Curso de Hebreo

Curso de Hebreo
Lección 1
Introducción al Alefbet
Nombre
Valor
Álef
1
Bet
2
Guímel
3
Dálet
4
He
5
Waw
6
Záyin
7
Jet
8
Tet
9
Yod
10
Kaf
20
Lámed
30
Mem
40
Nun
50
Sámek
60
Áyin
70
Pe, Fe
80
Tsáde
90
Qof
100
Resh
200
Shin
300
Taw
400
Paleo
Hebreo
a
B
G
D
H
W
Z
Jj
T
Y
K
L
M
N
s
O
P
x
Q
R
S
t
Hebreo
Arameo
Cursivo
a
a
b
Bb
g
g
d
d
h
h
v
w
z
z
c
j
e
f
y
y
k^ k K
l
l
m ! mM
nN
n @
s
s
i
[
pP
p#
x$ x X
q
q
r
r
v c DS
t
t
Translatino
Sonido
Comentario
Æ
aeiou
B B
bv
Subrayada suena V.
G
g
Fuerte como en gato.
D
d
Idéntica al español.
H
h
Aspirada como en inglés.
W
vuo
Z
z
Como la Z inglesa.
J
j
J española fuerte.
T
t
Una T fuerte.
Y
yi
Y a principio de palabra.
KK
kj
Subrayada suena J.
L
l
Idéntica al español.
M
m
Idéntica al español.
N
n
Idéntica al español.
S
s
Una S fuerte.
@
aeiou
PP
pf
Subrayada suena F.
T
ts
Como el “hits” inglés.
Q
q
Más fuerte que la K.
R
r
Idéntica al español.
SS
sh s
T
t
Se obtiene con Alt-0198.
V en hebreo moderno.
Depende de la nikúd.
Subrayada suena SH.
Idéntica al español.
Apréndase el alefato Hebreo-Arameo. Practique la lectura y la escritura de todas las letras.
1
Idioma y Cultura Hebrea
No se puede concebir una cultura israelita que esté completamente desligada del idioma
hebreo. El hebreo es el esqueleto de la cultura de Israel, así como los huesos conforman el
esqueleto del cuerpo. En estos tiempos en que creemos que se acerca la Era Mesiánica, el
Poderoso de las promesas está restaurando y reunificando al pueblo de Israel. Los hijos de las
Diez Tribus, y los dispersos de Yahudah, tenemos el llamado y el privilegio de volver a nuestras
raíces hebreas. Así que es también nuestro privilegio y deber aprender el idioma de nuestros
antepasados.
Creo necesario una palabra de advertencia al estudiante sobre la pronunciación del
hebreo. Hay dos tradiciones principales de pronunciación: la sefardí y la ashkenazí. La
pronunciación ashkenazí es la más reciente y está altamente influenciada por el idioma alemán.
La pronunciación sefardí (la que usamos en este curso) es la más antigua, ha sufrido menos
cambios y representa la pronunciación aproximada del hebreo como se estilaba en los tiempos
del Templo. Es la pronunciación que preservaron los judíos en Babilonia, y después los de
España y Portugal. Es la pronunciación más antigua y más correcta del hebreo y la que se usa
hoy día en Israel, aunque con alguna influencia del sistema ashkenazí. En su momento haremos
las diferencias pertinentes.
No se extrañe el estudiante de que en hebreo una letra tenga dos o más sonidos; en
español sucede lo mismo, por ejemplo la letra C, que suena como S en “cielo,” pero suena como
K en “casa.” Si uno se lamenta por las dificultades del hebreo, las del castellano son iguales en
muchos casos.
Otro ejemplo: La G española tiene un sonido fuerte explosivo en “gato,” pero tiene un
sonido suave aspirado en “Germán.” Y no sólo eso, sino que se escribe completamente diferente
si es mayúscula o minúscula. Las siguientes son las letras de nuestro alfabeto castellano que se
escriben de dos formas diferentes, según sean mayúsculas o minúsculas:
A a, B b, D d, E e, F f, G g, H h, L l, M m, N n, Q q, R r.
Las demás pueden variar en tamaño, pero generalmente se parecen, sean mayúsculas o
minúsculas. Además, la vocal española “u” no suena cuando va después de la “g” y de la “q”,
antes de las vocales “e” e “i”, como en “guerra,” en “guiso,” y en “queso.” Para que la “u” suene
en esos casos debe llevar una diéresis sobre ella, como en “Güiso,” y en “Mayagüez.”
Algo parecido sucede en hebreo: algunas letras se escriben de forma diferente si van al
principio y en el medio, o al final de la palabra. Cotéjese en la Tabla la Kaf, la Mem, la Nun, la
Pe, y la Tsáde. Éstas son las que en hebreo se escriben de dos formas diferentes.
Después de aprender y practicar el Alefbet, son apropiadas unas palabras sobre las
diversas letras y “vocales.” Recalcaremos aquellas que pueden resultar problemáticas cuando se
intenta transliterarlas al español. Veamos ahora en detalle las letras del Alefbet.
2
a
La a (álef) es técnicamente una consonante, y se supone que sea silente (o muda), que no
suene. Los Masoretas, maestros del idioma que inventaron los signos vocálicos para el hebreo,
indicaron que en la lectura la Alef no se pronuncia sino que sólo se pronuncia la nikúd vocálica
que la acompaña. Sin embargo, en la práctica, especialmente en el hebreo moderno, la Álef
funciona generalmente como si fuera una vocal. En los tiempos antiguos, cuando no existían las
nikudót, los lectores hebreos sabían cómo debían pronunciar la Álef, porque para ellos en
realidad tenía una función vocálica, exactamente como en el ladino, y casi como en el hebreo
moderno.
El problema es que en este sentido la Alef puede asumir los sonidos de todas las vocales,
a, e, i, o, u, excepto en algunos casos en los que es completamente silente, como la “h” española.
Puede ser “a” como en !rba (Abram), puede ser “e” como en !yhla (Elohim), puede ser “i” como
dwbka (ikabód), puede ser “o” como en !ybra (orabím), y puede ser “u” como en lba (ubal). Aun
cuando el lector no sepa leer hebreo, puede darse cuenta de que en todas estas cinco palabras la
primera letra (la de la derecha) es la misma, y sin embargo suena diferente en los cinco casos.
¿Se capta? Lo que hace la diferencia en la escritura es la nikúd (la vocal) que la acompañe, pero
de las vocales hablaremos luego.
b
La b (Bet) puede aparecer en la escritura con un punto interior (B) o sin el punto interior
(b). Cuando lleva el punto interior (llamado “dáguesh lene”) se pronuncia “b”, con sonido
bilabial explosivo, tal como la “b” española. Generalmente se escribe así al principio de la
palabra, y a veces también en medio de la palabra, pero nunca al final. Cuando no lleva el punto
interior, se pronuncia exactamente como la “v” inglesa. No como la “v” española que suena
idéntica a la “b,” sino como la “v” inglesa, labiodental. Esta letra causa confusión a algunas
personas cuando se la translitera. En mi opinión, la forma más correcta de transliterarla es con
una “b” sencilla para indicar el sonido bilabial “b”, y con una “b” subrayada para indicar el
sonido labiodental (v). De esta manera se es fiel a la grafía hebrea, ya que en hebreo no son dos
letras sino una sola, y también se es fiel a la pronunciación.
g
La g (guímel) siempre tiene un sonido fuerte explosivo, como en “gato.” Debe evitarse el
error de pronunciarla suave como en “gema,” donde la g suena aspirada como la “h” inglesa, o la
“j” caribeña. Por eso, en palabras como hlodg (gedoláh) nosotros la transcribimos siempre como
“guedoláh” porque de otro modo algunos lectores tienden a pronunciarla como si dijera
“jedoláh”, y eso sería incorrecto. En estos casos nos atenemos a la gramática española y
añadimos una “u” silente después de la “g”, para que la “g” suene fuerte, como en “guerra.”
d
La d (dálet) equivale exactamente a la “d” española.
h
La h (he) es idéntica en sonido a la “h” inglesa, no como la “h” española que no suena. La
He siempre suena cuando está al principio de sílaba, como en “ha-mi-krá,” en “e-lo-hím,” “Abra-hám,” y “Ye-ho-shúa.” Nunca suena cuando está al final de sílaba, como en “Yah-wéh,” y
“Sa-ráh.” Hay una excepción: Cuando la He está al final de una palabra, si lleva un punto
interior, entonces debe sonarse como la “h” inglesa, con una aspiración. Pero esa excepción tiene
una excepción: En palabras como HyWllh “Haleluyáh” la He final lleva un punto interior pero no
es para que se la pronuncie sino para indicar que aquí la terminación “yah” corresponde al
Nombre Divino y no a la terminación femenina usual en “ah.”
3
w
La w (waw, o vav) es generalmente una consonante. Pero cuando lleva un punto interior W
es la vocal “u”, mientras que si lleva el punto arriba, / es la vocal “o”. Cuando es una consonante
puede transcribirse con una “v” y pronunciarse como una “v” inglesa, como se hace en el hebreo
moderno; pero en el hebreo bíblico se transcribe generalmente como “w” y se pronuncia “u”. En
algunas ocasiones excepcionales la waw es completamente silente, no se pronuncia.
z
La z (záyin) equivale exactamente a la “z” inglesa; no como la “z” española que se
pronuncia poniendo la lengua entre los dientes y expirando, sin vibrar las cuerdas vocales; y
tampoco como la “z” latinoamericana, que se pronuncia exactamente igual que la “s”. La Záyin,
al igual que la “z” inglesa, se pronuncia enunciando una “s” sibilante a la vez que se hacen vibrar
las cuerdas vocales; como cuando se imita el sonido de una abeja.
j
La j (jet) es idéntica a la “j” española en su sonido. Algunos autores, como en el Tanákh
de Jerusalem (en inglés y hebreo), la representan con una “h” subrayada, o con un punto debajo;
y algunos autores ingleses la representan con una “ch”. Esto está bien en inglés, pero es
completamente incorrecto en español. Si usted transcribe la palabra (Janukáh) como
“Chanukáh,” la mayoría de los lectores latinos tenderán a pronunciar esa “ch” como se pronuncia
en “charca”, y eso sería incorrecto. Nunca se debe transcribir “Chanukáh” en español. En nuestro
idioma tenemos un equivalente perfecto de la Jet hebrea, y es la “j” española. De hecho, en los
medios judíos hispanos la “j” española se ha estandarizado como el equivalente de la Jet hebrea.
No se debe confundir la j (jet) con la h (he), La Jet es áspera y la He es suave. Por
confundir estas dos letras muchos creyentes mesiánicos cometen el grave error de decir que la
palabra “Messiah” (en inglés) significa “ungido de Yah”. Toman la terminación inglesa “iah”
como si fuera el Nombre Divino. Nada más lejos de la verdad. Porque esa palabra en hebreo no
termina en He sino en Jet; note: jyvm, y se pronuncia “mashíaj,” no “mesíah” ni “mesías.”
Mashíaj significa simple y llanamente “un ungido,” y proviene de “masháh,” ungir.
f
La f (tet) es un equivalente exacto de la “t” española. Se supone que sea una T más fuerte
que la Taw, pero en la práctica no se hace diferencia; sólo es importante en la grafía, o sea en la
forma de escribir las palabras.
s
La s (sámek) es un equivalente exacto de la “s” española. Se supone que sea una S más
fuerte que la Sin(c), pero en la práctica no se hace diferencia; sólo es importante en la grafía.
y
La y (yod) es generalmente una consonante, pero muy a menudo funciona como vocal.
Cuando tiene el valor de consonante siempre se transcribe como “y”, y cuando tiene el valor de
vocal se transcribe como “i” o como “e”. Ya hemos hablado de esto.
k
La k (kaf), si lleva un punto interior (dáguesh) K se pronuncia fuerte, explosiva, como “k”
y se transcribe con una “k”. Algunos la transcriben como “c” pero pienso que es un error porque
la “c” tiene a veces el sonido de “s” que nunca está presente en la Kaf. Cuando la Kaf no lleva el
punto interior se pronuncia suave y velar, igual que la Jet. Sin punto interior algunos escritores
judíos la transliteran como “kh” y otros como “j”. Pienso que debe transcribirse siempre como
4
“kh” o mejor como “k” subrayada, pero nunca como “j” porque entonces no se distingue de la
Jet, y esto es una desventaja y confusión para el estudiante de hebreo.
l
La l (lamed) es un equivalente exacto de la “L” española.
m
La m (mem) es un equivalente exacto de la “M” española. Al final de palabra se escribe
diferente, ! , pero siempre suena igual.
n
La n (nun) es un equivalente exacto de la “N” española. Al final de palabra se escribe
diferente, @ , pero siempre suena igual.
[
La [ (áyin) es una consonante gutural muy similar en función a la Álef. Casi todo lo que
dijimos de la Álef se aplica a la Áyin. Excepto que representa menos vocales, casi siempre la “a”
y la “o”, a veces también la “i”. Muchas veces representa sólo una parada “gutural.” En la
transliteración la representamos con una comilla ( ‘ ).
p
La p (pe, o fe) suena como la “p” española cuando lleva un punto interior (dáguesh) P, y
suena como la “f” española cuando no lleva el punto. Cuando está al final de palabra se escribe #
pero suena siempre igual.
x
La x (tsáde) no tiene un símbolo equivalente en español, así que algunos autores la
representan por la combinación “ts”, como el inglés “hits” y otros la representan por la
combinación “tz”, como el inglés “Ritz”. En ambos casos suena igual. Nosotros hemos creado
un símbolo translatino para esta letra, una z atravesada, z, para diferenciarla de la Záyin, que se
representa con una “z”, pero no lo utilizamos aquí por lo difícil que es lograr el símbolo.
Además, la representación “ts” se ha hecho ya casi estándar entre los escritores judíos.
q
La q (qof) es un equivalente exacto de la Q española. Algunos escritores judíos la
transcriben con una k, pero esto me parece equivocado porque entonces no se distingue de la K
(kaf) que se transcribe siempre como “k”. Yo represento siempre la Qof con la “Q” española.
r
La r (resh) es un equivalente exacto de la “r” española. Los judíos sabra (nacidos en
Israel) la pronuncian velar, como la R francesa, y como la doble ere puertorriqueña.
v
La v (shin) es un equivalente exacto del sonido “sh” en inglés, como en la palabra inglesa
“she” (ella). Cuando tiene el punto superior al lado izquierdo, c ,entonces suena exactamente
como la “s” española.
t
La t (táw) es una equivalente aproximado de la “t”española. En hebreo bíblico, cuando
lleva el punto interior (dáguesh) T se pronuncia “t” y cuando no lo lleva se pronuncia como la
combinación inglesa “th”, o como la “z” española (en España, no en Latinoamérica). En hebreo
moderno no se hace esta diferencia.
5
Curso de Hebreo
Lección 2
Las nikudót (las vocales)
Ya dijimos en la primera lección que existen algunas diferencias de pronunciación en el
hebreo, y que estas diferencias tienen que ver con las dos tradiciones principales en el judaísmo:
la sefardí y la ashkenazí. Cabe añadir ahora que la diferencia principal en pronunciación entre
estas dos corrientes del judaísmo tiene que ver con las vocales. Algunas tienen que ver con
consonantes. Por ejemplo, los sefarditas pronuncian siempre la Taw como “T”, aunque esté al
final de palabra. Mientras que los askenazitas la pronuncian como una “S” si está al final de
palabra. Ya dijimos también que la pronunciación sefardí es la que usamos en este curso, por ser
la pronunciación más antigua del hebreo, y la que se usa hoy día en Israel.
Antes de entrar a las vocales, tenemos que acotar que los eruditos hebraístas han
establecido que en el hebreo antiguo se utilizaban ciertas consonantes como si fueran vocales,
llamadas ahora “matres lectionis” (matrices de lectura). Estas consonantes usadas como vocales
son las siguientes:
La a (álef) representando la vocal “a” y “e”
La h (he) representando las vocales “e” y “a”
La w (waw) representando las vocales “u” y “o”
La y (yod) representando las vocales “i” y “e”
La [ (áyin) representando las vocales “o” e “i”.
Nótese que tres de esas “vocales” (llamadas así por el historiador judío Flavio Josefo en el siglo
primero de la Era Común) componen el Tetragrama Sagrado: hwhy , que sería: IAUA, ó mejor:
IAUE (porque la terminación en “ah” es femenina mientras que la terminación en “eh” es
masculina. Aunque Josefo dijo que estas letras son vocales, en el hebreo moderno se consideran
principalmente como consonantes y se transcriben en el Nombre Sagrado como YHWH, o
YHVH. En este caso se añaden las vocales “a” y “e” para tener la pronunciación antigua del
Nombre, Yahwéh o Yahvéh.
Bueno, ahora a las nikudót. Para mayor facilidad, las representamos acompañadas de la
consonante a (álef ). Apréndase la siguiente tabla: (Recuerde leerlas de derecha a izquierda.)
6
au ao ai ae aææ
Vocales cortas:
U
Vocales largas:
O
I
E
A
Wa /a yai ya, yae a;
U
O
I
E
E
A .
†
Vocales breves:
a? a> a] a}
O E E
A .
Las vocales breves se pronuncian muy rápidamente, y nunca llevan acento, Algunos las
llaman “vocales apuradas.” Todas las demás pueden llevar acento. Nunca olviden esta regla.
Practíquese ahora la lectura de las siguientes palabras, y vea si reconoce su significado:
(Todas son agudas, acentuadas en la última sílaba, por eso el acento no se escribe. El acento se
escribe solamente cuando las palabras NO son agudas, aunque en el Tanákh no se observa esta
regla):
tB;væKæ tB;væBæ tB;væl] tB;væ
!/lv;B] !/lv; !/l !l; !v;
!yhúlal] !yhiúla> lae laæ
7
No olvide que técnicamente la Álef es una letra muda, sólo suena la vocal que la
acompaña. Véase ahora (no antes) la traducción de las palabras de derecha a izquierda:
sábado, al sábado, en el sábado, como el sábado;
allí, (nada), (nada), paz, en paz;
a, Poderoso, el Poderoso, al Poderoso.
Reglas importantes
Por ahora no se preocupen por los nombres de las vocales, o nikudót; dejen esa
complicación para más tarde. En la marcha iremos mencionando algunos nombres.
Varias vocales tienen el mismo sonido. Por ejemplo: Shúreq W y Qibúts u suenan ambas
como la “u” en “baúl.”
Qámets y Qámets Hatúf se representan con el mismo símbolo ; pero se pronuncian
diferente, como “a” y como “o”. ¿Y cómo podemos distinguir cuándo es “a” y cuándo es “o”?
No se preocupen por eso ahora. Esa es otra complicación que dejaremos para más adelante.
Recuerden que ahora estamos aprendiendo a leer, no a descifrar todos los acertijos del idioma
hebreo.
¿Qué es una Shewa?
Una Shéwa es esta nikúd: “ y puede ser simple o compuesta. La shewa simple puede
sonar como una “e” corta o puede ser silente. Cuando es silente funciona como divisor de sílaba.
Por ejemplo, en tyviareB] (bereshít) la shewa (debajo de la Bet) es vocálica y suena como
una “e” breve. Pero en !hæræb]a} (Abraham) la shewa (debajo de la Bet) es silente, y sólo sirve
para dividir las sílabas.
¿Hay alguna regla para saber cuándo la shewa es vocal y debe pronunciarse? Sí.
1. La shewa se pronuncia cuando está bajo la primera consonante de una palabra.
Ejemplo: !yrIb;D“ (de-ba-rím)
2. La shewa se pronuncia cuando está precedida por otra shewa.
Ejemplo: W[m]v]YI (yish-me-ú) La primera es silente, la segunda es vocal.
3. La shewa se pronuncia cuando viene después de una vocal larga.
Ejemplo: !d:a;l]W (u-le-a-dám)
8
¿Cuáles son las shewas compuestas?
Las shewas compuestas son estas: ? } Ö Respectivamente, de izquierda a derecha: o, a,
e. Las shewas compuestas son vocales, y se pronuncian igual que las vocales plenas
correspondientes, pero son muy breves.
Fíjese en la palabra “Elohim”:
!yhúila>
Debajo de la Álef hay una shewa compuesta, es la vocal breve “e”. Note que arriba y a la
izquierda de la letra Lámed hay un punto (una nikúd), esa es la vocal “o”, llamada “hólem.” Es la
única vocal que va encima de las letras en lugar de ir debajo. Y luego hay un punto debajo de la
He, esa es la vocal “i”. Indica que la Yod que sigue tiene valor de “i” y no de “e” como en otros
casos.
Quiero recalcar esta diferencia importante:
yhe
es “hei” para los ashkenazím, pero “he” para los sefardím; mientras que
yh,
es “he” para los ashkenazím, y “hei” para los sefardím (aunque muchos sefarditas leen esta
combinación como “he”.
Lo mismo sucede cuando la vocal es defectuosa, o sea, cuando se usa sin la Yod. Por eso
los ashkenazím leen Wnyhúela> como “Elohéinu,” mientras que los sefardím lo leemos como
“Elohénu.” Ellos leen @mea; como “améin,” mientras que nosotros lo leemos “amén.”
Cuando la vocal se compone de una consonante y una nikúd, se conoce como una “vocal
plena.” Ejemplo: yhe (he). Cuando la nikúd va sola, se conoce como “vocal defectuosa.”
Ejemplo: he (he). En ambos casos se pronuncia igual.
El deletreo con la letra vocal Yod (en este caso yhe) se considera largo, y es un deletreo
“pleno,” mientras que sin la letra vocal Yod (en este caso he) se considera corto, y es un deletreo
“defectuoso.”
Cada consonante en hebreo, excepto la última de la palabra, tiene que ir acompañada de
una nikúd, o punto vocal. La última consonante de una palabra la mayoría de las veces no tiene
sonido vocal, y redondea o cierra, la sílaba. Ejemplos:
rb;-d;
(da-bár),
&l,-m,
(mé-lek),
!yhi-úl-aÖ
(e-lo-hím).
Aparte de las nikudót, o signos vocales, hay otras marcas que se usan para indicar con
mayor precisión cómo se pronuncian ciertas consonantes. Una de estas marcas se llama dáguesh.
El dáguesh es simplemente un punto dentro de la consonante. Puede usarse en la mayoría de las
letras.
9
Cuando el dáguesh indica una pronunciación diferente para una letra, se llama dáguesh
lene. Ejemplo: tB (bet); sin dáguesh es tb (vet)
Cuando el dáguesh indica que se debe pronunciar la consonante en forma reduplicada, se
llama dáguesh forte. Ejemplo: @/Maæ (ammón); sin dáguesh es @/maæ (amón).
Las letras que reciben dáguesh son: t p k d g b . Para recordarlas se les llama
BeGaDKeFaT. Las letras que no reciben dáguesh son las guturales: [ j h a .
Algunas letras se hacen “quiescentes” (mudas), o sea que pierden completamente su
pronunciación. Esto sucede cuando se supone que una letra debe llevar una shewa silente debajo
y no la lleva. En estos casos se escribe la consonante (por ser parte del texto sagrado) pero no se
escribe la shewa.
Ejemplo:
rm,aYOwâ˛
(way-yó-mer).
Note aquí lo siguiente:
La yod se reduplica porque lleva un dáguesh forte.
La álef no suena para nada ni lleva shewa.
El punto encima de la yod es la vocal “o”.
Y..... ¿qué es esa rayita debajo de la yod???... Adivinen... ¡Un acento! Este signo indica
que la fuerza de la pronunciación recae en la penúltima sílaba (yó), así que es una palabra llana,
y tiene que llevar acento escrito.
Creo que son suficientes complicaciones por hoy. El estudiante debe memorizar las
vocales, y repasar las reglas y los conceptos expuestos hasta ahora.
Llegamos al final de la segunda lección de nuestro Cursó Básico para la lectura del
hebreo.
Los estudiantes (talmidím) no deben proseguir a las lecciones subsiguientes hasta que
hayan estudiado, repasado, y asimilado las dos primeras lecciones. Estas son las más
fundamentales y las más importantes de todo el Curso. Del entendimiento de estas dos lecciones
depende todo el resto del Curso.
!/lvæ
10
Curso de Hebreo
Lección 3
Vocabulario de Práctica
y Reglas de Acentuación
Antes de aventurarse en la Lección 3, el estudiante deberá haber estudiado y asimilado las
lecciones 1 y 2. De otro modo no sacará provecho del estudio. Sin embargo, los estudiantes que
comienzan con un conocimiento básico, pueden pasar por alto las primeras dos lecciones.
En esta Lección 3 ofrecemos un vocabulario limitado de 40 palabras para que el estudiante
practique la lectura, obteniendo a la vez el significado de las palabras. En algunos casos no
damos el significado de la palabra sino indicamos que se trata de “un varón,” o sea, del nombre
de un hombre.
En este caso, por tratarse de una tabla, las palabras se colocaron de arriba hacia abajo; y las
columnas, de izquierda a derecha
lbæa;
lbea;
lbea;
lb,ae
lb;a?
rdæa;
rd:a;
rd,a,
rD:aæ
rDæai
lamentar
lamentación
pasto
lamentación
verdaderamente
ancho, grande
el mes 12
gloria
ciudad en Judáh
lagar
raæB; aclarar
raeB] pozo, hoyo
raoB cisterna, hoyo
ha;G: exaltarse
ha,GE orgulloso
ha;GE orgullo
gaeDo un varón
gae/D (el mismo)
hg:a;D“ ansiedad
lbæh; envanecerse
11
lb,h, vapor, Abel
rbæh; dividir
@d:w“ un lugar
bhew: (un lugar)
ytiv]w˛ reina persa
laeyDIb]z˛ un varón
Why:d“bæz“ un varón
Why:d“kæz“ un varón
ab;j; esconder
bbæj; amar
hb;j; esconder
jbæf; inmolar
jbæf, matanza
jB;fæ guardia
tWddIy“ amor
h/:hy“ Adonáy
hw≤h]y˛ Yahwéh
rm,[ol;r“d:K] un rey
hz≤ho]-lK; un varón
v/mK] una deidad
REGLAS DE ACENTUACIÓN
Antes de todo debemos aprender varias reglas de acentuación del idioma hebreo, que son muy
diferentes a las reglas de acentuación del idioma español.
1. La inmensa mayoría de las palabras hebreas se acentúan en la última sílaba. Éstas palabras no
llevan ningún acento escrito (excepto en la Biblia, donde se acentúan todas las palabras).
Ejemplo:
mesa
@j;l]vu
(shulján)
maestro
hr,/m
(moréh)
mujer
hv;ai
(isháh)
2. Algunas palabras llevan el acento en la penúltima sílaba, o sea, son palabras llanas. Las
palabras llanas en hebreo son los sustantivos que terminan en los siguientes patrones vocálicos:
(apréndaselos)
ée
ée
áa
ái
(pronunciando de izquierda a derecha)
,,
,e e
ææ
iæ
(pronunciando de derecha a izquierda)
Algunas palabras llanas:
niño
abrigo
camino
libro
orden
valor
tiempo
ruido
gusto
agua
casa
verano
dl,y≤
dg,B≤
&r,d≤
rp,se
rd,se
&r,[e
![æPæ
v[ær˛
![æfæ
!yImæ
tyIBæ
$yIqæ
(yéled)
(bégued)
(dérek)
(séfer)
(séder)
(érek)
(páam)
(ráash)
(táam)
(máyim)
(báyit)
(qáyits)
Es importante recalcar que todas estas palabras, y las que llevan semejante combinación de
vocales, son llanas, deben acentuarse en la penúltima sílaba. Por ejemplo, no se dice “bayít” sino
“báyit;” no se dice “sedér” sino “séder.”
12
3. Los verbos se acentúan generalmente en la segunda letra de la raíz. Pero si la segunda letra
tiene una shewa ] o una vocal apurada ( } ? ,“ ), el acento cae en la última sílaba. Ejemplos:
yo escribo
yTb]tæK;
(katábti) (la b subrayada se lee como “v”)
tú escribes
hTb]tæK;
(katábta)
ella escribe
hb;t]K;
(katbáh)
4. Las terminaciones !T,- y @T,- siempre reciben acento. O sea, que las palabras con esas
terminaciones siempre son agudas.
5. Las palabras a las que se les hayan añadido terminaciones pronominales se acentúan en la
última letra de la palabra original, a menos que esa letra tenga una shewa debajo:
a mí
a nosotros
tú debes
tu nombre
tu bienestar
yli (li)
Wnlæ (lánu)
*yl,[; (alékha)
*m]vi (shimkhá) (Si la Mem no llevara una shewa sería shimékha.)
*m]/lv] (shelomkhá) (Si la Mem no llevara una shewa sería shelomékha.)
6. Las terminaciones !k,- !h,- !k,y
terminan así son agudas. ejemplos:
a ustedes
sobre ustedes
e- !h,y e-
siempre reciben acento, o sea, las palabras que
!k,l;] (lakhém)
!k,yle[} (alekhém)
7. Además, recuerden que las sílabas que llevan vocales apuradas o shewas nunca llevan acento.
Las vocales apuradas (o muy breves) se ilustran en la regla #3.
Los acentos más comunes
Si se siguen fielmente las reglas anteriores se puede leer el texto hebreo con su acentuación
correcta, sin necesidad de escribir los acentos. Pero esto resulta complicado para muchas
personas; así que en adelante usaremos el acento escrito en todas las palabras que no sean
agudas. Las agudas pueden identificarse precisamente porque no llevan acento escrito.
En la gramática hebrea (y en la Biblia) existen montones de acentos diferentes, cada cual con su
nombre. Pero, para simplificar, en este curso, consideraremos por ahora solamente el acento
méteg. âÉste es el que se usa casi exclusivamente en los Sidurím. En muchos Sidurím ni siquiera
se escriben los acentos, porque se espera que quien los utilice conozca al dedillo la acentuación
de cada palabra. Pero en los Sidurím más cuidadosos, como el Sidur Sim Shalom, de los judíos
Conservadores, siempre se utiliza el acento méteg en toda palabra que no sea aguda. Esto es una
gran ayuda para el principiante.
13
Note la rayita vertical colocada al lado izquierdo de la vocal “a” debajo de la letra álef en la
palabra Wnôlæ (lánu), “a nosotros”. Esa rayita vertical es el acento méteg. Siembre va a la izquierda
de la vocal, e indica que esa es la sílaba que lleva la fuerza de la pronunciación. Se usa solamente
en las palabras llanas y en las esdrújulas, no en las agudas.
El estudiante debe ser muy cuidadoso en pronunciar correctamente el acento de las palabras.
Para que vean la importancia de los acentos, les presento una cita del Sidur Shem Tob sobre este
tema:
“También la acentuación correcta es esencial, ya que las agudas, graves y esdrújulas en hebreo
cambian, en muchos lugares, la interpretación correcta.
“Por ejemplo “báa” significa “ya llegó” (pasado) y “baá” significa “está llegando” (presente).
Por eso optamos [en este Sidur] por colocar acentos a “toda” la fonética, para garantizar
perfeccionamiento en la pronunciación.”
—Sidur Shem Tob, Introducción
La pronunciación correcta de las consonantes también es muy importante. Citamos del mismo
Sidur:
“La pronunciación correcta es muy esencial en el rezo, principalmente en “shalósh regalím”
(Pésajh, Shabuót, Sukót). Dicen los Sefarím que en el cielo se fijan más en la pronunciación
exacta.
“Muchas veces la pronunciación equivocada cambia totalmente la interpretación, diciendo a
veces cosas absurdas e insólitas.
“Por ejemplo: “nafshénu jhiketáh ladonáy” significa “nuestra alma tiene esperanza en Adonay”.
Si se lee equivocadamente la “jh” de “jhiketá y se la cambia por “he” y dice “hiketá,” (bar
minám), está pronunciando una maldición.” [bar minám significa “Dios no lo quiera”].
“Por eso es muy importante tener la fonética con precisión y exactitud, para que las plegarias
produzcan su energía especial.”
—Idem.
Así que, les exhorto a tomar muy en serio la pronunciación correcta de las vocales y las
consonantes hebreas, tomando en cuenta los acentos correspondientes. Esto podría parecer difícil
al principio, pero es cuestión de tiempo y práctica. Si se empeñan mucho, lo lograrán en poco
tiempo.
†
.!/lvæ
†
14
Curso de Hebreo
Lección 4
Práctica de conversación
A estas alturas el estudiante deberá estar ya familiarizado con el Alefbet, las nikudót (vocales) y
algún vocabulario básico. Ya deberá poder leer las palabras con relativa confianza.
En la Lección 4 ofrecemos algo más de vocabulario y practicaremos un poco de hebreo
conversacional, por supuesto, a nivel elemental. Por ahora daremos la pronunciación de cada
palabra; más adelante sólo daremos las palabras en hebreo.
@/rP;[i iparón lápiz
f[e et pluma
aseKi kisé silla
rp,se séfer libro
hs;p]Wq qufsáh caja
@j;l]Wv shulján mesa
ry:n“ neyár papel
j˛tep]mæ maftéaj llave
hr:/nm] menoráh lámpara
Practíquense las siguientes frases:
@/rP;[i hz≤h}
@/rP;[i hz≤ @Ke
¿Hazé iparón?
¿Es éste un lápiz
Ken, ze iparón.
Sí, éste es un lápiz
hs;p]Wq tazOh}
hs;p]Wq tazO @Ke
¿Hazót qufsáh?
¿Es ésta una caja?
Ken, zot qufsáh.
Sí, ésta es una caja.
f[e hz≤h}
hs;p]Wq tz≤ f[e alø hz≤ alø
¿Hazé et?
¿Es ésta una pluma?
Lo, ze lo et, ze qufsáh.
No, ésta no es una pluma, ésta es una caja
hr:/nm] tazOh}
@j;l]Wv hz≤ hr:/nm] alø tazO alø
¿Hazót menoráh?
¿Es ésta una lámpara?
Lo, zot lo menoráh, ze shulján.
No, ésta no es una lámpara, ésta es una mesa.
El estudiante debe observar lo siguiente:
1. En hebreo hay dos géneros: masculino y femenino. Al igual que en español, todos los objetos
y los seres vivos pertenecen a uno de estos dos géneros. No existe el género neutro en hebreo.
2. De las seis palabras que hemos visto ya, todas son masculinas, excepto hs;p]Wq (qufsáh) que
es femenina. ¿Cómo se distinguen los sustantivos femeninos de los masculinos? Hay que
observar la terminación.
15
3. La terminación h : (ah) es femenina, como en hr:cæ (Saráh). La terminación en t (t) es
femenina, como en tWr (Rut). Las demás son masculinas. Aunque para ambos casos hay
excepciones; pero eso lo dejamos para después.
4. Así que la palabra “ze” (éste) se usa para el masculino, y la palabra “zot” (ésta) se usa para el
femenino.
5. La partícula h} (ha), como se usa arriba, es simplemente una partícula interrogativa, cuya única
función es hacer que la oración sea una pregunta. En hebreo moderno se usa el signo de
interrogación español ? al final de la oración, pero en el hebreo bíblico no existe este símbolo.
Hay otro hæ (ha) que significa “el” o “la”, pero la nikúd que lo acompaña es diferente, como
habrán notado.
6. Hay una forma negativa en hebreo que estudiaremos más adelante. Por ahora usaremos el
negativo alø (lo), que es un negativo coloquial aceptable. La construcción hebrea es idéntica a la
española:
rp,se alø hz≤ alø
(Lo, ze lo séfer) = No, éste no es un libro.
7. Nótese también que en la mayoría de los casos el verbo “ser”, cuando está en su forma
presente (soy, eres, son) no se usa en hebreo, se sobreentiende, está implícito, pero no se escribe.
hs;p]Wq tazO
hs;p]Wqhæ tazO
(Zot qufsáh) = Ésta [es] una caja.
(Zot haqufsáh) = ésta [es] la caja.
8. La palabra !/lvæ que significa “paz” (entre otras cosas), se usa en cualquier momento del día
para expresar “hola,” o “adiós.” Además de “paz” significa “bienestar” y “salud.” Hay otras
palabras para “buenos días, “buenas tardes,” y “buenas noches,” pero las veremos más adelante.
Más vocabulario y práctica†
tl,d, délet puerta
hP;x]yrI ritspáh piso
daom] b/f tov me’ód ¡Muy
@/ljæ jalón ventana
hræq]ti tiqráh techo
lKohæ hz“ ze hakól Eso es
bien!
todo
hz≤ hmæ
¿Mah zéh?
¿qué es esto?
Wkw“ hn˛Wmt] tazO tl,d≤ taoz ryqi hz≤
hn˛Wmt] temunáh cuadro
ryqi qir pared
!/lvæ shalóm adiós, hola
Ze qir, zot délet, zot temunáh, vekhú.
Esta es una pared, una puerta, un cuadro, etc.
16
Los números
dj;a,
!yIn˛v]
hv;/lv]
h[;B;r“aæ
hv;mij}
ejád
1
shenáyim
2
shelosháh
3
arba’áh
4
jamisháh
5
†hV;vi
h[;b]vi
hn:mov]
h[;v]Fi
hr;c;[}
shisháh
6
shibáh
7
shemonáh
8
tisháh
9
asaráh
10
Del uno al diez, los números son sencillos; del once en adelante son compuestos. Pero el
estudiante no debe preocuparse ahora por los números compuestos. Apréndase por ahora
solamente del uno al diez. Las formas que damos aquí son las del masculino; cuando van
acompañados de palabras femeninas, los números asumen una forma femenina, que veremos más
adelante.
Los números del uno al diez se representan también por las primeras diez letras del Alefbét. Del
once en adelante se componen de dos letras.
a (álef)
b (bet)
g (guímel)
d (dálet)
h (he)
w (waw)
z (záyin)
j (jet)
f (tet)
y (yod)
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
!/lvæ
.
17
Curso de Hebreo
Lección 5
Vocabulario y Práctica de Lectura
Si los estudiantes han estudiado, repasado y asimilado las primeras 4 lecciones, ya podrían estar
leyendo el Sidur en hebreo, aunque sea “a tientas.” Vamos a ver ahora las últimas palabras que
les voy a dar transliteradas. Después de esto no se ofrecerá la transliteración.
Vamos a prender los colores en hebreo.
COLORES:
r/jv;i
q/ry˛
shajór
negro
yaróq verde
@b;l; labán blanco
b/hx; tsahób
!/da; adóm rojo
!Wj jum, castaño
l/jK; kajól azul
rWa; afúr gris
hr:/jv] l[æn˛hæ
hr:Wpa} hp;p;K]hæ
amarillo
.r/v; [b/Kh
rWpa; ly[im]hæ
Hakóba shajór
Hame’íl afúr
Haná’al shejoráh
Hakfafáh afuráh
El sombrero es negro
El abrigo es gris
El zapato es negro
El guante es gris
(El castaño en algunos países se llama café, y marrón. En inglés es brown.)
Como dije, en el siguiente vocabulario no daré la transliteración de las palabras. El
estudiante deberá leer directamente del hebreo.
Recuerden lo que hemos dicho sobre las reglas para la acentuación de las palabras llanas
o graves.
Además, usaremos el acento escrito como una ayuda, tienen que fijarse BIEN en el
acento. Usaré por ahora el acento más sencillo, ê la rayita vertical que se llama “méteg.” Si la
palabra no tiene acento escrito es porque es aguda, con el énfasis en la última sílaba.
VOCABULARIO PARA PRÁCTICA DE LECTURA Y TRADUCCIÓN:
aB;aâæ papá
aM;aiâ mamá
ymi ¿quién?
yBir˛ Rabí - hB;r˛
grande
hmæ ,hm; ¿qué? ¿qué es?
hB; viene, vino (masc.)
ha;B; viene, vino (femen.)
ayhi ella, ella es
rmæa; él dijo
hr:m]a; ella dijo
br,[â≤ tarde, anochecer
br,[â≤B; al anochecer
Estas son palabras breves y sencillas, practíquelas. En caso de duda sobre cómo se pronuncia una
letra o un signo vocal, debe consultar la Lección 1.
Las nikudót (los puntos vocálicos) no son letras; se les llama letras solamente a los caracteres del
Alefbét.
18
Note que los verbos tienen una forma masculina y una forma femenina, según el género del
sustantivo al que se aplique el verbo.
Utilizando el vocabulario de esta tabla, traduzca al español las siguientes frases:
___________________________ .aB;
aB;aâæ
.1
__________________________ .ah;B;
aM;aiâ
.2
____________________________ .aB;
yBia;
.3
____________________________ .aB;
yMiai
.4
____________________________________ !yBia;
aB; ,aM;aâi
.5
____________________________________ ?yBir˛
ymi ,aM;aâi
.6
____________________________________ ?ayhi
ymi ,aB;aæâ
.7
_________________________ .aM;aiâ
ayhi
.8
Considere los siguientes puntos:
1. En la línea 3, la terminación en y (yod) significa “mi.”
2. En la línea 6 el signo de interrogación que se utiliza en hebreo moderno es el signo final, el de
comienzo no se utiliza.
3. Observe el punto (dáguesh) dentro de la Bet y de la Mem. Se llama “dáguesh forte.” Eso
indica que hay que alargar esas letras en la pronunciación. No se dice “ába” sino “ábba;” no es
“íma” sino “ímma,” con acento en la primera sílaba y alargando la consonante.
MÁS VOCABULARIO DE PRÁCTICA:
hr,/m maestro
hr:/m maestra
yrIb][i hr,/m maestro de
hebreo
d/D tío
hr/bD“
hd:/D
Deboráh
tía
rmæa; él dijo
hr:m]a; ella dijo
!yaib; ellos vienen
!yMi[æ
naciones
!yBir˛
muchos
!h;r:b]aæ Abrahám
!a;æ pueblo, nación
!yr/m
!yrIb][i
19
maestros
hebreos
Traduzca las siguientes frases al español:
________________________________________________________ .hr:/m
______________________________________________________ .aB;
yMiai ,yBir˛ ybia; .1
hr,/Mhæ ,aM;aâi ,aB;aâæ .2
__________________________________________________________ .aB;
yrIb][ih; hr,/Mhæ .3
_____________________________________________________ .ha;B;
hr˛/Mhæ .ar:m]a; aM;;aâi .4
_____________________________________________________ .hr:/m
hd:/Dhæ .h,r/m ydI/D .5
_________________________________________________________.hr≤/m
_________________________________________________.hr:/m
ydI/D ?hr≤/m ymi .6
hr:/bd“ hd:/Dhæ ?hr:/m ymi .7
__________________________________________________.yrIb][i
hr≤/m d/Dhæ ?d/Dhæ hm; .8
¿Está muy difícil? Si esto se le hace demasiado difícil, es que no ha aprendido bien las primeras
dos lecciones. Repáselas de nuevo; son esenciales.
El secreto del aprendizaje está en la repetición consistente. Una buena manera de aprender es
tratar de enseñar a otros; así que trate de compartir con otra persona lo que va aprendiendo.
Si alguno es maestro y desea usar estas lecciones para su clase, puede obtener las respuestas
correctas a todos los blancos o preguntas. Pero tiene que hacer su asignación: Solicítelas.
Ahora, descanse. Tómese un buen refresco, y deje esto para otro día.
20
Curso de Hebreo
Lección 6
El Hebreo Bíblico
Cuando se trata del hebreo bíblico es imperativo comenzar por el principio, Bereshít / Génesis.
El vocabulario del Génesis es elevado y muy poético, pero a la vez sencillo. Si el estudiante
posee una copia del Génesis en hebreo, debe utilizarla ahora en esta lección, pues haremos
referencia al Texto Hebreo.
Algunos tienen el programa “CompuBiblia” de la Sociedad Bíblica, que contiene el texto hebreo
de la Biblia Stutgartensia. Es una buena ayuda, pero no es indispensable, basta con que tengan
una copia del Génesis Hebreo impreso. Además, el texto hebreo de la CompuBiblia no tiene
todos los acentos que tiene el texto impreso, esto es una gran desventaja, por lo que el texto
impreso es mucho mejor para los estudiantes. En esta lección no podemos copiar todos los
acentos de la Biblia Hebrea impresa porque hasta ahora no los he podido sacar todos con los
códigos de ASCII. Así que usamos el de la rayita vertical ( â) y el del angulito ( ∞ ).
Creo que es indispensable que todo estudiante del idioma hebreo tenga un Tanákh en hebreo
impreso. Quien no tenga un Tanákh en hebreo puede comprarlo en las Sociedades Bíblicas o en
la librerías judías de su país. Recomiendo una librería muy buena en Florida: Sefarad Judaica;
en este e-mail: [email protected]
ANÁLISIS DE BERESHÍT (GÉNESIS) 1:1
Advertencia: No se haga trampa usted mismo, no busque su Biblia en español. Aténgase
solamente al texto hebreo según vayamos traduciéndolo. No es difícil. Iremos ayudándole paso a
paso. Lea ahora el primer verso de Bereshít en hebreo, y luego lo comentaremos:
.$r≤aâ;h; taew“ !yImçæV;hæ tae !yI–hløa> hr¢:B; tyvçiarEB] .1
Veamos las siguientes consideraciones:
1) La primera palabra, tyvçiarEB] es compuesta. Primero vamos a dividirla en sílabas:
tyvçi-arE-B] con acento en la última sílaba. Ahora vamos a dividirla en sus componente:
tyvçiarE-B] . (Note que los Masoretas acentuaron hasta las agudas; la rayita diagonal
debajo de la Shin es un acento.) La preposición B] significa “en” o “con”. La palabra
tyvçiarE significa “un principio,” “un comienzo.” Aquí aparece sin artículo definido. Así
que la primera palabra puede traducirse “en un principio,” o “al principio.”
21
2) Note esto: Para decir “en el principio,” el hebreo es así: tyvçiarEBæ (que es una
contracción de “behareshít”), pero el texto bíblico no dice así sino que dice tyvçiarEB] .
No vamos a entrar en todas las complejidades de esta construcción, pero es claro que no
lleva el artículo definido “el.” Hay quienes le dan importancia a esto aduciendo que ha
habido varios principios, y el principio de Bereshít 1:1 es uno de ellos. No apruebo ni
desapruebo las diversas hipótesis sobre esto.
3) La segunda palabra es hr¢:B; . Está en tiempo pasado, singular, masculino, y viene del
verbo raíz para “crear.” El angulito a la izquierda de la segunda vocal es un acento en la
última sílaba (lo que sólo se usa en las Escrituras Hebreas). Generalmente este verbo
implica crear de la nada. El verbo para hacer algo a partir de materia existente es “asá;”
de donde viene el “osé” de la canción “Osé shalóm bimromav.” “Osé” significa
“Hacedor,” “Boré” significa “Creador.” Aquí se habla del Creador.
>
4) La tercera palabra es !yI–hløa , que es el plural de h˛løa> . Esto es lo que se conoce en
gramática hebrea como un plural mayestático, o de excelencia. Es un plural con sentido
singular, que quiere expresar la plenipotencia del Ser Divino. Este es el Sujeto de esta
oración, el que realiza la acción. En hebreo, al igual que en español, pero muy diferente al
inglés, el verbo se coloca antes del sujeto. En inglés se dice “God created” (Dios creó),
pero en hebreo se dice “baráh Elohim” (creó Dios). Claro que nos parece que la palabra
“Dios” es una traducción pobre de Elohim. Una traducción mucho mejor es “el
Poderoso.” El original løøa> (‘el) significa “poder”, “potencia”, “fuerza.”
5) La cuarta palabra es la partícula tae , que significa “a”. Algunas versiones interlineales
la traducen siempre como “a” pero en español esto no suena bien ni es correcto cuando se
trata de objetos, aunque es correcto cuando se trata de humanos. Por ejemplo, es correcto
decir “hizo al hombre” pero no es buen español decir “hizo a la casa.” Se dice “hizo la
casa.” Por eso en las versiones españolas no se traduce como “a” a menos que se refiera a
una persona; y esto es correcto.
æ
6) La quinta palabra es !yImçæV;h . Tiene el artículo definido “ha”, y siempre es palabra grave
o llana. Note el acento al lado de la tercera “a”. “Hashamáyim” es el objeto del verbo
“crear”, o sea, el que recibe la acción. ¿Qué creó Elohím? Hashamáyim, los cielos, o el
cielo. Aquí tenemos otro plural con sentido de singular; más bien con sentido dual. La
terminación “-áyim” es dual, indica “dos.” Aunque en el judaísmo se dice que hay siete
cielos, esto no se desprende necesariamente de esta palabra. De hecho, muchas versiones
judías (como el Tanákh de Jerusalem (hebreo-inglés), y otras) lo traducen aquí como “el
cielo” en singular, y eso es correcto.
7) La sexta palabra taew“ . Es igual que la cuarta palabra pero se agrega una (waw), que
significa “y”. Aquí significa “y a”. En hebreo moderno esto se lee “ve’ét,” pero en hebreo
bíblico se lee “we’ét.” En hebreo bíblico la w siempre suena como “w” ó “u”, así que se
lee, por ejemplo, “Dawíd” y no David.” Pero en hebreo moderno no es así.
22
;
8) Y la séptima y última palabra del versículo 1 es .$r≤aâ;h . Los dos puntos al final
equivalen al punto final del español. Esta palabra es singular y lleva el artículo definido
;
“ha”, o sea, “la”. Noten que el artículo definido h significa lo mismo “el” que “la,” no
tiene género, es como el inglés “the.” En hebreo no existe el artículo indefinido. Por
ejemplo, tyIBæâ (báyit) se puede traducir como “casa” o como “una casa.” Pero tyIBæâhæ es
siempre “la casa.”
MÁS VOCABULARIO DE PRÁCTICA:
are/B Creador
r/a luz yair“/B mi Creador
!l;/[ mundo, siglo
lae Poderoso, Fuerza, Dios
!d:a; Adám, hombre
rh; montaña
$r≤aâe
hwhy
tierra $r≤aâ;hæ la tierra
Yhwh (Yahwéh)
vyai varón
hV;ai hembra
br,[,â tarde
rq,bøâ mañana
Utilizando el vocabulario de la tabla, traduzca las siguientes frases al español:
___________________________________________________________
_______________________________________________________
.r/a are/B hwhy .1
.!d:a;h; are/B !yhiløa>
___________________________________________________________ ?hV;aih;
_________________________________________________________ ?rh;h;
_______________________________________________________
.2
are/B yMi .3
tae hr:B; yMi .4
.!l;/[h; are/B laeh; .5
_____________________________________________________________
.yair“/B hw≤h]y˛ .6
1. La palabra “olám” es muy versátil. Significa “mundo,” y también “siglo”. En muchos
Sidurím se traduce como “universo.” Además, significa “antiguo” y “eterno.” Cuidado
con las traducciones españolas de la Biblia; a veces traducen mal esta palabra.
2. La vocal e(e), como en are/B se pronuncia de dos maneras en el hebreo moderno. Los
Sefarditas la pronunciamos “e” (boré), mientras que los ashkenazitas, y muchos en Israel,
la pronuncian “ei” (boréi). En el hebreo bíblico es siempre “e”.
No se desanime. Si se le hace demasiado difícil, repase de nuevo las primeras dos lecciones.
Tal vez necesite practicar estas lecciones con más frecuencia. Trate de practicarlas con otras
personas.
23
Tres puntos más sobre los acentos:
1. Aunque en el hebreo moderno el méteg se usa como acento único en los Sidurím, en las
Escrituras Hebreas el méteg ê es un acento secundario que tiene varias funciones; a
veces se usa como acento tónico pero a veces no tiene nada que ver con el tono.
2. Cuando hay dos acentos en una misma palabra, el último es el que indica el tono de la
palabra.
3. En las Escrituras se usa con más frecuencia como signo tónico el acento que es en forma
de un pequeño ángulo ∞ al lado izquierdo de la vocal. En adelante lo usaremos más aquí
para que se acostumbren a él.
4. Hay muchos otros acentos que ejercen diversas funciones, pero esto queda para un curso
más avanzado. Por ahora nos interesan los acentos tónicos (de tono).
Recuerde: Este es un curso básico, para aprender a LEER hebreo, no está dirigido a aprender
la gramática del idioma. Por eso incluimos muy pocas reglas gramaticales. El estudiante no debe
preocuparse por todas las reglas ahora. El primer paso es aprender a leerlo; después podrá
manejar las reglas en otro curso; y después, para especializarse, necesitarán un curso avanzado.
Los niños aprenden primero a hablar, sin conocer las reglas gramaticales. Varios años después
aprenden a leer su idioma; y algunos años más tarde aprenden las reglas que gobiernan el idioma.
Así que no se apresuren. Tómenlo suave, pero tómenlo en serio.
24
Curso de Hebreo
Lección 7
El Hebreo del Sidur
El Sidur es el Libro de Oración en el judaísmo. El hebreo del Sidur es un hebreo
moderno. Cuando digo moderno no me refiero al siglo 20, sino a los siglos posteriores al siglo 1
de la Era Común. Si el estudiante posee una copia de un Sidur con texto hebreo y español
paralelos, debe utilizarlo ahora en esta lección, pues haremos referencia al Sidur.
Como dije antes, el texto hebreo de la mayoría de los Sidurím (plural de Sidur) que he
visto hasta ahora no tiene prácticamente ningún acento, excepto en las citas de las Escrituras
Hebreas. Esto es una gran desventaja, pero hay una excepción: el Sidur de los Judíos
Conservadores, llamado Sidur Sim Shalom. Sin embargo, éste sólo está en inglés y hebreo.
Otra excepción es el Sidur de la Editorial Shem Tob de Méjico, en hebreo ¡y español!
(Sefaradita), con transliteración paralela y traducción interlineal. Es el mejor Sidur que he visto.
La mayor ventaja de ese Sidur es que cada palabra en la transliteración lleva un acento escrito
(excepto las monosílabas), no dejando así lugar para que el lector tenga que adivinar cómo se
acentúa y se pronuncia una palabra. Además, la pronunciación representada por esa
transliteración en la más pura pronunciación hebrea sefardí que he visto. (Pero no está diseñado
para orar en español sino en hebreo.)
Después de esto, está demás decir que recomiendo encarecidamente el Sidur de Shem
Tob. Quien desee obtenerlo puede dirigirse a la librería Sefarad Judaica; en el e-mail:
[email protected] Creo que cuesta alrededor de 27 o 30 dólares. Tienen un Sidur de Diario
y uno de Shabát, entre otros.
LA PRIMERA ORACIÓN DEL DÍA
Modé aní. La primera oración que todo judío pronuncia por la mañana al levantarse es el “Modé
aní.” En esa oración no se menciona el nombre del Creador ni una vez, porque se supone que
esta oración se haga antes de lavarse la boca., y no se considera apropiado en esa condición
pronunciar el Nombre Divino. (De todos modos los judíos tradicionales nunca pronuncian el
Nombre Divino, pero se refieren al título Adonáy, que ellos consideran un nombre Divino. Los
que no tenemos reparo en pronunciar el Nombre de Yahwéh aplicamos la tradición a este
nombre.
La oración Modé aní se encuentra en el servicio Shajarít, palabra que significa “matutino.”
Trate de leer ahora la primera oración del día:
,!Y:qæw“ yjæ &l,m,â ,*ynâ≤p;l] ynIa} hd≤/m
,hl;m]j,B] ytim;v]nI yBi T;r“z˛êj,“h,v,
.*tâ,n:Wma,“ hB;r˛
25
Veamos las siguientes consideraciones:
9) La primera palabra, hd≤/m es el verbo “agradecer” en primera persona singular,
presente, y es masculino. Las damas deben decir hd:/m (modáh).
10) La segunda palabra ynIa} es el pronombre singular de la primera persona: “yo.”
11) La tercera palabra *ynâ≤p;l] es compuesta. La partícula inicial “le” significa “a” y
“fanékha” significa literalmente “tu presencia.” Pero la palabra no se traduce así; vea
cómo se dice en español cuando uno da gracias a alguien: “Doy gracias a ti.” La rayita
vertical a la izquierda de la última “e” ¿qué es? Sí, un acento en la penúltima sílaba, de
manera que ésta es una palabra llana o grave. Esta palabra se usa mucho en las Escrituras
Hebreas así como en los Sidurím.
12) La cuarta palabra &l,m,â es un título de la Persona a quien se dan las gracias; el título de
los antiguos gobernantes de Israel: Rey. Es una palabra grave, así que lleva un acento
escrito al lado izquierdo de la primera “e”.
13) La quinta palabra yjæ tiene que ver con “vida” y es un adjetivo, o sea, una palabra que
describe a la persona. Esta palabra, pero en plural, se usa en los brindis cuando se le
desea larga vida a alguien: “lejayím.”
14) La sexta palabra !Y:qæw“ tiene la conjunción “y” unida al segundo adjetivo que se le aplica
a Aquel a Quien se dirige la oración. No es una palabra muy común, denota eternidad, y
está en forma de adjetivo.
15) La séptima palabra (primera de la segunda línea) T;r“z˛êj,“h,v, es una palabra compuesta y
muy complicada, así que les voy a dar la traducción; significa: “que regresaste,” o “que
devolviste.” La shewa debajo de la Resh es divisor de sílaba, no se pronuncia.
16) La octava palabra yBi significa literalmente “en mí,” pero puede traducirse “a mí.” Es un
monosílabo, así que no necesita acento escrito.
17) La novena palabra ytim;v]nI es lo que el Creador nos regresa o nos devuelve cuando
despertamos: “el aliento de vida.” Muchos judíos lo traducen como “el alma.” Recuerden
que la terminación en “í” significa en muchos casos “mi” o mío”. Esta palabra es el
posesivo de “neshamá.” Según la tradición judía, cuando uno duerme es como
experimentar una pequeña muerte; se dice que es una sesentava parte de la muerte, y que
el Creador quita el aliento de vida del cuerpo. Cuando uno despierta, él se lo regresa. La
shewa debajo de la Shin es divisor de sílaba, no se pronuncia.
18) La décima palabra hl;m]j,B] es un poco complicada; significa “con misericordia.” Es
aguda, como la mayoría de los términos hebreos, así que lleva el acento en la última
sílaba. La shewa debajo de la Mem es divisor de sílaba, no se pronuncia. La shewa que
está debajo de la Bet es vocálica y se pronuncia como una “e” breve.
26
19) La undécima palabra hB;r˛ puede significar “grande” o “abundante” o “inmensa.” Es
femenina por terminar en “ah”. De la forma masculina viene el título Rabí.
20) Y la última palabra *tâ,n:Wma,“ es llana y lleva su acento escrito. Es una palabra
compuesta. La raíz, “emunáh” significa fe pero también significa “fidelidad,” “ser fiel.”
La partícula final “tékha” significa “tuya.” Así que aquí se habla de “tu fidelidad.”
21) Nótese que es verbo “es” no está presente en la frase pero se sobreentiende, y hay que
añadirlo en la traducción.
Espero que cada uno produzca su propia traducción de esta oración. Una traducción literal puede
ser:
“Te doy gracias, Rey vivo y eterno, por devolverme mi aliento de vida con misericordia. Grande
es tu fidelidad.”
Una traducción más libre puede ser:
“Te agradezco, Rey vivo y eterno, por devolverme a la vida en tu misericordia. ¡Cuán abundante
es tu fidelidad!”
Lo más importante por ahora es que aprendan esta oración en hebreo (de memoria) y la utilicen
al despertar del sueño.
LA NETILÁH
Después de levantarse uno se lava la boca; y luego se lava las manos y dice la oración “netilát
yadáyim.” Aquí se bendice el nombre de Yhwh.
!l;/[h; &l,m,â Wyhâeløa,“ hwhy hT;aæ &/rB;
,
WnW:yxiw“ wyt;/xmiB] Wnv;âD“qi rv,a}
.!yIdê:y: tlæytin“ l[æ
Si piensan que estoy abusando de su paciencia, tal vez tengan razón. Así que les voy a dar la
pronunciación de una vez:
“Barúkh attáh Yhwh Elohénu mélekh haolám,
ashér qiddeshánu bemitsvotáv, vetsivánu
al netilát yadáyim.”
27
Noten los siguientes puntos:
1. En la palabra “atá” la Taw lleva un punto interior, un “dáguesh forte” que indica la
reduplicación de la letra.. Así que se pronuncia “at-tá” y no “atá.”
2. Lo mismo va para la palabra “qiddeshánu,” que se pronuncia “qid-deshánu.”
3. La palabra “bemitsvotáv” parecería que debería pronunciarse “bemitsvotáyu” pero no es
así. Este es uno de los casos en los que la Yod es silente, no suena para nada, y sólo se
suena la Vaw final. En hebreo bíblico sería “bemitswotáw.”
4. La siguiente palabra, “vetsivánu” en hebreo bíblico sería “wetsiwánu” pero no es así en
hebreo moderno. (Excepto en el Yémen que los judíos yemenitas lo pronuncian como el
hebreo bíblico.)
5. Observe la palabra “netilát.” Esa terminación en Taw indica el modo posesivo (genitivo),
y significa “de”. Netiláh es lavamiento; netilát es “lavamiento de.”
6. Y finalmente, en la palabra “yadáyim” tenemos un plural dual. Literalmente significa
“dos manos.”
Y ahora la traducción para que descansen:
“Bendito [seas] tú Yhwh nuestro Poderoso, Rey del universo,
que nos santificó con sus mandamientos y nos mandó
sobre el lavamiento de manos.”
Nótese que en las oraciones hebreas hay un cambio en la manera en que uno se dirige al Padre.
Primero uno se dirige a él en segunda persona singular, “tú,” y luego cambia y habla de él en
tercera persona singular, “el que nos santificó.” Este estilo es tradicional y estándar. Es necesario
acostumbrarse a ello.
Nota importante: ¿Por qué los judíos leen las oraciones, o repiten oraciones fijas? La
respuesta está en una meditación que se encuentra en el Sidur Shaaré Tefiláh –Gates of Prayer, y
en el Sidúr Shalóm Olám (La Paz del Mundo):
“¿Por qué tener oraciones fijas? Para aprender lo que debemos valorar, lo que debemos
pedir. Para estar en unidad con nuestro pueblo, la familia de Israel. Para asegurar que los ideales
aprendidos y purificados mediante el dolor, y por los cuales muchos han vivido y muerto, no
perezcan de nuestra comunidad, y que tengan una influencia salvífica sobre el individuo.” —
Sidur Shalom Olam, pág. 9
Si alguien se siente inclinado a objetar o criticar la repetición de palabras, pregunto:
¿Acaso no hacemos lo mismo cuando improvisamos oraciones pero nos pasamos diciendo
siempre las mismas cosas?
Es verdad que el Maestro nos advirtió que no utilicemos muchas palabras cuando oremos.
Pero esto lo que significa es que nuestras oraciones deben ser breves. Los Ortodoxos por lo
general hacer oraciones sumamente extensas. Pero nosotros las abreviamos considerablemente,
siguiendo el consejo de nuestro Maestro, el Rabino Yeshúa HaNetsarí.
28
Curso de Hebreo
Lección 8
El Hebreo de los Salmos
Ya hemos dicho que el lenguaje de las Escrituras Hebreas es elevado y muy poético. Y esto se
manifiesta de manera especial en el libro de Tehilím (alabanzas), llamado en griego Psalmoi, de
donde viene la palabra española Salmos. El hebreo de este libro es altamente poético y además
sencillo.
Dos elementos capitales de la poesía hebrea son la sonoridad y el ritmo. Especialmente el
ritmo nos ayuda en ocasiones a captar la acentuación y la "silabización" de las palabras. Un
ejemplo típico que utilizo a menudo es éste: ¿Cómo sabemos que la palabra Yahwéh es aguda y
no llana? ¿Cómo sabemos que es bi-sílaba y no tri-sílaba? Pues basta un ejemplo de la poesía
hebrea para demostrarlo: El Salmo 92:2, que dice en español: “Bueno es agradecer a Yahwéh,
alabar tu nombre, oh Altísimo.” En hebreo es:
Tóv lehodót leYahwéh / lezammér leshimkhá eliyón.
Note que con excepción de la primera palabra (Tov), todas las demás son trisíbas. El
nombre de Yahwéh aparece precedido indisolublemente de la partícula “le” que significa “a,”
partícula que va siempre unida a la palabra que modifica. Así que si esa composición es trisílaba,
(le-yah-wéh) entonces el nombre Yahwéh es bisílabo y tiene que ser Yah-wéh y no Ya-ha-wéh, y
muchos menos Ye-ho-wáh (Jehová).
En cuanto a la acentuación, note que todas las palabras de la línea son agudas, eso es lo
que crea el “ritmo” tan importante en la poesía hebrea. Así que el Nombre tiene que ser Yah-wéh
y no Yáh-weh. Si usted pronuncia Yáhweh rompe completamente el flujo rítmico de la línea y
destroza la belleza de su calidad poética. (Pruébelo.) Pero si dice Yahwéh, el ritmo fluye sereno y
hermoso como las mansas aguas del Yardén.
Sería bueno que todos los estudiantes poseyeran un ejemplar de las Escrituras Hebreas. El
libro de Tehilím viene también encuadernado solo. La Editorial Shem Tob publica una edición
con transliteración y traducción interlineal, como los Sidurím que ellos publican. Para obtener
estos libros puede consultar con la librería Sefarad Judaica. Su e-mail es:
[email protected]
29
ANÁLISIS DE TEHILÁH 23:1 (Salmo 23:1)
.rs;âj]ae al∞ø y[ioro hwhy
Veamos las siguientes consideraciones:
22) La primera palabra, hwhy es, como ya saben, el Nombre Divino, que en Tehilím se usa
centenares de veces. En las ediciones regulares de las Escrituras Hebreas a este nombre
se le añadieron las vocales de la palabra Adonay, para que se lea esta palabra (Adonáy)
en vez del Nombre. Debido a una lectura errónea de esa combinación surgió la palabra
“Yehovah,” de donde viene “Jehová.” En la edición Korén del Tanákh, la Biblia oficial
de la Knéset (el Parlamento) de Israel, nunca se le ponen vocales a este Nombre Divino.
Por la Enciclopedia Judaica sabemos que su pronunciación original nunca se perdió, y
que antiguamente se pronunciaba “Yahwéh.” Quienes no deseen pronunciarlo con sus
vocales correctas pueden sustituirlo por el título “Adonay” pero nunca debe leerse como
“Jehová” porque esa forma es sencillamente incorrecta.
23) La segunda palabra yar viene de “roé,” pastor, que a su vez viene de “reé,” que
significa “ver,” “vigilar.” El pastor es el que vigila y cuida al rebaño. La terminación en
“i,” como ya saben, significa “mi” o “mío.” Como de costumbre, el verbo “es” no está
presente en el texto hebreo, se sobreentiende en la lectura, y se suple en la traducción. El
punto que ven sobre la letra Áyin no es una vocal, es un acento. El punto sobre la Resh es
la vocal “o.”
al es una partícula negativa, significa simplemente “no.” La otra
partícula negativa es la que significa lo mismo. La negativa @a , como en la canción
24) La tercera palabra
“En kelohénu,” significa más bien “no hay.” El angulito que ven debajo de la letra Lámed
es el acento que se llama munáj.
25) Y la cuarta palabra rsja significa “carecer,” “faltar.” El shewa debajo de la letra Jet
es un divisor de sílaba y no se pronuncia. La rayita vertical que ven debajo de la letra
Sámek y al lado izquierdo de la vocal “a” es el acento que se llama méteg.
ANÁLISIS DE TEHILÍM 91:1
.@n:ê/lt]yI yDæOvæ lxâeB] @/y–l][, rt,se¢B] bveyO™
1. La primera palabra, yóshev, “el que habita,” es una palabra llana, se acentúa en la
penúltima sílaba (en este caso es también la primera). Debajo de la yod hay un acento
poético (no se preocupen por los nombres de los acentos, son innumerables). Indica que
la fuerza de la pronunciación va en la sílaba yo. La “o” es el punto que hay sobre la letra
Yod inicial. El punto a la izquierda de ese es el que indica que la segunda letra es Shin y
no Sin. En algunas ediciones del Texto hebreo se usa un solo punto para indicar esto y
para la letra “o.” En le Edición Korén, al igual que aquí, se diferencian apropiadamente.
30
2. La segunda palabra, beséter, “al abrigo,” también es llana. El acento es el angulito que
hay debajo de la letra Sámek. En este caso la shewa que hay debajo de la letra Bet se
pronuncia como una “e” breve.
3. La tercera palabra, elyón, es aguda. El punto que hay debajo de la letra Yod no es una
vocal sino un acento, para indicar que la fuerza va en la última sílaba. En la práctica esta
palabra se lee de dos maneras: se dice e-li-ón, y también el-yón. Esto es un título que
significa “el Altísimo” pero en el judaísmo tradicional se considera como un Nombre
Divino.
4. La cuarta palabra, betsél, “a la sombra,”es también aguda, el acento va en la segunda “e”
(es la rayita vertical). La shewa también se pronuncia como una “e” breve.
5. La quinta palabra, shad-dáy, lleva el acento en la segunda “a” (es el punto sobre la letra
Dálet). La Dálet se reduplica en la pronunciación porque tiene dentro un dáguesh forte,
que tiene la función de reduplicar las letras en la pronunciación. Tradicionalmente este
título se traduce como “el Todopoderoso,” o “el Omnipotente.” En Ladino se tradujo
como “el Abastado.” Se puede traducir también como “el Todosuficiente.”
6. La sexta palabra, yitlonán, “morará,”es aguda, el acento es la rayita vertical al lado de la
última “a.” La shewa que está debajo de la letra Taw no se pronuncia, es un divisor de
sílaba. Indica que la Taw es parte de la primera sílaba, yit.
La traducción literal del texto sería: “El que habita / en el lugar secreto / de Elyón / en la
sombra / de Shadáy / morará.” (Versión de la Edición Korén).
Tratamos de hacer las lecciones breves para que el estudiante no se “atosigue” con muchas
complicaciones. Uno de los problemas que confrontan muchos estudiantes de hebreo es que se
les hace tan complicado el estudio que se desaniman y se retiran. Estos estudios deben afrontarse
poco a poco, con calma y perseverancia.
Una vez que el estudiante aprenda las consonantes y las vocales, debe tratar de leer a
menudo en la Biblia Hebrea o en el Sidur, para adquirir familiaridad con el idioma. Se requiere
MUCHA práctica, pero no debe hacerse hasta el aburrimiento. Cuando se canse, haga a un lado
el libro y continúe practicando en otra ocasión.
Si este estudio se le está haciendo demasiado difícil, repase de nuevo las primeras dos
lecciones. Puede que necesite practicar esas lecciones con mayor frecuencia.
Atención: Nos acercamos al final de este Curso Básico de 10 lecciones, que está dirigido a
enseñar a leer el hebreo. Después, para los que quieran adelantar más en el aprendizaje,
recomiendo un curso que incluya cassettes o videos. O preferiblemente, un maestro en vivo. No
hay sustituto para el maestro en vivo. Pero en ausencia de estas dos opciones, recomiendo el
libro Nociones Esenciales del Hebreo Bíblico, de la Casa Bautista de Publicaciones. Puede
obtenerlo en las librerías cristianas. O mejor aún, el Curso de Hebreo Avanzado que tenemos en
La Senda Antigua (www.sendaantigua.com).
31
Curso de Hebreo
Lección 9
El Hebreo del Éxodo
El libro de Éxodo se llama en hebreo Shemót, que significa “nombres.” Está escrito,
como todos los libros del Tanákh, en un hebreo antiguo, muy elevado y poético. Pero Shemót
presenta algunos problemas insólitos de traducción. Estos problemas tienen que ver
principalmente con palabras hebreas obsoletas que ya no se usan en hebreo. Incluso hay el
nombre de un animal, tájash, que aun hoy día no se sabe cuál es. El Mishkán (que
desafortunadamente se ha traducido como “tabernáculo”, significa “morada”) estaba cubierto por
piel de táhash. Algunas versiones la traducen como “foca,” otras como “delfín.” Pero ambos son
animales inmundos y es altamente improbable que el Mishkán estuviera cubierto por una tolda
de piel de animales inmundos.
Otro ejemplo es el uso, en Éxodo 3:14, de la arcaica palabra ehyéh con el sentido de
“soy,” o “seré.” Pero esa forma no es la acostumbrada en hebreo. En hebreo “yo soy” se dice aní,
o si se quiere dar énfasis se dice anokí, pero nunca ehyéh. Cuando Casiodoro de Reyna tradujo la
Biblia (mal llamada Reina-Valera), él entendió que ehyéh es un verbo en tiempo futuro, y tradujo
ehyéh ashér ehyéh como “Seré lo que seré.” Esto fue muy apropiado. Luego, en las revisiones a
su traducción se cambió la frase a “Yo soy el que soy.”
Así que vamos a traducir de nuevo esos dos versículos, para familiarizarnos más con el
arte de la traducción bíblica. Les voy a dar la pronunciación y la traducción entre líneas para que
comparen con el texto hebreo y practiquen. (Recuerden que en hebreo bíblico la Waw se lee
siempre como “u”, pero en el hebreo moderno se lee como “v” excepto en los lugares donde
tiene función de vocal.
Este texto hebreo lo he tomado de la Biblia Hebraica Stutgartense en disco, publicada por
la Sociedad Bíblica. (Sólo que lo cambié a la fuente “hebraica,” pues esa Biblia usa la fuente
“hebraica II” que es un poco más complicada de usar. En esa edición el texto no tiene los
acentos; pero se los he añadido siguiendo el Texto Hebreo impreso (solamente a las palabras
llanas).
Muy bien, manos a la obra:
32
hv,moAla, !yhiløa> rm,aYúwâ"
Moshé – el
Moshé – a
14
Elohím
wayómer
el-Poderoso
y dijo
hy<h]a, rv,a} hy<h]a,
ehyéh
seré
ashér
el-que
ehyéh
seré
laer;c]yI ynEb]li rm'ato hKo rm,aYúwâ"
Yisraél
Yisraél
livné
a-hijos-de
tomár
dirás
koh
así
wayómer
y dijo:
.!k,ylea} ynIjâ'l;v] hy<h]a,
alekhém
a-ustedes
shelajáni
ehyéh
me-envía Seré
rm'atoAhKo hv,moAla, !yhiløa> d/[ rm,aYúwâ"
tomár - ko Moshé - el
dirás - así Moshé - a
Elohím
el-Poderoso
15
od
wayómer
además
y-dijo
!k,yteboa} yheløa> hw:hy“ laer;c]yI ynEB]Ala,
avotekhém
elohé Yahwéh
sus-padres poderoso-de Yahwéh
Yisraél
bené - el
Yisraél hijos-de - a
bqo[}y" yheløawE qj;x]yI yheløa> !h;r;b]a' yheløa>
Yaaqóv
Yaaqóv
velohé
Yitsjáq
y-poderoso-de Yitsjáq
elohé
Avrahám
elohé
poderoso-de Avrahám poderoso-de
ymiV]Ahz≤ !k,ylea} ynIjâ'l;v]
shemí - ze alekhém
mi-nombre - éste a-ustedes
shelajáni
me-envía
.rDo rdol] yrik]zI hz≤w“ !l;[ol]
.dor
.generación
ledór
zikhrí
vezé
leolám
por-generación mi-memorial y-éste por-siempre
Si usted lee este pasaje concienzudamente se dará cuenta de que en ningún momento el
Elohim dijo que su nombre fuera ehyéh, como erróneamente enseñan algunos. Esa expresión es
simplemente una circunlocución, como queriéndole decir a Moshé: “No existe ningún otro
Poderoso; así que si yo te me aparezco con esta gloria, el que estás oyendo tiene que ser el único
Poderoso, y ese soy yo, pues no puede ser nadie más.”
33
Entonces en el verso 15, el Elohim pasa a identificarse más claramente, dando su nombre
propio y personal, cuando dice: “Yahwéh, el Poderoso de sus padres ... me ha enviado a
ustedes.” Entonces la frase zé-shemí (“éste es mi nombre”) se tiene que referir a ese nombre,
Yahwéh, del cual él dice que “es mi nombre para siempre, y mi memorial por generación tras
generación.”
Algunos “predicadores” juegan con este pasaje tratando de decir que el Nombre al que el
Elohim se refería como su nombre eterno es Ehyéh. Pero esto es una falacia. Una comprensión
objetiva del pasaje demuestra que ese Nombre eterno es Yahwéh.
Otra observación interesante: Note que en este pasaje, como en muchos otros, los
Masoretas no le añadieron al Tetragrama las tres vocales de Adonáy, sino sólo dos, la “e” y la
“a”, no para que se lea “Yehwáh” sino como una señal o clave para que se lea “Adonáy.” Pero
curiosamente, si usted invierte el orden de las vocales ¡tiene la pronunciación correcta del
Tetragrama! (¿Estaría esta inversión en la mente de los Masoretas cuando idearon ese truquito
para ocultar el Nombre?)
Léase el siguiente pasaje en hebreo varias veces. Primero puede leerlo en la página
anterior en transliteración interlineal, pero luego debe esforzarse por leerlo en hebreo sin ayuda
de la transliteración. Se la estoy poniendo fácil; pero usted debe poner de su parte y leer el texto
hebreo sin la ayuda, tan pronto pueda. Cubra la transliteración con un papel, y lea el texto hebreo
solo. O léalo del siguiente párrafo: (Fíjese bien en el acento de las palabras llanas, la rayita
vertical al lado izquierdo de la vocal, o debajo de la consonante si no hay vocal. Las palabras que
no tienen acento escrito es porque son agudas. Estas son la mayoría.)
hv,moAla, !yhiløa> rm,aYúwâ"
hy<h]a, rv,a} hy<h]a,
laer;c]yI ynEb]li rm'ato hKo rm,aYúwâ"
.!k,ylea} ynIjâ'l;v] hy<h]a,
rm'atoAhKo hv,moAla, !yhiløa> d/[ rm,aYúwâ"
!k,yteboa} yheløa> hw:hy“ laer;c]yI ynEB]Ala,
bqo[}y" yheløawE qj;x]yI yheløa> !h;r;b]a' yheløa>
ymiV]Ahz≤ !k,ylea} ynIjâ'l;v]
.rDo rdol] yrik]zI hz≤w“ !l;[ol]
14
15
Espero que esta práctica despierte en usted el gusto por leer el texto hebreo directamente
de las Escrituras Hebreas. La Editorial Clíe publica una edición del Pentateuco Hebreo, (además
de otros tomos) con traducción interlineal en español, que le puede ser muy útil. Procúrela en las
librerías cristianas y algunas judías.
34
Curso de Hebreo
Lección 10
Conceptos esenciales del hebreo
El Alefbét
El concepto fundamental del idioma hebreo es el Alefbét (alfabeto en griego, abecedario en
español).
Consiste de 22 consonantes, algunas de las cuales funcionan también como vocales (a h y w [),
algunas de las cuales suenan idénticas (j k), y algunas de las cuales tienen dos sonidos (b w t). En
los tiempos bíblicos, las Escrituras Sagradas se escribieron originalmente en el alfabeto kananeohebreo. Luego Esdras las transcribió al alfabeto arameo (llamado “alfabeto cuadrado”) que
trajeron los judíos repatriados de Babilonia, y que se usa hoy día en el pueblo hebreo. Los
Rabinos han rechazado el uso del antiguo alfabeto kananeo-hebreo.
Las Nikudót
Las nikudót (equivalente a "vocales") son una serie de puntos y rayitas que se colocan debajo,
arriba, o dentro de las consonantes para indicar sonidos y acentos, entre otras cosas. Las hay de
sonido largo y de sonido corto. Este sistema lo inventaron los Masoretas en los primeros siglos
de la Era Común. Al principio hubo varios sistemas semejantes: el palestinense, el babilónico, y
el tiberiense. Finalmente prevaleció el tiberiense y es el sistema que se utiliza hasta el día de hoy.
En tiempos recientes ha habido varios intentos de reformar el alfabeto hebreo para que las
vocales se representen con caracteres iguales que los de las consonantes, pero todos han
fracasado pues el pueblo hebreo se aferra al antiguo alfabeto arameo.
Los acentos
Los acentos son unas nikudót que se colocan generalmente debajo de la consonante y al lado
izquierdo de la vocal para indicar la fuerza del tono de la palabra. En la Biblia Hebrea todas las
palabras tienen su acento escrito. En el hebreo moderno de los libros ninguna lo tiene. En
algunas obras, como algunos Sidurím (plural de Sidúr) se pone acento sólo a las palabras graves
o llanas, y a las esdrújulas (que son muy pocas), mientras que las agudas se dejan sin acento
escrito. El leer las palabras con sus acentos correspondientes es esencial para la pronunciación
correcta del hebreo y para el sentido correcto, ya que un cambio de acento puede cambiar el
significado de una palabra. En hebreo hay cerca de 30 signos llamados “acentos” pero muchos de
ellos sirven como signos de puntuación, y notas musicales.
Algunos puntos técnicos
El dáguesh léne es un punto que se coloca dentro de las consonantes B G D K P T, con el fin de
preservar la pronunciación ruda u oclusiva de dichas consonantes. Como recurso nemotécnico se
llama a estas consonantes con el nombre de “begadkefát.”
35
El dáguesh forte es un punto que se coloca dentro de cualquier consonante, menos en a [ h j r.
r
Su función es reduplicar las consonantes en la pronunciación. Se distingue del dáguesh léne en
que el dáguesh forte siempre está precedido de una vocal, mientras que el dáguesh lene nunca
está precedido de una vocal.
La shéwa divisora de sílaba se escribe exactamente como una shéwa vocálica pero no se
pronuncia. Su única función es dividir sílabas. Por ejemplo: lfæqn] I (niqtál) se divide así: lfæ / q]nI
(niq-tál).
El mapik es un punto que se coloca dentro de la letra “he” h (HH) solamente cuando es final para
indicar que se debe considerar como consonante gutural y no como letra vocal muda. Una
excepción a esto es la palabra Hy:Wll]hæ (haleluyáh), en la que el mapik simplemente se usa para
indicar que la terminación “yah” se refiere al Nombre Divino y no a la desinencia femenina
regular. La “he” (o “je”) conserva su carácter de consonante cuando está al principio de una
sílaba, y suena como la “j” española suave o la “h” inglesa.
El makef es una línea horizontal que se usa para unir palabras que en la idea o en la
pronunciación deben ir enlazadas. Estas palabras se convierten en una sola y el acento recae
sobre la última palabra. El makef no divide sílabas, sólo palabras. Ninguna palabra se puede
dividir en dos, dejando una sílaba en una línea y continuando con otra sílaba en la línea
siguiente, como se hace en español.
El artículo
El hebreo no tiene artículo indefinido, solamente el artículo definido. Lo indefinido se indica por
la ausencia del artículo. Haqól es “la voz;” kol es “una voz.”
El artículo es en hebreo un prefijo que va unido inseparablemente a la palabra; y no sufre
cambio de género ni de número.
La ausencia del artículo puede convertir un sustantivo en un adjetivo. Por ejemplo:
haelohím es “el Poderoso,” como si esto fuera un nombre o título; pero elohím puede ser “un
poderoso,” como título, o puede ser “poderoso” como adjetivo, que también puede traducirse
como “divino.” Esto es importante para entender correctamente a Yojanán (Juan) 1:1 que,
traducido correctamente según el hebreo y según el griego, dice:
“En el principio era el Verbo, y el Verbo estaba con el Poderoso, y el Verbo era
poderoso.” O también: “y el Verbo era un Poderoso.” O también: “En el principio era el verbo, y
el Verbo estaba con el Divino, y el Verbo era divino.”
Esto hace una gran diferencia pues indica correctamente que “El Divino” es una persona
(el Padre), y el Verbo es otra persona (el Hijo), que también es “divino,” o celestial, como los
seres angélicos celestiales.
Atención: Esta es la última lección de este curso de 10 lecciones. A los que quieran adelantar
más en el aprendizaje, les recomiendo el libro Nociones Esenciales del Hebreo Bíblico, de la
Casa Bautista de Publicaciones. O la Gramática del Hebreo Bíblico (más avanzada) de Rudolf
Meyer, por la Editorial Clíe. Pueden obtener éstos en las librerías cristianas, u otros similares en
36
las librerías judías. O mejor aún, nuestro Curso de Hebreo Avanzado que se encuentra en La
Senda Antigua (www.sendaantigua.com) .
Recomiendo entusiastamente el volumen del Pentateuco Interlineal Hebreo-Español,
publicado por la Editorial Clíe. También tienen los Libros Históricos (tomo 2); Los Libros
Poéticos (Tomo 3); y Los Libros Proféticos (tomo 4). Estas obras presentan el Texto Hebreo con
traducción interlineal al español, lo cual puede ser muy útil para los estudiantes de hebreo.
Espero que este Curso Básico haya despertado en usted un deseo por aprender más del
idioma de nuestros antepasados y del pueblo actual de Israel. Lo he confeccionado lo más
sencillo posible, para que nadie se desanime por complicaciones innecesarias al principio. Las
complicaciones las dejamos para un curso avanzado, que pueden conseguir en las librerías
judías.
Ha sido un gran placer para mí haberles ayudado en algo con su aprendizaje del idioma
hebreo. Espero que continúen estudiando. Si tienen acceso al Internet, les invito a suscribirse a
mi Boletín Electrónico Hebraica, donde damos a veces seguimiento al aprendizaje del hebreo.
Cualquier pregunta que surja en el futuro, siéntanse libres de comunicármela, a ver si puedo
ayudarles. Les invito a solicitar nuestro Curso de Toráh; y a visitar mi página La Senda
Antigua, en esta dirección: www.sendaantigua.com
Fue un placer. Gracias por su compañía. Y hasta luego.
José Aharón Alvarez
563-A Baltasar Jiménez
Camuy, Puerto Rico 00627
[email protected]
37