Estudio de caso de un adolescente condenado por parricidio

Revista de Psicología Clínica con Niños y Adolescentes
Vol. 2. Nº. 1 - Enero 2015 - pp 63-68
Copyright© 2015 RPCNA
www.revistapcna.com
Revista de Psicología Clínica con Niños y Adolescentes
Estudio de caso de un adolescente
condenado por parricidio
David Rodríguez Iñesta1, Juan Ramón Pereira Docampo1, Paz Botella Tortosa1, Lorena Rodríguez Botella1
Esther Mirete Molina1 y Santiago de las Heras Junco2
1
Asociación por la investigación y divulgación de la psicología científica de Alicante
2
Centro penitenciario de Fontcalent, Alicante
Resumen
Al contrario que en los crímenes cometidos por población adulta, los estudios sobre el perfil psicológico de jóvenes parricidas son
escasos. El objetivo del presente artículo consiste en el análisis de un caso prototípico de parricidio cometido por un adolescente
para identificar los distintos elementos idiosincráticos de este tipo específico de comportamiento. La metodología empleada consistió
en la evaluación pretest de informes psiquiátricos, reunión con el equipo de tratamientos del centro penitenciario, y la recogida de
información de contraste. Posteriormente se llevó a cabo una evaluación en profundidad con el sujeto, en entrevistas individuales se le
aplicaron las pruebas SIMS, MCMI, WAIS y listado de 102 variables criminológicas, así como la entrevista semiestructurada PCL de
Hare. Los resultados indican que estamos ante un sujeto con claras características psicopáticas, con una inteligencia por encima de
la media, no simulador y con una personalidad patológica. Los resultados se interpretan en función de la bibliografía existente sobre el
tema y se plantean futuras líneas de investigación y aplicaciones prácticas de este tipo de estudio.
Palabras clave: parricidio, adolescente, psicopatía, estudio de caso.
Abstract
A case study of a teenager convicted of a crime of parricide. Unlike crimes committed by adults, studies on the psychological profile
of young parricide are scarce. The aim of this paper was to analyse a prototypical case of parricide committed by an adolescent
to identify the different idiosyncratic elements in this specific type of behavior. The methods consisted of a pretest assessment of
psychiatric reports, a meeting with the treatment team in the penitentiary and the collection of comparative information. Subsequently
an in-depth assessment of the individual was carried out, in individual interviews applying the tests, SIMS, MCMI, WAIS and the 102
criminological variables list, as well as the Hare PCL semi structured interview. The results indicate that we are facing an individual with
clear psychopathic features, with an above-average intelligence level, not a simulator and with a pathological personality. The results
are interpreted in terms of the existing literature on this subject and future research developments and the practical use of this type of
study are proposed.
Keywords: parricide, adolescent, psychopathy, case study.
La Organización Mundial de la Salud, en su último informe
sobre violencia juvenil (2002), estima que anualmente 76.940
jóvenes son condenados por homicidio en todo el mundo. En
Europa, según datos de la Comisión Europea sobre Asuntos
Internos (2012), se cometen anualmente 1.604 homicidios por
parte de jóvenes. En España, el Instituto Nacional de Estadística (2012) informa que en 2012 fueron condenados por homicidio 19 menores con edades comprendidas entre los 14 y los
17 años.
Los asesinatos cometidos por adolescentes generan mucha
alarma social, y esto conlleva repercusiones sociales y camCorrespondencia:
Juan Ramón Pereira Docampo.
Avd. Maisonnave nº31 Ático E, C.P. 03003. (Alicante) - España.
E.mail: [email protected]
A case study of a teenager convicted of a crime of parricide
bios político-judiciales. El caso de James Bulguer, un niño de
dos años asesinado por dos niños de 10 años en Liverpool,
Reino Unido, generó un cambio en la representación social
de la delincuencia juvenil, y supuso que en Inglaterra se generaran sucesivas reformas de la legislación penal juvenil hacia
una política penal más represiva y punitiva (Vázquez González, 2006). En España, el triple asesinato cometido en el año
2000 por un joven murciano de 16 años, o el crimen de una
joven madrileña a manos de un grupo de menores de edad, ha
generado movimientos sociales que exigen la revisión de la
Ley del menor.
64
Estudio de caso de un adolescente condenado por parricidio
Beckman (2004) señala en un artículo publicado en Science que
el estudio de la conducta criminal en la adolescencia es importante
ya que durante esta etapa del desarrollo evolutivo del ser humano,
el cerebro no se ha desarrollado completamente (Frith y Frith, 2003;
Lebel y Beaulie, 2011; Mendle, Turkheimer y Emery, 2007; Reyna y
Farley, 2006). Comprender el fenómeno de la criminalidad en adolescentes nos permitirá intervenir a tiempo antes de que las estructuras cerebrales queden limitadas. Además, la violencia extrema a estas
edades correlaciona directamente con un mayor riesgo de reincidencia futura (Forth, 1990).
Por otro lado, el homicidio está interrelacionado con muchos
otros fenómenos como el consumo de drogas, el acoso escolar y la
organización en bandas juveniles (Xue, Zimmerman y Cunnigham,
2009). También debemos tener en cuenta que en el entorno familiar,
cuando el hijo es el agresor, la agresión más común es del hijo hacia la
madre, lo cual sabemos que correlaciona con agresiones posteriores a
su novia/pareja, es decir, violencia de género (teoría intergeneracional
de la violencia de McCloskey y Lichter, 2003).
Ulman y Strauss (2003) plantean un modelo explicativo de la violencia en adolescentes que incluye a su vez tres modelos: el modelo del
aprendizaje social (Bandura, 1987) el modelo de coerción recíproca
(Patterson, 1980,1982), el cual establece que padres e hijos se moldean
mutuamente, y las teorías feministas (Rossi y Rossi, 1990).
Ibabe, Jaureguizar y Díaz (2007) por su parte, explica el fenómeno
como la consecuencia del modelado negativo, unas relaciones familiares disfuncionales (Modelo sistémico familiar, de Whaler y Dumas,
1986) y la exposición a situaciones estresantes sin capacidad de afrontarlas de manera adaptativa (Modelo de Lazarus y Folkman, 1984).
El modelo explicativo de Cottrell y Monk (2004) se ha probado
empíricamente con una muestra de jóvenes canadienses. Estos autores plantean que existen una serie de variables macrosociales y microsociales (a mayor número de variables presentes mayor probabilidad
de agresión). En el nivel micro se pondera la existencia de: estilos de
crianza parentales disfuncionales (Garrido, 2005), problemas de salud
mental incluido el trastorno por déficit de atención con hiperactividad, y los trastornos de personalidad (Christian, Frick, Hill y Tyler
1997; National Clearinhouse on Family Violence, 2003); también
juega un papel importante el modelado, al ser víctima o testigo de
malos tratos, y mantener en secreto la violencia por miedo a una escalada mayor de la misma (McCloskey y Lichter, 2003). A nivel macro,
las variables a tener en cuenta serían: que el joven se haya educado en
un modelo social machista, la falta de información y apoyo, el estrés
provocado por distintos factores, el consumo de sustancias (Pagani,
2004), el fracaso escolar (Romero, Melero, Cánovas y Antolín, 2005) y
la influencia del grupo de iguales. Este modelo teórico da mayor peso
a las variables macro, ya que entiende que éstas influyen directamente
en las variables del microsistema.
Descripción del caso
Identificación del paciente
A. C. nació en Palma de Mallorca en 1994. Hacía un mes que acababa de cumplir 18 años en el momento del crimen. A. C. fue el tercer
hermano, siendo tres y cinco años menor que su hermano y su hermana, y doce años mayor que su hermano pequeño. Tanto el padre
como la madre de A. C. trabajaban, siendo el padre empresario con
gran poder adquisitivo.
Cuando el sujeto de estudio tenía 4 años, sus padres se separaron
y A. C. vivió con su madre y sus hermanos hasta que tenía 16 años.
Después se fue a vivir con su padre y la novia de su padre, mientras sus
hermanos permanecieron con la madre.
En su etapa escolar, cuando el sujeto tenía 11 años, fue diagnosticado de enuresis, Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad
y Síndrome de Dandy Walker. El síndrome de Dandy-Walker es el
resultado de una deformidad cerebral presente al nacer que comprende una deformación del cerebelo y la presencia de quistes en la
parte inferior del cerebro. Hay estudios donde se muestra que el cerebelo podría estar asociado con la depresión y con síntomas impulsivos
(Ji, Tae, Young, Soon-Cheol y Seok, 2013).
El sujeto de estudio repitió dos cursos en el colegio (5º de primaria y 1º de ESO). Su actitud en el colegio era “normal” y en ocasiones
“travieso”, tal y como afirma A. C. Tenía buenas relaciones con sus
compañeros y en ocasiones se vio envuelto en alguna pelea.
Cuando tenía 17 y se graduó en Educación Secundaria Obligatoria, dejó los estudios y empezó a trabajar en la empresa de su padre.
Trabajó en dicha empresa un año. Pero después de muchos enfrentamientos con su padre, el sujeto dejó el trabajo porque admite que no le
gustaba. Según refiere, trabajaba muchas horas y no ganaba suficiente
dinero. Además, le disgustaba trabajar con su padre porque admite
que era muy estricto en el trabajo y en el domicilio familiar. A la edad
de 17 años, conoció a un chico por internet dos años mayor que él,
ambos jugaban a videojuegos violentos online. Meses después comete
el crimen junto a este amigo.
Historia del problema
A continuación se procede a describir el crimen, atendiendo al
sumario del caso, informes forenses, investigación policial y testimonios del sujeto de estudio.
El participante de estudio es un experto apasionado de videojuegos bélicos, a los cuales le dedicaba hasta doce horas diarias. Un año
antes del crimen, conoció a un amigo natural de Zaragoza con sus
mismos intereses en videojuegos. Después A. C. manifestó a dicho
amigo las múltiples vejaciones que según él recibía por parte de su
padre, y la intención de acabar con la vida de su progenitor. Días antes
del crimen, el amigo y cómplice del sujeto, había viajado desde Zaragoza hasta Palma de Mallorca para pasar unos días, permaneciendo
en el domicilio familiar de A. C.
Un día antes del crimen, A. C. y su amigo pulverizaron cinco
ansiolíticos y se los dieron en bollería a la víctima. Cuando el padre
del sujeto llevaba más de una hora durmiendo en su cama, A. C. y su
amigo se dirigieron a la habitación del padre y le atacaron con un palo
en la cabeza, pero él padre se despertó. Los dos sujetos se asustaron
y le dijeron a la víctima, en estado de somnolencia y desorientación,
que había sido un sueño. Posteriormente A. C. ayudó a curar a su
progenitor.
La noche del crimen, los dos adolescentes se encontraban en la
habitación de A. C. y su padre en el salón del piso de abajo. A. C. llamó
a su padre para que acudiera a la habitación y allí le golpearon con un
arma que habían construido a tal efecto. Dos meses antes del crimen,
el sujeto había fabricado un palo con tres clavos a la derecha y uno
por la izquierda, y cada púa medía unos diez centímetros de longitud,
imitando el arma que se utiliza en un famoso videojuego, similar a
una cachiporra. Durante el forcejeo ambos jóvenes le golpearon en la
cabeza con dicha arma, un martillo, un jarrón, y acabaron con su vida
finalmente con un bafle que el joven A. C. estrelló contra el cráneo
de su progenitor. Robaron al cadáver unos collares y un reloj de la
marca Rolex para que pareciera que había sido un robo. Movieron el
cadáver de la casa al coche, para llevarlo al bosque, y posteriormente
David Rodríguez Iñesta, Juan Ramón Pereira Docampo, Paz Botella Tortosa y Lorena Rodríguez Botella
limpiaron la escena del crimen sin dejar rastros visibles de sangre. Por
otro lado, las armas que emplearon las tiraron a unos contenedores.
Después del crimen ambos jóvenes se apropiaron de 10.000 euros
que la víctima llevaba en su maletín, y gastaron 500 euros en comprar
un videojuego y comida rápida.
La guardia Civil detuvo diez días después a los dos jóvenes
y ambos confesaron y rompieron el “pacto de silencio” que
habían acordado.
65
Antisocial). El valor del coeficiente de correlación interno singular
para el puntaje total de la PCL-R fue .92; alfa de Cronbach = .86 para
la puntuación total.
Listado de 101 variables criminológicas: este listado se ha elaborado
“ad hoc” para esta investigación, y recoge variables relativas al modus
operandi, victimiología, firma del asesino, etc. Son las variables que
Garrido (2012) plantea para la elaboración de perfiles criminales.
Resultados
Procedimiento
Las diferentes pruebas fueron aplicadas en un contexto penitenciario: en las horas convenidas con la Dirección del Centro
Penitenciario de Palma de Mallorca, y con la autorización de
Instituciones Penitenciarias del Ministerio del Interior. Tres psicólogos realizaron las entrevistas de evaluación, tras una primera
entrevista de recogida de consentimiento informado por parte
del sujeto investigado. Una vez aplicadas las pruebas se procedió
a su corrección a través de los logaritmos correspondientes, dos
pruebas se corrigieron manualmente (WAIS y PCL-SV) y otras dos
informáticamente (MCMI y SIMS).
Asimismo, y de manera paralela a las entrevistas con el sujeto
de estudio, se realizó un trabajo de búsqueda colateral de información, para ello se realizaron entrevistas adicionales con la familia del
recluso, y con responsables del equipo de tratamiento en prisión. El
equipo de investigación tuvo acceso a los informes psicológicos y psiquiátricos del expediente del interno a través del propio recluso. Esta
información se comparó con la información de las pruebas aplicadas
con la finalidad de detectar discrepancias entre los resultados. La evaluación psicológica descrita en este trabajo es original, ninguna de las
pruebas fue aplicada previamente por los servicios penitenciarios y/o
en su caso por la evaluación forense realizada al sujeto a su entrada
a prisión.
Instrumentos
Inventario Estructurado de Síntomas (SIMS). Compuesto de 75
ítems de verdadero-falso, se caracteriza por su brevedad, su sencilla
interpretación y su gran versatilidad. Los índices obtenidos han sido
satisfactorios tanto en fiabilidad (coeficiente alfa del total igual a .96)
como de sensibilidad y especificidad (> .90).
Inventario Clínico Multiaxial de Millon (MCMI). Contiene 11
subescalas que evalúan trastornos de la personalidad clínicos (Esquizoide, Evitativo, Depresivo, Dependiente, Histriónico, Narcisista,
Antisocial, Pasivo-Agresivo y Autodestructiva), y tres que evalúan
trastornos graves de la personalidad (Esquizotípoca, Paranoide y
Límite). Coeficiente Alfa de .66-.89; fiabilidad test- retest para las puntuaciones dimensionales: .85-.93. La sensibilidad del MCMI-III varía
mucho entre escalas: .44-.92 (M= .60); igual que su poder predictivo:
.30-.81 (M= .69).
Cuestionario de evaluación de la inteligencia WAIS: Nos provee
de cuatro puntuaciones (Comprensión Verbal, Razonamiento Perceptivo, Memoria de Trabajo y Velocidad de Procesamiento), y una
quinta que se denomina Coeficiente Intelectual Total. Se han realizado correlaciones test, re-test, con resultados satisfactorios en puntajes desde .60 a .80 (coef. de confiabilidad).
Entrevista semiestructurada PCL de Hare para la evaluación de
la psicopatía: El PCL-R proporciona una puntuación general de Psicopatía y puntuaciones en 2 factores (Interpersonal/Afectivo y Desviación social) y en 4 facetas (Interpersonal, Afectiva, Estilo de vida,
Cuestionario de personalidad MCMI II de Millon
La escala de validez a las respuestas obtenidas, nos indica que las
respuestas son inválidas. El sujeto evaluado invalida la prueba con sus
respuestas, al ser estas contradictorias. En la prueba no había obtenido
puntuaciones elevadas, por encima de 85 puntos, en ninguna escala,
exceptuando en Compulsivo (84 puntos) y Dependiente (81 puntos).
Escala de inteligencia WAIS de Wechsler
Dentro de la clasificación de inteligencia de Wechsler, el CI total
obtenido corresponde a una puntuación de inteligencia “S” Superior, a
saber: CI verbal (121), CI manipulativo (110) y CI total (126).
Cuestionario de simulación de síntomas SIMS
La puntuación total en el SIMS resulta inferior a la recomendada
como punto de corte para determinar la sospecha de simulación.
Esta prueba nos indica que el sujeto de estudio no finge, en efecto,
su sintomatología. De modo que en caso de que no se tenga conocimiento de otros datos o informaciones que sugieran la idea de que el
paciente esté fingiendo su sintomatología, no se considera necesaria
una evaluación de la simulación más extensa y exhaustiva. Sin embargo,
en este caso sí tenemos informaciones de que el sujeto ha podido sobredimensionar sus síntomas en la escala de Trastornos Afectivos.
Escala de Psicopatía PCL-SV
El sujeto evaluado obtiene una puntuación global en la PCL-SV
de 20 puntos. Según el baremo correspondiente (población forense
no psiquiátrica) se situaría en el percentil 90, lo cual supone una puntuación muy superior a la media en psicopatía dentro del grupo de
población penitenciaria en la muestra original. Atendiendo a los dos
factores que recoge la escala, encontramos una pequeña diferencia
entre el factor 1 (área interpersonal y emocional), frente al factor 2
(estilo de vida antisocial).
En el primer factor el sujeto se sitúa en el percentil 100, la puntuación más alta, mientras que en el segundo factor puntúa en el percentil
40. En cuanto a las cuatro facetas que recoge la escala, el sujeto puntúa
significativamente alto en la faceta interpersonal y emocional, mientras que puntúa significativamente más bajo en las otras dos facetas:
estilo de vida y faceta antisocial.
Discusión
Respecto a los antecedentes en el estudio de la psicopatía infanto-juvenil, Mata (2001) plantea que las causas y los mecanismos son
distintos entre adolescentes sociópatas con rasgos psicopáticos y
adolescentes sociópatas sin rasgos psicopáticos. El planteamiento
de este autor fue confirmado posteriormente por De la Corte et al.
(2011). Este modelo, basado en la acumulación de factores, plantea que hay influencias múltiples operando, de modo que un sujeto
puede llegar a tener comportamientos antisociales desde caminos
distintos. Los chicos psicópatas no encajan con el perfil del delin-
66
Estudio de caso de un adolescente condenado por parricidio
cuente juvenil persistente o con las clásicas teorías del desarrollo
(Moffitt, 1993). Un elemento muy importante que plantea Mata
(2001) y que también señala el profesor Herranz (2010) es la edad,
la cual tiene un gran poder predictivo. Cuando la edad de aparición
de los comportamientos antisociales es antes de la pubertad, hay un
peor pronóstico y una mayor probabilidad de que el sujeto presente
posteriormente rasgos psicopáticos.
En cuanto a la edad, podríamos dividir (Lyken, 2000) al grupo
de adolescentes en dos subgrupos: los que comienzan a mostrar
comportamientos sociopáticos antes de la pubertad, es decir, sobre
los 13 años, y los que comienzan después. En el primer grupo habría
una mayor influencia de factores predisposicionales (disfunciones
cognitivas y neuropsicológicas) y contextuales (ambiente familiar);
sin embargo en el segundo grupo habría una exageración de procesos adolescentes normales, como el rechazo a la autoridad. Ambos
grupos tendrían dos trayectorias distintas: en el primer grupo habría
una vulnerabilidad temperamental (que a menudo un mal ambiente
de crianza acentúa, aunque no necesariamente), mientras que en el
segundo grupo lo que habría es un procedimiento inadecuado para
obtener un sentido de madurez e identidad. El modelo de Lyken
(2000), basándose en los postulados de Eysenck (1991), se establece
un papel clave en los rasgos temperamentales, de los cuales el autor
consideró especialmente relevantes la ausencia de miedo, la búsqueda
de sensaciones y la impulsividad. Respecto a la ausencia del miedo,
Bausell (2005) indica que en sujetos con predisposición a la violencia, hay un sistema defectuoso, se trata del sistema encargado de responder e inhibir la violencia ante emociones de tristeza y miedo. Por
tanto, las personas con alta vulnerabilidad a la psicopatía tendrían un
bajo sistema inhibidor de la violencia (BIS) o un sistema de activación
de la conducta muy potente (BAS). Barry et al. (2000) plantean que
existe una relación directa entre el comportamiento psicopático en la
adolescencia y el rasgo de insensibilidad emocional. Este rasgo englobaría la falta de sentimiento de culpa, la carencia de empatía, encanto
superficial y constricción de emociones.
Lynam et al. (2009) afirman que los jóvenes con diagnóstico de
Trastorno por déficit de atención con hiperactividad mostraban una
particular forma severa de comportamiento antisocial, al tiempo que
tenían déficits en las funciones ejecutivas y bajo arousal cortical. En
un estudio de adopción, Bakker (2010) observó cómo niños adoptados cuyos padres biológicos tenían Trastorno por déficit de atención,
presentaban más probabilidad de tener un trastorno por déficit de
atención con hiperactividad, el cual correlacionaba directamente con
la presencia e intensidad de conductas agresivas.
Marsh y Blair (2008) y Jones et al. (2009) plantean un modelo
explicativo de la psicopatía juvenil basado en los resultados de Hare
(1993) y Cleckely (1982). Según los autores, la presencia de jóvenes
con rasgos psicopáticos en un entorno positivo y en familias acomodadas, con buena educación y sin factores de riesgo, indicaría la existencia de algún problema orgánico cerebral en el origen y desarrollo
de la psicopatía. Estos resultados se apoyan en los estudios de Fairchild et al. (2009) y Jones et al. (2009).
En contraste con las teorías más biologicistas, Farrington (2005)
plantea un modelo explicativo basado en la importancia de la familia como predictor de la psicopatía. El rechazo parental, la existencia
de un padre antisocial, el fracaso parental en la disciplina a los hijos,
las carencias afectivas (sobre todo de la madre) pueden dar lugar a
dos tipos de jóvenes con rasgos psicopáticos: psicópatas indulgentes (a quienes se les ha permitido demasiado y carecen de límites)
y psicópatas por carencia (aquellos que han sufrido una carencia
afectiva grave).
La literatura científica existente sobre el tema aporta distintos
modelos teóricos explicativos, pero es escasa en cuanto al análisis de
cohortes de adolescentes parricidas y estudios de caso en profundidad. Nuestro equipo de investigación considera fundamental estudios
de caso como el expuesto, de cara a conocer el perfil de este tipo de
homicidas, como ya hiciera Ressler (2010) con sus estudios de caso
sobre 31 asesinos múltiples, lo que permitió conocer los distintos
denominadores comunes dentro de esta categoría criminal incluida
la famosa triada: enuresis, piromanía y maltrato animal en la infancia,
características presentes en la mayoría de psicópatas adultos.
En nuestro estudio, y en vista de los resultados obtenidos en las
distintas pruebas, podemos concluir que el parricidio fue cometido
por un adolescente con claros rasgos psicopáticos. Se trata de un
caso singular, ya que no todos los jóvenes asesinos son psicópatas
(Herranz, 2010). Dada la edad del sujeto, los investigadores preferimos utilizar el término “rasgos psicopáticos” a “psicópata”, debido al
riesgo de generar falsos positivos y etiquetar a un sujeto joven, que
aún se encuentra en una etapa de desarrollo (Johnstone y Cooke,
2004). Para los especialistas en esta materia, es importante diferenciar
a los jóvenes “psicópatas” de otros adolescentes agresivos, ya que no
todos los delincuentes juveniles violentos se convertirán en personalidades psicopáticas (Forth y Mailloux, 2000; Hare, 1980).
Atendiendo a los resultados, estaríamos ante un sujeto psicópata
del subtipo manipulador (Hare, 2003). No se trata por tanto de un
psicópata clásico, prototípico o puro, sino de un psicópata integrado
(Garrido, 2004). Dada la elevada puntuación obtenida en la faceta
emocional, no nos encontramos ante un delincuente común, “pseudopsicópata” o “sociópata” (Hare, 2003).
La principal limitación de este trabajo es el tamaño muestral, ya
que los resultados de un estudio de caso (aunque sea muy atípico) no
pueden ser extrapolados a toda la categoría de adolescentes parricidas.
No obstante, este estudio de caso nos ha permitido conocer muy en
profundidad la patología de estudio, y nos ha permitido deducir algunas líneas de trabajo futuras que podrían resultar muy interesantes.
Entre las líneas de trabajo que se nos presentan, y sobre las cuales ya
estamos trabajando, se encuentra la creación, a través de una muestra
mayor de sujetos parricidas, de un modelo matemático predictivo de
la violencia parricida en adolescentes, así como la necesidad de, una
vez se ha realizado una detección precoz del problema, aplicar programas de tratamiento a jóvenes que potencialmente pueden superar la
barrera entre la violencia intrafamiliar y el asesinato. Al margen de la
detección precoz y el tratamiento preventivo, un estudio pormenorizado de esta patología, incluyendo medidas de seguimiento a los años
de la comisión del delito, nos permitirá comprender en qué medida
la violencia de los hijos hacia los padres marca en futuro desarrollo
psicosocial del asesino y el ajuste emocional de los miembros de la
familia supervivientes.
Artículo recibido: 06/07/2014
Aceptado: 18/10/2014
Referencias
American Psychiatric Association, APA (2002). DSM-IV-TR. Manual diagnóstico y
estadístico de los trastornos mentales. Texto revisado. Barcelona: Masson.
American Psychiatric Association. (2013). Diagnostic and statistical manual of
mental disorders (5th ed.). Arlington, VA: American Psychiatric Publishing.
Bakker, L. y Rubiales, J. (2010). Interacción de factores genéticos y ambientales
en el trastorno por déficit de atención con hiperactividad. Revista chilena
de neuropsicología, 5(3), 227-237.
Bandura, A. (1987). Teoría del Aprendizaje Social. Madrid: Espasa-Calpe.
David Rodríguez Iñesta, Juan Ramón Pereira Docampo, Paz Botella Tortosa y Lorena Rodríguez Botella
Barry, C. T., Frick, P. J., DeShazo, T. M., McCoy, M., Ellis, M. y Loney B. R
(2000). The importance of callous unemotional traits for extending the
concept of psychopathy to children. Journal of Abnormal Psychology, 109,
335-340.
Bausell, R. B., Lao L., Bergman S., Lee W. L. y Berman B. M. (2005). Is acupuncture analgesia an expectancy effect? Preliminary evidence based on
participants’ perceived assignments in two placebo-controlled trials. Evaluation and the Health Professions, 28(1), 9-26
Beckman, M. (2004). Crime and adolescent brain development. Science, 305,
596-599.
Buyuk, Y., Kurnaz, G., Eke, S., Ankarali, H. y Oral, G. (2011). Medico-Legal
Evaluation of Adolescent Parricide Offenders: Thirty Nine Cases from
Turkey. Journal of Family Violence, 26(1), 1-7.
Christian, R. E., Frick, P. J., Hill, N. L. y Tyler, L. (1997). Psychopathy and conduct problems in children. Implications for subtyping children with conduct problems. Journal of the American Academy of Child and Adolescent
Psychiatry, 36, 233–241.
Cleckely, H. M. (1982). The Mask of Sanity. An Attempt to Clarify Some Issues
About the So-Called Psychopathic Personality. St. Louise: Mosby.
Comisión Europea (2012). Informe de la Comisión europea para asuntos
internos. Comisión Europea, Dirección General de Justicia, Libertad
y Seguridad.
Cottrell, B. y Monk, P. (2004). Adolescent-to-parent abuse. A qualitative overview of common themes. Journal of Family Issues, 25(8), 1072-1095.
Craig, M. C., Catani, M., Deeley, Q., Latham, R., Daly, E., Kanaan, R., et al.
(2009). Altered connections on the road to psychopathy. Molecular Psychiatry 14, 946-953.
De la Corte, L., Giménez, A. y Requena, L. (2011). ¿Existe un perfil de delincuente organizado? Exploración a partir de una muestra española. Revista
Electrónica de Ciencia Penal y Criminología, 13(3), 3-32.
Eysenck, H. J. (1991). Dimensions of personality: 16, 5, or 3? Criteria for a taxonomic paradigm. Personality and Individual Differences, 12(8), 773-790.
Fairchild, G., Van Goozen, S., Calder, A., Stollery, S. y Goodyer, I. (2009).
Deficits expressions recognitions in male adolescents with early-onset or
adolescets – onset conduct disorder. The Journal of Child Psychology and
Psychiatry, 50, 627-663.
Farrington, D. (2005). Childhood origins of antisocial behaviour. Clinical Psychology & Psychotherapy, 12(3), 177-190.
Ferreiros, J. (2004). Impacto de la imagen por resonancia magnética (IRM) en
la práctica médica. Anales de la Real Academia de Farmacia, 70, 33-39.
Frith, U. y Frith, C.D. (2003). Development and neurophysiology of mentalizing. Philosophical Transactions of the Royal Society of London, Series B,
Biological Sciencies, 358, 459-473.
Forth, A. E., Hart, S. D. y Hare, R. D. (1990). Assessment of psychopathy in
male young offenders. Psychological Assessment: A Journal of Consulting
and Clinical Psychology, 2(3), 342-344.
Forth, A.E. (1996). Psychopathy in adolescent offenders: Assessment, family
background and violence. En D. J. Cooke, A. E. Forth, J. P. Neuwman y R. D.
Hare (Eds.), Issues in criminological and legal psychology: International perspectives on psychopathy (pp. 42-44). Leicester: British Psychological Society.
Garrido, V. (2004). Tratamiento del agresor psicopático. En J. Sanmartín
Espulges (Coord.), El Laberinto de la Violencia: Causas, Tipos y Efectos
(pp. 321-330). Barcelona: Ariel.
Garrido, V. (2005). Los hijos tiranos. Barcelona: Ariel.
Garrido, V. (2012). Perfiles criminales: Un recorrido por el lado oscuro del ser
humano. Barcelona: Ariel.
Hare, R. D. (1980). A research scale for the assessment of psychopathy in criminal populations. Personality and Individual Differences, 1, 111-119.
Hare, R. D. (1993). Without Conscience: The Disturbing World of the Psychopaths Among Us. New York: Guilford Press.
67
Hare, R. D. (2003). Psychopathy Checklist- Revised. Toronto: Multi-Health Systems.
Hare, R. D. y Neumann, C. S. (2005). Structural models of psychopathy.
Current Psychiatry Reports, 7(1), 57-64.
Hart, S. D., Cox, D. N. y Hare, R. D. (1995). The Hare Psychopathy Checklist:
Screening Version. Toronto: Multi-Health Systems.
Herranz, J. (2010). Psicopatología de la conducta delictiva. Jara, online.
Ibabe, I., Jaureguizar, J. y Díaz, O. (2007). Violencia filio-parental: conductas
violentas de jóvenes hacia sus padres. Vitoria-Gasteiz: Servicio Central de
Publicaciones del Gobierno Vasco.
Instituto Nacional de Estadística (2014). Título. Recuperado de: www.ine.es
Jefatura de Estado (1995, 2013). Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre,
del Código Penal. Boletín Oficial del Estado Español.
Ji , K., Tae , K., Young , C., Soon-Cheol, C. y Seok M. (2013). Impulsive Behavior and Recurrent Major Depression Associated with Dandy-Walker
Variant. Psychiatry Investigation, 10(3), 303-305.
Johnstone, L. y Cooke, D.J. (2004). Psychopathy in Children: Conceptual and
Measurement Concerns. Behavioral Sciences and the Law. Special issue on
Juvenile Psychopathy.
Jones, A. P., Larsson, H., Ronald, A., Rjisdijk, F., Busfield, P., McMillan, A,….
Viding, E. (2009). Phenotypic and aetiological relationships between psychopathic tendencies, autistic traits, and emotion attribution. Criminal
Justice and Behavior, 36, 1198-1212.
Jordá, S. C. y Besteiro, Y. I. (2013). La psicopatía en menores infractores: retos
para su investigación e intervención. Revista Criminalidad, 55(3), 265-278.
Lazarus, R. S. y Folkman, S. (1984). Stress, Appraisal, and Coping. New
York: Springer.
Lebel, C. y Beaulieu, C. (2011). Longitudinal development of human brain
wiring continues from childhood into adulthood. Journal of Neuroscience,
31, 10937–10947.
Lykken, D. (2000). Las personalidades antisociales. Barcelona: Herder.
Lynam, D. R., Miller, D. J., Vachon, D. D., Lober, R. y Stouthamer-Loeber, M.
(2009). Psychopathy in adolescence predicts official reports of offending
in adulthood. Youth Violence and Juvenile Justice, 7, 189-207.
Marsh, A. y Blair, R. (2008). Deficits in facial affect recognition among antisocial populations: a meta-analysis. Neuroscience & Biobehavioral Reviews,
32(3), 454–465.
Mata, E. (2001). El joven psicópata. Alcmeon, 10(3), Mesa Redonda, 8º Congreso Internacional de Psiquiatría.
McCloskey, L. A. y Lichter, E. L. (2003). The contribution of marital violence
to adolescent aggression across different relationships. Journal of International Violence, 18(4), 390-412.
Mendle, J., Turkheimer, E. y Emery, R. E. (2007). Detrimental psychological
outcomes associated with early pubertal timing in adolescent girls. Developmental Review, 27, 151-171.
Millon, T. (2004). MCMI-II. Inventario Clínico Multiaxial de Millon-II.
Manual. Madrid: Tea.
Moffitt, T.E. (1993). Adolescence-Limited and Life-Course-Persistent Antisocial Behavior: A Developmental Taxonomy. Psychological Review, 100,
674-701.
Pagani, L. S., Tremblay, R. E., Nagin, D., Zoccolillo, M., Vitaro, F. y McDuff, P.
(2004). Risk factors models for adolescent verbal and physical aggression
toward mothers. International Journal of Behaviour Development, 28(6),
528-537.
Patterson, G. R. (1982). Coercive family process. Eugene, OR: Castalia.
Raine, A., y Sanmartín, J. (2000). Violencia y psicopatía. Barcelona: Ariel.
Reyna, V. F. y Farley, F. (2006). Risk and Rationality in Adolescent Decision
Making: Implications for Theory, Practice, and Public Policy. Psychological Science in the Public Interest, 7(1), 1-44.
Ressler, R. (2010). Dentro del monstruo: un intento de comprender a los asesinos en serie. Madrid: Alba editorial.
68
Estudio de caso de un adolescente condenado por parricidio
Romero, F., Melero, A., Cánovas, C. y Antolín, M. (2005). La violencia de los
jóvenes en la familia: una aproximación a los menores denunciados por sus
padres. Barcelona: Centre D’Estudis Jurídics y Formació Especialitzada.
Rossi, A. S. y Rossi, P. H. (1990). Of human bonding: Parent-child relations
across the life course. Hawthorne, NY: Walter de Gruyter, Inc.
Smith, G. P. y Burger, G. K. (1997). Detection of malingering: Validation of
the Structured González Ordi, H y Santamaría, P. (2009). Adaptación
española del Inventario Estructurado de Simulación de Síntomas. Madrid:
TEA Ediciones.
Ulman, A. y Straus, M. A. (2003). Violence by children against mothers in
relation to violence between parents and corporal punishment by parents.
Journal of Comparative Family Studies 34, 41-60.
Vázquez, C. (2003). Delicuencia juvenial: Consideraciones penales y criminológicas. Madrid: Constitución y Leyes, S.A.
Wahler, R. G. y Dumas, J. E. (1986). Maintenance factors in coercive motherchild interactions: The compliance and predictability hypotheses. Journal
of Applied Behavior Analysis, 19, 13–22.
Weschler, D. (1995). Escala de inteligencia Weschler para adultos. Prueba psicométrica. Madrid: Tea.
Widows, M. R. y Smith, G. P. (2005). SIMS: Structured Inventory of Malingered Symptomatology. Professional manual. Lutz, FL: PAR: Psychological
Assessment Resources.
Xue, Y., Zimmerman, M. A. y Cunningham, R. (2009). Relationship between
alcohol use and violent behavior among urban African American youths
from adolescence to emerging adulthood: A longitudinal study. American
Journal of Public Health, 99(11), 2041-2048.