¿Cómo medimos lo que se puede contar? - Habitat for Humanity

2007: Volumen 14, Ejemplar 3
Familias servidas
promocionando el diálogo entre los socios de Hábitat para la Humanidad de todo el mundo
¿Cómo medimos lo que se puede
contar?
Por Steven Weir
E
l primer objetivo del plan estratégico actual de Hábitat
para la Humanidad Internacional (HFHI) es incrementar
en forma exponencial la cantidad de “familias servidas”.
Aunque este concepto es compatible con nuestra misión de
larga data de erradicar las viviendas inhabitables, representa un
cambio estratégico de la forma en que “cuantificamos” nuestro
progreso, comparado con ese objetivo. Se trata en parte del
reconocimiento de la desbordante tarea, la complejidad cada vez
mayor del trabajo en los entornos urbanos y nuestro empuje para
asistir a familias de bajos ingresos. Cada vez más, el rol de Hábitat
es solamente uno de los componentes del desarrollo holístico de
la comunidad que demanda varias intervenciones y participantes
para garantizar la sustentabilidad tanto de la familia como de la
comunidad.
Lo que no cambió y a lo que debemos aferrarnos es nuestra misión
central.
los mismos resultados. Los primeros años se beneficiaron con
una estrategia de reproducción que se enfocó en las comunidades
suburbanas y rurales monofamiliares. Las culturas agrarias en los
países emergentes en todo el mundo constituyeron un terreno
fértil para la fórmula simple y poderosa de Hábitat.
Sin embargo, como el apoyo de Hábitat se ha expandido a las
comunidades urbanas y periféricas en más de 100 países, la variedad de regímenes de propiedad, marcos legales y complejidad
contextual demandan, como corolario, una gama de estrategias
refinadas de intervención para garantizar la asequibilidad y el
amplio compromiso comunitario.
El huracán Katrina y el tsunami del Océano Índico cambiaron
radicalmente las expectativas mundiales de los partidarios de
Hábitat. ¿Cómo podemos explicar los miles de voluntarios que
han ayudado a las comunidades a preparar las fundaciones para
la edificación de viviendas despejando los escombros y limpiando las casas inundadas? Sabemos que las medidas de prevención
y mitigación garantizarán que las familias no tengan que reedificar luego de una catástrofe. Cada año, 20.000 familias pierden
Continúa en página 2
contenido
¿Cómo medimos lo que se puede contar? . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1
Alineación con la misión
Lo que no cambió y a lo que debemos aferrarnos es nuestra
misión central: “Elegimos, como nuestra forma de expresar el
amor de Dios, construir viviendas apropiadas y duraderas, junto
con las personas que necesitan un techo, en la creencia de que
un hogar seguro y asequible es un derecho humano básico y un
componente fundamental de la dignidad y el bienestar a largo
plazo de cada persona en la tierra”. Misión de HFH Principios,
explicación del principio no. 3, Enfoque en el Techo.
La estrategia de desarrollo de Hábitat se originó hace 30 años
a partir de un experimento en una pequeña comunidad de
granjeros en la zona rural de Georgia, la Granja Koinonia. Luego,
se la transplantó a una comunidad rural en Zaire donde produjo
Familias servidas. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4
HFH Kenia: Una perspectiva del personal de área sobre el
concepto de “familias servidas” . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5
Desarrollo de los Centros de Recursos de Hábitat en
Asia/Pacífico. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 6
Un nuevo concepto de servicio para llegar a más familias . . . . 9
Corrección . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11
Cómo asistir a las familias mediante Thrivent Builds
Neighborhoods . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 12
Cómo prestar asistencia a más familias en los
Estados Unidos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 14
HFH Rumania: El impacto de la respuesta a catástrofes sobre las
familias servidas. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 16
Respuesta a desastres y familias servidas . . . . . . . . . . . . . . . . . 18
¿Cómo medimos lo que se puede contar?
Continuación de la página 1
su hogar a consecuencia de los incendios en Nepal; mediante
un cableado apropiado y un diseño adecuado de las cocinas, se
eliminarían la mayor parte de estos trabajos de reedificación.
Se necesitan nuevas unidades de medición para reflejar el
cambio hacia una amplia variedad de estrategias de apoyo para
las viviendas comunitarias y familiares.
Escalabilidad: Millard Fuller, el fundador de Hábitat, a menudo
desafió a las filiales a que no adoptaran una mentalidad de
“lotería para la Humanidad” que proporcionara algunas casas de
clase media a unas pocas familias afortunadas.
Según el informe mundial del Programa de las Naciones Unidas
para los Asentamientos Humanos (PNUAH) en 2003, las tendencias indican que “en los próximos 30 años, la cantidad mundial de habitantes de barriadas aumentará a casi dos mil millones,
a menos que se tomen medidas concretas y decisivas”.1 Para ser
compatibles con nuestra visión, debemos desafiarnos a buscar las
formas de operar cada vez más a escala.
Esto significa volver a conceptualizar el rol de una filial local
para lograr una mayor eficacia en el desarrollo de recursos, las
finanzas y la gestión de la construcción en el nivel regional o nacional. Como resultado, es posible que debamos especializarnos
en las partes específicas de la cadena de valor para viviendas asequibles que están subdesarrolladas en la actualidad y abandonar
otras áreas, como préstamos a organismos asociados que ya están
otorgando préstamos para micro-producción con éxito y el financiamiento alternativo en las comunidades donde trabajamos.
En la región del Golfo de los Estados Unidos, Hábitat ha contado
con socios como el Ejército de Salvación y Lutheran Social Services para proporcionar servicios de evaluación de solicitudes y
un apoyo constante a las familias, lo que garantiza que éstas estén
preparadas para solicitar un préstamo, y que continuarán siendo
respaldadas mediante servicios constantes de manejo de casos.
Contar con socios para compartir la carga permite a Hábitat
enfocarse mejor en sus competencias centrales.
Ayudar a capacitar albañiles y carpinteros en metodologías
asequibles de construcción; desarrollar medios de vida sustentables para las familias propietarias mediante la apertura de
pequeños negocios que fabrican bloques de hormigón para armado y losas de hormigón donde hay productos de mala calidad
en el mercado; y brindar oportunidades para la producción de
materiales a las familias que desean construir su propio hogar
con el tiempo, basándose en un programa “pague a medida que
construye”, son sólo algunas de las formas de alentar a las filiales
para que aprovechen el impacto y ayuden a una mayor cantidad
de familias.
Contexto urbano e intervenciones complejas: Las primeras familias
propietarias en entornos urbanos perdieron su empleo, porque
Hábitat insistió en aplicar el mismo requisito de autoconstruc
2007: Volumen 14, Ejemplar 3
ción, utilizado en los programas rurales. Los requisitos previos
que todos los préstamos de Hábitat debían entregarse como una
hipoteca descalificó a muchas familias urbanas que poseían permisos de uso, pero carecían de un título absoluto sobre la tierra
sin gravámenes. Apenas se ocuparon los primeros proyectos de
traslado, porque las familias eligieron permanecer en las barriadas cerca de su lugar de empleo. Todos estos son ejemplos de las
lecciones aprendidas de las primeras intervenciones de Hábitat
en los complejos contextos urbanos.
El alto costo de los terrenos urbanos ha impulsado una mayor
densidad; la edificación para uso variado y multifamiliar; casas
básicas con mejoras progresivas y por incrementos; y reparaciones y refacciones, junto con un mayor enfoque en la administración del suministro de agua y los servicios sanitarios, como
una parte fundamental de la provisión de viviendas saludables
apropiadas en edificaciones urbanas con una gran densidad.
Continúa en página 3
Volumen 14, Ejemplar 3
El Foro se publica trimestralmente en inglés, español y portugués
Editora:
Anita Mellott
Consultores:
Karan Kennedy
Editora en copiado:
Heather Myers
Gerente de distribución:
Nancy Barnes: [email protected]
habitat.org
Diseñadora gráfica:
Tonya D. Wright
Traducciones al portugués
y al español:
Translation Station, Inc.
Política Editorial
Recibimos con gusto artículos, fotos, noticias e ideas para El Foro.
Reservamos el derecho de publicar, editar o rechazar cualquier artículo
que recibamos, o de archivar materiales a utilizarse en el futuro
cuando la oportunidad se presente.
Hay pautas disponibles que delinean el procedimiento para entregar
artículos. Envíen sus artículos y preguntas a:
Anita E. Mellott, editor,
El Foro,
Habitat for Humanity International,
121 Habitat St.,
Americus, GA 31709-3498, USA
fax: 229-924-0577 correo electrónico: [email protected]
Misión
“El foro” existe a fin de hacer posible que los colaboradores de todo
el mundo de Hábitat para la Humanidad Internacional cumplan su
misión proporcionándoles un medio para:
• promover el debate y el intercambio de ideas, mejores prácticas y
conocimientos;
• compartir las inquietudes y cuestionar nuestra forma habitual de
hacer las cosas; y
• explorar diferentes metodologías y aspectos relacionados con la
vivienda y la pobreza mundial.
121 Habitat St., Americus, GA 31709-3498 USA
Familias servidas
¿Cómo medimos lo que se puede contar?
Defensoría de la causa: Quizás la estrategia de inversión con
el mayor potencial para mejorar las viviendas y las vidas de
muchísimas familias es abogar con éxito por cambios en los
marcos reguladores y las políticas de vivienda. Los problemas
del régimen de propiedad, leyes sucesorias y sobre la propiedad
basándose en los sexos, regulaciones sobre la densidad urbana
y el uso de la tierra y el acceso al sector financiero formal son
solamente algunas de las cuestiones que las filiales de Hábitat y
las organizaciones nacionales se han dedicado a modificar. Poca
gente se da cuenta cómo el aumento del tamaño medio de una
casa ha afectado los requisitos de seguridad contra incendio, los
cuales, a su vez, han causado un impacto en el diseño de las calles
circundantes, la edificación de los sitios y los costos de infraestructura. A menudo, el estricto cumplimiento de los códigos
de acuerdo con los niveles requeridos para las clases media y alta
impide a los asentamientos informales que crecen rápidamente
participar en el proceso regulador formal; esto, a su vez, no les
permite ser elegibles para el suministro de agua, servicios sanitarios, recolección de la basura, extinción de incendios y otros
servicios fundamentales de la ciudad.
¿Qué se puede cuantificar?
Se ha dicho que hacemos lo que podemos cuantificar. Mientras
consideramos todos los distintos tipos de intervenciones que
forman parte del “trabajo” de erradicar las viviendas inhabitables,
¿qué unidades nos permiten medir nuestro impacto de forma
tal que mantenga la identidad de Hábitat para la Humanidad
como una organización que “construye” y reconoce estas nuevas
estrategias de edificación y otras intervenciones que también son
importantes?
Aunque la cantidad de “familias servidas”, como unidad de
medición, es un intento de reconocer las intervenciones de
construcción que se producen por incrementos, mejoran la vida
de una familia y son asequibles para un grupo de interés más
carenciado, en realidad no se relaciona con la construcción de
nuevas casas. De acuerdo con las definiciones, estas intervenciones deben dar como resultado “una casa nueva, refaccionada o
reparada”.
En consecuencia, se han hecho muchas preguntas en el área
sobre cómo contaremos las numerosas intervenciones, no relacionadas con la construcción, mencionadas en este artículo, así
como en otros de este ejemplar de “El Foro”, entre ellas las iniciativas de defensoría de la causa, un programa de educación legal
en América Latina y el Caribe, la limpieza de casas en Nueva
Orleans o la capacitación de carpinteros y albañiles.
Se está organizando un grupo de trabajo mundial, el cual analizará estas cuestiones y presentará recomendaciones para su aprobación por la Junta de Directores de Hábitat para la Humanidad
Internacional (HFHI). El grupo de trabajo está encargado de:
Familias servidas
Kim MacDonald
Continuación de la página 2
Hábitat para la Humanidad, junto con Leprosy Mission, construyó 46 casas en
cinco aldeas de la costa para los discapacitados que fueron afectados por el
tsunami. En la foto, Subramani, de la aldea de Koonimedukuppum, India.
1. Aclarar las definiciones para las intervenciones relacionadas con la construcción y otros programas.
2. Formular normas de calidad para los distintos tipos
de intervenciones para la construcción.
3. Revisar y establecer lineamientos para la preparación
de informes sobre números acumulativos.
La meta será terminar el trabajo y ponerlo en práctica a fines de
junio de 2008 para el año fiscal 2009.
Resumen
El éxito de los primeros treinta años de Hábitat ha creado
tanto la oportunidad como la responsabilidad de asumir un
rol de liderazgo mundial en la formación de comunidades
sustentables. Hábitat continuará enfrentando el desafío de
demostrar el amor y las enseñanzas de Jesucristo construyendo
viviendas asequibles, dignas y simples mediante la participación
de toda la comunidad, como una estrategia básica para erradicar
las casas infrahumanas. Sí, contextualizaremos cómo se expresa
esto en las comunidades de todo el mundo; participaremos
en debates de políticas públicas y defensoría de la causa; e
investigaremos y formularemos mejores prácticas por medio de
nuestras alianzas con otros socios dedicados a la misma misión,
aunque conservaremos nuestra legitimidad por medio de la
edificación continua.
Cada familia atendida, cuantificada por Hábitat, será el
resultado de las mejores condiciones de vivienda para esa familia.
Permítanos garantizar también, por la forma en que trabajamos,
que se podrá “contar” con cada familia atendida para que aporte
un cambio transformativo en nuestras comunidades.
Steven Weir es Vicepresidente de la División de Apoyo y Desarrollo
de Programas Mundiales y Vicepresidente de Área suplente de los
programas de HFHI en Asia/Pacífico.
Programa de las Naciones Unidas para los Asentamientos Humanos (PNUAH): The
Challenge of Slums [El desafío de las barriadas], Informe mundial sobre los asentamientos
humanos de 2003, Earthscan Publications Ltd, London and Sterling, VA ., 2003, p. xxv.
1
2007: Volumen 14, Ejemplar 3
Por Jonathan Reckford
C
uando viajaba por Egipto
poco después de comenzar
a trabajar para Hábitat para
la Humanidad, tuve la buena suerte
de conocer a Romani, Susanne
y su bebita Doria. Ellos viven en
una de las “comunidades para
recolectores de basura” de El Cairo,
donde los residentes se ganan la
vida recolectando basura de la
ciudad, transportándola a sus casas,
reciclándola y vendiéndola para
sacar ganancias.
Al igual que sus vecinos, Romani y Susanne merecían vivir en una
casa digna, lejos de la basura.
Ellos trabajaron en un proyecto conjunto con HFH Egipto y la
Organización Evangélica Copta para Servicios Sociales (Coptic Evangelical Organization for Social Service, CEOSS). Hábitat trabajó con
Romani y Susanne para construir un segundo piso en su casa.
De esta forma, ellos podían clasificar la basura en el piso de abajo, y
luego subir para vivir en un entorno limpio.
No valoré completamente el impacto que esto causó en sus vidas,
sino hasta que entré en el segundo piso y observé el notable contraste
entre las dos secciones de la casa.
Su “nueva” casa no se parecía a ninguna de las otras casas más
tradicionales de Hábitat que había visto en el mundo. Sin embargo, lo
más importante era que Romani, Susanne y Doria, por medio de un
proyecto conjunto con Hábitat y CEOSS, habían creado una vivienda
más digna en función de lo que podían costear. Su situación no
demandaba necesariamente la construcción de una casa totalmente
nueva.
Si estamos dispuestos realmente a
cumplir nuestra misión por completo,
debemos intentar establecer
constantemente nuevas relaciones
con personas y grupos que compartan y
complementen nuestro compromiso con
los hijos de Dios carenciados.
Esta edición de “El Foro” aborda una conversación cada vez más
frecuente entre los socios de Hábitat en todas partes: casas construidas
por oposición a familias servidas. ¿Qué es lo que define cada uno de
estos conceptos? ¿En qué punto “contamos” una vivienda como una
casa Hábitat? ¿Qué se entiende por “familia servida?”
Así como nos esforzamos por pensar en la acuciante necesidad de
viviendas en nuestro mundo, en primer lugar, y el tremendo trabajo
que implica esa necesidad, en segundo lugar, también debemos
ensanchar nuestro modelo para que incluya otras formas de satisfacer
las necesidades habitacionales de las familias que sobreviven en
condiciones deplorables.
En la página 1, Steve Weir analiza estos problemas y da ejemplos
de cómo y porqué debemos ampliar nuestro modelo de construcción
2007: Volumen 14, Ejemplar 3
tradicional. Téngase en cuenta que digo “ampliar”, porque no queremos reemplazarlo; nos ha resultado de mucha utilidad por un largo
tiempo y continuará haciéndolo por mucho más en el futuro.
Sin embargo, esto no es suficiente simplemente, considerando
las necesidades habitacionales que superan con creces cada día las
nuevas casas Hábitat que podemos “contar”. Si estamos dispuestos
realmente a cumplir nuestra misión por completo, debemos intentar
establecer constantemente nuevas relaciones con personas y grupos
que compartan y complementen nuestro compromiso con los hijos
de Dios carenciados.
Como Steve menciona, estos proyectos conjuntos pueden presentarse, por ejemplo, en el área de micro-financiamiento, o en tareas de
recuperación post-catástrofe, como aprendimos de nuestros trabajos
luego del tsunami y de los huracanes en la Costa del Golfo de EE.
UU. Al terminar el día, no es tan importante que los voluntarios de
Hábitat construyan una nueva vivienda desde sus fundaciones, sino
que nosotros observemos los principios esenciales que nos definen, y
que las familias carenciadas dejen sus casas inhabitables para ocupar
una vivienda apropiada, segura y sólida que puedan costear. Cuando
logramos esto, cumplimos con nuestra misión y realizamos por
completo el trabajo que Dios nos ha convocado para hacer.
Esto no significa
que debemos dejar de
medir o contar las
casas construidas; esto
es por cierto una forma
de cuantificar lo que
hacemos. No obstante,
como escuché a alguien
decir hace poco, también
queremos “medir lo que
atesoramos”; y lo que
atesoramos más no son
las paredes ni el techo
Una casa de Hábitat para la Humanidad en
que dan forma a una
la comunidad de recolectores de
casa, sino la gente que la Matamadeo,
basura cerca de El Cairo, Egipto.
habita, a quien Dios ama
de la misma manera y quienes también se merecen un lugar digno
donde vivir.
Doral Chenoweth III
Familias servidas
No se trata de una situación excluyente:
casas construidas o familias servidas, ni
debe tratarse de ello.
No se trata de una situación excluyente: casas construidas o familias
servidas, ni debe tratarse de ello; en cambio, debemos contar las
casas construidas y, al mismo tiempo, buscar continuamente nuevas
oportunidades de satisfacer las necesidades habitacionales de aquéllos
a quienes la forma tradicional de construcción simplemente pudiera
no adaptarse.
Cualquiera sea la forma en que expresemos nuestras iniciativas, me
siento agradecido y humilde de trabajar con un grupo tan compasivo y talentoso de personal, voluntarios y familias que buscan todos
juntos ganar un mayor acceso a viviendas habitables.
Jonathan Reckford, Director Ejecutivo de Hábitat para la Humanidad
Internacional
Familias servidas
HFH Kenia: Una perspectiva del personal de área sobre el concepto de
“familias servidas”
Por Mark Wooding
E
ste artículo es una presentación general sobre la dirección que Hábitat para la Humanidad Kenia (HFHK) ha
tomado en el último año en respuesta a la definición de
“familias servidas” de junio de 2005.
Antecedentes
El programa de HFH Kenia comenzó en 1982 y, hasta la fecha, se
construyeron más de 2.600 casas junto con las familias carenciadas (1.600 en los últimos 7 años), y 33 de las 45 filiales están
activas. Entre 2000 y 2004, HFHK experimentó una renovación
radical en términos de sistemas, políticas y estructura institucional.
En abril de 2005, nos hicimos dos preguntas claves:
• ¿Cómo puede HFH Kenia lograr una tasa de cancelación corriente del 95% por ciento (no a 90 días)?
• ¿Cómo puede HFHK construir o refaccionar 5.000
casas por año?
A consecuencia de estas preguntas:
• Se lanzó una estrategia para mejorar sistemáticamente
las tasas de cancelación en cada región, incluida la
presentación de un plan de incentivos para recompensar el rendimiento de los funcionarios de área; y
• Se analizaron las formas de reducir los costos de las
casas presentando un diseño de casas más pequeñas,
refacciones y tecnología apropiada.
Sin embargo, a pesar de mejoras significativas en las tasas de
cancelación de muchas filiales y una reducción en el costo de los
préstamos en promedio, resultó evidente durante una actividad con los funcionarios de área en una reunión trimestral de
comunicación a fines de 2005, que el rendimiento máximo del
programa, con su metodología actual y el personal existente, y
fondos ilimitados, era de unas 500 casas por año. Esta revelación
nos transformó.
El gran avance provino en 2006 con tres aportes claves:
1. En abril, HFHK envió un representante a la conferencia “Cómo alcanzar una escala y un impacto significativos” en Manila, Filipinas.
Se aconsejó a HFHK considerar el uso de los Centros
de Recursos de Hábitat para transformar su metodología de entrega de viviendas y encontrar socios,
Familias servidas
como una institución cristiana de micro-financiamiento, que asumieran las funciones de evaluación,
desembolso y seguimiento de préstamos. Entonces en
mayo, en vez de la evaluación del programa tradicional, un “ejercicio de reflexión”, practicado usando una
herramienta participativa de evaluación institucional
(POET, por su sigla en inglés), junto con seis miembros del personal de la Oficina Nacional y seis funcionarios de área, demostró que HFHK cuenta con un
trabajo en equipo y un apoyo sólidos, y está lista para
enfrentar nuevos desafíos, entre ellos una iniciativa
para aumentar la escala.
2. Luego de analizar la política de las “familias servidas”, los funcionarios de área se dieron cuenta de las
numerosas otras formas en que el programa podría
ayudar a los kenianos. Se elaboró un nuevo plan estratégico durante el primer trimestre del año fiscal 2006,
el cual estableció un marco y un calendario en el cual
se implementarían las iniciativas de incremento de la
escala.
3. Se designó a Stephen Wanjala como el consultor de
micro-financiamiento de viviendas de África/Oriente
Medio. Sus muchos años de experiencia con una exitosa institución de micro-financiamiento le permitieron ayudar a los funcionarios de área a comprender
mejor su rol en el otorgamiento de préstamos después
de las evaluaciones exhaustivas y el mantenimiento de
altas tasas de cancelación.
Un nuevo enfoque
Como resultado, HFHK ha adoptado un nuevo enfoque que
permite a las familias de bajos ingresos, tanto en zonas urbanas
como rurales, a construir casas. En vez de establecer filiales a la
manera del modelo tradicional de Hábitat, ahora identificamos
las organizaciones comunitarias (CBO, por su sigla en inglés)
existentes, con quienes podemos realizar proyectos conjuntos a
más corto plazo.
Se organizó un comité de Hábitat para que represente a los
30 miembros del grupo que están interesados en mejorar su
vivienda; el grupo es capacitado por nuestro funcionario de área,
y luego se otorgan los primeros préstamos.
Continúa en página 6
2007: Volumen 14, Ejemplar 3
HFH Kenia: Una perspectiva del personal de área sobre el
concepto de “familias servidas”
Continuación de la página 5
Los primeros préstamos, de hasta USD $350, serán cancelados
dentro de dos años y pueden ser utilizados para una reparación,
refacción o la primera etapa de una casa que se ampliará. Una vez
cancelado el préstamo, se puede acceder a un segundo préstamo
de HFHK más grande para otras reparaciones o refacciones, o la
siguiente etapa de una casa; se permiten hasta cuatro préstamos
por familia. Se alienta a los solicitantes a que ahorren antes de
contratar un préstamo de HFHK; una familia que ahorró USD
$350 puede sumar esta cantidad a los USD $350 de Hábitat y
construir de este modo la estructura de una casa, es decir, sus
fundaciones, sus paredes y su techo, con el primer préstamo.
Esta estructura ya habitable se puede terminar y/o ampliar con
un préstamo futuro. Una vez que todos los 30 miembros del
grupo hayan mejorado su vivienda y cancelado sus préstamos,
se considera que el proyecto está terminado. Si otros miembros
de la CBO se presentan más tarde para solicitar préstamos, y hay
30 familias interesadas, entonces se inicia otro proyecto con un
nombre y código de financiamiento distintos. Los mismos principios se aplicarán a los proyectos urbanos, con la excepción de
que los montos de los préstamos serán más altos debido al costo
en aumento de la construcción en las zonas urbanas.
Esta metodología para lograr un impacto y una escala
mayores puede parecer sencilla. Sin embargo, la clave para
prestar esta clase de servicio de vía rápida a nuestros clientes
no se trata de contar solamente con funcionarios de área
que estén capacitados en los principios de micro-financiamiento de viviendas, sino que también puedan brindar el
asesoramiento apropiado de modo oportuno como parte de
un paquete de “servicios técnicos”. Este servicio, aunque su
organización constituya todo un desafío, es lo que agrega
valor al préstamo. De hecho, es lo que muchos prestamistas
hipotecarios kenianos quisieran ofrecer, pero no pueden
hacerlo en la actualidad.
Todos los tipos de casas de HFHK se dividen ahora en varios
paquetes de préstamo, para que éstas puedan ser terminadas por
etapas de varias maneras. Estamos en proceso de reclutar/impartir a funcionarios de área destrezas y conocimientos específicos
relacionados con la construcción, quienes podrán asesorar a
los clientes sobre los materiales de construcción apropiados,
establecer prioridades para reparaciones y refacciones, informar
sobre los derechos a la vivienda y el acceso a las tierras y moderar
talleres sobre construcción.
Al mismo tiempo, en vez de que nuestras 33 filiales activas
administren fondos operativos de capital para fines concretos,
ahora contamos con un fondo central, gestionado por la Oficina
Nacional y supervisado por nuestros 14 funcionarios de área en
seis oficinas regionales. Ya no contamos tanto con los voluntarios
locales en los comités de las filiales para que administren las
finanzas, y revisamos nuestro manual financiero de la filial para
salvar lagunas, como parte de una revisión de control interno.
2007: Volumen 14, Ejemplar 3
Desarrollo de los
Centros de Recursos de Hábitat
en Asia/Pacífico
Por Wong Hiew Peng
H
ábitat para la Humanidad comenzó a ayudar a las
familias en la región de Asia/Pacífico a construir
casas dignas y asequibles en 1983. Tres décadas
después, había llegado el momento de hacer una evaluación
del progreso alcanzado. Los dirigentes de Hábitat en la región
de Asia/Pacífico (A/P) comenzaron a buscar las formas de
aumentar la escala y sustentabilidad de sus programas. El
modelo tradicional de la filial fue de utilidad para Hábitat y
continuaría siendo una importante manera de ayudar a las
familias. Sin embargo, para crear una escala y sustentabilidad
reales y causar de esta manera un mayor impacto en la
miseria de las viviendas infrahumanas, debía haber una
mejor forma de hacer las cosas, en la opinión de Charlie
Ayco, Director de Asistencia y Desarrollo de Programas
de la oficina de área de Asia/Pacífico de Hábitat para la
Humanidad.
Una forma clave para que Hábitat causara un impacto y
pudiera llegar a más familias es el innovador concepto del
Centro de Recursos de Hábitat (HRC, por su sigla en inglés).
Los HRC adoptan un enfoque flexible para proporcionar
recursos y destrezas, relacionados con la construcción, a las
filiales y sus familias propietarias, organizaciones socias y
comunidades. Un HRC consiste en el “uso de una tecnología
apropiada; la capacitación de los voluntarios, gerentes de
sitio y gerentes de proyectos según la ‘modalidad de gestión
de proyectos de Hábitat’; la elaboración de programas de
proveedores para acceder a materiales de construcción
básicos más asequibles; y la difusión de las ‘mejores
prácticas’ y las ‘lecciones aprendidas’ en toda la familia de
HFH Filipinas”, declaró Alberto Jugo, Presidente y Director
Ejecutivo de Hábitat para la Humanidad Filipinas.
Un HRC se debe considerar como una red de experiencia,
en vez de una ubicación física. “Un HRC no tiene nada que
ver con su ubicación física, sino que es una ‘‘empresa del
conocimiento’”, dijo Jugo.
Lo que es más importante, un HRC puede ser un modelo
completamente alternativo para las operaciones de Hábitat en
un país. La variedad de servicios provistos por un HRC varía
de país en país.
Continúa en página 7
Familias servidas
HFH Kenia: Una perspectiva del personal de área sobre el
concepto de “familias servidas”
Continuación de la página 6
Por último, estamos en proceso de revisar nuestra política del uso
del índice de cemento como método de ajuste de la inflación; los
precios del cemento en Kenia han aumentado constantemente,
ya que el país experimenta un auge sostenido de la construcción,
y condicionar los pagos a las bolsas de cemento desalienta a los
individuos de bajos ingresos a contratar nuestros préstamos.
¿Adónde nos lleva esto con el concepto de “familias servidas?”
Todos los cambios arriba mencionados están previstos para
ayudarnos a alcanzar nuestro grupo de interés: los más indigentes entre los pobres. Aunque tenemos confianza en que estos
nuevos enfoques nos permitirán lograr esta meta, será un trabajo
esforzado que demandará evaluaciones rápidas y detalladas de
individuos y grupos; asesoramiento técnico oportuno; sistemas
de monitoreo y cobranza de préstamos efectivos; y un enfoque
proactivo a la planificación estratégica, cuando nos esforzamos
por erradicar las viviendas infrahumanas para 4 millones de familias en Kenia. Nos proponemos pasar de asistir a 300 familias
en promedio cada año en los últimos tres a más de 700 en el año
fiscal 2008, y prevemos una cantidad de préstamos repetidos de
esas mismas familias durante el año fiscal 2009, los cuales serán
más fáciles de desembolsar, ya que se hicieron evaluaciones
previas. Las reparaciones excepcionales1, hechas en una casa al
15 por ciento o menos de su costo normal, son fáciles de contar,
al igual que los préstamos excepcionales para casas renovadas o
“locales” (materiales locales para las paredes y un préstamo para
el piso, techo y accesorios).
Los desafíos
El desafío se presenta cuando se debe tomar la decisión si se asistió a una familia que construyó una casa por etapas al comienzo
o al final del proceso; cómo definir los pasos intermedios; y si
podemos cuantificar a las familias que reciben nuestra capacitación y luego construyen su propia casa, o quizás compran uno
de nuestros planos de casas, pero consiguen su financiamiento en
otro lugar.
Surgen otras preguntas, como: “¿Querrán los equipos de la
Aldea Global ayudar a varias familias en una comunidad a reparar y refaccionar sus casas, en vez de asistir simplemente a una
familia a construirla?
Los miembros del equipo a veces comentan que la casa que
construyen parece ser para una familia en el extremo superior de
nuestro grupo de interés de los “indigentes productivos”, lo cual
representa una desventaja del préstamo para una casa completa.
De este modo, enfocarse en las necesidades habitacionales de una
familia, en vez de productos de vivienda particulares a aquéllos
que los pueden costear, da como resultado una mayor diversificación de las soluciones habitacionales disponibles y beneficia a
las personas de bajos ingresos. Sin embargo, en el futuro, esto exigirá un “recuento” más refinado sobre cómo se presta asistencia a
esas familias.
Mark Wooding es el Director Nacional de HFH Kenia.
1
“Reparaciones excepcionales”: una vez terminadas las reparaciones, la familia no solicitará
otro préstamo en el futuro cercano (es decir, no es un programa de reparaciones que se
ejecutará para refaccionar un hogar).
Desarrollo de los Centros de Recursos de Hábitat en Asia/Pacífico
Continuación de la página 6
Los servicios pueden incluir, sin limitación alguna:
Servicios de construcción: El servicio fundamental del centro
de recursos es la gestión de la construcción. Los ingenieros
y especialistas ofrecen servicios arquitectónicos y de diseño,
entre ellos diseños resistentes a los terremotos para proyectos
de atención de desastres y diseños de varios pisos para las
necesidades habitacionales urbanas. En Filipinas, el centro de
recursos1 se destaca por el uso de una tecnología rentable de
bloques de hormigón para armado y la tecnología de estructuras
de acero livianas.
El personal de HRC también puede supervisar la construcción
y proporcionar su pericia en logística, compras y transporte.
Algunos centros de recursos capacitan a los trabajadores locales y
las familias propietarias en métodos y destrezas de construcción,
mientras que otros, como el de Meulaboh, Indonesia, produce
materiales como ladrillos para las casas Hábitat. Todo sobrante
de materiales se puede vender a un mercado más amplio
para generar puestos de trabajo e ingresos para las familias
propietarias.
Formación de destrezas: Los centros de recursos entrenan a
los obreros locales en enfoques tradicionales y alternativos
relacionados con la albañilería, trabajo en madera, pintura y
otras prácticas de edificación, y luego transfieren el conocimiento
a los supervisores locales, lo que les permite planificar y
administrar proyectos habitacionales completos. Con un poco de
capacitación, las familias propietarias no sólo pueden edificar sus
propias casas, sino también ayudar a otros en sus comunidades a
hacerlo.
Atención a desastres: Los HRC trabajan con los socios y proveen
su conocimiento sobre gestión de proyectos y recursos técnicos;
éste fue el modelo usado para la reconstrucción en India,
Indonesia, Sri Lanka y Tailandia después que los países fueron
asolados por el tsunami del Océano Índico en diciembre de 2004.
El HRC en Chennai, en el sur de la India, continúa construyendo
para las familias afectadas por el tsunami.
En Filipinas el centro de recursos construyó 330 casas y una
escuela con ocho salones en el sur de Leyte para las familias
perjudicadas por derrumbes masivos en febrero de 2006. El
centro de recursos terminó el trabajo en menos de cuatro meses,
Continúa en página 8
Familias servidas
2007: Volumen 14, Ejemplar 3
Desarrollo de los Centros de Recursos de Hábitat en Asia/Pacífico
Erin Hooper
Continuación de la página 7
El Centro de Recursos de Hábitat (HRC) en Balakot, Pakistán, ha proporcionado refugios de transición a los supervivientes del terremoto del
8 de octubre de 2005 que causó la muerte de 80.000 personas en Balakot y el área subyacente a Kashmir. Los refugios consisten en cuatro
caños de hierro curvos, siete planchas de metal corrugado y flejes metálicos de sujeción. Un acolchado de goma espuma dentro del refugio
provee aislamiento contra los meses del inclemente invierno. En la foto, Abdul Ghani de 92 años de edad en su nuevo refugio Hábitat.
aunque Filipinas no tenía una filial en el sur de Leyte, y se tardaba
de cuatro a cinco horas en transportar el personal y los materiales
de construcción a los sitios de las obras.
Micro-financiamiento de viviendas: Los centros de recursos
también pueden trabajar en proyectos conjuntos con
instituciones de micro-financiamiento u organizaciones
no gubernamentales, con experiencia en esa área, para
transformar comunidades enteras. En un proyecto de 1.000
casas de HFH Filipinas en BASECO en Manila, el Centro para
la Transformación Comunitaria, el socio local de Hábitat y una
organización no gubernamental (ONG), brinda servicios de
micro-financiamiento de viviendas a las familias propietarias de
Hábitat.
Hábitat para la Humanidad opera HRC en países como
India, Filipinas, Tailandia y Vanuatu. En julio de 2006, HFH
Bangladesh también adoptó el concepto HRC. Se formaron dos
divisiones del HRC en Jessore y Mymensingh para consolidar
las fortalezas de las filiales en la movilización de voluntarios, la
cobranza de pagos, el desarrollo comunitario y la recaudación
de fondos. “El concepto del HRC ha levantado la moral del
personal y ha aumentado la edificación de casas y la movilización
de la comunidad en términos de grupos de ahorros de mujeres”,
declaró Kyle Scott, Gerente del Programa Regional del Sudeste
Asiático. Se prevé que el concepto del HRC será completamente
funcional en Bangladesh alrededor del
2009.
En las primeras etapas de su desarrollo, un HRC se conocía
de forma muy diversa como “centro de construcción”, “centro
de construcción y capacitación”, “centro de construcción y
recursos”, o “centro técnico de atención de desastres”. No fue
sino hasta después de que se desarrolló aún más ese concepto
que se concibió el nombre general de Centro de Recursos de
Hábitat. Si fuera necesario, el nombre podría incluir un enfoque
especial, por ejemplo, “Centro de Recursos de Hábitat, Atención
de Desastres”.
Inspiración para los HRC
Los HRC se originaron de una sesión de brainstorming para
responder al terremoto de Gujarat en India y trabajar con
organizaciones de micro-financiamiento en Bangladesh. En
2001, Todd Garth, el entonces Director Regional del Sudeste
Asiático, analizó las formas de alentar a las filiales a que alcancen
una escala con recursos limitados. Él se inspiró en el modelo
de participación comunitaria y proyectos conjuntos que
caracterizaron el éxito del Proyecto Piloto Orangi2 en Karachi y el
Movimiento Nirmithi3, o movimiento de edificación en India, y
Continúa en página 20
2007: Volumen 14, Ejemplar 3
Familias servidas
Un nuevo concepto de servicio para
llegar a más familias
Steffan Hacker
Por Manuel Mancuello
La propietaria Antonia Morales enfrente de su casa Hábitat.
U
na encuesta reciente de las necesidades habitacionales
en la región de América Latina/el Caribe (LA/C) indica
que aunque el 39 por ciento del déficit de viviendas
demandará casas nuevas, el restante 61 por ciento se puede
cubrir con reparaciones. En varios países donde la necesidad de
reparar las casas actuales existentes es mayor que la necesidad de
construir algunas nuevas, la región LA/C asiste a las familias a las
cuales no se podía llegar antes cuando los programas se enfocaban en la edificación de nuevas viviendas.
Cada vez más, muchos de los nuevos préstamos otorgados en
la región LA/C se destinan a reparaciones o adiciones, como una
nueva recámara, con la intención de reducir el hacinamiento y
sus consecuencias negativas.
En Honduras, los préstamos ayudan a mejorar las casas de
adobe en la comunidad indígena de Chorti, en Copán. Con los
revestimientos de las paredes y un cambio en los materiales del
techo, se puede erradicar el insecto portador del mal de Chagas
que vive en el heno del techo o en las paredes de adobe.
Familias servidas
Sin embargo, se abordó con cuidado la expansión de los programas en la región LA /C para que incluyan una variedad de
intervenciones. El enfoque del programa LA/C consiste en dar
prioridad al financiamiento y las mejoras del hogar que mejorarán notablemente el bienestar de las familias, aunque también
hay una demanda de cambios estéticos en la casa. En este sentido, no es lo mismo contratar un préstamo para poner losa sobre
el piso de cemento que mejorar una vieja pared de adobe para
evitar los insectos que transmiten enfermedades. En el primer
caso, se trata de cuestión estética, mientras que en el segundo, la
mejora es más significativa.
Martha Hernández, la coordinadora del país en el departamento de Desarrollo Institucional, explica algunos de los
desafíos: “Para comprender las dificultades, debemos tomar en
cuenta que se adaptó todo el sistema operativo de Hábitat para
terminar casas: capacidades, sistemas, procedimientos, etc.”
Continúa en página 10
2007: Volumen 14, Ejemplar 3
Un nuevo concepto de servicio para llegar a más familias
Steffan Hacker
Continuación de la página 9
Una casa Hábitat de adobe recién terminada
Desde un punto de vista histórico, Hábitat se ha identificado
por las nuevas casas construidas. Muchos programas creen que
brindar soluciones parciales no satisface las expectativas de lograr
que las condiciones de vida de una familia sean más dignas. Por
lo tanto, las soluciones en incremento conllevan un cambio en la
forma de pensar sobre Hábitat y su rol para eliminar las condiciones de las viviendas infrahumanas en la comunidad.
“En este rincón de México, nos estamos tomando tiempo,
porque la comunidad siempre nos ha identificado como constructores de casas completas”, asiente Bernadette Cruz Zoto,
Coordinadora de Programas en Los Tuxtlas, México. “En este
momento, hay otras organizaciones que han comenzado a
contactarnos para pedirnos consejo, no sólo sobre la construcción de casas, sino también de letrinas, baños, etc.”, y agrega:
“con respecto a los servicios de apoyo y consejería, en realidad
no hemos tenido la oportunidad de hacer nada. Sin embargo,
gracias a Dios, la gente comienza ahora a correlacionar nuestro
trabajo con estos diversos tipos de mejoras”.
“Para movernos en esta nueva dirección”, continúa Hernández,
“tenemos que definir o mejorar los mecanismos, procedimientos
10
2007: Volumen 14, Ejemplar 3
y costos administrativos de los micro-créditos, porque son distintos de los préstamos hipotecarios tradicionales para la vivienda.
Del mismo modo, debemos fortalecer la relación con aquellos
donantes que están dispuestos a financiar programas de servicio,
como consultoría técnica, talleres o facilitación de subsidios”.
“Por último, este nuevo concepto de familias que reciben la
asistencia también promueve alianzas; de este modo, podemos
llegar a más gente y hacer participar a otras instituciones que,
debido a su experiencia, ubicación o capacidad, pueden lograr un
impacto más importante”, concluye Hernández.
De hecho, muchas actividades de programas que mejoran la
calidad de vida de las familias sin un techo no se han “contado”
en el pasado.
“Por ejemplo”, recuerda Juan Ochoa, uno de los dos coordinadores financieros y administrativos de la oficina de área, “una
universidad en Chile solicitó asesoramiento a Hábitat para edificar un proyecto local de viviendas. Aunque Hábitat Chile brindó
el servicio de vivienda, no se tomó en cuenta la intervención,
porque en realidad no construyó las casas”.
Continúa en página 11
Familias servidas
Un nuevo concepto de servicio para llegar a más familias
Continuación de la página 10
Denise Muschel
“El proyecto era para la construcción de 50 casas. Hábitat
proveyó los planos y su experiencia en la construcción de casas
de bajo costo; sin embargo, en ese momento, no teníamos el
concepto de ‘familias servidas’”, agrega Alfredo Villalta, Gerente
Financiero de la oficina de área en ese momento.
Otro programa no relacionado con la construcción que
mejora las vidas de las familias es el programa de educación
financiera. Más de 2.000 familias en más de 10 países tuvieron
la oportunidad de aumentar una gestión responsable de sus
finanzas.
A medida que se aclara este nuevo
rol para Hábitat, tanto interna
como externamente, ha habido un
aumento en la demanda de reparaciones, capacitación, asesoramiento técnico y soluciones habitacionales, en cooperación con otras
organizaciones.
A medida que se aclara este nuevo rol para Hábitat, tanto interna como externamente, ha habido un aumento en la demanda
de reparaciones, capacitación, asesoramiento técnico y soluciones habitacionales, en cooperación con otras organizaciones. La
puerta está abierta para más oportunidades, pero el enfoque aún
es cauteloso. Como Hernández comenta: “Somos cautelosos en
el sentido que las intervenciones del programa deben cambiar
notablemente la calidad de vida de la familia”.
Manuel Mancuello es un escritor y redactor en el Departamento de
Información Pública, Hábitat para la Humanidad LA/C.
Aunque la necesidad de viviendas dignas en América Latina y el
Caribe aumenta, los programas Hábitat en la región continúan
brindando esperanzas. En la foto, la familia Morales enfrente
de su casa Hábitat. “Estamos contentos con nuestra casa”, dice
Miguel Morales. “Después de todo, le agradecemos a Hábitat la
oportunidad de haberla construida juntos”.
Del mismo modo, Hábitat Argentina ha elaborado un programa de educación legal, compuesto por un ciclo de talleres
sobre los distintos aspectos relacionados con la adquisición, legalización y protección de la propiedad (véase “El Foro”,Volumen
13:3). En la República Dominicana, hay un programa de capacitación en la construcción, y en Haití, un programa de edificación
de letrinas, junto con Fonkoze, la organización de micro-financiamiento más importante de Haití.
Familias servidas
Corrección:
En el artículo, “Proyecto de Obra de Su Santidad
Karekin II: una monografía” (El Foro, Volumen 14:2)
informamos que Gohar Palyan era la directora nacional de HFH Armenia. Sin embargo, en 2006, Gohar
Palyan se desempeñó como gerente del programa de
voluntarios de HFH Armenia y ahora trabaja como
gerente de proyectos para el Proyecto de Obra de Su
Santidad Karekin II y gerente de programas GV.
Lamentamos nuestro error.
2007: Volumen 14, Ejemplar 3
11
Cómo asistir a las familias mediante
Thrivent Builds Neighborhoods
Por Rebecca Hix
L
a unidad de medición y las metas nuevas de Hábitat con
respecto a prestar asistencia a familias en vez de construir casas
es, en mi opinión, la realidad y la misión central que Hábitat
siempre ha tenido. En reuniones de selección de familias, eventos de
recaudación de fondos y, en particular, las inauguraciones de casas,
proclamamos que no son éstas, sino las familias quienes son más
importantes. Lo que es importante son las familias que poseerán esos
hogares, criarán a sus hijos allí y estarán más cerca de lo que Dios
prevé que ellos sean en esos hogares. Teniendo eso en mente, parece
apropiado que Hábitat cambie su lenguaje para que refleje más claramente nuestro enfoque.
¿Sin embargo, cómo podemos lograr eso? Contar techos siempre
será más fácil que cuantificar cómo nuestro ministerio cambia las
vidas de las personas. Poder evaluar el impacto es importante, porque
éste cuenta una historia de transformación y nos ayuda a examinar la
administración de los recursos que nos confían.
En este reciclaje de viejas ideas para darles un nuevo énfasis, se
generó Thrivent Builds Neighborhoods (TBN), cuya misión es ser
un catalizador para la transformación de vecindarios mediante la
asociación con otras instituciones de financiamiento y comunitarias
con el fin de apoyar iniciativas nuevas o existentes para revitalizar los
vecindarios de bajos ingresos.
Dos ideas claves han guiado la elaboración del programa:
1. Asistir a las familias demanda mucho más que la
construcción de casas.
Para afectar la transformación, se debe formular una
estrategia integral que tenga un impacto sobre los
numerosos elementos de la pobreza en un vecindario.
2. Hábitat por sí sola no puede erradicar la pobreza ni
las condiciones que la crean y mantienen; por lo tanto, se necesita una coalición de socios, en la cual cada
uno de ellos aporte una destreza esencial necesaria a
la mesa de juego.
Para probar estas ideas de diseño, en la actualidad, hay cuatro
vecindarios que realizan un proceso de planificación piloto que
culminará con la formulación de un plan de negocios para la transformación.
• MorningSide Commons en Detroit, Michigan
• East Baltimore en Baltimore, Maryland
• King Irving y Mondamin en Des Moines, Iowa
• Harambee en Milwaukee, Wisconsin
Luego de la fase de planificación, cada vecindario presentará su
plan de negocios para recaudar un potencial de un millón de dólares
estadounidenses de TBN para catalizar la ejecución de su plan.
Un programa con una inversión tan significativa exige una evaluación exhaustiva. Ambos debemos saber cuáles fueron los resultados
logrados y cómo éstos cambiaron las vidas de las familias. Para ello,
TBN trabaja en un proyecto conjunto con Success Measures, un
módulo de evaluación basado en los resultados que realiza análisis
participativos de los programas para mejorar vecindarios y comunidades. El Sistema de Datos de Success Measures
(SMDS) ofrece:
• 44 indicadores para medir los impactos de la vivienda, el desarrollo económico y los programas para
la formación de comunidades en el ámbito individual,
institucional y comunitario.
• Más de 100 herramientas de recopilación de datos,
correspondientes a estos indicadores en SMDS.
Estas herramientas de recopilación de datos incluyen
encuestas, entrevistas, protocolos de observación,
grupos de discusión y formatos para analizar datos
administrativos de programas o registros públicos y
fuentes de datos.
• Un método creíble de evaluar datos cuantitativos y
cualitativos para crear una imagen total de la transformación en un vecindario.
• Un sólido programa de asistencia técnica y capacitación.
Continúa en página 13
12
2007: Volumen 14, Ejemplar 3
Familias servidas
Cómo asistir a las familias mediante Thrivent Builds Neighborhoods
Continuación de la página 12
TBN es solamente uno de los programas de la alianza de Thrivent Builds con Hábitat para la
Humanidad, una intervención de USD 105 millones, de cuatro años, de Thrivent Financial for
Lutherans, una de las organizaciones de servicios financieros de la revista Fortune 500, sin fines
de lucro, que cuenta con casi 3 millones de miembros en los Estados Unidos. Esta inversión convierte a Thrivent Financial en el aliado voluntario y financiero más importante en los 30 años de la
historia de Hábitat.
Con el asesoramiento de Success Measures, TBN seleccionó las tres
áreas principales de cambio que estudiará:
1. Percepción de la calidad de vida del vecindario
2. Entorno físico del vecindario
3. Potenciación/Participación (comunitaria/individual)
Como ejemplo de este proceso, una coalición haría un seguimiento
de su progreso y eficacia documentando los qué (30 casas construidas y la ejecución de 1 iniciativa de control comunitario) y cómo se
cambió el vecindario.
Como comprender los cómo es más complicado, los cuatro sitios
usarán las herramientas de Success Measures para recopilar datos
claves. Por ejemplo, para analizar cómo cambió la percepción de la
calidad de vida del vecindario, una coalición podría realizar una encuesta de satisfacción u organizar un grupo de discusión para evaluar
la percepción externa del vecindario.
Combinando los datos cualitativos de las encuestas y los grupos
de discusión con los datos cuantitativos de las actividades realizadas, comenzamos a comprender el impacto. Los dos componentes
juntos, lo que se hizo y la diferencia que esto causó (o dejó de causar),
Familias servidas
nos ayudan a comprender tanto cómo se instalaron muchos techos
y cómo éstos transformaron las vidas de las personas que habitan
debajo de ellos.
En el libro del Apocalipsis (Revelación a Juan), Dios proclama:
“Mira, estoy haciendo todas las cosas nuevas”. Thrivent Builds
Neighborhoods está trabajando en proyectos conjuntos con
coaliciones para crear cosas nuevas, no solamente físicas. Lo que es
más importante, trabaja para determinar cómo los hijos de Dios son
afectados por esas cosas.
Rebecca Hix es la dirigente del equipo de Nuevos Programas para
Thrivent Builds en Hábitat para la Humanidad.
Para obtener más información sobre la alianza Thrivent Builds y
Thrivent Builds Neighborhoods, por favor visite el sitio web www.
thriventbuilds.com.
Para obtener más información sobre Success Measures, por favor visite
el sitio web www.successmeasures.org.
2007: Volumen 14, Ejemplar 3
13
Ezra Millstein
Cómo prestar
asistencia a más
familias en los
Estados Unidos
Por Susan Dunn-Lisuzzo
Debra Reid, 35, vivía en Independence, Luisiana, cuando el huracán Katrina
asoló la zona. Después de asegurarse de que sus hijos estaban a salvo,
volvió de prisa en medio de la tormenta para ayudar a rescatar animales
grandes. En la foto, Debra dentro de su casa Hábitat en Hammond, donde
vivirá con sus cuatro hijos.
““Aumentar la escala”, “ formar la capacidad” y “ aumentar la cantidad de
familias servidas” son frases que se escuchan reiteradas veces en los pasillos
de las oficinas de Hábitat para la Humanidad Internacional en todo los
Estados Unidos. Aunque es fácil explicar estos conceptos a una persona
ajena a la organización, siempre es difícil poner en práctica los conceptos y
medir el éxito para alcanzar nuestras metas.
D
esde tiempos históricos, HFHI en los Estados Unidos ha
recopilado datos de producción de casas y contribución
de diezmos para medir el éxito de las filiales. Es evidente
que estos factores son indicadores de una actividad, ¿pero estos
números cuentan toda la historia del trabajo de Hábitat en todo
el país? Aunque es cierto que construimos casas, Hábitat para
la Humanidad no es una empresa de construcción que fabrica
masivamente casas para familias anónimas, sino que formamos familias y comunidades, lo que requiere invertir recursos y
adquirir una experiencia que supera con creces las destrezas de
construcción.
Medir las “familias servidas”, como nos convoca el plan
estratégico 2007-2011 de HFHI a hacer, conlleva un cambio de
paradigma para nosotros. Prestar asistencia a las familias representa una categoría mucho más amplia de actividad, y es mucho
más complejo tratar de medir una actividad que no resulta en
una nueva casa o hipoteca. Para hacerlo de modo significativo, deberemos adoptar un enfoque más refinado hacia nuestro trabajo.
Tardará tiempo establecer las sutiles diferencias del proceso de
preparación de informes, y cómo hacerlo es un tema debatido
entre los dirigentes en EE. UU.
14
2007: Volumen 14, Ejemplar 3
A continuación, se indican las actividades mediante las cuales
las filiales estadounidenses asisten a las familias, algunas de las
cuales se deberían informar de acuerdo con los Lineamientos
Estadísticos de HFHI del 1 de julio de 2005: Casas construidas y
familias servidas, pero todas son importantes para nuestra misión:
Asistencia prestada a familias mediante reparaciones
La cantidad de familias servidas en EE. UU.1 mediante reparaciones continúa aumentando cada año. En 2004, las filiales en el país
informaron 914 reparaciones; en 2005, 959; y en 2006, se informaron más de 1.200. Ofrecer esta alternativa a los propietarios de
bajos recursos, quienes no pueden pagar los gastos de contratistas
profesionales debido a los altos costos, permite a más familias
mantener el acceso a una vivienda adecuada.
Un pequeño porcentaje de las filiales en EE. UU. administra
un programa para reparaciones como parte de sus ofrecimientos.
Por ejemplo, uno de los programas es A Brush with Kindness,
iniciado por HFH Twin Cities, Minnesota, “un programa de
extensión comunitaria para vecindarios en el cual los voluntarios
pintan y hacen trabajos de jardinería y pequeñas reparaciones a la
fachada de las casas para los residentes de bajos ingresos, sin costo
alguno para el propietario”.2
Programa de reparaciones para las viviendas de la Costa del
Golfo, facilitado por la Oficina de Atención de Desastres de
HFHI (DRO, por su sigla en inglés) y Church World Service
El Programa de Respuesta a Emergencias (CWS ERP, por su
sigla en inglés) tipifica la asistencia prestada a familias mediante
proyectos conjuntos y el aprovechamiento de las fortalezas fundamentales de cada interesado. “Actuando en su rol de catalizador, HFHI proporcionará una financiación por una cantidad
de USD $4.042.000 durante el transcurso del programa de dos
años para los proyectos de reparaciones de casas, implementados
por los Comités de Recuperación a Largo Plazo (LTRC, por su
sigla en inglés) y las organizaciones miembros de Church World
Service… y [este programa] está integrado en el alcance más
amplio de las iniciativas de reconstrucción de Hábitat mediante la
operación “Entrega de Casas”.3
Asistencia prestada a familias mediante la educación
La educación de los propietarios es un componente fundamental
del éxito de una familia socia. Muchas familias propietarias son las
primeras entre su familia extensa que poseen una casa, y cambiar
un arrendamiento por una propiedad requiere aprender un nuevo
conjunto de destrezas. Según una encuesta reciente realizada por
la Oficina en Estados Unidos de HFHI, el 92 por ciento de los 405
encuestados de las filiales indicaron que los servicios familiares
son sumamente o moderadamente importantes para su capacidad
de asistir a una cantidad cada vez mayor de familias por año. El
ochenta y nueve por ciento estuvo de acuerdo en que hay una falta
de comprensión general sobre la cantidad de trabajo, relacionada
con los servicios para familias, que se requiere en Hábitat.
Como parte de sus ofrecimientos de servicios para famiContinúa en página 15
Familias servidas
Cómo prestar asistencia a más familias en los Estados Unidos
Continuación de la página 14
lias la Oficina de Área de HFH en Nashville, Tennessee, creó
HomeWORKS, “una colección de clases destinadas a enseñar
nuevas destrezas y alentar nuevos hábitos. De gestión financiera
y confección de presupuestos, a mantenimiento y mejoras del
hogar, nuestra meta es preparar a los individuos y las familias
para que sean más autosuficientes…”4 Las herramientas que son
sumamente importantes para el éxito a largo plazo de las familias
propietarias.
Si bien preparar a las familias para que sean propietarias es una
cosa, aún se presenta la necesidad de ayudarlas a que mantengan
esa condición. Una de las verdaderas amenazas a los propietarios
de bajos ingresos en los Estados Unidos son los prestamistas
usureros que lanzan enérgicamente ofertas de refinanciación a las
familias. Por supuesto, la hipoteca refinanciada incluye los intereses, lo cual aumenta en forma exponencial los pagos mensuales y
pone a la familia en riesgo de perder su hogar. HFHI ha preparado una serie de materiales para las filiales sobre estos problemas, y
hemos constatado que las filiales deben permanecer atentas para
preparar a las familias en esta área.
El Programa para la Prevención de la Ejecución de Hipotecas
de Hábitat para la Humanidad en Twin Cities “ofrece asesoramiento, defensoría de la causa, recomendaciones y asistencia
financiera ocasional para las familias, cuyos pagos de las hipotecas
están retrasados”.5 Mediante este programa, las familias elaboran
un plan para resolver los traspiés financieros que podrían causar
la pérdida de su vivienda. El personal del programa también
trabajará con prestamistas externos, cuando la familia asistida no
es una familia propietaria de Hábitat.
Asistencia prestada a familias por medio de recomendaciones
y asociaciones
El mismo acto de calificar a una familia para la propiedad de una
casa Hábitat es un proceso que consume el tiempo y los recursos
de una filial.
HFH Southern Crescent en Jonesboro, Georgia, creó una
herramienta que permite a los miembros de la comunidad local
llenar un formulario en línea en forma anónima para determinar
si son elegibles para el programa. “Nuestra experiencia anterior
había demostrado que la mayoría de las personas no son elegibles
[para una casa Hábitat], porque tienen muchas deudas”, explica
Brenda Rayburn, Directora Ejecutiva. “Después de que un posible
candidato ingresa sus datos, se visualiza un mensaje que dice:
‘Buenas noticias: Usted reúne los requisitos de ingresos. Por favor
participe en nuestro taller’, o un mensaje que dice: ‘Tenemos
buenas y malas noticias, basándonos en los datos ingresados. La
mala noticia es que usted ahora tiene demasiadas deudas para ser
elegible, pero la buena noticia es que puede resolver su problema’”,
agrega Rayburn. “Luego, indicamos enlaces con oficinas de asesoramiento sobre crédito para consumidores”.6
Cada vez más, Hábitat busca trabajar en proyectos conjuntos
con otras organizaciones no gubernamentales para administrar
Familias servidas
eficazmente los programas. Nuevamente, aprovechar las fortalezas de cada socio para crear una relación que sea ventajosa para
ambas partes; los beneficiarios finales son las familias que reciben
la asistencia.
Uno de esos proyectos conjuntos se originó después de los
huracanes de 2006 en la Costa del Golfo de Estados Unidos: Los
Servicios Sociales Luteranos del Sur (Lutheran Social Services
of the South, LSSS )/el Centro de Llamadas para la Asistencia
de Familias de Hábitat, ubicado en Austin, Texas, y operado por
Lutheran Social Services Disaster Response, Inc. Según Mike
Weston, Gerente para el Desarrollo de las Familias, HFHI: “El
centro de llamadas cuenta con un director y siete encargados de
casos cualificados y muy capaces… y se enfoca principalmente
en la evaluación antes de la selección de las familias afectadas
por los huracanes que están interesadas en la oportunidad de ser
propietarias de una casa Hábitat”.
“El Centro de Llamadas”, dice Weston, “no limita simplemente
los servicios al proceso de selección Hábitat, sino que ha logrado
lo siguiente”.
• Se derivaron 194 familias a soluciones habitacionales
alternativas.
• Se derivaron 145 familias a otras instituciones para
abordar las necesidades inmediatas.
• 76 familias fueron derivadas a otros programas de
Katrina Aid Today.
• También se derivaron 51 familias a otros programas
de LSSS.
• Se alienta a casi todas las familias que se considera
que no están preparadas aún para ser propietarias a
participar en servicios de asesoramiento sobre crédito
y/o cursos de capacitación para la generación de
ingresos.
Mientras continuamos tratando de establecer el mejor modo
de medir el impacto de Hábitat en los Estados Unidos, y nuestro
progreso para alcanzar meta de asistir a una mayor cantidad de
familias cada año, esta tarea continúa diariamente mediante el
trabajo esforzado, las ideas creativas y los proyectos conjuntos de
HFHI, las filiales locales y las organizaciones no gubernamentales. El trabajo continúa y seguirá hasta que cada familia tenga
un lugar digno que pueda llamar su hogar.
Susan Dunn-Lisuzzo es la Gerente de Comunicaciones Nacionales
de HFHI.
1
Lineamientos estadísticos de HFHI: Casas construidas y familias servidas http://partnernet.
habitat.org/intradoc/groups/public/documents/manuals/pnetdoc029251.pdf
2
Sitio web de HFH Twin Cities (Minn.): http://www.tchabitat.org/content/category/6/33/28/
3
Creme, Meredith, HFHI y Church World Service expanden sus actividades conjuntas en el
Golfo, pp. 5-6, The Affiliate Update, 2. º trimestre de 2007.
4
Sitio web de HFH Nashville (Tenn.): http://www.habitatnashville.org/homeworks/index.php
5
Ibid
6
Willard, Dani, “Is an applicant qualification Web site right for your affiliate?” pp. 10-11, The
Affiliate Update, 2. º trimestre de 2007
2007: Volumen 14, Ejemplar 3
15
HFH Rumania: El impacto de la respuesta
a catástrofes sobre las familias servidas
Steffan Hacker
Por Adrian Ciorna
Cuando se desbordó el río Danubio, la casa de Dumitru Ganea en Bechet fue una de las miles que se tornaron inhabitables. Hábitat Rumania y UNICEF trabajaron en forma conjunta para proveer materiales de reconstrucción a las familias más afectadas, y la familia Ganea terminó una recámara
a tiempo para el invierno.
Y Jabez fue más honorable que sus hermanos: y su madre lo
llamó Jabez, diciendo: Porque lo di a luz con dolor.
Y Jabez llamó al Dios de Israel diciendo: ‘¡Oh, de que me
bendecirías y agrandarías mi territorio! ¡Dejar tu mano y estar
conmigo, y guardarme de todo daño de modo que esté libre de
dolor! Y Dios concedió su petición’. 1 Crónicas 4:9-10
Antecedentes
En diciembre de 2004, el tsunami del Océano Índico que
causó una gran pérdida de vidas y muchísima destrucción
conmocionó a los rumanos, quienes quedaron impresionados otra vez cuando los ríos del interior se desbordaron
y causaron inundaciones varias veces en Rumania en abril,
mayo y todo el mes de agosto de 2005, lo que causó entonces
una destrucción sin precedentes en la historia de ese país.
Como resultado, HFH Rumania lanzó su primer
Proyecto de Recuperación Post-Inundaciones. En abril de
2006, el Río Danubio se desbordó a niveles que no se habían
conocido antes en 100 años; miles de familias perdieron
sus hogares y miles más sufrieron un daño considerable en
sus viviendas, y entonces HFH Rumania lanzó su segundo
Proyecto de Recuperación Post-Inundaciones.
16
2007: Volumen 14, Ejemplar 3
Aunque las ONG, las empresas y el público acudieron
a nosotros para solicitar ayuda, no fue fácil para HFH
Rumania tomar la decisión de participar en la respuesta
al desastre. Sin embargo, nuestras inquietudes, en el sentido que no somos una organización de ayuda en caso de
desastres, sino para la construcción, y que no teníamos la
capacidad, fueron superadas por la abrumadora necesidad y
el apoyo que la Oficina de Área de Europa/Asia Central de
HFH y la División de Atención de Desastres en Americus
nos prestaron.
La respuesta
La presencia de las filiales locales, HFH Comăneşti, HFH
Piteşti y HFH Craiova, en las áreas afectadas cumplió una
función esencial en ambas intervenciones. Estas filiales
realizaron las primeras visitas al sitio y la primera evaluación
de las necesidades. Además, el proyecto conjunto entre HFH
Rumania, las filiales y la Municipalidad/Oficina del Alcalde
fue fundamental para las intervenciones. En las situaciones
de HFH Comanesti y HFH Craiova, las filiales aún estaban
en ciernes y próximas a terminar sus primeras cuatro casas
en dos años de trabajo, mientras que HFH Pitesti había concluido 18 refacciones.
Continúa en página 17
Familias servidas
HFH Rumania: El impacto de la respuesta a catástrofes sobre las familias servidas
Steffan Hacker
Continuación de la página 16
Cuando se terminó el primer proyecto de recuperación
post-inundaciones, HFH Comanesti prestó ayuda a 145
familias y HFH Pitesti a otras 100 mediante la edificación
de nuevos hogares y refacciones/reparaciones; muchas más
familias que las que se habrían asistido mediante el enfoque
tradicional del programa de Hábitat. Cuando se terminó la
primera fase del segundo proyecto, se asistió a 115 familias.
La mayor capacidad de las filiales y la motivación debido al
éxito del programa de respuesta a desastres las llevó a preguntarse: “¿Adónde vamos desde aquí?”
El impacto de la respuesta a desastres en el programa de
HFH Rumania
Como consecuencia de los programas de respuesta a desastres, el programa tradicional de Hábitat de HFH Rumania ha
abierto las puertas a la asistencia de una cantidad mayor de
familias.
HFH logró una favorable cobertura de los medios y
respuesta en los tres condados donde se ejecutaron los
programas de respuesta a desastres, después de terminar el
trabajo. Los proyectos de recuperación post-inundaciones
nos aportaron nuevos subsidios para tierras. Las ofertas de
tierras e infraestructura para 4,5 acres de terreno provinieron
del Alcalde Oclei de Bechet. Cerca de Comanesti, el alcalde
de Moinesti invitó a la filial a construir casas y hasta donó
terrenos. Como resultado, las primeras casas del programa
tradicional están construidas allí. El alcalde de la ciudad de
Bacau, a 50 km en las afueras de Comanesti, nos ofreció 3
acres de tierra también.
Las refacciones/reparaciones de recuperación post-inundaciones de HFH Comanesti en el año fiscal 2006 llevaron a
la filial a la comunidad del pueblo Rom (gitanos), un nicho
de servicios que esta filial nunca antes había considerado. Al
darse cuenta de las carencias en esos vecindarios pobres, se
produjeron resultados increíbles en el año fiscal 2007: cuatro
nuevas casas y 40 refacciones; se asistió a cuarenta y cinco
familias por oposición a solo cuatro en sus iniciativas antes
de la recuperación.
Debido al programa de respuesta a desastres, se alentó a
todas las tres filiales a considerar las refacciones y reparaciones como parte de sus programas anuales para asistir a más
familias necesitadas.
Se planifican 60 refacciones y reparaciones para el año
2008. HFH Craiova construyó seis nuevas casas en el año fiscal 2006 y la primera mitad del 2007. La respuesta a desastres
del año 2007 ayudó a esta filial a incluir 10 refacciones y
reparaciones en el año fiscal 2008, además de la edificación
planificada de nuevas viviendas. Las otras cuatro filiales en
el país se sintieron inspiradas y agregaron más reparacioFamilias servidas
Los apartamentos de la era soviética albergaron alguna vez a trabajadores agrícolas en Oarja, Rumania, una comunidad rural a unas 10
millas en las afueras de la ciudad de Pitesti en el sur. Todos los tres
edificios habían estado desocupados en su mayor parte por al menos
20 años cuando Hábitat Pitesti los compró para su refacción. Muchos
apartamentos ya están ocupados por 20 familias propietarias de Hábitat, aunque el trabajo de la fachada continúa; el tercer edificio está en
progreso y albergará 11 ó 12 familias más.
nes y refacciones a su plan anual con el fin de ayudar a más
familias que simplemente aquéllas que se pudieran asistir
mediante una construcción.
Otra ventaja de los dos proyectos de respuesta a desastres
se detectó en el área de recaudación de fondos. Las empresas
e iglesias que nos ofrecieron su ayuda financiera durante
el programa de respuesta a desastres apoyan ahora nuestro
programa central de Hábitat.
La respuesta a los desastres transformó a las filiales. Como
Jabez, después de la plegaria, se atrevieron a dar un paso
adelante. Las filiales fueron “protegidas contra el mal” y Dios
expandió su territorio.
Adrian Ciorna es el Director Nacional de HFH Rumania.
2007: Volumen 14, Ejemplar 3
17
Kim MacDonald
Los desastres son parte de la realidad que las entidades de Hábitat enfrentan o enfrentarán en el futuro, y pueden ser una oportunidad para la
ampliación del programa.
Respuesta a desastres y familias servidas
Por Mario Flores
C
ada año, ocurren 275 catástrofes en promedio en todo
el mundo, muchas de las cuales afectan la vivienda.
Además, en cualquier momento dado, unas 20 crisis
humanitarias complejas generadas por las guerras y los conflictos
crean desplazamientos de grandes poblaciones. Las catástrofes y
los conflictos son parte de la realidad que muchas instituciones de
Hábitat para la Humanidad enfrentan o enfrentarán en el futuro.
Tanto en las crisis que se producen rápidamente (como las creadas
por los terremotos, huracanes o tsunami) como en aquéllas que
se generan lentamente (como las sequías o disturbios civiles), las
consecuencias inmediatas y a largo plazo en la gente, la vivienda
y el refugio son a menudo significativas. Un desastre natural o
un conflicto pueden dar como resultado una mayor demanda de
casas, lo cual ejerce una presión adicional sobre los sistemas ya
recargados de vivienda para los indigentes.
Aunque los efectos de los desastres y conflictos son espantosos,
ellos representan una oportunidad para la expansión de programas, un posicionamiento estratégico y una mayor visibilidad
dentro de las comunidades, regiones y países donde trabajan las
entidades de HFH. Las experiencias recientes en la respuesta a
18
2007: Volumen 14, Ejemplar 3
desastres nos han permitido constatar el inmenso potencial para
llegar a los grupos de interés en aumento. Al mismo tiempo,
esto es un terreno fértil para aplicar enfoques y componentes de
programas innovadores que pueden sostener un crecimiento significativo en la cantidad de familias servidas en un plazo relativamente corto, usando metodologías de programas como:
• Respuesta comunitaria a desastres: incluye un
refugio/una vivienda de transición, kits para crear
refugios de emergencia y otros componentes del
programa, orientados para mantener a las familias
en sus propias comunidades y fuera de campamentos
temporales, hacinados y no saludables.
• Centros de Recursos de Hábitat (HRC): proveen
materiales, servicios y recursos e imparten destrezas para apoyar a las familias comprometidas con la
autoconstrucción o reparación de su casa afectada por
un desastre.
• Enfoques alternativos: como casas básicas, programas
de reparaciones de viviendas y construcción acelerada
de nuevas casas.
Continúa en página 19
Familias servidas
Kim MacDonald
Respuesta a desastres y familias servidas
Continuación de la página 18
Éstas y otras metodologías de programas son apropiadas para
su aplicación directa por una entidad de HFH, u organización
externa de ejecución, a la cual Hábitat provee su experiencia
técnica, financiamiento o ambos. Cuando no hay una presencia
de Hábitat en un área en particular, o cuando la escala del desastre
supera la capacidad de la entidad HFH local, o cuando se necesita
un enfoque metodológico no tradicional, una organización
externa de ejecución puede proveer una asistencia valiosa. En vez
de contar simplemente “casas”, el monitoreo del número total de
familias a quienes se asiste con estas metodologías de programa
permite comprender más cabalmente el impacto de las iniciativas
de Hábitat en la respuesta a desastres.
La nueva política de HFHI sobre
la cantidad de familias servidas
y la unidad de medición para la
respuesta a desastres es un desafío
y una invitación para que Hábitat
para la Humanidad responda de
diversas maneras de acuerdo con el
contexto, la magnitud del desastre,
la disponibilidad de socios y las
necesidades de la comunidad.
La nueva política de HFHI sobre la cantidad de familias
servidas y la unidad de medición para la respuesta a desastres es
un desafío y una invitación para que Hábitat para la Humanidad
responda de diversas maneras de acuerdo con el contexto, la
magnitud del desastre, la disponibilidad de socios y las necesidades de la comunidad.
El artículo sobre la respuesta de HFH Rumania a las inundaciones causadas por el río Danubio (página 16) ilustra cómo pueden
funcionar los enfoques innovadores a la respuesta a desastres.
Otros ejemplos incluyen:
Pakistán: Programa de refugio de transición
Después del terremoto en octubre de 2005, y debido a la apremiante necesidad de ayudar a las personas afectadas a que sobrevivan el crudo invierno, Hábitat adoptó un programa de refugio
de transición para ayudar a las familias en sus comunidades
y evitar el desplazamiento. La solución consistió en un techo
formado por una estructura tubular, con una cobertura de chapa
corrugada, que fue fácil de armar. Hábitat también estableció un
Centro de Recursos (HRC) que proveyó servicios de aserradero
para transformar los leños de madera en vigas de techo para las
casas permanentes. Hábitat para la Humanidad fue responsable
de responder con una solución factible y mantener una presencia más importante en Pakistán. En general, en menos de dos
años, HFH Pakistán dejó de ser una organización en ciernes que
pretendía registrarse para convertirse en una institución operativa
que ha asistido a casi 3.000 familias afectadas por el terremoto.
Familias servidas
Estas casas Hábitat son parte de un programa de respuesta a tsunami en
Indonesia; hay casi 600 casas terminadas y un total de 730 planificadas.
Los donantes para este sitio incluyen Christian Aid, Danamon, Citibank,
General Electric y Baptist World Aid Australia.
Costa del Golfo de los Estados Unidos: reparaciones de viviendas realizadas mediante proyectos conjuntos
Como parte de la respuesta al huracán Katrina, Hábitat trabajó en
forma conjunta con Church World Service (CWS) para prestar
servicios de reparaciones a 600 familias. Según los términos de la
asociación, Hábitat se encargó del financiamiento y el monitoreo
del programa, mientras que CWS se ocupó del proceso de las
reparaciones. Los Comités de Recuperación a Largo Plazo seleccionaron las familias y manejaron el trabajo de asistencia social
individual, y los diversos grupos y asociaciones de respuesta a desastres, aglutinados por CWS, hicieron las reparaciones y lograron
la participación de cientos de voluntarios. Cuando las filiales de
Hábitat en el Golfo se concentraron en la construcción de nuevas
casas, la asociación HFHI-CWS permitió una expansión y un
alcance comunitario rápidos para asistir a otras familias afectadas
por el huracán.
El Salvador: programa de construcción acelerada
En diciembre de 2006, un movimiento sísmico en la parte occidental del país causó daños a cientos de casas. HFH El Salvador
Continúa en página 20
2007: Volumen 14, Ejemplar 3
19
continuación de la página 8
preparó una monografía preliminar con el concepto para que el
equipo gerencial sénior de A/P la evaluara.
Akhtar Hameed Khan comenzó el Proyecto Piloto Orangi
(OPP, por su sigla en inglés) en 1980 como la respuesta de una
ONG de Pakistán a una necesidad comunitaria informal de
instalaciones para servicios sanitarios. Con sus 1.2 millones de
personas, Orangi es la katchi abad (la comunidad de indigentes)
más grande en Karachi, la ciudad más grande de Pakistán.
A falta de ayuda gubernamental, la comunidad de Orangi se
congregó para investigar y diseñar sus propias intervenciones
de bajo costo, financiadas y construidas completamente por la
comunidad. Con el tiempo, el OPP puso en práctica programas
en diversas áreas, como salud, vivienda, servicios de apoyo
educativos, micro-financiamiento y generación de ingresos. Se
edificaron más de 94.000 casas y se instalaron 72.000 letrinas
sanitarias.
El OPP no implementa los proyectos, sino que brinda
asesoramiento social y técnico y alienta a las comunidades a
movilizar recursos locales y a ponerse en acción por su propia
cuenta.
De la misma forma, el Movimiento Nirmithi comenzó en
1985 cuando se inauguró el primer Nirmithi Kendra (centro de
edificación) de India en el distrito Quilon de Kerala, el cual era
en ese momento el colector del distrito, para ofrecer soluciones
habitacionales asequibles. Los centros de edificación se proponen
divulgar y promover tecnología de construcción ecológica
y rentable en India. También garantizan la sustentabilidad
fabricando y comercializando materiales de construcción
Respuesta a desastres y familias servidas
Continuación de la página 19
organizó una rápida respuesta a la crisis para brindar a casi 100
familias nuevas casas.
El programa incluyó un componente de subsidio diferenciado
que varió del 10 al 60 por ciento. Mediante la aceleración del programa (se habían terminado 26 casas nuevas desde abril de 2007),
las familias pudieron reiniciar sus vidas y evitar su desplazamiento
a campamentos de refugiados temporales.
Líbano: Centros de Recursos de Hábitat y enfoque comunitario
El conflicto armado en el verano de 2006 dio como resultado
la necesidad de viviendas adicionales y nuevas oportunidades
para ayudar. Hay un proyecto en curso ahora, destinado a asistir
a 1.500 familias cuyas casas fueron dañadas o destruidas. El
programa comprende organizaciones comunitarias y no gubernamentales locales para garantizar la participación y el compromiso
de la comunidad. Con la ayuda de sus socios, HFH ha inaugurado los HRC para ofrecer asistencia técnica y capacitación a
20
2007: Volumen 14, Ejemplar 3
rentables, así como impartiendo destrezas afines a los artesanos
locales. En el transcurso de varios años, se inauguraron más de
385 centros de edificación en toda India, los cuales construyen
hogares con un ahorro de costos del 30 por ciento en promedio,
y se capacitaron a más de 55.0000 albañiles, carpinteros,
dobladores de barras y plomeros.
Conclusión
Como las viviendas sustentables constituyen el eje del trabajo
de Hábitat, los HRC ayudan a alcanzar este objetivo de diversas
maneras, por ejemplo, promoviendo tecnología de construcción
ecológica, apropiada y rentable; transfiriendo destrezas a la
comunidad local; y fabricando materiales para su uso en la
construcción y para la venta, como medio de vida. Por lo tanto,
los HRC cumplen una función fundamental para alcanzar dos
metas principales del plan quinquenal estratégico de Hábitat
para la Humanidad, a saber, aumentar en forma exponencial la
cantidad de familias que recibe la asistencia cada año, y liderar
la transformación de los sistemas que afectan las viviendas
asequibles.
Wong Hiew Peng es un escritor para HFH en Asia y el Pacífico.
1HFH Filipinas llama al centro de recursos el Centro de Recursos y Construcción de Hábitat.
2El Proyecto Piloto Orangi se mencionó como un ejemplo que integra a los interesados,
conforme a la Serie de Buenas Prácticas, sitio web de la conferencia virtual de la Comisión
Económica y Social de la ONU para Asia y el Pacífico. Vaya a http://www.unescap.org/.
DR PAD /VC /conference/ex_pk_5_opp.htm
3El Movimiento Nirmithi en India se menciona como una de las mejores prácticas en las
“Mejores prácticas para los asentamientos humanos”, presentadas en la Base de Datos del
Centro de Intercambio de Información del Programa “Gestión de las Transformaciones
Sociales” (Management of Social Transformations, MOST). El MOST es un programa de la
Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura. Visite el sitio
web http://www.unesco.org/most/asia5.htm y http://www.unesco.org/most/asia4.htm
las familias para reparar sus propias viviendas; movilización de
voluntarios para que ayuden en la reconstrucción; y entrega de
cupones o dinero en efectivo que permiten a las familias elegibles
comprar materiales para la edificación o reparaciones de sus casas.
Mientras Hábitat para la Humanidad está en camino de expandirse y aplicar nuevas formas de dar cuentas de nuestro trabajo, se
debe considerar un enfoque holístico y contextual para elaborar
estas metodologías de programas, en particular para las entidades
de HFH ubicadas en las áreas susceptibles a las catástrofes. Estar
preparado para prestar una variedad de servicios a las familias
afectadas por desastres (casas nuevas, básicas o temporales,
reparaciones, servicios técnicos, formación de destrezas, kits de
refugios provisorios) es la mejor estrategia para ampliar el alcance
comunitario del programa y asistir a una mayor cantidad de
familias carenciadas.
Mario Flores es el Director de Atención de Desastres de HFHI.
3498SP/320IFO/10-07
Desarrollo de los Centros de Recursos de Hábitat en Asia/Pacífico
Familias servidas