Cali, ¿cómo vamos en pobreza? Efectos de zona - Fedesarrollo

Cali, ¿cómo vamos en pobreza? Efectos de zona, comuna y hogar en la percepción de la pobreza
Maribel Castillo C. | Diana Marcela Escandón B. | Oscar Andrés González D.
Cali, ¿cómo vamos en pobreza?
Efectos de zona, comuna y hogar
en la percepción de la pobreza
Maribel Castillo C.*
Diana Marcela Escandón B.*
Oscar Andrés González D.*
Abstract
Objective studies of poverty are often based on family income, quality of life indices and unmet needs in order to characterize certain
social groups as poor. On the other hand, there are subjective studies that approach poverty as from the criteria of the individual about
their situation. This paper seeks to determine which could be the variables that affect the self-perception of poverty, taking into account
characteristics of the individual, household and city It takes as data source the “Survey Citizen Perception” made for the Cali ¿Cómo
Vamos? program during 2008.
Resumen
Los estudios de pobreza, desde el punto de vista de la metodología objetiva, suelen basarse en los ingresos de las familias, índices de
calidad de vida y necesidades insatisfechas, para caracterizar a ciertos grupos sociales como pobres. Por otro lado, existen los estudios
subjetivos que abordan la pobreza a partir del criterio del individuo sobre su situación. Este trabajo pretende determinar cuáles pueden
ser las variables que inciden sobre la autopercepción de pobreza, teniendo en cuenta características del individuo, hogar y ciudad,
tomando como fuente de información los datos de la “Encuesta de Percepción Ciudadana” realizada para el programa Cali ¿Cómo
vamos? durante el año 2008.
Keywords: Measurement and Analysis of Poverty, General Welfare, General Equilibrium and Welfare Economic Analysis of Regional
Economies
Palabras clave: Medición y análisis de pobreza, Bienestar general, Equilibrio general y Análisis de bienestar económico de las economías
regionales
Clasificación JEL: I32, I31, R13
Primera versión recibida el 19 de septiembre de 2011; versión final aceptada el 18 de mayo de 2012
Coyuntura Económica, Vol. XLII, No. 1, junio de 2012, pp. 117-138. Fedesarrollo, Bogotá - Colombia
*
Maribel Castillo es Profesora del Departamento de Economía de la Pontificia Universidad Javeriana Cali y pertenece al Grupo
de Investigación en Desarrollo Regional (GIDR) de la Pontificia Universidad Javeriana Cali. Email: [email protected]
edu.co. Oscar Andrés González es Consultor y pertenece al GIDR de la Pontificia Universidad Javeriana Cali. Email: [email protected] Diana Marcela Escandón es Profesora del Departamen2to de Gestión de Organizaciones de la Pontificia
Universidad Javeriana Cali. Email: [email protected] Este artículo hace parte del proyecto de investigación
sobre "Determinantes de la duración del desempleo para profesionales en Cali 2001-2009", financiado por la Oficina de Investigaciones de la Pontificia Universidad Javeriana Cali.
117
COYUNTURA ECONÓMICA: INVESTIGACIÓN ECONÓMICA Y SOCIAL
Volumen XLII | No. 1 | Junio de 2012 | pp. 117-138
I.Introducción
La pobreza es un fenómeno complejo, multidimensional, en el que influyen factores de diversa
índole; por lo tanto, no existe una única forma de
interpretación, ni una única manera de medirla.
La pobreza puede ser interpretada como: i) tener
la incapacidad de adquirir artículos de primera
necesidad como comida, ropa, alojamiento y atención sanitaria, ii) quedarse atrás (por una distancia
determinada) respecto a los ingresos y estilos de
vida que goza el resto de la sociedad o, iii) sentir
que no se tiene lo suficiente para sobrevivir. Las
dos primeras categorías definen la pobreza objetivamente, mientras que la tercera la define de
una manera subjetiva (Hagenaars & De Vos, 1988).
En Colombia ya se ha comenzado a tratar la
pobreza desde el enfoque subjetivo, a través de las
Encuestas de Calidad de Vida (ECV) que abordan
el tema con preguntas de percepción, teniendo en
cuenta las características sociodemográficas de
En este trabajo se toma como pobre a todo in-
dividuo que haya dado respuesta afirmativa a la
pregunta "¿Usted se considera pobre?", y con base
en esto se hace un análisis de las características del
individuo, del hogar y de la ciudad, que permite
llegar a un determinante de por qué se puede sentir
pobre una persona. Se realiza un Modelo Multini-
vel en cuatro niveles, en el que se toman la zona,
la comuna y el hogar como los niveles macro y se
determina la percepción del individuo sobre su
condición respecto a la pobreza. La ventaja de este
tipo de modelos es que captan de manera jerárquica
el efecto de cada nivel macro en la percepción que
las personas tienen sobre la pobreza.
El documento está organizado de la siguiente
manera: la introducción, seguida de las metodologías para medir la pobreza, luego viene un estado
del arte donde se muestran diferentes estudios, seguido por unas estadísticas descriptivas y después
un Modelo Multinivel que utiliza la información de
la Encuesta de Percepción Ciudadana Cali ¿Cómo
cada individuo y hogar, al igual que las Encuestas
vamos? del 2008, se describen los resultados y,
año a año por parte de los programas Cómo vamos
referencias bibliográficas.
de Percepción Ciudadana que se han ido tomando
(de las ciudades de Bogotá, Medellín, Cali y Carta-
para finalizar, se exponen las conclusiones y las
general sobre la situación de la ciudad, situación
II.Las metodologías para medir la pobreza
servicios públicos, acceso y calidad de los servicios
En general, los estudios sobre pobreza se enfocan
dad, gestión gubernamental, acciones prioritarias
zan un umbral mínimo de subsistencia (líneas de
gena), que indagan por temas tales como: opinión
económica de la familia, acceso y calidad de los
de educación y salud, entorno del barrio, seguripara la ciudad, entre otros.
118
en la cuantificación de los individuos que no alcanpobreza, NBI) y en la medición de qué tan pobres
Cali, ¿cómo vamos en pobreza? Efectos de zona, comuna y hogar en la percepción de la pobreza
Maribel Castillo C. | Diana Marcela Escandón B. | Oscar Andrés González D.
son y cuál es el grado de desigualdad que existe
la condición de bienestar de estas personas para
equivalentes de incidencia, brecha y profundidad
así como del planteamiento y la elaboración de
entre ellos. De esta forma, los estudios definen
de la pobreza.
La medición objetiva de la pobreza se realiza
entenderlo mediante la elaboración de teorías,
hipótesis (Rojas 2007 y 2008).
Para la escuela de Leiden (desarrollada en la
considerando variables monetarias y no mone-
Universidad de Leiden en 1980) se plantea que la
entonces se tienen dos enfoques: el Absoluto y el
pende no sólo de su ingreso, sino de cómo evalúa
tarias. Si la medición se realiza con las primeras,
Relativo. En esta clase de medición están la Línea
de Indigencia -LI- y la Línea de Pobreza -LP-, las
cuales se basan en la definición de un nivel de ingreso que sea justamente el necesario para garantizar un estándar de vida mínimo; por lo tanto, desde
esta perspectiva, la variable monetaria o de ingreso
es la que considera aproximadamente el bienestar
de los individuos (Feres & Mancero, 2001).
Por otra parte, a través del enfoque del bien-
estar subjetivo se argumenta que cada persona es
la mejor autoridad para juzgar su bienestar; los
trabajos abordados por este tema (Hagenaars &
Van Praag, 1985; Hagenaars, 1986), proponen una
metodología para obtener una línea de pobreza
a partir de la declaración de bienestar que hacen
las personas, las cuales regularmente son las que
dicen qué nivel de ingresos es el adecuado para
situación económica o material de la persona detambién dicho ingreso (La Pregunta de Evaluación del
Ingreso introducida por Van Praag en 1968). De esta
pregunta se obtiene la línea de Pobreza de Leiden
(LPL), que consiste en preguntarle al individuo
(Kapteyn, Kooreman & Willemse, 1988), después
de pagar impuestos y dadas sus circunstancias
¿cómo consideraría su nivel de ingreso? (Muy Malo,
Malo, Insuficiente, Suficiente, Bueno, Muy Bueno).
Aquí entran en más detalle las teorías de evalua-
ción del ingreso en la escuela de Leiden, donde
se argumenta que la evaluación que una persona
hace de su propia condición económica depende
no solamente de su ingreso absoluto sino también
de la brecha entre su ingreso actual y aquel otro
que considera suficiente para satisfacer todas sus
necesidades (Jiménez & Rojas, 2008).
Este enfoque subjetivo de la medición de po-
subsistir. Ésta es la evaluación que hace la persona
breza se ha analizado especialmente en los Países
cuanto a que es el individuo el que lo experimenta,
un buen complemento entre las mediciones ob-
de su propio bienestar, la cual gana subjetividad en
y de esta manera, dicha experiencia depende de
sus propias emociones y percepciones. A partir de
esto, la labor del experto dejaría de ser la de juzgar
Bajos, llegando en algunos casos a utilizarse como
jetivas y las subjetivas. Se suman a esto algunos
experimentos empíricos como los realizados en
Jamaica y Nepal por Pradhan y Ravallion (1998),
119
COYUNTURA ECONÓMICA: INVESTIGACIÓN ECONÓMICA Y SOCIAL
Volumen XLII | No. 1 | Junio de 2012 | pp. 117-138
y otros más recientes, llevados a cabo en Argentina
es una función creciente del ingreso del hogar (y).
(Alaña, Salomón & Salinas, 2003) y México (Rojas
tienen lo suficiente para vivir corresponderá a ymin
(Giarrizzo, 2007), Perú (Monge, 2001), Venezuela
& Jiménez, 2008).
De esta forma, la respuesta de las familias que no
> y, mientras que las familias que cuentan con un
ingreso suficiente estarán en el grupo ymin < y. Tam-
De la misma escuela nace la Teoría de las Dis-
bién habrá hogares que apenas logran satisfacer
cual plantea que la satisfacción del individuo se
un ingreso mínimo será aproximadamente igual
crepancias Múltiples -TDM- (Michalos, 1985), la
da en función de tres aspectos, pues al evaluar su
condición, la persona compara su estado actual
con el que otros tienen a su alrededor (brecha comparativa), con lo que tenía en un pasado cercano
(brecha histórica) y con lo que esperaba tener para
esta etapa de su vida (brecha aspiracional); en tér-
sus necesidades básicas, y lo que ellos consideran
a su ingreso corriente. Así, la "línea de pobreza
subjetiva" (y*min) se define a partir de la respuesta
de este último grupo; es decir, es la solución a la
ecuación (y*min)= ymin(y*min·x).
Van Praag (1980), Groedhart et ál., (1977), Colas-
minos de ingreso, el individuo evalúa su condición
tanto et ál., (1984), Danziger et ál., (1985), Kapteyn et
ingreso de su grupo de referencia, con su ingreso
muestran la forma de aplicar este método: calculan
de pobreza comparando su ingreso actual con el
en el pasado y con el ingreso que aspiraba a tener
para esta etapa de su vida. Un método similar
(Kapteyn, 1994) pregunta a los encuestados acerca
del ingreso que consideran como mínimo "para
ál., (1985, 1988), Stanovnik (1992) y Kapteyn (1994)
líneas de pobreza subjetivas según el tamaño del
hogar (fs), pero el método puede ser extendido para
diferenciar líneas de pobreza según otras variables.
Con los valores para ymin obtenidos en la "pregunta
llegar a fin de mes" (to make ends meet) y acerca del
de ingreso mínimo" se estima la siguiente ecuación:
normalizado y medido cuantitativamente para
ln(ymin) = a0 + a1 + ln(fs) + a2ln(y) + e
Ingreso Mínimo (PIM en adelante). Tal ingreso es
que la línea de pobreza subjetiva pueda ser usada
como indicador de bienestar.
Específicamente, estudios empíricos (Van Praag
(1980), Groedhart, Halberstadt, Kapteyn & Van
Praag (1977), Colastanto, Kapteyn & Van der Gaag
(1984), Danziger, Van der Gaag & Taussig (1985),
Kapteyn, Kooreman & Willemse (1988), Stanovnik
(1992) y Kapteyn (1994)), han encontrado que ymin
120
Con los resultados de esta ecuación se obtiene
la línea de pobreza subjetiva, igualando y a ymin
(ignorando el término de error):
ln(y*min) =
a0 + a1 + ln(fs)
1 - a2
Para que las líneas de pobreza obtenidas bajo
este método sean consistentes es necesario que el
Cali, ¿cómo vamos en pobreza? Efectos de zona, comuna y hogar en la percepción de la pobreza
Maribel Castillo C. | Diana Marcela Escandón B. | Oscar Andrés González D.
nivel de bienestar que las personas asocian con el
nimo. Las respuestas obtenidas se comparan con
expresando la línea de pobreza como z = e(p, i, uz),
línea de pobreza se calcula a partir de un modelo
término "ingreso mínimo" sea el mismo. Es decir,
todos los encuestados deben referirse a la misma
utilidad Uz. La pregunta de ingreso mínimo no pue-
de garantizar que ese supuesto se cumpla, y para
comprobarlo se estima una "función de bienestar
individual del ingreso".
La "función de bienestar individual del ingre-
so", U(y), es una función cardinal de utilidad, que
describe cómo el individuo evalúa distintos niveles
de ingreso con una escala entre 0 y 1. La forma de
la función U(.) se aproxima a la de una función
el ingreso o gasto efectivo de esas personas, y la
probabilístico. Este método se plantea como una
alternativa útil cuando el grupo de individuos encuestados no tiene una percepción muy clara acerca
de su ingreso o consumo en términos monetarios,
lo cual es más probable en las zonas rurales de los
países en desarrollo.
A continuación se presenta la revisión de litera-
tura, enfocada básicamente en el tema de pobreza
subjetiva.
de distribución lognormal, y por lo tanto, puede
III.Revisión de la literatura
estimación empírica de esta función muestra que
En esta sección se presentan los estudios realizados,
pesar de que ymin varíe con los ingresos- entonces
nivel mundial como también los recientes casos
ser estimada a partir de su media y varianza. Si la
U(ymin) se mantiene aproximadamente constante -a
se puede confiar en que ymin es interpretado de
la misma forma por los individuos. Van Praag,
Goedhart & Kapteyn (1980) concluyen que, al
según las diferentes metodologías usadas, tanto a
estudiados en Colombia.
Rojas & Jiménez (2008) estudian para México
menos para los países europeos analizados, no se
la correspondencia que existe entre nociones de
mantiene constante.
del bienestar, y el concepto de pobreza que toma
puede rechazar la hipótesis nula de que U(ymin) se
El método subjetivo puede ser utilizado en
conjunto con la información sobre el gasto observado de las personas. Un ejemplo al respecto es
la propuesta de Pradhan & Ravallion (1997), en la
que se pregunta a los individuos si ellos perciben
que su nivel actual de consumo es adecuado, y
no sobre el nivel de ingreso que consideran mí-
pobreza basadas en la imputación y la presunción
como referencia la evaluación que hace la persona
de su situación (pobreza subjetiva). Encontraron
que es menos probable que una persona se considere pobre si compara de manera más favorable su
ingreso con respecto a su grupo de referencia, y a
lo que aspiraba en "esa etapa de su vida", indepen-
dientemente de su ingreso absoluto; lo que indica
que no sólo el ingreso absoluto es importante,
121
COYUNTURA ECONÓMICA: INVESTIGACIÓN ECONÓMICA Y SOCIAL
Volumen XLII | No. 1 | Junio de 2012 | pp. 117-138
sino también los factores sociales de comparación
y aspiración.
No obstante, Monge (2001) obtuvo para Perú
resultados de la Línea de Pobreza Subjetiva (LPS)
cercanos al de la línea de pobreza objetiva (LPO);
pero el autor reconoce que se presentaron proble-
mas metodológicos por la exclusiva consideración
de "hogares pobres extremos" y por la baja cobertura geográfica de la muestra de hogares, y en
consecuencia esta condición llevó a que el resultado
pararon las respuestas obtenidas con el ingreso o
gasto efectivo de esas personas. Encontraron que
un alto porcentaje de las familias entrevistadas
considera que sus gastos son insuficientes: entre
el 20% y el 48% para Jamaica, y para Nepal entre
el 42% y el 59%, siendo el gasto en educación el
menos insuficiente para ambos países, el gasto en
vivienda el más insuficiente para Nepal, y el gasto
en transporte el más insuficiente para Jamaica.
Para Colombia, Aguado & Osorio (2006) esti-
de la LPS coincidiera con la LPO, pues el ingreso
man la línea de pobreza subjetiva a través de las
que se requería para sobrevivir.
canos a la pregunta de suficiencia de ingresos de
mínimo de los sujetos encuestados era lo mínimo
Milanovic & Jovanovic (1999) determinaron el
impacto sobre los hogares de los cambios abruptos, a nivel económico y social, que se dieron en
Rusia entre los años 1993 y 1996. En relación con
la pregunta de lo que la población considera como
el ingreso mínimo aceptable, los investigadores
concluyeron que ésta tiene grandes implicaciones
políticas; es decir, que si la mayoría de la población
se siente pobre, será reacia a apoyar las reformas
respuestas de los hogares colombianos y vallecau-
la Encuesta de Calidad de Vida 2003. Calcularon
que un hogar en Colombia se considera pobre
si sus ingresos llegan hasta $1.142.097, mientras
que en el Valle del Cauca esta cifra es de $872.545.
Sugieren que la brecha entre estas dos medidas se
debe a otros factores que intervienen en la percep-
ción de pobreza, asociados con las características
económicas regionales y diferentes dotaciones de
capital humano y social.
políticas. Los investigadores también concluyen
IV. Análisis descriptivo de las variables
regiones.
El objetivo del documento es verificar si existe
que las necesidades subjetivas varían según las
Pradhan & Ravallion (1998) utilizaron la pre-
gunta que hace referencia a si el nivel actual de
consumo es adecuado o no (respecto a alimentos,
vivienda, vestuario, transporte, salud y educación)
para determinar la LPS en Nepal y Jamaica, y com122
relación entre la percepción de pobreza y un grupo de variables individuales (sexo, edad, estrato
socioeconómico, localización geográfica), características propias del hogar (situación alimentaria,
servicios de salud, vivienda, servicios públicos) y
variables de clima de opinión general de los caleños
Cali, ¿cómo vamos en pobreza? Efectos de zona, comuna y hogar en la percepción de la pobreza
Maribel Castillo C. | Diana Marcela Escandón B. | Oscar Andrés González D.
(calidad de vida, situación económica y seguridad).
esta forma es la falta de dinero (38%), porque les
a partir de estas variables, se dieron a la pregunta:
nifestaron que el salario no les alcanza para sus
A continuación se presentarán las respuestas que,
¿Se considera pobre?
Para el año 2008, el 28% de los caleños se con-
sideran pobres y el 72% no se consideran pobres.
La principal razón que los lleva a responder de
faltan muchas cosas para vivir mejor (34%) y manecesidades (29%).
Para el caso de las variables de características
del individuo (Cuadro 1), por edad se considera
pobre el 22% de quienes se encuentran entre los 18
Cuadro 1
CARACTERísticas DEL INDIVIDUO
Se considera pobre
No se considera pobre
Características del individuo Muestra
%
Muestra
%
Edad
De 18 a 25 años
50
22
173
78
De 26 a 35 años
52
23
176
77
De 36 a 45 años
64
31
143
69
De 46 a 55 años
69
30
160
70
Más de 55 años
102
33
211
67
Estrato socioeconómico
Estrato 1
72
43
97
57
Estrato 2
114
39
177
61
Estrato 3
116
26
328
74
Estrato 4
18
12
127
88
Estrato 5
14
14
84
86
Estrato 6
3
6
50
94
Percepción de pobreza por sexo
Masculino 173
29
421
71
Femenino
164
27
442
73
Percepción de pobreza según ocupación
Trabaja fuera de casa
105
25
312
75
Estudia
10
14
62
86
Trabaja y estudia
1
7
13
93
Trabaja en casa
43
39
66
61
Desempleado
66
40
99
60
Se dedica al hogar
81
27
224
73
Jubilado/Pensionado
31
26
87
74
Fuente: Elaboración propia de los autores con base en la Encuesta Cali Cómo Vamos 2008.
123
COYUNTURA ECONÓMICA: INVESTIGACIÓN ECONÓMICA Y SOCIAL
Volumen XLII | No. 1 | Junio de 2012 | pp. 117-138
y 25 años, el 23% de quienes se encuentran entre los
27% de las mujeres. Por el lado de la ocupación,
los 36 y 45 años, el 30% de quienes se encuentran
las personas que trabajaban por fuera de casa, el
26 y 35 años, el 31% de quienes se encuentran entre
entre los 45 y 55 años y, finalmente, se considera
pobre el 33% de quienes tienen una edad superior a
los 55 años. Al parecer, los de menor edad manifies-
tan en menor medida sentirse pobres; esto puede
estar relacionado con que aún no hacen parte del
mercado laboral y dependen económicamente de
sus familias.
Para la variable de estrato socioeconómico se
observó que se consideraban pobres el 43% de
las personas que vivían en un barrio de estrato
1, el 39% de las personas que habitan en barrios
de estrato 2, el 26% de las personas que vivían en
barrios de estrato 3, el 12% de las personas que
vivían en barrios de estrato 4, el 14% de las per-
sonas que vivían en barrios de estrato 5 y el 6%
se observó que se consideraban pobres un 25% de
14% de las personas que estudiaban, el 1% de las
personas que trabajan y estudian, el 39% de las per-
sonas que trabajan en casa, el 40% de aquellos que
se encuentran desempleados, el 27% de aquellos
que se dedican al hogar y el 26% de aquellos que se
encuentran jubilados o pensionados. Es interesante
el caso de las personas que se dedican al hogar, pues
su sentimiento de pobreza se acerca más al de las
personas que trabajan fuera que los que trabajan en
el mismo hogar. Se considera menos pobre aquel
individuo que se encuentra ocupado, mientras se
nota que la percepción de pobreza es mayor para
los que realizan algún tipo de actividad desde la
casa o están, en su defecto, desempleados.
Para las variables de características del hogar
de las personas que vivían en barrios de estrato 6.
(Cuadro 2), con respecto a la variable de salud
subjetivos, pues se encuentran pobres y no pobres
afiliación a servicios de salud, se considera pobre
Se encuentra en esta variable que existen pobres
entre todos los estratos; no necesariamente vivir
en el estrato 1 puede caracterizar a alguien como
pobre ni vivir en el estrato 6 puede indicar que se
considere no pobre. Esto puede ser un indicativo
de la hipótesis de brechas comparativas en las
cuales las personas se pueden percibir como pobres
cuando se comparan con las personas de su mismo
estándar de vida.
Para la variable de género se observó que se
consideraban pobres el 29% de los hombres y el
124
en la que se indaga si los individuos tienen una
el 26% de las personas que no están afiliadas a
ningún servicio de salud. Para la variable de haber
dejado de consumir una de las comidas por falta
de dinero, se observó que se perciben como pobres
el 26% de las personas que han consumido todas
sus comidas y el 59% de aquellas que dejaron de
consumir alguna.
Por el lado de la tenencia de vivienda, se obser-
vó que se consideran pobres el 25% de las personas
que tienen una vivienda propia, el 31% de aquellos
Cali, ¿cómo vamos en pobreza? Efectos de zona, comuna y hogar en la percepción de la pobreza
Maribel Castillo C. | Diana Marcela Escandón B. | Oscar Andrés González D.
Cuadro 2
CARACTERIsticas del hogar
Se considera pobre
No se considera pobre
Características del hogar Muestra
%
Muestra
%
Percepción de pobreza según afiliación a salud
Afiliado a salud
261
26
751
74
No afiliado
76
40
112
60
Percepción de pobreza al dejar de alguna de las consumir comidas
Consumió todas
289
26
830
74
Dejó alguna
48
59
33
41
Percepción de pobreza según tenencia vivienda propia
Vivienda propia
163
25
498
75
Arrendada
112
31
248
69
Familiar
61
34
117
66
Percepción de pobreza según retraso en pagos del hogar
Retraso
172
41
244
59
No retraso
165
21
619
79
Percepción de pobreza cantidad de niños de 5 a 17 años en el hogar
Sin niños en ese rango
169
26
476
74
Un niño
87
29
217
71
Dos niños
45
26
130
74
Tres niños
21
40
31
60
Cuatro niños o más
15
63
9
38
Percepción de pobreza cantidad de niños menores a 5 años en el hogar
Sin niños en ese rango
245
27
654
73
Un niño
30
34
58
66
Dos niños
62
29
151
71
Con quién deja los niños menores de 5
Guardería o jardín oficial
13
25
38
75
Guardería o jardín privado
10
25
30
75
En casa con adulto
68
33
139
67
En otra casa con adulto
1
33
2
67
92
209
Fuente: Elaboración propia de los autores con base en la Encuesta Cali Cómo Vamos 2008.
125
COYUNTURA ECONÓMICA: INVESTIGACIÓN ECONÓMICA Y SOCIAL
Volumen XLII | No. 1 | Junio de 2012 | pp. 117-138
que viven en una vivienda arrendada y el 34% de
de las personas que no tienen niños menores de
riable es importante en la medida en que hace parte
menor de 5 años y el 29% de quienes tienen 2 niños
quienes habitan en una vivienda familiar. Esta vade las medidas de pobreza desde la metodología
objetiva, es parte de los índices de condiciones de
vida, en este caso la percepción parece estar más
enfocada a los ingresos, ya que la percepción de
5 años, el 34% de las personas que tienen un niño
menores de 5 años (no se encontró en la muestra
personas con más de 2 niños menores de 5 años).
Con respecto a las personas con las que se dejan
ser pobre disminuye cuando se tiene suplida la
los menores de 5 años, se consideran pobres el 25%
cubrir otros gastos del hogar.
guardería o jardín oficial, el 25% de las personas
vivienda y los ingresos pueden ser usados para
Para la variable de retraso de pagos en el hogar,
se autodenominaron como pobres el 41% de las
personas que tuvieron que retrasar alguno de sus
pagos, como también el 21% de quienes no tuvieron
que asumir ese retraso. Los retrasos en los pagos
son variables que determinan también una distri-
de las personas que les toca dejar sus hijos en una
que les toca dejar sus hijos en una guardería o
jardín privado, el 30% de las personas que les toca
dejar a su hijo con un adulto en casa y el 30% de
las personas que les toca dejar a sus hijos en otra
casa con un adulto.
Ahora, con respecto a las características de
bución del ingreso por parte de la persona que se
ciudad (Cuadro 3) se observó que se consideran
variable no fue significativa.
por buen camino y el 31% de quienes opinan que
percibe como pobre o no; en la modelación dicha
Para las variables de niños en el hogar se observó
que se consideran pobres el 26% de las personas que
no tienen niños en el rango de 5 a 17 años, también
se observó que la percepción de pobreza aumenta
a medida que aumenta el número de niños entre el
rango antes mencionado, se perciben como pobres
el 29% de los que tienen un niño en el rango, 26%
de quienes tienen dos niños, 40% de quienes tienen
tres y el 63% de quienes tienen cuatro niños o más.
Para el caso de tener niños menores a 5 años,
se observó que se consideran como pobres el 27%
126
pobres el 25% de quienes piensan que la ciudad va
la ciudad no va por buen camino. De la variable de
mejora percibida en la situación del hogar se ve un
aumento en la percepción de pobreza al desmejorar
su situación, pues se perciben como pobres el 10%
de los hogares en que la situación mejoró mucho,
21% en que la situación del hogar mejoró algo, 30%
de los hogares en que la situación sigue igual, 39%
de aquellos hogares donde la situación empeoró
y el 46% de los hogares en los cuales la situación
empeoró mucho.
En el aspecto de seguridad del barrio, se con-
sideran pobres el 26% de los que creen que su
Cali, ¿cómo vamos en pobreza? Efectos de zona, comuna y hogar en la percepción de la pobreza
Maribel Castillo C. | Diana Marcela Escandón B. | Oscar Andrés González D.
Cuadro 3
CARACTERIsticas de LA CIUDAD
Se considera pobre
No se considera pobre
Características de la ciudad Muestra
%
Muestra
%
Percepción de pobreza según buen camino de ciudad
Buen Camino
165
25
486
75
Mal camino
172
31
377
69
Percepción de pobreza según situación del hogar
Mejoró mucho
12
10
104
90
Mejoró algo
61
21
234
79
Igual
154
30
368
70
Empeoró algo
77
39
118
61
Empeoró mucho
33
46
39
54
Percepción de pobreza según seguridad del barrio
Seguro
253
26
714
74
No seguro
84
36
149
64
Percepción de pobreza según seguridad de Cali
Seguro
223
26
646
74
No seguro
114
34
217
66
Percepción de pobreza según satisfacción con oferta cultural
Muy Satisfecho
40
23
136
77
Satisfecho
121
24
374
76
Igual
121
31
270
69
Insatsfecho
30
35
56
65
Muy insatisfecho
25
48
27
52
Percepción de pobreza según Satisfacción con vías del barrio
Satisfecho
213
26
597
74
No satisfecho
124
32
266
68
Fuente: Elaboración propia de los autores con base en la Encuesta Cali Cómo Vamos 2008.
barrio es seguro y el 36% de los que creen que
condiciones de seguridad marcan de forma impor-
variable de seguridad de la ciudad de Cali, donde
la pobreza, ya que relacionan la inseguridad con
el barrio es inseguro. Algo similar ocurre con la
se perciben como pobres el 26% de los habitantes
que consideran que la ciudad es segura y el 34%
de los habitantes que creen que no es segura. Las
tante la percepción que tienen las personas sobre
la falta de condiciones sociales en la zona donde
habitan y, por tanto, aumenta su percepción frente
a la pobreza.
127
COYUNTURA ECONÓMICA: INVESTIGACIÓN ECONÓMICA Y SOCIAL
Volumen XLII | No. 1 | Junio de 2012 | pp. 117-138
V. Metodología
Se utilizará la metodología recomendada por Prad-
ham & Ravallion (1998) para los países en vía de
desarrollo, en la cual plantean que se puede llegar
Gráfico 1
LÍNEA DE POBREZA SUBJETIVA
(z*)
Ingreso Mínimo
Subjetivo (IMS)
Función
de PIM
a una línea de pobreza subjetiva sin necesidad de
utilizar la PIM mientras se tengan variables de
tipo cualitativo para calibrar el modelo. Además,
por la novedad del tema y el problema de que
para los países en vía de desarrollo es posible que
las personas no tengan muy claro el concepto de
ingreso mínimo, en Colombia tampoco se encontraba mucha información o encuestas con este tipo
Ingreso
actual
45º
(Z*)
Fuente: Tomado de Pradham y Ravallion (2000).
de preguntas.
Ravallion (1998) explica que tomando como
base de estudio preguntas sobre el nivel de ingreso
mínimo, se halla la Línea de Pobreza Subjetiva,
como se ilustra en el Gráfico 1, en el que las perso-
nas con ingresos por encima del punto de equilibrio
entre ambas líneas (donde y* min = z*), tienden a
sentir que sus ingresos son adecuados. Mientras
que quienes tienen ingresos por debajo del punto
z* perciben que sus ingresos son menores del nivel
promedio) que sus gastos son adecuados a sus
necesidades. El análisis propuesto por Pradhan &
Ravallion (1997) es el siguiente:
Simbolizando el vector de consumo de un indi-
viduo dado como y, y como z el vector comparable
de normas de consumo de ese mismo individuo, la
necesidad básica subjetiva para el bien k y el hogar
i está dada por:
mínimo que necesitan para vivir. De esta forma,
zki = jk(yi , xi) + jki(k = 1, ..., m; i = 1, ..., n)
llamado "el nivel de pobreza subjetiva".
donde j (k = 1,..., m) son funciones continuas y
z* es el límite entre considerarse pobre o no, y es
El procedimiento supone que cada individuo
tiene sus propias normas de consumo razona-
blemente bien definidas en el momento de ser
encuestado. Aquí, la LPS es el nivel de gasto total
por encima del cual los participantes dicen (en
128
(1)
x es un vector de indicadores de bienestar en un
vector de consumo dado (como el tamaño y la
composición demográfica del hogar). Se supo-
ne que cada j tiene un límite inferior positivo
cuando los consumos reales se acercan a cero, y
que la función está limitada por encima cuando
Cali, ¿cómo vamos en pobreza? Efectos de zona, comuna y hogar en la percepción de la pobreza
Maribel Castillo C. | Diana Marcela Escandón B. | Oscar Andrés González D.
los consumos se acercan al infinito. Igualmente,
como no suponen que la PIM sea contestable,
media cero y están distribuidos normalmente de
Entonces, de acuerdo con Pradhan & Ravallion, a
sk2. Las funciones de distribución acumulativa de
cualitativo, se puede saber si el gasto real en el
se supone que los términos de error, eki tienen
manera independiente e idéntica con la desviación
los términos de error normal estándar (eki/s ) se
simbolizan Fk (k = 1,..., m).
2
k
Siguiendo la literatura sobre la pregunta de
ingreso mínimo, los autores definen la Línea de
Pobreza Subjetiva como el nivel del gasto en el cual
los mínimos subjetivos para todos los k se alcanzan
de acuerdo con lo esperado, para un x dado. Un
no se puede entonces observar zki directamente.
partir de una pregunta de un estudio puramente
bien k por el i-ésimo hogar de la muestra (yki) está
por debajo de zki. La probabilidad de que el i-ésimo
hogar responda que el consumo real del k-ésimo
bien es adecuado estará dada entonces por:
y
j (y , x )
P(yki > zki) = Fk ( sk - k si i ) k
k
(4)
Mientras las parametrizaciones específicas de la
hogar es pobre, si y sólo si, sus gastos totales son
función jk sean lineales en los parámetros (aunque
sus características. Así, la LPS satisface:
de considerar al modelo como un logit estándar.
inferiores a la LPS apropiada para un hogar con
m
z*(x) = ∑ zk* (x) k=1
A su vez, si se supone una especificación lineal
(2)
Donde z*k (x) está implícitamente definido por la
relación de punto fijo:
zk* (x)= jk(z1* (xi), ..., zm* (x), x) (k = 1, ..., m)
posiblemente no lineales en las variables), se pue-
(3)
Habrá una solución de esta ecuación en la
medida en que las funciones jk sean continuas
para todo k.
Esto proporciona una ampliación multidimen-
sional al caso unidimensional basado en la PIM. La
logarítmica para las líneas de pobreza subjetiva
individual y se define y'≡ (lny, lnym), la ecuación
(1) se convierte en:
ln(zki) = ak + b'kyi + r'kxi + eki (k = 1,..., m; i = 1,..., n) (5)
Si se observan los valores de zki, se podría ob-
tener una única solución para la Línea de Pobreza
Subjetiva calculando directamente la ecuación
(5) y (si suponemos que la matriz del coeficiente
pertinente es no singular).
Los parámetros no se identifican sólo con datos
LPS es el nivel de gasto total por encima del cual los
cualitativos sobre la adecuación del consumo en
son adecuados a sus necesidades. Sin embargo,
cación en (5), la ecuación (4) se convierte en:
participantes dicen (en promedio) que sus gastos
relación con las normas (latentes). Con la especifi-
129
COYUNTURA ECONÓMICA: INVESTIGACIÓN ECONÓMICA Y SOCIAL
Volumen XLII | No. 1 | Junio de 2012 | pp. 117-138
ln(yki) ak + b'kyi + r'kxi)
P(yki > aki) = Fk ( s )
sk
k
(6)
Así, Pradhan & Ravallion resuelven la Línea de
Pobreza Subjetiva sin la PIM, algo que sólo es posible en la medida en que se cuente con datos cua-
litativos para determinar Prob(yki > zki) para todo
i y k. En vez de preguntar a los participantes cuál
es exactamente el consumo mínimo que necesitan,
sugieren preguntarles simplemente si consideran
necesarios para la subsistencia o para mantener un
estándar de vida "digno". Esa ausencia de preguntas
relacionadas con la dimensión subjetiva del bienestar impide tener una visión integral de, por ejemplo,
los determinantes socioeconómicos de la pobreza y
sus vínculos con las otras dimensiones objetivas de
la pobreza (como son la pobreza objetiva monetaria
o las necesidades básicas insatisfechas).
En este trabajo se realiza un análisis de la po-
o no que su consumo actual es adecuado. "Estos
breza subjetiva como complemento al estudio de la
nes potenciales de este enfoque en el marco de los
mecanismo suficiente por si solo para realizar este
resultados parecen dar acceso a futuras aplicaciopaíses en desarrollo", señalan los autores.
Este tipo de experimentos, relacionados con la
pregunta del ingreso mínimo, se han llevado a cabo
principalmente en países desarrollados. Algunos
autores señalan que existen una serie de obstácu-
los para repetirlos en países pobres o en vías de
desarrollo, donde el concepto de ingreso no está
del todo definido y por lo tanto no está claro que se
puedan obtener respuestas sensatas sobre el nivel
de ingresos mínimos; en parte por ello, y en parte
porque en los países con ingresos más bajos las
prioridades están puestas en analizar la evolución
de la pobreza absoluta. Se observa que sólo en muy
pocos países se agregan módulos subjetivos en los
cuestionarios oficiales de pobreza.
Esto puede ser una explicación de por qué las
mediciones y estudios empíricos sobre Pobreza Sub-
jetiva son escasos. Poco se sabe sobre cómo percibe
la población mundial los montos mínimos que son
130
pobreza objetiva; es una alternativa, mas no es un
tipo de medición. Un estudio de pobreza gana en
profundidad si, además de detectar los hogares o
las personas menos favorecidos desde el punto de
vista de los ingresos que perciben o los gastos que
efectúen, ofrece información sobre cómo perciben
los propios hogares o personas su situación.
Como fuente de datos se utiliza la Encuesta de
Percepción Ciudadana realizada en la ciudad de
Cali para el año 2008, que es elaborada anualmente por el programa Cali, ¿Cómo vamos? Entre sus
contenidos se encuentran apartados de pobreza,
del individuo, aspectos del hogar, percepción de
la gestión institucional y de la ciudad. Se usará la
muestra de 1.200 datos que se puede considerar
como representativa para la población y se plan-
teará un ejercicio econométrico, con el fin de dar
una explicación a la autopercepción de pobreza
en función de unas variables determinantes como
son: características individuales, características
del hogar y percepción de aspectos de la ciudad.
Cali, ¿cómo vamos en pobreza? Efectos de zona, comuna y hogar en la percepción de la pobreza
Maribel Castillo C. | Diana Marcela Escandón B. | Oscar Andrés González D.
A.Modelo Multinivel
tener comportamientos y características parecidas.
Para el caso del método, en investigación educa-
2008, se pretende encontrar los factores asociados
tiva se usan los Modelos Multinivel, con el fin de
adoptar una estructura jerárquica de los datos al
marco de los modelos lineales generalizados; un
ejemplo se da en la Figura 1, en donde se puede
observar un nivel dentro de otro para explicar el
comportamiento de alguna variable. La investi-
gación multinivel tuvo sus inicios en los campos
de la educación; por ejemplo, el modelo de Aitkin
& Longford (1986) mostraba que cuando se hacía
A partir del uso de la Encuesta Cali, ¿Cómo vamos?
a que una persona se perciba como pobre, teniendo
en cuenta un análisis en cuatro niveles (individuo,
hogar, comunidad, zona). Se realiza la estimación
del siguiente Modelo Logit para cuatro niveles:
Logit yijkl =boijkl + b1ijkl EDADijkl + b2ijkl SEXOijkl +
b3ijkl SEGijkl + b4ijkl Hijos < 5ijkl +
b6ijkl Comidaijkl + b7ijkl SISBENijkl +
b8ijkl CULTijkl + b9ijkl VIVIENijkl +
un análisis agrupando niños en clase, con meto-
b10ijkl OCUPAijkl + E1ijkl
las diferencias significativas desaparecían y los
En donde:
diferentes de los otros.
2
[∈ijkl] ∼ N (0, sms0
)
dologías establecidas, y determinados profesores,
niños formalmente enseñados no demostraban ser
Figura 1
2
[mijkl] ∼ N (0, sss0
)
ESTRUCTURA DE LOS DATOS
NIVEL 2
centro
[sijkl] ∼ N (0, ss02 )
Nivel más alto (higher-level)
MACRO
anidado
en
NIVEL 1
Nivel más alto (lower-level)
MICRO
Fuente: Amador y López (2007).
[fijkl] ∼ N (0, sf02)
Una peculiaridad de los Modelos Multinivel es
que minimizan el error de pronóstico eij siendo la
varianza de error partida en varios componentes
(Bryk & Raudenbush, 1992; Searle, Casella & Mc-
Por tanto, podemos hablar de distintas jerarquías
de la información disponible: el nivel 1 y, por otra, el
nivel 2, el contexto o grupo al que pertenece el individuo, donde lo importante a resaltar es que indivi-
duos pertenecientes a contextos similares deberían
Culloch, 1992).
La interpretación de las variables es la siguiente
(todas para el individuo i, en el hogar j, en la comuna k, y en la zona l) Figura 2:
131
COYUNTURA ECONÓMICA: INVESTIGACIÓN ECONÓMICA Y SOCIAL
Volumen XLII | No. 1 | Junio de 2012 | pp. 117-138
Figura 2
Características Macro y Micro del Modelo Multinivel para la
percepción de la pobreza de los hogares caleños 2009
Nor-Oriente
Nor-Occidente
ZONA
Sur
Oriente
Distrito de Aguablanca
NIVEL MICRO
NIVEL MICRO
COMUNA
22 comunas
HOGAR
Tamaño de hogar:
Número de hogares por
vivienda: mín 1 - máx 5
Individuo que
percibe la
pobreza
Fuente: Elaboración propia de los autores.
yijkl = 1 se considera pobre y 0 no se considera pobre
Hijos < 5ijkl = 1 tiene hijos menores de 5 años, 0 no tiene
EDADijkl = Edad en años de la personas encuestada
Comidaijkl = 1 recibió las 3 comidad la última semana,
segijkl = percepción sobre la seguridad de la ciudad
SISBENijkl = 1 tiene Sisben, 0 no tiene
SEXOijkl = 1 hombre y 2 mujer
1. Ha mejorado mucho
0 no recibió
CULTijkl = 1 asiste a actividades culturales, 0 no asiste
VIVIENijkl = tipo de vivienda
2. Ha mejorado algo
OCUPAijkl = 1 ocupado, 0 en otra condición
4. Ha empeorado algo
1. Propia
3. Sigue igual
5. Ha empeorado mucho
132
2. Arrendada
3. Familiar
Cali, ¿cómo vamos en pobreza? Efectos de zona, comuna y hogar en la percepción de la pobreza
Maribel Castillo C. | Diana Marcela Escandón B. | Oscar Andrés González D.
Cuadro 4
MODELO MULTINIVEL PARA DETERMINAR EL EFECTO ZONA, COMUNA Y HOGAR
EN LA PERCEPCIÓN DE LA POBREZA DE LOS CALEÑOS EN EL AÑO 2008
Regresión logística de efectos mixtos Número de observaciones = 1200
Variable de grupo No. deObservaciones por grupo
grupos
Mínimo
5
240
Media
Máximo
Puntos de
integración
Zona Comuna Hogar 22
5
13
1
240.0
54.5
240
121
17.4
125
7
7
7
Wald chi2(13) = 97,20
Log likelihood = -633,18854 Prob > chi2 = 0,0000
Se considera pobre Cuota (Odds Ratio)
Error
Edad 1,159706 0,0669177
Desocupado
1,012036 0,0353526 Sexo No tiene niños menores de 5 años No consume las 3 comidas No tiene Sisbén
No asiste a actividades culturales y o deportivas Tenencia de la vivienda
Vivienda arrendada
Familiar Percepción de seguridad en la ciudad
1,242497 2,787038 1,006146 Sigue igual 4,593903 Ha empeorado algo Parámetros de efectos aleatórios
1,035694
0,34 0,732
0,945065 0,1001987 -2,94 0,148
0,109 0,014 0,455386 0,001 2,45 1,002464
1,667887
1,083753
4,685587
1,084891 0,033 1,298566
1,060012
1,657761 0,003 3,28 0,925602
0,557689 0,000 2,13 0,854676
1,009842
2,093464
1,035467 2,309927
0,751126
2,19 0,029
1,083387
4,263466
1,636207
4,28 0,000
2,285652
9,233231
3,580993 1,192072 4,762055 1,985418
de varianza
de 95%
0,010
3,87 Intervalo de confianza
2,57 -1,60 0,3165633 Estimaciones P > |z| 1,45 0,2527191 1,546562 0,1259698
0,0018824
1,507044 2,149182 0,7387375 0,623865 Ha mejorado mucho Ha mejorado algo 0,1866534
0,768868 z
estándar
Error
estándar
3,83 0,000
3,74 0,000
1,864869
2,103330
6,876362
10,78155
Intervalo de confianza
de 95%
Zona
0,0854852
0,091344
0,0105282
0,694113
Comuna
0,0350978 0,1078496
0,0000851
Hogar
0,1362353 0,1348811
0,0195681
0,9484844
14,48366
Test LR versus regresión logística: chi2(3) = 22.83 Prob > chi2 = 0.0000
Nota: El test LR es conservador y se presenta solo como referencia.
133
COYUNTURA ECONÓMICA: INVESTIGACIÓN ECONÓMICA Y SOCIAL
Volumen XLII | No. 1 | Junio de 2012 | pp. 117-138
B.Coeficiente de correlación intragrupos
El 0,98% de la varianza en la probabilidad de
La correlación intragrupos r es un estimador de la
vive el individuo.
proporción de varianza explicada en la población.
La siguiente ecuación establece que la correlación
intragrupos es igual a la proporción estimada de
la varianza del nivel grupo comparada con la varianza total estimada.
r=
2
sm0
considerarse pobre depende de la Comuna en que
Por último, el efecto hogar sería:
r=
0,1362353
0,0854852 + 0,0350978 + 0,1362353 + 3,29
= 3,84%
El 3,84% de la varianza en la probabilidad de con-
2
2
sm0
+ sf02 + ss0
+ se02
siderarse pobre depende del hogar en que vive el
El coeficiente de correlación intragrupos mide
la proporción de la varianza total que es explicada
por las diferencias entre grupos.
Según Rabash et ál., (2005), en una distribución
individuo.
C.Interpretación del modelo multinivel
En modelo presentado en el Cuadro 4 se identifican
logística los residuos del nivel 1 poseen una dis2
tribución de p .
3
las cuotas (conocidas en la literatura como Odds
Según las estimaciones presentadas en el Cuadro
de que no ocurra) que permiten determinar qué
4, el efecto Zona sería:
r=
0,0854852
0,0854852 + 0,0350978 + 0,1362353 + 3,29
Ratios, se definen como el cociente entre la proba-
bilidad de que ocurra un suceso y la probabilidad
tan pobres se consideran las personas encuestadas
según las variables explicativas. Por ejemplo, en el
= 2,41%
caso de la edad, entre más años tenga el individuo,
se considera un 1,15 más pobre; en el caso del sexo,
El 2,41% de la varianza en la probabilidad de con-
las mujeres se consideran más pobres en 1,24. En el
el individuo.
ran que la situación ha mejorado frente a que haya
Asimismo, el efecto Comuna sería:
la pobreza: en el caso de que perciba que ha me-
siderarse pobre depende de la Zona en que vive
r=
134
0,0350978
0,0854852 + 0,0350978 + 0,1362353 + 3,29
tema de la seguridad, en la medida en que conside-
empeorado mucho, se disminuye la percepción de
jorado mucho frente a que ha empeorado mucho
= 0,98%
la probabilidad de considerarse pobre aumenta
Cali, ¿cómo vamos en pobreza? Efectos de zona, comuna y hogar en la percepción de la pobreza
Maribel Castillo C. | Diana Marcela Escandón B. | Oscar Andrés González D.
en 2,14, mientras que si piensa que ha empeorado
todos objetivos y subjetivos, y cómo este último
lo que aumenta dicha probabilidad.
en América Latina; se considera que el fenómeno
algo frente a que ha empeorado mucho es de 4,76
El caso de no tener hijos hace que disminuya la
probabilidad de sentirse pobre en 0,32, mientras
que si no consume al menos una de las tres comidas dicha probabilidad aumenta en un 2,78. Tener
Sisbén disminuye la probabilidad de considerarse
pobre en 0,38. No participar en actividades cultu-
rales o deportivas, por su parte, aumenta en 1 la
probabilidad de considerarse pobre.
Por otra parte, tener vivienda arrendada frente
a tener vivienda propia aumenta la probabilidad
de sentirse pobre en 1,50 y en 1,54 en el caso de
vivir en vivienda familiar frente a la propia. Finalmente, estar desempleado aumenta la probabilidad
de sentirse pobre en 1,01; aunque dicha variable
no es significativa, se dejó dentro del modelo por
la importancia del empleo en la percepción de la
va ganando espacio en los estudios de pobreza
de pobreza tiene múltiples dimensiones y un sólo
método de medición no es suficiente para que las
políticas de erradicación sean efectivas, por lo que
se plantea que el enfoque subjetivo sea utilizado
como un complemento a las mediciones objetivas.
Cuando se trata el tema de pobreza a través de
la percepción de los individuos se pueden encon-
trar problemas como la sobredimensión de los individuos acerca de su situación, la información puede
no ser exacta y se pueden exagerar las necesidades.
En consecuencia, las mediciones subjetivas pueden
llegar a ser imprecisas. No obstante, se consideran
un buen complemento de las mediciones objetivas,
pues sirven para implementar políticas en el campo
de la erradicación de la pobreza.
A través del cruce de las variables se pudo
pobreza de los individuos pertenecientes a los ho-
identificar de manera inicial un perfil de los indi-
de la ciudad de Cali, en cinco Zonas analizadas en
entre éstos se encontraron aquellos mayores de 35
gares caleños. El análisis se realiza para 22 comunas
la Encuesta: Nororiente, Noroccidente, Sur, Oriente
y Distrito de Aguablanca.
V. Conclusiones
Al revisar la literatura sobre el tema de pobreza
se encuentra en común la asociación de los mé-
viduos que tienen una alta percepción de pobreza;
años (aumentando a medida que aumentaban los
rangos de edad), los que pertenecen a los estratos
1 y 2 (comienza a disminuir a partir del estrato 3),
más en los hombres que en las mujeres, y en gran
medida en quienes se encuentran desempleados o
trabajan desde la casa (diferenciándolo del trabajo
o dedicación al hogar).
135
COYUNTURA ECONÓMICA: INVESTIGACIÓN ECONÓMICA Y SOCIAL
Volumen XLII | No. 1 | Junio de 2012 | pp. 117-138
En el análisis estadístico se concluyó que la
el cambio en la percepción de pobreza; igualmente
trar en todos los estratos de la ciudad y, a pesar
la ciudad, ya que mientras ésta satisfaga a más
pobreza, en términos subjetivos, se puede enconde que únicamente es de un 14% en el estrato 5
y 6% en el estrato 6, es posible considerar que los
individuos se comparan no sólo con la situación
de personas de otros estratos sino con personas
de su mismo estrato, y de acuerdo con esto, se
definen o no a sí mismas como pobres, razón por
la cual se encuentran este tipo de resultados. El
estrato socioeconómico no pudo ser considerado
dentro del modelo porque generaba problemas
estadísticos en el mismo.
Al revisar los resultados del modelo se obser-
varon algunos datos particulares, como es el caso
de quienes se dedican al hogar; estas personas
tienden a no considerarse pobres con relación a
estar desempleadas. Este resultado destaca la importancia de la economía del hogar, en la medida en
que puede considerarse esta actividad productiva
como la de estar empleado, a diferencia de estudiar
o trabajar en el hogar, que son actividades donde
hay una tendencia a considerarse pobre.
ocurre con la satisfacción de la oferta cultural de
individuos, se disminuye cada vez más el cambio
en la probabilidad de considerarse pobre. Según
esta conclusión, las políticas dirigidas a reducir
la pobreza se deberían enfocar hacia el lado de
infraestructura de la ciudad, seguridad y oferta
cultural. No se trata sólo de recibir bienes del Estado, sino de recibir bienes de calidad, que brinden
cierta satisfacción a los individuos.
Los resultados de este estudio captan aspectos
que no suelen captar las medidas objetivas, como
la satisfacción con algunos aspectos de la ciudad,
que confirman la metodología como válida, pero
de tipo complementaria; o sea que, al igual que los
demás métodos de medición, no es suficiente por
sí sola; se hace necesaria acompañada del método
subjetivo para poder captar todos los fenómenos
multidimensionales que abarcan todos los deter-
minantes de la pobreza. Además, se plantea la
utilización de Modelos Multinivel que son muy
usados en educación, pero que permiten captar
ese componente multidimensional que tiene la po-
El consumo de bienes públicos también es un
breza y su análisis para cuatro niveles (individuo,
individuos; para este estudio se tomó la seguridad,
del modelo, es el hogar el que tiene un mayor peso
determinante de la percepción de pobreza de los
pues mientras los individuos se sientan más seguros en su barrio y en la ciudad, tiende a disminuir
136
hogar, comuna y zona). De los cuatro componentes
en la variabilidad sobre la percepción de la pobreza
de los encuestados.
Cali, ¿cómo vamos en pobreza? Efectos de zona, comuna y hogar en la percepción de la pobreza
Maribel Castillo C. | Diana Marcela Escandón B. | Oscar Andrés González D.
Bibliografía
Alaña, Cristopherd J.; Salomón María T.; Salinas José F. (2003).
"Generación de un enfoque metodológico para la medición de la
pobreza subjetiva". Revista venezolana de análisis de coyun-
tura, julio-diciembre, año/vol. IX, número 002, Universidad Central de Venezuela Caracas, Venezuela pp. 151-163.
Buhmann, B., L. Rainwater, G. Schmauss, & T. Smeeding.
(1988). "Equivalence Scales, Well-being, Inequality, and
Poverty: Sensitivity Estimates Across Ten Countries Using
the Luxembourg Income Study (LIS) Database", Review of
Income and Wealth, Vol. 34, pp. 115-142.
Colastanto, D., Kapteyn, Arie & van der Gaag, Jacques (1984),
"Two subjective definitions of poverty: Results from the Wis-
consin Basic Needs Study", Journal of Human Resources
19, pp. 127-138.
Danziger, S.; van der Gaag, J; Smolensky, E. & Taussig, M.
(1984). "The direct measurement of welfare levels: How much
does it take to make ends meet", Review of Economics and
Statistics 66, pp. 500-505.
Feres, Juan Carlos; Mancero, Xavier (2001). "Enfoques para la
medición de la pobreza. Breve revisión de la literatura". CEPAL
- SERIE Estudios estadísticos y prospectivos, Naciones
Unidas, CEPAL, Santiago de Chile.
Giarrizzo, Victoria. (2007). TESIS "Pobreza Subjetiva en Argentina,
Construcción de indicadores de Bienestar Económico". Universidad de Buenos Aires, Facultad de Ciencias Económicas,
Doctorado. Argentina.
Goedhart, T.; Halberstadt, V.; Kapteyn, A. & Van Praag, B.
(1977). "The Poverty Line: Concept and measurement". The
Journal of Human Resources, Vol. 12, No. 4, pp. 503-520.
Hagenaars, Aldi & Vos, Klaas de (1988). "The Definition and
Measurement of Poverty". The Journal of Human Resources,
Vol. 23, No. 2, pp. 211-221.
Hagenaars, Aldi & van Praag, Bernard M S. (1985). "A Synthesis
of Poverty Line Definitions". Review of Income and Wealth,
Blackwell Publishing, vol. 31(2), pp. 139-54.
Kakwani, Nanak (1980). "On a Class of Poverty Measures". Eco-
nometrica, Vol. 48, No. 2 pp. 437-446: The Econometric
Society. URL: http://www.jstor.org/stable/1911106
Kapteyn, Arie; Kooreman, Peter & Willemse, Rob (1988). "Some
Methodological Issues in the Implementation of Subjective
Poverty Definitions". The Journal of Human Resources,
Vol. 23, No. 2, pp. 222-242. URL: http://www.jstor.org/
stable/145777
Kapteyn, A. (1994). "The measurement of household cost functions.
Revealed preferences versus subjective measures", Journal of
Population Economics, 7: pp. 333-350.
López, Luis F.; Rodríguez-Chamussy, Lourdes & Trujillo, Francisco (2004). "Características socioeconómicas de los hogares
y percepciones sobre la pobreza y la política social". Secretaría
de Desarrollo Social SEDESOL, Serie Documentos de
investigación. Número 16. México.
López, Luis Felipe & Ortiz, Eduardo (2008). "Medición multidimensional de la pobreza en México: significancia estadística en
la inclusión de dimensiones no monetarias". Regional Bureau
for Latin America and the Caribbean, UNDP. Estudios
Económicos, número extraordinario, pp. 3-33.
Michalos, Alex (1985). "Multiple discrepancies theory (MDT)",
Social Indicators Research, 16(4), pp. 347-413.
Misión para el empalme de las series de empleo, pobreza y
desigualdad (MESEP). Empalme de las series de Mercado
laboral, pobreza y desigualdad. DNP, DANE. Bogotá,
2009. [Artículo de internet] http://www.dnp.gov.co/
PortalWeb/LinkClick.aspx?fileticket=sTGqIR2LyJk%3
D&tabid=36 [Consultado: enero 25 de 2010].
137
COYUNTURA ECONÓMICA: INVESTIGACIÓN ECONÓMICA Y SOCIAL
Volumen XLII | No. 1 | Junio de 2012 | pp. 117-138
Milanovic, B. & Jovanovic, B. (1999). Changes in the Perception
of the Poverty Line During the Times of Depression: Russia
1993-1996. Washington DC: Development Research
Group, The World Bank.
Monge, A. (2001). "Consideraciones subjetivas en la medición
de la pobreza. Una aplicación práctica para el caso de los
pobres extremos del Perú", Tesis de bachillerato, Universidad del Pacífico.
Osorio Mejía, Ana María & Aguado Quintero, Luis Fernando
(2006). "Percepción subjetiva de los pobres: Una alternativa a
la medición de la pobreza". Reflexión Política año 8, Nº 15,
IEP - UNAB COLOMBIA.
Pradhan, M. & Ravallion, M. (1998). "Measuring Poverty Using
Qualitative Perceptions of Welfare". Policy research working
paper No. 2.011, World Bank, Washington, D.C.
Rabash, J., F. Steele, W. Browne & B. Prossner (2005). "A user’s
guide to MLWin, Version 2.0. Centre for Multilevel Modeling".
Bristol: University of Bristol.
Ravallion, Martin (1998). "Poverty Lines in Theory and Practice".
Living Standards Measurement Survey (LSMS) Working
Paper N. 133. The World Bank, Washington D.C.
Rojas, Mariano (2006). "Well-Being and the Complexity of Poverty:
A Subjective Well-being Approach", en Mark McGillivray
y Matthew Clarke (eds.), Understanding Human WellBeing, United Nations University Press, pp. 182-206.
_____(2007). "The Complexity of Well-Being: A Life-Satisfaction
Conception and a Domains-of-Life Approach", en Ian Gough
y Allister McGregor (eds.), Researching Well- Being in
Developing Countries: From Theory to Research, Cambridge
University Press, pp. 259-280.
Rojas, Mariano & Jiménez, Elisa (2008). "Pobreza subjetiva en
México: el papel de las normas de evaluación del ingreso".
Perfiles Latinoamericanos, julio-diciembre, número 032.
Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales. Distrito
Federal, México. pp. 11-33.
Serrano, Edgard (2002). "El concepto de Pobreza, su medición y la
relación con los problemas del medio ambiente" Univerisdad de
138
Caldas. Manizales. http://lunazul.ucaldas.edu.co/index2.
php?option=com_content&task=view&id=161&I
Stanovnik, Tine (1992). "Perception of poverty and income satisfaction". Journal of Economic Psychology, Amsterdam, Vol.
13, Issue 1, pp. 57-69.
UNDP International Poverty Centre (IPC) (2006). "What is poverty? Concepts and measures". United Nations Development
Programme. Brazil.
Ureña, Carmen (1999). "Contraste entre medidas objetivas y subjetivas de Pobreza". Reunión del Grupo Río Lisboa, 22-24
de noviembre de1999.
Van den Bosch, Karel; Callan, Tim; Estivill, Jordi; Hausman,
Pierre; Jeandidier, Bruno, Muffeis Ruud; & Yfantopoulos,
John (1993). "A comparison of poverty in seven European
countries and regions using subjective and relative measures".
Journal of Population Economics. Vol. 6, pp. 235-259.
Van Praag, Bernard & Ferrer-i-Carbonell, Ada (2006). "A
Multi-dimensional Approach to Subjective Poverty". slightly
modified version of a paper, presented at the occasion
of the opening conference on ‘The Measurement of
Multidimensional Poverty,Theory and Evidence’ of
The International Poverty Centre (UNDP) in Brasilia.
Amsterdam.
Van Praag, Benrnard, P. Frijters, & A. Ferrer-i-Carbonell (2003),
"The Anatomy of Subjective Well-Being". Journal of Economic Behavior and Organization, N. 51, pp. 29-49.
Van Praag, Bernard (1971). "The Welfare Function of Income in
Belgium: An Empirical Investigation". European Economic
Review, Vol. 11(3), pp. 337-69.
Van Praag, Bernard (1968). "Individual Welfare Functions and
Consumer Behavior". Amsterdam: North Holland Publishing Co.
Van Praag, Bernard & Kapteyn, Arie (1973). "Further evidence
on the individual welfare function of income: An empirical
investigation of The Netherlands". European Economic
Review. Vol. 4, pp. 33-62.