Print - Redalyc

Red de Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal
Sistema de Información Científica
Vázquez, Raúl
Concentración empresarial y cambio estructural: alimentos, bebidas y tabaco en México
Problemas del Desarrollo. Revista Latinoamericana de Economía, vol. 46, núm. 180, enero-marzo, 2015, pp.
51-76
Universidad Nacional Autónoma de México
Distrito Federal, México
Disponible en: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=11832979004
Problemas del Desarrollo. Revista
Latinoamericana de Economía,
ISSN (Versión impresa): 0301-7036
revprode@servidor.unam.mx
Universidad Nacional Autónoma de México
México
¿Cómo citar?
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista
www.redalyc.org
Proyecto académico sin fines de lucro, desarrollado bajo la iniciativa de acceso abierto
Revista Problemas del Desarrollo, 180 (46), enero-marzo 2015
Concentración empresarial y cambio
estructural: alimentos, bebidas y tabaco
en México
Raúl Vázquez*
Fecha de recepción: 13 de junio de 2014. Fecha de aceptación: 30 de septiembre de 2014.
Resumen
Este artículo analiza las características de la expansión de los grandes grupos corporativos en las industrias de alimentos, bebidas y tabaco en México, y sus posibles implicaciones para la estructura y los niveles de eficiencia del sector. La construcción de un indicador de productividad laboral para 12 ramas y 38 clases de actividad para el periodo
1994-2008 y la aplicación sobre las series obtenidas de una técnica de descomposición
shift-share, permiten destacar una creciente heterogeneidad estructural concomitante
de avances de eficiencia limitados a un número reducido de actividades. Asimismo, los
resultados indican que la contribución del desplazamiento intrasectorial de trabajadores a la evolución de la productividad varía en función de las estrategias empresariales
adoptadas, pero es negativo en su conjunto en el periodo, lo que evidencia un cambio
estructural regresivo en el sector.
Palabras clave: industria, alimentos, bebidas, tabaco, productividad laboral, heterogeneidad estructural.
Clasificación JEL: D24, L16, L66, O47.
Corporate Concentration and Structural Changes:
Food, Beverages and Tobacco in Mexico
Abstract
This article analyzes how major corporations in the food, beverage and tobacco industries in Mexico have grown, as well as potential implications for the structure and
efficiency of this sector. Building a labor productivity indicator for 12 branches and
38 classes of activities for the 1994-2008 time period, and applying these to the series
obtained from shift-share decomposition analysis, revealed growing structural heterogeneity along with increasing efficiency for a limited number of activities. Similarly, the
results indicate that the impact of workers changing sectors on the evolution of productivity varies as a function of the business strategies adopted, but was negative on the
whole for the period, evidence of a regressive structural change in the sector.
Key Words: Industry, food, beverages, tobacco, labor productivity, structural heterogeneity.
* Instituto de Investigaciones Económicas, unam, México. Correo electrónico: rvazquez@unam.mx
51
Raúl Vázquez
Concentration des entreprises et changement structurel: aliments, boissons et tabac au Mexique
Résumé
Cet article analyse les caractéristiques de l’expansion des grands groupes corporatifs
dans les industries des aliments, des boissons et du tabac au Mexique, et ses
implications possibles pour la structure et les performances du secteur. La construction
d’un indicateur de productivité du travail pour 12 branches et 38 types d’activité au
cours de la période 1994-2008 et l’application sur les séries obtenues d’une technique
de décomposition shift-share font ressortir une croissante hétérogénéité structurelle
jointe à des améliorations des performances limitées à un nombre réduit d’activités.
Ainsi, les résultats montrent que l’effet du déplacement intra-sectoriel de travailleurs
sur l’évolution de la productivité varie en fonction des stratégies de management
adoptées, mais il est négatif dans son ensemble durant la période étudiée, ce qui met
en évidence un changement structurel régressif dans le secteur.
Mots clés: industrie, aliments, boissons, tabac, productivité du travail, hétérogénéité
structurelle.
Concentração empresarial e mudança estrutural: alimentos,
bebidas e tabaco no México
Resumo
Este artigo analisa as características da expansão dos grandes grupos corporativos nas
indústrias de alimentos, bebidas e tabaco no México, e suas possíveis implicações
para a estrutura e os níveis de eficiência do setor. A construção de um indicador de
produtividade laboral para 12 ramos e 38 classes de atividade para o período 19942008 e a aplicação sobre as series obtidas de uma técnica de decomposição shift-share,
permitem destacar uma crescente heterogeneidade estrutural concomitante a avanços
de eficiência limitados a um numero reduzido de atividades. Assim, os resultados
indicam que a contribuição do deslocamento intra-setorial de trabalhadores à
evolução da produtividade varia em função das estratégias empresariais adotadas, mas
é negativo no seu conjunto para o período, o que deixa em evidencia uma mudança
estrutural regressiva no setor.
Palavras-chave: indústria, alimentos, bebidas, tabaco, produtividade laboral, heterogeneidade estrutural.
公司集中度和结构变化:墨西哥的食品、饮料和烟草行业
摘要:本文主要分析了墨西哥在食品、饮料及烟草行业主要公司的增长以
及这些行业的结构和效率。通过建立1994~2008年间的劳动生产率指标,
并把这些指标应用到分解变化构成,研究结论显示,在有限的产业活动里
结构的异质性不断扩大,但同时也伴随着效率提高。同样,这些研究结果
表明,不同行业的工人对生产率的影响是商业战略的函数,但总体而言,
在抽样时间样本里的影响是负面的。
关键词:产品 食品 饮料 烟草 劳动生产率 结构异质性
52
Concentración empresarial y cambio estructural: alimentos, bebidas y tabaco en México
Introducción
En la tradición de la teoría latinoamericana del desarrollo, la corriente estructuralista destacó a través de los escritos de diversos autores como Aníbal
Pinto y Celso Furtado, la relevancia para un desarrollo industrial sostenible de
un proceso de homogeneización en las prácticas y formas de organización y
funcionamiento de los segmentos productivos. Mediante la utilización de una
metodología histórico-estructural sustentada en el análisis de las relaciones
entre las diferentes partes del aparato de fabricación, así como de éstas con
las instituciones encargadas de fomentar su actividad, los estructuralistas
caracterizaron este proceso de homogeneización como prerrequisito necesario
para avanzar hacia formas más maduras de industrialización (Furtado, 1961;
Pinto, 1965, 1970). De igual forma, pusieron especial énfasis en el aprovechamiento de los recursos disponibles, considerados escasos, al promover el
desplazamiento de los factores productivos en dirección de las industrias más
eficientes (Prebisch, 1950).
Dos elecciones del estructuralismo son de subrayar: la utilización de
la productividad laboral como unidad de medida principal para ilustrar
la heterogeneidad en sus trabajos y el rol clave del sector industrial en el
desarrollo productivo. En cuanto al primer indicador, su pertinencia ha sido
defendida por diversas corrientes de pensamiento, a manera de ejemplo, el
análisis del cambio estructural por parte de Lewis, pero también de Kaldor
(1978), define el proceso de desarrollo como el uso eficiente de los recursos
que resulta del desplazamiento de trabajadores en dirección de actividades de
mayor productividad. En lo tocante al papel de la industria, son sus efectos
de arrastre y las externalidades positivas que generam sobre el resto de la
economía, los elementos que tradicionalmente la han colocado como motor
del crecimiento.
Se asume en consecuencia en el presente artículo que la heterogeneidad
en los niveles de productividad de las distintas ramas y clases de actividad del
sector de los alimentos, bebidas y tabaco en México es un rasgo de atraso y
vulnerabilidad estructural. De hecho, se entiende que las asimetrías existentes
en las características de las diferentes ramas e industrias, así como la concentración de la capacidad de fabricación en un número reducido de empresas
son tanto causa como consecuencia de una pobre articulación en el tejido
productivo (cepal, 2004). Por un lado, el grado de integración es directamente proporcional a la fuerza de los efectos de arrastre y externalidades positivas que las empresas líderes puedan tener, por otro, la competitividad de
estas corporaciones se encuentra asociada en casi todos los ejemplos exitosos
53
Raúl Vázquez
a nivel mundial con la eficiencia de los proveedores de bienes intermedios y
componentes (Amsden, 2004; Farfan, 2005). Resulta entonces que a nivel
sectorial, las complementariedades1 estratégicas de los distintos segmentos
productivos son la base para la construcción de economías de escala dinámicas y en consecuencia se determina el grado de competitividad de industrias
específicas.
Desde esta perspectiva teórica, el objetivo del presente artículo es caracterizar el proceso de concentración empresarial en el sector de los alimentos, bebidas y tabaco en México y sus implicaciones para los niveles de productividad
y los grados de heterogeneidad estructural sectoriales. En particular se busca
verificar la hipótesis según la cual, en el periodo 1994-2008, la mayor concentración, modernización y diversificación de los grupos corporativos mexicanos
estuvo correlacionada con un cambio estructural regresivo definido como una
reasignación de fuerza de trabajo en dirección de usos menos productivos. Por
ser útil a estos fines y considerando la elevada contribución de un número
reducido de actividades a la producción total del sector y a su reciente dinamismo, se privilegia el análisis de tres ramas: elaboración de productos lácteos,
productos de panadería e industria de las bebidas.2
La organización del artículo es la siguiente: en una segunda parte, se caracteriza el proceso de concentración empresarial en las industrias de alimentos,
bebidas y tabaco en México, para en una tercera parte, estimar un indicador
de productividad laboral para 12 ramas y 38 clases de actividad del sector a lo
largo del periodo 1994-2008 con el fin de analizar la evolución de la heterogeneidad estructural sectorial. En una cuarta parte, a través de la utilización
de una técnica genérica de tipo shift-share se descomponen los incrementos
de la productividad laboral en dos efectos y se aborda el tema del cambio estructural regresivo. Finalmente, en conclusiones, se sintetizan los principales
hallazgos de la investigación.
1
2
Ocampo (2005) define el concepto de complementariedades de forma extensa, haciendo referencia
no sólo al papel de los encadenamientos hacia atrás y hacia delante antes señalados por Hirschman
(1958), sino también al rol de las instituciones públicas, privadas o mixtas creadas con el fin de reducir los costos de información.
La suma de estas tres ramas representa en las estimaciones realizadas 48.1% de la producción del
sector alimentos, bebidas y tabaco en 2008.
54
Concentración empresarial y cambio estructural: alimentos, bebidas y tabaco en México
Concentración, modernización y
diversificación empresarial en el sector
de alimentos, bebidas y tabaco
En las últimas décadas, el sistema agroalimentario mundial ha experimentado
profundas modificaciones, centradas en la industrialización de las actividades
primarias y la retracción del Estado en la actividad. En esta transformación,
el ámbito industrial ha sido el eje articulante al fungir tanto en calidad de
demandante de materias primas e insumos como en su rol de procesador,
distribuidor y comercializador de los productos. El resultado ha sido el predominio de la industria sobre la agricultura y la conformación de complejos
agroindustriales de gran tamaño debido a la naturaleza de las actividades realizadas y a la importancia de las economías de escala en la rentabilidad potencial
de las mismas.
Al analizar los diversos aspectos de la reestructuración global más reciente
del sistema agroalimentario, Long y Buttel (1996) destacaron de inicio el dominio de grandes empresas libres de control estatal y desterritorializadas que
se integraban verticalmente en complejos agroindustriales. Retomando esta línea de argumentación, Chauvet y González (2001) subrayan la concentración
de poder económico concomitante y explican la conformación de estos complejos: “...por medio de la operación vertical de consorcios semilleros, biotecnológicos, agroquímicos, agroindustriales y alimentarios”. Y agregan: “El
desarrollo de esos consorcios se basará en las alianzas estratégicas, las propiedades conjuntas, el capital de riesgo y las fusiones de empresas” (2001:1080).
Esta configuración del sistema alimenticio mundial emergente se constituyó siguiendo las formas de las estructuras existentes en Estados Unidos
(E.U.) y Europa del Oeste, altamente integradas con dominio de unos pocos oligopolios y en ciertos casos presencia de oligopsonios que funcionan
como clusters industriales (Heffernan, Hendrickson et al., 1999; Wilkinson,
2002). De esta manera, unas cuantas empresas controlan el mercado desde
los insumos hasta el mercado de los productos finales y el factor clave no es la
eficiencia en la producción, sino el poder económico. Hendrickson, Wilkinson et al. (2008) argumentan a favor de esta perspectiva al afirmar que las recientes adquisiciones en E.U. (compra de Gold Kist, tercer productor de aves
por Pilgrim´sPride, segundo en el ramo, o adquisición de Premium Standard
Farms, segundo en el mercado de carne porcina por Smithfield número uno)
pueden llevar a reorganizaciones del capital con costos sociales y económicos
de corto plazo entorpeciendo la rapidez de las transferencias a lo largo de la
cadena de valor. Se trata entonces de una evolución motivada por la sobrevi55
Raúl Vázquez
vencia de las empresas a través del ejercicio de su poder de mercado y no de
una concentración que hace más eficiente la capacidad de la oferta.
Como resultado encontramos que en la actualidad, en casi todos los
sectores de la industria agroalimentaria, dos o tres grandes empresas monopolizan desde las primeras etapas del proceso productivo una alta cuota del
mercado global. Monsanto y Dupont ambas corporaciones de E.U. tenían en
2007, 38% de las ventas de semillas bajo propiedad intelectual, mientras en
los agroquímicos, dos empresas europeas, Bayer y Syngenta, controlaban el
mismo porcentaje en ese año (Ribeiro, 2009: 116). Lo anterior lo corroboran
para el caso de la industria tabacalera, Meneses, Márquez et al., al señalar que:
“El desarrollo del mercado internacional del cigarro es la historia de un continuo proceso de concentración de empresas: de hecho, el mejor ejemplo de
empresa manufacturera concentrada mundialmente es la industria tabacalera”
(2002: 162).
En síntesis, el sistema agroalimentario global emergente es uno intensivo en capital, centralizado y consolidado que extrae los recursos naturales y
explota el trabajo de los países menos desarrollados y vende los productos
resultantes en los mercados que permitan alcanzar los mayores beneficios. En
todas las fases, la cadena de valor está controlada por agentes orientados por
las leyes del mercado con un criterio industrial en el que participan empresas oligopólicas, instituciones financieras y agentes políticos e institucionales
(López, Solleiro et al., 1996). La compleja integración de este conjunto de
actores se da tanto en el ámbito estrictamente productivo como fuera de él,
mediante alianzas, acuerdos y fusiones siguiendo una lógica de integración
vertical externa.
En el caso de México, la tendencia a la concentración empresarial en las
industrias de alimentos, bebidas y tabaco, emula el caso internacional con
ciertas especificidades. Primeramente, el carácter perecedero de muchos productos, los recursos naturales con los que cuenta el país y la presencia de
grupos históricos de negocios, han permitido el desarrollo de corporaciones
de propiedad nacional e incluso familiar que se han internacionalizado a partir
de su presencia dominante en el mercado interno (véase cuadro 1). Como
resultado, las formas de organización de los conglomerados mexicanos que
monopolizan la oferta son hasta cierto punto sui géneris.
A partir de trabajos tradicionales como el de Bellon (1980) y Leff (1974),
Rendón y Morales (2008) describen la principal forma asociativa de las
empresas mexicanas del ramo en el concepto de grupo económico como:
“...conjunto de empresas –generalmente grandes–, jurídicamente independientes relacionadas entre sí por lazos familiares, financieros y comunidad de
56
Concentración empresarial y cambio estructural: alimentos, bebidas y tabaco en México
Cuadro 1. Ventas de las 30 mayores empresas de alimentos, bebidas y tabaco en México, 2008.
(Millones de pesos y porcentajes)
Posición en las 500
mayores empresas
Empresa
Participación en el
total de las 30
Ventas
Origen
Alimentos
22
Grupo Bimbo
9.40
72 293.6
México
49
Grupo Maseca
4.66
35 816.0
México
53
Nestlé México
4.13
31 757.4
Suiza
78
Sigma Alimentos
3.00
23 081.6
México
99
Industrias Bachoco
2.37
18 208.8
México
157
Grupo Viz
1.27
9 788.9
México
167
Grupo Industrial Maseca
1.17
9 012.0
México
198
Grupo Herdez
0.86
6 597.2
México
207
Kraft Foods de México
0.80
6 126.3
E.U.
210
Kuo Consumo
0.78
6 006.0
México
220
Pilgrim´s Prime
0.74
5 712.0
E.U.
238
Grupo La Moderna
0.60
4 651.8
México
244
Grupo Bafar
0.56
4 318.7
México
50
Grupo Industrial Lala
4.28
32 910.0
México
127
Danone México
1.74
13 391.0
Francia
154
Ganaderos Productores de Leche Pura
1.33
10 242.6
México
19.19
147 556.0
México
Lácteos
Bebidas
6
Fomento Económico Mexicano
21
Grupo Modelo
9.48
72 894.6
México
24
Coca-cola femsa
9.01
69 251.0
México
45
femsa Cerveza
5.15
39 566.0
México
48
pepsico de México
4.97
38 226.1
E.U.
97
Embotelladora Arca
2.42
18 585.8
México
114
PEPSI Bottling Group México
1.97
15 113.4
E.U.
142
Grupo Continental
1.60
12 283.3
México
160
Coca-cola de México
1.24
9 540.1
E.U.
181
Grupo Embotelladoras Unidas
1.00
7 713.6
México
243
CadburySchweppes México
0.57
4 407.2
Inglaterra
263
Big-cola ajemex
0.49
3 757.8
Perú
75
Philip Morris México
3.07
23 643.0
E.U.
106
British American Tobacoo
2.15
16 500.0
G.B.
Tabaco
Fuente: Elaboración propia con datos de la revista Expansión, Especial: Las 500 empresas más grandes de México, 2008.
57
Raúl Vázquez
dirigentes. Cuenta con una empresa controladora -estratega que organiza y
controla las inversiones, las decisiones financieras –que afectan el pago y reparto de utilidades– y las transferencias de bienes entre empresas con el fin de
lograr beneficios y ventajas para la totalidad del grupo” (2008: 89).
Un segundo aspecto latente en estas dinámicas de organización permeadas
por aspectos culturales es que la construcción de ventajas logísticas a partir
de eficientes redes de distribución ha posibilitado una diversificación que ha
profundizado la concentración materializada finalmente, en muchos casos, a
través de fusiones y adquisiciones de empresas. Un ejemplo que permite ilustrar las características de este proceso es la panificadora Bimbo. Su expansión
corporativa data de los años sesenta, toma forma en la década de los ochenta
(en 1986 Bimbo adquiere la empresa Continental de Alimentos S.A. que fabricaba y distribuía Wonder, una de las principales líneas competidoras en
el mercado nacional de panificación y pasteles) y se acelera, recientemente,
mediante la creciente diversificación de sus actividades (en diciembre de 2010,
adquiere Dulces Vero, productor, distribuidor y comercializador de paletas,
caramelos y malvaviscos, la mayoría de ellos cubiertos de chile, cuyas ventas
alcanzaron 1,100 millones de pesos en 2009) (Grupo Bimbo, 2011).
En la agroindustria de productos lácteos, la implementación tanto en la
ganadería lechera como en el procesamiento industrial de derivados lácteos del
sistema tecnológico ganadero-industrial, llamado modelo Holstein e importado de E.U., ha resultado en que: “las empresas procesadoras de leche pasteurizada, ultrapasteurizada y otras presentaciones funcionales exhiben también un
fuerte proceso de concentración productiva. En yogures y leches concentradas
y evaporadas y en polvo, así como en helados, existe de igual modo una concentración en pocas empresas que conforman una estructura oligopólica en
esta rama industrial” (Del Valle, 2010: 116).
A manera de ejemplo, Grupo Industrial Lala, con ventas en 2008 por un
total de 32,910 millones de pesos (véase cuadro 1), es un conglomerado de
empresas que involucra plantas pasteurizadas y ultrapasteurizadas, compañías
de transporte especializado, fábricas de envases, alimentos balanceados, productos químicos y refacciones, entre otros, lo que le ha permitido asumir un
rol activo y obtener mejores condiciones en la importación de insumos como
granos, forrajes, vaquillas, ordeñadoras y tanques de enfriamiento. Lala ha
puesto énfasis en la instrumentación de estrictos controles de calidad como
forma de diferenciar sus productos particularmente en el mercado de la leche
fresca cuyos precios fueron liberalizados en 1998 (García, 2001).
En tercer lugar es de subrayar que en los últimos años, el proceso de concentración empresarial en el sector se ha ido conformando no sólo mediante la
58
Concentración empresarial y cambio estructural: alimentos, bebidas y tabaco en México
consolidación e internacionalización de estos grupos nacionales, sino también
simultáneamente vía una creciente penetración de los mercados locales por
parte de los grandes conglomerados transnacionales. De esta manera, existen
en la actualidad notables duopolios de hecho con participación tanto nacional
como extranjera en las actividades propias de los grupos económicos. En el
negocio de las bebidas, mientras en los refrescos, Fomento Económico Mexicano (femsa) y Pepsi monopolizan las ventas (véase cuadro 1); en la cerveza,
Heineken, que adquiriera en 2010 femsa-Cerveza a cambio de ceder una participación de 20% de la empresa a nivel global y Grupo Modelo controlan
más de 98% del mercado doméstico (Irusta, 2007).
En la industria del tabaco, en la que hasta 1975 competían seis empresas,
para finales del siglo xxi, tan sólo dos empresas de origen nacional, Cigarrera
La Moderna (Cigamod) y Cigarrera La Tabacalera Mexicana (Cigatam), tras
ser adquiridas en 1997 por dos gigantes internacionales (British American
Tobacco y Phillip Morris de E. U.), concentraban el 99% de las ventas locales.
Estas adquisiciones con un costo respectivo de 1,712 y 428 millones de dólares tuvieron por fin convertir a Cigamod y Cigatam en plataformas de exportación para el mercado norteamericano aprovechando las laxas regulaciones
mexicanas en el giro (Meneses, Márquez et al., 2002: 163 y 168).
Una cuarta característica a tomar en cuenta es la reestructuración y modernización de los grupos mexicanos en función de estructuras de mercado altamente concentradas, a pesar de sus especificidades y a diferencia de los casos
internacionales, se ha realizado con una creciente dependencia en términos
del aprovisionamiento externo de materias primas derivado en gran medida
de la falta de integración de la cadena productiva local (Castañon, Solleiro et
al., 2003). En el periodo 1994-2008, el saldo comercial del sector alimentos, bebidas y tabaco fue negativo en todos los años y acumuló un déficit de
26,157.4 millones de dólares, mientras el coeficiente de dependencia de las
importaciones de cereales pasó de 23.7% a 36.5% (fao, 2014). De hecho,
al comparar 2008 con 1994, el valor de las compras externas en la mayoría
de los productos básicos se incrementó en forma sustancial, 547% en dólares
constantes en el maíz, 559% en el trigo y, morcajo y 227% en el azúcar en los
mismos términos.3
En el caso de Bimbo por ejemplo, más allá de un discurso mercadotécnico
de corte nacionalista en el mercado local, el conglomerado no se ha interrelacionado con los productores domésticos de maíz de forma comprometida
3
Calculado a partir de inegi (2014), Banco de Información Económica (bie).
59
Raúl Vázquez
y argumentando las carencias de la infraestructura nacional, obtiene regularmente gran parte de sus insumos de transnacionales alimentarias extranjeras
como Cargill, su proveedor en México de harina de trigo, azúcar, mantecas y
aceites comestibles. Otro ejemplo se da en la industria de la tortilla en la que
Grupo Maseca (Gruma), cuyas ventas alcanzaron en 2008, 35,816 millones
de pesos (véase cuadro 1), se beneficia de alrededor de 71% del mercado de
harina de maíz, pero con niveles de importación que entre 2000 y 2002 representaron casi 70% del valor total de sus ventas (Rendón y Morales, 2008).
De igual forma, La Moderna, complejo agroindustrial de talla mundial,
líder en investigación y desarrollo de semillas inteligentes, importa semillas
de hortalizas del extranjero y se relaciona de forma desigual e intermitente
con los proveedores domésticos. En la perspectiva de los efectos de arrastre
para el bienestar nacional de este tipo de articulación productiva, Chauvet y
González señalan que: “Si bien los vínculos con los productores nacionales son
una opción para los campesinos, como proveedores de las materias primas, su
participación se subordina a los intereses de la empresa y se limita tan sólo a
quienes poseen tierras con cierto potencial productivo” (2001: 1088).
Finalmente, un quinto rasgo del proceso analizado es el desarrollo de la
capacidad de generar tecnología y servicios avanzados de manera autónoma
por parte de las grandes empresas nacionales. En el caso de Bimbo, una de
las organizaciones del grupo suministra al resto la maquinaria, el equipo y los
servicios que se requieren. De hecho, en 1986, Bimbo construyó plantas de
tercera generación y para 1993, la gerencia ya pensaba en plantas de cuarta
generación con tecnología de punta (Chauvet y González, 2001). Por su parte, femsa cuenta con un área de insumos estratégicos, procesos de negocios y
tecnología de la información que proporciona soluciones de refrigeración, distribución y sistemas de información al resto de las unidades de negocio (Cocacola femsa, 2009). En Gruma, el conglomerado que recientemente ha optado
por la especialización en la harina de maíz, cuenta con una compañía (intasa)
con dos subsidiarias (Tecnomaíz, S.A. y Constructora Industrial Agropecuaria S. A. de C.V.), dedicada exclusivamente al desarrollo de sus operaciones
tecnológicas, lo que le permitió colocar 54 patentes registradas en E.U. entre
1968 y 2006 (Rendón y Morales, 2008).
En suma, en casi todas las actividades dinámicas del sector de los alimentos, bebidas y tabaco en México existe una tendencia a la concentración productiva en un muy reducido número de empresas que determinan los precios
en el mercado. Como dato relevante, las ventas de tan sólo las 30 mayores
empresas del sector pasaron de representar 2.8% del producto interno bruto
60
Concentración empresarial y cambio estructural: alimentos, bebidas y tabaco en México
(pib) en 1994 a 6.3% en 2008 (en 2001 este porcentaje era de 4.8%).4 Estos
conglomerados se han expandido a través de formas asociativas particulares en
las que relaciones de parentesco o afinidad han tenido un rol importante, lo
anterior como resultado directo del fortalecimiento al amparo del Estado durante el periodo de la llamada industrialización por sustitución de importaciones de una élite tanto nacional como extranjera privilegiada. Los grupos han
venido últimamente diversificando sus actividades como forma de expansión,
pero bajo un control centralizado; han apostado por el desarrollo tecnológico,
sin embargo no han potenciado el desarrollo de articulaciones productivas
domésticas que multipliquen los efectos positivos de su actividad sobre el empleo y el bienestar social nacional. Este balance permite explicar una evolución
estructural heterogénea en el sector que es el tema del siguiente apartado.
Evolución de la estructura y la productividad
del sector en el periodo 1994-2008
Con el fin de evaluar las implicaciones del proceso de concentración empresarial para la estructura y los niveles de eficiencia de las industrias de alimentos,
bebidas y tabaco en México se construyó una base de datos que estima a precios constantes de diciembre de 2003, los valores de la productividad laboral
de forma mensual y para cada uno de los años del periodo 1994-2008 para 12
ramas y 38 clases de actividad del sector. El indicador resulta de la producción
bruta total dividida por las horas hombre trabajadas en cada grupo considerado y fue deflactado con el Índice Nacional de Precios Productor (inpp) del
sector manufacturero calculado por el Banco de México (Banxico). La necesidad de obtener series largas y consistentes de tiempo que pudieran dar cuenta
de posibles transformaciones asociadas con procesos de cambio estructural,
implicó que la única fuente viable de los datos fuera la Encuesta Industrial
Mensual (eim) del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (inegi) bajo
la Clasificación Mexicana de Actividades y Productos (cmap).5 En contrapartida, la obtención de resultados estadísticos al nivel más desagregado posible,
inexistentes a la fecha debido a la falta de series de información oficiales largas
y consistentes, permite estudiar la heterogeneidad intrasectorial destacada por
algunos autores (Kupfer y Rocha, 2005).
4
5
Calculado a partir de la Revista Expansión (1994-2008), “Especial: Las 500 empresa más grandes
de México 1994, 2000 y 2008”.
En caso de no precisarse de otra forma, los datos utilizados a lo largo de este artículo provienen de
esta fuente.
61
Raúl Vázquez
En lo referente a los resultados, se estima a partir de la fuente antes señalada
que la industria de alimentos, de bebidas y tabaco es una de las más importantes de la manufactura mexicana, en el 2008 representó 25.9% del total de la
producción y 30.2% de las horas trabajadas totales. Estos porcentajes aunque
similares a los registrados por el sector en 1994 (27.8% y 26.6% respectivamente) denotan un incremento de su participación en la generación de empleo
y un decremento de su aporte al valor de la producción. Lo último se explica
por un lado, por la reducción o estancamiento de los niveles de fabricación de
toda una serie de actividades como lo son a manera de ejemplo, los beneficios
del café o las bebidas destiladas de caña y uva y, por otro, por la expansión de
las ramas exportadoras líderes del patrón de especialización (industria automotriz), así como de aquellas cuyos bienes han experimentado un incremento
continuo de sus precios internacionales (industrias metálicas básicas).
En este contexto, es de destacar, el crecimiento de actividades tales como
la elaboración de productos lácteos, de panadería y pastelería industrial, y de
cervezas y refrescos a través de la consolidación de la presencia de grandes corporativos de propiedad tanto nacional como extranjera con estrategias diversas
en el mercado interno (Lala, Bimbo, Grupo Modelo, femsa, etcétera). En el
ramo de las bebidas, los avances en los procesos productivos y organizativos
que han permitido aumentar los niveles de producción se han hecho con una
importante reducción de las horas-hombre trabajadas necesarias. En la fabricación de cerveza, el valor de la producción en términos constantes se incrementó de 1994 a 2008 en 25.4%, mientras que en la elaboración de refrescos
lo hizo en 31.7%, a pesar de esto, el total de horas hombre trabajadas cayó en
28.7% (13,560 horas) y 13.6% (27,769 horas) respectivamente. Lo anterior
explica que la participación de estas dos actividades pilares del sector a la generación de empleo del sector pasara de 5.5% a 3.8% y de 23.1% a 19.7% según
nuestras estimaciones (véase cuadro 2).
En el caso opuesto, las ramas referentes a la elaboración de productos lácteos y panadería incrementaron su participación en el valor de fabricación del
sector aumentando simultáneamente su parte en la utilización de trabajo en
el periodo, lo que pudiera sugerir que las principales empresas de estos giros
expandieron sus cuotas de mercado sin mejorar significativamente su eficiencia, corroborando lo señalado por Hendrickson, Wilkinson et al., (2008) en
lo relativo al rol del poder económico como principal determinante de la sobrevivencia y el crecimiento de las empresas del sector.
Un claro ejemplo de involución del patrón de especialización manufacturero en términos del contenido en valor agregado de las tareas desempeñadas
se da en la industria de la carne. Como resultado de las crecientes ventas de
62
Concentración empresarial y cambio estructural: alimentos, bebidas y tabaco en México
Cuadro 2. Participación de las ramas y clases seleccionadas en el valor total de la producción y horas-hombre
trabajadas del sector, 1994-2008 (porcentajes)
Rama/ Clase
Participación en el valor
de la producción
Participación en las horashombre trabajadas
1994
2001
2008
1994
2001
2008
Industria de la carne
6.6
6.1
6.4
6.7
8.2
12.4
31101
Matanza de ganado y aves
2.8
2.9
3.4
1.9
2.8
3.7
31102
Congelación y empacado de carne fresca
0.9
0.6
0.7
1.1
0.9
1.3
31104
Preparación de conservas y embutidos de carne
2.9
2.6
2.4
3.7
4.9
7.8
3111
3112
Elaboración de productos lácteos
10.9
13.5
13.6
7.7
9.1
10.6
311201
Tratamiento y envasado de leche
5.0
6.5
6.8
4.0
5.2
6.5
3113
Elaboración de conservas alimenticias
6.4
6.7
7.0
10.4
9.9
9.5
3114
Beneficio y molienda de cereales
6.6
4.1
5.3
4.1
3.2
3.2
3115
Elaboración de productos de panadería
6.1
6.9
8.2
12.2
13.3
15.2
Panadería y pastelería industrial
4.1
5.0
5.9
7.5
9.2
10.0
Fabricación de aceites y grasas comestibles
6.4
4.8
6.3
3.1
2.9
2.4
Fabricación de aceites y grasas vegetales
comestibles
6.4
4.8
6.3
3.1
2.9
2.4
3118
Industria azucarera
6.0
5.7
4.4
10.1
8.3
8.0
3119
Fabricación de cocoa, chocolate y artículos
de confitería
1.9
2.1
2.2
2.6
2.2
2.4
3121
Elaboración de otros productos alimenticios
para el consumo humano
11.5
12.8
10.9
7.9
8.1
8.1
3122
Elaboración de alimentos preparados para
animales
5.3
4.3
4.6
2.3
2.6
2.2
3130
Industria de las bebidas
26.2
28.8
26.3
30.8
30.8
24.9
313041
Fabricación de cerveza
8.7
9.4
9.2
5.5
6.2
3.8
313050
Elaboración de refrescos y otras bebidas no
alcohólicas
13.4
16.2
14.8
23.6
23.1
19.7
311503
3117
311701
3140
Industria del tabaco
6.1
4.3
4.8
2.2
1.5
1.1
Sector
Productos alimenticios, bebidas y tabaco
100
100
100
100
100
100
Fuente: Elaboración propia con datos de inegi, Encuesta Industrial Mensual (cmap), 205 clases de actividad económica.
63
Raúl Vázquez
carne fresca, mientras en la matanza de ganado y aves, la producción en pesos
constantes creció 43.6% de 1994 a 2008, en las actividades relativas al procesamiento (congelación y empacado de carne fresca y preparación de embutidos
y conservas de carne) disminuyó 4.6%. Es de destacar que en la preparación
de embutidos y conservas de carne, la caída en el nivel de fabricación se dio a
pesar de un aumento de 110.7% en las horas hombre trabajadas en el periodo.
En términos de la productividad laboral, el desempeño del sector alimentario, de las bebidas y el tabaco es discreto, con un crecimiento de 2.1% en
promedio anual en el periodo estudiado. A pesar de la modernización continua de los grandes grupos que se traduce en importantes incrementos del
indicador en actividades como la fabricación de cerveza, la elaboración de
refrescos y otras bebidas no alcohólicas, así como en las relativas a la industria
del tabaco, resulta que en 13 de las 38 clases consideradas en la base de datos
del sector se registró una caída de la productividad al comparar 1994 con
2008. Es de subrayar en particular esta reducción en la rama de la elaboración de productos lácteos y en especial en el tratamiento y envasado de leche,
considerando los altos niveles de concentración empresarial existentes en esta
actividad (véase cuadro 3).
Las diferencias en el comportamiento productivo de las distintas actividades están en muchos casos ligadas a los niveles de competitividad de las
empresas, en otros, las crecientes discrepancias en los grados de eficiencia son
parte de toda una gama de estrategias corporativas de expansión en el contexto de las particularidades organizativas de los grandes grupos mexicanos. Por
lo general, la escasa articulación de las principales empresas con proveedores
nacionales y su dependencia de la importación de materias primas han agudizado el carácter heterogéneo del sector. Así lo muestra la evolución de los
indicadores tradicionales de dispersión aplicados a la productividad tanto a
nivel de las 12 ramas como de las 38 clases consideradas.
En las gráficas 1 y 2 se aprecia una consistente tendencia al alza de la
desviación estándar y del coeficiente de variación de la producción por hora
hombre trabajada a partir del año 2000, lo que traduce una progresiva ampliación de las brechas en términos tecnológicos entre agrupaciones atrasadas
y modernas en el lapso de tiempo más reciente. Este incremento continuo en
los valores de los indicadores de dispersión significa además un cambio en la
tendencia de las series, siendo que del año 1996 al 2000 empezaba a gestarse
un proceso de homogeneización en los niveles de productividad del sector.
Asimismo, el hecho de que los datos calculados a nivel de clases de actividad
sean superiores a los obtenidos por ramas, resalta la importancia de trabajar el
tema al mayor grado de desagregación posible.
64
Concentración empresarial y cambio estructural: alimentos, bebidas y tabaco en México
Cuadro 3. Producción por hora-hombre trabajada en las ramas y clases seleccionadas, 1994-2008.
(Pesos de diciembre de 2003 por hora-hombre trabajada y porcentajes)
Rama/ Clase
Producción por hora-hombre
trabajada
Tasa de crecimiento
promedio anual
1994
2001
2008
19942001
20012008
19942008
3111
Industria de la carne
463.8
365.1
277.4
-3.0
-3.4
-5.7
3112
Elaboración de productos lácteos
656.9
726.7
689.6
1.5
-0.7
0.7
311201
Tratamiento y envasado de leche
580.2
611.4
556.8
0.8
-1.3
-0.6
3113
Elaboración de conservas alimenticias
286.5
331.6
392.5
2.2
2.6
5.3
3114
Beneficio y molienda de cereales
741.6
622.2
905.0
-2.3
6.5
3.1
3115
Elaboración de productos de
panadería
234.8
253.0
288.5
1.1
2.0
3.3
311503
Panadería y pastelería industrial
252.7
267.1
316.2
0.8
2.6
3.6
3117
Fabricación de aceites y grasas
comestibles
961.2
811.5
1416.1
-2.2
10.6
6.8
311701
Fabricación de aceites y grasas
vegetales comestibles
961.2
811.5
1416.1
-2.2
10.6
6.8
3118
Industria azucarera
277.8
333.0
293.5
2.8
-1.7
0.8
3119
Fabricación de cocoa, chocolate
y artículos de confitería
342.8
466.6
485.6
5.2
0.6
6.0
3121
Elaboración de otros productos
alimenticios para el consumo humano
681.2
771.6
722.1
1.9
-0.9
0.9
3122
Elaboración de alimentos preparados
para animales
1051.2
813.9
1127.6
-3.2
5.5
1.0
3130
Industria de las bebidas
396.1
457.4
565.8
2.2
3.4
6.1
313041
Fabricación de cerveza
745.7
739.5
1310.8
-0.1
11.0
10.8
313050
Elaboración de refrescos y otras
bebidas no alcohólicas
265.2
343.5
404.2
4.2
2.5
7.5
1321.8
1443.3
2274.1
1.3
8.2
10.3
465.9
489.2
535.8
0.7
1.4
2.1
3140
Industria del tabaco
Sector
Productos alimenticios, bebidas y
tabaco
Fuente: Elaboración propia con datos de inegi, Encuesta Industrial Mensual (cmap), 205 clases de actividad económica.
65
Raúl Vázquez
Gráfica 1. Desviación estándar de la productividad por ramas y clases de actividad, 1994-2008.
(Pesos de diciembre de 2003 por hora-hombre trabajada)
650
600
550
500
450
400
350
300
Clases
2008
2007
2006
2005
2004
2003
2002
2001
2000
1999
1998
1997
1996
1995
200
1994
250
Ramas
Fuente: Elaboración propia con datos de inegi, Encuesta Industrial Mensual (cmap), 205 clases de actividad económica.
Gráfica 2. Coeficiente de variación de la productividad por ramas y clases de actividad, 1994-2008.
(Pesos de diciembre de 2003 por hora-hombre trabajada)
90
80
70
60
50
40
Clases
Ramas
Fuente: Elaboración propia con datos de inegi, Encuesta Industrial Mensual (cmap), 205 clases de actividad económica.
66
2008
2007
2006
2005
2004
2003
2002
2001
2000
1999
1998
1997
1996
1995
1994
30
Concentración empresarial y cambio estructural: alimentos, bebidas y tabaco en México
Progreso técnico y cambio estructural
En cuanto a la hipótesis según la cual en el periodo 1994-2008, la mayor concentración, modernización y diversificación de los grupos corporativos mexicanos estuvo correlacionada con un cambio estructural regresivo, entendido
como contribución negativa a la eficiencia productiva del desplazamiento
intrasectorial del factor trabajo, los cálculos realizados a partir de nuestra base
de información y utilizando una técnica comúnmente conocida en su forma
genérica como shift-share arrojan resultados significativos. El ejercicio nos permite descomponer los incrementos de productividad (efecto total) ocurridos
entre dos momentos en el tiempo en dos términos, uno asociado al cambio
tecnológico al interior de cada actividad (efecto intrínseco) y otro al cambio
estructural como antes lo hemos definido (efecto estructural).
La formulación matemática de esta descomposición que se aplica para
comparar los valores del indicador de las 38 clases en tres momentos en el
tiempo (1994, 2001 y 2008) es la siguiente:
(P −
T
n
n
P 0 ) = ∑  ( PiT − Pi 0 ) . ( Si0 + SiT ) / 2  + ∑  ( SiT − SI0 ) .( Pi 0 + PiT ) / 2 


 i =1 
i =1
Donde es la productividad en la actividad i (i = 1, 2,...n) en el instante
t = 0,T y es la participación de la actividad i (i = 1, 2,...n) en la población
activa total empleada en el sector en t = 0,T. El primer término del lado derecho de la ecuación representa la variación de la productividad laboral ocurrida
debido a los cambios en la productividad intrínseca de las n clases de actividad
(efecto intrínseco). El segundo término indica el aporte de la recomposición
de la fuerza de trabajo (efecto estructural) (cepal, 2007).6
Los hallazgos indican que en el periodo 1994-2008, el crecimiento de la
producción por hora hombre trabajada fue de 69.87 pesos de diciembre de
2003 en el total del sector, lo que traduce un pobre desempeño de 2.14% en
promedio anual. Al dividir este periodo en dos lapsos de la misma duración
(1994-2001 y 2001-2008) resulta que el incremento de la productividad se
duplica en el segundo subperiodo (46.61 por 23.26 pesos en los mismos térmi-
6
Los valores de los efectos en el caso de las 12 ramas han sido calculados mediante la suma de los valores de los efectos de las clases de actividad que cada una de estas ramas incluye con el fin de evitar
discrepancias estadísticas.
67
Raúl Vázquez
nos constantes). En este sentido, tal parece que la tendencia mencionada en el
apartado anterior, de ampliación de brechas tecnológicas y creciente heterogeneidad al interior del sector, es concomitante de una mayor eficiencia productiva. Una hipótesis a verificar es entonces que en el contexto de la evolución del
patrón de especialización sectorial actual, el progreso técnico implica la ruptura de las articulaciones productivas existentes. El hecho de que la participación
del gasto en consumo de hogares y de las instituciones privadas sin fines de
lucro en el mercado de origen importado de bienes del sector en su conjunto
aumentó de 5.8% en 1994 a 9.3% en 20087 parece apuntar en esta dirección.
Otro resultado importante es que la única fuente de los avances en la
eficiencia productiva a nivel del sector en su conjunto es el llamado efecto
intrínseco asociado a mejoras técnicas y/o organizativas en cada una de las
actividades (incrementos de la productividad al interior de las clases). La contribución al desempeño del indicador, del desplazamiento de trabajadores en
dirección de usos de mayor productividad (efecto estructural), es por el contrario negativo a todo lo largo del periodo analizado. En el lapso 2001-2008,
el valor del efecto estructural (-27.69 pesos de diciembre de 2003) representa
incluso en términos absolutos el 59.4% del aumento total de la productividad
sectorial, por lo que la reubicación de trabajo se ha hecho hacia actividades de
menor grado de modernización y ha lastrado recientemente en forma importante la evolución del indicador (véase gráfica 3).
Al respecto, los avances en materia de eficiencia productiva, la ampliación
de brechas tecnológicas entre las distintas actividades, y la evidencia de un
cambio estructural regresivo en lo referente a la utilización de la mano de obra
en el sector, están asociados al proceso de concentración empresarial descrito
en el segundo apartado de este trabajo. Al estudiar la participación de las
distintas ramas y clases de actividad en el crecimiento de la productividad en
el lapso 1994-2008 resulta que 3 de las 12 ramas (elaboración de productos
lácteos, productos de panadería e industria de las bebidas) explican 80.5% del
incremento total. A nivel de actividades, la concentración de la modernización
en unas cuantas empresas se traduce en que 3 de las 38 clases de la base de
datos (elaboración de refrescos y otras bebidas no alcohólicas, tratamiento y
envasado de leche y panadería y pastelería industrial) dan cuenta de 60.1% del
aumento del indicador, y al sumar las 7 de mayor aporte, éstas representan el
100% del crecimiento de la productividad total (véase cuadro 4).
7
Calculado a partir de inegi (2014b), “Cuenta de bienes y servicios”, Sistema de Cuentas Nacionales
de México (scnm).
68
Concentración empresarial y cambio estructural: alimentos, bebidas y tabaco en México
Gráfica 3. Determinantes de la productividad en el total del sector y en siete clases de actividad, 1994-2008.
(Pesos diciembre de 2003 por hora-hombre)
110
90
70
50
30
10
-10
-30
-50
1994-2001
2001-2008
Efecto intrínseco
Efecto estructural
1994-2008
Efecto total
Fuente: Elaboración propia con datos de inegi, Encuesta Industrial Mensual (cmap), 205 clases de actividad económica.
Un poco menos clara es la relación entre el proceso de concentración productiva y el cambio estructural regresivo, ya que el análisis de los determinantes de la evolución de la productividad muestra situaciones heterogéneas. En
la industria de las bebidas, los efectos estructural e intrínseco registran elevados valores, pero mientras el componente estructural es negativo, el intrínseco
es positivo siendo la pérdida de eficiencia asociada a la reubicación del factor
trabajo fuerte (equivalente a 63.9% del incremento de la productividad por
efecto intrínseco). Por el contrario, en las ramas de la elaboración de productos lácteos y de panadería existe una contribución positiva al incremento de la
productividad por parte de ambos efectos (intrínseco y estructural), destacando un aporte del desplazamiento de trabajadores mayor al relacionado con el
progreso técnico y organizativo. A nivel más desagregado, los determinantes
de las variaciones en los niveles de productividad de las clases son congruentes
con lo antes observado para las ramas a las que cada actividad corresponde,
destacando el caso del tratamiento y envasado de leche, pilar de la rama de la
elaboración de productos lácteos, en el que la contribución del progreso técnico al avance de la productividad es nulo, incluso ligeramente negativo entre
1994 y 2008, y en el que el desplazamiento de trabajo explica la totalidad de
la mejora en el indicador (véase cuadro 4).
69
Raúl Vázquez
Cuadro 4. Determinantes de la productividad laboral en las ramas y clases seleccionadas, 1994-2008.
(Pesos de diciembre de 2003 por hora-hombre trabajada)
Rama/ Clase
Efecto
intrínseco
Efecto
estructural
3111
-17.66
21.28
3.62
Matanza de ganado y aves
-5.32
10.34
5.02
3112
Elaboración de productos lácteos
9.37
12.70
22.07
311201
Tratamiento y envasado de leche
-1.24
14.04
12.81
311202
Elaboración de crema, mantequilla y queso
3.39
3.23
6.62
Elaboración de conservas alimenticias. Incluye concentrados
para caldos. Excluye las de carne y leche exclusivamente
8.76
-1.14
7.62
Preparación y envasado de frutas y legumbres
7.40
-0.17
7.23
3114
Beneficio y molienda de cereales
6.02
-8.05
-2.02
3115
Elaboración de productos de panadería
6.97
8.28
15.25
Panadería y pastelería industrial
5.56
7.19
12.75
12.45
-8.52
3.92
311101
3113
311301
311503
Industria de la carne
Efecto
total
3117
Fabricación de aceites y grasas comestibles
3118
Industria azucarera
1.42
-5.90
-4.48
3119
Fabricación de cocoa, chocolate y artículos de confitería
3.55
-0.63
2.92
3121
Elaboración de otros productos alimenticios para el
consumo humano
4.57
0.19
4.75
3122
Elaboración de alimentos preparados para animales
1.72
-1.80
-0.07
3130
Industria de las bebidas
52.36
-33.47
18.89
313041
Fabricación de cerveza
26.07
-17.44
8.63
313050
Elaboración de refrescos y otras bebidas no alcohólicas
30.05
-13.01
17.04
3140
Industria del tabaco
11.80
-14.40
-2.60
Sector
Productos alimenticios, bebidas y tabaco
101.33
-31.46
69.87
Fuente: Elaboración propia con datos de inegi, Encuesta Industrial Mensual (cmap), 205 clases de actividad económica.
No obstante, el estudio de la evolución de la productividad y sus determinantes por subperiodos devela una evidente asociación entre modernización y
cambio estructural regresivo. De hecho, el mejor desempeño en términos de
70
Concentración empresarial y cambio estructural: alimentos, bebidas y tabaco en México
eficiencia del sector en el lapso 2001-2008 se explica en parte por aumentos
de productividad debido a mejoras técnicas en actividades que no contribuían
al crecimiento del coeficiente en el lapso anterior (1994-2001) y en las que
el efecto estructural es nulo o negativo a todo lo largo del periodo analizado
(1994-2008) (fabricación de aceite y grasas vegetales, molienda de trigo y
fabricación de cigarros). Resulta entonces que el reciente crecimiento de la
productividad en estas actividades no se ha traducido en una absorción de
cantidades adicionales de trabajo en las mismas (véase cuadro 5).
En este sentido, la reorganización de los procesos productivos en la industria de las bebidas y, en concreto, en las actividades relativas a la fabricación de
cerveza y elaboración de refresco y otras bebidas no alcohólicas, es por demás
significativa de la evolución del sector. Se trata de una modernización que
expulsa mano de obra en dirección de usos menos eficientes en el contexto del
estancamiento de la productividad en la mayoría de las clases censadas fruto
de un auténtico proceso de desindustrialización en las actividades rezagadas.
Un dato revelador es que en el periodo 2001-2008, el aumento de la productividad fue inferior a un peso de diciembre de 2003 en 23 de las 38 clases de
actividad del sector.
Cuadro 5. Determinantes de la productividad en clases seleccionadas, 1994-2001 y 2001-2008.
(Pesos de diciembre de 2003)
Clase/Efectos
1994-2001
2001-2008
Efecto
intrínseco
Efecto
estructural
Efecto
total
Efecto
intrínseco
Efecto
estructural
Efecto
total
311404
Molienda de trigo
-0.13
-1.96
-2.09
7.02
0.002
7.02
311503
Panadería y pastelería
industrial
1.20
4.39
5.59
4.72
2.45
7.16
311701
Fabricación de aceites y
grasas vegetales comestibles
-4.49
-1.70
-6.19
15.96
-5.85
10.11
313041
Fabricación de cerveza
-0.36
5.70
5.34
28.55
-25.26
3.29
313050
Elaboración de refrescos y
otras bebidas no alcohólicas
18.24
-1.47
16.77
13.00
-12.73
0.26
Total del sector
27.65
-4.39
23.26
74.30
-27.69
46.61
Fuente: Elaboración propia con datos de inegi, Encuesta Industrial Mensual (cmap), 205 clases de actividad económica.
71
Raúl Vázquez
En suma, la expansión corporativa y sus características particulares en la
industria de alimentos, bebidas y tabaco en México han conllevado una utilización cada vez más ineficiente del factor trabajo, lo que muestra la imposibilidad del patrón de especialización actual de generar los puestos de empleo
necesarios en las actividades líderes del sector. En consecuencia, la evidencia
de cambio estructural existe, pero la transformación es regresiva en cuanto a
que se da en detrimento de una eficiente asignación de factores productivos y
en oposición a lo esperado por los supuestos teóricos que sustentan las ventajas
de las estrategias de apertura comercial y liberalización económica.
Conclusiones
A diferencia de la experiencia internacional, en la que la concentración empresarial en el sector agroalimentario se realiza a través de una integración vertical
en complejos agroindustriales que gestionan la cadena de valor desde el control
mismo de la explotación de las materias primas; en el caso mexicano, la expansión corporativa avanza recientemente vía la diversificación de la actividad y sin
la total disponibilidad propia de recursos naturales. Un elemento explicativo
de estos rasgos sui generis del proceso mexicano se encuentra en los antecedentes de los grupos nacionales, conformados al amparo del Estado y consolidados
mediante alianzas motivadas por relaciones de parentesco o afinidad.
En este sentido, el impacto del fortalecimiento de estos grupos sobre los
niveles de eficiencia, grados de articulación y estructura del sector varía en
función de las diversas estrategias corporativas existentes. Mientras en el tratamiento y envasado de leche, la apuesta por la calidad de los productos, pero
esencialmente el ejercicio del poder de mercado han permitido una expansión
empresarial con generación de empleo; en otras industrias como la de las bebidas, la modernización se ha dado con una fuerte expulsión de trabajo.
En resumen, los principales hallazgos del presente trabajo son:
1. En el contexto de una apertura indiscriminada, el patrón de especialización
productivo sectorial ha ido configurado una estructura de fabricación cada
vez más heterogénea en la que el progreso técnico implica primeramente el
debilitamiento de la articulación productiva local y en segunda instancia,
un cambio estructural regresivo en el que el factor trabajo se desplaza en
dirección de usos de menor productividad.
2. Como resultado, la modernización de estos grandes grupos de negocio pobremente vinculados con proveedores locales ha significado el incremento
72
Concentración empresarial y cambio estructural: alimentos, bebidas y tabaco en México
de la eficiencia exclusivamente en las ramas a las que pertenecen, fundamentalmente, elaboración de productos lácteos, productos de panadería e
industria de las bebidas.
3. A la par, se ha acelerado un proceso de desindustrialización generalizado
en el sector del que da cuenta el que 75% de las actividades consideradas
registre un estancamiento o retroceso de su productividad laboral en el
periodo 1994-2008.
En última instancia, tanto este entorno de escasa competitividad como en
algunos casos, la falta de disponibilidad de materias primas, limitará las posibilidades de expansión e internacionalización de estas empresas mexicanas.
Desde la perspectiva del desarrollo nacional, la evolución estructural reciente
del sector de los alimentos, bebidas y tabaco, cancela a su vez, alternativas
reales de desarrollo productivo y profundiza la dependencia con respecto a la
importación de productos básicos. La involución en dirección de un patrón
de especialización industrial limitado, en beneficio exclusivo de unos cuantos
grandes grupos corporativos tanto nacionales como extranjeros, es una de las
consecuencias del retiro del Estado de la esfera productiva y pone en evidencia
una pérdida de soberanía en ámbitos estratégicos.
En este contexto, una propuesta alternativa de reestructuración del sector
cuyo objetivo central sea fomentar el crecimiento económico con una mejor
distribución del ingreso, sólo puede tener éxito como parte de una estrategia de desarrollo nacional integral que empiece por reformar al Estado y sus
instituciones dotándolas de los medios necesarios para intervenir de manera
eficaz en la economía. Un proyecto de tal magnitud debe entonces replantear
no sólo la necesidad de una mayor intervención estatal, la implementación de
medidas focalizadas de política sectorial, así como la articulación de empresas
líderes con proveedores domésticos, sino también y en particular, el fin mismo
de la acción de gobierno.
A manera de ejemplo y en ciertos casos, la conformación y el impulso de
encadenamientos locales de fabricación puede implicar renunciar a la lógica
competitiva actual de inserción en cadenas globales de valor, pero beneficiar
en contraparte la reubicación de factores hacia usos de mayor productividad.
De la misma manera, la evidencia indica que la innovación y el cambio tecnológico no generan por sí mismos procesos sostenibles de desarrollo económico, pudiendo incluso fomentar en determinadas condiciones históricas
evoluciones regresivas. En suma, el gran cambio reside en que las elecciones
productivas obedezcan criterios de eficiencia social, lo que sólo es viable si el
centro de decisión es el ámbito público.
73
Raúl Vázquez
Bibliografía
Amsden, Alice (2004), “La sustitución de importaciones en las industrias de
alta tecnología: Prebisch renace en Asia”, Revista de la cepal, núm. 82,
Chile, cepal, abril, pp. 75-90.
Banco de México (Banxico) (2011), “Estadísticas en línea. Índice dePrecios
al Productor”, sie internet (consultado el 5 de noviembre de 2012),
disponible en http://www.banxico.org.mx/SieInternet/consultarDirectorioInternetAction.do?accion=consultarCuadro&idCuadro=CP170&secto
r=20&locale=es
Bellon, Bertrand (1980), Le pouvoirfinancier et l´industrie en France, París, Le
Seuil.
Castañón, Rosario, José Luis Solleiro et al. (2003), “Estructura y perspectivas
de la industria de alimentos en México”, Revista Comercio Exterior, vol. 53,
núm. 2, México, Bancomext, febrero, pp. 114-127.
Chauvet, Michelle y Rosa González (2001),“Globalización y estrategias de
grupos empresariales agroalimentarios de México”, Revista Comercio Exterior, vol. 51, núm. 12, México, Bancomext, diciembre, pp. 1081-1088.
Coca-cola femsa (2009), Informe Anual 2008, México, Coca-cola.
Comisión Económica para América Latina y el Caribe (cepal) (2004),
Desarrollo productivo en economías abiertas, Santiago de Chile, cepal.
______ (2007), Progreso técnico y cambio estructural en América Latina, Santiago de Chile, cepal.
Del Valle, María del Carmen (2010), “Un acercamiento a la organización
responsable e innovadora en la actividad productiva”, en Marañón, Boris y María del Carmen del Valle (coord.), Tramas tecnológicas, relaciones
laborales y responsabilidad empresarial en México, México, iiec-unam, pp.
95-130.
fao (2014), “Datos de seguridad alimentaria”, faostat (consultado el 18
de septiembre de 2014), disponible en http://faostat3.fao.org/faostatgateway/go/to/download/D/FS/S
Farfan, Oscar (2005), Understanding and Escaping Ccommodity-dependency: A
Global Value Chain Perspective, Washington, Banco Mundial.
Furtado, Celso (1961), Desarrollo y subdesarrollo, México, Fondo de Cultura
Económica.
García, Luis (2001), “Estrategias de las agroindustrias lecheras latinoamericanas. Estudio comparativo ante el proceso de globalización económica”,
Revista Mexicana de Agronegocios, vol. 5, núm. 9, México, Sociedad Mexicana de Administración Agropecuaria A.C., julio-diciembre, pp. 263-273.
74
Concentración empresarial y cambio estructural: alimentos, bebidas y tabaco en México
Grupo Bimbo (2011), Reporte Anual de Grupo Bimbo, México, Bimbo.
Heffernan, William, Mary Hendrickson et al. (1999), “Consolidation in the
Food and Agriculture System”, Report to National Farmers Union (consultado el 12 de febrero de 2012), disponible en http://home.hiwaay.
net/~becraft/NFUFarmCrisis.htm
Hendrickson, Mary, John Wilkinson et al. (2008), “The Global Food System
and Nodes of Power”, An Analysis Prepared for Oxfam America (consultado
el 12 de febrero de 2012), disponible en http://ssrn.com/abstract=1337273
Hirschman, Albert (1958), The Strategy of Economic Development, New Haven, Yale University.
Instituto Nacional de Estadística y Geografía (inegi) (2014a), Banco de Información Económica (bie), México, inegi (consultado el 18 de septiembre de
2014), disponible en http://www.inegi.org.mx/sistemas/bie/
______ (2014b), “Cuenta de bienes y servicios”, Sistema de Cuentas Nacionales de México (scnm), México, inegi.
______ (2011), Encuesta Industrial Mensual (cmap), 205 clases de actividad,
México, inegi (consultado el 28 de julio de 2012), disponible en http://dgcnesyp.inegi.org.mx/cgi-win/bdieintsi.exe/NIVZ101290009000020002
#ARBOL
Irusta, Miguel (2007),Grupo Modelo at The beginning of the xxi Century, Case
Study, Sevilla, División de Investigación, Instituto Internacional San Telmo.
Kaldor, Nicholas (1978), Further Essays on Economic Theory, Londres, Holmes
& Meier.
Kupfer, David y Frederico Rocha (2005),“Productividad y heterogeneidad estructural en la industria brasileña”, en Mario Cimoli (ed.), Heterogeneidad
estructural, asimetrías tecnológicas y crecimiento en América Latina, Santiago
de Chile, cepal y bid, pp. 72-100.
Leff, Nathaniel (1974), “El espíritu de empresa y la organización industrial en
los países menos desarrollados: Los grupos”, El Trimestre Económico, vol.
41, núm. 163, México, fce, julio-septiembre, pp. 521-541.
Long, Norman y Frederick Buttel (1996), “Theoretical Issues in Global Agrifood Restructuring”, en Burch, David, Roy Rickson et al. (eds.), Agri-food
Restructuring, Londres, London Avebury, pp. 17-44.
López, Roberto, José Solleiro et al. (1996), “Marco teórico y metodológico
para interpretar el cambio tecnológico en la agricultura y en la agroindustria”, en Del Valle, María del Carmen y José Solleiro (eds.), El cambio
tecnológico en la agricultura y las agroindustrias en México, México, iiecunam-Siglo XXI Editores, pp. 29-50.
75
Raúl Vázquez
Meneses, Fernando, Margarita Márquez et al. (2002), “La industria tabacalera
en México”, Salud Pública de México, vol. 44, núm. 1, México, Instituto
Nacional de Salud Pública, pp. 161-169.
Ocampo, Jose (2005), “The Quest for Dynamic Efficiency: Structural Dynamics and Eeconomic Growth in Developing Countries”, en Jose Ocampo
(ed.), Beyond Reforms. Structural Dynamics and Macroeconomic Vulnerability, Washington, Naciones Unidas, pp. 3-44.
Pinto, Anibal (1965), “Concentración del progreso técnico y de sus frutos en
el desarrollo de América Latina”, El Trimestre Económico, vol. 32, núm.
125, México, Fondo de Cultura Económica, enero-marzo, pp. 3-69.
______ (1970), “Naturaleza e implicaciones de la ‘heterogeneidad estructural’
de la América Latina”, El Trimestre Económico, vol. 37, núm. 145, México,
Fondo de Cultura Económica, enero-marzo, pp. 83-100.
Prebisch, Raul (1950), The Economic Development of Latin America and its
Principal Problems, Nueva York, Naciones Unidas.
Rendón, Araceli y Andrés Morales (2008), “Grupos económicos en la industria de alimentos. La estrategia de Gruma”, Argumentos-Nueva Época, vol.
21, núm. 57, México, uam, mayo-agosto, pp. 87-112.
Revista Expansión (1994-2008), “Especial: Las 500 empresas más grandes de
México 1994-2008”, Revista Expansión, diferentes números, México, Grupo Expansión.
Ribeiro, Silvia (2009), “El asalto corporativo a la agricultura”, Ciencias, vol.
92, México, unam, octubre-marzo, pp. 114-117.
Wilkinson, John (2002), “The Final Foods Industry and the Changing Face
of the Global Agrofood System: Up against a New Technology Paradigm
and a New Demand Profile”, Sociología Ruralis, vol. 42, EstadosUnidos,
octubre, pp. 329-347.
76