2. El trabajo de cuidado no remunerado en Argentina: un análisis

2. El trabajo de cuidado no remunerado en Argentina: un análisis desde la
evidencia del Módulo de Trabajo no Remunerado
Corina Rodríguez Enríquez
Rodríguez Enríquez, Corina. El trabajo de cuidado no remunerado en Argentina: un análisis desde la
evidencia del Módulo de Trabajo no Remunerado. Documentos de Trabajo “Políticas públicas y
derecho al cuidado” 2.
ELA – Equipo Latinoamericano de Justicia y Género
Tucumán 1581 Piso 5 Oficina 10 B. C1050AAE, Buenos Aires, Argentina.
(+54 11) 4371-2696 / 2920
www.ela.org.ar
[email protected]
ISSN:2422-7021
Equipo del Proyecto “El cuidado en la agenda pública: estrategias para reducir las desigualdades de
género en Argentina”
Dirección: Natalia Gherardi
Coordinación: Lucía Martelotte
Integrantes del equipo: Ana Laya, Gabriela Marzonetto, María Inés Pacecca, Laura Pautassi, Paula
Rey, Corina Rodíguez Enríquez, Falicitas Rossi y Carla Zibecchi.
http:// elcuidadoenagenda.org.ar
[email protected]
La serie Documentos de Trabajo “Políticas públicas y derecho al cuidado” forma parte del proyecto
“El cuidado en la agenda pública: estrategias para reducir las desigualdades de género en Argentina”
que desarrollan ELA – Equipo Latinoamericano de Justicia y Género, CIEPP– Centro Interdisciplinario
para el Estudio de Políticas Públicas, y ADC – Asociación por los Derechos Civiles, con el apoyo
financiero de la Unión Europea.
El objetivo es ofrecer reflexiones teóricas y profundizar en el abordaje de algunas de laa diversas
aristas que componen el derecho al cuidado.
El contenido de este documento es responsabilidad exclusiva de ELA, CIEPP y ADC y en ningún caso
debe considerarse que refleja los puntos de vista de la Unión Europea.
Se ha procurado evitar el lenguaje sexista. Sin embargo, a fin de facilitar la lectura, no se incluyen
recursos como la [email protected] y se trató de limitar el uso de barras “as/os”. En aquellos casos en que no se ha
podido evitar pluralizar el masculino dada la forma del idioma español para nombrar el plural,
deseamos que se tenga en cuenta la intención no sexista del equipo de redacción.
2
Contenido
Resumen ejecutivo................................................................................................................. 4
I. Introducción.........................................................................................................................6
II. La producción de información sobre uso del tiempo......................................................... 7
III. El módulo de Trabajo no Remunerado y Uso del Tiempo de la EAHU.............................. 10
III.1. Algunas consideraciones sobre la metodología utilizada..................................11
IV. El trabajo de cuidado no remunerado en Argentina.........................................................12
V. Políticas públicas para la redistribución del trabajo y el tiempo........................................21
Referencias.............................................................................................................................24
3
Resumen ejecutivo
Este trabajo1 presenta una caracterización del trabajo de cuidado no remunerado que
realizan varones y mujeres en los hogares urbanos de Argentina, a partir del Módulo de
Trabajo no Remunerado (TNR) aplicado por la Encuesta Anual de Hogares Urbanos (EAHU)
del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) en el tercer trimestre del año 2013. Se
trata de la primera información de este tipo con cobertura nacional urbana que se produce
en el país, y que permite nutrir el debate sobre la manera en que los hogares organizan sus
actividades de cuidado de niños, niñas y personas mayores, y las desigualdades de género
que aquí se generan y reproducen.
El instrumento de captación utilizado presenta algunas limitaciones metodológicas. No es
una Encuesta de Uso del Tiempo (EUT), sino un módulo acotado, que indaga sobre un listado
de tareas limitado, lo que puede llevar a que se dejen de captar algunas o muchas tareas de
cuidado. Se administra por recordación, lo que puede acarrear los problemas típicos de
percepción de tiempo en este tipo de encuestas. Incorpora una llamativa condición de haber
dedicado al menos una hora diaria a alguna actividad de cuidado, para ser considerado
activo en la misma, con lo cual es posible que se pierda la captación de las tareas realizadas
por personas que destinan poco tiempo al cuidado, y que de esta forma se reduzca
artificialmente la brecha del tiempo dedicado por varones y mujeres. No permite distinguir
la simultaneidad en las tareas, muy habitual en este tipo de actividades.
Con todas estas limitaciones, el módulo provee sin embargo evidencia que confirma de
modo contundente la presunción de una utilización del tiempo diferente por parte de
varones y mujeres, y una sobrecarga de las mujeres en las responsabilidades de cuidado. En
efecto, la información muestra que: i) las mujeres destinan un tiempo sustantivamente
mayor que los varones al TNR; ii) las jornadas de TNR de las mujeres se incrementan en la
edad central, cuando son cónyuges, cuando hay menores de 6 años en el hogar, cuanto
menor es la jornada de trabajo en el mercado laboral, y cuanto peor es el nivel de ingreso
del hogar en el que viven; iii) aun cuando las mujeres desocupadas e inactivas destinan
mayor cantidad de tiempo al TNR, las mujeres ocupadas destinan un tiempo sustantivo (casi
6 horas diarias), lo que se expresa en jornadas de trabajo total muy prolongadas
diariamente, lo que les limita la disponibilidad de tiempo “para sí” (dedicadas al
autocuidado, al esparcimiento o la capacitación); iv) la situación ocupacional, el nivel de
ingreso, la posición en el hogar, el nivel educativo, la edad, no producen ninguna
modificación en la cantidad de tiempo que los varones destinan al TNR; v) la única razón por
la cual los varones incrementan moderadamente su dedicación al TNR es ante la presencia
de menores de 6 años en el hogar, pero siempre en proporciones sustantivamente menores
a las mujeres; vi) la desigualdad en el uso del tiempo y en la intensidad del tiempo dedicado
al TNR es una experiencia socio-económicamente estratificada, que se convierte por tanto
en un vector reproductor de desigualdades.
Esta situación desafía a las políticas públicas, necesarias para ampliar la libertad de las
personas para elegir la manera en que quieren utilizar su tiempo. La posibilidad de una
distribución más equitativa del tiempo requiere la redistribución simultánea del trabajo
tanto remunerado como no remunerado. Para ello se requiere un plan integral de políticas
públicas que aborde las cuestiones macroeconómicas que determinan la generación de
oportunidades laborales para varones y mujeres, la manera de garantizar ingresos
suficientes y protección social, el fortalecimiento del nivel educativo y la formación
1
La autora agradece la colaboración de Maggie Méndez en la preparación de este trabajo.
4
permanente de las personas para el empleo, la expansión de servicios de cuidado accesibles
y adaptados a las necesidades diversas de la población, la transformación de los
estereotipos de género.
5
I. Introducción
El estudio del trabajo no remunerado ha generado un creciente interés en la región y viene
abonando el debate de políticas públicas. Se nutre de los antecedentes históricos que
ubicaron el tema en el centro de los debates del feminismo, que tempranamente denunció
la naturalización de las responsabilidades de las mujeres para cuidar y la consecuente
desigual distribución del tiempo de cuidado entre varones y mujeres.2
Más recientemente, la economía feminista ha hecho hincapié en el rol sistémico del trabajo
de cuidado no remunerado3 y en lo determinante que resulta para la desigualdad económica
de género, su inequitativa distribución. El hecho que las mujeres concentren la mayor parte
de las responsabilidades de cuidado, atendiéndolas con su propio trabajo no remunerado,
dificulta su plena participación económica. Esto resulta más evidente cuanto más débiles
son sus recursos para el empleo (nivel de educación, calificaciones, trayectorias previas),
cuanto más importantes son sus demandas de cuidado (por caso, existencia de mayor
cantidad de niños o niñas menores en el hogar), y cuanto más escasas las posibilidades de
derivar el cuidado (a instancias extra-domésticas públicas o privadas). De esta forma, la
desigual distribución de responsabilidades de cuidado y de oportunidades para atenderlas,
es un vector claro de reproducción de desigualdades socio-económicas y de género.
En las últimas décadas en América Latina se ha generado una importante producción de
evidencia para dar cuenta de esta problemática.4 Los estudios sobre el uso del tiempo han
permitido generar información que confirma la presunción sobre el desigual reparto de las
responsabilidades de cuidado al interior de los hogares, así como sobre lo estratificado de
esta experiencia.
En Argentina, la producción de información en este campo ha tardado en concretarse. Se
pueden citar la Encuesta de Uso del Tiempo realizada en la Ciudad de Buenos Aires en el año
2005 y la realizada en la Ciudad de Rosario en el año 2010. Estos dos antecedentes claves
permitieron una primera aproximación conceptual y metodológicamente sólida al tema,
aunque produciendo evidencia para espacios territoriales acotados. Resulta además
destacable que ambos fueran impulsados desde espacios académicos. 5
Sólo muy recientemente el sistema estadístico nacional abordó la cuestión. En el
relevamiento del tercer cuatrimestre del año 2013, el Instituto Nacional de Estadística y
Censos (INDEC) incorporó un pequeño módulo de Trabajo No Remunerado y Uso del Tiempo
a la Encuesta Anual de Hogares Urbanos (EAHU) y produjo la primera información con
2
Para un recorrido conceptual del tema ver Gardiner (1997), Rodríguez Enríquez (2005) y Esquivel
(2011),
3
Al respecto ver Rodríguez Enríquez (2012).
4
Para un raconto de las experiencias de generación de información sobre uso del tiempo ver Aguirre
y Ferrari (2013).
5
La Encuesta de Uso del Tiempo de la Ciudad de Buenos Aires se incorporó como un módulo a la
Encuesta Anual de Hogares 2005 y se realizó en virtud de lo establecido por la Ley 1168 y en el marco
de un acuerdo de cooperación entre la Dirección General de Estadística y Censos de la Ciudad de
Buenos Aires y el Instituto de Ciencias de la Universidad Nacional de General Sarmiento. La encuesta
de Rosario se realizó en el marco del proyecto “Mujeres y Participación Ciudadana: Contribuciones al
Desarrollo, la Equidad de Género y la Gobernabilidad desde el Voluntariado en Rosario”, y fue
desarrollada por la Facultad de Ciencias Económicas y Estadística de la Universidad Nacional de
Rosario en alianza con el Instituto Provincial de Estadísticas y Censos de Santa Fe, el Fondo de
Desarrollo de las Naciones Unidas para la Mujer (ONU MUJERES) y el Programa de Voluntarios de
Naciones Unidas (UNV).
6
cobertura nacional urbana sobre el tiempo que varones y mujeres dedican a estas
6
actividades.
El presente documento se propone una presentación y análisis de esta información, a la luz
del debate sobre la cuestión del cuidado en Argentina, dando cuenta de las principales
características de la organización del trabajo de cuidado no remunerado y sus implicancias
para la situación de las mujeres y la igualdad de género.
Para ello, en la primera sección se realiza una síntesis de los instrumentos habitualmente
utilizados para captar el uso del tiempo, en la segunda se presenta la metodología específica
utilizada en Argentina, en la tercera se da cuenta de la evidencia recogida y la
caracterización que permite hacer sobre el trabajo no remunerado de varones y mujeres en
la Argentina urbana, y en la cuarta se sintetizan los desafíos que esta evidencia propone al
debate de política pública.
1. La producción de información sobre uso del tiempo
La información sobre el trabajo no remunerado que realizan las personas se recoge en las
Encuestas o Módulos de Uso del Tiempo. Se trata de Encuestas cuando tienen una entidad
autónoma y se realizan para captar específicamente esta información, y se trata de
Módulos cuando se montan sobre encuestas a hogares pre-existentes (en general Encuestas
de Fuerza de Trabajo o de Condiciones de Vida) 7. En lo que sigue se hablará genéricamente
de Encuestas de Uso del Tiempo (EUT) para referirse a ambos tipos de instrumento.
Las encuestas de uso del tiempo en la región
Las EUT comenzaron a implementarse en los países del Norte Global hacia mediados de la década
del 60, y en América Latina al promediar la década del 80, siendo Cuba el primer país que lo hace en
1985. En 1996, México implementa su primera experiencia de EUT convirtiéndose con el tiempo en
una referencia para estas mediciones, con una gran sostenida producción de datos y mejoras
sustantivas en lo conceptual y metodológico (Aguirre y Ferrari, 2013). Clave para la consolidación de
las EUT en la región fue la creación del Grupo de Trabajo de Estadísticas de Género (CTEG) en el
marco de la Conferencia de Estadísticas de las Américas en el año 2007, así como los procesos de
socialización de información y capacitación en el tema impulsados por la División de Asuntos de
Género de la CEPAL y ONU Mujeres, como también el aporte conceptual y metodológico de las
expertas regionales de la International Association for Time Use Research (IATUR).
Las EUT son instrumentos de captación que se administran a hogares, o personas que viven
en hogares (siguiendo por lo general la definición estándar de hogar como aquel grupo de
personas que viven bajo el mismo techo y de un presupuesto de gastos común). Pueden,
según los casos, indagar a todas las personas del hogar (en general mayores de cierta edad)
o a algunas personas del hogar. En consecuencia la información que genera sirve para
conocer el tiempo dedicado por las personas en promedio a diferentes actividades (y no
específicamente para conocer cómo se distribuye el tiempo dedicado a las distintas
actividades al interior de un hogar). Es decir, nos permite conocer el tiempo promedio que
6
Cabe mencionar que lamentablemente este módulo se aplica en el marco de la cuestionada
situación institucional del INDEC, intervenido por el Poder Ejecutivo Nacional desde el año 2007 y que
impone sospechas sobre la calidad de la información relevada y publicada.
7
Sobre las ventajas y desventajas de cada una de estas alternativas ver Milosaevic y Tacla (2007) y
Aguirre y Ferrari (2013).
7
varones y mujeres (con distintas características socio-económicas) destinan a distintos tipos
de actividades.
Existen dos alternativas metodológicas para relevar la información sobre uso del tiempo:

El diario de actividades o uso del tiempo: un instrumento que permite
registrar lo que la persona hace durante las 24 horas que dura un día. En
general lo completa la propia persona encuestada (con la capacitación y
supervisión de quien administra la encuesta), que va anotando a lo largo del
día las actividades que realiza en fracciones de tiempo (desde 10 minutos a
media hora). Alternativamente, el diario se puede completar por
recordación con referencia al día anterior.

El listado de actividades: consiste justamente en la administración en una
entrevista personal de una lista de actividades sobre las que se indaga a la
persona entrevistada dos cosas. En primer lugar, si ha realizado o no la
actividad en el período de referencia (habitualmente el día de ayer). En
segundo lugar, cuánto tiempo le ha dedicado a esa actividad.
Los diarios de actividades tienen la ventaja de poder captar con facilidad la simultaneidad de
las tareas, y cuando se utilizan de manera abierta (es decir sin actividades clasificadas o
codificadas) producen menos sesgo en la respuesta, al dejar libre a la persona la descripción
de la actividad que consigna. Adicionalmente, los diarios de actividades permiten visualizar
el “timing” de las actividades, esto es, la organización a lo largo del día y los horarios en que
se concentra la intensidad en el uso del tiempo en cierto tipo de actividades. Como
desventaja de este instrumento se señala la necesidad de cierta capacidad de alfabetización
y comprensión en lecto-escritura de la población encuestada, y por otro lado las dificultades
que pueden aparecer a la hora de codificar y clasificar las actividades.
La administración de un listado de tareas tiene la ventaja de ser más sencilla y no depender
de la capacidad de la persona que responde, así como facilitar el recorte de actividades
cuando se busca indagar sobre ciertos conjuntos específicos de las mismas. Sin embargo,
presenta como desventaja el riesgo de no incluir actividades relevantes que las personas
encuestadas realicen, o sesgar sus respuestas, restringidas al listado provisto.
La decisión de qué estrategia de relevamiento utilizar (módulo agregado a otra encuesta
pre-existente, que en general es la alternativa más accesible y de menor costo pero más
restringida en la información que recoge, o alternativa la creación de encuesta ad hoc, en
general más comprehensivas en la información recogida pero costosas en su desarrollo), así
como del tipo de instrumento (diario de actividades o listado de actividades) depende de
múltiples factores que incluyen los objetivos específicos del relevamiento, la disponibilidad
de recursos, la existencia de encuestas a hogares sólidas, el nivel de calificación de las
personas que realizan el relevamiento, así como también de las personas encuestadas.
Las EUT recogen información de actividades que se clasifican y agrupan utilizando la
referencia internacional de la ICATUS (Clasificación Internacional de Actividades para
Estadísticas sobre Uso del Tiempo). La misma propone tres criterios de diferenciación de
actividades:
1) Actividades de producción comprendidas dentro de la frontera de la producción del
Sistema de Cuentas Nacionales (SNC), que incluyen:
8
 Trabajo para sociedades, cuasi sociedades, instituciones sin fines de lucro y
la administración pública.
 Trabajo para empresas de los hogares no constituidas en sociedad:
actividades de producción primarias, actividades de producción no
primarias, actividades de construcción, prestación de servicios
remunerados.

2) Actividades comprendidas dentro de la frontera general de la producción, pero no de la
frontera de la producción del SCN, que incluyen:
 Trabajo en: la prestación de servicios domésticos no remunerados para uso
final propio en el hogar, prestación de servicios no remunerados de cuidado
de miembros del hogar, prestación de servicios a la comunidad y ayuda a
otros hogares.
3) Actividades que no se consideran actividades productivas, es decir, actividades personales,
que incluyen:
 Actividades de estudio.
 Vida social y participación en actividades comunitarias.
 Asistencia a acontecimientos culturales, de entretenimiento y deportivos, y
visitas culturales.
 Aficiones, juegos y otros pasatiempos.
 Práctica de deportes de interior y de exterior.
 Utilización de medios de comunicación de masas.
Para llegar a esta agrupación, la ICATUS propone una estructura de 15 divisiones principales,
54 subdivisiones, 92 grupos, 200 clases y 363 subclases.
Alternativamente se ha desarrollado una clasificación más sintética y que capta las
especificidades regionales, la CAUTAL (Clasificación de Actividades de Uso del Tiempo para
América Latina y el Caribe). Esta presenta 3 categorías principales, 9 Divisiones, 28 Grupos,
82 Clases y 29 Subclases. Las actividades seleccionadas se caracterizan por tener
equivalencias a nivel de 4 dígitos con la ICATUS (Gómez Luna, 2010). La CAUTAL se
estructura de la siguiente forma:
1) Actividades productivas en el SCN. Producción con Trabajo Remunerado:
 Producción de mercado: agropecuaria, industrial, comercio, servicios del
sector privado.
 Producción para uso propio: Bienes agropecuarios de autoconsumo,
recolección de productos agrícolas silvestres, recolección de leña, acarreo
de agua, construcción, servicios de alquiler de viviendas ocupadas por sus
propietarios, servicio doméstico remunerado.
 Otra producción no de mercado: servicios de las administraciones públicas,
servicios de instituciones sin fines de lucro.
2) Actividades productivas fuera del SCN. Producción de servicios con Trabajo no
Remunerado:
 Servicios de hogares no remunerados: quehaceres del hogar, cuidado de
personas, cuidado de niños menores de 15 años, cuidado de miembros del
hogar de más de 60 años.
 Servicios no remunerados para otros hogares: quehaceres domésticos,
cuidado de personas.
9
 Servicios no remunerados para la comunidad: gestiones gratuitas para
obtener servicios públicos.
 Producción con trabajo no remunerado en instituciones sin fines de lucro:
trabajo voluntario no remunerado en cuidados de salud
3) Actividades no productivas o personales:
 Estudio y aprendizaje.
 Convivencia social.
 Aficiones, juegos y otros pasatiempos.
 Deportes y ejercicio físico.
 Utilización de medios masivos de comunicación.
 Cuidados personales.
 Comer.
 Dormir.
Cuanto más desagregada sea la indagación mayor será la información que se puede obtener
en la estimación de tiempo promedio utilizado por varones y mujeres en estos grupos de
actividades. En general la información de los resultados de las EUT se discriminan entre días
de la semana y días de fin de semana, o días típicos y no típicos, para captar la diversidad de
distribuciones de tiempo que puede haber, evitando asimismo distorsionar los tiempos
promedios habituales.
III. El módulo de Trabajo no Remunerado y Uso del Tiempo de la EAHU
La Encuesta Anual de Hogares Urbanos (EAHU) es un operativo que se lleva a cabo por el
INDEC, durante el tercer trimestre de cada año (desde el año 2010), cuyas áreas de
indagación (e instrumentos de captación) son los mismos de la Encuesta Permanente de
Hogares (EPH) y cuyos dominios de estimación son el total nacional y los totales provinciales
de la población urbana residente en hogares particulares. 8
En su edición del 2013 la EAHU incorporó un módulo de trabajo no remunerado y uso del
tiempo con el objetivo de captar información respecto de la participación y el tiempo
destinado por las personas de 18 años y más a las tareas domésticas, al cuidado de
miembros del hogar y al trabajo voluntario. El módulo relevó información de 65.352
personas de 18 años y más, que representan a una población de 26.464.831 personas de
esas edades residentes en hogares particulares de localidades de 2000 y más habitantes de
todo el territorio nacional.
El módulo se implementó con dos bloques, uno destinado a indagar sobre el trabajo
doméstico y de cuidado no remunerado, y otro sobre trabajo voluntario. El bloque de
trabajo no remunerado constó de tres preguntas, todas con período de referencia del día de
ayer. Las tres preguntas incluidas fueron las siguientes:
8
La EAHU resulta de la extensión del operativo continuo de la EPH-31 aglomerados urbanos, a través
de la incorporación a la muestra de viviendas de hogares particulares de localidades de 2000 y más
habitantes que no están incluidas en la muestra del operativo continuo, en todas las provincias con la
excepción de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico
Sur.
10
 ¿Cuánto tiempo le dedicó a: limpieza de casa, aseo y arreglo de ropa, preparar y
cocinar alimentos, compras para el hogar, reparación y mantenimiento del
hogar?
 ¿Cuánto tiempo le dedicó al apoyo en tareas escolares a miembros del hogar?
 ¿Cuánto tiempo le dedicó al cuidado de niños / enfermos o adultos mayores,
miembros del hogar? (Incluye tiempos de traslado a actividades de cuidado)
En las preguntas que incluían más de una tarea (las referidas a las tareas domésticas y a las
tareas de cuidado), cuando las personas entrevistadas hubieran realizado más de una de
esas actividades en forma simultánea, se pidió que contestaran por aquella que identificaran
como principal. De manera que el módulo de trabajo no remunerado capta simultaneidad
(implícitamente) entre los grupos de tareas de las tres preguntas, pero no entre las tareas de
cada grupo.9
Con la información recogida en el módulo se construyeron tres indicadores:
TASA DE PARTICIPACION EN LAS ACTIVIDADES NO REMUNERADAS: Calculada como
porcentaje entre el total de personas que realizan determinada actividad y la
población total. Se toma como criterio de participación haber hecho la actividad por
lo menos durante una hora en el período de referencia.
TIEMPO SOCIAL PROMEDIO: Calculado como promedio entre el tiempo total que se
dedica a determinada actividad y el total de personas encuestadas. Se expresa en
horas y décimas.10
TIEMPO PROMEDIO: Calculado como promedio entre el tiempo total que se dedica a
determinada actividad, y el total de personas que declararon haber realizado esa
actividad. Se expresa en horas y décimas.
III.1. Algunas consideraciones sobre la metodología utilizada
La posibilidad de contar con información de cobertura nacional sobre el uso del tiempo de
varones y mujeres, que permita dar cuenta del trabajo no remunerado realizado por las
personas y las diferencias de género que se advierten, es sin lugar a dudas un paso adelante
importante. Como se verá en la sección siguiente, los resultados son contundentes y se
encuentran alineados en términos generales con las presunciones que existen y con la
evidencia de otras EUT: que las mujeres destinan mucho más tiempo al trabajo no
remunerado que los varones.
Sin embargo es necesario remarcar algunas de las características de la metodología
adoptada, que puede imponer restricciones para su utilización y análisis y que sin dudas la
vuelven incomparable con los antecedentes existentes en el país.11
9
Es decir, se capta por ejemplo la simultaneidad entre una tarea doméstica (por caso cocinar) y una
de cuidado (por ejemplo cuidado de niños y niñas), pero no entre dos tareas domésticas (por caso
cocinar y tender la ropa).
10
Para transformar las décimas en minutos es necesario multiplicar el valor que se consigne por 6.
Por ejemplo, 6.4 horas se entiende como 6 horas, 24 minutos.
11
Al respecto llama la atención que para el diseño del módulo no se haya consultado con las personas
expertas en la materia en el país, ni se haya convocado a reuniones de expertos/as, ni de discusión
metodológica, ni de debate en torno al tema. En el futuro, una actitud más inclusiva de quienes llevan
tiempo dedicadas a la materia podría enriquecer el instrumento.
11
En primer lugar, no se trata de una encuesta ad-hoc, sino de un breve módulo montado
sobre una encuesta regular a hogares. En segundo lugar, las preguntas son pocas y acotadas,
incluyendo un listado de tareas limitado. Al no estar enunciadas, puede que se pierda la
captación de algunas o muchas tareas, a la vez que no se puede discriminar entre aquellas
que forman parte del mismo grupo.
En tercer lugar, la captación es por recordación y no con el esquema de diario de
actividades, lo que conlleva los problemas de percepción sobre el tiempo dedicado a las
tareas, ya explorados en otras encuestas (que incluso se señala como un problema en las
encuestas regulares de fuerza de trabajo, incluida la EPH).
En cuarto lugar, la condición de haber dedicado por lo menos una hora a las actividades para
considerar que se realizaron, elimina de la muestra a las personas que dedicaron menos
tiempo y puede llevar a una sobreestimación del promedio de tiempo de trabajo no
remunerado, lo que es posible que sesgue en mayor medida la respuesta de los varones que
son quienes en promedio destinan menos tiempo. La utilización de este criterio es llamativa,
ya que no es habitual en relevamientos de este tipo, ni se conoce la justificación para su uso.
En quinto lugar, la captación de la simultaneidad es acotada y no explícita. Involucra a los
grupos de actividades y no a las actividades desagregadas y sólo puede presumirse cuando
el total de horas supera tiempos razonables, siendo el más razonable de todos, obviamente,
las 24 horas del día, o las 24 horas del día menos algún tiempo promedio mínimo de
descanso diario. La simultaneidad en tiempos totales menores, no puede siquiera
presumirse.
Finalmente, la información disponible no distingue entre días de semana y fines de semana,
o entre días típicos y no típicos, lo que puede distorsionar los promedios.
Sería positivo que con vistas a una nueva edición del módulo, estas dimensiones se revisen
para poder contar con información relevante, sólida en su construcción y útil para alimentar
los debates de política pública. Mientras tanto, en lo que sigue, realizamos una
caracterización del uso del tiempo y el trabajo no remunerado de mujeres y varones en
Argentina, a partir de la información disponible.
IV. El trabajo de cuidado no remunerado en Argentina
En este apartado presentamos y analizamos brevemente la información provista por el
Módulo de Trabajo no Remunerado para el total de los aglomerados y para aquellos de
atención específica el proyecto “El cuidado en la Agenda Pública: Estrategias para reducir las
desigualdades de género en Argentina” (Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA),
Provincia de Buenos Aires, Jujuy y Chaco). Se presenta la información para el total de las
personas encuestadas y que declararon participar en las actividades y luego su
desagregación en función de ciertas características socio-demográficas.12
El Cuadro 1 presenta la información de la tasa de participación y el tiempo promedio (de las
personas que participaron en las actividades), desagregadas por grupo de tareas
(quehaceres domésticos, apoyo escolar, cuidado de niños/as o personas mayores) y por
sexo. Como se ve, para el total de aglomerados y para los aglomerados específicamente
En los casos en que la cantidad de datos muestrales es insuficiente, y el coeficiente de variación
supera al 20% no se consigna el dato, y esto se indica con **.
12
12
seleccionados, se confirma que las mujeres tienen una mayor tasa de participación que los
varones en todos los grupos de actividades y en el total del trabajo no remunerado, y que
destinan a estas actividades prácticamente el doble de tiempo.
En efecto, según la información disponible, para el total de aglomerados casi 90% de las
mujeres declaran realizar trabajo no remunerado mientras ese porcentaje se reduce a
menos de 60% en el caso de los varones. A su vez, las mujeres declaran destinar en
promedio 6,4 horas diarias a estas actividades, mientras los varones declaran destinarles 3,4
horas.
En todos los casos, la tasa de participación es mayor para los quehaceres domésticos que
para los otros dos grupos de actividades, lo que resulta razonable ya que involucra tanto a
hogares con niños/as o personas mayores que necesitan cuidado, como aquellos hogares sin
estas demandas.
Es importante resaltar asimismo, que de los tres grupos de actividades, las que demandan
en promedio más tiempo son aquellas vinculadas con el cuidado de niños y niñas y de
personas mayores. Mientras las mujeres declaran dedicar en promedio 6 horas diarias a las
actividades de cuidado, los varones que participan en las mismas (mitad que las mujeres)
declaran dedicarle 3,8 horas diarias.
Cuadro 1. Tasa de participación y tiempo diario promedio de TRN y grupos de actividades.
Por sexo y jurisdicción. III cuatrimestre 2013.
TRABAJO NO REMUNERADO
Mujeres
Tasa de
Participación
Varones
Tiempo
promedio
Tasa de
Participación
Tiempo
promedio
Total Aglomerados
88,9
6,4
57,9
3,4
CABA
88,1
4,9
62,6
3,3
Buenos Aires
88,3
6,9
59,1
3,6
Jujuy
91,8
6,2
60,0
3,4
Chaco
85,9
5,4
48,7
2,8
QUEHACERES DOMESTICOS
Mujeres
Tasa de
Participación
Varones
Tiempo
promedio
Tasa de
Participación
Tiempo
promedio
Total Aglomerados
86,7
3,9
50,2
2,4
CABA
86,1
3,5
56,8
2,3
Buenos Aires
85,9
4,3
50,0
2,5
Jujuy
90,1
3,5
52,8
2,1
Chaco
85,3
3,6
44,0
1,9
13
APOYO ESCOLAR
Mujeres
Tasa de
Participación
Varones
Tiempo
promedio
Tasa de
Participación
Tiempo
promedio
Total Aglomerados
19,3
2,2
6,9
1,9
CABA
13,0
1,9
6,5
2,1
Buenos Aires
18,6
2,3
7,6
1,9
Jujuy
24,4
2,2
5,8
**
Chaco
30,2
2,0
12,4
1,6
CUIDADO DE NIÑOS, NIÑAS Y PERSONAS MAYORES
Mujeres
Tasa de
Participación
Varones
Tiempo
promedio
Tasa de
Participación
Tiempo
promedio
Total Aglomerados
31,1
6,0
16,8
3,8
CABA
19,6
5,5
12,3
4,7
Buenos Aires
32,8
6,2
18,6
3,7
Jujuy
42,2
4,7
25,1
3,0
Chaco
20,4
5,0
8,6
4,4
(*) Dato estimado a partir de una muestra, con CV superior al 20%.
Fuente: Elaboración propia a partir de INDEC (2014)
Tanto el tiempo dedicado en promedio como la brecha en esta dedicación entre varones y
mujeres se reducen cuando se trata de quehaceres domésticos y de apoyo en las tareas
escolares de los hijos e hijas. Las mujeres destinan en promedio casi 4 horas diarias a los
quehaceres domésticos, mientras los varones le destinan 2,4 horas. Por su parte, el tiempo
promedio destinado al apoyo escolar es el que presenta menos diferencias entre varones y
mujeres (casi 2 horas diarias en promedio), aunque la tasa de participación en esta actividad
de las mujeres más que duplica a la de los varones.
Algunas diferencias territoriales en las jurisdicciones analizadas son interesantes para
destacar:



La Ciudad Autónoma de Buenos Aires es, de las zonas territoriales seleccionadas,
aquella donde las mujeres destinan el menor tiempo promedio al trabajo no
remunerado, lo que se verifica a su vez en la desagregación de quehaceres
domésticos y tareas de apoyo escolar, aunque no así en las de cuidado, donde las
mujeres de Jujuy son las que, según la información disponible, destinan el menor
tiempo promedio;
en el caso de los varones, los que viven en Chaco son los que destinan en promedio
menos tiempo al trabajo no remunerado, aunque son a la vez los que destinan más
tiempo promedio al cuidado de niños, niñas y personas mayores (aunque con una
tasa de participación en estas tareas que representa casi la mitad que en las otras
jurisdicciones);
en contraste, la Provincia de Buenos Aires es la que declara una mayor intensidad
en el uso del tiempo para el trabajo no remunerado, tanto en el caso de las mujeres
como en el caso de los hombres;
14

las mujeres de la Provincia de Buenos Aires dedican más tiempo de trabajo no
remunerado que las mujeres de las otras localidades en todos los grupos de
actividades.
La mayor cantidad de tiempo que las mujeres destinan al trabajo no remunerado se
reproduce cualquiera sea la clasificación socio-demográfica que se observe: cualquiera sea
su edad y su nivel educativo, siempre son las mujeres las que dedican más tiempo al trabajo
de cuidado no remunerado.
En el Cuadro 2 puede verse la utilización del tiempo según grupos de edad de las personas:



Como se observa, las mujeres entre 30 y 59 años son quienes destinan en promedio
la mayor cantidad de tiempo al TNR (7,1 horas diarias para el total de aglomerados).
En Provincia de Buenos Aires, Jujuy y Chaco, las mujeres entre 18 y 29 años
destinan más tiempo al TNR que las mujeres de 60 años y más.
Lo contrario ocurre en la CABA, donde las mujeres de 18 a 29 años son quienes
destinan la menor cantidad de tiempo diario en promedio al TNR.
Estas diferencias posiblemente se relacionen con una prevalencia de maternidades más
jóvenes en las jurisdicciones de las provincias, así como simultáneamente, de una mayor
permanencia en el sistema educativo (en niveles más altos) de las mujeres más jóvenes en la
CABA.
Cuadro 2. Tiempo diario promedio destinado al TNR. Por tramos de edad y sexo. III
cuatrimestre 2013.
Grupos de edad
18 a 29 años
Varones
30 a 59 años
Mujeres
Varones
60 años y más
Mujeres
Varones
Mujeres
Total Aglomerados
2,9
6,5
3,7
7,1
3,1
4,6
CABA
2,2
3,8
3,8
5,5
2,9
4,5
Buenos Aires
3,1
7,1
3,9
7,8
3,2
4,8
Jujuy
3,1
6,1
3,7
7,0
2,7
4,5
Chaco
3,0
5,3
3,0
5,8
2,2
4,0
Fuente: Elaboración propia a partir de INDEC (2014)
Como se observa, entre los varones no se presentan diferencias significativas en el tiempo
destinado al TNR entre los grupos de edad, con algo menos de tiempo destinado por los
varones más jóvenes para el total de aglomerados y la CABA, y menos para los varones
mayores de 64 años en el caso de Jujuy y Chaco.
Por otro lado, las mujeres con mayor nivel educativo destinan en promedio menos tiempo al
TNR en el total de aglomerados y la mayoría de las jurisdicciones seleccionadas (ver Cuadro
3). En efecto, las mujeres con educación superior (completa o no) destinan en promedio 5,5
horas diarias al TNR, mientras las mujeres con estudios secundarios (completos o
incompletos) destinan 7,2 horas diarias, y las mujeres que sólo tienen estudios primarios
destinan 6,1 horas diarias. Nuevamente, entre los varones las diferencias no son notorias, lo
que parece indicar que el nivel educativo no influencia de manera sustantiva su dedicación
al TNR.
15
Cuadro 3. Tiempo diario promedio destinado al TNR según nivel educativo y sexo. III
cuatrimestre 2013.
Nivel Educativo
Secundaria incompleta o
completa
Hasta primaria completa
Varones
Mujeres
Varones
Total Aglomerados
3,3
6,1
3,5
CABA
**
4,6
3,3
Buenos Aires
3,5
6,5
3,7
Jujuy
3,0
5,9
3,6
Chaco
3,2
6,0
Fuente: Elaboración propia a partir de INDEC (2014)
2,8
Mujeres
7,2
5,6
7,9
6,7
5,6
Superior Universitaria
incompleta o completa
Varones
3,3
3,3
3,4
3,3
2,2
Mujeres
5,5
4,6
5,9
6,0
4,1
Como era de esperar, la evidencia demuestra que las mujeres calificadas como cónyuges en
su relación de parentesco son quienes en promedio destinan más tiempo al TNR, en el total
de aglomerados (7,6 horas diarias) y en el conjunto de jurisdicciones seleccionadas (ver
Cuadro 4). Las mujeres que se declaran jefas de hogar siguen dedicando una gran cantidad
de horas diarias al TNR (5,3 en promedio en el total de aglomerados), pero menos que las
cónyuges. Entre los varones, por el contrario, no hace ninguna diferencia en relación al
tiempo que se destina al TNR, entre ser jefes o ser cónyuges.
Cuadro 4. Tiempo diario promedio destinado al TNR según relación de parentesco y sexo.
III cuatrimestre 2013.
Relación de parentesco
Jefe/a
Cónyuge / Pareja
Hijo/a - Hijastro/a
- Yerno - Nuera
Otros familiares
Varone
s
Mujere
s
Varone
s
Mujere
s
Varone
s
Mujere
s
Varone
s
Mujere
s
Total
Aglomerados
3,6
5,3
3,4
7,6
2,7
5,5
2,6
5,0
CABA
3,6
4,0
2,8
5,8
1,9
3,4
**
6,3
Buenos Aires
3,8
5,7
3,8
8,2
2,8
5,9
2,8
5,3
Jujuy
3,7
5,9
4,0
7,1
2,8
5,8
3,1
4,9
Chaco
3,0
5,5
**
6,2
2,5
3,8
**
2,9
Fuente: Elaboración propia a partir de INDEC (2014)
Otro aspecto remarcable es la importante diferencia que existe en el tiempo dedicado al
TNR por hijos/as según su sexo:


Mientras las hijas en promedio destinan 5,5 horas diarias al TNR (para el total de
aglomerados), los hijos destinan apenas 2,7 horas diarias.
En la CABA, tanto hijos como hijas dedican al TNR un tiempo significativamente
menor que los hijos e hijas de otras jurisdicciones, aunque manteniendo una
diferencia notoria entre ellos (las hijas de la CABA destinan 3,4 horas diarias, y los
hijos 1,9).
16
Sin lugar a dudas, la presencia de niños/as pequeños en los hogares es un determinante
innegable de la cantidad de tiempo destinado al TNR. Como puede verse en el Cuadro 5,
tanto mujeres como varones destinan mayor tiempo al TNR cuando hay niños/as menores
de 6 años en el hogar:



En el caso de las mujeres el tiempo promedio para el total de los aglomerados
alcanza 9,3 horas diarias, y en el caso de los varones 4,5 horas diarias.
Entre las mujeres (en hogares con al menos un menor de 6 años) aparecen algunas
diferencias jurisdiccionales en la intensidad de este tiempo, siendo mayor para la
Provincia de Buenos Aires (10 horas diarias) y la CABA (8,8 horas diarias), y menor en
las jurisdicciones del norte (7,6 horas diarias tanto para Jujuy como para Chaco).
Entre los varones las diferencias jurisdiccionales no parecen sustantivas.
Cuadro 5. Tiempo diario promedio destinado al TNR según la presencia de niños/as
menores de 6 años en el hogar, por sexo. III cuatrimestre 2013.
Presencia de menores de 6 años en el hogar
Sin menores de 6 años
1 menor de 6 años
2 menores de 6 años y
más
Varones
Mujeres
Varones
Mujeres
Varones
Mujeres
Total Aglomerados
2,9
5,0
4,5
9,3
4,5
9,8
CABA
2,9
4,1
5,0
8,8
**
8,2
Buenos Aires
3,1
5,4
4,5
10,0
4,8
10,3
Jujuy
2,9
5,0
4,6
7,6
3,8
10,2
Chaco
2,4
4,5
4,4
7,6
**
7,0
Fuente: Elaboración propia a partir de INDEC (2014)
Otro aspecto que puede llamar la atención es que la presencia de más de un menor de 6
años en el hogar no parece implicar un incremento notorio en el tiempo de trabajo
promedio destinado al TNR, lo que en algún sentido refiere a la existencia de una cierta
“economía de escala”13 en el trabajo de cuidado de niños y niñas.
Por su parte, como puede verse en el Cuadro 6, la presencia de mayores de 64 años en el
hogar no produce un incremento en las horas dedicadas al TNR, sino que por el contrario las
disminuye. Siempre hablando para el caso de las mujeres, ya que en el caso de los varones
prácticamente no hace diferencia esta situación:


Para el total de aglomerados, las mujeres que viven en hogares sin mayores de 64
años dedican en promedio 6,9 horas diarias al TNR
Las mujeres que viven en hogares donde hay una persona mayor de 64 años dedican
5,1 horas y cuando hay 2 mayores de 64 años dedican 4,8 horas diarias.
Que el tiempo de trabajo no se incremente e incluso disminuya ante la presencia de
mayores de 64 años no significa que el cuidado de personas mayores no sea demandante de
tiempo. Lo que muestra es la prevalencia de personas mayores viviendo solas (ya sea el
13
La idea de “economías de escala” refiere al hecho que cuidar dos niños no implica el doble de
tiempo de cuidar uno, porque hay tareas que se hacen de manera compartida entre todos los
niños/as al cuidado.
17
matrimonio mayor, o la persona viuda en un hogar unipersonal). Es decir, hogares pequeños
donde las demandas de TNR son menores.
Cuadro 6. Tiempo diario promedio dedicado al TNR según la presencia de mayores de 64
años en el hogar, por sexo. III cuatrimestre 2013.
Presencia de mayores de 64 años en el hogar
Sin mayores de 64 años
1 mayor de 64 años
2 mayores de 64 años y
más
Varones
Mujeres
Varones
Mujeres
Varones
Mujeres
Total Aglomerados
3,5
6,9
3,1
5,1
3,1
4,8
CABA
3,4
5,2
2,7
4,2
2,9
4,7
Buenos Aires
3,6
7,5
3,3
5,5
3,2
4,8
Jujuy
3,6
6,6
2,8
5,1
3,1
4,9
Chaco
2,9
5,7
3,0
4,0
**
3,8
Fuente: Elaboración propia a partir de INDEC (2014)
Cuando se vincula la información sobre TNR con la información sobre la participación de las
personas en el mundo del trabajo remunerado, aparecen nuevamente algunas
confirmaciones a las presunciones existentes. La primera de ellas, como puede verse en el
Cuadro 7 es que las mujeres dedican en promedio más tiempo que los varones al TNR
independientemente de su condición de actividad.
Cuadro 7. Tiempo diario promedio dedicado al TNR según condición de actividad, por sexo.
III cuatrimestre 2014.
Condición de Actividad
Ocupado/a
Desocupado/a
Inactivo/a
Varones
Mujeres
Varones
Mujeres
Varones
Mujeres
Total
Aglomerados
3,5
5,9
4,0
7,6
3,0
6,7
CABA
3,3
4,6
3,5
5,1
3,0
5,2
Buenos Aires
3,6
6,2
4,3
7,9
3,3
7,5
Jujuy
3,6
6,1
5,3
7,2
2,6
5,6
Chaco
3,0
4,5
2,1
4,3
**
**
Fuente: Elaboración propia a partir de INDEC (2014) y base de microdatos del módulo de TNR - EAHU.
En todos los casos la brecha de tiempo dedicado al TNR entre varones y mujeres es
sustantiva, aunque menor para las personas ocupadas que para las no ocupadas. En efecto,
las mujeres ocupadas destinan al TNR un 68% más de tiempo diario que los varones,
18
mientras las desocupadas le dedican un 90% de tiempo diario más al TNR, respecto de los
varones y las inactivas un 123% más.
En consonancia, también es de destacar la ínfima modificación en el tiempo de TNR de los
varones según su condición de actividad. Mientras los varones ocupados le destinan al TNR
3,5 horas diarias en promedio (para el total de aglomerados), los varones desocupados le
dedican 4 horas diarias y los inactivos 3 horas diarias.
En síntesis, las mujeres destinan mucho más tiempo que los varones al TNR más allá de su
condición de actividad, aumentándolo cuando están desocupadas e inactivas. En el caso de
los varones, su relación con el mundo del trabajo remunerado parece ser bastante
indiferente con el tiempo que le dedican al TNR, que apenas se incrementa en media hora
diaria cuando están desocupados.
Este hallazgo va en consonancia con las condiciones ya denunciadas en otros trabajos
anteriores (Rodríguez Enríquez y Pautassi, 2014), que dan cuenta que la injusta organización
social del cuidado que se recuesta sobre el TNR de las mujeres, implica un uso muy intensivo
de su tiempo, que se vuelve aún más intenso cuando las mujeres participan en el mercado
laboral, sumando así jornadas de trabajo (remunerado y no remunerado). Todas las EUT
convalidan esta situación y permiten afirmar con total certeza que las mujeres trabajan en
total un tiempo sustantivamente mayor que los varones.
Cuando las mujeres participan en el mercado laboral, su variable de ajuste es la duración de
la jornada de trabajo remunerado. Como puede verse en el Cuadro 8, las mujeres reducen
su tiempo de TNR cuanto más larga es su jornada semanal en el empleo, o bien, reducen su
jornada de trabajo remunerado, cuanto más tiempo dedican al TNR.
Cuadro 8. Tiempo diario promedio dedicado al TNR según duración de la jornada semanal
de trabajo remunerado, por sexo. III cuatrimestre 2014.
Duración de la Jornada Laboral Semanal
Hasta 34 horas
35 a 45 horas
45 horas y más
Varones
Mujeres
Varones
Mujeres
Varones
Mujeres
Total Aglomerados
3,5
6,5
3,3
5,2
3,4
4,9
CABA
3,1
5,2
3,6
4,4
2,9
3,5
Buenos Aires
3,7
7,1
3,2
5,4
3,6
5,1
Jujuy
3,4
6,7
3,4
5,7
3,6
4,7
Chaco
2,4
4,8
4,0
3,7
2,7
4,6
Fuente: Elaboración propia a partir de INDEC (2014)
Mientras las mujeres que tienen jornadas de trabajo en el mercado laboral de 45 horas
semanales o más destinan al TNR 4,9 horas diarias, las que tiene jornadas en el mercado
laboral de 35 a 45 horas semanales, le destinan 5,2 horas diarias y las que tienen jornadas de
trabajo remunerado parcial (hasta 34 horas semanales) le destinan 6,5 horas diarias.
Nuevamente, en el caso de los varones, el tiempo de duración de su jornada laboral
remunerada parece no implicar diferencias en el tiempo que le destinan al TNR.
19
Las diferencias jurisdiccionales permiten algunas reflexiones:


Lo más notorio es el menor tiempo promedio que las mujeres que viven en la CABA
y se encuentran ocupadas, destinan al TNR. El tiempo promedio destinado al TNR
disminuye a medida que aumenta la jornada laboral remunerada, siendo de 5,2
horas diarias en promedio para las mujeres de jornada laboral parcial (hasta 34
horas) y de 3,5 horas diarias para el caso de las mujeres ocupadas a tiempo
completo, con jornadas semanales de 45 horas o más.
El menor tiempo relativo dedicado al TNR por las mujeres ocupadas que viven en la
CABA puede deberse a varios factores, entre ellos al hecho de vivir en hogares más
pequeños y con menos demanda de cuidados, y a la existencia de mayores
oportunidades para derivar el cuidado y las responsabilidades domésticas a
instancias domésticas o extra-domésticas remuneradas.
La contundencia de esta información es evidente. Tomando el dato para el total de
aglomerados, puede pensarse que una mujer que trabaja la jornada laboral de tiempo
completo estaría destinando 8/9 horas diarias a su empleo -en las grandes ciudades puede
sumarse a esto unas 2 horas diarias de traslado-, y a esto habría que sumarle las casi 5 horas
de TNR diario. Esto nos da una jornada diaria de 16 horas destinadas al trabajo (remunerado
y no remunerado). Le restan las 8 horas diarias para dormir, o bien ajustar ese tiempo para
realizar algún otro tipo de actividad vinculada con el esparcimiento, las relaciones sociales, o
la capacitación. En definitiva, la presión existente sobre el tiempo de las mujeres es
impactante.
Finalmente, y como también ya se ha mencionado reiteradamente en otros trabajos (ver
Rodríguez Enríquez y Pautassi, 2014), la experiencia de TNR es una experiencia no solamente
generizada sino también estratificada. En efecto, tomando el nivel de ingreso per cápita del
hogar como variable de estratificación, puede verse en el Cuadro 9 que las mujeres destinan
más tiempo al TNR cuanto menor es el nivel de ingreso del hogar en el que viven, o lo que es
lo mismo, cuanto mayor es el nivel de ingreso del hogar, menor es el tiempo que deben
destinar al TNR. Las diferencias son sustantivas: mientras las mujeres que viven en hogares
del primer quintil de ingresos (el más pobre) dedican 8,1 horas diarias al TNR, las que viven
en hogares que pertenecen al quinto quintil (el 20% más rico de la población) dedican 3
horas diarias. Nuevamente, entre los hombres las diferencias son imperceptibles (con la
ligera excepción del incremento, inexplicable conceptualmente, de las horas que en
promedio destinan al TNR los varones que viven en hogares del quinto quintil de ingresos).
Cuadro 9. Total de Aglomerados. Tiempo diario promedio destinado al TNR según quintil
de ingreso per cápita del hogar, por sexo. III cuatrimestre 2014.
QUINTIL DE INGRESO
Varones
Mujeres
1
3,7
8,1
2
3,6
7,0
3
3,3
6,0
4
3,3
5,4
5
4,5
3,0
Fuente: Elaboración propia en base a microdatos del módulo de TNR - EAHU.
20
En síntesis, a pesar de las señaladas debilidades metodológicas del instrumento, la
información disponible permite confirmar que:





Las mujeres destinan un tiempo sustantivamente mayor que los varones al TNR;
Las jornadas de TNR de las mujeres se incrementan en la edad central, cuando son
cónyuges, cuando hay menores de 6 años en el hogar, cuanto menor es la jornada
de trabajo en el mercado laboral, y cuanto peor es el nivel de ingreso del hogar en el
que viven;
Aun cuando las mujeres desocupadas e inactivas destinan mayor cantidad de tiempo
al TNR, las mujeres ocupadas destinan un tiempo sustantivo (casi 6 horas diarias), lo
que se expresa en jornadas de trabajo total muy prolongadas diariamente, lo que les
limita la disponibilidad de tiempo “para sí” (dedicadas al autocuidado, al
esparcimiento o la capacitación);
La situación ocupacional, el nivel de ingreso, la posición en el hogar, el nivel
educativo, la edad, no producen ninguna modificación en la cantidad de tiempo que
los varones destinan al TNR;
La única razón por la cual los varones incrementan moderadamente su dedicación al
TNR es ante la presencia de menores de 6 años en el hogar, pero siempre en
proporciones sustantivamente menores a las mujeres.
V. Políticas públicas para la redistribución del trabajo y el tiempo
La información sobre uso del tiempo en el trabajo no remunerado que, por primera vez con
cobertura nacional, se pone a disposición en Argentina permite sacar algunas conclusiones
de importancia.
En primer lugar, la relevancia y utilidad de la generación de este tipo de información, para
dar cuenta de una problemática contundente en la determinación de las desigualdades de
género, y en las condiciones de vida de las mujeres.
Sin embargo, en futuras ediciones, será necesario fortalecer el instrumento de captación.
Como se señaló oportunamente, existe una amplia difusión de EUT en América Latina (e
incluso antecedentes en Argentina) que superan obstáculos metodológicos y permiten una
información más sólida, precisa y desagregada, lo que permite fortalecer y complejizar las
descripciones de la situación y el análisis. Sería de esperar que el saneamiento futuro del
sistema de estadísticas nacionales, con el imprescindible fin de la intervención del INDEC y la
reconstitución de sus cuadros técnicos, permita la mencionada mejora metodológica para
proveer información más relevante y sustantiva para el análisis y la nutrición de la política
pública.
De todas maneras, con todas las limitaciones señaladas, la información es contundente en
confirmar las presunciones sobre la desigualdad en el tiempo dedicado por varones y
mujeres al TNR, y la extrema intensidad en el uso del tiempo de estas últimas.
Mientras hay situaciones que incrementan el tiempo de TNR de las mujeres (estar en la edad
central, ser cónyuges, tener menores de 6 años en el hogar, habitar en hogares con bajo
nivel de ingreso), la situación de los varones respecto del TNR es mucho más invariable. Esto
es notorio en el caso de la indiferencia en la intensidad del tiempo de TNR de los varones a
la condición de actividad. En cambio resulta evidente que las mujeres destinan mucho
tiempo al TNR aun cuando están ocupadas en el mercado laboral, y que la variable de ajuste
parece ser el tiempo de duración de esta jornada de trabajo remunerado.
21
En consonancia con lo anterior, las responsabilidades domésticas y de cuidado aparecen
como una tensión para las mujeres (y no para los varones) que buscan resolver ajustando los
tiempos (particularmente de descanso y esparcimiento, y también de trabajo remunerado).
Esto tiene implicancias evidentes en la posibilidad de las mujeres de una plena participación
económica (y el consiguiente acceso a ingresos propios razonables), y en su calidad de vida.
También relacionado con lo anterior, la desigualdad en el uso del tiempo y en la intensidad
del tiempo dedicado al TNR es una experiencia socio-económicamente estratificada, que se
convierte por tanto en un vector reproductor de desigualdades. Las mujeres de hogares de
menores ingresos son las que más tiempo destinan al TNR, y esto porque enfrentan las
mayores demandas de cuidado, tienen las peores alternativas para su organización, y
acceden a débiles oportunidades de trabajo remunerado.
En este punto aparece la necesidad de las políticas públicas, ya que son éstas las que pueden
garantizar las condiciones para redistribuir el tiempo y el trabajo, y conseguir de esta forma
oportunidades de vida más igualitarias. En otros trabajos ya se han realizado sugerencias
extensivas del tipo de políticas públicas que se requerirían (ver al respecto Rodríguez
Enríquez y Pautassi, 2014; Lupica, 2010; Pnud-OIT, 2009). Al respecto aquí realizamos los
siguientes señalamientos:
 Las políticas públicas deberían buscar ampliar la libertad de las personas para elegir
la manera en que quieren utilizar su tiempo. Esto implica que la cuestión no se
resuelve exclusivamente con políticas de cuidado. Se requiere un plan integral de
políticas públicas que aborde las cuestiones macroeconómicas que determinan la
generación de oportunidades laborales para varones y mujeres, la manera de
garantizar ingresos suficientes y protección social, el fortalecimiento del nivel
educativo y la formación permanente de las personas para el empleo, la expansión
de servicios de cuidado accesibles y adaptados a las necesidades diversas de la
población, la transformación de los estereotipos de género.
 Lugar, y en consonancia con lo anterior, la posibilidad de una distribución más
equitativa del tiempo requiere la redistribución simultánea del trabajo tanto
remunerado como no remunerado. Para que los varones puedan asumir mayores
responsabilidades en el TNR, deberían poder resignar tiempo de trabajo
remunerado. Para que las mujeres puedan trabajar más tiempo en el mercado
laboral, deberían poder derivar a otras personas e instituciones tiempo de TNR.
 La oferta de servicios de cuidado resulta esencial para poder disminuir y redistribuir
el TNR. La misma debe ser accesible, y por ello la oferta pública es clave, en el marco
de una sociedad desigual, donde el acceso vía mercado está excluido para las
mayorías. Adicionalmente la oferta debe atender a las necesidades cada vez más
diversas de las familias. Por lo mismo deben ser flexibles y adaptativas, y respetar las
idiosincrasias territoriales, culturales y étnicas.
 El valor de la corresponsabilidad social en el cuidado debiera guiar una alternativa
de redistribución del trabajo y el tiempo. Ya hemos argumentado en trabajos
anteriores la contribución económica y social que representa el TNR (ver Rodríguez
Enríquez, 2012). Asimismo, cómo la actual injusta distribución de TNR reproduce
desigualdades socio-económicas y de género. Por lo mismo, la corresponsabilidad
social en el cuidado, con un reparto equitativo entre el Estado, el mercado y los
hogares y entre varones y mujeres, es la alternativa necesaria para una sociedad
más igualitaria.
22
Finalmente, considerar al cuidado como un derecho, implica tener la posibilidad de gozar de
tiempo para autocuidarse y elegir la manera de organizar el cuidado, pero también contar
con el tiempo necesario para asumir la obligación que este derecho implica en el cuidado de
los demás. La redistribución del tiempo y el trabajo es un eslabón indispensable para
consolidar una organización del cuidado orientada por la perspectiva de los derechos, y que
resulte más justa para todos y todas.
23
Referencias
Aguirre, R. y F. Ferrari (2013) “Las encuestas sobre uso del tiempo y trabajo no remunerado
en América Latina y el Caribe. Caminos recorridos y desafíos hacia el futuro”.
Santiago: Cepal. Serie Asuntos de Género 122.
Esquivel, V. (2011) “La Economía del Cuidado: un recorrido conceptual”. En: N. Sanchís
(comp) Aportes al debate del Desarrollo en América Latina. Una perspectiva
feminista. Buenos Aires: IGTN y ONU Mujeres.
Gardiner, J. (1997) Gender, Care and Economics. Londres: MacMillan Press.
Gómez Luna, M. (2010) “Directrices y referentes conceptuales para armonizar las encuestas
sobre uso del tiempo en América Latina y el Caribe”. México: Conferencia Estadística
de las Américas de la Cepal.
INDEC (2014) “Encuesta sobre trabajo no remunerado y uso del tiempo. Resultados por
Jurisdicción”. Buenos Aires: INDEC. Informe de Prensa. Julio.
Lupica, C. (2010). Trabajo decente y corresponsabilidad de los cuidados en Argentina.
Documento de Consultoría, 2010. Santiago de Chile.
Milosavljevic, V. y O. Tacla (2007) “Incorporando un módulo de uso del tiempo a las
encuestas de hogares: restricciones y potencialidades.” Santiago: Serie Mujer y
Desarrollo 83.
Rodríguez Enríquez, C. y L. Pautassi (2014). La organización social del cuidado de niños y
niñas. Elementos para la construcción de una agenda de cuidados en Argentina.
Buenos Aires, Equipo Latinoamericano de Justicia y Género- ELA.
PNUD-OIT (2009) Trabajo y familia: Hacia nuevas formas de conciliación con
corresponsabilidad social. Santiago: Oficina Internacional del Trabajo y Programa de
las Naciones Unidas para el Desarrollo.
Rodríguez Enríquez, C. (2005) “La economía del cuidado: un aporte conceptual para el
estudio de políticas públicas”. Buenos Aires: Ciepp, Documento de Trabajo 44
Rodríguez Enríquez, C. (2012) “La cuestión del cuidado ¿el eslabón perdido del análisis
económico?” Revista Cepal 109, 23-36.
24