CÓMO SE TEJE LA TUNICA DE LOS HONGOS Ruiz-Herrera, J

CÓMO SE TEJE LA TUNICA DE LOS HONGOS
Ruiz-Herrera, J.
Unidad Irapuato, Centro de Investigación y de Estudios Avanzados del IPN. Apartado
Postal 629, 36500, Irapuato, Gto. Tel. 462-623600, Fax 462 6245849, Email
jruiz@ira.cinvestav.mx
La forma y resistencia de los hongos ante las agresiones del medio ambiente se deben
a una rígida capa que los recubre totalmente: la pared celular. La resistencia de la
pared celular se debe a su vez a un polisacárido estructural identificado como "fungine"
en Agaricus a principios del Siglo XIX por Braconot, quien demostró que era distinto a
la celulosa y que poseía nitrógeno. Este mismo polisacárido fue aislado años más tarde
de los élitros de algunos escarabajos por Odier, quien lo denominó "chitine", del griego
citwn (túnica; "quitina" en español). En cuanto a su abundancia, en lo que respecta a
los compuestos orgánicos la quitina solo cede ante la celulosa en 1 orden de magnitud,
pero es el compuesto orgánico nitrogenado más abundante en la naturaleza. Su
distribución es amplia, pero solo entre los eucariotes, existiendo en los hongos, algunas
algas, y los animales, con excepción de los celenterados y cordados. La quitina
proporciona a las estructuras que la poseen una gran resistencia a las tensiones, ya
que su fuerza tensil es superior a la del acero, y las fibras de carbono o boro. En la
pared de los hongos la quitina se encuentra en forma de microfibrillas de un diámetro
de 6 a 25 nm, formadas por la asociación de un número variable de cadenas del
polisacárido (con un orden de polimerización de 2000 a 3000), dispuestas en forma
antiparalela y asociadas por puentes de hidrógeno (a quitina).
Desde un punto de vista bioquímico, la síntesis de la quitina es un proceso
relativamente simple. Ocurre por la transferencia de un radical glicosilo a partir de un
donador, que de forma universal es la UDPGlcNAc, a un aceptor que es la cadena
naciente del polisacárido. La reacción requiere de un metal divalente, siendo el Mg++ el
más eficiente en casi todos los sistemas. Sin embargo, a un nivel mecanístico, quedan
muchas interrogantes en relación con la síntesis de la quitina, iniciando por el hecho de
que nunca se ha podido aislar a la enzima (quitina sintasa) activa. Por lo tanto no
conocemos su estructura ni la del sitio activo, excepto por medio de aproximaciones
indirectas. Entre las interrogantes se pueden citar: ¿Porqué la enzima es activada por
proteasas? ¿Existe un aceptor de la primera unidad glicosilo? ¿Existe un intermediario
lípido de alta energía? Si las cadenas se asocian antiparalelamente, ¿la síntesis de las
cadenas ocurre en una y otra dirección? ¿La sintesis y la cristalización de la quitina son
procesos simultáneos?
A nivel celular, las interrogantes se multiplican: ¿Hay más de una quitina sintasa?
¿Cuál es la localización subcelular de la quitina sintasa? ¿Cómo se transporta la
enzima de su sitio de síntesis, a aquél en el que actúa? Si el substrato es soluble e
intracelular y el producto es insoluble y extracelular, ¿cómo se acopla el proceso
biosintético?
Durante la presentación correspondiente se abordarán éste y otros temas involucrados
en el fascinante proceso que podemos denominar "Cómo se teje la túnica de los
hongos".