fundador: “Los cristianos, bien sabéis, adoran hasta hoy a un hombre, el distinguido
personaje que introdujo sus ritos novedosos
y fue crucificado por ello”. Los cristianos,
afirma, “adoran al sabio crucificado y viven
según sus leyes”.
Evidencias bíblicas
Como creyente, encuentro razones para
considerar que las fuentes bíblicas proporcionan un testimonio confiable acerca de
la historicidad de Jesús. Para comenzar, hay
casi total acuerdo entre los eruditos de que
el Nuevo Testamento se completó antes del
final del siglo I. Las tradiciones más antiguas afirman que Mateo, Marcos, Lucas y
Juan fueron los autores de los Evangelios.
Mateo y Juan fueron discípulos de Jesús.
Marcos y Lucas estaban separados sólo por
un paso de los acontecimientos que narraron. Papías de Hierápolis (comienzos del
siglo II) afirma que Marcos era el “intérprete de Pedro” y que redactó el relato de
los eventos que le hizo Pedro, no necesariamente en el orden en que ocurrieron,
pero con la mayor precisión posible. En
torno al año 185, Ireneo declaró que Lucas,
DIÁLOGO 16•1 2004
apóstol junto con Pablo, había escrito un
Evangelio que proporcionaba detalles de
la historia de Jesús que no aparecían en
los otros tres. Además, los otros libros del
Nuevo Testamento dan por sentada la historicidad de la vida, muerte y resurrección
de Jesús. Pablo hasta menciona la existencia
de testigos de estos acontecimientos (1
Corintios 15:5-8).
Las referencias a fechas y gobernantes
en el Evangelio de Lucas, si bien no están
totalmente libres de problemas de interpretación, proporcionan evidencia de la
proximidad del autor a los hechos. El que
Lucas haya usado (en 3:1-3) el estilo grecoromano de presentar su información indica
claramente su intención de mostrar la historicidad de su escrito.
El papiro John Rylands (P52), encontrado en Egipto, contiene un fragmento de
Juan 18. Data de comienzos del siglo II,
lo que confirma que los cuatro Evangelios
fueron redactados antes de fines del siglo
I. El papiro Bodmer (P66), también del
siglo II, conserva grandes porciones del
Evangelio de Juan en forma de libro. Otros
papiros de fines del siglo II o comienzos
del III se suman a la evidencia de que los
Evangelios, tales como los conocemos hoy,
existieron desde fecha muy antigua.
Poco después del descubrimiento de
los papiros Chester Beatty, Sir Frederic
Kenyon afirmó en 1930: “El resultado neto
de este descubrimiento…es, en efecto, la
reducción del lapso entre la data de los más
antiguos manuscritos y las fechas tradicionales de redacción de los libros del Nuevo
Testamento, de modo que esa separación
se torna insignificante en la discusión de
su autenticidad. Ningún otro libro de la
antigüedad goza de tan antiguo y abundante testimonio con respecto al texto y
ningún erudito imparcial puede negar que
el texto que hoy tenemos es esencialmente
confiable”.
Ningún otro documento de la antigüedad cuenta con manuscritos que datan de
fecha tan cercana a su redacción original.
Por ejemplo, el más antiguo y único
manuscrito de los primeros libros de los
Anales de Tácito, escritos a principios del
siglo II, nos viene aproximadamente del
DIÁLOGO 16•1 2004
año 1100. El manuscrito más antiguo de
la Ilíada de Homero es de unos 400 años
después de que se escribiera esa épica. La
biografía de Alejandro Magno, escrita por
Plutarco y considerada por los historiadores
como digna de confianza, fue escrita más
de cuatro siglos después de la muerte de
Alejandro. El más antiguo manuscrito de
La Guerra de las Galias, es una copia del
año 900, casi mil años después que Julio
César redactara esa historia.
Evidencias arqueológicas
Si bien los descubrimientos arqueológicos, con la posible excepción del osario de
Santiago, publicitado a fines del año 2002,
no se refieren específicamente a Jesús,
corroboran varios elementos de los relatos
de los Evangelios. Algunas construcciones,
como la sinagoga de Capernaum y el
estanque de Betesda en Jerusalén, han sido
excavadas e identificadas. También se han
hallado y estudiado monedas que aparecen
mencionadas en los Evangelios. Los huesos
de un tal Yehohanan, encontrados en un
osario judío, muestran los efectos de una
crucifixión: un clavo de 20 cm todavía
atraviesa los huesos de su tobillo.
La arqueología ha demostrado que
Poncio Pilato era procurador romano en
Jerusalén en tiempos de Cristo. Aún más,
algunas monedas fechadas entre los años 29
y 31 llevan su nombre, junto con símbolos
religiosos romanos, corroborando así los
relatos de su mala voluntad para con los
judíos.
Conclusión
Se desconoce la fecha exacta del nacimiento de Cristo; sin embargo, su nacimiento ha dividido la historia humana
en dos: antes y después de Cristo. Si no
hubiera base histórica para la vida de Jesús,
eso difícilmente habría ocurrido.
Los seguidores de Jesús fueron transformados: Pedro, el cobarde, se convirtió en
un valiente apóstol; Juan el amado escribió
con toda convicción: “Y el que lo vio da
testimonio, y su testimonio es verdadero; y
él sabe que dice verdad, para que vosotros
también creáis” (Juan 19:35, RVR). A lo
largo de los siglos, los incontables mártires
se sometiron a la muerte por sus convicciones cristianas.
La iglesia cristiana, a pesar de sus
defectos, ha basado su proclamación y su
servicio en la realidad histórica de Jesús. El
Jesús de la fe emerge del Jesús de la historia, sin el cual la fe cristiana no sería más
que una ilusión.
Nancy Weber de Vyhmeister (Ed.
D., Andrews University) es profesora
jubilada del Seminario Teológico de la
Universidad de Andrews, donde se desempeñaba como profesora de misiones
y técnicas de investigación, y redactora
de la revista Andrews University Seminary
Studies. Este artículo se basa en un capítulo de The Essential Jesus, editado por
Bryan Ball y William Johnsson (Pacific
Press, 2002).
REFERENCIAS
1. Augustine, The Harmony of the Gospels 1.7,
2.12.
2. Hermann Reimarus, On the Goal of Jesus and
His Disciples (Leiden: Brill, 1970), p. 41.
3. F. C. Baur, The Church History of the First
Three Centuries (London: Williams y Norgate,
1878), Vol. 1, pp. 42, 43.
4. Albert Schweitzer, The Quest of the Historical
Jesus (New York: Macmillan, 1959), pp. 398,
401.
5. Rudolf Bultmann, Jesus and the Word (New
York: Scribners, 1958), pp. 8, 107, 108.
6. Robert W. Funk, Roy W. Hoover, y el Jesus
Seminar, The Five Gospels: The Search for the
Authentic Words of Jesus (New York: Macmillan,
1993), p. 5.
7. John Dominic Crossan, Jesus: A Revolutionary
Biography (San Francisco: Harper San
Francisco, 1994), pp. 82, 95.
8. Ibíd., p. 190.
9. Marcus J. Borg, Jesus: A New Vision: Spirit,
Culture, and the Life of Discipleship (San
Francisco: Harper Collins, 1987), pp. 184,
185.
10. Josephus, Jewish Antiquities 20.9.1.
11. Josephus, Jewish Antiquities 18.3.3.
12. Shlomo Pines, An Arabic Version of the
Testimonium Flavianum and Its Implications
(Jerusalem: Israel Academy of Sciences and
Humanities, 1971); texto tomado de James
Charlesworth, Jesus within Judaism: New Light
from Exciting Archaeological Discoveries (New
York: Doubleday, 1988), p. 95.
13. The Babylonian Talmud (London: Soncino,
1935), 27:281.
Continúa en la página 31.
13
PERFIL
Steliana Sandu
Diálogo con una investigadora adventista
en Rumania
Nacida en Ploiesti, Rumania, Steliana
Sandu obtuvo en 1968 su licenciatura
en la Academia de Estudios Económicos
de Bucarest, y alcanzó su doctorado en
ciencias económicas en 1986. Desde
entonces ha trabajado en el Instituto de
Investigaciones Económicas, una filial de
la Academia de Ciencias de Rumania.
Enseñó ciencias económicas, estadísticas, e historia de la economía en diferentes universidades de su patria. A partir
de 1990 se especializó en investigación
científica sobre economía, transferencia
tecnológica e innovación, y se ha convertido en una autoridad en la materia
tanto en su Rumania natal como en el
extranjero.
En los años 1993 y 1994 fue la
coordinadora local de un proyecto del
Banco Mundial dedicado a la educación
superior y la reforma de la investigación
científica en Rumania. En 1994 participó
de un seminario internacional sobre
“Políticas para la Ciencia y la Tecnología”
organizado por el Consejo Británico.
Entre 1995 y 1996 recibió una beca para
trabajar en la Universidad de Ámsterdam
en transferencia de tecnología e innovación, con la colaboración del Ministerio
de Investigaciones Tecnológicas, en el
área de políticas científicas. La Dra.
Sandu ha participado de numerosas conferencias científicas internacionales, ha
sido coordinadora local de importantes
14
proyectos científicos multinacionales, ha
sido autora y coautora de numerosos
artículos y libros publicados por prestigiosas editoriales rumanas y extranjeras.
También enseña en el colegio adventista
situado en las cercanías de Bucarest.
Steliana Sandu se unió a la Iglesia
Adventista hace nueve años. La entusiasman los principios adventistas y los comparte con sus amigos. Su participación
en la investigación científica no le impide
compartir su fe con sus colegas. Le gusta
estar a disposición de los que necesitan
consejo y ánimo, o sencillamente amistad.
Los jóvenes a menudo encuentran en
ella una “mamá” comprensiva, y su mayor
alegría consiste en verlos superarse.
■ Dra. Sandu, ¿creció usted en el seno de
una familia que disponía de buenas oportunidades para su educación?
No, mi familia era sumamente pobre.
Apenas teníamos ropa y comida; no contábamos con juguetes ni con camas. Mi
madre era analfabeta pero el régimen de
gobierno anterior la obligó a aprender a
leer. Ella tenía una voluntad indomable.
■ ¿Cómo llegó usted a ser investigadora?
Al terminar el colegio secundario, yo
quería conseguir empleo y ponerme a
trabajar, pero mi madre me rogó literalmente de rodillas que siguiera estudiando
en la universidad. Al graduarnos, teníamos que elegir nuestro lugar de trabajo
de las listas de distribución del gobierno.
Recuerdo que repasé la lista con el dedo,
y me detuve sorprendida cuando llegué a
la “Academia Rumana de Ciencias”. Pero
el representante de la academia tenía
otras ideas: “¡No aceptamos mujeres!”,
declaró. Eso bastó para que yo me decidiera a trabajar allí.
■ ¿Qué influencia ejerció el comunismo
sobre sus estudios y su trabajo?
Bien, en 1968 cuando me gradué,
el régimen comunista ofrecía muchas
ventajas. Era fácil conseguir mercaderías;
todos tenían empleo. La devastación de
la economía del país no había comenzado todavía. Sólo veíamos el lado positivo
de las cosas. Más tarde, sin embargo,
el contraste entre la situación real y la
propaganda comunista llegó a ser tan
evidente, que no pude seguir enseñando
a mis estudiantes universitarios ideas que
la realidad contradecía.
Pero al recordar las tareas cumplidas
durante esos años en el Instituto de
Investigaciones Económicas, no me siento avergonzada. Me especialicé en economía comparada y por eso me fue posible
descubrir muchas cosas indirectamente.
Bastaba con describir la situación del
país y compararla con la de otros.
La situación se puso más difícil
cuando nuestro instituto quedó bajo el
control directo del área de Desarrollo
Económico y Social del Consejo
Supremo del Partido Comunista.
Solíamos comenzar la clase citando la
opinión del camarada Nicolás Ceausescu
sobre el tema, pero el resto de la hora
de clase habría causado algún escozor al
camarada si hubiera estado presente.
■ Aunque su madre era muy religiosa, no
era adventista. ¿Cómo se unió usted a la
iglesia?
Mis padres eran cristianos devotos. En
efecto, participaban de las actividades
misioneras de la rama evangélica de la
Iglesia Ortodoxa, aunque más tarde mi
padre abandonó la fe. Mi madre siguió
siendo muy religiosa y recuerdo cómo
oraba por mí cuando yo era niña para
que recuperara mi salud cuando los
DIÁLOGO 16•1 2004
médicos ya me habían desahuciado.
Durante mi juventud, la vida mundana me resultó tan atractiva que dejé a
Dios atrás. Pero cuando me hallaba en
la cúspide del éxito profesional y financiero, cuando al parecer el mundo me
ofrecía más cosas que nunca y en cambio Dios no me ofrecía nada, mi salud
decayó. Estaba segura que iba a morir
y me vino este pensamiento: “Te vas a
encontrar con Dios, ¿qué has hecho de
tu vida?” Por primera vez reconocí que
había pecado en mi vida, y pedí perdón.
Primero Dios me envió el mensaje de
la recuperación de mi salud que yo necesitaba con tanta urgencia, y después me
puse en contacto con un grupo adventista de pintores de casas, quienes tuvieron
el valor de invitarme a visitar su congregación. La primera vez fui por curiosidad; quería ver la carpa que les servía de
templo y de la cual me habían hablado
tanto. (Los adventistas miembros de una
de las iglesias de Bucarest se reunieron
durante diez años en una enorme tienda,
hasta que las autoridades la destruyeron
en 1987.)
■ ¿Cuál fue la reacción de sus colegas
cuando usted abrazó el adventismo?
Fue de asombro. Estaban seguros de
que se trataba de un entusiasmo pasajero.
Pero cuando se dieron cuenta de que mi
decisión era firme, comenzaron a evitarme. Mi presencia parecía atemorizarlos.
En mi inmadurez inicial, había empezado a criticar todo lo que hacían como si
fuera pecaminoso. Poco después, dejé de
hacer el papel de santa y comencé a visitarlos y a interesarme por ellos.
■ ¿Cómo comparte usted su fe con los
demás?
Les cuento simplemente la historia
de lo que Dios ha hecho en mi vida.
Ya no doy más consejos. Mi testimonio
ha ganado credibilidad porque en estos
nueve años he progresado más que nunca
en mi carrera y puedo llevar a cabo una
increíble cantidad de trabajo.
■ ¿Cómo equilibra usted sus tareas de
investigadora con su vida devocional?
DIÁLOGO 16•1 2004
Se complementan. Encuentro que
tienen muchos puntos de contacto. En
efecto, el economista Paul Samuelson,
premio Nobel, dice que la Biblia es una
de las principales bases teóricas de la
economía. Los principios revelados en la
Biblia son tan ciertos hoy como cuando
Dios los proclamó.
Por haberme unido a la iglesia tarde
en la vida, me dedico a leer tanto como
sea posible la excelente literatura religiosa
disponible. A veces me dan ganas de
escapar de mi trabajo para poder dedicar
toda mi vida al estudio, pero sé que éste
no es el plan de Dios.
■ ¿Cómo evaluaría usted la situación
actual de la Iglesia Adventista en
Rumania?
La Iglesia Adventista de Rumania es
una de las más numerosas de Europa, y
me alegra mucho observar el desarrollo
de sus iniciativas mientras afirma su
papel en la sociedad. Me asombra la
manera en que Dios ha podido realzar
los talentos de los que los han usado
para su gloria. Me siento especialmente
complacida por la presencia de la iglesia
en uno de los mejores canales de televisión del país. Cuatro noches por semana
muchas de las principales figuras de la
nación participan como invitadas en un
programa titulado “Centro de Atención”.
He sido una de las entrevistadas, lo cual
me permitió invitar a mis colegas a ver el
programa. Me preguntaron dónde había
recibido su excelente educación el moderador del programa, y cuando les dije
que era pastor graduado de un colegio
superior adventista, noté que cambiaron
su opinión sobre la calidad de la educación adventista.
■ Si consideramos lo exigente que es su
agenda, ¿cómo ha logrado usted participar
en las actividades de las instituciones de la
iglesia?
Ahora doy varias clases del programa de Trabajador Social que ofrece el
Colegio Adventista de Bucarest: economía para los estudiantes del primer año y
demografía para los del segundo. Tengo
oportunidad de orar con los alumnos,
debatir temas importantes con ellos y
animarlos a participar más activamente
en la misión de la iglesia.
■ Usted ha enseñado también en institu-
ciones del estado. ¿Ha podido compartir su
fe con los estudiantes?
Una vez les conté a mis alumnos la
historia del hijo pródigo. Es una historia que pueden aplicarla a sí mismos.
Comparten el mismo deseo de irse “a
una provincia apartada”. Cuando les
conté cómo el padre había recibido
de vuelta al hogar al hijo errabundo,
muchos de ellos se conmovieron. Ansían
sentir el amor de sus padres, pero lo
único que muchos de ellos reciben
es dinero y más dinero. Les hablé del
incomparable amor de Jesús. Muchos
de ellos vienen a mi casa en procura de
ayuda y consejo.
■ Si algún joven adventista se sintiera
atraído por una carrera de investigación
como la suya, ¿cree usted que su religión
sería un obstáculo para su progreso?
Creo que le sería más fácil lograr lo
que he alcanzado yo si es un adventista
fiel. Yo malgasté en fiestas y bailes el
tiempo que un joven consagrado habría
dedicado al estudio. Animaría a los jóvenes que eligieran una carrera relacionada
con la investigación. Ofrece estabilidad
y la participación en muchos proyectos interesantes. También requiere una
dedicación de largo plazo. ¡Se necesitan
veinte años de trabajo intenso para llegar
a ser un investigador especializado!
Entrevista por
Sara Bocaneanu
Sara Bocaneanu estudia educación y
administración de empresas en Bucarest
y también trabaja para el Departamento
de Jóvenes de la Unión Rumana. Su
dirección postal es: Str. Erou Iancu
Nicolae 38, O.P. 30, Bucarest 077190,
Rumania. Su dirección electrónica es:
[email protected]
15
PERFIL
Richard Hart
Diálogo con un especialista en salud pública
dedicado al servicio internacional
Se levanta a las 5:00 cada mañana y sale
a trabajar en su granja. Las labores al aire
libre han sido siempre parte de la vida del
Dr. Richard Hart. Cuidar de sus llamas, sus
árboles frutales y de navidad, y cultivar la
tierra en su propiedad rodeada de montañas son las actividades con que comienza
el día.
A las 7:00, el Dr. Hart se dirige a su trabajo oficial como rector académico y administrador ejecutivo de la Universidad de
Loma Linda, California. Desde 1972 ha ocupado diversos puestos en la institución: jefe
del Departamento de Ciencias de la Salud,
director del Centro de Promoción de la
Salud, jefe del Departamento de Medicina
Preventiva y decano de la Facultad de Salud
Pública.
El Dr. Hart nació en Loma Linda, recibió su educación básica en el Estado de
Washington y estudió luego en el Colegio
Superior de Walla Walla, del mismo estado. Mientras se encontraba allí fue el
primer estudiante misionero de la Iglesia
Adventista en prestar servicios en el
extranjero. En 1966, antes de ingresar a su
primer año de medicina, se casó con Judy
Osborne. Los esposos Hart tiene tres hijas
mayores: Chandra, Briana y Kari.
En 1970 obtuvo dos títulos otorgados
por la Universidad de Loma Linda: uno
de la Facultad de Medicina y otro de la
Facultad de Salud Pública.
Desde 1972 hasta 1976 el Dr. Hart ejer16
ció sus especialidades en Tanzania. Como
parte de sus estudios de posgrado en la
Universidad Johns Hopkins, estableció en
la localidad de Moshi el Departamento de
Salud Comunitaria. Por entonces escribió
en colaboración con otro especialista el
libro Child Health, una obra dedicada a los
profesionales paramédicos de África. En
1974, un contrato firmado entre el Servicio
de Desarrollo Internacional de los Estados
Unidos y la Universidad de Loma Linda lo
llevó a Dar-es-Salam, donde colaboró en
la organización de un programa de salud
materno-infantil para el Ministerio de Salud
de Tanzania.
En 1977, el Dr. Hart obtuvo su doctorado en salud pública en la Universidad Johns
Hopkins y recibió un diploma en medicina
preventiva.
La abarcante visión del Dr. Hart se
extiende a los más lejanos confines del
globo. Su propia experiencia lo animó a
establecer un programa de servicio misionero y otro de salud comunitaria para los
estudiantes de la Universidad de Loma
Linda. Esto les permite responder a necesidades de salud tanto en países del exterior
como entre los carenciados del municipio
de San Bernardino, donde se encuentra la
universidad. El Dr. Hart es también el presidente de Adventist Health International,
una nueva organización creada para ayudar
a mejorar los servicios de salud en los países emergentes.
■ Dr. Hart, ¿cómo llegó usted a interesarse
por la medicina y en especial por la salud
pública?
En mi juventud no tenía idea de lo que
era salud pública. Sin embargo, como
mi padre era un médico rural, yo estaba
familiarizado con la medicina. Cuando
en el curso de mis estudios comprendí
la importancia de la salud pública en un
contexto internacional, decidí investigar
en ese campo. Durante mi segundo año de
universidad, mientras era estudiante misionero, tuve mi primer contacto con asuntos
de salud que afectan a amplios sectores de
la población. El concepto de la prevención
sanitaria vinculado con la salud global cautivó mi interés.
■ ¿Puede darnos más detalles de su experiencia como estudiante misionero?
Pasé un verano en el Perú, trabajando
como ayudante en las lanchas médicas
adventistas que recorrían los afluentes del
Amazonas. Me intrigaron los temas relacionados con el contacto de diferentes culturas
y los desafíos relacionados con la salud
pública, y a partir de entonces se afirmó mi
interés por trabajar en los países en desarrollo. Sentí satisfacción al poder ayudar a la
gente a prevenir la enfermedad y a mejorar
su salud.
■ ¿Recomendaría a los universitarios adventistas que se enrolen como estudiantes misioneros?
¡Claro que sí! El contacto con otras
culturas y niveles sociales proporciona a
los universitarios lo que yo llamo “oportunidades únicas de aprendizaje”. Es la etapa
de la vida en que los estudiantes están
tratando de descubrir su propia identidad
y decidiendo si les puede interesar trabajar
en contextos diferentes. Con frecuencia
esa experiencia les aclara una de dos cosas:
que ese no es el ambiente en que desean
trabajar o los convence de que es eso precisamente lo que quieren hacer.
■ ¿Cree usted que los estudiantes misioneros
pueden ejercer una influencia real sobre la
obra misionera adventista internacional?
DIÁLOGO 16•1 2004
INTERCAMBIO
Expande tu red de amistades
Estudiantes adventistas universitarios y de colegios superiores y profesionales adventistas
interesados en intercambiar correspondencia con colegas en otras partes del mundo.
Ana Laura Ahumada: 20; soltera;
cursando sus estudios del profesorado de
inglés en la Universidad de Catamarca;
intereses: la música, el canto, acampar y
establecer correspondencia con otros lectores que amen a Dios; escribir en español o inglés. Email: [email protected]
com. ARGENTINA.
Maria A. Amado: 42; viuda; tiene
un título en teatro y produce un
programa de televisión; intereses: las
comidas naturales e intercambiar ideas
sobre salud; escribir en portugués o
inglés. Dirección: Afonso Pena, 3218 A;
Governador Valadares, MG; 3275-4183;
BRASIL. Email: [email protected]
Stanley A. Arawi: 24; soltero; cursa
estudios en administración de tierras;
intereses: leer historias de la Biblia, viajar y escuchar música gospel; escribir en
inglés. Dirección: Department of Lands
& Surveying; University of Technology;
Private Mail Bag; Lae, Morobe Province;
PAPUA NUEVA GUINEA. Email:
[email protected]
Eurlene Alves Carvalho Barreto: 43;
divorciada; maestra y consejera, y cursa
estudios de posgrado en psicología en la
Universidade do Estado do Pará; intereses: hacer nuevas amistades y aprender
de otras culturas; escribir en portugués,
inglés o español. Dirección: Av. Sao
Paulo No. 513; Bairro Jardim Belo
Horizonte; 68503-690 Marabá, Paraná;
BRASIL.
Emmanuel Bhidhi: 21; soltero;
estudiante de ingeniería mecánica en
Chinhoyi University of Technology;
intereses: cantar, estudiar la Biblia y
hacer nuevas amistades; escribir en
inglés. Email: [email protected]
ZIMBABUE.
KiaJen Sy Bobo: 36; separada; tiene
un postgrado en administración educativa; intereses: cantar, escalar montañas, nadar y kickboxing; escribir en
DIÁLOGO 16•1 2004
inglés. Email: [email protected] o
[email protected] FILIPINAS.
Wiliam Braun: 20; soltero; estudiante de teología en la Facultade
Adventista de Bahia; intereses: la
música, tocar el piano y el dibujo;
escribir en portugués o español. Email:
[email protected] BRASIL.
Lusato Bwire: 23; soltero; estudiante de contaduría pública; intereses:
la música religiosa; escribir en inglés.
Dirección: c/o John Maiga; P.O. Box
70039; Dar es Salaam; TANZANIA.
Email: [email protected]
José Ariel Caballero de León:
31; soltero; abogado, graduado de
la Universidad de Panamá; intereses:
la música, temas controversiales de
la Biblia y hacer nuevas amistades.
Dirección: Entrega General; Correo
El Dorada, Panamá; PANAMÁ.
Email: [email protected] o
[email protected]
Arsenio P. Cacayan: 21; soltero;
estudiante de ingeniería; intereses:
leer y tener nuevos amigos; escribir
en inglés o tagalo. Dirección: Men’s
Dormitory 8 & 9; Central Luzon State
University; Science City of Muñoz,
Nueva Ecija; 3120 FILIPINAS. Email:
[email protected]
Yolanda Cazón Nina: 22; soltera;
cursa estudios en computación; intereses: el voleibol, la música, explorar
y hacer nuevas amistades; escribir en español e inglés. BOLIVIA.
Email: [email protected] o
[email protected]
Robert Chingapa: 22; soltero;
cursa estudios en ingeniería eléctrica
en The Polytechnic College; intereses:
música gospel a capella, tener nuevos amigos y viajar; escribir en inglés.
Email: [email protected]
MALAWI.
Fanny Cobaleda Ortiz: 50; soltera;
secretaria; intereses: la música cristiana
y compartir la fe; escribir en español.
Dirección: Cra. 7 # 18-16, Barrio
Balmoral; Fusagasuga, Cundinamarca;
COLOMBIA.
Areli Cortazar F.: 21; soltera;
estudiante de lenguas modernas en
la Universidad Juárez Autónoma de
Tabasco; intereses: cantar, leer sobre
otras culturas, las actividades de la
iglesia y hacer nuevas amistades; escribir en español, portugués, español,
francés o checo. Dirección: Antonio
Suárez No. 24, Col. Centro; 86690
Cunduacán, Tabasco; MEXICO.
Email: [email protected] o
[email protected]
Dinely Cruz: 29; soltera; cursa estudios de mercadeo en la Universidad
Autónoma de Santo Domingo; intereses: tener nuevos amigos, aprender
de otras culturas y viajar; escribir en
español o italiano. Dirección: OFASA
3#19-b; Camita, San Cristóbal;
REPUBLICA DOMINICANA. Email:
[email protected]
Rey Roque Díaz: 46; viudo; enseña
psicología; intereses: intercambiar ideas
sobre temas sociales y culturales, y hacer
nuevas amistades; escribir en español.
Dirección: Apartado 648; Santa Clara,
Villa Clara; 50100 CUBA.
Manoel Veloso Dos Santos: 24;
soltero; cursando sus estudios de enfermería en la Universidade Adventista de
São Paulo; intereses: la buena música,
acampar y hacer nuevas amistades;
escribir en portugués. Dirección:
Estrada de Itapecerica 5859; 05858001 Jardin IAE, SP; BRASIL. Email:
[email protected]
Marlon Antonio Enamorado R.: 28;
soltero; cursa estudios en educación con
énfasis en música; intereses: la música,
cantar y las profecías de la Biblia; escribir en español. Dirección: Diagonal 9
No. 7-37, Barrio La Granja; Montería,
Córdoba; COLOMBIA. Email:
[email protected]
Jorge Fernández: 34; soltero; cursa
sus estudios de enfermería; intereses:
coleccionar Biblias en diferentes idiomas, las profecías bíblicas y aprender
sobre otras culturas; escribir en español
o portugués. Dirección: Calle Miguel
de Azcuénaga 120; 5584 Palmira, Prov.
de Mendoza; ARGENTINA. Email:
[email protected] o
Suplemento A
[email protected]
Karen Ferreira: 30; soltera; tiene un
título en educación, ahora está estudiando en Suiza; intereses: aprender idiomas,
saber más sobre otras culturas y viajar;
escribir en portugués, inglés, español o
francés. Dirección: Place du 1er. Aout,
1; Grand-Lancy, 1212 Geneve; SUIZA.
Email: [email protected]
Lesly García Baños: 29; soltera; tiene
un título en literatura y lengua hispánica
de la Universidad de Cartagena; intereses: leer, coleccionar postales e investigar temas controversiales; escribir en
español o inglés. COLOMBIA. Email:
[email protected]
Tariku Gebre: 20; soltero; estudiante
del profesorado de inglés en Aiemaya
University; intereses: atletismo, acampar
y cantar canciones espirituales; escribir
en inglés. Dirección: Ethiopia Adventist
College; P.O. Box 45; Shashamane;
ETIOPIA.
Ching E. Gonzaga: 23; soltera;
maestra en una escuela primaria adventista; intereses: la gimnasia, leer y hacer
nuevas amistades; escribir en inglés o
tagalo. Dirección: Adventist University
of the Philippines; P. O. Box 1834;
Manila 1099; FILIPINAS. Email:
[email protected]
Deborah Gonzales: 22; soltera;
cursando sus estudios de administración en Catanduanes State Colleges;
intereses: escalar montañas, la música
y aprender más sobre la tecnología
de las comunicaciones; escribir en
inglés o tagalo. Dirección: Rizal, Viga,
Catanduanes; 4805 FILIPINAS. Email:
[email protected]
Fernando González: soltero; es médico con especialidad en urología; intereses: los deportes acuáticos, la naturaleza,
compartir la fe y viajar; escribir en español o inglés. Dirección: 3ra Paralela 263
(I), Florat; Camagüey; CUBA 70200.
Email: [email protected]
Rein Heart Gordon: 22; soltera;
tiene un título en educación; intereses:
la música, leer y coleccionar materiales
interesantes de lectura; escribir en inglés
o tagalo. Dirección: Egana, Sibalom;
5713 Antique; FILIPINAS. Email:
[email protected]
Lonaly P. Guillermo: 19; soltera;
estudiante de contaduría; intereses: leer,
el bádminton y coleccionar libros en
miniatura; escribir en inglés o filipino.
Suplemento B
Dirección: Central Philippine Adventist
College; Brgy. Alegria, Murcia, Negros
Occidental; FILIPINAS 6129.
Steve Hartman: 40; divorciado; tiene
un título en dirección de sistemas logísticos de Colorado Technical University;
intereses: caminatas en la montaña,
acampar, juegos de mesa e intercambios del internet. Dirección: 3004
Moonbeam Circle North; Colorado
Springs; Colorado 80916; EE.UU.
Email: [email protected]
Sambo Daniel Haruna: 27; soltero;
cursando sus estudios de matemáticas en University of Jos; intereses:
viajar; acampar, la fotografía y el estado físico; escribir en inglés. Email:
[email protected] NIGERIA.
Elbita Hidalgo Martínez: 36; divorciada y tiene dos hijos; es enfermera
especializada en la salud de la mujer y
se convirtió recientemente en adventista; intereses: compartir la fe, viajar y
cartearse con nuevos amigos; escribir en
español. Dirección: Calle 10 de Octubre
# 518 entre Maceo y Céspedes; Banes,
Holguín; 82300 CUBA.
Leny M. Ibáñez: 21; soltera; cursando sus estudios en medios de comunicación; intereses: leer, la música gospel
e intercambiar cartas y postales; escribir
en inglés o filipino. Dirección: Palawan
State University; Tiniguiban Heights,
Puerto Princesa City, Palawan; 5300
FILIPINAS.
Elizabeth Jacinto: 23; soltera; cursando sus estudios de contaduría en
Central Philippine University; intereses:
viajar, la naturaleza, acampar y hacer
nuevas amistades; escribir en inglés.
Dirección: 183-J Jalandoni-Wilson
St.; Iloilo City; FILIPINAS. Email:
[email protected]
Oburu T. Job: 18; soltero; estudiante
de tecnología de la aviación; intereses: cantar, las flores, el periodismo y
tener nuevos amigos; escribir en inglés.
Dirección: P.O. Box 10; Nyansiongo;
KENIA.
Samuel Khudiram Khakha: 28;
soltero; terminó sus estudios de teología; intereses: compartir la fe, ayudar
a la gente, el voleibol y las noticias
que pasan en el mundo; escribir en
inglés. Dirección: Dhap Udy Pur
S.D.A. School; P.O. Shaltigopal Pur;
Mitha Pukur, Dist. Rangpur 5460;
BANGLADESH.
Placide Kimengele: 32; casado; completó sus estudios de biología en Institut
Superieur Pedagogique de Bukavu;
intereses: viajar, la música y hacer
investigaciones de biología, particularmente la biología acuática; escribir en
francés, inglés o suahili. REPUBLICA
DEMOCRATICA DEL CONGO.
Email: [email protected]
Joseph Lawal: 41; casado; técnico
en arreglo de motores de automóviles;
intereses: leer, viajar, la fotografía y
la música cristiana; escribir en inglés.
Dirección: P.O. Box 923; SaponAbeokuta, Ogun State; NIGERIA.
Patricia Lira: 24; soltera; tiene un
título en relaciones públicas y planea
obtener un postgrado en mercadeo; intereses: leer, viajar, las películas y cuidar
de los animales; escribir en portugués,
español o inglés. Dirección: Av. Daniel
de La Touche, 53; 61065-020 Maranhao
Novo, Sao Luis, Maranhao; BRASIL.
Email: [email protected]
Claudia López: 22; soltera; estudiante de magisterio; intereses: leer, la música, acampar y hacer nuevas amistades;
escribir en español. Email: claulopez_
[email protected] ARGENTINA.
Randy Macaraig: 18; soltero; cursa
estudios de computación en Adventist
University of the Philippines; intereses:
leer, la música cristiana y los deportes;
escribir en inglés o filipino. FILIPINAS.
Email: [email protected]
Edwin Mago Vásquez: 35; casado;
tiene un título en computación y está
cursando sus estudios de postgrado en
educación; intereses: leer, cantar en el
coro y el voleibol; escribir en español.
Dirección: Carretera vía Salom; Nirgua,
Edo. Yaracuy; 3205-A VENEZUELA.
Email: [email protected]
Albert Joseph Malakere: 21; soltero; estudiante de comercio; intereses: leer, cantar y hacer nuevas
amistades; escribir en inglés o bangla. Dirección: House 1; Road 50;
Gulshan, Dhaka; BANGLADESH.
Email: [email protected] o
[email protected]
Minolta A. Marcos: 20; casada;
estudiante de enfermería en Adventist
College of Technology; intereses: acampar, viajar, la jardinería y hacer nuevas
amistades; escribir en inglés o filipino.
Dirección: 342 Urok 11-B; Tupi, South
Cotabato; 9505 FILIPINAS.
DIÁLOGO 16•1 2004
Lucia Marius: 29; soltera; estudiante
de agricultura y ciencias del mundo
animal; intereses: la computación, viajar,
acampar y aprender sobre otras culturas;
escribir en inglés. Dirección: Neudamm
Campus; Private Bag 13188; Windhoek;
NAMIBIA.
Edennir Martínez: 18; soltera; estudiante de negocios en el Politécnico de
Economía; intereses: la música cristiana
y clásica, viajar, cocinar y tener nuevos
amigos; escribir en español o inglés.
Dirección: Pobre # 707 entre San
Martín y San José; Camagüey; 70100
CUBA.
Sony Mathew: 24; soltero; cursa
estudios de postgrado en University of
Kerala; intereses: leer, escribir poesías
y canciones, y jugar al críquet; escribir en inglés o malayalán. Dirección:
SDA Church House; Pullenthery,
Karakonam; P.O. PIN; 695504 Kerala;
INDIA. Email: [email protected]
com
Iván Carlos Méndez: 28; soltero;
estudiante de leyes, actualmente se
encuentra en la cárcel; intereses: leer,
la poesía y viajar; escribir en español. Dirección: Casilla de Correo 65;
1900 La Plata; ARGENTINA. Email:
[email protected]
Rafel Mollet Leyva: 35; soltero; tiene
un título de maestro de escuela primaria; intereses: leer, la investigación, la
música cristiana y trabajar con los niños;
escribir en español, inglés, portugués
o francés. Dirección: Calle 37 # 3203,
% 32 y 34; Nueva Gerona, Isla de la
Juventud; CUBA.
Baguma Moses: 28; soltero; estudiante de la carrera de desarrollo; intereses:
la naturaleza, la música cristiana, viajar
y hacer nuevas amistades; escribir en
inglés. Dirección: Bugema University;
P.O. Box 6529; Kampala; UGANDA.
Bernard N. Motieri: 25; soltero;
terminando sus estudios de educación
en University of Nairobi; intereses: viajar, la música y leer; escribir en inglés.
Dirección: Box 6639 (GPO); Nairobi;
00100 KENIA.
Richard Kambere Musavuli: 32;
soltero; tiene un título en técnicas sociales; intereses: la música religiosa, viajar
y hacer nuevas amistades; escribir en
francés, suahili o quinando. Dirección:
B.P. 89; Gisenyi; RUANDA. Email:
[email protected]
DIÁLOGO 16•1 2004
Lidia Cristina Nery: 31; casada; es
profesora en una institución adventista y
está terminando sus estudios en educación física; intereses: la música, trabajar
con los jóvenes y establecer correspondencia con interesados en actividades
físicas para los discapacitados; escribir
en portugués o español. Dirección: Est.
Rio do “A” 892, Campo Grande; Rio de
Janeiro, RJ; 23080-350 BRASIL.
Amani Ngamije: 22; soltero; cursando sus estudios de contaduría; intereses: el fútbol americano, el estudio
de la Biblia y hacer nuevas amistades;
escribir en francés, inglés, suahili o
kinyarwanda. Dirección: Universite
Adventiste d’Afrique Central; P.O.
Box 2461; Kigali; RUANDA. Email:
[email protected]
Abongile Ngolyi: 19; soltero; estudiante de auditoría interna en Eastern
Cape Technikon; intereses: leer, cocinar
y las amistades; escribir en inglés, xhosa
o afrikáans. Dirección: P.O. Box 7336;
East London; 5200 SUDAFRICA.
Email: [email protected]
Masha O. Nguru: 30; soltero; es
periodista y escritor; intereses: la jardinería, acampar, la música gospel
y tener nuevos amigos; escribir en
inglés. Dirección: Kurasini Seventh-day
Adventist Church; P.O. Box 63131;
Dar-es-Salaam; TANZANIA.
Uloma C. Nwagbara: 28; soltera;
estudiante de medicina y cirugía en
University of Calabar; intereses: el
estudio de la Biblia, leer libros sobre
salud, ayudar a la gent y cantar canciones gospel; escribir en inglés. Email:
[email protected] NIGERIA.
Evans Nyanducha: 21; soltero; cursa
estudios de educación en Kenyatta
University; intereses: hacer nuevas
amistades; el estudio de la Biblia y la
música cristiana; escribir en inglés,
kisuahili o kisii. KENIA. Email:
[email protected]
Joan Oblad: 21; soltera; estudiante de
contaduría en Mountain View College
en las Filipinas, actualmente se encuentra como estudiante misionera; intereses:
los deportes, la música y conocer mejor
a Jesús; escribir en inglés. Dirección:
289-11, Poseri, Bongwha-UB;
Bongwha-Gun, Kyoungbuk; COREA
DEL SUR. Email: [email protected]
com.
Richard Ogato: 19; soltero; estudian-
te de ingeniería electrónica en Kenya
College of Communication Technology;
intereses: el fútbol americano, las artes
marciales y la filosofía; escribir en inglés.
Email: [email protected] KENIA.
Paul Makokha Okoiti: 37; casado; se
desempeña como funcionario asistente
de rentas públicas; intereses: la música
cristiana, viajar y los deportes; escribir
en inglés. Dirección: P.O. Box 3527400200; Nairobi; KENIA.
Lensah A. Oluoch: 23; soltera; cursando su carrera en lenguas y estudios
literarios; intereses: viajar, escuchar
música y leer novelas; escribir en inglés.
Dirección: Moi University; P.O. Box 82;
KENIA. Email: [email protected]
Geoffrey Mogusu Oneri: 23; soltero;
estudiante de ingeniería civil en Western
College; intereses: hacer nuevas amistades y alentar a los que han perdido la
esperanza; escribir en inglés o francés.
Dirección: P.O. Box 79343; Nairobi;
KENIA. E- mail: [email protected]
Josphat Kaunda Orangi: 28; soltero; cursando sus estudios de teología;
intereses: hablar sobre temas de la
Biblia, predicar y los deportes; escribir en inglés o kisuahili. Dirección:
University of Eastern Africa Baraton;
Box 2500; Eldoret; KENIA. Email:
[email protected]
Ernesto Peña Cruz: 34; soltero;
tiene un título en enfermería, con la
especialidad en emergencias; intereses:
viajar, acampar e intercambiar ideas
con otros cristianos; escribir en español. Dirección: Calle 3ra. # 31F, Vista
Alegre; Cacocum, Holguín; 82700
CUBA.
Nancy Esmeralda Pérez: 26; soltera;
tiene un título en relaciones comerciales;
intereses: la naturaleza, leer, compartir
la fe y aprender sobre otras culturas;
escribir en español o inglés. Dirección:
La Lima Parrilla, Calle Principal s/n
junto a la Iglesia Católica; 86280
Villahermosa, Tabasco; MEXICO.
Email: [email protected]
Aleida Perdomo: 39; divorciada; es
médica con la especialidad en pediatría;
intereses: viajar, coleccionar postales
y hacer nuevas amistades; escribir en
español o inglés. Dirección: Edificio 27,
Apto. 12; Micro Norte Morón; Ciego
de Avila; CUBA.
Santa M. Perdomo: 36; divorciada; es enfermera; intereses: leer, viajar,
Suplemento C
compartir la fe y aprender sobre otras
culturas; escribir en español o inglés.
Dirección: 141 E. 13th Street; Hialeah,
Florida 33010; EE.UU.
Heritiana Ramarolahy: 34; soltero;
tiene un postgrado en sociolingüística
y se desempeña como responsable de
comunicaciones para un programa de
nutrición del gobierno; interses: acampar, el tenis de mesa y leer; escribir en
francés o inglés. Dirección: Boite Postale
199; Tulear; MADAGASCAR. Email:
[email protected]
Enoch Ravalanisoa: 20; soltero;
estudiante de medicina en Université de
Majunga; intereses: leer, los deportes, los
documentales y las computadoras; escribir en francés o malgache. Dirección:
LGT 255, Cite U; Tsaramandroso
Majunga 401l; MADAGASCAR. Email:
[email protected]
Meiby Yomeiris Rincón: 23; soltera;
cursando sus estudios de farmacia en
la Universidad Central del Este; intereses: la música cristiana, viajar y las
actividades al aire libre; escribir en español. Email: [email protected]
REPUBLICA DOMINICANA.
Francisco E. Martins Rocha: 39;
soltero; tiene un título en biología y
está estudiando teología; intereses:
leer, viajar y hacer nuevas amistades;
escribir en portugués o español. Email:
[email protected] BRASIL.
Joshua Saint-Hilaire: 24; soltero;
estudiante de medicina en la Pontificia
Universidad Católica Madre y Maestra;
intereses: trabajar con los conquistadores, el ajedrez y hacer nuevas
amistades; escribir en español. Email:
[email protected]
REPUBLICA DOMINICANA.
Dainy de la Nieves Salazar: 25;
soltera; tiene un título en administración de la industria de la Universidad
de Oriente; intereses: cantar, tocar
los teclados, dar estudios bíblicos y
hacer nuevas amistades; escribir en
español. Dirección: Vereda 28, Sector
3, Casa No. 5, Urbanización Boyacá
II; Barcelona, Estado Anzoátegui;
VENEZUELA. Email: dainy_
[email protected]
O. A. Sangoniyi: 28; soltero; banquero, tiene un título en banco y finanzas;
intereses: escuchar música, viajar y
tener nuevos amigos; escribir en inglés.
Dirección: Coop Bank Plc.; P.M.B.
Suplemento D
5422; Ibadan, Oyo State; NIGERIA.
Email: [email protected]
Kwasi Pious Sarpong: 35; casado;
cursando sus estudios en religión; intereses: la fotografía y aprender sobre otras
culturas; escribir en inglés. Dirección:
Valley View University; Box KA 9358;
Airport-Accra; GHANA. Email:
[email protected]
Fabio Siniscarchio: 21; soltero;
cursa estudios de música en el Centro
Universitário Adventista de São Paulo;
intereses: cantar; la música cristiana
y hacer nuevas amistades; escribir en
portugués, español, inglés, alemán o
francés. Dirección: Rod. SP 332, Km
160, C.P. 11; 13165-970 Engenheiro
Coelho, SP; BRASIL. Email:
[email protected]
Teresa Soriano: 24; soltera; cursa
estudios en administración de empresas en la Universidad Tecnólogica
de Santiago; intereses: la música, la
naturaleza y tener nuevos amigos;
escribir en español o inglés. Email: t_
[email protected] REPUBLICA
DOMINICANA.
Arlyn T. Sotomayor: 19; soltera;
tiene un título de técnica en contaduría;
intereses: las actividades de los jóvenes,
compartir la fe a través de canciones,
viajar y hacer nuevas amistades; escribir
en español. Dirección: Calle Agramonte
930 entre San Pedro y final; Cruces,
Cienfuegos; 57500 CUBA.
Marlene Moodie Spence: 18; soltera; cursa estudios de fisioterapia en
la Universidad Adventista de Costa
Rica; intereses: la música, cantar, el
internet y ayudar a las personas discapacitadas; escribir en español o inglés.
Dirección: UNADECA; Apartado 9834050; Alajuela; COSTA RICA. Email:
[email protected]
Cyril Ekanem Udo: 29; soltero;
concluyó sus estudios de medicina en la
University of Nigeria, Nsukka; intereses:
compartir la fe, viajar y la naturaleza;
escribir en inglés. Dirección: Health
Care Centre; No. 10 Akpan Akpa Udo
Street; P.O. Box 2992; Uyo, Akwa Ibom
State; NIGERIA.
Friday Akpan Udom: 32; soltero;
tiene el título de especialista en agricultura de la Universidad de Calabar;
intereses: compartir su experiencia cristiana, orar y viajar; escribir en inglés.
Dirección: : c/o Mr. Okon J. Afangideh;
No. 38 Umo Obot Road, Ikot Ekpene;
Akwa, Ibom State; NIGERIA. Email:
[email protected]
Agu Ugochukwu: 25; soltero; completó sus estudios en la Universidad
de Calabar; intereses: viajar, trabajar
con los conquistadores, el evangelismo y los deportes; escribir en inglés.
Email: [email protected]
NIGERIA.
Fernando R. Velásquez: 24; soltero; cursa estudios de contaduría
en la Universidad Adventista del
Plata; intereses: dibujar, leer y la
buena música; escribir en español,
portugués o inglés. Dirección: 25
de Mayo 99; 3103 Libertador San
Martín, Entre Ríos; ARGENTINA.
Email: [email protected] o
[email protected]
Luis Oscar Viamonte: 41; soltero;
tiene el título de profesor de inglés y se
desempeña como profesor universitario;
intereses: la composición de la poesía y
la música; escribir en español o inglés.
Dirección: Bosque #10; La Demajagua,
Isla de la Juventud; 27400 CUBA.
Invitación
Si eres un estudiante adventista universitario
o de colegio superior, o un profesional adventista, y deseas ser incluido en esta lista, mándanos
la siguiente información: (1) tu nombre completo, con tu apellido en mayúscula; (2) edad; (3)
sexo; (4) estado civil; (5) campo de estudio o
título obtenido y especialidad; (6) colegio/universidad donde estudias o donde te graduaste;
(7) tus tres intereses más importantes; (8)
idioma(s) en los que deseas que te escriban;
(9) el nombre de la iglesia adventista local de la
que eres miembro; (10) dirección postal; (11)
tu correo electrónico, si lo tienes. Por favor,
escribe claramente. Dirige tu carta a DiálogoIntercambio: 12501 Old Columbia Pike; Silver
Spring, MD 20904-6600; EE.UU. O puedes usar
nuestro correo electrónico: [email protected]
Sólo publicaremos aquellos nombres que provean los 10 datos de información requeridos.
Diálogo no puede asumir responsabilidad por la
exactitud de la información dada o el contenido
de la correspondencia que pueda surgir.
DIÁLOGO 16•1 2004
Uno de los riesgos que enfrentamos los
adventistas que vivimos en países prósperos
es lo que yo llamo “turismo cristiano”. Es
pensar que los viajes misioneros cortos pueden producir algún cambio significativo en
otras culturas. No dudo de que esos viajes
cortos pueden ser beneficiosos, pero creo
que el mayor beneficio lo experimentan
los viajeros en vez de la población a la que
quieren ayudar. La convivencia por un
período prolongado con la gente de esos
países es insustituible. He conversado con
los presuntos beneficiarios locales de esos
viajes misioneros cortos. Si bien aprecian
lo que sus visitantes han hecho por ellos,
creen que esas visitas no han ejercido
mucha influencia sobre el desarrollo de sus
comunidades.
■ ¿Qué es lo que hace que la Universidad de
Loma Linda sea especial?
Somos la única universidad dedicada a
las ciencias de la salud que continúa siendo
definidamente cristiana tanto en su enfoque como en su misión. La idea del servicio y del trabajo en favor de las poblaciones
carenciadas forma parte integral de lo que
esta universidad ha sido y es. Lo que la singulariza es su dedicación clara y dinámica
al servicio cristiano como tema central.
■ ¿En qué medida la Universidad de Loma
Linda ofrece un enfoque innovador a la atención de la salud?
Destacamos la atención completa e
integrada al ser humano en su totalidad.
Me gusta discurrir sobre la idea de que la
buena salud se realza cuando se enfatizan
los valores espirituales. Y lo contrario también es cierto. La buena salud contribuye
a potenciar los valores espirituales. Ambas
dimensiones humanas —la física y la espiritual— se apoyan y equilibran mutuamente. Aspiro a que esta universidad continúe
entendiendo esta visión y la transmita a sus
estudiantes.
La alta tecnología es importante, y la
medicina moderna junto con las técnicas
modernas son valiosas; pero todo ello debe
estar unido a la atención integral, equilibrada, con pleno reconocimiento de los
valores espirituales, como componentes
ineludibles de aquellas. Este enfoque es lo
DIÁLOGO 16•1 2004
que da un carácter distintivo a los programas que ofrece nuestra universidad.
■ En esta época de rápida globalización,
¿qué papel desempeña la Universidad de
Loma Linda dentro de ese contexto?
En la actualidad, la Iglesia Adventista
administra 175 hospitales alrededor del
mundo. Tradicionalmente hemos enviado
a nuestros egresados en diversos campos de
la salud a trabajar en los países en vías de
desarrollo. Sin embargo, en la última década hemos tenido que reconocer cada vez
más que eso no basta.
Tenemos dos nuevos programas que nos
relacionan estrechamente con el resto del
mundo. Adventist Health Internacional nos
conecta con los hospitales misioneros de la
iglesia, proveyendo asistencia profesional y
técnica cuando enfrentan problemas críticos. Y en el campo de la educación, estamos ampliando nuestra colaboración académica con varios de los colegios superiores
y universidades que patrocina la Iglesia
Adventista en muchos países. Gracias a la
labor tesonera de quienes nos precedieron,
la Universidad de Loma Linda goza de
prestigio y reconocimiento internacional en
la educación orientada hacia la salud y su
atención. Es importante que invirtamos el
prestigio alcanzado para ayudar a la iglesia
en su tarea de desarrollar otras instituciones
educativas con programas en el campo de
la salud.
■ ¿De qué manera trata la Universidad de
Loma Linda de mejorar la calidad del servicio que prestan las clínicas y los hospitales
adventistas en los países emergentes?
Adventist Health International actualmente trabaja en diez países y administra
26 hospitales y unas 50 clínicas. Nuestro
plan es expandir ese número. El desafío
que enfrentan estas instituciones no es
tanto que sus edificios estén deteriorados
o que su equipo no funcione bien, sino
que necesitan ayuda para lograr una buena
conducción y una buena administración.
Nuestro programa establece alianzas con
esas instituciones para fortalecer sus administraciones y estabilizarlas, de manera que
comiencen otra vez a desarrollarse y crecer
para cumplir su misión.
■ ¿Cuáles son los proyectos que más le apasionan?
Ésa es una pregunta difícil de contestar.
Me entusiasma proporcionar a cada uno de
nuestros estudiantes la posibilidad de experimentar el contacto personal con representantes de otras culturas. También me
interesa proveer estabilidad a los hospitales
misioneros adventistas en diversas partes
del mundo, porque creo que son una parte
vital de nuestro servicio y nuestra misión.
Del mismo modo, me apasiona establecer
alianzas para ofrecer programas académicos
de calidad a otras instituciones adventistas
de nivel superior.
■ ¿Cómo logra usted equilibrar las demandas
de su profesión con su deseo de satisfacer las
necesidades humanas y su propia vida espiritual?
…y la atención a mi familia, y la administración de mi granja y unas cuantas
cosas más. Mi agenda es bastante densa,
pero la satisfacción que me proporciona lo
que hago compensa con creces cualquier
vacación o tiempo libre que pudiese haber
perdido. Todas las mañanas me despierto
entusiasmado por poder dedicarme a una
labor que me brinda tanta satisfacción.
Nunca he sentido que la carga es demasiado pesada, porque me siento feliz haciendo
lo que hago. Le puedo decir que si equilibrio significa estar satisfecho, pues entonces
lo he logrado. No salgo a cumplir una función cada día: salgo a ser yo mismo.
Entrevista por Dustin R. Jones
Dustin Jones es redactor de proyectos
especiales en la oficina de relaciones
universitarias de la Universidad de
Loma Linda. Se lo puede encontrar en
[email protected] Se puede establecer contacto con el Dr. Richard Hart
dirigiéndose a: Loma Linda University;
Loma Linda, California 92350; EE.UU.
La dirección electrónica institucional es:
http://www.llu.edu
17
PUNTO DE VISTA
Integrando la fe y la ciencia
La perspectiva de una estudiante de posgrado
Rahel Davidson Schafer
¿Es mejor dudar de las interpretaciones naturalistas o de
la Palabra de Dios?
Amo la teología con todo mi corazón. Acabo de concluir una maestría
en religión con énfasis en Antiguo
Testamento. Me he enamorado del
hebreo y estoy investigando a fondo
las verdades bíblicas. Como resultado
de esta experiencia, me he rendido con
humildad ante un Dios que nos habla
con tanta claridad, belleza y profundidad en su Palabra.
También amo la ciencia con todo mi
corazón. He completado una licenciatura en biología y estoy por obtener
una maestría en esa especialidad. Me
apasiona el estudio de la naturaleza y
de los bellos detalles y amplios sistemas
que la conforman. Como resultado
de mis estudios e investigaciones, me
inclino reverentemente ante Dios, el
Creador, cuyo poder y sabiduría apenas
entrevemos en este mundo pecaminoso, pero que aún se nos revela.
En el debate actual entre la teología
y la ciencia, muchos asuntos parecen
insolubles. A veces el conflicto se libra
en mi propia mente. Voy a explicar mi
perspectiva como estudiante de ambas
disciplinas.
Datos e interpretaciones
Las clases de ciencia y teología contribuyeron a formar mis creencias y
opiniones. Una de las destrezas más
importantes que he aprendido es la de
leer en forma crítica los trabajos científicos. A menudo, aceptamos lo que
dicen los científicos como hechos, y no
18
nos tomamos el tiempo para separar
los datos de las interpretaciones. Paso
muchas horas leyendo diversas publicaciones científicas e identificando los
datos reales. En trabajos acerca de los
orígenes del mundo y la vida, a veces
no existen muchos datos, y se presentan como hechos interpretaciones
naturalistas.
Esta habilidad de diferenciar entre
datos e interpretaciones me ha resultado valiosísima para enfrentar las
tensiones entre la fe y la ciencia. Me he
dado cuenta de que no es justo confiar
en lo que muchos llaman “pruebas
científicas abrumadoras” de que el relato del Génesis es falso. Algunos de los
que escriben sobre el tema saben poco
de ciencia o han pasado por alto la
importancia de distinguir entre datos
e interpretaciones. He aprendido cuán
importante es que los que no han profundizado en un determinado campo
sean provisionales o tentativos en vez
de dogmáticos en sus afirmaciones.
La ciencia procura descubrir verdades acerca del mundo natural, pero
no se espera que proporcione pruebas
incontestables. El conocimiento científico siempre será incompleto. Siempre
se hallarán otras evidencias y a menudo
otras formas de interpretar los datos.
Seguiremos inventando mejores instrumentos y técnicas, pero hay un límite
para nuestro entendimiento.
De manera especial, creo que esto es
así cuando la ciencia intenta explicar
en detalle qué sucedió al comienzo del
universo, la Tierra y la vida. Tenemos
muchas evidencias de eventos que ocurrieron en nuestro planeta, y muchas
observaciones del mundo natural
hechas a lo largo de cientos y miles de
años. Pero ningún ser humano pudo
observar y tomar notas del comienzo
de la vida. Podemos especular, utilizar
datos de la columna geológica, emplear
los diversos métodos de datación disponibles, examinar patrones fósiles,
etc. Aunque siempre actuaremos en el
campo de la especulación científica a
menos que alguien pueda regresar en el
tiempo, o a menos que Dios nos revele
los detalles.
Desde un punto de vista científico,
una lectura histórica y literal del relato
de la creación tal como lo presenta el
libro de Génesis puede ser considerada
una interpretación más de los datos
bíblicos. Pero como creyente cristiana,
los datos que proporciona el Génesis
difieren en calidad de cualquier dato
científico. Los datos bíblicos son
incontestables y apuntan a una interpretación literal e histórica del Génesis.
Es claro que si no fuera adventista,
podría darle cualquier tipo de interpretación al relato bíblico.
Me dediqué a leer los principales
comentarios críticos de Génesis para
un trabajo exegético que preparé
sobre Génesis 1:1-3. Todos consideran
que Génesis 1-11 debe ser tomado
en forma histórica y literal, y que
cualquiera que lo lea de otra manera
(mítica o teológicamente) no entiende
realmente el hebreo.
En mis clases de hermenéutica,
aprendí la diferencia entre simplemente leer y traducir el hebreo y realmente
interpretar y comparar versículo con
versículo. He profundizado en la gramática y la sintaxis hebreas, he luchado
con dificultades textuales, y las he
comprendido a partir de principios de
la Biblia misma y no desde fuera de
ella. Aprendí acerca de las estructuras
de los capítulos, de los libros y aun
DIÁLOGO 16•1 2004
de secciones completas, de cómo se
relacionan y forman un todo armonioso. Comprendí el punto central
de orientación de la Biblia, y entendí
cómo Dios inspiró a los autores para
conferirle a este libro una estructura de
simetría perfecta.
Por sobre todo, estudié lo que la
Biblia dice acerca de sí misma. Si me
considero cristiana, y la Biblia es mi
regla de fe, debo aceptarlo. Y la Biblia
me dice que toda la Escritura es la
verdad divina revelada. Debo tomar
asimismo como literales e históricos
los relatos del Antiguo Testamento, a
menos que la intención y el estilo del
hebreo sean obviamente diferentes,
como en el género apocalíptico. Estos
principios básicos de interpretación no
fueron inventados por mis profesores
o votados por una junta de iglesia.
Provienen de la Palabra de Dios.
Algunos han procurado restar autoridad de la Biblia cuando se refiere a la
Creación o el Diluvio y han cuestionado la historicidad de los patriarcas y
los profetas. Pero si creo que Jesús es
mi Salvador y que resucitó y que vendrá otra vez, ¿cómo puedo cuestionar
la veracidad del relato de la Creación,
cuando el Nuevo Testamento se basa
por completo en el Antiguo? ¿No
es hacer teología falsa, e ir inclusive
contra Dios y su Palabra? A menos
que uno tome en serio lo que la Biblia
dice de sí misma, uno llega a dudar de
todos los relatos bíblicos, sean teológicos o históricos. Si no creo en toda la
Biblia como verdad, ¿qué sentido tiene
ser adventista?
De manera que en mis estudios he
llegado a la conclusión de que debo
elegir entre creer en el mensaje de la
Biblia en su totalidad o sencillamente
no confiar en ella. Para mí no existe
un punto medio. Jesús espera que crea
en él y en la creación del mundo según
lo registra el Génesis. Sí, existen evidencias suficientes para creer, pero no
para probar su veracidad. Al igual que
en la resurrección de Cristo, las pruebas deben ceder ante una fe total.
DIÁLOGO 16•1 2004
Una perspectiva adecuada
Entonces, ¿cómo respondo a los
grandes interrogantes del aparente
conflicto entre la ciencia y el Génesis,
tales como el orden del registro fósil,
la biogeografía, la secuencia de complejidad creciente de los mamíferos, los
períodos asignados a las eras geológicas, etc.? A decir verdad, no pretendo
tener todas las respuestas. A menudo
siento incertidumbre y misterio cuando investigo estos temas. Al estudiar
ciencia y teología, espero hallar respuestas, aunque a veces sólo termino
con nuevas preguntas. Sin embargo,
me he convencido de que existe más
armonía entre la ciencia y la fe bíblica
de la que a menudo admiten científicos y teólogos. Sé que algunos científicos cristianos han estudiado los datos
y ofrecido interpretaciones alternativas.
Si estas interpretaciones que respetan
el texto bíblico no abundan, no es porque falten datos para apoyarlas. Es que
no hay muchos que realmente busquen
esa armonía y que, en proporción, son
pocos los científicos que creen en la
Palabra de Dios y que investigan para
resolver estos enigmas.
De manera que he decidido dedicarme a hallar nuevas maneras de ser
fiel a la Biblia sin dejar de hacer investigación científica respetable. Coloco
mis interrogantes sin respuesta en un
archivo mental. A veces, poco tiempo
después hallo otra interpretación científica diferente de la que hizo surgir los
interrogantes, y termina confirmando
mi fe. La mayoría de las veces, sin
embargo, no obtengo respuestas. Pero
esto no disminuye mi confianza en la
Palabra de Dios. Aunque la ciencia ha
avanzado mucho, aún hay miríadas de
misterios que no han sido entendidos
ni resueltos. Y siempre aparecen más
datos acerca de temas que creíamos
entender muy bien. Pienso seguir ejercitando el pensamiento crítico para
identificar los datos, y para considerar
otras alternativas a la interpretación
dada, antes que considerarla un hecho.
Es cierto que este es un método
difícil de aplicar. A veces pienso qué
fácil sería renunciar a buscar soluciones
a estos dilemas. Pero por la gracia de
Dios he resuelto que nunca renunciaré a mi fe absoluta en su Palabra, o
al gozo que me produce explorar su
creación. No sé cómo me guiará, o si
responderá a todas mis preguntas en
este mundo. Pero lo acepto, porque
soy un ser humano limitado y pecador.
¡En cambio él es Dios! Probablemente
necesite la eternidad para entender
algunas cosas, pero mi falta de entendimiento no debe llevarme a abandonar
mi fe.
El marco de la Escritura
Dios se deleita en los que “tiemblan
a [su] palabra” (Isaías 66:2), y éste ha
sido mi principio guiador. Si descreo
de una parte de la Escritura porque no
la entiendo o no la puedo encuadrar
con lo que observo en la naturaleza,
pretendo convertirme en una autoridad superior a la Biblia, confiando en
mi propia razón. Esta es una actitud
semejante a la de Lucifer, que pretendió saber más que Dios. No estoy
diciendo que para salvarme tengo que
creer en una creación literal e histórica.
Pero he llegado a comprender cuán
esencial es que me aferre a la Palabra
de Dios como lo más importante en
mi vida. Si no creo que Génesis 1-11
es un relato histórico confiable, ¿por
qué creer en el resto de la Biblia?
En resumen, he escogido hacer de
la Biblia mi regla de vida y conducta,
y eso abarca aceptar como literal e
histórico el relato de Génesis 1-11. Y
como investigadora joven y entusiasta,
siento el deber y la responsabilidad de
considerar interpretaciones nuevas de
los mismos datos que desde una perspectiva naturalista se entienden sólo de
una manera.
Las preguntas científicas que podemos hacerle al texto bíblico son dignas
de consideración y pueden llevarnos
Continúa en la página 25.
19
EN ACCIÓN
Estudiantes adventistas evangelizan
en Rumania
Claudiu Popescu
¡Iasi! El nombre suena romántico, pero
no fue un romance el que invadió esa
ciudad del 11 al 22 de abril de 2003, sino
el amor. ¡El amor de Dios! Y el de 36 jóvenes adventistas de nueve países (Austria,
Alemania, Suiza, España, Letonia, Estados
Unidos de Norteamérica, Rumania, Etiopía
e Italia) para contar las buenas noticias de
Jesús a esta antigua ciudad en el noreste de
Rumania. A ellos se les unieron 70 otros
jóvenes de la organización juvenil adventista local.
Los jóvenes visitantes se pagaron sus
propios pasajes desde lugares distantes.
Algunos todavía estaban en la escuela
secundaria, algunos eran estudiantes del
idioma alemán, y otros eran estudiantes del
Seminario de Bogenhofen en Austria. Un
factor común unió a todos los jóvenes para
acercarse a otros jóvenes en Iasi, la ciudad
que tiene la segunda universidad con más
alumnos en Rumania: unos 30.000 estudiantes.
El tema de la campaña evangelizadora
de una semana fue “Sueños”. Los jóvenes
estaban decididos, con el poder del Espíritu
Santo, a soñar en grande, y a compartir su
sueño del reino de Dios con una ciudad,
inmersa en la cultura y la tradición, pero
que necesitaba escuchar lo que Dios tiene
20
preparado para su futuro.
El proyecto evangelizador estuvo más allá
de lo tradicional. Incluía ministerios tales
como ayudar a los necesitados, alegrar a los
solitarios en hogares de ancianos, visitar a
familias, llevar esperanza a los huérfanos,
y transmitir mediante actos de bondad
la amistad cristiana, el calor, el interés y
valores espirituales a quienes más lo necesitaban.
Los días pasados en Iasi trajeron nuevo
significado y propósito a todos, en particular a los mismos jóvenes evangelistas.
cionante ver reír, quizá por primera vez,
a algunos niños muy enfermos o pobres.
Esos niños todavía tienen la capacidad de
deleitarse con cosas pequeñas.
Pasamos tiempo en las calles de Iasi.
Algunos jóvenes cantaban en el centro
de la ciudad, atrayendo multitudes que
recibían solaz al escuchar los alegres cantos
cristianos. Otros hablaban con los transeúntes, invitándolos a nuestras reuniones
evangelizadoras. Con chalecos rojos con el
logo de CAUPA (AMiCUS), varios jóvenes
evangelistas fueron a las esquinas de la ciudad, y con la ayuda de paneles y rotafolios
les contaban a jóvenes y ancianos acerca de
la ciudad que Dios ha planificado y soñado
para ellos, y que pronto será realidad.
La verdad y el llamado
La parte más emocionante eran las
reuniones evangelizadoras de la noche, que
Mirando hacia atrás
¿Qué logramos hacer en Iasi? Mejor
dicho, ¿qué logró hacer Dios? Sólo el tiempo lo dirá, pero los jóvenes regresaron a sus
hogares y campus con gozo y la satisfacción
que da el Espíritu Santo a quienes comparten su fe y su vida con otros.
Un día típico en Iasi comenzaba con un
ministerio centrado en las personas. Visitas
a los hogares, orfanatos, hogares de ancianos, y salas de niños en un hospital, eran
eventos más que rutinarios. Las familias se
alegraban de que extraños se interesaran en
ellos, mientras recibían apoyo emocional,
espiritual y material. Los niños se entusiasmaban con los juguetes y peluches (animalitos de felpa) que les dimos. Era emoDIÁLOGO 16•1 2004
se realizaban en el Teatrul Luceafarul, un
teatro grande en el centro de la ciudad.
Cada noche había 300 ó 400 personas presentes, y más de la mitad eran visitas. ¡Qué
gozo fue para los jóvenes de nuestro equipo
saludar a algunos que ellos habían invitado
en la calle! Se formaron muchos contactos
personales y amistades. Momentos de canto
y música especial dieron un marco vistoso
a las reuniones. Cuatro estudiantes del
Seminario de Bogenhofen predicaron por
turno. Claudiu Popescu, el coordinador del
proyecto, tradujo los sermones al idioma
local.
Después del programa hubo oportunidad para conversar con los nuevos amigos
en el vestíbulo del teatro. Muchos de los
invitados permanecieron haciendo preguntas sobre los temas presentados. El responderles sus preguntas con la Biblia hizo que
ellos volvieran noche tras noche.
Cada noche se entretejía el tema,
“Sueños”, en los sermones, mencionando
los deseos, las esperanzas, los ideales y las
metas que tienen los jóvenes rumanos.
Comentando esos sueños, les recordamos
a los jóvenes el verdadero sueño que sólo
Dios puede satisfacer. Es el sueño del
aprecio y la aceptación, del significado y
la meta de la vida, del perdón y una vida
nueva.
La última noche de la campaña terminó
con un llamado a iniciar una vida nueva
con Jesús, a conocer mejor la Biblia, o a
renovar la decisión de vivir una vida con
Dios. Un total de 112 jóvenes expresaron
su deseo de estudiar la Biblia. ¡Cuarenta
de ellos querían seguir a Jesús! El trabajo
de seguimiento ya comenzó. Solicitamos a
los jóvenes adventistas de todo el mundo
que oren por estos jóvenes buscadores de la
verdad en Iasi para que muy pronto lleguen
a ser miembros de la familia de Dios.
Universitarios adventistas
asisten a un simposio
en Brasil
Fabiana Amaral
Más de 700 estudiantes asistieron a
un simposio realizado por la Universidad
Adventista de São Paulo en su campus de
Engenheiro Coelho en septiembre de 2003.
Algunos de los participantes eran estudiantes del campus, mientras otros vinieron
de universidades públicas en la región o
eran líderes de la iglesia. El objetivo de la
reunión era fomentar el compañerismo
entre los participantes y analizar problemas
relacionados con su vida académica, social
y espiritual.
Coordinado por Marly Timm, directora
del centro de aconsejamiento de la universidad, éste fue el tercero en una serie de
simposios anuales. La serie se concentró en
la vida del estudiante cristiano: El estudiante universitario cristiano enfrenta la cultura
contemporánea (2001); Las relaciones del
estudiante universitario cristiano (2002);
El estudiante universitario cristiano puede
hacer una diferencia (2003).
El simposio de 2003 mantuvo el mismo
alto nivel académico que los anteriores, y
su propósito principal fue fortalecer los
valores espirituales, éticos y de conducta de
los estudiantes. “Queríamos nutrir la identidad adventista de la nueva generación”,
afirmó la Dra. Timm.
El programa consistió en sesiones ple-
narias y seminarios electivos presentados
por psicólogos, teólogos y líderes de la
iglesia, incluyendo a Erton Kohler, director
de jóvenes de la División Sudamericana,
y Humberto M. Rasi, que representó la
comisión de CAUPA de la Asociación
General.
Cada estudiante completó un cuestionario anónimo que evaluaba sus actitudes
hacia diversos problemas relevantes tales
como las películas, las joyas, el sexo premarital, las drogas y las fiestas. Los resultados
fueron tabulados y compartidos durante la
sesión final, en un foro abierto en el que
participaron los estudiantes y los conferenciantes en una discusión vivaz de estos
problemas desde la perspectiva de los principios bíblicos. “Más allá de lo correcto o
incorrecto de sus respuestas, las discusiones
llevaron a los estudiantes a reflexionar y
tomar una posición, les ayudó a concentrarse en aquellas cosas que podemos saber
con certeza” concluyó el Prof. Valdecir
Lima, uno de los conferenciantes.
Fabiana Amaral es asistente en el
Centro de Investigación Elena G. de
White. Su correo electrónico: fabiana_
[email protected]
Claudiu Popescu, estudiante del
Seminario de Bogenhofen, Austria,
coordinó la campaña de evangelización
en Iasi. Junto con sus colegas está
haciendo planes para otro proyecto
de evangelización juvenil. Su dirección
electrónica es: [email protected]
DIÁLOGO 16•1 2004
21
LOGOS
Experimenté la gracia de Dios
a 10.000 metros de altura
Kent Hansen
Soy abogado. Me gusta hacer
preguntas. De hecho, en la
universidad aprendí que las
preguntas son más importantes que las respuestas.
Jesús hizo la mejor pregunta que
conozco. Durante la última semana
antes de la crucifixión, fue interrogado
por los sacerdotes, escribas, fariseos y
saduceos que buscaban entramparlo y
destruir su autoridad.
Cansado de ese juego, Jesús les preguntó: “¿Qué pensáis del Cristo? ¿De
quién es hijo? Y nadie le podía responder palabra; ni osó alguno desde aquel
día preguntarle más” (Mateo 22:41,
46).
“¿Qué pensáis del Cristo?” es la pregunta definitiva. Las respuestas superficiales no satisfacen. Lo que piensan
nuestros padres, maestros, cónyuge o
amigos tampoco cuenta. Nadie puede
responder a esta profunda pregunta
por ti o por mí ya que, o bien Jesús es
tu Salvador y Señor, o es alguien sin
importancia.
Jesús dijo que las buenas obras —
aun el predicar el evangelio, profetizar
y echar fuera demonios— no nos salvan. La respuesta a la pregunta definitiva y la clave del Reino se halla, dijo,
en una relación personal con él (Mateo
7:21-23; Juan 17:3). Sé que es así.
Me crié en un hogar cristiano, asistí
a colegios adventistas, me casé con
una buena esposa adventista. Mis
esfuerzos fueron premiados con becas,
reconocimientos y un buen empleo.
En 1989 era un joven abogado casi en
22
la cumbre de mi carrera: socio gerente
de mi firma, líder cívico y padre de
un precoz niño de dos años. Además,
habíamos comprado una casa histórica
que estábamos restaurando con mi
esposa. Había logrado lo que muchos
ambicionan.
Sin embargo, en mi interior estaba
desasosegado. Por un lado, el trabajo
consumía casi todo mi tiempo. Por
otro, mi vida espiritual estaba en bancarrota. Era el representante legal de
una universidad cristiana modelo, mi
alma mater. Pero la institución experimentaba conflictos internos acerca
de su futuro y, como asesor legal, me
encontraba en el medio de un fuego
cruzado. La religión era un negocio
para mí, y un mal negocio.
Percibía señales de peligro. Ataques
de cólera. Lágrimas de tristeza mientras
me dirigía de una cita profesional a
otra.
El mundo interior
Una vez, tuve que asistir a una
reunión en la sede central de mi iglesia. Al salir de casa, tomé un libro para
leer durante el vuelo. Primero elegí
una novela, pero algo me dijo “No”.
Entonces tomé un libro que mi hermano me había recomendado: Ordering
Your Private World, de Gordon
MacDonald (Oliver-Nelson, 1985). Lo
había comprado pensando que enseñaba cómo administrar nuestro tiempo.
Para mi sorpresa, era un libro de temática cristiana.
La premisa del autor es que cada
uno de nosotros tiene un mundo interior del corazón y el alma donde se
forma nuestra autoestima y se toman
las decisiones básicas respecto de nues-
tros motivos, valores y compromisos.
Es allí donde comulgamos con Dios.
El libro tiene cinco secciones: motivación, tiempo, crecimiento intelectual,
vida espiritual y paz sabática. Si estas
dimensiones de nuestra vida interior
se centran en Cristo y se mantienen
activas mediante disciplinas espirituales
e intelectuales, nuestro mundo exterior
de relaciones personales también se
mantendrá saludable. De lo contrario,
éste puede desintegrarse y provocar
disfunciones y estrés.
MacDonald contrasta la ambición
impulsiva del rey Saúl con la calma
dedicación de Juan el Bautista. Esa
impulsividad puede encerrarnos en la
jaula dorada del éxito, dejándonos en
la ruina espiritual, lo que nos lleva a
un desastroso colapso moral y espiritual. No pasaron muchas páginas antes
de que pensara: “El autor está hablando de mí”.
Cuando llegué al hotel en Maryland,
miré las finales de béisbol, y entonces
leí un poco más del libro. Al seguir
leyendo a la mañana siguiente, pensé:
“Debería orar”. Pero tropecé con un
problema. Aunque era cristiano de
nacimiento, graduado de colegios
adventistas, hijo de padres que oraban,
no podía orar. ¿Qué decirle a Dios
cuando no se trata de pedirle ayuda
para aprobar un examen, ganar un
caso, o cerrar un negocio? Me sentía
frustrado. No podía orar. Finalmente,
balbuceé algo así como: “Dios, me gustaría hablar contigo, pero no sé cómo”.
Pasé el día ocupado, pero la comisión de la que formaba parte no logró
resolver el conflicto institucional que
me preocupaba. A la mañana siguiente
se repitió la escena. Mi viaje de regreso
DIÁLOGO 16•1 2004
requería cambiar de avión en Chicago.
A las 13:00, justo después de despegar del aeropuerto en Chicago, leí la
oración de Samuel Logan Brengle,
un anciano evangelista del Ejército de
Salvación, citada por MacDonald:
“Señor, no permitas que me torne
mental y espiritualmente necio y ciego.
Ayúdame a mantener la fortaleza
física, mental y espiritual del atleta,
del que cada día se niega a sí mismo,
toma su cruz, y te sigue. Dame éxito
en mi labor, pero quita de mí el orgullo. Sálvame de la autocomplacencia
que a menudo acompaña al éxito y la
prosperidad. Líbrame de la pereza y
de la gratificación personal cuando las
debilidades físicas y la enfermedad me
acosen” (p. 151).
Mi asiento estaba junto a la ventanilla. El avión aún ganaba altura. En
ese momento, sentí la voz audible de
Dios que me decía: “Estás en grave
peligro. Tu orgullo y tu agenda repleta
me han eliminado de tu vida y están
destruyendo la relación con tu familia.
¿No crees que pueda ocuparme de los
problemas de la universidad y de todo
lo que te preocupa? Confía en mí”.
Eso fue todo lo que oí, pero me afectó físicamente. Noté que mi corazón
latía agitadamente. Por varios meses
me sentí en carne viva, como si hubiera sido quemado por dentro. Dejé el
libro de lado, y miré por la ventanilla.
Lo que había experimentado era real y
conmovedor. Todo lo que podía hacer
era rendirme ante la presencia del Dios
que me había impactado con su gracia.
Al llegar a Ontario, California, decidí que tenía que contarle a mi esposa,
Patricia, lo que me había ocurrido. Al
llegar a casa, salió a recibirme.
—Tenemos que pasar por la guardería a buscar a Andrew —me dijo.
—Está bien. Pero antes tengo que
decirte algo.
—¿Algún problema? –preguntó
ansiosa.
—Bueno, sí y no.
Nos sentamos en la sala. Le conté lo
que me había pasado. Y agregué:
—He malgastado los talentos que
DIÁLOGO 16•1 2004
Dios me ha dado para el liderazgo y la
organización. Estoy siempre ocupado
y, por si fuera poco, comienzo nuevos
proyectos. No le pregunto a Dios si es
lo que él espera de mí.
Patricia me escuchaba en silencio.
—Llego tarde a casa, ceno y juego
un poco con Andrew. Luego me encierro y trabajo hasta la madrugada, todas
las noches. Ningún otro en mi grupo
hace eso. Sólo lo hago para mostrar
que soy capaz de hacer todo. Soy el
último en acostarme y el primero en
levantarme.
Y continué hablándole:
—Estás enferma y tienes problemas
con la vista. Cuando estás molesta por
ello, sólo te digo: “No me tires el fardo
a mí”.
La miré y le dije:
—He sido egoísta, y lo siento, lo
siento tanto que me siento mal. Las
cosas van a ser diferentes. Me gustaría
que me ayudaras.
Patricia me miró por un momento
y dijo:
—Nuestra vida ha estado descontrolada por bastante tiempo. De ser
un gran matrimonio, pasamos a ser
un matrimonio mediocre. Yo también
quiero un cambio.
Inclinamos los rostros y oramos.
Entonces fuimos a buscar a Andrew.
El cambio fue inmediato y duradero. El Señor transformó nuestra vida.
Sentí un gran apetito por la Palabra
de Dios. En mi oficina había tres creyentes activos, pero desde entonces
15 personas han aceptado a Cristo
o renovado su relación con él. Hay
poder en la oración, en dar ánimo a los
demás y en el testimonio de una vida
transformada. En un día, renuncié a
ocho comisiones. Mi vida se centró en
Cristo y en el tiempo dedicado al estudio y la oración cada mañana.
Dios transformó mi vida en el
mundo real, donde amo a mi esposa,
juego con mi hijo, hago negocios, me
ocupo de juicios y firmo contratos.
Luego de experimentar el impacto de
su gracia, me siento más seguro que
nunca de Dios y menos seguro de todo
lo demás. A cada paso en mi camino,
el Señor se ha ido convirtiendo en una
figura más grande y más cercana de lo
que alguna vez imaginé. Todo lo demás
sigue esfumándose. Por un tiempo le
pedí que no cambiara algunas cosas,
pero su gracia transformadora es
implacable. Nunca podría volver al
pasado.
Tal vez anheles una experiencia
semejante a la mía, pero no sabes qué
hacer. ¿Por qué no le dices al Señor lo
que le dije en el hotel: “Dios, me gustaría hablar contigo, pero no sé cómo”?
Si lo pides de corazón, recibirás la respuesta a la pregunta definitiva.
Kent Hansen es un abogado que ejerce
su profesión en el sur de California. A la
vez, se desempeña como consejero legal
de la Universidad de Loma Linda y su
Centro Médico. Este artículo forma parte
de su libro, Grace at 30,000 Feet, and Other
Unexpected Places (Hagerstown, Maryland:
Review and Herald Publ. Assn., 2002). Su
dirección postal: Loma Linda University;
Loma Linda, California 92350; EE.UU.
¡Atención,
profesionales
adventistas!
Si usted posee un título universitario en
cualquier campo de conocimiento y tiene
una dirección electrónica, se lo invita a unirse
a la Red de Profesionales Adventistas (RPA).
Este registro global ayuda a las instituciones
adventistas y agencias participantes a ubicar
consultores, voluntarios para períodos cortos
y candidatos para cargos de enseñanza, administración o investigación. Acceda su formación
profesional directamente al sitio web de RPA:
http://apn.adventist.org
¡Anime a otros profesionales adventistas
calificados a inscribirse!
23
VIDA UNIVERSITARIA
Dificultades con clases en sábado
Humberto M. Rasi
La mayoría de los adventistas que
estudian en universidades públicas
hacen frente a dificultades relacionadas con la observancia del sábado
como día de adoración, descanso, fraternidad y servicio al prójimo. Algunas
de estas dificultades son más fáciles
de resolver porque tienen que ver con
invitaciones a participar en actividades
culturales o recreativas. En general,
nuestros compañeros aceptan la explicación de que el sábado es un día
especial en el que honramos a Dios
como Creador, obedeciendo a sus
mandamientos. Las dificultades serias
surgen cuando se espera que asistamos
a clases, laboratorios o exámenes en
sábado.
Las leyes que protegen la libertad
religiosa y los derechos de los estudiantes varían de país en país. En vista de
ello, los universitarios adventistas que
desean permanecer fieles a sus convicciones bíblicas pueden beneficiarse al
considerar las sugestiones siguientes,
que se basan en la experiencia de
muchos.
1. Toma la firme determinación
de ser un embajador de Cristo en la
universidad. Se te ha dado la oportunidad de obtener un título universitario y el honor de representar los principios bíblicos en tu campus. Entiende
bien las razones por las que observas
el sábado. Como Daniel en la corte de
Babilonia, resuelve ser fiel en todo.
2. Decide ser un buen estudiante,
digno de confianza. Los profesores
estarán más dispuestos a ayudarte si
eres puntual y te preparas bien para tus
clases. Busca la oportunidad de explicarles en privado que eres adventista y
que el sábado es tu día especial de ado24
ración a Dios, en el que no participas
de actividades académicas.
3. Ponte de acuerdo con otros
estudiantes adventistas de permanecer fiel a tus convicciones. Localiza
a otros estudiantes adventistas en la
universidad y organiza con ellos una
asociación para ofrecer apoyo mutuo,
estudiar la Biblia y orar juntos. Los
profesores y empleados adventistas
también pueden proporcionarte consejo y ayuda.
4. Actúa de inmediato al enterarte
de que se ha programado una actividad académica oficial en horas
del sábado. Habla con el profesor
responsable y, con tacto, sugiere alguna
alternativa razonable, como tomar el
examen o realizar el trabajo de laboratorio en un día y hora diferente. Debes
estar preparado para explicar por qué
el sábado es un día especial (ver 1
Pedro 3:15, 16).
5. Ora fervientemente a Dios,
pidiéndole que te oriente e intervenga en tu favor. Cuando oras, te
conectas con la mayor fuente de sabiduría y poder que existe en el universo.
Comparte con el Señor tus sueños,
planes y preocupaciones. El está siempre atento e interesado en la vida de
sus hijos.
6. Solicita apoyo e ideas de tus
compañeros de estudio y de otros
creyentes. El pastor de tu iglesia, algún
profesional adventista de experiencia
o el director de Libertad Religiosa te
recomendarán cómo enfrentar este
desafío. También pueden acompañarte
cuando presentes tu pedido. Incluso
tus compañeros de estudio no adven-
tistas pueden sugerirte soluciones.
7. Ponte en contacto con autoridades administrativas, si tu pedido inicial no es atendido. Logra una entrevista con el director del departamento,
el decano o el rector. Lleva contigo una
carta en la que explicas cortésmente tu
pedido y déjala en sus manos.
8. Consigue firmas de tus compañeros y entrega un documento formal a las autoridades universitarias.
Considera cuidadosamente las ventajas
y desventajas de hacerlo. En algunos
países, se acepta este tipo de pedido
cuando se basa en precedentes legales.
A veces es mejor sufrir en silencio por
tus convicciones, como lo han hecho
muchos creyentes.
9. Sé valiente y perseverante, pero
no insolente ni irrazonable. Si se te
concede lo que pides, regocíjate y alaba
a Dios. Sin embargo, a pesar de haber
hecho todo lo posible, tu solicitud
puede ser denegada. Esto postergará el
fin de tu carrera. No te desanimes.
10. Reflexiona sobre lo ocurrido y,
sobre todo, permanece fiel. Recuerda
que “Dios dispone todas las cosas para
el bien de quienes le aman” (Romanos
8:28 VP). Sigue orando por sabiduría
y nunca te des por vencido. Años más
tarde, al recordar lo sucedido, verás
evidencias de la mano guiadora de
Dios en tu vida.
Humberto M. Rasi (Ph.D., Stanford
University) es redactor en jefe de Diálogo
Universitario.
DIÁLOGO 16•1 2004
¿Una iglesia acogedora?
Tony es un muchacho pelirrojo, que habitualmente viste camisa
deportiva, vaqueros y zapatillas. Ese
ha sido su atuendo regular a lo largo
de sus estudios en la universidad.
Tony es inteligente y sensible.
Durante el último año de la carrera,
como resultado de su lectura de los
evangelios y de la amistad con un
grupo de universitarios cristianos, ha
abrazado el cristianismo.
Cerca del campus hay una iglesia
cristiana conservadora. El pastor y los
miembros han decidido organizar un
ministerio en favor de los estudiantes,
pero no saben cómo hacerlo.
Un día Tony decide visitar esa iglesia para participar del culto de adoración. Entra al templo vestido con su
ropa habitual. Como gesto de respeto,
se ha peinado bien y se ha puesto sus
mejores vaqueros. El programa de
culto ya ha comenzado y Tony avanza
por el pasillo central de la iglesia buscando un asiento.
Pero la iglesia está llena. Los miembros, que han venido a la iglesia bien
vestidos, observan con desconfianza e
inquietud al recién llegado.
Tony va avanzando hacia la plataforma y, al darse cuenta de que
no hay asiento libre, decide sentarse
sobre la alfombra, frente a la primera
banca. (Esta postura, común en una
reunión universitaria informal, resulta
chocante en una iglesia.)
Al observar esto, los miembros se
han puesto visiblemente incómodos.
La tensión casi puede palparse. En ese
momento, el pastor ve que, desde el
fondo de la iglesia, uno de los diáconos se dirige lentamente hacia donde
está Tony.
DIÁLOGO 16•1 2004
El diácono es un anciano distinguido, que viste con traje y corbata.
Avanza con mirada firme, apoyándose
en un bastón. Todos los que lo ven
saben lo que va a hacer y lo comprenden. ¿Cómo esperar que una persona
de su edad entienda a un muchacho
universitario que se ha sentado en el
suelo durante el culto de adoración?
Todas las miradas están fijas en el
diácono que avanza por el pasillo central. Hasta el pastor ha interrumpido
su predicación. De repente, la congregación ve que el anciano diácono deja
caer la caña y, con gran dificultad, se
agacha para sentarse en el piso junto a
Tony. Y allí se queda durante el resto
del culto, para que el muchacho que
ha venido de visita no se sienta solo
en la iglesia.
Los miembros están conmovidos.
Cuando el pastor recupera su compostura, declara: “Es posible que
ustedes se olviden del tema que voy
a presentar hoy. Pero estoy seguro de
que nunca olvidarán lo que han visto.
Nuestra vida bien puede ser la única
Biblia que alguna persona alcance a
leer”.
“Hay alegría entre los ángeles de
Dios por un pecador que se arrepiente”.
—Jesús (Lucas 15:10, VP)
“Esto es muy cierto, y todos deben
creerlo: que Cristo Jesús vino al mundo
para salvar a los pecadores, de los cuales
yo soy el primero”.—Pablo (1 Timoteo
1:15, 16)
Integrando...
Continuación de la página 19.
a una exégesis más profunda; pero la
Biblia debe tener la última palabra
cuando hay conflicto entre una buena
exégesis y una ciencia aparentemente
buena. Admito que algunos temas
seguirán siendo un misterio mientras
estemos en este mundo; sin embargo
no por eso voy a dejar de investigar
e indagar. Debo seguir regresando a
la Biblia para obtener una visión más
clara de la verdad, y entonces avanzar en la investigación científica para
hallar la mejor manera de interpretar
todos los datos, no sólo los que se
adaptan a mi cosmovisión. Debo realizar la mejor ciencia posible en un
mundo pecaminoso y con mi mente
limitada, sabiendo que, bien entendido, el libro de la naturaleza sólo
enfatiza lo que Dios ha comunicado
en su revelación primaria, la Biblia.
También debo mantener mi mente
abierta a una comprensión nueva y
más profunda de la Palabra de Dios,
bajo la dirección del Espíritu Santo.
¿No es mejor dudar de las interpretaciones basadas en la cosmovisión
naturalista que de la Palabra de Dios?
Obviamente, no debemos ignorar las
cuestiones que la ciencia plantea a
la Biblia. Nuestra tarea es encontrar
maneras nuevas y creativas de sostener
la historicidad del relato bíblico y permitir que la buena ciencia se realice
a partir de este marco de referencia.
Creo que esto es fundamental si queremos seguir llamándonos cristianos
adventistas del séptimo día.
Autor Desconocido
Rahel Davidson Schafer está completando una segunda maestria en Andrews
University, Berrien Springs, Michigan,
Estados Unidos. Su correo electrónico:
[email protected]
25
LIBROS
When All Alone I Stand:
The Story of a Soldier
Whose Convictions Cost
Him a Mother’s Love,
de Jan S. Doward (Hagerstown,
Md.: Review and Herald Publ.
Assn., 2002; 256 pp.; rústica).
que el autor ayudó a que el que le dio el mensaje bíblico
volviera al adventismo 10 años después de la guerra.
Permanecer firmes en la fe siempre requiere dedicación
y esfuerzo, especialmente en tiempos de guerra. Esté uno
solo o con gente de igual postura o de ideas opuestas,
necesitamos el constante apoyo divino para ser fieles. El
libro ilustra bien este punto. Recomiendo su lectura tanto
a los jóvenes en edad como a todos los jóvenes de corazón
que desean vibrar con un relato auténtico y conmovedor.
Reseña de Mary H. T. Wong
Mary H. T. Wong (Ph.D., Michigan State University), ex directora de ministerios de mujer, hogar y familia de la División
Asiática del Pacífico Norte, es catedrática en San Jose State
University, California.
¿Puede haber prejuicio religioso en los Estados Unidos,
la “tierra de los libres”? ¿Qué quiso decir Jesús en Lucas
12:51-53 cuando habló de divisiones familiares por causa
de amor a él? Este libro responde con claridad a este y
otros interrogantes. Su autor, ex director asociado del
Departamento de Jóvenes de la Asociación General, relata
su experiencia y conversión durante la Segunda Guerra
Mundial. La suya es la historia de un joven cuya vida fue
alterada de manera dramática al ser reclutado en el ejército de los Estados Unidos a los 18 años de edad y al ser
expuesto a la penosa disciplina y severas condiciones de la
vida militar. Su experiencia se vio dificultada al declararse
objetor de conciencia y por las consecuentes confrontaciones con sus superiores, que no podían entender sus convicciones. La vívida narración de la intensa nostalgia que sintió al ser enviado repentinamente al ejército y del trauma
que representó adaptarse a la alimentación, el alojamiento
y la disciplina del campamento es matizada con una dosis
de buen humor.
El relato conmovedor de su conversión como resultado
del testimonio de otro soldado mientras su división se dirigía a Okinawa se ve realzada por la descripción desgarradora de la alienación de su familia y amigos como resultado de su conversión. La intensa hostilidad de su madre se
resume en su declaración lacónica: “¡Preferiría que fueras
ladrón antes que adventista!”
El autor utiliza con eficacia la yuxtaposición y el contraste para relatar sus experiencias. El doloroso rechazo de
su familia biológica es yuxtapuesto con el cariñoso apoyo
de la familia de la iglesia. La visión negativa de algunos
líderes de iglesia se yuxtapone con el afecto de los laicos
consagrados y su testimonio fiel. El relato deprimente de
la persecución de la que fue objeto es yuxtapuesto con su
inspirador cometido con la fe. Lo irónico de este relato es
26
Amores que matan: El
flagelo de la violencia
contra la mujer,
de Miguel Ángel Nuñez (Quito:
Fortaleza Ediciones, 2003; 214
pp.; rústica).
Reseña de
Fernando Aranda Fraga
“Amores que matan” es una conocida expresión en castellano. El amor puede morir pero, ¿puede matar? El subtítulo
aclara el concepto: Se trata de la violencia contra la mujer.
El autor tiene el conocimiento necesario para tratar el tema.
Ha realizado estudios en teología, filosofía y educación,
posee experiencia pastoral y actualmente enseña teología en
la Universidad Adventista del Plata, en Argentina.
El libro responde a una necesidad de larga data en nuestras iglesias y comunidades, inclusive la Iglesia Adventista
del Séptimo Día. Por mucho tiempo, el abuso marital ha
dañado las relaciones matrimoniales y ha traído oprobio
al concepto mismo del amor, según lo define la Biblia. ¿Se
puede estar enamorado y sin embargo abusar del cónyuge?
O, para expresarlo con las palabras del autor, ¿es capaz de
matar el amor genuino?
Núñez indica que su libro responde al clamor de ayuda
de las víctimas y hasta de algunos de los abusadores. Es
posible considerarlos enfermos por su propensión a la vioDIÁLOGO 16•1 2004
lencia psicológica y física contra sus cónyuges, prometidas,
hijas, hermanas y otras mujeres. Algunos de ellos ocupan
puestos de liderazgo en la iglesia y la comunidad. En resumen, se trata de un problema grave.
El libro está organizado en 17 capítulos e incluye una
extensa bibliografía. Si bien cada capítulo resulta útil por
su contenido y sus sugerencias prácticas, los más destacados
son los capítulos 6, 7, 9, 14 y 15. El capítulo 6 muestra de
qué manera la violencia afecta la autoestima de las mujeres,
y es seguido por un capítulo que responde a la pregunta:
“¿Qué hacer cuando se es víctima de agresión?” El capítulo 9 debería leerlo cada mujer durante el noviazgo. Allí el
autor ofrece pautas para descubrir la posibilidad futura de
violencia por parte de un hombre antes de que se realice el
casamiento. Los capítulos 14 y 15 están dedicados al rol de
la mujer, su autoestima y su relación con los hombres según
lo expresa la Biblia.
El autor es un investigador serio y a la vez un consejero
pastoral. No sólo señala el problema, sino que también ofrece posibles soluciones. El complejo tema del perdón al cónyuge abusador se basa en el principio bíblico de la reconciliación. El autor no equipara el perdón con el “pasar por
alto” o “simplemente soportar”. Cree en el poder del amor
cristiano y el resultado de dejar que Dios tome el control de
la vida humana. ¿Hay algo imposible para Dios, cuando un
corazón pecaminoso se vuelve a él y le pide poder para vivir
una vida correcta?
El libro incluye muchas ilustraciones basadas en la amplia
experiencia del autor como pastor, capellán y docente.
Utiliza esa experiencia y su fe cristiana para ayudarnos a
enfrentar esta compleja situación. Núñez enfoca el tema
desde diferentes ángulos: ¿Qué debería hacer la iglesia? ¿Qué
debería hacer el abusador? ¿Y la víctima? Sobre todo, ¿cómo
trabajar juntos desde una perspectiva cristiana para que una
relación abusiva se torne saludable, para que un “amor que
mata” se transforme en un amor listo a morir por la amada.
Núñez ha realizado un aporte destacado al enfocar un
tema candente de la vida cristiana. Si bien el libro podría
haber contado con una edición algo más pulida, su contenido y enfoque compensan cualquier deficiencia. Recomiendo
decididamente esta obra a los profesionales que enfrentan
el abuso y la violencia contra las mujeres. Los abusadores
y las víctimas también se beneficiarán al leerla y se verán
motivados a buscar ayuda para liberarse de las garras de un
problema que no debe tener lugar en el contexto del auténtico amor cristiano.
Fernando Aranda Fraga (Ph.D., Universidad Católica de Santa
Fe, Argentina) es profesor, autor y director de investigación
en la Universidad Adventista del Plata, Argentina.
DIÁLOGO 16•1 2004
Expect Great Things: How
to Be a Happy Growing
Christian,
de Richard W. O´Ffill
(Hagerstown, Md.: Review and
Herald Publ. Assn., 2001; 134
pp.; paperback).
Reseña de Héctor Hammerly
¿Cómo vivir una vida cristiana plena y satisfactoria? ¿Cómo
llegar a ser semejante a Cristo?
Richard O’Ffill, escritor de éxito y pastor de experiencia, presenta en este libro un modelo sencillo que le resultó
útil en su vida y ministerio. Para comenzar, dice, debemos
acercarnos a la cruz de Cristo. Allí debemos crucificar el yo,
arrepentirnos de nuestros pecados, y aceptar la nueva vida
que Jesús nos ofrece. No sirve engañarnos o mentir, porque
impiden el arrepentimiento. Tampoco ayudan el orgullo y
el egoísmo. Cuando rehusamos vernos como somos, nuestra conciencia no es ni la voz de Dios ni su ley sino que “se
limita a juzgar nuestras acciones y pensamientos a la luz del
estándar de comprensión más alto en ese momento” (p. 42).
La conciencia puede ser acallada o inutilizada, y la persona
queda sin dirección. No es dañino sentirse culpable, ya que
el sentimiento de culpabilidad de origen divino antecede al
arrepentimiento genuino. La culpa mundana, sin embargo, es
dañina.
Es muy valioso el tratamiento que da el autor al tema de la
tentación. Debemos esperar sufrimientos, y crecer a partir de
ellos, al entender que Jesús está con nosotros y nos fortalece.
El dominio propio —un fruto del Espíritu— nos ayudará a
mejorar nuestro estilo de vida. Pero debemos evitar el fanatismo: “Si uno come un emparedado de huevo, no necesita ser
rebautizado” (p. 88). “Lo primero que necesitamos antes de
una clase de nutrición es un nuevo corazón”.
O’Ffill habla de nuestra cita especial semanal con Dios, el
sábado. Algunos adventistas se aburren o impacientan porque
no han planeado actividades interesantes de antemano para
ese día. El sábado tiene que ver con nuestra relación con Dios.
Como cristianos podemos esperar ser diferentes del resto
de la sociedad, y disfrutar de esas diferencias. Aunque existen
muchas culturas, como hijos de Dios somos parte de la cultura divina. La oración no tiene poder; es Dios quien tiene
poder ilimitado. Sin embargo, es posible orar con la actitud
equivocada. El pecado comenzó en el corazón de Lucifer a través
27
de la autoestima y el diálogo interior positivo. En la Biblia, ser
“perfecto” no significa estar “sin pecado”, sino tener un corazón
totalmente entregado a Dios. Noé, Job, David y Asa son llamados
“perfectos”, aunque eran pecadores.
El último capítulo se refiere a la Segunda Venida de Cristo. Una
encuesta realizada en varios países muestra que si bien todos los
adventistas desean que Jesús regrese, muchos quieren que espere
hasta que puedan llevar a cabo planes propios. Y la mayoría de
ellos “esperaban” estar listos para recibirle, pero no sabían con certeza si estaban preparados para su retorno.
Este es un libro valioso, que incluye muchas sugerencias
útiles para todo el que desee ser un cristiano de éxito.
Hector Hammerly (Ph.D., Ohio State University) es profesor
retirado de lingüística aplicada y vive en Columbia Británica,
Canadá.
Lifestyle of the Remnant:
A Refreshing Look at the
Principles of Christian
Living,
de Hayden, Keavin. Hagerstown,
Md.: Review and Herald, 2001;
128 pp.; rústica).
Reseña de Nancy Vyhmeister
El autor es pastor distrital en el Estado de Nueva York y ya ha
publicado otros cinco libros.
En esta obra, Hayden parte de la premisa de que las normas no
existen “para restringir nuestro gozo o nuestra libertad”, sino que
nos protegen de los ataques de Satanás (14). Si bien el ideal es
alcanzar la perfección de Jesús, la realidad es que estamos lejos de
lograrlo. Por eso, el cristiano debe vestirse con el manto de la justicia de Cristo (18-23).
La solución al problema de las normas se encuentra en una “clara
presentación de la verdad”, que “pueda conducir a todos al amor y
la armonía” (29). Cuando realmente amemos a Jesús, nos regiremos
por la regla de oro. Entonces tendremos normas elevadas para nosotros y mucha tolerancia de la conducta de otros.
Hayden señala los principios bíblicos que sirven de fundamento
a las normas y que reflejan el inmutable carácter de Dios. Éstos
deben ser aplicados de maneras diferentes en diferentes circunstancias, usando el sentido común. Al aplicar estos “principios seguros
para los que trabajan para Dios” (35), hay que evitar los extremos.
28
Hayden menciona cinco áreas del estilo de vida adventista que son
muy discutidos.
Estos principios incluyen la vestimenta, la salud, la modestia y la
moralidad. El amor a Dios y a sus hijos guiará nuestras vidas como
para que nuestra vestimenta represente a Cristo en forma apropiada.
Cada individuo debe decidir cómo se vestirá (37-55).
Una versión editada del capítulo sobre las joyas aparece en la red
en:
http://www.adventistreview.org/2001-1538/story2-1.html.
Concluye Hayden: “El corazón del problema es un problema del corazón” (63). Los principios involucrados son sencillez, humildad y amor
por quienes tienen opiniones diferentes (56-74).
En relación con la música, el autor sugiere el principio de “asociación” para discernir qué música es aceptable. Debe descartarse toda
música que aparezca asociada con algo impuro o indebido. Las decisiones que se hagan sobre la música en la iglesia deben tener en cuenta
a la congregación (75-85).
En cuanto a los principios de salud, Hayden considera que caen
bajo el tema más abarcante de “la libertad individual de la conciencia”
(89). Citando a Elena White, hace notar que “es imposible establecer
una regla rígida que regule los hábitos dietéticos de todos” (90). Otra
cita de Elena White resume su enfoque: “Pero tratamos de educar el
intelecto, y de despertar la sensibilidad moral para adoptar la reforma
pro-salud de manera inteligente” (Counsels on Diet, p. 466). En la
selección de alimentos, el creyente debe tener en cuenta la sensibilidad
ajena (95-99), así como también como los ocho componentes de la
salud según Elena White: nutrición, ejercicio, agua, luz solar, temperancia, aire fresco, descanso y confianza en Dios (100-104).
A fin de testificar en favor de Jesús, los cristianos deben estar en
contacto con la sociedad, asociarse con la gente. El testimonio efectivo depende de tener, en primer lugar, una relación estrecha con
Cristo, acompañada de altas normas personales de conducta y, finalmente, gran amor y aceptación hacia los que nos rodean (105-116).
El estilo de Hayden es lúcido, de fácil lectura, con muchas anécdotas personales. Utiliza muchas citas de los escritos de Elena White.
El autor se dirige a un público adventista dispuesto a aplicar cuidadosamente los principios bíblicos a su vida diaria, a lectores capaces
de pensar por sí mismos (127). Esto requiere descartar las etiquetas
y reexaminar ciertas tradiciones. A la vez, demanda un estudio riguroso de la Biblia y el conocimiento de las circunstancias individuales.
También requiere mucho amor.
No todos concordarán con las conclusiones de Hayden (ver http:
www.greatcontroversy.org/reportandreview/pau-trailing.hmtl). Por
otra parte, será aplaudido por jóvenes adventistas que piensan y toman
en serio su relación con Dios. Es digno de admiración el que el autor
haya decidido abordar un tema controvertido que la iglesia enfrenta
en todo el mundo. El libro puede servir como excelente base para grupos de estudio y discusión.
Nancy Vyhmeister (Ed.D., Andrews University) se desempeñó como redactora y profesora en el Seminario Teológico
Adventista, Berrien Springs, Michigan, EE.UU.
DIÁLOGO 16•1 2004
FORO ABIERTO
¿Deben guardar silencio
las mujeres en la iglesia?
Angel Rodríguez
En nuestra iglesia local estuvimos
estudiando el pasaje de la Biblia en
que Pablo aconseja a “la mujer…estar
en silencio” (1 Timoteo 2:12). ¿Cómo
debiéramos entender y aplicar hoy esta
instrucción?
Un estudio de cómo usó Pablo el
término griego que se traduce “estar
en silencio” en este y otros pasajes
nos ayudará a entender mejor lo que
quiso decir. La forma verbal hesychazo,
“estar en silencio, en calma” se usa
cinco veces; cuatro veces el sustantivo
hesychia, “calma, tranquilidad”; y dos
veces el adjetivo hesychios, “calmo,
tranquilo”.
El verbo se usa para expresar tres
ideas principales. Primero, estar en
silencio para evitar una confrontación (Lucas 14:4). Segundo, guardar
silencio para dar fin a una discusión
o confrontación, o ponerla bajo control (Hechos 11:18; 21:14). Tercero,
con el sentido de estar inactivo o en
reposo. Esto se ejemplifica con Lucas
23:56, donde las mujeres “reposaron
[o guardaron silencio] el sábado conforme al mandamiento”. Para Pablo,
el término conlleva un sentido ético,
una virtud cristiana; algo a lo cual
todos los creyentes debieran aspirar (1
Tesalonicenses 4:11). La vida cristiana
debiera ser calma, tranquila, libre de
controversias insensatas u ofensivas
para Dios.
Del estudio de estos diferentes usos,
podemos extraer las siguientes conclusiones: El verbo se usa sobre todo en
contextos donde hay tensión o controversia. En unos pocos casos adicionales se implica que con el silencio se
evita una conducta ofensiva. El verbo
DIÁLOGO 16•1 2004
designa la ausencia de una manera
de hablar que perturba la interacción
social; en otras palabras, un tipo específico de silencio y no necesariamente
la ausencia de toda palabra.
Los miembros de la iglesia de
Jerusalén escucharon a Pedro, y como
resultado guardaron silencio (dejaron
de discutir con él) y “glorificaron
a Dios” (Hechos 11:18). Como el
verbo no indica necesariamente la
ausencia de palabras sino de expresiones controversiales, se puede emplear
para expresar la idea de calma y tranquilidad que posibilita la verdadera
comunicación.
El sustantivo se utiliza básicamente de la misma manera. Primero, se
refiere al silencio que pone fin a una
controversia (Hechos 22:2). Segundo,
significa el evitar hablar de modo
polémico y perturbador (1 Timoteo
2:11,12). Finalmente, designa la calma
de la vida cristiana que evita perturbar
la comunidad de los creyentes.
En este último sentido es que
encontramos el adjetivo “tranquilo,
calmo”. Según Pedro, la mujer debe
adornarse con un “espíritu afable y
apacible” (1 Pedro 3:4). Pero según 1
Timoteo 2:2 este tipo de calma debiera caracterizar a todos los creyentes sin
distinción; deben vivir “quieta y reposadamente en toda honestidad”.
Tras examinar las evidencias textuales del Nuevo Testamento, podemos examinar más detenidamente 1
Timoteo 2:11,12. Es claro que lo que
Pablo tiene en mente son las controversias en la iglesia. En 2:8 exhorta a
los hombres a orar “sin ira ni contienda”. En el caso de las mujeres, el apóstol también tiene en cuenta conductas
y actitudes que pudieran resultar perturbadoras.
Para evitar problemas, las exhorta a
“aprender en silencio con toda sujeción” (2:11), algo que en la época se
esperaba de todo discípulo o discípula.
La implicación es que la mujer aparece aquí como estudiante, discípula,
y que se le recuerda sus consiguientes
deberes. Pablo prohíbe aquellas expresiones de un estudiante que perturban
el proceso de aprendizaje, y de ese
modo protege el derecho de los demás
a escuchar y aprender. La frase “estar
en silencio” (2:12) no implica que
debe permanecer sin palabras, sino
que las expresiones controversiales son
inaceptables porque crean inquietud.
Esto concuerda perfectamente con el
sentido del sustantivo y el verbo en el
resto del Nuevo Testamento.
¿Por qué se refirió Pablo en manera
específica a las mujeres? Posiblemente
porque algunas habrían sido víctimas
de falsos maestros y sus doctrinas (2
Timoteo 3:6) y como resultado estaban introduciendo controversias en
la iglesia. Pablo prohíbe este tipo de
expresiones controversiales y divisivas
cuando dice que la mujer debe “estar
en silencio”.
Angel Manuel Rodríguez (Th.D., Andrews
University) es el director del Instituto de
Investigación Bíblica. Sitio en la red: http://
biblicalresearch.gc.adventist.org.
Diálogo en la red
Ahora podrás leer algunos de los mejores
artículos y entrevistas que te perdiste en números anteriores de Diálogo.
Visítanos en nuestro sitio en la red:
http://dialogue.adventist.org
29
PARA TU INFORMACIÓN
El Instituto
de Investigaciones
en Geociencia
Una organización dedicada a buscar
la armonía entre la Biblia y la ciencia
L. James Gibson
Roger era un adventista del séptimo
día que asistía a una universidad pública.
En varias de sus clases, sus profesores
afirmaron o dieron por sentado que la
vida había surgido espontáneamente en
una sopa química prebiótica y había ido
desarrollándose después de una larga
serie de pruebas a lo largo de centenares
de millones de años. Esta era la primera
vez que Roger se veía obligado a ocuparse de estos temas; pero no estaba seguro
de cómo responder o a quién podía preguntar acerca de ellos. Por medio de un
amigo, se enteró de que su iglesia patrocina un centro en que esas cuestiones
son estudiadas por científicos calificados.
Este centro es el Geoscience Research
Institute (Instituto de Investigaciones en
Geociencia), localizado en Loma Linda,
California. La dirección web es http://
www. grisda.org.
El instituto fue establecido en 1958
30
con el propósito de investigar nuevos
avances y descubrimientos científicos que
generan preguntas acerca de la fiabilidad
del registro bíblico de la creación y el
diluvio. Ubicado primeramente en la
Universidad Andrews, el instituto se trasladó a Loma Linda en 1980.
Este centro de investigaciones cuenta
actualmente con cinco científicos, una
redactora asistente, una secretaria y un
bibliotecario. Dos científicos más dirigen
las actividades en dos sub-sedes situadas
en Francia y Argentina. El personal del
instituto representa varias especialidades:
biogeografía, biología molecular, biometría, física, geología y paleontología.
El instituto se dedica tanto a la investigación como a la educación. Los proyectos de investigación actuales en geología
y paleontología incluyen un estudio de
las tendencias geoquímicas en las rocas
graníticas del sur de California, factores
en la preservación
de ballenas fósiles en
un depósito en Perú,
deposición de cáscaras
de huevo de dinosaurios en Argentina,
e identificación de
ostrácodos fósiles en
Europa. Los proyectos
en el campo de las
ciencias biológicas
incluyen estudios
de diferencias de
ADN entre especies
de nematelmintos o gusanos redondos,
comparación de impresiones de manos en
cavernas, e investigación de distribución
biogeográfica a gran escala. En el pasado se
han estudiado los bosques petrificados del
Parque Nacional de Yellowstone y los procesos de deposición en ciertos sedimentos
del Gran Cañón del Colorado. Varios de
estos proyectos involucraron la colaboración con científicos de otras instituciones
y universidades.
Además, el instituto patrocina algunas
investigaciones realizadas por otros científicos adventistas. Estos proyectos incluyen
el estudio de patrones globales de la direccionalidad de paleocorrientes, el estudio
de la preservación fósil en Wyoming, y el
potencial de fosilización de ceniza volcánica en la Argentina.
En el campo de la educación y la difusión, el instituto publica una o dos veces
por año una revista científica en inglés,
Origins. También publica tres revistas de
divulgación: Geoscience Reports en inglés;
Ciencia de los Orígenes en español; y
Science et Origines en francés.
Como ya se mencionó, el instituto
patrocina un sitio web, http://www.grisda.
org. Este sitio ofrece al interesado el texto
de todos los artículos de Origins y algunos
de las otras publicaciones. También incluye reseñas de varios videos sobre creación,
una bibliografía comentada, respuestas a
preguntas frecuentes, y nexos con muchos
otros sitios de la red que representan una
amplia gama de opiniones sobre creación y
evolución. Periódicamente se añade material de interés para educadores.
Los miembros del instituto viajan frecuentemente para presentar seminarios y
conferencias sobre ciencia y fe. El instituto
ha participado en numerosos seminarios
sobre creación en universidades adventistas
en las Américas, Australia, África, Europa,
y Asia. Además, ha sido representado en
la mayoría de los seminarios de fe y enseñanza auspiciados por el Departamento de
Educación de la Asociación General de los
Adventistas del Séptimo Día. Miembros
del personal también ofrecen cursos sobre
temas relacionados con los orígenes del
DIÁLOGO 16•1 2004
mundo y la vida.
Con regularidad, el personal del instituto organiza conferencias combinadas
con estudios de campo en lugares de
interés geológico y paleontológico. La
mayoría de estas conferencias se realizan en Norteamérica, aunque algunas
se han efectuado en Europa y en sitios
de Australia y Nueva Zelanda. Otras se
organizan a pedido de varias entidades
de la iglesia.
El Instituto de Investigaciones en
Geociencia apoya a la iglesia mundial
con proyectos de investigación y educación, buscando un equilibrio adecuado
entre la fe y la razón. Para el cristiano
que acepta la Biblia como un libro inspirado por Dios, el tema de los orígenes
genera muchas preguntas y desafíos fascinantes. Como descubrió Roger, nadie
tiene respuestas para cada pregunta, pero
el personal del instituto puede ayudarle
a evaluar las evidencias y comprender
su significado. Para mayor información,
contáctanos en [email protected]
L. James Gibson (Ph.D., Universidad de
Loma Linda) es director del Instituto de
Investigaciones en Geociencia, Loma Linda,
California, EE.UU.
Una conferencia de campo para educadores coreanos.
La misión del Instituto de
Investigaciones en Geociencia
es apoyar a la Iglesia
Adventista del Séptimo Día
mediante el estudio del mundo
natural con el propósito de
descubrir la armonía
subyacente entre la ciencia y
la Biblia.
Jesucristo...
Continuación de la página 13.
14. John P. Meier, A Marginal Jew (New York:
Doubleday, 1991), 1:76-78.
15. Tacitus, Annals 15.44.
16. Lucian, The Death of Peregrine 11-13.
17. Citado en Eusebius, Church History 3.39.
18. Irenaeus, Against Heresies 3.14.1-3.
19. Kurt Aland y Barbara Aland, The Text of the
New Testament (Grand Rapids: Eerdmans,
1989), pp. 83-102.
20. Frederic Kenyon, The Bible and Modern
Scholarship (London: John Murray, 1948), p.
20.
21. En el osuario se lee: “Santiago, hijo de José hermano de Jesús”. Ver Biblical Archaeology Review
28 (Noviembre-Diciembre 2002): 24-37; y 29
(Enero—Febrero 2003): 20-25.
22. James E. Strange y Hershel Shanks, “Synagogue
Where Jesus Preached Found at Capernaum”,
Biblical Archaeology Review 9 (NoviembreDiciembre 1983): 24-31.
23. Gonzalo Báez-Camargo, Archaeological
Commentary on the Bible (New York:
Doubleday, 1984), p. 218.
24. New International Dictionary of Biblical
Archaeology, s.v. “Crucifixion.”
25. D. H. Wheaton, “Pilate,” The Illustrated Bible
Dictionary (Wheaton, IL: Tyndale, 1980), pp.
187, 188.
El personal internacional del Instituto de Investigaciones en Geociencia.
DIÁLOGO 16•1 2004
31
PRIMERA PERSONA
En el momento preciso,
Dios me encontró
Jan S. Doward
Vivíamos los últimos años de la Segunda
Guerra Mundial. El Almirante W. L.
Capps surcaba las aguas inquietas del
Océano Pacífico rumbo al Japón. Aunque
yo era sólo uno de los 500 soldados a
bordo, se me podía identificar fácilmente
por el llamativo corte de pelo indio que
había adoptado hacía poco. Me daba la
apariencia de alguien que estaba buscando
una pelea. Hablaba fuerte, pisaba fuerte y
no proyectaba en absoluto la imagen de un
objetor de conciencia.
Cierta noche un soldado muy religioso
de nuestra compañía me abordó agresivamente en la banda de estribor del barco.
Gingrich era un hombrecito de baja estatura, que poseía una gran determinación.
Era uno de aquellos a quienes los soldados
denominaban “santulón”. Su voz de tono
agudo y áspero me obligó a retroceder,
especialmente cuando me preguntó: “¿Eres
salvo?” Después de una breve discusión,
me sentí tan molesto que deseaba irme de
allí cuanto antes. Cuando los altoparlantes
transmitieron la orden que todos debíamos acudir a nuestros puestos, me sentí
sumamente aliviado. No podía aceptar la
falsa teología de Gingrich que afirmaba,
“una vez salvo, salvado para siempre”. Sin
embargo, súbitamente sentí la profunda
necesidad de un Salvador. Reconocí que
no bastaba con ser miembro de una iglesia.
De modo que allí mismo me arrodillé en
aquel puente de acero y le entregué mi vida
a Jesús. Me pareció que una corriente eléctrica pasaba por todo mi cuerpo, y cuando
me levanté era un hombre nuevo. A partir
de ese momento la dirección de mi vida
cambió por completo.
La conversión a Cristo es, obviamente, sólo el comienzo. El crecimiento y la
maduración ocurren a lo largo de toda
la vida. Sin embargo, el Señor me hizo
avanzar rápidamente por la senda cristiana.
Sin siquiera pensarlo, mi comportamiento
32
cambió de forma repentina. La transformación más notable se observó en mi
vocabulario. El Espíritu Santo, de manera
admirable, modificó la dureza del lenguaje
que yo acostumbraba a usar.
¿Y qué pasó con mi corte de pelo indio?
El sargento primero ya me había ordenado
que lo eliminara; pero agresivamente le
contesté que era elegante y estaba limpio,
y que ningún reglamento me obligaba a
cumplir esa orden. Se dio vuelta enojado
y se marchó. No me demoré en contarle a
mis colegas de qué manera le había hecho
frente al sargento. Pero una noche, poco
después de mi conversión, me uní a un
grupo de oración en el puente de la embarcación. Mientras tenía la cabeza inclinada,
mi mano derecha, sin darme cuenta, tocó
mi hirsuto corte de pelo. Un pensamiento
penetró como un relámpago en mi mente:
“¡Esto se debe ver horrible desde arriba!”
Allí mismo decidí afeitarme la cabeza. Lo
que no habían logrado las órdenes militares lo consiguió fácilmente mi convicción
cristiana.
Una actividad que me agradaba mucho
era unirme a un conjunto de canto que
se reunía todas las tardes junto a los botes
salvavidas a la hora de la puesta del sol. Sin
himnarios de ninguna clase, esos soldados
cantaban con el entusiasmo que brotaba de
su corazón.
Antes de mi conversión, me había dado
vergüenza unirme al conjunto de cantores, pero ahora deseaba participar. Una
tarde alguien sugirió que cantáramos el
himno “Reavívanos de nuevo”. Yo no lo
había oído antes, pero no me costó mucho
aprender el coro:
“Aleluya, tuya es la gloria,
“Aleluya, ¡Amén!
“Aleluya, tuya es la gloria,
“Aleluya, ¡Amén!”
Cuando estábamos por cantar el coro
por última vez, otra voz más fuerte que
la de todos los demás se unió a las nuestras
con un entusiasmo arrollador. Me di vuelta
para ver de dónde provenía esa voz, y vi a
un soldado alto, huesudo, de pelo corto y
rubio, que tenía una Biblia en la mano y que
sonreía al cantar.
Esa tarde, cuando la mayoría de los soldados se había retirado a sus puestos, varios
se quedaron para estudiar la Biblia. Alguien
trajo una frazada para que nos sentáramos;
pero yo me quedé en pie, junto a los botes
salvavidas, ansioso de escuchar todo. Aunque
de niño había asistido a la escuela dominical
de mi iglesia, nunca había estudiado mucho
la Biblia. Fuera de la historia del niño Moisés
y de la zarza ardiente, y las fiestas anuales
de Navidad y Pascua, sabía muy poco de la
Palabra de Dios.
Lo que comenzó como un estudio, pronto
se convirtió en un verdadero debate con
Gingrich en el medio. Mientras marcaba
con su dedo índice las páginas de la Biblia,
cada vez se agitaba más y su voz se volvía
más penetrante. Evidentemente estaba en un
combate dialéctico con el soldado rubio, que
le respondía con calma y seguía sonriendo.
Al principio no entendí de qué trataba
toda esa discusión, pero pronto resultó claro
que Gingrich creía en un infierno en que
los impíos sufren eternamente y el soldado
rubio no. Mientras escuchaba con atención,
me enteré de que el soldado más alto se
llamaba Floyd. Su elevada estatura hacía
que Gingrich se viera más pequeño todavía;
pero al proseguir la discusión las reacciones
violentas de Gingrich y sus conceptos bíblicos retorcidos parecían compensar su baja
estatura.
Sin reaccionar de la misma manera,
Floyd con calma demostró por medio de las
Escrituras que los malvados impenitentes
finalmente serán destruidos. Esto provocó de
inmediato la violenta reacción de Gingrich,
que se inclinó, y comenzó a saltar con las
rodillas flexionadas. Cuando Floyd termiDIÁLOGO 16•1 2004
nó su breve exégesis, Gingrich gritaba:
“¡Adventistas! ¡Adventistas! ¡Ustedes creen
en doctrinas de demonios!” Entonces tomó
su Biblia que estaba sobre la frazada y
salió corriendo mientras seguía gritando:
“¡Adventistas! ¡Adventistas!”
Aunque yo no tenía la menor idea de
lo que significaba “adventista”, decidí que
tenía que hablar con Floyd. Su madurez
y calma cuando se encontraba bajo presión, y su teología obviamente fundada
en la Biblia me atrajeron como un imán.
Después de presentarme, su mano gigantesca estrechó la mía. Sonrió amigablemente y
me dijo que su nombre completo era Floyd
Cromwell.
Yo estaba ansioso por aprender más de la
Biblia, y le pregunté si estaba dispuesto a
estudiarla conmigo durante la travesía. Nos
encontramos al día siguiente en el comedor
y nos sentamos debajo de un gran ventilador. Fuera de los cocineros, el lugar estaba
libre, lo que era mucho mejor que el puente lleno de soldados. Antes de comenzar a
estudiar, Floyd abrió su gran Biblia sobre
una de las mesas y elevó una oración.
Antes de comenzar a estudiar, le recordé
a Floyd que prefería el Nuevo Testamento.
Esto se debía al hecho de que mi madre
me había regalado un Nuevo Testamento
de bolsillo antes de salir de Seattle,
Washington, y además porque muchas
veces había oído que la iglesia a la cual yo
pertenecía era “una iglesia neotestamentaria”.
“Está bien, Jan. ¿qué te gustaría estudiar?”, preguntó.
Como yo había oído que el Apocalipsis
es “un libro cerrado” que no se podía
entender, me pareció que ese era un buen
lugar para comenzar. Mientras Floyd recorría las páginas de su Biblia, me recordó
que era bastante raro que el Apocalipsis
no se pudiese entender cuando su mismo
nombre significa “revelación”.
En ese comedor, debajo de ese enorme
ventilador, las verdades de la Palabra de
Dios se abrieron ante mí. El primer día
pasó demasiado rápido. Ansiaba aprender
más y tenía tantas preguntas que apenas
podía esperar el siguiente estudio. Por fin,
Floyd pudo demostrarme cómo armonizan el Antiguo Testamento y el Nuevo.
DIÁLOGO 16•1 2004
Especialmente mostró la relación que existe
entre los libros de Daniel y Apocalipsis.
Día tras día, hora tras hora estudiamos
juntos, mientras el barco zigzagueaba por
el Pacífico.
Cuando recalamos en Okinawa durante
la última parte de la batalla por la posesión
de esa isla, yo estaba decidido a bautizarme
y a unirme a la iglesia remanente de Dios.
Tomó un poco de tiempo hacer los arreglos
para el bautismo, pero el 15 de julio de
1945 me bautizó un capellán bautista en la
bahía de Ishikawa. El no quiso bautizarme
hasta que yo firmé una declaración indicando que transferiría en seguida mi membresía de su iglesia a la Iglesia Adventista.
¡Nunca tuvo su congregación un miembro
por menos tiempo!
Abrigaba la esperanza de que mis amigos y parientes en los Estados Unidos se
sintieran felices de oír las verdades que me
habían conmovido. Por eso les escribí acerca de lo que estaba aprendiendo, esperando
recibir alegres respuestas. ¡Pero me equivoqué! Antes de mi bautismo, las palabras
más cáusticas y chocantes provinieron de
mi madre: “¡Preferiría que fueras ladrón
y no adventista!” Sin embargo, a pesar de
las reacciones negativas de mi familia y del
dolor penetrante del rechazo, me sentía
eufórico por la conducción del Espíritu
Santo que me instaba a permanecer fiel al
llamado de Dios.
Durante mi permanencia en Okinawa,
el personal militar adventista se reunía
cada sábado para el culto, y generalmente
el predicador era Floyd. A pesar del calor
abrumador, yo escuchaba absorto. Nunca
en mis 19 años había oído sermones tan
poderosos. Lamentablemente, eso no iba a
durar.
Poco después de la guerra me enviaron
a Japón como parte de las tropas de ocupación, mientras que a Floyd lo enviaron
a Corea. En Japón me encontré con los
primeros adventistas civiles, y fui testigo de
su sólida fidelidad a pesar de que estaban
pasando por momentos muy difíciles. Eso
me animó mucho.
Al echar una mirada retrospectiva, me di
cuenta de que todo lo que me había ocurrido formaba parte de un plan. Dios, en su
sabiduría, me había puesto en el barco pre-
ciso, en el momento exacto. Allí encontré a
mi Salvador y más tarde a un ex campeón
de boxeo de 23 años que estuvo dispuesto a
compartir conmigo las grandes verdades de
la Palabra de Dios. A pesar de que los estudios que había cursado Floyd Cromwell
no superaban el colegio secundario, era un
verdadero estudioso de la Biblia.
Aunque más tarde el dinero y las tentaciones indujeron a Floyd a abandonar
la iglesia, volvió al Señor antes de morir
prematuramente de cáncer. Mientras estaba
junto a su lecho de muerte me dijo: “Te
quiero como a un hermano”. Y yo le contesté: “¡Te veré al amanecer, compañero!”
Lo que le debo no tiene precio y es eterno.
Jan S. Doward, jubilado ya, ha sido maestro, director de jóvenes, pastor, productor de películas documentales, escritor y
fotógrafo. Este artículo ha sido adaptado
de su libro When All Alone I Stand. Su
dirección: 714 Poole Road; Ferndale,
California 95536; EE.UU.
¡Diálogo
para ti, gratis!
Si eres un estudiante adventista en una
universidad no adventista, la iglesia tiene un
plan que te permitirá recibir la revista Diálogo
gratis mientras mantengas tu condición de
estudiante. (Aquellos que ya no son estudiantes pueden suscribirse a Diálogo utilizando el
cupón de la página 11.) Ponte en contacto con
el director del Departamento de Educación
o del Departamento de Jóvenes de tu Unión
y pide que te incluyan entre los que reciben
la revista. Proporciónale tu nombre completo,
tu dirección, el nombre de la universidad a
la cual asistes, la carrera que estás cursando
y el nombre de la iglesia local de la cual eres
miembro. Puedes escribir también a nuestro
representante regional a la dirección provista
en la página 2, incluyendo una copia de la carta
a los directores de la Unión mencionados. En
los Estados Unidos, puedes llamarnos, libre
de cargo, al 1-800-226-5478, enviar un fax al
número (301) 622-9627, o enviar un email a:
[email protected] Si no logras comunicarte
con nosotros por estos medios, escríbenos a la
dirección de nuestro redactor.
33
PAUTAS PARA COLABORADORES
Toma control…
Continuación de la página 10.
Diálogo Universitario se publica tres veces al
año en cuatro ediciones paralelas (español, francés, inglés y portugués). Se dirige especialmente a
los universitarios, docentes y capellanes adventistas de instituciones públicas y a los profesionales
adventistas de diversas partes del mundo.
La redacción está interesada en publicar artículos bien escritos, entrevistas y reportajes que
sean consistentes con los objetivos de la revista,
que son:
1. Nutrir una fe cristiana inteligente y dinámica
2. Profundizar el cometido personal a Cristo,
la Biblia y la misión adventista
3. Presentar un enfoque bíblico de temas contemporáneos
4. Ofrecer ideas y modelos de servicio cristiano y testimonio personal.
Diálogo generalmente asigna artículos, entrevistas y reportajes a autores específicos. Los lectores
interesados en colaborar con la revista deben
(a) examinar el contenido de varios números
de Diálogo, (b) tomar en cuenta estas pautas
editoriales, y (c) enviar un resumen del tema que
proponen desarrollar y una breve nota personal
antes de elaborar un artículo para su publicación.
Los artículos que se envían por iniciativa propia
no serán devueltos.
Ensayos Artículos de fondo que estimulan y,
basados en la investigación, enfocan desde una
perspectiva bíblica algún tema contemporáneo en
las artes, las humanidades, la religión o las ciencias.
Perfiles Entrevistas con hombres y mujeres
adventistas que se han destacado en sus carreras
o profesiones y que, a la vez, son cristianos activos. Se aceptan recomendaciones.
Logos Un abordaje creativo a un pasaje o
tema bíblico que sirva de orientación y ánimo
para la vida de fe en el mundo actual.
Vida Universitaria Ideas prácticas para el
universitario, capellán o docente adventista que
desea integrar fe, educación, vida social, servicio y
evangelismo en un contexto contemporáneo.
En Acción Informes sobre actividades de
universitarios, capellanes, y docentes en diferentes
partes del mundo.
Libros Reseñas breves de obras de autores
adventistas o que tratan sobre los adventistas, de
interés para nuestros lectores. Se aceptan recomendaciones.
Punto de Vista Un abordaje personal sobre
algún tema importante o controversial que merece la atención de los cristianos.
Foro Abierto Respuestas de especialistas a
preguntas enviadas por los lectores sobre temas
de interés general.
Para tu Información Notas informativas
sobre acontecimientos, programas, actividades o
declaraciones de la Iglesia Adventista, de interés
para universitarios y profesionales.
Primera Persona Relatos personales de
universitarios y profesionales adventistas que animen a sus compañeros y colegas.
Dirigir la correspondencia a
Diálogo Universitario
GC Education Department
12501 Old Columbia Pike
Silver Spring, MD 20904-6600; EE.UU.
Teléfono: 301-680-5060
Fax: 301-622-9627
Email: 74617.464@compuserve.com
“Cardiovascular risk factors in South America and
the Caribbean”, Ethn Dis 9 (1999): 468-478.
5. K. S. Reddy, “Cardiovascular diseases in the developing countries: Dimensions, determinants, dynamics, and directions for public health action”, Public
Health and Nutrition 5-A (2002): 231-237.
6. S. M. Ayres en “Health Care in the United States:
The facts and the choices”, The Last Quarter
Century: A Guide to the Issues and the Literature,
No. 4. J. H. Whaley Jr., ed. (Chicago: American
Library Association 1996), pp. 1-92.
7. A. R. Omran, “The epidemiologic transition theory
revisited thirty years later”, World Health Statistical
Quarterly 53 (1998) 2-4:59-119.
8. Companion Encyclopedia of the History of Medicine,
vol. 2. W. F. Bynum y R. Porter, edits. (Londres,
1993), p. 1709.
9. D. M. Ediev, “Reconstruction of the US immigration history: demographic potential approach”,
Electronic Journal “Investigated in Russia” (2001);
1619-1635. Web: http://zhurnal.ape.relarn.ru/
articles/2001/140e.pdf
10. Department of Health and Human Services.
National Center for Health Statistics. Web: http://
www.dhhs.gov.
11. P. M. Insel y W. T. Roth, “Taking charge of your
health” en Core Concepts in Health, P. M. Insel P.
y W. T., Roth eds., 6a ed. (Mountain View, Cal.:
Mayfield Publishing Company, 1991), pp. 1-21.
12. A. Harding: Milestones in Health and Medicine
(Phoenix, Oryx Press), p. 171.
13. V. R. Fuchs: “Who shall live?” Health, Economics,
and Social Choice (New York: Basic Books, 1974).
14. F. Boaz: “Methods of ethnology”, American
Anthropologist 22 (1920): 311-322.
15. C. Katona y M. Roberton, “Cross-cultural
Psychiatry” en Psychiatry at a Glance. 2a. ed.
(Oxford: Royal Free and University College Medical
School, Blackwell Science Ltd., 2000), pp. 76, 77.
16. G. E. Fraser: “Diet is primordial prevention in
Seventh-Day Adventists”, Preventive Medicine 29
(1999); (6 Pt 2): S18-S23.
17. J. C. Caldwell: “Basic premises for health transition
in developing countries”, World Health Statistical
Quarterly 53 (1998):121-133.
Cristián
¿Tú asistes a
la iglesia ?
34
No, pero soy
cristiano.
¡Ah! Y yo soy
pianista.
¿De veras?
¿Tocas el
piano?
No, pero si tú puedes ser
cristiano sin ir a la iglesia, yo
puedo ser pianista sin tocar el
piano.
DIÁLOGO 16•1 2004
ÊÊ1
%SAMA®ANAELPASTORSE
ENCAMIN˜LENTAMENTEHACIAEL
P¢LPITO!NTESDECOMENZARLA
PREDICACI˜NCOLOC˜SOBREUNAMESAUNA
VIEJAJAULAVAC¤APARAQUETODOSLAVIERAN
,OSFELIGRESESLAMIRARONPERPLEJOSYCOMEN
ZARONAHACERSEPREGUNTAS#UANDOEL
MURMULLOCES˜ELPASTORCOMENZ˜A
HABLAR
h(ACEUNOSD¤ASMECRUC£CONUNMUCHACHO
QUELLEVABAUNAJAULABAMBOLEÖNDOLASIN
CUIDADO!LACERCARSENOT£QUEADENTROHAB¤A
TRESPAJARILLOSASUSTADOSQUETEMBLABANDE
FR¤O,EPREGUNT£QU£PENSABAHACERCON
ELLOS
hˆ!LGUIENMELOSDIOAS¤QUEMEVOYA
DIVERTIRˆMEDIJOCONUNASONRISAMALICIOSAˆ
,OSVOYAHACERPELEARENTREELLOSYDESPU£S
LESVOYAARRANCARLASPLUMAS
hˆz9CUÖNDOTECANSESDEESO
hˆ_3ELOSDAR£AMIGATO
hˆz.OMELOSVENDER¤AS
hˆz0ARAQU£LOSQUIERE_3ONUNOSPÖJAROSFEOS
QUENISABENCANTAR
hˆz#UÖNTOQUIERESPORLAJAULAYLOSPÖJAROS
hˆ_$IEZD˜LARES
hˆ,EDIELBILLETEYSEFUESACUDIENDOLACABEZA
PERPLEJO,LEV£LOSPÖJAROSACASAYLESDIAGUAY
SEMILLAS%SATARDEFUICONLAJAULAHASTAUN
PARQUECERCANOLLENODEÖRBOLES,AAPOY£EN
UNBANCOABR¤LAPUERTADELAJAULAGOLPE£CON
SUAVIDADENSUCOSTADOYUNOPORUNOLOS
PÖJAROSSALIERONVOLANDOLIBRES
h%SPORESOQUEENESTAMA®ANATRAJELAJAULA
VAC¤Av
,UEGODEUNALARGAPAUSAEL
PASTORCONTINU˜
h5ND¤A3ATANÖSSECRUZ˜CON*ES¢SY
COMENZ˜AHABLARCON£L%L$IABLO
VEN¤ADEL*ARD¤NDEL%D£NYPAREC¤AMUY
SATISFECHO
hˆ_*AJAˆSEJACTABAˆ_!RM£UNATRAMPAY
TUSCRIATURASCAYERONENELLA!HORAELMUNDOY
TODOLOQUEESTÖEN£LMEPERTENECEN_3ONM¤OS
hˆz1U£VASAHACERCONELLOSˆLEPREGUNT˜
*ES¢S
hˆ_-EVOYADIVERTIR,ESENSE®AR£APELEARSE
ENTREELLOSAABUSARDESUSCUERPOSADESTRUIRSUS
FAMILIASYAMALDECIRTUNOMBRE4AMBI£NLES
MOSTRAR£C˜MOFABRICARARMASYAMATARSEEN
GUERRAS
hˆz9ENTONCES
hˆ_#UANDOMECANSEDEELLOSLOSVOYAMATARA
TODOS
hˆ9OTELOSCOMPROˆOFRECI˜*ES¢Sˆ
z#UÖNTOQUIERES
hˆz#˜MOVASAQUERERCOMPRARESOS
MISERABLES!DEMÖSSILOSTRATASDEAYUDARTE
RECHAZARÖNTEESCUPIRÖNYTEMALDECIRÖN_(ASTA
TEMATARÖN.OVALENNADA
hˆz#UÖNTOQUIERESPORELLOSˆINSISTI˜*ES¢S
hˆ_4USLÖGRIMASTUSANGREYTUVIDAMISMA
ˆRUGI˜3ATANÖS
hˆ_$EACUERDOˆDIJO*ES¢S
h!LG¢NTIEMPODESPU£S*ES¢S
VINOPAG˜ELPRECIOYNOS
LIBERT˜v
%LMINISTROSEDIRIGI˜ALAJAULA
LAABRI˜YSEALEJ˜ENSILENCIO
!N˜NIMO
DIÁLOGO 16•1 2004
35
“¡El programa del Amazing Facts College of Evangelism
me dio lo que necesitaba para mi ministerio!”
“AFCOE me ha provisto los materiales, la confianza y la experiencia
práctica para imitar al Maestro. He aprendido muchísimo acerca
de la ganancia de almas para el Señor.
Sus instructores sienten una verdadera pasión por la salvación
de la gente y enseñan de manera dinámica el método de evangelismo
de Jesús.
AFCOE te ayudará a convertirte en lo que el Señor te ha
llamado a ser”.
–George Hamilton
Graduado de AFCOE, Inglaterra
En AFCOE podrás:
Comprender las doctrinas bíblicas
frecuentemente mal interpretadas
¡Las fechas de inscripción
están por vencerse!
Desarrollar la confianza y la destreza para
testificar en cualquier momento y lugar
FECHA DEL
CURSO
FECHA DE
INSCRIPCIÓN
Curso Completo de
4 meses
18 de Julio a
20 de Nov., 2004
10 de Mayo, 2004
Intensivos de
Evangelismo Pastoral
y Avanzado
13 de Sept. a
7 de Oct., 2004
1º. de Julio, 2004
Aprender a dirigir estudios bíblicos y
seminarios evangelísticos
Obtener experiencia práctica durante series
de evangelismo
Profesores de Primera Clase
Pastor Doug
Batchelor
Alan
Parker
Presidente
Director de
Ministerios de
AFCOE
Amazing Facts
Annie
Kjaer
Ethelene
Brady
Directora
Coordinadora de
Asistente de
Extensiones de
AFCOE
AFCOE
Amazing Facts
P.O. Box 1058
Roseville, CA 95678, EE.UU.
Fax 916-434-3889
916-434-3880, ext. 3049
Llámanos o búscanos en www.afcoe.org
Email: college@amazingfacts.org