Cómo dominar el arte del desapego transformará tu vida

La gran destreza
Cómo dominar el arte del
desapego transformará tu vida
1
Este libro está escrito por la gratitud que siento
hacia mis estupendos lectores, que han sido una
fuente constante de inspiración a lo largo de
estos años. Han sido para mí más de lo que puedo
expresar.
Gracias.
2
Uncopyright
Este trabajo está libre de derechos de autor y está
en el dominio público. El autor renuncia completa
y explícitamente a cualquier derecho de autor. No
se necesita permiso para publicar ninguna parte
del libro, aunque se aprecia la atribución de la
autoría de la obra.
3
Traducción al español sin copyright
Traducción al español por Homo Minimus
http://homominimus.com/
y Elisa Erbali.
http://noquierootropijama.com/
La traducción no tiene copyright en los mismos términos
que Leo Babauta por la versión gratuita de “The One
Skill”. Asimismo, ambos apreciamos si haces mención a
nuestros vinculos en referencia a la traducción española
de “The One Skill”, donde descargarla o donde leer su
reseña.
Ambos traductores agradecen cualquier sugerencia
adicional sobre la traducción al español o aviso de errores
o erratas.
Podéis contactar con Homo Minimus y Elisa Erbali en:
[email protected]
[email protected]
4
Tabla de contenidos
1. Por qué el desapego
8
2. Afrontar la procrastinación
12
3. Afrontar el miedo
15
4. Lidiar con gente difícil
19
5. Gestionar las distracciones
22
6. Trabajar con los hábitos
25
7. Gestionar las posesiones
28
8. Tratar con la resistencia de otras personas
31
9. Afrontar el cambio
34
5
10.Afrontar la pérdida
37
11.Desarrollando el arte del desapego
41
12.La primera destreza – Advertir las señales
44
13.La segunda destreza – Ver el ideal
47
14.La tercera destreza – Ver el daño
50
15.La cuarta destreza – Desapego con amor
53
16.La quinta destreza – Ver la realidad
55
17.Practicando las destrezas
57
18.Cómo actuar después de desapegarte
62
19.Lo que no es el desapego
64
20.Ejemplos de desapego
69
21.A partir de ahora
76
6
Sobre el autor
Leo Babauta es el creador de Zen Habits, un blog
sobre simplicidad, hábitos y atención plena.
Vive en San Francisco con su mujer y seis hijos.
Leo emprendió el camino para cambiar su vida
en el 2005 cuando dejó de fumar y empezó
a correr. A lo largo del siguiente año o así,
corrió un maratón, perdió más de 15 kilos (y
finalmente, 35 kilos), se hizo vegetariano y
más tarde vegano, redujo y eliminó sus deudas,
empezó a levantarse temprano, procrastino
menos y se libró de todos sus trastos.
Comenzó Zen Habits para compartir lo que
aprendió cambiando una docena de hábitos y
hoy ayuda a la gente a cambiar sus vidas con sus
libros y el programa Sea Change Habit.
7
Capítulo 1
Por qué el desapego
8
La raíz de todos nuestros problemas es nuestra incapacidad para
el desapego.
Me topé con esta idea en un libro de budismo zen un día hace
unos años y me impactó por su simplicidad.
¿Podría ser cierto?
Considera esta idea: un pájaro volando. El pájaro vive totalmente
en el momento, completamente enfocado en su vuelo, quizá
empleando sus agudos ojos para buscar comida.
No empieza a pensar: “¿por qué tiene que hacer tanto frío
aquí?”, “¿qué pensarán los otros pájaros de mí?”, “¿qué voy a hacer
cuando me encuentre con los otros pájaros después?”, “¿tendré
éxito construyendo nidos?”, “¿por qué no tendré un pecho más
grande?”, “¿por qué no me puedo despertar más temprano como
los otros pájaros?”.
Etcétera.
Por supuesto, por ser humanos tenemos cerebros más grandes
que el pájaro y podemos solucionar problemas y componer poesía
y construir rascacielos. Así que tenemos muchas más habilidades
y mucho más en juego que un simple pájaro flotando en el viento.
Estos cerebros más grandes, sin embargo, generan todos los
problemas que tenemos. No me refiero al problema de la pobreza o
de las enfermedades, sino a los problemas que tienen que ver con
pensar demasiado las cosas, sentirnos ansiosos y frustrados, la
depresión y la ira sobre las cosas que nos pasan y que nos podrían
pasar y que ya han pasado, pero sobre las que no podemos dejar de
pensar.
Así que he estado experimentando con esta idea Zen en los últimos
años y los resultados han sido sorprendentes: he reducido mi
estrés, procrastinado menos, mejorado mis relaciones, aumentado
9
mi habilidad para gestionar el cambio, aprendido a cambiar hábitos
complicados y a estar más presente en mi propia vida.
Es difícil exagerar la importancia del desapego. Y la resistencia
que mucha gente siente hacia la idea del desapego es igual de
grande.
Tomemos algunos ejemplos (entraré en más detalle en los
siguientes capítulos):
• Estrés: nuestro estrés proviene de querer que las cosas
sean de una cierta manera y por eso nos estresamos cuando
inevitablemente las cosas no resultan como queremos. Pero
si pudiéramos desapegarnos del resultado que deseamos y
aceptáramos y apreciáramos la realidad tal y como es, nos
libraríamos del estrés.
• Procrastinación:
procrastinamos
porque
tenemos
miedo
de cometer errores, las tareas difíciles, la confusión o la
incomodidad. Pero si pudiéramos renunciar a querer que
las cosas sean fáciles, exitosas, cómodas… y simplemente
aceptáramos que hay un amplio espectro de experiencias,
podríamos centrarnos en hacer la tarea.
• Hábitos y distracciones: a propósito, mucha gente lo pasa mal
al cambiar sus hábitos por la misma razón —procrastinamos
con los hábitos igual que procrastinamos con las tareas en el
trabajo—. También cedemos a las distracciones durante todo el
día por las mismas razones.
• Irritación/frustración con la gente: nos irritamos con la gente
porque no actúa como nos gustaría. Y esto daña nuestras
relaciones con ellos, porque nos enfadamos con ellos. Nos
hace menos felices. En su lugar, podríamos renunciar a querer
que sean de una determinada manera, aceptarlos como son y
simplemente dejarles ser. Esto hace que la relación sea mucho
mejor —lo he visto con mi padre, mi mujer y mis hijos—.
• Pérdida y muerte: cuando un ser amado muere o perdemos
el trabajo o enfermamos gravemente, esto es una pérdida que
10
genera sufrimiento y fuerte estrés. Y aunque esto es inevitable
(y deberíamos aceptar el estrés), ser capaz de desapegarnos
ayuda a afrontar la pérdida.
• Estar presentes: a muchos de nosotros nos gustaría estar más
presentes en nuestras vidas, para no perdernos lo que ocurre,
para que podamos disfrutarla más plenamente. Imagínate un
plato delicioso delante de ti, y lo comes pero estás pensando en el
trabajo mientras masticas… te perderías el sabor del manjar. Pero
si pudieras darle toda tu atención, lo apreciarías plenamente. La
vida es exactamente así… estamos tan obsesionados pensando
en otras cosas que no podemos estar en el momento. Podemos
aprender a separarnos de este pensamiento orientado al futuro
o al pasado y estar más presentes.
•
Miedo: la raíz de todos los problemas es el miedo —
desde la procrastinación de no comenzar un negocio hasta tener
sobrepeso—y la raíz del miedo es aferrarnos a lo que queremos que
sean las cosas. Hablaremos de esto más adelante, pero por ahora es
suficiente advertir que si podemos desapegarnos de cómo queremos
que sean las cosas, podemos disminuir el miedo también.
Esto es solo una muestra, pero puedes empezar a ver cómo el
desapego se convierte en una destreza increíble que te puede hacer
más hábil al enfrentarte con los problemas en la vida.
Y el desapego es una destreza que se puede practicar. No es fácil,
pero la puedes aprender con prácticas de solo cinco minutos al
día. Sorprendentemente, estos escasos cinco minutos de práctica
diaria, tan fácil como parece, van sumando hasta convertirse en
algo grande.
En este conciso libro, veremos cómo el desapego funciona con
muchos tipos de problemas y cómo podemos desarrollar y practicar
el arte del desapego.
11
Capítulo 2
Afrontar la procrastinación
12
Todos procrastinamos, pero ¿por qué?
Por el miedo: miedo de fracasar, miedo de algo difícil o incómodo
o confuso.
Y, ¿de dónde viene este miedo? De un ideal: que tendremos éxito,
que las cosas serán cómodas y bastante fáciles, que sabremos lo
que estamos haciendo.
Tomemos el caso de Nathan, que tiene que escribir una tesis. Lleva
posponiendo su tesis durante meses. Ya lo sé, es probablemente el
primero que pospone la escritura de una tesis.
¿Qué le detiene? Bien, es una tarea abrumadora, difícil y un poco
confusa. Sabe que le llevará días, puede que semanas, y por eso ha
crecido como una montaña en su cabeza. Ni siquiera está seguro
por dónde empezar, y el mero pensamiento de tener que hacer todo
esa tediosa investigación y escritura es temible. Todo es temible.
Así que el miedo a todo esto hace que su mente quiera correr hacia
cosas más fáciles, desde leer cosas online hasta redes sociales y ver
programas de televisión.
El miedo de Nathan viene de un ideal sobre el que ni siquiera
ha pensado, pero ahí está sin embargo. El ideal es el que la vida
será fácil y confortable. Que sabrá lo que está haciendo y se sentirá
competente y exitoso. Cuando las cosas no resultan según su ideal,
las evita.
Cuando tienes un ideal, tienes miedo de no responder a ese ideal.
Te aferras al ideal y en tu mente se hace real.
¿Qué puede hacer Nathan sobre este ideal que le está causando
el miedo que le está causando la procrastinación? ¿Cómo puede
vencer todo esto para acabar su tesis?
Puede desprenderse del ideal. La vida no tiene que ser fácil —
de hecho, a través de las cosas difíciles es como logramos algo
13
de valor—. La vida no tiene que ser cómoda —de hecho, cuando
salimos de nuestra zona de confort crecemos—. No tiene que saber
lo que está haciendo —es cuando hacemos cosas que no sabemos
cómo hacer cuando aprendemos cosas nuevas, nuevas habilidades
y mejoramos en ellas—.
Puede estar agradecido por la dificultad que conduce al logro, la
incomodidad que lleva al crecimiento, la incertidumbre que lleva al
aprendizaje.
Puede desprenderse del ideal y así no será tan temible.
Puede aceptar que las cosas serán difíciles e incómodas, abrazar
esa situación y hacerlo igualmente. Puede estar presente en la tarea
y hacerla en este momento.
Desprenderse, aceptar, abrazar, estar presente, hacer. Un
remedio para la procrastinación.
14
Capítulo 3
Afrontar el miedo
15
No es solo la procrastinación lo que provoca el miedo —muchos
de nuestros problemas tienen su raíz en el miedo—. Con profundas
raíces en nuestros ideales/expectativas/fantasías, tal como vimos
en el capítulo anterior.
Echemos un vistazo a algunos otros problemas habituales
provocados por el miedo:
1. Deuda: hay muchas causas posibles, pero a menudo gastas más
de lo que ganas debido a tus hábitos de compra o al miedo de
desprenderte de algunas de las comodidades a las que estás
acostumbrado. Los hábitos de compra podrían estar causados
por la ansiedad (el miedo de que algo que quieras no vaya a
ocurrir) o la soledad (el miedo de no ser lo suficientemente
bueno) o querer que tu vida sea mejor de lo que es (miedo de
que no seas BUENO tal como eres). Desprenderse de lujos (como
el Starbucks por la mañana o una bonita casa o el automóvil)
puede ser difícil si tienes miedo a la incomodidad, miedo de no
estar BIEN si tu vida es menos confortable, miedo a que otros te
juzguen si tu casa/automóvil/ropa no son tan bonitos.
2. Problemas de relación: obviamente hay un montón de causas
posibles (incluyendo que la otra persona tenga problemas
importantes, aunque tú deberías mirarte también)… pero
algunos miedos que hacen que los problemas de relación incluyan
el miedo dejar de controlar (provocando que quieras controlar a
la otra persona), miedo de que no seas suficientemente bueno,
miedo de ser abandonado y otras cuestiones sobre la confianza,
miedo no ser aceptado, miedo de aceptar a la otra persona
(realmente este es un miedo relacionado con el problema del
control).
3. No puedes hacer ejercicio: de nuevo, un montón de causas, pero
algunas de ellas incluyen: no hay tiempo suficiente (miedo de
renunciar a algo a lo que estás acostumbrado), hacer ejercicio
es demasiado duro (miedo a la incomodidad), distracciones
como la televisión e internet (miedo de perderse algo, miedo a
la incomodidad).
16
4. No puedes cambiar tu dieta: lo mismo que el ejercicio, realmente.
Aunque a menudo hay temas emocionales por medio, en cuyo
caso los miedos pueden ser muy similares a los que te llevan a
los hábitos de compra y los problemas financieros.
5. No estás haciendo el trabajo que quieres: quizá no sepas lo
que quieres hacer, lo que significa que no te has comprometido
a explorar de verdad (miedo de fracasar) o sabes que no has
dado el salto (miedo al fracaso) o miedo de que no seas lo
suficientemente bueno.
6. Estresado sobre el trabajo/estudios: tienes un montón de cosas
que hacer, pero la cantidad no es el problema. La cantidad es
un hecho objetivo y, bien tienes tiempo suficiente para hacerlo
(y quizá hacerlo bien), o bien no lo tienes. El problema real es
que estás preocupado sobre si lo harás todo, lo que significa
que tienes un ideal (voy a hacer todo a tiempo y todo va a estar
perfecto) y temes que este ideal no se haga realidad. Así que el
miedo tiene su base en un ideal, pero el ideal no es realista. No
harás todo perfectamente y a tiempo. Nadie lo hace. Acepta la
realidad de que harás algo, en la medida de tus habilidades, y
que si fracasas aprenderás de ello, y que así es como funciona el
mundo. Nadie es perfecto. El ideal no existe en la realidad.
Y
así
sucesivamente.
Los
otros
problemas
son
alguna
manifestación de lo que ocurre en los ejemplos de arriba.
El temor de fracasar, el miedo de no ser lo suficientemente
bueno, el miedo de renunciar al control, el miedo de quedarse solo,
el miedo de ser abandonado, el miedo a la incomodidad, el miedo
de perderse algo, el miedo a que no estarás BIEN como estás o a que
tu vida no estará BIEN tal y como es, miedo de que algún ideal no se
haga realidad.
Todos surgen de los ideales y de falta de confianza en ti mismo y
en el momento presente.
Si practicamos renunciando a los ideales y empezamos a aceptar
y confiar en nosotros mismos y el momento presente, entonces
17
podemos solventar muchos problemas. Los problemas están
enraizados en el miedo, que a su vez está enraizado en los ideales.
Cesa en el apego a los ideales.
18
Capítulo 4
Lidiar con gente difícil
19
La gente puede ser frustrante, desde conductores maleducados
en la carretera a compañeros de trabajo cuyos hábitos te molestan,
hasta hijos que no hacen lo que les pides que hagan.
Y aunque no estoy diciendo que debamos estar contentos con
el horrible comportamiento de otras personas, desapegarnos de
cómo queremos que sean puede hacernos mucho más felices.
Tomemos a Marie como un ejemplo: está enfadada porque su
compañero de trabajo, Scott, le habló de mala manera en un ataque
de ira, la ofendió y fue un maleducado.
No hay excusa para las malas maneras de Scott… pero si Marie
se enfada también no va a mejorar la situación. Tampoco rumiar el
episodio enfadada va a hacer a Marie más feliz.
Hay unas cuantas cosas que señalar aquí:
1. Scott está posiblemente teniendo un mal día. O no es bueno
afrontando el estrés o expresándose. Cualquiera que sea el
problema, tiene su origen en los problemas de Scott, no en los
de Marie. Por eso, no debería tomarse sus actos personalmente
—el ser un maleducado y su enfado no tenían que ver realmente
con ella—.
2. Incluso si Scott tenía alguna razón en este asunto (quizá ella
hizo algo mal), él podría haber expresado su punto de vista más
constructivamente o con más calma. No lo hizo, así que aunque
Marie capte el mensaje (no uses Comic Sans para informes de
negocio), no necesita prestar demasiada atención a su enfado.
Él tiene un problema con su ira, que es suyo, no de ella.
3. Marie puede y debe responder a Scott, pero responderle con
enfado no ayudará. Si puede desprenderse de la respuesta
enfadada (que naturalmente va a surgir), podrá responder
constructivamente y con calma.
4. No es responsabilidad de Marie cambiar a Scott. No le puede
obligar a ser una mejor persona, incluso si lo intenta. En su lugar,
puede cambiar su propia respuesta, que sí es su responsabilidad.
20
5. Sin embargo, aquí Marie puede actuar con compasión, incluso
si le parece que Scott “no se lo merece”. Lo que se merece no es
la cuestión. Si él está sufriendo, ella puede ser la persona más
madura e intentar ser compasiva con el sufrimiento de Scott (y
el suyo propio). Esto mejorará la situación y posiblemente hará
a los dos más felices.
Ahora bien, me doy cuenta de que mucha gente estará
considerando qué es lo “correcto” en esta situación. Scott se ha
equivocado y merece que se le castigue o corrija, pero sin duda
no se debe hacer la vista gorda o tratarle con compasión. Este es
el problema: nuestro ideal sobre lo que es “correcto”. No hay un
correcto absoluto —esto es simplemente un ideal que tenemos—.
Tenemos la expectativa de que todos actúen del modo del modo
“correcto”, pero eso no va a ocurrir en la realidad.
Aferrarnos a nuestros ideales de cómo todos deberían actuar
—que no es real—es lo que nos causa ira, frustración, estrés,
decepción. En vez de ello, podemos desprendernos de esos ideales
y aceptar la realidad.
¿Cuál es la realidad? Scott está sufriendo, tiene problemas con
la ira, está estresado por algo y actuó mal. Marie puede aceptarlo,
desprenderse de sus ideales y de la ira resultante, y en su lugar
responder con compasión y calma. Puede lidiar con Scott de
manera apropiada en vez de actuar malintencionadamente
de
modo inapropiado.
No es fácil, pero desapegarse de los ideales, aceptar la realidad
y actuar apropiadamente y con compasión es algo que se puede
practicar.
21
Capítulo 5
Gestionar las distracciones
22
Las distracciones son la otra cara de la procrastinación —no
queremos enfocarnos en una cosa porque es incómodo o difícil y
por eso nos dejamos llevar por las distracciones—.
Esas distracciones son cómodas y fáciles. Somos buenos en ellas.
No tenemos que tenerles miedo, tener miedo de caer en ellas, miedo
de la incomodidad o de la incertidumbre. Desde los videojuegos
a las lecturas online hasta las redes sociales o la televisión, las
distracciones son hacia donde nuestras mentes quieren correr.
Entonces, ¿cómo tratamos la atracción de estas distracciones?
No te sorprenderá que podamos practicar el desapego con ellas.
Intenta esta pequeña práctica de desapego:
1. Mira hacia qué distracción estás dirigiéndote y qué atractivo
tiene para ti. Quizá es validación o una pequeña dosis de
algo interesante o entretenido. Este atractivo es el que estás
ansiando, la razón por la que estás impulsado a ella.
2. Ahora mira las desventajas de esta distracción. ¿Cómo te está
haciendo daño?
3. Mira la impermanencia de esta distracción —te proporciona
un placer temporal, pero no felicidad duradera— . Obtienes
una dosis de placer pero enseguida necesitas otra dosis y así
sucesivamente, sin fin.
4. Intenta desapegarte de la distracción, solo por un poco. En su
lugar, practica estar satisfecho con tu vida sin la distracción.
¿Qué hay en tu vida sin distracciones de lo que puedes estar
agradecido?
5. ¿Qué otras fuentes de felicidad puedes encontrar que estén
dentro de ti en vez de fuera de ti (como las distracciones)?
¿Puedes estar satisfecho contigo mismo? ¿Puedes disfrutar la
actividad que está delante de ti, como cuando lees una novela o
escribes algo o pasas algún tiempo en la naturaleza?
6. Date cuenta de la libertad que surge de renunciar a la distracción.
Esto es algo bueno.
23
Esta práctica, en cortos lapsos de tiempo, no es difícil. Inténtala
ahora durante unos minutos. Después otra vez un poco después.
Mejorarás con la práctica.
24
Capítulo 6
Trabajar con los hábitos
25
Construir un hábito nuevo es bastante simple: practicas el hábito
que quieres (digamos, el ejercicio) justo después de un detonador
(digamos, tu café de la mañana), y lo repites suficientes veces
hasta que se vuelve automático. Después de un tiempo, cuando
el disparador tiene lugar, el impulso de hacer el hábito surge
automáticamente.
¿Entonces por qué tenemos tanta dificultad formando hábitos?
Resulta que algunas cosas obstaculizan este simple proceso:
• Miedo de practicar el nuevo hábito. El ejercicio y la meditación
son dos buenos ejemplos —la gente tiene miedo de ellos (son
difíciles, incómodos, producen confusión, etc.) y por eso los
evitan y corren hacia las distracciones—.
• Estar cansado o cosas que aparecen en el camino. Hay
razones legítimas para no practicar el hábito. Pero si estamos
comprometidos con el nuevo hábito, podemos dar con soluciones
a esos obstáculos, como irnos a la cama más temprano o planear
con anterioridad el encontrar otro momento en que practicar el
hábito si algo se interpone mañana. Así que es un proceso de
aprendizaje. Pero lo que de verdad se interpone en el camino es
que abandonamos cuando fracasamos, porque tenemos el ideal
de que tendremos éxito inmediatamente.
• Los viejos hábitos tardan en desaparecer. Cuando empezamos
un nuevo hábito, estamos cambiando un viejo hábito. Hacer
ejercicio por la mañana es reemplazar el leer Facebook y blogs
por la mañana. Por eso el nuevo hábito requiere desapegarse
conscientemente del viejo hábito y hacer el nuevo hábito con
plena consciencia hasta que se haga más automático y habitual.
Estos no son obstáculos infranqueables, pero cada uno requiere
desapegarse de algo:
1. Desapegarse de un ideal que está causando el miedo.
2. Desapegarse del ideal de que tendremos éxito de inmediato
y en vez de ello aceptar el fracaso como parte del proceso de
aprendizaje y continua y conscientemente encontrar maneras
26
de mejorar.
3. Desapegarse del viejo hábito y con plena consciencia practicar
el nuevo.
Y por eso la destreza del desapego puede ayudarnos a formar con
plena consciencia hábitos nuevos.
27
Capítulo 7
Gestionar las posesiones
28
Una de las mejores cosas que he hecho es deshacerme de trastos,
librarme de un montón de chatarra y posesiones innecesarias —
desde muebles hasta ropas, cachivaches, herramientas, libros,
platos, recuerdos y mucho más—.
Una casa libre de trastos es algo bello que me hace feliz. Pero
lo que es más importante, he aprendido sobre mí en el proceso de
renunciar a esas posesiones.
¿Por qué empecé a acumular tantos objetos ? Resulta que mi
familia (incluyéndome a mí) tenía el hábito de la compra por impulso
y comprar por sistema. También habitualmente adquirimos cosas
sin deshacernos antes de las viejas. Almacenamos cosas para hacer
sitio para las nuevas y después nos olvidamos de ellas.
¿Pero por qué me estaba aferrando a esos objetos? Fue
sorprendentemente fácil deshacerme de un montón de posesiones,
pero también fue muy difícil prescindir de muchas otras. Tenía
apegos emocionales con ellas.
Resulta que estaban supliendo necesidades emocionales mías:
me hacían sentir seguro, me daban confort, me proporcionaban
recuerdos (y amor), eran esperanzas que tenía sobre el futuro
(libros sin leer, equipamiento deportivo y ejercicio). En verdad,
no necesitaba esos objetos para ninguna de estas necesidades
emocionales —podía satisfacer esas necesidades de otras formas,
sin posesiones—.
Y por eso desapegarme de las posesiones significaba desapegarme
de lo que pensaba que esas posesiones significaban para mí.
Significaba renunciar al yo que era cuando tenía esas posesiones.
Significaba renunciar a la vida que tenía cuando esas posesiones
estaban en mi vida.
Cortar los apegos fue un proceso maravilloso. Me enseñó que
era capaz de vivir felizmente sin las cosas que pensaba que eran
necesidades.
29
Me enseño que el desapego puede ser a la vez doloroso y gozoso,
un proceso de pérdida y liberación.
30
Capítulo 8
Tratar con la resistencia de otras personas
31
A menudo, queremos que otras personas cambien o queremos
hacer un cambio pero otras personas se resisten a ese cambio.
¿Por qué no pueden simplemente cortar el apego y aceptar el
cambio? Porque no podemos forzar el cambio en los demás —no
los controlamos—.
Y por eso desapegarse se convierte en un proceso de aceptar que
no podemos controlar a los demás, ni siquiera controlar gran parte
del mundo. La vida no es algo que podamos controlar, no importa
lo que lo intentemos.
Desapégate de la ilusión de control.
Un buen ejemplo de esto es cuando te conviertes en padre: al
principio, parece que controlas la vida de tu hijo completamente,
porque puedes controlar la casa, sus ropas, su comida y su juego.
Piensas que estás moldeando a este niño pequeño como el ser
humano que te gustaría que fuera.
Según se hacen mayores, esto puede volverse muy frustrante. No
se comportan como te gustaría que lo hicieran. No están interesados
en las aficiones que te gustaría. No siempre tienen los valores que
tú insistes que adopten. No están de acuerdo con mucho de lo que
dices.
Quieres controlarlos, pero se resisten. Resulta que son personas
distintas. Son independientes, personas individuales y se irán
convirtiendo en quien ellos quieren convertirse. Por supuesto,
tienes algo de influencia en eso, pero no el control.
Y resulta que nunca tuvimos control. Incluso cuando son bebés
o todavía gatean, nosotros controlamos su ambiente, pero ellos
deciden como interiorizarlo y diferentes bebés reaccionan de forma
distinta. Y reaccionamos a sus reacciones, así que realmente ellos
nos están cambiando tanto como nosotros los estamos cambiando
a ellos.
32
Esto es cierto de toda las personas de nuestras vidas. No las
controlamos. Y no podemos. Podemos influenciarlas. Ellas nos
influencian también.
Corta el apego de querer controlar a las personas, de querer
cambiarlas. Su resistencia es natural. En lugar de controlarlas,
céntrate en ti mismo y sé un modelo para ellos. Sé el centro de
compasión. Mira si puedes ayudarlos de formas que encuentren
útiles.
33
Capítulo 9
Afrontar el cambio
34
Una de las verdades que he aprendido es que todo —toda persona,
cualquier situación, todo objeto, todo ser— es impermanente.
No somos seres permanentes. Incluso el yo que pensamos que
somos está en cambio constante —hay algo de continuidad, quizá,
pero no es el mismo yo—. Todos somos así.
Incluso los objetos que parecen ser siempre igual no lo son. Se
descomponen, se hacen viejos, se fosilizan, se gastan, se hacen
frágiles.
Esta impermanencia da miedo, y también es liberadora.
Cuando vemos esta naturaleza impermanente en todo alrededor
de nosotros, en nosotros mismo, en nuestras vidas… nos damos
cuenta de que nos hemos estado aferrando a nada. Es como usar
tus manos para agarrar el viento. Y este aferrarse, este intentar
agarrar algo que nunca es igual, que nunca está quieto… esta es
la razón por la que sufrimos. Esto es por lo que tememos cosas,
por lo que procrastinamos y buscamos distracciones, por lo que nos
estresamos, nos enfadamos y frustramos.
Este constante cambio, esta impermanencia y la pérdida que lleva
consigo (estamos constantemente perdiendo la vida, perdiéndonos
a nosotros mismos tal y como nos conocemos)… esto da miedo.
Queremos que las cosas sigan igual y, sin embargo, nunca se quedan
igual. Esto es por lo que sufrimos.
Entonces, ¿cómo podemos afrontar este miedo al cambio
constante, la impermanencia y la pérdida? Podemos empezar por
aceptarla. Así es la vida. No podemos cambiar la impermanencia
de la vida o de nosotros mismos. Podemos combatir contra ella o
podemos aceptarla.
Y podemos ver la libertad en esta impermanencia. Si nunca
permanecemos igual, entonces sí, estamos perdiendo la idea de
que seguimos siendo los mismos… pero también nos estamos
35
dando una oportunidad para reinventarnos. ¡Cada momento!
Este yo cambiante puede ser reinventado en la dirección de lo
que queramos. No está completamente atado a lo que fue hace un
minuto.
Un ejemplo: hace un minuto, yo era alguien que estaba
procrastinando escribir este libro. Podía estar pensando “Oh, ¡qué
mal escritor soy, qué procrastinador soy!”. Y me sentía fatal. Pero
podría desapegarme de la imagen que tengo de mí y en su lugar
reinventarme como alguien que está escribiendo. Yo consigo eso
poniéndome a escribir.
Así que si has tenido malos hábitos, desapégate del yo pasado,
porque se ha ido. Comienza un nuevo yo. Y luego otro nuevo.
Si un ser querido se ha enfadado contigo, eso sienta mal. Pero
el enfado de ese ser amado está causado por su sufrimiento, y ese
sufrimiento se puede cambiar, puede calmarse. Tu sufrimiento por
haber cometido errores también puede cambiarse. Puedes volverte
más compasivo, una persona empática conforta al ser querido que
sufre. Puedes desapegarte de la versión de ti que cometió el error y
convertirte en la versión calmada y compasiva. Tu relación puede
repararse, porque constantemente la estás reinventando.
Esto no quiere decir que el pasado no importe. Obviamente afecta
al presente y al futuro. Pero no estamos completamente atados al
pasado —si todo está cambiando, eso también incluye los daños y
sufrimientos del pasado—.
Esto puede parecer material de alto voltaje. Entraremos en detalle
más adelante, pero es bueno saber con qué estamos tratando cuando
trabajamos con el desapego. La destreza del desapego nos ayuda a
habérnoslas con la realidad tal y como es , en lugar de como nos
gustaría que fuera, y a ser más diestros con la siempre cambiante
realidad.
36
Capítulo 10
Afrontar la pérdida
37
Una de las cosas más difíciles de afrontar es una pérdida grave,
como perder el trabajo, la casa, un ser amado que ha muerto o
se está muriendo. Pero en verdad son las pérdidas más leves las
que sufrimos continuamente: perder un contrato, perder la salud
cuando cogemos un resfriado, la pérdida de quien creíamos que
éramos cuando covvmetemos un error o hacemos el ridículo.
Estas pérdidas, las grandes y las pequeñas, nos causan gran
sufrimiento. Y este sufrimiento de la pérdida es parte de la vida…
pero no tiene que ser tan grande como a menudo es. Ampliamos el
sufrimiento a causa de nuestros hábitos.
Tomemos unos cuantos ejemplos:
• Mi taza favorita de café se rompe. Es una pérdida y, naturalmente,
me entristezco o me siento fastidiado cuando pasa. Pero ahora,
puedo desapegarme y seguir hacia adelante, y mi sufrimiento
no es tan grande. Sin embargo, mi hábito podría ser enfadarme
con quien sea que rompió la taza y estar resentido durante algún
tiempo. O si ocurrió sin más, podría preguntarme, “¿Por qué
me pasa esto a mí?” . Y sufrir por un tiempo deseando que la
taza estuviera entera de nuevo y el universo no fuera tan injusto
conmigo. Yo causo este sufrimiento ampliado, no la rotura de
la taza. Me aferro a lo que querría que fuera la vida (yo con mi
estupenda taza), no acepto lo que es ahora.
• Amir se queda sin trabajo. Esto es por supuesto un gran
inconveniente y su vida es sin duda mucho peor que antes.
Y perder el trabajo es un gran golpe para el ego, así que Amir
sufre. Pero de nuevo, en este momento, él puede desapegarse
de la pérdida, aceptar su nueva realidad (que no tiene trabajo)
y ahora intentar pensar qué hacer a partir de ahora. Empezar
a buscar trabajo, encontrar un lugar más barato para vivir,
vender su automóvil y hacerse con una bicicleta, etc. O podría
enfadarse con la pérdida y sentirse dolido y resentido. Este
sufrimiento continuado perjudicará sus entrevistas de trabajo,
o quizá incluso le impedirá emprender acciones apropiadas.
38
Podría pelearse con su novia porque se siente resentido. Este
sufrimiento ampliado lo causa Amir, no la pérdida.
• Tomás, el marido de Petra, la deja y empieza las gestiones del
divorcio. Petra, por supuesto, está comprensiblemente herida
y enfadada por esta ruptura de la confianza, la pérdida de su
matrimonio y mejor amigo. Es completamente natural y no hay
nada malo en sentirse mal o enfadado —de hecho, mucha gente
intenta rechazar sus sentimientos en vez de aceptarlos, y eso
empeora las cosas—. Pero después de su reacción inicial, puede
elegir desapegarse de lo que fue (una mujer casada con Tomás
en su vida) y aceptar su nueva realidad (una mujer soltera en
medio de un divorcio) y después iniciar las acciones adecuadas,
reinventar su vida y a ella misma. O… podría recrearse en la
pérdida, en la traición, el dolor. Deseando que fuera distinto.
Preguntándose por qué el ya no la ama. Espíarle en Facebook
y odiar a su nueva novia. Hundirse en la pena durante meses,
comer para sentirse mejor, ganar peso y perder la salud, nunca
tener más citas porque está todavía obsesionada por Tomás y no
se gusta a sí misma y piensa que su cuerpo es feo. BIEN, este es
un escenario deprimente, pero ocurre de varias maneras. Petra
se ha hecho daño por no desapegarse.
• El padre de Justin está muriéndose de cáncer. Esto es
extremadamente doloroso para Justin porque ha estado
anticipando el dolor de la próxima pérdida de su padre. Su
angustia hace difícil ayudar a su padre en estos momentos
tan duros, está enfocado en su propio sufrimiento. En vez de
disfrutar del tiempo que le queda con él y apreciar a su padre
ahora en este momento, está mirando lo que va a pasar y no
puede desprenderse de ese miedo. En lugar de eso, puede
desprenderse de la anticipación del futuro y de lo que querría
que pasara (el querría que su padre no se estuviera muriendo),
y aceptar la situación y su propio sufrimiento. Puede aceptar a
su padre moribundo como el único padre que tiene (ya no tiene
un padre sano) y apreciar a su nuevo padre ahora. Puede ver el
sufrimiento que su padre está teniendo, aceptar el sufrimiento y
39
encontrar compasión para su padre en cualquiera de las formas
que pueda. Puede sentirse agradecido por cada momento que
vive con su padre, agradecido por su propia salud, agradecido
por todo lo que su padre le dio a lo largo de los años.
Y si bien la pérdida puede ser extremadamente difícil y dolorosa,
no importa lo grande o pequeña que sea, podemos prolongar o
acortar el sufrimiento si usamos el arte del desapego.
¿Cómo podemos desapegarnos después de una pérdida? Bueno,
primero de todo, podemos aceptar nuestros sentimientos de
pérdida. No hay nada malo en estar enfadado o triste con la pérdida.
Pero después de este periodo de duelo, podemos ver que nos estamos
aferrando a algo del pasado, una idea de lo que nos gustaría que
fuera nuestra vida, en vez de aceptar cómo es la vida justo ahora. Y
este aferrarse a una idea de vida, de lo que nos gustaría que fuera,
nos está haciendo daño.
Ver el daño nos permite dejarlo ir, porque tenemos una opción:
aferrarnos a la idea del pasado y sufrir o desapegarnos y aceptar la
realidad como es y sufrir menos.
Entonces podemos girar nuestra atención hacia la realidad
como es y ver lo bueno que hay en ella. Apreciar lo que tenemos
delante de nosotros. Ver la oportunidad para la reinvención.
Encontrar compasión para nosotros mismos y los que nos rodean,
que también podrían estar sufriendo por su pérdida o la pérdida de
otros. Abracemos la nueva vida que tenemos porque es todo lo que
tenemos.
Este es el arte del desapego, y ayuda tremendamente con
cualquier clase de pérdida.
40
Capítulo 11
Desarrollando el arte del desapego
41
Entonces, hemos podido ver algunos de los beneficios de dejar ir
las cosas, y podemos empezar a ver como funcionarían. Todo esto
está bien, pero realmente ¿cómo desarrollamos esta destreza? No
es algo que ocurra chasqueando los dedos.
Por el contrario, debemos practicar el desapego.
Y para practicar un arte, ayuda el romperlo en pequeñas
habilidades y examinar cada una por separado, practicar cada una
por separado, antes de unirlas en una gran destreza.
Un bailarín, por ejemplo, trabajaría varios pasos de un
movimiento de baile complejo antes de ponerlos todos juntos y
hacer el movimiento completo. Esto es lo que vamos a hacer con
el arte del desapego: desmenuzarlo y practicar cada pedazo, cada
“mini-destreza”. Solo entonces volveremos a juntarlos como un
todo.
Estos son los pedazos:
1. Advertir las señales: Cuando te estás aferrando a algo que es
doloroso, esto se muestra en varias pequeñas señales, síntomas
como rabia y procrastinación. Observar esas señales cuando
ocurren es la primera mini-destreza.
2. Ver el ideal: ¿A qué ideal te estas aferrando que provoca esta
señal?
3. Ver el daño: ¿Esta el ideal causándote sufrimiento, dañando tu
relación, impidiéndote ser feliz?
4. Desapego con amor: Si el ideal está provocando daño, entonces
desapegarte es un acto de amor y compasión.
5. Ver la realidad: Ahora que te has desapegado del ideal, vuelca
tu atención en la realidad y obsérvala tal y como es. Acéptala, y
responde apropiadamente.
Todo esto se une en el arte del desapego. La práctica no termina
ahí… esta aún el asunto de cómo actuar después de que te has
desapegado. Y esto lo discutiremos también.
42
Pero primero, vamos a examinar cada una de las pequeñas
destrezas, y entonces hablaremos de cómo practicarlas todas, y
desarrollar el habito del desapego.
43
Capítulo 12
La primera destreza
Advertir las señales
44
La primera habilidad es darte cuenta de cuando te estás aferrando
a algo dañino — algún tipo de señal aparecerá, un signo de que
estás sufriendo—.
Estas son las señales con las que deberías practicar el arte del
desapego.
¿Cuáles son algunas de estas señales? Hay muchas, pero aquí
están algunas de las más comunes:
-Enfado
-Irritación
-Frustración
-Estrés/ansiedad
-Depresión
-Celos
- Sentirse herido
- Querer tener la razón
- Arremeter contra otras personas
-Procrastinación
- Desear que las cosas sean diferentes
- Sentirse insultado
- Querer justicia
- Conducir agresivamente
No hay absolutamente nada malo en sentir alguna de estas cosas.
No podemos parar de sentirlas, y de hecho no querer sentirlas hará
el sufrimiento peor. Así que la primera cosa a saber es que está
bien sentir esas cosas, y que deberíamos simplemente sentirlas y
aceptarlas.
Sin embargo, son señales de que algo está pasando. Así que
después de permitirnos sentir estos sentimientos, podemos hacer
una pausa antes de arremeter o hacer algo de lo que quizá nos
arrepintamos. Podemos comenzar el proceso del desapego, y así no
prolongaremos nuestro sufrimiento.
45
¿Cómo practicamos esta primera destreza de advertir las
señales? Es un proceso de aprendizaje, pero el primer paso es
simplemente comprometerse a intentar darse cuenta de estas
cosas cuando ocurran. Quizá te sorprenda, si te observas a ti mismo,
cuan a menudo sientes un poco de irritación o frustración o ira,
especialmente si estas rodeado de otras personas.
Simplemente empieza a advertir estas señales. No tienes que dar
otros pasos aún —simplemente practica la observación por unos
pocos días o hasta que seas bastante bueno en ello—.
46
Capítulo 13
La segunda destreza
Ver el ideal
47
Ahora que has advertido las señales, la siguiente parte del
proceso es observar tu interior y ver que está causando esta señal,
este síntoma.
Esto no esta ocurriendo de manera aleatoria —algo esta causando
la señal—. Si estás enfadado, no es solamente culpa de alguien.
Quizá esa persona hizo algo, pero esto es un acontecimiento que ha
ocurrido en tu “mundo exterior”, como una hoja cayendo, el viento
ululando, o una roca rodando por un acantilado. Simplemente pasa,
pero tu enfado no viene a raíz de lo acontecido, sino porque tú no
quieres que esa cosa ocurra.
Es tu “no querer que pase lo que ha pasado”, o tu “no querer que
las cosas ocurran de esta manera”, lo que está causando el enfado
y la frustración.
Imagina que fueras solamente una cámara grabando lo que
ocurre, neutralmente y sin ningún deseo de que las cosas sean de
determinada manera, o que la gente actué de determinada forma.
En este caso, si alguien hace algo, no te enfadarías, porque eres una
herramienta de observación neutral, sin ninguna preferencia por
lo que ocurre en el mundo.
Por supuesto, en la realidad, no eres una cámara. Tienes
expectativas hacia los demás, ideales para ti mismo, ideales sobre
cómo el mundo debería ser. Y son estos ideales/expectativas los
que te causan rabia y frustración.
Estos ideales y expectativas no son la realidad — si encajaran
con la realidad, tu no te enfadarías. Son fantasías sobre como la
realidad debería ser. Las fantasías no son la realidad, y te están
causando enfado.
Así que mira hacia tu interior un minuto: ¿qué ideal al que te
estas aferrando está causando la señal?
A veces puede ser difícil ver que ideal tienes, pero si practicas por
48
un tiempo, mejorarás.
Solo unos pocos ideales que quizás tengas:
1. La gente debería ser considerada.
2. La gente debería ser justa.
3. La gente debería respetarte y no insultarte.
4. La gente debería ser positiva y no quejarse o estar de mal humor.
5. Tendrás éxito en lo que haces.
6. Te sentirás cómodo y harás las cosas con facilidad.
7. Tu vida estará llena de alegrías y placeres, pero no de dolor.
8. Serás bueno cambiando hábitos.
9. La gente en la carretera o en la acera no se interpondrá en tu
camino.
10.Las cosas estarán donde las necesites.
11.Tu casa estará ordenada y la gente que trabaja y vive contigo
será siempre ordenada.
12.Tus hijos harán las cosas exactamente como tú dices.
13.Tu pareja o amigos se entusiasmarán y te apoyarán en todas tus
ideas.
14.La gente verá inmediatamente tu valía y querrá contratarte.
15.Tus seres queridos nunca se irán o morirán.
16.La gente que quieres te querrá exactamente en el mismo grado
en que tu les quieres a ellos.
Esto es solo un comienzo —hay cientos, quizá miles de ideales
que tenemos en diversos momentos—. Podemos identificarlos
porque cuando alguien los viola, o la vida no se ajusta a ellos, no
somos felices. De modo que nuestro ideal es lo opuesto a lo que esta
realmente pasando.
Después de practicar el ver las señales por un tiempo, comienza a
observar tu interior y a darte cuenta de que ideales están causando
la señal. Practícalo hasta que el ideal sea fácil de ver.
49
Capítulo 14
La tercera destreza
Ver el daño
50
Has notado la señal, y ahora eres capaz de ver el ideal que está
causando esta señal. Pero, ¿qué hay de malo en tener ira o frustración
o celos o sentimientos heridos? ¿No es esto parte del ser humano?
Si, es absolutamente parte de la experiencia de ser humano,
y no hay nada malo en sentirlos. Sin embargo, actuar bajo esos
sentimientos y aferrarse a ellos puede causarnos infelicidad,
prolongar nuestro estrés hasta que crezca a niveles poco saludables,
dañar nuestras relaciones al volvernos resentidos con las personas
de nuestro entorno, incluso dañar nuestra relación con nosotros
mismos porque de manera similar, nos enfadamos y frustramos
con nosotros mismos, aferrándonos a ideales.
Entonces los sentimientos no son malos, al igual que tener ideales
— son parte natural de nuestra experiencia como seres humanos.
Pero si los ideales te están causando daño, tanto a ti mismo como a
la gente que te rodea, quizá entonces podemos prescindir de ellos.
Si los ideales están favoreciendo que le hagamos un bien al
mundo, entonces no necesitamos eliminarlos. Un ideal podría
hacer que seamos compasivos o generosos, por ejemplo. No hay
nada malo en tener ideales —de hecho, no creo que podamos evitar
tenerlos—.
Es cuando el ideal nos esta dañando, tanto a nosotros mismos
como a otros, cuando nos beneficiaríamos de su eliminación.
Y cuando tu adviertes la señal, y el ideal que la esta causando,
pregúntate a ti mismo si te está causando daño, tanto a ti como
a otros. En el caso de enfado u otros tipos de infelicidad, es casi
seguro que te está causando daño.
Cuando percibas el daño que está causando tu ideal, déjalo ir
como un acto de compasión. Es un acto de finalizar el sufrimiento.
Dejar ir puede ser algo doloroso —después de todo, estos ideales
son a menudo una parte importante de quienes somos y de nuestra
manera de ver el mundo—. Pero el dolor de prescindir de ellos es a
51
menudo muy pequeño comparado con los beneficios de renunciar
algo que está haciéndonos daño o a la gente que nos rodea.
Practica el ver el daño, cuando adviertas las señales y el ideal.
Serás capaz de hacerlo en muy poco tiempo.
52
Capítulo 15
La cuarta destreza
Desapego con amor
53
Así que el desapego puede ser un acto de compasión, si el ideal
esta causando daño.
Aquí presento cómo dejar ir con compasión y amor:
Primero, deséate a ti mismo y a los que te rodean felicidad.
Observa que el ideal esta causando sufrimiento.
Desea terminar con ese sufrimiento renunciando al ideal.
Si no quieres prescindir del ideal, en vez de enfocarte en querer
el ideal, enfócate en lo buenas que serían las cosas si no lo tuvieras.
Relaja tu mente y tu corazón, de manera que puedas dejar al ideal
alejarse flotando. Tu pecho apretado se afloja un poco, tu respiración
es algo más profunda, un cálido sentimiento de amor crece dentro
de ti, y renuncias a lo que fuera que te estabas aferrando.
Ahora eres una persona nueva, con un ideal menos (por el
momento —los ideales pueden y a menudo lo hacen, volver más
tarde—). Esta persona es diferente a la persona que tu eras, lo que
significa que puedes reinventar a esta persona, hacer a esta persona
calmada y compasiva.
Sé esta nueva persona.
Una vez hayas abandonado el ideal (lo que necesita práctica —
un poco más que las anteriores—), la cuestión es ¿y ahora qué?
Veremos esto en el siguiente capítulo (ver la realidad) y en el
capítulo 18 (Como actuar después de desapegarte).
54
Capítulo 16
La quinta destreza
Ver la realidad
55
Vamos a imaginar que te desprendiste de un ideal con éxito. Lo
cual no siempre es fácil, ya practicarás esta destreza en el siguiente
capítulo… pero vamos a imaginar que lo conseguiste.
Es el momento de volcar tu atención en la realidad y verla tal y
como es. Aceptarla, y responder ante ella de manera apropiada.
Vamos a imaginar que estás decepcionado con tu hijo porque
no actúa de la manera que te gusta, no esta viviendo de acuerdo
con tus expectativas. Verás que esta decepción y tu ideal te están
causando daño. Así que intentas desprenderte del ideal. Y ahora, te
vuelves hacia tu hijo y simplemente intentas verle tal y como es. Es
una buena persona, con esperanzas y el deseo de ser feliz, y sufre,
está confundido y no sabe cómo actuar en este caótico mundo. Esta
es la realidad para tu hijo.
Puedes rechazar esto, o aceptarle tal y como es. Intenta ser
compasivo con él si esta sufriendo. Intenta estar agradecido por
como es. Simplemente permanece a su lado y sé feliz por poder
hacerlo.
Hay mucho que puedes hacer una vez le has visto tal y como es,
pero primero tienes que volverte hacia él y ver que hay allí.
Esto no solamente es valido con otras personas, sino también
con nosotros mismos. En vez de medirte con tus ideales de “cómo
deberías ser”, mírate como realmente eres.
Y esto es válido con toda la vida que te rodea: No es lo que tus
ideales dicen que debería ser. Pero está bastante bien, simplemente
como es.
Usa el poder de la atención para ver las cosas como son, y de
verdad intenta verla tal y como es . Hay más que hacer después de
esto, pero vamos a practicar estas cinco mini-destrezas primero.
56
Capítulo 17
Practicando las destrezas
57
Tenemos cinco mini-destrezas que vamos a practicar y poner
juntas en una gran destreza, en un proceso de curación.
Aquí te presento mis recomendaciones para practicar:
1. Primero, comprométete a practicar solo unos pocos minutos
al día. No practicarás de manera consistente sin un fuerte
compromiso. Pero es un compromiso sencillo —no te tomara
mucho tiempo, y te será fácil practicar si eres capaz de
recordarlo—. Comprométete porque esto importa —te ayudará
a ser más feliz, a enfrentarte a los cambios. Comprométete con
otras persona —un ser querido, un compañero responsable—.
Un compromiso contigo mismo está bien, pero si vas a tomártelo
en serio, haz el compromiso de practicar diariamente con
alguien más.
2. Reserva tiempo para practicar. Solo unos pocos minutos en la
mañana o en la tarde o a la hora de comer. Reserva un momento
específico o no practicarás.
3. Pon recordatorios. Te olvidarás de practicar. Así que pon
una nota adhesiva en tu ordenador, crea recordatorios en tu
calendario, pon la alarma en tu móvil, pídele a un compañero de
confianza que te lo recuerde. Pon una nota física en algún lugar
donde la veas. Esto es increíblemente importante —mucha
gente se salta este paso y nunca practica su hábito nuevo—.
4. Siéntate y practica a diario. Empieza mañana, solamente 2–3
minutos. Cuéntaselo a tu compañero de confianza o grupo cuando
termines. Esta es la práctica… recapacita sobre algunas señales
que hayas sentido recientemente que indiquen que te estás
aferrando a algo. Al menos por unos pocos días, simplemente
intenta recordar todas las señales que te sea posible desde el
día anterior o así. Entonces, cuando mejores haciendo esto,
intenta ver el ideal al que te estas aferrando y que esta causando
estas señales. Entonces, después de unos días, practica el ver el
daño que estos ideales están causando. Entonces, después de
unos pocos días más, practica el desapego del ideal con amor y
compasión. Después de unos pocos días más, practica el ver las
58
cosas o a las personas tal y como son.
No necesitas practicar una destreza cada vez si estas te resultan
sencillas. Si tienes facilidad para ver las señales y los ideales y el
daño, entonces practica el desapego sin más.
Más practica: Una vez te sientas cómodo con la práctica anterior,
intenta esto en tu sesión diaria:
Considera que vas a morir algún día. Todo el mundo a tu alrededor
va a morir. Las plantas y los animales que te rodean van a morir
también. Todo objeto en tu casa se va a romper o a pudrir. Este es
el proceso natural de la vida —está constantemente en cambio, y
en el lugar de las cosas antiguas, nuevas cosas se crean—. Todo
es impermanente. Observa todo cambiar, morir, romperse y ser
creado.
Ahora reflexiona sobre la futilidad de intentar mantener cualquier
cosa de la misma manera. Observa como cada cosa es temporal, y
querer que sea permanente solo te causará sufrimiento. Observa
como no querer que las cosas mueran no detiene que se mueran
—pero sientes ansiedad porque deseas que las cosas no sean de la
manera que son. Y entonces observa que dejando ir estos deseos,
y aceptando el cambio natural de las cosas y desvinculándote cada
momento de esas cosas cambiantes, te ayudará a estar más calmado
y más feliz. Acoge el desapego. Acoge el cambio natural de las cosas
como algo hermoso. Acepta la impermanencia.
Otra práctica más: Esta sesión diaria solo acaba de empezar. Una
vez domines cada paso, haz el compromiso de observar las señales
cada vez que ocurren durante el día, no solamente durante la sesión.
Puedes saltarte esta práctica si todo esto te resulta sencillo.
Cuando puedas advertir fácilmente las señales cuando ocurran,
practica los otros pasos. Después de un tiempo, se te dará bien
realizar este proceso en el mismo momento, especialmente cuando
la dificultad no sea muy elevada. Cuando tus emociones estén a
59
flor de piel, puede ser muy difícil practicar el desapego, así que es
mejor simplemente sentir la emoción pero intentar no reaccionar
hasta que tengamos la oportunidad de calmarnos y hacer nuestra
practica.
Si tienes dificultades con el desapego: A menudo la parte de
“prescindir de los ideales” es la más difícil del proceso. Aquí tienes
mis sugerencias:
• Practica con cosas fáciles primero: Practica el dejar ir con
posesiones que no te importen.
• Hazlo en pequeñas dosis: Practica el desapego con un ideal,
como por ejemplo tener una casa limpia por un día, no para
siempre.
• Practica con gente con la que no tengas problemas: Si hay
un compañero de trabajo o un familiar con el que tienes una
relación problemática, puede ser difícil dejar pasar las cosas.
Practica con gente con la que tengas una mejor relación, como
si fuera una practica más fácil.
• Practica la renuncia con un deseo, como el querer comprar
algo o beber un poco de vino, solo por cinco minutos. Entonces
practica por otros cinco minutos. Luego, permítete tenerlo.
• Practica la renuncia con las distracciones, solo por 10 minutos.
Siéntate delante de una tarea importante, como escribir algo, y
no te permitas distraerte. Aléjate de las distracciones de manera
temporal, observando el ideal (probablemente queriendo que
las cosas sean fáciles y cómodas de hacer) y como esto te esta
haciendo daño.
Mejorar la práctica: Si te das cuenta de que estas empezando a
olvidar tus practicas o te das cuenta de que tu práctica se entrecorta,
hay algunas cosas que puedes hacer para mejorar:
• Informa diariamente a alguien de tu confianza. Enviaros emails
con notas sobre tu practica. O lleva un diario y compártelo dos
veces por semana.
• Planea tu práctica semanal. Al terminar la semana, revisa si has
60
cumplido el plan, y qué obstáculos detuvieron tu planificación.
¿Qué puedes hacer para superar estos obstáculos en el futuro?
Mejora tu plan para la siguiente semana añadiendo técnicas que
te ayuden a superar tus obstáculos. Si te acostumbras a este
proceso, mejorarás y mejorarás tu práctica con el tiempo.
61
Capítulo 18
Cómo actuar después de desapegarte
62
Desapegarse y ver las cosas como realmente son… no es el final.
Ahora esta la cuestión de cómo actuar una vez te has desapegado y
has puesto tu atención en la realidad.
Estas son algunas buenas posibilidades para practicar:
• Acepta este momento por lo que es, agradécelo y disfrútalo.
• Acepta a otras personas por quien son, y disfruta de su compañía.
Acéptalos.
• Acéptate a ti mismo por quien eres, y conténtate contigo mismo.
• Observa cómo otras personas (o tú mismo) están actuando de
esa manera porque están sufriendo, e intenta ser compasivo
con ellos.
• Observa que hay un problema legítimo que debe ser resuelto,
otro aparte del enfado que ambos estáis sintiendo (el cual es
simplemente un síntoma). Despréndete del ideal y el enfado te
ayudara tanto a ti como a la otra persona a resolver el problema
más calmada y compasivamente.
• Despídete del ideal, mira la realidad tal y como es, y responde
apropiadamente. Sin tomarte nada de forma personal.
Simplemente respondiendo a la realidad.
• Convive con las cosas tal y como son, sin juzgar. Simplemente
sé, no intentes resolver un problema o conseguir nada, por un
momento.
• Deja de controlar las cosas y simplemente déjalas correr por
un rato, estando en el momento que ocurren sin tratar de
controlarlas.
• Observa la impermanente naturaleza de la realidad… obsérvala
cambiar y fluir a cada momento. Esto es un fascinante e
iluminador proceso de aprendizaje.
Hay otras posibilidades, por supuesto, pero estas son unas pocas
indicaciones para pensar en ellas mientras decides como actuar
una vez te has desapegado.
63
Capítulo 19
Lo que no es el desapego
64
Hay un montón de malas interpretaciones y objeciones a la
idea del desapego, muchas son porque que está en contraposición
a nuestra manera normal de pensar. Estamos acostumbrados a
intentar controlar las cosas, intentar hacer que las cosas ocurran,
intentar luchar por la justicia y por como las cosas deberían ser,
intentando hacer que la gente actué de manera considerada y justa,
intentado hacer al mundo y a nosotros mismos mejores cada vez.
La aceptación no es parte de esta visión del mundo. El desapego
no es parte de esta visión del mundo.
Pero la compasión y el amor y el dolor y el enfado son parte de
esta visión del mundo, así que deberíamos ver el desapego y la
aceptación como herramientas para enfrentarnos contra esos
sentimientos.
Que no es el desapego:
1. El desapego no es ceder. Digamos que estas teniendo una pelea
—dejar ir un ideal puede hacerte sentir que estas cediendo y que
estas dejando a alguien ganar—. Pero de hecho la lucha no va
sobre ganar, va sobre resolver un problema y hacer que la relación
sea mejor. Si no puedes renunciar a lo que te está causando el
enfado, puedes hablar más calmada y compasivamente, y tener
una saludable charla sobre que se hizo mal (no sobre quién es
el culpable) y cómo resolver el problema. Puedes incluso hablar
sobre sentimientos, compasivamente, sin arremeter contra la
otra persona. Esto no va de ceder, sino de resolver un problema
de la manera apropiada.
2. El desapego no trata de victimismo. Si alguien te hizo algo
malo, es horrible por supuesto. Y por supuesto has sido herido
y te sientes enfadado y humillado. No hay nada malo en sentir
estas cosas, y de hecho deberías permitirte el sentirlas. Pero a
menudo después hay un deseo de venganza, lo que es dañino
tanto para ti como para la otra persona. Y mientras quizás te
siente bien el intentar herir a la otra persona, esta no es la
65
mejor manera de hacer las cosas. Realmente no te hace feliz.
¿Y qué ocurre si realmente no puedes herir a esa persona por
alguna razón? No obtienes satisfacción. De cualquier manera,
continuas sufriendo más tiempo. Si por el contrario dejas ir
el sufrimiento (después de permitirte sentir el dolor por un
tiempo), podrás comenzar a curarte. Esto es lo más importante
—no la venganza—. Curarte te permite ser feliz, en vez de estar
sufriendo por el crimen cometido por la otra persona el resto de
tu vida.
3. El desapego no es mejorar. Mucha gente piensa que necesita
ideales para mejorar sus vidas, mejorar ellos mismos… y que
dejar ir esos ideales significa no mejorar. Primero, si el ideal te
está ayudando, no hay necesidad de renunciar a él, pero si te está
haciendo daño entonces deberías intentar eliminarlo, incluso
si es difícil. Segundo, realmente solo necesitas “mejorar” si no
crees que eres suficiente bueno ahora mismo… y la verdad, ya
tienes todo lo que necesitas para ser feliz. Eres suficientemente
bueno si puedes aprender a dejar ir los ideales que te has
impuesto para ti mismo y te aceptas tal y como eres. Hay algo
maravilloso en quien eres ya. Ahora, una vez que te aceptes a
ti mismo, puedes seguir creando nuevos hábitos, pero no para
intentar mejorarte con respecto a un ideal, sino porque es un
acto de compasión hacia ti y otras personas.
4. El desapego no consiste en que otros se salgan con la suya.
Sí, otras personas actúan mal, y sí, querrás hacerles pagar por
ello o querrás corregirles. Pero si vas por ahí intentando repartir
justicia en el mundo, siempre acabarás enfadado, y de hecho,
no puedes cambiar a las personas. Las personas no cambian
porque les grites. Quizá cambien si dejas ir tu rabia y hablas con
ellas compasivamente sobre el problema. O quizás no, pero de
cualquier manera, te habrás librado de tu rabia y serás mas feliz.
5. El desapego no es dejar que tu casa esté desordenada. Si
tienes un ideal de cómo tu casa debería verse (o algo así), quizá
te sientas frustrado o enfadado cuando otras personas no te
ayuden a tener la casa recogida. Entonces tendrás resentimiento
66
hacia ellas, quizás arremetas contra ellas de alguna manera.
Esto no te hace feliz y no es bueno para tu relación con ellas.
Pero, ¿significa esto que deberías hacer tú toda la limpieza de
manera injusta, o que deberías simplemente dejar que la casa
se convierta en un vertedero? No necesariamente. Primero, si
puedes dejar ir el ideal de que todo el mundo mantenga la casa
limpia, puedes desprenderte de tu enfado y resentimiento. Esto
te permitirá estar más calmado y aceptar a la gente por quienes
son (y ver que ellos están sufriendo, y que no tienen buenos
hábitos aprendidos para apoyar tu ideal). Ver a las personas
como lo que son te ayudara a tener una mejor relación con ellas,
pero también a hablar con ellas de manera calmada y compasiva
sobre como resolver el problema. Y si ellos no quieren resolver el
problema, entonces ¿qué? Bueno, puedes aceptar que no puedes
controlar a las personas y enfocarte en lo que sí puedes controlar.
Lo cual puede ser frustrante solo si piensas que deberías poder
controlar a la gente. Puedes establecer unas reglas para la
casa donde todos estéis de acuerdo. Quizás deberías mudarte
si tus compañeros de piso son inaceptables. La manera mas
efectiva de todas es predicar con el ejemplo y observar si tiene
alguna influencia sobre ellos. Y continuar teniendo una charla
(calmadamente) sobre tus sentimientos en relación a la casa, y
esperar que podáis llegar a una solución para la disputa. Aunque
la tengas, la tienes sin resentimiento y rabia.
6. El desapego no va de hacer del mundo un lugar mejor. Hacer
el mundo un lugar mejor es fantástico, pero cuando tus ideales
de cómo debería ser el mundo (como que todo el mundo debería
actuar perfectamente y trabajar al unísono para encontrar las
soluciones que tu quieres) te están haciendo sufrir, es hora de
aflojar tu aferramiento hacia ellos. Acepta que el mundo no es
ideal, pero está bien así como es. Y también observa que una
vez te relajas y aceptas el mundo tal y como es, puedes ver el
sufrimiento de las personas, y actuar con compasión para
mejorar la vida de las personas.
7. El desapego no trata de dar la razón a otras personas cuando
67
se equivocan. A menudo, una gran fuente de frustración es
querer demostrar a otras personas que tenemos razón, y que
ellas están equivocadas. Esto nos enfada y nos hace insistir,
lo que causa que las otras personas actúen de la misma forma.
Esto nos hace infelices a todos y daña nuestra relación. Por el
contrario, podemos renunciar al ideal de tener razón, y aceptar
que estamos en desacuerdo. ¿Cómo podemos responder calmada
y compasivamente a este desacuerdo? ¿Es importante meterle
en la cabeza a la otra persona que tienes razón? ¿O lo es tener
una buena relación y encontrar la mejor manera de avanzar?
8. Desapegarse no es abandonar las normas de convivencia
básicas de nuestra sociedad. La gente debería tratar a los
demás con consideración y respeto. La gente debería ser justa
y no cortarse el paso mientras conduce. Estas son algunas
normas de convivencia que tenemos en la sociedad —entonces
¿desapegarse de ellas es abandonarlas? No… es dejar el ideal de
que todo el mundo va a vivir bajo esas normas todo el tiempo—.
En realidad, mucha gente va a vivir bajo estas normas, y mucha
gente las va a violar. Estas personas están probablemente
sufriendo de alguna manera, lo cual no las excusa de este mal
comportamiento pero puede ayudarnos a empatizar y trabajar
con ellas de una manera compasiva. Y nos ayuda a perdonar.
Quizás podamos enséñales las normas, pero a menudo no, y si
no podemos, podemos dejar ir nuestra frustración. Podemos
crear grupos de discusión sobre las normas y crear acuerdos
sobre ellas, pero también debemos saber que las normas nunca
serán cumplidas en su totalidad, nunca. Y no pasa nada.
Hay muchas otras cosas que no tienen que ver con desapegarse,
pero puedes ver cuál es el hilo conductor: empieza con dejar de
aferrarte y aceptar la realidad, de manera que podamos responder
apropiadamente y no sufrir más de lo necesario.
Y esto es un cambio tan grande de cómo muchos de nosotros
solemos funcionar diariamente que merece la pena un poco de
práctica.
68
Capítulo 20
Ejemplos de desapego
69
Entonces, ¿cómo es el desapego en el día a día? Vamos a ver
algunos ejemplos sobre que harías en diferentes situaciones a
través de la practica.
• Tu compañero de trabajo es desagradable contigo. Tu
reacción inicial quizá seria la de enfadarte o sentirte ofendido,
porque mantienes el ideal de cómo la gente debería tratarte.
Sin embargo, la rabia solo hará peor la situación, y tu estarás
enfado e infeliz. Entonces, si practicas dejando de lado el ideal
y la ira, podrás
ver el sufrimiento que tu compañero debe
de estar pasando para actuar de esa manera. O quizás está
sufriendo de manera especial hoy y ha arremetido contra ti
(tu compañero no gestiona sus problemas muy bien) o quizá
lo hace de manera habitual, lo que significa que está sufriendo
en su vida. Puedes empatizar con su sufrimiento, de la misma
manera que lo haces contigo, tu también has arremetido contra
otras personas anteriormente, así que sabes que es un error
muy humano. Observando este sufrimiento, empatizando con
él, puedes responder adecuadamente, observando si puedes
aliviar el sufrimiento. Más adelante, cuando la otra persona
se calme, puedes intentar expresar de una manera compasiva
que te sentiste maltratado anteriormente e intentar trabajar
con él para encontrar una manera mejor para que ambos podáis
expresar vuestras frustraciones.
• Tu hijo no limpia su habitación. Estás frustrado/enfadado,
porque se supone que tu hijo debería comportase de otra manera
—está siendo desconsiderado, se lo has dicho miles de veces,
etc.¬—. Tu enfado no esta causado por tu hijo, sino por tu ideal
de cómo debería actuar. Su manera de actuar no encaja con tu
ideal, así que te sientes frustrado. Esta rabia daña tu relación
con él, porque arremetes contra él y le muestras cuán infeliz
eres por su culpa, y él se pone a la defensiva y está cansado de
tus reprobaciones, lo cual es entendible. Además no eres feliz.
Así que practica el poner a un lado tu ideal ahora, cálmate, y
observa a tu hijo por quien es: una buena persona, que busca ser
feliz, que no tiene buenos hábitos (al igual que tú) o quizás tiene
70
diferentes prioridades que tú. Su manera de ser feliz puede ser
diferente de la tuya. Así que apréciale por quien es, ve y mira que
le hace feliz, dale un abrazo, pasa algo de tiempo con él mientras
le aceptas por quien es. Y si hay un problema con sus hábitos
de limpieza, quizás podáis hablar tranquilamente y encontrar
una solución que funcione para ambos, reconociendo que él
probablemente falle en su hábito y solo necesite ser apoyado
por ti mientras esta creando un nuevo hábito.
• Tu hija se coge una rabieta. Ella no esta actuando conforme a tu
ideal de un hijo perfecto, así que te sientes frustrado. Estallas,
te enfadas, lo cual os hiere tanto a ti como a ella. O en vez de
esto, puedes dejar de lado tu ideal sobre como debería ser un
comportamiento perfecto y aceptar su “mal” comportamiento.
Y entonces observa que de hecho, ella se siente frustrada y que
es la única manera que ella conoce de actuar cuando se siente
frustrada. ¡Ella se enfrenta con los mismos problemas para
desapegarse que tú! Y lo esta llevando mal. Así que puedes
(1) observar su sufrimiento, (2) consolarla, y (3) comenzar
a enseñarle de manera calmada mejores maneras para
enfrentarse a su frustración, cuando ella se calme. Pero date
cuenta de que la manera en que tú te enfrentas a tu frustración
es lo que ella aprende, no lo que tu le digas. Así que sirve de
ejemplo desapegándote y poniendo tu frustración de lado, y ella
aprenderá de este ejemplo.
• Tu padre se está muriendo de cáncer. Comprensiblemente,
es muy triste, y sientes de inmediato la pérdida y el dolor. Y
lo sientes durante meses, a medida que él muere. Deseas que
él estuviera mejor. Deseas que él no fuera a morir. Estos son
ideales (un padre sano, uno que no vaya a morir) los cuales por
supuesto no concuerdan con la realidad. Entonces, ¿qué puedes
hacer? Despréndete de estos ideales, y acepta a tu padre por
quien es ahora mismo (alguien que se muere), también acepta
tu sufrimiento y el suyo. Acéptalo a su lado, y simplemente
apréciale tal y como es. Agradece tu tiempo con él, y todo lo que
te da dado. Se compasivo con él, intenta ayudarle a lo largo de
71
su sufrimiento. Reflexiona sobre la naturaleza de tu propia vida,
y date cuenta de que no te queda mucho tiempo, así que decide
como quieres gastar el tiempo que tienes —deseando que las
cosas sean diferentes y sufriendo, o construyendo relaciones,
encontrando la felicidad y haciendo feliz a otras personas—.
• Tu mujer parece distante y no se interesa por ti. Estás frustrado
o herido porque ella no está siguiendo tu ideal de cómo debería
comportarse (con amor y calidez y cuidado, todo el tiempo).
Esto te hace actuar de mala manera, dañando la relación más
aún, y haciéndote infeliz. En su lugar, intenta dejar de lado
el “como debería actuar” y obsérvala tal y como está ahora:
sufriendo. Le ocurre algo, y quizás puedas ser compasivo con
ella. Quizás ella querría hablar contigo sobre el tema, o quizás
quiere espacio. Recuerda algún momento en que tu quisiste
espacio personal para resolver tus propios asuntos. Date cuenta
de que esto no tiene que ver contigo, sino sobre algo por lo que
ella está pasando. Pero cuando las cosas se calmen, sin duda
deberías tener una charla con ella sobre lo que está pasando y
cómo ambos podéis encontrar una solución juntos.
• Tienes mucho que hacer hoy. Esto te provoca ansiedad y estrés,
porque tu ideal es tener la cantidad justa de cosas que hacer, y
hacerlas todas sin problema, tranquilamente y feliz. El estrés
te hace tener un mal día y quizá hacer mal algo de lo que estás
haciendo, porque no te puedes concentrar por completo debido
al estrés. En vez de esto, intenta dejar de lado tu ideal. Acepta
que estás sufriendo, consuélate. Acepta la situación: tienes
una tonelada de trabajo y un tiempo limitado. Usa este tiempo
limitado sabiamente haciendo una cosa cada vez, de la mejor
manera que puedas dadas tus limitaciones de tiempo y luego
haz la siguiente cosa. Renegocia tus encargos si se hace obvio
que no vas a cumplir las fechas limite. No puedes hacer más de
una cosa a la vez, así que concéntrate, haz tu trabajo y acepta tus
limitaciones. Y de hecho, si practicas este método de hacer solo
una tarea a la vez, puedes aprender a trabajar concentrado y en
calma, y ser feliz en tu trabajo.
72
• Quieres empezar a hacer ejercicio pero sigues dejándolo de lado.
No estas viviendo a la altura de tus ideales sobre lo disciplinado
que deberías ser, y esto te frustra y te hace sentir mal contigo
mismo. Te consuelas, con comida y televisión, porque te sientes
mal. Esto solo hace que te sientas peor a largo plazo, porque no
consigues ponerte en marcha. En vez de esto, deja ir el ideal
de lo disciplinado que deberías ser. Acepta que estás sufriendo,
que tienes mucho que hacer y que estás cansando, y esto hace
que quieras procrastinar el hacer ejercicio. Ten compasión de tu
sufrimiento. Y mira el ejercicio como una manera compasiva de
aliviar tu sufrimiento —aliviará el estrés, te hará sentir mejor
contigo mismo—. Deja atrás los malos sentimientos sobre los
fallos del pasado, encuentra un mejor plan para ejercitarte que
te ayude a vencer tus obstáculos (vete a dormir antes si estas
cansado, haz ejercicio a la hora de comer si no puedes hacerlo
después del trabajo, etc.). Mantente presente en el ejercicio en
vez de querer que el ejercicio sea lo que no es (fácil y cómodo).
• Has estado esperando que un visado estuviera listo para hoy
y así poder irte de viaje, pero no estará listo hasta la semana
que viene. ¡Esto va a arruinar tu plan de viaje! Es increíblemente
frustrante, porque has estado fantaseando con este viaje durante
dos meses, has hecho planes con amigos, tienes una reunión
importante allí, y ahora tienes que dejarlo todo tirado. La vida
no esta alineada con tu ideal de que todo va a ir perfectamente,
de que vas a tener el viaje perfecto, no dejando a nadie tirado.
Así que estas superfrustrado, enfadado en la oficina de visados,
deseando que las cosas fueran diferentes. Tu rabia no hace
que la visa esté lista más rápido, solo te hace infeliz. En vez
de esto, despréndete de tu ideal —no existe en realidad, y no
va a existir. Solo te esta causando infelicidad—. Observa tu
sufrimiento, acéptalo, consuélate. Acepta que este viaje no va
a suceder tal y como lo habías planeado. Dile a la gente que las
cosas han cambiado. Traza un nuevo plan basado en la realidad
de las nuevas circunstancias. Observa que esta nueva realidad
no es en realidad tan mala como esperabas, y solo se hace peor
73
si la comparas con tu fantasía. La vida no es tu fantasía, así
que deshacerte de la fantasía y apreciar la realidad te ayudará
mucho.
• Eres infeliz con tu cuerpo. Tu cuerpo no cumple tus ideales de
cómo debería verse —sin grasa, con grandes pechos o músculos
o lo que sea—. Así que te sientes infeliz contigo mismo, y para
consolarte quizás comes, y empeoras las cosas. Tu ideal te
esta causando infelicidad. En su lugar, aparta el ideal por un
momento. Solo es una fantasía. Acepta la realidad de tu cuerpo
—de hecho, esta genial tal y como está si eres capaz de ver su
grandeza—. ¡Recuerda todas las cosas increíbles que puede
hacer! Piensa en como te sirve cada día. ¡Guau! Que gran cuerpo.
BIEN, no es el cuerpo de una modelo de revista, pero esto es
solo una fantasía diseñada para hacer que compres revistas o
ropa. En vez de esto, sé compasivo con tu sufrimiento. Acepta
que tienes sobrepeso y tranquilamente piensa que puedes hacer
para estar más sano. Nunca llegaras a tener un cuerpo ideal (es
una fantasía) pero puedes (1) aprender a estar agradecido por
tu cuerpo tal y como es, y (2) enfocarte en la salud. Haz cosas
saludables, como comer más verdura y menos comida basura,
ejercitarte o meditar. Esto es más productivo que comparar tu
cuerpo con una fantasía.
Obviamente hay docenas y docenas de ejemplos que podría
escribir, pero si miras atentamente los ejemplos anteriores, podrás
ver como surge un patrón, y serás capaz de aplicar este patrón a
cualquier situación:
1. Observa como el ideal te hace sufrir.
2. Observa como el ideal hace la situación peor (tu rabia solo daña
tu relación, tu infelicidad hace que te consueles con comida,
etc.)
3. Intenta dejar el ideal y la rabia de lado.
4. Vuelca tu atención en tu sufrimiento, acéptalo y consuélate.
5. Mira a la otra persona o a la situación tal y como realmente es.
Observa que la otra persona también esta sufriendo. Acepta a la
74
otra persona tal y como es, acepta la situación tal y como es.
6. Muestra tu compasión por la otra persona.
7.Enfréntate a la situación de manera calmada y apropiada.
Encuentra maneras de hacer que la situación sea mejor si hay
un problema sin resolver. Sé agradecido por las cosas tal y como
son.
Por supuesto, no siempre encontrarás este patrón ideal.
Manejarás las cosas de mala manera, como hacemos todos. Y eso
está bien. Observa que ocurrió, en retrospectiva, y piensa como
podrías hacerlo de manera diferente, usar el patrón de antes quizás
hubiera ayudado. Luego, intenta ponerlo en practica la próxima
vez.
75
Capítulo 21
A partir de ahora
76
Has llegado al final de este libro, pero quizás esto solo sea el
comienzo del viaje.
Esto depende de ti.
¿Vas a asentir a los conceptos de este libro, y decir “interesantes
ideas” y seguirás con tu vida como hasta ahora?
¿O te comprometerás a practicar el arte del desapego, y verás si
tiene algún beneficio en tu vida?
Mi hipótesis es que si practicas, te encontraras menos enfadado,
irritado y frustrado. Tendrás menos deseos de que las cosas sean
diferentes, te preguntarás cada vez menos por qué tienes que sufrir,
estarás más presente.
Pero esto es sólo una hipótesis. Realmente no lo sabremos hasta
que lo pruebes.
Pruébalo unas pocas semanas. Comprométete con alguien más.
Comprométete a practicar 2-3 minutos. Pon recordatorios.
Siéntate por unos minutos, y practica.
Observa que pasa.
Luego házmelo saber en: Los resultados del desapego
Puedes hacerme saber cómo fue, o si tienes preguntas u obstáculos
que quisieras comunicarme.
Me ayudaría de verdad…
77
Gracias por leer esto, amigos míos. Disfrutad del camino
Leo Babauta
Zen Habits
78