AC25 Doc. 15.2.3

AC25 Doc. 15.2.3
CONVENCIÓN SOBRE EL COMERCIO INTERNACIONAL DE ESPECIES
AMENAZADAS DE FAUNA Y FLORA SILVESTRES
___________________
Vigésimo quinta reunión del Comité de Fauna
Ginebra (Suiza), 18-22 de julio de 2011
Examen periódico de especies animales incluidas en los Apéndices de la CITES
Examen periódico de Felidae
REVISIÓN DEL ESTATUS DEL JAGUAR (PANTHERA ONCA) EN LOS APÉNDICES
1.
Este documento fue elaborado por la Autoridad Científica CITES de México * .
2.
La 13ª reunión de la Conferencia de las Partes (Bangkok, junio 2004) decidió incluir a la familia Felidae en
el proceso de revisión periódica mediante la Decisión 13.93 (Rev. CoP15). Con el objeto de contribuir con
el proceso, en la 23ª reunión del Comité de Fauna (Ginebra, abril 2008), México se ofreció a realizar la
revisión periódica del jaguar (Panthera onca) en toda su área de distribución.
3.
La Autoridad Científica CITES de México contactó al Dr. Rodrigo Medellín Legorreta del Instituto de
Ecología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), especialista en ecología y
conservación de vertebrados terrestres, para que desarrollara el proyecto “Revisión periódica del jaguar
(Panthera onca) en los Apéndices de la CITES”, proyecto financiado por la CONABIO.
4.
El proyecto consistió en una revisión exhaustiva de las fuentes de información disponibles, consulta con
Autoridades CITES (Científicas y Administrativas) de todos los países del área de distribución de la
especie, a través de cuestionarios estandarizados y la organización de un Simposio de especialistas
titulado “El Jaguar en el Siglo XXI: La perspectiva continental” (Mérida, México, noviembre 2009). Con
ello, se obtuvo información actualizada sobre taxonomía, distribución, hábitat, biología, morfología,
importancia, estado y tendencia poblacional y del hábitat, amenazas, gestión, utilización y comercio (legal
e ilegal), y conservación.
5.
Como resultado, se elaboró una ficha descriptiva con base en el Anexo 6 de la Resolución Conf. 9.24
(Rev. CoP15). La información más relevante de la ficha se encuentra descrita en la Sección 1 de este
documento.
6.
Se realizó también la evaluación del estatus de la especie en los Apéndices de la CITES a partir de la
aplicación de los criterios para enmendar los Apéndices I y II de la CITES [Resolución Conf. 9.24,
(Rev. CoP15)]. Dicha evaluación se presenta en la Sección 2 de este documento.
7.
A partir de los resultados del proyecto, se concluyó lo siguiente:

*
La especie cumple con el criterio C del Anexo 1 de la Resolución Conf. 9.24 (Rev. CoP15) para ser
incluida en el Apéndice I. Es decir, existe una disminución del tamaño de la población en la
naturaleza, además de que se prevé una reducción adicional debida a las pérdidas actuales en la
superficie y calidad del hábitat, misma que se verá acentuada debido a la alta vulnerabilidad por
Las denominaciones geográficas empleadas en este documento no implican juicio alguno por parte de la Secretaría CITES o del
Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente sobre la condición jurídica de ninguno de los países, zonas o territorios
citados, ni respecto de la delimitación de sus fronteras o límites. La responsabilidad sobre el contenido del documento incumbe
exclusivamente a su autor.
AC25 Doc. 15.2.3 – p. 1




factores intrínsecos de la especie. Adicionalmente, cumple con los criterios comerciales ii), iii) y iv)
(ver Sección 2 del documento).
Las conclusiones del Simposio "El jaguar en el Siglo XXI: La perspectiva continental", confirman la
estimación reportada en el 2002 (Sanderson et al., 2002b), que contempla una reducción del 46%
del área de distribución histórica de la especie y una disminución de más de la mitad del tamaño
poblacional de la especie en los últimos 100 años; asimismo, determinan que estos procesos y
tendencias persisten en la actualidad.
La principal amenaza identificada para las poblaciones del jaguar durante el Simposio es la cacería
directa de ejemplares; ya sea por los conflictos humano-jaguar derivados de la depredación
oportunista del ganado, para uso de piel y colmillos, o bien por la cacería deportiva. Otras
amenazas las representan la cacería de presas del jaguar y la conversión y fragmentación del
hábitat (Sanderson et al., 2002b).
Aunque legalmente no se permite el aprovechamiento con fines comerciales de jaguares silvestres
en ninguno de los países de su área de distribución, existen registros de extracciones ilegales para
abastecer los mercados locales de pieles, colmillos y carne con fines medicinales.
En el ámbito internacional, se han registrado 205 movimientos ilegales entre 1975 y 2010, de los
cuales el 73% corresponden a pieles de la especie.
8.
Con fundamento en la información compilada y los argumentos anteriores, se considera que la ubicación
de la especie en el Apéndice I es adecuada y se recomienda mantenerla en el mismo, en congruencia con
los criterios de enmienda de los Apéndices I y II, y de conformidad con el Artículo II, párrafo 1 del Texto de
la Convención.
9.
Se invita al Comité de Fauna a considerar los resultados de la revisión periódica del Jaguar y recomendar
que la especie se mantenga en el Apéndice I.
AC25 Doc. 15.2.3 – p. 2
SECCIÓN 1 – Resumen de la Ficha Informativa sobre Panthera onca
Taxonomía
Clase
Orden
Familia
Género, especie o subespecie
Mammalia
Carnivora
Felidae
Panthera onca (Linnaeus, 1758)
Seymour (1989) reconoce ocho subespecies: P. o. arizonensis (Goldman, 1932) desde el sur de Arizona,
Estados Unidos a Sonora, México; P. o. centralis (Mearns, 1901) en Centroamérica al norte de Colombia; P. o.
goldmani (Mearns, 1901) en la Península de Yucatán, Guatemala y Belice; P. o. hernandensii (Gray, 1857) en
el oeste de México; P. o. onca (Linnaeus, 1758) en El Amazonas, Venezuela, Surinam, Guyana y Guayana
Francesa; P. o. paraguensis (Hollister, 1914) en el sur de Brasil, Argentina, Paraguay y anteriormente Uruguay;
P. o. peruviana (Blainville, 1843) en Perú y Ecuador; P. o. veraecrucis (Nelson y Goldman, 1933) desde Texas,
Estados Unidos hasta el sudeste de México. No obstante el estudio genético de Eizirik et al. (2001) no
reconoce subespecies para el jaguar.
Sinónimos científicos
Seymour (1989) reconoce 11 sinonimias para Panthera onca: Felis onca (Linnaeus, 1758), Felis nigra
(Erxleben, 1777), Felis panthera (Schreber, 1778), Felis jaguar (Link, 1795), Leopardus hernandensii (Gray,
1857), Felis jaguarete (Liais, 1872), Felis jaguapara (Liais, 1872), Felis centralis (Mearns, 1901), Felis
paraguensis (Hollister, 1914), Felis notialis (Hollister, 1914) y Felis ramsayi (Miller, 1930).
Nombres comunes
Jaguar (Español, Alemán, Inglés, Francés); yaguareté (Guaraní); jaguareté (Paraguay); yaguar (Venezuela);
onça verdadeira (Brasil); balam (Maya); barum (Maya Lacandón); otorongo (Perú); penitigri (Suriname); tig
marqué (Guyana Francesa).
Características de la especie
Distribución
Hasta el año de 1900, el jaguar (Panthera onca) se distribuía en un área aproximada de 19,100,000 km²
(Seymour, 1989; Swank y Teer, 1989; Sanderson et al., 2002a; Sanderson et al., 2002b) en 21 países del
continente Americano, desde el sur de Estados Unidos, hasta el sur de Argentina. Actualmente, la especie se
encuentra en 46% del total de su distribución histórica (≈8,750,000 km²), en Estados Unidos, México, Belice,
Guatemala, Honduras, Nicaragua, Costa Rica, Panamá, Colombia, Venezuela, Guyana, Surinam, Guayana
Francesa, Ecuador, Perú, Brasil, Bolivia, Paraguay y Argentina (ver Figuras 1 y 2 en el Anexo). Ha sido
extirpado de El Salvador y Uruguay. Sudamérica mantiene el 93% del hábitat potencial, seguido por
Centroamérica (5.5%) y México, que representa el 1% (Sanderson et al., 2002a; Sanderson et al., 2002b).
Hábitat
A lo largo de su área de distribución, los jaguares utilizan como hábitat una gran cantidad de tipos de
vegetación incluyendo bosques tropicales y templados, pastizales y zonas áridas. También se ha documentado
que utilizan tanto bosques primarios, como secundarios (Sanderson et al., 2002a; Sanderson et al., 2002b;
Zarza, 2008). En el análisis del estado de conservación y distribución de los jaguares realizado hace 10 años
(Sanderson et al., 2002a; Sanderson et al., 2002b), se determinaron las Regiones Geográficas del Jaguar
(RGJ), que son unidades definidas por el tipo potencial de hábitat y bio-región. Considerando su distribución
histórica, las RGJ se componen por un 39% de bosque tropical húmedo de tierras bajas, 22% de bosque
tropical seco, 13% de hábitats áridos y 10% de pastizales herbáceos de tierras bajas (Sanderson et al. 2002a y
2002b).
Características biológicas
El jaguar es un cazador terrestre y oportunista. Tiene un amplio espectro de presas y su dieta depende de la
disponibilidad de éstas (Seymour, 1989). Se han reportado más de 85 especies en su alimentación que
incluyen peces, reptiles, aves y mamíferos. Los mamíferos mayores de 1 kg de peso y algunos reptiles y aves
constituyen las presas más comunes (Seymour, 1989). En el Cuadro 1 del Anexo se indican las presas de
jaguar más importantes por país.
La época de apareamiento varía geográficamente (Chávez, 2006). Se han reportado crías en julio, junio,
agosto, septiembre, noviembre y diciembre (Leopold, 1959; Seymour, 1989; Quigley y Crawshaw, 2002).
Nuevos datos obtenidos en la región del Pantanal en Brasil indican que probablemente no existe una
AC25 Doc. 15.2.3 – p. 3
temporada de apareamiento definida y que el sistema de apareamiento de los jaguares es polígamo
promiscuo (Cavalcanti y Gese, 2009). El periodo de gestación promedio es de 93 a 105 días y la camada va
de una a cuatro crías, comúnmente dos. Los cachorros son altricios, siguen a la madre al mes y medio o dos
meses y permanecen con ella de 15 a 22 meses (Oliveira, 1994). Las hembras alcanzan la madurez sexual
entre los 2 y 3 años y no se aparean si todavía las crías las acompañan; los machos maduran entre el 3er y 4o
año (Tewes y Schmidly, 1987; Seymour, 1989). Su longevidad en estado silvestre va de 10 a 12 años y hasta
22 años en cautiverio (Chávez, 2006). La dispersión (separación de la madre) ocurre entre los 18 y 24 meses
y los machos tienden a dispersarse distancias mayores que las hembras (Quigley y Crawshaw, 2002;
Crawshaw et al., 2004).
El jaguar es una especie de hábitos solitarios, a excepción de las épocas de apareamiento y crianza (Chávez,
2006; Zarza, 2008). Al igual que las demás especies del género Panthera, la cópula se presenta en intervalos
cercanos a los dos años (Quigley y Crawshaw, 2002; Carrillo et al., 2009). Las hembras tienen un territorio
menor al de los machos, y el territorio de un macho se traslapa e incluye el de varias hembras (Schaller y
Crawshaw, 1980; Rabinowitz y Nottingham, 1986; Chávez, 2006; Cavalcanti y Gese, 2009).
El tamaño de las áreas de actividad de los jaguares es variable y parece estar inversamente relacionado con la
abundancia y disponibilidad de las presas (Chávez, 2006). Las áreas de actividad van de 10 a 65 km²
(hembras) y de 25 a 130 km² (machos) (Schaller y Crawshaw, 1980; Rabinowitz y Nottingham, 1986;
Crawshaw y Quigley, 1991; Ceballos et al., 2002; Scognamillo et al., 2003; Nuñez, 2006; Azevedo y Murray,
2007). Estudios recientes con radio-collares con GPS, estimaron áreas de actividad desde 69 hasta 492 km²
para las hembras y de 152 a 650 km² para los machos (Cavalcanti y Gese, 2009; McBride, 2009; Chávez,
2010; O. Figueroa com pers.).
El jaguar tiene pocos depredadores naturales y existe muy poca información del impacto de enfermedades
infecto-contagiosas y parasitosis. Al igual que otros grandes felinos, la mortalidad y éxito reproductivo están
relacionados con la abundancia de presas y agua, así como con la dispersión y migración (Chávez, 2006). La
principal causa de mortalidad en la especie está relacionada con factores antropogénicos (Woodroffe y
Gingsberg, 1998; Sanderson et al., 2002b). Recientemente, como uno de los resultados principales del
Simposio de especialistas "El Jaguar en el Sigo XXI: La perspectiva continental", se señaló a la cacería directa
de ejemplares como la fuente más importante de mortalidad en la especie.
Características morfológicas
El jaguar es el felino más grande del continente americano (Seymour, 1989; Swank y Teer, 1989), y el tercero
más grande de todos los felinos después del león (Panthera leo) y el tigre (Panthera tigris). Su cuerpo es
robusto, con miembros cortos y musculosos; cabeza ancha; orejas pequeñas y redondeadas; cola corta que
termina en punta y no es mayor a una tercera parte de la longitud total del cuerpo. Posee un cráneo robusto,
ancho en el rostro al igual que en el arco cigomático. La cresta sagital está bien desarrollada. El color de la piel
varía de amarillo pálido a café rojizo y cambia a blanco en los carrillos, pecho y parte interna de las
extremidades. En el cuerpo presenta rosetas o anillos, que regularmente tienen una o más manchas negras
dentro de las mismas. En algunos sitios se han reportado jaguares melánicos (Tewes y Schmidly, 1987). Las
subespecies de México y Centroamérica son más pequeñas que las de Sudamérica (Oliveira, 1994), pero en
general las hembras miden de 1570 a 2190 mm de largo y los machos de 1720 a 2410 mm (Seymour, 1989).
El peso corporal es mayor en machos (64 a 114 kg) que en hembras (45 a 82 kg; Leopold, 1959). La fórmula
dentaria es de 3/3 incisivos, 1/1 caninos, 3/2 premolares, 1/1 molares (Hall, 1981).
Función de la especie en su ecosistema
Los jaguares encabezan la pirámide trófica del ecosistema en el que se encuentran, por lo que se ha sugerido
que controlan las poblaciones de mesodepredadores y herbívoros, en un sistema con regulación de arriba
hacia abajo (top-down) (Hairston et al.,1960; Mengue, 1992; Palomares et al., 1995; Crooks y Soulé, 1999;
Miller et al., 2001; Miller y Rabinowitz, 2002;Terborgh, 2005). De esta forma, puede anticiparse que la
extirpación de los jaguares, al igual que sucedería con otros grandes carnívoros, causaría cambios
significativos en la estructura de comunidades ecológicas donde habitan (Ray et al., 2005).
Estado y tendencias
Tendencias del hábitat
Se estima que la fragmentación y la conversión del hábitat afectan el 21% de su área de distribución,
notablemente en México, Estados Unidos, Brasil y Argentina (Figuras 1 y 2 del Anexo). La defaunación
ocasionada por la cacería de sus presas ocurre en el 27% de su área de distribución, lo cual, reduce la calidad
del hábitat (Sanderson et al., 2002b). Las hembras son más sensibles a las transformaciones antropogénicas
del hábitat que los machos, ya que éstas seleccionan los sitios menos perturbados dentro de sus áreas de
actividad, evadiendo carreteras y caminos, mientras que los machos pueden incursionar en zonas con
AC25 Doc. 15.2.3 – p. 4
ganadería y agricultura de baja intensidad (Conde et al., 2010; Cochero et al., 2010). Aunque el jaguar puede
estar presente también en hábitats secundarios y con cierto grado de perturbación humana (Zarza et al., 2007;
Chávez, 2010), requiere de un mínimo necesario de diversidad y abundancia de presas para poder subsistir
(Chávez, 2006).
Tendencias geográficas
Con base en los mapas de distribución histórica hasta el año 1900 (Seymour, 1989) y los elaborados en el
2002 (Sanderson et al., 2002a; 2002b), se puede estimar que el jaguar perdió alrededor de 10,350,000 km2 en
100 años (conserva el 46% de su distribución histórica) (Figuras 1 y 2).
Tamaño de la población
Actualmente no existe una estimación precisa del número de jaguares a nivel continental y las estimaciones de
los tamaños poblacionales por país, resultan de extrapolaciones de monitoreos a nivel local. Con base en
ellos, se reportan densidades promedio de 2±1 a 5.7±3.25 individuos por km2 en 12 de los 19 países en los
que se distribuye. De esta forma, Nicaragua reporta sitios de muestreo con las densidades más bajas (1-2
ind/km2) y Belice y Guatemala con las densidades más altas (≈12 ind/km2). El Cuadro 2 del Anexo resume la
información disponible sobre las densidades y tamaños poblacionales estimados en todos los países que
actualmente forman parte de su distribución.
Estructura poblacional
Según los reportes obtenidos de los expertos durante del Simposio Jaguar Siglo XXI Perspectiva Continental
(2009), no se cuenta con información sobre la estructura poblacional de los jaguares.
Tendencia de la población
Aun no existe un programa de monitoreo de poblaciones de jaguar a largo plazo que permita evaluar la
tendencia de la población. Sin embargo, la percepción general es que las poblaciones de jaguar continúan
disminuyendo en toda su área de distribución (Swank y Teer, 1989; Sanderson et al., 2002a; Sanderson et al.,
2002b; Sanderson et al., 2002c; Caso et al., 2008; ver punto 2.2). La Figura 3 del Anexo muestra la
distribución potencial actualizada del jaguar donde se indican las áreas con probabilidades altas de
permanencia y aquellas en las que es necesario tomar acciones para evitar la pérdida de poblaciones.
El jaguar ha sido extirpado de El Salvador y Uruguay (Caso et al., 2008). Al parecer en Uruguay la principal
causa de la extinción de los jaguares se debió a la cacería sistemática con el fin de satisfacer la demanda
internacional de pieles. Según Humboldt, a principios de 1800 se exportaban 2,000 pieles de jaguar por año
desde el puerto de Montevideo (Cabrera y Yepes, 1940). En 1808 el comercio más importante de Canelones
(Departamento de Uruguay) era el de pieles de jaguar (Acosta y Lara, 1983). En El Salvador no se reportan
datos precisos sobre las causas de su extinción.
Amenazas
Durante el Simposio “Jaguar Siglo XXI Perspectiva Continental", realizado en el 2009, se identificó a la cacería
de individuos (por deporte, conflictos con ganaderos y para la obtención de pieles, productos y derivados)
como la principal amenaza para las poblaciones silvestres del jaguar. Aún más, según Sanderson et al.
(2002b) hace ya 10 años esta amenaza estaba presente en al menos 31 % de su área de distribución. La
segunda amenaza más importante la constituye la cacería de sus presas, y según Sanderson et al. (2002b)
esta amenaza afectaba al jaguar en al menos 27% de su distribución hace ya 10 años. En tercer lugar, la
fragmentación y conversión del hábitat afectan al 21% de su área de distribución (Sanderson et al., 2002b) y
también constituyen una amenaza severa.
Utilización y comercio
Uso nacional
Los jaguares no son extraídos legalmente de su ambiente natural en ninguno de los países de su área de
distribución. A pesar de esto, en Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay y
Perú, se tienen registros de extracciones ilegales para abastecer el mercado local de trofeos, pieles, colmillos
y en algunos casos el consumo de carne con fines medicinales. En casos excepcionales se permite la
extracción de “individuos problema” con un permiso especial, en países como Costa Rica y Belice o bien su
translocación en Brasil. La colecta y captura con fines científicos se encuentra regulada por las leyes
nacionales en países como Brasil, México y Guatemala. Otro de los usos que se les da a los jaguares es para
exhibición con fines educativos en Belice, Brasil, Estados Unidos, México y Uruguay.
AC25 Doc. 15.2.3 – p. 5
Comercio internacional legal
La base de datos de UNEP-WCMC (United Nations Environment Programme, World Conservation Monitoring
Centre) reporta 926 eventos de comercio internacional legal para la especie en el periodo 1975-2010 (UNEPWCMC CITES Trade Database, 2011). Del total de los eventos, el 22% proviene de animales criados en
cautiverio. El comercio se realiza principalmente con animales vivos (30.9%) y pieles (12.1%). La mayor parte
del comercio internacional de jaguar está limitado a animales para zoológicos (14.3 %), con fines de uso
personal (6.8%), comerciales (6.3%), para circos o exhibiciones itinerantes (4.5 %) y científicos (3.1%). Los
principales países exportadores en el periodo consultado son Alemania (8.4%), Estados Unidos (7.8%), México
(6.6%), Reino Unido (6.6%) y Brasil (5.2%). A su vez, los principales importadores son Estados Unidos
(25.4%), Canadá (6.0%), Alemania (5.6%), China (3.8%) y Reino Unido (3.1%).
Entre 1992 y 2009 se reportan 26 registros (8.53%) que involucran individuos provenientes del medio silvestre
(código de origen W) o aquellos que no cumplen con la definición de "criados en cautiverio" de acuerdo a la
Resolución Conf. 10.16 (Rev.) (código F); éstos comprenden individuos con propósitos de trofeo de caza
(código H, 2 individuos), para circos y exhibiciones (código Q, 26 individuos), comercio (código T, 2 individuos)
y zoológicos (código Z, 24 individuos). Para éstos 26 registros, los principales exportadores fueron Brasil (4
registros), Guatemala (4 registros) y México (3 registros); mientras que los principales importadores son
Estados Unidos (10 registros), y México (5 registros).
Comercio internacional ilegal
La base de datos de UNEP-WCMC, para el periodo 1975-2010 (CITES Trade Database, 2011), tiene
registrados 205 eventos de comercio ilegal para la especie (18.1% del total de registros). El propósito para el
84% de estos eventos es desconocido. La mayoría de los artículos involucrados en el intercambio ilegal de la
especie lo constituyen pieles (73.1%), seguido de prendas de ropa (5.4%). Para estos registros, el principal
país exportador es desconocido (20 %), seguido por México (12%), Bolivia (9.3%), Perú (9.3%), Colombia
(5.4%) y Guatemala (4.4%). Los principales importadores son Estados Unidos (86.3%), Canadá (3.9%) y
España (2.4%).
En muchos de los países del área de distribución de esta especie la vigilancia en las fronteras no es suficiente
para prevenir el paso ilegal de especímenes de vida silvestre. Los expertos y autoridades administrativas
consultadas consideran al comercio ilegal como un indicador de la demanda potencial de la especie en los
mercados. El comercio local de pieles, colmillos y otros productos de jaguar parece darse de manera
secundaria como consecuencia de la cacería del jaguar por depredar ganado domestico o por la cacería
oportunista de jaguares. Al parecer el interés por matar jaguares con fines comerciales disminuyó junto con el
comercio legal de pieles cuando la especie entró en el Apéndice I de la CITES.
Efectos reales o potenciales del comercio
La cacería y comercio de ejemplares de forma ilegal, es considerada como una amenaza para la
supervivencia de la especie en países como Argentina, Belice, Costa Rica, Ecuador, Nicaragua, Panamá y
Perú. Según la opinión de expertos y autoridades consultados, la inclusión del jaguar en el Apéndice I ha
mantenido la relación oferta/demanda de pieles y otros productos de jaguar en niveles bajos, por lo que
permitir el comercio internacional de la especie tendría un impacto mayor que la suma de los efectos
ocasionados por las amenazas actuales y arriesgaría su permanencia a largo plazo.
Ordenación de la especie
Medidas de gestión
El jaguar actualmente está sujeto a programas de conservación y de manejo de animales en cautiverio que
son realizados por agencias gubernamentales en países como Argentina, Belice, Estados Unidos, Guatemala,
Paraguay y México; y organizaciones no gubernamentales en Bolivia, Guatemala, Panamá y Paraguay y
México. En ninguno de los países de su área de distribución se tiene planeado su aprovechamiento.
Supervisión de la población
Se realizan proyectos de monitoreo e investigación a nivel local en Argentina, Belice, Bolivia, Costa Rica,
Ecuador, Estados Unidos, Guatemala, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú y Venezuela; y a nivel Nacional en
Brasil, Colombia y México.
Medidas internacionales de control
Solamente en algunos países se cuenta con medidas adicionales a las establecidas por la CITES para el
control del comercio internacional de la especie, como en Estados Unidos (Endangered Species Act).
AC25 Doc. 15.2.3 – p. 6
Medidas nacionales de control
La protección al jaguar se contempla en la legislación nacional de países como Argentina, Belice, Bolivia,
Brasil, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Estados Unidos, Guatemala, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay,
Venezuela y Perú; prohibiendo su cacería y comercio. No obstante, se reconoce la necesidad de mejorar e
incrementar la gestión y aplicación de la misma.
En países como Argentina, Belice, Bolivia, Brasil, Colombia, Estados Unidos, Guatemala, México, Nicaragua y
Panamá; se están implementando talleres, asesorías y pláticas de educación ambiental, para propiciar
actitudes favorables hacia la conservación del jaguar y para modificar las prácticas ganaderas actuales con el
fin de minimizar la depredación de ganado y por ende, el conflicto hombre-jaguar.
Cría en cautividad
De acuerdo a los reportes de los especialistas del Simposio “Jaguar Siglo XXI: La perspectiva continental", la
mayoría de las poblaciones cautivas con registros de nacimientos, se encuentran en zoológicos o colecciones
privadas con fines de educación y su objetivo no es el de fortalecer las poblaciones en el medio silvestre.
Algunas poblaciones cautivas provienen de “animales problema” capturados por depredar ganado. Solo
algunos países a lo largo de toda su distribución, cuentan con una cifra aproximada de la población mantenida
en cautiverio, la lista es encabezada por Brasil (200 ind.), Estados Unidos (119 ind.), seguido por Argentina (55
ind.), Guatemala (31 ind.), Costa Rica (30 ind.), Uruguay (22 ind.) y Bolivia (13 ind.).
Similitud con otras especies
El jaguar es uno de los cuatro felinos manchados que se distribuyen en América, pero se distingue fácilmente
de los demás felinos manchados de América por sus dimensiones y peso corporal. El jaguar tiene un largo
total de 1574 a 2419 mm y un peso que va de los 36 a 158 kg, le sigue el ocelote (Leopardus pardalis, 920 a
1367 mm y 6 a 15 kg), el margay (Leopardus weiidi 805 a 1300 mm y 3 a 5 kg) y el tigrillo (Leopardus tigrinus,
620 a 800 mm y 2 a 3 kg) (Oliveira, 1994; Sunquist y Sunquist, 2000; Reid, 2006).
Las pieles de jaguar son similares a las de leopardo (Leopardus pardus), pero es posible distinguirlas porque
cada una de las rosetas o manchas de las pieles de jaguar puede contener uno o más puntos en su interior.
Sin embargo, debido al gradiente de variación fenotípica entre las pieles de jaguar no siempre es posible
distinguirlas con certeza (Seymour, 1989). Dado que los leopardos y los jaguares no sobrelapan sus
distribuciones y que ambos están incluidos en el Apéndice I de la CITES, existen pocos problemas de
implementación al respecto. Por último, las pieles de jaguar pueden distinguirse de las de tigre asiático
(Panthera tigris) ya que éstas ultimas contienen rayas en vez de rosetas. Es posible distinguir las pieles de los
jaguares de los guepardos (Acinonyx jubatus) ya que éstas ultimas no presentan rosetas, sino solamente
pequeñas manchas negras. Otras especies de gatos manchados de tamaño mediano o grande, como la
pantera nebulosa y el leopardo de las nieves; tampoco sobrelapan su distribución con la del jaguar y tienen
pieles fácilmente distinguibles.
Conservación del hábitat
La gran mayoría de los países en los cuales se distribuye el jaguar contemplan la protección del hábitat de la
especie mediante Áreas Naturales Protegidas y esquemas similares. Además, existen varias iniciativas
internacionales de conservación del jaguar que contribuyen con la protección y recuperación de la especie y
su hábitat, así como con el intercambio de información entre especialistas sobre diversos aspectos de su
biología, ecología y necesidades de conservación, entre las que se encuentran: Jaguar Corridors de la
organización internacional Panthera (promueve conectividad entre los hábitats del jaguar), Jaguares Sin
Fronteras (coalición México-Guatemala-Belice para conservar la población mas grande de jaguar al norte de
Colombia) y el Simposio Jaguar Siglo XXI: La perspectiva continental (donde se firmó la Declaración de Mérida
exhortando a los gobiernos a frenar la cacería del jaguar).
Consultas
Se consultaron todos los países del área de distribución, la lista de expertos y autoridades de los que se
obtuvo respuesta se encuentra en los Cuadros 3 y 4 del Anexo.
AC25 Doc. 15.2.3 – p. 7
Referencias
Acosta y Lara, E. 1983. Tigres y tigreros (II). Boletín del Museo Nacional de Historia Natural, Montevideo,
2(40):1-3.
Amin, M. 2004. Patrones de alimentación y disponibilidad de presas del jaguar (Panthera onca) y del puma
(Puma concolor) en la Reserva de la Biosfera Calakmul, Campeche, México. Tesis de Maestría. Instituto
de Ecología, Universidad Nacional Autónoma de México.
Aranda M. and V. Sanchez-Cordero. 1996. Prey spectra of Jaguar (Panthera onca) and Puma (Puma concolor)
in tropical forest of Mexico. Studies of Neotropical Fauna and Enviroment 31:65-67.
Azevedo, F.C.C., y Murray, D.L. 2007. Spatial organization and food habitats of jaguars (Panthera onca) in
floodplain forest. Biological Conservation, 137: 391-402.
Blainville, H. M. D. de. 1843. Ostéographie, ou description iconographique comparée du squelette et du
système dentaire de mammifères récents et fossiles pour servir de base à la zoologie et á la géologie. J.
B. Bailliére et fils, Paris 2(15)1-196.
Cabrera, A. y J. Yepes 1940. Mamíferos Sud-americanos. Historia Natural Ediar, Compañía Argentina de
Editores, Buenos Aires, 370 pp.
Carrillo-Percastegui, S. y L. Maffei. 2009. Jaguar population status report in Peru. Reporte de expertos Perú.
Areas-Amazonia/WWF 3505. Grande Ave. Tucson, AZ. [email protected]
Carrillo, E., J. Saenz, T.K. Fuller. 2009. Interbirth interval of a free-ranging jaguar. Mammalian Biology 74:319320.
Caso, A., C. Lopez-Gonzalez, E. Payan, E. Eizirik, T. de Oliveira, R. Leite-Pitman, M. Kelly y C. Valderrama.
2008. Panthera onca. In: IUCN 2010. IUCN Red List of Threatened Species. Version 2010.1.
<www.iucnredlist.org>. Downloaded on 14 June 2010.
Cavalcanti, S. M. C y E. M. Gese. 2009. Spatial Ecology and Social Interactions of Jaguars (Panthera onca) in
the Southern Pantanal, Brazil. Journal of Mammalogy 90:935-945.
Cavalcanti, S. M. C. 2008. Predator-prey relationships and spatial ecology of jaguars in the Southern Pantanal
Brazil: Implications for conservation and management. Ph. D. Dissertation Thesis. Utah State University.
Ceballos, G., C. Chavez, A. Rivera, C. Manterola y B. Wall. 2002. Tamaño poblacional y conservación del
jaguar en la reserva de la biosfera Calakmul, Campeche, México. 403-418 en: R. A. Medellín, C. Equihua,
C. L. B. Chetkiewicz, P. G. Crawshaw Jr., A. Rabinowitz, K. H. Redford, J. G. Robinson, E. W. Sanderson y
A. B. Taber (comp.). El jaguar en el nuevo milenio. Fondo de Cultura Económica, Universidad Nacional
Autónoma de México, Wildlife Conservation Society. México D.F.
Ceballos, G., C. Chavez, R. List, R. A. Medellín, C. Manterola, A. Rojo, M. Valdez, D. M. Brousset y S. M. B.
Alcantara (comité editorial). 2006. Proyecto para la conservación y manejo del jaguar en México. Serie:
Proyectos de recuperación de especies prioritarias 14. SEMARNAT. México. 59 pp.
Chávez, C. 2010. Ecología y conservación del jaguar (Panthera onca) y puma (Puma concolor) en la región de
Calakmul y sus implicaciones para la conservación de la península de Yucatán. Tesis doctoral.
Universidad de Granada.
Chávez, C., 2006. Ecología poblacional y conservación del jaguar en la Reserva de la Biosfera Calakmul,
Campeche, México. Tesis de Maestría, Universidad Nacional Autónoma de México.
Chinchilla, F. 1997. Dieta del jaguar (Panthera onca), puma (Felis concolor) y manigordo (Felis pardalis) en el
Parque Nacional Corcovado, Costa Rica. Revista de Biología Tropical 45: 1223-1229.
Colchero, F., D. A. Conde, C. Manterola, C. Chávez, A. Rivera y G. Ceballos. 2010. Jaguar on the move:
modeling movement to mitigate fragmentation from road expansion in the Mayan Forest. Animal
Conservation 14:158-166.
Conde, D. A, F. Colchero, H. Zarza, N. L. Christensen Jr., J. O. Sexton, C. Manterola, C. Chávez, A. Rivera, D.
Azuara y G. Ceballos. En prensa. Sex matters: Modeling male and female habitats preferences for jaguar
conservation. Biological conservation.
Crawshaw Jr., P. G., J. K. Mahler, C. Indrusiak, S. M. C. Cavalcanti, M. R. P. Leite-Pitman, y K. M. Silvius. 2004.
Ecology and conservation of the jaguar (Panthera onca) in Iguaçu National Park, Brazil. Pages 286-296 en
K. M. Silvius, R. E. Bodmer, and J. M. V. Fragoso, editors. People in nature: wildlife conservation in South
and Central America. Columbia University Press, New York, USA.
Crawshaw, P. G. y H. B. Quigley. 2002. Hábitos alimenticios del jaguar y del puma en Brasil, y sus
implicaciones para su conservación y manejo. Pp. 223-236 en: R. A. Medellín, C. Equihua, C. L. B.
Chetkiewicz, P. G. Crawshaw Jr., A. Rabinowitz, K. H. Redford, J. G. Robinson, E. W. Sanderson y A. B.
Taber (comp.). El jaguar en el nuevo milenio. Fondo de Cultura Económica, Universidad Nacional
Autónoma de México, Wildlife Conservation Society. México D.F.
Crawshaw, P. G., Jr., and H. B. Quigley. 1991. Jaguar spacing, activity and habitat use in a seasonally flooded
environment in Brazil. Journal of Zoology 223:357-370.
Crooks, K. R. y M. E. Soulé. 1999. Mesopredators release and avifaunal extinction in a fragmented system.
Nature 400:563-566.
AC25 Doc. 15.2.3 – p. 8
Dalponte, J. C. 2002. Dieta de jaguar y depredación de ganado en el norte del Pantanal, Brasil. Pp 209-222 en:
R. A. Medellín, C. Equihua, C. L. B. Chetkiewicz, P. G. Crawshaw Jr., A. Rabinowitz, K. H. Redford, J. G.
Robinson, E. W. Sanderson y A. B. Taber (comp.). El jaguar en el nuevo milenio. Fondo de Cultura
Económica, Universidad Nacional Autónoma de México, Wildlife Conservation Society. México D.F.
De la Torre, J. A. y R. A. Medellín. 2010. Estado de conservación del jaguar en México. Reporte de expertos de
México. Instituto de Ecología, UNAM. Circuito exterior s/n anexo al Jardín Botánico Exterior. Ap. Postal 70275/ c.p. 04510 Cuidad Universitaria, UNAM. México D. F. México. Tel: (52) (55) 56- 22-90-42. Fax: (52)
(55) 56-22-89-95. Email: [email protected]
De Thoisy, B. 2010. Conservation status of the Jaguar in the Guianas, with a focus on French Guiana. Reporte
de expertos de Guyana Francesa. Kwata NGO BP 972, 97335 Cayenne cedex, French Guiana.
[email protected]
Di Bitetti M. S., C. De Angelo, V. Quiroga, M. Altrichter, A. Paviolo, G. A. E. Cuyckens y P. G. Perovic. 2010.
Estado de conservación del jaguar en Argentina. Reporte de expertos de Argentina. Consejo Nacional de
Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), Instituto de Biología Subtropical (IBS), Facultad de
Ciencias Forestales, Universidad Nacional de Misiones, Argentina. Andresito 21, (3370) Puerto Iguazú,
Misiones, Argentina. [email protected]
Eizirik, E., K., J., M. Menotti-Raymond, P. G. Crawshaw, Jr., S. J. O brien, y W. E. Johnson. 2001.
Phylogeography, population history and conservation genetics of jaguars (Panthera onca, Mammalia,
Felidae). Molecular Ecology 10:65-79.
Emmons, L. H. 1987. Comparative feeding ecology of felids in a neotropical rainforest. Behavorial Ecology and
Sociobiology 20:271-283.
Erxleben, J. C. P. 1777. Systema regni animalis per classes, ordines, genera, species, varietates cum
synonymia et historia animalum. Classis I. Mammalia. Lipsiae, impensis Weygandianis, 636 pp.
Espinosa, S., L. Albuja, D. G. Tirira, G. Zapata-Ríos, E. Araguillin, V. Utreras y A. Noss. 2010. Análisis del
estado de conservación del jaguar en el Ecuador. Reporte de expertos Ecuador. University of Florida110
Newins-Ziegler Hall Gainesville, FL 32611USA. [email protected]
Foster, R. J., B. J. Harmsen, B. Valdes, C. Pomilla y C. P. Doncaster. 2010. Food habits of sympatric jaguars
and pumas across a gradient of human disturbance. Journal of Zoology 280:3019-318.
García-Anleu, R., R. B. McNab, V. H. Ramos, J. Moreira, G. Ponce-Santizo, K. Duchez, M. Mérida y G. Ruano.
2010. Estatus del Jaguar en Guatemala; informe del año 2010. Reporte de expertos de Guatemala.
Wildlife Conservation Society, Programa para Guatemala. Avenida 15 de Marzo, casa No. 3 Flores, Petén,
Guatemala. [email protected]
Garla, R., E. Setz y N. Gobbi. 2001. Jaguar (Panthera onca) food habits in Atlantic Rain Forest of Southeastern
Brazil. Biotropica 33:691-696.
Goldman, E. A. 1932. The jaguars of North America. Proceeding of Biological Society of Chicago 45:143-146.
González-Maya, J. F., A. Bustamante, R. Moreno, R. Salom-Pérez y J. Schipper. 2010. Estado de
conservación y prioridades para el jaguar en Costa Rica. Reporte de expertos Costa Rica. ProCAT
Internacional/Colombia. Las Alturas, Coto Brus, Puntarenas, Costa Rica. [email protected]
Gray, J. E. 1857. Notice of new species of jaguar from Mazatlan, living in the Gardens of the Zoological Society.
Proceeding of the Zoological Society of London 1867:258.
Hairston, N. G., F. E. Smith, y L. B. Slobodkin. 1960. Community structure, population control, and competition.
American Naturalist 94:421-425.
Hall, E. R. 1981. The mammals of North America. 2da. edición. John Wiley & Sons, New York, New York.
2:601—1181.
Harmsen, B. y R. Foster. 2009. Status report Belize. Reporte de expertos Belice. Panthera, New York, NY,
USA. [email protected]
Hollister, N. 1914. Two new South American jaguars. Proceeding of the United States National Museum
48:169-170.
Hoogesteijn, A., R. Hoogesteijn, E. O. Boede, A. González-Fernández, E. Isasi-Catalá. 2010. Situación del
jaguar en Venezuela. Reporte de expertos Venezuela. Centro de Investigación y de Estudios Avanzados
del IPN. Human Ecology Department. Antigua Carretera a Progreso KM 6, Mérida, Yucatán, Mexico.
[email protected]
Johnson, T. B. y W. E. Van Pelt. 2010. Report for: United States of America. Reporte de expertos de EUA.
Arizona Game and Fish Department. [email protected]
Kuroiwa A., y C. Ascorra. 2002. Dieta y disponibilidad de posibles presas de jaguar en las inmediaciones de
reservas Tambopata-Cambamo, Perú. Pp. 199-208 en: R. A. Medellín, C. Equihua, C. L. B. Chetkiewicz, P.
G. Crawshaw Jr., A. Rabinowitz, K. H. Redford, J. G. Robinson, E. W. Sanderson y A. B. Taber (comp.). El
jaguar en el nuevo milenio. Fondo de Cultura Económica, Universidad Nacional Autónoma de México,
Wildlife Conservation Society. México D.F.
AC25 Doc. 15.2.3 – p. 9
Leite, M. R. P. y F. Galvão. 2002. El jaguar, el puma y el hombre en tres áreas protegidas del bosque atlántico
costero de Paraná Brasil. Pp. 237-250 en: R. A. Medellín, C. Equihua, C. L. B. Chetkiewicz, P. G.
Crawshaw Jr., A. Rabinowitz, K. H. Redford, J. G. Robinson, E. W. Sanderson y A. B. Taber (comp.). El
jaguar en el nuevo milenio. Fondo de Cultura Económica, Universidad Nacional Autónoma de México,
Wildlife Conservation Society. México D.F.
Leopold, A. S. 1959. Fauna Silvestre de México. Editorial Pax México. 608 pp.
Liais, E. 1872. Climats, géologie, faune et géographie botanique du Brésil. Garnier Frères, Paris, 640 pp.
Link, H. F. 1795. Beyträge zur Naturgeschichte. Karl Christoph Stillers, Rostock and Leipzig 2:1-126.
Linnaeus, C. 1758. Systema naturae per regna tria naturae, secundum classes, ordines, genera, species, cum
characteribus, differentiis, synonymis, locis, 10th ed. Stockholm.
Maffei ,L., R. Arispe, D. Rumiz y A. Noss. 2010. Situación del jaguar en Bolivia. Reporte de expertos Bolivia.
Jaguar Conservation Program/WCS Av. Arias Schereiber 347 – Urb. Aurora, Miraflores. Lima – Perú.
[email protected]
Marieb, K. 2006. Jaguars in the New Millennium Dataset Update: The State of the Jaguar in 2005. Wildlife
Conservation Society, New York, USA.
McBride Jr., R. 2009. PROJECT JAGUAR-Final report 2002-2009. Faro Moro Ecoresearch- Moises BertoniParaguay Ministry of Enviroment (SAEM). 55 pp.
McBride Jr., R. 2010. Historia y población actual del jaguareté. Reporte de expertos Paraguay.
[email protected]
Mearns, E. A. 1901. The American jaguars. Proceeding of Biological Society of Washington 14:137-143.
Mengue, B. 1992. Community regulation: under what conditions are bottom up factors important on rocky
shores? Ecology 73:755-765.
Miller, B. y A. Rabinowitz, 2002. ¿Por qué conservar al jaguar?. Pp.303-315 en: Medellin, R. A., C. Equihua, C.
L. B. Chetkiewicz, P. G. Crawshaw, A. Rabinowitz, K. H. Redford, J. G. Robinson, E. Sanderson, y A. Taber
(editores). El Jaguar en el Nuevo Milenio. Fondo de Cultura Economica - Universidad Nacional Autónoma
de Mexico -Wildlife Conservation Society. 647 pp.
Miller, B., B Dugelby, D. Foreman, C. Martinez del Rio, R. Noss, M. Phillips, R. Reading, M. E. Soulé, J.
Terborgh y L. Willcox, 2001. The importance of large carnivores to healthy ecosystems. Endangered
Species UPDATE 18:202-210.
Miller, R. 1930. Mammals from southern Mato Grosso. Journal of Mammalogy 11:10-22.
Mora, J. M., J. Polisar, H. Portillo y F. Castañeda. 2010. Estado de conservación del jaguar (Panthera onca) en
Honduras. Reporte de expertos Honduras. Centro Zamorano de Biodiversidad, Escuela Agrícola
Panamericana El Zamorano, Honduras. [email protected]
Moreno R. y A. Bustamante. 2010. Jaguares (Panthera onca) en Panamá; Estado actual y conservación.
Reporte de expertos Panamá. Yaguará. Puerto Jiménez, Península de Osa, Costa Rica. Apdo. 67-8203
[email protected]
Nelson, E. W. y E. A. Goldman. 1933. Revision of the jaguars. Journal of Mammalogy 14:221-240.
Novack, A. J., M. B. Main, M. E. Sunquist y R. F. Labisky. 2005. Foraging ecology of jaguar (Panthera onca)
and (Puma concolor) in hunted and non-hunted sites within the Maya Biosphere Reserve. Journal of
Zoology London. 267:167-178.
Nuñez, R. 2006. Área de actividad, patrones de actividad y movimiento del jaguar (Panthera onca) y del puma
(Puma concolor), en la Reserva de la Biosfera “Chamela-Cuixmala”, Jalisco. Tesis de Maestría,
Universidad Nacional Autónoma de México.
Núñez, R., Miller, B. y Lindzey, F 2000. Food habits of jaguar and pumas in Jalisco, Mexico. Journal of Zoology,
252:373--379.
Oliveira, T. G. 1994. Neotropical cats. Ecology and Conservation. EDUFMA. Sao Luís, Brasil. 220 pp.
Palomares, F., P. Gaona, P. Ferreras y M. Delibes. 1995. Positive effect on game species of top predators by
controlling small predator population: an example with lynx, mongooses and rabbits. Conservation Biology
9:295-305.
Payán G. E. , J. F. González-Maya, C. Soto, C. Valderrama-Vásquez, C. Castaño-Uribe y M. Ruiz-García.
2010. Distribución y estado de conservación del jaguar en Colombia. Reporte de expertos Colombia.
Panthera. Cl. 93Bis # 19-40, Oficina 206. Bogotá, Colombia. [email protected]
Pereira-Garbero, R. 2010. Cuestionario manejo uso y comercio de jaguar en Uruguay. Reporte de expertos
Uruguay. Museo Nacional de Historia Natural, Montevideo, Uruguay. [email protected]
Perovic, P. G. 2002. Conservación del jaguar en el Noroeste de Argentina. Pp 465-475 en: R. A. Medellín, C.
Equihua, C. L. B. Chetkiewicz, P. G. Crawshaw Jr., A. Rabinowitz, K. H. Redford, J. G. Robinson, E. W.
Sanderson y A. B. Taber (comp.). El jaguar en el nuevo milenio. Fondo de Cultura Económica, Universidad
Nacional Autónoma de México, Wildlife Conservation Society. México D.F.
Polisar, J. y F. Diaz-Santos. 2010. Jaguars in Nicaragua. Reporte de expertos de Nicaragua. Jaguar
Conservation Program / WCS. Bronx, NY 10460. [email protected]
Polisar, J., I. Maxit, D. Scognamillo, L. Farrel, M. E. Sunquist, J. F. y J. Eisenberg. 2003. Jaguars, pumas, their
prey base and cattle ranching: ecological interpretation of a management problem. Biological Conservation
109:297-310.
AC25 Doc. 15.2.3 – p. 10
Quigley, H. B. y P. G. Crawshaw Jr. 2002. Reproducción, crecimiento y dispersión del jaguar en la región del
Pantanal Brasil. 2002. Pp 289-302 en: R. A. Medellín, C. Equihua, C. L. B. Chetkiewicz, P. G. Crawshaw
Jr., A. Rabinowitz, K. H. Redford, J. G. Robinson, E. W. Sanderson y A. B. Taber (comp.). El jaguar en el
nuevo milenio. Fondo de Cultura Económica, Universidad Nacional Autónoma de México, Wildlife
Conservation Society. México D.F.
Rabinowitz, A. y Nottingham B. G. 1986. Ecology and behavior of the jaguar (Panthera onca) in Belize, Central
America. Journal of Zoology, 210:149--159.
Ray, J. C., K. H. Redford, R. S. Steneck y J. Berger. 2005. Large Carnivores and conservation of the
biodiversity. Island Press. Washington. 528 pp.
Reid, F. A. 2006. Mammals of North America. Peterson Field Guides. Boston New York, EUA. 579.
Rosas-Rosas O. C., L. C. Bender, R. Valdez. 2008. Jaguar and Puma Predation on Cattle Calves in
Northeastern Sonora, Mexico. Rangeland Ecology & Management 61:554-560.
Sanderson E., C. Chetkiewicz, R. Medellín, A. Rabinowitz, K. Redford, J. Robinson y A. Taber. 2002(b). Un
análisis geográfico de estado de conservación y distribución de los jaguares a través de su área de
distribución. Pp. 551-600 en: R. A. Medellín, C. Equihua, C. L. B. Chetkiewicz, P. G. Crawshaw Jr., A.
Rabinowitz, K. H. Redford, J. G. Robinson, E. W. Sanderson y A. B. Taber (comp.). El jaguar en el nuevo
milenio. Fondo de Cultura Económica, Universidad Nacional Autónoma de México, Wildlife Conservation
Society. México D.F.
Sanderson E., C. Chetkiewicz, R. Medellín, A. Rabinowitz, K. Redford, J. Robinson y A. Taber. 2002(c).
Prioridades geográficas para la conservación del jaguar. Pp. 601-628 en: R. A. Medellín, C. Equihua, C. L.
B. Chetkiewicz, P. G. Crawshaw Jr., A. Rabinowitz, K. H. Redford, J. G. Robinson, E. W. Sanderson y A. B.
Taber (comp.). El jaguar en el nuevo milenio. Fondo de Cultura Económica, Universidad Nacional
Autónoma de México, Wildlife Conservation Society. México D.F.
Sanderson E., K. Redford, C. Chetkiewicz, R. Medellín, A. Rabinowitz, K. Robinson y A. Taber. 2002(a).
Planning to save species: the jaguar as model. Conservation Biology 16:58-72.
Schaller, G. B. y J. M. C. Vasconcelos .1978. Jaguar predation on capybara. Z. Säugetierk. 43: 296-301.
Schaller, G. y P. G. Crawshaw. 1980. Movements patterns of jaguar. Biotropica 12:161-168.
Schreber, J. C. D. 1778. Die Säugthiere in Abbildungen nach der Natur, mit Beschreibungen. Wolfgang
Walther, Erlangen 3:281-590.
Scognamillo, D., I. E. Maxit, M. Sunquist y J. Polisar. 2003. Coexistence of jaguar (Panthera onca) and puma
(Puma concolor) in a mosaic landscape in the Venenzuela llanos. Journal of Zoology London 259:269-279.
Seymour K. L. 1989. Panthera onca. Mammalian species 340:1-9.
Silveira, L. 2004. Ecologia comparada e Conservação da Onça-pintada (Panthera onca) e Onça-parda (Puma
concolor), no Cerrado e Pantanal. Tese de Doutorado em Biologia Animal. Universidade de Brasília, Brasil.
240 pp.
Sunquist, M. y Sunquist F. 2000. Wild Cats of the World. The University of Chicago Press. Chicago. 452p.
Swank, W. y J. Teer. 1989. Status of the Jaguar-1987. Oryx 23:14-21.
Taber A. B., A. J. Novaro, N. Neris, F.H. Colman. 1997. The foods habits of sympatric jaguar and puma in the
Paraguayan Chaco. Biotropica 29: 204-213.
Terborgh, J. 2005. The green world hypothesis revisited. Pp.82-99 en Ray, J. C., K. H. Redford, R. S. Steneck y
J. Berger (editores). Large Carnivores and conservation of the biodiversity. Island Press. Washington. 528
pp.
Tewes, M. E. y Schmidly, D. J. 1987. The neotropical felids: jaguar, ocelot, margay, and jaguarundi. Pp. 697711, in Wild furbearer management and conservation in North America (M. Nowak, J. A. Baker, M. E.
Obbard y B. Malloch, eds.) Ontario Ministry of Natural Resources, Toronto, Canada.
Weckel, M., W. Giuliano y S. Silver. 2006. Jaguar (Panthera onca) feeding ecology: distribution of predator and
prey through time and space. Journal of Zoology, 270: 25-30.
Woodroffe, R. y J. R. Ginsberg. 1998. Edge effects and the extinction of populations inside protected areas.
Science 280:2126-2128.
Zarza, H. 2008. Uso de hábitat y conservación del jaguar (Panthera onca) en un paisaje influenciado por
actividades humanas en el sur de la península de Yucatán. Tesis de Maestría, Universidad Nacional
Autónoma de México.
Zeller, K. A. 2007. Jaguars in the New Millennium Data Set Update: The State of the Jaguar in 2006. Wildlife
Conservation Society, Bronx, New York.
AC25 Doc. 15.2.3 – p. 11
SECCIÓN 2 – Análisis del estatus de Panthera onca en los Apéndices de la CITES
de acuerdo a los criterios de la Resolución Conf. 9.24 (Rev. CoP15)
Criterios para la inclusión de especies en los Apéndices de la CITES
(Adaptado a partir del documento Doc. AC.16.8 Anexo 2 “Lineamientos para la revisión de especies animales
incluidas en los Apéndices”)
Apéndice I*
A
La población silvestre es
pequeña y presenta al
menos una de las
siguientes características
(i-v)
i
ii
iii
iv
v
Criterios Biológicos1
B
La población silvestre tiene
un área de distribución
restringida y presenta al
menos una de las
siguientes características
(i-iv)
i
ii
iii
iv
C
Una disminución
acentuada del
tamaño de la
población en la
naturaleza, que se
haya (i-ii)
i
ii


Criterios
2
Comerciales
Al menos uno
de los
siguientes
(i-iv)
i
ii

iii

Problemas de
Implementación si se
elimina del
Apéndice I
iv

Si se elimina del
Apéndice I, es
probable que
adicionalmente
cumpla con A y/o B.
*
Una especie debe incluirse en el Apéndice I cuanto cumpla A, B o C.
1
Criterios Biológicos para el Apéndice I [de acuerdo al Anexo 1 de la Resolución Conf. 9.24 (Rev. CoP15)]
2
Criterios Comerciales [de acuerdo al párrafo b) del segundo RESUELVE de la Resolución Conf. 9.24 (adoptada durante la CoP9)]
AC25 Doc. 15.2.3 – p. 12
Anexo
N
2000
Figura 1
0
2000 Km
Distribución histórica del jaguar a nivel continental según Seymour (1989). Comprendía los
países de Estados Unidos, México, Belice, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Costa Rica,
Panamá, El Salvador, Uruguay, Colombia, Venezuela, Guyana, Surinam, Guayana Francesa,
Ecuador, Perú, Brasil, Bolivia, Paraguay y Argentina.
N
2000
Figura 2
0
2000 Km
Distribución actual del jaguar a nivel continental según Marieb (2006). Las mayores
disminuciones del área de distribución han ocurrido en México, Estados Unidos, Brasil y
Argentina. Se encuentra extirpado de El Salvador y Uruguay.
AC25 Doc. 15.2.3 – p. 13
A
B
C
Figura 3
Mapas de distribución potencial actual. Se indica la distribución potencial (azul), áreas con
probabilidades altas de permanencia por más de 50 años (verde), sitios donde de no tomar
medidas pertinentes se perderían las poblaciones (rojo). El mapa de Brasil (C) no muestra este
patrón, indica registros confirmados por Biomas.
AC25 Doc. 15.2.3 – p. 14
D
Cuadro 1
Presas más importantes de jaguar reportadas en estudios de hábitos alimenticios llevados a
cabo en diferentes países
País
Especies presa reportadas
Referencias
Belice
Armadillo de nueve bandas, tepezcuintles, pecarí de collar y temazate.
Rabinowitz y Nottingham, (1986), Weckel et al. (2006),
Foster et al. (2010)
Brasil (Bosque Atlántico)
Pecarí de labios blancos, pecarí de collar, tapires, temazate y armadillos
(Dasypus spp.)
Garla et al. (2001), Leite et al. (2002)
Brasil (El Cerrado)
Oso hormiguero gigante, tapir (Tapirus terrestris) y pecarí de labios blancos.
Silveira (2004)
Brasil (El Pantanal)
Capibaras, caimanes (Caiman cocodrilus), ganado domestico, pecaríes de labios
blancos y ciervo de los pantanos o guazú (Blastocerus dichotomus).
Schaller y Vasconcelos (1978), Crawshaw y Quigley,
(2002), Dalponte (2002), Azevedo y Murray (2007),
Cavalcanti (2008)
Costa Rica (Parque Nacional,
Cocovado)
Pecarí de labios blancos, perezosos (Cholepus hoffmani), temazate y tortugas
(Geochelone denticulada).
Chinchilla (1997)
Guatemala
Pecarí de collar, armadillo de nueve bandas, coatí, venado cola blanca y pecarí
de labios blancos.
Novack et al. (2005)
México
Pecarí de collar (Pecari tajacu), pecarí de labios blancos (Tayassu pecari),
tepezcuintles (Cuniculus paca), venado temazate o cabrito (Mazama temama),
venado cola blanca (Odocoileus virginianus), coatí (Nasua narica), armadillo de
nueve bandas (Dasypus novemcinctus) y el ganado doméstico.
Aranda y Sánchez-Cordero (1996), Nuñez et al. (2000),
Amin (2004), Rosas et al., (2008), Cruz y Palacios, com.
pers.
Noreste de Argentina
Paraguay (Chaco)
Perú Amazónico
Venezuela (Los Llanos)
Cuadro 2
País
Argentina
Pecaríes, temazate, tapires, tamanduas (Tamandua tetradactyla) y capibaras
Perovic (2002)
Guazucho o corzuela parda (Mazama gouazoubira) y conejo (Sylvilagus
brasilensis).
Taber et al. (1997)
Pecaríes de collar y labios blancos, tepezcuintle y caimanes y tortugas.
Emmons (1987), Koroiwa y Azcorra (2002)
Capibaras (Hydrochaerys hydrochaerys), pecarí de collar y de labios blancos, oso
hormiguero gigante (Myrmecophaga tridactylya) y cocodrilos (Caiman cocodrilos).
Polisar et al. (2003), Scognamillo et al. (2003)
Densidad y tamaño poblacional del jaguar por país consultado. Las densidades y estimaciones
poblacionales solo incluyen reportes de estudios a nivel local y no en el total del área de
distribución de cada país.
Densidad (ind/100 km2) en algunas
localidades de muestreo
Tamaño poblacional estimado por país
Referencias
-
200
Belice
2 a 12
-
Harmsen y Foster, 2009
Bolivia
1a5
-
Maffei et al., 2010
Brasil
Di Bitteti et al., 2010
3a7
≈10 000
Colombia
2.7 a 3.6
2 071 (áreas protegidas amazónicas)
Costa Rica
1a5
-
2.80 ± 1.21
1 600 (En el Este del país)
Extinto
-
-
Ultimo avistamiento en el 2009
-
Johnson y Van Pelt, 2010
Ecuador
El Salvador
Estados Unidos
Guatemala
Guyana
G. Francesa y Surinam
Honduras
México
Azevedo et al., 2010
Payan et al., 2010
González-Maya et al., 2010
Espinosa et al., 2010
1.5 a 11.8
-
García et al., 2010
Sin expertos
-
-
3a5
2000 a 3500
De Thoisy, 2010
4.2
-
Mora et al., 2010
-
4 000
Ceballos et al., 2006
1a2
336
Polisar y Díaz, 2010
Panamá
2.92 a 4
-
Moreno y Bustamante, 2010
Paraguay
Sin información
-
McBride, 2010
2.7 a 7.7
-
Carrillo-Percastegui y Maffei, 2009
Extinto
-
Pereira-Garbero, 2010
Sin información
-
Hoogestejin et al., 2010
Nicaragua
Perú
Uruguay
Venezuela
AC25 Doc. 15.2.3 – p. 15
Cuadro 3
País
Información proporcionada por expertos de jaguar al Simposio “El Jaguar en el Siglo XXI”
(Mérida, México, noviembre 2009)
Nombre del reporte
Autores
Contacto
Estado de conservación del
jaguar en Argentina
Mario S. Di Bitetti, Carlos De Angelo, Verónica Quiroga,
Mariana Altrichter, Agustín Paviolo, Griet A. E. Cuyckens y
Pablo G. Perovic
Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y
Técnicas (CONICET), Instituto de Biología Subtropical
(IBS), Facultad de Ciencias Forestales, Universidad
Nacional de Misiones, Argentina. Andresito 21, (3370)
Puerto Iguazú, Misiones, Argentina.
[email protected]
Belice
Status report Belize
Bart Harmsen y Rebeca Foster
2 Panthera, New York, NY, USA. [email protected]
Bolivia
Situación del jaguar en Bolivia
Leonardo Maffei, Rosario Arispe, Damián Rumiz y Andrew
Noss
Jaguar Conservation Program/WCS Av. Arias Schereiber
347 – Urb. Aurora, Miraflores. Lima – Perú
[email protected]
Status of the Jaguar (Panthera
onca) in Brazil
Fernando Cesar* Cascelli de Azevedo, Tadeu Gomes de
Oliveira, Rogério Cunha de Paula, Claudia Bueno de
Campos, Edsel Amorim Moraes Jr., Sandra Maria Cintra
Cavalcanti, Walfrido Moraes Tomas, Ricardo Luiz Pires
Boulhosa, Peter Gransden Crawshaw Jr., Beatriz de Mello
Beisiegel, Dênis Aléssio Sana, Katia Maria Paschoaletto
Micchi de Barros Ferraz.
Pró. Carnivoros*. Rua Dep. Luiz F. Azevedo 570 Itajuba,
MG. [email protected]
Colombia
Distribución y estado de
conservación del jaguar en
Colombia
Esteban Payán Garrido, José F. González-Maya, Carolina
Soto, Carlos Valderrama Vásquez, Carlos Castaño-Uribe, y
Manuel Ruiz-García
Panthera. Cl. 93Bis # 19-40, Oficina 206. Bogotá,
Colombia. [email protected]
Costa Rica
Estado de conservación y
prioridades para el jaguar en
Costa Rica
José F. González-Maya, Aida Bustamante, Ricardo Moreno,
Roberto Salom-Pérez y Jan Schipper
ProCAT Internacional/Colombia. Las Alturas, Coto Brus,
Puntarenas, Costa Rica. [email protected]
Ecuador
Análisis del estado de
conservación del jaguar en el
Ecuador
Santiago Espinosa, Luis Albuja, Diego G. Tirira, Galo ZapataRíos, Edison Araguillin, Víctor Utreras y Andrew Noss
University of Florida. 110 Newins-Ziegler Hall. Gainesville,
FL 32611. USA. [email protected]
Estados
Unidos
Report for: United States of
America
Terry B. Johnson y William E. Van Pelt
Arizona Game and Fish Department. [email protected]
Guatemala
Estatus del Jaguar en
Guatemala; informe del año
2010
Rony García Anleu, Roan Balas McNab, Víctor Hugo Ramos,
José Moreira, Gabriela Ponce-Santizo, Kurt Duchez, Melvin
Mérida y Gustavo Ruano
Wildlife Conservation Society, Programa para Guatemala.
Avenida 15 de Marzo, casa No. 3 Flores, Petén.
Guatemala [email protected]
Guayana
Francesa
Conservation status of the
Jaguar in the Guianas, with a
focus on French Guiana
De Thoisy, B.
Kwata NGO BP 972, 97335 Cayenne cedex, French
Guiana. [email protected]
Honduras
Estado de conservación del
Jaguar (Panthera onca) en
Honduras
Mora, J. N., J. Polisar, H. Portillo y F. Castañeda
Centro Zamorano de Biodiversidad, Escuela Agrícola
Panamericana. El Zamorano, Honduras.
[email protected]
Estado de conservación del
jaguar en México
De la Torre A. y R. A. Medellín
Nicaragua
JAGUARS IN NICARAGUA
John Polisar, Fabricio Díaz Santos
Coordinador Programa Conservación del Jaguar / WCS.
Bronx, NY 10460. [email protected], [email protected]
Panamá
Jaguares (Panthera onca) en
Panamá; Estado actual y
conservación.
Ricardo Moreno y Aida Bustamante
Yaguará. Puerto Jiménez, Península de Osa, Costa Rica.
Apdo. 67-8203 [email protected] /
[email protected]
Paraguay
Historia y población actual del
jaguareté
Roy Thomas McBride Jr.
[email protected]
Perú
Jaguar population status report
in Peru.
Samia Carrillo-Percastegui y Leonardo Maffei.
Areas-Amazonia/WWF. 3505. Grande Ave. Tucson, AZ.
[email protected]
El jaguar en Uruguay
Ramiro Pereira-Garbero y Alvaro Sappa
Museo Nacional de Historia Natural, Montevideo, Uruguay.
[email protected]
SITUACION DEL JAGUAR EN
VENEZUELA.
Almira Hoogesteijn, Rafael Hoogesteijn, Ernesto O. Boede,
Antonio González-Fernández, Emiliana Isasi-Catalá
Centro de Investigación y de Estudios Avanzados del IPN.
Human Ecology Department. Antigua Carretera a Progreso
KM 6. Mérida, Yucatán, Mexico.
[email protected]
Argentina
Brasil
México
Uruguay
Venezuela
Instituto de Ecología, Cuidad Universitaria, UNAM.
México D. F.
[email protected]
AC25 Doc. 15.2.3 – p. 16
Cuadro 4
Autoridades CITES/expertos que respondieron al cuestionario de manejo, uso y comercio de
jaguar, en el marco del Simposio “El Jaguar en el Siglo XXI” (Mérida, México, noviembre 2009)
País
Argentina
Autores
Contacto
Nicolás Lodeiro Ocampo
Red Yaguareté. [email protected], www.RedYaguarete.org.ar
Belice
Omar Figueroa
PhD Candidate. Department of Wildlife Ecology and Conservation. University of Florida. [email protected]
Bolivia
Damian Rumiz, Andrew Noss, Guido
Ayala y Leonardo Maffei*
*Jaguar Conservation Program/WCS Av. Arias Schereiber 347 – Urb. Aurora, Miraflores. Lima – Perú.
[email protected]
Brasil
Mendes Wolney Valente, O.
Instituto Brasileiro do Meio Ambiente e dos Recursos Naturais Renováveis – IBAMA. Diretoria de Uso
Sustentável da Biodiversidade e Florestas – DBFLO SCEN. [email protected]
Panthera. Cl. 93Bis # 19-40, Oficina 206. Bogotá, Colombia. [email protected]
Colombia
Esteban Payán
Costa Rica
Aida Bustamante
Yaguará. Puerto Jiménez, Península de Osa, Costa Rica. Apdo. 67-8203 [email protected]
Ecuador
Santiago Espinosa
University of Florida. 110 Newins-Ziegler Hall. Gainesville, FL 32611. USA. [email protected]
Estados Unidos
Rosemarie S. Gnam
Contacto: Kevin Doyle. Administrative Support Assistant. Divsion of Scientific Authority. United States Fish and
Wildlife Service. [email protected]
Kurt Duchez
Consejo Nacional de Áreas Protegidas, Departamento de Vida Silvestre. [email protected]
Martín Vargas | Mónica Samaniego
Dirección General de Vida Silvestre, SEMARNAT. [email protected] |
[email protected]
Fabricio Díaz Santos
Coordinador Programa Terrestre / WCS en Nicaragua, Km 9 y medio carretera a Masaya, callejón ladrillería
San Pablo, 70 vrs adentro. Managua, Nicaragua. [email protected]
Panamá
Ricardo Moreno | Marcel Calvar Agrelo
Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales. Unit 0948, APO AA 34992-0948, Panamá.
[email protected] | Departamento de Fauna Autoridad CITES-Uruguay Ministerio de Ganadería,
Agricultura y Pesca. Dirección Gral. de Recursos Naturales Renovables [email protected]
Paraguay
Bauer, F.
Dirección de Vida Silvestre- Dirección General de Protección y Conservación de la Biodiversidad, Paraguay.
[email protected]
Miguel Rosas Silva
Saemi Domínguez Guillen. Secretaria DGFFS/DGEFFS. Ministerio de Agricultura. [email protected]
Ramiro Pereira-Garbero
Museo Nacional de Historia Natural, Montevideo, Uruguay. [email protected]
Guatemala
México
Nicaragua
Perú
Uruguay
AC25 Doc. 15.2.3 – p. 17