Historia de la Ergonomía, o de cómo la Ciencia del - ResearchGate

revista de historia de la psicología
© 2009: Publicacions de la Universitat de València
Historia
Ergonomía,
de cómo la Ciencia del Trabajo se basa en verdades tomadas
de la Psicología
33
2009,
vol. de
30, la
núm.
4 (octubre)o33-53
Valencia (España).
ISSN: 0211-0040
Historia de la Ergonomía, o de cómo la Ciencia
del Trabajo se basa en verdades tomadas de la
Psicología*
Luz I. Leirós**
Universidad de Santiago de Compostela
Resumen
La Psicología Experimental, histórica, teórica y metodológicamente, es uno de los pilares fundamentales sobre los que se apoya la Ergonomía o Ingeniería de los Factores Humanos. Sin
embargo, en la ergonomía española actual no se ve reflejado ese papel esencial de la Psicología.
El objetivo de este trabajo es, mediante la aportación de datos bibliográficos y de investigaciones concretas, mostrar como la transferencia de resultados de la investigación psicológica
al mundo tecnológico moderno, ha sido imprescindible para el nacimiento de la Ergonomía
como disciplina científica independiente. Por último, se ofrece un anexo cronológico donde se
resumen esos datos y otros acontecimientos relevantes para el desarrollo científico y profesional
de esta disciplina.
Palabras clave: Ergonomía, Psicología experimental, Investigación básica, Factores humanos.
Abstract
The Experimental Psychology is one of the historical, theoretical, and methodological mainstays
of Ergonomics or Human Factors Engineering. However, that essential role of Psychology is not
reflected on the development of current Spanish Ergonomics. In the present paper, we are trying
to prove -by means of particular research and bibliographic references- how the establishment of
Ergonomics as independent scientific discipline was, indeed, caused by the transference of the
psychological research to the modern technological world. Finally, we present a chronological
*
**
Esta investigación ha sido financiada por la Dirección Xeral de Promoción Científica e Tecnolóxica
de la Xunta de Galicia, a través del Programa de estructuración de unidades de investigación en
Humanidades y Ciencias Sociales (unidad nº 2006/66-0).
Correspondencia: Área de Psicología Básica, Facultad de Psicología, Universidad de Santiago de
Compostela, Campus Sur s/n, 15782, Santiago de Compostela. Tf: 981563100; <[email protected]
usc.es>.
34
Luz I. Leirós
annex which includes those references and others outstanding events that have contributed to
the scientific and professional development of this field.
Keywords: Ergonomics, Experimental Psychology, Basic Research, Human Factors.
INTRODUCCIÓN
La Ergonomía es una ciencia multidisciplinar que estudia las habilidades y limitaciones del ser humano, relevantes para el diseño de herramientas, máquinas, sistemas y
entornos. Su objetivo es hacer más seguro y eficaz el desarrollo de la actividad humana,
en su sentido más amplio. El término Ergonomía procede de las palabras griegas ergon
(), que significa “trabajo”, y nomos (), que significa “ciencia o estudio
de”. Podemos transcribirlo, entonces, como la “ciencia del trabajo”.
Según la Asociación Internacional de Ergonomía (IEA, 2001), existen tres dominios de especialización dentro de este campo de estudio: Ergonomía física, ergonomía
cognitiva y ergonomía organizacional. La ergonomía física tiene que ver con características anatómicas, fisiológicas y biomecánicas relacionadas con la actividad física en
el trabajo, mientras que la ergonomía cognitiva y la organizacional hacen referencia a
procesos mentales y de interacción social que han sido, y son, ampliamente estudiados
por la Psicología. Por otra parte, cuando hablamos de rendimiento humano —al menos,
desde mediados del siglo xx—, no solemos referirnos a fuerza física, sino más bien
a capacidades perceptivas y cognitivas, cuyo estudio y medida, como es bien sabido,
corresponden también a la Psicología.
Sin embargo, la ergonomía española se ha orientado de manera casi exclusiva
hacia la prevención de riesgos físicos, desconectándose prácticamente de la investigación psicológica básica (ver Llaneza, 2003). Si a esto añadimos el hecho de que la
salud laboral -la salud, en general- ha sido un campo trabajado principalmente por
la medicina, podemos entender que la importancia de la Psicología en la ergonomía
española se haya ido diluyendo, hasta el punto de que su presencia resulta casi testimonial. En otros países, por el contrario, la relevancia de la Psicología dentro de la
Ergonomía no ofrece lugar a dudas (Knowles, 1984). A modo de ejemplo, en la Tabla
1 se presentan las principales áreas de trabajo de los ergónomos españoles y estadounidenses, a finales del siglo pasado. Como puede verse en esta tabla, en el momento
de fundarse la Asociación Española de Ergonomía (AEE), en 1988, el peso de la psicología dentro de esta organización era mínimo (apenas un 5.6%). Sin embargo, en
EE.UU., aproximadamente en la misma época, la psicología era la profesión que más
miembros aportaba a la Human Factors and Ergonomics Society, con un 45.10% del
total (Sanders y McCormick, 1993).
Revista de Historia de la Psicología, 2009, vol. 30, núm. 4 (diciembre)
Historia de la Ergonomía, o de cómo la Ciencia del Trabajo se basa en verdades tomadas de la Psicología
35
Tabla 1. Distribución por áreas ocupacionales de los miembros fundadores de la Asociación Española de
Ergonomía (1988). En la última columna se muestran los datos correspondientes a la Human Factors and
Ergonomics Society (EE.UU.) en el año 1991 (fuente: Sanders y McCormick, 1993).
ÁREAS OCUPACIONALES
Nº
Total (%)
HFES
90
45,92%
3,00%
CIENCIAS DE LA SALUD
Medicina
82
91,11%
Enfermería
2
2,22%
Auxiliar
6
6,67%
INGENIERÍA
43
21,94%
Ingeniería Industrial
23
53,49%
Ingeniería Técnica
7
16,28%
Otras (Relac. Industriales)
13
30,23%
PREVENCIÓN
18
9,18%
Jese Seguridad e Higiene
2
11,11%
Director Prevención
1
5,56%
Técnico de Segur. e Higiene
12
66,67%
Higienista/Prevencionista
3
16,67%
PSICOLOGÍA
11
5,61%
Universidad
5
45,45%
Empresa pública
3
27,27%
Empresa privada
3
27,27%
19,10%
----
45,10%
ERGONOMÍA
6
3,06%
7,70%
DISEÑO INDUSTRIAL
6
3,06%
2,40%
OTROS
22
11,22%
22,70%
Titulación superior
5
22,73%
Titulación media
2
9,09%
Sin especificar
15
68,18%
TOTAL
196
100%
100%
En lo que se refiere al aprendizaje de la disciplina, en España existen 5 grandes
centros dedicados a la formación de ergónomos. Dos de ellos —la Escuela de Artes
Decorativas de Madrid y la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Salamanca—
tienen que ver con el diseño artístico, mientras que los otros tres —la Escuela Técnica
Superior de Ingenieros de Minas de la Universidad de Oviedo, la Fundación Mapfre, en
la Universidad de Zaragoza, y la Universidad Politécnica de Cataluña— están relacioRevista de Historia de la Psicología, 2009, vol. 30, núm. 4 (diciembre)
36
Luz I. Leirós
nados con la prevención de riesgos laborales físicos. Aunque en los dos últimos centros
se hace cierto hincapié en los factores psicológicos, su orientación técnica contribuye
a incrementar aún más, si cabe, la distancia entre Ergonomía y Psicología.
No obstante, existe una realidad que no puede ser negada: La influencia de la
psicología en el desarrollo de la ergonomía no se basa en la gran cantidad de psicólogos que trabajan en este campo (al menos, fuera de España), sino en las aportaciones,
teóricas y metodológicas, que la Psicología ha brindado para el nacimiento y desarrollo
de la Ergonomía. Veámoslas.
LOS ORÍGENES DE LA CIENCIA DEL TRABAJO: DEL SIGLO XVI AL
SIGLO XIX
La fecha oficial del nacimiento de la Ergonomía como disciplina científica es el 12
de julio de 1949 (Edholm y Murrel, 1973; Lillo, 2000; Meister, 1999; Oborne, 1995;
Pereda, 1993). Ese día se fundó en Londres un grupo interdisciplinario interesado en
el estudio de los problemas laborales humanos. Este grupo, dirigido por un psicólogo
inglés, K.F.H. Murrel (1908-1984), y formado por un conjunto de profesionales de
la Psicología, la Medicina y la Ingeniería, se denominó Human Research Society.
Posteriormente, el 16 de febrero de 1950, decidieron adoptar el término Ergonomía
y cambiar su nombre por el de Ergonomics Research Society, denominación que
mantienen actualmente.
Sin embargo, existen toda una serie de trabajos, anteriores a esa fecha que, sin
ser formalmente Ergonomía, pueden considerarse como las primeras investigaciones
científicas en ese campo. Sin duda, el primero de ellos es un libro escrito por uno de
los padres de la psicología moderna, Juan Huarte de San Juan (1530-1592). En su
obra, Examen de ingenios para la ciencia (Huarte, 1575), este científico español —precursor en el campo de la orientación escolar y profesional— intentaba relacionar las
capacidades de cada persona (su ingenio o aptitud para aprender), con la actividad
profesional más adecuada. El objetivo del libro, eminentemente práctico, era facilitar
la orientación vocacional y profesional basándose en las capacidades y habilidades
personales del individuo, lo cual es, sin duda, el primer paso a la hora de hacer más
segura y eficaz la actividad humana.
Otro factor importante a la hora de adaptar el trabajo al hombre es el estudio de
las enfermedades ocupacionales. Pues bien, la investigación de problemas y dolencias
asociadas a trabajos concretos también comenzó mucho antes de 1949. Más de dos
siglos atrás, en el año 1717, fue publicado De Morbis Artificum Diatribe (Enfermedades de Trabajadores; Wright, 1940), un tratado sobre problemas físicos —y también emocionales—, relacionados directamente con el trabajo. Su autor, Bernardino
Ramazzini (1633-1714), considerado el padre de la medicina ocupacional, describe
Revista de Historia de la Psicología, 2009, vol. 30, núm. 4 (diciembre)
Historia de la Ergonomía, o de cómo la Ciencia del Trabajo se basa en verdades tomadas de la Psicología
37
hasta 52 ocupaciones distintas, vinculándolas con manifestaciones físicas concretas y
prestando especial atención a las causas potenciales de daño y a los efectos a largo plazo
de agentes tóxicos, posturas y tareas estresantes. Todo ello convierte esta publicación en
un auténtico manual de prevención, otro de los pasos imprescindibles para fomentar
la seguridad y la eficacia en el trabajo.
Asimismo, la creación de la palabra ergonomía data del siglo xix, cuando un
filósofo naturalista polaco, Wojciech Bogumil Jastrzebowski (1799-1882), publicó un
tratado filosófico titulado: Compendio de Ergonomía, o la Ciencia del Trabajo Basada en
Verdades Tomadas de la Naturaleza (Jastrzebowski, 1857). Según este autor, la ciencia del
trabajo se dividiría en dos categorías principales: la ciencia del trabajo útil y la ciencia
del trabajo perjudicial. El trabajo perjudicial es el que realizamos cuando no hacemos
un uso correcto o apropiado de las fuerzas y facultades que nos han sido concedidas,
y que lleva al deterioro de las cosas y las personas. El trabajo útil (eficaz, diríamos hoy
en día) es aquel que consigue que el desarrollo de nuestra actividad profesional no sea
algo meramente mecánico o externo, sino que se vaya perfeccionando con la práctica,
superando una serie de niveles internos —sensorial, intelectual y espiritual—, hasta
alcanzar la felicidad por medio del trabajo.
Por último, antes de abandonar el siglo xix, tenemos que citar el importante papel
jugado por la psicología alemana —tanto a nivel teórico como metodológico— para
la creación de una ciencia del trabajo. En concreto, hay que resaltar dos libros en los
que se establecieron las bases de la Psicología Experimental que, como veremos más
adelante, servirá de apoyo fundamental para las primeras investigaciones científicas
sobre Factores Humanos: El primero es Elementos de Psicofísica (Fechner, 1860), del
físico y filósofo Gustav Theodor Fechner (1801-1887), en el que se demuestra como la
capacidad sensorial humana puede medirse empleando métodos psicofísicos, iniciando así el estudio matemático y experimental de la mente. El segundo es Principios de
Psicología fisiológica (Wundt, 1873-1874), cuyo autor —Wilhelm Maximiliam Wundt
(1832-1920)— está considerado como el primer psicólogo de la historia (ver Boring,
1950), y en el que se delimitan los contenidos teóricos y metodológicos de la Psicología, como ciencia experimental. Además, no hay que olvidar que fue precisamente
en el laboratorio de Psicología Experimental de la Universidad de Leipzig (fundado
por el mismo Wundt, en 1879), donde se formaron muchos de los psicólogos que,
posteriormente, contribuyeron de manera directa a la creación de una ciencia del
trabajo. Es el caso de Hugo Münsterberg (1863-1916), pionero en el campo de la
psicología industrial y de la psicotecnia, o de James McKeen Cattell (1860-1944), que
impulsó el estudio de las diferencias individuales a través de los tests psicométricos.
Como veremos más adelante, ambos estaban interesados en la aplicación práctica de la
psicología, por lo que aprovecharon las técnicas y métodos experimentales aprendidos
Revista de Historia de la Psicología, 2009, vol. 30, núm. 4 (diciembre)
38
Luz I. Leirós
con Wundt para solucionar problemas laborales como la fatiga, el mantenimiento de
la atención, la adaptación de la persona al puesto de trabajo o la selección de personal
(Koppes, 2007).
AJUSTANDO LAS PERSONAS A LAS MÁQUINAS
A comienzos del siglo xx, el descubrimiento de nuevas formas de energía, el
avance de las comunicaciones y la evolución de la industria siderúrgica, provocaron
una revolución en el mundo del trabajo que, no obstante, seguía dependiendo de la
fuerza muscular y capacidad física humanas. Todo ello hizo necesario el desarrollo de
métodos científicos de análisis de las ocupaciones que mejoraran la productividad del
trabajador; es decir, métodos ergonómicos.
Uno de esos métodos fue el “Estudio de Tiempos”, que propuso la Escuela de la
Organización Científica del Trabajo (Taylor, 1919). El ingeniero Frederick W. Taylor
(1856-1915) fue el primero en aplicar su propio método, que consistía en medir la
duración de cada una de las operaciones más simples que un trabajador realizaba
durante una tarea. El objetivo era suprimir los movimientos ineficaces, seleccionar los
instrumentos más adecuados y decidir cuál era el sistema de acción más rápido. En
síntesis, se trataba de ajustar la persona al puesto de trabajo.
Siguiendo esta misma línea de investigación, la psicóloga Lillian Gilbreth (18781972) —profesora en la escuela de Ingeniería de Purdue (EE.UU.)— y su marido
Frank Gilbreth (1868-1924) aportaron a la Ergonomía el “Estudio de Movimientos”. El
método consistía en medir los tiempos de trabajo, en ocupaciones tan dispares como
la albañilería o la cirugía, para poder definir los elementos o movimientos elementales
—therbligs (Gilbreth al revés)— que implicaba una tarea determinada, dando origen
así a los tiempos predeterminados (Gilbreth, 1911, 1924). Se trataba de conseguir que
el trabajo fuera menos cansado y más eficaz, objetivo que se mantiene en sus estudios
sobre fatiga (Gilbreth, 1919) y monotonía (Gilbreth, 1926).
Otro proyecto esencial para el nacimiento de la Ergonomía fueron las investigaciones realizadas en la compañía Western Electric en Cicero (Illinois) entre los años
1924 y 1933 (Mayo, 1933; Roethlisberger y Dickson, 1939). En estos trabajos, dirigidos por el psicólogo australiano Elton Mayo (1880-1949), se analizaba la influencia
de aspectos físicos (iluminación, humedad, etc.) y psicológicos (descansos, horarios,
tipo de dirección, etc.) sobre el rendimiento de los trabajadores. En el estudio más
conocido de todos ellos —realizado en la planta Hawthorne de dicha compañía—
Clarence Stoll y George Pennock intentaban estudiar la influencia de un factor físico
(la iluminación) sobre la productividad. Curiosamente, lo que consiguieron demostrar
fue la gran importancia de los factores psicológicos —expectativas y motivación— sobre
el rendimiento. Estamos hablando del “efecto Hawthorne”, según el cual, lo que más
Revista de Historia de la Psicología, 2009, vol. 30, núm. 4 (diciembre)
Historia de la Ergonomía, o de cómo la Ciencia del Trabajo se basa en verdades tomadas de la Psicología
39
influye sobre la productividad de un trabajador —por encima de cualquier aspecto
físico— es su actitud mental en relación con el mando directo y con las condiciones
laborales (Pennock, 1930).
Sin embargo, antes de que las investigaciones realizadas en la Werstern Electric
demostraran la importancia de los factores mentales sobre el rendimiento, los primeros psicólogos ya habían adelantado esa influencia de las variables psicológicas y las
diferencias individuales sobre la mejora de la productividad en el trabajo. De hecho,
hay quien afirma que dichas investigaciones estaban inspiradas por trabajos de Münsterberg y otros psicólogos (ver Highhouse, 2007). Hugo Münsterberg, alumno de
Wundt y supervisor del primer laboratorio de psicología experimental en Harvard en
1892, fue uno de los primeros en señalar las posibilidades prácticas de aplicación de
la psicología, de cara al incremento de la eficacia y la productividad en el trabajo. En
su libro Psicología y eficacia industrial (Münsterberg, 1913), planteaba la necesidad de
tener en cuenta las capacidades e intereses vocacionales del trabajador, además de su
experiencia y entrenamiento previo, a la hora de —en sus propias palabras— “adecuar
el trabajo a la psique”. Los trabajos de Münsterberg no sólo subrayaban la importancia
de seleccionar a los trabajadores mediante tests psicológicos (Münsterberg, 1914),
sino que incluían el estudio de factores físicos, sociales y psicológicos (economía de
movimientos, diseño de displays o visualizadores, efectos de la fatiga y la monotonía
sobre el rendimiento, la estandarización de las tareas o la importancia del aprendizaje
y el entrenamiento), que pueden considerarse básicos en la Ergonomía actual.
Otro de los alumnos de Wundt, James M. Cattell, consideraba que la psicología
era una ciencia cuantitativa, con muchas aplicaciones prácticas y métodos objetivos
que podían emplearse para predecir y controlar el comportamiento. Entre esos nuevos
métodos, estaba la medida mental de diferencias individuales que, como hemos visto
más arriba, influyen directamente sobre la productividad y el rendimiento en el trabajo.
Cattell fue el primero en aplicar esos “tests mentales”, no sólo a nivel psicológico, sino
también antropométrico (Sokal, 1987), aspecto fundamental —hoy en día— en el
campo de la Ergonomía física. Además, en 1921 Cattell fundó la Psychological Corporation, una compañía privada dedicada a la investigación y desarrollo de la psicología,
que promovía la aplicación de la misma a través de la publicación y comercialización
de pruebas y tests psicométricos, que se utilizaron, y se utilizan actualmente, en el
campo laboral.
Por esta misma época, y siguiendo esta orientación psicotécnica, en España se
fundaron dos Institutos de Orientación Profesional, en Barcelona (1917) y Madrid
(1925), en los que destacaron los psicólogos Emilio Mira (1896-1964) y José Germain
(1898-1986), respectivamente. En estos centros, además de desarrollar una importante labor de orientación y selección de personal, se estudiaron aspectos básicos de
la Psicología, como la influencia de la fatiga y la atención sobre el rendimiento, o la
Revista de Historia de la Psicología, 2009, vol. 30, núm. 4 (diciembre)
40
Luz I. Leirós
racionalización y organización científica del trabajo. En ambos institutos, desarrolló
su trabajo el psicólogo José Mallart (1897-1989), pionero en la aplicación de la psicología en España y, sin duda, el primero de los ergónomos españoles (Francisco, 2007;
Padilla, 1996). Su orientación ergonómica se ve reflejada claramente en su primera
publicación, El factor humano en el trabajo (Mallart, 1921), y en obras más tardías
como, Organización Científica del trabajo agrícola (Mallart, 1934) u Organización
Científica del trabajo industrial (Mallart, 1942). Aunque no llegaron a intervenir en
el desarrollo de la Ergonomía a nivel mundial, estos primeros psicólogos españoles
ayudaron a resaltar el papel fundamental de la investigación psicológica en el campo
laboral e industrial, aportando un cierto prestigio a la naciente Psicología y favoreciendo
su asentamiento en España.
AJUSTANDO LAS MÁQUINAS A LAS PERSONAS: EL “DESPEGUE”
PSICOLÓGICO DE LA ERGONOMÍA
A partir de la Segunda Guerra Mundial, y debido a la necesidad de mejorar la
eficacia del cada vez más sofisticado y complejo equipamiento militar, el interés por la
interacción entre personas y máquinas fue en aumento. Los nuevos vehículos a motor
—automóviles, tanques, submarinos y aviones— facilitaban el rendimiento, pero
éste ya no dependía tanto de la fuerza muscular y capacidad física humanas, como de
sus habilidades perceptivas y cognitivas. Es entonces cuando empieza a reconocerse
la interdependencia entre factores humanos y técnicos; es decir, entre Psicología e
Ingeniería. Ya no se trataba de ajustar las personas a las máquinas, sino que resultaba
más práctico y eficaz proyectar las máquinas para las personas.
En este contexto, se desarrolla un nuevo concepto de diseño ergonómico que
reconoce esa interdependencia y que implica, por ejemplo, acondicionar las cabinas
de los aviones (máquinas) al tamaño de los pilotos (personas), o desarrollar mandos y
paneles de control lógicos e inequívocos perceptivamente. Surge así la noción de sistema hombre-máquina, como un equipo de trabajo en el cual una persona “interactúa
con”, o “interviene en”, las operaciones que realiza una máquina, de un momento a
otro (McCormick, 1976). En contraste con los activos trabajadores manuales de la era
industrial, el pasivo operador de un sistema hombre-máquina se dedica, principalmente,
a la observación constante de la información que ofrece la máquina en tiempo real (a
través de una pantalla o un panel de control), con el fin de supervisar su funcionamiento.
De este modo, el rendimiento del sistema pasa a depender totalmente de las capacidades sensoriales de la persona: su agudeza visual y auditiva, umbrales de detección y
discriminación, capacidad de percepción del color, tiempos de reacción, etc.
Como hemos señalado anteriormente, desde finales del siglo xix, la Psicología
Experimental había estado aportando datos fundamentales sobre el rendimiento humaRevista de Historia de la Psicología, 2009, vol. 30, núm. 4 (diciembre)
Historia de la Ergonomía, o de cómo la Ciencia del Trabajo se basa en verdades tomadas de la Psicología
41
no y sus métodos de medida (Fechner, 1860; Wundt, 1873/1874). En este momento,
esos datos resultaron de vital importancia para el diseño y desarrollo de los primeros
sistemas hombre-máquina: Cabinas de avión, sistemas de radar y sonar y puestos de
artillería anti-aérea. A lo largo de la 1ª Guerra Mundial, países como Estados Unidos,
Inglaterra, Alemania o Francia ya habían empleado psicólogos experimentales para
seleccionar a los miembros de las fuerzas armadas, diseñando y administrando pruebas
de inteligencia y aptitud (Viteles, 1932; Yerkes, 1918). En el período de entre guerras, también se fomentó la investigación experimental sobre rendimiento humano,
especialmente todo lo relacionado con dos nuevas máquinas: el automóvil y el avión
(Meister, 2001). Pero no fue hasta la 2ª Guerra Mundial, con el progresivo desarrollo
de la aviación, cuando se llegó a comprender el importante papel que los psicólogos
—expertos en rendimiento humano— podían desempeñar en el diseño y adaptación
del equipamiento militar.
En 1939, en la Unidad de Psicología Aplicada de la Universidad de Cambridge
(Inglaterra), comenzaron las primeras investigaciones científicas en el campo de los
factores humanos. Bajo la dirección de Frederick Bartlett (1886-1969), se realizaron
trabajos sobre diseño de equipos e instrumentos de control para la aviación (Craik,
1940; Bartlett, 1943; Craik y Vince, 1943, 1944), sobre control y rendimiento manual (Hick, 1945) y sobre vigilancia humana para sistemas de radar en submarinos
(Mackworth, 1948).
También en 1939, pero en Estados Unidos, el Consejo Nacional de Investigación
estableció un Comité de Emergencia en Psicología, enfocado hacia la selección de
personal para el ejército. Comenzaron así los primeros experimentos psicológicos en el
campo de la aviación, que intentaban establecer una correlación entre el rendimiento
de los pilotos y sus respuestas fisiológicas durante el vuelo (Williams, Macmillan y
Jenkins, 1946). En 1941, se creó el Programa de Psicología de la Aviación de las Fuerzas
Aéreas del Ejército de los Estados Unidos, dirigido por el psicólogo John Flanagan
(1906-1996). Este programa —que empleó a más de 150 psicólogos en labores de
investigación con fines prácticos— marcó el inicio de la aplicación de los principios
psicológicos, no sólo a la selección y entrenamiento de pilotos, sino también al diseño,
control y mantenimiento de los sistemas de aviación (Flanagan, 1948).
Poco a poco, la investigación experimental básica fue dejando paso a una Psicología de corte funcionalista, que enfatizaba cuestiones de investigación práctica que
requerían la colaboración directa de la Ingeniería y del Diseño Industrial. De este
modo, surgió una nueva disciplina con necesidades educativas propias. En este momento, mientras la mayoría de los psicólogos se dedicaban a labores de investigación,
otros, como Ross A. McFarland (1901-1976) o Alphonse Chapanis (1917-2002), se
preocuparon de redactar los primeros libros de texto sobre Ergonomía: McFarland,
quien también investigó los efectos de la fatiga y la edad sobre el rendimiento, escriRevista de Historia de la Psicología, 2009, vol. 30, núm. 4 (diciembre)
42
Luz I. Leirós
bió el primer texto sobre Factores Humanos pensado para ingenieros aéreos, Human
Factors in Air Transport Design (McFarland, 1946). Chapanis, por su parte, fue el autor
principal del primer libro que trataba propiamente de Factores Humanos —Applied
Experimental Psychology (Chapanis, Garner y Morgan, 1949)—, y en el que se explicaba a los psicólogos experimentales cómo podían adaptar sus técnicas de laboratorio
a problemas aplicados. Con la publicación de esta obra, no sólo se dio un nombre a
la nueva disciplina, sino que se unieron definitivamente Psicología e Ingeniería en un
único campo de trabajo.
Por aquel entonces, en Estados Unidos el mundo de la aviación se consolidaba
como primer área de aplicación de la Ergonomía. Uno de los pioneros en esa Psicología
de la Aviación fue Paul Morris Fitts (1912-1965), psicólogo experimental, que supo
adaptar las técnicas de investigación básica a problemas aplicados en el mundo de la
aviación militar (Fitts y Jones, 1947a, b). Su contribución más valorada fue la ley que
lleva su nombre —Ley de Fitts— y que es un robusto modelo predictivo de la conducta
psicomotora humana, basado en el tiempo y en la distancia (Fitts, 1954). También fue
Fitts el primero en describir de manera precisa en qué consistía esa Ingeniería Humana. Lo hizo en el capítulo Engineering Psychology and Equipment Design (Fitts, 1951),
que escribió para el Manual de Psicología Experimental editado por Samuel S. Stevens
(1906-1973), padre de la Psicofísica moderna. Además, en 1958, Fitts fundó uno de
los primeros laboratorios de investigación sobre rendimiento humano y procesamiento
de información: el Human Performance Center, en el Departamento de Psicología de
la Universidad de Michigan.
El recién nacido mundo de la informática —uno de los principales ámbitos de
aplicación de la Ergonomía actual— también se vio favorecido por la investigación
psicológica del rendimiento humano en el diseño de los sistemas aéreos (Waldrop,
2001). En 1952, Joseph C.R. Licklider (1915-1990), psicólogo experimental, comenzó a trabajar en el Instituto Tecnológico de Massachusetts en el proyecto SAGE
(Semi-Automatic Ground Enviroment). Este proyecto intentaba desarrollar un sistema
táctico de alerta aérea, formado por una red de computadoras electrónicas de respuesta
inmediata. El fracaso militar del proyecto llevó a Licklider a pensar en las posibilidades científicas de dicha red informática, como un conjunto de terminales interactivas
de intercambio de información y potenciación del rendimiento intelectual. En base
a ello, en 1958 planteó un nuevo sistema hombre-máquina —la simbiosis personaordenador— en el que la relación entre ambos componentes sería de cooperación
interactiva: El ordenador aportaría los algoritmos rutinarios y la persona la heurística
y la creatividad. Sus ideas principales fueron publicadas en 1960 en un artículo ya
clásico, Man-Computer Symbiosis (Licklider, 1960), donde se sentaron las bases de
la moderna informática personal. Este artículo, con un claro enfoque ergonómico,
considera a los ordenadores como máquinas interactivas, adaptadas al ser humano y
Revista de Historia de la Psicología, 2009, vol. 30, núm. 4 (diciembre)
Historia de la Ergonomía, o de cómo la Ciencia del Trabajo se basa en verdades tomadas de la Psicología
43
capaces de responder de manera inmediata para ayudarnos a reforzar nuestras capacidades mentales. La continuación de su trabajo dio lugar a Arpanet, la primera red
informática del mundo, que conectaba entre si a varias universidades norteamericanas
y que dio origen a la actual Internet.
LOS FACTORES HUMANOS
Si durante la 2ª Guerra Mundial la investigación ergonómica se había centrado
en aspectos muy concretos, como el diseño de pantallas de visualización y controles
individuales, al término de aquella los laboratorios de investigación comenzaron a
preocuparse por temas más generales, como el análisis integral del puesto de trabajo
o la organización y el diseño de sistemas. El desarrollo de nuevas tecnologías y la
aplicación de las investigaciones psicológicas a la industria, incrementaron el interés
por los factores humanos en el trabajo. Entre los años 1960 y 1980, el número de
profesionales dedicados a la Ergonomía se sextuplicó (Sanders y McCormick, 1993),
y, en consecuencia, también se incrementaron sus campos de aplicación. Sin llegar a
abandonar el mundo militar (sobre todo en Estados Unidos), los Factores Humanos
comenzaron a ganar importancia en áreas de trabajo de todo tipo: comunicación,
transporte, administración, procesos industriales, etc. Además, se incluyeron conceptos
nuevos, como representación mental, diseño de tareas, procesamiento de información
o toma de decisiones, directamente relacionados con el funcionamiento cognitivo
(Alluisi y Morgan, 1976). La creación de las primeras sociedades de Ergonomía y/o
asociaciones de ergónomos contribuyó, en gran medida, al desarrollo y difusión de la
nueva disciplina. El interés y la preocupación de distintas instituciones por la protección de los trabajadores también facilitaron la aplicación de los principios ergonómicos
teóricos al mundo real (consultar anexo cronológico).
Una vez más, todos estos avances en la Ergonomía se vieron facilitados por los
cambios en la Psicología de esa época (Gracia y Castelló, 2002). La aparición de nuevas
tecnologías, que implicaban el manejo simultáneo de grandes cantidades de información, hizo necesario el estudio de procesos como la memoria, la atención o el lenguaje,
que obligaron a abandonar el enfoque conductista, vigente durante la guerra, en favor de
una psicología cognitiva (Miller, 2003). En este contexto, las investigaciones de George
A. Miller (1920- ) sobre lenguaje y comunicación (Miller, 1953) y sobre la capacidad
de procesamiento (Miller, 1956), o los estudios de Donald E. Broadbent (1926-1993)
sobre atención y memoria (Broadbent, 1957) y sobre lenguaje (Broadbent, 1977),
resultaron imprescindibles para el progreso de la Ergonomía. La aplicación directa de
este tipo de investigaciones cognitivas también permitió ampliar el campo de trabajo
de los Factores Humanos, más allá de los aspectos puramente físicos, facilitando el
Revista de Historia de la Psicología, 2009, vol. 30, núm. 4 (diciembre)
44
Luz I. Leirós
desarrollo de instrumentos de medida de respuestas complejas como, por ejemplo, el
esfuerzo mental (Damos y Bloem, 1985; Hancock y Meshkati, 1988).
CONCLUSIONES: LA ERGONOMÍA ACTUAL
Los términos iniciales Psicología Experimental Aplicada, Ingeniería Humana o
Ingeniería Hombre-Máquina, se vieron reemplazados por los términos Factores Humanos, en EE.UU., y Ergonomía, en Europa. El operador de radar, ejemplo típico de
sistema hombre-máquina de los años 40, también fue sustituido por el operador de
ordenador a partir de los años 80. Desde entonces, siempre que hablamos de sistemas
hombre-máquina solemos referirnos al sistema persona-ordenador, puesto que la informática ha pasado a ser el principal campo de aplicación de la Ergonomía.
Sin embargo, y a pesar de estos cambios, no debemos olvidar que, tal y como
señalaba Roscoe (1997), aquella figura que originó el interés por la investigación
sobre el rendimiento y la eficacia de la mente humana —el operador de radar—,
estaba sometido a una situación de trabajo muy similar a la de los primeros sujetos
experimentales de la Psicología de finales del siglo xix y, curiosamente, a la de los sujetos experimentales de la Psicología Básica actual. Al igual que los datos de aquellos
primeros sujetos resultaron fundamentales para el nacimiento de la Ergonomía, los
datos de las investigaciones psicológicas más recientes resultan imprescindibles para
el avance de la disciplina. Valgan, a modo de ejemplo, las últimas publicaciones sobre
Macroergonomía (Hendrick y Kleiner, 2002), Ergonomía Cultural (Kaplan, 2004) o,
la más reciente, Neuroergonomía (Parasuraman y Rizzo, 2007).
En la actualidad, las áreas de investigación relacionadas con la conducta humana
y sus capacidades (toma de decisiones, diseño organizacional, motivación, percepción,
atención, etc.) se suelen incluir en lo que se conoce como Ergonomía Cognitiva (Cañas y Waern, 2001) o Factores Humanos, mientras que las áreas de investigación más
relacionadas con aspectos físicos —tanto humanos como del lugar de trabajo (fuerza
muscular, antropometría, medio ambiente: ruidos, iluminación, vibraciones, etc.)—,
suelen incluirse en el campo de la Ergonomía Industrial o, simplemente, Ergonomía.
La Ingeniería, la Psicología, la Medicina Ocupacional y los expertos en Seguridad,
Higiene y Salud Laboral contribuyen, hoy en día, al mantenimiento de ese doble
enfoque: Ergonomía Cognitiva/Ergonomía Industrial. Todos los conocimientos científicos y tecnológicos que proporcionan esas áreas se emplean, fundamentalmente, en
la prevención de riesgos laborales y en el diseño de interiores (espacios y objetos). A
un nivel más concreto, el trabajo del ergónomo consiste en aplicar todos los conocimientos que posee sobre las capacidades físicas y psicológicas del ser humano (altura,
peso, capacidad visual y auditiva, capacidad de manejo de información y de toma de
Revista de Historia de la Psicología, 2009, vol. 30, núm. 4 (diciembre)
Historia de la Ergonomía, o de cómo la Ciencia del Trabajo se basa en verdades tomadas de la Psicología
45
decisiones, termorregulación, etc.), para hacer del entorno vital un lugar más cómodo,
seguro y productivo.
Por último, y aunque el objetivo de este trabajo no era analizar las causas que
motivan la ausencia de la Psicología en la ergonomía española, no queremos terminar
sin señalar algunos trabajos recientes, que podrían darnos las claves de esa injustificable ausencia. En concreto, Salmerón, Fajardo y Cañas (2004) apuntan hacia la escasa
financiación de proyectos de investigación experimental y a problemas de comunicación
entre universidad e industria, debidos a las diferencias en cuanto al control experimental de variables o en cuanto a las exigencias de tiempo para encontrar resultados
(ver también Maher, 1999). Por otra parte, Francisco (2007) alude a causas de olvido
histórico y a problemas de formación, que estarían más cercanas a la opinión del autor
y que justificarían investigaciones como la que aquí se presenta.
REFERENCIAS
Alluisi, E.A. y Morgan, B.B., Jr. (1976). Engineering Psychology and Human Performance. Annual Review of Psychology, 27, 305-330.
Bartlett, F. C. (1943). Instrument controls and displays-Efficient human manipulation
(Report No. 565). Londres: UK Medical Research Council, Flying Personnel
Research Committee.
Boring, E.G. (1950). A History of Experimental Psychology. Nueva York: Appleton.
(1ª Edición en castellano: Historia de la Psicología Experimental. México: Trillas,
1978).
Broadbent, D.E. (1957). A mechanical model for human attention and immediate
memory. Psychological Review, 64, 205-215.
Broadbent, D.E. (1977). Language and Ergonomics. Applied Ergonomics, 8, 15-18.
Cañas, J.J. y Waern, Y. (2001). Ergonomía Cognitiva. Madrid: Ed. Médica Panamericana.
Craik, K. J. W. (1940). The fatigue apparatus (Cambridge cockpit) (Report 119). Londres:
British Air Ministry, Flying Personnel Research Committee.
Craik, K. J. W. y Vince, M. A. (1943). Psychological and physiological aspects of control
mechanisms with special reference to tank gunnery. Part I. Londres: UK Medical
Research Council, Military Personnel Research Committee.
Craik, K. J. W. & Vince, M. A. (1944). Psychological and physiological aspects of control mechanisms. Part II. (Report BPC 44/322). Londres: UK Medical Research
Council, Military Personnel Research Committee.
Chapanis, A., Garner, W.R., & Morgan, C.T. (1949). Applied Experimental Psychology.
Nueva York: Wiley.
Revista de Historia de la Psicología, 2009, vol. 30, núm. 4 (diciembre)
46
Luz I. Leirós
Damos, D.L. y Bloem, K.A. (1985). Type a behavior pattern, multiple-task performance, and subjective estimation of mental workload. Bulletin of the Psychonomic
Society, 23(1), 53-56.
Edholm, O.G. & Murrel, K.F.H. (1973). The Ergonomics Research Society: A History
1949-1970. Loughborough: Ergonomics Society.
Fechner, G.T. (1860). Elemente der Psychophysik. Leipzig: Breitkopf und Härtel.
Fitts, P.M. & Jones, R.E. (1947a). Analysis of Factors Contributing to 460 “Pilot-Error”
Experiences in Operating Aircraft Controls (Report No.TSEAA-694-12). Dayton,
OH: Aeromedical Laboratory, Air Materiel Command.
Fitts, P.M. & Jones, R.E. (1947b). Psychological Aspects of Instrument Display. I. Analysis
of 270 “Pilot-Error” Experiences in Reading and Interpreting Aircraft Instruments
(Report No.TSEAA-694-12A). Dayton, OH: Aeromedical Laboratory, Air
Materiel Command.
Fitts, P.M. (1951). Engineering psychology and equipment design. En S.S. Stevens
(ed.), Handbook of Experimental Psychology. Nueva York: John Wiley.
Fitts, P.M. (1954). The information capacity of the human motor system in controling
the amplitude of movement. Journal of Experimental Psychology, 47, 381-391.
Flanagan, J.C. (1948). The aviation psychology program in the army air forces (Rep.No.
1). Washington, D.C.: U.S. Government Printing Office.
Francisco, R. de (2007). La cohabitación entre ergonomía y psicosociología en la Ley
de Prevención de Riesgos Laborales. Entre la confusión y la pertinencia. Revista
La Mutua, 17, 189-237.
Gilbreth, F.B. (1911). Motion Study. Nueva York: Van Nostrand.
Gilbreth, F.B. & Gilbreth, L.M. (1919). Fatigue Study. Nueva York: MacMillan.
Gilbreth, F.B. & Gilbreth, L.M. (1924). Classifying the Elements of Work. Management
and Administration, vol. VIII(2), 151.
Gilbreth, L.M. (1926). Monotony in Repetitive Operations. Iron Age, vol. CXVIII(19),
1344-.
Gracia, M. de y Castelló, A. (2002). Aproximación a los orígenes de la Psicología Cognitiva del Pensamiento. Revista de Psicología General y Aplicada, 55(4), 515-539.
Hancock, P.A. y Meshkati, N. (1988). Human mental workload. Amsterdam: NorthHolland.
Hendrick, H.W y Kleiner, B.M. (2002). Macroergonomics: Theory, methods, and applications. Mahwah, NJ: Lawrence Erlbaum Associates.
Hick, W. E. (1945). Friction in manual controls (Report 18). Cambridge: UK Medical
Research Council, Applied Psychology Unit.
Highhouse, S. (2007). Applications of organizational psychology: Learning through
failure ot failure to learn? En L.L.Koppes (ed.) Historical perspectives in industrial
and organizacional psychology. Mahwah, N.J.: Lawrence Erlbaum Associates.
Revista de Historia de la Psicología, 2009, vol. 30, núm. 4 (diciembre)
Historia de la Ergonomía, o de cómo la Ciencia del Trabajo se basa en verdades tomadas de la Psicología
47
Huarte De San Juan, J. (1575). Examen de ingenios para la ciencia. Baeza: Talleres de
Juan Bautista de Montoya.
International Ergonomics Asociation (2001). IEA Definitions of Ergonomics. En W.
Karwowski (ed.), International Encyclopedia of Ergonomics and Human Factors
(vol I). Londres: Taylor & Francis.
Jastrzebowski, W.B. (1857). An Outline of Ergonomics, or the Science of Work Based
Upon the Truths Drawn from the Science of Nature. Nature and Industry. Polonia.
(1ª edición en inglés: Varsovia. Central Institute for Labour Protection, 1997).
Kaplan, M. (2004). Cultural Ergonomics. San Diego, CA: Elsevier.
Knowles, M.G., Ed. (1984). Human Factors Society Directory and Yearbook. Santa
Mónica, CA: The Human Factors Society.
Koppes, L.L. (2007). Historical perspectives in industrial and organizacional psychology.
Mahwah, N.J.: Lawrence Erlbaum Asociates.
Licklider, J.C.R. (1960). Man-Computer Symbiosis. IRE Transactions on Human
Factors in Electronics, HFE-1, 4-11. [En R.W. Taylor (comp.), In Memoriam:
J.C.R. Licklider 1915-1990, Vol. 16. California: Digital Systems Research Center
Reports. 1990.]
Lillo Jover, J. (2000). Ergonomía: evaluación y diseño del entorno visual. Madrid:
Alianza.
Llaneza, F.J. (2003). La ergonomía: Una disciplina al servicio del ser humano. Boletín
Factores Humanos, 24, 21-27.
Mackworth, N.H. (1948).The breakdown of vigilance during prolonged visual search.
Quarterly Journal of Experimental Psychology, 1, 6-21.
Maher, B. A. (1999). Changing trends in doctoral training programs in psychology: A
comparative analysis of research-oriented versus professional-applied programs.
Psychological Science, 10, 475–481.
Mallart, J. (1921). El factor humano en el trabajo. Oporto.
Mallart, J. (1934). Organización científica del trabajo agrícola. Barcelona: Salvat editores.
Mallart, J. (1942). Organización científica del trabajo industrial. Barcelona: Ed. Labor.
Mayo, E. (1933). The Human Problems of an Industrial Civilization. Nueva York:
Macmillan.
McCormick, E.J. (1976). Human factors in Engineering and Design. Nueva York:
McGraw-Hill. (1ª edición en castellano: Ergonomía: Factores Humanos en Ingeniería y Diseño. Barcelona: Gustavo Gili, 1980).
McFarland, R.A. (1946). Human Factors in Air Transport Design. Nueva York: McGrawHill.
Revista de Historia de la Psicología, 2009, vol. 30, núm. 4 (diciembre)
48
Luz I. Leirós
Meister, D. (1999). The History of Human Factors and Ergonomics. Mahwaw, NJ:
Erlbaum.
Meister, D. (2001). History of Human Factors in United States. En W. Karwowski
(ed.), International Encyclopedia of Ergonomics and Human Factors (vol. I). Londres: Taylor & Francis.
Miller, G.A. (1953). Information theory and the study of speech. En B. McMillan
(ed.), Current trends in information theory (pp. 119-139). Pittsburgh: University
of Pittsburgh Press.
Miller, G.A. (1956). The magical number seven, plus or minus two: Some limits on
our capacity for processing information. Psychological Review, 63, 81-97.
Miller, G.A. (2003). The cognitive revolution: a historical perspective. Trends in Cognitive science, 7(3), 141-144.
Oborne, D.J. (1995). Ergonomics at Work: Human Factors in Design and Development.
Chichester: Wiley.
Padilla Ferreira, J.M. (1996). Una biografía intelectual de José Mallart. Revista de
Historia de la Psicología, 17(3-4), 442-453.
Parasuraman R. y Rizzo M. (2007) Neuroergonomics: The Brain at Work. Oxford:
University Press.
Pennock, G.A. (1930). Industrial Research at Hawthorne, an Experimental Investigation of Rest Periods, Working Conditions, and other Influences. Personnel
Journal, vol. VIII(5), 293-311.
Pereda Marín, S. (1993). Ergonomía: diseño del entorno laboral. Madrid: Eudema.
Ramazzini, B. (1717). De Morbis Artificum Diatribe. (1ª Edición en inglés: W. Wright.
The Diseases of Workers. Chicago: University of Chicago Press, 1940)
Roethlisberger, F. J. & William J. Dickson. (1939). Management and the Worker: An
Account of a Research Program conducted by the Western Electric Company, Hawthorne Works, Chicago. Cambridge, MA: Harvard University Press.
Roscoe, S. N. (1997).The Adolescence of Aviation Psychology. En S.M. Casey (ed.), The
Adolescence of Engineering Psychology (vol 1). Human Factors History Monograph
Series. Santa Mónica, CA: Human Factors and Ergonomics Society.
Sanders, A.F. & McCormick, E.J. (1993). Human Factors in Engineering and Design.
Nueva York: MacGraw-Hill.
Sokal, M. M. (1987). James McKeen Cattell and mental anthropometry: Nineteenthcentury science and reform and the origins of psychological testing. En M. M.
Sokal (Ed.), Psychological testing and American society, 1890-1930. N.J.: Rutgers
University Press.
Taylor, R.W. (1919). Principles of Scientific Management. Nueva York: Harper.
Viteles, M. (1932). Industrial Psychology. Nueva York: W.W. Norton & Company,
Inc.
Revista de Historia de la Psicología, 2009, vol. 30, núm. 4 (diciembre)
Historia de la Ergonomía, o de cómo la Ciencia del Trabajo se basa en verdades tomadas de la Psicología
49
Waldrop, M.M. (2001). The Dream Machine: J.C.R. Licklider and the revolution that
made computing personal. Viking.
Williams, A. C., Jr., Macmillan, J. W., & Jenkins, J. G. (1946). Preliminary experimental investigation of “tension” as a determinant of performance in flight training
(Report 54, Publication Bulletin L 503 25). Washington, DC: Civil Aeronautics
Administration, Division of Research.
Wundt, W. (1873-1874). Grundzüge der physiologischen Psychologie. Leipzig: Engelmann.
Yerkes, R.M. (1918). Psychology in relation to the war. Psycological Review, 25, 85115.
Anexo cronológico: Fechas importantes para el desarrollo de la Ergonomía
(en negrita, las “verdades tomadas de la Psicología”)
1575
1717
1857
1860
1873
1879
1881
1911
1912
1913
1917
1921
1924
1925
1930
Publicación de Examen de ingenios para la ciencia, de Juan Huarte de
San Juan.
Publicación de De Morbis Artificum Diatribe, de Bernardino Ramazzini.
Publicación de An Outline of Ergonomics, or the Science of Work Based
upon the Truths Drawn from the Science of Nature, de Wojciech Bogumil
Jastrzebowski.
Publicación de Elementos de Psicofísica, de Gustav Theodor Fechner.
Publicación de Principios de Psicología Fisiológica, de Wilhem Maximiliam Wundt.
Primer Laboratorio de Psicología Experimental en la Universidad de
Leipzig (Alemania).
Frederick W. Taylor crea el Estudio de Tiempos.
Lilian y Frank Gilbreth definen el Estudio de Movimientos.
Se funda en Berlín el Instituto Max-Planck de Fisiología Industrial.
Publicación de Psychology and Industrial Efficiency, de Hugo Münsterberg.
Creación del Instituto de Orientación Profesional de Barcelona.
Publicación de El factor humano en el trabajo, de José Mallart.
James M. Cattell funda la compañía Psychological Corporation.
Inicio de las investigaciones en la Western Electric Company (Illinois),
dirigidas por Elton Mayo, F.J. Roesthlisberger y William J. Dickson.
Creación del Laboratorio Psicotécnico y de Orientación Profesional de
Madrid.
G.A. Pennock publica un informe sobre el “efecto Hawthorne”.
Revista de Historia de la Psicología, 2009, vol. 30, núm. 4 (diciembre)
50
1939
1941
1946
1947
1949
1950
1951
1953
1955
1957
1958
1959
Luz I. Leirós
Primeras investigaciones sobre Factores Humanos en la Unidad de Psicología Aplicada de la Universidad de Cambridge (Inglaterra), dirigidas por
Frederick Bartlett.
Primeros experimentos sobre rendimiento en aviación, realizados por el
Comité de Emergencia en Psicología, del Consejo Nacional de Investigación
de los EE.UU.
Programa de Psicología de la Aviación de la Fuerzas Aéreas de los EE.UU.,
dirigido por John Flanagan.
Publicación de Human Factors in Air Transport Design, de Ross A.
McFarland
Paul Morris Fitts populariza el término “Engineering Psychology”.
12 de julio: Fundación de la Human Research Society, dirigida por K.F.H.
Murrel.
Publicación de Applied Experimental Psychology, de A. Chapanis, W.R.
Garner y C.T. Morgan.
16 de febrero: La Human Research Society pasa a denominarse Ergonomics
Research Society.
Publicación de Handbook of Experimental Psychology, de Samuel S.
Stevens, que incluye el capítulo Engineering Psychology and equipment
desing, escrito por Paul M. Fitts.
Se funda la Gesellschaft für Arbeitswissenschaft (Sociedad de Factores Humanos y Ergonomía para el área germano hablante), a la que pertenecen Alemania,
Austria y Suiza.
La European Productivity Agency (EPA) establece una sección de Factores
Humanos.
Ernest J. McCormick publica Human Engineering
La American Psycological Association (APA) organiza su División 21:
Society of Engineering Psychology.
25 de septiembre: Creación de la Human Factors Society of America, en
Tulsa (Oklahoma).
Propuesta de formación de la International Ergonomics Association
(IEA), en la Universidad de Leiden (Holanda).
Paul M. Fitts funda el Human Performance Center, en el Departamento
de Psicología de la Universidad de Michigan.
Primer número de Human Factors, órgano oficial de la HFSA.
6 de abril: Presentación oficial de la IEA, en una reunión en Oxford (Inglaterra).
Primera Directiva europea sobre Seguridad y Salud Ocupacional, referente
a la protección frente a las radiaciones en el trabajo.
Revista de Historia de la Psicología, 2009, vol. 30, núm. 4 (diciembre)
Historia de la Ergonomía, o de cómo la Ciencia del Trabajo se basa en verdades tomadas de la Psicología
1960
1961
1963
1964
1968
1971
1974
1975
1977
1980
1982
1983
1983
1985
1986
51
Joseph C.R. Licklider publica el artículo Man-Computer Symbiosis.
Publicación de Ergonomics: Fitting the job to the worker, de K.H.F.
Murrel.
Primer Congreso de la IEA en Estocolmo.
Se funda en Roma la Società Italiana di Ergonomia (SIE).
Primer número de la revista Ergonomics, publicación oficial de la IEA.
Fundación de la Japan Ergonomics Society (JES)
Publicación de Physiologische Arbeitsgestaltung, Leitfaden der Ergonomie
(Physiological Workplace Design, Guidelines from Ergonomics), de E. Grandjean.
Creación de la Société d’Ergonomie de Langue Française (SELF).
Se constituye la Ergonomics Society of Australia and New Zealand
(ESANZ).
Se crea la Asociation of Canadian Ergonomists (ACE)
Dinamarca, Finlandia, Noruega y Suecia fundan la Nordic Ergonomic Society
(NES).
Constitución del Comité Consultivo para la Seguridad, Higiene y Protección
de la Salud en el Trabajo, de la Comunidad Económica Europea.
Primer Seminario español de Ergonomía, dentro de la XVIII reunión
anual de la Sociedad Española de Psicología.
Se establece en Dublín (Irlanda) el Instituto Europeo para la Mejora de las
Condiciones de Vida y Trabajo.
Fundación de la Polish Ergonomics Society (Polonia).
Publicación de Fitting the Task to the Man – An Ergonomic Approach,
traducción al inglés del primer libro de E. Grandjean (1963).
La Escuela de Artes Decorativas de Madrid incorpora la asignatura de “Elementos de ergonomía y diseño ambiental” a su plan de estudios, convirtiéndose
así en el primer centro de enseñanza de la Ergonomía en España.
Fundación de la Israel Ergonomics Society (IES).
24-25 de enero: Creación de la sección europea de la HFES, en Soesterberg
(Holanda).
30 de noviembre: Se crea la Associaçao Brasileira de Ergonomía (ABERGO).
Febrero: Presentación oficial de la Ergonomics Society of South Africa
(ESSA).
Donald A. Norman introduce el término “Cognitive Engineering” para
enfatizar los aspectos psicológicos o cognitivos de la ergonomía.
Hal W. Hendrick plantea un nuevo concepto de ergonomía: la Macroergonomía.
Revista de Historia de la Psicología, 2009, vol. 30, núm. 4 (diciembre)
52
1988
1989
1991
1992
1993
1994
1995
Luz I. Leirós
28 de febrero: Firma en Luxemburgo del Acta Única Europea (reforma del
Tratado de Roma), que define las normas mínimas destinadas a proteger la
seguridad y salud de los trabajadores (apartado 2, artículo 118A).
Separación de la ESANZ en dos nuevas asociaciones: la Ergonomics Society
of Australia (ESA) y la New Zealand Ergonomics Society.
20 de julio: Constitución oficial de la Asociación Española de Ergonomía
(AEE).
Fundación de la Hellenic Ergonomics Society (HES), con sede en Atenas.
La Universidad Técnica de Lisboa (Portugal) oferta una “Licenciatura en
Ergonomía”.
12 de junio: Se aprueba la Directiva europea 89/391/CEE, relativa a la mejora
de la seguridad y la salud de los trabajadores en el lugar de trabajo.
La AEE es admitida como miembro de la IEA.
Michael Kaplan introduce el término “Ergonomía cultural”.
Celebración del Año Europeo para la Seguridad y Salud en el Trabajo.
Junio: Publicación del informe “Harmonisation of Ergonomics Profession”
(HET-PEP), que establece las normas mínimas comunes para el ejercicio de la
profesión de Ergónomo.
Septiembre: Primer Boletín de la AEE, en colaboración con General Motors
España.
Inclusión de “Ergonomía y Psicofisiología del Trabajo”, como materia
optativa de segundo ciclo, en los estudios para la Licenciatura en Psicología
(BOE núm. 266, 5 de Noviembre).
Se crea en Amsterdam el Centre for Registration of European Ergonomists
(CREE), para facilitar la acreditación como Ergónomo Europeo (Eur.Erg
TM).
La HFSA cambia su nombre por el de Human Factors and Ergonomics
Society (HFES).
Se publica el Informe Verde sobre Política Social Europea, que recoge los
requerimientos comunes mínimos en condiciones laborales.
En el mes de febrero se constituye la Ergonomics Society of Taiwan (EST).
Abril: Primer número del Boletín Factores Humanos, revista oficial de información científica y profesional de la AEE, editada por Telefónica Investigación
y Desarrollo.
5 de marzo: Inauguración oficial de la Irish Ergonomics Society (IES).
18 de julio: Se funda en Bilbao la Agencia Europea para la Seguridad y Salud
en el Trabajo.
Se aprueba en España la Ley de Prevención de Riesgos Laborales (Ley 31/1995,
de 8 de noviembre).
Revista de Historia de la Psicología, 2009, vol. 30, núm. 4 (diciembre)
Historia de la Ergonomía, o de cómo la Ciencia del Trabajo se basa en verdades tomadas de la Psicología
1996
1997
2000
2002
2003
2004
53
24 de mayo: Creación de la Sociedad Colombiana de Ergonomía (SCE).
17 de enero: Publicación del Reglamento de los Servicios de Prevención
de riesgos laborales, que especifica los criterios generales para los programas de formación en dicha materia (Real Decreto 39/1997). El Anexo VI
propone la Ergonomía y Psicosociología Aplicada como una especialidad
optativa en los programas de formación superior.
8 de abril: Se establece la Vinnuvistfræðifélag Íslands (Sociedad Islandesa de
Ergonomía).
7 de junio: Se crea la Asociación de Ergonomía Argentina (ADEA).
25 de enero: Fundación de la Sociedad Chilena de Ergonomía (SOCHERGO).
3 de septiembre: Argentina, Chile, Colombia y México proponen la creación
de la Unión Latinoamericana de Ergonomía (ULAERGO).
8 de enero/25 de julio: Julio Lillo y Juan José Cañas, dos de los psicólogos más destacados dentro de la Ergonomía española, son nombrados
catedráticos en sus respectivas áreas.
7 de mayo: Se constituye formalmente la Federation of the European Ergonomics Societies (FEES), en Munich.
8 de diciembre: Establecimiento de la Human Factors and Ergonomics Society
of Australia (HFESA).
Junio: Se celebra en París el Primer Foro Europeo para Ergónomos Profesionales (EuFoPErg), organizado por el CREE y apoyado por la FEES.
Diciembre: Raja Parasuraman y Peter A. Hancock plantean un nuevo
enfoque en la investigación ergonómica, ligado a la revolución cognitiva
en la Psicología: la Neuroergonomía.
Artículo recibido: 02-03-09
Aceptado: 16-07-09
Revista de Historia de la Psicología, 2009, vol. 30, núm. 4 (diciembre)