Texto completo

El a rte de comer
(Según la propuesta médica del Dr. F .X. Mayr)
Dra. Cecilia Mirenda
Espec ialista en C l ín i ca M éd i c a, en Terapia M ayr y M ed i c i n a Natural
THE ART OF EATING ( ACCORDING TO THE MEDICAL PROPOSITION OF DR F.X.MAYR). MIRENDA, C.
Key words: Diet. Mayr. Bowel. Toxemia.
English abstrae!: When Dr Mayr spoke of the " lntroduction to Care" for the th erapy named alter him he stressed the
importance of d iet as a factor of rest for our d igestive and psycophysical system. Here we describe a few guidelines
according to his school of medicine and its development in the Mayr lnternational Society of Doctors based in Austria.
Palabras clave: Dieta. Mayr. Intestinos. Toxemia.
Resumen: Al hablar del "Principio de Cuidado", para la terapia que lleva su nombre, el Dr. Mayr hizo hincapié en la d ieta
como factor de reposo de nuestro sistema d igestivo y psicofisico. A continuación, d escribimos algunas pautas según
su escuela de medicine y el d esarrollo de la misma d entro de la Sociedad Internacional de Médicos Mayr con sede en
Austria.
"Maestro, cómo hace Ud.
para hacer esculturas tan
hermosas de las piedras?. . .
Saco l o que sobra. "
Miguel Ángel.
Cuando los pacientes reali­
zan una cura Mayr tanto en el
consultorio como con inter­
nación siempre está la pre­
gunta qué comemos y lo más
importante es cuándo come­
mos y cómo comemos. Para
esto el Dr. F. X. Mayr sumi­
nistró respuestas para recupe­
rar y mantener el estado de
salud según su escuela de me­
dicina, experimentando, va­
rios años después, los resulta­
dos de la misma.
Correspondencia:
Cecilia Mirenda
Diez 487, lOoP-A
1900 La Plata. Buenos Aires
(Argentina)
cmirenda@mayrkurweb.com
NATURA MEDICATRIX
2 002020(6):258·261
Aquí presento algunas su­
gerencias. para quienes han
realizado una cura o terapia
Mayr y deben seguir mante­
niendo el estado de salud o
para aquellos que desean me­
jorar su calidad de vida desde
la cultura del comer.
Los fundamentos
de la dieta según
el Dr. Mayr
¿Cuáles serían los funda­
mentos para una " dieta de cui­
dado " que sea capaz de depu­
rar y de re-tonificar nuestro
sistema intestinal ? (Schonung,
Sauberung, Schulung )
Cuando un intestino está
muy inflamado, cuand o p a ­
dece un gran agotamiento ge­
neral, cuando presenta tras­
tornos articulares o cualquier
otro síntoma que nos hace
sentir " medio enfermos " , es
importante disminuir consi­
derablemente la cantidad y
frecuencia de los alimentos y
mejorar la calidad de los mis­
mos.
Para el Dr. Ivlayr, era sus­
tancial respetar el ritmo
biológico de la naturaleza, el
así llamado ritmo circadiano
el cual nos revela que ya a l
amanecer nuestro sistema
neurovegetativo está en plena
función y todas nuestras hor­
monas se encuentran con
1 00 % de actividad. A las pri­
meras horas de la tarde -ho­
rario que cambia según la
época del a ño-, así como el
sol declina también nuestro
ritmo biológico quiere "irse a
descansar" disminuyendo su
actividad hasta en un 5 0 %.
De ahí que todo lo que coma­
mos al atardecer y a altas ho­
ras de la noche permanezca
doble o triple tiempo en nues­
tro sistema digestivo, aumen­
tando la fermentación y pu­
trefacción
intestinal
y
provocando, a su vez, alcoho­
les y toxinas endógenas''.
Las toxinas provenientes de
la fermentación de los hidra­
tos de carbono, frutas y ver­
duras, d ulces, dan como re­
sultado alcoholes endógenos
tales como metano!, butano,
índoles, propano. Las que
provienen de la putrefacción
de las proteínas, resultan ami­
nas biógenas. Tanto las dis-
*Son aquellas roxinas que se producen por fermentación y putrefacción de distintos alimentos o por mal fun­
cionamiento digestivo que llegan a la sangre atacando determinados órganos.
pepsias fermenrativas como
p utrefactivas se van a ver in­
crementadas si los a limenros
los ingerimos por la noche y
cuanto más tarde peor.
Muchas veces no sa bemos
qué nos pasa por la mañana
cuando nos senrimos cansa­
dos, nos cuesta " despegar­
nos " de la almohada, con po­
ca energía vital, deprimidos o
malhumorados, mal a liento,
gases y distensión a bdominal
que durante i a noche molesta­
ron hasta llegar a dificultar la
respiración.
Q uizás nuestro cónyuge o
los hijos se quejan de que
nuestros " ronquidos " los des­
piertan.
¿Sólo preocupaciones? Pue­
de ser, pero mucho más, ¡¡to­
xinas!!
Aunque parezca mentira io
que hemos ingerido con tanta
a legría y hasta altas horas de
la noche nos j uega una mala
pasada.
la dieta de cuidado
Para lograr este tipo de die­
ta, es importante el reposo del
sistema digestivo, disminu­
yendo la cantidad, frecuencia
y consistencia de los alimen­
tos. Además, es necesario ha­
cerlos digeribles con una muy
buena concentración en la
masticación y ensalivación de
los mismos.
Lo mejor, lo más rápido e
idea l es el Ayuno (tan reco­
mendado para ia purificación
espiritual en todas las religio­
nes de todos los tiempos) , pe­
ro éste Jebe realizarse con es­
tricto control médico y a
través de una internación.
Hablando de un " Ayuno
sin ayunar " el Dr. F.X. Mayr
desarrolló la diera de leche y
panecillo ante la realidad de
exigencia de los pacientes que
ya no pueden llevar a cabo un
ayuno propia mente dicho.
Ahora bien, para aquellos
que no logran seguirla, es re­
comendable una dieta liviana
y monotónica (DSIJ según el
Dr. Rauch: Dieta S uave de
Derivación ) . Ésta, y realizán­
dola en un tiempo más pro­
longado, permite que se pue­
da regenerar igualmente el
sistema intestinal. Es como
escalar una montaña, el cami­
no más empinado será el más
rápido y corto: el Ayuno. Ahí
es importante la capacidad
del médico Mayr para hacer
de ésta una cura personal
según el Diagnóstico de Salud
que fue evaluado con anterio­
ridad. El médico Mayr acom­
pafía este " escalar" del pa­
ciente,
verdadero
protagonista y hacedor de la
terapia, en la medida en que
todo paciente deviene al mis­
mo tiempo su propio médico,
es decir, en médico de sí mis­
mo. Cuando el Dr. Kojer da­
ba sus conferencias no se can­
saba en a firmar: " ¡Uds.
mismos se c uran! ¡No me
agradezcan a mí, yo sólo
acompaño el camino, pero el
camino de la curación lo ha­
cen Uds.! "
la regeneración
intestinal
Hay que permitir que el sis­
tema intestinal se regenere pa­
ra que cada célula de nuestro
organismo se reoxigene y re­
cupere desde allí a todo el or­
ganismo. Recordemos que pa­
ra el Dr. Mayr el intestino es
la " Ra íz del hombre-planta "
(esto significa que hay una
analogía en el mundo natural
entre raíz e inrestino, no nos
olvidemos que en anatomía
se llama raíz del mesenterio al
paquete vásculo-nervioso que
nutre las asas intestinales vin­
c ulándolas entre sí y todo el
organismo, además por las
vellosidades intestinales se ab­
sorben los nutrientes de los
alimentos y hay estudios que
muestran que si midiéramos
la superficie intestinal sería de
alrededor de 200 metros cua­
drados -esto lo plantea el Dr.
Von Rosen - pensemos en­
tonces qué importante es que
esa mucosa que recubre las
vellosidades esté depurada
para lograr una óptima ab­
sorció n ) . Bien sabemos que
,,_"·Son toxinas de putrefacción provenientes de los aminoácidos esenciales
cuando las raíces están sanas,
el árbol muestra su hermoso
y fresco follaje y su vitalidad.
El Dr. Ernst Kojer ( 1 9 1 5 2002) siempre recomendaba
(gracias a su íntimo contacto
con su gran maestro el Dr.
Mayr) ser simples en l a com­
binación de los alimentos. Se
sugiere comenzar cada inges­
ta con lo de difícil digestión,
los cru dos siempre primero.
Frutas a l comienzo del desa­
yuno y ensaladas al del al­
muerzo dejando una pausa
considerable de por lo menos
5 horas entre ambas comidas.
Ya q ue la próxima ingesta
cuando llegue al sistema di­
gestivo tendrá que ser recibi­
da en un estómago totalmen­
te vacío para que p ueda
digerirse bien y no fermentar.
Por la noche, nada crudo
por las razones que antes he­
mos explicado. Escasa canti­
dad de algo proteico o verdu­
ra cocida, y lo más temprano
posible. Ideal sólo líquidos
ya q ue nuestro organismo
también quiere reposar y no
desea que l o hagamos traba­
j a r tanto cuando su ritmo
biológico ha disminuido a la
mitad . Pero esto es un trai­
ning que requ iere tiempo y
cuando uno ha comenzado a
caminar ya es algo ¿verd a d ?
Aunque s i respetamos estas
sencillas pero claves leyes na­
turales no sería tan importan­
te qué se come sino cuándo y
cómo.
Por l a n o c he,
nad a c r u d o.
Escasa can t i dad
de a l go p rote i co ,
y l o más
te m p ra n o
pos i b l e
Acerca de la
cantidad de comida
¿Qué sucede con la canti­
dad? Si uno mastica bien ya
va estimulando el centro de la
saciedad y no necesita medir
tanto las cantidades sino la
frecuencia de la ingesta.
Mi expenenoa es que
c u ando l a dejamos libre, ya
hay un efecto de estrés menor
en el paciente y se va amorre­
guiando sola. Al igual que ol­
vidarse un poco de la balan­
za.
Naturalmente
para
alguien que está con ayuno e
internado el control del peso
que, con la reacción de indican o
xanroproteínas, son observables en las heces.
NATURA MEDICATRIX
2002;20(6):258-261
es obligatorio pues puede ha­
ber grandes pérdidas de líqui­
dos y minerales con ello. En
el consultorio todo es más li­
viano y también los pacientes
se sienten " aliviados " cuando
no los controlamos tanto. Si
hacen bien los " deberes " el
éxito está asegurado y co­
mienza u n tiempo de verda­
dero cambio integral . Hay
aumento en la confianza y
autoestima que muchas veces
se veía disminuida por tantos
intentos nulos para querer
recuperarse.
Así la cura o terapia Mayr
es un verdadero método de
regeneración integral de cuer­
po, alma y espíritu, con una
nueva actitud ante la vida y
sus exigencias.
Acerca de la
combinación
de alimentos
La c u ra o tera p i a
Mayr es
u n verd a d e ro
métod o
d e rege n e ra c i ó n
i n tegral
d e c u e r po,
alma
y es pír i t u
¿Cómo combinar los ali­
mento s ? Hace algunos años
en Europa, especialmente
Alemania y Austria, s e co-
menzó a hablar de la Terapia
Alcalina, puesto que los esta­
dos de acidosis latente (Frie­
drich Sander 1 953, Dra. Re­
nate Collier 1 974, Dr. Rauch
y Dr. Wortslischeck 1 99 1 ,
posteriormente apoyando es­
ta teoría desde la Sociedad de
Médicos Mayr) eran los que
anticipaban las enfermedades
más temibles: infarto de mio­
cardio, osteoporosis, cáncer,
insuficiencia cerebral, hemi­
plejías, asma bronquial, diabe­
tes mellitus, hipertensión, an­
gina de pecho. Otras como
reumatismo de partes blandas,
fibromiositis (como acidosis
local), migrañas y crisis jaque­
cosas, enfermedades de la piel,
caída del cabello, trastornos
psicosomáticos, melancolía,
depresión, neurodistonía vege­
tativa. Enfermedades de la
gravidez, trastornos circulato­
rios, enfermedades dentales,
serían las que prepararían o
avisarían esos estados de aci­
dosis y se podría prever y me­
j orar los mismos.
Lo ideal sería una relación
entre alimentos ácidos y alca­
linos en una proporción de
20% y 80% respectivamente.
En estos datos habría una
cierta protección para evitar
que se consuman las reservas
del organismo en pos de equi­
librar " los robos " que causan
nuestra mala digestión y ali­
mentación.
Además el D r . F . X . Mayr
afirmaba que un abdomen in­
flamado era una " fuente de
ácidos " . Comprensible ya
que las toxinas que se acumu­
lan son alcoholes endógenos
y aminas biógenas provenien­
tes de las dispepsias fermen­
tativas y putrefactivas (Tabla
1).
Acerca de la terapia
Alcalina
Si pensamos que sólo ali­
mentándonos bien a lcanza­
mos la salud, hemos comen­
zado un camino pero no
hemos l legado a la meta, ya
que hay varios factores que
s e con] ugan para recuperar
e l estado de salud según
Mayr.
Tabla 1.
Alimentos ácidos por s u oferta:
Carnes de ave, pescado, vaca, silvestres.
Quesos. Huevos. Espárragos. Nueces, repollo colorado,Arvejas, mostaza, vinagre.
Café, alcohol, especialmente licor, bebidas gaseosas
Champagne o espumantes, en menor escala la cerveza.
Alimentos ácidos a través de " robar bases":
Fabricados con azúcar: dulces, confituras, chocolate, helados.
Granos: harina blanca, y productos elaborados con ella, masas, tortas, pastas, fideos.
También harinas y arroz integrales Los menos ácidos son maíz, avena.
Grasas y aceites sólo en casos duramente refinados.
Margarina o aceites para ensaladas de baja calidad.
Alimentos industrializados, conservados, esterilizados.
Frutas ácidas: citrus, tes de frutas, j ugos de fruta.
Alimentos alcalinos por su oferta:
Papas, especialmente las cocidas con cáscara. No las fritas.
Leche, crema.
Verduras de hoja, de raíz (todo lo que crece bajo la tierra es especialmente alcalino) .
Zapallo, coliflor, cebolla, ajo, soja, aceitunas, ají, sopas de verduras.
Frutas: sólo cuando están maduras y no tienen sabor ácido.Manzanas, melones, peras,
duraznos, bananas, frutíllas, Frutas secas como las pasas de uva, higos.
Almendras.
Hierbas para condimentar como romero, perejil, salvia, orégano
Hongos, melasa, lecitina.
Agua mineral con poco gas.
Tés que no tienen sabor ácido, té negro en poca cantidad.
Alimentos que están en equilibrio ácido-base:
Agua, grasas y aceites fríos, buena manteca,cebada, repollo fermentado.
El 80% de los alimentos de nuestra dieta deben ser alcalinos y/o neutros y el 20% ácidos.
NATURA MEDICATRIX
2002;20(6):258-261
Sigamos recorriendo el rit­
mo biológico-circadiano: hay
etapas de actividad y de repo­
so. Eso también nos incumbe
a nosotros.
En alemán hay u n dicho
cuando se está enojado o mal­
h umorado que es muy gráfi­
co: " Ich bin sauer!" ("¡Estoy
ácido! ¡Y así es! " ) .
Hay una causa muy impor­
tante de aporte de ácidos y se
llama estrés. Lo podemos colo­
rear de rojo, inflamación, fie­
bre, nerviosismo, ropas sintéti­
cas, ya tenemos un conjunto de
" facilitadores" para consumir
el calcio de nuestros huesos por
más que hayamos comido un
rico puré de papas ...
Cuando realizamos una
cura o terapia Mayr espe­
cialmente en l a s internacio­
nes uno va a descansar bien
temprano ayudando a l a re­
generación celular. Uno vie­
n e tan agotado que, además
del reposo del sistema diges­
t ivo, es necesario descansar
e l s istema p s ic ofísico . Cada
célula está agotada y por en­
de funcionando e n menos.
Tener tiempo -ese oro- que
s e compra en l a propia j o­
yería y que tantos desean ro­
bar. Una etapa de parar para
recomenzar.
Pero una ayuda importan­
te también es que s i en lugar
del estrés nos tomamos unas
pausas creadoras para medi­
tar y reposar en contacto con
la naturaleza, a ir e puro,
b uenas compañías, trabajo
creativo, serenidad, optimis­
mo, actividad física, l o colo­
reamos de azul, seda, al­
godón y abundante ingesta
de agua, vamos a tener más
reservas alcalinas.
El organismo se tonifica
día a día con un ritmo más sa­
no y natural.
Mirenda,
Cecilia.
Edit.
La
depuración intestinal según el
Dr. F.X.Mayr. Erich Rauch. Edi­
tora-CME, 1997;109
Así como el sol sale cada
día para cada día, recibimos
las fuerzas de 24 horas por
vez. En un proceso de regene­
ración integral según F. X.
Mayr el recuperar sanos hábi­
tos e s un inmenso logro ya
que al repetir actitudes las va­
mos generando hasta que se
internalizan con la recupera­
ción general.
Sander, Friedrich. Der Saure­
Basenhaushalt
Sander,
Friedrich.
von
Rosen,
Durch
Entsauerung zur seelischer und
kórperlicher
Oetinger-
Gesundheit.
Papendorf.
1985,
pp. 130.
Dr.
Med.
Erfolgsrezept Mayr-Kur.
Boda.
ORF,
2000;208.
Worlitscheck
Freiherr
menschi­
1953-1985;156.
Werner,
Referencias
bibliográficas
des
chen Organismus. Hippokrates.
Jürgen.
Stufenplan für die Behandlung
des
Michael.
Praxis
Saure-Basen-Haushaltes.
Haug, 1991;116.
chronischer Krankheiten. Haug,
Al día hay que despertarlo
con actividad física aunque
sea una caminata al aire libre.
Y regalarse espacios propios
para escuchar el médico inte­
rior que cada uno posee.
1993;283
Apuntes y conferencias del Dr.
Ernst Kojer (1915-2002)
Mayr, Franx X. Dr. Schónheit
und
Verdaung.
Verlag
Leben 1975;175.
Nature's Plus®
The Energy Supplements®
VITAMINAS,
MINERALES,
AMINOACIDOS,
ENZIMAS, ...
Neues
Apuntes y conferencias de la
Dra.
Renate
2001).
Collier
(1915-