Leer el artículo - Revista Supergesto

AÑO XXIV Nº118
ENERO - FEBRERO 2015
EDITA
Obras Misionales Pontificias
Director Nacional de OMP
Anastasio Gil García
Dirección
Rosa Lanoix
Diseño y maquetación
Antonio Aunés
Colaboradores
Justo Amado, Fuencisla del Amo,
Alfonso Blas, Ana María Fernández,
María Teresa Fernández del Vado,
Coro Marín, Alicia Muñoz,
María Puncel Reparaz, Quique,
Dora Rivas, Joan Sanmartí,
José Ignacio Rivarés, Francisco Solé,
Montserrat Vilaseca, Juan Zabala.
Fotografía:
José Ramón Moreno Guillo,
EFE y Archivo de O.M.P.
Depósito Legal:
M. 7103-1991
El próximo 25 de enero los niños españoles celebran su
Jornada de Infancia Misionera. "Yo soy uno de ellos"
es el grito que, valientemente, van a dirigir a los mayores para mostrarnos que ellos desean construir un
mundo más justo y solidario, donde todos los niños del
mundo sean iguales, tengan los mismos derechos y
ninguno sea discriminado. Sin duda, es un bonito
grito el de los niños. Se sienten pequeños misioneros, hermanos de todos los niños de la humanidad y
desean cambiar las cosas porque es una cuestión
de justicia. Ayudémosles, pues, uniendo nuestras
voces a su lucha: "Todos somos uno de ellos".
3
EDITORIAL
Suma de voluntades
26
4
REPORTAJE
2015, Objetivos del Milenio
no cumplidos
PAÍS A PAÍS
Filipinas
28
NOMBRES PROPIOS
8
TÚ,¿QUÉ PIENSAS?
Prohibido ser mendigo:
se castigará
con multa o cárcel
30
PUERTAS ABIERTAS
“La vanidad es como
una pompa de jabón”
32
ESTE MUNDO
33
COSAS QUE SE
OYEN O SE LEEN
34
JÓVENES
MISIONEROS
Cooperación entre los
misioneros toledanos
en Perú y los jóvenes
36
CON NUESTROS
MISIONEROS
Carlos Olabarri,
10
voluntaria en el
Centro Contigo de JMV
13
Imprime: :
ARIAS MONTANO, S.A.
Para ponerte en contacto
con nosotros:
SUPERGESTO
C/ Fray Juan Gil, 5
28002 - Madrid
Si lo prefieres, llámanos al
Tef: 91 590 27 80
También puedes hacernos
llegar un e-mail:
supergesto@omp.es
y nuestra página web:
www. revistasupergesto.es
www.omp.es y www.domund.org
Suscripciones
Roberto Murga
suscripciones@omp.es
ESCAPARATE
Ana Vicente Uceda,
ANÉCDOTA
Kailash Satyarthi,
Premio Nobel de la Paz 2014
14
HAGIOGRAFÍA
Fausto Tentorio
16
FIRMAS INVITADAS
Koldo Gutiérrez,
director de Pastoral Juvenil
de los Salesianos
19
DESDE LA MISIÓN
Jornada de Infancia
Misionera 2015.
"Yo soy uno de ellos"
22
PÓSTER
24
ASÍ VA EL MUNDO
de Bilbao, en Alto Trujillo
38
RELATO
Mujeres sin voz
41
42
43
44
ESTÁ EN LOS LIBROS
PARTICIPARON
PIENSA Y JUEGA
LA LLAMADA
“Y
o soy uno de ellos". "Y
yo". "Y yo"... Toda una
suma de voluntades con
un mismo propósito.
Todo un grito reivindicativo por formar parte de una misma
comunidad, de una familia universal.
Todo un gran gesto de empatía para
situarte en el lugar del otro. Toda una
plena implicación con tu prójimo en su
devenir diario. Toda una identificación
con ese al que, sin ser tu hermano,
sientes como tal, porque te pones en
su piel hasta llegar a sentir por ella.
Esto es lo que nos pide y pretende conseguir de nosotros la Jornada de
Infancia Misionera de este 2015, que se
celebra el próximo 25 de enero.
Puede, en principio, parecer una propuesta fácil de alcanzar. Nunca hemos
tenido ninguna dificultad por ser de un
equipo de fútbol, de un cantante o
grupo musical, de redes sociales; por
ser "friki", "rapero", "rastafari", "flogger", "dark", "gótico", "punk"... El desafío que, sin embargo, nos lanza
Infancia Misionera es más duro de
superar, y, por ello, más satisfactorio
su logro: quiere que "seamos de Jesús",
sabiendo que "yo soy uno de aquellos"
por los que Él fue capaz de dar su vida.
No hay mayor muestra de implicación e
identificación con el otro que el de
ocupar su lugar; no hay mayor gesto de
amor que este de Cristo de entregarse
en la cruz por nosotros.
La Infancia Misionera nos pide que
seamos uno de esos niños a los que la
guerra dejó sin hogar y empujó a un
campo de refugiados; de esos chicos y
chicas que, con mucha dificultad,
logran comer una vez al día o, si no ha
sido posible, cada dos; de esas criaturas que fueron arrojadas a su suerte
para no tener más compañera que la
calle; de esos muchachos que nunca
pudieron disfrutar de juegos, de escuela, de afecto, porque tuvieron que ir a
trabajar, fueron vendidos y explotados,
secuestrados y obligados a matar...
Jesús es uno de ellos. Los prefiere y
está a gusto a su lado, porque son los
que más necesitados están de justicia,
dignidad, libertad y amor; los más
sabios a la hora de apreciar lo que es la
necesidad –de amistad, familia, compa-
ñía, amor, perdón...–; y los más ricos
en el ser, en el darse y en el compartir.
Esta escuela en valores evangélicos,
de rostro necesitado y mirada universal, que es la Infancia Misionera nos
llama a unir voluntades, y a alzar la voz
en un clamor multitudinario: "Yo soy
uno de ellos". Aunque resulta casi
imposible ocupar físicamente su lugar,
aunque es difícil llegar a identificarnos
tanto con ellos como para poder reemplazarlos, al menos, con nuestra mente,
con nuestro corazón, seamos de esta
chiquillería necesitada; imaginémonos
que ocupamos su sitio. Será el primer
paso para comprenderla, para abrir
nuestros ojos a una realidad que nos
haga disponer nuestras manos para una
acogida mutua que nos enriquecerá y
nos hará más grandes y cercanos. Sg
NÚM. 118, ENERO-FEBRERO DE 2015
SUPERGESTO
3
"K
Este mes de enero, el papa
Francisco viaja de nuevo a
Asia. En concreto, a Sri
Lanka (del 12 al 15) y a Fili pinas (del 15 al 18). "Super gesto" se acerca hoy a este
segundo país, un inmenso
archipiélago de más de siete
mil islas y cien millones de
habitantes en el que uno
nunca se siente extranjero
del todo, no en vano for mó parte de España durante
más de tres siglos. Filipinas
es hoy, junto a Timor
Oriental, la única nación
de Asia de población mayo ritariamente cristiana.
umusta". "Hola,
qué tal", en tagalo. Bienvenidos a
Filipinas, un país fascinante compuesto por
7.017 islas e islotes situados entre Taiwán e
Indonesia y Malasia, y bañados por los
mares de la China Meridional (al este),
de Filipinas (al oeste) y de las Célebes (al
sur). 300.076 km2 de origen volcánico
surgidos del fondo del mar, fruto de la
colisión, hace miles de años, de dos placas tectónicas: la asiática y la pacífica.
Un territorio implacable cuando la naturaleza desata su furia en forma de tifones, terremotos o erupciones volcánicas, y un paraíso de playas, arrecifes de
coral, junglas, islas desiertas y vegetación exuberante, siempre.
Esa ubicación en la periferia occidental del Cinturón de Fuego del Pacífico
marca el destino de Filipinas. Cada día,
en el país se registran unos veinte terremotos, la gran mayoría, eso sí, imperceptibles. La actividad volcánica también es frecuente, al igual que los tifones. El último gran huracán, "Haiyán" o
"Yolanda", pasó por allí el 8 de noviem-
bre de 2013, y golpeó con tal fuerza, sobre todo a la isla de Leyte, que dejó
6.200 muertos, 28.600 heridos, mil desaparecidos, y a una población sumida
en la desesperación.
Más de un año después, sus efectos
todavía persisten y decenas de miles de
personas continúan sin un hogar. Unas
7.000 familias, por ejemplo, seguían en
octubre pasado viviendo en campamentos improvisados en las inmediaciones
del aeropuerto de Tacgloban, cerca de
donde el Papa tiene previsto celebrar la
eucaristía el 17 de enero. Las autoridades, por esos días, se disponían a desmantelar sus destartaladas viviendas
para "limpiar" la zona, de modo que ni
Francisco ni el mundo entero a través
de la TV pudiesen ver sus condiciones
de vida. Tacgloban, que tenía 220.000
habitantes antes del desastre, quedó
completamente arrasada por la fuerza
de los vientos y de las aguas.
Las Filipinas, así bautizadas en el siglo
XVI por los conquistadores españoles en
honor de Felipe II, son también, como
se ha apuntado, islas de volcanes. Más
de doscientos se cuentan a lo largo y ancho de su geografía, de los que veintidós
están actualmente activos. Los volcanes
constituyen una de las estampas más reconocibles del archipiélago. En suelo filipino están, por ejemplo, el Pinatubo, el
Taal, el Banahaw, el Iriga y el Mayón. Este último pasa por tener la forma más
perfecta de cuantos hay en el mundo. Ni
que decir tiene que la montaña más alta del país, el pico Apo, es otro volcán,
este dormido, de 2.954 metros situado
en la isla de Mindanao. Por cierto, que
la violentísima erupción del Pinatubo en
junio de 1991, la mayor del siglo XX, causó otro gran desastre, con 847 muertos
y más de un millón de desplazados.
Una sonrisa permanente
Pese a sufrir a menudo los envites de
la naturaleza, y siempre la pesada carga
de la pobreza, el filipino es un pueblo
optimista y de una vitalidad desbordante. "No hay nadie en el mundo con tantas ganas de vivir como los filipinos",
aseguran quienes los visitan, que destacan también, además de su hospitalidad
y cordialidad, el hecho de que luzcan
siempre una sonrisa en el rostro. A esa
alegría no son ajenas ni la bonanza de
su clima (tropical, con temperaturas
siempre entre los 21 y 32 grados) ni la herencia cultural recibida. Y es que Filipinas fue posesión española durante 333
años: desde 1565 (en que Miguel López
de Legazpi conquistó buena parte de las
islas y fundó Manila) hasta 1898, cuando nuestro país hubo de ceder su preciada posesión asiática a los EE UU. En
muchos aspectos, Filipinas tiene tanto
de occidental como de asiática.
A decir verdad, el país es un enorme
crisol de pueblos, lenguas y culturas. La
mayor parte de la población es de raza
malaya, pero hay también importantes
minorías china y un gran número de
mestizos, tanto filipino-españoles como
filipino-estadounidenses, pues hasta
conseguir definitivamente la independencia, en 1946, las islas estuvieron durante casi medio siglo en manos americanas. Los idiomas oficiales son el tagalo -que usaban a comienzos de este siglo unos 22 millones de personas- y el
inglés, pero se hablan también otras once lenguas importantes más (cebuano,
ilocano, hiligainón, pampango, bicolano,
etc.) y unos 170 dialectos.
Filipinas tiene una población muy joven (22,7 años de media) y una tasa de
crecimiento alta. Si a finales de los noventa contaba con unos 70 millones de
habitantes, en 2014 llegó ya a los cien
millones. El bebé que hizo ese número
redondo, una niña, vino al mundo a finales de julio. Su nacimiento fue celebrado de una manera muy especial, sobre todo por las asociaciones y organismos católicos que se oponen al aborto
y a las esterilizaciones que quiere implantar el Gobierno, supuestamente para tratar de combatir así más eficazmente a la pobreza.
Esta, la pobreza, es una gran lacra social, pues afecta de manera severa al
20% de la población. Uno de cada cinco
filipinos no tiene lo suficiente para satisfacer sus necesidades básicas de alimentación, educación y atención sanitaria. Una parte muy importante de la
población -unos veinte millones de personas- vive en Manila, la capital, y su
área metropolitana (la Gran Manila), integrada por hasta diecisiete ciudades,
entre las que destacan Ciudad Quezón,
Caloocan y Pásai.
La pobreza y la falta de perspectivas
están también en el origen de la importante emigración hacia otros países,
hasta el punto de que el número de filipinos expatriados supera ya los once
millones. Sus remesas constituyen una
importante tabla de salvación para la
economía nacional. En 2014 los envíos
de los residentes en el exterior, mayores ya que el total de la inversión extranjera en el país, volvieron a aumentar. Solo en los primeros ocho meses del
año, y según datos oficiales del Banco
Central, los emigrantes -asentados en
EE UU (cuatro millones), Arabia Saudí
(dos), Emiratos Árabes, Reino Unido,
Singapur, Japón, Canadá y Höng
MAGALLANES, ELCANO,
LEGAZPI, URDANETA…
Fernando de Magallanes, un capitán portugués al servicio de la corona de Castilla, y su lugarteniente Juan Sebastián Elcano fueron los
primeros europeos que llegaron a las Filipinas. Ello ocurrió en 1521.
Buscaban una ruta por occidente hacia las islas de las especias (las
Molucas), y fueron a dar con ese archipiélago desconocido, que en
un primer momento bautizaron como San Lázaro (por ser ese el
santo del día) o Poniente. Magallanes murió allí, seis semanas
después, luchando contra el jefe Lapu Lapu de la isla de Mactán. Elcano continuó el viaje y se convirtió en la primera persona en circunnavergar el globo. "Yendo para el Occidente, regresamos por el
Oriente", informó al emperador Carlos I. Los dos marinos habían salido de Sanlúcar de Barrameda el 20 de diciembre de 1519, con
cinco embarcaciones y 237 hombres. Después de casi tres
años de aventuras, regresó solo Elcano con una única embarcación - repleta, eso sí, de especias como clavo, nuez moscada,
jengibre, etc.-- y 18 marineros.
Veintidós años después, y tras los fracasos de las expediciones de García Jofre de Loaisa (1525) y Saavedra
(1527), una nueva misión española comandada por Ruy
de Villalobos arribó a Mindanao y rebautizó las islas como "Filipinas", en honor del entonces príncipe Felipe, futuro Felipe II. La presencia y el dominio español sobre
esos territorios dio finalmente un paso de gigante
con Miguel López de Legazpi, quien en 1565 se estableció en Cebú y en 1571 edificó la ciudad amurallada de
Intramuros, el corazón de Manila. Desde que el fraile Andrés de Urdaneta halló la ruta de vuelta a México (el llamado "tornaviaje"), el comercio con las nuevas posesiones
mediante el "galeón de Manila" fue constante, siempre
desde el virreinato de Nueva España. Las islas dependían, en primera instancia, del virrey de México.
Kong- enviaron a sus familiares 17.220
millones de dólares, mil millones más que
en el mismo periodo del año anterior.
Guerrillas e impunidad
El archipiélago filipino está estructurado en tres grupos de islas: Luzón, Bisayas
y Mindanao. Y estas, a su vez, divididas en
regiones (17), provincias (80), ciudades
(138), municipios (1.496) y barangays, barrios o distritos (42.025). De siempre, el
grupo de islas que mayor quebradero de
cabeza ha causado al Gobierno han sido
las del sur, con Mindanao a la cabeza. Y
es que, si bien Filipinas es un país en el
6 SUPERGESTO
que el 90% de la población es cristiana, en
las regiones de Mindanao, Palawán y Sulú muchos de sus habitantes profesan el
islam. En esta área, conocida como Bangsamoro ("la tierra de los moros"), operan
desde hace décadas movimientos guerrilleros que luchan por la independencia de
su territorio. El Frente Moro de Liberación
Islámica (FMLI), el mayor grupo rebelde
musulmán con unos 12.000 hombres, firmó en 2012 un acuerdo de paz con el gobierno del presidente Benigno Aquino III
que contempla la creación de una región
autónoma para los musulmanes. Otros
tres grupos armados, sin embargo, el
Frente Moro de Liberación Nacional, Abu
NÚM. 118, ENERO-FEBRERO DE 2015
Sayyaf (unos 400 efectivos) y los Combatientes Islámicos por la Libertad de Bangsamoro, siguen abogando por la independencia total respecto de Manila y prosiguen con sus atentados y secuestros. A finales de octubre, por ejemplo, dos terroristas lanzaron desde una motocicleta una
granada contra una iglesia protestante en
la ciudad de Pikit, provincia de Cotobato
del Norte, en la isla de Mindanao. Murieron dos de las cuarenta personas que estaban participando en un encuentro de
oración. Por esos mismos días, un comando terrorista asaltó un hospital en la
localidad de Sharif Aguak y mató a dos policías. Además de estos grupos terroristas
islamistas, el Gobierno tiene que hacer
frente también al Nuevo Ejército del Pueblo, una guerrilla comunista que cuenta
con unos 6.000 combatientes, con bases,
sobre todo, en Luzón y Samar.
La violencia constituye, pues, un gran
problema. Y la impunidad que muchas veces lleva aparejada, otro. Y no menor. Violencia de los guerrilleros, y violencia también de las fuerzas armadas -el país cuenta con 331.000 militares- que los combaten. Desde el inicio de la presidencia de
Benigno Aquino, en 2010, han sido asesinados más de un centenar de activistas de
derechos humanos, líderes ambientales y
periodistas, voces todas ellas molestas
rístico. La Navidad filipina es, probablemente, la de mayor duración del mundo,
pues comienza ya el día 16 de diciembre
con un novenario preparatorio y se prolonga hasta el 6 de enero.
La Iglesia católica tiene un gran peso en
la sociedad. El país contaba a comienzos
de 2012 (últimos datos disponibles) con 137
obispos, 9.089 sacerdotes, 55 diáconos,
1.347 religiosos y 12.858 religiosas, que servían en 86 diócesis y 3.169 parroquias.
Con ellos colaboraban, además, 5.185 misioneros laicos y 94.752 catequistas. La
Iglesia gestionaba en esas fechas 3.213 escuelas infantiles, de primaria y secundaria, con más de 1.127.000 alumnos. Otros
730.000 se formaban en sus institutos su-
por las denuncias que formulaban. Entre
las víctimas hay también, al menos, un
misionero: el P. Fausto Tentorio, italiano,
59 años, asesinado el 17 de octubre de 2011
en Arakan por su compromiso con los lumand (los tribales), la población más atrasada, marginada y empobrecida de la isla
de Mindanao. El "Padre Pops" ("pequeño
padre), como le llamaban sus feligreses,
fue liquidado casi con toda seguridad
por efectivos paramilitares instigados o
amparados por el ejército. Tres años
después, el crimen sigue impune (ver hagiografía en páginas 14 y 15).
Un país católico
Filipinas es, como ya se ha dicho, un
país abrumadoramente cristiano, el único con Timor Oriental en todo continente. Aproximadamente el 80% de la
población practica la fe católica, mientras que un 10% pertenece a otras denominaciones cristianas, como la Iglesia Ni
Kristo (INK), la Iglesia Aglipayán o Iglesia Independiente de Filipinas, los Adventistas, los protestantes y los ortodoxos. El islam es practicado por entre un
5% y un 7% de la población, sobre todo
en las islas del sur. El budismo y el taoísmo también están presentes entre las
minorías étnicas. Hay igualmente reli-
giones tradicionales indígenas, prácticas
de sincretismo y animismo.
El católico filipino vive la fe de manera muy intensa. Se trata de un pueblo muy
devoto, especialmente de la Virgen y del
Niño Jesús. En el país hay al menos una
cincuentena de imágenes importantes de
la Madre y el Niño asociadas a milagros
asombrosos. Las manifestaciones de piedad popular son habituales y multitudinarias. Una de las más conocidas internacionalmente es la recreación, el Viernes
Santo, de la Pasión del Señor, donde una
persona que se presenta voluntaria para
expiar algún pecado es literalmente crucificada. Las autoridades civiles fomentan el
sangriento espectáculo como reclamo tu-
periores y universidades. Junto a la educación, su principal contribución a la sociedad filipina es la sanidad y la asistencia social. En total, atiende 81 hospitales,
98 dispensarios, cinco leproserías, 82 residencias de ancianos y enfermos crónicos, 119 orfanatos, 50 jardines de infancia,
260 consultorios matrimoniales y 253 centros especiales de educación social.
España, que llevó la fe cristiana a Filipinas, sigue hoy comprometida en la
evangelización mediante el trabajo impagable de 105 misioneros y misioneras
de nuestro país, pertenecientes a 37
congregaciones religiosas distintas. Sg
JOSÉ IGNACIO RIVARÉS
NÚM. 118, ENERO-FEBRERO DE 2015
SUPERGESTO
7
A
lo largo de la historia muchas
personas han vivido la vida cristiana siguiendo las huellas de Jesús por
caminos de humildad, sencillez y entrega. Los santos son la mejor carta de
presentación del cristianismo porque
en ellos se ve la alegría que nace en el
corazón cuando Jesús llena la vida, y
muestran que "dar la vida por amor"
es la clave que explica la vida de un
cristiano. La santidad está de moda; es
el horizonte de la vida cristiana.
Una feliz coincidencia
San Juan Bosco y Santa Teresa de Jesús. Dos grandes testigos de
Jesús, de los que este año se da la feliz coincidencia de celebrar el
doscientos aniversario del nacimiento del sacerdote piamontés y los
quinientos años del nacimiento de la santa de Ávila. Ambos acontecimientos nos llegan acompañados de múltiples actividades para poder
conocer mejor a estas dos grandes figuras de la fe. El tiempo en
que vivieron ellos es muy distinto al nuestro; pero hoy, como entonces, también se descubren, en muchos jóvenes, aspiraciones profundas de autenticidad, de verdad, de libertad, de generosidad que solo Cristo puede saciar. Así lo manifiesta Koldo Gutiérrez en este artículo. Salesiano, conoce a la perfección el mundo de los jóvenes. Actualmente dirige el Centro Nacional Salesiano de Pastoral Juvenil. Su
formación académica está centrada en Teología y Ciencias. Es licenciado en Ciencias Químicas y en Teología Moral. Ha sido profesor en una escuela de formación profesional, párroco,
delegado de Pastoral Juvenil para la Provincia Religiosa
de los Salesianos de Bilbao, director del "Estudiantado
de Teología" de dicha Provincia Religiosa y también director de la revista de Pastoral Juvenil Misión Joven.
Durante este año 2015 tenemos la
oportunidad de acercarnos a dos santos muy populares entre los jóvenes
del mundo entero, un hombre y una
mujer, que vivieron en épocas distintas pero tuvieron una misma pasión
por Jesús. Me estoy refiriendo a Don
Bosco y Teresa de Jesús.
¿Por qué los recordamos juntos? Estamos celebrando la feliz coincidencia
del doscientos aniversario del nacimiento del sacerdote piamontés y los
quinientos años del nacimiento de la
santa de Ávila. El tiempo en que vivieron es distinto del nuestro; pero hoy
también descubrimos en muchos jóvenes aspiraciones profundas de autenticidad, de verdad, de libertad, de generosidad que solo Cristo puede saciar.
Jesús es nuestra perenne actualidad,
es el mensaje que nunca se gasta y que
siempre llena de alegría el corazón del
hombre cuando este se abre a Él.
Don Bosco,
un santo para los jóvenes
Quizás hayas leído algunas cosas sobre Don Bosco y es posible que te haya llamado la atención las iniciativas
que hizo por los jóvenes de su tiempo.
Hay que decir que Don Bosco no fue
ningún héroe sino que fue un creyente en Jesús que acompañó a muchos
jóvenes en el camino de la vida y de
la fe, supo entusiasmar a jóvenes generosos para que fuesen apóstoles entre sus compañeros, implicó a muchas
personas de distinta condición para
hacer el bien a la juventud.
Todo esto fue posible porque Dios
había puesto a los jóvenes en su corazón. Don Bosco poco después de
ser ordenado sacerdote, y queriendo
saber qué le pedía el Señor, consultó a Don Cafasso, un sacerdote con
quien se dirigía espiritualmente, que
lo envió a la cárcel de jóvenes de la
ciudad de Turín y le dijo: "Mira y haz
algo". Aquel joven sacerdote quedó
profundamente impactado, entendió
que Dios le estaba pidiendo que entregara su vida por aquellos jóvenes.
Así se lo dijo a ellos mismos, una vez
recuperado de una grave enfermedad que estuvo a punto de llevarle a
la tumba, en aquella ocasión comprobó la fidelidad y la amistad de
aquellos jóvenes que no se separaron de su cuarto o que hacían turnos
en la Iglesia rezando por su curación.
Para Don Bosco esta enfermedad fue
un momento profundamente espiritual y una vez recuperado dijo a sus
jóvenes: "Os debo la vida… he prometido a Dios que hasta mi último
aliento será para vosotros…". Dios y
los jóvenes, los jóvenes y Dios.
Este es el guion que explica la vida
de Don Bosco y es también el legado
que supo transmitir a muchos jóvenes, quienes entendieron su propia
existencia de esta misma manera, y
vivieron como cristianos dedicados
al servicio de otros jóvenes. La santidad es contagiosa. No es extraño que
en la obra de Don Bosco floreciesen
jóvenes santos entregados al apostolado entre sus compañeros.
Teresa de Jesús,
siempre joven
¿Cómo es posible que una santa
dedicada a la oración, y a la reforma
de la vida religiosa, sea tan atractiva
para los jóvenes? La respuesta es
Empecemos por el nombre. La santa de Ávila viviendo ya en el convento de la Encarnación cambió su nombre: de Teresa de Ahumada a Teresa
de Jesús. La vida cristiana es seguir a
Jesús, los cristianos queremos ser de
Jesús, solo es posible ser de Jesús si
nos encontramos con Él, y gracias a
este encuentro puede producirse en
nosotros algún cambio. Teresa cambió de nombre, quería ser de Jesús,
muy sencilla. La vida de Teresa de
Jesús es muy atrayente porque nos
acerca a una mujer que buscó con
pasión la fuente del amor y, además,
su enseñanza para quienes quieren
avanzar en la vida espiritual es sencilla y está llena de vida.
pero sobre todo el Señor fue haciendo que cambiase su vida.
Llama la atención que Teresa no se
contentara con lo que le venía dado
sino que quiso examinarlo todo por
ella misma, ver si de verdad le era útil
y le servía para ser feliz. Y compro-
NÚM. 118, ENERO-FEBRERO DE 2015
SUPERGESTO
17
ENCUENTRO
EUROPEO
DE JÓVENES
De los días 6 al 9 del próximo mes de
agosto unos 10.000 jóvenes participarán en
Ávila en un Encuentro Europeo de Jóvenes.
Se reunirán en torno a Cristo, convocados
por santa Teresa de Jesús, para crecer,
profundizar y dar testimonio de su fe en
el Señor y su amor a la Iglesia.
El lema del Encuentro es: "En tiempos recios, amigos fuertes de Dios". Si queremos
ser amigos fuertes de Dios importa mucho
"una grande y muy determinada determinación". En Cristo, Teresa ha encontrado no so-
bó que sí, que ese Dios de la infancia, que los niños perciben tan claro,
seguía con ella en su difícil adolescencia, que se le mostraba personalmente como presencia cercana y cálida,
que se abría paso en su vida como
amigo y se proponía como compañero, con quien vivir la mejor historia de
amistad que nunca defrauda. La amistad con Jesús es un gran deseo también para los jóvenes de hoy. Esta
amistad se realiza en el camino de la
oración. Se trata de estar con el Amigo que siempre está con nosotros.
Pero la oración es vida. El estilo de
vida y oración de Teresa pide una
comunidad, una familia. La oración,
si es auténtica, nos empuja a la verdadera amistad también con los demás. Es una experiencia eclesial. Este es otro de los mensajes que Teresa nos deja hoy.
El joven cristiano
He recogido algunos rasgos que
podemos destacar de la santidad de
Don Bosco y de Teresa de Jesús.
¿Qué podrían decirnos hoy Don Bosco y Teresa de Jesús?
El encuentro con Jesús el Cristo
Es una gran suerte la amistad con
Jesús. La oración es un camino sencillo que ayuda para avanzar en esta
amistad. Quizás necesites un poco de
ayuda, sobre todo al principio, pero
a rezar se aprende rezando.
18 SUPERGESTO
Teresa de Jesús y Don Bosco, por
propia experiencia y por lo que supieron transmitir a los demás, hablarían de lo importante que fue Jesús
en sus vidas y hablarían de su amor
al Señor. Nos aconsejarían que deseásemos y buscásemos encontrarnos con Jesús. La vida de los sacramentos, especialmente la Eucaristía
y la Reconciliación, son de gran ayuda en este encuentro.
Rejuvenecer el rostro de la Iglesia
Un cristiano no puede vivir sin la
Iglesia. Hacemos comunidad e Iglesia: estando en el grupo y en la comunidad parroquial, participando de
la vida de la diócesis y de la Iglesia
universal, construyendo una red de
relaciones fraternas.
Los jóvenes cristianos rejuvenecen
el rostro de la Iglesia y hacen que esta esté más cercana a los nuevos
desafíos del tiempo presente. Necesitamos pastores dispuestos a escuchar, comprender y proponer la vida
cristiana a los jóvenes.
Misioneros entre los jóvenes
Otra de las cosas que dirían tanto
Teresa de Jesús como Don Bosco es
que mirásemos alrededor y que hiciésemos algo porque hay muchos
jóvenes que necesitan una palabra
amiga, o quizás estén esperando que
alguien les hable del Señor, o necesitan ayuda por tantas situaciones de
la vida. "Mira y haz algo".
NÚM. 118, ENERO-FEBRERO DE 2015
lo un Amigo capaz de llenar su hambre de
amistad, de amor y de comunicación, sino
que ha hallado respuestas a los problemas
que en el entorno de su época no hallaba.
Durante los meses previos a este Encuentro, muchos jóvenes van a prepararse
reflexionando algunos temas teresianos y
participando en algunas oraciones.
La alegría y la santidad
La alegría no es ninguna conquista
sino que es un don que brota del corazón que se ha encontrado con el Señor. Quien se ha encontrado con Cristo, aunque pueda vivir situaciones
complejas, contagia alegría. Dios teje
la vida de los hombres con los hilos de
su amor. Por eso la santidad es sobre
todo la disposición del corazón y el
horizonte de la vida cristiana.. Sg
KOLDO GUTIÉRREZ, sdb
"Yo soy uno de ellos" es el
grito que lanzan los niños de
la Infancia Misionera de España que este año se han propuesto ser valientes y mostrarnos a todos con determinación que ellos quieren construir un mundo más justo y
solidario, donde todos los niños sean iguales, tengan los
mismos derechos y ninguno de
ellos sea discriminado. Por este motivo, con su lema por
bandera -"Los niños ayudan a
los niños"-, unirán sus voces
una vez más para decirnos que
ellos se sienten misioneros y
hermanos de todos los niños
de la humanidad.
19 SUPERGESTO
E
l próximo 25 de enero se celebra
la Jornada de Infancia Misionera,
la fiesta de los niños que tienen
los ojos abiertos para que no se les escape nada de lo que ocurre a su alrededor, las manos extendidas para acoger a quien haga falta, los pies ligeros
para correr lo más rápido posible y llegar el primero, y un corazón grande
para amar, para ayudar, para construir
un mundo mejor. Por eso el cartel de
esta jornada nos muestra un gran corazón en construcción, un corazón que
con la colaboración de todos será el
que les marque el camino, el que les
ayudará a crecer con generosidad y,
por supuesto, con alegría, la alegría
que da el ser hijos de Dios.
Pero también es uno de los mejores
días para recordar a todos los misioneros, hablar de ellos, de su labor, de su
NÚM. 118, ENERO-FEBRERO DE 2015
entrega pero también de su entusiasmo, cómo dice el papa Francisco, de
"la alegría de evangelizar". Son miles
los misioneros, tanto hombres como
mujeres, que dedican su esfuerzo,
tiempo y cariño a los niños más desfavorecidos del mundo. Niños que cuentan con ellos para seguir adelante, para aprender a seguir viviendo. Por
ejemplo, misioneros y misioneras cordobeses en Picota, Perú, han puesto en
marcha un comedor social al que diariamente acuden 150 niños; en la región de Kivu, en la R.D. del Congo, se
va a construir una escuela para niños
soldado; misioneros salesianos en Timor, al sudeste asiático, han puesto en
marcha un programa de desayunos en
las escuelas para los niños que llegan
sin probar bocado; en Kofale, Etiopía,
misioneras Franciscanas Misioneras
de Cristo y Padres Capuchinos ayudan a los niños de su misión, de la etnia Oromo, a rezar en su lengua natal;
en el Vicariato de Aguarico, en Ecuador, misioneras escolapias españolas
han formado un grupo de Infancia Misionera… y así podríamos seguir contando la inmensa labor que realizan los
misioneros por todo el mundo.
Los misioneros también
son uno de ellos
Los misioneros españoles con su entrega y alegría son el mejor ejemplo
para que también se apunten a "Yo soy
uno de ellos". Ellos son los que, suceda
lo que suceda, se quedan en el lugar de
la catástrofe, de la inundación, de la
epidemia, del peligro… El misionero y
obispo español en Bangassou, Centroáfrica, Mons. Aguirre, los llama "misioneros del amor". Lo importante, dice,
es "estar allí con la gente, acompañando, acariciando a las personas, que sepan que estás con un pueblo que intenta sobrevivir. Nuestra familia es el
pueblo de Dios y con ellos estamos".
En este sentido, la misionera española en Camerún, Milagros Rejo, de las
Siervas de la Pasión, hace lo mismo con
20 SUPERGESTO
su gente en el barrio donde vive, "cuido de la infancia marginada", dice. "A
esto nos dedicamos las Siervas de la
Pasión, a cuidar de los niños que más
nos necesitan, también antes de nacer". Para Milagros su trabajo se extiende a los niños del barrio donde vive y a familias necesitadas. "Mi ilusión
es sembrar en los corazones de quienes me rodean, especialmente en los
niños, vida abundante".
Pilar Boves, religiosa de las Hijas de
María Madre de la Iglesia, vive y trabaja en un pueblo a tres horas de Maputo, la capital de Mozambique. Nos
cuenta que tienen una escuela donde
acogen a 60 niños de tres a cinco
años. También ofrecen formación a
sus mamás. "Todos los días descubrimos cosas nuevas, descubrimos que
podemos ser felices a pesar de las dificultades. Doy gracias al Señor por poder compartir aquí mi vida".
Y la carmelita misionera teresiana,
Asunción Ciuraneta, también nos demuestra que es uno de ellos. Desde Lucena, en Filipinas, atiende un comedor
para niños malnutridos que son atendidos en el parvulario del centro. "Facilitamos estudios a los niños y jóvenes, así como formación humana y cris-
NÚM. 118, ENERO-FEBRERO DE 2015
tiana. Cuidamos también de su salud en
el ambulatorio como en el hospital".
Desde Asunción, Paraguay, La misionera cordobesa, Hermana Antonia Merino Rodríguez, de la Congregación de
Obreras del Corazón de Jesús, nos
cuenta con inmensa alegría su trabajo
en la Guardería Ángel de la Guarda.
"Servir es amar y amar es dar alegría
que es lo que me dan los niños todos
los días con su cariño, inocencia y travesuras, en el paso por nuestra casa
que se convierte en hogar para ellos".
Bonitos gestos
Los niños de Infancia Misionera, cerca de unos diez mil en toda España,
siempre colaboran en las actividades
de Obras Misionales Pontificias. En este último DOMUND muchos niños de
colegios y parroquias de toda España,
además de salir a postular con las huchas, han llevado a cabo diferentes actividades: merendolas, chocolatadas,
gimkanas, mercadillos, encuentros.…
Como ejemplo, los niños de primaria
del colegio San Agustín de Palma de
Mallorca organizaron una merienda solidaria. Los pequeños contaron con la
ayuda de sus familiares, especialmente
las mamás, que elaboraron pasteles,
tartas y bocadillos para compartir con
el resto de alumnos y profesores del
colegio de los agustinos. Por otro lado,
en Burgos algo más de cincuenta chicos y chicas del colegio María Mediadora, se reunieron para compartir un
tiempo de juegos, diversión, amistad,
reflexión y oración por los niños
del mundo. Al final, lo celebraron con un batido de chocolate y unas sabrosas rosquillas.
En el colegio Santo Ángel de
Albacete también tuvo lugar una chocolatada para
apoyar a las misiones. Además también llevaron a cabo un "bocata solidario" con
la misma finalidad. En el colegio de las salesianas de Majadahonda, en Madrid, llevaron
a cabo bonitos ejemplos, entre todos, de colaboración y solidaridad.
Hubo merienda, oración y sonrisas.
Son solo algunos gestos de los niños
que aprovechan cualquier ocasión para demostrar que están dispuestos a
colaborar para hacer que nuestro mundo sea un poquito mejor. Sg
MONTSERRAT VILASECA
Con las aportaciones de los niños de España en el año 2013 se recaudaron casi
2.500.000 euros. Con este fondo llamado Fondo Universal de Solidaridad se ha podido ayudara a las instituciones y actividades a favor de los niños en territorios
de misión. El obispo de Hpa-An, Myanmar, Mons. Justin Saw Min Thide, fue uno de
los que recibió esta ayuda para los niños de su diócesis. Después de haberle llegado la ayuda escribió a los niños españoles dándoles las gracias: "Sé que en este mes de enero celebráis el día de los niños misioneros, o la Infancia Misionera.
El año pasado, gracias a vosotros, recibimos de las Obras Misionales Pontificias de
España una ayuda para los niños más necesitados de mi diócesis de Hpa-An. Está
en Myanmar, lo que antes se llamaba Birmania. Aquí la mayoría, un 85% son budistas y un 12% de la población son cristianos. Los católicos suman
casi 11.000. Aquí vive gente de diferentes razas, nacionalidades, algunos muy pobres. Desde que soy obispo mi
prioridad son los niños, quiero que todos puedan
disfrutar de los mismos derechos: comer, tener
medicinas, ir al colegio, ropa, un hogar, poder conocer a Jesús... por eso vuestra colaboración ha
sido como un gran regalo".
Hola! Somos un grupo de niños del Colegio de la Compasión.
Queremos agradeceros vuestro esfuerzo, vuestro amor y vuestra
compasión con los más necesitados del mundo. Os animamos a seguir haciéndolo para
que las diferencias entre nosotros cambien del todo, y podamos vivir por igual. Nuestro
colegio ha hecho un taller misionero: escribimos cartas, hacemos campañas, excursiones,
jugamos, aprendemos canciones para animaros, hacemos teatros y muchas más cosas... Tenemos muchas ganas de ayudar... Se despide de vosotros un grupo de misioneros que
algún día será importante. Saludos. Elena, María, Javier, David y Daniel.
NÚM. 118, ENERO-FEBRERO DE 2015
SUPERGESTO
21
L
a Prelatura de Moyobamba es una demarcación de la Iglesia católica en Perú que la Diócesis de
Toledo "tutela" hasta que
pueda subsistir por sí misma;
por eso, en Moyobamba hay
varios sacerdotes toledanos
como misioneros. También
hay una notoria presencia
de misioneros de Toledo en
otra región de Perú: la diócesis de Lurín. Esta presencia
misionera se convierte en
una infraestructura para la
Delegación de Misiones de
Toledo, que le facilita el envío de los jóvenes que quieren tener una experiencia
misionera, y les da la oportunidad de iniciarse con misioneros experimentados.
El delegado de Misiones
de Toledo, Jesús López Muñoz, explica que antes de
¿Por qué no aprovechar la experiencia de
los misioneros que llevan años en la misión para ayudar a los jóvenes que se inician en ese mundo? Algunos jóvenes de
Toledo ya han probado que es una buena
idea. Durante el verano, han tenido la
oportunidad de trabajar "codo con codo" con avezados misioneros que les han
ayudado a ponerse al servicio de los más
pobres y del Evangelio, desde una profunda dimensión de comunión eclesial.
que los chicos partan a la
misión "se establece comunicación con los misioneros
de esos lugares para que se
elabore un plan conjunto
de actividades". La propuesta de la Delegación es
que los voluntarios se inserten "en la vida de la parroquia que les acoge" y sigan las orientaciones que
dan los misioneros para
realizar las actividades.
La propuesta de la Delegación de Toledo es que los
voluntarios se inserten "en la vida de la parroquia que
les acoge" y sigan las orientaciones que dan los misioneros.
Carmen Llorente y Teresa
García de la Noceda, responsables de las propuestas
misioneras para jóvenes de
la Delegación, afirman que
entre el joven voluntario y
el misionero que les acoge
"se establece una relación
de acogida, acompañamiento y colaboración, siendo la
cooperación clave para que
el joven y el misionero realicen un itinerario misionero
que sirva para profundizar
en la fe desde la acción en la
comunidad parroquial".
Carmen y Teresa ayudan a
los jóvenes en los ámbitos
formativos y de encuentro
que promueve la Delegación. Se trata de que los chicos puedan descubrir que
"la experiencia misionera es
un encuentro con la misión
y no un período vacacional;
la idea de pertenencia a un
equipo y de cooperación
con la acción de los sacerdotes misioneros y la necesidad de ver y tratar a todas
las personas como hermanos, indistintamente de su
condición, para compartir
con ellos la fe".
Juan López Lancha es un
joven de 19 años, admirador
de Madre Teresa, que, im-
pulsado por el ejemplo de la
beata, ha estado este año en
India y ha decidido entregarse "a los pobres" siempre
que pueda, como hizo este
verano en Perú, de la mano
de los misioneros toledanos.
En Tablada de Lurín estuvo
diez días en la "Casa de las
Bienaventuranzas", donde
encontró entre los discapacitados "la mejor manera"
de unirse a Dios. Perú le
ofrecía múltiples oportunidades de servir a los pobres:
la casa "Sembrando Esperanza" (de acogida a enfermos de tuberculosis, de sida
o abandonados); los cerros y
las zonas más pobres de Villa El Salvador (donde se
convirtió en "albañil improvisado" construyendo casas
prefabricadas para la gente
más necesitada); el Centro
de Drogadictos "José Gálvez"; o el "Hogar caritas felices" (donde se apoya a niñas
abusadas). Como Juan ha
confesado al periodista Fernando Redondo, a este Hogar fue un día a quedarse
"dos horas por la mañana, y
me fui a las diez de la noche,
porque me decían quédate a
comer, quédate a jugar… y
acabé hasta dando una cate-
quesis". ¿Quién iba a
decirle a Juan, que ha
descubierto recientemente
el amor de Dios, que estaría
un día dando catequesis en
Perú? Pero así ha sido. Reconoce que su cambio ha sido "muy lento" y que tenía
"una venda en los ojos".
Hoy, Juan es capaz de reconocer que "fue Dios el que
me quitó la venda".
También Ma Carmen Navarro, una joven maestra toledana de 27 años, ha tenido
este año su primera experiencia misionera en Moyobamba. Tras colaborar en la
Cáritas de su parroquia en
Toledo, decidió dar el salto y
ayudar a las familias que Cáritas atiende en Perú. Arreglar sus casas, visitar a los
enfermos, ir a las cárceles o
apoyar en el comedor infantil... Las necesidades en la
misión no dejan tiempo para el aburrimiento y, en el
fondo, se trataba de compartirlo todo con la gente.
La experiencia le ha tocado
tanto que "repetirá el año
que viene y, si Dios quiere,
muchos más".
Si Ma Carmen se decide a
repetir, allí tendrá a la Delegación de Misiones para echarle una mano, porque el
objetivo de la Delegación es
encauzar las inquietudes misioneras de los jóvenes y
ofrecerles un medio para
concretarlas. A través de una
entrevista, Carmen y Teresa
valoran el "perfil" del joven y
le ayudan a discernir la forma de servicio que más se
adapte a su personalidad.
Además, le invitan a participar en el Grupo de Oración
y le animan a reunirse y dialogar con las personas que
preparan la misión, para que
"además de formar conciencia misionera y conocer el
grupo, se integren en la dimensión misionera de la Archidiócesis de Toledo".
La Delegación ofrece dos
cauces concretos a los jóvenes para tener una experiencia de misión: la que coordina el instituto secular "Mater
Ecclesiae", sobre todo en verano, de la que es responsable Carmen; y el "Equipo de
Medicinas", que coordina Teresa, que es oftalmóloga, y
que todos los años realiza
viajes misioneros a Perú. Sg
ANA FERNÁNDEZ
DORA RIVAS
Delegación Diocesana de Misiones de Toledo
Teléfono: (925) 22 41 00
toledo@omp.es
www.misionestoledo.org
NÚM. 118, ENERO-FEBRERO DE 2015
SUPERGESTO
35