Cómo puede la empresa mejorar su productividad a - Cuatrecasas

OPINIÓN
Victoria Villanueva
victoria.vi[email protected]
Asociada senior
CUATRECASAS, GONÇALVES PEREIRA
Cómo puede la empresa mejorar su productividad
a través de sus relaciones laborales
A
nte la incógnita de si una empresa puede influir
directamente en la mejora de su productividad y
competitividad a través de las relaciones laborales, la respuesta debe ser afirmativa. Aun cuando
la competitividad no depende únicamente de las
instituciones laborales, sino de múltiples factores
-principalmente innovación, calidad y costes-, no
cabe duda que los costes laborales son una parte
destacable de éstos.
Esta respuesta afirmativa se fundamenta en el
estudio de la evolución de los índices de productividad de nuestro país en general, y de la Comunidad Valenciana en particular, durante el período
que va desde mediados de los años 90 hasta la actualidad, y su comparación con los países de nuestro entorno, en especial con Alemania, así como la
relación de dicha evolución con diferentes instituciones del derecho laboral y las reformas legislativas acometidas en España durante los últimos años.
El citado estudio, liderado por el Área Laboral
del despacho Cuatrecasas, Gonçalves Pereira y el
Instituto Internacional Cuatrecasas de Estrategia
Legal en Recursos Humanos, junto con la Confederación Empresarial Valenciana (CEV) y la colaboración del departamento de Productividad de
la Universidad de Colonia (Institut für Deutsche
Wirtschaft Köln), culminó con la publicación de
las conclusiones alcanzadas en 2010.
La primera de las realidades constatadas evidenciaba que nuestra competitividad se encontraba por
debajo de otros países de nuestro entorno con costes laborales más elevados, lo cual desemboca en la
conclusión de que, si bien los costes laborales pueden suponer una desventaja, en términos de competitividad pueden justificarse si vienen acompañados
de una productividad igualmente elevada u óptima.
COSTES LABORALES UNITARIOS
Julio
Esta capacidad competitiva puede medirse mediante lo que se denomina “costes laborales unitarios” (CLU), medida que representa la relación entre costes laborales por hora de trabajo y productividad o valor añadido por hora de trabajo. Bajo este
prisma, un incremento de los CLU indica que el crecimiento de la retribución media por empleado excede el crecimiento de la productividad laboral, lo
cual puede crear una presión alcista en los precios.
A grandes rasgos, a la vista de la comparativa
034
Un incremento de los CLU indica que el crecimiento de la
retribución media por empleado excede el crecimiento de
la productividad laboral
aportada por el Instituto de Colonia, se aprecia cómo en el período de bonanza económica, tras la entrada de España en el euro (entre el 2000 y el 2008),
se produce un verdadero desequilibrio entre el crecimiento de los salarios -muy por encima del promedio de los países de la OCDE y de la zona euro-, y
la evolución del nivel de productividad, que se mantiene prácticamente invariable desde los años 90.
Este desequilibrio se refleja en la evolución de
los CLU, cuya dinámica en España, y especialmente en la Comunidad Valenciana, ha sido moderadamente ascendente desde los 90 y a partir de 2001
se elevan de forma espectacular.
Sin embargo, esta tendencia parece haber empezado a corregirse, pues los CLU en España se han
venido reduciendo en 10 de los últimos 11 trimestres, según los datos publicados recientemente por
la OCDE. Concretamente, España ha reducido sus
CLU en un 0,7% en el primer trimestre de 2012 (siguiendo la tendencia bajista de 2010 y 2011), mientras la media internacional, por el contrario, se incrementa en un 0,3% y en la zona euro en un 0,5%.
Este dato es debido a que en nuestro país se ha
moderado el incremento salarial (tan solo un 0,1%
en el primer trimestre de 2012), mejorando la productividad en un 0,8% (el cuarto mayor avance del
conjunto de la OCDE detrás de Portugal, Australia
y Finlandia). Sin embargo, no podemos atribuir dicha mejora competitiva a un verdadero cambio del
sistema productivo, sino que en parte se debe a la
tradicional evolución contra-cíclica de la productividad en nuestro país, que se incrementa cuando
el índice de empleo cae; en este caso, hasta el dramático nivel del 24% de desempleo.
Ahora bien, si el objetivo es conseguir un verdadero cambio del sistema productivo, que permita mejorar la competitividad de nuestras empresas
en el futuro, la tarea no es fácil y debe proyectarse en la aplicación de los necesarios cambios en las
relaciones laborales en cada una de las empresas,
junto con otros importantes cambios en las áreas
de innovación y calidad.
CAMBIOS LEGISLATIVOS
Del estudio sobre productividad y relaciones laborales anteriormente mencionado, podemos concluir que determinadas instituciones laborales influyen directamente en la productividad de las
empresas; concretamente, las áreas relativas a contratación, formación, retribución, tiempo de trabajo, organización interna, prevención de riesgos laborales y absentismo laboral.
En este sentido, asistimos a una verdadera cas-
OPINIÓN
cada de cambios legislativos en materia laboral,
principalmente en los últimos dos años, dirigidos
a corregir las rigideces de nuestro anterior sistema
de relaciones laborales, incidiendo en la mayoría
de las anteriormente enunciadas, culminando con
la última reforma laboral aprobada por el RD Ley
3/2012, de 10 de febrero; posiblemente el de mayor intensidad desde las reformas de 1994, con el
objetivo de dar respuesta a las demandas de flexibilidad exigida por los empresarios, para permitir la mejora de la productividad de las empresas.
En líneas generales, podemos afirmar que las últimas reformas suponen un reforzamiento del ámbito de decisión y organización del empresario, lo
cual debería traducirse en la confianza de poder
ajustar las condiciones de trabajo no solo frente a
los cambios a corto plazo, sino para una mejor planificación de la contratación y de la organización
del trabajo, vinculados a los objetivos estratégicos
de la compañía.
Las empresas pueden, individualmente, avanzar
en medidas de flexibilidad interna, que les permitan adaptarse a los cambios en un marco de competitividad del mercado, antes de proceder a reducir los puestos de trabajo y, por tanto, mejorar los
índices de productividad por vías diferentes a la
destrucción de empleo:
PRODUCTIVIDAD Y EMPLEO
En un primer estadio, la empresa tiene un mayor margen de maniobra en su toma de decisiones, principalmente en la clasificación profesional
a nivel de “grupos”, lo que debería permitir mejorar las políticas de movilidad funcional vinculadas
a un correcto plan de formación y, posiblemente,
a reformas del sistema retributivo, enlazado a niveles/escalas, dirección por objetivos o competencias, carrera profesional.
Y también en la distribución del tiempo de trabajo, al poder disponer la empresa –salvo pacto en
contrario- de un mínimo del 5% de flexibilidad en
la jornada anual, medida que puede modularse e
incluso incrementarse por la vía de la negociación
colectiva empresarial o sectorial.
En segundo lugar, se dota de mayor agilidad a
las modificaciones sustanciales de condiciones de
trabajo (incluida la estructura y cuantía salarial),
mediante un acortamiento de los plazos para su
aplicación, al tiempo que se reducen las exigencias
de causalidad, de modo que el control judicial no
podrá seguir siendo tan riguroso.
En tercer lugar, las últimas reformas han revisado
aspectos relevantes del sistema de negociación colectiva, para optar claramente por una preeminencia del convenio de empresa, al tiempo que se vincula a los objetivos productividad y competitividad:
1º. Por una parte, se amplía y aclara la posibilidad de no aplicar lo establecido en el convenio
colectivo en un amplio elenco de materias, siempre mediante acuerdo con los representantes de los
trabajadores, y exigiendo para ello la existencia de
causas económicas, productivas, técnicas u organizativas, aunque más laxas que las referidas para
justificar las medidas extintivas.
2º. Por otra parte, se permite la negociación colectiva en el nivel empresarial, incluso durante la
vigencia de un convenio de ámbito superior, dotando al convenio de empresa en tales casos de prioridad aplicativa en un amplio elenco de materias.
3º. Por último, se incorpora la limitación de la
vigencia prorrogada del convenio colectivo una
vez denunciado, anteriormente ilimitada, ahora
por un período máximo de dos años, transcurrido
el cual sin alcanzarse un acuerdo por los negociadores, será de aplicación en su caso del convenio
de ámbito superior.
A la vista de las nuevas posibilidades que ofrecen las últimas reformas laborales para poder modular la organización del trabajo a nivel empresarial, y siendo claro que su ajuste puede influir
directamente en la productividad, como así se
constata en otros países de nuestro entorno, nuestro consejo es el de realizar un ejercicio introspectivo para detectar aquellas barreras que desde el
punto de vista laboral pueden existir en la empresa para mejorar en productividad; al tiempo que se
debe valorar el objetivo empresarial a medio y largo plazo, para poder adoptar la planificación de las
relaciones laborales fundamentales para ser más
competitivos, y poner en marcha las medidas y acciones necesarias para ajustar la estructura empresarial a las exigencias del mercado.