Cómo pagan los chilenos? - Facultades - Universidad Andrés Bello

FACULTAD DE ECONOMÍA Y NEGOCIOS
Documento de Trabajo N°1
¿Cómo pagan los chilenos?
Mauricio Dabdoub*
María Luisa Maino*
Jorge Marshall*
*Universidad Andrés Bello
Junio de 2011
Resumen
En los últimos años se han observado cambios importantes en el uso de los
diferentes medios de pago: el cheque ha disminuido su participación en los pagos
al por menor, mientras los nuevos medios electrónicos han tenido un elevado
crecimiento; sin embargo, a pesar de lo que muchos estudios han planteado, el
efectivo continúa siendo el medio preferido por los chilenos. Este trabajo analiza
este fenómeno desde el punto de vista de la demanda y estudia cómo el
conocimiento, las preferencias y la valorización de los atributos de los diferentes
medios estarían influyendo en el uso que le dan los distintos grupos
socioeconómicos a dichos medios de pago.
2
¿Cómo pagan los chilenos?
Mauricio Dabdoub 1
María Luisa Maino2
Jorge Marshall 3
JEL classification: G20
Keywords: Medios de pago, percepciones, usos, caracterización socioeconómica..
Sector Board:
1
Mauricio Dabdoub, [email protected]
María Luisa Maino, [email protected]
3
Jorge Marshall, [email protected]
Agradecimientos especiales por la colaboración en este trabajo a Catalina Ayerdi, Gonzalo Correa,
Gloriana Cumming, María Lorena Iriarte, Kamel Lahsen, Pablo Marshall, Uca Pérez e Iván Valdés.
Las opiniones vertidas en este documento son de responsabilidad exclusiva de los autores
2
3
1. Introducción
El buen funcionamiento del sistema de pago de las transacciones comerciales
minoristas es un requisito para que los mercados cumplan la función de asignar
eficientemente los recursos económicos y, al mismo tiempo, permite que el
sistema financiero cumpla adecuadamente sus funciones de intermediación de
fondos. En la mayoría de los países los consumidores disponen de una variedad
de formas de pago, entre las cuales están las más tradicionales, como el efectivo y
el cheque, y los nuevos medios electrónicos, que incluyen las transferencias en
línea y las tarjetas de crédito y débito. Los avances tecnológicos parecen
destinados a generar una sustitución de los instrumentos basados en el papel y
las monedas por los nuevos medios electrónicos. Este fenómeno está ocurriendo
con el cheque, que gradualmente ha ido perdiendo importancia como medio de
pago minorista; sin embargo, el efectivo no está corriendo la misma suerte, lo que
sólo puede ser explicado si se consideran las percepciones que las personas
tienen respecto de los medios de pago.
El uso de los medios de pago depende de la tecnología, de las regulaciones y de
las preferencias, las cuales se expresan en los atributos que las personas le
asignan a cada medio de pago. Tanto la tecnología como las regulaciones han
tendido a expandir el uso de las transacciones electrónicas, reduciendo su costo y
facilitándolas a través de diversas medidas, entre las cuales destaca la derogación
en septiembre de 2008 del impuesto que gravaba a los cheques y que también se
aplicaba a todos los giros de las cuentas corrientes. No obstante, los atributos
4
tienen una mayor permanencia en el tiempo, por lo que de no cambiar las
preferencias de las personas éstas no modificarán sus hábitos y por lo tanto su
comportamiento frente a dichos medios. En este estudio se analiza la influencia de
la valorización que hacen las personas de los medios de pago en las
transacciones al por menor.
La hipótesis de que los medios electrónicos podrían reducir la demanda de
circulante fue planteada inicialmente en Akhand y Milbourne (1986) luego de
detectar que las tarjetas de crédito y débito permitían tener menos efectivo y
mayores activos financieros. Diversos autores han profundizado en este tema y
formulado predicciones sobre la inevitable sustitución del dinero tradicional por
parte de los medios electrónicos, como las tarjetas, celulares e internet. Pero
luego de varias décadas, la solidez empírica de esta tendencia no parece robusta.
Estudios como Hancock y Humphrey (1997) muestran
que a pesar de los
esfuerzos llevados a cabo por los oferentes de los nuevos medios de pago, las
transacciones en efectivo continúan siendo entre un 75% y 90% de las
transacciones totales llevadas a cabo en los países desarrollados.
Este análisis tiene relevancia para el funcionamiento del sistema financiero, en el
sentido que el desarrollo de los mercados se apoya tanto en las propiedades
objetivas de los medios de pago, como en los atributos percibidos. Los primeros
se pueden medir y evaluar técnicamente. En cambio, los segundos tienen mayor
influencia como variable de decisión en la elección de los medios de pago.
5
Las opiniones de los consumidores también son relevantes para las empresas que
ofrecen servicios de pago y de transacciones financieras, como los emisores de
tarjetas, los bancos y los proveedores de transacciones. Estas empresas deben
incorporar las percepciones de sus clientes y sus determinantes en las estrategias
comerciales, reconociendo que los diferentes medios de pago son sustitutos
imperfectos desde el punto de vista de las personas.
En este trabajo se analizan las formas de pago de los chilenos, en un esfuerzo por
identificar a los consumidores que utilizan o prefieren cada medio de pago, así
como las razones para ello a través de un análisis de la percepción que tienen las
personas de los medios que utilizan en sus transacciones. Este estudio está
basado en entrevistas en hogares a hombres y mujeres entre 18 y 65 años de
edad, pertenecientes a todos los grupos socioeconómicos (ABCD) residentes en el
Gran Santiago, llevadas a cabo en abril del 2011, para lo cual se utilizó un
cuestionario estructurado. El tamaño de la muestra es de 400 casos s egmentados
según grupo socioeconómico, sexo y edad, lo cual se asocia a un error estadístico
del 5% en caso de muestreo probabilístico y un nivel de confianza del 95%.
Este documento está organizado en cinco secciones. En la segunda parte se
analizan las tendencias en el uso de los medios de pago en Chile. Luego en la
tercera sección se examinan las percepciones que se tienen de los medios de
pago, estudiando el conocimiento, las preferencias y la evaluación de los atributos
que los entrevistados hacen de dichos medios. En la cuarta sección se analiza el
uso efectivo de los medios de pago en diferentes tipos de transacciones, en los
6
cuales interactúan los factores de oferta y de demanda. Finalmente se presentan
las conclusiones del estudio.
2. Tendencia de uso de los medios de pago
Los medios de pago que utilizan las personas en sus transacciones comerciales
están experimentando cambios profundos, entre los que destaca la disminución en
el uso del cheque y el fuerte crecimiento de los medios electrónicos.
La decadencia del cheque es una tendencia que se remonta varias décadas atrás
y que ocurre en la mayoría de los países. El alto costo en su procesamiento y las
ventajas de las alternativas electrónicas hace que en los pagos de bajo valor su
uso haya sido desplazado; pero en los pagos intermedios su utilización podría
mantenerse. El valor promedio de los cheques emitidos por personas naturales ha
aumentado desde $110.000 en 2000 a $260.000 en 2010, mientras el número de
cheques emitidos por este grupo ha disminuido en un 30% en dicho período.
Los medios electrónicos, por su parte, se están difundiendo rápidamente,
especialmente en las transacciones de menor valor. El promedio de éstas ha
oscilado entre $30.000 en 2000 y $37.000 en 2010. Sin embargo, hay un cambio
en la composición de las transacciones electrónicas, con una caída en el uso de
las tarjetas de crédito y un aumento del e-banking y de las tarjetas de débito 4.
4
Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras, SBIF.
7
Este aumento en el uso de los medios electrónicos ha motivado varios trabajos
que indagan la hipótesis de que la expansión de los medios de pago electrónicos
sustituirá la demanda por circulante, lo que podría tener efectos en la recaudación
que el Banco Central hace del señoreaje y en la estructura del sistema de pagos.
Sin embargo, las tendencias observadas hasta ahora no representan una
amenaza para la supremacía del efectivo entre todas las opciones de pago
disponibles. El efectivo es el medio preferido por los chilenos, es el más valorado
por sus atributos de seguridad, conveniencia y aceptación; es el que se utiliza con
mayor frecuencia; y de acuerdo al circulante en poder del público su uso sigue
aumentando.
El cuadro 1 muestra las tendencias en el uso de los diferentes medios de pago
entre el año 2000 y 2010, medida a través de índices de transacciones efectivas y
stock de circulante en relación con el consumo privado. Se observa una fuerte
baja en el uso de los cheques de personas naturales, mientras el efectivo y
principalmente los medios electrónicos han presentado un importante aumento en
su uso durante los últimos 10 años.
8
Cuadro 1
Tendencias del uso de los medios de pago en relación al consumo privado
(Índice 2000=100 )
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
1
100
103
107
106
113
118
123
125
125
136
143
2
100
94
89
89
85
81
76
74
68
62
56
100
110
121
124
129
136
134
137
138
167
190
Efectivo
Cheque
Medios electrónicos3
Fuente: Elaboración propia en base a datos de SBIF y Banco Central de Chile.
1
Para este índice se utilizó el stock de circulante en manos del público.
2
Para este índice se utilizó el monto total de transacciones llevadas a cabo con cheques en manos de
personas naturales.
3
Para este índice se utilizó el monto total de transacciones llevadas a cabo con tarjetas de crédito, tarjetas
de débito y cajeros automáticos.
Estas cifras podrían llevar a pensar que no sólo los medios electrónicos han
sustituido al cheque, sino que también el efectivo, que está lejos de presentar una
tendencia decreciente en relación al total del consumo privado: entre el 2000 y
2010 esta relación ha aumentado levemente. Una posible explicación es que las
nuevas tecnologías no sólo han fomentado el uso de los medios electrónicos si no
que también han reducido el costo de acceder al efectivo a través de la red de
ATM y de la ampliación de la infraestructura que permite los giros por medios
electrónicos, lo que significaría que las nuevas tecnologías tengan un efecto
incierto en la demanda de papel moneda. Para analizar los determinantes de cada
uno de estos efectos se deben considerar las percepciones que tienen los
consumidores sobre los medios de pago.
9
Figura 1
Evolución del efectivo como porcentaje del consumo privado
6%
5%
4%
3%
2%
1%
0%
2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008 2009 2010
Fuente: Banco Central de Chile.
3. Medios de pago vistos desde el lado de la demanda
El uso que las personas hacen de los medios de pago integra consideraciones
como la tecnología, los costos y la percepción que éstas tienen de dichos medios.
En esta sección se utilizarán los resultados de la encuesta de “La forma de pago
de los chilenos” para analizar tres elementos determinantes en la percepción final
que las personas tienen de dichos medios: el conocimiento, las preferencias y la
valorización, los cuales se encuentran correlacionados entre sí e influyen de
diferentes maneras en la decisión final de cómo y dónde usar los diferentes
medios de pago.
3.1 Conocimiento de los medios de pago
La población tiene un amplio conocimiento de los medios de pago: los
entrevistados declaran conocer, en promedio, 6 medios de pago diferentes 5,
siendo el efectivo el que presenta la mayor frecuencia. También se observa que el
5
Los medios de pago estudiados en la encuesta son: efectivo, cheque, tarjeta de crédito bancaria, tarjeta de
crédito de casas comerciales, tarjeta de débito, transferencias por internet y pago automático.
10
grado de conocimiento de cada medio varía en los diferentes segmentos de la
población, a pesar de que variables como sexo y edad no son significativas al
determinar el nivel de conocimiento relativo de algunos medios, si lo son variables
como la educación y el nivel socioeconómico,6 observándose que, en general, el
nivel de conocimiento aumenta al pasar de un grupo menos educado o con menor
ingreso a uno de mayor educación e ingreso.
Cuadro 2
Conocimiento de los medios de pago según GSE y educación
(Porcentaje de la población que conoce cada medio de pago)
GSE
Medios de pago
Alto conocimiento
Total
Nivel educacional
C3-D
C2
ABC1
Básica
Media
Inst.
Técnico
UniversiPostgrado
taria
95
94
98
98
94
94
95
99
99

Efectivo
98
98
99
100
100
96
100
100
100

Cheque
93
90
99
99
95
89
91
100
100

TC. bancaria
91
88
98
99
81
94
91
96
100

TC .casa
comercial
98
99
96
94
100
97
99
98
97
67
56
90
96
46
65
72
93
97
Mediano
conocimiento

T. débito
69
57
93
97
56
64
67
94
98

Pac/Pat
60
47
82
92
34
57
67
90
97
81
96
96

Trans.
72
63
94
99
47
75
internet
Fuente: Encuesta "Formas de pago de los chilenos", UNAB/Opina 2011.
Con respecto al conocimiento se observa que los medios más conocidos por los
entrevistados son el efectivo y las tarjetas de crédito de casas comerciales (98%
ambos), seguidos por el cheque (93%) y las tarjetas de crédito bancarias (91%),
6
La variable de GSE se construye a partir de la información de actividad, educación y área de residencia.
11
mientras que los menos conocidos son las transferencias por internet (72%), las
tarjetas de débito (69%) y finalmente el pago automático (Pac/Pat) con un 60%.
Al separar los medios de pago en dos grupos: los de alto conocimiento y los de
mediano conocimiento se observa que en el primer grupo no existen diferencias
importantes entre los grupos socioeconómicos y los niveles de educación. Una
realidad diferente se presenta en el segundo grupo, ya que mientras un 56% del
C3-D conoce los medios de este grupo, este porcentaje aumenta a 96% en el
grupo ABC1, una diferencia similar se observa al comparar según nivel
educacional de los entrevistados. Esto permitiría plantear que mientras los
emisores de tarjetas de crédito bancarias y de casas comerciales han logrado
llevar a cabo estrategias que les han permitido llegar a toda la sociedad, aún no ha
ocurrido lo mismo con los medios electrónicos como la tarjeta de débito, pago
automático y transferencias electrónicas, los cuales han logrado posicionarse en
los sectores de mayores ingresos y educación, pero tienen una importante
trayectoria para alcanzar a los grupos socioeconómicos más bajos.
3.2 Preferencia de los medios de pago
Las preferencias de los consumidores son uno de los determinantes del uso de los
medios de pago. Para el análisis de estas preferencias se utiliza la primera
respuesta que entregan las personas a la pregunta sobre los medios de pago que
conoce (“top of mind”). De acuerdo a Borzekowski y Kiser (2008) la respuesta “top
12
of mind” respecto del conocimiento resultaría una buena aproximación de las
preferencias de los consumidores.
En este análisis, que se presenta en el cuadro 3 es posible apreciar que se
mantiene la supremacía del efectivo, ya que un 62% muestra preferencias por este
medio, seguido por las tarjetas de crédito bancarias (12%), las tarjetas de crédito
de casas comerciales (11%) y las tarjetas de débito (8%). Del mismo modo que en
el caso del conocimiento, las variables que resultan significativas como
determinantes de las preferencias son el grupo socioeconómico y el nivel
educacional. Para analizar la influencia de estas variables en las preferencias de
medios de pago se distingue entre el efectivo, el cheque y los nuevos medios
electrónicos, que incluyen las transferencias en línea y las tarjetas de crédito y
débito.
La distribución de las preferencias de acuerdo a los segmentos socioeconómicos y
de educación se presenta en el cuadro 3. Se observa que los medios electrónicos
son preferidos por un 53% del grupo ABC1, por un 46% del C2 y sólo por un 3%
del grupo C3-D. En cambio, el efectivo es el medio preferido por el 35% del ABC1,
por un 45% del C2 y por un 72% del C3-D. El cheque tiene una preferencia menor
en todos los grupos.
13
Cuadro 3
Preferencias de los medios de pago según GSE y educación
(Porcentaje de la población que prefiere cada medio de pago)
GSE
Medios de pago
Total
Nivel educacional
C3-D
C2
ABC1
Básica
Media
Inst.
Universitaria Postgrado
técnico
Efectivo
62
72
45
35
81
67
49
43
26
Cheque
5
3
9
12
0
5
11
8
8
Medios electrónicos
32
25
46
53
19
27
40
49
66

TC. bancaria
12
9
14
32
6
10
11
21
30

TC. Casas
comercial
11
13
9
1
11
11
17
9
2

T. débito
8
3
19
15
2
5
10
15
28

Pac/Pat
0
0
0
1
0
0
0
0
0

Trans. internet
1
0
3
4
0
1
1
3
5
Fuente: Encuesta "Formas de pago de los chilenos", UNAB/Opina 2011.
En el análisis de las preferencias dentro de los medios electrónicos también se
observan diferencias significativas entre los grupos socioeconómicos. En el ABC1
los medios electrónicos preferidos son las tarjetas de crédito bancarias y la tarjeta
de débito, algo similar ocurre en el grupo C2. En cambio, en el C3-D las personas
que prefieren medios electrónicos lo hacen fundamentalmente por las tarjetas de
crédito de las casas comerciales. Las transferencias por internet y los convenios
de pagos automáticos son medios que sólo aparecen mencionados en los grupos
medios y altos, pero con una baja participación.
Resultados similares se observan en las preferencias según nivel educacional. Los
medios electrónicos aumentan y el efectivo disminuye su preferencia en la medida
que se trata de grupos con mayor nivel educacional. Por ejemplo, un 66% de las
14
personas que tienen educación de posgrado opta por algún medio electrónico, en
cambio un 81% de las personas con educación básica prefieren el efectivo.
También en este caso se confirma que las tarjetas de crédito bancaria y de débito
son preferidas en los grupos de mayor nivel educacional, mientras las tarjetas de
crédito de las casas comerciales aparecen mencionadas por los grupos de
educación básica, media y técnico profesional.
Estos datos muestran que la esperada sustitución de los instrumentos basados en
papel y monedas por los nuevos medios electrónicos, que ha sido pronosticada
por varios estudios, sólo está ocurriendo en un grupo de la población compuesto
por los individuos con mayor educación y pertenecientes a los grupos
socioeconómico más alto, los cuales representan una proporción muy baja de la
población, lo que resulta particularmente relevante para la tarjeta de débito que
tiene características que le permitirían tener una mejor posición en los grupos de
menor educación e ingreso.
Esta supremacía del efectivo, tanto en nivel de conocimiento como en las
preferencias de los consumidores, puede explicar el hecho que a pesar de las
innovaciones tecnológicas respecto de los medios de pago y a la variedad de
opciones que están disponibles en la actualidad, el uso del efectivo continúa
aumentando en relación al consumo privado total.
15
3.3 Valorización de los medios de pago
Los consumidores tienen una opinión formada sobre los medios de pago que
utilizan, la que frecuentemente no coincide con la imagen que proyectan los
emisores de cada uno de los medios utilizados o con los indicadores objetivos de
su penetración. Por ejemplo, cuando se consulta sobre la habilidad de cada medio
para controlar el presupuesto de los hogares se obtiene que la mejor manera de
pagar es con efectivo y lo que menos contribuye a este control son las tarjetas de
crédito de las casas comerciales. En la opinión sobre el cobro por el uso de los
medios de pago (intereses y comisiones) el efectivo también obtiene una buena
calificación, en cambio las tarjetas de crédito de bancos y casas comerciales
alcanzan una nota apenas suficiente la primera y claramente deficiente la
segunda. En la misma línea, cuando se consulta sobre la confiabilidad de los
consumidores en los medios de pago, el efectivo es lejos el mejor evaluado,
mientras las tarjetas de crédito de casas comerciales obtienen la calificación más
baja en este atributo. Otro resultado interesante es que, según los consumidores,
los descuentos asociados a pagar con efectivo son más atractivos que los
descuentos que se obtienen con las tarjetas de crédito, a pesar de que la
publicidad de éstas últimas intenta mostrar lo contrario. La aceptación es muy
relevante al elegir un medio de pago, por lo que nuevamente el efectivo no tiene
rival, sólo la tarjeta de débito alcanza una calificación que podría considerarse de
“aceptación universal”, que es una de las condiciones para que un activo sea
considerado como dinero. En síntesis, en la evaluación general y por atributos que
hacen las personas sobre los medios de pago el efectivo muestra una supremacía
16
indiscutible. En contraste, de todos los medios de pago analizados, la tarjeta de
crédito de casas comerciales es el medio con menor apreciación.
La varianza en la valorización que hacen las personas es importante y permite
explicar que a pesar de los avances tecnológicos y de las oportunidades que
tienen los medios electrónicos, el efectivo sigue creciendo en relación con el
consumo privado, lo que refleja su alta valorización. La contraparte de esta
observación es la limitación que han tenido los medios de pago electrónicos de
lograr calificaciones comparables a las del efectivo, lo cual es una condición para
su expansión en los segmentos más amplios de la economía.
Los atributos evaluados en este estudio son: seguridad como la protección que
tiene el medio de pago respecto de un uso malintencionado o de fraude;
conveniencia desde el punto de vista de los cobros como intereses o comisiones
por el uso de cada medio de pago; capacidad de los medios de pago de apoyar el
control del presupuesto familiar; confiabilidad en que los términos finales de la
transacción reflejarán lo que los consumidores planearon inicialmente; comodidad
en la portabilidad y en la disponibilidad cuando sea necesario; aceptación del
medio de pago en un conjunto amplio de lugares a los que concurren los
consumidores; facilidades o simplicidad para realizar la operación, en el sentido de
que no hay exigencias especiales; prestigio social que se obtiene por el uso de los
medios de pago; y beneficios y descuentos que se adquieren por el uso de un
medio de pago específico.
17
Cuadro 4
Evaluación medios de pago
(Promedios de notas en escala de 1 a 7)
Atributos
TC.
TC casa
T. débito
bancaria comercial
Cheque
Seguridad
Conveniencia en los
cobros de intereses y
comisiones
Apoyo en control de
presupuesto
5,9
4,4
5,0
4,7
5,4
5,3
5,1
5,1
6,1
5,1
4,5
3,6
5,4
5,1
5,5
5,0
6,1
4,7
4,6
4,1
5,1
4,9
5,1
4,9
Confiabilidad
6,6
5,0
5,0
4,7
5,4
5,1
5,0
5,3
Comodidad
6,1
4,9
5,6
5,4
5,9
5,7
6,0
5,7
Aceptación
6,8
4,7
5,2
4,6
5,8
4,8
5,0
5,3
Facilidades para
realizar las operaciones
6,2
4,9
5,3
4,9
5,2
4,6
4,9
5,1
Prestigio Social
5,8
5,8
6,0
5,3
5,7
5,5
5,8
5,7
5,2
4,1
4,6
4,2
4,2
4,0
4,4
4,4
6,1
4,9
5,1
4,6
5,4
5,0
5,2
5,2
Beneficios y
descuentos
Promedio medios de
pago
Pac/Pat
Trans. Promedio
internet atributos
Efectivo
Fuente: Encuesta "Formas de pago de los chilenos", UNAB/Opina 2011.
El análisis de los atributos se basa en las opiniones de los consumidores y permite
identificar las fortalezas y debilidades que estos perciben de cada medio de pago.

El efectivo es el medio que tiene la mejor evaluación, con puntajes por
encima del promedio en todos los atributos analizados. Destaca su alto
puntaje en aceptación, en confiabilidad, en facilidad de uso, en ayuda a
controlar el presupuesto de los hogares y en que permite acceder a
beneficios y descuentos. Su nota más baja la obtiene en su aporte al
18
prestigio social, en que es superado por la tarjeta de crédito bancaria. El
efectivo es particularmente valorado por los estratos socioeconómicos más
bajos.

El cheque tiene una calificación general negativa, con puntajes por debajo
del promedio en siete de los nueve atributos. Es particularmente negativa la
percepción de seguridad y de comodidad en su uso, como si transportar
una chequera es considerado un inconveniente por ambos aspectos. Los
aspectos positivos de este medio se refieren a los bajos cobros asociados y
al prestigio social que aporta.

La tarjeta de crédito bancaria tienen una valoración levemente negativa.
Los aspectos que están por encima del promedio son su capacidad para
generar prestigio social y permitir acceder a beneficios y descuentos. En
cambio, los atributos que se perciben como negativos son los cobros
asociados (intereses y comisiones), que no ayuda al control del
presupuesto familiar y que tiene una baja confiabilidad.

La evaluación de las tarjetas de crédito de las casas comerciales arroja ser
la evaluación más baja entre los medios de pago analizados, con una
percepción por debajo del promedio en todos los atributos. Particularmente
negativa es la opinión sobre los costos asociados (intereses y comisiones),
la baja confiabilidad y la poca ayuda al control del presupuesto. También se
considera negativo el hecho que tiene una baja aceptación como medio de
19
pago, lo que las deja como un medio que se utiliza sólo en el ámbito de la
casa comercial que las emite.

La tarjeta de débito tiene una evaluación general positiva, con puntajes por
encima del promedio en ocho de los nueve atributos analizados.
Claramente este medio se diferencia de las tarjetas de crédito y es el que
más se acerca al efectivo, aunque aún está a una considerable distancia.
Su aspecto negativo es que no permite acceder a beneficios y descuentos,
como si lo permite el efectivo. Sus evaluaciones positivas se obtienen en
aceptación, seguridad y costos asociados. En la calificación que se otorga a
las tarjetas de débito se observa la influencia del grupo socioeconómico, en
especial cuando se evalúa el atributo seguridad. El grupo socioeconómico
ABC1 lo considera muchísimo más seguro que el grupo C3-D, lo que se
puede deber a una falta de información o de educación que tienen los
grupos de menores ingresos, lo que plantea importantes desafíos de la
política pública.

El pago automático de cuentas tiene una evaluación levemente negativa,
con calificaciones por debajo del promedio en seis de los nueve atributos.
Los aspectos positivos de este medio son la seguridad, los costos
asociados y la comodidad. En cambio, la evaluación negativa es la baja
aceptación, la poca facilidad para su uso y el bajo acceso a beneficios y
descuentos.
20

Las transferencias por internet tienen una evaluación general positiva, con
puntajes por encima del promedio en cuatro de los nueve atributos. Los
aspectos más positivos de este medio son los bajos costos asociados y la
comodidad en su uso. Los aspectos en que se encuentran opiniones
negativas son la confiabilidad, la baja aceptación y la poca facilidad para su
uso.
A partir de la evaluación de estos atributos se llevo a cabo un análisis de factores
donde se agruparon estos en dos grupos, el primero recibe el nombre de valor y
corresponde al promedio ponderado de los atributos de seguridad, conveniencia
de intereses y comisiones, control de presupuesto, confiabilidad y comodidad y el
segundo factor denominado aceptación considera los atributos facilidades y
aceptación 7.
Con estos dos factores resultantes es posible identificar el nivel explicativo del
modelo y el nivel de importancia de los factores respecto de la evaluación global a
través de un ejercicio de regresión. El R2 resultante es de un 63,3%, lo que quiere
decir que la evaluación de los diferentes factores explica en este porcentaje la
evaluación general, además cada factor tiene una importancia diferente sobre la
evaluación global, siendo el factor valor el más importante. El siguiente gráfico
muestra que mientras mayor es la distancia respecto del origen del gráfico, mejor
es la percepción que tienen los consumidores de cada medio de pago. Claramente
se desprende que los chilenos piensan que no da lo mismo el medio que utilizan a
7
Los atributos prestigio social y beneficios y descuentos no se utilizaron en este análisis
21
la hora de pagar, lo que genera una serie de interrogantes para las políticas
públicas.
Figura 2
Valor y aceptación de los diferentes medios de pago.
(Análisis factorial)
1,4
Efectivo
1,2
Aceptación
1,0
T. C.
Bancaria
0,8
0,6
T. Débito
Trans.
Internet
T.C. Casa
Comercial
0,4
0,2
Pac/Pat
Cheque
0,0
0,0
0,2
0,4
0,6
0,8
1,0
1,2
1,4
Valor
Fuente: Encuesta “Formas de pago de los chilenos”, UNAB/Opina 2011.
El análisis factorial muestra que el efectivo es el medio que presenta una mejor
evaluación, o sea la gente lo percibe como aquel con mayor valor y a la vez el con
mayor aceptación. Probablemente esto es lo que explica que finalmente a pesar
del gran aumento de oferta de medios de pago continúe siendo el medio preferido
y el más usado. El segundo medio mejor evaluado es la tarjeta de débito, la cual
no posee una gran distancia con el efectivo si nos fijamos en el factor valor, pero
esta distancia aumenta en más del doble si es que comparamos el factor
aceptación, esto explicaría que la gente a pesar de evaluar en general muy bien a
la tarjeta de débito no la use tanto, dado que es percibida relativamente menos
22
aceptada que el efectivo. Este análisis señala que la tarjeta de débito es el medio
que en la actualidad presenta mayor potencial en relación al efectivo.
Un caso similar pero más extremo se observa con las transferencias por internet y
el pago automático, ya que aunque el valor de dichos medios es percibido como
bueno, la percepción de aceptación es muy baja, lo que estaría determinando su
bajísimo uso.
Con respecto a las tarjetas de crédito se tiene que éstas tienen una muy mala
evaluación en términos de valor, especialmente la tarjeta de crédito de casas
comerciales, la cual además a diferencia de las tarjetas bancarias posee una muy
mala percepción de aceptación, lo cual explicaría que éstas sean usadas casi
exclusivamente en las casas comerciales, que son finalmente las que las generan.
Por otro lado, lo que podría estar explicando que a pesar de la baja percepción de
valor sean usadas probablemente es su condición de tarjetas de “crédito”, es
decir, que permiten llevar a cabo compras cuando no se tiene dinero.
4. Uso de los medios de pago
El uso que las personas hacen de cada medio de pago depende de sus
preferencias, las que están vinculadas a la educación y al nivel socioeconómico de
los individuos, como también a la naturaleza del bien o servicio que deseen
adquirir, lo que determina que finalmente exista un uso diferenciado de los medios
de pago.
23
Cuadro 5
Uso de los medios de pago
(Porcentaje de la población que usa cada medio de pago por tipo de comercio)
Efectivo
Cheque
TC
Bancaria
TC casa
comercial
T. Débito
Pac/Pat
Trans.
Internet
Supermercado
77
3
8
6
20
1
0
Educación
77
16
4
0
2
1
3
Farmacia
74
1
8
4
21
1
0
Servicio básico
81
3
1
0
4
9
14
Casas comerciales
58
6
13
36
7
2
3
Combustible
66
2
14
6
23
2
1
Tienda conveniencia
97
1
1
0
4
0
0
Tipos de comercio
Fuente: Encuesta “Formas de pago de los chilenos”, UNAB/Opina 2011.
Esto lleva a que dependiendo del tipo de comercio donde se desee adquirir el bien
o servicio el comportamiento con respecto a los medios de pago utilizados sea
diferente.

Un caso que resulta interesante son los pagos en las casas comerciales
donde existe una relación muy estrecha con sus propias tarjetas y con las
tarjetas de crédito bancario, como si determinados tipos de compras se
adquieren preferentemente con tarjetas de crédito. A su vez, las tarjetas
emitidas por las casas comerciales se usan casi exclusivamente en esos
locales, lo que estaría indicando su bajo nivel de aceptación en otros
locales comerciales. Un 76% de las compras realizadas en casas
comerciales son pagadas con tarjetas de estas tiendas, sin embargo este
porcentaje disminuye a medida que se pasa de un grupo socioeconómico
más bajo a uno más alto.
24

Con respecto al pago de combustible se tiene que el efectivo, las tarjetas de
débito y las tarjetas de crédito bancarias son los medios más usados. No
obstante mientras el grupo C3-D, paga el 81% de los casos con efectivo,
los 2 grupos socioeconómico más altos diversifican sus pagos entre los
medios señalados. En el caso del grupo ABC1 se observa que los tres
instrumentos son indiferentes como medios de pago y en el grupo C2 se
concentra en el uso de efectivo y en la tarjeta de débito.

En las compras en las tiendas de conveniencia el efectivo monopoliza los
pagos. En particular todos los encuestados del grupo C3-D declararon
pagar con ese medio, un porcentaje igualmente alto se observa en el grupo
ABC1 donde el 76% de las compras fueron pagadas con efectivo, seguidas
por las tarjetas de débito (27%) y en menor medida la tarjeta bancaria
(10%).

En los supermercados se observa un 77% de las compras se pagan con
efectivo, este porcentaje es mayor entre más bajo sea el grupo
socioeconómico, ya que el C3-D paga casi exclusivamente con efectivo
(88%), sin embargo en los grupos ABC1 y C2 el efectivo convive con las
tarjetas de débito y crédito.

En las farmacias llama la atención la baja penetración de las tarjetas
emitidas por esas casas comerciales que son sólo usadas por un 4% de los
25
encuestados. El grupo C3-D utiliza casi exclusivamente efectivo mientras
que en los grupos socioeconómicos más altos se usan también las tarjetas
de débito y en la caso del grupo ABC1 aparece también el uso de las
tarjetas de crédito bancarias.

Los pagos en los servicios básicos se hacen mayoritariamente con efectivo
en el grupo C3-D (95%), mientras que en el grupo ABC1 se observa que en
estos pagos el efectivo ha sido substituido por transferencias por internet
(45%) y pago automático (30%). El grupo C2 va en esa misma dirección
pero con porcentajes y proporciones menores.

En
el
pago
de
la
educación
las
diferencias
entre
los
grupos
socioeconómicos son especialmente significativas, ya que mientras un 53%
del ABC1 y un 42% del C2 utilizan para estos pagos el cheque, en el C3-D
el 92% paga la educación con efectivo 8.
Como se muestra el grado de especialización de los medios varía en los diferentes
tipos de transacciones. Para examinar de forma más detallada esta relación se
realiza un análisis de correspondencia multivariado de asociación entre las
variables consideradas en el estudio, cuyos resultados se presentan en la figura
3.9
8
En estos grupos el pago del rubro educación podría considerar también los útiles, uniformes, etc. lo que
llevaría a sobreestimar el uso del efectivo.
9
La diferencias entre medios de pago y tipos de comercio es estadísticamente significativas al 5%.La
representación gráfica corresponde al 72,9% de la muestra.
26
En la asociación entre el uso de los medios de pago en transacciones específicas
se observa una mayor tendencia a la especialización en los grupos ABC1 y C2
que en el grupo C3-D. Los primeros diversifican sus pagos, usando principalmente
el efectivo, las tarjetas de débito y las tarjetas de crédito bancarias para pagar en
tiendas de conveniencia, farmacias, supermercados o el combustible, mientras
que para pagar en las tiendas de casas comerciales usan las mismas tarjetas de
crédito de casas comerciales. Los cheques son principalmente usados para pagar
la educación y las transferencias de pago automático (Pac/Pat) se utilizan para
los pagos de servicios básicos. Estos grupos tienen la posibilidad de organizar sus
pagos considerando sus preferencias y las condiciones en que ocurre cada
transacción.
Una realidad diferente se observa en el grupo C3-D, que tiene un uso menos
diversificado de los medios de pago. En general utilizan el efectivo en todas las
transacciones, con excepción de las casas comerciales donde hay un fuerte
predominio de las tarjetas de crédito de las mismas casas comerciales, seguidas
por las tarjetas de crédito bancarias. Las tarjetas de débito y pagos automáticos se
asocian a los mismos bienes y servicios que el efectivo pero de una manera más
débil, lo cual se podría explicar porque a diferencia de los grupos más altos, este
grupo usa de preferencia el efectivo y de no tenerlo el medio que tenga disponible.
27
5. Conclusiones
Los resultados de este estudio validan las tendencias con respecto al uso de los
medios de pago observadas en Chile en la última década. Por un lado se ilustran
las variables que están detrás del aumento de los medios de pago electrónicos, la
decadencia del cheque y la permanencia del uso del efectivo.
Una primera conclusión de este análisis es que las personas no perciben los
diferentes medios de pagos como sustitutos perfectos, en el sentido que cumplen
el mismo propósito con iguales propiedades. La opinión de las personas sobre
cada medio disponible incide en el uso que les dan.
Esto explica que a pesar de las predicciones, los medios electrónicos no están
desplazando
el
uso
del
circulante,
ya
que
existe
una
relación
de
complementariedad entre las tarjetas de débito y el efectivo, porque el acceso a
los ATM y a otras transacciones electrónicas permite satisfacer la demanda de
circulante a un bajo costo mientras el pago de las remuneraciones con medios
electrónicos permite distribuir mejor la liquidez deseada dentro de los períodos de
pago. El resultado es un aumento en la demanda por circulante y también un
mayor uso de los medios electrónicos.
Además, existe una mayor valoración de los atributos del efectivo en comparación
al resto de los medios de pago, es decir, a pesar de que por el lado de la
tecnología se hayan producido avances estos no están cambiando a la misma
velocidad las percepciones de los consumidores.
28
Un segundo punto que se desprende de este estudio está relacionado con la
influencia que tiene la educación en el uso de determinados medios de pago. Los
resultados muestran que la educación es determinante en el uso de los medios de
pago, por lo que debiese ser objeto de una atención especial. Las personas con
mayor educación usan más los medios electrónicos y diversifican de mayor
manera dichos medios lo que se puede interpretar como una influencia de la
educación en la diversidad de opciones que tiene cada individuo a su disposición.
En este caso, un aumento de la educación, al menos en su dimensión financiera,
tiene un efecto importante en el bienestar de la personas. Es decir, la educación
financiera puede ayudar en forma significativa a un uso más eficiente de los
medios de pago. La educación respecto de los medios de pago puede tener un
efecto mayor si está dirigida hacia los grupos de menores ingresos en que los
medios electrónicos son poco utilizados.
En tercer lugar hay conclusiones en relación a las regulaciones que podrían
facilitar el uso de los medios de pago más modernos. El Banco Central es el
encargado de supervisar el normal funcionamiento del sistema de pago, para lo
cual debe crear las condiciones para que este sistema opere con fluidez,
seguridad, eficiencia y accesibilidad. Los desafíos de política consisten en mejorar
la eficiencia, asegurar la estabilidad y facilitar la adaptación a las innovaciones
tecnológicas, y proteger a los consumidores. Dentro de esto un tema que toma
relevancia y que podría explicar la baja valoración que se tiene actualmente de las
tarjetas de crédito de casas comerciales es que a diferencia de las bancarias éstas
29
no están reguladas por la SBIF, lo cual podría explicar la baja confiabilidad y
conveniencia que le atribuyen los usuarios al no existir un ente que esté
encargado de su regulación, lo que genera además una competencia asimétrica
entre éste y el resto de los medios de pago.
Además los resultados de este estudio plantean la necesidad de revisar la política
orientada a generar la infraestructura que permita las comunicaciones para las
transacciones electrónicas. En la actualidad esta plataforma no está diseñada para
interconectar los diferentes medios de pago, actuales o futuros (teléfonos móviles).
Esta idea ha sido ya planteada en otros sectores como el eléctrico y en el pago de
las autopistas para facilitar las transacciones.
Otro aspecto relevante que se relaciona directamente con el papel del Estado es
la relación que tiene el Estado con los nuevos medios de pago a través de las
transferencias que realiza la política social. En la actualidad para el pago de estas
asignaciones sociales se usan medios tradicionales como el cheque, que tienen
costos mayores. Sin embargo, para realizar cambios en este aspecto es necesario
enfrentar el bajo conocimiento de los nuevos medios de pago por parte de los
grupos socioeconómicos que son objeto de la política social.
Finalmente están las conclusiones que se relacionan directamente con las
empresas. Se observa que a pesar de los importantes avances en nuevas
tecnologías que han llevado a cabo las empresas todavía existe una percepción y
uso relativamente bajo de los medios de pago electrónicos. Esto podría estar dado
30
por dos razones, la primera explicación podría ser que existe una brecha entre los
atributos efectivos y percibidos, lo que quiere decir que por fallas en la
información, especialmente en los grupos socioeconómicos más bajos, estos
estarían valorando de peor manera a los medios diferentes al efectivo, lo cual crea
un desafío para que las empresas puedan no sólo generar tecnología de alta
calidad en todos los atributos sino que hacer que la gente perciba y crea en esta
calidad. La segunda explicación es que puede estar pasando que efectivamente
existen deficiencias en la estructura tecnológica las cuales se hacen más
evidentes en los grupos más pobres de la población, o sea que por ejemplo, la
baja aceptación de las tarjetas de débito percibida por el grupo C3-D se deba a
que éstas realmente sean menos aceptadas en los comercios de las comunas
más pobres.
31
6. Bibliografía

Aarp (2007) “Consumer Payment Study”, in www.aarp.org/reseach.

Bank for International Settlements (1999) Retail Payment in Selected
Countries: A Comparative Study”. Committee on Payment and Settlement
Systems, September.

Borzekowski, Ron y Elizabeth K. Kiser (2008) “The choice at the checkout:
Quantifying demand across payment instruments”, International Journal of
Industrial Organization, 26, 889-902.

Ramlall, Indranarain (2010) “Do Credit and Debit cards Induce an
Evaporation of cash in Mauritius?” International Research Journal of
Finance and Economics, Issue 36, 16-24.

Hancock, Diana y David B. Humphrey (1997) “Payment transactions,
instruments, and systems: A survey”. Journal of Banking & Finance, Volume
21, Issues 11-12, December 1997, Pages 1573-1624.
32