Comportamiento sísmico de edificios esbeltos con - ResearchGate

Revista Internacional de
Ingeniería
de Estructuras
Vol. 10, N. 1, 1-20 (2005)
Comportamiento sísmico de edificios esbeltos con base en marcos dúctiles de
acero estructural diseñados conforme al reglamento de la Ciudad de México
Arturo Tena Colunga
Departamento de Materiales, Universidad Autónoma Metropolitana,
Edificio H, 3er Piso, Av. San Pablo # 180, 02200 México, DF
e-mail: atc@correo.azc.uam.mx
Carlos Cheja Mochon
Grupo Mustri Arquitectos
Paseo de las Palmas 239-204, Col. Lomas de Chapultepec, 11000 México, DF
RESUMEN
Se presenta el estudio de dos edificios esbeltos de 21 pisos con base en de marcos dúctiles de acero
estructural, diseñados para distorsiones de entrepiso cercanas al límite máximo ∆=1.2% estipulado por el
Reglamento del Distrito Federal vigente en México (RCDF-93). Los edificios no cumplen con la relación de
esbeltez límite H/L≤ 2.5 estipulada en el apartado seis de las Normas Técnicas Complementarias por Sismo
vigentes (NTCS-95), por lo que el factor reductivo de fuerzas sísmicas con fines de diseño (Q') utilizado para
el diseño fue afectado por un factor reductivo de 0.8 (Q'=0.8Q), según se especifica en la sección 4.1 de las
NTCS-95. Las estructuras se diseñaron para la zona III definida por las NTCS-95, es decir, la zona de lago o
de terreno blando. Se realizaron análisis dinámicos no lineales de marcos ante la acción de acelerogramas
registrados y artificiales asociados al espectro de diseño. Se comparan los niveles y distribución de fluencia
estructural y las demandas de ductilidad máximas de cada nivel con respecto al factor de comportamiento
sísmico (Q) utilizado en el diseño. Se comparan, además, las distorsiones máximas de diseño con las
distorsiones dinámicas máximas obtenidas de los análisis no lineales.
Del estudio se desprende que aunque las demandas de ductilidad de entrepiso máximas se encuentran
dentro de niveles razonables y que la fluencia de elementos estructurales corresponde al mecanismo último de
falla de viga débil-columna fuerte, una interpretación errónea de las NTCS-95 con respecto a cómo deben
revisarse las restricciones de desplazamientos laterales para fines de diseño puede conducir a distorsiones
dinámicas máximas de entrepiso del orden de 2.4%, que sobrepasan notablemente el límite máximo de
distorsión de entrepiso permitido por el reglamento. A estos niveles de distorsión se pueden esperar daños
considerables en elementos no estructurales, así como problemas de funcionamiento y operación del edificio
asociados a la conducta humana durante sismos.
SUMMARY
The study of two 21-story, slender, special moment resisting steel buildings is presented. Both
buildings were designed according to the seismic provisions of RCDF-93 code of Mexico City for a maximum
story drift ratio close to the limiting drift ∆=1.2% established by the code. As both buildings do not satisfy the
limiting slenderness ratio H/L≤ 2.5 established by RCDF-93 for regular structures, then, the Q ´factor allowed
by the code to reduce seismic forces for design purposes was affected by a 0.8 reduction factor, as established
Fecha de recepción del artículo: Febrero de 2004
2
Arturo Tena Colunga y Carlos Cheja Mochon
by RCDF-93 (Q'=0.8Q´). Both buildings were designed for the lakebed region of Mexico City (soft soil
conditions). Nonlinear dynamic analyses of representative frame models of subject structures were conducted.
Several recorded and simulated accelerograms associated to the design spectra of RCDF-93 for the lakebed
region were used for the nonlinear dynamic analyses. Response modification factors (Q) used in the design of
subject buildings were compared against story ductility computed from the nonlinear dynamic analyses. Story
drift ratios associated to the original design according to RCDF-93 were compared with peak dynamic story
drift angles computed from nonlinear dynamic analyses. Structural yielding was studied and associated to
hysteretic, deformation and strength demands.
The study shows that although peak story ductility demands are within reasonable bounds, and the
yielding mapping suggests the potential formation of a weak-beam, strong-column failure mechanism, peak
dynamic drift angles are much larger than anticipated in the design (up to 2.4%). For drift angles higher than
2%, one should expect considerable damage in non-structural elements, important problems in the normal
operation of the building, as well as potential panic in people, particularly people living in the lake-bed zone
of Mexico City, where strong earthquakes are felt for a time interval of two or three seconds. Most residents
of Mexico City that felt the Ms=8.1 September 19, 1985 earthquake are particularly sensitive and still afraid of
moderate and strong earthquakes felt in the city.
1. INTRODUCCIÓN
Las Normas Técnicas Complementarias para Diseño por Sismo (NTCS-95) del Reglamento del
Distrito Federal vigente (RCDF-93) establece, en su apartado seis, las once condiciones que debe cumplir una
estructura para ser considerada como regular y, de esta manera, utilizar directamente el factor reductivo de
fuerzas sísmicas con fines de diseño (Q') en función de los factores de comportamiento sísmico (Q) del
apartado cinco. En caso de que no se cumpla una, varias o todas las condiciones de regularidad del apartado
seis, Q' deberá multiplicarse por un factor reductivo de 0.8, según se especifica en la sección 4.1 de las NTCS95. Esta disposición reglamentaria está basada exclusivamente en la intuición y no se cuenta con estudios que
la validen. Además, las normas de referencia no indican cómo proceder en caso de que se violen
simultáneamente varias condiciones de regularidad, en cuyo caso el castigo de 0.8 del factor reductivo puede
no ser suficiente.
Al respecto, los comentarios a las NTCS-87, que aplican a las NTCS-95 puesto que no han sufrido
modificaciones en este criterio, dicen lo siguiente: “La reducción de Q’ establecida para edificios que no
cumplen con requisitos de regularidad refleja el resultado de la experiencia y de la intuición. En efecto, se
espera mejor comportamiento ante sismo de los edificios que satisfacen dichos requisitos; además, un examen
de los efectos de temblores intensos recientes confirma en términos generales la menor vulnerabilidad de tales
inmuebles. Sin embargo, no existen análisis ni pruebas de laboratorio que fundamenten cuantitativamente la
reducción de Q’ en un 20% para los edificios menos regulares, así que esta disposición no necesariamente
implica que dichas estructuras desarrollan menores factores de ductilidad” (Rosenblueth y Gómez 1991).
Por lo tanto, es evidente que ni siquiera puede asegurase que el factor Q´ esté relacionado con la
esbeltez, o con alguna de las otras condiciones de regularidad, sino que la reducción de Q’ es simplemente una
medida preventiva arbitraria. En tal caso, es importante reflexionar sobre las siguientes cuestiones (entre
muchas otras): ante la acción de sismos, ¿qué debilidades presenta una estructura por el hecho de ser esbelta?
¿Podrá reducirse la vulnerabilidad ante sismos de una estructura esbelta con sólo modificar el valor propuesto
del factor Q’? De hecho, ¿podrá realmente disminuirse la vulnerabilidad de estructuras irregulares reduciendo
el valor de Q’ cuando no se satisface ninguna condición de regularidad? ¿Sería más prudente tomar medidas
Comportamiento sísmico de edificios esbeltos con base en marcos dúctiles de acero estructural diseñados
conforme al reglamento de la Ciudad de México
3
preventivas diferentes en el diseño de estructuras irregulares dependiendo de la condición de irregularidad que
no se satisfaga, como lo hace, por ejemplo, en el reglamento UBC (Uniform Building Code)? ¿Es adecuado el
factor de 0.80 para estructuras que violan la condición de esbeltez u otras de las condiciones de regularidad?
La contestación a estas interrogantes requiere de muchos estudios detallados, de los cuales el estudio que aquí
se presenta es solamente un modesto esfuerzo que intenta dar respuesta a algunas de ellas.
Es un hecho que los efectos de las irregularidades pueden afectar el comportamiento de la estructura
de diferentes maneras, y la influencia de éstos no ha sido cuantificada suficientemente en estudios previos a
nivel mundial realizados en las décadas de los años setenta, ochenta y principios de los noventa, sobre todo en
el intervalo de comportamiento inelástico, aunque en el último lustro se han realizando algunos estudios para
condiciones de irregularidad tales como piso débil, estructuras esbeltas, estructuras alargadas, irregularidades
importantes en planta y/o elevación, así como irregularidades en la distribución de masas, rigideces y
resistencia (por ejemplo, Valmundsson y Nau 1997, Ruiz et al. 1997, Tena et al. 1996, Tena 1997, TenaColunga y del Valle 1998, Tena 2000, Tena 2001 y Tena, 2002). El estudio comparativo de las coincidencias
y diferencias principales entre las disposiciones de diseño sísmico para estructuras irregulares de los
reglamentos mexicanos y el reglamento norteamericano UBC se ha presentado recientemente en la literatura
(Tena-Colunga y del Valle 1998, Tena-Colunga 1999).
Con respecto al diseño de estructuras irregulares, cabe señalar que las Normas Técnicas
Complementarias para Diseño por Sismo para el Distrito Federal de 2004 (NTCS-2004 2004), que están por
entrar en vigor, contempla algunos cambios en el diseño de estructuras irregulares. Entre los más importantes
está la definición de estructuras fuertemente irregulares, que esencialmente son aquéllas con un piso suave o
una excentricidad torsional muy pronunciada. Para estas estructuras, Q´ debe multiplicarse por un factor de
0.7. Otra modificación es que si una estructura no satisface una condición de regularidad, Q´ se multiplicará
por 0.9 y por 0.8 cuando no cumpla con dos o más de las condiciones de regularidad del apartado 6 de las
NTCS-2004, que son esencialmente los mismos que se definen en las NTCS-95 y NTCS-87.
En el presente trabajo se resume brevemente los estudios realizados en estructuras esbeltas de 21 pisos
a base de marcos dúctiles de acero estructural, diseñados para distorsiones de entrepiso cercanas al límite
máximo ∆=1.2% estipulado por el RCDF-93 que no cumplen con la relación de esbeltez límite H/L≤ 2.5
estipulada en el apartado seis de las NTCS-95, y que se presentan en detalle en trabajos más extensos (Cheja
1997, Tena et al. 1996 y Tena 1997), donde además se presenta el estudio realizado para edificios de ocho
pisos con relaciones de esbeltez similares. El diseño de cada estructura se hizo utilizando el factor de
comportamiento sísmico adecuado conforme a las NTCS-95, como se presenta brevemente en las siguientes
secciones. Este estudio es también representativo de la propuesta de NTCS-2004, ya que de acuerdo con ellas,
el diseño sísmico por condición de irregularidad sería el mismo que se establece en las NTCS-95, además que
los criterios específicos para el diseño de marcos dúctiles de acero estructural son esencialmente los mismos,
sobre todo los que rigen el diseño de vigas y columnas.
2. ESTRUCTURAS EN ESTUDIO
En este estudio se eligió como estructura esbelta prototipo al proyecto arquitectónico de una de las
torres de unos condominios de lujo ubicados en la calle Rubén Darío en la colonia Polanco, en una de las
zonas residenciales más exclusivas de la ciudad de México. Se consideró que este tipo de proyecto es
representativo de estructuras esbeltas comunes que pueden construirse en los próximos años en distintas zonas
de la ciudad de México, incluyendo la zona del lago.
El conjunto condominal cuenta con un terreno con dimensiones de 64x57 m. y un área de 3648 m², y
está compuesto por tres torres (A, B y C) de 21 pisos y 66 m. de altura sobre la superficie del terreno, y de tres
sótanos comunes donde se alojan las áreas de estacionamiento y servicios (S1, S2 y S3). Por su parte, las
Arturo Tena Colunga y Carlos Cheja Mochon
4
torres A y B son iguales entre sí, mientras que la torre C, aunque presenta la mismas altura que las dos
anteriores, es un edificio más regular tanto en planta como en elevación. Los detalles del proyecto se
presentan en Cheja (1997); sin embargo, a continuación se resumen las características generales de la torre A,
cuya geometría fue seleccionada para el presente estudio.
B
C
4.40 m
C17 T-13
D
E
5.50 m
C18
4.40 m
C19 T-15
T-14
C20
6
3.80 m
T-19
C13 T-10
7
4.00 m
T-18
C9
8
A 6.00 m
Escaleras
de Servicio
T-23
C14
T-31
T-27
C15 T-12
C16
T-11
T-26
T-22
T-7
C10
C11
T-8
C12
T-9
T-25
T-21
T-17
T-30
T-29
A
Jardinera
C5
9
5.40 m
T-4
T-16
C6
T-5
C7
T-20
T-6 C8
T-24
T-28
Jardinera
C1
Y 10
T-1
C2
T-2
C3
T-3
C4
X
Figura 1. Planta tipo y modelo tridimensional de los edificios IR6 e IR6B
La torre A está conformada por un mezanine en el primer piso, y diez departamentos de dos niveles
cada uno en los pisos subsecuentes. El mezanine tiene una altura de 4.00 m., la planta baja de cada
departamento es de 3.40 m. y la planta alta de 2.80 m. Los elevadores y las escaleras de servicio sólo tienen
entrada en la planta baja de cada condominio, y una escalera interior ubicada entre los ejes C, D, 8 y 9 (fig 1)
permite el acceso a la planta alta. Todas las losas tienen un saliente entre los ejes 7 y 8 de forma sensiblemente
triangular y, excepto en la azotea, otro entre los ejes 8 y 9 donde se aloja una de las jardineras. La jardinera
ubicada entre los ejes C y D sólo aparece en la planta baja de cada departamento, ya que en dicha área existe
doble altura y, por lo tanto, en la losa de entrepiso es espacio vacío. El área entre los ejes D, E, 6 y 7 está
destinada para las escaleras de servicio. Los claros principales tienen longitudes entre 3.80 m. el más pequeño
y 6.00 m. el más grande. Las dimensiones gruesas de la planta son de 15.9 x 20.0 m, siendo ésta simétrica
respecto a un eje central paralelo al lado mayor de 20.0 m.
Se eligió la geometría de la torre “A” como prototipo por ser adecuada para el estudio de estructuras
esbeltas, ya que no cumple con la condición de regularidad por esbeltez (condición 2 NTCS-95). La condición
de esbeltez no se cumple en ambas direcciones en planta (fig 1), ya que para la dirección X, la relación de
esbeltez es 66/15.9=4.15, mientras que para la dirección Y dicha relación resulta igual a 66/20.0=3.30; ambas
mayores al límite de 2.5. Además, la torre A tampoco cumple con las condiciones de regularidad 6, 7, y 11 de
las NTCS-95, según se demuestra con detalle en Cheja (1997).
Comportamiento sísmico de edificios esbeltos con base en marcos dúctiles de acero estructural diseñados
conforme al reglamento de la Ciudad de México
5
2.1 Diseño sísmico de los edificios IR6 e IR6B
Se realizó el diseño sísmico de dos modelos, denominados IR6 e IR6B, con base en el proyecto
arquitectónico de la torre “A”, con la salvedad que en el presente estudio se considera que la estructura tiene
condición de empotramiento perfecto en su base, lo que obedece a que se pretende estudiar exclusivamente la
validez de las disposiciones debidas a la irregularidad de la estructura, tales como la esbeltez; despreciando
otras acciones que pueden ser significativas como la interacción suelo-estructura. Cabe señalar que el que no
se consideren la interacción suelo-estructura y otros efectos no implica de ninguna manera que no se
consideren importantes, más bien, el razonamiento asociado a esta decisión es que el incluir otros efectos
(como la interacción) no permitiría discernir claramente en qué medida afectan las condiciones de
irregularidad (particularmente la esbeltez), por sí solas, al diseño y a la respuesta dinámica no lineal de
estructuras diseñadas conforme a las NTCS-95, que es realmente uno de los objetivos centrales que se
persiguen con los estudios que se están conduciendo sobre este tema.
Los modelos IR6 e IR6B se diseñaron considerando que pertenecen al grupo “B” según el RCDF-93,
y como tales fueron considerados los factores de carga para el diseño. Los valores del espectro de diseño
utilizados para el análisis sísmico son los correspondientes a la zona III (fig 2), es decir, la zona de mayores
ordenadas espectrales de diseño, y en la cual resulta más interesante evaluar a las NTCS-95. La estructuración
considerada son marcos dúctiles a momento, por lo que el factor de comportamiento sísmico empleado fue
Q=4. Debido a que no cumplen con las condiciones de regularidad antes destacadas, el factor reductivo de
fuerzas sísmicas con fines de diseño (Q') se multiplicó por el factor reductivo de 0.8 especificado en la sección
4.1 de las NTCS-95, y dadas las características dinámicas de los modelos (T<Tb), en este caso
Q´=0.8Q=4x0.8=3.2. Para las restricciones de desplazamientos laterales que indica el artículo 209 del RCDF93, se aceptó que para las estructuras en cuestión los elementos no estructurales están totalmente desligados de
la estructura principal, por tanto, se consideró como límite de la distorsión de entrepiso de diseño el valor de
∆=1.2%.
La diferencia básica entre el diseño de IR6 e IR6B estriba exactamente en cómo se revisan las restricciones de
desplazamientos laterales para fines de diseño (∆D), ya que para algunos la redacción actual de las NTCS-95
no es totalmente clara al respecto. De acuerdo con la sección 4.1 de las NTCS-95, “las deformaciones laterales
se calcularán multiplicando por Q las causadas por las fuerzas sísmicas reducidas cuando se emplee el método
estático de análisis que se detalla en la sección 8 de las presentes normas o el análisis modal de la sección 9”.
Si llamamos ∆Q´ a las deformaciones laterales causadas por las fuerzas sísmicas reducidas por Q’, entonces, de
acuerdo con las NTCS-95, ∆ D = Q∆ Q´ , que es el criterio con que se diseñó IR6B. En cambio, IR6 se diseñó
considerando que ∆ D = Q´∆ Q´ , ya que existe quien interpreta que el castigo por el efecto de irregularidad es
reducir Q por 0.8, por lo que consideran lógico revisar las deformaciones suponiendo que Q´=Q, que no es lo
que se estipula en las NTCS-95 y, de hecho, las NTCS-2004. Por tanto, en este caso concreto, se consideró
que ∆ D = 3.2∆ Q´ para IR6 y ∆ D = 4∆ Q´ para IR6B. De hecho, de acuerdo con las NTCS-95, las estructuras
irregulares deben diseñarse para resistir fuerzas sísmicas reducidas mayores que las estructuras regulares y, si
se observa con detalle, el criterio de revisión para deformaciones laterales, aunque pareciera ser el mismo que
para las estructuras regulares es, de hecho, más estricto. Este criterio se mantiene en la propuesta de NTCS2004.
6
Arturo Tena Colunga y Carlos Cheja Mochon
Figura 2. Espectros de diseño para estructuras del grupo B, zona III del RCDF-93
En la estructuración con base en marcos de acero dúctiles se utilizaron secciones cajón para las
columnas, pues sus propiedades son más convenientes para dar estabilidad ante carga lateral y evitar
problemas de pandeo y, además se usan frecuentemente en la práctica mexicana. Se seleccionaron secciones I
(perfiles tipo W) para las vigas principales y secundarias, verificando que cumplieran los criterios para
secciones compactas correspondientes. Como sistema de piso se propuso una losa de lámina de acero
acanalada y concreto reforzado con malla electrosoldada de 5 cm de espesor, soportada por trabes secundarias.
El diseño estructural de IR6 e IR6B se llevó a cabo con apoyo del programa ETABS. Se realizaron las
siguientes hipótesis en el modelado de las estructuras. El módulo de elasticidad del acero se tomó como E =
2.039x106 kg/cm2. Se utilizaron las propiedades geométricas nominales de los perfiles W en las vigas y las
propiedades geométricas efectivas en las columnas de sección cajón. La zona rígida que se consideró tanto
para las columnas como para las trabes es del 50% de la longitud total de apoyo entre los elementos, según se
recomienda para este tipo de edificios. Se realizó un diseño conforme a un análisis modal espectral elástico
tridimensional conforme a las NTCS-95 y al RCDF-93. En el análisis estructural fueron tomados en cuenta los
efectos secundarios (P-∆) que se inducen a la estructura por los desplazamientos laterales debidos al sismo, los
cuales deben de incluirse en el diseño de estructuras esbeltas.
El diseño preliminar de los elementos estructurales principales de acero se hizo conforme al
reglamento norteamericano “Load and Resistance Factor Design” (LRFD-93), utilizando el módulo
STEELER del ETABS. Posteriormente, se verificó que las columnas y trabes más esforzadas de dicho diseño,
cumplieran con las especificaciones de las Normas Técnicas Complementarias Para Diseño y Construcción de
Estructuras Metálicas (NTCEM-95, 1995); como se ilustra en detalle en Cheja (1997). Los detalles de los
diseños se presentan en Cheja (1997), Tena et al. (1996) y Tena (1997) y se resumen en las tablas 1 y 2, donde
se presentan las secciones finales de diseño para columnas y trabes, respectivamente, y en las figuras 3 y 4,
donde se presentan los niveles de esfuerzo de trabes y columnas asociados a los diseños de IR6 e IR6B,
respectivamente.
En las figuras 3 y 4 se presentan las distorsiones de entrepiso de diseño calculadas para las dos
direcciones principales de los modelos IR6 e IR6B respectivamente, y se comparan con los límites
establecidos por el RCDF-93. También se ilustran los niveles de esfuerzo del diseño final de trabes y
columnas. Puede observarse que en los niveles 6 a 14 se presentan distorsiones en la dirección X muy
cercanas al límite de 1.2%; y que tanto las columnas de los primeros niveles, como las trabes paralelas al eje Y
de los niveles intermedios, se encuentran sometidas a un alto nivel de esfuerzos. Se observa que la dirección
crítica ambos modelos es la dirección X. Es evidente también que muchos de los elementos se encuentran
sobrediseñados, en gran medida, como consecuencia de tomar secciones tipo, ya que como se aclaró
anteriormente, se pretende que el diseño sea lo más simple, realista y construible posible, con distorsiones
cercanas al límite máximo permitido por el RCDF-93, pero no necesariamente óptimo en cuanto a peso y/o
Comportamiento sísmico de edificios esbeltos con base en marcos dúctiles de acero estructural diseñados
conforme al reglamento de la Ciudad de México
7
nivel de esfuerzos. En este respecto, parece que el diseño de IR6B es ligeramente más óptimo en cuanto al
nivel de esfuerzos de los elementos estructurales que el de IR6, conforme a las acciones estipuladas por el
Reglamento.
Niveles
1-2
1-2
3-10
11-16
17-21
Niveles
1-9
10-12
13
14-16
17
18-21
Tabla 1. Secciones finales de diseño de columnas
Modelo IR6
Modelo IR6B
Columnas
Dimensiones (cm) Niveles
Columnas
Dimensiones (cm)
C1-C5, C8, C9,
70x60x2.54
1-4
C1-C20
70x70x2.86
C12, C13, C16 a
C20
C6, C7, C10, C11,
50x50x2.54
C14, C15
C1-C20
50x50x2.54
5-10
C1-C20
60x60x2.38
C1-C20
45x40x2.54
11-16
C1-C20
50x50x1.91
C1-C20
40x40x1.27
17-21
C1-C20
40x40x1.59
Tabla 2. Secciones finales de diseño para trabes
Modelo IR6
Modelo IR6B
Trabes
Perfil
Trabes
Perfil
T-1, T-3 a T-15
W24x103
T-1, T-3 a T-15
W24x131
T-2
W24x117
T-2
W24x146
T-16 a T-31
W24x84
T16 a T-31
W24x103
T-1, T-3 a T-15
W24x103
T-1, T-3 a T-15
W24x131
T-2
W24x117
T-2
W24x146
T-16 a T-31
W24x76
T-16 a T-31
W24x94
T-1, T-3 a T-15
W24x84
T-1, T-3 a T-15
W24x117
T-2
W24x103
T-2
W24x131
T-16 a T-31
W24x68
T-16 a T-31
W24x94
T-1, T-3 a T-15
W24x76
T-1, T-3 a T-15
W24x117
T-2
W24x84
T-2
W24x117
T-16 a T-31
W24x68
T-16 a T-31
W24x94
T-1, T-3 a T-15
W24x62
T-1 a T-15
W24x94
T-2, T-16 a T-31
W24x68
T-16 a T-31
W24x94
T-1, T-3 a T-31
W24x62
T-1 a T-15
W24x94
T-2
W24x68
T-16 a T-31
W24x76
2.2 Características dinámicas elásticas de los modelos IR6 e IR6B
Los resultados del análisis modal del diseño final de los modelos IR6 e IR6B se resumen
escuetamente en la tabla 3, donde se indica también el peso total de cada estructura. Ambos modelos son
flexibles, pero un poco “rígidos” (valga la aparente contradicción) para ser estructuras de marcos de acero de
21 niveles y 66 m de altura, debido a que se consideró que los muros de bloque de concreto que se ubican en
el área del cubo de elevadores participan en la rigidez lateral inicial de las estructuras. Las estructuras son más
flexibles en la dirección E-W, en la cual son más esbeltas. Los modos de traslación están moderadamente
acoplados, debido a las importantes excentricidades de masa que existen por el uso de áreas de los entrepisos
y a la ubicación de los muros de bloque de concreto (fig 1). Los modos de traslación en dirección N-S
8
Arturo Tena Colunga y Carlos Cheja Mochon
presentan menor acoplamiento en rotación que los modos de traslación en dirección E-W. Los modos de
torsión presentan mayor acoplamiento con traslación en la dirección E-W. El peso total de IR6 es
WI6=5,542.7 ton y el de IR6B es WI6B=5,704.5 ton. El peso de los elementos estructurales principales es
aproximadamente 14% el peso total de la estructura para IR6 y 16% para IR6B.
Figura 3. Niveles de esfuerzo y distorsiones de diseño, modelo IR6
Figura 4. Niveles de esfuerzo y distorsiones de diseño, modelo IR6B
Se observa que el interpretar con rigor las disposiciones de las NTCS-95 para revisar las restricciones
de desplazamientos laterales para fines de diseño (∆D) en el diseño de estructuras irregulares guió al diseño de
una estructura más pesada y rígida (IR6B) con respecto al diseño resultante con la interpretación que muchos
otros estructuristas le dan a dichas normas (IR6). Será importante evaluar si esta diferencia en la interpretación
puede guiar a diferencias de comportamiento notables entre ambos modelos ante la acción de sismos intensos.
Este es un aspecto sobre el cual reflexiona el presente trabajo.
Comportamiento sísmico de edificios esbeltos con base en marcos dúctiles de acero estructural diseñados
conforme al reglamento de la Ciudad de México
9
Tabla 3. Características dinámicas de los modelos IR6 e IR6B
Modelo IR6B
Modelo IR6
WI6B=5704.5 Ton)
(WI6=5542.7 Ton)
Masa modal (%)
T (s)
Masa modal (%)
MODO
Dirección T (s)
N-S E-W
N-S E-W
θ
θ
1. Primer modo traslación
E-W
1.923 4.64 63.02 6.45
1.646 3.59 63.10 5.79
2. Primer modo traslación
N-S
1.882 70.51 4.51
0.07
1.615 70.08 3.50 0.05
3. Primer modo torsión
Rotación 1.352 0.11 5.64 69.45 1.197 0.07 5.22 69.04
4. Segundo modo traslación
E-W
0.660 2.20 10.49 0.83
0.566 4.03 9.47 0.83
5. Segundo modo traslación
N-S
0.646 11.33 2.25
0.14
0.559 9.92 4.10 0.30
6. Segundo modo torsión
Rotación 0.479 0.03 1.91 10.88 0.430 0.02 1.89 11.32
3. ANALISIS NO LINEALES
Los diseños de los modelos IR6 e IR6B, conforme a los lineamientos de las NTCS-95 y NTCEM-95
del RCDF-93, se evaluaron mediante la simulación de su respuesta ante la acción de acelerogramas asociados
al sismo de diseño realizando análisis dinámicos no lineales en el programa DRAIN-2DX (Prakash et al.
1992).
Debido a que en la investigación en curso uno de los objetivos es estudiar si los factores de
comportamiento sísmico para el diseño de estructuras irregulares en la zona III de las NTCS-95 son indicados,
es necesario utilizar acelerogramas representativos cuyas características estén relacionadas al sismo máximo
esperado y contemplado por el presente reglamento y acelerogramas que pudieran estar contemplados en
reglamentos futuros. Por lo tanto, se seleccionaron para el estudio de IR6 e IR6B cinco acelerogramas, dos
registrados en el valle de México durante el sismo del 19 de septiembre de 1985 (Ms=8.1) y tres
acelerogramas sintéticos generados para un sismo de Ms=8.2 para tres estaciones de la red acelerográfica del
valle de México.
Los acelerogramas registrados durante el sismo del 19/09/85 que fueron seleccionados corresponden a
los sitios Secretaría de Comunicaciones y Transportes en su componente E-W (SCT-EW) y Tláhuac bombas
en su componente N-S (TBOM-NS). Las características de los registros difieren en cuanto a duración,
contenido de frecuencias, periodo dominante y respuestas espectrales máximas. Los registros de SCT tienen
una duración de un poco más de 160s y aceleración máxima del terreno de aproximadamente 0.17g en su
componente E-W, con respuesta espectral máxima de 1.0g para un periodo dominante de 2.0s. El registro de
Tláhuac bombas en dirección N-S tiene una duración de 150s con espectro de respuesta con periodos
dominantes cercanos a los 2.0s, con aceleraciones máximas del terreno de aproximadamente 0.14g y
aceleraciones espectrales máximas de 0.75g.
Los registros artificiales para estaciones de la red acelerográfica de la ciudad de México se generaron
para un sismo postulado de Ms=8.2, basado en las funciones de transferencia promedio calculadas para cada
estación con base en la información capturada por la red acelerográfica a partir de 1988, conforme a los
procedimientos expuestos en Pérez Rocha (1998). Se seleccionaron tres estaciones cuyos niveles de respuesta
espectral de pseudoaceleraciones resultaran similares o mayores al acelerograma registrado en SCT-EW
durante el sismo del 19 de septiembre de 1985 y que tuvieran periodos dominantes de respuesta mayores a
1.3s y menores a 2.2s dadas las características de las estructuras a estudiar. Se seleccionó, por tanto, la
estación 05 (Las Cibeles), ubicada en la colonia Condesa, con periodo dominante de 2.15s y aceleración
máxima espectral de 0.86g; la estación 56, ubicada en la calle de Córdoba, en la colonia Roma, con periodo
10
Arturo Tena Colunga y Carlos Cheja Mochon
dominante de 2.20s y aceleración máxima espectral de 1.44g (fig 5), y la estación 84 (Culhuacán), ubicada en
San Francisco Culhuacán, al sur de la ciudad de México, con periodo dominante de 1.38s y aceleración
máxima espectral de 1.03g. Por fines de espacio no se muestran todos los registros y sus características
espectrales, pero pueden consultarse en otros trabajos (por ejemplo, Cheja 1997, Tena et al. 1996, Tena 1997).
Los análisis dinámicos no lineales se condujeron exclusivamente en los marcos más esforzados en
cada dirección (marco 10 en la dirección X, marco B en la dirección Y), es decir, se obtuvieron marcos
dinámicamente equivalentes con el procedimiento explicado en detalle en Cheja (1997). Se procedió de esta
manera, ya que en estudios paralelos que se condujeron en edificios esbeltos de acero de ocho niveles cuya
geometría se definió de manera que fuera análoga a la de IR6 e IR6B (Cheja 1997, Tena et al.1996), se
observaron respuestas dinámicas muy similares en análisis conducidos en marcos equivalentes con respectos a
modelos que consideran la interacción entre los marcos que resisten a las fuerzas sísmicas en una dirección
dada, por lo que se decidió, para una primera evaluación, economizar en el esfuerzo y recursos de cómputo
necesarios para la evaluación de la respuesta dinámica de IR6 e IR6B.
Figura 5. Acelerograma artificial S56-EW
En los análisis no lineales se consideró un nivel de amortiguamiento viscoso equivalente ζ=3%, ya
que el nivel de amortiguamiento viscoso equivalente medido experimentalmente en algunas estructuras de
acero varía entre ζ=2% y ζ=4%. Se consideró que los elementos estructurales son capaces de desarrollar sus
capacidades plásticas teóricas y que se presenta un comportamiento bilineal del acero estructural, donde
inicialmente se consideró una rigidez posterior a la fluencia del 2% de la rigidez elástica, que es la mínima
observada en elementos de acero estructural en pruebas experimentales y que ha sido reportada indirectamente
en la literatura (por ejemplo, Mamaghani et al. 1995). En estudios subsecuentes se han considerado también
pendientes posteriores a la fluencia de 5% y 10%, para evaluar su influencia en la respuesta dinámica no
lineal, resultados que también se discuten en este trabajo.
Se estudiaron los siguientes parámetros dinámicos para los marcos 10 (dirección X) y B (dirección Y)
de los modelo IR6 e IR6B: (a) curvas de histéresis de entrepiso, (b) mapeo de la fluencia de elementos, en
tiempos específicos, en envolventes, y su monitoreo en el dominio del tiempo, (c) envolventes de distorsiones
de entrepiso máximas (∆), (d) envolventes de cortantes de entrepiso máximos (V/WT), (e) demandas máximas
de ductilidad de entrepiso (µ), (f) distorsión de entrepiso asociada a la primera fluencia de cualquier elemento
estructural que forma parte del entrepiso (∆fe), (g) distorsión de entrepiso máxima asociada al medio ciclo de
histéresis de carga máxima (∆me), (h) cociente del número de ciclos donde se presentó respuesta inelástica
(Cine) entre el número total de ciclos a que fue sujeta la estructura ante un acelerograma dado (Ctot), (i)
cociente entre la rigidez de entrepiso secante mínima inelástica (kimin) o “pico a pico” asociada a los ciclos
histeréticos de amplitud máxima y la rigidez elástica del entrepiso (kel) y, (j) cociente entre el promedio de las
rigideces de entrepiso secantes (kiprom) asociadas a los medios ciclos histeréticos inelásticos (kmc) y la rigidez
elástica del entrepiso (kel). Algunos de estos conceptos se ilustran en la figura 6.
La información analizada es muy extensa, ya que se realizaron análisis para los marcos y modelos de
referencia ante la acción de todos los acelerogramas señalados anteriormente, considerando pendientes
Comportamiento sísmico de edificios esbeltos con base en marcos dúctiles de acero estructural diseñados
conforme al reglamento de la Ciudad de México
11
posteriores a la fluencia de 2%, 5% y 10%, y por razones de espacio en este trabajo solamente se presentan y
discuten algunos resultados del estudio descrito. Las mayores respuestas para los marcos 10 y B de los
modelos IR6 e IR6B se obtuvieron ante la acción de los acelerogramas SCT85-EW y S56-EW; sin embargo,
sólo se presentan los resultados de los marcos 10 de los modelos IR6 (fig 8) e IR6B (fig 7) y de los marcos B
de IR6 (fig 10) e IR6B (fig 9) ante la acción del acelerograma S56-EW, ya que, en general, las respuestas más
críticas se asocian a este acelerograma.
∆ me
∆ fe
k
F k
2
el
kmc
∆
k
imin
∆-max
∆+max
Figura 6. Definición de parámetros
De las envolventes de respuesta máximas del marco 10 del modelo IR6B (el que cumple con todas las
disposiciones de las NTCS-95 para edificios irregulares) se observa que su respuesta no lineal es reducida (fig
7), con demandas máximas de ductilidad de 1.3 asociadas a rigideces secantes mínimas inelásticas (pico a
pico) del 73% de su rigidez elástica (k2=2%, nivel 5), a un valor mínimo observado del promedio de las
rigideces secantes inelásticas de medio ciclo del 83% de su rigidez elástica (k2=2%, nivel 1) y distorsiones de
entrepiso máximas muy por debajo de las calculadas en su diseño. Se presentó respuesta elástica en
numerosos niveles. En aquellos entrepisos donde se presentó respuesta inelástica, la distorsión de entrepiso
asociada a la primera fluencia del mismo varió de ∆fe=0.31% (k2=2%, nivel 1) a ∆fe=0.65% (k2=2%, nivel 8),
obteniéndose en algunos entrepisos respuestas elásticas para distorsiones tan altas como ∆=0.76% (k2=2%,
nivel 12), lo que llama poderosamente la atención. La distorsión de entrepiso máxima asociada al medio ciclo
de histéresis de carga máxima fue ∆me=0.97% en los niveles 4 a 6, la cual se encuentra por debajo del límite
máximo permitido por el RCDF-93 (∆=1.2%).
Como se puede observar de la figura 4, el diseño de IR6B en esta dirección, a pesar de ser más
flexible, está asociado a niveles de esfuerzos de las vigas inferiores, en promedio, a aquellos calculados para la
dirección Y. La fluencia se presentó exclusivamente en vigas, y observando al nivel de esfuerzos de diseño
asociados al diseño, no se puede explicar el por qué existe tanta variabilidad en la distorsión asociada a la
primera fluencia entre los distintos entrepisos (∆fe), aspecto que se analizará con mayor detalle en estudios
futuros. Además, para este edificio no se observan grandes diferencias en las respuestas dinámicas máximas
del marco 10 con respecto a la hipótesis hecha con respecto a la pendiente posterior a la fluencia de los
elementos estructurales (2%, 5% o 10%).
Arturo Tena Colunga y Carlos Cheja Mochon
12
Figura 7. Envolventes de respuesta máxima, marco 10 del modelo IR6B, acelerograma S56-EW
El cortante basal que resiste el marco 10 ante la acción del acelerograma S56-EW varía entre el 5.8%
y 6.0% del peso total del edificio IR6B, por lo que crudamente se puede estimar que la resistencia a cortante
basal de IR6B en dirección X debe encontrarse entre el 29% (k2=2%) y 30% (k2=10%) del peso total de la
estructura, ya que en esta dirección participan cinco marcos de características muy similares en cuanto a
estructuración y rigidez. Por tanto, si se toma en cuenta que la estructura se diseñó para Q´=3.2 y en la meseta
del espectro de diseño para zona III (c=0.40, fig 2), entonces, el cortante sísmico no factorizado en una
dirección de análisis sería crudamente estimado como V =
c
W = 0.125W , por lo que la sobrerresistencia
Q´
observada para este diseño en dirección X, ante la acción del acelerograma de referencia, debe variar
crudamente entre 2.3 y 2.4, ignorando aún otras fuentes posibles de sobrerresistencia como la acción
tridimensional de la estructura y la contribución en la rigidez y resistencia del sistema de piso. En estudios
futuros se pretende cuantificar de una manera más precisa la sobrerresistencia que se presenta en ésta y otras
estructuras.
De las envolventes de respuesta máximas del marco 10 del modelo IR6 (donde se estudia una
variación en la interpretación de las disposiciones de las NTCS-95 de cómo revisar las restricciones de
desplazamientos laterales para fines de diseño, ∆D, para edificios irregulares), figura 8, se observa que su
respuesta no lineal, aunque reducida, es más importante que la observada en el modelo IR6B. La demanda
máxima de ductilidad de entrepiso es de 2.26 (k2=2%, nivel 5) asociada a rigideces secantes mínimas
inelásticas (pico a pico) del 43% de su rigidez elástica (k2=2%, nivel 5), a un valor mínimo observado del
promedio de las rigideces secantes inelásticas de medio ciclo del 68% de su rigidez elástica (k2=2%, nivel 12).
Comportamiento sísmico de edificios esbeltos con base en marcos dúctiles de acero estructural diseñados
conforme al reglamento de la Ciudad de México
13
Las distorsiones de entrepiso máximas sobrepasan a las calculadas en su diseño en los niveles 3 a 9, y al límite
máximo permitido por el RDF-93 ∆=1.2%. La distorsión máxima corresponde al sexto entrepiso y es
∆=1.58%, calculada esta distorsión con respecto a la posición inicial de equilibrio. Se presentó respuesta
elástica exclusivamente en los niveles 18 y 20. En aquellos niveles donde se presentó respuesta inelástica, la
distorsión de entrepiso en que se presentó su primera fluencia varió de ∆fe=0.30% (k2=2%, nivel 1) a
∆fe=0.97% (k2=2%, nivel 16), obteniéndose en algunos entrepisos respuestas elásticas para distorsiones tan
altas como ∆=1.07% (k2=2%, nivel 18), coincidiendo esta gran variación con lo observado en IR6B. La
distorsión de entrepiso máxima asociada al medio ciclo de histéresis de carga máxima fue ∆me=2.2% en los
niveles 5 y 6, valor que se encuentra muy por encima del límite máximo permitido por el RCDF-93 (∆=1.2%).
Figura 8. Envolventes de respuesta máxima, marco 10 del modelo IR6, acelerograma S56-EW
La fluencia se presentó principalmente en vigas, aunque las columnas exteriores de los niveles 1, 3 y 4
experimentaron fluencias incipientes (se presentaron tres veces en 2500 pasos de integración analizados). Al
igual que para IR6B, observando al nivel de esfuerzos asociados al diseño, no se puede explicar el por qué
existe tanta variabilidad en la distorsión asociada a la primera fluencia entre los distintos entrepisos (∆fe). Al
igual que para IR6B, no se observan grandes diferencias en las respuestas dinámicas máximas del marco 10 de
IR6 con respecto a pendientes posteriores a la fluencia de los elementos estructurales de 2%, 5% o 10%. El
cortante basal que resiste el marco 10 de IR6 ante la acción del acelerograma S56-EW varía entre 5.1%
(k2=2%) y 5.5% (k2=10%) del peso total del edificio IR6. Siguiendo un razonamiento análogo al presentado
para IR6B, se puede estimar crudamente que la resistencia a cortante basal de IR6 en dirección X debe
encontrarse entre el 25% y 28% del peso total de la estructura, y como en este caso el cortante sísmico no
factorizado en una dirección de análisis sería crudamente estimado también como V = 0.125W , la
14
Arturo Tena Colunga y Carlos Cheja Mochon
sobrerresistencia observada para este diseño en dirección X, ante la acción del acelerograma de referencia,
debe variar crudamente entre 2.0 y 2.25.
Se puede concluir que la respuesta dinámica del marco 10 del modelo IR6B, que se diseñó
completamente conforme a las disposiciones de las NTCS-95 del RCDF-93 para estructuras irregulares, es
más favorable en todos los rubros que la del modelo IR6, donde se estudió una variación en la interpretación
de las disposiciones de las normas para la revisión de las restricciones de desplazamientos laterales para fines
de diseño, que como puede observarse a partir de la discusión y de las figuras 7 y 8, conduce a
desplazamientos y distorsiones de entrepisos mayores a los permitidos por el Reglamento, que si bien no están
asociados a daño estructural o demandas inelásticas severas, a estos niveles de distorsión se pueden esperar
daños considerables en elementos no estructurales, así como problemas de funcionamiento y operación del
edificio asociados a la conducta humana durante sismos que deben ser tomados en cuenta por el proyectista.
En la dirección Y se presentan mayores demandas no lineales que en la dirección X ante la acción del
acelerograma S56-EW, principalmente en los niveles inferiores, a juzgar de comparar las respuestas de los
marcos B de IR6B e IR6 (figuras 9 y 10) con las de los marcos 10 discutidas anteriormente (figuras 7 y 8). De
las envolventes de respuesta máximas del marco B del modelo IR6B se observa que su respuesta no lineal es
reducida (fig 9), con demandas máximas de ductilidad de 2.1 asociadas a rigideces secantes mínimas
inelásticas (pico a pico) del 54% de su rigidez elástica (k2=2%, nivel 5), a un valor mínimo observado del
promedio de las rigideces secantes inelásticas de medio ciclo del 91% de su rigidez elástica (k2=2%, niveles 3
y 4) y distorsiones de entrepiso máximas que sobrepasan las calculadas en su diseño en los niveles 1 a 8
(∆max=1.17%, nivel 5), pero que no sobrepasan el límite del límite máximo de distorsión (∆=1.2%) permitido
por el Reglamento. Se presentó respuesta elástica en los niveles superiores 15 a 21. En aquellos entrepisos
donde se presentó respuesta inelástica, la distorsión de entrepiso asociada a la primera fluencia del mismo
varió de ∆fe=0.28% (k2=2%, nivel 1) a ∆fe=0.61% (k2=2%, nivel 12), obteniéndose en algunos entrepisos
respuestas elásticas para distorsiones de hasta ∆=0.43% (k2=2%, niveles 15 y 18). La distorsión de entrepiso
máxima asociada al medio ciclo de histéresis de carga máxima fue ∆me=0.97% en los niveles 4 a 6, la cual se
encuentra por debajo del límite máximo permitido por el RCDF-93 (∆=1.2%). La distorsión de entrepiso
máxima asociada al medio ciclo de histéresis de carga máxima fue ∆me=1.4% en los niveles 4 y 5, valor que se
encuentra por encima del límite máximo permitido por el RCDF-93 (∆=1.2%). Como se puede observar de la
figura 4, el diseño de IR6B en esta dirección, es más rígido y está asociado a niveles de esfuerzos mayores
para las vigas, en promedio, a aquellos calculados para la dirección X.
La fluencia se presentó exclusivamente en vigas, y observando al nivel de esfuerzos asociados al
diseño, aquí tampoco se puede explicar el por qué existe tanta variabilidad en la distorsión asociada a la
primera fluencia entre los distintos entrepisos (∆fe). Aunque no se observan grandes diferencias en las
respuestas dinámicas máximas del marco B con respecto a la hipótesis hecha con respecto a la pendiente
posterior a la fluencia de los elementos estructurales (2%, 5% o 10%), si son un poco más apreciables que
para el marco 10 (fig 7) y, en general, tienden a disminuir las demandas de ductilidad y a incrementar las
rigideces secantes inelásticas y la distorsión de entrepiso asociada a la primera fluencia.
El cortante basal que resiste el marco B ante la acción del acelerograma S56-EW varía entre el 7.5%
(k2=2%) y 7.8% (k2=10%) del peso total del edificio IR6B, por lo que crudamente se puede estimar que la
resistencia a cortante basal de IR6B en dirección Y debe encontrarse entre el 30% y 31.2% del peso total de la
estructura, ya que en esta dirección participan cuatro marcos de características muy similares en cuanto a
estructuración y rigidez. Por tanto, la sobrerresistencia observada para este diseño en dirección Y, ante la
acción del acelerograma de referencia, debe variar crudamente entre 2.4 y 2.5.
Comportamiento sísmico de edificios esbeltos con base en marcos dúctiles de acero estructural diseñados
conforme al reglamento de la Ciudad de México
15
Figura 9. Envolventes de respuesta máxima, marco B del modelo IR6B, acelerograma S56-EW
Al igual que para los marcos 10, de las envolventes de respuesta máximas del marco B del modelo
IR6 (fig 10) se observa que su respuesta no lineal es más importante que la observada en el modelo IR6B (fig
9). La demanda máxima de ductilidad de entrepiso es de 2.5 (k2=2%, nivel 5) asociada a rigideces secantes
mínimas inelásticas (pico a pico) del 40% de su rigidez elástica (k2=2%, nivel 5), a un valor mínimo
observado del promedio de las rigideces secantes inelásticas de medio ciclo del 72% de su rigidez elástica
(k2=5% y 10%, nivel 5). Las distorsiones de entrepiso máximas sobrepasan a las calculadas en su diseño en
los niveles 1 a 14, y al límite máximo permitido por el RDF-93 ∆=1.2% en los niveles 3 a 7. La distorsión
máxima corresponde al cuarto entrepiso y es ∆=1.63% (k2=10%) calculada esta distorsión con respecto a la
posición inicial de equilibrio. Se presentó respuesta elástica exclusivamente en los niveles 19 a 21. En
aquellos niveles donde se presentó respuesta inelástica, la distorsión de entrepiso asociada a su primera
fluencia varió de ∆fe=0.33% (k2=2%, nivel 1) a ∆fe=0.53% (k2=2%, nivel 14), obteniéndose en algunos
entrepisos respuestas elásticas para distorsiones de ∆=0.43% (k2=2%, nivel 19), coincidiendo esta variación
con la observada en IR6B para el marco B. El intervalo de variación observado en los marcos B es menor al
observado en los marcos 10. La distorsión de entrepiso máxima asociada al medio ciclo de histéresis de carga
máxima fue ∆me=2.4% en los niveles 4 y 5 (k2=10%), valor que se encuentra muy por encima del límite
máximo permitido por el RCDF-93 (∆=1.2%).
La fluencia se presentó principalmente en vigas, excepto de una columna exterior del nivel 1, que
experimentó fluencia incipiente en su base (de una a cinco veces en 2500 pasos de integración analizados). Se
pueden hacer las mismas observaciones que se han hecho para el marco B de IR6B con respecto a las
Arturo Tena Colunga y Carlos Cheja Mochon
16
respuestas dinámicas máximas, dependiendo de las pendientes posteriores a la fluencia de los elementos
estructurales de 2%, 5% o 10%.
Figura 10. Envolventes de respuesta máxima, marco B del modelo IR6, acelerograma S56-EW
El cortante basal que resiste el marco B de IR6 ante la acción del acelerograma S56-EW varía entre
6.6% (k2=2%) y 7.4% (k2=10%) del peso total del edificio IR6, por lo que se puede estimar crudamente que su
resistencia a cortante basal en dirección Y debe variar entre el 26% y 30% del peso de IR6, y que la
sobrerresistencia observada para este edificio debe variar crudamente entre 2.08 y 2.40. Por tanto, se puede
concluir, al igual que marco el marco 10, que la respuesta dinámica del marco B del modelo IR6B es más
favorable en todos los rubros que la del marco B del modelo IR6, por las mismas razones expuestas
anteriormente.
4. COMENTARIOS FINALES
Se presentó el estudio de estructuras esbeltas de 21 niveles de acero estructural, diseñadas para
distorsiones de entrepiso de diseño cercanas al limite máximo ∆=1.2% permitido por el RCDF-93, para
marcos dúctiles. El diseño de cada estructura irregular se realizó utilizando que el factor reductivo de fuerzas
sísmicas con fines de diseño (Q') establecido por las NTCS-95. Se estudiaron dos modelos, el modelo IR6B
que cumple con todas las disposiciones de diseño de las NTCS-95 para estructuras irregulares y el modelo
IR6, donde se estudió una variación en la interpretación de las disposiciones de las NTCS-95 de cómo deben
revisarse las restricciones de desplazamientos laterales para fines de diseño (∆D). Se efectuarán análisis
dinámicos no lineales empleando acelerogramas representativos para la zona del lago de la ciudad de México,
cuyas características estén relacionadas al sismo máximo esperado y contemplado por el reglamento vigente
Comportamiento sísmico de edificios esbeltos con base en marcos dúctiles de acero estructural diseñados
conforme al reglamento de la Ciudad de México
17
(acelerogramas registrados durante el sismo del 19/09/85) y acelerogramas artificiales que pudieran estar
contemplados en reglamentos futuros pues, de hecho, el sismo de Ms=8.2 proveniente de las costas de
Guerrero es uno de los escenarios sísmicos que se estudiaron en la revisión de los espectros de diseño para la
propuesta de NTCS-2004, que aún no entran en vigor. Los resultados obtenidos para los modelos en estudio
permiten concluir, de manera preliminar, lo siguiente.
Conforme a lo observado en el estudio del modelo IR6B, las disposiciones de diseño para estructuras
irregulares de las NTCS-95 permiten llegar a diseños razonablemente seguros para estructuras esbeltas con
base en marcos de acero estructural aún cuando éstos se diseñen para altas distorsiones (cercanas al límite
máximo ∆=1.2% estipulado por el RCDF-93) y factores de comportamiento sísmico altos (Q=4), ya que aún
para acelerogramas asociados a sismos postulados intensos, la respuesta no lineal es moderada, estable y
concentrada en las vigas. Las demandas máximas de ductilidad de entrepiso (µ) son pequeñas e incluso,
bastante inferiores al factor de comportamiento sísmico Q asociado a su diseño. Cabe señalar que aunque µ y
Q no son exactamente el mismo concepto, si existe relación entre ambos parámetros, y en este respecto, este
estudio y otros que conduce el primer autor están encaminados también para establecer relaciones entre ambos
parámetros. Sin embargo, como se observó para el marco B, existe la posibilidad que las distorsiones de
entrepiso máximas sobrepasen a las calculadas en su diseño, aunque en el caso particular de IR6B no se
observó que sobrepasaran al límite máximo ∆=1.2% permitido por el RCDF-93.
Como se indicó en secciones anteriores, las disposiciones de diseño por irregularidad de la propuesta
de NTCS-2004 que competen a los edificios en estudio se mantienen iguales, por lo que también deben
esperarse diseños seguros con la futura norma para este tipo de edificios.
Conforme a lo observado en el estudio del modelo IR6, la variación estudiada en la interpretación de
las disposiciones de las NTCS-95 de cómo deben revisarse las restricciones de desplazamientos laterales para
fines de diseño (∆D) también permiten llegar a diseños razonablemente seguros para estructuras esbeltas con
base en marcos de acero estructural en cuanto a niveles de esfuerzos y demandas no lineales, aún cuando éstos
se diseñen para altas distorsiones (cercanas al límite máximo ∆=1.2% estipulado por el RCDF-93) y factores
de comportamiento sísmico altos (Q=4), ya que aún para acelerogramas asociados a sismos postulados
intensos, la respuesta no lineal es moderada, estable y concentrada en las vigas. Sin embargo, se observa que
para este caso, las distorsiones de entrepiso máximas sobrepasan notablemente, tanto a las calculadas en su
diseño, como al límite máximo de distorsión (∆=1.2%) permitido por el RCDF-93. A estos niveles de
distorsión se pueden esperar daños considerables en elementos no estructurales, así como problemas de
funcionamiento y operación del edificio asociados a la conducta humana durante sismos, por lo que deberá
procurarse ser más claro y explícito en las futuras normas de diseño por sismo y en sus comentarios cómo
deben revisarse las restricciones de desplazamientos laterales para fines de diseño en el diseño sísmico de
estructuras irregulares. Las demandas máximas de ductilidad de entrepiso (µ) son moderadas, ligeramente
mayores a las que se presentaron en IR6B e inferiores al factor de comportamiento sísmico Q asociado a su
diseño.
Con respecto a la pendiente posterior a la fluencia supuesta en las curvas primarias de los elementos
estructurales (2%, 5% o 10%), no se presentaron grandes diferencias en las respuestas dinámicas máximas de
los modelos IR6 e IR6B, observándose diferencias más apreciables para los marcos en dirección Y que para
los marcos en dirección X. En general, el aumento en el valor de la pendiente posterior a la fluencia tiende a
disminuir las demandas de ductilidad, a incrementar las rigideces secantes inelásticas, la distorsión de
entrepiso asociada a la primera fluencia y aumentar la capacidad a cortante de los entrepisos
(sobrerresistencia). Habrá que evaluar en estudios futuros la influencia de la pendiente posterior a la fluencia
en sistemas estructurales que sean sujetos a una respuesta no lineal más amplia, con el objeto de determinar si
a estos niveles de excitación se observan o no diferencias mayores en las respuestas dinámicas máximas con
respecto a las valoradas en IR6 e IR6B.
18
Arturo Tena Colunga y Carlos Cheja Mochon
Además, se deben realizar estudios adicionales donde se evalúen otras fuentes de rigidez y
sobrerresistencia adicional, como la participación del sistema de piso en la rigidez de las vigas
considerándolas como vigas de sección compuesta, en la respuesta dinámica no lineal y ver de qué manera
afectan la respuesta de estos diseños cuando se sujetan a los acelerogramas empleados en este estudio u otros
asociados a los espectros de diseño.
En el presente estudio se proponen algunos parámetros que permiten valorar más claramente a la
respuesta no lineal de la estructura, ya que en ocasiones los lazos histeréticos, el mapeo de fluencias,
determinación de distorsiones máximas de entrepiso, cálculo de demandas de ductilidad y de rigideces
secantes “pico a pico” no son suficientes para comparar la intensidad de respuesta no lineal de una estructura
cuando se sujeta a movimientos del terreno de distintas características, o se quiere evaluar el efecto de
distintas fuentes de sobrerresistencia. En este respecto, el presente estudio ilustra que varios de los parámetros
dinámicos propuestos resultan muy útiles para valorar la importancia y características de la respuesta no lineal
más claramente que a partir de los lazos de histéresis, y que miden de una manera indirecta la fatiga (de bajo y
alto ciclaje), entre los que destacan, (1) el cociente entre el número de ciclos donde se presenta respuesta
inelástica (Cine) y el número total de ciclos a que fue sujeta la estructura ante un acelerograma dado (Ctot) y, (2)
el cociente entre el promedio de las rigideces de entrepiso secantes (kiprom) asociadas a los medios ciclos
histeréticos inelásticos y la rigidez elástica del entrepiso (kel). De hecho, este último parámetro resulta más
idóneo para valorar la respuesta inelástica de una estructura sujeta a un acelerograma dado que, por ejemplo,
el cociente entre la rigidez de entrepiso secante mínima inelástica (kimin) o “pico a pico” asociada a los ciclos
histeréticos de amplitud máxima y la rigidez elástica del entrepiso (kel). Este último parámetro se utiliza
mucho en investigaciones experimentales, donde se tiene un mejor control de las amplitudes de deformación y
de los ciclos a que se sujetan los modelos experimentales, situación que no se da cuando una estructura es
sujeta a movimientos aleatorios del terreno.
El primer autor considera que para que los reglamentos evolucionen a criterios de diseño por
desempeño y por desplazamiento de una manera realista y transparente, se deben conducir estudios analíticos
encaminados a determinar los niveles de distorsión de entrepiso que deben permitirse a edificios, dependiendo
del material y sistema estructural utilizado. Resulta incongruente tener los mismos límites para todos los
sistemas y materiales, independientemente de si se trata de estructuras a base de muros de mampostería o
marcos dúctiles de acero, como se establece en el RDF-93. Existen algunos índices que pueden proponerse a
partir de los estudios experimentales que se han hecho hasta la fecha en modelos de reducido tamaño o escala;
de hecho, en este tipo de estudios se basan los límites de distorsión que ahora se proponen en el apéndice A de
las NTCS-2004, donde ya se diferencian las distorsiones que deben permitirse a distintos sistemas
estructurales. Sin embargo, muchos de los límites propuestos se basan en estudios de sistemas muy simples y,
por lo tanto, para aumentar su confiabilidad deben ser complementados por modelos analíticos que permitan
estudiar un mayor número de casos y variables, utilizando modelos más complejos que sean representativos de
estructuras reales, no de modelos simples de laboratorio.
Por ello, en el presente estudio se determinó la distorsión de entrepiso asociada a la primera fluencia
de cualquier elemento estructural que forma parte del entrepiso (∆fe), ya que este índice puede ser muy útil
para proponer con bases más firmes, en un futuro, límites de distorsión de entrepiso de diseño en los
reglamentos que sean congruentes con el material y sistema estructural que pretenda utilizarse. Los estudios
aquí conducidos muestran una gran variabilidad en el valor de la distorsión de entrepiso asociada a la primera
fluencia, la que osciló entre ∆fe=0.28% y ∆fe=0.97%, obteniéndose en algunos entrepisos respuestas elásticas
para distorsiones tan altas como ∆=1.07%. Al parecer, lo anterior puede deberse a un nivel de esfuerzos de
diseño disparejo en los elementos estructurales en los distintos entrepiso asociado al hecho de emplear
secciones tipo en el diseño, aspecto que no se ha estudiado con profundidad y que se analizará con mayor
detalle en estudios futuros. El primer autor ha realizado este mismo tipo de análisis en estructuras esbeltas con
Comportamiento sísmico de edificios esbeltos con base en marcos dúctiles de acero estructural diseñados
conforme al reglamento de la Ciudad de México
19
base en marcos de concreto reforzado, donde se ha observado, tanto una variabilidad menor en el valor de ∆fe,
como un valor absoluto menor de ∆fe con respecto al presentado en este estudio para IR6 e IR6B.
Finalmente, quiere recalcarse que los estudios se realizaron utilizando el programa de análisis no
lineal DRAIN-2DX, que permite modelar exclusivamente las fallas por flexión y la acción bidimensional. No
se pueden obtener más que ideas aproximadas de la redistribución de esfuerzos tridimensional (como se hizo
en los modelos de ocho niveles que no se presentan, pero no en IR6 e IR6B), ignorando efectos significativos
como es la torsión dinámica no lineal y la acción multidireccional de las aceleraciones del terreno. De igual
manera, no se pueden evaluar potenciales fallas por cortante, flexocortante y torsión simultáneamente con las
fallas por flexión, flexocompresión y flexotensión. Se considera importante realizar análisis adicionales en las
estructuras en estudio tomando en cuenta la acción de estos efectos, cuando los recursos de cómputo y de
software, permitan realizar este tipo de estudios en modelos tan complejos (aunque aparentemente simples)
como son los modelos IR6 e IR6B presentados. Para ellos, se requieren programas de análisis tridimensionales
que modelen con rigurosidad los efectos descritos en el intervalo de comportamiento no lineal y en cada paso
de integración en el tiempo. Programas como el SAP2000 ofrecen un modelado no lineal de baja
aproximación para este tipo de estructuras, sobre todo si toma uno en cuenta que la respuesta paso a paso no
se calcula con rigurosidad en cada paso de integración, sino con un procedimiento “equivalente”, según se
documenta en el manual de dicho software.
AGRADECIMIENTOS
La mayor parte del estudio que se presenta se realizó en el Centro de Investigación Sísmica de la
Fundación Javier Barros Sierra, con el patrocinio de la Secretaría General de Obras del Gobierno del Distrito
Federal bajo la administración del Ing. Daniel Ruiz Fernández. Los autores quieren también agradecer los
valiosos comentarios del M. en C. Enrique del Valle Calderón en el desarrollo del presente estudio, así como
la colaboración del Dr. Luis Eduardo Pérez Rocha en la generación de los acelerogramas artificiales de sitio
utilizados.
REFERENCIAS
Cheja, C (1997), “Comportamiento sísmico de un edificio esbelto de acero estructural diseñado conforme al
Reglamento de Construcciones para el Distrito Federal y sus Normas Técnicas Complementarias”, Tesis
de Licenciatura, Universidad Iberoamericana, junio.
Mamaghani, I H, C Shen, E Mizuno y T Usami (1995), “Cyclic behavior of structural steels. I: experiments”,
ASCE Journal of Structural Engineering, Vol. 121, No. 11, pp. 1158-1164.
NTCEM-95 (1995), “Normas Técnicas Complementarias para Diseño y Construcción de Estructuras
Metálicas”, Gaceta Oficial del Departamento del Distrito Federal, febrero.
NTCS-95 (1995), “Normas Técnicas Complementarias para Diseño por Sismo”, Gaceta Oficial del
Departamento del Distrito Federal, febrero.
NTCS-2004 (2004), “Normas Técnicas Complementarias para Diseño por Sismo”, Comité de Normas por
Sismo del Comité Asesor de Normas de la Secretaría General de Obras del Gobierno del Distrito Federal,
junio.
Pérez Rocha, L E (1998), “Respuesta sísmica estructural: efectos de sitio e interacción suelo-estructura”, Tesis
Doctoral, División de Estudios de Posgrado de la Facultad de Ingeniería, Universidad Nacional
Autónoma de México.
20
Arturo Tena Colunga y Carlos Cheja Mochon
Prakash, V, G H Powell y F Fillipou (1992), “DRAIN-2DX: Base program user guide”, Report No.
UCB/SEMM-92/29, Department of Civil Engineering, University of California at Berkeley.
RCDF-93 (1993), “Reglamento de Construcciones para el Distrito Federal”, Diario Oficial de la Federación,
agosto.
Rosenblueth, E y R Gómez (1991), “Comentarios a las Normas Técnicas Complementarias para Diseño por
Sismo”, Reporte No ES-7, Instituto de Ingeniería, UNAM, mayo.
Ruiz, E, S E Ruiz y F García Jarque (1997), “Respuesta sísmica de marcos con planta débil diseñados con el
RCDF-76 y el RCDF-93”, Memorias, XI Congreso Nacional de Ingeniería Sísmica, Veracruz, Veracruz,
Vol. II, pp. 781-791, noviembre.
Tena, A, E del Valle, C Gómez, M Basurto, G Casillas y C Cheja (1996), “Revisión de los factores de
comportamiento sísmico para diseño por sismo de estructuras irregulares”, Reporte FJBS/CIS-96/08,
Centro de Investigación Sísmica, AC, Fundación Javier Barros Sierra, AC, diciembre.
Tena, A, (1997), “Revisión de los factores de comportamiento sísmico para el diseño por sismo de estructuras
esbeltas y/o con piso débil”, Reporte FJBS/CIS-97/03, Centro de Investigación Sísmica, AC, Fundación
Javier Barros Sierra, octubre.
Tena-Colunga, A y E del Valle Calderón (1998), “Evaluation of seismic response modification factors of
Mexico´s Federal District Code for irregular RC buildings”, Memorias, 6th US National Conference on
Earthquake Engineering, Seattle, Washington, Artículo 252, junio.
Tena-Colunga, A (1999), “International seismic zone tabulation proposed by the 1997 UBC code:
Observations for Mexico”, Earthquake Spectra, Vol. 15, No. 2, pp. 331-360, mayo.
Tena, A (2000), “Reflexiones sobre la definición y evaluación de la condición de irregularidad por piso suave
de acuerdo con lo establecido por las NTCS-95 del RCDF-93”, Memorias, XII Congreso Nacional de
Ingeniería Estructural, León, CDROM, noviembre.
Tena, A (2001), “Evaluación sísmica de la condición de irregularidad por piso suave de estructuras mixtas
diseñadas conforme al RCDF-93”, Memorias, XIII Congreso Nacional de Ingeniería Sísmica,
Guadalajara, CDROM, noviembre.
Tena, A (2002), “Respuesta sísmica de estructuras mixtas con primer piso suave”, Memorias, Octavas
Jornadas Chilenas de Sismología e Ingeniería Antisísmica, Valparaíso, Chile, CD-ROM, Artículo 51,
abril.
Valmundsson, E V y J M Nau (1997), “Seismic response of building frames with vertical structural
irregularities”, ASCE Journal of Structural Engineering, Vol. 123, No. 1, pp. 30-41.