Virtudes Esenciales

Virtudes
Esenciales
Padre Santiago Azcarate C.M.
Asesor Religioso de la SSVP
Virtudes Esenciales
Dice el número 2.5.1 de la Regla de la Sociedad que “los Vicentinos buscan imitar a San
Vicente en las cinco virtudes esenciales que fomentan el amor y respeto por los pobres”.
Y cita concretamente en ese contexto las virtudes de sencillez, humildad, afabilidad,
sacrificio y celo. A lo largo del presente año iremos reflexionando sobre cada una de
esas virtudes; pero podemos centrarnos hoy en la reflexión sobre el hecho mismo de la
virtud.
No es ésta una palabra muy apreciada en nuestra cultura ni muy usada en nuestro vocabulario. Se tiende hoy más a hablar de actitudes o de valores que de virtudes. Y, sin
embargo, la idea de “virtud” ha gozado de extraordinaria importancia tanto en nuestra
tradición cultural como en nuestra raíz religiosa.
Introducción
Las virtudes vendrían a ser como la
cristalización de los buenos sentimientos. Éstos aparecen en nosotros y pueden resultar pasajeros y volubles. Las
virtudes los fijan en una mayor permanencia y estabilidad. De ahí que las virtudes definen en buena medida nuestra
manera de estar en el mundo y nuestro
comportamiento con respecto a los demás. De las virtudes que nos distinguen
depende en gran parte la conformación
de nuestra personalidad y el resultado
de nuestras decisiones. No es lo mismo
situarse ante el mundo con responsabilidad que con pasotismo, con humildad o
con soberbia, con magnanimidad o con
envidia, con sencillez o con apariencia,
con mansedumbre o con ira. Por eso
nuestra formación humana y nuestro
crecimiento espiritual no pueden detenerse en el moldeado de unos sentimientos, sino que han de ahondar en la configuración de unas virtudes que hagan de
nosotros unos individuos sanos, nobles,
virtuosos, cristianos.
Todas las grandes tradiciones y culturas han consagrado una serie de valores
como propios de la condición humana.
En buena parte, nosotros hemos recogi-
do la herencia de la “virtus” latina, palabra que no podemos traducir sin más por
virtud, sino que tiene resonancias más
hondas. “Virtus” es el conjunto de cualidades propias de la condición humana.
Es la energía vital, el valor, la valentía, el
esfuerzo. Es el mérito, el talento, la fuerza personal.
Pero podemos centrarnos sobre todo
en las virtudes que se desprenden de la
vida de Jesús en el Evangelio. Él vivió de
manera distinta: ni desde la Ley que obsesionaba a los judíos, ni desde el Derecho
que distinguía a los romanos, ni desde la
Filosofía que entretenía a los griegos. Jesús vivió desde el ser humano, desde el
prójimo, desde el otro. Y por eso cultivó
unas virtudes que no siempre eran bien
consideradas por sus contemporáneos,
pero que daban otra densidad a la vida:
virtudes como la compasión, la humildad, la sencillez, la ternura, el coraje…
Cierto que Jesús no definió la virtud
ni clasificó las virtudes. Eso lo han hecho
después otros en la historia de la espiritualidad cristiana. Y nos han hablado de
la virtud como de “la disposición constante a hacer el bien” o “el hábito de
obrar bien por propio natural”. Y han dis-
Introducción
tinguido las virtudes según su objeto en
teologales o morales, según su origen en
infusas o adquiridas, según su fin en sobrenaturales y naturales, según su grado
en heroicas y comunes. Jesús se limitó,
más bien, a proponer una forma de vida
nueva en el sermón de la montaña (Mt
5-7) forma de vida caracterizada por la
pobreza, la misericordia, la mansedumbre, la limpieza de corazón, la justicia, la
paz… Desde entonces, la persona que
es engendrada por Dios en el bautismo
(Jn 3,5) se compromete a orientar su
vida desde esas virtudes; de manera que
Cristo apela muchas veces a ese compromiso: para inculcar la renuncia (Mt 16,2425) la humildad (Mt 18,1-6) la caridad (Jn
13,34) Y lo mismo harán los apóstoles (Ef
4-6)
Cuando san Pablo describe la nueva
vida, parece utilizar un conjunto de virtudes morales usado ya por los pensadores
paganos y judíos de su tiempo (Gál 5,22:
1 Tim 6,11) pero no olvida recordar que
son fruto del Espíritu Santo. Las acciones
buenas del cristiano dependen ciertamente del libre esfuerzo humano, pero
más aún del Espíritu. De él viene la virtud,
el vigor subjetivo. Él nos lo concede para
que podamos dar testimonio de Cristo
(Lc 24,29) para mantener la confianza
(Rom 15,13) para progresar en la unión
con Cristo (Ef 3,16-19) La vida del cristiano está, pues, sostenida por el Espíritu
Santo, que nos transforma, nos infunde
virtud y nos hace semejantes a Jesús.
Las virtudes, en definitiva, definen
nuestro ser cristiano, nuestro estilo vital. Y si es verdad, como decía el francés
Montaigne, que “el estilo es el hombre”,
las virtudes caracterizan no sólo nuestra
espiritualidad sino toda nuestra personalidad. El estilo es lo que nos distingue: no
tanto la forma de vestir, de trabajar, o de
vivir, sino el espíritu que nos alienta. Éste
no se ve, ni se mide, pero nos caracteriza.
Por eso no es indiferente el cultivar una u
otra virtud. A menudo, y más en época de
activismo y de resultados tangibles, pen-
samos que da igual un talante que otro,
un espíritu que otro, un estilo que otro.
Y el pensar así es peligroso; porque nos
acaba convirtiendo en meros instrumentos, nos acaba desdibujando, desidentificando, desanimando. De ahí que sea tan
importante el conocer nuestras virtudes
esenciales para poder cultivarlas.
Les decía San Vicente de Paúl a las
Hijas de la Caridad que el día en que en
ellas no se viviera la sencillez, la humildad y la caridad estarían muertas. Así
ocurrirá también con los vicentinos: el
día en que no se vean su sencillez, humildad, afabilidad, sacrificio y celo habrán dejado de vivir. Son virtudes que
nos hacen vivir, porque son virtudes que
nos enraízan en Cristo y que fructifican
en el servicio a los pobres. No se trata
de virtudes ascéticas, místicas o morales, tendentes a la perfección individual.
Se trata de virtudes evangélicas que reclaman adhesión a Dios, seguimiento de
Jesucristo y participación en su misión.
De vivir con ese estilo propio, según las
virtudes vicentinas, depende, por tanto, la calidad de nuestra entrega a Dios
y la densidad de nuestro servicio a los
pobres.
Virtudes Esenciales // Padre Santiago Azcarate C.M.
Sencillez:
virtud de la transparencia
A
l enumerar las virtudes que los
Vicentinos han de imitar de San
Vicente de Paúl para fomentar el
amor y el respeto por los pobres, la Regla
empieza por la virtud de la sencillez, que
“incluye franqueza, integridad, generosidad” (2.5.1)
La sencillez, a decir del Diccionario
de la Real Academia Española, es la “calidad de lo que no tiene artificio ni composición”; lo que carece de ostentación
y adorno; lo que no ofrece dificultad; el
que no tiene doblez ni engaño y dice lo
que siente. La sencillez es, pues, autenticidad, transparencia, verdad. La persona
sencilla resulta, por eso, cercana, coherente, clara, veraz, creíble.
No puede extrañarnos entonces que
la sencillez sea una virtud característica de la personalidad de Jesús. Él es un
hombre sencillo, cercano, que vive sobriamente y se expresa con toda naturalidad. Ama la verdad y aborrece la doblez
y la hipocresía (Mt 23) Se rodea de gente
sencilla a la que presenta con claridad el
mensaje del Reino. Y da gracias a Dios
“porque ha ocultado las cosas a los sabios e inteligentes, y se las ha revelado
a los sencillos” (Mt 11,25) Recomienda
que seamos “sencillos como palomas”
(Mt 10,16) Y urge a los discípulos a que
su “sí sea sí y su no sea no” (Mt 5,37) Si
Jesús es la Verdad, según testimonio del
evangelista san Juan (14,6) en él no cabe
la mentira, ni el disimulo, ni la confusión,
ni la apariencia. Si Jesús es la Verdad, es
propia de él la sencillez, la transparencia,
la veracidad.
Precisamente ya desde Santo Tomás
de Aquino los teólogos y autores espirituales han visto la sencillez como una
virtud que se entronca con la veracidad.
La sencillez es una faceta de la veracidad,
que impele al ser humano a buscar la verdad, a decirla y a vivirla. Casi podríamos
definirla como “la pasión por la verdad”,
lo cual excluye la duplicidad y la mentira
y posibilita la honradez, la confianza y la
convivencia.
Teniendo la sencillez una consideración tan grande a nivel humano y cristiano, sorprende quizá la contradicción con
que se vive en el mundo de hoy. Por un
lado, agrada lo sencillo, atraen las personas nobles, se aprecia a quien se muestra
cercano, gusta la gente sincera y se quiere la verdad. Pero por otro lado, estamos
inmersos en la cultura de la imagen y se
cultiva la apariencia, prima la superficialidad, se incumplen las promesas, se
usa un lenguaje ambiguo y se practica la
simulación. En un ambiente así no es fácil vivir la sencillez. Y seguro que todos
recordamos aquella famosa canción de
hace pocos años que decía “antes muerta que sencilla”.
San Vicente de Paúl amaba entrañablemente esta virtud. Repetía con frecuencia que era la virtud que más apreciaba y llegó a llamarla “mi Evangelio”.
“Siento una especial devoción y consue-
Sencillez: virtud de la transparencia
lo al decir las cosas como son”, les confesaba un día a las Hijas de la Caridad. La
sencillez venía a ser para nuestro santo
armonía entre lo que uno es y lo que parece, correspondencia entre lo que se
dice y lo que se piensa; en suma, autenticidad y coherencia. Consiste en la transparencia del lenguaje, de los gestos y de
las motivaciones; en la correspondencia
entre lo que se dice y lo que se hace. De
este modo, la sencillez dice relación con
otras muchas virtudes como la veracidad,
la sinceridad, la limpieza de intención, la
pureza de corazón, la transparencia…
Desde esta perspectiva, es fácil identificar las actitudes contrarias a la sencillez que tantas veces aparecen en los
autores espirituales y que se ha de tratar
de evitar: la mentira, la astucia, la doblez,
la hipocresía, la vanagloria, la vanidad, el
respeto humano… el deseo de agradar,
el afán de quedar bien, el artificio, el doble lenguaje, la simulación…
Más importante que citar lo contrario
a la sencillez es recordar algunos elementos que pueden ayudar a los vicentinos a
cultivar esta virtud tan característica de
la espiritualidad cristiana y vicenciana:
Se trata, en primer lugar de llegar a
ser personas francas, sinceras, que dicen la verdad. Hablar y ser testigos de la
verdad son valores centrales del cristianismo. Porque Jesucristo es la Verdad y
porque quienes son sus seguidores han
de ser, como Él, testigos de la verdad.
El vicentino ha de ser, por eso, persona
de palabra, coherente, que mantiene sus
compromisos y los cumple; alguien de
quien uno se puede fiar porque es transparente, leal, fiel.
La sencillez implica, en segundo lugar, que seamos personas en busca de
la verdad. Es cierto que la hemos descubierto ya en Jesucristo; pero, mientras
vivimos en este mundo, andamos a tientas y vemos como en un espejo, por lo
que es preciso seguir buscando, Y esto
implica acoger a otros, saber escuchar,
formarse, dialogar, contrastar las ideas,
ser tolerantes, abrirse a la pluralidad y al
intercambio.
La regla menciona también como rasgo de la sencillez la integridad. Esto significa el propósito de llevar una vida íntegra,
seria, responsable. Hacer de la honradez
y la honestidad un criterio definitivo de
vida y desterrar, por tanto, la corrupción,
la vanidad, la vacuidad, el artificio, la banalidad.
Esencial es finalmente la sencillez de
vida. Si el vicentino busca seguir a Jesucristo y amarle y servirle en la persona
de los pobres, habrá de llevar una vida
como la de Jesucristo: sencilla, limpia,
ordenada, sobria, austera. Difícilmente
será creíble su vida y su vocación, si su
estilo de vida no se ajusta a los parámetros de sencillez y dignidad. Lo cual no
se ha de confundir con la monotonía, la
ordinariez o la falta de belleza. Al contrario, la sencillez es una de las características del arte auténtico; la sencillez implica
belleza y buen gusto; por lo que hay que
esmerarse en alcanzar una vida sencilla.
Virtudes Esenciales // Padre Santiago Azcarate C.M.
Humildad:
virtud de la cercanía
D
esde el deseo de fomentar el
amor y el respeto por los pobres,
la Regla de la Sociedad propone
la práctica de la humildad, que supone
“aceptar la verdad tanto de nuestras
debilidades como de nuestros dones y
carismas, aun sabiendo que todo nos lo
ha dado Dios para los demás, y que no
podemos lograr nada de valor eterno sin
Su gracia” (2.5.1)
La palabra “humildad”, que viene
del latín ‘humus’, tierra, y que pretende indicar algo “de poca importancia”,
designa la virtud de quien reconoce su
propia limitación como criatura y asume
su propia insuficiencia para conseguir la
salvación, que sólo Dios nos puede dar
de manera gratuita. A ello apunta precisamente la descripción de la Regla.
La humildad es una virtud que se
apreciaba mucho ya en el Antiguo Testamento: a la grandeza y la gloria de Dios
le corresponde la humildad del ser humano. La condición del humilde se describe
a menudo con términos que indican al
pobre en sentido material y espiritual. Se
desarrolla así una profunda conexión entre pobreza y humildad. Ambas virtudes
indican la actitud de quien se abandona
a Dios con confianza y paciencia para
realizar su voluntad. La humildad viene
a ser la vida de la fe: “Buscad al Señor
vosotros todos, humildes de la tierra…
Buscad la justicia, buscad la humildad”
(Sof.2,3)
El testimonio definitivo de la humildad nos lo aporta el Nuevo Testamento
en la persona de Jesucristo. El Evangelio
según san Mateo nos propone la imitación del Señor, que es “manso y humilde
de corazón” (Mt 11,29) San Pablo canta
emocionado esa humildad de Cristo en
el impresionante himno de la carta a los
Filipenses (2,5-11) donde destaca el anonadamiento del Señor, que renuncia a la
categoría divina, toma la forma de siervo
y se humilla hasta someterse a la muerte
de Cruz. Y es en ese rebajarse y ser elevado, esconderse y revelarse, donde se
halla el verdadero camino de la perfección y de la santidad. Nos invita, por eso,
el apóstol a “tener los mismos sentimientos que tuvo Cristo” (Flp 2,5); porque no
se asciende al encuentro con Dios, sino
por el mismo camino por el que Él descendió a nosotros.
San Vicente tuvo un gran aprecio a
esta virtud y la propuso como propia de
quienes comparten su carisma. Según él,
la humildad implica reconocer que todo
viene de Dios; que no somos nosotros los
que hacemos el bien, sino Dios en nosotros. Esto supone un voluntario vaciarse
de sí mismo, no buscar el aplauso del
mundo, no obrar por el qué dirán, elegir
el último lugar, amar la vida oculta de servicio y trabajo, estimar a los demás más
dignos que uno mismo.
Y porque eso es muy costoso, San Vicente nos enseña que es a Cristo a quien
hemos de mirar como modelo de humil-
Humildad: virtud de la cercanía
dad y en quien hemos de comprender el
alcance de esta virtud. Reconoce, con
san Pablo, que se despojó de su rango;
que pasó por el mundo haciendo el bien;
que llevó una vida oculta de aprendizaje
y esfuerzo; que no buscó la admiración ni
el poder; que se humilló hasta la Cruz. ¡Y
todo ello siendo Hijo de Dios!
Todas estas ideas las entendemos
cuando nos centramos en el Evangelio o
leemos a los Fundadores. Pero no son fácilmente comprensibles en el mundo de
hoy. Las crecientes conquistas de la ciencia y la técnica han multiplicado nuestras
posibilidades y alimentan nuestra autocomplacencia. Hay actualmente una consideración más positiva de la naturaleza
humana de lo que había antiguamente y
se acentúa la conciencia de nuestra dignidad. Se reclaman incesantemente multitud de derechos y se proclama la igualdad de todos. Y todo eso está muy bien,
pero no puede hacernos prepotentes. La
propia consideración del pecado ha cambiado y de una mentalidad en la que parecía que todo era malo, hemos pasado
a otra en la que todo resulta indiferente.
Y cuesta entonces reconocer las faltas,
identificar los defectos, poner nombre
a los pecados. Para todo encontramos
justificación recurriendo a la psicología,
los signos de los tiempos, la sociedad o el
ambiente. Y en un contexto así, no es fácil asumir humildemente las limitaciones
y afrontarlas con serenidad y coraje.
Incluso ha cambiado la consideración
de las virtudes. San Vicente hablaba constantemente de mortificación, penitencia,
humildad, obediencia, mansedumbre,
renuncia… virtudes todas ellas que connotan esfuerzo, sacrificio, dominio de sí,
disciplina. Y todo eso hoy no tiene buen
cartel. Se prefieren más actitudes como
la autoestima, el dinamismo, la agresividad, la eficacia… Y difícilmente encaja
aquí la humildad.
Pese a todo, hemos de subrayar que
la humildad es virtud básica del Evange-
lio. Desde la Encarnación hasta la Cruz,
desde el Magnificat a Pentecostés asistimos en el Evangelio a una reivindicación
de los humildes y a una consagración de
la humildad. Para San Vicente, esa humildad es el quicio de toda la vida espiritual.
Porque nos lleva a reconocer nuestra limitación ante el Señor y a buscar en Él la
superación y la Vida. Esto supuesto, ¿qué
ha de suponer hoy para nosotros adentrarnos en la humildad?
En línea con la Regla, reconocer que
somos criaturas, obra de Dios, que Él es
nuestro Creador y Señor; que todo lo hemos recibido de Dios y que en El vivimos,
nos movemos y existimos (Hch 17,28)
Reconocer que dependemos de los
demás. Vivimos en un mundo interdependiente y relacionado. Necesitamos a
los demás y no podemos vivir sin ellos.
Con los demás caminamos hacia el Reino
y esto nos pide solidaridad y humildad.
Reconocer que somos pecadores.
Que con frecuencia nos pueden los prejuicios, nuestro hablar con ligereza, nuestra
pereza, nuestra incapacidad para conmovernos de verdad, nuestra falta de compromiso con la justicia, nuestra indecisión
para situarnos junto a los que sufren… Y
todo eso es pecado, que hemos de reconocer para superar.
Reconocer que necesitamos de la
gracia divina. Nuestros dones son gracia.
Nuestras cualidades son gracia. Nuestros
carismas son gracia. Y si queremos alcanzar la santidad, necesitamos de la gracia.
Sin esa conciencia, crece nuestra autosuficiencia y nuestra soberbia.
Si queremos encontrar consuelo, superación y plenitud, Jesús nos invita a
que acudamos a Él, manso y humilde de
corazón. Aceptemos confiadamente su
invitación e imitemos su humildad para
recorrer su camino. Virtudes Esenciales // Padre Santiago Azcarate C.M.
Afabilidad:
virtud del buen trato
Ll
ama la atención en “Wikipedia”
que, al hablar sobre la afabilidad,
dice que es “una virtud de los
antiguos tiempos, aunque se encuentra
todavía en personas que han conservado
las tradiciones de noble sencillez y de generosa franqueza”. Desde luego, se conserva la afabilidad en los miembros de la
Sociedad de San Vicente de Paúl, que se
comprometen en su Regla a fomentar la
virtud de la “afabilidad, confianza amistosa y buena voluntad invencible” (2.5.1)
La palabra “afabilidad” procede del
verbo latino “affari”, que significa “hablar”; por lo que no nos extraña que el
Diccionario de la Real Academia la defina
como “calidad de agradable, dulce, suave en la conversación y en el trato”. Es la
afabilidad, por tanto, la virtud de aquellos con quienes se puede hablar o comunicar fácilmente. Y puede relacionarse
con la amabilidad, la cortesía, la cordialidad, la sencillez o la mansedumbre.
Asociada a esta última virtud de la
mansedumbre, resulta la afabilidad una
actitud muy propia de Jesucristo en el
Evangelio. Es objeto de una de las ocho
bienaventuranzas: “Dichosos los mansos, porque ellos heredarán la tierra”
(Mt 5,5) con lo que se nos muestra como
una de las virtudes esenciales para el
cristiano. Él se presenta a sí mismo como
“manso y humilde de corazón” en una
escena llena de consuelo y esperanza
(Mt 11,29) Se acercaba con auténtica
sencillez y facilitaba el trato con los en-
fermos, pobres, pecadores o publicanos
provocando en todos ellos la salud (Mt
15,29-31). Irradiaba paz en sus relaciones
y todo el que se acogía a él quedaba reconfortado (Lc 24,31-34)
San Vicente de Paúl, a quien había
impresionado la dulzura y cordialidad
de San Francisco de Sales, recomendaba insistentemente esta virtud. Invitaba
para ello a mirar el ejemplo de Jesucristo e imitar su cercanía y mansedumbre.
Recordaba la importancia de un talante
amable, afable y acogedor para conseguir un buen efecto misionero. Con mucho realismo aconsejaba la sabiduría de
acompañar esta virtud con el respeto y
la firmeza.
El mismo Federico Ozanam, hombre
de temple y convicciones, supo mostrarse en su vida como una persona afable,
de muy buena educación y respetuoso
en el trato. Estaba muy bien dotado para
las relaciones de amistad. Y todo ello
favoreció tanto la comunión entre los
Fundadores de las Conferencias como la
visita amable y caritativa a los pobres y
enfermos.
Desde estos testimonios, es fácil reconocer la afabilidad como la virtud que
inclina al ser humano al buen trato, a decir y hacer aquello que contribuye a que
sea más agradable la vida social. Santo
Tomás estudió muy bien esta virtud de la
afabilidad y dejó patentes unas cuantas
enseñanzas:
Afabilidad: virtud del buen trato
- la afabilidad puede entenderse como
sinónimo de amistad.
- ha de saber combinarse con la rectitud y la exigencia.
- está en relación con la justicia, pues
ambas virtudes, afabilidad y justicia,
han de favorecer que un individuo se
comporte con otro de la mejor manera
posible.
- han de evitarse, como contrarias a
la afabilidad, el malhumor, la falta de
educación, el desorden, la grosería o el
egoísmo.
- así mismo Santo Tomás alerta que la
afabilidad puede degenerar en dos vicios: el halago exagerado y la severidad.
En toda esta dinámica se encuentra
la Regla cuando pone la afabilidad en
relación con la confianza amistosa y la
buena voluntad invencible. Se viene a recordar que el vicentino ha de mostrarse
como persona de confianza: que confía,
en quien se puede confiar, que se abre
a la comunicación, que ofrece cercanía,
que valora la amistad. Y es indeclinable,
además, en la buena voluntad: no tiene
segundas intenciones, no se deja vencer
por las frustraciones, persevera en el
bien hasta el final. Estamos, por lo tanto, ante una virtud imprescindible para
el vicentino. Si quiere seguir a Jesucristo
e imitar su vida y si quiere acercarse al
necesitado y ejercitarse en la caridad, le
será indispensable la afabilidad, el buen
trato, la mansedumbre, la cercanía y la
comunicación, el deseo de comprender
y acoger.
¿Qué medios se pueden cultivar para
crecer en esta virtud de la afabilidad?
- Esforzarse por ser muy cuidadosos y respetuosos en el trato con los demás.
- Ser sencillos y francos en el hablar y
en el relacionarse.
- Fomentar con naturalidad cuanto favorezca la convivencia.
- Capacitarse para sufrir las contrariedades con valentía y buen ánimo.
- Aprender a dominar la ira y a controlar los impulsos.
- Conjugar la dulzura en el trato con la
claridad en las convicciones
- Abstenerse de palabras ásperas y de
juicios sobre el prójimo
- Trabajar la capacidad de disculpar y
perdonar.
- Estar siempre dispuestos a hacer un
favor y a servir en esperanza.
La afabilidad no es una virtud de los
tiempos antiguos, porque la virtud no
la posee el tiempo, sino el ser humano.
La afabilidad es una virtud del vicentino,
que quiere practicar la noble sencillez y
la generosa franqueza; que desea progresar en la confianza amistosa y en la
buena voluntad invencible; que aspira a
la santidad mediante la cercanía amable
y el servicio caritativo a los necesitados.
Urge, por eso, crecer en esta virtud para
conseguir un mundo más habitable y
unas personas más amables.
Virtudes Esenciales // Padre Santiago Azcarate C.M.
Sacrificio:
virtud de la generosidad
E
n el actual contexto cultural en que
no movemos, llama probablemente la atención que la Regla de nuestra Sociedad mencione el “Sacrificio”
como una de sus virtudes esenciales. En
tiempos pasados, y no muy lejanos, se
valoraba ciertamente el sacrificio; y todos recordamos las invitaciones que se
nos repetían a hacer un sacrificio “por las
misiones”, “por la salud de un enfermo”
o por otros motivos. Había también tiempos como la Cuaresma en que la práctica
penitencial lo invadía todo; y se asociaba,
además, esa práctica con la tristeza, el
luto y las privaciones.
Hoy ha cambiado nuestra perspectiva
y asistimos a una realidad paradójica. Por
un lado, se ha dejado de lado esa mentalidad tradicional de los sacrificios y se
han ridiculizado muchas de las prácticas
antiguas. Pero, por otro lado, ha aparecido todo un conjunto de disciplinas que
implican grandes esfuerzos: competiciones, gimnasios, deportes, dietas… Esto
nos hace pensar que son distintas las motivaciones: el sacrificio ya no se hace para
honrar a Dios o someter al cuerpo y sus
pasiones, sino para tener mejor apariencia física y lograr una vida más saludable.
En cualquiera de los casos, los sacrificios,
aunque con otro nombre, siguen teniendo validez; por lo que habremos de
centrarnos en el sentido que nosotros le
damos.
La Regla acota el alcance del sacrificio cuando lo explicita como “suprimir
nuestro ego con una vida abnegada –los
miembros comparten su tiempo, sus
posesiones, sus talentos y se entregan
en un espíritu de generosidad” (Regla
2.5.1) Se trata, por tanto, de ejercitarse
para dominar el propio “yo” y poner la
existencia entera en dirección al otro. Se
trata de ir muriendo a uno mismo para ir
también resucitando en la vida del otro.
En este contexto, la virtud del sacrificio a
que se refiere la Regla tiene mucho que
ver con la virtud de la mortificación, de
la negación de una vida montada sobre
el beneficio propio para vertebrarla en
provecho de los demás. Y es que no se
trata tanto de sacrificarse por sacrificarse, de renunciar por renunciar, cuanto de
dejar algo bueno por conseguir algo mejor, de descentrarse de uno mismo para
centrarse en el prójimo. Y esto entraña
voluntad, esfuerzo, sacrificio, disciplina,
ascesis.
Entendemos así que en el horizonte
cristiano el sacrificio tiene una dimensión distinta a la de otras religiones. En
todas ellas aparecen los sacrificios como
ofrenda o tributo que los humanos han
de pagar a los dioses. Y se ofrecían frutos
y se sacrificaban animales y hasta personas. También en el judaísmo se daba este
tipo de prácticas (Ex 12,5-7; Lev. 1,3-17)
aunque los profetas proclamaban que
“prefiere el Señor la obediencia a sus
preceptos más que los holocaustos y sacrificios” (1 Sam 15,22); que no le gustan
a Dios las ofrendas, ni las víctimas consumidas por el fuego, ni los sacrificios, sino
Sacrificio: virtud de la generosidad
que la justicia corra como torrente inagotable (Am 5,21-24)
En esta misma línea profética, Jesucristo proclama en el Evangelio según
san Mateo: “misericordia quiero y no sacrificios” (Mt 9,13) Y, según afirma la carta a los Hebreos, el mismo Jesús es el que
se ofrece en la cruz al Padre como sacrificio definitivo por los hombres (10,11-14)
De ahí que se nos pida a los cristianos, en
esa misma carta, que nos mostremos generosos y compartamos con los demás,
porque estos son los sacrificios que agradan al Señor (Heb 13,15-16)
Tanto vuestra Regla como la carta a
los Hebreos pone, pues, el sacrificio del
cristiano en relación con la generosidad.
El sacrificio no tiene sentido para nosotros por la simple privación. Eso es más
propio de un tipo de filosofía que sospecha de la bondad del cuerpo y de la materia. El sacrificio tiene sentido para el cristiano en cuanto comunión con la entrega
amorosa de Cristo al Padre en la Cruz y
en cuanto actualización de esa entrega
en la propia donación a los otros. El sacrificio, por tanto, implica mortificación,
solidaridad, servicio, generosidad, amor.
Así lo entendía San Vicente de Paúl
cuando ponía el sacrificio y la mortificación en relación con la búsqueda y el
cumplimiento de la voluntad de Dios; con
la práctica de la oración, que fortalece
nuestras motivaciones; con la capacidad
para soportarse los unos a los otros; con
la disposición a aceptar las limitaciones y
los inconvenientes; con la delicadeza y el
respeto en el trato con los otros; con la
caridad.
Hoy vemos en nuestra sociedad la
capacidad que tantos tienen para afrontar sacrificios y hacer esfuerzos en función de su mayor bienestar. Se entiende,
pues, también en nuestro tiempo la disciplina y el trabajo. Desde la fe cristiana,
la vocación vicentina y el espíritu de la
Regla, se trata ahora de purificar las mo-
tivaciones y de orientar nuestro ejercicio.
En este contexto, podemos fijarnos en
algunos aspectos que pueden expresar
la práctica de nuestro sacrificio:
- Cultivar la fidelidad a nuestra fe cristiana y a nuestra vocación vicenciana mediante la práctica asidua de la oración y la
participación frecuente en la Eucaristía.
- Ejercitarse en la mortificación de los
propios intereses para poner en nuestro
centro el interés de nuestro prójimo, especialmente de los pobres.
- Ser capaces de renunciar a aficiones y
a tiempo libre para solidarizarnos con
otros y ayudarles en sus necesidades.
- Esforzarnos en una vida sobria y austera
para poder disponer de más recursos a la
hora de compartir con los pobres.
- Mostrarnos tolerantes con respecto a
los demás y aceptar gustosamente la diversidad, el pluralismo, lo diferente.
- Aprender a ceder, siendo conscientes
de que es cediendo como se entiende la
gente.
- Acostumbrarnos a canalizar todas nuestras energías para el bien del prójimo.
Se trata, en definitiva, de asociarnos
al sacrificio total y por amor de Jesucristo
en la cruz y de actualizar ese sacrificio en
nuestro servicio a los pobres.
Virtudes Esenciales // Padre Santiago Azcarate C.M.
Celo:
la pasión como virtud
E
n su deseo de “fomentar el amor y
el respeto por los pobres”, la Regla
de la Sociedad de San Vicente de
Paúl menciona como la quinta de las virtudes esenciales de sus socios el celo, del
que dice que es “la pasión por el desarrollo humano pleno de las personas y por
su eterna felicidad” (2.5.1) Es, por tanto,
una virtud que tiene una doble vertiente:
terrena y celestial. Se preocupa en este
mundo por el bienestar integral de la persona; y relaciona ese bienestar con la plenitud a la que aspiramos en la eternidad.
En su acepción positiva, el celo tiene
una cierta connotación de desmesura
amable. Los Diccionarios de términos religiosos lo definen como gran interés por
alguien o por alguna causa. Y ciñéndose
a su acepción religiosa presentan el celo
como la pasión por la causa de Cristo, la
extensión de su Reino y la salvación de
los hombres. El Diccionario de la Real
Academia dice, por su parte, que el celo
es un “amor extremado y eficaz a la gloria de Dios y al bien de las almas”.
En cualquiera de los casos, lo que se
destaca del celo es la intensidad de su
significado. Se trata de un interés grande, de la pasión por una causa, de un
amor extremado y eficaz. Es, pues, una
virtud que abarca a la totalidad de la
persona, que pone todos sus sentidos,
ideas y afectos en función de un ideal;
de manera que la vida entera cobra
sentido en la referencia a ese horizonte y deja de tener valor cuando el ideal
o la virtud decaen. No es, sin embargo,
ni un mero sentimiento ni un arrebato
ocasional. Es una fuerza constante y en
crecimiento; que se alimenta de amor y
que se encarna en una acción eficaz al
servicio de Dios y de su Reino. Y es que
en nuestra tradición cultural no se trata
de una virtud referida a cualquier causa,
sino “a la gloria de Dios y al bien de las
almas”.
Se entiende fácilmente en esta
perspectiva que el celo es la gran virtud
del carisma evangelizador y, por tanto, la
gran virtud de quienes participamos del
espíritu vicenciano. Es éste un espíritu
de caridad y de misión; por lo que el
celo es el dinamismo provocado por
la caridad y el aliento que impulsa la
misión. Decía San Vicente de Paúl muy
expresivamente que “si el amor de Dios
es el fuego, el celo es la llama; si el amor
es el sol, el celo es su rayo”. De ahí que
una persona poseída por el amor de Dios
nunca descansa; siente en su interior
una quemazón continua que le mueve
a obrar sin parar. Entendemos muy bien
esta verdad cuando observamos en la
iconografía cristiana la imagen de San
Francisco Javier con el pecho incendiado
por el celo misionero; un celo que lo
empujaba de lugar en lugar en su deseo
de ganar almas para Cristo.
Federico Ozanam fue también un creyente profundamente sacudido por esta
virtud del celo. Constataba con pesar
que “la tierra se enfría y es a nosotros a
Celo: la pasión como virtud
quienes nos corresponde recomenzar la
gran obra de la regeneración”. Pensaba
Ozanam que esa labor de regeneración
no era exclusiva de los religiosos, ya que
estaba plenamente convencido de que
“el seglar se encuentra asociado al sacerdote en la obra de la redención universal”; por lo que entendía su vocación cristiana como un compromiso con la misión
de la Iglesia. Se entrega, por eso, al ámbito universitario donde pretende “retener en torno a la cátedra a una juventud
numerosa” a la que contagiar el espíritu
cristiano. Con gran perspicacia advierte,
y esto es muy válido para nuestro tiempo, que “hay que mostrar a la juventud
que se puede ser católico y tener sentido
común, que se puede amar la religión y
la libertad”. ¿De dónde nacía en Ozanam
esa convicción y esa fuerza? Sin duda, de
la fe apasionada en el Dios de Jesucristo
y de la pasión que sentía por recrear a la
sociedad desde los principios cristianos.
A la luz de estos testimonios de San
Vicente y del Beato Federico Ozanam.
O a la luz del modelo de Cristo, que se
entrega por entero a la misión porque
no tiene otro alimento que “cumplir la
voluntad del Padre” (Jn 4,34). O a la
luz del gran apóstol que fue San Pablo
para el que vivir es Cristo (Flp 1,21), y el
evangelizar no una obligación que se le
impone sino una necesidad que le nace
de dentro (Cfr. 1 Cor 9,16) entendemos
que la virtud del celo hunde su raíz en
la realidad del amor.
A menudo entendemos el amor como
un arrebatado sentimiento o como una
tierna sensación del alma. Pero el amor
tiene más que ver con la energía que
con el sentimiento, con el dinamismo
que con el afecto. Implica todo eso, es
verdad, sentimiento y afecto, ternura y
corazón. Pero guarda más relación con
el interés y la creatividad. Platón decía
concretamente que “amar es crear en
belleza”, porque el amor enciende la
imaginación, despierta la intuición, activa
la sensibilidad y genera una realidad más
bella y humana. El amor sacude el interés por el otro, se centra en aquel a quien
se ama, y excita la pasión por el bien del
prójimo. Es una pasión que nos lleva a interesarnos por la situación del necesitado, a compartir sus sentimientos, a participarle nuestra vida, a tomar parte en
la suya. Lo resume muy bien el lema de
las Hijas de la Caridad, que han tomado
de San Pablo: “La caridad de Jesucristo
crucificado nos apremia” (2 Cor 5,14) Es
una caridad que brota del amor de Dios y
que se vuelca en la pasión por los pobres.
Por su carisma de caridad y de misión,
el vicentino está llamado a crecer en esta
virtud del celo. En esta hora de la nueva
evangelización, toca a los miembros de
las Conferencias participar en la misión
de la Iglesia comprometiéndose más
con la caridad; y esto implica una pasión
grande por Dios y por sus preferidos, los
pobres. De ahí que hemos de empeñarnos en cultivar una serie de cualidades
que reflejen nuestro celo:
- Cualidades como una fe ardiente,
enraizada en Jesucristo, comprometida
con su misión evangelizadora, capaz de
contagiarse por la fuerza de su testimonio.
- La disponibilidad total para abandonarse a la voluntad de Dios, ponerse a
disposición de la Iglesia y ser testigo del
Evangelio en todo ambiente y situación.
- Una urgencia misionera, que nace
del latido de un corazón ganado por Cristo y empeñado en extender su Reino.
- Un amor apasionado a Dios, nuestro
Padre, y a los pobres, nuestros hermanos. Amor que se siente. Amor que enardece. Amor que se expande. Amor que
se compromete.
Sociedad de San Vicente de Paúl
Consejo Superior de España
C/ San Pedro, nº 3. 28014. Madrid
Tfno: 91 369 79 90 – Fax: 91 429 60 09
ssvp@ssvp.es
www.ssvp.es