Descargar el PDF (Versión Final) - TEC Digital

Revista digital
Matemática, Educación e Internet
(http://tecdigital.tec.ac.cr/revistamatematica/).
Vol 15, No 2. Marzo − Agosto 2015.
—
ISSN 1659 -0643
Sobre las fracciones continuas: aplicaciones y
curiosidades
Manuel Murillo Tsijli
mmurillo@itcr.ac.cr
Escuela de Matemática
Instituto Tecnológico de Costa Rica
Recibido: Julio 14, 2014
Aceptado: Diciembre 18, 2014
Resumen. En este artículo se hará una breve introducción al tema de las fracciones continuas. Como
parte de sus aplicaciones, en primer lugar se muestra su utilidad para determinar la solución de una
ecuación diofántica; en segundo, para obtener algunos criterios de divisibilidad; finalmente, se hace
una breve explicación de cómo fueron utilizadas a la hora de corregir el calendario para obtener el
que hoy se conoce como calendario gregoriano.
Palabras clave: Fracciones continuas, ecuación diofántica, divisibilidad, calendarios.
Abstract. This article presents a brief introduction to the subject of continued fractions. As part of
their applications it is shown its utility for determining the solution of a diophantine equation and
also, its use to obtain some divisibility criteria. Finally, we will to give a brief explanation about of
how they were used on the correction of the calendar, until to get the current one, which it is known
as the Gregorian calendar. Finally, a brief explanation is made on how they were used to correct the
calendar in order to have what is known today as the gregorian calendar.
KeyWords: Continued fractions, diophantine equation, divisibility, calendars.
1.1
Introducción
Dos de las áreas de la matemática que, históricamente, se desarrollan primero son la aritmética y la
geometría, es a partir de la primera de ellas que nace el álgebra. En general, se puede decir que la
teoría de números estudia los números enteros y sus propiedades. Se desarrolló desde la antigüedad
Sobre las fracciones continuas: aplicaciones y curiosidades. Manuel Murillo
Derechos Reservados © 2015 Revista digital Matemática, Educación e Internet (http://tecdigital.tec.ac.cr/revistamatematica/)
2
Revista digital Matemática, Educación e Internet (http://tecdigital.tec.ac.cr/revistamatematica/). Vol 15, No 2. Marzo − Agosto 2015.
bajo el nombre de aritmética, del griego αριθµóς (arithmos), número. Por un lado, tiene un atractivo
relacionado con la solución de acertijos numéricos y problemas, y esto hace que los aficionados se
recreen con esta teoría. Por otro lado, la dificultad derivada de la restricción propia de los enteros hace
que muchos matemáticos se ocupen en la investigación de este campo.
El origen de la teoría de números se atribuye a los griegos, pues son los que dan la primera orientación
científica al estudio de los enteros, más allá de la simple aritmética.
Pitágoras (572 − 497 a.C.), quien nació en la isla de Samos, Grecia, fue para algunos el primer matemático
puro y se cree que fue discípulo de Tales. Es en esta isla donde fundó su primera escuela; luego,
huyendo de la tiranía de Polícrates, estableció la segunda escuela en Crotona y la tercera en Tarento.
Pitágoras y sus discípulos efectuaron un estudio bastante completo de los enteros, pues la filosofía de
los pitagóricos se basaba en estos y los consideraban pilares del conocimiento, ellos creían que todas
las cosas son, en esencia, números. Esta escuela aceptaba solamente los números enteros; para ellos,
las fracciones no eran números.
Después de Euclides, no se efectuaron avances significativos en teoría de números hasta aproximadamente el 250 d.C., cuando otro matemático griego llamado Diofanto de Alejandría publicó su obra más
importante, Arithmetica, compuesta por 13 libros, de los cuales se conservan solamente 6; esta es la
primera obra griega en la que se realiza un uso sistemático de los símbolos algebraicos. Muchos de
los problemas se originaron en la teoría de números y a él le pareció natural buscar soluciones enteras
para las ecuaciones. Las que deben ser resueltas por medio de valores enteros de las incógnitas hoy se
llaman ecuaciones diofánticas, y el estudio de tales ecuaciones recibe el nombre de análisis diofántico.
Diofanto fue hábil para resolver ecuaciones algebraicas con dos o tres incógnitas, a pesar de que la
notación que empleaba era un tanto incómoda. Tras Diofanto no se realizaron muchos progresos en
teoría de números hasta el siglo XVII, si bien existe evidencia de que el tema empezó a crecer en el
Lejano Oriente, especialmente en la India, en el periodo comprendido entre el 500 y el 1200 d.C. [9]. Por
ejemplo Aryabhata (476-550) utilizó las fracciones continuas tanto para resolver ecuaciones diofánticas,
como para dar aproximaciones a ciertos números irracionales. Por otra parte, Brahmagupta (598-668)
profundizó en el estudio de las ecuaciones diofánticas de la forma x2 − ny2 = 1 con n ∈ Z, conocidas
hoy como ecuaciones de Pell. Particularmente investigó las soluciones de la ecuación x2 − 61y2 = 1 y
encontró la menor solución: (1766319049, 226153980), para ello utilizó cálculos semejantes a los de las
fracciones continuas.
En Italia, Rafael Bombelli
(1526-1572) utilizó un precursor de las fracciones continuas para calcular
√
aproximaciones de 13. Antonio Cataldi (1548-1626) se dio cuenta
√ de que el método de Bombelli era
válido para todas las raíces cuadradas y lo utilizó para calcular 18, además publicó que las aproximaciones obtenidas son alternadamente mayores y menores a la raíz buscada (corolario 1.2).
Posteriormente, en Inglaterra hubo avances significativos, William Brouncker (1620-1684) utilizó estas
fracciones para construir una sucesión que convergía a 4/π, además, aproximó el valor de π con 10
decimales significativos. En esa misma época, el astrónomo y matemático holandés Christiaan Huygens
(1629-1695) descubrió que las fracciones continuas son una excelente herramienta para determinar el
número de dientes que deben tener las ruedas de los engranajes de un reloj y las utilizó para la construcción de un autómata planetario. Por otro lado, el suizo Leonhard Euler (1707-1783) demostró que
si un número tiene una fracción continua periódica, entonces es solución de una ecuación de segundo
grado con coeficientes enteros. El recíproco de este resultado se debe a Joseph-Louis de Lagrange (1736-
Revista digital Matemática, Educación e Internet (http://tecdigital.tec.ac.cr/revistamatematica/). Vol 15, No 2. Marzo − Agosto 2015.
3
1813), véase teorema 1.3. Entre otras muchas aplicaciones, el también astrónomo y matemático alemán
Johann Heinrich Lambert (1728-1777) las utilizó para demostrar la irracionalidad de π.
Algunos resultados de la teoría de los números son fáciles de enunciar y probar; otros son fáciles de
enunciar, pero difíciles de probar, y algunas proposiciones son difíciles de comprender y difíciles de
comprobar; todo esto hace que la teoría de números ocupe una posición peculiar con respecto de las
distintas ramas de la matemática, por su reputación de ser difícil y estar revestida de un aura de cierto
misterio, que a la vez la hace ser más interesante.
La teoría de números es fundamental para el entrenamiento inicial de todo matemático; desde el
comienzo su esquema es coherente, riguroso y de extrema profundidad, las ideas fluyen y la imaginación se potencia a partir de pocas definiciones y teoremas.
1.2
Fracciones continuas
Definición 1.1
Una fracción continua generalizada es una expresión de la forma:
b1
a1 +
a2 +
b2
a3 + · · ·
··· +
bn − 2
b
a n −1 + n −1
an
donde los ai y bi , para i = 1, 2, . . . , n, son números reales o números complejos.
Ejemplo 1.1
Son fracciones continuas generalizadas las expresiones 3 +
π
−4 +
√
5
4
1
y
6+
6
4+
.
1
3
Definición 1.2
En el caso particular de las fracciones continuas en donde cada bi = 1, todos los ai son números
enteros y para i ≥ 2 los ai son positivos (a1 puede ser negativo o cero), la fracción se llamará
Sobre las fracciones continuas: aplicaciones y curiosidades. Manuel Murillo
Derechos Reservados © 2015 Revista digital Matemática, Educación e Internet (http://tecdigital.tec.ac.cr/revistamatematica/)
4
Revista digital Matemática, Educación e Internet (http://tecdigital.tec.ac.cr/revistamatematica/). Vol 15, No 2. Marzo − Agosto 2015.
fracción continua simple y en este caso se denotará por
1
[ a1 ; a2 , a3 , . . . , a n ] = a1 +
1
a2 +
a3 + · · ·
1
··· +
a n −1 +
1
an
Los valores ai se conocen como los términos de la fracción continua. En particular se tiene que
[ a1 ] = a1 . Además, se dice que la fracción continua es finita si la cantidad de términos es finita;
en caso contrario, se dice que la fracción continua es infinita y de la misma forma, una fracción
continua simple infinita se denotará por
1
[ a1 ; a2 , a3 , . . . , a n , . . . ] = a1 +
1
a2 +
a3 + · · ·
1
··· +
a n −1 +
1
an + · · ·
Por último, para nuestro propósito en este artículo se asume que toda fracción continua simple
infinita representa un número real.
Observe como, en los siguientes ejemplos, se encuentran las fracciones continuas simples asociadas con
números racionales y el proceso inverso, es decir, dada la fracción continua se encuentra el racional
que esta representa, tanto para racionales positivos como para negativos.
Ejemplo 1.2
Para encontrar la fracción racional asociada a la fracción continua simple [2; 5, 2, 3], basta calcular:
1
2+
5+
=
1
2+
1
3
por lo que [2; 5, 2, 3] =
83
38 .
2+
1
5+
1
7
3
=
2+
1
5+
3
7
=
2+
1
38
7
=
83
38
Revista digital Matemática, Educación e Internet (http://tecdigital.tec.ac.cr/revistamatematica/). Vol 15, No 2. Marzo − Agosto 2015.
5
Ejemplo 1.3
Para encontrar la fracción continua simple asociada a
88
25
=
por lo que
3+
88
25
13
25
=
3+
1
=
25
13
3+
1
12
1+
13
88
25 ,
=
basta ver que:
1
3+
1+
1
=
1
3+
1+
13
12
1
1+
1
12
= [3; 1, 1, 12].
Ejemplo 1.4
Para expresar
que
19
11
como una fracción continua simple, se procede de la misma forma y se obtiene
19
11
=
1
1+
1
1+
1
2+
1+
por lo que
19
11
1
2
= [1; 1, 2, 1, 2].
Ejemplo 1.5
Para encontrar la fracción continua simple asociada al racional negativo − 26
47 :
−
26
47
=
−1 +
21
47
=
1
−1 +
2+
1
4+
1
5
por lo que − 26
47 = [−1; 2, 4, 5].
Teorema 1.1
Si x es un número racional, x se puede representar como una única fracción continua simple
finita.
Demostración. Sea x =
p
q
con q > 0, por el algoritmo de la división existen a1 , r1 tales que
con 0 < r1 < q, además, a1 + rq1 = a1 +
1
q
r1
, de nuevo existen a2 , r2 tales que
q
r1
p
q
= a1 +
r1
q
= a2 + rr21 con 0 < r2 < r1 ; al
seguir este proceso, se obtiene una sucesión de residuos ri tales que ri+1 < ri , y como son positivos, por
Revista digital Matemática, Educación e Internet (http://tecdigital.tec.ac.cr/revistamatematica/). Vol 15, No 2. Marzo − Agosto 2015.
6
el principio de buen ordenamiento se concluye que este proceso es finito. Así se determina la fracción
p
continua q = [ a1 ; a2 , . . . , an ], cuando rn−1 = 1.
Corolario 1.1
Toda fracción continua simple infinita1 representa a un número irracional.
Demostración. Dada una fracción continua simple infinita cualquiera, esta debe representar a algún
número real x. Por el teorema anterior, x no puede ser racional, por lo que x debe ser un número
irracional.
Definición 1.3
Se dice que un número es un irracional cuadrático si es una solución irracional de la ecuación
cuadrática ax2 + bx + c = 0 con a, b, c enteros y a 6= 0.
Definición 1.4
Una fracción continua periódica es una fracción continua simple de la forma:
h
i
a1 ; a2 , . . . , an , b1 , b2 , . . . , bn
donde n y m son enteros con n ≥ 0 y m ≥ 1. El periodo es la sucesión de los términos b1 , b2 ,
h. . . , bn que sei repiten y la longitud del periodo es m. Si n = 0 se dice que la fracción continua
b1 , b2 , . . . , bn es periódica pura.
Teorema 1.2
Toda fracción continua periódica representa un número irracional cuadrático.
Demostración. Véase [8], página 197.
1 Como
real.
se mencionó anteriormente, en este artículo se asume que toda fracción continua simple infinita representa un número
Revista digital Matemática, Educación e Internet (http://tecdigital.tec.ac.cr/revistamatematica/). Vol 15, No 2. Marzo − Agosto 2015.
7
Ejemplo 1.6
Para encontrar el irracional representado por la fracción continua simple infinita 1; 3, 2 , se
puede proceder como sigue. Sea x = 1; 3, 2 , es decir
1
x=1+
1
3+
1
2+
3+
1
2 + ···
por lo que x satisface
1
x−1=
3+


2+
así, al resolver la ecuación x − 1 =
1
=
1

3+
1
1
2 + ( x − 1)

1 
3+
2 + ···
1
1
3+
2 + ( xq− 1)
como x es positivo, se concluye que 1; 3, 2 = 53 .
, se obtiene que sus soluciones son ±
q
5
3;
Teorema 1.3 (De Lagrange).
Todo número irracional cuadrático se puede representar como una fracción continua simple
infinita periódica.
La demostración del teorema anterior se omite por su complejidad. Note que este teorema de Lagrange
es el recíproco del teorema 1.2, y ambos resultados nos permiten concluir que los irracionales cuadráticos son los únicos números reales que poseen representación en forma de fracción continua periódica.
Ejemplo 1.7
√
√
Para expresar 11 como fracción continua simple infinita, se oserva que 3 < 11 < 4, por lo que
se puede escribir
√
√
11 = 3 + ( 11 − 3) = 3 +
1
√ 1
11−3
(1.1)
8
Revista digital Matemática, Educación e Internet (http://tecdigital.tec.ac.cr/revistamatematica/). Vol 15, No 2. Marzo − Agosto 2015.
√ 1 ,
11−3
al racionalizar
3+
√
se obtiene
1
√ 1
11−3
=
11+3
,
2
3+
√
observe que 3 <
√
1
11+3
2
11+3
2
1
= 3+
√
3+
3+
=
11−3
2
1
= 3+
= 3+
< 4,
1
√ 2
11−3
1
3+
√ 1
11+3
1
3+
3+
1
√
6 + ( 11 − 3)
√
note que el término
11 − 3 se repite, por lo que de nuevo el ciclo inicia como en (1.1), y
√
se concluye que 11 = 3; 3, 6 . Es importante notar de que la convergencia de dicha fracción
continua la garantiza el teorema 1.2.
Ejemplo 1.8
Si p es un entero positivo, se cumple que la fracción continua asociada a la raíz
p; 2p . Para verificarlo, basta desarrollar, como en el ejemplo 1.2, para obtener
q
p2 + 1 = p +
q
p2 + 1 − p
q
=
p+
=
p+ p
=
=
p
p2 + 1 es
p 2
p +1+ p
p2 + 1 − p · p
p2 + 1 + p
1
p2 + 1 + p
1
p
p+
2p +
p2 + 1 − p
1
p+
1
2p +
2p +
p
p2 + 1 − p
y a partir de ella, se observa que se inicia el periodo y se obtiene que
p
p2 + 1 = p; 2p .
Se puede comprobar,
anterior, que si p es un entero positivo, la fracción continua
p como en el ejemplo
2
asociada a la raíz p + 2 es p; p, 2p .
Revista digital Matemática, Educación e Internet (http://tecdigital.tec.ac.cr/revistamatematica/). Vol 15, No 2. Marzo − Agosto 2015.
9
Ejemplo 1.9
En la siguiente tabla se muestran las fracciones continuas para
n
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
√
n
1; 2
1; 1, 2
[2]
2; 4
2; 2, 4
2; 1, 1, 1, 4
2; 1, 4
[3]
3; 6
3; 3, 6
3; 2, 6
3; 1, 1, 1, 1, 6
3; 1, 2, 1, 6
3; 1, 6
[4]
4; 8
4; 4, 8
4; 2, 1, 3, 1, 2, 8
4; 2, 8
4; 1, 1, 2, 1, 1, 8
4; 1, 2, 4, 2, 1, 8
4; 1, 3, 1, 8
4; 1, 8
[5]
5; 10
n
27
28
29
30
31
32
33
34
35
36
37
38
39
40
41
42
43
44
45
46
47
48
49
50
51
√
n para n ≤ 51.
√
n
5; 5, 10
5; 3, 2, 3, 10
5; 2, 1, 1, 2, 10
5; 2, 10
5; 1, 1, 3, 5, 3, 1, 1, 10
5; 1, 1, 1, 10
5; 1, 2, 1, 10
5; 1, 4, 1, 10
5; 1, 10
[6]
6; 12
6; 6, 12
6; 4, 12
6; 3, 12
6; 2, 2, 12
6; 2, 12
6; 1, 1, 3, 1, 5, 1, 3, 1, 1, 12
6; 1, 1, 1, 2, 1, 1, 1, 12
6; 1, 2, 2, 2, 12
6; 1, 3, 1, 1, 2, 6, 2, 1, 1, 3, 1, 12
6; 1, 5, 1, 12
6; 1, 12
[7]
7; 14
7; 7, 14
Ejemplo 1.10
√
Para expresar 39 − 2 como fracción continua simple infinita, se puede proceder
como en el
√
ejemplo 1.2;√sin embargo, haciendo uso de la tabla anterior, y dado que 39 = 6; 4, 12 , se
obtiene que 39 − 2 = 4; 4, 12 .
Al observar
con detenimiento la forma de la fracción continua periódica asociadapa los valores de las
√
raíces k, con k = 8, 15, 24, 35 y 48 en la tabla anterior, es posible conjeturar que p2 − 1 = √
p; 1, 2p ,
resultado que es fácil de verificar. De la misma forma, p
al observar los valores de las raíces k, con
k = 6, 12, 20, 30 y 42, es posible conjeturar y probar que p2 + p = p; 2, 2p .
10
Revista digital Matemática, Educación e Internet (http://tecdigital.tec.ac.cr/revistamatematica/). Vol 15, No 2. Marzo − Agosto 2015.
Definición 1.5
Se definen los convergentes ck de la fracción continua simple infinita [ a1 ; a2 , a3 , . . . ], para todo k
entero positivo, como las fracciones finitas
c1
= [ a1 ]
c2
..
.
= [ a1 ; a2 ]
..
.
ck
= [ a1 ; a2 , a3 , . . . , a k ]
En el caso de que la fracción continua simple sea finita [ a1 ; a2 , a3 , . . . , an ] sus n convergentes serán
las fracciones finitas: c1 = [ a1 ], c2 = [ a1 ; a2 ], . . . , cn = [ a1 ; a2 , a3 , . . . , an ].
Ejemplo 1.11
Para calcular los convergentes de la fracción continua [2; 3, 2, 5], de acuerdo con la definición,
se tiene que c1 = [2] = 2, c2 = [2; 3] = 2 + 31 = 37 , c3 = [2; 3, 2] = 2 + 1 1 = 16
7 y por último, c4 =
[2; 3, 2, 5] = 2 +
1
3+
1
2+ 15
=
3+ 2
87
38 .
Ejemplo 1.12
Para calcular los primeros cuatro convergentes de la fracción continua infinita 4; 3, 2 , se observa
1
30
que en este caso, se tiene c1 = [4] = 4, c2 = [4; 3] = 4 + 31 = 13
1 = 7 y por
3 , c3 = [4; 3, 2] = 4 +
último, c4 = [4; 3, 2, 3] = 4 +
1
3+
1
2+ 13
=
3+ 2
103
24 .
Es claro que para la fracción continua simple [ a1 ; a2 , a3 , . . . ], finita o infinita, cada convergente ck de ella
p
es un racional; por consiguiente, es posible afirmar que ck = q k , ∀k ∈ N, con pk y qk enteros tales que
k
mcd( pk , qk ) = 1. De hecho, se puede encontrar una fórmula para dichos enteros, iniciando con n = 1:
c1 = [ a1 ] =
a1
1
por lo que p1 = a1 y q1 = 1, ahora para n = 2:
c2 = [ a1 ; a2 ] = a1 +
1
a a +1
= 1 2
a2
a2
(1.2)
Revista digital Matemática, Educación e Internet (http://tecdigital.tec.ac.cr/revistamatematica/). Vol 15, No 2. Marzo − Agosto 2015.
11
por lo que p2 = a1 a2 + 1 y q2 = a2 , ahora para n = 3:
c3 = [ a1 ; a2 , a3 ] = a1 +
1
1
a2 +
a3
=
=
=
a3 a2 a1 + a1 + a3
a3 a2 + 1
a3 ( a2 a1 + 1) + a1
a3 a2 + 1
a3 p2 + p1
a3 q2 + q1
(1.3)
con lo cual p3 = a3 p2 + p1 y q3 = a3 q2 + q1 .
Siguiendo el razonamiento anterior se obtiene el siguiente teorema.
Teorema 1.4
p
Si cn = qnn es el n-ésimo convergente de la fracción continua simple [ a1 ; a2 , a3 , . . . ], entonces p1 = a1
y q1 = 1 para n = 1; p2 = a2 p1 + 1 y q2 = a2 para n = 2; y ∀n ≥ 3 se cumple que:
pn
= a n p n −1 + p n −2
(1.4)
qn
= a n q n −1 + q n −2
(1.5)
Demostración. Del resultado anterior, se cumple para n = 1 y n = 2. Para n ≥ 3 se utiliza el método de
inducción:
• Para n = 3 es válido, pues es el desarrollo de c3 dado en (1.3).
• Se asume que la proposición es válida para n, es decir, se asume como hipótesis de inducción
(H.I.) las identidades (1.4) y (1.5).
• Se debe probar que la proposición es válida para n + 1; para ello, observe que:
c n +1 = [ a 1 ; a 2 , a 3 , . . . , a n , a n +1 ] = a 1 ; a 2 , a 3 , . . . , a n −1 , a n +
pues, aunque an +
1
a n +1
1
a n +1
no es necesariamente entero, la notación lo permite y se tiene que:
1
an +
p n −1 + p n −2
a n +1
1
an +
q n −1 + q n −2
a n +1
a n +1 ( a n p n −1 + p n −2 ) + p n −1
a n +1 ( a n q n −1 + q n −2 ) + q n −1
c n +1
H.I.
=
=
H.I.
por lo tanto pn+1 = an+1 pn + pn−1 y qn+1 = an+1 qn + qn−1 .
Con lo cual, las fórmulas (1.4) y (1.5) son válidas para todo n ≥ 3.
=
a n +1 p n + p n −1
a n +1 q n + q n −1
12
Revista digital Matemática, Educación e Internet (http://tecdigital.tec.ac.cr/revistamatematica/). Vol 15, No 2. Marzo − Agosto 2015.
Ejemplo 1.13
Para calcular los convergentes de [3; 2, 2, 4, 3, 2, 4] se utilizan las fórmulas recursivas (1.4) y (1.5);
para ello es conveniente construir la siguiente tabla:
i
ai
pi
qi
ci
1
3
3
1
3
2
2
7
2
3
2
17
5
4
4
75
22
5
3
242
71
6
2
559
164
7
4
2478
727
7
2
17
5
75
22
242
71
559
164
2478
727
Ejemplo 1.14
Para calcular los convergentes c4 y c6 de 5; 3, 4 se procede como en el ejemplo anterior, se
construye la tabla:
i
ai
pi
qi
ci
Finalmente, c4 =
223
42
y c6 =
1
5
5
1
2
3
16
3
3
4
69
13
4
3
223
42
5
4
961
181
223
42
6
3
3106
585
3106
585
3106
585 .
Teorema 1.5
Si el n-ésimo convergente asociado a la fracción continua simple [ a1 ; a2 , a3 , . . . ] es cn =
tonces ∀n ≥ 2 se cumple que
pn qn−1 − pn−1 qn = (−1)n
pn
qn ,
en-
(1.6)
Demostración. Se utiliza el método de inducción:
• Para n = 2 es válido, pues de (1.2) se tiene:
p2 q1 − p1 q2 = ( a2 a1 + 1) · 1 − a1 · a2 = 1 = (−1)2
• Se supone que la proposición es válida para n, es decir, se toma como hipótesis de inducción
(H.I.) la expresión (1.6).
• Ahora se probará la validez de la proposición para n + 1; así:
p n +1 q n − p n q n +1
=
( a n +1 p n + p n −1 ) q n − p n ( a n +1 q n + q n −1 )
=
a n +1 p n q n + p n −1 q n − p n a n +1 q n − p n q n −1
=
−( pn qn−1 − pn−1 qn )
H.I.
=
−(−1)n = (−1)n+1
Revista digital Matemática, Educación e Internet (http://tecdigital.tec.ac.cr/revistamatematica/). Vol 15, No 2. Marzo − Agosto 2015.
13
con lo cual, el resultado (1.6) es válido para todo n ≥ 2.
Corolario 1.2
Si el n-ésimo convergente asociado a la fracción continua simple [ a1 ; a2 , a3 , . . . ] es cn =
tonces ∀n ≥ 2 se cumple que
c n − c n −1 =
(−1)n
q n q n −1
pn
qn ,
en-
(1.7)
Demostración. Utilizando el teorema anterior, basta ver:
p n q n −1 − p n −1 q n
(−1)n
pn
p
=
− n −1 =
qn
q n −1
q n q n −1
q n q n −1
c n − c n −1 =
(1.8)
En ocasiones es útil recurrir al concepto de determinante para recordar el resultado, dado en el teorema
1.5 sobre los convergentes sucesivos. De esta forma, la igualdad (1.6) se reescribe como:
p n p n −1 = (−1)n
(1.9)
qn q
n −1
Este resultado se utilizará en la sección 1.3 para resolver ecuaciones diofánticas y en la sección 1.4 para
encontrar algunos criterios de divisibilidad.
Teorema 1.6
Si el n-ésimo convergente asociado a la fracción continua simple [ a1 ; a2 , a3 , . . . ] es cn =
tonces ∀n ≥ 3 se cumple que
c n − c n −2 =
(−1)n−1 an
q n q n −2
Demostración. Primero se calcula:
p n q n −2 − p n −2 q n
= ( a n p n −1 + p n −2 ) q n −2 − p n −2 ( a n q n −1 + q n −2 )
= a n p n −1 q n −2 + p n −2 q n −2 − a n p n −2 q n −1 − p n −2 q n −2
= a n ( p n −1 q n −2 − p n −2 q n −1 )
= (−1)n−1 an
al dividir por qn qn−2 , se obtiene:
(−1)n−1 an
p n q n −2 − p n −2 q n
=
q n q n −2
q n q n −2
⇒
pn
p
(−1)n−1 an
− n −2 =
qn
q n −2
q n q n −2
⇒ c n − c n −2 =
como se quería probar.
(−1)n−1 an
q n q n −2
pn
qn ,
en-
(1.10)
14
Revista digital Matemática, Educación e Internet (http://tecdigital.tec.ac.cr/revistamatematica/). Vol 15, No 2. Marzo − Agosto 2015.
Corolario 1.3
La subsucesión de los convergentes de índice par de toda fracción continua simple infinita es decreciente, mientras que la subsucesión de los convergentes de índice impar es creciente. Además,
todo convergente impar es menor que todo convergente par.
Demostración. Dado que an , qn y qn−2 son positivos, de la identidad (1.10) se tiene que cn − cn−2 < 0 si
n es par y cn − cn−2 > 0 si n es impar. Por otro lado, para s y t números enteros positivos cualesquiera:
• Si s < t, se tiene que c2s > c2t pues es decreciente para los pares. Además, se sabe que c2t > c2t−1 ,
con lo cual c2s > c2t−1 .
• Si s > t, se tiene que c2s−1 > c2t−1 pues es creciente para los impares. Además, se sabe que
c2s > c2s−1 , con lo cual c2s > c2t−1 .
• Si s = t, es claro que c2s > c2t−1 .
con lo que c2s > c2t−1 en cualquier caso y con ello todo convergente impar es menor que todo convergente par.
El siguiente ejemplo se relaciona con los llamados números metálicos, los cuales son una familia de
números en donde el más conocido de sus miembros es el número de oro; sin embargo, en ella existen
los de plata, bronce, níquel, cobre, entre otros. Las aplicaciones de ellos son variadas, por ejemplo, a lo
largo de la historia han sido utilizados por varias culturas como base de proporciones; sin embargo, en
la actualidad se han utilizado en algunos campos como los sistemas no lineales y la teoría del caos.
Ejemplo 1.15
En general, al considerar los valores enteros positivos de b, las soluciones positivas de la ecuación
cuadrática x2 − bx − 1 = 0 son elementos del conjunto
de los números metálicos. Para b = 1, por
√
ejemplo, se obtiene el número de oro x = 1+2 5 ; para b = 2 se obtiene el llamado número de
√
√
plata x = 1 + 2; para b = 3 se obtiene el número de bronce x = 3+ 2 13 . Lo interesante de esta
ecuación es que al despejar se obtiene x = b + 1x , y al sustituir reiteradamente este valor de x en
el término de la derecha se obtiene:
x
= b+
= b+
1
b+
1
x
1
b+
1
b+ 1x
y con
h ella
i una expresión para los números metálicos en fracción continua periódica de la forma
x = b; b .
Revista digital Matemática, Educación e Internet (http://tecdigital.tec.ac.cr/revistamatematica/). Vol 15, No 2. Marzo − Agosto 2015.
15
Teorema 1.7
Si a, b son enteros positivos tales que b2 + 4a no es cuadrado perfecto y a|b entonces,
raíz de la ecuación
ax2
Demostración. Sea x =
h
h
b
b
a ; b, a
i
es
− bx − 1 = 0.
b
b
a ; b, a
i
, es decir, x =
x
b
a
+
1
b+
1
b+ 1
a b+···
y se obtiene que
=
b
1
+
a b+
=
x
b2 x + b + ax
b
+
=
a bx + 1
abx + a
1
x
2
x +b+ ax
es decir, la identidad x = b abx
y al despejar se obtiene ax2 − bx − 1 = 0 cuyas soluciones son
+a
irracionales si su discriminante b2 + 4a no es un cuadrado perfecto que es lo que se tiene pues al ser
periódico, debe ser irracional.
Ejemplo 1.16
El número e tiene su representación en fracción continua simple no periódica:
e = [2; 1, 2, 1, 1, 4, 1, 1, 6, 1, 1, 8, 1, 1, 10, 1, . . . ]
su representación mantiene un patrón en donde se observa el cuasi-periodo en grupos de tres
de la forma 1, 2p, 1 para p ≥ 1.
Ejemplo 1.17
El número π tiene su representación en fracción continua simple no periódica:
π = [3; 7, 15, 1, 292, 1, 1, 2, . . . ]
333
355
los convergentes son c1 = [3] = 3, c1 = [3; 7] = 22
7 , c3 = [3; 7, 15] = 106 , c4 = [3; 7, 15, 1] = 113 , . . . .
Es interesante que el segundo convergente c2 = [3; 7] = 22
7 sea la aproximación que utilizó Arquímedes en sus trabajos.
Revista digital Matemática, Educación e Internet (http://tecdigital.tec.ac.cr/revistamatematica/). Vol 15, No 2. Marzo − Agosto 2015.
16
Ejemplo 1.18
Una representación de π como fracción continua generalizada es:
4
π=
1
1+
4
3+
9
5+
7+
16
25
9+
..
.
otra representación es:
1
π =3+
9
6+
6+
25
49
6+
81
6+
121
6+
..
.
Ambas son interesantes, pues a pesar de ser trascendente, su representación mantiene un patrón.
Ejemplo 1.19
La siguiente identidad es original del gran matemático de la India, Srinivasa Ramanujan (18871920):
r
1
1
1
1
πe
1+
+
+
+ ··· +
=
1
1·3 1·3·5 1·3·5·7
2
1+
2
1+
3
1+
4
1+
..
.
con gran belleza, esta fórmula involucra la suma de una fraccción continua generalizada infinita
y una serie que se complementan armónicamente, cuyo resultado contiene dos de los números
trascendentes más representativos.
1.3
Ecuaciones diofánticas
En el libro Elementos de álgebra, escrito por Euler en 1770, se enucia el siguiente problema:
Revista digital Matemática, Educación e Internet (http://tecdigital.tec.ac.cr/revistamatematica/). Vol 15, No 2. Marzo − Agosto 2015.
17
"Dos personas tienen 100 huevos entre ambas. Una le dijo a la otra
−Cuando cuento los huevos que tengo por grupos de ocho, me sobran 7−.
La segunda comentó: −Cuando yo cuento los que tengo por grupos de
diez, también me sobran 7−. ¿Cuántos huevos tenía cada persona?"
Como el número de huevos que tiene la primera persona dividido por 8 da residuo 7, esta cantidad
es de la forma 8x + 7 donde x es el cociente de dicha división; de la misma forma, la cantidad de la
segunda persona es de la forma 10y + 7. Además, se sabe que su suma es 100, por lo que 8x + 7 +
10y + 7 = 100, es decir, luego de simplificar se debe resolver la ecuación 4x + 5y = 43; al despejar x:
x=
43 − 5y
4
de esta forma, es claro que tanto x como y deben ser positivos, y además x debe ser entero, por lo que
se deben escoger valores de y para los cuales 43 − 5y sea divisible por 4. Con un poco de inspección
es posible encontrar que, por ejemplo, si y = 7, entonces x = 2, y una posible solución al problema
sería que la primera persona tiene 23 huevos y la segunda 77. Luego se verá que hay otra solución a
este problema. En general se presentan varios métodos para resolver ecuaciones de este tipo, es decir,
ecuaciones lineales donde interesan sus soluciones enteras.
Definición 1.6
Toda ecuación lineal de la forma
a1 x1 + a2 x2 + · · · + a n x n = c
donde los ai y c son enteros y los posibles valores de xi soluciones de la ecuación, son números
enteros, se llamará ecuación diofántica.
Teorema 1.8
La ecuación diofántica lineal ax + by = c tiene solución si y solo si mcd( a, b)|c.
Demostración. Sea g = mcd( a, b), por la definición se sabe que existen a0 , b0 enteros tales que a = ga0
y b = gb0 ; así:
"⇒" Suponga que existen x, y ∈ Z que satisfacen ax + by = c; entonces:
ax + by = ga0 x + gb0 y = g( a0 x + b0 y) = c
con lo cual se tiene que g|c, pues g es factor de c.
"⇐" Suponga que g|c, se tiene que c = gc0 para algún c0 entero. Por la Identidad de Bézout2 , existen
x 0 , y0 tales que ax 0 + by0 = g, por lo que al multiplicar por c0 se obtiene
a( x 0 c0 ) + b(y0 c0 ) = gc0 = c
2 Esta
garantiza que para a y b enteros no nulos, existen s y t enteros tales que mcd( a, b) = as + bt.
18
Revista digital Matemática, Educación e Internet (http://tecdigital.tec.ac.cr/revistamatematica/). Vol 15, No 2. Marzo − Agosto 2015.
y se ha probado que ( x 0 c0 , y0 c0 ) es solución entera de la ecuación.
con lo cual se ha probado la equivalencia deseada.
El teorema anterior garantiza la existencia de solución si mcd( a, b)|c; por lo tanto, al resolver una
ecuación de este tipo, se puede dividir la ecuación por mcd( a, b), de manera que los coeficientes sean
coprimos.
Teorema 1.9
Si mcd( a, b) = 1 y además ( x0 , y0 ) es una solución de la ecuación diofántica lineal
ax + by = c
(1.11)
entonces, ( x, y) es solución de la ecuación (1.11) si y solo si es de la forma
x = x0 − bn,
y = y0 + an,
n∈Z
(1.12)
Demostración. Se debe probar que ( x, y) es solución de (1.11) si y solo si es de la forma (1.12):
"⇒" Si se supone que ( x, y) es solución, se tiene que ax + by = c es verdadera; como además ( x0 , y0 )
es solución, se tiene ax0 + by0 = c. Restando estas igualdades,
ax − ax0 + by − by0 = 0
al despejar se obtiene
y − y0 =
a ( x0 − x )
b
(1.13)
es claro que y − y0 es entero, por lo que b| a( x0 − x ), pero como mcd( a, b) = 1, por el lema de
Euclides se deduce que b|( x0 − x ); así, existe n ∈ Z tal que x0 − x = bn, es decir, x = x0 − bn, y al
sustituir este valor de x en (1.13) se tiene que y = y0 + abn
b = y0 + an.
"⇐" Si se supone que x 0 , y0 son de la forma (1.12), existe n ∈ Z tal que x 0 = x0 − bn, y0 = y0 + an, y
como ( x0 , y0 ) es solución, se verifica
ax 0 + by0 = ax0 − abn + by0 + ban = ax0 + by0 = c
por lo tanto, ( x 0 , y0 ) es una solución.
Así, se probó que si ( x, y) es solución, entonces es de la forma (1.12) y viceversa.
El teorema anterior proporciona una fórmula para la solución general de una ecuación diofántica en
dos variables, a partir de una solución particular denotada por ( x0 , y0 ); así, para aplicar dicho teorema
es necesario conocer o determinar una solución particular. Para ello existen varios métodos, uno que
Revista digital Matemática, Educación e Internet (http://tecdigital.tec.ac.cr/revistamatematica/). Vol 15, No 2. Marzo − Agosto 2015.
19
utiliza el algoritmo de la división, otro utilizando las fracciones continuas y un tercero con base en las
congruencias numéricas. En los siguientes ejemplos se utilizará un procedimiento que involucra a los
convergentes de las fracciones continuas.
Específicamente, se calcula la fracción continua asociada a ba , donde a y b son los coeficientes de la
p
ecuación diofántica dada. Se sabe que si ba = [ a1 ; a2 , . . . , an ], para los convergentes ck = q k se tiene que
k
cn = ba , aplicando el resultado (1.6) dado en la página 12 se tiene:
aqn−1 − pn−1 b = (−1)n
por lo que simplemente basta multiplicar por (−1)n c para obtener una solución particular de la forma:
a [qn−1 (−1)n c] + b [− pn−1 (−1)n c] = c
Ejemplo 1.20
Para resolver la ecuación diofántica 61x + 18y = 8 utilizando el método de las fracciones continuas, primero se observa que como mcd(61, 18) = 1, la ecuación tiene solución. Al aplicar las
fracciones continuas se obtiene que:
61
=3+
18
1
1
2+
1
1+
1+
es decir,
a:
61
18
= [3; 2, 1, 1, 3] al eliminar la fracción
1
3
se obtiene el convergente [3; 2, 1, 1], que equivale
1
3+
2+
1
3
=
1
1+
17
5
1
1
utilizando el resultado (1.6), página 12, se obtiene:
61 · 5 − 17 · 18 = (−1)5
al multiplicar la ecuación por −8 y agrupar, se obtiene la identidad:
61 · (−40) + 18 · (136) = 8
Así, una solución particular es x = −40 y y = 136, de donde la solución general es de la forma
x = −40 − 18n y y = 136 + 61n con n ∈ Z.
Revista digital Matemática, Educación e Internet (http://tecdigital.tec.ac.cr/revistamatematica/). Vol 15, No 2. Marzo − Agosto 2015.
20
Ejemplo 1.21
Para resolver la ecuación diofántica 418x − 131y = 3 utilizando el mismo método, primero se
418
67
encuentra que 131
= [3; 5, 4, 6] y es claro que c4 = 418
131 y c3 = 21 ; del resultado (1.6) se obtiene la
4
identidad 418 · 21 − 131 · 67 = (−1) , que al multiplicarse por 3 se transforma en
418 · 63 − 131 · 201 = 3
así, una solución particular es x = 63 y y = 201, de donde la solución general es de la forma
x = 63 + 131n y y = 201 + 418n con n ∈ Z.
Ejemplo 1.22
De la misma forma, se puede resolver la ecuación diofántica 10x − 14y = 62 utilizando el método
de las fracciones continuas, pero primero debemos obtener la ecuación equivalente a 5x − 7y =
31; usando el método de las fracciones continuas se encuentra que 75 = 1 + 1 1 , es decir, 75 =
2+ 2
c3 = [1; 2, 2], y al eliminar el 2 se tiene c2 = [1; 2] = 32 . Al utilizar el resultado (1.6), se obtiene la
nueva identidad 7 · 2 − 5 · 3 = (−1)3 , que al multiplicarla por −31 se transforma en:
5 · 93 − 7 · 62 = 31
así, una solución particular es x = 93 y y = 62, de donde la solución general es de la forma
x = 93 + 7n y y = 62 + 5n con n ∈ Z.
1.4
Criterios de divisibilidad
En [6] se encuentran algunos criterios de divisibilidad a partir del desarrollo de los residuos potenciales de t módulo m, principalmente con t = 10, por ser la base que se utiliza con mayor frecuencia.
Ahora se justificarán otros criterios utilizando las propiedades de las fracciones continuas.
Si n es un natural cualquiera, es claro que en base 10 se puede escribir como n = 10a + u con u el dígito
de las unidades, donde 0 ≤ u < 10 y a es el número que se obtiene de suprimir a n el dígito de las
unidades. El criterio de la divisibilidad por 7 conocido afirma que 7 | n si y solo si 7 | ( a − 2u), es decir
"borre el último dígito del número n, luego, reste dos veces este dígito al número resultante. Si dicho
número es divisible por 7, el número original n lo será también".
En general, en esta sección se tratará de encontrar un criterio de divisibilidad por m de la forma m | n
si y solo si m | ( a + ku) para números escritos en base 10.
Sobre las fracciones continuas: aplicaciones y curiosidades. Manuel Murillo
Derechos Reservados © 2015 Revista digital Matemática, Educación e Internet (http://tecdigital.tec.ac.cr/revistamatematica/)
Revista digital Matemática, Educación e Internet (http://tecdigital.tec.ac.cr/revistamatematica/). Vol 15, No 2. Marzo − Agosto 2015.
21
Para iniciar suponga que m > 10, a partir de que m|n y m|ma; es posible aplicar la propiedad de linealidad para que de:
m|(k(10a + u) + yma)
se obtenga:
m|((10k + ym) a + ku) ⇐⇒ m|( a + ku)
es decir, se debe encontrar k entero que satisfaga la ecuación diofántica:
10k + my = 1
(1.14)
Note que puede haber varios valores enteros para k y para y, este detalle se explica al final de esta
sección en donde se observa que existen varios posibles criterios, todos equivalentes módulo m. Para
que (1.14) tenga solución, es necesario que mcd(10, m) = 1. Si [ a1 ; a2 , a3 , . . . , an ] es la fracción continua
p
m
simple finita de la fracción 10
, utilizando la identidad (1.6) se sabe que los convergentes ck = q k satisk
facen la propiedad:
mqn−1 − 10pn−1 = (−1)n
pues en este caso, cn =
m
10 ,
el último convergente es
(1.15)
m
10 .
Luego de comparar términos en las ecuaciones (1.14) y (1.15), es claro que si n es par, k = − pn−1 y si n
es impar, k = pn−1 . Por último, en el caso de que m < 10, el proceso es análogo y se debe desarrollar la
m
fracción continua de 10
= 0 + 101 .
m
Ejemplo 1.23
Para determinar un criterio de divisibilidad por 23, se observa que para m = 23 se obtiene que
7
23
10 = [2; 3, 3], así c2 = [2; 3] = 3 , por lo que p2 = 7, y dado que n es impar, se obtiene que k = 7 y
el criterio para n = 10a + u simbólicamente sería
23|n ⇐⇒ 23|( a + 7u)
o en palabras: "borre el último dígito del número n, luego, sume siete veces este dígito al número
resultante. Si dicho número es divisible por 23, el número original n lo será también".
22
Revista digital Matemática, Educación e Internet (http://tecdigital.tec.ac.cr/revistamatematica/). Vol 15, No 2. Marzo − Agosto 2015.
Ejemplo 1.24
Utilicemos el criterio anterior para determinar si 11338 es divisible por 23. Como el dígito de las
unidades es 8, se forma el nuevo número
11336 8 + 7 · 8 = 1133 + 56 = 1189
Ahora se repite el criterio y como el dígito de las unidades es 9, se forma el nuevo número
118 + 7 · 9 = 181. Ahora el dígito de las unidades es 1, se forma el número 18 + 7 = 25 que
claramente no es divisible por 23; por lo que se concluye que 23 no divide a 11338.
Ejemplo 1.25
Para determinar un criterio de divisibilidad por 7, es claro que en este caso m = 7 y al desarrollar
7
la fracción continua se tiene que 10
= [0; 1, 2, 3], así c3 = [0; 1, 2] = 23 , por lo que p3 = 2, y dado
que n es par, se obtiene que k = −2 y el criterio para n = 10a + u simbólicamente sería
7|n ⇐⇒ 7|( a − 2u)
o en palabras: "borre el último dígito del número n, luego, reste dos veces este dígito al número
resultante. Si este número es divisible por 7, el número original n lo será también".
Ejemplo 1.26
Utilicemos el criterio anterior para determinar si 204673 es divisible por 7. Como el dígito de las
unidades es 3, se forma el nuevo número
204676 3 − 2 · 3 = 20467 − 6 = 20461
Ahora se repite el criterio y como el dígito de las unidades es 1, se forma el nuevo número
2046 − 2 = 2044. Ahora el dígito de las unidades es 4, se forma de nuevo el número 204 − 8 = 196.
Ahora el dígito de las unidades es 6, se forma de nuevo el número 19 − 12 = 7 que claramente
es divisible por 7; por lo que se concluye que 7|204673.
Con la notación empleada aquí, entre otros, se puede comprobar la validez de los siguientes criterios
de divisivilidad:
1. 19|n ⇐⇒ 19|( a − 17u) o 19|n ⇐⇒ 19|( a + 2u), que es más fácil de aplicar.
2. 13|n ⇐⇒ 13|( a + 4u) ⇐⇒ 13|( a − 9u)
3. 47|n ⇐⇒ 47|( a − 14u)
Revista digital Matemática, Educación e Internet (http://tecdigital.tec.ac.cr/revistamatematica/). Vol 15, No 2. Marzo − Agosto 2015.
23
4. 67|n ⇐⇒ 67|( a − 20u)
5. 37|n ⇐⇒ 37|( a − 11u).
1.5
Calendarios
En general, un calendario divide el tiempo y lo agrupa en distintos periodos o intervalos. Sobre la evolución del calendario gregoriano, que fue el resultado del seguimiento a los astros, paralelo al desarrollo
matemático en donde se conjugaron tradiciones culturales heredadas o impuestas, y ajustes realizados
para su perfeccionamiento, se recomienda consultar [6].
Para iniciar recuerde que la medición del paso del tiempo se ha asociado con tres ciclos astronómicos.
El día como el tiempo que corresponde a una rotación de la Tierra sobre su eje; el mes como el tiempo
que tarda la Luna en girar alrededor de la Tierra; visto desde la Tierra, es el tiempo entre una Luna
Nueva y la siguiente, y tarda aproximadamente 29, 5 días. Como tercer ciclo de referencia, el año es el
tiempo que corresponde a una revolución de la Tierra alrededor del Sol.
Todos los planetas tienen su propia duración del día y del año. Mercurio, por ejemplo, es el más próximo al Sol y el más pequeño de nuestro sistema solar: su periodo de rotación (día) es de 58, 7 días
terrestres, y logra completar su órbita en torno al Sol (año) en tan solo 88 días terrestres, con lo cual
su periodo de rotación es 32 de su periodo de traslación; así, mientras Mercurio recorre dos veces su
órbita alrededor del Sol, solo da tres vueltas sobre su propio eje, es decir, en el calendario de Mercurio
hay poco menos de dos días cada año.
A Rómulo se le atribuye la creación del año de 10 meses, iniciando en martius; luego Numa Pompilio
lo llevó a 12 meses. Julio César, como pontífice máximo y gobernador de Roma, a la conquista de
Egipto llevó a Sosígenes, astrónomo de Alejandría, y le encomendó perfeccionar el calendario. En la
conformación de este nuevo calendario se consideró la duración del año en 365, 25 días. Dado que cada
cuatro años se completaba un día con las fracciones, se decidió el año de 366 días que se llamó bisiesto.
Los 365 días se distribuyen en meses sin tomar en cuenta el mes lunar. Se asignaron 31 y 30 días a los
meses en forma alternada. Como no alcanzaban los días para tener seis meses de 31 días, se quitó un
día del último mes, febrero, dejándolo con una duración de 29 días, excepto para los años bisiestos que
tendría 30. Este calendario, conocido como juliano, entró a regir en el 46 a.C.:
1.
2.
3.
4.
5.
6.
7.
8.
Martius
Aprilis
Maius
Junius
Quintilis
Sextilis
September
October
31
30
31
30
31
30
31
30
Marte
Apolo
Júpiter-Maius
Juno
luego Julio
luego Agosto
Sobre las fracciones continuas: aplicaciones y curiosidades. Manuel Murillo
Derechos Reservados © 2015 Revista digital Matemática, Educación e Internet (http://tecdigital.tec.ac.cr/revistamatematica/)
24
Revista digital Matemática, Educación e Internet (http://tecdigital.tec.ac.cr/revistamatematica/). Vol 15, No 2. Marzo − Agosto 2015.
9.
10.
11.
12.
November
December
Januarius
Februarius
31
30
31
29-30
Jano
Febro
Posteriormente, César decretó que el año comenzaría en enero y Quintilis, el mes de su nacimiento, se
llamaría ahora julio. Más tarde, Augusto César decretó que el mes Sexto que seguía a julio se llamaría
agosto y tendría, al igual que julio, 31 días, día que le quitó a febrero. Al mismo tiempo intercaló la
duración de los meses de setiembre en 30 días hasta diciembre en 31, como se le conoce hoy.
Esto último explica por qué setiembre no es el sétimo mes, como sugiere su nombre, al igual que
no ocurre con octubre, noviembre y diciembre, cuyos nombres sugieren que son el octavo, noveno y
décimo mes, respectivamente.
El año de la reforma se tuvo que alargar hasta 445 días, para que la primavera iniciara el 25 de marzo,
como en los tiempos de Numa. Es decir, el 46 a.C. es el más largo antes de Jesucristo.
Con el pasar de los años se logró una mejor precisión en el cálculo de duración del año; consecuentemente, se evidenciaron los defectos del calendario juliano. En 1582, el Papa Gregorio XIII designó al
astrónomo italiano Cristóbal Clavio trabajar sobre una reforma del calendario, específicamente en lo
referente a los años bisiestos, pues la duración del año no es exactamente 365, 25 días, sino más bien
365 días 5 horas 49 minutos y 16 segundos, según las tablas astronómicas elaboradas por la Academia
de Toledo en el siglo XIII, por orden expresa de Alfonso X el Sabio (1221-1284), rey de Castilla y de
León.
Acorde con las recomendaciones de Clavio, el Papa Gregorio XIII decretó que:
• Será bisiesto aquel año cuya cifra sea divisible por 4, excepto los años seculares, múltiplos de 100,
los cuales serán bisiestos únicamente si son divisibles por 400.
• Dado que desde la vigencia del calendario juliano se habían considerado como bisiestos los años
que no debieron serlo y ya había un error acumulado de 10 días, se quitarían 10 días al calendario:
el día siguiente al 4 de octubre de 1582 (la fiesta de San Francisco de Asís) sería llamado a ser 15
de octubre.
Por lo anterior, 1582 es el año más corto de la cristiandad con 355 días, y los días del 5 al 14 de octubre
de ese año no existieron.
De acuerdo con estudios astronómicos, el calendario se adelanta un poco al Sol; cada año gana 26
segundos, lo cual equivale a un día cada 3323 años. Así es probable que se haya perdido un día cuando
llegue el año 4000. Por esta pequeña diferencia se ha establecido una regla adicional, cual es que los
años múltiplos de 4000 no son bisiestos.
Finalmente, estas reglas que se mencionaron definen al que se conoce como calendario gregoriano;
además, algunos sectores de la iglesia ortodoxa se rigen con el calendario juliano para sus celebraciones
religiosas.
Actualmente se sabe con mayor precisión que la duración del año es de 365 días, 48 minutos y 46, 15
segundos. Los ajustes posibles de los bisiestos para lograr una aproximación a la duración media del
año son:
Ajuste posible
Error que produce
1 año bisiesto cada 4 años
7 años bisiestos cada 29 años
8 años bisiestos cada 33 años
31 años bisiestos cada 128 años
−11 minutos al año
1 minuto al año
−19 segundos al año
1 segundo al año
Revista digital Matemática, Educación e Internet (http://tecdigital.tec.ac.cr/revistamatematica/). Vol 15, No 2. Marzo − Agosto 2015.
25
Esta tabla se logra utilizando fracciones continuas. Si se transforma la duración del año en días, esta
será 365 + 10463
43200 días, observe que:
10463
=
43200
1
1
4+
1
7+
1
1+
1
3+
5+
es decir,
10463
43200
1
64
= [0; 4, 7, 1, 3, 5, 64] y sus primeros cinco convergentes son c1 = 0 y:
c2
=
c3
=
c4
=
1
4
1
1
4+
7
1
4+
=
=
1
7+
c5
7
29
8
33
1
1
1
=
=
1
4+
7+
31
128
1
1+
1
3
Note que con el calendario gregoriano se intercalan 97 años bisiestos cada 400 años, lo cual viene a
ser casi igual a 31 años bisiestos cada 128 años, es decir, la distribución que según la tabla anterior,
x
31
= 400
presenta el menor error. De la proporción 128
resulta x = 96, 875, que es una buena aproximación de los 97 años bisiestos del calendario gregoriano.
De esta forma, la manera en que se resolvió el problema de agregar los días en los años bisiestos fue
la óptima y se relaciona con la exactitud de las aproximaciones de los convergentes.
Es importante aclarar que estas modificaciones para el nuevo calendario se adoptaron gradualmente
por los distintos países, por ejemplo:
Año
1582
1583
1584
1586
1587
1606
1700
1701
1752
1753
1873
1914
1922
1923
Países
Italia, España, Portugal, Francia
Alemania católica
Bohemia, Moravia, Suiza católica
Polonia
Hungría
Siria
Dinamarca, Países Bajos
Suiza y Alemania protestantes
Inglaterra, EUA (colonias inglesas)
Suecia
Japón
Turquía
Grecia
Rusia
26
Revista digital Matemática, Educación e Internet (http://tecdigital.tec.ac.cr/revistamatematica/). Vol 15, No 2. Marzo − Agosto 2015.
Así, se adoptó en Rusia hasta 1923, por lo que la conocida Revolución Bolchevique de 1917, llamada la
gran revolución de octubre, curiosamente ocurrió en noviembre del nuevo calendario, y en la actualidad
se celebra durante dicho mes. Esto se debe a la diferencia de 13 días que hay entre el juliano y el
gregoriano: 3 días asociados a los años 1700, 1800 y 1900, luego de la reforma, que no fueron bisiestos
en el gregoriano y los 10 días que se eliminaron, del 5 al 14 de octubre de 1582.
Por último, y siempre relacionado con el asunto de corregir las deficiencias que pudiera generar la
forma de medir el tiempo, recuerde que la cantidad de segundos que tiene un día es de 60 · 60 · 24 =
86400, durante cada día de la semana y durante cada semana del año.
Es sabido que las mareas son el producto de la fuerza de gravitacional que ejerce la Luna sobre la Tierra.
Este efecto es mayor sobre la parte de la Tierra que se encuentra enfrente que en el lado opuesto. El
resultado es un pequeño alargamiento de la Tierra en dirección de la Luna, que tiene mayor efecto
sobre la masa líquida que sobre la parte sólida, lo cual produce las mareas dos veces al día. Las masas
de agua producen fricción con las partes bajas del mar, y esta fricción transforma la energía en calor,
es decir, la Tierra está perdiendo energía rotacional.
Como lo explica claramente Isaac Asimov en [2], la pérdida del índice de rotación no es fácil de
notar; sin embargo, para los astrónomos esto hace que una estrella que se observó en una posición en
un tiempo determinado se observe hoy con un corrimiento significativo; lo mismo ocurriría con los
eclipses. Cuando la rotación de la Tierra está atrasada en 0, 9 segundos se agrega un segundo bisiesto
para lograr que el planeta esté sincronizado de nuevo, lo cual es útil y necesario para la navegación,
las telecomunicaciones y, como se ha mencionado, para la astronomía.
En 1972 se creó el sistema de resincronización del planeta. En ese momento se agregaron diez segundos
para lograr el ajuste, y con ello el año más largo es 1972, que además de ser bisiesto, tiene diez segundos
más.
Desde 1972 hasta hoy se han añadido en total 34 de estos segundos, siempre a finales de junio o de
diciembre, el antepenúltimo de ellos en 2005, el penúltimo el 31 de diciembre del 2008 y el último el
30 de junio del 2012.
Bibliografía
[1] Andrews, G. Number Theory. Dover Publication Inc, 1971.
[2] Asimov, I. Fronteras. España: Ediciones B, S.A., 1991.
[3] Beskin, N. Fracciones maravillosas. Moscú: Editorial Mir, 1987.
[4] Gauss, K. Disquisitiones Arithmeticae, 1801. (Traducido al español por Ángel Ruiz y otros). Colombia:
Academia Colombiana de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, 1995.
[5] Jones, B. Teoría de los Números. México: Edit. Trillas, 1969.
[6] Murillo, M.; González, F.Teoría de los números. Editorial Tecnológica de Costa Rica, 2012.
[7] Niven, I.; Zuckerman, H. Introducción a la Teoría de los Números. México: Editorial Limusa, 1976.
[8] Pettofrezzo, A. & Byrkit, D. Introducción a la Teoría de los Números. España: Editorial Prentice Hall,
1972.
[9] Ruiz, A. Historia y Filosofía de las Matemáticas. Costa Rica: Editorial de la Universidad Estatal a
Distancia, 2003.
[10] Vorobiov, N. Criterios de divisibilidad. Lecciones populares de matemática. Moscú: Editorial Mir, 1984.
Sobre las fracciones continuas: aplicaciones y curiosidades. Manuel Murillo
Derechos Reservados © 2015 Revista digital Matemática, Educación e Internet (http://tecdigital.tec.ac.cr/revistamatematica/)