El lenguaje de la medicina en español: cómo hemos - Tremédica

Tribuna
<http://tremedica.org/panacea.html>
El lenguaje de la medicina en español: cómo hemos
llegado hasta aquí y qué futuro nos espera*
Bertha M. Gutiérrez Rodilla**
Resumen: El lenguaje español de la medicina ha pasado por diversas vicisitudes desde la aparición de los primeros textos
médicos en castellano a finales del Medievo hasta el presente. Durante ese tiempo los periodos de gran brillantez se han
conjugado con otros muy delicados, como los sufridos durante los siglos xix y xx, a causa de la gran presión ejercida por las
lenguas francesa e inglesa, respectivamente. Tras efectuar una breve revisión de ese recorrido, intentaremos analizar algunas
de las posibilidades que se le presentan al español para no perder definitivamente el estatus de lengua de transmisión de la
medicina en un contexto hegemónico del inglés como el actual.
Palabras clave: historia del lenguaje científico, español médico, hegemonía del inglés, extranjerismos.
Medical language in Spanish: how we got here and what the future holds
Abstract: From the appearance of the first Spanish medical texts in the late Middle Ages to the present, Spanish medical
language has experienced several upheavals. During this time, periods of great brilliance have blended with other, more
delicate moments such as those in the 19th and 20th centuries, caused by the great pressure exercised by the French and
English languages respectively. After a brief review of this trajectory, we will attempt to analyze some of the possibilities for
the Spanish language to avoid a definitive loss of status as a language of medical transmission in the hegemonic context that
currently favors English.
Key words: history of scientific language, medical Spanish, hegemony of English, foreign words.
Panace@ 2014; 15 (39): 86-94
1. El castellano y las lenguas vernáculas europeas hasta
el siglo xx
Desde la última parte del período medieval las diversas
lenguas vernáculas europeas empezaron a transitar un largo
camino que finalmente las llevaría a que se las considerara
como aptas para la expresión científica. A lo largo de ese camino, que para simplificar se extendería entre los siglos xiii
y xvii —o incluso xviii—, dichas lenguas tuvieron que librar
una dura batalla contra el latín, que luchaba por mantener su
puesto de lengua privilegiada de los intercambios científicos.
Durante ese tiempo, sin embargo, en cada dominio geográfico y lingüístico se fueron desarrollando y consolidando las
distintas terminologías nacionales. Algo que no fue obstáculo
para que la preponderancia de la actividad científica realizada
en unos países concretos, ligada a factores de índole política,
económica y social, favoreciera que algunas de esas lenguas
vulgares ejercieran una gran presión sobre las restantes (Gutiérrez Rodilla, 1998: 74-76).
El castellano fue precisamente una de las primeras lenguas vernáculas europeas que sirvió para transmitir conocimiento especializado. No en vano, en la etapa alfonsí de las
traducciones toledanas medievales, tales traducciones no solo
se realizaron desde el árabe hacia el latín, sino también hacia
el castellano, como base del proyecto cultural del rey Alfonso.
Ahí se forjaron sus primeros pasos como lengua de ciencia,
Recibido: 28.II.2014. Aceptado: 1.IV.2014
en pleno siglo xiii, casi al mismo tiempo en que su hermano el
catalán haría lo mismo en los territorios de la Corona de Aragón. Pero si el catalán llegaría a rivalizar, incluso a hacer que
la balanza se decantara a su favor en la última etapa del Medievo, en el siglo xvi el castellano se convierte en una de las
lenguas más importantes para la expresión científica, si no la
más importante, aparte del latín, en el contexto europeo. En
ello tuvo mucho que ver la fluida comunicación que la ciencia
española del Renacimiento mantuvo con el resto de Europa,
potenciada por la mentalidad humanista, así como por la pertenencia a la monarquía española de diversos territorios europeos en zonas clave para el desarrollo intelectual y científico
del momento, como Italia y los Países Bajos.
Todo ello trajo consigo la libre circulación de textos y su
traducción a unas lenguas y otras. En concreto, más de la cuarta parte de las obras científicas españolas del siglo xvi escritas
en castellano se tradujeron a otros idiomas o se reimprimieron
en otros países fuera de España. Sirvan como ejemplo la Historia de la composición del cuerpo humano (1556) de Juan
Valverde, primera anatomía postvesaliana compuesta en una
lengua que no fuera el latín —el castellano— que se vertería al
italiano, latín y holandés; o la Historia medicinal de las cosas
que se traen de nuestras Indias occidentales... (1565, 1574)
de Nicolás Monardes, de cuya aceptación y difusión europea
dan cuenta las versiones aparecidas en latín, francés, inglés,
* Ponencia presentada en las X Jornadas Científicas y Profesionales de Tremédica (Tremédica-AGPTI), celebradas en Vigo del 3 al 5 de abril de 2014.
** Universidad de Salamanca (España). Dirección para correspondencia: [email protected]
86
Panace@ .
Vol. XV, n.o 39. Primer semestre, 2014
<http://tremedica.org/panacea.html>
italiano y holandés (Gutiérrez Rodilla, 2009: 234-235). Hay
montones de ejemplos más, que demuestran que no cabe duda
de que esa etapa fue una de las más importantes de nuestra
ciencia, una de las más brillantes de nuestra historia de la traducción científica y la época dorada del castellano científico
que se iba desarrollando con paso firme, tanto mediante la
recuperación de voces empleadas en periodos anteriores, con
el mismo o distinto significado, como a través del recurso al
neologismo tomando como base el griego y el latín. A pesar
de la gran importancia que todavía mantenía este último como
lengua privilegiada para los intercambios científicos, a medida que avanzaba el siglo, el castellano se utilizaba cada vez
más en las publicaciones especializadas, particularmente en
algunas áreas como la navegación, la arquitectura o la ingeniería, por ejemplo. En otras, como la cosmografía, la historia
natural o la medicina, la incorporación a la literatura científica
en vulgar fue un poquito más lenta, pero, en todo caso, cada
vez de manera más acentuada. En esto que decimos vemos ya
que la importancia de una lengua en la transmisión del conocimiento especializado tiene poco que ver con las características o peculiaridades meramente lingüísticas de esa lengua en
sí, como en algunos momentos o desde algunas instancias se ha
querido hacer creer. No, la importancia internacional de una
lengua y, en concreto, su importancia como vehículo de transmisión de conocimiento especializado se relaciona con factores extralingüísticos de tipo social, político y, sobre todo,
económico. Sobre esto volveremos enseguida.
Durante el Barroco, al tiempo que continuaba la batalla
entre las lenguas nacionales y el latín —que retrocedía a medida que aquellas ganaban terreno—, la ciencia vivió una fase
realmente crucial en su historia: se crearon las primeras sociedades científicas estables, Galileo publicó sus principales
obras, Harvey demostró la circulación mayor de la sangre,
Newton revolucionó el panorama con sus Principia Mathematica... A pesar de ello, por razones políticas, económicas,
religiosas, etc., la ciencia española del momento se mantuvo
casi por completo de espaldas a estas novedades, dándoles si
acaso tímido paso. Solamente a finales del siglo unos pocos
autores trataron de acercarse a las nuevas corrientes científicas
europeas, sobre todo en el campo de la medicina y las ciencias
químicas y biológicas más íntimamente ligadas a ella. Si en
tales autores, más proclives al cambio, el empleo del vulgar
fue la norma —favoreciendo con ello las traducciones, pero
también el desarrollo del castellano especializado—, el resto
se aferró al uso de la lengua latina que en cierto modo se convirtió en ese siglo en símbolo del tradicionalismo científico
más trasnochado.
Llegamos así al siglo xviii, en el que las diversas lenguas
nacionales asumirían con fuerza el peso de la transmisión especializada. Sobre todo, algunas de ellas, pues, lo volvemos
a repetir, cuanto más fuerte es un país económica, política
e, incluso, culturalmente, más fácil le resulta a su idioma
imponerse a los demás. Y así sucede también en el seno del
lenguaje científico: durante el siglo ilustrado, el cultivo de la
ciencia en lugares como Alemania o Inglaterra tenía un buen
nivel, lo que justifica la innegable importancia del alemán o del
inglés en la transmisión científica. De hecho, el alemán peleaPanace@ .
Vol. XV, n.o 39. Primer semestre, 2014
Tribuna
ba entonces contra el francés en su aspiración por convertirse en lengua universal para la ciencia y ocupar el hueco
dejado por el latín. Pero sin duda ninguna fue Francia la
que gozó de la supremacía sobre el resto, lo que explica que
muchos de los nuevos términos del momento se acuñaran en
francés y que otras lenguas, como el castellano por ejemplo,
tuvieran que asimilar una gran cantidad de galicismos (Gutiérrez Rodilla, 1998 [75-79] y 1999 [69-81]).
Esos galicismos de que hablamos empezaron entonces
a acechar al castellano, dadas las numerosas versiones de textos científicos realizadas en España a partir del francés, no
solo de textos originales en esa lengua, sino también de textos
compuestos en inglés, alemán, italiano, incluso latín, que previamente se trasladaban al francés y, a través de él, después al
español. Unas traducciones que actuaron como puerta de entrada para numerosos cambios de tipo conceptual y sirvieron
además como acicate para la producción original española.
Los encargados de llevar a cabo esas traducciones, que generalmente eran los propios especialistas, chocaban una y otra
vez contra el mismo obstáculo: la falta de términos con los
que hacer equivaler los existentes en las obras de partida, según se desprende de su queja continua tanto en la prensa especializada como en los prólogos de los libros traducidos. Las
novedades tratadas en ellos venían acompañadas de un léxico
igualmente novedoso, que obligaba a castellanizar una serie
de voces extranjeras que no se sabía cómo trasladar y a introducir gran cantidad de neologismos, causa de un debate necesario sobre la conveniencia o no de su aceptación. Todo ello
despertó la conciencia lingüística de muchos autores, resueltos a poner en marcha las medidas necesarias para solventar
el problema, pero despertó igualmente los recelos en muchos
otros que hasta llegaron a rechazar cualquier aportación léxica proveniente del exterior (Gutiérrez Rodilla, 2008b: 105).
La situación no hizo sino agravarse durante el Ochocientos, etapa decisiva en lo que a la ciencia se refiere en varios
países europeos, donde se produjo su institucionalización
definitiva en consonancia con el interés que esa ciencia despertaba en los Estados. Tal institucionalización no se habría
producido sin las investigaciones llevadas a cabo por científicos de máximo nivel como Faraday, Carnot, Berzelius, Mendeleyev, Pasteur o Koch, por ejemplo; pero tampoco hubiera
sido posible si las condiciones socioeconómicas y políticas
del momento no lo hubieran permitido. España, sin embargo,
que no había empezado mal el siglo, enseguida se vio inmersa
en una centuria bastante complicada que comenzó con la famosa Guerra de la Independencia y continuó hasta su última
parte con sublevaciones, crisis continuas de gobierno y varias
guerras más, lo que la llevó a perder el carro de esos avances científicos. Únicamente en el último tercio de ese siglo
decimonónico se realizaron esfuerzos notables a favor de la
recuperación científica en algunas disciplinas, entre las que se
encontraba la medicina (Sánchez Ron, 1999: 47-52).
Esos esfuerzos tendentes a la recuperación científica del
país pasaron ineludiblemente por la transferencia de conocimiento desde el exterior a través de innumerables traducciones en todas las áreas del saber, acompañada del inevitable
trasvase terminológico. Y, aunque muchos de los científicos
87
Tribuna
estaban de acuerdo en rechazar el simple y puro barbarismo,
no tuvieron más remedio que sucumbir ante los neologismos,
entre otras razones porque —a diferencia de lo que ocurría
en otros países, por ejemplo, Francia— no hubo academia
o institución alguna que abanderara la lucha contra la invasión terminológica o amparara las pocas iniciativas dispersas
que hubo en este sentido y potenciara y planificara el desarrollo del español como lengua de comunicación científica.
Recordemos esta idea porque volveremos a referirnos a ella
después. Iniciativas tan importantes, por ejemplo, como la de
la elaboración de diccionarios especializados terminológicos,
que no fueran traducción del francés, sino de factura original
española y que permitieran hacer frente a la entrada de neologismos o que, al menos, ofrecieran una única traducción de
preferencia para cada uno de ellos. En este sentido, en el ámbito médico, es encomiable la acción de personas como Manuel Hurtado de Mendoza, autor del primer diccionario terminológico moderno de medicina en lengua española, sacado
adelante contra viento y marea y con la oposición de muchos,
en una historia realmente apasionante. Un diccionario publicado en 1840 que él justificaba del siguiente modo (Hurtado
de Mendoza, 1840: V-VI):
Son de una necesidad tan absoluta los diccionarios
esplicativos de las palabras técnicas en todas las ciencias y artes, que sin su ausilio no serian mas que incertidumbre y obscuridad los primeros pasos en el estudio
de cada una. Pero todavia se hace mas indispensable
dicha necesidad en la ciencia de curar en la cual parece
se complacen sus profesores ya en inventar cada dia
términos nuevos, ó ya en cambiar la significacion de
los antiguos. (...) La mayor parte de las discusiones
que han retardado ó suspendido, mas bien que acelerado los progresos del arte de curar, se habrian terminado mas pronto, ó acaso no se habrian verificado, si los
que las han suscitado hubiesen tenido la buena fé de
definir las palabras de que usaban.
No podemos entrar aquí en esa historia apasionante del
diccionario de Hurtado. Pero sí diremos que tuvo que luchar contra la oposición de la Academia de Medicina, de los
catedráticos de Medicina de Madrid, amén de soportar las
críticas despiadadas que le dedicaban a él y a su obra en las
revistas médicas del momento. Junto a Hurtado citaremos
asimismo a Juan Cuesta y Ckerner y su Vocabulario tecnológico de Medicina, Cirujía, Farmacia y ciencias auxiliares
(1878), aparecido unos años más tarde que el repertorio terminológico de Hurtado y que contó con una segunda edición
(1883-1892), enriquecida con más de 21 000 voces, que vio
la luz ya casi a finales de la centuria. Y, por supuesto, a José
M.ª Caballero Villar (1886), quien se decidió a acometer la
empresa de elaborar un diccionario terminológico, como él
mismo lo explica, por su preocupación por el lenguaje médico y tras ver que la propuesta que se había hecho en la
prensa especializada de formar un diccionario de este tipo,
tan necesario, no había encontrado quién la llevara a cabo
(Caballero Villar, 1886: 5-6):
88
<http://tremedica.org/panacea.html>
No hace muchos años he visto proclamada en los
periódicos profesionales la conveniencia de un Diccionario Tecnológico. Con ánsia esperaba que fuera acogida esta idea por personas idóneas y en condiciones de
realizarla y ver anunciada una obra de tal naturaleza,
cuya utilidad todos reconocíamos; pero no he tenido
el gusto de que se realizáran mis deseos. Animado por
algunos amigos que conocían mis apuntes, y convencido de la necesidad del pensamiento, me dicidí a ordenar aquellos y ampliar el bosquejo que habia trazado,
llegando á reunir un caudal de voces que escederá de
quince mil.
Estas eran algunas de las iniciativas de la época, aisladas
y sin ningún tipo de apoyo. En cualquier caso, la entrada de
galicismos —por unas razones o por otras— fue constante, incluso cuando ya el francés, a finales de siglo, había
perdido el puesto preponderante que había ocupado tanto
tiempo y pasado a una discreta segunda o tercera posición:
en buena parte de las ramas de la ciencia —de hecho en
algunas como la economía ya se venía constatando desde el
periodo ilustrado (Garriga Escribano, 1996)— serían el inglés, pero sobre todo el alemán, las lenguas más importantes
hasta los primeros años del siglo siguiente. A pesar de ello,
como el dominio de esas lenguas no era lo habitual entre
los españoles, el francés seguía actuando de «puente», ya
que, salvo excepciones, seguía sin traducirse directamente
desde el inglés o el alemán, sino que se esperaba a que existieran las versiones francesas de los textos de que se tratara
para, desde ellas, hacer después el traslado al español, con el
consiguiente decalage que esto suponía. Es decir, si aparecía una obra en alemán muy novedosa, tardaba un año o dos,
como mínimo, en traducirse al francés y tenía que pasar otro
par de años, también como mínimo, para que se tradujera del
francés al español, por lo que cuando llegaba la obra alemana
hasta España, dependiendo de la materia de la que se tratara,
podía estar bastante desfasada.
Como sucedía en la última parte del periodo decimonónico, también a principios del xx el contacto con las principales
corrientes de la ciencia dependía de la competencia lingüística de nuestros científicos, que, salvo honrosas excepciones,
seguía dejando mucho que desear. La creación de la Junta
para la Ampliación de Estudios e Investigaciones Científicas
(1907-1938) ayudó a paliar esta situación: aglutinadora de diversos centros e institutos en todos los ámbitos de la ciencia
y propulsora del intercambio de nuestros investigadores con
los de otros países, por medio de becas y estancias en el extranjero, permitió que estos investigadores tomaran contacto con las ideas y corrientes desarrolladas en esos lugares,
pero también que mejorara el conocimiento de otras lenguas
distintas a la francesa y con ello se promocionara la traducción especializada (Sánchez Ron, 1999: 171 y ss.). En lo que
a cuestiones lingüísticas se refiere, en el segundo tercio del
siglo xx el alemán se vería desplazado por el inglés, que comenzaba ahí su imparable carrera hasta llegar a convertirse
en aquello que tanto habían añorado en los siglos anteriores el
francés y el alemán: ser el idioma universal de la ciencia. Una
Panace@ .
Vol. XV, n.o 39. Primer semestre, 2014
Tribuna
<http://tremedica.org/panacea.html>
situación a la que contribuyó la cesión progresiva del protagonismo disfrutado por Europa durante mucho tiempo a favor
de los Estados Unidos de América, convertidos durante la segunda mitad del siglo en el centro geográfico por excelencia
de la investigación científica y sus aplicaciones.
Esta situación, de sobra conocida, fomenta que de forma
continua se alcen voces contra los peligros que acechan a todas las lenguas que no son la inglesa. Voces tan alarmadas
como lo fueron en su día las que se pronunciaron contra el
francés. Si bien el tiempo se encargó de demostrar que este
último no era aquel terrible enemigo capaz de acabar con las
otras lenguas y eso podría hacernos pensar que lo mismo sucederá con el inglés, parece que entre ambas situaciones existen diferencias que determinan que los paralelismos terminen
ahí y que las consecuencias puedan ser muy distintas. Con
el fin de aclarar esto que decimos y de introducirnos ya en el
apartado siguiente, nos gustaría recordar que, si realizáramos
una búsqueda en un diccionario médico actual en español, la
procedencia de los términos sería más o menos la siguiente
—los porcentajes están redondeados—: 48 % griego; 35 % latín; 10 % híbridos greco-latinos; 3 % epónimos; 1,5 % inglés;
0,5 % árabe; 0,5 % francés; 0,5 % siglas.
Estos datos nos muestran, en primer lugar, el peso abrumador que siguen teniendo las dos grandes lenguas clásicas,
griego y latín, en esta terminología médica. La relevancia del
latín en el momento presente no se debe tanto a su uso en la
creación de términos nuevos, sino a que la mayoría de las palabras patrimoniales del español que se utilizan en medicina
procede del latín, lógicamente. Vemos también algo que, si
estuviéramos en el siglo xv por ejemplo, no aparecería: los
epónimos, una peculiaridad indiscutible de la medicina moderna y contemporánea, que cuentan con una velocidad de
crecimiento imparable. Como vemos igualmente que para el
árabe queda un porcentaje residual de un 0,5 %, cuando esta
lengua había sido la más importante para la medicina en el
periodo medieval, al menos, durante tres siglos. Pero vemos,
sobre todo, que del francés queda igualmente un 0,5 %, después de haber sido la lengua de la medicina por excelencia
durante dos siglos largos no hace tanto tiempo. Y el inglés,
que no lleva un siglo como lengua indiscutible de la medicina,
tiene ya un porcentaje del 1,5 %.
Al hilo de lo que estamos señalando, resulta evidente que,
si el protagonismo de la investigación desarrollada en los
EE. UU. explica que en los últimos ochenta años se hayan
acuñado numerosos términos en inglés que han ingresado en
el resto de las lenguas, ello no justifica por sí solo la hegemonía que tal lengua ejerce sobre las demás. En efecto, no se
trata ya de dónde se investiga, porque en Europa y en otros lugares del mundo se realiza una investigación de gran calidad,
sino que los Estados Unidos de América controlan los medios
de difusión de los resultados de esa investigación, sobre todo
las revistas consideradas de alto nivel y los bancos documentales más importantes. En este sentido, parece evidente que
los efectos del inglés sobre la lengua española —como sobre todas las demás— van mucho más allá de lo meramente lingüístico y se extienden a aspectos relacionados con la
sociología del lenguaje: en inglés se publican las principales
Panace@ .
Vol. XV, n.o 39. Primer semestre, 2014
revistas, los científicos de habla inglesa copan sus comités de
redacción, así como los cargos directivos de las asociaciones
científicas, los puestos más importantes en los grupos de trabajo y organismos internacionales, etc.
Por otro lado, en estos momentos la calidad científica de
los trabajos suele relacionarse con la lengua en que se publican o, dicho de otro modo, solo se considera lo que está
en inglés porque esa es la manera de que a uno le citen y de
entrar en alguno de los índices de citas internacionales, que
es lo único que se tiene en cuenta en las áreas de ciencias
para conceder los proyectos o los sexenios de investigación.
Esto por no entrar en la ignorancia sistemática —o, llamémosla por su nombre, exclusión— de todas las aportaciones
a la ciencia publicadas en lenguas distintas de la inglesa, lo
que origina una mala asignación de prioridades en los descubrimientos o, incluso, un robo de las mismas. El inglés es,
también, la lengua privilegiada en los congresos y reuniones
de todo tipo entre científicos; se utiliza, incluso, como lengua
de publicación en revistas científicas de lugares donde no se
habla habitualmente y, además, se ha impuesto como lengua
de enseñanza universitaria, al menos de determinadas carreras
como Medicina por ejemplo, en varios países en los que el
inglés no es lengua oficial (Ammon, 2001; Gutiérrez Rodilla,
2004: 78-79; Navarro González, 2001).
Lo que apuntamos ensombrece el futuro de los distintos
idiomas científicos nacionales, como se puede comprobar en
los informes anuales que elabora el Instituto Cervantes sobre
la situación del español en el mundo, en los que se refleja
cómo el español científico continúa retrocediendo frente al
avance del inglés. Un panorama bien distinto al que podía
contemplarse hace un siglo, cuando se sentía que el francés
era nuestro gran enemigo: por entonces no había bases de
datos, ni revistas electrónicas, ni comisiones de evaluación,
ni sexenios de investigación, ni líneas prioritarias para los
proyectos de investigación, ni internet... Lo que sí había, sin
embargo, en una buena parte de los científicos, particularmente de los médicos, era el prurito de querer escribir bien, de
hacer un buen uso del lenguaje, de que se los comprendiera,
de transmitir el conocimiento y todas las novedades, pero salvaguardando siempre su lengua. Algo que, lamentablemente,
hoy parece haber desaparecido.
2. La influencia del inglés sobre el español
En el punto en que nos encontramos, con el inglés como
lengua universal de ciencia, se produce una serie de consecuencias a las que quisiéramos referirnos ahora someramente.
2.1. Neologismos
De entre ellas, lógicamente, llama la atención la que tiene
lugar en el ámbito lingüístico y, dentro de él, a juzgar por
el gran número de artículos que se le dedican, en el plano
léxico, pues se suele poner el acento en la introducción de
términos procedentes del inglés, los famosos anglicismos, ya
estén adaptados o sea en forma de xenismos. Como si esto
fuera realmente lo más importante o lo único importante. No
se suelen establecer, por otro lado, demasiadas distinciones en
relación con los neologismos que nos llegan, como si fueran
89
Tribuna
<http://tremedica.org/panacea.html>
todos similares. Y tampoco se les presta la debida atención
a otras influencias, también de tipo lingüístico, que trascienden lo que sucede en el plano léxico y que, a nuestro juicio,
son mucho más importantes y peligrosas.
En relación con los neologismos, atendiendo a su origen,
a su procedencia, no cabe ninguna duda de que, a pesar de
que las lenguas francesa, alemana e inglesa hayan tenido ese
peso tan grande desde el siglo xviii hasta la actualidad, un
porcentaje altísimo de los nuevos tecnicismos médicos se ha
formado en todo ese tiempo —y así sigue siendo— sobre todo
a partir del griego. Dicho de otro modo: la neología especializada en el ámbito biosanitario ha tenido desde el Renacimiento hasta la actualidad una inclinación muy llamativa hacia las
lenguas clásicas. Basta con echar un vistazo al Dizionario
Etimologico Storico dei Termini Medici de Enrico Marcovecchio (1993) para darse cuenta de la cantidad de neologismos
médicos —o biológicos en general— introducidos, particularmente en la centuria decimonónica, procedentes de la composición y derivación a partir de los formantes clásicos. Algo
que corrobora sin ninguna duda la consulta del Diccionario
médico-biológico, histórico y etimológico Dicciomed (Cortés
Gabaudan, 2011), que nos proporciona datos como los que
presentamos en la siguiente tabla1:
Otro origen
Porcentaje
total
greco-latinos
1
16
86,20 %
137
6
36
84,07 %
115
1894
173
348
86,24 %
468
1
397
23
47
89,95 %
S. xx
1755
49
1144
308
254
85,52 %
TOTAL
5138
282
3637
511
708
86.22 %
Latín
Griego
83,72 %
Nuevos
términos
7
S. xvi
43
27
9
S. xvii
116
43
56
S. xviii
226
47
S. xix
2530
S. xix-xx
Híbridos
greco-latinos
Tabla 1. Origen de los nuevos términos biosanitarios
(siglos xvi-xx)
Unos datos que, además de demostrar el poder que han
tenido —y siguen teniendo— las lenguas clásicas en la neonimia o neología científica, ponen de manifiesto la pérdida progresiva de fuerza del latín frente al ascenso incuestionable del
griego, ya desde el siglo xvii. Esto se debe, entre otras cosas,
a que el latín como lengua es menos proclive a la formación
de compuestos, algo que el griego permite con mayor facilidad (Wulff, 2004). Por otro lado, la cantidad de términos acuñados en los siglos xix y xx no tiene punto de comparación,
por su magnitud, con la de siglos precedentes, lo que coincide
con algo bien conocido entre los historiadores de la medicina:
el cambio absoluto de la medicina, que llevó a una necesidad
extraordinaria de crear palabras con las que denominar conceptos hasta entonces desconocidos. Incidentalmente, el au90
mento de híbridos greco-latinos entre los términos formados
durante el siglo xx —a los que podrían añadirse los híbridos
greco-inglés que también han proliferado en la última parte
de ese siglo— podría indicar el desconocimiento de las lenguas clásicas por parte de los creadores de nuevos términos,
fundamentalmente de habla inglesa, o su descuido a la hora
de hacerlo, pues, por muy clásicos que sean sus orígenes, un
híbrido no deja de ser un término malformado.
Ante estos datos, creemos que hay una cosa bien clara:
los tecnicismos, los nuevos términos formados a partir de
los formantes clásicos, que son la inmensa mayoría, no son
para nosotros tan peligrosos. Para una lengua romance como
el castellano, no tienen tanta trascendencia. En nuestra opinión, los términos que son realmente peligrosos no son estos
creados mediante procedimientos de neología de forma, composición y derivación a partir de raíces, prefijos y sufijos clásicos, sino los que se construyen mediante un procedimiento
de neología de sentido: palabras del lenguaje común a las que
se les atribuye en un momento concreto un significado especializado y, desde ese momento, sin dejar de ser palabras
comunes, funcionan también como tecnicismos (Gutiérrez
Rodilla, 1998: 144-152). El mecanismo por el que se lleva
a cabo consiste en establecer una analogía, una comparación,
que puede tener que ver con la función o con la forma de lo
que se está denominando —de ahí su frecuencia de uso, por
ejemplo, en anatomía, particularmente en la del xvi: martillo,
yunque, estribo, caracol, tímpano, etc.—. En definitiva, una
analogía que descansa en el parecido —real o simbólico—
que cada uno de los análogos puestos en paralelo encarna.
En el momento actual encontramos numerosos ejemplos en
el ámbito de la genética (horquilla, bucle, biblioteca, mapa
o apareamiento de los cromosomas...) o de la inmunología
(competencia o tolerancia inmunológica, selección o suicidio
clonal o cooperación celular, entre otros). A veces, si esas palabras del lenguaje común pertenecen a las lenguas clásicas,
como el griego o el latín, nos resulta más complicado darnos
cuenta de que este fue el procedimiento neológico que se siguió en su momento. Así, hay que saber que en griego pylōrós
es ‘portero’ para entender que a la salida del estómago, es
decir, al ‘portero del estómago’, se le pueda llamar «píloro».
O que mēnískos significa ‘luna creciente’, ‘semiluna’ para
darse cuenta de la comparación establecida con la forma que
tienen los cartílagos de la rodilla que reciben este nombre.
Del mismo modo, la forma de las llaves antiguas, en S, nos
recuerda a la del hueso llamado «clavícula», palabra que en
latín significa ‘llavecilla’ o ‘clavija’. Y sorprendería enterarse
del origen de yeyuno: iēiūn-u(m)/-a(m), en latín es el ‘que
ayuna’, de ahí el nombre de «yeyuno» para esa parte del tubo
digestivo que, según explicaba Celso, aparecía siempre vacía
en las disecciones2.
Evidentemente, si los tecnicismos se están creando actualmente de manera mayoritaria en el ámbito del inglés, esas
palabras del lenguaje común de que estamos hablando procederán de la lengua inglesa, de la de todos los días. Y son
precisamente esos términos los que mayores problemas de
traducción causan y los que dejan más huellas sobre nuestro lenguaje médico: ya sea porque esas palabras se vierten
Panace@ .
Vol. XV, n.o 39. Primer semestre, 2014
Tribuna
<http://tremedica.org/panacea.html>
directamente sin buscar su equivalente en la lengua de llegada (bypass, búfer, clip, link, linkaje, etc. o el maravilloso
ageísmo); ya sea por el famoso problema de los falsos amigos
(como ocurre, por ejemplo, con las evidencias, las emergencias, los arrestos respiratorios y tantas otras cosas); ya sea por
los calcos absurdos o inapropiados a que dan lugar (como la
famosa luz diurna o la línea caliente).
Esto que decimos no significa que no entendamos que el
problema de los neologismos puede y debe abordarse también desde el punto de vista de la pertinencia. En este sentido,
dado que en el presente no somos los hispanohablantes, salvo
excepciones, creadores de neología científica, no nos queda
más remedio que importarla. Pero antes de hacerlo debemos
ser estrictos respecto a los neologismos que se nos ofrecen, en
el sentido de que hemos de aquilatar si son necesarios o no.
Lo serán si acompañan a los descubrimientos que se van produciendo. Sobre ellos habrá que discutir su traducción más
recomendable, su adaptación o su sustitución por otra palabra
de creación nueva, pero no nos queda más que acogerlos entre
nosotros, adaptados, traducidos o sustituidos, porque designan conceptos nuevos que algún nombre tienen que tener.
Sin embargo, junto a ellos aparecen otros menos inocentes,
totalmente prescindibles, que vienen a competir con términos
que ya existen en la lengua de llegada porque no designan realidades nuevas, sino que tan solo obedecen a una necesidad de
llamar la atención o de adscribirse a un grupo de pensamiento,
o bien reflejan una ignorancia absoluta por parte de quien los
emplea. Son innumerables los ejemplos que podríamos aportar de este tipo de neologismos que, por no ser necesarios,
además de fomentar la imprecisión terminológica, pueden
desencadenar un auténtico caos conceptual, como los muchos
que recoge Navarro (2014). Y esto sí es verdaderamente peligroso, no ya desde el punto de vista exclusivo del lenguaje,
sino desde el del propio discurso científico. En este sentido,
no es infrecuente que alguien trate de explicar mediante argumentos absolutamente peregrinos que era necesaria la introducción de tal término para el que ya existía un equivalente en
español porque, en realidad, hay matices que los diferencian,
porque no son absolutamente sinónimos. Podemos remitirnos
a las explicaciones dadas por algunos médicos para justificar
la introducción de emergencia frente a urgencia, que sigue
siendo uno de los mejores ejemplos, realmente sorprendentes
y absurdos (Gutiérrez Rodilla, 2008a: 21).
2.2. Otras influencias lingüísticas
Al principio de este punto mencionábamos otras consecuencias a las que se le suele prestar menor atención, que trascienden el plano léxico, pero que, a nuestro juicio, son mucho
más importantes y temibles. A este respecto resulta de total
actualidad lo que escribía hace casi 200 años el médico José
Antonio Piquer en su Bosquejo del estado del arte de curar (...)
(Piquer, 1836: 57):
Las traducciones por buenas que sean, son como
los tapices, en cuyo reverso siempre se echan de ver
los nudos y las hilachas. Mas los defectos que regularmente se notan en las traducciones y sus mayores
Panace@ .
Vol. XV, n.o 39. Primer semestre, 2014
dificultades consisten en la propiedad y pureza de la
diccion, estilo y lenguaje en los modismos, en la semejanza y fuerza de las imájenes y espresiones, y en una
palabra en lo perteneciente á la parte literaria, mas bien
que en lo que respecta á la parte cientifica.
Y efectivamente esa parte literaria más que la científica
es la que proporciona mayor cantidad de nudos e hilachas,
que afectan a planos como el sintáctico, realmente preocupantes y graves, porque esos sí atentan directamente contra
el edificio de la lengua, contra su arquitectura. Préstamos ha
habido siempre y tampoco ha pasado nada: en cierto modo,
hasta enriquecen a las lenguas. Muchos fueron los préstamos
del griego al latín o del árabe y el italiano al español o del
francés al inglés... y estas lenguas salieron fortalecidas. Sin
embargo, el mal uso de los gerundios o de la voz pasiva, la
conversión de verbos intransitivos en transitivos, la introducción de innumerables muletillas, la utilización errónea de las
preposiciones y de los posesivos, la creación de verbos imposibles derivados de sustantivos no presentes en la lengua
o la formación de participios a partir de verbos inexistentes,
la colocación equivocada de los adjetivos, la copia palabra
por palabra de estructuras sintácticas, entre otras muchísimas
cosas, eso es ya otro asunto. Lo anterior, cuando menos, empobrece la lengua y, cuando más, como decíamos, altera su
estructura, su modo de funcionar, dinamita su esqueleto... lo
que, a todas luces, resulta mucho más peligroso.
3. Planteamientos para el futuro
Después de lo que hemos ido diciendo hasta aquí, surgen
algunas preguntas del tipo: ¿y qué futuro nos espera?, ¿qué
podemos hacer? Todavía podemos poner en marcha algunas
propuestas para que el español no pierda el estatus como lengua de ciencia y sufra el menor daño posible en lo que a su
estructura lingüística se refiere. Pero, antes de hacer nada, debemos ser plenamente conscientes de que sería absurdo plantear una guerra contra el predominio del inglés en el ámbito
científico. Eso a lo único que conduciría sería al aislamiento
de nuestras comunidades científicas respecto a sus referentes
internacionales, lo que tampoco es deseable, obviamente.
Asumiendo lo anterior, tendríamos que empezar por reconocer que tenemos un problema, pues sin reconocerlo y aceptarlo es casi imposible resolverlo. Cuando a la Real Academia
se le llena la boca contando el número de hablantes de español
que hay en el mundo y se la ve tan satisfecha con el resultado,
como si ese número de hablantes dependiera en algo de las
acciones que ella emprende, se nos cae el alma a los pies: solo
la torpeza, la dejadez y quizá la soberbia pueden apuntalar
esta actitud. Pero es muy fácil culpar a la Academia de todos
nuestros males como si en lo que está sucediendo nosotros
no tuviéramos una responsabilidad igual o mayor que ella. A
este respecto, hace un par de años oímos decir a un profesor
de Traducción, durante la defensa pública del trabajo de fin de
máster de un estudiante, que señalar que en un artículo científico escrito supuestamente en español aparece x veces usada
la voz pasiva, el gerundio de posterioridad, preposiciones anómalas, calcos o préstamos procedentes del inglés o montones
91
Tribuna
de falsos amigos mal traducidos no es más que un «cotilleo
científico». Y, como si esto no bastara, continuó diciendo que
lo que escriben quienes se dedican a elaborar trabajos —artículos, monografías, tesis, etc.— en los que se avisa de la
excesiva influencia que ejerce la lengua inglesa sobre la prosa
científica en español es igualmente «cotilleo científico». Con
estas afirmaciones y las que vinieron después se trataba de
defender que de ningún modo está demostrado que el inglés
científico —y, en general, toda la retórica que rodea a la prosa
científica en lengua inglesa— ejerza ningún tipo de influencia, nefasta o no, sobre los escritos de carácter científico que
se publican en otras lenguas.
Lo peor, a nuestro juicio, no es la falta de adecuación a
la realidad de quien así piensa. Lo peor es que se trata de un
profesor de una facultad de Traducción, que tiene encomendada la formación de los futuros traductores, a los que les
debería estar previniendo justamente del peso abrumador que
el inglés desarrolla, en este caso, sobre el español. Como se
les debería estar adiestrando adecuadamente para que en el
futuro ejerzan una misión importantísima: la de actuar como
muro de contención que impida que las aguas de la dominación lingüística y la aculturación se desboquen. Algo que
nunca podrán hacer si no son plenamente conscientes de tal
amenaza y que solo conseguirán llevar a cabo si son capaces
de desempeñar su tarea con total pulcritud.
En este sentido, hace ya una década Fernando Navarro escribía (Navarro, 2004: 433):
Cada año se acuñan en inglés montones de neologismos científicos, que debemos importar rápidamente al
español con la máxima precisión, claridad y corrección
posibles, si queremos que nuestro idioma siga siendo
útil como lengua de ciencia y de cultura y nos permita
expresar lo que acontece en el mundo que nos rodea, así
como las hipótesis científicas que pretenden explicarlo.
Y tenía toda la razón. Nos guste o no a los hablantes de
español, desde hace mucho tiempo nuestra misión en lo atingente a la neología científica consiste básicamente en traducir: en el siglo xix lo hacíamos desde el francés o el alemán
y en el siglo xx o el xxi desde el inglés. Y, como dice Navarro,
debemos actuar rápidamente y además con la máxima precisión, claridad y corrección posibles. Y es esta una tarea ardua
donde las haya, pues para ello hay que disponer de una base
técnica importante, de un excelente conocimiento del español y, desde luego, también del inglés. Y no basta con haber
estudiado un par de años el inglés de la calle y tener a mano
un diccionario de lengua como creen algunos médicos. Pero
tampoco basta con haber obtenido un Grado en Traducción.
Quienes se dedican de modo profesional a la traducción científica e intentan hacerlo de modo serio y riguroso saben muy
bien lo complicado que es el asunto, de forma que la «buena
práctica» de la traducción debería ser una de las prioridades
actuales de nuestra política en neología científica y de nuestra política de defensa del español científico, por no decir la
prioridad por excelencia. Únicamente de ese modo se podrían
evitar descalabros lingüísticos como los que hemos nombrado
92
<http://tremedica.org/panacea.html>
aquí y tantos otros: inclusión de numerosos términos acuñados por neología de sentido sin ninguna razón de ser, descuidos en la interpretación de los llamados «falsos amigos»
que llevan a alterar los significados originales de las palabras
españolas, errores que suponen una injerencia que va más allá
del significado y afecta a la morfología o a la sintaxis, etc. Si
esto es así, si la neonimia española en el siglo xxi tiene poco
de formación de términos original y autónoma y bastante de
traducción y de revisión de los mismos, ¿no habría que tomarse más en serio esas actividades?, ¿no debería cuidarse más la
formación de los traductores y revisores científicos? Y, desde
luego, ¿no tendría que regularse mejor el acceso al ejercicio
de la profesión?
En segundo lugar, no hay razón para que se contraponga la
publicación en inglés con la publicación en español. Nuestros
científicos deben seguir publicando en inglés, sin duda, pero
deberían hacerlo también en español, entre otras cosas porque
los ciudadanos y las empresas que financian la investigación
que ellos desarrollan tienen todo el derecho del mundo a acceder a los resultados conseguidos en su propia lengua. Esto
podría conseguirse incentivando y motivando a los científicos, por ejemplo, valorando las publicaciones de calidad en
español en los programas de acreditación nacional, concesión
de proyectos y sexenios de investigación, en lugar de despreciarlas como se viene haciendo hasta ahora. Todo ello implicaría que los gobiernos —como el de España— se tomaran
más en serio lo que se relaciona con el apoyo al español como
lengua de comunicación científica, lo que significaría, entre
otras cosas, adoptar una actitud clara y firme de apoyo a las
publicaciones científicas y a la producción de índices de calidad y de bases de datos en español.
Por otro lado, aunque hemos dicho que no vamos a luchar
contra el inglés como lengua universal de la ciencia, tampoco
podemos olvidar que el español se habla en más de veinte países, lo que permite —o debería permitir— que existan canales
de comunicación científica que, sin oponerse al uso del inglés
en circuitos más amplios, se sirvieran del español como lengua de comunicación propia. En relación con esto, debemos
igualmente tener en cuenta que el problema de la neología
en lenguas muy extendidas como la española tiene también
sus riesgos y se agrava con las múltiples y simultáneas traducciones que se ofrecen en ocasiones para los nuevos tecnicismos ingleses en los diferentes países hispánicos. Porque,
aun siendo importante pensar en cómo eliminar o excluir las
invasiones externas, más lo es todavía plantearse cómo incorporarlas para de esa forma desactivarlas. Y no es el mejor
camino, desde luego, dejar que cada uno opte por la solución
que mejor le parezca a uno y otro lado del océano. Algo que
puede llevar a que un único término inglés lo encontremos
traducido en español de dos, tres, cinco o diez formas distintas —recordemos el viejo ejemplo del famoso screening y sus
equivalentes detección selectiva, cribado, cribaje, tamizaje,
pesquisaje, muestreo, detección inicial y escrutinio, entre
otros—. Por eso, es casi mejor adoptar un extranjerismo, pero
igual en todos los países, que permitir que en cada uno se
traduzca de una manera, porque las consecuencias de ese hecho alcanzarán a la propia lengua aumentando los riesgos de
Panace@ .
Vol. XV, n.o 39. Primer semestre, 2014
Tribuna
<http://tremedica.org/panacea.html>
fragmentación de la misma. De manera que no tiene sentido
plantear el problema solamente en alguno de esos países donde se habla español o de que las respuestas sean individuales,
sino que resulta imprescindible dar con una solución común
para todos ellos. Este es otro de los pilares fundamentales
para que el español no pierda la posibilidad de seguir siendo
en el futuro una lengua de ciencia, pero también para evitar
al máximo los riesgos de ruptura: que exista una única línea
de actuación en lo que a estos asuntos se refiere en todos los
países de habla hispana.
Dicho esto, todos esos países deberían potenciar de alguna
manera que se produzca una mayor conexión entre las comunidades científicas y académicas españolas y latinoamericanas. En este aspecto no se ha hecho demasiado y todavía
se puede hacer mucho: favorecer proyectos de investigación
conjuntos, realización de congresos propios, promover el desarrollo de revistas científicas comunes y compartidas… son
solo algunos ejemplos. Esa necesidad de colaborar entre todos los países de habla española se hace todavía más patente
a la hora de abordar otro de nuestros retos más importantes de
cara al futuro: el de la red y la presencia de nuestro lenguaje
especializado, en este caso biosanitario, en ella. Una red que,
por su estructura y concepción original, debería ser un espacio
multicultural y plurilingüístico, pero, tal y como van las cosas,
corre el peligro de convertirse en un ámbito propicio para el
colonialismo cultural y el monolingüismo. Hay estudios que
muestran que de cada mil artículos científicos recuperables
por internet solo cinco están escritos en español. Parece claro
que hay que seguir luchando por incrementar esa presencia,
particularmente desde las instituciones que tienen en su mano
el potenciar no solo la publicación científica en español, sino
también la edición electrónica, piezas clave de nuestro futuro
en internet. Como ya hemos dicho, los encargados de evaluar
a nuestros profesores universitarios y científicos cuando solicitan proyectos subvencionados o tramos de investigación
desprecian sistemáticamente las publicaciones realizadas en
español; pero es que también desprecian las contribuciones en
revistas electrónicas, aunque estas cumplan con unos requisitos de calidad que las hacen equiparables a las revistas clásicas
en formato papel. Es difícil que por esa vía nuestros creadores
de ciencia —sin abandonar el inglés, puesto que lo necesitan
para competir en el ámbito internacional— se vean tentados
y recompensados por escribir también en español y contribuyan
a incrementar la presencia internética de tipo especializado en
esta lengua. Tampoco estaría mal, dicho sea de paso, que se
cuidara más el lenguaje en nuestros portales institucionales,
que son una auténtica fuente de horrores lingüísticos.
Además de lo anterior, los Gobiernos de España y de los
países hispanoamericanos tendrían que ser bastante más contundentes y expeditivos en lo que se relaciona con la lengua
española y los organismos internacionales: no solo en cuanto
a su uso, además del inglés, el alemán o el francés, sino, sobre
todo, en lo que tiene que ver con el almacenamiento de la
información terminológica en sus bases de datos (Gutiérrez
Rodilla, 2004: 82), ya que tales instrumentos, mal diseñados
desde el punto de vista de nuestra lengua, se han convertido
en una magnífica puerta de entrada de términos aberrantes
Panace@ .
Vol. XV, n.o 39. Primer semestre, 2014
para nosotros. Precisamente las bases de datos terminológicas de los organismos internacionales constituyen uno de los
puntos clave en el futuro del español como lengua de comunicación especializada. Y no es de recibo que en ellas se le
trate como si fuera un dialecto minoritario. Esto es algo que
deberían comprender las Academias y el Instituto Cervantes,
a los que parece bastarles con contar el número de hablantes
de español, cuando cualquiera con un mínimo de conocimiento entiende que la relevancia internacional de una lengua se
relaciona menos con su número de hablantes naturales que
con el de personas que la conocen como segunda lengua, además de la suya nativa. ¿Cómo, si no, es posible que el francés,
con muchísimos menos hablantes naturales que el español,
siga siendo una de las lenguas más importantes en esas bases
de datos internacionales? Simplemente porque es una lengua
fuertemente apoyada desde el ámbito institucional. Algo que
le falta al español, a pesar de ser la lengua materna de un altísimo número de personas.
Ya para terminar, hemos mencionado de pasada la implicación empresarial. Desde luego, el mundo empresarial tiene
una responsabilidad obvia si nos paramos a pensar en el grado
de interés que la técnica ha alcanzado en estos momentos.
Es primordial que las empresas realicen fuertes inversiones
en investigación y desarrollo que permitan a la comunidad
científica hispana y a su vehículo natural de expresión, que es
la lengua española, escalar posiciones en el ámbito científico,
pero también en el de sus aplicaciones técnicas más innovadoras. Igualmente, las empresas y laboratorios han de entender la
importancia estratégica que tienen para nuestros intereses los
materiales instruccionales que acompañan a los productos que
comercializan. Es fundamental que en la redacción o traducción de manuales, folletos o prospectos, sea cual sea el soporte
utilizado, se use un castellano correcto y no el resultado fantasmagórico de aplicar un mal programa de traducción automática, como desgraciadamente sucede a menudo.
Estas son algunas de las posibilidades que todavía tenemos. ¿Se pondrán en práctica algún día?
Notas
1. Por la propia estructura de Dicciomed y el método como se va confeccionando, la información que presentamos no es definitiva, pues
en este diccionario se incluyen voces cada día, que pueden alterar
los porcentajes. A pesar de ello, y con todas las matizaciones que se
quiera realizar, tal información nos orienta de modo bastante ilustrativo sobre la dirección seguida por la neología superespecializada
biológico-médica en los últimos siglos.
2. Pueden encontrarse numerosos ejemplos de los dominios biológico
y médico en Dicciomed (Cortés Gabaudan, 2011).
Referencias bibliográficas
Ammon, Ulrich (ed.) (2001): The Dominance of English as a Language
of Science. Effects on Other Languages and Language Communities. Berlín/Nueva York: Mouton de Gruyter.
Caballero Villar, José M.ª (1886): Diccionario tecnológico de ciencias
médicas. Vitoria: Viuda e hijos de Iturbe.
93
Tribuna
Cortés Gabaudan, Francisco (coord.) (2011): Dicciomed.eusal.es. Diccionario médico-biológico, histórico y etimológico. En línea en <http://
dicciomed.eusal.es/> [consulta: 20.III.2014].
Cuesta y Ckerner, Juan (1878): Vocabulario tecnológico de Medicina,
Cirujía, Farmacia y ciencias auxiliares. Madrid: Gregorio Juste.
Cuesta y Ckerner, Juan (1883-1892): Vocabulario tecnológico de Medicina, Cirujía, Farmacia y ciencias auxiliares, 2ª ed. corregida,
aumentada y enriquecida con más de 21.000 voces por D. Eduardo
Aragon y Obejero y D. Favila Cuesta y Armiño, 4 vols. Madrid:
Gregorio Juste.
Garriga Escribano, Cecilio (1996): «Notas al léxico económico del siglo XVIII», Actas del III Congreso Internacional de Historia de la
Lengua Española, 2 vols. Salamanca: AHLE-Arco libros-Fundación
Duques de Soria, II, pp. 1279-1288.
Gutiérrez Rodilla, Bertha M. (1998): La ciencia empieza en la palabra. Análisis e historia del lenguaje científico. Barcelona: Península.
Gutiérrez Rodilla, Bertha M. (1999): La constitución de la lexicografía
médica moderna en España. La Coruña: Toxo-Soutos.
Gutiérrez Rodilla, Bertha M. (2004): «La transmisión del conocimiento
especializado en lengua española», en Ciencia, Tecnología y Lengua
Española: la terminología científica en español. Madrid: Fundación
Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT), pp. 77-86.
Gutiérrez Rodilla, Bertha M. (2008a): «La impronta de la traducción
sobre el discurso científico: toda una historia», Puntoycoma, 106,
17-30.
Gutiérrez Rodilla, Bertha M. (2008b): «La lucha por la supervivencia:
la lengua de la ciencia en España en los siglos XVIII y XIX», en
Navarro, Carmen; Rosa María Rodríguez Abella, Francesca Dalle
Pezze y Renzo Miotti (eds.): La comunicación especializada. Berna:
Peter Lang, pp. 99-118.
94
<http://tremedica.org/panacea.html>
Gutiérrez Rodilla, Bertha M. (2009): «Historia de la traducción científica», en Lafarga, Francisco y Luis Pegenaute (eds.): Diccionario
histórico de la traducción en España. Madrid: Gredos, pp. 230-239.
Hurtado de Mendoza, Manuel (1840): Vocabulario médico-quirúrgico,
o Diccionario de Medicina y Cirugia, que comprende la etimologia
y definicion de todos los terminos usados en estas dos ciencias por
los autores antiguos y modernos. Madrid: Boix.
Marcovecchio, Enrico (1993): Dizionario etimologico storico dei termini medici. Florencia: Festina Lente.
Monardes, Nicolás (1569): Dos libros, el uno que trata de todas las cosas que se traen de nuestras Indias Occidentales, que sirven al uso
de la medicina, y el otro que trata de la piedra bezaar, y de la yerva
escuerçonera. Sevilla: Hernando Diaz.
Navarro González, Fernando A. (2001): «El inglés, idioma internacional
de la medicina. Causas y consecuencias de un fenómeno actual»,
Médico Interamericano, 20: 16-24.
Navarro González, Fernando A. (2004): «El rayo neológico que no
cesa», Medicina clínica, 122 (11): 430-436.
Navarro González, Fernando A. (2014): Diccionario de dudas y dificultades de traducción del inglés médico (3.ª edición). Edición electrónica
en línea (versión 3.02). Madrid: Cosnautas <www.cosnautas.com>
[consulta: 20.III.2014].
Piquer, José Antonio (1836): Bosquejo del estado del arte de curar y de
sus profesores en España, y proyecto de un plan para su general
reforma. Madrid: J. B. Gimeno.
Sánchez Ron, José María (1999): Cincel, martillo y piedra. Historia de
la ciencia en España (ss. XIX-XX). Madrid: Taurus.
Valverde de Amusco, Juan (1556): Historia de la composición del cuerpo humano. Roma: A. Salamanca y A. Lafrey.
Wulff, Henrik R. (2004): «The language of medicine», Journal of the
Royal Society of Medicine, 97: 187-188.
Panace@ .
Vol. XV, n.o 39. Primer semestre, 2014