“COMO SI FUERAN HOMBRES”: los arquetipos masculinos

Revista de Antropología Experimental
nº 11, 2011. Texto 21: 299-315.
Universidad de Jaén (España)
ISSN: 1578-4282
ISSN (cd-rom): 1695-9884
Deposito legal: J-154-2003
http://revista.ujaen.es/rae
“COMO SI FUERAN HOMBRES”:
los arquetipos masculinos y la presencia femenina en los grupos de
capoeira de Madrid
Menara Lube Guizardi
Universidad Autónoma de Madrid (España)
menaraguizardi@yahoo.com.br
“LIKE MEN”: Archetypes male archetypes and female presence in capoeira groups of
Madrid
Resumen: Este artículo expone algunas de las conclusiones de la etnografía realizada entre 2007 y
2010 junto a las asociaciones de capoeira de Madrid. Nos preguntábamos si la existencia de
estos grupos en la ciudad hacía emerger dimensiones culturales-sociales relacionadas con la
capoeira en origen, conectando así espacios locales en Brasil y en España. Este interrogante,
sin embargo, se complejizó en la medida que nuestra interacción con los y las capoeiristas nos
acercó a situaciones y experiencias que escapaban a nuestras previsiones iniciales. En este
sentido, observamos que las relaciones y definiciones de género en las agrupaciones asumían
una dimensión corporal fuertemente respaldada en una corporalidad masculina prototípica.
La relación entre la corporalidad femenina y los arquetipos masculinos de la capoeira que
verificamos en Madrid es uno de los aspectos que condicionan la vida comunitaria de la
capoeira en Brasil, alterándola.
Abstract: This paper analyzes some of the conclusions of the ethnography carried on between 2007
and 2010 with the capoeira groups of Madrid. In general terms, the research’s main concern
inquired if the existence of these collectives in the city spread out cultural and social elements
of the capoeira in its homeland, thus connecting localities in Brazil and Spain. This question,
nevertheless, became more complex as the fieldwork with the capoeiristas lightened some
situations and experiences that overlapped the initial expectations. In this sense, the gender
relations and definitions tended to assume a corporal dimension on these groups everyday
lives, being strongly related to a masculine prototypical corporality. The relation between
woman corporality and masculine archetypes in the capoeira groups studied in Madrid was
one of the elements that simultaneously referred to and changed the capoeira communitarian
life in Brazil.
Palabras clave: Corporalidad. Capoeira. Relaciones de género. Masculinidad. Migración brasileña.
Corporality. Capoeira. Gender Relations. Masculinity. Brazilian Migration
300
Revista de Antropología Experimental, 11. Texto 21. 2011
I Introducción
El presente artículo tiene como objetivo exponer algunas de las conclusiones de nuestro
trabajo de campo llevado a cabo entre 2007 y 2010, junto a las asociaciones de capoeira
de Madrid. En términos generales, nuestra etnografía acerca de las relaciones cotidianas en
dichas agrupaciones partió de tres preguntas: ¿Cómo se organizan estos colectivos? ¿Cuál
es el papel de la corporalidad en sus dinámicas sociales?, y ¿cómo se articulan las relaciones
entre los líderes y alumnas(os)? Nuestra hipótesis era que la existencia de estos grupos en
España operaba la transmisión de elementos culturales, económicos, políticos y religiosos
relacionados a la práctica social de la capoeira en origen, conectando experiencias vividas
en espacios locales brasileños y españoles (Guizardi, 2008, 2009) a partir de “fricciones”
(frictions) (Tsing, 2005) donde los “paisajes culturales” (etnoscapes) (Appadurai, 2000) de
los migrantes brasileños y de sus alumnos(as) europeos se alteraban mutuamente.
Sin embargo, estos interrogantes se complejizaron en la medida que nuestra convivencia
con los y las capoeiristas nos acercaba a situaciones y experiencias que escapaban a nuestras previsiones iniciales. El tema central de este artículo, la relación entre la corporalidad
femenina y los arquetipos masculinos de la capoeira, es uno de los aspectos con los que nos
encontramos en el campo y que en gran medida nos supuso un replanteamiento de nuestras
ideas y estrategias de interacción con los grupos estudiados, re-direccionando doblemente
nuestra “mirada” y nuestra “postura” de investigación. Por un lado, observamos la existencia de una frontera de género establecida en las relaciones sociales de las agrupaciones
como una condición corporal, definida a partir de una corporalidad prototípica masculina. Por otro lado, este reconocimiento de la frontera corporal de género nos condujo a la
asunción de que la antropóloga, en su proceso de “inmersión al campo”, también debería
someterse a los límites y accesos que dicha frontera delimitaba para la condición de mujer.
Este último aspecto alteró sustancialmente la manera como planteamos epistemológicamente la relación entre subjetividad y objetividad en la investigación (Guizardi, 2009). En
este sentido, nuestro trabajo de campo puede ser caracterizado como ex-céntrico: a fuera
del centro arquetípico de la antropología. El espacio del “otro” en nuestra etnografía correspondió también al espacio de la antropóloga, puesto que refutamos el axioma clásico de la
distancia entre el sujeto y el objeto del conocimiento. En consecuencia, asumimos que los
contactos, la experiencia y las conclusiones a que llegamos fueron construidos en la medida en que nos adaptábamos identitariamente a las situaciones, gentes y hechos del trabajo
empírico. También lo hacían nuestros “investigados”. Es en ese tipo de negociación – diría
Besnier (2007) retomando la teoría de las máscaras sociales de Goffman (1993) – que las
personas, presionadas por el motor incesante de la globalización, cruzan las fronteras entre
las restricciones de “lo local” y las aceleraciones de “lo global”, se van posicionando y reposicionando articuladamente (provisionalmente, añadiríamos) en relación a los que tienen
alrededor (Besnier, 2007:10).
Consecuentemente, construimos nuestra investigación como un proceso reflexivo en el
que se extiende al observador la condición participante; se prolonga la observación en el
tiempo y en el espacio; y se extiende la teoría adaptándola según los aspectos inusitados de
lo que se observa (Burawoy, 2000: 28). Fue la elección de esta postura en relación a la praxis de la investigación lo que nos permitió compartir con los y las capoeiristas las relaciones
de género vividas en el marco de la interacción corporal que las agrupaciones institucionalizan como su lenguaje común, y que analizaremos en el presente artículo.
En el apartado 2, describiremos la participación de las mujeres en las agrupaciones de capoeira en Madrid, resaltando cómo su interacción con los capoeiristas – en lo que se refiere
a la performance de la práctica, y a la jerarquía interna de los grupos – era influenciada por
un arquetipo de “masculinidad corporal normativa”, que sin embargo se relaciona también
con la masculinización de la capoeira en sus orígenes, en la sociedad brasileña. En el apar-
Revista de Antropología Experimental, 11. Texto 21. 2011
301
tado 3, hablaremos de la persistencia de este prototipo corporal masculino en las relaciones
entre hombres y mujeres de las agrupaciones de Madrid, describiendo más detalladamente
en qué sentido estos prototipos terminan por ubicar una frontera de género y un modus operandi en la vida cotidiana de estos grupos. En el apartado 4, discutiremos una propuesta de
conceptualización teórica acerca de este arquetipo corporal masculino como generador de
un principio jerárquico de identidad, y finalmente, en el apartado 5, hablaremos de cómo
las mujeres se apropian de los imaginarios sobre la exoticidad del cuerpo de los hombres
brasileños, produciendo a su vez otros discursos y prácticas a partir de los cuales interpretar
la corporalidad de los capoeiristas.
II Capoeira y masculinidad: claves para una permanencia histórica y para cambios
transnacionales
Previamente a la incursión al “campo”, identificamos veintiuno colectivos de capoeiristas en Madrid que representarían los “centros de análisis” del proyecto etnográfico. Ya
en los primeros contactos con dichas agrupaciones, nos dimos cuenta que la corporalidad
era un elemento estructurante de sus relaciones sociales (Barbosa, 2005a; Delamont y Stephens, 2007, 2008; Lewis, 1992, 1995, 1999; Downey, 2005, 2008). La jerarquía interna,
el liderazgo carismático de los profesores y maestros brasileños, la transmisión del sentido
de sociabilidad, y las particulares experiencias del tiempo y del espacio en estos colectivos
eran indisociables de su específica noción colectiva de corporalidad.
Esta constatación, a su vez, nos llevó a asumir que para comprender la manera como
estos colectivos estructuraban su sociabilidad y sus redes, tendríamos que socializarnos a
este “lenguaje corporal”, expandiendo la “mirada antropológica” hacia una “intercorporalidad antropológica”. La literatura antropológica sobre la capoeira respaldaba esta constatación (Delamont, 2005). Autores como Lewis (1992, 1995, 1999), Browning (1997), Willson
(2001), Downey (2002, 2005, 2008), Merrell (2005) y Stephens (2006), también optaron
por realizar sus etnografías basándose en una socialización de las(os) investigadoras(es) a
la cultura corporal-colectiva de la capoeira.
Pese a que hayamos participado de clases, rodas y eventos de muchas de los veintiún colectivos con los que trabajamos en Madrid, nuestro proceso de socialización a la corporalidad y a la performance de la capoeira se hizo a partir de un colectivo específico. Esta
decisión, en realidad, se debió a la propia manera como los agrupamientos definen la pertenencia identitaria de sus integrantes, estipulando un principio de territorialidad que regula
dónde y cómo los discípulos pueden jugar capoeira. Hacer parte de una de estas agrupaciones implica una conexión identitaria muy fuerte e incompatible con la vinculación a otros
colectivos. Normalmente, el paso de un grupo a otro implica la negación de la identidad del
primero en favor del segundo, y por vía de regla involucra establecer un conflicto con los
líderes o capoeiristas del agrupamiento que se abandona. Así, pese a que nuestra condición
investigadora hubiese abierto las puertas de casi todas las agrupaciones de capoeira en Madrid, permitiéndonos interaccionar con ellas de diversas maneras, nos vimos en la disyuntiva de optar por afiliarnos a un solo colectivo, la Associação de Capoeira Descendentes de
Pantera (de ahora en adelante “ACDP”), socializándonos en sus principios de corporalidad,
y aceptando como nuestra la “identidad de capoeirista” que esta corporalidad implicaría. En
este sentido, nuestra investigación en la principal sede de la ACDP en Madrid, la escuela de
capoeira denominada Samba de Roda, asumió las formas de una etnografía estratégicamente situada (Marcus, 1995), ofreciéndonos la oportunidad de observar a partir de un único
locus, un conjunto de interacciones y lógicas de sociabilidad que en un momento posterior
serviría como base de comparación para los fenómenos que observábamos en otros grupos.
Fue la experiencia de convertirnos en integrante de la ACDP lo que nos posibilitó conocer
los principios corporales de la capoeira, y acercarnos a las delimitaciones de género que
ellos conllevan.
302
Revista de Antropología Experimental, 11. Texto 21. 2011
A diferencia de lo que generalmente ocurre con los grupos de capoeira en Brasil
(Bruhns, 2000), las actividades de la ACDP contaban con un expresivo número de mujeres
(en muchas ocasiones, superior al número de hombres), hecho que autoras como Delamont
(2005) generalizan como regla para toda Europa. En el momento más intenso de la etnografía estratégicamente situada – entre los meses de septiembre de 2007 y julio de 2008
– frecuentamos las clases de la asociación seis veces a la semana entre lunes y viernes, acudiendo también a las “rodas de capoeira” (ruedas de capoeira) realizadas los sábados con la
presencia de invitados de otras agrupaciones y de las(os) alumnas(os) y líderes de los otros
centros de enseñanza de la ACDP en la Comunidad Autónoma de Madrid.
En todos los eventos acompañados, se hacía evidente la importancia de la presencia
femenina para la organización del colectivo. Esa importancia, sin embargo, no se restringía
únicamente a la superioridad numérica de las capoeiristas. Ella se relacionaba más bien al
hecho de que las mujeres cumpliesen importantes funciones organizacionales, desempeñando toda una variedad de tareas que no observábamos en la participación masculina en esas
actividades. La movilización de las mujeres en el grupo parecía sorprendente, especialmente si consideramos la historia social de la capoeira.
La capoeira se originó entre los siglos XVIII y XIX como una actividad callejera de
esclavos africanos o afro-brasileños en los centros urbanos de Brasil (Soares, 2002; Flory,
1977; Graden, 1996; Chvaicer, 2002). Su cultura corporal nació socialmente clasificada
como una práctica masculina (Delamont y Stephens, 2007) de exaltación de la virilidad,
fuerza, malicia y violencia (Dias, 2001, Dias, 2007; Graden, 1996): una actividad que al
mismo tiempo servía como una re-apropiación del cuerpo por parte del esclavo (Lewis,
1992, 1995) y que se resistía a la participación de los hombres blancos y de las mujeres
(blancas y negras). Es posible decir, por consiguiente, que el universo social de la capoeira
absorbió las relaciones de género que históricamente han determinado en Brasil la formación de una “sociedad patriarcal” (Freyre, 1973).
Hasta inicios del siglo XX, no hay indicios de la implicación femenina en el universo masculino de la capoeira. Entre 1900 y 1960, las pocas mujeres que incorporaron
dicha cultura física fueron asociadas a la virilidad: a los ojos de la sociedad, ellas habían
cruzado las fronteras definidoras del género. Su adhesión a la práctica era comprendida
como una negación de su propia condición femenina (Fernandes y Silva, 2008). Eran “mulheres macho” (mujeres macho) según los dichos populares (Dias, 2007). Es a partir de los
años 70 que la capoeira se abre a la participación femenina (Assunção, 2005), sin que eso
imputara un estigma masculino a las practicantes. En esta década, la capoeira ya se había
convertido en un deporte nacional brasileño (Downey, 2002). Su práctica empezaba a extenderse por todo el país ganando la adhesión de las clases medias y altas de la sociedad
brasileña y rompiendo la clasificación socialmente marginal que históricamente se le había
adscrito (Guizardi, 2009). A partir de 1986, los cambios en la sociedad brasileña en proceso
de democratización dieron inicio a la reconsideración del papel de la mujer en la sociedad,
abriendo paso a que se desnaturalizaran los elementos definidores de la apropiación masculina del cuerpo femenino. En la capoeira, esa transformación se reflejó en las dinámicas
colectivas de los agrupamientos de capoeiristas, que pasaran a contar con cada vez más
figuras femeninas (Barbosa, 2005c).
Aún así, hasta la década de 1990, las mujeres en Brasil seguían siendo una minoría en los agrupamientos en Brasil (Assunção, 2005). Aunque la actividad hubiese sufrido
muchas transformaciones, la idea central de su dinámica seguía estructurada en nociones de
habilidad, fuerza y violencia androcéntricos, ideales que han sido el cimiento de la corporalidad que le es inherente y del sentido de socialización que estructuraba las colectividades de capoeiristas (Barbosa, 2005b, 2005c). Este discurso y prácticas androcéntricas de la
capoeira en Brasil sufrieron un impacto transnacional en la medida que los agrupamientos
de capoeiristas se expandieron hacia países donde las relaciones de género se habían esta-
Revista de Antropología Experimental, 11. Texto 21. 2011
303
blecido a partir de un principio normativo de igualdad entre hombres y mujeres (Delamont,
2005).
Paulatinamente, los grupos internacionales de capoeira hicieron llegar a Brasil la
noticia de que la actividad “en el extranjero” sería predominantemente femenina y que
gracias a la presencia de las mujeres, los grupos podían mantener su solvencia económica,
sus actividades en espacios públicos y privados, y su proceso de expansión hacia otros
países. La imagen de una capoeira internacional superando sus propias fronteras de género y redefiniéndose como predominantemente femenina, impactó los imaginarios sobre la
masculinidad en la cultura corporal de la práctica en todo Brasil. Pero, aunque todas esas
transformaciones hayan tenido lugar, la percepción de la “superioridad física” masculina
no se ha difuminado en el imaginario de los y las capoeiristas. Así, las mujeres son aceptadas como una mayoría, reconocidas en su importancia para la existencia y mantención de
los grupos, pero la idea de “capoeira bien hecha” todavía se expresa prototípicamente en
los movimientos y formas comprendidos como característicos del cuerpo masculino. Esa
creencia, a su vez, se define en la naturalización de la idea de que la “fuerza natural” de los
hombres les hace más apropiados para el desarrollo de las habilidades motoras exigidas en
los elevados niveles de performance del arte.
Esa es una realidad que hemos vivido en la medida en que empezamos a practicar
capoeira, experiencia que además pudimos compartir con otras capoeiristas de la ACDP y
de otras agrupaciones, quienes nos han relatado sus viviencias en la capoeira. La dicotomía
con que nos encontramos es la de que, pese a que las mujeres estén más involucradas en las
tareas de administración, organización de eventos, de socialización y en los propios entrenamientos (son más constantes en la asistencia a las clases); su progresión en la jerarquía
de los colectivos es desproporcionada en relación a la progresión masculina. El resultado
de esto es que los capoeiristas más “graduados” (más elevados en la jerarquía interna del
colectivo) son mayoritariamente hombres, lo que determina que las próximas generaciones
a comandar las agrupaciones en Madrid serán, inevitablemente, del sexo masculino. Así,
pese a los ideales de igualdad profesados por los y las capoeiristas, las agrupaciones siguen
reafirmando la encarnación masculina de la práctica como el arquetipo corporal que define
la “calidad”, “agilidad” y “belleza” de los movimientos (Barbosa, 2005b; Fernandes y Silva, 2008), lo que tiene un resultado político en estos grupos, puesto que sus jerarquías internas – y la definición de en quienes descansará el comando de los colectivos – se estructura
centralmente a partir del criterio de clasificación que este arquetipo corporal proporciona.
III “El progreso de la mujer en la capoeira”: el “prototipo masculino” en los grupos
de capoeira de Madrid
Algunos instantes después de entrar en Samba de Roda por primera vez (en agosto
de 2007), nuestra mirada fue atraída por la presencia de un cartel. En el alto de un pilar, la
pancarta parecía enunciar un mensaje a ser considerado tanto por la gente que ocuparía la
planta baja de la asociación (donde se realizaban las actividades de ocio y los eventos públicos); como por las gentes que se pasaban en dirección a la planta alta, donde diariamente
se hacían las clases de capoeira. En la inscripción se leía: “El progreso de la mujer en la
capoeira – Encuentro Internacional de la Asociación de Capoeira Descendentes de Pantera en Madrid (1994)”. Nada más leer aquellas frases, algunas cuestiones nos vinieron a la
cabeza: ¿por qué habría un progreso “de la mujer” en la capoeira que debería ser enunciado
en separado al progreso “del hombre”?; ¿por qué realizar un encuentro internacional sobre
ese tema? Y, por fin, ¿por qué tenían las mujeres que progresar en algo dentro de la capoeira? ¿Acaso estarían ellas en una situación de inferioridad en relación a los hombres?
Cada una de esas cuestiones encierra en si un elemento estructurante de los sentidos
sobre el cuerpo femenino en la capoeira: 1) la diferencia/diferenciación entre mujeres y
304
Revista de Antropología Experimental, 11. Texto 21. 2011
hombres; 2) la enunciación comunitaria de esa diferencia; y 3) el estigma del retraso técnico
de las mujeres en la cultura física de la capoeira. Lo que hay de común en esos tres elementos es justamente el hecho de que ellos presuponen la existencia de un patrón corporal
comunitariamente establecido como la base de las comparaciones; una especie de prototipo
del buen capoeirista (idealización que se centra especialmente en características corporales,
aunque no solamente en ellas).
Sin embargo, la diferencia entre mujeres y hombres está lejos de ser enunciada
como un consenso: el conflicto se siente de manera diferente para unos y otras. Las propias
mujeres lo sentirán más o menos de acuerdo con sus capacidades para adecuarse a las idealizaciones del prototipo del buen capoeirista. Eso era lo que me comentaba A., cuando le
preguntaba si habría o no igualdad de condiciones entre ellos y ellas en la capoeira:
“Yo pienso que se valora a las que son muy buenas. Pero eso sí es verdad, que
Mestre [maestro], cuando entramos nosotras, apostó mucho… Porque entramos
un grupo muy grande de mujeres. Y Mestre nos puso una clase especial para
mujeres, para que viéramos que éramos capaces de hacer lo mismo que los
hombres. Pero cuando sales fuera [del grupo], oyes sobre esta y esta que son
muy buenas [...]. Pero el resto, supongo que, cuando están en un mismo nivel
una mujer y un hombre, siempre, seguro, que entra antes en la rueda el hombre,
[...]. Es como que siempre tienes que estar demostrando más [...]” (A., Madrid,
febrero de 2008 – Énfasis añadido) 1.
Tres consideraciones importantes pueden ser tejidas a partir del comentario de la
capoeirista. La primera es sobre el hecho de que las mujeres serán tratadas en “igualdad
de condiciones” si son consideradas “muy buenas” en la práctica del juego. Si no tienen
las capacidades físicas consideradas “adecuadas”, su relación con los capoeiristas será de
subordinación, en el sentido de que la supuesta supremacía corporal masculina les permite
a los hombres un lugar de superioridad en la jerarquía del grupo. Además, la forma como
los capoeiristas hombres interactúan con las mujeres puede ser más o menos complaciente
de acuerdo con cómo se juzga las capacidades físicas de la mujer en cuestión. Dicho de otra
manera, y para utilizar el lenguaje de los agrupamientos de capoeira, se jugará más “duro”
(o más “fuerte”) con las “mejores”, mientras se jugará con más cautela (menos malicia,
explosión y/o violencia) con las chicas “menos preparadas”.
En septiembre de 2009, casi un año después de la fase intensiva de nuestra etnografía estratégicamente situada junto a la ACDP, volvimos a acudir las clases de capoeira
del colectivo. Nos sorprendió el hecho de que las alumnas que habían progresado en la jerarquía interna del grupo (recibido una “graduación” más elevada) eran ahora tratadas más
incisivamente en el juego. El propio maestro había estipulado que a partir de determinadas
“graduaciones”, hombres y mujeres jugarían sin reservas de ningún tipo. En las clases, el
profesor les indicaba a los capoeiristas hombres más experimentados: “tenéis que jugar con
ellas como si fueran hombres. Como si fueran hombres” (MP, Madrid, septiembre 2009).
Aquí, el “como si fueran hombres” nos permite percibir que, pese al discurso de
igualdad entre hombres y mujeres, la práctica física de la capoeira sigue desarrollando una
dinámica corporal que considera que las mujeres no pueden alcanzar el nivel de performance llevado a cabo por los hombres. El comentario sobrentiende también que si el maestro
no ordena, los alumnos jugarán con las mujeres con cierta indulgencia. Así, se dibuja una
contradicción entre la pretensión de igualdad y la práctica de una “igualdad diferencial”:
1 Capoeirista del sexo femenino, española y con 33 años. En el momento de la entrevista, llevaba tres años
frecuentando la ACDP.
Revista de Antropología Experimental, 11. Texto 21. 2011
305
“[...] Y yo creo que hay bastante igualdad. O por lo menos se pretende que haya
bastante igualdad. En la realidad… Tendría que pensar un poco más para saber
si en la realidad esa igualdad es tal. Si es tan efectiva. Porque yo diría que no. O
sea, que en teoría hay igualdad, pero a la hora de la verdad, en el juego y en…
Tampoco es tanta esa igualdad” (CI., Madrid, enero 2008) 2.
La segunda de las consideraciones que sacamos del comentario de la primera capoeirista que citamos (A), dice relación con el hecho de que el maestro de capoeira se sintiera impelido a impartir unas clases exclusivamente femeninas (optando por crear una especie de “discriminación positiva” que concedía a las chicas un espacio propio), lo que ella
explica a partir del gran número de mujeres matriculadas en las clases, y de la necesidad “de
hacerlas comprender que podrían realizar lo mismo que los hombres”. Aquí se hace claro
un cuadro en que efectivamente las mujeres no son entendidas como técnicamente iguales
a los hombres: hace falta una clase específica para que desarrollen su dominio físico-motor.
Lo que al principio podría ser solamente un reconocimiento de las especificidades de la
corporalidad femenina en la capoeira, gana un sentido diferente. Queda claro que esa definición de diferencia motora es también una definición que determina la condición física
de las mujeres a partir de la ausencia de algunos atributos supuestamente masculinos: ellas
mismas no se creían capaces de hacer lo que hacían los hombres, y la clase era necesaria
para que superasen esa dificultad. Sustancialmente, se nota un proceso de naturalización de
la diferencia corporal entre hombres y mujeres, interpretada como un hecho inamovible,
biológico:
“Yo creo que es más por un tema de condiciones. Sí, estoy casi convencida, y
me parece lógico, sobretodo un arte físico, como es la capoeira, la condición
física de la mujer y del hombre es diferente. Y tenemos muchas facilidades
para algunas cosas, las mujeres, pero para otras no, con lo cual eso se nota y se
salta en el juego. Y es lo biológico, ¿no?” (CI, Madrid, enero de 2008).
Un capoeirista español encontraría una dimensión psicológica a esta condición supuestamente físico-natural, mencionaba que:
“La mujer siempre llega limitada psíquicamente: ‘no, porque yo no tengo
fuerza, porque no sé qué’. [...] La mujer suele ser más flexible y el hombre
más fuerte. ¿Lo entiendes? Pero la capoeira no es un arte basado en la fuerza.
Entonces, no tiene nada que ver eso de que para ser un gran practicante de
capoeira, [es necesario] tener fuerza [...] Yo conozco varias mujeres que juegan
capoeira mil veces mejor que los hombres. Es más, la capoeira es una cosa
muy psíquica también, es de la cabeza también, ¿entiendes? Entonces la mujer
podría jugar. Podría haber, yo creo, mucho más mujeres que juegan bien de lo
que hay. Yo pienso que ella ya entra con una limitación. Talvez por culpa de
los hombres, que le ponen esa ‘etiqueta’, pero la mujer tiene que romper eso
también (B., Madrid, febrero de 2008 – Traducción propia) 3.
2 Capoeirista del sexo femenino, española, 32 años. En 2008, cuando realizamos la entrevista, tenía cinco años
de práctica de capoeira.
3 Capoeirista del sexo masculino, español, 25 años, 12 años de práctica de capoeira. Sostiene el grado de “instructor de capoeira”, asumiendo por eso la función de impartir clases. Lidera un agrupamiento de capoeira
fundado por él mismo en Madrid y asesorado por un maestro brasileño al que visita constantemente. La entrevista fue realizada en portugués de Brasil a pedido del entrevistado, razón por la que presentamos una versión
traducida al castellano.
306
Revista de Antropología Experimental, 11. Texto 21. 2011
Aquí, la diferencia entre los discursos debe ser subrayada. Las capoeiristas y el
capoeirista mencionan que las chicas no se sienten capaces de hacer lo mismo que hacen los
hombres corporalmente y que eso se refiere a una aptitud biológica del cuerpo femenino.
Pero el capoeirista considera que eso no es determinante de la cualidad física del juego (ya
que supuestamente la capoeira no depende de la fuerza, un atributo que se piensa como básicamente masculino), y que es una tarea de las mujeres cambiar la “etiqueta social” que se
les impone. Para el capoeirista, la consideración que hacen antagónicos hombre y mujer se
plasma en un antagonismo corporal: fuerza versus flexibilidad.
En gran medida, la concepción de que las mujeres deban romper sus estigmas es
contradictoria, porque en más de una ocasión nos encontramos con conflictos que resultan
de los intentos de ruptura. Nos comentaba la capoeirista S.4, que cuando las mujeres desarrollan un tipo de cualidades motoras que las permiten utilizar la malicia para atrapar a los
otros jugadores, los hombres suelen valerse de su “fuerza” y “estatura aventajada” para desautorizarlas. En las ruedas de capoeira, observamos en varias ocasiones cómo los hombres
agarraban las capoeiristas mujeres y las llevaban hacia fuera del círculo (inmovilizándolas
en sus brazos o colgándolas en sus hombros) siempre que ellas lograban ejecutar algún
movimiento que ponía en evidencia las “faltas técnicas” del oponente, o que les superaba
en la malicia del juego.
Estas escenas son generalmente vistas como una broma, provocando la risa general
de los presentes. En algunas ocasiones, sin embargo, el enfado de las mujeres apuntaba
a que esta costumbre de los capoeiristas no era considerada unánimemente inofensiva, o
graciosa. Una de las mujeres retiradas de esta manera de la rueda se alteró visiblemente
diciendo al hombre que la cargaba: “si no puedes jugar conmigo, no me quites de la rueda
a fuerza”5. Inevitablemente, el “llevarla” en los brazos es una forma de cerrar la situación
enunciando que, al fin y al cabo, el hombre tiene la “última palabra” (o, en este caso específico, el “último movimiento”). Ese mismo tipo de acción realizado con un hombre sería
tomado como una ofensa brutal al código de respeto de la capoeira. Solamente las mujeres
son quitadas de la rueda “en los brazos” de otro capoeirista sin que eso signifique una incitación a la pelea.
Finalmente, llegamos a la tercera de las inferencias que podemos extraer del comentario de la capoeirista A. Aún cuando una mujer y un hombre tienen el mismo nivel de
juego, las mismas habilidades físicas reconocidas por el colectivo (lo que se considera como
“tener la misma graduación” o el mismo “cordel de capoeira”), el hombre siempre saldrá a
jugar antes en el “rueda”. Aquí, pese a que se pueda producir una igualdad de condiciones
físicas, las disposiciones grupales del ritual del juego de capoeira terminan por determinar
de forma silenciosa (ya que no se trata de una regla discursivamente enunciada) la primacía
masculina.
Pero la noción de “fuerza” y las capacidades acrobáticas relacionadas a esa fuerza
no son los únicos diferenciales que marcan las fronteras corporales entre masculino y femenino. El dominio de la técnica musical de los instrumentos también es una relevante frontera
entre unos y otras (Fernandes y Silva, 2008). La rueda de capoeira es siempre acompañada
por un conjunto de instrumentos: el atabaque, el pandero, el agogô, y el berimbau. Aunque
las mujeres lleguen a asumir los instrumentos de percusión (los tres primeros citados), raras
veces observamos a una mujer asumiendo un berimbau en las ruedas de capoeira de las que
participamos en Madrid. De hecho, solamente conocimos a tres mujeres capoeiristas en Madrid que eran capaces de hacerlo. Aquí, la función de las mujeres junto a los instrumentos
es comprendida como un “complemento de las funciones masculinas” (Barbosa, 2005b: 7),
4 Capoeirista del sexo femenino, chilena, 34 años, cinco años de práctica de capoeira. Comunicación personal
en Madrid, diciembre de 2008.
5 Capoeirista no identificada. Rueda en la Plaza de Sol, Madrid, mayo de 2008.
Revista de Antropología Experimental, 11. Texto 21. 2011
307
estando reducida a instrumentos musicales con funciones menos expresivas para la realización de los eventos.
Si consideramos que el universo estimado de profesores, maestros y practicantes
de capoeira en la ciudad era a mediados de 2010 de aproximadamente 1000 integrantes, y
considerándose una media de 40% a 50% de mujeres (según las informaciones concedidas
por los profesores y observadas en el trabajo de campo), podemos fácilmente inferir que el
porcentaje de mujeres que dominan la técnica del berimbau es estadísticamente irrelevante.
El dato es importante, puesto que este instrumento es considerado el corazón sonoro de la
rueda de capoeira, siendo el responsable de comandar el tipo y la naturaleza de las interacciones corporales jugadas a cada instante por los capoeiristas. Para comandar una rueda de
capoeira es necesario saber tocar y comandar la “orquestra” compuesta por los tres berimbaus que componen la “batería” de la capoeira. El que las mujeres no lo hagan las aleja de
la posibilidad de asumir la función de dirigir un encuentro de capoeira, por ejemplo.
Estos elementos nos permiten afirmar que la presencia femenina en la capoeira de
Madrid sigue limitada a “espacios” que dificultan el acceso a las posiciones de liderazgo
en los colectivos. El más alto nivel jerárquico dentro de un grupo de capoeira, el puesto de
maestro (Abib, 2006), es una función básicamente masculina hasta hoy. Durante todo el
trabajo de campo, solamente he recibido noticias de dos maestras mujeres actuando en el
continente europeo. En los encuentros nacionales e internacionales de capoeira acompañados en Madrid, solamente supimos de una maestra mujer invitada a conferir talleres o
cursos. Para que se tenga idea de lo pequeño de esa representación, basta decir que la media
de maestros y profesores invitados es de aproximadamente diez individuos por evento.
En las celebraciones acompañadas, aunque las mujeres correspondiesen a aproximadamente el 50% de los presentes, su salida al centro de la rueda para jugar con otras
mujeres u hombres siempre se daba en menor escala que la masculina. Los hombres siguen
dominando el espacio simbólico de la rueda de capoeira, una coyuntura bastante conocida
por los capoeiristas en general, y que dice relación con el hecho de que las mujeres logran
entrar menos veces y permanecer menos tiempo en el centro del círculo. Para solucionar esa
“inhibición de la presencia femenina”, algunas reglas de “discriminación positiva” fueron
propuestas. En el evento de capoeira visitado en Madrid en el Día Internacional de las Mujeres (8 de marzo de 2008), el maestro estipuló que, “en homenaje a las mujeres presentes”,
todos los juegos de capoeira que ocupasen el centro de la rueda deberían darse entre un
hombre y una mujer. Ese fue el único de los eventos visitados en que la totalidad de mujeres
presentes pudo jugar capoeira. Y fue la única ocasión en que los hombres (que eran minoría
numérica) no representaron una mayoría específica en las participaciones al interior del
círculo. A ese respecto, comentaba C.6: “esa es la única forma de que los tíos quieran jugar
con nosotras y que no nos quiten de ahí [apuntando hacia el centro de la rueda]”.
Otras medidas de “discriminación positiva” serían más polémicas que la adoptada
en el Día Internacional de las Mujeres. Por ejemplo, en el XXI encuentro internacional de
la ACDP (julio 2008), la propuesta de que se realizara una rueda únicamente para mujeres
fue tomada de diferentes maneras por las capoeiristas. Una de ellas, SB7, me decía que no
participaría:
“Yo me niego ¿No somos todos iguales? Entonces, ¿porque me tienen que
separar de ellos para que yo pueda ser valorada? Yo soy ‘graduada’, y los tíos
me tienen que respectar cuando salgo a jugar. Si me quieren valorar, entonces
que lo hagan en todas las ruedas, y no creándome un rueda en separado. Yo no
6 Capoeirista del sexo femenino, de nacionalidad española. Tenía cuatro años de práctica en el momento que
realizamos la entrevista.
7 Capoeirista española, 31 años, practicaba capoeira desde hacía cuatro años cuando la entrevistamos.
308
Revista de Antropología Experimental, 11. Texto 21. 2011
salgo [a jugar]… Por mis principios, yo no salgo” (SB, Madrid, junio de 2008).
En esa misma oportunidad, y frente a la polémica sobre si se debería o no realizar
una rueda femenina, una de las capoeiristas del grupo reunió a todas las mujeres argumentando que era necesario,
“[...] probar a los hombres que nosotras [las mujeres] también podemos hacer
las cosas y llevar [comandar] una rueda. Probar que tenemos la fuerza y la
determinación de hacerlo” (D., Madrid, junio de 20088).
Una vez más, la afirmación de un espacio femenino aparece condicionada a que las
capoeiristas prueben a los hombres sus capacidades emancipadoras. Finalmente, la rueda de
mujeres no fue realizada, siendo aplazada para el encuentro internacional de 2009, cuando
fue presidida por la única maestra mujer participante del evento.
IV Definiciones teóricas y desenlaces sociales del arquetipo masculino en las asociaciones de capoeira
En los discursos y situaciones descriptos en el apartado anterior, relatamos el predominio de aquello que llamamos inicialmente el “prototipo del buen capoeirista”. Observamos cómo un conjunto de atributos físicos “ideales” marca las definiciones entre los que
alcanzan o no los más altos niveles en la performance de la capoeira, determinando al mismo tiempo el espacio ocupado por los sujetos en la jerarquía interna del colectivo. Notamos,
además, como ese prototipo genera un patrón subyacente que marginaliza a las mujeres a
partir de la infravaloración de sus características frente a las masculinas, constituyendo a
estas últimas como el arquetipo corporal de la capoeira.
Concordamos con Gupta y Ferguson (1997) para quienes los arquetipos se basan
en la construcción de una serie de imágenes más o menos conscientes que designan aquello
que se comprende como un “la forma ideal de la cosa”. Obviamente, un arquetipo nunca
puede ser una figura real o realizable, en el sentido en que sus contornos no están perfectamente definidos. La función del arquetipo es justamente generar un lugar común, un horizonte seguro hacia donde las diferentes formas colectivas de la capoeira pueden apuntar
para legitimar el proceso de invocación del pasado y continuidad de la tradición, sobre todo
en un contexto de globalización y pertenencia transnacional que desafía los sentidos de
territorialidad (y de coherencia tradicional) de la práctica.
La clave para entender la existencia de ese patrón arquetípico en la capoeira está
en la relación de diferencia/diferenciación entre “el progreso de los hombres” y el de “las
mujeres”, representados respectivamente por omisión y por alusión en el cartel encontrado
el la sede de la ACDP. En otras palabras, el que un “progreso de la mujer en la capoeira”
pueda ser enunciado sobrentendiendo el par oponente que le da un sentido de oposición (“el
progreso del hombre”) ocurre porque en esa relación, lo obvio es el progreso en masculino.
Lo esencial justifica su centralidad ausentándose de la enunciación. El progreso del hombre
en la capoeira no es una duda, no hace falta repetirlo: su existencia se hace crucial aún cuando el discurso determina su supresión. Lo esencial, lo que se pretende permanente, no se
dice. Es en ese “no-dicho”, en ese “no-pensado”, que el pasado se re-actualiza en el futuro
(Heidegger, citado por Sodré, 1999: 66):
“Lo permanente (lo mismo) es aquello que en cada anuncio o mensaje no se
explicita, no es pensado, pero sí silenciado. Esta reserva crea el ‘residuo de
trascendencia’, o sea, un margen de posibilidades del lenguaje que apunta para
8 Capoeirista brasileña, 28 años, practica capoeira desde los 14 años.
Revista de Antropología Experimental, 11. Texto 21. 2011
309
el futuro [...]”. (Sodré, 1999: 66. Traducción propia).
De ahí extraemos dos consecuencias principales. En primer lugar, el hecho de que
exista una centralidad en la identidad corporal en la capoeira, y que esta centralidad esté demarcada por aquello que se sobrentiende: el cuerpo y la corporalidad masculinos. Con base
a esa centralidad del cuerpo masculino se puede incluso hablar de “un progreso femenino”,
pero un progreso que marcará simbólicamente los valores del colectivo (y el valor atribuido
a las mujeres) en relación a un silenciosamente activo “progreso del hombre”. Esto también
significa que, aún cuando esa realidad “en masculino” no se manifieste discursivamente,
ella será el punto de apoyo sobre el que se pueden generar y re-actualizar los arquetipos
corporales de la práctica. En segundo lugar, la sublimación del “esencial masculino” nos
induce a reconocer una relación de otredad entre corporalidad masculina y corporalidad
femenina en la cultura física de la capoeira.
Para entender esa relación de otredad, tomamos como punto de partida algunos aspectos
de la teoría de las identidades de Ricouer. Para el autor, la identidad es compuesta por un doble proceso de identificación, generada por dos facetas de la existencia de los sujetos. Por un
lado, tendríamos el idem, que sería la identidad de los sujetos (o grupos) generada cuando
ellos se comparan con otros a los que consideran “iguales”. Ricouer denomina este proceso
de comparación mismidad. Por otro lado, tendríamos el ipse, que sería la identidad que los
sujetos (o grupos) constituyen a partir de aquello que consideran sus singularidades: las
particularidades que no tendrían paralelo con lo que manifiesta ningún otro sujeto (Clavel
et al, 1998: 152; Sodré, 1999: 42). Este proceso de identificación a partir de la singularidad
se denomina ipseidad. Así, la identidad sería un juego de combinación y cruce entre los elementos resultantes de la comparación idem, y los resultantes de la comprensión particular
del sí (ipse). Un juego entre mismidad e ipseidad.
Consideramos que la identidad de capoeirista fue construida históricamente en Brasil en una relación donde la mismidad era básicamente masculina (una comparación entre
hombres), y donde el sentido de ipseidad se constituyó gracias a una oposición de las particularidades estos hombres en relación a las mujeres. Así, pensamos que la capoeira ejerció
una importante función en la producción de diferencias de género en la sociedad brasileña,
y que los capoeiristas tomados “en sí mismos” constituyeron un ejemplo de la masculinidad popular arquetípica, en una diferenciación que confería alguna potencia a los hombres
jóvenes y pobres de los barrios periféricos de las grandes ciudades – quienes muy a menudo
encuentran menos posibilidad de inserción económica que las mujeres de estos mismos
espacios (Goldstein, 2009; Perlmann, 2002, 2008).
Así, la persistencia del “progreso masculino” como forma de discurso sobrentendido
obedece, en gran medida, a aquello que Heidegger denominó “la permanencia del mismo”
(en Sodré, 1999: 65), es decir, la reproducción de un principio de identidad corporal masculino. De ahí también que la función narrativa de las canciones de capoeira, en su incesante
trabajo de recordar a los héroes y mitos del pasado afro-brasileño (Barbosa, 2005a), siga
haciendo referencia a un universo masculino donde las mujeres son comúnmente retratadas,
pero donde ellas apenas llegan a figurar como sujetos del discurso:
“Similar a lo que ocurre al cancionero de la Música Popular Brasileña, algunas
canciones de capoeira frecuentemente codifican valores morales y sociales al
describir la mujer como cosa a ser poseída, ser inferior, objeto del placer sexual
o impedimento para el bienestar masculino. El hombre es descrito como aquél
que dicta las normas de comportamiento, generalmente determinando qué
cosas la mujer puede o no vestir, si debe o no cortar el pelo, usar maquillaje, o
trabajar fuera de casa” (Barbosa, 2005b: 3. Traducción propia).
Revista de Antropología Experimental, 11. Texto 21. 2011
310
Sin embargo, lo interesante de nuestra experiencia junto a las asociaciones de capoeira fue que hayamos encontrado mucho más porosidades en esa relación de mismidad e
ipseidad que una oposición dicotómica entre mujeres y hombres. Esas porosidades tienen
que ver, en gran medida, con el hecho de que las transformaciones sociales vividas por la
sociedad española, en el sentido de elevar a la esfera pública un reconocimiento al derecho
de igualdad por parte de las mujeres, han tocado sustancialmente los mecanismos según los
cuales las relaciones de género son vividas tanto por los y las alumnas europeos de las agrupaciones, como por los profesores brasileños de las mismas. Las(os) nuevas(os) capoeiristas
españolas(es) que pasaron a integrar la ACDP a partir de 1991 (cuando la asociación empezó sus actividades en Madrid), han traído para las conductas de sociabilidad del colectivo,
unas pautas que se venían procesado en su entorno social (familiar, laboral, educacional):
la noción de igualdad de oportunidades entre gentes de diferentes sexos, que en los últimos
veinte años han ocupado un lugar importante en el discurso y políticas públicas en España.
Ahora bien, la presión ejercida por los y las capoeiristas españoles, pero sobre todo
por las capoeiristas, en hacer de estos valores de igualdad una práctica común en las relaciones de los grupos de capoeira, ha venido alterando sustancialmente la manera como los
líderes brasileños ejercen su “autoridad” en la organización de estos colectivos. Lo que
estamos afirmando aquí, por lo tanto, es que la presencia de un discurso de empoderamiento femenino en la esfera pública española altera la definición identitaria-corporal de los y
las capoeiristas, a la vez que provoca un conflicto constante y sin solución de continuidad,
entre la permanencia y la transformación del “esencial masculino” de la capoeira jugada en
Madrid.
Como argumentábamos anteriormente, el conjunto de imágenes arquetípicas que designan “la forma correcta de moverse”, “la fuerza correcta”; “lo bello”, “lo feo” y lo “virtuoso”
en la capoeira, se conecta con un cierto sentido de empoderamiento corporal masculino
coherente con la construcción histórica de la práctica en Brasil. Pensando la relación entre
identidad (mismidad e ipseidad), arquetipo corporal y práctica social de la capoeira, podríamos trazar el siguiente esquema:
En la figura, observamos el papel mediador que el arquetipo corporal tiene al hacer dialogar la identidad históricamente constituida de los capoeiristas con las prácticas
sociales que ellos viven en España. En ella también vemos cómo el diálogo entre tradición
y globalización ocurre como una mediación corporal entre los sentidos históricos y la socia-
Identidad
capoeiristas:
Arquetipo corporal:
-Recurso narrativo al
pasado
-Definición del buen
capoeirista
-Definición del idem
como masculino
-Imagen de eficiencia y
eficacia
-Conflicto entre
ipseidad en el pasado y
en el presente
-Imagen de belleza y
fealdad
-Definición de fuerza
Prácticas sociales de la
capoeira:
-Convivencia cotidiana
-Performance pública
-Jerarquía interna del
colectivo
Figura 1: “La relación entre la identidad de capoeirista, los arquetipos corporales y las prácticas
sociales de la capoeira”.
Revista de Antropología Experimental, 11. Texto 21. 2011
311
bilidad cotidiana de las agrupaciones de capoeira. De ahí que la predominancia de prácticas
y discursos que promueven el empoderamiento femenino pueda transformar, a partir de la
demanda de los y las capoeiristas de Madrid, la manera como se interpreta y se identifica los
elementos de la tradición de la capoeira transmitidos en esta localidad.
Es muy difícil apuntar en que direcciones esa fricción de paisajes étnicos (de los
capoeiristas brasileños y alumnos europeos) transformará la corporalidad de la capoeira en
el presente o en un futuro cercano. Lo que sí ya nos parece una conclusión es el hecho de
que la presencia femenina – y las transformaciones valóricas en las sociedades donde se
practica la capoeira actualmente – están impactando en la manera cómo las reglas colectivas se enuncian, lo que altera claramente las relaciones de género en la capoeira (Barbosa,
2005b; Delamont, 2005). Para citar un ejemplo contundente, aunque no único, se hace notar
una buena dosis de crítica a la reproducción de la subordinación femenina en las canciones:
“A mí, sinceramente, me dan un poco de rabia las canciones del Mestre B. Le veo bastante machista, diciendo unas cosas que, madre mía, yo no las repito” (P., Madrid, comunicación personal en marzo de 2008)9.
V Extrapolando las fronteras del arquetipo. El papel de las mujeres en la organización y mantención de la capoeira en Madrid
La participación activa de las mujeres en los procesos de administración de la práctica viene reconfigurando la sociabilidad de los agrupamientos de capoeira y determinando
el predominio de una cierta “visión femenina” sobre cómo los procesos deben acontecer. En
algunas de las asociaciones estudiadas, en especial en la ACDP, la figura central del maestro
como líder se apoyaba en el respaldo de sus alumnas mujeres. Ellas buscaban los patrocinios para los eventos del grupo, organizaban las actividades de ocio, escribían los proyectos
presentados a entidades públicas, dibujaban los carteles, trípticos y demás elementos de la
publicidad:
“Pues yo, ahora mismo, sobre todo colaboro en la parte administrativa, en temas
de facturación, contacto con el gestor [del inmueble que el grupo alquilaba],
temas más administrativo. Sí. El mestre lleva toda la parte, por supuesto, de
formación, toda la parte de organización del grupo, y donde hay que llevar
el grupo, y cuando se organiza la rueda, y qué bautizos quiere comunicar y
eventos, exhibiciones. Y yo llevo la parte administrativa, y luego hago la parte
que yo puedo de motivarles un poco a los alumnos, y contarles mi experiencia”
(CI; enero de 2008).
Simultáneamente, el emparejamiento de los capoeiristas brasileños que lideran las
agrupaciones en Madrid con mujeres europeas, muchas veces sus alumnas en estas asociaciones, también viene constituyendo un importante mecanismo de inserción de estos brasileños en la sociedad española, cumpliendo una función estructurante en la construcción
de las redes sociales de los colectivos. MV, maestro de capoeira y líder brasileño de una
agrupación de Madrid nos comentaba sobre sus intenciones, al financiar el viaje de un capoeirista brasileño hacia España:
“Porque una cosa que yo procuro, cuando traigo una persona para acá, es que él
estudie. No es mi intención traer un capoeirista [de Brasil] para acá solamente
para hacer crecer el grupo. Y además de no ser solamente para crecer el grupo,
tampoco es para que viva solamente con la capoeira. Mi intención es ayudar:
9 Capoeirista español, 25 años, diez años de práctica de capoeira.
312
Revista de Antropología Experimental, 11. Texto 21. 2011
que conozca la cultura, cambie un poco, que conozca a una persona que le
cambie la vida. Me quedo más feliz con eso que con mantenerle en mí grupo
haciendo el trabajo. Porque sé que estoy ayudando a alguien. Y si este alguien
se queda en el grupo, es aún mejor, ¿lo comprendes? Entonces, yo creo que
cuando traigo alguien [de Brasil a Europa] mi intención es más la de ayudar.
De ayudar a la persona” (MV., Majadahonda, febrero de 2008. Traducción
propia. Énfasis añadido).
Para MV, la facilitación de la emigración de brasileños a España tiene un sentido
que supera el interés en expandir las agrupaciones. Como bien dice el maestro, su objetivo
al traer a otros capoeiristas es permitirles una vida mejor. Permitirles unas posibilidades
que se asocian básicamente a la recepción de un capital cultural (“conocer un poco la cultura”, “conocer otro idioma”); un capital social (acceder a los estudios formales); y a unas
condiciones económicas vinculadas al trabajo (“no es para que trabajen solamente con capoeira”). Todos estos factores aparecen yuxtapuestos a la posibilidad de “emparejarse” con
alguna nativa (“y quizás conocer alguna persona que le cambie la vida”). Este “conocer a
alguien” es el principal mecanismo de socialización al conjunto de conocimientos sobre la
sociedad española, y que se hace necesario para que la agrupación funcione en este nuevo
contexto. Ocho de cada diez capoeiristas brasileños que hemos entrevistado estaban (o estuvieron en su momento, en los años cruciales de la creación de la asociación) casados con
mujeres españolas:
“La participación de la mujer europea es muy importante. (...) Porque hay
la parte de la organización. Infelizmente la gente de la capoeira [los líderes
brasileños] no tuvo acceso a los estudios [...]. La mujer europea ayudó a
organizar la capoeira. ¿Me entiendes?” (SS., Alcalá de Henares, enero de 2008).
Esto nos permite comprender, consecuentemente, que la capitalización de la experiencia
de adaptación al contexto europeo, tarea imprescindible para la organización de las sedes de
entrenamiento en diferentes ciudades en España, contó con una dimensión femenina que no
podríamos intuir si nos centráramos simplemente en el predominio del liderazgo y del arquetipo corporal masculino en las agrupaciones de capoeira. El que las mujeres pocas veces
asuman “cargos” más elevados en los colectivos no implica que su presencia no sea importante y efectiva para la organización de las redes entre las agrupaciones. Nos encontramos
más bien con todo lo contrario: con el hecho de que sin el auxilio de las mujeres con que se
emparejaron en España, estos capoeiristas no hubiesen logrado organizar sus asociaciones
en este país. Como hemos observado y como han comentado muchos de los capoeiristas
brasileños y españoles, el emparejamiento con las chicas españolas se convirtió también en
uno de los principales mecanismos de regularización jurídico-documental de los migrantes
brasileños de la capoeira en Madrid:
“Hay varios tíos [capoeiristas brasileños], pero eso a mí me da asco, hay varios
tíos que yo conozco, y que probablemente tu entrevistaste o vas a entrevistar,
que llegan aquí [en España], se pegan a la primera mujer que les aparece y
le hacen un hijo [...] El tipo llega aquí se aprovecha de la mujer, le hace un
hijo, ¿lo entendiste? Y ya coge los papeles [documentos de residencia], ¿lo
entendiste?” (B. Madrid, febrero de 2008).
A la luz de los arquetipos corporales que venimos discutiendo en el presente artículo,
es relevante que la posibilidad de acceder a las relaciones con las españolas también viene
dictado por la operación de un estereotipo internacional que asocia a los hombres brasileños
Revista de Antropología Experimental, 11. Texto 21. 2011
313
a unas ciertas características corporales sexuales. Vemos operar el imaginario que vincula
al capoeirista hombre brasileño a unas capacidades eróticas exóticas, a una potencia sexual.
Este proceso de exotización aparece aquí dando la forma y el contorno de la interacción
entre los capoeiristas hombres y las mujeres nativas. Lo normal de los grupos de capoeira es
que los líderes brasileños utilicen este imaginario para atraer a un público femenino a partir
de cuyos favores logran ir gestionando las asociaciones. Hay una intensa dinámica de intercambios sexuales entre esos brasileños y las discípulas de las agrupaciones. No obstante,
para algunos de estos capoeiristas, esta vinculación a un exotismo sexual salvaje implica un
estigma indeseado:
“A las españolas les gustan los brasileños [risas]. Pero muchas veces existe una
situación que a mí no me gusta…Una muchacha me dijo que yo era exótico ¡Me
dijo que yo era exótico! Ella dijo: ‘yo tengo ganas de salir con los brasileños,
porque vosotros sois exóticos’. Yo me sentí como si ella estuviese diciendo que
soy un animalito, alguna cosa así [...] Y le dije: ‘¿Exótico cómo?’ Y ella me
contestó: ‘vosotros tenéis fama de ser calientes’. Pero si me llaman exótico,
yo me siento como un animal de zoológico. [...] Mis amigos se casaron con
mujeres de aquí de Europa, pero ellos tienen más problemas con las españolas,
porque ellas tienen un carácter muy fuerte, la cultura choca” (Coala, Madrid,
febrero de 2009).
No sería una exageración afirmar que la permanencia en España de los brasileños capoeiristas se sustenta en una lógica de intercambios sexuales operada en el interior de las
agrupaciones de capoeira. Una lógica que, en última instancia, se alimenta de un imaginario
sobre la sexualidad y la corporalidad del “hombre capoeirista” devolviendo a las “chicas” la
posibilidad de definir un conjunto de interacciones que al mismo tiempo subvierten el locus
de subordinación del cuerpo femenino, que parece seguir reproduciéndose en la construcción del “arquetipo del buen capoeirista”.
Bibliografía
ABIB, Pedro Rodolpho Jungers
2006 “Os velhos capoeiras ensinam pegando na mão”, Cadernos Cedes, 26, 68: 86-98.
APPADURAI, Arjun
2000
Modernity at Large. Cultural Dimensions of Globalization. Minneapolis/London:
University of Minnessota Press.
ASSUNÇAO, Mathias Röring
2005 Capoeira. The history of an Afro-Brazilian martial art. London/New York:
Routledge.
BARBOSA, Maria José Somerlate
2005a “A gramática do corpo e a dança das palavras”, Luso-Brazilian Review, 42:78-98.
2005b “As sereias cantam no mar: a representação da mulher nas cantigas de Capoeira”,
en http://www.plcs.umassd.edu/docs/plcs1516/barbosajun162006.doc (10-062009).
2005c “A mulher na capoeira”. Arizona Journal of Hispanic Cultural Studies, 9: 9-28.
BESNIER, Niko
2007
Negotiating Local Subectivities on the Edge of the Global. Amsterdam: UvA.
BROWNING, Barbara.
1997
Samba: Resistance in Motion. Indiana: Indiana University Press.
BRUHNS, Heloisa T.
2000
Futebol, Carnaval e Capoeira. Entre as gingas do corpo brasileiro. Campinas:
314
Revista de Antropología Experimental, 11. Texto 21. 2011
Papirus Editora.
BURAWOY, Michael
2000
“Introduction: Reaching for the Global”, en Gowan, T. y Riain, S. Ó (Eds.). Global Etnography. Forces, Connections and Imaginnations in a Postmodern World:
1- 40. Berkeley/Los Angeles, University of California Press.
CHVAICER, Maya. T.
2002
“The Criminalization of Capoeira in Nineteenth-Century Brazil”, Hispanic American Historical Review, 82, 3: 525-547.
CLAVEL, Juan Masiá; MORATALLA, Tomás Domingo; VELLILLA, J. Alberto Ochaíta
1998 Lecturas de Paul Ricoeur. Madrid: Universidad de Comillas.
DELAMONT, Sara
2005
“No place for women among them? Reflections on the axé of fieldwork”. Sport,
Education and Society 10, 1: 305-320.
DELAMONT, Sara; STEPHENS, Neil
2007
Excrutianting Elegance: representing the Embodied Habitus of Capoeira. NCRM
Working Pappers. Cardiff: Cardiff University Press.
2008
“Up on the Roof: The Embodied Habitus of Diasporic Capoeira”. Cultural Sociology, 2, 1:57-74.
DIAS, Adriana Albert
2007
Mandinga, manha e malícia: uma história sobre os capoeiras na capital da Bahia.
Salvador: EDUFBA.
DIAS, Luiz Sérgio
2001
Quem tem medo de Capoeira? Rio de Janeiro 1890 - 1904. Rio de Janeiro: Secretaria Municipal das Culturas.
DOWNEY, Gregory
2002
“Domesticating an Urban Menace: Reforming Capoeira as a Brazilian National
Sport”, The International Journal of the History of Sport, 19, 4:1-32.
2005
Learning Capoeira: Lessons in cunning from an Afro Brazilian Art. New York:
Oxford University Press.
2008
“Scaffolding Imitation in Capoeira: Physical Education and Enculturation in an
Afro-Brazilian Art”, American Anthropologist, 110, 2: 204–213.
FERNANDES, Carla Cristiane; SILVA, Paula. C. C.
2008
“Um estudo sobre a participação feminina na capoeira em Campinas/SP”, Educação Física em Revista, 2, 2: 1-8.
FLORY, Thomas
1977 “Race and Social Control in Independent Brazil”, Journal of Latin American
Studies, 9, 2: 199-224.
FREYRE, Gilberto
1973 Casa Grande y Senzala. Formación de la familia brasileña bajo el régimen
de la economía patriarcal. Venezuela: Biblioteca Ayacucho.
GOFFMAN, Erving.
1993
La presentación de la persona en la vida cotidiana. Amorrortu: Buenos Aires.
GOLDSTEIN, Donna. M.
2009 “Perils of Witnessing and Ambivalence of Writing: Whiteness, Sexuality, and
Violence in Rio de Janeiro Shantytowns”, en Huggins, M. K. y Glebbeek, M. L.
(Comps). Woman Fieldind Danger. Negotiating Ethnographic Identities in Field
Research. Lanham: Rowman & Littlefield Publishers.
GRADEN, Dale T.
1996
“‘An Act “Even of Public Security’: Slave Resistance, Social Tensions, and the
End of the International Slave Trade to Brazil, 1835-1856”, The Hispanic American Historical Review , 76, 2: 249-282.
Revista de Antropología Experimental, 11. Texto 21. 2011
315
GUIZARDI, Menara Lube
2008
“Capoeira: un reflexión sobre la apropiación de los espacios urbanos”, en Cultura
Urbana-Chile: http://cultura-urbana.cl/?p=365 (14-04-2011).
2009 “Nadando contra la Corriente: La dislocación de los arquetipos del trabajo de
campo en una etnografía sobre la capoeira en Madrid”, en Sinais Revista Eletrônica de Ciências Sociais, 6,1: http://www.indiciarismo.net/revista/CMS/?Edi
%E7%F5es:Edi%E7%E3o_n.06%2C_v.1%2C_Dez.2009 (14-04-2011).
GUPTA, Akhil; FERGUSON, James
1997���������������������������������������������������������������������������������
“��������������������������������������������������������������������������������
Discipline and Practice. ‘The Field’ as Site, Method, and Location in Anthropology”, en Gupta, A. y Ferguson, J. (Orgs.). Anthropological Locations. Boundaries
and Grounds of a Field Science: 1-46. Berkeley: University of California Press.
LEWIS, John Lowell
1992
Rings of Liberation: deceptive discourse in Brazilian Capoeira. Chicago/ London: University of Chicago Press.
1995 “Genre and Embodiment. From Brazilian Capoeira to an Ethnology of human
movement”. Cultural Anthropology, 10: 221–243.
1999 “Sex and Violence in Brazil. Carnaval, capoeira and the problem of everyday
life”. American Ethnologist, 26, 3: 539-557.
MARCUS, George E.
1995
“Ethnography in/of the World System: The Emergence of Multi-Sited Ethnography”. Annual Review of Anthropology, 24: 95-117.
MERREL, Floyd
2005
Capoeira and Candomblé: conformity and resistance through Afro-Brazilian Experience. Princeton: Markus Wiener Publisher.
PERLMAN, Janice E.
2002
Marginality: From Myth to Reality in the Favelas of Rio de Janeiro 1969-2002.
Mega-Cities Project/ Trinity College: World Bank.
2008
“Caminos esquivos para salir de la pobreza. Movilidad intra e intergeneracional
em las favelas de Río de Janeiro”, en Narayan, D. y Petesch, P. (Eds.). Salir de
la pobreza. Perspectivas interdisciplinares sobre la movilidad social: 225-268.
Banco Mundial – Mayol Ediciones.
SOARES, Carlos Eugênio Líbano
2002 A Capoeira escrava e outras tradições rebeldes no Rio de Janeiro (1808 - 1850). Campinas: Editora Unicamp.
SODRÉ, Muniz
1999
Claros e Escuros. Identidade, Povo e Mídia no Brasil. Petrópolis: Vozes.
STEPHENS, Neil; DELAMONT, Sara
2006
“Balancing the Berimbau: Embodied Ethnographic Understanding”. Qualitative
Inquiry, 12, 2: 316-339.
TSING, Anna Lowenhaupt
2005
Friction. An Ethnography of Global Connection. Princeton: Princeton University
Press.
WACQUANT, Loïc
2002
Corpo e Alma. Notas etnográficas de um aprendiz de boxe. Rio de Janeiro: Relume Dumará
WILLSON, Margaret.
2001
“Concepts of Consciousness, Spirituality and Survival in Capoeira Angola in Salvador, Brazil”, Anthropology of Consciousness, 12, 1: 19-36.
ba