Cómo afrontar el diseño de nuevas titulaciones dentro del marco del

Cómo afrontar el diseño de nuevas titulaciones dentro del marco
del EEES: Estrategia de desarrollo
Marián Díaz Fondón, Miguel Riesco Albizu, Juan Ramón Pérez Pérez, Aquilino A.
Juan Fuente
Dpto. de Informática
Universidad de Oviedo
c/ Calvo Sotelo, s/n – 33007 Oviedo
{ fondon, albizu, jrpp, [email protected]
Resumen
La implantación de los títulos de Grado y Postgrado surgidos del EEES supone el rediseño de
todos los planes de estudio de las Universidades.
De la estrategia de desarrollo utilizada para su
diseño dependerá la calidad curricular que éstos
ofrezcan.
En estos momentos, tan sólo se han dado los
primeros pasos con el diseño de una pequeña
cantidad de títulos de Máster, pero en el próximo
año, se llevarán a cabo de forma masiva estos
diseños curriculares.
Este artículo describe una posible estrategia de
desarrollo que tiene por objetivo el diseño integral
de los planes de estudio de una titulación, teniendo en cuenta un modelo de dependencias entre
competencias profesionales, objetivos de aprendizaje, contenidos y materias o asignaturas en las
que se imparten.
La estrategia diseñada, y presentada en este
artículo, ha sido puesta en práctica para la elaboración del Programa Formativo del Máster de
Ingeniería Web ofertado por la Escuela Universitaria de Ingeniería Técnica en Informática de
Oviedo.
1. Situación actual: hacia el rediseño
masivo de planes de estudio
Nos encontramos en estos momentos en la antesala del profundo cambio que, dicen, ha de producirse en el 2007. La transformación de nuestras ya
viejas titulaciones, en títulos de grado y postgrado,
está siendo gestada desde hace algún tiempo. De
hecho, durante el curso actual 2005-2006, se han
elaborado los Programas Formativos de decenas
de Másters en todas las universidades españolas.
Últimamente están apareciendo nuevas noticias sobre cómo se configurarán los grados, cuántos años, cuántos créditos, etc.
Todo ello, nos ha de llevar, en un plazo muy
breve de tiempo, que se prevé de tan sólo 1 ó 2
años, a la reelaboración de todos los planes de
estudio de las nuevas titulaciones que se impartirán dentro del marco del EEES.
El reto es francamente importante, por lo que
es fundamental llevarlo a cabo desde la reflexión
académica, estableciendo unas pautas claras y
firmes que conduzcan a la elaboración de planes
de estudio de calidad, apoyados en criterios académicos y diseñados sobre el marco descrito por
el EEES.
2. Estrategias a evitar en el Diseño de Planes
de estudio: Guerra de poder en departamentos y áreas, refritos de planes anteriores.
Todos los docentes que llevamos en esto algunos
años sabemos que resulta frecuente que el diseño
de planes de estudio y establecimiento de materias, asignaturas, especializaciones, etc., se vea
influido por criterios políticos, de reparto de poder
entre áreas, departamentos o incluso grupos de
docentes con un mayor peso político.
Desde luego, esto no siempre ocurre así, ni
tampoco si ocurre, es éste el único criterio. Los
criterios académicos siempre se sitúan encima de
la mesa cuando se lleva a cabo un diseño de un
plan de estudios, pero es importante no olvidar su
posible existencia para intentar eliminar ese error
en el diseño de los nuevos títulos de Grado y
Postgrado con los que nos enfrentaremos en un
breve plazo de tiempo.
Otro error en el que puede caerse es el de intentar adaptar los planes de estudio existentes y
reorganizar la menor cantidad de elementos nece-
2
saria para que la situación encaje en la nueva
horma. Si bien en cambios de planes anteriores la
situación podría ser comprensible, es importante
subrayar que en el rediseño que pretende hacerse
en la actualidad resulta de todo punto desaconsejable, puesto que precisamente se trata de llevar a
cabo diseños de planes de estudio con una concepción notablemente diferente a la utilizada hasta
ahora.
3. Estrategia de diseño basada en criterios académicos y profesionales
Bajo la necesidad de un replanteamiento de los
planes de estudio adaptados al marco europeo, ya
se han realizado propuestas interesantes en estos
últimos años.
Virgos [1] propone una metodología de diseño
de nuevos planes de estudio basada en un análisis
“de abajo a arriba” de capacidades asociadas,
comenzando por identificar las subcapacidades
asociadas a módulo de una asignatura, que darán
lugar a capacidades terminales, la cuales se agrupan según las recomendaciones internacionales
dando lugar a Unidades de Competencia, etc.
Igualmente ocurrirá con las capacidades transversales.
Buendía [2] presenta un modelo inspirado en el
usado en los Ciclos Formativos de Secundaria.
Este modelo está orientado a la obtención de
competencias, que contempla tanto aspectos curriculares como metodológicos, y en el que se establecen diferentes niveles de abstracción de las
mismas. Este trabajo describe fundamentalmente
cómo debe hacerse el diseño de una asignatura
basado en el establecimiento de competencias.
En este artículo se plantea otra posible estrategia de trabajo, también basada en competencias,
pero desde una perspectiva global de diseño del
plan de estudios, que nos lleve a elegir adecuadamente las asignaturas y los créditos que deberán
ser impartidos en cada una de ellas.
Para la elaboración de la estrategia que nos
marque las etapas a seguir en el diseño de un plan
de estudios tomamos como base el planteamiento
general llevado a cabo en el marco del EEES,
consistente en la integración de Universidad y
Empresa.
Área Temática
3.1. Objetivo General: Integración del ámbito
académico con el profesional.
A la hora de establecer el diseño de la titulación,
es fundamental proponerse que el Perfil del egresado sea equivalente al Perfil Profesional que se
pretende obtener y que está definido en la profesión.
El objetivo es establecer un modelo académico que nos lleve a la formación de profesionales
con los perfiles demandados y con las competencias requeridas, según la sociedad del momento:
Que el alumno se convierta en un profesional
competente en el mercado laboral que le rodea.
De la buena definición del catálogo de asignaturas del plan de estudios, y de las competencias
adquiridas a través de las mismas, dependerá en
gran media la consecución de este principio básico
establecido en el marco del EEES.
3.2. Competencias como eje del Diseño de la
titulación
Respecto a la definición de competencias, se trata
éste del Término Estrella sobre el que gira todo el
proceso de convergencia europea. Este hecho
deriva precisamente de la intención de acercar el
ámbito académico al profesional. Es por ello por
lo que el término competencia, empleado hasta
ahora sobre todo en el ámbito profesional, es
trasladado, en esta nueva etapa al académico.
Una de las definiciones existentes del término
competencia desde la perspectiva profesional es la
de Martínez Mut [5], que siguiendo a LeviLeboyer [4] define la competencia como “la integración de conocimientos profesionales, habilidades y actitudes en la realización eficaz de las
tareas propias de un puesto de trabajo en un contexto concreto”. Esta definición será llevada al
ámbito académico con otra terminología, como la
descrita en el Proyecto Tuning [6] como “el conjunto de conocimientos, habilidades, actitudes y
responsabilidades, que describen los resultados
del aprendizaje de un programa educativo o lo que
los alumnos son capaces de demostrar al final del
proceso educativo”. De una manera más simple,
se puede definir competencia como la integración
del saber (conocimiento), saber hacer (habilidad)
y saber ser (actitud).
Este cambio de terminología se pretende también llevar al diseño de las asignaturas, de modo
que los objetivos de aprendizaje de las mismas se
describan en términos de competencias.
XII Jornadas de Enseñanza Universitaria de la Informática
Si bien a primera vista el término competencia
puede parecer equivalente al término de objetivo
empleado hasta ahora, en realidad existe un importante matiz que los diferencia y es el hecho de
que la competencia supone la “integración de
múltiples aspectos“.
El alumno no sólo debe obtener conocimientos, tampoco es suficiente con que sepa aplicarlos
(por ejemplo en un laboratorio), sino que para que
realmente sea competente deberá saber enfrentarse
a una situación teniendo en cuenta todos los factores que conforman un entorno de trabajo en un
momento dado (por ejemplo, deberá saber decidir
la mejor opción, priorizar y planificar en el tiempo, organizar el trabajo, colaborar en la realización de tareas con otros miembros, etc, así como
tener siempre presente la deontología profesional
que le conducirá al buen hacer desde un punto de
vista ético.
En el modelo actual de aprendizaje universitario, el énfasis se sitúa en el conocer y saber aplicar, pero no se va más allá. El alumno adquirirá la
competencia profesional con la experiencia del
desarrollo laboral. Existen ciertas lagunas compentenciales, que no se han planteado como objetivo de aprendizaje.
3.3. Inclusión explícita de Competencias Genéricas en el Programa Formativo
Otro de los aspectos que se subrayan en el Modelo
Formativo propuesto en el EEES, es la necesidad
de incluir de manera explicita en los Programas
Formativos el desarrollo de competencias no
técnicas, sino transversales o genéricas, es decir,
competencias necesarias para el buen ejercicio de
la profesión, y que se sabe que son objeto de
análisis por los empleadores a la hora de contratar
personal, pero que no están derivados de conocimientos o habilidades técnicas, sino de otras
capacidades más generales, como capacidad de
trabajo en equipo, dotes de mando y organización,
habilidades de expresión oral, capacidad de síntesis, de planificación de tareas, etc.
Pues bien, debemos tener en cuenta también
que este tipo de competencias que forman parte de
los perfiles profesionales y deberán integrarse de
manera explícita en los diseños curriculares de los
planes de estudio
3
3.4. Desglose de competencias en niveles
En el modelo planteado hablaremos de tres niveles
distintos de competencias:
El nivel más alto, corresponde a las competencias profesionales. Definidas en los libros
blancos, y otros documentos similares. Se trata
prácticamente de tareas que el profesional puede
desempeñar.
El segundo nivel de competencias, forman
parte ya de los objetivos de aprendizaje de algunas
asignaturas, y constituyen partes integrantes de las
competencias profesionales. Es por ello por lo que
las denominamos subcompetencias.
El tercer nivel de competencias, forman parte
también de los objetivos de aprendizaje de algunas
asignaturas, pero no constituyen directamente
parte integrante de las competencias profesionales, sino que son parte integrante de otros objetivos de aprendizaje. Es por ello, por lo que las
denominamos competencias de base.
Asimismo, hemos diferenciado las asignaturas
entre aquellas denominadas de base, que proporcionan competencias de base, y las asignaturas
Finales, que contribuyen al desarrollo de parte de
las competencias profesionales
4. Estrategia de desarrollo
Teniendo en cuenta el objetivo general planteado
en la sección anterior, desarrollar ese objetivo
supone establecer la equivalencia entre competencias del perfil profesional deseado y competencias
aportadas en el Programa Formativo, lo que dará
lugar a 6 Fases en el diseño del Plan de Estudios:
Definición de Competencias del Perfil profesional
1. Análisis de Perfiles y competencias profesionales de los mismos
2. Evaluación y elección de perfiles a desarrollar
en el Programa Formativo (de grado y postgrado)
Desarrollo de dichas Competencias en el Programa Formativo
3. Definición de Asignaturas Finales en función
de las competencias profesionales y su grado
de influencia.
4. Definición de competencias previas para asignaturas finales: Competencias de base
5. Definición de asignaturas de base en función
de las competencias de base.
6. Depuración y ajuste.
4
Una vez establecido el plan de estudios, el modelo formativo de la titulación se completa con la
elaboración de la Guía Docente de todas las asignaturas
4.1. Primera Fase: Análisis de perfiles y competencias profesionales
En esta primera fase, es necesario recabar información sobre el conjunto de perfiles profesionales
que en estos momentos constituyen las áreas de
trabajo relacionadas con la titulación a implantar.
En este sentido, se acaban de elaborar los libros blancos de las titulaciones, que definen los
perfiles y competencias de cada uno de ellos.
Pero además de éstos, suele haber otro tipo de
documentación, que es interesante consultar y
analizar, relacionada con instituciones académicas
o profesionales. Por ejemplo, los colegios profesionales suelen dar también su particular visión de
la profesión y el mercado laboral, y proporcionan
una perspectiva menos académica que los informes o libros blancos.
En cualquier caso, toda documentación disponible es susceptible de ser valorada, puesto que no
existen descripciones perfectas, sobre todo en
ciertas profesiones como la del Ingeniero Informático, sometida a constantes cambios y poco regulada.
4.2. Segunda Fase: Evaluación y elección de
perfiles a desarrollar en el Programa
Formativo (de grado y postgrado)
Una vez conocida la situación, deberemos decidir
los perfiles y las competencias que pretendemos
sean desarrollados en nuestro Programa Formativo. La definición puede ser tomada de forma
directa del libro blanco, pero en nuestra opinión,
resulta mucho más enriquecedor establecer un
proceso de análisis y reflexión para desarrollar un
modelo propio, que tenga en cuenta opiniones y
puntos de vista diferentes en los que incluso debería entrar información aportada por los empleadores.
Hay que destacar que sobre todo en el aspecto
de definición de competencias, el libro blanco de
Informática cuenta con una descripción de las
mismas que puede resultar insuficiente, y en la
que se mezclan granularidades diferentes de tareas
o competencias en el mismo nivel, lo que resulta,
cuando menos confuso.
El Grupo de Estudio para la Innovación Docente en Informática GEIDI, perteneciente a la
Área Temática
Universidad de Oviedo, ha elaborado una versión
propia sobre perfiles y competencias del Ingeniero
en Informática, que puede consultarse a través de
su página web www.euitio.uniovi.es/~geidi.
En esta fase, por tanto, quedarán fijadas las
Competencias del Programa Formativo. El objetivo general de la titulación será que el alumno
adquiera dichas competencias.
Con la implantación de las nuevas directrices
definidas en el marco del EEES, serán estos documentos la base del desarrollo de estas dos fases.
A modo de ilustración, se puede pensar en la
definición de un Máster con el perfil profesional
de Ingeniería Web. Esto implicaría que en esta
fase hay que determinar el conjunto de competencias profesionales incluidas en este perfil. Entre
ellas estarían las siguientes competencias profesionales:
•
Integrar aplicaciones en Internet,
•
Construir Arquitecturas Orientadas a
Servicios,
•
Desarrollar Servicios Web,
•
Administrar servidores Web, y
•
Diseñar y Crear sitios Web usables, accesibles y adaptables.
•
Utilizar los estándares del W3C, las plataformas de desarrollo comerciales y las
de dominio público.
4.3. Tercera Fase: Definición de Asignaturas
Finales en función de las competencias
profesionales y su grado de influencia
Una vez establecidas las competencias a desarrollar en el Programa Formativo, será necesario
definir asignaturas en las que se adquieran estas
competencias. Las relaciones competenciaasignatura no son relaciones de uno a uno, sino
que una competencia o tarea profesional estará
compuesta de varias competencias de menor nivel
que podrán ser adquiridas a través de varias asignaturas. Asimismo, una asignatura podrá desarrollar varias subcompetencias.
La definición de asignaturas se llevará a cabo
en un proceso de reflexión académica en el que el
equipo de trabajo decidirá qué asignaturas finales
surgen de la organización de competencias.
En el siguiente paso, el grupo de desarrollo
del plan de estudios debería elaborar una tabla de
relaciones competencias-asignaturas. Para cada
par competencia-asignatura (casilla [X,Y]), se
XII Jornadas de Enseñanza Universitaria de la Informática
define el grado de influencia de la asignatura X
que tendrá respecto a la adquisición de la competencia profesional Y.
De este modo, deberá lograrse que todas las
competencias profesionales sean desarrolladas en
una o varias asignaturas, y el grado de influencia
proporcionará una medida del peso del aprendizaje para la adquisición por el alumno de la competencia dentro de esa asignatura.
Al conjunto de asignaturas incorporadas en esta fase, las denominaremos Asignaturas Finales
porque tienen como objetivo lograr que el alumno
consiga Competencias de tipo Final (profesionales).
Siguiendo con el ejemplo del Máster de Ingeniería Web, en la adquisición de la competencia
“Integrar Aplicaciones en Internet” se verán implicadas las asignaturas:
•
Arquitecturas y diseño de sitios Web (1)
•
Servicios Web (1)
•
Usabilidad, accesibilidad y adaptabilidad
de sitios Web (1)
•
Aspectos éticos y legales de la Web (1)
•
Modelos de negocio y Comercio electrónico en la Web (2)
•
Gestores de contenidos Web (3)
•
Sistemas de Seguridad en la Web (3)
•
Desarrollo e Integración de Aplicaciones
Internet (3)
•
Desarrollo de software para dispositivos
móviles (PDA’s, Teléfonos) (1)
•
Administración de Sistemas de Persistencia de Objetos (3)
•
Proyecto Fin de Máster (3)
Siendo el número indicativo del grado de influencia sobre la adquisición de la competencia.
Las competencias genéricas o transversales,
en general son motivo de desarrollo en todas las
asignaturas (si bien algunas se modulan más en
unas asignaturas que en otras). Formarán parte de
las competencias profesionales, y deberán adquirirse, por tanto, a través de las asignaturas, pero
pueden ser tratadas en una tabla semejante a esta
pero aparte, para no complicar en exceso el Mapa
de relaciones Asignatura-Competencias. Habrá
que tenerlas en cuenta de manera explícita en el
diseño de las asignaturas, y asegurar que todas las
competencias transversales propuestas se abordarán en alguna asignatura (generalmente en más de
una).
5
4.4. Cuarta Fase: Definición de competencias
previas para asignaturas finales: Competencias de base
Es posible que en este diseño basado en competencias no aparezcan todas las asignaturas del plan
de estudios. Tan sólo aparecerán aquellas asignaturas que contribuyen de manera directa al desarrollo de alguna (o parte de alguna) competencia
del perfil profesional. Esto ocurrirá sobre todo en
los títulos de Grado, más que en los de Postgrado.
Para tener un diseño completo, habrá que tener en cuenta las competencias previas (prerrequisitos) necesarias para el desarrollo de las asignaturas que han surgido en la fase anterior de diseño.
Por tanto, a partir de las Asignaturas Finales,
se establecen las Competencias Previas que deberá haber adquirido el alumno para poder afrontar
el aprendizaje de las asignaturas finales. Las
competencias previas necesarias para abordar una
asignatura se obtendrán como resultado de la
reflexión de qué necesidades existen en cada
asignatura para poder empezar el aprendizaje de la
misma.
Como ejemplo de competencias previas, en
una asignatura clásica de Ingeniería Informática
como Sistemas Operativos, es preciso que el
alumno sea capaz de:
•
Desarrollar aplicaciones en Java de
Complejidad Media.
•
Desarrollar aplicaciones en C de complejidad básica.
•
Comprender el funcionamiento básico
del hardware del ordenador: ciclo de instrucción, relojes, interruciones, dispositivos, memorias, etc.
•
Utilizar estructuras de datos dinámicas
básicas
•
Calcular valores estadísticos básicos: varianza, media, etc.
En el marco del Máster, para el aprendizaje
de la asignatura de “Arquitecturas y diseño de
sitios Web” el alumno deberá ser previamente
capaz de “desarrollar aplicaciones con tecnologías de objetos”. Por lo que ésta será una
competencia previa para esta asignatura.
6
4.5. Quinta Fase: Definición de Asignaturas de
base en función de las competencias de base
Al igual que en la tercera fase, la definición de las
asignaturas de base se llevará a cabo en un proceso de reflexión académica en el que el equipo de
trabajo decidirá en qué asignaturas encaja el
aprendizaje de las competencias de base.
Las competencias previas de las asignaturas
finales formarán parte de una segunda tabla, análoga a la anterior, especificando el grado de influencia de la asignatura para la obtención de la
competencia.
En el ejemplo del Máster, la competencia de
“desarrollar aplicaciones con tecnologías de objetos” se adquiere en las asignaturas de base
•
Programación Orientada a Objetos (3)
•
Diseño y programación de interfaces de
usuario (1)
•
Análisis Orientado a Objetos (3)
•
Diseño Orientado a Objetos (3)
•
Sistemas de Persistencia de Objetos (1)
•
Lenguajes y estándares en la Web (1)
4.6. Sexta fase: Depuración, Iteración y Ajuste
Finalmente, será necesario un proceso de análisis,
en el que se pueden detectar errores en el diseño.
Es importante analizar los pesos de las competencias para evitar que un aspecto tenga excesivo
protagonismo, en detrimento de otros, que pueden
quedarse escasos o sin desarrollo.
Así pues habrá que corregir posibles lagunas
(competencias que no son desarrolladas en ninguna asignatura) y solapamientos (competencias con
excesivo grado de desarrollo en varias asignaturas).
Por otra parte, la realización de las fases cuarta y quinta, donde se definen competencias previas que darán lugar a otras asignaturas, se puede
repetir hasta que las competencias previas surgidas en una iteración formen parte del perfil de
ingreso de la titulación a definir.
Tras un proceso de depuración y realimentación se completa el catálogo de asignaturas que
definen la titulación, definidas en términos de
competencias a adquirir por el alumno, y que
constituyen los objetivos de aprendizaje de las
mismas.
Área Temática
5. Diseño de la Guía Docente de cada
asignatura
La definición del Programa Formativo implicará
no solo la definición del plan de estudios sino
también otros muchos aspectos, entre los que se
encuentra, como aspecto clave, la definición de la
Guía Docente de todas las asignaturas.
En realidad esta fase ya no forma parte del diseño del plan de estudios, sino que es otro aspecto
del diseño del programa formativo global.
El diseño de los aspectos más relevantes de
una asignatura será llevado a cabo por el equipo
docente que imparta la misma, de manera coordinada y en coordinación con otros equipos de otras
asignaturas con las cuales existen relaciones. Se
trata de definir lo que en la terminología del EEES
se viene llamando Guía Docente de la asignatura.
En ella se deben describir una serie de aspectos que determinan el qué y el cómo del proceso
de aprendizaje que se llevará a cabo a través de
la asignatura. Se trata de un documento, que
deberá ser público y accesible para el estudiante, y
cuyo diseño se apoya en aspectos clave del Modelo Formativo propuesto por el EEES:
• Basado en competencias: centrado en los resultados de aprendizaje.
• Centrado en el aprendizaje activo (aprender
haciendo).
• Llevado a cabo a través de un trabajo continuo.
Teniendo en cuenta los principios anteriores, los
autores proponen un Modelo de Guía Docente con
los siguientes apartados:
5.1. Datos de Identificación de la asignatura
Nombre, Departamento implicado, profesorado,
Nº créditos ECTS, cuatrimestre, etc.
5.2. Contextualización de la asignatura.
En el que se identifican las competencias definidas en el plan de estudios sobre las que la asignatura va a basar el aprendizaje del alumno. Podrán
ser competencias profesionales o de base, en
función de la asignatura.
Por ejemplo, la asignatura de Sistemas Operativos influirá sobre el perfil de Administrador de
Sistemas en la competencia de Instalación, Configuración y Administración de Software de base
XII Jornadas de Enseñanza Universitaria de la Informática
5.3. Objetivos de aprendizaje
A partir de las competencias y su grado de influencia habrá que definir los objetivos de aprendizaje, normalmente subcompetencias puesto que
especifican ciertos aspectos concretos en que se
divide una competencia del plan de estudios.
Serán por tanto, competencias de segundo nivel o
subcompetencias de la competencia.
Para definir una competencia debemos emplear siempre un verbo de acción observable.
Para el ejemplo anterior de la competencia de
Instalación y Administración de sistemas, la asignatura de sistemas Operativos desarrolla, entre
otras, la subcompetencia de “Manejar el sistema
operativo Unix a nivel de usuario”.
Obsérvese que se debe evitarse el verbo “Conocer” e intentar que los objetivos de aprendizaje
impliquen siempre aplicación (saber hacer). Una
regla que puede ser aplicable para ver si está bien
definida consiste en anteponer la frase “Al final
del aprendizaje de la asignatura, el alumno debe
ser capaz de....” y comprobar que la frase tiene
sentido (“ser capaz de conocer” no tiene demasiado sentido).
7
pretende que los métodos se decanten en la línea
de técnicas de aprendizaje activo, en detrimento
de la clásica Lección Magistral, de la que actualmente sigue siendo la técnica Estrella de las clases de teoría.
La idea que subyace es que el alumno participe activamente en el aprendizaje, “aprender
haciendo”. Los conocimientos se deben adquirir
en buena parte llevando a cabo actividades. De
esta manera no sólo conocerá sino también sabrá
aplicar.
A la pregunta “cómo hago yo para no hablar
todo el rato” es motivo de otro artículo que los
autores están actualmente fraguando y que llevará
a describir cómo desarrollar los contenidos en
términos de actividades.
b) Modo de trabajo
Además de la estrategia, se definirá el modo de
trabajo de estas técnicas: de manera individual, en
pequeños grupos, en grandes grupos, trabajo
colaborativo, etc.
c)
Actividad y esfuerzo del Alumno
A partir de los objetivos, se elaboran los contenidos de la asignatura, de forma que cubran esos
objetivos marcados. Estos contenidos podrán
luego impartirse siguiendo diversas técnicas o
estrategias de aprendizaje, que se describen en el
apartado de Metodología, y que implicarán la
realización de distintas actividades.
Para cada estrategia, deberá indicarse en qué
consiste la actividad Presencial de aprendizaje del
alumno (con apoyo del profesor) y en qué consiste
la no presencial (por cuenta propia).
En cada caso se indicará el tiempo en horas y
créditos ECTS que emplea el alumno en la realización. Téngase en cuenta que se viene definiendo
un crédito ECTS entre 25 y 30 horas de trabajo
(incluyendo presencial y no presencial)
5.5. Metodología
d) Actividad y esfuerzo del Profesor
Dentro de este apartado se describirá el modo de
trabajo de manera pormenorizada, con los siguientes apartados:
Igualmente, para cada estrategia, se define la
actividad que implica para el profesor.
Resulta de especial relevancia el cálculo del
esfuerzo del profesor en tiempo, puesto que constituye el talón de Aquiles de este Modelo Formativo, cuando el ratio profesor/alumno es elevado,
como suele ocurrir en las asignaturas troncales de
las titulaciones informáticas.
5.4. Contenido
a)
Estrategia de enseñanza/aprendizaje
Se incluirán aquí el conjunto de métodos que
utilizamos para lograr el aprendizaje. En este
sentido, existe un amplio catálogo de estrategias o
técnicas: exposición oral, resolución de ejercicios,
desarrollo de prácticas guiadas, elaboración de
proyectos dirigidos, aprendizaje basado en casos,
seminarios de trabajo, conferencias, interpretación
de artículos, tutorías, etc.
Este aspecto constituye otro de los elementos
clave del Modelo de Formación del EEES. Se
5.6. Evaluación
Se trata de definir los diferentes instrumentos o
procedimientos de evaluación que se utilizarán
para medir el grado de consecución de objetivos
de la asignatura.
8
El Modelo Formativo del EEES subraya como
sumamente importante el llevar a cabo una evaluación continua, en la que aparezca una evaluación formativa que permita conocer los errores y
poder corregirlos, a través de un proceso de realimentación.
Por ello se recomienda la petición de “entregables” sobre actividades que demuestren la aplicación de la materia, de manera periódica, que
obliguen al alumno a llevar la asignatura al día, y
que permitan una evaluación formativa y/o calificativa, evitando de todo punto dejar la evaluación
en manos de una única prueba al final de la asignatura.
La diversidad de estrategias de aprendizaje
contribuye a la diversidad de estrategias de evaluación, lo que proporciona una valoración del
aprendizaje desde diversas perspectivas, y contribuye a medir distintos tipos de habilidades o
capacidades.
Es importante tener en cuenta que cada estrategia de aprendizaje debe ser evaluada.
Para cada tipo de prueba de evaluación deberá
indicarse el peso de la misma en la calificación, y
el tiempo usado por el alumno en su desarrollo.
5.7. Fuentes de información y consulta
Finalmente, una guía docente debe incluir un
apartado donde se indiquen las fuentes de información. Aquí se incluirá la descripción de la
bibliografía básica de estudio y la complementaria. Pero también deberá indicarse la dirección
Web donde pueden encontrar toda la información
de la asignatura, los recursos docentes disponibles, horarios de clases, planificación del trabajo
pormenorizado, fechas de entregas, fechas de
realización de evaluaciones, modo de comunicación con el resto de alumnos y profesores de la
asignatura, etc.
6. Conclusiones
Nos encontramos ante un reto que necesariamente
todo el profesorado tendremos que afrontar, asumir e incorporar a nuestra actividad docente.
Sin duda, este reto traerá consigo numerosas
dificultades. Los profesores no estamos preparados para ello, no sabemos qué hay que hacer ni
mucho menos cómo hacerlo. En realidad, se trata
de una nueva definición del Modo de Funciona-
Área Temática
miento de la Formación Universitaria que debemos proporcionar a los alumnos. Tan sólo se han
definido las Directrices Generales de lo que se
pretende. Esto implica que el diseño de los nuevos
planes de estudio, y de las asignaturas de cada
uno, junto con sus metodologías de trabajo, resulten un aspecto desconocido para todos nosotros.
Este artículo trata de servir de guía y describir
cuáles pueden ser los pasos a seguir en el proceso
de diseño de los Programas Formativos dentro del
marco del EEES.
Es preciso subrayar que los autores del mismo, profanos en la materia hace algún tiempo,
hemos estado trabajando sobre estos temas, y sólo
tras un largo proceso de reflexión y después del
desarrollo práctico de un Programa Formativo
para un Máster que ya forma parte de los primeros
títulos de Postgrado elaborados en el marco del
EEES, nos hemos sentido capacitados (y en cierto
modo competentes) como para elaborar una guía
de Cómo afrontar el diseño de un Plan de Estudios en el Marco del EEES.
Referencias
[1] Virgós Bel, F.; Tovar, E. Elementos a considerar en el diseño curricular del nuevo Grado de Informática. JENUI 2005. Madrid.
[2] Buendía, F. Cano, J.C.; Sauquillo, J. et al..
Un modelo de diseño curricular de informática orientado a la obtención de competencias. JENUI 2004. Alicante.
[3] De la Cruz Tomé, M. A. El aprendizaje de
competencias y la planificación de la enseñanza. Apuntes del Curso de formación permanente del mismo título. Instituto de Ciencias de la Educación. Universidad de Oviedo,
Diciembre de 2005.
[4] Lévy-Levoyer, C. Gestión de las competencias. Cómo analizarlas, cómo evaluarlas,
cómo desarrollarlas. Ed. Gestión 2000. Barcelona. 1997.
[5] Martínez Mut, B. Diseño de programas desde
la perspectiva de los ECTS. Apuntes del Curso de formación permanente del mismo título.
Instituto de Ciencias de la Educación. Universidad de Oviedo, Mayo de 2005.
[6] Universidad de Deusto y Universidad de
Groningen. Tuning Educational Structures in
Europe. Informe Final. Bilbao. 2000.