Vivir para contarla

Gabriel García Márquez
Vivir para contarla
2002
La vida no es la que uno vivió,
sino la que uno recuerda y
cómo la recuerda para contarla.
1
Mi madre me pidió que la acompañara a vender la casa. Había llegado a
Barranquilla esa mañana desde el pueblo distante donde vivía la familia y no
tenía la menor idea de cómo encontrarme. Preguntando por aquí y por allá
entre los conocidos, le indicaron que me buscara en la librería Mundo o en los
cafés vecinos, donde iba dos veces al día a conversar con mis amigos
escritores. El que se lo dijo le advirtió: «Vaya con cuidado porque son locos de
remate». Llego a las doce en punto. Se abrió paso con su andar ligero por
entre las mesas de libros en exhibición, se me plantó enfrente, mirándome a los
ojos con la sonrisa picara de sus días mejores, y antes que yo pudiera
reaccionar, me dijo:
—Soy tu madre.
Algo había cambiado en ella que me impidió reconocerla a primera vista. Tenía
cuarenta y cinco años. Sumando sus once partos, había pasado casi diez años
encinta y por lo menos otros tantos amamantando a sus hijos. Había
encanecido por completo antes de tiempo, los ojos se le veían más grandes y
atónitos detrás de sus primeros lentes bifocales, y guardaba un luto cerrado y
serio por la muerte de su madre, pero conservaba todavía la belleza romana de
su retrato de bodas, ahora dignificada por un aura otoñal. Antes de nada, aun
antes de abrazarme, me dijo con su estilo ceremonial de costumbre:
—Vengo a pedirte el favor de que me acompañes a vender la casa.
No tuvo que decirme cuál, ni dónde, porque para nosotros sólo existía una en
el mundo: la vieja casa de los abuelos en Aracataca, donde tuve la buena
suerte de nacer y donde no volví a vivir después de los ocho años. Acababa de
abandonar la facultad de derecho al cabo de seis semestres, dedicados más
que nada a leer lo que me cayera en las manos y recitar de memoria la poesía
irrepetible del Siglo de Oro español. Había leído ya, traducidos y en ediciones
prestadas, todos los libros que me habrían bastado para aprender la técnica de
novelar, y había publicado seis cuentos en suplementos de periódicos, que
merecieron el entusiasmo de mis amigos y la atención de algunos críticos. Iba
a cumplir veintitrés años el mes siguiente, era ya infractor del servicio militar y
veterano de dos blenorragias, y me fumaba cada día, sin premoniciones,
sesenta cigarrillos de tabaco bárbaro. Alternaba mis ocios entre Barranquilla y
Cartagena de Indias, en la costa caribe de Colombia, sobreviviendo a cuerpo
de rey con lo que me pagaban por mis notas diarias en El Heraldo, que era casi
menos que nada, y dormía lo mejor acompañado posible donde me
sorprendiera la noche. Como si no fuera bastante la incertidumbre sobre mis
pretensiones y el caos de mi vida, un grupo de amigos inseparables nos
disponíamos a publicar una revista temeraria y sin recursos que Alfonso
Fuenmayor planeaba desde hacía tres años. ¿Qué más podía desear?
Más por escasez que por gusto me anticipé a la moda en veinte años: bigote
silvestre, cabellos alborotados, pantalones de vaquero, camisas de flores
equívocas y sandalias de peregrino. En la oscuridad de un cine, y sin saber que
yo estaba cerca, una amiga de entonces le dijo a alguien: «El pobre Gabito es
un caso perdido». De modo que cuando mi madre me pidió que fuera con ella a
vender la casa no tuve ningún estorbo para decirle que sí. Ella me planteó que
no tenía dinero bastante y por orgullo le dije que pagaba mis gastos.
En el periódico en que trabajaba no era posible resolverlo. Me pagaban tres
pesos por nota diaria y cuatro por un editorial cuando faltaba alguno de los
editorialistas de planta, pero apenas me alcanzaban. Traté de hacer un
préstamo, pero el gerente me recordó que mi deuda original ascendía a más de
cincuenta pesos. Esa tarde cometí un abuso del cual ninguno de mis amigos
habría sido capaz. A la salida del café Colombia, junto a la librería, me
emparejé con don Ramón Vinyes, el viejo maestro y librero catalán, y le pedí
prestados diez pesos. Sólo tenía seis.
Ni mi madre ni yo, por supuesto, hubiéramos podido imaginar siquiera que
aquel cándido paseo de sólo dos días iba a ser tan determinante para mí, que
la más larga y diligente de las vidas no me alcanzaría para acabar de contarlo.
Ahora, con más de setenta y cinco años bien medidos, sé que fue la decisión
más importante de cuantas tuve que tomar en mi carrera de escritor. Es decir:
en toda mi vida.
Hasta la adolescencia, la memoria tiene más interés en el futuro que en el
pasado, así que mis recuerdos del pueblo no estaban todavía idealizados por la
nostalgia. Lo recordaba como era: un lugar bueno para vivir, donde se conocía
todo el mundo, a la orilla de un río de aguas diáfanas que se precipitaban por
un lecho de piedras pulidas, blancas y enormes como huevos prehistóricos. Al
atardecer, sobre todo en diciembre, cuando pasaban las lluvias y el aire se
volvía de diamante, la Sierra Nevada de Santa Marta parecía acercarse con
sus picachos blancos hasta las plantaciones de banano de la orilla opuesta.
Desde allí se veían los indios aruhacos corriendo en filas de hormiguitas por las
cornisas de la sierra, con sus costales de jengibre a cuestas y masticando
bolas de coca para entretener a la vida. Los niños teníamos entonces la ilusión
de hacer pelotas con las nieves perpetuas y jugar a la guerra en las calles
abrasantes. Pues el calor era tan inverosímil, sobre todo durante la siesta, que
los adultos se quejaban de él como si fuera una sorpresa de cada día. Desde
mi nacimiento oí repetir sin descanso que las vías del ferrocarril y los
campamentos de la United Fruit Company fueron construidos de noche, porque
de día era imposible agarrar las herramientas recalentadas al sol.
La única manera de llegar a Aracataca desde Barranquilla era en una
destartalada lancha de motor por un caño excavado a brazo de esclavo durante
la Colonia, y luego a través de una vasta ciénaga de aguas turbias y desoladas,
hasta la misteriosa población de Ciénaga. Allí se tomaba el tren ordinario que
había sido en sus orígenes el mejor del país, y en el cual se hacía el trayecto
final por las inmensas plantaciones de banano, con muchas paradas ociosas
en aldeas polvorientas y ardientes, y estaciones solitarias. Ése fue el camino
que mi madre y yo emprendimos a las siete de la noche del sábado 18 de
febrero de 1950 —vísperas del carnaval— bajo un aguacero diluvial fuera de
tiempo y con treinta y dos pesos en efectivo que nos alcanzarían apenas para
regresar si la casa no se vendía en las condiciones previstas.
Los vientos alisios estaban tan bravos aquella noche, que en el puerto fluvial
me costó trabajo convencer a mi madre de que se embarcara. No le faltaba
razón. Las lanchas eran imitaciones reducidas de los buques de vapor de
Nueva Orleáns, pero con motores de gasolina que le transmitían un temblor de
fiebre mala a todo lo que estaba a bordo. Tenían un saloncito con horcones
para colgar hamacas en distintos niveles, y escaños de madera donde cada
quien se acomodaba a codazos como pudiera con sus equipajes excesivos,
bultos de mercancías, huacales de gallinas y hasta cerdos vivos. Tenían unos
pocos camarotes sofocantes con dos literas de cuartel, casi siempre ocupados
por putitas de mala muerte que prestaban servicios de emergencia durante el
viaje. Como a última hora no encontramos ninguno libre, ni llevábamos
hamacas, mi madre y yo nos tomamos por asalto dos sillas de hierro del
corredor central y allí nos dispusimos a pasar la noche.
Tal como ella temía, la tormenta vapuleó la temeraria embarcación mientras
atravesábamos el río Magdalena, que a tan corta distancia de su estuario tiene
un temperamento oceánico. Yo había comprado en el puerto una buena
provisión de cigarrillos de los más baratos, de tabaco negro y con un papel al
que poco le faltaba para ser de estraza, y empecé a fumar a mi manera de
entonces, encendiendo uno con la colilla del otro, mientras releía Luz de
agosto, de William Faulkner, que era entonces el más fiel de mis demonios
tutelares. Mi madre se aferró a su camándula como de un cabrestante capaz
de desencallar un tractor o sostener un avión en el aire, y de acuerdo con su
costumbre no pidió nada para ella, sino prosperidad y larga vida para sus once
huérfanos. Su plegaria debió llegar a donde debía, porque la lluvia se volvió
mansa cuando entramos en el caño y la brisa sopló apenas para espantar a los
mosquitos. Mi madre guardó entonces el rosario y durante un largo rato
observó en silencio el fragor de la vida que transcurría en torno de nosotros.
Había nacido en una casa modesta, pero creció en el esplendor efímero de la
compañía bananera, del cual le quedó al menos una buena educación de niña
rica en el colegio de la Presentación de la Santísima Virgen, en Santa Marta.
Durante las vacaciones de Navidad bordaba en bastidor con sus amigas,
tocaba el clavicordio en los bazares de caridad y asistía con una tía chaperona
a los bailes más depurados de la timorata aristocracia local, pero nadie le había
conocido novio alguno cuando se casó contra la voluntad de sus padres con el
telegrafista del pueblo. Sus virtudes más notorias desde entonces eran el
sentido del humor y la salud de hierro que las insidias de la adversidad no
lograrían derrotar en su larga vida. Pero la más sorprendente, y también desde
entonces la menos sospechable, era el talento exquisito con que lograba
disimular la tremenda fuerza de su carácter: un Leo perfecto. Esto le había
permitido establecer un poder matriarcal cuyo dominio alcanzaba hasta los
parientes más remotos en los lugares menos pensados, como un sistema
planetario que ella manejaba desde su cocina, con voz tenue y sin parpadear
apenas, mientras hervía la marmita de los frijoles.
Viéndola sobrellevar sin inmutarse aquel viaje brutal, yo me preguntaba cómo
había podido subordinar tan pronto y con tanto dominio las injusticias de la
pobreza. Nada como aquella mala noche para ponerla a prueba. Los mosquitos
carniceros, el calor denso y nauseabundo por el fango de los canales que la
lancha iba revolviendo a su paso, el trajín de los pasajeros desvelados que no
encontraban acomodo dentro del pellejo, todo parecía hecho a propósito para
desquiciar la índole mejor templada. Mi madre lo soportaba inmóvil en su silla,
mientras las muchachas de alquiler hacían la cosecha de carnaval en los
camarotes cercanos, disfrazadas de hombres o de manolas. Una de ellas había
entrado y salido del suyo varias veces, siempre con un cliente distinto, y al lado
mismo del asiento de mi madre. Yo pensé que ella no la había visto. Pero a la
cuarta o quinta vez que entró y salió en menos de una hora, la siguió con una
mirada de lástima hasta el final del corredor.
—Pobres muchachas —suspiró—. Lo que tienen que hacer para vivir es peor
que trabajar.
Así se mantuvo hasta la medianoche, cuando me cansé de leer con el temblor
insoportable y las luces mezquinas del corredor, y me senté a fumar a su lado,
tratando de salir a flote de las arenas movedizas del condado de
Yoknapatawpha. Había desertado de la universidad el año anterior, con la
ilusión temeraria de vivir del periodismo y la literatura sin necesidad de
aprenderlos, animado por una frase que creo haber leído en Bernard Shaw:
«Desde muy niño tuve que interrumpir mi educación para ir a la escuela». No
fui capaz de discutirlo con nadie, porque sentía, sin poder explicarlo, que mis
razones sólo podían ser válidas para mí mismo.
Tratar de convencer a mis padres de semejante locura cuando habían fundado
en mí tantas esperanzas y habían gastado tantos dineros que no tenían, era
tiempo perdido. Sobre todo a mi padre, que me habría perdonado lo que fuera,
menos que no colgara en la pared cualquier diploma académico que él no pudo
tener. La comunicación se interrumpió. Casi un año después seguía pensando
en visitarlo para darle mis razones, cuando mi madre apareció para pedirme
que la acompañara a vender la casa. Sin embargo, ella no hizo ninguna
mención del asunto hasta después de la medianoche, en la lancha, cuando
sintió como una revelación sobrenatural que había encontrado por fin la
ocasión propicia para decirme lo que sin duda era el motivo real de su viaje, y
empezó con el modo y el tono y las palabras milimétricas que debió madurar en
la soledad de sus insomnios desde mucho antes de emprenderlo.
—Tu papá está muy triste —dijo.
Ahí estaba, pues, el infierno tan temido. Empezaba como siempre, cuando
menos se esperaba, y con una voz sedante que no había de alterarse ante
nada. Sólo por cumplir con el ritual, pues conocía de sobra la respuesta, le
pregunté:
—¿Y eso por qué?
—Porque dejaste los estudios.
—No los dejé —le dije—. Sólo cambié de carrera.
La idea de una discusión a fondo le levantó el ánimo.
—Tu papá dice que es lo mismo —dijo.
A sabiendas de que era falso, le dije:
—También él dejó de estudiar para tocar el violín.
—No fue igual —replicó ella con una gran vivacidad—. El violín lo tocaba sólo
en fiestas y serenatas. Si dejó sus estudios fue porque no tenía ni con qué
comer. Pero en menos de un mes aprendió telegrafía, que entonces era una
profesión muy buena, sobre todo en Aracataca.
—Yo también vivo de escribir en los periódicos —le dije.
—Eso lo dices para no mortificarme —dijo ella—. Pero la mala situación se te
nota de lejos. Cómo será, que cuando te vi en la librería no te reconocí.
—Yo tampoco la reconocí a usted —le dije.
—Pero no por lo mismo —dijo ella—.Yo pensé que eras un limosnero —Me
miró las sandalias gastadas, y agregó—: Y sin medias.
—Es más cómodo —le dije—. Dos camisas y dos calzoncillos: uno puesto y
otro secándose. ¿Qué más se necesita?
—Un poquito de dignidad —dijo ella. Pero enseguida lo suavizó en otro tono—:
Te lo digo por lo mucho que te queremos.
—Ya lo sé —le dije—. Pero dígame una cosa: ¿usted en mi lugar no haría lo
mismo?
—No lo haría —dijo ella— si con eso contrariara a mis padres.
Acordándome de la tenacidad con que logró forzar la oposición de su familia
para casarse, le dije riéndome:
—Atrévase a mirarme.
Pero ella me esquivó con seriedad, porque sabía demasiado lo que yo estaba
pensando.
—No me casé mientras no tuve la bendición de mis padres —dijo—. A la
fuerza, de acuerdo, pero la tuve.
Interrumpió la discusión, no porque mis argumentos la hubieran vencido, sino
porque quería ir al retrete y desconfiaba de sus condiciones higiénicas. Hablé
con el contramaestre por si había un lugar más saludable, pero me explicó que
él mismo usaba el retrete común. Y concluyó, como si acabara de leer a
Conrad: «En el mar todos somos iguales». Así que mi madre se sometió a la
ley de todos. Cuando salió, al contrario de lo que yo temía, apenas si lograba
dominar la risa.
—Imagínate —me dijo—, ¿qué va a pensar tu papá si regreso con una
enfermedad de la mala vida?
Pasada la medianoche tuvimos un retraso de tres horas, pues los tapones de
anémonas del caño embotaron las hélices, la lancha encalló en un manglar y
muchos pasajeros tuvieron que jalarla desde las orillas con las cabuyas de las
hamacas. El calor y los zancudos se hicieron insoportables, pero mi madre los
sorteó con unas ráfagas de sueños instantáneos e intermitentes, ya célebres
en la familia, que le permitían descansar sin perder el hilo de la conversación.
Cuando se reanudó el viaje y entró la brisa fresca, se despabiló por completo.
—De todos modos —suspiró—, alguna respuesta tengo que llevarle a tu papá.
—Mejor no se preocupe —le dije con la misma inocencia—. En diciembre iré, y
entonces le explicaré todo.
—Faltan diez meses —dijo ella.
—A fin de cuentas, este año ya no se puede arreglar nada en la universidad —
le dije.
—¿Prometes en serio que irás?
—Lo prometo —le dije. Y por primera vez vislumbré una cierta ansiedad en su
voz:
—¿Puedo decirle a tu papá que vas a decirle que sí?
—No —le repliqué de un tajo—. Eso no.
Era evidente que buscaba otra salida. Pero no se la di.
—Entonces es mejor que le diga de una vez toda la verdad —dijo ella—. Así no
parecerá un engaño.
—Bueno —le dije aliviado—. Dígasela.
Quedamos en eso, y alguien que no la conociera bien habría pensado que ahí
terminaba todo, pero yo sabía que era una tregua para recobrar alientos. Poco
después se durmió a fondo. Una brisa tenue espantó los zancudos y saturó el
aire nuevo con un olor de flores. La lancha adquirió entonces la esbeltez de un
velero.
Estábamos en la Ciénaga Grande, otro de los mitos de mi infancia. La había
navegado varias veces, cuando mi abuelo el coronel Nicolás Ricardo Márquez
Mejía —a quien sus nietos llamábamos Papalelo— me llevaba de Aracataca a
Barranquilla para visitar a mis padres. «A la ciénaga no hay que tenerle miedo,
pero sí respeto», me había dicho él, hablando de los humores imprevisibles de
sus aguas, que lo mismo se comportaban como un estanque que como un
océano indómito. En la estación de lluvias estaba a merced de las tormentas de
la sierra. Desde diciembre hasta abril, cuando el tiempo debía ser manso, los
alisios del norte la embestían con tales ímpetus que cada noche era una
aventura. Mi abuela materna, Tranquilina Iguarán —Mina—, no se arriesgaba a
la travesía sino en casos de urgencia mayor, después de un viaje de espantos
en que tuvieron que buscar refugio hasta el amanecer en la desembocadura
del Riofrío.
Aquella noche, por fortuna, era un remanso. Desde las ventanas de proa,
donde salí a respirar poco antes del amanecer, las luces de los botes de pesca
flotaban como estrellas en el agua. Eran incontables, y los pescadores
invisibles conversaban como en una visita, pues las voces tenían una
resonancia espectral en el ámbito de la ciénaga. Acodado en la barandilla,
tratando de adivinar el perfil de la sierra, me sorprendió de pronto el primer
zarpazo de la nostalgia.
En otra madrugada como ésa, mientras atravesábamos la Ciénaga Grande,
Papalelo me dejó dormido en el camarote y se fue a la cantina. No sé qué hora
sería cuando me despertó una bullaranga de mucha gente a través del
zumbido del ventilador oxidado y el traqueteo de las latas del camarote. Yo no
debía tener más de cinco años y sentí un gran susto, pero muy pronto se
restableció la calma y pensé que pudo ser un sueño. Por la mañana, ya en el
embarcadero de Ciénaga, mi abuelo estaba afeitándose a navaja con la puerta
abierta y el espejo colgado en el marco. El recuerdo es preciso: no se había
puesto todavía la camisa, pero tenía sobre la camiseta sus eternos cargadores
elásticos, anchos y con rayas verdes. Mientras se afeitaba, seguía
conversando con un hombre que todavía hoy podría reconocer a primera vista.
Tenía un perfil de cuervo, inconfundible; un tatuaje de marinero en la mano
derecha, y llevaba colgadas del cuello varias cadenas de oro pesado, y
pulseras y esclavas, también de oro, en ambas muñecas. Yo acababa de
vestirme y estaba sentado en la cama poniéndome las botas, cuando el
hombre le dijo a mi abuelo:
—No lo dude, coronel. Lo que querían hacer con usted era echarlo al agua.
Mi abuelo sonrió sin dejar de afeitarse, y con una altivez muy suya, replicó:
—Más les valió no atreverse.
Entonces entendí el escándalo de la noche anterior y me sentí muy
impresionado con la idea de que alguien hubiera echado al abuelo en la
ciénaga. El recuerdo de ese episodio nunca esclarecido me sorprendió aquella
madrugada en que iba con mi madre a vender la casa, mientras contemplaba
las nieves de la sierra que amanecían azules con los primeros soles. El retraso
en los caños nos permitió ver a pleno día la barra de arenas luminosas que
separa apenas el mar y la ciénaga, donde había aldeas de pescadores con las
redes puestas a secar en la playa, y niños percudidos y escuálidos que jugaban
al fútbol con pelotas de trapo. Era impresionante ver en las calles los muchos
pescadores con el brazo mutilado por no lanzar a tiempo los tacos de dinamita.
Al paso de la lancha, los niños se echaban a bucear las monedas que les
tiraban los pasajeros.
Iban a ser las siete cuando atracamos en un pantano pestilente a poca
distancia de la población de Ciénaga. Cuadrillas de cargadores con el fango a
la rodilla nos recibieron en brazos y nos llevaron chapaleando hasta el
embarcadero, por entre un revuelo de gallinazos que se disputaban las
inmundicias del lodazal. Desayunábamos despacio en las mesas del puerto,
con las sabrosas mojarras de la ciénaga y tajadas fritas de plátano verde,
cuando mi madre reanudó la ofensiva de su guerra personal.
—Entonces dime de una vez —me dijo, sin levantar la vista—, ¿qué le voy a
decir a tu papá? Traté de ganar tiempo para pensar.
—¿Sobre qué?
—Sobre lo único que le interesa —dijo ella un poco irritada—: Tus estudios.
Tuve la suerte de que un comensal impertinente, intrigado con la vehemencia
del diálogo, quiso conocer mis razones. La respuesta inmediata de mi madre
no sólo me intimidó un poco, sino que me sorprendió en ella, tan celosa de su
vida privada.
—Es que quiere ser escritor —dijo.
—Un buen escritor puede ganar buen dinero —replicó el hombre con
seriedad—. Sobre todo si trabaja con el gobierno.
No sé si fue por discreción que mi madre le escamoteó el tema, o por temor a
los
argumentos
del
interlocutor
imprevisto,
pero
ambos
terminaron
compadeciéndose de las incertidumbres de mi generación, y repartiéndose las
añoranzas. Al final, rastreando nombres de conocidos comunes, terminaron
descubriendo que éramos parientes dobles por los Cotes y los Iguarán. Esto
nos ocurría en aquella época con cada dos de tres personas que
encontrábamos en la costa caribe y mi madre lo celebraba siempre como un
acontecimiento insólito.
Fuimos a la estación del ferrocarril en un coche victoria de un solo caballo, tal
vez el último de una estirpe legendaria ya extinguida en el resto del mundo. Mi
madre iba absorta, mirando la árida llanura calcinada por el salitre que
empezaba en el lodazal del puerto y se confundía con el horizonte. Para mi era
un lugar histórico: a mis tres o cuatro años, en el curso de mi primer viaje a
Barranquilla, el abuelo me había llevado de la mano a través de aquel yermo
ardiente, caminando deprisa y sin decirme para qué, y de pronto nos
encontramos frente a una vasta extensión de aguas verdes con eructos de
espuma, donde flotaba todo un mundo de gallinas ahogadas.
—Es el mar —me dijo.
Desencantado, le pregunté qué había en la otra orilla, y él me contestó sin
dudarlo:
—Del otro lado no hay orilla.
Hoy, después de tantos mares vistos al derecho y al revés, sigo pensando que
aquélla fue una más de sus grandes respuestas. En todo caso, ninguna de mis
imágenes previas se correspondía con aquel piélago sórdido, en cuya playa de
caliche era imposible caminar por entre ramazones de mangles podridos y
astillas de caracoles. Era horrible.
Mi madre debía pensar lo mismo del mar de Ciénaga, pues tan pronto como lo
vio aparecer a la izquierda del coche, suspiró:
—¡No hay mar como el de Riohacha!
En esa ocasión le conté mi recuerdo de las gallinas ahogadas y, como a todos
los adultos, le pareció que era una alucinación de la niñez. Luego siguió
contemplando cada lugar que encontrábamos en el camino, y yo sabía lo que
pensaba de cada uno por los cambios de su silencio. Pasamos frente al barrio
de tolerancia al otro lado de la línea del tren, con casitas de colores con techos
oxidados y los viejos loros de Paramaribo que llamaban a los clientes en
portugués desde los aros colgados en los aleros. Pasamos por el abrevadero
de las locomotoras, con la inmensa bóveda de hierro en la cual se refugiaban
para dormir los pájaros migratorios y las gaviotas perdidas. Bordeamos la
ciudad sin entrar, pero vimos las calles anchas y desoladas, y las casas del
antiguo esplendor, de un solo piso con ventanas de cuerpo entero, donde los
ejercicios de piano se repetían sin descanso desde el amanecer. De pronto, mi
madre señaló con el dedo.
—Mira —me dijo—. Ahí fue donde se acabó el mundo.
Yo seguí la dirección de su índice y vi la estación: un edificio de maderas
descascaradas, con techos de cinc de dos aguas y balcones corridos, y
enfrente una plazoleta árida en la cual no podían caber más de doscientas
personas. Fue allí, según me precisó mi madre aquel día, donde el ejército
había matado en 1928 un número nunca establecido de jornaleros del banano.
Yo conocía el episodio como si lo hubiera vivido, después de haberlo oído
contado y mil veces repetido por mi abuelo desde que tuve memoria: el militar
leyendo el decreto por el que los peones en huelga fueron declarados una
partida de malhechores; los tres mil hombres, mujeres y niños inmóviles bajo el
sol bárbaro después que el oficial les dio un plazo de cinco minutos para
evacuar la plaza; la orden de fuego, el tableteo de las ráfagas de escupitajos
incandescentes, la muchedumbre acorralada por el pánico mientras la iban
disminuyendo palmo a palmo con las tijeras metódicas e insaciables de la
metralla.
El tren llegaba a Ciénaga a las nueve de la mañana, recogía los pasajeros de
las lanchas y los que bajaban de la sierra, y proseguía hacia el interior de la
zona bananera un cuarto de hora después. Mi madre y yo llegamos a la
estación pasadas las ocho, pero el tren estaba demorado. Sin embargo, fuimos
los únicos pasajeros. Ella se dio cuenta desde que entró en el vagón vacío, y
exclamó con un humor festivo:
—¡Qué lujo! ¡Todo el tren para nosotros solos!
Siempre he pensado que fue un júbilo fingido para disimular su desencanto,
pues los estragos del tiempo se veían a simple vista en el estado de los
vagones. Eran los antiguos de segunda clase, pero sin asientos de mimbre ni
cristales de subir y bajar en las ventanas, sino con bancas de madera curtidas
por los fondillos lisos y calientes de los pobres. En comparación con lo que fue
en otro tiempo, no sólo aquel vagón sino todo el tren era un fantasma de sí
mismo. Antes tenía tres clases. La tercera, donde viajaban los más pobres,
eran los mismos huacales de tablas donde transportaban el banano o las reses
de sacrificio, adaptados para pasajeros con bancas longitudinales de madera
cruda. La segunda clase, con asientos de mimbre y marcos de bronce. La
primera clase, donde viajaban las gentes del gobierno y altos empleados de la
compañía bananera, con alfombras en el pasillo y poltronas forradas de
terciopelo rojo que podían cambiar de posición. Cuando viajaba el
superintendente de la compañía, o su familia, o sus invitados de nota,
enganchaban en la cola del tren un vagón de lujo con ventanas de vidrios
solares y cornisas doradas, y una terraza descubierta con mesitas para viajar
tomando el té. No conocí ningún mortal que hubiera visto por dentro esa
carroza de fantasía. Mi abuelo había sido alcalde dos veces y además tenía
una noción alegre del dinero, pero sólo viajaba en segunda si iba con alguna
mujer de la familia. Y cuando le preguntaban por qué viajaba en tercera,
contestaba: «Porque no hay cuarta». Sin embargo, en otros tiempos, lo más
recordable del tren había sido la puntualidad. Los relojes de los pueblos se
ponían en la hora exacta por su silbato.
Aquel día, por un motivo o por otro, partió con una hora y media de retraso.
Cuando se puso en marcha, muy despacio y con un chirrido lúgubre, mi madre
se persignó, pero enseguida volvió a la realidad.
—A este tren le falta aceite en los resortes —dijo.
Éramos los únicos pasajeros, tal vez en todo el tren, y hasta ese momento no
había nada que me causara un verdadero interés. Me sumergí en el sopor de
Luz de agosto, fumando sin tregua, con rápidas miradas ocasionales para
reconocer los lugares que íbamos dejando atrás. El tren atravesó con un silbido
largo las marismas de la ciénaga, y entró a toda velocidad por un trepidante
corredor de rocas bermejas, donde el estruendo de los vagones se volvió
insoportable. Pero al cabo de unos quince minutos disminuyó la marcha, entró
con un resuello sigiloso en la penumbra fresca de las plantaciones, y el tiempo
se hizo más denso y no volvió a sentirse la brisa del mar. No tuve que
interrumpir la lectura para saber que habíamos entrado en el reino hermético
de la zona bananera.
El mundo cambió. A lado y lado de la vía férrea se extendían las avenidas
simétricas e interminables de las plantaciones, por donde andaban las carretas
de bueyes cargadas de racimos verdes. De pronto, en intempestivos espacios
sin sembrar, había campamentos de ladrillos rojos, oficinas con anjeo en las
ventanas y ventiladores de aspas colgados en el techo, y un hospital solitario
en un campo de amapolas. Cada río tenía su pueblo y su puente de hierro por
donde el tren pasaba dando alaridos, y las muchachas que se bañaban en las
aguas heladas saltaban como sábalos a su paso para turbar a los viajeros con
sus tetas fugaces.
En la población de Riofrío subieron varias familias de aruhacos cargados con
mochilas repletas de aguacates de la sierra, los más apetitosos del país.
Recorrieron el vagón a saltitos en ambos sentidos buscando dónde sentarse,
pero cuando el tren reanudó la marcha sólo quedaban dos mujeres blancas con
un niño recién nacido, y un cura joven. El niño no paró de llorar en el resto del
viaje. El cura llevaba botas y casco de explorador, una sotana de lienzo basto
con remiendos cuadrados, como una vela de marear, y hablaba al mismo
tiempo que el niño lloraba y siempre como si estuviera en el púlpito. El tema de
su prédica era la posibilidad de que la compañía bananera regresara. Desde
que ésta se fue no se hablaba de otra cosa en la Zona y los criterios estaban
divididos entre los que querían y los que no querían que volviera, pero todos lo
daban por seguro. El cura estaba en contra, y lo expresó con una razón tan
personal que a las mujeres les pareció disparatada:
—La compañía deja la ruina por donde pasa.
Fue lo único original que dijo, pero no logró explicarlo, y la mujer del niño acabó
de confundirlo con el argumento de que Dios no podía estar de acuerdo con él.
La nostalgia, como siempre, había borrado los malos recuerdos y magnificado
los buenos. Nadie se salvaba de sus estragos. Desde la ventanilla del vagón se
veían los hombres sentados en la puerta de sus casas y bastaba con mirarles
la cara para saber lo que esperaban. Las lavanderas en las playas de caliche
miraban pasar el tren con la misma esperanza. Cada forastero que llegaba con
un maletín de negocios les parecía que era el hombre de la United Fruit
Company que volvía a restablecer el pasado. En todo encuentro, en toda visita,
en toda carta surgía tarde o temprano la frase sacramental: «Dicen que la
compañía vuelve». Nadie sabía quién lo dijo, ni cuándo ni por qué, pero nadie
lo ponía en duda.
Mi madre se creía curada de espantos, pues una vez muertos sus padres había
cortado todo vínculo con Aracataca. Sin embargo, sus sueños la traicionaban.
Al menos, cuando tenía alguno que le interesaba tanto como para contarlo al
desayuno, estaba siempre relacionado con sus añoranzas de la zona
bananera. Sobrevivió a sus épocas más duras sin vender la casa, con la ilusión
de cobrar por ella hasta cuatro veces más cuando volviera la compañía. Al fin
la había vencido la presión insoportable de la realidad. Pero cuando le oyó
decir al cura en el tren que la compañía estaba a punto de regresar, hizo un
gesto desolado y me dijo al oído:
—Lástima que no podamos esperar un tiempecito más para vender la casa por
más plata.
Mientras el cura hablaba pasamos de largo por un lugar donde había una
multitud en la plaza y una banda de músicos que tocaba una retreta alegre bajo
el sol aplastante. Todos aquellos pueblos me parecieron siempre iguales.
Cuando Papalelo me llevaba al flamante cine Olympia de don Antonio Daconte
yo notaba que las estaciones de las películas de vaqueros se parecían a las de
nuestro tren. Más tarde, cuando empecé a leer a Faulkner, también los pueblos
de sus novelas me parecían iguales a los nuestros. Y no era sorprendente,
pues éstos habían sido construidos bajo la inspiración mesiánica de la United
Fruit Company, y con su mismo estilo provisional de campamento de paso. Yo
los recordaba todos con la iglesia en la plaza y las casitas de cuentos de hadas
pintadas de colores primarios. Recordaba las cuadrillas de jornaleros negros
cantando al atardecer, los galpones de las fincas donde se sentaban los
peones a ver pasar los trenes de carga, las guardarrayas donde amanecían los
macheteros decapitados en las parrandas de los sábados. Recordaba las
ciudades privadas de los gringos en Aracataca y en Sevilla, al otro lado de la
vía férrea, cercadas con mallas metálicas como enormes gallineros
electrificados que en los días frescos del verano amanecían negras de
golondrinas
achicharradas.
Recordaba
sus
lentos
prados
azules
con
pavorreales y codornices, las residencias de techos rojos y ventanas
alambradas y mesitas redondas con sillas plegables para comer en las
terrazas, entre palmeras y rosales polvorientos. A veces, a través de la cerca
de alambre, se veían mujeres bellas y lánguidas, con trajes de muselina y
grandes sombreros de gasa, que cortaban las flores de sus jardines con tijeras
de oro.
Ya en mi niñez no era fácil distinguir unos pueblos de los otros. Veinte años
después era todavía más difícil, porque en los pórticos de las estaciones se
habían caído las tablillas con los nombres idílicos —Tucurinca, Guamachito,
Neerlandia, Guacamayal— y todos eran más desolados que en la memoria. El
tren se detuvo en Sevilla como a las once y media de la mañana para cambiar
de locomotora y abastecerse de agua durante quince minutos interminables.
Allí empezó el calor. Cuando reanudó la marcha, la nueva locomotora nos
mandaba en cada vuelta una ráfaga de cisco que se metía por la ventana sin
vidrios y nos dejaba cubiertos de una nieve negra. El cura y las mujeres se
habían desembarcado en algún pueblo sin que nos diéramos cuenta y esto
agravó mi impresión de que mi madre y yo íbamos solos en un tren de nadie.
Sentada frente a mí, mirando por la ventanilla, ella había descabezado dos o
tres sueños, pero se despabiló de pronto y me soltó una vez más la pregunta
temible:
—Entonces, ¿qué le digo a tu papá?
Yo pensaba que no iba a rendirse jamás, en busca de un flanco por donde
quebrantar mi decisión. Poco antes había sugerido algunas fórmulas de
compromiso que descarté sin argumentos, pero sabía que su repliegue no
sería muy largo. Aun así me tomó por sorpresa esta nueva tentativa. Preparado
para otra batalla estéril, le contesté con más calma que en las veces anteriores:
—Dígale que lo único que quiero en la vida es ser escritor, y que lo voy a ser.
—Él no se opone a que seas lo que quieras —dijo ella—, siempre que te
gradúes en cualquier cosa.
Hablaba sin mirarme, fingiendo interesarse menos en nuestro diálogo que en la
vida que pasaba por la ventanilla.
—No sé por qué insiste tanto, si usted sabe muy bien que no voy a rendirme —
le dije.
Al instante me miró a los ojos y me preguntó intrigada:
—¿Por qué crees que lo sé?
—Porque usted y yo somos iguales —dije.
El tren hizo una parada en una estación sin pueblo, y poco después pasó frente
a la única finca bananera del camino que tenía el nombre escrito en el portal:
Macondo Esta palabra me había llamado la atención desde los primeros viajes
con mi abuelo, pero sólo de adulto descubrí que me gustaba su resonancia
poética. Nunca se lo escuché a nadie ni me pregunté siquiera qué significaba.
Lo había usado ya en tres libros como nombre de un pueblo imaginario, cuando
me enteré en una enciclopedia casual que es un árbol del trópico parecido a la
ceiba, que no produce flores ni frutos, y cuya madera esponjosa sirve para
hacer canoas y esculpir trastos de cocina. Más tarde descubrí en la
Enciclopedia Británica que en Tanganyika existe la etnia errante de los
macondos y pensé que aquél podía ser el origen de la palabra. Pero nunca lo
averigüé ni conocí el árbol, pues muchas veces pregunté por él en la zona
bananera y nadie supo decírmelo. Tal vez no existió nunca.
El tren pasaba a las once por la finca Macondo, y diez minutos después se
detenía en Aracataca. El día en que iba con mi madre a vender la casa pasó
con una hora y media de retraso. Yo estaba en el retrete cuando empezó a
acelerar y entró por la ventana rota un viento ardiente y seco, revuelto con el
estrépito de los viejos vagones y el silbato despavorido de la locomotora. El
corazón me daba tumbos en el pecho y una náusea glacial me heló las
entrañas. Salí a toda prisa, empujado por un pavor semejante al que se siente
con un temblor de tierra, y encontré a mi madre imperturbable en su puesto,
enumerando en voz alta los lugares que veía pasar por la ventana como
ráfagas instantáneas de la vida que fue y que no volvería a ser nunca jamás.
—Ésos son los terrenos que le vendieron a papá con el cuento de que había
oro —dijo.
Pasó como una exhalación la casa de los maestros adventistas, con su jardín
florido y un letrero en el portal: The sun shines for all.
—Fue lo primero que aprendiste en inglés —dijo mi madre.
—Lo primero no —le dije—: Lo único.
Pasó el puente de cemento y la acequia con sus aguas turbias, de cuando los
gringos desviaron el río para llevárselo a las plantaciones.
—El barrio de las mujeres de la vida, donde los hombres amanecían bailando
la cumbiamba con mazos de billetes encendidos en vez de velas —dijo ella.
Las bancas del camellón, los almendros oxidados por el sol, el parque de la
escuelita montessoriana donde aprendí a leer. Por un instante, la imagen total
del pueblo en el luminoso domingo de febrero resplandeció en la ventanilla.
—¡La estación! —exclamó mi madre—. Cómo habrá cambiado el mundo que
ya nadie espera el tren.
Entonces la locomotora acabó de pitar, disminuyó la marcha y se detuvo con
un lamento largo. Lo primero que me impresionó fue el silencio. Un silencio
material que hubiera podido identificar con los ojos vendados entre los otros
silencios del mundo. La reverberación del calor era tan intensa que todo se
veía como a través de un vidrio ondulante. No había memoria alguna de la vida
humana hasta donde alcanzaba la vista, ni nada que no estuviera cubierto por
un rocío tenue de polvo ardiente. Mi madre permaneció todavía unos minutos
en el asiento, mirando el pueblo muerto y tendido en las calles desiertas, y por
fin exclamó aterrada:
—¡Dios mío!
Fue lo único que dijo antes de bajar.
Mientras el tren permaneció allí tuve la sensación de que no estábamos solos
por completo. Pero cuando arrancó, con una pitada instantánea y
desgarradora, mi madre y yo nos quedamos desamparados bajo el sol infernal
y toda la pesadumbre del pueblo se nos vino encima. Pero no nos dijimos
nada. La vieja estación de madera y techo de cinc con un balcón corrido era
como una versión tropical de las que conocíamos por las películas de
vaqueros. Atravesamos la estación abandonada cuyas baldosas empezaban a
cuartearse por la presión de la hierba, y nos sumergimos en el marasmo de la
siesta buscando siempre la protección de los almendros.
Yo detestaba desde niño aquellas siestas inertes porque no sabíamos qué
hacer. «Cállense, que estamos durmiendo», susurraban los durmientes sin
despertar. Los almacenes, las oficinas públicas, las escuelas, se cerraban
desde las doce y no volvían a abrirse hasta un poco antes de las tres. El
interior de las casas quedaba flotando en un limbo de sopor. En algunas era
tan insoportable que colgaban las hamacas en el patio o recostaban taburetes
a la sombra de los almendros y dormían sentados en plena calle. Sólo
permanecían abiertos el hotel frente a la estación, su cantina y su salón de
billar, y la oficina del telégrafo detrás de la iglesia. Todo era idéntico a los
recuerdos, pero más reducido y pobre, y arrasado por un ventarrón de
fatalidad: las mismas casas carcomidas, los techos de cinc perforados por el
óxido, el camellón con los escombros de las bancas de granito y los almendros
tristes, y todo transfigurado por aquel polvo invisible y ardiente que engañaba la
vista y calcinaba la piel. El paraíso privado de la compañía bananera, al otro
lado de la vía férrea, ya sin la cerca de alambre electrificado, era un vasto
matorral sin palmeras, con las casas destruidas entre las amapolas y los
escombros del hospital incendiado. No había una puerta, una grieta de un
muro, un rastro humano que no tuviera dentro de mí una resonancia
sobrenatural.
Mi madre caminaba muy derecha, con su paso ligero, sudando apenas dentro
del traje fúnebre y en un silencio absoluto, pero su palidez mortal y su perfil
afilado delataban lo que le pasaba por dentro. Al final del camellón vimos el
primer ser humano: una mujer menuda, de aspecto empobrecido, que apareció
por la esquina de Jacobo Beracaza y pasó a nuestro lado con una ollita de
peltre cuya tapa mal puesta marcaba el compás de su paso. Mi madre me
susurró sin mirarla:
—Es Vita.
Yo la había reconocido. Trabajó desde niña en la cocina de mis abuelos, y por
mucho que hubiéramos cambiado nos habría reconocido, si se hubiera dignado
mirarnos. Pero no: pasó en otro mundo. Todavía hoy me pregunto si Vita no
había muerto mucho antes de aquel día.
Cuando doblamos la esquina, el polvo me ardía en los pies por entre el tejido
de las sandalias. La sensación de desamparo se me hizo insoportable.
Entonces me vi a mí mismo y vi a mi madre, tal como vi de niño a la madre y la
hermana del ladrón que María Consuegra había matado de un tiro una semana
antes, cuando trataba de forzar la puerta de su casa.
A las tres de la madrugada la había despertado el ruido de alguien que trataba
de forzar desde fuera la puerta de la calle. Se levantó sin encender la luz,
buscó a tientas en el ropero un revólver arcaico que nadie había disparado
desde la guerra de los Mil Días y localizó en la oscuridad no sólo el sitio donde
estaba la puerta sino la altura exacta de la cerradura. Entonces apuntó el arma
con las dos manos, cerró los ojos y apretó el gatillo. Nunca antes había
disparado, pero el tiro dio en el blanco a través de la puerta.
Fue el primer muerto que vi. Cuando pasé para la escuela a las siete de la
mañana estaba todavía el cuerpo tendido en el andén sobre una mancha de
sangre seca, con el rostro desbaratado por el plomo que le deshizo la nariz y le
salió por una oreja. Tenía una franela de marinero con rayas de colores, un
pantalón ordinario con una cabuya en lugar de cinturón, y estaba descalzo. A
su lado, en el suelo, encontraron la ganzúa artesanal con que había tratado de
forzar la cerradura.
Los notables del pueblo acudieron a la casa de María Consuegra a darle el
pésame por haber matado al ladrón. Fui esa noche con Papalelo, y la
encontramos sentada en una poltrona de Manila que parecía un enorme
pavorreal de mimbre, en medio del fervor de los amigos que le escuchaban el
cuento mil veces repetido. Todos estaban de acuerdo con ella en que había
disparado por puro miedo. Fue entonces cuando mi abuelo le preguntó si había
oído algo después del disparo, y ella le contestó que había sentido primero un
gran silencio, después el ruido metálico de la ganzúa al caer en el cemento del
piso y enseguida una voz mínima y dolorida: «¡Ay, mi madre!». Al parecer,
María Consuegra no había tomado conciencia de este lamento desgarrador
hasta que mi abuelo le hizo la pregunta. Sólo entonces rompió a llorar.
Esto sucedió un lunes. El martes de la semana siguiente, a la hora de la siesta,
estaba jugando trompos con Luis Carmelo Correa, mi amigo más antiguo en la
vida, cuando nos sorprendió que los dormidos despertaban antes de tiempo y
se asomaban a las ventanas. Entonces vimos en la calle desierta a una mujer
de luto cerrado con una niña de unos doce años que llevaba un ramo de flores
mustias envuelto en un periódico. Se protegían del sol abrasante con un
paraguas negro, ajenas por completo a la impertinencia de la gente que las
veía pasar. Eran la madre y la hermana menor del ladrón muerto, que llevaban
flores para la tumba.
Aquella visión me persiguió durante muchos años, como un sueño unánime
que todo el pueblo vio pasar por las ventanas, hasta que conseguí exorcizarla
en un cuento. Pero la verdad es que no tomé conciencia del drama de la mujer
y la niña, ni de su dignidad imperturbable, hasta el día en que fui con mi madre
a vender la casa y me sorprendí a mí mismo caminando por la misma calle
solitaria y a la misma hora mortal.
—Me siento como si yo fuera el ladrón —dije.
Mi madre no me entendió. Más aún: cuando pasamos frente a la casa de María
Consuegra no miró siquiera la puerta donde todavía se notaba el remiendo de
la madera en el boquete del balazo. Años después, rememorando con ella
aquel viaje, comprobé que se acordaba de la tragedia, pero habría dado el
alma por olvidarla. Esto fue aún más evidente cuando pasamos frente a la casa
donde vivió don Emilio, más conocido como el Belga, un veterano de la primera
guerra mundial que había perdido el uso de ambas piernas en un campo
minado de Normandía, y que un domingo de Pentecostés se puso a salvo de
los tormentos de la memoria con un sahumerio de cianuro de oro. Yo no tenía
más de seis años, pero recuerdo como si hubiera sido ayer el revuelo que
causó la noticia a las siete de la mañana. Tan memorable fue, que cuando
volvíamos al pueblo para vender la casa, mi madre rompió por fin su mutismo
al cabo de veinte años.
—El pobre Belga —suspiró—. Como tú dijiste, más nunca volvió a jugar
ajedrez.
Nuestro propósito era ir derecho a la casa. Sin embargo, cuando estábamos a
sólo una cuadra, mi madre se detuvo de pronto y dobló por la esquina anterior.
—Mejor vamos por aquí —me dijo. Y como quise saber por qué, me contestó—
: Porque tengo miedo.
Así supe también la razón de mi náusea: era miedo, y no sólo de enfrentarme a
mis fantasmas, sino miedo de todo. De manera que seguimos por una calle
paralela para hacer un rodeo cuyo único motivo era no pasar por nuestra casa.
«No hubiera tenido valor para verla sin antes hablar con alguien», me diría
después mi madre. Así fue. Llevándome casi a rastras, entró sin ninguna
advertencia en la botica del doctor Alfredo Barboza, una casa de esquina a
menos de cien pasos de la nuestra.
Adriana Berdugo, la esposa del doctor, estaba cosiendo tan abstraída en su
primitiva Domestic de manivela, que no sintió cuando mi madre llegó frente a
ella y le dijo casi con un susurro:
—Comadre.
Adriana alzó la vista enrarecida por los gruesos lentes de présbita, se los quitó,
vaciló un instante, y se levantó de un salto con los brazos abiertos y un gemido:
—¡Ay, comadre!
Mi madre estaba ya detrás del mostrador, y sin decirse nada más se abrazaron
a llorar. Yo permanecí mirándolas desde fuera del mostrador, sin saber qué
hacer, estremecido por la certidumbre de que aquel largo abrazo de lágrimas
calladas era algo irreparable que estaba ocurriendo para siempre en mi propia
vida.
La botica había sido la mejor en los tiempos de la compañía bananera, pero del
antiguo botamen ya no quedaban en los armarios escuetos sino unos cuantos
pomos de loza marcados con letras doradas. La máquina de coser, el
granatario, el caduceo, el reloj de péndulo todavía vivo, el linóleo del juramento
hipocrático, los mecedores desvencijados, todas las cosas que había visto de
niño seguían siendo las mismas y estaban en su mismo lugar, pero
transfiguradas por la herrumbre del tiempo.
La misma Adriana era una víctima. Aunque llevaba como antes un vestido de
grandes flores tropicales, apenas si se le notaba algo de los ímpetus y la
picardía que la habían hecho célebre hasta bien avanzada la madurez. Lo
único intacto en torno suyo era el olor de la valeriana, que enloquecía a los
gatos, y que seguí evocando por el resto de mi vida con un sentimiento de
naufragio.
Cuando Adriana y mi madre se quedaron sin lágrimas, se oyó una tos espesa y
breve detrás del tabique de madera que nos separaba de la trastienda. Adriana
recobró algo de su gracia de otra época y habló para ser oída a través del
tabique.
—Doctor —dijo—: Adivina quién está aquí. Una voz granulosa de hombre duro
preguntó sin interés desde el otro lado:
—¿Quién?
Adriana no contestó, sino que nos hizo señas de pasar a la trastienda. Un terror
de la infancia me paralizó en seco y la boca se me anegó de una saliva lívida,
pero entré con mi madre en el espacio abigarrado que antes fue laboratorio de
botica y había sido acondicionado como dormitorio de emergencia. Ahí estaba
el doctor Alfredo Barboza, más viejo que todos los hombres y todos los
animales viejos de la tierra y del agua, tendido bocarriba en su eterna hamaca
de lampazo, sin zapatos, y con su piyama legendaria de algodón crudo que
más bien parecía una túnica de penitente. Tenía la vista fija en el techo, pero
cuando nos sintió entrar giró la cabeza y nos fijó con sus diáfanos ojos
amarillos, hasta que acabó de reconocer a mi madre.
—¡Luisa Santiaga! —exclamó.
Se sentó en la hamaca con una fatiga de mueble antiguo, se humanizó por
completo y nos saludó con un apretón rápido de su mano ardiente. Él notó mi
impresión, y me dijo: «Desde hace un año tengo una fiebre esencial». Entonces
abandonó la hamaca, se sentó en la cama y nos dijo con un solo aliento:
—Ustedes no pueden imaginarse por las que ha pasado este pueblo.
Aquella sola frase, que resumió toda una vida, bastó para que lo viera como
quizás fue siempre: un hombre solitario y triste. Era alto, escuálido, con una
hermosa cabellera metálica cortada de cualquier modo y unos ojos amarillos e
intensos que habían sido el más temible de los terrores de mi infancia. Por la
tarde, cuando volvíamos de la escuela, nos subíamos en la ventana de su
dormitorio atraídos por la fascinación del miedo. Allí estaba, meciéndose en la
hamaca con fuertes bandazos para aliviarse del calor. El juego consistía en
mirarlo fijo hasta que él se daba cuenta y se volvía a mirarnos de pronto con
sus ojos ardientes.
Lo había visto por primera vez a mis cinco o seis años, una mañana en que me
colé en el traspatio de su casa con otros compañeros de escuela para robar los
mangos enormes de sus árboles. De pronto se abrió la puerta del excusado de
tablas construido en un rincón del patio, y salió él amarrándose los calzones de
lienzo. Lo vi como una aparición del otro mundo con un camisón blanco de
hospital, pálido y óseo, y aquellos ojos amarillos como de perro del infierno que
me miraron para siempre. Los otros escaparon por los portillos, pero yo quedé
petrificado por su mirada inmóvil. Se fijó en los mangos que yo acababa de
arrancar del árbol y me tendió la mano.
—¡Dámelos! —me ordenó, y agregó mirándome de cuerpo entero con un gran
menosprecio—: Raterito de patio.
Tiré los mangos a sus pies y escapé despavorido.
Fue mi fantasma personal. Si andaba solo daba un largo rodeo para no pasar
por su casa. Si iba con adultos me atrevía apenas a una mirada furtiva hacia la
botica. Veía a Adriana condenada a cadena perpetua en la máquina de coser
detrás del mostrador, y lo veía a él por la ventana del dormitorio meciéndose a
grandes bandazos en la hamaca, y esa sola mirada me erizaba la piel.
Había llegado al pueblo a principios del siglo, entre los incontables venezolanos
que lograban escapar por la frontera de La Guajira al despotismo feroz de Juan
Vicente Gómez. El doctor había sido uno de los primeros arrastrados por dos
fuerzas contrarias: la ferocidad del déspota de su país y la ilusión de la
bonanza bananera en el nuestro. Desde su llegada se acreditó por su ojo
clínico —como se decía entonces— y por las buenas maneras de su alma. Fue
uno de los amigos más asiduos de la casa de mis abuelos, donde siempre
estaba la mesa puesta sin saber quién llegaba en el tren. Mi madre fue madrina
de su hijo mayor, y mi abuelo lo enseñó a volar con sus primeras alas. Crecí
entre ellos, como seguí creciendo después entre los exiliados de la guerra civil
española.
Los últimos vestigios del miedo que me causaba de niño aquel paria olvidado
se me disiparon de pronto, mientras mi madre y yo, sentados junto a su cama,
escuchábamos los pormenores de la tragedia que había abatido a la población.
Tenía un poder de evocación tan intenso que cada cosa que contaba parecía
hacerse visible en el cuarto enrarecido por el calor. El origen de todas las
desgracias, por supuesto, había sido la matanza de los obreros por la fuerza
pública, pero aún persistían las dudas sobre la verdad histórica: ¿tres muertos
o tres mil? Quizás no habían sido tantos, dijo él, pero cada quien aumentaba la
cifra de acuerdo con su propio dolor. Ahora la compañía se había ido por
siempre jamás.
—Los gringos no vuelven nunca —concluyó.
Lo único cierto era que se llevaron todo: el dinero, las brisas de diciembre, el
cuchillo del pan, el trueno de las tres de la tarde, el aroma de los jazmines, el
amor. Sólo quedaron los almendros polvorientos, las calles reverberantes, las
casas de madera y techos de cinc oxidado con sus gentes taciturnas,
devastadas por los recuerdos.
La primera vez que el doctor se fijó en mí aquella tarde fue al verme
sorprendido por la crepitación como una lluvia de gotas dispersas en el techo
de cinc. «Son los gallinazos —me dijo—. Se la pasan caminando por los techos
todo el día.» Luego señaló con un índice lánguido hacia la puerta cerrada, y
concluyó:
—De noche es peor, porque se siente a los muertos que andan sueltos por
esas calles.
Nos invitó a almorzar y no había inconveniente, pues el negocio de la casa sólo
necesitaba formalizarse. Los mismos inquilinos eran los compradores, y los
pormenores habían sido acordados por telégrafo. ¿Tendríamos tiempo?
—De sobra —dijo Adriana—. Ahora no se sabe ni cuándo regresa el tren.
Así que compartimos con ellos una comida criolla, cuya sencillez no tenía nada
que ver con la pobreza sino con una dieta de sobriedad que él ejercía y
predicaba no sólo para la mesa sino para todos los actos de la vida. Desde que
probé la sopa tuve la sensación de que todo un mundo adormecido despertaba
en mi memoria. Sabores que habían sido míos en la niñez y que había perdido
desde que me fui del pueblo reaparecían intactos con cada cucharada y me
apretaban el corazón.
Desde el principio de la conversación me sentí ante el doctor con la misma
edad que tenía cuando le hacía burlas por la ventana, de modo que me intimidó
cuando se dirigió a mí con la seriedad y el afecto con que le hablaba a mi
madre. Cuando era niño, en situaciones difíciles, trataba de disimular mi
ofuscación con un parpadeo rápido y continuo. Aquel reflejo incontrolable me
volvió de pronto cuando el doctor me miró. El calor se había vuelto
insoportable. Permanecí al margen de la conversación por un rato,
preguntándome cómo era posible que aquel anciano afable y nostálgico
hubiera sido el terror de mi infancia. De pronto, al cabo de una larga pausa y
por cualquier referencia banal, me miró con una sonrisa de abuelo.
—Así que tú eres el gran Gabito —me dijo—. ¿Qué estudias?
Disimulé la ofuscación con un recuento espectral de mis estudios: bachillerato
completo y bien calificado en un internado oficial, dos años y unos meses de
derecho caótico, periodismo empírico. Mi madre me escuchó y enseguida
buscó el apoyo del doctor.
—Imagínese,
compadre
—dijo—,
quiere
ser
escritor.
Al
doctor
le
resplandecieron los ojos en el rostro.
—¡Qué maravilla, comadre! —dijo—. Es un regalo del cielo —Y se volvió hacia
mí—: ¿Poesía?
—Novela y cuento —le dije, con el alma en un hilo.
El se entusiasmó:
—¿Leíste Doña Bárbara?
—Por supuesto —le contesté—, y casi todo lo demás de Rómulo Gallegos.
Como resucitado por un entusiasmo súbito nos contó que lo había conocido en
una conferencia que dictó en Maracaibo, y le pareció un digno autor de sus
libros. La verdad es que en aquel momento, con mi fiebre de cuarenta grados
por las sagas del Misisipí, empezaba a verle las costuras a la novela vernácula.
Pero la comunicación tan fácil y cordial con el hombre que había sido el pavor
de mi infancia me parecía un milagro, y preferí coincidir con su entusiasmo. Le
hablé de «La Jirafa» —mi nota diaria en El Heraldo— y le avancé la primicia de
que muy pronto pensábamos publicar una revista en la que fundábamos
grandes esperanzas. Ya más seguro, le conté el proyecto y hasta le anticipé el
nombre: Crónica.
Él me escrutó de arriba abajo.
—No sé cómo escribes —me dijo—, pero ya hablas como escritor.
Mi madre se apresuró a explicar la verdad: nadie se oponía a que fuera
escritor, siempre que hiciera una carrera académica que me diera un piso
firme. El doctor minimizó todo, y habló de la carrera de escritor. También él
hubiera querido serlo, pero sus padres, con los mismos argumentos de ella, lo
obligaron a estudiar medicina cuando no lograron que fuera militar.
—Pues mire usted, comadre —concluyó—. Médico soy, y aquí me tiene usted,
sin saber cuántos de mis enfermos se han muerto por la voluntad de Dios y
cuántos por mis medicinas.
Mi madre se sintió perdida.
—Lo peor —dijo— es que dejó de estudiar derecho después de tantos
sacrificios que hicimos por sostenerlo.
Al doctor, por el contrario, le pareció la prueba espléndida de una vocación
arrasadora: la única fuerza capaz de disputarle sus fueros al amor. Y en
especial la vocación artística, la más misteriosa de todas, a la cual se consagra
la vida íntegra sin esperar nada de ella.
—Es algo que se trae dentro desde que se nace y contrariarla es lo peor para
la salud —dijo él. Y remató con una encantadora sonrisa de masón
irredimible—: Así sea la vocación de cura.
Me quedé alucinado por la forma en que explicó lo que yo no había logrado
nunca. Mi madre debió compartirlo, porque me contempló con un silencio lento,
y se rindió a su suerte.
—¿Cuál será el mejor modo de decirle todo esto a tu papá? —me preguntó.
—Tal como acabamos de oírlo —le dije.
—No, así no dará resultado —dijo ella. Y al cabo de otra reflexión, concluyó—:
Pero no te preocupes, ya encontraré una buena manera de decírselo.
No sé si lo hizo así, o de qué otro modo, pero allí terminó el debate. El reloj
cantó la hora con dos campanadas como dos gotas de vidrio. Mi madre se
sobresaltó. «Dios mío —dijo—. Se me había olvidado a qué hemos venido.» Y
se puso de pie:
—Tenemos que irnos.
La primera visión de la casa, en la acera de enfrente, tenía muy poco que ver
con mi recuerdo, y nada con mis nostalgias. Habían sido cortados de raíz los
dos almendros tutelares que durante años fueron una seña de identidad
inequívoca y la casa quedó a la intemperie. Lo que quedaba bajo el sol de
fuego no tenía más de treinta metros de fachada: la mitad de material y techo
de tejas que hacían pensar en una casa de muñecas, y la otra mitad de tablas
sin cepillar. Mi madre tocó muy despacio en la puerta cerrada, luego más
fuerte, y preguntó por la ventana:
—¿No hay gente?
La puerta se entreabrió muy despacio y una mujer preguntó desde su
penumbra:
—¿Qué se le ofrece?
Mi madre respondió con una autoridad tal vez inconsciente:
—Soy Luisa Márquez.
Entonces la puerta de la calle acabó de abrirse, y una mujer vestida de luto,
huesuda y pálida, nos miró desde otra vida. En el fondo de la sala, un hombre
mayor se mecía en un sillón de inválido. Eran los inquilinos, que al cabo de
muchos años habían propuesto comprar la casa, pero ni ellos tenían aspecto
de compradores ni la casa estaba en estado de interesarle a nadie. De acuerdo
con el telegrama que mi madre había recibido, los inquilinos aceptaban abonar
en efectivo la mitad del precio mediante un recibo firmado por ella, y pagarían
el resto cuando se firmaran las escrituras en el curso del año, pero nadie
recordaba que hubiera una visita prevista. Al cabo de una larga conversación
de sordos, lo único que se sacó en claro fue que no había ningún acuerdo.
Agobiada por la insensatez y el calor infame, bañada en sudor, mi madre dio
una mirada en su entorno, y se le escapó con un suspiro:
—Esta pobre casa está en las últimas —dijo.
—Es peor —dijo el hombre—: Si no se nos ha caído encima es por lo que
hemos gastado en mantenerla.
Tenían una lista de reparaciones pendientes, además de otras que se habían
deducido del alquiler, hasta el punto de que éramos nosotros quienes les
debíamos dinero. Mi madre, que siempre fue de lágrima fácil, era también
capaz de una entereza temible para enfrentar las trampas de la vida. Discutió
bien, pero yo no intervine porque desde el primer tropiezo comprendí que la
razón la tenían los compradores. Nada quedaba claro en el telegrama sobre la
fecha y el modo de la venta, y en cambio se entendía que debería ser
acordada. Era una situación típica de la vocación conjetural de la familia. Podía
imaginarme cómo había sido la decisión, en la mesa del almuerzo, y en el
mismo instante en que llegó el telegrama. Sin contarme a mí, eran diez
hermanos con los mismos derechos. Al final mi madre reunió unos pesos de
aquí y otros de acá, hizo su maleta de escolar y se fue sin más recursos que el
pasaje de regreso.
Mi madre y la inquilina repasaron todo otra vez desde el principio, y en menos
de media hora habíamos llegado a la conclusión de que no habría negocio.
Entre otras razones insalvables, porque no recordábamos una hipoteca que
pesaba sobre la casa y que no fue resuelta hasta muchos años después,
cuando por fin se hizo la venta en firme. Así que cuando la inquilina trató de
repetir una vez más el mismo argumento vicioso, mi madre lo cortó por lo sano
con su talante inapelable.
—La casa no se vende —dijo—. Hagamos cuenta de que aquí nacimos y aquí
morimos todos.
El resto de la tarde, mientras llegaba el tren de regreso, malla pasamos
recogiendo nostalgias en la casa fantasmal. Toda era nuestra, pero sólo estaba
en servicio la parte alquilada que daba a la calle, donde estuvieron las oficinas
del abuelo. El resto era un cascarón de tabiques carcomidos y techos de cinc
oxidado a merced de los lagartos. Mi madre, petrificada en el umbral, exhaló
una exclamación terminante:
—¡Ésta no es la casa!
Pero no dijo cuál, pues durante toda mi infancia la describían de tantos modos
que eran por lo menos tres casas que cambiaban de forma y sentido, según
quien las contara. La original, según le oí a mi abuela con su modo despectivo,
era un rancho de indios. La segunda, construida por los abuelos, era de
bahareque y techos de palma amarga, con una salita amplia y bien iluminada,
un comedor en forma de terraza con flores de colores alegres, dos dormitorios,
un patio con un castaño gigantesco, un huerto bien plantado y un corral donde
vivían los chivos en comunidad pacífica con los cerdos y las gallinas. Según la
versión más frecuente, ésta fue reducida a cenizas por un cohete que cayó en
la techumbre de palma durante las celebraciones de un 20 de julio, día de la
Independencia de quién sabe cuál año de tantas guerras. Lo único que quedó
de ella fueron los pisos de cemento y el bloque de dos piezas con una puerta
hacia la calle, donde estuvieron las oficinas en las varias veces en que
Papalelo fue funcionario público.
Sobre los escombros todavía calientes construyó la familia su refugio definitivo.
Una casa lineal de ocho habitaciones sucesivas, a lo largo de un corredor con
un pasamanos de begonias donde se sentaban las mujeres de la familia a
bordar en bastidor y a conversar en la fresca de la tarde. Los cuartos eran
simples y no se distinguían entre si, pero me bastó con una mirada para darme
cuenta de que en cada uno de sus incontables detalles había un instante
crucial de mi vida.
La primera habitación servía como sala de visitas y oficina personal del abuelo.
Tenía un escritorio de cortina, una poltrona giratoria de resortes, un ventilador
eléctrico y un librero vacío con un solo libro enorme y descosido: el diccionario
de la lengua. Enseguida estaba el taller de platería donde el abuelo pasaba sus
horas mejores fabricando los pescaditos de oro de cuerpo articulado y
minúsculos ojos de esmeraldas, que más le daban de gozar que de comer. Allí
se recibieron algunos personajes de nota, sobre todo políticos, desempleados
públicos, veteranos de guerras. Entre ellos, en ocasiones distintas, dos
visitantes históricos: los generales Rafael Uribe Uribe y Benjamín Herrera,
quienes almorzaron en familia. Sin embargo, lo que mi abuela recordó de Uribe
Uribe por el resto de su vida fue su sobriedad en la mesa: «Comía como un
pajarito».
El espacio común de la oficina y la platería estaba vedado a las mujeres, por
obra de nuestra cultura caribe, como lo estaban las cantinas del pueblo por
orden de la ley. Sin embargo, con el tiempo terminó por ser un cuarto de
hospital, donde murió la tía Petra y sobrellevó los últimos meses de una larga
enfermedad Wenefrida Márquez, hermana de Papalelo. De allí en adelante
empezaba el paraíso hermético de las muchas mujeres residentes y
ocasionales que pasaron por la casa durante mi infancia. Yo fui el único varón
que disfrutó de los privilegios de ambos mundos.
El comedor era apenas un tramo ensanchado del corredor con la baranda
donde las mujeres de la casa se sentaban a coser, y una mesa para dieciséis
comensales previstos o inesperados que llegaban a diario en el tren del
mediodía. Mi madre contempló desde allí los tiestos rotos de las begonias, los
rastrojos podridos y el tronco del jazminero carcomido por las hormigas, y
recuperó el aliento.
—A veces no podíamos respirar por el olor caliente de los jazmines —dijo,
mirando el cielo deslumbrante, y suspiró con toda el alma—. Sin embargo, lo
que más me ha hecho falta desde entonces es el trueno de las tres de la tarde.
Me impresionó, porque yo también recordaba el estampido único que nos
despertaba de la siesta como un reguero de piedras, pero nunca había sido
consciente de que sólo fuera a las tres.
Después del corredor había una sala de recibo reservada para ocasiones
especiales, pues las visitas cotidianas se atendían con cerveza helada en la
oficina, si eran hombres, o en el corredor de las begonias, si eran mujeres. Allí
empezaba el mundo mítico de los dormitorios. Primero el de los abuelos, con
una puerta grande hacia el jardín, y un grabado de flores de madera con la
fecha de la construcción: 1925. Allí, sin ningún anuncio, mi madre me dio la
sorpresa menos pensada con un énfasis triunfal:
—¡Y aquí naciste tú!
No lo sabía hasta entonces, o lo había olvidado, pero en el cuarto siguiente
encontramos la cuna donde dormí hasta los cuatro años, y que mi abuela
conservó para siempre. La había olvidado, pero tan pronto como la vi me
acordé de mí mismo llorando a gritos con el mameluco de florecitas azules que
acababa de estrenar, para que alguien acudiera a quitarme los pañales
embarrados de caca. Apenas si podía mantenerme en pie agarrado a los
barrotes de la cuna, tan pequeña y frágil como la canastilla de Moisés. Esto ha
sido motivo frecuente de discusión y burlas de parientes y amigos, a quienes mi
angustia de aquel día les parece demasiado racional para una edad tan
temprana. Y más aún cuando he insistido en que el motivo de mi ansiedad no
era el asco de mis propias miserias, sino el temor de que se me ensuciara el
mameluco nuevo. Es decir, que no se trataba de un prejuicio de higiene sino de
una contrariedad estética, y por la forma como perdura en mi memoria creo que
fue mi primera vivencia de escritor.
En aquel dormitorio había también un altar con santos de tamaño humano, más
realistas y tenebrosos que los de la Iglesia. Allí durmió siempre la tía Francisca
Simodosea Mejía, una prima hermana de mi abuelo a quien llamábamos la tía
Mama, que vivía en la casa como dueña y señora desde que murieron sus
padres. Yo dormí en la hamaca de al lado, aterrado con el parpadeo de los
santos por la lámpara del Santísimo que no fue apagada hasta la muerte de
todos, y también allí durmió mi madre de soltera, atormentada por el pavor de
los santos.
Al fondo del corredor había dos cuartos que me estaban prohibidos. En el
primero vivía mi prima Sara Emilia Márquez, una hija de mi tío Juan de Dios
antes de su matrimonio, que fue criada por los abuelos. Además de una
prestancia natural desde muy niña, tenía una personalidad fuerte que me abrió
mis primeros apetitos literarios con una preciosa colección de cuentos de
Calleja, ilustrados a todo color, a la que nunca me dio acceso por temor de que
se la desordenara. Fue mi primera y amarga frustración de escritor.
El último cuarto era un depósito de trastos y baúles jubilados, que mantuvieron
en vilo mi curiosidad durante años, pero que nunca me dejaron explorar. Más
tarde supe que allí estaban también las setenta bacinillas que compraron mis
abuelos cuando mi madre invitó a sus compañeras de curso a pasar
vacaciones en la casa.
Frente a esos dos aposentos, en el mismo corredor, estaba la cocina grande,
con anafes primitivos de piedras calcinadas, y el gran horno de obra de la
abuela, panadera y repostera de oficio, cuyos animalitos de caramelo
saturaban el amanecer con su aroma suculento. Era el reino de las mujeres
que vivían o servían en la casa, y cantaban a coro con la abuela mientras la
ayudaban en sus trabajos múltiples. Otra voz era la de Lorenzo el Magnífico, el
loro de cien años heredado de los bisabuelos, que gritaba consignas contra
España y cantaba canciones de la guerra de Independencia. Tan cegato
estaba que se había caído dentro de la olla del sancocho y se salvó de milagro
porque apenas empezaba a calentarse el agua. Un 20 de julio, a las tres de la
tarde, alborotó la casa con chillidos de pánico:
—¡El toro, el toro! ¡Ya viene el toro!
En la casa no estaban sino las mujeres, pues los hombres se habían ido a la
corraleja de la fiesta patria, y pensaron que los gritos del loro no eran más que
un delirio de su demencia senil. Las mujeres de la casa, que sabían hablar con
él, sólo entendieron lo que gritaba cuando un toro cimarrón escapado de los
toriles de la plaza irrumpió en la cocina con bramidos de buque y embistiendo a
ciegas los muebles de la panadería y las ollas de los fogones. Yo iba en
sentido contrario del ventarrón de mujeres despavoridas que me levantaron en
vilo y me encerraron con ellas en el cuarto de la despensa. Los bramidos del
toro perdido en la cocina y los trancos de sus pezuñas en el cemento del
corredor estremecían la casa. De pronto se asomó por una claraboya de
ventilación y el resoplido de fuego de su aliento y sus grandes ojos inyectados
me helaron la sangre. Cuando los picadores lograron llevárselo al toril, ya había
empezado en la casa la parranda del drama, que se prolongó por más de una
semana con ollas interminables de café y pudines de boda para acompañar el
relato mil veces repetido y cada vez más heroico de las sobrevivientes
alborotadas.
El patio no parecía muy grande, pero tenía una gran variedad de árboles, un
baño general sin techo con una alberca de cemento para el agua de lluvia y
una plataforma elevada a la cual se subía por una frágil escalera de unos tres
metros de altura. Allí estaban los dos grandes toneles que el abuelo llenaba al
amanecer con una bomba manual. Más allá estaba la caballeriza de tablones
sin cepillar y los cuartos del servicio, y por último el traspatio enorme de árboles
frutales con la letrina única donde las indias del servicio vaciaban de día y de
noche las bacinillas de la casa. El árbol más frondoso y hospitalario era un
castaño al margen del mundo y el tiempo, bajo cuyas frondas arcaicas debieron
de morir orinando más de dos coroneles jubilados de las tantas guerras civiles
del siglo anterior.
La familia había llegado a Aracataca diecisiete años antes de mi nacimiento,
cuando empezaban las trapisondas de la United Fruit Company para hacerse
con el monopolio del banano. Llevaban a su hijo Juan de Dios, de veintiún
años, y a sus dos hijas, Margarita María Miniata de Alacoque, de diecinueve, y
Luisa Santiaga, mi madre, de cinco. Antes de ella habían perdido dos gemelas
por un aborto accidental a los cuatro meses de gestación. Cuando tuvo a mi
madre, la abuela anunció que sería su último parto, pues había cumplido
cuarenta y dos años. Casi medio siglo después, a la misma edad y en
circunstancias idénticas, mi madre dijo lo mismo cuando nació Eligió Gabriel,
su hijo número once. La mudanza para Aracataca estaba prevista por los
abuelos como un viaje al olvido. Llevaban a su servicio dos indios guajiros —
Aliño y Apolinar— y una india —Meme—, comprados en su tierra por cien
pesos cada uno cuando ya la esclavitud había sido abolida. El coronel llevaba
todo lo necesario para rehacer el pasado lo más lejos posible de sus malos
recuerdos, perseguido por el remordimiento siniestro de haber matado a un
hombre en un lance de honor. Conocía la región desde mucho antes, cuando
pasó rumbo a Ciénaga en campaña de guerra y asistió en su condición de
intendente general a la firma del tratado de Neerlandia.
La nueva casa no les devolvió el sosiego, porque el remordimiento era tan
pernicioso que había de contaminar todavía a algún tataranieto extraviado. Las
evocaciones más frecuentes e intensas, con las cuales habíamos conformado
una versión ordenada, las hacía la abuela Mina, ya ciega y medio lunática. Sin
embargo, en medio del rumor implacable de la tragedia inminente, ella fue la
única que no tuvo noticias del duelo hasta después de consumado.
El drama fue en Barrancas, un pueblo pacífico y próspero en las estribaciones
de la Sierra Nevada donde el coronel aprendió de su padre y su abuelo el oficio
del oro, y adonde había regresado para quedarse cuando se firmaron los
tratados de paz. El adversario era un gigante dieciséis años menor que él,
liberal de hueso colorado, como él, católico militante, agricultor pobre, casado
reciente y con dos hijos, y con un nombre de hombre bueno: Medardo
Pacheco. Lo más triste para el coronel debió ser que no fuera ninguno de los
numerosos enemigos sin rostro que se le atravesaron en los campos de
batalla, sino un antiguo amigo, copartidario y soldado suyo en la guerra de los
Mil Días, al que tuvo que enfrentar a muerte cuando ya ambos creían ganada la
paz.
Fue el primer caso de la vida real que me revolvió los instintos de escritor y aún
no he podido conjurarlo. Desde que tuve uso de razón me di cuenta de la
magnitud y el peso que aquel drama tenía en nuestra casa, pero sus
pormenores se mantenían entre brumas. Mi madre, con apenas tres años, lo
recordó siempre como un sueño improbable. Los adultos lo embrollaban
delante de mí para confundirme, y nunca pude armar el acertijo porque cada
quien, de ambos lados, colocaba las piezas a su modo. La versión más
confiable era que la madre de Medardo Pacheco lo había instigado a que
vengara su honra, ofendida por un comentario infame que le atribuían a mi
abuelo. Éste lo desmintió como un infundio y les dio satisfacciones públicas a
los ofendidos, pero Medardo Pacheco persistió en el encono y terminó por
pasar de ofendido a ofensor con un grave insulto al abuelo sobre su conducta
de liberal. Nunca supe a ciencia cierta cuál fue. Herido en su honor, el abuelo lo
desafió a muerte sin fecha fija.
Desmintió como un infundio y les dio satisfacciones públicas a los ofendidos,
pero Medardo Pacheco persistió en el encono y terminó por pasar de ofendido
a ofensor con un grave insulto al abuelo sobre su conducta de liberal. Nunca
supe a ciencia cierta cuál fue. Herido en su honor, el abuelo lo desafió a muerte
sin fecha fija.
Una muestra ejemplar de la índole del coronel fue el tiempo que dejó pasar
entre el desafío y el duelo.
Arregló sus asuntos con un sigilo absoluto para garantizar la seguridad de su
familia en la única alternativa que le deparaba el destino: la muerte o la cárcel.
Empezó por vender sin la menor prisa lo poco que le quedó para subsistir
después de la última guerra: el taller de platería y una pequeña finca que
heredó de su padre, en la cual criaba chivos de sacrificio y cultivaba una
parcela de caña de azúcar. Al cabo de seis meses guardó en el fondo de un
armario la plata reunida, y esperó en silencio el día que él mismo se había
señalado: 12 de octubre de 1908, aniversario del descubrimiento de América.
Medardo Pacheco vivía en las afueras del pueblo, pero el abuelo sabía que no
podía faltar aquella tarde a la procesión de la Virgen del Pilar. Antes de salir a
buscarlo, escribió a su mujer una carta breve y tierna, en la cual le decía dónde
tenía escondido su dinero, y le dio algunas instrucciones finales sobre el
porvenir de los hijos. La dejó debajo de la almohada común, donde sin duda la
encontraría su mujer cuando se acostara a dormir, y sin ninguna clase de
adioses salió al encuentro de su mala hora
Aun las versiones menos válidas coinciden en que era un lunes típico del
octubre caribe, con una lluvia triste de nubes bajas y un viento funerario.
Medardo Pacheco, vestido de domingo, acababa de entrar en un callejón ciego
cuando el coronel Márquez le salió al paso. Ambos estaban armados. Años
después, en sus divagaciones lunáticas, mi abuela solía decir: «Dios le dio a
Nicolasito la ocasión de perdonarle la vida a ese pobre hombre, pero no supo
aprovecharla». Quizás lo pensaba porque el coronel le dijo que había visto un
relámpago de pesadumbre en los ojos del adversario tomado de sorpresa.
También le dijo que cuando el enorme cuerpo de ceiba se derrumbó sobre los
matorrales, emitió un gemido sin palabras, «como el de un garito mojado». La
tradición oral atribuyó a Papalelo una frase retórica en el momento de
entregarse al alcalde: «La bala del honor venció a la bala del poder».
Es una sentencia fiel al estilo liberal de la época pero no he podido conciliarla
con el talante del abuelo.
La verdad es que no hubo testigos. Una versión autorizada habrían sido los
testimonios judiciales del abuelo y sus contemporáneos de ambos bandos,
pero del expediente, si lo hubo, no quedaron ni sus luces. De las numerosas
versiones que escuché hasta hoy no encontré dos que coincidieran.
El hecho dividió a las familias del pueblo, incluso a la del muerto. Una parte de
ésta se propuso vengarlo, mientras que otros acogieron en sus casas a
Tranquilina Iguarán con sus hijos, hasta que amainaron los riesgos de una
venganza. Estos detalles me impresionaban tanto en la niñez que no sólo
asumí el peso de la culpa ancestral como si fuera propia, sino que todavía
ahora, mientras lo escribo, siento más compasión por la familia del muerto que
por la mía.
A Papalelo lo trasladaron a Riohacha para mayor seguridad, y más tarde a
Santa Marta, donde lo condenara un año: la mitad en reclusión y la otra en
régimen abierto. Tan pronto como fue libre viajó con la familia breve tiempo a la
población de Ciénaga, luego a Panamá, donde tuvo otra hija con un amor
casual, y por fin al insalubre y arisco corregimiento de Aracataca, el empleo de
colector de hacienda departamental.
Nunca más estuvo armado en la calle, aun en los peores tiempos de la
violencia bananera, y sólo tuvo el revólver bajo la almohada para defender la
casa.
Aracataca estaba muy lejos de ser el remanso con que soñaban después de la
pesadilla de Medardo Pacheco. Había nacido como un caserío chimila y entró
en la historia con el pie izquierdo como un remoto corregimiento sin Dios ni ley
del municipio de Ciénaga, más envilecido que acaudalado por la fiebre del
banano. Su nombre no es de pueblo sino de río, que se dice ara en lengua
chimila, y Cataca, que es la palabra con que la comunidad conocía al que
mandaba. Por eso entre nativos no la llamamos Aracataca sino como debe ser:
Cataca.
Cuando el abuelo trató de entusiasmar a la familia con la fantasía de que allí el
dinero corría por las calles, Mina había dicho: «La plata es el cagajón del
diablo». Para mi madre fue el reino de todos los terrores. El más antiguo que
recordaba era la plaga de langosta que devastó los sembrados cuando aún era
muy niña. «Se oían pasar como un viento de piedras», me dijo cuando fuimos a
vender la casa. La población aterrorizada tuvo que atrincherarse en sus
cuartos, y el flagelo sólo pudo ser derrotado por artes de hechicería.
En
cualquier
tiempo
nos
sorprendían
unos
huracanes
secos
que
desentechaban ranchos y arremetían contra el banano nuevo y dejaban el
pueblo cubierto de un polvo astral. En verano se ensañaban con el ganado
unas sequías terribles, o caían en invierno unos aguaceros universales que
dejaban las calles convertidas en ríos revueltos. Los ingenieros gringos
navegaban en botes de caucho, por entre colchones ahogados y vacas
muertas. La United Fruit Company, cuyos sistemas artificiales de regadío eran
responsables del desmadre de las aguas, desvió el cauce del río cuando el
más grave de aquellos diluvios desenterró los cuerpos del cementerio.
La más siniestra de las plagas, sin embargo, era la humana. Un tren que
parecía de juguete arrojó en sus arenas abrasantes una hojarasca de
aventureros de todo el mundo que se tomaron a mano armada el poder de la
calle. Su prosperidad atolondrada llevaba consigo un crecimiento demográfico
y un desorden social desmadrados. Estaba a sólo cinco leguas de la colonia
penal de Buenos Aires, sobre el río Fundación, cuyos reclusos solían
escaparse los fines de semana para jugar al terror en Aracataca. A nada nos
parecíamos tanto como a los pueblos emergentes de las películas del Oeste,
desde que los ranchos de palma y cañabrava de los chimilas empezaron a ser
reemplazados por las casas de madera de la United Fruit Company, con techos
de cinc de dos aguas, ventanas de anjeo y cobertizos adornados con
enredaderas de flores polvorientas. En medio de aquel ventisquero de caras
desconocidas, de toldos en la vía pública, de hombres cambiándose de ropa en
la calle, de mujeres sentadas en los baúles con los paraguas abiertos, y de
mulas y mulas y mulas muriéndose de hambre en las cuadras del hotel, los que
habían llegado primero eran los últimos. Éramos los forasteros de siempre, los
advenedizos.
Las matanzas no eran sólo por las reyertas de los sábados. Una tarde
cualquiera oímos gritos en la calle y vimos pasar un hombre sin cabeza
montado en un burro. Había sido decapitado a machete en los arreglos de
cuentas de las fincas bananeras y la cabeza había sido arrastrada por las
corrientes heladas de la acequia. Esa noche le escuché a mi abuela la
explicación de siempre: «Una cosa tan horrible sólo pudo hacerla un cachaco».
Los cachacos eran los nativos del altiplano, y no sólo los distinguíamos del
resto de la humanidad por sus maneras lánguidas y su dicción viciosa, sino por
sus ínfulas de emisarios de la Divina Providencia. Esa imagen llegó a ser tan
aborrecible que después de las represiones feroces de las huelgas bananeras
por militares del interior, a los hombres de tropa no los llamábamos soldados
sino cachacos. Los veíamos como los usufructuarios únicos del poder político,
y muchos de ellos se comportaban como si lo fueran. Sólo así se explica el
horror de «La noche negra de Aracataca», una degollina legendaria con un
rastro tan incierto en la memoria popular que no hay evidencia cierta de si en
realidad sucedió.
Empezó un sábado peor que los otros cuando un nativo de bien cuya identidad
no pasó a la historia entró en una cantina a pedir un vaso de agua para un niño
que llevaba de la mano. Un forastero que bebía solo en el mostrador quiso
obligar al niño a beberse un trago de ron en vez del agua. El padre trató de
impedirlo, pero el forastero persistió en lo suyo, hasta que el niño, asustado y
sin proponérselo, le derramó el trago de un manotazo. El forastero, sin más
vueltas, lo mató de un tiro.
Fue otro de los fantasmas de mi infancia. Papalelo me lo recordaba a menudo
cuando entrábamos juntos a tomar un refresco en las cantinas, pero de un
modo tan irreal que ni él mismo parecía creerlo.
Debió ocurrir poco después de que llegó a Aracataca, pues mi madre sólo lo
recordaba por el espanto que suscitaba en sus mayores. Del agresor sólo se
supo que hablaba con el acento relamido de los andinos, así que las
represalias del pueblo no fueron sólo contra él, sino contra cualquiera de los
forasteros numerosos y aborrecidos que hablaban con su mismo acento.
Cuadrillas de nativos armados con machetes de zafra se echaron a las calles
en tinieblas, agarraban el bulto invisible que sorprendían en la oscuridad y le
ordenaban:
—¡Hable!
Sólo por la dicción lo destazaban a machete, sin tomar en cuenta la
imposibilidad de ser justos entre modos de hablar tan diversos. Don Rafael
Quintero Ortega, esposo de mi tía Wenefrida Márquez, el más crudo y querido
de los cachacos, estuvo a punto de celebrar sus cien años de vida porque mi
abuelo lo encerró en una despensa hasta que se apaciguaron los ánimos.
La desdicha familiar culminó a los dos años de vivir en Aracataca, con la
muerte de Margarita María Miniata, que era la luz de la casa. Su daguerrotipo
estuvo expuesto durante años en la sala, y su nombre ha venido repitiéndose
de una generación a otra como una más de las muchas señas de identidad
familiar. Las generaciones recientes no parecen conmovidas por aquella infanta
de faldas rizadas, botitas blancas y una trenza larga hasta la cintura, que nunca
harán coincidir con la imagen retórica de una bisabuela, pero tengo la
impresión de que bajo el peso de los remordimientos y las ilusiones frustradas
de un mundo mejor, aquel estado de alarma perpetua era para mis abuelos lo
más parecido a la paz. Hasta la muerte continuaron sintiéndose forasteros en
cualquier parte.
Lo eran, en rigor, pero en las muchedumbres del tren que nos llegaron del
mundo era difícil hacer distinciones inmediatas. Con el mismo impulso de mis
abuelos y su prole habían llegado los Fergusson, los Duran, los Beracaza, los
Daconte, los Correa, en busca de una vida mejor. Con las avalanchas revueltas
siguieron llegando los italianos, los canarios, los sirios —que llamábamos
turcos— infiltrados por las fronteras de la Provincia en busca de la libertad y
otros modos de vivir perdidos en sus tierras. Había de todos los pelajes y
condiciones. Algunos eran prófugos de la isla del Diablo —la colonia penal de
Francia en las Guayanas—, más perseguidos por sus ideas que por crímenes
comunes. Uno de ellos. René Belvenoit, fue un periodista francés condenado
por motivos políticos, que pasó fugitivo por la zona bananera y reveló en un
libro magistral los horrores de su cautiverio. Gracias a todos —buenos y
malos—, Aracataca fue desde sus orígenes un país sin fronteras.
Pero la colonia inolvidable para nosotros fue la venezolana, en una de cuyas
casas se bañaban a baldazos en las albercas glaciales del amanecer dos
estudiantes adolescentes en vacaciones: Rómulo Betancourt y Raúl Leoni, que
medio siglo después serían presidentes sucesivos de su país. Entre los
venezolanos, la más cercana a nosotros fue misia Juana de Freytes, una
matrona rozagante que tenía el don bíblico de la narración. El primer cuento
formal que conocí fue «Genoveva de Brabante», y se lo escuché a ella junto
con las obras maestras de la literatura universal, reducidas por ella a cuentos
infantiles: la Odisea, Orlando furioso, Don Quijote, El conde de Montecristo y
muchos episodios de la Biblia.
La casta del abuelo era una de las más respetables pero también la menos
poderosa. Sin embargo, se distinguía por una respetabilidad reconocida aun
por los jerarcas nativos de la compañía bananera. Era la de los veteranos
liberales de las guerras civiles, que se quedaron allí después de los dos últimos
tratados, con el buen ejemplo del general Benjamín Herrera, en cuya finca de
Neerlandia se escuchaban en la tardes los valses melancólicos de su clarinete
de paz.
Mi madre se hizo mujer en aquel moridero y ocupó el espacio de todos los
amores desde que el tifo se llevó a Margarita María Miniata. También ella era
enfermiza. Había crecido en una infancia incierta de fiebres tercianas, pero
cuando se curó de la última fue del todo y para siempre, con una salud que le
permitió celebrar los noventa y siete años con once hijos suyos y cuatro más de
su esposo, y con sesenta y cinco nietos, ochenta y ocho bisnietos y catorce
tataranietos. Sin contar los que nunca se supieron. Murió de muerte natural el 9
de junio de 2002 a las ocho y media de la noche, cuando ya estábamos
preparándonos para celebrar su primer siglo de vida, y el mismo día y casi a la
misma hora en que puse el punto final de estas memorias.
Había nacido en Barrancas el 25 de julio de 1905, cuando la familia empezaba
a reponerse apenas del desastre de las guerras. El primer nombre se lo
pusieron en memoria de Luisa Mejía Vidal, la madre del coronel, que aquel día
cumplía un mes de muerta. El segundo le cayó en suerte por ser el día del
apóstol Santiago, el Mayor, decapitado en Jerusalén. Ella ocultó este nombre
durante media vida, porque le parecía masculino y aparatoso, hasta que un hijo
infidente la delató en una novela. Fue una alumna aplicada salvo en la clase de
piano, que su madre le impuso porque no podía concebir una señorita decente
que no fuera una pianista virtuosa. Luisa Santiaga lo estudió por obediencia
durante tres años y lo abandonó en un día por el tedio de los ejercicios diarios
en el bochorno de la siesta. Sin embargo, la única virtud que le sirvió en la flor
de sus veinte años fue la fuerza de su carácter, cuando la familia descubrió que
estaba arrebatada de amor por el joven y altivo telegrafista de Aracataca.
La historia de esos amores contrariados fue otro de los asombros de mi
juventud. De tanto oírla contada por mis padres, juntos y separados, la tenía
casi completa cuando escribí La hojarasca, mi primera novela, a los veintisiete
años, pero también era consciente de que todavía me faltaba mucho que
aprender sobre el arte de novelar. Ambos eran narradores excelentes, con la
memoria feliz del amor, pero llegaron a apasionarse tanto sus relatos que
cuando al fin me decidí a usarla en El amor en los tiempos del cólera, con más
de cincuenta años, no pude distinguir los límites entre la vida y la poesía.
De acuerdo con la versión de mi madre se habían encontrado por primera vez
en el velorio de un niño que ni él ni ella lograron precisarme. Ella estaba
cantando en el patio con sus amigas, de acuerdo con la costumbre popular de
sortear con canciones de amor las nueve noches de los inocentes. De pronto,
una voz de hombre se incorporó al coro. Todas se volvieron a mirarlo y se
quedaron perplejas ante su buena pinta. «Vamos a casarnos con él», cantaron
en estribillo al compás de las palmas. A mi madre no la impresionó, y así lo
dijo: «Me pareció un forastero más». Y lo era.
Acababa de llegar de Cartagena de Indias después de interrumpir los estudios
de medicina y farmacia por falta de recursos, y había emprendido una vida un
tanto trivial por varios pueblos de la región, con el oficio reciente de telegrafista.
Una foto de esos días lo muestra con un aire equívoco de señorito pobre.
Llevaba un vestido de tafetán oscuro con un saco de cuatro botones, muy
ceñido a la moda del día, con cuello duro, corbata ancha y un sombrero
canotié. Llevaba además unos espejuelos de moda, redondos y con montura
fina, y vidrios naturales. Quienes lo conocieron en esa época lo veían como un
bohemio trasnochador y mujeriego, que sin embargo no se bebió un trago de
alcohol ni se fumó un cigarrillo en su larga vida.
Fue la primera vez que mi madre lo vio. En cambio él la había visto en la misa
de ocho del domingo anterior, custodiada por la tía Francisca Simodosea que
fue su dama de compañía desde que regresó del colegio. Había vuelto a verlas
el martes siguiente, cosiendo bajo los almendros en la puerta de la casa, de
modo que la noche del velorio sabía ya que era la hija del coronel Nicolás
Márquez, para quien llevaba varias cartas de presentación.
También ella supo desde entonces que era soltero y enamoradizo, y tenía un
éxito inmediato por su labia inagotable, su versificación fácil, la gracia con que
bailaba la música de moda y el sentimentalismo premeditado con que tocaba el
violín. Mi madre me contaba que cuando uno lo oía de madrugada no se
podían resistir las ganas de llorar. Su tarjeta de presentación en sociedad había
sido «Cuando el baile se acabó», un valse de un romanticismo agotador que él
llevó en su repertorio y se volvió indispensable en las serenatas. Estos
salvoconductos cordiales y su simpatía personal le abrieron las puertas de la
casa y un lugar frecuente en los almuerzos familiares. La tía Francisca, oriunda
del Carmen de Bolívar, lo adoptó sin reservas cuando supo que había nacido
en Sincé, un pueblo cercano al suyo. Luisa Santiaga se divertía en las fiestas
sociales con sus artimañas de seductor, pero nunca le pasó por la mente que él
pretendiera algo más. Al contrario: sus buenas relaciones se fincaron sobre
todo en que ella le servía de pantalla en sus amores escondidos con una
compañera del colegio, y había aceptado apadrinarlo en la boda. Desde
entonces él la llamaba madrina y ella lo llamaba ahijado. En ese tono es fácil
imaginarse cuál sería la sorpresa de Luisa Santiaga una noche de baile en la
que el telegrafista atrevido se quitó la flor que llevaba en el ojal de la solapa, y
le dijo:
—Le entrego mi vida en esta rosa. No fue una improvisación, me dijo él
muchas veces, sino que después de conocer a todas había llegado a la
conclusión de que Luisa Santiaga estaba hecha para él. Ella entendió la rosa
como una más de las bromas galantes que él solía hacer a sus amigas. Tanto,
que al salir la dejó olvidada en cualquier parte y él se dio cuenta. Ella había
tenido un solo pretendiente secreto, poeta sin y buen amigo, que nunca logró
llegarle al corazón con sus versos ardientes. Sin embargo, la rosa de Gabriel
Eligio le perturbó el sueño con una furia inexplicable. En nuestra primera
conversación formal sobre sus amores, ya cargada de hijos, me confesó: «No
podía dormir por la rabia de estar pensando en él, pero lo que más rabia me
daba era que mientras más rabia sentía, más pensaba». En el resto de la
semana resistió a duras penas el terror de verlo y el tormento de no poder
verlo. De madrina y ahijado que habían sido pasaron a tratarse como
desconocidos. Una de esas tardes, mientras cosían bajo los almendros, la tía
Francisca azuzó a la sobrina con su malicia india:
—Me han dicho que te dieron una rosa. Pues, como suele ser, Luisa Santiaga
sería la última en enterarse de que las tormentas de su corazón eran ya del
dominio público. En las numerosas conversaciones que sostuve con ella y con
mi padre, estuvieron de acuerdo en que el amor fulminante tuvo tres ocasiones
decisivas. La primera fue un Domingo de Ramos en la misa mayor. Ella estaba
sentada con la tía Francisca en un escaño del lado de la Epístola, cuando
reconoció los pasos de sus tacones flamencos en los ladrillos del piso y lo vio
pasar tan cerca que percibió la ráfaga tibia de su loción de novio. La tía
Francisca no parecía haberlo visto y él tampoco pareció haberlas visto. Pero en
verdad todo fue premeditado por él, que las había seguido cuando pasaron por
la telegrafía. Permaneció de pie junto a la columna más cercana de la puerta,
de modo que él la veía a ella de espaldas pero ella no podía verlo. Al cabo de
unos minutos intensos Luisa Santiaga no resistió la ansiedad, y miró hacia la
puerta por encima del hombro. Entonces creyó morir de rabia, pues él estaba
mirándola, y sus miradas se encontraron. «Era justo lo que yo había
planeado», decía mi padre, feliz, cuando me repetía el cuento en su vejez. Mi
madre, en cambio, nunca se cansó de repetir que durante tres días no había
podido dominar la furia de haber caído en la trampa.
La segunda ocasión fue una carta que él le escribió. No la que ella hubiera
esperado de un poeta y violinista de madrugadas furtivas, sino una esquela
imperiosa, que exigía una respuesta antes de que él viajara a Santa Marta la
semana siguiente. Ella no le contestó. Se encerró en su cuarto, decidida a
matar el gusano que no le daba aliento para vivir, hasta que la tía Francisca
trató de convencerla de que capitulara de una buena vez antes de que fuera
demasiado tarde. Tratando de vencer su resistencia le contó la historia
ejemplar de Juventino Trillo, el pretendiente que montaba guardia bajo el
balcón de su amada imposible, todas las noches, desde las siete hasta las
diez. Ella lo agredió con cuantos desaires se le ocurrieron, y terminó por
vaciarle encima desde el balcón, noche tras noche, una bacinilla de orines.
Pero no consiguió ahuyentarlo. Al cabo de toda clase de agresiones
bautismales —conmovida por la abnegación de aquel amor invencible— se
casó con él. La historia de mis padres no llegó a esos extremos.
La tercera ocasión del asedio fue una boda de grandes vuelos, a la cual ambos
fueron invitados como padrinos de honor. Luisa Santiaga no encontró pretexto
para faltar a un compromiso tan cercano a la familia. Pero Gabriel Eligio había
pensado lo mismo y acudió a la fiesta dispuesto para todo. Ella no pudo
dominar su corazón cuando lo vio atravesar la sala con una determinación
demasiado ostensible y la invitó a bailar la primera pieza. «La sangre me
golpeaba tan fuerte por dentro del cuerpo que ya no supe si era de rabia o de
susto», me dijo ella. Él se dio cuenta y le asestó un zarpazo brutal: «Ya no
tiene que decirme que sí, porque su corazón me lo está diciendo».
Ella, sin más vueltas, lo dejó plantado en la sala a la mitad de la pieza. Pero mi
padre lo entendió a su manera.
—Quedé feliz —me dijo.
Luisa Santiaga no pudo resistir el rencor que sentía contra sí misma cuando la
despertaron en la madrugada los requiebros del valse envenenado: «Cuando el
baile se acabó». Al día siguiente a primera hora le devolvió a Gabriel Eligio
todos sus regalos. Este desaire inmerecido, y la comadrería del plantón en la
boda, como las plumas echadas al aire, ya no tenía vientos de regreso. Todo el
mundo dio por hecho que era el final sin gloria de una tormenta de verano. La
impresión se fortaleció porque Luisa Santiaga tuvo una recaída en las fiebres
tercianas de la infancia y su madre la llevó a temperar en la población de
Manaure, un recodo paradisíaco en las estribaciones de la Sierra Nevada.
Ambos negaron siempre que hubieran tenido comunicación alguna en aquellos
meses, pero no es muy creíble, pues cuando ella regresó repuesta de sus
males se les veía a ambos repuestos también de sus recelos. Mi padre decía
que fue a esperarla en la estación porque había leído el telegrama con que
Mina anunció el regreso a casa, y en la forma en que Luisa Santiaga le
estrechó la mano al saludarlo sintió algo como una seña masónica que él
interpretó como un mensaje de amor. Ella lo negó siempre con el pudor y el
rubor con que evocaba aquellos años. Pero la verdad es que desde entonces
se les vio juntos con menos reticencias. Sólo le faltaba el final que le dio la tía
Francisca la semana siguiente, mientras cosían en el corredor de las begonias:
—Ya Mina lo sabe.
Luisa Santiaga dijo siempre que fue la oposición de la familia lo que hizo saltar
los diques del torrente que llevaba reprimido en el corazón desde la noche en
que dejó al pretendiente plantado en mitad del baile. Fue una guerra
encarnizada. El coronel intentó mantenerse al margen, pero no pudo eludir la
culpa que Mina le echó en cara cuando se dio cuenta de que tampoco él era
tan inocente como aparentaba. Para todo el mundo parecía claro que la
intolerancia no era de él sino de ella, cuando en realidad estaba inscrita en el
código de la tribu, para quien todo novio era un intruso. Este prejuicio atávico,
cuyos rescoldos perduran, ha hecho de nosotros una vasta hermandad de
mujeres solteras y hombres desbraguetados con numerosos hijos callejeros.
Los amigos se dividieron según la edad, a favor o en contra de los
enamorados, y a quienes no tenían una posición radical se la impusieron los
hechos. Los jóvenes se hicieron cómplices jubilosos. Sobre todo de él, que
disfrutó a placer con su condición de víctima propiciatoria de los prejuicios
sociales. En cambio la mayoría de los adultos veían a Luisa Santiaga como la
prenda más preciada de una familia rica y poderosa, a la que un telegrafista
advenedizo no pretendía por amor sino por interés. Ella misma, de obediente y
sumisa que había sido, se enfrentó a sus opositores con una ferocidad de
leona parida. En la más ácida de sus muchas disputas domésticas, Mina perdió
los estribos y levantó contra la hija el cuchillo de la panadería. Luisa Santiaga la
afrontó impávida. Consciente de pronto del ímpetu criminal de su cólera, Mina
soltó el cuchillo y gritó espantada: «¡Dios mío!». Y puso la mano en las brasas
del fogón como una penitencia brutal.
Entre los argumentos fuertes contra Gabriel Eligio estaba su condición de hijo
natural de una soltera que lo había tenido a la módica edad de catorce años
por un tropiezo casual con un maestro de escuela. Se llamaba Argemira García
Paternina, una blanca esbelta de espíritu libre que tuvo otros cinco hijos y dos
hijas de tres padres distintos con los que nunca se casó ni convivió bajo un
mismo techo. Vivía en la población de Sincé, donde había nacido, y estaba
criando a su prole con las uñas y con un ánimo independiente y alegre que bien
hubiéramos querido sus nietos para un Domingo de Ramos. Gabriel Eligio era
un ejemplar distinguido de aquella estirpe descamisada. Desde los diecisiete
años había tenido cinco amantes vírgenes, según le reveló a mi madre como
un acto de penitencia en su noche de bodas a bordo de la azarosa goleta de
Riohacha vapuleada por la borrasca. Le confesó que con una de ellas, siendo
telegrafista en la población de Achí a los dieciocho años, había tenido un hijo,
Abelardo, que iba a cumplir tres. Con otra, siendo telegrafista de Ayapel, a los
veinte años, tenía una hija de meses a la que no conocía y se llamaba Carmen
Rosa. A la madre de ésta le había prometido volver para casarse, y mantenía
vivo el compromiso cuando se le torció el rumbo de la vida por el amor de Luisa
Santiaga. Al mayor lo había reconocido ante notario, y más tarde lo haría con la
hija, pero no eran más que formalidades bizantinas sin consecuencia alguna
ante la ley. Es sorprendente que aquella conducta irregular pudiera causarle
inquietudes morales al coronel Márquez, que además de sus tres hijos oficiales
había tenido otros nueve de distintas madres, antes y después del matrimonio,
y todos eran recibidos por su esposa como si fueran suyos.
No me es posible establecer cuándo tuve las primeras noticias de estos
hechos, pero en todo caso las transgresiones de los antepasados no me
importaban para nada. En cambio, los nombres de la familia me llamaban la
atención porque me parecían únicos. Primero los de la línea materna:
Tranquilina, Wenefrida, Francisca Simodosea. Más tarde, el de mi abuela
paterna: Argemira, y los de sus padres: Lozana y Aminadab. Tal vez de allí me
viene la creencia firme de que los personajes de mis novelas no caminan con
sus propios pies mientras no tengan un nombre que se identifique con su modo
de ser.
Las razones contra Gabriel Eligio se agravaban por ser miembro activo del
Partido Conservador, contra el cual había peleado sus guerras el coronel
Nicolás Márquez. La paz estaba hecha sólo a medias desde la firma de los
acuerdos de Neerlandia y Wisconsin, pues el centralismo primíparo seguía en
el poder y había de pasar todavía mucho tiempo antes de que godos y liberales
dejaran de mostrarse los dientes. Quizás el conservatismo del pretendiente era
más por contagio familiar que por convicción doctrinaria, pero lo tomaban más
en cuenta que otros signos de su buena índole, como su inteligencia siempre
alerta y su honradez probada.
Papá era un hombre difícil de vislumbrar y complacer. Siempre fue mucho más
pobre de lo que parecía y tuvo a la pobreza como un enemigo abominable al
que nunca se resignó ni pudo derrotar. Con el mismo coraje y la misma
dignidad sobrellevó la contrariedad de sus amores con Luisa Santiaga, en la
trastienda de la telegrafía de Aracataca, donde siempre tuvo colgada una
hamaca para dormir solo. Sin embargo, también tenía a su lado un catre de
soltero con los resortes bien aceitados para lo que le deparara la noche. En
una época tuve una cierta tentación por sus costumbres de cazador furtivo,
pero la vida me enseñó que es la forma más árida de la soledad, y sentí una
gran compasión por él.
Hasta muy poco antes de su muerte le oí contar que uno de aquellos días
difíciles tuvo que ir con varios amigos a la casa del coronel, y a todos los
invitaron a sentarse, menos a él. La familia de ella lo negó siempre y se lo
atribuyó a un rescoldo del resentimiento de mi padre, o al menos a un falso
recuerdo, pero a mi abuela se le escapó alguna vez en los desvaríos cantados
de sus casi cien años, que no parecían evocados sino vueltos a vivir.
—Ahí está ese pobre hombre parado en la puerta de la sala y Nicolasito no lo
ha invitado a sentarse —dijo, dolida de veras.
Siempre pendiente de sus revelaciones alucinantes, le pregunté quién era el
hombre, y ella me contestó en seco:
—García, el del violín.
En medio de tantos despropósitos, lo menos parecido al modo de ser de mi
padre fue que compró un revólver por lo que pudiera ocurrir con un guerrero en
reposo como el coronel Márquez. Era un venerable Smith & Wesson .38 largo,
con quién sabe cuántos dueños anteriores y cuántos muertos a cuestas. Lo
único seguro es que nunca lo disparó ni siquiera por precaución o curiosidad.
Sus hijos mayores lo encontramos años después con sus cinco balas originales
en un armario de trastos inútiles, junto con el violín de las serenatas. Ni Gabriel
Eligio ni Luisa Santiaga se amilanaron con el rigor de la familia. Al principio
podían encontrarse a escondidas en casas de amigos, pero cuando el cerco se
cerró en torno a ella, el único contacto fueron las cartas recibidas y enviadas
por conductos ingeniosos. Se veían de lejos cuando a ella no le permitían
asistir a fiestas donde él fuera invitado. Pero la represión llegó a ser tan severa
que nadie se atrevió a desafiar las iras de Tranquilina Iguarán, y los
enamorados desaparecieron de la vista pública. Cuando no quedó ni un
resquicio para las cartas furtivas, los novios inventaron recursos de náufragos.
Ella logró esconder una tarjeta de felicitación en un pudín que alguien había
encargado para el cumpleaños de Gabriel Eligio, y éste no desaprovechó
ocasión de mandarle telegramas falsos e inocuos con el verdadero mensaje
cifrado o escrito con tinta simpática. La complicidad de la tía Francisca se hizo
entonces tan evidente, a pesar de sus negativas terminantes, que afectó por
primera vez su autoridad en la casa, y sólo le permitieron acompañar a la
sobrina mientras cosía a la sombra de los almendros. Entonces Gabriel Eligio
mandaba mensajes de amor desde la ventana del doctor Alfredo Barboza, en la
acera de enfrente, con la telegrafía manual de los sordomudos. Ella la aprendió
tan bien que en los descuidos de la tía lograba conversaciones íntimas con el
novio. Era apenas uno de los numerosos trucos inventados por Adriana
Berdugo, comadre de sacramento de Luisa Santiaga y su cómplice más
recursiva y audaz.
Aquellos manejos de consolación les habrían bastado para sobrevivir a fuego
lento, hasta que Gabriel Eligio recibió una carta alarmante de Luisa Santiaga,
que lo obligó a una reflexión definitiva. La había escrito a las carreras en el
papel del retrete, con la mala noticia de que los padres habían resuelto
llevársela a Barrancas, de pueblo en pueblo, como un remedio brutal para su
mal de amores. No sería el viaje ordinario de una mala noche en la goleta de
Riohacha, sino por la ruta bárbara de las estribaciones de la Sierra Nevada en
mulas y carretas, a través de la vasta provincia de Padilla.
«Hubiera preferido morirme», me dijo mi madre el día en que fuimos a vender
la casa. Y lo había intentado de veras, encerrada con tranca en su cuarto, a
pan y agua durante tres días, hasta que se le impuso el terror reverencial que
sentía por su padre. Gabriel Eligio se dio cuenta de que la tensión había
llegado a sus límites, y tomó una decisión también extrema pero manejable.
Atravesó la calle a zancadas desde la casa del doctor Barboza, hasta la
sombra de los almendros y se plantó frente a las dos mujeres, que lo esperaron
aterradas con la labor en el regazo.
—Hágame el favor de dejarme solo un momento con la señorita —le dijo a la
tía Francisca—. Tengo algo importante que decirle a ella sola.
—iAtrevido! —le replicó la tía—. No hay nada de ella que yo no pueda oír.
—Entonces no se lo digo —dijo él—, pero le advierto que usted será
responsable de lo que pase.
Luisa Santiaga le suplicó a la tía que los dejara solos, y asumió el riesgo.
Entonces Gabriel Eligio le expresó su acuerdo de que hiciera el viaje con sus
padres, en la forma y por el tiempo que fuera, pero con la condición de que le
prometiera bajo la gravedad del juramento que se casaría con él. Ella lo hizo
complacida y agregó de su cuenta y riesgo que sólo la muerte podría
impedírselo.
Ambos tuvieron casi un año para demostrar la seriedad de sus promesas, pero
ni el uno ni la otra se imaginaban cuánto iba a costarles. La primera parte del
viaje en una caravana de arrieros duró dos semanas a lomo de mula por las
cornisas de la Sierra Nevada. Los acompañaba Chon —diminutivo afectuoso
de Encarnación—, la criada de Wenefrida, que se incorporó a la familia desde
que se fueron de Barrancas. El coronel conocía de sobra aquella ruta
escarpada, donde había dejado un rastro de hijos en las noches desperdigadas
de sus guerras, pero su esposa la había preferido sin conocerla por los malos
recuerdos de la goleta. Para mi madre, que además montaba una mula por
primera vez, fue una pesadilla de soles desnudos y aguaceros feroces, con el
alma en un hilo por el vaho adormecedor de los precipicios. Pensar en un novio
incierto, con sus trajes de medianoche y el violín de madrugada, parecía una
burla de la imaginación. Al cuarto día, incapaz de sobrevivir, amenazó a la
madre con tirarse al precipicio si no volvían a casa. Mina, más asustada que
ella, lo decidió. Pero el patrón de la cordada le demostró en el mapa que
regresar o proseguir daba lo mismo. El alivio les llegó a los once días. cuando
divisaron desde la última cornisa la llanura radiante de Valledupar.
Antes de que culminara la primera etapa, Gabriel Eligio se había asegurado
una comunicación permanente con la novia errante, gracias a la complicidad de
los telegrafistas de los siete pueblos donde ella y su madre iban a demorarse
antes de llegar a Barrancas. También Luisa Santiaga hizo lo suyo. Toda la
Provincia estaba saturada de Iguaranes y Cotes, cuya conciencia de casta
tenía el poder de una maraña impenetrable, y ella logró ponerla de su lado.
Esto le permitió mantener una correspondencia febril con Gabriel Eligió desde
Valledupar, donde permaneció tres meses, hasta el término del viaje, casi un
año después. Le bastaba con pasar por la telegrafía de cada pueblo, con la
complicidad de una parentela joven y entusiasta, para recibir y contestar sus
mensajes. Chon, la sigilosa, jugó un papel invaluable, porque llevaba mensajes
escondidos entre sus trapos sin inquietar a Luisa Santiaga ni herir su pudor,
porque no sabía leer ni escribir y podía hacerse matar por un secreto.
Casi sesenta años después, cuando trataba de saquear estos recuerdos para
El amor en los tiempos del cólera, mi quinta novela, le pregunté a mi papá si en
la jerga de los telegrafistas existía una palabra específica para el acto de
enlazar una oficina con otra. El no tuvo que pensarla: enclavijar. La palabra
está en los diccionarios, no para el uso específico que me hacía falta, pero me
pareció perfecta para mis dudas, pues la comunicación con las distintas
oficinas se establecía mediante la conexión de una clavija en un tablero de
terminales telegráficas. Nunca lo comenté con mi padre. Sin embargo, poco
antes de su muerte le preguntaron en una entrevista de prensa si hubiera
querido escribir una novela, y contestó que había desistido cuando le hice la
consulta sobre el verbo enclavijar porque entonces descubrió que el libro que
yo estaba escribiendo era el mismo que él pensaba escribir.
En esa ocasión recordó además un dato oculto que habría podido cambiar el
rumbo de nuestras vidas. Y fue que a los seis meses de viaje, cuando mi
madre estaba en San Juan del César, le llegó a Gabriel Eligio el soplo
confidencial de que Mina llevaba el encargo de preparar el regreso definitivo de
la familia a Barrancas, una vez cicatrizados los rencores por la muerte de
Medardo Pacheco. Le pareció absurdo, cuando los malos tiempos habían
quedado atrás y el imperio absoluto de la compañía bananera empezaba a
parecerse al sueño de la tierra prometida. Pero también era razonable que la
tozudez de los Márquez Iguarán los llevara a sacrificar la propia felicidad con
tal de librar a la hija de las garras del gavilán. La decisión inmediata de Gabriel
Eligio fue gestionar su traslado para la telegrafía de Riohacha, a unas veinte
leguas de Barrancas. No estaba disponible pero le prometieron tomar en
cuenta la solicitud.
Luisa Santiaga no pudo averiguar las intenciones secretas de su madre, pero
tampoco se atrevió a negarlas, porque le había llamado la atención que cuanto
más se acercaban a Barrancas más suspirante y apacible le parecía. Chon,
confidente de todos, no le dio tampoco ninguna pista. Para sacar verdades,
Luisa Santiaga le dijo a su madre que le encantaría quedarse a vivir en
Barrancas. La madre tuvo un instante de vacilación pero no se decidió a decir
nada, y la hija quedó con la impresión de haber pasado muy cerca del secreto.
Inquieta, se libró al azar de las barajas con una gitana callejera que no le dio
ninguna pista sobre su futuro en Barrancas. Pero a cambio le anunció que no
habría ningún obstáculo para una vida larga y feliz con un hombre remoto que
apenas conocía pero que iba a amarla hasta morir. La descripción que hizo de
él le devolvió el alma al cuerpo, porque le encontró rasgos comunes con su
prometido, sobre todo en el modo de ser. Por último le predijo sin un punto de
duda que tendría seis hijos con él. «Me morí de susto», me dijo mi madre la
primera vez que me lo contó, sin imaginarse siquiera que sus hijos serían cinco
más.
Ambos
tomaron
la
predicción
con
tanto
entusiasmo,
que
la
correspondencia telegráfica dejó de ser entonces un concierto de intenciones
ilusorias y se volvió metódica y práctica, y más intensa que nunca. Fijaron
fechas, establecieron modos y empeñaron sus vidas en la determinación
común de casarse sin consultarlo con nadie, donde fuera y como fuera, cuando
volvieran a encontrarse.
Luisa Santiaga fue tan fiel al compromiso que en la población de Fonseca no le
pareció correcto asistir a un baile de gala sin el consentimiento del novio.
Gabriel Eligió estaba en la hamaca sudando una fiebre de cuarenta grados
cuando sonó la señal de una cita telegráfica urgente. Era su colega de
Fonseca. Para seguridad completa, ella preguntó quién estaba operando el
manipulador al final de la cadena. Más atónito que halagado, el novio transmitió
una frase de identificación: «Dígale que soy su ahijado». Mi madre reconoció el
santo y seña, y estuvo en el baile hasta las siete de la mañana, cuando tuvo
que cambiarse de ropa a las volandas para no llegar tarde a la misa.
En Barrancas no encontraron el menor rastro de inquina contra la familia. Al
contrario, entre los allegados de Medardo Pacheco prevalecía un ánimo
cristiano de perdón y olvido diecisiete años después de la desgracia. La
recepción de la parentela fue tan entrañable que entonces fue Luisa Santiaga
quien pensó en la posibilidad de que la familia regresara a aquel remanso de la
sierra distinto del calor y el polvo, y los sábados sangrientos y los fantasmas
decapitados de Aracataca. Alcanzó a insinuárselo a Gabriel Eligio, siempre que
éste lograra su traslado a Riohacha, y él estuvo de acuerdo. Sin embargo, por
esos días se supo por fin que la versión de la mudanza no sólo carecía de
fundamento sino que nadie la quería menos que Mina. Así quedó establecido
en una carta de respuesta que ella le mandó a su hijo Juan de Dios, cuando
éste le escribió atemorizado de que volvieran a Barrancas cuando aún no se
habían cumplido veinte años de la muerte de Medardo Pacheco. Pues siempre
estuvo tan convencido del fatalismo de la ley guajira, que se opuso a que su
hijo Eduardo hiciera el servicio de medicina social en Barrancas medio siglo
después.
Contra todos los temores, fue allí donde se desataron en tres días todos los
nudos de la situación. El mismo martes en que Luisa Santiaga le confirmó a
Gabriel Eligio que Mina no pensaba en mudarse para Barrancas, le anunciaron
a él que estaba a su disposición la telegrafía de Riohacha por muerte repentina
del titular. El día siguiente, Mina vació las gavetas de la despensa buscando
unas tijeras de destazar y destapó sin necesidad la caja de galletas inglesas
donde la hija escondía sus telegramas de amor.
Fue tanta su rabia que sólo acertó a decirle uno de los improperios célebres
que solía improvisar en sus malos momentos: «Dios lo perdona todo menos la
desobediencia». Ese fin de semana viajaron a Riohacha para alcanzar el
domingo la goleta de Santa Marta. Ninguna de las dos fue consciente de la
noche terrible vapuleada por el ventarrón de febrero: la madre aniquilada por la
derrota y la hija asustada pero feliz.
La tierra firme le devolvió a Mina el aplomo perdido por el hallazgo de las
cartas. Siguió sola para Aracataca al día siguiente, y dejó a Luisa Santiaga en
Santa Marta bajo el amparo de su hijo Juan de Dios, segura de ponerla a salvo
de los diablos del amor. Fue al contrario: Gabriel Eligió viajaba entonces de
Aracataca a Santa Marta para verla cada vez que podía. El tío Juanito, que
sufrió la misma intransigencia de sus padres en sus amores con Dilia
Caballero, había resuelto no tomar partido en los amores de su hermana, pero
a la hora de la verdad se encontró entrampado entre la adoración de Luisa
Santiaga y la veneración de los padres, y se refugió en una fórmula propia de
su bondad proverbial: admitió que los novios se vieran fuera de su casa, pero
nunca a solas y sin que él se enterara. Dilia Caballero, su esposa, que
perdonaba pero no olvidaba, urdió para su cuñada las mismas casualidades
infalibles y las martingalas maestras con que ella burlaba la vigilancia de sus
suegros. Gabriel y Luisa empezaron por verse en casas de amigos, pero poco
a poco fueron arriesgándose a lugares públicos poco concurridos. Al final se
atrevieron a conversar por la ventana cuando el tío Juanito no estaba, la novia
en la sala y el novio en la calle, fieles al compromiso de no verse dentro de la
casa. La ventana parecía hecha aposta para amores contrariados, a través de
una reja andaluza de cuerpo entero y con un marco de enredaderas, en las que
no faltó alguna vez un vapor de jazmines en el sopor de la noche. Dilia lo había
previsto todo, incluso la complicidad de algunos vecinos con silbidos cifrados
para alertar a los novios de un peligro inminente. Sin embargo, una noche
fallaron todos los seguros, y Juan de Dios se rindió ante la verdad. Dilia
aprovechó la ocasión para invitar a los novios a que se sentaran en la sala con
las ventanas abiertas para que compartieran su amor con el mundo. Mi madre
no olvidó nunca el suspiro del hermano: «¡Qué alivio!».
Por esos días recibió Gabriel Eligió el nombramiento formal para la telegrafía
de Riohacha. Inquieta por nueva separación, mi madre apeló entonces a
monseñor Pedro Espejo, actual vicario de la diócesis, con la esperanza de que
la casara sin el permiso de sus padres. La respetabilidad de Monseñor había
alcanzado tanta fuerza que muchos feligreses la confundían con la santidad, y
algunos acudían a sus misas sólo para comprobar si era cierto que se alzaba
varios centímetros sobre el nivel del suelo en el momento de la Elevación.
Cuando Luisa Santiaga solicitó su ayuda, él dio una muestra más de que la
inteligencia es uno de los privilegios de la santidad. Se negó a intervenir en el
fuero interno de una familia tan celosa de su intimidad, pero optó por la
alternativa secreta de informarse sobre la de mi padre a través de la curia. El
párroco de Sincé pasó por alto las liberalidades de Argemira García, y
respondió con una fórmula benévola: «Se trata de una familia respetable,
aunque poco devota». Monseñor conversó entonces con los novios, juntos y
por separado, y escribió una carta a Nicolás y Tranquilina en la cual les
expresó su certidumbre emocionada de que no había poder humano capaz de
derrotar aquel amor empedernido. Mis abuelos, vencidos por el poder de Dios,
acordaron darle la vuelta a la doliente página y le otorgaron a Juan de Dios
plenos poderes para organizar la boda en Santa Marta. Pero no asistieron, sino
que mandaron de madrina a Francisca Simodosea.
Se casaron el 11 de junio de 1926 en la catedral de Santa Marta, con cuarenta
minutos de retraso, porque la novia se olvidó de la fecha y tuvieron que
despertarla pasadas las ocho de la mañana. Esa misma noche abordaron una
vez más la goleta pavorosa para que Gabriel Eligio tomara posesión de la
telegrafía de Riohacha y pasaron su primera noche en castidad derrotados por
el mareo.
Mi madre añoraba tanto la casa donde pasó la luna de miel, que sus hijos
mayores hubiéramos podido describirla cuarto por cuarto como si la
hubiéramos vivido y todavía hoy sigue siendo uno de mis falsos recuerdos. Sin
embargo, la primera vez que fui en realidad a la península de La Guajira, poco
antes de mis sesenta años, me sorprendió que la casa de la telegrafía no tenía
nada que ver con la de mi recuerdo. Y la Riohacha idílica que llevaba desde
niño en el corazón, con sus calles de salitre que bajaban hacia un mar de lodo,
no eran más que ensueños prestados por mis abuelos. Más aún: ahora que
conozco Riohacha no consigo visualizarla como es, sino como la había
construido piedra por piedra en mi imaginación.
Dos meses después de la boda, Juan de Dios recibió un telegrama de mi papá
con el anuncio de que Luisa Santiaga estaba encinta. La noticia estremeció
hasta los cimientos la casa de Aracataca, donde Mina no se reponía aún de su
amargura, y tanto ella como el coronel depusieron sus armas para que los
recién casados volvieran con ellos. No fue fácil. Al cabo de una resistencia
digna y razonada de varios meses, Gabriel Eligio aceptó que la esposa diera a
luz en casa de sus padres.
Poco después lo recibió mi abuelo en la estación del tren con una frase que
quedó con un marco de oro en el prontuario histórico de la familia: «Estoy
dispuesto a darle todas las satisfacciones que sean necesarias». La abuela
renovó la alcoba que hasta entonces había sido suya, y allí instaló a mis
padres. En el curso del año, Gabriel Eligio renunció a su buen oficio de
telegrafista y consagró su talento de autodidacta a una ciencia venida a menos:
la homeopatía. El abuelo, por gratitud o por remordimiento, gestionó ante las
autoridades que la calle donde vivíamos en Aracataca llevara el nombre que
aun lleva: avenida Monseñor Espejo.
Fue así y allí donde nació el primero de siete varones y cuatro mujeres, el
domingo 6 de marzo de 1927, a las nueve de la mañana y con un aguacero
torrencial fuera de estación, mientras el cielo de Tauro se alzaba en el
horizonte. Estaba a punto de ser estrangulado por el cordón umbilical, pues la
partera de la familia, Santos Villero, perdió el dominio de su arte en el peor
momento. Pero más aún lo perdió la tía Francisca, que corrió hasta la puerta de
la calle dando alaridos de incendio:
—¡Varón! ¡Varón! —Y enseguida, como tocando a rebato—: ¡Ron, que se
ahoga!
La familia supone que el ron no era para celebrar sino para reanimar con
fricciones al recién nacido. Misia Juana de Freytes, que hizo su entrada
providencial en la alcoba, me contó muchas veces que el riesgo más grave no
era el cordón umbilical, sino una mala posición de mi madre en la cama. Ella se
la corrigió a tiempo, pero no fue fácil reanimarme, de modo que la tía Francisca
me echó el agua bautismal de emergencia. Debí de llamarme Olegario, que era
el santo del día, pero nadie tuvo a la mano el santoral, así que me pusieron de
urgencia el primer nombre de mi padre seguido por el de José, el carpintero,
por ser el patrono de Aracataca y por estar en su mes de marzo. Misia Juana
de Freytes propuso un tercer nombre en memoria de la reconciliación general
que se lograba entre familias y amigos con mi venida al mundo, pero en el acta
del bautismo formal que me hicieron tres años después olvidaron ponerlo:
Gabriel José de la Concordia.
2
El día en que fui con mi madre a vender la casa recordaba todo lo que había
impresionado mi infancia, pero no estaba seguro de qué era antes y qué era
después, ni qué significaba nada de eso en mi vida. Apenas si era consciente
de que en medio del falso esplendor de la compañía bananera, el matrimonio
de mis padres estaba ya inscrito dentro del proceso que había de rematar la
decadencia de Aracataca. Desde que empecé a recordar, oí repetirse —
primero con mucho sigilo y después en voz alta y con alarma— la frase fatídica:
«Dicen que la compañía se va». Sin embargo, o nadie lo creía o nadie se
atrevió a pensar en sus estragos.
La versión de mi madre tenía cifras tan exiguas y el escenario era tan pobre
para un drama tan grandioso como el que yo había imaginado, que me causó
un sentimiento de frustración. Más tarde hablé con sobrevivientes y testigos y
escarbé en colecciones de prensa y documentos oficiales, y me di cuenta de
que la verdad no estaba de ningún lado. Los conformistas decían, en efecto,
que no hubo muertos. Los del extremo contrario afirmaban sin un temblor en la
voz que fueron más de cien, que los habían visto desangrándose en la plaza y
que se los llevaron en un tren de carga para echarlos en el mar como el
banano de rechazo. Así que mi verdad quedó extraviada para siempre en algún
punto improbable de los dos extremos. Sin embargo, fue tan persistente que en
una de mis novelas referí la matanza con la precisión y el horror con que la
había incubado durante años en mi imaginación. Fue así como la cifra de
muertos la mantuve en tres mil, para conservar las proporciones épicas del
drama, y la vida real terminó por hacerme justicia: hace poco, en uno de los
aniversarios de la tragedia, el orador de turno en el Senado pidió un minuto de
silencio en memoria de los tres mil mártires anónimos sacrificados por la fuerza
pública.
La matanza de las bananeras fue la culminación de otras anteriores, pero con
el argumento adicional de que los líderes fueron señalados como comunistas, y
tal vez lo eran. Al más destacado y perseguido, Eduardo Mahecha, lo conocí
por azar en la cárcel Modelo de Barranquilla por los días en que fui con mi
madre a vender la casa, y tuve con él una buena amistad desde que me
presenté como el nieto de Nicolás Márquez. Fue él quien me reveló que el
abuelo no había sido neutral sino mediador en la huelga de 1928, y lo
consideraba un hombre justo. De modo que me completó la idea que siempre
tuve de la masacre y me formé una concepción más objetiva del conflicto
social. La única discrepancia entre los recuerdos de todos fue sobre el número
de muertos, que de todos modos no será la única incógnita de nuestra historia.
Tantas versiones encontradas han sido la causa de mis recuerdos falsos. Entre
ellos, el más persistente es el de mí mismo en la puerta de la casa con un
casco prusiano y una escopetita de juguete, viendo desfilar bajo los almendros
el batallón de cachacos sudorosos. Uno de los oficiales que los comandaba en
uniforme de parada me saludó al pasar:
—Adiós, capitán Gabi.
El recuerdo es nítido, pero no hay ninguna posibilidad de que sea cierto. El
uniforme, el casco y la escopeta coexistieron, pero unos dos años después de
la huelga cuando ya no había tropas de guerra en Cataca. Múltiples casos
como ése me crearon en casa la mala reputación de que tenía recuerdos
intrauterinos y sueños premonitorios.
Ése era el estado del mundo cuando empecé a tomar conciencia de mi ámbito
familiar y no logro evocarlo de otro modo: pesares, añoranzas, incertidumbres,
en la soledad de una casa inmensa. Durante años me pareció que aquella
época se me había convertido en una pesadilla recurrente de casi todas las
noches, porque amanecía con el mismo terror que en el cuarto de los santos.
Durante la adolescencia, interno en un colegio helado de los Andes,
despertaba llorando en medio de la noche. Necesité esta vejez sin
remordimientos para entender que la desdicha de los abuelos en la casa de
Cataca fue que siempre estuvieron encallados en sus nostalgias, y tanto más
cuanto más se empeñaban en conjurarlas. Más simple aun: estaban en Cataca
pero seguían viviendo en la provincia de Padilla, que todavía llamamos la
Provincia, sin más datos, como si no hubiera otra en el mundo. Tal vez sin
pensarlo siquiera, habían construido la casa de Cataca como una réplica
ceremonial de la casa de Barrancas, desde cuyas ventanas se veía, al otro
lado de la calle, el cementerio triste donde yacía Medardo Pacheco.
En Cataca eran amados y complacidos, pero sus vidas estaban sometidas a la
servidumbre de la tierra en que nacieron. Se atrincheraron en sus gustos, sus
creencias, sus prejuicios, y cerraron filas contra todo lo que fuera distinto.
Sus amistades más próximas eran antes que nadie las que llegaban de la
Provincia. La lengua doméstica era la que sus abuelos habían traído de
España a través de Venezuela en el siglo anterior, revitalizada con localismos
caribes, africanismos de esclavos y retazos de la lengua guajira, que iban
filtrándose gota a gota en la nuestra. La abuela se servía de ella para
despistarme sin saber que yo la entendía mejor por mis tratos directos con la
servidumbre. Aún recuerdo muchos: atunkeshi, tengo sueño; jamusaitshi taya,
tengo hambre; ipuwots, la mujer encinta; arijuna, el forastero, que mi abuela
usaba en cierto modo para referirse al español, al hombre blanco y en fin de
cuentas al enemigo. Los guajiros, por su lado, hablaron siempre una especie
de castellano sin huesos con destellos radiantes, como el dialecto propio de
Chon, con una precisión viciosa que mi abuela le prohibió porque remitía sin
remedio a un equívoco: «Los labios de la boca».
El día estaba incompleto mientras no llegaran las noticias de quién nació en
Barrancas, a cuántos mató el toro en la corraleja de Fonseca, quién se casó en
Manaure o murió en Riohacha, cómo amaneció el general Socarras que estaba
grave en San Juan del César. En el comisariato de la compañía bananera se
vendían a precios de ocasión las manzanas de California envueltas en papel de
seda, los pargos petrificados en hielo, los jamones de Galicia, las aceitunas
griegas. Sin embargo, nada se comía en casa que no estuviera sazonado en el
caldo de las añoranzas: la malanga para la sopa tenía que ser de Riohacha, el
maíz para las arepas del desayuno debía ser de Fonseca, los chivos eran
criados con la sal de La Guajira y las tortugas y las langostas las llevaban vivas
de Dibuya.
De modo que la mayoría de los visitantes que llegaban a diario en el tren iban
de la Provincia o mandados por alguien de allá. Siempre los mismos apellidos:
los Riasco, los Noguera, los Ovalle, cruzados a menudo con las tribus
sacramentales de los Cotes y los Iguarán. Iban de paso, sin nada más que la
mochila al hombro, y aunque no anunciaran la visita estaba previsto que se
quedaban a almorzar. Nunca he olvidado la frase casi ritual de la abuela al
entrar en la cocina: «Hay que hacer de todo, porque no se sabe qué les gustará
a los que vengan».
Aquel espíritu de evasión perpetua se sustentaba en una realidad geográfica.
La Provincia tenía la autonomía de un mundo propio y una unidad cultural
compacta y antigua, en un cañón feraz entre la Sierra Nevada de Santa Marta y
la sierra del Perijá, en el Caribe colombiano. Su comunicación era más fácil con
el mundo que con el resto del país, pues su vida cotidiana se identificaba mejor
con las Antillas por el tráfico fácil con Jamaica o Curazao, y casi se confundía
con la de Venezuela por una frontera de puertas abiertas que no hacía
distinciones de rangos y colores. Del interior del país, que se cocinaba a fuego
lento en su propia sopa, llegaba apenas el óxido del poder: las leyes, los
impuestos, los soldados, las malas noticias incubadas a dos mil quinientos
metros de altura y a ocho días de navegación por el río Magdalena en un
buque de vapor alimentado con leña.
Aquella naturaleza insular había generado una cultura estanca con carácter
propio que los abuelos implantaron en Cataca. Más que un hogar, la casa era
un pueblo. Siempre había varios turnos en la mesa, pero los dos primeros eran
sagrados desde que cumplí tres años: el coronel en la cabecera y yo en la
esquina de su derecha. Los sitios restantes se ocupaban primero con los
hombres y luego con las mujeres, pero siempre separados. Estas reglas se
rompían durante las fiestas patrias del 20 de julio, y el almuerzo por turnos se
prolongaba hasta que comieran todos. De noche no se servía la mesa, sino
que se repartían tazones de café con leche en la cocina, con la exquisita
repostería de la abuela. Cuando se cerraban las puertas cada quien colgaba su
hamaca donde podía, a distintos niveles, hasta en los árboles del patio.
Una de la grandes fantasías de aquellos años la viví un día en que llegó a la
casa un grupo de hombres iguales con ropas, polainas y espuelas de jinete, y
todos con una cruz de ceniza pintada en la frente. Eran los hijos engendrados
por el coronel a lo largo de la Provincia durante la guerra de los Mil Días, que
iban desde sus pueblos para felicitarlo por su cumpleaños con más de un mes
de retraso. Antes de ir a la casa habían oído la misa del Miércoles de Ceniza, y
la cruz que el padre Angarita les dibujó en la frente me pareció un emblema
sobrenatural cuyo misterio habría de perseguirme durante años, aun después
de que me familiaricé con la liturgia de la Semana Santa.
La mayoría de ellos había nacido después del matrimonio de mis abuelos. Mina
los registraba con sus nombres y apellidos en una libreta de apuntes desde que
tenía noticia de sus nacimientos, y con una indulgencia difícil terminaba por
asentarlos de todo corazón en la contabilidad de la familia. Pero ni a ella ni a
nadie le fue fácil distinguirlos antes de aquella visita ruidosa en la que cada uno
reveló su modo de ser peculiar. Eran serios y laboriosos, hombres de su casa,
gente de paz, que sin embargo no temían perder la cabeza en el vértigo de la
parranda. Rompieron la vajilla, desgreñaron los rosales persiguiendo un novillo
para mantearlo, mataron a tiros a las gallinas para el sancocho y soltaron un
cerdo ensebado que atropello a las bordadoras del corredor, pero nadie
lamentó esos percances por el ventarrón de felicidad que llevaban consigo.
Seguí viendo con frecuencia a Esteban Carrillo, gemelo de la tía Elvira y diestro
en las artes manuales, que viajaba con una caja de herramientas para reparar
de favor cualquier avería en las casas que visitaba. Con su sentido del humor y
su buena memoria me llenó numerosos vacíos que parecían insalvables en la
historia de la familia. También frecuenté en la adolescencia a mi tío Nicolás
Gómez, un rubio intenso de pecas coloradas que siempre mantuvo muy en alto
su buen oficio de tendero en la antigua colonia penal de Fundación.
Impresionado por mi buena reputación de caso perdido, me despedía con una
bolsa de mercado bien provista para proseguir el viaje. Rafael Arias llegaba
siempre de paso y deprisa en una mula y en ropas de montar, apenas con el
tiempo para un café de pie en la cocina. A los otros los encontré desperdigados
en los viajes de nostalgia que hice más tarde por los pueblos de la Provincia
para escribir mis primeras novelas, y siempre eché de menos la cruz de ceniza
en la frente como una señal inconfundible de la identidad familiar.
Años después de muertos los abuelos y abandonada a su suerte la casa
señorial, llegué a Fundación en el tren de la noche y me senté en el único
puesto de comida abierto a esas horas en la estación.
Quedaba poco que servir, pero la dueña improvisó un buen plato en mi honor.
Era dicharachera y servicial, y en el fondo de esas virtudes mansas me pareció
percibir el carácter fuerte de las mujeres de la tribu. Lo confirmé años después:
la guapa mesonera era Sara Noriega, otra de mis tías desconocidas.
Apolinar, el antiguo esclavo pequeño y macizo a quien siempre recordé como
un tío, desapareció de la casa durante años, y una tarde reapareció sin motivo,
vestido de luto con un traje de paño negro y un sombrero enorme, también
negro, hundido hasta los ojos taciturnos. Al pasar por la cocina dijo que venía
para el entierro, pero nadie lo entendió hasta el día siguiente, cuando llegó la
noticia de que el abuelo acababa de morir en Santa Marta, adonde lo habían
llevado de urgencia y en secreto.
El único de los tíos que tuvo una resonancia pública fue el mayor de todos y el
único conservador, José María Valdeblánquez, que había sido senador de la
República durante la guerra de los Mil Días, y en esa condición asistió a la
firma de la rendición liberal en la cercana finca de Neerlandia. Frente a él, en el
lado de los vencidos, estaba su padre.
Creo que la esencia de mi modo de ser y de pensar se la debo en realidad a
las mujeres de la familia y a las muchas de la servidumbre que pastorearon mi
infancia. Eran de carácter fuerte y corazón tierno, y me trataban con la
naturalidad del paraíso terrenal. Entre las muchas que recuerdo, Lucía fue la
única que me sorprendió con su malicia pueril, cuando me llevó al callejón de
los sapos y se alzó la bata hasta la cintura para mostrarme su pelambre cobriza
y desgreñada. Sin embargo, lo que en realidad me llamó la atención fue la
mancha de carate que se extendía por su vientre como un mapamundi de
dunas moradas y océanos amarillos. Las otras parecían arcángeles de la
pureza: se cambiaban de ropa delante de mí, me bañaban mientras se
bañaban, me sentaban en mi bacinilla y se sentaban en las suyas frente a mí
para desahogarse de sus secretos, sus penas, sus rencores, como si yo no
entendiera, sin darse cuenta de que lo sabía todo porque ataba los cabos que
ellas mismas me dejaban sueltos.
Chon era de la servidumbre y de la calle. Había llegado de Barrancas con los
abuelos cuando todavía era niña, había acabado de criarse en la cocina pero
asimilada a la familia, y el trato que le daban era el de una tía chaperona desde
que hizo la peregrinación a la Provincia con mi madre enamorada. En sus
últimos años se mudó a un cuarto propio en la parte más pobre del pueblo, por
la gracia de su real gana, y vivía de vender en la calle desde el amanecer las
bolas de maíz molido para las arepas, con un pregón que se volvió familiar en
el silencio de la madrugada: «Las masitas heladas de la vieja Chon…».
Tenía un bello color de india y desde siempre pareció en los puros huesos, y
andaba a pie descalzo, con un turbante blanco y envuelta en sábanas
almidonadas. Caminaba muy despacio por la mitad de la calle, con una escolta
de perros mansos y callados que avanzaban dando vueltas alrededor de ella.
Terminó incorporada al folclor del pueblo. En unos carnavales apareció un
disfraz idéntico a ella, con sus sábanas y su pregón, aunque no lograron
amaestrar una guardia de perros como la suya. Su grito de las masitas heladas
se volvió tan popular que fue motivo de una canción de acordeoneros. Una
mala mañana dos perros bravos atacaron a los suyos, y éstos se defendieron
con tal ferocidad que Chon cayó por tierra con la espina dorsal fracturada. No
sobrevivió, a pesar de los muchos recursos médicos que le procuró mi abuelo.
Otro recuerdo revelador en aquel tiempo fue el parto de Matilde Armenta, una
lavandera que trabajó en la casa cuando yo tenía unos seis años. Entré en su
cuarto por equivocación y la encontré desnuda y despernancada en una cama
de lienzo, y aullando de dolor entre una pandilla de comadres sin orden ni
razón que se habían repartido su cuerpo para ayudarla a parir a gritos. Una le
enjugaba el sudor de la cara con una toalla mojada, otras le sujetaban a la
fuerza los brazos y las piernas y le daban masajes en el vientre para apresurar
el parto. Santos Villero, impasible en medio del desorden, murmuraba
oraciones de buena mar con los ojos cerrados mientras parecía excavar entre
los muslos de la parturienta. El calor era insoportable en el cuarto lleno de
humo por las ollas de agua hirviendo que llevaban de la cocina. Permanecí en
un rincón, repartido entre el susto y la curiosidad, hasta que la partera sacó por
los tobillos una cosa en carne viva como un ternero de vientre con una tripa
sanguinolenta colgada del ombligo. Una de las mujeres me descubrió entonces
en el rincón y me sacó a rastras del cuarto.
—Estás en pecado mortal —me dijo. Y me ordenó con un dedo amenazante—:
No vuelvas a acordarte de lo que viste.
En cambio, la mujer que de verdad me quitó la inocencia no se lo propuso ni lo
supo nunca. Se llamaba Trinidad, era hija de alguien que trabajaba en la casa,
y empezaba apenas a florecer en una primavera mortal. Tenía unos trece años,
pero todavía usaba los trajes de cuando tenía nueve, y le quedaban tan
ceñidos al cuerpo que parecía más desnuda que sin ropa. Una noche en que
estábamos solos en el patio irrumpió de pronto una música de banda en la
casa vecina y Trinidad me sacó a bailar con un abrazo tan apretado que me
dejó sin aire. No sé qué fue de ella, pero todavía hoy me despierto en mitad de
la noche perturbado por la conmoción, y sé que podría reconocerla en la
oscuridad por el tacto de cada pulgada de su piel y su olor de animal. En un
instante tomé conciencia de mi cuerpo con una clarividencia de los instintos
que nunca más volví a sentir, y que me atrevo a recordar como una muerte
exquisita. Desde entonces supe de alguna manera confusa e irreal que había
un misterio insondable que yo no conocía, pero me perturbaba como si lo
supiera. Por el contrario, las mujeres de la familia me condujeron siempre por el
rumbo árido de la castidad.
La pérdida de la inocencia me enseñó al mismo tiempo que no era el Niño Dios
quien nos traía los juguetes en la Navidad, pero tuve el cuidado de no decirlo. A
los diez años, mi padre me lo reveló como un secreto de adultos, porque daba
por hecho que lo sabía, y me llevó a las tiendas de la Nochebuena para
escoger los juguetes de mis hermanos. Lo mismo me había sucedido con el
misterio del parto antes de asistir al de Matilde Amenta: me atoraba de risa
cuando decían que a los niños los traía de París una cigüeña. Pero debo
confesar que ni entonces ni ahora he logrado relacionar el parto con el sexo.
En todo caso, pienso que mi intimidad con la servidumbre pudo ser el origen de
un hilo de comunicación secreta que creo tener con las mujeres, y que a lo
largo de la vida me ha permitido sentirme más cómodo y seguro entre ellas que
entre hombres. También de allí puede venir mi convicción de que son ellas las
que sostienen el mundo, mientras los hombres lo desordenamos con nuestra
brutalidad histórica.
Sara Emilia Márquez, sin saberlo, tuvo algo que ver con mi destino. Perseguida
desde muy joven por pretendientes que ni siquiera se dignaba mirar, se decidió
por el primero que le pareció bien, y para siempre. El elegido tenía algo en
común con mi padre, pues era un forastero que llegó no se sabía de dónde ni
cómo, con una buena hoja de vida, pero sin recursos conocidos. Se llamaba
José del Carmen Uribe Vergel, pero a veces sólo se firmaba como J. del C.
Pasó algún tiempo antes de saberse quién era en realidad y de dónde venía,
hasta que se supo por los discursos de encargo que escribía para funcionarios
públicos, y por los versos de amor que publicaba en su propia revista cultural,
cuya frecuencia dependía de la voluntad de Dios. Desde que apareció en la
casa sentí una grande admiración por su fama de escritor, el primero que
conocí en mi vida. De inmediato quise ser igual a él, y no estuve contento hasta
que la tía Mama aprendió a peinarme como él.
Fui el primero de la familia que supo de sus amores secretos, una noche en
que entró en la casa de enfrente donde yo jugaba con amigos. Me llamó
aparte, en un estado de tensión evidente, y me dio una carta para Sara Emilia.
Yo sabía que estaba sentada en la puerta de nuestra casa atendiendo la visita
de una amiga. Atravesé la calle, me escondí detrás de uno de los almendros y
arrojé la carta con tal precisión que le cayó en el regazo. Asustada, levantó las
manos, pero el grito se le quedó en la garganta cuando reconoció la letra del
sobre. Sara Emilia y J. del C. fueron amigos míos desde entonces.
Elvira Carrillo, hermana gemela del tío Esteban, torcía y exprimía una caña de
azúcar con las dos manos y le sacaba el jugo con la fuerza de un trapiche.
Tenía más fama por su franqueza brutal que por la ternura con que sabía
entretener a los niños, sobre todo a mi hermano Luis Enrique, un año menor
que yo, de quien fue al mismo tiempo soberana y cómplice, y quien la bautizó
con el nombre inescrutable de tía Pa. Su especialidad fueron siempre los
problemas imposibles. Ella y Esteban fueron los primeros que llegaron a la
casa de Cataca, pero mientras él encontró su rumbo en toda clase de oficios y
negocios fructíferos, ella se quedó de tía indispensable en la familia sin darse
cuenta nunca de que lo fue. Desaparecía cuando no era necesaria, pero
cuando lo era no se supo nunca cómo ni de dónde salía. En sus malos
momentos hablaba sola mientras meneaba la olla, y revelaba en voz alta dónde
estaban las cosas que se daban por perdidas. Se quedó en la casa cuando
acabó de enterrar a los mayores, mientras la maleza devoraba el espacio
palmo a palmo y los animales erraban por los dormitorios, perturbada desde la
medianoche por una tos de ultratumba en el cuarto vecino.
Francisca Simodosea —la tía Mama—, la generala de la tribu que murió virgen
a los setenta y nueve años, era distinta de todos en sus hábitos y su lenguaje.
Pues su cultura no era de la Provincia, sino del paraíso feudal de las sabanas
de Bolívar, adonde su padre, José María Mejía Vidal, había emigrado muy
joven desde Riohacha con sus artes de orfebrería. Se había dejado crecer
hasta las corvas su cabellera de cerdas retintas que se resistieron a las canas
hasta muy avanzada la vejez. Se la lavaba con aguas de esencias una vez por
semana, y se sentaba a peinarse en la puerta de su dormitorio en un
ceremonial sagrado de varias horas, consumiendo sin sosiego unas calillas de
tabaco basto que fumaba al revés, con el fuego dentro de la boca, como lo
hacían las tropas liberales para no ser descubiertos por el enemigo en la
oscuridad de la noche. También su modo de vestir era distinto, con pollerines y
corpiños de hilo inmaculado y babuchas de pana.
Al contrario del purismo castizo de la abuela, la lengua de Mama era la más
suelta de la jerga popular. No la disimulaba ante nadie ni en circunstancia
alguna, y a cada quien le cantaba las verdades en su cara. Incluida una monja,
maestra de mi madre en el internado de Santa Marta, a quien paró en seco por
una impertinencia baladí: «Usted es de las que confunden el culo con las
témporas». Sin embargo, siempre se las arregló de tal modo que nunca pareció
grosera ni insultante.
Durante media vida fue la depositaría de las llaves del cementerio, asentaba y
expedía las partidas de defunción y hacía en casa las hostias para la misa. Fue
la única persona de la familia, de cualquier sexo, que no parecía tener
atravesada en el corazón una pena de amor contrariado. Tomamos conciencia
de eso una noche en que el médico se preparaba a ponerle una sonda, y ella
se lo impidió por una razón que entonces no entendí: «Quiero advertirle, doctor,
que nunca conocí hombre».
Desde entonces seguí oyéndosela con frecuencia, pero nunca me pareció
gloriosa ni arrepentida, sino como un hecho cumplido que no dejó rastro alguno
en su vida. En cambio, era una casamentera redomada que debió sufrir en su
juego doble de hacerle el cuarto a mis padres sin ser desleal con Mina.
Tengo la impresión de que se entendía mejor con los niños que con los adultos.
Fue ella quien se ocupó de Sara Emilia hasta que ésta se mudó sola al cuarto
de los cuadernos de Calleja. Entonces nos acogió a Margot y a mí en su lugar,
aunque la abuela siguió a cargo de mi aseo personal y el abuelo se ocupaba de
mi formación de hombre.
Mi recuerdo más inquietante de aquellos tiempos es el de la tía Petra, hermana
mayor del abuelo, que se fue de Riohacha a vivir con ellos cuando se quedó
ciega. Vivía en el cuarto contiguo a la oficina, donde más tarde estuvo la
platería, y desarrolló una destreza mágica para manejarse en sus tinieblas sin
ayuda de nadie. Aún la recuerdo como si hubiera sido ayer, caminando sin
bastón como con sus dos ojos, lenta pero sin dudas, y guiándose sólo por los
distintos olores. Reconocía su cuarto por el vapor del ácido muriático en la
platería contigua, el corredor por el perfume de los jazmines del jardín, el
dormitorio de los abuelos por el olor del alcohol de madera que ambos usaban
para frotarse el cuerpo antes de dormir, el cuarto de la tía Mama por el olor del
aceite en las lámparas del altar y, al final del corredor, el olor suculento de la
cocina. Era esbelta y sigilosa, con una piel de azucenas marchitas, una
cabellera radiante color de nácar que llevaba suelta hasta la cintura, y de la
cual se ocupaba ella misma. Sus pupilas verdes y diáfanas de adolescente
cambiaban de luz con sus estados de ánimo. De todos modos eran paseos
casuales, pues estaba todo el día en el cuarto con la puerta entornada y casi
siempre sola. A veces cantaba en susurros para sí misma, y su voz podía
confundirse con la de Mina, pero sus canciones eran distintas y más tristes. A
alguien le oí decir que eran romanzas de Riohacha, pero sólo de adulto supe
que en realidad las inventaba ella misma a medida que las cantaba. Dos o tres
veces no pude resistir la tentación de entrar en su cuarto sin que nadie se diera
cuenta, pero no la encontré. Años después durante una de mis vacaciones de
bachiller, le conté aquellos recuerdos a mi madre, y ella se apresuró a
persuadirme de mi error. Su razón era absoluta, y pude comprobarla sin
cenizas de duda: la tía Petra había muerto cuando yo no tenía dos años.
A la tía Wenefrida la llamábamos Nana, y era la más alegre y simpática de la
tribu, pero sólo consigo evocarla en su lecho de enferma. Estaba casada con
Rafael Quintero Ortega —el tío Quinte—, un abogado de pobres nacido en
Chía, a unas quince leguas de Bogotá y a la misma altura sobre el nivel del
mar. Pero se adaptó tan bien al Caribe que en el infierno de Cataca necesitaba
botellas de agua caliente en los pies para dormir en la fresca de diciembre. La
familia se había repuesto ya de la desgracia de Medardo Pacheco cuando al tío
Quinte le tocó padecer la suya por matar al abogado de la parte contraria en un
litigio judicial. Tenía una imagen de hombre bueno y pacífico, pero el adversario
lo hostigó sin tregua, y no le quedó más recurso que armarse. Era tan menudo
y óseo que calzaba zapatos de niño, y sus amigos le hacían burlas cordiales
porque el revólver le abultaba como un cañón debajo de la camisa. El abuelo lo
previno en serio con su frase célebre: «Usted no sabe lo que pesa un muerto».
Pero el tío Quinte no tuvo tiempo de pensarlo cuando el enemigo le cerró el
paso con gritos de energúmeno en la antesala del juzgado, y se le echó encima
con su cuerpo descomunal. «Ni siquiera me di cuenta de cómo saqué el
revólver y disparé al aire con las dos manos y los ojos cerrados», me dijo el tío
Quinte poco antes de su muerte centenaria. «Cuando abrí los ojos —me
contó— todavía lo vi de pie, grande y pálido, y fue como desmoronándose muy
despacio hasta que quedó sentado en el suelo.» Hasta entonces no se había
dado cuenta el tío Quinte de que le había acertado en el centro de la frente. Le
pregunté qué había sentido cuando lo vio caer, y me sorprendió su franqueza:
—¡Un inmenso alivio!
Mi último recuerdo de su esposa Wenefrida fue el de una noche de grandes
lluvias en que la exorcizó una hechicera. No era una bruja convencional sino
una mujer simpática, bien vestida a la moda, que espantaba con un ramo de
ortigas los malos humores del cuerpo mientras cantaba un conjuro como una
canción de cuna. De pronto, Nana se retorció con una convulsión profunda, y
un pájaro del tamaño de un pollo y de plumas tornasoladas escapó de entre las
sábanas. La mujer lo atrapó en el aire con un zarpazo maestro y lo envolvió en
un trapo negro que llevaba preparado. Ordenó encender una hoguera en el
traspatio, y sin ninguna ceremonia arrojó el pájaro entre las llamas.
Pero Nana no se repuso de sus males.
Poco después, la hoguera del patio volvió a encenderse cuando una gallina
puso un huevo fantástico que parecía una bola de pimpón con un apéndice
como el de un gorro frigio. Mi abuela lo identificó de inmediato: «Es un huevo
de basilisco». Ella misma lo arrojó al fuego murmurando oraciones de conjuro.
Nunca pude concebir a los abuelos a una edad distinta de la que tenían en mis
recuerdos de esa época. La misma de los retratos que les hicieron en los
albores de la vejez, y cuyas copias cada vez más desvaídas se han transmitido
como un rito tribal a través de cuatro generaciones prolíficas. Sobre todo los de
la abuela Tranquilina, la mujer más crédula e impresionable que conocí jamás
por el espanto que le causaban los misterios de la vida diaria. Trataba de
amenizar sus oficios cantando con toda la voz viejas canciones de
enamorados, pero las interrumpía de pronto con su grito de guerra contra la
fatalidad:
—¡Ave María Purísima!
Pues veía que los mecedores se mecían solos, que el fantasma de la fiebre
puerperal se había metido en las alcobas de las parturientas, que el olor de los
jazmines del jardín era como un fantasma invisible, que un cordón tirado al azar
en el suelo tenía la forma de los números que podían ser el premio mayor de la
lotería, que un pájaro sin ojos se había extraviado dentro del comedor y sólo
pudieron espantarlo con La Magnífica cantada. Creía descifrar con claves
secretas la identidad de los protagonistas y los lugares de las canciones que le
llegaban de la Provincia. Se imaginaba desgracias que tarde o temprano
sucedían, presentía quién iba a llegar de Riohacha con un sombrero blanco, o
de Manaure con un cólico que sólo podía curarse con hiél de gallinazo, pues
además de profeta de oficio era curandera furtiva.
Tenía un sistema muy personal para interpretar los sueños propios y ajenos
que regían la conducta diaria de cada uno de nosotros y determinaban la vida
de la casa. Sin embargo, estuvo a punto de morir sin presagios cuando quitó de
un tirón las sábanas de su cama y se disparó el revólver que el coronel
escondía bajo la almohada para tenerlo a mano mientras dormía. Por la
trayectoria del proyectil que se incrustó en el techo se estableció que le había
pasado a la abuela muy cerca de la cara.
Desde que tuve memoria sufrí la tortura matinal de que Mina me cepillara los
dientes, mientras ella gozaba del privilegio mágico de quitarse los suyos para
lavarlos, y dejarlos en un vaso de agua mientras dormía. Convencido de que
era su dentadura natural que se quitaba y ponía por artes guajiras, hice que me
mostrara el interior de la boca para ver cómo era por dentro el revés de los
ojos, del cerebro, de la nariz, de los oídos, y sufrí la desilusión de no ver nada
más que el paladar. Pero nadie me descifró el prodigio y por un buen tiempo
me empeciné en que el dentista me hiciera lo mismo que a la abuela, para que
ella me cepillara los dientes mientras yo jugaba en la calle.
Teníamos una especie de código secreto mediante el cual nos comunicábamos
ambos con un universo invisible. De día, su mundo mágico me resultaba
fascinante, pero en la noche me causaba un terror puro y simple: el miedo a la
oscuridad, anterior a nuestro ser, que me ha perseguido durante toda la vida en
caminos solitarios y aun en antros de baile del mundo entero. En la casa de los
abuelos cada santo tenía su cuarto y cada cuarto tenía su muerto. Pero la
única casa conocida de modo oficial como «La casa del muerto» era la vecina
de la nuestra, y su muerto era el único que en una sesión de espiritismo se
había identificado con su nombre humano: Alfonso Mora. Alguien cercano a él
se tomó el trabajo de identificarlo en los registros de bautismos y defunciones,
y encontró numerosos homónimos, pero ninguno dio señales de ser el nuestro.
Aquélla fue durante años la casa cural, y prosperó el infundio de que el
fantasma era el mismo padre Angarita para espantar a los curiosos que lo
espiaban en sus andanzas nocturnas.
No alcancé a conocer a Meme, la esclava guajira que la familia llevó de
Barrancas y que en una noche de tormenta se escapó con Alirio, su hermano
adolescente, pero siempre oí decir que fueron ellos los que más salpicaron el
habla de la casa con su lengua nativa. Su castellano enrevesado fue asombro
de poetas, desde el día memorable en que encontró los fósforos que se le
habían perdido al tío Juan de Dios y se los devolvió con su jerga triunfal:
—Aquí estoy, fósforo tuyo.
Costaba trabajo creer que la abuela Mina, con sus mujeres despistadas, fuera
el sostén económico de la casa cuando empezaron a fallar los recursos. El
coronel tenía algunas tierras dispersas que fueron ocupadas por colonos
cachacos y él se negó a expulsarlos. En un apuro para salvar la honra de uno
de sus hijos tuvo que hipotecar la casa de Cataca, y le costó una fortuna no
perderla. Cuando ya no hubo para más, Mina siguió sosteniendo la familia a
pulso con la panadería, los animalitos de caramelo que se vendían en todo el
pueblo, las gallinas jabadas, los huevos de pato, las hortalizas del traspatio.
Hizo un corte radical del servicio y se quedó con las más útiles. El dinero en
efectivo terminó por no tener sentido en la tradición oral de la casa. De modo
que cuando tuvieron que comprar un piano para mi madre a su regreso de la
escuela, la tía Pa sacó la cuenta exacta en moneda doméstica: «Un piano
cuesta quinientos huevos».
En medio de aquella tropa de mujeres evangélicas, el abuelo era para mí la
seguridad completa. Sólo con él desaparecía la zozobra y me sentía con los
pies sobre la tierra y bien establecido en la vida real. Lo raro, pensándolo
ahora, es que yo quería ser como él, realista, valiente, seguro, pero nunca
pude resistir la tentación constante de asomarme al mundo de la abuela. Lo
recuerdo rechoncho y sanguíneo, con unas pocas canas en el cráneo
reluciente, bigote de cepillo, bien cuidado, y unos espejuelos redondos con
montura de oro. Era de hablar pausado, comprensivo y conciliador en tiempos
de paz, pero sus amigos conservadores lo recordaban como un enemigo
temible en las contrariedades de la guerra.
Nunca usó uniforme militar, pues su grado era revolucionario y no académico,
pero hasta mucho después de las guerras usaba el liquilique, que era de uso
común entre los veteranos del Caribe. Desde que se promulgó la ley de
pensiones de guerra llenó los requisitos para obtener la suya, y tanto él como
su esposa y sus herederos más cercanos siguieron esperándola hasta la
muerte. Mi abuela Tranquilina, que murió lejos de aquella casa, ciega,
decrépita y medio venática, me dijo en sus últimos momentos de lucidez:
«Muero tranquila, porque sé que ustedes recibirán la pensión de Nicolasito».
Fue la primera vez que oí aquella palabra mítica que sembró en la familia el
germen de las ilusiones eternas: la jubilación. Había entrado en la casa antes
de mi nacimiento, cuando el gobierno estableció las pensiones para los
veteranos de la guerra de los Mil Días. El abuelo en persona compuso el
expediente, aun con exceso de testimonios jurados y documentos probatorios,
y los llevó él mismo a Santa Marta para firmar el protocolo de la entrega. De
acuerdo con los cálculos menos alegres, era una cantidad bastante para él y
sus descendientes hasta la segunda generación. «No se preocupen —nos
decía la abuela—, la plata de la jubilación ha de alcanzar para todo.» El correo,
que nunca fue algo urgente en la familia, se convirtió entonces en un enviado
de la Divina Providencia.
Yo mismo no conseguí eludirlo, con la carga de incertidumbre que llevaba
dentro. Sin embargo, en ocasiones Tranquilina era de un temple que no
correspondía en nada con su nombre. En la guerra de los Mil Días mi abuelo
fue encarcelado en Riohacha por un primo hermano de ella que era oficial del
ejército conservador. La parentela liberal, y ella misma, lo entendieron como un
acto de guerra ante el cual no valía para nada el poder familiar. Pero cuando la
abuela se enteró de que al marido lo tenían en el cepo como un criminal
común, se le enfrentó al primo con un perrero y lo obligó a entregárselo sano y
salvo.
El mundo del abuelo era otro bien distinto. Aun en sus últimos años parecía
muy ágil cuando andaba por todos lados con su caja de herramientas para
reparar los daños de la casa, o cuando hacía subir el agua del baño durante
horas con la bomba manual del traspatio, o cuando se trepaba por las
escaleras empinadas para comprobar la cantidad de agua en los toneles, pero
en cambio me pedía que le atara los cordones de las botas porque se quedaba
sin aliento cuando quería hacerlo él mismo. No murió por milagro una mañana
en que trató de coger el loro cegato que se había trepado hasta los toneles.
Había alcanzado atraparlo por el cuello cuando resbaló en la pasarela y cayó a
tierra desde una altura de cuatro metros. Nadie se explicó cómo pudo
sobrevivir con sus noventa kilos y sus cincuenta y tantos años.
Ése fue para mí el día memorable en que el médico lo examinó desnudo en la
cama, palmo a palmo, y le preguntó qué era una vieja cicatriz de media
pulgada que le descubrió en la ingle.
—Fue un balazo en la guerra —dijo el abuelo.
Todavía no me repongo de la emoción. Como no me repongo del día en que se
asomó a la calle por la ventana de su oficina para conocer un famoso caballo
de paso que querían venderle, y de pronto sintió que el ojo se le llenaba de
agua.
Trató de protegerse con la mano y le quedaron en la palma unas pocas gotas
de un líquido diáfano. No sólo perdió el ojo derecho, sino que mi abuela no
permitió que comprara el caballo habitado por el diablo. Usó por poco tiempo
un parche de pirata sobre la cuenca nublada hasta que el oculista se lo cambió
por unos espejuelos bien graduados y le recetó un bastón de carreto que
terminó por ser una seña de identidad, como el relojito de chaleco con leontina
de oro, cuya tapa se abría con un sobresalto musical. Siempre fue del dominio
público que las perfidias de los años que empezaban a inquietarlo no afectaron
para nada sus mañas de seductor secreto y buen amante.
En el baño ritual de las seis de la mañana, que en sus últimos años tomó
siempre conmigo, nos echábamos agua de la alberca con una totuma y
terminábamos empapados del Agua Florida de Lanman y Kemps, que los
contrabandistas de Curazao vendían por cajas a domicilio, como el brandy y las
camisas de seda china. Alguna vez se le oyó decir que era el único perfume
que usaba porque sólo lo sentía quien lo llevaba, pero no volvió a creerlo
cuando alguien lo reconoció en una almohada ajena. Otra historia que oí repetir
durante años fue la de una noche en que se había ido la luz y el abuelo se
echó un frasco de tinta en la cabeza creyendo que era su Agua Florida.
Para los oficios diarios dentro de la casa usaba pantalones de dril con sus
tirantes elásticos de siempre, zapatos suaves y una gorra de pana con visera.
Para la misa del domingo, a la que faltó muy pocas veces y sólo por razones de
fuerza mayor, o para cualquier efemérides o memorial diario, llevaba un vestido
completo de lino blanco, con cuello de celuloide y corbata negra. Estas
ocasiones escasas le valieron sin duda su fama de botarate y petulante. La
impresión que tengo hoy es que la casa con todo lo que tenía dentro sólo
existía para él, pues era un matrimonio ejemplar del machismo en una
sociedad matriarcal, en la que el hombre es rey absoluto de su casa, pero la
que gobierna es su mujer. Dicho sin más vueltas, él era el macho. Es decir: un
hombre de una ternura exquisita en privado, de la cual se avergonzaba en
público, mientras que su esposa se incineraba por hacerlo feliz.
Los abuelos hicieron otro viaje a Barranquilla por los días en que se celebró el
primer centenario de la muerte de Simón Bolívar en diciembre de 1930. para
asistir al nacimiento de mi hermana Aída Rosa, la cuarta de la familia. De
regreso a Cataca llevaron consigo a Margot, con poco más de un año, y mis
padres se quedaron con Luis Enrique y la recién nacida. Me costó trabajo
acostumbrarme al cambio, porque Margot llegó a la casa como un ser de otra
vida, raquítica y montuna, y con un mundo interior impenetrable. Cuando la vio
Abigail —la madre de Luis Carmelo Correa— no entendió que mis abuelos se
hubieran hecho cargo de semejante compromiso. «Esta niña es una
moribunda», dijo. De todos modos decían lo mismo de mí, porque comía poco,
porque parpadeaba, porque las cosas que contaba les parecían tan enormes
que las creían mentiras, sin pensar que la mayoría eran ciertas de otro modo.
Sólo años después me enteré de que el doctor Barboza era el único que me
había defendido con un argumento sabio: «Las mentiras de los niños son
señales de un gran talento».
Pasó mucho tiempo antes de que Margot se rindiera la vida familiar.
Se sentaba en el mecedorcito a chuparse el dedo en el rincón menos pensado.
Nada le llamaba la atención, salvo la campana del reloj, que a cada hora
buscaba con sus grandes ojos de alucinada. No lograron que comiera en varios
días. Rechazaba la comida sin dramatismo y a veces la tiraba en los rincones.
Nadie entendía cómo estaba viva sin comer, hasta que se dieron cuenta de que
sólo le gustaban la tierra húmeda del jardín y las tortas de cal que arrancaba de
las paredes con las uñas. Cuando la abuela lo descubrió puso hiél de vaca en
los recodos más apetitosos del jardín y escondió ajíes picantes en las macetas.
El padre Angarita la bautizó en la misma ceremonia con que ratificó el bautismo
de emergencia que me habían hecho al nacer. Lo recibí de pie sobre una silla y
soporté con valor la sal de cocina que el padre me puso en la lengua y la jarra
de agua que me derramó en la cabeza.
Margot, en cambio, se sublevó por los dos con un chillido de fiera herida y una
rebelión del cuerpo entero que padrinos y madrinas lograron controlar a duras
penas sobre la pila bautismal.
Hoy pienso que ella, en su relación conmigo, tenía más uso de razón que los
adultos entre ellos. Nuestra complicidad era tan rara que en más de una
ocasión nos adivinábamos el pensamiento. Una mañana estábamos ella y yo
jugando en el jardín cuando sonó el silbato del tren, como todos los días a las
once. Pero esa vez sentí al oírlo la revelación inexplicable de que en ese tren
llegaba el médico de la compañía bananera que meses antes me había dado
una pócima de ruibarbo que me causó una crisis de vómitos. Corrí por toda la
casa con gritos de alarma, pero nadie lo creyó. Salvo mi hermana Margot, que
permaneció escondida conmigo hasta que el médico acabó de almorzar y se
fue en el tren de regreso. «iAve María Purísima! —exclamó mi abuela cuando
nos encontraron escondidos debajo de su cama—, con estos niños no se
necesitan telegramas».
Nunca pude superar el miedo de estar solo, y mucho menos en la oscuridad,
pero me parece que tenía un origen concreto, y es que en la noche se
materializaban las fantasías y los presagios de la abuela. Todavía a los setenta
años he vislumbrado en sueños el ardor de los jazmines en el corredor y el
fantasma de los dormitorios sombríos, y siempre con el sentimiento que me
estropeó la niñez: el pavor de la noche. Muchas veces he presentido, en mis
insomnios del mundo entero, que yo también arrastro la condena de aquella
casa mítica en un mundo feliz donde moríamos cada noche.
Lo más raro es que la abuela sostenía la casa con su sentido de la irrealidad.
¿Cómo era posible mantener aquel tren de vida con tan escasos recursos? Las
cuentas no dan El coronel había aprendido el oficio de su padre quien a su vez
lo había aprendido del suyo, y a pesar de la celebridad de sus pescaditos de
oro que se veían por todas partes, no eran un buen negocio. Más aún: cuando
yo era niño me daba la impresión de que sólo los hacía por ratos o cuando
preparaba un regalo de bodas. La abuela decía que él sólo trabajaba para
regalar. Sin embargo, su fama de buen funcionario quedó bien sentada cuando
el Partido Liberal ganó el poder, y fue tesorero durante años y administrador de
hacienda varias veces.
No puedo imaginarme un medio familiar más propicio para mi vocación que
aquella casa lunática, en especial por el carácter de las numerosas mujeres
que me criaron. Los únicos hombres éramos mi abuelo y yo, y él me inició en la
triste realidad de los adultos con relatos de batallas sangrientas y explicaciones
escolares del vuelo de los pájaros y los truenos del atardecer, y me alentó en
mi afición al dibujo. Al principio dibujaba en las paredes, hasta que las mujeres
de la casa pusieron el grito en el cielo: la pared y la muralla son el papel de la
canalla. Mi abuelo se enfureció, e hizo pintar de blanco un muro de su platería
y me compró lápices de colores, y más tarde un estuche de acuarelas, para
que pintara a gusto, mientras él fabricaba sus célebres pescaditos de oro.
Alguna vez le oí decir que el nieto iba a ser pintor, y no me llamó la atención,
porque yo creía que los pintores eran sólo los que pintaban puertas.
Quienes me conocieron a los cuatro años dicen que era pálido y ensimismado,
y que sólo hablaba para contar disparates, pero mis relatos eran en gran parte
episodios simples de la vida diaria, que yo hacía más atractivos con detalles
fantásticos para que los adultos me hicieran caso. Mi mejor fuente de
inspiración eran las conversaciones que los mayores sostenían delante de mí,
porque pensaban que no las entendía, o las que cifraban aposta para que no
las entendiera. Y era todo lo contrario: yo las absorbía como una esponja, las
desmontaba en piezas, las trastocaba para escamotear el origen, y cuando se
las contaba a los mismos que las habían contado se quedaban perplejos por
las coincidencias entre lo que yo decía y lo que ellos pensaban.
A veces no sabía qué hacer con mi conciencia y trataba de disimularlo con
parpadeos rápidos. Tanto era así, que algún racionalista de la familia decidió
que me viera un médico de la vista, el cual atribuyó mis parpadeos a una
afección de las amígdalas, y me recetó un jarabe de rábano yodado que me
vino muy bien para aliviar a los adultos. La abuela, por su parte, llegó a la
conclusión providencial de que el nieto era adivino. Eso la convirtió en mi
víctima favorita, hasta el día en que sufrió un vahído porque soñé de veras que
al abuelo le había salido un pájaro vivo por la boca. El susto de que se muriera
por culpa mía fue el primer elemento moderador de mi desenfreno precoz.
Ahora pienso que no eran infamias de niño, como podía pensarse, sino
técnicas rudimentarias de narrador en ciernes para hacer la realidad más
divertida y comprensible.
Mi primer paso en la vida real fue el descubrimiento del futbol en medio de la
calle o en algunas huertas vecinas. Mi maestro era Luis Carmelo Correa, que
nació con un instinto propio para los deportes y un talento congénito para las
matemáticas. Yo era cinco meses mayor, pero él se burlaba de mí porque
crecía más, y más rápido que yo. Empezamos a jugar con pelotas de trapo y
alcancé a ser un buen portero, pero cuando pasamos al balón de reglamento
sufrí un golpe en el estómago con un tiro suyo tan potente, que hasta allí me
llegaron las ínfulas. Las veces en que nos hemos encontrado de adultos he
comprobado con una gran alegría que seguimos tratándonos como cuando
éramos niños. Sin embargo, mi recuerdo más impresionante de esa época fue
el paso fugaz del superintendente de la compañía bananera en un suntuoso
automóvil descubierto, junto a una mujer de largos cabellos dorados, sueltos al
viento, y con un pastor alemán sentado como un rey en el asiento de honor.
Eran apariciones instantáneas de un mundo remoto e inverosímil que nos
estaba vedado a los mortales.
Empecé a ayudar la misa sin demasiada credulidad, pero con un rigor que tal
vez me lo abonen como un ingrediente esencial de la fe. Debió ser por esas
buenas virtudes que me llevaron a los seis años con el padre Angarita para
iniciarme en los misterios de la primera comunión. Me cambió la vida.
Empezaron a tratarme como a un adulto, y el sacristán mayor me enseñó a
ayudar la misa. Mi único problema fue que no pude entender en qué momento
debía tocar la campana, y la tocaba cuando se me ocurría por pura y simple
inspiración. A la tercera vez, el padre se volvió hacia mí y me ordenó de un
modo áspero que no la tocara más. La parte buena del oficio era cuando el otro
monaguillo, el sacristán y yo nos quedábamos solos para poner orden en la
sacristía y nos comíamos las hostias sobrantes con un vaso de vino.
La víspera de la primera comunión el padre me confesó sin preámbulos,
sentado como un Papa de verdad en la poltrona tronal, y yo arrodillado frente a
él en un cojín de peluche. Mi conciencia del bien y del mal era bastante simple,
pero el padre me asistió con un diccionario de pecados para que yo contestara
cuáles había cometido y cuáles no. Creo que contesté bien hasta que me
preguntó si no había hecho cosas inmundas con animales. Tenía la noción
confusa de que algunos mayores cometían con las burras algún pecado que
nunca había entendido, pero sólo aquella noche aprendí que también era
posible con las gallinas. De ese modo, mi primer paso para la primera
comunión fue otro tranco grande en la pérdida de la inocencia, y no encontré
ningún estímulo para seguir de monaguillo.
Mi prueba de fuego fue cuando mis padres se mudaron para Cataca con Luis
Enrique y Aída, mis otros dos hermanos. Margot, que apenas se acordaba de
papá, le tenía terror. Yo también, pero conmigo fue siempre más cauteloso.
Sólo una vez se quitó el cinturón para azotarme, y yo me paré en posición de
firmes, me mordí los labios y lo miré a los ojos dispuesto a soportar lo que fuera
para no llorar. El bajó el brazo, y empezó a ponerse el cinturón mientras me
recriminaba entre dientes por lo que había hecho. En nuestras largas
conversaciones de adultos me confesó que le dolía mucho azotarnos, pero que
tal vez lo hacía por el terror de que saliéramos torcidos. En sus buenos
momentos era divertido. Le encantaba contar chistes en la mesa, y algunos
muy buenos, pero los repetía tanto que un día Luis Enrique se levantó y dijo:
Me avisan cuando acaben de reírse.
Sin embargo, la azotaina histórica fue la noche en que no apareció en la casa
de los padres ni en la de los abuelos, y lo buscaron en medio pueblo hasta que
lo encontraron en el cine. Celso Daza, el vendedor de refrescos, le había
servido uno de zapote a las ocho de la noche y él había desaparecido sin pagar
y con el vaso. La fritanguera le vendió una empanada y lo vio poco después
conversando con el portero del cine, que lo dejó entrar gratis porque le había
dicho que su papá lo esperaba dentro. La película era Drácula, con Carlos
Villanas, Lupita Tovar, dirigida por George Melford. Durante años me contó Luis
Enrique su terror en el instante en que encendieron las luces del teatro cuando
el conde Drácula iba a hincar sus colmillos de vampiro en el cuello de la bella.
Estaba en el sitio más escondido que encontró libre en la galería, y desde allí
vio a papá y al abuelo buscando fila por fila en las lunetas, con el dueño del
cine y dos agentes de la policía. Estaban a punto de rendirse cuando Papalelo
lo descubrió en la última fila del gallinero y lo señaló con el bastón:
–iAhí está!
Papá lo sacó agarrado por el pelo, y la cueriza que le dio en la casa quedó
como un escarmiento legendario en la historia de la familia. Mi terror y
admiración por aquel acto de independencia de mi hermano me quedaron vivos
para siempre en la memoria. Pero él parecía sobrevivir a todo cada vez más
heroico. Sin embargo, hoy me intriga que su rebeldía no se manifestaba en las
raras épocas en que papá no estuvo en la casa. Me refugié más que nunca en
la sombra del abuelo. Siempre estábamos juntos, durante las mañanas en la
platería o en su oficina de administrador de hacienda, donde me asignó un
oficio feliz: dibujar los hierros de las vacas que se iban a sacrificar, y lo tomaba
con tanta seriedad que me cedía el puesto en el escritorio. A la hora del
almuerzo, con todos los invitados, nos sentábamos siempre en la cabecera, él
con su jarro grande de aluminio para el agua helada y yo con una cuchara de
plata que me servía para todo. Llamaba la atención que si quería un pedazo de
hielo metía la mano en el jarro para cogerlo, y en el agua quedaba una nata de
grasa. Mi abuelo me defendía: «El tiene todos los derechos».
A las once íbamos a la llegada del tren, pues su hijo Juan de Dios, que seguía
viviendo en Santa Marta, le mandaba una carta cada día con el conductor de
turno, que cobraba cinco centavos. El abuelo la contestaba por otros cinco
centavos en el tren de regreso. En la tarde. cuando bajaba el sol, me llevaba de
la mano a hacer sus diligencias personales, íbamos a la peluquería —que era
el cuarto de hora más largo de la infancia—; a ver los cohetes de las fiestas
patrias —que me aterrorizaban—; a las procesiones de la Semana Santa —con
el Cristo muerto que desde siempre creí de carne y hueso—. Yo usaba
entonces una cachucha a cuadros escoceses, igual a una del abuelo, que Mina
me había comprado para que me pareciera más a él. Tan bien lo logró que el
tío Quinte nos veía como una sola persona con dos edades distintas.
A cualquier hora del día el abuelo me llevaba de compras al comisariato
suculento de la compañía bananera. Allí conocí los pargos, y por primera vez
puse la mano sobre el hielo y me estremeció el descubrimiento de que era frío.
Era feliz comiendo lo que se me antojaba, pero me aburrían las partidas de
ajedrez con el Belga y las conversaciones políticas. Ahora me doy cuenta, sin
embargo, de que en aquellos largos paseos veíamos dos mundos distintos. Mi
abuelo veía el suyo en su horizonte, y yo veía el mío a la altura de mis ojos. El
saludaba a sus amigos en los balcones y yo anhelaba los juguetes de los
cacharreros expuestos en los andenes.
A la prima noche nos demorábamos en el fragor universal de Las Cuatro
Esquinas, él conversando con don Antonio Daconte, que lo recibía de pie en la
puerta de su tienda abigarrada, y yo asombrado con las novedades del mundo
entero. Me enloquecían los magos de feria que sacaban conejos de los
sombreros, los tragadores de candela, los ventrílocuos que hacían hablar a los
animales, los acordeoneros que cantaban a gritos las cosas que sucedían en la
Provincia. Hoy me doy cuenta de que uno de ellos, muy viejo y con una barba
blanca, podía ser el legendario Francisco el Hombre.
Cada vez que la película le parecía apropiada, don Antonio Daconte nos
invitaba a la función tempranera de su salón Olympia, para alarma de la
abuela, que lo tenía como un libertinaje impropio para un nieto inocente. Pero
Papalelo persistió, y al día siguiente me hacía contar la película en la mesa, me
corregía los olvidos y errores y me ayudaba a reconstruir los episodios difíciles.
Eran atisbos de arte dramático que sin duda de algo me sirvieron, sobre todo
cuando empecé a dibujar tiras cómicas desde antes de aprender a escribir. Al
principio me lo celebraban como gracias pueriles, pero me gustaban tanto los
aplausos fáciles de los adultos, que éstos terminaron por huirme cuando me
sentían llegar. Más tarde me sucedió lo mismo con las canciones que me
obligaban a cantar en bodas y cumpleaños.
Antes de dormir pasábamos un buen rato por el taller del Belga, un anciano
pavoroso que apareció en Aracataca después de la primera guerra mundial, y
no dudo de que fuera belga por el recuerdo que tengo de su acento aturdido y
sus nostalgias de navegante. El otro ser vivo en su casa era un gran danés,
sordo y pederasta, que se llamaba como el presidente de los Estados Unidos:
Woodrow Wilson. Al Belga lo conocí a mis cuatro años, cuando mi abuelo iba a
jugar con él unas partidas de ajedrez mudas e interminables. Desde la primera
noche me asombró que no había en su casa nada que yo supiera para qué
servía. Pues era un artista de todo que sobrevivía entre el desorden de sus
propias obras: paisajes marinos al pastel, fotografías de niños en cumpleaños y
primeras comuniones, copias de joyas asiáticas, figuras hechas con cuernos de
vaca, muebles de épocas y estilos dispersos, encaramados unos encima de
otros.
Me llamó la atención su pellejo pegado al hueso, del mismo color amarillo solar
del cabello y con un mechón que le caía en la cara y le estorbaba para hablar.
Fumaba una cachimba de lobo de mar que solo encendía para el ajedrez, y mi
abuelo decía que era una trampa para aturdir al adversario. Tenía un ojo de
vidrio desorbitado que parecía más pendiente del interlocutor que el ojo sano.
Estaba inválido desde la cintura, encorvado hacia delante y torcido hacia su
izquierda, pero navegaba como un pescado por entre los escollos de sus
talleres, más colgado que sostenido en las muletas de palo. Nunca le oí hablar
de sus navegaciones, que al parecer eran muchas e intrépidas. La única pasión
que se le conocía fuera de su casa era la del cine, y no faltaba a ninguna
película de cualquier clase los fines de semana.
Nunca lo quise, y menos durante las partidas de ajedrez en que se demoraba
horas para mover una pieza mientras yo me derrumbaba de sueño. Una noche
lo vi tan desvalido que me asaltó el presagio de que iba a morirse muy pronto, y
sentí lástima por él. Pero con el tiempo llegó a pensar tanto las jugadas que
terminé queriendo de todo corazón que se muriera.
Por esa época el abuelo colgó en el comedor el cuadro del Libertador Simón
Bolívar en cámara ardiente. Me costó trabajo entender que no tuviera el sudario
de los muertos que yo había visto en los velorios, sino que estaba tendido en
un escritorio de oficina con el uniforme de sus días de gloria. Mi abuelo me
sacó de dudas con una frase terminal:
—El era distinto.
Luego, con una voz trémula que no parecía la suya, me leyó un largo poema
colgado junto al cuadro, del cual sólo recordé para siempre los versos finales:
«Tú, Santa Marta, fuiste hospitalaria, y en tu regazo, tú le diste siquiera ese
pedazo de las playas del mar para morir». Desde entonces, y por muchos
años, me quedó la idea de que a Bolívar lo habían encontrado muerto en la
playa. Fue mi abuelo quien me enseñó y me pidió no olvidar jamás que aquél
fue el hombre más grande que nació en la historia del mundo. Confundido por
la discrepancia de su frase con otra que la abuela me había dicho con un
énfasis igual, le pregunté al abuelo si Bolívar era más grande que Jesucristo. El
me contestó moviendo la cabeza sin la convicción de antes:
—Una cosa no tiene nada que ver con la otra. Ahora sé que había sido mi
abuela quien le impuso a su marido que me llevara con él en sus paseos
vespertinos, pues estaba segura de que eran pretextos para visitar a sus
amantes reales o supuestas. Es probable que algunas veces le sirviera de
coartada, pero la verdad es que nunca fue conmigo a ningún lugar que no
estuviera en el itinerario previsto. Sin embargo, tengo la imagen nítida de una
noche en que pasé por azar de la mano de alguien frente a una casa
desconocida, y vi al abuelo sentado como dueño y señor en la sala. Nunca
pude entender por qué me estremeció la clarividencia de que no debía
contárselo a nadie. Hasta el sol de hoy.
Fue también el abuelo quien me hizo el primer contacto con la letra escrita a los
cinco años, una tarde en que me llevó a conocer los animales de un circo que
estaba de paso en Cataca bajo una carpa grande como una iglesia. El que más
me llamó la atención fue un rumiante maltrecho y desolado con una expresión
de madre espantosa.
—Es un camello —me dijo el abuelo.
Alguien que estaba cerca le salió al paso:
—Perdón, coronel, es un dromedario.
Puedo imaginarme ahora cómo debió sentirse el abuelo porque alguien lo
hubiera corregido en presencia del nieto. Sin pensarlo siquiera, lo superó con
una pregunta digna:
—¿Cuál es la diferencia?
—No la sé —le dijo el otro—, pero éste es un dromedario.
El abuelo no era un hombre culto, ni pretendía serlo, pues se había fugado de
la escuela pública de Riohacha para irse a tirar tiros en una de las incontables
guerras civiles del Caribe. Nunca volvió a estudiar, pero toda la vida fue
consciente de sus vacíos y tenía una avidez de conocimientos inmediatos que
compensaba de sobra sus defectos. Aquella tarde del circo volvió abatido a la
oficina y consultó el diccionario con una atención infantil. Entonces supo él y
supe yo para siempre la diferencia entre un dromedario y un camello. Al final
me puso el glorioso tumbaburros en el regazo y me dijo:
—Este libro no sólo lo sabe todo, sino que es el único que nunca se equivoca.
Era un mamotreto ilustrado con un atlante colosal en el lomo, y en cuyos
hombros se asentaba la bóveda del universo. Yo no sabía leer ni escribir, pero
podía imaginarme cuánta razón tenía el coronel si eran casi dos mil páginas
grandes, abigarradas y con dibujos preciosos. En la iglesia me había
asombrado el tamaño del misal, pero el diccionario era más grueso. Fue como
asomarme al mundo entero por primera vez.
—¿Cuántas palabras tendrá? —pregunté.
—Todas —dijo el abuelo.
La verdad es que yo no necesitaba entonces de la palabra escrita, porque
lograba expresar con dibujos todo lo que me impresionaba. A los cuatro años
había dibujado a un mago que le cortaba la cabeza a su mujer y se la volvía a
pegar, como lo había hecho Richardine a su paso por el salón Olympia. La
secuencia gráfica empezaba con la decapitación a serrucho, seguía con la
exhibición triunfal de la cabeza sangrante y terminaba con la mujer que
agradecía los aplausos con la cabeza puesta. Las historietas gráficas estaban
ya inventadas pero sólo las conocí más tarde en el suplemento en colores de
los periódicos dominicales. Entonces empecé a inventar cuentos dibujados y
sin diálogos. Sin embargo, cuando el abuelo me regaló el diccionario me
despertó tal curiosidad por las palabras que lo leía como una novela, en orden
alfabético y sin entenderlo apenas. Así fue mi primer contacto con el que habría
de ser el libro fundamental en mi destino de escritor.
A los niños se les cuenta un primer cuento que en realidad les llama la
atención, y cuesta mucho trabajo que quieran escuchar otro. Creo que éste no
es el caso de los niños narradores, y no fue el mío. Yo quería mas. La
voracidad con que oía los cuentos me dejaba siempre esperando uno mejor al
día siguiente, sobre todo los que tenían que ver con los misterios de la historia
sagrada.
Cuanto me sucedía en la calle tenía una resonancia enorme en la casa. Las
mujeres de la cocina se lo contaban a los forasteros que llegaban en el tren —
que a su vez traían otras cosas que contar— y todo junto se incorporaba al
torrente de la tradición oral. Algunos hechos se conocían primero por los
acordeoneros que los cantaban en las ferias, y que los viajeros recontaban y
enriquecían. Sin embargo, el más impresionante de mi infancia me salió al
paso un domingo muy temprano, cuando íbamos para la misa, en una frase
descaminada de mi abuela:
—El pobre Nicolasito se va a perder la misa de Pentecostés.
Me alegré, porque la misa de los domingos era demasiado larga para mi edad,
y los sermones del padre Angarita a quien tanto quise de niño, me parecían
soporíferos. Pero fue una ilusión vana, pues el abuelo me llevó casi a rastras
hasta el taller del Helga, con mi vestido de pana verde que me habían puesto
para la misa, y me apretaba en la entrepierna. Los agentes de guardia
reconocieron al abuelo desde lejos y le abrieron la puerta con la fórmula ritual:
—Pase usted, coronel.
Sólo entonces me enteré de que el Belga había aspirado una pócima de
cianuro de oro —que compartió con su perro— después de ver Sin novedad en
el frente, la película de Lewis Milestone sobre la novela de Erich María
Remarque. La intuición popular, que siempre encuentra la verdad hasta donde
no es posible, entendió y proclamó que el Belga no había resistido la
conmoción de verse a sí mismo revolcándose con su patrulla descuartizada en
un pantano de Normandía.
La pequeña sala de recibo estaba en penumbra por las ventanas cerradas,
pero la luz temprana del patio iluminaba el dormitorio, donde el alcalde con
otros dos agentes esperaban al abuelo. Allí estaba el cadáver cubierto con una
manta en un catre de campamento, y las muletas al alcance de la mano, donde
el dueño las dejó antes de acostarse a morir. A su lado, sobre un banquillo de
madera, estaba la cubeta donde había vaporizado el cianuro y un papel con
letras grandes dibujadas a pincel: «No culpen a ninguno, me mato por
majadero». Los trámites legales y los pormenores del entierro, resueltos
deprisa por el abuelo, no duraron más de diez minutos. Para mí, sin embargo,
fueron los diez minutos más impresionantes que habría de recordar en mi vida.
Lo primero que me estremeció desde la entrada fue el olor del dormitorio. Sólo
mucho después vine a saber que era el olor de las almendras amargas del
cianuro que el Belga había inhalado para morir. Pero ni ésa ni ninguna otra
impresión habría de ser más intensa y perdurable que la visión del cadáver
cuando el alcalde apartó la manta para mostrárselo al abuelo. Estaba desnudo,
tieso y retorcido, con el pellejo áspero cubierto de pelos amarillos, y los ojos de
aguas mansas que nos miraban como si estuvieran vivos. Ese pavor de ser
visto desde la muerte me estremeció durante años cada vez que pasaba junto
a las tumbas sin cruces de los suicidas enterrados fuera del cementerio por
disposición de la Iglesia. Sin embargo, lo que más volvió a mi memoria con su
carga de horror a la vista del cadáver fue el tedio de las noches en su casa. Tal
vez por eso le dije a mi abuelo cuando abandonamos la casa:
—El Belga ya no volverá a jugar ajedrez.
Fue una idea fácil, pero mi abuelo la contó en familia como una ocurrencia
genial. Las mujeres la divulgaban con tanto entusiasmo que durante algún
tiempo huía de las visitas por el temor de que lo contaran delante de mí o me
obligaran a repetirlo. Esto me reveló, además, una condición de los adultos que
había de serme muy útil como escritor: cada quien lo contaba con detalles
nuevos, añadidos por su cuenta, hasta el punto de que las diversas versiones
terminaban por ser distintas de la original. Nadie se imagina la compasión que
siento desde entonces por los pobres niños declarados genios por sus padres,
que los hacen cantar en las visitas, imitar voces de pájaros e incluso mentir por
divertir. Hoy me doy cuenta, sin embargo, de que aquella frase tan simple fue
mi primer éxito literario.
Esa era mi vida en 1932, cuando se anunció que las tropas del Perú, bajo el
régimen militar del general Luis Miguel Sánchez Cerro, se habían tomado la
desguarnecida población de Leticia, a orillas del río Amazonas, en el extremo
sur de Colombia. La noticia retumbó en el ámbito del país. El gobierno decretó
la movilización nacional y una colecta pública para recoger de casa en casa las
joyas familiares de más valor. El patriotismo exacerbado por el ataque artero de
las tropas peruanas provocó una respuesta popular sin precedentes. Los
recaudadores no se daban abasto para recibir los tributos voluntarios casa por
casa, sobre todo los anillos matrimoniales, tan estimados por su precio real
como por su valor simbólico.
Para mi, en cambio, fue una de las épocas mas felices por lo que tuvo de
desorden. Se rompió el rigor estéril de las escuelas y fue sustituido en las
calles y en las casas por la creatividad popular. Se formó un batallón cívico con
lo más granado de la juventud sin distinciones de razas ni colores, se crearon
las brigadas femeninas de la Cruz Roja, se improvisaron himnos de guerra a
muerte contra el malvado agresor, y un grito unánime retumbó en el ámbito de
la patria « iViva Colombia, abajo el Perú! »
Nunca supe en qué termino aquella gesta por que al cabo de un cierto tiempo
se aplacaron los ánimos sin explicaciones bastantes. La paz se consolidó con
la muerte del general Sánchez Cerro a manos de algún opositor de su reinado
sangriento, y el grito de guerra se volvió de rutina para celebrar las victorias del
futbol escolar. Pero mis padres, que habían contribuido para la guerra con sus
anillos de boda, no se restablecieron nunca de su candor.
Hasta donde recuerdo, mi vocación por la música se reveló en esos años por la
fascinación que me causaban los acordeoneros con sus canciones de
caminantes. Algunas las sabía de memoria, como las que cantaban a
escondidas las mujeres de la cocina porque mi abuela las consideraba
canciones de la guacherna. Sin embargo mi urgencia de cantar para sentirme
vivo me la infundieron los tangos de Carlos Gardel, que contagiaron a medio
mundo. Me hacia vestir como él, con sombrero de fieltro y bufanda de seda, y
no necesitaba demasiadas súplicas para que soltara un tango a todo pecho.
Hasta la mala mañana en que mi tía Mama me despertó con la noticia de que
Gardel había muerto en el choque de dos aviones en Medellín. Meses antes yo
había cantado «Cuesta abajo'' en una velada de beneficiencia, acompañado
por las hermanas Echeverri, bogotanas puras, que eran maestras de maestros
y alma de cuanta velada de beneficiencia y conmemoración patriotica se
celebraba en Cataca. Y canté con tanto carácter que mi madre no se atrevió a
contrariarme cuando le dije que quería aprender el piano en vez del acordeón
repudiado por la abuela.
Aquella misma noche me llevó con las señoritas Echeverri para que me
enseñaran. Mientras ellas conversaban yo miraba el piano desde el otro
extremo de la sala con una devoción de perro sin dueño, calculaba si mis
piernas llegarían a los pedales, y dudaba de que mi pulgar y mi meñique
alcanzaran para los intervalos desorbitados o si sería capaz de descifrar los
jeroglíficos del pentagrama. Fue una visita de bellas esperanzas durante dos
horas. Pero inútil pues las maestras nos dijeron al final que el piano estaba
fuera de servicio y no sabrían hasta cuándo. La idea quedo aplazada hasta que
regresara el afinador del año, pero no se volvió a hablar de ella hasta media
vida después, cuando le recordé a mi madre en una charla casual el dolor que
sentí por no aprender el piano. Ella suspiro:
—Y lo peor —dijo— es que no estaba dañado.
Entonces supe que se había puesto de acuerdo con las maestras en el pretexto
del piano dañado para evitarme la tortura que ella había padecido durante
cinco años de ejercicios bobalicones en el colegio de la Presentación. El
consuelo fue que en Cataca habían abierto por esos años la escuela
montessoriana, cuyas maestras estimulaban los cinco sentidos mediante
ejercicios prácticos y enseñaban a cantar. Con el talento y la belleza de la
directora Rosa Elena Fergusson estudiar era algo tan maravilloso como jugar a
estar vivos. Aprendí a apreciar el olfato, cuyo poder de evocaciones nostálgicas
es arrasador. El paladar, que afiné hasta el punto de que he probado bebidas
que saben a ventana, panes viejos que saben a baúl, infusiones que saben a
misa. En teoría es difícil entender estos placeres subjetivos, pero quienes los
hayan vivido los comprenderán de inmediato.
No creo que haya método mejor que el montessoriano para sensibilizar a los
niños en las bellezas del mundo y para despertarles la curiosidad por los
secretos de la vida. Se le ha reprochado que fomenta el sentido de
independencia y el individualismo —y tal vez en mi caso fuera cierto—. En
cambio, nunca aprendí a dividir o a sacar raíz cuadrada, ni a manejar ideas
abstractas. Éramos tan jóvenes que sólo recuerdo a dos condiscípulos. Una
era Juanita Mendoza, que murió de tifo a los siete años, poco después de
inaugurada la escuela, y me impresionó tanto que nunca he podido olvidarla
con corona y velos de novia en el ataúd. El otro es Guillermo Valencia Abdala,
mi amigo desde el primer recreo, y mi médico infalible para las resacas de los
lunes.
Mi hermana Margot debió ser muy infeliz en aquella escuela, aunque no
recuerdo que alguna vez lo haya dicho. Se sentaba en su silla del curso
elemental y allí permanecía callada —aun durante las horas de recreo— sin
mover la vista de un punto indefinido hasta que sonaba la campana del final.
Nunca supe a tiempo que mientras permanecía sola en el salón vacío
masticaba la tierra del jardín de la casa que llevaba escondida en el bolsillo de
su delantal.
Me costó mucho aprender a leer. No me parecía lógico que la letra m se
llamara eme, y sin embargo con la vocal siguiente no se dijera emea sino ma.
Me era imposible leer así. Por fin, cuando llegué al Montessori la maestra no
me enseñó los nombres sino los sonidos de las consonantes. Así pude leer el
primer libro que encontré en un arcón polvoriento del depósito de la casa.
Estaba descosido e incompleto, pero me absorbió de un modo tan intenso que
el novio de Sara soltó al pasar una premonición aterradora: «iCarajo!, este niño
va a ser escritor».
Dicho por él, que vivía de escribir, me causó una gran impresión. Pasaron
varios años antes de saber que el libro era Las mil y una noches. El cuento que
más me gustó —uno de los más cortos y el más sencillo que he leído— siguió
pareciéndome el mejor por el resto de mi vida, aunque ahora no estoy seguro
de que fuera allí donde lo leí, ni nadie ha podido aclarármelo. El cuento es éste:
un pescador prometió a una vecina regalarle el primer pescado que sacara si le
prestaba un plomo para su atarraya, y cuando la mujer abrió el pescado para
freírlo tenía dentro un diamante del tamaño de una almendra.
Siempre he relacionado la guerra del Perú con la decadencia de Cataca, pues
una vez proclamada la paz mi padre se extravió en un laberinto de
incertidumbres que terminó por fin con el traslado de la familia a su pueblo
natal de Sincé. Para Luis Enrique y yo, que lo acompañamos en su viaje de
exploración, fue en realidad una nueva escuela de vida, con una cultura tan
diferente de la nuestra que parecían ser de dos planetas distintos. Desde el día
siguiente de la llegada nos llevaron a las huertas vecinas y allí aprendimos a
montar en burro, a ordeñar vacas, a capar terneros, a armar trampas de
codornices, a pescar con anzuelo y a entender por qué los perros se quedaban
enganchados con sus hembras. Luis Enrique iba siempre muy por delante de
mí en el descubrimiento del mundo que Mina nos mantuvo vedado, y del cual la
abuela Argemira nos hablaba en Sincé sin la menor malicia. Tantos tíos y tías,
tantos primos de colores distintos, tantos parientes de apellidos raros hablando
en jergas tan diversas nos transmitían al principio más confusión que novedad,
hasta que lo entendimos como otro modo de querer. El papá de papá, don
Gabriel Martínez, que era un maestro de escuela legendario, nos recibió a Luis
Enrique y a mí en su patio de árboles inmensos con los mangos más famosos
de la población por su sabor y su tamaño. Los contaba uno por uno todos los
días desde el primero de la cosecha anual y los arrancaba uno por uno con su
propia mano en el momento de venderlos al precio fabuloso de un centavo
cada uno. Al despedirnos, después de una charla amistosa sobre su memoria
de buen maestro, arrancó un mango del árbol más frondoso y nos lo dio para
los dos.
Papá nos había vendido aquel viaje como un paso importante en la integración
familiar, pero desde la llegada nos dimos cuenta de que su propósito secreto
era el de establecer una farmacia en la gran plaza principal. Mi hermano y yo
fuimos matriculados en la escuela del maestro Luis Gabriel Mesa, donde nos
sentimos más libres y mejor integrados a una nueva comunidad. Tomamos en
alquiler una casa enorme en la mejor esquina de la población, con dos pisos y
un balcón corrido sobre la plaza, por cuyos dormitorios desolados cantaba toda
la noche el fantasma invisible de un alcaraván.
Todo estaba listo para el desembarco feliz de la madre y las hermanas, cuando
llegó el telegrama con la noticia de que el abuelo Nicolás Márquez había
muerto. Lo había sorprendido un malestar en la garganta que fue diagnosticado
como un cáncer terminal, y apenas si tuvieron tiempo de llevarlo a Santa Marta
para morir. Al único de nosotros que vio en su agonía fue al hermano Gustavo,
con seis meses de nacido, a quien alguien puso en la cama del abuelo para
que se despidiera de él. El abuelo agonizante le hizo una caricia de adiós.
Necesité muchos años para tomar conciencia de lo que significaba para mí
aquella muerte inconcebible.
La mudanza para Sincé se hizo de todos modos, no sólo con los hijos, sino con
la abuela Mina, la tía Mama, ya enferma, y ambas al buen cargo de la tía Pa.
Pero la alegría de la novedad y el fracaso del proyecto ocurrieron casi al mismo
tiempo, y en menos de un año regresamos todos a la vieja casa de Cataca
«azotando el sombrero», como decía mi madre en las situaciones sin remedio.
Papá se quedó en Barranquilla estudiando el modo de instalar su cuarta
farmacia.
Mi último recuerdo de la casa de Cataca por aquellos días atroces fue el de la
hoguera del patio donde quemaron las ropas de mi abuelo. Sus liquiliques de
guerra y sus linos blancos de coronel civil se parecían a él como si continuara
vivo dentro de ellos mientras ardían. Sobre todo las muchas gorras de pana de
distintos colores que habían sido la seña de identidad que mejor lo distinguía a
distancia. Entre ellas reconocí la mía a cuadros escoceses, incinerada por
descuido, y me estremeció la revelación de que aquella ceremonia de
exterminio me confería un protagonismo cierto en la muerte del abuelo. Hoy lo
veo claro: algo mío había muerto con él. Pero también creo, sin duda alguna,
que en ese momento era ya un escritor de escuela primaria al que sólo le
faltaba aprender a escribir.
Fue ese mismo estado de ánimo el que me alentó a seguir vivo cuando salí con
mi madre de la casa que no pudimos vender. Como el tren de regreso podía
llegar a cualquier hora, nos fuimos a la estación sin pensar siquiera en saludar
a nadie más. «Otro día volvemos con más tiempo», dijo ella, con el único
eufemismo que se le ocurrió para decir que no volvería jamás. Por mi parte, yo
sabía entonces que nunca más en el resto de mi vida dejaría de añorar el
trueno de las tres de la tarde.
Fuimos los únicos fantasmas en la estación, aparte del empleado de overol que
vendía los billetes y hacía además lo que en nuestro tiempo requería veinte o
treinta hombres apresurados. El calor era de hierro. Al otro lado de las vías del
tren sólo quedaban los restos de la ciudad prohibida de la compañía bananera,
sus antiguas mansiones sin sus tejados rojos, las palmeras marchitas entre la
maleza y los escombros del hospital, y en el extremo del camellón, la casa del
Montessori abandonada entre almendros decrépitos y la placita de caliche
frente a la estación sin el mínimo rastro de grandeza histórica.
Cada cosa, con sólo mirarla, me suscitaba una ansiedad irresistible de escribir
para no morir. La había padecido otras veces, pero sólo aquella mañana la
reconocí como un trance de inspiración, esa palabra abominable pero tan real
que arrasa todo cuanto encuentra a su paso para llegar a tiempo a sus cenizas.
No recuerdo que habláramos algo más, ni siquiera en el tren de regreso. Ya en
la lancha, en la madrugada del lunes, con la brisa fresca de la ciénaga dormida,
mi madre se dio cuenta de que tampoco yo dormía, y me preguntó:
—¿En qué piensas?
—Estoy escribiendo —le contesté. Y me apresuré a ser más amable—: Mejor
dicho, estoy pensando lo que voy a escribir cuando llegue a la oficina.
—¿No te da miedo de que tu papá se muera de pesar? Me escapé con una
larga verónica.
—Ha tenido tantos motivos para morirse, que éste ha de ser el menos mortal.
No era la época más propicia para aventurarme en una segunda novela
después de estar empantanado en la primera y de haber intentado con fortuna
o sin ella otras formas de ficción, pero yo mismo me lo impuse aquella noche
como un compromiso de guerra: escribirla o morir. O como Rilke había dicho:
«Si usted cree que es capaz de vivir sin escribir, no escriba».
Desde el taxi que nos llevó hasta el muelle de las lanchas, mi vieja ciudad de
Barranquilla me pareció extraña y triste en las primeras luces de aquel febrero
providencial. El capitán de la lancha Eline Mercedes me invitó a que
acompañara a mi madre hasta la población de Sucre, donde vivía la familia
desde hacía diez anos. No lo pensé siquiera. La despedí con un beso, y ella
me miró a los ojos, me sonrió por primera vez desde la tarde anterior y me
preguntó con su picardía de siempre:
—Entonces, ¿qué le digo a tu papá?
Le contesté con el corazón en la mano:
—Dígale que lo quiero mucho y que gracias a él voy a ser escritor —y me
anticipé sin compasión a cualquier alternativa—: Nada más que escritor.
Me gustaba decirlo, unas veces en broma y otras en serio, pero nunca con
tanta convicción como aquel día. Permanecí en el muelle respondiendo a los
adioses lentos que me hacía mi madre desde la baranda, hasta que la lancha
desapareció entre escombros de barcos. Entonces me precipité a la oficina de
El Heraldo, excitado por la ansiedad que me carcomía las entrañas, y sin
respirar apenas empecé la nueva novela con la frase de mi madre: «Vengo a
pedirte el favor de que me acompañes a vender la casa».
Mi método de entonces era distinto del que adopté después como escritor
profesional. Escribía sólo con los índices —como sigo haciéndolo— pero no
rompía cada párrafo hasta dejarlo a gusto —como ahora—, sino que soltaba
todo lo que llevaba en bruto dentro de mí. Pienso que el sistema estaba
impuesto por las medidas del papel, que eran bandas verticales recortadas de
las bobinas para imprenta, y que bien podían tener cinco metros. El resultado
eran unos originales largos y angostos como papiros que salían en cascada de
la máquina de escribir y se extendían en el piso a medida que uno escribía. El
jefe de redacción no encargaba los artículos por cuartillas, ni por palabras o
letras, sino por centímetros de papel. «Un reportaje de metro y medio», se
decía. Volví a añorar este formato en plena madurez, cuando caí en la cuenta
de que en la práctica era igual a la pantalla de la computadora.
El ímpetu con que empecé la novela era tan irresistible que perdí el sentido del
tiempo. A las diez de la mañana llevaría escrito más de un metro, cuando
Alfonso Fuenmayor abrió de golpe la puerta principal, y se quedó de piedra con
la llave en la cerradura, como si la hubiera confundido con la del baño. Hasta
que me reconoció.
—iY usted, qué carajo hace aquí a esta hora! —me dijo sorprendido.
—Estoy escribiendo la novela de mi vida —le dije.
—¿Otra? —dijo Alfonso con su humor impío—. Pues tiene usted más vidas que
un gato.
—Es la misma, pero de otro modo —le dije para no darle explicaciones inútiles.
No nos tuteábamos, por la rara costumbre colombiana de tutearse desde el
primer saludo y pasar al usted sólo cuando se logra una mayor confianza —
como entre esposos.
Sacó libros y papeles del maletín maltrecho y los puso en el escritorio. Mientras
tanto, escuchó con su curiosidad insaciable el trastorno emocional que traté de
transmitirle con el relato frenético de mi viaje. Al final, como síntesis, no pude
evitar mi desgracia de reducir a una frase irreversible lo que no soy capaz de
explicar.
—Es lo más grande que me ha sucedido en la vida —le dije.
—Menos mal que no será lo último —dijo Alfonso.
Ni siquiera lo pensó, pues tampoco él era capaz de aceptar una idea sin
haberla reducido a su tamaño justo. Sin embargo, lo conocía bastante para
darme cuenta de que tal vez mi emoción del viaje no lo había enternecido tanto
como yo esperaba, pero sin duda lo había intrigado. Así fue: desde el día
siguiente empezó a hacerme toda suerte de preguntas casuales pero muy
lúcidas sobre el curso de la escritura, y un simple gesto suyo era suficiente
para ponerme a pensar que algo debía ser corregido.
Mientras hablábamos había recogido mis papeles para dejar libre el escritorio,
pues Alfonso debía escribir esa mañana la primera nota editorial de Crónica.
Pero la noticia que llevaba me alegró el día: el primer número, previsto para la
semana siguiente, se aplazaba una quinta vez por incumplimientos en los
suministros de papel. Con suerte, dijo Alfonso, saldríamos dentro de tres
semanas.
Pensé que aquel plazo providencial me alcanzaría para definir el principio del
libro, pues todavía estaba yo demasiado biche para darme cuenta de que las
novelas no empiezan como uno quiere sino como ellas quieren. Tanto, que seis
meses después, cuando me creía en la recta final, tuve que rehacer a fondo las
diez páginas del principio para que el lector se las creyera, y todavía hoy no me
parecen válidas. El plazo debió ser también un alivio para Alfonso, porque en
lugar de lamentarlo se quitó la chaqueta y se sentó al escritorio para seguir
corrigiendo la edición reciente del diccionario de la Real Academia, que nos
había llegado por esos días. Era su ocio favorito desde que encontró un error
casual en un diccionario inglés, y mandó la corrección documentada a sus
editores de Londres, tal vez sin más gratificación que hacerles un chiste de los
nuestros en la carta de remisión: «Por fin Inglaterra nos debe un favor a los
colombianos». Los editores le respondieron con una carta muy amable en la
que reconocían su falta y le pedían que siguiera colaborando con ellos. Así fue,
por varios años, y no sólo dio con otros tropiezos en el mismo diccionario, sino
en otros de distintos idiomas. Cuando la relación envejeció, había contraído ya
el vicio solitario de corregir diccionarios en español, inglés o francés, y si tenía
que hacer antesalas o esperar en los autobuses o en cualquiera de las tantas
colas de la vida, se entretenía en la tarea milimétrica de cazar gazapos entre
los matorrales de las lenguas.
El bochorno era insoportable a las doce. El humo de los cigarrillos de ambos
había nublado la poca luz de las dos únicas ventanas, pero ninguno se tomó el
trabajo de ventilar la oficina, tal vez por la adicción secundaria de seguir
fumando el mismo humo hasta morir. Con el calor era distinto. Tengo la suerte
congénita de poder ignorarlo hasta los treinta grados a la sombra. Alfonso, en
cambio, iba quitándose la ropa pieza por pieza a medida que apretaba el calor,
sin interrumpir la tarea: la corbata, la camisa, la camiseta. Con la otra ventaja
de que la ropa permanecía seca mientras él se consumía en el sudor, y podía
ponérsela otra vez cuando bajaba el sol, tan aplanchada y fresca como en el
desayuno. Ese debió ser el secreto que le permitió aparecer siempre en
cualquier parte con sus linos blancos, sus corbatas de nudos torcidos y su duro
cabello de indio dividido en el centro del cráneo por una línea matemática. Así
estaba otra vez a la una de la tarde, cuando salió del baño como si acabara de
levantarse de un sueño reparador. Al pasar junto a mí, me preguntó:
—¿Almorzamos?
—No hay hambre, maestro —le dije. La réplica era directa en el código de la
tribu: si decía que sí era porque estaba en un apuro urgente, tal vez con dos
días de pan y agua, y en ese caso me iba con él sin más comentarios y
quedaba claro que se las arreglaba para invitarme. La respuesta no hay
hambre— podía significar cualquier cosa, pero era mi modo de decirle que no
tenía problemas con el almuerzo. Quedamos en vernos en la tarde, como
siempre, en la librería Mundo.
Poco después del mediodía llegó un hombre joven que parecía un artista de
cine. Muy rubio, de piel cuarteada por la intemperie, los ojos de un azul
misterioso y una cálida voz de armonio. Mientras hablábamos sobre la revista
de aparición inminente, trazó en la cubierta del escritorio el perfil de un toro
bravo con seis trazos magistrales, y lo firmó con un mensaje para Fuenmayor.
Luego tiró el lápiz en la mesa y se despidió con un portazo. Yo estaba tan
embebido en la escritura, que no miré siquiera el nombre en el dibujo. Así que
escribí el resto del día sin comer ni beber, y cuando se acabó la luz de la tarde
tuve que salir a tientas con los primeros esbozos de la nueva novela, feliz con
la certidumbre de haber encontrado por fin un camino distinto de algo que
escribía sin esperanzas desde hacía más de un año.
Sólo esa noche supe que el visitante de la tarde era el pintor Alejandro
Obregón, recién llegado de otro de sus muchos viajes a Europa. No sólo era
desde entonces uno de los grandes pintores de Colombia, sino uno de los
hombres más queridos por sus amigos, y había anticipado su regreso para
participar en el lanzamiento de Crónica. Lo encontré con sus íntimos en una
cantina sin nombre en el callejón de la Luz, en pleno Barrio Abajo, que Alfonso
Fuenmayor había bautizado con el título de un libro reciente de Graham
Greene: El tercer hombre. Sus regresos eran siempre históricos, y el de aquella
noche culminó con el espectáculo de un grillo amaestrado que obedecía como
un ser humano las órdenes de su dueño. Se paraba en dos patas, extendía las
alas, cantaba con silbos rítmicos y agradecía los aplausos con reverencias
teatrales. Al final, ante el domador embriagado con la salva de aplausos,
Obregón agarró el grillo por las alas con la punta de los dedos, y ante el
asombro de todos se lo metió en la boca y lo masticó vivo con un deleite
sensual. No fue fácil reparar con toda clase de mimos y dádivas al domador
inconsolable, más tarde me enteré de que no era el primer grillo que Obregón
se comía vivo en espectáculo público, ni sería el último.
Nunca como en aquellos días me sentí tan integrado a aquella ciudad y a la
media docena de amigos que empezaban a ser conocidos en los medios
periodísticos e intelectuales del país como el grupo de Barranquilla. Eran
escritores y artistas jóvenes que ejercían un cierto liderazgo en la vida cultural
de la ciudad, de la mano del maestro catalán don Ramón Vinyes, dramaturgo y
librero legendario, consagrado en la Enciclopedia Espasa desde 1924.
Los había conocido en septiembre del año anterior cuando fui desde Cartagena
—donde vivía entonces— por recomendación urgente de Clemente Manuel
Zabala. jefe de redacción del diario El Universal, donde escribía mis primeras
notas editoriales. Pasamos una noche hablando de todo y quedamos en una
comunicación tan entusiasta y constante, de intercambio de libros y guiños
literarios, que terminé trabajando con ellos. Tres del grupo original se
distinguían por su independencia y el poder de sus vocaciones: Germán
Vargas, Alfonso Fuenmayor y Álvaro Cepeda Samudio. Teníamos tantas cosas
en común que se decía de mala leche que éramos hijos de un mismo padre,
pero estábamos señalados y nos querían poco en ciertos medios por nuestra
independencia, nuestras vocaciones irresistibles, una determinación creativa
que se abría paso a codazos y una timidez que cada uno resolvía a su manera
y no siempre con fortuna.
Alfonso Fuenmayor era un excelente escritor y periodista de veintiocho años
que mantuvo por largo tiempo en El Heraldo una columna de actualidad —
«Aire del día»— con el seudónimo shakespeareano de Puck. Cuanto más
conocíamos su informalidad y su sentido del humor, menos entendíamos que
hubiera leído tantos libros en cuatro idiomas de cuantos temas era posible
imaginar. Su última experiencia vital, a los casi cincuenta años, fue la de un
automóvil enorme y maltrecho que conducía con todo riesgo a veinte kilómetros
por hora. Los taxistas, sus grandes amigos y lectores más sabios, lo
reconocían a distancia y se apartaban para dejarle la calle libre.
Germán Vargas Cantillo era columnista del vespertino El Nacional, crítico
literario certero y mordaz, con una prosa tan servicial que podía convencer al
lector de que las cosas sucedían sólo porque él las contaba. Fue uno de los
mejores locutores de radio y sin duda el más culto en aquellos buenos tiempos
de oficios nuevos, y un ejemplo difícil del reportero natural que me habría
gustado ser. Rubio y de huesos duros, y ojos de un azul peligroso, nunca fue
posible entender en qué tiempo estaba al minuto en todo lo que era digno de
ser leído. No cejó un instante en su obsesión temprana de descubrir valores
literarios ocultos en rincones remotos de la Provincia olvidada para exponerlos
a la luz pública. Fue una suerte que nunca aprendiera a conducir en aquella
cofradía de distraídos, pues teníamos el temor de que no resistiera la tentación
de leer manejando.
Álvaro Cepeda Samudio, en cambio, era antes que nada un chofer alucinado
—tanto de automóviles como de las letras—; cuentista de los buenos cuando
bien tenía la voluntad de sentarse a escribirlos; crítico magistral de cine, y sin
duda el más culto, y promotor de polémicas atrevidas. Parecía un gitano de la
Ciénaga Grande, de piel curtida y con una hermosa cabeza de bucles negros y
alborotados y unos ojos de loco que no ocultaban su corazón fácil. Su calzado
favorito eran unas sandalias de trapo de las más baratas, y llevaba apretado
entre los dientes un puro enorme y casi siempre apagado. Había hecho en El
Nacional sus primeras letras de periodista y publicado sus primeros cuentos.
Aquel año estaba en Nueva York terminando un curso superior de periodismo
en la Universidad de Columbia.
Un miembro itinerante del grupo, y el más distinguido junto con don Ramón, era
José Félix Fuenmayor, el papá de Alfonso. Periodista histórico y narrador de
los más grandes, había publicado un libro de versos, Musas del trópico, en
1910, y dos novelas: Cosme, en 1927, y Una triste aventura de catorce sabios,
en 1928. Ninguno fue éxito de librería, pero la crítica especializada tuvo
siempre a José Félix como uno de los mejores cuentistas, sofocado por las
frondas de la Provincia.
Nunca había oído hablar de él cuando lo conocí, un mediodía en que
coincidimos solos en el Japy, y de inmediato me deslumbró por la sabiduría y la
sencillez de su conversación. Era veterano y sobreviviente de una mala cárcel
en la guerra de los Mil Días. No tenía la formación de Vinyes, pero era más
cercano a mí por su modo de ser y su cultura caribe. Sin embargo, lo que más
me gustaba de él era su extraña virtud de transmitir su sabiduría como si fueran
asuntos de coser y cantar. Era un conversador invencible y un maestro de la
vida, y su modo de pensar era distinto de todo cuanto había conocido hasta
entonces. Álvaro Cepeda y yo pasábamos horas escuchándolo, sobre todo por
su principio básico de que las diferencias de fondo entre la vida y la literatura
eran simples errores de forma. Más tarde, no recuerdo dónde, Álvaro escribió
una ráfaga certera: «Todos venimos de José Félix».
El grupo se había formado de un modo espontáneo, casi por la fuerza de
gravedad, en virtud de una afinidad imdestructible pero difícil de entender a
primera vista. Muchas veces nos preguntaron cómo siendo tan distintos
estábamos siempre de acuerdo, y teníamos que improvisar cualquier respuesta
para no contestar la verdad: no siempre lo estábamos, pero entendíamos las
razones. Éramos conscientes de que fuera de nuestro ámbito teníamos una
imagen de prepotentes, narcisistas y anárquicos. Sobre todo por nuestras
definiciones políticas. Alfonso era visto como un liberal ortodoxo, Germán como
un librepensador a regañadientes, Álvaro como un anarquista arbitrario y yo
como un comunista incrédulo y un suicida en potencia. Sin embargo, creo sin la
menor duda que nuestra fortuna mayor fue que aun en los apuros más
extremos podíamos perder la paciencia pero nunca el sentido del humor.
Nuestras pocas discrepancias serias las discutíamos sólo entre nosotros, y a
veces alcanzaban temperaturas peligrosas que sin embargo se olvidaban tan
pronto como nos levantábamos de la mesa, o si llegaba algún amigo ajeno. La
lección menos olvidable la aprendí para siempre en el bar Los Almendros, una
noche de recién llegado en que Álvaro y yo nos enmarañamos en una
discusión sobre Faulkner. Los únicos testigos en la mesa eran Germán y
Alfonso, y se mantuvieron al margen en un silencio de mármol que llegó a
extremos insoportables. No recuerdo en qué momento, pasado de rabia y
aguardiente bruto, desafié a Álvaro a que resolviéramos la discusión a
trompadas. Ambos iniciamos el impulso para levantarnos de la mesa y
echarnos al medio de la calle, cuando la voz impasible de Germán Vargas nos
frenó en seco con una lección para siempre:
—El que se levante primero ya perdió.
Ninguno llegaba entonces a los treinta años. Yo, con veintitrés cumplidos, era
el menor del grupo, y había sido adoptado por ellos desde que llegué para
quedarme en el pasado diciembre. Pero en la mesa de don Ramón Vinyes nos
comportábamos los cuatro como los promotores y postuladores de la fe,
siempre juntos, hablando de lo mismo y burlándonos de todo, y tan de acuerdo
en llevar la contraria que habíamos terminado por ser vistos como si sólo
fuéramos uno.
La única mujer que considerábamos como parte del grupo era Meira Delmar,
que se iniciaba en el ímpetu de la poesía, pero sólo departíamos con ella en las
escasas ocasiones en que nos salíamos de nuestra órbita de malas
costumbres. Eran memorables las veladas en su casa con los escritores y
artistas famosos que pasaban por la ciudad. Otra amiga con menos tiempo y
frecuencia era la pintora Cecilia Porras, que iba desde Cartagena de vez en
cuando, y nos acompañaba en nuestros periplos nocturnos, pues le importaba
un rábano que las mujeres fueran mal vistas en cafés de borrachos y casas de
perdición.
Los del grupo nos encontrábamos dos veces al día en la librería Mundo, que
terminó convertida en un centro de reunión literaria. Era un remanso de paz en
medio del fragor de la calle San Blas, la arteria comercial bulliciosa y ardiente
por donde se vaciaba el centro de la ciudad a las seis de la tarde. Alfonso y yo
escribíamos hasta la prima noche en nuestra oficina contigua a la sala de
redacción de El Heraldo, como alumnos aplicados, él sus editoriales juiciosos y
yo mis notas despelucadas. Con frecuencia nos intercambiábamos ideas de
una máquina a otra, nos prestábamos adjetivos, nos consultábamos datos de
ida y vuelta, hasta el punto de que en algunos casos era difícil saber cuál
párrafo era de quién.
Nuestra vida diaria fue casi siempre previsible, salvo en las noches de los
viernes que estábamos a merced de la inspiración y a veces empalmábamos
con el desayuno del lunes. Si el interés nos atrapaba, los cuatro emprendíamos
una peregrinación literaria sin freno ni medida. Empezaba en El Tercer Hombre
con los artesanos del barrio y los mecánicos de un taller de automóviles,
además de funcionarios públicos descarrilados y otros que lo eran menos. El
más raro de todos era un ladrón de domicilios que llegaba poco antes de la
medianoche con el uniforme del oficio: pantalones de ballet, zapatos de tenis,
gorra de pelotero y un maletín de herramientas ligeras. Alguien que lo
sorprendió robando en su casa alcanzó a retratarlo y publicó la foto en la
prensa por si alguien lo identificaba. Lo único que obtuvo fueron varias cartas
de lectores indignados por jugarles sucio a los pobres rateros.
El ladrón tenía una vocación literaria bien asumida, no perdía palabra en las
conversaciones sobre artes y libros, y sabíamos que era autor vergonzante de
poemas de amor que declamaba para la clientela cuando no estábamos
nosotros. Después de la medianoche se iba a robar en los barrios altos, como
si fuera un empleo, y tres o cuatro horas después nos traía de regalo algunas
baratijas apartadas del botín mayor. «Para las niñas», nos decía, sin preguntar
siquiera si las teníamos. Cuando un libro le llamaba la atención nos lo llevaba
de regalo, y si valía la pena se lo donábamos a la biblioteca departamental que
dirigía Meira Delmar.
Aquellas cátedras itinerantes nos habían merecido una reputación turbia entre
las buenas comadres que encontrábamos al salir de la misa de cinco, y
cambiaban de acera para no cruzarse con borrachos amanecidos. Pero la
verdad es que no había parrandas más honradas Y fructíferas. Si alguien lo
supo de inmediato fui yo, que los acompañaba en sus gritos de los burdeles
sobre la obra de John Dos Passos o los goles desperdiciados por el Deportivo
Junior. Tanto, que una de las graciosas hetairas de El Gato Negro, harta de
toda una noche de disputas gratuitas, nos había gritado al pasar:
—iSi ustedes tiraran tanto como gritan, nosotras estaríamos bañadas en oro!
Muchas veces íbamos a ver el nuevo sol en un burdel sin nombre del barrio
chino donde vivió durante años Orlando Rivera Figurita, mientras pintaba un
mural que hizo época. No recuerdo alguien más disparatero, con su mirada
lunática, su barba de chivo y su bondad de huérfano. Desde la escuela primaria
le había picado la ventolera de ser cubano, y terminó por serlo más y mejor que
si lo hubiera sido. Hablaba, comía, pintaba, se vestía, se enamoraba, bailaba y
vivía su vida como un cubano, y cubano se murió sin conocer Cuba.
No dormía. Cuando lo visitábamos de madrugada bajaba a saltos de los
andamios, más pintorreteado él mismo que el mural, y blasfemando en lengua
de mambises en la resaca de la marihuana. Alfonso y yo le llevábamos
artículos y cuentos para ilustrar, y teníamos que contárselos de viva voz porque
no tenía paciencia para entenderlos leídos. Hacía los dibujos en un instante
con técnicas de caricatura, que eran las únicas en que creía. Casi siempre le
quedaban bien, aunque Germán Vargas decía de buena leche que eran mucho
mejores cuando le quedaban mal.
Así era Barranquilla, una ciudad que no se parecía a ninguna, sobre todo de
diciembre a marzo, cuando los alisios del norte compensaban los días
infernales con unos ventarrones nocturnos que se arremolinaban en los patios
de las casas y se llevaban a las gallinas por los aires. Sólo permanecían vivos
los hoteles de paso y las cantinas de vaporinos alrededor del puerto. Algunas
pajaritas nocturnas esperaban noches enteras la clientela siempre incierta de
los buques fluviales. Una banda de cobres tocaba un valse lánguido en la
alameda, pero nadie la escuchaba, por los gritos de los choferes que discutían
de futbol entre los taxis parados en batería en la calzada del paseo Bolívar. El
único local posible era el café Roma, una tasca de refugiados españoles que
no cerraba nunca por la razón simple de que no tenía puertas. Tampoco tenía
techos, en una ciudad de aguaceros sacramentales, pero nunca se oyó decir
que alguien dejara de comerse una tortilla de papas o de concertar un negocio
por culpa de la lluvia. Era un remanso a la intemperie, con mesitas redondas
pintadas de blanco y silletas de hierro bajo frondas de acacias floridas. A las
once, cuando cerraban los periódicos matutinos —El Heraldo y La Prensa—,
los redactores nocturnos se reunían a comer. Los refugiados españoles
estaban desde las siete, después de escuchar en casa el diario hablado del
profesor Juan José Pérez Domenech, que seguía dando noticias de la guerra
civil española doce años después de haberla perdido. Una noche de suerte, el
escritor Eduardo Zalamea había anclado allí de regreso de La Guajira, y se
disparó un tiro de revólver en el pecho sin consecuencias graves. La mesa
quedó como una reliquia histórica que los meseros les mostraban a los turistas
sin permiso para ocuparla. Años después, Zalamea publicó el testimonio de su
aventura en Cuatro años a bordo de mí mismo, una novela que abrió
horizontes insospechables en nuestra generación.
Yo era el más desvalido de la cofradía, y muchas veces me refugié en el café
Roma para escribir hasta el amanecer en un rincón apartado, pues los dos
empleos juntos tenían la virtud paradójica de ser importantes y mal pagados.
Allí me sorprendía el amanecer, leyendo sin piedad, y cuando me acosaba el
hambre me tomaba un chocolate grueso con un sanduiche de buen jamón
español y paseaba con las primeras luces del alba bajo los matarratones
floridos del paseo Bolívar. Las primeras semanas había escrito hasta muy tarde
en la redacción del periódico, y dormido unas horas en la sala desierta de la
redacción o sobre los rodillos del papel de imprenta, pero con el tiempo me vi
forzado a buscar un sitio menos original.
La solución, como tantas otras del futuro, me la dieron los alegres taxistas del
paseo Bolívar, en un hotel de paso a una cuadra de la catedral, donde se
dormía solo o acompañado por un peso y medio. El edificio era muy antiguo
pero bien mantenido, a costa de las putitas de solemnidad que merodeaban por
el paseo Bolívar desde las seis de la tarde al acecho de amores extraviados. El
portero se llamaba Lácides. Tenía un ojo de vidrio con el eje torcido y
tartamudeaba por timidez, y todavía lo recuerdo con una inmensa gratitud
desde la primera noche en que llegué. Echó el peso con cincuenta centavos en
la gaveta del mostrador, llena ya con los billetes sueltos y arrugados de la
prima noche, y me dio la llave del cuarto número seis.
Nunca había estado en un lugar tan tranquilo. Lo más que se oía eran los
pasos apagados, un murmullo incomprensible y muy de vez en cuando el
crujido angustioso de resortes oxidados. Pero ni un susurro, ni un suspiro:
nada. Lo único difícil era el calor de horno por la ventana clausurada con
crucetas de madera. Sin embargo, desde la primera noche leí muy bien a
William Irish, casi hasta el amanecer.
Había sido una mansión de antiguos navieros, con columnas enchapadas de
alabastro y frisos de oropeles, alrededor de un patio interior cubierto por un
vitral pagano que irradiaba un resplandor de invernadero. En la planta baja
estaban las notarías de la ciudad. En cada uno de los tres pisos de la casa
original había seis grandes aposentos de mármol, convertidos en cubículos de
cartón —iguales al mío— donde hacían su cosecha las nocherniegas del
sector. Aquel desnucadero feliz había tenido alguna vez el nombre de hotel
Nueva York, y Alfonso Fuenmayor lo llamó más tarde el Rascacielos, en
memoria de los suicidas que por aquellos años se tiraban desde las azoteas
del Empire State.
En todo caso, el eje de nuestras vidas era la librería Mundo, a las doce del día
y las seis de la tarde, en la cuadra más concurrida de la calle San Blas.
Germán Vargas, amigo íntimo del propietario, don Jorge Rondón, fue quien lo
convenció de instalar aquel negocio que en poco tiempo se convirtió en el
centro de reunión de periodistas, escritores y políticos jóvenes. Rondón carecía
de experiencia en el negocio, pero aprendió pronto, y con un entusiasmo y una
generosidad que lo convirtieron en un mecenas inolvidable. Germán, Álvaro y
Alfonso fueron sus asesores en los pedidos de libros, sobre todo en las
novedades de Buenos Aires, cuyos editores habían empezado a traducir,
imprimir y distribuir en masa las novedades literarias de todo el mundo después
de la guerra mundial. Gracias a ellos podíamos leer a tiempo los libros que de
otro modo no habrían llegado a la ciudad. Ellos mismos entusiasmaban a la
clientela y lograron que Barranquilla volviera a ser el centro de lectura que
había decaído años antes, cuando dejó de existir la librería histórica de don
Ramón.
No pasó mucho tiempo desde mi llegada cuando ingresé en aquella cofradía
que esperaba como enviados del cielo a los vendedores viajeros de las
editoriales argentinas. Gracias a ellos fuimos admiradores precoces de Jorge
Luis Borges, de Julio Cortázar, de Felisberto Hernández y de los novelistas
ingleses y norteamericanos bien traducidos por la cuadrilla de Victoria Ocampo.
La forja de un rebelde, de Arturo Barea, fue el primer mensaje esperanzador de
una España remota silenciada por dos guerras. Uno de aquellos viajeros, el
puntual Guillermo Dávalos, tenía la buena costumbre de compartir nuestras
parrandas nocturnas y regalarnos los muestrarios de sus novedades después
de terminar sus negocios en la ciudad.
El grupo, que vivía lejos del centro, no iba de noche al café Roma si no era por
motivos concretos. Para mí, en cambio, era la casa que no tenía. Trabajaba por
la mañana en la apacible redacción de El Heraldo, almorzaba como pudiera,
cuando pudiera y donde pudiera, pero casi siempre invitado dentro del grupo
por amigos buenos y políticos interesados. En la tarde escribía «La Jirafa», mi
nota diaria, y cualquier otro texto de ocasión. A las doce del día y a las seis de
la tarde era el más puntual en la librería Mundo. El aperitivo del almuerzo, que
el grupo tomó durante años en el café Colombia, se trasladó más tarde al café
Japy, en la acera de enfrente, por ser el más ventilado y alegre sobre la calle
San Blas. Lo usábamos para visitas, oficina, negocios, entrevistas, y como un
lugar fácil para encontrarnos.
La mesa de don Ramón en el Japy tenía unas leyes inviolables impuestas por
la costumbre. Era el primero que llegaba por su horario de maestro hasta las
cuatro de la tarde. No cabíamos más de seis en la mesa. Habíamos escogido
nuestros sitios en relación con el suyo, y se consideraba de mal gusto arrimar
otras sillas donde no cabían. Por la antigüedad y el rango de su amistad,
Germán se sentó a su derecha desde el primer día. Era el encargado de sus
asuntos materiales. Se los resolvía aunque no se los encomendara, porque el
sabio tenía la vocación congénita de no entenderse con la vida práctica. Por
aquellos días, el asunto principal era la venta de sus libros a la biblioteca
departamental, y el remate de otras cosas antes de viajar a Barcelona, más
que un secretario, Germán parecía un buen hijo.
Las relaciones de don Ramón con Alfonso, en cambio, se fundaban en
problemas literarios y políticos más difíciles. En cuanto a Álvaro, siempre me
pareció que se inhibía cuando lo encontraba solo en la mesa y necesitaba la
presencia de otros para empezar a navegar. El único ser humano que tenía
derecho libre de lugar en la mesa era Jose Félix. En la noche, don Ramón no
iba al Japy sino al cercano café Roma, con sus amigos del exilio español.
El último que llegó a su mesa fui yo, y desde el primer día me senté sin
derecho propio en la silla de Álvaro Cepeda mientras estuvo en Nueva York.
Don Ramón me recibió como un discípulo más porque había leído mis cuentos
en El Espectador. Sin embargo, nunca hubiera imaginado que llegaría a tener
con él la confianza de pedirle prestado el dinero para mi viaje a Aracataca con
mi madre. Poco después, por una casualidad inconcebible, tuvimos la primera y
única conversación a solas cuando fui al Japy más temprano que los otros para
pagarle sin testigos los seis pesos que me había prestado.
—Salud, genio —me saludó como siempre. Pero algo en mi cara lo alarmó—:
¿Está enfermo?
—Creo que no, señor —le dije inquieto—. ¿Por qué?
—Le noto demacrado —dijo él—, pero no me haga caso, por estos días todos
andamos fotuts del cul.
Se guardó los seis pesos en la cartera con un gesto reticente como si fuera
dinero mal habido por él.
—Se lo recibo —me explicó ruborizado— como recuerdo de un joven muy
pobre que fue capaz de pagar una deuda sin que se la cobraran.
No supe qué decir, sumergido en un silencio que soporté como un pozo de
plomo en la algarabía del salón. Nunca soñé con la fortuna de aquel encuentro.
Tenía la impresión de que en las charlas de grupo cada quien ponía su granito
de arena en el desorden, y las gracias y carencias de cada uno se confundían
con las de los otros, pero nunca se me ocurrió que pudiera hablar a solas de
las artes y la gloria con un hombre que vivía desde hacía años en una
enciclopedia. Muchas madrugadas, mientras leía en la soledad de mi cuarto,
imaginaba diálogos excitantes que habría querido sostener con él sobre mis
dudas literarias, pero se derretían sin dejar rescoldos a la luz del sol. Mi timidez
se agravaba cuando Alfonso irrumpía con una de sus ideas descomunales, o
Germán desaprobaba una opinión apresurada del maestro, o Álvaro se
desgañitaba con un proyecto que nos sacaba de quicio.
Por fortuna, aquel día en el Japy fue don Ramón quien tomó la iniciativa de
preguntarme cómo iban mis lecturas. Para entonces yo había leído todo lo que
pude encontrar de la generación perdida, en español, con un cuidado especial
para Faulkner, al que rastreaba con un sigilo sangriento de cuchilla de afeitar,
por mi raro temor de que a la larga no fuera más que un retórico astuto.
Después de decirlo me estremeció el pudor de que pareciera una provocación,
y traté de matizarlo, pero don Ramón no me dio tiempo.
—No se preocupe, Gabito —me contestó impasible—. Si Faulkner estuviera en
Barranquilla estaría en esta mesa.
Por otra parte, le llamaba la atención que Ramón Gómez de la Serna me
interesara tanto que lo citaba en «La Jirafa» a la par de otros novelistas
indudables. Le aclaré que no lo hacía por sus novelas, pues aparte de El chalet
de las rosas, que me había gustado mucho, lo que me interesaba de él era la
audacia de su ingenio y su talento verbal, pero sólo como gimnasia rítmica para
aprender a escribir. En ese sentido, no recuerdo un género más inteligente que
sus famosas greguerías. Don Ramón me interrumpió con su sonrisa mordaz:
—«El peligro para usted es que sin darse cuenta aprenda también a escribir
mal.
Sin embargo, antes de cerrar el tema reconoció que en medio de su desorden
fosforescente, Gómez de la Serna era un buen poeta. Así eran sus réplicas,
inmediatas y sabias, y apenas si me alcanzaban los nervios para asimilarlas,
ofuscado por el temor de que alguien interrumpiera aquella ocasión única. Pero
él sabía cómo manejarla. Su mesero habitual le llevó la Coca–Cola de las once
y media, y él pareció no darse cuenta, pero se la tomó a sorbos con el pitillo de
papel sin interrumpir sus explicaciones. La mayoría de los clientes lo saludaban
en voz alta desde la puerta: «Cómo está, don Ramón».Y él les contestaba sin
mirarlos con un aleteo de su mano de artista.
Mientras hablaba, don Ramón dirigía miradas furtivas a la carpeta de piel que
mantuve apretada con ambas manos mientras lo escuchaba. Cuando acabó de
tomarse la primera Coca–Cola, torció el pitillo como un destornillador y ordenó
la segunda. Yo pedí la mía muy a sabiendas de que en aquella mesa cada
quien pagaba lo suyo. Por fin me preguntó qué era la carpeta misteriosa a la
cual me aferraba como a una tabla de náufrago.
Le conté la verdad: era el primer capítulo todavía en borrador de la novela que
había empezado al regreso de Cataca con mi madre. Con un atrevimiento del
que nunca volvería a ser capaz en una encrucijada de vida o muerte, puse en
la mesa la carpeta abierta frente a él, como una provocación inocente. Fijó en
mí sus pupilas diafanas de un azul peligroso, y me preguntó un poco
asombrado:
—¿Usted permite?
Estaba escrita a máquina con incontables correcciones, en bandas de papel de
imprenta plegadas como un fuelle de acordeón. El se puso sin prisa los lentes
de leer, desplegó las tiras de papel con una maestría profesional y las acomodó
en la mesa. Leyó sin un gesto, sin un matiz de la piel, sin un cambio de la
respiración, con un mechón de cacatúa movido apenas por el ritmo de sus
pensamientos. Cuando terminó dos tiras completas las volvió a plegar en
silencio con un arte medieval, y cerró la carpeta. Entonces se guardó los lentes
en la funda y se los puso en el bolsillo del pecho.
—Se ve que es un material todavía crudo, como es lógico —me dijo con una
gran sencillez—. Pero va bien.
Hizo algunos comentarios marginales sobre el manejo del tiempo, que era mi
problema de vida o muerte, y sin duda el más difícil, y agregó:
—Usted debe ser consciente de que el drama ya sucedió y que los personajes
no están allí sino para evocarlo, de modo que tiene que lidiar con dos tiempos.
Después de una serie de precisiones técnicas que no logré valorar por mi
inexperiencia, me aconsejó que la ciudad de la novela no se llamara
Barranquilla, como yo lo tenía decidido en el borrador, porque era un nombre
tan condicionado por la realidad que le dejaría al lector muy poco espacio para
soñar. Y terminó con su tono de burla:
—O hágase el palurdo y espere a que le caiga del cielo. Al fin y al cabo, la
Atenas de Sófocles no fue nunca la misma de Antígona.
Pero lo que seguí para siempre al pie de la letra fue la frase con que se
despidió de mí aquella tarde:
—Le agradezco su deferencia, y voy a corresponderle con un consejo: no
muestre nunca a nadie el borrador de algo que esté escribiendo.
Fue mi única conversación a solas con él, pero valió por todas, porque viajó a
Barcelona el 15 de abril de 1950, como estaba previsto desde hacía más de un
año, enrarecido por el traje de paño negro y el sombrero de magistrado. Fue
como embarcar a un niño de escuela.
Estaba bien de salud y con la lucidez intacta a los sesenta y ocho años, pero
quienes lo acompañamos al aeropuerto lo despedimos como a alguien que
volvía a su tierra natal para asistir a su propio entierro.
Sólo al día siguiente, cuando llegamos a nuestra mesa del Japy, nos dimos
cuenta del vacío que quedó en su silla y que nadie se decidió a ocupar
mientras no llegamos al acuerdo de que fuera Germán. Necesitamos algunos
días para acostumbrarnos al nuevo ritmo de la conversación diaria, hasta que
llegó la primera carta de don Ramón, que parecía escrita de viva voz, con su
caligrafía minuciosa en tinta morada. Así se inició una correspondencia con
todos a través de Germán, frecuente e intensa, en la que contaba muy poco de
su vida y mucho de una España que seguiría considerando como tierra
enemiga mientras viviera Franco y mantuviera el imperio español sobre
Cataluña.
La idea del semanario era de Alfonso Fuenmayor, y muy anterior a aquellos
días, pero tengo la impresión de que la precipitó el viaje del sabio catalán.
Reunidos a propósito en el café Roma tres noches después, Alfonso nos
informó que tenía todo listo para el despegue. Sería un semanario tabloide de
veinte páginas, periodístico y literario, cuyo nombre —Crónica— no diría mucho
a nadie. A nosotros mismos nos parecía un delirio que después de cuatro años
de no obtener recursos donde los había de sobra, Alfonso Fuenmayor los
hubiera conseguido entre artesanos, mecánicos de automóviles, magistrados
en retiro y hasta cantineros cómplices que aceptaron pagar anuncios con ron
de caña. Pero había razones para pensar que sería bien recibido en una ciudad
que en medio de sus tropeles industriales y sus ínfulas cívicas mantenía viva la
devoción por sus poetas.
Además de nosotros serían pocos los colaboradores regulares. El único
profesional con una buena experienda era Carlos Osío Noguera —el Vate
Osío— un poeta y periodista de una simpatía muy propia y un cuerpo
descomunal, funcionario del gobierno y censor en El Nacional, donde había
trabajado con Álvaro Cepeda y Germán Vargas. Otro sería Roberto (Bob)
Prieto, un raro erudito de la alta clase social, que podía pensar en inglés o
francés tan bien como en español y tocar al piano de memoria obras varias de
grandes maestros. El menos comprensible de la lista que se le ocurrió a
Alfonso Fuenmayor fue Julio Mario Santodomingo. Lo impuso sin reservas por
sus propósitos de ser un hombre distinto, pero lo que pocos entendíamos era
que figurara en la lista del consejo editorial, cuando parecía destinado a ser un
Rockefeller latino, inteligente, culto y cordial, pero condenado sin remedio a las
brumas del poder. Muy pocos sabían, como lo sabíamos los cuatro promotores
de la revista, que el sueño secreto de sus veinticinco años era ser escritor.
El director, por derecho propio, sería Alfonso. Germán Vargas sería antes que
nada el reportero grande con quien yo esperaba compartir el oficio, no cuando
tuviera tiempo —que nunca tuvimos—, sino cuando se me cumpliera el sueño
de aprenderlo. Álvaro Cepeda mandaría colaboraciones en sus horas libres de
la Universidad de Columbia, en Nueva York. Al final de la cola, nadie estaba
más libre y ansioso que yo para ser nombrado jefe de redacción de un
semanario independiente e incierto, y así se hizo.
Alfonso tenía reservas de archivo desde hacía años y mucho trabajo
adelantado en los últimos seis meses con notas editoriales, materiales
literarios, reportajes maestros y promesas de anuncios comerciales de sus
amigos ricos. El jefe de redacción, sin horario definido y con un sueldo mejor
que el de cualquier periodista de mi categoría, pero condicionado a las
ganancias del futuro, estaba también preparado para tener la revista bien y a
tiempo. Por fin, el sábado de la semana siguiente, cuando entré en nuestro
cubículo de El Heraldo a las cinco de la tarde Alfonso Fuenmayor ni siquiera
levantó la vista para terminar su editorial.
—Apúrese con sus vainas, maestro —me dijo—, que la semana entrante sale
Crónica.
No me asusté, porque ya había oído la frase dos veces anteriores. Sin
embargo, la tercera fue la vencida. El mayor acontecimiento periodístico de la
semana —con una ventaja absoluta— había sido la llegada del futbolista
brasileño Heleno de Freitas para el Deportivo Junior, pero no lo trataríamos en
competencia con la prensa especializada, sino como una noticia grande de
interés cultural y social. Crónica no se dejaría encasillar por esa clase de
distinciones, y menos tratándose de algo tan popular como el futbol. La
decisión fue unánime y el trabajo eficaz.
Habíamos preparado tanto material en la espera, que lo único de última hora
fue el reportaje de Heleno, escrito por Germán Vargas, maestro del género y
fanático del futbol. El primer número amaneció puntual en los puestos de venta
el sábado 29 de abril de 1950, día de Santa Catalina de Siena, escritora de
cartas azules en la plaza más bella del mundo. Crónica se imprimió con una
divisa mía de última hora debajo del nombre: «Su mejor weekend». Sabíamos
que estábamos desafiando el purismo indigesto que prevalecía en la prensa
colombiana de aquellos años, pero lo que queríamos decir con la divisa no
tenía un equivalente con los mismos matices en lengua española. La portada
era un dibujo a tinta de Heleno de Freitas hecho por Alfonso Meló, el único
retratista de nuestros tres dibujantes.
La edición, a pesar de las prisas de última hora y la falta de promoción, se
agotó mucho antes de que la redacción en pleno llegara al estadio municipal el
día siguiente domingo 30 de abril—, donde se jugaba el partido estelar entre el
Deportivo Junior y el Sporting, ambos de Barranquilla. La revista misma estaba
dividida porque Germán y Álvaro eran partidarios del Sporting y Alfonso y yo lo
éramos del Junior. Sin embargo, el solo nombre de Heleno y el excelente
reportaje de Germán Vargas sustentaron el equívoco de que Crónica era por fin
la gran revista deportiva que Colombia esperaba.
Había lleno hasta las banderas. A los seis minutos del primer tiempo, Heleno
de Freitas colocó su primer gol en Colombia con un remate de izquierda desde
el centro del campo. Aunque al final ganó el Sporting por 3 a 2, la tarde fue de
Heleno, y después de nosotros, por el acierto de la portada premonitoria. Sin
embargo, no hubo poder humano ni divino capaz de hacerle entender a ningún
público que Crónica no era una revista deportiva sino un semanario cultural que
honraba a Heleno de Freitas como una de las grandes noticias del año.
No era una chiripa de novatos. Tres de los nuestros solían tratar temas de
fútbol en sus columnas de interés general, incluido Germán Vargas, por
supuesto. Alfonso Fuenmayor era un aficionado puntual del fútbol y Álvaro
Cepeda fue durante años corresponsal en Colombia del Sporting News, de
Saint Louis, Missouri. Sin embargo, los lectores que anhelábamos no acogieron
con los brazos abiertos los números siguientes, y los fanáticos de los estadios
nos abandonaron sin dolor.
Tratando de remendar el roto decidimos en consejo editorial que yo escribiera
el reportaje central con Sebastián Berascochea, otra de las estrellas brasileñas
del Deportivo Junior, con la esperanza de que conciliara futbol y literatura,
como tantas veces había tratado de hacerlo con otras ciencias ocultas en mi
columna diaria La fiebre del balón que Luis Carmelo Correa me había
contagiado en los potreros de Cataca se me había bajado casi a cero. Además,
yo era de los fanáticos precoces del béisbol caribe —o el juego de pelota, como
decíamos en lengua vernácula—. Sin embargo, asumí el reto.
Mi modelo, por supuesto, fue el reportaje de Germán Vargas. Me reforcé con
otros, y me sentí aliviado por una larga conversación con Berascochea, un
hombre inteligente y amable, y con muy buen sentido de la imagen que
deseaba dar a su público. Lo malo fue que lo identifiqué y describí como un
vasco ejemplar, sólo por su apellido, sin parar mientes en el detalle de que era
un negro retinto de la mejor estirpe africana. Fue la gran pifia de mi vida y en el
peor momento para la revista. Tanto, que me identifiqué hasta el alma con la
carta de un lector que me definió como un periodista deportivo incapaz de
distinguir la diferencia entre un balón y un tranvía. El mismo Germán Vargas,
tan meticuloso en sus juicios, afirmó años después en un libro de
conmemoraciones que el reportaje de Berascochea era lo peor de todo lo que
yo he escrito. Creo que exageraba, pero no demasiado, porque nadie conocía
el oficio como él, con crónicas y reportajes escritos en un tono tan fluido que
parecían dictados de viva voz al linotipista.
No renunciamos al futbol o al béisbol porque ambos eran populares en la costa
caribe, pero aumentamos los temas de actualidad y las novedades literarias.
Todo fue inútil: nunca logramos superar el equívoco de que Crónica fuera una
revista deportiva, pero en cambio los fanáticos del estadio superaron el suyo y
nos abandonaron a nuestra suerte. Así que seguimos haciéndola como nos
habíamos propuesto, aunque desde la tercera semana se quedó flotando en el
limbo de su ambigüedad.
No me amilané. El viaje a Caraca con mi madre, la conversación histórica con
don Ramón Vinyes y mi vínculo entrañable con el grupo de Barranquilla me
habían infundido un aliento nuevo que me duró para siempre. Desde entonces
no me gané un centavo que no fuera con la máquina de escribir, y esto me
parece más meritorio de lo que podría pensarse, pues los primeros derechos
de autor que me permitieron vivir de mis cuentos y novelas me los pagaron a
los cuarenta y tantos años, después de haber publicado cuatro libros con
beneficios ínfimos. Antes de eso mi vida estuvo siempre perturbada por una
maraña de trampas, gambetas e ilusiones para burlar los incontables señuelos
que trataban de convertirme en cualquier cosa que no fuera escritor.
3
Consumado el desastre de Aracataca, muerto el abuelo y extinguido lo que
pudo quedar de sus poderes inciertos, quienes vivíamos de ellos estábamos a
merced de las añoranzas. La casa se quedó sin alma desde que no volvió
nadie en el tren. Mina y Francisca Simodosea permanecieron al amparo de
Elvira Carrillo, que se hizo cargo de ellas con una devoción de sierva. Cuando
la abuela acabó de perder la vista y la razón mis padres se la llevaron con ellos
para que al menos tuviera mejor vida para morir. La tía Francisca, virgen y
mártir, siguió siendo la misma de los desparpajos insólitos y los refranes
ríspidos, que se negó a entregar las llaves del cementerio y la fábrica de
hostias para consagrar, con la razón de que Dios la habría llamado si ésa fuera
su voluntad. Un día cualquiera se sentó en la puerta de su cuarto con varias de
sus sábanas inmaculadas y cosió su propia mortaja cortada a su medida, y con
tanto primor que la muerte esperó más de dos semanas hasta que la tuvo
terminada. Esa noche se acostó sin despedirse de nadie, sin enfermedad ni
dolor algunos, y se echó a morir en su mejor estado de salud. Sólo después se
dieron cuenta de que la noche anterior había llenado los formularios de
defunción y cumplido los trámites de su propio entierro. Elvira Carrillo, que
tampoco conoció varón por voluntad propia, se quedó sola en la soledad
inmensa de la casa. A medianoche la despertaba el espanto de la tos eterna en
los dormitorios vecinos, pero nunca le importó, porque estaba acostumbrada a
compartir también las angustias de la vida sobrenatural.
Por el contrario, su hermano gemelo, Esteban Carrillo, se mantuvo lúcido y
dinámico hasta muy viejo. En cierta ocasión en que desayunaba con él me
acordé con todos los detalles visuales que a su padre habían tratado de tirarlo
por la borda en la lancha de Ciénaga, levantado en hombros de la
muchedumbre y manteado como Sancho Panza por los arrieros. Para entonces
Papalelo había muerto, y le conté el recuerdo al tío Esteban porque me pareció
divertido. Pero él se levantó de un salto, furioso porque no se lo hubiera
contado a nadie tan pronto como ocurrió, y ansioso de que lograra identificar en
la memoria al hombre que conversaba con el abuelo en aquella ocasión, para
que le dijera quiénes eran los que trataron de ahogarlo. Tampoco entendía que
Papalelo no se hubiera defendido, si era un buen tirador que durante dos
guerras civiles había estado muchas veces en la línea de fuego, que dormía
con el revólver debajo de la almohada, y que ya en tiempos de paz había
matado en duelo a un enemigo. En todo caso, me dijo Esteban, nunca sería
tarde para que él y sus hermanos castigaran la afrenta. Era la ley guajira: el
agravio a un miembro de la familia tenían que pagarlo todos los varones de la
familia del agresor. Tan decidido estaba mi tío Esteban, que se sacó el revólver
del cinto y lo puso en la mesa para no perder tiempo mientras acababa de
interrogarme. Desde entonces, cada vez que nos encontrábamos en nuestras
errancias le volvía la esperanza de que me hubiera acordado. Una noche se
presentó en mi cubículo del periódico, por la época en que yo andaba
escudriñando el pasado de la familia para una primera novela que no terminé, y
me propuso que hiciéramos juntos una investigación del atentado. Nunca se
rindió. La última vez que lo vi en Cartagena de Indias, ya viejo y con el corazón
agrietado, se despidió de mí con una sonrisa triste:
—No sé cómo has podido ser escritor con tan mala memoria.
Cuando no hubo nada más que hacer en Aracataca, mi padre nos llevó a vivir
en Barranquilla una vez más, para instalar otra farmacia sin un centavo de
capital, pero con un buen crédito de los mayoristas que habían sido socios
suyos en negocios anteriores. No era la quinta botica, como decíamos en
familia, sino la única de siempre que llevábamos de una ciudad a otra según
los pálpitos comerciales de papá: dos veces en Barranquilla, dos en Aracataca
y una en Sincé. En todas había tenido beneficios precarios y deudas salvables.
La familia sin abuelos ni tíos ni criados se redujo entonces a los padres y los
hijos, que ya éramos seis —tres varones y tres mujeres— en nueve años de
matrimonio.
Me sentí muy inquieto por esa novedad en mi vida. Había estado en
Barranquilla varias veces para visitar a mis padres, de niño y siempre de paso,
y mis recuerdos de entonces son muy fragmentarios. La primera visita fue a los
tres años, cuando me llevaron para el nacimiento de mi hermana Margot.
Recuerdo el tufo de fango del puerto al amanecer, el coche de un caballo cuyo
auriga espantaba con su látigo a los maleteros que trataban de subirse en el
pescante en las calles desoladas y polvorientas. Recuerdo las paredes ocres y
las maderas verdes de puertas y ventanas de la casa de maternidad donde
nació la niña, y el fuerte aire de medicina que se respiraba en el cuarto. La
recién nacida estaba en una cama de hierro muy sencilla al fondo de una
habitación desolada, con una mujer que sin duda era mi madre, y de la que
sólo consigo recordar una presencia sin rostro que me tendió una mano
lánguida, y suspiró:
—Ya no te acuerdas de mí.
Nada más. Pues la primera imagen concreta que tengo de ella es de varios
años después, nítida e indudable, pero no he logrado situarla en el tiempo.
Debió ser en alguna visita que hizo a Aracataca después del nacimiento de
Aída Rosa, mi segunda hermana. Yo estaba en el patio, jugando con un
cordero recién nacido que Santos Villero me había llevado en brazos desde
Fonseca, cuando llegó corriendo la tía Mama y me avisó con un grito que me
pareció de espanto:
—¡Vino tu mamá!
Me llevó casi a rastras hasta la sala, donde todas las mujeres de la casa y
algunas vecinas estaban sentadas como en un velorio en sillas alineadas
contra las paredes. La conversación se interrumpió por mi entrada repentina.
Permanecí petrificado en la puerta, sin saber cuál de todas era mi madre, hasta
que ella me abrió los brazos con la voz más cariñosa de que tengo memoria:
—¡Pero si ya eres un hombre!
Tenía una bella nariz romana, y era digna y pálida, y más distinguida que
nunca por la moda del año: vestido de seda color de marfil con el talle en las
caderas, collar de perlas de varias vueltas, zapatos plateados de trabilla y
tacón alto, y un sombrero de paja fina con forma de campana como los del cine
mudo. Su abrazo me envolvió con el olor propio que le sentí siempre, y una
ráfaga de culpa me estremeció de cuerpo y alma, porque sabía que mi deber
era quererla pero sentí que no era cierto.
En cambio, el recuerdo más antiguo que conservo de mi padre es comprobado
y nítido del 1 de diciembre de 1934, día en que cumplió treinta y tres años. Lo
vi entrar caminando a zancadas rápidas y alegres en la casa de los abuelos en
Cataca, con un vestido entero de lino blanco y el sombrero canotié. Alguien que
lo felicitó con un abrazo le preguntó cuántos años cumplía. Su respuesta no la
olvidé nunca porque en el momento no la entendí:
—La edad de Cristo.
Siempre me he preguntado por qué aquel recuerdo me parece tan antiguo, si
es indudable que para entonces debía haber estado con mi padre muchas
veces.
Nunca habíamos vivido en una misma casa, pero después del nacimiento de
Margot adoptaron mis abuelos la costumbre de llevarme a Barranquilla, de
modo que cuando nació Aida Rosa ya era menos extraño. Creo que fue una
casa feliz. Allí tuvieron una farmacia, y más adelante abrieron otra en el centro
comercial. Volvimos a ver a la abuela Argemira —la mamá Gime— y a dos de
sus hijos, Julio y Ena, que era muy bella, pero famosa en la familia por su mala
suerte. Murió a los veinticinco años, no se sabe de qué, y todavía se dice que
fue por el maleficio de un novio contrariado. A medida que crecíamos, la mamá
Gime seguía pareciéndome más simpática y deslenguada.
En esa misma época mis padres me causaron un percance emocional que me
dejó una cicatriz difícil de borrar. Fue un día en que mi madre sufrió una ráfaga
de nostalgia y se sentó a teclear en el piano «Cuando el baile se acabó», el
valse histórico de sus amores secretos, y a papá se le ocurrió la travesura
romántica de desempolvar el violín para acompañarla, aunque le faltaba una
cuerda. Ella se acopló fácil a su estilo de madrugada romántica, y tocó mejor
que nunca, hasta que lo miró complacida por encima del hombro y se dio
cuenta de que él tenía los ojos húmedos de lágrimas. «¿De quién te estás
acordando?», le preguntó mi madre con una inocencia feroz. «De la primera
vez que lo tocamos juntos», contestó él, inspirado por el valse. Entonces mi
madre dio un golpe de rabia con ambos puños en el teclado.
—¡No fue conmigo, jesuita! —gritó a toda voz—.Tú sabes muy bien con quién
lo tocaste y estás llorando por ella.
No dijo el nombre, ni entonces ni nunca más, pero el grito nos petrificó de
pánico a todos en distintos sitios de la casa. Luis Enrique y yo, que siempre
tuvimos razones ocultas para temer, nos escondimos debajo de las camas.
Aida huyó a la casa vecina y Margot contrajo una fiebre súbita que la mantuvo
en delirio por tres días. Aun los hermanos menores estaban acostumbrados a
aquellas explosiones de celos de mi madre, con los ojos en llamas y la nariz
romana afilada como un cuchillo. La habíamos visto descolgar con una rara
serenidad los cuadros de la sala y estrellarlos uno tras otro contra el piso en
una estrepitosa granizada de vidrio. La habíamos sorprendido olfateando las
ropas de papá pieza por pieza antes de echarlas en el canasto de lavar. Nada
más sucedió después de la noche del dueto trágico, pero el afinador florentino
se llevó el piano para venderlo, y el violín —con el revólver— acabó de pudrirse
en el ropero.
Barranquilla era entonces una adelantada del progreso civil, el liberalismo
manso y la convivencia política. Factores decisivos de su crecimiento y su
prosperidad fueron el término de más de un siglo de guerras civiles que
asolaron el país desde la independencia de España, y más tarde el derrumbe
de la zona bananera malherida por la represión feroz que se ensañó contra ella
después de la huelga grande.
Sin embargo, hasta entonces nada podía contra el espíritu emprendedor de sus
gentes. En 1919, el joven industrial Mario Santodomingo —el padre de Julio
Mario— se había ganado la gloria cívica de inaugurar el correo aéreo nacional
con cincuenta y siete cartas en un saco de lona que tiró en la playa de Puerto
Colombia, a cinco leguas de Barranquilla, desde un avión elemental piloteado
por el norteamericano William Knox Martin. Al término de la primera guerra
mundial llegó un grupo de aviadores alemanes —entre ellos Helmuth von
Krohn— que establecieron las rutas aéreas con Junkers F–13, los primeros
anfibios que recorrían el río Magdalena como saltamontes providenciales con
seis pasajeros intrépidos y las sacas del correo. Ese fue el embrión de la
Sociedad Colombo–Alemana de Transportes Aéreos —SCADTA—, una de las
más antiguas del mundo.
Nuestra última mudanza para Barranquilla no fue para mí un simple cambio de
ciudad y de casa, sino un cambio de papá a los once años. El nuevo era un
gran hombre, pero con un sentido de la autoridad paterna muy distinto del que
nos había hecho felices a Margarita y a mí en la casa de los abuelos.
Acostumbrados a ser dueños y señores de nosotros mismos, nos costó mucho
trabajo adaptarnos a un régimen ajeno. Por su lado más admirable y
conmovedor, papá fue un autodidacta absoluto, y el lector más voraz que he
conocido, aunque también el menos sistemático. Desde que renunció a la
escuela de medicina se consagró a estudiar a solas la homeopatía, que en
aquel tiempo no requería formación académica, y obtuvo su licencia con
honores. Pero en cambio no tenía el temple de mi madre para sobrellevar las
crisis. Las peores las pasó en la hamaca de su cuarto leyendo cuanto papel
impreso le cayera en las manos y resolviendo crucigramas. Pero su problema
con la realidad era insoluble. Tenía una devoción casi mítica por los ricos, pero
no por los inexplicables sino por los que habían hecho su dinero a fuerza de
talento y honradez. Desvelado en su hamaca aun a pleno día, acumulaba
fortunas colosales en la imaginación con empresas tan fáciles que no entendía
cómo no se le habían ocurrido antes. Le gustaba citar como ejemplo la riqueza
más rara de que tuvo noticia en el Darién: doscientas leguas de puercas
paridas. Sin embargo, esos emporios insólitos no se encontraban en los
lugares donde vivíamos, sino en paraísos extraviados de los que había oído
hablar en sus errancias de telegrafista. Su irrealismo fatal nos mantuvo en vilo
entre descalabros y reincidencias, pero también con largas épocas en que no
nos cayeron del cielo ni las migajas del pan de cada día. En todo caso, tanto en
las buenas como en las malas, nuestros padres nos enseñaron a que
celebráramos las unas o soportáramos las otras con una sumisión y una
dignidad de católicos a la antigua.
La única prueba que me faltaba era viajar solo con mi papá, y la tuve completa
cuando me llevó a Barranquilla para que lo ayudara a instalar la farmacia y a
preparar el desembarco de la familia. Me sorprendió que a solas me tratara
como a una persona mayor, con cariño y respeto, hasta el punto de
encomendarme tareas que no parecían fáciles para mis años, pero las hice
bien y encantado, aunque él no estuvo siempre de acuerdo. Tenía la costumbre
de contarnos historias de la niñez en su pueblo natal, pero las repetía año con
año para los nuevos nacidos, de modo que iban perdiendo gracia para los que
ya las conocíamos. Hasta el punto de que los mayores nos levantábamos
cuando empezaba a contarlas de sobremesa. Luis Enrique, en uno más de sus
ataques de franqueza, lo ofendió cuando dijo al retirarse:
—Me avisan cuando vuelva a morirse el abuelo.
Aquellos arranques tan espontáneos exasperaban a mi padre y se sumaban a
los motivos que ya estaba acumulando para mandar a Luis Enrique al
reformatorio de Medellín. Pero conmigo en Barranquilla se volvió otro. Archivó
el repertorio de anécdotas populares y me contaba episodios interesantes de
su vida difícil con su madre, de la tacañería legendaria de su padre y de sus
dificultades para estudiar. Aquellos recuerdos me permitieron soportar mejor
algunos de sus caprichos y entender algunas de sus incomprensiones.
En esa época hablamos de libros leídos y por leer, e hicimos en los puestos
leprosos del mercado público una buena cosecha de historietas de Tarzán y de
detectives y guerras del espacio. Pero también estuve a punto de ser víctima
de su sentido práctico, sobre todo cuando decidió que hiciéramos una sola
comida al día. Nuestro primer tropiezo lo sufrimos cuando me sorprendió
rellenando con gaseosas y panes de dulce los huecos del atardecer siete horas
después del almuerzo, y no supe decirle de dónde había sacado la plata para
comprarlos. No me atreví a confesarle que mi madre me había dado algunos
pesos a escondidas en previsión del régimen trapense que él imponía en sus
viajes. Aquella complicidad con mi madre se prolongó mientras ella dispuso de
medios. Cuando fui interno a la escuela secundaria me ponía en la maleta
cosas diversas de baño y tocador, y una fortuna de diez pesos dentro de una
caja de jabón de Reuter con la ilusión de que la abriera en un momento de
apuro. Así fue, pues mientras estudiábamos lejos de casa cualquier momento
era ideal para encontrar diez pesos.
Papá se las arreglaba para no dejarme solo de noche en la farmacia de
Barranquilla, pero sus soluciones no eran siempre las más divertidas para mis
doce años. Las visitas nocturnas a familias amigas se me hacían agotadoras,
porque las que tenían hijos de mi edad los obligaban a acostarse a las ocho y
me dejaban atormentado por el aburrimiento y el sueño en el yermo de las
chacharas sociales. Una noche debí quedarme dormido en la visita a la familia
de un médico amigo y no supe cómo ni a qué hora desperté caminando por
una calle desconocida. No tenía la menor idea de dónde estaba, ni cómo había
llegado hasta allí, y sólo pudo entenderse como un acto de sonambulismo. No
había ningún precedente familiar ni se repitió hasta hoy, pero sigue siendo la
única explicación posible. Lo primero que me sorprendió al despertar fue la
vitrina de una peluquería con espejos radiantes donde atendían a tres o cuatro
clientes bajo un reloj a las ocho y diez, que era una hora impensable para que
un niño de mi edad estuviera solo en la calle. Aturdido por el susto confundí los
nombres de la familia donde estábamos de visita y recordaba mal la dirección
de la casa, pero algunos transeúntes pudieron atar cabos para llevarme a la
dirección correcta. Encontré el vecindario en estado de pánico por toda clase
de conjeturas sobre mi desaparición. Lo único que sabían de mí era que me
había levantado de la silla en medio de la conversación y pensaron que había
ido al baño. La explicación del sonambulismo no convenció a nadie, y menos a
mi padre, que lo entendió sin más vueltas como una travesura que me salió
mal. Por fortuna logré rehabilitarme días después en otra casa donde me dejó
una noche mientras asistía a una comida de negocios. La familia en pleno sólo
estaba pendiente de un concurso popular de adivinanzas de la emisora
Atlántico, que aquella vez parecía insoluble: «¿Cuál es el animal que al
voltearse cambia de nombre?». Por un raro milagro yo había leído la respuesta
aquella misma tarde en la última edición del Almanaque Bristol y me pareció un
mal chiste: el único animal que cambia de nombre es el escarabajo, porque al
voltearse se convierte en escararriba. Se lo dije en secreto a una de las niñas
de la casa, y la mayor se precipitó al teléfono y dio la respuesta a la emisora
Atlántico. Ganó el primer premio, que habría alcanzado para pagar tres meses
del alquiler de la casa: cien pesos. La sala se llenó de vecinos bulliciosos que
habían escuchado el programa y se precipitaron a felicitar a las ganadoras,
pero lo que le interesaba a la familia, más que el dinero, era la victoria en sí
misma en un concurso que hizo época en la radio de la costa caribe. Nadie se
acordó de que yo estaba ahí. Cuando papá volvió a recogerme se sumó al
júbilo familiar, y brindó por la victoria, pero nadie le contó quién había sido el
verdadero ganador.
Otra conquista de aquella época fue el permiso de mi padre para ir solo a la
matine de los domingos en el teatro Colombia. Por primera vez se pasaban
seriales con un episodio cada domingo, y se creaba una tensión que no
permitía tener un instante de sosiego durante la semana. La invasión de Mongo
fue la primera epopeya interplanetaria que sólo pude reemplazar en mi corazón
muchos años después con la Odisea del espacio, de Stanley Kubrick. Sin
embargo, el cine argentino, con las películas de Carlos Gardel y Libertad
Lamarque, terminó por derrotar a todos.
En menos de dos meses terminamos de armar la farmacia y conseguimos y
amueblamos la residencia de la familia. La primera era una esquina muy
concurrida en el puro centro comercial y a sólo cuatro cuadras del paseo
Bolívar. La residencia, por el contrario, estaba en una calle marginal del
degradado y alegre Barrio Abajo, pero el precio del alquiler no correspondía a
lo que era sino a lo que pretendía: una quinta gótica pintada de alfajores
amarillos y rojos, y con dos alminares de guerra.
El mismo día en que nos entregaron el local de la farmacia colgamos las
hamacas en los horcones de la trastienda y allí dormíamos a fuego lento en
una sopa de sudor. Cuando ocupamos la residencia descubrimos que no había
argollas para hamacas, pero tendimos los colchones en el suelo y dormimos lo
mejor posible desde que conseguimos un gato prestado para ahuyentar los
ratones. Cuando llegó mi madre con el resto de la tropa, el mobiliario estaba
todavía incompleto y no había útiles de cocina ni muchas otras cosas para vivir.
A pesar de sus pretensiones artísticas, la casa era ordinaria y apenas suficiente
para nosotros, con sala, comedor, dos dormitorios y un patiecito empedrado.
En rigor no debía valer un tercio del alquiler que pagábamos por ella. Mi madre
se espantó al verla, pero el esposo la tranquilizó con el señuelo de un porvenir
dorado. Así fueron siempre. Era imposible concebir dos seres tan distintos que
se entendieran tan bien y se quisieran tanto.
El aspecto de mi madre me impresionó. Estaba encinta por séptima vez, y me
pareció que sus párpados y sus tobillos estaban tan hinchados corno su
cintura. Entonces tenía treinta y tres años y era la quinta casa que amueblaba.
Me impresionó su mal estado de ánimo, que se agravó desde la primera noche,
aterrada por la idea que ella misma inventó, sin fundamento alguno, de que allí
había vivido la Mujer X antes de que la acuchillaran. El crimen se había
cometido hacía siete años, en la estancia anterior de mis padres, y fue tan
aterrador que mi madre se había propuesto no volver a vivir en Barranquilla.
Tal vez lo había olvidado cuando regresó aquella vez, pero le volvió de golpe
desde la primera noche en una casa sombría en la que había detectado al
instante un cierto aire del castillo de Drácula.
La primera noticia de la Mujer X había sido el hallazgo del cuerpo desnudo e
irreconocible por su estado de descomposición. Apenas se pudo establecer
que era una mujer menor de treinta años, de cabello negro y rasgos atractivos.
Se creyó que la habían enterrado viva porque tenía la mano izquierda sobre los
ojos con un gesto de terror, y el brazo derecho alzado sobre la cabeza. La
única pista posible de su identidad eran dos cintas azules y una peineta
adornada con lo que pudo ser un peinado de trenzas. Entre las muchas
hipótesis, la que pareció más probable fue la de una bailarina francesa de vida
fácil que había desaparecido desde la fecha posible del crimen.
Barranquilla tenía la fama justa de ser la ciudad más hospitalaria y pacífica del
país, pero con la desgracia de un crimen atroz cada año. Sin embargo, no
había precedentes de uno que hubiera estremecido tanto y por tanto tiempo a
la opinión pública como el de la acuchillada sin nombre. El diario La Prensa,
uno de los más importantes del país en aquel tiempo, se tenía como el pionero
de las historietas gráficas dominicales —Buck Rogers,Tarzán de los Monos—,
pero desde sus primeros años se impuso como uno de los grandes precursores
de la crónica roja. Durante varios meses mantuvo en vilo a la ciudad con
grandes titulares y revelaciones sorprendentes que hicieron famoso en el país,
con razón o sin ella, al cronista olvidado.
Las autoridades trataban de reprimir sus informaciones con el argumento de
que entorpecían la investigación, pero los lectores terminaron por creer menos
en ellas que en las revelaciones de La Prensa. La confrontación los mantuvo
con el alma en un hilo durante varios días, y por lo menos una vez obligó a los
investigadores a cambiar de rumbo. La imagen de la Mujer X estaba entonces
implantada con tanta fuerza en la imaginación popular, que en muchas casas
se aseguraban las puertas con cadenas y se mantenían vigilancias nocturnas
especiales, en previsión de que el asesino suelto intentara proseguir su
programa de crímenes atroces, y se dispuso que las adolescentes no salieran
solas de su casa después de las seis de la tarde.
La verdad, sin embargo, no la descubrió nadie, sino que fue revelada al cabo
de algún tiempo por el mismo autor del crimen, Efraín Duncan, quien confesó
haber matado a su esposa, Ángela Hoyos, en la fecha calculada por Medicina
Legal, y haberla enterrado en el lugar donde encontraron el cadáver
acuchillado. Los familiares reconocieron las cintas color azul y la peineta que
llevaba Ángela cuando salió de casa con su esposo el 5 de abril para un
supuesto viaje a Calamar. El caso se cerró sin más dudas por una casualidad
final e inconcebible que parecía sacada de la manga por un autor de novelas
fantásticas: Ángela Hoyos tenía una hermana gemela exacta a ella que
permitió identificarla sin ninguna duda.
El mito de la Mujer X se vino abajo convertido en un crimen pasional corriente,
pero el misterio de la hermana idéntica quedó flotando en las casas, porque
llegó a pensarse que fuera la misma Mujer X devuelta a la vida por artes de
brujería. Las puertas se cerraban con trancas y parapetos de muebles para
impedir que entrara en la noche el asesino fugado de la cárcel con recursos de
magia. En los barrios de ricos se pusieron de moda los perros de caza
amaestrados contra asesinos capaces de atravesar paredes. En realidad, mi
madre no logró superar el miedo hasta que los vecinos la convencieron de que
la casa del Barrio Abajo no había sido construida en tiempos de la Mujer X.
El 10 de julio de 1939 mi madre dio a luz una niña con un bello perfil de india, a
la que bautizaron con el nombre de Rita por la devoción inagotable que se
tenía en la casa por santa Rita de Casia, fundada, entre otras muchas gracias,
en la paciencia con que sobrellevó el mal carácter del marido extraviado. Mi
madre nos contaba que éste llegó una noche a su casa, enloquecido por el
alcohol, un minuto después de que una gallina había plantado su cagarruta en
la mesa del comedor. Sin tiempo de limpiar el mantel inmaculado, la esposa
alcanzó a taparla con un plato para evitar que la viera el marido, y se apresuró
a distraerlo con la pregunta de rigor:
—¿Qué quieres comer?
El hombre soltó un gruñido:
—Mierda.
La esposa levantó entonces el plato y le dijo con su santa dulzura:
—Aquí la tienes.
La historia dice que el propio marido se convenció entonces de la santidad de
la esposa y se convirtió a la fe de Cristo.
La nueva botica de Barranquilla fue un fracaso espectacular, atenuado apenas
por la rapidez con que mi padre lo presintió. Después de varios meses de
defenderse al por menor, abriendo dos huecos para tapar uno, se reveló más
errático de lo que parecía hasta entonces. Un día hizo sus alforjas y se fue a
buscar las fortunas yacentes en los pueblos menos pensados del río
Magdalena. Antes de irse me llevó con sus socios y amigos y les hizo saber
con una cierta solemnidad que a falta de él estaría yo. Nunca supe si lo dijo en
chanza, como le gustaba decirlo aun en ocasiones graves, o si lo dijo en serio
como le divertía decirlo en ocasiones banales. Supongo que cada quien lo
entendió como quiso, pues a los doce años yo era raquítico y pálido y apenas
bueno para dibujar y cantar. La mujer que nos fiaba la leche le dijo a mi madre
delante de todos, y de mí, sin una pizca de maldad:
—Perdone que se lo diga, señora, pero creo que este niño no se le va a criar.
El susto me dejó por largo tiempo a la espera de una muerte repentina, y
soñaba a menudo que al mirarme en el espejo no me veía a mí mismo sino a
un ternero de vientre. El médico de la escuela me diagnosticó paludismo,
amigdalitis y bilis negra por el abuso de lecturas mal dirigidas. No traté de
aliviar la alarma de nadie. Al contrario, exageraba mi condición de minusválido
para eludir deberes. Sin embargo, mi padre se saltó la ciencia a la torera y
antes de irse me proclamó responsable de casa y familia durante su ausencia:
—Como si fuera yo mismo.
El día del viaje nos reunió en la sala, nos dio instrucciones y regaños
preventivos por lo que pudiéramos hacer mal en ausencia suya, pero nos
dimos cuenta de que eran artimañas para no llorar. Nos dio una moneda de
cinco centavos a cada uno, que era una pequeña fortuna para cualquier niño
de entonces, y nos prometió cambiárnoslas por dos iguales si las teníamos
intactas a su regreso. Por último se dirigió a mí con un tono evangélico:
—En tus manos los dejo, en tus manos los encuentre.
Me partió el alma verlo salir de la casa con las polainas de montar y las alforjas
al hombro, y fui el primero que se rindió a las lágrimas cuando nos miró por
última vez antes de doblar la esquina y se despidió con la mano. Sólo
entonces, y para siempre, me di cuenta de cuánto lo quería.
No fue difícil cumplir su encargo. Mi madre empezaba a acostumbrarse a
aquellas soledades intempestivas e inciertas y las manejaba a disgusto pero
con una gran facilidad. La cocina y el orden de la casa hicieron necesario que
hasta los menores ayudaran en las tareas domésticas, y lo hicieron bien. Por
esa época tuve mi primer sentimiento de adulto cuando me di cuenta de que
mis hermanos empezaron a tratarme como a un tío.
Nunca logré manejar la timidez. Cuando tuve que afrontar en carne viva la
encomienda que nos dejó el padre errante, aprendí que la timidez es un
fantasma invencible. Cada vez que debía solicitar un crédito, aun de los
acordados de antemano en tiendas de amigos, me demoraba horas alrededor
de la casa, reprimiendo las ganas de llorar y los apremios del vientre, hasta que
me atrevía por fin con las mandíbulas tan apretadas que no me salía la voz. No
faltaba algún tendero sin corazón que acabara de aturdirme: «Niño pendejo, no
se puede hablar con la boca cerrada». Más de una vez regrese a casa con las
manos vacías y una excusa inventada por mí. Pero nunca volví a ser tan
desgraciado como la primera vez que quise hablar por teléfono en la tienda de
la esquina. El dueño me ayudó con la operadora, pues aún no existía el
servicio automático. Sentí el soplo de la muerte cuando me dio la bocina.
Esperaba una voz servicial y lo que oí fue el ladrido de alguien que hablaba en
la oscuridad al mismo tiempo que yo. Pensé que mi interlocutor tampoco me
entendía y alcé la voz hasta donde pude. El otro, enfurecido, elevó también la
suya:
—¡Y tú, por qué carajo me gritas!
Colgué aterrado. Debo admitir que a pesar de mi fiebre de comunicación tengo
que reprimir todavía el pavor al teléfono y al avión, y no sé si me venga de
aquellos días. ¿Cómo podía llegar a hacer algo? Por fortuna, mamá repetía a
menudo la respuesta: «Hay que sufrir para servir».
La primera noticia de papá nos llegó a las dos semanas en una carta más
destinada a entretenernos que a informarnos de nada. Mi madre lo entendió así
y aquel día lavó los platos cantando para subirnos la moral. Sin mi papá era
distinta: se identificaba con las hijas como si fuera una hermana mayor. Se
acomodaba a ellas tan bien que era la mejor en los juegos infantiles, aun con
las muñecas, y llegaba a perder los estribos y se peleaba con ellas de igual a
igual. En el mismo sentido de la primera llegaron otras dos cartas de mi papá
con proyectos tan promisorios que nos ayudaron a dormir mejor.
Un problema grave era la rapidez con que se nos quedaba la ropa. A Luis
Enrique no lo heredaba nadie, ni hubiera sido posible porque llegaba de la calle
arrastrado y con el vestido en piltrafas, y nunca entendimos por qué. Mi madre
decía que era como si caminara por entre alambradas de púas. Las hermanas
—entre siete y nueve años— se las arreglaban unas con otras como podían
con prodigios de ingenio, y siempre he creído que las urgencias de aquellos
días las volvieron adultas prematuras. Aída era recursiva y Margot había
superado en gran parte su timidez y se mostró cariñosa y servicial con la recién
nacida. El más difícil fui yo, no sólo porque tenía que hacer diligencias
distinguidas, sino porque mi madre, protegida por el entusiasmo de todos,
asumió el riesgo de mermar los fondos domésticos para matricularme en la
escuela Cartagena de Indias, a unas diez cuadras a pie desde la casa.
De acuerdo con la convocatoria, unos veinte aspirantes acudimos a las ocho de
la mañana para el concurso de ingreso. Por fortuna no era un examen escrito,
sino que había tres maestros que nos llamaban en el orden en que nos
habíamos inscrito la semana anterior, y hacían un examen sumario de acuerdo
con nuestros certificados de estudios anteriores. Yo era el único que no los
tenía, por falta de tiempo para pedirlos al Montessori y a la escuela primaria de
Aracataca, y mi madre pensaba que no sería admitido sin papeles. Pero decidí
hacerme el loco. Uno de los maestros me sacó de la fila cuando le confesé que
no los tenía, pero otro se hizo cargo de mi suerte y me llevó a su oficina para
examinarme sin requisito previo. Me preguntó qué cantidad era una gruesa,
cuántos años eran un lustro y un milenio, me hizo repetir las capitales de los
departamentos, los principales ríos nacionales y los países limítrofes. Todo me
pareció de rutina hasta que me preguntó qué libros había leído. Le llamó la
atención que citara tantos y tan variados a mi edad, y que hubiera leído Las mil
y una noches, en una edición para adultos en la que no se habían suprimido
algunos de los episodios escabrosos que escandalizaban al padre Angarita. Me
sorprendió saber que era un libro importante, pues siempre había pensado que
los adultos serios no podían creer que salieran genios de las botellas o que las
puertas se abrieran al conjuro de las palabras. Los aspirantes que habían
pasado antes de mí no habían tardado más de un cuarto de hora cada uno,
admitidos o rechazados, y yo estuve más de media hora conversando con el
maestro sobre toda clase de temas. Revisamos juntos un estante de libros
apretujados detrás de su escritorio, en el que se distinguía por su número y
esplendor El tesoro de la juventud, del cual había oído hablar, pero el maestro
me convenció de que a mi edad era más útil el Quijote. No lo encontró en la
biblioteca, pero me prometió prestármelo más tarde. Al cabo de media hora de
comentarios rápidos sobre Simbad el Marino o Robinson Crusoe, me
acompañó hasta la salida sin decirme si estaba admitido. Pensé que no, por
supuesto, pero en la terraza me despidió con un apretón de mano hasta el
lunes a las ocho de la mañana, para matricularme en el curso superior de la
escuela primaria: el cuarto año.
Era el director general. Se llamaba Juan Ventura Casalins y lo recuerdo como a
un amigo de la infancia, sin nada de la imagen terrorífica que se tenía de los
maestros de la época. Su virtud inolvidable era tratarnos a todos como adultos
iguales, aunque todavía me parece que se ocupaba de mí con una atención
particular. En las clases solía hacerme más preguntas que a los otros, Y me
ayudaba para que mis respuestas fueran certeras y fáciles. Me permitía
llevarme los libros de la biblioteca escolar para leerlos en casa. Dos de ellos,
La isla del tesoro y El conde de Montecristo, fueron mi droga feliz en aquellos
años pedregosos. Los devoraba letra por letra con la ansiedad de saber qué
pasaba en la línea siguiente y al mismo tiempo con la ansiedad de no saberlo
para no romper el encanto. Con ellos, como con Las mil y una noches, aprendí
para no olvidarlo nunca que sólo deberían leerse los libros que nos fuerzan a
releerlos.
En cambio, mi lectura del Quijote me mereció siempre un capítulo aparte,
porque no me causó la conmoción prevista por el maestro Casalins. Me
aburrían las peroratas sabias del caballero andante y no me hacían la menor
gracia las burradas del escudero, hasta el extremo de pensar que no era el
mismo libro de que tanto se hablaba. Sin embargo, me dije que un maestro tan
sabio como el nuestro no podía equivocarse, y me esforcé por tragármelo como
un purgante a cucharadas. Hice otras tentativas en el bachillerato, donde tuve
que estudiarlo como tarea obligatoria, y lo aborrecí sin remedio, hasta que un
amigo me aconsejó que lo pusiera en la repisa del inodoro y tratara de leerlo
mientras cumplía con mis deberes cotidianos. Sólo así lo descubrí, como una
deflagración, y lo gocé al derecho y al revés hasta recitar de memoria episodios
enteros.
Aquella escuela providencial me dejó además recuerdos históricos de una
ciudad y una época irrecuperables. Era la única casa en la cúspide de una
colina verde, desde cuya terraza se divisaban los dos extremos del mundo. A la
izquierda, el barrio del Prado, el más distinguido y caro, que desde la primera
visión me pareció una copia fiel del gallinero electrificado de la United Fruit
Company. No era casual: lo estaba construyendo una empresa de urbanistas
norteamericanos con sus gustos y normas y precios importados, y era una
atracción turística infalible para el resto del país. A la derecha, en cambio, el
arrabal polvoriento de nuestro Barrio Abajo, con las calles de polvo ardiente y
las casas de bahareque con techos de palma que nos recordaban a toda hora
que éramos nada más que mortales de carne y hueso. Por fortuna, desde la
terraza de la escuela teníamos una visión panorámica del futuro: el delta
histórico del río Magdalena, que es uno de los grandes del mundo, y el piélago
gris de las Bocas de Ceniza.
El 28 de mayo de 1935 vimos el petrolero Taralite, de bandera canadiense que
entró con bramidos de júbilo por los tajamares de roca viva y atracó en el
puerto de la ciudad entre estruendos de música y cohetes al mando del capitán
D. F. McDonald. Así culminó una proeza cívica de muchos años y muchos
pesos para convertir a Barranquilla en el único puerto marítimo y fluvial del
país.
Poco después, un avión al mando del capitán Nicolás Reyes Manotas pasó
rozando las azoteas en busca de un claro para un aterrizaje de emergencia, no
sólo para salvar el propio pellejo sino el de los cristianos con los que tropezara
en su caída. Era uno de los pioneros de la aviación colombiana. El avión
primitivo se lo habían regalado en México, y lo llevó en solitario de punta a
punta de la América Central. Una muchedumbre concentrada en el aeropuerto
de Barranquilla le había preparado una bienvenida triunfal con pañuelos y
banderas y la banda de músicos, pero Reyes Manotas quiso dar otras dos
vueltas de saludo sobre la ciudad y sufrió un fallo de motor. Alcanzó a
recuperarlo con una pericia de milagro para aterrizar en la azotea de un edificio
del centro comercial, pero quedó enredado en los cables de la electricidad y
colgado de un poste. Mi hermano Luis Enrique y yo lo perseguimos entre la
multitud alborotada hasta donde nos dieron las fuerzas, pero sólo alcanzamos
a ver al piloto cuando ya lo habían desembarcado a duras penas pero sano y
salvo y con una ovación de héroe.
La ciudad tuvo también la primera emisora de radio, un acueducto moderno
que se convirtió en una atracción turística y pedagógica para mostrar el
novedoso proceso de purificación de las aguas, y un cuerpo de bomberos
cuyas sirenas y campanas eran una fiesta para niños y adultos desde que
empezaban a oírse. También entraron por allí los primeros automóviles
convertibles que se lanzaban por las calles a velocidades de locos y se hacían
tortilla en las nuevas carreteras pavimentadas. La agencia funeraria La
Equitativa, inspirada por el humor de la muerte, colocó un anuncio enorme a la
salida de la ciudad: «No corra, nosotros lo esperamos».
En las noches, cuando no había más refugio que la casa, mi madre nos reunía
para leernos las cartas de papá. La mayoría eran obras maestras de
distracción, pero hubo una muy explícita sobre el entusiasmo que despertaba la
homeopatía entre la gente mayor del bajo Magdalena. «Hay casos aquí que
parecerían milagros», decía mi padre. A veces nos dejaba la impresión de que
muy pronto iba a revelarnos algo grande, pero lo que seguía era otro mes de
silencio. En la Semana Santa, cuando dos hermanos menores contrajeron una
varicela perniciosa, no tuvimos modo de comunicarnos con él porque ni los
baquianos más diestros sabían de su rastro.
Fue en aquellos meses cuando entendí en la vida real una de las palabras más
usadas por mis abuelos: la pobreza. Yo la interpretaba como la situación que
vivíamos en su casa desde que empezó a desmantelarse la compañía
bananera. Se quejaban de ella a todas horas. Ya no eran dos y hasta tres
turnos en la mesa, como antes, sino un turno único. Por no renunciar al rito
sagrado de los almuerzos, aun cuando ya no tenían recursos para
mantenerlos, terminaron por comprar la comida en las fondas del mercado, que
era buena y mucho más barata, y con la sorpresa de que a los niños nos
gustaba más. Pero se acabaron para siempre cuando Mina supo que algunos
comensales asiduos resolvieron no volver a casa porque ya no se comía tan
bien como antes.
La pobreza de mis padres en Barranquilla, por el contrario, era agotadora, pero
me permitió la fortuna de hacer una relación excepcional con mi madre. Sentía
por ella, más que el amor filial comprensible, una admiración pasmosa por su
carácter de leona callada pero feroz frente a la adversidad, y por su relación
con Dios, que no parecía de sumisión sino de combate. Dos virtudes
ejemplares que le infundieron en la vida una confianza que nunca le falló. En
los peores momentos se reía de sus propios recursos providenciales. Como la
vez en que compró una rodilla de buey y la hirvió día tras día para el caldo
cotidiano cada vez más aguado, hasta que ya no dio para más. Una noche de
tempestad pavorosa se gastó la manteca de cerdo de todo el mes para hacer
mechones de trapo, pues la luz se fue hasta el amanecer y ella misma les
había inculcado a los menores el miedo a la oscuridad para que no se
movieran de la cama.
Mis padres visitaban al principio a las familias amigas emigradas de Aracataca
por la crisis del banano y el deterioro del orden público. Eran visitas circulares
en las que se giraba siempre sobre los temas de la desgracia que se había
cebado en el pueblo. Pero cuando la pobreza nos apretó a nosotros en
Barranquilla no volvimos a quejarnos en casa ajena. Mi madre redujo su
reticencia a una sola frase: «La pobreza se nota en los ojos».
Hasta los cinco años, la muerte había sido para mí un fin natural que les
sucedía a los otros. Las delicias del cielo y los tormentos del infierno sólo me
parecían lecciones para aprender de memoria en el catecismo del padre
Astete. Nada tenían que ver conmigo, hasta que aprendí de soslayo en un
velorio que los piojos estaban escapando del cabello del muerto y caminaban
sin rumbo por las almohadas. Lo que me inquietó desde entonces no fue el
miedo de la muerte sino la vergüenza de que también a mí se me escaparan
los piojos a la vista de mis deudos en mi velorio. Sin embargo, en la escuela
primaria de Barranquilla no me di cuenta de que estaba cundido de piojos hasta
que ya había contagiado a toda la familia. Mi madre dio entonces una prueba
más de su carácter. Desinfectó a los hijos uno por uno con insecticida de
cucarachas, en limpiezas a fondo que bautizó con un nombre de gran estirpe:
la policía. Lo malo fue que no bien estábamos limpios cuando ya
empezábamos a cundirnos de nuevo, porque yo volvía a contagiarme en la
escuela. Entonces mi madre decidió cortar por lo sano y me obligó a pelarme a
coco. Fue un acto heroico aparecer el lunes en la escuela con un gorro de
trapo, pero sobreviví con honor a las burlas de los compañeros y coroné el año
final con las calificaciones más altas. No volví a ver nunca al maestro Casalins
pero me quedó la gratitud eterna.
Un amigo de mi papá a quien nunca conocimos me consiguió un empleo de
vacaciones en una imprenta cercana a la casa. El sueldo era muy poco más
que nada, y mi único estímulo fue la idea de aprender el oficio. Sin embargo, no
me quedaba un minuto para ver la imprenta, porque el trabajo consistía en
ordenar láminas litografiadas para que las encuadernaran en otra sección. Un
consuelo fue que mi madre me autorizó para que comprara con mi sueldo el
suplemento dominical de La Prensa que tenía las tiras cómicas de Tarzán, de
Buck Rogers —que se llamaba Rogelio el Conquistador— y la de Mutt and Jeff
—que se llamaban Benitín y Eneas—. En el ocio de los domingos aprendí a
dibujarlos de memoria y continuaba por mi cuenta los episodios de la semana.
Logré entusiasmar con ellos a algunos adultos de la cuadra y llegué a
venderlos hasta por dos centavos.
El empleo era fatigante y estéril, y por mucho que me esmerara, los informes
de mis superiores me acusaban de falta de entusiasmo en el trabajo. Debió ser
por consideración a mi familia que me relevaron de la rutina del taller y me
nombraron repartidor callejero de láminas de propaganda de un jarabe para la
tos recomendado por los más famosos artistas de cine. Me pareció bien,
porque los volantes eran preciosos, con fotos de los actores a todo color y en
papel satinado. Sin embargo, desde el principio caí en la cuenta de que
repartirlos no era tan fácil como yo pensaba, porque la gente los veía con
recelo por ser regalados, y la mayoría se crispaba para no recibirlos como si
estuvieran electrificados. Los primeros días regresé al taller con los sobrantes
para que me los completaran. Hasta que me encontré con unos condiscípulos
de Aracataca, cuya madre se escandalizó de verme en aquel oficio que le
pareció de mendigos. Me regañó casi a gritos por andar en la calle con unas
sandalias de trapo que mi madre me había comprado para no gastar los
botines de pontifical.
—Dile a Luisa Márquez —me dijo— que piense en lo que dirían sus padres si
vieran a su nieto preferido repartiendo propaganda para tísicos en el mercado.
No transmití el mensaje para ahorrarle disgustos a mi madre, pero lloré de
rabia y de vergüenza en mi almohada durante varias noches. El final del drama
fue que no volví a repartir los volantes, sino que los echaba en los caños del
mercado sin prever que eran de aguas mansas y el papel satinado se quedaba
flotando hasta formar en la superficie una colcha de hermosos colores que se
convirtió en un espectáculo insólito desde el puente.
Algún mensaje de sus muertos debió recibir mi madre en un sueño revelador,
porque antes de dos meses me sacó de la imprenta sin explicaciones. Yo me
oponía por no perder la edición dominical de La Prensa que recibíamos en
familia como una bendición del cielo, pero mi madre la siguió comprando
aunque tuviera que echar una papa menos en la sopa. Otro recurso salvador
fue la cuota de consuelo que durante los meses más ásperos nos mandó tío
Juanito. Seguía viviendo en Santa Marta con sus escasas ganancias de
contador juramentado, y se impuso el deber de mandarnos una carta cada
semana con dos billetes de a peso. El capitán de la lancha Aurora, viejo amigo
de la familia, me la entregaba a las siete de la mañana, y yo regresaba a casa
con un mercado básico para varios días.
Un miércoles no pude hacer el mandado y mi madre se lo encomendó a Luis
Enrique, que no resistió a la tentación de multiplicar los dos pesos en la
máquina de monedas de una cantina de chinos. No tuvo la determinación de
parar cuando perdió las dos primeras fichas, y siguió tratando de recuperarlas
hasta que perdió hasta la penúltima moneda. «Fue tal el pánico —me contó ya
de adulto— que tomé la decisión de no volver nunca más a la casa.» Pues
sabía bien que los dos pesos alcanzaban para el mercado básico de una
semana. Por fortuna, con la última ficha sucedió algo en la máquina que se
estremeció con un temblor de fierros en las entrañas y vomitó en un chorro
imparable las fichas completas de los dos pesos perdidos. «Entonces me
iluminó el diablo —me contó Luis Enrique— y me atreví a arriesgar una ficha
más.» Ganó. Arriesgó otra y ganó, y otra y otra y ganó. «El susto de entonces
era más grande que el de haber perdido y se me aflojaron las tripas —me
contó—, pero seguí jugando.» Al final había ganado dos veces los dos pesos
originales en monedas de a cinco, y no se atrevió a cambiarlas por billetes en
la caja por temor de que el chino lo enredara en algún cuento chino. Le
abultaban tanto en los bolsillos que antes de darle a mamá los dos pesos de tío
Juanito en monedas de a cinco, enterró en el fondo del patio los cuatro
ganados por él, donde solía esconder cuanto centavo encontraba fuera de
lugar. Se los gastó poco a poco sin confesarle a nadie el secreto hasta muchos
años después, y atormentado por haber caído en la tentación de arriesgar los
últimos cinco centavos en la tienda del chino.
Su relación con el dinero era muy personal. En una ocasión en que mi madre lo
sorprendió rasguñando en su cartera la plata del mercado, su defensa fue algo
bárbara pero lúcida: la plata que uno saca sin permiso de las carteras de los
padres no puede ser un robo, porque es la misma plata de todos, que nos
niegan por la envidia de no poder hacer con ella lo que hacen los hijos. Llegué
a defender su argumento hasta el extremo de confesar que yo mismo había
saqueado los escondites domésticos por necesidades urgentes. Mi madre
perdió los estribos. «No sean tan insensatos —casi me gritó—: ni tú ni tu
hermano me roban nada, porque yo misma dejo la plata donde sé que irán a
buscarla cuando estén en apuros.» En algún ataque de rabia le oí murmurar
desesperada que Dios debería permitir el robo de ciertas cosas para alimentar
a los hijos.
El encanto personal de Luis Enrique para las travesuras era muy útil para
resolver problemas comunes, pero no alcanzó para hacerme cómplice de sus
pilatunas. Al contrario, se las arregló siempre para que no recayera sobre mí la
menor sospecha, y eso afianzó un afecto de verdad que duró para siempre.
Nunca le dejé saber, en cambio, cuánto envidiaba su audacia y cuánto sufría
con las cuerizas que le aplicaba papá. Mi comportamiento era muy distinto del
suyo, pero a veces me costaba trabajo moderar la envidia. En cambio, me
inquietaba la casa de los padres en Cataca, donde sólo me llevaban a dormir
cuando me iban a dar purgantes vermífugos o aceite de ricino. Tanto, que
aborrecí las monedas de a veinte centavos que me pagaban por la dignidad
con que me los tomaba.
Creo que el colmo de la desesperación de mi madre fue mandarme con una
carta para un hombre que tenía fama de ser el más rico y a la vez el filántropo
más generoso de la ciudad. Las noticias de su buen corazón se publicaban con
tanto despliegue como sus triunfos financieros. Mi madre le escribió una carta
de angustia sin ambages para solicitar una ayuda económica urgente no en su
nombre, pues ella era capaz de soportar cualquier cosa, sino por el amor de
sus hijos. Hay que haberla conocido para comprender lo que aquella
humillación significaba en su vida, pero la ocasión lo exigía. Me advirtió que el
secreto debía quedar entre nosotros dos, y así fue, hasta este momento en que
lo escribo.
Toqué al portón de la casa, que tenía algo de iglesia, y casi al instante se abrió
un ventanuco por donde asomó una mujer de la que sólo recuerdo el hielo de
sus ojos. Recibió la carta sin decir una palabra y volvió a cerrar. Debían ser las
once de la mañana, y esperé sentado en el quicio hasta las tres de la tarde,
cuando decidí tocar otra vez en busca de una respuesta. La misma mujer volvió
a abrir, me reconoció sorprendida, y me pidió esperar un momento. La
respuesta fue que volviera el martes de la semana siguiente a la misma hora.
Así lo hice, pero la única respuesta fue que no habría ninguna antes de una
semana. Debí volver tres veces más, siempre para la misma respuesta, hasta
un mes y medio después, cuando una mujer más áspera que la anterior me
contestó, de parte del señor, que aquélla no era una casa de caridad.
Di vueltas por las calles ardientes tratando de encontrar el coraje para llevarle a
mi madre una respuesta que la pusiera a salvo de sus ilusiones. Ya a plena
noche, con el corazón adolorido, me enfrenté a ella con la noticia seca de que
el buen filántropo había muerto desde hacía varios meses. Lo que más me
dolió fue el rosario que rezó mi madre por el eterno descanso de su alma.
Cuatro o cinco años después, cuando escuchamos por radio la noticia
verdadera de que el filántropo había muerto el día anterior, me quedé
petrificado a la espera de la reacción de mi madre. Sin embargo, nunca podré
entender cómo fue que la oyó con una atención conmovida, y suspiró con el
alma:
—¡Dios lo guarde en su Santo Reino!
A una cuadra de la casa nos hicimos amigos de los Mosquera, una familia que
gastaba fortunas en revistas de historietas gráficas, y las apilaba hasta el techo
en un galpón del patio. Nosotros fuimos los únicos privilegiados que pudimos
pasar allí días enteros leyendo Dick Tracy y Buck Rogers. Otro hallazgo
afortunado fue un aprendiz que pintaba anuncios de películas para el cercano
cine de las Quintas. Yo lo ayudaba por el simple placer de pintar letras, y él nos
colaba gratis dos y tres veces por semana en las buenas películas de tiros y
trompadas. El único lujo que nos hacía falta era un aparato de radio para
escuchar música a cualquier hora con sólo tocar un botón. Hoy es difícil
imaginarse qué escasos eran en las casas de pobres. Luis Enrique y yo nos
sentábamos en una banca que tenían en la tienda de la esquina para la tertulia
de la clientela ociosa, y pasábamos tardes enteras escuchando los programas
de música popular, que eran casi todos. Llegamos a tener en la memoria un
repertorio completo de Miguelito Valdés con la orquesta Casino de la Playa,
Daniel Santos con la Sonora Matancera y los boleros de Agustín Lara en la voz
de Toña la Negra. La distracción de las noches, sobre todo en las dos
ocasiones en que nos cortaron la luz por falta de pago, era enseñarles las
canciones a mi madre y a mis hermanos. Sobre todo a Ligia y a Gustavo, que
las aprendían como loros sin entenderlas y nos divertían a reventar con sus
disparates líricos. No había excepciones. Todos heredamos de padre y madre
una memoria especial para la música y un buen oído para aprender una
canción a la segunda vez. Sobre todo Luis Enrique, que nació músico y se
especializó por su cuenta en solos de guitarra para serenatas de amores
contrariados. No tardamos en descubrir que todos los niños sin radio de las
casas vecinas las aprendían también de mis hermanos, y sobre todo de mi
madre, que terminó por ser una hermana más en aquella casa de niños.
Mi programa favorito era La hora de todo un poco, del compositor, cantante y
maestro Ángel María Camacho y Cano, que acaparaba la audiencia desde la
una de la tarde con toda clase de variedades ingeniosas, y en especial con su
hora de aficionados para menores de quince años. Bastaba con inscribirse en
las oficinas de La Voz de la Patria y llegar al programa con media hora de
anticipación. El maestro Camacho y Cano en persona acompañaba al piano y
un asistente suyo cumplía con la sentencia inapelable de interrumpir la canción
con una campana de iglesia cuando el aficionado cometía un ínfimo error. El
premio para la canción mejor cantada era más de lo que podíamos soñar —
cinco pesos—, pero mi madre fue explícita en que lo más importante era la
gloria de cantarla bien en un programa de tanto prestigio.
Hasta entonces me había identificado con el solo apellido de mi padre —
García— y mis dos nombres de pila —Gabriel José—, pero en aquella ocasión
histórica mi madre me pidió que me inscribiera también con su apellido —
Márquez— para que nadie dudara de mi identidad. Fue un acontecimiento en
casa. Me hicieron vestir de blanco como en la primera comunión, y antes de
salir me dieron una pócima de bromuro de potasio. Llegué a La Voz de la Patria
con dos horas de anticipación y el efecto del sedante me pasó de largo
mientras esperaba en un parque cercano porque no permitían entrar en los
estudios hasta un cuarto de hora antes del programa. Cada minuto sentía
crecer dentro de mí las arañas del terror, y por fin entré con el corazón
desbocado. Tuve que hacer un esfuerzo supremo para no regresar a casa con
el cuento de que no me habían dejado concursar por cualquier pretexto. El
maestro me hizo una prueba rápida con el piano para establecer mi tono de
voz. Antes llamaron a siete por el orden de inscripción, les tocaron la campana
a tres por distintos tropiezos y a mí me anunciaron con el nombre simple de
Gabriel Márquez. Canté «El cisne», una canción sentimental sobre un cisne
más blanco que un copo de nieve asesinado junto con su amante por un
cazador desalmado. Desde los primeros compases me di cuenta de que el tono
era muy alto para mí en algunas notas que no pasaron por el ensayo, y tuve un
momento de pánico cuando el ayudante hizo un gesto de duda y se puso en
guardia para agarrar la campana. No sé de dónde saqué valor para hacerle una
seña enérgica de que no la tocara, pero fue tarde: la campana sonó sin
corazón. Los cinco pesos del premio, además de varios regalos de
propaganda, fueron para una rubia muy bella que había masacrado un trozo de
Madame Butterfly. Volví a casa abrumado por la derrota, y nunca logré
consolar a mi madre de su desilusión. Pasaron muchos años antes de que ella
me confesara que la causa de su vergüenza era que había avisado a sus
parientes y amigos para que me oyeran cantar, y no sabía cómo eludirlos.
En medio de aquel régimen de risas y lágrimas, nunca falté a la escuela. Aun
en ayunas. Pero el tiempo de mis lecturas en casa se me iba en diligencias
domésticas y no teníamos presupuesto de luz para leer hasta la medianoche.
De todos modos me desembrollaba. En el camino de la escuela había varios
talleres de autobuses de pasajeros, y en uno de ellos me demoraba horas
viendo cómo pintaban en los flancos los letreros de las rutas y los destinos. Un
día le pedí al pintor que me dejara pintar unas letras para ver si era capaz.
Sorprendido por mi aptitud natural, me permitió ayudarlo a veces por unos
pesos sueltos que en algo ayudaban al presupuesto familiar. Otra ilusión fue mi
amistad casual con tres hermanos García, hijos de un navegante del río
Magdalena, que habían organizado un trío de música popular para animar por
puro amor al arte las fiestas de los amigos. Completé con ellos el Cuarteto
García para concursar en la hora de aficionados de la emisora Atlántico.
Ganamos desde el primer día con un estruendo de aplausos, pero no nos
pagaron los cinco pesos del premio por una falta insalvable en la inscripción.
Seguimos ensayando juntos por el resto del año y cantando de favor en fiestas
familiares, hasta que la vida acabó por dispersarnos.
Nunca compartí la versión maligna de que la paciencia con que mi padre
manejaba la pobreza tenía mucho de irresponsable. Al contrario: creo que eran
pruebas homéricas de una complicidad que nunca falló entre él y su esposa, y
que les permitía mantener el aliento hasta el borde del precipicio. Él sabía que
ella manejaba el pánico aun mejor que la desesperación, y que ése fue el
secreto de nuestra supervivencia. Lo que quizás no pensó es que a él le
aliviaba las penas mientras que ella iba dejando en el camino lo mejor de su
vida. Nunca pudimos entender la razón de sus viajes. De pronto, como solía
ocurrir, nos despertaron un sábado a medianoche para llevarnos a la agencia
local de un campamento petrolero del Catatumbo, donde nos esperaba una
llamada de mi padre por radioteléfono. Nunca olvidaré a mi madre bañada en
llanto, en una conversación embrollada por la técnica.
—Ay, Gabriel —dijo mi madre—, mira cómo me has dejado con este cuadro de
hijos, que varias veces hemos llegado a no comer.
Él le respondió con la mala noticia de que tenía el hígado hinchado. Le sucedía
a menudo, pero mi madre no lo tomaba muy en serio porque alguna vez lo usó
para ocultar sus perrerías.
—Eso siempre te pasa cuando te portas mal —le dijo en broma.
Hablaba viendo el micrófono como si papá estuviera ahí y al final se aturdió
tratando de mandarle un beso, y besó el micrófono. Ella misma no pudo con
sus carcajadas, y nunca logró contar el cuento completo porque terminaba
bañada en lágrimas de risa. Sin embargo, aquel día permaneció absorta y por
fin dijo en la mesa como hablando para nadie:
—Le noté a Gabriel algo raro en la voz.
Le explicamos que el sistema de radio no sólo distorsiona las voces sino que
enmascara la personalidad. La noche siguiente dijo dormida: «De todos modos
se le oía la voz como si estuviera mucho más flaco». Tenía la nariz afilada de
sus malos días, y se preguntaba entre suspiros cómo serían esos pueblos sin
Dios ni ley por donde andaba su hombre suelto de madrina. Sus motivos
ocultos fueron más evidentes en una segunda conversación por radio, cuando
le hizo prometer a mi padre que regresaría a casa de inmediato si no resolvía
nada en dos semanas. Sin embargo, antes del plazo recibimos desde los Altos
del Rosario un telegrama dramático de una sola palabra: «Indeciso». Mi madre
vio en el mensaje la confirmación de sus presagios más lúcidos, y dictó su
veredicto inapelable:
—O vienes antes del lunes, o ahora mismo me voy para allá con toda la prole.
Santo remedio. Mi padre conocía el poder de sus amenazas, y antes de una
semana estaba de regreso en Barranquilla. Nos impresionó su entrada, vestido
de cualquier modo, con la piel verdosa y sin afeitar, hasta el punto de que mi
madre creyó que estaba enfermo. Pero fue una impresión momentánea, porque
en dos días rescató el proyecto juvenil de instalar una farmacia múltiple en la
población de Sucre, un recodo idílico y próspero a una noche y un día de
navegación desde Barranquilla. Había estado allá en sus mocedades de
telegrafista, y el corazón se le encogía al recordar el viaje por canales
crepusculares y ciénagas doradas, y los bailes eternos. En una época se había
obstinado en conseguir aquella plaza, pero sin la suerte que tuvo para otras,
como Aracataca, aún más apetecidas. Volvió a pensar en ella unos cinco años
después, cuando la tercera crisis del banano, pero la encontró copada por los
mayoristas de Magangué. Sin embargo, un mes antes de volver a Barranquilla
se había encontrado por casualidad con uno de ellos, que no sólo le pintó una
realidad contraria, sino que le ofreció un buen crédito para Sucre. No lo aceptó
porque estaba a punto de conseguir el sueño dorado de los Altos del Rosario,
pero cuando lo sorprendió la sentencia de la esposa, localizó al mayorista de
Magangué, que todavía andaba perdido por los pueblos del río, y cerraron el
trato.
Al cabo de unas dos semanas de estudios y arreglos con mayoristas amigos,
se fue con el aspecto y el talante restablecidos, y su impresión de Sucre resultó
tan intensa, que la dejó escrita en la primera carta: «La realidad fue mejor que
la nostalgia». Alquiló una casa de balcón en la plaza principal y desde allí
recuperó las amistades de antaño que lo recibieron con las puertas abiertas. La
familia debía vender lo que se pudiera, empacar el resto, que no era mucho, y
llevárselo consigo en uno de los vapores que hacían el viaje regular del río
Magdalena. En el mismo correo mandó un giro bien calculado para los gastos
inmediatos, y anunció otro para los gastos de viaje. No puedo imaginarme unas
noticias más apetitosas para el carácter ilusorio de mi madre, así que su
contestación no sólo fue bien pensada para sustentar el ánimo del esposo, sino
para azucararle la noticia de que estaba encinta por octava vez.
Hice los trámites y reservaciones en el Capitán de Caro, un buque legendario
que hacía en una noche y medio día el trayecto de Barranquilla a Magangué.
Luego proseguiríamos en lancha de motor por el río San Jorge y el caño idílico
de la Mojana hasta nuestro destino.
—Con tal de irnos de aquí, aunque sea para el infierno —exclamó mi madre,
que siempre desconfió del prestigio babilónico de Sucre—. No se debe dejar un
marido solo en un pueblo como ése.
Tanta prisa nos impuso, que desde tres días antes del viaje dormíamos por los
suelos, pues ya habíamos rematado las camas y cuantos muebles pudimos
vender. Todo lo demás estaba dentro de los cajones, y la plata de los pasajes
asegurada en algún escondrijo de mi madre, bien contada y mil veces vuelta a
contar.
El empleado que me atendió en las oficinas del buque era tan seductor que no
tuve que apretar las quijadas para entenderme con él. Tengo la seguridad
absoluta de que anoté al pie de la letra las tarifas que él me dictó con la dicción
clara y relamida de los caribes serviciales. Lo que más me alegró y olvidé
menos fue que hasta los doce años se pagaba sólo la mitad de la tarifa
ordinaria. Es decir, todos los hijos menos yo. Sobre esa base, mi madre puso
aparte el dinero del viaje, y se gastó hasta el último céntimo en desmontar la
casa.
El viernes fui a comprar los pasajes y el empleado me recibió con la sorpresa
de que los menores de doce años no tenían un descuento de la mitad sino sólo
del treinta por ciento, lo cual hacía una diferencia insalvable para nosotros.
Alegaba que yo había anotado mal, pues los datos estaban impresos en una
tablilla oficial que puso ante mis ojos. Volví a casa atribulado, y mi madre no
hizo ningún comentario sino que se puso el vestido con que había guardado
luto a su padre y nos fuimos a la agencia fluvial. Quiso ser justa: alguien se
había equivocado y bien podía ser su hijo, pero eso no importaba. El hecho era
que no teníamos más dinero. El agente le explicó que no había nada que
hacer.
«Dese cuenta, señora», le dijo. «No es que uno quiera o no quiera servirle, es
el reglamento de una empresa seria que no puede manejarse como una
veleta».
«Pero si son unos niños», dijo mi madre, y me señaló a mí como ejemplo.
«Imagínese, el mayor es éste, y tiene apenas doce años.» Y señaló con la
mano:
—Son así de grandes.
No era cuestión de estatura, alegó el agente, sino de edad. Nadie pagaba
menos, salvo los recién nacidos, que viajaban gratis. Mi madre buscó cielos
más altos:
—¿Con quién hay que hablar para que esto se arregle?
El empleado no alcanzó a contestar. El gerente, un hombre mayor y de un
vientre maternal, se asomó a la puerta de la oficina en mitad del alegato, y el
empleado se puso de pie al verlo. Era inmenso, de aspecto respetable, y su
autoridad, aun en mangas de camisa y ensopado de sudor, era más que
evidente. Escuchó a mi madre con atención y le respondió con una voz
tranquila que una decisión como aquélla sólo era posible con una reforma de
los reglamentos en asamblea de socios.
—Créame que lo siento mucho —concluyó.
Mi madre sintió el soplo del poder, y refino su argumento.
«Usted tiene razón, señor», dijo, «pero el problema es que su empleado no se
lo explicó bien a mi hijo, o mi hijo lo entendió mal, y yo procedí sobre ese error.
Ahora tengo todo empacado y listo para embarcar, estamos durmiendo en el
santo suelo, la plata del mercado nos alcanza hasta hoy y el lunes entrego la
casa a los nuevos inquilinos.» Se dio cuenta de que los empleados del salón la
escuchaban con un gran interés, y entonces se dirigió a ellos: «¿Qué puede
significar eso para una empresa tan importante?» Y sin esperar respuesta, le
preguntó al gerente mirándolo directo a los ojos:
—¿Usted cree en Dios?
El gerente se ofuscó. La oficina entera estaba en vilo por un silencio demasiado
largo. Entonces mi madre se estiró en el asiento, juntó las rodillas que
empezaban a temblarle, apretó la cartera en el regazo con las dos manos, y
dijo con una determinación propia de sus grandes causas:
—Pues de aquí no me muevo mientras no me lo resuelvan.
El gerente quedó pasmado, y todo el personal suspendió el trabajo para mirar a
mi madre. Estaba impasible, con la nariz afilada, pálida y perlada de sudor. Se
había quitado el luto de su padre, pero lo había asumido en aquel momento
porque le pareció el vestido más propio para aquella diligencia. El gerente no
volvió a mirarla, sino que miró a sus empleados sin saber qué hacer, y al fin
exclamó para todos:
—¡Esto no tiene precedentes!
Mi madre no pestañeó. «Tenía las lágrimas atoradas en la garganta pero tuve
que resistir porque habría quedado muy mal», me contó. Entonces el gerente le
pidió al empleado que le llevara los documentos a su oficina. Éste lo hizo, y a
los cinco minutos volvió a salir, regañado y furioso, pero con todos los tiquetes
en regla para viajar.
La semana siguiente desembarcamos en la población de Sucre como si
hubiéramos nacido en ella. Debía tener unos dieciséis mil habitantes, como
tantos municipios del país en aquellos tiempos, y todos se conocían, no tanto
por sus nombres como por sus vidas secretas.
No sólo el pueblo sino la región entera era un piélago de aguas mansas que
cambiaban de colores por los mantos de flores que las cubrían según la época,
según el lugar y según nuestro propio estado de ánimo. Su esplendor
recordaba el de los remansos de ensueño del sudeste asiático. Durante los
muchos años en que la familia vivió allí no hubo un solo automóvil. Habría sido
inútil, pues las calles rectas de tierra aplanada parecían tiradas a cordel para
los pies descalzos y muchas casas tenían en las cocinas su muelle privado con
las canoas domésticas para el transporte local.
Mi primera emoción fue la de una libertad inconcebible. Todo lo que a los niños
nos había faltado o lo que habíamos añorado se nos puso de pronto al alcance
de la mano. Cada quien comía cuando tenía hambre o dormía a cualquier hora,
y no era fácil ocuparse de nadie, pues a pesar del rigor de sus leyes los adultos
andaban tan embolatados con su tiempo personal que no les alcanzaba para
ocuparse ni de ellos mismos. La única condición de seguridad para los niños
fue que aprendieran a nadar antes de caminar, pues el pueblo estaba dividido
en dos por un caño de aguas oscuras que servía al mismo tiempo de
acueducto y albañal. Los echaban desde el primer año por los balcones de las
cocinas, primero con salvavidas para que le perdieran el miedo al agua y
después sin salvavidas para que le perdieran el respeto a la muerte. Años
después, mi hermano Jaime y mi hermana Ligia, que sobrevivieron a los
riesgos iniciáticos, se lucieron en campeonatos infantiles de natación.
Lo que me convirtió a Sucre en una población inolvidable fue el sentimiento de
libertad con que nos movíamos los niños en la calle. En dos o tres semanas
sabíamos quién vivía en cada casa, y nos comportábamos en ellas como
conocidos de siempre. Las costumbres sociales —simplificadas por el uso—
eran las de una vida moderna dentro de una cultura feudal: los ricos —
ganaderos e industriales del azúcar— en la plaza mayor, y los pobres donde
pudieran. Para la administración eclesiástica era un territorio de misiones con
jurisdicción y mando en un vasto imperio lacustre. En el centro de aquel
mundo, la iglesia parroquial, en la plaza mayor de Sucre, era una versión de
bolsillo de la catedral de Colonia, copiada de memoria por un párroco español
doblado de arquitecto. El manejo del poder era inmediato y absoluto. Todas las
noches, después del rosario, daban en la torre de la iglesia las campanadas
correspondientes a la calificación moral de la película anunciada en el cine
contiguo, de acuerdo con el catálogo de la Oficina Católica para el Cine. Un
misionero de turno, sentado en la puerta de su despacho, vigilaba el ingreso al
teatro desde la acera de enfrente, para sancionar a los infractores.
Mi gran frustración fue por la edad en que llegué a Sucre. Me faltaban todavía
tres meses para cruzar la línea fatídica de los trece años, y en la casa ya no me
soportaban como niño pero tampoco me reconocían como adulto, y en aquel
limbo de la edad terminé por ser el único de los hermanos que no aprendió a
nadar. No sabían si sentarme a la mesa de los pequeños o a la de los grandes.
Las mujeres del servicio ya no se cambiaban la ropa delante de mí ni con las
luces apagadas, pero una de ellas durmió desnuda varias veces en mi cama
sin perturbarme el sueño. No había tenido tiempo de saciarme con aquel
desafuero del libre albedrío cuando tuve que volver a Barranquilla en enero del
año siguiente para empezar el bachillerato, porque en Sucre no había un
colegio bastante para las calificaciones excelentes del maestro Casalins.
Al cabo de largas discusiones y consultas, con muy escasa participación mía,
mis padres se decidieron por el colegio San José de la Compañía de Jesús en
Barranquilla. No me explico de dónde sacaron tantos recursos en tan pocos
meses, si la farmacia y el consultorio homeopático estaban todavía por verse.
Mi madre dio siempre una razón que no requería pruebas: «Dios es muy
grande». En los gastos de la mudanza debía de estar prevista la instalación y el
sostén de la familia, pero no mis avíos de colegio. De no tener sino un par de
zapatos rotos y una muda de ropa que usaba mientras me lavaban la otra, mi
madre me equipó de ropa nueva con un baúl del tamaño de un catafalco sin
preveer que en seis meses ya habría crecido una cuarta. Fue también ella
quien decidió por su cuenta que empezara a usar los pantalones largos, contra
la disposición social acatada por mi padre de que no podían llevarse mientras
no se empezara a cambiar de voz.
La verdad es que en las discusiones sobre la educación de cada hijo me
sostuvo siempre la ilusión de que papá, en una de sus rabias homéricas,
decretara que ninguno de nosotros volviera al colegio. No era imposible. Él
mismo fue un autodidacta por la fuerza mayor de su pobreza, y su padre
estaba inspirado por la moral de acero de don Fernando VII, que proclamaba la
enseñanza individual en casa para preservar la integridad de la familia. Yo le
temía al colegio como a un calabozo, me espantaba la sola idea de vivir
sometido al régimen de una campana, pero también era mi única posibilidad de
gozar de mi vida libre desde los trece años, en buenas relaciones con la
familia, pero lejos de su orden, de su entusiasmo demográfico, de sus días
azarosos, y leyendo sin tomar aliento hasta donde me alcanzara la luz.
Mi único argumento contra el colegio San José, uno de los más exigentes y
costosos del Caribe, era su disciplina marcial pero mi madre me paró con un
alfil: «Allí se hacen los gobernadores». Cuando ya no hubo retroceso posible,
mi padre se lavó las manos:
—Conste que yo no dije ni que sí ni que no.
Él habría preferido el colegio Americano para que aprendiera inglés, pero mi
madre lo descartó con la razón viciada de que era un cubil de luteranos. Hoy
tengo que admitir en honor de mi padre que una de las fallas de mi vida de
escritor ha sido no hablar inglés.
Volver a ver Barranquilla desde el puente del mismo Capitán de Caro en que
habíamos viajado tres meses antes, me turbó el corazón como si hubiera
presentido que regresaba solo a la vida real. Por fortuna, mis padres me habían
hecho arreglos de alojamiento y comida con mi primo José María
Valdeblánquez y su esposa Hortensia, jóvenes y simpáticos, que compartieron
conmigo su vida apacible en un salón sencillo, un dormitorio y un patiecito
empedrado que siempre estaba en sombras por la ropa puesta a secar en
alambres. Dormían en el cuarto con su niña de seis meses. Yo dormía en el
sofá de la sala, que de noche se transformaba en cama.
El colegio San José estaba a unas seis cuadras, en un parque de almendros
donde había estado el cementerio más antiguo de la ciudad y todavía se
encontraban huesecillos sueltos y piltrafas de ropa muerta a ras del
empedrado. El día en que entré al patio principal había una ceremonia del
primer año, con el uniforme dominical de pantalones blancos y saco de paño
azul, y no pude reprimir el terror de que ellos supieran todo lo que yo ignoraba.
Pero pronto me di cuenta de que estaban tan crudos y asustados como yo,
ante las incertidumbres del porvenir.
Un fantasma personal fue el hermano Pedro Reyes, prefecto de la división
elemental, quien se empeñó en convencer a los superiores del colegio de que
yo no estaba preparado para el bachillerato. Se convirtió en una conduerma
que me salía al paso en los lugares menos pensados, y me hacía exámenes
instantáneos con emboscadas diabólicas: «¿Crees que Dios puede hacer una
piedra tan pesada que no la pueda cargar?», me preguntaba sin tiempo para
pensar. O esta otra trampa maldita: «Si le pusiéramos al ecuador un cinturón
de oro de cincuenta centímetros de espesor, ¿cuánto aumentaría el peso de la
Tierra?». No atinaba ni en una, aunque supiera las respuestas, porque la
lengua me trastabillaba de pavor como mi primer día en el teléfono. Era un
terror fundado porque el hermano Reyes tenía razón. Yo no estaba preparado
para el bachillerato, pero no podía renunciar a la suerte de que me hubieran
recibido sin examen. Temblaba sólo de verlo. Algunos compañeros le daban
interpretaciones maliciosas al asedio pero no tuve motivos para pensarlo.
Además, la conciencia me ayudaba porque mi primer examen oral lo aprobé sin
oposición cuando recité como agua corriente a fray Luis de León y dibujé en el
tablero con tizas de colores un Cristo que parecía en carne viva. El tribunal
quedó tan complacido que se olvidó también de la aritmética y la historia patria.
El problema con el hermano Reyes se arregló porque en Semana Santa
necesitó unos dibujos para su clase de botánica y se los hice sin parpadear. No
sólo desistió de su asedio, sino que a veces se entretenía en los recreos para
enseñarme las respuestas bien fundadas de las preguntas que no había podido
contestarle, o de algunas más raras que luego aparecían como por casualidad
en los exámenes siguientes de mi primer año. Sin embargo, cada vez que me
encontraba en grupo se burlaba muerto de risa de que yo era el único de
tercero elemental al que le iba bien en el bachillerato. Hoy me doy cuenta de
que tenía razón. Sobre todo por la ortografía, que fue mi calvario a todo lo largo
de mis estudios y sigue asustando a los correctores de mis originales. Los más
benévolos se consuelan con creer que son torpezas de mecanógrafo.
Un alivio en mis sobresaltos fue el nombramiento del pintor y escritor Héctor
Rojas Herazo en la cátedra de dibujo. Debía tener unos veinte años. Entró en
el aula acompañado por el padre prefecto, y su saludo resonó como un portazo
en el bochorno de las tres de la tarde. Tenía la belleza y la elegancia fácil de un
artista de cine, con una chaqueta de pelo de camello, muy ceñida, y con
botones dorados, chaleco de fantasía y una corbata de seda estampada. Pero
lo más insólito era el sombrero melón, con treinta grados a la sombra. Era tan
alto como el dintel, de modo que debía inclinarse para dibujar en el tablero. A
su lado, el padre prefecto parecía abandonado de la mano de Dios.
De entrada se vio que no tenía método ni paciencia para la enseñanza, pero su
humor malicioso nos mantenía en vilo, como nos asombraban los dibujos
magistrales que pintaba en el tablero con tizas de colores. No duró más de tres
meses en la cátedra, nunca supimos por qué, pero era presumible que su
pedagogía mundana no se compadeciera con el orden mental de la Compañía
de Jesús.
Desde mis comienzos en el colegio gané fama de poeta, primero por la
facilidad con que me aprendía de memoria y recitaba a voz en cuello los
poemas de clásicos y románticos españoles de los libros de texto, y después
por las sátiras en versos rimados que dedicaba a mis compañeros de clase en
la revista del colegio. No los habría escrito o les habría prestado un poco más
de atención si hubiera imaginado que iban a merecer la gloria de la letra
impresa. Pues en realidad eran sátiras amables que circulaban en papelitos
furtivos en las aulas soporíferas de las dos de la tarde. El padre Luis Posada —
prefecto de la segunda división— capturó uno, lo leyó con ceño adusto y me
soltó la reprimenda de rigor, pero se lo guardó en el bolsillo. El padre Arturo
Mejía me citó entonces en su oficina para proponerme que las sátiras
decomisadas se publicaran en la revista Juventud, órgano oficial de los
alumnos del colegio. Mi reacción inmediata fue un retortijón de sorpresa,
vergüenza y felicidad, que resolví con un rechazo nada convincente:
—Son bobadas mías.
El padre Mejía tomó nota de la respuesta, y publicó los versos con ese título —
«Bobadas mías»— y con la firma de Gabito, en el número siguiente de la
revista y con la autorización de las víctimas. En dos números sucesivos tuve
que publicar otra serie a petición de mis compañeros de clase. De modo que
esos versos infantiles —quiéralo o no— son en rigor mi opera prima.
El vicio de leer lo que me cayera en las manos ocupaba mi tiempo libre y casi
todo el de las clases. Podía recitar poemas completos del repertorio popular
que entonces eran de uso corriente en Colombia, y los más hermosos del Siglo
de Oro y el romanticismo españoles, muchos de ellos aprendidos en los
mismos textos del colegio. Estos conocimientos extemporáneos a mi edad
exasperaban a los maestros, pues cada vez que me hacían en clase alguna
pregunta mortal les contestaba con una cita literaria o alguna idea libresca que
ellos no estaban en condiciones de evaluar. El padre Mejía lo dijo: «Es un niño
redicho», por no decir insoportable. Nunca tuve que forzar la memoria, pues los
poemas y algunos trozos de buena prosa clásica se me quedaban grabados en
tres o cuatro relecturas. El primer estilógrafo que tuve se lo gané al padre
prefecto porque le recité sin tropiezos las cincuenta y siete décimas de «El
vértigo» de Gaspar Núñez de Arce.
Leía en las clases, con el libro abierto sobre las rodillas, y con tal descaro que
mi impunidad sólo parecía posible por la complicidad de los maestros. Lo único
que no logré con mis marrullerías bien rimadas fue que me perdonaran la misa
diaria a las siete de la mañana. Además de escribir mis bobadas, hacía de
solista en el coro dibujaba caricaturas de burla, recitaba poemas en las
sesiones solemnes, y tantas cosas más fuera de horas y lugar, que nadie
entendía a qué horas estudiaba. La razón era la más simple: no estudiaba.
En medio de tanto dinamismo superfluo, todavía no entiendo por qué los
maestros se ocupaban tanto de mí sin dar voces de escándalo por mi mala
ortografía. Al contrario de mi madre, que le escondía a papá algunas de mis
cartas para mantenerlo vivo, y otras me las devolvía corregidas y a veces con
sus parabienes por ciertos progresos gramaticales y el buen uso de las
palabras. Pero al cabo de dos años no hubo mejoras a la vista. Hoy mi
problema sigue siendo el mismo: nunca pude entender por qué se admiten
letras mudas o dos letras distintas con el mismo sonido, y tantas otras normas
ociosas.
Fue así como me descubrí una vocación que me iba a acompañar toda la vida:
el gusto de conversar con alumnos mayores que yo. Aún hoy, en reuniones de
jóvenes que podrían ser mis nietos, tengo que hacer un esfuerzo para no
sentirme menor que ellos. Así me hice amigo de dos condiscípulos mayores
que más tarde fueron mis compañeros en trechos históricos de mi vida. El uno
era Juan B. Fernández, hijo de uno de los tres fundadores y propietarios del
periódico El Heraldo, en Barranquilla, donde hice mis primeros chapuzones de
prensa, y donde él se formó desde sus primeras letras hasta la dirección
general. El otro era Enrique Scopell, hijo de un fotógrafo cubano legendario en
la ciudad, y él mismo reportero gráfico. Sin embargo, mi gratitud con él no fue
tanto por nuestros trabajos comunes en la prensa, sino por su oficio de curtidor
de pieles salvajes que exportaba para medio mundo. En alguno de mis
primeros viajes al exterior me regaló la de un caimán de tres metros de largo.
—Esta piel cuesta un dineral —me dijo sin dramatismos—, pero te aconsejo
que no la vendas mientras no sientas que te vas a morir de hambre.
Todavía me pregunto hasta qué punto el sabio Quique Scopell sabía que
estaba dándome un amuleto eterno, pues en realidad habría tenido que
venderla muchas veces en mis años de faminas recurrentes. Sin embargo,
todavía la conservo, polvorienta y casi petrificada, porque desde que la llevo en
la maleta por el mundo entero no volvió a faltarme un centavo para comer.
Los maestros jesuítas, tan severos en clases, eran distintos en los recreos,
donde nos enseñaban lo que no decían dentro y se desahogaban con lo que en
realidad hubieran querido enseñar. Hasta donde era posible a mi edad, creo
recordar que esa diferencia se notaba demasiado y nos ayudaba más. El padre
Luis Posada, un cachaco muy joven de mentalidad progresista, que trabajó
muchos años en sectores sindicales, tenía un archivo de tarjetas con toda clase
de pistas enciclopédicas comprimidas, en especial sobre libros y autores. El
padre Ignacio Zaldívar era un vasco montañés que seguí frecuentando en
Cartagena hasta su buena vejez en el convento de San Pedro Claver. El padre
Eduardo Núñez tenía ya muy avanzada una historia monumental de la literatura
colombiana, de cuya suerte nunca tuve noticia. El viejo padre Manuel Hidalgo,
maestro de canto, ya muy mayor, detectaba las vocaciones por su cuenta y se
permitía incursiones en músicas paganas que no estaban previstas.
Con el padre Pieschacón, el rector, tuve algunas charlas casuales, y de ellas
me quedó la certidumbre de que me veía como a un adulto, no sólo por los
temas que se planteaban sino por sus explicaciones atrevidas. En mi vida fue
decisivo para clarificar la concepción sobre el cielo y el infierno, que no lograba
conciliar con los datos del catecismo por simples obstáculos geográficos.
Contra esos dogmas el rector me alivió con sus ideas audaces. El cielo era, sin
más complicaciones teológicas, la presencia de Dios. El infierno, por supuesto,
era lo contrario. Pero en dos ocasiones me confesó su problema de que «de
todos modos en el infierno había fuego», pero no lograba explicarlo. Más por
esas lecciones en los recreos que por las clases formales, terminé el año con el
pecho acorazado de medallas.
Mis primeras vacaciones en Sucre empezaron un domingo a las cuatro de la
tarde, en un muelle adornado con guirnaldas y globos de colores, y una plaza
convertida en un bazar de Pascua. No bien pisé tierra firme, una muchacha
muy bella, rubia y de una espontaneidad abrumadora se colgó de mi cuello y
me sofocó a besos. Era mi hermana Carmen Rosa, la hija de mi papá antes de
su matrimonio, que había ido a pasar una temporada con su familia
desconocida. También llegó en esa ocasión otro hijo de papá, Abelardo, un
buen sastre de oficio que instaló su taller a un lado de la plaza mayor y fue mi
maestro de vida en la pubertad.
La casa nueva y recién amueblada tenía un aire de fiesta y un hermano nuevo:
Jaime, nacido en mayo bajo el buen signo de Géminís, y además seismesino.
No lo supe hasta la llegada, pues los padres parecían resueltos a moderar los
nacimientos anuales, pero mi madre se apresuró a explicarme que aquél era un
tributo a santa Rita por la prosperidad que había entrado en la casa. Estaba
rejuvenecida y alegre, más cantora que siempre, y papá flotaba en un aire de
buen humor, con el consultorio repleto y la farmacia bien surtida, sobre todo los
domingos en que llegaban los pacientes de los montes vecinos. No sé si supo
nunca que aquella afluencia obedecía en efecto a su fama de buen curador,
aunque la gente del campo no se la atribuía a las virtudes homeopáticas de sus
globulitos de azúcar y sus aguas prodigiosas, sino a sus buenas artes de brujo.
Sucre estaba mejor que en el recuerdo, por la tradición de que en las fiestas de
Navidad la población se dividía en sus dos grandes barrios: Zulia, al sur, y
Congoveo, al norte. Aparte de otros desafíos secundarios, se establecía un
concurso de carrozas alegóricas que representaban en torneos artísticos la
rivalidad histórica de los barrios. En la Nochebuena, por fin, se concentraban
en la plaza principal, en medio de grandes controversias, y el público decidía
cuál de los dos barrios era el vencedor del año.
Carmen Rosa contribuyó desde su llegada a un nuevo esplendor de la Pascua.
Era moderna y coqueta, y se hizo la dueña de los bailes con una cauda de
pretendientes alborotados. Mi madre, tan celosa de sus hijas, no lo era con ella,
y por el contrario le facilitaba los noviazgos que introdujeron una nota insólita
en la casa. Fue una relación de cómplices, como nunca la tuvo mi madre con
sus propias hijas. Abelardo, por su parte, resolvió su vida de otro modo, en un
taller de un solo espacio dividido por un cancel. Como sastre le fue bien, pero
no tan bien como le fue con su parsimonia de garañón, pues más era el tiempo
que se le iba bien acompañado en la cama detrás del cancel, que solo y
aburrido en la máquina de coser.
Mi padre tuvo en aquellas vacaciones la rara idea de prepararme para los
negocios. «Por si acaso», me advirtió. Lo primero fue enseñarme a cobrar a
domicilio las deudas de la farmacia. Un día de ésos me mandó a cobrar varias
de La Hora, un burdel sin prejuicios en las afueras del pueblo.
Me asomé por la puerta entreabierta de un cuarto que daba a la calle, y vi a
una de las mujeres de la casa durmiendo la siesta en una cama de viento,
descalza y con una combinación que no alcanzaba a taparle los muslos. Antes
de que le hablara se sentó en la cama, me miró adormilada y me preguntó qué
quería. Le dije que llevaba un recado de mi padre para don Eligió Molina, el
propietario. Pero en vez de orientarme me ordenó que entrara y pusiera la
tranca en la puerta, y me hizo con el índice una señal que me lo dijo todo:
—Ven acá.
Allá fui, y a medida que me acercaba, su respiración afanada iba llenando el
cuarto como una creciente de río, hasta que pudo agarrarme del brazo con la
mano derecha y me deslizó la izquierda dentro de la bragueta. Sentí un terror
delicioso.
—Así que tú eres hijo del doctor de los globulitos —me dijo, mientras me
toqueteaba por dentro del pantalón con cinco dedos ágiles que se sentían
como si fueran diez. Me quitó el pantalón sin dejar de susurrarme palabras
tibias en el oído, se sacó la combinación por la cabeza y se tendió bocarriba en
la cama con sólo el calzón de flores coloradas—. Éste sí me lo quitas tú —me
dijo—. Es tu deber de hombre.
Le zafé la jareta, pero en la prisa no pude quitárselo, y tuvo que ayudarme con
las piernas bien estiradas y un movimiento rápido de nadadora. Después me
levantó en vilo por los sobacos y me puso encima de ella al modo académico
del misionero. El resto lo hizo de su cuenta, hasta que me morí solo encima de
ella, chapaleando en la sopa de cebollas de sus muslos de potranca.
Se reposó en silencio, de medio lado, mirándome fijo a los ojos y yo le sostenía
la mirada con la ilusión de volver a empezar, ahora sin susto y con más tiempo.
De pronto me dijo que no me cobraba los dos pesos de su servicio porque yo
no iba preparado. Luego se tendió bocarriba y me escrutó la cara.
—Además —me dijo—, eres el hermano juicioso de Luis Enrique, ¿no es
cierto? Tienen la misma voz. Tuve la inocencia de preguntarle por qué lo
conocía.
—No seas bobo —se rió ella—. Si hasta tengo aquí un calzoncillo suyo que le
tuve que lavar la última vez.
Me pareció una exageración por la edad de mi hermano, pero cuando me lo
mostró me di cuenta de que era cierto. Luego saltó desnuda de la cama con
una gracia de ballet, y mientras se vestía me explicó que en la puerta siguiente
de la casa, a la izquierda, estaba don Eligió Molina. Por fin me preguntó:
—¿Es tu primera vez, no es cierto? El corazón me dio un salto.
—Qué va —le mentí—, llevo ya como siete.
—De todos modos —dijo ella con un gesto de ironía—, deberías decirle a tu
hermano que te enseñe un poquito.
El estreno me dio un impulso vital. Las vacaciones eran de diciembre a febrero,
y me pregunté cuántas veces dos pesos debería conseguir para volver con ella.
Mi hermano Luis Enrique, que ya era un veterano del cuerpo, se reventaba de
risa porque alguien de nuestra edad tuviera que pagar por algo que hacían dos
al mismo tiempo y los hacía felices a ambos.
Dentro del espíritu feudal de La Mojana, los señores de la tierra se complacían
en estrenar a las vírgenes de sus feudos y después de unas cuantas noches de
mal uso las dejaban a merced de su suerte. Había para escoger entre las que
salían a cazarnos en la plaza después de los bailes. Sin embargo, todavía en
aquellas vacaciones me causaban el mismo miedo que el teléfono y las veía
pasar como nubes en el agua. No tenía un instante de sosiego por la
desolación que me dejó en el cuerpo mi primera aventura casual. Todavía hoy
no creo que sea exagerado creer que ésa fuera la causa del ríspido estado de
ánimo con que regresé al colegio, y obnubilado por completo por un disparate
genial del poeta bogotano don José Manuel Marroquín, que enloquecía al
auditorio desde la primera estrofa:
Ahora que los ladros perran, ahora que los cantos gallan,
ahora que albando la toca las altas suenas campanan;
y que los rebuznos burran y que los gorjeos pajaran,
y que los silbos serenan y que los gruños marranan,
y que la aurorada rosa los extensos doros campa,
perlando líquidas viertas cual yo lagrimo derramas
y friando de tirito si bien el abrasa almada,
vengo a suspirar mis lanzos ventano de tus debajas.
No sólo introducía el desorden por donde pasaba recitando las ristras
interminables del poema, sino que aprendí a hablar con la fluidez de un nativo
de quién sabe dónde. Me sucedía con frecuencia: contestaba cualquier cosa,
pero casi siempre era tan extraña o divertida, que los maestros se escabullían.
Alguien debió inquietarse por mi salud mental, cuando le di en un examen una
respuesta acertada, pero indescifrable al primer golpe. No recuerdo que
hubiera algo de mala fe en esas bromas fáciles que a todos divertían.
Me llamó la atención que los curas me hablaban como si hubieran perdido la
razón, y yo les seguía la corriente. Otro motivo de alarma fue que inventé
parodias de los corales sacros con letras paganas que por fortuna nadie
entendió. Mi acudiente, de acuerdo con mis padres, me llevó con un
especialista que me hizo un examen agotador pero muy divertido, porque
además de su rapidez mental tenía una simpatía personal y un método
irresistibles. Me hizo leer una cartilla con frases enrevesadas que yo debía
enderezar. Lo hice con tanto entusiasmo, que el médico no resistió la tentación
de inmiscuirse en mi juego, y se nos ocurrieron pruebas tan ingeniosas que
tomó notas para incorporarlas a sus exámenes futuros. Al término de una
indagatoria minuciosa de mis costumbres me preguntó cuántas veces me
masturbaba. Le contesté lo primero que se me ocurrió: nunca me había
atrevido. No me creyó, pero me comentó como al descuido que el miedo era un
factor negativo para la salud sexual, y su misma incredulidad me pareció más
bien una incitación. Me pareció un hombre estupendo, al que quise ver de
adulto cuando ya era periodista en El Heraldo, para que me contara las
conclusiones privadas que había sacado de mi examen, y lo único que supe
fue que se había mudado a los Estados Unidos desde hacía años. Uno de sus
antiguos compañeros fue más explícito y me dijo con un gran afecto que no
tenía nada de raro que estuviera en un manicomio de Chicago, porque siempre
le pareció peor que sus pacientes.
El diagnóstico fue una fatiga nerviosa agravada por leer después de las
comidas. Me recomendó un reposo absoluto de dos horas durante la digestión,
y una actividad física más fuerte que los deportes de rigor. Todavía me
sorprende la seriedad con que mis padres y mis maestros tomaron sus
órdenes. Me reglamentaron las lecturas, y más de una vez me quitaron el libro
cuando me encontraron leyendo en clase por debajo del pupitre. Me
dispensaron de las materias difíciles y me obligaron a tener más actividad física
de varias horas diarias. Así, mientras los demás estaban en clase, yo jugaba
solo en el patio de basquetbol haciendo canastas bobas y recitando de
memoria. Mis compañeros de clase se dividieron desde el primer momento: los
que en realidad pensaban que había estado loco desde siempre, los que creían
que me hacía el loco para gozar la vida y los que siguieron tratándome sobre la
base de que los locos eran los maestros. De entonces viene la versión de que
fui expulsado del colegio porque le tiré un tintero al maestro de aritmética
mientras escribía ejercicios de regla de tres en el tablero. Por fortuna, papá lo
entendió de un modo simple y decidió que volviera a casa sin terminar el año ni
gastarle más tiempo y dinero a una molestia que sólo podía ser una afección
hepática.
Para mi hermano Abelardo, en cambio, no había problemas de la vida que no
se resolvieran en la cama. Mientras mis hermanas me daban tratamientos de
compasión, él me enseñó la receta mágica desde que me vio entrar en su
taller:
—A ti lo que te hace falta es una buena pierna.
Lo tomó tan en serio que casi todos los días se iba media hora al billar de la
esquina y me dejaba detrás del cancel de la sastrería con amigas suyas de
todos los pelajes, y nunca con la misma. Fue una temporada de desafueros
creativos, que parecieron confirmar el diagnóstico clínico de Abelardo, pues al
año siguiente volví al colegio en mi sano juicio.
Nunca olvidé la alegría con que me recibieron de regreso en el colegio San
José y la admiración con que celebraron los globulitos de mi padre. Esta vez no
fui a vivir donde los Valdeblánquez, que ya no cabían en su casa por el
nacimiento de su segundo hijo, sino a la casa de don Eliécer García, un
hermano de mi abuela paterna, famoso por su bondad y su honradez. Trabajó
en un banco hasta la edad de retiro, y lo que más me conmovió fue su pasión
eterna por la lengua inglesa. La estudió a lo largo de su vida desde el
amanecer, y en la noche hasta muy tarde, como ejercicios cantados con muy
buena voz y buen acento, hasta que se lo permitió la edad. Los días de fiesta
se iba al puerto a cazar turistas para hablar con ellos, y llegó a tener tanto
dominio como el que tuvo siempre en castellano, pero su timidez le impidió
hablarlo con nadie conocido. Sus tres hijos varones, todos mayores que yo, y
su hija Valentina, no pudieron escucharlo jamás.
Por Valentina —que fue mi gran amiga y una lectora inspirada— descubrí la
existencia del movimiento Arena y Cielo, formado por un grupo de poetas
jóvenes que se habían propuesto renovar la poesía de la costa caribe con el
buen ejemplo de Pablo Neruda. En realidad eran una réplica local del grupo
Piedra y Cielo que reinaba por aquellos años en los cafés de poetas de Bogotá
y en los suplementos literarios dirigidos por Eduardo Carranza, a la sombra del
español Juan Ramón Jiménez, con la determinación saludable de arrasar con
las hojas muertas del siglo XIX. No eran más de media docena apenas salidos
de la adolescencia, pero habían irrumpido con tanta fuerza en los suplementos
literarios de la costa que empezaban a ser vistos como una gran promesa
artística.
El capitán de Arena y Cielo se llamaba César Augusto del Valle, de unos
veintidós años, que había llevado su ímpetu renovador no sólo a los temas y
los sentimientos sino también a la ortografía y las leyes gramaticales de sus
poemas. A los puristas les parecía un hereje, a los académicos les parecía un
imbécil y a los clásicos les parecía un energúmeno. La verdad, sin embargo,
era que por encima de su militancia contagiosa —como Neruda— era un
romántico incorregible.
Mi prima Valentina me llevó un domingo a la casa donde César vivía con sus
padres, en el barrio de San Roque, el más parrandero de la ciudad. Era de
huesos firmes, prieto y flaco, de grandes dientes de conejo y el cabello
alborotado de los poetas de su tiempo. Y, sobre todo, parrandero y
desbraguetado. Su casa, de clase media pobre, estaba tapizada de libros sin
espacio para uno más. Su padre era un hombre serio y más bien triste, con
aires de funcionario en retiro, y parecía atribulado por la vocación estéril de su
hijo. Su madre me acogió con una cierta lástima como a otro hijo aquejado del
mismo mal que tanto la había hecho llorar por el suyo.
Aquella casa fue para mí la revelación de un mundo que quizás intuía a mis
catorce años, pero nunca había imaginado hasta qué punto. Desde aquel
primer día me volví su visitante más asiduo, y le quitaba tanto tiempo al poeta
que todavía hoy no me explico cómo podía soportarme. He llegado a pensar
que me usaba para practicar sus teorías literarias, tal vez arbitrarias pero
deslumbrantes, con un interlocutor asombrado pero inofensivo. Me prestaba
libros de poetas que nunca había oído nombrar, y los comentaba con él sin una
conciencia mínima de mi audacia. Sobre todo con Neruda, cuyo «Poema
Veinte» aprendí de memoria para sacar de sus casillas a alguno de los jesuítas
que no transitaban por esos andurriales de la poesía. Por aquellos días se
alborotó el ambiente cultural de la ciudad con un poema de Meira Delmar a
Cartagena de Indias que saturó todos los medios de la costa. Fue tal la
maestría de la dicción y la voz con que me lo leyó César del Valle, que lo
aprendí de memoria en la segunda lectura.
Otras muchas veces no podíamos hablar porque César estaba escribiendo a su
manera. Caminaba por cuartos y corredores como en otro mundo, y cada dos o
tres minutos pasaba frente a mí como un sonámbulo, y de pronto se sentaba a
la máquina, escribía un verso, una palabra, un punto y coma quizás, y volvía a
caminar. Yo lo observaba trastornado por la emoción celestial de estar
descubriendo el único y secreto modo de escribir la poesía. Así fue siempre en
mis años del colegio San José, que me dieron la base retórica para soltar mis
duendes. La última noticia que tuve de aquel poeta inolvidable, dos años
después en Bogotá, fue un telegrama de Valentina con las dos palabras únicas
que no tuvo corazón para firmar: «Murió César».
Mi primer sentimiento en una Barranquilla sin mis padres fue la conciencia del
libre albedrío. Tenía amistades que mantenía más allá del colegio. Entre ellos
Álvaro del Toro —que me hacía la segunda voz en las declamaciones del
recreo— y con la tribu de los Arteta, con quienes solía escaparme para las
librerías y el cine. Pues el único límite que me impusieron en casa del tío
Eliécer, para proteger su responsabilidad, fue que no llegara después de las
ocho de la noche.
Un día que esperaba a César del Valle leyendo en la sala de su casa, había
llegado a buscarlo una mujer sorprendente. Se llamaba Martina Fonseca y era
una blanca vaciada en un molde de mulata, inteligente y autónoma, que bien
podía ser la amante del poeta. Por dos o tres horas viví a plenitud el placer de
conversar con ella, hasta que César volvió a casa y se fueron juntos sin decir
para dónde. No volví a saber de ella hasta el Miércoles de Ceniza de aquel
año, cuando salí de la misa mayor, y la encontré esperándome en un escaño
del parque. Creí que era una aparición. Llevaba una bata de lino bordado que
purificaba su hermosura, un collar de fantasía y una flor de fuego vivo en el
descote. Sin embargo, lo que más aprecio ahora en el recuerdo es el modo en
que me invitó a su casa sin un mínimo indicio de premeditación, sin que
tomáramos en cuenta el signo sagrado de la cruz de ceniza que ambos
teníamos en la frente. Su marido, que era práctico de un buque en el río
Magdalena, estaba en su viaje de oficio de doce días. ¿Qué tenía de raro que
su esposa me invitara un sábado casual a un chocolate con almojábanas? Sólo
que el ritual se repitió todo el resto del año mientras el marido andaba en su
buque, y siempre de cuatro a siete, que era el tiempo del programa juvenil del
cine Rex que me servía de pretexto en la casa de mi tío Eliécer para estar con
ella.
Su especialidad profesional era preparar para los ascensos a maestros de
primaria. A los mejor calificados los atendía en sus horas libres con chocolate y
almojábanas, de modo que al bullicioso vecindario no le llamó la atención el
nuevo alumno de los sábados. Fue sorprendente la fluidez de aquel amor
secreto que ardió a fuego loco desde marzo hasta noviembre. Después de los
dos primeros sábados creí que no podía soportar más los deseos desaforados
de estar con ella a toda hora.
Estábamos a salvo de todo riesgo, porque su marido anunciaba su llegada a la
ciudad con una clave para que ella supiera que estaba entrando en el puerto.
Así fue el tercer sábado de nuestros amores, cuando estábamos en la cama y
se oyó el bramido lejano. Ella quedó tensa.
—Tate quieto —me dijo, y esperó dos bramidos más. No saltó de la cama,
como yo lo esperaba por mi propio miedo, sino que prosiguió impávida—:
Todavía nos quedan más de tres horas de vida.
Ella me lo había descrito como «un negrazo de dos metros y un jeme, con una
tranca de artillero». Estuve a punto de romper las reglas del juego por el
zarpazo de los celos, y no de cualquier modo: quería matarlo. Lo resolvió la
madurez de ella, que desde entonces me llevó de cabestro a través de los
escollos de la vida real como a un lobito con piel de cordero.
Iba muy mal en el colegio y no quería saber nada de eso, pero Martina se hizo
cargo de mi calvario escolar. Le sorprendió el infantilismo de descuidar las
clases por complacer al demonio de una irresistible vocación de vida. «Es
lógico —le dije—. Si esta cama fuera el colegio y tú fueras la maestra, yo sería
el número uno no sólo de la clase sino de toda la escuela.» Ella lo tomó como
un ejemplo certero.
—Es justo eso lo que vamos a hacer —me dijo.
Sin demasiados sacrificios emprendió la tarea de mi rehabilitación con un
horario fijo. Me resolvía las tareas y me preparaba para la semana siguiente
entre retozos de cama y regaños de madre. Si los deberes no estaban bien y a
tiempo me castigaba con la veda de un sábado por cada tres faltas. Nunca
pasé de dos. Mis cambios empezaron a notarse en el colegio.
Sin embargo, lo que me enseñó en la práctica fue una fórmula infalible que por
desgracia sólo me sirvió en el último grado del bachillerato: si prestaba
atención en las clases y hacía yo mismo las tareas en vez de copiarlas de mis
compañeros, podía ser bien calificado y leer a mi antojo en mis horas libres, y
seguir mi vida propia sin trasnochos agotadores ni sustos inútiles. Gracias a
esa receta mágica fui el primero de la promoción aquel año de 1942 con
medalla de excelencia y menciones honoríficas de toda índole. Pero las
gratitudes confidenciales se las llevaron los médicos por lo bien que me habían
sanado de la locura. En la fiesta caí en la cuenta de que había una mala dosis
de cinismo en la emoción con que yo agradecía en los años anteriores los
elogios por méritos que no eran míos. En el último año, cuando fueron
merecidos, me pareció decente no agradecerlos. Pero correspondí de todo
corazón con el poema «El circo», de Guillermo Valencia, que recité completo
sin consueta en el acto final, y más asustado que un cristiano frente a los
leones.
En las vacaciones de aquel buen año había previsto visitar a la abuela
Tranquilina en Aracataca, pero ella tuvo que ir de urgencia a Barranquilla para
operarse de las cataratas. La alegría de verla de nuevo se completó con la del
diccionario del abuelo que me llevó de regalo. Nunca había sido consciente de
que estaba perdiendo la vista, o no quiso confesarlo, hasta que ya no pudo
moverse de su cuarto. La operación en el hospital de Caridad fue rápida y con
buen pronóstico. Cuando le quitaron las vendas, sentada en la cama, abrió los
ojos radiantes de su nueva juventud se le iluminó el rostro y resumió su alegría
con una sola palabra:
—Veo.
El cirujano quiso precisar qué tanto veía y ella barrió el cuarto con su mirada
nueva y enumeró cada cosa con una precisión admirable. El médico se quedó
sin aire. pues sólo yo sabía que las cosas que enumeró la abuela no eran las
que tenía enfrente en el cuarto del hospital, sino las de su dormitorio de
Aracataca, que recordaba de memoria y en su orden. Nunca más recobró la
vista.
Mis padres insistieron en que pasara las vacaciones con ellos en Sucre y que
llevara conmigo a la abuela. Mucho más envejecida de lo que mandaba la
edad, y con la mente a la deriva, se le había afinado la belleza de la voz y
cantaba más y con más inspiración que nunca. Mi madre cuidó de que la
mantuvieran limpia y arreglada, como a una muñeca enorme. Era evidente que
se daba cuenta del mundo, pero lo refería al pasado. Sobre todo los programas
de radio, que despertaban en ella un interés infantil. Reconocía las voces de
los distintos locutores a quienes identificaba como amigos de su juventud en
Riohacha, porque nunca entró un radio en su casa de Aracataca. Contradecía
o criticaba algunos comentarios de los locutores, discutía con ellos los temas
más variados o les reprochaba cualquier error gramatical como si estuvieran en
carne y hueso junto a su cama, y se negaba a que la cambiaran de ropa
mientras no se despidieran. Entonces les correspondía con su buena
educación intacta:
—Tenga usted muy buenas noches, señor.
Muchos misterios de cosas perdidas, de secretos guardados o de asuntos
prohibidos se aclararon en sus monólogos: quién se llevó escondida en un baúl
la bomba del agua que desapareció de la casa de Aracataca, quién había sido
en realidad el padre de Matilde Salmona, cuyos hermanos lo confundieron con
otro y se lo cobraron a bala.
Tampoco fueron fáciles mis primeras vacaciones en Sucre sin Martina
Fonseca, pero no hubo ni una mínima posibilidad de que se fuera conmigo. La
sola idea de no verla durante dos meses me había parecido irreal. Pero a ella
no. Al contrario, cuando le toqué el tema, me di cuenta de que ya estaba, como
siempre, tres pasos delante de mí.
—De eso quería hablarte me dijo sin misterios—. Lo mejor para ambos sería
que te fueras a estudiar en otra parte ahora que estamos locos de amarrar. Así
te darás cuenta de que lo nuestro no será nunca más de lo que ya fue.
La tomé a burla.
—Me voy mañana mismo y regreso dentro de tres meses para quedarme
contigo.
Ella me replicó con música de tango:
—¡Ja, ja, ja, ja!
Entonces aprendí que Martina era fácil de convencer cuando decía que sí pero
nunca cuando decía que no. Así que agarré el guante, bañado en lágrimas, y
me propuse ser otro en la vida que ella pensó para mí: otra ciudad, otro
colegio, otros amigos y hasta otro modo de ser. Apenas lo pensé. Con la
autoridad de mis muchas medallas, lo primero que dije a mi padre con una
cierta solemnidad fue que no volvería al colegio San José. Ni a Barranquilla.
—¡Bendito sea Dios! dijo él—. Siempre me había preguntado de dónde sacaste
el romanticismo de estudiar con los jesuitas.
Mi madre pasó por alto el comentario.
—Si no es allá tiene que ser en Bogotá —dijo.
—Entonces no será en ninguna parte —replicó papá de inmediato—, porque no
hay plata que alcance para los cachacos.
Es raro, pero la sola idea de no seguir estudiando, que había sido el sueño de
mi vida, me pareció entonces inverosímil. Hasta el extremo de apelar a un
sueño que nunca me pareció alcanzable.
—Hay becas —dije.
—Muchísimas —dijo papá—, pero para los ricos.
En parte era cierto, pero no por favoritismos, sino porque los trámites eran
difíciles y las condiciones mal divulgadas. Por obra del centralismo, todo el que
aspirara a una beca tenía que ir a Bogotá, mil kilómetros en ocho días de viaje
que costaban casi tanto como tres meses en el internado de un buen colegio.
Pero aun así podía ser inútil. Mi madre se exasperó:
—Cuando uno destapa la máquina de la plata se sabe dónde se empieza pero
no dónde se termina.
Además, ya había otras obligaciones atrasadas. Luis Enrique, que tenía un año
menos que yo, estuvo matriculado en dos escuelas locales y de ambas había
desertado a los pocos meses. Margarita y Aída estudiaban bien en la escuela
primaria de las monjas, pero ya empezaban a pensar en una ciudad cercana y
menos costosa para el bachillerato. Gustavo, Ligia, Rita y Jaime no eran
todavía urgentes, pero crecían a un ritmo amenazante. Tanto ellos como los
tres que nacieron después me trataron como a alguien que siempre llegaba
para irse.
Fue mi año decisivo. La atracción mayor de cada carroza eran las muchachas
escogidas por su gracia y su belleza, y vestidas como reinas, que recitaban
versos alusivos a la guerra simbólica entre las dos mitades del pueblo. Yo,
todavía medio forastero, disfrutaba del privilegio de ser neutral, y así me
comportaba. Aquel año, sin embargo, cedí ante los ruegos de los capitanes de
Congoveo para que les escribiera los versos para mi hermana Carmen Rosa,
que sería la reina de una carroza monumental. Los complací encantado, pero
me excedí en los ataques al adversario por mi ignorancia de las reglas del
juego. No me quedó otro recurso que enmendar el escándalo con dos poemas
de paz: uno reparador para la bella de Congoveo y otro de reconciliación para
la bella de Zulia. El incidente se hizo público. El poeta anónimo, apenas
conocido en la población, fue el héroe de la jornada. El episodio me presentó
en sociedad y me mereció la amistad de ambos bandos. Desde entonces no
me alcanzó el tiempo para ayudar en comedias infantiles, bazares de caridad,
tómbolas de beneficencia y hasta el discurso de un candidato al concejo
municipal.
Luis Enrique, que ya se perfilaba como el guitarrista inspirado que llegó a ser,
me enseñó a tocar el tiple. Con él y con Filadelfo Velilla nos volvimos los reyes
de las serenatas, con el premio mayor de que algunas agasajadas se vestían a
las volandas, abrían la casa, despertaban a las vecinas y seguíamos la fiesta
hasta el desayuno. Aquel año se enriqueció el grupo con el ingreso de José
Palencia, nieto de un terrateniente adinerado y pródigo. José era un músico
innato capaz de tocar cualquier instrumento que le cayera en las manos. Tenía
una estampa de artista de cine, y era un bailarín estelar, de una inteligencia
deslumbrante y una suerte más envidiada que envidiable en los amores de
paso.
Yo, en cambio, no sabía bailar, y no pude aprender ni siquiera en casa de las
señoritas Loiseau, seis hermanas inválidas de nacimiento, que sin embargo
daban clases de buen baile sin levantarse de sus mecedores. Mi padre, que
nunca fue insensible a la fama, se acercó a mí con una visión nueva. Por
primera vez dedicamos largas horas a conversar. Apenas si nos conocíamos.
En realidad, visto desde hoy, no viví con mis padres más de tres años en total,
sumados los de Aracataca, Barranquilla, Cartagena, Sincé y Sucre. Fue una
experiencia muy grata que me permitió conocerlos mejor. Mi madre me lo dijo:
«Qué bueno que te hiciste amigo de tu papá». Días después, mientras
preparaba el café en la cocina, me dijo más:
—Tu papá está muy orgulloso de ti.
Al día siguiente me despertó en puntillas y me sopló al oído: «Tu papá te tiene
una sorpresa». En efecto, cuando bajó a desayunar, él mismo me dio la noticia
en presencia de todos con un énfasis solemne:
—Alista tus vainas, que te vas para Bogotá.
El primer impacto fue una gran frustración, pues lo que hubiera querido
entonces era quedarme ahogado en la parranda perpetua. Pero prevaleció la
inocencia. Por la ropa de tierra fría no hubo problema. Mi padre tenía un
vestido negro de cheviot y otro de pana, y ninguno le cerraba en la cintura. Así
que fuimos con Pedro León Rosales, el llamado sastre de los milagros, y me
los compuso a mi tamaño. Mi madre me compró además el sobretodo de piel
de camello de un senador muerto. Cuando me lo estaba midiendo en casa, mi
hermana Ligia —que es vidente de natura— me previno en secreto de que el
fantasma del senador se paseaba de noche por su casa con el sobretodo
puesto. No le hice caso, pero más me hubiera valido, porque cuando me lo
puse en Bogotá me vi en el espejo con la cara del senador muerto. Lo empeñé
por diez pesos en el Monte de Piedad y lo dejé perder.
El ambiente doméstico había mejorado tanto que estuve a punto de llorar en
las despedidas, pero el programa se cumplió al pie de la letra sin
sentimentalismos. La segunda semana de enero me embarqué en Magangué
en el David Arango, el buque insignia de la Naviera Colombiana, después de
vivir una noche de hombre libre. Mi compañero de camarote fue un ángel de
doscientas veinte libras y lampiño de cuerpo entero. Tenía el nombre usurpado
de Jack el Destripador, y era el último sobreviviente de una estirpe de
cuchilleros de circo del Asia Menor. A primera vista me pareció capaz de
estrangularme mientras dormía, pero en los días siguientes me di cuenta de
que sólo era lo que parecía: un bebé gigante con un corazón que no le cabía
en el cuerpo.
Hubo fiesta oficial la primera noche, con orquesta y cena de gala, pero me
escapé a la cubierta, contemplé por última vez las luces del mundo que me
disponía a olvidar sin dolor y lloré a gusto hasta el amanecer. Hoy me atrevo a
decir que por lo único que quisiera volver a ser niño es para gozar otra vez de
aquel viaje. Tuve que hacerlo de ida y vuelta varias veces durante los cuatro
años que me faltaban del bachillerato y otros dos de la universidad, y cada vez
aprendí más de la vida que en la escuela, y mejor que en la escuela. Por la
época en que las aguas tenían caudal suficiente, el viaje de subida duraba
cinco días de Barranquila a Puerto Salgar, de donde se hacía una jornada en
tren hasta Bogotá. En tiempos de sequía, que eran los más entretenidos para
navegar si no se tenía prisa, podía durar hasta tres semanas.
Los buques tenían nombres fáciles e inmediatos: Atlántico, Medellín, Capitán
de Caro, David Arango. Sus capitanes, como los de Conrad, eran autoritarios y
de buena índole, comían como bárbaros y no sabían dormir solos en sus
camarotes de reyes. Los viajes eran lentos y sorprendentes. Los pasajeros nos
sentábamos en las terrazas todo el día para ver los pueblos olvidados, los
caimanes tumbados con las fauces abiertas a la espera de las mariposas
incautas, las bandadas de garzas que alzaban el vuelo por el susto de la estela
del buque, el averío de patos de las ciénagas interiores, los manatíes que
cantaban en los playones mientras amamantaban a sus crías. Durante todo el
viaje uno despertaba al amanecer aturdido por la bullaranga de los micos y las
cotorras. A menudo, la tufarada nauseabunda de una vaca ahogada
interrumpía la siesta, inmóvil en el hilo del agua con un gallinazo solitario
parado en el vientre.
Ahora es raro que uno conozca a alguien en los aviones. En los buques
fluviales los estudiantes terminábamos por parecer una sola familia, pues nos
poníamos de acuerdo todos los años para coincidir en el viaje. A veces el
buque encallaba hasta quince días en un banco de arena. Nadie se
preocupaba, pues la fiesta seguía, y una carta del capitán sellada con el
escudo de su anillo servía de excusa para llegar tarde al colegio.
Desde el primer día me llamó la atención el más joven de un grupo familiar, que
tocaba el bandoneón como entre sueños, paseándose durante días enteros por
la cubierta de primera clase. No pude soportar la envidia, pues desde que
escuché a los primeros acordeoneros de Francisco el Hombre en las fiestas del
20 de julio en Aracataca me empeñé en que mi abuelo me comprara un
acordeón, pero mi abuela se nos atravesó con la mojiganga de siempre de que
el acordeón era un instrumento de guatacucos. Unos treinta años después creí
reconocer en París al elegante acordeonero del buque en un congreso mundial
de neurólogos. El tiempo había hecho lo suyo: se había dejado una barba
bohemia y la ropa le había crecido unas dos tallas, pero el recuerdo de su
maestría era tan vivido que no podía equivocarme. Sin embargo, su reacción
no pudo ser más ríspida cuando le pregunté sin presentarme:
—¿Cómo va el bandoneón? Me replicó sorprendido:
—No sé de qué me habla usted.
Sentí que me tragaba la tierra, y le di mis humildes excusas por haberlo
confundido con un estudiante que tocaba el bandoneón en el David Arango, a
principios de enero del 44. Entonces resplandeció por el recuerdo. Era el
colombiano Salomón Hakim, uno de los grandes neurólogos de este mundo. La
desilusión fue que había cambiado el bandoneón por la ingeniería médica.
Otro pasajero me llamó la atención por su distancia. Era joven, robusto, de piel
rubicunda y lentes de miope, y una calvicie prematura muy bien tenida. Me
pareció la imagen perfecta del turista cachaco. Desde el primer día acaparó la
poltrona más cómoda, puso varias torres de libros nuevos en una mesita y leyó
sin espabilar desde la mañana hasta que lo distraían las parrandas de la
noche. Cada día apareció en el comedor con una camisa de playa diferente y
florida, y desayunó, almorzó, comió y siguió leyendo solo en la mesa más
arrinconada. No creo que hubiera cruzado un saludo con nadie. Lo bauticé para
mí como «el lector insaciable».
No resistí la tentación de husmear sus libros. La mayoría eran tratados
indigestos de derecho público, que leía en las mañanas, subrayando y tomando
notas marginales. Con la fresca de la tarde leía novelas. Entre ellas, una que
me dejó atónito: El doble, de Dostoievski, que había tratado de robarme, y no
pude, en una librería de Barranquilla. Estaba loco por leerla. Tanto, que hubiera
querido pedírsela prestada, pero no tuve aliento. Uno de esos días apareció
con El gran Meaulnes, de la cual no había oído hablar, pero que muy pronto
tuve entre las obras maestras preferidas por mí. En cambio, yo sólo llevaba
libros ya leídos e irrepetibles: Jeromín, del Padre Coloma, que no acabé de leer
nunca; La vorágine, de José Eustasio Rivera; De los Apeninos a los Andes, de
Edmundo de Amicis, y el diccionario del abuelo que leía a trozos durante horas.
Al lector implacable, por el contrario no le alcanzaba el tiempo para tantos. Lo
que quiero decir y no he dicho es que hubiera dado cualquier cosa por ser él.
El tercer viajero, por supuesto, era Jack el Destripador mi compañero de
cuarto, que hablaba dormido en lengua bárbara durante horas enteras. Sus
parlamentos tenían una condición melódica que le daba un fondo nuevo a mis
lecturas de la madrugada. Me dijo que no era consciente de eso, ni sabía qué
idioma podía ser en el que soñaba, porque de niño se entendió con los
maromeros de su circo en seis dialectos asiáticos, pero los había perdido todos
cuando murió su madre. Sólo le quedó el polaco, que era su lengua original,
pero pudimos establecer que tampoco era ésa la que hablaba dormido. No
recuerdo un ser más adorable mientras aceitaba y probaba el filo de sus
cuchillos siniestros en su lengua rosada.
Su único problema había sido el primer día en el comedor cuando les reclamó
a los meseros que no podría sobrevivir al viaje si no le servían cuatro raciones.
El contramaestre le explicó que así sería si las pagaba como un suplemento
con una rebaja especial. El alegó que había viajado por los mares del mundo y
en todos le reconocieron el derecho humano de no dejarlo morir de hambre. El
caso subió hasta el capitán, quien decidió muy a la colombiana que le sirvieran
dos raciones, y que a los meseros se les fuera la mano hasta dos más por
distracción. Él se ayudó además picando con el tenedor los platos de los
compañeros de mesa y de algunos vecinos inapetentes, que gozaban con sus
ocurrencias. Había que estar allí para creerlo.
Yo no sabía qué hacer de mi, hasta que en La Gloria se embarcó un grupo de
estudiantes que armaban tríos y cuartetos en las noches, y cantaban hermosas
serenatas con boleros de amor. Cuando descubrí que les sobraba un tiple me
hice cargo de él, ensayé con ellos en las tardes y cantábamos hasta el
amanecer. El tedio de mis horas libres encontró remedio por una razón del
corazón: el que no canta no puede imaginarse lo que es el placer de cantar.
Una noche de gran luna nos despertó un lamento desgarrador que nos llegaba
de la ribera. El capitán Clímaco Conde Abello, uno de los más grandes, dio
orden de buscar con reflectores el origen de aquel llanto, y era una hembra de
manatí que se había enredado en las ramas de un árbol caído. Los vaporinos
se echaron al agua, la amarraron a un cabrestante y lograron desencallarla.
Era un ser fantástico y enternecedor, entre mujer y vaca, de casi cuatro metros
de largo. Su piel era lívida y tierna, y su torso de grandes tetas era de madre
bíblica. Fue al mismo capitán Conde Abello a quien le oí decir por primera vez
que el mundo se iba a acabar si seguían matando los animales del río, y
prohibió disparar desde su barco.
—¡El que quiera matar a alguien, que vaya a matarlo en su casa! —gritó—. No
en mi buque.
El 19 de enero de 1961, diecisiete años después, lo recuerdo como un día
ingrato, por un amigo que me llamó por teléfono a México para contarme que el
vapor David Arango se había incendiado y convertido en cenizas en el puerto
de Magangué. Colgué con la conciencia horrible de que aquel día se acababa
mi juventud, y de que lo poco que ya nos quedaba de nuestro río de nostalgias
se había ido al carajo. Hoy el río Magdalena está muerto, con sus aguas
podridas y sus animales extinguidos. Los trabajos de recuperación de que tanto
han hablado los gobiernos sucesivos que nada han hecho, requerirían la
siembra técnica de unos sesenta millones de árboles en un noventa por ciento
de las tierras de propiedad privada, cuyos dueños tendrían que renunciar por el
solo amor a la patria al noventa por ciento de sus ingresos actuales.
Cada viaje dejaba grandes enseñanzas de vida que nos vinculaban de un
modo efímero pero inolvidable a la de los pueblos de paso, donde muchos de
nosotros se enredaron para siempre con su destino. Un renombrado estudiante
de medicina se metió sin ser invitado en un baile de bodas, bailó sin permiso
con la mujer más bonita de la fiesta y el marido lo mató de un tiro. Otro se casó
en una borrachera épica con la primera muchacha que le gustó en Puerto
Berrío, y sigue feliz con ella y con sus nueve hijos. José Palencia, nuestro
amigo de Sucre, se había ganado una vaca en un concurso de tamboreros en
Tenerife, y allí mismo la vendió por cincuenta pesos: una fortuna para la época.
En el inmenso barrio de tolerancia de Barrancabermeja, la capital del petróleo,
nos llevamos la sorpresa de encontrar cantando con la orquesta de un burdel a
Ángel Casij Palencia, primo hermano de José, que había desaparecido de
Sucre sin dejar rastro desde el año anterior. La cuenta de la pachanga la
asumió la orquesta hasta el amanecer.
Mi recuerdo más ingrato es el de una cantina sombría de Puerto Berrío, de
donde la policía nos sacó a golpes de garrote a cuatro pasajeros, sin dar
explicaciones ni escucharlas, y nos arrestaron bajo el cargo de haber violado a
una estudiante. Cuando llegamos a la comandancia de policía ya tenían entre
rejas y sin un solo rasguño a los verdaderos culpables, unos vagos locales que
no tenían nada que ver con nuestro buque.
En la escala final, Puerto Salgar, había que desembarcar a las cinco de la
mañana vestidos para las tierras altas. Los hombres de paño negro, con
chaleco y sombreros hongo y los abrigos colgados del brazo, habían cambiado
de identidad entre el salterio de los sapos y la pestilencia del río saturado de
animales muertos. A la hora del desembarco tuve una sorpresa insólita. Una
amiga de última hora había convencido a mi madre de hacerme un petate de
corroncho con un chinchorro de pita, una manta de lana y una bacinilla de
emergencia, y todo envuelto en una estera de esparto y amarrada en cruz con
los hicos de la hamaca. Mis compañeros músicos no pudieron soportar la risa
de verme con semejante equipaje en la cuna de la civilización, y el más
resuelto hizo lo que yo no me hubiera atrevido: lo tiró al agua. Mi última visión
de aquel viaje inolvidable fue la del petate que regresaba a sus orígenes
ondulando en la corriente. El tren de Puerto Salgar subía como gateando por
las cornisas de rocas en las primeras cuatro horas. En los tramos más
empinados se descolgaba para tomar impulso y volvía a intentar el ascenso
con un resuello de dragón. A veces era necesario que los pasajeros se bajaran
para aligerarlo del peso, y remontar a pie hasta la cornisa siguiente. Los
pueblos del camino eran tristes y helados, y en las estaciones desiertas sólo
nos esperaban las vendedoras de toda la vida que ofrecían por la ventanilla del
vagón unas gallinas gordas y amarillas, cocinadas enteras, y unas papas
nevadas que sabían a gloria. Allí sentí por primera vez un estado del cuerpo
desconocido e invisible: el frío. Al atardecer, por fortuna, se abrían de pronto
hasta el horizonte las sabanas inmensas, verdes y bellas como un mar del
cielo. El mundo se volvía tranquilo y breve. El ambiente del tren se volvía otro.
Me había olvidado por completo del lector insaciable, cuando apareció de
pronto y se sentó enfrente de mí con un aspecto de urgencia. Fue increíble. Lo
había impresionado un bolero que cantábamos en las noches del buque y me
pidió que se lo copiara. No sólo lo hice, sino que le enseñé a cantarlo. Me
sorprendió su buen oído y la lumbre de su voz cuando la cantó solo, justo y
bien, desde la primera vez.
—¡Esa mujer se va a morir cuando la oiga! —exclamó radiante.
Así entendí su ansiedad. Desde que oyó el bolero cantado por nosotros en el
buque, sintió que sería una revelación para la novia que lo había despedido
tres meses antes en Bogotá y aquella tarde lo esperaba en la estación. Lo
había vuelto a oír dos o tres veces, y era capaz de reconstruirlo a pedazos,
pero al verme solo en la poltrona del tren había resuelto pedirme el favor.
También yo tuve entonces la audacia de decirle con toda intención, y sin que
viniera al caso, cuánto me había sorprendido en su mesa un libro tan difícil de
encontrar. Su sorpresa fue auténtica:
—¿Cuál?
—El doble.
Rió complacido.
—Todavía no lo he terminado —dijo—. Pero es una de las cosas más extrañas
que me ha caído en las manos.
No pasó de ahí. Me dio las gracias en todos los tonos por el bolero y se
despidió con un fuerte apretón de manos.
Empezaba a oscurecer cuando el tren disminuyó la marcha, pasó por un
galpón atiborrado de chatarra oxidada y ancló en un muelle sombrío. Agarré el
baúl por la lengüeta y lo arrastré hacia la calle antes de que me atropellara el
gentío. Estaba a punto de llegar cuando alguien gritó:
—¡Joven, joven!
Me volví a mirar, como varios jóvenes y otros menos jóvenes que corrían
conmigo, cuando el lector insaciable pasó a mi lado y me dio un libro sin
detenerse.
—¡Que le aproveche! —me gritó, y se perdió en el tropel.
El libro era El doble. Estaba tan aturdido que no alcancé a darme cuenta de lo
que acababa de pasarme.
Me guardé el libro en el bolsillo del sobretodo, y el viento helado del crepúsculo
me golpeó cuando salí de la estación. A punto de sucumbir puse el baúl en el
andén y me senté sobre él para tomar el aire que me faltaba. No había un alma
en las calles. Lo poco que alcancé a ver era la esquina de una avenida
siniestra y glacial bajo una llovizna tenue revuelta con hollín, a dos mil
cuatrocientos metros de altura y con un aire polar que estorbaba para respirar.
Esperé muerto de frío no menos de media hora. Alguien tenía que llegar, pues
mi padre había avisado con un telegrama urgente a don Eliécer Torres Arango,
un pariente suyo que sería mi acudiente. Pero lo que me preocupaba entonces
no era que alguien viniera o no viniera, sino el miedo de estar sentado en un
baúl sepulcral sin conocer a nadie en el otro lado del mundo. De pronto bajó de
un taxi un hombre distinguido, con un paraguas de seda y un abrigo de camello
que le daba a los tobillos. Comprendí que era mi acudiente, aunque apenas me
miró y pasó de largo, y no tuve la audacia de hacerle alguna seña. Entró
corriendo en la estación, y volvió a salir minutos después sin ningún gesto de
esperanza. Por fin me descubrió y me señaló con el índice:
—Tú eres Gabito, ¿verdad? Le contesté con el alma:
—Ya casi.
4
Bogotá era entonces una ciudad remota y lúgubre donde estaba cayendo una
llovizna insomne desde principios del siglo XVI. Me llamó la atención que había
en la calle demasiados hombres deprisa, vestidos como yo desde mi llegada,
de paño negro y sombreros duros. En cambio no se veía ni una mujer de
consolación, cuya entrada estaba prohibida en los cafés sombríos del centro
comercial, como la de sacerdotes con sotana y militares uniformados. En los
tranvías y orinales públicos había un letrero triste: «Si no le temes a Dios,
témele a la sífilis».
Me impresionaron los percherones gigantescos que tiraban de los carros de
cerveza, las chispas de pirotecnia de los tranvías al doblar las esquinas y los
estorbos del tránsito para dar paso a los entierros de a pie bajo la lluvia. Eran
los más lúgubres, con carrozas de lujo y caballos engringolados de terciopelo y
morriones de plumones negros, con cadáveres de buenas familias que se
comportaban como los inventores de la muerte. En el atrio de la iglesia de las
Nieves vi desde el taxi la primera mujer en las calles, esbelta y sigilosa, y con
tanta prestancia como una reina de luto, pero me quedé para siempre con la
mitad de la ilusión, porque llevaba la cara cubierta con un velo infranqueable.
Fue un derrumbe moral. La casa donde pasé la noche era grande y
confortable, pero me pareció fantasmal por su jardín sombrío de rosas oscuras
y un frío que trituraba los huesos. Era de la familia Torres Gamboa, parientes
de mi padre y conocidos míos, pero los veía como extraños en la cena
arropados con mantas de dormir. Mi mayor impresión fue cuando me deslicé
bajo las sábanas y lancé un grito de horror, porque las sentí empapadas en un
líquido helado. Me explicaron que así era la primera vez y que poco a poco me
iría acostumbrando a las rarezas del clima. Lloré largas horas en silencio antes
de lograr un sueño infeliz.
Ese era el ánimo en que me sentía cuatro días después de haber llegado,
mientras caminaba a toda prisa contra el frío y la llovizna hacia el Ministerio de
Educación, donde iban a abrirse las inscripciones para el concurso nacional de
becas. La fila empezaba en el tercer piso del ministerio, frente a la puerta
misma de las oficinas de inscripción, y bajaba serpenteando por las escaleras
hasta la entrada principal. El espectáculo era descorazonador. Cuando
escampó, hacia las diez de la mañana, la fila se prolongaba todavía dos
cuadras más sobre la avenida Jiménez de Quesada, y aún faltaban aspirantes
que se habían refugiado en los portales. Me pareció imposible obtener nada en
semejante rebatiña.
Poco después del mediodía sentí dos toquecitos en el hombro. Era el
insaciable lector del buque, que me había reconocido entre los últimos de la
fila, pero me costó trabajo identificarlo con el sombrero hongo y el atuendo
fúnebre de los cachacos. También él, perplejo, me preguntó:
—¿Pero qué carajo haces aquí? Se lo dije.
—¡Qué cosa más divertida! —dijo él, muerto de risa—. Ven conmigo —y me
llevó del brazo hacia el ministerio. Entonces supe que era el doctor Adolfo
Gómez Támara, director nacional de becas del Ministerio de Educación.
Fue el azar menos posible y uno de los más afortunados de mi vida. Con una
broma de pura estirpe estudiantil, Gómez Támara me presentó a sus asistentes
como el cantante más inspirado de boleros románticos. Me sirvieron café y me
inscribieron sin más trámites, no sin antes advertirme que no estaban burlando
instancias sino rindiendo tributo a los dioses insondables de la casualidad. Me
informaron que el examen general sería el lunes siguiente en el colegio de San
Bartolomé. Calculaban unos mil aspirantes de todo el país para unas
trescientas cincuenta becas, de modo que la batalla iba a ser larga y difícil, y
quizás un golpe mortal para mis ilusiones. Los favorecidos conocerían los
resultados una semana después, junto con los datos del colegio que les
asignaran. Esto fue nuevo y grave para mí, pues lo mismo podían
despacharme para Medellín que para el Vichada. Me explicaron que esa lotería
geográfica se había acordado para estimular la movilidad cultural entre las
distintas regiones. Cuando terminaron los trámites, Gómez Támara me
estrechó la mano con la misma energía entusiasta con que me agradeció el
bolero.
—Avíspate —me dijo—. Ahora tu vida está en tus manos.
A la salida del ministerio, un hombrecito de aspecto clerical se me ofreció para
conseguirme una beca segura y sin exámenes en el colegio que yo quisiera
mediante el pago de cincuenta pesos. Era una fortuna para mí, pero creo que si
la hubiera tenido la habría pagado por evitarme el terror del examen. Días
después reconocí al impostor en la fotografía de los periódicos como el
cabecilla de una banda de estafadores que se disfrazaban de curas para
gestionar negocios ilícitos en organismos oficiales.
No deshice el baúl ante la certidumbre de que me mandarían para cualquier
parte. Mi pesimismo estaba tan bien servido que la víspera del examen me fui
con los músicos del buque a una cantina de mala muerte en el escabroso
barrio de las Cruces. Cantábamos por el trago al precio de una canción por un
vaso de chicha, la bebida bárbara de maíz fermentado que los borrachos
exquisitos refinaban con pólvora. Así que llegué tarde al examen, con latidos
dentro de la cabeza y sin recordar siquiera dónde estuve ni quién me había
llevado a casa la noche anterior, pero me recibieron por caridad en un salón
inmenso y atiborrado de aspirantes. Un vistazo de pájaro sobre el cuestionario
me bastó para darme cuenta de que estaba derrotado de antemano. Sólo por
distraer a los vigilantes me entretuve en las ciencias sociales, cuyas preguntas
me parecieron las menos crueles. De pronto me sentí poseído por un aura de
inspiración que me permitió improvisar respuestas creíbles y chiripas
milagrosas. Salvo en las matemáticas, que no se me rindieron ni en lo que Dios
quiso. El examen de dibujo, que hice deprisa pero bien, me sirvió de alivio.
«Debió ser un milagro de la chicha», me dijeron mis músicos. De todos modos
terminé en un estado de rendición final, con la decisión de escribir una carta a
mis padres sobre derechos y razones para no volver a casa.
Cumplí con el deber de reclamar las calificaciones una semana después. La
empleada de la recepción debió reconocer alguna señal en mi expediente
porque me llevó sin razones con el director. Lo encontré de muy buen genio, en
mangas de camisa y con tirantes rojos de fantasía. Revisó las notas de mi
examen con una atención profesional, dudó una o dos veces y por fin respiro.
—No está mal —dijo para sí mismo—. Salvo en matemáticas, pero te
escapaste por un pelo gracias al cinco en dibujo.
Se echó hacia atrás en la silla de resortes y me preguntó en qué colegio había
pensado.
Fue uno de mis sustos históricos, pero no vacilé:
—San Bartolomé, aquí en Bogotá. Él puso la palma de la mano sobre una pila
de papeles que tenía en el escritorio.
—Todo esto son cartas de pesos pesados que recomiendan a hijos, parientes y
amigos para colegios de aquí dijo. Se dio cuenta de que no tenía que haberlo
dicho, y prosiguió: Si me permites que te ayude, lo que más te conviene es el
Liceo Nacional de Zipaquirá, a una hora de tren.
Lo único que sabía de esa ciudad histórica era que tenia minas de sal. Gómez
Támara me explicó que era un colegio colonial expropiado a una comunidad
religiosa por una reforma liberal reciente, y ahora tenía una nómina espléndida
de maestros jóvenes con una mentalidad moderna. Pensé que mi deber era
sacarlo de dudas.
—Mi papá es godo —le advertí. Soltó la risa.
—No seas tan serio —dijo—. Digo liberal en el sentido de pensamiento amplio.
Enseguida recobró su estilo propio y decidió que mi suerte estaba en aquel
antiguo convento del siglo XVII, convertido en colegio de incrédulos en una villa
soñolienta donde no había más distracciones que estudiar. El viejo claustro, en
efecto, se mantenía impasible ante la eternidad. En su primera época tenía un
letrero tallado en el pórtico de piedra: El principio de la sabiduría es el temor de
Dios. Pero la divisa fue cambiada por el escudo de Colombia cuando el
gobierno liberal del presidente Alfonso López Pumarejo nacionalizó la
educación en 1936. Desde el zaguán, mientras me reponía de la asfixia por el
peso del baúl, me deprimió el patiecito de arcos coloniales tallados en piedra
viva, con balcones de maderas pintadas de verde y macetas de flores
melancólicas en los barandales. Todo parecía sometido a un orden confesional,
y en cada cosa se notaba demasiado que en más de trescientos años no
habían conocido la indulgencia de unas manos de mujer. Mal educado en los
espacios sin ley del Caribe, me asaltó el terror de vivir los cuatro años decisivos
de mi adolescencia en aquel tiempo varado.
Todavía hoy me parece imposible que dos pisos alrededor de un patio
taciturno, y otro edificio de mampostería improvisado en el terreno del fondo,
pudieran alcanzar para la residencia y la oficina del rector, la secretaría
administrativa, la cocina, el comedor, la biblioteca, las seis aulas, el laboratorio
de física y química, el depósito, los servicios sanitarios y el dormitorio común
con camas de hierro dispuestas en batería para medio centenar de alumnos
traídos a rastras desde los suburbios más deprimidos de la nación, y muy
pocos capitalinos. Por fortuna, aquella condición de destierro fue una gracia
más de mi buena estrella. Por ella aprendí pronto y bien cómo es el país que
me tocó en la rifa del mundo. La docena de paisanos caribes que me
asumieron como suyo desde la llegada, y también yo, desde luego, hacíamos
distinciones insalvables entre nosotros y los otros: los nativos y los forasteros.
Los distintos grupos repartidos en los rincones del patio desde el recreo de la
prima noche eran un rico muestrario de la nación. No había rivalidades
mientras cada uno se mantuviera en su terreno. Mis relaciones inmediatas
fueron con los costeños del Caribe —que teníamos la fama bien merecida de
ser ruidosos, fanáticos de la solidaridad de grupo y parranderos de bailes—. Yo
era una excepción, pero Antonio Martínez Sierra, rumbero de Cartagena, me
enseñó a bailar los aires de moda en los recreos de la noche. Ricardo
González Ripoll, mi gran cómplice de noviazgos furtivos, fue un arquitecto de
fama que sin embargo no interrumpió nunca la misma canción apenas
perceptible que murmuraba entre dientes y bailaba solo hasta el fin de sus
días.
Mincho Burgos, un pianista congenito que llegó a ser maestro de una orquesta
nacional de baile, fundó el conjunto del colegio con quien quiso aprender algún
instrumento, y me enseñó el secreto de la segunda voz para los boleros y los
cantos vallenatos. Sin embargo, su proeza mayor fue que formó a Guillermo
López Guerra un bogotano puro, en el arte caribe de tocar las claves, que es
cuestión de tres dos, tres dos.
Humberto Jaimes, de El Banco, era un estudioso encarnizado al que nunca le
interesó bailar y sacrificaba sus fines de semana para quedarse estudiando en
el colegio. Creo que no había visto nunca un balón de futbol ni leído la reseña
de un partido de cualquier cosa. Hasta que se graduó de ingeniero en Bogotá e
ingresó en El Tiempo como aprendiz de redactor deportivo, donde llegó a ser
director de su sección y uno de los buenos cronistas de futbol del país. De
todos modos, el caso más raro que recuerdo fue sin duda el de Silvio Luna, un
moreno retinto del Chocó que se graduó de abogado y después de médico, y
parecía dispuesto a iniciar su tercera carrera cuando lo perdí de vista.
Daniel Rozo —Pagocio— se comportó siempre como un sabio en todas las
ciencias humanas y divinas, y se prodigaba con ellas en clases y recreos.
Siempre acudíamos a él para informarnos sobre el estado del mundo durante la
guerra mundial, que seguíamos apenas por los rumores, pues no estaba
autorizada en el colegio la entrada regular de periódicos o revistas, y la radiola
la usábamos solo para bailar unos con otros. Nunca tuvimos ocasión de
averiguar de dónde sacaba Pagocio sus batallas históricas en las cuales
ganaban siempre los aliados. Sergio Castro —de Quetame— fue quizás el
mejor estudiante en todos los años del liceo, y obtuvo siempre las calificaciones
más altas desde su ingreso. Me parece que su secreto era el mismo que me
había aconsejado Martina Fonseca en el colegio San José: no perdía una
palabra del maestro o de las intervenciones de sus condiscípulos en las clases,
tomaba notas hasta de la respiración de los profesores y las ordenaba en un
cuaderno perfecto. Tal vez por lo mismo no necesitaba gastar tiempo en
preparar los exámenes, y leía libros de aventuras los fines de semana mientras
los otros nos incinerábamos en los estudios.
Mi compañero más asiduo en los recreos fue el bogotano puro Álvaro Ruiz
Torres, que intercambiaba conmigo las noticias diarias de las novias en el
recreo de la noche, mientras marchábamos con tranco militar alrededor del
patio. Otros eran Jaime Bravo, Humberto Guillén y Álvaro Vidal Barón, de
quienes fui muy cercano en el colegio y seguimos encontrándonos durante
años en la vida real. Álvaro Ruiz iba a Bogotá todos los fines de semana con su
familia, y regresaba bien provisto de cigarrillos y noticias de novias. Fue él
quien me alentó ambos vicios durante el tiempo que estudiamos juntos, y quien
en estos dos años recientes me ha prestado sus mejores recuerdos para
reverdecer estas memorias.
No sé qué aprendí en realidad durante el cautiverio del Liceo Nacional, pero los
cuatro años de convivencia bien avenida con todos me infundieron una visión
unitaria de la nación, descubrí cuán diversos éramos y para qué servíamos, y
aprendí para no olvidarlo nunca que en la suma de cada uno de nosotros
estaba todo el país. Tal vez fue eso lo que quisieron decir en el ministerio sobre
la movilidad regional que patrocinaba el gobierno. Ya en la edad madura,
invitado a la cabina de mandos de un avión trasatlántico, las primeras palabras
que me dirigió el capitán fue para preguntarme de dónde era. Me bastó con
oírlo para contestar:
—Soy tan costeño como es usted de Sogamoso.
Pues tenía el mismo modo de ser, el mismo gesto, la misma materia de voz
que Marco Fidel Mulla, mi veceno de asiento en el cuarto año del liceo. Este
golpe de intuición me enseñó a navegar en las ciénagas de aquella comunidad
imprevisible, aun sin brújula y contra la corriente, y ha sido quizás una llave
maestra en mi oficio de escritor.
Me sentía viviendo un sueño, pues no había aspirado a la beca porque quisiera
estudiar, sino por mantener mi independencia de cualquier otro compromiso, en
buenos términos con la familia. La seguridad de tres comidas al día bastaba
para suponer que en aquel refugio de pobres vivíamos mejor que en nuestras
casas, bajo un régimen de autonomía vigilada menos evidente que el poder
doméstico. En el comedor funcionaba un sistema de mercado que permitía a
cada quien arreglar la ración a su gusto. El dinero carecía de valor. Los dos
huevos del desayuno eran la moneda más cotizada, pues con ellos se podía
comprar con ventaja cualquier otro plato de las tres comidas. Cada cosa tenía
su equivalente justo, y nada perturbó aquel comercio legítimo. Más aún: no
recuerdo ni un solo pleito a trompadas por motivo alguno en cuatro años de
internado.
Los maestros, que comían en otra mesa del mismo salón, no eran ajenos a los
trueques personales entre ellos, pues todavía arrastraban hábitos de sus
colegios recientes. La mayoría eran solteros o vivían allí sin las esposas, y sus
sueldos eran casi tan escasos como nuestras mesadas familiares. Se quejaban
de la comida con tantas razones como nosotros, y en una crisis peligrosa se
rozó la posibilidad de conjurarnos con alguno de ellos para una huelga de
hambre. Sólo cuando recibían regalos o tenían invitados de fuera se permitían
platos inspirados que por una vez estropeaban las igualdades. Ése fue el caso,
en el cuarto año, cuando el médico del liceo nos prometió un corazón de buey
para estudiarlo en su curso de anatomía. Al día siguiente lo mandó a las
neveras de la cocina, todavía fresco y sangrante, pero no estaba allí cuando
fuimos a buscarlo para la clase. Así se aclaró que a última hora, a falta de un
corazón de buey, el médico había mandado el de un albañil sin dueño que se
desbarató al resbalar de un cuarto piso. En vista de que no alcanzaba para
todos, los cocineros lo prepararon con salsas exquisitas creyendo que era el
corazón de buey que les habían anunciado para la mesa de los maestros. Creo
que esas relaciones fluidas entre profesores y alumnos tenían algo que ver con
la reciente reforma de la educación de la cual quedó poco en la historia, pero
nos sirvió al menos para simplificar los protocolos. Se redujeron las diferencias
de edades, se relajó el uso de la corbata y nadie volvió a alarmarse porque
maestros y alumnos se tomaran juntos unos tragos y asistieran los sábados a
los mismos bailes de novias.
Este ambiente sólo era posible por la clase de maestros que en general
permitían una fácil relación personal. Nuestro profesor de matemáticas, con su
sabiduría y su áspero sentido del humor, convertía las clases en una fiesta
temible. Se llamaba Joaquín Giraldo Santa y fue el primer colombiano que
obtuvo el título de doctor en matemáticas. Para desdicha mía, y a pesar de mis
grandes esfuerzos y los suyos, nunca logré integrarme a su clase. Solía decirse
entonces que las vocaciones poéticas interferían con las matemáticas, y uno
terminaba no sólo por creerlo, sino por naufragar en ellas. La geometría fue
más compasiva tal vez por obra y gracia de su prestigio literario. La aritmética,
por el contrario, se comportaba con una simplicidad hostil. Todavía hoy, para
hacer una suma mental, tengo que desbaratar los números en sus
componentes más fáciles, en especial el siete y el nueve, cuyas tablas no pude
nunca memorizar. De modo que para sumar siete y cuatro le quito dos al siete,
sumo el cuatro al cinco que me queda y al final vuelvo a sumar el dos: ¡once!
La multiplicación me falló siempre porque nunca pude recordar los números
que llevaba en la memoria. Al álgebra le dediqué mis mejores ánimos, no sólo
por respeto a su estirpe clásica sino por mi cariño y mi terror al maestro. Fue
inútil. Me reprobaron en cada trimestre, la rehabilité dos veces y la perdí en otra
tentativa ilícita que me concedieron por caridad.
Tres maestros más abnegados fueron los de idiomas. El primero —de inglés—
fue mister Abella, un caribe puro con una dicción oxoniense perfecta y un fervor
un tanto eclesiástico por el diccionario Webster's, que recitaba con los ojos
cerrados. Su sucesor fue Héctor Figueroa, un buen maestro joven con una
pasión febril por los boleros que cantábamos a varias voces en los recreos.
Hice lo mejor que pude en los sopores de las clases y en el examen final, pero
creo que mi buena calificación no fue tanto por Shakespeare como por Leo
Marini y Hugo Romani, responsables de tantos paraísos y tantos suicidios de
amor. El maestro de francés en cuarto año, monsieur Antonio Yelá Alban, me
encontró intoxicado por las novelas policíacas. Sus clases me aburrían tanto
como las de todos, pero sus citas oportunas del francés callejero fueron una
buena ayuda para no morirme de hambre en París diez años después.
La mayoría de los maestros habían sido formados en la Normal Superior bajo
la dirección del doctor José Francisco Socarras, un siquiatra de San Juan del
César que se empeñó en cambiar la pedagogía clerical de un siglo de gobierno
conservador por un racionalismo humanístico. Manuel Cuello del Río era un
marxista radical, que quizás por lo mismo admiraba a Lin Yutang y creía en las
apariciones de los muertos. La biblioteca de Carlos Julio Calderón, presidida
por su paisano José Eustasio Rivera, autor de La vorágine, repartía por igual a
los clásicos griegos, los piedracielistas criollos y los románticos de todas
partes. Gracias a unos y a otros, los pocos lectores asiduos leíamos a san Juan
de la Cruz o a José Maria Vargas Vila, pero también a los apóstoles de la
revolución proletaria. Gonzalo Ocampo, el profesor de ciencias sociales, tenía
en su cuarto una buena biblioteca política que circulaba sin malicia en las aulas
de los mayores, pero nunca entendí por qué El origen de la familia, la
propiedad privada y el Estado de Federico Engels se estudiaba en las áridas
tardes de economía política y no en las clases de literatura, como la epopeya
de una bella aventura humana. Guillermo López Guerra leyó en los recreos el
AntiDühring, también de Engels, prestado por el profesor Gonzalo Ocampo. Sin
embargo, cuando se lo pedí para discutirlo con López Guerra, Ocampo me dijo
que no me haría ese mal favor con un mamotreto fundamental para el progreso
de la humanidad, pero tan largo y aburrido que quizás no pasara a la historia.
Tal vez estos cambalaches ideológicos contribuyeron a la mala fama del liceo
como un laboratorio de perversión política. Sin embargo, necesité media vida
para darme cuenta de que quizás fueron más bien una experiencia espontánea
para espantar a los débiles y vacunar a los fuertes contra todo género de
dogmatismos. Mi relación más directa fue siempre con el profesor Carlos Julio
Calderón, maestro de castellano en los primeros cursos, de literatura universal
en cuarto, española en quinto y colombiana en sexto. Y de algo raro en su
formación y sus gustos: la contabilidad. Había nacido en Neiva, capital del
departamento del Huila, y no se cansaba de proclamar su admiración patriótica
por José Eustasio Rivera. Tuvo que interrumpir sus estudios de medicina y
cirugía, y lo recordaba como la frustración de su vida, pero su pasión por las
artes y las letras era irresistible. Fue el primer maestro que pulverizaba mis
borradores con indicaciones pertinentes.
En todo caso, las relaciones de alumnos y maestros eran de una naturalidad
excepcional, no sólo en las clases sino de un modo especial en el patio de
recreo después de la cena. Esto permitía un trato distinto del que estábamos
acostumbrados, y que sin duda fue afortunado para el clima de respeto y
camaradería en que vivíamos.
Una aventura pavorosa se la debo a las obras completas de Freud, que habían
llegado a la biblioteca. No entendía nada de sus análisis escabrosos, desde
luego, pero sus casos clínicos me llevaban en vilo hasta el final, como las
fantasías de Julio Verne. El maestro Calderón nos pidió que le escribiéramos
un cuento con tema libre en la clase de castellano. Se me ocurrió el de una
enferma mental de unos siete años y con un título pedante que iba en sentido
contrario al de la poesía: «Un caso de sicosis obsesiva». El maestro lo hizo leer
en clase. Mi vecino de asiento, Aurelio Prieto, repudió sin reservas la petulancia
de escribir sin la mínima formación científica ni literaria sobre un asunto tan
retorcido. Le expliqué, con más rencor que humildad, que lo había tomado de
un caso clínico descrito por Freud en sus memorias y mi única pretensión era
usarlo para la tarea. El maestro Calderón, tal vez creyéndome resentido por las
críticas acidas de varios compañeros de clase, me llamó aparte en el recreo
para animarme a seguir adelante por el mismo camino. Me señaló que en mi
cuento era evidente que ignoraba las técnicas de la ficción moderna, pero tenía
el instinto y las ganas. Le pareció bien escrito y al menos con intención de algo
original. Por primera vez me habló de la retórica. Me dio algunos trucos
prácticos de temática y métrica para versificar sin pretensiones, y concluyó que
de todos modos debía persistir en la escritura aunque sólo fuera por salud
mental. Aquélla fue la primera de las largas conversaciones que sostuvimos
durante mis años del liceo, en los recreos y en otras horas libres, y a las cuales
debo mucho en mi vida de escritor.
Era mi clima ideal. Desde el colegio San José tenía tan arraigado el vicio de
leer todo lo que me cayera en las manos, que en eso ocupaba el tiempo libre y
casi todo el de las clases. A mis dieciséis años, y con buena ortografía o sin
ella, podía repetir sin tomar aliento los poemas que había aprendido en el
colegio San José. Los leía y releía, sin ayuda ni orden, y casi siempre a
escondidas durante las clases. Creo haber leído completa la indescriptible
biblioteca del liceo, hecha con los desperdicios de otras menos útiles:
colecciones oficiales, herencias de maestros desganados, libros insospechados
que recalaban por ahí quién sabe de qué saldos de naufragios. No puedo
olvidar la Biblioteca Aldeana de la editorial Minerva, patrocinada por don Daniel
Samper Ortega y distribuida en escuelas y colegios por el Ministerio de
Educación. Eran cien volúmenes con todo lo bueno y todo lo peor que hasta
entonces se había escrito en Colombia, y me propuse leerlos en orden
numérico hasta donde me alcanzara el alma. Lo que todavía hoy me aterra es
que estuve a punto de cumplirlo en los dos años finales, y en el resto de mi
vida no he podido establecer si me sirvió de algo.
Los amaneceres del dormitorio tenían un sospechoso parecido con la felicidad,
salvo por la campana mortífera que sonaba a rebato —como solíamos decir—
a las seis de la medianoche. Sólo dos o tres débiles mentales saltaban de la
cama para coger los primeros turnos frente a las seis duchas de agua glacial
en el baño del dormitorio. El resto aprovechábamos para exprimir las últimas
gotitas de sueño hasta que el maestro de turno recorría el salón arrancando las
mantas de los dormidos. Era una hora y media de intimidad destapada para
poner la ropa en orden, lustrar los zapatos, darnos una ducha con el hielo
líquido del tubo sin regadera, mientras cada cual se desahogaba a gritos de
sus frustraciones y se burlaba de las ajenas, se violaban secretos de amores,
se ventilaban negocios y pleitos, y se concertaban los cambalaches del
comedor. Tema matinal de discusiones constantes era el capítulo leído la
noche anterior.
Guillermo Granados daba rienda suelta desde el amanecer a sus virtudes de
tenor con su inagotable repertorio de tangos. Con Ricardo González Ripoll, mi
vecino en el dormitorio, cantábamos a dúo guarachas caribes al ritmo del trapo
con que lustrábamos los zapatos en la cabecera de la cama, mientras mi
compadre Sabas Caravallo recorría el dormitorio de un extremo al otro como su
madre lo parió, con la toalla colgada de su verga de cemento armado.
Si hubiera sido posible, una buena cantidad de internos habríamos escapado
en las madrugadas para cumplir citas propuestas los fines de semana. No
había guardias nocturnas ni maestros de dormitorios, salvo el de turno por
semanas. Y el portero eterno del liceo, Riverita, que en realidad dormía
despierto a toda hora mientras cumplía sus deberes diarios. Vivía en el cuarto
del zaguán y cumplía bien con su oficio, pero en las noches podíamos
destrancar los bastos portones de iglesia, ajustarlos sin ruido, gozar la noche
en casa ajena y regresar poco antes del amanecer por las calles glaciales.
Nunca se supo si Riverita dormía en verdad como el muerto que parecía ser, o
si era su manera gentil de ser cómplice de sus muchachos. No eran muchos
los que escapaban, y sus secretos se pudrían en la memoria de sus cómplices
fieles. Conocí algunos que lo hicieron de rutina, otros que se atrevieron una vez
de ida con el coraje que infundía la tensión de la aventura, y regresaban
exhaustos por el terror. Nunca supimos de alguno que fuera descubierto.
Mi único inconveniente social en el colegio eran unas pesadillas siniestras
heredadas de mi madre, que irrumpían en los sueños ajenos como alaridos de
ultratumba. Mis vecinos de cama las conocían de sobra y sólo les temían por el
pavor del primer aullido en el silencio de la madrugada. El maestro de turno,
que dormía en el camarote de cartón, se paseaba sonámbulo de un extremo al
otro del dormitorio hasta que se restablecía la calma. No sólo eran sueños
incontrolables, sino que tenían algo que ver con la mala conciencia, porque en
dos
ocasiones
me
ocurrieron
en
casas
extraviadas.
También
eran
indescifrables, porque no sucedían en ensueños pavorosos, sino al contrario,
en episodios felices con personas o lugares comunes que de pronto me
revelaban un dato siniestro con una mirada inocente. Una pesadilla apenas
comparable con una de mi madre, que tenía en su regazo su propia cabeza y la
expurgaba de las liendres y los piojos que no la dejaban dormir. Mis gritos no
eran de pavor, sino voces de auxilio para que alguien me hiciera la caridad de
despertarme. En el dormitorio del liceo no había tiempo de nada, porque al
primer quejido me caían encima las almohadas que me lanzaban desde las
camas vecinas. Despertaba acezante, con el corazón alborotado pero feliz de
estar vivo.
Lo mejor del liceo eran las lecturas en voz alta antes de dormir. Habían
empezado por iniciativa del profesor Carlos Julio Calderón con un cuento de
Mark Twain que los del quinto año debían estudiar para un examen de
emergencia a la primera hora del día siguiente. Leyó las cuatro cuartillas en voz
alta en su cubículo de cartón para que tomaran notas los alumnos que no
hubieran tenido tiempo de leerlo. Fue tan grande el interés, que desde
entonces se impuso la costumbre de leer en voz alta todas las noches antes de
dormir. No fue fácil al principio, porque algún maestro mojigato había impuesto
el criterio de escoger y expurgar los libros que iban a leerse, pero el riesgo de
una rebelión los encomendó al criterio de los estudiantes mayores.
Empezaron con media hora. El maestro de turno leía en su camarote bien
iluminado a la entrada del dormitorio general, y al principio lo acallábamos con
ronquidos de burla, reales o fingidos, pero casi siempre merecidos. Más tarde
se prolongaron hasta una hora, según el interés del relato, y los maestros
fueron relevados por alumnos en turnos semanales. Los buenos tiempos
empezaron con Nostradamus y El hombre de la máscara de hierro, que
complacieron a todos. Lo que todavía no me explico es el éxito atronador de La
montaña mágica, de Thomas Mann, que requirió la intervención del rector para
impedir que pasáramos la noche en vela esperando un beso de Hans Castorp y
Clawdia Chauchat. O la tensión insólita de todos sentados en las camas para
no perder palabra de los farragosos duelos filosóficos entre Naptha y su amigo
Settembrini. La lectura se prolongó aquella noche por más de una hora y fue
celebrada en el dormitorio con una salva de aplausos.
El único maestro que quedó como una de las grandes incógnitas de mi
juventud fue el rector que encontré a mi llegada. Se llamaba Alejandro Ramos,
y era áspero y solitario, con unos espejuelos de vidrios gruesos que parecían
de ciego, y un poder sin alardes que pesaba en cada palabra suya como un
puño de hierro. Bajaba de su refugio a las siete de la mañana para revisar
nuestro aseo personal antes de entrar en el comedor. Llevaba vestidos
intachables de colores vivos, y el cuello almidonado como de celuloide con
corbatas alegres y zapatos resplandecientes. Cualquier falla en nuestra
limpieza personal la registraba con un gruñido que era una orden de volver al
dormitorio para corregirla. El resto del día se encerraba en su oficina del
segundo piso, y no volvíamos a verlo hasta la mañana siguiente a la misma
hora, o mientras daba los doce pasos entre la oficina y el aula del sexto año,
donde dictaba su única clase de matemáticas tres veces por semana. Sus
alumnos decían que era un genio de los números, y divertido en las clases, y
los dejaba asombrados con su sabiduría y trémulos por el terror del examen
final.
Poco después de mi llegada tuve que escribir el discurso inaugural para algún
acto oficial del liceo. La mayoría de los maestros me aprobaron el tema, pero
coincidieron en que la última palabra en casos como ése la tenía el rector. Vivía
al final de la escalera en el segundo piso, pero sufrí la distancia como si fuera
un viaje a pie alrededor del mundo. Había dormido mal la noche anterior, me
puse la corbata del domingo y apenas si pude saborear el desayuno. Toqué tan
despacio a la puerta de la rectoría que el rector no me abrió hasta la tercera
vez, y me cedió el paso sin saludarme. Por fortuna, pues yo no habría tenido
voz para contestarle, no sólo por su sequedad sino por la imponencia, el orden
y la belleza del despacho con muebles de maderas nobles y forros de
terciopelo, y las paredes tapizadas por la asombrosa estantería de libros
empastados en cuero. El rector esperó con una parsimonia formal a que
recobrara el aliento. Luego me indicó la poltrona auxiliar frente al escritorio y se
sentó en la suya.
Había preparado la explicación de mi visita casi tanto como el discurso. Él la
escuchó en silencio, aprobó cada frase con la cabeza, pero todavía sin mirarme
a mí sino al papel que me temblaba en la mano. En algún punto que yo creía
divertido traté de ganarle una sonrisa, pero fue inútil. Más aún: estoy seguro de
que ya estaba al corriente del sentido de mi visita, pero me hizo cumplir con el
rito de explicárselo.
Cuando terminé tendió la mano por encima del escritorio y recibió el papel. Se
quitó los lentes para leerlo con una atención profunda, y sólo se detuvo para
hacer dos correcciones con la pluma. Luego se puso los lentes y me habló sin
mirarme a los ojos con una voz pedregosa que me sacudió el corazón.
—Aquí hay dos problemas —me dijo—. Usted escribió: «En armonía con la
flora exhuberante de nuestro país, que dio a conocer al mundo el sabio español
José Celestino Mutis en el siglo XVIII, vivimos en este liceo un ambiente
paradisíaco». Pero el caso es que exuberante se escribe sin hache, y
paradisiaco no lleva tilde.
Me sentí humillado. No tuve respuesta para el primer caso, pero en el segundo
no tenía ninguna duda, y le repliqué de inmediato con lo que me quedaba de
voz:
—Perdóneme, señor rector, el diccionario admite paradisíaco con acento o sin
acento, pero el esdrújulo me pareció más sonoro.
Debió sentirse tan agredido como yo, pues todavía no me miró sino que cogió
el diccionario en el librero sin decir una palabra. Se me crispó el corazón,
porque era el mismo Atlas de mi abuelo, pero nuevo y brillante, y quizás sin
usar. A la primera tentativa lo abrió en la página exacta, leyó y releyó la noticia
y me preguntó sin apartar la vista de la página:
—¿En qué año está usted?
—Tercero —le dije.
Cerró el diccionario con un fuerte golpe de cepo y por primera vez me miró a
los ojos.
—Bravo —dijo—. Siga así.
Desde aquel día sólo faltó que mis compañeros de clase me proclamaran
héroe, y empezaron a llamarme con toda la sorna posible «el costeño que
habló con el rector». Sin embargo, lo que más me afectó de la entrevista fue
haberme enfrentado, una vez más, a mi drama personal con la ortografía.
Nunca pude entenderlo. Uno de mis maestros trató de darme el golpe de gracia
con la noticia de que Simón Bolívar no merecía su gloria por su pésima
ortografía. Otros me consolaban con el pretexto de que es un mal de muchos.
Aún hoy, con diecisiete libros publicados, los correctores de mis pruebas de
imprenta me honran con la galantería de corregir mis horrores de ortografía
como simples erratas.
Las fiestas sociales en Zipaquirá correspondían en general a la vocación y el
modo de ser de cada quien. Las minas de sal, que los españoles encontraron
vivas, eran una atracción turística en los fines de semana, que se completaba
con la sobrebarriga al horno y las papas nevadas en grandes pailas de sal. Los
internos costeños, con nuestro prestigio merecido de gritones y malcriados,
teníamos la buena educación de bailar como artistas la música de moda y el
buen gusto de enamorarnos a muerte.
Llegué a ser tan espontáneo, que el día en que se conoció el fin de la guerra
mundial salimos a las calles en manifestación de júbilo con banderas,
pancartas y voces de victoria. Alguien pidió un voluntario para decir el discurso
y salí sin pensarlo siquiera al balcón del club social, frente a la plaza mayor, y
lo improvisé con gritos altisonantes, que a muchos les parecieron aprendidos
de memoria.
Fue el único discurso que me vi obligado a improvisar en mis primeros setenta
años. Terminé con un reconocimiento lírico a cada uno de los Cuatro Grandes,
pero el que llamó la atención de la plaza fue el del presidente de los Estados
Unidos, fallecido poco antes: «Franklin Delano Roosevelt, que como el Cid
Campeador sabe ganar batallas después de muerto». La frase se quedó
flotando en la ciudad durante varios días, y fue reproducida en carteles
callejeros y en retratos de Roosevelt en las vitrinas de algunas tiendas. De
modo que mi primer éxito público no fue como poeta ni novelista, sino como
orador, y peor aún: como orador político. Desde entonces no hubo acto público
del liceo en que no me subieran a un balcón, sólo que entonces eran discursos
escritos y corregidos hasta el último aliento.
Con el tiempo, aquella desfachatez me sirvió para contraer un terror escénico
que me llevó al punto de la mudez absoluta, tanto en las grandes bodas como
en las cantinas de los indios de ruana y alpargatas, donde terminábamos por el
suelo; en la casa de Berenice, que era bella y sin prejuicios, y tuvo la buena
suerte de no casarse conmigo porque estaba loca de amor por otro o, en la
telegrafía, cuya Sarita inolvidable me transmitía a crédito los telegramas de
angustia cuando mis padres se retrasaban en las remesas para mis gastos
personales y más de una vez me pagaba los giros adelantados para sacarme
de apuros. Sin embargo, la menos olvidable no fue el amor de nadie sino el
hada de los adictos a la poesía. Se llamaba Cecilia González Pizano y tenía
una inteligencia veloz, una simpatía personal y un espíritu libre en una familia
de estirpe conservadora, y una memoria sobrenatural para toda la poesía. Vivía
frente al portal del liceo con una tía aristocrática y soltera en una mansión
colonial alrededor de un jardín de heliotropos. Al principio fue una relación
reducida a los torneos poéticos, pero Cecilia terminó por ser una verdadera
camarada de la vida, siempre muerta de risa, que por fin se coló en las clases
de literatura del maestro Calderón, con la complicidad de todos.
En mis tiempos de Aracataca había soñado con la buena vida de ir cantando
de feria en feria, con acordeón y buena voz, que siempre me pareció la manera
más antigua y feliz de contar un cuento. Si mi madre había renunciado al piano
para tener hijos, y mi padre había colgado el violín para poder mantenernos,
era apenas justo que el mayor de ellos sentara el buen precedente de morirse
de hambre por la música. Mi participación eventual como cantante y tiplero en
el grupo del liceo probó que tenía oído para aprender un instrumento más
difícil, y que podía cantar.
No había velada patriótica o sesión solemne del liceo en que no estuviera mi
mano de algún modo, siempre por la gracia del maestro Guillermo Quevedo
Zornosa, compositor y prohombre de la ciudad, director eterno de la banda
municipal y autor de «Amapola» la del camino, roja como el corazón—, una
canción de juventud que fue en su tiempo el alma de veladas y serenatas. Los
domingos después de misa yo era de los primeros que atravesaban el parque
para asistir a su retreta, siempre con La gazza ladra, al principio, y el Coro de
los Martillos, de Il trovatore, al final. Nunca supo el maestro, ni me atreví a
decírselo, que el sueño de mi vida de aquellos años era ser como él.
Cuando el liceo pidió voluntarios para un curso de apreciación de la música, los
primeros que levantamos el dedo fuimos Guillermo López Guerra y yo. El curso
sería en la mañana de los sábados, a cargo del profesor Andrés Pardo Tovar,
director del primer programa de música clásica de La Voz de Bogotá. No
alcanzábamos a ocupar la cuarta parte del comedor acondicionado para la
clase, pero fuimos seducidos al instante por su labia de apóstol. Era el cachaco
perfecto, de blazer de media noche, chaleco de raso, voz sinuosa y ademanes
pausados. Lo que hoy resultaría novedoso por su antigüedad sería el fonógrafo
de manigueta que manejaba con la maestría y el amor de un domador de
focas. Partía del supuesto —correcto en nuestro caso— de que éramos unos
novatos de solemnidad. De modo que empezó con El carnaval de los animales,
de Saint–Saéns, reseñando con datos eruditos el modo de ser de cada animal.
Luego tocó —¡cómo no!— Pedro y el lobo, de Prokófiev. Lo malo de aquella
fiesta sabatina fue que me inculcó el pudor de que la música de los grandes
maestros es un vicio casi secreto, y necesité muchos años para no hacer
distinciones prepotentes entre música buena y música mala.
No volví a tener ningún contacto con el rector hasta el año siguiente, cuando se
hizo cargo de la cátedra de geometría en el cuarto grado. Entró en el aula el
primer martes a las diez de la mañana, dio los buenos días con un gruñido, sin
mirar a nadie, y limpió el tablero con la almohadilla hasta que no quedó ni el
mínimo rastro de polvo. Entonces se volvió hacia nosotros, y todavía sin pasar
lista le preguntó a Álvaro Ruiz Torres:
—¿Qué es un punto?
No hubo tiempo para contestar, porque el profesor de ciencias sociales abrió la
puerta sin tocar y le dijo al rector que tenía una llamada urgente del Ministerio
de Educación. El rector salió deprisa para contestar al teléfono y no regresó a
la clase. Nunca más, pues la llamada era para comunicarle el relevo de su
cargo de rector, que había cumplido a conciencia durante cinco años en el
liceo, y al cabo de toda una vida de buen servicio.
El sucesor fue el poeta Carlos Martín, el más joven de los buenos poetas del
grupo Piedra y Cielo, que César del Valle me había ayudado a descubrir en
Barranquilla. Tenía treinta años y tres libros publicados. Yo conocía poemas
suyos, y lo había visto una vez en una librería de Bogotá, pero nunca tuve nada
que decirle ni alguno de sus libros para pedirle la firma. Un lunes apareció sin
anunciarse en el recreo del almuerzo. No lo esperábamos tan pronto. Parecía
más un abogado que un poeta con un vestido de rayas inglesas, la frente
despejada y un bigote lineal con un rigor de forma que se notaba también en su
poesía. Avanzó con sus pasos bien medidos hacia los grupos más cercanos,
apacible y siempre un poco distante, y nos tendió la mano:
—Hola, soy Carlos Martín.
Yo estaba en esa época fascinado por las prosas líricas que Eduardo Carranza
publicaba en la sección literaria de El Tiempo y en la revista Sábado. Me
parecía que era un género inspirado en Platero y yo, de Juan Ramón Jiménez,
de moda entre los poetas jóvenes que aspiraban a borrar del mapa el mito de
Guillermo Valencia. El poeta Jorge Rojas, heredero de una fortuna efímera,
patrocinó con su nombre y su saldo la publicación de unos cuadernillos
originales que despertaron un grande interés en su generación y unificó un
grupo de buenos poetas conocidos.
Fue un cambio a fondo de las relaciones domésticas. La imagen espectral del
rector anterior fue reemplazada por una presencia concreta que conservaba las
distancias debidas, pero siempre al alcance de la mano. Prescindió de la
revisión rutinaria de presentación personal y otras normas ociosas, y a veces
conversaba con los alumnos en el recreo de la noche.
El nuevo estilo me puso en mi rumbo. Tal vez Calderón le había hablado de mí
al nuevo rector, pues una de las primeras noches me hizo un sondeo sesgado
sobre mis relaciones con la poesía, y le solté todo lo que llevaba dentro. Él me
preguntó si había leído La experiencia literaria, un libro muy comentado de don
Alfonso Reyes. Le confesé que no, y me lo llevó al día siguiente. Devoré la
mitad por debajo del pupitre en tres clases sucesivas, y el resto en los recreos
del campo de futbol. Me alegró que un ensayista de tanto prestigio se ocupara
de estudiar las canciones de Agustín Lara como si fueran poemas de
Garcilaso, con el pretexto de una frase ingeniosa: «Las populares canciones de
Agustín Lara no son canciones populares». Para mí fue como encontrar la
poesía disuelta en una sopa de la vida diaria.
Martín prescindió del magnífico apartamento de la rectoría. Instaló su oficina de
puertas abiertas en el patio principal, y esto lo acercó más aún a nuestras
tertulias después de la cena. Se instaló para largo tiempo con su esposa y sus
hijos en una casona colonial bien mantenida en una esquina de la plaza
principal, con un estudio de muros cubiertos por todos los libros con que podía
soñar un lector atento a los gustos renovadores de aquellos años. Allí lo
visitaban los fines de semana sus amigos de Bogotá, en especial sus
compañeros de Piedra y Cielo. Un domingo cualquiera tuve que ir a su casa
por una diligencia casual con Guillermo López Guerra, y allí estaban Eduardo
Carranza y Jorge Rojas, las dos estrellas mayores. El rector nos hizo sentar
con una seña rápida para no interrumpir la conversación, y allí estuvimos una
media hora sin entender una palabra, porque discutían sobre un libro de Paul
Valéry, del que no habíamos oído hablar. Había visto a Carranza más de una
vez en librerías y cafés de Bogotá, y habría podido identificarlo sólo por el
timbre y la fluidez de la voz, que se correspondía con su ropa callejera y su
modo de ser: un poeta. A Jorge Rojas, en cambio, no habría podido identificarlo
por su atuendo y su estilo ministeriales, hasta que Carranza se dirigió a él por
su nombre. Yo anhelaba ser testigo de una discusión sobre poesía entre los
tres más grandes, pero no se dio. Al final del tema, el rector me puso la mano
en el hombro, y dijo a sus invitados:
—Este es un gran poeta.
Lo dijo como una galantería, por supuesto, pero yo me sentí fulminado. Carlos
Martín insistió en hacernos una foto con los dos grandes poetas, y la hizo, en
efecto, pero no tuve más noticias de ella hasta medio siglo después en su casa
de la costa catalana, donde se retiró a gozar de su buena vejez.
El liceo fue sacudido por un viento renovador. La radio, que sólo usábamos
para bailar hombre con hombre, se convirtió con Carlos Martín en un
instrumento de divulgación social, y por primera vez se escuchaban y se
discutían en el patio de recreo los noticieros de la noche. La actividad cultural
aumentó con la creación de un centro literario y la publicación de un periódico.
Cuando hicimos la lista de los candidatos posibles por sus aficiones literarias
bien definidas, su número nos dio el nombre del grupo: centro literario de los
Trece. Nos pareció un golpe de suerte, además, porque era un desafío a la
superstición. La iniciativa fue de los mismos estudiantes, y consistía sólo en
reunimos una vez a la semana para hablar de literatura cuando en realidad ya
no hacíamos otra cosa en los tiempos libres, dentro y fuera del liceo. Cada uno
llevaba lo suyo, lo leía y lo sometía al juicio de todos. Asombrado por ese
ejemplo, yo contribuía con la lectura de sonetos que firmaba con el seudónimo
de Javier Garcés, que en realidad no usaba para distinguirme sino para
esconderme. Eran simples ejercicios técnicos sin inspiración ni aspiración, a los
que no atribuía ningún valor poético porque no me salían del alma. Había
empezado con imitaciones de Quevedo, Lope de Vega y aun de García Lorca,
cuyos octosílabos eran tan espontáneos que bastaba con empezar para seguir
por inercia. Llegué tan lejos en esa fiebre de imitación, que me había propuesto
la tarea de parodiar en su orden cada uno de los cuarenta sonetos de Garcilaso
de la Vega. Escribía, además, los que algunos internos me pedían para
dárselos como suyos a sus novias dominicales. Una de ellas, en absoluto
secreto, me leyó emocionada los versos que su pretendiente le dedicó como
escritos por él.
Carlos Martín nos concedió un pequeño depósito en el segundo patio del liceo
con las ventanas clausuradas por seguridad. Éramos unos cinco miembros que
nos poníamos tareas para la reunión siguiente. Ninguno de ellos hizo carrera
de escritor pero no se trataba de eso sino de probar las posibilidades de cada
quien. Discutíamos las obras de los otros, y llegábamos a irritarnos tanto como
si fueran partidos de futbol. Un día Ricardo González Ripoll tuvo que salir en
medio de un debate, y sorprendió al rector con la oreja en la puerta para
escuchar la discusión. Su curiosidad era legítima porque no le parecía verosímil
que dedicáramos nuestras horas libres a la literatura.
A fines de marzo nos llegó la noticia de que el antiguo rector, don Alejandro
Ramos, se había disparado un tiro en la cabeza en el Parque Nacional de
Bogotá. Nadie se conformó con atribuirlo a su carácter solitario y tal vez
depresivo, ni se entendió un motivo razonable para suicidarse detrás del
monumento del general Rafael Uribe Uribe, un guerrero de cuatro guerras
civiles y político liberal que fue asesinado de un hachazo por dos fanáticos en
el atrio del Capitolio. Una delegación del liceo encabezada por el nuevo rector
asistió al entierro del maestro Alejandro Ramos, que quedó en la memoria de
todos como el adiós a otra época.
El interés por la política nacional era bastante escaso en el internado. En la
casa de mis abuelos oí decir demasiado que la única diferencia entre los dos
partidos después de la guerra de los Mil Días era que los liberales iban a la
misa de cinco para que no los vieran y los conservadores a la misa de ocho
para que los creyeran creyentes. Sin embargo, las diferencias reales
empezaron a sentirse de nuevo treinta años después, cuando el Partido
Conservador perdió el poder y los primeros presidentes liberales trataban de
abrir el país a los nuevos vientos del mundo. El Partido Conservador, vencido
por el óxido de su poder absoluto, ponía orden y limpieza en su propia casa
bajo el resplandor lejano de Mussolini en Italia y las tinieblas del general Franco
en España, mientras que la primera administración del presidente Alfonso
López Pumarejo, con una pléyade de jóvenes cultos, había tratado de crear las
condiciones para un liberalismo moderno, quizás sin darse cuenta de que
estaba cumpliendo con el fatalismo histórico de partirnos en las dos mitades en
que estaba dividido el mundo. Era ineludible. En alguno de los libros que nos
prestaron los maestros conocí una cita atribuida a Lenin: «Si no te metes con la
política, la política terminará metiéndose contigo».
Sin embargo, después de cuarenta y seis años de una hegemonía cavernaria
de presidentes conservadores, la paz empezaba a parecer posible. Tres
presidentes jóvenes y con una mentalidad moderna habían abierto una
perspectiva liberal que parecía dispuesta a disipar las brumas del pasado.
Alfonso López Pumarejo, el más notable de los tres, que había sido un
reformador arriesgado, se hizo reelegir en 1942 para un segundo periodo, y
nada parecía perturbar el ritmo de los relevos. De modo que en mi primer año
del liceo estábamos embebidos en las noticias de la guerra europea, que nos
mantenían en vilo como nunca lo había logrado la política nacional. La prensa
no entraba en el liceo sino en casos muy especiales, porque no teníamos el
hábito de pensar en ella. No existían radios portátiles, y el único del liceo era la
vieja consola de la sala de maestros que encendíamos a todo volumen a las
siete de la noche sólo para bailar. Lejos estábamos de pensar que en aquel
momento se estuviera incubando la más sangrienta e irregular de todas
nuestras guerras.
La política entró a golpes en el liceo. Nos partimos en grupos de liberales y
conservadores, y por primera vez supimos de qué lado estaba cada quien.
Surgió una militancia interna, cordial y un tanto académica al principio, que
degeneró en el mismo estado de ánimo que empezaba a pudrir al país. Las
primeras tensiones del liceo eran apenas perceptibles, pero nadie dudaba de la
buena influencia de Carlos Martín al frente de un cuerpo de profesores que
nunca habían ocultado sus ideologías. Si el nuevo rector no era un militante
evidente, al menos dio su autorización para escuchar los noticieros de la noche
en la radiola de la sala, y las noticias políticas prevalecieron desde entonces
sobre la música para bailar. Se decía sin confirmación que en su oficina tenía
un retrato de Lenin o de Marx.
Fruto de aquel ambiente enrarecido debió ser el único amago de motín que
ocurrió en el liceo. En el dormitorio salieron a volar almohadas y zapatos en
detrimento de la lectura y el sueño. No he podido establecer cuál fue el motivo,
pero creo recordar —y varios condiscípulos coinciden conmigo— en que fue
por algún episodio del libro que se leía en voz alta aquella noche: Cantaclaro,
de Rómulo Gallegos. Un raro zafarrancho de combate.
Llamado de urgencia, Carlos Martín entró en el dormitorio y lo recorrió varias
veces de extremo a extremo en el silencio inmenso que causó su aparición.
Luego, en un rapto de autoritarismo, insólito en un carácter como el suyo, nos
ordenó abandonar el dormitorio en piyama y pantuflas, y formarnos en el patio
helado. Allí nos soltó una arenga en el estilo circular de Catilina y regresamos
en un orden perfecto a continuar el sueño. Fue el único incidente de que tengo
memoria en nuestros años del liceo.
Mario Convers, un estudiante que llegó ese año al sexto grado, nos mantenía
por entonces alborotados con el tema de hacer un periódico distinto a los
convencionales de otros colegios. Uno de sus primeros contactos fue conmigo,
y me pareció tan convincente que acepté ser su jefe de redacción, halagado
pero sin una idea clara de mis funciones. Los preparativos finales del periódico
coincidieron con el arresto del presidente López Pumarejo por un grupo de
altos oficiales de las Fuerzas Armadas el 8 julio de 1944, mientras estaba de
visita oficial en el sur del país. El cuento, contado por él mismo, no tenía
desperdicio. Tal vez sin proponérselo, había hecho a los investigadores un
relato estupendo, según el cual no se había enterado del suceso hasta que fue
liberado. Y tan ceñido a las verdades de la vida real, que el golpe de Pasto
quedó como uno más de los tantos episodios ridículos de la historia nacional.
Alberto Lleras Camargo, en su condición de primer designado, mantuvo al país
adormecido con su voz y su dicción perfectas, durante varias horas, a través de
la Radio Nacional, hasta que el presidente López fue liberado y se restableció
el orden. Pero el estado de sitio riguroso, con censura de prensa, se impuso.
Los pronósticos eran inciertos. Los conservadores habían gobernado el país
desde la independencia de España, en 1830, hasta la elección de Olaya
Herrera un siglo después, y todavía no daban muestra alguna de liberalización.
Los liberales, en cambio, se hacían cada vez más conservadores en un país
que iba dejando en su historia piltrafas de sí mismo. En aquel momento tenían
una élite de intelectuales jóvenes fascinados por los señuelos del poder, cuyo
ejemplar más radical y viable era Jorge Eliécer Gaitán. Éste había sido uno de
los héroes de mi infancia por sus acciones contra la represión de la zona
bananera, de la cual oí hablar sin entenderla desde que tuve uso de razón. Mi
abuela lo admiraba, pero creo que le preocupaban sus coincidencias de
entonces con los comunistas. Yo había estado a sus espaldas mientras
pronunciaba un discurso atronador desde un balcón de la plaza en Zipaquirá, y
me impresionó su cráneo con forma de melón, el cabello liso y duro y el pellejo
de indio puro, y su voz de trueno con el acento de los gamines de Bogotá, tal
vez exagerado por cálculo político. En su discurso no habló de liberales y
conservadores, o de explotadores y explotados, como todo el mundo, sino de
pobres y aligarcas, una palabra que escuché entonces por primera vez
martillada en cada frase, y que me apresuré a buscar en el diccionario.
Era un abogado eminente, alumno destacado en Roma del gran penalista
italiano Enrico Ferri. Había estudiado allí mismo las artes oratorias de Mussolini
y algo tenía de su estilo teatral en la tribuna. Gabriel Turbay, su copartidario
rival, era un médico culto y elegante, de finos lentes de oro que le infundían un
cierto aire de artista de cine. En un reciente congreso del Partido Comunista
había pronunciado un discurso imprevisto que sorprendió a muchos e inquietó
a algunos de sus copartidarios burgueses, pero él no creía contrariar de
palabra ni de obra su formación liberal ni su vocación de aristócrata. Su
familiaridad con la diplomacia rusa le venía desde 1936, cuando estableció en
Roma las relaciones con la Unión Soviética, en su condición de embajador de
Colombia. Siete años después las formalizó en Washington en su condición de
ministro de Colombia en los Estados Unidos.
Sus buenos tratos con la embajada soviética en Bogotá eran muy cordiales, y
tenía en el Partido Comunista colombiano algunos dirigentes amigos que
hubieran podido acordar una alianza electoral con los liberales, de la cual se
habló a menudo por aquellos días, pero nunca se concretó. También por esa
época, siendo embajador en Washington, corrió en Colombia el rumor
insistente de que era el novio secreto de una estrella grande de Hollywood —tal
vez Joan Crawford o Paulette Godard— pero tampoco renunció nunca a su
carrera de soltero insobornable.
Entre los electores de Gaitán y los de Turbay podían hacer una mayoría liberal
y abrir caminos nuevos dentro del mismo partido, pero ninguna de las dos
mitades separadas le ganaría al conservatismo unido y armado.
Nuestra Gaceta Literaria apareció en esos malos días. A los mismos que
teníamos ya impreso el primer número nos sorprendió su presentación
profesional de ocho páginas de tamaño tabloide, bien formado y bien impreso.
Carlos Martín y Carlos Julio Calderón fueron los más entusiastas, y ambos
comentaron en los recreos algunos de los artículos. Entre ellos, el más
importante fue uno escrito por Carlos Martín a solicitud nuestra, en el cual
planteaba la necesidad de una valerosa toma de conciencia en lucha contra los
mercachifles de los intereses del Estado, de los políticos trepadores y de los
agiotistas que entorpecían la libre marcha del país. Se publicó con un gran
retrato suyo en la primera página. Había un artículo de Convers sobre la
hispanidad, y una prosa lírica mía firmada por Javier Garcés. Convers nos
anunció que entre sus amigos de Bogotá había un gran entusiasmo y
posibilidades de subvenciones para lanzarlo en grande como un periódico
intercolegial.
El primer número no había alcanzado a distribuirse cuando el golpe de Pasto.
El mismo día en que se declaró turbado el orden público, el alcalde de
Zipaquirá irrumpió en el liceo al frente de un pelotón armado y decomisó los
ejemplares que teníamos listos para la circulación. Fue un asalto de cine, sólo
explicable por alguna denuncia matrera de que el periódico contenía material
subversivo. El mismo día llegó una notificación de la oficina de prensa de la
presidencia de la República de que el periódico había sido impreso sin pasar
por la censura del estado de sitio, y Carlos Martín fue destituido de la rectoría
sin anuncio previo.
Para nosotros fue una decisión disparatada que nos hizo sentir al mismo
tiempo humillados e importantes. El tiraje del periódico no pasaba de
doscientos ejemplares para una distribución entre amigos, pero nos explicaron
que el requisito de la censura era ineludible bajo el estado de sitio. La licencia
fue cancelada hasta una nueva orden que no llegó nunca.
Pasaron más de cincuenta años antes de que Carlos Martín me revelara para
estas memorias los misterios de aquel episodio absurdo. El día en que la
Gaceta fue decomisada lo citó a su despacho de Bogotá el mismo ministro de
Educación que lo había nombrado —Antonio Rocha— y le pidió la renuncia.
Carlos Martín lo encontró con un ejemplar de la Gaceta Literaria en el que
habían subrayado con lápiz rojo numerosas frases que consideraban
subversivas. Lo mismo habían hecho con su artículo editorial y con el de Mario
Convers y aun con algún poema de autor conocido que se consideró
sospechoso de estar escrito en clave cifrada. «Hasta la Biblia subrayada en
esa forma maliciosa podría expresar lo contrario de su auténtico sentido», les
dijo Carlos Martín, en una reacción de furia tan notoria que el ministro lo
amenazó con llamar a la policía. Fue nombrado director de la revista Sábado,
que en un intelectual como él debía considerarse como una promoción estelar.
Sin embargo, le quedó para siempre la impresión de ser víctima de una
conspiración de derechas. Fue objeto de una agresión en un café de Bogotá
que estuvo a punto de rechazar a bala. Un nuevo ministro lo nombró más tarde
abogado jefe de la sección jurídica e hizo una carrera brillante que culminó con
un retiro rodeado de libros y añoranzas en su remanso de Tarragona.
Al mismo tiempo que el retiro de Carlos Martín —y sin ningún vínculo con él,
por supuesto— circuló en el liceo y en casas y cantinas de la ciudad una
versión sin dueño según la cual la guerra con el Perú, en 1932, fue una patraña
del gobierno liberal para sostenerse a la fuerza contra la oposición libertina del
conservatismo. La versión, divulgada inclusive en hojas mimeografiadas,
afirmaba que el drama había empezado sin la menor intención política cuando
un alférez peruano atravesó el río Amazonas con una patrulla militar y
secuestró en la orilla colombiana a la novia secreta del intendente de Leticia,
una mulata perturbadora a quien llamaban la Pila, como diminutivo de Pilar.
Cuando el intendente colombiano descubrió el secuestro atravesó la frontera
arcifinia con un grupo de peones armados y rescató a la Pila en territorio
peruano. Pero el general Luis Sánchez Cerro, dictador absoluto del Perú, supo
aprovechar la escaramuza para invadir Colombia y tratar de cambiar los límites
amazónicos a favor de su país.
Olaya Herrera —bajo el acoso feroz del Partido Conservador derrotado al cabo
de medio siglo de reinado absoluto— declaró el estado de guerra, promovió la
movilización nacional, depuró su ejército con hombres de confianza y mandó
tropas para liberar los territorios violados por los peruanos. Un grito de combate
estremeció el país y enardeció nuestra infancia: «Viva Colombia, abajo el
Perú». En el paroxismo de la guerra circuló incluso la versión de que los
aviones civiles de la SCADTA fueron militarizados y armados como escuadras
de guerra, y que uno de ellos, a falta de bombas, dispersó una procesión de
Semana Santa en la población peruana de Guepí con un bombardeo de cocos.
El gran escritor Juan Lozano y Lozano, movilizado por el presidente Olaya para
que lo mantuviera al corriente de la verdad en una guerra de mentiras
recíprocas, escribió con su prosa maestra la verdad del incidente, pero la falsa
versión se tuvo como válida por mucho tiempo.
El general Luis Miguel Sánchez Cerro, por supuesto, encontró en la guerra una
oportunidad celestial para afianzar su régimen de hierro. A su vez, Olaya
Herrera nombró comandante general de las fuerzas colombianas al general y
ex presidente conservador Miguel Abadía Méndez, que se encontraba en París.
El general atravesó el Atlántico en un buque artillado y penetró por las bocas
del río Amazonas hasta Leticia, cuando ya los diplomáticos de ambos bandos
empezaban a apagar la guerra.
Sin relación alguna con el golpe de Pasto ni el incidente del periódico, Carlos
Martín fue sustituido en la rectoría por Óscar Espitia Brand, un educador de
carrera y físico de prestigio. El relevo despertó en el internado toda clase de
suspicacias. Mis reservas contra él me estremecieron desde el primer saludo,
por el cierto estupor con que se fijó en mi melena de poeta y mis bigotes
montaraces. Tenía un aspecto duro y miraba directo a los ojos con una
expresión severa. La noticia de que sería nuestro profesor de química orgánica
acabó de asustarme.
Un sábado de aquel año estábamos en el cine a mitad de un programa
vespertino, cuando una voz perturbada anunció por los altoparlantes que había
un estudiante muerto en el liceo. Fue tan impresionante, que no he podido
recordar qué película estábamos viendo, pero nunca olvidé la intensidad de
Claudette Colbert a punto de arrojarse a un río torrencial desde la baranda de
un puente. El muerto era un estudiante del segundo curso, de diecisiete años,
recién llegado de su remota ciudad de Pasto, cerca de la frontera con el
Ecuador. Había sufrido un paro respiratorio en el curso de un trote organizado
por el maestro de gimnasia como penitencia de fin de semana para sus
alumnos remolones. Fue el único caso de un estudiante muerto por cualquier
causa durante mi estancia, y causó una gran conmoción no sólo en el liceo sino
en la ciudad. Mis compañeros me escogieron para que dijera en el entierro
unas palabras de despedida. Esa misma noche pedí audiencia al nuevo rector
para mostrarle mi oración fúnebre, y la entrada a su oficina me estremeció
como una repetición sobrenatural de la única que tuve con el rector muerto. El
maestro Espitia leyó mi manuscrito con una expresión trágica, y lo aprobó sin
comentarios, pero cuando me levanté para salir me indicó que volviera a
sentarme. Había leído notas y versos míos, de los muchos que circulaban de
trasmano en los recreos, y algunos le habían parecido dignos de ser publicados
en un suplemento literario. Apenas intenté sobreponerme a mi timidez
despiadada, cuando ya él había expresado el que sin duda era su propósito.
Me aconsejó que me cortara los bucles de poeta, impropios en un hombre
serio, que me modelara el bigote de cepillo y dejara de usar las camisas de
pájaros y flores que bien parecían de carnaval. Nunca esperé nada semejante,
y por fortuna tuve nervios para no contestarle una impertinencia. El lo advirtió, y
adoptó un tono sacramental para explicarme su temor de que mi moda se
impusiera entre los condiscípulos menores por mi reputación de poeta. Salí de
la oficina impresionado por el reconocimiento de mis costumbres y mi talento
poéticos en una instancia tan alta, y dispuesto a complacer al rector con mi
cambio de aspecto para un acto tan solemne. Hasta el punto de que interpreté
como un fracaso personal que cancelaran los homenajes póstumos a petición
de la familia. El final fue tenebroso. Alguien había descubierto que el cristal del
ataúd parecía empañado cuando estaba expuesto en la biblioteca del liceo.
Álvaro Ruiz Torres lo abrió a solicitud de la familia y comprobó que en efecto
estaba húmedo por dentro. Buscando a tientas la causa del vapor en un cajón
hermético, hizo una ligera presión con la punta de los dedos en el pecho, y el
cadáver emitió un lamento desgarrador. La familia alcanzó a trastornarse con la
idea de que estuviera vivo, hasta que el médico explicó que los pulmones
habían retenido aire por el fallo respiratorio y lo había expulsado con la presión
en el pecho. A pesar de la simplicidad del diagnóstico, o tal vez por eso mismo,
en algunos quedó el temor de que lo hubieran enterrado vivo. Con ese ánimo
me fui a las vacaciones del cuarto año, ansioso de ablandar a mis padres para
no seguir estudiando.
Desembarqué en Sucre bajo una llovizna invisible. La albarrada del puerto me
pareció distinta a la de mis añoranzas. La plaza era más pequeña y desnuda
que en la memoria, y la iglesia y el camellón tenían una luz de desamparo bajo
los almendros podados. Las guirnaldas de colores de las calles anunciaban la
Navidad, pero ésta no me suscitó la emoción de otras veces, y no reconocí a
ninguno de los escasos hombres con paraguas que esperaban en el muelle,
hasta que uno de ellos me dijo al pasar, con su acento y su tono
inconfundibles:
–¡Qué es la cosa!
Era mi papá, un tanto demacrado por la pérdida de peso. No tenía el vestido de
dril blanco que lo identificaba a distancia desde sus años mozos, sino un
pantalón casero, una camisa tropical de manga corta y un raro sombrero de
capataz. Lo acompañaba mi hermano Gustavo, a quien no reconocí por el
estirón de los nueve años.
Por fortuna, la familia conservaba sus arrestos de pobre, y la cena temprana
parecía hecha a propósito para notificarme que aquélla era mi casa, y que no
había otra. La buena noticia en la mesa fue que mi hermana Ligia se había
ganado la lotería. La historia —contada por ella misma— empezó cuando
nuestra madre soñó que su papá había disparado al aire para espantar a un
ladrón que sorprendió robando en la vieja casa de Aracataca. Mi madre contó
el sueño al desayuno, de acuerdo con un hábito familiar, y sugirió que
compraran un billete de lotería terminado en siete, porque este número tenía la
misma forma del revólver del abuelo. La suerte les falló con un billete que mi
madre compró a crédito para pagarlo con el mismo dinero del premio. Pero
Ligia, que entonces tenía once años, le pidió a papá treinta centavos para
pagar el billete que no ganó, y otros treinta para insistir la semana siguiente con
el mismo número raro: 0207.
Nuestro hermano Luis Enrique escondió el billete para asustar a Ligia, pero el
susto suyo fue mayor el lunes siguiente, cuando la oyó entrar en la casa
gritando como una loca que se había ganado la lotería. Pues en las prisas de la
travesura el hermano olvidó dónde estaba el billete, y en la ofuscación de la
búsqueda tuvieron que vaciar roperos y baúles, y voltear la casa al revés desde
la sala hasta los retretes. Sin embargo, más inquietante que todo fue la
cantidad cabalística del premio: 770 pesos.
La mala noticia fue que mis padres habían cumplido por fin el sueño de mandar
a Luis Enrique al reformatorio de Fontidueño —en Medellín—, convencidos de
que era una escuela para hijos desobedientes y no lo que era en realidad: una
cárcel para la rehabilitación de delincuentes juveniles de alta peligrosidad.
La decisión final la tomó papá cuando mandó al hijo díscolo a cobrar una deuda
de la farmacia, y en vez de entregar los ocho pesos que le pagaron compró un
tiple de buena clase que aprendió a tocar como un maestro. Mi padre no hizo
ningún comentario cuando descubrió el instrumento en la casa, y siguió
reclamándole al hijo el cobro de la deuda, pero éste le contestaba siempre que
la tendera no tenía el dinero para pagarla. Habían pasado unos dos meses
cuando Luis Enrique encontró a papá acompañándose con el tiple una canción
improvisada: «Mírame, aquí tocando este tiple que me costó ocho pesos».
Nunca supimos cómo conoció el origen, ni por qué se había hecho el
desentendido con la pilatuna del hijo, pero éste desapareció de la casa hasta
que mi madre calmó al esposo. Entonces le oímos a papá las primeras
amenazas de mandar a Luis Enrique al reformatorio de Medellín, pero nadie le
prestó atención, pues también había anunciado el propósito de mandarme al
seminario de Ocaña, no para castigarme por nada sino por la honra de tener un
cura en casa, y más tardó en concebirlo que en olvidarlo. El tiple, sin embargo,
fue la gota que derramó el vaso.
El ingreso a la casa de corrección sólo era posible por decisión de un juez de
menores, pero papá superó la falta de requisitos mediante amigos comunes,
con una carta de recomendación del arzobispo de Medellín, monseñor García
Benítez. Luis Enrique, por su parte, dio una muestra más de su buena índole,
por el júbilo con que se dejó llevar como para una fiesta.
Las vacaciones sin él no eran iguales. Sabía acoplarse como un profesional
con Filadelfo Velilla, el sastre mágico y tiplero magistral, y por supuesto con el
maestro Valdés. Era fácil. Al salir de aquellos bailes azorados de los ricos nos
asaltaban en las sombras del parque unas parvadas de aprendices furtivas con
toda clase de tentaciones. A una que pasaba cerca, pero que no era de las
mismas, le propuse por error que se fuera conmigo, y me contestó con una
lógica ejemplar que no podía, porque el marido dormía en casa. Sin embargo,
dos noches después me avisó que dejaría sin tranca la puerta de la calle tres
veces por semana para que yo pudiera entrar sin tocar cuando no estuviera el
marido.
Recuerdo su nombre y apellidos, pero prefiero llamarla como entonces:
Nigromanta. Iba a cumplir veinte años en Navidad, y tenía un perfil abisinio y
una piel de cacao. Era de cama alegre y orgasmos pedregosos y atribulados, y
un instinto para el amor que no parecía de ser humano sino de río revuelto.
Desde el primer asalto nos volvimos locos en la cama. Su marido —como Juan
Breva— tenía cuerpo de gigante y voz de niña. Había sido oficial de orden
público en el sur del país, y arrastraba la mala fama de matar liberales sólo por
no perder la puntería. Vivían en un cuarto dividido por un cancel de cartón, con
una puerta a la calle y otra hacia el cementerio. Los vecinos se quejaban de
que ella perturbaba la paz de los muertos con sus aullidos de perra feliz, pero
cuanto más fuerte aullaba más felices debían estar los muertos de ser
perturbados por ella.
En la primera semana tuve que escaparme del cuarto a las cuatro de la
madrugada, porque nos equivocamos de fecha y el oficial podía llegar en
cualquier momento. Salí por el portón del cementerio a través de los fuegos
fatuos y los ladridos de los perros necrófilos. En el segundo puente del caño vi
venir un bulto descomunal que no reconocí hasta que nos cruzamos. Era el
sargento en persona, que me habría encontrado en su casa si me hubiera
demorado cinco minutos más.
—Buenos días, blanco —me dijo con un tono cordial. Yo le contesté sin
convicción:
—Dios lo guarde, sargento.
Entonces se detuvo para pedirme fuego. Se lo di, muy cerca de él, para
proteger el fósforo del viento del amanecer. Cuando se apartó con el cigarrillo
encendido, me dijo de buen talante:
—Llevas un olor a puta que no puedes con él.
El susto me duró menos de lo que yo esperaba, pues el miércoles siguiente
volví a quedarme dormido y cuando abrí los ojos me encontré con el rival
vulnerado que me contemplaba en silencio desde los pies de la cama. Mi terror
fue tan intenso que me costó trabajo seguir respirando. Ella, también desnuda,
trató de interponerse, pero el marido la apartó con el cañón del revólver.
—Tú no te metas —le dijo—. Las vainas de cama se arreglan con plomo.
Puso el revólver sobre la mesa, destapó una botella de ron de caña, la puso
junto al revólver y nos sentamos frente a frente a beber sin hablar. No podía
imaginarme lo que iba a hacer, pero pensé que si quería matarme lo habría
hecho sin tantos rodeos. Poco después apareció Nigromanta envuelta en una
sábana y con ínfulas de fiesta, pero él la apuntó con el revólver.
—Esto es una vaina de hombres —le dijo.
Ella dio un salto y se escondió detrás del cancel.
Habíamos terminado la primera botella cuando se desplomó el diluvio. El
destapó entonces la segunda, se apoyó el cañón en la sien y me miró muy fijo
con unos ojos helados. Entonces apretó el gatillo a fondo, pero martilló en
seco. Apenas si podía controlar el temblor de la mano cuando me dio el
revólver.
—Te toca a ti —me dijo.
Era la primera vez que tenía un revólver en la mano y me sorprendió que fuera
tan pesado y caliente. No supe qué hacer. Estaba empapado de un sudor
glacial y el vientre pleno de una espuma ardiente. Quise decir algo pero no me
salió la voz. No se me ocurrió dispararle, sino que le devolví el revólver sin
darme cuenta de que era mi única oportunidad.
—Qué, ¿te cagaste? —preguntó él con un desprecio feliz—. Podías haberlo
pensado antes de venir.
Pude decirle que también los machos se cagan, pero me di cuenta de que me
faltaban huevos para bromas fatales. Entonces abrió el tambor del revólver,
sacó la única cápsula y la tiró en la mesa: estaba vacía. Mi sentimiento no fue
de alivio sino de una terrible humillación.
El aguacero perdió fuerza antes de las cuatro. Ambos estábamos tan agotados
por la tensión, que no recuerdo en qué momento me dio la orden de vestirme, y
obedecí con una cierta solemnidad de duelo. Sólo cuando volvió a sentarse me
di cuenta de que era él quien estaba llorando. A mares y sin pudor, y casi como
alardeando de sus lágrimas. Al final se las secó con el dorso de la mano, se
sopló la nariz con los dedos y se levantó.
—¿Sabes por qué te vas tan vivo? —me preguntó. Y se contestó a sí mismo—:
Porque tu papá fue el único que pudo curarme una gonorrea de perro viejo con
la que nadie había podido en tres años.
Me dio una palmada de hombre en la espalda, y me empujó a la calle. La lluvia
seguía, y el pueblo estaba enchumbado, de modo que me fui por el arroyo con
el agua a las rodillas, y con el estupor de estar vivo.
No sé cómo supo mi madre del altercado, pero en los días siguientes
emprendió una campaña obstinada para que no saliera de casa en la noche.
Mientras tanto, me trataba corno habría tratado a papá, con recursos de
distracción que no servían de mucho. Buscaba signos de que me había quitado
la ropa fuera de casa, descubría rastros de perfumes donde no los había, me
preparaba comidas difíciles antes de que saliera a la calle por la superstición
popular de que ni su esposo ni sus hijos nos atreveríamos a hacer el amor en
el soponcio de la digestión. Por fin, una noche en que no tuvo más pretextos
para retenerme, se sentó frente a mí y me dijo:
—Andan diciendo que estás enredado con la mujer de un policía y él ha jurado
que te pegará un tiro.
Logré convencerla de que no era cierto, pero el rumor persistió. Nigromanta me
mandaba razones de que estaba sola, de que su hombre andaba en comisión,
de que hacía tiempo lo había perdido de vista. Siempre hice lo posible para no
encontrarme con él, pero se apresuraba a saludarme a distancia con una señal
que lo mismo podía ser de reconciliación que de amenaza. En las vacaciones
del año siguiente lo vi por última vez, una noche de fandango en que me
ofreció un trago de ron bruto que no me atreví a rechazar.
No sé por qué artes de ilusionismo los maestros y condiscípulos que me habían
visto siempre como un estudiante retraído empezaron a verme en el quinto año
como a un poeta maldito heredero del ambiente informal que prosperó en la
época de Carlos Martín. ¿No sería para parecerme más a esa imagen por lo
que empecé a fumar en el liceo a los quince años? El primer golpe fue
tremendo. Pasé media noche agonizando sobre mis vómitos en el piso del
baño. Amanecí exhausto, pero la resaca del tabaco, en vez de repugnarme, me
provocó unos deseos irresistibles de seguir fumando. Así empecé mi vida de
tabaquista empedernido, hasta el extremo de no poder pensar una frase si no
era con la boca llena de humo. En el liceo sólo estaba permitido fumar en los
recreos, pero yo pedía permiso para ir a los orinales dos y tres veces en cada
clase, sólo por matar las ansias. Así llegué a tres cajetillas de veinte cigarrillos
al día, y pasaba de cuatro según el fragor de la noche. En una época, ya fuera
del colegio, creí enloquecer por la resequedad de la garganta y el dolor de los
huesos. Decidí abandonarlo pero no resistí más de dos días de ansiedad.
No sé si fue eso mismo lo que me soltó la mano en la prosa con las tareas
cada vez más atrevidas del profesor Calderón, y con los libros de teoría literaria
que casi me obligaba a leer. Hoy, repasando mi vida, recuerdo que mi
concepción del cuento era primaria a pesar de los muchos que había leído
desde mi primer asombro con Las mil y una noches. Hasta que me atreví a
pensar que los prodigios que contaba Scherezada sucedían de veras en la vida
cotidiana de su tiempo, y dejaron de suceder por la incredulidad y la cobardía
realista de las generaciones siguientes. Por lo mismo, me parecía imposible
que alguien de nuestros tiempos volviera a creer que se podía volar sobre
ciudades y montañas a bordo de una estera, o que un esclavo de Cartagena de
Indias viviera castigado doscientos años dentro de una botella, a menos que el
autor del cuento fuera capaz de hacerlo creer a sus lectores.
Me hastiaban las clases, salvo las de literatura —que aprendía de memoria— y
tenía en ellas un protagonismo único. Aburrido de estudiar, dejaba todo a
merced de la buena suerte. Tenía un instinto propio para presentir los puntos
álgidos de cada materia, y casi adivinar los que más interesaban a los
maestros para no estudiar el resto. La realidad es que no entendía por qué
debía sacrificar ingenio y tiempo en materias que no me conmovían y por lo
mismo no iban a servirme de nada en una vida que no era mía.
Me he atrevido a pensar que la mayoría de mis maestros me calificaban más
bien por mi modo de ser que por mis exámenes. Me salvaban mis respuestas
imprevistas, mis ocurrencias dementes, mis invenciones irracionales. Sin
embargo, cuando terminé el quinto año, con sobresaltos académicos que no
me sentía capaz de superar, tomé conciencia de mis límites. El bachillerato
había sido hasta entonces un camino empedrado de milagros, pero el corazón
me advertía que al final del quinto me esperaba una muralla infranqueable. La
verdad sin adornos era que me faltaban ya la voluntad, la vocación, el orden, la
plata y la ortografía para embarcarme en una carrera académica. Mejor dicho:
los años volaban y no tenía ni la mínima idea de lo que iba a hacer de mi vida,
pues había de pasar todavía mucho tiempo antes de darme cuenta de que aun
ese estado de derrota era propicio, porque no hay nada de este mundo ni del
otro que no sea útil para un escritor.
Tampoco al país le iba mejor. Acosado por la oposición feroz de la reacción
conservadora, Alfonso López Pumarejo renunció a la presidencia de la
República el 31 de julio de 1945. Lo sucedió Alberto Lleras Camargo,
designado por el Congreso para completar el último año del periodo
presidencial. Desde su discurso de posesión, con su voz sedante y su prosa de
gran estilo, Lleras inició la tarea ilusoria de moderar los ánimos del país para la
elección de un nuevo titular.
Por intermedio de monseñor López Lleras, primo del nuevo presidente, el rector
del liceo consiguió una audiencia especial para solicitar una ayuda del gobierno
en una excursión de estudios a la costa atlántica. Tampoco supe por qué el
rector me escogió para acompañarlo a la audiencia con la condición de que me
arreglara un poco la pelambre desgreñada y el bigote montuno. Los otros
invitados fueron Guillermo López Guerra, conocido del presidente, y Álvaro
Ruiz Torres, sobrino de Laura Victoria, una poeta famosa de temas atrevidos
en la generación de los Nuevos, a la cual pertenecía también Lleras Camargo.
No tuve alternativa: la noche del sábado, mientras Guillermo Granados leía en
el dormitorio una novela que nada tenía que ver con mi caso, un aprendiz de
peluquero del tercer año me hizo el corte de recluta y me talló un bigote de
tango. Soporté por el resto de la semana las burlas de internos y externos por
mi nuevo estilo. La sola idea de entrar en el palacio presidencial me helaba la
sangre, pero fue un error del corazón, porque el único signo de los misterios del
poder que allí encontramos fue un silencio celestial. Al cabo de una espera
corta en la antesala con gobelinos y cortinas de raso, un militar de uniforme nos
condujo a la oficina del presidente.
Lleras Camargo tenía un parecido poco común con sus retratos. Me
impresionaron las espaldas triangulares en un traje impecable de gabardina
inglesa, los pómulos pronunciados, la palidez de pergamino, los dientes de niño
travieso que hacían las delicias de los caricaturistas, la lentitud de los gestos y
su manera de dar la mano mirando directo a los ojos. No recuerdo qué idea
tenía yo de cómo eran los presidentes, pero no me pareció que fueran todos
como él. Con el tiempo, cuando lo conocí mejor, me di cuenta de que tal vez él
mismo no sabría nunca que era más que nada un escritor extraviado.
Después de escuchar las palabras del rector con una atención demasiado
evidente, hizo algunos comentarios oportunos, pero no decidió mientras no
escuchó también a los tres estudiantes. Lo hizo con igual atención, y nos
halagó ser tratados con el mismo respeto y la misma simpatía con que trataba
al rector. Le bastaron los dos últimos minutos para que nos lleváramos la
certidumbre de que sabía más de poesía que de navegación fluvial, y que sin
duda le interesaba más.
Nos concedió todo lo solicitado, y además prometió asistir al acto de clausura
del año en el liceo, cuatro meses después. Así lo hizo, como al más serio de
los actos de gobierno, y se rió como nadie con la comedia de astracán que
representamos en su honor. En la recepción final se divirtió tanto como un
estudiante más, con una imagen distinta de la suya, y no resistió la tentación
estudiantil de atravesar una pierna en el camino del que repartía las copas, que
apenas tuvo tiempo de eludirla.
Con el ánimo de la fiesta de grado me fui a pasar en familia las vacaciones del
quinto año, y la primera noticia que me dieron fue la muy feliz de que mi
hermano Luis Enrique estaba de regreso al cabo de un año y seis meses en la
casa de corrección. Me sorprendió una vez más su buena índole. No sentía el
mínimo rencor contra nadie por la condena, y contaba las desgracias con un
humor invencible. En sus meditaciones de recluso llegó a la conclusión de que
nuestros padres lo habían internado de buena fe. Sin embargo, la protección
episcopal no lo puso a salvo de la dura prueba de la vida cotidiana en la cárcel,
que en vez de pervertirlo enriqueció su carácter y su buen sentido del humor.
Su primer empleo de regreso fue el de secretario de la alcaldía de Sucre.
Tiempo después, el titular sufrió un súbito trastorno gástrico, y alguien le recetó
un remedio mágico que acababa de salir al mercado: Alkaseltzer. El alcalde no
lo disolvió en el agua, sino que se lo tragó como una pastilla convencional y no
se ahogó por un milagro con la efervescencia incontenible en el estómago. Aún
sin reponerse del susto se recetó unos días de descanso, pero tuvo razones
políticas para que no lo reemplazara ninguno de sus suplentes legítimos, sino
que le dio posesión interina a mi hermano. Por esa extraña carambola —sin la
edad reglamentaria— Luis Enrique quedó en la historia del municipio como el
alcalde más joven.
Lo único que me perturbaba de verdad en aquellas vacaciones era la
certidumbre de que en el fondo de sus corazones mi familia fundaba su futuro
en lo que esperaban de mí, y sólo yo sabía con certeza que eran ilusiones
vanas. Dos o tres frases casuales de mi padre a mitad de la comida me
indicaron que había mucho que hablar de nuestra suerte común, y mi madre se
apresuró a confirmarlo. «Si esto sigue así —dijo— tarde o temprano tendremos
que volver a Cataca.» Pero una rápida mirada de mi padre la indujo a corregir:
—O para donde sea.
Entonces estaba claro: la posibilidad de una nueva mudanza para cualquier
parte era ya un tema planteado en la familia, y no por causa del ambiente
moral, como por un porvenir más amplio para los hijos. Hasta ese momento me
consolaba con la idea de atribuir al pueblo y a su gente, e incluso a mi familia,
el espíritu de derrota que yo mismo padecía. Pero el dramatismo de mi padre
reveló una vez más que siempre es posible encontrar un culpable para no serlo
uno mismo.
Lo que yo percibía en el aire era algo mucho más denso. Mi madre sólo parecía
pendiente de la salud de Jaime, el hijo menor, que no había logrado superar su
condición de seismesino. Pasaba la mayor parte del día acostada con él en su
hamaca del dormitorio, agobiada por la tristeza y los calores humillantes, y la
casa empezaba a resentir su desidia. Mis hermanos parecían sueltos de
madrina. El orden de las comidas se había relajado tanto que comíamos sin
horarios cuando teníamos hambre. Mi padre, el más casero de los hombres,
pasaba el día contemplando la plaza desde la farmacia y las tardes jugando
partidas viciosas en el club de billar. Un día no pude soportar más la tensión.
Me tendí junto a mi madre en la hamaca, como no pude hacerlo de niño, y le
pregunté qué era el misterio que se respiraba en el aire de la casa. Ella se
tragó un suspiro entero para que no le temblara la voz, y me abrió el alma:
—Tu papá tiene un hijo en la calle.
Por el alivio que percibí en su voz me di cuenta de la ansiedad con que
esperaba mi pregunta. Había descubierto la verdad por la clarividencia de los
celos, cuando una niña del servicio volvió a casa con la emoción de haber visto
a papá hablando por teléfono en la telegrafía. A una mujer celosa no le hacía
falta saber más. Era el único teléfono en el pueblo y sólo para llamadas de
larga distancia con cita previa, con esperas inciertas y minutos tan caros que
sólo se utilizaba para casos de gravedad extrema. Cada llamada, por sencilla
que fuera, despertaba una alarma maliciosa en la comunidad de la plaza. Así
que cuando papá volvió a casa mi madre lo vigiló sin decirle nada, hasta que él
rompió un papelito que llevaba en el bolsillo con el anuncio de una reclamación
judicial por un abuso en la profesión. Mi madre esperó la ocasión de
preguntarle a quemarropa con quién hablaba por teléfono. La pregunta fue tan
reveladora que mi papá no encontró al instante una respuesta más creíble que
la verdad:
—Hablaba con un abogado.
—Eso ya lo sé —dijo mi madre—. Lo que necesito es que me lo cuentes tú
mismo con la franqueza que merezco.
Mi madre admitió después que fue ella quien se aterró con la olla podrida que
podía haber destapado sin darse cuenta, pues si él se había atrevido a decirle
la verdad era porque pensaba que ella lo sabía todo. O que tendría que
contárselo.
Así fue. Papá confesó que había recibido la notificación de una demanda penal
contra él por abusar en su consultorio de una enferma narcotizada con una
inyección de morfina. El hecho habría ocurrido en un corregimiento olvidado
donde él había pasado cortas temporadas para atender enfermos sin recursos.
Y de inmediato dio una prueba de su honradez: el melodrama de la anestesia y
la violación era una patraña criminal de sus enemigos, pero el niño era suyo, y
concebido en circunstancias normales.
A mi madre no le fue fácil evitar el escándalo, porque alguien de mucho peso
manejaba en la sombra los hilos de la confabulación. Existía el precedente de
Abelardo y Carmen Rosa, que habían vivido con nosotros en distintas
ocasiones y con el cariño de todos, pero ambos eran nacidos antes del
matrimonio. Sin embargo, también mi madre superó el rencor por el trago
amargo del nuevo hijo y la infidelidad del esposo, y luchó junto con él a cara
descubierta hasta desbaratar el infundio de la violación.
La paz retornó a la familia. Sin embargo, poco después llegaron noticias
confidenciales de la misma región, sobre una niña de otra madre que papá
había reconocido como suya, y que vivía en condiciones deplorables. Mi madre
no perdió el tiempo en pleitos y suposiciones, sino que dio la batalla para
llevársela a casa. «Lo mismo hizo Mina con tantos hijos sueltos de papá —dijo
en esa ocasión— y nunca tuvo de qué arrepentirse.» Así que consiguió por su
cuenta que le mandaran a la niña, sin ruidos públicos, y la revolvió dentro de la
familia ya numerosa.
Todo aquello eran cosas del pasado cuando mi hermano Jaime se encontró en
una fiesta de otro pueblo a un muchacho idéntico a nuestro hermano Gustavo.
Era el hijo que había causado el pleito judicial, ya bien criado y consentido por
su madre. Pero la nuestra hizo toda clase de gestiones y se lo llevó a vivir a
casa cuando ya éramos once— y lo ayudó a aprender un oficio y a encarrilarse
en la vida. Entonces no pude disimular el asombro de que una mujer de celos
alucinógenos hubiera sido capaz de semejantes actos, y ella misma me
contestó con una frase que conservo desde entonces como un diamante:
—Es que la misma sangre de mis hijos no puede andar rodando por ahí.
Veía a mis hermanos sólo en las vacaciones anuales. Después de cada viaje
me costaba más trabajo reconocerlos y llevarme uno nuevo en la memoria.
Además del nombre bautismal, todos teníamos otro que la familia nos ponía
después por facilidad cotidiana, y no era un diminutivo sino un sobrenombre
casual. A mí, desde el instante mismo de nacer me llamaron Gabito —
diminutivo irregular de Gabriel en la costa guajira— y siempre he sentido que
ése es mi nombre de pila, y que el diminutivo es Gabriel. Alguien sorprendido
de este santoral antojadizo nos preguntaba por qué nuestros padres no habían
preferido de una buena vez bautizar a todos sus hijos con el sobrenombre.
Sin embargo, esa liberalidad de mi madre parecía ir en sentido contrario de su
actitud con las dos hijas mayores, Margot y Aída, a quienes trataba de
imponerles el mismo rigor que su madre le impuso a ella por sus amores
empedernidos con mi padre. Quería mudarse de pueblo. Papá, en cambio, que
no necesitaba oírlo dos veces para hacer sus maletas y echarse a rodar por el
mundo, estaba reacio aquella vez. Pasaron varios días antes de enterarme de
que el problema eran los amores de las dos hijas mayores con dos hombres
distintos, desde luego, pero con el mismo nombre: Rafael. Cuando me lo
contaron no pude disimular la risa por el recuerdo de la novela de horror que
habían sufrido papá y mamá, y se lo dije a ella.
—No es lo mismo —me dijo.
—Es lo mismo —le insistí.
—Bueno —concedió ella—, es lo mismo, pero dos veces al mismo tiempo.
Como había ocurrido con ella en su momento, no valían razones ni propósitos.
Nunca se supo cómo lo sabían los padres, porque cada una de ellas y por
separado había tomado precauciones para no ser descubierta. Pero los
testigos eran los menos pensados, porque las mismas hermanas se habían
hecho acompañar algunas veces por hermanos menores que acreditaran su
inocencia. Lo más sorprendente fue que papá participó también en el acecho,
no con actos directos, pero con la misma resistencia pasiva de mi abuelo
Nicolás contra su hija.
«Íbamos a un baile y mi papá entraba en la fiesta y nos llevaba para la casa si
descubría que los Rafaeles estaban ahí», ha contado Aída Rosa en una
entrevista de prensa. No les daban permiso para un paseo al campo o al cine,
o las mandaban con alguien que no las perdía de vista. Ambas inventaban por
separado pretextos inútiles para cumplir sus citas de amor, y allí aparecía un
fantasma invisible que las delataba. Ligia, menor que ellas, se ganó la mala
fama de espía y delatora, pero ella misma se exculpaba con el argumento de
que los celos entre hermanos eran otra manera del amor.
En aquellas vacaciones traté de interceder con mis padres para que no
repitieran los errores que los padres de mi madre habían cometido con ella, y
siempre encontraron razones difíciles para no entenderlos. El más temible fue
el de los pasquines, que habían revelado secretos atroces —reales o
inventados— aun en las familias menos sospechables. Se delataron
paternidades ocultas, adulterios vergonzosos, perversidades de cama que de
algún modo eran del dominio público por caminos menos fáciles que los
pasquines. Pero nunca se había puesto uno que denunciara algo que de algún
modo no se supiera, por muy oculto que se hubiera tenido, o que no fuera a
ocurrir tarde o temprano. «Los pasquines los hace uno mismo», decía una de
sus víctimas.
Lo que no previeron mis padres fue que las hijas iban a defenderse con los
mismos recursos que ellos. A Margot la mandaron a estudiar en Montería y
Aída fue a Santa Marta por decisión propia. Estaban internas, y en los días
francos había alguien prevenido para acompañarlas, pero siempre se las
arreglaron para comunicarse con los Rafaeles remotos. Sin embargo, mi madre
logró lo que sus padres no lograron de ella. Aída pasó la mitad de su vida en el
convento, y allí vivió sin penas ni glorias hasta que se sintió a salvo de los
hombres. Margot y yo seguimos siempre unidos por los recuerdos de nuestra
infancia común cuando yo mismo vigilaba a los adultos para que no la
sorprendieran comiendo tierra. Al final se quedó como una segunda madre de
todos, en especial de Cuqui, que era el que más la necesitaba, y lo tuvo con
ella hasta su último aliento.
Sólo hoy caigo en la cuenta de hasta qué punto aquel mal estado de ánimo de
mi madre y las tensiones internas de la casa eran acordes con las
contradicciones mortales del país que no acababan de salir a flote, pero que
existían. El presidente Lleras debería convocar a elecciones en el nuevo año, y
el porvenir se veía turbio. Los conservadores, que habían logrado tumbar a
López, tenían con el sucesor un juego doble: lo adulaban por su imparcialidad
matemática pero fomentaban la discordia en la Provincia para reconquistar el
poder por la razón o por la fuerza.
Sucre se había mantenido inmune a la violencia, y los pocos casos que se
recordaban no tenían nada que ver con la política. Uno había sido el asesinato
de Joaquín Vega, un músico muy apetecido que tocaba el bombardino en la
banda local. Estaban tocando a las siete de la noche en la entrada del cine,
cuando un pariente enemigo le dio un tajo único en el cuello inflado por la
presión de la música y se desangró en el suelo. Ambos eran muy queridos en
el pueblo y la única explicación conocida y sin confirmar fue un asunto de
honor. Justo a la misma hora estaban celebrando el cumpleaños de mi
hermana Rita, y la conmoción de la mala noticia desbarató la fiesta programada
para muchas horas.
El otro duelo, muy anterior pero imborrable en la memoria del pueblo, fue el de
Plinio Balmaceda y Dionisiano Barrios. El primero era miembro de una familia
antigua y respetable, y él mismo un hombre enorme y encantador, pero
también un buscapleitos de genio atravesado cuando se le cruzaba con el
alcohol. En su sano juicio tenía aires y gracias de caballero, pero cuando bebía
de más se transmutaba en un atarván de revólver fácil y con una fusta de jinete
en el cinto para azuzar a quienes le cayeran mal. La misma policía trataba de
mantenerlo lejos. Los miembros de su buena familia, cansados de arrastrarlo a
casa cada vez que se pasaba de tragos, terminaron por abandonarlo a su
suerte.
Dionisiano Barrios era el caso contrario: un hombre tímido y maltrecho,
enemigo de broncas y abstemio de nacimiento. Nunca había tenido problemas
con nadie, hasta que Plinio Balmaceda empezó a provocarlo con burlas
infames por su maltrechez. Él lo eludió como pudo, hasta el día en que
Balmaceda lo encontró en su camino y le cruzó la cara con la fusta porque le
dio la gana. Entonces Dionisiano se sobrepuso a su timidez, a su jiba y a su
mala suerte, y se enfrentó a tiro limpio con el agresor. Fue un duelo
instantáneo, en el que ambos quedaron heridos de gravedad, pero sólo
Dionisiano murió. Sin embargo, el duelo histórico del pueblo fueron las muertes
gemelas del mismo Plinio Balmaceda y Tasio Ananías, un sargento de la
policía famoso por su pulcritud, hijo ejemplar de Mauricio Ananías, que tocaba
el tambor en la misma banda en que Joaquín Vega tocaba el bombardino. Fue
un duelo formal en plena calle, en el que ambos quedaron malheridos, y
sobrellevaron una larga agonía cada quien en su casa. Plinio recobró la lucidez
casi al instante, y su preocupación inmediata fue por la suerte de Ananías.
Éste, a su vez, se impresionó con la preocupación con que Plinio rogaba por su
vida. Cada uno empezó a suplicar a Dios que no muriera el otro, y las familias
los mantuvieron informados mientras tuvieron alma. El pueblo entero vivió el
suspenso con toda clase de esfuerzos para alargar las dos vidas.
A las cuarenta y ocho horas de agonía, las campanas de la iglesia doblaron a
duelo por una mujer que acababa de morir. Los dos moribundos las oyeron, y
cada uno en su cama creyó que doblaban por la muerte del otro. Ananías murió
de pesar casi al instante, llorando por la muerte de Plinio. Éste lo supo, y murió
dos días después llorando a mares por el sargento Ananías.
En una población de amigos pacíficos como aquélla, la violencia tuvo por esos
años una manifestación menos mortal, pero no menos dañina: los pasquines.
El terror estaba vivo en las casas de las grandes familias, que esperaban la
mañana siguiente como una lotería de la fatalidad. Donde menos se esperaba
aparecía un papel punitivo, que era un alivio por lo que no dijera de uno, y a
veces una fiesta secreta por lo que decía de otros. Mi padre, tal vez el hombre
más pacífico que conocí, aceitó el revólver venerable que nunca disparó, y
soltó la lengua en el salón de billar.
—Al que se le ocurra tocar a cualquiera de mis hijas —gritó—, va a llevar
plomo del bravo.
Varias familias iniciaron el éxodo por temor de que los pasquines fueran un
preludio de la violencia policial que arrasaba pueblos enteros en el interior del
país para acoquinar a la oposición.
La tensión se convirtió en otro pan de cada día. Al principio se organizaron
rondas furtivas no tanto para descubrir a los autores de los pasquines como
para saber qué decían, antes de que los destruyeran al amanecer. Un grupo de
trasnochados encontramos un funcionario municipal a las tres de la
madrugada, tomando el fresco en la puerta de su casa, pero en realidad al
acecho de los que ponían los pasquines. Mi hermano le dijo entre broma y en
serio que algunos decían la verdad. El sacó el revólver y lo apuntó amartillado:
—¡Repítelo!
Entonces supimos que la noche anterior habían puesto un pasquín verídico
contra su hija soltera. Pero los datos eran del dominio público, aun dentro de su
propia casa, y el único que no los conocía era su padre. Al principio fue
evidente que los pasquines habían sido escritos por la misma persona, con el
mismo pincel y en el mismo papel, pero en un comercio tan pequeño como el
de la plaza, sólo una tienda podía venderlos, y el propio dueño se apresuró a
demostrar su inocencia. Desde entonces supe que algún día iba a escribir una
novela sobre ellos, pero no por lo que decían, que casi siempre fueron
fantasías del dominio público y sin mucha gracia, sino por la tensión
insoportable que lograban crear dentro de las casas.
En La mala hora, mi tercera novela escrita veinte años después, me pareció un
acto de decencia simple no usar casos concretos ni identificables, aunque
algunos reales eran mejores que los inventados por mí. No hacía falta,
además, porque siempre me interesó más el fenómeno social que la vida
privada de las víctimas. Sólo después de publicada supe que en los arrabales,
donde éramos malqueridos los habitantes de la plaza mayor, muchos
pasquines fueron motivo de fiestas.
La verdad es que los pasquines sólo me sirvieron como punto de partida de un
argumento que en ningún momento logré concretar, porque lo mismo que
escribía demostraba que el problema de fondo era político y no moral como se
creía. Siempre pensé que el marido de Nigromanta era un buen modelo para el
alcalde militar de La mala hora pero mientras lo desarrollaba como personaje
me fue seduciendo como ser humano, y no tuve motivos para matarlo, pues
descubrí que un escritor serio no puede matar un personaje si no tiene una
razón convincente, y aquél no era el caso.
Hoy me doy cuenta de que la novela misma podría ser otra novela. La escribí
en un hotel de estudiantes de la rue Cujas, en el Barrio Latino de París, a cien
metros del boulevard Saint Michel, mientras los días pasaban sin misericordia a
la espera de un cheque que nunca llegó. Cuando la di por terminada hice un
rollo con las cuartillas, las amarré con una de las tres corbatas que había
llevado en tiempos mejores, y la sepulté en el fondo del ropero.
Dos años después en la Ciudad de México no sabía siquiera dónde estaba,
cuando me la pidieron para un concurso de novela de la Esso Colombiana, con
un premio de tres mil dólares de aquellos tiempos de famina. El emisario era el
fotógrafo Guillermo Ángulo, mi viejo amigo colombiano, que conocía la
existencia de los originales en proceso desde que estaba escribiéndola en
París, y se los llevó en el punto en que estaba, todavía amarrada con la corbata
y sin tiempo siquiera para plancharla al vapor por los apremios del plazo. Así la
mandé al concurso sin ninguna esperanza en un premio que bien alcanzaba
para comprar una casa. Pero tal como la mandé fue declarada ganadora por un
jurado ilustre, el 16 de abril de 1962, y casi a la misma hora en que nació
nuestro segundo hijo, Gonzalo, con su pan bajo el brazo.
No habíamos tenido tiempo ni siquiera para pensarlo, cuando recibí una carta
del padre Félix Restrepo, presidente de la Academia Colombiana de la Lengua,
y un hombre de bien que había presidido el jurado del premio pero ignoraba el
título de la novela. Sólo entonces caí en la cuenta de que en las prisas de
última hora había olvidado escribirlo en la página inicial: Este pueblo de mierda.
El padre Restrepo se escandalizó al conocerlo, y a través de Germán Vargas
me pidió del modo más amable que lo cambiara por otro menos brutal, y más a
tono con el clima del libro. Al cabo de muchos intercambios con él, me decidí
por un título que tal vez no dijera mucho del drama, pero que le serviría de
bandera para navegar por los mares de la mojigatería: La mala hora.
Una semana después, el doctor Carlos Arango Vélez, embajador de Colombia
en México, y candidato reciente a la presidencia de la República, me citó en su
despacho para informarme que el padre Restrepo me suplicaba cambiar dos
palabras que le parecían inadmisibles en el texto premiado: preservativo y
masturbación. Ni el embajador ni yo podíamos disimular el asombro, pero
estuvimos de acuerdo en que debíamos complacer al padre Restrepo para
ponerle un término feliz al concurso interminable con una solución ecuánime.
—Muy bien, señor embajador —le dije—. Elimino una de las dos palabras, pero
usted me hará el favor de escogerla.
El embajador eliminó con un suspiro de alivio la palabra masturbación. Así
quedó saldado el conflicto, y el libro lo imprimió la editorial Iberoamericana de
Madrid, con una gran tirada y un lanzamiento estelar. Era empastado en cuero,
con un papel excelente y una impresión impecable. Sin embargo, fue una luna
de miel efímera, porque no pude resistir la tentación de hacer una lectura
exploratoria, y descubrí que el libro escrito en mi lengua de indio había sido
doblado —como las películas de entonces— al más puro dialecto de Madrid.
Yo había escrito: «Así como ustedes viven ahora, no sólo están en una
situación insegura sino que constituyen un mal ejemplo para el pueblo». La
transcripción del editor español me erizó la piel: «Así como vivís ahora, no sólo
estáis en una situación insegura, sino que constituís un mal ejemplo para el
pueblo». Más grave aún: como esta frase era dicha por un sacerdote, el lector
colombiano podía pensar que era un guiño del autor para indicar que el cura
era
español,
con
lo
cual
se
complicaba
su
comportamiento
y
se
desnaturalizaba por completo un aspecto esencial del drama. No conforme con
peinar la gramática de los diálogos, el corrector se permitió entrar a mano
armada en el estilo, y el libro quedó plagado de parches matritenses que no
tenían nada que ver con el original. En consecuencia, no me quedó otro
recurso que desautorizar la edición por considerarla adulterada, y recoger e
incinerar los ejemplares que aún no se hubieran vendido. La respuesta de los
responsables fue el silencio absoluto.
Desde ese mismo instante di la novela por no publicada, y me entregué a la
dura tarea de retraducirla a mi dialecto caribe, porque la única versión original
era la que yo había mandado al concurso, y la misma que se había ido a
España para la edición. Una vez restablecido el texto original, y de paso
corregido una vez más por mi cuenta, la publicó la editorial Era, de México, con
la advertencia impresa y expresa de que era la primera edición.
Nunca he sabido por qué La mala hora es el único de mis libros que me
transporta a su tiempo y su lugar en una noche de luna grande y brisas
primaverales. Era sábado, había escampado, y las estrellas no cabían en el
cielo. Acababan de dar las once cuando oí a mi madre en el comedor
susurrando un fado de amor para dormir al niño que paseaba en brazos. Le
pregunté de dónde venía la música y me contestó muy a su modo:
—De las casas de las bandidas.
Me dio cinco pesos sin que se los pidiera, porque me vio vistiéndome para ir a
la fiesta. Antes de que saliera me advirtió con su previsión infalible que dejaría
sin tranca la puerta del patio para que pudiera regresar a cualquier hora sin
despertar a mi padre. No alcancé a llegar hasta las casas de las bandidas
porque había ensayo de músicos en la carpintería del maestro Valdés, a cuyo
grupo se había afiliado Luis Enrique tan pronto como regresó a casa.
Aquel año me incorporé a ellos para tocar el tiple y cantar con sus seis
maestros anónimos hasta el amanecer. Siempre tuve a mi hermano como buen
guitarrista, pero mi primera noche supe que hasta sus rivales más enconados
lo consideraban un virtuoso. No había conjunto mejor, y estaban tan seguros
de sí mismos que cuando alguien les contrataba una serenata de reconciliación
o desagravio, el maestro Valdés lo tranquilizaba de antemano:
—No te preocupes, que vamos a dejarla mordiendo almohada.
Las vacaciones sin él no eran iguales. Encendía la fiesta donde llegaba, y Luis
Enrique y él, con Filadelfo Velilla, se acoplaban como profesionales. Fue
entonces cuando descubrí la lealtad del alcohol y aprendí a vivir al derecho,
durmiendo de día y cantando de noche. Como decía mi madre: solté la perra.
Sobre mí se dijo de todo, y corrió la voz de que mi correspondencia no me
llegaba a la dirección de mis padres sino a las casas de las bandidas. Me
convertí en el cliente más puntual de sus sancochos épicos de hiél de tigre y
sus guisos de iguana, que daban ímpetus para tres noches completas. No volví
a leer ni a sumarme a la rutina de la mesa familiar. Eso correspondía a la idea
tantas veces expresada por mi madre de que yo hacía a mi manera lo que me
daba la gana, y en cambio la mala fama la arrastraba el pobre Luis Enrique.
Este, sin conocer la frase de mi madre, me dijo por esos días: «Lo único que
falta decir ahora es que estoy corrompiéndote y me manden otra vez a la casa
de corrección».
Por Navidad decidí huir de la competencia anual de las carrozas y me escapé
con dos amigos cómplices para la población vecina de Majagual. Anuncié en
casa que me iba por tres días, pero me quedé diez. La culpa fue de María
Alejandrina Cervantes, una mujer inverosímil que conocí la primera noche, y
con quien perdí la cabeza en la parranda más fragorosa de mi vida. Hasta el
domingo en que no amaneció en mi cama y desapareció para siempre. Años
más tarde la rescaté de mis nostalgias, no tanto por sus gracias como por la
resonancia de su nombre, y la reviví para proteger a otra en alguna de mis
novelas, como dueña y señora de una casa de placer que nunca existió. De
regreso a casa encontré a mi madre hirviendo el café en la cocina a las cinco
de la madrugada. Me dijo con un susurro cómplice que me quedara con ella,
porque mi padre acababa de despertar, y estaba dispuesto a demostrarme que
ni en las vacaciones era yo tan libre como creía. Me sirvió un tazón de café
cerrero, aunque sabía que no me gustaba, y me hizo sentar junto al fogón. Mi
padre entró en piyama, todavía con el humor del sueño, y se sorprendió de
verme con el tazón humeante, pero me hizo una pregunta sesgada:
—¿No decías que no tomabas café? Sin saber qué contestarle, le inventé lo
primero que se me pasó por la cabeza:
—Siempre tengo sed a esta hora.
—Como todos los borrachos —replicó él.
No me miró más ni se volvió a hablar del asunto. Pero mi madre me informó
que mi padre, deprimido desde aquel día, había empezado a considerarme
como un caso perdido, aunque nunca me lo dejó saber.
Mis gastos aumentaban tanto que resolví saquear las alcancías de mi madre.
Luis Enrique me absolvió con su lógica de que la plata robada a los padres, si
se usa para el cine y no para putear, es plata legítima. Sufrí con los apuros de
complicidad de mi madre para que mi padre no se diera cuenta de que yo
andaba por malos rumbos. Tenía razón de sobra pues en la casa se notaba
demasiado que a veces seguía dormido sin motivo a la hora del almuerzo y
tenía una voz de gallo ronco, y andaba tan distraído que un día no escuché dos
preguntas de papá, y él me endilgó el más duro de sus diagnósticos:
—Estás mal del hígado.
A pesar de todo, logré conservar las apariencias sociales. Me dejaba ver bien
vestido y mejor educado en los bailes de gala y los almuerzos ocasionales que
organizaban las familias de la plaza mayor, cuyas casas permanecían cerradas
durante todo el año y se abrían para las fiestas de Navidad cuando volvían los
estudiantes.
Aquél fue el año de Cayetano Gentile, que celebró sus vacaciones con tres
bailes espléndidos. Para mí fueron fechas de suerte, porque en los tres bailé
siempre con la misma pareja. La saqué a bailar la primera noche sin tomarme
el trabajo de preguntar quién era, ni hija de quién, ni con quién. Me pareció tan
sigilosa que en la segunda pieza le propuse en serio que se casara conmigo y
su respuesta fue aún más misteriosa:
—Mi papá dice que todavía no ha nacido el príncipe que se va a casar
conmigo.
Días después la vi atravesar el camellón de la plaza bajo el sol bravo de las
doce, con un radiante vestido de organza y llevando de la mano a un niño y
una niña de seis o siete años. «Son míos», me dijo muerta de risa, sin que yo
se lo preguntara. Y con tanta malicia, que empecé a sospechar que mi
propuesta de boda no se la había llevado el viento.
Desde recién nacido en la casa de Aracataca había aprendido a dormir en
hamaca, pero sólo en Sucre la asumí como parte de mi naturaleza. No hay
nada mejor para la siesta, para vivir la hora de las estrellas, para pensar
despacio, para hacer el amor sin prejuicios. El día en que regresé de mi
semana disipada la colgué entre dos árboles del patio, como lo hacía papá en
otros tiempos, y dormí con la conciencia tranquila. Pero mi madre, siempre
atormentada por el terror de que sus hijos nos muriéramos dormidos, me
despertó al final de la tarde para saber si estaba vivo. Entonces se acostó a mi
lado y abordó sin preámbulos el asunto que le estorbaba para vivir.
—Tu papá y yo quisiéramos saber qué es lo que te pasa.
La frase no podía ser más certera. Sabía desde hacía tiempo que mis padres
compartían las inquietudes por los cambios de mi modo de ser, y ella
improvisaba explicaciones banales para tranquilizarlo. No sucedía nada en la
casa que mi madre no lo supiera y sus berrinches eran ya legendarios. Pero la
copa se rebosó con mi llegada a casa a pleno día durante una semana. Mi
posición justa hubiera sido eludir las preguntas o dejarlas pendientes para una
ocasión más propicia, pero ella sabía que un asunto tan serio sólo admitía
respuestas inmediatas.
Todos sus argumentos eran legítimos: desaparecía al anochecer, vestido como
para una boda, y no regresaba a dormir en la casa, pero al día siguiente
dormitaba en la hamaca hasta después del almuerzo. No volví a leer y por
primera vez desde mi nacimiento me atreví a llegar a casa sin saber bien
dónde estaba. «Ni siquiera miras a tus hermanos, confundes sus nombres y
sus edades, y el otro día besaste a un nieto de Clemencia Morales creyendo
que era uno de ellos», dijo mi madre. Pero de pronto tomó conciencia de sus
exageraciones y las compensó con la simple verdad:
—En fin, te has vuelto un extraño en esta casa.
—Todo eso es cierto —le dije—, pero la razón es muy fácil: estoy hasta la
coronilla de toda esta vaina.
—¿De nosotros?
Mi respuesta podía ser afirmativa, pero no hubiera sido justa:
—De todo —le dije.
Y entonces le conté mi situación en el liceo. Me juzgaban por mis
calificaciones, mis padres se vanagloriaban año tras año de los resultados, me
creían no sólo el alumno intachable, sino además el amigo ejemplar, el más
inteligente y rápido, y el más famoso por su simpatía. O, como decía mi abuela:
«El nene perfecto».
Sin embargo, para terminar pronto, la verdad era la contraria. Parecía así,
porque no tenía el valor y el sentido de independencia de mi hermano Luis
Enrique, que sólo hacía lo que le daba la gana. Y que sin duda iba a lograr una
felicidad que no es la que se desea para los hijos, pero sí la que les permite
sobrevivir a los cariños descomedidos, los miedos irracionales y las esperanzas
alegres de los padres.
Mi madre quedó anonadada con el retrato adverso del que ellos se habían
forjado en sus sueños solitarios.
—Pues no sé qué vamos a hacer —dijo al cabo de un silencio mortal—, porque
si le contamos todo esto a tu padre se nos morirá de repente. ¿No te das
cuenta de que eres el orgullo de la familia?
Para ellos era simple: ya que no había posibilidad alguna de que yo fuera el
médico eminente que mi padre no pudo ser por falta de recursos, soñaban al
menos con que fuera un profesional de cualquier cosa.
—Pues no seré nada de nada —concluí—. Me niego a que me hagan por la
fuerza como yo no quiero o como ustedes quisieran que fuera, y mucho menos
como quiere el gobierno.
La disputa, un poco a la topa tolondra, se prolongó por el resto de la semana.
Creo que mi madre quería tomarse el tiempo para conversarlo con papá, y esa
idea me infundió un nuevo aliento. Un día soltó como al azar una propuesta
sorprendente:
—Dicen que si te lo propones podrías ser un buen escritor.
Nunca había oído algo semejante en la familia. Mis inclinaciones habían
permitido suponer desde niño que fuera dibujante, músico, cantor de iglesia e
incluso poeta dominical. Me había descubierto una tendencia conocida de
todos hacia una escritura más bien retorcida y etérea, pero mi reacción esa vez
fue más bien de sorpresa.
—Si hay que ser escritor tendría que ser de los grandes, y a ésos ya no los
hacen —le respondí a mi madre—. Al fin y al cabo, para morirse de hambre hay
otros oficios mejores.
Una de esas tardes, en vez de conversar conmigo, lloró sin lágrimas. Hoy me
habría alarmado, porque aprecio el llanto reprimido como un recurso infalible
de las grandes mujeres para forzar sus propósitos. Pero a mis dieciocho años
no supe qué decirle a mi madre, y mi silencio le frustró las lágrimas.
—Muy bien —dijo entonces—, prométeme al menos que terminarás el
bachillerato lo mejor que puedas y yo me encargo de arreglarte lo demás con tu
papá.
Ambos tuvimos al mismo tiempo el alivio de haber ganado. Acepté, tanto por
ella como por mi padre, porque temí que se murieran si no llegábamos pronto a
un acuerdo. Así fue como encontramos la solución fácil de que estudiara
derecho y ciencias políticas, que no sólo era una buena base cultural para
cualquier oficio, sino también una carrera humanizada con clases en la mañana
y tiempo libre para trabajar en las tardes. Preocupado también por la carga
emocional que había sobrellevado mi madre en aquellos días, le pedí que me
preparara el ambiente para hablar cara a cara con papá. Se opuso, segura de
que terminaríamos en un pleito.
—No hay en este mundo dos hombres más parecidos que él y tú —me dijo—.
Y eso es lo peor para conversar.
Siempre creí lo contrario. Sólo ahora, cuando ya pasé por todas las edades que
mi padre tuvo en su larga vida, he empezado a verme en el espejo mucho más
parecido a él que a mi mismo.
Mi madre debió coronar aquella noche su preciosismo de orfebre, porque papá
reunió en la mesa a toda la familia y anunció con un aire casual: «Tendremos
abogado en casa». Temerosa tal vez de que mi padre intentara reabrir el
debate para la familia en pleno, mi madre intervino con su mejor inocencia.
—En nuestra situación, y con este cuadro de hijos —me explicó—, hemos
pensado que la mejor solución es la única carrera que te puedes costear tú
mismo.
Tampoco era tan simple como ella lo decía, ni mucho menos, pero para
nosotros podía ser el menor de los males, y sus estragos podían ser los menos
sangrientos. De modo que le pedí su opinión a mi padre, para seguir el juego, y
su respuesta fue inmediata y de una sinceridad desgarradora:
—¿Qué quieres que te diga? Me dejas el corazón partido por la mitad, pero me
queda al menos el orgullo de ayudarte a ser lo que te dé la gana.
El colmo de los lujos de aquel enero de 1946 fue mi primer viaje en avión,
gracias a José Palencia, que reapareció con un problema grande. Había hecho
a saltos cinco años de bachillerato en Cartagena, pero acababa de fracasar en
el sexto. Me comprometí a conseguirle un lugar en el liceo para que tuviera por
fin su diploma y él me invitó a que fuéramos en avión.
El vuelo a Bogotá se hacía dos veces por semana en un DC–3 de la empresa
LANSA, cuyo riesgo mayor no era el avión mismo sino las vacas sueltas en la
pista de arcilla improvisada en un potrero. A veces tenía que dar varias vueltas
hasta que acabaran de espantarlas. Fue la experiencia inaugural de mi miedo
legendario al avión, en una época en que la Iglesia prohibía llevar hostias
consagradas para tenerlas a salvo de las catástrofes. El vuelo duraba casi
cuatro horas, sin escalas, a trescientos veinte kilómetros por hora. Quienes
habíamos hecho la prodigiosa travesía fluvial, nos guiábamos desde el cielo
por el mapa vivo del río Grande de la Magdalena. Reconocíamos los pueblos
en miniatura, los buquecitos de cuerda, las muñequitas felices que nos hacían
adioses desde los patios de las escuelas. A las azafatas de carne y hueso se
les iba el tiempo en tranquilizar a los pasajeros que viajaban rezando, en
socorrer a los mareados y en convencer a muchos de que no había riesgos de
tropezar con las bandadas de gallinazos que oteaban la mortecina del río. Los
viajeros duchos, por su parte, contaban como proezas de coraje una y otra vez
los vuelos históricos. El ascenso al altiplano de Bogotá, sin presurización ni
máscaras de oxígeno, se sentía como un bombo en el corazón, y las sacudidas
y el batir de alas aumentaban la felicidad del aterrizaje. Pero la sorpresa mayor
fue haber llegado primero que nuestros telegramas de la víspera.
De paso por Bogotá, José Palencia compró instrumentos para una orquesta
completa, y no sé si lo hizo con premeditación o por premonición, pero desde
que el rector Espitia lo vio entrar pisando firme con guitarras, tambores,
maracas y armónicas, me di cuenta de que estaba admitido. Yo también, por mi
parte, sentí el peso de mi nueva condición desde que atravesé el zaguán: era
un alumno del sexto año. Hasta entonces no tenía conciencia de llevar en la
frente una estrella con la que todos soñaban, y de que se notaba sin remedio
en el modo de acercarse a nosotros, en el tono de hablarnos e incluso en un
cierto temor reverencial. Fue, además, todo un año de fiesta. Aunque el
dormitorio era sólo para becados, José Palencia se instaló en el mejor hotel del
marco de la plaza, una de cuyas dueñas tocaba el piano, y la vida se nos
convirtió en un domingo el año entero.
Fue otro de los saltos de mi vida. Mi madre me compraba ropa desechable
mientras fui adolescente, y cuando ya no me servía la adaptaba para los
hermanos menores. Los años más problemáticos fueron los dos primeros,
porque la ropa de paño para el clima frío era cara y difícil. A pesar de que mi
cuerpo no crecía con demasiado entusiasmo, no daba tiempo para adaptar un
vestido a dos estaturas sucesivas en un mismo año. Para colmo, la costumbre
original de intercambiar la ropa entre los internos no logró imponerse, porque
los ajuares estaban tan vistos que las burlas a los nuevos dueños eran
insoportables. Esto se resolvió en parte cuando Espitia impuso un uniforme de
saco azul y pantalones grises, que unificó la apariencia y disimuló los
cambalaches.
En el tercero y cuarto años me servía el único vestido que me arregló el sastre
de Sucre, pero tuve que comprar para el quinto otro muy bien conservado que
no me sirvió hasta el sexto. Sin embargo, mi padre se entusiasmó tanto con
mis propósitos de enmienda, que me dio dinero para comprar un traje nuevo
sobre medida, y José Palencia me regaló otro suyo del año anterior que era un
completo de pelo de camello apenas usado. Pronto me di cuenta de hasta qué
punto el hábito no hace al monje. Con el vestido nuevo, intercambiable con el
nuevo uniforme, asistí a los bailes donde reinaban los costeños, y sólo
conseguí una novia que me duró menos que una flor.
Espitia me recibió con un entusiasmo raro. Las dos clases de química de la
semana parecía dictarlas sólo para mi con fogueos rápidos de preguntas y
respuestas. Esa atención obligada se me reveló como un buen punto de partida
para cumplir con mis padres la promesa de un final digno. Lo demás lo hizo el
método único y simple de Martina Fonseca: poner atención en las clases para
evitar trasnochos y sustos en el pavoroso final. Fue una enseñanza sabia.
Desde que decidí aplicarlo en el último año del liceo se me calmó la angustia.
Respondía con facilidad las preguntas de los maestros, que empezaron a ser
más familiares, y me di cuenta de cuán fácil era cumplir con la promesa que
había hecho a mis padres.
Mi único problema inquietante siguió siendo el de los alaridos de las pesadillas.
El prefecto de disciplina, con muy buenas relaciones con sus alumnos, era
entonces el profesor Gonzalo Ocampo, y una noche del segundo semestre
entró en puntillas en el dormitorio a oscuras para pedirme unas llaves suyas
que había olvidado devolverle. Apenas alcanzó a ponerme la mano en el
hombro cuando lancé un aullido salvaje que despertó a todos. Al día siguiente
me trasladaron a un dormitorio para seis improvisado en el segundo piso.
Fue una solución para mis miedos nocturnos, pero demasiado tentadora,
porque estaba sobre la despensa, y cuatro alumnos del dormitorio improvisado
se deslizaron hasta las cocinas y las saquearon a gusto para una cena de
medianoche. El insospechable Sergio Castro y yo, el menos audaz, nos
quedamos en nuestras camas para servir de negociadores en caso de
emergencia. Al cabo de una hora regresaron con media despensa lista para
servir. Fue la gran comilona de nuestros largos años de internado, pero con la
mala digestión de que nos descubrieron en veinticuatro horas. Pensé que allí
terminaba todo, y sólo el talento negociador de Espitia nos puso a salvo de la
expulsión.
Fue una buena época del liceo y la menos prometedora del país. La
imparcialidad de Lleras, sin proponérselo, aumentó la tensión que empezaba a
sentirse por primera vez en el colegio. Sin embargo, hoy me doy cuenta de que
estaba desde antes dentro de mí, pero que sólo entonces empecé a tomar
conciencia del país en que vivía. Algunos maestros que trataban de
mantenerse imparciales desde el año anterior no pudieron lograrlo en las
clases, y soltaban ráfagas indigestas sobre sus preferencias políticas. En
especial desde que empezó la campaña dura para la sucesión presidencial.
Cada día era más evidente que con Gaitán y Turbay al mismo tiempo, el
Partido Liberal perdería la presidencia de la República después de veinticinco
años de gobiernos absolutos. Eran dos candidatos tan adversos como si fueran
de dos partidos distintos, no sólo por sus pecados propios, sino por la
determinación sangrienta del conservatismo, que lo había visto claro desde el
primer día: en vez de Laureano Gómez, impuso la candidatura de Ospina
Pérez, que era un ingeniero millonario con una fama bien ganada de patriarca.
Con el liberalismo dividido y el conservatismo unido y armado, no había
alternativa: Ospina Pérez fue elegido.
Laureano Gómez se preparó desde entonces para sucederlo con el recurso de
utilizar las fuerzas oficiales con una violencia en toda la línea. Era otra vez la
realidad histórica del siglo XIX, en el que no tuvimos paz sino treguas efímeras
entre ocho guerras civiles generales y catorce locales, tres golpes de cuartel y
por último la guerra de los Mil Días, que dejó unos ochenta mil muertos de
ambos bandos en una población de cuatro millones escasos. Así de simple: era
todo un programa común para retroceder cien años.
El profesor Giraldo, ya al final del curso, hizo conmigo una excepción flagrante
de la cual no acabo de avergonzarme. Me preparó un cuestionario simple para
rehabilitar el álgebra perdida desde el cuarto año, y me dejó solo en la oficina
de los maestros con todas las trampas a mi alcance. Volvió ilusionado una hora
después, vio el resultado catastrófico y anuló cada página con una cruz de
arriba abajo y un gruñido feroz: «Ese cráneo está podrido». Sin embargo, en
las calificaciones finales apareció el álgebra aprobada, pero tuve la decencia de
no darle las gracias al maestro por haber contrariado sus principios y
obligaciones en favor mío.
En víspera del último examen final de aquel año, Guillermo López Guerra y yo
tuvimos un incidente desgraciado con el profesor Gonzalo Ocampo por un
altercado de borrachos. José Palencia nos había invitado a estudiar en su
cuarto de hotel, que era una joya colonial con una vista idílica sobre el parque
florido y la catedral al fondo. Como sólo nos faltaba el último examen, seguimos
de largo hasta la noche y volvimos a la escuela por entre nuestras cantinas de
pobres. El profesor Ocampo, en su turno como prefecto de disciplina, nos
reprendió por la hora y por nuestro mal estado, y los dos a coro lo coronamos
de improperios. Su reacción enfurecida y nuestros gritos alborotaron el
dormitorio.
La decisión del cuerpo de profesores fue que López Guerra y yo no podíamos
presentar el único examen final que faltaba. Es decir: al menos aquel año no
seríamos bachilleres. Nunca pudimos averiguar cómo fueron las negociaciones
secretas entre los maestros, porque cerraron filas con una solidaridad
infranqueable. El rector Espitia debió hacerse cargo del problema por su cuenta
y riesgo, y consiguió que presentáramos el examen en el Ministerio de
Educación, en Bogotá. Así se hizo. El mismo Espitia nos acompañó, y estuvo
con nosotros mientras respondíamos el examen escrito, que fue calificado allí
mismo. Y muy bien.
Debió ser una situación interna muy compleja, porque Ocampo no asistió a la
sesión solemne, tal vez por la fácil solución de Espitia y nuestras calificaciones
excelentes. Y al final por mis resultados personales, que me merecieron como
premio especial un libro inolvidable: Vidas de filósofos ilustres, de Diógenes
Laercio. No sólo era más de lo que mis padres esperaban, sino que además fui
el primero de la promoción de aquel año, a pesar de que mis compañeros de
clase —y yo más que nadie— sabíamos que no era el mejor.
5
Nunca imaginé que nueve meses después del grado de bachiller se publicaría
mi primer cuento en el suplemento literario «Fin de Semana» de El Espectador
de Bogotá, el más interesante y severo de la época. Cuarenta y dos días más
tarde se publicó el segundo. Sin embargo, lo más sorprendente para mí fue una
nota consagratoria del subdirector del periódico y director del suplemento
literario, Eduardo Zalamea Borda, Ulises, que era el crítico colombiano más
lúcido de entonces y el más alerta a la aparición de nuevos valores.
Fue un proceso tan inesperado que no es fácil contarlo. Me había matriculado a
principios de aquel año en la facultad de derecho de la Universidad Nacional de
Bogotá, como estaba acordado con mis padres. Vivía en el puro centro de la
ciudad, en una pensión de la calle Florián, ocupada en su mayoría por
estudiantes de la costa atlántica. En las tardes libres, en vez de trabajar para
vivir, me quedaba leyendo en mi cuarto o en los cafés que lo permitían. Eran
libros de suerte y azar, y dependían más de mi suerte que de mis azares, pues
los amigos que podían comprarlos me los prestaban con plazos tan restringidos
que pasaba noches en vela para devolverlos a tiempo. Pero al contrario de los
que leí en el liceo de Zipaquirá, que ya merecían estar en un mausoleo de
autores consagrados, éstos los leíamos como pan caliente, recién traducidos e
impresos en Buenos Aires después de la larga veda editorial de la segunda
guerra europea. Así descubrí para mi suerte a los ya muy descubiertos Jorge
Luis Borges, D. H. Lawrence y Aldous Huxley, a Graham Greene y Chesterton,
a William Irish y Katherine Mansfield y a muchos más.
Estas novedades se conocían en las vitrinas inalcanzables de las librerías, pero
algunos ejemplares circulaban por los cafés de estudiantes, que eran centros
activos de divulgación cultural entre universitarios de provincia. Muchos tenían
sus lugares reservados año tras año, y allí recibían el correo y hasta los giros
postales. Algunos favores de los dueños, o de sus dependientes de confianza,
fueron decisivos para salvar muchas carreras universitarias. Numerosos
profesionales del país podían deberles más a ellos que a sus acudientes
invisibles.
Yo prefería El Molino, el café de los poetas mayores, a sólo unos doscientos
metros de mi pensión y en la esquina crucial de la avenida Jiménez de
Quesada con la carrera Séptima. No permitían estudiantes de mesa fija, pero
uno estaba seguro de aprender más y mejor que en los libros de texto con las
conversaciones literarias que escuchábamos agazapados en las mesas
cercanas. Era una casa enorme y bien puesta al estilo español, y sus paredes
estaban decoradas por el pintor Santiago Martínez Delgado, con episodios de
la batalla de don Quijote contra los molinos de viento. Aunque no tuviera sitio
reservado, me las arreglé siempre para que los meseros me ubicaran lo más
cerca posible del gran maestro León de Greif —barbudo, gruñón, encantador—
, que empezaba su tertulia al atardecer con algunos de los escritores más
famosos del momento, y terminaba a la medianoche ahogado en alcoholes de
mala muerte con sus alumnos de ajedrez. Fueron muy pocos los nombres
grandes de las artes y las letras del país que no pasaron por aquella mesa, y
nosotros nos hacíamos los muertos en la nuestra para no perder ni una de sus
palabras. Aunque solían hablar más de mujeres o de intrigas políticas que de
sus artes y oficios, siempre decían algo nuevo que aprender. Los más asiduos
éramos de la costa atlántica, no tan unidos por las conspiraciones caribes
contra los cachacos como por el vicio de los libros. Jorge Álvaro Espinosa, un
estudiante de derecho que me había enseñado a navegar en la Biblia y me hizo
aprender de memoria los nombres completos de los contertulios de Job, me
puso un día sobre la mesa un mamotreto sobrecogedor, y sentenció con su
autoridad de obispo:
—Esta es la otra Biblia.
Era, cómo no, el Ulises de James Joyce, que leí a pedazos y tropezones hasta
que la paciencia no me dio para más. Fue una temeridad prematura. Años
después, ya de adulto sumiso, me di a la tarea de releerlo en serio, y no sólo
fue el descubrimiento de un mundo propio que nunca sospeché dentro de mí,
sino además una ayuda técnica invaluable para la libertad del lenguaje, el
manejo del tiempo y las estructuras de mis libros.
Uno de mis compañeros de cuarto era Domingo Manuel Vega, un estudiante de
medicina que ya era mi amigo desde Sucre y compartía conmigo la voracidad
de la lectura. Otro era mi primo Nicolás Ricardo, el hijo mayor de mi tío Juan de
Dios, que me mantenía vivas las virtudes de la familia. Vega llegó una noche
con tres libros que acababa de comprar, y me prestó uno al azar, como lo hacía
a menudo para ayudarme a dormir. Pero esa vez logró todo lo contrario: nunca
más volví a dormir con la placidez de antes. El libro era La metamorfosis de
Franz Kafka, en la falsa traducción de Borges publicada por la editorial Losada
de Buenos Aires, que definió un camino nuevo para mi vida desde la primera
línea, y que hoy es una de las divisas grandes de la literatura universal: «Al
despertar Gregorio Samsa una mañana, tras un sueño intranquilo, encontróse
en su cama convertido en un monstruoso insecto». Eran libros misteriosos,
cuyos desfiladeros no eran sólo distintos sino muchas veces contrarios a todo
lo que conocía hasta entonces. No era necesario demostrar los hechos:
bastaba con que el autor lo hubiera escrito para que fuera verdad, sin más
pruebas que el poder de su talento y la autoridad de su voz. Era de nuevo
Scherezada, pero no en su mundo milenario en el que todo era posible, sino en
otro mundo irreparable en el que ya todo se había perdido.
Al terminar la lectura de La metamorfosis me quedaron las ansias irresistibles
de vivir en aquel paraíso ajeno. El nuevo día me sorprendió en la máquina
viajera que me prestaba el mismo Domingo Manuel Vega, para intentar algo
que se pareciera al pobre burócrata de Kafka convertido en un escarabajo
enorme. En los días sucesivos no fui a la universidad por el temor de que se
rompiera el hechizo, y seguí sudando gotas de envidia hasta que Eduardo
Zalamea Borda publicó en sus páginas una nota desconsolada, en la cual
lamentaba que la nueva generación de escritores colombianos careciera de
nombres para recordar, y que nada se vislumbraba en el porvenir que pudiera
enmendarlo. No sé con qué derecho me sentí aludido en nombre de mi
generación por el desafío de aquella nota, y retomé el cuento abandonado para
intentar un desagravio. Elaboré la idea argumental del cadáver consciente de
La metamorfosis pero aliviado de sus falsos misterios y sus prejuicios
ontológicos.
De todos modos me sentía tan inseguro que no me atreví a consultarlo con
ninguno de mis compañeros de mesa. Ni siquiera con Gonzalo Mallarino, mi
condiscípulo de la facultad de derecho, que era el lector único de las prosas
líricas que yo escribía para sobrellevar el tedio de las clases. Releí y corregí mi
cuento hasta el cansancio, y por último escribí una nota personal para Eduardo
Zalamea —a quien nunca había visto— y de la cual no recuerdo ni una letra.
Puse todo dentro de un sobre y lo llevé en persona a la recepción de El
Espectador. El portero me autorizó a subir al segundo piso para que le
entregara la carta al propio Zalamea en cuerpo y alma, pero la sola idea me
paralizó. Dejé el sobre en la mesa del portero y me di a la fuga.
Esto había sido un martes y no me inquietaba ningún palpito sobre la suerte de
mi cuento, pero estaba seguro de que en caso de publicarse no sería muy
pronto. Mientras tanto vagué y divagué de café en café durante dos semanas
para entretener la ansiedad los sábados en la tarde, hasta el 13 de septiembre,
cuando entré en El Molino y me di de bruces con el título de mi cuento a todo lo
ancho de El Espectador acabado de salir: «La tercera resignación».
Mi primera reacción fue la certidumbre arrasadora de que no tenía los cinco
centavos para comprar el periódico. Este era el símbolo más explícito de la
pobreza, porque muchas cosas básicas de la vida cotidiana, además del
periódico, costaban cinco centavos: el tranvía, el teléfono público, la taza de
café, el lustre de los zapatos. Me lancé a la calle sin protección contra la
llovizna imperturbable, pero no encontré en los cafés cercanos a ningún
conocido que me diera una moneda de caridad. Tampoco encontré a nadie en
la pensión a la hora muerta del sábado, salvo a la dueña, que era lo mismo que
nadie, porque le estaba debiendo setecientas veinte veces cinco centavos por
dos meses de cama y asistencia. Cuando volví a la calle, dispuesto para lo que
fuera, encontré a un hombre de la Divina Providencia que se bajó de un taxi
con El Espectador en la mano, y le pedí de frente que me lo regalara.
Así pude leer mi primer cuento en letras de molde, con una ilustración de
Hernán Merino, el dibujante oficial del periódico. Lo leí escondido en mi cuarto,
con el corazón desaforado y con un solo aliento. En cada línea iba
descubriendo el poder demoledor de la letra impresa, pues lo que había
construido con tanto amor y dolor como una parodia sumisa de un genio
universal, se me reveló entonces como un monólogo enrevesado y deleznable,
sostenido a duras penas por tres o cuatro frases consoladoras. Tuvieron que
pasar casi veinte años para que me atreviera a leerlo por segunda vez, y mi
juicio de entonces —apenas moderado por la compasión— fue mucho menos
complaciente.
Lo más difícil fue la avalancha de amigos radiantes que me invadieron el cuarto
con ejemplares del periódico y elogios desmesurados sobre un cuento que con
seguridad no habían entendido. Entre mis compañeros de universidad, unos lo
apreciaron, otros lo comprendieron menos, otros con más razones no pasaron
de la cuarta línea, pero Gonzalo Mallarino, cuyo juicio literario no me era fácil
poner en duda, lo aprobó sin reservas.
Mi ansiedad mayor era por el veredicto de Jorge Álvaro Espinosa, cuya navaja
crítica era la más temible, aun más allá de nuestro círculo. Me sentía en un
ánimo contradictorio: quería verlo de inmediato para resolver de una vez la
incertidumbre, pero al mismo tiempo me aterraba la idea de afrontarlo.
Desapareció hasta el martes, lo cual no era raro en un lector insaciable, y
cuando reapareció en El Molino no empezó por hablarme del cuento sino de mi
audacia.
—Supongo que te das cuenta de la vaina en que te has metido —me dijo, fijos
en mis ojos sus verdes ojos de cobra real—. Ahora estás en la vitrina de los
escritores reconocidos, y tienes mucho que hacer para merecerlo.
Me quedé petrificado por el único juicio que podía impresionarme tanto como el
de Ulises. Pero antes de que terminara, yo había decidido adelantarme con la
que consideraba y seguí considerando siempre como la verdad:
—Ese cuento es una mierda.
El me replicó con un dominio inalterable que aún no podía decir nada porque
apenas había tenido tiempo para una lectura en diagonal. Pero me explicó que
aun si fuera tan malo como yo decía, no lo sería tanto como para sacrificar la
oportunidad de oro que me estaba brindando la vida.
—En todo caso, ese cuento ya pertenece al pasado —concluyó—. Lo
importante ahora es el próximo.
Me dejó abrumado. Cometí el desatino de buscar argumentos en contra, hasta
convencerme de que no iba a oír un consejo más inteligente que el suyo. Se
extendió en su idea fija de que primero había que concebir el cuento y después
el estilo, pero que el uno dependía del otro en una servidumbre recíproca que
era la varita mágica de los clásicos. Me entretuvo un poco con su opinión
tantas veces repetida de que me hacía falta una lectura a fondo y desprevenida
de los griegos, y no sólo de Homero, el único que yo había leído por obligación
en el bachillerato. Se lo prometí, y quise oír otros nombres, pero él me cambió
el tema por el de Los monederos falsos de André Gide, que había leído aquel
fin de semana. Nunca me animé a decirle que quizás nuestra conversación me
había resuelto la vida. Pasé la noche en vela tomando notas para un próximo
cuento sin los meandros del primero.
Sospechaba que quienes me hablaban de él no estaban tan impresionados por
el cuento —que tal vez no habían leído y con seguridad no lo habían entendido
sino porque lo hubieran publicado con un despliegue inusitado en una página
tan importante. Para empezar, me di cuenta de que mis dos grandes defectos
eran los dos más grandes: la torpeza de la escritura y el desconocimiento del
corazón humano. Y eso era más que evidente en mi primer cuento, que fue una
confusa meditación abstracta, agravada por el abuso de sentimientos
inventados.
Buscando en mi memoria situaciones de la vida real para el segundo, recordé
que una de las mujeres más bellas que conocí de niño me dijo que quería estar
dentro del gato de una rara hermosura que acariciaba en su regazo. Le
pregunté por qué, y me contestó: «Porque es más bello que yo». Entonces tuve
un punto de apoyo para el segundo cuento, y un título atractivo: «Eva está
dentro de su gato». El resto, como en el cuento anterior, fue inventado de la
nada, y por lo mismo —como nos gustaba decir entonces— ambos llevaban
dentro el germen de su propia destrucción.
Este cuento se publicó con el mismo despliegue del primero, el sábado 25 de
octubre de 1947, ilustrado por una estrella ascendente en el cielo del Caribe: el
pintor Enrique Grau. Me llamó la atención que mis amigos lo recibieron como
algo de rutina en un escritor consagrado. Yo, en cambio, sufrí con los errores y
dudé de los aciertos, pero logré sostener el alma en vilo. El golpe grande vino
unos días más tarde, con una nota que publicó Eduardo Zalamea, con el
seudónimo habitual de Ulises, en su columna diaria de El Espectador. Fue
derecho a lo que iba: «Los lectores de «Fin de Semana», suplemento literario
de este periódico, habrán advertido la aparición de un ingenio nuevo, original,
de vigorosa personalidad». Y más adelante: «Dentro de la imaginación puede
pasar todo, pero saber mostrar con naturalidad, con sencillez y sin aspavientos
la perla que logra arrancársele, no es cosa que puedan hacer todos los
muchachos de veinte años que inician sus relaciones con las letras». Y
terminaba sin reticencias: «Con García Márquez nace un nuevo y notable
escritor».
La nota —¡y cómo no!— fue un impacto de felicidad, pero al mismo tiempo me
consternó que Zalamea no se hubiera dejado a sí mismo ningún camino de
regreso. Ya todo estaba consumado y yo debía interpretar su generosidad
como un llamado a mi conciencia, y por el resto de mi vida. La nota reveló
también que Ulises había descubierto mi identidad por uno de sus compañeros
de redacción. Esa noche supe que había sido por Gonzalo González, un primo
cercano de mis primos más cercanos, que escribió durante quince años en el
mismo diario, con el seudónimo de Gog y con una pasión sostenida, una
columna para contestar preguntas de los lectores, a cinco metros del escritorio
de Eduardo Zalamea. Por fortuna, éste no me buscó, ni yo lo busqué a él. Lo vi
una vez en la mesa del poeta De Greiff y conocí su voz y su tos áspera de
fumador irredimible, y lo vi de cerca en varios actos culturales, pero nadie nos
presentó. Unos porque no nos conocían y otros porque no les parecía posible
que no nos conociéramos.
Es difícil imaginar hasta qué punto se vivía entonces a la sombra de la poesía.
Era una pasión frenética, otro modo de ser, una bola de candela que andaba
de su cuenta por todas partes. Abríamos el periódico, aun en la sección
económica o en la página judicial, o leíamos el asiento del café en el fondo de
la taza, y allí estaba esperándonos la poesía para hacerse cargo de nuestros
sueños. De modo que para nosotros, los aborígenes de todas las provincias,
Bogotá era la capital del país y la sede del gobierno, pero sobre todo era la
ciudad donde vivían los poetas. No sólo creíamos en la poesía, y nos
moríamos por ella, sino que sabíamos con certeza —como lo escribió Luis
Cardoza y Aragón— que
«la poesía es la única prueba concreta de la existencia del hombre».
El mundo era de los poetas. Sus novedades eran más importantes para mi
generación que las noticias políticas cada vez más deprimentes. La poesía
colombiana había salido del siglo XIX iluminada por la estrella solitaria de José
Asunción Silva, el romántico sublime que a los treinta y un años se disparó un
tiro de pistola en el círculo que su médico le había pintado con un hisopo de
yodo en el sitio del corazón. No nací a tiempo para conocer a Rafael Pombo o
a Eduardo Castillo —el gran lírico—, cuyos amigos lo describían como un
fantasma escapado de la tumba al atardecer, con una capa de dos vueltas, una
piel verdecida por la morfina y un perfil de gallinazo: la representación física de
los poetas malditos. Una tarde pasé en tranvía frente a una gran mansión de la
carrera Séptima y vi en el portón al hombre más impresionante que había visto
en mi vida, con un traje impecable, un sombrero inglés, unos espejuelos negros
para sus ojos sin luz y una ruana sabanera. Era el poeta Alberto Ángel
Montoya, un romántico un poco aparatoso que publicó algunos de los buenos
poemas de su tiempo. Para mi generación eran ya fantasmas del pasado, salvo
el maestro León de Greiff, a quien espié durante años en el café El Molino.
Ninguno de ellos logró rozar siquiera la gloria de Guillermo Valencia, un
aristócrata de Popayán que antes de sus treinta años se había impuesto como
el sumo pontífice de la generación del Centenario, así llamada por haber
coincidido en 1910 con el primer siglo de la independencia nacional. Sus
contemporáneos Eduardo Castillo y Porfirio Barba Jacob, dos poetas grandes
de estirpe romántica, no obtuvieron la justicia crítica que merecían de sobra en
un país encandilado por la retórica de mármol de Valencia, cuya sombra mítica
les cerró el paso a tres generaciones. La inmediata, surgida en 1925 con el
nombre y los ímpetus de Los Nuevos, contaba con ejemplares magníficos
como Rafael Maya y otra vez León de Greiff, que no fueron reconocidos en
toda su magnitud mientras Valencia estuvo en su trono. Este había disfrutado
hasta entonces de una gloria peculiar que lo llevó en vilo a las puertas mismas
de la presidencia de la República.
Los únicos que se atrevieron a salirle al paso en medio siglo fueron los del
grupo Piedra y Cielo con sus cuadernos juveniles, que en última instancia sólo
tenían en común la virtud de no ser valencistas: Eduardo Carranza, Arturo
Camacho Ramírez, Aurelio Arturo y el mismo Jorge Rojas, que había
financiado la publicación de sus poemas. No todos eran iguales en forma ni
inspiración, pero en conjunto estremecieron las ruinas arqueológicas de los
parnasianos y despertaron para la vida una nueva poesía del corazón, con
resonancias múltiples de Juan Ramón Jiménez, Rubén Darío, García Lorca,
Pablo Neruda o Vicente Huidobro. La aceptación pública no fue inmediata ni
ellos mismos parecieron conscientes de ser vistos como enviados de la Divina
Providencia para barrer la casa de la poesía. Sin embargo, don Baldomero
Sanín Cano, el ensayista y crítico más respetable de aquellos años, se
apresuró a escribir un ensayo terminante para salir al paso de cualquier
tentativa contra Valencia. Su mesura proverbial se desmandó. Entre muchas
sentencias definitivas, escribió que Valencia se había «apoderado de la ciencia
antigua para conocer el alma de los tiempos remotos en el pasado, y cavila
sobre los textos contemporáneos para sorprender, por analogía, toda el alma
del hombre». Lo consagró una vez más como un poeta sin tiempo ni fronteras,
y lo colocó entre aquellos que «como Lucrecio, Dante, Goethe, conservaron el
cuerpo para salvar el alma». Más de uno debió pensar entonces que con
amigos como ése, Valencia no necesitaba enemigos.
Eduardo Carranza le replicó a Sanín Cano con un artículo que lo decía todo
desde el título: «Un caso de bardolatría». Fue la primera y certera embestida
para situar a Valencia en sus límites propios y reducir su pedestal a su lugar y a
su tamaño. Lo acusó de no haber encendido en Colombia una llama del
espíritu sino una ortopedia de palabras, y definió sus versos como los de un
artista culterano, frígido y habilidoso, y un cincelador concienzudo. Su
conclusión fue una pregunta a sí mismo que en esencia quedó como uno de
sus buenos poemas: «Si la poesía no sirve para apresurarme la sangre, para
abrirme de repente ventanas sobre lo misterioso, para ayudarme a descubrir el
mundo, para acompañar a este desolado corazón en la soledad y en el amor,
en la fiesta y en el desamor, ¿para qué me sirve la poesía?».Y terminaba:
«Para mí —¡blasfemo de mí!—, Valencia es apenas un buen poeta».
La publicación de «Un caso de bardolatría» en «Lecturas Dominicales» de El
Tiempo, que entonces tenía una amplia circulación, causó una conmoción
social. Tuvo además el resultado prodigioso de un examen a fondo de la
poesía en Colombia desde sus orígenes, que tal vez no se había hecho con
seriedad desde que don Juan de Castellanos escribió los ciento cincuenta mil
endecasílabos de su Elegías de varones ilustres de Indias.
La poesía fue desde entonces a cielo abierto. No sólo para Los Nuevos, que se
pusieron de moda, sino para otros que surgieron después y se disputaban su
lugar a codazos. La poesía llegó a ser tan popular que hoy no es posible
entender hasta qué punto se vivía cada número de «Lecturas Dominicales»,
que dirigía Carranza, o de Sábado, que entonces dirigía Carlos Martín, nuestro
antiguo rector del liceo. Además de su poesía, Carranza impuso con su gloria
una manera de ser poeta a las seis de la tarde en la carrera Séptima de
Bogotá, que era como pasearse en una vitrina de diez cuadras con un libro en
la mano apoyada sobre el corazón. Fue un modelo de su generación, que hizo
escuela en la siguiente, cada una a su manera.
A mediados de año llegó a Bogotá el poeta Pablo Neruda, convencido de que
la poesía tenía que ser un arma política. En sus tertulias bogotanas se enteró
de la clase de reaccionario que era Laureano Gómez, y a modo de despedida,
casi al correr de la pluma escribió en su honor tres sonetos punitivos, cuyo
primer cuarteto daba el tono de todos:
Adiós, Laureano nunca laureado,
sátrapa triste y rey advenedizo.
Adiós, emperador de cuarto piso,
antes de tiempo y sin cesar pagado.
A pesar de sus simpatías de derechas y su amistad personal con el mismo
Laureano Gómez, Carranza destacó los sonetos en sus páginas literarias, más
como una primicia periodística que como una proclama política. Pero el
rechazo fue casi unánime. Sobre todo por el contrasentido de publicarlos en el
periódico de un liberal de hueso colorado como el ex presidente Eduardo
Santos, tan contrario al pensamiento retrógrado de Laureano Gómez como al
revolucionario de Pablo Neruda. La reacción más ruidosa fue la de quienes no
toleraban que un extranjero se permitiera semejante abuso. El solo hecho de
que tres sonetos casuísticos y más ingeniosos que poéticos pudieran armar tal
revuelo, fue un síntoma alentador del poder de la poesía en aquellos años. De
todos modos, a Neruda le impidieron después la entrada a Colombia el mismo
Laureano Gómez, ya como presidente de la República, y el general Gustavo
Rojas Pinilla en su momento, pero estuvo en Cartagena y Buenaventura varias
veces en escalas marítimas entre Chile y Europa. Para los amigos colombianos
a los que anunciaba su paso, cada escala de ida y de vuelta era una fiesta de
las grandes.
Cuando ingresé a la facultad de derecho, en febrero de 1947, mi identificación
permanecía incólume con el grupo Piedra y Cielo. Aunque había conocido a los
más notables en la casa de Carlos Martín, en Zipaquirá, no tuve la audacia de
recordárselo ni siquiera a Carranza, que era el más abordable. En cierta
ocasión lo encontré tan cerca y al descubierto en la librería Grancolombia, que
le hice un saludo de admirador. Me correspondió muy amable, pero no me
reconoció. En cambio, en otra ocasión el maestro León de Greiff se levantó de
su mesa de El Molino para saludarme en la mía cuando alguien le contó que
había publicado cuentos en El Espectador, y me prometió leerlos. Por
desgracia, pocas semanas después ocurrió la revuelta popular del 9 de abril, y
tuve que abandonar la ciudad todavía humeante. Cuando volví, al cabo de
cuatro años, El Molino había desaparecido bajo sus cenizas, y el maestro se
había mudado con sus bártulos y su corte de amigos al café El Automático,
donde nos hicimos amigos de libros y aguardiente, y me enseñó a mover sin
arte ni fortuna las piezas del ajedrez.
A mis amigos de la primera época les parecía incomprensible que me
empeñara en escribir cuentos, y yo mismo no me lo explicaba en un país donde
el arte mayor era la poesía. Lo supe desde muy niño, por el éxito de Miseria
humana, un poema popular que se vendía en cuadernillos de papel de estraza
o recitado por dos centavos en los mercados y cementerios de los pueblos del
Caribe. La novela, en cambio, era escasa. Desde María, de Jorge Isaacs, se
habían escrito muchas sin mayor resonancia. José María Vargas Vila había
sido un fenómeno insólito con cincuenta y dos novelas directas al corazón de
los pobres. Viajero incansable, su exceso de equipaje eran sus propios libros,
que se exhibían y se agotaban como pan en la puerta de los hoteles de
América Latina y España. Aura o las violetas, su novela estelar, rompió más
corazones que muchas mejores de contemporáneos suyos.
Las únicas que sobrevivieron a su tiempo habían sido El carnero, escrita entre
1600 y 1638 en plena Colonia por el español Juan Rodríguez Freyle, un relato
tan desmesurado y libre de la historia de la Nueva Granada, que terminó por
ser una obra maestra de la ficción; María, de Jorge Isaacs, en 1867; La
vorágine, de José Eustasio Rivera, en 1924; La marquesa de Yolombó, de
Tomás Carrasquilla, en 1926, y Cuatro años a bordo de mí mismo, de Eduardo
Zalamea, en 1950. Ninguno de ellos había logrado vislumbrar la gloria que
tantos poetas tenían con justicia o sin ella. En cambio, el cuento —con un
antecedente tan insigne como el del mismo Carrasquilla, el escritor grande de
Antioquia— había naufragado en una retórica escarpada y sin alma.
La prueba de que mi vocación era sólo de narrador fue el reguero de versos
que dejé en el liceo, sin firma o con seudónimos, porque nunca tuve la
intención de morirme por ellos. Más aún: cuando publiqué los primeros cuentos
en El Espectador, muchos se disputaban el género, pero sin derechos
suficientes. Hoy pienso que esto podía entenderse porque la vida en Colombia,
desde muchos puntos de vista, seguía en el siglo XIX. Sobre todo en la Bogotá
lúgubre de los años cuarenta, todavía nostálgica de la Colonia, cuando me
matriculé sin vocación ni voluntad en la facultad de derecho de la Universidad
Nacional.
Para comprobarlo bastaba con sumergirse en el centro neurálgico de la carrera
Séptima y la avenida Jiménez de Quesada, bautizado por la desmesura
bogotana como la mejor esquina del mundo. Cuando el reloj público de la torre
de San Francisco daba las doce del día, los hombres se detenían en la calle o
interrumpían la charla en el café para ajustar los relojes con la hora oficial de la
iglesia. Alrededor de ese crucero, y en las cuadras adyacentes, estaban los
sitios más concurridos donde se citaban dos veces al día los comerciantes, los
políticos, los periodistas —y los poetas, por supuesto—, todos de negro hasta
los pies vestidos, como el rey nuestro señor don Felipe IV.
En mis tiempos de estudiante todavía se leía en aquel lugar un periódico que
tal vez tenía pocos antecedentes en el mundo. Era un tablero negro como el de
las escuelas, que se exhibía en el balcón de El Espectador a las doce del día y
a las cinco de la tarde con las últimas noticias escritas con tiza. En esos
momentos el paso de los tranvías se volvía difícil, si no imposible, por el
estorbo de las muchedumbres que esperaban impacientes. Aquellos lectores
callejeros tenían además la posibilidad de aplaudir con una ovación cerrada las
noticias que les parecían buenas y de rechiflar o tirar piedras contra el tablero
cuando no les gustaban. Era una forma de participación democrática
instantánea con la cual tenía El Espectador un termómetro más eficaz que
cualquier otro para medirle la fiebre a la opinión pública.
Aún no existía la televisión y había noticieros de radio muy completos pero a
horas fijas, de modo que antes de ir a almorzar o a cenar, uno se quedaba
esperando la aparición del tablero para llegar a casa con una versión más
completa del mundo. Allí se supo y se siguió con un rigor ejemplar e inolvidable
el vuelo solitario del capitán Concha Venegas entre Lima y Bogotá. Cuando
eran noticias como ésas, el tablero se cambiaba varias veces fuera de sus
horas previstas para alimentar la voracidad del público con boletines
extraordinarios. Ninguno de los lectores callejeros de aquel periódico único
sabía que el inventor y esclavo de la idea se llamaba José Salgar, un redactor
primíparo de El Espectador a los veinte años, que llegó a ser un periodista de
los grandes sin haber ido más allá de la escuela primaria.
La institución distintiva de Bogotá eran los cafés del centro, en los que tarde o
temprano confluía la vida de todo el país. Cada uno disfrutó en su momento de
una especialidad —política, literaria, financiera—, de modo que gran parte de la
historia de Colombia en aquellos años tuvo alguna relación con ellos. Cada
quien tenía su favorito como una señal infalible de su identidad.
Escritores y políticos de la primera mitad del siglo —incluido algún presidente
de la República— habían estudiado en los cafés de la calle Catorce, frente al
colegio del Rosario. El Windsor, que hizo su época de políticos famosos, era
uno de los más perdurables y fue refugio del gran caricaturista Ricardo
Rendón, que hizo allí su obra grande, y años después se perforó el cráneo
genial con un plomo de revólver en la trastienda de la Gran Vía.
El revés de mis tantas tardes de tedio fue el descubrimiento casual de una sala
de música abierta al público en la Biblioteca Nacional. La convertí en mi refugio
preferido para leer al amparo de los grandes compositores, cuyas obras
solicitábamos por escrito a una empleada encantadora. Entre los visitantes
habituales descubríamos afinidades de toda índole por la clase de música que
preferíamos. Así conocí a la mayoría de mis autores preferidos a través de los
gustos ajenos, por lo abundantes y variados, y aborrecí a Chopin durante
muchos años por culpa de un melómano implacable que lo solicitaba casi a
diario y sin misericordia.
Una tarde encontré la sala desierta porque el7sistema estaba descompuesto,
pero la directora me permitió sentarme a leer en el silencio. Al principio me
sentí en un remanso de paz, pero antes de dos horas no había logrado
concentrarme por unas ráfagas de ansiedad que me estorbaban la lectura y me
hacían sentir ajeno a mi propio pellejo. Tardé varios días en darme cuenta de
que el remedio de mi ansiedad no era el silencio de la sala sino el ámbito de la
música, que desde entonces se me convirtió en una pasión casi secreta y para
siempre.
Las tardes de los domingos, cuando cerraban la sala de música, mi diversión
más fructífera era viajar en los tranvías de vidrios azules, que por cinco
centavos giraban sin cesar desde la plaza de Bolívar hasta la avenida Chile, y
pasar en ellos aquellas tardes de adolescencia que parecían arrastrar una cola
interminable de otros muchos domingos perdidos. Lo único que hacía durante
aquel viaje de círculos viciosos era leer libros de versos, quizás una cuadra de
la ciudad por cada cuadra de versos, hasta que se encendían las primeras
luces en la llovizna perpetua. Entonces recorría los cafés taciturnos de los
barrios viejos en busca de alguien que me hiciera la caridad de conversar
conmigo sobre los poemas que acababa de leer. A veces lo encontraba —
siempre un hombre— y nos quedábamos hasta pasada la medianoche en
algún cuchitril de mala muerte, rematando las colillas de los cigarrillos que
nosotros mismos nos habíamos fumado y hablando de poesía mientras en el
resto del mundo la humanidad entera hacía el amor.
En aquel tiempo todo el mundo era joven, pero siempre encontrábamos a otros
que eran más jóvenes que nosotros. Las generaciones se empujaban unas a
otras, sobre todo entre los poetas y los criminales, y apenas si uno había
acabado de hacer algo cuando ya se perfilaba alguien que amenazaba con
hacerlo mejor. A veces encuentro entre papeles viejos algunas de las fotos que
nos tomaban los fotógrafos callejeros en el atrio de la iglesia
de San Francisco, y no puedo reprimir un frémito de compasión, porque no
parecen fotos nuestras sino de los hijos de nosotros mismos, en una ciudad de
puertas cerradas donde nada era fácil, y mucho menos sobrevivir sin amor a
las tardes de los domingos. Allí conocí por casualidad a mi tío José María
Valdeblánquez, cuando creí ver a mi abuelo abriéndose paso con el paraguas
entre la muchedumbre dominical que salía de misa. Su atuendo no
enmascaraba un ápice de su identidad: vestido entero de paño negro, camisa
blanca con cuello de celuloide y corbata de rayas diagonales, chaleco con
leontina, sombrero duro y espejuelos dorados. Fue tal mi impresión que le cerré
el paso sin darme cuenta. Él levantó el paraguas amenazante y me enfrentó a
una cuarta de los ojos:
—¿Puedo pasar?
—Perdóneme —le dije avergonzado—. Es que lo confundí con mi abuelo.
Él siguió escrutándome con su mirada de astrónomo, y me preguntó con una
mala ironía:
—¿Y se puede saber quién es ese abuelo tan famoso?
Confundido por mi propia impertinencia le dije el nombre completo. El bajó
entonces el paraguas y sonrió de muy buen talante.
—Pues con razón nos parecemos —dijo—. Soy su primogénito.
La vida diaria era más llevadera en la Universidad Nacional. Sin embargo, no
logro encontrar en la memoria la realidad de aquel tiempo, porque no creo
haber sido estudiante de derecho ni un solo día, a pesar de que mis
calificaciones del primer año —el único que terminé en Bogotá— permitan
creer lo contrario. Allí no había tiempo ni ocasión de establecer las relaciones
personales que se lograban en el liceo, y los compañeros de curso se
dispersaban en la ciudad al terminar las clases. Mi sorpresa más grata fue
encontrar como secretario general de la facultad de derecho al escritor Pedro
Gómez Valderrama, del cual tenía noticia por sus colaboraciones tempranas en
las páginas literarias, y que fue uno de mis amigos grandes hasta su muerte
prematura.
Mi condiscípulo más asiduo desde el primer año fue Gonzalo Mallarino Botero,
el único acostumbrado a creer en algunos prodigios de la vida que eran verdad
aunque no fueran ciertos. Él fue quien me enseñó que la facultad de derecho
no era tan estéril como yo pensaba, pues desde el primer día me sacó de la
clase de estadística y demografía, a las siete de la madrugada, y me desafió a
un duelo personal de poesía en el café de la ciudad universitaria. En las horas
muertas de la mañana recitaba de memoria los poemas de los clásicos
españoles, y yo le correspondía con poemas de los jóvenes colombianos que
habían abierto fuego contra los coletazos retóricos del siglo anterior.
Un domingo me invitó a su casa, donde vivía con su madre y sus hermanas y
hermanos, en un ambiente de tensiones fraternales como las de mi casa
paterna. Víctor, el mayor, era ya un hombre de teatro de tiempo completo, y un
declamador reconocido en el ámbito de la lengua española. Desde que escapé
a la tutela de mis padres no volví a sentirme nunca como en mi casa, hasta que
conocí a Pepa Botero, la madre de los Mallarino, una antioqueña sin desbravar
en la médula hermética de la aristocracia bogotana. Con su inteligencia natural
y su habla prodigiosa tenía la facultad inigualable de conocer el sitio justo en
que las malas palabras recobran su estirpe cervantina. Eran tardes
inolvidables, viendo atardecer sobre la esmeralda sin límites de la sabana, al
calor del chocolate perfumado y las almojábanas calientes. Lo que aprendí de
Pepa Botero, con su jerga destapada, con su modo de decir las cosas de la
vida común, me fue invaluable para una nueva retórica de la vida real.
Otros condiscípulos afines eran Guillermo López Guerra y Álvaro Vidal Varón,
que ya habían sido mis cómplices en el liceo de Zipaquirá. Sin embargo, en la
universidad estuve más cerca de Luis Villar Borda y Camilo Torres Restrepo,
que hacían con las uñas y por amor al arte el suplemento literario de La Razón,
un diario casi secreto que dirigía el poeta y periodista Juan Lozano y Lozano.
Los días de cierre me iba con ellos a la redacción y les daba una mano en las
emergencias de última hora. Algunas veces coincidí con el director, cuyos
sonetos admiraba y más aún las semblanzas de personajes nacionales que
publicaba en la revista Sábado. Él recordaba con cierta vaguedad la nota de
Ulises sobre mí, pero no había leído ningún cuento, y me escabullí del tema
porque estaba seguro de que no le gustarían. Desde el primer día me dijo al
despedirse que las páginas de su periódico estaban abiertas para mí, pero lo
tomé sólo como un cumplido bogotano.
En el café Asturias, Camilo Torres Restrepo y Luis Villar Borda, condiscípulos
míos en la facultad de derecho, me presentaron a Plinio Apuleyo Mendoza, que
a sus dieciséis años había publicado una serie de prosas líricas, el género de
moda impuesto en el país por Eduardo Carranza desde las páginas literarias de
El Tiempo. Era de piel curtida, con un cabello retinto y liso, que acentuaba su
buena apariencia de indio. A pesar de su edad había logrado acreditar sus
notas en el semanario Sábado, fundado por su padre, Plinio Mendoza Neira,
antiguo ministro de la Guerra y un gran periodista nato que tal vez no escribió
una línea completa en toda su vida. Sin embargo, enseñó a muchos a escribir
las suyas en periódicos que fundaba a todo bombo y abandonaba por altos
cargos políticos o para fundar otras empresas enormes y catastróficas. Al hijo
no lo vi más de dos o tres veces por aquella época, siempre con condiscípulo
míos. Me impresionó que a su edad razonaba como un anciano, pero nunca se
me hubiera ocurrido pensar que años después íbamos a compartir tantas
jornadas de periodismo temerario, pues todavía no se me había ocurrido el
embeleco del periodismo como oficio, y como ciencia me interesaba menos
que la del derecho.
Nunca había pensado en realidad que llegara a interesarme, hasta uno de
aquellos días, cuando Elvira Mendoza, hermana de Plinio, le hizo a la
declamadora argentina Berta Singerman una entrevista de emergencia que me
cambió por completo los prejuicios contra el oficio y me descubrió una vocación
ignorada. Más que una entrevista clásica de preguntas y respuestas —que
tantas dudas me dejaban y siguen dejándome— fue una de las más originales
que se publicaron en Colombia. Años después, cuando Elvira Mendoza era ya
una periodista internacional consagrada y una de mis buenas amigas, me contó
que había sido un recurso desesperado para salvar un fracaso.
La llegada de Berta Singerman había sido el acontecimiento del día. Elvira —
que dirigía la sección femenina en la revista Sábado— pidió autorización para
hacerle una entrevista, y la obtuvo con algunas reticencias de su padre por su
falta de práctica en el género. La redacción de Sábado era un sitio de reunión
de los intelectuales más conocidos por aquellos años y Elvira les pidió unas
preguntas para su cuestionario, pero estuvo al borde del pánico cuando tuvo
que enfrentarse al menosprecio con que Berta Singerman la recibió en la suite
presidencial del hotel Granada.
Desde la primera pregunta se complació en rechazarlas como tontas o
imbéciles, sin sospechar que detrás de cada una había un buen escritor de los
tantos que ella conocía y admiraba por sus varias visitas a Colombia. Elvira,
que fue siempre de genio vivo, tuvo que tragarse sus lágrimas y soportar en
vilo aquel desaire. La entrada imprevista del esposo de Berta Singerman le
salvó el reportaje, pues fue él quien manejó la situación con un tacto exquisito y
un buen sentido del humor cuando estaba a punto de convertirse en un
incidente grave.
Elvira no escribió el diálogo que había previsto con las respuestas de la diva,
sino que hizo el reportaje de sus dificultades con ella. Aprovechó la
intervención providencial del esposo, y lo convirtió en el verdadero protagonista
del encuentro. Berta Singerman hizo una de sus furias históricas cuando leyó la
entrevista. Pero Sábado era ya el semanario más leído, y su circulación
semanal aceleró su ascenso hasta cien mil ejemplares en una ciudad de
seiscientos mil habitantes.
La sangre fría y el ingenio con que Elvira Mendoza aprovechó la necedad de
Berta Singerman para revelar su personalidad verdadera, me puso a pensar
por primera vez en las posibilidades del reportaje, no como medio estelar de
información, sino mucho más: como género literario. No iban a pasar muchos
años sin que lo comprobara en carne propia, hasta llegar a creer como creo
hoy más que nunca que novela y reportaje son hijos de una misma madre.
Hasta entonces sólo me había arriesgado con la poesía: versos satíricos en la
revista del colegio San José y prosas líricas o sonetos de amores imaginarios a
la manera de Piedra y Cielo en el único número del periódico del Liceo
Nacional. Poco antes, Cecilia González, mi cómplice de Zipaquirá, había
convencido al poeta y ensayista Daniel Arango de que publicara una
cancioncilla escrita por mí, con seudónimo y en tipografía de siete puntos, en el
rincón más escondido del suplemento dominical de El Tiempo. La publicación
no me impresionó ni me hizo sentir más poeta de lo que era. En cambio, con el
reportaje de Elvira tomé conciencia del periodista que llevaba dormido en el
corazón, y me hice al ánimo de despertarlo. Empecé a leer los periódicos de
otro modo. Camilo Torres y Luis Villar Borda, que estuvieron de acuerdo
conmigo, me reiteraron el ofrecimiento de don Juan Lozano en sus páginas de
La Razón, pero sólo me atreví con un par de poemas técnicos que nunca tuve
como míos. Me propusieron hablar con Plinio Apuleyo Mendoza para la revista
Sábado, pero mi timidez tutelar me advirtió que me faltaba mucho para
arriesgarme con las luces apagadas en un oficio nuevo. Sin embargo, mi
descubrimiento tuvo una utilidad inmediata, pues por esos días estaba
enredado con la mala conciencia de que todo lo que escribía, en prosa o en
verso, e incluso las tareas del liceo, eran imitaciones descaradas de Piedra y
Cielo, y me propuse un cambio de fondo a partir de mi cuento siguiente. La
práctica terminó por convencerme de que los adverbios de modo terminados en
mente son un vicio empobrecedor. Así que empecé a castigarlos donde me
salían al paso, y cada vez me convencía más de que aquella obsesión me
obligaba a encontrar formas más ricas y expresivas. Hace mucho tiempo que
en mis libros no hay ninguno, salvo en alguna cita textual. No sé, por supuesto,
si mis traductores han detectado y contraído también, por razones de su oficio,
esa paranoia de estilo.
La amistad con Camilo Torres y Villar Borda rebasó muy pronto los límites de
las aulas y la sala de redacción y andábamos más tiempo juntos en la calle que
en la universidad. Ambos hervían a fuego lento en un inconformismo duro por
la situación política y social del país. Embebido en los misterios de la literatura
yo
no
intentaba
siquiera
comprender
sus
análisis
circulares
y
sus
premoniciones sombrías, pero las huellas de su amistad prevalecieron entre las
más gratas y útiles de aquellos años.
En las clases de la universidad, en cambio, estaba encallado. Siempre lamenté
mi falta de devoción por los méritos de los maestros de grandes nombres que
soportaban nuestros hastíos. Entre ellos Alfonso López Michelsen, hijo del
único presidente colombiano reelegido en el siglo XX, y creo que de allí venía
la impresión generalizada de que también él estaba predestinado a ser
presidente por nacimiento, como en efecto lo fue. Llegaba a su cátedra de
introducción al derecho con una puntualidad irritante y unas espléndidas
chaquetas de casimir hechas en Londres. Dictaba su clase sin mirar a nadie,
con ese aire celestial de los miopes inteligentes que siempre parecen andar a
través de los sueños ajenos. Sus clases me parecían monólogos de una sola
cuerda como lo era para mí cualquier clase que no fuera de poesía, pero el
tedio de su voz tenía la virtud hipnótica de un encantador de serpientes. Su
vasta cultura literaria tenía desde entonces un sustento cierto, y sabía usarla
por escrito y de viva voz, pero sólo empecé a apreciarla cuando volvimos a
conocernos años después y a hacernos amigos ya lejos del sopor de la
cátedra. Su prestigio de político empedernido se nutría de su encanto personal
casi mágico y de una lucidez peligrosa para descubrir las segundas intenciones
de la gente. Sobre todo de la que quería menos. Sin embargo, su virtud más
distinguida de hombre público fue su poder asombroso para crear situaciones
históricas con una sola frase.
Con el tiempo logramos una buena amistad, pero en la universidad no fui el
más asiduo y aplicado, y mi timidez irredimible mantenía una distancia
insalvable, en especial con la gente que admiraba. Por todo esto me sorprendió
tanto que me llamara al examen final de primer año, a pesar de mis faltas de
asistencia que me habían merecido una reputación de alumno invisible.
Apelé a mi viejo truco de desviar el tema con recursos retóricos. Me di cuenta
de que el maestro era consciente de mi astucia, pero tal vez la apreciaba como
un recreo literario. El único tropiezo fue que en la agonía del examen usé la
palabra prescripción y él se apresuró a pedirme que la definiera para
asegurarse de que yo sabía de qué estaba hablando.
—Prescribir es adquirir una propiedad por el transcurso del tiempo —le dije.
Él me preguntó de inmediato:
—¿Adquirirla o perderla?
Era lo mismo, pero no le discutí por mi inseguridad congénita, y creo que fue
una de sus célebres bromas de sobremesa, porque en la calificación no me
cobró la duda. Años después le comenté el incidente y no lo recordaba, por
supuesto, pero entonces ni él ni yo estábamos seguros siquiera de que el
episodio fuera cierto.
Ambos encontramos en la literatura un buen remanso para olvidarnos de la
política y los misterios de la prescripción, y en cambio descubríamos libros
sorprendentes y escritores olvidados en conversaciones infinitas que a veces
terminaron por desbaratar visitas y exasperar a nuestras esposas. Mi madre
me había convencido de que éramos parientes, y así era. Sin embargo, mejor
que cualquier vínculo extraviado nos identificaba nuestra pasión común por los
cantos vallenatos.
Otro pariente casual, por parte de padre, era Carlos H. Pareja, profesor de
economía política y dueño de la librería Grancolombia, favorita de los
estudiantes por la buena costumbre de exhibir las novedades de grandes
autores en mesas descubiertas y sin vigilancia. Hasta sus mismos alumnos
invadíamos el local en los descuidos del atardecer y escamoteábamos los
libros por artes digitales, de acuerdo con el código escolar de que robar libros
es delito pero no pecado. No por virtud sino por miedo físico, mi papel en los
asaltos se limitaba a proteger las espaldas de los más diestros, con la
condición de que además de los libros para ellos se llevaran algunos indicados
por mí. Una tarde, uno de mis cómplices acababa de robarse La ciudad sin
Laura, de Francisco Luis Bernárdez, cuando sentí una garra feroz en mi
hombro, y una voz de sargento:
—¡Al fin, carajo!
Me volví aterrado, y me enfrenté al maestro Carlos H. Pareja, mientras tres de
mis cómplices escapaban en estampida. Por fortuna, antes de que alcanzara a
disculparme me di cuenta de que el maestro no me había sorprendido por
ladrón, sino por no haberme visto en su clase durante más de un mes.
Después de un regaño más bien convencional, me preguntó:
—¿Es verdad que eres hijo de Gabriel Eligio?
Era verdad, pero le contesté que no, porque sabía que su padre y el mío eran
en realidad parientes distanciados por un incidente personal que nunca
entendí. Pero más tarde se enteró de la verdad y desde aquel día me distinguió
en la librería y en las clases como sobrino suyo, y mantuvimos una relación
más política que literaria, a pesar de que él había escrito y publicado varios
libros de versos desiguales con el seudónimo de Simón Latino. La conciencia
del parentesco, sin embargo, sólo le sirvió a él para que no me prestara más
como pantalla para robarle libros.
Otro maestro excelente, Diego Montaña Cuéllar, era el reverso de López
Michelsen, con quien parecía mantener una rivalidad secreta. López como un
liberal travieso y Montaña Cuéllar como un radical de izquierda. Sostuve con
éste una buena relación fuera de la cátedra, Y siempre me pareció que López
Michelsen me veía como a un pichón de poeta, y en cambio Montaña Cuéllar
me veía como un buen prospecto para su proselitismo revolucionario.
Mi simpatía con Montaña Cuéllar empezó por un tropiezo que él sufrió con tres
jóvenes oficiales de la escuela militar que asistían a sus clases en uniforme de
parada. Eran de una puntualidad cuartelaria, se sentaban juntos en las mismas
sillas apartadas, tomaban notas implacables y obtenían calificaciones
merecidas en exámenes rígidos. Diego Montaña Cuéllar les aconsejó en
privado desde los primeros días que no fueran a las clases en uniformes de
guerra. Ellos le contestaron con sus mejores modos que cumplían órdenes
superiores, y no pasaron por alto ninguna oportunidad de hacérselo sentir. En
todo caso, al margen de sus rarezas, para alumnos y maestros fue siempre
claro que los tres oficiales eran estudiantes notables.
Llegaban con sus uniformes idénticos, impecables, siempre juntos y puntuales.
Se sentaban aparte, y eran los alumnos más serios y metódicos, pero siempre
me pareció que estaban en un mundo distinto del nuestro. Si uno les dirigía la
palabra, eran atentos y amables, pero de un formalismo invencible: no decían
más de lo que se les preguntaba. En tiempos de exámenes, los civiles nos
dividíamos en grupos de cuatro para estudiar en los cafés, nos encontrábamos
en los bailes de los sábados, en las pedreas estudiantiles, en las cantinas
mansas y los burdeles lúgubres de la época, pero nunca nos encontramos ni
por casualidad con nuestros condiscípulos militares.
Apenas si me crucé con ellos algún saludo durante el año largo en que
coincidimos en la universidad. No había tiempo, además, porque llegaban en
punto a las clases y se iban con la última palabra del maestro, sin alternar con
nadie, salvo con otros militares jóvenes del segundo año, con los que se
juntaban en los descansos. Nunca supe sus nombres ni volví a tener noticias
de ellos. Hoy me doy cuenta de que las mayores reticencias no eran tan suyas
como mías, que nunca pude superar la amargura con que mis abuelos
evocaban sus guerras frustradas y las matanzas atroces de las bananeras.
Jorge Soto del Corral, el maestro de derecho constitucional, tenía fama de
saber de memoria todas las constituciones del mundo, y en las clases nos
mantenía deslumbrados con el resplandor de su inteligencia y su erudición
jurídica, sólo entorpecida por su escaso sentido del humor. Creo que era uno
de los maestros que hacían lo posible para que no afloraran en la cátedra sus
diferencias políticas, pero se les notaban más de lo que ellos mismos creían.
Hasta por los gestos de las manos y el énfasis de sus ideas, pues era en la
universidad donde más se sentía el pulso profundo de un país que estaba al
borde de una nueva guerra civil al cabo de cuarenta y tantos años de paz
armada.
A pesar de mi ausentismo crónico y mi negligencia jurídica, aprobé las materias
fáciles del primer año de derecho con recalentamientos de última hora, y las
más difíciles con mi viejo truco de escamotear el tema con recursos de ingenio.
La verdad es que no estaba a gusto dentro de mi pellejo y no sabía cómo
seguir caminando a tientas en aquel callejón sin salida. El derecho lo entendía
menos y me interesaba mucho menos que cualquiera de las materias del liceo,
y ya me sentía bastante adulto como para tomar mis propias decisiones. Al
final, después de dieciséis meses de supervivencia milagrosa, sólo me quedó
un buen grupo de amigos para el resto de la vida.
Mi escaso interés en los estudios fue más escaso aún después de la nota de
Ulises, sobre todo en la universidad, donde algunos de mis condiscípulos
empezaron a darme el título de maestro y me presentaban como escritor. Esto
coincidía con mi determinación de aprender a construir una estructura al mismo
tiempo verosímil y fantástica, pero sin resquicios. Con modelos perfectos y
esquivos, como Edipo rey, de Sófocles, cuyo protagonista investiga el
asesinato de su padre y termina por descubrir que él mismo es el asesino;
como «La pata de mono», de W. W. Jacob, que es el cuento perfecto, donde
todo cuanto sucede es casual; como Bola de sebo, de Maupassant, y tantos
otros pecadores grandes a quienes Dios tenga en su santo reino. En ésas
andaba una noche de domingo en que por fin me sucedió algo que merecía
contarse. Había pasado casi todo el día ventilando mis frustraciones de escritor
con Gonzalo Mallarino en su casa de la avenida Chile, y cuando regresaba a la
pensión en el último tranvía subió un fauno de carne y hueso en la estación de
Chapinero. He dicho bien: un fauno. Noté que ninguno de los escasos
pasajeros de medianoche se sorprendió de verlo, y eso me hizo pensar que era
uno más de los disfrazados que los domingos vendían de todo en los parques
de niños. Pero la realidad me convenció de que no podía dudar, porque su
cornamenta y sus barbas eran tan montaraces como las de un chivo, hasta el
punto que percibí al pasar el tufo de su pelambre. Antes de la calle 26, que era
la del cementerio, descendió con unos modos de buen padre de familia y
desapareció entre las arboledas del parque.
Después de la media noche, despertado por mis tumbos en la cama, Domingo
Manuel Vega me preguntó qué me pasaba. «Es que un fauno se subió en el
tranvía», le dije entre sueños. El me replicó bien despierto que si era una
pesadilla debía ser por la mala digestión del domingo, pero si era el tema para
mi próximo cuento le parecía fantástico. La mañana siguiente ya no supe si en
realidad había visto un fauno en el tranvía o si había sido una alucinación
dominical. Empecé por admitir que me había dormido por el cansancio del día y
tuve un sueño tan nítido que no podía separarlo de la realidad. Pero lo esencial
para mí no terminó por ser si el fauno era real, sino que lo había vivido como si
lo fuera. Y por lo mismo —real o soñado— no era legítimo considerarlo como
un embrujo de la imaginación sino como una experiencia maravillosa de mi
vida.
Así que lo escribí al día siguiente de un tirón, lo puse debajo de la almohada y
lo leí y releí varias noches antes de dormir y en las mañanas al despertar. Era
una transcripción descarnada y literal del episodio del tranvía, tal como ocurrió,
y en un estilo tan inocente como la noticia de un bautismo en una página social.
Por fin, reclamado por nuevas dudas, decidí someterlo a la prueba infalible de
la letra impresa, pero no en El Espectador sino en el suplemento literario de El
Tiempo. Quizás fuera el modo de conocer un criterio distinto al de Eduardo
Zalamea, sin comprometerlo a él en una aventura que no tenía por qué
compartir. Lo mandé con un compañero de pensión junto con una carta para
don Jaime Posada, el nuevo y muy joven director del «Suplemento Literario»
de El Tiempo. Sin embargo, el cuento no fue publicado ni la carta contestada.
Los cuentos de esa época, en el orden en que fueron escritos y publicados en
«Fin de Semana», desaparecieron de los archivos de El Espectador en el
asalto e incendio de ese periódico por las turbas oficiales el 6 de setiembre de
1952. Yo mismo no tenía copia, ni las tenían mis amigos más acuciosos, de
modo que pensé con un cierto alivio que habían sido incinerados por el olvido.
Sin embargo, algunos suplementos literarios de provincia los habían
reproducido en su momento sin autorización, y otros se publicaron en distintas
revistas, hasta que fueron recogidos en un volumen por ediciones Alfil de
Montevideo, en 1972, con el título de uno de ellos: Nabo, el negro que hizo
esperar a los ángeles.
Faltaba uno que nunca ha sido incluido en libro tal vez por falta de una versión
confiable: «Tubal Caín forja una estrella», publicado por El Espectador el 17 de
enero de 1948. El nombre del protagonista, como no todo el mundo sabe, es el
de un herrero bíblico que inventó la música. Fueron tres cuentos. Leídos en el
orden en que fueron escritos y publicados me parecieron inconsecuentes y
abstractos, y algunos disparatados, y ninguno se sustentaba en sentimientos
reales. Nunca logré establecer el criterio con que los leyó un crítico tan severo
como Eduardo Zalamea. Sin embargo, para mí tienen una importancia que no
tienen para nadie más, y es que en cada uno de ellos hay algo que responde a
la rápida evolución de mi vida en aquella época.
Muchas de las novelas que entonces leía y admiraba sólo me interesaban por
sus enseñanzas técnicas. Es decir: por su carpintería secreta. Desde las
abstracciones metafísicas de los tres primeros cuentos hasta los tres últimos de
entonces, he encontrado pistas precisas y muy útiles de la formación primaria
de un escritor. No me había pasado por la mente la idea de explorar otras
formas. Pensaba que cuento y novela no sólo eran dos géneros literarios
diferentes sino dos organismos de naturaleza diversa que sería funesto
confundir. Hoy sigo creyéndolo como entonces, y convencido más que nunca
de la supremacía del cuento sobre la novela.
Las publicaciones de El Espectador, al margen del éxito literario, me crearon
otros problemas más terrestres y divertidos. Amigos despistados me paraban
en la calle para pedirme préstamos de salvación, pues no podían creer que un
escritor con tanto despliegue no recibiera sumas enormes por sus cuentos.
Muy pocos me creyeron la verdad de que nunca me pagaron un centavo por su
publicación, ni yo lo esperaba, porque no era de uso en la prensa del país. Más
grave aún fue la desilusión de mi papá cuando se convenció de que yo no
podría asumir mis propios gastos cuando estaban estudiando tres de los once
hermanos que ya habían nacido. La familia me mandaba treinta pesos al mes.
La sola pensión me costaba dieciocho sin derecho a huevos en el desayuno, y
siempre me veía obligado a descompletarlos para gastos imprevistos. Por
fortuna, no sé de dónde había contraído el hábito de hacer dibujos
inconscientes en los márgenes de los periódicos, en las servilletas de los
restaurantes, en las mesas de mármol de los cafés. Me atrevo a creer que
aquellos dibujos eran descendientes directos de los que pintaba de niño en las
paredes de la platería del abuelo, y que tal vez eran válvulas fáciles de
desahogo. Un contertulio ocasional de El Molino, que tenía influencias en un
ministerio para colocarse como dibujante sin tener la menor noción de dibujo,
me propuso que le hiciera el trabajo y nos dividiéramos el sueldo. En el resto
de mi vida nunca estuve tan cerca de la corrupción, pero no tan cerca para
arrepentirme.
Mi interés por la música se incrementó también en esa época en que los cantos
populares del Caribe —con los cuales había sido amamantado— se abrían
paso en Bogotá. El programa de mayor audiencia era La hora costeña,
animada por don Pascual Delvecchio, una especie de cónsul musical de la
costa atlántica para la capital. Se había vuelto tan popular los domingos en la
mañana, que los estudiantes caribes íbamos a bailar en las oficinas de la
emisora hasta muy avanzada la tarde. Aquél fue el origen de la inmensa
popularidad de nuestras músicas en el interior del país y más tarde hasta en
sus últimos rincones, y una promoción social de los estudiantes costeños en
Bogotá.
El único inconveniente era el fantasma del matrimonio a la fuerza. Pues no sé
qué malos precedentes habían hecho prosperar en la costa la creencia de que
las novias de Bogotá se hacían fáciles con los costeños y nos ponían trampas
de cama para casarnos a la fuerza. Y no por amor, sino por la ilusión de vivir
con una ventana frente al mar. Nunca tuve esa idea. Al contrario, los recuerdos
más ingratos de mi vida son de los burdeles siniestros de los extramuros de
Bogotá, donde íbamos a desaguar nuestras borracheras sombrías. En el más
sórdido de ellos estuve a punto de dejar la poca vida que llevaba dentro cuando
una mujer con la que acababa de estar apareció desnuda en el corredor
gritando que le había robado doce pesos de una gaveta del tocador. Dos
atarvanes de la casa me tumbaron a golpes y no les bastó con sacarme de los
bolsillos los últimos dos pesos que me quedaban después de un amor de mala
muerte, sino que me desnudaron hasta los zapatos y me exploraron a dedo en
busca del dinero robado. De todos modos habían resuelto no matarme sino
entregarme a la policía, cuando la mujer recordó que el día anterior había
cambiado el escondite de su plata y lo encontró intacto.
Entre las amistades que me quedaron de la universidad, la de Camilo Torres no
sólo fue de las menos olvidables, sino la más dramática de nuestra juventud.
Un día no asistió a clases por primera vez. La razón se regó como pólvora.
Arregló sus cosas y decidió fugarse de su casa para el seminario de
Chiquinquirá, a ciento y tantos kilómetros de Bogotá. Su madre lo alcanzó en la
estación del ferrocarril y lo encerró en su biblioteca. Allí lo visité, más pálido
que de costumbre, con una ruana blanca y una serenidad que por primera vez
me hizo pensar en un estado de gracia. Había decidido ingresar en el
seminario por una vocación que disimulaba muy bien, pero que estaba resuelto
a obedecer hasta el final.
—Ya lo más difícil pasó —me dijo.
Fue su modo de decirme que se había despedido de su novia, y que ella
celebraba su decisión. Después de una tarde enriquecedora me hizo un regalo
indescifrable: El origen de las especies, de Darwin. Me despedí de él con la
rara certidumbre de que era para siempre.
Lo perdí de vista mientras estuvo en el seminario. Tuve noticias vagas de que
se había ido a Lovaina para tres años de formación teológica, de que su
entrega no había cambiado su espíritu estudiantil y sus maneras laicas, y de
que las muchachas que suspiraban por él lo trataban como a un actor de cine
desarmado por la sotana.
Diez años después, cuando regresó a Bogotá, había asumido en cuerpo y alma
el carácter de su investidura pero conservaba sus mejores virtudes de
adolescente. Yo era entonces escritor y periodista sin título, casado y con un
hijo, Rodrigo, que había nacido el 24 de agosto de 1959 en la clínica Palermo
de Bogotá. En familia decidimos que fuera Camilo quien lo bautizara. El padrino
sería Plinio Apuleyo Mendoza, con quien mi esposa y yo habíamos contraído
desde antes una amistad de compadres. La madrina fue Susana Linares, la
esposa de Germán Vargas, que me había transmitido sus artes de buen
periodista y mejor amigo. Camilo era más cercano de Plinio que nosotros, y
desde mucho antes, pero no quería aceptarlo como padrino por sus afinidades
de entonces con los comunistas, y quizás también por su espíritu burlón que
bien podía estropear la solemnidad del sacramento. Susana se comprometió a
hacerse cargo de la formación espiritual del niño, y Camilo no encontró o no
quiso encontrar otros argumentos para cerrarle el paso al padrino.
El bautismo se llevó a cabo en la capilla de la clínica Palermo, en la penumbra
helada de las seis de la tarde, sin nadie más que los padrinos y yo, y un
campesino de ruana y alpargatas que se acercó como levitando para asistir a la
ceremonia sin hacerse notar. Cuando Susana llegó con el recién nacido, el
padrino incorregible soltó en broma la primera provocación:
—Vamos a hacer de este niño un gran guerrillero.
Camilo, preparando los bártulos del sacramento, contraatacó en el mismo tono:
«Sí, pero un guerrillero de Dios». E inició la ceremonia con una decisión del
más grueso calibre, inusual por completo en aquellos años:
—Voy a bautizarlo en español para que los incrédulos entiendan lo que
significa este sacramento.
Su voz resonaba con un castellano altisonante que yo seguía a través del latín
de mis tiernos años de monaguillo en Aracataca. En el momento de la ablución,
sin mirar a nadie, Camilo inventó otra fórmula provocadora:
—Quienes crean que en este momento desciende el Espíritu Santo sobre esta
criatura, que se arrodillen.
Los padrinos y yo permanecimos de pie y quizás un poco incómodos por la
marrullería del cura amigo, mientras el niño berreaba bajo la ducha de agua
yerta. El único que se arrodilló fue el campesino de alpargatas. El impacto de
este episodio se me quedó como uno de los escarmientos severos de mi vida,
porque siempre he creído que fue Camilo quien llevó al campesino con toda
premeditación para castigarnos con una lección de humildad. O, al menos, de
buena educación.
Volví a verlo pocas veces y siempre por alguna razón válida y apremiante, casi
siempre en relación con sus obras de caridad en favor de los perseguidos
políticos. Una mañana apareció en mi casa de recién casado con un ladrón de
domicilios que había cumplido su condena, pero la policía no le daba tregua: le
robaban todo lo que llevaba encima. En cierta ocasión le regalé un par de
zapatos de explorador con un dibujo especial en la suela para mayor
seguridad. Pocos días después, la criada de la casa reconoció las suelas en la
foto de un delincuente callejero que encontraron muerto en una cuneta. Era
nuestro ladrón amigo.
No pretendo que ese episodio tuviera algo que ver con el destino final de
Camilo, pero meses después entró en el hospital militar para visitar a un amigo
enfermo, y no volvió a saberse nada de él hasta que el gobierno anunció que
había reaparecido como guerrillero raso en el Ejército de Liberación Nacional.
Murió el 5 de febrero de 1966, a sus treinta y siete años, en un combate abierto
con una patrulla militar.
El ingreso de Camilo al seminario había coincidido con mi decisión íntima de no
seguir perdiendo el tiempo en la facultad de derecho, pero tampoco tuve
ánimos para enfrentarme de una vez por todas a mis padres. Por mi hermano
Luis Enrique que había llegado a Bogotá con un buen empleo en febrero de
1948— supe que ellos estaban tan satisfechos con los resultados de mi
bachillerato y mi primer año de derecho, que me mandaron de sorpresa la
máquina de escribir más liviana y moderna que existía en el mercado. La
primera que tuve en esta vida, y también la más infortunada, porque el mismo
día la empeñamos por doce pesos para seguir la fiesta de bienvenida con mi
hermano y los compañeros de pensión. Al día siguiente, locos de dolor de
cabeza, fuimos a la casa de empeño a comprobar que la máquina estaba allí
todavía con sus sellos intactos, y asegurarnos de que seguía en buenas
condiciones hasta que nos cayera del cielo el dinero para rescatarla. Tuvimos
una buena oportunidad con lo que me pagó mi socio el dibujante falso, pero a
última hora decidimos dejar el rescate para después. Cada vez que pasábamos
por la casa de empeño mi hermano y yo, juntos o separados, comprobábamos
desde la calle que la máquina seguía en su lugar, envuelta como una joya en
papel celofán y con un lazo de organdí, entre hileras de aparatos domésticos
bien protegidos. Al cabo de un mes, los cálculos alegres que habíamos hecho
en la euforia de la borrachera seguían sin cumplirse, pero la máquina estaba
intacta en su sitio, y allí podía seguir mientras pagáramos a tiempo los
intereses trimestrales.
Creo que entonces no éramos todavía conscientes de las terribles tensiones
políticas que empezaban a perturbar el país. A pesar del prestigio de
conservador moderado con que llegó Ospina Pérez al poder, la mayoría de su
partido sabía que la victoria sólo había sido posible por la división de los
liberales. Éstos, aturdidos por el golpe, le reprochaban a Alberto Lleras la
imparcialidad suicida que hizo posible la derrota. El doctor Gabriel Turbay, más
abrumado por su genio depresivo que por los votos adversos, se fue a Europa
sin rumbo ni sentido, con el pretexto de una alta especialización en cardiología,
y murió solo y vencido por el asma de la derrota al cabo de año y medio entre
las flores de papel y los gobelinos marchitos del hotel Place Athénée de París.
Jorge Eliécer Gaitán, en cambio, no interrumpió ni un día su campaña electoral
para el periodo siguiente, sino que la radicalizó a fondo con un programa de
restauración moral de la República que rebasó la división histórica del país
entre liberales y conservadores, y la profundizó con un corte horizontal y más
realista entre explotadores y explotados: el país político y el país nacional. Con
su grito histórico —«¡A la carga!»— y su energía sobrenatural, esparció la
semilla de la resistencia aun en los últimos rincones con una gigantesca
campaña de agitación que fue ganando terreno en menos de un año, hasta
llegar a las vísperas de una auténtica revolución social.
Sólo así tomamos conciencia de que el país empezaba a desbarrancarse en el
precipicio de la misma guerra civil que nos quedó desde la independencia de
España, y alcanzaba ya a los bisnietos de los protagonistas originales. El
Partido Conservador, que había recuperado la presidencia por la división liberal
después de cuatro periodos consecutivos, estaba decidido por cualquier medio
a no perderla de nuevo. Para lograrlo, el gobierno de Ospina Pérez adelantaba
una política de tierra arrasada que ensangrentó el país hasta la vida cotidiana
dentro de los hogares.
Con mi inconsciencia política y desde mis nubes literarias no había vislumbrado
siquiera aquella realidad evidente hasta una noche en que regresaba a la
pensión y me encontré con el fantasma de mi conciencia. La ciudad desierta,
azotada por el viento glacial que soplaba por las troneras de los cerros, estaba
copada por la voz metálica y el deliberado énfasis arrabalero de Jorge Eliécer
Gaitán en su discurso de rigor de cada viernes en el teatro Municipal. La
capacidad del recinto no era para más de mil personas enlatadas, pero el
discurso se propagaba en ondas concéntricas, primero por los altavoces en las
calles adyacentes y después por las radios a todo volumen que resonaban
como latigazos en el ámbito de la ciudad atónita, y desbordaban por tres y
hasta por cuatro horas la audiencia nacional.
Aquella noche tuve la impresión de ser el único en las calles, salvo en la
esquina crucial del periódico El Tiempo, protegida como todos los viernes por
un pelotón de policías armados como para la guerra. Fue una revelación para
mí, que me había permitido la arrogancia de no creer en Gaitán, y aquella
noche comprendí de golpe que había rebasado el país español y estaba
inventando una lengua franca para todos, no tanto por lo que decían las
palabras como por la conmoción y las astucias de la voz. Él mismo, en sus
discursos épicos, aconsejaba a sus oyentes en un malicioso tono paternal que
regresaran en paz a sus casas, y ellos lo traducían al derecho como la orden
cifrada de expresar su repudio contra todo lo que representaban las
desigualdades sociales y el poder de un gobierno brutal. Hasta los mismos
policías que debían guardar el orden quedaban motivados por una advertencia
que interpretaban al revés.
El tema del discurso de aquella noche era un recuento descarnado de los
estragos por la violencia oficial en su política de tierra arrasada para destruir la
oposición liberal, con un número todavía incalculable de muertos por la fuerza
pública en las áreas rurales, y poblaciones enteras de refugiados sin techo ni
pan en las ciudades. Al cabo de una enumeración pavorosa de asesinatos y
atropellos, Gaitán empezó a subir la voz, a regodearse palabra por palabra,
frase por frase, en un prodigio de retórica efectista y certera. La tensión del
público aumentaba al compás de su voz, hasta una explosión final que estalló
en el ámbito de la ciudad y retumbó por la radio en los rincones más remotos
del país.
La muchedumbre enardecida se echó a la calle en una batalla campal
incruenta, ante la tolerancia secreta de la policía. Creo que fue aquella noche
cuando entendí por fin las frustraciones del abuelo y los lúcidos análisis de
Camilo Torres Restrepo. Me sorprendía que en la Universidad Nacional los
estudiantes siguieran siendo liberales y godos, con nudos comunistas, pero la
brecha que Gaitán estaba excavando en el país no se sentía pasar por allí.
Llegué a la pensión aturdido por la conmoción de la noche y encontré a mi
compañero de cuarto leyendo a Ortega y Gasset en la paz de su cama.
—Vengo nuevo, doctor Vega —le dije—. Ahora sé cómo y por qué empezaban
las guerras del coronel Nicolás Márquez.
Pocos días después —el 7 de febrero de 1948— hizo Gaitán el primer acto
político al que asistí en mi vida: un desfile de duelo por las incontables víctimas
de la violencia oficial en el país, con más de sesenta mil mujeres y hombres de
luto cerrado, con las banderas rojas del partido y las banderas negras del duelo
liberal. Su consigna era una sola: el silencio absoluto. Y se cumplió con un
dramatismo inconcebible, hasta en los balcones de residencias y oficinas que
nos habían visto pasar en las once cuadras atiborradas de la avenida principal.
Una señora murmuraba a mi lado una oración entre dientes. Un hombre junto a
ella la miró sorprendido:
—¡Señora, por favor!
Ella emitió un gemido de perdón y se sumergió en el piélago de fantasmas. Sin
embargo, lo que me arrastró al borde de las lágrimas fue la cautela de los
pasos y la respiración de la muchedumbre en el silencio sobrenatural. Yo había
acudido sin ninguna convicción política, atraído por la curiosidad del silencio, y
de pronto me sorprendió el nudo del llanto en la garganta. El discurso de
Gaitán en la plaza de Bolívar, desde el balcón de la contraloría municipal, fue
una oración fúnebre de una carga emocional sobrecogedora. Contra los
pronósticos siniestros de su propio partido, culminó con la condición más
azarosa de la consigna: no hubo un solo aplauso.
Así fue la «marcha del silencio», la más emocionante de cuantas se han hecho
en Colombia. La impresión que quedó de aquella tarde histórica, entre
partidarios y enemigos, fue que la elección de Gaitán era imparable. También
los conservadores lo sabían, por el grado de contaminación que había logrado
la violencia en todo el país, por la ferocidad de la policía del régimen contra el
liberalismo desarmado y por la política de tierra arrasada. La expresión más
tenebrosa del estado de ánimo del país la vivieron aquel fin de semana los
asistentes a la corrida de toros en la plaza de Bogotá, donde las graderías se
lanzaron al ruedo indignadas por la mansedumbre del toro y la impotencia del
torero para acabar de matarlo. La muchedumbre enardecida descuartizó vivo al
toro. Numerosos periodistas y escritores que vivieron aquel horror o lo
conocieron de oídas, lo interpretaron como el síntoma más aterrador de la rabia
brutal que estaba padeciendo el país.
En aquel clima de alta tensión se inauguró en Bogotá la Novena Conferencia
Panamericana, el 30 de marzo a las cuatro y media de la tarde. La ciudad
había sido remozada a un costo descomunal, con la estética pomposa del
canciller Laureano Gómez, que en virtud de su cargo era el presidente de la
conferencia. Asistían los cancilleres de todos los países de América Latina y
personalidades del momento. Los políticos colombianos más eminentes fueron
invitados de honor, con la única y significativa excepción de Jorge Eliécer
Gaitán, eliminado sin duda por el veto muy significativo de Laureano Gómez, y
tal vez por el de algunos dirigentes liberales que lo detestaban por sus ataques
a la oligarquía común de ambos partidos. La estrella polar de la conferencia era
el general George Marshall, delegado de los Estados Unidos y héroe mayor de
la reciente guerra mundial, y con el resplandor deslumbrante de un artista de
cine por dirigir la reconstrucción de una Europa aniquilada por la contienda.
Sin embargo, el viernes 9 de abril Jorge Eliécer Gaitán era el hombre del día en
las noticias, por lograr la absolución del teniente Jesús María Cortés Poveda,
acusado de dar muerte al periodista Eudoro Galarza Ossa. Había llegado muy
eufórico a su oficina de abogado, en el cruce populoso de la carrera Séptima
con la avenida Jiménez de Quesada, poco antes de las ocho de la mañana, a
pesar de que había estado en el juicio hasta la madrugada. Tenía varias citas
para las horas siguientes, pero aceptó de inmediato cuando Plinio Mendoza
Neira lo invitó a almorzar, poco antes de la una, con seis amigos personales y
políticos que habían ido a su oficina para felicitarlo por la victoria judicial que
los periódicos no habían alcanzado a publicar. Entre ellos, su médico personal,
Pedro Eliseo Cruz, que además era miembro de su corte política.
En ese ámbito intenso me senté a almorzar en el comedor de la pensión donde
vivía, a menos de tres cuadras. No me habían servido la sopa cuando Wilfrido
Mathieu se me plantó espantado frente a la mesa.
—Se jodió este país —me dijo—. Acaban de matar a Gaitán frente a El Gato
Negro.
Mathieu era un estudiante ejemplar de medicina y cirugía, nativo de Sucre
como otros inquilinos de la pensión, que padecía de presagios siniestros.
Apenas una semana antes nos había anunciado que el más inminente y
temible, por sus consecuencias arrasadoras, podría ser el asesinato de Jorge
Eliécer Gaitán. Sin embargo, esto ya no impresionaba a nadie, porque no
hacían falta presagios para suponerlo.
Apenas si tuve alientos para atravesar volando la avenida Jiménez de Quesada
y llegar sin aire frente al café El Gato Negro, casi en la esquina con la carrera
Séptima. Acababan de llevarse al herido a la Clínica Central, a unas cuatro
cuadras de allí, todavía con vida pero sin esperanzas. Un grupo de hombres
empapaban sus pañuelos en el charco de sangre caliente para guardarlos
como reliquias históricas. Una mujer de pañolón negro y alpargatas, de las
muchas que vendían baratijas en aquel lugar, gruñó con el pañuelo
ensangrentado:
—Hijos de puta, me lo mataron.
Las cuadrillas de limpiabotas armados con sus cajas de madera trataban de
derribar a golpes las cortinas metálicas de la farmacia Nueva Granada, donde
los escasos policías de guardia habían encerrado al agresor para protegerlo de
las turbas enardecidas. Un hombre alto y muy duñde sí, con un traje gris
impecable como para una boda, las incitaba con gritos bien calculados. Y tan
efectivos, además, que el propietario de la farmacia subió las cortinas de acero
por el temor de que la incendiaran. El agresor, aferrado a un agente de la
policía, sucumbió al pánico ante los grupos enardecidos que se precipitaron
contra él.
—Agente —suplicó casi sin voz—, no deje que me maten.
Nunca podré olvidarlo. Tenía el cabello revuelto, una barba de dos días y una
lividez de muerto con los ojos sobresaltados por el terror. Llevaba un vestido de
paño marrón muy usado con rayas verticales y las solapas rotas por los
primeros tirones de las turbas. Fue una aparición instantánea y eterna, porque
los limpiabotas se lo arrebataron a los guardias a golpes de cajón y lo
remataron a patadas. En el primer revolcón había perdido un zapato.
—¡A palacio! —ordenó a gritos el hombre de gris que nunca fue identificado—.
¡A palacio!
Los más exaltados obedecieron. Agarraron por los tobillos el cuerpo
ensangrentado y lo arrastraron por la carrera Séptima hacia la plaza de Bolívar,
entre los últimos tranvías eléctricos atascados por la noticia, vociferando
denuestos de guerra contra el gobierno. Desde las aceras y los balcones los
atizaban con gritos y aplausos, y el cadáver desfigurado a golpes iba dejando
jirones de ropa y de cuerpo en el empedrado de la calle. Muchos se
incorporaban a la marcha, que en menos de seis cuadras había alcanzado el
tamaño y la fuerza expansiva de un estallido de guerra. Al cuerpo macerado
sólo le quedaban el calzoncillo y un zapato.
La plaza de Bolívar, acabada de remodelar, no tenía la majestad de otros
viernes históricos, con los árboles desangelados y las estatuas rudimentarias
de la nueva estética oficial. En el Capitolio Nacional, donde se había instalado
diez días antes la Conferencia Panamericana, los delegados se habían ido a
almorzar. Así que la turba siguió de largo hasta el Palacio Presidencial, también
desguarnecido. Allí dejaron lo que quedaba del cadáver sin más ropas que las
piltrafas del calzoncillo, el zapato izquierdo y dos corbatas inexplicables
anudadas en la garganta. Minutos más tarde llegaron a almorzar el presidente
de la República Mariano Ospina Pérez y su esposa, después de inaugurar una
exposición pecuaria en la población de Engativá. Hasta ese momento
ignoraban la noticia del asesinato porque llevaban apagado el radio del
automóvil presidencial.
Permanecí en el lugar del crimen unos diez minutos más, sorprendido por la
rapidez con que las versiones de los testigos iban cambiando de forma y de
fondo hasta perder cualquier parecido con la realidad. Estábamos en el cruce
de la avenida Jiménez y carrera Séptima, a la hora de mayor concurrencia y a
cincuenta pasos de El Tiempo. Sabíamos entonces que quienes acompañaban
a Gaitán cuando salió de su oficina eran Pedro Elíseo Cruz, Alejandro Vallejo,
Jorge Padilla y Plinio Mendoza Neira, ministro de Guerra en el primer gobierno
de Alfonso López Pumarejo. Este los había invitado a almorzar. Gaitán había
salido del edificio donde tenía su oficina, sin escoltas de ninguna clase, y en
medio de un grupo compacto de amigos. Tan pronto como llegaron al andén,
Mendoza lo tomó del brazo, lo llevó un paso adelante de los otros, y le dijo:
—Lo que quería decirte es una pendejada.
No pudo decir más. Gaitán se cubrió la cara con el brazo y Mendoza oyó el
primer disparo antes de ver frente a ellos al hombre que apuntó con el revólver
y disparó tres veces a la cabeza del líder con la frialdad de un profesional. Un
instante después se hablaba ya de un cuarto disparo sin dirección, y tal vez de
un quinto.
Plinio Apuleyo Mendoza, que había llegado con su papá y sus hermanas, Elvira
y Rosa Inés, alcanzó a ver a Gaitán tirado bocarriba en el andén un minuto
antes de que se lo llevaran a la clínica. «No parecía muerto —me contó años
después—. Era como una estatua imponente tendida bocarriba en el andén,
junto a una mancha de sangre escasa y con una gran tristeza en los ojos
abiertos y fijos.» En la confusión del instante sus hermanas alcanzaron a
pensar que también su padre había muerto, y estaban tan aturdidas que Plinio
Apuleyo las subió en el primer tranvía que pasó para alejarlas del lugar. Pero el
conductor se dio cuenta cabal de lo que había pasado, y tiró la gorra en el piso
y abandonó el tranvía en plena calle para sumarse a los primeros gritos de la
rebelión. Minutos después fue el primer tranvía volcado por las turbas
enloquecidas.
Las discrepancias eran insalvables sobre el número y el papel de los
protagonistas, pues algún testigo aseguraba que habían sido tres que se
turnaron para disparar, y otro decía que el verdadero se había escabullido entre
la muchedumbre revuelta y había tomado sin prisa un tranvía en marcha.
Tampoco lo que Mendoza Neira quería pedirle a Gaitán cuando lo tomó del
brazo era nada de lo mucho con que se ha especulado desde entonces, sino
que le autorizara la creación de un instituto para formar líderes sindicales. O,
como se había burlado su suegro unos días antes: «Una escuela para
enseñarle filosofía al chofer». No alcanzó a decirlo cuando estalló frente a ellos
el primer balazo.
Cincuenta años después, mi memoria sigue fija en la imagen del hombre que
parecía instigar al gentío frente a la farmacia, y no lo he encontrado en ninguno
de los incontables testimonios que he leído sobre aquel día. Lo había visto muy
de cerca, con un vestido de gran clase, una piel de alabastro y un control
milimétrico de sus actos. Tanto me llamó la atención que seguí pendiente de él
hasta que lo recogieron en un automóvil demasiado nuevo tan pronto como se
llevaron el cadáver del asesino, y desde entonces pareció borrado de la
memoria histórica. Incluso de la mía, hasta muchos años después, en mis
tiempos de periodista, cuando me asaltó la ocurrencia de que aquel hombre
había logrado que mataran a un falso asesino para proteger la identidad del
verdadero.
En aquel tumulto incontrolable estaba el líder estudiantil cubano Fidel Castro,
de veinte años, delegado de la Universidad de La Habana a un congreso
estudiantil convocado como una réplica democrática a la Conferencia
Panamericana. Había llegado unos seis días antes, en compañía de Alfredo
Guevara, Enrique Ovares y Rafael del Pino —universitarios cubanos como él—
, y una de sus primeras gestiones fue solicitar una cita con Jorge Eliécer
Gaitán, a quien admiraba. A los dos días, Castro se entrevistó con Gaitán, y
éste lo citó para el viernes siguiente. Gaitán en persona anotó la cita en la
agenda de su escritorio, en la hoja correspondiente al 9 de abril: «Fidel Castro,
2 pm».
Según él mismo ha contado en distintos medios y ocasiones, y en los
interminables recuentos que hemos hecho juntos a lo largo de una vieja
amistad, Fidel había tenido la primera noticia del crimen cuando rondaba por
las cercanías para estar a tiempo en la cita de las dos. De pronto lo
sorprendieron las primeras hordas que corrían desaforadas, y el grito general:
—¡Mataron a Gaitán!
Fidel Castro no cayó en la cuenta, hasta más tarde, de que la cita no habría
podido cumplirse de ningún modo antes de las cuatro o cinco, por la imprevista
invitación a almorzar que Mendoza Neira le hizo a Gaitán.
No cabía nadie más en el lugar del crimen. El tráfico estaba interrumpido y los
tranvías volcados, de modo que me dirigí a la pensión a terminar el almuerzo,
cuando mi maestro Carlos H. Pareja me cerró el paso en la puerta de su oficina
y me preguntó para dónde iba.
—Voy a almorzar —le dije.
—No jodas —dijo él, con su impenitente labia caribe—. ¿Cómo se te ocurre
almorzar cuando acaban de matar a Gaitán?
Sin darme tiempo para más, me ordenó que me fuera a la universidad y me
pusiera al frente de la protesta estudiantil. Lo raro fue que le hice caso contra
mi modo de ser. Seguí por la carrera Séptima hacia el norte, en sentido
contrario al de la turbamulta que se precipitaba hacia la esquina del crimen
entre curiosa, dolorida y colérica. Los autobuses de la Universidad Nacional,
manejados por estudiantes enardecidos, encabezaban la marcha. En el parque
Santander, a cien metros de la esquina del crimen, los empleados cerraban a
toda prisa los portones del hotel Granada —el más lujoso de la ciudad—,
donde se alojaban en esos días algunos cancilleres e invitados de nota a la
Conferencia Panamericana.
Un nuevo tropel de pobres en franca actitud de combate surgía de todas las
esquinas. Muchos iban armados de machetes acabados de robar en los
primeros asaltos a las tiendas, y parecían ansiosos por usarlos. Yo no tenía
una perspectiva clara de las consecuencias posibles del atentado, y seguía
más pendiente del almuerzo que de la protesta, así que volví sobre mis pasos
hasta la pensión. Subí a grandes trancos las escaleras, convencido de que mis
amigos politizados estaban en pie de guerra. Pero no: el comedor seguía
desierto, y mi hermano y José Palencia —que vivían en el cuarto vecino—
cantaban con otros amigos en el dormitorio.
—¡Mataron a Gaitán! —grité.
Hicieron señas de que ya lo sabían, pero el ánimo de todos era más vacacional
que funerario, y no interrumpieron la canción. Luego nos sentamos a almorzar
en el comedor desierto, convencidos de que aquello no pasaría de allí, hasta
que alguien subió el volumen de la radio para que los indiferentes
escucháramos. Carlos H. Pareja, haciendo honor a la incitación que me había
hecho una hora antes, anunció la constitución de la Junta Revolucionaria de
Gobierno integrada por los más notables liberales de izquierda, entre ellos el
más conocido escritor y político, Jorge Zalamea. Su primer acuerdo fue la
constitución del comité ejecutivo, el comando de la Policía Nacional y todos los
órganos para un Estado revolucionario. Luego hablaron los otros miembros de
la junta con consignas cada vez más desorbitadas.
En la solemnidad del acto, lo primero que se me ocurrió fue qué iba a pensar
mi padre cuando supiera que su primo, el godo duro, era el líder mayor de una
revolución de extrema izquierda. La dueña de la pensión, ante el tamaño de los
nombres vinculados a las universidades, se sorprendió de que no se
comportaran como profesores sino como estudiantes malcriados. Bastaba
pasar dos números del cuadrante para encontrarse con un país distinto. En la
Radio Nacional, los liberales oficialistas llamaban a la calma, en otras
clamaban contra los comunistas fieles a Moscú, mientras los dirigentes más
altos del liberalismo oficial desafiaban los riesgos de las calles en guerra,
tratando de llegar al Palacio Presidencial para negociar un compromiso de
unidad con el gobierno conservador.
Seguimos aturdidos por aquella confusión demente hasta que un hijo de la
dueña gritó de pronto que la casa estaba quemándose. En efecto, se había
abierto una grieta en el muro de calicanto del fondo, y un humo negro y espeso
empezaba a enrarecer el aire de los dormitorios. Provenía sin duda de la
Gobernación Departamental, contigua a la pensión, que había sido incendiada
por los manifestantes, pero el muro parecía bastante fuerte para resistir. Así
que bajamos la escalera a zancadas y nos encontramos en una ciudad en
guerra. Los asaltantes desaforados tiraban por las ventanas de la Gobernación
cuanto encontraban en las oficinas. El humo de los incendios había nublado el
aire, y el cielo encapotado era un manto siniestro. Hordas enloquecidas,
armadas de machetes y toda clase de herramientas robadas en las ferreterías,
asaltaban y prendían fuego al comercio de la carrera Séptima y las calles
adyacentes con ayuda de policías amotinados. Una visión instantánea nos
bastó para darnos cuenta de que la situación era incontrolable. Mi hermano se
anticipó a mi pensamiento con un grito:
—¡Mierda, la máquina de escribir!
Corrimos hacia la casa de empeño que todavía estaba intacta, con las rejas de
hierro bien cerradas, pero la máquina no estaba donde había estado siempre.
No nos preocupamos, pensando que en los días siguientes podríamos
recuperarla, sin darnos cuenta todavía de que aquel desastre colosal no tendría
días siguientes.
La guarnición militar de Bogotá se limitó a proteger los centros oficiales y los
bancos, y el orden público quedó a cargo de nadie. Muchos altos mandos de la
policía se atrincheraron en la Quinta División desde las primeras horas, y
numerosos agentes callejeros los siguieron con cargamentos de armas
recogidas en las calles. Varios de ellos, con el brazal rojo de los alzados,
hicieron una descarga de fusil tan cerca de nosotros que me retumbo dentro
del pecho. Desde entonces tengo la convicción de que un fusil puede matar
con el solo estampido.
Al regreso de la casa de empeño vimos devastar en minutos el comercio de la
carrera Octava, que era el más rico de la ciudad. Las joyas exquisitas, los
paños ingleses y los sombreros de Bond Street que los estudiantes costeños
admirábamos en las vitrinas inalcanzables, estaban entonces a la mano de
todos, ante los soldados impasibles que custodiaban los bancos extranjeros. El
muy recafé San Marino, donde nunca pudimos entrar, estaba abierto y
desmantelado, por una vez sin los meseros de esmoquin que se anticipaban a
impedir la entrada de estudiantes caribes.
Algunos de los que salían cargados de ropa fina y grandes rollos de paño en el
hombro los dejaban tirados en medio de la calle. Recogí uno, sin pensar que
pesaba tanto, y tuve que abandonarlo con el dolor de mi alma. Por todas partes
tropezábamos con aparatos domésticos tirados en las calles, y no era fácil
caminar por entre las botellas de whisky de grandes marcas y toda clase de
bebidas exóticas que las turbas degollaban a machetazos. Mi hermano Luis
Enrique y José Falencia encontraron saldos del saqueo en un almacén de
buena ropa, entre ellos un vestido azul celeste de muy buen paño y con la talla
exacta de mi padre, que lo usó durante años en ocasiones solemnes. Mi único
trofeo providencial fue la carpeta de piel de ternera del salón de té más caro de
la ciudad, que me sirvió para llevar mis originales bajo el brazo en las muchas
noches de los años siguientes en que no tuve dónde dormir.
Iba con un grupo que se abría paso por la carrera Octava rumbo al Capitolio,
cuando una descarga de metralla barrió a los primeros que se asomaron en la
plaza de Bolívar. Los muertos y heridos instantáneos apelotonados en mitad de
la calle nos frenaron en seco, un moribundo bañado en sangre que salió a
rastras del promontorio me agarró por la bota del pantalón y gritó usúplica
desgarradora:
«Joven, por el amor de Dios, ¡no me deje morir!
Huí despavorido. Desde entonces aprendí a olvidar otros horrores, míos y
ajenos, pero nunca olvidé el desamparo de aquellos ojos en el fulgor de los
incendios. Sin embargo, todavía me sorprende no haber pensado ni un instante
que mi hermano y yo fuéramos a morir en aquel infierno sin cuartel.
Desde las tres de la tarde había empezado a llover en ráfagas, pero después
de las cinco se desgajó un diluvio bíblico que apagó muchos incendios
menores y disminuyó los ímpetus de la rebelión. La escasa guarnición de
Bogotá, incapaz de enfrentarla, desarticuló la furia callejera. No fue reforzada
hasta después de la medianoche por las tropas de urgencia de los
departamentos vecinos, sobre todo de Boyacá, que tenía el mal prestigio de ser
la escuela de la violencia oficial. Hasta entonces la radio incitaba pero no
informaba, de modo que toda noticia carecía de origen, y la verdad era
imposible. Las tropas de refresco recuperaron en la madrugada el centro
comercial devastado por las hordas y sin más luz que la de los incendios, pero
la resistencia politizada continuó todavía por varios días con francotiradores
apostados en torres y azoteas. A esa hora, los muertos en las calles eran ya
incontables.
Cuando volvimos a la pensión la mayor parte del centro estaba en llamas, con
tranvías volcados y escombros de automóviles que servían de barricadas
casuales. Metimos en una maleta las pocas cosas que valía la pena, y sólo
después me di cuenta de que se me quedaron borradores de dos o tres
cuentos impublicables, el diccionario del abuelo, que nunca recuperé, y el libro
de Diógenes Laercio que recibí como premio de primer bachiller.
Lo único que se nos ocurrió fue pedir asilo con mi hermano en casa del tío
Juanito, a sólo cuatro cuadras de la pensión. Era un apartamento de segundo
piso, con una sala, comedor y dos alcobas, donde el tío vivía con su esposa y
sus hijos Eduardo, Margarita y Nicolás, el mayor, que había estado un tiempo
conmigo en la pensión. Apenas cabíamos, pero los Márquez Caballero tuvieron
el buen corazón de improvisar espacios donde no los había, incluso en el
comedor, y no sólo para nosotros sino para otros amigos nuestros y
compañeros de pensión: José Falencia, Domingo Manuel Vega, Carmelo
Martínez —todos ellos de Sucre— y otros que apenas conocíamos.
Poco antes de la medianoche, cuando dejó de llover, subimos a la azotea para
ver el paisaje infernal de la ciudad iluminada por los rescoldos de los incendios.
Al fondo, los cerros de Monserrate y la Guadalupe eran dos inmensos bultos de
sombras contra el cielo nublado por el humo, pero lo único que yo seguía
viendo en la bruma desolada era la cara enorme del moribundo que se arrastró
hacia mí para suplicarme una ayuda imposible. La cacería callejera había
amainado, y en el silencio tremendo sólo se oían los tiros dispersos de
incontables francotiradores apostados por todo el centro, y el estruendo de las
tropas que poco a poco iban exterminando todo rastro de resistencia armada o
desarmada para dominar la ciudad. Impresionado por el paisaje de la muerte,
el tío Juanito expresó en un solo suspiro el sentimiento de todos:
—¡Dios mío, esto parece un sueño!
De regreso a la sala en penumbras me derrumbé en el sofá. Los boletines
oficiales de las emisoras ocupadas por el gobierno pintaban un panorama de
tranquilidad paulatina. Ya no había discursos, pero no se podía distinguir con
precisión entre las emisoras oficiales y las que seguían en poder de la rebelión,
y aun a estas mismas era imposible distinguirlas de la avalancha incontenible
del correo de las brujas. Se dijo que todas las embajadas estaban desbordadas
por los refugiados, y que el general Marshall permanecía en la de los Estados
Unidos protegido por una guardia de honor de la escuela militar. También
Laureano Gómez se había refugiado allí desde las primeras horas, y había
sostenido conversaciones telefónicas con su presidente, tratando de impedir
que éste negociara con los liberales en una situación que él consideraba
manejada por los comunistas. El ex presidente Alberto Lleras, entonces
secretario general de la Unión Panamericana, había salvado la vida por milagro
al ser reconocido en su automóvil sin blindaje cuando abandonaba el Capitolio
y trataron de cobrarle la entrega legal del poder a los conservadores. La
mayoría de los delegados de la Conferencia Panamericana estaba a salvo a la
medianoche.
Entre tantas noticias encontradas se anunció que Guillermo León Valencia, el
hijo del poeta homónimo, había sido lapidado y el cadáver colgado en la plaza
de Bolívar. Pero la idea de que el gobierno controlaba la situación había
empezado a perfilarse tan pronto como el ejército recuperó las emisoras de
radio que estaban en poder de los rebeldes. En vez de las proclamas de
guerra, las noticias pretendían entonces tranquilizar al país con el consuelo de
que el gobierno era dueño de la situación, mientras la alta jerarquía liberal
negociaba con el presidente de la República por la mitad del poder.
En realidad, los únicos que parecían actuar con sentido político eran los
comunistas, minoritarios y exaltados, a quienes en medio del desorden de las
calles se les veía dirigir a la muchedumbre —como agentes de tránsito— hacia
los centros de poder. El liberalismo, en cambio, demostró estar dividido en las
dos mitades denunciadas por Gaitán en su campaña: los dirigentes que
trataban de negociar una cuota de poder en el Palacio
Presidencial, y sus electores que resistieron como podían y hasta donde
pudieron en torres y azoteas.
La primera duda que surgió en relación con la muerte de Gaitán fue sobre la
identidad de su asesino. Todavía hoy no existe una convicción unánime de que
fuera Juan Roa Sierra, el pistolero solitario que disparó contra él entre la
muchedumbre de la carrera Séptima. Lo que no es fácil entender es que
hubiera actuado por sí solo si no parecía tener una cultura autónoma para
decidir por su cuenta aquella muerte devastadora, en aquel día, en aquella
hora, en aquel lugar y de la misma manera. Encarnación Sierra, viuda de Roa,
su madre, de cincuenta y dos años, se había enterado por radio del asesinato
de Gaitán, su héroe político, y estaba tiñendo de negro su traje mejor para
guardarle luto. No había terminado cuando oyó que el asesino era Juan Roa
Sierra, el número trece de sus catorce hijos. Ninguno había pasado de la
escuela primaria, y cuatro de ellos dos niños y dos niñas— habían muerto.
Ella declaró que desde hacía unos ocho meses se habían notado cambios
raros en el comportamiento de Juan. Hablaba solo y reía sin causas, y en algún
momento confesó a la familia que creía ser la encarnación del general
Francisco de Paula Santander, héroe de nuestra independencia, pero pensaron
que sería un mal chiste de borracho. Nunca se supo que su hijo le hiciera mal a
nadie, y había logrado que gente de cierto peso le diera cartas de
recomendación para conseguir empleos. Una de ellas la llevaba en la cartera
cuando mató a Gaitán. Seis meses antes le había escrito una de su puño y
letra al presidente Ospina Pérez, en la cual le solicitaba una entrevista para
pedirle un empleo.
La madre declaró a los investigadores que el hijo le había planteado su
problema también a Gaitán en persona, pero que éste no le había dado
ninguna esperanza.
No se sabía que hubiera disparado un arma en su vida, pero la manera en que
manejó la del crimen estaba muy lejos de ser la de un novato. El revólver era
un .38 largo, tan maltratado que fue admirable que no le fallara un tiro.
Algunos empleados del edificio creían haberlo visto en el piso de las oficinas de
Gaitán en vísperas del asesinato. El portero afirmó sin duda alguna que en la
mañana del 9 de abril lo habían visto subir por las escaleras y bajar después
por el ascensor con un desconocido. Le pareció que ambos habían esperado
varias horas cerca de la entrada del edificio, pero Roa estaba solo junto a la
puerta cuando Gaitán subió a su oficina un poco antes de las once.
Gabriel Restrepo, un periodista de La Jornada —el diario de la campaña
gaitanista—, hizo el inventario de los documentos de identidad que Roa Sierra
llevaba consigo cuando cometió el crimen. No dejaban dudas sobre su
identidad y su condición social, pero no daban pista alguna sobre sus
propósitos. Tenía en los bolsillos del pantalón ochenta y dos centavos en
monedas revueltas, cuando varias cosas importantes de la vida diaria sólo
costaban cinco. En un bolsillo interior del saco llevaba una cartera de cuero
negro con un billete de un peso. Llevaba también un certificado que
garantizaba su honestidad, otro de la policía según el cual no tenía
antecedentes penales, y un tercero con su dirección en un barrio de pobres:
calle Octava, número 3073. De acuerdo con la libreta militar de reservista de
segunda clase que llevaba en el mismo bolsillo, era hijo de Rafael Roa y
Encarnación Sierra, y había nacido veintiún años antes: el 4 de noviembre de
1921.
Todo parecía en regla, salvo que un hombre de condición tan humilde y sin
antecedentes penales llevara consigo tantas pruebas de buen comportamiento.
Sin embargo, lo único que me dejó un rastro de dudas que nunca he podido
superar fue el hombre elegante y bien vestido que lo había arrojado a las
hordas enfurecidas y desapareció para siempre en un automóvil de lujo.
En medio del fragor de la tragedia, mientras embalsamaban el cadáver del
apóstol asesinado, los miembros de la dirección liberal se habían reunido en el
comedor de la Clínica Central para acordar fórmulas de emergencia. La más
urgente fue acudir al Palacio Presidencial sin audiencia previa para discutir con
el jefe del Estado una fórmula de emergencia capaz de conjurar el cataclismo
que amenazaba al país. Poco antes de las nueve de la noche había amainado
la lluvia y los primeros delegados se abrieron paso como mal pudieron a través
de las calles en escombros por la revuelta popular y con cadáveres acribillados
desde balcones y azoteas por las balas ciegas de los francotiradores.
En la antesala del despacho presidencial encontraron a algunos funcionarios y
políticos conservadores, y la esposa del presidente, doña Bertha Hernández de
Ospina, muy dueña de sí misma. Llevaba todavía el traje con que había
acompañado a su esposo en la exposición de Engativá, y al cinto un revólver
de reglamento.
Al final de la tarde el presidente había perdido el contacto con los lugares más
críticos y trataba de evaluar a puerta cerrada con militares y ministros el estado
de la nación. La visita de los dirigentes liberales lo tomó de sorpresa poco
antes de las diez de la noche, y no quería recibirlos al mismo tiempo sino de
dos en dos, pero ellos decidieron que en ese caso no entraría ninguno. El
presidente cedió, pero los liberales lo asimilaron de todos modos como un
motivo de desaliento.
Lo encontraron sentado a la cabecera de una larga mesa de juntas, con un
traje intachable y sin el menor signo de ansiedad. Lo único que delataba una
cierta tensión era el modo de fumar, continuo y ávido, y a veces apagando un
cigarrillo a la mitad para encender otro. Uno de los visitantes me contó años
después cuánto lo había impresionado el resplandor de los incendios en la
cabeza platinada del presidente impasible. El rescoldo de los escombros bajo
el cielo ardiente se divisaba por los grandes vitrales de la oficina presidencial
hasta los confines del mundo.
Lo que se sabe de aquella audiencia se lo debemos a lo poco que contaron los
mismos protagonistas, a las raras infidencias de algunos y a las muchas
fantasías de otros, y a la reconstrucción de aquellos días aciagos armados a
pedazos por el poeta e historiador Arturo Alape, que hizo posible en buena
parte el sustento de estas memorias.
Los visitantes eran don Luis Cano, director del vespertino liberal El Espectador,
Plinio Mendoza Neira, que había promovido la reunión, y otros tres de los más
activos y jóvenes dirigentes liberales: Carlos Lleras Restrepo, Darío Echandía y
Alfonso Araujo. En el curso de la discusión, entraron o salieron otros liberales
prominentes.
De acuerdo con las evocaciones lúcidas que le escuché años después a Plinio
Mendoza Neira en su impaciente exilio de Caracas, ninguno de ellos llevaba
todavía un plan preparado. Él era el único testigo del asesinato de Gaitán, y lo
contó paso a paso con sus artes de narrador congénito y periodista crónico. El
presidente escuchó con una atención solemne, y al final pidió que los visitantes
expresaran sus ideas para una solución justa y patriótica de aquella
emergencia colosal.
Mendoza, famoso entre amigos y enemigos por su franqueza sin adornos,
contestó que lo más indicado sería que el gobierno delegara el poder en las
Fuerzas Armadas, por la confianza que en aquel momento le merecían al
pueblo. Había sido ministro de Guerra en el reciente gobierno liberal de Alfonso
López Pumarejo, conocía bien a los militares por dentro, y pensaba que sólo
ellos podrían retomar los cauces de la normalidad. Pero el presidente no estuvo
de acuerdo con el realismo de la fórmula, ni los mismos liberales la
respaldaron.
La intervención siguiente fue la de don Luis Cano, bien conocido por el brillo de
su prudencia. Abrigaba sentimientos casi paternales por el presidente y se
limitó a ofrecerse para cualquier decisión pronta y justa que acordara Ospina
con el respaldo de la mayoría. Éste le dio seguridades de encontrar las
medidas indispensables para el retorno a la normalidad, pero siempre ceñido a
la Constitución. Y señalando por las ventanas el infierno que devoraba la
ciudad, les recordó con una ironía mal reprimida que no era el gobierno el que
lo había causado.
Tenía fama por su parsimonia y su buena educación, en contraste con los
estruendos de Laureano Gómez y la altanería de otros copartidarios suyos,
expertos en elecciones compuestas, pero aquella noche histórica demostró que
no estaba dispuesto a ser menos recalcitrante que ellos. Así que la discusión
se prolongó hasta la medianoche, sin ningún acuerdo, y con interrupciones de
doña Bertha de Ospina con noticias más y más pavorosas.
Ya entonces era incalculable el número de muertos en las calles, y de los
francotiradores
en
posiciones
inalcanzables
y
de
las
muchedumbres
enloquecidas por el dolor, la rabia y los alcoholes de grandes marcas
saqueados en el comercio de lujo. Pues el centro de la ciudad estaba
devastado y todavía en llamas, y diezmadas o incendiadas las tiendas de
pontifical, el Palacio de Justicia, la Gobernación, y otros muchos edificios
históricos. Era la realidad que iba estrechando sin piedad los caminos de un
acuerdo sereno de varios hombres contra uno, en la isla desierta del despacho
presidencial.
Darío Echandía, tal vez el de mayor autoridad, fue el menos expresivo. Hizo
dos o tres comentarios irónicos sobre el presidente y volvió a refugiarse en sus
brumas. Parecía ser el candidato insustituible para reemplazar a Ospina Pérez
en la presidencia, pero aquella noche no hizo nada por merecerlo o evitarlo. El
presidente, a quien se tenía por un conservador moderado, lo parecía cada vez
menos. Era nieto y sobrino de dos presidentes en un siglo, padre de familia,
ingeniero en retiro y millonario desde siempre, y varias cosas más que ejercía
sin el menor ruido, hasta el punto de que se decía sin fundamento que quien
mandaba en realidad, tanto en su casa como en el palacio, era su esposa de
armas tomar. Y aun así —remató con un sarcasmo ácido— no tendría ningún
inconveniente para aceptar la propuesta, pero se sentía muy cómodo dirigiendo
el gobierno desde el sillón donde estaba sentado por la voluntad del pueblo.
Hablaba fortalecido sin duda por una información que les faltaba a los liberales:
el conocimiento puntual y completo del orden público en el país. Lo tuvo en
todo momento, por las varias veces que había salido del despacho para
informarse a fondo. La guarnición de Bogotá no llegaba a mil hombres, y en
todos los departamentos había noticias más o menos graves, pero todas bajo
el control y con la lealtad de las Fuerzas Armadas. En el vecino departamento
de Boyacá, famoso por su liberalismo histórico y su conservatismo ríspido, el
gobernador José María Villarreal —godo de tuerca y tornillo— no sólo había
reprimido a horas tempranas los disturbios locales, sino que estaba
despachando tropas mejor armadas para someter la capital. De modo que lo
único que el presidente necesitaba era entretener a los liberales con su
parsimonia bien medida de poco hablar y fumar despacio. En ningún momento
miró el reloj, pero debió de calcular muy bien la hora en que la ciudad estuviera
bien guarnecida con tropas frescas y probadas de sobra en la represión oficial.
Al cabo de un largo intercambio de fórmulas tentativas, Carlos Lleras Restrepo
propuso la que había acordado la dirección liberal en la Clínica Central y que
se habían reservado como recurso extremo: proponerle al presidente que
delegara el poder en Darío Echandía, en aras de la concordia política y la paz
social. La fórmula, sin duda, sería acogida sin reservas por Eduardo Santos y
Alfonso López Pumarejo, ex presidentes y hombres de mucho crédito político,
pero que no estaban aquel día en el país.
Sin embargo, la respuesta del presidente, dicha con la misma parsimonia con
que fumaba, no era la que podía esperarse. No desperdició la ocasión para
demostrar su talante verdadero, que pocos le conocían hasta entonces. Dijo
que para él y su familia lo más cómodo sería retirarse del poder y vivir en el
exterior con su fortuna personal y sin preocupaciones políticas, pero le
inquietaba lo que podía significar para el país que un presidente elegido saliera
huyendo de su investidura. La guerra civil sería inevitable. Y ante una nueva
insistencia de Lleras Restrepo sobre su retiro, se permitió recordar su
obligación de defender la Constitución y las leyes, que no sólo había contraído
con su patria sino también con su conciencia y con Dios. Fue entonces cuando
dicen que dijo la frase histórica que al parecer no dijo nunca, pero quedó como
suya por siempre jamás: «Para la democracia colombiana vale más un
presidente muerto que un presidente fugitivo».
Ninguno de los testigos recordó haberla escuchado de sus labios, ni de nadie.
Con el tiempo se la atribuyeron a talentos diversos, e incluso se discutieron sus
méritos políticos y su validez histórica, pero nunca su esplendor literario. Fue
desde entonces la divisa del gobierno de Ospina Pérez, y uno de los pilares de
su gloria. Se ha llegado a decir que fue inventada por diversos periodistas
conservadores, y con mayores razones por el muy conocido escritor, político y
actual ministro de Minas y Petróleos, Joaquín Estrada Monsalve, que en efecto
estuvo en el palacio presidencial pero no dentro de la sala de juntas. De modo
que quedó en la historia como dicha por quien debía haberla dicho, en una
ciudad arrasada donde empezaban a helarse las cenizas, y en un país que
nunca más volvería a ser el mismo.
Al fin y al cabo, el mérito real del presidente no era inventar frases históricas,
sino entretener a los liberales con caramelos adormecedores hasta pasada la
medianoche, cuando llegaron las tropas de refresco para reprimir la rebelión de
la plebe e imponer la paz conservadora. Sólo entonces, a las ocho de la
mañana del 10 de abril, despertó a Darío Echandía con una pesadilla de once
timbrazos de teléfono y lo nombró ministro de Gobierno para un régimen de
consolación bipartidista. Laureano Gómez, disgustado con la solución e
inquieto por su seguridad personal, viajó a Nueva York con su familia mientras
se daban las condiciones para su anhelo eterno de ser presidente.
Todo sueño de cambio social de fondo por el que había muerto Gaitán se
esfumó entre los escombros humeantes de la ciudad. Los muertos en las calles
de Bogotá, y por la represión oficial en los años siguientes, debieron ser más
de un millón, además de la miseria y el exilio de tantos. Desde mucho antes de
que los dirigentes liberales en el alto gobierno empezaran a darse cuenta de
que habían asumido el riesgo de pasar a la historia en situación de cómplices.
Entre los muchos testigos históricos de aquel día en Bogotá, había dos que no
se conocían entre sí, y que años después serían dos de mis grandes amigos.
Uno era Luis Cardoza y Aragón, un poeta y ensayista político y literario de
Guatemala, que asistía a la Conferencia Panamericana como canciller de su
país y jefe de su delegación. El otro era Fidel Castro. Ambos, además, fueron
acusados en algún momento de estar implicados en los disturbios.
De Cardoza y Aragón se dijo en concreto que había sido uno de los
promotores, embozado con su credencial de delegado especial del gobierno
progresista de Jacobo Arbenz en Guatemala. Hay que entender que Cardoza y
Aragón era delegado de un gobierno histórico y un gran poeta de la lengua que
no se habría prestado nunca para una aventura demente. La evocación más
dolorida en su hermoso libro de memorias fue la acusación de Enrique Santos
Montejo, Calibán, que en su popular columna en El Tiempo, «La Danza de las
Horas», le atribuyó la misión oficial de asesinar al general George Marshall.
Numerosos delegados de la conferencia gestionaron que el periódico rectificara
aquella especie delirante, pero no fue posible. El Siglo, órgano oficial del
conservatismo en el poder, proclamó a los cuatro vientos que Cardoza y
Aragón había sido el promotor de la asonada.
Lo conocí muchos años después en la Ciudad de México, con su esposa Lya
Kostakowsky, en su casa de Coyoacán, sacralizada por sus recuerdos y
embellecida aún más por las obras originales de grandes pintores de su
tiempo. Sus amigos concurríamos allí las noches de los domingos en las
veladas íntimas de una importancia sin pretensiones. Se consideraba un
sobreviviente, primero cuando su automóvil fue ametrallado por los
francotiradores apenas unas horas después del crimen. Y días después, ya con
la rebelión vencida, cuando un borracho que se le atravesó en la calle le
disparó a la cara con un revólver que se encasquilló dos veces. El 9 de abril era
un tema recurrente de nuestras conversaciones, en las cuales se confundía la
rabia con la nostalgia de los años perdidos.
Fidel Castro, a su vez, fue víctima de toda clase de cargos absurdos, por
algunos actos ceñidos a su condición de activista estudiantil. La noche negra,
después de un día tremendo entre las turbas desmadradas, terminó en la
Quinta División de la Policía Nacional, en busca de un modo de ser útil para
ponerle término a la matanza callejera. Hay que conocerlo para imaginarse lo
que fue su desesperación en la fortaleza sublevada donde parecía imposible
imponer un criterio común.
Se entrevistó con los jefes de la guarnición y otros oficiales sublevados, y trató
de convencerlos, sin conseguirlo, de que toda fuerza que se acuartela está
perdida. Les propuso que sacaran sus hombres a luchar en las calles por el
mantenimiento del orden y un sistema más justo. Los motivó con toda clase de
precedentes históricos, pero no fue oído, mientras tropas y tanques oficiales
acribillaban la fortaleza. Al fin, decidió correr la suerte de todos.
En la madrugada llegó a la Quinta División Plinio Mendoza Neira con
instrucciones de la Dirección Liberal para conseguir la rendición pacífica no
sólo de oficiales y agentes alzados, sino de numerosos liberales al garete que
esperaban órdenes para actuar. En las muchas horas que duró la negociación
de un acuerdo, a Mendoza Neira le quedó fija en la memoria la imagen de
aquel estudiante cubano, corpulento y discutidor, que varias veces terció en las
controversias entre los dirigentes liberales y los oficiales rebeldes con una
lucidez que los rebasó a todos. Sólo años después supo quién era porque lo
vio por casualidad en Caracas en una foto de la noche terrible, cuando Fidel
Castro estaba ya en la Sierra Maestra.
Lo conocí once años después, cuando acudí como reportero a su entrada
triunfal en La Habana, y con el tiempo logramos una amistad personal que ha
resistido a través de los años a incontables tropiezos. En mis largas
conversaciones con él sobre todo lo divino y lo humano, el 9 de abril ha sido un
tema recurrente que Fidel Castro no acabaría de evocar como uno de los
dramas decisivos de su formación. Sobre todo la noche en la Quinta División,
donde se dio cuenta de que la mayoría de los sublevados que entraban y
salían se malbarataban en el saqueo en vez de persistir con sus actos en la
urgencia de una solución política.
Mientras aquellos dos amigos eran testigos de los hechos que partieron en dos
la historia de Colombia, mi hermano y yo sobrevivíamos en las tinieblas con los
refugiados en la casa del tío Juanito. En ningún momento tomé conciencia de
que ya era un aprendiz de escritor que algún día iba a tratar de reconstruir de
memoria el testimonio de los días atroces que estábamos viviendo. Mi única
preocupación entonces era la más terrestre: informar a nuestra familia que
estábamos vivos al menos hasta entonces— y saber al mismo tiempo de
nuestros padres y hermanos, y sobre todo de Margot y Aída, las dos mayores,
internas en colegios de ciudades distantes.
El refugio del tío Juanito había sido un milagro. Los primeros días fueron
difíciles por los tiroteos constantes y sin ninguna noticia confiable. Pero poco a
poco fuimos explorando los comercios vecinos y lográbamos comprar cosas de
comer. Las calles estaban tomadas por tropas de asalto y con órdenes
terminantes de disparar. El incorregible José Falencia se disfrazó de militar
para circular sin límites con un sombrero de explorador y unas polainas que
encontró en un cajón de la basura, y escapó de milagro a la primera patrulla
que lo descubrió.
Las emisoras comerciales, silenciadas antes de la medianoche, quedaron bajo
el control del ejército. Los telégrafos y teléfonos primitivos y escasos estaban
reservados para el orden público, y no existían otros recursos de comunicación.
Las filas para los telegramas eran eternas frente a las oficinas desbordadas,
pero las estaciones de radio instauraron un servicio de mensajes al aire para
quienes tuvieran la suerte de atraparlos. Esta vía nos pareció la más fácil y
confiable, y a ella nos encomendamos sin demasiadas esperanzas.
Mi hermano y yo salimos a la calle después de tres días de encierro. Fue una
visión terrorífica. La ciudad estaba en escombros, nublada y turbia por la lluvia
constante que había moderado los incendios pero había retrasado la
recuperación. Muchas calles estaban cerradas por los nidos de francotiradores
en las azoteas del centro, y había que hacer rodeos sin sentido por órdenes de
patrullas armadas como para una guerra mundial. El tufo de muerte en la calle
era insoportable. Los camiones del ejército no habían alcanzado a recoger los
promontorios de cuerpos en las aceras y los soldados tenían que enfrentarse a
los grupos desesperados por identificar a los suyos.
En las ruinas de lo que fuera el centro comercial la pestilencia era irrespirable
hasta el punto de que muchas familias tenían que renunciar a la búsqueda. En
una de las grandes pirámides de cadáveres se destacaba uno descalzo y sin
pantalones pero con un sacoleva intachable. Tres días después, todavía las
cenizas exhalaban la pestilencia de los cuerpos sin dueño, podridos en los
escombros o apilados en los andenes.
Cuando menos lo esperábamos, mi hermano y yo fuimos parados en seco por
el chasquido inconfundible del cerrojo de un fusil a nuestras espaldas, y una
orden terminante:
—¡Manos arriba!
Las levanté sin pensarlo siquiera, petrificado de terror, hasta que me resucitó la
carcajada de nuestro amigo Ángel Casij, que había respondido al llamado de
las Fuerzas Armadas como reservista de primera clase. Gracias a él, los
refugiados en casa del tío Juanito logramos mandar un mensaje al aire
después de un día de espera frente a la Radio Nacional. Mi padre lo escuchó
en Sucre entre los incontables que se leyeron de día y de noche durante dos
semanas. Mi hermano y yo, víctimas irredimibles de la manía conjetural de la
familia, quedamos con el temor de que nuestra madre pudiera interpretar la
noticia como una caridad de los amigos mientras la preparaban para lo peor.
Nos equivocamos por poco: la madre había soñado desde la primera noche
que sus dos hijos mayores nos habíamos ahogado en un mar de sangre
durante los disturbios. Debió ser una pesadilla tan convincente que cuando le
llegó la verdad por otras vías decidió que ninguno de nosotros volviera nunca
más a Bogotá, aunque tuviéramos que quedarnos en casa a morirnos de
hambre. La decisión debió ser terminante porque la única orden que nos dieron
los padres en su primer telegrama fue que viajáramos a Sucre lo más pronto
posible para definir el futuro.
En la tensa espera, varios condiscípulos me habían pintado de oro la
posibilidad de seguir los estudios en Cartagena de Indias, pensando que
Bogotá se recuperaría de sus escombros, pero que los bogotanos no iban a
recuperarse nunca del terror y el horror de la matanza. Cartagena tenía una
universidad centenaria con tanto prestigio como sus reliquias históricas, y una
facultad de derecho de tamaño humano donde aceptarían como buenas mis
malas calificaciones de la Universidad Nacional.
No quise descartar la idea sin antes hervirla a fuego vivo, ni mencionársela a
mis padres mientras no la probara en carne propia. Sólo les anuncié que
viajaría a Sucre en avión por la vía de Cartagena, pues el río Magdalena con
aquella guerra caliente podía ser un rumbo suicida. Luis Enrique, por su parte,
les anunció que viajaría a buscar trabajo en Barranquilla tan pronto como
arreglara las cuentas con sus patrones de Bogotá.
De todos modos yo sabía que no iba a ser abogado en ninguna parte. Sólo
quería ganar un poco más de tiempo para distraer a mis padres, y Cartagena
podía ser una buena escala técnica para pensar. Lo que nunca se me hubiera
ocurrido es que aquel cálculo razonable iba a conducirme a resolver con el
corazón en la mano que era allí donde quería seguir mi vida.
Conseguir por aquellos días cinco lugares en un mismo avión para cualquier
lugar de la costa fue una proeza de mi hermano. Después de hacer colas
interminables y peligrosas y de correr de un lado a otro un día completo en un
aeropuerto de emergencia, encontró los cinco lugares en tres aviones
separados, a horas improbables y en medio de tiroteos y explosiones invisibles.
A mi hermano y a mí nos confirmaron por fin dos asientos en un mismo avión
para Barranquilla, pero a última hora salimos en vuelos distintos. La llovizna y
la niebla que persistían en Bogotá desde el viernes anterior tenían un tufo de
pólvora y cuerpos podridos. De la casa al aeropuerto fuimos interrogados en
dos retenes militares sucesivos, cuyos soldados estaban pasmados de terror.
En el segundo retén se echaron a tierra y nos hicieron echar a nosotros por una
explosión seguida de un tiroteo de armas pesadas que resultó ser por una fuga
de gas industrial. Otros pasajeros lo entendimos cuando un soldado nos dijo
que su drama era estar allí desde hacía tres días en guardia sin relevos, pero
también sin munición, porque se había agotado en la ciudad. Apenas nos
atrevimos a hablar desde que nos detuvieron, y el terror de los soldados acabó
de rematarnos. Sin embargo, después de los trámites formales de identificación
y propósitos, nos consoló saber que debíamos permanecer allí sin más trámites
hasta que nos llevaran a bordo. Lo único que fumé en la espera fueron dos
cigarrillos de tres que alguien me había dado por caridad, y reservé uno para el
terror del viaje.
Como no había teléfonos, los anuncios de vuelos y otros cambios se conocían
en los distintos retenes por medio de ordenanzas militares en motocicletas. A
las ocho de la mañana llamaron a un grupo de pasajeros para abordar de
inmediato para Barranquilla un avión distinto del mío. Después supe que los
otros tres de nuestro grupo se embarcaron con mi hermano en otro retén. La
espera solitaria fue una cura de burro para mi miedo congénito a volar, porque
a la hora de subir al avión el cielo estaba encapotado y con truenos
pedregosos. Además porque la escalera de nuestro avión se la habían llevado
para otro y dos soldados tuvieron que ayudarme a abordar con una escalera de
albañil. Era el mismo aeropuerto y a la misma hora en que Fidel Castro había
abordado otro avión que salió para La Habana cargado de toros de lidia —
como él mismo me lo contó años después.
Por buena o mala suerte el mío era un DC–3 oloroso a pintura fresca y a
grasas recientes, sin luces individuales ni la ventilación regulada desde la
cabina de pasajeros. Estaba acondicionado para transporte de tropa y en vez
de asientos separados en filas de tres, como en los vuelos turísticos, había dos
bancas longitudinales de tablas ordinarias, bien ancladas en el piso. Todo mi
equipaje era una maleta de lienzo con dos o tres mudas de ropa sucia, libros
de poesía y recortes de suplementos literarios que mi hermano Luis Enrique
logró salvar. Los pasajeros quedamos sentados los unos frente a los otros
desde la cabina de mando hasta la cola. En vez de cinturones de seguridad
había dos cables de cabuya para amarrar buques, que serían como dos largos
cinturones de seguridad colectivos para cada lado. Lo más duro para mí fue
que tan pronto como encendí el único cigarrillo reservado para sobrevivir al
vuelo, el piloto de overol nos anunció desde la cabina que nos prohibían fumar
porque los tanques de gasolina del avión estaban a nuestros pies debajo del
piso de tablas. Fueron tres horas de vuelo interminables.
Cuando llegamos a Barranquilla acababa de llover como sólo llueve en abril,
con casas desenterradas de raíz y arrastradas por la corriente de las calles, y
enfermos solitarios que se ahogaban en sus camas. Tuve que esperar a que
acabara de escampar en el aeropuerto desordenado por el diluvio y apenas si
logré averiguar que el avión de mi hermano y sus dos acompañantes había
llegado a tiempo, pero los tres se apresuraron a abandonar la terminal antes de
los primeros truenos de un primer aguacero.
Necesité otras tres horas para llegar a la agencia de viajes y perdí el último
autobús que salió para Cartagena con el horario anticipado en previsión de la
tormenta. No me preocupé, porque creía que allí se había ido mi hermano, pero
me asusté por mí ante la idea de dormir una noche sin plata en Barranquilla.
Por fin, gracias a José Falencia, logré un asilo de emergencia en la casa de las
bellas hermanas Use y Lila Albarracín, y tres días después viajé a Cartagena
en el autobús cojitranco de la Agencia Postal. Mi hermano Luis Enrique
permanecería a la espera de un empleo en Barranquilla. No me quedaban más
de ocho pesos, pero José Falencia me prometió llevarme un poco más en el
autobús de la noche. No había un espacio libre, ni aun de pie, pero el
conductor aceptó llevar en el techo a tres pasajeros, sentados en sus cargas y
equipajes, y por la cuarta parte del precio regular. En situación tan rara, y a
pleno sol, creo haber tomado conciencia de que aquel 9 de abril de 1948 había
empezado en Colombia el siglo XX.
6
Al final de una jornada de tumbos mortales por una carretero de herradura, el
camión de la Agencia Postal exhaló su ultimo aliento donde lo merecía:
atascado en un manglar pestilente de pescados podridos a media legua de
Cartagena de Indias. «El que viaja en camión no sabe dónde se muere»,
recordé con la memoria de mi abuelo. Los pasajeros embrutecidos por seis
horas de sol desnudo y la peste de la marisma no esperaron a que bajaran la
escalera para desembarcar, sino que se apresaron a tirar por la borda huacales
de gallinas, los bultos de plátanos y toda clase de cosas por vender o morir que
les habían servido para sentarse en el techo del camión. El conductor saltó del
pescante y anunció con un grito mordaz:
—iLa Heroica!
Es el nombre emblemático con que se conoce a Cartagena de Indias por sus
gloria del pasado, y allí debía estar. Pero no la veía porque apenas podrá
respirar dentro del vestido de paño negro que llevaba puesto desde el 9 de
abril. Los otros dos de mi ropero habían corrido la misma suerte que la
máquina de escribir en el Monte de Piedad, pero la versión honorable para mis
padres fue que la máquina y otras cosas de inutilidad personal habían
desaparecido junto con la ropa en la pelotera del incendio. El conductor
insolente, que durante el viaje se había burlado de mi traza de bandolero,
estaba a reventar de gozo cuando seguí dando vueltas alrededor de mí mismo
sin encontrar la ciudad.
—¡La tienes en el culo! —me gritó para todos—. Y ten cuidado, que ahí
condecoran a los pendejos.
Cartagena de Indias, en efecto, estaba a mis espaldas desde hacía
cuatrocientos años, pero no me fue fácil imaginarla a media legua de los
manglares, escondida por la muralla legendaria que la mantuvo a salvo de
gentiles y piratas en sus años grandes, y había acabado por desaparecer bajo
una maraña de ramazones desgreñadas y largas ristras de campánulas
amarillas. De modo que me incorporé al tumulto de los pasajeros y arrastré la
maleta por un matorral tapizado de cangrejos vivos cuyas cascaras
traqueteaban como petardos bajo las suelas de los zapatos. Fue imposible no
acordarme entonces del petate que mis compañeros tiraron al río Magdalena
en mi primer viaje, o del baúl funerario que arrastré por medio país llorando de
rabia en mis primeros años del liceo y que boté por fin en un precipicio de los
Andes en honor de mi grado de bachiller. Siempre me pareció que había algo
de un destino ajeno en aquellas sobrecargas inmerecidas y no han bastado mis
ya largos años para desmentirlo.
Apenas empezábamos a vislumbrar el perfil de algunas cúpulas de iglesias y
conventos en la bruma del atardecer, cuando nos salió al encuentro un
ventarrón de murciélagos que volaban a ras de nuestras cabezas y sólo por su
sabiduría no nos tumbaban por tierra. Sus alas zumbaban como un tropel de
truenos y dejaban a su paso una peste de muerte. Sorprendido por el pánico
solté la maleta y me encogí en el suelo con los brazos en la cabeza, hasta que
una mujer mayor que caminaba a mi lado me gritó:
—¡Reza La Magnífica!
Es decir: la oración secreta para conjurar asaltos del demonio, repudiada por la
Iglesia pero consagrada por los grandes ateos cuando ya no les alcanzaban las
blasfemias. La mujer se dio cuenta de que yo no sabía rezar, y agarró mi
maleta por la otra correa para ayudarme a llevarla.
—Reza conmigo —me dijo—. Pero eso sí: con mucha fe.
Así que me dictó La Magnifica verso por verso y los repetí en voz alta con una
devoción que nunca volví a sentir. El tropel de murciélagos, aunque hoy me
cueste trabajo creerlo, desapareció del cielo antes de que termináramos de
rezar. Sólo quedó entonces el inmenso estropicio del mar en los acantilados.
Habíamos llegado a la gran puerta del Reloj. Durante cien años hubo allí un
puente levadizo que comunicaba la ciudad antigua con el arrabal de Getsemaní
y con las densas barriadas de pobres de los manglares, pero lo alzaban desde
las nueve de la noche hasta el amanecer. La población quedaba aislada no
sólo del resto del mundo sino también de la historia. Se decía que los colonos
españoles habían construido aquel puente por el terror de que la pobrería de
los suburbios se les colara a medianoche para degollarlos dormidos. Sin
embargo, algo de su gracia divina debía quedarle a la ciudad, porque me bastó
con dar un paso dentro de la muralla para verla en toda su grandeza a la luz
malva de las seis de la tarde, y no pude reprimir el sentimiento de haber vuelto
a nacer.
No era para menos. A principios de la semana había dejado a Bogotá
chapaleando en un pantano de sangre y lodo, todavía con promontorios de
cadáveres sin dueño abandonados entre escombros humeantes. De pronto, el
mundo se había vuelto otro en Cartagena. No había rastros de la guerra que
asolaba el país y me costaba trabajo creer que aquella soledad sin dolor, aquel
mar incesante, aquella inmensa sensación de haber llegado me estaban
sucediendo apenas una semana después en una misma vida.
De tanto oír hablar de ella desde que nací, identifiqué al instante la plazoleta
donde se estacionaban los coches de caballos y las carretas de carga tiradas
por burros, y al fondo la galería de arcadas donde el comercio popular se volvía
más denso y bullicioso. Aunque no estaba reconocido así en la conciencia
oficial, aquél era el último corazón activo de la ciudad desde sus orígenes.
Durante la Colonia se llamó portal de los Mercaderes. Desde allí se manejaban
los hilos invisibles del comercio de esclavos y se cocinaban los ánimos contra
el dominio español. Más tarde se llamó portal de los Escribanos, por los
calígrafos taciturnos de chalecos de paño y medias mangas postizas que
escribían cartas de amor y toda clase de documentos para iletrados pobres.
Muchos fueron libreros de lance por debajo de la mesa, en especial de obras
condenadas por el Santo Oficio, y se cree que eran oráculos de la conspiración
criolla contra los españoles. A principios del siglo XX mi padre solía aliviar sus
ímpetus de poeta con el arte de escribir cartas de amor en el portal. Por cierto
que no prosperó como lo uno ni como lo otro porque algunos clientes
avispados —o de verdad desvalidos— no sólo le pedían por caridad que les
escribiera la carta, sino además los cinco reales para el correo.
Hacía varios años que se llamaba portal de los Dulces, con las lonas podridas y
los mendigos que venían a comer las sobras del mercado, y los gritos agoreros
de los indios que cobraban caro para no cantarle al cliente el día y la hora en
que iba a morir. Las goletas del Caribe se demoraban en el puerto para
comprar los dulces de nombres inventados por las mismas comadres que los
hacían y versificados por los pregones: «Los piononos para los monos, los
diabolines para los mamimes, las de coco para los locos, las de panela para
Manuela». Pues en las buenas y en las malas el portal seguía siendo un centro
vital de la ciudad donde se ventilaban asuntos de Estado a espaldas del
gobierno y el único lugar del mundo donde las vendedoras de fritangas sabían
quién sería el próximo gobernador antes de que se le ocurriera en Bogotá al
presidente de la República.
Fascinado al instante con la algarabía, me abrí paso a tropezones con mi
maleta a rastras por entre el gentío de las seis de la tarde. Un anciano
andrajoso y en los puros huesos me miraba sin parpadear desde la plataforma
de los limpiabotas con unos ojos helados de gavilán. Me frenó en seco. Tan
pronto como vio que lo había visto se ofreció para llevarme la maleta. Se lo
agradecí, hasta que precisó en su lengua materna:
—Son treinta chivos.
Imposible. Treinta centavos por llevar una maleta era un mordisco para los
únicos cuatro pesos que me quedaban mientras recibía los refuerzos de mis
padres la semana siguiente.
—Eso vale la maleta con todo lo que tiene dentro —le dije.
Además, la pensión donde debía estar ya la pandilla de Bogotá no quedaba
muy lejos. El anciano se resignó con tres chivos, se colgó al cuello las abarcas
que llevaba puestas y cargó la maleta en el hombro con una fuerza inverosímil
para sus huesos, y corrió como un atleta a pie descalzo por un vericueto de
casas coloniales descascaradas por siglos de abandono. El corazón se me
salía por la boca a mis veintiún años tratando de no perder de vista al vejestorio
olímpico al que no podían quedarle muchas horas de vida. Al cabo de cinco
cuadras entró por el portón grande del hotel y trepó de dos en dos los peldaños
de las escaleras. Con su aliento intacto puso la maleta en el suelo y me tendió
la palma de la mano:
—Treinta chivos.
Le recordé que ya le había pagado, pero él se empeñó en que los tres
centavos del portal no incluían la escalera. La dueña del hotel, que salió a
recibirnos, le dio la razón: la escalera se pagaba aparte. Y me hizo un
pronóstico válido para toda mi vida:
—Ya verás que en Cartagena todo es distinto.
Tuve que enfrentarme además a la mala noticia de que aún no había llegado
ninguno de mis compañeros de la pensión de Bogotá, si bien tenían
reservaciones confirmadas para cuatro, yo incluido. El programa acordado con
ellos era encontrarnos en el hotel antes de las seis de la tarde de aquel día. El
cambio del autobús regular por el azaroso de la Agencia Postal me retrasó tres
horas, pero allí estaba más puntual que todos sin poder hacer nada con cuatro
pesos menos treinta y tres centavos. Pues la dueña del hotel era una madre
encantadora pero esclava de sus propias normas, como habría de confirmarlo
en los dos meses largos que viví en su hotel. Así que no aceptó registrarme si
no pagaba el primer mes por adelantado: dieciocho pesos por las tres comidas
en un cuarto para seis.
No esperaba el auxilio de mis padres antes de una semana, de modo que mi
maleta no pasaría del rellano mientras no llegaran los amigos que podían
ayudarme. Me senté a esperar en una poltrona de arzobispo con grandes flores
pintadas que me cayó como del cielo después del día entero a sol abierto en el
camión de mi desgracia. La verdad era que nadie estaba seguro de nada por
aquellos días. Ponernos de acuerdo para encontrarnos allí en una fecha y a
una hora exactas carecía de sentido de la realidad, porque no nos atrevíamos a
decirnos ni a nosotros mismos que medio país estaba en una guerra
sangrienta, solapada en las provincias desde hacía varios años, y abierta y
mortal en las ciudades desde hacía una semana.
Ocho horas después, encallado en el hotel de Cartagena, no entendía qué
había podido suceder con José Falencia y sus amigos. Al cabo de otra hora
más de espera sin noticias, me eché a vagar por las calles desiertas. En abril
oscurece temprano. Las luces públicas estaban ya encendidas y eran tan
pobres que podían confundirse con estrellas entre los árboles. Me bastó una
primera vuelta de quince minutos al azar por los recovecos empedrados del
sector colonial para descubrir con gran alivio del pecho que aquella rara ciudad
no tenía nada que ver con el fósil enlatado que nos describían en la escuela.
No había un alma en las calles. Las muchedumbres que llegaban de los
suburbios al amanecer para trabajar o vender, volvían en tropel a sus barriadas
a las cinco de la tarde, y los habitantes del recinto amurallado se encerraban en
sus casas para cenar y jugar al dominó hasta la medianoche. El hábito de los
automóviles personales no estaba todavía establecido, y los pocos en servicio
se quedaban fuera de la muralla. Aun los funcionarios más encopetados
seguían llegando hasta la plaza de los Coches en los autobuses de artesanía
local, y desde allí se abrían paso hasta sus oficinas o saltando por encima de
las tiendas de baratijas expuestas en los andenes públicos. Un gobernador de
los más remilgados de aquellos años trágicos se preciaba de seguir viajando
desde su barrio de elegidos hasta la plaza de los Coches en los mismos
autobuses en que había ido a la escuela.
El alivio de los automóviles había sido forzoso porque iban en sentido contrario
de la realidad histórica: no cabían en las calles estrechas y torcidas de la
ciudad donde resonaban en la noche los cascos sin herrar de los caballos
raquíticos. En tiempos de grandes calores, cuando se abrían los balcones para
que entrara el fresco de los parques, se oían las ráfagas de las conversaciones
más íntimas con una resonancia fantasmal. Los abuelos adormitados oían
pasos furtivos en las calles de piedra, les ponían atención sin abrir los ojos
hasta reconocerlos, y decían desencantados: «Ahí va José Antonio para donde
Chabela». Lo único que en realidad sacaba de quicio a los desvelados eran los
golpes secos de las fichas en la mesa de dominó, que resonaban en todo el
ámbito amurallado.
Fue una noche histórica para mí. Apenas si alcanzaba a reconocer en la
realidad las ficciones escolásticas de los libros, ya derrotadas por la vida. Me
emocionó hasta las lágrimas que los viejos palacios de los marqueses fueran
los mismos que tenía ante mis ojos, desportillados, con los mendigos
durmiendo en los zaguanes. Vi la catedral sin las campanas que se llevó el
pirata Francis Drake para fabricar cañones. Las pocas que se salvaron del
asalto fueron exorcizadas después de que los brujos del obispo las
sentenciaran a la hoguera por sus resonancias malignas para convocar al
diablo. Vi los árboles marchitos y las estatuas de próceres que no parecían
esculpidos en mármoles perecederos sino muertos en carne viva. Pues en
Cartagena no estaban preservadas contra el óxido del tiempo sino todo lo
contrario: se preservaba el tiempo para las cosas que seguían teniendo la edad
original mientras los siglos envejecían. Fue así como la noche misma de mi
llegada la ciudad se me reveló a cada paso con su vida propia, no como el fósil
de cartón piedra de los historiadores, sino como una ciudad de carne y hueso
que ya no estaba sustentada por sus glorias marciales sino por la dignidad de
sus escombros.
Con ese aliento nuevo volví a la pensión cuando dieron las diez en la torre del
Reloj. El guardián medio dormido me informó que ninguno de mis amigos había
llegado, pero que mi maleta estaba a buen recaudo en el depósito del hotel.
Sólo entonces fui consciente de no haber comido ni bebido desde el mal
desayuno de Barranquilla. Las piernas me fallaban por hambre, pero me habría
conformado con que la dueña me aceptara la maleta y me dejara dormir en el
hotel esa única noche, aunque fuera en la poltrona de la sala. El guardián se rió
de mi inocencia.
—¡No seas marica! —me dijo en caribe crudo—. Con los montones de plata
que tiene esa madama, se duerme a las siete y se levanta el día siguiente a las
once.
Me pareció un argumento tan legítimo que me senté en una banca del parque
de Bolívar, al otro lado de la calle, a esperar que llegaran mis amigos, sin
molestar a nadie. Los árboles marchitos apenas si eran visibles en la luz de la
calle, pues los faroles del parque sólo se encendían los domingos y fiestas de
guardar. Las bancas de mármol tenían huellas de letreros muchas veces
borrados y vueltos a escribir por poetas procaces. En el Palacio de la
Inquisición, detrás de su fachada virreinal esculpida en piedra virgen y su
portón de basílica primada, se oía el quejido inconsolable de algún pájaro
enfermo que no podía ser de este mundo. La ansiedad de fumar me asaltó
entonces al mismo tiempo que la de leer, dos vicios que se me confundieron en
mi juventud por su impertinencia y su tenacidad. Contrapunto, la novela de
Aldous Huxley, que el miedo físico no me había permitido seguir leyendo en el
avión, dormía con llave en mi maleta. De modo que encendí el último cigarrillo
con una rara sensación de alivio y terror, y lo apagué a la mitad como reserva
para una noche sin mañana.
Ya con el ánimo dispuesto para dormir en la banca donde estaba sentado, me
pareció de pronto que había algo oculto entre las sombras más espesas de los
árboles. Era la estatua ecuestre de Simón Bolívar. Nadie menos: el general
Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar y Palacios, mi héroe
desde que me lo ordenó mi abuelo, con su radiante uniforme de gala y su
cabeza de emperador romano, cagado por las golondrinas.
Seguía siendo mi personaje inolvidable, a pesar de sus inconsecuencias
irredimibles o quizás por ellas mismas. A fin de cuentas eran apenas
comparables a aquellas con las que mi abuelo conquistó su grado de coronel y
se jugó la vida tantas veces en la guerra que sostuvieron los liberales contra el
mismo Partido Conservador que fundó y sustentó Bolívar. En esas nebulosas
andaba cuando me puso en tierra firme una voz perentoria a mis espaldas:
—¡Manos arriba!
Las levanté aliviado, seguro de que eran por fin mis amigos, y me encontré con
dos agentes de la policía, montunos y más bien andrajosos, que me apuntaban
con sus fusiles nuevos. Querían saber por qué había violado el toque de queda
que regía desde dos horas antes. No sabía siquiera que lo hubieran impuesto
el domingo anterior, como me informaron ellos, ni había oído toques de
cornetas o campanas, ni ningún otro indicio que me hubiera permitido entender
por qué no había nadie en las calles. Los agentes fueron más perezosos que
comprensivos cuando vieron mis papeles de identidad mientras les explicaba
por qué estaba allí. Me los devolvieron sin mirarlos. Me preguntaron cuánta
plata tenía y les dije que no llegaba a cuatro pesos. Entonces el más resuelto
de los dos me pidió un cigarrillo y les mostré la colilla apagada que pensaba
fumarme antes de dormir. Me la quitó y se la fumó hasta las uñas. Al cabo de
un rato me llevaron del brazo a lo largo de la calle, más por las ansias de fumar
que por disposición de la ley, en busca de un lugar abierto para comprar
cigarrillos sueltos de a un centavo. La noche se había vuelto diáfana y fresca
bajo la luna llena, y el silencio parecía una sustancia invisible que podía
respirarse como el aire. Entonces comprendí lo que tanto nos contaba papá sin
que se lo creyéramos, que ensayaba el violín de madrugada en el silencio del
cementerio para sentir que sus valses de amor podían oírse en todo el ámbito
del Caribe.
Cansados de la búsqueda inútil de cigarrillos sueltos, salimos de la muralla
hasta un muelle de cabotaje con vida propia detrás del mercado público, donde
atracaban las goletas de Curazao y Aruba y otras Antillas menores. Era el
trasnochadero de la gente más divertida y útil de la ciudad, que tenía derecho a
salvoconductos para el toque de queda por la índole de sus oficios. Comían
hasta la madrugada en una fonda a cielo abierto con buen precio y mejor
compañía, pues allí iban a parar no sólo los empleados nocturnos, sino todo el
que quisiera comer cuando ya no había dónde. El lugar no tenía nombre oficial
y se conocía con el que menos le sentaba: La Cueva.
Los agentes llegaron como a su casa. Era evidente que los clientes ya
sentados a la mesa se conocían de siempre y se sentían contentos de estar
juntos. Era imposible detectar apellidos porque todos se trataban con sus
apodos de la escuela y hablaban a gritos al mismo tiempo sin entenderse ni
mirar a quién. Estaban en ropas de trabajo, salvo un sesentón adónico de
cabeza nevada en esmoquin de otros tiempos, junto a una mujer madura y
todavía muy bella con un traje de lentejuelas gastado por el uso y demasiadas
joyas legítimas. Su presencia podía ser un dato vivo de su condición, porque
eran muy escasas las mujeres cuyos maridos les permitieran aparecer por
aquellos sitios de mala fama. Hubiera pensado que eran turistas de no haber
sido por el desenfado y el acento criollo, y su familiaridad con todos. Más tarde
supe que no eran nada de lo que parecían, sino un viejo matrimonio de
cartageneros despistados que se vestían de gala con cualquier pretexto para
cenar fuera de casa y aquella noche encontraron dormidos a los anfitriones y
los restaurantes cerrados por el toque de queda.
Fueron ellos quienes nos invitaron a cenar. Los otros abrieron sitios en el
mesón, y los tres nos sentamos un poco oprimidos e intimidados. También
trataban a los agentes con familiaridad de criados. Uno era serio y suelto, y
tenía reflejos de niño bien en la mesa. El otro parecía despalomado, salvo en el
comer y el fumar. Yo, más por tímido que por comedido, ordené menos platos
que ellos y cuando me di cuenta de que iba a quedar con más de la mitad de
mi hambre ya los otros habían terminado.
El propietario y servidor único de La Cueva se llamaba José Dolores, un negro
casi adolescente, de una belleza incómoda, envuelto en sábanas inmaculadas
de musulmán, y siempre con un clavel vivo en la oreja. Pero lo que más se le
notaba era la inteligencia excesiva, que sabía usar sin reservas para ser feliz y
hacer felices a los demás. Era evidente que le faltaba muy poco para ser mujer
y tenía una fama bien fundada de que sólo se acostaba con su marido. Nadie le
hizo nunca una broma por su condición, porque tenía una gracia y una rapidez
de réplica que no dejaba favor sin agradecer ni agravio sin cobrar. Él solo lo
hacía todo, desde cocinar con certeza lo que sabía que a cada cliente le
gustaba, hasta freír las tajadas de plátano verde con una mano y arreglar las
cuentas con la otra, sin más ayuda que la muy escasa de un niño de unos seis
años que lo llamaba mamá. Cuando nos despedimos me sentía conmovido por
el hallazgo, pero no me habría imaginado que aquel lugar de trasnochados
díscolos iba a ser uno de los inolvidables de mi vida.
Después de la comida acompañé a los agentes para que completaran sus
rondas atrasadas. La luna era un plato de oro en el cielo. La brisa empezaba a
levantarse y arrastraba desde muy lejos retazos de músicas y gritos remotos de
parranda grande. Pero los agentes sabían que en los barrios de pobres nadie
se iba a la cama por el toque de queda sino que armaban bailes de cuota en
casas distintas cada noche, sin salir a la calle hasta el amanecer.
Cuando dieron las dos tocamos en mi hotel sin ninguna duda de que los
amigos habían llegado, pero esta vez el guardián nos mandó al carajo sin
complacencias por despertarlo para nada. Los agentes cayeron entonces en la
cuenta de que yo no tenía dónde dormir y resolvieron llevarme a su cuartel. Me
pareció una burla tan atrevida que perdí el buen humor y les solté una
impertinencia. Uno de ellos, sorprendido de mi reacción pueril, me puso en
orden con el cañón del fusil en el estómago.
—Deja de ser pendejo —me dijo muerto de risa—. Acuérdate que todavía estás
preso por violar el toque de queda.
Así dormí —en un calabozo para seis y sobre una estera fermentada de sudor
ajeno— mi primera noche feliz de Cartagena.
Llegar al alma de la ciudad fue mucho más fácil que sobrevivir al primer día.
Antes de dos semanas había resuelto las relaciones con mis padres, que
aprobaron sin reservas mi decisión de vivir en una ciudad sin guerra. La dueña
del hotel, arrepentida de haberme condenado a una noche de cárcel, me
acomodó con veinte estudiantes más en un galpón recién construido en la
azotea de su hermosa casa colonial. No tuve motivos de queja, pues era una
copia caribe del dormitorio del Liceo Nacional, y costaba menos que la pensión
de Bogotá con todo incluido.
El ingreso a la facultad de derecho se resolvió en una hora con el examen de
admisión ante el secretario, Ignacio Vélez Martínez, y un maestro de economía
política, cuyo nombre no he logrado encontrar en mis recuerdos. Como era de
uso, el acto fue en presencia del segundo año en pleno. Desde el preámbulo
me llamó la atención la claridad de juicio y la precisión del lenguaje de los dos
maestros, en una región famosa en el interior del país por su desparpajo
verbal. El primer tema, por sorteo, fue la guerra de Secesión de los Estados
Unidos, de la cual yo sabía un poco menos que nada. Fue una lástima no
haber leído todavía a los nuevos novelistas norteamericanos, que apenas
empezaban a llegarnos, pero tuve la suerte de que el doctor Vélez Martínez
empezara con una referencia casual a La cabaña del tío Tom, que yo conocía
bien desde el bachillerato. La atrapé al vuelo. Los dos maestros debieron sufrir
un golpe de nostalgia, pues los sesenta minutos que habíamos reservado para
el examen se nos fueron íntegros en un análisis emocional sobre la ignominia
del régimen esclavista en el sur de los Estados Unidos. Y allí nos quedamos.
De modo que lo previsto por mí como una ruleta rusa fue una conversación
entretenida que mereció una buena calificación y algunos aplausos cordiales.
Así ingresé a la universidad para terminar el segundo año de derecho, con la
condición nunca cumplida de que presentara exámenes de rehabilitación en
una o dos materias que todavía estaba debiendo del primer año en Bogotá.
Algunos condiscípulos se entusiasmaron con mi modo de domesticar los
temas, porque había entre ellos una cierta militancia en favor de la libertad
creativa en una universidad varada en el rigor académico. Era mi sueño
solitario desde el liceo, no por un inconformismo gratuito sino como mi única
esperanza de aprobar los exámenes sin estudiar. Sin embargo, los mismos que
proclamaban la independencia de criterio en las aulas no podían más que
rendirse a la fatalidad y subían al patíbulo de los exámenes con los mamotretos
atávicos de los textos coloniales aprendidos de memoria. Por fortuna en la vida
real eran maestros curtidos en el arte de mantener vivos los bailes de cuota de
los viernes, a pesar de los riesgos de la represión cada día más descarada a la
sombra del estado de sitio. Los bailes siguieron haciéndose por acuerdos de
mano izquierda con las autoridades de orden público mientras se mantuvo el
toque de queda, y cuando fue eliminado renacieron de sus agonías con más
ánimos que antes. Sobre todo en Torices, Getsemaní o el pie de la Popa, los
barrios más parranderos de aquellos años sombríos. Bastaba con asomarse
por las ventanas para escoger la fiesta que nos gustara más, y por cincuenta
centavos se bailaba hasta el amanecer con la música más caliente del Caribe
aumentada por el estruendo de los altavoces. Las parejas invitadas de cortesía
eran las mismas estudiantes que veíamos en la semana a la salida de las
escuelas, sólo que llevaban los uniformes de la misa dominical y bailaban como
cándidas mujeres de la vida bajo el ojo avizor de tías chaperonas o madres
liberadas. Una de esas noches de caza mayor andaba por Getsemaní, que fue
durante la Colonia el arrabal de los esclavos, cuando reconocí como un santo y
seña una fuerte palmada en la espalda y el estampido de una voz:
–¡Bandido!
Era Manuel Zapata Olivella, habitante empedernido de la calle de la Mala
Crianza, donde viviera la familia de los abuelos de sus tatarabuelos africanos.
Nos habíamos visto en Bogotá, en medio del fragor del 9 de abril, y nuestro
primer asombro en Cartagena fue reencontrarnos vivos. Manuel, además de
médico de caridad era novelista, activista político y promotor de la música
caribe, pero su vocación más dominante era tratar de resolverle los problemas
a todo el mundo. No bien habíamos intercambiado nuestras experiencias del
viernes aciago y nuestros planes para el porvenir, cuando me propuso que
probara suerte en el periodismo. Un mes antes el dirigente liberal Domingo
López Escauriaza había fundado el diario El Universal, cuyo jefe de redacción
era Clemente Manuel Zabala. Había oído hablar de éste no como periodista
sino como erudito de todas las músicas y comunista en reposo. Zapata Olivella
se empeñó en que fuéramos a verlo, pues sabía que buscaba gente nueva
para provocar con el ejemplo un periodismo creador contra el rutinario y sumiso
que reinaba en el país, sobre todo en Cartagena, que era entonces una de las
ciudades más retardatarias.
Tenía muy claro que el periodismo no era mi oficio. Quería ser un escritor
distinto, pero trataba de serlo por imitación de otros autores que no tenían nada
que ver conmigo. De modo que en aquellos días estaba en una pausa de
reflexión, porque después de mis primeros tres cuentos publicados en Bogotá,
y tan elogiados por Eduardo Zalamea y otros críticos y amigos buenos y malos,
me sentía en un callejón sin salida. Zapata Olivella insistió contra mis razones
en que periodismo y literatura terminaban a la corta por ser lo mismo, y un
vínculo con El Universal podría asegurarme tres destinos al mismo tiempo:
resolverme la vida de una manera digna y útil, colocarme en un medio
profesional que era por sí solo un oficio importante y trabajar con Clemente
Manuel Zabala, el mejor maestro de periodismo que podía imaginarse. El freno
de timidez que me produjo aquel razonamiento tan sencillo pudo ponerme a
salvo de una desgracia. Pero Zapata Olivella no sabía sobrevivir a sus fracasos
y me emplazó para el día siguiente a las cinco de la tarde en el número 381 de
la calle de San Juan de Dios, donde estaba el periódico.
Dormí a saltos esa noche. El día siguiente, al desayuno, le pregunté a la dueña
del hotel dónde estaba la calle de San Juan de Dios, y ella me la señaló con el
dedo desde la ventana.
—Es ahí mismo —me dijo—, dos cuadras más allá.
Allí estaba la oficina de El Universal, frente a la inmensa pared de piedra
dorada de la iglesia de San Pedro Claver, el primer santo de las Américas,
cuyo cuerpo incorrupto está expuesto desde hace más de cien años bajo el
altar mayor. Es un viejo edificio colonial bordado de remiendos republicanos y
dos puertas grandes y unas ventanas por las cuales se veía todo lo que era el
periódico. Pero mi verdadero terror estaba detrás de una baranda de madera
sin cepillar a unos tres metros de la ventana: un hombre maduro y solitario,
vestido de dril blanco con saco y corbata, de piel prieta y cabellos duros y
negros de indio, que escribía a lápiz en un viejo escritorio con rimeros de
papeles atrasados. Volví a pasar en sentido contrario con una fascinación
apremiante, y dos veces más, y en la cuarta vez como en la primera no tuve ni
la mínima duda de que aquel hombre era Clemente Manuel Zabala, idéntico a
como lo había supuesto, pero más temible. Aterrado, tomé la decisión simple
de no concurrir a la cita de aquella tarde con un hombre a quien bastaba verlo
por una ventana para descubrir que sabía demasiado sobre la vida y sus
oficios. Regresé al hotel y me regalé otro de mis días típicos sin
remordimientos tirado bocarriba en la cama con Los monederos falsos de
André Gide, y fumando sin pausas. A las cinco de la tarde, el portón del
dormitorio se estremeció con una palmada seca como un tiro de rifle.
—¡Vamos, carajo! —me gritó desde la entrada Zapata Olivella—. Zabala te
está esperando, y nadie en este país puede darse el lujo de dejarlo colgado.
El principio fue más difícil de lo que hubiera imaginado en una pesadilla. Zabala
me recibió sin saber qué hacer, fumando sin pausas con un desasosiego
agravado por el calor. Nos mostró todo. De un lado, la dirección y la gerencia.
Del otro, la sala de redacción y el taller con tres escritorios desocupados a esas
horas tempranas, y al fondo una rotativa sobreviviente de una asonada y los
dos únicos linotipos.
Mi sorpresa grande fue que Zabala había leído mis tres cuentos y la nota de
Zalamea le había parecido justa.
—A mí no —le dije—. Los cuentos no me gustan. Los escribí por impulsos un
poco inconscientes y después de leerlos impresos no supe por dónde seguir.
Zabala aspiró a fondo el humo y le dijo a Zapata Olivella:
—Es un buen síntoma.
Manuel atrapó la ocasión al vuelo y le dijo que yo podría serle útil en el
periódico con el tiempo libre de la universidad. Zabala dijo que él había
pensado lo mismo cuando Manuel le pidió la cita para mí. Al doctor López
Escauriaza, el director, me presentó como el colaborador posible del que le
había hablado la noche anterior.
—Sería estupendo —dijo el director con su eterna sonrisa de caballero a la
antigua.
No quedamos en nada pero el maestro Zabala me pidió que volviera al día
siguiente para presentarme a Héctor Rojas Herazo, poeta y pintor de los
buenos y su columnista estelar. No le dije que había sido mi maestro de dibujo
en el colegio San José por una timidez que hoy me parece inexplicable. Al salir
de allí, Manuel dio un salto de júbilo en la plaza de la Aduana, frente a la
fachada imponente de San Pedro Claver, y exclamó con un júbilo prematuro:
—¡Ya viste, tigre, la vaina está hecha! Le correspondí con un abrazo cordial
para no desilusionarlo, pero me iba con serias dudas sobre mi porvenir. Manuel
me preguntó entonces cómo me había parecido Zabala, y le contesté la verdad.
Me pareció un pescador de almas. Ése era tal vez un motivo determinante de
los grupos juveniles que se nutrían de su razón y su cautela. Concluí, sin duda
con una falsa apreciación de viejo prematuro, que tal vez era ese modo de ser
lo que le había impedido tener un papel decisivo en la vida pública del país.
Manuel me llamó en la noche muerto de risa por una conversación que había
tenido con Zabala. Este le había hablado de mí con un gran entusiasmo, reiteró
su seguridad de que sería una adquisición importante para la página editorial, y
el director pensaba igual. Pero la razón verdadera de su llamada era contarme
que lo único que inquietaba al maestro Zabala era que mi timidez enfermiza
podía ser un obstáculo grande en mi vida.
Si a última hora decidí volver al periódico fue porque la mañana siguiente me
abrió la puerta de la ducha un compañero de cuarto y me puso ante los ojos la
página editorial de El Universal. Había una nota terrorífica sobre mi llegada a la
ciudad, que me comprometía como escritor antes de serlo y como periodista
inminente a menos de veinticuatro horas de haber visto por dentro un periódico
por primera vez. A Manuel, que me llamó al instante por teléfono para
felicitarme, le reproché sin disimular la rabia de que hubiera escrito algo tan
irresponsable sin antes hablarlo conmigo. Sin embargo, algo cambió en mí, y
tal vez para siempre, cuando supe que la nota la había escrito el maestro
Zabala de su puño y letra. Así que me amarré los pantalones y volví a la
redacción para darle las gracias. Apenas si me hizo caso. Me presentó a
Héctor Rojas Herazo, con pantalones de caqui y camisa de flores amazónicas,
y palabras enormes disparadas con una voz de trueno, que no se rendía en la
conversación hasta atrapar su presa.
El, por supuesto, no me reconoció como uno más de sus alumnos en el colegio
San José de Barranquilla.
El maestro Zabala —como lo llamaban todos— nos puso en su órbita con
recuerdos de dos o tres amigos comunes, y de otros que yo debía conocer.
Luego nos dejó solos y volvió a la guerra encarnizada de su lápiz al rojo vivo
contra sus papeles urgentes, como si nunca hubiera tenido nada que ver con
nosotros. Héctor siguió hablándome en el rumor de llovizna menuda de los
linotipos— como si tampoco él hubiera tenido algo que ver con Zabala. Era un
conversador infinito, de una inteligencia verbal deslumbrante, un aventurero de
la imaginación que inventaba realidades inverosímiles que él mismo terminaba
por creer. Conversamos durante horas de otros amigos vivos y muertos, de
libros que nunca debieron ser escritos, de mujeres que nos olvidaron y no
podíamos olvidar, de las playas idílicas del paraíso caribe de Tolú —donde él
nació— y de los brujos infalibles y las desgracias bíblicas de Aracataca. De
todo lo habido y lo debido, sin beber nada, sin respirar apenas y fumando hasta
por los codos por miedo de que la vida no nos alcanzara para todo lo que
todavía nos faltaba por conversar.
A las diez de la noche, cuando cerró el periódico, el maestro Zabala se puso la
chaqueta, se amarró la corbata, y con un paso de ballet al que ya le quedaba
poco de juvenil, nos invitó a comer. En La Cueva, como era previsible, donde
los esperaba la sorpresa de que José Dolores y varios de sus comensales
tardíos me reconocieran como cliente viejo. La sorpresa aumentó cuando pasó
uno de los agentes de mi primera visita que me soltó una broma equívoca
sobre mi mala noche en el cuartel y me decomisó un paquete de cigarrillos
apenas empezado. Héctor, a su turno, promovió con José Dolores un torneo de
doble sentido que reventó de risa a los comensales ante el silencio complacido
del maestro Zabala. Yo me atreví a introducir alguna réplica sin gracia que me
sirvió al menos para ser reconocido como uno de los pocos clientes que José
Dolores distinguía para servirles de fiado hasta cuatro veces en un mes.
Después de la comida, Héctor y yo continuamos la conversación de la tarde en
el paseo de los Mártires, frente a la bahía apestada por los desperdicios
republicanos del mercado público. Era una noche espléndida en el centro del
mundo, y las primeras goletas de Curazao zarpaban a hurtadillas. Héctor me
dio esa madrugada las primeras luces sobre la historia subterránea de
Cartagena, tapada con paños de lágrimas, que quizás se parecía más a la
verdad que la ficción complaciente de los académicos. Me ilustró sobre la vida
de los diez mártires cuyos bustos de mármol estaban a ambos lados del
camellón en memoria de su heroísmo. La versión popular —que parecía
suya— era que cuando los colocaron en sus sitios originales, los escultores no
habían tallado los nombres y las fechas en los bustos sino en los pedestales.
De modo que cuando los desmontaron para despercudirlos con motivo de su
centenario, no supieron a cuáles correspondían los nombres ni las fechas, y
tuvieron que reponerlos de cualquier modo en los pedestales porque nadie
sabía quién era quién. El cuento circulaba como un chiste desde hacía muchos
años, pero yo pensé, por el contrario, que había sido un acto de justicia
histórica el haber consagrado a los próceres sin nombre no tanto por sus vidas
vividas como por su destino común.
Aquellas noches desveladas se repitieron casi a diario en mis años de
Cartagena, pero desde las dos o tres primeras me di cuenta de que Héctor
tenía el poder de la seducción inmediata, con un sentido tan complejo de la
amistad que sólo quienes lo quisiéramos mucho podíamos entender sin
reservas. Pues era un tierno de solemnidad, capaz al mismo tiempo de cóleras
estrepitosas, y a veces catastróficas, que luego se celebraba a sí mismo como
una gracia del Niño Dios. Uno entendía entonces cómo era, y por qué el
maestro Zabala hacía todo lo posible porque lo quisiéramos tanto como él. La
primera noche, como tantas otras, nos quedamos hasta el amanecer en el
paseo de los Mártires, protegidos del toque de queda por nuestra condición de
periodistas. Héctor tenía la voz y la memoria intactas cuando vio el resplandor
del nuevo día en el horizonte del mar, y dijo:
—Ojalá que esta noche termine como Casablanca.
No dijo más, pero su voz me devolvió con todo su esplendor la imagen de
Humphrey Bogart y Claude Rains caminando hombro con hombro entre las
brumas del amanecer hacia el resplandor radiante en el horizonte, y la frase ya
legendaria del trágico final feliz: «Éste es el principio de una gran amistad».
Tres horas después me despertó por teléfono el maestro Zabala con una frase
menos feliz:
—¿Cómo va esa obra maestra?
Necesité unos minutos para entender que se refería a mi colaboración para el
periódico del día siguiente. No recuerdo que hubiéramos cerrado ningún trato,
ni haber dicho que no ni que sí cuando me pidió escribir mi primera
colaboración, pero aquella mañana me sentía capaz de cualquier cosa después
de la olimpiada verbal de la noche anterior. Zabala debió entenderlo así, pues
ya tenía señalados algunos temas del día y yo le propuse otro que me pareció
más actual: el toque de queda.
No me dio ninguna orientación. Mi propósito era contar mi aventura de la
primera noche en Cartagena y así lo hice, de mi puño y letra, porque no supe
entenderme con las máquinas prehistóricas de la redacción. Fue un parto de
casi cuatro horas que el maestro revisó delante de mí sin un gesto que
permitiera descubrir su pensamiento, hasta que encontró la forma menos
amarga de decírmelo:
—No está mal, pero es imposible publicarlo.
No me sorprendió. Al contrario, lo tenía previsto y por unos minutos me alivió
de la carga ingrata de ser periodista. Pero sus razones reales, que yo ignoraba,
eran terminantes: desde el 9 de abril había en cada diario del país un censor
del gobierno que se instalaba en un escritorio de la redacción como en casa
propia desde las seis de la tarde, con voluntad y mando para no autorizar ni
una letra que pudiera rozar el orden público.
Los motivos de Zabala pesaban sobre mí mucho más que los del gobierno
porque yo no había escrito un comentario de prensa sino el recuento subjetivo
de un episodio privado sin ninguna pretensión de periodismo editorial. Además,
no había tratado el toque de queda como un instrumento legítimo del Estado,
sino como la argucia de unos policías brutos para conseguir cigarrillos de a un
centavo. Por fortuna, antes de condenarme a muerte, el maestro Zabala me
devolvió la nota que debía rehacer de pe a pa, no para él sino para el censor, y
me hizo la caridad de un fallo de dos filos.
—Mérito literario sí lo tiene, ni más faltaba —me dijo—. Pero de eso hablamos
después.
Así era él. Desde mi primer día en el periódico, cuando Zabala conversó
conmigo y con Zapata Olivella, me llamó la atención su costumbre insólita de
hablar con uno mirando a la cara del otro, mientras las uñas se le quemaban
con la brasa misma del cigarrillo. Esto me causó al principio una inseguridad
incómoda. Lo menos tonto que se me ocurrió, de puro tímido, fue escucharlo
con una atención real y un interés enorme, pero no mirándolo a él sino a
Manuel para sacar de ambos mis propias conclusiones. Después, cuando
hablábamos con Rojas Herazo, y luego con el director López Escauriaza, y con
tantos más, caí en la cuenta de que era un modo propio de Zabala cuando
conversaba en grupo. Así lo entendí, y así pudimos él y yo intercambiar ideas y
sentimientos a través de cómplices incautos e intermediarios inocentes. Con la
confianza de los años me atreví a comentarle aquella impresión mía, y él me
explicó sin asombro que miraba al otro casi de perfil para no echarle el humo
del cigarrillo en la cara. Así era: jamás conocí alguien de un talante tan apacible
y sigiloso, con un temperamento civil como el suyo, porque siempre supo ser lo
que quiso: un sabio en la penumbra.
En realidad, yo había escrito discursos, versos prematuros en el liceo de
Zipaquirá, proclamas patrióticas y memoriales de protesta por la mala comida,
y muy poco más, sin contar las cartas de la familia que mi madre me devolvía
con la ortografía corregida incluso cuando ya era reconocido como escritor. La
nota que se publicó por fin en la página editorial no tenía nada que ver con la
que yo había escrito. Entre los remiendos del maestro Zabala y los del censor,
lo que sobró de mí fueron unas piltrafas de prosa lírica sin criterio ni estilo y
rematadas por el sectarismo gramático del corrector de pruebas. A última hora
acordamos una columna diaria, tal vez para delimitar responsabilidades, con mi
nombre completo y un título permanente: «Punto y aparte».
Zabala y Rojas Herazo, ya bien curtidos por el desgaste diario, lograron
consolarme del agobio de mi primera nota, y así me atreví a seguir con la
segunda y la tercera, que no fueron mejores. Me quedé en la redacción casi
dos años publicando hasta dos notas diarias que lograba ganarle a la censura,
con firma y sin firma, y a punto de casarme con la sobrina del censor.
Todavía me pregunto cómo habría sido mi vida sin el lápiz del maestro Zabala
y el torniquete de la censura, cuya sola existencia era un desafío creador. Pero
el censor vivía más en guardia que nosotros por sus delirios de persecución.
Las citas de grandes autores le parecían emboscadas sospechosas, como en
efecto lo fueron muchas veces. Veía fantasmas. Era un cervantino de pacotilla
que suponía significados imaginarios. Una noche de su mala estrella tuvo que ir
al retrete cada cuarto de hora, hasta que se atrevió a decirnos que estaba a
punto de volverse loco por los sustos que le causábamos nosotros.
—¡Carajo! —gritó—. ¡Con estos trotes ya no me queda culo!
La policía había sido militarizada como una muestra más del rigor del gobierno
en la violencia política que estaba desangrando el país, con una cierta
moderación en la costa atlántica. Sin embargo, a principios de mayo la policía
acribilló sin razones buenas ni malas una procesión de Semana Santa en las
calles del Carmen de Bolívar, a unas veinte leguas de Cartagena. Yo tenía una
debilidad sentimental con aquella población, donde se había criado la tía
Mama, y donde el abuelo Nicolás había inventado sus célebres pescaditos de
oro. El maestro Zabala, nacido en el pueblo vecino de San Jacinto, me
encomendó con una rara determinación el manejo editorial de la noticia sin
hacer caso de la censura y con todas sus consecuencias. Mi primera nota sin
firma en la página editorial exigía al gobierno una investigación a fondo de la
agresión y el castigo de los autores. Y terminaba con una pregunta: «¿Qué
pasó en el Carmen de Bolívar?». Ante el desdén oficial, y ya en guerra franca
con la censura, seguimos repitiendo la pregunta con una nota diaria en la
misma página y con una energía creciente, dispuestos a exasperar al gobierno
mucho más de lo que ya estaba. Al cabo de tres días, el director del diario
confirmó con Zabala si había consultado con la redacción en pleno, y él mismo
estaba de acuerdo en que debíamos continuar con el tema. De modo que
seguimos haciendo la pregunta. Mientras tanto, lo único que supimos del
gobierno nos llegó por una infidencia: habían dado orden de dejarnos solos con
nuestro tema de loquitos sueltos hasta que se nos acabara la cuerda. No fue
fácil, pues nuestra pregunta de cada día andaba ya por la calle como un saludo
popular: «Hola hermano: ¿qué pasó en el Carmen de Bolívar?».
La noche menos pensada, sin ningún anuncio, una patrulla del ejército cerró la
calle de San Juan de Dios con un gran ruido de voces y de armas, y el general
Ernesto Polanía Puyo, comandante de la policía militarizada, entró pisando
firme en la casa de El Universal. Llevaba el uniforme de merengue blanco de
las fechas grandes, con las polainas de charol y el sable ceñido con un cordón
de seda, y los botones e insignias tan brillantes que parecían de oro. No
desmerecía ni un ápice a su fama de elegante y encantador, aunque sabíamos
que era un duro de paz y de guerra, como lo demostró años más tarde al
mando del batallón Colombia en la guerra de Corea. Nadie se movió en las dos
horas intensas que conversó a puerta cerrada con el director. Tomaron
veintidós tazas de café negro, sin cigarrillos ni alcohol porque ambos eran
libres de vicios. A la salida, el general se vio aún más distendido cuando se
despidió de nosotros uno por uno. Conmigo se demoró un poco más, me miró
directo a los ojos con sus ojos de lince, y me dijo:
—Usted llegará lejos.
El corazón me dio un vuelco, pensando que quizás ya sabía todo de mí y lo
más lejos para él podía ser la muerte. En el recuento confidencial que el
director le hizo a Zabala de su conversación con el general, le reveló que éste
sabía con nombres y apellidos quién escribía cada nota diaria. El director, en
un gesto muy propio de su modo de ser, le dijo que lo hacía por órdenes suyas
y que en los periódicos como en los cuarteles las órdenes se cumplían. De
todos modos el general le aconsejó al director que moderáramos la campaña,
no fuera que algún bárbaro de las cavernas quisiera hacer justicia en nombre
de su gobierno. El director entendió, y todos entendimos hasta lo que no dijo.
Lo que más sorprendió al director fueron sus alardes de conocer la vida interna
del periódico como si viviera dentro. Nadie dudó de que su agente secreto
fuera el censor, aunque éste juró por los restos de su madre que no era él. Lo
único que el general no trató de contestar en su visita fue nuestra pregunta
diaria. El director, que tenía fama de sabio, nos aconsejó que creyéramos
cuanto nos habían dicho, porque la verdad podía ser peor.
Desde que me comprometí en la guerra contra la censura me desentendí de la
universidad y de los cuentos. Menos mal que la mayoría de los maestros no
pasaban lista, y eso favorecía las faltas de asistencia. Además, los maestros
liberales que conocían mis gambetas con la censura sufrían más que yo
buscando el modo de ayudarme en los exámenes. Hoy, tratando de contarlos,
no encuentro aquellos días en mis recuerdos, y he terminado por creerle más al
olvido que a la memoria.
Mis padres durmieron tranquilos desde que les hice saber que en el periódico
ganaba bastante para sobrevivir. No era cierto. El sueldo mensual de aprendiz
no me alcanzaba para una semana. Antes de tres meses abandone el hotel
con una deuda impagable que la dueña me cambió más tarde por una nota en
la página social sobre los quince años de su nieta. Pero sólo aceptó el negocio
por una vez.
El dormitorio más concurrido y fresco de la ciudad siendo el paseo de los
Mártires, aun con el toque de queda. Allí me quedaba a dormitar sentado,
cuando terminaban las tertulias de la madrugada. Otras veces dormía en la
bodega del periódico sobre las bobinas de papel o me aparecía con mi
chinchorro de circo bajo el brazo en los cuartos de otros estudiantes juiciosos,
mientras pudieron soportar mis pesadillas y mi mal hábito de hablar dormido.
Así sobreviví a suerte y azar, comiendo de lo que hubiera y durmiendo donde
Dios quería, hasta que la tribu humanitaria de los Franco Muñera me propuso
las dos comidas diarias por un precio de compasión. El padre de la tribu —
Bolívar Franco Pareja— era un maestro histórico de escuela primaria, con una
familia alegre, fanática de artistas y escritores, que me obligaban a comer más
de lo que les pagaba para que no se me secara el seso. Muchas veces no tuve
con qué, pero ellos se consolaban con recitales de sobremesa. Cuotas
frecuentes de aquel negocio alentador fueron las coplas de pie quebrado de
don Jorge Manrique a la muerte de su padre y el Romancero gitano de García
Lorca.
Los burdeles a cielo abierto en los playones de Tesca, lejos del silencio
perturbador de la muralla, eran más hospitalarios que los hoteles de los turistas
en las playas. Media docena de universitarios nos instalábamos en El Cisne
desde la prima noche a preparar exámenes finales bajo las luces cegadoras del
patio de baile. La brisa del mar y el bramido de los buques al amanecer nos
consolaban del estruendo de los cobres caribes y la provocación de las
muchachas que bailaban sin bragas y con polleras muy anchas para que la
brisa del mar se las levantara hasta la cintura. De vez en cuando alguna
pajarita nostálgica de papá nos invitaba a dormir con el poco de amor que le
sobraba al amanecer. Una de ellas, cuyo nombre y tamaños recuerdo muy
bien, se dejó seducir por las fantasías que le contaba dormido. Gracias a ella
aprobé derecho romano sin argucias y escapé a varias redadas cuando la
policía prohibió dormir en los parques. Nos entendíamos como un matrimonio
útil, no sólo en la cama, sino por los oficios domésticos que yo le hacía al
amanecer para que durmiera unas horas más.
Para entonces empezaba a acomodarme bien en el trabajo editorial, que
siempre consideraba más como una forma de literatura que de periodismo.
Bogotá era una pesadilla del pasado a doscientas leguas de distancia y a más
de dos mil metros sobre el nivel del mar, de la que sólo recordaba la pestilencia
de las cenizas del 9 de abril. Seguía con la fiebre de las artes y las letras, sobre
todo en las tertulias de medianoche, pero empezaba a perder el entusiasmo de
ser escritor. Tan cierto era, que no volví a escribir un cuento después de los
tres publicados en El Espectador, hasta que Eduardo Zalamea me localizó a
principios de julio y me pidió con la mediación del maestro Zabala que le
mandara otro para su periódico después de seis meses de silencio. Por venir la
petición de quien venía retomé de cualquier modo ideas perdidas en mis
borradores y escribí «La otra costilla de la muerte», que fue muy poco más de
lo mismo. Recuerdo bien que no tenía ningún argumento previo e iba
inventándolo a medida que lo escribía. Se publicó el 25 de julio de 1948 en el
suplemento «Fin de Semana», igual que los anteriores, y no volví a escribir
más cuentos hasta el año siguiente, cuando ya mi vida era otra. Solo me
faltaba renunciar a las pocas clases de derecho que seguía muy de vez en
cuando, pero eran mi última coartada para entretener el sueño de mis padres.
Yo mismo no sospechaba entonces que muy pronto sería mejor estudiante que
nunca en la biblioteca de Gustavo Ibarra Merlano, un amigo nuevo que Zabala
y Rojas Herazo me presentaron con un gran entusiasmo. Acababa de regresar
de Bogotá con un grado de la Normal Superior y se incorporó de inmediato a
las tertulias de El Universal y a las discusiones del amanecer en el paseo de
los Mártires. Entre la labia volcánica de Héctor y el escepticismo creador de
Zabala, Gustavo me aportó el rigor sistemático que buena falta les hacía a mis
ideas improvisadas y dispersas, y a la ligereza de mi corazón. Y todo eso entre
una gran ternura y un carácter de hierro.
Desde el día siguiente me invitó a la casa de sus padres en la playa de
Marbella, con el mar inmenso como traspatio, y una biblioteca en un muro de
doce metros, nueva y ordenada, donde sólo conservaba los libros que debían
leerse para vivir sin remordimientos. Tenía ediciones de los clásicos griegos,
latinos y españoles tan bien tratadas que no parecían leídas, pero los
márgenes de las páginas estaban garrapateados de notas sabias, algunas en
latín. Gustavo las decía también de viva voz, y al decirlas se ruborizaba hasta
las raíces del cabello y él mismo trataba de sortearlas con un humor corrosivo.
Un amigo me había dicho de él antes de que lo conociera: «Ese tipo es un
cura». Pronto entendí por qué era fácil creerlo, aunque después de conocerlo
bien era casi imposible creer que no lo era.
Aquella primera vez hablamos sin parar hasta la madrugada y aprendí que sus
lecturas eran largas y variadas, pero sustentadas por el conocimiento a fondo
de los intelectuales católicos del momento, de quienes yo no había oído hablar
jamás. Sabía todo lo que debía saberse de la poesía, pero en especial de los
clásicos griegos y latinos que leía en sus ediciones originales. Tenía juicios
bien informados de los amigos comunes y me dio datos valiosos para quererlos
más. Me confirmó también la importancia de que conociera a los tres
periodistas de Barranquilla —Cepeda, Vargas y Fuenmayor—, de quienes tanto
me habían hablado Rojas Herazo y el maestro Zabala. Me llamó la atención
que además de tantas virtudes intelectuales y cívicas nadara como un
campeón olímpico, con un cuerpo hecho y entrenado para serlo. Lo que más le
preocupó de mí fue mi peligroso desdén por los clásicos griegos y latinos, que
me parecían aburridos e inútiles, a excepción de la Odisea, que había leído y
releído a pedazos varias veces en el liceo. Así que antes de despedirme
escogió en la biblioteca un libro empastado en piel y me lo dio con una cierta
solemnidad. «Podrás llegar a ser un buen escritor —me dijo—, pero nunca
serás muy bueno si no conoces bien a los clásicos griegos.» El libro eran las
obras completas de Sófocles. Gustavo fue desde ese instante uno de los seres
decisivos en mi vida, porque Edipo rey se me reveló en la primera lectura como
la obra perfecta.
Fue una noche histórica para mí, por haber descubierto a Gustavo Ibarra y a
Sófocles al mismo tiempo, y porque horas después pude haber muerto de mala
muerte en el cuarto de mi novia secreta en El Cisne. Recuerdo como si hubiera
sido ayer cuando un antiguo padrote suyo al que creía muerto desde hacía más
de un año, gritando improperios de energúmeno, forzó la puerta del cuarto a
patadas. Lo reconocí de inmediato como un buen condiscípulo en la escuela
primaria de Aracataca que regresaba embravecido a tomar posesión de su
cama. No nos veíamos desde entonces y tuvo el buen gusto de hacerse el
desentendido cuando me reconoció en pelotas y embarrado de terror en la
cama.
Aquel año conocí también a Ramiro y Óscar de la Espriella, conversadores
interminables, sobre todo en casas prohibidas por la moral cristiana. Ambos
vivían con sus padres en Turbaco, a una hora de Cartagena, y aparecían casi a
diario en las tertulias de escritores y artistas de la heladería Americana.
Ramiro, egresado de la Facultad de Derecho de Bogotá, era muy cercano al
grupo de El Universal, donde publicaba una columna espontánea. Su padre era
un abogado duro y un liberal de rueda libre, y su esposa era encantadora y sin
pelos en la lengua. Ambos tenían la buena costumbre de conversar con los
jóvenes. En nuestras largas charlas bajo los frondosos fresnos de Turbaco,
ellos me aportaron datos invaluables de la guerra de los Mil Días, el venero
literario que se me había extinguido con la muerte del abuelo. De ella tengo
todavía la visión que me parece más confiable del general Rafael Uribe Uribe,
con su prestancia respetable y el calibre de sus muñecas.
El mejor testimonio de cómo éramos Ramiro y yo por esos días lo plasmó en
óleo sobre tela la pintora Cecilia Porras, que se sentía como en casa propia en
las parrandas de hombres, contra los remilgos de su medio social. Era un
retrato de los dos sentados en la mesa del café donde nos veíamos con ella y
con otros amigos dos veces al día. Cuando Ramiro y yo íbamos a emprender
caminos distintos tuvimos la discusión inconciliable de quién era el dueño del
cuadro. Cecilia lo resolvió con la fórmula salomónica de cortar el lienzo por la
mitad con las cizallas de podar, y nos dio nuestra parte a cada uno. El mío se
me quedó años después enrollado en el armario de un apartamento de
Caracas y nunca pude recuperarlo.
Al contrario del resto del país, la violencia oficial no había hecho estragos en
Cartagena hasta principios de aquel año, cuando nuestro amigo Carlos Alemán
fue elegido diputado a la Asamblea Departamental por la muy distinguida
circunscripción de Mompox. Era un abogado recién salido del horno y de genio
alegre, pero el diablo le jugó la mala broma de que en la sesión inaugural se
trenzaran a tiros los dos partidos contrarios y un plomo perdido le chamuscó la
hombrera. Alemán debió pensar con buenas razones que un poder legislativo
tan inútil como el nuestro no merecía el sacrificio de una vida, y prefirió
gastarse sus dietas por adelantado en la buena compañía de sus amigos.
Óscar de la Espriella, que era un parrandero de buena ley, estaba de acuerdo
con William Faulkner en que es el mejor domicilio para un escritor, porque las
mañanas son tranquilas, hay fiesta todas las noches y se está en buenos
términos con la policía. El diputado Alemán lo asumió al pie de la letra y se
constituyó en nuestro anfitrión de tiempo completo. Una de esas noches, sin
embargo, me arrepentí de haber creído en las ilusiones de Faulkner cuando un
antiguo machucante de Mary Reyes, la dueña de la casa, tumbó la puerta a
golpes para llevarse al hijo de ambos, de unos cinco años, que vivía con ella.
Su machucante actual, que había sido oficial de la policía, salió del dormitorio
en calzoncillos a defender la honra y los bienes de la casa con su revólver de
reglamento, y el otro lo recibió con una ráfaga de plomo que resonó como un
cañonazo en la sala de baile. El sargento, asustado, se escondió en su cuarto.
Cuando salí del mío a medio vestir, los inquilinos de paso contemplaban desde
sus cuartos al niño que orinaba al final del corredor, mientras el papá lo
peinaba con la mano izquierda y el revólver todavía humeante en la derecha.
Sólo se oían en el ámbito de la casa los improperios de Mary que le reprochaba
al sargento su falta de huevos.
Por los mismos días entró sin anunciarse en las oficinas de El Universal un
hombre gigantesco que se quitó la camisa con un gran sentido teatral y se
paseó por la redacción para sorprendernos con su espalda y brazos
empedrados de cicatrices que parecían de cemento. Emocionado por el
asombro que logró infundirnos explicó los estragos de su cuerpo con una voz
de estruendo:
—¡Rasguños de leones!
Era Emilio Razzore, acabado de llegar a Cartagena para preparar la temporada
de su famoso circo familiar, uno de los grandes del mundo. Había salido de La
Habana la semana anterior en el trasatlántico Euskera, de bandera española, y
se lo esperaba el sábado siguiente. Razzore se preciaba de estar en el circo
desde antes de nacer, y no había que verlo actuar para descubrir que era
domador de fieras grandes. Las llamaba por sus nombres propios como a los
miembros de su familia y ellas le correspondían con un trato a la vez entrañable
y brutal. Se metía desarmado en las jaulas de los tigres y los leones para
darles de comer de su mano. Su oso mimado le había dado un abrazo de amor
que lo mantuvo una primavera en el hospital. Sin embargo, la atracción grande
no era él ni el tragador de fuego, sino el hombre que se desatornillaba la
cabeza y se paseaba con ella bajo el brazo alrededor de la pista. Lo menos
olvidable de Emilio Razzore era su modo de ser inquebrantable. Después de
mucho escucharlo fascinado durante largas horas, publiqué en El Universal una
nota editorial en la que me atreví a escribir que era «el hombre más
tremendamente humano que he conocido». No habían sido muchos a mis
veintiún años, pero creo que la frase sigue siendo válida. Comíamos en La
Cueva con la gente del periódico, y también allí se hizo querer con sus historias
de fieras humanizadas por el amor. Una de esas noches, después de mucho
pensarlo, me atreví a pedirle que me llevara en su circo, aunque fuera para
lavar las jaulas cuando no estuvieran los tigres. Él no me dijo nada, pero me dio
la mano en silencio. Yo lo entendí como un santo y seña de circo, y lo di por
hecho. El único a quien se lo confesé fue a Salvador Mesa Nicholls, un poeta
antioqueño que tenía un amor loco por la carpa, y acababa de llegar a
Cartagena como socio local de los Razzore. También él se había ido con un
circo cuando tenía mi edad, y me advirtió que quienes ven llorar a los payasos
por primera vez quieren irse con ellos, pero al otro día se arrepienten. Sin
embargo, no sólo aprobó mi decisión sino que convenció al domador, con la
condición de que guardáramos el secreto total para que no se volviera noticia
antes de tiempo. La espera del circo, que hasta entonces había sido
emocionante, se me volvió irresistible.
El Euskera no llegó en la fecha prevista y había sido imposible comunicarse
con él. Al cabo de otra semana establecimos desde el periódico un servicio de
radioaficionados para rastrear las condiciones del tiempo en el Caribe, pero no
pudimos impedir que empezara a especularse en la prensa y la radio sobre la
posibilidad de la noticia espantosa. Mesa Nicholls y yo permanecimos aquellos
días intensos con Emilio Razzore sin comer ni dormir en su cuarto del hotel. Lo
vimos hundirse, disminuir de volumen y tamaño en la espera interminable,
hasta que el corazón nos confirmó a todos que el Euskera no llegaría nunca a
ninguna parte, ni se tendría noticia alguna de su destino. El domador
permaneció todavía un día encerrado a solas en su cuarto, y al siguiente me
visitó en el periódico para decirme que cien años de batallas diarias no podían
desaparecer en un día. De modo que se iba a Miami sin un clavo y sin familia,
para reconstruir pieza por pieza, y a partir de nada, el circo sumergido. Me
impresionó tanto su determinación por encima de la tragedia, que lo acompañé
a Barranquilla para despedirlo en el avión de La Florida. Antes de abordar me
agradeció la decisión de enrolarme en su circo y me prometió que me mandaría
a buscar tan pronto como tuviera algo concreto. Se despidió con un abrazo tan
desgarrado que entendí con el alma el amor de sus leones. Nunca más se
supo de él.
El avión de Miami salió a las diez de la mañana del mismo día en que apareció
mi nota sobre Razzore: el 16 de setiembre de 1948. Me disponía a regresar a
Cartagena aquella misma tarde cuando se me ocurrió pasar por El Nacional, un
diario vespertino donde escribían Germán Vargas y Álvaro Cepeda, los amigos
de mis amigos de Cartagena. La redacción estaba en un edificio carcomido de
la ciudad vieja, con un largo salón vacío dividido por una baranda de madera.
Al fondo del salón, un hombre joven y rubio, en mangas de camisa, escribía en
una máquina cuyas teclas estallaban como petardos en el salón desierto. Me
acerqué casi en puntillas, intimidado por los crujidos lúgubres del piso, y esperé
en la baranda hasta que se volvió a mirarme, y me dijo en seco, con una voz
armoniosa de locutor profesional:
—¿Qué pasa?
Tenía el cabello corto, los pómulos duros y unos ojos diáfanos e intensos que
me parecieron contrariados por la interrupción. Le contesté como pude, letra
por letra:
—Soy García Márquez.
Sólo al oír mi propio nombre dicho con semejante convicción caí en la cuenta
de que Germán Vargas podía muy bien no saber quién era, aunque en
Cartagena me habían dicho que hablaban mucho de mí con los amigos de
Barranquilla desde que leyeron mi primer cuento. El Nacional había publicado
una nota entusiasta de Germán Vargas, que no tragaba crudo en materia de
novedades literarias. Pero el entusiasmo con que me recibió me confirmó que
sabía muy bien quién era quién, y que su afecto era más real de lo que me
habían dicho. Unas horas después conocí a Alfonso Fuenmayor y Álvaro
Cepeda en la librería Mundo, y nos tomamos los aperitivos en el café
Colombia. Don Ramón Vinyes, el sabio catalán que tanto ansiaba y tanto me
aterraba conocer, no había ido aquella tarde a la tertulia de las seis. Cuando
salimos del café Colombia, con cinco tragos a cuestas, ya teníamos años de
ser amigos.
Fue una larga noche de inocencia. Álvaro, chofer genial y más seguro y más
prudente cuanto más bebía, cumplió el itinerario de las ocasiones memorables.
En Los Almendros, una cantina al aire libre bajo los árboles floridos donde sólo
aceptaban a los fanáticos del Deportivo Junior, varios clientes armaron una
bronca que estuvo a punto de terminar a trompadas. Traté de calmarlos, hasta
que Alfonso me aconsejó no intervenir porque en aquel lugar de doctores del
futbol les iba muy mal a los pacifistas. De modo que pasé la noche en una
ciudad que para mí no fue la misma de nunca, ni la de mis padres en sus
primeros años, ni la de las pobrezas con mi madre, ni la del colegio San José,
sino mi primera Barranquilla de adulto en el paraíso de sus burdeles.
El barrio chino eran cuatro manzanas de músicas metálicas que hacían temblar
la tierra, pero también tenían recodos domésticos que pasaban muy cerca de la
caridad. Había burdeles familiares cuyos patrones, con esposas e hijos,
atendían a sus clientes veteranos de acuerdo con las normas de la moral
cristiana y la urbanidad de don Manuel Antonio Carreño. Algunos servían de
fiadores para que las aprendizas se acostaran a crédito con clientes conocidos.
Martina Alvarado, la más antigua, tenía una puerta furtiva y tarifas humanitarias
para clérigos arrepentidos. No había consumo trucado, ni cuentas alegres, ni
sorpresas venéreas. Las últimas madrazas francesas de la primera guerra
mundial, malucas y tristes, se sentaban desde el atardecer en la puerta de sus
casas bajo el estigma de los focos rojos, esperando una tercera generación
que todavía creyera en sus condones afrodisíacos. Había casas con salones
refrigerados para conciliábulos de conspiradores y refugios para alcaldes
fugitivos de sus esposas.
El Gato Negro, con un patio de baile bajo una pérgola de astromelias, fue el
paraíso de la marina mercante desde que lo compró una guajira oxigenada que
cantaba en inglés y vendía por debajo de la mesa pomadas alucinógenas para
señoras y señores. Una noche histórica en sus anales, Álvaro Cepeda y
Quique Scopell no soportaron el racismo de una docena de marinos noruegos
que hacían cola frente al cuarto de la única negra, mientras dieciséis blancas
roncaban sentadas en el patio, y los desafiaron a trompadas. Los dos contra
doce a puñetazo limpio los pusieron en fuga, con la ayuda de las blancas que
despertaron felices y los remataron a silletazos. Al final, en un desagravio
disparatado, coronaron a la negra en pelotas como reina de Noruega.
Fuera del barrio chino había otras casas legales o clandestinas, y todas en
buenos términos con la policía. Una de ellas era un patio de grandes almendros
floridos en un barrio de pobres, con una tienda de mala muerte y un dormitorio
con dos catres de alquiler. Su mercancía eran las niñas anémicas del
vecindario que se ganaban un peso por golpe con los borrachos perdidos.
Álvaro Cepeda descubrió el sitio por casualidad, una tarde en que se extravió
en el aguacero de octubre y tuvo que refugiarse en la tienda. La dueña lo invitó
a una cerveza y le ofreció dos niñas en vez de una con derecho a repetir
mientras escampaba. Álvaro siguió invitando amigos a tomar cerveza helada
bajo los almendros, no para que folgaran con las niñas sino para que las
enseñaran a leer. A las más aplicadas les consiguió becas para que estudiaran
en escuelas oficiales. Una de ellas fue enfermera del hospital de Caridad
durante años. A la dueña le regaló la casa, y el parvulario de mala muerte tuvo
hasta su extinción natural un nombre tentador: «La casa de las muchachitas
que se acuestan por hambre».
Para mi primera noche histórica en Barranquilla sólo escogieron la casa de la
Negra Eufemia, con un enorme patio de cemento para bailar, entre tamarindos
frondosos, con cabañas de a cinco pesos la hora, y mesitas y sillas pintadas de
colores vivos, por donde se paseaban a gusto los alcaravanes. Eufemia en
persona, monumental y casi centenaria, recibía y seleccionaba a los clientes en
la entrada, detrás de un escritorio de oficina cuyo único utensilio —
inexplicable— era un enorme clavo de iglesia. Las muchachas las escogía ella
misma por su buena educación y sus gracias naturales. Cada una se ponía el
nombre que le gustara y algunas preferían los que les puso Álvaro Cepeda con
su pasión por el cine de México: Irma la Mala, Susana la Perversa, Virgen de
Medianoche.
Parecía imposible conversar con una orquesta caribe extasiada a todo pulmón
con los nuevos mambos de Pérez Prado y un conjunto de boleros para olvidar
malos recuerdos, pero todos éramos expertos en conversar a gritos. El tema de
la noche lo habían provocado Germán y Álvaro, sobre los ingredientes
comunes de la novela y el reportaje. Estaban entusiasmados con el que John
Hersey acababa de publicar sobre la bomba atómica de Hiroshima, pero yo
prefería como testimonio periodístico directo El diario del año de la peste, hasta
que los otros me aclararon que Daniel Defoe no tenía más de cinco o seis años
cuando la peste de Londres, que le sirvió de modelo.
Por ese camino llegamos al enigma de El conde de Montecristo, que los tres
venían arrastrando de discusiones anteriores como una adivinanza para
novelistas: ¿cómo logró Alejandro Dumas que un marinero inocente, ignorante,
pobre y encarcelado sin causa, pudiera escapar de una fortaleza infranqueable
convertido en el hombre más rico y culto de su tiempo? La respuesta fue que
cuando Edmundo Dantés entró en el castillo de If ya tenía construido dentro de
él al abate Faria, el cual le transmitió en prisión la esencia de su sabiduría y le
reveló lo que le faltaba saber para su nueva vida: el lugar donde estaba oculto
un tesoro fantástico y el modo de la fuga. Es decir: Dumas construyó dos
personajes diversos y luego les intercambió los destinos. De manera que
cuando Dantés escapó era ya un personaje dentro de otro, y lo único que le
quedaba de él mismo era su cuerpo de buen nadador.
Germán tenía claro que Dumas había hecho marinero a su personaje para que
pudiera escapar del costal de lienzo y nadar hasta la costa cuando lo arrojaron
al mar. Alfonso, el erudito y sin duda el más mordaz, replicó que eso no era
garantía de nada porque el sesenta por ciento de las tripulaciones de Cristóbal
Colón no sabía nadar. Nada le complacía tanto como soltar esos granitos de
pimienta para quitarle al guiso cualquier regusto de pedantería. Entusiasmado
con el juego de los enigmas literarios, empecé a beber sin medida el ron de
caña con limón que los otros bebían a sorbos saboreados. La conclusión de los
tres fue que el talento y el manejo de datos de Dumas en aquella novela, y tal
vez en toda su obra, eran más de reportero que de novelista.
Al final me quedó claro que mis nuevos amigos leían con tanto provecho a
Quevedo y James Joyce como a Conan Doyle. Tenían un sentido del humor
inagotable y eran capaces de pasar noches enteras cantando boleros y
vallenatos o recitando sin titubeos la mejor poesía del Siglo de Oro. Por
distintos senderos llegamos al acuerdo de que la cumbre de la poesía universal
son las coplas de don Jorge Manrique a la muerte de su padre. La noche se
convirtió en un recreo delicioso, que acabó con los últimos prejuicios que
pudieran estorbar mi amistad con aquella pandilla de enfermos letrados. Me
sentía tan bien con ellos y con el ron bárbaro, que me quité la camisa de fuerza
de la timidez. Susana la Perversa, que en marzo de aquel año había ganado el
concurso de baile en los carnavales, me sacó a bailar. Espantaron gallinas y
alcaravanes de la pista y nos rodearon para animarnos.
Bailamos la serie del Mambo número 5 de Dámaso Pérez Prado. Con el aliento
que me sobró me apoderé de las maracas en la tarima del conjunto tropical y
canté al hilo más de una hora de boleros de Daniel Santos, Agustín Lara y
Bienvenido Granda. A medida que cantaba me sentía redimido por una brisa de
liberación. Nunca supe si los tres estaban orgullosos o avergonzados de mí,
pero cuando regresé a la mesa me recibieron como a uno de los suyos.
Álvaro había iniciado entonces un tema que los otros no le discutían jamás: el
cine. Para mí fue un hallazgo providencial, porque siempre había tenido el cine
como un arte subsidiario que se alimentaba más del teatro que de la novela.
Álvaro, por el contrario, lo veía en cierto modo como yo veía la música: un arte
útil para todas las otras.
Ya de madrugada, entre dormido y borracho, Álvaro manejaba como un taxista
maestro el automóvil atiborrado de libros recientes y suplementos literarios del
New York Times. Dejamos a Germán y Alfonso en sus casas y Álvaro insistió
en llevarme a la suya para que conociera su biblioteca, que cubría tres lados
del dormitorio hasta el cielo raso. Los señaló con el índice en una vuelta
completa, y me dijo:
—Estos son los únicos escritores del mundo que saben escribir.
Yo estaba en un estado de excitación que me hizo olvidar lo que habían sido
ayer el hambre y el sueño. El alcohol seguía vivo dentro de mí como un estado
de gracia. Álvaro me mostró sus libros favoritos, en español e inglés, y hablaba
de cada uno con la voz oxidada, los cabellos alborotados y los ojos más
dementes que nunca. Habló de Azorín y Saroyan —dos debilidades suyas— y
de otros cuyas vidas públicas y privadas conocía hasta en calzoncillos. Fue la
primera vez que oí el nombre de Virginia Woolf, que él llamaba la vieja Woolf,
como al viejo Faulkner. Mi asombro lo exaltó hasta el delirio. Agarró la pila de
los libros que me había mostrado como sus preferidos y me los puso en las
manos.
—No sea pendejo —me dijo—, llévese todos y cuando acabe de leerlos nos
vamos a buscarlos donde sea.
Para mí eran una fortuna inconcebible que no me atreví a arriesgar sin tener
siquiera un tugurio miserable donde guardarlos. Por fin se conformó con
regalarme la versión en español de La señora Dalloway de Virginia Woolf, con
el pronóstico inapelable de que me la aprendería de memoria.
Estaba amaneciendo. Quería regresar a Cartagena en el primer autobús, pero
Álvaro insistió en que durmiera en la cama gemela de la suya.
—¡Qué carajo! —dijo con el último aliento—. Quédese a vivir aquí y mañana le
conseguimos un empleo cojonudo.
Me tendí vestido en la cama, y sólo entonces sentí en el cuerpo el inmenso
peso de estar vivo. Él hizo lo mismo y nos dormimos hasta las once de la
mañana, cuando su madre, la adorada y temida Sara Samudio, tocó la puerta
con el puño apretado, creyendo que el único hijo de su vida estaba muerto.
—No le haga caso, maestrazo —me dijo Álvaro desde el fondo del sueño—.
Todas las mañanas dice lo mismo, y lo grave es que un día será verdad.
Regresé a Cartagena con el aire de alguien que hubiera descubierto el mundo.
Las sobremesas en casa de los Franco Muñera no fueron entonces con
poemas del Siglo de Oro y los Veinte poemas de amor de Neruda, sino con
párrafos de La señora Dalloway y los delirios de su personaje desgarrado,
Septimus Warren Smith.
Me volví otro, ansioso y difícil, hasta el extremo de que a Héctor y al maestro
Zabala les parecía un imitador consciente de Álvaro Cepeda. Gustavo Ibarra,
con su visión compasiva del corazón caribe, se divirtió con mi relato de la
noche en Barranquilla, mientras me daba cucharadas cada vez más cuerdas de
poetas griegos, con la expresa y nunca explicada excepción de Eurípides. Me
descubrió a Melville: la proeza literaria de Moby Dick, el grandioso sermón
sobre Jonas para los balleneros curtidos en todos los mares del mundo bajo la
inmensa bóveda construida con costillares de ballenas. Me prestó La casa de
los siete tejados, de Nathaniel Hawthorne, que me marcó de por vida.
Intentamos juntos una teoría sobre la fatalidad de la nostálgia en la errancia de
Ulises Odiseo, en la que nos perdimos sin salida. Medio siglo después la
encontré resuelta en un texto magistral de Milán Kundera.
De aquella misma época fue mi único encuentro con el gran poeta Luis Carlos
López, más conocido como el Tuerto, que había inventado una manera
cómoda de estar muerto sin morirse, y enterrado sin entierro, y sobre todo sin
discursos. Vivía en el centro histórico en una casa histórica de la histórica calle
del Tablón, donde nació y murió sin perturbar a nadie. Se veía con muy pocos
amigos de siempre, mientras su fama de ser un gran poeta seguía creciendo
en vida como sólo crecen las glorias póstumas.
Le llamaban tuerto sin serlo, porque en realidad sólo era estrábico, pero
también de una manera distinta, y muy difícil de distinguir. Su hermano,
Domingo López Escauriaza, el director de El Universal, tenía siempre la misma
respuesta para quienes le preguntaban por él:
—Ahí está.
Parecía una evasiva, pero era la única verdad: ahí estaba. Más vivo que
cualquier otro, pero también con la ventaja de estarlo sin que se supiera
demasiado, dándose cuenta de todo y resuelto a enterrarse por sus propios
pies. Se hablaba de él como de una reliquia histórica, y más aún entre quienes
no lo habían leído. Tanto, que desde que llegué a Cartagena no traté de verlo,
por respeto a sus privilegios de hombre invisible. Entonces tenía sesenta y
ocho años, y nadie había puesto en duda que era un poeta grande del idioma
en todos los tiempos, aunque no éramos muchos los que sabíamos quién era
ni por qué, ni era fácil creerlo por la rara cualidad de su obra.
Zabala, Rojas Herazo, Gustavo Ibarra, todos sabíamos poemas suyos de
memoria, y siempre los citábamos sin pensarlo, de manera espontánea y
certera, para iluminar nuestras charlas. No era huraño sino tímido. Todavía hoy
no recuerdo haber visto un retrato suyo, si lo hubo, sino algunas caricaturas
fáciles que se publicaban en su lugar. Creo que a fuerza de no verlo habíamos
olvidado que seguía vivo, una noche en que yo estaba terminando mi nota del
día y escuché la exclamación ahogada de Zabala:
— ¡Carajo, el Tuerto!
Levanté la vista de la máquina, y vi el hombre más extraño que había de ver
jamás. Mucho más bajo de lo que imaginábamos, con el cabello tan blanco que
parecía azul y tan rebelde que parecía prestado. No era tuerto del ojo
izquierdo, sino como su apodo lo indicaba mejor: torcido. Vestía como en casa,
con pantalón de dril oscuro y una camisa a rayas, la mano derecha a la altura
del hombro, y un prendedor de plata con un cigarrillo encendido que no fumaba
y cuya ceniza se caía sin sacudirla cuando ya no podía sostenerse sola.
Pasó de largo hasta la oficina de su hermano y salió dos horas después,
cuando sólo quedábamos Zabala y yo en la redacción, esperando para
saludarlo. Murió unos dos años más tarde, y la conmoción que causó entre sus
fieles no fue como si hubiera muerto sino resucitado. Expuesto en el ataúd no
parecía tan muerto como cuando estaba vivo.
Por la misma época el escritor español Dámaso Alonso y su esposa, la
novelista Eulalia Galvarriato, dictaron dos conferencias en el paraninfo de la
universidad. El maestro Zabala, que no gustaba de perturbar la vida ajena,
venció por una vez su discreción y les solicitó una audiencia. Lo acompañamos
Gustavo Ibarra, Héctor Rojas Herazo y yo, y hubo una química inmediata con
ellos. Permanecimos unas cuatro horas en un salón privado del hotel del
Caribe intercambiando impresiones de su primer viaje a la América Latina y de
nuestros sueños de escritores nuevos. Héctor les llevó un libro de poemas y yo
una fotocopia de un cuento publicado en El Espectador. A ambos nos interesó
más que todo la franqueza de sus reservas, porque las usaban como
confirmaciones sesgadas de sus elogios.
En octubre encontré en El Universal un recado de Gonzalo Mallarino
diciéndome que me esperaba con el poeta Álvaro Mutis en villa Tulipán, una
pensión inolvidable en el balneario de Bocagrande, a pocos metros del lugar
donde había aterrizado Charles Lindbergh unos veinte años antes. Gonzalo, mi
cómplice de recitales privados en la universidad, era ya un abogado en
ejercicio, y Mutis lo había invitado para que conociera el mar, en su condición
de jefe de relaciones públicas de LANSA, una empresa aérea criolla fundada
por sus propios pilotos.
Poemas de Mutis y cuentos míos habían coincidido por lo menos una vez en el
suplemento «Fin de Semana», y nos bastó con vernos para que iniciáramos
una conversación que todavía no ha terminado, en incontables lugares del
mundo, durante más de medio siglo.
Primero nuestros hijos y después nuestros nietos nos han preguntado a
menudo sobre qué hablamos con una pasión tan encarnizada, y les hemos
contestado la verdad: siempre hablamos de lo mismo.
Mis amistades milagrosas con adultos de las artes y las letras me dieron los
ánimos para sobrevivir en aquellos años que todavía recuerdo como los más
inciertos de mi vida. El 10 de julio había publicado el último «Punto y aparte»
en El Universal, al cabo de tres meses arduos en que no logré superar mis
barreras de principiante, y preferí interrumpirlo con el único mérito de escapar a
tiempo. Me refugié en la impunidad de los comentarios de la página editorial,
sin firma, salvo cuando debían tener un toque personal. La sostuve por simple
rutina hasta setiembre de 1950, con una nota engolada sobre Edgar Allan Poe,
cuyo único mérito fue el de ser la peor.
Durante todo aquel año había insistido en que el maestro Zabala me enseñara
los secretos para escribir reportajes. Nunca se decidió, con su índole
misteriosa, pero me dejó alborotado con el enigma de una niña de doce años
sepultada en el convento de Santa Clara, a la que le creció el cabello después
de muerta más de veintidós metros en dos siglos. Nunca me imaginé que iba a
volver sobre el tema cuarenta años después para contarlo en una novela
romántica con implicaciones siniestras. Pero no fueron mis mejores tiempos
para pensar. Hacía berrinches por cualquier motivo, desaparecía del empleo
sin explicaciones hasta que el maestro Zabala mandaba a alguien para que me
amansara. En los exámenes finales aprobé el segundo año de derecho por un
golpe de suerte, con sólo dos materias para rehabilitar, y pude matricularme en
el tercero, pero corrió el rumor de que lo había logrado por presiones políticas
del periódico. El director tuvo que intervenir cuando me detuvieron a la salida
del cine con una libreta militar falsa y me tenían en lista para enrolarme en
misiones punitivas de orden público.
En mi ofuscación política de esos días no me enteré siquiera de que el estado
de sitio se había implantado de nuevo en el país por el deterioro del orden
público. La censura de prensa dio varias vueltas de tuerca. El ambiente se
enrareció como en los tiempos peores, y una policía política reforzada con
delincuentes comunes sembraba el pánico en los campos. La violencia obligó a
los liberales a abandonar tierras y hogares. Su candidato posible, Darío
Echandía, maestro de maestros en derecho civil, escéptico de nacimiento y
lector vicioso de griegos y latinos, se pronunció en favor de la abstención
liberal. El camino quedó franco para la elección de Laureano Gómez, que
parecía dirigir el gobierno con hilos invisibles desde Nueva York.
No tenía entonces una conciencia clara de que aquellos percances no eran
sólo infamias de godos sino síntomas de malos cambios en nuestras vidas,
hasta una noche de tantas en La Cueva, cuando se me ocurrió hacer alarde de
mi albedrío para hacer lo que me diera la gana. El maestro Zabala sostuvo en
el aire la cuchara de la sopa que estaba a punto de tomarse, mirándome por
encima del arco de sus espejuelos, y me paró en seco:
—Dime una vaina, Gabriel: ¿en medio de las tantas pendejadas que haces has
podido darte cuenta de que este país se está acabando?
La pregunta dio en el blanco. Borracho hasta los tuétanos me tiré a dormir de
madrugada en una banca del Paseo de los Mártires y un aguacero bíblico me
dejó convertido en una sopa de huesos. Estuve dos semanas en el hospital con
una pulmonía refractaria a los primeros antibióticos conocidos, que tenían la
mala fama de causar secuelas tan temibles como la impotencia precoz.
Más esquelético y pálido que de natura, mis padres me llamaron a Sucre para
restaurarme del exceso de trabajo —según decían en su carta—. Más lejos
llegó El Universal con un editorial de despedida que me consagró como
periodista y escritor de recursos maestros, y en otra como autor de una novela
que nunca existió y con un título que no era mío: Ya cortamos el heno. Más
raro aún en un momento en que no tenía ningún propósito de reincidir en la
ficción. La verdad es que aquel título tan ajeno a mí lo inventó Héctor Rojas
Herazo al correr de la máquina, como uno más de los aportes de César Guerra
Valdés, un escritor imaginario de la más pura cepa latinoamericana creado por
él para enriquecer nuestras polémicas. Héctor había publicado en El Universal
la noticia de su llegada a Cartagena y yo le había escrito un saludo en mi
sección «Punto y aparte» con la esperanza de sacudir el polvo en las
conciencias dormidas de una auténtica narrativa continental. De todos modos,
la novela imaginaria con el bello título inventado por Héctor fue reseñada años
después no sé dónde ni por qué en un ensayo sobre mis libros, como una obra
capital de la nueva literatura.
El ambiente que encontré en Sucre fue muy propicio a mis ideas de aquellos
días. Le escribí a Germán Vargas para pedirle que me mandaran libros,
muchos libros, tantos como fueran posibles para ahogar en obras maestras una
convalecencia prevista para seis meses. El pueblo estaba en diluvio. Papá
había renunciado a la esclavitud de la farmacia y se construyó a la entrada del
pueblo una casa capaz para los hijos, que éramos once desde que nació Eligio,
dieciséis meses antes. Una casa grande y a plena luz, con una terraza de
visitas frente al río de aguas oscuras y ventanas abiertas para las brisas de
enero. Tenía seis dormitorios bien ventilados con una cama para cada uno, y
no de dos en dos, como antes, y argollas para colgar hamacas a distintos
niveles hasta en los corredores. El patio sin alambrar se prolongaba hasta el
monte bruto, con árboles frutales de dominio público y animales propios y
ajenos que se paseaban por las alcobas. Pues mi madre, que añoraba los
patios de su infancia en Barrancas y Aracataca, trató la casa nueva como una
granja, con gallinas y patos sin corral y cerdos libertinos que se metían en la
cocina para comerse las vituallas del almuerzo. Todavía era posible aprovechar
los veranos para dormir a ventanas abiertas, con el rumor del asma de las
gallinas en las perchas y el olor de las guanábanas maduras que caían de los
árboles en la madrugada con un golpe instantáneo y denso. «Suenan como si
fueran niños», decía mi madre. Mi papá redujo las consultas a la mañana para
unos pocos fieles de la homeopatía, siguió leyendo cuanto papel impreso le
pasaba cerca, tendido en una hamaca que colgaba entre dos árboles, y
contrajo la fiebre ociosa del billar contra las tristezas del atardecer. Había
abandonado también sus vestidos de dril blanco con corbata, y andaba en la
calle como nunca lo habían visto, con camisas juveniles de manga corta.
La abuela Tranquilina Iguarán había muerto dos meses antes, ciega y
demente, y en la lucidez de la agonía siguió predicando con su voz radiante y
su dicción perfecta los secretos de la familia. Su tema eterno hasta el último
aliento fue la jubilación del abuelo. Mi padre preparó el cadáver con azabaras
preservativas y lo cubrió con cal dentro del ataúd para un pudrimiento apacible.
Luisa Santiaga admiró siempre la pasión de su madre por las rosas rojas y le
hizo un jardín en el fondo del Patio para que nunca faltaran en su tumba.
Llegaron a florecer con tanto esplendor que no alcanzaba el tiempo para
complacer a los forasteros que llegaban de lejos ansiosos por saber si tantas
rosas rozagantes eran cosa de díos o del diablo.
Aquellos cambios en mi vida y en mi modo de ser correspondían a los cambios
de mi casa. En cada visita me parecía distinta por las reformas y mudanzas de
mis padres, por los hermanos que nacían y crecían tan parecidos que era más
fácil confundirlos que reconocerlos. Jaime, que ya tenía diez años, había sido
el que más tardó en apartarse del regazo materno por su condición de
seismesino, y mi madre no había acabado de amamantarlo cuando ya había
nacido Hernando (Nanchi) . Tres años después nació Alfredo Ricardo (Cuqui) y
año y medio después Eligió (Yiyo), el último, que en aquellas vacaciones
empezaba a descubrir el milagro de gatear.
Contábamos además a los hijos de mi padre antes y después del matrimonio:
Carmen Rosa, en San Marcos, y Abelardo, que pasaban temporadas en Sucre;
a Germaine Hanai (Emi), que mi madre había asimilado como suya con el
beneplácito de los hermanos y, por último, Antonio María Claret (Toño), criado
por su madre en Sincé, y que nos visitaba con frecuencia. Quince en total, que
comíamos como treinta cuando había con qué y sentados donde se podía.
Los relatos que mis hermanas mayores han hecho de aquellos años dan una
idea cabal de cómo era la casa en la que no se había acabado de criar un hijo
cuando ya nacía otro. Mi madre misma era consciente de su culpa, y rogaba a
las hijas que se hicieran cargo de los menores. Margot se moría de susto
cuando descubría que estaba otra vez encinta, porque sabía que ella sola no
tendría tiempo de criarlos a todos. De modo que antes de irse para el internado
de Montería, le suplicó a la madre con absoluta seriedad que el hermano
siguiente fuera el último. Mi madre se lo prometió, igual que siempre, aunque
sólo fuera por complacerla, porque estaba segura de que Dios, con su
sabiduría infinita, resolvería el problema del mejor modo posible.
Las comidas en la mesa eran desastrosas, porque no había modo de reunidos
a todos. Mi madre y las hermanas mayores iban sirviendo a medida que los
otros llegaban, pero no era raro que a los postres apareciera un cabo suelto
que reclamaba su ración. En el curso de la noche iban pasándose a la cama de
mis padres los menores que no podían dormir por el frío o el calor, por el dolor
de muelas o el miedo a los muertos, por el amor a los padres o los celos de los
otros, y todos amanecían apelotonados en la cama matrimonial. Si después de
Eligió no nacieron otros fue gracias a Margot, que impuso su autoridad cuando
regresó del internado y mi madre cumplió la promesa de no tener un hijo más.
Por desgracia, la realidad había tenido tiempo de interponer otros planes con
las dos hermanas mayores, que se quedaron solteras de por vida. Aída, como
en las novelitas rosas, ingresó en un convento de cadena perpetua, al que
renunció después de veintidós años con todas las de la ley, cuando ya no
encontró al mismo Rafael ni a ningún otro a su alcance. Margot, con su
carácter rígido, perdió el suyo por un error de ambos. Contra precedentes tan
tristes, Rita se casó con el primer hombre que le gustó, y fue feliz con cinco
hijos y nueve nietos. Las otras dos —Ligia y Emi— se casaron con quienes
quisieron cuando ya los padres se habían cansado de pelear contra la vida
real.
Las angustias de la familia parecían ser parte de la crisis que vivía el país por
la incertidumbre económica Y el desangre por la violencia política, que había
llegado a Sucre como una estación siniestra, y entró a la casa en puntillas, pero
con paso firme. Ya para entonces nos habíamos comido las escasas reservas,
y éramos tan pobres como lo habíamos sido en Barran quilla antes del viaje a
Sucre. Pero mi madre no se inmutaba, por su certidumbre ya probada de que
todo niño trae su pan bajo el brazo. Ése era el estado de la casa cuando llegué
de Cartagena, convaleciente de la pulmonía, pero la familia se había
confabulado a tiempo para que no lo notara.
La comidilla de dominio público en el pueblo era una supuesta relación de
nuestro amigo Cayetano Gentile con la maestra de escuela del cercano caserío
de Chaparral, una bella muchacha de condición social distinta de la suya, pero
muy seria y de una familia respetable. No era raro: Cayetano fue siempre un
picaflor, no sólo en Sucre sino también en Cartagena, donde había estudiado
su bachillerato e iniciado la carrera de medicina. Pero no se le conoció novia de
planta en Sucre, ni parejas preferidas en los bailes.
Una noche lo vimos llegar de su finca en su mejor caballo, la maestra en la silla
con las riendas en el puño, y él en ancas, abrazado a su cintura. No sólo nos
sorprendió el grado de confianza que habían logrado, sino el atrevimiento de
ambos de entrar por el camellón de la plaza principal a la hora de mayor
movimiento y en un pueblo tan malpensado. Cayetano explicó a quien quiso
oírlo que la había encontrado en la puerta de su escuela a la espera de alguien
que le hiciera la caridad de llevarla al pueblo a esas horas de la noche. Lo
previne en broma de que iba a amanecer cualquier día con un pasquín en la
puerta, y él se encogió de hombros con un gesto muy suyo y me soltó su
broma favorita:
—Con los ricos no se atreven.
En efecto, los pasquines habían pasado de moda tan pronto como llegaron, y
se pensó que tal vez fueran un síntoma más del mal humor político que
asolaba el país. La tranquilidad volvió al sueño de quienes los temían. En
cambio, a los pocos días de mi llegada sentí que algo había cambiado hacia mí
en el ánimo de algunos copartidarios de mi padre, que me señalaron como
autor de artículos contra el gobierno conservador publicados en El Universal.
No era cierto. Si tuve que escribir alguna vez notas políticas, fueron siempre sin
firma y bajo la responsabilidad de la dirección, desde que ésta decidió
suspender la pregunta de qué había pasado en el Carmen de Bolívar. Las de
mi columna firmada revelaban sin duda una posición clara sobre el mal estado
del país, y la ignominia de la violencia y la injusticia, pero sin consignas de
partido. De hecho, ni entonces ni nunca fui militante de ninguno. La acusación
alarmó a mis padres, y mi madre empezó a encender velas a los santos, sobre
todo cuando me quedaba hasta muy tarde en la calle. Por primera vez sentí
alrededor de mí un ambiente tan opresivo que decidí salir de casa lo menos
posible.
Fue por esos malos tiempos cuando se presentó en el consultorio de papá un
hombre impresionante que ya parecía ser el fantasma de sí mismo, con una
piel que permitía traslucir el color de los huesos y el vientre abultado y tenso
como un tambor. Sólo necesitó una frase para volverse inolvidable hasta más
nunca:
—Doctor, vengo para que me saque un mico que me hicieron crecer dentro de
la barriga.
Después de examinarlo, mi padre se dio cuenta de que el caso no estaba al
alcance de su ciencia, y lo mandó a un colega cirujano que no encontró el mico
que el paciente creía, sino un engendro sin forma pero con vida propia. Lo que
a mí me importó, sin embargo, no fue la bestia del vientre sino el relato del
enfermo sobre el mundo mágico de La Sierpe, un país de leyenda dentro de los
límites de Sucre al que sólo podría llegarse por tremedales humeantes, donde
uno de los episodios más corrientes era vengar una ofensa con un maleficio
como aquel de una criatura del demonio dentro del vientre.
Los habitantes de La Sierpe eran católicos convencidos pero vivían la religión a
su manera, con oraciones mágicas para cada ocasión. Creían en Dios, en la
Virgen y en la Santísima Trinidad, pero los adoraban en cualquier objeto en que
les pareciera descubrir facultades divinas. Lo que podía ser inverosímil para
ellos era que alguien a quien le creciera una bestia satánica dentro del vientre
fuera tan racional como para apelar a la herejía de un cirujano.
Pronto me llevé la sorpresa de que todo el mundo en Sucre conocía la
existencia de La Sierpe como un hecho real, cuyo único problema era llegar a
ella a través de toda clase de tropiezos geográficos y mentales. A última hora
descubrí por casualidad que el maestro en el tema de La Sierpe era mi amigo
Ángel Casij, a quien había visto por última vez cantando en una orquesta del
barrio chino de Barrancabermeja, en mi segundo o tercer viaje por el río
Magdalena. Lo encontré con más uso de razón que aquella vez, y con un relato
alucinante de sus varios viajes a La Sierpe. Entonces supe todo lo que podía
saberse de la Marquesita, dueña y señora de aquel vasto reino donde se
conocían oraciones secretas para hacer el bien o el mal, para levantar del
lecho a un moribundo no conociendo de él nada más que la descripción de su
físico y el lugar preciso donde estaba, o para mandar una serpiente a través de
los pantanos que al cabo de seis días le diera muerte a un enemigo.
Lo único que le estaba vedado era la resurrección de los muertos, por ser un
poder reservado a Dios. Vivió todos los años que quiso, y se supone que
fueron hasta doscientos treinta y tres, pero sin haber envejecido ni un día más
después de los sesenta y seis. Antes de morir concentró sus fabulosos rebaños
y los hizo girar durante dos días y dos noches alrededor de su casa, hasta que
se formó la ciénaga de La Sierpe, un piélago sin límites tapizado de anémonas
fosforescentes. Se dice que en el centro de ella hay un árbol con calabazos de
oro, a cuyo tronco está amarrada una canoa que cada 2 de noviembre, día de
Muertos, va navegando sin patrón hasta la otra orilla, custodiada por caimanes
blancos y culebras con cascabeles de oro, donde la Marquesita sepultó su
fortuna sin límites.
Desde que Ángel Casij me contó esta historia fantástica empezaron a
sofocarme las ansias de visitar el paraíso de La Sierpe encallado en la realidad.
Lo preparamos todo, caballos inmunizados con oraciones contrarias, canoas
invisibles, y baquianos mágicos y todo cuanto fuera necesario para escribir la
crónica de un realismo sobrenatural.
Sin embargo, las mulas se quedaron ensilladas. Mi lenta convalecencia de la
pulmonía, las burlas de los amigos en los bailes de la plaza, los escarmientos
pavorosos de amigos mayores, me obligaron a aplazar el viaje para un
después que nunca fue. Hoy lo evoco, sin embargo, como un percance de
buena suerte, porque a falta de la Marquesita fantástica me sumergí a fondo y
desde el día siguiente en la escritura de una primera novela, de la que sólo me
quedó el título: La casa.
Pretendía ser un drama de la guerra de los Mil Días en el Caribe colombiano,
del cual había conversado con Manuel Zapata Olivella, en una visita anterior a
Cartagena. En esa ocasión, y sin relación alguna con mi proyecto, él me regaló
un folleto escrito por su padre sobre un veterano de aquella guerra, cuyo retrato
impreso en la portada, con el liquilique y los bigotes chamuscados de pólvora,
me recordó de algún modo a mi abuelo. He olvidado su nombre, pero su
apellido había de seguir conmigo por siempre jamás: Buendía. Por eso pensé
en escribir una novela con el título de La casa, sobre la epopeya de una familia
que podía tener mucho de la nuestra durante las guerras estériles del coronel
Nicolás Márquez.
El título tenía fundamento en el propósito de que la acción no saliera nunca de
la casa. Hice varios principios y esquemas de personajes parciales a los cuales
les ponía nombres de familia que más tarde me sirvieron para otros libros. Soy
muy sensible a la debilidad de una frase en la que dos palabras cercanas rimen
entre sí, aunque sea en rima vocálica, y prefiero no publicarla mientras no la
tenga resuelta. Por eso estuve a punto de prescindir muchas veces del apellido
Buendía por su rima ineludible con los pretéritos imperfectos. Sin embargo el
apellido acabó imponiéndose porque había logrado para él una identidad
convincente.
En ésas andaba cuando amaneció en la casa de Sucre una caja de madera sin
letreros pintados ni referencia alguna. Mi hermana Margot la había recibido sin
saber de quién, convencida de que era algún rezago de la farmacia vendida.
Yo pensé lo mismo y desayuné en familia con el corazón en su puesto. Mi papá
aclaró que no había abierto la caja porque pensó que era el resto de mi
equipaje, sin recordar que ya no me quedaban ni los restos de nada en este
mundo. Mi hermano Gustavo, que a los trece años ya tenía práctica bastante
para clavar o desclavar cualquier cosa, decidió abrirla sin permiso. Minutos
después oímos su grito:
—¡Son libros!
Mi corazón saltó antes que yo. En efecto, eran libros sin pista alguna del
remitente, empacados de mano maestra hasta el tope de la caja y con una
carta difícil de descifrar por la caligrafía jeroglífica y la lírica hermética de
Germán Vargas: «Ahí le va esa vaina, maestro, a ver si por fin aprende».
Firmaban también Alfonso Fuenmayor, y un garabato que identifiqué como de
don Ramón Vinyes, a quien aún no conocía. Lo único que me recomendaban
era que no cometiera ningún plagio que se notara demasiado. Dentro de uno
de los libros de Faulkner iba una nota de Álvaro Cepeda, con su letra
enrevesada, y escrita además a toda prisa, en la cual me avisaba que la
semana siguiente se iba por un año a un curso especial en la escuela de
periodismo de la Universidad de Columbia, en Nueva York.
Lo primero que hice fue exhibir los libros en la mesa del comedor, mientras mi
madre terminaba de levantar los trastos del desayuno. Tuvo que armarse de
una escoba para espantar a los hijos menores que querían cortar las
ilustraciones con las tijeras de podar y a los perros callejeros que husmeaban
los libros como si fueran de comer. También yo los olía, como hago siempre
con todo libro nuevo, y los repasé todos al azar leyendo párrafos a saltos de
mata. Cambié tres o cuatro veces de lugar en la noche porque no encontraba
sosiego o me agotaba la luz muerta del corredor del patio, y amanecí con la
espalda torcida y todavía sin una idea remota del provecho que podía sacar de
aquel milagro.
Eran veintitrés obras distinguidas de autores contemporáneos, todas en
español y escogidas con la intención evidente de que fueran leídas con el
propósito único de aprender a escribir. Y en traducciones tan recientes como El
sonido y la furia, de William Faulkner. Cincuenta años después me es imposible
recordar la lista completa y los tres amigos eternos que la sabían ya no están
aquí para acordarse. Sólo había leído dos: La señora Dalloway, de la señora
Woolf, y Contrapunto, de Aldous Huxley. Los que mejor recuerdo eran los de
William Faulkner: El villorrio, El sonido y la furia, Mientras yo agonizo y Las
palmeras salvajes. También Manhattan Transfer y tal vez otro, de John Dos
Passos; Orlando, de Virginia Woolf; De ratones y de hombres y Las viñas de la
ira, de John Steinbeck; El retrato de Jenny, de Robert Nathan, y La ruta del
tabaco, de Erskine Caldwell. Entre los títulos que no recuerdo a la distancia de
medio siglo había por lo menos uno de Hemingway, tal vez de cuentos, que era
lo que más les gustaba de él a los tres de Barranquilla; otro de Jorge Luis
Borges, sin duda también de cuentos, v quizás otro de Felisberto Hernández, el
insólito cuentista uruguayo que mis amigos acababan de descubrir a gritos. Los
leí todos en los meses siguientes, a unos bien y a otros menos, y gracias a
ellos logré salir del limbo creativo en que estaba encallado.
Por la pulmonía me habían prohibido fumar, pero fumaba en el baño como
escondido de mí mismo. El médico se dio cuenta y me habló en serio, pero no
logré obedecerle. Ya en Sucre, mientras trataba de leer sin pausas los libros
recibidos, encendía un cigarrillo con la brasa del otro hasta que ya no podía
más, y mientras más trataba de dejarlo más fumaba. Llegué a cuatro cajetillas
diarias, interrumpía las comidas para fumar y quemaba las sábanas por
quedarme dormido con el cigarrillo encendido. El miedo de la muerte me
despertaba a cualquier hora de la noche, y sólo fumando más podía
sobrellevarlo, hasta que resolví que prefería morirme a dejar de fumar.
Más de veinte años después, ya casado y con hijos, seguía fumando. Un
médico que me vio los pulmones en la pantalla me dijo espantado que dos o
tres años después no podría respirar. Aterrado, llegué al extremo de
permanecer sentado horas y horas sin hacer nada más, porque no conseguía
leer, o escuchar música, o conversar con amigos o enemigos sin fumar. Una
noche cualquiera, durante una cena casual en Barcelona, un amigo siquiatra
les explicaba a otros que el tabaco era quizás la adicción más difícil de
erradicar. Me atreví a preguntarle cuál era la razón de fondo, y su respuesta fue
de una simplicidad escalofriante:
—Porque dejar de fumar sería para ti como matar a un ser querido.
Fue una deflagración de clarividencia. Nunca supe por qué, ni quise saberlo,
pero exprimí en el cenicero el cigarrillo que acababa de encender, y no volví a
fumar uno más, sin ansiedad ni remordimientos, en el resto de mi vida.
La otra adicción no era menos persistente. Una tarde entró una de las criadas
de la casa vecina, y después de hablar con todos fue hasta la terraza y con un
gran respeto me pidió permiso para hablar conmigo. No interrumpí la lectura
hasta que ella me preguntó:
—¿Se acuerda de Matilde?
No recordaba quién era, pero no me creyó.
—No se haga el pendejo, señor Gabito —me dijo con un énfasis deletreado—:
Ni–gro–man–ta.
Y con razón: Nigromanta era entonces una mujer libre, con un hijo del policía
muerto, y vivía sola con su madre y otros de la familia en la misma casa, pero
en un dormitorio apartado con una salida propia hacia la culata del cementerio.
Fui a verla, y el reencuentro persistió por más de un mes. Cada vez retrasaba
la vuelta a Cartagena y quería quedarme en Sucre para siempre. Hasta una
madrugada en que me sorprendió en su casa una tormenta de truenos y
centellas como la noche de la ruleta rusa. Traté de eludirla bajo los alares, pero
cuando no pude más me tiré por la calle al medio con el agua hasta las rodillas.
Tuve la suerte de que mi madre estuviera sola en la cocina y me llevó al
dormitorio por los senderos del jardín para que no se enterara papá. Tan pronto
como me ayudó a quitarme la camisa empapada, la apartó a la distancia del
brazo con las puntas del pulgar y el índice, y la tiró en el rincón con una
crispación de asco.
—Estabas con la fulana —dijo. Me quedé de piedra.
—¡Cómo lo sabe!
—Porque es el mismo olor de la otra vez —dijo impasible—. Menos mal que el
hombre está muerto.
Me sorprendió semejante falta de compasión por primera vez en su vida. Ella
debió advertirlo, porque lo remachó sin pensarlo.
—Es la única muerte que me alegró cuando la supe. Le pregunté perplejo:
—¡Cómo supo quién es ella!
—Ay, hijo —suspiró—, Dios me dice todo lo que tiene que ver con ustedes.
Por último me ayudó a quitarme los pantalones empapados y los tiró en el
rincón con el resto de la ropa. «Todos ustedes van a ser iguales a tu papá», me
dijo de pronto con un suspiro hondo, mientras me secaba la espalda con una
toalla de estopa. Y terminó con el alma:
—Quiera Dios que también sean tan buenos esposos como él.
Los cuidados dramáticos a que me sometió mi madre debieron surtir su efecto
para prevenir una recurrencia de la pulmonía. Hasta que me di cuenta de que
ella misma los enredaba sin causa para impedirme que volviera a la cama de
truenos y centellas de Nigromanta. Nunca más la vi.
Regresé a Cartagena restaurado y alegre, con la noticia de que estaba
escribiendo La casa, y hablaba de ella como si fuera un hecho cumplido desde
que estaba apenas en el capítulo inicial. Zabala y Héctor me recibieron como al
hijo pródigo. En la universidad mis buenos maestros parecían resignados a
aceptarme como era. Al mismo tiempo seguí escribiendo notas muy
ocasionales que me pagaban a destajo en El Universal. Mi carrera de cuentista
continuó con lo poco que pude escribir casi por complacer al maestro Zabala:
«Diálogo del espejo» y «Amargura para tres sonámbulos», publicados por El
Espectador. Aunque en ambos se notaba un alivio de la retórica primaria de los
cuatro anteriores, no había logrado salir del pantano.
Cartagena estaba entonces contaminada por la tensión política del resto del
país y esto debía considerarse como un presagio de que algo grave iba a
suceder. A fines del año los liberales declararon la abstención en toda la línea
por el salvajismo de la persecución política, pero no renunciaron a sus planes
subterráneos para tumbar al gobierno. La violencia arreció en los campos y la
gente huyó a las ciudades, pero la censura obligaba a la prensa a escribir de
través. Sin embargo, era del dominio público que los liberales acosados habían
armado guerrillas en distintos sitios del país. En los Llanos orientales —un
océano inmenso de pastos verdes que ocupa más de la cuarta parte del
territorio nacional— se habían vuelto legendarias. Su comandante general,
Guadalupe Salcedo, era visto ya como una figura mítica, aun por el ejército, y
sus fotos se distribuían en secreto, se copiaban por cientos y se les encendían
velas en los altares.
Los De la Espriella, al parecer, sabían más de lo que decían, y dentro del
recinto amurallado se hablaba con toda naturalidad de un golpe de Estado
inminente contra el régimen conservador. No conocía detalles, pero el maestro
Zabala me había advertido que en el momento en que notara alguna agitación
en la calle me fuera de inmediato al periódico. La tensión se podía tocar con las
manos cuando entré a cumplir una cita en la heladería Americana a las tres de
la tarde. Me senté a leer a una mesa apartada mientras llegaba alguien, y uno
de mis antiguos condiscípulos, con el cual no había hablado nunca de política,
me dijo al pasar sin mirarme:
—Vete para el periódico, que ya va a empezar la vaina.
Hice lo contrario: quería saber cómo iba a ser aquello en el puro centro de la
ciudad en vez de encerrarme en la redacción. Minutos después se sentó a mi
mesa un oficial de prensa de la Gobernación, a quien conocía bien, y no pensé
que me lo hubieran asignado para neutralizarme. Conversé con él una media
hora en el más puro estado de inocencia y cuando se levantó para irse
descubrí que el enorme salón de la heladería se había desocupado sin que me
diera cuenta. Él siguió mi mirada y comprobó la hora: la una y diez.
—No te preocupes —me dijo con un alivio reprimido—. Ya no pasó nada.
En efecto, el grupo más importante de dirigentes liberales, desesperados por la
violencia oficial, se había puesto de acuerdo con militares demócratas del más
alto rango para poner término a la matanza desatada en todo el país por el
régimen conservador, dispuesto a quedarse en el poder a cualquier precio. La
mayoría de ellos había participado en las gestiones del 9 de abril para lograr la
paz mediante el acuerdo que hicieron con el presidente Ospina Pérez, y
apenas veinte meses después se daban cuenta demasiado tarde de que
habían sido víctimas de un engaño colosal. La frustrada acción de aquel día la
había autorizado el presidente de la Dirección Liberal en persona, Carlos Lleras
Restrepo, a través de Plinio Mendoza Neira, que tenía excelentes relaciones
dentro de las Fuerzas Armadas desde que fue ministro de Guerra bajo el
gobierno liberal. La acción coordinada por Mendoza Neira con la colaboración
sigilosa de prominentes copartidarios de todo el país debía empezar al
amanecer de aquel día con el bombardeo al Palacio Presidencial por aviones
de la Fuerza Aérea. El movimiento estaba apoyado por las bases navales de
Cartagena y Apiay, por la mayoría de las guarniciones militares del país y por
organizaciones gremiales resueltas a tomarse el poder para un gobierno civil
de reconciliación nacional.
Sólo después del fracaso se supo que dos días antes de la fecha prevista para
la acción, el ex presidente Eduardo Santos había reunido en su casa de Bogotá
a los jerarcas liberales y a los dirigentes del golpe para un examen final del
proyecto. En medio del debate, alguien hizo la pregunta ritual:
—¿Habrá derramamiento de sangre?
Nadie fue tan ingenuo o tan cínico para decir que no. Otros dirigentes
explicaron que estaban tomadas las medidas máximas para que no lo hubiera,
pero que no existían recetas mágicas para impedir lo imprevisible. Asustada
por el tamaño de su propia conjura, la Dirección Liberal impartió sin discusión la
contraorden. Muchos implicados que no la recibieron a tiempo fueron
apresados o muertos en el intento. Otros le aconsejaron a Mendoza que
siguiera solo hasta la toma del poder, y él no lo hizo por razones más éticas
que políticas, pero ni el tiempo ni los medios le alcanzaron para prevenir a
todos los implicados. Alcanzó a asilarse en la embajada de Venezuela y vivir
cuatro años de exilio en Caracas, a salvo de un consejo de guerra que lo
condenó en ausencia a veinticinco años de cárcel por sedición. Cincuenta y
dos años después no me tiembla el pulso para escribir —sin su autorización—
que se arrepintió por el resto de la vida en su exilio de Caracas, por el saldo
desolador del conservatismo en el poder: no menos de trescientos mil muertos
en veinte años.
Para mí también, en cierto modo, fue un momento crucial. Antes de dos meses
había reprobado el tercer año de derecho y le puse término a mi compromiso
con El Universal, pues no avizoraba el porvenir en lo uno ni en lo otro. El
pretexto fue la liberación de mi tiempo para la novela que apenas empezaba,
aunque en el fondo de mi alma sabía que no era ni verdad ni mentira sino que
el proyecto se me reveló de pronto como una fórmula retórica, con muy poco
de lo bueno que había sabido utilizar de Faulkner y todo lo malo de mi
inexperiencia. Pronto aprendí que contar cuentos paralelos a los que uno está
escribiendo —sin revelar su esencia— es una parte valiosa de la concepción y
la escritura. Pero ése no era entonces el caso, sino que a falta de algo que
mostrar había inventado una novela hablada para entretener al auditorio y
engañarme a mí mismo.
Esa toma de conciencia me obligó a repensar de punta a punta el proyecto que
nunca tuvo más de cuarenta cuartillas salteadas, y sin embargo fue citado en
revistas y periódicos —también por mí— e incluso se publicaron algunos
anticipos críticos muy sesudos de lectores imaginativos. En el fondo, la razón
de esta costumbre de contar proyectos paralelos no debería merecer reproches
sino compasión: el terror de escribir puede ser tan insoportable como el de no
escribir. En mi caso, además, estoy convencido de que contar la historia
verdadera es de mala suerte. Me consuela, sin embargo, que alguna vez la
historia oral podría ser mejor que la escrita, y sin saberlo estemos inventando
un nuevo género que ya le hace falta a la literatura: la ficción de la ficción.
La verdad de verdad es que no sabía cómo seguir viviendo. Mi convalecencia
en Sucre me sirvió para darme cuenta de que no sabía por dónde iba en la
vida, pero no me dio pistas del buen rumbo ni ningún argumento nuevo para
convencer a mis padres de que no se murieran si me tomaba la libertad de
decidir por mi cuenta. De modo que me fui a Barranquilla con doscientos pesos
que me había dado mi madre antes de regresar a Cartagena, escamoteados a
los fondos domésticos.
El 15 de diciembre de 1949 entré en la librería Mundo a las cinco de la tarde
para esperar a los amigos que no había vuelto a ver después de nuestra noche
de mayo en que fui con el inolvidable señor Razzore. No llevaba más que un
maletín de playa con otra muda de ropa y algunos libros y la carpeta de piel
con mis borradores. Minutos después que yo llegaron todos a la librería, uno
detrás del otro. Fue una bienvenida ruidosa sin Álvaro Cepeda, que seguía en
Nueva York. Cuando se completó el grupo pasamos a los aperitivos, que ya no
eran en el café Colombia junto a la librería, sino en uno reciente de amigos más
cercanos en la acera de enfrente: el café Japy.
No tenía ningún rumbo, ni esa noche ni en el resto de mi vida. Lo raro es que
nunca pensé que ese rumbo podía estar en Barranquilla, y si iba allí era sólo
por hablar de literatura y para agradecer de cuerpo presente la remesa de
libros que me habían mandado a Sucre. De lo primero nos sobró, pero nada de
lo segundo, a pesar de que lo intenté muchas veces, porque el grupo tenía un
terror sacramental a la costumbre de dar o recibir las gracias entre nosotros
mismos.
Germán Vargas improvisó aquella noche una comida de doce personas, entre
las que había de todo, desde periodistas, pintores y notarios, hasta el
gobernador del departamento, un típico conservador barranquillero, con su
manera propia de discernir y gobernar. La mayoría se retiró pasada la
medianoche y el resto se desbarató a migajas, hasta que sólo quedamos
Alfonso, Germán y yo, con el gobernador, más o menos en el sano juicio en
que solíamos estar en las madrugadas de la adolescencia.
En las largas conversaciones de aquella noche había recibido una lección
sorprendente sobre el modo de ser de los gobernantes de la ciudad en los años
sangrientos. Calculaba que entre los estragos de esa política bárbara los
menos alentadores eran un número impresionante de refugiados sin techo ni
pan en las ciudades.
—A este paso —concluyó—, mi partido, con el apoyo de las armas, quedará
sin adversario en las próximas elecciones y dueño absoluto del poder.
La única excepción era Barranquilla, de acuerdo con una cultura de
convivencia política que los propios conservadores locales compartían, y que
había hecho de ella un refugio de paz en el ojo del huracán. Quise hacerle un
reparo ético, pero él me frenó en seco con un gesto de la mano.
—Perdón —dijo—, esto no quiere decir que estemos al margen de la vida
nacional. Al contrario: justo por nuestro pacifismo, el drama social del país se
nos ha venido metiendo en puntas de pies por la puerta de atrás, y ya lo
tenemos aquí adentro.
Entonces supe que había unos cinco mil refugiados venidos del interior en la
peor miseria y no sabían cómo rehabilitarlos ni dónde esconderlos para que no
se hiciera público el problema. Por primera vez en la historia de la ciudad había
patrullas militares que montaban guardia en lugares críticos, y todo el mundo
las veía, pero el gobierno lo negaba y la censura impedía que se denunciaran
en la prensa.
Al amanecer, después de embarcar casi a rastras al señor gobernador, fuimos
al Chop Suey, el desayunadero de los grandes amanecidos. Alfonso compró en
el quiosco de la esquina tres ejemplares de El Heraldo, en cuya página editorial
había una nota firmada por Puck, su seudónimo en la columna interdiaria. Era
sólo un saludo para mí, pero Germán le tomó el pelo porque la nota decía que
yo estaba allí de vacaciones informales.
—Lo mejor hubiera sido decir que se queda a vivir aquí para no escribir una
nota de saludo y después otra de despedida —se burló Germán—. Menos
gasto para un periódico tan tacaño como El Heraldo.
Ya en serio, Alfonso pensaba que no le iría mal a su sección editorial un
columnista más. Pero Germán estaba indomable a la luz del amanecer.
—Será un quintacolumnista porque ya tienen cuatro.
Ninguno de ellos consultó mi disposición, como yo lo deseaba, para decirle que
sí. No se habló más del tema. Ni fue necesario, porque Alfonso me dijo esa
noche que había hablado con la dirección del periódico y les parecía bien la
idea de un nuevo columnista, siempre que fuera bueno pero sin muchas
pretensiones. En todo caso no podían resolver nada hasta después de las
fiestas del Año Nuevo. De modo que me quedé con el pretexto del empleo,
aunque en febrero me dijeran que no.
7
Fue así como se publicó mi primera nota en la página editorial de El Heraldo de
Barranquilla el 5 de enero de 1950. No quise firmarla con mi nombre para
curarme en salud por si no lograba encontrarle el paso como había ocurrido en
El Universal. El seudónimo no lo pensé dos veces: Septimus, tomado de
Septimus Warren Smith, el personaje alucinado de Virginia Woolf en La señora
Dalloway. El título de la columna —«La Jirafa»— era el sobrenombre
confidencial con que sólo yo conocía a mi pareja única en los bailes de Sucre.
Me pareció que las brisas de enero soplaban más que nunca aquel año, y
apenas se podía andar contra ellas en las calles castigadas hasta el amanecer.
Los temas de conversación al levantarse eran los estragos de los vientos locos
durante la noche, que arrastraban consigo sueños y gallineros y convertían en
guillotinas voladoras las láminas de cinc de los techos.
Hoy pienso que aquellas brisas locas barrieron los rastrojos de un pasado
estéril y me abrieron las puertas de una nueva vida. Mi relación con el grupo
dejó de ser de complacencias y se convirtió en una complicidad profesional. Al
principio
comentábamos
los
temas
en
proyecto
o
intercambiábamos
observaciones nada doctorales pero de no olvidar. La definitiva para mí fue la
de una mañana en que entré en el café Japy cuando Germán Vargas estaba
acabando de leer en silencio «La Jirafa» recortada del periódico del día. Los
otros del grupo esperaban su veredicto en torno de la mesa con una especie de
terror reverencial que hacía más denso el humo de la sala. Al terminar, sin
mirarme siquiera, Germán la rompió en pedacitos sin decir una sola palabra y
los revolvió entre la basura de colillas y fósforos quemados del cenicero. Nadie
dijo nada, ni el humor de la mesa cambió, ni se comentó el episodio en ningún
momento. Pero la lección me sirve todavía cuando me asalta por pereza o por
prisa la tentación de escribir un párrafo por salir del paso.
En el hotel de lance donde viví casi un año, los propietarios terminaron por
tratarme como a un miembro de la familia. Mi único patrimonio de entonces
eran las sandalias históricas y dos mudas de ropa que lavaba en la ducha, y la
carpeta de piel que me robé en el salón de té más respingado de Bogotá en los
tumultos del 9 de abril. La llevaba conmigo a todas partes con los originales de
lo que estuviera escribiendo, que era lo único que tenía para perder. No me
habría arriesgado a dejarla ni bajo siete llaves en la caja blindada de un banco.
La única persona a quien se la había confiado en mis primeras noches fue al
sigiloso Lácides, el portero del hotel, que me la aceptó en garantía por el precio
del cuarto. Les dio una pasada intensa a las tiras de papel escritas a máquina y
enmarañadas de enmiendas, y la guardó en la gaveta del mostrador. La
rescaté el día siguiente a la hora prometida y seguí cumpliendo con mis pagos
con tanto rigor que me la recibía en prenda hasta por tres noches. Llegó a ser
un acuerdo tan serio que algunas veces se la dejaba en el mostrador sin decirle
más que las buenas noches, y yo mismo cogía la llave en el tablero y subía a
mi cuarto.
Germán vivía pendiente a toda hora de mis carencias, hasta el punto de saber
si no tenía dónde dormir y me daba a hurtadillas el peso y medio para la cama.
Nunca supe cómo lo sabía. Gracias a mi buena conducta me hice a la
confianza del personal del hotel, hasta el punto de que las putitas me prestaban
para la ducha su jabón personal. En el puesto de mando, con sus tetas
siderales y su cráneo de calabaza, presidía la vida su dueña y señora, Catalina
la Grande. Su machucante de planta, el mulato Jonás San Vicente, había sido
un trompetista de lujo hasta que le desbarataron la dentadura orificada en un
asalto para robarle los casquetes. Maltrecho y sin fuelle para soplar tuvo que
cambiar de oficio, y no podía conseguir otro mejor para su tranca de seis
pulgadas que la cama de oro de Catalina la Grande. También ella tenía su
tesoro íntimo que le sirvió para trepar en dos años desde las madrugadas
miserables del muelle fluvial hasta su trono de mamasanta mayor. Tuve la
suerte de conocer el ingenio y la mano suelta de ambos para hacer felices a
sus amigos. Pero nunca entendieron por qué tantas veces no tenía el peso y
medio para dormir, y sin embargo pasaban a recogerme gentes de mucho
mundo en limusinas oficiales.
Otro paso feliz de aquellos días fue que terminé de copiloto único del Mono
Guerra, un taxista tan rubio que parecía albino, y tan inteligente y simpático que
lo habían elegido concejal honorario sin hacer campaña. Sus madrugadas en el
barrio chino parecían de cine, porque él mismo se encargaba de enriquecerlas
—y a veces enloquecerlas— con desplantes inspirados. Me avisaba cuando
tenía alguna noche sin prisa, y la pasábamos juntos en el descalabrado barrio
chino, donde nuestros padres y los padres de sus padres aprendieron a
hacernos.
Nunca pude descubrir por qué, en medio de una vida tan sencilla, me hundí de
pronto en un desgano imprevisto. Mi novela en curso —La casa—, a unos seis
meses de haberla empezado, me pareció una farsa desangelada. Más era lo
que hablaba de ella que lo que escribía, y en realidad lo poco coherente que
tuve fueron los fragmentos que antes y después publiqué en «La Jirafa» y en
Crónica cuando me quedaba sin tema. En la soledad de los fines de semana,
cuando los otros se refugiaban en sus casas, me quedaba más solo que la
mano izquierda en la ciudad desocupada. Era de una pobreza absoluta y de
una timidez de codorniz, que trataba de contrarrestar con una altanería
insoportable y una franqueza brutal. Sentía que sobraba en todas partes y aun
algunos conocidos me lo hacían notar. Esto era más crítico en la sala de
redacción de El Heraldo, donde escribía hasta diez horas continuas en un
rincón apartado sin alternar con nadie, envuelto en la humareda de los
cigarrillos bastos que fumaba sin pausas en una soledad sin alivio. Lo hacía a
toda prisa, muchas veces hasta el amanecer, y en tiras de papel de imprenta
que llevaba a todas partes en la carpeta de cuero.
En uno de los tantos descuidos de aquellos días la olvidé en un taxi, y lo
entendí sin amarguras como una trastada más de mi mala suerte. No hice
ningún esfuerzo por recuperarla, pero Alfonso Fuenmayor, alarmado por mi
negligencia, redactó y publicó una nota al final de mi sección: «El último sábado
se quedó olvidada una papelera en un automóvil de servicio público. En vista
de que el dueño de esa papelera y el autor de esta sección son,
coincidencialmente, una misma persona, ambos agradeceríamos a quien la
tenga se sirva comunicarse con cualquiera de los dos. La papelera no contiene
en absoluto objetos de valor: solamente «jirafas» inéditas». Dos días después
alguien dejó mis borradores en la portería de El Heraldo, pero sin la carpeta, y
con tres errores de ortografía corregidos con muy buena letra en tinta verde.
El sueldo diario me alcanzaba justo para pagar el cuarto, pero lo que menos
me importaba en aquellos días era el abismo de la pobreza. Las muchas veces
en que no pude pagarlo me iba a leer en el café Roma como lo que era en
realidad: un solitario al garete en la noche del paseo Bolívar. A cualquier
conocido le hacía un saludo de lejos, si es que me dignaba mirarlo, y seguía de
largo hasta mi reservado habitual, donde muchas veces leí hasta que me
espantaba el sol. Pues aun entonces seguía siendo un lector insaciable sin
ninguna formación sistemática. Sobre todo de poesía, aun de la mala, pues en
los peores ánimos estuve convencido de que la mala poesía conduce tarde o
temprano a la buena.
En mis notas de «La Jirafa» me mostraba muy sensible a la cultura popular, al
contrario de mis cuentos que más bien parecían acertijos kafkianos escritos por
alguien que no sabía en qué país vivía. Sin embargo, la verdad de mi alma era
que el drama de Colombia me llegaba como un eco remoto y sólo me
conmovía cuando se desbordaba en ríos de sangre. Encendía un cigarrillo sin
terminar el anterior, aspiraba el humo con las ansias de vida con que los
asmáticos se beben el aire, y las tres cajetillas que consumía en un día se me
notaban en las uñas y en una tos de perro viejo que perturbó mi juventud. En
fin, era tímido y triste, como buen caribe, y tan celoso de mi intimidad que
cualquier pregunta sobre ella la contestaba con un desplante retórico. Estaba
convencido de que mi mala suerte era congénita y sin remedio, sobre todo con
las mujeres y el dinero, pero no me importaba, pues creía que la buena suerte
no me hacía falta para escribir bien. No me interesaban la gloria, ni la plata, ni
la vejez, porque estaba seguro de que iba a morir muy joven y en la calle.
El viaje con mi madre para vender la casa de Aracataca me rescató de ese
abismo, y la certidumbre de la nueva novela me indicó el horizonte de un
porvenir distinto. Fue un viaje decisivo entre los numerosos de mi vida, porque
me demostró en carne propia que el libro que había tratado de escribir era una
pura invención retórica sin sustento alguno en una verdad poética. El proyecto,
por supuesto, saltó en añicos al enfrentarlo con la realidad en aquel viaje
revelador.
El modelo de una epopeya como la que yo soñaba no podía ser otro que el de
mi propia familia, que nunca fue protagonista y ni siquiera víctima de algo, sino
testigo inútil y víctima de todo. Empecé a escribirla a la hora misma del regreso,
pues ya no me servía para nada la elaboración con recursos artificiales, sino la
carga emocional que arrastraba sin saberlo y me había esperado intacta en la
casa de los abuelos. Desde mi primer paso en las arenas ardientes del pueblo
me había dado cuenta de que mi método no era el más feliz para contar aquel
paraíso terrenal de la desolación y la nostalgia, aunque gasté mucho tiempo y
trabajo para encontrar el método correcto. Los atafagos de Crónica, a punto de
salir, no fueron un obstáculo, sino todo lo contrario: un freno de orden para la
ansiedad.
Salvo Alfonso Fuenmayor —que me sorprendió en la fiebre creativa horas
después de que empecé a escribirla— el resto de mis amigos creyó por mucho
tiempo que seguía con el viejo proyecto de La casa. Decidí que así fuera por el
temor pueril de que se descubriera el fracaso de una idea de la cual había
hablado tanto como si fuera una obra maestra. Pero también lo hice por la
superstición que todavía cultivo de contar una historia y escribir otra distinta
para que no se sepa cuál es cuál. Sobre todo en las entrevistas de prensa, que
al fin y al cabo son un género de ficción peligroso para escritores tímidos que
no quieren decir más de lo que deben. Sin embargo, Germán Vargas debió
descubrirlo con su perspicacia misteriosa, porque meses después del viaje de
don Ramón a Barcelona se lo dijo en una carta: «Creo que Gabito ha
abandonado el proyecto de La casa y está metido en otra novela». Don
Ramón, por supuesto, lo sabía desde antes de irse.
Desde la primera línea tuve por cierto que el nuevo libro debía sustentarse con
los recuerdos de un niño de siete años sobreviviente de la matanza pública de
1928 en la zona bananera. Pero lo descarté muy pronto, porque el relato
quedaba limitado al punto de vista de un personaje sin bastantes recursos
poéticos para contarlo, Entonces tomé conciencia de que mi aventura de leer
Ulises a los veinte años, y más tarde El sonido y la furia, eran dos audacias
prematuras sin futuro, y decidí releerlos con una óptica menos prevenida. En
efecto, mucho de lo que me había parecido pedante o hermético en Joyce y
Faulkner se me reveló entonces con una belleza y una sencillez aterradoras.
Pensé en diversificar el monólogo con voces de todo el pueblo, como un coro
griego narrador, al modo de Mientras yo agonizo, que son reflexiones de toda
una familia interpuestas alrededor de un moribundo. No me sentí capaz de
repetir su recurso sencillo de indicar los nombres de los protagonistas en cada
parlamento, como en los textos de teatro, pero me dio la idea de usar sólo las
tres voces del abuelo, la madre y el niño, cuyos tonos y destinos tan diferentes
podían identificarse por sí solos. El abuelo de la novela no sería tuerto como el
mío, pero era cojo; la madre absorta, pero inteligente, como la mía, y el niño
inmóvil, asustado y pensativo, como lo fui siempre a su edad. No fue un
hallazgo de creación, ni mucho menos, sino apenas un recurso técnico.
El nuevo libro no tuvo ningún cambio de fondo durante la escritura ni ninguna
versión distinta de la original, salvo supresiones y remiendos durante unos dos
años antes de su primera edición, casi por el vicio de seguir corrigiendo hasta
morir. El pueblo —muy distinto del que yo tenía en el proyecto anterior— lo
había visualizado en la realidad cuando volví a Aracataca con mi madre, pero
este nombre —como me lo había advertido el muy sabio don Ramón— me
pareció tan poco convincente como el de Barranquilla, pues también carecía
del soplo mítico que buscaba para la novela. Así que decidí llamarlo con el
nombre que sin duda conocía de niño, pero cuya carga mágica no se me había
revelado hasta entonces: Macondo.
Tuve que cambiar el título de La casa —tan familiar entonces entre mis
amigos— porque no tenía nada que ver con el nuevo proyecto, pero cometí el
error de anotar en un cuaderno de escuela los títulos que se me iban
ocurriendo mientras escribía, y llegué a tener más de ochenta. Por fin lo
encontré sin buscarlo en la primera versión ya casi terminada, cuando cedí a la
tentación de escribirle un prólogo de autor. El título me saltó a la cara, como el
más desdeñoso y a la vez compasivo con que mi abuela, en sus rezagos de
aristócrata, bautizó a la marabunta de la United Fruit Company: La hojarasca.
Los autores que me estimularon más para escribirla fueron los novelistas
norteamericanos, y en especial los que me mandaron a Sucre los amigos de
Barranquilla. Sobre todo por las afinidades de toda índole que encontraba entre
las culturas del sur profundo y la del Caribe, con la que tengo una identificación
absoluta, esencial e insustituible en mi formación de ser humano y escritor.
Desde estas tomas de conciencia empecé a leer como un auténtico novelista
artesanal, no sólo por placer, sino por la curiosidad insaciable de descubrir
cómo estaban escritos los libros de los sabios. Los leía primero por el derecho,
luego por el revés, y los sometía a una especie de destripamiento quirúrgico
hasta desentrañar los misterios más recónditos de su estructura. Por lo mismo,
mi biblioteca no ha sido nunca mucho más que un instrumento de trabajo,
donde puedo consultar al instante un capítulo de Dostoievski, o precisar un
dato sobre la epilepsia de Julio César o sobre el mecanismo de un carburador
de automóvil. Tengo, incluso, un manual para cometer asesinatos perfectos,
por si lo necesitara alguno de mis personajes desvalidos. El resto lo hicieron los
amigos que me orientaban en mis lecturas y me prestaban los libros que debía
leer en el momento justo, y los que han hecho las lecturas despiadadas de mis
originales antes de publicarse.
Ejemplos como ése me dieron una nueva conciencia de mí mismo, y el
proyecto de Crónica acabó de darme alas. Nuestra moral era tan alta que a
pesar de los obstáculos insuperables llegamos a tener oficinas propias en un
tercer piso sin ascensor, entre los pregones de las vivanderas y los autobuses
sin ley de la calle San Blas, que era una feria turbulenta desde el amanecer
hasta las siete de la noche. Apenas si cabíamos. Todavía no habían instalado
el teléfono, y el aire acondicionado era una fantasía que podía costarnos más
que el semanario, pero ya Fuenmayor había tenido tiempo de atiborrar la
oficina con sus enciclopedias desmanteladas, sus recortes de prensa en
cualquier idioma y sus celebres manuales de oficios raros. En su escritorio de
director estaba la histórica Underwood que había rescatado con grave riesgo
de su vida en el incendio de una embajada, y que hoy día es una joya en el
Museo Romántico de Barranquilla. El otro escritorio único lo ocupaba yo, con
una máquina prestada por El Heraldo, en mi condición flamante de jefe de
redacción. Había una mesa de dibujo para Alejandro Obregón, Orlando Guerra
y Alfonso Meló, tres pintores famosos que se comprometieron en su sano juicio
a ilustrar gratis las colaboraciones, y así lo hicieron, primero por la generosidad
congénita de todos, y al final porque no teníamos un céntimo disponible ni para
nosotros mismos. El fotógrafo más constante y sacrificado fue Quique Scopell.
Aparte del trabajo de redacción, que era el propio de mi título, me correspondía
también vigilar el proceso de armada y asistir al corrector de pruebas a pesar
de mi ortografía de holandés. Puesto que subsistía con El Heraldo mi
compromiso de continuar «La Jirafa», no tenía mucho tiempo para
colaboraciones regulares en Crónica. Sí lo tenía, en cambio, para escribir mis
cuentos en las horas muertas de la madrugada.
Alfonso, especialista en todos los géneros, puso el peso de su fe en los
cuentos policíacos, por los cuales tenía una pasión sedienta. Los traducía o
seleccionaba, y yo los sometía a un proceso de simplificación formal que habría
de servirme para mi oficio. Consistía en ahorrar espacio por la eliminación no
sólo de las palabras inútiles sino también de los hechos superfluos, hasta
dejarlos en la pura esencia sin afectar su poder de convicción. Es decir, borrar
todo lo que pudiera sobrar en un género drástico en el que cada palabra
debería responder por toda la estructura. Este fue un ejercicio de los más útiles
en mis investigaciones sesgadas para aprender la técnica de contar un cuento.
Algunos de los mejores de José Félix Fuenmayor nos salvaron varios sábados,
pero la circulación permanecía impávida. Sin embargo, la eterna tabla de
salvación fue el temple de Alfonso Fuenmayor, a quien nunca se le
reconocieron méritos de hombre de empresa, y se empeñó en la nuestra con
una tenacidad superior a sus fuerzas, que él mismo trataba de desbaratar a
cada paso con su terrible sentido del humor. Lo hacía todo, desde escribir los
editoriales más lúcidos hasta las notas más inútiles, con el mismo tesón con
que conseguía anuncios, créditos impensables y obras exclusivas de
colaboradores difíciles. Pero fueron milagros estériles. Cuando los voceadores
regresaban con la misma cantidad de ejemplares que se habían llevado para
vender, intentábamos la distribución personal en las cantinas favoritas, desde
El Tercer Hombre hasta las taciturnas del puerto fluvial, donde los escasos
beneficios teníamos que cobrarlos en especies etílicas.
Uno de los colaboradores más puntuales, y sin duda el más leído, resultó ser el
Vate Osío. Desde el primer número de Crónica fue uno de los infalibles, y su
«Diario de una mecanógrafa», con el seudónimo de Dolly Meló, terminó por
conquistar el corazón de los lectores. Nadie podía creer que tantos oficios
dispersos fueran hechos con tanta gentileza por un mismo hombre.
Bob Prieto podía impedir el naufragio de Crónica con cualquier hallazgo médico
o artístico de la Edad Media. Pero en materia de trabajo tenía una norma
diáfana: si no pagan no hay producto. Muy pronto, por supuesto, y con el dolor
en nuestras almas, no lo hubo.
De Julio Mario Santodomingo alcanzamos a publicar cuatro cuentos
enigmáticos escritos en inglés, que Alfonso traducía con la ansiedad de un
cazador de libélulas en las frondas de sus diccionarios raros, y que Alejandro
Obregón ilustraba con un refinamiento de artista grande. Pero Julio Mario
viajaba tanto, y con tantos destinos opuestos, que se volvió un socio invisible.
Sólo Alfonso Fuenmayor supo dónde encontrarlo, y nos lo reveló con una frase
inquietante:
—Cada vez que veo pasar un avión pienso que allí va Julio Mario
Santodomingo.
El resto eran colaboradores ocasionales que en los últimos minutos del cierre
—o del pago— nos mantenían con el alma en un hilo.
Bogotá se acercó a nosotros como iguales, pero ninguno de los amigos útiles
hizo esfuerzos de ninguna clase para mantener a flote el semanario. Salvo
Jorge Zalamea, que entendió las afinidades entre su revista y la nuestra, y nos
propuso un pacto de intercambio de materiales que dio buenos resultados.
Pero creo que en realidad nadie apreció lo que Crónica tenía ya de milagro. El
consejo editorial eran dieciséis miembros escogidos por nosotros de acuerdo
con los méritos reconocidos de cada uno, y todos eran seres de carne y hueso,
pero tan poderosos y ocupados que bien podía dudarse de su existencia.
Crónica tuvo para mí la importancia lateral de obligarme a improvisar cuentos
de emergencia para llenar espacios imprevistos en la angustia del cierre. Me
sentaba a la máquina mientras linotipistas y armadores hacían lo suyo, e
inventaba de la nada un relato del tamaño del hueco. Así escribí «De cómo
Natanael hace una visita», que me resolvió un problema de urgencia al
amanecer, y «Ojos de perro azul» cinco semanas después.
El primero de esos dos cuentos fue el origen de una serie con un mismo
personaje, cuyo nombre tomé sin permiso de André Gide. Más tarde escribí «El
final de Natanael» para resolver otro drama de última hora. Ambos formaron
parte de una secuencia de seis, que archivé sin dolor cuando me di cuenta de
que no tenían nada que ver conmigo. De los que me quedaron a medias
recuerdo uno sin la menor idea de su argumento: «De cómo Natanael se viste
de novia». El personaje no se me parece hoy a nadie que haya conocido, ni
estaba fundado en vivencias propias o ajenas, ni puedo imaginarme siquiera
cómo podía ser un cuento mío con un tema tan equívoco. Natanael, en
definitiva, era un riesgo literario sin ningún interés humano. Es bueno recordar
estos desastres para no olvidar que un personaje no se inventa de cero, como
quise hacerlo con Natanael. Por fortuna la imaginación no me dio para llegar
tan lejos de mí mismo y, por desgracia, también era un convencido de que el
trabajo literario tenía que pagarse tan bien como pegar ladrillos, y si
pagábamos bien y puntuales a los tipógrafos, con más razón había que
pagarles a los escritores.
La mejor resonancia que teníamos de nuestro trabajo en Crónica nos llegaba
en las cartas de don Ramón a Germán Vargas. Se interesaba por las noticias
menos pensadas y por los amigos y hechos de Colombia, y Germán le
mandaba recortes de prensa y le contaba en cartas interminables las noticias
que prohibía la censura. Es decir, para él había dos Crónicas: la que hacíamos
nosotros y la que le resumía Germán los fines de semana. Los comentarios
entusiastas o severos de don Ramón sobre nuestros artículos eran nuestra
avidez mayor.
Entre las varias causas con que quisieron explicarse los tropiezos de Crónica, y
aun las incertidumbres del grupo, supe por casualidad que algunos los
atribuían a mi mala suerte congénita y contagiosa. Como una prueba mortal se
citaba mi reportaje sobre Berascochea, el futbolista brasileño, con el cual
quisimos conciliar deporte y literatura en un género nuevo y fue el descalabro
definitivo. Cuando me enteré de mi fama indigna ya estaba muy extendida
entre los clientes del Japy. Desmoralizado hasta el tuétano la comenté con
Germán Vargas, que ya la conocía, como el resto del grupo.
—Tranquilo, maestro —me dijo sin la menor duda—. Escribir como usted
escribe sólo se explica por una buena suerte que no la derrota nadie.
No todo fueron malas noches. La del 27 de julio de 1950, en la casa de fiestas
de la Negra Eufemia, tuvo un cierto valor histórico en mi vida de escritor. No sé
por qué buena causa la dueña había ordenado un sancocho épico de cuatro
carnes, y los alcaravanes alborotados por los olores montaraces extremaron
los chillidos alrededor del fogón. Un cliente frenético agarró un alcaraván por el
cuello y lo echó vivo en la olla hirviendo. El animal alcanzó apenas a lanzar un
aullido de dolor con un aletazo final y se hundió en los profundos infiernos. El
asesino bárbaro trató de agarrar otro, pero la Negra Eufemia estaba ya
levantada del trono con todo su poder.
—¡Quietos, carajo —gritó—, que los alcaravanes les van a sacar los ojos!
Sólo a mí me importó, porque fui el único que no tuvo alma para probar el
sancocho sacrílego. En vez de irme a dormir me precipité a la oficina de
Crónica y escribí de un solo trazo el cuento de tres clientes de un burdel a
quienes los alcaravanes les sacaron los ojos y nadie lo creyó. Tenía sólo cuatro
cuartillas de tamaño oficio a doble espacio, y estaba contado en primera
persona del plural por una voz sin nombre. Es de un realismo transparente y
sin embargo el más enigmático de mis cuentos, que además me enfiló por un
rumbo que estaba a punto de abandonar por no poder. Había empezado a
escribir a las cuatro de la madrugada del viernes y terminé a las ocho de la
mañana atormentado por un deslumbramiento de adivino. Con la complicidad
infalible de Porfirio Mendoza, el armador histórico de El Heraldo, reformé el
diagrama previsto para la edición de Crónica que circulaba el día siguiente. En
el último minuto, desesperado por la guillotina del cierre, le dicté a Porfirio el
título definitivo que acababa por fin de encontrar, y él lo escribió en directo en el
plomo fundido: «La noche de los alcaravanes».
Para mí fue el principio de una nueva época, después de nueve cuentos que
estaban todavía en el limbo metafísico y cuando no tenía ningún proyecto para
proseguir con un género que no lograba atrapar. Jorge Zalamea lo reprodujo el
mes siguiente en Crítica, excelente revista de poesía grande. He vuelto a leerlo
cincuenta años después, antes de escribir este párrafo, y creo que no le
cambiaría ni una coma. En medio del desorden sin brújula en que estaba
viviendo, aquél fue el principio de una primavera.
El país, en cambio, entraba en barrena. Laureano Gómez había regresado de
Nueva York para ser proclamado candidato conservador a la presidencia de la
República. El liberalismo se abstuvo ante el imperio de la violencia, y Gómez
fue elegido en solitario para el 7 de agosto de 1950. Puesto que el Congreso
estaba clausurado, tomó posesión ante la Corte Suprema de Justicia.
Apenas si alcanzó a gobernar de cuerpo presente, pues a los quince meses se
retiró de la presidencia por motivos reales de salud. Lo reemplazó el jurista y
parlamentario conservador Roberto Urdaneta Arbeláez, en su condición de
primer designado de la República. Los buenos entendedores lo interpretaron
como una fórmula muy propia de Laureano Gómez para dejar el poder en otras
manos, pero sin perderlo, y seguir gobernando desde su casa por interpuesta
persona. Y en casos urgentes, por teléfono.
Pienso que el regreso de Álvaro Cepeda con su grado de la Universidad de
Columbia, un mes antes del sacrificio del alcaraván, fue decisivo para
sobrellevar los hados funestos de aquellos días. Volvió más despelucado y sin
el bigote de cepillo, y más cerrero que cuando se fue. Germán Vargas y yo, que
lo esperábamos hacía varios meses con el temor de que lo hubieran
desbravado en Nueva York, nos moríamos de risa cuando lo vimos bajar del
avión de saco y corbata y saludando desde la escalerilla con la primicia de
Hemingway: Al otro lado del río y entre los árboles. Se lo arranqué de las
manos, lo acaricié por ambos lados, y cuando quise preguntarle algo, Álvaro se
me adelantó:
—¡Es una mierda!
Germán Vargas, ahogado de risa, me murmuró al oído: «Volvió igualito». Sin
embargo, Álvaro nos aclaró después que su juicio sobre el libro era una broma,
pues apenas empezaba a leerlo en el vuelo desde Miami. En todo caso, lo que
nos levantó los ánimos fue que trajo más alborotado que antes el sarampión
del periodismo, el cine y la literatura. En los meses siguientes, mientras volvió a
aclimatarse, nos mantuvo con la fiebre a cuarenta grados.
Fue un contagio inmediato. «La Jirafa», que desde hacía meses giraba sobre sí
misma dando palos de ciego, empezó a respirar con dos fragmentos
saqueados del borrador de La casa. Uno era «El hijo del coronel», nunca
nacido, y el otro era «Ny», una niña fugitiva a cuya puerta llamé muchas veces
en busca de caminos distintos, y jamás contestó. También recobré mi interés
de adulto por las tiras cómicas, no como pasatiempo dominical sino como un
nuevo género literario condenado sin razón al cuarto de los niños. Mi héroe, en
medio de tantos, fue Dick Tracy. Y además, cómo no, recuperé el culto del cine
que me inculcó el abuelo y me alimentó don Antonio Daconte en Aracataca, y
que Álvaro Cepeda convirtió en una pasión evangélica para un país donde las
mejores películas se conocían por relatos de peregrinos. Fue una suerte que su
regreso coincidiera con el estreno de dos obras maestras: Intruder in the Dust,
dirigida por Clarence Brown sobre la novela de William Faulkner, y El retrato de
Jenny, dirigida por William Dieterle sobre la novela de Robert Nathan. Ambas
las comenté en «La Jirafa», después de largas discusiones con Álvaro Cepeda.
Quedé tan interesado que empecé a ver el cine con otra óptica. Antes de
conocerlo a él yo no sabía que lo más importante era el nombre del director,
que es el último que aparece en los créditos. Para mí era una simple cuestión
de escribir guiones y manejar actores, pues lo demás lo hacían los numerosos
miembros del equipo. Cuando Álvaro regresó me dio un curso completo a base
de gritos y ron blanco hasta el amanecer en las mesas de las peores cantinas,
para enseñarme a golpes lo que le habían enseñado de cine en los Estados
Unidos, y amanecíamos soñando despiertos con hacerlo en Colombia.
Aparte de esas explosiones luminosas la impresión de los amigos que
seguíamos a Álvaro en su velocidad de crucero era que no tenía serenidad
para sentarse a escribir. Quienes lo vivíamos de cerca no podíamos concebirlo
sentado más de una hora en ningún escritorio. Sin embargo, dos o tres meses
después de su regreso, Tita Manotas —su novia de muchos años y su esposa
de toda la vida— nos llamó aterrorizada para contarnos que Álvaro había
vendido su camioneta histórica y había olvidado en la guantera los originales
sin copia de sus cuentos inéditos. No había hecho ningún esfuerzo por
encontrarlos, con el argumento muy suyo de que eran «seis o siete cuentos de
mierda». Amigos y corresponsales ayudamos a Tita en la busca de la
camioneta varias veces revendida en todo el litoral caribe y tierra adentro hasta
Medellín. Por fin la encontramos en un taller de Sincelejo, a unos doscientos
kilómetros de distancia. Los originales en tiras de papel de imprenta,
masticadas e incompletas, se los encomendamos a Tita por el temor de que
Álvaro volviera a traspapelarlos por descuido o a propósito.
Dos de esos cuentos se publicaron en Crónica y los demás los guardó Germán
Vargas durante unos dos años mientras se encontraba una solución editorial.
La pintora Cecilia Porras, siempre fiel al grupo, los ilustró con unos dibujos
inspirados que eran una radiografía de Álvaro vestido de todo lo que podía ser
al mismo tiempo: chofer de camión, payaso de feria, poeta loco, estudiante de
Columbia o cualquier otro oficio, menos de hombre común y corriente. El libro
lo editó la librería Mundo con el título de Todos estábamos a la espera, y fue un
acontecimiento editorial que sólo pasó inadvertido para la crítica doctoral. Para
mí —y así lo escribí entonces fue el mejor libro de cuentos que se había
publicado en Colombia.
Alfonso Fuenmayor, por su parte, escribió comentarios críticos y de maestro de
letras en periódicos y revistas, pero tenía un gran pudor de reunirlos en libros.
Era un lector de una voracidad descomunal, apenas comparable a la de Álvaro
Mutis o Eduardo Zalamea. Germán Vargas y él eran críticos tan drásticos, que
lo fueron más con sus propios cuentos que con los del prójimo, pero su manía
de encontrar valores jóvenes no les falló nunca. Fue la primavera creativa en
que corrió el rumor insistente de que Germán se trasnochaba escribiendo
cuentos magistrales, pero no se supo nada de ellos hasta muchos años
después, cuando se encerró en el dormitorio de su casa paterna y los quemó
horas antes de casarse con mi comadre Susana Linares, para estar seguro de
que no serían leídos ni por ella. Se suponía que eran cuentos y ensayos, y
quizás el borrador de una novela, pero Germán no dijo jamás una palabra
sobre ellos ni antes ni después, y sólo en las vísperas de su boda tomó las
precauciones drásticas para que no lo supiera ni la mujer que sería su esposa
desde el día siguiente. Susana se dio cuenta, pero no entró en el cuarto para
impedirlo, porque su suegra no se lo habría permitido. «En aquel tiempo —me
dijo Susi años después con su humor atropellado— una novia no podía entrar
antes de casarse en el dormitorio de su prometido».
No había pasado un año cuando las cartas de don Ramón empezaron a ser
menos explícitas, y cada vez más tristes y escasas. Entré en la librería Mundo
el 7 de mayo de 1952, a las doce del día, y Germán no tuvo que decírmelo para
darme cuenta de que don Ramón había muerto, dos días antes, en la
Barcelona de sus sueños. El único comentario, a medida que llegábamos al
café del mediodía, fue el mismo de todos:
—¡Qué vaina!
No fui consciente entonces de que estaba viviendo un año diferente de mi vida,
y hoy no tengo dudas de que fue decisivo. Hasta entonces me había
conformado con mi pinta de perdulario. Era querido y respetado por muchos, y
admirado por algunos, en una ciudad donde cada quien vivía a su modo y
acomodo. Hacía una vida social intensa, participaba en certámenes artísticos y
sociales con mis sandalias de peregrino que parecían compradas para imitar a
Álvaro Cepeda, con un solo pantalón de lienzo y dos camisas de diagonal que
lavaba en la ducha.
De un día para otro, por razones diversas —y algunas demasiado frívolas—
empecé a mejorar la ropa, me corté el pelo como recluta, me adelgacé el bigote
y aprendí a usar unos zapatos de senador que me regaló sin estrenar el doctor
Rafael Marriaga, miembro itinerante del grupo e historiador de la ciudad,
porque le quedaban grandes. Por la dinámica inconsciente del arribismo social
empecé a sentir que me ahogaba de calor en el cuarto del Rascacielos, como
si Aracataca hubiera estado en Siberia, y a sufrir por los clientes de paso que
hablaban en voz alta al levantarse y no me cansaba de refunfuñar porque las
pájaras de la noche seguían arriando a sus cuartos cuadrillas enteras de
marineros de agua dulce.
Hoy me doy cuenta de que mi catadura de mendigo no era por pobre ni por
poeta sino porque mis energías estaban concentradas a fondo en la tozudez de
aprender a escribir. Tan pronto como vislumbré el buen camino abandoné el
Rascacielos y me mudé al apacible barrio del Prado, en el otro extremo urbano
y social, a dos cuadras de la casa de Meira Delmar y a cinco del hotel histórico
donde los hijos de los ricos bailaban con sus amantes vírgenes después de la
misa del domingo. O como dijo Germán: empecé a mejorar para mal.
Vivía en la casa de las hermanas Ávila —Esther, Mayito y Toña—, a quienes
había conocido en Sucre, y estaban empeñadas desde hacía tiempo en
redimirme de la perdición. En vez del cubículo de cartón donde perdí tantas
escamas de nieto consentido, tenía entonces una alcoba propia con baño
privado y una ventana sobre el jardín, y las tres comidas diarias por muy poco
más que mi sueldo de carretero. Compré un pantalón y media docena de
camisas tropicales con flores y pájaros pintados, que por un tiempo me
merecieron una fama secreta de maricón de buque. Amigos antiguos que no
habían vuelto a cruzarse conmigo los encontraba entonces en cualquier parte.
Descubrí con alborozo que citaban de memoria los despropósitos de «La
Jirafa», eran fanáticos de Crónica por lo que ellos llamaban su pundonor
deportivo y hasta leían mis cuentos sin acabar de entenderlos. Encontré a
Ricardo González Ripoll, mi vecino de dormitorio en el Liceo Nacional, que se
había instalado en Barranquilla con su diploma de arquitecto y en menos de un
año había resuelto la vida con un Chevrolet cola de pato, de edad incierta,
donde enlataba al amanecer hasta ocho pasajeros. Me recogía en casa a la
prima noche tres veces por semana para irnos de parranda con nuevos amigos
obsesionados por enderezar el país, unos con fórmulas de magia política y
otros a trompadas con la policía.
Cuando se enteró de estas novedades, mi madre me mandó un recado muy
suyo: «La plata llama plata». A los del grupo no les informé nada de la
mudanza hasta una noche en que los encontré en la mesa del café Japy, y me
agarré de la fórmula magistral de Lope de Vega: «Y me ordené, por lo que
convenía el ordenarme a la desorden mía». No recuerdo una rechifla igual ni en
el estadio de fútbol. Germán apostó a que no se me ocurriría ni una sola idea
concebida fuera del Rascacielos. Según Álvaro, no iba a sobrevivir a los
retortijones de tres comidas diarias y a sus horas. Alfonso, en contravía,
protestó por el abuso de intervenir en mi vida privada y le echó tierra al asunto
con una discusión sobre la urgencia de tomar decisiones radicales para el
destino de Crónica. Pienso que en el fondo se sentían culpables de mi
desorden pero eran demasiado decentes para no agradecer mi decisión con un
suspiro de alivio.
Al contrario de lo que podía esperarse, mi salud y mi moral mejoraron. Leía
menos por la estrechez de mi tiempo, pero le subí el tono a «La Jirafa» y me
forcé a seguir escribiendo La hojarasca en mi nuevo cuarto con la máquina
rupestre que me prestó Alfonso Fuenmayor, y en los amaneceres que antes
malgastaba con el Mono Guerra. En una tarde normal en la redacción del
periódico podía escribir «La Jirafa», un editorial, algunas de mis tantas
informaciones sin firma, condensar un cuento policíaco y escribir las notas de
última hora para el cierre de Crónica. Por fortuna, en vez de hacerse fácil con
los días, la novela en proceso empezó a imponerme sus criterios propios contra
los míos y tuve la candidez de entenderlos como un síntoma de vientos
propicios.
Tan resueltos estaban mis ánimos que improvisé de emergencia mi cuento
número diez —«Alguien desordena estas rosas»—, porque sufrió un infarto
grave el comentarista político al que habíamos reservado tres páginas de
Crónica para un artículo de última hora. Sólo cuando corregí la prueba impresa
de mi cuento descubrí que era otro drama estático de los que ya escribía sin
darme cuenta. Esta contrariedad acabó de agravarme el remordimiento de
haber despertado a un amigo poco antes de la medianoche para que me
escribiera el artículo en menos de tres horas. Con ese ánimo de penitente
escribí el cuento en el mismo tiempo, y el lunes volví a plantear en el consejo
editorial la urgencia de echarnos a la calle para sacar la revista de su marasmo
con reportajes de choque. Sin embargo, la idea —que era de todos— fue
rechazada una vez más con un argumento favorable a mi felicidad: si nos
echábamos a la calle, con la concepción idílica que teníamos del reportaje, la
revista no volvería a salir a tiempo —si salía—. Debí entenderlo como un
cumplido, pero nunca pude superar la mala idea de que la razón verdadera de
ellos era el recuerdo ingrato de mi reportaje sobre Berascochea.
Un buen consuelo de aquellos días fue la llamada telefónica de Rafael
Escalona, el autor de las canciones que se cantaban y se siguen cantando de
este lado del mundo. Barranquilla era un centro vital, por el paso frecuente de
los juglares de acordeón que conocíamos en las fiestas de Aracataca, y por su
divulgación intensa en las emisoras de la costa caribe. Un cantante muy
conocido entonces era Guillermo Buitrago, que se preciaba de mantener al día
las novedades de la Provincia. Otro muy popular era Crescencio Salcedo, un
indio descalzo que se plantaba en la esquina de la lunchería Americana para
cantar a palo seco las canciones de las cosechas propias y ajenas, con una
voz que tenía algo de hojalata, pero con un arte muy suyo que lo impuso entre
la muchedumbre diaria de la calle San Blas. Buena parte de mi primera
juventud la pasé plantado cerca de él, sin saludarlo siquiera, sin dejarme ver,
hasta aprenderme de memoria su vasto repertorio de canciones de todos.
La culminación de esa pasión llegó a su clímax una tarde de sopor en que el
teléfono me interrumpió cuando escribía «La Jirafa». Una voz igual a las de
tantos conocidos de mi infancia me saludó sin fórmulas previas:
—Quihubo, hermano. Soy Rafael Escalona.
Cinco minutos después nos encontramos en un reservado del café Roma para
entablar una amistad de toda la vida. Apenas si terminamos los saludos,
porque empecé a exprimir a Escalona para que me cantara sus últimas
canciones. Versos sueltos, con una voz muy baja y bien medida, que se
acompañaba tamboreando con los dedos en la mesa. La poesía popular de
nuestras tierras se paseaba con un vestido nuevo en cada estrofa. «Te voy a
dar un ramo de nomeolvides para que hagas lo que dice el significado»,
cantaba. De mi parte, le demostré que sabía de memoria los mejores cantos de
su tierra, tomados desde muy niño en el río revuelto de la tradición oral. Pero lo
que más le sorprendió fue que yo le hablaba de la Provincia como si la
conociera.
Días antes, Escalona había viajado en autobús de Villanueva a Valledupar,
mientras componía de memoria la música y la letra de una nueva canción para
los carnavales del domingo siguiente. Era su método maestro, porque no sabía
escribir música ni tocar ningún instrumento. En alguno de los pueblos
intermedios subió al bus un trovador errante de abarcas y acordeón, de los ya
incontables que recorrían la región para cantar de feria en feria. Escalona lo
sentó a su lado y le cantó al oído las dos únicas estrofas terminadas de su
nueva canción.
El juglar descendió feliz en Villanueva, y Escalona siguió en el bus hasta
Valledupar, donde tuvo que acostarse a sudar la fiebre de cuarenta grados de
un resfriado común. Tres días después fue domingo de carnaval, y la canción
inconclusa, que Escalona le había cantado en secreto al amigo casual, barrió
con toda la música vieja y nueva desde Valledupar hasta el cabo de la Vela.
Sólo él supo quién la divulgó mientras sudaba su fiebre de carnaval, y quién le
puso el nombre: «La vieja Sara».
La historia es verídica, pero no es rara en una región y en un gremio donde lo
más natural es lo asombroso. El acordeón, que no es un instrumento propio ni
generalizado en Colombia, es popular en la provincia de Valledupar, tal vez
importado de Aruba y Curazao. Durante la segunda guerra mundial se
interrumpió la importación de Alemania, y los que ya estaban en la Provincia
sobrevivieron por el cuidado de sus dueños nativos. Uno de ellos fue Leandro
Díaz, un carpintero que no sólo era un compositor genial y un maestro del
acordeón, sino el único que supo repararlos mientras duró la guerra, a pesar de
ser ciego de nacimiento. El modo de vida de esos juglares propios es cantar de
pueblo en pueblo los hechos graciosos y simples de la historia cotidiana, en
fiestas religiosas o paganas, y muy sobre todo en el desmadre de los
carnavales. El de Rafael Escalona era un caso distinto. Hijo del coronel
Clemente Escalona, sobrino del célebre obispo Celedón y bachiller del liceo de
Santa Marta que lleva su nombre, empezó a componer desde muy niño para
escándalo de la familia, que consideraba el cantar con acordeón como un oficio
de menestrales. No sólo era el único juglar graduado de bachiller, sino uno de
los pocos que sabían leer y escribir en aquellos tiempos, y el hombre más altivo
y enamoradizo que existió jamás. Pero no es ni será el último: ahora los hay
por cientos y cada vez más jóvenes. Bill Clinton lo entendió así en los días
finales de su presidencia, cuando escuchó a un grupo de niños de escuela
primaria que viajaron desde la Provincia a cantar para él en la Casa Blanca.
Por aquellos días de buena fortuna me encontré por casualidad con Mercedes
Barcha, la hija del boticario de Sucre a la que le había propuesto matrimonio
desde sus trece años. Y al contrario de las otras veces, me aceptó por fin una
invitación para bailar el domingo siguiente en el hotel del Prado. Sólo entonces
supe que se había mudado a Barranquilla con su familia por la situación
política, cada vez más opresiva. Demetrio, su padre, era un liberal de
racamandaca que no se amilanó con las primeras amenazas que le hicieron
cuando se recrudeció la persecución y la ignominia social de los pasquines. Sin
embargo, ante la presión de los suyos, remató las pocas cosas que le
quedaban en Sucre e instaló la farmacia en Barranquilla, en los límites del hotel
del Prado. Aunque tenía la edad de mi papá, mantuvo siempre conmigo una
amistad juvenil que solíamos recalentar en la cantina de enfrente y más de una
vez terminamos en borracheras de galeote con el grupo completo en El Tercer
Hombre. Mercedes estudiaba entonces en Medellín y sólo iba con la familia en
las vacaciones de Navidad. Siempre fue divertida y amable conmigo, pero tenía
un talento de ilusionista para escabullirse de preguntas y respuestas y no
dejarse concretar sobre nada. Tuve que aceptarlo como una estrategia más
piadosa que la indiferencia o el rechazo, y me conformaba con que me viera
con su padre y sus amigos en la cantina de enfrente. Si él no vislumbró mi
interés en aquellas vacaciones ansiosas fue por ser el secreto mejor guardado
en los primeros veinte siglos de la cristiandad. En varias ocasiones se
vanaglorió en El Tercer Hombre de la frase que ella me había citado en Sucre
en nuestro primer baile: «Mi papá dice que todavía no ha nacido el príncipe que
se casará conmigo». Tampoco supe si ella se lo creyó, pero se comportaba
como si lo creyera, hasta las vísperas de aquella Navidad en que aceptó que
nos encontráramos el domingo siguiente en el baile matinal del hotel del Prado.
Soy tan supersticioso que atribuí su resolución al peinado y el bigote de artista
que me había hecho el peluquero, y al vestido de lino crudo y la corbata de
seda comprados para la ocasión en un remate de turcos. Seguro de que iría
con su padre, como a todas partes, invité también a mi hermana Aída Rosa,
que pasaba sus vacaciones conmigo. Pero Mercedes se presentó sola en
alma, y bailó con una naturalidad y tanta ironía que cualquier propuesta seria
iba a parecerle ridícula. Aquel día se inauguró la temporada inolvidable de mi
compadre Pacho Galán, creador glorioso del merecumbé que se bailó durante
años y fue el origen de nuevos aires caribes todavía vivos. Ella bailaba muy
bien la música de moda, y aprovechaba su maestría para sortear con argucias
mágicas las propuestas con que la acosaba. Me parece que su táctica era
hacerme creer que no me tomaba en serio, pero con tanta habilidad que yo
encontraba siempre el modo de seguir adelante.
A las doce en punto se asustó por la hora y me dejó plantado en la mitad de la
pieza, pero no quiso que la acompañara ni a la puerta. A mi hermana le pareció
tan extraño, que de algún modo se sintió culpable, y todavía me pregunto si
aquel mal ejemplo no tendría algo que ver con su determinación repentina de
ingresar en el convento de las salesianas de Medellín. Mercedes y yo, desde
aquel día, terminamos por inventarnos un código personal con el cual nos
entendíamos sin decirnos nada, y aun sin vernos.
Volví a tener noticias de ella al cabo de un mes, el 22 de enero del año
siguiente, con un mensaje escueto que me dejó en El Heraldo: «Mataron a
Cayetano». Para nosotros sólo podía ser uno: Cayetano Gentile, nuestro amigo
de Sucre, médico inminente, animador de bailes y enamorado de oficio. La
versión inmediata fue que lo habían matado a cuchillo dos hermanos de la
maestrita de la escuela de Chaparral que le vimos llevar en su caballo. En el
curso del día, de telegrama en telegrama, tuve la historia completa.
Todavía no eran tiempos de teléfonos fáciles, y las llamadas personales de
larga distancia se tramitaban con telegramas previos. Mi reacción inmediata fue
de reportero. Decidí viajar a Sucre para escribirlo, pero en el periódico lo
interpretaron como un impulso sentimental. Y hoy lo entiendo, porque ya desde
entonces los colombianos nos matábamos los unos a los otros por cualquier
motivo, y a veces los inventábamos para matarnos, pero los crímenes
pasionales estaban reservados para lujos de ricos en las ciudades. Me pareció
que el tema era eterno y empecé a tomar datos de testigos, hasta que mi
madre descubrió mis intenciones sigilosas y me rogó que no escribiera el
reportaje. Al menos mientras estuviera viva la madre de Cayetano, doña Julieta
Chimento, que para colmo de razones era su comadre de sacramento, por ser
madrina de bautismo de Hernando, mi hermano número ocho. Su razón —
imprescindible en un buen reportaje— era de mucho peso. Dos hermanos de la
maestra habían perseguido a Cayetano cuando trató de refugiarse en su casa,
pero doña Julieta se había precipitado a cerrar la puerta de la calle, porque
creyó que el hijo ya estaba en su dormitorio. Así que el que no pudo entrar fue
él, y lo asesinaron a cuchillo contra la puerta cerrada.
Mi reacción inmediata fue sentarme a escribir el reportaje del crimen pero
encontré toda clase de trabas. Lo que me interesaba ya no era el crimen mismo
sino el tema literario de la responsabilidad colectiva. Pero ningún argumento
convenció a mi madre y me pareció una falta de respeto escribir sin su permiso.
Sin embargo, desde aquel día no pasó uno en que no me acosaran los deseos
de escribirlo. Empezaba a resignarme, muchos años después, mientras
esperaba la salida de un avión en el aeropuerto de Argel. La puerta de la sala
de primera clase se abrió de repente y entró un príncipe árabe con la túnica
inmaculada de su alcurnia y en el puño una hembra espléndida de halcón
peregrino, que en vez del capirote de cuero de la cetrería clásica llevaba uno
de oro con incrustaciones de diamantes. Por supuesto, me acordé de Cayetano
Gentile, que había aprendido de su padre las bellas artes de la altanería, al
principio
con
gavilanes
criollos
y
luego
con
ejemplares
magníficos
trasplantados de la Arabia Feliz. En el momento de su muerte tenía en la
hacienda una halconera profesional, con dos primas y un torzuelo amaestrados
para la caza de perdices, y un neblí escocés adiestrado para la defensa
personal. Yo conocía entonces la entrevista histórica que George Plimpton le
hizo a Ernest Hemingway en The París Review sobre el proceso de convertir
un personaje de la vida real en un personaje de novela. Hemingway le
contestó: «Si yo explicara cómo se hace eso, algunas veces sería un manual
para los abogados especialistas en casos de difamación». Sin embargo, desde
aquella mañana providencial en Argel, mi situación era la contraria: no me
sentía con ánimos para seguir viviendo en paz si no escribía la historia de la
muerte de Cayetano.
Mi madre siguió firme en su determinación de impedirlo contra todo argumento,
hasta treinta años después del drama, cuando ella misma me llamó a
Barcelona para darme la mala noticia de que Julieta Chímente, la madre de
Cayetano, había muerto sin reponerse todavía de la falta del hijo. Pero esa vez,
con su moral a toda prueba, mi madre no encontró razones para impedir el
reportaje.
—Sólo una cosa te suplico como madre —me dijo—. Trátalo como si Cayetano
fuera hijo mío.
El relato, con el título de Crónica de una muerte anunciada, se publicó dos
años después. Mi madre no lo leyó por un motivo que conservo como otra joya
suya en mi museo personal: «Una cosa que salió tan mal en la vida no puede
salir bien en un libro».
El teléfono de mi escritorio había sonado a las cinco de la tarde una semana
después de la muerte de Cayetano, cuando empezaba a escribir mi tarea diaria
en El Heraldo. Llamaba mi papá, acabado de llegar a Barranquilla sin
anunciarse, y me esperaba de urgencia en el café Roma. La tensión de su voz
me asustó, pero más me alarmé de verlo como nunca, desarreglado y sin
afeitar, con el vestido azul celeste del 9 de abril masticado por el bochorno de
la carretera, y sostenido apenas por la rara placidez de los vencidos.
Quedé tan abrumado que no me siento capaz de transmitir la angustia y la
lucidez con que papá me informó del desastre familiar. Sucre, el paraíso de la
vida fácil y las muchachas bellas, había sucumbido al embate sísmico de la
violencia política. La muerte de Cayetano no era más que un síntoma.
—Tú no te das cuenta de lo que es aquel infierno porque vives en este oasis de
paz —me dijo—. Pero los que todavía estamos vivos allá es porque Dios nos
conoce.
Era uno de los pocos miembros del Partido Conservador que no habían tenido
que esconderse de los liberales enardecidos después del 9 de abril, y ahora los
mismos suyos que se acogieron a su sombra lo repudiaban por su tibieza. Me
pintó un cuadro tan aterrador —y tan real— que justificaba de sobra su
determinación atolondrada de abandonarlo todo para llevarse la familia a
Cartagena. Yo no tenía razón ni corazón contra él, pero pensé que podía
entretenerlo con una solución menos radical que la mudanza inmediata.
Hacía falta tiempo para pensar. Nos tomamos dos refrescos en silencio, cada
cual en lo suyo, y él recobró su idealismo febril antes de terminar y me dejó sin
habla. «Lo único que me consuela de toda esta vaina —dijo con un suspiro
trémulo— es la felicidad de que puedas por fin terminar tus estudios.» Nunca le
dije cuánto me conmovió aquella dicha fantástica por una causa tan trivial.
Sentí un soplo helado en el vientre, fulminado por la idea perversa de que el
éxodo de la familia no era más que una astucia suya para obligarme a ser
abogado. Lo miré directo a los ojos y eran dos remansos atónitos. Me daba
cuenta de que estaba tan indefenso y ansioso que no me obligaría a nada, ni
me negaría nada, pero tenía bastante fe en su Divina Providencia para creer
que podía rendirme por cansancio. Y más aún: con el mismo ánimo cautivo me
reveló que me había conseguido un empleo en Cartagena, y tenía todo listo
para mi posesión el lunes siguiente. Un gran empleo, me explicó, al que sólo
tenía que asistir cada quince días para cobrar el sueldo.
Era mucho más de lo que yo podía digerir. Con los dientes apretados le
adelanté algunas reticencias que lo prepararan para una negativa final. Le
conté la larga conversación con mi madre en el viaje a Aracataca de la que
nunca recibí ningún comentario suyo, pero entendí que su indiferencia por el
tema era la mejor respuesta. Lo más triste era que yo le jugaba con los dados
compuestos, porque sabía que no sería aceptado en la universidad por haber
perdido dos materias del segundo año, que nunca rehabilité, y otras tres
irrecuperables en el tercero. Se lo había ocultado a la familia por evitarle un
disgusto inútil y no quise imaginar siquiera cuál sería la reacción de papá si se
lo contaba aquella tarde. Al principio de la conversación había resuelto no
ceder a ninguna debilidad del corazón porque me dolía que un hombre tan
bondadoso tuviera que dejarse ver por sus hijos en semejante estado de
derrota. Sin embargo, me pareció que era hacerle demasiada confianza a la
vida. Al final me entregué a la fórmula fácil de pedirle una noche de gracia para
pensar.
—De acuerdo —dijo él—, siempre que no pierdas de vista que tienes en tus
manos la suerte de la familia.
La condición sobraba. Era tan consciente de mi debilidad, que cuando lo
despedí en el último autobús, a las siete de la noche, tuve que sobornar al
corazón para no irme en el asiento de al lado. Para mí era claro que se había
cerrado el ciclo, y que la familia volvía a ser tan pobre que sólo podía sobrevivir
con el concurso de todos. No era una buena noche para decidir nada. La
policía había desalojado por la fuerza a varias familias de refugiados del interior
que estaban acampados en el parque de San Nicolás huyendo de la violencia
rural. Sin embargo, la paz del café Roma era inexpugnable. Los refugiados
españoles me preguntaban siempre qué sabía de don Ramón Vinyes, y
siempre les decía en broma que sus cartas no llevaban noticias de España sino
preguntas ansiosas por las de Barranquilla. Desde que murió no volvieron a
mencionarlo pero mantenían en la mesa su silla vacía. Un contertulio me felicitó
por «La Jirafa» del día anterior que le había recordado de algún modo el
romanticismo desgarrado de Mariano José de Larra, y nunca supe por qué. El
profesor Pérez Domenech me sacó del apuro con una de sus frases oportunas:
«Espero que no siga también el mal ejemplo de pegarse un tiro». Creo que no
lo habría dicho si hubiera sabido hasta qué punto podía ser cierto aquella
noche. Media hora después llevé del brazo a Germán Vargas hasta el fondo del
café Japy. Tan pronto como nos sirvieron le dije que tenía que hacerle una
consulta urgente. El se quedó a mitad de camino con el pocillo que estaba a
punto de probar —idéntico a don Ramón—, y me preguntó alarmado:
—¿Para dónde se va?
Su clarividencia me impresionó.
—¡Cómo carajo lo sabe! —le dije.
No lo sabía, pero lo había previsto, y pensaba que mi renuncia sería el final de
Crónica, y una irresponsabilidad grave que pesaría sobre mí por el resto de mi
vida. Me dio a entender que era poco menos que una traición, y nadie tenía
más derecho que él para decírmelo. Nadie sabía qué hacer con Crónica pero
todos éramos conscientes de que Alfonso la había mantenido en un momento
crucial, incluso con inversiones superiores a sus posibilidades, de modo que
nunca logré quitarle a Germán la mala idea de que mi mudanza irremediable
era una sentencia de muerte para la revista. Estoy seguro de que él, que lo
entendía todo, sabía que mis motivos eran ineludibles, pero cumplió con el
deber moral de decirme lo que pensaba.
Al día siguiente, mientras me llevaba a la oficina de Crónica, Álvaro Cepeda dio
una muestra conmovedora de la crispación que le causaban las borrascas
íntimas de los amigos. Sin duda ya conocía por Germán mi decisión de irme y
su timidez ejemplar nos salvó a ambos de cualquier argumento de salón.
—Qué carajo —me dijo—. Irse para Cartagena no es irse para ninguna parte.
Lo jodido sería irse para Nueva York, como me tocó a mí, y aquí estoy
completito.
Era la clase de respuestas parabólicas que le servían en casos como el mío
para saltarse las ganas de llorar. Por lo mismo no me sorprendió que prefiriera
hablar por primera vez del proyecto de hacer cine en Colombia, que habríamos
de continuar sin resultados por el resto de nuestras vidas. Lo rozó como un
modo sesgado de dejarme con alguna esperanza, y frenó en seco entre la
muchedumbre atascada y los ventorrillos de cacharros de la calle San Blas.
—¡Ya le dije a Alfonso —me gritó desde la ventanilla que mande al carajo la
revista y hagamos una como Time!
La conversación con Alfonso no fue fácil para mi ni para él porque teníamos
una aclaración atrasada desde hacía unos seis meses, y ambos sufríamos de
una especie de tartamudez mental en ocasiones difíciles. Ocurrió que en uno
de mis berrinches pueriles en la sala de armada había quitado mi nombre y mi
título de la bandera de Crónica, como una metáfora de renuncia formal, y
cuando la tormenta pasó me olvidé de reponerlos. Nadie cayó en la cuenta
antes que Germán Vargas dos semanas después, y lo comentó con Alfonso.
También para él fue una sorpresa. Porfirio, el jefe de armada, les contó cómo
había sido el berrinche, y ellos acordaron dejar las cosas como estaban hasta
que yo les diera mis razones. Para desgracia mía, lo olvidé por completo hasta
el día en que Alfonso y yo nos pusimos de acuerdo para que me fuera de
Crónica. Cuando terminamos, me despidió muerto de risa con una broma típica
de las suyas, fuerte pero irresistible.
—La suerte —dijo— es que ni siquiera tenemos que quitar su nombre de la
bandera.
Sólo entonces reviví el incidente como una cuchillada y sentí que la tierra se
hundía bajo mis pies, no por lo que Alfonso había dicho de un modo tan
oportuno, sino porque se me hubiera olvidado aclararlo. Alfonso, como era de
esperarse, me dio una explicación de adulto. Si era el único entuerto que no
habíamos ventilado no era decente dejarlo en el aire sin explicación. El resto lo
haría Alfonso con Álvaro y Germán, y si hubiera que salvar el barco entre todos
también yo podría volver en dos horas. Contábamos como reserva extrema con
el consejo editorial, una especie de Divina Providencia que nunca habíamos
logrado sentar a la larga mesa de nogal de las grandes decisiones.
Los comentarios de Germán y Álvaro me infundieron el valor que me hacía falta
para irme. Alfonso comprendió mis razones y las recibió como un alivio, pero
de ningún modo dio a entender que Crónica pudiera acabarse con mi renuncia.
Al contrario, me aconsejó que tomara la crisis con calma, me tranquilizó con la
idea de construirle una base firme con el consejo editorial, y ya me avisaría
cuando pudiera hacerse algo que en realidad valiera la pena.
Fue el primer indicio que tuve de que Alfonso concebía la posibilidad
inverosímil de que Crónica se acabara. Y así fue, sin pena ni gloria, el 28 de
junio, al cabo de cincuenta y ocho números en catorce meses. Sin embargo,
medio siglo después, tengo la impresión de que la revista fue un
acontecimiento importante del periodismo nacional. No quedó una colección
completa, sólo los seis primeros números, y algunos recortes en la biblioteca
catalana de don Ramón Vinyes.
Una casualidad afortunada para mí fue que en la casa donde vivía querían
cambiar los muebles de sala, y me los ofrecieron a precio de subasta. La
víspera del viaje, en mi arreglo de cuentas con El Heraldo, aceptaron
anticiparme seis meses de «La Jirafa». Con parte de esa plata compré los
muebles de Mayito para nuestra casa de Cartagena, porque sabía que la
familia no llevaba los de Sucre ni tenía modo de comprar otros. No puedo omitir
que con cincuenta años más de uso siguen bien conservados y en servicio,
porque la madre agradecida no permitió que los vendieran.
Una semana después de la visita de mi padre me mudé para Cartagena con la
única carga de los muebles y poco más de lo que llevaba puesto. Al contrario
de la primera vez, sabía cómo hacer cuanto hiciera falta, conocía a todo el que
necesitara en Cartagena, y quería de todo corazón que a la familia le fuera
bien, pero que a mí me fuera mal como castigo por mi falta de carácter. La
casa estaba en un buen lugar del barrio de la Popa, a la sombra del convento
histórico que siempre ha parecido a punto de desbarrancarse. Los cuatro
dormitorios y los dos baños de la planta baja estaban reservados para los
padres y los once hijos, yo el mayor, de casi veintiséis años, y Eligió el menor,
de cinco. Todos bien criados en la cultura caribe de las hamacas y las esteras
en el piso y las camas para cuantos tuvieron lugar. En la planta alta vivía el tío
Hermógenes Sol, hermano de mi padre, con su hijo Carlos Martínez Simahan.
La casa entera no era suficiente para tantos, pero el alquiler estaba moderado
por los negocios del tío con la propietaria, de quien sólo sabíamos que era muy
rica y la llamaban la Pepa. La familia, con su implacable don de burla, no tardó
en encontrar la dirección perfecta con aires de cuplé: «La casa de la Pepa en el
pie de la Popa». La llegada de la prole es para mí un recuerdo misterioso. Se
había ido la luz en media ciudad, y tratábamos de preparar la casa en las
tinieblas para acostar a los niños. Con mis hermanos mayores nos
reconocíamos por las voces, pero los menores habían cambiado tanto desde
mi última visita, que sus ojos enormes y tristes me espantaban a la luz de las
velas. El desorden de baúles, bultos y hamacas colgadas en las tinieblas lo
sufrí como un 9 de abril doméstico. Sin embargo, la impresión mayor la sentí
cuando traté de mover un talego sin forma que se me escapaba de las manos.
Eran los restos de la abuela Tranquilina que mi madre había desenterrado y los
llevaba para depositarlos en el osario de San Pedro Claver, donde están los de
mi padre y la tía Elvira Carrillo en una misma cripta.
Mi tío Hermógenes Sol era el hombre providencial en aquella emergencia. Lo
habían nombrado secretario general de la Policía Departamental en Cartagena
y su primera disposición radical fue abrir una brecha burocrática para salvar a
la familia. Incluido yo, el descarriado político con una reputación de comunista
que no me había ganado por mi ideología sino por mi modo de vestir. Había
empleos para todos. A papá le dieron un cargo administrativo sin
responsabilidad política. A mi hermano Luis Enrique lo nombraron detective y a
mí me dieron una canonjía en las oficinas del Censo Nacional que el gobierno
conservador se empeñaba en hacer, tal vez para tener alguna idea de cuántos
adversarios quedábamos vivos. El costo moral del empleo era más peligroso
para mí que el costo político, porque cobraba el sueldo cada dos semanas y no
podía dejarme ver por el sector en el resto del mes para evitar preguntas. La
justificación oficial, no sólo para mí sino para unos ciento y tantos empleados
más, era que estaba en comisión fuera de la ciudad.
El café Moka, frente a las oficinas del censo, permanecía atestado de falsos
burócratas de los pueblos vecinos que sólo iban para cobrar. No hubo un
céntimo para mi uso personal durante el tiempo en que firmé la nómina porque
mi sueldo era sustancial y se iba completo para el presupuesto doméstico.
Mientras tanto, papá había tratado de matricularme en la facultad de derecho, y
se dio de bruces con la verdad que yo le había ocultado. El solo hecho de que
él lo supiera me hizo tan feliz como si me hubieran entregado el diploma. Mi
felicidad era aún más merecida, porque en medio de tantas contrariedades y
trapisondas había encontrado por fin el tiempo y el espacio para terminar la
novela.
Mi entrada en El Universal me la hicieron sentir como un regreso a casa. Eran
las seis de la tarde, la hora más movida, y el silencio abrupto que mi entrada
provocó en los linotipos y las máquinas de escribir se me anudó en la garganta.
Al maestro Zabala no le había pasado un minuto en sus mechones de indio.
Como si nunca me hubiera ido me pidió el favor de que le escribiera una nota
editorial que tenía atrasada. Mi máquina la ocupaba un primípara adolescente
que se cayó por la prisa atolondrada con que me cedió el asiento. Lo primero
que me sorprendió fue la dificultad de una nota anónima con la circunspección
editorial, después de unos dos años de desafueros con «La Jirafa». Llevaba
escrita una cuartilla cuando se acercó a saludarme el director López
Escauriaza. Su flema británica era un lugar común en tertulias de amigos y
caricaturas políticas, y me impresionó su rubor de alegría al saludarme con un
abrazo. Cuando terminé la nota, Zabala me esperaba con un papelito donde el
director había hecho cuentas para proponerme un sueldo de ciento veinte
pesos al mes por notas editoriales. Me impresionó tanto la cifra, insólita por la
fecha y el lugar, que ni siquiera contesté ni di las gracias sino que me senté a
escribir dos notas más, embriagado por la sensación de que la Tierra giraba en
realidad alrededor del sol.
Era como haber vuelto a los orígenes. Los mismos temas corregidos en rojo
liberal por el maestro Zabala, sincopados por la misma censura de un censor
ya vencido por las astucias impías de la redacción, las mis masmediasnoches
de bisté a caballo con patacones en La Cueva y el mismo tema de componer el
mundo hasta el amanecer en el paseo de los Mártires. Rojas Herazo había
pasado un año vendiendo cuadros para mudarse a cualquier parte, hasta que
se casó con Rosa Isabel, la grande, y se mudó para Bogotá. Al final de la
noche me sentaba a escribir «La Jirafa» que mandaba a El Heraldo por el único
medio moderno de entonces que era el correo ordinario, y con muy pocas faltas
por fuerza mayor, hasta el pago de la deuda.
La vida con la familia completa, en condiciones azarosas, no es un dominio de
la memoria sino de la imaginación. Los padres dormían en una alcoba de la
planta baja con alguno de los menores. Las cuatro hermanas se sentían ya con
derecho de tener una alcoba para cada una. En la tercera dormían Hernando y
Alfredo Ricardo, al cuidado de Jaime, que los mantenía en estado de alerta con
sus prédicas filosóficas y matemáticas. Rita, que andaba por los catorce años,
estudiaba hasta la medianoche en la puerta de la calle bajo la luz del poste
público, para ahorrar la de la casa. Aprendía de memoria las lecciones
cantándolas en voz alta y con la gracia y la buena dicción que todavía
conserva. Muchas rarezas de mis libros vienen de sus ejercicios de lectura, con
la mula que va al molino y el chocolate del chico de la cachucha chica y el
adivino que se dedica a la bebida. La casa era más viva y sobre todo más
humana desde la medianoche, entre ir a la cocina a tomar agua, o al excusado
para urgencias líquidas o sólidas, o colgar hamacas entrecruzadas a distintos
niveles en los corredores. Yo vivía en el segundo piso con Gustavo y Luis
Enrique —cuando el tío y su hijo se instalaron en su casa familiar—, y más
tarde con Jaime, sometido a la penitencia de no pontificar sobre nada después
de las nueve de la noche. Una madrugada nos tuvo despiertos durante varias
horas el balido cíclico de un cordero huérfano. Gustavo dijo exasperado:
—Parece un faro.
No lo olvidé nunca, porque era la clase de símiles que en aquel tiempo
atrapaba al vuelo en la vida real para la novela inminente.
Fue la casa más viva de las varias de Cartagena, que se fueron degradando al
mismo tiempo que los recursos de la familia. Buscando barrios más baratos
fuimos descendiendo de clase hasta la casa del Toril, donde se aparecía de
noche el espanto de una mujer. Tuve la suerte de no estar allí, pero los solos
testimonios de padres y hermanos me causaban tanto terror como si hubiera
estado. Mis padres dormitaban la primera noche en el sofá de la sala, y vieron
a la aparecida que pasó sin mirarlos de un dormitorio a otro, con un vestido de
florecí tas rojas y el cabello corto sostenido detrás de las orejas con moños
colorados. Mi madre la describió hasta por las pintas de su vestido y el modelo
de sus zapatos. Papá negaba que la hubiera visto para no impresionar más a la
esposa ni asustar a los hijos, pero la familiaridad con que la aparecida se
movía por la casa desde el atardecer no permitía ignorarla. Mi hermana Margot
despertó una madrugada y la vio en la baranda de su cama escrutándola con
una mirada intensa. Pero lo que más la impresionó fue el pavor de ser vista
desde otra vida.
El domingo, a la salida de misa, una vecina le confirmó a mi madre que en
aquella casa no vivía nadie desde hacía muchos años por el descaro de la
mujer fantasma que alguna vez apareció en el comedor a pleno día mientras la
familia almorzaba. Al día siguiente salió mi madre con dos de los menores en
busca de una casa para mudarse y la encontró en cuatro horas. Sin embargo, a
la mayoría de los hermanos les costó trabajo conjurar la idea de que el
fantasma de la muerta se había mudado con ellos.
En la casa del pie de la Popa, a pesar del mucho tiempo de que disponía, era
tanto el gusto que me sobraba para escribir, que los días se me quedaban
cortos. Allí reapareció Ramiro de la Espriella, con su diploma de doctor en
leyes, más político que nunca y entusiasmado con sus lecturas de novelas
recientes. Sobre todo por La piel, de Curzio Malaparte, que se había convertido
aquel año en un libro clave de mi generación. La eficacia de la prosa, el vigor
de la inteligencia y la concepción truculenta de la historia contemporánea nos
atrapaban hasta el amanecer. Sin embargo, el tiempo nos demostró que
Malaparte estaba destinado a ser un ejemplo útil de virtudes distintas de las
que yo deseaba, y terminaron por derrotar su imagen. Todo lo contrario de lo
que nos sucedió casi al mismo tiempo con Albert Camus.
Los De la Espriella vivían entonces cerca de nosotros y tenían una bodega
familiar que saqueaban en botellas inocentes para llevarlas a nuestra casa.
Contra el consejo de don Ramón Vinyes, les leía entonces largos trozos de mis
borradores a ellos y a mis hermanos, en el estado en que se encontraban y
todavía sin desbrozar, y en las mismas tiras de papel de imprenta de todo lo
que escribí en las noches insomnes de El Universal.
Por esos días volvieron Álvaro Mutis y Gonzalo Mallarino, pero tuve el pudor
afortunado de no pedirles que leyeran el borrador sin terminar y todavía sin
título. Quería encerrarme sin pausas para hacer la primera copia en cuartillas
oficiales antes de la última corrección. Tenía unas cuarenta páginas más que la
versión prevista, pero aún ignoraba que eso pudiera ser un tropiezo grave.
Pronto supe que sí: soy esclavo de un rigor perfeccionista que me fuerza a
hacer un cálculo previo de la longitud del libro, con un número exacto de
páginas para cada capítulo y para el libro en total. Una sola falla notable de
estos cálculos me obligaría a reconsiderar todo, porque hasta un error de
mecanografía me altera como un error de creación. Pensaba que este método
absoluto se debía a un criterio exacerbado de la responsabilidad, pero hoy sé
que era un simple terror, puro y físico.
En cambio, desoyendo otra vez a don Ramón Vinyes, le hice llegar a Gustavo
Ibarra el borrador completo, aunque todavía sin título, cuando lo di por
terminado. Dos días después me invitó a su casa. Lo encontré en un mecedor
de bejuco en la terraza del mar, bronceado al sol y relajado en ropa de playa, y
me conmovió la ternura con que acariciaba mis páginas mientras me hablaba.
Un verdadero maestro, que no me dictó una cátedra sobre el libro ni me dijo si
le parecía bien o mal, sino que me hizo tomar conciencia de sus valores éticos.
Al terminar me observó complacido y concluyó con su sencillez cotidiana:
—Esto es el mito de Antígona.
Por mi expresión se dio cuenta de que se me habían ido las luces, y cogió de
sus estantes el libro de Sófocles y me leyó lo que quería decir. La situación
dramática de mi novela, en efecto, era en esencia la misma de Antígona,
condenada a dejar insepulto el cadáver de su hermano Polinices por orden del
rey Creonte, tío de ambos. Yo había leído Edipo en Colona en el volumen que
el mismo Gustavo me había regalado por los días en que nos conocimos, pero
recordaba muy mal el mito de Antígona para reconstruirlo de memoria dentro
del drama de la zona bananera, cuyas afinidades emocionales no había
advertido hasta entonces. Sentí el alma revuelta por la felicidad y la desilusión.
Aquella noche volví a leer la obra, con una rara mezcla de orgullo por haber
coincidido de buena fe con un escritor tan grande y de dolor por la vergüenza
pública del plagio. Después de una semana de crisis turbia decidí hacer
algunos cambios de fondo que dejaran a salvo mi buena fe, todavía sin darme
cuenta de la vanidad sobrehumana de modificar un libro mío para que no
pareciera de Sófocles. Al final —resignado— me sentí con el derecho moral de
usar una frase suya como un epígrafe reverencial, y así lo hice.
La mudanza a Cartagena nos protegió a tiempo del deterioro grave y peligroso
de Sucre, pero la mayoría de los cálculos resultaron ilusorios, tanto por la
escasez de los ingresos como por el tamaño de la familia. Mi madre decía que
los hijos de los pobres comen más y crecen más rápido que los de los ricos, y
para demostrarlo bastaba el ejemplo de su propia casa. Los sueldos de todos
no hubieran bastado para vivir sin sobresaltos.
El tiempo se hizo cargo de lo demás. Jaime, por otra confabulación familiar, se
hizo ingeniero civil, el único de una familia que apreciaba un diploma como un
título nobiliario. Luis Enrique se hizo maestro de contabilidad y Gustavo se
graduó de topógrafo, y ambos siguieron siendo los mismos guitarristas y
cantantes de serenatas ajenas. Yiyo nos sorprendió desde muy niño con una
vocación literaria bien definida y por su carácter fuerte, del cual nos había dado
una muestra precoz a los cinco años cuando lo sorprendieron tratando de
prenderle fuego a un armario de ropa con la ilusión de ver a los bomberos
apagando el incendio dentro de la casa. Más tarde, cuando él y su hermano
Cuqui fueron invitados por condiscípulos mayores a fumar marihuana, Yiyo la
rechazó asustado. El Cuqui, en cambio, que siempre fue curioso y temerario, la
aspiró a fondo. Años después, náufrago en el tremedal de la droga, me contó
que desde aquel primer viaje se había dicho: «¡Mierda! No quiero hacer nada
más que esto en la vida». En los cuarenta años siguientes, con una pasión sin
porvenir, no hizo más que cumplir la promesa de morir en su ley. A los
cincuenta y dos años se le fue la mano en su paraíso artificial y lo fulminó un
infarto masivo.
Nanchi —el hombre más pacífico del mundo— siguió en el ejército después de
su servicio militar obligatorio, se esmeró en toda clase de armas modernas y
participó en numerosos simulacros, pero nunca tuvo la ocasión en una de
nuestras tantas guerras crónicas. Así que se conformó con el oficio de bombero
cuando salió del ejército, pero tampoco allí tuvo la ocasión de apagar un solo
incendio en más de cinco años. Sin embargo, nunca se sintió frustrado, por un
sentido del humor que lo consagró en familia como un maestro del chiste
instantáneo, y le permitió ser feliz por el solo hecho de estar vivo.
Yiyo, en los años más difíciles de la pobreza, se hizo escritor y periodista a
puro pulso, sin haber fumado nunca ni haberse tomado un trago de más en su
vida. Su vocación literaria arrasadora y su creatividad sigilosa se impusieron
contra la adversidad. Murió a los cincuenta y cuatro años, con tiempo apenas
para publicar un libro de más de seiscientas páginas con una investigación
magistral sobre la vida secreta de Cien años de soledad, que había trabajado
durante años sin que yo lo supiera, y sin solicitarme nunca una información
directa.
Rita, apenas adolescente, supo aprovechar la lección del escarmiento ajeno.
Cuando volví a la casa de mis padres al cabo de una larga ausencia, la
encontré padeciendo el mismo purgatorio de todas por sus amores con un
moreno apuesto, serio y decente, cuya única incompatibilidad con ella eran dos
cuartas y media de estatura. Esa misma noche encontré a mi padre oyendo las
noticias en la hamaca del dormitorio. Bajé el volumen del radio, me senté en la
cama de enfrente y le pregunté con mi derecho de primogenitura qué pasaba
con los amores de Rita. El me disparó la respuesta que sin duda tenía prevista
desde siempre.
—Lo único que pasa es que el tipo es un ratero. Justo lo que me esperaba.
—¿Ratero de qué? —le pregunté.
—Ratero ratero —me dijo él, todavía sin mirarme.
—¿Pero qué se ha robado? —le pregunté sin compasión.
El siguió sin mirarme.
—Bueno —suspiró por fin—. El no, pero tiene un hermano preso por robo.
—Entonces no hay problema —le dije con una imbecilidad fácil—, porque Rita
no quiere casarse con él sino con el que no está preso.
No replicó. Su honradez a toda prueba había sobrepasado sus límites desde la
primera respuesta, pues ya sabía también que no era cierto el rumor del
hermano preso. Sin más argumentos, trató de aferrarse al mito de la dignidad.
—Está bien, pero que se casen de una vez, porque no quiero noviazgos largos
en esta casa.
Mi réplica fue inmediata y con una falta de caridad que nunca me he
perdonado:
—Mañana, a primera hora.
—¡Hombre! Tampoco hay que exagerar —me replicó papá sobresaltado pero
ya con su primera sonrisa—. Esa muchachita no tiene todavía ni qué ponerse.
La última vez que vi a la tía Pa, a sus casi noventa años, fue una tarde de un
calor infame en que llegó a Cartagena sin anunciarse. Iba de Riohacha en un
taxi expreso con una maletita de escolar, de luto cerrado y con un turbante de
trapo negro. Entró feliz, con los brazos abiertos, y gritó para todos:
—Vengo a despedirme porque ya me voy a morir.
La acogimos no sólo por ser quien era, sino porque sabíanlos hasta qué punto
conocía sus negocios con la muerte. Se quedó en la casa, esperando su hora
en el cuartito de servicio, el único que aceptó para dormir, y allí murió en olor
de castidad a una edad que calculábamos en ciento y un años.
Aquella temporada fue la más intensa en El Universal. Zabala me orientaba con
su sabiduría política para que mis notas dijeran lo que debían sin tropezar con
el lápiz de la censura, y por primera vez le interesó mi vieja idea de escribir
reportajes para el periódico. Pronto surgió el tema tremendo de los turistas
atacados por los tiburones en las playas de Marbella. Sin embargo, lo más
original que se le ocurrió al municipio fue ofrecer cincuenta pesos por cada
tiburón muerto, y al día siguiente no alcanzaban las ramas de los almendros
para exhibir los capturados durante la noche. Héctor Rojas Herazo, muerto de
risa, escribió desde Bogotá en su nueva columna de El Tiempo una nota de
burla sobre la pifia de aplicar a la caza del tiburón el método manido de agarrar
el rábano por las hojas. Esto me dio la idea de escribir el reportaje de la cacería
nocturna. Zabala me apoyó entusiasmado, pero mi fracaso empezó desde el
momento de embarcarme, cuando me preguntaron si me mareaba y contesté
que no; si tenía miedo del mar y la verdad era que sí, pero también dije que no,
y al final me preguntaron si sabía nadar —que debió haber sido lo primero— y
no me atreví a decir la mentira de que sí sabía. De todos modos, en tierra firme
y por una conversación de marineros, me enteré de que los cazadores iban
hasta las Bocas de Ceniza, a ochenta y nueve millas náuticas de Cartagena, y
regresaban cargados de tiburones inocentes para venderlos como criminales
de a cincuenta pesos. La noticia grande se acabó el mismo día, y a mí se me
acabó la ilusión del reportaje. En su lugar, publiqué mi cuento número ocho:
«Nabo, el negro que hizo esperar a los ángeles». Por lo menos dos críticos
serios y mis amigos severos de Barranquilla lo juzgaron como un buen cambio
de rumbo.
No creo que mi madurez política fuera bastante para afectarme, pero la verdad
es que sufrí una recaída semejante a la anterior. Me sentí tan empantanado
que mi única diversión era amanecer cantando con los borrachos en Las
Bóvedas de las murallas, que habían sido burdeles de soldados durante la
Colonia y más tarde una cárcel política siniestra. El general Francisco de Paula
Santander había cumplido allí una condena de ocho meses, antes de ser
desterrado a Europa por sus compañeros de causa y de armas.
El celador de aquellas reliquias históricas era un linotipista jubilado cuyos
colegas activos se reunían con él después del cierre de los periódicos para
celebrar el nuevo día todos los días con una damajuana de ron blanco
clandestino compuesto por artes de cuatreros. Eran tipógrafos cultos por
tradición familiar, gramáticos dramáticos y grandes bebedores de sábados. Me
hice a su gremio.
El más joven de ellos se llamaba Guillermo Dávila y había logrado la proeza de
trabajar en la costa a pesar de la intransigencia de algunos líderes regionales
que se resistían a admitir cachacos en el gremio. Tal vez lo logró por arte de su
arte, pues además de su buen oficio y su simpatía personal era un
prestidigitador de maravillas. Nos mantenía deslumbrados con las travesuras
mágicas de hacer salir pájaros vivos de las gavetas de los escritorios o
dejarnos en blanco el papel en que estaba escrito el editorial que acabábamos
de entregar a punto de cerrar la edición. El maestro Zabala, tan severo en el
deber, se olvidaba por un instante de Paderewski y de la revolución proletaria,
y pedía un aplauso para el mago, con la advertencia siempre reiterada y
desobedecida de que fuera 4a última vez. Para mí, compartir con un mago la
rutina diaria fue como descubrir por fin la realidad.
En uno de aquellos amaneceres en Las Bóvedas, Dávila me contó su idea de
hacer un periódico de veinticuatro por veinticuatro media cuartilla— que
circulara gratis en las tardes a la hora atropellada del cierre del comercio. Sería
el periódico más pequeño del mundo, para leer en diez minutos. Así fue. Se
llamaba Comprimido, lo escribía yo en una hora a las once de la mañana, lo
armaba y lo imprimía Dávila en dos horas y lo repartía un papelero temerario
que no tenía respiro ni para vocearlo más de una vez.
Salió el martes 18 de setiembre de 1951 y es imposible concebir un éxito más
arrasador ni más corto: tres números en tres días. Dávila me confesó que ni
siquiera con un acto de magia negra habría podido concebir una idea tan
grande a tan bajo costo, que cupiera en tan poco espacio, se ejecutara en tan
poco tiempo y desapareciera con tanta rapidez. Lo más raro fue que por un
instante del segundo día, embriagado por la rebatiña callejera y el fervor de los
fanáticos, llegué a pensar que así de simple podía ser la solución de mi vida. El
sueño duró hasta el jueves, cuando el gerente nos demostró que un número
más nos dejaría en la quiebra, aun si hubiéramos resuelto publicar anuncios
comerciales, pues tenían que ser tan pequeños y tan caros que no había
solución racional. La misma concepción del periódico, que se fundaba en su
tamaño, arrastraba consigo el germen matemático de su propia destrucción:
era tanto más incosteable cuanto más se vendiera.
Quedé colgado de la lámpara. La mudanza para Cartagena había sido
oportuna y útil después de la experiencia de Crónica, y además me dio un
ambiente muy propicio para seguir escribiendo La hojarasca, sobre todo por la
fiebre creativa con que se vivía en nuestra casa, donde lo más insólito parecía
siempre posible. Me bastaría con evocar un almuerzo en que conversábamos
con mi papá sobre la dificultad de muchos escritores para escribir sus
memorias cuando ya no se acordaban de nada. El Cuqui, con apenas seis
años, sacó la conclusión con una sencillez magistral:
—Entonces —dijo—, lo primero que un escritor debe escribir son sus
memorias, cuando todavía se acuerda de todo.
No me atreví a confesar que con La hojarasca me estaba sucediendo lo mismo
que con La casa: empezaba a interesarme más la técnica que el tema.
Después de un año de haber trabajado con tanto júbilo, se me reveló como un
laberinto circular sin entrada ni salida. Hoy creo saber por qué. El
costumbrismo que tan buenos ejemplos de renovación ofreció en sus orígenes
había terminado por fosilizar también los grandes temas nacionales que
trataban de abrirle salidas de emergencia. El hecho es que ya no soportaba un
minuto más la incertidumbre. Sólo me faltaban comprobaciones de datos y
decisiones de estilo antes del punto final, y sin embargo no la sentía respirar.
Pero estaba tan empantanado después de tanto tiempo de trabajo en las
tinieblas, que veía zozobrar el libro sin saber dónde estaban las grietas. Lo
peor era que en ese punto de la escritura no me servía la ayuda de nadie,
porque las fisuras no estaban en el texto sino dentro de mí, y sólo yo podía
tener ojos para verlas y corazón para sufrirlas.Tal vez por esa misma razón
suspendí «La Jirafa» sin pensarlo demasiado cuando acabé de pagarle a El
Heraldo el adelanto con el que había comprado los muebles.
Por desgracia, ni el ingenio, ni la resistencia, ni el amor fueron suficientes para
derrotar la pobreza. Todo parecía a favor de ella. El organismo del censo se
había terminado en un año y mi sueldo en El Universal no arcanzaba para
compensarlo. No volví a la facultad de derecho, a pesar de las argucias de
algunos maestros que se habían confabulado para sacarme adelante en contra
de mi desinterés por su interés y su ciencia. El dinero de todos no alcanzaba en
casa, pero el hueco era tan grande que mi contribución no fue nunca suficiente
y la falta de ilusiones me afectaba más que la falta de plata.
—Si hemos de ahogarnos todos —dije al almuerzo en un día decisivo— dejen
que me salve yo para tratar de mandarles aunque sea un bote de remos.
Así que la primera semana de diciembre me mudé de nuevo a Barranquilla, con
la resignación de todos, y la seguridad de que el bote llegaría. Alfonso
Fuenmayor debió imaginárselo al primer golpe de vista cuando me vio entrar
sin anuncio en nuestra vieja oficina de El Heraldo, pues la de Crónica se había
quedado sin recursos. Me miró como a un fantasma desde la máquina de
escribir, y exclamó alarmado:
—¡Qué carajo hace usted aquí sin avisar! Pocas veces en mi vida he
contestado algo tan cerca de la verdad:
—Estoy hasta los huevos, maestro. Alfonso se tranquilizó.
—¡Ah, bueno! —replicó con su mismo talante de siempre y con el verso más
colombiano del himno nacional—. Por fortuna, así está la humanidad entera,
que entre cadenas gime.
No demostró la mínima curiosidad por el motivo de mi viaje. Le pareció una
suerte de telepatía, porque a todo el que le preguntaba por mí en los últimos
meses le contestaba que en cualquier momento iba a llegar para quedarme. Se
levantó feliz del escritorio mientras se ponía la chaqueta, porque yo le llegaba
por casualidad como caído del cielo. Tenía media hora de retraso para un
compromiso, no había terminado el editorial del día siguiente, y me pidió que se
lo terminara. Apenas alcancé a preguntarle cual era el tema, y me contestó
desde el corredor a toda prisa con una frescura típica de nuestro modo de ser
amigos:
—Léalo y ya verá.
Al día siguiente había otra vez dos máquinas de escribir frente a frente en la
oficina de El Heraldo, y yo estaba escribiendo otra vez «La Jirafa» para la
misma página de siempre.Y —¡cómo no!— al mismo precio.Y en las mismas
condiciones privadas entre Alfonso y yo, en las que muchos editoriales tenían
párrafos del uno o del otro, y era imposible distinguirlos. Algunos estudiantes
de periodismo o literatura han querido diferenciarlos en los archivos y no lo han
logrado, salvo en los casos de tenias específicos, y no por el estilo sino por la
información cultural.
En El Tercer Hombre me dolió la mala noticia de que habían matado a nuestro
ladroncito amigo. Una noche como todas salió a hacer su oficio, y lo único que
volvió a saberse de él sin más detalles fue que le habían dado un tiro en el
corazón dentro de la casa donde estaba robando. El cuerpo fue reclamado por
una hermana mayor, único miembro de la familia, y sólo nosotros y el dueño de
la cantina asistimos a su entierro de caridad.
Volví a casa de las Ávila. Meira Delmar, otra vez vecina, siguió purificando con
sus veladas sedantes mis malas noches de El Gato Negro. Ella y su hermana
Alicia parecían gemelas por su modo de ser y por lograr que el tiempo se nos
volviera circular cuando estábamos con ellas. De algún modo muy especial
seguían en el grupo. Por lo menos una vez al año nos invitaban a una mesa de
exquisiteces árabes que nos alimentaban el alma, y en su casa había veladas
sorpresivas de visitantes ilustres, desde grandes artistas de cualquier género
hasta poetas extraviados. Me parece que fueron ellas con el maestro Pedro
Viaba quienes le pusieron orden a mi melomanía descarriada, y me enrolaron
en la pandilla feliz del centro artístico.
Hoy me parece que Barranquilla me daba una perspectiva mejor sobre La
hojarasca, pues tan pronto como tuve un escritorio con máquina emprendí la
corrección con ímpetus renovados. Por esos días me atreví a mostrarle al
grupo la primera copia legible a sabiendas de que no estaba terminada.
Habíamos hablado tanto de ella que cualquier advertencia sobraba. Alfonso
estuvo dos días escribiendo frente a mí sin mencionarla siquiera. Al tercer día,
cuando terminamos las tareas al final de la tarde, puso sobre el escritorio el
borrador abierto y leyó las páginas que tenía señaladas con tiras de papel. Más
que un crítico, parecía rastreador de inconsecuencias y purificador de estilo.
Sus observaciones fueron tan certeras que las utilicé todas, salvo una que a él
le pareció traída de los cabellos, aun después de demostrarle que era un
episodio real de mi infancia.
—Hasta la realidad se equivoca cuando la literatura es mala —dijo muerto de
risa.
El método de Germán Vargas era que si el texto estaba bien no hacía
comentarios inmediatos sino que daba un concepto tranquilizador, y terminaba
con un signo de exclamación:
—¡Cojonudo!
Pero en los días siguientes seguía soltando ristras de ideas dispersas sobre el
libro, que culminaban cualquier noche de farra en un juicio certero. Si el
borrador no le parecía bien, citaba a solas al autor y se lo decía con tal
franqueza y tanta elegancia, que al aprendiz no le quedaba más que dar las
gracias de todo corazón a pesar de las ganas de llorar. No fue mi caso. El día
menos pensado Germán me hizo entre broma y de veras un comentario sobre
mis borradores que me devolvió el alma al cuerpo.
Álvaro había desaparecido del Japy sin la menor señal de vida. Casi una
semana después, cuando menos lo esperaba, me cerró el paso con el
automóvil en el paseo Bolívar, y me gritó con su mejor talante:
—Suba, maestro, que lo voy a joder por bruto.
Era su frase anestésica. Dimos vueltas sin rumbo fijo por el centro comercial
abrasado por la canícula, mientras Álvaro soltaba a gritos un análisis más bien
emocional pero impresionante de su lectura. Lo interrumpía cada vez que veía
un conocido en los andenes para gritarle algún despropósito cordial o burlón, y
reanudaba el raciocinio exaltado, con la voz erizada por el esfuerzo, los
cabellos revueltos y aquellos ojos desorbitados que parecían mirarme por entre
las rejas de un panóptico. Terminamos tomando cerveza helada en la terraza
de Los Almendros, agobiados por las fanaticadas del Júnior y el Sporting en la
acera de enfrente, y al final nos atropello la avalancha de energúmenos que
escapaban del estadio desinflados por un indigno dos a dos. El único juicio
definitivo sobre el borrador de mi libro me lo gritó Álvaro a última hora por la
ventana del carro:
—¡De todos modos, maestro, todavía le queda mucho costumbrismo!
Yo, agradecido, alcancé a gritarle:
—¡Pero del bueno de Faulkner!
Y él puso término a todo lo no dicho ni pensado con una risotada fenomenal:
—¡No sea hijueputa!
Cincuenta años después, cada vez que me acuerdo de aquella tarde, vuelvo a
oír la carcajada explosiva que resonó como un reguero de piedras en la calle
en llamas.
Me quedó claro que a los tres les había gustado la novela», con sus reservas
personales y tal vez justas, pero no lo dijeron con todas sus letras quizás
porque les parecía un recurso fácil. Ninguno habló de publicarla, lo cual era
también muy de ellos, para quienes lo importante era escribir bien. Lo demás
era asunto de los editores.
Es decir: estaba otra vez en nuestra Barranquilla de siempre, pero mi desgracia
era la conciencia de que aquella vez no tendría ánimos para perseverar con
«La Jirafa». En realidad había cumplido su misión de imponerme una
carpintería diaria para aprender a escribir desde cero, con la tenacidad y la
pretensión encarnizada de ser un escritor distinto. En muchas ocasiones no
podía con el tema, y lo cambiaba por otro cuando me daba cuenta de que
todavía me quedaba grande. En todo caso, fue una gimnasia esencial para mi
formación de escritor, con la certidumbre cómoda de que no era más que un
material alimenticio sin ningún compromiso histórico.
La sola busca del tema diario me había amargado los primeros meses. No me
dejaba tiempo para más: perdía horas escudriñando los otros periódicos,
tomaba notas de conversaciones privadas, me extraviaba en fantasías que me
maltrataban el sueño, hasta que me salió al encuentro la vida real. En ese
sentido mi experiencia más feliz fue la de una tarde en que vi al pasar desde el
autobús un letrero simple en la puerta de una casa: «Se venden palmas
fúnebres».
Mi primer impulso fue tocar para averiguar los datos de aquel hallazgo, pero me
venció la timidez. De modo que la vida misma me enseñó que uno de los
secretos más útiles para escribir es aprender a leer los jeroglíficos de la
realidad sin tocar una puerta para preguntar nada. Esto se me hizo mucho más
claro mientras releía en años recientes las más de cuatrocientas «jirafas»
publicadas, y de compararlas con algunos de los textos literarios a que dieron
origen.
Por Navidades llegó de vacaciones la plana mayor de El Espectador, desde el
director general, don Gabriel Cano, con todos los hijos: Luis Gabriel, el gerente;
Guillermo, entonces subdirector; Alfonso, subgerente, y Fidel, el menor,
aprendiz de todo. Llegó con ellos Eduardo Zalamea, Ulises, quien tenía un
valor especial para mí por la publicación de mis cuentos y su nota de
presentación. Tenían la costumbre de gozar en pandilla la primera semana del
nuevo año en el balneario de Pradomar, a diez leguas de Barranquilla, donde
se tomaban el bar por asalto. Lo único que recuerdo con cierta precisión de
aquella barabúnda es que Ulises en persona fue una de las grandes sorpresas
de mi vida. Lo veía a menudo en Bogotá, al principio en El Molino y años
después en El Automático, y a veces en la tertulia del maestro De Greiff. Lo
recordaba por su semblante huraño y su voz de metal, de los cuales saqué la
conclusión de que era un cascarrabias, que por cierto era la fama que tenía
entre los buenos lectores de la ciudad universitaria. Por eso lo había eludido
diversas ocasiones para no contaminar la imagen que me había inventado para
mi uso personal. Me equivoqué. Era uno de los seres más afectuosos y
serviciales que recuerdo, aunque comprendo que necesitaba un motivo
especial de la mente o del corazón. Su materia humana no tenía nada de la de
don Ramón Vinyes, Álvaro Mutis o León de Greiff, pero compartía con ellos la
aptitud congénita de maestro a toda hora, y la rara suerte de haber leído todos
los libros que se debían leer.
De los Cano jóvenes —Luis Gabriel, Guillermo, Alfonso y Fidel— llegaría a ser
más que un amigo cuando trabajé como redactor de El Espectador. Sería
temerario tratar de recordar algún diálogo de aquellas conversaciones de todos
contra todos en las noches de Pradomar, pero también sería imposible olvidar
su persistencia insoportable en la enfermedad mortal del periodismo y la
literatura. Me hicieron otro de los suyos, como su cuentista personal,
descubierto y adoptado por ellos y para ellos. Pero no recuerdo como tanto se
ha dicho— que alguien hubiera sugerido siquiera que me fuera a trabajar con
ellos. No lo lamenté, porque en aquel mal momento no tenía la menor idea de
cuál sería mi destino ni si me dieran a escogerlo.
Álvaro Mutis, entusiasmado por el entusiasmo de los Cano, volvió a
Barranquilla cuando acababan de nombrarlo jefe de relaciones públicas de la
Esso Colombiana, y trató de convencerme de que me fuera a trabajar con él en
Bogotá. Su verdadera misión, sin embargo, era mucho más dramática: por un
fallo aterrador de algún concesionario local habían llenado los depósitos del
aeropuerto con gasolina de automóvil en vez de gasolina de avión, y era
impensable que una nave abastecida con aquel combustible equivocado
pudiera llegar a ninguna parte. La tarea de Mutis era enmendar el error en
secreto absoluto antes del amanecer sin que se enteraran los funcionarios del
aeropuerto, y mucho menos la prensa. Así se hizo. El combustible fue
cambiado por el bueno en cuatro horas de whiskys bien conversados en los
separes del aeropuerto local. Nos sobró tiempo para hablar de todo, pero el
tema inimaginable para mí fue que la editorial Losada de Buenos Aires podía
publicar la novela que yo estaba a punto de terminar. Álvaro Mutis lo sabía por
la vía directa del nuevo gerente de la editorial en Bogotá, Julio César Villegas,
un antiguo ministro de Gobierno del Perú asilado desde hacía poco en
Colombia.
No recuerdo una emoción más intensa. La editorial Losada era una entre las
mejores de Buenos Aires, que habían llenado el vacío editorial provocado por
la guerra civil española. Sus editores nos alimentaban a diario con novedades
tan interesantes y raras que apenas si teníamos tiempo para leerlas. Sus
vendedores nos llegaban puntuales con los libros que nosotros encargábamos
y los recibíamos como enviados de la felicidad. La sola idea de que una de
ellas pudiera editar La hojarasca estuvo a punto de trastornarme. No acababa
de despedir a Mutis en un avión abastecido con el combustible correcto,
cuando corrí al periódico para hacer la revisión a fondo de los originales.
En los días sucesivos me dediqué de cuerpo entero al examen frenético de un
texto que bien pudo salírseme de las manos. No eran más de ciento veinte
cuartillas a doble espacio, pero hice tantos ajustes, cambios e invenciones, que
nunca supe si quedó mejor o peor. Germán y Alfonso releyeron las partes más
críticas y tuvieron el buen corazón de no hacerme reparos irredimibles. En
aquel estado de ansiedad revisé la versión final con el alma en la mano y tomé
la decisión serena de no publicarlo. En el futuro, aquello sería una manía. Una
vez que me sentía satisfecho con un libro terminado, me quedaba la impresión
desoladora de que no sería capaz de escribir otro mejor.
Por fortuna, Álvaro Mutis sospechó cuál era la causa de mi demora, y voló a
Barranquilla para llevarse y enviar a Buenos Aires el único original en limpio,
sin darme tiempo de una lectura final. Aún no existían las fotocopias
comerciales y lo único que me quedó fue el primer borrador corregido en
márgenes e interlíneas con tintas de colores distintos para evitar confusiones.
Lo tiré a la basura y no recobré la serenidad durante los dos meses largos que
demoró la respuesta.
Un día cualquiera me entregaron en El Heraldo una carta que se había
traspapelado en el escritorio del jefe de redacción. El membrete de la editorial
Losada de Buenos Aires me heló el corazón, pero tuve el pudor de no abrirla
allí mismo sino en mi cubículo privado.
Gracias a eso me enfrenté sin testigos a la noticia escueta de que La hojarasca
había sido rechazada. No tuve que leer el fallo completo para sentir el impacto
brutal de que en aquel instante me iba a morir.
La carta era el veredicto supremo de don Guillermo de Torre, presidente del
consejo editorial, sustentado con una serie de argumentos simples en los que
resonaban la dicción, el énfasis y la suficiencia de los blancos de Castilla. El
único consuelo fue la sorprendente concesión final: «Hay que reconocerle al
autor sus excelentes dotes de observador y de poeta». Sin embargo, todavía
hoy me sorprende que más allá de mi consternación y mi vergüenza, aun las
objeciones más ácidas me parecieran pertinentes.
Nunca hice copia ni supe dónde quedó la carta después de circular varios
meses entre mis amigos de Barranquilla, que apelaron a toda clase de razones
balsámicas para tratar de consolarme. Por cierto que cuando traté de conseguir
una copia para documentar estas memorias, cincuenta años después, no se
encontraron rastros en la casa editorial de Buenos Aires. No recuerdo si se
publicó como noticia, aunque nunca pretendí que lo fuera, pero sé que necesité
un buen tiempo para recuperar el ánimo después de despotricar a gusto y de
escribir alguna carta de rabia que fue publicada sin mi autorización. Esta
infidencia me causó una pena mayor, porque mi reacción final había sido
aprovechar lo que me fuera útil del veredicto, corregir todo lo corregible según
mi criterio y seguir adelante.
El mejor aliento me lo dieron las opiniones de Germán Vargas, Alfonso
Fuenmayor y Álvaro Cepeda. A Alfonso lo encontré en una fonda del mercado
público, donde había descubierto un oasis para leer en el tráfago del comercio.
Le consulté si dejaba mi novela como estaba, o si trataba de reescribirla con
otra estructura, pues me parecía que en la segunda mitad perdía la tensión de
la primera. Alfonso me escuchó con una cierta impaciencia, y me dio su
veredicto.
—Mire, maestro —me dijo al fin, como todo un maestro—, Guillermo de Torre
es tan respetable como él mismo se cree, pero no me parece muy al día en la
novela actual.
En otras conversaciones ociosas de aquellos días me consoló con el
precedente de que Guillermo de Torre había rechazado los originales de
Residencia en la Tierra, de Pablo Neruda, en 1927. Fuenmayor pensaba que la
suerte de mi novela podía haber sido otra si el lector hubiera sido Jorge Luis
Borges, pero en cambio los estragos habrían sido peores si también la hubiera
rechazado.
—Así que no joda más —concluyó Alfonso—. Su novela es tan buena como ya
nos pareció, y lo único que usted tiene que hacer desde ya es seguir
escribiendo.
Germán —fiel a su modo ponderado— me hizo el favor de no exagerar.
Pensaba que ni la novela era tan mala para no publicarla en un continente
donde el género estaba en crisis, ni era tan buena como para armar un
escándalo internacional, cuyo único perdedor iba a ser un autor primerizo y
desconocido. Álvaro Cepeda resumió el juicio de Guillermo de Torre con otra
de sus lápidas floridas:
—Es que los españoles son muy brutos.
Cuando caí en la cuenta de que no tenía una copia limpia de mi novela, la
editorial Losada me hizo saber por tercera o cuarta persona que tenían por
norma no devolver originales. Por fortuna, Julio César Villegas había hecho una
copia antes de enviar los míos a Buenos Aires, y me la hizo llegar. Entonces
emprendí una nueva corrección sobre las conclusiones de mis amigos. Eliminé
un largo episodio de la protagonista que contemplaba desde el corredor de las
begonias un aguacero de tres días, que más tarde convertí en el «Monólogo de
Isabel viendo llover en Macondo». Eliminé un diálogo superfluo del abuelo con
el coronel Aureliano Buendía poco antes de la matanza de las bananeras, y
unas treinta cuartillas que entorpecían de forma y de fondo la estructura
unitaria de la novela. Casi veinte años después, cuando los creía olvidados,
partes de esos fragmentos me ayudaron a sustentar nostalgias a lo largo y lo
ancho de Cien años de soledad.
Estaba a punto de superar el golpe cuando se publicó la noticia de que la
novela colombiana escogida para ser publicada en lugar de la mía por la
editorial Losada era El Cristo de espaldas, de Eduardo Caballero Calderón. Fue
un error o una verdad amañada de mala fe, porque no se trataba de un
concurso sino de un programa de la editorial Losada para entrar en el mercado
de Colombia con autores colombianos, y mi novela no fue rechazada en
competencia con otra sino porque don Guillermo de Torre no la consideró
publicable.
Mi consternación fue mayor de lo que yo mismo reconocí entonces, y no tuve el
coraje de padecerla sin convencerme a mí mismo. Así que le caí sin
anunciarme a mi amigo desde la infancia, Luis Carmelo Correa, en la finca
bananera de Sevilla —a pocas leguas de Cataca— donde trabajaba por
aquellos años como controlador de tiempo y revisor fiscal. Estuvimos dos días
recapitulando una vez más, como siempre, nuestra infancia común. Su
memoria, su intuición y su franqueza me resultaban tan reveladoras que me
causaban un cierto pavor. Mientras hablábamos, él arreglaba con su caja de
herramientas los desperfectos de la casa, y yo lo escuchaba en una hamaca
mecida por la brisa tenue de las plantaciones. La Nena Sánchez, su esposa,
nos corregía disparates y olvidos, muerta de risa en la cocina. Al final, en un
paseo de reconciliación por las calles desiertas de Aracataca, comprendí hasta
qué punto había recuperado mi salud de ánimo, y no me quedó la menor duda
de que La hojarasca —rechazada o no— era el libro que yo me había
propuesto escribir después del viaje con mi madre.
Alentado por aquella experiencia fui en busca de Rafael Escalona a su paraíso
de Valledupar, tratando de escarbar mi mundo hasta las raíces. No me
sorprendió, porque todo lo que encontraba, todo lo que ocurría, toda la gente
que me presentaban era como si ya lo hubiera vivido, y no en otra vida, sino en
la que estaba viviendo. Más adelante, en uno de mis tantos viajes, conocí al
coronel Clemente Escalona, el padre de Rafael, que desde el primer día me
impresionó por su dignidad y su porte de patriarca a la antigua. Era delgado y
recto como un junco, de piel curtida y huesos firmes, y de una dignidad a toda
prueba. Desde muy joven me había perseguido el tema de las angustias y el
decoro con el que mis abuelos esperaron hasta el fin de sus largos años la
pensión de veterano. Sin embargo, cuatro años después, cuando por fin
escribía el libro en un viejo hotel de París, la imagen que tuve siempre en la
memoria no era la de mi abuelo, sino la de don Clemente Escalona, como la
repetición física del coronel que no tenía quien le escribiera.
Por Rafael Escalona supe que Manuel Zapata Olivella se había instalado como
médico de pobres en la población de La Paz, a pocos kilómetros de Valledupar,
y para allá nos fuimos. Llegamos al atardecer, y algo había en el aire que
impedía respirar. Zapata y Escalona me recordaron que apenas veinte días
antes el pueblo había sido víctima de un asalto de la policía que sembraba el
terror en la región para imponer la voluntad oficial. Fue una noche de horror.
Mataron sin discriminación, y les prendieron fuego a quince casas.
Por la censura férrea no habíamos conocido la verdad. Sin embargo, tampoco
entonces tuve oportunidad de imaginarlo. Juan López, el mejor músico de la
región, se había ido para no volver desde la noche negra. A Pablo, su hermano
menor, le pedimos en su casa que tocara para nosotros, y nos dijo con una
simplicidad impávida:
—Nunca más en mi vida volveré a cantar.
Entonces supimos que no sólo él, sino todos los músicos de la población
habían guardado sus acordeones, sus tamboras, sus guacharacas, y no
volvieron a cantar por el dolor de sus muertos. Era comprensible, y el propio
Escalona, que era maestro de muchos, y Zapata Olivella, que empezaba a ser
el médico de todos, no lograron que nadie cantara.
Ante nuestra insistencia, los vecinos acudieron a dar sus razones, pero en el
fondo de sus almas sentían que el duelo no podía durar más. «Es como
haberse muerto con los muertos», dijo una mujer que llevaba una rosa roja en
la oreja. La gente la apoyó. Entonces Pablo López debió sentirse autorizado
para torcerle el cuello a su pena, pues sin decir una palabra entró en su casa y
salió con el acordeón. Cantó como nunca, y mientras cantaba empezaron a
llegar otros músicos. Alguien abrió la tienda de enfrente y ofreció tragos por su
cuenta. Las otras se abrieron de par en par al cabo de un mes de duelo, y se
encendieron las luces, y todos cantamos. Media hora después todo el pueblo
cantaba. En la plaza desierta salió el primer borracho en un mes y empezó a
cantar a voz en cuello una canción de Escalona, dedicada al propio Escalona,
en homenaje a su milagro de resucitar el pueblo.
Por fortuna, la vida seguía en el resto del mundo. Dos meses después del
rechazo de los originales conocí a Julio César Villegas, que había roto con la
editorial Losada, y lo habían nombrado representante para Colombia de la
editorial González Porto, vendedores a plazos de enciclopedias y libros
científicos y técnicos. Villegas era el hombre más alto y más fuerte, y el más
recursivo ante los peores escollos de la vida real, consumidor desmedido de los
whiskys más caros, conversador ineludible y fabulista de salón. La noche de
nuestro primer encuentro en la suite presidencial del hotel del Prado salí
trastabillando con un maletín de agente viajero atiborrado de folletos de
propaganda y muestras de enciclopedias ilustradas, libros de medicina,
derecho e ingeniería de la editorial González Porto. Desde el segundo whisky
había aceptado convertirme en vendedor de libros a plazos en la provincia de
Padilla, desde Valledupar hasta La Guajira. Mi ganancia era el anticipo en
efectivo del veinte por ciento, que debía alcanzarme para vivir sin angustias
después de pagar mis gastos, incluido el hotel.
Este es el viaje que yo mismo he vuelto legendario por mi defecto incorregible
de no medir a tiempo mis adjetivos. La leyenda es que fue planeado como una
expedición mítica en busca de mis raíces en la tierra de mis mayores, con el
mismo itinerario romántico de mi madre llevada por la suya para ponerla a
salvo del telegrafista de Aracataca. La verdad es que el mío no fue uno sino
dos viajes muy breves y atolondrados.
En el segundo sólo volví a los pueblos en torno de Valledupar. Una vez allí, por
supuesto, tenía previsto seguir hasta el cabo de la Vela con el mismo itinerario
de mi madre enamorada, pero sólo llegué a Manaure de la Sierra, a La Paz y a
Villanueva, a unas pocas leguas de Valledupar. No conocí entonces San Juan
del César, ni Barrancas, donde se casaron mis abuelos y nació mi madre, y
donde el coronel Nicolás Márquez mató a Medardo Pacheco; ni conocí
Riohacha, que es el embrión de mi tribu, hasta 1984, cuando el presidente
Belisario Betancur mandó desde Bogotá un grupo de amigos invitados a
inaugurar las minas de hierro del Cerrejón. Fue el primer viaje a mi Guajira
imaginaria, que me pareció tan mítica como la había descrito tantas veces sin
conocerla, pero no pienso que fuera por mis falsos recuerdos sino por la
memoria de los indios comprados por mi abuelo por cien pesos cada uno para
la casa de Aracataca. Mi mayor sorpresa, desde luego, fue la primera visión de
Riohacha, la ciudad de arena y sal donde nació mi estirpe desde los
tatarabuelos, donde mi abuela vio a la virgen de los Remedios apagar el horno
con un soplo helado cuando el pan estaba a punto de quemársele, donde mi
abuelo hizo sus guerras y sufrió prisión por un delito de amor, y donde fui
concebido en la luna de miel de mis padres.
En Valledupar no dispuse de mucho tiempo para vender libros. Vivía en el hotel
Wellcome, una estupenda casa colonial bien conservada en el marco de la
plaza grande, que tenía una larga enramada de palma en el patio con rústicas
mesas de bar y hamacas colgadas en los horcones. Víctor Cohen, el
propietario, vigilaba como un cancerbero el orden de la casa, tanto como su
reputación moral amenazada por los forasteros disipados. Era también un
purista de la lengua que declamaba de memoria a Cervantes con ceceos y
seseos castellanos, y ponía en tela de juicio la moral de García Lorca. Hice
buenas migas con él por su dominio de don Andrés Bello, por su declamación
rigurosa de los románticos colombianos, y unas migas muy malas por su
obsesión de impedir que se contrariaran los códigos morales en el ámbito puro
de su hotel. Todo esto empezó de manera muy fácil por ser él un viejo amigo
de mi tío Juan de Dios y se complacía en evocar sus recuerdos.
Para mí fue una lotería aquel galpón del patio, porque las muchas horas que
me sobraban se me iban leyendo en una hamaca bajo el bochorno del
mediodía. En tiempos de hambruna llegué a leer desde tratados de cirugía
hasta manuales de contabilidad, sin pensar que habrían de servirme para mis
aventuras de escritor. El trabajo era casi espontáneo, porque la mayoría de los
clientes pasaban de algún modo por el cedal de los Iguarán y los Cotes, y a mí
me bastaba con una visita que se prolongaba hasta el almuerzo evocando
tramoyas de familia. Algunos firmaban el contrato sin leerlo para estar a tiempo
con el resto de la tribu que nos esperaba para almorzar a la sombra de los
acordeones. Entre Valledupar y La Paz hice mi cosecha grande en menos de
una semana y regresé a Barranquilla con la emoción de haber estado en el
único lugar del mundo que de veras entendía.
El 13 de junio muy temprano iba en el autobús hacia no sé dónde cuando me
enteré de que las Fuerzas Armadas se habían tomado el poder ante el
desorden que reinaba en el gobierno y en el país entero. El 6 de septiembre del
año anterior, una turba de pandilleros conservadores y policías en uniforme
habían prendido fuego en Bogotá a los edificios de El Tiempo y El Espectador,
los dos diarios más importantes del país, y atacaron a bala las residencias del
ex presidente Alfonso López Pumarejo y de Carlos Lleras Restrepo, presidente
de la Dirección Liberal. Este último, reconocido como un político de carácter
duro, alcanzó a intercambiar disparos con sus agresores, pero al final se vio
obligado a escapar por las bardas de una casa vecina. La situación de violencia
oficial que padecía el país desde el 9 de abril se había vuelto insostenible.
Hasta la madrugada de aquel 13 de junio, cuando el general de división
Gustavo Rojas Pínula sacó del palacio al presidente encargado, Roberto
Urdaneta Arbeláez. Laureano Gómez, el presidente titular en uso de buen retiro
por disposición de sus médicos, reasumió entonces el mando en silla de
ruedas, y trató de darse un golpe a sí mismo y gobernar los quince meses que
le faltaban para su término constitucional. Pero Rojas Pínula y su plana mayor
habían llegado para quedarse.
El respaldo nacional fue inmediato y unánime a la decisión de la Asamblea
Constituyente que legitimó el golpe militar. Rojas Pínula fue investido de
poderes hasta el término del periodo presidencial, en agosto del año siguiente,
y Laureano Gómez viajó con su familia a Benidorm, en la costa levantina de
España, dejando detrás la impresión ilusoria de que sus tiempos de rabias
habían terminado. Los patriarcas liberales proclamaron su apoyo a la
reconciliación nacional con un llamado a sus copartidarios en armas en todo el
país. La foto más significativa que publicaron los periódicos en los días
siguientes fue la de los liberales de avanzada que cantaron una serenata de
novios bajo el balcón de la alcoba presidencial. El homenaje lo encabezó don
Roberto García Peña, director de El Tiempo, y uno de los opositores más
encarnizados del régimen depuesto.
En todo caso, la foto más emocionante de aquellos días fue la fila interminable
de guerrilleros liberales que entregaron las armas en los llanos orientales,
comandados por Guadalupe Salcedo, cuya imagen de bandolero romántico
había tocado a fondo el corazón de los colombianos castigados por la violencia
oficial. Era una nueva generación de guerreros contra el régimen conservador,
identificados de algún modo como un rezago de la guerra de los Mil Días, que
mantenían relaciones nada clandestinas con los dirigentes legales del partido
liberal.
Al frente de ellos, Guadalupe Salcedo había difundido a todos los niveles del
país, a favor o en contra, una nueva imagen mítica. Tal vez por eso —a los
siete años de su rendición— fue acribillado a tiros por la policía en algún lugar
de Bogotá, que nunca ha sido precisado, ni establecidas a ciencia cierta las
circunstancias de su muerte.
La fecha oficial es el 6 de junio de 1977, y el cuerpo fue depositado en
ceremonia solemne en una cripta numerada del cementerio central de Bogotá
con asistencia de políticos conocidos. Pues Guadalupe Salcedo, desde sus
cuarteles de guerra, mantuvo relaciones no sólo políticas sino sociales con los
dirigentes del liberalismo en desgracia. Sin embargo, hay por lo menos ocho
versiones distintas de su muerte, y no faltan incrédulos de aquella época y de
ésta que todavía se pregunten si el cadáver era el suyo y si en realidad está en
la cripta donde fue sepultado.
Con aquel estado de ánimo emprendí el segundo viaje de negocios a la
Provincia, después de confirmar con Villegas que todo estaba en orden. Como
la vez anterior, hice mis ventas muy rápidas en Valledupar con una clientela
convencida de antemano. Me fui con Rafael Escalona y Poncho Cotes para
Villanueva, La Paz, Patillal y Manaure de la Sierra para visitar a veterinarios y
agrónomos. Algunos habían hablado con compradores de mi viaje anterior y
me esperaban con pedidos especiales. Cualquier hora era buena para armar la
fiesta con los mismos clientes y sus alegres compadres, y amanecíamos
cantando con los acordeoneros grandes sin interrumpir compromisos ni pagar
créditos urgentes porque la vida cotidiana seguía su ritmo natural en el fragor
de la parranda. En Villanueva estuvimos con un acordeonero y dos cajistas que
al parecer eran nietos de alguno que escuchábamos de niños en Aracataca. De
ese modo, lo que había sido una adicción infantil se me reveló en aquel viaje
como un oficio inspirado que había de acompañarme hasta siempre.
Esa vez conocí Manaure, en el corazón de la sierra, un pueblo hermoso y
tranquilo, histórico en la familia porque fue allí donde llevaron a temperar a mi
madre cuando era niña, por unas fiebres tercianas que habían resistido a toda
clase de brebajes. Tanto había oído hablar de Manaure, de sus tardes de mayo
y ayunos medicinales, que cuando estuve por primera vez me di cuenta de que
lo recordaba como si lo hubiera conocido en una vida anterior. Estábamos
tomando una cerveza helada en la única cantina del pueblo cuando se acercó a
nuestra mesa un hombre que parecía un árbol, con polainas de montar y al
cinto un revólver de guerra. Rafael Escalona nos presentó, y él se quedó
mirándome a los ojos con mi mano en la suya.
—¿Tiene algo que ver con el coronel Nicolás Márquez? —me preguntó.
—Soy su nieto —le dije.
—Entonces —dijo él—, su abuelo mató a mi abuelo.
Es decir, era el nieto de Medardo Pacheco, el hombre que mi abuelo había
matado en franca lid. No me dio tiempo de asustarme, porque lo dijo de un
modo muy cálido, como si también ésa fuera una manera de ser parientes.
Estuvimos de parranda con él durante tres días y tres noches en su camión de
doble fondo, bebiendo brandy caliente y comiendo sancochos de chivo en
memoria de los abuelos muertos. Pasaron varios días antes de que me
confesara la verdad: se había puesto de acuerdo con Escalona para
asustarme, pero no tuvo corazón para seguir las bromas de los abuelos
muertos. En realidad se llamaba José Prudencio Aguilar, y era un
contrabandista de oficio, derecho y de buen corazón. En homenaje suyo, para
no ser menos, bauticé con su nombre al rival que José Arcadio Buendía mató
con una lanza en la gallera de Cien años de soledad.
Lo malo fue que al final de aquel viaje de nostalgias no habían llegado todavía
los libros vendidos, sin los cuales no podía cobrar mis anticipos. Me quedé sin
un céntimo y el metrónomo del hotel andaba más deprisa que mis noches de
fiesta. Víctor Cohen empezó a perder la poca paciencia que le quedaba por
causa de los infundios de que la plata de su deuda la despilfarraba con
chiflamicas de baja estofa y guarichas de mala muerte. Lo único que me
devolvió el sosiego fueron los amores contrariados de El derecho de nacer, la
novela radial de don Félix B. Caignet, cuyo impacto popular revivió mis viejas
ilusiones con la literatura de lágrimas. La lectura inesperada de El viejo y el
mar, de Hemingway, que llegó de sorpresa en la revista Life en Español, acabó
de restablecerme de mis quebrantos.
En el mismo correo llegó el cargamento de libros que debía entregar a sus
dueños para cobrar mis anticipos. Todos pagaron puntuales, pero ya debía en
el hotel más del doble de lo que había ganado, y Villegas me advirtió que no
tendría ni un clavo más antes de tres semanas. Entonces hablé en serio con
Víctor Cohen y él aceptó un vale con un fiador. Como Escalona y su pandilla no
estaban a la mano, un amigo providencial me hizo el favor sin compromisos,
sólo porque le había gustado un cuento mío publicado en Crónica. Sin
embargo, a la hora de la verdad no pude pagarle a nadie.
El vale se volvió histórico años después cuando Víctor Cohen lo mostraba a
sus amigos y visitantes, no como un documento acusador sino como un trofeo.
La última vez que lo vi tenía casi cien años y era espigado y lúcido, y con el
humor intacto. En el bautizo de un hijo de mi comadre Consuelo
Araujonoguera, del cual fui padrino, volví a ver el vale impagado casi cincuenta
años después. Víctor Cohen se lo mostró a todo el que quiso verlo, con la
gracia y la fineza de siempre. Me sorprendió la pulcritud del documento escrito
por él, y la enorme voluntad de pagar que se notaba en la desfachatez de mi
firma. Víctor lo celebró aquella noche bailando un paseo vallenato con una
elegancia colonial como nadie lo había bailado desde los años de Francisco el
Hombre. Al final, muchos amigos me agradecieron que no hubiera pagado a
tiempo el vale que dio origen a aquella noche impagable.
La magia seductora del doctor Villegas daría todavía para más, pero no con los
libros. No es posible olvidar la maestría señorial con que toreaba a los
acreedores y la felicidad con que ellos entendían sus razones para no pagar a
tiempo. El más tentador de sus temas de entonces tenía que ver con la novela
Se han cerrado los caminos, de la escritora barranquillera Olga Salcedo de
Medina, que había provocado un alboroto más social que literario pero con
escasos precedentes regionales. Inspirado por el éxito de El derecho de nacer,
que seguí con atención creciente durante todo el mes, había pensado que
estábamos en presencia de un fenómeno popular que los escritores no
podíamos ignorar. Sin mencionar siquiera la deuda pendiente se lo había
comentado a Villegas a mi regreso de Valledupar, y él me propuso que
escribiera la adaptación con la malicia bastante para triplicar el vasto auditorio
ya amarrado por el drama radial de Félix B. Caignet.
Hice la adaptación para la transmisión radiofónica en una encerrona de dos
semanas que me parecieron mucho más reveladoras de lo previsto, con
medidas de diálogos, grados de intensidad y situaciones y tiempos fugaces que
no se parecían a nada de cuanto había escrito antes. Con mi inexperiencia en
el diálogo —que sigue sin ser mi fuerte—, la prueba fue valiosa y más la
agradecí por el aprendizaje que por la ganancia. Sin embargo, tampoco en eso
tenía quejas, porque Villegas me adelantó la mitad en efectivo y se
comprometió a cancelarme la deuda anterior con los primeros ingresos de la
radionovela.
Se grabó en la emisora Atlántico, con el mejor reparto regional posible y
dirigida sin experiencia ni inspiración por el mismo Villegas. Para narrador le
habían recomendado a Germán Vargas, como un locutor distinto por el
contraste de su sobriedad con la estridencia de la radio local. La primera
sorpresa grande fue que Germán aceptó, y la segunda fue que desde el primer
ensayo él mismo llegó a la conclusión de que no era el indicado. Villegas en
persona asumió entonces la carga de la narración con su cadencia y los silbos
andinos que acabaron de desnaturalizar aquella aventura temeraria.
La radionovela pasó completa con más penas que glorias, y fue una cátedra
magistral para mis ambiciones insaciables de narrador en cualquier género.
Asistí a las grabaciones, que eran hechas en directo sobre el disco virgen con
una aguja de arado que iba dejando copos de filamentos negros y luminosos,
casi intangibles, como cabellos de ángel. Cada noche me llevaba un buen
puñado que repartía entre mis amigos como un trofeo insólito. Entre tropiezos y
chapucerías sin cuento, la radionovela salió al aire a tiempo con una fiesta
descomunal muy propia del promotor.
Nadie logró inventarse un argumento de cortesía para hacerme creer que la
obra le gustaba, pero tuvo una buena audiencia y una pauta de publicidad
suficiente para salvar la cara. A mí, por fortuna, me dio nuevos bríos en un
género que me parecía disparado hacia horizontes impensables. Mi admiración
y gratitud por don Félix B. Caignet llegaron al punto de pedirle una entrevista
privada unos diez años después, cuando viví unos meses en La Habana como
redactor de la agencia cubana Prensa Latina. Pero a pesar de toda clase de
razones y pretextos, nunca se dejó ver, y sólo me quedó de él una lección
magistral que leí en alguna entrevista suya: «La gente siempre quiere llorar: lo
único que yo hago es darle el pretexto». Las magias de Villegas, por su parte,
no dieron para más. Se le enredó todo también con la editorial González Porto
—como antes con Losada— y no hubo modo de arreglar nuestras últimas
cuentas, porque dejó tirados sus sueños de grandeza para volver a su país.
Álvaro Cepeda Samudio me sacó del purgatorio con su vieja idea de convertir
El Nacional en el periódico moderno que había aprendido a hacer en los
Estados Unidos. Hasta entonces, aparte de sus colaboraciones ocasionales en
Crónica, que siempre fueron literarias, sólo había tenido ocasión de practicar su
grado de la Universidad de Columbia con los comprimidos ejemplares que
mandaba al Sporting News, de Saint Louis, Missouri. Por fin, en 1953 nuestro
amigo Julián Davis Echandía, que había sido el primer jefe de Álvaro, lo llamó
para que se hiciera cargo del manejo integral de su periódico vespertino, El
Nacional El propio Álvaro lo había embullado con el proyecto astronómico que
le presentó a su regreso de Nueva York, pero una vez capturado el mastodonte
me llamó para que lo ayudara a cargarlo sin títulos ni deberes definidos, pero
con el primer sueldo adelantado que me alcanzó para vivir aun sin cobrarlo
completo.
Fue una aventura mortal. Álvaro había hecho el plan íntegro con modelos de
los Estados Unidos. Como Dios en las alturas quedaba Davis Echandía,
precursor de los tiempos heroicos del periodismo sensacionalista local y el
hombre menos descifrable que conocí, bueno de nacimiento y más sentimental
que compasivo. El resto de la nómina eran grandes periodistas de choque, de
la cosecha brava, todos amigos entre sí y colegas de muchos años. En teoría,
cada quien tenía su órbita bien definida, pero más allá de ella no se supo nunca
quién hizo qué para que el enorme mastodonte técnico no lograra dar ni el
primer paso. Los pocos números que lograron salir fueron el resultado de un
acto heroico, pero nunca se supo de quién. A la hora de entrar en prensa las
planchas estaban empasteladas. Desaparecía el material urgente, y los buenos
enloquecíamos de rabia. No recuerdo una vez en que el diario saliera a tiempo
y sin remiendos, por los demonios agazapados que teníamos en los talleres.
Nunca se supo qué pasó. La explicación que prevaleció fue quizás la menos
perversa: algunos veteranos anquilosados no pudieron tolerar el régimen
renovador y se confabularon con sus almas gemelas hasta que consiguieron
desbaratar la empresa.
Álvaro se fue de un portazo. Yo tenía un contrato que había sido una garantía
en condiciones normales, pero en las peores era una camisa de fuerza.
Ansioso de sacar algún provecho del tiempo perdido intenté armar al correr de
la máquina cualquier cosa válida con cabos sueltos que me quedaban de
intentos anteriores. Retazos de La casa, parodias del Faulkner truculento de
Luz de agosto, de las lluvias de pájaros muertos de Nathaniel Hawthorne, de
los cuentos policíacos que me habían hastiado por repetitivos, y de algunos
moretones que todavía me quedaban del viaje a Aracataca con mi madre. Fui
dejándolos fluir a su antojo en mi oficina estéril, donde no quedaba más que el
escritorio descascarado y la máquina de escribir con el último aliento, hasta
llegar de un solo tirón al título final: «Un día después del sábado». Otro de los
pocos cuentos míos que me dejaron satisfecho desde la primera versión.
En El Nacional me abordó un vendedor volante de relojes de pulso. Nunca
había tenido uno, por razones obvias en aquellos años, y el que me ofrecía era
de un lujo aparatoso y caro. El mismo vendedor me confesó entonces que era
miembro del Partido Comunista encargado de vender relojes como anzuelos
para pescar contribuyentes.
—Es como comprar la revolución a plazos —me dijo. Le contesté de buena
índole:
—La diferencia es que el reloj me lo dan enseguida y la revolución no.
El vendedor no tomó muy bien el mal chiste y terminé comprando un reloj más
barato, sólo por complacerlo, y con un sistema de cuotas que él mismo pasaría
a cobrar cada mes. Fue el primer reloj que tuve, y tan puntual y duradero que
todavía lo guardo como reliquia de aquellos tiempos.
Por esos días volvió Álvaro Mutis con la noticia de un vasto presupuesto de su
empresa para la cultura y la aparición inminente de la revista Lámpara, su
órgano literario. Ante su invitación a colaborar le propuse un proyecto de
emergencia: la leyenda de La Sierpe. Pensé que si algún día quería contarla no
debía ser a través de ningún prisma retórico sino rescatada de la imaginación
colectiva como lo que era: una verdad geográfica e histórica. Es decir —por
fin—, un gran reportaje.
—Usted haga lo que le salga por donde quiera —me dijo Mutis—. Pero hágalo,
que es el ambiente y el tono que buscamos para la revista.
Se la prometí para dos semanas más tarde. Antes de irse al aeropuerto había
llamado a su oficina de Bogotá, y ordenó el pago adelantado. El cheque que
me llegó por correo una semana después me dejó sin aliento. Más aún cuando
fui a cobrarlo y el cajero del banco se inquietó con mi aspecto. Me hicieron
pasar a una oficina superior, donde un gerente demasiado amable me preguntó
dónde trabajaba. Le contesté que escribía en El Heraldo, de acuerdo con mi
costumbre, aunque ya entonces no fuera cierto. Nada más. El gerente examinó
el cheque en el escritorio, lo observó con un aire de desconfianza profesional y
por fin sentenció:
—Se trata de un documento perfecto.
Esa misma tarde, mientras empezaba a escribir «La Sierpe», me anunciaron
una llamada del banco. Llegué a pensar que el cheque no era confiable por
cualesquiera de las incontables razones posibles en Colombia. Apenas logré
tragarme el nudo de la garganta cuando el funcionario del banco, con la
cadencia viciosa de los andinos, se excusó de no haber sabido a tiempo que el
mendigo que cobró el cheque era el autor de «La Jirafa».
Mutis volvió otra vez a fin de año. Apenas si saboreó el almuerzo por ayudarme
a pensar en algún modo estable y para siempre de ganar más sin cansancio. El
que a los postres le pareció mejor fue hacerles saber a los Cano que yo estaría
disponible para El Espectador, aunque seguía crispándome la sola idea de
volver a Bogotá. Pero Álvaro no daba tregua cuando se trataba de ayudar a un
amigo.
—Hagamos una vaina —me dijo—, le voy a mandar los pasajes para que vaya
cuando quiera y como quiera a ver qué se nos ocurre.
Era demasiado para decir que no, pero estaba seguro de que el último avión de
mi vida había sido el que me sacó de Bogotá después del 9 de abril. Además,
las escasas regalías de la radionovela y la publicación destacada del primer
capítulo de «La Sierpe» en la revista Lámpara me habían valido algunos textos
de publicidad que me alcanzaron además para mandarle un barco de alivio a la
familia de Cartagena. De modo que una vez más resistí a la tentación de
mudarme a Bogotá.
Álvaro Cepeda, Germán y Alfonso, y la mayoría de los contertulios del Japy y
del café Roma, me hablaron en buenos términos de «La Sierpe» cuando se
publicó en Lámpara el primer capítulo. Estaban de acuerdo en que la fórmula
directa del reportaje había sido la más adecuada para un tema que estaba en
la peligrosa frontera de lo que no podía creerse. Alfonso, con su estilo entre
broma y de veras me dijo entonces algo que no olvidé nunca: «Es que la
credibilidad, mi querido maestro, depende mucho de la cara que uno ponga
para contarlo». Estuve a punto de revelarles las propuestas de trabajo de
Álvaro Mutis, pero no me atreví, y hoy sé que fue por el miedo de que me las
aprobaran. Había vuelto a insistir varias veces, incluso después de que me hizo
una reservación en el avión y la cancelé a última hora. Me dio su palabra de
que no estaba haciendo una diligencia de segunda mano para El Espectador ni
para ningún otro medio escrito o hablado. Su único propósito —insistió hasta el
final— era el deseo de conversar sobre una serie de colaboraciones fijas para
la revista y examinar algunos detalles técnicos sobre la serie completa de «La
Sierpe», cuyo segundo capítulo debía salir en el número inminente. Álvaro
Mutis se mostraba seguro de que esa clase de reportajes podían ser un
puntillazo al costumbrismo chato en sus propios terrenos. De todos los motivos
que me había planteado hasta entonces, éste fue el único que me dejó
pensando.
Un martes de lloviznas lúgubres me di cuenta de que no podría irme aunque lo
quisiera porque no tenía más ropa que mis camisas de bailarín. A las seis de la
tarde no encontré a nadie en la librería Mundo y me quedé esperando en la
puerta, con una pelota de lágrimas por el crepúsculo triste que empezaba a
padecer. En